PERSONA Y SOCIEDAD / Universidad Alberto Hurtado

Vol. XX / Nº 2 / 2006 / 245-247

245

Globalización e identidades nacionales y postnacionales… ¿de qué estamos hablando?
Grínor Rojo, 2006. Santiago: Lom Ediciones Lucía Stecher

Probablemente, una de las características más sobresalientes de las producciones culturales en las sociedades contemporáneas sea la centralidad que asume en ellas el cuestionamiento identitario, sobre todo en relación con las transformaciones asociadas a los procesos de globalización. La gran cantidad de reflexiones que se desarrollan en torno a estas temáticas han conllevado una cierta indeterminación y polisemia terminológica que se hace necesario abordar si queremos evitar que los conceptos se transformen en significantes vacíos. Esta importante tarea de aclarar y precisar conceptos es la que se propone el profesor Grínor Rojo en su obra Globalización e identidades nacionales y postnacionales… ¿de qué estamos hablando? La pregunta que cierra el título, así como el prólogo del libro, relevan la intención del autor de precisar ‘de qué estamos hablando realmente’ cuando usamos términos como globalización, identidades nacionales y posnacionales, entre otros. Con el fin de enfrentar e imponer algún orden en el concierto de los usos contemporáneos de estos significantes, el profesor Rojo se remonta a las principales tradiciones del pensamiento occidental dentro de las cuales estos se fueron desarrollando. Interesado sobre todo por el devenir de los conceptos de identidad y nación, el autor destaca las líneas de continuidad y ruptura que es posible reconocer en sus formulaciones premodernas, modernas y posmodernas. Este recorrido releva la importancia de historizar los conceptos, mostrando cómo la forma en que estos son planteados y utilizados está directamente relacionada con las condiciones de la época en que surgen, cuyo pensamiento contribuyen, a su vez, a configurar. Con respecto al tema de las identidades resulta importante destacar las precisiones teóricas que realiza el autor en el segundo capítulo del libro, en el cual argumenta a favor de pensar la identidad en términos de una matriz tripartita. Se distancia así de aquellos desarrollos que conciben la identidad en términos dicotómicos (en que lo personal o individual se sitúa en uno de los polos y lo colectivo en el opuesto) o que utilizan las mismas herramientas analíticas para abordar los distintos niveles o categorías de la identidad, las cuales ciertamente requieren su propio arsenal teórico. Avanzando de un

del pensamiento posmoderno y poscolonial. sino que apela a la conservación de una instancia. suele implicar un grado mayor de compromiso e identificación). queda claro que la enunciación se realiza desde un locus latinoamericano claramente situado. la cual si bien no es sino una más entre nuestras identidades particulares. mientras en el de lo particular nos encontramos con las identidades de los colectivos humanos (en este nivel se ubica la identidad nacional. Continuando con las propuestas planteadas en el libro Postcolonialidad y nación —que Grínor Rojo escribe en coautoría con Alicia Salomone y Claudia Zapata—. sino que es común a todas las personas en tanto seres humanos. Así. Se trata. Si bien el texto recorre varios siglos del desarrollo del pensamiento occidental y fundamenta su argumentación con la referencia a casos de diversas locaciones geográficas. A nivel de lo singular se desarrollarían las identidades individuales de las personas. por un lado. pese a todas sus declaraciones críticas. fragmentarias y coyunturales. Grínor Rojo propone las categorías de lo singular. transitorias. Finalmente. Mientras estas celebran el debilitamiento de los estados nacionales y también del concepto de identidad. Pensamos principalmente en las distintas corrientes del pensamiento post. Grínor Rojo muestra cuán difícil resulta conservar nociones de agencia individual y colectiva sobre la base de identificaciones y filiaciones fluidas. en esta nueva publicación el autor retoma su cuestionamiento de las propuestas de la crítica poscolonial respecto de los temas de identidad y nación. Con esto Grínor Rojo no está proponiendo ni un retorno a la metafísica platónica ni al idealismo moderno. Esto resulta central si consideramos la propensión de muchos discursos académicos contemporáneos a desdibujar las diferencias que aún separan a centros de periferias y a integrados globales de excluidos locales. A lo largo de su escrito. históricamente construida. fijo.246 Reseñas Lucía Stecher grado de menor a uno de mayor abstracción. Otro aporte importante de la obra que comentamos radica en su capacidad para analizar los conceptos abordados estableciendo un diálogo permanente entre los desarrollos de la tradición occidental metropolitana y su recepción y rearticulación desde América Latina. En un capítulo . Rojo identifica dos frentes principales desde los cuales se ataca contemporáneamente el estado nacional. con las cuales el libro establece un continuo diálogo crítico. por el otro. lo particular y lo general para pensar los distintos estratos en los cuales se articulan las identidades de individuos y colectivos. En la última parte de Globalización e identidades nacionales y postnacionales. que permita el reconocimiento de la igualdad entre los seres humanos. el último nivel de abstracción se alcanza cuando consideramos aquella identidad que no se construye en torno a algún referente particular. del neoliberalismo globalizador y. el pensamiento poscolonial favorecería en forma indirecta el debilitamiento de las fuerzas que podrían plantearse como alternativas a la ideología neoliberal hegemónica. recurre a otras alternativas teóricas que aportan a la descripción y comprensión de las transformaciones contemporáneas a nivel de la organización del estado nacional y de la política internacional.

Sin embargo. defiende la importancia de tener siempre presente la capacidad de la literatura para remitir. El autor. que interroga el funcionamiento del concepto de identidad en tanto relación de congruencia de un discurso con su referente (que puede ser otro discurso). Quizás habría que añadir. en particular. cómo la literatura no es ni un instrumento de representación de la realidad. ni tampoco un ámbito de creación totalmente desconectado de la misma. Grínor Rojo busca mostrar. La revisión de la recepción de la obra de Frantz Fanon por parte de Edward Said. esta no puede ser concebida sólo como un efecto de construcciones discursivas y textualidades. a la forma en que esta puede ser pensada dentro de los estudios literarios. . indirecta o metafóricamente. En el epílogo a su libro. podríamos afirmar que el crítico chileno es más escéptico que el alemán con respecto a la posibilidad de establecer ciudadanías republicanas —a nivel nacional y posnacional— que no se vean distorsionadas por las ideologías y las luchas por el poder. resulta en especial importante para comprender muchos de los debates que se dan en torno a los temas de identidad y nación. sino como su necesaria ampliación para dar cabida a configuraciones políticas más democráticas y diversas (pensando sobre todo en el carácter cada vez más multicultural de las nuevas sociedades). precisamente.PERSONA Y SOCIEDAD / Universidad Alberto Hurtado Vol.y supranacional de la acción política. Esta inclusión final de una reflexión metaliteraria. Históricamente. la literatura ha sido concebida como un arte que permite expresar y también construir sentidos de identidad. le permiten a Grínor Rojo argumentar a favor de la creación activa de un universo posnacional no regulado por las leyes del mercado. a la realidad. sino por una cultura democrática e inclusiva que favorezca la participación de todos los seres humanos en tanto sujetos autónomos y libres. que si bien la literatura participa de la conformación de las imágenes que tenemos de la realidad. en lo que el autor titula como epílogo nostálgico. el autor muestra cómo es posible concebir el posnacionalismo no en términos de una renuncia a los valores éticos y políticos sobre los cuales se fundaron los estados nacionales. en este camino intermedio entre una lógica inmanentista y una teoría del reflejo. a la vez que destaca la diferencia específica del lenguaje literario con respecto a los demás lenguajes. Finalmente. Rojo aparece así como especialmente cercano a la sensibilidad de Fanon. la reflexión retorna del ámbito de la nación y sus desarrollos contemporáneos al de la identidad y. para quien el fortalecimiento de la cultura y de las identidades nacionales constituía un paso ineludible para la construcción de relaciones de enriquecimiento mutuo entre las distintas culturas. Ahora bien. esto no se da en forma mecánica ni automática. por otro lado. XX / Nº 2 / 2006 / 245-247 247 dedicado a las propuestas de Jürgen Habermas para reflexionar en torno al advenimiento inminente de una estructuración post.

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful