You are on page 1of 3

La novela se inicia con un ya avanzado en años Hafid, proclamado como el vendedor más grande del mundo en el patio de su Palacio

mirándose en un espejo de bronce diciendo “Solo los ojos conservan su juventud”, quien vivía solo al haber muerto hace algunos años su amada esposa Lisha. Hafid ordena a su Tenedor de Libros y gran amigo Erasmo que comience la disolución de su gran emporio comercial, quien ante su sorpresa solo atina a cumplir todos y cada uno de los designios de su amo. Hafid invita a su amigo a conocer la habitación del palacio quera cuidada por tres décadas por un guardia armado en donde le enseña un cofre que contenía diez pergaminos que le fueron confiados en su juventud, junto con una promesa de no revelar su contenido sino a un hombre especial y que ese hombre si podría compartir su contenido con todo el mundo. Luego se narra la vida juvenil de Hafid cuando era un simple camellero y quien era hijo adoptivo de Pathros, dueño de un gran emporio comercial de Palmira. Estando en el campamento comercial Hafid entra a la Tienda de su amo y padre adoptivo Pathros pidiéndole la oportunidad de ser uno de sus vendedores y salir de su nivel de vida, argumentando muchas cosas pero al final confiesa que el amor de Lisha la hija del rico Calneh, era su verdadera inspiración de cambio. Pathros acepta la propuesta y le entrega un manto denominado un Abeyah, el cual deberá ser vendido en la ciudad de Belén por Hafid a fin de probar si está preparado para asumir su nueva tarea como vendedor. Hafid Fracasa y, en cambio, en un momento de compasión, regala el manto para abrigar a un bebé recién nacido en una cueva cerca de la posada. Hafid retorna a la caravana avergonzado, pero viaja acompañado de una estrella brillante que resplandece sobré su cabeza. Este fenómeno es interpretado por Pathros en el sentido de que es una señal de los dioses, y le obsequia a Hafid diez pergaminos antiguos que contienen la sabiduría necesaria para que el joven realice todas sus ambiciones. Este es el resumen de los diez pergaminos que le son entregados por Pathros a su hijo adoptivo en sus últimos momentos de vida por haberse cumplido que le deberían ser entregados a aquella persona que mostrara una señal extraordinaria como la estrella brillante.

1. Me formaré buenos hábitos y seré el esclavo de esos hábitos. Es uno de los principios básicos para lograr las empresas que nos proponemos, somos esclavos de los hábitos que nos formamos, y estos deben ser, por lo tanto, buenos hábitos. ¿Cómo se forma un hábito? La respuesta es muy sencilla, con la repetición. Cómo dice Og Mandino en su libro: "…porque cuando un acto se hace fácil mediante la repetición constante se convierte en un placer realizarlo, y si es un placer realizarlo corresponde a la naturaleza del hombre el realizarlo con frecuencia." 2. Saludaré este día con amor en mi corazón. Este pergamino se refiere a que el afecto que sentimos nuestros semejantes nos hace mejores vendedores, ellos descubren el afecto en nosotros, " Podrán contradecir

ni las relaciones por si solas pueden ayudarnos sin perseverancia." 7. ¿Y cómo lograré esto? Debo fijar metas para el día. y hasta podrán sospechar de mis ofertas especiales. 3. . Es nuestra diligencia lo que nos conduce al éxito. podrán rechazar mi rostro. Ningún mapa. Hoy seré el dueño de mis emociones. Persistiré hasta alcanzar el éxito. realizar más visitas que nunca. ni el talento. podrán desconfiar de mis discursos. Si me siento incompetente recordaré éxitos del pasado. Nuestro último día debe ser nuestro mejor día de ventas. El hombre es el único animal con la capacidad de encontrar el lado gracioso en todo lo que acontece. podrán desaprobar mi manera de vestir.mi razonamiento. Si siento pobreza pensaré en la riqueza futura. 6. Si vivimos este día como si fuera el último de nuestras vidas. no debemos perder ni un minuto en lamentaciones sobre cosas que no podemos modificar. Si miedo me lanzaré adelante. puede transportarnos ni a un centímetro de distancia. Si me siento inferior vestiré ropas nuevas. Debemos recordar que podemos controlar nuestras emociones. y sin embargo mi amor les derretirá el corazón. vender más que nunca. Viviré este día como si fuese el último día de mi vida. al igual que el sol cuyos rayos entibian la más fría arcilla". Hoy multiplicaré mi valor en un ciento por ciento. Es la perseverancia el componente más importante de conseguir nuestras metas. la semana. Hoy multiplicaré mi valor en un ciento por ciento. Nunca debemos preocuparnos por que nuestras metas sean demasiado elevadas. caminar y de vender es única. sobre errores que hemos cometido y que pertenecen al pasado. por bueno que sea. “Si me siento deprimido cantaré. ¿Pero cómo reír cuando todo a nuestro alrededor parece volverse en contra nuestra? Debemos entonces repetir estas tres palabras: Esto pasará también 8. ni la suerte. que nuestras acciones deben controlar nuestros sentimientos y no al contrario. Si me siento inseguro levantaré la voz. nuestra manera de hablar. y debemos conservar esta singularidad. 4. Procederé ahora mismo. 5. Me reiré del mundo. el año y mi vida. Si hay algo que debemos explotar es que somos criaturas únicas en la naturaleza. Si me siento triste reiré. Si me siento insignificante recordaré mis metas. y debemos cultivar esta cualidad. porque: " ¿No es mejor apuntar mi lanza a la luna y herir solamente a un águila que apuntar mi lanza al águila y pegarle solamente a una roca?" 9. el mes. nunca ha nacido nadie exactamente igual a nosotros. ganar más oro que nunca. Soy el milagro más grande de la naturaleza.

En el capítulo final volvemos a ver a Hafid en su Palacio esperando a la tercera persona que debe recibir los 10 pergaminos. por fin hemos encontrado a nuestro vendedor. Oraré pidiendo directivas y orientaciones.10. pidiéndole consejo a Hafid para lograrlo. Pablo le dice que nació en una cueva en Belén. . Pablo le muestra el manto y Hafid logra encontrar en la prenda la marca de Pathros inquiriendo en los detalles del día del nacimiento de Jesús. viniendo a su palacio Saulo de Tarso o Pablo quien se presenta con una alforja dentro del cual tenía el tesoro más preciado de su nuevo motivo de existencia (el manto de Jesús). No debemos orar pidiendo cosas. mencionándole los acontecimientos que lo llevaron a finalmente reconocer a Jesucristo como su Señor y de quien quería compartir sus enseñanzas a todas las personas. Finalmente el anciano se pone de pie y llama a Erasmo. Lo primero conduce a la pasividad. diciéndole: fiel amigo ve a la torre y vuelve con los pergaminos. durante la época del censo de Tiberio. aceptando la trascendencia de su doctrina que predico durante su paso en la tierra. Hafid se adelanta a su visitante diciendo ¿Y no salió también la estrella más brillante que el hombre ha presenciado jamás y que alumbró encima del lugar de nacimiento de este bebé? Sin contestar Pablo y Hafid se abrazan y lloran emocionados. lo segundo a hacernos las preguntas que nos conducen a lograr el éxito. debemos orar pidiendo directivas para lograr estas cosas.