 El cambio educativo en el ámbito institucional (4): la cultura

Descripción: Último artículo de esta serie, que caracteriza tres subprocesos: el manejo del talento humano, la participación de la comunidad educativa y las relaciones con el entorno y las familias Autor: Gallego, M y Ávila, R. Fundación Promigas Libro: Acompañamiento y Cambio Escolar

La cultura institucional
Una cultura escolar que contribuya al desarrollo de las personas y al logro de buenos resultados favorece la reflexión sobre las concepciones y creencias que tienen sus miembros particularmente los estudiantes, directivos y docentes acerca de las capacidades y oportunidades de los alumnos para acceder a mejores resultados educativos, así como las capacidades de los padres de familia para aportar en dichos procesos. En la Fundación Promigas existe la convicción de que las transformaciones se consolidan en tanto logran incidir en el inconsciente colectivo o en el espíritu de la cultura escolar. Estos cambios en las concepciones son el motor del mejoramiento y permiten que el desarrollo y los procesos de aprendizaje institucionales se den de una manera continua y permanente. Los avances se reflejan en cómo se vive el trabajo dentro de la institución, en la modificación de concepciones y modelos mentales, en las prácticas de comunicación, el trabajo en equipo, la visión compartida, el sentido de la responsabilidad, la ética del trabajo, la motivación compartida, los reconocimientos internos y externos, la resolución de conflictos, la autoconfianza y la confianza en los otros... Los elementos que marcan la cultura escolar y se relacionan con los estilos de liderazgo son: a) la percepción que tienen los docentes sobre sus posibilidades de influir en lo que ocurre en la institución; b) las instancias de trabajo conjunto que existen para que los diversos miembros de la comunidad educativa se sientan escuchados y tenidos en cuenta; c) los espacios y mecanismos para
1

canalizar sus opiniones, y d) las relaciones e interrelaciones de los miembros de la comunidad.

El manejo del talento humano
Teniendo en cuenta las condiciones en que se dan la selección y asignación de los docentes a las instituciones, es necesario lograr que cada maestro se desempeñe en el cargo, nivel o área que más se acomode a su perfil, asumiendo criterios como la ubicación de los mejores perfiles de docentes en los primeros grados, tanto de la primaria como de la secundaria. Ello porque la investigación educativa muestra reiteradamente la importancia de la formación inicial en la adecuada socialización escolar, así como la retención y el impacto de las experiencias escolares iniciales en los futuros aprendizajes. Si se considera que la docencia compromete a la persona en su conjunto y que los proyectos educativos conducen a la interdisciplinariedad, es importante asumir que el talento humano de maestros y directivos, y también el de los padres de familia, van más allá de los roles institucionalizados que ejercen. El caso de la educación artística es ilustrativo, pues las diferencias observadas en la enseñanza corresponden por lo general a los talentos que han desarrollado los maestros. Igualmente en las áreas restantes; los maestros y también los padres manejan numerosos talentos en diversos campos del arte, la ciencia, la tecnología, la ética, que pueden ser canalizados creativamente en la institución. Es importante subrayar la necesidad de una gestión adecuada de las oportunidades de formación que con frecuencia se brindan a las instituciones. Esta formación potencia e impacta el talento humano de la institución cuando se acompaña de una gestión institucional orientada a que los maestros capacitados compartan lo aprendido con el resto de los profesores; cuando existen mecanismos para socializar las oportunidades de formación a las que se accede, y cuando se incentiva a los profesores para que sigan aprendiendo cada vez más y se brindan facilidades para que esto sea posible.

Gestión y aprovechamiento de los recursos materiales y el apoyo externo
Se trata de otro proceso administrativo que se ha venido incrementando en los últimos años. Sin embargo, en ocasiones algunas instituciones suelen asumir cierto número de proyectos que no les permiten centrarse en el cumplimiento
2

de su propósito misional. Por ello, una capacidad directiva ligada a este proceso se relaciona con la manera de gestionar y aprovechar adecuadamente el apoyo externo y la disponibilidad de recursos, de manera que el esfuerzo que demandan los proyectos no debilite la gestión pedagógica de los directivos docentes y sus equipos. Es importante estar atentos a las oportunidades de apoyo externo que se ofrecen, aprender a gestionarlas, mantenerse informados de las redes de apoyo, apropiarse de lo recibido, garantizando que se utilice al máximo, con una preocupación constante por el buen uso y aprovechamiento de los recursos por parte de la comunidad. Entre las posibilidades para mejorar y aprovechar los recursos del ámbito local se requiere tener en cuenta los procesos de acompañamiento y seguimiento permanente, ya sea desde las Secretarías de Educación, o desde otras organizaciones y fundaciones.

Participación de los miembros de la comunidad
En términos de cultura institucional se apuesta por fortalecer una cultura de la participación. Pasar de un trabajo individual, o soportado en pequeños grupos, a un trabajo colegiado en el que se construyan consensos, en el que haya lugar para la gestión de los conflictos, en el que se vivan cotidianamente prácticas de reconocimiento de la diferencia y de negociación, transitando hacia la construcción de acuerdos y políticas institucionales. También se busca fortalecer la posibilidad de delegar, de manera que se aplane la pirámide; que las decisiones no se concentren en los entes de dirección o en pequeños grupos, sino que se brinde la oportunidad a otros miembros de la comunidad educativa de mostrar y desarrollar sus talentos, generando un ambiente más democrático. La cultura en las instituciones también pasa por integrar diversas intencionalidades comunicativas, por desarrollar una diversidad de prácticas de comunicación al servicio del desarrollo humano y de la gestión estratégica. Generar una comunicación más horizontal hacia el interior y el exterior de la institución. Hacia dentro, la comunicación de metas, negociación de plazos, criterios, desarrollo de innovación, creación y animación de equipos. Hacia fuera se busca que las formas de comunicación fortalezcan las redes de intercambio, la búsqueda de nuevos contactos.
3

Relaciones con el entorno y con los padres de familia
Uno de los mayores retos de las instituciones es manejar la heterogeneidad de sus estudiantes y prestar servicios complementarios como el apoyo nutricional, la atención a estudiantes con necesidades educativas especiales y a alumnos en extraedad. Todas estas condiciones exigen nuevas maneras de gestionar el trabajo escolar que contribuyan a generar oportunidades de aprendizaje para todos los niños, las niñas y los jóvenes. Con este fin se requiere reforzar las capacidades de los directivos y docentes para establecer relaciones con diversas autoridades y entidades que prestan servicios complementarios, ya sea para obtenerlos, mantenerlos o hacerles seguimiento. Los procesos orientados a la relación con el ámbito local darán la oportunidad a los estudiantes de acceder al uso de bibliotecas, centros de recursos y ayudas informáticas y de internet; a la participación en salidas pedagógicas y actividades artísticas, culturales y deportivas; al desarrollo de prácticas laborales en empresas y en otras entidades del sector productivo. En cuanto a la relación escuela-familia, esta se sustenta en las concepciones, creencias y prácticas de los miembros de la comunidad educativa, así como en las de directivos y profesores, respecto a cómo involucrar en la escuela a las familias de los estudiantes. En este proceso son importantes las estrategias y acciones concretas de la institución, para construir y fortalecer los vínculos con los padres de familia. Existen distintas posibilidades en las estrategias, desde exigir a los padres un mínimo de responsabilidad para con sus hijos, hasta recurrir a instituciones que incorporen a los padres de familia en el salón de clases, a través de sistemas de tutorías. Lo importante es entender que el tema de la familia y su participación en la educación de los hijos no puede ser dejado al azar.

4

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful