P. 1
Tratamiento Homeopatico Con LM.pdf

Tratamiento Homeopatico Con LM.pdf

|Views: 63|Likes:
Published by galldocgalldoc

More info:

Published by: galldocgalldoc on Apr 08, 2014
Copyright:Traditional Copyright: All rights reserved

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

12/04/2014

pdf

text

original

EL TRATAMIENTO HOMEODINÁMICO

Clasificación de las enfermedades y su tratamiento liomeodinániíco
En el parágrafo 248 de la Sexta Edición del Organon, Hahnemann clasifica las enfermedades en tres categorías: / 1. Casos muy urgentes 1 2. Enfermedades agudas \ 3. Enfermedades crónic;

Casos muy urgentes
Los casos muy urgentes avanzan rápidamente hacia su final, los rasgos vitales se extinguen en un momento. Los pacientes son atacados por aquellas clases de enfermeda­ des que aprovechan que su vitalidad es muy débil. Por lo general los responsables de estos casos son los miasmas mezclados y los cuadros subagudos. Si el paciente no es atendido rápidamente y la recuperación es inmediata, !a muerte puede sobrevenir en pocas horas.

Tratamiento
En estos casos, el remedio seleccionado adecuada­ mente se deberá administrar cada hora o más frecuen­
93

José C ru z Ruvalcaba Ornelas

temente (cada 5 ,1 0 ,1 5 ,2 0 o 30 m inutos, conform e sel necesario).

Enfermedades agudas
En estos casos, el paciente se deteriora en forma gradual y lentamente, día tras día, hora tras hora. Las exacerbaciones agudas de los miasmas son las responsables de estas enfer­ medades, pero las causas excitantes (y a veces constantes) crean estas condiciones. La energía vital disminuye lenta­ mente. La muerte puede presentarse si no se lleva a cabo una curación en un periodo razonable de tiempo.

Tratamiento
En estos casos, por lo general, se administran los medi­ camentos cada 2 a 6 horas.

Enfermedades crónicas
En los casos de enfermedades crónicas, el paciente viaja por el camino a la muerte en forma lenta y paulatina, día tras día, mes tras mes. La curación se vuelve casi imposi­ ble si no se administra un tratamiento anti-miasmático. Estas enfermedades son adquiridas o heredadas por los miasmas crónicos. Todas estas enfermedades se desarrollan muy lentamente y su curación también se lleva a cabo lentamente. Es necesa­ rio mucho más tiempo para curar estos casos que el que se requiere para el tratamiento de las enfermedades agudas.

Tratamiento
El tratamiento más adecuado para estos casos crónicos es la administración de dosis DIARIAS o cada SE G U N D O D IA
94

Atrévete a saber. Los cambios incomprendidos del Organon

I,a escala descendente de 3 en 3, comenzando con la LM /30
Tradicionalmente hem os utilizado los m edicam entos homeopáticos siguiendo una escala de carácter ascendente, sin importar la escala con que se esté llevando a cabo el trata­ miento del paciente: por ejemplo, comenzamos dando una 30 C, y si seguimos administrando el mismo remedio, continuamos con una 200 C, luego con la 1M, y así sucesivamen­ te, en orden ascendente. Esta corriente es la que se ha generali­ zado, sobre todo siguiendo las enseñanzas del Dr. Kent. Sin embargo, en un trabajo de investigación y práctica que hemos realizado los últimos 9 años, hemos encontra­ do evidencias de que Hahnemann no utilizaba la escala ascen­ dente, sino todo lo contrario, comenzaba por la potencia más alta (30) e iba descendiendo, conform e lo fuera requi­ riendo la mejoría del paciente. Son evidencias fuertemen­ te fundamentadas en los propios escritos de Hahnemann. La escala que Hahnemann trabajaba era en forma descendente y las potencias que con mayor frecuencia utilizaba siempre eran en escala de 3 en 3. Por lo tanto, el Maestro sólo uti­ lizaba 10 potencias de cada remedio: 3 0 ,2 7 ,2 4 ,2 1 ,1 8 ,1 5 , 12, 9, 6, 3, y utilizaba las potencias en el orden que el pa­ ciente se las iba “ pidiendo” , de acuerdo a la evolución del caso, pero siempre en forma descendente. Hago la aclaración previa, porque en la primera edición de “Atrévete a saber los cam bios incom prendidos del Organon: Potencias L M ” , habíamos establecido que el uso de las potencias LM debería comenzar con la LM /1, luego la LM /2, y así sucesivamente, hasta llegar a la LM/30. Estas indicaciones obedecieron a que seguimos las indicaciones y enseñanzas que hasta el m om ento de escribir esa prime­ ra edición del libro, habíamos aprendido de diferentes es­ cuelas y diferentes maestros bastante respetables.

95

el resultado de l| continua investigación en la búsqueda de la línea pura dv la Homeopatía que practicaba el Dr. si fuera necesario y el paciente lo requiriera. (DF-5) 1837-1842”. tal com o lo hizo el fundador de la Homeopatía. después de utilizar la» potencias de la escala 50 M ilesim al en el orden que Hahnemann lo establece en sus obras. Por lo tanto. con respecto a la repetición los remedios. en su “ Diario de Pacientes. el cual corresponde a sus últimos años de práctica. comenzando con la LM /30 (de 3 en 3) y. de ahora en adelante les recom iendo que usen las potencias LM en la forma DES­ C E N D E N T E . muy evidentes y fundamentadas por el mismo Hahnemann. 294 Además. debe ser en forma descendente. 241. De todo esto. en los cuales podem os comprobar que en todos los casos comenzaba 96 . son contundentes. (descendiendo de 3 en 3). se con ­ templan más de 100 expedientes clínicos. quiero aclarar que. Samuel Hahnemann. hemol encontrado que él mismo establece una forma de aplicar lk repetición de los remedios p oco conocida por la mayoría de los homeópatas de la actualidad. ¿D ónde habla Hahnemann sobre esta forma tan poco com ún de utilizar los remedios homeopáticos en la actua­ lidad? Las pruebas que hay. llegar hasta la LM/3. 181.José C ru z Ruvalcaba Ornelas Sin embargo. Las siguien­ tes son algunas referencias que se pueden encontrar en la obra de Samuel Hahnemann “ Las enfermedades C róni­ cas”. y com o lo dije antes. el Dr. Hemos com probado que todas las ventajas que nos ofrece esta es­ cala son m ucho más satisfactorias aplicándolas de esta for­ ma que cuando comenzábamos con la LM/1 y seguíamos la forma ascendente. com enzando con la 30. traducción publicada por editorial Porrúa: Págs. 173. Hahnemann.

entonces ésta es igual a la dosis mínima.Atrévete a saber. es obvio que si comenzaba c o n la p o­ tencia 30. D esde este panorama. y nosotros lo he­ mos corroborando en la práctica también. con la form ai ión que tuvo Hahnemann com o m édico. considerando la cantidad de sus­ tancia que existía en cada dilución y potencia. (y siempre ha recomendado com enzar con la dosis mínima). por lo que sise cumple la indicación de ir incrementando gradualmente la dosis cada vez que descendemos en cada potencia que se va necesitando. ya que por lo general nos conform am os con administrar por vía oral. Existen cuatro vías factibles para administrar los m edi­ camentos homeopáticos: 97 . Al ser la potencia 30 la dosis mínima. desde la visión práctica de Hahnemann. y de acuerdo al punto de vista del M aestro so­ bre la dosis mínima. intentó utilizar otras potencias. Los cambios incomprendidos del Organon administrando primero la potencia 30 y después descen­ día (hacia la 24. sin explotar adecuadamente las demás formas posibles. según los indicaran los síntomas y < 1 avance del paciente). En algunos casos muy excepciona­ les. etc.18. Estos datos nos permiten observar que. pero no hay inform ai ion complementaria del Maestro al respecto.i las dosis co m o médico. Así es c o m o aplicó Hahnemann las potencias co n sus pacientes y tuvo los mejores resultados.. Vías de administración homeopática Para administrar los remedios hom eopáticos existen varias vías que generalmente no utilizamos en su m om en­ to adecuado. siempre definía . la potencia 27 tiene mayor cantidad de sustancia que la 30.

logrando excelente respuesta cuando tene­ mos casos de pacientes hipersensibles y así se evitan reac­ ciones indeseables o agravaciones medicamentosas.. la boca y el estómago son los órganos más co­ múnmente involucrados en la administración de los medica­ mentos.José C ru z Ruvakaba Ornelas Oral la lengua.” . la nariz y los órganos respiratorios son receptivos a la acción de los me­ dicamentos en su forma fluida por m edio de O LFA CIÓ N E IN H A L A C IÓ N por vía bucal. Organon. La inhalación por la boca se realiza cuando por alguna razón la nariz está obstruida.. tres o cuatro días. Organon. tiene un valor incalculable cuando se tienen pacien­ tes que no cooperan m ucho o están en condiciones de in­ consciencia o semi conciencia. y son los que con mucha mayor frecuencia se utili­ zan para la administración de los medicamentos homeopáticos. (Parágrafo 284. cada dos... En el Organon se menciona que la olfacción debe apli­ carse en pacientes crónicos ". Sexta Edición) Olfacción o inhalación A la par de la lengua. y también éste deberá ser bien sacudido och o a diez veces antes de cada olfacción. boca y estómago. Sexta Edición) Ventajas del método por olfacción Entre las principales ventajas del m étodo por olfacción se pueden mencionar las siguientes: 98 . (Parágrafo 284. Ade­ más. Este m étodo nos permite sacar mucha ventaja en la ad­ ministración.

algunas veces nos enfermamos o. sin provocar ningún problem a de agravación N o debemos tener la m enor duda acerca de la acción curativa de este m étodo. pueden tratarse en la mayoría de los casos por olfacción. sin descartar las demás vías. Preparación de la solución para el método de olfacción En este proceso es necesario un frasco de 1 dracma (equi­ valente a aproximadamente 3. te reacciona de una manera más segura. Por lo tanto. se puede sacar m ucha ventaja en la velocidad de respuesta que nos puede ofrecer un pa­ ciente. aún en los pacientes ¡¡ hipersensibles. de ahí que la nasal y la oral sean las que se utilicen con m ayor frecuencia.Atrévete a saber. nos vomitamos si esta­ mos en un lugar donde se perciban olores muy fétidos. Los medicamentos actúan muy rápido y el pacien. ¡¡ ¡ En los casos de pacientes hipersensibles ya bien clasificados con incapacidad para tolerar las más bajas dosis de medicamento por vía oral. ¡ 3. según indicaciones de 99 . Además. La probabilidad de que se presente una agravaj ció n es m u ch o m enor. Nuestros medicamentos dinamizados actúan a través de los nervios.5 mi.). [ . En nuestra vida cotidiana. todos sabemos que las vías de acceso más rápidas hacia el interior del organismo son las mucosas. si entendemos lo que se puede lograr aplicando el medicamento a través de nervios terminales co m o los son los de la lengua y la nariz. N os sentimos confortables y cóm odos en un ambiente hermoso y cautivador con el olor encantador de las flores o cuando olemos un perfume que nos parece muy agradable. al menos. Los cambios incomprendidos del Organon I 1. 1 2.

. y se sucucusiona igual. es­ pecialmente si la untura es apoyada simultáneamen­ te con la administración interna. 100 . Posterior­ mente. Aplicación externa Con la aplicación simultánea por vía interna y extema se ace­ lera el tiempo de curación. digamos. Hahnemann nos aclara en el Organon. Se siguen las mismas condiciones de administra­ ción que se estudiaron anteriormente. tanto para las enfer­ medades agudas com o para las crónicas.. también este frasquito deberá ser sacudido 8 a 10 veces antes de cada olfacción.Pero toda la epidermis que reviste al cuerpo es apta para la acción de las soluciones medicinales. Sexta Edición) Piel..Si en el tratamiento se usare tan sólo un frasquito de... siempre y cuando se pres­ criba de manera simultánea por vía interna: “ . “ ..” (Parágrafo 248. según sea el caso. Organon. 3 o 4 días. que su experien­ cia con esta vía de administración de remedios homeopáticos le proporcionó grandes satisfacciones y la recomienda com o una excelente vía de absorción.José C ru z Ruvalcaba Ornelas la 6a. En cada dosis sólo se permitirá inhalar durante 1 o 2 se­ gundos. 8 o 10 veces. una dracma de alcohol diluido en el cual estuviere contenido y disuelto mediante sucuciones un glóbulo de la medicina a usar por olfacción cada 2.. Se coloca un microglóbulo den­ tro del frasco y se disuelve con una gota de agua.” . se le agrega alcohol hasta sus 2/3 partes. Edición del Organon. Las enfermedades crónicas se pueden curar rápidamente si la solución medicamentosa es friccionada sobre la piel sana durante el curso del tratamiento por vía interna. antes de cada dosis..

Sexta Edición) Inclusive en su obra de Enfermedades Crónicas nos explica de igual manera: “ . Hahnemann nos dice: “ . siempre y cuando el paciente tenga muchas de estas zonas disponibles para la aplicación: 101 .. cuando además de poner la disolución acuo­ sa en contacto con los nervios de la boca y del canal ali­ menticio.” . (Parágrafo 285. una pier­ na. frotando la espalda. Y más adelante nos explica que debemos utilizar las zo­ nas de piel sana y que lo m ejor es realizar las fricciones en los espacios de tiem po en que no se toma el remedio por vía interna. M uchos homeópatas han hecho la observación que esta clase de masaje o fricción definiti­ vamente acelera el proceso de curación.Más se acrecientan bastante aún los efectos curativos del medicamento apropiado a la enfermedad. aconsejándonos que la fricción deberá ser al­ ternando las zonas propicias. A dm inistrados de esta manera los m edicam entos homeopáticos hacen bastante más bien. brazos y extremidades con LA M IS M A M E D IC IN A que admi­ nistra internamente y que ya ha demostrado ser curativa. en las enfermeda­ des crónicas. se la emplea SIM U L T Á N E A M E N T E en FRIC­ C IO N E S al exterior. y procuran más prontamente la curación..De este m od o el m édico pue­ de prom over la extinción de enfermedades m uy antiguas mediante la aplicación externa.” . Los cambios incomprendidos del Organon La solución no debe ser friccionada en las partes enfer­ mas o insanas del cuerpo. debe evitar las zonas doloridas o sujetas a espasmos o que presenten erupciones epidérmicas. Organon. por ejemplo... que cuando nos limitamos a hacerlos tragar. Al proceder así. un brazo.. eligiendo aquellos que están más exentos de los síntomas morbosos.Atrévete a saber... Se puede del m ism o m odo variar o alternar la fricción ya en un m iem bro ya en otro. un muslo. sobre un solo punto del cuerpo. o sobre muchos..

. con una corta cantidad de la disolución. y si se hallan muchas en este caso. ¿Cómo y Cuándo se debe usar la aplicación externa? C om o ya hemos visto. Hahnemann es muy claro en el Organon.José C ru z Ruvalcaba Ornelas “. la mejor manera de administrar los medicamentos por aplicación externa es friccionando las dosis líquidas del remedio. se continúa fro­ tando hasta que la piel se seca. Sexta Edición) 102 ...La parte del cuerpo que se elige para practicar la fric­ ción. Para esto aún.. Enfermedades Crónicas.. El cuándo se deben aplicar. Samuel Hahnemann). ya se trate de una enfermedad local aguda reciente o de una afección que haya existido por largo tiempo. recomendándonos que se deben apli­ car externamente por fricción hasta que se seque. princi­ palmente. de preferencia en las zonas que estén sanas. piernas y espalda... “ . en la misma potencia. debe en consecuencia tener la PIEL SANA. si simultáneamente no se le administra internamente. (Prefacio. sería benéfico en razón de su homeopaticidad.” (Parágrafo 194. aun cuando fuera el específico y que. Hahnemann nos recomienda utilizar brazos. se las fricciona ALTERNATI­ VAM ENTE. debe empe­ zarse por sacudir 5 o 6 veces el frasco que contiene el lí­ quido. sobre la piel. pero siem­ pre deberá ser con la administración simultánea de la mis­ ma potencia por vía interna. La fricción se ejecuta por medio de la mano. con el fm de acelerar el proceso curativo.” ..N o es útil introducir un remedio externo por frotación o aplicarlo externamente a la zona. eligiendo de preferencia los DIAS en que el enfermo N O T O M A M E D IC A M E N T O IN T E R IO R ­ M ENTE. de haber sido usado internamente. Organon.

por m edio de la leche materna o de la no­ driza. el bebé nace más sano: “ .El poder de los medicamentos actuando sobre los niños de pecho. la que de tal m odo se habría tornado medici­ nal. porque la acción de una medicina aplicada al asiento de la afec­ ción local puede actuar sobre ella más rápidamente.... por cierto. Toda necesidad del niño cede ante los medicamentos homeopáticos correctamente seleccionados. dados a dosis moderadas a la madre que lo amamanta y administrados de esta manera son asimilados por estos nuevos ciudadanos del m undo con más certeza y facilidad de cuanto ha sido posible lograr en los últimos años..Pareciera. Sexta Edición) Leche materna Hahnemann com probó de manera amplia y con resulta­ dos extraordinarios que si los recién nacidos padecían de alguna afección. ésta puede ceder rápidamente si se le admi­ nistra directamente a la madre o quien lo esté amamantan­ do. especialmente con dinamizaciones de S U L P H U R preparadas de acuerdo a las IN D IC A C IO ­ NES D E L P A R Á G R A F O 270 incluidas en esta obra 103 . si se le administra un medicamento antipsórico a la madre durante el embarazo. Pero el tratamiento de las madre en su preñez mediante un anti-psórico suave.Atrévete a saber. com o si la curación de tales enfermedades fuera apresurada por emplear la sus­ tancia medicinal que se sabe es verdaderamente homeopática a la totalidad de los síntomas. Inclusive.” (Parágrafo ¡96. Desde que a la mayoría de los niños se les imprime la Psora a través de la leche de la nodriza. Los cambios incomprendidos del Organon “ . si es que no la han recibido ya de la madre por herencia. Organon. por el m ism o m edio de la leche de la nodriza. no sólo internamente más también externamente. ellos podrían quedar p rotegidos antipsóricamente.. es una ayuda maravillosa..

lo que causó asombro general.. así se le aniquila. Considerando la aplicación del medicamento en casos de fiebre. son tres aspectos muy importantes que siempre deben ser considerados en todas las áreas de la ciencia.. puesto que dieron a luz criaturas muy sanas y fuertes.” .. Escala 50 Milesimal). Hahnemann dice: “ . protegido preventivamente a la posteridad. si no se aplica en el tiempo apropiado.José C ru z Ruvalcaha Ornelas (Organon. La vida del paciente puede estar en peligro si considera­ mos que está en una situación débil y precaria. también estos tres aspectos son de suma importancia. Por lo tan­ to. (Nota al pie No. debe causar agravación innecesaria. En la Homeopatía no es la excepción. es indis­ pensable a fin de desarraigar la Psora (ésa productora de la mayoría de las enfermedades crónicas) que los humanos reciben por herencia. Organon. Parágrafo 284. Sexta Edición) ¿Cuándo se deben administrar los medicamentos? Tiempo. tan pronto com o el paciente se haya recuperado en algo de sus 104 . tanto en la madre com o en el feto. Esto ha quedado confirm ado en las mujeres embaraza­ das a las que trato.. espacio y dimensión. U n medicamento bien seleccionado. 164.El tiempo más apropiado y efi­ caz para la administración del medicamento en estos casos es inmediatamente o tan pronto com o finalice el paroxismo. los medicamentos no deben ser administrados si antes no se toman las consideraciones necesarias para su admi­ nistración (excepto en casos muy agudos). He aquí una nueva confirm ación de la gran verdad que he form u­ lado: la teoría de la Psora. sobre todo en el proceso de administración de los remedios. Sexta Edición.

y ese N O ES el momento apropiado para la admi­ nistración del remedio. Los cambios incomprendidos del Organon efectos. sobre todo cuando se trate de casos crónicos. ad­ ministrar a un paciente más de una sustancia medicinal. Solo un medicamento por vez Hahnemann nos indica que no debem os administrar más de un rem edio al m ism o tiem po. Por ejemplo. cuando menos.En ningún caso bajo tratamiento hom eopático puede llegar a ser necesario. los problemas de un paciente sifilítico se agravan generalmente en la noche y esto nos sirve de guía para evitar cuanto sea posible una administración durante la noche para estos pa­ cientes.. y esto tiene una explicación tan grande y válida que no permite que se le refute: la patogenesia que existe de cada rem edio es el resultado de la experimentación pura que se hizo con esa única sustancia. cuando el organismo se haya recu­ perado del paroxismo y tenga la fuerza suficiente para poder reaccionar contra la enfermedad misma. Organo». coincidiría con la recurrencia natural de la enfermedad y causaría tal reacción en el organismo. y en consecuencia inadmisible. simple y única cada vez.” (Parágrafo 236. por apropiada que fuera. en tanto que la acción del medicamento. siempre debemos buscar el tiempo posterior a la agravación. si no llegare a amenazar la existencia:.. de este m odo tiene tiempo para que la salud sea resti­ tuida. tanto en los casos crónicos com o en los agu­ dos. se presenta un periodo definido de agravación de la en­ fermedad. Sexta Edición) Por lo tanto. sin mezclarla o combinarla con otras. una gran pérdida de fuerzas. Es inconcebible que pueda ha­ 105 I t . que semejante ataque produciría. sin que medie ninguna perturbación o conm oción vio­ lenta.. si llegara a darse inmediatamente antes del paroxis­ mo. “ .Atrévete a saber.

(N o se deben usar frascos sucios o utilizados previaJ mente). (Organon) “ . Agregar al frasco un glóbulo del medicamento que i ha sido seleccionado. si se 106 . ¡ 4.1 5 u 8 cucharadas sope­ ras de agua con la adición de algo de alcohol o un trocito de carbón de leña a fin de preservarlo. s 3. Preparación de la solución. Tomar un frasco nuevo de aproximadamente 60\ I mi. único arte de cu­ rar. con tapadera. Poner dentro del frasco.3 0 . (Parágrafo 273. simple y natural. La solución medicamentosa está lista para usarse J \ y administrarse al paciente. en ab­ soluto.2 0 . y 5. Preparar una solución de solamente 8 cucharadas l soperas de agua destilada o purificada. una cucharada sopera de I alcohol. com o preservativo. En la Homeopatía.Preparada con 4 0 . limpiarlo apropiadamente. ‘ 2.” ... Organon. dar al paciente dos diferentes sustancia medicina­ les AL M IS M O T IE M P O .. machacándolo previamente J con un p oco de azúcar de leche..José C ru z Ruvalcaba Ornelas ber la m enor duda acerca de si es más racional y más con­ form e con la naturaleza el prescribir en cada caso una medicina simple y única o una mezcla de varias drogal activas y diferentes. verdadero. Sexta Edición) Preparación de la solución medicamentosa de potencias LM 1*1. no es admisible.

.. Parágrafo 248. preparando una solu­ ción de solamente 7 a 8 cucharadas soperas de agua y luego de una consumada sucución del frasco que la contiene. (Prefacio.. empieza a alterarse al cabo de algunos días.” . L os cambios incomprendidos del Organon usare éste últim o será suspendido dentro del frasco por m edio de un cordel para poder quitarlo cuando el frasco sea sometido a sucuciones.Atrévete a saber. i 34. y la res­ puesta es que se utiliza precisamente para preservar la so­ lución preparada con agua. lo cual D ESTR U Y E LA P O T E N ­ C IA de la débil cantidad de medicamento que aquella con ­ tiene.. extraer de él el contenido de una cuchara­ da sopera y verterlo en un vaso de agua (que conten­ ga de siete a och o cucharadas). salvo no obstante que en el segundo caso. de este m odo he llegado a mi objeto. he creído necesario adicionar U N P O C O DE AL­ C O H O L . o cuando esto es imposible.” (Ñola al p ie No. Sexta Edición) ¿Porqué lleva alcohol la solución preparada? Algunos homeópatas que recién han com enzado a uti­ lizar el m étodo de la Escala de Potencias LM . Enfermedades Crónicas. Puede facilitarse la preparación de la solución de un glóbulo m edici­ nal (y raramente será necesario usar más de un gló­ bulo) de una medicina bien “potentizada” dentro de una cantidad mayor de agua.. el líquido se pone turbio y negruzco al cabo de algunos días. poner algunos frag­ m entos de un C A R B Ó N DE M A D E R A dura. aun la destilada. En esto Hahnemann nos dice: “ .Mas com o el agua. Samuel Hahnemann) 107 . Organon. con frecuen­ cia se preguntan ¿porqué se le agrega alcohol?.. revolver bien este contenido y luego dar una dosis al paciente.

purificada. La Sexta Edición del Organon no solamente resuelve el problema de controlar la agravación medicamentosa y acla­ rar el camino para poder materializar el más alto ideal de curación (de manera suave. según sea necesario. rápida y permanente). ! & Dar a tomar al paciente una o varias cucharadas de las de té. j & Agitar la solución del vaso fuertemente. llenas. Sin embargo. sub-agudo o crónico). siendo uno de los G R A N ­ DES PROBLEMAS de la Escala C E N TE SIM A Ly la Q uin­ ta Edición del Organon en sí. antes de utilizarla. según lo requiera el caso (agu. j J & Eliminar el sobrante (o administrarlo externamen\ te si se considera necesario). sino que 108 . I ■< = > Extraer una cucharada cafetera o sopera de la soj lución preparada (según lo requiera el caso) y ver­ i l terla en un vaso que contenga 8 cucharadas sope■ ras de agua natural. En el tratamiento de las enfermedades es mejor comenzar con la dosis mínima (los G R A D O S de dinamización MÁS ALTOS) e ir incrementando la dosis gradualmente (y avan­ zar a los MÁS BAJOS cuando sea necesario).José C ru z Rui’ûlcaba Ornelas Indicaciones ai paciente Sucusionar la solución medicamentosa por 8. la práctica de Hahnemann y la Sexta Edición del Organon ofrece m ejo­ res opciones para lograr la mejor solución a este problema.10 ~o\ 12 veces. Solución al problema de selección de potencia El problema de la elección de la potencia y la dosis son situaciones muy cuestionadas. do.

iba descendiendo.1 5 .2 7 . sino todo lo contrario. 109 . ta­ les com o: ¿C on cuál potencia debem os com enzar el trata­ miento?. Mientras que también se encontró la presencia de H! 1. y utilizaba Jas potencias en el orden que el paciente se las iba “pidiendo” . L os cambios incomprendidos del Organon también da respuesta a muchas controversias y dudas. sobre todo en “ Las Enfermedades Crónicas” y en su “Diario de Pacientes (DF-5. donde la proporción ma­ temática de m illón en m illón nos permitía llegar hasta la potencia 30. Este es el punto más importante donde radica la prácti­ ca de las LM . en núm eros ro­ manos). Por lo tanto. comenzaba por la potencia más alta y. Entre las cosas interesantes que se encontraron en las propiedades personales de Hahnemann después de su muer­ te fue el hallazgo de una caja de medicamentos conteniendo 703 frascos de la Escala Centesimal.3 .1 2 . Hahnemann nos advierte que debem os com enzar con la dosis mínima para el tratamiento de cualquier paciente. posterior­ mente. el Maestro sólo utilizaba 10 potencias de cada reme­ dio: 3 0 . conform e lo fuera requiriendo la mejoría del paciente. pero siempre en forma descendente. entre otras. la cual era la núm ero 10 (X. también llamada “ grado decillonésim o” en le es­ cala centesimal de Llahnemann.2 4 .2 1 . Los números del 1 al 10 corresponden a los grados m illonésimos que adquirían las potencias elabora­ das desde el m étodo centesimal. de acuerdo a la evolución del caso.6 . La mayoría eran de la 10 a la 1. en diferentes potencias. La escala que Hahnemann trabaja­ ba era en forma descendente y las potencias que con mayor frecuencia utilizaba siempre eran en escala de 3 en 3.716 frascos de medicamentos preparados en la ESCALA 50 MILESIMALü!. de 1837-1842)” .1 8 .9 .Atrévete a saber. En un trabajo de investigación que hemos realizado du­ rante los últimos años encontram os evidencias de que Hahnemann no utilizaba la escala ascendente. Son evidencias fuertemente fundamen­ tadas en los propios escritos de Hahnemann.

Pero esta clase de aplicación va contra las enseñanzas que Hahnemann dejó plasmadas en la Sexta Edición del Organon. etc.José C ru z Ruvalcaba Ornelas Generalmente se com ienza el tratamiento de cualquier paciente con la potencia LM/30. Aparte de nuestra experiencia. las prescrip­ ciones posteriores del mismo medicamento son hacia aba­ jo (24. donde aparecen más de 100 expe­ dientes clínicos e invariablemente todos comienzan el tra­ tamiento con la potencia 30 y. hasta cuando la segunda prescripción sea necesaria. LM /9 o LM/12. en su “ Diario de Pacientes” .. desde la LM /30 hacia abajo. generalmente cambia la totalidad de los sínto­ mas del paciente con diluciones sucesivas. y des­ pués se irá bajando gradualmente a las potencias siguientes. vemos que la mayoría de los medicamentos de esta escala cubren el propósito de lograr la curación generalmente partiendo de la LM/30. LM/27. Hahnemann.18. por lo general. siguiendo un camino de saltos y galopando con las potencias. El Maestro y guía más grande que podem os tener en Homeopatía hasta nuestros días es el Dr. Esto ha sido totalmente experimentado y com probado por mí mismo y por mis compañeros en la profesión por más de 8 años. etc. al igual que la primera pres­ cripción. U n medicamento bien seleccionado en la primera pres­ cripción. y corroborado en la práctica de Hahnemann. siguiendo la experiencia y forma de aplicación de los medicamentos de Hahnemann. Algunos homeópatas comienzan el tratamiento con LM / 3. El problema de cuál es la potencia adecuada para co ­ menzar con el caso nos lo ha resuelto Hahnemann. El medicamento seleccionado para la segunda prescrip­ ción también debe ser aplicado. sucucionadas. LM/6. 110 . comenzando por Jo general con la LM/30.).

111 . El paciente está bien con sólo 6 dosis de la solución medicamentosa de Belladona L M /3 0 . debem os advertir que n o se administre la dosis res­ tante de la primera prescripción. después de que se han administrado 4 o 5 dosis. debemos tener cuidado de no so­ bre-dosificar a ningún paciente. podría presentarse una e n fe rm e d a d o agravación medicamentosa y provocaríamos que su vitalidad se tornara más débil. Se ha observado que en m uchos casos de enfermedades agudas. Por lo tanto. donde puede ser que con sólo 1 o 2 dosis el paciente regrese a su estado de salud. n o es n ecesario utilizar Belladona LM /27 c o m o segundo tratamiento. especialmente en lo que se refiere a problemas de potencias. Los cambios incomprendidos del Organon listamos obligados a admitir que. Esta advertencia es para tenerla presente en todos los casos agudos. N o aparece la fiebre al tercer día. Posteriormente se puede administrar el medicamento complementario (de acuerdo con la totalidad de los síntomas). En algunos casos sólo 1 a 3 dosis es suficiente para controlar la situación aguda. lo que restablecerá al paciente a su es­ tado de salud. Por co n s e cu e n cia .se refiere es lo más conveniente y seguro. y sí los síntomas concuerdan. Después de esto. se pueden admi­ nistrar una o varias dosis de un medicamento com plem en­ tario de Belladona. Posterior­ mente se le administra la siguiente dosis sólo una vez al día. sí es necesario. difícilmente podría­ mos igualarlo. Por lo tanto. Por el co n ­ trario. administrada cada 2 horas para un paciente que sufre de fiebre. tanto para noso­ tros c o m o para nuestros pacientes. Vamos a dar un ejemplo: Suponiendo que se prescribe B E L L A D O N A LM/30. En el caso de que el paciente consumiera la totalidad de las dosis de la solución medicamentosa sin ser necesario.Atrévete a saber. La temperatura del paciente baja después de la pri­ mera dosis y la fiebre no aparece hasta el día siguiente. seguir a Hahnemann en lo que a aplicación de medicamentos hom eopáticos dinamizados . la solución medicamentosa de las dosis no es reque­ rida en su totalidad.

” . 132. pero con las potencias de la Escala 50 Milesimal SÍ SE PUEDE: “ . del si­ guiente m odo: una vez que el G R A D O IN F E R IO R de potencia se haya usado durante una o dos semanas en el tratamiento de la enfermedad crónica.José C ru z Ruvalcaba Ornelas Ahora vamos a discutir el problema de las enfermeda­ des crónicas. En estos casos sabemos que los medicamen­ tos son aplicados diariamente o cada 48 horas. Sexta Edición) Por este m étodo casi perfecto se lograría muy p oco si no preparamos y administramos los medicamentos tal y com o el Maestro nos indica en el Organon.. SI FUERE N ECESARIO. la segunda dosis no debe ser repetida. del mismo m od o se avanzará hacia graduaciones SUPERIORES. inclusive de la dilución de un 3o.. (com enzan­ do con el uso de los grados inferiores de acuerdo al nuevo m étodo de dinamización que aquí se enseña). Pero en al­ gunos casos se ha observado que el paciente no puede to­ lerar dosis diarias.la misma medicina que fue selecciona­ da cuidadosamente puede ahora ser administrada diaria­ mente y durante meses.. a pesar de la presencia de síntomas de la enfermedad en el organismo. el medicamento deberá aplicarse en tiempos más prolonga­ dos de acuerdo al límite de tolerancia del paciente. o 4o. (Nota al pie No. Parágrafo 246. Ese es el porqué de la frase “ si es necesario” que m enciona Hahnemann en el Organon.. Organon. vaso. La primera prescripción Durante la acción de una dosis de la medicina de la Es­ cala Centesimal. Entonces. Si se observa que el paciente sigue presentando reacción. 112 á . se debe administrar la dosis más pequeña que tolere el paciente y continuar cada segundo día.

. aunque en su tiempo. 1 5 .. por lo tanto. no puede ir más allá del infinito. una a cció n más co rta . 18.. Hahnemann también puso límites para los medicamentos hom eopáticos hasta la LM / 30. Jenichén preparó po­ tencias hasta la 1. El Organon recomienda elaborar potencias desde la LM / 1 hasta la LM /30 solamente. com o era la de incrementar las dosis en forma gradual (dism inuyendo el grado de poten­ cia gradualmente). (Carta del Dr.0 0 0 y 1. y continuar en form a subsiguiente con las potencias en form a seriada y descendente (27. 24.. en 1829). habla más favo­ rablemente de las atenuaciones más altas: “ .” . D e b e m o s n otar qu e en el ca so de las p oten cias Centesimales. En el año de 1833.1 2 .. sin hacer saltos.A las dilucio­ nes 150 y 300 se les atribuye más rapidez y penetración. Hahnemann al Dr. pero. 21.Debe existir algún final para cada cosa.” . sin que haya arrojado comenta­ rios contrarios a la práctica general que venía realizando desde m uchos años atrás. En el nuevo m étodo también puso límite hasta la 30. siguiendo las indicaciones del Maestro. y así poder tratar a los seres hum anos enfermos. pero después de eso. Aunque hem os visto que experimentó la respuesta de algunos pacientes a las potencias superiores a la 30 en sus últimos años de practica. iniciando desde el más bajo grado de dosis de la potencia LM /30. 6 . La vitalidad del cuerpo hu­ mano tiene límites.600. Los cambios incomprendidos del Organon Sabemos también que las enfermedades crónicas avan­ zan en forma gradual y continua.. él m ism o rechazó las potencias superiores a la 30..los 113 . Esto lo apoya en los hallazgos de m uchos de sus diferentes ensa­ yos: “ .3). igu alm ente. Hahnemann tam poco aceptó potencias más allá de la 30. D e este m odo. “ ..Atrévete a saber. Hay evidencia de que el m ism o Hahnemann experimentó con potencias l.600..9 .. debem os administrar las potencias también en form a gradual y con ­ tinuada. Schreter.

.. Hahnemann nos enseña que las administracio­ nes en seco sólo son convenientes cuando se presenta un caso moderado y reciente.José C ru z Ruvalcaha Ornelas homeópatas pueden tener la capacidad para asegurarse ellos mismos que los resultados sean uniformes en su práctica. 138. página 263: ‘‘Observaciones sobre la atenuación extrema del medicamento hom eopático”. diluyendo un m icroglóbulo.En todos los casos los signos de mejoría en el áni­ m o y en la mente deben ser esperados sólo poco después de que la medicina haya sido tomada y cuando la dosis haya sido suficientemente pequeña (es decir tan mínima cuanto haya sido posible).”.. Parágrafo 253. machacado 114 .” (Nota al p ie No. debem os esperar mejoría principalmente en el estado de ánimo y mental del paciente. Organon. ¿en glóbulos o en forma líquida?. Sin embargo.. después de administrar la dosis más pequeña.. Samuel Hahnemann) ¿Cuáles son los efectos inmediatos de la primera dosis mínima? Hahnemann nos dice que en todos los casos. aclara que la me­ jo r forma de la que se puede sacar el provecho máximo es en forma líquida. com o síntoma inequívoco de que el remedio fue el homeopático y la ley de curación va por buen cami­ no: “ . (The Lesser Writtings. Sexta Edición) Dilema: ¿glóbulos o líquidos? Siempre hemos tenido la duda de cuál es la m ejor for­ ma de administrar los remedios..

de la 115 . en una buena cantidad de agua. son ne­ cesarios en esta Escala 50 M ilesim al. sobre todo después de haber observado que la primera dosis fue benéfica: “ .. (Parágrafo 272. U n glóbulo de m edicamento M A C H A C A D O con algo de azúcar de leche disuelto en una buena cantidad de agua (Parágrafo 247) y agitado bien antes de cada aplicación producirá un m edicamento más poderoso para el uso por varios días. com o semillas de amapola. Organon.N o se debe permitir que el paciente tom e una se­ gunda dosis o una tercera dosis. Dosis n o divididas de una dilución 110 pueden ser aplicables porque tocarán muy pocos nervios. Los glób u los medicados se guardan en frascos bien tapados.” . Sexta Edición) Pequeños glóbulos.Exceptuando “un m oderado caso reciente de enfermedad” . Los cambios íncomprendidos del Organon previamente en azúcar de leche.. uno o varios glóbulos (aunque raramente son va­ rios) se disuelven en agua y se dividen en 7-8 dosis. toca por el contrario m uchos nervios. Esa dosis debe dividirse en muchas dosis.Atrévele a saber. Dosis en seco (glóbulos). no importa qué tan pequeña sea. Cada dosis. los medica­ m entos de la Escala 50 Milesimal N O P U E D E N admi­ nistrarse en condiciones SECAS.. ¡¡¡NO!!! Hahnemann establece claramente que la administración de los medicamentos que debe tomar el paciente no deben ser en seco (quizás sólo la primera dosis pudiera permitir­ se administrar en seco. para obtener muchas dosis de ahí: “ .. E N SECO. ya que Hahnemann nos habla de la segunda dosis en adelante).. De este frasco..

aunque la preparación original hubiera sido “potentizada” mediante diez sucuciones o. (Nota al p ie No. es la DOSIS M ÍN IM A para una ENFERME­ D AD RECIENTE M O D E R A D A . Pero O T R O IGUAL AL A N T E R IO R .Un glóbulo de estos. Cada dosis. con sólo dos sucuciones. por pequeña que sea. por ejemplo un glóbulo de la misma potencia que fue beneficiosa en un principio. Hahnemann establece que debemos modificar en algo el grado de dinamización para que pue­ da seguir beneficiando al paciente.. apto para usar por varios días.. se convierte en un medicamento m ucho M AS P O D E R O SO . “.. Sexta Edición) Dosis líquidas sin agitar. la medicina toca P O C O S N ER VIO S. triturado con azúcar de leche.José C ru z Ruvalcaha Ornelas medicina homeopática así fuese la m ejor selecciona­ da. afectará muchos nervios. puesto SEC O sobre la len­ gua.. com o he sugerido posteriormente. sobre todo si la primera dosis resultó ser beneficiosa para él.. En este caso. una se­ gunda o tercera dosis o también una dosis más pe­ queña extraída del frasco SIN HABERLA A G ITA­ D O . (Parágrafo 272.. a fin de obviar esta desventaja y ello de acuerdo a razo­ 116 . Sexta Edición) “ . Parágrafo 247. ¡¡¡NO!!! También para la administración de las dosis preparadas en form a líquida. Organon. disuelto en bastante agua (parágrafo 247) y sacudido bien antes de cada toma.” . sí la medicina fue disuelta en agua y la primera dosis resultó ser benéfica. 133. aún mediando varios días. N O SERÁ BEN É­ FICA. Organon...De igual manera.” .

Parecie­ ra com o si el rem edio hom eopático m ejor seleccio­ nado fuera capaz de extraer el desorden m órbido que afecta a la fuerza vital y tratándose de enfermedades crónicas extinguirlas.” . Y continúa explicando: “ .Atrévete a saber.. Enfermedades crónicas. y ciertamente ha hecho lo m ism o con todos los que siguen C O N FIDELIDAD mis huellas.. lo que es indispensable para curar una enfermedad crónica y grave. (Prefacio...La experiencia me ha de­ mostrado. Sexta Edición) Inclusive. sin exceptuar ni aún las más agudas.” .. sin ninguna adición... y con más fuerte razón en las crónicas.. (Nota al p ie No. com o aquí ense­ ño. Parágrafo 247. cinco o seis veces el frasco que contie­ ne la disolución.. que. Hahnemann en su obra de Enfermedades Crónicas nos indica que la m ejor forma de utilizar los gló­ bulos es en forma líquida: “ . es lo m ejor emplear los glóbulos hom eopáticos BAJO LA F O R M A DE D IL U C IO N . en las enfermedades de cierta importancia... Organon. Pero mediante la modificación de cada dosis en su grado de dinamización. Samuel Hahnemann). Pero para lograr este grado de dinamización nos indica: “ . se evita todo perjuicio A U N C U A N D O SE RE­ PITA N DOSIS C O N M A Y O R F R E C U E N C IA y aun c u a n d o el m e d ica m e n to resultare m uy “potentizado” a causa de tantas sucuciones. se tiene c u id a d o de variar cada v ez el grad o de dinam ización. 117 ..” .. sacudir fuertemente.Basta sólo producir un ligero cam bio en el grado de dinamización.” .Mas si se quiere hacer tomar una misma sustan­ cia repetida muchas veces.. únicamente si se le emplea en varias formas diferentes. Los cambios incomprendidos del Organon nes expuestas. en cantidad de 7 a 20 cuchara­ das. 133.

. 279..Pero si la dosis subsiguiente fuera modificada li­ geramente cada vez. “potentizada” algo más (Parágrafos 269.. llenas. (Parágrafo 247.. “.C on tal propósito “potentizamos” de nuevo la s o lu c ió n m ed icin a l (c o n unas 8. “tritu­ rar” y “ friccion a r” . Las palabras “potentizar” y “dinamizar” son 2 voca­ blos que no existen en el idioma castellano com o verbos..” . Organon Sexta Edición) 18 .. no es otro que el de hacer “MAS P O T E N T E ” la vir­ tud o acción medicamentosa de dicha sustancia por medio de la separación entre sí de los átomos y sus partículas que están contenidos en ella. equivalen a “ P O T E N T I Z A R ” o “ D IN A M IZA R ” una sustancia.1 0 o 12 veces: “ . “sucucionar”. lo cual significa que se es­ tán activando poderes que permanecían “ocultos y dormi­ dos”. debemos S U C U S IO N A R la solución medicamentosa por 8 . Por lo tanto. “tri­ turar” y “ friccionar” las sustancias en el proceso de elabora­ ción.José Cruz Ruvalcaha Ornelas Sucuciones * “potentizacíón” El objetivo de “ sucucionar” (golpear vigorosamente).” (Parágrafo 248... es decir. Organon Sexta Edición) Hahnemann nos enseña que para “potentizar” cada dosis del medicamento que estamos administrando. Organon Sexta Edición) en­ tonces el principio vital podría ser alterado sin difi­ cultad por la misma medicina (lo que equivale a dis­ minuir la sensación de la enfermedad natural) y así se aproximaría a la C U R A C IO N . 10 o 12 S U C U C IO N E S ) de la cual damos al paciente una o va­ rias dosis (aumentando gradualmente) de cucharadas de las de té. pero que la Homeopatía los ha tomado com o propios para definir sus propias características.

10 Sucuciones en caso de pacientes que \ j reaccionan normalmente. com o nos lo indica Hahnemann en el Organon. sabiendo de antemano que una vitali­ dad debilitada será más propensa a las agravaciones. Hahnemann lo establece basado en sus experiencias y nosotros lo hemos com probado en nuestra práctica diaria: la Escala Centesimal acarrea agravaciones que en un alto porcentaje se tornan violentas y agresivas. Pero ahora conta­ mos con una gran ventaja: estas agravaciones se solventan con la aplicación de los medicamentos preparados por me­ dio de la Escala 50 Milesimal. j l 3 . U n paciente que cuente con una vitalidad normal. por lo general no siente agravación. 8 S u cu cio n e s en caso d e p a c ie n te s \ j hipersensibles. aún si se administran me­ dicamentos en dosis de potencia elevada. 119 . I ’ 2.1 2 Sucuciones en caso de pacientes m uy ' Debem os considerar la vitalidad de nuestro paciente para darnos cuenta de las condiciones de respuesta que puede tener al tratamiento. si se administran apropiada­ mente.Atrévete a saber. Los cambios incomprendidos del Organon D e manera general se recom ien d a el n ú m ero de sucuciones en las siguientes circunstancias: / 1. ¿Por cuánto tiempo la primera prescripción? Las dosis de la primera prescripción se deberán seguir administrando mientras no se observen nuevos síntomas y la mejoría avance de manera ininterrumpida. Ese es el porqué muchos de nuestros compañeros homeópatas les agrada afirmar categóricamente que la Escala Centesimal no siem­ pre provoca agravaciones.

Tanto tiempo cuanto el paciente sienta mejoría continuada sin encontrar alguna molestia o sínto­ ma que él haya sentido jamás en su vida.La dosis de la medicina que continúe siendo útil y que no produzca nuevos síntomas perturbadores debe ser continuada pero E N A S C E N S O G R A ­ D U A L en tanto el paciente EXPERIM EN TE U N A M EJORÍA GEN ERAL y hasta que com ience a sen­ tir que retorna suavemente a una o varías de sus do­ lencias antiguas.José C ru z Rupalcaba Ornelas “ ... m o d ifica d a cada vez m edian te S U C U C IO N E S (Parágrafo 247)... La curación también debe ser gradual Las enfermedades. sino por el contrario de 120 . Sexta Edición) Se deberá C O N T IN U A R C O N LA PRIM ERA PRES­ C R IP C IO N ". no se presentan y agravan súbitamente. Esto indica una C U R A C I Ó N P R O X IM A mediante un ascenso gradual de la dosis m oderada..” . Organon. Organon.. Este m étodo nos permite saltar potencias para bus­ car una curación más rápida.. Sexta Edición) De lo anterior podemos deducir. ya que en cualquier caso de­ bemos comenzar por las dosis más bajas e ir incrementando en forma gradual la dosis descendiendo a grados inferiores de potencia. (Parágrafo 248. además.. dependiendo de las características y la sensi­ bilidad de nuestro paciente. que sólo la potencia del medicamento es la que debe ser cambiada en forma subsecuente de la LM /30 a la LM /27 y así sucesiva­ mente. especialmente las crónicas.” (Parágrafo 280.

si durante las repeticiones casi dia­ rias del remedio hom eopático bien elegido y hacia el final del tratamiento de una enfermedad crónica. la dosis del medicamento no se debe incrementar tan súbitamente. Se puede preparar un 2o. | 2. Utilizando el m étodo de olfacción. Dism inuyendo el núm ero de sucuciones. . f 6. 3o.. según la i sensibilidad de nuestro paciente. i 3.Atrévete a saber. Esa es la naturaleza de las en­ fermedades crónicas. Suspendiendo totalmente la-administración de las V dosis restantes. por cuya causa 121 . Sexta Edición).Por otra parte.. Cómo reducir las dosis Se pueden utilizar diferentes opciones para reducir las dosis: / l . aparecieran las denominadas AG RA VA CIO N E S H O M E O P Á T IC A S (Parágrafo 161. es decir. Alargando los tiempos de administración de cada í dosis. de la C U R A C IO N H O M E O D IN Á M IC A . En lugar de una cucharada sopera. vaso. Por lo tanto. o 4o. 1 4. En consideración con este últim o caso.. L os cambios incomprendidos del Organon una manera lenta y gradual. se puede admij nistrar 1/2 cucharada o una cucharada de las de té. se deberá incre­ mentar gradualmente de igual manera co m o se desarrolló la enfermedad y así lograremos que la curación se presente también en forma gradual. Organon. Es la natura­ leza de la curación real con el uso de las LM . podem os llegar al objetivo de una manera más rápida. Hahnemann dice: “ . j 5. pero en este caso la diferencia es que utilizando los medicamentos de la LM . partiendo de una cucharada de las de té.

SIN C A M B IÓ A L G U N O y similar dinámicamente.José C ru z Ruvalcaha Ornelas el cu a d ro de los sín tom a s m ó r b id o s parecieran incrementarse en algo. pude resultar totalmente contraprodu­ cente para el paciente. dado que no eran homeopáticos respecto de la enfermedad original. ya N O E N C U E N T R A a la fuerza vital en iguales condiciones. Organon. peor aún repe­ tirla con frecuencia (y a cortos intervalos con la finalidad de no demorar la curación). las dosis en tal caso deberán ser reducidas (la enfermedad medicinal. por 122 . pero es necesario realizar una variación mínima por medio de sucuciones y agitación.. si no se modifica en algo una segunda dosis después que la pri­ mera fue benéfica. Sexta Edición) La repetición de las dosis Las dosis posteriores a una primera se pueden repetir con frecuencia. o sea que se manifes­ tarán otros síntomas de la medicina diferentes de aquellos que son similares a la enfermedad por curar. ha quedado sola y se manifiesta ahora persistentemente) e incluso deberán repetirse a intervalos cada vez más largos y hasta ser suspendidos por varios días a fin de averiguar si la c o n v a le ce n cia ya n o req u iere de más ayuda medicamentosa.. pues ahora continúan activos tan sólo aquellos síntomas del remedio. Por cierto que al paciente puede enfermársele diferentemente adm inistrán dole otra dosis sin ca m b io. in clu so AGRAVARLE más de lo que estaba. ” (Parágrafo 248. Por el contrario. debido a que la dosis anterior ya había cumplido el cambio que se esperaba sobre el principio vital y una SE G U N D A D OSIS. El principio vital no acepta tales dosis SIN VA RIAC IÓ N y las resiste.Carece de sentido repetir la mis­ ma dosis de un remedio sin haberla variado. similar a la original... “ .

luego de la 200 C a la 1M. peor aún. (Nota ai p ie No. Sexta Edición) Antes de conocer el nuevo m étodo. TAL C O M O SE P R O C ED E E N EL VIE­ JO SISTEM A. actu aríam os IN S E N S A T A Y PE RJU D IC IA LM EN TE si... muy difícil­ mente podría ser preparada com o para que no pro­ dujese una mejoría perceptible de la enfermedad a causa de su EXCESIVA P E Q U E N E Z (Parágrafos 2 7 5 -1 7 8 ). (Parágrafo 247.Dado que U VEXPERIENCIA ha confirmado IN ­ VARIABLEM ENTE que la dosis de una medicina homeopática especialmente adecuada. y siguiendo la d o c­ trina expuesta por Kent. cuando no se hubiera producido mejoría alguna o fuese ésta m uy leve y sucedida de una agravación. en la mayoría de los casos. Organon. 123 . Por lo tanto los intervalos de energía m edicam entosa entre una dosis y otra eran abismales y eso provocaba que nuestros pacientes tuvieran que reaccionar. de una manera muy violenta y peligrosa desde el inicio del tratamiento. la aplicación de los medicamen­ tos homeopáticos era realizando grandes saltos de poten­ cias. Parágrafo 249. REPITIERAM O S o.. Pero este nuevo m étodo de la Escala 50 Milésima! es totalmente compatible con las etapas evolutivas que ha re­ corrido nuestro enfermo. por ejem plo. y en consecuencia se puede con ­ siderar más científico..” . y así sucesivamente. Sexta Edición) “ . Organo». incrementáramos la dosis de esa misma medicina. 135. bajo la ilusión de que no ha sido efi­ caz a causa de su exigua cantidad (dosis demasiado pequeña). Los cambios íncomprendidos del Organon lo que el estado del paciente no avanza hacia la curación y sí hacia una verdadera agravación. de la 30 C a la 200 C ..” ..Atrévete a saber.

4 o 2 horas. correctamente seleccionado. Las excepciones Hahnemann dice: “ .La norma de comenzar el tratamien­ to homeopático de las enfermedades crónicas con las dosis más pequeñas posibles y de aumentarlas sólo gradualmen­ te..cada m edicam ento homeopático. y aún con más fre­ cuencia si el caso lo requiere. siempre y cuando en ambos casos se observe franca mejoría ascendente. Sexta Edición) La continuidad Una vez terminada la administración del primer frasco de medicamento seleccionado (LM /30. etc.. El frasco y su tapadera deberán ser nuevos cada vez.” . (Parágrafo 248. Lo importante es que se pue­ den repetir tan frecuentemente com o sea necesario: en las enfermedades agudas cada 6 .. D el m ism o m odo. está sujeta a una NO TABLE E X C E P C IÓ N cuando se 124 .. la siguiente potencia deberá ser preparada de la misma manera. H ahnem ann establece que: “ . pueden ser repetidos dia­ riamente por meses.. aún esos casos cuya acción es de larga duración.José C ru z Ruvalcaba Ornelas La frecuencia La frecuencia con que se repiten las dosis de las potencias LM depende del caso en turno.). se deberán preparar las po­ tencias siguientes (LM /27. en las enfermedades crónicas se puede repetir diario o cada segundo día. de acuerdo con la dosis mínima de medicamento que haya com enzado el tra­ tamiento). con beneficio creciente.. LM/24. Organon.

porque ninguno de estos tres miasmas puede ser curado sin que el m édico se percate. V E R R U G A S en forma de higo Tales casos n o sólo toleran sino que requieren grandes dosis de sus remedios específicos desde el com ienzo mis­ m o del tratamiento. Organon. p or uso repetido. y 3. pueden ini­ ciar y arraigar a una enfermedad crónica medicinal.. el que sí existe tratándose de enfermedades que se ocul­ tan en lo interior. en grados de dinamización diariamente incrementados (y posiblemente hasta varias veces al día). de que no habrá necesidad de continuar con la medicación y se convenza de ello. Procediendo de este m od o no debe temerse peligro algu­ no. \ boca o labios. Los cambios íncomprendidos del Organon deben tratar los tres grandes miasmas. Parágrafo 283. mediante la desaparición de su manifestación externa. (Nota al p ie No. en tanto ellos estén AB R IÉ N D O SE PASO por la EPID ERM IS.Atrévete a saber. C H A N C R O que no haya sido tratado j (sobre órganos sexuales. en cuyo caso las dosis excesivas extin­ guen a la enfermedad pero. 163.” .. SA R N A de reciente erupción \ 2. Pero éste n o es el caso tratándose de las manifestacio­ nes externas de estos tres miasmas.). Sexta Edición) Aparición de síntomas nuevos o desusados Cuando tenemos que un paciente desarrolla la presen­ cia de nuevos síntomas o diferentes a los que tenía cuando 125 . etc. porque basándose en el progreso diario en su tratamiento se puede observar y juzgar hasta qué punto las grandes dosis extinguen día tras día a la sensación de la enfermedad sobre el principio vital. Ejemplos: / í. labios vaginales.

José C ru z Ruvalcaba Ornelas vino a la consulta. es ne­ cesario que exista la presencia de nuevos síntomas. no creeremos tal afirmación sino que consideraremos que su estado se ha agravado.Por otra parte si el paciente mencionara que ha ex­ perimentado algún síntoma nuevo de importancia o algo desusado. cuando el paciente experimente algún malestar que jamás haya senti­ do: “.” (Parágrafo 256. no obstante... señal de que la medicina seleccionada no ha sido estrictamente homeopática. en algo. Sexta Edición) La segunda prescripción Para que podamos realizar la segunda prescripción. si el cuadro de la enfermedad apareciere dentro de un grupo de síntomas ALTERADOS. pero que tiene ahora una solu ción más 126 . su grado de potencia....Porque si esto ocurriere. de modificar la solución de cada dosis con SU C U C IO N E S FIRMES Y V IGOROSAS. Organon. com o resultará evidente en breve lapso. es una señal de que no administramos el remedio similar al caso: “ .. aun cuando él nos asegurara de buena fe que se siente mejor.”. aumentando. lo que no es raro tratándose de pacientes tísicos con abscesos pulmonares.. Organon.. entonces se debería SELECCIONAR O T R A M E D IC IN A mejor relacionada que la anterior y administrarla en las mis­ mas dosis repetidas cuidando. diferentes a los que traía el paciente en la primera prescripción. Sexta Edición) ¿Con cuál potencia comenzar la segunda prescripción? Realmente esto ha sido un gran problem a para los homeópatas. (Parágrafo 248.

Sin embargo. donde se demuestra el desco­ nocimiento cabal del m étodo y una negligencia consciente o inconsciente. Ésta fue la práctica que siempre utilizó Hahnemann hasta sus últimos m om entos de vida: com enzar invaria­ blemente con la potencia 30 y posteriormente ir descen­ d ie n d o gra d u a lm en te. lo más adecuado es com enzar con la más baja dosis. razonable y científico sería comenzar con la dosis mínima (LM /30). su práctica y sus obras co m ­ plementarias. avanzar hacia grados inferiores de potencia (pero superiores en dosis). lo cual podría tornarse m uy peligroso. com enzando con la potencia que ellos quieren y siguiendo los grados superio­ res sin un orden. puede crear agravaciones medicamentosas furiosas o reacciones indeseables en la vitalidad de nuestros pacientes. y volver a tratar al paciente desde el inicio con LM /30 y.Atrévete a saber. retrasan y bloquean el camino hacia la curación. Por lo tanto. tanto para los pacientes c o m o para la homeopatía misma. 127 . lo más seguro. que equivale a la dilución más alta. Sin embargo muchos homeópatas que están comenzan­ d o a utilizar el sistema de la Escala 50 Milesimal lo están haciendo de una manera equivocada. Por lo tanto. posteriormente. Esta clase de aplicaciones. En el O rganon no está especificado muy clara­ mente en lo se refiere a este problem a. haciendo saltos de potencias. lo cual se puede evitar fácilmente si se aplican los medicamentos adecuadamente. c o m o q u e d ó e s ta b le cid o fehacientemente en su “ Diario de pacientes (D F 5)” en la etapa parisina de 1837 a 1842. lo cual in­ dica que no están siguiendo las indicaciones que nos dejó Hahnemann en el Organon. ya que en lugar de curar. Los cambios incomprendidos del Organon científica. Hasta la fecha no hem os sido capaces de descubrir nin­ gún instrumento que nos permita detectar cuál potencia es la que necesita el paciente de acuerdo con su vitalidad actual. Halmemann nos enseña insistentemente que siempre de­ bemos com enzar con la dosis mínima.

Cuando sea evidente. Para darnos cuenta si nos equivocamos no necesitamos de tomar m ucho tiempo. obligándolos en muchas ocasiones a recurrir a otras alternativas y mezclarlas con los tratamientos homeopáticos y. menos la homeopática. que ha efec­ tuado una selección errónea al prescribir la última medicina dada. lo peor de todo. esta clase de mal práctica nos lleva hacia resultados insatisfactorios. debido a la apari­ ción de nuevos síntomas y sufrimientos. crea confusión. obliga al paciente a aban­ donar la homeopatía.. conscientes y libres de prejuicios. Hahnemann. bastan tan sólo unas cuantas horas. es nuestra obligación volver a tomar el caso de nues­ tro paciente y administrar el medicamento lo más apropia­ do posible en concordancia con los síntomas presentes en el paciente: “ . Cuando esto sucede y nos percatamos rápidamente del error. en casos urgentes y transcurrido un lapso de 6 . entonces no sólo le está permitido sino que debe remediar su error mediante la selección y administración de otra medicina homeopática 128 . ¿Qué debemos hacer cuaudo nos equivocamos en la selección del medicamento homeopático? C om o dice el Dr.8 o 12 horas. por cuyo motivo el paciente está empeorando lenta pero perceptiblemente. si somos estudiosos.. ajuicio del m édico que estudia cabalmente el estado de la enfermedad. cui­ dadosos.José C ru z Ruvalcaba Ornelas Por otro lado. decepción y desaliento entre los homeópatas que esperan mejores re­ sultados. desconfiando de su verdadero poder curativo y se va en busca de cualquier otra alternativa. debemos tener la capacidad para detectar lo más rápidamente posible si es que nos equivocamos en la selección de nuestro remedio. de hora en hora.

. Sexta Edición) 129 . Los cambios incomprendidos del Organon que sea no sólo más adecuada.” (Parágrafo 250.. esto será indicio seguro de que la causa que mantiene en pie a la enfermedad aún subsiste y de que hay alguna circunstan­ cia en la manera de vivir del paciente o en el ambiente en que está ubicado. en­ tonces nuestro medicamento actuará con todo su poder curativo: “ ... el ambiente.Atrévete a saber.Pero si encontramos. el estado familiar.” (Parágrafo 252.. durante el em pleo de las m ed icin a s restantes en en ferm ed a d es crón ica s (p s ó rica s). Organo». etc. Una vez detectada la causa de lo que está bloqueando la acción medicamentosa. ¿Qué debemos hacer si estamos seguros que no nos equivocamos en nuestra prescripción ? Si estamos bien seguros que la selección del remedio y las dosis administradas son las adecuadas para el paciente y aún así no se observa alguna mejoría en nuestro paciente. Lo que debemos hacer es investigar más sobre la forma de vivir. Organon.. que está rodeando a nuestro paciente. lo más seguro es que exista alguna causa externa que nos está obstaculizando e im pidiendo la acción de nuestro re­ medio. que debe ser eliminada para que se pro­ duzca una cura definitiva. que la m e d ic in a m e jo r selecciona da homeopáticamente (antipsórica) dada en la dosis adecua­ da (la mínima posible) no trae mejoría alguna. Sexta Edición). sino la más apropiada posible al estado de enfermedad existente.

You're Reading a Free Preview

Download
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->