Un Partisano Anarquista

Belgrado Pedrini

Círculo Anárquico

Villa Española

luchó contra el fascismo y fue condenado a pasar 32 años en prisión por la república burguesa. Durante el fascismo italiano. Belgrado Pedrini. Con la llegada de la república burguesa. se construyó así un comando unificado de la brigada apuana para “beneficiar”. contrario a la militarización. “Elio”. fue considerado otro “incontrolado”. título que honró a los anarquistas. comenzó un proceso de militarización de las brigadas partisanas. escrito por el compañero Belgrado. Este texto que sigue es un extracto. Círculo Anárquico Villa Española Montevideo . varis extractos del libro “Noi Fummo i Ribelli. SAP-FAI. el comunista Palmiro Togliatti. Durante la resistencia. Esta última fue la primera formación anárquica que operó en la región apuana. él. al igual que sus compañeros. Las formaciones debían ahora nombrar un representante a la interna. Las formaciones debían tomar órdenes del comandante de brigada. Era un partisano y habíamos apenas vencido. como muchísimos partisanos considerados peligrosos. los anarquistas eran demasiado peligrosos. “Lunense”. Para el ministro de justicia de la república.enemigo pagase yo por todos. fueron condenados a prisión cuando cayó el fascismo y las aguas estaban calmas. no la dio para los ácratas.16 - -1- .N. Lucetti. Por no aceptar órdenes ni disciplina fueron marginados y “mal soportados” por su fuerte sentido de la autonomía y la responsabilidad individual. éste tenía la responsabilidad al frente del C. No creía igual que envejecería en la cárcel. (Comité Nacional de Liberación) de las acciones militares.L. Belgrado Pedrini participó activamente en la lucha por la revolución social. Su delito: la libertad. editado en el 2001. si bien dio una amnistía general para todos los fascistas. en la zona de Carrara. según los militaristas de siempre la actividad operativa y coordinar la acción armada. Noi Fummo i Predoni…”. El autor y el protagonista del siguiente texto. operaban diversas formaciones partisanas anarquistas.

por el contrario. Por inciso. mientras yo estaba solo y era entonces un mal menor que quedara yo.15 - . estaban en caída. además. En 1949. El proyectil hallado en su cadáver era una 7. me autodenuncié durante la fase de instrucción con una carta dirigida al presidente del tribunal. estaban aún en armas y pensaban y esperaban una próxima revolución social.65 y yo en la época poseía dos pistolas calibre 9. pues. sobretodo después del atentado contra Togliatti. en los cuales el espíritu de la resistencia estaba aún vivo. en 1954 y en 1967. en 1952 y en 1955. La segura presencia en el proceso de partisanos. La magistratura burguesa-papal pensó bien. debo decir que durante el proceso se demostró que el policía muerto en el enfrentamiento no fue muerto por mí. durante mi proceso. los ardorosos espíritus y las esperanzas revolucionarias de muchos. evitar hacer procesos como el mío en aquellos momentos demasiado calientes después de la resistencia. Lo hice porque mi compañero tenía mujer y tres hijos. cuatro años después del fin de la guerra. hacia 1948. En aquel año se comenzó a asistir a las primeras vivaces discusiones al interno de los partidos de la izquierda parlamentaria. Me salió siempre mal. Intenté evadirme de la cárcel en 1948. aquel que se había refugiado un tiempo en el extranjero. la policía había ahora reconquistado pleno poder de control y había reorganizado su talón de hierro sobre los revolucionarios y ex-resistentes. Cuando entendí que podía haber sido uno de mis compañeros. En mayo del '49. En 1949. el estado italiano se había definitivamente consolidado. Entonces. la defensa buscó en vano demostrar el valor y el ligamen de nuestras acciones con la resistencia (aquella con “R” mayúscula). Y después. magistrados y policías seguros de no sufrir represalias y tomas de posición. en base a una sucesiva disposición de la corte institucional. por treinta años en la cárcel. Pedí gracia en 1948. y era entonces justo que delante del . la responsabilidad política del grupo era mía. No hubo nada que hacer. por la simple razón de que la mayor parte de los ex-partisanos. sobre todo. a las primeras consecuentes hemorragias de base.La Condena Nuestro proceso se celebró en 1949. después la pena me fue conmutada automáticamente a treinta años. entre los cuales estaba el mío. habría podido condicionar a los jueces y los resultados de procesos abiertos de ex-partisanos como yo. decidieron celebrar con calma los procesos pendientes. fui condenado de primera al ergastolo (perpetua con trabajos forzados).

Compañeros como Giovanni Zava. en el Paseo Corsica. de hecho. Una tarde. Por esto. Ahí. con algunos compañeros. que había hecho la resistencia en Serravezza y en el Pistoiese. cuando no tenían porras y pistolas. nacida de la resistencia. Nos defendimos disparando y logramos escapar después de haber enviado a dos policías a la sala de urgencia. El puñal tenía incisa arriba la imagen de Mussolini y el cráneo y era un poco el arma de orden para ellos. con una emboscada que organizaron en la Spezia. Al día siguiente el “Popolo D' Italia”. Ahora estábamos en lucha abierta contra el régimen y estábamos prontos a jugarnos todo. En la emboscada fui arrestado y estaba solo. sino por descargar una pequeña parte del odio acérrimo que alimentábamos por la confrontación. también la vida. Imagino que el mismo procurador. entramos en un local de Carrara y nos encontramos a un grupo de siete u ocho soldados fascistas armados de puñales. La operación pronto concluyó bien.nosotros. En aquella época. era suficiente tener un revolver en el bolsillo para ser fusilado sin juicio. nos definía como “malhechores y saboteadores de la resistencia moral de las fuerzas armadas” y se quejaba de que no hubiésemos sido asesinados. Los anarquistas con actos esporádicos y continuos hechos individualmente o de a pequeños grupos. comenzó a darnos caza: nos buscaron en nuestras casas y en los lugares que frecuentábamos habitualmente. Fui descubierto con otros dos compañeros por una patrulla de policía. de hecho. también uno de los nuestros fue herido. con aquella delicadeza típica que los distinguía. había entendido con qué individuo tenía que actuar. ya desde hacía un año. diario del régimen. víctimas del fascismo no habríamos perdonado tan fácilmente y tan católicamente a los fascistas y a sus cómplices.1944 Desde hacía veinte años continuaba la resistencia anárquica al fascismo en Carrara y en toda Italia. luego de estos hechos nos refugiamos en Milán. Mi culpa: haber luchado contra el fascismo y haberlo “derrotado”. 1942 . intervenimos prontamente. de hecho.14 - -3- . Por suerte no nos encontraron. Para no ser arrestados. solo leyendo mi legajo. en peligro. estampado por mí clandestinamente. los desarmamos y los abofeteamos. si nos hubiesen agarrado habría sido nuestro fin. pistola en mano. en una noche de noviembre de 1942 (uno de los años en el cual el fascismo se sentía más fuerte que nunca y eran siempre menos aquellos que osaban alzarse a mano armada contra los camisas negras) yo estaba pegatinando. molestaban a las jovencísimas hermanas del tabernero. Fui apresado. Conflicto durante el cual había dejado las plumas un policía. un manifiesto. donde yo estaba dando caza a los fascistas asechados que ninguno tenía ganas de sacar del nido. fueron arrestados casi contemporáneamente siempre por los mismos motivos. Mussolini y el fascismo. En verdad. . entraban y salían de la cárcel y el confinamiento. yo he pasado después treinta y dos años de cárcel. en mayo de 1945. que invitaba a los italianos a sublevarse contra la guerra. La acusación que pesaba sobre nosotros era la de haber participado en un conflicto armado en el año '42. Esta fue la primera acción que hicimos a cara descubierta: se andaba. pero al día siguiente la milicia fascista comandada por el mariscal Evangelista. No se lo hicimos tanto por las estupideces que estaban haciendo o diciendo. adelante así. Estos. por los policías de la república burguesa.

no nos aparecía absolutamente como un paraíso en la Tierra. toda el hambre. donde asesinarnos con calma. duró poco: habíamos sido identificados por la OVRA (Organización para la Vigilancia y la Represión del Antifascismo) que no había perdido completamente nuestros rastros después de la señalización hecha en toda Italia por la milicia fascista de Carrara. La ideología propagandeada por el nuevo régimen. a organizarnos: formamos grupos y reorganizamos la Federación Anárquica Italiana. llegamos a Genova. las caricaturas del país. De hecho. Una tarde. pero no quisimos que se disparase en la casa de mi hermana. en el sentido más medieval del término. Caminaban adelante y atrás con las manos en los bolsillos. en todos aquellos que antes resistían al fascismo y después arriesgaron por años la propia vida sobre los montes. por otra parte. Si la revuelta armada había creado una situación decididamente diversa para nosotros. entendimos al vuelo que querían dividirnos solo para podernos arrestar o eliminar uno a la vez. En un momento. El lector puede imaginar qué tipo de reflexiones puede haber hecho mi gente y mis compañeros. algunos pobres deficientes que no contaban nada. Nosotros teníamos pistolas cargadas y bombas de mano. Se presentaron seis agentes de la PS de particular. por ejemplo. Estos. se desencadenó en todas las fuerzas partisanas. Al fondo de las escaleras observamos que había aún muchos pies escondidos y esto convalidó nuestra tesis.Nuestra libertad. Se puede decir que se había pasado de un estado monopartidístico dictatorial a un estado más liberal que admitía más partidos en el gobierno. por ejemplo. ya el 26 de abril. regresando a casa después de haber comprado la leche. no se las agarró con los peces gordos. El procurador de Genova. mi sobrina. los anarquistas. desentonaba. Bajamos a la calle. Nos refugiamos después en Porta Ticinese. A partir del 26 de abril. Aquella tarde disparando de calle en calle logramos que perdieran nuestro rastro en la plaza Caeroli. Fue nuestra salvación. que muriésemos nosotros que estábamos combatiendo podía ser un hecho soportable. prefirió golpear a los jovencitos. sin hacer demasiado ruido. sentimos golpear la puerta. el estado italiano se encontró con la magistratura y con la policía nuevamente llena de viejos cuadros fascistas.13 - . entonces dijeron que yo debía seguirlos y que los otros podían quedarse. con la educación que les caracteriza. como sea. Pero los nuevos patrones no eran de esta opinión: Pietro Nenni. en la casa de mi hermana. Habría hecho pagar a los tiranos. Creo que su intención era hacernos ir a un lugar semidesierto. y en aquella ciudad agotamos parte de los volantes y de los manifiestos que teníamos siempre con nosotros. A la mañana siguiente. Pasamos de la clandestinidad a una forma de propaganda y de lucha típica de un régimen de libertad formal garantida. con los marrajos. una reacción de extrema felicidad fue la euforia de quien había tenido la razón del enemigo. no nos atraía. comisario para las purgas. la miseria y la desesperación del fascismo. Con la convicción de haber Inmediatamente después de la Guerra El 25 de abril de 1945. Gracias a tales movimientos. Solucionó así una situación extremadamente crítica: en aquellos tiempos los autos eran pocos y los fascistas no lograron detener a tiempo uno o dos para seguirnos. Ahí involucramos a otra hermana mía. Los anarquistas. que fue después arrestada por habernos dado asilo y enseguida dejada porque el marido era un mariscal del ejército. escondidos en un tren de mercancías. Se trataba evidentemente de una estúpida táctica para dividirnos. Nosotros caminábamos adelante y los agentes de particular nos seguían con la mano en la empuñaladura de la pistola. Que se hiciese o no la revolución. en una situación del género. cuando el régimen cae definitivamente. nos avisó que la calle subyacente a la habitación estaba llena de agentes de particular. más allá de mí. Reconocí enseguida entre ellos a un fascista de Carrara que se sabía había entrado en la OVRA y que seguramente estaba al corriente de la historia de la taberna. a los hambreadores. No creo exagerar diciendo que los católicos en Carrara y en su región habían sido siempre una minoría étnica en vías de extinción. alojándonos en una pensión. se había pasado de una forma de capitalismo autártico a una forma de capitalismo internacional. de todas formas. encontramos un anarquista de Sesto S. después de la expulsión de los alemanes yo no tenía ninguna intención de olvidar. después de un largo viaje con escalas secundarias. otros compañeros y yo decidimos cerrar para siempre la partida con el fascismo a nuestro modo. y los curas no se los podía ver nunca ni soportar. Esta nueva realidad democrático-clerical. Sin hablar. nos esperaban. los pececitos. sabía bien que -4- . todos con las manos en los bolsillos de las trincheras en la empuñaladura de las pistolas. Giovanni al volante de un camión. mi venganza habría sido mi perdón. yo habría hecho la mía. De Genova nos transferimos a la Spezia. además. nos pidieron imperiosamente los documentos. No habíamos ido aún a dormir y abrí la puerta. llegando a las once en la pensión de la Spezia. a los propietarios. Quería perseguirlos como ellos me habían perseguido a mí y a mis compañeros. a nivel de partidos. pero hacer morir mujeres y niños era convertirse en responsables de una masacre. la nueva era. De este modo alcanzamos tranquilamente la estación norte de la vía y de ahí. no nos placía. era decididamente clerical. comenzamos. Entendió al vuelo lo que estaba sucediendo y nos hizo salir rápidamente. más allá de la presencia de los americanos en casa.

jefe de mi formación. Participé. policías y Gestapo salieron también sobre los techos y en las habitaciones de las casas vecinas. con aquella divisa que teatralmente los tipos como él usaban. no nos torturaron. estaba también herido y en mal estado. bloqueó pronto la ejecución. que pertenecía al grupo comandado por el mayor Rader y que había formado parte de los incendios y de las masacres ocurridas en la villa de Vinca. lincharlos. Giorgi. Entonces tomamos parte de la operación que concluyó con el asesinato de una notoria espía alemana (una italiana que tenía el grado de sargento y que estaba buscada por la C. o mejor. y presas del pánico terminaron por masacrarse entre ellos. Con una acción “brillante”. como si fuese ayer. gracias a su crasa ignorancia y a su poder dado por el duce y por el partido nacional fascista que representaba. yo tenía un par de proyectiles en el cuerpo. y con él nuestras intenciones. en la liberación de Sarzana y de la ciudad de la Spezia. También ellos extrajeron las armas y gatillaron. en la esperanza de llegar a los llamados mandos de nuestra naciente . el asedio dura hasta el alba. De mi actividad de partisano más allá de Elio Wochiecevich. Olvidaba decir que en septiembre del '44 participé también en la batalla de la cantera de mármol de Ravaccione contra los alemanes. Fuimos llevados después de una rápida medicalización al comisariado de la Spezia. Fuera de la puerta. el tercer compañero. uno de mis compañeros. nuestras desgracias. En un primer momento nos libramos de ellos en la pensión y probamos una salida. además de los aliados). exasperada por los bombardeos aleados de los días anteriores. Alrededor nuestro yacían algunos policías heridos de los cuales. llegó a convencer. Éste. hasta el último proyectil. ya sea de día como de noche. del pasado encuentro ocurrido en los fuegos del Magra. estando aún con vida y estando perfectamente lúcido. podría. vino cuando los nazifascistas se dieron cuenta que podíamos estar aún vivos pero sin municiones. la rendición. uno ahora agonizaba. sacerdote del instituto del Sagrado Corazón de Marina de Ronchi (MASSA). No nos golpearon. sus bombardeos aéreos”. Una compañía de la S.paralelamente a un reforzamiento de parte de los alemanes sobre la línea gótica. de hecho. de toda Italia y por los comités de liberación de toda Europa.12 - -5- . contar y recordar sucesos particulares de aquella jornada. la muchedumbre de curiosos atraída por el ruido de los disparos y de la movilización policial. un comisario. Entre los otros resultados obtenidos durante el combate logramos llevar a salvo a Don Erasmo Celorio. Un retardo imprevisto de la avanzada aliada había ya hecho aparecer entre la población de mi ciudad el espectro por el hambre más negra. El enfrentamiento duró hasta el alba. atacada por arriba por nosotros con armas automáticas en una emboscada y después completamente abatida. localidad a poca distancia de Carrara. Después de horas de discusiones y debates. entré con los partisanos de la “Elio” en Carrara. Con una serie de brincos inútiles entraron en masa en la estancia donde yacíamos casi sin sentido y gritando nos empaquetaron. el fémur de una pierna desecho y no lograba moverme mucho. que Giovanni Zava. La ocupación de la ciudad por parte de nosotros duró cuatro días. situadas en un sótano. ocurrió lo que se hizo célebre en los anales de aquella época hoy lejana. en tanto yo no amo mucho a los curas y él de esto está en conocimiento. Abrimos fuego. a los esbirros de suspender la ejecución. Los arriba citados comandantes pueden también testimonear que he tomado parte en la batalla de Darma. la interrumpimos para que nuestros conciudadanos pudiesen recibir los abastecimientos. unos pocos minutos después había ya dado órdenes y disposiciones a sus esbirros de agarrar los mosquetes y las balas. Allá nos descargaron en celdas grandes como criptas. preferimos el enfrentamiento directo. Algunos días más tarde participé con otras compañías de la “Elio” en el bloqueo de la Doganella. veloz y valiente. grupo del cual también mi formación formaba parte. tiraron la puerta ya acribillada a golpes. puede testimonear también Alessandro Brucellaria. con la autoridad y el poder que los distinguía.N. Recuerdo. Estos.L. Fascistas. sin tanta historia.S. se vinieron abajo: la quinta estaba ahora totalmente circundada por las fuerzas de policía fascista y alemanas. en septiembre de 1944. en la calle. entre un atentos y un descansen. pensando hacernos la fiesta un poco después. Digamos que esto para los nazifascistas fue la tentativa extrema de bloquear a los aliados sobre la línea gótica y detener “tout court” de Parma a Carrara la actividad partisana. en fin. de meternos contra un muro y hacer justicia sumaria. Nosotros nos barricamos dentro de la pensión y como ya he dicho. hacerles pagar nuestros muertos. pero nuestro optimismo. en aquel tiempo comandante del grupo división “Gino Mencioni”. Fatalmente en aquel momento llegó el federal de la Spezia. fusilar rápido a los paracaidistas ingleses. nos acogieron gritando: “A la muerte. tenía cinco o seis proyectiles encima. batalla en la cual los alemanes fueron forzados a dejar sobre el terreno muchos muertos y a ceder los presidios de la Padula a mi formación. en el curso de la cual los alemanes perdieron el sentido de la realidad. llegado a aquello que llaman en modo estereotipado “arreglo de cuentas” y considerando que no teníamos muchas probabilidades de salir vivos de un “arresto” como ese. En aquella sala primero y en todo el barrio después. El fin de la operación. americanos y rusos. Con antelación.

de la guardia especial de Hitler. los ideólogos y los redactores de aquellos manifiestos que habían encontrado en el baño de la estancia de la pensión y que nosotros no habíamos alcanzado a destruir completamente con el fuego. con la descripción de las notas del asedio en la pensión y con los volantes encontrados por la policía y los federales.N. Nos hubiese sido entonces suficiente sobrevivir algún tiempo. junto al comandante Elio. como mis crímenes eran mezcla. golpes y torturas. nosotros nos sentíamos verdaderamente dedicados a la muerte. Nuestro legajo con las notas sobre los hechos de Carrara. los violentos.S. Este hizo intervenir a su colega de Roma y. fuimos transportados. nuestro caso pasó al tribunal normal. dada la extrema juventud de sus prisioneros y dado que se quería demostrar a los aliados la seriedad y el estilo con el cual había sido cumplida la operación y de conseñarles otras en la línea gótica a los aliados mismos. Estos pasajes fueron en un momento en el cual nuestra formación debía transferirse por completo a la zona liberada. Así. impidió a los alemanes cualquier avanzada. para nosotros vivir o morir era un hecho bastante relativo. en tato tales. En esta ocasión el Comité Nacional de Liberación consideró oportuno. nuestras granadas. de que el fascismo había ahora perdido su guerra. fue enviado al tribunal especial. al tribunal normal: a la corte de audiencias de la Spezia. Nosotros teníamos órdenes y disposiciones con respecto al fusilamiento de los nazifascistas. recuerdo muy bien haber atravesado el frente dos veces. mitad políticos y mitad comunes. según él. si hubiese sido el caso. en el arco de tiempo que va de junio-julio del '44 hasta abril del '45 y de las cuales yo he tomado parte. estos alsacianos temían solo ser fusilados y estaban prontos no solo a renegar de Hitler sino también de su madre. Fueron forzados a detenerse y por toda la jornada. en la época. con los hechos de Milán. solo de la formación constituida en Alemania y distribuída en todos los territorios ocupados con el fin de mantener el orden interno. ellos no hicieron esto porque era mi pariente. después de algunas horas a la cárcel de la Spezia. Luego estos dieciochoañeros sostuvieron ser contrarios a la guerra que Hitler y Mussolini estaban haciendo a los partisanos y a los aliados. de todos los fascistas. En cierto momento me encontré en un puesto avanzado con una metralleta. al comando de la C. Medicados un poco mejor. Después de días. por algunas horas. Según aquella pobre bestia. En efecto.L. de la taberna. A los llamados mandos. alguna estación más. Estos. un “inteligente” como ellos. que todos los anarquistas. Estos.11 - . protegidas como estaban por la altura y por los bloques de mármol. descubrieron que no era posible encontrar el hilo existente de una madeja que estaba solo en una fantasía de sus cerebros. Los prisioneros sostenían en un primer momento no ser de la S. siendo aumentada la intensidad de los rastrillamientos y la concentración de fuerzas nazifascistas en la ciudad de Carrara. La única cosa que nos mantenía vivos era la esperanza. En efecto. o más específicamente los meses contados. Lo que quizás nos salvó en aquel momento extremadamente crítico. cuya sede estaba en Roma y que en aquellos tiempos emitía por hechos análogos o también más insignificantes. Seguramente. o mejor. o mejor. Ante todo. dada la posición de poder que ocupaba. De las cerca de treinta operaciones actuadas por mi formación. Ellos actuaron así solo porque una ejecución en la familia. de hecho. dejamos a los prisioneros parcialmente sin custodia. sus tentativas de expugnar nuestras posiciones resultaron vanas. A la tarde. ellos hicieron que prevalecieran aquellos comunes y entonces mi caso pasó.S. eran seguramente los cerebros. Es sabido. fue la ignorancia que es característica común de todos los burócratas. que la guerra y el fascismo tenían los días. por delitos contra el régimen. por ellos casi desconocida. esta custodia no vino nunca porque en los días sucesivos. los autoritarios. fueron sucesivamente cazados por nuestras armas automáticas ligeras. durante un segundo rastrillamiento operado por los nazifascistas. por norma. metidos en el cobertizo adaptado a prisión. enfrentando solo. embrutecida por sus falsos ideales y la de sus roles subalternos. Fue el más malo de mis hermanos el que fue a salvarme del fusilamiento. En aquella ocasión hicimos prisioneras una treintena de jóvenes alsacianos de la S. los alemanes decidieron replegarse y nosotros bajamos para recuperar armas y heridos. en un momento favorable pudieron pues huir y retornar a su base: regresando entonces a ejercitar el notoriamente triste e infame rol desarrollado por la S.S. son suficientemente críticos y autónomos para ser artífices y únicos responsables de lo que programan y de lo que hacen. puedo recordar algunas. sea que seamos laureados o no. La imprevista acogida. lograron superar nuestra barrida de fuego. nosotros debíamos tener un jefe. nuestras bombas de mano y también pequeños aludes de mármol preparados ad hoc. fueron sucesivamente interrogados por el jefe de formación Elio y por el comisario político Rigo. que para mi era casi una certeza. Demasiado tarde se dieron cuenta de que nuestras posiciones eran pues inexpugnables por sus medios. para poder estar libres. De aquel a cualquier otro día teníamos la garantía de que nuestra muerte estaba ya conjurada. las enormes fuerzas enemigas. Yo no le hablaba desde hacía años y me daba asco tener como hijo del mismo padre al secretario del partido nacional fascista de MASSA.organización subversiva. gracias a este imprevisto. Ahí comenzó una larga y extenuante instrucción con la cual los nazifascistas pensaban desenredar la madeja. no podían mínimamente permitírsela. de aguardar vía libre. En fin. solo condenas a muerte. Esta concentración había sido hecha -6- . unida a lo áspera de aquella zona.

Valerio Borghese y los alemanes pensaban poder rastrillar fácilmente aquellas montañas con la cobertura del fuego de la artillería. que hacen la cárcel en las clínicas suizas.10 - -7- . en efecto. Naturalmente el hambre se acumulaba de día en día y de día en día la salud física se resentía. en aquel periodo. aspectos que habían sido usados para evitarme el fusilamiento. dejaron las pistolas en las fundas y nosotros salimos del enfrentamiento sin consecuencias. Apoyados por el fuego de los carros alemanes y fascistas subían los senderos. Tomamos posiciones y descubrimos que frente a nosotros teníamos centenares y centenares de alemanes de la Wermacht y diversas decenas de S. En cierto momento. ¿Pero cuáles eran mis delitos comunes? En el año en el cual había agitado a cara descubierta. Ellos le han llamado y le llaman extorsión. nosotros. igual.vestidos de civil: los contendientes eran todos iguales a sus ojos. yo continúo e insisto en llamarle expropiación. a comedor-dormitorio de la mano de obra. son todos bandidos. afincados en la Décima Mas de Valerio Borghese (ese que ha sido llamado el “príncipe negro”). Se sentía. el doble juego no lo hacían por antifascismo. Los pocos que El proceso en la Spezia no se pudo hacer porque los jueces habían sido casi todos transferidos y los tribunales no funcionaban o funcionaban mal a causa de los bombardeos que la ciudad recibía. que estaba un poco lejos del resto. mientras yo marchitaba en la cárcel. un oficial nazista pasaba delante de nuestras celdas. Aquel día la formación de la cual formábamos parte tenía un efectivo de ciento cuarenta compañeros. Esta detención en el reparto “de la muerte” ha sido terrible. Fue así que los dos alemanes se encontraron en una situación extremadamente delicada. verdaderas y propias fortalezas de piedra inexpugnables. nos daban medio cucharón de caldo hecho con agua de mar (porque faltaba la sal) y una feta de pan de cerca de 100 gramos. nos miraba sin siquiera abrir la puerta y elegía a diez de nosotros para fusilar en cualquier cantera de mármol abandonada. en un primer momento. Allá fuimos puestos. que fuese el estruendo de la artillería de la línea gótica. La mayor parte de ellos. La jornada y el hecho fueron talmente extraordinarios que terminamos llamándole a la empresa “Alba Trágica. así se inició la carnicería de aquella jornada. se adhirieron los jueces en la post-guerra para joderme y meterme en la cárcel. han salvado así la piel y los cuartos. Puedo decir que las canteras de mármol abandonadas eran. el estruendo del cañón. son partisanos”. y encontrándose en dificultad. Solo los industriales y los empresarios encarcelados por doble juego no corrían riesgos: pagaban.S. Estos eran pues mis delitos comunes. La operación de Torrione fue en noviembre de 1944. para evitar ser enseguida golpeados o ajusticiados por el pueblo con los camisas negras. A estos aspectos de delincuencia común. Nosotros lo utilizábamos como base y usábamos las numerosas estancias como dormitorios y armerías. Llegados a tiro. en el llamado reparto de la grandísima vergüenza. armadas hasta los dientes. no contemplada en su secular manual de cómo hacer la guerra. Cada vez pensaba: “ahora me toca a mí” y cada vez se moría un poco. entonces. ni visitas. Los compañeros que estaban de centinelas dijeron que en los puentes de Vara habían numerosos carros armados y con orugas. En la duda. Inmediatamente. Nos “ayudaban” a escondidas porque comenzaban a sospechar nuestra eventual victoria (iniciaba ahora el '43) y querían pues prepararse o adquirir algún título de mérito. no habría sabido qué hacer). yo y mis compañeros. Ya sea por el pésimo sistema de alimentación: todos los días las S. incluso. En cierto momento me recluyeron en la casa penal de MASSA. y. Otra operación militar partisana que recuerdo como si hubiese sucedido ayer es la de Torrione. Pues bien. temiendo asesinar fascistas. se trepaban sobre el terreno inaccesible de los que pendían para alcanzar la cima a nuestro puesto avanzado. y con una dosis notable de sangre fría. . Un tratamiento igual a ese reservado hoy a los industriales sofisticados. no podíamos hablar con nadie: ni cartas. donde nosotros. los estábamos esperando. Pasé entonces 1943 de una cárcel a otra. Torrione es una de las más grandes canteras de Carrara. Se pensó. y talvez algún tonto les ha dado también una medalla. abrimos fuego con las ametralladoras de largo alcance. gritaron en su dirección: “ayúdennos. segregados con otros prisioneros políticos y con aquellos que eran usados como rehenes. nosotros creíamos que los nazifascistas estaban lejos. Fuera del edificio había también un enorme cobertizo que nosotros habíamos transformado en habitaciones para los prisioneros. pero no recuerdo si por el efecto del eco o por otros motivos. Ellos. había “rastrillado” soldados de los empresarios (marrajos fascistas) de la zona para financiar nuestra lucha antifascista. Ya sea porque cuando fuera los partisanos hacían cualquier acción. antes de la guerra. entonces. para la anarquía y contra el fascismo. quedaron bloqueados. en vez de ser fusilados eran liberados cinco o seis días después. No podíamos ver a ningún detenido.S. La cosa se desplomó porque Genova vivía una situación análoga a la de la Spezia. en verdad. para financiar nuestra revolución: una suscripción a mano armada. antes de proponerme para una medalla al valor partisano (con la cual. repetimos la misma frase en su dirección. después de haber envenenado a centenares de personas. cuando los policías fascistas se dieron cuenta de la presencia de sus aliados. Allá existía un gran edificio destinado. y que su artillería había comenzado a abrir fuego a ciegas sobre las canteras. Algunos meses después intentaron transferir el legajo y el procedimiento al tribunal de Genova. sin ser presas del pánico.

de los cuales prefiero no dar sus nombres. mientras Libero Mariotti. que le decían el “padovano”. aquello que viene normalmente llamado el portero. Menos comprensión por nuestros carceleros les demostraron los alemanes que los alcanzaron luego. entraron en la repartición “detenidos políticos” y nos liberaron. naturalmente ligadas y dependientes del comando general de brigada que se encontraba en una cantera de mármol abandonada llamada “carbonera”. en el sentido de que estaba formada por individuos pertenecientes al movimiento anárquico. Estos. Me convencí de que ciertos individuos no están y no pueden nunca estar presentes.Yo no tenía dinero. ha tenido un número variable de hombres. Antes de irse. Estos dos no intervinieron en el tiroteo. Encontramos casualmente a los policías sobre el Paseo de Sarzana. de manera que la cárcel se vació completamente. de la primavera-verano del '44 al 25 de abril de 1945. estaba retenido como un sujeto muy peligroso. También cuando llegaron mis compañeros. pero cuarenta y ocho horas después los reencontré sobre las montañas en sus puestos de combate. como los policías estaban -8- -9- . la “Elio”. dos vestidos de carabineros y uno esposado. Sobre los montes de Carrara y del Parmense no recuerdo haber visto nunca combatientes liberales. entre los nuestros. Me llamaron por mi nombre “Dale Belgrado. como he dicho. En aquella época. un aguzzino torturador. algunos con la divisa invernal a rayas y otros con la de verano de tela blanca media desgarrada. Apenas adentro. entre los cuales estaba también el célebre teniente gallo. los partisanos anarquistas. Era el mes de junio de 1944. prevalentemente anarquistas. Para evitar este “ajuste de cuentas” el director de la cárcel escapó. mientras el mariscal. La Lucha Partisana Podría escribir un volumen entero solo con las anécdotas sobre el periodo pasado sobre las montañas. digamos de entre cien a ciento ochenta. para evitar caer en las manos de los alemanes se disparó. Llamaron entonces a los otros veinte partisanos. en alguna diezma de represalia. En la región. reconociendo algunos de mis compañeros. estás libre. desarmaron al agente de servicio tras las puertas. Mi formación. estaba recostado sobre la hamaca meditando. Entre ellos murió un graduado. Yo. los bandidos. al partido socialista y al comunista. Era un verdadero espectáculo ver la ciudad invadida por centenares de forzados. pero por motivos de espacio y por no contar cosas y hechos de los cuales la memoria me podría traicionar. reconocieron en nosotros al enemigo. fue acribillado por numerosos proyectiles y perdió la vida. Se dio un conflicto a fuego que duró algunos minutos. Nos llevamos con nosotros también a los soldados del cuerpo de guardia. no tenía esperanza de zafar. los partisanos. comandada por Ugo Mazzucchelli. porque ya sea los partisanos anarquistas. tan tremendo como sanguinario. Se hicieron abrir diciendo que debían entregar un prisionero. los dejamos poco después irse. monárquicos o católicos. permanecí ligado a la formación “Elio”. prefiero detenerme solo en los que recuerdo mejor. operaban otras dos formaciones: una comandada por Mazzucchelli y otra mixta. conocido torturador de partisanos. sobre los Alpes apuanas. caería antes o después. que tomaba el nombre de su comandante. pobres y estúpidos sicarios. cargados con las cosas robadas en los almacenes de la cárcel. Nos libramos del escenario bajo la mirada pálida de dos militares alemanes que habían asistido atónitos a la escena. Conmigo estaban Giovanni Mariga. un compañero tiró el mazo de llaves dentro de la celda de un detenido común. que es un eslavo que vive ahora en Carrara y se llama Elio Wochiecevich (marxista). Cada día me parecía haber arrancado algo a la muerte. porque son privilegiados en momentos en que se deben empuñar las armas contra otros privilegiados. que habían quedado escondidos fuera de la cárcel. Estos encerraron a los diversos guardias en la oficina de matriculas. Libero Mariotti y otros dos. cortaron el teléfono. buscando habituarme a morir antes o después. de los cuales formaba parte. operaban numerosas formaciones partisanas. Recuerdo bien un episodio del cual he tomado parte en aquel periodo: se trata de un enfrentamiento a fuego acaecido entre un grupo de policías fascistas. a liberarme. pero eran míseros esbirros. Los partisanos que me liberaron llegaron a la cárcel en tres. Yo pues. escapamos todos” (éramos 52 políticos). después apoderándose de las llaves. Solo por veinte días estuve con la formación Lucetti. aquella tarde por la oscuridad y por la emoción perdí el contacto con el grupo de los partisanos que me habían liberado. todos armados con metralletas y guiados por el comandante Elio.