DE LA GAYA SCIENZA

Prólogo de la segunda edición
1
A este libro tal vez no so le hace falta un progo; en 伃 timo t 駻mino, siempre queda la duda de si a alguien que no haya vivido algo semejante se la puede hacer m 疽cercanas las vivencias de este libro mediante progos. Parece escrito con el lenguaje del viento del deshielo: en 駘 hay petulancia, desasosiego, contradicci, tiempo de abril, de tal manera que a uno continuamente se le recordartanto la cercan 僘 del invierno como la victoria sobre el invierno, que llega, tiene que llegar, tal vez ya ha llegado... l agradecimiento se derrama continuamente, como si acabara de acontecer lo m 疽 inesperado: el agradecimiento de un convaleciente !pues la curaci era lo inesperado. 鼎 iencia jovial eso significa las saturnales de un esp 叝itu que ha resistido pacientemente una larga y terrible presi !paciente, riguroso, fr 卲 , sin someterse, pero sin esperanza! y que ahora de una sola vez es asaltado por la esperanza, por la esperanza de salud, por la embriaguez de la curaci. "o puede sorprender que con ello se haga visible mucho que es irracional y loco, mucha ternura impetuosa, derrochada incluso sobre problemas que tienen una piel erizada y que no parecen ser apropiados para ser acariciados y seducidos. ste libro no es cabalmente, nada m 疽 que el regocijo luego de una larga privaci y desfallecimiento, el j 炻ilo de la fuerza que se recupera, la creencia que se ha despertado de nuevo a un mana y a un pasado mana, el s 炻ito sentimiento y presentimiento de un futuro, de primas aventuras, de mares nuevamente abiertos, de metas nuevamente permitidas, nuevamente cre 冝 as. 。 # que cantidad de cosas quedan ahora detr 疽 de m ste trozo de desierto, de agotamiento, de incredulidad, de congelamiento en medio de la juventud, esta ancianidad insertada en un lugar inapropiado; esta tiran 僘 del dolor superada a 佖 por la

tiran 僘del orgullo, que rechazaba las conclusiones del dolor !y las conclusiones son consuelos! ; este radical quejarse solo como defensa e$trema contra un desprecio por los hombres, que se hab 僘 vuelto enfermizo y clarividente; esta restricci fundamental a lo amargo, 疽 pero y doloroso que posee el conocimiento, tal como la prescrib 僘 la nausea que paulatinamente hab 僘crecido a partir de una dieta espiritual y condescendencia imprudentes !a eso se lo llama romanticismo! , 。 oh, qui 駭 pudiera sentir todo eso conmigo% Pero quien lo pudiera, seguramente me atribuir 僘 mucho m 疽 que algo de insensatez, de alegr 僘 desbordante, de 田iencia jovial! por ejemplo el pudo de canciones que esta vez se han agregado al libro! , canciones en las que un poeta se burla de todos los poetas de una manera dif 兤 ilmente perdonable. Ah, pero no es so frente a los poetas y a sus hermosos 都 entimientos l 叝 icos ante los que este resucitado tiene que manifestar su maldad: ソ qui 駭 sabe quvictimas busca para s quclase de monstruos de un material parico lo e$citar 疣 dentro de poco tiempo& ' Incipit tragoedia ! se dice al final de este libro impensable que da que pensar: 。 hay que ponerse en guardia% (e anuncia algo ejemplarmente malo y malvado: incipit parodia , no cabe ninguna duda...

2
Pero dejemos a un lado al ser )ietzsche, ソ qunos importa que el ser )ietzsche estnuevamente sano&... *n psicogo conoce pocas preguntas tan atractivas como aquella que interroga por la relaci entre salud y filosof 僘 , y en el caso de que 駘mismo caiga enfermo, aporta a su enfermedad toda su curiosidad cient 凬ica. n rigor, supuesto el caso que sea una persona, uno tiene necesariamente tambi 駭 la filosof 僘 de su persona: e$iste all sin embargo, una considerable diferencia. n uno son sus carencias las que filosofan, en otro son sus riquezas y fuerzas. l primero necesita de su filosof 僘 , ya sea como apoyo, tranquilizante, medicina, salvaci, e$altaci, autoestramiento; para el 伃timo, ella so es un hermoso lujo, y en el mejor de los casos la voluptuosidad de un agradecimiento triunfador que, en 伃 timo termino, ha de escribirse con may 俍 culas cmicas en el cielo de los

conceptos. Pero en los otros casos, m 疽habituales, cuando las condiciones de penuria hacen filosof 僘, como acontece con todos los pensadores enfermos !y tal vez predominan en la historia de la filosof 僘 los pensadores enfermos! ; ソ qusucederpropiamente con aquel pensamiento producido bajo la presi de la enfermedad& sta es la pregunta que concierne al psicogo: y aques posible el e$perimento. )ada distinto a lo que hace un viajero que se propone despertar a una hora determinada, y que luego tranquilamente se abandona al sue: asnos entregamos los filofos, supuesto el caso de que caigamos enfermos, temporalmente, con cuerpo y alma a la enfermedad ! cerramos los ojos ante nosotros, por decirlo as # ascomo aqu 駘sabe que hay algo que no duerme , algo que cuenta las horas y lo despertar assabemos nosotros tambi 駭que el instante decisivo nos encontrardespiertos ! que entonces algo brinca hacia delante y sorprende al esp 叝itu en el acto, quiero decir, en la debilidad o marcha atr 疽 o resignaci o endurecimiento u oscurecimiento, y como quiera que se llamen todos los estados enfermizos del esp 叝itu, que tienen en contra suya el orgullo del esp 叝 itu en los d 僘 s saludables +pues sigue siendo verdadero el viejo dicho: 兎l esp 叝itu orgulloso, el pavo real y el caballo son los tres animales m 疽 orgullosos sobre la tierra. ,uego de interrogarse y probarse uno a smismo de esta manera, se aprende a mirar con ojos m 疽 sutiles hacia todo lo que, en general, ha filosofado hasta ahora. *no adivina mejor que antes los desv 卲s involuntarios, los lugares de descanso, los lugares soleados del pensamiento, a que son conducidos y seducidos los pensadores que sufren y, precisamente en tanto sufrientes; uno sabe ahora hacia dde apremia, empuja, atrae inconsc ientemente el cuerpo enfermo y sus necesidades al esp 叝itu !hacia el sol, lo pl 當ido, lo suave, la paciencia, el medicamento, el solaz en cualquier sentido. -oda filosof 僘que coloca a la paz por encima de la guerra, toda 騁ica con una comprensi negativa del concepto felicidad, toda metaf 﨎ica y f 﨎ica que conoce un final, un estado 伃timo de cualquier tipo, todo anhelo predominantemente est 騁ico o religioso hacia un estar aparte, un m 疽 all un estar fuera, un estar por encima, permite hacer la pregunta de si no ha sido acaso la

enfermedad lo que ha inspirado al filosofo. l disfraz inconsciente de las necesidades fisiolicas bajo el abrigo de lo objetivo, ideal, puramente espiritual, se e$tiende hasta lo aterrador !y muy a menudo me he preguntado si es que, considerando en grueso, la filosof 僘no ha sido hasta ahora, en general m 疽 que una interpretaci del cuerpo y una mala comprensi del cuerpo . .etr 疽 de los m 疽 altos juicios de valor por los que hasta ahora has sido dirigida la historia del pensamiento, se ocultan malos entendidos acerca de la constituci corporal, ya sea de los individuos, de los stados o de razas enteras. (e puede considerar a todas esas audaces e$travagancias de la metaf 﨎 ica, especialmente sus respuestas a la pregunta por el valor de la e$istencia, por lo pronto y siempre, como s 匤tomas de determinados cuerpos; y aun cuando tales afirmaciones del mundo o negaciones del mundo hechas en bloque, evaluadas cient 凬icamente, carecen del m 疽m 匤imo sentido, entregan, sin embargo, al historiador y al psicogo important 﨎imas seles en cuanto s 匤tomas, seg 佖 hemos dicho, del cuerpo, de sus aciertos y fracasos, de su plenitud, poder 卲 , autoridad en la historia, o, por el contrario, de sus represiones, cansancios, empobrecimientos, de su presentimiento del fin, de su voluntad de final. -odav 僘espero que un m 馘ico filofo, en el sentido e$cepcional de la palabra ! uno que haya de dedicarse al problema de la salud total del pueblo, del tiempo, de la raza, de la humanidad ! tendralguna vez el valor de llevar mi sospecha hasta su e$tremo limite y atreverse a formular la proposici: en todo el filosofar nunca se ha tratado hasta ahora de la 砺erdadsino de algo diferente, digamos de la salud, del futuro, del crecimiento, del poder, de la vida...

3
(e adivina que yo no quiera despedirme con ingratitud de aquel periodo de grave y larga enfermedad cuyo proceso hasta hoy no se ha agotado a 佖 para m puesto que tengo conciencia de la ventaja que mi salud rica en cambios me otorga en verdad frente a todos los lerdos rechonchos del esp 叝itu. *n filofo que ha hecho el camino a trav 駸 de muchas saludes y lo vuelve a hacer una y otra vez, ha transitado a trav

駸de muchas filosof 僘s: justamente 駘no puede actuar de otra manera m 疽 que transformando cada vez su situaci en una forma y lejan 僘m 疽espirituales !este arte de la transfiguraci es precisamente la filosof 僘 . A los filofos no les estpermitido establecer una separaci entre el alma y el cuerpo, tal como lo hace el pueblo y menos a 佖nos esta permitido separar alma y esp 叝itu. )osotros no somos ranas pensantes ni aparatos de objetivaci ni de registro, con las v 﨎 ceras congeladas !continuamente tenemos que parir nuestro pensamientos desde nuestro dolor, y compartir maternalmente con ellos todo cuanto hay en nosotros de sangre, coraz, fuego, placer, pasi, tormento, conciencia, destino, fatalidad. /ivir !eso significa, para nosotros trasformar continuamente todo lo que somos en luz y en llama, tambi 駭 todo lo que nos hiere: no podemos actuar de otra manera. # en cuanto a lo que concierne a la enfermedad: ソ no estar 僘mos casi tentados a preguntar si es que ella nos es en general prescindible& (o el gran dolor es el 伃timo liberador del esp 叝itu, en tanto es el maestro de la gran sospecha , que convierte cada * en una 0, una genuina y justa 0, es decir, la pen 伃tima letra en la 伃 tima... (o el gran dolor, aquel largo y lento dolor que se toma tiempo, en el que nos quemamos por asdecirlo, como una madera verde, nos obliga a los filofos a ascender hasta nuestra 伃 tima profundidad y a apartar de nosotros toda confianza, toda benignidad, encubrimiento, clemencia, median 僘, entre las que previamente hab 僘 mos asentado tal vez nuestra humanidad. .udo si un dolor de este tipo 杜ejora pero sque nos profundiza . #a sea que aprendamos a contraponerle nuestro orgullo, nuestra burla, nuestra fuerza de voluntad, y que hagamos como aquel indio que, por grave que fuese la tortura, se resarc 僘ante su torturador mediante la maldad de su lengua, ya sea que ante el dolor nos retraigamos en aquella nada oriental ! se la llama nirvana !, en el mudo ciego, sordo resignarse, olvidarse, e$tinguirse a smismo: de tales largos y peligrosos ejercicios de dominio sobre si mismo se sale convertido en oro hombre, con algunos signos de interrogaci m 疽y sobre todo, de ahora en adelante, con la voluntad de preguntar m 疽, m 疽 profunda, rigurosa, dura, malvada, tranquilamente que lo que hasta entonces se

hab 僘 preguntado. (e acabla confianza en la vida: la vida misma se convirtien problema . 。 Pero no se crea que con esto uno se ha convertido necesariamente en un melancico% 1ncluso todav 僘es posible el amor a la vida !so que se ama de otra manera. s el amor a una mujer que nos hace dudar... Pero el atractivo por lo problem 疸ico, la alegr 僘en la 0 es tan grande en esos hombres m 疽espirituales, m 疽espiritualizados, como para que esa alegr 僘no estalle una y otra vez como una brasa resplandeciente por encima de toda penuria de lo problem 疸ico, por sobre todo peligro de la inseguridad, incluso por encima de los celos del amante. "onocemos una nueva felicidad...

4
Por 伃timo, para que lo esencial no quede sin ser dicho: de tales abismos, de esa grave y larga enfermedad, tambi 駭de la larga enfermedad que es la grave sospecha se regresa como reci 駭 nacido, desollado, m 疽 susceptible, m 疽 maligno, con su gusto m 疽delicado para la alegr 僘 , con una lengua m 疽 tierna para todas las cosas buenas, con sentidos m 疽 alborozados, con una segunda inocencia m 疽 peligrosa en la alegr 僘 , m 疽infantiles a la vez, y cien veces m 疽refinados que todo lo que jam 疽 se fue antes. 。 2h, cuan repugnante le es ahora a uno el goce, el burdo, sordo, oscuro goce, tal como lo entienden los que gozan, nuestros 塗ombres cultosy el de la gran ciudad mediante el arte, el libro y la m 俍ica, en pos de oces espiritualesy con la ayuda de bebidas espirituosas 。 "u 疣 to nos duele ahora en los o 冝os el grito teatral de la pasi% 。 "uan ajeno a nuestro gusto se ha vuelto todo el rom 疣tico estremecimiento y confusi de los sentidos que ama la plebe educada, junto a las aspiraciones por lo grandioso, elevado, retorcido% 。 )o, si nosotros los convalecientes requerimos todav 僘 de un arte, 駸e es otro arte ! un arte burl, ligero, fugaz, divinamente despreocupado, divinamente art 﨎 tico, que arde como llama resplandeciente en un cielo sin nubes% Por sobre todo: 。 un arte para artistas, so para artistas% A la postre, conocemos mejor aquello para lo cual se requiere, en primer t 駻mino, que haga falta: 。 la alegr 僘 , toda alegr 僘, amigos m 卲s% -ambi 駭en cuanto artista! : quisiera demostrarlo.

,os que sabemos, sabemos ahora demasiado bien algunas cosas: 。 oh, cu 疣bien aprendemos ahora a olvidar, a no saber bien, como artistas% # en lo que concierne a nu estro futuro: dif 兤ilmente nos encontrar 疣 de nuevo en la senda de aquellos jenes egipcios que en las noches vuelven inseguros los templos, abrazan las columnas y todo aquello que, con buenas razones, es mantenido oculto, y que ellos quer 僘n develar, descubrir y poner a plena luz. )o, este mal gusto, esta voluntad de verdad, de 砺 erdad a todo precio esta locura juvenil en el amor por la verdad ! nos disgusta: somos demasiado e$perimentados para ello, demasiado serios, demasiado alegres, demasiado escar mentados, demasiado profundos... #a no creemos que la verdad siga siendo verdad cuando se le descorren los velos; hemos vivido suficiente como para creer en esto. 3oy consideramos como un asunto de decencia el no querer verlo todo desnudo, no querer estar presente en todas partes, no querer entenderlo ni 都 aberlotodo. ! s verdad que el amado .ios estpresente en todas partes& preguntuna ni peque a su madre: "ero eso lo encuentro indecente! 。 una sel para los filofos% (e deber 僘 respetar m 疽 el pudor con que la naturaleza se ha ocultado detr 疽de enigmas e inseguridades multicolores. ソ s tal vez su nombre, para hablar griegamente, 4aubo&... 。 2h, estos griegos% llos sab 僘n co vivir: para eso hace falta quedarse valientemente de pie ante la superficie, el pliegue, la piel, venerar la apariencia. ,os griegos eran superficiales ! 。 por ser profundos% ソ # no retrocedemos precisamente por eso, nosotros los temerarios del esp 叝 itu que hemos escalado las m 疽 altas y peligrosas cumbres del pensamiento actual y que desde allhemos mirado en torno nuestro, que desde allhemos mirado hacia abajo& ソ )o somos precisamente por eso ! griegos& ソ Adoradores de las formas, de los sonidos, de las palabras& ソ Precisamente por eso ! artistas& Federico Nietzsche Ruta, Génova otoño, 1886

54
LA CONCIENCIA DE LA APARIENCIA. ¡Qué lugar admirable ocupo yo, con mi conocimiento, frente a la exi tencia entera! cu"n nuevo me parece é te y, al mi mo tiempo #ue e panto o e ir$nico% &e de cubierto 'para m() #ue la vie*a +umanidad, la vie*a animalidad, y aun #ue todo lo tiempo primitivo y el pa ado de toda exi tencia en ible, contin,an viviendo en m(, e cribiendo y amando, odiando! para concluir, me +e de pertado repentinamente en medio de e te en ueño, pero olo para ad#uirir conciencia de #ue onaba y #ue 'e preci o) #ue iga onando para no ucumbir. -Qué e de de a+ora, para m( la 'apariencia). /o ciertamente lo contrario de un er cual#uiera0 -#ué puedo enunciar de e te er i no on lo atributo de u apariencia. ¡/o e ciertamente una ma cara inanimada lo #ue e podr(a poner y #ui1" #uitar a una 2 de conocida% 3a apariencia e para m( la vida y la acci$n mi ma #ue, en u iron(a de ( mi ma, llega +a ta +acerme entir #ue +ay apariencia y fuego fatuo all( y dan1a de elfo y nada m" ! #ue entre e o oñadore , yo también, yo, 4#ue bu co el conocimiento4, dan1o al comp" de todo el mundo! #ue el 4conocedor4 e un medio para prolongar la dan1a terre tre, y #ue, en ra1$n de e to, forma parte de lo mae tro de ceremonia de la vida, y #ue la ublime con ecuencia y el la1o de todo lo conocimiento e , y er" #ui1", el medio upremo para mantener la generalidad del en ueño, la inteligencia entre ello de todo e o oñadore , y, por e to mi mo, 'la duraci$n del en ueño)).

1 !
N"E#$RA %L$I&A 'RA$I$"D AL AR$E . 5i no +ubiéramo tolerado la arte ni ideado e te tipo de culto de lo no verdadero, el conocimiento de la no verdad y mentira univer ale #ue no proporciona +oy la ciencia 6el reconocimiento de la ilu i$n y el error como condicione de la exi tencia cogno citiva y en ible6 no er(a en ab oluto oportable. 3a con ecuencia de la honradez er(an la nau ea y el uicidio. 5in embargo, nue tra +one tidad tiene una fuer1a de igno contrario #ue no ayuda a eludir tale con ecuencia 0 el arte entendido como la buena voluntad de la apariencia. /o iempre impedimo a nue tro o*o redondear debidamente, crear forma poéticamente definida 0 y entonce no e ya el eterno inacabado lo #ue tran portamo al flu*o del devenir! por#ue pen amo tran portar una diosa, y no entimo orgullo o y como niño en e te ervicio #ue le rendimo . 7n cuanto fen$meno e tético, no e a,n soportable la exi tencia y mediante el arte e no conceden el o*o, la mano y obre todo la buena conciencia de poder +acer por no otro mi mo eme*ante fen$meno. ¡8ebemo de ve1 en cuando,

de can ar del pe o de no otro mi mo , volviendo la mirada all" aba*o, obre no otro , riendo y llorando obre no otro mi mo de de una di tancia de arti ta 0 debemo de cubrir al héroe y también al juglar #ue e oculta en nue tra pa i$n de conocimiento! debemo , alguna ve1, alégrano de nue tra locura para poder e tar contento de nue tra abidur(a% 9 *u tamente por#ue en ,ltima in tancia omo grave y erio y m" bien pe o #ue +ombre, no +ay nada #ue no +aga tanto bien como la gorra del granu*illa0 la nece itamo para no otro mi mo 6todo arte arrogante, vacilante, dan1ante, burle co, infantil y bienaventurado no e nece ario para no perder e a libertad sobre las cosas #ue nue tro ideal no exige. 5er(a para no otro una recaída dar preci amente con nue tra u ceptible +one tidad en el mi mo centro de la moral y por amor de exigencia m" #ue evera , pue ta en e te punto en no otro mi mo , volverno también no otro mon truo y e panta*o de virtud. ¡8ebemo estar por enci a inclu o de la moral0 y no $lo e tarno a+( arriba empalado , con la angu tio a rigide1 de #uien teme a cada momento re balar y caer, ino, adem" , flotar y *ugar obre ella% -:$mo podr(amo , por ello, pre cindir del arte, inclu o del *uglar. ¡;ientra continuéi experimentando de alg,n modo !erg"enza de vo otro mi mo , no e taréi entre no otro %

1 (
N"E)O# CO&*A$E#. 8e pué de #ue <uda +ubie e muerto, todav(a e en eñaba u ombra durante iglo en una caverna, 6 una ombra enorme y e panto a. 8io +a muerto0 pero tal como e la e pecie +umana, #ui1" durante milenio todav(a +abr" caverna en la #ue e en eñe u ombra. 69 no otro 6 ¡también no otro todav(a tenemo #ue vencer u ombra%

1+5
EL LOCO. -/o +abéi o(do +ablar de e e loco #ue encendi$ un farol en pleno d(a y corri$ al mercado gritando in ce ar0 '¡<u co a 8io %, ¡<u co a 8io %). :omo preci amente e taban all( reunido muc+o #ue no cre(an en dio , u grito provocaron enorme ri otada . -7 #ue e te +a perdido., dec(a uno. -5e +a perdido como un niño pe#ueño., dec(a otro. -= e +a e condido. ->iene miedo de no otro . -5e +abr" embarcado. -&abr" emigrado. 6 a ( gritaban y re(an alboro1adamente. 7l loco alt$ en medio de ello y lo tra pa $ con u mirada. '-Qué a d$nde e +a ido 8io . 6exclam$6, o lo voy a decir. Lo he os atado0 ¡vo otro y yo% >odo omo u a e ino. ?ero -c$mo +emo podido +acerlo. -:$mo +emo podido beberno el mar. -Quién no pre t$ la e pon*a para borrar el +ori1onte. -Qué +icimo cuando de encadenamo la tierra de u ol. -&acia d$nde caminar" a+ora. -&acia d$nde iremo no otro . -3e*o de

todo lo ole . -/o no caemo continuamente. -&acia delante, +acia atr" , +acia lo lado , +acia toda parte . -@ca o +ay todav(a un arriba y un aba*o. -/o erramo como a travé de una nada infinita. -/o no ro1a el oplo del e pacio vaci$. -/o +ace m" fr(o. -/o viene de contiuno la noc+e y cada ve1 m" noc+e. -/o tenemo #ue encender farole a mediod(a. -/o o(mo todav(a el ruido de lo epulturero #ue entierran a 8io . -/o no llega todav(a ning,n olor de la putrefacci$n divina. ¡>ambién lo dio e e pudren% ¡8io +a muerto% ¡9 no otro lo +emo matado% -:$mo podremo con olarno , a e ino entre lo a e ino . 3o m" agrado y podero o #ue po e(a +a ta a+ora el mundo e +a de angrado ba*o nue tro cuc+illo . -Quién no lavar" e a angre. -:on #ué agua podremo purificarno . -Qué rito expiatorio , #ué *uego agrado tendremo #ue inventar. -/o e la grande1a de e te acto dema iado grande para no otro . -/o tendremo #ue volverno no otro mi mo dio e para parecer digno de ella. /unca +ubo un acto tan grande y #uien na1ca de pué de no otro formar" parte, por mor de e e acto, de una +i toria m" elevada #ue toda la +i toria #ue +ubo nunca +a ta a+ora) @#u(, el loco e call$ y volvi$ a mirar a u auditorio0 también ello callaban y lo miraban perple*o . Ainalmente, arro*$ u farol al uelo, de tal modo #ue e rompi$ en peda1o y e apag$. 'Bengo dema iado pronto 6di*o entonce 6, todav(a no +a llegado mi tiempo. 7 te enorme uce o todav(a e t" en camino y no +a llegado +a ta lo o(do de lo +ombre . 7l rayo y el trueno nece itan tiempo, la lu1 de lo a tro nece ita tiempo, lo acto nece itan tiempo, inclu o de pué de reali1ado , a fin de er vi to y o(do . 7 te acto e t" todav(a m" le*o de ello #ue la m" le*ana e trella #$ sin e bargo son ellos los %ue lo han co etido&' >odav(a e cuenta #ue el loco entr$ a#uel mi mo d(a en varia igle ia y enton$ en ella u (e%uie aeternan deo. Cna ve1 conducido al exterior e interpelado conte t$ iempre e ta ,nica fra e0 '-?ue , #ué on a+ora ya e ta igle ia , m" #ue la tumba y panteone de 8io .).

256
A FLOR DE PIEL . -odos los humanos profundos se deleitan en imitar a los peces voladores jugando sobre las altas crestas de las olas. "onsideran que lo mejor de las cosas es su superficie, lo que hay en la epidermis, sit venia verbo .

+!,
LA A&I#$AD DE LA# E#$RELLA#. 7ramo amigo y no +emo vuelto extraño . ?ero e t" bien #ue ea a (, y no #ueremo ocultarno ni ofu carno como i tuvié emo #ue avergon1arno de ello. 5omo do barco y

cada uno tiene u meta y u rumbo! bien podemo cru1arno y celebrar *unto una fie ta, como lo +emo +ec+o 6 y lo valero o barco e taban fondeado luego tan tran#uilo en un puerto y ba*o un ol #ue parec(a como i +ubie en arribado ya a la meta y +ubie en tenido una meta. ?ero la fuer1a todopodero a de nue tra tarea no epar$ e impul $ luego +acia diferente mare y regione del ol, y tal ve1 nunca m" no veremo 6 tal ve1 no volveremo a ver, pero no no reconoceremo de muevo0 ¡lo diferente mare y ole no +abr"n tra formado% Que tengamo #ue er extraño uno para el otro, e la ley #ue e t" sobre no otro 0 ¡por e o mi mo +emo de volverno m" digno de e timaci$n uno al otro% ¡?or e o mi mo +a de volver e m" agrado el recuerdo de nue tra anterior ami tad% ?robablemente exi te una enorme e invi ible curva y $rbita de e trella , en la #ue puedan e tar contenidos como pe#ueño tramo nue tro camino y meta tan diferente 6¡elevémono +acia e e pen amiento% ?ero nue tra vida e dema iado corta y dema iado e ca o el poder de nue tra vi $n, como para #ue pudiéramo er algo m" #ue amigo , en el entido de a#uella ublime po ibilidad. 9 e a ( como #ueremo creer en nue tra ami tad de e trella , aun cuando tuviéramo #ue er enemigo en la tierra.

--./"0 #I'NIFICA CONOCER12 )Non ridere$ non lugere$ ne%ue detestari$ sed intelligere' dice 5pino1a con a#uella encille1 y elevaci$n #ue le caracteri1aban. 7 te 'intelligere) -#ué e , en ,ltimo termino, en cuanto forma por la cual lo otro tre e no +acen en ible de un olo golpe. -7l re ultado de vario in tinto #ue e contradicen, del de eo de burlar e, de #ue*ar e o de maldecir. @nte #ue ea po ible el conocimiento e preci o #ue cada uno de e to impul o adelante u opini$n incompleta obre el ob*eto o el acontecimiento0 entonce comien1a la luc+a de e to *uicio incompleto , y el re ultado e a vece un término medio, una pacificaci$n, una aprobaci$n de lo tre lado , una e pecie de *u ticia y de contrato, pue por medio de la *u ticia y del contrato todo e o impul o pueden con ervar e en la exi tencia y guardar al mi mo tiempo u ra1$n. /o otro #ue no encerramo en nue tra conciencia m" #ue la +uella de la ,ltima e cena de reconciliaci$n, lo definitivo arreglo de cuenta de e te largo proce o, no figuramo por con iguiente, #ue 'intelligere) e alguna co a conciliatoria, *u ta, buena! algo e encialmente opue to a lo in tinto , mientra #ue en realidad no e m" #ue una cierta relaci$n de lo in tinto entre (. 8urante largo tiempo e +a con iderado al pen amiento conciente como el pen amiento por excelencia! $lo a+ora comen1amo a entrever la verdad, e decir, #ue la mayor parte de nue tra actividad intelectual e reali1a de una manera incon ciente y in #ue no demo

cuenta! pero yo creo #ue e o impul o #ue luc+an entre ( abr"n muy bien +acer e perceptible y +acer e daño 'rec(procamente). ?uede uceder #ue e te formidable y repentino agotamiento de #ue e ven atacado todo lo pen adore tenga a#u( u origen Del agotamiento obre el campo de batallaE. 5(, #ui1" +aya en nue tro interior +ero( mo oculto en luc+a, pero ciertamente nada de divino, nada #ue repo e eternamente en ( mi mo, como pen aba 5pino1a. 7l pen amiento con ciente, y obre todo el de lo fil$ ofo , e la meno violenta, y por con iguiente, también relativamente, la m" dulce y la m" tran#uila categor(a del pen amiento! y por e to le ucede tanta vece al fil$ ofo #ue e engañe obre la naturale1a del conocimiento.

-41
EL PE#O &3# 'RANDE. -Qué ocurrir(a i, un d(a o una noc+e un demonio e de li1ara furtivamente en la m" olitaria de tu oledade y te di*e e0 '7 ta vida, como t, a+ora la vive y la +a vivido, deber" vivirla a,n otra ve1 e innumerable vece , y no +abr" en ella nunca nada nuevo, ino #ue cada dolor y ada placer, y cada pen amiento y cada u piro, y cada co a indeciblemente pe#ueña y grande de tu vida deber" retornar a ti, y toda en la mi ma ecuencia y uce i$n 6y a ( también e ta araña y e ta lu1 de luna entre la rama y a ( también e te in tante y yo mi mo. ¡3a eterna clep idra de la exi tencia e invierte iempre de nuevo y t, con ella, granito del polvo%). -/o te arro*ar(a al uelo, rec+inando lo diente y maldiciendo al demonio #ue te +a +ablado de e ta forma. -= #ui1" +a vivido una ve1 un in tante infinito, en #ue tu re pue ta +abr(a ido la iguiente0 '>u ere un dio y *am" o( nada m" divino). 5i e e pen amiento e apodera e de ti, te +ar(a experimentar, tal como ere a+ora, una tran formaci$n y tal ve1 te triturar(a! ¡la pregunta obre cual#uier co a0 'Quiere e to otra ve1 e innumerable vece m" .) pe ar(a obre tu obrar como el pe o m" grande% = también, -cu"nto deber(a amarte a ti mi mo y a la vida para no desear ya otra co a #ue e ta ,ltima, eterna anci$n, e te ello.)

-44
EN QUE MEDIDA SOMOS NOSO ROS ODA! # A PIADOSOS . !!. 兤ese con fundada raz que las convicciones no rezan en la ciencia; so si se avienen a condescender a la modestia de una hipesis, de una fmula heur 﨎tica, de una ficci regulativa, cabe darle acceso al reino del conocimiento y

hasta reconocerles cierto valor dentro del mismo; claro que coloc 疣dolas siempre bajo vigilancia policial, bajo la vigilancia alerta del recelo. Pero ソ no significa esto, en definitiva, que so si la convicci $ejade ser convicci cabe darle acceso a la ciencia& ソ )o comienza la disciplina del esp 叝itu cient 凬ico por repudiar las convicciones& Ases, probablemente; so que se plantea el interrogante de si para que esta disciplina pueda comenzar no debe e$istir con anterioridad una convicci, una tan imperiosa e incondicional que se sacrifica a smisma todas las dem 疽 convicciones. "omo se ve, tambi 駭 la ciencia descansa en fe; una ciencia 5e$enta de supuestos5 no e$iste. ,a pregunta de si es menester la verdad no so debe estar contestada afirmativamente, sino contestada asen un grado que e$prese el a$ioma, la creencia, la convicci de que %ada es tan necesario como la verdad y en comparaci con ella todo lo dem 疽tiene tan so un valor secundario sta voluntad incondicional de verdad, ソ ques& ソ s la voluntad de no dejarse engar& ソ s la voluntad de no engar& Pues cabe interpretarla tambi 駭 en este 伃 timo sentido, siempre que en la generalizaci; %o quiero engar se incluya el caso particular %o quiero engarme a mmismo Pero ソ por quno engar& ソ Por quno dejarse engar& )ese bien que las razones para no dejarse engar caen en un dominio muy otro que las razones para no dejarse engar; no se quiere dejarse engar suponiendo que esto es perjudicial, peligroso y fatal; en este sentido, la ciencia ser 僘 una sostenida cordura, una cautela, una utilidad, a la cual pudiera objetarse, empero; ソ co& ソ l no querer dejarse engar realmente es menos perjudicial, peligroso y fatal que el ser engado& ソ 6usab &s a priori del car 當ter de la e$istencia como para poder decidir cu ' es m 疽 ventajosa, si la desconfianza incondicional o la confianza incondicional& # en el caso de que fuera menester tanto la una como la otra, mucha confianza y mucha desconfianza, ソ de dde va a derivar la ciencia la creencia absoluta, la convicci, en que descansa, la convicci de que la verdad es m 疽importante que cualquier otra cosa, cualquier otra convicci inclusive& Precisamente esta convicci no puede desarrollarse si la verdad y la no!verdad revelan en todo momento su utilidad, corno ocurre en efecto. .e modo que la fe en la ciencia, que

es un hecho incontrovertible, no puede reconocer como origen tal c ' culo utilitario, sino que debe haberse originado a despecho de serle demostrada constantemente la inutilidad y peligrosidad de la 砺oluntad de verdad de la 砺erdad a toda costa 。 2h, qubien comprendemos esto una vez que hayamos sacrificado fe tras fe sobre este altar% .e modo que la 砺 oluntad de verdadno significa; % o quiero ser engado sino queda otra alternativa; %o quiero engar, ni aun a mmismo y henos aquen el terreno de la moral. Ahdese en la pregunta; ! por quno quieres engar& sobre todo si parece ! 。 como parece en efecto%! que la vida tiende a la apariencia, es decir, al error, al enga, la simulaci, la ofuscaci, la autoofuscaci, y cuando la forma grande de la vida siempre se ha manifestado del lado de los m 疽inescrupulosos. -al propito es acaso, para decir poco, un quijotismo, una especie de e$tra sentimental; mas pudiera ser tambi 駭algo m 疽grave: un principio antivital, destructor... ,a 砺oluntad de verdadpudiera ser una larvada 砺 oluntad de muerte .e esta suerte, el interrogante: ソ por qula ciencia&, se resuelve en el problema moral: ソ por qula moral, ya que la vida, la )aturaleza y la historia son (nmorales ! )o cabe duda de que el hombre veraz, en aquel temerario y 伃 timo sentido que la fe en la ciencia presupone, afirma con ello otro mundo distinto del de la vida, de la naturaleza y de la historia: y en la medida en que afirma ese )tro mundo ソ co&, ソ no tien e que negar, precisamente por ello su opuesto, este mundo, nuestro mundo&... )uestra fe en la ciencia reposa siempre sobre una fe metaf 﨎 ica !tambi 駭 nosotros los actuales hombres del conocimiento, nosotros los ateos y antimetaf 﨎icos, tambi 駭 nosotros e$traemos nuestro fuego de aquella hoguera encendida por una fe milenaria, por aquella fe cristiana que fue tambi 駭la fe de Plat, la creencia de que .ios es la verdad, de que la verdad es divina ... Pero como es esto posible, si precisamente tal cosa se vue lve cada vez m 疽incre *le, si ya no hay nada que se revele como divino, salvo el error, la ceguera, la mentira, !si .ios mismo se revela como nuestra m 疽larga mentira &

-54

DE 4EL 'ENIO DE LA E#PECIE52 7l problema de la conciencia Dpara er m" exacto 0 del llegar a er autocon ciente E e no pre enta $lo cuando comen1amo a comprender en #ué medida podr(amo pre cindir de ella0 y a e te principio del comprender no llevan +oy la fi iolog(a y la +i toria de lo animale Dciencia , é ta , #ue +an tenido a ( nece idad de do iglo para alcan1ar la o pec+a #ue cru1ara por un momento la mente de Leibniz). ?odr(amo , efectivamente, pen ar, entir, #uerer, recordar, podr(amo igualmente FobrarG, en todo lo entido de la palabra, y pe e a todo ello no tendr(amo nece idad de 'entrar en nue tra conciencia) Dcomo e dice imaginativamenteE. 3a vida entera er(a po ible in #ue logr"ramo verno , por a ( decir, en el e pe*o0 en efecto, a,n +oy la parte de e ta vida #ue e de taca muy por encima de lo dem" e de arrolla en no otro in tal refle*o 6 y in duda también nue tra vida reflexiva, en itiva, volitiva, por m" ofen ivo #ue pueda re ultarle a un antiguo fil$ ofo. -?ara #ué irve una conciencia en general, i en e encia e uperflua. ?ue bien, i e #uiere pre tar o(do a mi re pue ta a tal pregunta y a u upo ici$n, tal ve1 extravagante, me parece #ue la utile1a y la fuer1a de la conciencia e encuentran iempre en relaci$n con la capacidad de co unicaci*n de un +ombre Do de un animalE y #ue la capacidad de comunicaci$n e encuentra, por otra parte, en relaci$n con la necesidad de co unicaci*n: no e debe entender e ta ,ltima como i *u tamente el individuo mi mo, #ue e mae tro en la comunicaci$n y en +acer compren ible u nece idade , debiera al mi mo tiempo, inclu o para u nece idade , contar con lo otro de manera r"pida y util, exi te al final un exce o de e ta fuer1a y arte de la comunicaci$n, una facultad 6por a ( decirlo6 #ue e +a potenciado gradualmente y #ue e pera a+ora $lo un +eredero #ue +aga pr$digo u o de ella Dlo denominado arti ta on e o +eredero , y del mi mo modo lo predicadore , lo oradore , lo e critore 0 todo lo +ombre #ue llegan al final de una larga cadena, 'nacido con retra o) 6en el me*or entido6 cada ve1 y, como e +a dic+o, disipadores por naturale1aE. 5uponiendo #ue e to ea *u to, e l(cito #ue yo uponga #ue la conciencia en general se ha desarrollado s*lo bajo tal presi*n de la necesidad de co unicaci*n , #ue +aya ido al principio nece aria y ,til $lo entre +ombre y +ombre Den particular entre #uien manda y #uien obedeceE, y $lo en relaci$n con el grado de e ta utilidad e +aya, adem" , de arrollado. 3a conciencia e propiamente $lo una red de conexi$n entre +ombre y +ombre 6 $lo en cuanto tal e +a vi to obligada a de arrollar e0 el +ombre olitario, el +ombre ave de rapiña no +abr(a tenido nece idad de ello. 7l +ec+o de #ue nue tra accione , pen amiento , entimiento , movimiento ean también ob*eto de conciencia 6una parte de ello al meno 6 e la con ecuencia de una terrible 'nece idad) #ue +a dominado durante largo tiempo al +ombre0 iendo el animal #ue en mayor peligro e encuentra, tu!o necesidad de ayuda, de protecci$n! tu!o necesidad de u eme*ante , tuvo

#ue expre ar u nece idade , aber +acer e entender 6y para todo e to nece it$, en primer lugar, 'conciencia), nece it$ también ' aber) lo #ue le faltaba, ' aber) c$mo e ent(a, ' aber) lo #ue pen aba. ?ue , lo repito una ve1 m" , el +ombre, como toda criatura viva, pien a continuamente, pero no abe! el pen amiento #ue llega a er consciente e por tanto u parte m" pe#ueña, y digamo in temor #ue la parte m" uperficial y peor0 en efecto, $lo e te pen amiento con ciente se deter ina en palabras, o sea en signos de co unicaci*n, con lo #ue e revela el origen de la conciencia mi ma. 7n poca palabra , el de arrollo de la lengua y el de la conciencia (no de la ra1$n, ino $lo de u devenir autocon cienteE van de la mano. @grégue e, adem" , #ue no $lo el lengua*e irve de puente entre un +ombre y otro, ino también la mirada, la pre i$n, la m(mica0 el +acer e con ciente en no otro mi mo nue tra impre ione en ible , la fuer1a de poder fi*arla y ponerla , por a ( decirlo, fuera de no otro , todo ello +a ido creciendo en la medida en #ue +a progre ado la nece idad de tran mitirla a otros mediante igno . 7l +ombre inventor de igno e al mi mo tiempo el +ombre m" agudamente con ciente de (0 $lo como animal ocial el +ombre aprendi$ a +acer e con ciente de ( mi mo 6e lo #ue a,n igue +aciendo a+ora, lo #ue +ace cada ve1 m" . :omo e ve, mi pen amiento e #ue la conciencia no pertenece propiamente a la exi tencia individual del +ombre, ino m" bien a lo #ue +ay en él de naturale1a comunitaria y gregaria! #ue 6como e de prende de todo e to6 e +a de arrollado utilmente $lo en relaci$n con una utilidad comunitaria y gregaria! y #ue en con ecuencia cada uno de no otro , con la me*or voluntad de comprender e a ( mi mo del modo m" individual po ible, de 'conocer e a ( mi mo), in embargo +ar" iempre ob*eto de conciencia $lo lo no individual, lo #ue en ( mi mo e exactamente u 'medida media)! #ue nue tro mi mo pen amiento, por a ( decirlo e adec+a a la a#oría continuamente y e reformulado en la per pectiva del rebaño por obra del car"cter de la conciencia, del 'genio de la e pecie) #ue impera en ella. >oda nue tra accione on, en el fondo, incomparablemente per onale , ,nica , de medidamente individuale , in duda! pero apena la traducimo en la conciencia, #a no parecen serlo&&& H te e el verdadero fenomenali mo y per pectivi mo como yo lo entiendo0 la naturale1a de la conciencia ani al implica #ue el mundo de #ue podemo tener conciencia e $lo un mundo de uperficie y de igno , un mundo generali1ado, vulgari1ado! #ue todo lo #ue e +ace con ciente se con!ierte por e o mi mo en c+ato, exiguo, relativamente e t,pido, genérico, igno, eñal di tintiva del rebaño! #ue a cada momento de la con tituci$n de la conciencia e vincula una enorme, fundamental alteraci$n, fal ificaci$n, reducci$n a la uperficialidad y generali1aci$n. 71 de arrollo de la conciencia no carece, por ,ltimo, de peligro y #uien vive entre lo +ipercon ciente europeo abe también #ue e una enfermedad. /o e , como puede adivinar e, la opo ici$n

entre u*eto y ob*eto lo #ue me importa0 de*o tal di tinci$n a lo te$rico del conocimiento, #ue e +an #uedado prendido en lo la1o de la gram"tica Dla metaf( ica popularE. /i i#uiera me intere a el contra te entre 'co a en () y fen$meno, pue to #ue e tamo ba tante le*o de 'conocer) ba tante como para poder llegar $lo +a ta e a distinci*n. /o tenemo ning,n $rgano para el conocer, para la 'verdad)0 ' abemo ) Do creemo , o no imaginamo E preci amente lo #ue puede er !entajoso #ue epamo en interé del rebaño +umano, de la e pecie, e inclu o lo #ue e llama a#u( 'venta*a) no e , finalmente, m" #ue una creencia, una imaginaci$n, y tal ve1 exactamente e a fune t( ima idiote1 por la #ue un d(a correremo a nue tra ruina.G

-!LA CIENCIA CO&O PRE6"ICIO. I...J 3o mi mo ucede con e a creencia con la cual e ati facen tanto abio materiali ta , la creencia en un mundo #ue debe tener u e#uivalente y u medida en el pen amiento +umano en la evaluaci$n +umana, en un 'mundo de verdad), al cual no podr(amo acercar en ,ltimo an"li i , con ayuda de nue tra +umana ra1$n, pe#ueña y cuadrada. -:$mo. -Queremo realmente de*ar #ue e degrade de e a manera la exi tencia a er un e*ercicio de calculi ta y a un arrellanar e de lo matem"tico en u cuarto. @nte todo, no e la debe #uerer de po*ar de la pluralidad de sentido de u car"cter0 ¡e o exige el buen gu to, eñore m(o , el gu to del re peto frente a todo lo #ue va m" all" de vue tro +ori1onte% Que $lo ea correcta una interpretaci$n del mundo I...J una interpretaci$n tal #ue permite contar, calcular, pe ar, ver y palpar, y nada m" , e o e una torpe1a y una ingenuidad, uponiendo #ue no ea una enfermedad mental ni un idioti mo I...J Cna interpretaci$n 'cient(fica) del mundo, como vo otro la entendéi , podr(a er por con iguiente, inclu ive, una de la m" e t,pida , e to e , la m" pobre de toda la interpretacione po ible del mundo.

-(
7A*LA EL CA&INAN$E. ?ara llegar a divi ar alguna ve1 de de le*o a nue tra moralidad europea para medirla con otra moralidade anteriore o venidera , para e o +a de +acer e como +ace un caminante #ue #uiere aber cu"n alta on la torre de una ciudad0 para e o, el abandona la ciudad. '3o pen amiento acerca de pre*uicio morale ), en ca o de #ue ello no deban er pre*uicio acerca de pre*uicio , pre uponen una po ici$n ,uera de la moral, alg,n m" all" del bien y del mal, +acia el #ue e tiene #ue a cender, e calar, volar 6y en e te ca o, de toda manera, un m" all" de nuestro bien y mal, una

libertad de toda '7uropa), entendida e ta ,ltima como una uma de *uicio de valor #ue comandan y e no +an convertido en carne y angre. Que e #uiera ir preci amente +acia all(, +acia fuera y +acia arriba, e tal ve1 una pe#ueña locura, un extraño e irracional 't, tiene ) 6pue también no otro , lo #ue conocemo , tenemo nue tra idio incra ia de la 'voluntad no libre)0 la pregunta e i pode os realmente ir +acia all( arriba. 7 to puede depender de m,ltiple condicione , en lo deci ivo, la pregunta remite a cu"n ligero o cu"n pe ado omo , al problema de nue tra 'pe ade1 e pecifica). ¡5e tiene #ue er u# ligero para impul ar u voluntad de conocimiento +a ta una tal le*an(a y, por a ( decirlo, por encima y +acia fuera de u tiempo, para crear e o*o con una mirada compren iva obre milenio y adem" un cielo puro en e to o*o % Cno tiene #ue +aber e de prendido de muc+o #ue no oprime, no refrena, no mantiene ometido , no vuelve pe ado , preci amente a no otro lo europeo de +oy. 7l +ombre de eme*ante m" all", #ue #uiere obtener ante u propia vi ta lo m" alto criterio de valor de u tiempo, re#uiere ante todo, para e o, ' uperar) en ( mi mo e te tiempo 6e la prueba de u fuer1a6 y, por con iguiente, no $lo u tiempo, ino también u aver i$n y contradicci$n tenida +a ta a+ora ,rente a e te tiempo, u ufrimiento en e te tiempo, u inadecuaci$n con e te tiempo, u ro anticis o&&&&

Friedrich Nietzsche

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful