P. 1
El Hombre Image Nde Dios

El Hombre Image Nde Dios

|Views: 0|Likes:
Published by bz

More info:

Published by: bz on Apr 16, 2014
Copyright:Traditional Copyright: All rights reserved

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as DOCX, PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

04/16/2014

pdf

text

original

El Hombre Imagen de Dios Pretendo con este comentario poner un poco de orden a las ideas tratadas en la clase sobre

la visión cristiana del hombre. Les recuerdo que leímos un texto del entonces Cardenal Ratzinger en el que se comentaba este versículo del libro del Génesis: "Dios creó al hombre a su imagen, a imagen de Dios lo creó, hombre y mujer lo creó" (Gen 1,27). Las enseñanzas del destacado teólogo, hoy Benedicto XVI, se pueden resumir en: a) La esencia de la imagen consiste en el hecho de representar algo. b) Su naturaleza como imagen tiene que ver con el hecho de que va más allá de ella misma y manifiesta algo que ella no tiene en sí misma. Una foto de alguien se hace comprensible sólo en relación con lo que representa. c) Ser imagen de Dios significa, en primer lugar, que los seres humanos no podemos encerrarnos en nosotros mismos y cuando lo hacemos, traicionamos nuestro ser más profundo. d) Ser imagen de Dios implica capacidad de relacionarse. Vemos entonces que cuando Dios nos enseña que somos imagen suya nos está transmitiendo una verdad muy profunda sobre nosotros mismos. En primer lugar, si somos imagen lo lógico para comprender a fondo quienes somos, es hacer referencia al original. Cada uno de nosotros adquiere pleno sentido si se conoce desde Dios; sólo en Dios nos hacemos comprensibles. ¿Qué ocurre, entonces, cuando una persona borra de su horizonte existencial a Dios? Cuando excluyo a Dios de mi vida, yo mismo me hago ininteligible -no comprensible- y mi propia vida empieza a carecer de sentido. Pensemos un momento en las consecuencias sociales que han tenido los sistemas políticos que han negado a Dios su lugar en la sociedad. Los ejemplos más patéticos son el comunismo y el nazismo. El agnosticismo contempóráneo no tiene mejor diagnóstico. En segundo lugar, ser imagen de Dios implica que cuando somos egoístas, aunque en un primer momento parece que nos cuidamos (detrás de todo egoísmo siempre hay un modo desordenado de cuidarse y protegerse a uno mismo) en la realidad nos estamos haciendo daño porque negamos lo que más íntimamente somos: seres que están relacionados con Dios y a través de él con los demás. Comprender que somos "imagen" de Dios nos enseña también cuál es nuestro deber principal: reflejar lo más puramente posible el original. Una imagen es buena en la medida en que refleja sin distorsiones su original. Si Dios es Amor, nuestra existencia está llamada al amor y a la entrega. Cuando no amo a Dios no me amo a mi mismo; no me gusta lo que soy porque no me gusta el original del

que soy reflejo. Ser imagen de Dios nos enseña también que debo amar las otras imágenes de Dios que veo: las otras personas. Concluyo entonces que amar a Dios y al prójimo son inseparables. Y también que amar a Dios y al prójimo es la forma más razonable y equilibrada de amarme a mí mismo. Que insensatez entonces el afán de tantos de buscar su bien en desmedro del de los demás.

You're Reading a Free Preview

Download
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->