You are on page 1of 1

HABLO DE TU SOLEDAD

Hablo de tu infinita soledad dijo el fulano quisiera entrar al saco de tu memoria apoderarme de ella desmantelarla desmentirla despojarla de su último reducto. Tu soledad me abruma/ me alucina dijo el fulano con dulzura quisiera que en las noches me añorara que me echara de menos me recibiera a solas. Pero sucede que/ dijo calmosamente la mengana/ si tu bendita soledad se funde con la mía ya no sabré si soy en vos o vos terminás siéndome. ¿Cuál de los dos será después de todo mi soledad legítima? Mirándose a los ojos como si perdonaran perdonarse adiós dijo el fulano; y la mengana adiós.

Mario Benedetti