You are on page 1of 203
Manual de redaccion e INVESTIGACION DOCU MENTAL Susana Gonzalez Reyna EDITORIAL TRILLAS [6] Catalogacién en la fuente Gonzélez Reyna, Susana ‘Manual de redaccién e investigacién documental -- 4a ed, -- México - Trilas, 1990 (reimp. 1994) 204 p. :il. ; 25m Incluye indices ISBN 968-24-4057-2 1 Investigaci6n - Metodologia 2. Documentacién. 3. Informes, Redacccién del. t. LC-Q180.A1G6'G6.5 D001. 42'G644m_— 847 La presentacién y disposicién en conjunto de MANUAL DE REDACCION E INVESTIGACION DOCUMENTAL son propiedad del editor. Ninguna parte de esta obra puede ser reproducida o trasmitida, mediante ningun sistema © métodso, electrénico 0 mecénico (incluyendo el fotocopiado, a grabacién o cualquier sistema de recuperaci6n y almacenamiento de informacién), sin consentimiento por escrito del editor Derechos reservados © 1979, Editorial Trilas, S. A. de C. V., Av. Rio Churubusco 385, Col. Pedro Maria Anaya, CP. 05540, México, D. F. Divisién Comercial, Calz. de fa Viga 1132, CP. 094359 México, D. F. Tel. 6330995, FAX 6330870 Miembro de la Camara Nacional de ia Industria Editorial. Reg. nim. 158 Primera edicién, 1979 Segunda edicién, 1980 (ISBN 968-24-0897-9) Reimpresién, 1982 Tercera edicién, 1984 (ISBN 968-24-1462-8) Reimpresiones, 1986, 1987 y 1988 Cuarta edicién, 1990 (ISBN 968-24-4057-2) Reimpresin, 1991 Segunda reimpresién, enero 1994* Impreso en México Printed in Mexico sta obra se terminé de imprimir el 15 de enero de 1994, en los talleres de Impresora Publimex, 5. A., Calz, San Lorenzo nim. 279-52, Col. Estrella letapatapa, GP. 09880, México, D.F. Se encuademé en Acabados Editoriales Anfre'd, Tapiceria num. 66, Col. 10 de mayo, GP, 15290, México, D.F. Se tiraron 5 000 ejemplares, mas sobrantes de reposicion KC 100 Prélogo Para que nos respeten nuestros lectores es necesario escribir correctamente. Todos sabemos escribir porque desde los primeros afios de instruc- cién escolar nos ensefian las letras, las palabras, las oraciones y los parra- fos. Sin embargo, afios m4s adelante nos percatamos de que esa ensefianza no es suficiente para expresar con claridad lo que pensamos y lo que sen- timos. Se nos manifiesta la necesidad de saber redactar, de saber exponer de manera coherente y precisa las ideas y las emociones. Cualquier persona, si se empefia, puede aprender a redactar con un nivel Iégico-gramatical aceptable; y si le interesa puede alcanzar otros ni- veles superiores y hacer de su prosa no s6lo una comunicacién clara y precisa, sino también elegante. La redaccién no es una entelequia ni un algo imposible. Por el con- trario, es una realidad muy necesaria y de facil alcance, si se le brinda dedicacién y constancia. Aunque con distinto nombre, en casi todos los planes de estudio se contempla la ensefianza de la redaccién. Sin embargo, no basta con este reconocimiento, con este enfatico sefialamiento de su importancia, para que sc logre el aprendizaje. Es necesario instrumentar los cursos vincu- lando Ia teoria con la practica, y enfrentando al estudiante con los pro- blemas de la comunicacién escrita a fin de que los supere. De nada sirven las ideas brillantes si éstas no estan expresadas con claridad y precisién. Una mala comunicacién provoca problemas que pueden tener una gran trascendencia. Las brillantes ideas se opacan al expresarse mal. Los exdmenes se reprueban porque no hay claridad ni coherencia en lo