You are on page 1of 3

Prueba de Amor

¡Ya llega San Valentín!


-mediándose va febrero-;
clientes de Amor, en fin,
Mayúsculo y Verdadero,

se nos vende a los Amantes


que es hora de echar los restos:
Flores, bombones, diamantes...,
¡un poema si hay arrestos!

“Más que Ayer, hoy yo Te Amo,


pero menos que Mañana”:
El Mandamiento del Amo
¡te he grabado en filigrana!

Lo que más me maravilla


es la absurda pretensión
de dar a tanta apostilla
¡rango de demostración!

Demuéstrame que me Quieres


con el rigor de la Ciencia:
Deduciendo o, si prefieres,
infiriendo una inferencia.

Demuéstrame que me Quieres


con el rigor de la Ciencia:
Induciendo o, si prefieres,
reduciendo a la incoherencia.

No es que me queje, mi Amor,


ni dude de tu Querencia;
sólo es cuestión de rigor
recelar de la evidencia.

No basta con ir, criatura,


a lomos, ah, de embelesos,
de la mano o la cintura,
ni con comernos a besos;

que en asuntos de emociones


la intención es lo de menos:
¡De tan dulces intenciones
están los hogares llenos!

1
Por más que atices la lumbre,
cariño, del corazón,
el humo de la costumbre
corre su velo a Razón.

Demuéstrame que me Quieres


con el rigor de la Ciencia:
Recurriendo o, si prefieres,
con leyes de contingencia.

Demuéstrame que me Quieres


con el rigor de la Ciencia:
Derivando o, si prefieres,
integrando diferencias.

Si ¡ni el decirme “Te Quiero”


una y otra vez, sin prisa,
prueba con algo de esmero
la verdad de la premisa!;

aunque me resulte caro


te pido ¡llegar incluso
a utilizar sin reparo
el proverbial Tercio Excluso!:

Qué importan, vida, los celos,


al menos ésos corrientes,
cuando se trata con celo
de que Amor sea consecuente;

y demuestre, celo mío,


con Razón, no sentimiento,
que si en Él yo no confío
procedo sin fundamento.

Demuéstrame que me Quieres


con el rigor de la Ciencia:
Ensayando o, si prefieres,
probando una convergencia.

Demuéstrame que me Quieres


con el rigor de la Ciencia:
Especula o, si prefieres,
te basas en la experiencia.

Y si los hechos son hechos,


escarba tú en su apariencia;
y, aún a riesgo de despechos,
contrástalos a conciencia:

2
No ha de sufrir menoscabo,
de resultas, la inocencia
del Querer si, al fin y al cabo,
¡redunda en su consistencia!

Demuéstrame que me Quieres


con el rigor de la Ciencia:
Computando o, si prefieres,
con aires de suficiencia.

Demuéstrame que me Quieres


con el rigor de la Ciencia:
¡Progresando, si prefieres,
a base de Fe y Creencia!

El Autóctono