Continuidad de los parques

Había empezado a leer la novela unos días antes. La abandonó por negocios urgentes, volvió a abrirla cuando regresaba en tren a la finca; se dejaba interesar lentamente por la trama, por el dibujo de los personajes. Esa tarde, después de escribir una carta a su apoderado y discutir con el mayordomo una cuestión de aparcerías, volvió al libro en la tranquilidad del estudio que miraba hacia el parque de los robles. Arrellanado en su sillón favorito, de espaldas a la puerta que lo hubiera molestado como una irritante posibilidad de intrusiones, dejó que su mano izquierda acariciara una y otra vez el terciopelo verde y se puso a leer los últimos capítulos. Su memoria retenía sin esfuerzo los nombres y las imágenes de los protagonistas; la ilusión novelesca lo ganó casi en seguida. Gozaba del placer casi perverso de irse desgajando línea a línea de lo que lo rodeaba, y sentir a la vez que su cabeza descansaba cómodamente en el terciopelo del alto respaldo, que los cigarrillos seguían al alcance de la mano, que más allá de los ventanales danzaba el aire del atardecer bajo los robles. Palabra a palabra, absorbido por la sórdida disyuntiva de los héroes, dejándose ir hacia las imágenes que se concertaban y adquirían color y movimiento, fue testigo del último encuentro en la cabaña del monte. Primero entraba la mujer, recelosa; ahora llegaba el amante, lastimada la cara por el chicotazo de una rama. Admirablemente restañaba ella la sangre con sus besos, pero él rechazaba las caricias, no había venido para repetir las ceremonias de una pasión secreta, protegida por un mundo de hojas secas y senderos furtivos. El puñal se entibiaba contra su pecho, y debajo latía la libertad agazapada. Un diálogo anhelante corría por las páginas como un arroyo de serpientes, y se sentía que todo estaba decidido desde siempre. Hasta esas caricias que enredaban el cuerpo del amante como queriendo retenerlo y disuadirlo, dibujaban abominablemente la figura de otro cuerpo que era necesario destruir. Nada había sido olvidado: coartadas, azares, posibles errores. A partir de esa hora cada instante tenía su empleo minuciosamente atribuido. El doble repaso despiadado se interrumpía apenas para que una mano acariciara una mejilla. Empezaba a anochecer. Sin mirarse ya, atados rígidamente a la tarea que los esperaba, se separaron en la puerta de la cabaña. Ella debía seguir por la senda que iba al norte. Desde la senda opuesta él se volvió un instante para verla correr con el pelo suelto. Corrió a su vez, parapetándose en los árboles y los setos, hasta distinguir en la bruma malva del crepúsculo la alameda que llevaba a la casa. Los perros no debían ladrar, y no ladraron. El mayordomo no estaría a esa hora, y no estaba. Subió los tres peldaños del porche y entró. Desde la sangre galopando en sus oídos le llegaban las palabras de la mujer: primero una sala azul, después una galería, una escalera alfombrada. En lo alto, dos puertas. Nadie en la primera habitación, nadie en la segunda. La puerta del salón, y entonces el puñal en la mano, la luz de los ventanales, el alto respaldo de un sillón de terciopelo verde, la cabeza del hombre en el sillón leyendo una novela.

es agresivo con los amantes. Ambas ficciones se juntan. El primer párrafo contiene la ficción del cuento y la de la novela. mundos paralelos que no podemos verificar. El lector acaricia el terciopelo como forma de disfrutar de dónde está. inexplicable. desde el aspecto formal y desde el contenido. que empieza a revelarnos lo que realmente está pasando. que conocemos desde el punto de vista del lector. . porque estamos ante la literatura fantástica. para Cortázar. El primer párrafo contiene la ficción del cuento y la de la novela. que conocemos desde el punto de vista del lector. el punto por el que se pasa de una ficción a otra. sobrenatural. Es este dato. que amenaza a los personajes. Otro dato importante que anticipa el final y lo explica es la mención al terciopelo verde del sillón. cómo los parques (el real y el ficticio) están más cerca (continuos) de lo que imaginamos. Dentro del cuento el lector es un lector pasivo. 3. entre otros. Existen. hasta que en esta atmósfera irrumpe un elemento fantástico. La comunicación de estas ficciones son los parques. y como para no dejarse llevar totalmente por la ficción. por su orden y porque lo mira de lejos. en la novela. Es interesante ver que ese parque que se continúa. que no se compromete con la lectura. veremos que se corresponden con las dos ficciones y con su unión. Mientras el parque da tranquilidad al lector.Tema de la obra El tema de esta obra se presenta ya en el título. y que lee para evadirse. Desde el punto de vista formal vemos que hay dos párrafos. 2. pero siempre desde un narrador omnisciente y exterior. Esta continuidad de los parques es el punto de fuga. pero también los oculta. El eje del relato es la frontera existente entre lo real y lo ficticio y hasta qué punto la fantasía puede entrar en nuestro mundo y afectarnos. uno el del lector de la novela y el otro es un bosque donde está la cabaña en que se reúnen los amantes. y si miramos atentamente el contenido de esos párrafos. Este texto se podría dividir en dos partes. Primer párrafo 2 o 3 ideas 1. Es decir. pero como también existen fisuras de esos mundos. dado que “continuidad de los parques” es precisamente el planteo del punto de fuga. a veces logramos ver algún aspecto de ellos. que se deja llevar por ella. Y el segundo párrafo habla de la fusión de estas dos ficciones. el bosque tiene otro desorden. ahora es el bosque que oculta la cabaña y lastima al amante. Este concepto implica la aparición de un ambiente cotidiano donde aparecen elementos raros.

en autor nos insinúa sutil pero indudablemente lo que ha sucedido. Este autor. Había empezado a leer la novela unos días antes. Las dos realidades se han convertido en una. volvió a abrirla cuando regresaba en tren a la finca. otro. Lo hace con placer. Este es un lector pasivo. al iniciar la lectura. Análisis Para analizar primero el argumento. La lectura de evasión no involucra al lector. La abandonó por negocios urgentes. sea un co-autor. Un lector verdaderamente comprometido y apasionado por la lectura. En él intervienen dos realidades. o sea que ya no sólo están conectadas sino que han convergido para formar un único universo. y que lee para evadirse. Pero al finalizar el cuento. por el dibujo de los personajes. Este es un lector que no sirve.Desarrollo de las ideas. pasa a describir la realidad novelesca de los amantes en la cabaña. y que construya con él la historia. se dejaba interesar lentamente por la trama. se convertirá en el asesinato de esta misma persona a través de la historia de una relación de amor pasional. dos planos diferentes aunque paralelos: uno. . sino es así. que se deja llevar por ella. no necesita nada para comenzar esa lucha. adhiriéndose a la idea de Umberto Eco de “obra abierta” espera que el lector sea activo. para Cortázar. Este lector necesita orden y tranquilidad para poder leer. 3. El parque de la lectura de la primera historia es el mismo parque que en la novela (de la segunda historia). Hasta este punto. por lo cual. veremos que el relato de la lectura de un libro por una simple persona. el de un hombre leyendo la novela (de ahora en más “el lector”). Cada cual es independiente y sólo se comunican a través de la lectura. urdiendo un plan no del todo definible. que no se compromete con la lectura. el de la novela. el leer no tiene sentido. y éste debe saber que se juega la vida en cada lectura. en cualquier lugar que se le proponga y en cualquier forma que esta lucha aparezca. Cortázar comienza por sumergirnos en la realidad del lector que se dispone a retomar una novela y luego. 1. y revela por el mismo motivo el corazón del tema principal de la historia. relatada con un lenguaje cultivado y siguiendo un tono trágico. ambas realidades se han conectado de un modo puramente convencional.

y aquí el verbo sumergirse lo utilizamos en sentido metafórico y real pues el lector deja su mundo real y se zambulle en otra realidad. entra y se dirige sin vacilar a donde su amante le ha indicado ir. Cortázar juega con las leyes que rigen nuestro mundo para decirnos que nada es absoluto ni definitivo. Entonces lee el encuentro de los amantes en la cabaña. la pasión que los une. la necesidad que tienen de llevar a cabo un crimen. Finalmente. en las últimas tres líneas del cuento nos damos cuenta de que la misión del personaje es apuñalar al lector. Esto representa una ruptura de lo racional.Hilo narrativo El lector se encuentra en su casa. y la atención se concentra en la aventura del personaje masculino.” se fusionan en el parque. que actúa como frontera entre las dos realidades y le da significado al título del cuento. Luego se separan fuera de la cabaña. . El lector se sumerge en la lectura. el cual corre a través de lo que parece ser un parque. Está sentado en un sillón de terciopelo verde y muy interesado en su libro. la de la ficción. frente a los ventanales con vista al parque.. un atentado a lo que consideramos a través de la lógica como la Realidad. En el caso de “Continuidad. Una vez más. Al terminar el recorrido llega a una casa..

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful