P. 1
El Bautismo de Cristo

El Bautismo de Cristo

|Views: 123|Likes:
Ensayo a partir de la Sagrada Escritura, san Agustín y Romano Guardini
Ensayo a partir de la Sagrada Escritura, san Agustín y Romano Guardini

More info:

Published by: Pbro. Juan Lisandro Scarabino on Nov 06, 2009
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

11/27/2012

pdf

text

original

U IVERSIDAD DEL ORTE SA TO TOMÁS DE AQUI O Facultad de Teología

El Bautismo de uestro Señor Jesucristo
Pbro. David Pérez Pazo y Pbro. Juan Lisandro Scarabino 06-may-2005

2

Estudio moderno
Bibliografía utilizada: Guardini, Romano. “El Señor. Meditaciones sobre la persona y la vida de Jesucristo”, ED. Lumen, 2º edición, República Argentina, 1997. Guardini ubica la escena del bautismo como en un intervalo que sucede en la vida de Jesús entre dos etapas, a saber, entre la tentación y la primera proclamación. Si bien Jesús ha salido de su adolescencia, aún no ha comenzado su acción. El evangelista Lucas nos dice que “tenía Jesús, al comenzar, unos treinta años” (Lc. 3,23). Y era, según se creía, hijo de José, y de toda la genealogía que lo hace ser hijo de David, Abraham, y también Hijo de Dios. A Guardini le conmueve contemplar al Señor en soledad. Aún no había pronunciado ninguna palabra de su Buena Nueva, ni había convocado a ningún discípulo. Estaba con todo por hacer. Los evangelios únicamente nos dicen que Juan predicaba la penitencia y bautizaba a orillas del Jordán, y que allí aparece un día el Señor, súbitamente, solicitándole que lo bautice. Juan se niega, pero Jesús insiste diciendo: “Déjame, ahora, pues conviene que así cumplamos toda justicia”. En la proclamación de fe que Juan el Bautista exclama al verlo, se nos abre una puerta para que nos asomemos un poco al alma del profeta. Juan el Bautista no lo conocía a Cristo, ni tampoco aquellos entre los que estaba Cristo. Lo proclama como uno más fuerte que él, a quien no es digno de desatarle la correa de sus sandalias. Cuando Jesús descendió al Jordán, dejaba atrás la profunda vivencia de la niñez y de los largos años del “progresar su sabiduría”, en estatura y en Gracia ante Dios y ante los hombres (Cf. Lc 2,52). El primer gesto que contemplamos de Jesús, y su primera palabra son de humildad. En ningún momento insinúa Jesús que el bautismo no es para Él, que no tiene pecado; en ningún momento dice que eso sea sólo para los demás. El hecho de que Jesús pida ser bautizado significa que acepta la prédica del Bautista y confesarse pecador; acepta hacer penitencia y abrirse a lo que Dios quiera enviarnos. Por eso es comprensible que Juan se espante y se resista. Jesús no quiere ser una excepción, sino subordinarse a la ley que vale para todos. A ese descender en la hondura de lo humano le responde la intervención de lo alto. Los cielos se abren y tiene lugar el encuentro que Guardini llama “infinito”. Toda la plenitud del Padre fluye hacia Jesús, según Lucas, mientras estaba puesto en oración (Lc 3,21). Así muestra el evangelista que se trataba de un proceso interior. Pero más allá de todo, este fue un acontecimiento real, más real que todas las cosas tangibles que se hallaban presentes en aquel momento; pero al mismo tiempo interior, “en el Espíritu”. Guardini expresa muy bien que el ser humano se remonta por encima de sí mismo por el Espíritu Santo, a fin de que el hombre experimente a Dios, el Santo, y descubra su amor. Pues bien, es la plenitud de este mismo Espíritu el que desciende sobre Jesús, que siendo el hijo consubstancial de Dios y llevando en sus ser la divinidad viva que lo colma e ilumina, es a la vez el verdadero hombre, semejante en todo a nosotros, salvo en el pecado. Jesús crece, “progresa en sabiduría, en estatura y en gracia”, no sólo ante los hombres, sino también ante Dios. Aquí se hace más denso el misterio: él es el Hijo del Padre. El Padre está “siempre en él”; “en él, así como él está en el Padre” (Jn 14, 1012). Lo que Jesús hace, es una acción que se realiza a partir del mandato del Padre, el

3 Hijo conoce con absoluta claridad ese mandato; lo “ve”. El Espíritu está igualmente en él, siempre. Porque el Espíritu es el amor por el cual el Hijo y el padre son uno, y es también el poder por el cual el Hijo se ha hecho hombre. Sin embargo aquí el Espíritu “viene” sobre él, así como el mismo Jesús más adelante habrá de “enviar” desde el Padre el Espíritu sobre los suyos. El poder del Espíritu viene sobre Jesús y, en ese encuentro resuena la palabra del amor paternal, que en el relato de Lucas asume la forma de una interpelación “Tú eres mi hijo; yo te he engendrado” (Lc 3,22). Una vez se han encontrado Jesús y el Espíritu, éste lo impulsa hacia la soledad, a apartarse de los suyos, a alejarse de toda la gente que estaba junto al Jordán, terminando así la escena del Bautismo de Jesús.

Estudio exegético
Ubicación bíblica: Mt. 3, 13-17; Mc. 1, 9-11 y Lc. 3, 21-22. Bibliografía utilizada: Ricciotti, G. 1968. Vida de Jesucristo. Editorial Luis Miracle S.A. Barcelona. Luego de treinta años de silencio, en el cual se desarrolla la denominada “vida oculta” de Jesucristo, Juan el Bautista aparece en público y poco después lo hará Nuestro Señor. Ricciotti ilumina: “casi reproduciendo la breve distancia que separó sus nacimientos respectivos”.1 Nuestro autor luego de hacer esta breve presentación, dedica unas páginas a explicar, a partir de los Evangelios, del Antiguo Testamento y de los datos extra-bíblicos de aquella época, la figura de Juan. Comentando sobre el llamado “silencio profético”, en el que habían desaparecido los “antiguos estandartes de Israel”2 , trae a colación el Salmo 73, que dice: “ o vemos nuestras enseñas, ya no tenemos profetas, nadie que sepa hasta cuando.”3 Y continua diciendo que el estandarte se alzaba sobre Juan, como profeta último y definitivo. Fundamenta esta afirmación citando a San Lucas: “La Ley y los profetas llegan hasta Juan; a partir de ahí comienza a anunciarse la Buena ueva del Reino de Dios.”4 El Bautista había adquirido mucha influencia: tenía discípulos, algunos de los cuales más tarde seguirán al Señor (Pedro, Andrés, Santiago y Juan) y otros que continuarán afectos a su persona. “Juan permanecía generalmente a orillas del Jordán, en la parte del Río más accesible al que llega de Jerusalem, es decir, poco más arriba de su desembocadura en el Mar Muerto.”5 Allí bautizaba.6 Las multitudes que acudían a él, se empezaba a preguntar si no sería el Mesías. A lo qu él responde dura y secamente: “Yo os bautizo con agua; pero está a

P. 293. P. 295. 3 V. 9. 4 16, 16 5 p. 296 6 Aclara Ricciotti que a veces lo hacía en otros lados: Bethania de allende el Jordán y Ainon, junto a Salim. (Cfr. Pp. 296-297).
2

1

4 punto de llegar el que es más fuerte que yo, a quien ni siquiera soy digno de desatarle la correa de sus sandalias. Él os bautizará en Espíritu Santo y fuego.”7 Un día, se presentó Jesús, junto a los seguidores del Bautista. Llegaba de Nazareth. El Mesías iba mezclado con otros penitentes y nadie le conocía, ni siquiera su pariente Juan. Nuestro exégeta argumenta citando al apóstol Juan: “Y yo no le conocía pero el que me envió a bautizar con agua me dijo: Aquel sobre quien veas bajar el Espíritu y se queda sobre él, ése es el que bautiza con Espíritu Santo.”8 Pero Juan distinguió a Jesús antes de realizar el bautismo. Giuseppe Ricciotti dice casi poéticamente: “Pero tenía presentimiento, y cuando distinguió a Jesús mezclado entre la multitud que se preparaba al bautismo, la voz del Espíritu, unida a la de la sangre, le hicieron adivinar, en aquel hombre mezclado entre tantos, al Mesías y pariente suyo, pese a que aun no había visto en él el signo preestablecido (Mateo, 3, 14-15).”9 Juan no lo quiso bautizar, Jesús le hizo ver que era necesario y al bautizarlo “la adivinación se transformó en certidumbre.”10 Y esto debido a que “el signo de reconocimiento se produjo. Jesús, con traza de penitente, pero sin confesar pecado alguno, había entrado en el agua, y he aquí que cuando salió abrióse el cielo sobre él, y el Espíritu Santo descendió sobre su cabeza en forma de paloma, y oyóse en lo alto una voz que decía: Tu eres mi hijo amado, en ti me complazco (Marcos, 1, 11).”11 Concluye la presentación del bautismo del Señor haciendo una presentación muy bella: así como en la gruta de Bethlehem, el Mesías iniciaba su vida física, aquí inicia su misión. Allí es dado un anuncio a los pastores, aquí un signo al precursor inocente y a los pecadores arrepentidos. También en las dos escenas hay una eficacia limitada, en cuanto al tiempo y en cuanto al número de los que lo recibieron. Ya que poco meses después dos discípulos de Juan serán enviados por él mismo, a preguntar a Jesús si él era el Mesías esperado. De esta forma Ricciotti, presenta el bautismo del Señor, dedicándole seis parágrafos12 y esencialmente unida a la figura del Bautista.

Estudio patrístico
Bibliografía utilizada: Obras completas de San Agustín Tomos X, XXIV, XXV y XXVI. En esta parte del trabajo, expondremos algunas reflexiones teológicas realizadas por San Agustín (351-430), en sus homilías. Con nuestro propósito no pretendemos agotar el tema, ya que el Santo Obispo de Hipona en muchos sermones habla sobre el bautismo del Señor. Simplemente mencionaremos algunos puntos que nos parecen que son de gran importancia. Debido a la gran riqueza de dichas homilías y a la fuerza que tienen algunas de sus frases en el idioma original, citaremos las mismas en latín (la traducción que ofrecemos es la que proponen los editores de la BAC) y en la gran mayoría de la exposición dejaremos que el mismo San Agustín nos hable.

7 8

Lc. 3, 16. 1, 33. 9 p. 298. 10 P. 298. 11 P. 298 12 El libro contiene 640 parágrafos

5 Juan Bautista bautiza a Jesús Sermón 292, 4. Pronunciado el 24 de junio, antes del 405. Lugar desconocido.

Juan bautiza a Cristo: ♦ servus Dominum ♦ vox Verbum ♦ creatura Creatorem ♦ lucerna Solem el siervo al Señor. la voz a la Palabra. la creatura al Creador. la lámpara al Sol.

Y no por esto se enorgulleció Juan, sino que se sometió al iba a ser bautizado: ¿Vienes tú a ser bautizado por mí? ¿soy yo quien debe ser bautizado por ti? ¡Gran confesión! ¡Segura profesión de la lámpara al amparo de la humildad! Si ella se hubiese envalentonado contra el sol, rápidamente la hubiera apagada el viento de la soberbia. Y esto es lo que nos enseñó el Señor con el bautismo: “Baptizari voluit tantus a tantillo; ut breve explicem, salvador a salvando” (Él, tan grande, quiso ser bautizado por uno tan pequeño, para decirlo en breves palabras, el salvador por el necesitado de salvación. “Soy yo quien debe ser bautizado por ti” El bautismo del Señor aporta la salud y Juan necesitaba curarse: “Mira autem in ipsa Domine humilitate medicina: ille baptizabat, et ille sanabat” (¡Admirable medicina de humildad de nuestro Señor! Uno bautizaba y el otro sanaba.) Cristo es el salvador de todos los hombres, Juan es hombre, y por esto lo reconoce como su salvador. El Señor responde: “Deja por un momento que se cumpla toda justicia”: “Humilitate commendavit iustitiam” (en la humildad encareció la justicia). En la humildad nos intimó a la justicia. El ser bautizado, caía dentro de su enseñanza de la humildad.

Cristo mostró lo que reciben los bautizados por el Señor Sermón 288, 2. Pronunciado el 24 de junio del 401 en Cartago En la escena del bautismo aparece con toda evidencia la figura de Juan, quien pudiendo pasar por Cristo, prefirió dar testimonio de Cristo y encarecerlo a él, humillarse antes que usurpar su persona y engañarse a sí mismo. Con razón se dijo de él, que era más que un profeta. Juan vio lo que muchos profetas quisieron ver. Lo vio cuando ya predicaba y elegía a sus discípulos. Lo vio en la orilla del Jordán. Allí comenzó el magisterio de Cristo; allí se encomendó ya el futuro bautismo cristiano, puesto que se recibía un bautismo previo que preparaba el camino. El Señor quiso ser bautizado por sus siervos “ut viderent quid accipiunt qui baptizantur a Domino” (para mostrar lo que reciben quienes son bautizados por el Señor). Juan, al verlo se humilló, para ser exaltado, en su humildad, por Cristo. Cuando le preguntan si era Cristo o Elías o alguno de los otros profetas, les responde: “Ego sum voz clamantis in deserto” (Yo soy la voz que clama en el desierto). Juan es la

6 vos y ¿qué es Cristo sino la Palabra? Primero se envía la voz para que luego se pueda entender la Palabra. Y esta es la Palabra que existía en el principio y que estaba junto a Dios y que era Dios. Todo fue hecho por esta Palabra y sin ella nada se hizo. “Vide, vide utrumque ad flumen, et vocem et Verbum. Voz Ioannes, Verbum Christus.” (Mira, mira junto al río una y otra cosa: la voz y la Palabra. Juan es la voz, Cristo la Palabra.

En el bautismo de Cristo se manifestó visiblemente la Trinidad Sermón 52, 1 Pronunciado entre el año 410 y el 412 o 419 y 420. Lugar desconocido. “Videmus enim, et tamquam proposito divino spectaculo contuemur, apud flumen Iordanen commendari nobis deum nostrum in trinitate” (Vemos y contemplamos, como ante un espectáculo que Dios nos presenta, que junto al río Jordán se nos muestra Dios en su Trinidad.) Llega Jesús y es bautizado por Juan, el Señor por el siervo, cosa que hizo para dar ejemplo de humildad. Luego de haber sido bautizado, se abrieron los cielos y descendió sobre él el Espíritu Santo en forma de paloma, luego siguió una voz que vino de lo alto: “Hic est filius meus dilectus, in quo bene sensi” (Este es mi Hijo amado, en quien me sentí bien). Tenemos aquí a la Trinidad con una cierta distinción de personas: En la voz, el Padre. En el hombre, el Hijo. En la paloma, el Espíritu Santo. “Euidenter enim nec ullo dubitationis scrupulo commendatur haec trinitas.” (Con toda evidencia, por tanto, y sin lugar de duda, se manifiesta aquí esta Trinidad). En efecto, Cristo el Señor, que viene hasta Juan en la condición de siervo, es ciertamente el Hijo; no puede decirse que es el Padre o el Espíritu Santo. Con respecto a la paloma, nadie puede dudar, ya que dice explícitamente que “descendió el Espíritu Santo en forma de paloma”. Y tampoco nadie puede dudar de la voz del Padre, que dice “Tú eres mi Hijo”. “Habemus distinctam trinitatem” (Tenemos, pues, la distinción de personas en la Trinidad). Por qué quiso ser bautizado Cristo Sermón 292, 3. Pronunciado el 24 de junio antes del 405 . Lugar desconocido. “Baptizari enim Dominus propter humilitatem voluit, non propter iniquitatem. Dominus Christus quare est baptizatus? Dominus Christus Dei Filius unigenitus, quare este baptizatus? Inveni quare est natus, et ibi invenies quare sit baptizatus” (El Señor quiso ser bautizado por humildad, no porque tuviese alguna iniquidad. ¿Por qué fue bautizado Cristo el Señor? ¿Por qué fue bautizado Cristo el

7 Señor, el Hijo unigénito de Dios? Investiga por qué nació, y entonces hallarás por qué fue bautizado. Allí encontrarás la vía de la humildad. Vía que no puedes emprender con pie soberbio; vía que, si no pisas con pie humilde, no podrás llegar a la excelsitud a la que conduce. “Baptizatus este propter te, qui descendit propter te. Vide quantus factus sit tantillus” (Quien descendió por ti fue bautizado por ti. Advierte cuán pequeño se hizo a pesar de ser tan grande). “Quoniam plus est quod voluit homo fieri, quam quod voluit ab homine baptizati” (Más digno de mención es que haya querido hacerse hombre que su voluntad de ser bautizado por un hombre).

You're Reading a Free Preview

Download
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->