P. 1
Autoridad de La Biblia

Autoridad de La Biblia

|Views: 4|Likes:
Published by yenatan

More info:

Published by: yenatan on May 13, 2014
Copyright:Traditional Copyright: All rights reserved

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

10/07/2015

pdf

text

original

Sections

  • Pre fa cio
  • No cio nes pre li mi na res
  • Con tro ver sias en tor no a la Bi blia
  • Los orí ge nes his tó ri cos de la Bi blia
  • La na tu ra le za de la Bi blia y la pe cu lia ri dad de su con te ni do
  • El apa ren te dé fi cit nor ma ti vo de la Bi blia y sus so lu cio nes
  • La ins pi ra ción de la Bi blia
  • La du da his tó ri ca y la in ter pre ta ción bí bli ca
  • 8.1. El des per tar de la sos pe cha
  • Di ver sos Ac ce sos a la Bi blia
  • La Bi blia en pers pec ti va y pra xis la ti noa me ri ca na
  • La in ter pre ta ción de la Bi blia en Je sús
  • Au to ri dad cau sa ti va y au to ri dad nor ma ti va
  • La Bi blia en tiem pos de glo ba li za ción

G'++f)!ed B)a#e%e!

e)
La Autoridad
de la
Biblia
C'&+)'-e)*!a* 2 S!&!f!cad' 2 F,&da%e&+'
© de la edición en portugués:
2003-Editora Sinodal
Rua Amadeo Rossi 467
Caixa Postal 11
93001-970 São Leopoldo/RS
Brasil
Telf.: (51) 590-2366
Fax: (51) 590-2664
www.editorasinodal.com.br
© Coeditora:
Centro de Estudos Bíblicos-CEBI
Rua João Batista de Freitas 558
Bairro Scharlau
93121-970 São Leopoldo/RS
Telf.: (51) 568-2560
Fax: (51) 568-1113
© de la edición en español:
2006-Con se jo La ti noa me ri ca no de Igle sias-CLAI
In gla te rra N32-113 y Av. Ma ria na de Je sús
Ca si lla 17-08-8522
Qui to, Ecua dor
Te lf: (593-2) 255-3996 / 252-9933
Fax: (593-2) 250-4377
E-mail: nilton@clai.or g.ec
www .clai.or g.ec
Traducción: Daniel Oliva Morel
Revisión de Texto: Raymond Araujo
Di se ño de Por ta da: Iván Ba la re zo
Dia gra ma ción y Coor di na ción Edi to rial: Am pa ro Sa la zar Cha cón
Quito, enero 2006
Prohibida toda reproducción parcial o completa sin autorización del autor y/o de los
responsables de la edición en español.
Tabla de Contenido
Pre fa cio 7
CA PÍ TU LO I
No cio nes pre li mi na res 9
CA PÍ TU LO II
Con tro ver sias en tor no a la Bi blia 15
CA PÍ TU LO III
Los orí ge nes his tó ri cos de la Bi blia 21
CA PÍ TU LO IV
La na tu ra le za de la Bi blia y la pe cu lia ri dad de su con te ni do29
CA PÍ TU LO V
El apa ren te dé fi cit nor ma ti vo de la Bi blia y sus so lu cio nes 33
CA PÍ TU LO VI
La ins pi ra ción de la Bi blia 39
CA PÍ TU LO VII
La au to ri dad de la Bi blia en Mar tín Lu te ro
y en la teo lo gía de la Re for ma 47
CA PÍ TU LO VIII
La du da his tó ri ca y la in ter pre ta ción bí bli ca 55
8.1. El des per tar de la sos pe cha 55
8.2. El pro gra ma de la des mi to lo gi za ción
de Ru dolf Bult mann 58
8.3. Le gi ti mi dad y lí mi tes de la apro xi ma ción
crí ti ca a la Bi blia 64
CA PÍ TU LO IX
Di ver sos Ac ce sos a la Bi blia 71
CA PÍ TU LO X
La Bi blia en pers pec ti va y pra xis la ti noa me ri ca na 81
CA PÍ TU LO XI
La in ter pre ta ción de la Bi blia en Je sús 87
CA PÍ TU LO XII
Au to ri dad cau sa ti va y au to ri dad nor ma ti va 93
CA PÍ TU LO XIII
La Bi blia y la ecu me ne 99
CA PÍ TU LO XIV
La Bi blia en tiem pos de glo ba li za ción 105
6 • La autoridad de la Biblia
Pre fa cio
Ha blar de la au to ri dad de la Bi blia es pi sar en un te rre no ac ci -
den ta do. Es tá cu bier to de pie dras de tro pie zo, des ni ve les, hue cos.
Pue de pro vo car caí das. El te ma es po lé mi co. No es que la au to ri dad
de la Bi blia sea cues tio na da. En la cris tian dad, o sea en el con jun to
de las Igle sias y de las per so nas cris tia nas en el mun do, la Bi blia ejer -
ce la in dis cu ti ble fun ción de Sa gra da Es cri tu ra. En es to hay una ni mi -
dad. El di sen so apa re ce tan pron to se pi den ex pli ca cio nes so bre el
sig ni fi ca do y las apli ca cio nes de esa au to ri dad. Las for mas de en ten -
der la va rían. No es ra ro que apa rez ca el con flic to y se pro duz can di -
vi sio nes. El te ma exi ge la dis cu sión y la bús que da de con sen so.
La ta rea es im pos ter ga ble, la Bi blia es tá sien do usa da. No pue -
de ha ber mo ra to ria bí bli ca en la cris tian dad. Ca be a la Igle sia de Je -
su cris to la res pon sa bi li dad por el uso con se cuen te de ese li bro y a la
re sis ten cia con tra el abu so. La Bi blia es un don a ser ad mi nis tra do
con el de bi do ce lo. Por lo tan to im por ta co no cer la Bi blia y aus cul tar
sus pro pó si tos. ¿En qué con sis te su na tu ra le za sa gra da? ¿Es o no pa -
la bra de Dios? ¿Có mo leer la Bi blia co rrec ta men te? La cris tian dad
de be dar res pues ta y jus ti fi car su dis cur so.
Ella siem pre de be ha cer fren te a los de sa fíos es pe cí fi cos y a las
rea li da des en trans for ma ción. El pre sen te es tu dio se ini cia con una
re fle xión en ca mi no des de los ini cios del ca non. Pre ten de ofre cer in -
for ma ción so bre la ma te ria y una sín te sis de las ten den cias ac tua les.
Por lo mis mo, si mul tá nea men te se ofre ce una to ma de po si ción.
Cuan do se tra ta de fe, la neu tra li dad se vuel ve una fic ción. Pre fe ri mos
asu mir nues tro pun to de vis ta, mol dea do por la tra di ción lu te ra na y
por las afi ni da des con las de más Igle sias de la Re for ma. El ho ri zon -
te ma yor, por lo tan to, es tá siem pre cons ti tui do por to da la ecu me ne
cris tia na, el cuer po de Cris to en la to ta li dad. La Bi blia no es pro pie -
dad par ti cu lar de nin gu na de no mi na ción, aun cuan do se de ba de fi nir
el pa pel que le atri bu ye. Es to no pu de ser he cho en for ma au to ri ta ria,
ex clu yen te y sin diá lo go. No se tra ta de ope rar con ana te mas. La pro -
pia Bi blia lo pro hí be. Lo que im por ta es el ar gu men to. Y es te es el que
de be pre va le cer, tam bién y jus ta men te cuan do exis ten di sen sos.
La li te ra tu ra exis ten te so bre el te ma y sus mu chos te mas re la -
cio na dos es in men sa. No te ne mos la pre ten sión de ago tar los re cur -
sos. Las in di ca cio nes bi blio grá fi cas, con te ni das en las no tas al pie de
pá gi na, ine vi ta ble men te per ma ne ce rán in com ple tas. Aún así, es pe ra -
mos ha ber con tem pla dos las obras más re pre sen ta ti vas, dán do le al
lec tor y a la lec to ra la opor tu ni dad y la po si bi li dad de te ner in for ma -
ción adi cio nal y de eva luar crí ti ca men te las te sis pre sen ta das.
La Bi blia es un li bro fan tás ti co. Por eso, el ob je ti vo fi nal de es te
es tu dio no pue de con sis tir en la me ra pre sen ta ción de una vi sión pa -
no rá mi ca. La me ta con sis te en la mo ti va ción pa ra la lec tu ra y la ex -
plo ra ción de la ri que za de ese li bro. La Bi blia no se sa tis fa ce con ser
un sim ple ob je to de es tu dio. Quie re ser una com pa ñe ra ac ti va en un
pro ce so de apren di za je en el que Dios y el mun do es tán en jue go. Es
nues tro de seo que ha ya mos con tri bui do un po co.
El au tor
8 • La autoridad de la Biblia
CA PÍ TU LO I
No cio nes pre li mi na res
La pa la bra “Bi blia” es de ori gen grie go y sig ni fi ca, en una tra -
duc ción li te ral, “li bros” (2 Ti 4:13). Lle gó a de sig nar aque lla co lec ción
de es cri tos que cons ti tu yen la Sa gra da Es cri tu ra de la cris tian dad y
que re ve lan la obra y vo lun tad de Dios
1
. Se tra ta, en efec to, de una
ver da de ra bi blio te ca, unien do res pec ti va men te los 39 o 46 li bros
2
de
la pri me ra par te, lla ma da An ti guo Tes ta men to (AT), y los 27 de la se -
gun da par te, del Nue vo Tes ta men to (NT), en una so la Es cri tu ra. Ella
con tie ne el dis cur so fun da dor de la fe cris tia na, sien do por es to la
nor ma su pre ma de la cris tian dad. No hay co mu ni dad cris tia na sin Bi -
blia. Se tra ta, pues, de un li bro “ecu mé ni co” por ex ce len cia. Él pre -
ser va la iden ti dad cris tia na en el de ve nir de los tiem pos y en la va ria -
ción de lu ga res, cul tu ras y con tex tos so cia les. La Bi blia une a la cris -
tian dad y le im pri me un per fil in con fun di ble en me dio del mun do de
1
Pa ra in for ma ción ge ne ral, re mi ti mos a An tô nio M. AR TO LA; Jo sé Ma nuel Sán chez CA RO.
Bí blia e Pa lav ra de Deus. In tro du ção ao es tu do da Bí blia. V.2. São Pau lo: AM Edi ções, 1996.
Joa chim FIS CHER. A Bí blia e a nos sa vi da. Es tu dos Teo ló gi cos. Ano 19, São Leo pol do: Si -
no dal, 1979/2, p.67-84; Karl HOE HEI SEL et alii. Art. “Es cri tu ra(s) Sa gra da(s). In: Lé xi co
das Re li giões. Hans Wa den fels (ed.), Pre tó po lis: Vo zes, 1998, p.179s; Jo han KO NINGS. A Bí -
blia, sua his tó ria e lei tu ra: uma in tro du ção. Pe tró pois: Vo zes, 1992; Va lé rio MAN NUC CI. Bí -
blia – Pa la bra de Deus. Cur so de In tro du ção â Sa gra da Es cri tu ra. São Pau lo: Pau li nas, 1986;
Car los MES TERS. Flor sem de fen sa – uma ex pli ca ção da Bí blia a par tir do po vo. Pe tró po -
lis: Vo zes, 1983; Hans Wal ter WOLFF; Jür gen MOLT MANN. A Bí blia – Pa lav ra de Deus ou
pa lav ra de ho mens? São Leo pol do: Si no dal, 1970; Gün ter BORN KAMM. Got tes wort und
Mens che wort im Neuen Tes ta ment. In: Stu dien zu An ti ke und Urch ris ten tum. Ges. Aufs. II,
Mün chen: Chr. Kai ser, 1959, p.223-236; Ro bert BR YANT. The Bi ble’s aut ho rity to day. Min -
nea po lis: Augs burg Pu blis hing Hou se, 1968; etc.
las re li gio nes. La fe que se fun da men ta en Je su cris to tie ne na tu ra le -
za bí bli ca. Es a tra vés de esos es cri tos que nos lle ga la voz de Je sús
de Na za ret, del Dios Crea dor y del Es pí ri tu San to.
La Bi blia es se gu ra men te uno de los li bros, si no “el li bro”, de
ma yor efec to his tó ri co en to dos los tiem pos. Mol deó cul tu ras y de ter -
mi nó el es pí ri tu de pue blos y ge ne ra cio nes. Se en cuen tra di vul ga do
en in con ta bles ejem pla res y es tá tra du ci do a ca si to das las len guas
ha bla das en el pla ne ta. Tu vo y tie ne im por tan cia no só lo pa ra las Igle -
sias y la teo lo gía cris tia na. In flu yó tam bién en la fi lo so fía, la po lí ti ca,
el ar te y otros sec to res de las ac ti vi da des hu ma nas. Re sul ta su per fluo
de cir que, en la cris tian dad, es el li bro más in ves ti ga do y es tu dia do,
aún cuan do el há bi to de lec tu ra se ha lla en una la men ta ble de cli na -
ción. La li te ra tu ra acer ca de la Bi blia, en for ma de co men ta rios exe -
gé ti cos o de es tu dios his tó ri cos, es una ver da de ra le gión. Así mis mo,
sus te so ros aún no es tán ago ta dos. La Bi blia es co mo una fuen te, de
la cual no pa ra de bro tar agua de vi da.
Los li bros que com po nen la Bi blia se agru pan en blo ques. Se
tra ta, en lo que res pec ta al AT, de los li bros “his tó ri cos”, que com -
pren den des de Gé ne sis has ta Cró ni cas; de los li bros “di dác ti cos”, que
abar can des de Es dras has ta Can ta res de Sa lo món; y de los “pro fé ti -
cos”, que reú nen los es cri tos des de Isaías has ta Ma la quías. Es ta sub -
di vi sión es ar ti fi cial, no sien do acep ta da por la co mu ni dad ju día. Pe -
ro aún así, ella ayu da. En el NT te ne mos una es truc tu ra se me jan te
3
.
A los pri me ros cua tro evan ge lios si gue el li bro de los He chos. Re la tan
la his to ria de Je sús y de las pri me ras co mu ni da des. Si gue el blo que
de las car tas. En tre ellas, las de au to ría del após tol Pa blo ocu pan un
es pa cio par ti cu lar men te ex ten so. Pe ro tam bién las dos car tas de Pe -
dro y las tres de Juan for man un con jun to apar te. El NT cie rra con el
Apo ca lip sis de Juan, un li bro que se ca li fi ca a sí mis mo co mo pro fé -
ti co (Ap 22:7, 19).
Tan to el AT co mo el NT fue ron com pues tos pa ra ser un “ca non”.
“Ca non” es una pa la bra he brea y sig ni fi ca “va ra”, “re gla”, “me di da”
4
.
10 • La autoridad de la Biblia
2
Ver la pá gi na si guien te.
3
Gün ter BORN KAMM. Bí blia – No vo Tes ta men to. In tro du ção aos seus es cri tos no qua dro
da his tó ria do cris tia nis mo pri mit vo. Bio blio te ca de Es tu dos Bí bli cos 13, São Pau lo: Pau li -
nas, 1981, p. 11s.
4
Ver B. P. BIT TEN COURT. O No vo Tes ta men to – câ non, lin gua, tex to. São Pau lo: AS TE,
1965. Es te li bro, aun que so bre pa sa do por nue vas edi cio nes del tex to neo tes ta men ta rio,
con ti núa sien do útil en mu chas de sus par tes.
Sir ve co mo nor ma, re gla. Y es es to lo que la Bi blia pre ten de ser: Pa -
la bra nor ma ti va en asun tos de fe y con duc ta. Es ver dad que el tér mi -
no “ca non” fue apli ca do al con jun to de las dos par tes de la Bi blia so -
la men te en el si glo IV d.C.
5
y, sin em bar go, la in ten ción de es ta ble cer
nor mas pa ra el dis cur so y la prác ti ca de la Igle sia es tán en el ori gen
de lo que lle gó a no so tros co mo Sa gra da Es cri tu ra. La Bi blia es un li -
bro “ca nó ni co”, jue za y maes tra de to da doc tri na. No pue de ha ber
ver dad cris tia na con tra ria a los di chos de la Bi blia. En es to hay un
am plio con sen so en la cris tian dad. El ca non reú ne los es cri tos “cons -
ti tu yen tes” de la fe cris tia na.
Las len guas ori gi na les de esos es cri tos son el he breo y el ara -
meo, en al gu nas pe que ñas par tes, en el AT, y el grie go “coi né” en el
NT. He breo y ara meo son ver sio nes, se me jan tes pe ro dis tin tas, de las
len guas se mí ti cas, ori gi na das en el an ti guo idio ma ca na neo
6
. Al go
aná lo go su ce de con el grie go “co mún” o “koi né”. Evo lu cio nó del grie -
go clá si co, que es su len gua ma triz, ad qui rien do pe cu lia ri da des pro -
pias y vol vién do se una len gua uni ver sal en la épo ca en que sur gió el
NT. Im pri mió al mun do an ti guo el es pí ri tu y la cul tu ra he le nís ti ca. La
Bi blia, pues, pro vie ne de otras cul tu ras, ya pa sa das, exi gien do la tra -
duc ción pa ra quien bus ca el ac ce so a ella. Las tra duc cio nes, por eso,
son “re la ti vas”, ne ce si tan do de una cons tan te ve ri fi ca ción en el ori gi -
nal. Y, ya que to dos los idio mas se en cuen tran en per ma nen te trans -
for ma ción, al te ran do el sen ti do de pa la bras y ex pre sio nes, las tra duc -
cio nes de la Bi blia re quie ren ser pe rió di ca men te re vi sa das y ac tua li -
za das. Es tá cla ro que nin gu na tra duc ción pue de sus ti tuir la len gua
ori gi nal, aún cuan do el es fuer zo cien tí fi co ha ya ga ran ti za do a las tra -
duc cio nes con tem po rá neas un al to gra do de ca li dad.
An tes de la tra duc ción, le ca be a la cien cia bí bli ca la re cons truc -
ción de la ver sión ori gi nal del tex to
7
. Pues, en cuan to no ha bía si do
La autoridad de la Biblia • 11
5
Fue Ata na sio, me tro po li ta no en la ciu dad de Ale jan dría des de el 328 y fa lle ci do en 373
d.C., quien por pri me ra vez apli có el tér mi no “ca non” a la Sa gra da Es cri tu ra de la cris tian -
dad.
6
Ru doilf ME YER. Art. Bi bel, I C. Spra che und Sch rift zei chen des AT. En: Die Re li gión in
Ges chich te und Ge gen wart, 3. ed., v.1. Tü bin gen: J. C. B. Mohr (Paul Sie beck), 1957, col,
1126s. El ara meo tam bién ha si do la len gua ma ter na de Je sús de Na za ret. Ver Joa chim JE -
RE MIAS. Teo lo gia do No vo Tes ta men to – a pre ga ção de Je sus, v.1, 2 ed., São Pau lo: Pau li -
nas, 1980, p. 16s.
7
Wer ner Georg KÜM MEL. In tro du ção ao No vo Tes ta men to. São Pau lo: Pau li nas, 1982, p.
679s.; Uwe WEG NER. Exe ge se do No vo tes ta men to – Ma nual de me to do lo gía. São Pau lo:
Si no dal; São Pau lo: Pau li nas, 2201, 2d., p. 39s.
des cu bier to el ar te de la im pre sión de li bros, los tex tos sa gra dos te -
nían que ser co pia do a ma no. A pe sar de los cui da dos te ni dos por
par te de los co pis tas, no pu die ron evi tar se to tal men te los erro res. Son
mu chos los ma nus cri tos, in te gra les o par cia les, con los tex tos bí bli -
cos, unos más an ti guos, otros no tan to. Unos fue ron re dac ta dos en
ma te ria les pe re ci bles, co mo los pa pi ros; otros en ma te rial más re sis -
ten te, co mo el “per ga mi no”, o sea ho jas con fec cio na das en cue ro.
Hay ci tas de pa sa jes bí bli cos en va sos de ce rá mi ca, ins crip cio nes en
amu le tos y en otros uten si llos. La in ves ti ga ción in vir tió enor mes
ener gías en el es fuer zo por lle gar cer ca del tex to ori gi nal. El tra ba jo
ha si do co ro na do con un éxi to no ta ble. Hoy te ne mos en nues tras ma -
nos un tex to que me re ce un al to gra do de con fia bi li dad, tan to en lo
que res pec ta al An ti guo Tes ta men to co mo al Nue vo
8
.
En esa ta rea de re cons truc ción de la ver sión ori gi nal fue ron de
gran ayu da las tra duc cio nes an ti guas. Des de mu cho tiem po atrás,
par tes de la Bi blia, o to da ella, fue ron tra du ci das a las len guas si ria,
cop ta, la ti na y ar me nia, en tre otras
9
. La can ti dad de tra duc cio nes re -
fle ja una rá pi da ex pan sión de la pri me ra cris tian dad por el mun do
an ti guo. Mu chas de esas tra duc cio nes son más an ti guas aún que al -
gu nas co pias del tex to grie go y he breo, de mo do que dan tes ti mo nio
de una for ma de tex to an te rior al de las co pias re fe ri das. Dos an ti guas
tra duc cio nes me re cen una aten ción es pe cial:
• La Sep tua gin ta (LXX). Se tra ta de la más im por tan te tra duc -
ción al grie go del AT. Ella se hi zo ne ce sa ria en ra zón del gran
con tin gen te de ju díos que, des de mu cho an tes de nues tra
era, vi vían en la “diás po ra”, es to es fue ra de Pa les ti na, y ya
no do mi na ban más el he breo. Con for me a la le yen da, la LXX
fue “en co men da da” por el rey Pto lo meo II de Egip to (285-
247 a.C.) y con fec cio na da por un gru po de 72 sa bios ju díos,
de lo que re sul tó la Sep tua gin ta (la Bi blia de los 70). El lu gar
de ori gen de esa obra es Ale jan dría, en Egip to. La tra duc ción
tu vo ini cio en el ter cer si glo a.C., co men zan do por el Pen ta -
12 • La autoridad de la Biblia
8
La afir ma ción se apo ya en el jui cio com pe ten te del gran es pe cia lis ta en el te ma y co-edi -
tor del Nue vo Tes ta men to grie go Kurt ALAND. Her vo rra gend über lie fert. En: Hans Stei nac -
ker (Hg.). Ak zen te-Al ma nach 1992 – Bi bel. Mo res: Bren dow, 1991, p. 38.
9
Ade más de la obra ya ci ta da de Wer ner Ge rog KÜM MEL, op .cit, p. 694s, so bre el te ma
in for ma Bár ba ra ALAND. Art. Bi be lü ber set zun gen. En: Evan ge lis ches Kir chen le xi kon. Göt -
tin gen: Van den hoeck, v.1, 3ra. Ed., 1986, col. P. 478-487.
teu co. Lle vó dé ca das has ta ser con clui da. Su im por tan cia di -
fí cil men te pue de ser su bes ti ma da. Abrió los te so ros de la fe
ju día al mun do he lé ni co, y ha si do la Bi blia de la pri me ra
cris tian dad de ori gen ju dío-he le nis ta o gen til. La LXX ex ce de
en ta ma ño al tex to he brai co, com pren dien do no 39 si no 53
li bros. En las Igle sias de la Re for ma, los li bros ex ce den tes
son lla ma dos apó cri fos.
• La Vul ga ta. Se tra ta de la más im por tan te tra duc ción de la
Bi blia al la tín. Es, pre do mi nan te men te, obra del an ti guo
mon je y teó lo go Je ró ni mo (340/50?-420 a.C.), que la ini ció
por pe di do del pa pa Dá ma so. Las tra duc cio nes la ti nas exis -
ten tes en la épo ca eran pre ca rias y exi gían una pro fun da re -
vi sión. Pa ra ha cer lo, Je ró ni mo re cu rrió a las len guas ori gi -
na les de los dos Tes ta men tos y creó una ver sión que, en la
Igle sia la ti na, se con vir tió en pa trón, “vul ga ri za da” (= vul ga -
ta), o po pu lar. Je ró ni mo qui so que en la de li mi ta ción del AT
pre va le cie se la “ver dad he brea” de los 39 li bros. Pe ro no
con si guió im po ner se. Sie te li bros apó cri fos, tra du ci dos del
grie go y lla ma dos tam bién deu te ro ca nó ni cos, per ma ne cie -
ron in clui dos en el tex to la ti no de la Bi blia.
An tes de la Re for ma del si glo XVI fue ron po cos los in ten tos de
tra du cir la Bi blia a los idio mas ver ná cu los. En la teo lo gía y el cul to
pre va le ció el la tín co mo la len gua ofi cial y sa gra da. So la men te la in -
ven ción de la im pren ta, en el si glo XV, da ría la opor tu ni dad a la “po -
pu la ri za ción”. De la mis ma ma ne ra te nía que ser su pe ra da cier ta re -
sis ten cia a la edu ca ción del pue blo en asun tos re li gio sos por par te del
cle ro. La tra duc ción de la Bi blia por Mar tín Lu te ro, con se cuen te men -
te, sig ni fi có un pa so pro gra má ti co en di rec ción ha cia la “edu ca ción
po pu lar”. El ejem plo de Lu te ro ins pi ró imi ta do res en to dos los paí ses
de Eu ro pa, y mu cho más allá.
El es tí mu lo de la re for ma tam bién se en cuen tra en el ori gen de
la tra duc ción de la Bi blia al por tu gués
10
. Ya en el si glo XIII el rey de
Por tu gal. D. Di nis, ha bía tra du ci do, co mo poe ta que era, los pri me ros
vein te ca pí tu los del li bro del Gé ne sis. En el si glo XV, D. João I de ter -
La autoridad de la Biblia • 13
10
Vol ve mos a re mi tir a B. P. BIT TEN COURT, O No vo Tes ta men to – câ non, lin gua, tex to. São
Pau lo: AS TE, 1965, p. 205s., así co mo a Jo han KO NINGS. A pa la bra se fez liv ro. São Pau -
lo: Lo yo la, 1999, p. 16s.
mi nó la tra duc ción de los Evan ge lios, del li bro de He chos y de las
Epís to las Pau li nas al por tu gués. Se gui rían al gu nas ini cia ti vas se me -
jan tes, pe ro son ma yor re le van cia. El pro ta go nis ta se ría el pas tor pro -
tes tan te Joao Fe rrei ra de Al mei da (1628-1691). Tra du jo to do el Nue -
vo Tes ta men to y gran par te del An ti guo. Por tu gués de na ci mien to, J.
F. de Al mei da, lle gó a ser pas tor de la Igle sia Re for ma da, tra ba jan do
en Ba ta via, en la is la de Ja va, que por en ton ces era co lo nia ho lan de -
sa. Fue en la ac tual In do ne sia que sur gió la pri me ra edi ción por tu -
gue sa del NT. Al mei da mu rió an tes de ter mi nar la tra duc ción del AT.
Lle gó has ta el pro fe ta Eze quiel. La obra fue com ple ta da y pu bli ca da
so la men te en 1753. An tô nio Pe rei ra de Fi guei re do (1725-1797), sa -
cer do te ca tó li co, si guió a Al mei da. Se ha bía ini cia do el in te rés en bue -
nas tra duc cio nes de la Sa gra da Es cri tu ra en la cris tian dad.
En la ac tua li dad exis te un nú me ro re la ti va men te al to de tra duc -
cio nes por tu gue sas de la Bi blia. La de Al mei da con ti núa en uso en las
Igle sias pro tes tan tes, pe ro ya pa só por nu me ro sas re vi sio nes
11
, que la
me jo ra ron y pro du je ron un tex to de óp ti ma ca li dad. Al go se me jan te
ocu rrió con las tra duc cio nes ca tó li cas, co mo son la “Bi blia de Je ru sa -
lén”, la “Edi ción Pas to ral de la Bi blia”, com ple ta des de 1990, o la “Sa -
gra da Bi blia” en tra duc ción bra si le ña he cha di rec ta men te des de los
idio mas ori gi na les. La “Bi blia en Len gua je de Hoy”, edi ta da por las
So cie dad Bí bli ca de Bra sil, tie ne am plia di vul ga ción. Tam bién de ben
ser men cio na das, fi nal men te, la “Sa gra da Bi blia – Nue va ver sión In -
ter na cio nal”, la cual es una ini cia ti va pro tes tan te
12
, así co mo la “Tra -
duc ción Ecu mé ni ca de la Bi blia”, adap ta da de una ver sión fran ce sa.
Exis ten otras edi cio nes. Aún así, y a des pe cho de tan tos tex tos por es -
co ger, por los mo ti vos an tes in di ca dos no de be pa rar el es fuer zo por
la ac tua li za ción de la Bi blia.
14 • La autoridad de la Biblia
11
So bre es to in for ma la So cie da de Bí bli ca do Bra sil, una de las mu chas or ga ni za cio nes de
es te gé ne ro en to do el mun do, que cui da de la di vul ga ción de la Sa gra da Es cri tu ra. Ver el
si tio web: www.sb b.org.br, así co mo la re vis ta de es ta en ti dad “A Bi blia no Bra sil”.
12
Las úl ti mas in for ma cio nes so bre es te lan za mien to, así co mo so bre el ar te de la tra duc -
ción co mo tal, en Luiz SA YAO. NVI – A Bi blia so sé cu lo 21. São Pau lo: Vi da No va, 2001.
CA PÍ TU LO II
Con tro ver sias en tor no a la Bi blia
La Igle sia Cris tia na com par te con el pue blo ju dío par te de la Bi -
blia. Lo que lla ma mos An ti guo Tes ta men to es, en su ver sión he brea,
esen cial men te idén ti co a la Sa gra da Es cri tu ra ju día. Pe ro hay di fe ren -
cias
13
. A la “to rá” (= ley), o sea el Pen ta teu co, le si guen en el ju daís -
mo “los pro fe tas”, sien do “los es cri tos” el úl ti mo blo que de tex tos. Ya
la Sep tua gin ta ha bía trans pues to, de ma ne ra con cien te, a los pro fe -
tas al fi nal del AT: es to ha cía que el li bro sa gra do ter mi na ra con el
anun cio es ca to ló gi co de los es cri tos pro fé ti cos. La nue va se cuen cia se
ajus ta ma ra vi llo sa men te a las con vic cio nes de la cris tian dad que con -
cen tra en Je sús el cum pli mien to de las pro fe cías. Ese blo que de tex -
tos, pues, con du ce na tu ral men te del An ti guo Tes ta men to al Nue vo.
Ade más, la co mu ni dad ju día dis tin gue en tre “pro fe tas an te rio res” y
“pro fe tas pos te rio res”. Los an te rio res reú nen los li bros de Jo sué has -
ta 2 Re yes. El con cep to pa re ce ex tra ño, pues es tos li bros po seen ca -
rác ter ma yor men te his tó ri co. Es cier to que ellos con tie nen, en tre
otras co sas, la his to ria de los pro fe tas, por ejem plo Elías, Eli seo y Na -
tán. Pe ro la ex pli ca ción es otra: la au to ría de esos li bros era atri bui -
da a pro fe tas. Los “pro fe tas pos te rio res”, en tan to, com pi lan las obras
pro pia men te pro fé ti cas, trans mi ti das ba jo los nom bres de Isaías, Je -
re mías, Amós y sus com pa ñe ros. Ba jo el nom bre de “es cri tos”, se ubi -
can los Sal mos, Pro ver bios, Rut y el res to de obras. Los dos li bros de
13
Ar nulf BAU MANN (Hg.). Was je der vom Ju den tum wis sen muss. Güt ter solh: Güt ter sol -
her Ver lags haus, 1983, p. 130s.
Cró ni cas, así co mo el li bro de Da niel, ha cen par te de esos “es cri tos”,
ocu pan do así un lu gar di fe ren te en la Bi blia he brea.
Ade más, es ta no es lla ma da “Bi blia”, si no “Te NaK”. Las le tras
com bi nan las ini cia les de “to rá” (la ley), “ne biim” (pro fe tas) y “k
e
tu -
bim” (es cri tos), de lo que re sul ta “TNK”. En ese con jun to, la “to rá” re -
pre sen ta la por ción más im por tan te, an te la cual no se igua lan en va -
lor los de más li bros. Y, por tan to, la Sa gra da Es cri tu ra he brea, en su
sus tan cia, es idén ti ca a la pri me ra par te de la Bi blia cris tia na. Lo que
dis tin gue a la Igle sia del pue blo de Is rael es la afir ma ción de que la
pro me sa de una nue va alian za, o sea de un Nue vo Tes ta men to, anun -
cia do en el pro pio AT (Jr 31:31; Ez 34:25), se ha cum pli do en Je su cris -
to (1 Co 11:25; 2 Co 3:6). Por esa ra zón se ha bla de un An ti guo Tes ta -
men to. El NT no anu la al AT, si no que le agre ga un nue vo ca pí tu lo.
La pers pec ti va cris tia na na tu ral men te al te ra la lec tu ra de la pri -
me ra par te de la Bi blia. Si el Nue vo Tes ta men to pa sa a ser la lla ve her -
me néu ti ca del An ti guo, ne ce sa ria men te van a sur gir di fe ren cias en la
in ter pre ta ción de esos tex tos en tre ju díos y cris tia nos
14
. En for ma si -
mul tá nea, la lec tu ra con jun ta va a re ve lar las raí ces co mu nes, el pa -
tri mo nio es pi ri tual con jun to, la pro xi mi dad en tre la fe cris tia na y la fe
ju día. En ten de mos que es erró neo des cu brir en la in ter pre ta ción cris -
tia na del AT un ac to de de sa pro pia ción del ju daís mo, pues to que Is -
rael con ti núa le yen do es tos tex tos a su ma ne ra. Por es to no se pue de
de cir que la cris tian dad “ro bó” la Sa gra da Es cri tu ra del pue blo ju dío;
ella si gue las pis tas in ter pre ta ti vas del pro pio Je sús. El com par tir de
la mis ma his to ria ba jo una di fe ren te óp ti ca, y no la ex pro pia ción, es
lo que de be ca rac te ri zar la re la ción en tre am bas co mu ni da des.
Por es to mis mo no he mos de con cor dar con la “re-de sig na ción”
del AT
15
. Hay quie nes de fien den es te pro yec to. Ya que el ju daís mo no
acep ta un Nue vo Tes ta men to, le res pe to exi gi ría su pri mir el tér mi no
An ti guo Tes ta men to. Se su gie re co mo sus ti tu to la de sig na ción “Bi blia
he brea”, ad mi ti da por la co mu ni dad ju día. Pe ro tam bién en es te ca -
16 • La autoridad de la Biblia
14
La pre gun ta por la her me néu ti ca del An ti guo Tes ta men to de sen ca de nó una ava lan cha
de li te ra tu ra. Re mi ti mos tan so la men te a Ger hard Von RAD. Teo lo gía do An ti go Tes ta men -
to, São Pau lo: AS TE, 1974, v.2, p. 356s,; Claus WES TER MANN et alii. Pro ble me alt tes ta -
men tli cher Her me neu tik. Theo lo gis che Bü che rei, v.11; Mün chen; Chr. Kai ser, 1960; Ja cir de
Frei tas FA RIAS et alii. Lei tu ra ju dai ca e re lei tu ra da Bí blia. Re vis ta de In ter pre ta ção Bí bli -
ca La ti noa-Ame ri ca na, 40, Pe tró po lis: Vo zes, 2201/3.
15
Así lo di ce en fá ti ca men te Jür gen Molt mann. Neue na men für das Al te Tes ta ment. En:
Evan ge lis che Kom men ta re, 1997/8, p. 482.
so se tra ta de una con cep tua li za ción cris tia na, ade más de re sul tar no
to tal men te co rrec ta en vis ta de los pa sa jes es cri tos en ara meo. Es ta
de sig na ción, sin em bar go, es tá en uso. Lo mis mo va le pa ra la su ge -
ren cia de lla mar a la pri me ra par te “Pri mer Tes ta men to”. El ju daís -
mo no ha bla de “Tes ta men to”. Por lo tan to, no hay un nom bre co mún
a los ju díos y cris tia nos pa ra el An ti guo Tes ta men to. En su con te ni do,
el li bro es el mis mo. Pe ro el sig ni fi ca do que se le da es otro. En ton -
ces, su ge ri mos con cor dar en que ca da co mu ni dad per ma nez ca con
su vi sión. Sea mos agra de ci dos por las con ver gen cias que nos sean
po si bles y per ma nez ca mos en dis cu sión so bre la cues tión cris to ló gi -
ca. En el mo men to en que so bre ella hu bie re con sen so, es ta rá re suel -
ta tam bién la pre gun ta del nom bre exac to de esa par te de la Bi blia.
Pe ro tam po co la cris tian dad com par te exac ta men te el mis mo
ca non bí bli co. Hay una di fe ren cia en tre la Bi blia ca tó li ca y la pro tes -
tan te. Se pue de con si de rar co mo tal a la trans po si ción de la car ta a
los He breos y de San tia go, he cha por Lu te ro. Por ha ber las juz ga do
teo ló gi ca men te in fe rio res, las co lo có al fi nal del ca non, jun to con la
car ta de Ju das y el Apo ca lip sis. Se tra ta de una al te ra ción so la men te
de se cuen cia; pe ro ella es ar bi tra ria y no ha si do acep ta da por otras
tra duc cio nes, in clu yen do a la de Al mei da. Es to sig ni fi ca que la par te
neo tes ta men ta ria es igual pa ra pro tes tan tes y ca tó li cos. La di fe ren cia
es res pec to al AT. Lu te ro, al tra du cir lo, re cu rrió al tex to he breo, o sea,
a la ver sión ori gi nal. En re la ción con es to, el Con ci lio de Tren to
(1545-1563) ofi cia li zó la tra duc ción la ti na de la Vul ga ta, que in clu ye
los ya men cio na dos sie te li bros apó cri fos, o deu te ro ca nó ni cos, que
ori gi nal men te cons ta ban en la Sep tua gin ta. Ellos son los li bros de Ju -
dit (Jt), To bías (Tb), Sa bi du ría de Sa lo món (Sab), Si rá ci da o Ecle siás -
ti co (Eclo), los dos li bros de Ma ca beos (1 y 2 Mac) y Ba ruc (Bc). Es to
sig ni fi ca que el AT ca tó li co po see sie te li bros más que la Bi blia pro -
tes tan te. Lu te ro con si de ró que es tos li bros y los de más apó cri fos son
úti les pa ra la lec tu ra, aún cuan do no equi va len tes en au to ri dad. Ade -
más, la se cuen cia de al gu nos Sal mos es otra en la Vul ga ta y en la Bi -
blia he brea
16
. Tam bién en las Igle sias Or to do xas in clu yen los apó cri -
fos en el AT. Ellas adop ta ron co mo tex to ofi cial a la Sep tua gin ta, la Bi -
blia de la pri me ra cris tian dad grie ga. Es bue no es tar se gu ro de es tas
La autoridad de la Biblia • 17
16
Es ta pre sen ta di fe ren cias con re la ción a la Bi blia cris tia na en el nú me ro de los li bros.
Ver, ade más de la li te ra tu ra ya in di ca da, Ri car do PIE TRAN TO NIO. Iti ne ra rio Bí bli co. V.1,
Bue nos Ai res: La Au ro ra, 1985, p. 17s.
di fe ren cias. Y, sin em bar go, ellas no cons ti tu yen nin gún pro ble ma
ecu mé ni co. Hoy es na tu ral que las tra duc cio nes y las in ter pre ta cio nes
re cu rran a los idio mas ori gi na les de los tes ta men tos. La di fe ren cia del
nú me ro de li bros en el AT no tie ne fuer za pa ra di vi dir el cuer po de
Cris to. Je sús usa ba el AT he breo y la co mu ni dad he le nís ti ca el AT
grie go, sin que en eso se vie ra un con flic to.
Mu cho más im por tan te es la pre gun ta acer ca de la in ter pre ta -
ción de la Bi blia. En es te pun to se re gis tran fuer tes di ver gen cias no
so la men te en tre la Si na go ga y la Igle sia. Ellas exis ten en la pro pia
cris tian dad, en tre las Igle sias, así co mo en gru pos en las mis mas
17
. Se
tra ta de un fe nó me no trans con fe sio nal. La Bi blia es un li bro plu ri for -
me, po li fó ni co. Fue he cho “co mu ni ta rio
18
, in cor po ran do de pó si tos de
va rios si glos. Las vo ces que se ma ni fies tan en ella no siem pre ar mo -
ni zan. Es un li bro his tó ri co, ve ne ra do y res pe ta ble, pe ro pro ve nien te
de otras épo cas. Cier ta men te la Bi blia aún hoy se co mu ni ca de ma -
ne ra in me dia ta. Sin em bar go, en no po cas par tes de man da un es -
fuer zo es pe cial pa ra ser com pren di da. La Bi blia ne ce si ta de “her me -
néu ti ca”, de re glas de in ter pre ta ción
19
. Sin esas re glas se co rre el ries -
go de ser ma len ten di da y, peor, abu sa da y ma ni pu la da. La Bi blia no
só lo une a la cris tian dad. Tam bién la di vi de. Aun que el tex to sea el
mis mo, las for mas de en ten der lo pue den cho car.
Co mo li bro an ti guo, la Bi blia es tá su je ta a du das en cuan to a su
con fia bi li dad his tó ri ca. Ella fue es cri ta en épo cas “pre cien tí fi cas”,
dis tan tes del es pí ri tu crí ti co de la mo der ni dad. Es to nos con fron ta con
la pre gun ta: ¿Qué de bo creer? ¿Có mo en ten der los nu me ro sos mi la -
gros de los cua les la Bi blia no se can sa de ha blar? El pa so del pue blo
de Is rael por el mar Ro jo du ran te la sa li da de Egip to (Ex 14:22s.), la
mul ti pli ca ción de cin co pa nes y dos pe ces por Je sús pa ra sa ciar a cin -
co mil per so nas (Mc 6:30s.), la pro pia re su rrec ción de Je sús de en tre
los muer tos (Jn 20:1s.), son ape nas al gu nos de los pa sa jes di so nan tes
de la ex pe rien cia de las per so nas del si glo XXI. La Bi blia de sa fía a la
18 • La autoridad de la Biblia
17
Cf. en tre otros, Moi sés SIL VA. Abor da gens con tem po rá neas na in ter pre ta ção bí bli ca. Fi -
des Re for ma ta, v. IV, n.2, São Pau lo: Cen tro Pres bi te ria no, 1999, p. 135-154; An tón VÖG -
TLE. ¿Qué sig ni fi ca “in ter pre ta ción de la Es cri tu ra”? En: Franz Muss ner et alli. La in ter pre -
ta ción de la Bi blia. Bar ce lo na: Her der, 1970, p. 27-72; Hans KÜNG; Jür gen Molt mann (ed.).
A Bí blia no con flic to das in ter pre ta ções. En: Con ci lium, n.158, Pe tró po lis: Vo zes, 1980.
18
Así Car los Mes ters. Bí blia – liv ro fei to en mu ti rão. São Pau lo: Pau li nas, 1986, 10.ed.
19
Am plia in for ma ción so bre el te ma se ha lla en Jo sé M. MAR TÍ NEZ. Her me néu ti ca bí bli -
ca. Bar ce lo na, 1984.
ra zón mo der na. ¿Se rá ver dad lo que trans mi te? La pre gun ta exi ge
una res pues ta con vin cen te.
De la mis ma for ma se pre gun ta por la nor ma ti vi dad de la Bi blia.
¿En qué con sis te? ¿Cuál es el día de des can so a ser obe de ci do? ¿Se -
rá el sá ba do (Ex 20:8s.) o el do min go (Hch 1:10)? Hay Igle sias que ve -
tan la or de na ción de la mu jer re cu rrien do a pa sa jes bí bli cos (1 Co
14:33s.; etc.), mien tras que otras la de fien den, re cu rrien do igual men -
te a la Es cri tu ra (Gál 3:28). ¿Quién es tá en lo cier to? Las au to ri da des
es ta ta les, ¿fue ron es ta ble ci das por Dios (Ro 13:1s.) o se ase me jan a
la bes tia sa tá ni ca del li bro de Apo ca lip sis (Ap 13:1s.)? ¿La Bi blia fun -
da men ta el pri ma do del após tol Pe dro y con es to la ins ti tu ción del pa -
pa do (Mt 16:13s.)? ¿O de be pre va le cer otra ecle sio lo gía, sin je rar -
quías ni cen tra li za ción del po der? En la dis cu sión so bre esas y otras
ma te rias siem pre es ta rá pre sen te el ar gu men to bí bli co. To das las po -
si cio nes bus can ci men tar se so bre pa sa jes de la Sa gra da Es cri tu ra.
Aún la he re jía di ce que la evo ca. En ton ces, ¿qué es de he cho nor ma -
ti vo en la Bi blia? Si ella es “ca non”, o sea di rec triz, nor ma, re gla, ¿en
qué sen ti do y có mo lo es?
La di fi cul tad de dar res pues tas sim ples re si de en lo po dría mos
lla mar “do ble na tu ra le za de la Bi blia”
20
: ella es un li bro his tó ri co y
nor ma ti vo. Ella es “Bi blia” y “Sa gra da Es cri tu ra”. Ella es si mul tá nea -
men te pa la bra hu ma na y pa la bra de Dios. Si la Bi blia no fue se más
que una co lec ción in te re san te de tex tos re li gio sos an ti guos, ella per -
de ría la nor ma ti vi dad. Se su mer gi ría en tre la gran can ti dad de otros
“li bros sa gra dos”, pro du ci dos a lo lar go de la his to ria. Se re du ci ría
ape nas a un ejem plar, aun que ilus tre, de esa ca te go ría. Si, al con tra -
rio, la Bi blia fue ra un li bro es pe cial, to tal men te de si gual a otra li te ra -
tu ra, pa sa ría a ser un li bro mi la gro so, sin par, no per mi tién do se
apro xi mar nos a él con mé to dos co mu nes. La cre di bi li dad es tá en jue -
go. La teo lo gía de be ex pli car por qué atri bu ye ca li dad “ca nó ni ca” a la
Bi blia y qué sig ni fi ca es to.
La ta rea es ur gen te. En bue na me di da las di vi sio nes cris tia nas
tie nen allí su raíz. Es tá cla ro que otros fac to res tam bién in flu yen en
frac cio na mien to de la cris tian dad. Pe ro la “dis pu ta en tor no de la Bi -
blia” de sem pe ña un pa pel fun da men tal. La ren di ción de cuen tas so -
bre el uso de la Bi blia es una pre mi sa de to do el es fuer zo ecu mé ni co.
La autoridad de la Biblia • 19
20
Así Ger hard GLOE GE. Zur Ges chich te des Sch rift vers tänd nis ses. En: Ver kün di gung und
Ve rant wor tung. Theo lo gis che Trak ta te, v.2, Göt tin gen: Van den hoeck, 1967, p. 291.
El li bro que nos une tam bién pue de de sen ca de nar o di si mu lar rup tu -
ras. Pa ra que es to no ocu rra, hay que leer la Bi blia en con jun to y es -
ta ble cer prin ci pios her me néu ti cos co mu nes.
Es to de be ser he cho de acuer do con los pro pó si tos de la pro pia
Bi blia y de las per so nas res pon sa bles por su com po si ción. An tes de
pre gun tar por lo que la Bi blia di ce hoy, es im por tan te pre gun tar por
lo que ella di jo en su tiem po, por la in ten ción del au tor, por el sen ti -
do ge nui no del tex to. La dis tin ción en tre lo que la Bi blia di ce (¡) y lo
que di jo (¡) es esen cial. Una lec tu ra pu ra men te his tó ri ca nos de ja rá
con una Bi blia mu da. Una lec tu ra pu ra men te ac tual va a fal si fi car su
in ten ción. Es pre ci so leer la Bi blia co mo un li bro his tó ri co y ac tual.
No se tra ta de de sa rro llar una teo ría so bre la Bi blia y de im po ner le
de ter mi na das de in ter pre ta ción. Se tra ta de pre gun tar, mu cho an tes,
có mo la Bi blia, ella mis ma, pre ten de ser leí da e in ter pre ta da. Por la
mis ma ra zón no per mi te ser des con si de ra da la in ten ción que la pri -
me ra cris tian dad per se guía al “ca no ni zar” cier to nú me ro de es cri tos.
Exis te un “uso” y un “abu so” de la Bi blia. Es ta rea de la Igle sia sa -
ber dis tin guir en tre am bos.
20 • La autoridad de la Biblia
CA PÍ TU LO III
Los orí ge nes his tó ri cos de la Bi blia
La Bi blia de las pri me ras co mu ni da des cris tia nas era el AT. El
Nue vo tes ta men to aún no exis tía. Pe ro tam bién el AT no es ta ba de fi -
ni ti va men te ca no ni za do. Es to ocu rrió so la men te lue go del 100 d.C.
21
Los pri me ros cris tia nos po seían una sa gra da Es cri tu ra, pe ro no un
“ca non”. El NT se re fie re a ella con tér mi nos di ver sos. Pue de ca rac -
te ri zar la co mo “la es cri tu ra” (Jn 13:18; etc.), res pec ti va men te “las es -
cri tu ras” (Mt 21:42; etc.), co mo “ley” (Ro 3:19; etc.), co mo “ley y los
pro fe tas” (Mt 7:12; etc.) o has ta tam bién co mo “la ley de Moi sés, los
pro fe tas y los sal mos” (Lc 24:44). Esa úl ti ma de sig na ción es la que
me jor co rres pon de a la sub di vi sión pos te rior del ca non he breo. Con
la muer te de los pri me ros tes ti gos, se hi zo ne ce sa rio el re gis tro es cri -
to de las de cla ra cio nes ori gi na les de la fe cris tia na
22
. En po co tiem po,
ha bría de sur gir el Nue vo Tes ta men to, un pro ce so que se ha bía de -
mo ra do. Su ca no ni za ción no se con clui ría has ta el año 367 d.C.,
cuan do Ata na sio, obis po de Ale jan dría, en una car ta pas cual, enu me -
ró los 27 es cri tos neo tes ta men ta rios per te ne cien tes de fi ni ti va men te
al ca non. Las dis cu sio nes se ex ten de rían por al gu nos si glos más has -
ta con fluir fi nal men te en un con sen so.
21
La su po si ción de que eso ha bía su ce di do por de ter mi na ción del sí no do de ra bi nos, rea -
li za do en Jám nia, cer ca del año 90 d.C., es tá sien do úl ti ma men te cues tio na da. Cf. Hans Jür -
gen BEC KER. Ar. Bi bel, II. Al tes Tes ta ment, 2. Samm lung und Ka no ni sie rung, Re li gión in
Ges chich te und Ge gern wart. 4ed., v.1, Tü bin gen: J. C. B. Mohr /Sie beck, 1998, col. 1409.
22
Bern hard LOH SE. A Fé Cris tã Atra vés dos Tem pos. São Leo pol do: Si no dal, 1972, p. 29s.
La Bi blia, en mu chos de sus as pec tos, se ase me ja a un ver da de -
ro ar chi vo. Reú ne “tra di ción”, ori gi nal men te trans mi ti da en for ma
oral. Has ta el mis mo após tol Pa blo he cha ma no de las tra di cio nes en
sus car tas, por ejem plo en 1 Co 11:23s. o 15:3s. Es to se apli ca, en es -
ca la in com pa ra ble men te ma yor, a los Evan ge lios Si nóp ti cos, al li bro
de He chos, al Pen ta teu co, a los Sal mos, Pro ver bios y otros es cri tos.
Gran par te del “ma te rial” de la Bi blia ex hi be las ca rac te rís ti cas tí pi -
cas de la tra di ción oral. Son for mu la cio nes cor tas (cre dos, par tes li -
túr gi cas, de cla ra cio nes, re glas, etc.) y con cre tas, al ejem plo de pa rá -
bo las, his to rias o com pa ra cio nes. La for mu la ción es cri ta nor mal men -
te cons ti tu ye un se gun do pa so, des ti na do a evi tar la pér di da o dis tor -
sión de la tra di ción y ga ran ti zar su pre ser va ción. En la in ter pre ta ción
de la Bi blia es im por tan te la con si de ra ción de la tra di ción oral sub ya -
cen te a los tex tos es cri tos.
Lo más im por tan te es dis tin guir en tre la re dac ción de los es cri -
tos, su co lec ción y fi nal men te su ca no ni za ción. La ma yo ría de los es -
cri tos bí bli cos no fue com pues ta con el pro pó si to de ser “ca nó ni cos”.
Tu vie ron di ver sas mo ti va cio nes, his to rio grá fi cas, poé ti cas, li túr gi cas,
poi mé ni cas, ke rig má ti cas. Pe ro no fue ron crea das pa ra ser vir de nor -
ma de fe pa ra to da co mu ni dad. En su ori gen res pon día a ne ce si da -
des in me dia tas, cir cuns tan cia les, mo men tá neas. Y, por lo tan to, una
vez for mu la dos por es cri to, esos tex tos ad qui rie ron una im por tan cia
“in clu yen te”. Se co lec cio na ban, por ejem plo, los Sal mos pa ra ser vir
de him na rio de la co mu ni dad, o los di chos de los pro fe tas, los pro -
duc tos de la his to rio gra fía an ti gua, las car tas del após tol Pa blo. Esas
co lec cio nes fue ron trans mi ti das pa ra un uso ma yor. La “ca no ni za -
ción” de las mis mas re pre sen ta el ter cer pa so y la con clu sión del pro -
ce so, en cu yo fi nal es tá la Bi blia co mo un to do.
Con re la ción al An ti guo Tes ta men to hay que agre gar al gu nas
ob ser va cio nes es pe cí fi cas
23
:
• Las prin ci pa les por cio nes del AT ya exis tían si glos an tes de
nues tra era. El pro ce so de re dac ción y co lec ción de los es cri -
tos ve te ro tes ta men ta rios ha si do lar go, re mon tán do se sus
orí ge nes a la épo ca del rei na do en Is rael. El Pen ta teu co fue
22 • La autoridad de la Biblia
23
Con re fe ren cia a lo que si gue, Ernst SE LLIN; Georg FOH RER. In tro du çãoao An ti go Tes -
ta men to, v.II. São Pau lo: Pau li nas, 1978, p. 729s.; Ru dolph SMEND. Die Ents te hung des Al -
ten Tes ta ments, 2.ed., St tut gart: Kohl ham mer, 1981; Rolf REND TORFF. A for ma ção do An -
ti go Tes ta men to. São Leo pol do: Si no dal, 5 ed., 1998.
se gu ra men te el pri mer blo que en ser com pues to
24
. La co mu -
ni dad sa ma ri ta na, al se pa ra se de Je ru sa lén, po co an tes del
400 a.C., lo co no ció y lo adop tó co mo li bro sa gra do. Je sús Si -
rá ci da, al re de dor del 100 a.C., de mos tró co no cer “la ley y los
pro fe tas” co mo co lec cio nes ya es ta ble ci das. Lo que su ce dió
des pués del ini cio de nues tra era fue la de li mi ta ción de los
es cri tos que se rían ca nó ni cos y los que no.
• La com po si ción fi nal del ca non ju dío fue par te del es fuer zo por
reor ga ni zar el ju daís mo des pués de la ca tás tro fe del año 70 de
nues tra era. Es ta reor ga ni za ción se dio ba jo el li de raz go de la
fac ción de los fa ri seos y de su teo lo gía que ha bía so bre vi vi do,
más o me nos ile sa, al de sas tre. Se de fi nió lo que se ría en ade -
lan te la or to do xia ju día. La ca no ni za ción de los es cri tos sa gra -
dos fue una de las me di das más im por tan tes. El pro ce so fue
una ver da de ra se lec ción. Fue ron ex clui dos del ca non he breo
los así lla ma dos apó cri fos, li bros pre sen tes en la tra duc ción
grie ga del AT, la Sep tua gin ta. Es ta tra duc ción fue re cha za da
ín te gra men te por es tar en uso en las co mu ni da des cris tia nas.
De la mis ma for ma tam bién fue ron des car ta dos los li bros
pseu doe pi grá fi cos. Se tra ta ba de li bros atri bui dos, ba jo pseu -
dó ni mos, a an ti guas au to ri da des del pue blo de Is rael. Go za -
ban de apre cio tan to en cier tos gru pos ju díos, así co mo en las
co mu ni da des cris tia nas. Al gu nos ejem plos, en tre otros, de es -
tos li bros son el IV li bro de Es dras, el Apo ca lip sis de Enoch, de
Ba ruc, la Car ta de Aris teas y el Tes ta men to de los Do ce Pa -
triar cas. Mu chos te nían ca rác ter apo ca líp ti co; no pa sa ron a
for mar par te del ca non he breo. El his to ria dor ju dío Jo se fa, al -
re de dor del año 95 d.C., es el pri mer tes ti mo nio de la com po -
si ción de la Bi blia he brea en su ac tual de li mi ta ción.
Tam bién en lo que res pec ta a la ca no ni za ción del Nue vo Tes ta -
men to se ha ce ne ce sa rio ha cer al gu nas ano ta cio nes de par ti cu lar in -
te rés
25
:
La autoridad de la Biblia • 23
24
Ver el in ter san te ar tí cu lo de Nel son KILPP. A To rá y os Ju deus. Es tu dos Teo ló gi cos. Ano
33, São Leo pol do: Si no dal, 1993/1, p. 9s.; IDEM. No mes que se per de ram – a ques tão da
au to ria da Bí blia. En: Con se cra tio Mun di – Festsch rift em ho me na gem a Ur ba no Zi lles,
Rein hol do A. Ull man (org.). Por to Ale gre: EDI PUCRS, 1988, p. 173-189.
25
Cf. Os car CULL MANN. A For ma ção do No vo Tes ta men to. São Leo pol do: Si no dal, 7 ed.,
2001; Hans von CAM PEN HAU SEN. Die Ents te hung des Neuen Tes ta ments. En: das Neue
• Las pri me ras co mu ni da des cris tia nas no sen tían la ne ce si -
dad de una Sa gra da Es cri tu ra jun to al AT. Eran orien ta das
por las au to ri da des apos tó li cas y te nían en Je sús de Na za ret,
en sus pa la bras, ges tos y suer te, el cri te rio pa ra la fe. Vi vían
en la es pe ran za de la in mi nen te con su ma ción de los si glos.
Se ha cían ne ce sa rios pa rá me tros de au ten ti ci dad evan gé li ca,
se ha cían ne ce sa rios so la men te en la me di da que los após to -
les iban fa lle cien do o iban sien do mar ti ri za dos y las co mu ni -
da des se ex pan dían más allá de Pa les ti na, Si ria y Asia Me -
nor. La his to ria avan za ba, y las co mu ni da des se ale ja ban de
aque llos even tos que les ha bían da do ori gen. Se de sa rro lla -
ron, en ton ces, los cre dos co mo re gla de fe, sur gie ron las pri -
me ras co lec cio nes, ora les o es cri tas, de pa la bras y he chos de
Je sús, así co mo de car tas del após tol Pa blo. Sur gie ron, fi nal -
men te, los mi nis te rios, prin ci pal men te los de los pres bí te ros
y de los obis pos, en car ga dos de man te ner la tra di ción apos -
tó li ca.
• De he cho, el cri te rio por ex ce len cia, era la fi de li dad al tes ti -
mo nio apos tó li co. La Igle sia se rá cris tia na so la men te en
cuan to es cons trui da “so bre el fun da men to de los após to les
y de los pro fe tas”, sien do Je su cris to la pie dra an gu lar del
edi fi cio (Ef 2:20)
26
. Apos tó li co es, por ex ce len cia, si nó ni mo
de evan gé li co
27
. Se ha tra ba do una gran dis cu sión en tor no a
la na tu ra le za apos tó li ca de al gu nos es cri tos, por ejem plo de
2 Pe dro o del mis mo Apo ca lip sis. Pe ro an tes de ha ber se re -
suel to es tos con flic tos, la Es cri tu ra es ta ba lis ta en sus por cio -
nes prin ci pa les. A fi na les del si glo II d.C., al re de dor del 180
d.C., Me li to de Sar dis ha bla en sus es cri tos del An ti guo Tes -
ta men to. Por ana lo gía, tam bién de ben ha ber ha bi do es cri tos
24 • La autoridad de la Biblia
Tes ta ment als Ka non. Ernst Kä se mann (Hg.). Göt tin gen: Van den hoeck, 1970, p. 109-123;
Wer ner Georg KÜM MEL. In tro du ção, op .cit. Ca be des ta car a los es tu dios reu ni dos en San -
dro GA LLA ZI et alii. A ca no ni za ção dos es cri tos as po tó li cos. Re vis ta de In ter pre ta ção Bí bli -
ca La ti no-Ame ri ca na, v. 42/43, Pe tró po lis: Vo zes, 2002.
26
Ver Phi lip J. HEF NER. Lo cus 9: A Igre ja. En: carl E. Braa ten; Ro bert W. Jon son (eds.),
Dog má ti ca Cris tã. V.2. São Leo pol do: Si no dal, 1995, p. 227s.
27
No só lo el “im pri ma tur apos tó li co”, o sea la le gi ti ma ción por uno de los após to les, tam -
bién otros cri te rios in flu ye ron en la apro ba ción ca nó ni ca de los li bro del NT, por ejem plo el
con sen so de los fie les, la apro ba ción prác ti ca en las co mu ni da des y otros más. Aún así, el
cri te rio de la apos to li ci dad tie ne pree mi nen cia. Cf. Char les F. D. MOU LE. As ori gens do No -
vo Tes ta men to. São Pau lo: Pau li nas, 1979, p. 214s.
del Nue vo Tes ta men to. Y el Frag men to Mu ra to ria no, ori gi nal
de la mis ma épo ca, va a en lis tar por pri me ra vez, aun que to -
da vía no en tér mi nos de fi ni ti vos, los li bros a ser con si de ra -
dos nor ma ti vos en la Igle sia cris tia na. To do es to mues tra que
ya exis te en esa épo ca un Nue vo Tes ta men to. Lo que fal ta es
la de li mi ta ción exac ta del mis mo.
• La for ma ción del ca non se ría ace le ra da por ata ques no pro -
pia men te bien ve ni dos en la Igle sia. El pri me ro en com po ner
un ca non es Mar ción, un gnós ti co con si de ra do he re je. Al re de -
dor del 140 d.C. re cha zó el An ti guo Tes ta men to. Aco gió só lo
un evan ge lio, el de Lu cas, y diez car tas del após tol Pa blo. Fue -
ron ex clui das las car tas pas to ra les. Mar ción so me tió to dos es -
tos es cri tos, ya en un nú me ro re du ci do, a una re vi sión ra di -
cal. Los pa só por un es tre cho fil tro dog má ti co, de pu ran do to -
dos los pa sa jes su pues ta men te “ju dai zan tes”. La Igle sia no po -
día con cor dar con tal “ca non” ni ad mi tir que fue se de fi ni do
por teó lo gos co mo Mar ción lo que se ría una nor ma apos tó li -
ca. La “idea” de un ca non se im po nía. La tra di ción apos tó li ca
pre ci sa ba ser pre ser va da. La arre me ti da de Mar ción no ha bía
si do in no va do ra en nin gu na for ma. Mos tra ba, sin em bar go,
que no se po día de mo rar la crea ción de un ca non
28
.
• En una for ma muy se me jan te a lo que acon te ció en la ca no -
ni za ción del AT, tam bién en lo re fe ren te a los es cri tos neo tes -
ta men ta rios hu bo un ver da de ro pro ce so de se lec ción. Fue -
ron ex clui dos li bros muy an ti guos, co mo las dos Car tas de
Cle men te o al “Di da qué” o tam bién lla ma da la “Doc tri na de
los Do ce Após to les”, re dac ta da en la úl ti ma dé ca da del si glo
pri me ro. Pe ro la ma yo ría de esos es cri tos tu vie ron orí ge nes
pos te rio res com pro ba dos. Se tra tan de evan ge lios, he chos de
los após to les, car tas, Apo ca lip sis y otros gé ne ros. El nú me ro
de li bros apó cri fos del Nue vo Tes ta men to es muy gran de. Po -
de mos men cio nar, en tre otros, el Evan ge lio de To más, el de
Fe li pe, el Evan ge lio de los Egip cios, los He chos de Pa blo y Te -
cla, el Apo ca lip sis de Pe dro y la Car ta a los Lao di cen ses
29
. De
La autoridad de la Biblia • 25
28
Ver Edi ber to LÓ PEZ. Mar çião e o sur gi men to do câ non. Re vis ta de In ter pre ta ção Bí bli -
ca La ti no-Ame ri ca na, v. 42/43, Pe tró po lis: Vo zes, 2002, p. 37-59.
29
Una com pi la ción de ta les li bros se en cuen tra en Ma ria He le na de Oli vei ra TRIC CA (ed.).
Apó cri fos – os liv ros pros cri tos da Bí blia. V. 1-4, São Pau lo: Mer cu rio, 1989-2001; Ja cir de
un mo do ge ne ral, se cons ta ta que es tos do cu men tos apó cri -
fos, en ca li dad his tó ri ca y teo ló gi ca, es tán muy por de ba jo de
los es cri tos ca nó ni cos del Nue vo Tes ta men to. Es cier to que
tam bién ellos pue den ha ber pre ser va do una va lio sa tra di -
ción; pe ro se rá la ex cep ción, de bien do la in ves ti ga ción com -
pro bar lo en ca da ca so.
No hu bo una re so lu ción con ci liar que hu bie ra ofi cia li za do el ca -
non. Tam bién la re fe ri da car ta de Ata na sio, del 367 d.C., no sig ni fi có
nin gún ac to de ci si vo ofi cial en la ma te ria. Ata na sio sim ple men te
cons ta ta lo que es ta ba en vías de lle gar a ser ca nó ni co en la Igle sia.
Aún así, pau la ti na men te se fue cris ta li zan do el con sen so. Agos ti no
aco gió el ca non de Anas ta sio y, en el 393 d.C., un sí no do re gio nal
afri ca no, y por lo tan to sin com pe ten cia “uni ver sal”, rea li za do en Hi -
po na, ad hi rió a la pro pues ta. Es sig ni fi ca ti vo que el Con ci lio de Cons -
tan ti no pla, en 692 d.C, al in ten tar de cir una pa la bra fi nal so bre el te -
ma, de sis tie se de pre sen tar una lis ta de los li bros ca nó ni cos. Se con -
ten tó con re mi tir a los “pa dres” de la Igle sia las lis tas ya co no ci das
30
.
Sien do así, el ca non no es el fru to de nin gu na re so lu ción con ci -
liar ni de la de ci sión de otra ins tan cia re pre sen ta ti va de la cris tian -
dad. Ad qui rió ca li dad ca nó ni ca por fuer za in he ren te
31
. Aún cuan do se
pro mo vie se la ca no ni za ción del Nue vo Tes ta men to, no se ría la Igle -
sia quien lo “pro du jo”. En ver dad, la Igle sia cris tia na “re ci bió” la Bi -
blia, así co mo re ci bió el evan ge lio. Es to es par ti cu lar men te cier to en
lo que con cier ne al AT. Pe ro no de ja de va ler tam bién pa ra el NT. Os -
car Cull mann
32
di ce que la Igle sia, al es ta ble cer una nor ma, re nun ció
a ser nor ma por sí mis ma. Ella an tes re co no ció en es tos li bros lo que
26 • La autoridad de la Biblia
Frei tas FA RIA. Evan gel hos Apó cri fos – pre cio si da des que não en tram no câ non. Re vis ta de
In ter pre ta ção Bí bli ca La ti no-Ame ri ca na, v. 42/43, Pe tró po lis: Vo zes, 2002, p. 191-210.
30
Lu kas VIS CHER. Art. “Ka non”. II. Kir chen ges chich tlich. En: Die Re li gion in Ges chich te
und Ge gen wart. 3 ed., v.3, Tü bin gen: J. C. B. Mohr, 1959, col. 1119s.
31
Cf. Wil fried JOEST. La cues tión del ca non en la ac tual teo lo gía dog má ti ca. En: Franz
Muss ner et alii. La in ter pre ta ción de la Bi blia. Bar ce lon: her der, 1970, p. 146 et pas sim.
32
Os car CULL MANN. Die Tra di tion und die Fes tle gung des Ka nons durch die Kir che des
2.Jah run derts. en: Ernst KÄ SE MANN (Hg.). Das Neue Tes ta ment als Ka non. Göt tin gen:
Van de hoeck, 1970, p. 103; di fe ren te es la opi nión de Jo sef SCH REI NER; Ger hard DAUT -
ZEN BERG. For ma e exi gen cias do No vo Tes ta men to. São Pau lo: Pau li nas, 1977, p. 522, que
en tien den que el Nue vo Tes ta men to es “obra de la Igle sia” (¡sic!) (p. 536). Es ta es la po si -
ción de la Igle sia Ca tó li ca Ro ma na que atri bu ye a la Igle sia el pa pel más de ci si vo en la for -
ma ción del ca non. Cf. Wer ner Georg KÜ MELL. Not wen dig keit und Gren ze des neu tes ta men -
de be ría ser cri te rio orien ta dor
33
. Sien do así, se pue de de cir que el
Nue vo Tes ta men to na ción en la Igle sia, no por ella. Lue go, ella no es
la due ña de la Es cri tu ra. Por el con tra rio, es tá su je ta a ella, te nien do
allí una brú ju la pa ra su fe y ac ción.
La autoridad de la Biblia • 27
tli chen Ka nons. En: Ernst KÄS SE MANN (Hg.). Das Neue Tes ta ment als Ka non. Göt tin gen:
Van den hoeck, 1970, p. 77s.
33
La Igle sia no es an te rior a la Bi blia, pues “It was the mes sa ge of the Bi ble, the gos pel,
wich pro du ced both the church and the Bi ble” [“Fue el men sa je de la Bi blia, el evan ge lio,
el que pro du jo am bos, la Igle sia y la Bi blia”]. Así di ce Do nald G. MI LLER. The Aut ho rity of
the Bi ble. Gran ra pids, 1972, p. 31.
CA PÍ TU LO IV
La na tu ra le za de la Bi blia
y la pe cu lia ri dad de su con te ni do
Pe ro, ¿qué es lo que de he cho al can zó la ca li dad ca nó ni ca en la
Igle sia? Una mi ra da rá pi da mues tra la mul ti for mi dad li te ra ria de la
Bi blia. Ella se com po ne de na rra ti vas, le yes, cán ti cos, car tas, cre dos,
con fe sio nes, pa rá bo las, evan ge lios y otros gé ne ros. Su con te ni do no
se re su me en “doc tri na” ni so la men te en “his to ria”. Do cu men ta la ex -
pe rien cia de un pue blo de Dios. Ha bla del en cuen tro de per so nas con
Je sús de Na za ret. Es la me mo ria de una his to ria de fe. Por es to mis -
mo, la me jor ca te go ría for mal pa ra ca rac te ri zar el con te ni do de la
Bi blia es la de tes ti mo nio. En la Bi blia te ne mos el tes ti mo nio de per -
so nas que vie ron, oye ron o per ci bie ron a Dios en sus vi das (cf. 1 Jn
1:1). Dan tes ti mo nio, de he cho, no en for ma pri va da o sub je ti va. Ellas
ha blan de una rea li dad que des cu brie ron y que re vis te pro fun do sig -
ni fi ca do pa ra to da la hu ma ni dad. La Bi blia no es so lo un tes ti mo nio.
Es tam bién pro cla ma ción, ke rig ma
34
. No ma ni fies ta “opi nio nes”; rei -
vin di ca afir mar la ver dad.
Esa ver dad tie ne co mo con te ni do la re ve la ción de Dios. Dios se
re ve ló a Is rael, se re ve ló a tra vés de Je su cris to, se re ve ló co mo Es pí -
ri tu re no va dor. En otros tér mi nos, el tes ti mo nio de la Bi blia tie ne por
ob je to even tos, acon te ci mien tos y la his to ria mis ma. Es la epi fa nía de
Dios, su en car na ción en Je sús de na za ret. Es cri ben per so nas muy hu -
ma nas so bre có mo Dios re ve la su vo lun tad, su jui cio y su gra cia. Jun -
34
Gún ter BORN KAMM. Je sus de Na za ré. Pe tró po lis: Vo zes, 1975, p. 13-25.
30 • La autoridad de la Biblia
to con es to dan tes ti mo nio del pe ca do y de la mi se ria, así co mo, y a
pe sar de lo di cho, de la dig ni dad hu ma na. La Bi blia es la do cu men -
ta ción de la ley y el evan ge lio, es el es ta tu to de de re cho di vi no, es la
des crip ción de la his to ria de la sal va ción, des de la crea ción has ta la
ve ni da del Rei no de Dios en glo ria y po der. Ori gen, vo ca ción y fu tu ro
de la hu ma ni dad, ins cri tos en el ac tuar gra cio so de Dios. Esos son los
gran des te mas de la Bi blia.
El ca non es un mo sai co en cu ya com po si ción co la bo ró una ver -
da de ra “nu be de tes ti gos” (Heb 12:1), in clu si ve mu chas mu je res (Jue
5:1; etc.). La Bi blia es un li bro plu ral. Es to va le no so lo pa ra el AT, que
com pi la obras de di ver sos si glos; va le tam bién pa ra el Nue vo Tes ta -
men to. La Igle sia ca no ni zó la plu ra li dad de vo ces que es tá en sus orí -
ge nes
35
. En es te pun to, po de mos con cluir lo si guien te: la uni dad de
la Bi blia no es tá en la uni for mi dad de sus au to res. El tes ti mo nio no
es al uní so no, lo que no ha bría in co mo da do a la Igle sia de los orí ge -
nes. Muy por el con tra rio, ella re cha zó el “Dia te sa rón” de Ta cia no que
fun dió a los cua tro evan ge lios en uno só lo. Pre fi rió el la do a la do, a
ve ces ten so, de Ma teo, Mar cos, Lu cas y Juan
36
. No vio pro ble mas en
te ner los pro fe tas del An ti guo Tes ta men to en el mis mo li bro ca nó ni -
co don de es tán las car tas del após tol Pa blo. La Bi blia re fle ja ní ti da -
men te la teo lo gía de sus au to res, el mun do es pe cí fi co en que vi vían,
su he ren cia cul tu ral. En ton ces, ¿en qué re si de la nor ma ti vi dad de es -
te li bro?
Pa ra la cris tian dad, la nor ma ti vi dad del AT de pen de esen cial -
men te del NT. Sien do así, la res pues ta a es ta pre gun ta de be pro ve nir
de es te, no de aquel. Se tra ta de de fi nir la “nor ma ti vi dad cris tia na”.
Y es ta se ba sa, co mo afir ma mos an tes, en el cri te rio de la apos to li ci -
dad. La Igle sia cris tia na es una Igle sia apos tó li ca, es ta ble ci da so bre
el fun da men to de los pri me ros tes ti gos, di rec ta men te lla ma dos y en -
via dos por Je su cris to. El Nue vo Tes ta men to pre ten der ser un ca non
apos tó li co, así co mo tam bién el cre do y los mi nis te rios pre ten den ser -
35
Ver nues tro es tu dio. Gott fried BRA KE MEIER. O câ non do No vo Tes ta met no – pa ra dig ma
da uni da de da Igre ja? Es tu dos teo ló gi cos. Ano 37, São Leo pol do: Si no dal, 1997/3, p. 205-
222.
36
“Al re de dor del año 185, Iri neo pro cla mó que es tan ine vi ta ble que ha ya cua tro Evan ge -
lios co mo que ha ya cua tro vien tos y cua tro la dos de la tie rra”. Char les D. F. MOU LE. As ori -
gens do No vo Tes ta men to. Op .cit., p. 223.
La autoridad de la Biblia • 31
lo
37
. “Apos to li ci dad” es si nó ni mo de ori gi na li dad y au ten ti ci dad, cri te -
rio de dis tin ción en tre doc tri na rec ta y fal sa.
Ca be pre gun tar nos: ¿te ne mos aquí un ca mi no via ble? ¿No se rá
ese cri te rio por de más du do so, pro ble má ti co, in se gu ro? Por lo que sa -
be mos, nin gu no de los evan ge lios fue re dac ta do por un após tol. Y el
após tol, de cu ya au to ría te ne mos una se rie de im por tan tí si mas car -
tas, no acom pa ñó la tra yec to ria del Je sús te rres tre. Ade más de es to,
ja más hu bo un tes ti mo nio apos tó li co. Los após to les eran mu chos, va -
rian do por es to tam bién su tes ti mo nio. Nun ca es idén ti ca la de cla ra -
ción de di ver sos tes ti gos so bre el mis mo epi so dio. ¿Y no pe lea ron en
de ter mi na da opor tu ni dad has ta los mis mos Pa blo y Pe dro (Gál
2:11s.)? En sín te sis: lo apos tó li co ne ce si ta de ex pli ca ción
38
. ¿En qué
con sis te? El tér mi no, por sí so lo, no es ine quí vo co.
Es tá cla ro que las pre gun tas crí ti cas no de sa prue ban a los após -
to les ni a su tes ti mo nio co mo cri te rio. No hay som bra de du da: el NT
con tie ne tra di ción apos tó li ca, aún cuan do en su pre sen ta ción fi nal no
ha ya si do es cri ta de sus pro pios pu ños. El NT tie ne una ven ta ja his -
tó ri ca por so bre to das las de más ex pre sio nes de la fe cris tia na: se
des ta ca por su sin gu lar pro xi mi dad a los orí ge nes. Él es, al de cir de
M. Käh ler, el do cu men to de la pre di ca ción que fun dó las pri me ras co -
mu ni da des. Lo mis mo va le en tér mi nos cua li ta ti vos. Bas ta com pa rar
los es cri tos neo tes ta men ta rios con los re fe ri dos apó cri fos. El NT tam -
bién se des ta ca en lo que res pec ta a su con te ni do. Aquí se ofre ce ali -
men to só li do, subs tan cial, fun da men tal. Es muy cier to que hay ex cep -
cio nes. La “Di da qué”
39
, por ejem plo, no es ne ce sa ria men te in fe rior en
ca li dad a al gu nos de los li bros ca nó ni cos. El cri te rio de la su pe rio ri -
dad cua li ta ti va no es ab so lu to. Y, en tan to, en tér mi nos ge ne ra les no
hay có mo con tes tar lo.
Re sul ta que el ca non del NT es tá prác ti ca men te ce rra do, en tan -
to con ti núa teó ri ca men te abier to. Su pon ga mos que sea des cu bier to
37
Con re la ción a la im por tan cia y, si mul tá nea men te, la pro ble má ti ca de es te cri te rio, ver,
ade más de la li te ra tu ra an tes in di ca da, Wer ner Georg KÜM MEL. Not wen dig keit und Gren -
ze des neu tes ta men tli chen Ka nons. Op .cit., p. 62-98.
38
La pa la bra des cri be lo que pa ra la cris tian dad es ab so lu ta men te fun da men tal. Pe ro las
con cep cio nes res pec to de es to va rían. Cf. Jür gen RO LOF. Apos to lich glau ben: Die Hei li ge
Sch rift. En: Apos to li zi tät und Öku me ne. Han no ver: Luth. Ver lags haus, 1987, p. 9-29; An -
dré BE NOIT. Die Über lie fe rung des Evan ge lium in den ers ten Jah run der ten. En: Vil mos Vaj -
ta (Hg.). Evan ge lium als Ges chich te. Göt tin gen: Van den hoeck, 1974, p. 171s.
39
Ur ba no ZI LLES (ed.). Di da quê – ou do tri na dos após to los. Pe tró po lis: Vo zes, 1970.
32 • La autoridad de la Biblia
un ma nus cri to de los pri me ros tiem pos, por ejem plo una car ta com -
pro ba da men te au tén ti ca del após tol Pa blo o un evan ge lio es cri to por
uno de los do ce após to les, no ha bría có mo no agre gar lo a los ac tua -
les 27 es cri tos del NT. Es to es por que la de li mi ta ción del NT, en prin -
ci pio, no es de fi ni ti va, y sí es tá abier ta. A pe sar de es to, el des cu bri -
mien to de tal do cu men to ori gi nal, es po co pro ba ble. Se re co mien da
in sis ten te men te no rea brir el de ba te so bre la ac tual com po si ción del
NT pa ra even tual men te qui tar uno de sus li bros o agre gar le al gún
otro. Pues se ría di fí cil, si no im po si ble, lle gar a un con sen so en la cris -
tian dad a es te res pec to. De je mos el ca non co mo es tá. Tam bién li bros
que a pri me ra vis ta pa re cen pro ble má ti cos, por ejem plo el Apo ca lip -
sis de Juan, pue den de sa rro llar una re le van cia ines pe ra da en si tua -
cio nes es pe cí fi cas. No so mos due ños del es pí ri tu San to. El NT de he -
cho es tá ce rra do.
Lo ex pues to mues tra que la au to ri dad del NT no de vie ne de fe -
nó me nos ex cep cio na les, su pues ta men te ca rac te rís ti cos de su ori gen.
No hay na da for mal, no hay fac to res ex ter nos que ga ran ti cen a la Bi -
blia una na tu ra le za sa gra da y por eso nor ma ti va. Ella no es un li bro
que “ca yó del cie lo”. El “li bro de los li bros” tie ne una gé ne sis muy
“hu ma na”, y ve ces has ta ac ci den tal. Ni el mis mo cri te rio de la apos -
to li ci dad pa re ce ha ber si do usa do con el de bi do ri gor. Aún así, la Bi -
blia no re sul tó de una me ra ca sua li dad ni es la mis ce lá nea alea to ria
de es cri tos re li gio sos. De he cho es “Sa gra da Es cri tu ra”, ha bien do
com pro ba do re no va da men te su na tu ra le za en la prác ti ca co mu ni ta -
ria. Ejer ce la fun ción de li bro ca nó ni co. La fe ve rá en es to la ac ción
del Es pí ri tu San to. No es de los pro fe tas o de los após to les que de pen -
de la au to ri dad de la Es cri tu ra, y sí del evan ge lio del que los após to -
les y pro fe tas son por ta do res. Co mo cris tia nos con fe sa mos que de trás
de los tes ti gos es tá Je su cris to, quien “au to ri za” el ca non, en lo que
hay una ab so lu ta con cor dan cia en tre las Igle sias oriun das de la re for -
ma del si glo XVI. Por tan to, el con te ni do es lo que cons ti tu ye el ca non,
es la cau sa que él pro mue ve, es el asun to de que tra ta, es la his to ria
que dio ori gen a la Igle sia cris tia na. El evan ge lio ga ran ti za la au ten -
ti ci dad apos tó li ca, no vi ce ver sa. Es ta es una te sis que de be mos des -
glo sar y ex pli car a con ti nua ción.
CA PÍ TU LO V
El apa ren te dé fi cit nor ma ti vo
de la Bi blia y sus so lu cio nes
En su ca li dad de tes ti mo nio, la Bi blia pa re ce po co apro pia da
pa ra ser vir de ca non. Com pues ta de una se lec ción de li bros, pro ve -
nien tes de di ver sas épo cas y lu ga res. Ella no pre sen ta una “doc tri -
na” uni for me. Re fi rién do se a una his to ria de fe, le fal ta co he sión
dog má ti ca. Las vo ces que en ella se ma ni fies tan a ve ces has ta de sen -
to nan. Ya lo di ji mos: la Bi blia es un li bro plu ral
40
. ¿En qué con sis te
su uni dad? ¿Se rá ella real men te su fi cien te pa ra orien tar la vi da cris -
tia na? La res pues ta ha si do mu chas ve ces ne ga ti va. Se sus ten ta co -
mo ne ce sa ria una ins tan cia más allá de la Bi blia pa ra in ter pre tar -
la o com ple men tar la en su fun ción orien ta do ra. Son va rias las for -
mas en que es to su ce de.
• La pri me ra es la ca tó li ca ro ma na. Se atri bu ye al ma gis te rio
de la Igle sia
41
, con cen tra do en al ins ti tu ción del pa pa do, la
fun ción de de fi nir la ver dad cris tia na. En ri gor, esa fun ción
ca be a los obis pos, su ce so res de los após to les. Pe ro el co le -
40
Es lo que res pon de la así lla ma da “cri sis del ca non” en la ac tua li dad. Así Her mann
STRAHT MANN. Die Kri se des Ka nons en der Kir che. En: Das Neue Tes ta ment als ka non.
Ernst Kä se mann (Hg.). Göt tin gen: Van de hoeck, 1970, p. 41-61.
41
El Con ci lio de Tren to (1545-1563) de cre ta que com pe te a la ma dre Igle sia cons ta tar el
ver da de ro sen ti do de la Sa gra da Es cri tu ra. A na die se le per mi te in ter pre tar la de mo do con -
tra rio a la acep ción de la Igle sia y de los san tos pa dres. Cf. Ger hard GLOE GE. Zur Ges chich -
te des Sch rift vers tänd nis ses, op .cit., p. 284.
42
En es to re si de la pro fun da di fe ren cia en tre Lu te ro y los en tu sias tas de su tiem po. Pa ra
el Re for ma dor exis te un vín cu lo in di so lu ble en tre el Es pí ri tu y la pa la bra. Cf. Kart Die trich
SCH MIDT. A doc tri na de Lu te ro acer ca do Es pí ri to San to. En: A pre sen ça de Deus na His -
tó ria. São Leo pol do: Si no dal, 1982, p. 77-95; Her man BRANDT. O Es pí ri to San to. São Leo -
pol do: Si no dal, 1977, p. 25s.
34 • La autoridad de la Biblia
gio epis co pal es tá en ca be za do por el pa pa. Nin gún obis po es -
tá au to ri za do a dis cor dar del su pre mo pon tí fi ce ro ma no. Le
co rres pon de a es te, con la asis ten cia del es pí ri tu San to, el
pri vi le gio de de la de fi ni ción del dog ma y, con se cuen te men -
te, la in ter pre ta ción bí bli ca en úl ti ma ins tan cia. La Bi blia
con ti núa sien do con si de ra da la par te más pre cio sa de la tra -
di ción. Y, en tan to, la Igle sia, me dian te su mi nis te rio, de he -
cho se co lo ca por en ci ma del ca non. Que da des car ta da la
“so la es cri tu ra”.
• Otra es la en tu sias ta. Se afir ma que, pa ra en ten der la Bi blia,
se ha ce ne ce sa rio re ci bir an tes el Es pí ri tu San to. So la men te
la per so na es pi ri tual po dría in ter pre tar co rrec ta men te la Bi -
blia. El pro ble ma de esa con cep ción con sis te en ha cer de -
pen der la in ter pre ta ción bí bli ca de una re ve la ción an te rior a
la lec tu ra. El Es pí ri tu, así se di vul ga, se co mu ni ca in de pen -
dien te men te de la pa la bra
42
. Él se ins ta la en el co ra zón de las
per so nas “di rec ta men te des de arri ba”, ha bi li tán do las de esa
ma ne ra pa ra com pren der la sa gra da Es cri tu ra. No es la Bi -
blia la que abre los ojos y la men te de las per so nas, y sí es la
per so na es pi ri tual la que abre los se cre tos de la Bi blia. Sien -
do así, tam bién en es te ca so se co rrom pe la “so la es cri tu ra”.
La au to ri dad de la Bi blia que da con di cio na da a la au to ri dad
de la per so na ilu mi na da por el Es pí ri tu.
• Tam bién la Igle sia pro tes tan te no es tá in mu ne con tra la ten -
ta ción de es ta ble cer una ins tan cia nor ma ti va al la do o en ci -
ma de la Es cri tu ra. Es to su ce de, cuan do los es cri tos con fe sio -
na les, por ejem plo la Con fe sión de Augs bur go o la teo lo gía
del pro pio Lu te ro, son tra ta dos co mo in fa li bles, con vir tién do -
se en pa rá me tro her me néu ti co ab so lu to. La con fe sio na li dad,
en ton ces, se trans for ma en “con fe sio na lis mo”. Y bien cier to
es, en ton ces, que es ta no es la “pu ra doc tri na”, ni lu te ra na
no re for ma da. Pues ofi cial men te los es cri tos con fe sio na les
son ca li fi ca dos co mo nor mas su je tas a la Bi blia. Es ta es la
“nor ma nor mans”, mien tras que la con fe sión es la “nor ma
43
Bern hard LOH SE. Op .cit., p. 196; Carl E. BRAA TEN. Lo cus 1: Pro le gô me nos à Dog má ti -
ca Cris tã. En: Carl E. Braa ten; Ro bert W. Jon son (eds.). Dog má ti ca Cris tã, v.1., São Leo pol -
do: Si no dal, 1990, p. 74s. In ge LÖN NING. Die Rei li ge Sch rift. En: Vil mos Vaj ta (Hg.). Die
Evan ge lisch-Lut he ris che Kir che – Ver gan gen heit und Ge gen wart. St tut gart; Ev. Ver lags -
werk. Han no ver: Luth. Ver lags haus, 2001, p. 33.
44
Ernst KÄ SE MANN. Ber grün det der neu tes ta men tli che Ka non die ein heit der Kir che?
En : Eernst Kä se mann (Hg.). Das Neue Tes ta ment als Ka non. Göt tin gen: Van den hoeck,
1970, p. 124-133.
La autoridad de la Biblia • 35
nor ma ta”. Por lo tan to, tam bién la con fe sión po see nor ma -
ti vi dad. Pe ro, es una nor ma ti vi dad de ri va da, no nor ma ti va
ori gi nal
43
. Es ta ca be so la men te a la Bi blia. Es co mo en el ca -
so del sol y la lu na. La con fe sión se ase me ja a és ta úl ti ma, re -
ci bien do to da la luz de la Sa gra da Es cri tu ra. Si em bar go, no
siem pre la prác ti ca y el dis cur so coin ci den.
• Exis ten otras for mas más de do mes ti car la Bi blia y de po ner -
le rien das a su plu ra li dad. En ho nor a la ver dad, es to su ce -
de siem pre que una ins tan cia ale ja, ex ter na li za, pre de ter mi -
na y es ta ble ce los pa tro nes de nor ma ti vi dad. La Bi blia, en
esas con di cio nes, se vuel ve vin cu lan te so la men te “en la me -
di da en que” en do sa cier tos pro yec tos, sean ellos de or den
po lí ti co, ra cial, eco nó mi co y, aún, re li gio so. Ella de be san cio -
nar, pe ro le es tá pro hi bi do cri ti car. Su fre el abu so pa ra jus ti -
fi car “rei nos hu ma nos” en per jui cio del “Rei no de Dios”. Se
ins ta lan otros “ma gis te rios” jun to al de la Es cri tu ra, que la
amor da zan y le cen su ran el con te ni do. El su pues to dé fi cit
nor ma ti vo de la Bi blia es tá sien do com pen sa do por la im po -
si ción de con cep tos y pre con cep tos “dog má ti cos”.
Ya se ha ad mi ti do que la to ta li dad del tes ti mo nio bí bli co pue de
irri tar. De cía E. Kä se mann, que el ca non del Nue vo Tes ta men to co mo
tal fun da men ta la mul ti pli ci dad de las con fe sio nes an tes que la uni -
dad de la Igle sia
44
. La “so la scrip tu ra” im pli ca ries gos. Aún más, el
pri ma do de la Es cri tu ra es la úni ca ba rre ra efi caz con tra las des via -
cio nes de la Igle sia y el ar bi trio de los in tér pre tes. Co mo au to ri dad su -
pre ma, la Bi blia siem pre le van ta rá su voz en pro tes ta con tra la ma -
ni pu la ción. So la men te don de se per mi ta a la Bi blia el li bre dis cur so,
ella de sa rro lla rá fuer za nor ma ti va y re for ma do ra. La ex clu si vi dad ca -
nó ni ca de la Sa gra da Es cri tu ra exi ge que las res pec ti vas exé ge sis rin -
dan cuen tas. La igle sia lu te ra na apues ta a la te sis de la su fi cien cia
36 • La autoridad de la Biblia
nor ma ti va de la Bi blia. Ella ten drá que com pro bar la en la prác ti ca.
Pe ro des cu brió en ella una po de ro sa ar ma con tra la usur pa ción de la
au to ri dad di vi na en la his to ria y, por eso, es el in dis pen sa ble ins tru -
men to de fi de li dad al evan ge lio.
Res ta de cir que la sen sa ción de in su fi cien cia nor ma ti va po drá
pa sar no só lo por la plu ra li dad, si no tam bién por la per cep ción de los
con di cio na mien tos con tex tua les del tes ti mo nio bí bli co. El mun do de
la de mo cra cia, de la tec no lo gía, de la ra cio na li dad mo der na son fe nó -
me nos ex tra ños al an ti guo pue blo de Is rael y de la pri me ra cris tian -
dad. Por es to mis mo, la Bi blia no con tie ne res pues ta di rec ta a una se -
rie de in te rro gan tes de la ac tua li dad. Ella fue es cri ta en una so cie dad
im pe rial, pa triar cal, es cla vis ta, sien do vi si bles en los tex tos los re fle -
jos de ese mun do. Bas ta re cor dar Ro 13.1-7 con res pec to a las au to -
ri da des po lí ti cas, Ef 5.22-33 re fe ren te a la su mi sión de la mu jer y 1
Ti 6.1 con re la ción a los de be res de los es cla vos. Quien bus ca di rec -
tri ces con cre tas pa ra ta les asun tos, y otros, aca ba de cep cio na do.
¿Qué re sul ta de esa bús que da? ¿De be rá cues tio nar se la “ca no ni ci -
dad” de la Bi blia por esa ra zón, exi gien do hoy que se in tro duz can cri -
te rios adi cio na les o has ta al ter na ti vos pa ra de fi nir la nor ma ti vi dad?
45
Aho ra, nue va men te to do de pen de de la con cep tua li za ción de “nor -
ma ti vi dad”. ¿Se rá la le tra de la Bi blia? ¿Se rá el pa tri mo nio cul tu ral?
¿Quién es ta ble ce hoy los pa rá me tros de la va li dez “ca nó ni ca”? Vol ve -
re mos so bre es te te ma más ade lan te.
En el con tex to de es ta dis cu sión, la de fi ni ción de la re la ción que
hay en tre Es cri tu ra y Tra di ción ha de sem pe ña do una fun ción cru cial.
¿La au to ri dad úl ti ma es ta ría con es ta o con aque lla? Es ne ce sa rio ha -
cer al gu nas re fle xio nes so bre es te po lé mi co asun to
46
:
45
En la his to ria de la in ter pre ta ción de la Bi blia son fre cuen tes las ten den cias en esa di -
rec ción. Ellas exis ten tam bién hoy. Co mo ejem plo, ver el es tu dio de Ka ren L. KING. Ca no -
ni za ção e mar gi na li za ção: Ma ría de Mág da la. En: Con ci lium, n. 276, Pe tró po lis: Vo zes,
1998/3, p. 38-47. La au to ra en tien de ha ber si do “ca no ni za da” la mar gi na li za ción de la mu -
jer. Pe ro ¿se rá ver dad que es ta tie ne ca li dad ca nó ni ca? Pre gun ta mos: ¿Ha brá si do “ca no ni -
za da” por la Bi blia tam bién la mo nar quía co mo ré gi men po lí ti co? Es im por tan te de fi nir el
tér mi no “ca nó ni co” en tér mi nos evan gé li cos.
46
Jo han nes FEI NER; Lu cas VIS CHER. O No vo Liv ro da Fé. A fé cris tã co mum. Pe tró po lis:
Vo zes, 1976, p. 69-76; Jo chen EBER. Sa gra da Es cri tu ra e Tra di ção. En: Voz Scrip tu rae, v.5,
n.2, 1995, p.179-188; Kart Die trich SCH MIDT. O con cei to ca tó li co de tra di ção. En: A Pre -
sen ça de Deus na His tó ria, op .cit., p. 54-62; Hans KÜNG. Teo lo gia a Ca min ho. Fun da men -
ta ção pa ra o diá lo go ecu mê ni co. São Pau lo: Pau li nas, 1999, p. 71s.; Ger hard EBE LING. “So -
la Scrip tu ra” und das Pro blem der Tra di tion. En: Das Neue Tes ta ment als Ka non. E. Kä se -
mann (ed.). Göt tin gen: Van den hoeck, 1970, p. 282-335.
La autoridad de la Biblia • 37
• La Igle sia vi ve de la me mo ria, de la his to ria re cor da da, de la
tra di ción. Ya en el Nue vo Tes ta men to, es pe cial men te en las car -
tas pas to ra les, se le da én fa sis a la “pa rá do sis”, res pec ti va men -
te en la “pa rat he ke”, es to es, el “le ga do” apos tó li co. El após tol
Pa blo di ce que lo trans mi tió a las co mu ni da des y que él mis mo
lo re ci bió (cf. 1 Co 15.3). Sin me mo ria, la Igle sia se ex tin gue. Con -
se cuen te men te, “tra di ción” es un tér mi no po si ti vo. Es cier to que
la Igle sia no so lo vi ve de la tra di ción. Vi ve na da me nos que de la
ac tua li za ción del Es pí ri tu San to. Pe ro es te Es pí ri tu no de ja de re -
cor dar to do lo que Je sús di jo (cf. Jn 14.26). La Igle sia, en cuan -
to cris tia na, vi ve de la tra di ción que se for mó a lo lar go de la his -
to ria y que se con den sa en cre dos, con fe sio nes, teo lo gía, cos tum -
bres, ri tos, etc. En ton ces, ¿en qué con sis te el pro ble ma?
• En la pri me ra cris tian dad se des co no cía cual quier con flic to
so bre es te te ma. Aún no ha bía ca non neo tes ta men ta rio. Las
co mu ni da des se orien ta ban por la tra di ción oral pro ve nien -
te de los após to les y de los pri me ros tes ti gos. Lo que vi no a
cam biar la si tua ción fue la ca no ni za ción de una par te de la
tra di ción y la cons ti tu ción del “Nue vo Tes ta men to”. Aho ra
exis tía una tra di ción nor ma ti va al la do de otra “no ca nó ni -
ca”. Tam bién el Nue vo Tes ta men to con tie ne tra di ción, sin
ser él mis mo tra di ción (!). Pe ro co mo ca non, él se dis tin gue
de otras tra di cio nes. Es su pe rior a ella.
• Du ran te mu cho tiem po es to no fue sen ti do co mo un pro ble ma.
El con flic to sur ge, de he cho, en la épo ca de la Re for ma, can do
la Es cri tu ra es juz ga da crí ti ca men te a la luz de la Igle sia de las
tra di cio nes de las cua les se ali men ta ba. Des de en ton ces la Es -
cri tu ra y la tra di ción ecle siás ti ca, lla ma da oral, se con fron tan.
Es ta úl ti ma con sis te en un in men so de pó si to de de ci sio nes
con ci lia res, ri tos y con cep cio nes teo ló gi cas, de ter mi na cio nes
cle ri ca les y cos tum bres po pu la res. Abar can, por ejem plo, el
cul to a los san tos, las in dul gen cias, el ce li ba to de los “re li gio -
sos”, el nú me ro de los sa cra men tos, la ju ris dic ción uni ver sal
del obis po de Ro ma. ¿Ten drían es tas “tra di cio nes” la mis ma
au to ri dad, res pec ti va men te, el mi mo pe so que el tex to bí bli co?
La “so la scrip tu ra” de los re for ma do res pro ble ma ti za la tra -
di ción cris tia na pos te rior y pa ra le la a la Bi blia. ¿Ten drían
ellos ra zón al exi gir que la Igle sia de be su je tar se a la Es cri tu -
ra co mo úni ca nor ma de su dis cur so y de su prác ti ca?
38 • La autoridad de la Biblia
• El Con ci lio de Tren to res pon dió que no. Co lo có en pie de
igual dad a la Es cri tu ra y a la Tra di ción oral con fia da a la
Igle sia. De acuer do con el Con ci lio, am bas go zan de igual au -
to ri dad
47
. Es tá cla ro que es to re dun da en la su pe rio ri dad del
ma gis te rio ecle siás ti co so bre la Es cri tu ra, pues per mi te que la
tra di ción sea usa da co mo cri te rio in ter pre ta ti vo de es ta, sien -
do el ma gis te rio la ins tan cia de ci so ria. So la men te así fue po -
si ble le gi ti mar los dog mas de la in ma cu la da con cep ción y de
la asun ción de Ma ría. Aún cuan do el Con ci lio Va ti ca no II ha -
ya en fa ti za do que el ma gis te rio y sus enun cia dos no pue den
eman ci par se de la ba se bí bli ca, no con si guió de fi nir con cla -
ri dad es ta tan con tro ver ti da cues tión. Has ta hoy per ma ne cen
las di ver gen cias so bre es te te ma en tre lu te ra nos y ca tó li cos.
Las Igle sias de la re for ma tam bién sa ben al res pec to de la ne ce -
si dad e im por tan cia de la tra di ción pa ra la fe
48
. Pe ro ellas se ven im pe -
di das de atri buir a las tra di cio nes pos te rio res una nor ma ti vi dad su pe -
rior a la de la Sa gra da Es cri tu ra. La tra di ción bí bli ca tie ne fun ción “ca -
nó ni ca” pa ra to das las de más tra di cio nes, pu dien do de sa rro llar fuer za
crí ti ca fren te a la Igle sia que las cul ti va. No hay for ma de ni ve lar las tra -
di cio nes. No po seen to das el mis mo gra do de va li dez aún cuan do sean
ofi cial men te “dog ma ti za das”. Lo mis mo va le pa ra las pro pias tra di cio -
nes in cor po ra das en la Bi blia. La teo lo gía evan gé li ca di fe ren cia en tre
las tra di cio nes y la tra di ción, sien do es ta úl ti ma el pro pio Je su cris to
49
.
A des pe cho de la pre rro ga ti va de la Bi blia, es él, Je su cris to, el cri te rio
fi nal de la ver dad. Se gui re mos con es ta ex pli ca ción más ade lan te.
47
De acuer do con Hans KÜNG, Teo lo gia a Ca min ho, op .cit., p. 69, tam po co el Con ci lio Va -
ti ca no II con si guió dar una so lu ción de fi ni ti va al pro ble ma, afir man do la “teo ría de las dos
fuen tes” (= es cri tu ra y tra di ción); es una bue na ex po si ción del pro ble ma y una pro pues ta
dig na y cri te rio sa eva lua ción. Ade más, cf. Hu bert KIRCH NER, Word Got tes, Sch rift und Tra -
di tion. Öku me nis che Stu dien hef te 9, Göt tin gen: Van de hoeck, 1998; Wal ter KIRCHSCH LÄ -
GER Scrip tu re und Ins pi ra tion. In: Cle mens Tho ma; Mi chael Wys cho grod (ed.). Un ders tan -
ding Scrip tu re. Mah wah, NJ: Pau list Press, 1987, p. 36s.
48
“La Es cri tu ra no nie ga la tra di ción”, o sea, no se tra ta de “ele men tos en com pe ten cia”.
Es im por tan te co rre la cio nar co rrec ta men te la tra di ción bí bli ca fun da men tal con la tra di ción
vi va en la Igle sia. Así lo ha ce Gus taf AU LÉN, A fé cris tã. Sã Pau lo: AS TE, 1965, p. 80s.
49
Ellen FLES SE MANN-VAN LEER. Art. Tra di tion I evang. Sicht. In: Öku me ne Le xi kon. J.
Krue fer. W. Lö ser, W. Mü ller-Röm held (Hg.). Frank furt am Main: O. Lem beck / J. Knecht,
1983, col. 1171-1173.
CA PÍ TU LO VI
La ins pi ra ción de la Bi blia
Mu cho más ori gi nal que las con cep cio nes an te rio res, es la afir -
ma ción de la ins pi ra ción de la Bi blia
50
. La au to ri dad de la Bi blia es
vis ta co mo al go in he ren te a sí mis ma. En el fon do, ella no ha bría te -
ni do au to res, y sí un so lo au tor, a sa ber, el Es pí ri tu San to. Es él quien
ha bla a tra vés de la Es cri tu ra. La te sis se pue de ba sar en 2 Ti 3.16,
don de se lee que “to da la Es cri tu ra es ins pi ra da por Dios, y útil pa ra
en se ñar…”. La pa la bra de Dios siem pre po se yó na tu ra le za es pi ri tual.
Ella es la pa la bra del Dios tri no, Pa dre, Hi jo y Es pí ri tu San to. Con se -
cuen te men te, la ins pi ra ción de la Bi blia ja más fue ne ga da por la cris -
tian dad. Cons ti tu ye fun da men tal men te un con sen so ecu mé ni co. Es
con si de ra da sin en trar en con flic to con el ma gis te rio de la Igle sia ni
con la ilu mi na ción in ter na del cre yen te. Pe ro es te he cho, ya por sí so -
lo, mues tra que el tér mi no ins pi ra ción ne ce si ta de ex pli ca ción. Es
sus cep ti ble de di ver sas in ter pre ta cio nes. ¿En qué sen ti do la Bi blia es -
tá ins pi ra da y qué sig ni fi ca es to?
La afir ma ción de la ins pi ra ción de li bros sa gra dos no es de ori -
gen cris tia no. No es una teo ría par ti cu lar de la Igle sia. Ella pro vie ne
del ju daís mo
51
. Se atri buía la au to ría de los li bros de la Sa gra da Es -
50
Karl RAH NER. So bre a ins pi ra ção da Bí blia. São Pau lo: Her der, Quaes tio nes Dis pu ta tae,
1967; Luis Alon so SCHÖ KEL, A pa lav ra ins pi ra da: A bí blia à luz da ciên cia da lin gua gem.
São Pau lo: Lo yo la, 1992.
51
Ade más ella pue de ser en con tra da tam bién en otras re li gio nes, por ejem plo en el is la -
mis mo. Pa ra la cris tian dad, el mo de lo ju dai co ha si do de par ti cu lar re le van cia. Cg. G.
LANCZ KOWS KI. Art. “Ins pi ra tion”. I. Re li gions ges chich tlich. In: Die Re li gión in Ges chich te
und Ge gen wart, 3ed. Tü bin gen: Mohr /Sie beck, v.3, Tü bin gen, 1959, col. 773s.
40 • La autoridad de la Biblia
cri tu ra, es to es del An ti guo Tes ta men to, a los efec tos de la ac ción del
pro pio Dios, na tu ral men te con el ob je ti vo de in cen ti var y con so li dar
su au to ri dad. Pe ro hay di fe ren cias en la con cep ción. De acuer do con
el ju daís mo he le nís ti co, la men te de los pro fe tas y de más re dac to res
ha bría si do sus ti tui da en el ac to de la re dac ción por el Es pí ri tu di vi -
no. Los re dac to res hu ma nos ha brían es ta do “fue ra de sí”, por tan to,
“ex tá ti cos”, sir vien do de sim ple “ma no” pa ra que el Es pí ri tu les dic -
ta ra. En esos tér mi nos ha bla Fi lón de Ale jan dría. Por otro la do, el ju -
daís mo pa les ti no no ne ga ba la par ti ci pa ción cons cien te de las per so -
nas en la re dac ción. Te ne mos así, en el ju daís mo con tem po rá neo de
Je sús, la pre fi gu ra ción de dos ma ne ras dis tin tas de com pren der la
“ins pi ra ción”.
Am bas for mas fue ron aco gi das por la Igle sia cris tia na, ha bien -
do de sem pe ña do un pa pel im por tan te en es te pro ce so el pa sa je de 2
Ti 3.16. Pe ro es te no ha si do el úni co tes ti mo nio en la Bi blia. Tam bién
en 2 P 1.21 lee mos que “nun ca la pro fe cía fue traí da por vo lun tad hu -
ma na, si no que los san tos hom bres de Dios ha bla ron sien do ins pi ra -
dos por el Es pí ri tu San to”. Ca be en fa ti zar que am bos pa sa jes ha blan
del An ti guo Tes ta men to, y no aún del Nue vo Tes ta men to. Pe ro es tá
cla ro que lo que se afir ma en re la ción a los li bros del an ti guo pac to
se de be apli car a los del nue vo. Que la pa la bra de Dios es siem pre pa -
la bra es pi ri tual, es una con vic ción co mún a la pri me ra cris tian dad.
Así co mo Je sús ha bló en el po der el Es pí ri tu San to, así tam bién lo hi -
cie ron sus após to les y sus tes ti gos. De acuer do con Pa blo, el mi nis te -
rio que pre di ca la pa la bra de Dios es el mi nis te rio del Es pí ri tu (2 Co
3.8), sien do así que lo que va le pa ra la pa la bra oral de los após to les,
evi den te men te tam bién va le pa ra su pa la bra es cri ta.
Aún así, la pa la bra “ins pi ra ción” no tra du ce exac ta men te lo que
pre ten de de cir 2 Ti 3.16. Allí se ha bla de “theop neus tos”, que sig ni fi -
ca pri me ra men te “tras pa sa do por el es pí ri tu de Dios”. El pa sa je di ce
que en la Es cri tu ra se per ci be el “so plo de Dios”
52
. La Vul ga ta, al tra -
du cir el pa sa je al la tín, lo re pro du jo así: “To da Es cri tu ra di vi na men -
te ins pi ra da es útil pa ra en se ñar…”. En fa ti zó no la cua li dad de la Es -
cri tu ra, si no su ori gen. El tex to bí bli co ha bría na ci do de la ins pi ra ción
di vi na, pu dien do es ta ser en ten di da co mo “di rec ta” o “in di rec ta”. La
52
Ot to WE BER. Art. “Ins pi ra tion”. II. Ins pi ra tion der rei li gen Schr fit, dog men ges chich tlich.
In: Die Re li gión in Ges chich te und Ge gen wart, 3ed. Tü bin gen: Mohr /Sie beck, v.3, Tü bin gen,
1959, col. 7753s; IDEM. Grund la gen der Dog ma tik, v.1., Neu kir chen, 1955, p. 252s.
La autoridad de la Biblia • 41
in di rec ta sig ni fi ca que los pro fe tas y los após to les fue ron orien ta dos
por el Es pí ri tu san to en la re dac ción de la Bi blia, mien tras que la di -
rec ta en tien de que ellos fue ron ins tru men ta li za dos co mo plu mas en
las que el Es pí ri tu ha bría so pla do. O sea, de una for ma u otra, la nor -
ma ti vi dad de la Bi blia aho ra re sul ta de las con di cio nes ex cep cio na les
de su gé ne sis. El mis mo Agus tín en tien de que el tex to sa gra do ha si -
do edi ta do por el Es pí ri tu san to. So la men te si glos más tar de se to ma -
ría con cien cia de la pro ble má ti ca de tal ex pli ca ción so bre na tu ral del
ori gen de la Bi blia.
Fue la Re for ma del si glo XVI la que co lo có el te ma en agen da.
Ella cues tio nó la au to ri dad de la Igle sia, y lo hi zo con ba se en la Bi -
blia. Al ne gar el ma gis te rio in fa li ble de la Igle sia, se vio com pe li da a
afir mar, co mo con tra par te, el ma gis te rio in fa li ble de la Es cri tu ra. Pe -
ro, ¿có mo lo ha ría? ¿Qué sig ni fi ca in fa li bi li dad? Tan to la or to do xia lu -
te ra na co mo la re for ma da re no va ron la con cep ción de la ins pi ra ción
ver bal, me cá ni ca y di rec ta. Se atri buía a la Bi blia un ori gen so bre na -
tu ral y una ine rran cia que la in mu ni za ba con tra to da for ma de crí ti -
ca. La doc tri na de la ins pi ra ción ver bal no es in ven ción de la or to do -
xia pro tes tan te, si no que fue re vi ta li za da por ella en su opo si ción a los
abu sos de au to ri dad por par te de la Igle sia de la épo ca. Que da una
pre gun ta: ¿se rá im pe ra ti vo sus ti tuir al “Pa pa en la cá te dra de Pe dro”
por un “Pa pa en la ta pa de un li bro”? ¿Cuál es la úl ti ma au to ri dad en
la Igle sia? Hay que re cor dar que la te sis de la ins pi ra ción ver bal no
só lo se en cuen tra en el pro tes tan tis mo; tam bién se en cuen tra en el
ca to li cis mo, juz gan do co mo per fec ta men te com pa ti bles a la in fa li bi li -
dad pa pal y la de la Es cri tu ra. Esa po si ción es tá en sin to nía con el
Con ci lio de Tren to, que igua ló la au to ri dad de la Es cri tu ra y de la tra -
di ción, lo que, co mo se ha vis to, con lle va se rios pro ble mas.
La ins pi ra ción no pre ci sa ser en ten di da ne ce sa ria men te co mo
ver bal. Ade más de es ta, se acos tum bra ha blar en dog má ti ca de una
ins pi ra ción per so nal y otra real
53
. ¿Cuál es la di fe ren cia? La ins pi ra -
ción per so nal se ex pre sa en el im pul so de es cri bir, la ins pi ra ción real
en la su ge ren cia del con te ni do, la ins pi ra ción ver bal en la su ge ren -
cia de las pa la bras. En el pri mer ca so, se atri bu ye al Es pí ri tu San to
el des per tar de la vo lun tad de es cri bir; en el se gun do, la no ción de la
53
Cf. Wil fried HÄR LE. Dog ma tik. 2.ed., Ber lin /New Cork: Wal ter de Gruy ter, 2000, p.
119s.; In sa ME YER. Die Bi bel zwis chen Ins pi ra tions leh re und funk tio na lem Ka non vers -
tänd nis. In: Keryg ma und Dog ma, 47, Göt tign gen: Van de hoeck, 2001/2, p. 90-110.
42 • La autoridad de la Biblia
cau sa que se tra ta en la Bi blia, o sea el evan ge lio; mien tras que en el
ter cer ca so la pro pia es cri tu ra se ría de la au to ría del Es pí ri tu. Exis te
un re la ti vo con sen so res pec to a la ins pi ra ción per so nal. Es tá cla ro
que por de trás de la re dac ción de los es cri tos bí bli cos es tá la mo ti va -
ción del Es pí ri tu San to. Y, con si de ran do que el con te ni do de la Bi blia
con sis te en el tes ti mo nio de a re ve la ción di vi na, tam po co po drá ne -
gar se la ins pi ra ción real. El pro ble ma se da con la ins pi ra ción ver bal.
Ella de be ser re cha za da en cuan to:
• Ex clu ye la par ti ci pa ción hu ma na en la re dac ción de la Bi -
blia. Ya que los au to res fue ran re du ci dos a sim ple plu mas
del Es pí ri tu, se les nie ga la ca li dad de tes ti gos. Es to es tá en
de sa cuer do con el pro pio tex to bí bli co (por ejem plo Hch 1.8).
Co mo sim ples “im pre so ras” del Es pí ri tu San to los após to les
son de gra da dos a má qui nas. Se pre ten de, en es te ca so, al -
can zar el te so ro sin la en vol tu ra que lo en vuel ve (2 Co 4.7),
la pa la bra sin la “car ne” que la trans por ta (Jn 1.14), el men -
sa je sin el men sa je ro que lo trans mi te. Tal vi sión es tán en
con flic to fla gran te con la na tu ra le za de la Bi blia.
• Bus ca ga ran tías que dis mi nu yan o eli mi nen el ries go de la
fe. Al ase gu rar se que la Bi blia no con ten ga erro res, de ella
se rá la res pon sa bi li dad de la ve ra ci dad del cre do. En ese ca -
so la re fe ren cia bí bli ca aca ba con cual quier du da o dis cu sión.
Bas ta la cons ta ta ción: “La Bi blia di ce…”, y lis to. El in con ve -
nien te es que la fe en la Bi blia se tor na una pre mi sa pa ra la
fe en Cris to. ¿Pre ci sa mos creer en la Bi blia pa ra ser cris tia -
nos? Al go en es ta vi sión no cie rra.
La pa la bra “ine rran cia” con fun de. Es ina de cua da. Mez cla la
exac ti tud for mal con la ve ra ci dad de con te ni do. En sen ti do for mal
hay erro res en la Bi blia
54
. Es to se di ce res pec to a ci tas, in di ca cio nes
geo grá fi cas y otros “da tos”. En Mc 1.2 una pa la bra del pro fe ta Ma la -
quías (3.1) es fal sa men te atri bui da a Isaías; so la men te la se gun da
par te de la ci ta se en cuen tra en es te úl ti mo pro fe ta (Is 40.3). En Lc
54
Cf. Jo han KO NINGS. A pa lav ra se fez liv ro. op .cit., p. 85s. Tam bién un teó lo go cui da do -
so en la crí ti ca co mo es Gus taf AU LEN, A fé cris tã, op .cit., p. 77, ad mi te que en la Es cri tu -
ra no só lo hay “va rie dad y di fe ren cias, si no tam bién con tra dic cio nes”, lo que no sig ni fi ca
au sen cia de cri te rio evan gé li co. Cf. tam bién Nel son KLIPP. No mes que se per de ram, op .cit.,
p. 183s.
La autoridad de la Biblia • 43
17.11 se di ce que Je sús en su via je a Je ru sa lén, pa sa ba en tre Sa ma -
ria y Ga li lea; lo co rrec to se ría a la in ver sa, pues a Je ru sa lén se va de
Ga li lea pa san do por Sa ma ria. De acuer do con 1 Sm 21.2-7, el sa cer -
do te Ahi me lec fue quien le dio a Da vid los pa nes sa gra dos, y no Abia -
tar co mo lee mos en Mc 2.26. Hay otros ejem plos se me jan tes. La ne -
ga ción de es tas fa llas per ju di ca ría la ca li dad “hu ma na” de la Bi blia y
de sus au to res
55
. La ver dad que co mu ni ca la Bi blia es de otra na tu ra -
le za, es la “ver dad de sal va ción”; en es ta la Bi blia no tie ne erro res.
Ella con tie ne to do lo que pre ci sa mos sa ber pa ra ob te ner la vi da eter -
na. La Bi blia pre sen ta de fec tos for ma les, pe ro es tos en nin gún mo do
per ju di can la ver dad de su men sa je.
Re tor nan do a la cues tión de la ins pi ra ción ver bal, cons ta ta mos
que se rá le gí ti ma su afir ma ción so la men te en un úni co sen ti do. Se de -
fien de una cau sa jus ta al re cor dar que tam bién las pa la bras de un
tex to son afec ta das cuan do al guien es cri be ex ci ta do por el Es pí ri tu
San to. No po de mos se pa rar el tex to bí bli co del Es pí ri tu San to. Es en
el tex to que de be mos ha llar lo. La ins pi ra ción del es pí ri tu no su pri me,
an tes bien com pro me te la hu ma ni dad de los tes ti gos. Es to se da has -
ta el pun to que el pe ca do hu ma no ha de ja do sus mar cas en los tex -
tos. Se de be com pro bar siem pre que apa ren te men te le gi ti man la ven -
gan za, el odio, la opre sión u otros ma les en de sa cuer do con el evan -
ge lio. El Es pí ri tu San to no des per so na li za a la per so na a tra vés de la
cual se ma ni fies ta. No la pri va de su per so na li dad, no la des con tex -
tua li za, ni la co lo ca por en ci ma de su tiem po y es pa cio. No pro te ge a
los tes ti gos con tra la po si bi li dad de errar en sus acep cio nes, pre vi sio -
nes o ideas. La ver dad de la Bi blia con sis te en la pro me sa sal ví fi ca
que ha ce, no en la in for ma ción cien tí fi ca men te co rrec ta ni en la afir -
ma ción in di vi dual men te in te re sa da. Es tas afir ma cio nes ja más sal va -
rán a na die. “Ine rran cia” es una pa la bra ina de cua da pa ra ca rac te -
ri zar a la Bi blia.
Ya que sen ti mos en la Sa gra da Es cri tu ra el so plo de Dios, la teo -
lo gía cris tia na no se pue de dis tan ciar. La afir ma ción de la ins pi ra ción
de la Bi blia tie ne una bue na ra zón de ser. Ella es teo ló gi ca men te im -
pres cin di ble, pe ro ella no es una pre mi sa si no un re sul ta do de la lec -
tu ra. Es tá cla ro que la teo lo gía va a en se ñar la “theop neus tia” de la
Bi blia. No obs tan te, siem pre in vi ta a con fir mar la por el es tu dio. Se
55
Wil fried JOEST, op .cit., p. 154, aler ta con tra lo que lla ma da “do ce tis mo bí bli co”. Es una
he re jía que des po ja a la Bi blia de su na tu ra le za his tó ri ca.
44 • La autoridad de la Biblia
ve rá así que la Bi blia es un li bro “his tó ri co”, muy hu ma no, que co -
mu ni ca un even to di vi no. Ella no se pres ta a ser una pie za “in to ca -
ble”, in mu ne a los cues tio na mien tos. La Bi blia es mo des ta: no exi ge
la fe en sí mis ma. An tes quie re con du cir a la fe en Aquel de quien ella
da tes ti mo nio pre fe ren cial, es te es Je su cris to. Si la Bi blia es pa la bra
de Dios, es por que Je su cris to ya lo es, y no vi ce ver sa.
En co ne xión con la ins pi ra ción, la or to do xia pro tes tan te de los
si glos XVI y XVII de sa rro lló la doc tri na de las “pro pie da des” de la Es -
cri tu ra. Si evi ta mos el ma len ten di do de tra tar esas pro pie da des co -
mo si fue ran cua li da des ca si fí si cas, esa doc tri na es con du cen te y útil.
Ex pli ca la fun ción de sem pe ña da por la Es cri tu ra en la co mu ni dad
cris tia na. A la Bi blia se le atri bu yen au to ri dad, su fi cien cia, pers pi cui -
dad y efi ca cia
56
. Ca da uno de esos atri bu tos re quie re un bre ve co -
men ta rio:
• La au to ri dad de la Bi blia es tá im plí ci ta en su ca li dad “ca nó -
ni ca”. Co mo tal exi ge obe dien cia, su je ción, res pe to. Pe ro no
es una au to ri dad coer ci ti va. La Bi blia no obli ga. Ella bus ca
ad he sión, con sen ti mien to, aco gi da. Se tra ta de una au to ri -
dad “es pi ri tual”, dis tan te a la vio len cia fí si ca, psí qui ca o so -
cial. La Bi blia quie re per sua dir, no for zar, te nien do co mo mo -
de lo a la au to ri dad de Je sús (Mt 7.29, etc.). Con se cuen te men -
te, la obe dien cia que se le de be no pue de ser cie ga, irre fle xi -
va, me cá ni ca. La ti ra nía en nom bre de la Bi blia o por me dio
de ella cons ti tu ye un abu so te rri ble. Lo mis mo va le pa ra la
au to ri dad ecle siás ti ca co mo tal; se co rrom pe cuan do in ti mi -
da, fuer za o re pri me. Se apar ta del evan ge lio y se des co nec -
ta de los pro pó si tos de la Bi blia.
• La su fi cien cia di ce que la Bi blia dis pen sa el re cur so a otras
fuen tes del evan ge lio. No ne ce si ta ser com ple men ta da por
otras tra di cio nes. Ella es tá “com ple ta” en lo que con cier ne a
las ver da des de la fe. Se ría un error de du cir de tal cons ta ta -
ción una es pe cie de mo no po lio de la Bi blia, co mo si con tu -
vie se to da la dog má ti ca cris tia na pos te rior; ella no ex clu ye la
lec tu ra de otros do cu men tos teo ló gi cos y tes ti mo nios del
evan ge lio. El prin ci pio de la “su fi cien cia” no quie re ser en -
ten di do en tér mi nos cuan ti ta ti vos si no cua li ta ti vos. Se afir ma
56
Carl E. BRAA TEN, op.it., p. 84; Ot to WE BER. Grund la gen der Dog ma tik, op .cit., p. 296s.
La autoridad de la Biblia • 45
que la Bi blia es el cri te rio que “bas ta” pa ra de fi nir el evan ge -
lio y ase gu rar la au ten ti ci dad de la fe.
• La pers pi cui dad es una pre mi sa. Es otro tér mi no pa ra “cla -
ri dad”. Es cier to que la Bi blia no siem pre es de fá cil com -
pren sión; allí apa re ce la fun ción de la teo lo gía y del es tu dio
bí bli co: tie ne la ta rea de traer a la luz las evi den cias de la Bi -
blia y de des cri bir su te so ro. Pe ro la Bi blia no re quie re de
una ins tan cia ecle sial ju ris dic cio nal pa ra dar le voz, pa ra es -
cla re cer sus di chos o de fi nir la co mo vá li da. El prin ci pio de
pers pi cui dad afir ma que la Bi blia es ca paz de au to co mu ni -
car se.
• La efi ca cia, fi nal men te, atri bu ye a la Bi blia fuer za trans for -
ma do ra. Su es tu dio pro du ce re sul ta dos. Otra vez, es ne ce sa -
rio evi tar ma len ten di dos. La Bi blia, evi den te men te, no po see
una fuer za má gi ca ni usur pa la ac ción del Es pí ri tu San to. El
Es pí ri tu es quien ope ra la fe, el amor y la es pe ran za. Es to lo
afir ma ca te gó ri ca men te la Con fe sión de Augs bur go en su Ar -
tí cu lo V. La efi ca cia de la Bi blia per ma ne ce vin cu la da a la efi -
ca cia de la pro pia pa la bra de Dios. So la men te en cuan to por -
ta do ra y co mu ni ca do ra de la mis ma, ella par ti ci pa del po der
de Dios pa ra la sal va ción de to do aquel que cree (Ro 1.16s).
Pe ro jus ta men te en esa cua li dad me dia do ra de la pa la bra, la
Bi blia es in sus ti tui ble.
Lo ex pues to ha evi den cia do que el pri ma do de la Es cri tu ra por
so bre las de más au to ri da des en la Igle sia de mo do al gu no tie ne por
pre cio la “bi blio la tría”, el “bi bli cis mo” o el “le ga lis mo bí bli co”. La Bi -
blia es sa gra da jus ta men te co mo tes ti mo nio hu ma no re fe ren te a la
re ve la ción de Dios. Aún cuan do es te tes ti mo nio sea el ve hí cu lo de la
pa la bra de Dios, hay una di fe ren cia en tre am bos. La pro pia Bi blia tie -
ne quien la juz gue, a sa ber Je su cris to. Es lo que la teo lo gía pue de
apren der con Lu te ro.
CA PÍ TU LO VII
La au to ri dad de la Bi blia
en Mar tín Lu te ro
y en la teo lo gía de la Re for ma
Con vie ne re cor dar que Lu te ro se vol vió re for ma dor por la lec tu -
ra de la Bi blia. Era pro fe sor de Bi blia, de sa rro llan do su teo lo gía pre -
fe ren cial men te en for ma de co men ta rios bí bli cos. Ja más es cri bió una
“dog má ti ca”, una “su ma teo ló gi ca”, co mo acos tum bra ban ha cer los
teó lo gos de la Edad Me dia. Es tá cla ro que, pa ra Lu te ro, la Bi blia fue
la au to ri dad in cues tio na ble en asun tos de fe, así co mo lo era, en tér -
mi nos for ma les, pa ra to da la Igle sia de su tiem po. Aún no ha bía des -
per ta do la sos pe cha his tó ri ca, el pen sa mien to crí ti co. Aún así, la con -
cep ción de Lu te ro es al ta men te no ta ble y, en mu chos sen ti dos, pio ne -
ra
57
. No siem pre con ver ge con las po si cio nes ela bo ra das por la or to -
do xia pro tes tan te pos te rior. Pe ro com pro me te a la teo lo gía lu te ra na
has ta hoy.
Son fa mo sas las pa la bras de Lu te ro en la die ta de Worms. De -
lan te de la in sis ten cia a re trac tar se, Lu te ro pi de el ar gu men to bí bli co.
La Igle sia de be su je tar se al tes ti mo nio bí bli co, no vi ce ver sa. Con el ar -
ma de la Bi blia, el re for ma dor osó en fren tar a la teo lo gía y a la Igle -
57
Re mi ti mos a Wal ter ALT MANN, Lu te ro e li ber ta cão. São Leo pol do: Si no dal; São Pau lo:
Áti ca, 1994, p. 99-118; Marc LIEN HARD. Mar tim Lu te ro – Tem po, vi da e men sa gem. São
Leo pol do: Si no dal, 1998, p. 280-284 et pas sim; Ru ben JO SEF SON. Ch ris tus und die hei li ge
Sch rift. In: Lut her fors chung heu te. Re fe ra te und Be rich te des I. In ter na tio na len Lut her fors -
chungd kon gres ses. Vil mos Vaj ta (Hg.), Ber lin: Luth. Ver lags haus, 1958, p. 57-63.
58
Ve nues tro es tu dio Gott fried BRA KE MEIER. In ter pre ta ção Evan gé li ca da Bí blia a par tir
de Lu te ro. In: Re fle xões em tor no a lu te ro, v.1, M. Dre her (ed.). São Leo pol do: Si no dal,
1981, p. 29-48. Ex ce len tes re fle xio nes obre esa ma te ria se ha llan en Au gus tus Ni co de mus
LO PES. Lu te ro ain da fa la: Un en saio em in ter pre ta ção bí bli ca. Fi des Re for ma ta, Sao Pau lo:
Sem ni ná rio Pres bi te ria no Rev. J. M. Da Con cei ção, 1996, v.1, n.2, p. 109-130.
59
WA (= Edi ção “Wei ma ria na”) 7,650.21s. Los pa sa jes ci ta dos de es ta edi ción aún no exis -
ten en tra duc ción por tu gue sa [ni es pa ño la]. Las tra duc cio nes aquí ofre ci das son pro pias del
au tor.
48 • La autoridad de la Biblia
sia de su tiem po y exi gir le reo rien ta cio nes. ¿Con qué de re cho lo hi -
zo? Los ad ver sa rios sos pe cha ban que la Bi blia so la no po dría man te -
ner a la Igle sia uni da. El de ve nir de la his to ria apa ren te men te les dio
la ra zón. El pro tes tan tis mo se frac cio nó en un gran nú me ro de gru -
pos. ¿Se rá cul pa de la Bi blia? ¿No ha brá que con si de rar otros fac to -
res? ¿Cuál es el pre cio a pa gar por la vir tual co he sión al can za da por
la fé rrea dis ci pli na im pues ta por un ma gis te rio que se di ce in fa li ble?
Es pre ci so oír aten ta men te a Lu te ro pa ra no in cul par lo in jus ta men te.
An tes que na da, Lu te ro in sis te en que la Bi blia de be ser un li bro
“po pu lar”. Ca da per so na de be ría es tar en con di cio nes de for mar se
un jui cio pro pio en asun to de fe. No de be de pen der de la Igle sia o de
es pe cia lis tas. Es ta es la ra zón por la cual Lu te ro la tra du jo a la len -
gua del pue blo. La obra es tá al ser vi cio de la co mu ni dad adul ta, del
sa cer do cio de to dos los cre yen tes, del miem bro cons cien te de su fe.
La re dac ción de los ca te cis mos per se guía el mis mo ob je ti vo. La fe es
un asun to de ca da miem bro in di vi dual men te, exi gien do un má xi mo
de for ma ción teo ló gi ca. La po pu la ri za ción de la Bi blia va lo ri za a la
co mu ni dad y la ha ce co-res pon sa ble por el tes ti mo nio del evan ge lio
en la so cie dad.
Lu te ro ha bía he re da do de la Edad Me dia un mé to do her me néu -
ti co, se gún el cual los tex tos eran ana li za dos ba jo cua tro pers pec ti vas
di fe ren tes
58
. Los tex tos ten drían un sen ti do cuá dru ple, a sa ber: el li -
te ral, que bus ca la in for ma ción his tó ri ca; el ale gó ri co (= es pi ri tual),
que bus ca orien ta ción pa ra la fe; el tro po ló gi co (= pa re né ti co), que
bus ca orien ta ción pa ra la con duc ta; y el ana ló gi co (=es ca to ló gi co),
que bus ca orien ta ción pa ra la es pe ran za. Lu te ro re du jo to dos es tos
sen ti dos a un so lo, el li te ral, que reú ne en sí a to dos los de más. Él di -
ce: “El Es pí ri tu San to es el es cri tor más sen ci llo que exis te en el cie lo
y en la tie rra, ra zón por la cual tam bién sus pa la bras pue den te ner
un sen ti do sen ci llo, al cual lla ma mos el sen ti do es cri to o li te ral”
59
. Lu -
te ro sim pli fi ca a la in ter pre ta ción y la lec tu ra. Pa ra él, el sen ti do li te -
La autoridad de la Biblia • 49
ral es tam bién el sen ti do teo ló gi co, en lo que se rá enér gi ca men te se -
gui do por Juan Cal vi no. El re for ma dor sui zo “pre fe ría el mé to do his -
tó ri co-gra ma ti cal co mo el me jor me dio pa ra al can zar el sen ti do “na -
tu ral” y ob vio de la Es cri tu ra”
60
. La Bi blia no ne ce si ta de ar ti fi cios her -
me néu ti cos pa ra ser en ten di da.
Lu te ro su bra ya la cla ri dad de la Bi blia. “Pues ¿dón de es tá es -
cri to de la ma ne ra más cla ra que Dios creó el cie lo y la tie rra, que
Cris to na ció de Ma ría, que su frió, mu rió y re su ci tó y to do lo cree mos,
si no en la Bi blia?”
61
. Tam bién él no era cie go con re la ción a los pa -
sa jes os cu ros de la Bi blia. Si em bar go, po día afir mar la cla ri dad de la
Bi blia por leer la des de su cen tro. La Bi blia tie ne un men sa je cen tral,
y es sen ci llo, com pren si ble, in con fun di ble. Si al guien no lo per ci be, no
es por que la Es cri tu ra es os cu ra, y sí es por que los ojos hu ma nos no
quie ren en ten der el Evan ge lio y se opo nen a com pren der lo que Dios
di ce.
Al ha blar de un cen tro de la Bi blia se ve que Lu te ro no atri buía
la mis ma nor ma ti vi dad a to dos los pa sa jes. Es to es al ta men te sig ni -
fi ca ti vo. Lu te ro dis tin gue en tre Es cri tu ra y evan ge lio, le tra y Es pí ri tu.
No exis te iden ti dad en tre am bos. El evan ge lio es voz vi va, es pa la bra
di ná mi ca, acon te ci mien to. No es idén ti co a un tex to, aun que se trans -
mi te a tra vés de él
62
. Es to im pi de una lec tu ra “li neal” de la Bi blia y
has ta “le ga lis ta”. Si la Bi blia tu vie se el mis mo gra do de au to ri dad en
to das sus por cio nes, ella se ría co mo una “ley” a ser obe de ci da in te -
gral men te, sin nin gu na dis tin ción. Va le ano tar que, se gún el en ten der
de la Igle sia an ti gua, no to dos los tex tos se rían igual men te “pre di ca -
bles”
63
. El or den de las pe rí co pas co lo ca cla ras pre fe ren cias. Pa ra Lu -
60
Jack B. RO GERS. Au to ri da de e In ter pre ta ção da Bí blia na Tra di ção Re for ma da. In: Do -
nald K. Mc Kim (ed.). Gran des Te mas da Tra di ção Re for ma da. São Pau lo: Pen dão Real,
1999, p. 40. En Cal vi no, es to no sig ni fi ca ba nin gún ti po de “li te ra lis mo”, que se gún su en -
ten der re sul ta ría en le ga lis mo.
61
WA 8,236.29.
62
Her man BRANDT. O Es pí ri to San to, op .cit. p. 9s.; Carl E. BRAA TEN; Ro bert W. JEN SON.
Dog má ti ca Cris tã, v.1, São Leo pol do: Si no dal, 1990, p. 78-98; Ger hard EBE LING. O pen sa -
men to de Lu te ro. São Leo pol do: Si no dal, 1998, p. 74s.
63
So bre es to lla ma la aten ción Wil fried JOEST. Er wä gun gen zur ka no nis chen Be deu tung
des Neuen Tes ta ments. In: Das Neue Tes ta ment als Ka non. Ernst Kä se mann (Hg.). Göt tin -
gen: Van de hoeck, 1970, cit. p. 269. El au tor ha bla en ese mis mo ar tí cu lo de tex tos de fla -
gran te “in fer ti li dad es pi ri tual”. Es tá cla ro que la apli ca ción de tal jui cio exi ge cui da do. Aún
así, no de ja de te ner su ra zón de ser. Hay por cio nes bí bli cas que son po bres en teo lo gía y
en sig ni fi ca do teo ló gi co.
50 • La autoridad de la Biblia
te ro tam bién exis ten al tos y ba jos en la pro pia Bi blia. Ella no es co -
mo una pla ni cie sin re lie ves
64
; ella po see un cen tro gra vi ta cio nal.
Es to exi ge una lec tu ra crí ti ca de la Bi blia. Es pre ci so apren der a
dis tin guir en tre cen tro y pe ri fe ria y a eva luar es ta a par tir de aquel.
La crí ti ca bí bli ca en Lu te ro aún no es his tó ri ca; ella es teo ló gi ca. Pa -
ra es to exis ten mu chos ejem plos. Es fa mo sa la dis tin ción que hi zo en
la ca li dad evan gé li ca de los pro pios li bros bí bli cos. Pre fi rió el evan ge -
lio de Juan a los Si nóp ti cos, lla mó “epís to la de pa ja” a la car ta de San -
tia go y no sim pa ti zó mu cho con el li bro de Apo ca lip sis
65
. To do es to es
po si ble úni ca men te por que Lu te ro dis tin gue en tre la Es cri tu ra y el es -
pí ri tu de la mis ma.
El cen tro de la Bi blia, el cri te rio evan gé li co y la au to ri dad úl ti -
ma, es el pro pio Cris to. Él no es só lo el Se ñor de la Igle sia. Cris to tam -
bién es el Se ñor de la Bi blia. De allí que Lu te ro juz gue a las dis tin tas
par tes de la Bi blia se gún el cri te rio “was Ch ris tum trei bet” (lo que
pro mue ve a Cris to). En uno de sus di chos tí pi cos: “Es te es el cri te rio
ver da de ro pa ra juz gar to dos los li bros: Si la gen te ve, si tra ta de (o si
lo pro mue ve) Cris to o no, una vez que to da la Es cri tu ra mues tra a
Cris to (…). Lo que no en se ña a Cris to, es to tam po co es apos tó li co,
aun que San Pe dro o San Pa blo lo en se ña sen. A su vez, lo que pre di -
ca a Cris to, es to se ría apos tó li co, aun que Ju das, Anás, Pi la to o He ro -
des lo hi cie sen”
66
. En Lu te ro, el tér mi no “apos tó li co” re ci be una in ter -
pre ta ción in te gral men te “ma te rial”, es to es, de con te ni do, no “for -
mal”, o sea his tó ri co.
64
Así di ce Lin dol fo WEIN GÄRT NER. Inen ti da de Lu te ra na. Es tu dos Teo ló gi cos. Ano 23, São
Leo pol do: Si no dal, 1983/3, p. 268.
65
En el pre fa cio al Nue vo Tes ta men to, edi ta do en 1522, Lu te ro es cri be: “En su ma: el evan -
ge lio se gún Juan y su pri me ra epís to la, las epís to las de Pa blo, par ti cu lar men te las di ri gi das
a los Ro ma nos, Gá la tas, Efe sios, y la pri me ra de Pe dro, es tos son los li bros que le pre sen -
tan a Cris to y le en se ñan to do lo que es ne ce sa rio y bue no sa ber (…). In: Mar tin ho LU TE -
RO. Pe lo Evan gel ho de Cris to – Obras se le cio na das de mo men tos de ci si vos da Re for ma. São
Leo pol do: Si no dal; Por to Ale gre: Con cór dia, 1984, p. 177.
66
WA DB 7,384.26. cf. Eduard LOH SE. Die Ein heit des Neues Tes ta ments als theo lo gis ches
Pro blem. Evan ge lis che Theo lo gie, n. 35, Mün chen: Chr. Kai ser, 1975, p. 139-154; In ge LÖN -
NING. Ka non im Ka non. Os lo: Uni ver si tets For la get; Mün chen: Chr. Kai ser, 1972. En la Bi -
blia, lo que se de be bus car no es una “ley” si no el evan ge lio. Y es te tie ne el nom bre de Je -
su cris to. Ver Mart hi no LU TE RO. Bre ve ins tru ção so bre o que se de ve pro cu rar nos Evan -
gel hos e o que es pe rar de les (del 1522). Obras Se le cio na das, v. VIII, São Leo pol do: Si no dal;
Por to Ale gre: Con cór dia, 2001, p. 171-176.
La autoridad de la Biblia • 51
La con cen tra ción cris to ló gi ca de la Es cri tu ra en cuen tra un pa ra -
le lo no ta ble en Cal vi no. Je su cris to es el “es co po” de la Es cri tu ra; es ta
es la pa la bra de Dios en la me di da en que “trae a Cris to con si go”. Tal
con cep ción se apar ta de la iden ti fi ca ción di rec ta de la lec tu ra con el
evan ge lio e im pe le tan to a la bús que da del evan ge lio “de trás de las
pa la bras”, así co mo al re co no ci mien to de lo “con tex tual” del men sa -
je bí bli co. Pa ra Cal vi no, el sen ti do de mu chos pa sa jes de pen de de su
con tex to his tó ri co. Cris to es quien va li da a la Bi blia, y no vi ce ver sa,
sien do el Es pí ri tu San to el au tén ti co in tér pre te. El “bi bli cis mo” que
atri bu ye a la Bi blia ine rran cia ver bal es pos te rior tan to a Lu te ro co -
mo a Cal vi no
67
.
Sien do así, el prin ci pio “so la scrip tu ra” se apo ya esen cial men te
en el “so lus Ch ris tus”, sien do que el “so lus Ch ris tus”, a su vez, es
idén ti co a la “so la gra tia” y a la “so la fi de”. Es el Cris to “pro me”, el
Cris to que se dio en nues tro fa vor. En ese “Cris to”, en car na ción del
amor de Dios que vie ne en au xi lio de la cria tu ra, es tá el cer ne del
evan ge lio. Po de mos de cir que, de cier ta for ma, en los re for ma do res
hay una in ter pre ta ción cris to ló gi ca de la Bi blia. Pa ra ellos, Cris to se
con vier te en una lla ve her me néu ti ca de la Es cri tu ra. Lu te ro y Cal vi -
no, ob via men te, tu vie ron a la Bi blia en el más al to apre cio. Qui sie ron
que ella rei na se en la Igle sia. Aún así, no se vol vie ron es cla vos de ella.
No fue ex clui da la po si bi li dad de que en de ter mi na dos asun tos fue ra
ne ce sa rio “lan zar a Cris to con tra la Es cri tu ra”, en pa la bras de Lu te -
ro. Se pue de de du cir que la es cri tu ra, por te ner ese cri te rio in he ren -
te a sí mis ma, es au to crí ti ca
68
. Ni to do es pa la bra de Dios en la Bi blia
y ni to do pue de te ner la mis ma va li dez. El fun da men ta lis mo bí bli co
no tie ne am pa ro ni en Lu te ro ni en Cal vi no.
Co mo vi mos, Lu te ro dis tin gue en tre Es cri tu ra y pa la bra de Dios,
aún cuan do las vea es tre cha men te vin cu la das. No las se pa ra, pe ro
las dis tin gue. Y él ha ce otra dis tin ción no ta ble. Es aque lla en tre el Es -
pí ri tu de la Es cri tu ra y el es pí ri tu del in tér pre te. Nin gu na per so na,
al apro xi mar se a la Bi blia, es un re ci pien te va cío. To dos ya po seen
cier tas ideas so bre Dios y el mun do. Más aún: las per so nas tie nen sus
in te re ses, an sias y sen ti mien tos. La gen te se apro xi ma a la Bi blia con
67
Cf. Wil helm NIE SEL. Die Theo lo gie Cal vins. Mün chen: Chr. Kai ser, 1938, p. 23s. Re mi -
ti mos nue va men te a Jack B. RO GERS, op .cit.
68
Así en fa ti za Paul ALT HAUS. Die Theo lo gie mar tin Lut hers. Gü ter solh: Gü ter solh Ver lags -
haus, 1962, p. 79s.
52 • La autoridad de la Biblia
una de ter mi na da pre com pren sión, con una car ga ideo ló gi ca, con una
vi sión de las co sas. Ya Lu te ro ha bía vis to es to cla ra men te. To da per -
so na tie ne un “es pí ri tu” pro pio. Y la Bi blia tam bién tie ne el su yo. Di -
ce el Re for ma dor: “(…) es im por tan te que co lo que mos los es cri tos de
to dos los hom bres de la do y que apli que mos tan to más nues tro tra -
ba jo a la Es cri tu ra cuan to más pre sen te se ha ga el pe li gro de al guien
por com pren der su pro pio es pí ri tu, a fin de que la cos tum bre de es te
afán per ma nen te su pe re es te pe li gro y nos ha ga cier tos del es pí ri tu
de la Es cri tu ra, que fue ra de la Es cri tu ra no po de mos en con trar lo”
69
.
En otros tér mi nos, la lec tu ra de la Bi blia siem pre es un en cuen tro de
dos es pí ri tus.
¿Qué su ce de en ese en cuen tro? Ha brá una lu cha. El es pí ri tu de
la Bi blia quie re pre va le cer so bre el es pí ri tu del in tér pre te. Si es to su -
ce de, ha brá apren di za je. Pe ro es po si ble tam bién lo con tra rio, a sa -
ber, que el es pí ri tu del in tér pre te se so bre pon ga a la Bi blia. En es te
ca so, la in ter pre ta ción va a for zar el tex to bí bli co y a al te rar su sen ti -
do. En lu gar de exé ge sis va mos a te ner ei sé ge sis. Lu te ro ha bló del
“spi ri tus pro pious” pa ra se ña lar el pro ble ma. La vic to ria del es pí ri tu
pro pio, que es el “yo” del lec tor o lec to ra, so bre la Es cri tu ra es lo que
se pue de lla mar “pe ca do her me néu ti co”. Es la “cen su ra” a la que se
so me te a la Bi blia, es el “ma gis te rio per so nal” que se es ta ble ce y que
le im pi de ha cer su pro pio dis cur so. Es la adul te ra ción del tex to.
Por es to es im por tan te aus cul tar aten ta men te la Bi blia y so me -
ter se a su es pí ri tu. En ton ces su ce de rá lo que Lu te ro lla mó la au toex -
pli ca ción de la Bi blia
70
. Las per so nas no pre ci san de una dis po si ción
es pe cial pa ra com pren der la. No hay ne ce si dad de una ilu mi na ción
pre via pa ra com pren der la Sa gra da Es cri tu ra, co mo de cían los en tu -
sias tas, ni una cá te dra ecle siás ti ca pa ra es cla re cer el men sa je. La
pro pia Bi blia trans mi te el es pí ri tu que la ha ce trans pa ren te y es cla re -
ce el sen ti do. Es to sig ni fi ca que no bas ta di se car la Bi blia con re fi na -
dos mé to dos her me néu ti cos. Es pre ci so abrir el co ra zón y la men te
al men sa je del que ella es por ta voz. La Bi blia en ton ces pa sa a ser in -
tér pre te, y el in tér pre te pa sa a ser el in ter pre ta do.
69
WA 7,97.5.
70
Marc LEIN HARD. Mar tim Lu te ro – Tem po, vi da e men sa gem. São Leo pol do: Si no dal,
1998, p. 283; Eval do L. PAULY. A Bí blia se ex pli ca so zin ha. São Leo pol do: Si no dal, 1987;
Wal ter MOS TERT. Scrip tu ra Sa cra sui ip sius in ter pres. In: Lut her jahr buch, v. 46, 1979, p.
74s.
La autoridad de la Biblia • 53
Ha ga mos una úl ti ma ob ser va ción: Lu te ro dis tin gue en tre el es -
pí ri tu de la Bi blia y el de sus in tér pre tes. Pe ro ja más di so ció el Es pí -
ri tu San to de la Es cri tu ra. Si us ted bus ca el Es pí ri tu, no lo bus que en
us ted mis mo o en al gu na otra co sa “su pe rior” a us ted. Bús que lo en la
pro pia Bi blia. El Es pí ri tu usa el ve hí cu lo de la Pa la bra, tam bién el de
la Pa la bra es cri ta
71
. Sin es ta pa la bra “ex ter na” no hay ac ce so al Es pí -
ri tu. So la men te en esa com pren sión se rá po si ble pro ce der a lo que el
após tol Pa blo lla ma “el dis cer ni mien to de los es pí ri tus” (1 Co 12.10).
Sin la Es cri tu ra ya no se pue de dis tin guir el Es pí ri tu San to de los de -
más es pí ri tus ni ava lar los fe nó me nos “es pi ri tua les” o “ca ris má ti cos”.
No se les per mi te sus traer se del exa men bí bli co. Si mul tá nea men te
que da res guar da do el “so la scrip tu ra”. Si el Es pí ri tu San to tu vie ra
otras vías de me dia ción, la Sa gra da Es cri tu ra se tor na ría su per flua y
la Igle sia de ja ría de ser cris tia na. De esa ma ne ra, el Re for ma dor se
opo ne a que, en nom bre del Es pí ri tu San to, sea vio la do el es pí ri tu de
la Es cri tu ra y se di suel va su pri ma cía.
Es cri tu ra y pa la bra de Dios for man una uni dad, aun que de ban
ser dis tin gui das. Lo mis mo va le pa ra el es pí ri tu del in tér pre te y el de
la Es cri tu ra. En am bos ca sos no hay có mo se pa rar los. Pe ro la per cep -
ción de la dia léc ti ca per fec cio na la bue na teo lo gía. En esas dis tin cio -
nes con sis te el de sa fío de Lu te ro y de la Re for ma a la her me néu ti ca
bí bli ca
72
.
71
El Es pí ri tu es ta in mer so en la pa la bra así co mo el ver bo eter no es tá in mer so en la hu -
ma ni dad de Je sús. Cf. Ger hard GLOE GE, op .cit., p. 278.
72
Las con fe sio nes lu te ra nas, com pi la das en el “Liv ro de Con cór dia”, na tu ral men te aco gie -
ron el prin ci pio de es cri tu ra de Lu te ro. En tér mi nos de nor ma ti vi dad cris tia na, afir man el
pri ma do ab so lu to de la Bi blia. Pe ro no ofre cen un ar tí cu lo con fe sio nal pro pio so bre la na -
tu ra le za de la Es cri tu ra, ha blan do más bien im plí ci ta men te so bre el asun to. Ver los es tu -
dios de Ralpf A. BOHL MANN. Prin cí pios de in ter pre ta ção bí bli ca nas con fis sões lu te ra nas.
Por to Ale gre: Con cór dia, 1970, y de Gün ter GASS MANN; Scott HEN DRIX. As con fis sões lu -
te ra nas – In tro du ção. São Leo pol do: Si no dal, 2002, p. 51s.
CA PÍ TU LO VIII
La du da his tó ri ca y
la in ter pre ta ción bí bli ca
8.1. El des per tar de la sos pe cha
Du ran te si glos la Bi blia no su frió ré pli ca al gu na a su con te ni do.
Era te ni da co mo in cues tio na ble pa la bra de Dios, ver da de ra y con fia -
ble, dis tin guién do se fun da men tal men te de cual quier otra obra li te ra -
ria. La pri me ra per tur ba ción a es ta con fian za su ce de cuan do la teo -
lo gía se con fron ta con la fi lo so fía no cris tia na de Aris tó te les, ya en la
Edad Me dia. Por pri me ra vez cho can la fe y la ra zón. Pe ro el dis tur -
bio pue de ser arre gla do, pues la teo lo gía es co lás ti ca si túa a am bas en
ni ve les dis tin tos. La ra zón se ubi ca ría en el ni vel de lo na tu ral, la fe
en el ni vel de los so bre na tu ral. Se dis tin guió en te ver da des na tu ra les
y re ve la das, sien do que las ver da des re ve la das evi den te men te se rían
su pe rio res a las na tu ra les. De es ta for ma, la ra zón no lle ga real men -
te a ame na zar a la fe. Lo so bre na tu ral aún no es sen ti do co mo pro -
ble ma.
Es to cam bia en el si glo XVII, más pre ci sa men te con la fi lo so fía
de R. Des car tes (1596-1650). Él ha ce de la du da el prin ci pio de la fi -
lo so fía y del co no ci mien to. El po ten cial ex clu si vo, ca paz de su pe rar la
du da es la ra zón. Úni ca men te por que pien so es que ten go la cer te za
de que exis to. Es lo que ex pre sa el fa mo so “co gi to, er go sum”. De ci -
si vo y cen tral es el su je to pen san te, que se sa be se pa ra do del ob je to,
o sea, del mun do de las “co sas”. Con Des car tes se ini cia el “ra cio na -
lis mo”, que su je ta ría to das las co sas a la crí ti ca ra cio nal. Su fi lo so -
fía exi ge de mos tra cio nes ma te má ti cas, por tan to exac tas. Des car tes
56 • La autoridad de la Biblia
de mo do al gu no es ateo. Pe ro ya es tá cla ro que Dios per dió la cen tra -
li dad en el uni ver so del sa ber. Se dio ini cio lo que se lla ma ría “cien -
cia exac ta”, pa ra la cual lo “so bre na tu ral”, o sea la “me ta fí si ca”, se
tor na sos pe cho so.
La du da al can za ría tam bién al dog ma de la Igle sia. Fe y ra zón
vuel ven a con fron tar se; y con más fuer za que an tes
73
. ¿Con quién
es ta ría la ver dad? En ade lan te ha bría so la men te las si guien tes op -
cio nes:
• La ra zón se so me te a la fe y se con ten ta con el se gun do lu -
gar. En es te ca so la teo lo gía es ta ría so bre la fi lo so fía y las
cien cias na tu ra les, dic tán do les los lí mi tes y las nor mas. Es ta
ha si do al po si ción clá si ca, me die val, con in fluen cias has ta la
ac tua li dad.
• La fe se so me te a la ra zón. En es te ca so la teo lo gía pier de la
au to no mía en re la ción con la fi lo so fía y pue de pro cla mar co -
mo ver dad so la men te lo que la ra zón aprue be. Es ta es la po -
si ción del ilu mi nis mo, pa ra el cual la ra zón es el cri te rio úl -
ti mo del dis cer ni mien to de la ver dad.
• La ter ce ra op ción es la de equi pa rar fe y ra zón y atri buir a
ca da cual una fun ción es pe cí fi ca, no con flic ti va. Se de be
mos trar que en ese ca so no hay con tra dic ción en tre fe y ra -
zón. En ese ca so de be ría va ler: Lo que se cree de be ser ra -
cio nal y lo que es ra cio nal se de be creer.
Nin gu na de esas al ter na ti vas so lu cio na el pro ble ma. Am bos,
tan to el sa ber co mo el creer, son im por tan tes en la vi da de las per so -
nas. No pue den ser eli mi na dos ni fu sio na dos. Es im por tan te, pues,
co rre la cio nar los de bi da men te. En ton ces, ¿có mo ha cer una ecua ción
con la fe y el co no ci mien to, el dog ma y la cien cia? La ta rea no es na -
da fá cil y se plan tea hoy con la mis ma in sis ten cia que si glos atrás.
Con res pec to a la Bi blia es to sig ni fi ca: ¿Ella per mi ti rá la apro xi -
ma ción cien tí fi ca? ¿O de be rá ser pro te gi da con tra el exa men crí ti co?
74
Las res pues tas que se die ron en la Igle sia fue ron ex tre ma da men te po -
la ri za das. En el pro tes tan tis mo, la teo lo gía aca dé mi ca op tó ma yo ri ta -
73
Hans Jür gen PRIEN. Pa lav ra di vi na e pa lav ra hu ma na na Bí blia. In: Es tu dos Teo ló gi cos,
Ano 12, São Leo pol do, 1972/2, p. 80-93; Bern hard LOH SE, op .cit., p. 236s.
74
Er vi no SCH MIDT. Au to ri da de da Sa gra da Es cri tu ra e in ter pre ta ção cien tí fi ca. Es tu dos
Teo ló gi cos, Ano 19, 1979/2, p. 85-94.
La autoridad de la Biblia • 57
ria men te por la in ter pre ta ción crí ti ca
75
. Su je tó a la Bi blia al mis mo ti -
po de aná li sis que a cual quier otro do cu men to his tó ri co. Otros seg -
men tos de la Igle sia vie ron en esa ac ti tud un gra ve pe ca do. Pre co ni -
za ban una lec tu ra no crí ti ca. De una u otra for ma, la lle ga da del ilu -
mi nis mo inau gu ró el fin del do mi nio de la Igle sia so bre el mun do, al -
te ró la con fian za en la ver dad bí bli ca y exi gió la re de fi ni ción de la re -
li gión en la so cie dad. El con flic to en tre fe y ra zón pa só por si tua cio -
nes mu chas ve ces di fí ci les. Aun que es tá per dien do fuer za, de nin gu -
na ma ne ra es tá ce rra do.
Uno de los gran des pro ta go nis tas de la lec tu ra his tó ri co-crí ti ca
de la Bi blia ha si do un ca tó li co, el fran cés Ri chard Si mon (1638-
1712). Cau só es cán da lo en su épo ca y aca bó sien do ex pul sa do de su
or den re li gio sa. Otro pio ne ro que de be men cio nar se es el ale mán pro -
tes tan te Jo hann Sa lo mo Sem ler (1725-1791). De be ser con si de ra do
co mo uno de los fun da do res de la cien cia bí bli ca co mo tal. Es cri bió
una obra mo nu men tal en cua tro vo lú me nes, in ti tu la da “Ab hand lung
von freier Un ter su chung des Ca nons” (Tra ta do de in ves ti ga ción li bre
del ca non). Con vie ne re sal tar que Sem ler y sus com pa ñe ros no pre -
ten dían la des truc ción de la fe, si no su de fen sa. Que rían una com -
pren sión “ho nes ta” de la Bi blia y del cre do cris tia no. La fe de be ría es -
tar en con di cio nes de res pon sa bi li zar su dis cur so fren te al fo ro crí ti -
co de la ra zón.
Hay que ad mi tir que la “cien cia bí bli ca” fre cuen te men te ca yó en
exa ge ra cio nes. Si en la pró xi ma Pas cua la pré di ca ver sa ra so bre el
pe li gro de ser en te rra dos vi vos, co mo es to su ce dió en el au ge del ra -
cio na lis mo, po co va a que dar del evan ge lio. Y la bús que da del “Je sús
his tó ri co”, es to es de aque lla ima gen de Je sús re cons trui da a tra vés
de la in ves ti ga ción his tó ri co-cien tí fi ca, aca bó fre cuen te men te en el
abis mo. La exé ge sis bí bli ca pre ten día, de he cho, sus ti tuir la fe por la
ra zón. Per se guía la me ta, apa ren te men te le gí ti ma, de fun da men tar el
cre do en una ba se “cien tí fi ca”, his tó ri ca men te se gu ra. De esa ma ne -
ra, pro mo vía la de pen den cia de la fe a los re sul ta dos de la in ves ti ga -
ción. Se ins ta ló tam bién en la teo lo gía el mo no po lio de la ra zón. Ya
que es to im pli ca ba sus tan cia les co rrec cio nes al dog ma, la in ves ti ga -
ción his tó ri ca-crí ti ca, de fen di da por la teo lo gía li be ral del si glo XIX,
75
Wer ner Georg KÜM MEL. Das Neue Tes ta ment im 20. Jahr hun dert. Ein Fors chungs be -
richt. St tut gart: Kat ho lis ches Bi ble werk, 1970, p. 9s.; Hans Joa chim KRAUS. Ges chich te der
his to risch-kri tis chen Er fors chung des Al ten Tes ta ments. Neu kir chen, 1956.
58 • La autoridad de la Biblia
fue sen ti da por am plios sec to res de la Igle sia co mo una agre sión a la
fe. Por ese mo ti vo, fue re cha za da. El cri ti cis mo bí bli co fue sen ti do,
por mu chos, co mo un sa cri le gio. Es to va le tam bién, fi nal men te, pa ra
la exé ge sis ca tó li co-ro ma na, que so la men te des pués de mu chas re sis -
ten cias se abrió a es te ti po de exé ge si
s76
.
Las co sas to ma rían rum bos di fe ren tes des pués de la I Gue rra
Mun dial, en Ale ma nia, con el des per tar de la así lla ma da “teo lo gía
dia léc ti ca”, li ga da a los nom bres de Kart Barth, Ru dolf Bult mann
77
y
otros. Se li be ró a la fe de las ama rras his tó ri cas que la teo lo gía li be -
ral le ha bía apli ca do. Se re cu pe ró la au to no mía de la fe con re la ción
a la ra zón
78
. La fe, así sus ten ta da, no pre ci sa de mu le tas his tó ri cas,
o sea de “prue bas” cien tí fi cas pa ra afir mar su ver dad. En el área de
la exé ge sis, el más ca te gó ri co en esa cau sa y más po lé mi co con tra la
teo lo gía li be ral se ría R. Bult mann, que con den só su con vic ción en el
fa mo so pro gra ma de des mi to lo gi za ción. De he cho, la “teo lo gía dia léc -
ti ca” des pren dió la fe de los re sul ta dos cam bian tes de la in ves ti ga ción
his tó ri ca. Eso sig ni fi có, pa ra dó ji ca men te, una nue va li ber tad pa ra el
aná li sis crí ti co de los tex tos. Pues, si la fe no ne ce si ta de de mos tra cio -
nes his tó ri cas, el gra do de crí ti ca, ma yor o me nor, ya no ha ce la di fe -
ren cia. La teo lo gía po día sen tir se cien tí fi ca men te ho nes ta y si mul tá -
nea men te in de pen dien te de los re sul ta dos de la in ves ti ga ción.
8.2. El pro gra ma de la des mi to lo gi za ción de Ru dolf Bult mann
Lo an tes di cho evi den cia, de mo do pro vo ca ti vo, la pro pues ta de
la des mi to lo gi za ción de Ru dolf Bult mann. Ella me re ce una aten ción
es pe cial
79
. Fue inau gu ra da en 1941 con el cé le bre ar tí cu lo ti tu la do “El
Nue vo Tes ta men to y la Mi to lo gía”, de sen ca de nan do una fer vo ro sa
dis cu sión. Me dio si glo des pués, ese pro gra ma, en mu chos de sus as -
pec tos, es tá su pe ra do. Pe ro to da vía con fron ta a la teo lo gía ac tual con
cier tas pre gun tas re le van tes. Bult mann pre ten de con ju gar el creer y
76
Hans KÜNG. Teo lo gía a Ca min ho, op .cit., p. 111s. Küng re cuer da que el Con ci lio Va ti ca -
no II “aprue ba fun da men tal men te el mé to do his tó ri co-crí ti co” (ibi dem, p. 139).
77
Cf. An to nio de Go doy SO BRI NO. A au to ri da de da Es cri tu ra em Karl Barth e Ru dolf Bult -
mann. Re vis ta Teo ló gi ca Lon dri nen se, n. 1, Lon dri na, 2001, p. 9-22.
78
Gerd THEIS SEN. Die Uber zeu gungs kraft der Bi bel. Bi blis che Her me neu tik und mo der -
nes Be wusst sein. Evan ge lis che Theo lo gie, Jg. 60, Gü ters loh: Chr. Kai ser/ Gü ters lo her Ver -
lags haus, 200/6, p. 420s.
79
Ru dolf BULT MANN. De mi to lo gi ção. Co le tâ nea de en sa yos. São Leo pol do: Si no dal, 1999.
La autoridad de la Biblia • 59
el com pren der. In ten ta co rre la cio nar la fe y la ra zón sin su frir pér di -
das ni en una ni en otra. A des pe cho de to das las crí ti cas, ese pro gra -
ma es tá al ser vi cio de la cons truc ción de la fe, y no de su des truc ción.
Ha re mos una rá pi da ex po si ción y al gu nos po cos co men ta rios
80
.
En el ori gen de la pro pues ta de la “des mi to lo gi za ción” es tá, por
un la do, la per cep ción del con flic to en tre la cos mo vi sión bí bli ca, an ti -
gua, y, de otro, la mo der na y cien tí fi ca. Bult mann lla ma “mí ti ca” a la
cos mo vi sión bí bli ca. De acuer do con es ta, el mun do es tá es truc tu ra -
do en tres pi sos o ni ve les (cie lo, tie rra e in fra mun do) y ex pues to a la
ac ción di rec ta de se res so bre na tu ra les, sean de mo nía cos o di vi nos.
Es ta ma ne ra de ver el mun do es ta ría ani qui la da. El pro pó si to de
Bult mann es la ar ti cu la ción no mi to ló gi ca del evan ge lio. Pre ten de la
ve ra ci dad de la teo lo gía y una fe no obli ga da al “sa cri fi cium in te llec -
tus” (sa cri fi cio del in te lec to), o sea, a la re nun cia del uso de la ra zón.
Por tan to, dis tin gue en tre los con te ni dos “le gí ti mos” e “ile gí ti mos” de
la fe. Se ría un error, afir ma, obli gar a las per so nas a creer en las ideas
de una cos mo vi sión su pe ra da. La as cen sión de Je sús, por ejem plo,
fue con ta da en el li bro de los he chos con las ca te go rías del ima gi na -
rio de las per so nas del si glo pri me ro. Se ría in co rrec to ha cer de es ta
des crip ción un ob je to de fe. El mi to no de be ser in ter pre ta do co mo si
fue se una do cu men ta ción de he chos.
Ca be ano tar que “des mi to lo gi za ción” en sí no es nin gu na in ven -
ción de Bult mann. La “crí ti ca de la ra zón pu ra” de I. Kant for zo sa -
men te se es can da li za ba del uni ver so mi to ló gi co re li gio so y tra ta ba de
de mos trar su na tu ra le za fic ti cia. To do ra cio na lis mo ilu mi nis ta es ad -
ver sa rio del mi to y bus ca de sen mas ca rar lo co mo “su pers ti ción”. Des -
de tal pers pec ti va, la pro pues ta de Bult mann es con se cuen te. Lla ma
la aten ción su afi ni dad con las pro pues tas ilu mi nis tas, por el ri gor de
su pen sa mien to y por la ra cio na li dad de sus con clu sio nes. Lo que
real men te es nue vo en Bult mann es que él de sis te de sus ti tuir el mi -
to por la his to ria. Esa era la me ta de la teo lo gía li be ral: se bus ca ban
los he chos his tó ri cos de trás de los mi tos pa ra ba sar la fe en ellos. Un
80
Ver Wal ter ALT MANN. In tro du ção. In: Ru dolf Bult mann. Crer e com preen der. Sao Leo -
pol do: Si no dal, 2001, p. 5s., y la bi blio gra fia so bre la teo lo gía de Bult mann, ibi dem, p. 18s.
La li te ra tu ra en por tu gués (y es pa ñol) aún es es ca sa. Re mi ti mos a Ro si no GI BE LLI NI. A Teo -
lo gia do sé cu lo XX. São Pau lo: Lo yo la, 1998; Bengt HÄG GLUND. His tó ria da Teo lo gia. Por -
to Ale gre: Con cór dia, 1973, p. 351s., Ul rich WILC KENS. So bre la im por tan cia de la crí ti ca
his tó ri ca en la mo der na exé ge sis bí bli ca. In: Franz Muss ner et alii. La in ter pre ta ción de la
Bi blia. Bar ce lo na: Her der, 1970, p. 97s.
60 • La autoridad de la Biblia
ejem plo de es to es la ca ce ría del “Je sús his tó ri co” en el si glo XIX. La
ver dad so bre Je sús no es ta ría en el dog ma de la Igle sia y en su len -
gua je mí ti co, si no en los re sul ta dos de la in ves ti ga ción cien tí fi ca so -
bre el Na za re no y so bre los ini cios de la Igle sia cris tia na. Bult mann
no só lo “des mi to lo gi za” el Nue vo Tes ta men to, si no que tam bién lo
“des his to ri za”. Des pre cia la his to ria co mo fun da men to de la fe. De
acuer do con él, la fe es in de pen dien te del mi to y de la his to ria. Pue -
de eman ci par se de ellos.
A par tir de es tas pre mi sas, Bult mann ca si eli mi na la ba se his -
tó ri ca del evan ge lio. In clu si ve el Je sús his tó ri co no me re ce su in te rés.
Se gún es cri be en su “Teo lo gía del Nue vo Tes ta men to”, Je sús de Na -
za ret ape nas per te ne ce a las pre mi sas de una teo lo gía tal
81
. Lo que
im por ta es el “ke rig ma”, la pre di ca ción, la pa la bra del evan ge lio que
exi ge del oyen te una de ci sión a fa vor o en con tra. Es to no le im pi dió
a Bult mann es cri bir un ins truc ti vo li bro so bre Je sús de Na za ret. Es to
mues tra que su cri ti cis mo no es fru to de la re sig na ción his tó ri ca. No
de vie ne de la con vic ción de que no po de mos, si no de que no de be mos
fun da men tar la fe en he chos his tó ri cos. De esa for ma, Bult mann rom -
pe el cau ti ve rio “his tó ri co cien tí fi co”, en el cual la teo lo gía li be ral ha -
bía lan za do a la fe. En la dis cu sión so bre el pro gra ma de la des mi to -
lo gi za ción, no de be rían ol vi dar se esos orí ge nes del cri ti cis mo de Bult -
mann.
“Des mi to lo gi za ción” es un tér mi no ne ga ti vo. Sig ni fi ca li te ral -
men te eli mi nar un mi to. ¿Pa ra ser sus ti tui do por qué? Cier ta men te
no por su pues tos “he chos his tó ri cos”. Lo que im por ta es, an tes que
na da, la “in ter pre ta ción exis ten cial”. El Nue vo Tes ta men to, afir ma
Bult mann, de be ser in ter pre ta do no cos mo ló gi ca men te si no an tro po -
ló gi ca men te, o aún me jor: exis ten cial men te. Es un error que rer ex -
traer del Nue vo Tes ta men to (y de la Bi blia en ge ne ral), una ins truc -
ción so bre el mun do, su es truc tu ra y su fun cio na mien to. La Bi blia no
es, y no quie re ser, un li bro de cien cias. Lo im por tan te y de va lor per -
ma nen te es la au to com pren sión del ser hu ma no que se pre sen ta en
el tes ti mo nio bí bli co. La “in ter pre ta ción exis ten cial” bus ca des cu brir
có mo es tá sien do in ter pre ta da, en la Bi blia, la exis ten cia hu ma na.
¿Qué di ce el evan ge lio so bre el ser hu ma no en su en cuen tro con el
Dios que, en Je su cris to, jus ti fi ca y li be ra?
81
Ru dolf BULT MANN. Teo lo gía del Nue vo Tes ta men to. Sa la man ca: Sí gue me, 1981; p. 12.
La autoridad de la Biblia • 61
82
Jür gen RO LOFF. Die Ges chich tlich keit der Sch rift und die Be zeu gung des ei nen Evan ge -
liums. In: Evan ge lium und Ges chich te. Vil mos Vaj ta (Hg.), band 4, Evan ge lium als Hes chich -
te, Göt tin gen: Van den hoeck, 1974, p. 126-160.
La teo lo gía de Bult mann ha te ni do un efec to li be ra dor pa ra mu -
chas per so nas que sen tían y sien ten di fi cul ta des en creer en las co sas
so bre na tu ra les con ta das en la Bi blia. Eli mi nó el es cán da lo que la cos -
mo vi sión mí ti ca del Nue vo Tes ta men to sig ni fi ca pa ra la per so na en -
tre na da en las cien cias ac tua les. Es to ayu dó a mu chas per so nas a
man te ner o has ta re cu pe rar la fe. La dis tin ción en tre lo que real men -
te im por ta creer y lo que es se cun da rio per ma ne ce en la agen da de
la Igle sia y de la teo lo gía. Aún así, la teo lo gía no se que dó es ta cio na -
da en Bult mann. Se des cu bri rían di ver sos pun tos dé bi les en su teo lo -
gía, sien do los pro pios dis cí pu los de Bult mann quie nes en tra rían en
un apa sio na do diá lo go con su maes tro. Bult mann es, sin du da al gu -
na, uni la te ral. La re fle xión teo ló gi ca avan zó. Pe ro jus ta men te en su
uni la te ra li dad, es te teó lo go dio im pul sos, plan tó de sa fíos y has ta pa -
rá me tros que no per die ron su va li dez. A con ti nua ción pre sen ta mos
al gu nos ejem plos.
Bult mann tie ne ra zón al in sis tir en la sen si bi li dad pa ra di fe ren -
ciar en tre los ele men tos “his tó ri cos” y “mí ti cos” en la Bi blia. No de -
ben ser con fun di dos los he chos cien tí fi cos con la sim bo lo gía re li gio -
sa. Sin em bar go, Bult mann tie ne una con cep ción por de más es tre cha
del mi to. Ya la pa la bra “des-mi to lo gi za ción” lo de mues tra. El mi to no
de ber ser eli mi na do – lo que Bult mann, en el fon do, ha bría que ri do
ha cer. El mi to de be ser in ter pre ta do. Tam bién él ex pre sa la ver dad y
des cri be rea li da des. La vi sión mí ti ca y la vi són cien tí fi ca pue den per -
fec ta men te an dar la do a la do. El ha blar de “de mo nios”, por ejem plo,
no es ne ce sa ria men te ex tra ño a la per so na cien tí fi ca men te ins trui da,
así co mo no lo es el “án gel de la guar da”. Los po de res de mo nía cos
exis ten, aun que la cien cia no ten ga con di cio nes de iden ti fi car los y
ma ne jar los. La pa la bra “mi to” re quie re una con cep tua li za ción más
po si ti va de la que ve mos en Bult mann.
Es cier to que el Nue vo Tes ta men to no es un sim ple re gis tro his -
tó ri co. Es un li bro de fe, por tan to de tes ti mo nio, y es to se da en el
len gua je y ro pa je de aque lla épo ca
82
. Aún así, la ba se his tó ri ca del
“ke rig ma” neo tes ta men ta rio es más am plia y se gu ra de los que Bult -
mann es tá dis pues to a ad mi tir. La teo lo gía vol vió a in sis tir en la va -
lo ri za ción del “Je sús his tó ri co” pa ra la fe. Bult mann, a tra vés de su
62 • La autoridad de la Biblia
de sin te rés his tó ri co, ame na za ba con trans for mar, a su vez, al evan -
ge lio en un mi to. Ade más, en tér mi nos ge ne ra les pre do mi na en la
exé ge sis bí bli ca ac tual una ma yor cau te la ha cia los jui cios his tó ri cos
ne ga ti vos. Las pre mi sas ilu mi nis tas en Bult mann ne ce si tan, a su vez,
una eva lua ción crí ti ca. El cri ti cis mo his tó ri co ex tre mo ca re ce de fun -
da men to. Cier ta men te es vá li do el evan ge lio in de pen dien te de la ve -
ri fi ca ción his tó ri ca; sin em bar go, la his to ria de Je sús en mo do al gu -
no es irre le van te pa ra la fe.
Na tu ral men te es co rrec to que el Nue vo Tes ta men to de ba ser in -
ter pre ta do en tér mi nos exis ten cia les. Ya se ha in di ca do que Bult mann
no pre go na una in ter pre ta ción sub je ti va de los tex tos. La in ter pre ta -
ción exis ten cial pre gun ta por pa ra dig mas de au to com pren sión hu -
ma na. La exis ten cia cris tia na, mo ti va da por la pre di ca ción cris tia na,
quie re se aco gi da co mo mo de lo de exis ten cia hu ma na. Aún así, la in -
ter pre ta ción exis ten cial es una her me néu ti ca por de más es tre cha,
fuer te men te deu do ra del exis ten cia lis mo. Con cen tra su aten ción ex -
ce si va men te en el in di vi duo y en las per so nas, ig no ran do las fuer zas
que ac túan en la so cie dad. El im pe ra ti vo de la trans for ma ción so cial
que da fue ra de su pers pec ti va. El evan ge lio quie re mos trar la ac ción
de Dios en to da la rea li dad. Pre ten de la con ver sión del in di vi duo y del
mun do. El Rei no de Dios no se ma ni fies ta so la men te en una nue va
au to com pren sión. Pro du ce una nue va con vi ven cia y, por es to, una
nue va his to ria.
Bult mann me re ce con sen ti mien to cuan do afir ma que es ilí ci to
pro po ner fal sos ob je tos de fe. Los cris tia nos no de be rían per der el
tiem po dis cu tien do so bre lo que juz gan po si ble. La fe no sig ni fi ca
creer que es to o aque llo su ce dió. Es, so bre to do, la con fian za en la mi -
se ri cor dia sal ví fi ca de Dios. Bult mann, con jus tas ra zo nes, in sis te en
no obs truir el ac ce so a la fe me dian te fal sas exi gen cias. Sin em bar go,
la des mi to lo gi za ción y la des his to ri za ción del evan ge lio re dun da ron
en Bult mann en un dis cur so teo ló gi co al ta men te abs trac to. En Amé -
ri ca La ti na, Jon So bri no es uno de los pro mi nen tes de nun cian tes de
ese pre jui cio
83
. La fe pre ci sa de con cre ti ci dad his tó ri ca pa ra ser con -
vin cen te, y te ner efec to. Lo que Bult mann sa be de cir so bre la Pas cua,
por ejem plo, es ex tre ma da men te pá li do. El mie do a ha cer afir ma cio -
83
Jon SO BRI NO. Cris to lo gia a par tir da Ame ri ca La ti na: es bo ço a par tir do se gui men to do
Je sús his to ri co. Pe tró po lis: Vo zes, 1983; IDEM. Je sus na Amé ri ca La ti na: seu sig ni fi ca do pa -
ra a fé e a cris to lo gia. São Pau lo: Vo zes /Lo yo la, 1985.
La autoridad de la Biblia • 63
nes cien tí fi ca men te no com pro ba bles es cau sa de tal inex pre si vi dad.
Su ce de que tam bién la cien cia es li mi ta da. Pre ci sa mos del len gua je
pa ra las ver da des que só lo en la fe se nos re ve lan. Tal cons ta ta ción
no per mi te la es pe cu la ción mi to ló gi ca. Sí sig ni fi ca un ma yor co ra je en
la ar ti cu la ción con cre ta de los con te ni dos teo ló gi cos.
Los cues tio na mien tos a Bult mann no eli mi nan los mé ri tos de su
teo lo gía. El abis mo en tre la “cos mo vi sión” de la Bi blia y del mun do
mo der no pre sen ta un se rio pro ble ma her me néu ti co que en ca da épo -
ca exi ge una nue va so lu ción, ba jo pe na de la per ver sión de la fe. Bult -
mann iden ti fi có bien el pro ble ma. Aun que su res pues ta no pue da ser
aco gi da sin re pa ros sus tan cia les, la cues tión con ti núa en la agen da de
la teo lo gía y de la cien cia. ¿Có mo se co rre la cio nan el creer y el sa ber?
Bult mann ba ta lló por la au to no mía de la fe. Que ría co lo car a la fe en
un ca mi no fir me, in mu ne a los ata ques de la du da, so bre un fun da -
men to “pos crí ti co”. Con se gu ri dad, exa ge ró. Pues la ra zón y la fe per -
ma ne cen in ter de pen dien tes. ¿Pe ro en qué sen ti do? Quien di ce “no” a
Bult mann, de be pre sen tar una res pues ta al ter na ti va.
El ra di ca lis mo de la po si ción bult ma nia na ha bía pro vo ca do
reac ción en las fi las de la es cue la del pro pio maes tro. E. Kä se mann,
G. Born kamm y otros in sis ti rían en el in te rés que la fe de be te ner ba -
se en la his to ria sub ya cen te a la fe
84
. No in sis tían en que la ve ri fi ca -
ción his tó ri ca pu die se de mos trar la fe y así ayu dar a de li mi tar el ries -
go que re pre sen ta. Más im por tan te es ve ri fi car la com pa ti bi li dad en -
tre la fe y la his to ria en que se fun da men ta. Cier ta men te, la re cons -
truc ción de la his to ria de Je sús y de las pri me ras co mu ni da des cris -
tia nas no dis pen sa la de ci sión de la fe. Aun así de be ha ber “con ti nui -
dad”, co he ren cia, vín cu lo en tre el sa ber y el creer. Aun que la fe no
bus ca la prue ba, ella quie re el ar gu men to.
En esa bús que da, la in ter pre ta ción his tó ri co-crí ti ca de la Bi blia
ofre ce una ayu da in dis pen sa ble. Ella in clu ye el es tu dio del mun do
con tem po rá neo, de la his to ria de la re li gión, de la re cons truc ción del
tex to ori gi nal de la Bi blia, del ori gen li te ra rio de los li bros ca nó ni cos,
de la tra di ción de los tex tos, de su lu gar vi ven cial, sus for mas, su vi -
da en las co mu ni da des y de otros as pec tos. Quie re sa ber có mo sur gió
esa fe y por qué. Exi ge un mé to do de fi ni do, del cual se de be ren dir
cuen tas. Y una me to do lo gía cien tí fi ca, que con sis te en un con jun to de
84
Un buen in for me so bre es ta dis cu sión se ha lla en J. E. Mar tins TE RRA. O Je sús his tó ri -
co e o Cris to que rig ma ti co. Sao Pau lo: Lo yo la, 1977; p. 31s.
64 • La autoridad de la Biblia
mé to dos dis tin tos y de abor da jes ba jo án gu los va ria dos. La exé ge sis
pre ci sa ser apren di da. No se le per mi te ser ar bi tra ria.
8.3. Le gi ti mi dad y lí mi tes de la apro xi ma ción crí ti ca a la Bi blia
En ton ces, ¿có mo eva luar la his to ria de la lec tu ra crí ti ca de la Bi -
blia? ¿Ella pro vo có da ños a la fe, o vi no en su ayu da? Ade más, ¿cuál
es el ti po de abor da je re que ri do por la mis ma Bi blia? Y es ta es una
pre gun ta fun da men tal: ¿có mo quie re ser leí da la Bi blia? To da her me -
néu ti ca de be ser ade cua da al do cu men to que in ves ti ga; de be co rres -
pon der a su na tu ra le za. Es to tam bién se apli ca a la Bi blia. Des de es -
ta pers pec ti va, nos pa re cen im por tan tes las si guien tes ob ser va cio nes
ele men ta les:
• An tes que na da con vie ne ex pli car la pa la bra “crí ti ca”. Ella
es una pa la bra im pre ci sa, di fu sa
85
. Pue de in si nuar una ac ti -
tud de aver sión, de in ten ción ne ga ti va y, de he cho, des truc -
ti va. En ese ca so, el es fuer zo por la com pren sión de los he -
chos se ve rá frus tra do de an te ma no. Tam bién pa ra la in ter -
pre ta ción de la Bi blia va le la re gla bá si ca de to da her me néu -
ti ca: com pren der exi ge una pos tu ra de sim pa tía con el tex -
to. Se re quie re una cu rio si dad in te re sa da, la dis po si ción pa -
ra el apren di za je, un es pí ri tu abier to. El pre con cep to ne ga ti -
vo, la an ti pa tía a la fe y la opo si ción a Dios ja más van a en -
ten der la Bi blia ni a des cu brir en ella la pa la bra de vi da. La
sim pa tía tie ne el de re cho de ser crí ti ca. Se le de be per mi tir
le van tar pre gun tas y dia lo gar. Ca so con tra rio, el es fuer zo por
com pren der tam bién se rá abor ta do. La Bi blia no trans for ma
al ser hu ma no en má qui na, no le exi ge una “su je ción cie ga”,
in con di cio nal. La fe que pre ten de com pren der es siem pre
una ac to in te gral de la per so na hu ma na
86
. Es “fi des quea rens
ine te llec tum” (fe en bus ca de en ten di mien to), co mo de cía
85
Moi sés SIL VA. Abor da gens com tem po râ neas.; op .cit. p. 142s., con mu cha pro pie dad, de -
nun cia la am bi güe dad el tér mi no “crí ti ca”. En efec to, en el ca so de ha blar de la “crí ti ca de
la ra zón pu ra”, de I. Kant, y por lo tan to de la crí ti ca ilu mi nis ta, hay que ha cer le ob je cio -
nes. Pe ro na die po drá ne gar la le gi ti mad del aná li sis exe gé ti co gra má ti co-his tó ri co de los
tex tos, de su lu gar en el con tex to de las re li gio nes, con el au xi lio del ins tru men tal cien tí fi co
mo der no.
86
Paul TI LLICH. Di nâ mi ca da Fé. São Leo pol do: Si no dal, 5 ed., 1996, p. 7s. La fe afec ta,
al mis mo tiem po, el in te lec to, los sen ti mien tos y la vo lun tad.
La autoridad de la Biblia • 65
An sel mo de Can ter bury. De allí la no ble atri bu ción de la Igle -
sia a mo ti var a las per so nas al es tu dio bí bli co y a ani mar a
com pren der la. Y es ta es una par te muy im por tan te de su mi -
sión. Cier ta men te la Bi blia es ca paz de im po ner se has ta a la
mis ma re bel día de la Igle sia, pe ro aún así, a ella le ca be to -
mar con cien cia de su res pon sa bi li dad. De cual quier ma ne ra,
la cri ti ci dad, en tal acep ción, es un con cep to al ta men te po si -
ti vo, te nien do por blan co la fe “cons cien te”, “asu mi da” y
“res pon sa ble”.
• Ade más, la pro hi bi ción del exa men “crí ti co” le re ser va ría a
la Bi blia un lu gar ab so lu ta men te sin gu lar en la li te ra tu ra
mun dial. La Bi blia se ría pre co ni za da co mo un li bro to tal -
men te di fe ren te a otras obras. Al ser in ter dic ta da la apro xi -
ma ción “co mún”, la Bi blia pa sa ría for zo sa men te a la ca te go -
ría de un li bro ex cep cio nal, ca si en un fe ti che. Es to de be pro -
vo car sos pe chas. ¿Por qué es ta ría pro hi bi do tra tar a la Bi blia
co mo a otro li bro “nor mal”? La fe cris tia na no tie ne na da que
es con der.
• Quien nie ga la le gi ti mi dad del exa men crí ti co de la Bi blia nie -
ga, en úl ti ma ins tan cia, la pro pia his to ri ci dad de la re ve la -
ción de Dios. Pues, si Dios se re ve ló en la his to ria, prin ci pal -
men te en la per so na de Je su cris to, la fe de be per mi tir la ve -
ri fi ca ción crí ti ca de esa ver dad, y lle gar a pre gun tar se ella
mis ma por el te ma. Quien “des his to ri za” la Bi blia “des his to -
ri za” tam bién el evan ge lio.
• Fi nal men te, la fe tie ne in te rés en dia lo gar con la cien cia. No
pue de se pa rar se del mun do cien tí fi co y con cor dar que son in -
com pa ti bles tan to las for mas de re por tar la his to ria de Je sús,
así co mo la rea li dad en su to ta li dad. Por es to mis mo tam bién
se ría im pro pio rei vin di car una me to do lo gía in ter pre ta ti va di -
fe ren te de la que se usa en otros tex tos his tó ri co. Se ría una
for ma de “acos mis mo”
*
de la fe, de su se pa ra ción del mun -
do, de su ais la mien to en el uni ver so de la cien cia. En sen ti do
in ver so, tam bién se pro hí be el “his to ri cis mo”, o sea la iden -
ti fi ca ción de la fe con el sa ber his tó ri co. La in ves ti ga ción his -
tó ri ca no es to do po de ro sa; tam bién ella su fre li mi ta cio nes.
*
No ta del tra duc tor: “acos mis mo” - te sis fi lo só fi ca que nie ga la exis ten cia del mun do sen -
si ble o so lo la ad mi te de un mo do hi po té ti co.
66 • La autoridad de la Biblia
A des pe cho de lo an tes di cho, el mé to do his tó ri co-crí ti co su fre
ob je cio nes
87
. Ellas se in ten si fi ca ron úl ti ma men te. A con ti nua ción re -
su mi re mos bá si ca men te tres de ellas:
• El mé to do no con du jo a re sul ta dos ine quí vo cos. Con ti núan
en di ver gen cia las po si cio nes de los exe ge tas en cues tio nes
his tó ri cas fun da men ta les. Bas ta con tem plar la dis cu sión re -
cien te so bre el Je sús his tó ri co. Son gran des las con tro ver sias
que abar can los ex tre mos de un vir tual ag nos ti cis mo bí bli co-
his tó ri co por un la do y la lec tu ra fun da men ta lis ta, por el
otro. Es to es fla gran te men te cier to en lo que di ce res pec to a
la in ves ti ga ción his tó ri co-crí ti ca en la exé ge sis
88
. ¿Cuál es la
re le van cia de la mis ma? Aún así, no de be rían ig no rar se sus
re sul ta dos po si ti vos. El es tu dio his tó ri co-crí ti co de la Bi blia
brin dó a la teo lo gía mu chos fru tos bue nos. Sin él, nues tro co -
no ci mien to so bre las ba ses his tó ri cas de la fe cris tia na se ría
po bre y, so bre to do, ex tre ma da men te hi po té ti ca. La fal ta de
con sen so en tre los es pe cia lis tas no es ale ga to su fi cien te pa ra
re cha zar el aná li sis cien tí fi co de la Bi blia.
• La va rie dad de las po si cio nes mues tra que tam po co la cien -
cia tra ba ja sin pre su pues tos y que no po see la “ob je ti vi dad”
que acos tum bra re vin di car. En el ca so de Je sús de Na za ret,
así co mo en otros asun tos de fe, es to se vuel ve es pe cial men -
te pa ten te. El mé to do his tó ri co des can sa en los prin ci pios de
la crí ti ca, de la ana lo gía y de la co rre la ción (Ernst Troeltsch).
La “crí ti ca” di ce que los tex tos es tán su je tos a la “du da me -
to do ló gi ca”. ¿Se rá ver dad lo que trans mi ten? Los tex tos
87
Uwe WEG NER. Exe ge se do No vo Tes ta men to – Ma nual de Me to do lo gia.. São Leo pol do:
Si no dal; São Pau lo: Pau lus, 2001, 2da. ed., p. 17s.; Ch ris tian HAR TLICH. Es ta rá su pe ra do
o mé to do his tó ri co-crí ti co? In: Con ci lium n. 158; 1980/8, p. 5-11; Ger hard MAIER. Das En -
de der his to rich-kri tis chen Met ho de. Wup per tal: Theo lo gis cher Ver lag Rolf Brock haus,
1974.
88
Es sin to má ti ca la ma ni fes ta ción de un exe ge ta re nom bra do co mo Ul ri co WILC KENS. Irr -
we ge der Ver nunft. Die an den Uni ver si tä ten übli che Bi be laus le gung muss über wun den er -
den. Zeit zei chen – Evan ge lis che Kom men ta re zu re li gion un Ge sells chaft, n. 1, 2003, p. 35-
37. Ha bla de un “ago ta mien to de la ra zón mo der na”. Joao Ba tis ta LI BA NIO. Teo lo gía: no vo
pa ra dig ma. In: Con se cra tio mun di. Festsch rift em ho me na gem a Ur ba no Zi lles. Rein hol do
A. Ul mann (org.). Por to Ale gre: EDI PUCRS, 1998, p. 91; F. W. DOBB SALL SOPP. Ret hin king
His to ri cal Cri ti cism. Bi bli cal In ter pre ta tion. A jour nal of con tem po rary ap proa ches. V. VII,
n. 3, Lei den, 1999, p. 235-271.
La autoridad de la Biblia • 67
“pre ci san” ve ri fi car se. La ana lo gía sus ten ta que hay se me -
jan za (ana lo gía) en tre el mun do ex pe ri men tal de las per so -
nas, hoy y en ton ces. Lo que hoy no es po si ble, cier ta men te
tam po co lo fue en épo cas pa sa das. La co rre la ción par te de la
ob ser va ción de la exis ten cia de “un ne xo con ti nua do y co rre -
la cio na do” en tre los acon te ci mien tos. En otros tér mi nos, las
co sas no su ce den por ca sua li dad. Tie nen cau sas que de ben
ser de tec ta das. Es tá cla ro que es tos tres prin ci pios son re la -
ti vos, aun que fun da men ta les pa ra to da com pren sión his tó ri -
ca. Tam po co en la his to ria exis ten jui cios ab so lu tos, lo que
tam bién va le pa ra la cien cia en ge ne ral. Ella siem pre es tá
con di cio na da por sus pre mi sas. En tre tan to, las li mi ta cio nes
no aca ban con la cien cia; ape nas po nen a des cu bier to sus
ho ri zon tes.
• La ter ce ra ob je ción a la lec tu ra crí ti ca de la Bi blia ase gu ra
que ella ani qui la la fe. Co mo he mos vis to arri ba, el pe li gro
efec ti va men te no pue de ser des car ta do. Se vuel ve un pro ble -
ma agu do, siem pre que la ra zón in ten ta su je tar a la fe y dic -
tar le las nor mas. El ilu mi nis mo mues tra ten den cias cla ras en
esa di rec ción. La cos mo vi sión cien tí fi ca y ra cio nal, al re vin -
di car el mo no po lio, pa re cía ex cluir a la fe. Aun hoy es te es -
pí ri tu con ti núa vi vo, sien do a ve ces pa vo ro so el dé fi cit de in -
for ma ción so bre asun tos re li gio sos en tre los cien tí fi cos. Pe ro
tam bién hay in di cios de un nue vo dis cur so so bre la re la ción
en tre la cien cia y la fe. Ca be a la cien cia con cien ti zar se pa ra
ser ca paz de cap tar ape nas al gu nas di men sio nes de la rea li -
dad, y no la rea li dad en su to ta li dad. Ade más, no es nin gún
se cre to que ella acos tum bra ha cer prés ta mos a la fe. No exis -
te cien cia to tal men te neu tra. No es ta rea de la Igle sia sus ci -
tar la du da fren te a la Bi blia. En tre tan to, le ca be es tar pre -
pa ra da pa ra reac cio nar de bi da men te an te los cues tio na -
mien tos. Vol va mos a afir mar lo si guien te: la teo lo gía de be es -
tar en con di cio nes de res pon sa bi li zar a la fe de lan te del fo ro
de la cien cia y de afir mar su ver dad.
Es to se rá im po si ble con el ins tru men tal his tó ri co-crí ti co. No de ci -
mos que la com pren sión de los tex tos le es tu vie se re pre sa da. La Bi blia
se co mu ni ca tam bién con el miem bro “le go” de la co mu ni dad de ma -
ne ra di rec ta e in me dia ta. Ella no de pen de de los es pe cia lis tas. Pe ro es -
68 • La autoridad de la Biblia
tos pue den y de ben pro fun di zar, en ri que cer la re lec tu ra y, has ta, co rre -
gir la. De ben ase so rar el uso de la Bi blia y pro te ger la con tra los abu sos.
El aná li sis his tó ri co-crí ti co de la Bi blia es tá al ser vi cio de ob je ti vos va -
lio sos
89
. Co mo com ple men to a lo an tes di cho, cons ta ta mos que:
• El es tu dio crí ti co de la Bi blia bus ca evi tar lo que po dría mos
lla mar “es qui zo fre nia” in te lec tual, o sea, el la do a la do con -
flic ti vo del mun do de la fe y del mun do de la cien cia. En la
es cue la, la ni ñez apren de que la es pe cia hu ma na sur gió lue -
go de un lar go pro ce so evo lu ti vo. En re la ción con es to, la Bi -
blia di ce que Dios creó el mun do y to do lo que él con tie ne en
ape nas seis días. ¿Có mo con ju gar am bas in for ma cio nes?
¿Cuál es la ver dad con te ni da en la pa la bra “crea ción”? El in -
ter cam bio evi ta rá el pre jui cio de una par te ha cia la otra, y no
la con fron ta ción en tre cien cia y fe.
• El aná li sis his tó ri co-crí ti co de la Bi blia es tá al ser vi cio de la
au ten ti ci dad de la fe. Bus ca dis tin guir lo esen cial de lo pe ri -
fé ri co; in sis ti rá en que el ser hu ma no no es sal vo por el co no -
ci mien to. No es la acep ta ción de la “cos mo vi sión bí bli ca” la
que jus ti fi ca al ser hu ma no. La exé ge sis his tó ri co-crí ti ca mos -
tra rá los con di cio na mien tos con tex tua les, cul tu ra les, his tó ri -
cos de los tex tos bí bli cos y des ti la rá, exac ta men te, el evan ge -
lio. In ten ta rá dis tin guir en tre el te so ro y el va so que le sir ve
de en vol tu ra (2 Co 4.7). Pa ra de cir lo en otra fi gu ra: el tex to bí -
bli co es co mo el mi ne ral, que pre ci sa pa sar por un pro ce so de
de pu ra ción pa ra sol tar el me tal pre cio so. No es pre ci so creer
“to ta scrip tu ra”, o sea “to da la Es cri tu ra” (E. Kä se mann). Es
pre ci so creer en la pro me sa de la que es por ta do ra.
• La teo lo gía re cuer da que hay co sas que so la men te po de mos
creer. El sa ber no es tá en con di cio nes de sus ti tuir a los cre -
dos. Por es to mis mo, la fe no pre ci sa sen tir se ame na za da por
la cien cia. La ra zón es cie ga pa ra de ter mi na das rea li da des.
De be ad mi tir que la fe des cu bre en la mis ma rea li dad otras
di men sio nes que la in ves ti ga ción cien tí fi ca, fría, ob je ti va,
dis tan cia da, no ve. Ya lo de cía mar tín Lu te ro en la ex pli ca -
89
Ernst KÄ SE MANN. Vom theo lo gis chen Rect. His to risch-kri tis cher Exe ge se. Zeitsch rift
für Theo lo gie und Kir che, 64. Jg. 1967/3, p. 259-281; Ger hard EBE LING. Die Be deu tung
der his to risch-kri tis chen Met ho de für die pro tes tan tis che Theo lo gie un Kir che. In: Wort un
Glau be. Ges. Aufs. Tü bin gen, 1960, p. 1-49.
La autoridad de la Biblia • 69
ción del ter cer ar tí cu lo de fe: “Creo que por mi pro pia ra zón
o fuer za no pue do creer en Je su cris to ni ver le”
90
. La cien cia
ve “bios”, pe ro es in ca paz de ver “vi da eter na”. No tie ne ojos
pa ra la ima gen de Dios en el ser hu ma no, lo cual es muy gra -
ve. No tie ne an te nas pa ra per ci bir el “Cris to” en Je sús de Na -
za ret. En de ter mi na dos asun tos los ojos de la fe ven me jor
que los mi cro y ma cros co pios de la cien cia. Por lo tan to, la fe
pre ci sa del aná li sis his tó ri co-crí ti co de la Bi blia pa ra en ten -
der la me jor y evi den ciar la ne ce si dad de la fe.
Men cio ne mos, al mar gen, que se pro hí be la sos pe cha his tó ri ca
ex ce si va por otro ra zo na mien to: la tra di ción evan gé li ca tie ne fuen tes.
Tie ne au to res y au to ras. Aho ra, cuan to me nos se di ce sa ber so bre Je -
sús, tan to más se de be atri buir a la crea ti vi dad de las pri me ras co -
mu ni da des cris tia nas. Es to no tie ne sen ti do. Es es tú pi do pre co ni zar
a la pri me ra cris tian dad co mo pro duc to ra de un ke rig ma cris tia no y
des pe dir se de Je sús, cu ya ima gen his tó ri ca su pues ta men te per ma ne -
ce ría en los co no ci dos mol des de la re li gión ju día o de sa pa re ce ría en
una ne bu lo sa mí ti ca. Es ta es una ten den cia del mo men to, la de atri -
buir la “cris to lo gía”, o sea, el “mi to crís ti co”
91
a los pri me ros se gui do -
res, en cuan to Je sús no ha bría si do más que un re for ma dor ju dío. En -
ton ces, ¿el Je sús ju dío no era “cris tia no”? la in ves ti ga ción his tó ri ca-
crí ti ca que da de sa fia da: ¿Có mo se ex pli ca el ori gen de la cris to lo gía?
¿Cuál es su fun da men to his tó ri co? La teo lo gía de be res pon der.
Por to das es tas ra zo nes se de be con cluir que la lec tu ra his tó ri -
co-crí ti ca po see una re le van cia teo ló gi ca po si ti va. Es cier to que pue -
de abu sar se de ella. Es to su ce de cuan do se con fun de el creer y el sa -
ber, con la in ten ción de su plan tar uno por el otro. Pe ro es ta vez im -
por ta dis tin guir sin se pa rar. No son los re sul ta dos de la in ves ti ga ción
cien tí fi ca los que de ben ser pre di ca dos o creí dos. El con te ni do de la
pre di ca ción es el ke rig ma, el evan ge lio, el tes ti mo nio. Es te no pue de
ser de sa rrai ga do del sue lo his tó ri co en que cre ció. El uso co rrec to del
ins tru men tal his tó ri co cien tí fi co va a be ne fi ciar a la teo lo gía y a la fe.
90
Con res pec to a las po ten cia li da des de la ra zón en Lu te ro, ver nues tro es tu dio. Gott fried
BRA KE MEIER. O ser hu ma no em bus ca de iden ti da de. Con tri bui ções pa ra uma an tro po lo -
gia teo ló gi ca. São Leo pol do: Si no dal; Sao Pau lo: Pau lus, 2002, p. 121s.
91
Es muy ins truc ti vo so bre es te pun to el es tu dio de Ek ke hard W. STE GE MANN; Wol fang
STE GE MANN. O nas ci men to do cris tia nis mo. Es tu dos Teo ló gi cos, Ano 40, São Leo pol do: Si -
no dal, 2002/3, p. 74-90.
CA PÍ TU LO IX
Di ver sos Ac ce sos a la Bi blia
To da in ter pre ta ción de tex tos es “una cues tión de pers pec ti vas”.
Es to se apli ca tam bién a la lec tu ra de la Bi blia. Se la pue de in te rro -
gar, por ejem plo, en cuan to a sus enun cia dos so bre el di ne ro y la eco -
no mía, o so bre el de ber de las au to ri da des po lí ti cas. En es tos ca sos
no se tra ta ne ce sa ria men te de me to do lo gías dis tin tas, si no de ac ce -
sos el mun do de la Bi blia y a su men sa je. Se le di ri gen pre gun tas es -
pe cí fi cas al tex to en bús que da de res pues tas. Sien do así, por ejem plo,
te ne mos una in ter pre ta ción en pers pec ti va fe mi nis ta o so cio ló gi ca.
Quie ren elu ci dar las es truc tu ras so cia les, res pec ti va men te de gé ne ro,
que cons ti tu yen el te lón de fon do de los tex tos y que les im pri mi rán
el per fil. Es tá cla ro que tam bién ta les ac ce sos se pro ce san me to do ló -
gi ca men te, con los re cur sos co rres pon dien tes. Pe ro no re quie ren ne -
ce sa ria men te un ins tru men tal me to do ló gi co al ter na ti vo.
Un mé to do es pe cí fi co al la do del his tó ri co-crí ti co y del fun da -
men ta lis ta, es el lla ma do es truc tu ra lis ta. Pre ten de en ten der los tex tos
co mo una es truc tu ra de co mu ni ca ción, co mo un te ji do se mió ti co que
pro du ce sen ti do
92
. Es te mé to do se pre gun ta: ¿Có mo fun cio na el tex to,
qué lo que pa sa en su com po si ción, cuál es su ló gi ca y afir ma ción?
El pun to de par ti da es la hi pó te sis de que to do tex to po see “una re -
ser va de sen ti do”, que lo ha rá re le van te tam bién en otras cir cuns tan -
92
Uwe WEG NER. Exe ge se do No vo Tes ta men to, op .cit. p. 16s; J. Se ve ri no CROAT TO. Her -
me nêu ti ca Bí bli ca: pa ra uma no va teo ria da lei tu ra co mo pro du ção de sig ni fi ca do. São Leo -
pol do: Si no dal; São Pau lo: Pau li nas, 1986; Ro land BART HES et alii. Aná li sis es truc tu ral y
exé ge sis bí bli ca. Bue nos Ai res: Au ro ra, 1973.
72 • La autoridad de la Biblia
cias di fe ren tes a las de su ori gen. Se dis tin gue en tre la lec tu ra sin cró -
ni ca y la dia cró ni ca. La pri me ra ana li za el tex to del mo do en que se
pre sen ta hoy, in de pen dien te men te de su gé ne sis. La se gun da acom -
pa ña al tex to “a tra vés de los tiem pos”, en su for ma ción y evo lu ción.
El mé to do es truc tu ra lis ta de sa rro lló una ter mi no lo gía pro pia que di -
fi cul ta la ope ra ción con ese ins tru men tal. Es al ta men te com ple jo, ra -
zón por la cual no se “po pu la ri zó”. Ade más no afec ta de igual for ma
a la au to ri dad de la Bi blia co mo el mé to do his tó ri co-crí ti co, ra zón por
la cual no va mos a pro fun di zar en el te ma. Los ele men tos es truc tu ra -
les se mues tran fe cun dos pa ra la exé ge sis, aun que es ta, en tér mi nos
ge ne ra les, si ga otras sen das me to do ló gi cas.
Los tex tos bí bli cos fue ron re dac ta dos ba jo de ter mi na das cir -
cuns tan cias his tó ri cas y en un de ter mi na do am bien te so cio-po lí ti co-
re li gio so. Es te “mun do” de jó mar cas. Les im pri mió for ma
93
. Es to sig -
ni fi ca que los tex tos bí bli cos tie nen su “Sitz im Le ben”, su “lu gar vi -
ven cial”, su “si tua ción ori gi nan te”. No es que esos con di cio nan tes
his tó ri cos fue sen los úni cos fac to res ge ne ra do res de los tex tos. La Bi -
blia es an tes que na da, el do cu men to de la “con fron ta ción” (o tam -
bién del “en cuen tro”) en te la pa la bra de Dios y el ser hu ma no, el
mun do, la so cie dad. En es te en cuen tro la pa la bra de Dios se “hu ma -
ni za” y el ser hu ma no se trans for ma. La bús que da de ac ce sos a la Bi -
blia tie ne es ta con fron ta ción por ob je to. ¿Có mo se dio? ¿Cuál fue el
re sul ta do? Ano te mos que la pa la bra de Dios no siem pre sa le vic to rio -
sa. El ser hu ma no acos tum bra re sis tir se a la con ver sión, a la trans -
for ma ción. Se opo ne al apren di za je de la fe. No hay co mo du dar: la
Bi blia ha bla de la re ve la ción de Dios. Ha bla de la gen te que la aco -
gió. En for ma si mul tá nea, tam bién re ve la el pe ca do hu ma no. Es to in -
clu ye las ten ta cio nes a las que los au to res de la Bi blia es ta ban su je -
tos, sus li mi ta cio nes, sus in te re ses par ti cu la res o gru pa les. La in ter -
pre ta ción de la Bi blia no de be rá per der es to de vis ta.
A con ti nua ción pre sen ta mos los cua tro ac ce sos a la Bi blia, que
juz ga mos ser los más im por tan tes
94
. Ellos son la in ter pre ta ción ma te -
93
Ger hard LOH FINK. Ago ra en ten do a Bí blia. Pa ra vo cê com preen der a crí ti ca das for mas.
São Pau lo: Pau li nas, 1973.
94
Hay quie nes ha blan de “her me néu ti cas” dis tin tas. Es una cues tión de de fi ni ción de tér -
mi nos. No so tros pre fe ri mos ha blar sim ple men te de “ac ce sos” a la Bi blia. Pe ro es un te ma
por dis cu tir. Cf. AR NOLDS HEI MER KON FRENZ (Hg.). Das Buch Got tes. Elf Zu gän ge zur Bi -
bel. Neu kir chen-Vluyn: Neu kir che ner Ver lag, 1992.
La autoridad de la Biblia • 73
ria lis ta, la so cio ló gi ca, la fe mi nis ta y la psi co ló gi ca de la Bi blia, to dos
ellos con par ti cu la ri da des y tam bién con pre mi sas pro pias:
9.1. La lec tu ra ma te ria lis ta de la Bi blia es tá re la cio na da con
nom bre co mo F. Be lo, M. Clé ve not y otros
95
. Par te de la hi -
pó te sis mar xis ta, di cien do que la pro duc ción es pi ri tual tie -
ne su cau sa en con di cio nes ma te ria les
96
. Por lo tan to, tam -
bién la “teo lo gía”, ba jo ese pris ma, se equi pa ra a “la pro -
duc ción ideo ló gi ca”. A la in ter pre ta ción bí bli ca le com pe te
des cu brir las con di cio nes ma te ria les y so cia les que es tán
en el ori gen de los tex tos. De be ser ana li za da la fun ción
que de sem pe ñan en me dio de las mis mas: ¿Es ta rán le gi ti -
man do el “sta tus quo”, la opre sión, un mo do de pro duc -
ción ex plo ta dor, o es ta rán pro mo vien do la trans for ma ción
so cial? Es tá cla ro que en es ta pers pec ti va lo im por tan te es
pres tar una aten ción pri vi le gia da al con flic to so cial que en
es tos tex tos se ar ti cu la, pa ra ver el rum bo que se le ha da -
do. La in ter pre ta ción ma te ria lis ta de la Bi blia se in ser ta
en los ho ri zon tes de la lu cha de cla ses. La exé ge sis de be -
rá de nun ciar la opre sión, la ti ra nía del ca pi tal, la ex plo ta -
ción de las ma sas, al can za do su me ta so la men te cuan do
con si ga al te rar las ba ses ma te ria les que pro du cen el cla -
mor del pue blo y res pon den por de pen den cia y mi se ria.
Una eva lua ción ob je ti va de es ta lec tu ra de la Bi blia no po drá de -
jar de con fe rir le una gran do sis de va li dez. Las con di cio nes so cia les
ne ce sa ria men te in flu yen en el uni ver so con cep tual y en la con duc ta
de las per so nas. Mol dean tam bién el dis cur so re li gio so. La ex clu sión
de la pers pec ti va ma te rial aca rrea ría pre jui cios pa ra la com pren sión
his tó ri ca de los tex tos. K. Marx, al de fen der que el ser de ter mi na la
con cien cia, vio al go muy cier to. El pro ble ma es tá en la ex clu si vi dad
del en fo que, que es re duc cio nis ta. Al la do de las con di cio nes ma te ria -
les hay otros fac to res de ter mi nan tes de la con cien cia y de la rea li dad.
95
Mi chel CLÉ VE NOT. En fo ques ma te ria lis tas da Bí blia. Rio de Ja nei ro: Paz e Te rra, 1979;
Fer nan do BE LO. Lec tu ra ma te ria lis ta del Evan ge lio de Mar cos: re la to – prác ti ca – ideo lo -
gia. Es te lla (Na va rra): Ver bo Di vi no, 1975.
96
Pa ra el mar xis mo, el fe nó me no re li gio so en sí tie nen cau sas ma te ria les. Cf. los es tu dios
res pec ti vos de Fran çois HOU TART. Re li gião e mo dos de pro du ção pré-ca pi ta lis tas. São Pau -
lo: Pau li nas, 1982.
74 • La autoridad de la Biblia
9.2. La lec tu ra so cio ló gi ca de la Bi blia
97
. Ella tie ne cier ta pro xi -
mi dad con el pun to an te rior, aun que no se la pue de con -
fun dir con ella. In te rro ga a los tex tos en cuan to a sus de -
cla ra cio nes en cua tro áreas:
• El área de la eco no mía: ¿Qué as pec tos pre sen ta el tex -
to so bre la pro duc ción, la di vi sión del tra ba jo, la dis tri -
bu ción de la ren ta, la pro pie dad, etc.?
• El área de las re la cio nes so cia les: ¿Qué di cen los tex tos
so bre la re la ción de gru pos o cla ses? ¿Exis te una je rar -
quía so cial?
• El área del po der o de la po lí ti ca: ¿Quién ejer ce el po -
der y qué ti po de po der es tá sien do ejer ci do?
• El área de la ideo lo gía: ¿Cuá les son los va lo res de vi da
y de con duc ta de fen di dos, com ba ti dos, san cio na dos o
re la ti vi za dos por el tex to? ¿So bre qué ba se fun da men -
ta el tex to la re sis ten cia y la de fen sa de de re chos le gí ti -
mos de las per so nas, gru pos y cla ses?
Es ta es la lla ma da lec tu ra de cua tro la dos (U. Weg ner), o cua -
dri la te ral. Son cua tro pers pec ti vas ha cien do jus ti cia a la rea li dad, en
la cual la co mu ni dad cris tia na y los in di vi duos cris tia nos vi vi rían o vi -
ven in ser tos. Tam bién es ta vez la exé ge sis es tá con di cio na da por de -
ter mi na dos pre su pues tos. Con sis ten, por ejem plo, en la con vic ción de
que el evan ge lio exi ge la con de na y la re par ti ción de la acu mu la ción,
el to mar par ti do a fa vor de los po bres, y de que el bien co mún tie ne
prio ri dad so bre el bie nes tar in di vi dual.
Pe ro es ta vez se ría es tú pi do ne gar la le gi ti mi dad de tal ac ce so a
los tex tos. Tam bién así se des cu bre la ver dad. La rea li dad so cial, re -
pre so ra en mu chas par tes del mun do y es pe cial men te en Amé ri ca La -
ti na, de be ser tra ba ja da teo ló gi ca men te. El aná li sis so cio ló gi co de los
tex tos es una ayu da im pres cin di ble. Re des cu bre los tex tos bí bli cos
“ol vi da dos”; co mo ejem plo po de mos ci tar aque llos que se re fie ren al
per dón de las deu das, al año del ju bi leo (Lv 25) o las aler tas de Je sús
so bre el pe li gro de las ri que zas. La in ter pre ta ción so cio ló gi ca de la Bi -
97
Cf. Gerd THEIS SEN. A clas si fi ca ção do en fo que so cio ló gi co na his tó ria da pes qui sa. In:
So cio lo gia da cris tan da de pri mi ti va. São Leo pol do: Si no dal, 1985, p. 9-35, así co mo los de -
más aná li sis del au tor reu ni dos en ese vo lu men, ade más de IDEM. So cio lo gia do mo vi men -
to de Je sus. Pe tró po lis: Vo zes; São Leo pol do: Si no dal, 1989.
La autoridad de la Biblia • 75
blia se co lo ca al ser vi cio del com ba te con tra la in jus ti cia en la so cie -
dad y de las ame na zas im plí ci tas. La pre gun ta es si la pro pia so cio -
lo gía po drá pro veer los cri te rios evan gé li cos pa ra for mu lar nor ma ti -
vi dad en tér mi nos po lí ti co-so cia les. ¿De dón de pro vie nen los pa rá -
me tros pa ra juz gar los fe nó me nos so cia les y pa ra de fi nir les un nue -
vo rum bo? El evan ge lio mis mo, ¿se rá al go pa re ci do a una ideo lo gía?
9.3. Uno de los más dis cu ti dos ac ce sos a la Bi blia ha si do, y
con ti núa sién do lo, el fe mi nis ta
98
. Fe mi nis mo es pro tes ta
con tra la dis cri mi na ción y la mar gi na li za ción de la mu jer.
Ese pro ce so vie ne de muy lar ga da ta. Tam bién en la an ti -
güe dad se mar ca su pre sen cia. Con se cuen te men te, la lec -
tu ra fe mi nis ta de la Bi blia per si gue el ob je ti vo de po ner al
des cu bier to la his to ria de las mu je res en tre el pue blo de
Dios. Pre ten de dar les voz y ha cer las vi si bles. Es to re quie -
re un tra ba jo ar duo, ya que la Bi blia, en su esen cia, es un
li bro es cri to por hom bres. En mu chos de sus pa sa jes re fle -
ja las es truc tu ras de una so cie dad pa triar cal, así co mo las
cos tum bres y la men ta li dad co rres pon dien tes. La in ter pre -
ta ción fe mi nis ta quie re leer la Bi blia con los ojos de las
mu je res, a par tir de sus ex pe rien cias es pe cí fi cas y con el
ins tru men tal de un aná li sis de gé ne ro. Pre gun ta si el evan -
ge lio de he cho sus ten ta pri vi le gios pa triar ca les o si fa vo re -
ce y pro mue ve la li be ra ción de las mu je res de los pre con -
cep tos y de las es truc tu ras opre so ras.
98
La li te ra tu ra so bre es te te ma es muy am plia. Ver Wan da DEI FELT. Os pri mei ros pas sos
de uma her me nêu ti ca fe mi nis ta: A Bí blia das mul he res, edi ta da por Eli sa beth Cady Stan -
ton. Es tu dos Teo ló gi cos. Ano 32, São Leo pol do: Si no dal, 1992/1, p. 5-14. Lú cia WEI LER.
Cha ves her me nêu ti cas pa ra uma re lei tu ra da Bí blia em pers pec ti va fe mi nis ta e de gê ne ro.
In: Sar ça Ar den te. Luiz Car los Su sin (org.). São Pau lo: Pau li nas, 2000, p. 222-237; An net -
te NO LLER. Fe mi nis tis che Her me neu tik. We ge ei ner neuen Sch rif taus le gung. Neu kir chen-
Vluyn: Neu kir che ner Ver lag, 1995; cf. tam bién Mar tin DRE HER. O No vo Tes ta men to es cri -
to por ho mens, e a mul her na his tó ria da Igre ja. Es tu dos Teo ló gi cos, Ano 30, São Leo pol -
do: Si no dal, 1990/3, p. 273-287; VA RIAS AU TO RAS. Her me nêu ti ca fe mi nis ta e gê ne ro. In:
A pa lav ra da vi da, n. 155/156, São Leo pol do: CE BI, 2000; Eli sa beth SCHÜSS LER-FIO REN -
ZA (org.). As Sa gra das Es cri tu ras das Mul he res. Con ci lium, n. 276. Pe tró po lis: Vo zes,
1998/3. Lui se SCHOT TROFF; Ma rie-The re se WAC KER. Kom pen dium – Fe mi nis tis che Bi be -
laus le gung. Gü ters loh: Chr. Kai ser, 1998; Dia na RO CO. A ex clu são do dis cur so fe mi ni no na
Igre ja. Re vis ta de In ter pre ta ção Bí bli ca La ti no-Ame ri ca na. Pe tró po lis: Vo zes, v. 42/43,
2002, p. 30-36.
76 • La autoridad de la Biblia
La lec tu ra fe mi nis ta de la Bi blia se ins pi ra en in te re ses ac tua -
les. Bus ca el es ta lli do de los cau ti ve rios his tó ri cos en que son man te -
ni das pre sas las mu je res has ta la ac tua li dad. No siem pre exis te sin -
to nía de ob je ti vos en tre las y los in tér pre tes, así co mo tam bién el mo -
vi mien to fe mi nis ta co mo tal se pre sen ta mul ti fa cé ti co. En tre tan to, la
ini cia ti va fe mi nis ta pro mue ve una cau sa pro fun da men te evan gé li ca.
Pues, aun que la Bi blia trae mar cas de un mun do pa triar cal, afir ma
en fá ti ca men te la igual dad del hom bre y la mu jer. Es to des de el pa sa -
je de Gn 1.26s, que atri bu ye a am bos, hom bre y mu jer, el dis tin ti vo
de la ima gen de Dios. Y es te es el dis cur so fun dan te, ori gi nal y ca rac -
te rís ti co del evan ge lio.
Es de plo ra ble que el pue blo de Dios, en su his to ria, mu chas ve -
ces se mos tra ra in ca paz de sa car de es te tex to las de bi das con se cuen -
cias. Pro ce de, pues, la de nun cia de una deu da que la cris tian dad con -
tra jo en es te te ma de lan te del evan ge lio y de lan te de las mu je res.
Cons ta ta do es to, tam bién se de be eva luar crí ti ca men te al gu nas lec tu -
ras fe mi nis tas. Las ten den cias a la idea li za ción de las mu je res, por
ejem plo, co mo ya no más co par tí ci pes del pe ca do, son com pren si bles
co mo reac ción a la tra di cio nal idea li za ción de los hom bres
99
. Pe ro evi -
den te men te son sos pe cho sas. Es im por tan te man te ner la so li da ri dad
de las mu je res y de los hom bres de lan te de Dios y en la con vi ven cia
hu ma na, en pe ca do y en gra cia.
9.4. Fi nal men te he mos de men cio nar la lec tu ra psi co ló gi ca de
la Bi blia. Se pre sen ta, por ejem plo, a tra vés del bi blio dra -
ma
100
, es to es, una es ce ni fi ca ción dra má ti ca de los tex tos
en que las per so nas, del pú bli co asis ten te, pa san a ser par -
ti ci pan tes di rec ta men te in vo lu cra das. No só lo oyen los tex -
tos si no que los ex pe ri men tan. El bi blio dra ma na ció co mo
reac ción al “in te lec tua lis mo de la in ter pre ta ción his tó ri ca
de los tex tos”, te nien do su mo ti va ción en la preo cu pa ción
99
Cf. Su san ne HEI NE. Frauen de frü hen Ch ris ten heit. Göt tin gen: Van den hoeck, 1986, p.
7s.
100
Ch ris toph SCH NEI DER-HAR PRECHT. O que é bi blio dra ma? Es tu dos Teo ló gi cos. Ano
32, São Leo pol do: Si no dal, 1992/2, p. 126-137; IDEM. Psi co lo gia pro fun da e exe ge se. Es tu -
dos Teo ló gi cos. Ano 40, São Leo pol do: Si no dal, 2000/4, p. 77-93; Ro ber to DAU NIS. Bi blio -
dra ma – um aces so à Bí blia no con tex to pe da gó gi co. Es tu dos Teo ló gi cos. Ano 40, São Leo -
pol do: Si no dal, 2000/1, p. 37-46; Hans-Rue di WE BER. Bí blia – o liv ro que me lê. Ma nual
pa ra es tu dos bí bli cos. São Leo pol do: Si no dal /CE BI, 1198.
La autoridad de la Biblia • 77
jun to con la psi co lo gía y la pe da go gía (C. Sch nei der-Harp -
precht). Un ob je ti vo se me jan te per si gue la exé ge sis, cuan -
do des ta ca “ar que ti pos” de la ex pe rien cia re li gio sa, co nec -
tan do los tex tos an ti guos con las per so nas hoy. E. Dre wer -
mann es el pro ta go nis ta de es te ti po de apro xi ma ción a la
Bi blia. Cri ti ca la in ter pre ta ción his tó ri co-crí ti ca por el he -
cho de dis tan ciar a los au to res bí bli cos de los oyen tes ac -
tua les.
De he cho, hay un pro fun do abis mo en tre el mun do de la Bi blia
y el del si glo XXI. La in ves ti ga ción his tó ri ca, de acuer do con la com -
pren sión de Dre wer mann, au men ta la dis tan cia y di fi cul ta la co mu -
ni ca ción. En cuan to a es to, la in ter pre ta ción psi co ló gi ca de la Bi blia
crea una “iso cro nía”, es to es una si mul ta nei dad tem po ral, trans po -
nien do el re fe ri do tras fon do his tó ri co. La exé ge sis, en ton ces, con du -
ce a las per so nas a los po ros del al ma, des per tan do ex pe rien cias re -
li gio sas co mu nes y abrien do exac ta men te así las puer tas a los te so -
ros bí bli cos. Los tex tos co mu ni can sus con te ni dos no co mo una me ra
in for ma ción; trans mi ten la ver dad en for ma de ex pe rien cia re li gio sa,
re le van te en to dos los tiem pos.
El bi blio dra ma, par ti cu lar men te se ha mos tra do efi caz en vol ver
a des per tar el in te rés de las per so nas en el mun do bí bli co. No per mi -
te a las per so nas man te ner la ac ti tud de es pec ta do res pa si vos; las
com pro me te ac ti va men te y de mo do in te gral. El evan ge lio no quie re
ser ape nas oí do. Quie re ser sen ti do, ex pe ri men ta do, vi ven cia do. No
ex clu ye el mun do de las emo cio nes. Ella no de ja de ha blar “el len -
gua je del al ma”. Y, mien tras tan to, ¿la re fe ri da “iso cro nía” se rá es ta -
ble ci da so la men te de esa ma ne ra? Es co rrec to que sin si mul ta nei dad
en tre las per so nas de an tes y de hoy se per ju di ca la re le van cia de los
tex tos. De bo reen con tra me a mí mis mo en los per so na jes bí bli cos. Es
im por tan te pre gun tar si la iso cro nía no po drá con sis tir tam bién en la
se me jan za de si tua cio nes so cia les, o sea, en los con di cio na mien tos
so cio ló gi cos de las per so nas. Ade más, es pre ci so ad ver tir que el evan -
ge lio no se re su me tan so la men te en pro ce sos psi co ló gi cos. Es un
even to a ser co mu ni ca do. La iso cro nía no de be eli mi nar la sin gu la ri -
dad, el “ex tra nos” del men sa je cris tia no. Con si de ra das esas fa len -
cias, sin em bar go, te ne mos en la lec tu ra psi co ló gi ca de la Bi blia una
pers pec ti va exe gé ti ca al ta men te ilu mi na do ra.
78 • La autoridad de la Biblia
9.5. Exis ten mu chas otras apro xi ma cio nes a la Bi blia se gún la
pers pec ti va
101
. Se apli can in clu so cri te rios re gio na les o cul -
tu ra les. Se ha bló, por ejem plo, de una lec tu ra bí bli ca en
pers pec ti va la ti noa me ri ca na o in dí ge na y ne gra. Nues tra
men te, nues tros ojos y nues tros oí dos, ja más son neu tros.
Es tán pre con di cio na dos por un de ter mi na do mun do ex pe -
ri men tal, que les de ter mi na la per cep ción. Lee mos la Sa -
gra da Es cri tu ra co mo per so nas que so mos, con iden ti da -
des es pe cí fi cas, mol dea das por un con tex to cul tu ral, co -
rrien do el ries go de ma ni pu lar los tex tos por nues tra ma -
ne ra de ver las co sas y de ejer cer así el “co lo nia lis mo re li -
gio so”. La his to ria de las mi sio nes ofre ce nu me ro sos ejem -
plos del pe li gro. Es un as pec to de la más al ta re le van cia
her me néu ti ca. Bas ta re cor dar el tér mi no “in cul tu ra ción”
del evan ge lio. Re sal ta mos la ne ce si dad de la sen si bi li dad
an te es te te ma. La lec tu ra de la Bi blia trae siem pre las
mar cas de un en cuen tro “in ter cul tu ral”
102
.
De más es tá en fa ti zar que, a des pe cho de la le gi ti mi dad de las
di ver sas apro xi ma cio nes a la Bi blia, ca be cui dar que la pers pec ti va
no sea con fun di da con el cri te rio in ter pre ta ti vo. Ca so con tra rio, ya no
ha brá más pla ta for ma co mún de diá lo go. La rei vin di ca ción del mo -
no po lio de una de las pers pec ti vas, o sea, por una de las “her me néu -
ti cas de ge ni ti vo”, aca rrea pro ble mas de co mu ni ca ción en la in ter pre -
ta ción de la Bi blia
103
. De con for mi dad con la in sis ten cia lu te ra na, es
101
Un ejem plo es el en fo que dia co nal. No hay otra re li gión que hu bie se pro du ci do al go se -
me jan te a la dia co nía cris tia na. Es to no es ca sua li dad. El buen sa ma ri ta no (Lc 10.25s.) ofre -
ce más que un pa ra dig ma: per so ni fi ca una her me néu ti ca de to da la Bi blia. Cf. Kjell Nords -
to ke (org.). Dia co nia: Fé em ação. São Leo pol do: Si no dal, 1995, esp. p. 80s.; Ro dol fo GAE -
DE Ne to. A dia co nia de Je sus: con tri bui ção pa ra a fun da men ta ção teo ló gi ca da dia co nia na
Amé ri ca La ti na. São Leo pol do: Si no dal; São Pau lo: Pau lus, 2001. No que re mos de jar de
men cio nar, fi nal men te, el en fo que eco ló gi co, ca da vez más ur gen te en un mun do en de pre -
da ción. Cf. Uwe WEG NER. Bí blia e Eco lo gia. In: A pa lav ra da vi da, n. 53/54, São Leo pol -
do; CE BI, 1992.
102
Cf. Hans de WIT. Th rough the eyes of anot her. To wards In ter cul tu ral Rea ding of the Bi -
ble. In: In ter kul tu re lle und lec tu ra po pu lar. Neue Kon zep te in Theo rie und Pra xis. Be heft
zur Öku me nis chen Runds chau 72, Frank furt: O. Lem beck, 2002, p. 19-64.
103
Es pro ce den te la aler ta de Hans de WIT, op .cit., p. 35, cuan do di ce: “A strong ideo lo gi -
cal cap ti vity is in he rent for a num ber of ge ni ti ve her me neu tics” [“Una fuer te cau ti vi dad
ideo ló gi ca es in he ren te pa ra un nú me ro de her me néu ti cas ge ni ti vas”].
el evan ge lio, y so la men te él, la ins tan cia com pe ten te pa ra co lo car los
pa tro nes de lo vá li do y ver da de ro. Es to sig ni fi ca:
• La Bi blia no de fien de in te re ses hu ma nos, y sí los in te re ses
de Dios, o su de re cho, su vo lun tad. Ella no se co lo ca irres -
tric ta men te al ser vi cio de los in te re ses de los po bres, de las
mu je res, de los ni ños, de los in dí ge nas o de cual quier otro
seg men to so cial. Pue de ha ber, es to sí, iden ti dad de in te re ses
aquí y allá. Dios asu me la cau sa del po bre y del mar gi na do,
sa le en de fen sa de la per so na a la que no se le ha ce jus ti cia,
pe ro no lo ha ce in dis cri mi na da o acrí ti ca men te. Dios se so li -
da ri za con quien su fre, co mo en el ca so de Lá za ro, pe ro no
le gi ti ma su ideo lo gía. Con sa grar cau sas hu ma nas me dian te
el re cur so re li gio so es una ar ti ma ña pa ra li be rar las de un
exa men crí ti co. Es to es por lo cual la fun da men ta ción de rei -
vin di ca cio nes gru pa les siem pre de be rá ser “evan gé li ca”, no
“cor po ra ti vis ta”. Es im por tan te apren der a “pen sar en co sas
de Dios” y no “de los hom bres” (Mc 8.33). So la men te así se -
rá po si ble es ca par del con flic to de las “cla ses”.
• La men ta li dad de las per so nas, su mo do de pen sar, que rer y
sen tir, es tá de ter mi na da por di ver sos fac to res, en tre ellos el
de las con di cio nes ma te ria les. Pe ro es te no es el úni co. Si así
fue se, to da edu ca ción se ría en va no. El im pe ra ti vo éti co, las
ex pe rien cias de vi da, la con vi ven cia gru pal, ade más de otros
fe nó me nos, son de ci si vos pa ra la for ma ción de la “cos mo vi -
sión”, “an tro po vi sión”, y en su ma de las con vic cio nes de las
per so nas. No por úl ti mo el evan ge lio lo es. El evan ge lio es
una fuer za de trans for ma ción y re no va ción. Sin ne gar la in -
fluen cia de las cir cuns tan cias y los con di cio na mien tos, afir -
ma mos que es la fe la que ha ce a las per so nas
104
. Les da un
de ter mi na do “es pí ri tu” y un de ter mi na do “ser”.
• Es te evan ge lio pro vo ca ex pe rien cias, pe ro no se re su me en
fe nó me nos an tro po ló gi cos o in ter-sub je ti vos. Es im por tan te
re cor dar que Je su cris to es una per so na his tó ri ca. No se di lu -
ye en una “doc tri na” ni en una “re li gión”. El evan ge lio es
con ten ción y acon te ce co mo ges to aco ge dor, li be ra dor, re -
La autoridad de la Biblia • 79
104
Es lo que bus ca mos mos trar, a par tir de mar tín Lu te ro, en nues tros es tu dios an te rio -
res. Gott fried BRA KE MEIER. O ser hu ma no em bus ca de Iden ti da de. São Leo pol do: Si no -
dal; São Pau lo: Pau lus, 2002, p. 125, 128.
con ci lia dor – y es to vie ne de par te de Dios. Vie ne co mo “pa -
la bra” ex ter na a ser aco gi da. Pre ten de al mis mo tiem po la
“li tur gia” y la “dia co nía”, así co mo, y de allí en ade lan te, la
“koi no nía”, co mo ex pre sio nes de una nue va an tro po lo gía.
En ella tam bién ten drá su lu gar la aven tu ra re li gio sa, pe ro
no en tér mi nos ex clu si vos, ni aún prio ri ta rios.
Los ac ce sos a la Bi blia son mu chos. Su uso de pen de rá de la si -
tua ción y de las pre gun tas es pe cí fi cas. Rea li da des di fe ren tes es ti mu -
lan lo que se lla ma la “re lec tu ra” de la Bi blia. El co ti dia no de las per -
so nas es co mo una lla ve pa ra abrir el co fre bí bli co y re ve lar te so ros
ines pe ra dos. To da vía si gue sien do im por tan te que la Bi blia no su fra
vio la ción me dian te el es pí ri tu hu ma no. Ella es quien de be “rei nar”,
así co mo ya Lu te ro lo ha bía exi gi do.
80 • La autoridad de la Biblia
105
Car los MES TERS. Por tras das pa la bras – um es tu do so bre a por ta de en tra da no mun -
do da Bí blia. V.1. Pe tró po lis: Vo zes, 3ra. ed., 1977, p. 57.
106
Ibi dem, p. 13s. cf. Pa blo RI CHARD. Lei tu ra po pu lar da Bí blia na Amé ri ca La ti na. Re -
vis ta de in ter pre ta ção Bí bli ca La ti no-Ame ri ca na, n. 1, Pe tró po lis: Vo zes; São Pau lo: Im -
pren sa Me to dis ta; São Leo pol do; Si no dal, 1988/1, p. 8-25; Nef ta lí VÉ LEZ. A lei tu ra da Bí -
blia nas Co mu ni da des Ecle siais de Ba se, ibi dem, p. 26-43; e ou tros.
CA PÍ TU LO X
La Bi blia en pers pec ti va y
pra xis la ti noa me ri ca na
Un com pu ta dor ha bía de ja do de fun cio nar por un de fec to que
los téc ni cos no con se guían des cri bir. Pe ro, en rea li dad, el de fec to era
sim ple: el com pu ta dor es ta ba des co nec ta do del to ma co rrien te. Así
su ce de, al de cir de Car los Mes ters
105
, con la in ter pre ta ción de la Bi -
blia. Si ella ya no des pier ta in te rés, es por que la exé ge sis es tá des co -
nec ta da de la red de la vi da. Se preo cu pa ca si ex clu si va men te por el
pa sa do, no por lo co ti dia no de las per so nas de hoy. La Bi blia se tor -
nó una pie za de mu seo, res pe ta ble pe ro ar cai ca, de sac tua li za da. Se -
me jan te diag nós ti co es pre sen ta do por Mes ters en la fa mo sa pa rá bo -
la de la puer ta. La puer ta que el pue blo usa ba pa ra en trar en el tem -
plo de la Sa gra da Es cri tu ra, a fin de mo rar, ce le bra y vi vir allí. Es to
pa só por que los es pe cia lis tas se apo de ra ron de aque lla pre cio si dad
his tó ri ca pa ra sus in ves ti ga cio nes
106
. Le ne ga ron el ac ce so al pue blo
hu mil de.
Los dos ejem plos ilus tran el pro yec to bí bli co la ti noa me ri ca no.
Sea di cho, de pa so, que no exis te un pro yec to úni co. Tam bién en las
Igle sias pen te cos ta les es in ten so el uso de la Bi blia. Pe ro di ver ge de
82 • La autoridad de la Biblia
aquel en con tra do en las co mu ni da des ecle sia les de ba se y en la teo -
lo gía de la li be ra ción. Aún así, hay con ver gen cias. Se pue de cons ta -
tar tran qui la men te un nue vo in te rés en la Bi blia jus ta men te en tre el
pue blo sen ci llo. Las lec tu ras no son igua les. Pe ro la po pu la ri za ción de
la Bi blia es una rea li dad. La Igle sia lu te ra na pue de con gra tu lar se con
es to, fue lo que Lu te ro qui so, mu cho an tes que sur gie ra la pre gun ta
her me néu ti ca: ¿Có mo evi tar una lec tu ra le ga lis ta o has ta “he ré ti ca”?
De cual quier ma ne ra, el pue blo re des cu brió la Bi blia co mo par te del
res pe to a sí mis mo. Se “rea pro pió” de ella. La Bi blia es la pa la bra del
“Dios del pue blo y del pue blo de Dios” (C. Mes ters). De sa rro lló una
enor me fuer za li be ra do ra en el sub con ti nen te ame ri ca no.
“Pue blo” en el len gua je teo ló gi co la ti noa me ri ca no es el con tin -
gen te de las per so nas opri mi das, em po bre ci das, víc ti mas de vio len -
cia sis té mi ca. La Bi blia fue re des cu bier ta co mo el li bro de las per so -
nas que su fren. No se tra ta de un sim ple ac ce so, de la apli ca ción de
una pers pec ti va. La teo lo gía la ti noa me ri ca na ha bla de un “lu gar her -
me néu ti co”
107
. Y es te lu gar se en cuen tra “aba jo”. So la men te quien se
en cuen tra en es te lu gar, o quien a es te lu gar se apro xi ma, po drá en -
ten der de bi da men te la Bi blia. La lec tu ra bí bli ca re le van te, pues, pre -
su po ne un ac to de con ver sión a la per so na opri mi da, un cam bio de
lu gar, una so li da ri za ción con las per so nas ex clui das. La op ción pre fe -
ren cial por los po bres es una ca te go ría no só lo éti ca si no tam bién
her me néu ti ca. Dios mis mo “op tó” por los “pe que ños”. Vi no a li be rar
a los cau ti vos. La Bi blia en nin gu na for ma es neu tra. Se co lo ca al la -
do de las per so nas a las que no se las ha ce jus ti cia, tes ti fi cán do les “el
Dios co no ci do” (el “Em ma nuel”) que abra zó la cau sa de su li be ra ción.
La lec tu ra po pu lar de la Bi blia es es to: la lec tu ra en los ho ri zon tes del
éxo do de las an ti guas y mo der nas es cla vi tu des
108
.
Así, la Bi blia es, en sen ti do in te gral, la Sa gra da Es cri tu ra de los
po bres. “Po bres”, es una ca te go ría so cio ló gi ca, que de sig na, co mo he -
mos vis tos, a los “des po seí dos”, los ca ren cia dos en sen ti do ma te rial,
los ol vi da dos por la so cie dad. Pe ro el sig ni fi ca do no per ma ne ce li mi -
ta do a es te as pec to. In clu ye la ex pe rien cia de la opre sión mul ti for me,
de la ca ren cia y del su fri mien to. Hu bo vo ces que li mi ta ron de ma sia -
107
Leo nar do BOFF. E a Igre ja se fez po vo – ecle sio gê ne se: A Igre ja que nas ce da fé do po -
vo. Pe tró po lis: Vo zes, 2da. ed. 1986.
108
J. Se ve ri no CROAT TO. Éxo do – uma her me nêu ti ca da li ber da de. São Pau lo: Pau li nas,
1981.
La autoridad de la Biblia • 83
do el tér mi no a una cla se so cial. Fue ron co rre gi das por la ob ser va -
ción de que en la Bi blia los gru pos pri vi le gia dos por Dios no ca ben en
una so la ga ve ta. Tam bién las per so nas “de afue ra”, más so li da rias
con el pue blo opri mi do, son des ti na ta rias de las pro me sas de Dios.
Por es to la ca te go ría “po bre”, a la que co rres pon de “pue blo”, pue de
abar car di ver sos gru pos, co mo mu je res, ni ñez, do lien tes y mu chos
otros. La “po bre za” re sis te a los in ten tos de pa dro ni za ción. No ca be
en una so la teo ría; se de fi ne en la vi da real, en las si tua cio nes con cre -
tas, por el gra do de su fri mien to. Aún así, la am plia ción de la pers pec -
ti va ja más con du jo en la teo lo gía de la li be ra ción a di luir el con cep to
en su acep ción prio ri ta ria men te ma te rial. Es el pue blo pri va do de
con di cio nes dig nas de vi da al que se di ri ge pre fe ren cial men te el amor
de Dios. Cris to es so li da rio con ellos y ha ce de es ta so li da ri dad el
com pro mi so pro mi nen te men te cris tia no (Mt 25.31s). “Po bre” es tam -
bién una ca te go ría teo ló gi ca.
Vis ta des de es te án gu lo, la Bi blia no es só lo ins pi ra da. Es ins pi -
ra do ra. Mo vi li za a las per so nas y re ve la un gran po ten cial de trans -
for ma ción. Se cons ti tu ye en el “ar ma” de la gen te hu mil de. Es el do -
cu men to his tó ri co de la lu cha del pue blo por la li be ra ción. Es la me -
mo ria de los he chos li be ra do res de Dios. Por es to es im por tan te re -
cor dar que la Bi blia es el tes ti mo nio con jun to de ese pue blo au xi lia do
por Dios y com pro me ti do con su vo lun tad. ¿Quién es cri bió la Bi blia?.
“Era gen te de to das las cla ses, pe ro to dos con ver ti dos y uni dos en una
mis ma preo cu pa ción por cons truir un pue blo her ma no, don de rei na -
se la fe, el amor y la fra ter ni dad, la ver dad y la fi de li dad, y don de no
hu bie ra opre sor ni opri mi do” (C. Mes ters). Fe y vi da van de la ma no.
Dios dio a su pue blo dos li bros, el “li bro de la vi da” y el “li bro de la
Bi blia”
109
. Es ne ce sa rio leer am bos y co rre la cio nar los de bi da men te.
So la men te en ton ces el li bro de la Bi blia se vuel ve re le van te y so la -
men te en ton ces la vi da se re no va rá. La trans for ma ción so cial no su -
ce de por sim ples man da tos “po lí ti cos”, si no por la edi fi ca ción de co -
mu ni dad. No se pre ten de so la men te jus ti cia. Lo que se an he la es na -
da me nos que fra ter ni dad.
Pa ra al can zar el ob je ti vo, es im por tan te es tu diar no so la men te
los tex tos bí bli cos. De la mis ma for ma es re le van te el es tu dio de la
109
Cf. Pa blo RI CHARD. In ter pre ta cão la ti no-ame ri ca na da Bí blia – rea li da de, mé to do,
pros pec ti va. In: Sar ça Ar den te. Luiz Car los Su sin (org.). São Pau lo: Pau li nas, 2000, p. 463-
488.
84 • La autoridad de la Biblia
rea li dad cir cun dan te
110
. Es el pri mer pa so del mé to do que con sis te en
“ver, juz gar y ac tuar”. En la óp ti ca li be ra do ra, la “vi da” se con cre ta
pre do mi nan te men te en re la cio nes so cia les, por tan to “po lí ti cas” y
“eco nó mi cas”. Hay que iden ti fi car y per ci bir có mo fun cio nan las es -
truc tu ras so cia les pa ra reac cio nar de bi da men te a par tir del com pro -
mi so de la fe. El pe ca do se ma ni fies ta no so la men te en ac tos in di vi -
dua les; tam bién asu me for mas es truc tu ra les que de ben de nun ciar se
y su pe rar se. En el pro ce so de “juz gar”, la Bi blia se re ve la co mo el ins -
tru men to in dis pen sa ble. Pro vee los cri te rios de eva lua ción de la rea -
li dad, co rre la cio nán do la con los im pe ra ti vos del Rei no de Dios. De allí
se de du ce ca si ló gi ca men te el com pro mi so de “ac tuar”. La lec tu ra Bi -
blia pre ten de la mo ti va ción pa ra la ac ción trans for ma do ra.
La lec tu ra po pu lar, ade más, no ex clu ye al es pe cia lis ta, al exe ge -
ta en tre na do, al his to ria dor. Pe ro cam bia su fun ción. De maes tro se
pa sa a ser ase sor, o fa ci li ta dor
111
. Se es pe ra de él o ella que dé las in -
for ma cio nes ne ce sa rias pa ra la com pren sión de de ter mi na dos pa sa -
jes, que sea mo ti va dor o fa ci li ta dor de la lec tu ra y que se pa aco ger y
sis te ma ti zar la exé ge sis po pu lar
112
. Pe ro se le pro hí be la con duc ción,
el di rec cio na mien to, la mo no po li za ción de la in ter pre ta ción. Pues es -
ta se ba sa en las ex pe rien cias de las per so nas. El su je to de la lec tu ra
con ti núa sien do el “pue blo”. El es pe cia lis ta de sem pe ña rá su pa pel de
mo do ade cua do so la men te si se so li da ri za con él y oye su voz. Al go
aná lo go ca be pa ra el cle ro, la “je rar quía” ecle siás ti ca. Los pas to res y
las pas to ras de ben des cen der al ni vel de la ba se, pues la Igle sia es el
pue blo y no la éli te.
Tam bién en las igle sias pen te cos ta les la Bi blia cons tru ye la au -
toes ti ma de quien se en cuen tra al mar gen. Sal va de la in sig ni fi can cia
110
Clo do vis BOFF et alii. Lei tu ra da Bí blia a par tir das con di ções reais da vi da. Es tu dos
Bí bli cos. Pe tró po lis: Vo zes, n. 7, 1985; Nef ta li VE LEZ.. A lei tu ra bi bli ca nas Co mu ni da des
Ecle siais de Ba se. In: Re vis ta de In ter pre ta ção Bí bli ca La ti noa-Ame ri ca na, n. 1, Pe tró po lis:
Vo zes; São Pau lo: Im pren sa Me to dis ta; São Leo pol do; Si no dal, 1988/1, p. 26-43; Hans
TREIN. O evan gel ho no clu be de maes, Aná li se de uma ex pe rien cia de lei tu ra po pu lar da
Bí blia. São Pau lo: AS TE; São Leo pol do: Si no dal, 1993.
111
De acuer do con Pa blo RI CHARD. In ter pre ta ção la ti noa-ame ri ca na da Bí blia, op .cit., p.
466s., la lec tu ra po pu lar de la Bi blia no in va li da la ne ce si dad del ma gis te rio de la Igle sia.
Pe ro de be rá co lo car se al ser vi cio de la Pa la bra de Dios, es tán do le pro hi bi do ab so lu ti zar se
y eman ci par se de la Igle sia-pue blo.
112
Es to es lo que pro po ne el “Cen tro de Es tu dios Bí bli cos” (CE BI) con gran can ti dad de pu -
bli ca cio nes. Más in for ma ción se pue de en con trar en el si tio web de la ins ti tu ción: www .ce -
bi.on g.org.
La autoridad de la Biblia • 85
y la de so rien ta ción, aun que no pro mue va la trans for ma ción so cial,
lle va a la con ver sión per so nal y, con es to, a la con cien cia de una nue -
va dig ni dad. Esa con ver sión na tu ral men te tie ne efec tos so cia les. Pues
la mo ra li za ción de las per so nas im pli ca un as cen so en la vi da, lo que
cons ti tu ye uno de los fuer tes atrac ti vos del he cho de ser pen te cos tal.
Tam bién en es ta si tua ción la fe y la vi da se abra zan, aun que de un
mo do dis tin to del an te rior. En los tex tos bí bli cos se des cu bre una re -
le van cia di rec ta e in me dia ta. De sa pa re ce la dis tan cia his tó ri ca de los
orí ge nes y la Bi blia se vuel ve ac tual. La Bi blia lle va da ba jo el bra zo
y con sul ta da en los apu ros de la vi da, es el si nó ni mo de un pro yec to
de vi da.
Lue go de la fa lla del so cia lis mo real, el mun do se vol vió cí ni co
fren te a las uto pías. ¿Có mo ima gi nar una so cie dad jus ta y hu ma na?
El en tu sias mo utó pi co se fue y con él el afán li be ra dor. En su lu gar se
ob ser va el rea vi va mien to de la mís ti ca. El des pun tar del mo vi mien -
to ca ris má ti co es un sín to ma de es to. Ex hi be otro ti po de re li gio si dad,
con cen tra da an tes en la sal va ción del in di vi duo que en el bien de la
co lec ti vi dad
113
. Mien tras que el pie tis mo y el mo vi mien to evan gé li co
tra di cio nal se vuel can so bre la Bi blia en bús que da de orien ta ción pa -
ra la vi ven cia cris tia na, in sis tien do por es to tam bién en las obras de
ca ri dad, aún fal tan es tu dios so bre la im por tan cia de la Bi blia pa ra la
es pi ri tua li dad en Amé ri ca La ti na. La re li gio si dad pre do mi nan te men -
te emo cio nal no tie ne la mis ma pro pen sión al es tu dio de los tex tos co -
mo la pie dad so lí ci ta en vi vir el dis ci pu la do
114
.
Cier ta men te no hay mo ti vos pa ra des con fiar de la mís ti ca. Sin
esa di men sión, la fe cris tia na su fri ría un per jui cio muy se rio. Sin em -
bar go, la Bi blia ine vi ta ble men te con fron ta con la exi gen cia de amor
que no pue de de jar de so ñar con una so cie dad más jus ta y hu ma na,
li bre de los fla ge los de la ex clu sión, de la vio len cia, de la po bre za. El
amor de be in sis tir en la ne ce si dad de cons truir “co mu ni dad” e ima -
113
De acuer do con João Ba tis ta LI BA NIO. In ti ne rá rio da fe ho je. In: Ge ral do L. B. Hack -
mann (org.). Sub um bris fi de li ter – Festsch rift em ho me na gem a Frei Bo na ven tu ra Klop pen -
burg. Por to Ale gre: EDI PUCRS, 1999, p. 185-214, ella es la ex pre sión de otra on da de sub -
je ti vi dad.
114
Es sig ni fi ca ti vo que la re fle xión bí bli ca apa ren te men te no tu vo un pa pel des ta ca do en
el ori gen del mo vi mien to ca ris má ti co en las Igle sias. Cf. en tre otros Val dir PED DE. Apon ta -
men tos so bre o sur gi men to do Mo vi men to Ca ris má ti co (Mo vi men to de Re no va ção Es pi ri -
tual) na IECLB. Es tu dos Teo ló gi cos. Ano 42, São Leo pol do: Si no dal, 2002/3, p. 29-51; Ade -
mir TREN TI NI et alii. Mo vi men to de re no va cao es pi ri tual: o ca ris ma tis mo na IECLB. São
Leo pol do: EST, 2002.
gi nar un mo de lo de so cie dad so li da ria
115
. De be com pro me ter se en la
“con ver sión” no só lo de las per so nas, si no tam bién de las es truc tu -
ras. Es im po si ble iden ti fi car el Rei no de Dios con de ter mi na do pro -
yec to po lí ti co, so cia lis ta. Mien tras tan to, la es pe ran za de ese rei no
com pro me te con el de re cho y la jus ti cia so cial. La lec tu ra bí bli ca, si
es de bi da men te pro mo vi da, con ti nua rá ins pi ran do sue ños pro fé ti cos
y el com pro mi so de amar a las víc ti mas de los asal tos en la so cie dad.
La teo lo gía en Amé ri ca La ti na tie ne mo ti vos es pe cia les pa ra re cor dar
es ta ver dad.
86 • La autoridad de la Biblia
115
La teo lo gía no pue de re nun ciar al “prin ci pio mi se ri cor dia”. Cf. Enio MÜ LLER. Um ba -
lan co da Teo lo gia da Li ber ta ção co mo “in te llec tus amo ris”. In: Luiz Car los Su sin (org.). Sar -
ça Ar den te. Teo lo gia na Amé ri ca La ti na: Pros pec ti vas. São Pau lo: Pau li nas, 2000, p. 41-48.
CA PÍ TU LO XI
La in ter pre ta ción de la Bi blia en Je sús
La rein ter pre ta ción de la tra di ción re li gio sa ha ce par te de la his -
to ria del pue blo de Dios. El li bro de Deu te ro no mio es un ejem plo clá -
si co de es to. La ley de Dios es tá sien do des do bla da, ac tua li za da, con -
tex tua li za da. Pe ro es más in ci si va la rein ter pre ta ción de la tra di ción
ve te ro tes ta men ta ria en el Nue vo Tes ta men to. El en fo que cris to ló gi co
ha ce que las an ti guas tra di cio nes del pue blo de Is rael sean vis tas ba -
jo una nue va luz. En mu chos ca sos re ci ben un sig ni fi ca do iné di to.
Con si de ran do que esas tra di cio nes ya exis tían al me nos par cial men -
te en for ma es cri ta, se per ci be fá cil men te que esa rein ter pre ta ción
im pli ca ba el uso de una “Es cri tu ra”. Con vie ne, pues, pre gun tar có mo
los pro pios au to res de la Bi blia ma no sea ban lo que ya pa ra ellos era
“Bi blia”. La pre gun ta es par ti cu lar men te im por tan te cuan do se tra ta
de Je sús. ¿Có mo fue que él, Je sús de Na za ret, hi zo uso de la Bi blia?
Aun cuan do la pri me ra co mu ni dad cris tia na no tu vie se un ca -
non co mo lo te ne mos hoy, exis tía la “Es cri tu ra” (Mc 12.10; etc.) o las
“Es cri tu ras” (Mt 21.42; Lc 24.27; 1 Co 15.3s,; etc.). Je sús mis mo usa
esos tér mi nos, por lo tan to, ni Je sús ni las pri me ras co mu ni da des vi -
vían sin “Bi blia”. Y ella era de fun da men tal im por tan cia. Por ella Dios
mis mo ha bla ba y ma ni fes ta ba su vo lun tad. Orien ta ba la vi da de la
pri me ra cris tian dad. Con te nía una tra di ción “nor ma ti va”. Ya en
aquel tiem po, la ver dad te nía que ser fun da men ta da por el re cur so a
la de cla ra ción de las Es cri tu ras.
Asi mis mo, la si tua ción de la pri me ra cris tian dad era di fe ren te a
la ac tual. Al la do de la Es cri tu ra del An ti guo Tes ta men to ha bía otro
ca non, cons ti tui do por el cre do “cris tia no”. Des de es te án gu lo, el An -
88 • La autoridad de la Biblia
ti guo Tes ta men to se ría esen cial men te pro fe cía, prea nun cio y pre pa -
ra ción de lo que ven dría a cum plir se en Je sús de Na za ret. La lla ve
her me néu ti ca pa ra abrir la Es cri tu ra, por tan to, era el evan ge lio, no
los enun cia dos del An ti guo Tes ta men to co mo ta les. No se bus ca ba
com pren der el An ti guo Tes ta men to a par tir de sí mis mo, si no a par -
tir de lo que Dios re ve ló en Je su cris to
116
. La in ter pre ta ción en la pri -
me ra cris tian dad su ce día esen cial men te ba jo el es que ma “pro fe cía-
cum pli mien to”
117
. Es to es tá par ti cu lar men te evi den cia do en el Evan -
ge lio de Ma teo, don de fre cuen te men te se lee la fór mu la: “Es to su ce -
dió pa ra que se cum plie se lo que fue ra di cho por el Se ñor, por in ter -
me dio del pro fe ta (…)” (cf. Mt 2.15; 2.23; 4.14; etc.). pe ro tam bién pa -
ra los de más cris tia nos de los pri me ros tiem pos era im por tan te el
cum pli mien to de los anun cios bí bli cos en y por Je sús de Na za ret. La
pri me ra cris tian dad vi vía en la se gu ri dad de que el “és ja ton” ha bía
irrum pi do. El mun do nue vo, pro me ti do por Dios, ha bía mos tra do sus
pri me ras se ña les en Je sús de Na za ret y en el de rra ma mien to del Es -
pí ri tu en Pen te cos tés.
Y es te es uno de los mo ti vos por los que los ar gu men tos bí bli cos
que en con tra mos en el Nue vo Tes ta men to nos pa re cen ser tan ar bi -
tra rios. La ma tan za de los ni ños en Be lén por or den de He ro des acon -
te ció en cum pli mien to de Je re mías 31.15, don de se ha bla de un cla -
mor en Ra má, don de Ra quel llo ra por sus hi jos. Pe ro la si tua ción pre -
su pues ta en Je re mías es di fe ren te de aque lla en Mt 2. La fun da men -
ta ción bí bli ca del na ci mien to vir gi nal de Je sús es ape nas fun da men -
ta ble en el tex to grie go, y no en el tex to he breo don de no se ha bla de
“vir gen” si no de una “mu jer jo ven” (Is 7.14). En la ma yo ría de los ca -
sos, la in ter pre ta ción de los tex tos del An ti guo Tes ta men to , tal co mo
la ofre ce el Nue vo Tes ta men to, no es “exé ge sis”. Es “ei sé ge sis”. La
cris tian dad in tro du jo en los tex tos lo que ellos pre ten dían de du cir.
Es to mues tra cla ra men te que la lla ve her me néu ti ca es el “cum pli -
mien to”, no la pro fe cía. Se des cu bre la pro fe cía a par tir del cum pli -
mien to, y no vi ce ver sa.
Lo que fa vo re ció ese ti po de in ter pre ta ción son los pa ra le los en
el pro pio mun do ju dío, prin ci pal men te en el ju daís mo he le nís ti co. En
116
Ver Jo sef SCH REI NER; Ger hard DAUT ZEN BERG. For ma e exi gen cias do No vo Tes ta -
men to, op .cit., p. 9-35.
117
Ru dolf BULT MANN. Pro fe cía e cum pri men to. En: Crer e com pren der. En sa yos Se lec -
cio na dos. Edi ção re vis ta e am plia da. São Leo pol do: Si no dal, 2001, p. 262—286.
La autoridad de la Biblia • 89
Fi lón de Ale jan dría, por ejem plo, es co mún la in ter pre ta ción ale gó ri -
ca del An ti guo Tes ta men to. Ella le per mi te des cu brir en los tex tos sa -
gra dos del pue blo ju dío con gruen cias con las ver da des fi lo só fi cas del
mun do grie go. De esa ma ne ra, el An ti guo Tes ta men to pa sa a ser una
fuen te ina go ta ble de sa bi du ría fi lo só fi ca. Tam bién el Nue vo Tes ta -
men to he cha ma no del mé to do ale gó ri co. Te ne mos aún el mé to do que
po dría mos lla mar ti po ló gi co. El após tol Pa blo lo em plea al aler tar
con tra el abu so del sa cra men to (1 Co 10.1s.). El bau tis mo y la San ta
Ce na tie ne pre fi gu ra cio nes en la his to ria re mo ta de Is rael. Por lo tan -
to, los mé to dos in ter pre ta ti vos usa dos por la pri me ra cris tian dad no
son los nues tros. No pri man por la cien ti fi ci dad y ob je ti vi dad. Sin em -
bar go, no son úni cos de la an ti güe dad; exis ten pa ra le los en el mun -
do con tem po rá neo.
La teo lo gía cier ta men te ya no pue de usar hoy el mis mo ins -
tru men tal her me néu ti co. El An ti guo Tes ta men to re cla ma el de re -
cho a una in ter pre ta ción pro pia, no im pues ta por una ins tan cia ex -
tra ña. La ale go ría, la ti po lo gía y otros re cur sos her me néu ti cos se -
me jan tes se vuel ven sos pe cho sos. En ese sen ti do no po de mos co -
piar la me to do lo gía de la pri me ra cris tian dad. Sin em bar go la re -
ser va no de be ría es tar acom pa ña da de un jui cio mo ral. Los após -
to les no eran de frau da do res, no te nían ma las in ten cio nes. Eran, en
lo que res pec ta a su her me néu ti ca, sim ple men te hi jos de su tiem -
po. Si mul tá nea men te le ga ron del de sa fío de la lec tu ra cris tia na
del An ti guo Tes ta men to. Si los mé to dos de la pri me ra cris tian dad
se vol vie ron ob so le tos, ¿cuá les se rían ade cua dos pa ra hoy? La
cris tian dad no rom pe con el Dios de Abra ham, de Isaac y Ja cob.
¿En qué ra di ca la con ti nui dad en tre la fe cris tia na y la fe del pue -
blo de Is rael? ¿El An ti guo Tes ta men to co rro bo ra el ca rác ter me siá -
ni co de Je sús o es ta se rá una in ven ción cris tia na?
La res pues ta só lo po drá ve nir de Je sús de Na za ret. En su ca so
aún no ha bía un “evan ge lio” al la do de la Es cri tu ra del An ti guo Tes -
ta men to, aún no ha bía otro “ca non” ni exis tía aún una pers pec ti va
“cris to ló gi ca”. Pues él mis mo, su men sa je, su cruz y re su rrec ción lle -
ga ría a ser es te evan ge lio y es te ca non (cf. 1 Co 15.3s.). Jus ta men te
por es to es tan im por tan te pre gun tar se ¿có mo fue que Je sús in ter -
pre tó las Es cri tu ras? ¿Qué era nor ma ti vo pa ra él? En las teo lo gías el
Nue vo Tes ta men to se acos tum bra a tra tar la po si ción asu mi da por
Je sús fren te a la ley y las tra di cio nes de su pue blo. Pe ro nor mal men -
90 • La autoridad de la Biblia
te se ol vi da que esa po si ción in clu ye una de ter mi na da vi sión de la
Bi blia
118
.
Tam bién pa ra Je sús la Es cri tu ra po seía nor ma ti vi dad. Fre cuen -
te men te ci ta pa sa jes de los pro fe tas, de los Sal mos, de la To rá. La pre -
gun ta del jo ven ri co por la con di cio nes pa ra he re dar la vi da eter na,
la re mi te la de cá lo go (Mc 10.17-19). De es ta for ma, no po le mi zó con -
tra el cul to en el tem plo. Que ría re for mar, no abo lir el tem plo (Mc
11.15s). Se po drían alu dir mu chos otros ejem plos; sin em bar go, la
ma ne ra en que Je sús usa los tex tos di fie re de la que era co mún en -
tre los teó lo gos de su tiem po. Sin esa di fe ren cia, Je sús no ha bría lla -
ma do la aten ción y cier ta men te no ha bría si do cru ci fi ca do.
La pri me ra ob ser va ción que hay que ha cer en es te te ma es que
Je sús re cha za la así lla ma da “tra di ción de los pa dres”, la Ha la ká. Es -
ta re pre sen ta la tra di ción ra bí ni ca pa ra le la a la To rá. Con sis tía en
613 le yes que des do bla ban las pres crip cio nes le ga les del An ti guo Tes -
ta men to. La mues tra muy bien la “Teo lo gía del Nue vo Tes ta men to” de
Leon hard Gop pelt. Je sús acu sa a los teó lo gos, sus con tem po rá neos,
de in va li dar el man da mien to de Dios, en la for mu la ción del evan ge -
lis ta Mar cos (7.9), lee mos: “Bien in va li dáis el man da mien to de Dios
pa ra guar dar vues tra tra di ción”. Sir ve de ejem plo la pres crip ción del
Cor bán, me dian te la cual el hi jo po día es ca bu llir se de los com pro mi -
sos con sus pa dres, ofre cien do los bie nes per te ne cien tes a es tos al
tem plo. Si ese ti po de in ter pre ta ción de la To rá fue ra po si ble por una
“tra di ción de hom bres”, en ton ces esa no es una tra di ción de Dios. Je -
sús per ci be un an ta go nis mo en tre la au to ri dad de la Es cri tu ra y la
tra di ción in ter pre ta ti va de los es cri bas. De fien de, con tra ella, lo que
la tra di ción lu te ra na lla ma “so la scrip tu ra”.
Esa Es cri tu ra es tá ahí pa ra ser cum pli da. El pa sa je de Mt 5.17
es ins truc ti vo pa ra es te pun to. A pe sar de las crí ti cas de Je sús al te -
nor ver bal de la ley, él no que ría di sol ver la au to ri dad de la Es cri tu ra
y sí afir mar la. R. Bult mann, en su li bro so bre Je sús, su bra ya con ra -
zón la idea que Je sús ha bría si do un “ico no clas ta” con re la ción a la
ley de su pue blo es to tal men te ex tra ña pa ra la pri me ra cris tian dad
119
.
Es tá cla ro que Je sús ha si do un au tén ti co ju dío, ob ser van te del pre -
118
Leon hardt GOP PELT. Teo lo gia do No vo Tes ta men to. V. 1, São Leo pol do: Si no dal, 1976,
p. 117s.; Wer ner Georg KÜM MEL. Sín te se Teo ló gi ca do No vo Tes ta men to. São Leo pol do: Si -
no dal, 1974, p. 54s.
119
Ru dolf BULT MANN. Je sús. Tü bin gen: J. C. Mohr, 1958, p. 56s.
La autoridad de la Biblia • 91
cep to de Dios, obe dien te en to do a la vo lun tad di vi na. Je sús no que -
ría abo lir la ley. Que ría re for mar la. Pa ra la pri me ra co mu ni dad, el
ver a Je sús en con flic to con la ley de Dios era una idea in so por ta ble.
Pe ro Je sús no fue un li te ra lis ta bí bli co. No atri buía a la le tra la
úl ti ma au to ri dad. Dis tin guió en tre “ley” y “vo lun tad de Dios”. Uno de
los pa sa jes en que es to que da en evi den cia es la con tro ver sia so bre el
di vor cio (Mc 10.2s.). In te rro ga do so bre el te ma, Je sús pre gun ta por la
di rec triz da da por Moi sés. Los fa ri seos, sus in ter lo cu to res, re cuer dan
Deu te ro no mio 24.1, que per mi te re dac tar una car ta de di vor cio y re -
pu diar a la mu jer. Pa ra Je sús tal de ter mi na ción no pa sa de una con -
ce sión de Moi sés por la du re za del co ra zón hu ma no. La vo lun tad de
Dios es otra. Re pu diar a la mu jer y ca sar se con otra es ca li fi ca do por
él co mo adul te rio. En sín te sis, quien qui sie ra in ter pre tar de bi da men -
te la Sa gra da Es cri tu ra de be pre gun tar por el sen ti do ori gi nal que
es tá de trás de las pa la bras.
Por pro ce der así, Je sús ra di ca li za las de ter mi na cio nes le ga les del
An ti guo Tes ta men to. Así su ce de en al gu nas an tí te sis del ser món de la
mon ta ña (Mt 5-7). La pro hi bi ción del ase si na to, for mu la da por el De -
cá lo go, es am plia da y ex ten di da a la pro hi bi ción de fu ria, del in sul to y
de la ca lum nia. De he cho, to do aquel que odia es un ase si no en po ten -
cia (cf. 1 Jn 3.15). Al go se me jan te va le pa ra el adul te rio que, con for -
me a Je sús, co mien za con el mi rar “im pu ro” (Mt 5.27s.). Es to sig ni fi -
ca que el pe ca do co mien za con el mal pen sa mien to, sien do la ac ción
ape nas la con se cuen cia. La raíz del pe ca do es tá en el co ra zón (Mc
7.21). En ta les ho ri zon tes na tu ral men te to das las per so nas de ben con -
fe sar se pe ca do ras (cf. Lc 13.1s.) y ne ce si tan de arre pen ti mien to, aun -
que en pro por ción di fe ren te. La vo lun tad de Dios exi ge una obe dien -
cia in te gral, al go que nin gún le ga lis mo es ca paz de ase gu rar. Es pre ci -
so cum plir la in ten ción de la ley, y no ape nas lo que di ce la le tra.
Por es to Je sús pue de has ta co rre gir la ley, anu lan do su tex to. Es -
te es el ca so, co mo vi mos, del di vor cio. Lo mis mo va le pa ra el ju ra -
men to (Mt 5.33s.), la ley del ta lión (Mt 5.38s.), y, so bre to do, pa ra la
le gis la ción re fe ren te a la pu re za e im pu re za. Nó te se que Je sús no
quie re re vo car la ley y los pro fe tas, si no cum plir la. Pe ro el cum pli -
mien to exi ge re ha cer de ter mi na das for mu la cio nes y con te ni dos. Si es
ver dad que na da hay fue ra del ser hu ma no que pue da con ta mi nar lo
(Mc 7.18s.), en ton ces la ley de ber ser re ci bi da. De acuer do con Je sús,
el cri te rio pa ra to do es el amor, en el cual él vio la sín te sis de la vo -
lun tad de Dios. Ca be amar a Dios de to do co ra zón y al pró ji mo co mo
92 • La autoridad de la Biblia
a sí mis mo (Mt 12.27s.). Ya no es po si ble ne gar la ayu da a al guien ba -
jo la in vo ca ción de la san ta ley de Dios (Mc 3.1s.). El tex to no se pres -
ta pa ra ser abu sa do co mo pre tex to. Je sús pre gun ta por el es pí ri tu de
la ley y de las pro me sas de Dios, lo que le per mi te ser crí ti co fren te a
la pro pia Es cri tu ra y has ta opo ner se a sus di chos
120
.
La dis tin ción que Lu te ro ha ce en tre Es cri tu ra y evan ge lio tie ne,
por lo tan to, un in dis cu ti ble res pal do en Je sús. Dios no se sa tis fa ce
con la obe dien cia for mal a su pa la bra. Je sús cri ti ca a los fa ri seos jus -
ta men te por es to: “¡Ay de vo so tros, es cri bas y fa ri seos, hi pó cri tas!
por que diez máis la men ta y el enel do y el co mi no, y de jáis lo más im -
por tan te de la ley: la jus ti cia, la mi se ri cor dia y la fe…” (Mt 23.23). La
Es cri tu ra es vá li da, sin du da al gu na. Pe ro cuan do en tra en con flic to
con el amor, la mi se ri cor dia, la jus ti cia y –agre ga mos no so tros– el
evan ge lio, la le tra de be ser en ten di da y even tual men te co rre gi das por
el Es pí ri tu. Es in te re san te: pa ra Je sús la ley era, al mis mo tiem po, pa -
la bra de Moi sés y pa la bra de Dios, pa la bra hu ma na y di vi na. En sín -
te sis, pa ra Je sús el tex to es cri to es ape nas la au to ri dad pe núl ti ma.
La au to ri dad úl ti ma es el pro pó si to de Dios.
120
“Je sús en se ña la vo lun tad de Dios de tal ma ne ra que él, al mis mo tiem po, pro fun di za,
cues tio na y tras cien de la To rá”. Así di ce Pe ter STUHL MA CHER. Bi blis che Theo lo gie das
Neuen Tes ta ments, v. 1, Göt tin gen: Van de hoeck, 1992, p. 104.
CA PÍ TU LO XII
Au to ri dad cau sa ti va y
au to ri dad nor ma ti va
To da dis cu sión so bre la au to ri dad de la Bi blia de be ne ce sa ria -
men te re fle xio nar so bre el tér mi no “au to ri dad” co mo tal
121
. Es sa bi do
que se tra ta de una pa la bra con tro ver ti da, sos pe cho sa, am bi gua. Las
con quis tas de mo crá ti cas, por un la do, y las do lo ro sas ex pe rien cias de
abu so de au to ri dad, por otro, crea ron an ti pa tías a las dic ta du ras de
cual quier es pe cie. Au to ri dad es un tér mi no gas ta do, así co mo lo son
las lla ma das “au to ri da des ci vi les, mi li ta res y ecle siás ti cas”. La so cie -
dad bra si le ña en par ti cu lar, y la ti noa me ri ca na en ge ne ral, aún su fre
las mar cas que le im pri mió la épo ca del “au to ri ta ris mo po lí ti co”, de la
res tric ción de las li ber ta des in di vi dua les y de la vio la ción de los de re -
chos hu ma nos. Pe ro la cri sis de la au to ri dad es glo bal. No ha ce mu cho
tiem po que se pre co ni za ba en mu chos paí ses una edu ca ción an ti-au -
to ri ta ria”. ¿Se rán ene mi gas na tu ra les la li ber tad y la au to ri dad?.
Tam bién la Bi blia su fre los efec tos de la ero sión de la au to ri dad.
Es tá en pe li gro de su mer gir se en el re la ti vis mo re li gio so de la ac tua -
li dad. Si la Bi blia es nor ma ti va pa ra los cris tia nos, el Co rán lo es pa -
ra los mu sul ma nes. ¿Quién ga ran ti za a la Bi blia una au to ri dad su pe -
rior a la de otros li bros sa gra dos? Hay otras fac to res que vie nen a mi -
nar la con fian za en la Bi blia. Men cio no el abu so fun da men ta lis ta de
121
Au to ri dad es una pa la bra gas ta da en el mun do ac tual. El abu so creó re cha zo ha cia ella.
Ca be re cu pe rar el sen ti do po si ti vo de esa pa la bra. Cf. Ro bert BR YANT. The Bi ble’s aut ho -
rity, op .cit., p. 154s.
122
El de re cho ro ma no pre fe ría ha blar, en es te ca so, de “po tes tas” (po der). Aún así es tá
cla ro que tam bién las ins ti tu cio nes ejer cen au to ri dad, en cuan to son acep ta das co mo le gí -
ti mas. Cf. Klaus MÖRS DORF. Art. “Herrs chaft”, Evan gel si ches Staats le xi kon, St tut gart /Ber -
lin, 1996, col. 756.
94 • La autoridad de la Biblia
la Sa gra da Es cri tu ra, me dian te el cual ella es tá sien do ins tru men ta li -
za da pa ra la opre sión de las con cien cias y la con se cu ción de una obe -
dien cia ser vil. Re cor de mos, ade más de es to, la du da his tó ri ca, pre -
gun tan do: ¿Se rá que la Bi blia tie nen ra zón? Mu chos in ten tos de com -
pro bar la ve ra ci dad de la Bi blia, a tra vés de in ves ti ga cio nes ar queo -
ló gi cas, por ejem plo, so la men te mues tran que la au to ri dad de la Bi -
blia ya ha ce tiem po que de jó de ser in con tro ver ti ble.
La cri sis de au to ri dad en nues tros días es una rea li dad. De la
mis ma for ma, se ha evi den cia do que la au to ri dad es al go in dis pen sa -
ble. Es ne ce sa rio que ha yan ins tan cias que co lo quen los pa tro nes de
lo vá li do y ver da de ro. La so cie dad ne ce si ta de en ti da des re ves ti das de
po der pa ra im plan tar re glas de jue go, for mu lar prin ci pios de va li dez
y de fi nir la di rec ción. Es jus ta men te en eso que re si de el sen si ble dé -
fi cit en una so cie dad de in for ma ción co mo la nues tra. No fal ta el co -
no ci mien to, pe ro fal ta la orien ta ción. Sa ber dis tin guir en tre lo obli -
ga to rio y lo op cio nal, en tre lo pro ve cho so y lo da ñi no, en tre la pa ja y
el tri go, se vuel ve ca da vez más di fí cil. No es la au to ri dad la que de -
be ser abo li da. Hay que dis tin guir, es to sí, en tre la au to ri da des le gí ti -
ma y la ile gí ti ma, en tre el uso y el abu so de la mis ma.
Pa ra avan zar es ne ce sa rio re cor dar que exis ten dos for mas de
au to ri dad, la au to ri dad ins ti tu cio nal y la au to ri dad in di vi dual:
• La pri me ra es con fe ri da por una ins ti tu ción. Es to es una for -
ma de “au to ri za ción” pa ra el ejer ci cio de de ter mi na das fun -
cio nes
122
. Es la acre di ta ción, el man da to im plí ci to en los car -
gos, re pre sen ta cio nes, fun cio nes. Se ma ni fies ta en di plo mas,
tí tu los, atri bu cio nes re gla men ta rias, con tra tos, etc. Quien es
obre ro u obre ra de una Igle sia po see tal au to ri dad ins ti tu cio -
nal. Al go se me jan te va le pa ra to dos los de más sec to res de la
so cie dad. Las ins ti tu cio nes re cla man y con fie ren au to ri dad.
• La au to ri dad in di vi dual es de otra na tu ra le za. Con sis te en
la acre di ta ción que la per so na ob tie ne o po see en ra zón de
su com pe ten cia, de su in te gri dad mo ral o de una cua li dad
ejem plar. En ese ca so, la au to ri dad no es con fe ri da por una
ins ti tu ción, si no por la acep ta ción es pon tá nea, o por el re co -
123
Cf. Wil fried HÄR LE. Dog ma tik, op .cit., p. 114s.; Ot to WE BER. Grund la gen der Dog ma -
tik, v.1. op .cit., p. 296s.
La autoridad de la Biblia • 95
no ci mien to pú bli co de las per so nas. Se ma ni fies ta co mo po -
der de per sua sión y de con quis ta de con fian za. La au to ri dad
in di vi dual se ma ni fes ta rá co mo un “li de raz go na to” en un
área de ter mi na da.
La pro pia Bi blia es ins truc ti va so bre es te te ma. Je sús lla mó la
aten ción por la au to ri dad con que en se ña ba y que se di fe ren cia ba de
la au to ri dad de los es cri bas (Mc 1.22; etc.). Él con ven cía a las per so -
nas me dian te el po der de sus pa la bras y de sus ges tos. En ton ces pro -
vo ca ba opo si ción e in dig na ción por la mis ma au to ri dad que ejer cía.
Por lo que to do in di ca, Je sús te nía po ca o nin gu na au to ri dad ins ti tu -
cio nal. No sa be mos si era ra bi no or de na do. En cuan to a eso, Cai fás
re pre sen ta la au to ri dad de la ins ti tu ción del tem plo, pre si den te del
Sa ne drín, que dan do sin res pues ta has ta qué pun to dis po nía tam bién
de ca ris ma per so nal. Es tá cla ro que no se de be juz gar una au to ri dad
con tra la otra. El ideal es la con ju ga ción de am bas. La me ra au to ri -
dad ins ti tu cio nal se vuel ve va cía, la sim ple au to ri dad in di vi dual su fre
ba jo el de sam pa ro so cial.
La dis tin ción que aca ba mos de ha cer es im por tan te tam bién pa -
ra la au to ri dad de la Bi blia. La Igle sia au to ri za a la Bi blia co mo li bro
sa gra do. Ella la ofre ce y la pre sen ta co mo ca non de la cris tian dad,
por lo tan to co mo nor ma de fe y con duc ta. La Bi blia po see au to ri dad
ins ti tu cio nal. Si mul tá nea men te po see una au to ri dad in he ren te a sí
mis ma. Ella es in de pen dien te de la ins ti tu ción ecle siás ti ca pa ra ser
pa la bra de Dios. En otros tér mi nos: la Bi blia po see au to ri dad cau sa -
ti va y nor ma ti va. Es lo que de be mos des glo sar a con ti nua ción
123
.
La au to ri dad cau sa ti va tie ne pro xi mi dad a lo que he mos lla ma -
do au to ri dad in di vi dual. La Bi blia es ca paz de con ven cer a las per so -
nas a cau sa de que es por ta voz. Ella pro vo ca con sen ti mien to en los
lec to res y las lec to ras. Des pier ta la fe, y ella es la cau san te de la mis -
ma. Es lo que tra di cio nal men te se pre ten día de cir, cuan do se atri buía
“efi ca cia” a la Es cri tu ra. Pe ro es im por tan te re la cio nar es ta pro pie dad
con su au to ri dad, a fin de ex cluir ma los en ten di dos. La Es cri tu ra so la -
men te es la pa la bra de Dios por que re no va da men te se vuel ve pa la bra
de Dios me dian te su au to-tes ti mo nio y me dian te la lec tu ra. Ella se evi -
den cia a sí mis ma en esa cua li dad y a sí mis ma se im po ne
124
. Si la Bi -
blia no tu vie se la fuer za de con ven cer a las per so nas, se ría en va no de -
cla rar la nor ma ti va y pre go nar la co mo pa la bra di vi na. La au to ri dad
nor ma ti va de la Bi blia de vie ne de su au to ri dad cau sa ti va. Si al guien
du da de la Bi blia y de su ver dad, no se avan za dis cu tien do so bre ella.
Es pre ci so ha blar con ella y pro fun di zar en su lec tu ra.
De esa for ma se pres ta aten ción a lo que se te nía en men te al
ha blar de “tes ti mo nio in ter no del Es pí ri tu San to”. Pa ra en ten der la
Bi blia en prin ci pio bas ta el in te lec to. Tam bién un ateo pue de de ve lar
su sen ti do. Pe ro pa ra com pren der y aco ger el evan ge lio es in dis pen -
sa ble la ilu mi na ción del Es pí ri tu San to. No hay her me néu ti ca hu ma -
na, ni hay téc ni ca o ar ti fi cio que pue da ga ran ti zar el sur gi mien to de
la fe en las per so nas. Las co sas es pi ri tua les so la men te se co mu ni can
con la ayu da del Es pí ri tu San to (cf. 1 Co 2.11). En los tér mi nos del
Art. V de la Con fe sión de Augs bur go, es él quien “ope ra la fe, don de
y cuan do agra da a Dios, en aque llos que oyen el evan ge lio”. La lla ve
pa ra la Es cri tu ra, por lo tan to, es tá en Dios mis mo, en su evan ge lio,
en su au to ma ni fes ta ción. Y es ta quie re al can zar no so la men te el in te -
lec to de las per so nas, si no tam bién su “co ra zón”, su men te, to do su
ser. Com pren der la Bi blia no se re su me en un pro ce so in te lec tual,
cog ni ti vo, ra cio nal. Pues la lec tu ra de la Bi blia no pre ten de co mu ni -
car só lo he chos. Ella tie ne la fe por me ta. Y so la men te la fe va a des -
cu brir y acep tar tam bién la au to ri dad de la Bi blia. En otras pa la bras:
la au to ri dad de la Bi blia de pen de de la fe que ella mis ma des pier ta.
La di fe ren cia de tiem pos que se pa ra a los au to res de la Bi blia de
sus lec to res ac tua les no es nin gún obs tá cu lo. Quien pro fun di za en la
Bi blia no se de ten drá en los as pec tos re la ti vos a la cos mo vi sión de la
épo ca, el len gua je an ti guo y los pre su pues tos cul tu ra les del pa sa do.
La ver dad de la Bi blia no es tá en es to. Ella es tá en la con fron ta ción
que pro mue ve co mo la ra zón úl ti ma de la exis ten cia hu ma na, con el
mis te rio de la cul pa y del per dón, con la exis ten cia del ser hu ma no,
ha blan do res pec to a su ori gen y a su fu tu ro, así co mo es la fuer za ca -
paz de ase gu rar en me dio de las tur bu len cias de la vi da. Quien lee la
Bi blia y no es sa cu di do, quien no se emo cio na ni se sien te con so la do,
mo ti va do, ani ma do, quien per ma ne ce in di fe ren te fren te a su con te ni -
do, aún no la ha leí do co rrec ta men te. La Bi blia “se agi ta” con la gen -
te y ejer ce se me jan te au to ri dad.
96 • La autoridad de la Biblia
124
Do nald G. MI LLER. The Im pact of the Bi ble, op .cit., p. 19s.
La au to ri dad cau sa ti va es el fun da men to de la au to ri dad nor ma -
ti va. Tam bién es ta es im por tan te. La Igle sia re co no ce en la Bi blia la
Sa gra da Es cri tu ra, el ca non, y re vin di ca su nor ma ti vi dad. Ella lo ha -
ce por re co no cer en la Bi blia el tes ti mo nio apos tó li co, que dio ori gen
a la Igle sia y que, por es to, re pre sen ta la de cla ra ción de ma yor cre di -
bi li dad y au ten ti ci dad evan gé li cas. No hay otra fuen te de pre di ca ción
cris tia na igual a ella. Al afir mar es to, la pro pia Igle sia se com pro me -
te a res pe tar la Bi blia co mo ca non y a so me ter se a su jui cio. Si mul tá -
nea men te de cla ra a la Bi blia ca non pa ra to da la hu ma ni dad. Así co -
mo el evan ge lio es ver dad no so lo pa ra la Igle sia, si no pa ra el mun -
do, así tam bién su ce de con la Bi blia. Ella quie re ser aco gi da co mo
nor ma uni ver sal, vá li da en Je ru sa lén y has ta los con fi nes de la tie rra
(Hch 1.8). Al ser así, la Bi blia po see tam bién la au to ri dad ins ti tu cio -
nal, ecle siás ti ca. Es la au to ri dad que la Igle sia con fie re. Así mis mo,
la Igle sia no pue de im po ner la au to ri dad de la Bi blia a otros. No pue -
de afir mar la co mo Sa gra da Es cri tu ra por de cre to. Se tra ta de una
ver dad a ser com pro ba da re no va da men te por la au to ri dad in he ren te
a la pro pia Bi blia y a su fuer za de “cau sar” la fe.
La autoridad de la Biblia • 97
125
Mil ton SCH WAN TES. A Bí blia – um de sa fío a uni da de. En: O Son ho ecu mé ni co: pre fá -
cio ao no vo mi lé nio. Me mó ria da 1° Jor na da ecu mé ni ca. Rio de Ja nei ro: Koi no nia, 1995, p.
113-117; Ger hard Tiel. Ecu me nis mo na pers pec ti va do rei no de Deus. Uma am plia ção do
mo vi men to ecu me ni co de ba se. São Leo pol do: Si no dal; CE BI, 1998, p. 131s.; Eli seu Hu go
LO PES et alii. Bí blia e Ecu me nis mo. En: A Pa lav ra da Vi da, n. 3, São Leo pol do: CE BI, 1988.
126
Wol fang SCH WEIT ZER. Art. “Bi bel, Wort Got tes”. En: Öju me ne Le xi kon. Han fried Krü -
ger; Wer ner Lö ser; Wal ter Mü ller-Röm held (eds.). Frank furt am Main: Ot to Lem beck; Jo sef
CA PÍ TU LO XIII
La Bi blia y la ecu me ne
A des pe cho de la va rie dad de su tes ti mo nio, la Bi blia se re ve ló
co mo una gran pro mo to ra del mo vi mien to ecu mé ni co mo der no. La
lec tu ra con jun ta unió la teo lo gía y con ti núa ali men tan do el es fuer zo
por la uni dad de la Igle sia de Je su cris to. Se tra ta de una ex pe rien cia
tí pi ca tan to de la exé ge sis cien tí fi ca, aca dé mi ca, co mo de la lec tu ra
po pu lar
125
. Ha bien do to ma do su em ba la je en la Re for ma del si glo XVI,
el es tu dio de la Sa gra da Es cri tu ra se vol vió un ejer ci cio obli ga to rio en
to das las Igle sias cris tia nas, hoy es di fí cil ver la di fe ren cia en tre una
exé ge sis ca tó li ca y otra evan gé li ca. No es la con fe sio na li dad la que
ha ce la di fe ren cia en la bue na exé ge sis. La sim ple re fe ren cia co mún
re pre sen ta una fuen te de co mu nión igual a la del cre do apos tó li co y
del nom bre de Je su cris to. Por es to mis mo, no pue den fal tar los es tu -
dios bí bli cos en la agen da de los con gre sos y en cuen tros ecu mé ni cos.
Es sig ni fi ca ti vo que el Con se jo Mun dial de Igle sias (CMI), en su III
Asam blea Ge ne ral, rea li za da en Nue va Del hi, en 1961, am plia se su
ba se con fe sio nal por la men ción de con for mi dad con la Sa gra da Es -
cri tu ra
126
. La mis ma re fe ren cia se en cuen tra en la ba se Cons ti tu ti va
100 • La autoridad de la Biblia
del Con se jo Na cio nal de Igle sias Cris tia nas (CO NIC) y en la Cons ti tu -
ción del Con se jo La ti noa me ri ca no de Igle sias (CLAI). El ecu me nis mo
es tá an cla do en la con fe sión de fe “se gún las Sa gra das Es cri tu ras”.
Es to se de be no só lo a la fun ción nor ma ti va ejer ci da por la Bi -
blia en la cris tian dad, co mo tam bién, y mu cho más, a la re la ti vi za -
ción de las con fe sio na li da des pro vo ca da por su lec tu ra. Es lo que C.
Braa ten ha lla ma do “el de sa fío del re cur so a los orí ge nes”
127
. Pues
es tos no son lu te ra nos, ca tó li cos, an gli ca nos o de cual quier otro ma -
tiz de no mi na cio nal mo der no. La Igle sia cris tia na no tie ne su ori gen
en Ro ma o en Cons tan ti no pla, ni en Wit tem berg, Lon dres o Gi ne bra,
y sí en Je ru sa lén. En otras pa la bras, la Bi blia es un li bro pre de no mi -
na cio nal.
Es to no sig ni fi ca que ella des co no cie se dis tin tas mo da li da des
con fe sio na les. Las Igle sias de las cua les el evan ge lis ta Juan es ex po -
nen te tie nen cre dos un po co di fe ren tes de aque llos que es tán en cur -
so en las Igle sias a las que es cri be el evan ge lis ta Ma teo. Ya en la pri -
me ra cris tian dad exis tían teo lo gías con ecle sio lo gías di fe ren tes. Pe ro
las “teo lo gías neo tes ta men ta rias” no coin ci den con los con fe sio na lis -
mos del si glo XXI. Hay quien ve una ma yor pro xi mi dad del cris tia nis -
mo lu te ra no a la teo lo gía de Pa blo, del cris tia nis mo or to do xo a la teo -
lo gía de Juan y del cris tia nis mo ca tó li co-ro ma no a la teo lo gía de Lu -
cas. Pe ro ese cál cu lo es tá erra do. La Bi blia, en to das sus par tes, re -
sis te a ser aca pa ra da por una so la de no mi na ción cris tia na. De esa
ma ne ra ella des tru ye el re cla mo de mo no po li za ción ecle siás ti ca y de
ex clu si vi dad con fe sio nal. Ella re mi te a las Igle sias a los ini cios, a las
raí ces, al dis cur so fun dan te, exi gién do les tan to el exa men crí ti co así
co mo la co he ren cia con lo que ac tual men te exis te.
La na tu ra le za de la Bi blia re fre na los re duc cio nis mos teo ló gi -
cos, en los cua les re si de uno de los ma yo res obs tá cu los ecu mé ni cos.
La va rie dad es tá irre vo ca ble men te im plan ta da en el cuer po de Cris -
to, sien do que los lí mi tes de la mis ma no de be rían ser de ma sia do es -
tre chos. Men cio ne mos so la men te la mul ti pli ci dad de los mi nis te rios
en los pri me ros tiem pos. La Bi blia de sau to ri za la pa dro ni za ción del
de re cho ecle siás ti co y la uni for mi za ción ri tual. Lo mis mo va le pa ra
Knecht, 1983, col. 159s.; Rein hard FRIE LING. Der Weg des öku me nis chen Ge dan kens. Ei -
ne Öku me ne kun de. Su gän ge zur Kir chen ges chich te. Band 10, Göt tin gen: Van den hoeck,
1992, p. 203s.
127
Carl E. BRAA TEN. Das Bis chof samt und das Pe tru samt als Aus druck der Ein heit. En:
Hei ni rich Fries) ed., Kir che oh ne Kon fes sio nen? Mün chen, 1971, p. 100s.
128
La Co mi sión “Fe y Cons ti tu ción” del Con se jo Mun dial de Igle sias pro cu ró es bo zar lí neas
maes tras de una her me néu ti ca ecu mé ni ca de la Bi blia. Ver Ellen FLES SE MANN-VAN LEER.
In tro duc ción a la lec tu ra de las re la cio nes de “Fe y Cons ti tu ción” so bre la au to ri dad e in ter -
pre ta ción de la Sa gra da Es cri tu ra. En: Diá lo go Ecu mé ni co, v. XX VI, n. 85, Sa la man ca, 1991,
p. 191-313, así co mo la do cu men ta ción con te ni da en es te mis mo vo lu men.
La autoridad de la Biblia • 101
la pie dad y las ex pre sio nes del cre do. La lec tu ra se lec ti va de la Bi -
blia y la “ca no ni za ción” de los pa sa jes “sim pá ti cos” equi va len a una
vio len cia her me néu ti ca. La Sa gra da Es cri tu ra, leí da en su in te gri -
dad, pre co ni za la plu ra li dad co mo un bien, en cuan to es com pa ti ble
y mu tua men te com ple men ta ria. Da es pa cio pa ra la di fe ren cia. En tal
pers pec ti va, la Bi blia es un li bro “ca tó li co”. Abar ca una enor me ri -
que za de ex pre sio nes de fe y am pa ra la va rie dad con fe sio nal. Ella
im pri me en la Igle sia de Je su cris to una iden ti dad plu ral. Por es to
mis mo, el ecu me nis mo no po drá pre ten der la uni for mi dad, y sí la
co mu nión de los di fe ren tes.
La ca to li ci dad de la Igle sia de Je su cris to de be rá ser evan gé li ca,
así co mo la Bi blia lo es. La va rie dad bí bli ca no es li bre si no con cén -
tri ca. Tie ne en el evan ge lio su eje gra vi ta cio nal. En fa ti ce mos que ese
cen tro, uni fi ca dor de la plu ra li dad, no es un dog ma ni una es truc tu -
ra, y sí una per so na: Je su cris to en su re le van cia pa ra la cris tian dad.
En su ca li dad de en car na ción del evan ge lio, él es el ta miz no so lo del
tes ti mo nio bí bli co, si no de to da la ecu me ne. So me te a las Igle sias al
exa men crí ti co y, si mul tá nea men te, pre vie ne la de sin te gra ción del
cuer po de Cris to. Los con fe sio na lis mos, aun que “re la ti vos”, de ben
ser vir a es te fin.
Las igle sias sa ben de la ne ce si dad de fun da men tar su dis cur so
y su pra xis en la Bi blia. Es ta es la ra zón por la que se ve ri fi ca la ver -
da de ra dis pu ta de re fe ren cias tex tua les co rres pon dien tes. Las com -
pro ba cio nes bí bli cas son ele men tos im pres cin di bles de la teo lo gía. El
pro ble ma cru cial es la her me néu ti ca. ¿Có mo se in ter pre ta de bi da -
men te la Bi blia?
128
. La cues tión se re vis te de na tu ra le za trans con fe sio -
nal. Las lec tu ras crí ti cas o li te ra lis tas, se lec ti vas o ideo ló gi cas pue den
ser en con tra das en to das las Igle sias. H. Brandt ofre ce un ins truc ti vo
ejem plo to ma do de la Asam blea Ge ne ral del CMI en Ha ra re (1998),
en la ba se de los te mas “Je ru sa lén”, “ho mo se xua lis mo” y “per dón de
las deu das ex ter nas de los paí ses po bres”. Él cons ta ta que el uso va -
ria do, y a ve ces, irre fle xi vo y con tra dic to rio de tex tos bí bli cos re pre -
sen ta una po ten cial cau sa de fuer tes con flic tos en el ecu me nis mo ac -
102 • La autoridad de la Biblia
tual
129
. La fal ta de cri te rios fa vo re ce una lec tu ra “opor tu nis ta”, de
acuer do con los in te re ses de los res pec ti vos gru pos.
No me nos pro ble má ti ca es la in se gu ri dad en cuan to a la nor ma -
ti vi dad de los pa sa jes bí bli cos. ¿Ella se rá “di rec ta o “in di rec ta”? La
nor ma ti vi dad di rec ta es aque lla que en tien de la Bi blia co mo si hu bie -
se si do es cri ta hoy. En ton ces, lo que ella di ce so bre las re la cio nes en -
tre la Igle sia y el Es ta do de be ser obe de ci do in te gral men te, sin nin gu -
na re fle xión so bre la di fe ren cia de los tiem pos y de la si tua ción po lí -
ti ca an tes y hoy. Ca bría a los cris tia nos la su je ción a la au to ri dad ins -
ti tui da por Dios y la ar ti cu la ción apo lí ti ca del evan ge lio. ¿Có mo jus ti -
fi car tal afir ma ción en re gí me nes de mo crá ti cos? La nor ma ti vi dad di -
rec ta dis pen sa de re fle xio nes so bre la con tex tua li dad de las afir ma -
cio nes teo ló gi cas, sus con di cio na mien tos cul tu ra les y de otro ti po. De
la mis ma for ma se con si de ra su per flua la me dia ción de las re fle xio -
nes dog má ti cas. ¿La Bi blia se ría al go se me jan te a un li bro de re ce -
tas? El pro ble ma se pre sen ta tan to en gru pos con ser va do res co mo
pro gre sis tas. La bús que da de di rec tri ces cla ras e ine quí vo cas pa ra la
de fi ni ción de lo vá li do y au tén ti co hoy ame na za atro fiar la na tu ra le -
za his tó ri ca de la Bi blia. La su per fi cia li dad exe gé ti ca aca rrea se rios
pro ble mas ecu mé ni cos.
Una vez más con vie ne en fa ti zar la ne ce si dad de la in ter pre ta -
ción me tó di ca y cien tí fi ca. No que las per so nas no en tre na das en la
teo lo gía aca dé mi ca de bie sen abs te ner se de la lec tu ra bí bli ca. Al con -
tra rio, es fun da men tal la ex pe rien cia de vi da del miem bro “lai co”. Sa -
ca a la exé ge sis de lo abs trac to y le ins pi ra vi da. La in ter pre ta ción de
la Bi blia siem pre es de la in cum ben cia de to da la co mu ni dad. No obs -
tan te, la ase so ría de los es pe cia lis tas es in dis pen sa ble. Les ca be, en -
tre otras ta reas, in sis tir en la di men sión his tó ri ca de los tex tos. Pues
so la men te la con cien cia de la dis con ti nui dad de los tiem pos pue de
ase gu rar la esen cia del men sa je. Es to in clu ye la con si de ra ción de las
se ña les de los tiem pos. Co no cer el mun do ac tual es tan im por tan te
co mo co no cer el mun do de en ton ces, cuan do se tra ta de per ma ne cer
fiel al evan ge lio. El men sa je bí bli co pre ci sa ser tra du ci do, sien do es -
te un pro ce so siem pre tra ba jo so. Exi ge el es fuer zo no so lo in di vi dual
si no co lec ti vo, co mu ni ta rio, ecu mé ni co.
129
Her mann BRANDT. Kon flikt und Ge meins chaft in der Öku me ne: Ein Er fah rungs be richt
aus Ha ra re. Lut he ris che Kir che in der Welt. Jahr buch des Mar tin-Lut her bun des 2000. Fol -
ge 47, Er lan gen, 2000, p. 159-182.
La Bi blia con fron ta de mo do par ti cu lar men te agu do con el de -
sa fío de la uni dad en la plu ra li dad. De trás de am bas par tes, el An ti -
guo Tes ta men to y el Nue vo Tes ta men to, hay mar cas de mul ti cul tu ra -
li dad. Na ción en un am bien te plu ri re li gio so, ba jo las con di cio nes de
un fer vien te mer ca do po li teís ta. La Bi blia re sis te a la ten ta ción del
fun da men ta lis mo. No so fo ca la plu ra li dad. Pe ro tam po co cae en la
tram pa del re la ti vis mo. Pre go na la di ver si dad re con ci lia da, la plu ra -
li dad so li da ria, im pri mién do le el es pí ri tu de la dia co nía, así co mo el
ca rác ter pe cu liar de los miem bros de un cuer po sa lu da ble. Es te es el
úni co pro yec to so cial “sus ten ta ble”, no só lo en tér mi nos ecle siás ti cos
y re li gio sos, si no tam bién po lí ti cos y eco nó mi cos. La Bi blia cor po ri fi -
ca es te pro yec to “ecu mé ni co”, tan to en sus di men sio nes mi cro y ma -
cro, en lo que con sis te otra com pro ba ción de su au to ri dad.
La autoridad de la Biblia • 103
130
Cf. Ma rio de Fan ca MI RAN DA. O plu ra lis mo re li gio so co mo de sa fio e chan ce. En: Re -
vis ta Ecle siás ti ca Bra si lei ra, 55, n. 218, 1995, p. 323-337; Wal ter ALT MANN. O plu ra lis mo
re li gio so co mo de sa fio ao ecu me nis mo e a mis são na Amé ri ca La ti na. En: De sa fios mis sio -
ná rios na rea li da de bra si lei ra. São Leo pol do: CE CA, 1997, p. 61; Gott fierd BRA KE MEIER.
Fé cris tá e plu ra li da de re li gio sa – on de es tá a ver da de? Es tu dos Teo ló gi cos, ano 42, São
Leo pol do: Si no dal, 2202/3, p. 2-47.
131
La com pa ra ción con otras sa gra das es cri tu ras, mues tra que la Bi blia tie ne un per fil
muy pro pio. Cf. Hans Mar tin Barth. Dog ma tik. Evan ge lis cher Glau be im Kon text der Wel -
tre li gio nen. Ein Lehr buch. Güt ters loh: Chr. Kai se /Gü ters lo her Ver lags haus, 2001, p. 198s.
CA PÍ TU LO XIV
La Bi blia en tiem pos de glo ba li za ción
La ex plo sión del plu ra lis mo re li gio so en la “al dea glo bal” de sa -
fía a las re li gio nes y les pi de la de mos tra ción de su fuer za pa ci fi ca do -
ra
130
. ¿Se rá ine vi ta ble el con flic to o exis ten po si bi li da des de con vi ven -
cia con lo di fe ren te? El plu ra lis mo es sen ti do co mo una ame na za. Re -
la ti vi za los mo no po lios tra di cio na les. Cues tio na la ca li dad sa gra da de
la Bi blia, ju gan do en el mer ca do de las ofer tas re li gio sas, don de de -
be com pe tir con otros li bros del mis mo gé ne ro. Se le pi de la prue ba
de su ca li dad y la de mos tra ción de su ver dad. Tal si tua ción, en el fon -
do, no es nue va. Des de los tiem pos de los pa triar cas, pro fe tas y após -
to les, la pa la bra de Dios se vio obli ga da a com pe tir con otras “di vi ni -
da des”. La mul ti cul tu ra li dad de la so cie dad del si glo XXI tan so lo
acen túa esa rea li dad. Sin em bar go, con vie ne re co no cer los sig nos de
los tiem pos: la Bi blia en tró en la dis pu ta in ter-re li gio sa del mun do
glo ba li za do. De jó de ser au to ri dad in cues tio na da, na tu ral. De be “tra -
ba jar” pa ra con ven cer
131
. Pues el mer ca do exi ge com pe ti ti vi dad, ar gu -
men to, “pu bli ci dad”.
106 • La autoridad de la Biblia
En ver dad, el mer ca do arre me te con tra lo que se pre ten de ab so -
lu to, y lo su je ta a la ley de la ofer ta y la de man da
132
. En cuan to la cris -
tian dad atri bu ye a la Bi blia una nor ma ti vi dad de “de re cho di vi no”, el
lla ma do es pí ri tu pos mo der no sos pe cha de las ver da des pe ren nes y
re cha za for mu lar prin ci pios uni ver sa les. En tal ten ta ti va ve el in ten to
de rea vi var el au to ri ta ris mo, le gi ti ma dor de la in qui si ción y de las cru -
za das con tra los he re jes e in cré du los, con el co no ci do sal do de víc ti -
mas a lo lar go de la his to ria. El plu ra lis mo pre ten de ser mo des to,
guar dián de las li ber ta des in di vi dua les, de fen sor del de re cho hu ma no.
Se com pro me te en la de cons truc ción de los ex clu si vis mos y se opo ne
a la vio len cia cul tu ral. Pre co ni za el de re cho a la par ti cu la ri dad, y jus -
ta men te en asun tos de fe. La Bi blia, en esas con di cio nes, cier ta men -
te no de ja de ser un li bro ve ne ra ble, dig no de gran apre cio. Pe ro su
nor ma ti vi dad que da res trin gi da a la es fe ra vi ven cial del gru po sim pa -
ti zan te, o sea, a la “fe li gre sía”
133
. Se vuel ve re la ti va. La Bi blia ya no es
vis ta co mo “ca non”, y sí co mo do cu men to cul tu ral y de cla ra ción de
una co rrien te re li gio sa, al la do de ca si cual quier otra op ción.
Los re fle jos de esa sos pe cha son pal pa bles en la exé ge sis y en la
teo lo gía. Afec ta rán las tra di cio na les cer te zas y acen tua rán la dis tan -
cia no só lo his tó ri ca si no cul tu ral en tre el mun do bí bli co y el mo der -
no. La ta rea de la exé ge sis ya no se ría traer luz pa ra va li dar la teo lo -
gía de los tex tos pa ra el pú bli co ac tual. Se ría prio ri ta ria la com pren -
sión his tó ri ca de los mis mos en su res pec ti vo am bien te cul tu ral
134
. No
se pre ten de una exé ge sis nor ma ti va si no una des crip ti va, con el fin
132
La re li gión pa só a ser “sin fron te ra y sin te rri to rio”, de pen dien do “de las fuer zas mer -
can ti les” que la trans for man en ar tí cu lo de con su mo. Así lo di ce Re gi nal do PRAN DI. A re li -
gião do pla ne ta glo bal. En: Ari Pe dro Oro; Car los Al ber to Steil (orgs.). Glo ba li za ção e re li -
gião. Pe tró po lis: Vo zes, 1997, p. 63-74. Gott fried BRA KE MEIER. Mer ca do re li gio so e re li -
gião de mer ca do. En: Er ni Sei bert (org.). A mis são de Deus dian te de um no vo mi lê nio. São
Pau lo: Con cór dia, 2000, p. 63-75.
133
Se es tá dan do una “nue va em bes ti da de sub je ti vi dad”, tra yen do la di so lu ción de la au -
to ri dad. João Ba tis ta LI BA NIO. Iti ne rá rio de fé ho je. En: Sub um bris fi de li ter – Festsch rift
em ho me na gem a Frei Boa ven tu ra Klop pen burg. Ge ral do L. B. Hack mann (org.), Por to Ale -
gre: EDI PUCRS, 1999, p. 185-214. Tam bién es ins truc ti vo Georg PLAS GER. Zu ver läs sig und
le ben dig – die Bi bel ist die höchs te. Au tö ri tat für die evan ge lis che Kir che. Zeit sei chen –
Evan ge lis che Kom men ta re zu re li gion und Ge sells chaft, 4, Jhg, 2003/1, p. 32-35.
134
Con for me al fin lan dés Heik ki Räi sä nen, la exé ge sis de ber ser “im par cial” y re nun ciar
al ob je ti vo de ofre cer una pa la bra nor ma ti va. Su fi na li dad se ría so la men te la de po ner al
des cu bier to las raí ces de nues tra cul tu ra. Ver la eva lua ción crí ti ca de es ta pro pues ta en Ger -
hard Barth. Ubre Pro ble me und Trends dei neu tes ta men tli chen Theo lo gien. Keryg ma und
Dog ma, 48. Jg., Göt tiin gen: Van den hoeck 2002/4, p. 271s. Ba jo es ta pers pec ti va, lo que in -
La autoridad de la Biblia • 107
de evi tar la vio len cia her me néu ti ca que acos tum bra im po ner a los
tex tos el uni ver so con cep tual de los lec to res y las lec to ras. Así la lec -
tu ra bí bli ca se pro ce sa co mo un en cuen tro in te lec tual sin el in ten to de
“apro pia ción” de los con te ni dos. No ha bría puen te di rec to en tre los
au to res de ayer y los in tér pre tes de hoy. La pre gun ta por lo nor ma ti -
vo que da re le ga da a se gun do pla no. El sig ni fi ca do ac tual, aun que se
ase ve ra, de be emer ger del en cuen tro con lo ex tra ño y ser ela bo ra do
dia ló gi ca men te por el cri te rio de la plau si bi li dad ac tual
135
. Y es ta es
ape nas una pro pues ta her me néu ti ca en dis cu sión. Pe ro ella es ins -
truc ti va pa ra las di fi cul ta des que la teo lo gía tie ne con res pec to a la
na tu ra le za “ca nó ni ca” de la Bi blia en una so cie dad mul ti cul tu ral.
In ver sa men te, siem pre sor pren de la ca pa ci dad co mu ni ca ti va de
la Bi blia a tra vés de los tiem pos. Ella con ti núa de sa rro llan do una fa -
bu lo sa fuer za de per sua sión
136
. So bre pa sa con fa ci li dad tam bién las
fron te ras cul tu ra les. Lo con fir ma la ex pe rien cia de las di ver sas for -
mas de la “lec tu ra po pu lar”. Aun que sea pro ve nien te de de ter mi na -
do con tex to so cio cul tu ral, el men sa je de la Bi blia con tie ne ele men tos
que la re vis ten de re le van cia atem po ral, uni ver sal. Es ob vio el abis -
mo “his tó ri co”, “cien tí fi co” y “cul tu ral” en tre la Bi blia y el mun do tec -
no ló gi co del si glo XXI. Pe ro el fo so no se con fir ma en el ám bi to “ex -
pe ri men tal” y “vi ven cial” de las per so nas. Los te mas esen cia les de la
Bi blia ha blan res pec to a los mis te rios de la exis ten cia hu ma na y de
mun do, mis te rios que la cien cia, con su ins tru men tal ana lí ti co, no
tie nen las con di cio nes de de ve lar. La ver dad re li gio sa se si túa en otro
ni vel di fe ren te a aquel de los he chos pu ros, de la in for ma ción his tó -
ri ca, de las ba ses de da tos
137
. La his to ria bí bli ca re ve la si mi li tu des de
te re sa ya no es más la teo lo gía del Nue vo Tes ta men to o de la Bi blia, y sí la re li gión de que
son ex pre sio nes. Es ta es la con cep ción de Gerd THEIS SEN. Die Re li gion der res ten Ch ris -
ten. Ei ne Theo rie des Urch ris ten tums, Gü ters loh, 2000.
135
Cf. Klaus NEU MANN. Kul tu ranth ro po lo gis che Exe ge se des Neuen Tes ta mets: Be geg -
nung mit der Bi bel nach dem Mo dell der In ter kul tu re llen Her me neu tik? Oder: “Ve rein nah -
mung” – “Ver frem dung” – “Vers chie bung”: Bi blis che Ker me neu tik zwi chen Ro man tik und
Post mo der ne. En: In ter kul tu re lle Her me neu tik und lec tu ra po pu lar. Bei heft zur Öku me nis -
chen Runds chau 72, Frank furt: Ot to Lem beck, 2002, p. 170-218.
136
Tam bién lo des ta ca Gerd THEIS SEN. Die Über zeu gungs kraft der Bi bel, op .cit., p. 429,
pre sen tan do una lis ta de 14 “mo ti ves bá si cos” lla ma dos por él co mo “es truc tu ras pro fun das”
del ser hu ma no. Ellos se rían in me dia ta men te re le van tes en cual quier épo ca y con tex to.
137
Si que re mos sa ber có mo se ori gi nó el mun do, de be mos pre gun tar le a la cien cia. Si que -
re mos sa ber por qué es te mun do exis te y pa ra qué, la cien cia no tie nen la res pues ta. De be -
mos pre gun tar le a la Bi blia. Cf. Do nald MI LLER. The aut ho rity of the Bi ble, op .cit. p. 37s.
108 • La autoridad de la Biblia
si tua cio nes, de in te rro gan tes, de an he los. Re ve las, so bre to do, el po -
der de la pa la bra di vi na que ins pi ra, trans for ma, li be ra, evan ge li za
138
.
La Bi blia no en mu de ció en la era tec no ló gi ca. Con ti núa des per tan do
in te rés re li gio so e in ter cul tu ral.
Las ex pe rien cias con el ma no seo de la Bi blia, son con tra dic to -
rias. Por un la do pre va le ce la sen sa ción de ex tra ñe za y de dis tan cia;
por otro la do, la de pro xi mi dad y fa mi lia ri dad. An te la am bi güe dad
de es te cua dro, es im por tan te re des cu brir la ta rea de la exé ge sis.
¿Qué de be pre ten der la lec tu ra bí bli ca? Da da la com ple ji dad del te -
ma, de be mos li mi tar nos a unas po cas ob ser va cio nes.
• An tes que na da me re ce en do sar el én fa sis en la na tu ra le za
his tó ri ca de la Bi blia. Sir ve co mo pro tec ción a que sea en -
tram pa da y abu sa da co mo le gi ti ma ción de teo lo gías y po si -
cio nes pre con ce bi das. La lec tu ra “ahis tó ri ca” de la Bi blia
agra va el con flic to de las in ter pre ta cio nes, y no só lo di vi de a
la Igle sia de Je su cris to, si no tam bién di fi cul ta el diá lo go in -
ter-re li gio so. No le per mi te a la Bi blia ha cer su pro pio dis cur -
so, pri ván do la de su po ten cial crí ti co. Es sa lu da ble apun tar
los pre su pues tos cul tu ra les, po lí ti cos y otros que es tán en el
ori gen de la Bi blia. Su “ali nea ción” es tá al ser vi cio de la au -
ten ti ci dad de su voz, la cual con la apro pia ción pre ci pi ta da
aca ba so fo ca da. La exé ge sis bí bli ca no pue de de jar de pre -
gun tar por la in ten ción ori gi nal de los tex tos en su mun do es -
pe cí fi co. Su ob je ti vo es en ten der an tes que juz gar y opi nar.
• Vuel ve a con fir mar se que la Bi blia es pa la bra de Dios de mo -
do in di rec to. Ella es pa la bra di vi na cons trui da en la pa la bra
hu ma na y me dia da por ella. Es la co pa, y no la le che, la que
ad quie re im por tan cia jus ta men te en esa fun ción. La pa la bra
de Dios, pa ra al can zar al ser hu ma no, ne ce si ta del “me dio
de trans por te”. Ella se “en car na”. Asu me he chu ra hu ma na
(Fil 2.6), se re vis te del ro pa je cul tu ral
139
, se ma ni fies ta a tra -
vés de ges tos y del ha bla hu ma na. La Bi blia no se co lo ca en
lu gar de Dios ni usur pa su es pa cio. No cree mos en la Bi blia
y sí en Aquel del cual ella da tes ti mo nio, o sea, en el Dios Tri -
no. La tó ni ca en los orí ge nes his tó ri cos de la Bi blia sir ve pa -
138
Hans de WIT, op .cit., p. 53s.
139
Cf. Sean FREY NE: Wim BEN KEN (org,). A Bí blia co mo he ran ça cul tu ral. Con ci lium, n.
257, Pe tró po lis; Vo zes, 1995/1.
La autoridad de la Biblia • 109
ra dis tin guir la Sa gra da Es cri tu ra del evan ge lio. Es te es el
even to im po si ble de ser apri sio na do en un li bro. Es al go di -
ná mi co que, sin em bar go, usa a la Bi blia co mo su ins tru men -
to pri vi le gia do. Co mo dis cur so hu ma no res pec to de Dios, la
Bi blia se ca li fi ca co mo com pa ñe ra del diá lo go in ter-re li gio so.
• Y ella lo ha ce con una pro pues ta “cla ra”. Lan za la pre gun ta
de a quién, en úl ti ma ins tan cia, le co rres pon de la fe, la ado -
ra ción, la con fian za y el amor de las per so nas. En me dio del
po li teís mo rei nan te en la hu ma ni dad, la voz de la Bi blia sig -
ni fi ca de sa fío. La cris tian dad afir ma que Dios es pre ci sa -
men te co mo lo anun cia la Bi blia. Dios es amor (1 Jn 4.16)
que aco ge, res ca ta, per do na, li ber ta, re con ci lia y pro me te un
fu tu ro. Es el que fue re ve la do por Je su cris to. El An ti guo y el
Nue vo Tes ta men to, en una uni dad in trín se ca, ar ti cu lan un
cre do, una vi sión de Dios y del mun do y la po nen en dis cu -
sión. Aun que re cla ma au to ri dad, la Bi blia no es au to ri ta ria.
La mi sión vio len ta ja más tu vo el res pal do de Je sús. Mien tras
tan to, la Bi blia re cuer da que, en cues tión de fe, la vi da y la
muer te es tán en jue go. Con se cuen te men te, los cre dos de las
per so nas no son op cio na les. Ade más, siem pre po seen con se -
cuen cias éti cas, so cia les, ade más de in di vi dua les. La “pri va -
ti za ción de la re li gión” es en ga ño sa. La Bi blia re vin di ca te ner
una pa la bra de pe so por de cir, cuan do el asun to es la li be ra -
ción de los cau ti ve rios, la re den ción, la sal va ción.
• Es to sig ni fi ca que no es lí ci to di vor ciar la exé ge sis his tó ri ca
y teo ló gi ca. De ben ser dis tin gui das pe ro ja más se pa ra das. La
lec tu ra de la Bi blia, en el ca so que de ba ha cer sen ti do, se rá
mo ti va da por el in te rés en lo que po de mos y de be mos creer.
La in ves ti ga ción his tó ri ca es ca paz de traer a la luz da tos re -
le van tes so bre nues tra de vo ción. Pe ro la Bi blia tie ne otro
pro pó si to; ella ar ti cu la una ape la ción, bus ca la fe, pro po ne
un ca mi no. La pre gun ta por la ver dad no pue de apar tar se de
la exé ge sis. Se ría fo men tar el re la ti vis mo que em pu ja a las
per so nas a los bra zos del fun da men ta lis mo. Na die so por ta
la in se gu ri dad per ma nen te. En me dio de las exu be ran tes
ofer tas re li gio sas de la ac tua li dad, ca be ejer ci tar el ar te de
dis tin guir la pa ja del tri go, pa ra lo cual la Bi blia ofre ce una
ayu da in dis pen sa ble.
110 • La autoridad de la Biblia
• El éxi to en esa ta rea exi ge el es fuer zo por lle gar a una vi -
sión “sin té ti ca” de la Bi blia. Es to no anu la la ne ce si dad de
“aná li sis” de ca da uno de los li bros, de las teo lo gías, de la
plu ra li dad de los tes ti mo nio reu ni dos en am bos Tes ta men -
tos. Mien tras tan to, la “so la scrip tu ra” de los re for ma do res
tra ta a la Bi blia co mo una uni dad. ¿En qué con sis te? Una
“Teo lo gía del Nue vo Tes ta men to” de be rá ar ti cu lar lo que es
co mún de sus 27 es cri tos, apli cán do se es to a la teo lo gía de la
Bi blia to da
140
. ¿Cuál es el per fil pro pio de la Bi blia? ¿Cuál es
su iden ti dad? Sin es ta, es ta rá per ju di ca da tam bién la iden ti -
dad cris tia na. En otros tér mi nos, ca be pre gun tar por el ele -
men to es pe cí fi ca men te “cris tia no” de la Bi blia, por su nú -
cleo, por el pun to re fe ren cial que im pi de la de sin te gra ción de
es te li bro en al go así co mo un flo ri le gio re li gio so. En rea li dad
se tra ta de iden ti fi car el “evan ge lio” en la di ver si dad de las
de cla ra cio nes. Él es quien ha ce la di fe ren cia con los otros
cre dos. Ahí es tá el pro vo can te de sa fío cris tia no al mun do de
las re li gio nes.
• Lo mis mo va le fren te al se cu la ris mo mo der no, fren te a una
so cie dad “mun da na”, pre ten cio sa men te a-re li gio sa. La ex -
plo sión de la re li gio si dad en épo cas re cien tes no sig ni fi ca, en
ab so lu to, una vuel ta de las per so nas a Dios
141
. Ella pue de
per fec ta men te ar ti cu lar se de for ma “atea” y has ta “ag nós ti -
ca”, “ni hi lis ta”, en un con tex to así, tam bién la pa la bra de la
Bi blia es de sa fian te y con tun den te. ¿Se rá ver dad que la ne -
ga ción de Dios no es se ñal de in te li gen cia, de “ilu mi nis mo” o
de pro gre so, y sí de es tu pi dez (Sal 14.1; 53.1; cf. 1 Co
1.18s.)? La Bi blia co no ce bien las ex pe rien cias del “eclip se
de Dios” (Mar tin Bu ber), o sea de si tua cio nes que en se ñan a
mal de cir y a de ses pe rar de la vi da. El gri to “Dios mío, Dios
mío, ¿por qué me has de sam pa ra do?” (Mc 15.34; Sal 22.1)
es ape nas uno, aun que pro mi nen te, ejem plo de es to. La Bi -
blia se ofre ce co mo com pa ñe ra de diá lo go tam bién pa ra los
140
En es to in sis te con jus tas ra zo nes Fer di nand HAHN. Das Zeug nis des Neuen Tes ta -
ments in sei ner Viel falt unn Ein heit. Keryg ma und Dog ma, 48Jg. Göt tin gen: Van den hoeck,
2002/4, p. 240-260; cf. tam bién Ger hard BARTH, op .cit., p. 265s.
141
Tam bién en Amé ri ca La ti na pro si gue una on da se cu la ri zan te. Ver a João Ba tis ta LI BA -
NIO. O pa ra do xo do fe nô me no re li gio so no iní cio do mi lê nio. Pers pec ti va Teo ló gi ca, ano 34,
Be lo Ho ri zon te, 2002, p. 63-88.
La autoridad de la Biblia • 111
“cre dos a-re li gio sos”, o sea pa ra las per so nas con di fi cul ta -
des en la fe.
Re sul ta que la Bi blia ofre ce sa bi du ría an tes que cien cia, en lo
que con sis te una enor me ca ren cia jus ta men te en el mun do do mi na -
do por la téc ni ca. La pre gun ta por lo con ve nien te y real men te im por -
tan te fue re le ga da a un cos ta do. El in te rés do mi nan te pri vi le gia lo fac -
ti ble, la pro duc ti vi dad, el lu cro, y ya no el bien de la co lec ti vi dad. La
voz de la Bi blia es la voz de la sa bi du ría que no se su je ta a las vi ci -
si tu des de los tiem pos y a las os ci la cio nes de las de man das mer can -
ti lis tas. Es ta es la ra zón por que la Bi blia es, a la vez, ar cai ca y mo -
der na. Hay una con ti nui dad en la his to ria, sin la cual es ta per de ría el
rum bo y aca ba ría en el caos. Los asun tos en la agen da de la Bi blia
son par te de esos ele men tos cons tan tes y por es to orien ta do res de la
his to ria de los in di vi duos y las so cie da des. Que sin mi se ri cor dia la vi -
da hu ma na aca ba en la rui na y que per do nar es más sa bio que ven -
gar se, son afir ma cio nes bí bli cas cen tra les. Es tán ahí pa ra ser pro ba -
das co mo ver da des ya no par ti cu la res, si no uni ver sa les.
Es so bre la ba se de esa sa bi du ría que la Bi blia bus ca la co mu -
nión ecu mé ni ca, no so la men te en tre las Igle sias si no tam bién en tre
las re li gio nes. Un mun do pro gre si va men te me nor am plió las di men -
sio nes de la “ecu me ne”, en se ñan do a ver a la hu ma ni dad co mo una
so la fa mi lia
142
. Cier ta men te no la unen ni la fe ni la cul tu ra. Por el con -
tra rio, pro fun das rup tu ras del or den ra cial, po lí ti co, re li gio so y otros,
di vi den el cuer po so cial de la hu ma ni dad y ame na zan su so bre vi ven -
cia. De allí que no es su fi cien te que rer en ten der la Bi blia. La Bi blia
quie re más. Quie re pro mo ver el en ten di mien to de los pue blos y su
unión en el mis mo es pí ri tu. El diá lo go in ter-re li gio so tie ne por fi na li -
dad con gre gar a la hu ma ni dad en una so la co mu ni dad ba jo el mis mo
Dios, Crea dor y Se ñor del uni ver so. Esa co mu nión no ex tin gui rá las
di fe ren cias, pe ro po si bi li ta rá la “sus ten ta bi li dad” y la con vi ven cia pa -
cí fi ca de las per so nas.
El es tu dio se rio de la Bi blia im pli ca el “ries go” de ser cau ti va do
por su pro yec to. Ella irra dia un Es pí ri tu que fas ci na, com pro me te,
con sue la, cons tru ye. Ha bla a los co ra zo nes de las per so nas, no so lo a
su in te lec to. Trans for ma y crea en ellas, a su vez, un “nue vo es pí ri -
142
Ver nues tro es tu dio Gott fried BRA KE MEIR. Ecu me nis mo: re pen san do o sig ni fi ca do e
abri gên cia de um ter mo. Pers pec ti va Teo ló gi ca, ano 33, Be lo Ho ri zon te 2001, p. 195-216.
tu”, una nue va men te. Por tan to es pre ci so aus cul tar to da la Bi blia y
des cu brir su cau sa cen tral. Quien es tá pre so de la le tra frag men ta la
Bi blia y la des com po ne en pe da zos. Le per ju di ca su in ten ción, que es
la de des per tar la fe, el amor y la es pe ran za, es tas tres (1 Co 12.13),
en un vín cu lo in di so lu ble y re cí pro co. La Bi blia no te me la prue ba de
la ver dad, pe ro pa ra des cu brir el te so ro es con di do es ne ce sa rio arar
el cam po (Mt 13.44).
112 • La autoridad de la Biblia
E*+a ed!c!1& de La autoridad de la Biblia
*e +e)%!&1 de !%()!%!) . e&c,ade)&a)
e& e$ %e* de e&e)' de 2006
e& I%()e&+a Tec&'()!&+, D'%!&' E*(!&a) 25-79 . M,&!be.
Te$f.: (593-2) 2555434, Q,!+', Ec,ad').
Se )ea$!/1 e& +!(')af0a Ce&+e&!a$ . *e !%()!%!e)'& 500 e"e%($a)e*.

You're Reading a Free Preview

Download
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->