Protectores Solares

Protectores Solares
• Los protectores solares protegen la piel de las quemaduras
que produce el sol. También desempeñan una función
importante en impedir la penetración de la radiación
ultravioleta (UV), que daña la piel y puede producir cáncer de
la piel.
• Sin embargo, los protectores solares no bloquean la radiación
UV en un 100 por ciento.
¿Cuál es la diferencia entre un protector
solar y un bloqueador solar?


• La terminología empleada en las etiquetas de los protectores solares
puede crear confusiones.
• La protección que brinda un protector solar se indica mediante el
factor de protección solar (su sigla en inglés es SPF) impreso en la
etiqueta del producto.
• Se considera bloqueador solar todo protector cuyo SPF sea igual o
mayor de 15. En teoría, los protectores solares brindan protección
contra la exposición a la radicación ultravioleta B (UVB) según se
detalla a continuación:

• Un protector con SPF 15 puede absorber más del 92 por ciento de la
radiación UVB.
• Un protector con SPF 30 puede absorber más del 97 por ciento de la
radiación UVB.
¿Cómo se usan los protectores
solares?
• El protector solar brinda protección contra las quemaduras solares y reduce al mínimo el bronceado, debido a que
refleja los rayos UV. El uso correcto de los protectores solares es un factor importante para la protección de la piel.
Tome en cuenta lo siguiente:

• El uso de un protector solar con un SPF de 20 a 30 ofrece una buena protección contra las quemaduras solares y
suele evitar el bronceado.
• Elija un protector solar de amplio espectro que filtre tanto los rayos ultravioleta A (UVA) como los B (UVB).
• Un protector solar con un SPF menor de 4 ofrece la protección mínima. Si usted siempre se broncea pero casi
nunca sufre quemaduras, este nivel de protección para la piel puede ser suficiente para evitar quemaduras y una
coloración despareja.
• Los protectores solares con un factor SPF mayor brindan protección por períodos más prolongados que los que
tienen SPF menores.
• Aplique el protector solar en todas las zonas de la piel expuestas, incluso en el borde de las orejas, los labios, la
parte posterior del cuello y los pies, que siempre suelen quedar desprotegidas.
• Es aconsejable que todas las personas utilicen protector solar (desde los seis meses de edad en adelante),
independientemente del tipo de piel, puesto que todos los tipos de piel necesitan protección contra los rayos
solares UV. Si bien los tipos de piel más claros corren mayor riesgo de sufrir cáncer de la piel, todo el mundo corre
algún riesgo. Según las investigaciones realizadas, los rayos UVA pueden contribuir al envejecimiento prematuro y
a la aparición del cáncer de la piel.
• Utilice protector solar en abundancia. La dosis recomendada es una onza por aplicación. Repita la aplicación cada
dos horas, después de meterse en el agua o de practicar ejercicio o si ha sudado mucho. La exposición indirecta al
sol también puede provocar quemaduras. Tenga en cuenta el tiempo que pasa paseando el perro, yendo de
compras o haciendo ejercicio durante el horario del almuerzo.
• No olvide utilizar protector solar cuando realice tareas domésticas al aire libre.
Relación entre el protector solar y el
tipo de piel:

• El hecho de conocer su tipo de piel le ayudará escoger el tipo
de protector solar adecuado para usted. La Administración de
Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos (Food and Drug
Administration, su sigla en inglés es FDA) recomienda lo
siguiente: