PRESENTACIÓN

Mi alegría no tenía límites. Había aprendido la verdadera práctica de la ley. Y,
más importante todavía, realicé el descubrimiento que me permitiría encontrar
el lado bueno de los hombres y la manera de tocarles el corazón. Comprendí que
la verdadera función de un abogado era unir a las partes en desacuerdo. Esta
lección quedó tan firmemente impresa en mi espíritu, que durante los veinte
años de ejercicio de la profesión, casi todo mi tiempo estuvo ocupado en lograr
para cientos de casos el acuerdo privado. Con lo cual yo no perdía nada, ni si-
quiera dinero, y mucho menos mi alma.
GANDHI, M.K.
Autobiografía. Mis experiencias con la verdad.
Segunda Parte, Apartado XIV
Como es sabido, Gandhi ejerció la práctica del Derecho durante un pro-
longado lapso de tiempo. Su primer caso fue un difícil asunto de importante
cuantía en materia de transacciones comerciales. Pronto se dio cuenta de que,
con independencia de los hechos y de la extraordinaria complejidad jurídica, si
ambas partes persistían en él, demandante y demandado resultarían arruina-
dos por los elevados costes de los honorarios de los abogados y por el tiempo
que les restaba en sus quehaceres diarios como comerciantes, con un impor-
tante problema en cuanto a la duración del pleito que podría prolongarse de
forma indefinida. Al mismo tiempo, resultaba singular que ambos eran parien-
tes y nacidos en la misma ciudad. En lugar de proseguir con esta espiral que
sólo hacía crecer la mala voluntad recíproca entre las partes y la irritación, Gan-
dhi les convenció para el nombramiento de un mediador (arbitraje) que aho-
rró gastos a ambas partes; al mismo tiempo, la parte vencedora supo estar a la
altura de las circunstancias y aceptó cobrar cuotas moderadas a la parte vencida
de tal manera que no resultara arruinada. Los antiguos contendientes queda-
ron muy satisfechos de los resultados e, incluso, crecieron en la estimación pú-
blica en el marco de su comunidad.
La elección de la “mediación” como tema de estudio obedeció a un triple
motivo. En primer lugar, nuestra dedicación profesional a la disciplina del De-
recho Penal; en segundo, el desarrollo de experiencias en España que arran-
can desde principios de la década de los 90 del siglo XX, permitiendo un análi-
sis en profundidad de la institución, tanto en el ámbito legislativo como en la
práctica judicial; tercero, la necesidad de implantar un programa piloto de me-
16 Presentación
diación en el ámbito territorial de la Sección de Menores de la Fiscalía Provin-
cial en la que desempeñamos nuestra labor.
La estructura del trabajo se dividió tres grandes bloques. El primero hace
referencia a la emergencia de los modelos de mediación en justicia juvenil; el
segundo, al Derecho Comparado; el tercero, al marco normativo y práctica en
España.
El primero de los bloques temáticos se subdividió en dos apartados. En el
inicial se realiza un análisis del marco internacional en materia de Justicia Juve-
nil diseñado por la Convención de Naciones Unidas sobre los Derechos del
Niño y las recomendaciones internacionales, con especial atención al marco re-
gional europeo. Al mismo tiempo que se subraya la evolución y las diferencias
con el Derecho Penal de adultos, se ha proporcionado un esquema de la nor-
mativa española, sirviendo como introducción general. En el apartado poste-
rior, se ha procedido al estudio de los motivos que han dado lugar a la irrupción
de los modelos de mediación, tanto en el marco del Derecho Penal como en el
particular de la Justicia Juvenil, al tiempo que se ha procurado realizar un esbo-
zo –fundado en el consenso actual sobre esta figura en el plano internacional–
que permita presentar una definición y una enumeración de elementos que
pueda aceptarse sin fisuras.
El segundo de los bloques temáticos ha ido dirigido a un estudio del Dere-
cho Comparado. Nuestro marco estaba centrado en el ámbito regional euro-
peo. Entre las dos posibilidades que se planteaban -la enumeración de estas fi-
guras en los distintos países o el estudio de algunos países concretos-, fue
preferida la segunda. La razón de ello radica en que se estimó que en una insti-
tución como la mediación (cuyo principal elemento es la flexibilidad) la caren-
cia de un mínimo estudio del sistema procesal y del marco material de las con-
secuencias jurídicas a las que sirve de alternativa o en las que está inserta era
insuficiente. Por otro lado, cualquier estudio de una institución fuera del siste-
ma en el que se enmarca impide una comprobación de su verdadero impacto y
alcance. En la elección de los países se tuvo en cuenta su importancia como mo-
delo. En este sentido, la elección de la República Federal Alemana e Inglaterra
y Gales (Reino Unido) obedece a la influencia del primer sistema en el marco
continental europeo y a la inserción del segundo en la órbita de los países del
common law. La preferencia por la República francesa radica en su carácter de
vecino inmediato, su sistema diferenciado del germánico y la indudable pre-
sencia de este país en la esfera internacional. Junto a la exposición general de la
legislación y práctica, se ha reservado un apartado estadístico que permite
cuantificar la influencia que la mediación tiene en cada uno de estos países.
El tercero de los bloques está destinado al análisis de la normativa y prácti-
ca españolas. Se ha subdividido en dos apartados. El primero es el referente al
marco jurídico, con exposición de la legislación, jurisprudencia y principales
problemas que plantea la figura. El segundo está orientado hacia el terreno
práctico de los operadores, con desarrollo de los aspectos psicoeducativos que
rodean la figura y, en el marco de una experiencia piloto realizada en la Sec-
Presentación
17 La mediación en el Derecho penal de menores
ción de Menores de la Fiscalía Provincial de Alicante, los problemas que genera
la implantación, sus beneficios y la necesidad de generar herramientas adecua-
das para la evaluación y seguimiento estadístico de los programas.
Junto a estos bloques se incluyen dos anexos fuera ya del texto propiamen-
te dicho. El primero es el concerniente a las referencias bibliográficas (impera-
tivo en cualquier trabajo de investigación). El segundo es el referente a una se-
rie de modelos de formularios para la práctica y elaboración estadística (no
constituyen actualmente modelos oficiales pero su originalidad y utilidad es
evidente).
17 Presentación