LA PLAZA ENCANTADA

HABÍA UNA VEZ UNA PLAZA TAN GRANDE Y ARBOLADA.

REDONDA COMO MISTERIOSA Y

CELESTE LLEVÓ A PASEAR A SU GATO GAUDIO Y LAUTARO A SU PERRO PEDRO.

GAUDIO SE ESCAPÓ Y PEDRO LO CORRIÓ POR TODA LA PLAZA, HASTA QUE SE CANSÓ. EL GATO GAUDIO SE PERDIÓ Y CELESTE LE DIJO: _ ¿QUERÉS QUE TE AYUDE A BUSCAR EL GATO? _ BUENO, ME ENCANTARIA LE RESPONDIÓ PEDRO CON ENTUSIASMO.

JUNTOS COMENZARON A BUSCAR EL GATO GAUDIO POR LA ARBOLADA PLAZA, CUANDO EL PERRO PEDRO DE LAUTARO SE PUSO A LADRAR. LADRABA CADA VEZ MAS FUERTE JUNTO AL ÁRBOL, EL GATO GAUDIO ASUSTADO SE ESCONDÍA ENTRE LAS RAMAS Y CELESTE Y LAUTARO SE MIRARON MUY CONTENTOS POR HABER ENCONTRADO AL GATO GAUDIO.
MARIA DE LOS ANGLES PANELLA