P. 1
Ética protestante y espíritu del capitalismo.pdf

Ética protestante y espíritu del capitalismo.pdf

|Views: 0|Likes:
Published by sorareader

More info:

Published by: sorareader on May 23, 2014
Copyright:Traditional Copyright: All rights reserved

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

05/23/2014

pdf

text

original

Max WEBER

La ética protestante y el espíritu del capitalismo
INDICE
Introducción
PRIMERA PARTE
El problema
I. Confesión y estructura social
II. El espíritu del capitalismo
III. Concepción luterana de la profesión. Tema de nuestra inesti!ación
"E#$NDA PARTE
%a &tica profesional del protestantismo asc&tico
I. %os fundamentos reli!iosos del ascetismo laico
II. %a relación entre el ascetismo y el espíritu capitalista
Di!itali'ación( Andr&s Pereira M.
andaper@hotmail.com
)unio de *++,.
Desde(
-na Edición
Premia Editora
%a red de )on.s /--/
Título ori!inal( #esammelte Aufsat'e 'ur Reli!ionsso'iolo!ie
0olumen I1 p.!s. /2*+3
Traducción( )os& C4.e' Martíne'.
Dise5o de la colección( Pedro Tana!ra R.
Primera edición( /-6-
Noena edición( /--/
7 PREMIA editora de libros s.a. para esta edición en len!ua castellana.
RE"ER0AD8" T8D8" %8" DEREC98"
I":N -3;2,<,2+6/2+
Premi. editora de libros1 ". A.
Tla4uapan. Puebla.
=Apartado Postal /*236*
+<+*+ M&>ico1 D. ?.@.
Impreso y 4ec4o en M&>ico
Printed and made in Me>ico
AAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAA
A
INTR8D$CCI8N
"i al!uien perteneciente a la ciili'ación moderna europea se propone inda!ar al!una cuestión
Bue concierne a la 4istoria uniersal1 es ló!ico e ineitable Bue trate de considerar el asunto de
este modo( CBu& serie de circunstancias 4a determinado Bue sólo sea en 8ccidente donde 4ayan
sur!ido ciertos sorprendentes 4ec4os culturales =&sta es1 por lo menos1 la impresión Bue nos
producen con frecuencia@1 los cuales parecen se5alar un rumbo eolutio de alide' y alcance
uniersalD
Es Enicamente en los países occidentales donde e>iste FcienciaG en aBuella etapa de su desarrollo
aceptada como F.lidaG. Tambi&n en otros lu!ares1 como( India1 C4ina1 :abilonia1 E!ipto1 4a
e>istido el conocimiento empírico1 el e>amen acerca de los problemas del mundo y de la ida1
filosofía de isos racionalistas y 4asta teoló!icos =aunBue la creación de una teolo!ía sistem.tica
4aya sido obra del cristianismo1 baHo el influHo del espíritu 4el&nicoI en el Islam y en al!una Bue
otra secta india Enicamente se 4allan atisbos@1 conocimientos y obseraciones tan 4ondos como
a!udos. Mas1 la astronomía babilónica1 i!ual Bue cualBuier otra1 reBuería de la fundamentación
matem.tica1 la cual les fue dada por los 4elenos1 siendo precisamente lo m.s sorprendente ante el
aance lo!rado por la astrolo!ía1 en especial entre los babilonios. A la !eometría le 4i'o falta la
FdemostraciónG racional1 4erencia tambi&n del espíritu 4el&nico1 creador de la mec.nica y la
física. %as ciencias naturales de la India estaban desproistas de e>periencia racional =debida al
Renacimiento1 salando al!uno Bue otro efímero indicio de la anti!Jedad@ y del laboratorio
moderno. Por esta ra'ón1 la medicina =tan eolucionada en la India1 en las cuestiones empírico
t&cnicas@1 no contó con nin!una base bioló!ica ni bioBuímica en particular. De las ciili'aciones
occidentales nin!una 4a tenido conocimiento acerca de la Buímica racional. %a 4istorio!rafía
c4ina1 Bue lo!ró !ran incremento1 careció del pragma tucididiano. En la India 4ubo precursores
de MaBuiaeloI sin embar!o1 la teoría asi.tica del Estado se encuentra falta de una
sistemati'ación similar a la aristot&lica y de toda clase de conceptos racionales. ?uera de
8ccidente no 4ay una ciencia Hurídica racional1 no obstante todos los resBuicios Bue puedan
encontrarse en la India =Escuela de Mimamsa@1 a pesar de todas las amplias codificaciones y de
todos los libros Hurídicos1 indios o no1 pues no 4abía la posibilidad de recurrir a esBuemas y
cate!orías estrictamente Hurídicas del Derec4o romano1 así como de todo el Derec4o occidental
nutrido por &l. Aparte de 8ccidente1 en otro lu!ar no se conoce nada semeHante al Derec4o
canónico.
Con el arte acontece lo mismo. Posiblemente1 el oído musical estuo desarrollado con muc4a
m.s delicade'a en otros pueblos Bue en la actualidad. Como Buiera Bue sea1 no era menos preciso
Bue el nuestro. %a polifonía era conocida de todos los pueblos1 así como no les eran e>tra5os los
distintos compases e instrumentación1 i!ual Bue los interalos tónicos racionalesI sin embar!o1
tan solo en 8ccidente 4a e>istido la mEsica armónica racional1 esto es( contrapunto1 armoníaI
asimismo1 la composición musical basada en los tres tritonos y la tercera armónicaI adem.s1 la
crom.tica y la armonía nuestras =conocidas1 en erdad1 racionalmente desde el Renacimiento1
como factores de la armoni'ación@I y la orBuesta actual con su correspondiente cuarteto de
cuerdas como nEcleo1 la or!ani'ación del conHunto de instrumentos de iento1 el baHo b.sico1 el
penta!rama =Bue facilita la composición y eHecución de las obras musicales modernas y sostiene
su duración a tra&s del tiempo@1 las sonatas1 sinfonías y óperas =no obstante Bue siempre 4a
e>istido mEsica de pro!rama y Bue la totalidad de los mEsicos 4an utili'ado1 como medio de
e>presión musical1 tanto el mati'ado como la alteración de tonos y la crom.tica@ y1 como medios
de eHecución1 los actuales instrumentos primordiales1 esto es( el ór!ano1 el piano y los iolines.
En cuanto al arco en oHia1 &ste fue ideado en la anti!Jedad1 en Asia1 como motio decoratioI
parece ser1 tambi&n1 Bue en 8riente no i!noraban la bóeda esBuifada. Mas1 fuera de 8ccidente1
no se tenía idea de la utili'ación racional de la bóeda !ótica1 para alerse de ella al distribuir y
aboedar espacios eri!idos libremente y1 en especial1 como principio constructio de colosales
obras y como base de un estilo Bue1 de 4ec4o1 fue aplicado tanto a la escultura como a la pintura
creatia propia de la Edad Media. Claro est. Bue tampoco e>iste =pese a Bue el 8riente facilitó
los fundamentos t&cnicos@ esa solución a la problem.tica de las cEpulas y esa especie de
Fcl.sicaG racionali'ación del arte en !eneral =debida al uso de la perspectia y la lu' en la
pintura@1 cuya creación pertenece al Renacimiento. En C4ina se produHo el arte tipo!r.ficoI pero1
sólo a 8ccidente le es dado ser la cuna de una literatura impresa1 destinada a la prensa y las
reistas. En C4ina y en el Islam se 4an fundado escuelas superiores de todo linaHe1 inclusie con
la m.>ima similitud a las uniersidades y academias. Por lo Bue respecta al cultio sistemati'ado
y racional de las especialidades científicas1 la ense5an'a del FespecialistaG como factor destacado
en la cultura1 sólo el 8ccidente los 4a forHado. Asimismo1 el funcionario especiali'ado1 piedra
an!ular del Estado y de la economía moderna en Europa1 es producto occidental1 en tanto Bu& en
otra parte a este funcionario especiali'ado no se le 4a dado nunca tanta importancia para el orden
social. Es eidente Bue el FfuncionarioG1 inclusie el de referencia1 es un producto muy anti!uo
en las m.s diersas culturas. Pero1 nin!En país en &poca al!una se 4a isto1 de modo tan
ine>orable1 sentenciado como 8ccidente a recluir todos los b.sicos supuestos de orden político1
económico y t&cnico en las 4ormas an!ostas de una or!ani'ación de funcionarios especiali'ados1
ya sea estatales1 t&cnicos comerciales y1 en especial1 Hurídicos1 como titulares de las m.s
trascendentales acciones de la ida social.
De i!ual modo 4a sido muy amplia la or!ani'ación estamentaria de las corporaciones políticas y
socialesI pero1 Enicamente Europa 4a sabido del Estado estamentario( rex et regnum1 con el
si!nificado occidental. K1 claro est.1 tan solo el 8ccidente 4a establecido parlamentos con
Frepresentantes del puebloG1 ele!idos con periodicidad1 dema!o!os y líderes Bue !obiernan en
calidad de ministros responsables ante dic4o parlamento1 si bien es natural Bue en todo el mundo
4a 4abido FpartidosG en el sentido de or!ani'aciones ambiciosas de conBuista o con la pretensión
de eHercer influHo en el poder. El 8ccidente es1 tambi&n1 el Enico Bue 4a conocido el FEstadoG
como or!ani'ación política1 en base a una FconstituciónG establecida1 a un Derec4o estatuido y
con una administración a car!o de funcionarios especiali'ados1 conducida por re!las racionales
positias( las FleyesG. Todo esto1 fuera de 8ccidente1 se 4a conocido de modo rudimentario1
carente siempre en este fundamental acoplamiento de los decisios elementos Bue le son
peculiares.
Así acontece con respecto al poder de mayor importancia en nuestra ida moderna1 el
capitalismo.
Tanto el deseo de lucro1 como la tendencia a enriBuecerse1 en especial monetariamente 4asta el
m.>imo1 no !uardan nin!una relación con el capitalismo M.s bien son tendencias Bue se
encuentran en estratos sociales como son ya los camareros1 o ya los m&dicos1 coc4eros1 artistas1
muHeres mundanas1 funcionarios corruptibles1 Hu!adores1 pordioseros1 soldados1 ladrones o los
Fcru'adosG( en all sorts and conditions of men1 en todos los tiempos1 así como en todos los
rincones de la tierra1 en cualBuier situación Bue ofre'ca una obHetia posibilidad de conse!uir un
fin de lucro. "e 4ace necesario abandonar de una e' por todas una concepción tan elemental e
in!enua del capitalismo1 con el Bue no tiene nin!En ne>o =y menos aEn con su FespírituG@ la
FambiciónG1 aunBue sea sin límitesI en el sentido opuesto1 el capitalismo debería ser considerado1
Hustamente1 como una suHeción o1 al menos1 como la moderación racional de este instinto
desmedido de lucro. El capitalismo se identifica1 ciertamente1 con el deseo de la !anancia1 Bue
4abía de lo!rarse con el trabaHo capitalista1 continua y racional1 !anancia siempre renoada1 la
rentabilidadG. K así dentro de una ordenación capitalista de la economía1 cualBuier esfuer'o
indiidual no encaminado al posible lo!ro de una !anancia se estrellar. sin remedio.
Antes Bue nada 4emos de definir con una precisión al!o mayor de lo Bue comEnmente suele
4acerse1 Bu& es un acto de Feconomía capitalistaG. Esto si!nifica1 para nosotros1 un acto Bue se
apoya en la e>pectatia de una !anancia producto del Hue!o de recíprocas posibilidades de
cambio1 en cl.sicas probabilidades pacíficas lucratias. El 4ec4o formal de enriBuecerse1 actual
mente1 o adBuirir al!o por medios iolentos tiene leyes propias y no siempre es oportuno =aunBue
no sea pro4ibitio@ situarlo baHo la misma cate!oría Bue la actiidad enfocada en Eltimo t&rmino
4acia la posibilidad de lo!rar una !anancia en el cambio.
/
Al desear racionalmente el lucro de
índole capitalista1 la correspondiente actiidad se basa en un c.lculo de capital1 esto es( se inte!ra
en una serie planeada de erdaderas prestaciones proec4osas o particulares1 como medio
adBuisitio1 de modo Bue el alor de los bienes estimables monetarios =o el alor de apreciación
calculado con periodicidad de la riBue'a alorable en moneda1 de una empresa estable@1 en el
balance final deber. superar al FcapitalG1 di!amos al alor estimatio de los medios adBuisitios
reales Bue fueron aplicados para la adBuisición por cambio1 Bue deber.1 por consi!uiente1
aumentar sin interferir con la e>istencia de la empresa. :ien se trate de mercancías in natura
entre!adas en consi!nación a un comerciante en ruta1 cuyo producto puede deriar1 por su parte1
en otras tantas mercan cías in natura1 o se trate de una f.brica cuyos inmuebles1 m.Buinas y
reseras en dinero1 así como las materias primas y los productos elaborados totalmente o a
medias si!nifican cr&ditos a los cuales corresponden sus respectias obli!aciones. %o determinan
te1 de 4ec4o1 es el c.lculo efectuado con el capital en moneda1 así sea por la mediación de la
moderna contabilidad o del m.s simple modo y rudimentario Bue fuere( al iniciarse se elaborar.
un primer presupuestoI asimismo1 otros c.lculos antes de dar de terminados pasos1 se!uidos de
otros al controlar e inBuirir la coneniencia de los ya efectuadosI finalmente1 se proceder. a una
liBuidación1 Buedando fiHada la F!ananciaG. El presupuesto inicial de una consi!nación1 por
eHemplo1 determina el alor monetario conencional de los bienes entre!ados =de no consistir ya
&stos en dinero@ y su liBuidación ser. el alor estimatio Eltimo1 en el cual se basar. el reparto de
las p&rdidas y las !ananciasI y1 de obrar racionalmente el consi!natario1 4abr. un c.lculo preio
en cada acción determinada1 emprendida por &l. En ocasiones1 ocurre Bue falta1 ciertamente1 todo
c.lculo y estimación e>actos1 procedi&ndose por ealuaciones apro>imadas o de modo
puramente tradicional y conencional1 y ello acontece en toda forma de empresa capitalista1
inclusie 4oy1 cuando las circunstancias no e>i!en la elaboración de c.lculos precisosI sin
embar!o1 ello no lo altera en lo m.s puro1 antes bien Enicamente el !rado de racionalidad de las
tareas capitalistas.
Es importante sentar Bue lo determinante de la acción eco nómica estriba en no prescindir nunca
del c.lculo relatio al alor monetario inertido y la !anancia final1 ya sea efectuada de la
/
En esta cuestión y en al!unas m.s1 me desprendo de Buien fue mi respetado maestro %uHo :rentano =en cuanto a la
obra Bue m.s adelante 4abr& de mencionar@. Por de pronto1 mi discrepancia estriba en la terminolo!íaI pero sosten!o
otras de car.cter obHetio. A mi entender no sería coneniente inolucrar en una sola cate!oría al!o tan 4etero!&neo
como el lucro adBuirido a costa de la e>plotación y la !anancia1 Bue ritEa la dirección de un compleHo industrial y
aEn m.s se5alar como espíritu del capitalismo1 en contraposición a otros m&todos de lucro1 todo af.n de lo!rar
dinero1 pues los conceptos se e>traían y con respecto a lo primero se imposibilita poner de reliee aBuello Bue
caracteri'a el capitalismo de 8ccidente ante las dem.s formas capitalistas. #. "immel en su P4ilosop4ie des #eldes
=?ilosofía del dinero@ se e>cede tambi&n al confrontar la Feconomía del dineroG y el FcapitalismoG1 con lo cual su
propia demostración obHetia Bueda ulnerada. Por su parte L. "ombart1 particularmente en la postrera edición de su
bellísima obra ma!na1 acerca del capitalismo1 relatia a 8ccidente1 y a la or!ani'ación racional del trabaHo =de sumo
inter&s a mi Huicio para dilucidar el problema@1 se presenta muy poster!ado en beneficio de los dem.s elementos del
moimiento pro!resio Bue de continuo 4an sur!ido en la 4umanidad.
manera m.s primitia. 0isto así1 no 4a deHado de 4aber capitalismo y empresas capitalistas =con
m.s o menos racionali'ación1 inclusie1 del c.lculo del capital@ en todas las naciones ciili'adas
del orbe1 4asta donde alcan'an nuestros conocimientos( en C4ina1 India1 :abilonia1 E!ipto1 en la
anti!Jedad 4el&nica1 en la Edad Media y en la ModernaI y podemos decir Bue adem.s de 4aber
empresas aisladas1 4ubo economías Bue propiciaron el incesante desarrollo de nueas empresas
capita listas1 comprendidas tambi&n las industrias fiHas =no obstante Bue el comercio leHos de
constituir1 precisamente1 una empresa estable1 era1 por el contrario1 una adición de empresas
aisladas1 y tan solo de una manera paulatina1 por ramas1 Bue se iba enla'ando en cone>ión
or!.nica en la labor de aBuellos comerciantes de m.s cate!oría@. Como Buiera Bue sea1 la
empresa capita lista y el empresario capitalista =se entiende estable1 no como empresario
ocasional@ son el resultado de tiempos muy remotos1 y 4an estado siempre esparcidos por todos
los .mbitos.
0eamos1 a4ora1 en 8ccidente( el capitalismo adBuiere una cate!oría y unas formas1 así como
características y direcciones des conocidas absolutamente en otras esferas. Es bien sabido Bue
nunca deHó de 4aber en todo el mundo mercaderes1 ya sea al mayoreo o al por menor1 locales o
interlocales1 ne!ociaciones de pr&stamos de todas cate!orías1 bancos con funciones de distinta
índole =aunBue parecidas en lo fundamental a las Bue 4abía en nuestro si!lo M0I@I asimismo1 4an
abarcado siempre muc4o los empr&stitos naales1 las consi!naciones1 los ne!ocios y las
asociaciones comanditarias. A4ora bien1 en todas las 4aciendas monetarias Bue 4an e>istido1 de
las corporaciones pEblicas1 4a sur!ido el capitalismo Nen :abilonia1 #recia1 India1 C4ina1
Roma.. . N Bue da en pr&stamo su dinero para el financiamiento de !uerras y piraterías1 para
toda clase de suministros y construcciones1 o Bue interiene como empresario colonial en la
política allende los maresI tambi&n como comprador o cultiador de plantaciones mediante
esclaos o trabaHadores a Buienes oprimió directa o indirectamenteI asimismo1 Bue arrienda
!randes 4aciendas1 car!os o1 primordialmente1 impuestosI se dedica a subencionar a los Hefes de
partido con fines electorales o a los condotieros para proocar !uerras ciilesI o Bue interiene1
en Eltimo termino1 como FespeculadorG en toda clase de aenturas financieras. Esta clase de
empresario1 Fcapitalista aentureroG1 4a e>istido en todas partes del mundo. E>ceptuando los
ne!ocios crediticios y bancarios1 y del comercio1 sus posibilidades fueron siempre de índole
irracional y especulatiaI se basaban tanto en la adBuisición por la iolencia1 ya fuera el despoHo
efectuado en !uerra1 en un momento dado1 como el despoHo interminable y fiscal al lucrar con el
trabaHo de sus subordinados a Buienes e>plotaban miserablemente.
El caso es1 Bue el capitalismo de los iniciadores1 el de todos los !randes especuladores1 colonial y
financiero1 en la pa' y1 sobre todo1 el Bue especula con las !uerras1 no deHan de llear impreso
este sello en la actualidad real del 8ccidente1 y a4ora1 como entonces1 ciertas partes =no todas@
del !ran comercio uniersal est.n aEn cerca de esa clase de capitalismo. Pero1 en 8ccidente
e>iste un tipo de capitalismo desconocido en cualBuier otra parte del mundo( la or!ani'ación
racional2capitalista del trabaHo b.sicamente libre. En cualBuier otro lu!ar no e>isten m.s Bue
atisbos1 embriones de ello. 9asta la or!ani'ación del trabaHo mediante los sieros en las
plantaciones y en los er!.stulos de la anti!Jedad1 se lo!ró un baHo niel de racionalidad1 aEn
menor en el r&!imen de prestaciones personales o en las factorías instaladas en patrimonios
particulares o en las industrias dom&sticas de los terratenientes1 Bue utili'aban el trabaHo de sus
sieros o clientes1 en la naciente Edad Moderna.
Aparte de 8ccidente no m.s se encuentran dispersas Findustrias dom&sticasG aut&nticas1
fundamentadas en el trabaHo libreI y el empleo uniersal de Hornaleros no 4a redundado en
nin!una parte1 deHando a salo e>cepciones muy raras y particulares =sin duda muy diferentes de
las modernas empresas industriales1 en especial1 en los monopolios estatales@1 a la creación de
manufacturas1 ni tan solo a una or!ani'ación racional del artesano1 como las 4ubo en el medieo.
"in embar!o1 la or!ani'ación industrial racional1 la Bue mide las posibilidades de los mercados y
no permite la especulación irracional o política1 no es la sola manifestación del capitalismo de
8ccidente. %a or!ani'ación racional moderna del capitalismo europeo no se 4ubiera lo!rado sin
la interención de dos factores determinantes de su eolución( la bifurcación de la economía
dom&stica y la industria =Bue actualmente es un principio b.sico de la ida económica de 4oy@ y
la consecuente contabilidad racional. En otros si!los =el ba'ar oriental o los er!.stulos de
diferentes países@ ya se lleaba a efecto la separación material de la tienda o el taller y la
iiendaI en el Asia oriental1 el 8riente y en la anti!Jedad se encuentran por i!ual capitalistas
con contabilidad propia. Pero todo esto1 compar.ndolo con la autonomía de los establecimientos
industriales modernos1 ofrece car.cter rudimentario1 ya Bue est. falto completamente de los
supuestos de dic4a autonomía1 esto es( la contabilidad racional y la separación Hurídica entre el
patrimonio industrial y los patrimonios indiidualesI o1 en caso de e>istir1 es de modo totalmente
primitio.
*
En otros lu!ares1 el moimiento eolutio se 4a inclinado 4acia los establecimientos
industriales Bue se 4an desli!ado de una importante economía dom&stica =del oikos@ real o
se5orial. Esta propensión1 de acuerdo con lo ya obserado por Rodbertus1 es a la inersa de la
occidental1 no obstante la apariencia de sus analo!ías.
Todas estas características del capitalismo occidental deben su importancia1 en lo presente1 a su
ne>o con la or!ani'ación capitalista del trabaHo. Así acontece referente a la llamada
Fcomerciali'aciónG1 con la cual est. estrec4amente inculado el desenolimiento conse!uido
merced a los títulos de cr&dito y la especulación racionali'ada en las :olsas1 ya Bue1 sin
or!ani'ación capitalista del trabaHo1 todo esto1 inclusie la tendencia a la comerciali'ación1
suponiendo Bue ello fuera tan posible1 no tendría1 sin probabilidad al!una1 un alcance similar al
Bue e>iste en la actualidad. $n c.lculo preciso Nbase de todo lo dem.sN Enicamente tiene
posibilidades fundamentado en el trabaHo libre y1 siendo Bue el mundo no 4a conocido fuera de
8ccidente una or!ani'ación racional del trabaHo1 así tampoco1 debido a ello1 4a e>istido un
socialismo racional. Es eidente Bue tal como el mundo 4a e>perimentado la economía
ciudadana1 la política municipal de abastecimientos1 el mercantilismo y la política
proidencialista de los mandatarios absolutos1 los ra'onamientos1 la economía planificada1 el
proteccionismo y la teoría del laisse' faire =en C4ina@1 4a e>perimentado1 tambi&n1 economías de
re!ímenes comunistas y socialistas de distinta índole( comunismo en el 4o!ar1 en la reli!ión o
militar1 socialismo de Estado =en E!ipto@1 monopolio de los c.rteles e instituciones de consumido
res de todo tipo. "in embar!o12 así como fuera de 8ccidente faltan los conceptos de Fbur!u&sG y
de Fbur!uesíaG =no obstante Bue en todas partes 4an sur!ido priile!ios municipales para el
comercio1 !remios1 !uildas y un sinfín de distinciones Hurídicas entre la ciudad y el campo en las
formas m.s diersas@1 de i!ual modo faltaba el FproletariadoG como claseI y tenía Bue faltar1
*
No 4ay Bue formarse un Huicio en e>tremo taHante acerca de esta oposición. El capitalismo encau'ado en un sentido
político =principalmente el des tinado al arriendo de impuestos@ dió ori!en tanto en la Anti!Jedad cl.sica como
oriental =comprendida la C4ina y la India@ a determinadas formas raciona les de industrias fiHas con una contabilidad
=de la Bue Enicamente tenemos noticias incompletas y deficientes@1 cuyo car.cter racional es eidente sin duda
al!una. :aste como eHemplo la institución de los bancos1 ori!inada1 en la mayor parte de los casos1 de intereses
políticos deriados de las !uerras. Podemos citar el :anco de In!laterra. Ello se eidenció cuando se produHo la
pu!na indiidualista por parte de Paterson1 promoter por e>celencia1 con los afiliados al Directorio los cuales
definieron su perseerante postura1 sin Bue tardaran en ser si!nificados como t4e Puritan usurers of #rocersO 9all1
así corno por la frustración política en las finan'as de aBuel :anco Ftan sólidoG al instituirse la ?undación "out42
"ea. El anta!onismo no es tan infle>ible1 si bien e>iste. No 4a 4abido promoters ni financiers1 por muy !randes Bue
sean1 entendidos lo suficiente para instaurar a!rupaciones racionales de trabaHoI tampoco los 4ubo entre los
representatios cl.sicos del capitalismo financiero a la par Bue político. Me refiero a los Hudíos1 !ente de índole
distinta =opinando1 como de costumbre1 de manera !eneral1 a e>cepción de casos solitarios@ a Buienes se les debe
atribuir la obra.
precisamente porBue se carecía de or!ani'ación racional del trabaHo libre como industria. Nunca
4a deHado de e>istir la Fluc4a de clasesG entre deudores y acreedores1 entre latifundistas y
menesterosos1 entre el siero de la !leba y el amo de la tierra1 entre el comerciante y el
consumidor o el terrateniente. Mas1 la luc4a tan peculiar de los tiempos medieales de 8ccidente
entre los trabaHadores a domicilio y aBuellos Bue les e>plotan en su trabaHo1 casi no se 4a
islumbrado en otros lu!ares. Pnicamente en el mundo occidental se produce la moderna
oposición entre el !ran empresario y el Hornalero libre. Es por eso Bue en parte al!una 4a sido
posible el planteamiento de un problema del cari' Bue determina la presencia del socialismo.
En una 4istoria uniersal de la cultura1 ista desde el .n!ulo puramente económico1 el problema
ital no es1 por lo tanto1 en definitia1 el correspondiente al desenolimiento de la actiidad
capitalista =ariable Enicamente en cuanto a la forma@1 empe'ando por el tipo capitalista
aenturero y comercial1 del capitalismo Bue especula con la !uerra1 la política y la
administración1 4asta sus formas actuales de la economíaI por el contrario1 m.s pronto es aBuel
Bue dio ori!en al capitalismo industrial bur!u&s con su or!ani'ación racional del trabaHo libreI
dic4o en otros t&rminos1 el del ori!en de la bur!uesía occidental con su peculiar aspecto Bue1 sin
duda1 consera cone>ión muy estrec4a con los indicios de la or!ani'ación capitalista del trabaHo1
pese a Bue1 eidentemente1 no es id&ntica a la misma1 ya Bue1 antes de 4aberse desenuelto el
capitalismo en 8ccidente ya 4abía la presencia de Fbur!uesesG1 en el sentido estamentario
=4acemos 4incapi& en Bue se trata de sólo en 8ccidente@. Esto supuesto1 el capitalismo moderno
4a recibido un determinante influHo en su eolución por parte de los adelantos de la t&cnicaI su
racionalidad1 actualmente1 se encuentra1 de manera sustancial1 condicionada por las posibilidades
t&cnicas de reali'ar un c.lculo con precisiónI esto es1 por las posibilidades de la ciencia
occidental1 especialmente de las ciencias naturales precisas y racionales1 con fundamento
matem.tico y e>perimental. El pro!reso de estas ciencias1 por su parte1 y aun de la t&cnica
basada en ellas debe !ran estímulo a la aplicación Bue1 con obHetios económicos1 4ace de ellas
el capitalismo1 por las posibilidades de !anancia Bue brinda. "e dio el caso i!ualmente de Bue los
indios calcularon con unidades1 se eHercitaron en el .l!ebra y descubrieron el sistema de los
nEmeros de posición1 lo cual fue utili'ado al punto por los occidentales en proec4o del
capitalismo acaba do de nacerI en cambio1 no supieron crear las modernas formas del c.lculo y la
forma cómo efectuar los balances. Tanto los comien'os de la matem.tica como la mec.nica no
estuieron condicionados por intereses capitalistas1 sin embar!o la aplicación t&cnica de los
conocimientos científicos =determinante para el orden de ida de nuestras masas@ estuo1
naturalmente1 condicionado por los resultados económicos Bue eran de desear en 8ccidente1 por
ese concreto medioI y ello se debe1 claro est.1 a las peculiaridades del orden social de 8ccidente.
En consecuencia1 cabe pre!untarnos a Bu& factores de esas peculiaridades1 ya Bue1
indudablemente1 todas no tenían la misma importancia. En primer t&rmino1 podemos mencionar(
la condición racional del Derec4o y la administración1 puesto Bue el capitalismo industrial
moderno racional reBuiere tanto de los elementos t&cnicos de c.lculo del trabaHo1 como de un
Derec4o preisible y una administración conducida por re!las cl.sicas. "in ello no deHa de ser
factible el capitalismo aenturero1 comercial y especulador1 así como toda clase de capitalismo
político1 si bien no 4ay posibilidades para la industria racional priada con capital fiHo y c.lculo
se!uro. Así1 pues1 tan solo el 8ccidente 4a brindado a la ida económica un Derec4o y una
administración dot.ndolos de esta e>actitud cl.sica t&cnico2Hurídica. Por esta ra'ón es necesario1
a4ora1 pre!untarse( Ccu.l es la causa de la e>istencia de dic4o Derec4oD No cabe duda Bue1 en
otras circunstancias1 los intereses capitalistas colaboraron a allanar el camino a la dominación de
los Huristas =ilustrados en el Derec4o racional@ en el .mbito de la Husticia y la administraciónI sin
embar!o1 no constituyeron1 en absoluto1 el Enico o dominante factor. K1 en cualBuier caso1 este
Derec4o no puede considerarse un producto de aBuellos intereses. En esta eolución actuaron1
tambi&n1 otras fuer'as y es interesante aeri!uar el por Bu& los intereses capita listas no actuaron
en el mismo sentido en C4ina. Asimismo1 Cno encau'a el pro!reso en el plano científico1
artístico1 político o económico por la misma ruta de la racionali'ación Bue es atributo propio del
occidentalD
Es obio Bue en cada uno de estos casos1 se trata de un FracionalismoG específico y peculiar de la
ciili'ación de 8ccidente. Pues bien1 a tra&s de estos dos ocablos podremos comprender
4ec4os muy diersos1 Bue 4abremos de anali'ar en se!uida. E>isten1 erbi!racia1
Fracionali'acionesG de la contemplación mística =esto es1 de una actiidad1 la cual1 si la emos
desde otras esferas itales1 constituye al!o sin!ularmente FirracionalG@1 así como e>isten en lo
Bue concierne a la economía1 la t&cnica1 el trabaHo científico1 la educación1 la !uerra1 la Husticia y
la administración. Aparte de Bue todas y cada una de dic4as esferas pueden ser Fracionali'adasG
se!En el .n!ulo desde donde se les mire1 teniendo en cuenta Bue lo Bue podemos considerar
FracionalG en uno1 puede parecer FirracionalG en otro. En todas las esferas de la ida y en todas
partes se 4an lleado a cabo1 pues1 procesos de racionali'ación. %o peculiar de su diferencia
4istórica y cultural es1 Hustamente1 cu.l o cu.les de dic4as esferas fueron racionali'adas en su
momento y desde Bu& punto de ista. Por consi!uiente1 lo primordial es conocer las
características particulares del racionalismo occidental1 así como1 dentro de &ste1 es decir1 del
moderno1 e>plicar sus orí!enes. Para Bue la inesti!ación ten!a &>ito1 4abr. Bue distin!uir
especialmente las condiciones económicas1 alorando la importancia fundamental de la
economíaI sin embar!o1 no deber. descuidarse el conocimiento de la relación causal inersa1 ya
Bue el racionalismo económico depende en su nacimiento1 lo mismo de la t&cnica y el Derec4o
racionales1 Bue de la capacidad del 4ombre para determinadas clases de conducta racional. "i
esta conducta 4ubo topado con trabas psicoló!icas1 la racionali'ación de la economía debió
luc4ar1 asimismo1 con la oposición de ciertas resistencias de orden interno. En cuanto a lo
pasado1 entre los factores de formación de mayor importancia de la conducta se encuentran( la fe
en los poderes m.!icos y piadosos y el consi!uiente concepto de la obli!ación moral. En su
momento oportuno1 4abremos de 4ablar de ello con la amplitud reBuerida.
Este libro consta de dos trabaHos elaborados 4ace al!En tiempo1 los cuales pretenden apro>imarse
en un punto determinado1 de suma importancia1 a la m&dula menos accesible de la disyuntia( la
determinación del influHo de ciertos ideales reli!iosos en la constitución de una Fmentalidad
económicaG Nde un ethos económico1 ape!.ndonos al caso preciso de los ne>os de la &tica
económica moderna con la &tica racional del protestantismo asc&tico. En consecuencia1
4abremos de concretarnos a mostrar aBuí uno de los perfiles de la relación causalista. %os
trabaHos posteriores acerca de la F&tica económicaG de las reli!iones pretenden presentar los dos
aspectos de dic4a relación =en irtud de Bue resulta necesario para 4allar el punto comparatio
con el desarrollo de 8ccidente Bue m.s leHos 4abremos de e>aminar@1 destacando los ne>os Bue
las reli!iones m.s importantes Bue 4an e>istido en el mundo !uardan con la economía y la
estructura social del medio en Bue ieron la primera lu'1 ya Bue solamente así es posible declarar
cu.les son por a'ar los elementos de la &tica económica reli!iosa de 8ccidente imputables a
dic4as circunstancias socioló!icas1 características de occidente y no de otros .mbitos. Por lo
tanto1 estos estudios no pretenden desarrollar un an.lisis asto o esBuem.tico de la ciili'ación1
sólo Bue se circunscriben e>presamente a se5alar lo Bue en cada cultura se manifestó en pu!na1
al i!ual como lo 4i'o antes1 frente la ciili'ación occidental y en ellos seleccionaremos al!unas
consideraciones Bue se nos antoHan de especial inter&s1 en la creencia de Bue no 4allamos factible
se!uir otro procedimiento para alcan'ar nuestro obHetio. "in embar!o1 para eitar eBuíocos1
creemos coneniente insistir en dic4a limitación del fin Bue nos 4emos propuesto. AEn e>iste un
aspecto m.s acerca del cual es necesario precaer al desorientado1 en cuanto al alcance de este
estudio. Naturalmente1 tanto el sinólo!o1 como el e!iptólo!o1 el semitista y el indólo!o nada
encontrar.n de nueo en sus p.!inas. Esto sí1 nuestro feriente an4elo es Bue nin!uno de ellos d&
en nuestro trabaHo con al!o Bue pudiere parecerle positiamente falso. El autor no alcan'a a saber
4asta dónde 4a siBuiera conse!uido apro>imarse a este an4elo1 por cuanto Bue ello es factible
para aBuel Bue no est. ersado en la materia. Es f.cil entender Bue Buien debe alerse de
traducciones1 aparte de Bue en aBuello escrito directamente en una misma len!ua 4a de alorar
preiamente1 recurriendo a las fuentes de absoluta alide'1 documentales1 literarias o
monumentales por la biblio!rafía de los especialistas1 en incesante controersia entre sí1 y sin
Bue pueda Hu'!ar de por sí acerca de su alor1 tiene sobrados motios para sentirse m.s Bue
co4ibido por lo Bue concierne al escaso m&rito de su aportación( con tanta m.s ra'ón por cuanto
es aEn muy reducido =especialmente con respecto a C4ina@ el monto de traducciones de las
FfuentesG efectias =documentos1 inscripciones@1 tomando en cuenta1 primordialmente1 lo muc4o
m.s Bue e>iste y tiene trascendencia. El resultado es el alor estrictamente transitorio de la labor1
en especial por lo Bue corresponde a Asia.
<
El Huicio definitio Enicamente lo pueden emitir los
especialistas. Mas1 si nos 4emos decidido a emprenderla1 se debe1 claro est.1 a Bue no lo 4icieron
los especialistas con este concreto y desde este preciso .n!ulo en Bue nosotros estamos situados.
Así1 pues1 son estudios destinados a una FsuperaciónG en mayor medida y m.s profundo sentido
de lo Bue 4asta a4ora es comEn en la literatura científica. Indistintamente1 en ellos no se 4a
podido eitar1 por m.s Bue debamos lamentarlo1 la prolon!ada irrupción reBuerida para
propósitos comparatios1 en otras especialidadesI no obstante1 ya Bue era imprescindible1 es
necesario deducir el resultado de una preia resi!nación1 por m.s abne!ada1 ante el probable
efecto. El especialista cree Bue en la actualidad es posible abstenerse o de!radar a la cate!oría de
FtrabaHo subalternoG1 aceptable para aficionados1 toda moda o ensayismo. No obstante1 a los
diletantes se les debe al!o en la mayor parte de las ciencias1 inclusie1 al!unas eces1 opiniones
acertadas y aliosas. Pero1 el diletantismo1 en cuanto a principio de la ciencia1 sería su fracaso
absoluto. ABuel Bue desee er FcosasG1 Bue aya al cine( a4í se las e>4ibir.n copiosamente1 4asta
de manera literaria1 precisamente acerca de cuestiones como las de referencia.
,

Claro est. Bue una mentalidad de esta índole se 4alla de raí' aleHada de los moderados propósitos
de nuestro estudio1 enteramente empírico. Permítasenos a5adir Bue Buien desee FsermonesG1 aya
a los conentículos. No es nuestra intención dedicar una palabra siBuiera a discutir la relación de
alor Bue pueda e>istir entre las distintas culturas e>aminadas comparatiamente. No Bueremos
decir con esto Bue el 4ombre Bue se ocupe de tales problemas1 los cuales marcan la trayectoria
se!uida por los destinos de la 4umanidad1 sienta una fría indiferenciaI ser. un acierto1 sin
embar!o1 Bue !uarde para sí sus peBue5os Huicios1 sus propias obseraciones1 como suele 4acer
al contemplar el mar o las monta5as1 si es Bue no se considera con dotes de artista o de profecía.
En la mayor parte de los dem.s casos1 el 4ec4o de recurrir con frecuencia a la FintuiciónG indica1
por lo re!ular1 una pro>imidad al obHeto1 Bue 4a de ser Hu'!ado de la misma manera Bue la
actitud similar frente al indiiduo.
Nos emos precisados1 a4ora1 a Hustificar el por Bu& no nos 4emos alido de la inesti!ación
etno!r.fica1 siendo Bue parecía imprescindible debido su actual estado1 antes Bue nada1 para e>
poner con la m.>ima amplitud el reli!ioso espíritu asi.tico. 9ay Bue tener en cuenta Bue las
posibilidades 4umanas de trabaHo son limitadas1 y1 no obstante1 aBuí era preciso 4acer referencia
<
Mis conocimientos 4ebraicos son1 por i!ual1 insuficientes.
,
Est. por dem.s decir Bue no aludo a encuestas como1 erbi!racia1 la de )aspers1 en su obra =Psyc4olo!ie der
Leltansc4aun!en NPsicolo!ía de las concepciones del mundoN1 /-/-@ o bien a Qla!es1 en su C4araRterolo!ie y
otros ensayos similares1 en la inteli!encia Bue en cuanto se apoyan al decidirse1 constituye precisamente1 el primer
punto disconforme en lo Bue se refiere a nuestro estudio. Mas1 no es este el momento de entablar con ellos una
pol&mica.
a los ne>os de la &tica reli!iosa de aBuellas capas sociales Bue en cada nación encarnaban la
respectia cultura. K el caso es1 e>actamente1 Bue se trata de los ascendientes debidos a su
conducta1 los cuales1 por sus peculiaridades1 no pueden ser capta dos m.s Bue estableciendo
confrontaciones etno!r.fico2folclóricas. Manifestamos1 pues1 reiteradamente1 Bue en nuestra
labor Bueda al descubierto una la!una1 contra la cual puede el etnó!rafo obHetar con toda ra'ón.
En al!En trabaHo sistem.tico Bue trate de la sociolo!ía de las reli!iones1 confío en Bue podr&
compensar en parte esta la!una1 pues1 de 4aberlo intentado aBuí1 4abría sobrecar!ado demasiado
el espacio disponible para este estudio cuyos fines son muc4o m.s modestos1 resi!n.ndome con
real'ar del modo m.s claro posible los puntos confrontables con las reli!iones profesadas en
8ccidente.
Por Eltimo1 4abr& de e>poner al!o1 tambi&n1 acerca del aspecto antropoló!ico del problema. "i
sólo en 8ccidente1 comprendidas las esferas de la conducta Bue se desarrollan en apariencias de
mutua independencia 4allamos determinados tipos de racionali'ación1 es de suponer Bue el
fundamento est.1 por su parte1 en específicas cualidades de 4erencia. El autor confiesa Bue est.
dispuesto a una Hustipreciación muy eleada del alor bioló!ica mente 4eredadoI sin embar!o1
pese a Bue reconoce las aportaciones de suma importancia lleadas a cabo por la inesti!ación
antropoló!ica1 declara1 tambi&n1 no 4aber isto nin!una ruta Bue le de a comprender o Bue le
indiBue1 casi1 apro>imadamente1 el como1 cuanto y dónde de su participación en el proceso
se!uido. 9abr. de ser1 Hustamente1 uno de los temas de toda labor socioló!ica o 4istórica el
descubrimiento1 en la medida de las posibilidades1 acerca de los influHos y cone>iones
causalísticos Bue reelen a satisfacción el modo de reaccionar frente al sino y el ambiente.
%le!ado el caso1 4abr. Bue esperar resultados satisfactorios1 inclusie para el dilema Bue nos
ocupa y m.s aEn cuan do la neurolo!ía y la psicolo!ía comparatia de las ra'as1 Bue ya en la
actualidad resultan prometedoras1 surHan de la fase primera en la Bue todaía se 4allan.
S
Entretanto1 creo Bue se carece de fundamento. Aludir a la F4erenciaG me 4ace entender Bue sería
ne!arse al conocimiento1 tal e' factible actualmente1 y desiar el problema a factores Bue por el
momento no son aEn conocidos.
S
No 4a muc4os a5os1 escuc4& un Huicio semeHante emitido por un notable psiBuiatra.
PRIMERA PARTE
E% PR8:%EMA
I 2 C8N?E"I8N K E"TR$CT$RA "8CIA%
3
3
Estudio publicado en el FArc4i fur "o'ialTissensc4aHt und "o'ialpolitiRG =FArc4io de ciencia social y política
socialG@1 =).C.:. Mo4r Tubin!en@1 ols1 MM y MMI1 /-+,N/-+S. Entre lo muc4o Bue se 4a escrito en relación al
mismo1 me aHustar& a consi!nar las críticas meHor ar!umentadas( ?. Rac4fa4l1 Qaii nismus und Qapitalismus
=Calinismo y Capitalismo@ en la FInternationale Loc4ensc4rift fur LHssensc4aft Qunst und Tec4niRG
=Internacional de ciencia1 arte y t&cnica@1 /-+-1 nEms. <-2,<. Al respecto1 puede erse mi contracrítica concerniente
al Fespíritu del capitalismoO en el Arc4i cit.1 ol. MMM1 /-/+1 y la respuesta de Rac4fa4l1 loc. cit. =Noc4mals
Qal'nismus und Qapitalismus =Todaía calinismo y capitalismo@@1 /-/+1 nEms.1 **2*S1 así como mi conclusión
Eltima1 en el Arc4i1 ol. MMI. ="ospec4o Bue :rentano1 al formular su crítica a la Bue 4abr& de referirme m.s
adelante1 no tenía cono cimiento de &stos Eltimos Huicios míos1 pues no alude a ellos.@ En cuanto a Rac4fa4l1 de
preclara sabiduría1 a Buien ten!o en alta estima1 cuando rodea el problema deHa al descubierto su escaso dominio en
la materia1 ra'ón por la Bue no me 4a sido posible e>traer nada de la controersia entre nosotros1 por lo infecunda1
suHet.ndome a proporcionar al!una Bue otra cita suplementaria de mi contracrítica y1 a interlinear al!En fra!mento o
nota a fin de no dar pie a un eBuíoco en lo futuro. Coniene e>aminar la obra Der :our!eois =El bur!u&s@ de
"ombart1 al Bue me referir& en pró>imas notas. Por Eltimo1 recomiendo el ap&ndice II del discurso de %uHo :rentano1
pronunciado ante la Academia muniBuesa de Ciencias en torno a Flos orí!enes del moderno capitalismoG =dado a
conocer adem.s en Munic41 /-/31 con al!unos ap&ndices a5adidos@1 crítica Bue tambi&n tomar& en cuenta
oportunamente. "i ello despierta en al!uien su inter&s1 ser. f.cil compulsar Bue no 4e omitido1 desfi!urado ni
atemperado nin!una de mis aseeraciones consideradas fundamentales a medida Bue escribía mi artículo1 así como
ni muc4o menos tampoco le 4e a!re!ado nada Bue fuera a distorsionar el sentido del primer trabaHo en lo Bue a
doctrina refiere. Ciertamente1 no e>istía motio para ello1 y si al!uien lle!are a ponerlo en duda no tiene m.s Bue
profundi'ar en el libro. %as contradicciones en Bue 4an incurrido lo dos Eltimos maestros citados1 leHos de ser para
conmi!o lo 4an 4ec4o entre ellos. :rentano se enfrenta a "ombart en la obra de &ste Die )uden und das
Lirtsc4aftsleben =%os Hudíos y la ida económica@ la Hu'!o1 de manera obHetia1 coincidente en base a muc4os
puntos1 si bien por lo !eneral inHusta1 deHando a un lado la falta de isión por parte de :rentano1 en cuanto a lo
contundente en la cuestión de los Hudíos1 a lo cual en nuestra intención primera no le dimos cabida. =%ue!o podr.
erse.@
En cuanto al plano de la Uleolo!ía1 cabe se5alar insinuaciones de importancia en torno a nuestro trabaHoI
di!amos Bue en principio1 e>ceptuando dier!encias de pormenores1 nuestras aseeraciones 4an recibido cordial y
obHetia mente1 buena aceptación. Nos sentimos por ello satisfec4os1 con cuanta m.s ra'ón porBue no 4abría podido
sorprenderme animadersión 4acia la manera Bue debimos tratar los temas. ABuello Bue para un teólo!o adicto a
una reli!ión es de alor en ella1 no 4abía de ser lo contundente en nosotros. "encilla mente1 4emos destacado desde
el .n!ulo reli!ioso1 las perspectias superficiales y descomedidas de la ida de las reli!iones1 siempre en su
apariencia real Bue con frecuencia debido a su mismo aspecto e>terior y brute'a1 4an sido los de m.s !rande
ascendiente en el orden e>terno. Nos remitimos en particular de una sola e' =a cambio de la usual cita en cada
determinada ocasión@ a una obra Bue1 deHando aparte el alor in4erente de su conte>to1 iene a completar y reafirmar
a la e' la solución 4allada a nuestro problema. "e trata de Die "o'ialle4ren der c4ristlic4en Qirc4en und #ruppen
=%as doctrinas sociales de las I!lesias y !rupos cristianos@1 /-/*1 cuyo autor1 E. Troeitsc41 presenta la 4istoria
uniersal de la &tica del cristianismo1 de acuerdo con su propio y superior criterio. A4ora bien1 E. Troeltsc4 se
interesa especialmente por la doctrina1 en tanto Bue las consecuencias pr.cticas de la piedad constituyen mi obHetio
por encima de todo.
Al disponemos a e>aminar las estadísticas profesionales de países en los Bue e>isten credos
reli!iosos1 sobresale con muc4a frecuencia
6
un fenómeno1 motio de ias controersias en la
prensa y la literatura católicas1 así como en con!resos de católicos alemanes(
;
es la índole por
e>celencia protestante Bue se distin!ue en las propiedades y empresas capitalistas y1 tambi&n1 en
las esferas superiores de las clases trabaHadoras1 sobre todo del alto personal de las empresas
modernas1 con m.s e>periencia t&cnica o comercial.
-
Dic4o fenómeno se refleHa en cifras de las
estadísticas confesionales1 allí donde las diferencias de confesión coinciden con las de
nacionalidad y1 por consi!uiente1 con el distinto niel de desarrollo cultural =de la misma manera
Bue en la Alemania oriental acontecía con alemanes y polacos@1 como1 por lo re!ular1 allí donde
el pro!reso capitalista en el periodo de su mayor apo!eo tuo poder para or!ani'ar la población
en clases sociales y profesionales1 a medida Bue las reBuerían. K1 Ccu.l puede ser el motio de
esta interención al!o m.s considerable1 de este porcentaHe superior de acuerdo a la totalidad de
la población1 con el Bue los protestantes toman parte en la posesión de capital
/+
y en la dirección1
así como tambi&n en los puestos m.s encumbrados en el trabaHo de las empresas de mayor
cate!oría tanto en la industria como en el comercioD
//
Ello se debe1 en parte1 a motios
4istóricos1
/*
cuyas raíces se encuentran en el remoto pasado y en los cuales su ape!o a un
determinado credo reli!ioso no aparece como causa de fenómenos económicos1 antes como el
resultado de ellos. El eHercicio de esas funciones da por admitido la posesión de capital o la
educación ciertamente costosa1 así como ambas a un tiempo1 con bastante frecuencia. En la
actualidad1 se presenta enla'ada a la posesión de la riBue'a 4ereditaria o1 por lo menos1 a una
situación m.s o menos confortable. )ustamente1 muc4os de los 4abitantes de una !ran parte de
las tierras m.s ricas del Reic41 a las Bue la naturale'a 4a faorecido de preferencia1 am&n de su
priile!iada posición !eo!r.fica1 tan determinante para la actiidad comercial1 y cuyo
desenolimiento fue el meHor lo!rado en el orden económico1 de manera especial en la mayoría
de las m.s ricas poblaciones1 se 4abían conertido al protestantismo en el si!lo M0I1 pudiendo
6
%a discrepancia en otros casos no siempre tiene su e>plicación1 pero1 por lo re!ular1 obedece al simple 4ec4o de
Bue el credo reli!ioso del factor obrero de tal o cual industria est& suHeto1 en primer lu!ar al Bue predomina en el país
del cual procede1 o en el Bue sean incorporados dic4os trabaHadores. Es frecuente Bue este 4ec4o desfi!ure1 por de
pronto la ima!en Bue presentan las estadísticas al respecto. Tenemos como eHemplo el caso de Renania. Por otro
lado1 es obio Bue los antecedentes no resulten definitios si no se pormenori'an las profesiones con sus
especialidadesI de lo contrario se corre el ries!o de Bue determinados empresarios de !ran ener!adura sean
clasificados en la misma cate!oría de Fdirectores de industriaG Bue aBuellos FmaestrosG Bue trabaHan con
independencia absoluta. K1 aparte todo1 es apremiante se5alar Bue. el F!ran capitalismoG de 4oy en día se encuentra
desli!ado del todo1 en especial por lo Bue ata5e a la compacta masa de sus trabaHadores con menos ilustración1 del
influHo Bue anta5o pudo eHercer el credo piadoso. =M.s adelante oleremos acerca de esto.@
;
Cf.1 erbi!racia1 "c4ell en FDer Qat4oli'ismus als Prin'ip des ?ortsc4ri les =El catolicismo como principio de
pro!reso@ LJr'bur!1 /;-61 p.!. </. 0. 9ertlin!1 Das Prin'ip des Qat4oli'ismus und die Lissensc4aft =El principio
del catolicismo y la ciencia@1 ?ribur!o1 /;--1 p.!. S;.
-
De entre el acopio de material estadístico de Bue disponemos en relación a estos asuntos1 un alumno mío 4a
elaborado en base a la estadística confesional de :aden. Cf.1 Martin 8ffenbac4er1 Qonfessions und so'iale "c4ic4
tun! =Confesión y estructura social@. $n an.lisis del estado económico de los católicos y protestantes de :aden.
=TJbin!en y %eip'i!1 /-+/1 0ol. I01 fasc. S de los FCuadernos de Economía de la $niersidad de :adenG.@ En la
continuidad de la tarea emprendida nos 4emos alido de este trabaHo para ilustrar con 4ec4os y notas1 nuestras
aseeraciones.
/+
Remont.ndonos al a5o /;-S1 ponemos el eHemplo de Bue en :aden e>istía un capital tributario inte!rado por
rentas de capital de -S,1+3+ marcos por cada millar de protestantes1 frente a S;-1+++ marcos por la misma suma de
católicos. %os Hudíos1 por su parte1 superaban en e>ceso estas cifras1 pues por cada mil de ellos correspondía cuatro
millones de marcos. =Datos re!istrados por 8ffenbac4er1 /oc.1 cit.1 p.!. */.@
//
Con respecto a esta cuestión deben establecerse comparaciones entre todos los ra'onamientos emitidos por
8ffenbac4er en el trabaHo de referencia.
/*
8ffenbac4er1 en los dos primeros capítulos de su obra citada re!istra con mas precisión otros pormenores
concernientes a :aden.
ase!urarse1 aEn en la actualidad1 los ben&ficos resultados de esa conersión1 para los
protestantes1 en la luc4a económica por la ida1 bien Bue1 ante este 4ec4o sin!ular1 se presenta
esta disyuntia 4istórica( Cpor Bu& en dic4as tierras1 las m.s adelantadas económicamente1 e>istía
allí1 precisamente1 tan sin!ular tendencia para una reolución eclesi.sticaD Posiblemente al!uien
creer. Bue la respuesta es f.cil1 mas no es así. Eidentemente1 la ruptura con el tradicionalismo
económico da la impresión de ser el e>cepcional momento propicio para Bue en el espíritu surHa
la duda ante la tradición reli!iosa y decida enfrentarse a las autoridades impuestas por la
tradición. ABuí es coneniente tener presente un 4ec4o tal e' olidado( la supresión del dominio
eclesi.stico sobre la ida no era el espíritu de la Reforma1 antes bien el an4elo de cambiar la
forma de aBuel poder por otra distinta. Es m.s1 sustituir un poder demasiado suae1 casi
imperceptible en la pr.ctica y1 en efecto1 pró>imo a lo puramente cl.sico1 por otro Bue debería
interenir con muc4a m.s intensidad en todos los .mbitos de la ida pEblica y priada1
estipulando una re!ulación onerosa y con meticulosidad en la conducta personal. 9oy en día 4ay
pueblos Bue1 no obstante su cari' económico totalmente moderno1 toleran el dominio del clero
católico NFBue casti!a al 4ereHe1 si bien es ben&olo con el pecadorG1 lo cual se 4i'o aEn m.s
eidente en aBuel entonces Bue a4oraN1 como lo toleraron las naciones en e>tremo ricas1 en
constante au!e económico1 si!nificados en las postrimerías del si!lo M0. Por el contrario1 entre
nosotros no cabe ima!inar una forma m.s intolerable de dominio eclesi.stico sobre la ida
indiidual1 como 4abría de serlo el calinismo1 en el si!lo M0I1 tanto en #inebra como en
Escocia y en !ran parte de los Países :aHos antes de terminar aBu&l y en el curso del si!uiente1 y
tambi&n en la Nuea In!laterra y aun en la propia In!laterra durante parte del si!lo M0II1 de
i!ual manera como lo iieron en el amplio territorio del anti!uo patriciado de aBuella &poca en
#inebra1 9o landa e In!laterra. No se trata de Bue aBuellos reformadores Nori!inarios de las
naciones con m.s aance económicoN encontraran precisamente condenable el abuso del poder
eclesi.stico2reli!ioso1 sino Husto lo contrario. CCu.l ser.1 pues1 la ra'ón de Bue precisamente
estas naciones Bue !o'aban de tanto au!e económico1 incluyendo en cada una la incipiente clase
media bur!uesa1 fueran las Bue1 adem.s de aceptar esa tiranía puritana 4asta entonces i!norada1
tomaran en su defensa un 4eroísmo del cual la bur!uesía no 4abía antes dado indicios y tampoco
los 4a dado despu&s1 salo en muy raras ocasiones( the last of our heroism1 como Carlyle 4a
dic4o con Husta ra'ónD
De manera clara podemos obserar1 no obstante lo dic4o1 Bue así como es comprensible el mayor
concurso de los protestantes en la posesión del capital y en la dirección de la moderna economía1
como eidente resultado de la meHor situación económica Bue 4an sabido sostener al correr del
tiempo1 es posible se5a lar otra índole de acontecimientos en los cuales se reela1 patentemente1
sin duda1 una inersión de este ne>o causal. Entre otros eHemplos1 para sólo citar el m.s
destacado1 recordemos la notoria diferencia Bue se deHa er en la clase de ense5an'a Bue lo 4iHos
de padres católicos reciben de &stos1 compar.ndola con la de los protestantes1 fenómeno Bue por
i!ual se manifiesta en :aden o :aiera Bue en 9un!ría1 por eHemplo. Es comprensible N
tomando en cuenta la economía insinuadaN Bue el monto de católicos entre discípulos y
bac4illeres de los centros de ense5an'a superior no corresponde a su proporción demo!r.fica.
/<
/<
En el a5o de /;-S1 se calculaba en la ciudad de :aden un <6.+V de protestantes1 un 3/.< de católicos y un /.S de
Hudíos. No obstante1 se!En 8ffenbac4er =loc. cit.1 p.!. /3@ entre /;-S y /;-/1 la confesionalidad escolar en los
Hóenes de las escuelas nacionales y libres se repartía así(
ProtestantesCatólicos)udíos%iceosWWWWWWWWWWWWWWWWWWWWWWWW,<V,3V-.SV%iceos
profesionalesWWWWWWWWWWWWWWWW.WW3-V</V-VEscuelas profesionales europeasWWWWW
WWWWWWWW...S*V,/V6VEscuelas profesionalesWWWWWWWWWWWWWWWWW
..,-V,+V//VEscuelas municipales superiorsWWWWWWWWWWWWWWS/V<6V/*V
MediaWWWWWWWWWWWWWWW...,;V,*V/+VEl mismo 4ec4o tiene lu!ar en Prusia1 :aiera1
LJrltenber!1 Austria y 9un!ría. =Cf. 8ffenbac4er1 loe. cit.1 p.!. /; y ss.@
Pero es el caso Bue entre los bac4illeres católicos ocurre1 tambi&n1 Bue el porcentaHe de los Bue
asisten a los modernos plan teles de ense5an'a1 dedicados primordialmente a la base del estudio
t&cnico y de las profesiones en el campo industrial y mercantil1 en !eneral1 Bue iene a ser de
manera específica una profesión propia de bur!ueses =como en los conocidos Real!ymnasien y
Realsc4ule1 escuelas superiores ciiles1 etc&tera@1 es eidentemente inferior al de los
protestantes1
/,
pues los católicos tienen preferencia por aBuella ense5an'a de car.cter 4umanista
Bue imparten las escuelas Bue se basan en la formación formal. 0eamos1 a4ora( la e>plicación de
este fenómeno no es similar a la del anteriorI debe considerarse la causa en un sentido inerso
para aclarar por &l =aunBue no Enicamente por &l@ la participación de menor nEmero de católicos
en la ida capitalista. Pero aEn es m.s sorprendente otra obseración Bue iene en au>ilio1
indudablemente1 para encontrar la ra'ón por la cual los católicos toman parte en menor
proporción en las esferapvDiPÐos tpri daeRDCÐde TRDCÐe lencn tra
paHaporPpiI0@i¡‚MDÐ@•iIP R RDp@iÐ ndustriR RDp@iI• odepri sta.I`0iI7CE€Ð eRDCÐbie r







/
patrint ic com ramili aic
5a de tei‘“ idalR el ecci profesiuna R consecde ntementa t es
/

emne€ nde
i€os tomne€bp a
ectiidaos ndustria lunBueRrs ce
eri osos iem
doAos e Hi€ apacitaoe
ios íiID
il
en nin!una de las circunstancias en Bue puedan 4allarse.
/6
%a causa de tan disímil conducta
4abremos de buscarla no sólo en una cierta situación 4istórico2política de cada confesión
/;
1 sino
en una determinada y personal característica permanente.
Antes Bue nada 4abría Bue dilucidar la problem.tica1 inesti!ando cu.les son o fueron los
elementos de las características confesionales Bue actuaron o actEan1 en parte1 en la dirección de
referencia. Podríamos intentar la e>plicación de la antítesis1 desde un punto de ista superficial y
moderno1 afirmando Bue el mayor Fdistanciamiento del mundoG católico1 el cari' asc&tico
peculiar de sus m.s altos ideales1 tiene Bue eHercer su influHo en el espíritu de sus fieles con
respecto a un despe!o ante los bienes terrenales. En tal e>plicación podría 4allarse la
coincidencia con el popular esBuema Bue sire en la actualidad para Hu'!ar las dos confesiones.
En cuanto a los protestantes1 &stos se alen de dic4a concepción para censurar el idealismo
asc&tico1 real o supuesto1 de la ida del católico1 a lo cual &ste responde reprob.ndole el espíritu
materialista1 Bue podría tomarse como resultado de la campa5a de instrucción laica de toda la
compilación ital lleada a t&rmino por el mundo protestante. Nos alemos de la fórmula lo!rada
por un escritor moderno cuya intención fue dar1 precisamente1 la e>plicación acerca de la
conducta obserada1 opuestamente1 en la ida industrial de ambas confesiones( FEl católico..1
siendo el m.s tranBuilo1 el menos dotado de af.n adBuisitio1 tiene preferencia por una ida bien
ase!urada aunBue los in!resos en ella sean de menos cuantía Bue los Bue pudiera redituarle una
ida de incesantes peli!ros y e>altaciones tras los 4onores y las riBue'as adBuiridos
eentualmente. "i anali'amos el refr.n Bue re'a( comer bien y dormir tranBuilo1 emos Bue el
protestante es Buien se decide por lo primero1 en tanto Bue al católico le !usta m.s dormir
tranBuiloG.
/-
Con eso de Fcomer bienG1 podemos1 de 4ec4o1 4ablar acertadamente1 siBuiera en
parte1 de la motiación principal de las 'onas m.s diferentes en cuanto a la reli!ión del actual
protestante alem.n1 e>clusiamente de &ste. %o Bue ocurría en los tiempos idos era del todo
distinto( los puritanos in!leses1 4olandeses y americanos se caracteri'aban1 sin duda1 por un
sentimiento de amor al mundo opuesto totalmente. Este era1 con e>actitud1 uno de los ras!os m.s
peculiares y de mayor importancia. Adem.s1 4emos de tomar en cuenta Bue en el protestantismo
franc&s permaneció por lar!o tiempo =y1 en cierto modo1 aEn permanece@ el sello Bue se dio a las
/6
En lo Bue concierne a Irlanda1 Petty e>pone eHemplos fundamentados1 simplemente1 en Bue el marco protestante en
dic4o país estaba inte!rado por lores absentistas. $na afirmación en un sentido opuesto 4abría sido falsa. %a prueba
fe4aciente de ello se encuentra en la parte Bue corresponde a los F"cotc42Iris4G. Tanto en Irlanda1 como en todos los
países1 el capitalismo el protestantismo estuieron típicamente relacionados. 0&ase C.A. 9anna1 T4e "cotc42Iris41 *
0ols. Nuea KorR1 Putnam.
/;
Claro est. Bue ello no imposibilitaba los notables resultados Bue la Eltima tuo por i!ual1 así como1 especialmente1
no se opone a la realidad de Bue1 como lue!o eremos1 para el desenolimiento de todo un clima necesario en
muc4as sectas protestantes =sin e>cluir su contribución en la ida eco nómica@ tuo una trascendencia e>traordinaria
el 4ec4o de Bue fueran pocas las minorías y1 por ende1 4omo!&neas. Podemos adertirlo1 por eHemplo1 con los
!enuinos calinistas no sólo en #inebra y Nuea In!laterra1 sino en otras partes1 inclusie allí donde en el terreno de
la política1 ellos eHercían su dominio.
No e>iste nin!una cone>ión entre el problema Bue nos ocupa y1 el acontecimiento de todos bien sabido1 con respecto
a la constante afluencia de emi!rantes de todos los credos reli!iosos e>istentes =indios1 orientales1 c4inos1 sirios1
fenicios1 !rie!os1 lombardos1 Ftrape'itasG@ Bue se fueron estableciendo en otras partes del orbe1 representatios del
espíritu mercantil de países m.s aan'ados. :rentano1 en su estudio acerca de los Forí!enes del capitalismo
modernoG1 pone como eHemplo de esta aseeración1 el caso de su propia familia. %o cierto es Bue en todas las &pocas
y en todos los países1 nunca 4a deHado de 4aber notables banBueros procedentes de uno y otro país Bue no es el
preferido para instalarse1 Bue llean consi!o aliosas e>periencias y son interpretatios de cone>iones mercantiles.
Esto1 no es propiamente al!o típico del capitalismoI pronto1 inspiraron suspicacias de orden moral en los
protestantes1 acerca de lo cual 4ablaremos lue!o. Al!o m.s aconteció con las familias de la rama Muralt y Pestalo''i
Bue se trasladaron de %ocarno a Xuric41 lle!ando a conertirse al poco tiempo en los impulsores de un si!nificado
aance capitalista1 especialmente en la industria1 por e>celencia moderna.
/-
Dr. 8ffenbac4er1 loe. cit.1 p.!. 3;.
i!lesias calinistas1 de manera !eneral1 y1 sobre todo1 a las FbaHo la cru'G1 en la &poca de las
luc4as por la reli!iónI sin embar!o Npodríamos pre!untarnos si no es por eso mismoN1
considerando lo poco permitido por la persecución1 fue y es uno de los puntos de apoyo m.s
consistentes de la eolución económica y capitalista francesa. "i se 4a dado en llamar al!o así
como FaleHamiento del mundoG a dic4a sobriedad y al seero predominio de los intereses de la
reli!ión en la conducta pr.ctica1 los calinistas franceses est.n1 siBuiera1 tan aleHados del mundo
como los católicos alemanes del norte1 cuyo espíritu católico es m.s 4ondo y sincero Bue en
nin!En otro pueblo del orbe. K ambos se distin!uen de los bandos reli!iosos dominantes en sus
respectios países( el de los franceses católicos amantes del buen iir en las esferas m.s baHas y
de un modo directo anticlerical en las de arriba1 y el de los protestantes alemanes1 Bue se 4allan
dominados en las esferas superiores por la terrenal ambición de lucro1 en tanto Bue1 por la
reli!ión no sienten nin!En inter&s.
*+
Es uno de los 4ec4os Bue m.s claramente eidencian Bue
con la a!uedad de tales ideas del supuesto distanciamiento del mundo de los cató licos y al!o
m.s por el estilo1 no se lle!a a nin!una parte1 pues1 con tanta a!uedad 4ay suposiciones Bue
pueden tener aEn alide' en la actualidad y1 en parte1 nunca la tuieron en lo pasado. Por cuya
ra'ón1 si se pretendiera recurrir a ellas1 4abría Bue dar cabida a otra serie de conHeturas Bue
ienen en mente de inmediato e1 inclusie1 4abría motio para pensar en Bue toda esa
contradicción sin esclarecer entre aleHamiento del mundo1 sobriedad y espíritu reli!ioso1 por una
parte1 y la colaboración en la actiidad capitalista1 por otra1 no debería conertirse m.s bien en
un estrec4o la'o.
En efecto1 lo primero Bue causa e>tra5e'a Npara dar principio a la enumeración de al!uno Bue
otro elemento puramente e>ternoN es la !ran cantidad de representantes de las m.s aut&nticas y
profundas formas del cristianismo1 sur!idas realmente de los !rupos mercantiles. De manera
particular el pietismo debe re conocer este ori!en en !ran parte de sus adeptos de obserancia
m.s ri!urosa. "eria f.cil ima!inar Bue el FmammonismoG actEa como a!ente1 para producir la
reulsión en ciertas naturale'as internas y al!o impropias para la profesión mercantilI y1 con
certe'a1 se ori!inó de manera subHetia tanto en ?rancisco de Asís como en los pietistas con el
car.cter de Fadenimiento de la conersiónG. Asimismo1 cabe entender el fenómeno no tan
asiduo y raro N4asta el caso de Cecil R4odesN de Bue las casas parroBuiales1 en su mayoría1 se
4ayan conertido en el nEcleo creador de empresas capitalistas de altos uelos1 lo cual bien
pudiera interpretarse como una consecuencia en la actitud asc&tica de la Huentud. Mas1 este
Huicio es ine>acto cuando1 simult.neamente1 sur!e en una persona o colectiidad la FirtudG
capitalista del sentido del ne!ocio y una forma intensa de reli!iosidad1 Bue inunda y re!ula todos
los actos de la ida. Claro est. Bue esto no ocurre sólo en casos aislados1 sino Bue iene a
constituir1 precisamente1 un si!no peculiar de !rupos1 en su totalidad1 de las m.s importantes
sectas y templos del protestantismo1 especialmente en el calinismo1 en cualBuiera de los lu!ares
donde 4aya sur!ido.
*/
En los tiempos en Bue ocurrió la e>pansión de la Reforma1 ni el calinismo
ni nin!una de las dem.s confesiones reli!iosas se inculó a una determinada clase socialI sin
embar!o1 es característico1 y podríamos decir Bue un tanto FtípicoG1 Bue en las i!lesias
4u!onotes1 de ?rancia1 por eHemplo1 la mayor parte de sus pros&litos estaba formada por monHes e
industriales =comerciantes1 artesanos@1 especialmente en el período de la persecución.
**
Ka los
*+
0&ase el e>traordinario ensayo de L. LittHc41 Deutsc4e und fran'Ysisc4e Qultur im ElsZss =Cultura alemana y
francesa en Alsacia@1 dado a la publicación en la FIllustrieste ElsZssG. Rundsc4au1 /-++1 y1 lue!o1 en impresión
aparte.
*/
Con ello se da a entender Bue en unas y otras eces sur!ían1 en los res pectios lu!ares1 las probabilidades de un
desarrollo capitalista.
**
Referente a este tema1 &ase( Dupin de "t. Andr&1 % Uancien &!lise r&form&e de Tours. %es membres de lO&!lise
=F:ull. de la "oc. de lO9ist. du ProtestG. 0ol. /+@. $n católico m.s Bue nadie 4abría de er en todo eso la causa
primordial del intenso af.n de salirse de la suHeción mon.stica y aun1 en !ene ral1 de toda interención por parte del
espa5oles estaban conscientes de Bue Fla 4ereHíaG =aplicada al calinismo@ Fera ben&fica al
espíritu comercialG1 teoría Bue sostuo enteramente sir L. Petty en su ale!ato acerca de las
ra'ones del crecimiento capitalista en los Países :aHos. Concedemos la ra'ón a #ot4ein
*<
al
calificar a la Di.spora calinista en su calidad de Fiero de la economía capitalistaG.
*,
Es
posible atribuir en esto1 como elemento decisio1 la superioridad de la cultura francesa y
4olandesa en el terreno de la economía1 de la cual nació precisa mente1 esa Di.spora1 así como el
poderoso influHo del destierro y la iolencia en la ruptura de las relaciones tradicionales.
*S
No
obstante1 de i!ual manera acontecía en ?rancia1 en pleno si!lo M0II1 se!En lo demuestran las
luc4as de Colbert. Tambi&n Austria Naparte de otros paísesN traHo consi!o al!unas eces di
rectamente fabricantes protestantes. Pero1 no se puede decir Bue todas las sectas protestantes
4ayan actuado con el mismo ímpetu en esa dirección. Por lo Bue respecta al calinismo1 probable
mente su actuación en Alemania tenía la misma si!nificaciónI por e>celencia proec4osa debió
ser la confesión FreformadaG1
*3
para la e>pansión del espíritu capitalista1 si entablamos una
comparación con otras confesiones1 ya sea en Luppertal o en otros lu!ares1 claro est. Bue un
tanto m.s Bue el luteranismo como lo demuestra la confrontación !eneral y en sus pormenores1
clero. "in embar!o1 el Huicio de los opositores de aBuel tiempo1 inclusie de Rabelais1 iba en contra de esta
interpretaciónI es m.s1 y sira como eHemplo1 las impu!naciones1 por ra'ón de conciencia1 declaradas en los sínodos
preliminares celebrados por los 4u!onotes =erbi!racia1 el / "ínodo1 C. partic.1 Bu. /+1 en Aymon1 "ynod1 Nat.1 p.!.
/+@ entre cuyas pre!untas formuladas est. la referente a si la Hefatura de la I!lesia puede darse a un banBuero. Por
otro lado1 y pese a la postura firme de Calino en lo tocante a este asunto1 los adeptos m.s estrictos no
desperdiciaban la oportunidad en los sínodos nacionales para promoer reiteradamente la discusión acerca de si era
lícito el pr&stamo a r&dito. Con sólo esto Bueda probada la interención actia de todos los círculos interesados y1
muy especialmente1 se pone de manifiesto Bue el af.n de entre!arse a la usuraria praitas prescindiendo del control
de la confesión no podía constituir un elemento concluyente. En 9olanda el caso es el mismo1 y a ello nos
referiremos lue!o. Nos asiste1 la ra'ón al afirmar Bue a la proscripción canónica de la usura1 no le damos la menor
importancia en nuestras e>ploraciones.
*<
L. #. des "c4Tar'Taldes1 /1 36.
*,
ConsEltese al respecto las concisas obseraciones de "ombart1 Der moderne Qapitalismus =El moderno
capitalismo@ la. ed. p.!. <;+.
%amentablemente1 de las !randes obras de "omiart aBuella Bue1 en esta materia1 considero de tono menor =Der
:our!eois =[l bur!u&s@1 Munic41 /-/<@ es en la Bue su autor defiende una FtesisG radicalmente errónea. M.s
adelante me 4abr. de ser propicio el momento para 4acer 4incapi& en ello. Ciertamente "ombart no pudo escapar del
influHo eHercido por ?. Qeller a tra&s de su $nterne4mun! und Me4rTet =Empresa y plus =FEscritos de la "ociedad
!oerresianaG ol. /*@1 Bue no tiene el !rado de calidad lo!rado por otras publicaciones apolo!&ticas1 pese a sus
obseraciones sutiles1 aun cuando no todas ori!inales.
*S
No 4ay duda Bue encierra una erdad el simple 4ec4o de la transferencia del lu!ar de trabaHo1 por cuanto
constituye un factor poderoso de la intensificación =cf. tambi&n1 supra1 nota /*@. Pon!amos como eHemplo el caso de
una Hoen polaca1 Bue por m.s promesas de aumento de salario no pudo deHar de ser ne!li!ente en su trabaHo
4abitualI pero una e' efectuado el traslado1 por eHemplo a "aHonia1 su car.cter en el medio laboral se 4a
transformado y demuestra probabilidades nunca sospec4adas para sacarles proec4o económico. El 4ec4o se
manifiesta i!ual en los trabaHadores emi!rados de Italia. %o erdadero si bien a unido a un factor concluyente1 no es
debido al simple in!reso en un ambiente de ciili'ación m.s aan'ada1 ya Bue el fenómeno no deHa de producirse
cuando1 por eHemplo1 en la a!ricultura1 el trabaHo es e>acta mente el mismo y1 adem.s1 es probable Bue la condición
de emi!rado reBuiera un menoscabo transitorio en el standard de ida1 Bue no 4abría sido f de sobrellear en el país
de ori!en. El simple 4ec4o de laborar en una atmósfera diferente de la usual es lo Bue resBuebraHa la tradición e
interiene en calidad de elemento educatio.
Est. por dem.s se5alar 4asta dónde se fundamenta en resultados de tal car.cter la mayor parte del desarrollo
económico de Am&rica del Norte. En la Anti!Jedad1 !racias a la documentación de Bue disponemos1 se comprueba
con bastante claridad cómo el destierro de :abilonia alcan'ó el mismo alcance para los Hudíos y al!o parecido
aconteció entre los persas. Con los protestantes1 la fuer'a de sus respectios carices piadosos opera en calidad de
medio estrictamente autónomo1 a semeHan'a de los )airas en la IndiaI prueba de ello es la inne!able diferencia de la
confi!uración económica Bue e>iste entre las colonias puritanas de Nuea In!laterra1 Maryland1 por e>celencia
católica1 el "ur episcopaliano y R4ode Island1 la interconfesional.
*3
No es i!norado Bue en la mayoría de sus formas deiene un calinismo o 'Tin!lianismo atemperado.
particularmente en Luppertal1
*6
lo cual 4a sido corroborado por :ucRle1 en Escocia y1 en
especial1 por Qeats entre los poetas in!leses.
*;
9ay al!o m.s di!no de mencionarse( el ne>o
eidente entre la detallada norma reli!iosa de la ida y el desenolimiento m.s a!udo del
espíritu comercial1 muy particularmente en la mayor parte de las sectas en las cuales el llamado
FaleHa miento del mundoG les es tan propio como la abundanciaI y aBuí debemos mencionar1 muy
particularmente1 a los cu.Bueros y menonitas. K así como aBu&llos Hu!aron su papel en In!laterra
y Norteam&rica1 fueran los menonitas Buienes lo representaron en Alemania y los Países :aHos1
siendo un caso insólito Bue en la Prusia oriental el propio ?ederico #uillermo / los considerase
como factores imprescindibles del aance de la industria1 no obstante 4aberse ne!ado1
rotundamente1 al sericio militar. Este 4ec4o es uno m.s Bue apoya la afirmación y1 obiamente1
uno de los m.s peculiares1 dada la naturale'a de aBuel monarca. Es bien sabido1 tambi&n1 Bue
entre los pietistas estaba en i!or la unión de la piedad m.s e4emente con el cultio del sentido
y el triunfo del comercio.
*-
Puede ser suficiente eocar el estado de Renania1 o a CalT1 entre
otros muc4os eHemplos1 pues no es necesario recurrir a otros sólo eentuales. Con lo dic4o
Bueda1 sin duda1 demostrado el espíritu de FlaboriosidadG1 de FaanceG1 se!En como se Buiera
decir1 y no puede confundirse con el 4abitual si!nificado de Famor al mundoG1 o de ilustrado1 ni
con otro cualBuiera. El protestantismo de %utero1 Calino1 Qno> y 0o\t1 en sus inicios1 casi nada
tenía en comEn con lo Bue a4ora se conoce por Fpro!resoG. Indudablemente1 era contrario a
muc4os aspectos de la sociedad moderna1 a los cuales les sería difícil renunciar a ellos en la
actualidad1 por m.s leal Bue sean a su credo. Adem.s1 si pretendemos 4allar un ne>o entre ciertas
manifestaciones del protestantismo y de la cultura capitalista moderna1 no ser. en el Famor al
mundoG =supuestamente ima!inado@ en mayor o menor !rado materialista =diríamos opuesto al
ascetismo@1 sino1 con m.s e>actitud1 en sus características netamente reli!iosas. MontesBuieu1 en
Espirit des lois =libro MM capítulo 0II@ dice Bue los in!leses son Buienes Fm.s 4an contribuido1
entre la totalidad de los pueblos del mundo1 con tres elementos de suma importancia( la piedad1
el comercio y la libertadG. C9ay coincidencia real entre su superioridad en el orden industrial N
así como en su inclinación a la libertadN con aBuel espíritu piadoso Bue MontesBuieu les
atribuyeD
"i nos proponemos dilucidar la cuestión en dic4os t&rminos1 4abremos de trope'ar de inmediato
con otras muc4as respuestas tan intuidas confusamente como importantes. El obHetio nuestro
debe ser1 a4ora1 concretar lo intuido confusamente a fin de Bue podamos aclararlo 4asta lo
m.>imo y Bue nos pueda ayudar ante la ina!otable dificultad de cualBuier problem.tica 4istórica.
Para el lo!ro se reBuiere1 antes Bue nada1 deHar a un lado las a!as suposiciones de las Bue nos
4emos alido 4asta aBuí1 y 4acer lo posible por introducirnos en lo m.s característico de aBuellos
ma!nificentes ideales de reli!ión en los Bue el cristianismo se 4a fundamentado 4istóricamente.
*6
En la ciudad de 9ambur!o1 poco menos Bue de un luteranismo puro1 una sola fortuna es la Bue procede del si!lo
M0III y es patrimonio1 precisamente1 de los descendientes de una familia Bue adoptó la Reforma =esta particularidad
me fue proporcionada1 !entilmente1 por el profesor A. L4al@.
*;
En consecuencia1 no es nin!una noedad confirmar1 a4ora1 esta relación Bue ya fue anali'ada por %aeleye1 así
como por Matt4eT Arnold y otros m.sI lo sorprendente es el cari' dubitatio1 sin fundamento al!uno1 ra'ón por la
cual debe esclarecerse.
*-
Ello no es obst.culo1 obiamente1 Bue1 así como el pietismo oficial1 tambi&n otras direcciones piadosas se 4an
declarado contrarias lue!o1 debido a los esti!ios de una mentalidad paternalista1 a ciertos aances de la constitución
e]onómica del capitalismo =di!amos1 la transición de la industria dom&stica al m&todo de f.bricas@. Es necesario
proceder con esmero a un aislamiento =ocasión 4abr. de comprobarlo reiteradamente@1 de aBuello Bue era un an4elo
idealista en la dirección de una reli!iosidad específica y el influHo pr.ctico Bue eHercía en la conducta de sus adeptos.
=Con respecto a la precisa 4abilidad de los trabaHadores pietistas en su cometido1 su!iero considerar los casos por mí
presenciados en una f.brica de Lestfalia1 aducidos en mi escrito titulado Xur Psyc4op4ysiR der!eTerblic4en Arbeit
=Psicofísica del trabaHo industrial@1 aparecido en el FArc4i. ?. "o'iolo!ieG =FArc4ios de "ociolo!íaG1 0ol. MM0III1
en especial p.!. *3<.@@
"in embar!o1 se reBuieren aEn1 preiamente1 al!unas consideraciones( antes Bue nada1 acerca del
distintio propio del obHeto en cuya e>plicación estamos interesadosI lue!o1 acerca del sentido
Bue podamos 4allar en la posible e>plicación1 sin Bue nuestras inesti!aciones se sal!an del
círculo Bue las ci5e.
IINE% E"PIRIT$ DE% CAPITA%I"M8
El concepto Fespíritu del capitalismoG Bue inte!ra el título !lobal de este estudio1 no deHa de ser
al!o presuntuoso. A la pre!unta CBu& 4a de entenderse por esoD1 contestaremos Bue si nos
empe5amos en dar con al!o Bue se apro>ime a una FdefiniciónG1 4abremos de trope'ar de
inmediato con ciertos escollos Bue estriban en la propia naturale'a del obHeto a inesti!ar.
De ser posible 4allar al!o a lo cual pueda aplic.rsele dic4o concepto1 sería1 Enicamente1 una
Findiidualidad 4istóricaG1 es decir un conHunto de eslabones en la realidad 4istórica1 Bue
nosotros enla'amos en un todo1 bas.ndonos en su si!nificado cultural.
"in embar!o1 no podemos definir este concepto 4istórico =o FdelimitarloG@1 aHust.ndolo al
esBuema genus proximum, differentia specifica1 ya Bue su contenido llea implícito un fenómeno
cuyo si!nificado est. en su característica indiidualI antes bien1 opuestamente1 tiene Bue
aHustarse o elaborarse con una serie de elementos encontrados en la realidad de los 4ec4os
4istóricos. Esta es pues la ra'ón por la cual no podemos dar como concluyente la determinación
conceptual desde los inicios de la inesti!ación1 sino 4asta Bue lle!uemos al final de ella. Para
mayor claridad1 a5adiremos Bue Enicamente a lo lar!o de las discusiones y como eidente
consecuencia de ellas1 se er. con facilidad la definición m.s coneniente1 es decir1 la m.s
apropiada desde los puntos de ista Bue interesan para entender lo Bue denominamos el espíritu
del capitalismo. Mas1 esos puntos de ista a los cuales 4abr& de referirme aEn m.s adelante1 no
4an de ser los Enicos de Bu& alernos para e>aminar los fenómenos 4istóricos Bue estudiamos. "i
partimos desde otras obseraciones1 un 4ec4o 4istórico cualBuiera nos mostrar. otros aspectos
FesencialesG de lo cual se deduce Bue1 por Fespíritu del capitalismoG1 no sólo debe entenderse lo
Bue como esencial se reela para nosotros en esta inesti!ación. Es una característica in4erente
de toda formación de conceptos 4istóricos el 4ec4o de Bue1 para sus obHetios metódicos1 no
reBuiere ocultar la realidad en !en&ricos conceptos abstractos1 sino Bue pretende articularla en
concretos ne>os !en&ticos de ineitables matices siempre indiiduales.
No obstante1 siempre Bue se trate de fiHar un obHeto1 por la mediación de an.lisis e interpretación
4istórica1 es imposible definirlo por anticipadoI a lo sumo puede intentarse una preia y eentual
definición de aBu&l NBue en este caso Bue nos ocupa es el Fespíritu del capitalismoGN. Tiene
Bue e>istir un acuerdo en ello para Buedar conformes acerca del obHeto a inesti!ar. Por tal
motio nos apoyamos en un documento inspirado en dic4o FespírituG en cuyo contenido
4allamos con notable nitide' lo Bue de manera m.s directa nos interesa1 adem.s1 est. des
proisto1 enturosamente1 de una co4erencia directa con la reli!ión y1 por consi!uiente1 tiene la
irtud de estar Flibre de su puestosG Npara nuestro tema.
FConsidera Bue el tiempo es dinero. ABuel a Buien le est. dado !anar die' c4elines por día con su
trabaHo y se dedica a pasear la mitad del tiempo1 o a estar ocioso en su morada1 aun Bue destine
tan solo seis peniBues para sus esparcimientos1 no debe calcular sólo esto1 sino Bue1 realmente1
son cinco c4elines m.s los Bue 4a !astado1 o meHor1 4a derroc4adoG.
FConsidera Bue el cr&dito es dinero. "i la persona a Buien le un dinero deHa Bue &ste si!a en mi
poder1 permite1 adem.s1 Bue yo disfrute de su inter&s y de todo cuanto me sea posible !anar con
&l en tanto transcurre el tiempo. De tal manera se puede acumular una cantidad considerable si se
tiene buen cr&dito y capacidad para emplearlo bienG.
FConsidera Bue el dinero es fecundo y proec4oso. El dinero puede en!endrar dinero1 los
sucesores pueden en!endrar aEn m.s y así unos a otros. "i cinco c4elines son bien colocados1 se
conertir.n en seis1 &stos1 a su e'1 en siete Bue1 asimismo1 podr.n deenir en tres peniBues1 y
lle!ar en sumas sucesias 4asta constituir un todo de cien libras esterlinas. A cuanto m.s dinero
inertido1 tanto m.s es el producto. Así1 pues1 el beneficio se multiplica con rapide' y en forma
constante. ABuel Bue mata una cerda1 reduce a la nada toda su descendencia 4asta el nEmero mil.
ABuel Bue derroc4a una moneda de cinco c4elines1 destruye todo cuanto 4abría podido ori!inarse
con ella( montículos compactos de libras esterlinasG.
FConsidera Bue1 conforme al refr.n1 un buen pa!ador es amo de la bolsa de Buien sea. Al Bue se
le conoce como puntual pa!ador en el pla'o conenido1 es merecedor en todo momento1 del
cr&dito otor!ado por aBuellos ami!os a Buienes no les 4ace faltaG.
FEn ocasiones1 eso es de !ran proec4o. Indistintamente de la prontitud y la sensate'1 lo Bue m.s
contribuye al pro!reso de un Hoen es la puntualidad y la rectitud en todas sus empresas. Así1
pues1 nunca debes retener el dinero recibido por una 4ora m.s de la conenida1 a fin de Bue la
bolsa de tu ami!o no Buede cerrada para ti en la idaG.
F%as acciones de menor importancia Bue pueden pesar en el cr&dito de una persona deben ser
consideradas por &sta. El !olpeteo de un martillo sobre el yunBue1 así sea a las cinco de la
ma5ana o a las oc4o de la noc4e deHar. satisfec4o1 para seis meses1 al acreedor Bue lo oi!aI sin
embar!o1 si te iera Hu!ar al billar o reconociera tu o' en la taberna1 siendo Bue en esa 4ora
deberías estar trabaHando1 no deHar. de recordarte tu adeudo a la ma5ana si!uiente1 e>i!i&ndote el
pa!o aun antes de Bue 4ayas podido reunir el dineroG.
FTambi&n1 debes manifestar en toda ocasión Bue no olidas tu deuda1 procurando mostrarte
siempre como un arón dili!ente y 4onorable. De este modo se consolidar. tu cr&ditoG.
FCuídate bien de considerar como propio todo aBuello Bue posees y de iir conforme a esa idea.
%a mayoría de las personas Bue !o'an de un cr&dito1 con frecuencia se forHan esa ilusión. Para no
caer en tal peli!ro1 anota1 minuciosamente1 tus !astos e in!resos. "i pones atención en esos
pormenores1 adertir.s Bue los m.s insi!nificantes !astos se an conirtiendo en !randes sumas1
y te conencer.s de cu.nto pudiste a4orrar y de lo Bue aEn est.s a tiempo de 4acerlo en lo
sucesioG.
FDe ser una persona de presti!iada prudencia y 4onrade'1 con seis libras lle!ar.s al !oce de cien.
El Bue derroc4a diaria mente tan solo un c&ntimo1 es i!ual a derroc4ar seis libras en un a5o1 lo
cual iene a ser el uso de cien. ^uien desperdicia una fracción de su tiempo eBuialente a un
c&ntimo =así represente1 Enicamente dos minutos@ malo!ra día a día la prerro!atia de
beneficiarse con cien libras al a5o. ABuel Bue en ano desaproec4a el tiempo Bue representa un
alor de cinco c4elines1 se des prende de cinco c4elines1 lo cual iene a si!nificar lo mismo Bue
si los 4ubiera tirado al mar. ^uien 4aya perdido cinco c4elines1 es como si 4ubiera perdido todo
cuanto pudo 4aber !anado con ellos si los 4ubiese inertido en la industria1 por lo cual1 cuando el
Hoen lle!ue a una edad aan'ada muc4o 4abr. de lamentar la falta de tan enorme cantidadG.
:enHamín ?ranRlin
<+
nos amonesta con dic4as m.>imas Nde las cuales ?erdinand QJrnber!er se
burla cuando tra'a la semblan'a de la Fcultura americanaG
</
en una obra escrita con in!enio y
<+
El Eltimo p.rrafo corresponde al escrito( Necesary 4ints to t4ose t4at Tould be ric4 =Adertencias necesarias a los
Bue Buieren ser ricos@1 elaborado en /6<3I lo dem.s est. e>traído a los Adice to a youn! tradesman =ConseHos a un
Hoen comerciante@1 /6,; FLorRs ed. "parRG1 ol. II1 p.!. ;6.
</
Der AmeriRamiJde =?rancfot1 /;SS@ es una par.frasis po&tica Bue reco!e las obseraciones americanas de %enau.
Este libro1 si se trata de calificarlo como obra literaria 4oy en día no es f.cil se le conceda nin!En m&ritoI sin
embar!o1 su alor es imponderable consider.ndole como documento de las contraposiciones =cada e' menos
sa5a1 e>poni&ndolas como do!mas al pueblo yanBuiN. Indudablemente1 en este documento Nen
el cual 4ace !ala de su característico estiloN se trasluce Fel espíritu capitalistaGI sin embar!o1 no
podemos afirmar Bue dic4o te>to abarBue todo lo Bue debe ser considerado como tal FespírituG.
9aciendo 4incapi& aEn m.s en este pasaHe1 cuya filosofía Bueda compendiada por QJrnber!er al
decir Bue Fde las acas se 4ace manteca y de los indiiduos el dineroG1 comprobaremos Bue lo
innato de la Ffilosofía del aaroG es el modelo perfecto a se!uir del 4ombre 4onorable1
merecedor de un cr&dito y1 por encima de todo1 la ima!en de un compromiso de aBu&l1 ante el
atractio Nconsiderado como una metaN de multiplicar el capital suyo. ABuí no se da a
conocer1 en efecto1 Enicamente una t&cnica ital1 sino una F&ticaG específica1 y el 4ec4o de
Buebrantarla es una omisión del deber1 adem.s de una necedad1 y esta es una obli!ación
fundamental. ABuí la Fprudencia en la actiidadG Buedó establecida1 lo cual es por todos
aprobado1 pero1 adem.s1 es un erdadero ethos lo Bue da a entender1 y es desde este punto de
ista como nos interesa esa cualidad.
Dícese Bue )acobo ?u!!er1 en plena discusión con un socio Bue estaba decidido a deHar el
ne!ocio y lo incitaba a retirarse tambi&n Nale!ando Bue ya era suficiente lo !anado y debía
ceder el campo para Bue los dem.s se beneficiaranN con testó a su interlocutor Bue Fsu opinión
difería por completo y1 Bue !anar cuanto le fuera posible era su aspiraciónG1
<*
dando por
pusil.nime la postura de su socio. Así1 pues1 e>iste una notable diferencia entre el FespírituG de
esta manifestación y la intención anímica de ?ranRlin( la consecuencia Bue aBu&l atribuía al
espíritu comercial1 por m.s atreido1 y propenso adem.s a una marcada indiferencia &tica1
<<
consi!ue en ?ranRlin la índole definida de una m.>ima de comportamiento con matices &ticos.
De este si!nificado específico nos alemos cuando nos referimos al Fespíritu del capitalismoG1
<,
claro est.( del capitalismo moderno1 del europeo2occidental y del americano1 Enica mente1 como
est. a la ista. Es por dem.s decir Bue en C4ina1 así como en :abilonia y en la India1 tanto en la
anti!Jedad como en la Edad Media e>istió tambi&n el FcapitalismoGI sin embar!o1 carecía1
Hustamente1 del et4os Bue caracteri'a al moderno capitalismo.
acentuadas@ entre la manera de pensar de los alemanes y de los americanos y1 de manera especial1 es la descripción
ia de esa profunda ida Bue tiene su ori!en en la mística alemana de los tiempos medieales1 patrimonio Bue
comparten los alemanes1 así sean católicos o protestantes1 en pu!na con el sentido actiista1 característico de los
centros puritano2capitalista. 9emos procedido a la confrontación con los ori!inales y reali'ado las enmiendas Bue
reBuería la traducción un tanto libre Bue Qurnber! reali'ó del tratado de ?ranRlin.
<*
?rase de la Bue "ombart se ale en calidad de lema del capítulo especial mente dedicado a la F!&nesis del
capitalismoG =Der rnoderne Qapitalismus1 la. ed. ol. /1 p.!. /-<I cf. en p.!ina1 por coincidencia en su nEmero <-+@.
<<
Ello no Buiere decir1 claro est.1 Bue )aRob ?u!!er fuera un ser desprendido en cuanto a la moral o irreli!ioso1
tampoco Bue :enHamín ?ranRlin en ese aspecto se 4ubiese e>tenuado por completo en aBuellos principios. No 4abría
sido necesaria la cita de :rentano =Die Anf.n!e des modernen Qapitalismus =%os comien'os del moderno
capitalismo@1 Munic41 /-/31 p.!. /S+ y ss.@ para salir a la defensa de estos reputados fil.ntropos de un tan enorme
desconocimiento como el Bue se diría me atribuye :rentano. Realmente1 la cuestión es a la inersa1 pues me
pre!unto( Ccómo es posible Bue tal fil.ntropo pudiera sustentar en calidad de moralista semeHantes principiosD1
Cacaso :rentano 4a dado al olido reproducir la formulación de tales principios tan sin!ularmente peculiaresD
<,
ABuí secundamos la distinta manera de e>poner la cuestión1 ante "ombart. No deHaremos pasar la ocasión propicia
para deHar bien esclarecida esta diferencia en su e>traordinario alcance pr.ctico. "in embar!o1 es coneniente
refle>ionar en Bue "ombart posee un cabal conocimiento en lo Bue concierne a esta apariencia &tica del empresario
capitalista. %o Bue ocurre es Bue en su ra'onamiento1 ello se muestra como efecto del capitalismoI en tanto Bue la
4ipótesis opuesta 4a sido nuestro punto de partida. Es el caso1 ciertamente1 Bue en tanto no demos por terminado este
e>amen no es posible adelantar una postura concluyente al respecto. Acerca de la doctrina de "ombart cf. loe.O cit.1
/1 p.!s. <S61 <;+ y ss. podemos 4allar una eidente cone>ión entre sus ra'onamientos y las im.!enes esplendorosas
plasmadas por "immel en el poster capítulo de su obra P4ilosop4ie des #eldes =?ilosofía del dinero@. M.s adelante
comentar. acerca de la controersia1 Bue a tra&s de su libro en torno al F:ur!u&sG Buiso sostener conmi!oI por el
momento es preciso Bue me absten!a de cualBuier debate pormenori'ado.
%os principios morales de ?ranRlin 4an sido desirtuados enteramente1 d.ndole un si!nificado
utilitarista1 es decir1 la moralidad se considera Etil porBue deria en cr&dito1 asimismo1 se le
otor!a a la puntualidad1 al esmero1 a la sensate'1 el car.cter de irtudes1 de donde se deduciría en
Bue para lo!rar dic4as irtudes basta con simularlas. Para ?ranRlin1 ello seria un e>ceso inEtil de
tal irtud1 despreciable por considerarse un derroc4e. Efectiamente1 el relato1 en su
Fautobio!rafíaG1 de la FconersiónG a dic4as irtudes
<S
o las refle>iones acerca de los beneficios
Bue proporciona la estricta obserancia de una modestia aparente y el 4ec4o de disponerse a
ocultar los propios m&ritos a fin de captarse la estimación un.nime1
<3
proporciona al lector la
se!uridad Bue1 para ?ranRlin1 todas y cada una de esas irtudes lo son realmente en tanto Bue
faorecen1 en concreto1 al 4ombre1 y Bue la apariencia de la irtud es suficiente cuando de ella se
deria el mismo efecto Bue con la pr.ctica de la propia irtud( in4erente consecuencia del
utilitarismo m.s ri!uroso. Diríamos Bue 4allamos aBuí1 aparentemente1 Fin fra!antiG aBuello Bue
los alemanes suelen calificar como F4ipocresíaG de las irtudes en los americanos. "in embar!o1
no todo es erdaderamente tan sencillo como eso. %a 4onrade' sin!ular de :enHamín ?ranRlin1
innata de su propio car.cter1 tal como se refleHa en su autobio!rafía1 así como en la particularidad
de atribuir a una reelación diina el 4alla'!o de la FutilidadG de la irtud Nasí1 podría
interpretarse Bue Dios Buiso se5alarle el camino de la irtudN1 patenti'ando Bue se trata de al!o
m.s Bue la sencilla estidura elaborada con un e!ocentrismo puro. Resulta adem.s1 Bue el
summum bonum de esta F&ticaG estriba en la persecución continua de m.s y m.s dinero1
procurando eitar cualBuier !oce inmoderado1 carece de toda mira utilitaria o eudemonista1 tan
puramente ideado como fin en sí1 Bue se manifiesta siempre como al!o de absoluta trascendencia
e inclusie irracional
<6
ante la Fdic4aG o el rendimiento del 4ombre en particular. El beneficio no
es un medio del cual deba alerse el 4ombre para satisfacer materialmente aBuello Bue le es de
suma necesidad1 sino aBuello Bue &l debe conse!uir1 pues esta es la meta de su ida(1 El Huicio
!eneral de las personas es en el sentido Bue una FinersiónG si!nifica la relación antinatural entre
el indiiduo y el dinero. "in embar!o1 el capitalismo la considera como al!o tan eidente y
natural1 como insólita para aBuel Bue no 4a sentido el soplo suae de su aire. A un tiempo1 abarca
<S
9e aBuí1 en la traducción alemana( FCuando1 al cabo1 lle!u& al conencimiento de Bue1 para la felicidad1 es
necesario Bue las relaciones entre los 4ombres1 cara a cara1 sean eraces1 de proceder recto y de una e>trema
fidelidad1 resolí llearlas a la pr.ctica 4asta el fin de mi e>istencia1 y así lo deH& escrito en mi diario. No obstante1 la
natural reelación no 4i'o mella en mí1 pues1 realmente1 yo 4abía ya refle>ionado en Bue si1 por un lado1 4ay
acciones Bue no son malas porBue nos est.n edadas por el do!ma y1 por otro1 son buenas porBue1 sencillamente1
responden al mandato1 pero1 atenidas a las circunstancias de cada Buien1 es posible Bue la pro4ibición responda
Enicamente1 al da 5o Bue las unas1 por naturale'a1 puedan acarrear y1 las otras1 nos sean ordena das debido al
beneficio Bue puedan proporcionarnosG
<3
F9asta donde pude me coloBu& en un plano secundario1 e 4ice Bue se tomara =la formación de una biblioteca1 a
su!erencia suya@ como iniciatia de un nutrido !rupo de ami!os1 debido al rue!o reiterado de 4allar !ente Bue a mi
Huicio fuera amante de la lectura1 a la cual ofrecer el asunto. Así fue como mi ne!ocio iba prosperandoI al
cerciorarme de ello1 me alí del mismo sistema en cuanto asunto particip&1 y ante mis triunfos1 me fue f.cil
recomendarlo francamente a otros. El poco esfuer'o Bue representa en los comien'os el 4ec4o de sacrificar la
anidad1 no tarda en erse cumplidamente retribuido. "i por al!En tiempo se desconoce aBuel a Buien se le debe el
m&rito1 sur!ir. el m.s presuntuoso1 decidido a pedir con insistencia el premio para &lI sin embar!o1 en ese caso1 la
propia enidia inducir. a Bue se 4a!a Husticia al iniciador y arrebatar. las preseas encautadas1 d.ndolas a Buien en
erdad le correspondenG
<6
:rentano1 op. cit. =p.!. /*S y /*6 nota /@ se aproec4a de esta obseración para dar pie a la crítica de nuestros
ar!umentos posteriores acerca de la Fracionali'ación r disciplinaG impuestas al indiiduo el ascetismo laico1
Fracionali'aciónO destinada a un proceder irracional. K1 de 4ec4o1 así es. No se puede decir Bue lo irracional sea al!o
substantioI esto sí1 por relación a un FracionalG modo de er preciso. Para Buien carece de espíritu reli!ioso1 todo
proceder en ese sentido es irracional1 de i!ual manera Bue el 4edonista e irracional todo proceder asc&tico1 si bien le
concede un alor superior1 es de cir1 una Fracionali'aciónG. A4ora bien si en al!o 4a de ser de utilidad este estudio
nuestro1 lo ser.I al menos1 para mostrar el compleHo si!nificado del concepto de lo FracionalO1 uníocadamente en
apariencia.
muc4os sentimientos enla'ados profundamente con ideas reli!iosas. "i formul.ramos la
pre!unta1 por eHemplo1 del por Bu& se 4a de 4acer dinero de los 4ombres1 4allaríamos la respuesta
en :enHamín ?ranRlin1 Bue profesa el deísmo aun cuando sin un cari' confesional determinado1
con una e>presión bíblica1 inculcada desde Hoen por su padre1 del cual ase!ura Bue era un
recalcitrante calinista1 y Bue re'a así( F"i encuentras un 4ombre so lícito en su actiidad1 debe
ser preferido a los reyesG.
<;
El producto del dinero Ncuando se comprueba le!almenteN
si!nifica1 en el moderno orden económico1 la consecuencia y la manifestación de la irtud en la
obra1 y esta irtud1 con indudable aceptación1 iene a constituir el alfa y ome!a de la aut&ntica
moral de ?ranRlin1 como Bueda e>puesto en los fra!mentos Bue 4emos transcrito y en toda su
obra sin e>cepción.
<-
Efectiamente1 aBuel sentimiento tan característico Ntan comEn en la actualidad y tan absurdo
en síN acerca del deber profesional1 de un compromiso Bue debe establecer el 4ombre y de
4ec4o reconocerlo ante lo implícito de su acción FprofesionalG1 sea la Bue &l Buiera N
prescindiendo de Bue se la considere1 claro est.1 como estricta utili'ación de la propia ener!ía de
trabaHo o de la simple propiedad de bienes =enti&ndase FcapitalG@N1 aBuel sentimiento1
repetimos1 es la m.s peculiar F&tica socialG del mundo ciili'ado capitalista1 para la Bue tiene1 en
cierto modo1 un si!nificado constitutio. No por ello debe pensarse Bue es producto del actual
capitalismoI es f.cil de 4allarla en otros tiempos1 como erificaremos m.s adelante. Tampoco es
para opinar Bue en el actual capitalismo1 el 4ec4o de apropiarse subHetiamente de esas m.>imas
morales por parte de Buienes forman la empresa y por la de los trabaHadores de las modernas
sociedades capitalistas1 sea una condición de su ida. El actual sistema económico capitalista es
como un cosmos e>cepcional en el cual el 4ombre nace y al Bue1 al menos como tal1 le es dado a
!uisa de edificio imposible de reformar1 en donde 4abr. de iir1 imponi&ndole las medidas de su
conducta económica1 en ra'ón Bue se encuentra enuelto en la componenda de la economía.
Cuando el empresario actEa de continuo en contra de estas medidas1 se e e>cluido1
infaliblemente1 de la contienda económica1 al i!ual Bue el trabaHador Bue no se percata o no le es
posible aenirse a ellas1 terminando por erse lan'ado a la calle1 obli!ado a in!resar1 como otros
tantos1 en las compactas filas de los sin trabaHo.
El amo absoluto en la ida de la economía1 esto es del actual capitalismo1 educa y ori!ina1
ali&ndose de la selección económica1 los indiiduos1 tanto empresariales como trabaHadores1 Bue
reBuiere. Así1 al lle!ar a esta cuestión1 se adierten e>actamente los límites del concepto de
FselecciónG Bue puedan ser utili'ados para e>plicar los fenómenos 4istóricos. Con obHeto de
ele!ir aBuella manera de trabaHar y de comprender cu.l es la profesión Bue m.s se aHusta al
espíritu capitalista =esto es1 a fin de Bue este procedimiento sea capa' de encer a los dem.s@1
debería ori!inarse como idea de un !rupo de 4ombres y no preiamente en personas aisladas. Por
consi!uiente1 este ori!en debe ser esclarecido ante todo. M.s adelante 4abremos de referirnos al
concepto del simple materialismo 4istórico1 pues para &l las FideasG son como FrefleHosG o
FsuperestructurasG de posiciones económicas en la ida del 4ombre. Para nuestro obHetio1 ser.
suficiente recordar Bue en el suelo natal de :enHamín ?ranRlin =Massac4usetts@ el Fespíritu
capitalistaG =con el si!nificado Bue nosotros le 4emos acordado@ ya e>istía antes del
Fdesenolimiento capitalistaG =en /3<* ciertamente sur!ieron las reclamaciones en Nuea
In!laterra1 no así en otros lu!ares del territorio americano1 acerca de las apariciones
especulatias y de e>plotación en la economía@I por el contrario1 en las colonias ecinas =Bue
<;
%ibro de los Pro.1 e. **1 y. *-. %a traducción de %utero es( Fen su ne!ocioG. En cuanto a las ersiones al in!l&s de
la :iblia leemos( FbusinessG =ne!ocios@. Cf. infra1 nota / de I1 <.
<-
?rente a la pormenori'ada1 si bien no muy e>acta1 alaban'a Bue :rentano reali'a =loe. cit.1 p.!. /S+ y s@ de
?ranRlin1 preHu'!ando un desconocimiento mío de sus meritorias cualidades &ticas1 me remito1 sencillamente1 a estas
consideraciones1 las cuales1 a mi entender1 pudieron ser suficientes tanto como inEtil esa Hustificación.
m.s tarde serían los estados del sur de la $nión Americana@1 ese espíritu no lo!ró un mayor
!rado de desarrollo1 pese a Bue recibieron el aporte económico de !randes capitalistas1 con fines
comerciales1 en tanto Bue las colonias de Nuea In!laterra se ieron i!ori'adas por
predicadores1 !ente !raduada1 conHuntamente con peBue5os bur!ueses1 artesanos y labradores1
con miras reli!iosas. En consecuencia1 la relación causal1 en este caso1 es al contrario de la Bue
4abría Bue demandar desde el punto de ista del FmaterialismoG. :ien Bue1 el elemento Hoen
imbuido en tales ideas 4a resultado m.s borrascoso de lo Bue los teóricos de la FsuperestructuraG
podían pensar de &l1 y su desenolimiento no se asemeHa al de una flor. El espíritu del
capitalismo =en el sentido aceptado por nosotros@ 4a debido imponerse1 en una contienda nada
f.cil1 a un sinfín de poderosos enemi!os. En la anti!Jedad o en la Edad Media1 un criterio como
el Bue impera en los ra'onamientos e>puestos por :enHamín ?ranRlin1 ya mencionados1 no pudo
4aber sido e>cluido como manifestación de insana aaricia1 de innobles sentimientos1
,+
como
,+
9a!o la ocasión propicia para insertar aBuí al!unas consideraciones anticríticasG. A "ombart no le asiste la ra'ón
de aseerar =Der :our!eois1 Munic4 y %eip'i!1 /-/<@ Bue esta &tica Bue ri!e en ?ranRlin sea una fiel repetición de
los ra'onamientos !enuinos de %eo :attista Alberti1 reconocido uniersalmente como !ran !enio del Renacimiento1
siendo Bue en toda la obra de &ste adem.s de la parte teor&tica1 Bue abarca matem.ticas1 pl.stica1 pintura1 en especial
arBuitectura1 y aun acerca del amor =pese a Bue1 en _o personal1 era adersario de la muHer@ escribió en torno al 4o!ar
=Della fami!lia@1 en cuatro libros =lamentablemente1 en estos momentos en Bue me dispon!o dar a la imprenta este
trabaHo no poseo m.s Bue uno de ellos1 esto es1 la anti!ua publicación de :onucci1 pero no la de Mancini Bue es la
m.s moderna. 9emos reproducido reci&n el fra!mento de ?ranRlin de manera literariaI y1 Cdonde se 4allan
fra!mentos similares en la obra de Alberti1 principalmente una m.>ima semeHante a la de Utiempo es dineroG con
todas sus adertencias Bue constituyen su consecuenciaD Pnicamente podría tener un sentido parecido1 al!o así
como un eco adelantado del criterio franRliniano 4acia el final del libro I de la familia =ed. de :onucci1 ol. II1 p.!.
<S<@ en el Bue1 !enerali'ando1 comenta acerca del dinero como el nerus rerum del 4o!ar1 de necesidad para la
buena dirección de la economía dom&stica Bue recuerda la manera de e>presarse Catón en su De re rustica. Es del
todo erróneo conceptuar a Alberti1 el cual insiste1 reiteradamente1 en proenir de noble familia florentina de
caballeros =nobilissimi caalieri( Della fami!lia1 p.!s. */<1 **; y *,61 ed. de :onucci@1 como si se trata de un ser
con la Fsan!re enenenadaG1 un bur!u&s pleno de rencor contra la noble'a1 tras Bue lo arroHó de su seno en calidad
de 4iHo bastardo =lo cual de nin!una manera lo desclasificaba@. En erdad es típico de Alberti su delirio por los
ne!ocios importantes1 Bue Enicamente son di!nos de una nobile e onesta fami!lia1 así como de un libero e nobile
animo =op. cit.1 p.!. *+-@ y1 Hustamente son los Bue cuestan menos trabaHo =cf. Del !oerno della fami!lia1 I01 p.!.
SS. Asimismo1 er1 en la redacción de los Pandolfini1 p.!. /3( por lo Bue el ne!ocio meHor es el de la seda y lana1 en
la industria dom&stica@. "in embar!o1 aconseHa por i!ual un !obierno ordenado y sobrio en la economía dom&stica
balanceando las e>pensas y los in!resos. Así1 pues1 la santa masseri'ia1 cuya representación 4a sido atribuída a
#iano''o1 es b.sicamente un principio de administración dom&stica1 m.s no de lucro =al!o Bue no debió 4aber
pasado inadertido a "ombart@1 así como en el debate acerca de la substancia del dinero 4ablase de la inersión del
capital antes Bue de la colocación de la fortuna1 así fuera en dinero o posesiones. A !uisa de conseHo1 para la propia
protección de un posible ries!o de la fortuna1 adBuirir el 4.bito1 desde temprana edad1 del dinamismo1 y dice in cose
ma!nific4e e ample =Della fami!lia1 pa!. /-*@1 con perseerancia1 Enica manera de mantenerse en buena salud
=pa!s(6<26,@ y de no caer en la ociosidad1 indeseable si se Buiere conserar la posición lo!rada1 por lo Bue 4ay Bue
aprender solícitamente un oficio apropiado a su clase1 en preención a posibles reeses de fortuna =sin embar!o1 dice
toda opera mercenaria es innoble =ol. /1 p.!. *+-@. "i consideraramos este ideal suyo de la tran!uillita del Uanimo y
su fuertísima propensión al epicEreoG@1 =iere a se stesso1 loe. cit. p.!. *;*@1 su animadersión a todo car!o como
causa aflictia1 de discordia y embrollos en ne!ocios sucios1 así como el idealismo suyo puesto en la casa de campo1
sus sentimientos mantenidos ios por la recordación ancestral y el respeto del 4onor de la familia =por cuya ra'ón1
conforme al modelo florentino1 debe mantenerse unida1 sin diidir su fortuna@ como medida y fin determinante1 todo
ello1 sin duda al!una1 4ubiera resultado para el puritano una idolatría contaminada de pecado1 absolutamente
repudiable1 una aristocracia pat&tica i!norada en un arón de la calidad de :enHamín ?ranRlin. T&n!ase en cuenta1
adem.s1 Bue tenía en !ran estima la literatura =puesto Bue su llamada FindustriaG est. relacionada primordialmente
con el trabaHo literario2científico1 el cual debe considerarse aBuel Bue1 en erdad1 es di!no del 4ombre. En suma1
Enicamente el iletrado #iano''o 4ace suya como eBuialente la masseri'ia Ncon el si!nificado de Feconomía
dom&stica racionalG1 medida necesaria para una e>istencia1 sin de pendencia de nadie y sin Bue se lle!ue a sucumbir
en la miseriaN1 atribuyen do la paternidad de este concepto a un anti!uo sacerdote1 como consecuencia de la &tica
mon.stica. 0er p.!. *,-@. Coniene1 establecer una confrontación de todo ello con la moral y el comportamiento de
?ranRlin y el influHo puritano Bue pesa en &lI asimismo1 e>amínense los escritos literarios de la &poca del
4asta en la actualidad suele suceder con respecto a los nEcleos Bue no se inte!raron aEn en la
específica economía del capitalismo1 o Bue no 4an lo!rado acomodarse a ella. K la ra'ón no est.
en Bue el Fimpulso adBuisitioG fuera desconocido en las &pocas anteriores inmediatas al
capitalismo1 o en Bue no se encontrara desenuelto =como 4emos dic4o reiteradamente@1 así
como tampoco Bue1 entonces1 la auri sacra fames fuese menor aparte del capitalismo bur!u&s
Bue dentro del marco capitalista puro1 ideal de muc4os rom.nticos. Indudablemente1 no parte de
a4í la diferencia entre el espíritu capitalista y el precapitalista( el deseo e4emente de los
mandarines c4inos1 de aBuellos ieHos patricios romanos o de los a!ricultores actuales1 resiste
toda confrontación. 0eamos a4ora como la auri sacra fames del coc4ero o barcajuolo
Renacimiento orientados 4acia el patriciado 4umanista1 Hunto a los de ?ranRlin Bue an diri!idos a las compactas
filas de la clase media bur!uesa =e>plícitamente1 de los Commis@1 y los tratados y las pr&dicas de los puritanos1 y se
podr. aBuilatar a la profunda diferencia Bue e>iste. Alberti1 en su racionalismo económico apoyado siempre en citas
de autores cl.sicos1 reela analo!ías radicales con el modo de tratarse el tema económico en lo escrito por )enofonte
=el cual le era desconocido@1 así como por Catón1 0arrón y Columela1 a Buienes suele citar1 aun cuando es necesario
destacar Bue los citados conceden una mayor importancia al lucro en cuanto tal1 comparados con Alberti. En cuanto
a lo dem.s1 los ar!umentos puramente ocasionales de Alberti con respecto al empleo de los fattori1 su clasificación
del trabaHo y la disciplina1 el recelo de los a!ricultores1 etc&tera1 tuieron un efecto emanado de una ersión de la
mesura carnal catoniana de la condición del trabaHador1 típica del siero de la !leba1 a la del trabaHo con libertad en
la industria a domicilio1 y el cultio de la tierra. "ombart1 =Bue tanto yerra en lo Bue se refiere al estoicismo &tico@ se
muestra ya m.s atinado al 4allar en Catón1 Fdesenuelto sin medir los resulta dosG1 una economía racionalista.
Resulta ya factible inordenar dentro de la misma condición el dili!ens pater familias de los romanos y el cl.sico
idealismo albertino del massaHo. Catón tiene la particularidad de conceptuar la tierra como elemento de f.cil
FinersiónG del patrimonio. Por otro lado1 la idea de FindustriaG tiene diferentes tonos. K1 precisamente1 en ello
radica la diferencia. En la idea concebida de la FindustriaG1 ori!inada con la ascesis mon.stica1 y Bue fue
eolucionando en los escritos de los monHes1 se enrai'a en un et4os Bue lle!a a su madure' plena en el ascetismo
laico del protestantismo =como m.s tarde eremos@I y aBuí est. la procedencia1 Bue ser. lue!o de f.cil
comprobación1 de la analo!ía entre ambas1 aun cuando en menor proporción Bue la referente a la doctrina
eclesi.stica oficial del tomismo con respecto a los moralistas mendi!antes de "iena y ?lorencia. En Catón no e>iste
ese et4os1 y tampoco lo 4ay en la e>posición de AlbertiI no es e>actamente una &tica lo Bue el uno y el otro
presentan1 antes bien se trata de una doctrina de sapiencia de la ida. En ?ranRlin e>iste1 i!ualmente1 el utilitarismo.
Claro est. Bue debe reconoc&rsele ese patetismo moralista en las recomendaciones al muc4ac4o comerciante1 tan
propio de &l. ?ranRlin Hu'!a toda ne!li!encia con el dinero al!o así como un FasesinatoG de embriones de capital1 lo
Bue1 se!En &l1 iene a ser una imperfección moral.
Alberti y ?ranRlin tienen1 efectiamente1 una similitud en el 4ec4o de B en nin!uno de los dos se manifiesta
li!amen al!uno entre la concepción piadosa y su discernimiento de la economi'ación. Con todo1 Alberti es
desi!nado por "ombart como piadoso. ABu&l estaba ordenado y !o'aba de un beneficio en Roma1 al i!ual Bue
muc4os otros 4umanistas1 sin Bue ello fuera obst.culo para Bue prescindiese de móiles reli!iosos =e>ceptuando
casos de menor importancia@ cuando trataba de encau'ar la pr.ctica de un comportamiento por &l aconseHado. En
eso1 ambos son por i!ual netamente utilitarios1 por lo me nos en cuanto a la forma. En Alberti se distin!ue un
utilitarismo social de tipo mercantil =Fempl&ense NdiceN muc4os 4ombres en el trabaHoG1 op. cit.1 p.!. *-*@1 al
4ablar de modo recomendable acerca de la industria de la seda y el al!odón. "us ra'onamientos de puntuali'ar aBuí
el tema1 son un modelo sumamente apropiado de esa ima!en de FracionalismoG económico in4erente1 el cual1 siendo
refleHo1 ciertamente1 de situaciones económicas1 e>iste en todas partes y en cualBuier &poca 4asta en autores Bue
tienen el proerbial don de la obHetiidad1 tanto en el clasicismo c4ino como en la Anti!Jedad casi i!ual Bue en los
tiempos del Renacimiento y de la Ilustración. Es indiscutible Bue con Catón1 0arrón y Columela1 en la Anti!Jedad1
como con Alberti y Buienes a el se asemeHan 4allamos consecuentemente la doctrina de la FindustriaG representatia
de un desenolimiento de la ratio económica. Difícilmente al!uien podría pensar Bue semeHantes entretenimientos
literarios desatasen una tuer'a suficiente para la transformación de la ida1 como la tuo una doctrina piadosa sobre
la salación con el comportamiento del indiiduo1 al metodi'arla y racionali'arla. El si!nificado de lo Bue se llama
una Fracionali'aciónG se puede adertir tanto en las sectas puritanas como en los Hainas1 los Hudíos1 en determinadas
sectas asc&ticas del medieo1 en Lyclif1 en los F4ermanos bo4emiosG =remembran'a de la actiidad 4ussita@1 en los
"Ropt'i y los "tundistas de Rusia y en diferentes órdenes monacales =en sus respectios sentidos1 claro esta@. De
antemano diremos Bue lo peculiar de la diferencia se debe una doctrina del arte de iir i!ual a la de Alberti no
cuenta con las entaHas psicoló!icas1 no de índole económica1 particularmente ben&ficas en tanto Bue la creencia
napolitano1 o bien la de los asi.ticos Bue representan industrias similares1 o la del artesano de los
países del sur de Europa1 así como de Asia1 es a!uda en mayor !rado y1 en especial1 carente de
escrEpulos comparada con la de un in!l&s1 por eHemplo1 en i!ual caso1 como es f.cilmente
comprobable.
,/
E>actamente1 este dominio !eneral de la absoluta carencia de escrEpulos1 cuan do
se trae entre manos la imposición del propio inter&s en la !anancia de dinero1 es una condición
muy particular de países cuyo desarrollo bur!u&s capitalista se muestra FretrasadoG con respecto
a la medida eolutia del capitalismo en 8ccidente. No 4ay fabricante Bue i!nore Bue la ausencia
de coscienziosita de los trabaHadores de países como Italia =contrariamente a los de Alemania1
por eHemplo@ es1 con certe'a1 el impedimento m.s notorio en su desarrollo capitalista1 así como1
tambi&n1 del aance económico en !eneral.
,*
El representante pr.ctico del liberum arbitrium
indisciplinado no puede ser utili'ado por el capitalismo como trabaHador1 al i!ual Bue =se!En lo
indicaba ?ranRlin@ no puede 4acer uso del 4ombre de ne!ocios Bue no sabe dar la impresión1
siBuiera1 de ser escrupuloso. Así pues1 no 4allaremos la diferencia en el !rado de intensidad y
eolución del FimpulsoG de adBuisición. Es tan anti!ua la aun sacra fames1 como la 4istoria de la
piadosa se mantiene aEn ia1 como las Bue ofrece una moral basada en una reli!ión faorable al proceder Bue de
por sí propicia. Esa &tica Enicamente eHerce un influHo autónomo en el proceder =así1 pues1 sobre la economía@ al
paso Bue estas entaHas son eficientes y1 en especial1 mientras así lo son 4acia un sentido Bue con frecuencia se
desía de la doctrina teoló!ica =Bue nunca pasa de ser una FteoríaG@. K ello es lo concluyente. "in duda al!una1 este
trabaHo !ira alrededor de esta aseeración1 y yo no era capa' de concebir Bue lle!ara a ser motio de una
incomprensión tan !rande. 8portunamente 4abr& de referirme a los moralistas de la Edad Media retardada
=particularmente Antonino de ?lorencia y :ernardino de "iena@1 de un relatio sentido proec4oso al capital1 muy
erróneamente interpretado por "ombart. Como Buiera Bue sea1 %. :. Alberti no se encuentra entre elfos. Pnicamente
el concepto de FindustriaG se deria en &l de ciertas doctrinas mon.sticas1 adoptadas con anterioridad. Tanto a &l
como a Pandolfini y se!uidores se les considera =no obstante rendir la obediencia oficial y el sometimiento a la
moral cristiana en i!or@ representatios de una mentalidad liberada de los tradicionales li!.menes eclesi.sticos y de
cari' cl.sico y Fpa!anoG1 mentalidad cuya i!norancia me recrimina :rentano ante el supuesto de Bue yo no 4e
adertido la !ran trascendencia b.sica Bue tiene con respecto al desenolimiento de la doctrina y de la política
modernas. Ciertamente1 en estos puntos no 4e trata do siBuiera de sondear tras esta serie causal por el simple 4ec4o
de Bue no 4a ce falta para la e>ploración en torno a la U&tica protestante y el espíritu del capitalismoG. Mas1 en otra
ocasión asent& Bue1 leHos de i!norar su capital importancia ya tenía en mente1 y me asiste la ra'ón para no deHar de
ima!inar1 Bue el .mbito y el rumbo de su ascendiente1 4an diferido totalmente de aBuellos propios de la &tica
protestante =cuyos precursores1 en nada desde5ables conforme a la e>periencia1 fueron las sectas y la &tica
Tyclifiano24ussita@. El influHo no se debe al proceder de la reci&n nacida bur!uesía1 antes bien a la política de los
estadistas y de los monarcas. Esta es la ra'ón de Bue nos empe5emos en deslindar cuidadosamente las dos series
causales1 no coner!entes en todo pero sí en parte. En lo tocante a este punto1 fueron Hustamente los tratados de
economía priada elaborados por :enHamín ?ranRlin =los cuales constituyeron por cierto tiempo1 el libro de lectura
escolar en Am&rica@1 contrariamente a las dimensionales obras de Alberti =casi i!noradas1 salo en el !rupo de
inesti!adores@1 a los Bue se les otor!a la cate!oría de las ideas Bue con frecuencia 4an contribuido a la formación de
la conducta pr.ctica en la ida 4umana. 9a sido con toda intención el 4ec4o de citarlo como un 4ombre Bue se
encontraba al mar!en de la re!ulación puritana de la ida1 bastante atenuada en tales momentos al i!ual Bue la
FilustraciónG in!lesa1 en la inteli!encia de Bue en arias ocasiones 4emos e>puesto las cone>iones e>istentes con el
puritanismo.
,/
Es de lamentar Bue :rentano 4aya confundido todo cuanto pudiera ser un af.n de lucro =tanto b&lico como
pacifista@1 tomando en cuenta la calidad determinante de la propensión capitalista al lucro =opuesta1 por eHemplo1 a la
feudal@ sólo en su propósito puesto en el dinero =en e' de en la tierra@ y no 4ubiera descartado Enicamente toda
ulterior diferencia Bue es sin duda lo Bue 4abría de llearnos a la concepción de ideas claras1 antes bien =p.!. /</@1
inclusie1 nuestro concepto del capitalismo moderno =preiamente elaborado con la mira puesta en nuestras
inesti!aciones@ asienta1 de manera absurda1 Bue presume aBuello mismo Bue debía ser por &l demostrado.
,*
Cf. las atinadas consideraciones de "ombart con relación a la economía nacional alemana en el curso del si!lo
MIM =p.!. /*<1 supra@. "i bien los estudios subsecuentes1 por lo Bue respecta a su encau'amiento1 se apoyan en otros
m.s anti!uos1 4e de manifestar lo muc4o Bue deben en su formulación al puro 4ec4o de contar con las enormes
obras de "ombart colmadas de fórmulas incisias1 mordaces1 inclusie y en especial en ello y en todo lo Bue an por
sendas distintas. Eso tiene Bue aceptarlo inclusie aBuel Bue se sienta incitado a rebatir muc4os de los conceptos
ertidos por "ombart1 así como muc4as de sus tesis de una manera directa.
4umanidad1 por lo Bue de ella conocemosI por el contrario1 confirmaremos Bue Buienes cedían
sin importarles nada1 a su af.n de dinero Na semeHan'a del capit.n 4oland&s Bue Fcon tal de
!anar descendería a los infiernos1 aun cuando la ela se le c4amuscareGN no eran1 en absoluto1
nin!uno de los representantes de aBuel criterio del Bue se ori!inó =y esto es lo interesante para
nosotros@ el FespírituG sin!ular mente moderno del capitalismo1 como fenómeno de masas. En
todos los tiempos 4an e>istido e>cesias !anancias1 sin suHeción a nin!una norma1 mientras Bue
la oportunidad de reali'arlas 4a sido propicia a ello. De i!ual manera Bue la !uerra y la piratería
no estaban edadas1 4abía libertad para el comercio1 sin Bue se aHustara a normas1 en los ne>os
con otras ra'as1 con e>tranHeros. En este terreno1 la moral e>terna era otra distinta Bue la
permitida en la relación Fentre 4ermanosG. K no sorprende Bue por todos los .mbitos e>istiese
esa mentalidad aenturera1 Bue re!ía en el interior y 4acía mofa de las limitaciones se5aladas por
la moral1 cuando todas las constituciones económicas conocedoras del dinero y Bue admitían la
probabilidad de conertirlo en rentable Npor la mediación de arrendamientos1 de impuestos1
pr&stamos tomados por el Estado1 financiamiento de !uerras1 administración de casas reales1
sueldos de empleados1 etc.1 etc.N aceptaban1 en calidad de FaenturaG1 a la industria capitalista.
Con frecuencia1 se daba al mismo tiempo desmedido y consciente deseo de lucro y el leal
acatamiento a las re!las tradicionales. Al derrumbarse la tradición y Buedar con m.s o menos
libertad la afluencia económica inclusie 4acia el interior de las or!ani'aciones sociales1 no
continuó re!ularmente afirm.ndose1 ni 4ubo una aloración &tica del noedoso acontecimiento1
antes bien fue tolerada en la pr.ctica1 4abi&ndosele calificado con in diferencia en cuanto a la
moral o como al!o censurable1 pero Bue no se podía eitar1 por des!racia1 en el eHercicio. Esta
era la postura natural de la teoría &tica y tambi&n la manera como el 4ombre se conducía en la
pr.ctica1 en un t&rmino medio1 en e_ precapitalismo de aBuel tiempo Nconsider.ndolo desde el
punto de ista Bue la utili'ación industrial racionali'ada del capital y la or!ani'ación racional del
trabaHo no eran aEn las fuer'as sobresalientes1 capaces de orientar y re!ir la actiidad económica.
"in embar!o1 esta manera de conducirse fue1 precisamente1 lo Bue m.s dificultó en todas partes
la luc4a psicoló!ica entablada con el propósito Bue el 4ombre lo!rara adaptarse a una supuesta
economía capitalista ordenada.
En esta forma1 el primer enemi!o a la ista contra el cual 4ubo de luc4ar el FespírituG capitalista
Nconsiderado22 como2 un nueo tipo de ida con suHeción a ciertas re!las1 subordinado a una
F&tica específicaN fue aBuel 4ec4o1 parecido en mentalidad y en conducta Bue podría calificarse
como FtradicionalismoG. No se trata de formular una e>plicación definitia a este fenómenoI nos
limitamos a esclarecerlo1 Enicamente1 aproec4ando la ocasión1 con al!unos eHemplos1 los
primeros de los cuales conciernen al trabaHador.
El moderno empresario suele alerse de diferentes medios t&cnicos para lo!rar Bue FsusG
trabaHadores rindan lo m.s posible1 es decir1 aumente la intensidad de su trabaHo1 siendo uno de
ellos( el salario a destaHo. "e da el caso Bue en la economía a!rícola1 por eHemplo1 sur!e la
necesidad de aumentar al m.>imo posible la intensidad del trabaHo( es el momento de la
recolección de la cosec4a ya Bue1 debido a las irre!ularidades del tiempo1 precisa la mayor
rapide'1 pues de ella depende la posibilidad de fabulosas !anancias o enormes p&rdidas. Con tal
motio1 se implanta1 entonces1 la tarea a destaHo. Como sea Bue el empresario trata de obtener1
intensificando el trabaHo1 un m.>imum beneficio1 busca la manera Bue el trabaHador coincida en
su inter&s por apresurar la recolección1 eleando los destaHos. De este modo le brinda los medios
para lo!rar una !anancia e>cepcional en poco tiempo. No deHa1 por eso1 de presentar un escollo
in4erente de la mentalidad del obrero enrai'ada en la tradición( el aumento del salario no
propici& la intensidad del trabaHo1 antes bien la reduHo. Esto tiene su e>plicación en Bue si un
trabaHador !ana un marco al día por cada ca4í' de !rano se!ado1 para obtener en un mismo día
dos marcos y medio debe se!ar dos caíces y medioI a4ora bien1 si la pa!a a destaHo fue fiHada en
einticinco c&ntimos m.s por día1 al indiiduo aBuel no le interesa esfor'arse1 como era de
suponer1 para lo!rar la sie!a de tres ca4íces y aumentar la !anancia diaria a tres marcos con
setenta y cinco c&ntimos1 sino se conforma con se!ar la misma cantidad de !ranos1 para percibir
i!ual suma de dos marcos y medio con la Bue1 de acuerdo con la frase bíblica1 Ftiene bastanteG.
No le importó !anar menos con tal de no trabaHar m.sI tampoco tuo en cuenta lo Bue podría
!anar diariamente1 si rendía al m.>imum posible su trabaHo. Por el contrario1 pensó en lo muc4o
Bue tendr. Bue trabaHar para se!uir !anando los dos marcos y medio percibidos 4asta entonces1
consider.ndolos suficiente para cubrir los !astos acostumbrados. Tal criterio es un eHemplo de lo
Bu& 4emos denominado FtradicionalismoG por Fnaturale'aG1 o sea la aspiración del indiiduo no
es !anar m.s y m.s dinero1 sino continuar su e>istencia pura y llanamente como siempre lo 4i'o1
obteniendo sólo /o necesario para pa!ar sus !astos. Tal e' el moderno capitalismo procuró
acrecentar /a FproductiidadG del trabaHo indiidual acelerando su intensidad1 mas se topó con la
persistente oposición de aBuel leit motiv precapitalista1 mismo contrincante en la luc4a actual en
ra'ón directa al FretrasoG =isto con miras capitalistas@ en Bue se encuentra estacionada la clase
trabaHadora. Continuemos con nuestro eHemplo( ante el fracaso del recurso al Fsentido lucratioG1
con el al'a de los salarios cotidianos1 el empresario optó por alerse de medios contrarios( se
procedió a una disminución de salarios1 para apremiar al trabaHador a rendir m.s Bue 4asta
entonces1 y pudiera se!uir !anando lo mismo. De momento1 se pensó1 y aEn lo si!uen pensando
muc4os1 Bue e>iste una recíproca analo!ía ri!urosa entre el baHo costo del salario y el incremento
de la !anancia del empresario. El capitalismo se ape!ó a esta idea desde los comien'os1 y en el
curso de arios si!los se 4a tenido como artículo de fe1 Bue los salarios baHos son m.s
productios1 es decir1 Bue el rendimiento del trabaHador a en aumento1 pues1 de acuerdo con lo
e>presado por Pieter de la Cour Nen relación1 se!En comprobaremos lue!o1 con el espíritu del
ieHo calinismoN el pueblo Enicamente trabaHa debido a Bue es pobre y en tanto lo sea.
Pero1 este medio1 en apariencia muy acreditado1 tiene sus limitaciones en la eficiencia.
,<
Es bien
sabido Bue el capitalismo reclama1 ciertamente1 la e>istencia de una población sobreabundante
reBuerida para su desenolimiento1 a la cual pueda utili'ar en calidad de alBuilada1 por un costo
poco estimatio en el mercado laboral. "in embar!o1 un FeH&rcito de reseraG1 e>cesiamente
nutrido1 puede faorecer1 claro est.1 su e>tensión relatia a la cantidad1 particularmente el paso a
sistemas de in dustria Bue optan por el trabaHo intensio. TrabaHo barato no debe confundirse con
salario inferior. Aun en fundamento estricta mente cuantitatio1 lo Bue el trabaHo rinde a en
descenso1 sin remedio1 en tanto Bue el salario no es suficiente para Bue el obrero cubra lo Bue
reBuiere para subsistir1 y1 de erse estancada la suficiencia1 se establece erdaderamente una
Fselección de los m.s est&rilesG. En la "ilesia1 el campesino en poco sobrepasa la sie!a de dos
tercios de la tierra1 aun esfor'.ndose al m.>imo1 en tanto Bue en el mismo tiempo1 el campesino
de la Pomerania o el de MecRlembur!o trabaHa con superior pa!a y meHor nutrido1 y el de Polonia
oriental rinde un tanto de menos Bue el alem.n1 en i!ual tiempo. Considerado en el terreno
,<
Naturalmente1 en este punto desistimos tanto a inBuirir en dónde arrai!an estas limitaciones como1 tambi&n a
definirnos en una postura frente a la doctrina de la relación entre el salario y las altas prestaciones del trabaHo1 re
presentadas y formuladas inicialmente por :rassey1 encumbradas en calidad de teoría por :rentano y Ncon una
intención 4istórica al mismo tiempo Bue edificanteN2 por "!4ul'e2#Zernit'. $na e' m.s la pol&mica 4a sido
promoida debido a las profundas inesti!aciones reali'adas por 9asbac4 en "c4moflers )a4rbuc4 =Anuario de
"c4moller@1 /-+<1 p.!s. <;S2<-/ y ss.1 sin Bue se 4aya podido 4allar 4asta el momento una solución definitia. "in
embar!o1 a nosotros nos parece suficiente el 4ec4o real1 para nadie incuestionable1 de Bue el salario baHo no se opone
al beneficio encumbrado ni a las posibilidades en faor del desenolimiento industrial. Estamos tambi&n
conencidos de Bue una sola operación mec.nica dineraria no es motio de FeducaciónG para el pro!reso del
capitalismo1 así como tampoco de la probabilidad de una economía capitalista. Cada uno de los eHemplos e>puestos
llean en sí un fin meramente ilustratio.
comercial1 el salario baHo en el Bue se fundamenta el moimiento capitalista acaba por fracasar1
se!uramente1 cuando intenta conse!uir productos Bue reBuieren un trabaHo cualificado
=intelectual@1 o bien el uso de costosas m.Buinas las cuales1 debido a la ineptitud de aBuel Bue las
maneHa1 con facilidad Buedan arrumbadasI tambi&n1 una atención m.s pertina'1 así como una
libre y m.s firme iniciatia. En &stos y otros casos semeHantes1 el salario baHo no produce buen
inter&s y tiene consecuencias opuestas a lo Bue se pretende1 pues adem.s de necesitarse un bien
fincado sentido de la responsabilidad1 reBuiere un criterio Bue1 por lo menos en lo tocante al
trabaHo y en plena actiidad1 est& desli!ado de la imperecedera cuestión de relacionar la !anancia
usual con el m.>imum de 4ol!ura y el mínimum de rendimiento y Bue1 a la inersa1 labora con el
fin Bue llea en sí el trabaHo1 en un sentido FprofesionalG. "emeHante criterio no puede e>istir1
ciertamente1 ni puede forHarse a base de salarios de alto o baHo niel1 antes bien es la ló!ica
consecuencia de un proceso educatio impartido con toda intensidad. Para un capitalismo Bue
actualmente se encuentra en la cEspide1 no 4ay dificultad al!una para el reclutamiento de sus
trabaHadores en cualBuiera de los países industriali'ados y1 en el interior de cada país1 en todos
los círculos industriales. ?ue en lo pasado cuando en cada caso sur!ía un problema 4arto difícil
de 4acerle frente.
,,
Todaía en la actualidad1 le es necesario contar con un colaborador i!oroso
al Bue1 como eremos m.s adelante1 ya le prestó su ayuda en los primeros tiempos de su
desenolimiento. $n eHemplo 4abr. de ilustrar lo Bue intentamos decir( es la muHer1
especialmente la soltera1 Bue como obrera si!ue ape!ada al tradicionalismo. No 4ay patrón Bue
emplee a una muc4ac4a1 principalmente a la alemana1 Bue no se lamente de la persistente
terBuedad de aBuella en no abandonar sus normas tradicionales de trabaHo1 sin Bue intente1 al
menos1 entrenarse en sistemas m.s pr.cticosI a nin!una le interesa adoptar nueas formas de
trabaHoI no captan1 no se con centran y no saben1 siBuiera1 usar la inteli!encia. CualBuier
consideración acerca de la posibilidad de reducir la tarea y1 especialmente1 procurando Bue sea
m.s productia1 enfada a la Hoen obrera1 sin Bue pon!a en Hue!o un mínimo de comprensiónI
una promesa de elear el pa!o de los destaHos fracasa1 topa irremediablemente contra el muro de
la rutina. Por el contrario1 las Hóenes con sólida formación reli!iosa1 en especial pertenecientes a
la secta pietista1 se manifestaban de muy distinto modo1 Bue1 por lo mismo1 nos despierta un
inter&s muy particular. Ase!Erase1 reiteradamente1 y1 por lo !eneral1 Bueda definido a
posteriori1
,S
Bue de esta educación reli!iosa se deria una ocasión propicia para la ense5an'a de
la economía. "iendo así1 emos unidas en estrec4o la'o la potencialidad de concentración de la
mente y el sincero propósito elemental de cumplir con la Fobli!aciónG del trabaHo1 sintiendo la
m.s pura intención de lo económico1 Bue computa la !anancia y su cuantía1 y una absoluta
firme'a en el propio dominio1 así como una mesura Bue faorece enormemente la capacidad del
rendimiento en la tarea. Consecuentemente1 se islumbra ya la probabilidad de considerar el
trabaHo como meta1 en sentido FprofesionalG1 reBuerida así por el capitalismo. K1 a4ora1 sí nos
encontramos con Bue 4ay probabilidades pr.cticas de meHorar la lentitud tradicionalista1 Bue el
,,
9e aBuí el porBu& la naturali'ación de la industria capitalista sólo se 4a podido1 en !eneral1 reali'ar !racias a la
afluencia mi!ratoria procedente de las naciones con m.s alto !rado de ciili'ación anti!ua. "on en erdad precisas
las consideraciones de "ombart en el sentido de Bue las F4abilidadesG y los Fsecretos del oficioG en el artesano se
4allan en contradicción con la t&cnica moderna científicamente obHetiadaI sin embar!o1 esta particularidad casi no
e>istía en la fase de los comien'os del capitalismoO es m.s1 los atributos mora les1 di!amos1 propios del trabaHador
capitalista y 4asta cierto punto tambi&n del empresario poseían con frecuencia un Falor de rare'a m.s considerable
Bue las aptitudes 4abituales del !remio artesanal1 conseradas a tra&s de una tradición se!lar. %a industria aEn en la
actualidad1 la elección del empla'a miento est. en parte suHeta a la esencia proerbial del pueblo1 Bue le fue dada a lo
lar!o del tradicionalismo y de un trabaHo en&r!ico en !rado sumo. El ses!o Bue la ciencia moderna da a la cuestión
es en el sentido de Bue la causa de esta suHeción1 en al!unos casos no estriba en el tradicionalismo ni en la
educación1 por el contrario1 en la 4erencia bioló!ica de específicas cualidades &tnicas1 lo cual1 a mi Huicio1 no deHa de
ser bastante 4ipot&tico.
,S
Cf. el trabaHo referido en la nota ** de /1 /.
nueo tipo de formación reli!iosa lo posibilita. Ciertamente tales obseraciones con respecto al
capitalismo actual
,3
nos resultan de !ran utilidad para aiar el inter&s de la inda!ación de como
pudieron ser factibles1 en la &poca en Bue sur!ieron1 es tos ne>os de la aptitud capitalista para
acoplarse con los elementos reli!iosos1 ya Bue la obserancia de muc4os fenómenos aislados
rec4a'a la idea de Bue en aBuellos tiempos 4aya podido e>istir del mismo modo Bue en la
actualidad. El rec4a'o y la persecución de Bue fueron íctimas los trabaHadores metodistas1 en el
si!lo M0III1 por eHemplo1 a Buienes sus propios compa5eros les destruían de continuo los
instrumentos laborales1 no se debía a sus rare'as reli!iosas1 tomando en cuenta Bue a In!laterra
no le eran desconocidos los fenómenos de reli!ión1 aun los m.s e>traa!antes1 sino1 como
diríamos a4ora1 por su sin!ular Fcalidad de dócilesG en el trabaHo.
"in embar!o1 nos ape!aremos1 por el momento1 a los fenómenos actuales1 en relación con los
empresarios1 con el fin de delinear totalmente en ellos la idea y si!nificado del FtradicionalismoG.
"ombart1 en sus inesti!aciones en torno al nacimiento del capitalismo1
,6
distin!ue1 entre otros1 a
dos !randes leit motiv en los Bue se 4a desli'ado la 4istoria económica( la Fsatisfacción de lo
necesarioG y el FlucroG1 se!En sea Bue 4aya lo!rado el eBuilibrio de los !astos personales o el
an4elo por la consecución de la riBue'a al mar!en de ellos y la posibilidad de alcan'arlo en el
desempe5o de la actiidad económica encau'ada por una ía específica Fsistema de la economía
de satisfacción de lo necesarioG1 al Bue 4ace referencia "ombart1 da la impresión de coincidir1 a
primera ista1 con lo Bue nosotros llamamos Ftradicionalismo económicoG. Al eBuiparar las ideas
de FnecesidadG y Fnecesidad tradicionalG1 la coincidencia es e>actaI de no reali'arse así1 !randes
conHuntos de economías1 por cuya estructura deberían considerarse como FcapitalistasG1 tomando
en cuenta1 inclusie1 el si!nificado Bue el propio "ombart1 en otra parte de su obra1 concede al
FcapitalismoG
,;
se salen del círculo de las economías FadBuisitiasG y pasan al .mbito de las
Feconomías de satisfacción de necesidadesG. Asimismo1 pueden tener un sello FtradicionalistaG1
incluyendo las economías diri!idas por empresarios priados Bue colocan el capital =efectio o
bienes con alor pecunario@1 con la mira de lucro1 merced a la adBuisición de los medios de
producción y correspondiente enta de los productos1 esto es1 empresas de car.cter
específicamente FcapitalistaG. Este fenómeno se 4a producido en el paso del tiempo de la
reciente 4istoria de la economía1 no como una e>cepción1 sino como re!la !eneral1 aunBue
interrumpida con periodicidad por la reiterada1 aparición del Fespíritu capitalistaG1 y cada e' con
mas fuer'a. Claro esta Bue1 por lo re!ular1 entre la forma capitalista de una economía y el espíritu
con Bue se la diri!e est. de por medio una relación FadecuadaG1 mas no una dependencia Fle!alG.
A4ora bien1 si pese a todo1 nos alemos temporal mente de la e>presión del capitalismoG
=moderno@
,-
para se5alar aBuel criterio con aspiraciones lucratias1 mediante el eHercicio
constante de una profesión1 un beneficio racionalmente le!ítimo1 como Buedó e>puesto en el
,3
%as consideraciones Bue anteceden podrían motiar uno Bue otro sentido eBuíoco. Por eHemplo1 no e>iste relación
al!una entre los fenómenos e>aminados aBuí y _a tendencia en Bue ciertos 4ombres de ne!ocios tienen de acomodar
a faor suyo el principio de( Fno debe e>tirparse la fe del cora'ón de un puebloG o la inclinación Bue anteriormente
era tan usual1 sobre todo en el clero luterano en toda su amplitud1 a ponerse de un modo absoluto a las órdenes de las
autoridades1 en calidad de Fpolicías ne!rosG1 motiado por su inclinación al autoritarismo1 cuando se trataba1
inariablemente1 de declarar las 4uel!as como pecaminosas1 declarar a los sindicatos merecedores de ana tema1 por
promoer la codicia1 etc. En el contenido de trabaHo damos a conocer los casos Bue en el cuerpo del trabaHo no son
aisladosI se trata de 4ec4os acaecidos con suma frecuencia1 reiteratios de manera !en&rica1 como se constatar..
,6
Der moderne Qapitalismus =El capitalismo moderno@1 t. /. ed. la.1 p.!.
,;
8p. Cit.1 p.!. /-S.
,-
9acemos referencia1 claro est. a la moderna industria racional característica de 8ccidente1 muy aparte del
capitalismo difundido por todo el orbe durante tres milenios 4asta la actualidad1 en C4ina1 India1 :abilonia1 #recia1
Roma y ?lorencia1 Bue se encuentra representado por los traficantes de la usura1 abastecedores b&licos1 arrendatarios
de tributos y puestos pEblicos1 colosales empresarios del comercio y ma!nates financieros. =0er Introducción.@
eHemplo de :enHamín ?ranRlin1 se debe en fundamento a la ra'ón 4istórica de Bue tal criterio se
4a isto cristali'ado conenientemente en la moderna empresa capitalista1 a la par Bue &sta puede
considerarse su m.s apropiado impulso espiritual en aBu&lla.
Por lo Bue respecta a otras consideraciones1 es factible Bue la simultaneidad no e>ista de nin!una
manera. %a aflicción de :enHamín ?ranRlin por el Fespíritu del capitalismoG ocurría en una &poca
en la Bue no 4abía distinción al!una entre su imprenta1 en cuanto a su forma1 y otros oficios
manuales cualesBuiera Bue fuesen. 8casiones 4abr.n de presentarse en Bue1 por lo re!ular1
podremos er cómo1 en los principios de la nuea &poca1 no fue ron Enicos los empresarios
capitalistas del patriciado comercial ni muc4o menos1 en absoluto1 de manera preponderante1
antes bien las esferas m.s atreidas de la clase media industrial las cuales representaban aBuel
criterio al Bue 4emos llamado Fespíritu del capitalismoG.
S+
K1 precisamente1 en el si!lo MIM1 sus
cl.sicos representantes no eran los nobles gentleman de %ierpool o de 9ambur!o con todo su
patrimonio comercial1 4erencia de sus ancestros1 sino Bue1 por el contrario1 lo eran los parvenues
de Manc4ester1 de Renania y de Lestfalia1 sur!idos de las esferas sociales m.s modestas. En el
si!lo M0I ocurría lo mismo( las nueas industrias eran creación de esos adenedi'os.
S/
"in duda1
actiidades económicas tales como la banca1 la e>portación al por mayor1 la dirección de una
!ran tienda de !&neros al menudeo1 etc.1 Enicamente pueden eHercerse a la FmaneraG capitalistaI
sin embar!o1 la dirección tal e' est& alentada por un espíritu estrictamente tradicionalista. En
efecto1 las actiidades de los importantes bancos de emisión no podrían ser diri!idas por otro
sistemaI el comercio de ultramar estaba apoya do1 en el curso de lar!os periodos1 en la base de
monopolios y re!lamentaciones de car.cter estrictamente tradicionalistaI en el peBue5o comercio
Ny no nos referimos a los desocupados meno res sin aptitud al!una1 carentes de capital1 Bue 4oy
suspiran por la ayuda del EstadoN todaía se encuentra en plena marc4a la reolución Bue acabó
con el anti!uo tradicionalismo1 deHando a un lado los ieHos moldes del sistema de trabaHo
dom&stico
S*
cuya semeHan'a con el nueo sólo estriba en la forma. :.stenos un eHemplo para
aclarar la dirección y el sentido de esta reolución.
9asta mediados del si!lo MIM1 la suerte del Hefe de una empresa de trabaHo dom&stico =Verleger@1
por lo menos en muc4as de las ramificaciones de la industria te>til del continente1 era lo
suficientemente confortable1 considerada con el mismo fin nuestro.
S<
0eamos1 sin entrar en
S+
Es preciso ce5irnos aBuí a considerar1 así sea a priori1 sin Bue nada nos lo e>iHa1 a suponer Bue la t&cnica
empresarial capitalista1 por un lado1 y el espíritu del trabaHo profesional1 por otro1 siendo el capitalismo de ambos
deudor por lo Bue respecta a su fuer'a e>pansia1 se 4ayan nutrido desde su ori!en en las mismas esferas sociales.
De i!ual modo acontece con las cone>iones sociales de las principales doctrinas piadosas. Es una erdad 4istórica
Bue el calinismo 4a sido uno de los m.s sólidos pilares de una educación en el espíritu capitalistaI no obstante1 por
móiles Bue m.s adelante daremos a conocer1 los amos de ma!nos capitales de dinero en 9olanda no eran adictos al
calinismo de ri!urosa obserancia. Tanto aBuí como en donde fuera1 la peBue5a y media bur!uesía Bue escalaba
socialmente 4asta los m.s altos puestos de las empresas de mayor importancia estaba inte!rada Hustamente por el
cl.sico titular de la &tica del capitalismo y de la I!lesia calinista. 9e aBuí la confirmación de todo cuanto enimos
diciendo al respecto1 pues ciertamente en todas las &pocas 4an e>istido amos de enormes capitales de dinero y
comerciantes al por mayor. En cuanto a la or!ani'ación racional capitalista de la industria bur!uesa es la
consecuencia del paso eolutio de la &poca medieal a la moderna.
S/
E>amínese acerca de esto la ma!nífica tesis doctoral de ). MaliniaR presentada en la $niersidad de Xuric41 /-/<.
S*
0erla!ssystem1 ocablo Bue a partir de C. :Jc4er 4a substituido al de 9ausi esto es industria dom&stica. En
opinión de "ieeRin! =9istoria económica uniersal1 trad. de P. :allesteros1 p.!. /*/@ el 0erla!ssystem es el
conHunto de re!las de una empresa cuya persona al frente proporciona preiamente al!En factor material o al!o de
Bu& serirse en una actiidad a domicilio y conforme a su propia t&cnica1 sin lle!ar a centrali'ar el trabaHo.
S<
En se!uida esbo'amos unos cuadros como eHemplo de nuestro sistema de aminorar la realidad en Ftipos idealesG.
De este modo 4acemos m.s f.cil las condiciones de las diferentes ramificaciones de la industria a domicilio en los
diersos puntos1 no resultando de importancia para la simple finalidad ilustratia Bue nos 4emos propuesto1 dado el
modo de 4acerlo narrado1 el 4ec4o de - en nin!uno de los eHemplos ele!idos se lle!ue a traslucir con toda precisión
pormenores1 cómo se desli'aba su ida. %os empresarios residían en la ciudadI a ella acudían los
campesinos1 aportando los teHidos Bue 4abían elaborado con materias primas por lo re!ular de su
producción =en especial cuando se trataba de lino@. $na e' e>aminada la calidad del teHido1 con
frecuencia oficialmente1 les era retribuido el precio de costumbre. Por otra parte1 los clientes del
Hefe de la empresa se conertían en intermediarios para la enta del artículo por diferentes
.mbitos1 emprendiendo el iaHe e> profeso. %a compra no se efectuaba a base de muestras1 sino
de acuerdo con las calida des usuales y en el almac&nI y1 en al!unas ocasiones1 preio en car!o
directo a los campesinos. El Hefe1 de e' en cuando isitaba a su clientelaI de 4acerlo1 el iaHe
resultaba lar!o y tardíamente podía repetirse. El tiempo restante era suficiente para la
correspondencia y el enío de muestras Bue aumentaba con lentitud. Pocas eran las 4oras
dedicadas al despac4o1 a lo sumo cinco o seis al día1 pero1 con frecuencia1 menos. Pnicamente1
cuando se trataba de la campa5a1 e>cepcionalmente1 el trabaHo aumentabaI el beneficio era
ra'onable1 bastaba para iir con decenciaI en los tiempos faorables1 lle!aba a contribuir a la
formación de un peBue5o capital. Por lo re!ular1 entre los concurrentes reinaba la armonía1
debido a la !ran coincidencia de principios en el ne!ocio. Para inte!rar el marco1 se sucedían las
isitas cotidianas a las FarcasG1 así como1 para rematar1 el tarro de cere'a1 la tertulia con los
ami!os y1 en !eneral1 un ritmo sobrio de ida.
Indudablemente1 se trataba de una forma enteramente FcapitalistaG de or!ani'ación1 si nos
fiHamos en el car.cter puramente mercantilista y comercial del empresario y dado Bue eran
necesarias nueas inersiones de capital para incrementar el ne!ocio1 o si e>aminamos la
apariencia obHetia del paso económico o la manera de maneHar la contabilidad. No obstante1
enía a ser una economía FtradicionalistaG1 considerando el FespírituG Bue alentaba a los
empresarios( el estilo tradicional de ida1 el beneficio tradicional1 la medida tradicional de
trabaHo1 el sistema tradicional de llear el ne!ocio y la relación con el trabaHadorI la clientela
i!ualmente tradicional y el trato a darle tambi&n tradicional1 así como la manera de reali'ar la
transacciónI el ne!ocio estaba dominado por este tradicionalismo en su pr.ctica1 y es f.cil
ase!urar Bue constituía el fundamento del et4os de este empresario tipo.
Mas1 se presentó el momento en Bue la tranBuilidad se io alterada1 aun antes de producirse una
ariación esencial en la forma de estar or!ani'ados =pon!amos de eHemplo( el paso de la
industria cerrada al telar mecani'ado1 etc.@. Es decir1 simple mente1 ocurrió esto( ima!inemos un
Hoen1 4iHo de una de las familias de empresarios residentes en la ciudad. $n buen día1 decidiría
ir al campo para seleccionar con esmero los teHedores Bue le eran necesarios1 someti&ndolos
!radualmente baHo su dependencia y control1 los transformaría1 en pocas palabras1 de campesinos
a trabaHadores. A un tiempo1 se encar!aría personalmente de las transacciones1 entablando
contacto directo con los compradores al menudeoI asimismo1 se encar!aría de manera directa de
atraerse una nuea clientela1 reali'aría iaHes cada a5o1 por lo menos1 y trataría1 especialmente1
de Bue la calidad de los artículos respondiera a la necesidad y al deseo de los comprado res1
aprendiendo así a Fadaptarlos al !ustoG de cada Buien1 comen'ando por aplicar el principio de( Fa
precio barato1 mayor consumoG. %le!ando aBuí1 olería a repetirse el fatal desenlace de todo
proceso de Fracionali'aciónG( aBuel Bue no asciende1 desciende. Esfumose el idilio1 reempla'ado
por la luc4a .spera entre los concurrentesI se formaron patrimonios de cuantía Bue no deriaron
en !rato manantial de renta1 antes bien fueron inertidos nueamente en el ne!ocio1 y el tipo de
ida apacible y tranBuila tradicional se transformó en la ri!urosa sobriedad de aBuellos Bue
trabaHaban y ascendían porBue ya no Buerían !astar1 por el contrario enriBuecerse1 o de Buienes1
conser.ndose ape!ados al anti!uo estilo1 se ieron en la imperiosa necesidad de reducir su plan
el proceso.
de ida.
S,
K 4e aBuí lo m.s interesante( en casos similares1 la afluencia de dinero nueo no era la
causa Bue proocaba esta reolución1 sino Bue se debía al nueo espíritu1 el Fespíritu del
capitalismoG Bue se 4abía filtrado =s& de m.s de un caso en Bue con sólo al!unos miles1 dados en
calidad de pr&stamo por los parientes1 se 4a puesto en marc4a todo el proceso de
transformación@. No puede decirse Bue la cuestión concerniente a las fuer'as propulsoras de la
e>pansión del moderno capitalismo !ire en torno1 especialmente1 al ori!en de las
disponibilidades monetarias proec4osas para la empresa1 sino antes bien en torno al desarrollo
del espíritu del capitalismo. Tan pronto como &ste se aia y es capa' de er!uirse1 crea sus
propias posibilidades monetarias de las cuales puede alerse como medio de acción1 leHos de Bue
le siran a la inersa
SS
. Pero1 no fue de un modo pacífico Bue este espíritu se introduHo. $na
r.fa!a de desconfian'a1 m.s bien de rencor y de enoHo moral1 sacudió con frecuencia a los
primeros innoadores y1 en arias ocasiones =cono'co distintos casos@1 dio ori!en a una leyenda
acerca de las eni!m.ticas sombras de su ida anterior. Difícilmente puede 4allarse a al!uien Bue
acepte1 sin preHuicios1 a un empresario de este Fnueo estiloG Bue sólo podía mantener su propio
dominio y salarse del desastre1 moral y económicamente1 !racias a una e>cepcional firme'a de
car.cterI adem.s =aparte de su di.fana percepción@1 se debió1 Hustamente1 a ciertas cualidades
F&ticasG perfectamente definidas Bue le fueron faorables para captarse la confian'a reBuerida
por parte de los clientes y de los trabaHadores1 reafirm.ndole la fuer'a necesaria para derrotar las
innumerables resistencias Bue le 4acían frente a cada paso1 y1 muy particular mente1 en irtud de
esas cualidades1 se debería la enorme capacidad para el trabaHo reBuerido en un empresario de
esta índole1 enteramente incompatible con una e>istencia f.cilI en suma1 el nueo espíritu
encarna determinadas cualidades &ticas de diferente ori!en Bue la de aBuellas Bue se acoplaban al
tradicionalismo de otras &pocas.
K no 4emos de conceptuar a estos nueos empresarios como atreidos especuladores1 carentes de
escrEpulos1 f.cilmente dispuestos a la aentura económica1 semeHantes a los Bue 4an e>istido en
todas las etapas de la 4istoriaI tampoco F!ente adinera daG1 siBuiera1 creadora de este nueo
estilo de ida1 sombrío1 poco comunicatio1 si bien resuelto para el aance de la economía. Por el
contrario1 eran 4ombres forHados en la ruda escuela de la ida1 precaidos y audaces a un mismo
tiempo1 mesurados y constantes1 con plena y deota entre!a a lo propio1 con ideas y FprincipiosG
estrictamente bur!ueses.
9abr. Buienes piensen1 tal e'1 Bue dic4as cualidades morales indiiduales no est.n en nada
relacionadas con determinadas m.>imas pertenecientes a la &tica o con sentimientos piadosos y
Bue1 consecuentemente1 el principio in4erente de este sentido mercantilista resulta ne!atio1 es
decir( la disposición de apartar2 se de la tradición 4eredada =enti&ndase la FilustraciónG liberal
por encima de todo@. En realidad1 ello es lo m.s comEn 4oy en día1 pues1 entre la conducta
pr.ctica y los sentimientos reli!iosos suele faltar una relación y1 de e>istir1 es de car.cter
ne!atio. Actualmente1 en Alemania1 los seres imbuidos del Fespíritu capitalistaG se muestran
anticlericales o1 al menos se( sienten in diferentes a las creencias reli!iosas. %a isión beatífica
del tedio en el cielo no tiene fuer'a al!una para atraer al Bue siente el !o'o de la actiidad1
considerando la reli!ión como un medio para Bue el 4ombre( se sustrai!a del trabaHo en el
mundo. "i a cualBuier 4ombre de este tipo se le interro!ase acerca del FsentidoG de esa actiidad
infati!able1 nunca satisfec4a1 de su propio estado =lo cual sería al!o sin sentido1 dentro de una
orientación incondicionalmente terrenal@1 si acaso nos diera una res puesta1 seria en el sentido de
S,
Debido a esto mismo1 no es un caso fortuito el 4ec4o de Bue en esta primera etapa del reci&n sur!ido capitalismo1
los primeros impulsos de la industria alemana1 por eHemplo1 se 4ayan deHado conducir por un total cambio del !&nero
de los obHetos imperiosamente reBueridos para la ida.
SS
Esto no si!nifica Bue la oscilación1 del precio estimatio de los metales preciosos sea indiferente1 isto en un
plano económico.
la Fpreocupación por su descendenciaGI podría consistir1 tambi&n =siendo Bue este motio es el
mismo Bue se 4alla en indiiduos de espíritu FtradicionalistaG@1 en Bue para &l1 simplemente1 el
ne!ocio con su continua actiidad1 para su ida resulta FindispensableG. Realmente1 en ello
estriba la Enica motiación de su espíritu actio1 de su actiidad irracional =consider.ndola desde
el punto de ista de su dic4a indiidual@1 ya Bue el 4ombre est. 4ec4o para el trabaHo y no a la
inersa. Claro est. Bue1 ante este tipo de 4ombre1 no deHamos de er1 tampoco1 el impulso Bue
alienta su poder y1 en especial1 la consideración Bue ase!ura siempre el caso de la fortuna. A4ora
bien1 si todo un pueblo se deHa llear por la Buimera1 deslumbrado por el enorme cEmulo
cuantitatio1 Bue tal ocurre en los Estados $nidos de Norteam&rica1 este espíritu rom.ntico de las
cifras eHerce un influHo m.!ico irresistible sobre aBuellos poetas Bue e>isten entre los mercaderes.
"in embar!o1 esto no tiene nada Bue er con el empresario realmente se5ero ni1 sobre todo1 con
el Bue tiene en su 4aber triunfos m.s !randes y persistentes. Muy particularmente1 debemos
se5alar a Buienes acaban por arribar al puerto de la abundancia fideicomisaria y de la noble'a
cedida1 con .sta!os cuyo proceder en las uniersidades o en el eH&rcito trata de opacar su ori!en1
como se 4a confirmado en tantas familias de adenedi'os del capitalismo alem.n1 Bue si!uen las
4uellas de sus antecesores 4asta constituirse en un producto decadente. Entre los empresarios
capitalistas1 el Ftipo idealG
S3
encarnado en al!unos indiiduos di!nos de ser considera dos1 en
nada puede compararse con este tipo comEn o afinado del ricac4o despreciable. $no detesta la
ostentación1 el luHo superfluo y la satisfacción Bue pudiera darle su poder( siente aersión 4acia
las se5ales e>ternas de la consideración social Bue se le brinda1 debido a Bue lo 4acen sentir
incómodo. "u conducta ofrece m.s pronto si!nos de un ascetismo =insistiremos reiteradamente
en el si!nificado 4istórico de este fenómeno al Bue nos otros consideramos de tanta importancia@1
demandados imperiosamente por ?ranRlin en su FamonestaciónG. De manera especial1 no asidua1
pero sí f.cil1 4allamos en &l una modestia un tanto m.s franca Bue la resera recomendada por
?ranRlin con e>trema prudencia. Para su persona FnadaG le destina a su riBue'aI Enicamente es
due5o del sentimiento irracional de Fcumplir llanamente en su profesiónG.
Pero el 4ombre precapitalista se plantea esto1 concebido precisamente de manera tan increíble y
misteriosa1 como sucia e indi!na. El 4ec4o de Bue al!uien deHe transcurrir su e>istencia
trabaHando con el pensamiento fiHo en descender un día a la tumba con todo su dinero1
Enicamente puede e>plicarse como resultado de perersos instintos1 de la auri sacra fames.
En la actualidad1 debido a la e>istencia de nuestras instituciones políticas1 ciiles y comerciales1
con las normas industria les y con la estructura propia de nuestra economía1 tendría e>plicación
este FespírituG del capitalismo1 como consecuencia de la adaptación1 conforme ya lo 4emos
se5alado. Esta entre!a a la FprofesiónG con af.n de enriBuecimiento es necesario al orden
económico capitalista( &l reBuiere de esta especie de comportamiento para con los bienes
e>ternos1 de tal manera afín a dic4a estructura1 tan íntimamente li!ado a las condiciones del &>ito
en la contienda económica tras la subsistencia1 Bue ya es inconcebible no tomar en cuenta1
actualmente1 la necesaria cone>ión entre esa conducta pr.ctica FcrematísticaG y una específica
Fidea unitaria del mundoG. Ante todo1 ya no es necesario tomar como punto de apoyo la
aprobación de un poder reli!ioso1 y Hu'!a todo influHo perceptible sobre la ida económica de las
normas eclesi.sticas o del Estado1 corno un impedimento.
%a Fconcepción del mundoG marc4a determinada por la suerte de los intereses político2
comerciales y sociales. ABuel Bue no Buiere o no es capa' de adaptar su comportamiento pr.ctico
a las condiciones del triunfo capitalista1 4a de 4undirse o1 al me nos1 no pro!resa lo bastante.
Pero todo esto e>iste en un periodo en el Bue el capitalismo moderno 4a lo!rado el &>ito1
S3
Nos referimos a la clase de empresario base de nuestro estudio1 no a aBuel de car.cter empírico =con respecto a la
clasificación Ftipo idealG &ase lo e>puesto por mí en el FArc4i fJr "ociolTissensc4aftG1 ol. MIM1 fascículo /@.
liberado ya de Buienes iieron asidos a &l. K de i!ual modo como pudo romper las cadenas Bue
lo suHetaban a las ieHas formas de la constitución económica del medieo1 apoyado en el poder
incipiente del Estado moderno1 así pudo 4aber ocurrido =diremos de paso@ en sus relaciones con
los poderes eclesi.sticos. Nos toca1 a4ora1 inesti!ar en cu.l caso y en Bu& sentido lo fue en
realidad1 pues casi no 4ace falta demostrar Bue la idea de enriBuecerse como meta imprescindible
en sí del 4ombre1 como FprofesiónG1 estaba en contradicción con el sentimiento de la &tica de
lar!os periodos 4istóricos. En el fundamento Deo placere vix potest1 transportado al Derec4o
canónico y considerado en aBuel tiempo como aut&ntico1 de i!ual manera Bue el pasaHe
ean!&lico Bue se refiere al inter&s1
S6
en el Bue se basa la actiidad del comerciante a lo cual
"anto Tom.s desi!nó como turpitudo en cuanto a la desbordante ansia de lucro =i!ualmente Bue
S6
Posiblemente &ste sea el momento oportuno de e>aminar con cierta minuciosidad las consideraciones de ?. Qeller
en su estudio ya nombrado =ol. /* de los escritos de la "ociedad !oerresiana@ y las refle>iones Bue &ste su!irió a
"ombart1 ertidas en su libro acerca del Fbur!u&sG. Creo Bue es al!o duro el 4ec4o de Bue se 4aya criticado una obra
en la Bue no fi!ura1 en absoluto1 el eto canónico del pr&stamo a r&dito =e>ceptuando en la llamada1 carente1 por
cierto1 de consonancia con la materia de Bue se trata en el cuerpo del libro@ ar!uyendo Bue este impedimento =el
cual1 por lo Bue se refiere a otras consideraciones1 se asemeHa a todas las &ticas piadosas e>istentes@ es lo Bue
distin!ue1 con e>actitud1 la &tica del catolicismo y de la ReformaI a decir erdad1 Enicamente lo escrito debe ser
obHeto de crítica cuando se 4a entablado cono cimiento por su lectura o porBue1 con el tiempo1 se si!ue recordando.
%a 4istoria de la I!lesia 4u!onota1 así como la 4olandesa en el si!lo M0I est. colma da con la batalla sostenida
contra la usuraria praitas A los FlombardosG1 Bue es como decir banBueros1 se les aplicó la e>comunión1 en la
mayoría de los casos por el solo 4ec4o de serlo. =Nota /* de /1 /@. Entre todas las concepciones de Calino1 la m.s
condescendiente =si bien1 aparte1 debemos 4acer constar - tampoco se opuso rotundamente a pro4ibiciones contra la
usura1 en ocasión del primer plan de 8rdenan'as@ sólo fue impuesta completamente a tra&s de "almasio. Por lo Bue
la diferencia no radica aBuí1 sino a la inersa. A4ora bien1 aEn son m.s censurables los Huicios Bue el autor emite de
suyo en esta materia1 los cuales1 debido a la a!uedad1 difieren1 4asta causar pena1 de lo escrito por ?unR y por otros
prominentes católicos =siendo impropio1 a mi parecer1 la mención Bue el autor 4ace de ellos@ y con inesti!aciones1
fuera de tiempo al!unas eces aun cuando en todo momento de capital importancia1 de Endemann. Qeller se 4a
salado1 en erdad1 de caer en abusos1 a semeHan'a de los de "ombart en al!unas de sus críticas =op. cit.1 p.!. <*/@1
tomando en consideración1 con la forma debida1 el 4ec4o de Bue los Farones reli!iososG =concretamente1
:ernardino de "iena y Antonino de ?lorencia1 de acuerdo con la intención del autor@ Festimularon1 ali&ndose de
todos los medios1 el espíritu empresarialG1 en irtud de Bue1 como acaeció en todas partes con respecto a los
preceptos similares1 dieron a la pro4ibición del pr&stamo con usura1 un sentido Bue no pudiera perHudicar a la
colocación FproductiaG =como solemos decir en la actualidadD del capital. "i por un lado "ombart considera al
pueblo romano entre los F4eroicosG y1 por otro1 eidenciando su propio desacuerdo sostiene Bue Catón 4abía ya
esclarecido el racionalismo económico 4asta U Eltimas consecuenciasG =p.!. *36@ es la m.s clara demostración de
Bue el autor elaboró un Flibro de tesisG con el si!nificado p&simo en !rado sumo del ocablo. Esto supuesto1 el
sentido pro4ibitio del pr&stamo a r&dito1 Bue en los comien'os adBuirió suma importancia1 es2desde2 nado lue!o y
una e' m.s considerado su alor en la actualidad1 Hustamente cuando abundan los católicos enriBuecidos al
m.>imo1 con marcadas intenciones apolo!&ticasI en cuanto a los dem.s1 es bien sabido Bue1 no obstante 4aberse
deriado de la :iblia1 la Instrucción de la Con!re!ación del "anto 8ficio anuló el eto en el Eltimo si!lo1
Enicamente por temporum ratione 4abita de manera indirecta1 al pro4ibir Bue se interro!ara al penitente acerca de la
usuraria praitas1 a fin de no trastornarlo1 ante la incertidumbre de su acatamiento1 aun cuando se presentase el caso
de ser deuelta la i!encia al precepto. Naturalmente no podría e>istir al!uien Bue1 4abi&ndose adentrado en la
compleHa doctrina eclesi.stica acerca de la usura =cuyas pol&micas tanto si se referían a la licitud de la adBuisición
de r&ditos1 o al descuento bancario y determinados contratos1 como1 de manera especial1 en torno a la materia sobre
la cual pudo 4aber recaído la citada orden de la Con!re!ación del "anto 8ficio a propósito de un pr&stamo
municipal1 etc.@ pudiera ase!urar Bue la pro4ibición del pr&stamo a r&dito iba diri!ida sólo al cr&dito necesario1 cuyo
obHetio era mantener el capital1 y Bue se constituyó en Ffomentador de la empresa capitalistaG. =P.!s. *,2*S@. %o
cierto es Bue 4ubo de transcurrir muc4o tiempo antes de Bue la I!lesia recapacitara nueamente en el caso
pro4ibitio del inter&s. %le!ado este momento1 en e' de Bue las normas comunes en la acción de colocar el capital
fuesen pr&stamos a inter&s fiHo1 eran de foenus nauticum1 commenda1 societas maris y el dare ad proficuum de mari
=enti&ndase1 empr&stitos cuantificados conforme al tipo de ries!o en el monto de la participación en beneficios y
p&rdidas1 y1 Ude 4ec4o1 así debía ser1 por el cari' del ne!ocio@ Bue sólo lle!aron a ser censurados en su inte!ridad por
uno Bue otro estricto canonistaI lue!o1 al facilitarse comEnmente los descuentos y la colocación de capital fiHo1 se
presentaron nueas obHeciones con respecto al eto de la usura1 Bue deriaron en un sinfín de medidas ri!urosas
al in eitable y por ende &ticamente lícito proec4o@1 se produHo1 ya entonces1 ante la opinión de
amplios sectores1 sólidamente anticrematísticos1 una !rata afinidad de la doctrina católica con los
intereses del poder financiero de las poblaciones italianas1 tan fuertemente entrela'adas con la
I!lesia en lo Bue concierne a la política.
S;
Pero1 aun en donde se afian'ó m.s el sentido
acomodadi'o de la doctrina1 como así fue en Antonino de ?lorencia1 nunca se e>tin!uió por
completo el sentimiento de Bue la actiidad con miras a la riBue'a como fin en sí constituía un
pudendum Bue debía ser tolerado porBue las ordenaciones de la ida i!entes entonces obli!aban
a ello. Ciertos moralistas1 particularmente de la escuela nominalista1 admitieron como dadas las
normas ya establecidas de la ida capitalista1 procurando demostrar su calidad de lícitas1
principalmente por la necesidad del comercio1 Hustificando Bue tal desenoltura de la FindustriaG
se constituía en manantial le!ítimo de beneficio1 consi!uientemente irreproc4able en cuanto a la
&ticaI sin embar!o1 a un tiempo =en contra posición@1 el FespírituG del beneficio capitalista
sur!idas de las a!rupaciones de comerciantes =de a4í las Flistas ne!rasG@. No obstante1 la pro4ibición canónica del
inter&s adBuirió un sello simplemente Hurídico formal por lo re!ular y1 claro est.1 sin la intención Fprotectora del
capitalG Bue le asi!na Qeller1 y1 Eltimamente1 si es factible encontrar en Buienes est.n ersados en derec4o canónico
una postura definida frente al capitalismo1 ella 4abría de ser1 por un lado1 una incompatibilidad de tipo
tradicionalista1 aunBue sin conocimiento1 irrefle>ia1 contra la potestad siempre en aumento1 impersonal1 y1 por
ende1 difícilmente sometida a normas &ticas1 del capital =Bue se islumbra1 por eHemplo1 en las manifestaciones de
%utero con respecto a los ?u!!er y los ne!ocios !eneralmente con dineroI y1 por otro1 un marcado inter&s y una
ur!encia de aHustarse a la ocasión. "in embar!o1 no tenemos nin!En inter&s erdaderamente en todo ello1 ya Bue1
conforme Buedó asentado1 el 4ec4o de edar el inter&s en todo ello1 ya Bue1 conforme Buedó asentado1 el 4ec4o de
edar el inter&s y la finalidad sólo nos merecen un simple alor sintom.tico1 y1 di!amos1 muy relatio.
%amentablemente1 aBuí no es posible dedicarnos a reali'ar una especial inda!ación1 aun cuando sería muy
interesante1 acerca de la &tica económica Bue re!ía en los teólo!os escotistas y1 sobre todo1 en determinados
mendi!antes del Buattrocento1 tales como :ernardino de "iena y Antonino de ?lorencia1 autores monacales de
pensamiento racional asc&tico por e>celencia. "olamente Bue en una autocrítica adelantara cuanto se reBuerir.
e>presar en nuestra e>posición de la &tica económica del catolicismo en su cone>ión efectia con el moimiento
capitalista. Cada uno de estos escritores1 con una isibilidad m.s preco' Bue la característica de muc4os Hesuitas1
pretendía Hustificar la licitud =y1 claro est.1 a Qeller no le es posible aseerar m.s@ en cuanto a la &tica se refiere1 del
beneficio del comerciante1 d.ndole un sentido de recompensa de su FindustriaO
Eidentemente1 al concepto de FindustriaG1 así como su aloración se deria1 en Eltima instancia1 del
ascetismo mon.stico. Así es como el concepto de masseri'ia Bue Alberti pone en labios de #iano''o1 ali&ndose de
la e>presión eclesi.stica e introduci&ndola en el 4abla comEn. M.s adelante nos referiremos a la &tica monacal en su
calidad de precursora de las diersas denominaciones asc&ticas del protestantismo =ciertamente podemos encontrar
en la Anti!Jedad conceptos similares en los cínicos1 en los epitafios1 en el 4elenismo retardado y1 en diferentes
circunstancias1 en determinados documentos e!ipcios@. "in embar!o1 no cuenta en absoluto =así como tampoco se
4alla en Alberti@ con aBuello Bue1 a nuestro Huicio1 es concluyente( la concepción m.s peculiar del protestantismo
asc&tico1 de la se!uridad de la propia salación la certitudo salutis1 en la profesión1 dic4o en otras palabras( las
primas psicoló!icas Bue esta piedad tenía puestas en la FindustriaG1 de las Bue carecía indudablemente el
catolicismo1 ya Bue sus medios de salación eran otros. 9abitualmente1 de lo Bue se trata en estos autores es de
doctrinas &ticas1 mas no de pr.cticos incentios personales1 concluyentes con fines de salación1 y1 en su defecto1 de
adaptación =lo cual puede comprobarse con facilidad@1 pero no de ra'onamientos fundamentados en una postura
piadosa central1 semeHante a la del ascetismo laico. En cuanto a lo dem.s1 desde anti!uo Antonino de ?lorencia y
:ernardino de "iena 4an motiado controersias en &pocas muy cercanas a la nuestra. A pesar de todo1 la
trascendencia de tales concepciones ticas mon.sticas no debe considerarse en absoluto inefica'1 por lo menos como
indicio1 Pero1 los FatisbosG erdaderos de una &tica piadosa de la cual parte el concepto moderno de profesión1 se
4allan en las sectas y en la 4eterodo>ia1 en especial en Lyclif1 aunBue :rodnit'1 ponderó con e>ceso su importancia1
=er En!l Lirtc4ts!esc4ic4te1 9istoria económica de In!laterra@ Bue la doctrina puritana no 4alló nada nueo Bue
4acer. No es posible Bue profundicemos m.s en el tema ni debemos 4acerlo1 pues no es el momento oportuno para
dilucidar acerca de si la &tica cristiana del medieo 4a contribuido en efecto y 4asta dónde a la creación del
admisible espíritu del capitalismo.
S;
En opinión de A. Mer>1 las oces F`a bcd efcgfhijklcmG =luc. 31 <S@ y la ersión de la 0ul!ata Fni4il inde
sperantesG son una alteración de `nbokp efcgfijklcm =neminem desperantes@1 Bue pro4íben el pr&stamo al próHimo
inclusie al necesitado1 sin referencia al!una al inter&s. 9oy en día1 al principio Deo placere i> potest se le da una
procedencia arriana enturbiada =Bue para nosotros no tiene importancia en absoluto@.
continuó siendo considerado como turpitudo por la doctrina dominante o1 por lo menos1 no le era
posible alorarlo de manera positia isto desde un plano &tico. En este caso 4abría sido del todo
imposible una doctrina F&ticaG1 como la de :enHamín ?ranRlin. %os capitalistas leales a la
tradición eclesi.stica eran en su actiidad un tanto in diferentes a la &tica en el meHor de los
casos1 un tanto aceptables1 si bien arries!aban1 de manera concluyente1 el lo!ro de la
bienaenturan'a1 ya Bue podía inducir1 de un momento a otro1 al conflicto con el eto
eclesi.stico del pr&stamo a inter&s( como Bueda comprobado1 por fuentes fidedi!nas1 Bue
cuantiosas sumas eran transferidas1 a la muerte de las personas ricas =como Fdinero de
concienciaG@1 a la instituciones eclesi.sticas1 salo determinados casos en Bue pasaban a los
anti!uos deudores en calidad de FusuraG inHustamente eHercida con ellos. %os círculos
aristocr.ticos ya emancipados en su fuero interno de la tradición =deHando a un lado las sectas
4er&ticas o sospec4osas@1 se comportaban de otro modo1 inclusie los espíritus esc&pticos y
anticlericales tenían por costumbre procurarse su se!uro para la ida eterna1 pues1 por lo menos1
les asaltaba la duda de lo Bue puede 4aber m.s all. de la muerte y1 adem.s1 debido a Bue1
conforme la idea m.s relaHada =y1 por tal motio1 m.s e>tendida@1 para alcan'ar la dic4a
imperecedera sólo se reBuería la sumisión e>terna al precepto eclesi.stico.
S-
ABuí Bueda
comprobada claramente la índole amoral e1 inclusie1 inmoral Bue conforme a lo confesado por
los propios interesados1 era característico de este comporta miento. Parece imposible Bue esta
manera de conducirse1 sencillamente tolerable en la meHor de las suertes1 al correr de los a5os
pudiera lle!ar a ser una FprofesiónG en el sentido Bue le da :enHamín ?ranRlin. C^u& e>plicación
4istórica puede darse al 4ec4o de Bue en el foco del m.s notable desenolimiento capitalista en
el unierso de aBuel tiempo1 en la ?lorencia de los si!los MI0 y M01 el mercado de dinero y de
capital de los tan importantes poderes políticos estuiera en entredic4o en cuanto a la &tica1 o
sencillamente tolerable1 en tanto Bue en el restrin!ido medio peBue5o2bur!u&s de la Pensilania
del si!lo M0III =donde1 por falta de dinero1 la economía casi no 4abía rebasado la etapa inicial
del cambio de producción1 donde no 4abía se5ales de la e>istencia de !randes empresas
industriales y donde los bancos se re!ían por una or!ani'ación en e>tremo rudimentaria@1 la
actiidad FcapitalistaG constituyera el todo de un comportamiento no sólo di!no de alaban'a
considerado dentro de la &tica1 sino1 tambi&n e>i!ibleD Pretender un comentario1 en relación a
todo esto1 acerca de un FrefleHoG de los ne>os FmaterialesG en la superestructura idealista1 4abría
de ser un imperdonable contrasentido. Por consi!uiente1 cabe pre!untarnos( Ccu.les fueron las
ideas determinantes para Bue un tipo de comportamiento1 sin otro síntoma a la ista Bue el af.n
de enriBuecerse1 Buedase inte!rado en la cate!oría de FprofesiónG por la Bue el 4ombre se sentía
comprometidoD En este compromiso1 Hustamente1 se apoya y fundamenta su &tica el empresario
de Fnueo estiloG1 por lo Bue respecta a la conducta a se!uir.
Como motio primordial de la moderna economía 4a sido se5alado el Fracionalismo
económicoG1 y de manera especial por "ombart1 con ra'onamientos acertados y persuasios. %a
precisión en ello est. condicionada a la comprensión por racionalismo de un incremento tan
considerable de la productiidad del trabaHo1 Bue obli!ó a &ste a brincar los me'Buinos límites
For!.nicosG tra'ados por la persona 4umana en Bue se encontraba aprisiona do1 Buedando todo el
S-
Al!o Bue eidencia la manera cómo se interpretaba la pro4ibición de la usura1 la podemos era en calidad de
eHemplo en el libro /1 c. 3S del estatuto relatio al Arte di Calimala =del cual Enicamente ten!o a mano el te>to
italiano transcrito en la "tor. Dei Com. Ital.1 ol. III1 p.!. *,31 de Emliani2#iudici@( FProcurino i consoli con Buelli
frati1 c4e parra loro1 c4e perdono si faccia e come fare si possa il me!lio per lOamore di ciascuno1 del dono1 merito o
!uiderdono1 oero interesse per lOanno presente e secondo c4e altra olta fatto fueG "e entendía con ello1
erdaderamente1 al!o así como un perdón1 a la manera oficial1 otor!ado por el !remio a sus afiliados1 condicionado
a su so metimiento. Tenemos una prueba m.s propia del sello e>tra&tico de la !anancia capitalista en las
adertencias Bue si!uen1 y en el precepto Bue precede =c. 3<@ se asientan como Fre!aloG todos los r&ditos y
beneficios.
proceso de la producción sometido a consideraciones científicas. Este proceso de racionali'ación
en el plano de la t&cnica y la economía tiene un !ran predominio en el Fideal de la idaG de la
moderna sociedad bur!uesa( el concepto de Bue el trabaHo es un medio del Bue se ale la
racionali'ación del aproisionamiento de bienes materia/es para la 4umanidad1 4a e>istido
siempre en la mente de Buienes representan el Fespíritu capita/istaG como uno de los obHetios
Bue 4an se5alado directrices a su actiidad. Para lle!ar al conencimiento esta erdad1 basta un
eHemplo( el relato de ?ranRlin acerca de sus esfuer'os en faor de los improviments comunales en
?iladelfia. El empresario moderno siente una determinada y ital satisfacción con isos de
indudable FidealismoG1 por el !usto y la anidad de F4aber proporcionado trabaHoG a muc4as
personas y de 4aber contribuido al FflorecimientoG de la ciudad natia1 en el doble sentido
censatario y comercial dado por el capitalismo. Consecuentemente1 uno de los atributos de la
economía priada capitalista es1 tambi&n1 el 4ec4o de estar racionali'ada con fundamento en el
m.s ri!uroso c.lculo1 de encontrarse ordenada1 con proyectos y seeridad1 así como al lo!ro del
triunfo económico deseado1 opuestamente a la manera de iir del campesino Bue !asta al día
Enicamente aBuello de Bue dispone1 a la insólita moderación del ieHo artesano y al Fcapitalismo
aentureroG1 Bue se aco!e preferentemente a la ictoria política y a la especulación irracional.
Así1 pues1 tal parece Bue sería m.s comprensible el desenolimiento del Fespíritu capitalistaG
como un caso sin!ular del desarrollo del racionalismo1 descifrable debido a la posición de &ste
frente a los Eltimos problemas de la ida. Entonces1 el protestantismo interesaría Enicamente
como anticipo de las concesiones racionalistas de la e>istencia. Esto supuesto1 si pro cedemos a
inesti!ar 4ondamente1 erificaremos Bue es imposible simplificar las cosas 4asta ese punto1 ya
Bue el racionalismo no ofrece1 en absoluto1 el car.cter de un desarrollo pro!resio paralelamente
en todos los planos de la ida. %a racionali'ación del Derec4o priado1 tom.ndolo como
eHemplo1 considerada como compendio y mandato conceptual de la materia Hurídica1 se pudo
lo!rar1 en su forma m.s eolucionada1 por el Derec4o romano perteneciente a la &poca del
Imperio1 en tanto Bue en aBuellos países económicamente m.s racionali'ados1 como In!laterra1
se Buedó muc4o m.s atr.sI el renacimiento romanista adoptado por los m.s destacados Huristas
in!leses fracasó en sus manos1 en tanto Bue resultó efectio en las naciones católicas del sur de
Europa. %a filosofía laica y racionalista del si!lo M0III no lle!ó a su plenitud con car.cter
e>clusio1 y de nin!En modo dominante en las naciones m.s adelantadas económicamente( en
los países católico2romanos el olterianismo continEa siendo patrimonio de las capas superiores
y medias Nlo cual es1 pr.cticamente1 de mayor importanciaN. "i por Fracionalismo pr.cticoG
Bueremos entender aBuella manera de comportarse Bue relaciona1 con plena conciencia1 el
mundo a los intereses terrenales del yo particular y se ale de ellos como la medida de toda
aloración1 semeHante estilo de ida es aEn en la actualidad el sello característico de las naciones
del liberum arbitrium1 como ?rancia e Italia plasmado en la san!re Bue circula por sus enasI de
un modo opuesto1 sería m.s conincente la idea de Bue semeHante racionalismo no puede
considerarse un terreno f&rtil para Bue flore'ca en &l esa relación del indiiduo con su
FprofesiónG en el sentido Bue corresponde a un misionero1 reBuerida por el capitalismo. En
calidad de diisa en toda inesti!ación acerca del racionalismo debería aplicarse este sencillo
principio1 frecuentemente olidado( es factible Fracionali'arG la ida desde los puntos de ista
m.s 3 y en las d El FracionalismoG es una idea 4istórica1 Bue incluye un sinfín de
contradicciones1 y nos es necesario inesti!ar Bu& espíritu en!endró aBuella forma concreta del
pensamiento y la ida FracionalG de la cual procede la idea de FprofesiónG y la consa!ración tan
abne!ada =aparentemente tan irracional isto con el propio inter&s eudemonístico@ a la actiidad
profesional1 Bue si!ue siendo por i!ual uno de los factores peculiares de nuestra ciili'ación
capitalista. Nuestro inter&s reside1 precisamente1 en este factor irracional Bue se oculta en aBu&l y
en toda idea de FprofesiónG.
IIINC8NCEPCI8N %$TERANA DE %A PR8?E"I8N
TEMA DE N$E"TRA IN0E"TI#ACI8N
Eidentemente1 en el ocablo alem.n FprofesiónG =beruf@1 aun cuando tal e' con m.s claridad
en el in!l&s calling1 e>iste por lo menos una remembran'a reli!iosa( la creencia de una misión
impuesta por Dios. Este sentido reli!ioso del ocablo se manifiesta resplandeciente en todos los
casos determinados en Bue se la emplee en su completa si!nificación. Tras la !&nesis 4istórica de
dic4a o' a tra&s de las diersas len!uas1 se ad ierte1 en primer lu!ar1 Bue aBuellos pueblos en
los Bue predomina el catolicismo carecen de una e>presión irisada con este mati' reli!ioso para
indicar eso Bue en alem.n nombramos beruf =con el si!nificado de posición en la ida1 de una
clase concreta de trabaHo@1 así como en la anti!Jedad cl.sica
3+
estaban faltos de ella1 en tanto Bue
3+
De las len!uas pertenecientes a la Anti!Jedad1 el 4ebreo es la Enica Bue cuenta con e>presiones de cari' similar.
Así1 el ocablo n!nH! empleado con respecto a las funciones sacerdotales =E>.1 <S1 */I Ne4.1 //1**I / C4r.1 -1 /<I *<
, *3 <+@1 todas las actiidades en faor del soberano =principalmente / "am. U; /3I / C4..1 ,1 *<1 *-1 3@1 el
asistimiento de un funcionario del reino =Est4.1 -I -1 <@1 el sericio de un celador de las tareas =Re!.1 *1 /*1 /*@1 de un
esclao =#er.1 <-1 //@1 del cultio de los campos =I C4r.1 *61 *3@1 de los artesanos =E>. </ SI <S1 */I / Re!.1 61 /,@1
de los comerciantes =ps.1 /+61 *<@1 así como de cualBuier FtrabaHo profesionalG en el pasaHe relatio a "ir.1 //1 *+. %a
o' tiene su raí' qrst mandar1 eniarI de a4í Bue en un principio si!nificara FmisiónG. De acuerdo con estas citas1
se eidencia la probabilidad de Bue se ori!ina en las concepciones burocr.ticas del Estado e!ipcio1 las cuales se
infiltra ron en el salomónico1 ordenadas en base a las prestaciones indiiduales. Es fa2 el ima!inar1 conforme aprendí
en A. Mer>1 Bue desde los tiempos anti!uos 4a Buedado desanecida esta concepción ori!inaria1 adapt.ndose el
t&rmino a cualBuier FtrabaHoG1 transform.ndose1 así1 en un sentido tan sumamente a!o1 como entre nosotros el de
FprofesiónG1 con la cual marc4ó paralelamente1 siendo empleada1 antes de todo1 para se5alar funciones sacerdotales.
%a e> presión u t lo vdeterminadoG1 Fasi!nadoG1 FpensumG1 Bue i!ualmente se reela en "irac41 //1*+ N
traduci&ndose de los %MM como FbhpbawnGN1 deria del len!uaHe burocr.tico un tanto feudalista como xxxxx =E>.1
S1/<I cf. E>.1 S1/,1 en donde los %MM 4an interpretado bhpbawn por FpensumG. "irac41 ,<1 /+1 traduce en los %MM
con la o' >plua es Bue1 en "irac41 //1*+1 se emplea el ocablo para referirse a la obserancia de los preceptos
diinos NBue se asemeHa a nuestra FocaciónG =dic4o en alem.n( :eruf1 ocablo e>acto a FprofesiónG@. En torno a
los pasaHes de "irac4 nos atenemos1 en asociación de ideas a estos ersos1 al c&lebre libro de "mend acerca de )esEs
"irac4 y con por lo Bue respecta a las palabras bhpbawn1 a su Inde> 'ur Leis4eit des )esus "irac4 =índice para el
meHor entendimiento de ).".@1 :erlín /-+6. =Es por todos bien sabido Bue el te>to 4ebreo del libro de "irac4 se
e>traió y a "c4ec4ter se le debe el 4aberlo redescubierto1 e i!ualmente la labor de completarlo con citas del
Talmud. Como sea Bue %utero nunca estuo en posesión de &l1 ambos conceptos 4ebraicos no pudieron tener
ascendiente al!uno en su len!uaHe@. %a len!ua !rie!a carece absolutamente de una e>presión con un cari' &tico
parecido al de la o' alemana. %a interpretación de %utero1 de una manera totalmente acorde con nuestra e>presión
moderna1 es en )esEs "irac41 //1 *+ y */1 Fsi!ue en tu profesiónG1 los %MM dicen una e' epyo y nóo]1 en un
pasaHe Bue es de creer est. del todo alterado =lo Bue en el ori!inal en 4ebreo se dice es la luminosidad del au>ilio
diino@. En cuanto a lo dem.s1 en la Anti!Jedad se usó la e>presión ta rpocn>ota con el si!nificado usual de
FdeberesG. El ocablo >auatoc1 en el len!uaHe de la "toa =de acuerdo con la obseración Bue me su!irió Alb.
Dieteric4@ tiene un sentido similar no obstante la raí' !ramatical sin importancia. En cuanto a las dem.s e>presiones
por eHemplo1 etc.@ les faltan matices &ticos. A4ora bien1 la palabra profesiónG Bue nosotros traducimos del latín =en el
sentido de especiali'ación en una actiidad constante del indiiduo1 la Bue para &l por lo re!ular es un manantial de
entradas y1 en consecuencia1 es una base económica se!ura de su ida@ se manifiesta no Enicamente en la p.lida o'
opus1 sino1 de manera especial con el t&rmino =de cari' m.s pró>imo1 por lo menos1 a la esencia &tica del ocablo
alem.n@ FoficiumG =de opificium1 sin matices &ticos determinados en los comien'os1 y1 lue!o1 en especial en "&neca1
de benef.1 I01 /; profesión@1 así como en el munus Nprocedente de prisiones de las municipalidades anti!uasNI
al!unas eces se usa tambi&n la palabra professi1 relacion.ndola de preferencia con las obli!aciones de Derec4o
pEblico1 como anta5o las declaraciones de impuestos del ciudadano1 pese a Bue despu&s se la utili'ó con el moderno
si!nificado de Fprofesión liberalG =professio bene dicendi@ abarcando en este ri!uroso círculo un si!nificado !lobal
la tenían los pueblos protestantes en su mayoría. Pasando al se!undo t&rmino1 podemos obserar
Bue la e>istencia del ocablo no corresponde a una condición &tnica de las respectias len!uas
=por eHemplo1 e>presión propia de un Fespíritu popular !erm.nicoG@ antes bien lo encontramos
con su si!nificado actual1 Bue adBuiere ida1 Hustamente1 en las traducciones de la :iblia1 mas no
del espíritu del te>to ori!inal1 es decir1 se ori!ina del espíritu de Buien la traduHo.
3/
Parece ser Bue
es en la traducción luterana de la :iblia donde fi!ura por e' primera usado en nuestro actual
sentido1 en un pasaHe de )esEs "irac4 =//1 *+ y */@.
3*
%a adopción de su si!nificado actual no se
4i'o esperar en el 4abla comEn de los pueblos protestantes1 en tanto Bue1 con anterioridad1 no
aparecen se5ales de &l en la literatura sa!rada ni profana de esos mismos pueblos1 salo en un
místico alem.n Bue eHerció !ran influHo en %utero.
similar al Bue tiene para nosotros el t&rmino FprofesiónG =inclusie en su sentido m.s 4ondoI de a4í Bue Cicerón di!a
de al!uien( non inteli!it Buid profiteatur1 Bue e>presa Fdesconoce su erdadera ocaciónO si bien con un sello
enteramente laico1 sin el m.s mínimo cari' piadoso. Tal es el caso de la palabra ars1 de manera muy particular1 Bue
en tiempos del imperio se utili'ó con el si!nificado de FoficioG. En la 0ul!ata se encuentran ertidos los pasaHes
citados de )esEs "irac41 ora opus1 ora por locus =y. */@1 en cuyo caso endría a si!nificar m.s o menos posición
socialG. Precisamente de "an )erónimo1 un asceta1 se deria el complemento manda turum tuorum1 el cual 4a sido
se5alado con Husticia por :rentano1 sin adertir1 no obstante1 Bue ello constituye con precisión la m.s sobresaliente
peculiaridad para demostrar la procedencia asc&tica. Aparte ello1 se i!nora de Bu& te>to se alió "an )erónimo al
traducirI e>iste una probabilidad acerca del influHo Bue pudo eHercer el anti!uo si!nificado litEr!ico de la o'
Anali'ando las len!uas rom.nicas1 Enicamente 4allamos la palabra espa5ola FocaciónG =Bue implica la intención de
FllamamientoG íntimo 4acia al!o@1 procedente del oficio eclesi.stico1 con un cari' similar al sentido literal del
ocablo alem.n1 m.s1 no est. en uso con el puramente e>terno de FprofesiónG1 Bue en realidad posee. 0eamos1
a4ora1 con respecto a las traducciones de la :iblia a las len!uas rom.nicas( el ocablo FocaciónG1 en el espa5ol1 y
oca'ione y c4iamamento1 en italiano1 implican una intención similar en parte a la del len!uaHe luterano y calinista1
Enicamente para interpretar el >a5oic del Nueo Testamento1 Bue e>presa Fllamamiento por el Ean!elio a la
salación eternaG traducido en la 0ul!ata por ocatio. =Asombra Bue :rentano1 loc.1 cit.1 est& en la creencia de Bue
esta circunstancia1 la cual por propio raciocinio redunda faorablemente en mi tesis sea una prueba m.s pronto de la
presencia del sentido de FprofesiónG1 en su si!nificado postreformador1 con anterioridad a la Reforma. Mas1 no se
debe 4ablar de eso. Con toda certe'a1 se reBuería traducir >a5oic por ocatio. A4ora bien1 remont.ndonos a la Edad
Media1 Ccu.ndo fue utili'ada la palabra en el sentido Bue nosotros le damos 4oy en díaD y CdóndeD Podemos 4allar
la prueba1 Hustamente1 en el 4ec4o de esta interpretación y en la carencia de un sentido laico del ocablo.@ %a misma
interpretación fue dada con la palabra c4iamamento Bue fi!ura en la ersión al italiano de la :iblia1 si!lo M01
comprendida en la Colle'ione di opere medite e rare1 :olonia1 /;;61 e i!ualmente de oca'ione1 Bue es la utili'ada
en las traducciones modernas. Por el contrario1 aBuellas palabras Bue en las len!uas rom.nicas indican FprofesiónG
en su aspecto e>terno y laico1 de una continua acción de in!resos1 no encierran nin!En sentido reli!ioso =así lo
demuestran los materiales lin!Jísticos y cuanta información 4a tenido a bien proporcionarme el profesor :aist1 muy
mi ami!o de ?ribur!o@1 sin menoscabo de las procedentes de ministerium o1 tambi&n1 de officium1 mismas Bue
inicialmente tenían aBuel tinte &tico del Bue siempre estuieron desproistas por entero las ori!inadas por ars1
professio1 implicare o impie!o. 0eamos la Bue %utero utili'a en su traducción de los tro'os del mencionado libro de
)esEs "irac4( FprofesiónG. Ella eBuiale en franc&s a office1 y. *+I labeur1 y. */1 en la traducción calinistaI obra y
lu!ar1 y. *+ y */1 respectiamente1 en espa5ol =conforme a la 0ul!ata@I posto1 consi!nada por la protestante en las
nueas traducciones. Debido al reducido nEmero de protestantes de los países de ori!en rom.nico1 no se
preocuparon en eHercer influHo al!uno en la cuestión !ramatical similar al Bue tuo %utero con su creación1 Buedando
la palabra adoptada por la len!ua alemana al niel de c.tedra lo cual no 4abía ocurrido con anterioridad.
3/
De un modo opuesto1 la Confesión de Au!sbur!o Enicamente incluye incompleto y t.cito el concepto de
referencia. Así declara el Art. M0I =cf. la. ed. de Qolde1 p.!. ,<@( FPues el Ean!elio. . . no Buiere derribar los
re!ímenes temporales1 la fuer'a pEblica ni el matrimonio1 porBue Buiere Bue todo ello sea conserado como
ordenación de Dios y Bue en tales estados1 cada Buien con forme a su profesión1 manifieste caridad y realice obras
buenas y HustasG =en latín sólo dice( et in talibus ordinationibus e>ercere caritatem =p.!. ,*@@. Por ende1 con facilidad
se infiere la conclusión de Bue Fdebe acatarse a la autoridadG1 Buedando demostrado Bue aBuí se trata de FprofesiónG1
por lo menos en primer plano1 con el si!nificado del p.rrafo / Cor.1 6. *+. en calidad de obHetia ordenación. En
tanto Bue en el Art. MM0II =cf. ed. de Qolde1 p.!. ;< infra@ Enicamente trata de FprofesiónG =in ocatione sua@ en
alian'a con los estados se5alados por Dios( pastor1 autoridad1 reale'a1 aristocracia1 etc&tera1 en la inteli!encia Bue
ello aparece sólo en alem.n1 en el te>to del libro de las concordias1 en tanto Bue en la Ed. princeps alemana no fi!ura
la frase Bue corresponde.
A4ora bien1 si el sentido literal es nueo1 tambi&n es nuea la idea( fruto de la Reforma. En
tiempos del medieo no sur!ieron las dudas1 así corno tampoco las 4ubo en la anti!Jedad =en el
4elenismo de la Eltima etapa@ para esa estimación del trabaHo diario en el mundo1 Bue llea en sí
la idea de profesión Na lo cual 4abremos de referirnos m.s adelante.
En cualBuier caso1 lo nueo1 de manera absoluta1 era Bue el contenido m.s 4onroso del propio
comportamiento moral consistía1 precisamente1 en la conciencia del deber en el desempe5o de la
labor profesional en el mundo. Esa era la ineludible secuela del sacro sentido1 por así decir1 del
trabaHo y de lo Bue derió en el concepto &tico2reli!ioso de profesión( concepto Bue traduce el
do!ma e>tendido a todos los credos protestantes1 opuesto a la interpretación Bue la &tica del
catolicismo diul!aba de las normas ean!&licas en praecepta y consilia y Bue como Enica
En el Art. MM0I =Qolde1 p.!. ;/@ encontramos la palabra FprofesiónG usada por esta Enica e' en un sentido
Bue1 al menos1 tiene analo!ía con el actual concepto nuestro( FBue el maceramiento no debe serir para 4acerse uno
di!no de la !racia1 antes bien para conserar derec4o al cuerpo1 a fin Bue no entorpe'ca lo Bue a cada Buien le est.
ordenado 4acer conforme a su profesiónG =Hu>ta ocationen suam1 se dice en el te>to latino@.
3*
El l&>ico nos demuestra1 y así me 4a sido confirmado !entilmente por mis cole!as1 se5ores :raune y 9oope1 Bue
con anterioridad a las tradiciones luteranas de la :iblia el ocablo FprofesiónG =:eruf@ y Bue ertido al in!l&s es
callin!1 al dan&s Rald y al sueco Rallelse1 no fi!ura en nin!una de las len!uas Bue lo incluyen m.s Bue con el claro
si!nificado laico Bue nosotros le damos en la actualidad. %as oces Bue aparecen en el 4oland&s y tanto en el baHo
como en el alto alem.n de la Edad Media tenían un si!nificado conHunto de FprofesiónG y FllamamientoG =Ruf@1 en el
sentido Bue en la actualidad tiene en alem.n1 abarcando asimismo1 de manera muy específica =en el medieo tardío@1
inclusie el nombramiento de un candidato para un beneficio eclesi.stico cuya concesión de &l depende coyuntura
muy sin!ular Bue en muc4os diccionarios de las len!uas escandinaas se e>plica su acepción. El propio %utero
tambi&n emplea el t&rmino al!unas eces d.ndole este Eltimo sentido. "in embar!o1 aunBue este sin!ular uso del
ocablo 4aya propiciado con el tiempo su otro si!nificado no desanece Bue la concepción moderna de FprofesiónG
parte1 inclusie en cuanto a la !ram.tica1 de las traducciones de la :iblia1 de manera específica de las protestantes1 y
Enicamente en Tauler =m. /<3/@ descubrimos atisbos suyos a los cuales nos referiremos m.s adelante. En !eneral1
todas las len!uas Bue 4an e>perimentado la presión dominante de las traducciones de la :iblia 4an dado forma a la
palabra1 en cambio1 ello no se produHo en aBuellas Bue1 como las rom.nicas1 no 4i'o mella la presión1 por lo menos
en este sentido.
Con el mismo ocablo de FprofesiónG1 %utero traduce dos conceptos Bue difieren totalmente entre sí. De
primera intención1 la F>a5oicG paulina1 por llamamiento de Dios para la salación eterna =cf. / C.1 /1 *3I Ep4. /1 /;I
,. /1 ,I * Tess.1 /1 //I 9ebr.1 <1 /I *. Petri1 /1 /+@. En cada uno de estos casos se reela el concepto netamente
piadoso del llamamiento efectuado por Dios a tra&s del Ean!elio ali&ndose del Apóstol1 y dic4a o' no est. en
absoluto relacionada con la FprofesiónG terrenal Bue tiene 4oy en día. Con anterioridad a %utero1 las :iblias
alemanas se 4an alido de la palabra ruffun!e =esto es( llamamientos1 llamadas. De este modo fi!ura en todos los
incunables Bue posee la :iblioteca de 9eidelber!@I y1 ocasionalmente1 en e' de Fllamado por DiosG1 est. escrito
Fdemandado !efordert por DiosG "ecundariamente1 conforme lo de Hamos asentado1 4a ertido los ocablos
reproducidos en la nota precedente de )esEs "irac4 =en la traducción de los %MM1 e tTepyT oo maaaTdnti y >ai
euuee tT moT oo@ por Fsi!ue en tu profesiónG1 =be4arre in deimen :eruf@ Fperseera en tu profesiónO( en e' de
decir Fen tu trabaHoO En las traducciones de la :iblia autori'adas por el catolicismo Bue fueron elaboradas posterior
mente =pon!amos de eHemplo la relatia a ?leisc4Jts1 ?ulda1 /;6/@ se 4an mantenido en ello y en otros lu!ares del
Nueo Testamento. Creo Bue en la traducción de este pasaHe de "irac4 es la primera e' Bue la palabra alemana
:eruf1 esto es1 profesión1 est. empleada con su interpretación actual meramente laica. =Esta obseración =.*+@(
ot5di e diaon>n oou traducida por( Fsi!ue en la palabra de DiosG1 aEn cuando los pasaHes /,1 /1 y ,<1 /+1 de "irac41
reelan Nacorde a la e>presión 4ebraica yy Bue fue empleada por "irac4 conforme a las citas talmEdicasN diadn>n
Bue tiene el si!nificado en efecto de al!o Bue se aHusta al nuestro en FprofesiónG1 Bue iene a ser el FdestinoG1 el
FtrabaHo conferidoG a Buien sea.@ M.s arriba ya comprobamos Bue en la len!ua alemana no e>iste el t&rmino
FprofesiónG con su si!nificado posterior y de 4oy en día1 no usada1 siBuiera1 por los predicadores ni por los
traductores de la :iblia. ^uienes traduHeron las :iblias al alem.n con anterioridad a %utero1 en el pasaHe de "irac4 lo
4acen por FobraG =LerR@. :ert4old on Re!ensbur! pronuncio en sus pr&dicas la palabra FtrabaHoG Bue a nosotros
nos seriría para 4ablar de profesión. Así1 pues1 el len!uaHe si!ue aBuí las 4uellas de la Anti!Jedad. El primer pasaHe
de mi conocimiento1 4asta lo presente1 Bue en lu!ar de ostentar la palabra profesión =:eruf@ acomoda la de
FllamamientoG =Ruf@ Ntraducida de >a5oic222 en cone>ión al trabaHo meramente profano1 es el espl&ndido sermón
manera de re!irse en la ida Bue satisfa!a a Dios acepta no la superación de la moralidad terrena
por la mediación del ascetismo monacal1 sino1 ciertamente1 la obseración en el mundo de los
deberes Bue a cada Buien obli!a la posición Bue tiene en la ida1 y Bue por ende iene a
conertirse para &l en UprofesiónG.
Esta idea se a desarrollando en el .nimo de %utero mientras corre el primer decenio de su labor
reformadora.
3<
En los comien'os1 apartado completamente de la tradición medieal conforme la
representaba "anto Tom.s de ABuino1
3,
por eHemplo1 consideraba Bue el trabaHo en el mundo1 no
obstante por oluntad de Dios1 es propio del orden de la materia1 siendo la base natural reBuerida
de Tauler acerca de Ep4e. , =Ed. de :asilea1 f. //6 y@( de los labrie!os Bue an a FestercolarG( con frecuencia parten
con m.s ímpetu Fsi!uiendo confiados su llamamientoG =Ruf@ Bue los cl&ri!os Bue no respetan su ocación =Ruf@ Este
t&rmino no se 4a infiltrado con este si!nificado en el len!uaHe laico. Comprobemos como en el 4abla de %utero 4ay
al comien'o un titubeo =8bras1 ed. de Erl. S/1 pa!. S/@ con respecto a :eruf y Ruf1 sin embar!o no e>iste una
probabilidad de un influHo directo de Tauler1 pese a Bue en la %ibertad de un 4ombre cristiano se adierten muc4as
reminiscencias de esta bellísima pr&dica. Por de pronto1 %utero no se a4o de la palabra para dar un sentido
estrictamente laico como lo 4i'o Tauler =sira esto en contra de Denifle1 %ut4er1 pa!. /3<@.
Cierto es Bue el conseHo de "irac41 eliminando la admonición re!ular de abandonarse en Dios1 en el te>to de
los %MM1 no incluye cone>ión directa con una estimación de reli!iosidad precisa del trabaHo profesional laico
=encontramos la e>presión nóoc1 fati!a1 penalidad1 en el se!undo pasaHe Bue1 de no 4allarse alterado1 desi!naría lo
opuesto@. %o Bue "irac4 e>pone se relaciona sencillamente con la amonestación del salmista =Ps.1 <61 <@( permanece
en la tierra y alim&ntate 4onradamente1 como lo corrobora asimismo con toda claridad el 4ec4o de encontrarse
enla'ado a la amonestación =.*/@ de( no permita Bue le cie!ue el resplandor de los impíos1 ya Bue para Dios es f.cil
conertir el pobre en rico. Pnicamente la amonestación inicial( se!uir en la yy =.*+@ posee cierta similitud con la
>a5oic ean!&lica1 mas resulta1 Hustamente1 Bue %utero no 4a traducido aBuí la o' !rie!a diadn>n por profesiónG. El
pasaHe Bue corresponde a la epístola primera a los corintios y su traducción1 es el arco Bue enla'a los dos
si!nificados con apariencia 4etero!&nea del ocablo FprofesiónG en %utero.
El pasaHe en %utero =en las modernas ediciones comunes@ en el Bue fi!ura este p.rrafo1 dice( I Cor.1 61 /6( F. .
.cada Buien se conduce del modo como el "e5or le llama. . . =/;@ ABuel Bue es llamado circuncidado1 no ten!a
prepucio. ABuel Bue es llamado en el prepucio1 no sea circuncidado. =/-@ Tal circuncisión no es nada1 y nada
constituye este prepucioI sino custodiar el precepto del "e5or. =*+@ ContinEe cada Buien en el estado en Bue es
llamado =e tn >a noel n e>anon@I el conseHero reserado A. Mer> me induHo a obserar Bue esto constituye un
marcado 4ebraísmo. En la ul!ata se dice( in Bua ocatione ocatus est@. De ser llamado siero no te inBuietesI mas
puedes ser libre1 y en su momento1 usa meHor de ello. =**@ Pues aBuel Bue es llamado siero1 es un liberto del "e5orI
y lo mismo aBuel Bue es llamado libre1 es siero de Cristo. =*<@ Deb&is enderos carosI no se.is sieros de los
4ombres. =*,@Cada Buien1 caros 4ermanos1 en lo Bue es llamado1 permanece en el "e5orG. l el y. *- se obsera la
FbreedadG del tiempo1 a lo cual si!uen las conocidas indicaciones1 cuya motiación es por esperan'as escatoló!icas
=.<6@ de tener las muHeres como si no se tuiesen1 de comprar como si no se H lo comprado1 etc&tera. %utero1 en y.
*+ =/S*<@ en cuanto a la e>&!esis de este capítulo1 traducía F>a5oicG como FllamamientoG =Ed. Erl.1 y. S/1 p.!. S/@1
4abi&ndolo interpretado como FestadoG.
"in duda al!una en este pasaHe1 y Enicamente en &l1 el ocablo >a5oic tiene una !ran relación al status del
latín1 así como a estado en nosotros =estado de matrimonio1 de siero1 etc.@. Mas no es i!ual en :rentano1 op. cit.1
p.!. /<61 en el sentido de FprofesiónG Bue tiene en la actualidad. :rentano casi no 4a leído esmeradamente el p.rrafo
de referencia ni mis opiniones con respecto a &l. Con un sentido Bue1 por lo menos en al!o nos recuerda &ste1 se
encuentra esta palabra Ncuya raí' tiene una analo!ía con e>>anola Fasamblea conocadaGN en la literatura !rie!a
=limitados1 claro est.1 al material lin!Jístico@1 Enicamente en un episodio de Dionisio de 9alicarnaso1 es el caso Bue1
por el classis latino =deriado de una o' !rie!a@ corresponde1 al tratar de las clases sociales1 FconocadasG1
FllamadasG. T4eop4ylaRtos =s. MI2MII@ interpreta / Cor.1 61 *+( yyyyyyyyyyyyyyyyyyy =a mi cole!a se5or Diesman
le debo 4aber tomado en cuenta este pasaHe@. Como Buiera Bue sea la palabra >a5oic no tiene nada Bue er con la de
UprofesiónG actual. "in embar!o1 %utero1 4abiendo traducido dic4a palabra por UprofesiónGen la adertencia
=motiada escatoló!icamente@ de Bue cada Buien debe permanecer en su esta do actual1 al traducir despu&s los
Apócrifos1 se alió de la misma palabra en la parte del conseHo tradicionalista y anticrematístico de "irac4 de Bue
cada Buien debe continuar en su oficio1 en ra'ón de la efectia analo!ía del conseHo. En realidad1 ello es lo m.s
concluyente y peculiar. El pasaHe / Cor. 61 /61 no utili'a1 conforme Bueda dic4o1 la palabra >@.i con el si!nificado de
FprofesiónG t círculo fiHado de prestaciones. Mientras tanto =o de manera simult.nea@1 en /S<+1 en la confesión de
de la ida reli!iosa1 incapa' de una aloración &tica1 como el 4ec4o de comer o beber.
3S
Pero1 al
paso Bue se fue afian'ando en la idea de la sola fides1 con todos sus resultados1 y Bue la
oposición a los FconseHos ean!&licosG del catolicismo monacal1 Fdictados por el diabloG1 fue
acrecent.ndose1 la idea de FprofesiónG fiHó con m.s precisión su fisonomía e 4i'o aler
totalmente su si!nificado. De acuerdo con %utero1 es ciertamente claro Bue a la ida monacal1
adem.s de faltarle alor para Hustificarse ante Dios1 la suHeta un desamor e!oísta Bue la desobli!a
del cumplimiento de los deberes en su paso por el mundo. Como contraste1 aparece la idea1 a un
tiempo profana y reli!iosa1 del trabaHo profesional en calidad de eidente amor al próHimo1
ali&ndose de refle>iones Bue nada tienen de profanas1 en e>traa!ante oposición a los bien
Au!sbur!o se daba por cierto el do!ma protestante de la nulidad de la superación católica de la moralidad laica1
usando en este caso la e>presión Fcada Buien conforme a su profesiónG =er nota anterior@. Así esto y la pro!resia
apreciación =Hustamente al principiar el a5o treinta@ de la santidad del orden en Bue cada Buien se 4alla colocado1
efecto de su creencia siempre precisada con m.s solide' en la sin!ularísima proidencia diina sobre los pormenores
de la ida1 y simult.neamente1 su cada e' m.s firme propensión a conceptuar las ordenaciones del mundo como
inmutables por oluntad diina1 es lo Bue se manifiesta m.s claramente en las traducciones de %utero. Encontramos
en el latín tradicional1 la palabra ocatio con el si!nificado de llamamiento diino a una ida de santidad en el
claustro o como cl&ri!o y1 en irtud de la coacción eHercida por este do!ma1 fue Bue %utero se aco!ió al sentido de
trabaHo FprofesionalO laico. K de i!ual modo Bue a4ora traduce epio y nóo] de )esEs "irac4 por FprofesiónG
=siendo Bue antes Enicamente se contaba con la semeHan'a latina Bue proenía de la traducción mon.stica@. tiempo
atr.s1 en las sentencias de "alomón **1 *-1 4ubo traducido la o' 4ebraica yyyy en la Bue se basó la epio del te>to
!rie!o de )esEs "irac4 y Bue1 conHuntamente con la de :eruf del alem.n y las nórdicas Rald y Rallelse1 procede
principalmente de la profesión sacerdotal1 y en otras partes =#en1 <-1 //@ por Fne!ocioG=%MM( epyoI 0il!. ( opusI
in!l&s( bussiness1 y1 de manera similar1 las traducciones nórdicas y por lo comEn todas aBuellas Bue son de mi
conocimiento@. %a concepción Bue a &l se le debe del ocablo FprofesiónG en el sentido Bue le damos en la
actualidad1 perduró antes de todo1 a!re!ada al mero luteranismo. %os Apócrifos fueron Hu'!ados por los calinistas
como opuestos al canon. Pnicamente de resultas de una transformación Bue lle!ó a colocar en primera línea el af.n
tras la se!uridad de la fe1 admitieron e inclusie dieron inusitado realce al concepto luterano de profesiónI sin
embar!o en las traducciones iniciales =nos referimos a las rom.nicas@ no contaban con una palabra an.lo!a y no
tenían autoridad para formarla e introducirla en las ya estereotipadas len!uas.
En el s. M0I1 al concepto de profesión1 con nuestro si!nificado 4oy en día1 se le concede carta de
naturali'ación en la literatura laica. %as traducciones de la :iblia preias a %utero traduHeron >@ por FllamamientosG
=:erufun!@. EHemplo de ello est. en los incunables de 9eidelber! =/,3*2331 /,;S@. K en la traducción de EcR1 en
In!olstadt1 se lee( Fel llamamiento =Ruf@ en Bue es llamadoG. %as subsi!uientes traducciones católicas1 en su mayor
parte1 si!uen sin rodeos a %utero. Liclif1 en In!laterra1 es el primero de todos los traductores en utili'ar =/<;*@ el
t&rmino clepin! =anti!uo ocablo de la len!ua in!lesa1 suplida lue!o por el callin!1 de procedencia e>tranHera@1 Bue
constituye lo Bue da el car.cter de la &tica de los %olardos1 pues se trata de un ocablo Bue ya llea en sí el sentido
Bue lue!o se reafirma en los reformadosI a la inersa1 Tindal1 en su traducción reali'ada en /S<-1 eli!e el concepto
de estado( Fin t4e same state T4ere in 4e Tas calledG1 esto es( Fen el mismo estado en Bue fue llamadoG1 y así ocurre
con la traducción !inebrina de /SS6. En cuanto a la oficial efectuada por Cramer =/S<-@ &ste utili'a callin! en lu!ar
de state1 en tanto Bue la :iblia =católica@ de Reims =/S;*@1 a i!ual Bue las :iblias cortesanas an!licanas de los
tiempos isabelinos ofrecen la particularidad de oler a usar el ocablo ocation1 conforme a la 0ul!ata. Es muy
satisfactorio la isibilidad de Murray1 acerca Bue1 en In!laterra1 dic4a traducción de Cramer ori!inó el concepto
puritano de callin! con el si!nificado de profesión esto es trade. A mediados del s. M0I aparece con ese si!nificado
la palabra callin! opinión de Murray1 en /S;;1 se lle!ó a decir unlaTful callin!s en relación a Fprofesiones ilícitasG1
y !reater callin!s =/3+<@ a FeleadasG. =Es al!o raro1 la percepción de :rentano =loc. cit.1 p.!. /<-@ al ase!urar Bue
en la Edad Media no se traduHo ocatio por profesión en irtud de Bue este concepto era i!norado1 pues Enicamente a
un 4ombre libre le era dado eHercer una profesión y1 en este caso se carecía de !ente libre en las profesiones
bur!uesas. Para mí es incomprensible esta aseeración1 cuanto m.s Bue la estructura social en el medieo1
contrariamente a la Bue e>istía en la Anti!Jedad1 estaba fundamentada en el trabaHo libre1 y poco menos Bue la
mayoría de los comerciantes1 en especial1 eran libres.@
3<
Cf. para lo subsecuente1 la ilustratia e>plicación de Q. E!er1 Die Ans c4auun! %ut4ers om :eruf =Concepción
luterana de la profesión@1 #iessen1 /-++1 conteniendo sólo una falla =comEn a la mayoría de los autores teoló!icos@
es tal e' el an.lisis sin suficiente claridad del concepto de le> naturae =al respecto er E. Troeltsc41 en la rese5a de
la 9istoria de los do!mas de "eeber!1 #Ytt. #el. An'.1 /-+*1 y1 particularmente1 las partes Bue dedica a las doctrinas
sociales de las I!lesias cristianas@.
sabidos principios e>puestos por Adam "mit4
33
posteriormente1 Buedando afirmado Bue la
distribución de la actiidad obli!a a cada Buien a trabaHar para los dem.s. Pero este fundamento
de naturale'a escol.stica pronto desapareció y ino a Buedar Enicamente la tesis sostenida con
firme'a de Bue la obseración de los propios deberes en el mundo es la sola manera de
complacer a Dios1 y Bue a El solamente le a!rada eso y sólo eso1 y Bue1 en consecuencia1
cualBuier profesión lícita tiene ante Dios un alor absoluto por i!ual.
36
Indudablemente1 el mundo entero est. de acuerdo en Bue esta aloración &tica de la actiidad
profesional llea en sí una aportación1 de las m.s importantes y sólidas de la Reforma1 debida1
principalmente1 a %utero.
3;
"in embar!o1 por todas partes est. e>tendido un marcado inter&s en
Bue semeHante concepción permane'ca aleHada del odio acerbado con el Bue el espíritu
3,
Así1 Tom.s de ABuino caila acerca del unierso obHetio de la sociedad1 al Hu'!ar la articulación estamentaria y
profesional del indiiduo como obra de la diina proidencia1 siempre Bue se dediBue a una específica FprofesiónG
=tal como podíamos decir o como el propio "anto Tom.s diHo( Fministerium u officium F@ se basa en causae
naturales. ^uaest Buadlibet.1 0II art. /6 c.(
F9ace autem diersificatio 4ominum in diersis officiis contin!it primo e> diina proidentia1 Buae ita 4ominum
status distribuit. . . . secundo etiam e> causis naturalibus1 e> Buibus contin!it1 Buod in diersis 4ominibus sunt
diersas inclinationes ad diersa officia. . .U Asimismo1 el alor estimatio de Pas cal1 con respecto a la FprofesiónG
deduce Bue el a'ar es el Bue decide cuando se trata de ele!ir la profesión =cf. referente a Pascal( A. Qoster1 Die Et4iR
Pascals =%a &tica de Pascal@1 /-+6@. Entre todas las &ticas piadosas For!.nicasG Enicamente la india1 considerada la
m.s obscura1 aco!e diferente actitud al respecto. %a oposición entre sentido tomista y protestante de profesión N
inclusie en su postrer etapa luteranaN1 con la cual posiblemente cabe suponer una apro>imación m.s e>acta debido
al 4ec4o de resaltar lo proidencial1 se muestra con tanta claridad Bue ya no 4ace falta a5adir m.s despu&s de la cita
anterior1 ya Bue m.s adelante 4abr. de 4acer 4incapi& en cuanto es de estimar en las concepciones relatias al
catolicismo. Acerca de "anto Tom.s consultar Maurenbrec4er en T4. . ABuinos "tellun! Xum Lirtsc4aftsle ben
seiner Xeit =Posición de T. de A. ante la ida económica de su tiempo@1 /;-;. En ciertos pormenores1 se diría Bue
%utero coincide con "anto Tom.sI sin embar!o1 si &ste eHerce su influHo1 no lo es tanto como el de la escol.tica en
!eneral1 ya Bue tal como lo eidencia Denifle1 el conocimiento por parte de %utero deHaba en esto muc4o Bue desear.
=y. Denifle1 %ut4er und %ut4ertum =%utero y luteranismo@1 /-+<1 p.!. S+/1 así como las interpretaciones de Qo4ler(
Ein Lort 'u Denifles %ut4er =$na palabra sobre el %utero de Denifle@1 /-+,1 p.!. *S y s.@
3S
Tomemos en cuenta lo escrito en 0on der ?rei4eit emes C4ristenmensc4en =De la libertad de un cristiano@( a@ la
Fdoble naturale'aG 4umana destinada a la elaboración de las obli!aciones laicas con el si!nificado de le> naturae
=reconocida con ordenación obHetia del cosmos@ como resultado de Bue =Ed. Erl.1 *61 p.!. /;;@ el indiiduo est.
suHeto1 en efecto1 a su cuerpo y a la comunidad social. b@ En este estado =de esto se desprende un ar!umento m.s1
enla'ado con el anterior@ si es cristiano por conicción optar. =p.!. /-3@ por corresponder1 con el amor a su próHimo1
a la concesión de la !racia con la Bue Dios lo distin!uió puramente por amor. De resultas de esta unión Buebrantada
entre la FfeG y el FamorG se entrecru'aI c@ la anti!ua base asc&tica del trabaHo como factor mediante el cual el
indiiduo lo!re dominar su cuerpo. d@ Ra'ón por la Bue al decir FtrabaHarG Ncomo despu&s se confirma en relación
a ello1 oliendo a mostrarse con una nuea si!nificación el concepto de le> naturae en paralelo a4ora con
Fmoralidad naturalGN constituye un ímpetu Bue Dios 4ubo ya !rabado en Ad.n preiamente a su caída1 y al cual
&ste se!uía Fpor complacer a DiosG. Por Eltimo1 e@ =p.!s. /3/ y /;-@ en relación con Mt. 61 /; y s.1 se manifiesta la
ima!en Bue cuando el trabaHo es irtuoso en la profesión es y ser. el resultado de esa nuea ida1 por obra de la feI a
pesar de todo1 no esclarece la idea concluyente del calinismo1 en torno a la FcomprobaciónG. El ardor Bue inflama
toda esta e>posición eidencia del uso en ella de conceptuales factores 4etero!&neos.
33
En L. of N. /1 * dice así( FNo esperemos nuestro alimento del !esto beneolente del carnicero1 panadero1 o
campesino1 sino de ra'ones de su solo beneficio1 no reparamos en su altruismo1 por el contrario en su propio inter&s1
y no les 4ablamos de nuestros menesteres indispensables1 antes bien de sus entaHasG
36
F8mnia enim per te operabitur =Deus@1 mul!e bit per te accam et ser ilíssima BuaeBue opera faciet1 ac ma>ima
pariter et minima ipsi !rata eruntG. =E>&!esis del #&nesis1 8p. lat1 e>e!. ed. Elsper!er1 0II1 */<@. Anteriormente a
%utero1 la idea est. en Tauler1 eBuialente en lo fundamental1 en cuanto a alor al FllamamientoG en el plano
espiritual o laico. %as diersas formulaciones de las Bue "anto Tom.s se alía destacan Bue &l1 para darle fuer'a al
alor de la contemplación1 consideró imprescindible la interpretación del principio paulino( FaBuel Bue no trabaHa no
tiene derec4o a comerG1 sustentando firme mente Bue el trabaHo es un deber Bue ata5e a todos los seres 4umanos le!e
naturae1 mas no a cada uno indiidualmente. %a ordenación !raduada en el aprecio del trabaHo1 de las opera serilia
de los labradores 4acia arriba1 es al!o Bue tiene cierta relación con el sello priatio de las órdenes mendi!antes
inculadas por móiles materiales a la población en donde estaban establecidas1 y Bue fue tan aHena a los místicos
contemplatio de Pascal e>pulsaba el amor a obrar en esta ida1 Enicamente e>plicable1 a su
parecer1 por ostentación o sa!acidad1
3-
y m.s aleHado est. aEn del acomodo utilitario al mundo1
labor del probabilismo Hesuítico. Ante tal eidencia1 la manera como deba representarse
concretamente el alcance practico de dic4a aportación por parte del protestantismo1 es al!o m.s
confusamente sentido Bue conocido con toda claridad.
Por de pronto1 aun cuando apenas si es necesario recordarlo1 no se puede comprobar nin!una
afinidad entre %utero y el Fespíritu capitalistaG en el sentido Bue nosotros le damos ni en otro
al!uno. Ciertamente1 no e>iste nin!En síntoma amistoso1 siBuiera1 entre aBuellos círculos
eclesi.sticos Bue con m.s e4emencia elo!ian el F4ec4o de la ReformaG. K no est. por dem.s
decir Bue %utero 4ubiera repudiado airadamente cualBuier afinidad como la Bue1 por eHemplo1 se
descubre en ?ranRlin. "in embar!o1 no es posible comprobar esta afirmación repitiendo sus
peroratas contra los comerciantes en !rande1 como los ?u!!er y otros1
6+
pues la batalla entablada
contra la situación entaHosa1 ya sea de 4ec4o o de derec4o1 de ciertas importantes empresas
mercan tiles de los si!los M0I y M0II encuentra m.s bien un paralelo a la luc4a desatada en la
actualidad en contra de los trusts1 y no es en sí1 por parte de nin!una de las dos la manifestación
de un criterio tradicionalista. De i!ual manera1 tanto los 4u!onotes como los puritanos se
lan'aron en una iolenta luc4a contra este criterio1 contra los lombardos1 Uos FtrapecistasG y los
monopolistas1 4.biles especuladores y banBueros beneficiados por el an!licanismo1 los monarcas
y los parlamentarios de ?rancia e In!laterra.
6/
Despu&s de la batalla de Dunbar =septiembre de
/3S+@1 CromTell escribió al Parlamento( F8s rue!o Bue trat&is de eitar tena'mente los abusos
de todas las profesiones1 especial mente de una Bue a muc4os los 4ace pobres para Bue los menos
se 4a!an ricos( eso no beneficia a la comunidadG. No obstante1 es demostrable Bue &l estaba
impre!nado de Fcriterio capitalistaG.
6*
Por el contrario1 %utero1 al proferir sus diatribas contra la
alemanes como al propio %utero1 cuyos padres eran campesinos1 y Bue tenían como del a!rado de Dios1 la
estructuración estamentaria de la sociedad y a todas las profesiones estimadas por i!ual. Al respecto &anse los
pasaHes concluyentes de "anto Tom.s en Maurenbrec4er( T4. . ABuino "tellun! 'um Lirtsc4aftsleben seiner Xeit
=Posición de ".T. de A. ante la ida económica de su tiempo@1 %eip'i!1 /;-;1 p.!. 3S y ss.
3;
Al!o del todo inusitado es Bue e>istan inesti!adores capaces de opinar Bue una creación de tal ener!adura pudo
pasar sin Bue de ella Buedara la m.s peBue5a 4uella sobre el obrar del indiiduo. "inceramente1 debo confesar Bue
eso escapa a mi comprensión.
3-
F%a anidad deHa marcas tan profundas en el cora'ón del indiiduo1 Bue aun el m.s simple !olfo1 pinc4e o mo'o
de cuerda se ana!loria y pondera de sus admiradores. . .F =Ed. de ?au!eres1 /1 *+;I cf. Qoster1 loc. cit. p.!s. /61 /<3
y s@. Con respecto a la postura adoptada por Port2Royal y el Hansenismo frente a la FprofesiónG Nacerca de lo cual
4ablaremos de nueo m.s adelanteN1 cf. el sobresaliente ensayo del doctor Paul 9oni!s4eim1 Die "taats und
"o'ialle4ren der fran'osisc4en )ansenisten im /6. )a4r4undert =Doctrinas sociales y políticas de los )ansenistas
franceses en el si!lo M0II@ =Tesis doctoral de la $niersidad de 9eidelber!1 /-/,I inte!ra una obra m.s completa
acerca de la Fpre4istoria de la Ilustración francesaGI cf. p.!s. /<; y ss. del primer trabaHo de referencia@.
6+
Con respecto a los ?u!!er opina así( no es posible Bue Fsea Husto ni !rato a Dios el 4ec4o de Bue una tan asta
4acienda pase a ser parte inte!rante del mismo cEmulo por toda la e>istencia de un 4ombreG. "ubstancialmente1 eso
si!nifica recelo campesino ante el capital. De i!ual manera =er #r. "ermón acerca de la usura1 en la Ed. En.1 *+1
p.!. /+-@1 la adBuisición de rentas es por &l ista como reproc4able en lo moral1 puesto Bue la considera Fal!o nueo
fra!uado con astuciaG1 es decir1 Bue se trataba de al!o insondable con relación a la economía1 de i!ual modo Bue
para los eclesi.sticos resultaba in comprensible el trato a pla'os en el comercio.
6/
9. %ey 4a estudiado con muc4o detenimiento estos conflictos =&ase su trabaHo en tomo a Die #rundla des
óRonomisc4en %iberalismus in der #esc4ic4te der en!lisc4en 0olRsTirtsc4aft =%os fundamentos del liberalismo
económico en la 4istoria de la economía in!lesa@1 )ena1 /-/*@. Cf. asimismo los leeller1 por eHemplo en el eH&rcito
de CromTell en combate con los monopolios y las compa5ías =/3S<@1 en #ardiner1 CommonTealt41 II1 p.!. /6-. En
cambio1 el r&!imen de %aud pretendía una or!ani'ación económica de tipo cristiano2socialG !obernada por el rey y
por la I!lesia1 de la cual el monarca esperaba !randes beneficios políticos1 así como fiscales y monopolistas. K1
precisamente1 los puritanos enfocaban su contienda 4acia eso.
6*
Esto Bue tratamos de e>presar puede ponerse en claro tomando como modelo el manifiesto a los irlandeses Bue le
sirió a CromTell para dar comien'o a su luc4a de e>terminio contra ellos =/3S+@ y Bue constituía la res puesta al
usura y el pr&stamo a r&dito1 pone al descubierto un es trec4o criterio FreaccionarioG =isto por el
capitalismo@ concebido con respecto al beneficio1 ante la escuela escol.stica retardada.
6<
No 4ay
Bue olidar Bue 4ace 4incapi& en la premisa de la infecundidad del dinero1 ya desec4ada por
Antonino de ?lorencia1 entre otros. Ciertamente no 4ay necesidad de detenernos aBuí en m.s
pormenoresI es de muc4a m.s importancia sentar Bue el si!nificado reli!ioso de la FprofesiónG
estaba e> puesto a te5irse de matices y adBuirir confi!uraciones muy di ersas en sus resultados
para la ida.
8puestamente a la concepción del catolicismo1 lo característico y específico de la Reforma es el
4ec4o de 4aber acentuado los ras!os y tonos &ticos y de 4aber acrecentado el inter&s reli!ioso
otor!ado al trabaHo en el mundo1 relacion.ndolo con la profesión. K el desenolimiento de la
idea estuo particularmente li!ado con el de las diersas formas de piedad en todas las i!lesias
reformadas. %a potestad bíblica de la Bue %utero se alió para recalcar la idea de profesión
propicia1 en lo futuro1 fue ron las interpretaciones tradicionalistas. Principalmente el Anti!uo
Testamento1 al no re!istrar en las le!ítimas profecías1 así como tampoco fuera de ellas =a
e>cepción de al!En atisbo o de una Bue otra anticipación suelta@ una superioridad de la con
ciencia profana1 fue el Bue encau'ó este sentido 4acia una concepción reli!iosa similar1 esto es1
Bue cada Buien procure su sustento1 y sean los impíos Buienes se impacienten por amasar dinero.
Este es el sentido dado a todos los pasaHes Bue se refieren1 de una manera directa1 al oficio o
profesión en el mundo1 si bien el Talmud se apoya1 no de una manera total1 sino parcialmente1 en
diferentes fundamentos. )esEs manifiesta su personal actitud1 plasmada con proerbial pure'a1 en
el rue!o de le!ítima procedencia oriental( Fel pan nuestro de cada día d.nosle 4oyG1 y su taHante
repulsión del mundo =reelado en el Nueo Testamento@ e>cluye toda probable alusión a &l de la
moderna idea de profesión.
6,
Conforme al Nueo Testamento1 la era del apostolado cristiano y1
en especial1 la doctrina de "an Pablo1 toma una posición de indiferencia o por lo menos de
tradicionalismo1 frente a la actiidad profesional en el mundo1 pues las primeras !ene raciones
cristianas estaban transidas de alientos escatoló!icos( ya Bue todo !iraba en torno a la espera de
la lle!ada del Mesías1 cada Buien puede continuar ocupando en el mundo la misma situación y
eHercer el mismo oficio en Bue le 4a sorprendido "u FllamamientoG1 y continuar laborando como
4asta a4ora. Así1 pues1 el pobre no es dispendioso para sus 4ermanos y1 como Buiera Bue sea1 la
espera 4abr. de ser corta. %utero leyó la :iblia a tra&s del cristal de su propia mentalidad1 no
del clero católico irland&s de Clomacnoise de , y /< de diciembre del a5o de /3,-. En las partes de m.s enHundia se
dice( FEn!lis4men 4ad !ood in4eritances =en Irlanda especialmente@ T4ic4 many of t4erm purc4ased Tit4 t4eir
money. . . t4ey 4ad !ood leases from Iris4men for lon! time to co me1 !reat stocRs t4ereupon1 4ouses and plantations
erected at t4eir cost and c4ar!e. . . Kou broRe t4e union. . .at time T4en Irland Tas in perfect peace and T4en t4ou!4
t4e e>ample of En!lis4 industry1 t4rou!4 commerce and traffic1 t4at T4ic4 Tas in t4e nations 4and Tas better to
t4em t4an if a4 be land 4ad been in t4eir possesion. . . Is #od1 Till #od be Tit4 youD / am confI dent 4e Till notG. El
contenido de este manifiesto nos 4ace recordar los editoriales de los periódicos in!leses durante la !uerra de los
boersI no puede considerarse característico por instituir como base Hurídica de la !uerra del Finter&sG capitalista de
los in!leses NBue bien pudo 4aber sido motio de pl.ticas1 pon!amos por eHemplo1 entre 0enecia y #&noa por
cuanto a la amplitud de su espacio de intereses en 8riente =con !ran e>tra5e'a :rentano me opone es ta obHeción
=op. cit.1 p.!. /,*@ no obstante mi propia insistencia en ello@N1 por el contrario lo concluyente de tal manifiesto es1
sin duda1 el 4ec4o de Bue CromTell1 con el cabal conencimiento =bien sabido de todo aBuel Bue no i!nora su modo
de ser@1 establece la autenticidad &tica de la subordinación de los irlandeses en la coyuntura de Bue el capital in!l&s
los ilustró en el espíritu del trabaHo1 y para ello inoca el nombre del "er "upremo. =El documento se encuentra
impreso y e>aminado por Carlyle y resumido en la 9ist. of t4e CommonTealt41 /. p.!. /3< y s.I asimismo contamos
con la traducción ale mana en el CromTell de 9oni!.@
6<
No es &ste1 el momento oportuno para 4acer 4incapi&1 pormenori'an do1 en ello. Tomar en cuenta los autores
nombrados en dos notas m.s adelante.
6,
Consultar a )ulic4er1 en su bello libro acerca de las #leic4nisrede )esu Para bolas de )esEs@1 ol. II p.!s. 3<31 /+;
y si!uientes.
sólo impre!nada de tradicionalismo en el curso de los a5os entre /S/; y /S<+ en Bue se produHo
su desarrollo ideoló!ico1 sino Bue se iba saturando cada e' m.s.
6S
Durante los primeros a5os de su labor reformadora y debido a la consi!uientemente desmedida
concepción materialista de la profesión1 predominó en &l frente a cualBuier actiidad en el
mundo1 una idea a la indiferencia escatoló!ica paulina manifiesta en la primera epístola a los
Corintios1 cap. 6(
63
cualBuier situación es buena para alcan'ar la bienaenturan'aI en la ida del
4ombre1 dada la breedad de su corto pere!rinar1 no tiene sentido conceder importancia capital a
la clase de actiidad Bue le ocupe. El af.n de 4acinar bienes materiales Bue sobrepase a la propia
necesidad1 muestra un estado de !racia imperfecto1 por lo cual es censurable1 puesto Bue1
adem.s1 Enicamente puede perpetrarse a costa de los dem.s.
66
Pero1 %utero1 se!En se a en
mara5ando en las discusiones y ne!ocios de este mundo tiene en m.s estima el trabaHo
profesionalI siendo así1 se uele a cada paso m.s clara la concepción de Bue el eHercicio de una
profesión específica se conierte en una especie de mandato Bue Dios destina a cada Buien1
e>i!i&ndole continuar en el estado en Bue se encuentra situado por disposición de la Diina
Proidencia. K como sea Bue1 tras las luc4as con los Fespíritus fanati'a dosG y la rebeldía de la
!ente de campo1 se apodera de %utero la idea m.s clara Bue antes1 como consecuencia directa de
la oluntad de Dios Bue el orden obHetio 4istórico en Bue el indiiduo se encuentra es por "u
desi!nio1
6;
la insistencia siempre m.s i!orosa del factor proidencial en todos los incidentes de
la ida del 4ombre1 desemboca irremediablemente en una peculiar idea tradicionalista semeHante
a la del FdestinoGI cada uno 4a de mantenerse en la profesión y en el estado en Bue Dios le 4a
colocado de !olpe y para siempre y reprimir en esa limitación todos sus an4elos e impulsos en
6S
Preia continuación1 &ase en especial1 lo e>puesto por E!er1 loe. cit. Asimismo 4emos de mencionar la notable
obra1 Bue aEn no se considera caduca1 de "c4necRenbur!er =0er!leic4ende Darstellun!des lut4eriec4en und
reformiertes %e4rbe!riffs =Estudio comparatio de la doctrina luterana y reformada@1 ed. por #uder1 "tutt!art1 /;SS@.
En la Et4iR %ut4ers =[tica de %utero@1 de %ut4ardt1 p.!. ;, de la. ed. =Enica en mi poder@1 no se encuentra bien
e>plicada la eolución de referencia. Cf. i!ualmente la 4istoria de los do!mas1 de "eeber!1 t. II1 p.!. *3* ira.
Profesión en laGRealen'yRlop f. prot. T4eol. und Qirc4eG1 es un artículo carente de alor1 en el cual en e' de un
e>amen científico del concepto1 se e>ponen al!unas consideraciones a!as acerca de los m.s diersos asuntos
problem.ticos1 tales como el feminismo y otros similares. Por lo Bue respecta a las obras de economía de %utero1
consi!nemos tan sólo los ensayos de "c4moller1 #esc4. der nationalRJon. Ansic4 ten in Deutsc4land TZ4rend der
Reformations'eit =9istoria de las doctrinas económicas en Alemania en la &poca de la Reforma@1 en la FX. f.
"taatsTissG1 M0I1 /;3+I el trabaHo Bue mereció ser premiado1 de LisReman en /;3/ y la obra de ?ranR #. Lar1
Darstellun! und LJrdi!un! on %ut4ers Ansic4ten om "taat und semen Tirtsc4aflic4en Auf!aben =E>posición y
crítica de la doctrina de %utero sobre el Estado y sus funciones económicas@1 Conrds Ab4. MMI1 )ena1 /;-;. En
cuanto a este punto determinado1 soy de la opinión de Bue no puede decirse Bue 4aya aportado nada nueo la
literatura1 alioso en otras consideraciones1 en rededor de %utero a propósito del centenario de la Re forma. En
cuanto a la &tica social de %utero =y1 en !eneral1 luterana@1 como Buiera Bue sea deber. ser consultada la obra de
Troeltsc4 acerca de las Fdoctrinas socialesG.
63
An.lisis del cap. 6 de la epístola primera a los Corintios1 /S*<1 Ed. Erl.1 S/1 p.!. / y as. %utero calificó aBuí el
concepto de la i!ualdad de Ftoda profesión Uante Dios1 con el si!nificado de este pasaHe1 aun de manera Bue1
primeramente1 se siente for'ado a refutar cualBuier estatuto 4umano =oto monacal1 impedimento de casamiento
mi>to1 etc.@I y1 tambi&n1 destaca en calidad de precepto de amor al próHimo la obserancia =Bue implica en sí
indiferencia para con Dios@ de las obli!aciones para con los dem.s. Ciertamente1 los peculiares raciocinios Bue p.!s.
SS2S31 por eHemplo1 se relacionan con el dualismo de la le> naturae y la Husticia ante el Altísimo.
66
0er la parte en Bue "ombart1 asisti&ndole la ra'ón 4a puesto como lema de lo Bue e>pone acerca del Fespíritu del
oficioG =esto es( tradicionalismo@( Del comercio y de la usura1 /S*,. Dice( FEn este comercio tu propósito no debe
ser otro Bue perse!uir tu alimento suficienteI lue!o1 4acer el c.lculo y el cómputo del coste1 el i!or1 el trabaHo y el
ries!o1 y1 en orden a ello1 disponer1 elear o reducir la mercadería para conse!uir beneficio por este trabaHo y tu
ener!íaG. 9e a4í formulado este principio tomista por e>celencia.
6;
En su carta diri!ida a 9. y. "ternber! =/S<+@1 con la Bue le a dedicada la E>&!esis del Psalmo //61 el FestadoG de
la noble'a =inferior@1 no obstante su depraación moral1 se muestra como fundado por el propio Dios =Ed. Erl. ,+1
p.!. *;* infra@. El sentido concluyente Bue los altercados de MJn'er si!nificaron para el desenolimiento de esta
idea se reela con toda claridad en la carta =p.!. *;* supra@. Cf. asimismo E!er op. cit.1 p.!. /S+.
este mundo. Así1 pues1 el tradicionalismo económico1 Bue en los comien'os es producto de la
indiferencia paulina1 a deriando en fruto de la creencia1 siempre m.s arrai!ada1 de la
predestinación1
6-
Bue identifica la obediencia incondicional a los preceptos diinos
;+
y la in
condicional resi!nación con el lu!ar en Bue cada uno se encuentra colocado en el mundo. %a
inculación del trabaHo profesional con las concepciones reli!iosas no lle!ó a ser para %utero la
base de fundamentos en erdad nueos o esenciales.
;/
%a inte!ridad de la doctrina1 como Enico e
infalible criterio de su I!lesia1 sostenida por &l con pro!resio ri!or despu&s de einte a5os de
esfor'ada luc4a1 constituía en sí un impedimento para esclarecer consideraciones en el plano de
la &tica.
De suerte Bue la idea de profesión conseró en %utero un sello tradicionalista.
;*
Profesión es al!o
a lo Bue el indiiduo debe someterse porBue es una donación Bue la Proidencia le 4a otor!ado1
al!o ante lo cual debe FallanarseG1 y tal idea establece la ra'ón del trabaHo profesional como
misión1 como la misión impuesta por Dios al 4ombreI
;<
este ras!o result& aEn m.s releante en el
6-
%a interpretación de los . S y 3 del "almo III =Ed. Erl.1 ,+1 p.!s. */S y */3@ =/S<+@1 se fundamentan tambi&n en
la controersia ante la supremacía de las ordenaciones del orbe mediante los monasterios1 etc. ABuí1 la le> naturae
=en contradicción al Derec4o positio1 a semeHan'a de como lo forHan el soberano y los Huristas@ est. identificada de
manera directa con la Husticia diina1 di!amos Bue es una institución de Dios y entra5a principalmente la estructura
estamentaria de la sociedad =p.!. */S1 prop. * in fine@1 poni&ndose1 así1 de reliee sobre todo el mismo alor de cada
uno de los estados ante el Altísimo.
;+
Como lo da a saber específicamente en los trabaHos 0on Qon'ilien und Qirc4en =De los concilios e I!lesias@
=/S<-@1 así como Qur'es :eRenntnis om 4eíli!en "aRrament =:ree confesión del santo sacramento@ =/S,S@.
;/
9asta donde %utero considera en se!undo plano el concepto de la comprobación del cristiano en su trabaHo
profesional =de tanta importancia para nosotros y autoritario en el calinismo@ se eidencia en este fra!mento del
0on Qon'ilien und Qirc4en =/S<-@I Ed. ErI.1 *S1 p.!. <63 infra( adem.s de estas siete notas esenciales =mediante las
cuales se identifica la I!lesia erdadera@1 e>isten otras se5ales e>ternas Bue ayudan i!ualmente a identificar la santa
I!lesia cristiana. . .siempre Bue no seamos libertinos y beodos1 arro!antesI altios y soberbios1 antes bien castos1
4onrados y parcosG. Tales se5as1 en opinión de %utero1 no son tan efectias como los FprecedentesG =inte!ridad de la
doctrina1 preces1 etc.@ Fpues de i!ual modo arios infieles se 4an aplicado en esa clase de obras y pueden 4aber
parecido m.s santos Bue cristianosG. En lo personal Calino no discrepaba muc4o de esta postura1 conforme
eremos m.s adelante. En cambio1 con el puritanismo era diferente. "ea lo Bue fuere1 para %utero1 el cristiano sire a
Dios Enicamente in ocatione1 no per ocationem =E!er1 pa!. //6 y as@. Por el contrario1 en los místicos alemanes se
adierten ciertas anticipaciones del concepto de la comprobación =si bien no tanto en su interpretación calinista
como en la pietista@ de cari' estrictamente psicoló!ico =cf. &ase la 9istoria de los do!mas de "eeber!1 p.!. /-S1 en
la Bue se cita un fra!mento de "uson y se transcriben las demostraciones a las Bue con anterioridad nos 4emos
referido1 de Tauler@.
;*
"u determinante manera de erlo sur!e concreto en los raciocinios de la interpretación del #&nesis =op. lat.
e>e!et.1 ed. Elsperber!@( 0ol. I01 p.!. /+-( FNeBue 4aec fuit leis tentatio1 intentum esse suae ocationi et de allis
non esse curiosum... Paucissimi sunt1 Bui sua sorte iant contenti... =p.!. /// eod.@ Nostrum autem est1 ut
unisBuisBue maneat in sua ocatione et suo domo contentus iat de allis autem non sit curiosusG. Es f.cil reconocer
Bue esto pertenece al tradicionalismo e>puesto por "anto Tom.s1 t4. 0. * !en.1 //;1 art. / c.( F$nde necease est1 Buo
bonum 4ominis circa ea consistat in Buaclam mensura1 aum scuicet nomo... Buaerit 4abere e>teriores diitias1 prout
sunt necessariae ad itam eHus secundum suam conditionem. Et ideo in e>cessu 4uHus mensurae consisti peccatum1
dum scilicet aliBuis supra de bitum modum ult eas el acBuirere el retinere1 Buod pertinet ad aaritiamG. "anto
Tom.s apoyaba en la le> naturae =de la misma forma Bue aparece en el fin1 ratio1 de los bienes e>ternos@ lo
pecaminoso del e>ceso en el ansia de lucro1 sali&ndose del límite Bue la ur!encia del propio menester se5ala1 en
relación al estado en Bue el 4ombre se 4alla. %utero lo basa en la oluntad de Dios. A4ora bien1 la cone>ión entre la
fe y la profesión se!En %utero =ol. 0II1 p.!. **S@( F...Buando es fidelis1 tum placent Deo etiain p4ysica1 carnalia1
animalia1 officia1 sie edas1 sie bibas1 sie i!iles1 sie dormis1 Buae mere corporalia et animalia sunt. Tanta res est
fides... 0erum est Buidem1 placere Deo etiam in impiis sedulitatem et industriam in officio =tal acción profesional es
una inte!ridad del .nimo le!e naturae@. "ed obstat incredulitas et ana !loria1 ne possint opera sua referre ad !loriam
Dei =ecos de manifestaciones calinistas@. . . Merentur i!itur etiam impiorum bona opera in 4ac Buidem ita praemia
sua =antítesis al itia specie irtutum palliata de "an A!ustín@ sed non numerantur1 nom colli!intur in alteroG.
;<
En el "ermonario eclesi.stico =Ed. Erl.1 /+I p.!s. *<<1 *<S2*<3@ se lee( FCada Buien recibe el llamado en una
profesión U. A tal :eruf =:efe4i =p.!. *<3@ por mandato orden@ debe esperarse y reerenciar en ella a Dios. ABuello
posterior desenolimiento del luteranismo ortodo>o. En el plano de la &tica1 lo Enico nueo fue
este ras!o ne!atio( el eclipse de los determinados deberes asc&ticos =Bue alcan'an una
superioridad con respecto a los Bue deben cumplir2 se en el mundo@ y la pr&dica de la sumisión a
la autoridad y la resi!nación con el puesto asi!nado a cada Buien en la ida.
;,
%le!ado el
momento de e>aminar la &tica reli!iosa medieal1 comprobaremos Bue la idea de profesión en el
sentido luterano 4abía sido planeada por los místicos alemanes( es así como Tauler1
;S
el Bue
ealuaba de i!ual manera Bue %utero las profesiones intelectuales y profanas y1 en !eneral1 el
m.s mínimo aprecio dispensado a las formas tradicionales del obrar asc&tico1 resultado de la
alía e>clusia1 aBuilatada en la admisión est.tico2contemplatia del espíritu diino por el alma.
De al!una manera1 el luteranismo representa1 tambi&n1 un retroceso en relación a los místicos1
pues1 en %utero y1 en especial1 en su I!lesia1 eran muy poco se!uros los fundamentos
psicoló!icos para una &tica racional de la profesión1 en tanto Bue las ideas místicas concuerdan
m.s1 en este punto1 con la psicolo!ía de la fe pietista y cu.BueraI
;3
inclusie1 la inclinación a una
autodisciplina asc&tica la consideraba indi!na porBue santificaba las obras1 ra'ón por la cual
estaba situada en un plano cada e' m.s secundario en su I!lesia.
Resulta f.cil comprobar Bue la simple idea de FprofesiónG con el si!nificado luterano tiene un
alcance muy dudoso para lo Bue perse!uimos1 y1 por el momento1 nos interesa Bue esto Buede
consi!nado.
;6
Pero1 no por ello intentamos ne!ar1 absolutamente1 el si!nificado pr.ctico Bue1 para
los fines de nuestro trabaHo1 pudiera 4aber tenido la reor!ani'ación luterana de la ida reli!iosa1
sino1 todo lo contrario El caso es Bue no 4ay posibilidades de sacar de ella una consecuencia
directa de la posición Bue %utero y su I!lesia adoptaron1 frente al trabaHo profesional y1
principalmente1 porBue no resulta lo bastante claro como en otros aspectos del protestantismo.
Así1 primero debemos inesti!ar cu.les son sus formas1 entre todas1 en las Bue se adierte el
enlace de la conducta pr.ctica en la ida con un punto de salida reli!ioso. Con anterioridad
4icimos referencia al importante papel desempe5ado por el calinismo y las sectas protestantes
en la 4istoria del desarrollo capitalista. K de la mi suerte Bue %utero eía Bue a XTin!lio le
alentaba un FespírituG Bue no era i!ual al suyo1 a sus sucesores les ocurría lo propio con los
calinistas. K no puede decirse Bue sea una casualidad el 4ec4o Bue siempre1 inclusie en la
actualidad1 el catolicismo considere al calinismo como su peor enemi!o. Este 4ec4o encierra1
principalmente1 un si!nificado en sumo !rado político( no se podría concebir a la Reforma sin el
.nimo eolutio propio de %utero1 y a la recia personalidad de &l se debe su ineludible selloI sin
embar!o1 sin el calinismo su obra reformista no 4ubiera perdurado. Es bien sabido Bue tanto los
cató licos como los luteranos aborrecen por i!ual al calinismoI la ra'ón est. en el cari' &tico
Bue es del a!rado de Dios no es precisamente lo efectuado1 antes bien el acata miento Bue a tra&s de ella se le
brinda.
;,
En cuya irtud =disconforme a lo Bue m.s arriba Buedó dic4o acerca de los resultados del pietismo en cuanto al
sentido de la economía en las obreras@ se afian'a Bue no es insólito 4allar muc4os de los modernos empresarios1 por
eHemplo1 en Lestfalia1 con una mentalidad tradicionalista1 m.s a!uda1 especialmente1 en Buienes son m.s fieles a los
do!mas de la I!lesia luterana1 declarados anta!onistas de cualBuier cambio en los sistemas de trabaHo =4asta sin
meditar en el tr.nsito de la metodicación de las factorías@1 pese a la incitante superior !anancia Bue se les facilitaría
conse!uir1 ante la creencia de Bue en el mas all. ya lo!rar.n la compensación Husta. Est. demostrado Bue el simple
4ec4o de ser adepto a una I!lesia y a una doctrina no es suficiente para eHercer una influencia decisia en el
comportamiento. "e trata de contenidos reli!iosos de !ran trascendencia1 con muc4a mayor concreción aBuellos a
los cuales el desenolimiento del capitalismo les debe desde antes y en la actualidad un influHo muc4o m.s
considerable.
;S
Cf. Tauler1 Ed. de :asilea1 :l. /3/ y s.
;3
Cf. la pr&dica sentimental por e>celencia de Tauler1 loc. cit.1 y ?ol. /61 /;1 y. *+.
;6
"iendo Bue en esta parte ello implica el e>clusio fin de nuestras consideraciones acerca de %utero1 4emos de
contentarnos con estas pinceladas demasiado pobres de su do!ma1 insuficientes1 lo declaramos con sinceridad1 para
reali'ar una aloración coneniente de su aspecto.
Bue a &ste caracteri'a. Por m.s li!era Bue sea la inesti!ación1 aparece al descubierto1 en se!uida1
Bue la ida reli!iosa y la manera de obrar en el mundo por parte de los calinistas !uarda una
relación de índole fundamental distinta a la Bue es peculiar de los católicos y luteranos. Esto se
destaca1 inclusie1 en la literatura reli!iosa. 0e.moslo1 estableciendo una comparación1 por
eHemplo1 entre el final de la Divina Comedia1 cuando al poeta se le a!ota el len!uaHe para
describir los misterios diinos1 e>tasiado ante ellos en el Paraíso1 con el final de este otro poema
al Bue se acostumbra llamar la FDiina Comedia del puritanismoG. Milton1 despu&s de 4aber
narrado la e>pulsión del Paraíso1 en el Eltimo canto del aradise lost1 termina así(
Atr.s uele la ista en el instanteI
K a la parte oriental de su morada
%a espada fulminante
0en en 4ondas flamí!eras ibradaI
K su eleada puerta1
Con armas centelleantes ya cubierta1
De tremendos semblantes ocupada.
0erter les 4i'o l.!rimas naturaI
Mas la ista de un mundo1 Bue anc4uroso
%u!ares ofrecía a su reposo1
%as enHu!a1 calmando su amar!ura.
AunBue errante su paso1 y a!aroso1
Asidos de la mano con ternura1
En el Ed&n por solitaria ía
"i!uen la Proidencia Bue los !uía.
K1 no 4a muc4o1 Mi!uel decía a Ad.n(
Resta sólo Bue a tu sabiduría
Corresponda en los 4ec4os la ener!ía
De irtud1 de paciencia1 fe1 templan'a
K amor1 o caridad despu&s llamada
=Alma de todo@1 con lo cual dic4oso
No te ser. !raoso
DeHar del Paraíso la moradaI
PorBue ale!re1 contento y satisfec4o1
M.s feli' la tendr.s dentro del pec4o =y@.
Puede suponerse1 con facilidad1 Bue a un escritor en tiempos del medieo le 4abía de resultar
imposible manifestar con tanta e4emencia esta firme consa!ración puritana al mundo misionero
de la ida profana. Asimismo1 resulta insólito en el luteranismo1 y prueba de tal manifestación la
tenemos1 por eHemplo1 en los c.nticos de %utero y Paul #er4ard. %o Bue a4ora se reBuiere es
precisar con m.s claridad este a!o conocimiento e interro!arnos acerca de los motios propios
de esta diferencia. Recurrir al Fcar.cter popularG resulta del todo inEtil1 aparte de Bue deHaría al
descubierto la i!norancia. A4ora bien1 si a los in!leses del si!lo M0I se les imputara un sello
nacional 4omo!&neo sería1 simplemente1 falsear la 4istoriaI a los FcaballerosG y a los Fcabe'as
redondasG no se les puede sólo considerar como dos partidos1 sino m.s bien 4ay Bue tomar en
cuenta la diferencia entre ellos con respecto a su condición de 4ombres. En consecuencia1 al
e>aminar minuciosamente la 4istoria1 4ay Bue concederles en ello la ra'ón.
;;
Por otro lado no
4ay posibilidades de re!istrar una caracterolo!ía opuesta entre los merchants adventurers y los
anti!uos 4anseatas1 así como tambi&n es inerosímil aseerar una insondable oposición entre las
características in!lesas y las alemanas1 comprensibles por los mEltiples destinos políticos de
índole tan distinta.
;-
Pero sí 4ay claridad en las diferencias Bue 4oy adertimos1 las cuales fueron
creadas1 principalmente1 por el poder dominante de los moimientos reli!iosos.
-+
Debemos subrayar a4ora Bue1 si en nuestras pesBuisas acerca de las relaciones entre la &tica
protestante y el espíritu capitalista en desarrollo lo 4acemos partiendo de las creaciones de
Calino1 del calinismo y de las concernientes a otras sectas FpuritanasG1 no est. en nuestro
.nimo afirmar Bue lo Bue llamamos espíritu capitalista 4aya despertado1 precisamente1 merced a
los iniciadores o representantes de estos credos1 como obHetio de su trabaHo y fundamentales
actiidades. En nin!uno de ellos se des cubre Bue considerara el deseo de los bienes terrenales
como alor &tico1 es decir1 como una finalidad in4erente. K debemos 4acer 4incapi& en Bue
nin!uno de los reformadores =sin omitir a Menno1 #eor!e ?o> y Lesley@ concedió una
importancia en !rado sumo a los pro!ramas de la reforma moral. No 4ay entre ellos uno siBuiera
a Buien se le pueda considerar como fundador de una sociedad de cultura &ticaI tampoco puede
decirse Bue al!uno representase un an4elo 4umanitario de reforma social o de aspiraciones
culturales. El eHe de su ida y su acción se circunscribía totalmente a la salación del alma. Así1
de sus ideales &ticos y los efectos pr.cticos de su doctrina no 4ay otra e>plicación como no sea
por esta otra finalidad esencial1 y eran simples resultados de bases puramente reli!iosas. De a4í
Bue los efectos de la Reforma en el concierto de la ciili'ación Naun cuan do nos empe5emos
en darles una importancia capital de acuerdo con nuestro enfoBueN eran desenlaces inesperados
y naturales de la labor de aBuellos reformadores1 es decir1 consecuencias desiadas y opuestas1
inclusie1 a su pensamiento y a sus propósitos.
De tal suerte1 nuestro trabaHo podría considerarse como un modesto aporte ilustratio de cómo
las FideasG lle!an a tener un alcance .lido en la 4istoria. "in embar!o1 en nuestro af.n de no
propiciar errores acerca de esta alide' deriada1 a nuestro entender1 de móiles estrictamente
ideali'ados1 permítasenos aEn al!unas consideraciones con respecto al mismo tema1 antes de dar
por concluida esta introducción.
No est. en nuestra intención1 de nin!una manera1 ealuar el idealismo de la Reforma en los
matices Bue para el sentimiento reli!ioso tienen Bue mostrarse en sus espacios circulares1 entera
mente e>terioresI pretendemos tan solo clarificar la enoltura e> terna conferida por ciertas ideas
reli!iosas al ar!umento del des arrollo de nuestra ciili'ación moderna1 la cual fue encau'ada en
un determinado sentido terrenal y profano por obra de un sinfín de motios 4istóricos.
?ormulamos tan solo la pre!unta acerca de cu.les contenidos peculiares de esta ciili'ación
podrían ser imputados al influHo de la Reforma. Tras nuestro obHetio es coneniente aleHar la
;;
Indudablemente1 aBuel Bue apruebe el ordenamiento 4istórico de los %eeller correr. la misma suerte1 pudiendo
dilucidar esto por diferencias &tnicas. En tanto Bue eran representatios de los an!losaHones1 creían apoyar su
birt4ri!4t contra la sucesion de #uillermo el ConBuistador y los normandos. Para nosotros resulta ya asombroso Bue
4asta lo presente no 4aya sur!ido persona Bue est& resuelta a interpretar con si!nificado antropom&trico1 en calidad
de Fcabe'as redondasG a los plebeyos Round4ead.
;-
%a arro!ancia nacional del in!l&s es el resultado de la Ma!na C4arta1 así como de las !randes contiendas. %a
cl.sica e>presión de "4e looRs liRe an En!lis4 !irl =mira como una Hoen in!lesa@1 destinada a las bellas Hóenes
e>tranHeras1 ya se usaba en el s. M0.
-+
Claro est. Bue en In!laterra tambi&n 4an continuado tales diferencias. %a esBuirearBuía1 en especial1 4a sido 4asta
4oy1 representatia de la merry old En!land1 y a lo lar!o de la Reforma se puede conceptuar como el combate ín
timo de un britanismo de dos tipos. En esta cuestión estoy de acuerdo con las refle>iones de M. ). :onn =en la
?ranRf. Xeitun!@ en torno al ensayo espl&ndido de 0. "c4ult'N#aernit' acerca del imperialismo in!l&s. Cf. 9.
%ey en el Arc4. f. "o'ialTiss.1 M%0I1 <.
idea Bue trataría de anali'ar a la Reforma como si 4ubiera sido propiciada por una Fnecesidad del
desarrollo 4istóricoG1 d.ndole una deriación de específicos cambios de índole económica. Con
el fin de refor'ar la estabilidad de las i!lesias de nuea creación 4ubieron de coadyuar1
eidentemente1 !ran nEmero de compleHas circunstancias 4istóricas Bue en nada encaHan en
nin!una Fley económicaG y Bue1 adem.s1 no son susceptibles en absoluto de consideraciones
desde nin!En .n!ulo de la economía1 así como1 por encima de todo1 4ubo 4ec4os e>clusiamente
políticos Bue influyeron. Claro Bue 4abría de ser absurdo salir a la defensa de la tesis
doctrinaria
-/
puesto Bue1 se!En ella1 el Fespíritu capitalistaG =con el mismo sentido eentual Bue
le 4emos dado@ Enicamente pudo sur!ir debido a la influencia de la Reforma y1 entonces1 el
capitalismo sería un fruto suyo. En primer lu!ar1 esta tesis Bueda refutada por el 4ec4o de Bue
muc4o antes del moimiento reformista Ny ello es bien sabidoN ya e>istían importantes formas
de economía capitalista. %o Bue se reBuiere deHar sentado es si las influencias reli!iosas tomaron
parte1 y 4asta Bu& e>tremo1 en los pormenores y el desarrollo Cuantitatio del FespírituG relatio
al mundo y cu.les son1 en definitia1 los isos Bue la ciili'ación capitalista les debe. Debido a
las distintas influencias entre las bases materiales y los modelos de estructuras político2sociales
y1 el fundamento espiritual de las diersas etapas de la Reforma1 el estudio Bue nos ocupa debe
limitarse a definir si se 4an dado y1 en este caso1 al detalle1 Fafinidades electiasG entre al!unas
particularidades de la creencia reli!iosa y la &tica profesional. Así1 tomando en cuenta dic4as
afinidades1 4asta donde es posible1 damos por esclarecido1 a la par1 la manera de actuar y el
sentido de la actiidad reli!iosa para influir en el desarrollo de la ciili'ación en el plano de lo
material. Cuando se 4ayan disipado las dudas al respecto1 4abr. posibilidades de llear a cabo
una tentatia de tasación relatia a la in!erencia de esos motios reli!iosos en la ciili'ación
moderna y1 4asta dónde lo es con respecto a elementos de diferente naturale'a.
-/
No obstante1 en este tenor1 de continuo1 4asta causarme e>tra5e'a1 acerca de estas y las subsecuentes
consideraciones Bue1 por mi parte1 Hu'!o formularlas con una claridad al m.>imo.
"E#$NDA PARTE
%A ETICA PR8?E"I8NA% DE% PR8TE"TANTI"M8 A"CETIC8
IN%8" ?$NDAMENT8" RE%I#I8"8" DE% A"CETI"M8 %AIC8
El protestantismo asc&tico =con la misma acepción Bue ya dimos al ocablo@ 4a contado
b.sicamente con cuatro a!entes( primero1 el calinismo1 con2 su peculiar estructura aco!ida en
los principales países de la Europa occidental1 donde lle!ó a predominar especialmente en el
si!lo M0III se!undo1 el pietismoI tercero1 el metodismo1 y cuarto1 las sur!idas del moimiento.
-*
Entre estos moimientos no 4ubo nin!una marcada oposición ni ri!or1 siBuiera1 en el modo cómo
se produHo la dis!re!ación de las i!lesias no asc&ticas de la Reforma. Por lo Bue respecta al
metodismo1 &ste se ori!inó a media dos del si!lo M0III dentro de la I!lesia oficial an!licana. En
el .nimo de sus fundadores no estaba la intención de formar una nuea I!lesia ni se trataba1
tampoco1 de una restitución del espíritu asc&tico dentro de la i!lesia oficial1 de la Bue ino a
dis!re!arse muc4o despu&s1 especialmente cuando pasó a las tierras de Am&rica del Norte. En
cuanto al pietismo1 su nacimiento se produHo en el seno del calinismo de In!laterra y
particularmente de 9olanda. Tras una lenta serie de transiciones Buedó enla'ado a la ortodo>ia
4asta Bue1 a fines del si!lo M0II1 por motios do!m.ticos1 en parte1 y por la 4abilidad de "pener1
ino a incorporarse al luteranismo. En &l 4abría perdurado si no 4ubiera sido por la dirección Bue
se!uía a Xinsendorf1 debido1 probablemente1 a Bue no se 4abía e>tin!uido el recuerdo de las
4uellas de los 4usitas y calinistas dentro de la confraternidad de Moraia y Bue aEn pesaba su
influHo1 iniendo a conertirse en otra secta1 muy a su pesar1 como la metodista. En los
comien'os1 la oposición entre calinistas y bauti'antes brotó con rude'aI sin embar!o1 antes de
terminarse el si!lo M0II ya se 4abían restablecido las buenas relaciones. Por otra parte1 desde
comien'os de dic4o si!lo se fue produciendo !radualmente la transición tanto de las sectas
independientes in!lesas como de las 4olandesas. El paso al luteranismo tambi&n se lleaba a
cabo m.s o menos r.pido1 al i!ual Bue ocurrió con el pietismo1 así como entre los calinistas y
an!licanos Bue tanto en comEn tienen con los cató licos en lo e>terno y tambi&n en el .nimo de
sus m.s ferientes adeptos. El moimiento asc&tico1 al Bue nosotros llamamos FpuritanismoG1
-<
-*
No 4ablaremos del 'uin!linismo por separado1 ya Bue1 despu&s de 4aber predominado tan fu!a'mente1 se
e>tin!uió casi por completo su importancia. En cuanto al FarmianismoG1 Bue se distin!uía sin!ularmente por su
disconformidad con el do!ma de la predestinación en sus t&rminos m.s despiadados y Bue rec4a'aba tambi&n el
Fascetismo laicoG1 fi!urando Enicamente en calidad de secta en 9olanda y Estados $nidos de America del Norte1 y
dado Bue en este capítulo no ofrece inter&s =o &ste sólo es ne!atio@1 consideramos suficiente decir Bue fue el credo
profesado por el patriciado mercantil 4oland&s =de lo cual 4ablaremos en momento m.s oportuno@. "us do!mas
prealecieron en la doctrina an!licana y en la mayoría de las sectas metodistas. De la actitud FerasmíticaO adaptada
=de apoyo al poder del Estado 4asta en las cuestiones eclesi.sticas@1 diremos Bue estaba relacionada con todos los
poderes Bue pretendían los m.s eleados !rados en la política así se tratara del Parlamento in!l&s1 como de Isabel y
de los Estados #eneraies de 9olanda1 representan do i!ual posición1 de manera muy particular1 el 8ldenbarneeldt.
-<
Con respecto al desenolimiento de lo Bue se entiende por FpuritanismoG1 &ase sobre todo los "tudies and
Reflections of t4e #reat Rebelion =Estudios y refle>iones sobre la !ran reolución@ =p.!. 3S y ss.@ de "anford. Al
d.ndole la m.>ima amplitud al sentido de dic4a palabra =Bue encierra tantos si!nificados@
embistió contra las bases del an!licanismo en el conHunto de sus afiliados1 y aun con m.s i!or
en sus defensores m.s ra'onables. K1 claro est.1 debido al encono de las discusiones se a!udi'ó1
cada e' m.s1 la oposición. DeHando a un lado la problem.tica preliminar acerca de la
constitución y el modo de or!ani'arse1 emos Bue el 4ec4o es el mismo. Ciertamente1 las
discrepancias do!m.ticas1 4asta las m.s sobresalientes1 tales como las Bue se refieren a la
Hustificación y la predestinación1 se entrela'aban de tan diersas mane ras Bue en la mayoría de
las eces1 a principios ya del si!lo M0II1 imposibilitaban la estabilidad de una corporación
eclesi.stica. Creemos oportuno subrayar Bue todas las manifestaciones de la conducta moral1
tanto las de menos1 como las de mayor importancia1 coinciden1 simult.neamente1 en la totalidad
de las sectas cuyos orí!enes ya se5alamos1 así sea de uno o de la me'cla de arios. M.s adelante
nos ser. dado comprobar Bue 4ay principios do!m.ticos diferentes Bue siren de base por i!ual a
las mismas m.>imas morales. Al correr de los a5os1 tambi&n 4ubo escritores en los Bue1 de uno a
otro1 se fueron inflamando del mismo aliento para la curación de las almas. Recordemos los
compendios casuísticos entre los Bue se encuentran muc4as similitudes1 no obstante Bue las
normas de ida en una y otra secta ofrecen diferencias eidentes.
Como consecuencia de lo anterior nos 4ace suponer Bue tal e' fuera preferible abstenemos1 en
la labor emprendida1 de consideraciones acerca de los principios do!m.ticos1 así como de las
doctrinas &ticas y1 por el contrario1 nos dedic.ramos al estudio e>clusio por cuanto ata5e a la
pr.ctica de la moral. "in embar!o1 no cabe pensar en eso. Ciertamente1 despu&s de tan
perniciosas luc4as1 fueron desapareciendo las raíces do!m.ticas de la moralidad asc&tica1 Bue
tanto diferían entre sí. No obstante1 bastó el primer arrai!ue en aBuellos do!mas para Bue sus
4uellas fueran profundas en la moralidad subsi!uiente1 diríamos Fantido!m.ticaG y1 adem.s1 por
el 4ec4o de 4aber conocido aBuel primitio contenido ideal1 podemos comprender 4asta dónde se
entre la'aba la moralidad con el pensamiento ultraterreno para tener dominada a toda la
4umanidad por a5os. De no 4aber sido !racias a ese poder absoluto1 no 4abría sido posible Bue
estallase nin!una renoación &tica capa' de tener tan !ran ascendiente en la ida. Resulta ló!ico
Bue no estemos empe5ados en aeri!uar1
-,
por eHemplo1 el contenido did.ctico1 teórico y oficial1
de los compendios morales de aBuel tiempo Nno obstante su natural1 sentido pr.ctico deriado
de la subordinación al mando eclesi.stico1 a la cura de almas y a la pr.cticaN1 sino Bue m.s bien
nos interese al!o completamente distinto1 esto es( la inesti!ación acerca de cu.les fueron los
incentios psicoló!icos ori!inados por la conicción reli!iosa y la pr.ctica de la piedad Bue
se5alaron situaciones para la ida y en ellas suHetaron al 4ombre. Pero1 estos incentios eran
distintos1 se!En cada particularidad confesional. En aBuella &poca1 los 4ombres refle>ionaban
acerca de los do!mas Bue1 por su relación con los beneficios e>perimentados en el eHercicio de la
piedad tenían la apariencia un tanto abstracta. Esta es la ra'ón por la Bue nos emos obli!a dos a
emprender la ruta de ciertas consideraciones do!m.ticas
-S
Bue para el lector Bue no est. ersado
alernos de esta e>presión1 nos referimos1 inariablemente1 a la orientación asc&tica en In!laterra y 9olanda1 sin
diferencias de do!mas ni pro!rama al!uno de calidad eclesi.stica1 comprendidos1 por consi!uiente1 los
FindependientesG1 con!re!acionistas1 baptistas1 mennonitas y cu.Bueros.
-,
Es lamentable Bue ello no se 4aya tomado en cuenta en las pol&micas entabladas acerca de este tema. "ombart y
:rentano nunca deHan de citar por i!ual los trabaHos &ticos =muy particularmente aBuellos reali'ados por mí@ como
codificaciones de normas de ida1 sin la menor preocupación por dilucidar a cu.les de &stas les correspondían las
primas de la salación1 consideradas desde el plano psicoló!ico como las Enicas con la debida eficacia.
-S
Casi no es necesario destacar Bue estos ras!os son totalmente de se!unda mano y sin la m.s peBue5a pretensión de
ori!inalidad1 por cuanto su moilidad es en el campo estrictamente do!m.tico en el cual se 4a alido de las
e>posiciones literarias acerca de la 4istoria de la I!lesia y de los credos. Permítaseme decir Bue1 no obstante1 en la
medida de mis posibilidades1 4e tratado de a4ondar sin rodeos en los manantiales de la 4istoria de la Reforma. Mas1
pudo 4aber sido una aspiración e>cesia empe5arse en desconocer el delicado e intenso trabaHo teoló!ico durante
en temas teoló!icos resultar.n sin duda abrumadoras1 así como irrefle>ias y de poca
importancia para Buienes 4ayan profundi'ado en ellos. Nos aldremos de nuestro usual
procedimiento de sistemati'ar Fidea lesG1 aun cuando en la realidad 4istórica se nos dificulte1
considerando Bue1 precisamente1 ante el impedimento de perfilar los contornos eraces en la
realidad1 es por lo Bue 4emos de lan'ar nos a la e>clusia inesti!ación de sus formas sucesiasI
sólo así podremos atraer los efectos con m.s se!uridad y precisión.
En primer t&rmino1 nos referiremos
-3
al calinismo1 pues constituye la idea reli!iosa Bue ori!inó
todas y cada una de las luc4as relatias tanto a la reli!ión como a la cultura de los pueblos
ciili'ados m.s aan'ados dentro del capitalismo1 esto es( el de los Países :aHos1 de ?rancia e
In!laterra1 durante los si!los M0I y M0II.
-6
0isto desde su punto de partida1 así como 4asta en la
arias d&cadas1 en e' de abandonarse a ser conducido por &l1 como es ineludible1 para la meHor comprensión de sus
orí!enes. Abri!o la esperan'a de Bue la obli!ada breedad de estos ras!os no 4an de dar cabida a eBuíocas
formulaciones y Bue no 4abr& propiciado1 al menos1 errores de importancia en la interpretación. ABuel Bue est.
ersado en la literatura teoló!ica de mayor importancia1 Enicamente 4allar. de noedoso en esta e>posición Bue la
característica del enfoBue Bue damos a todas las perspectias Bue nos ofrecen mayor inter&s Npor eHemplo1 la índole
racionalista del ascetismo y su alcance para el modo de ida modernoN1 irremediablemente distinto de aBuel Bue
constituye la peculiaridad de los teólo!os. $na e' dado a conocer este trabaHo1 se 4a ido profundi'ando
metódicamente en este tema1 así como1 de manera !eneral1 en su apariencia socioló!ica en la obra mencionada de E.
Troeltsc4 =siendo en su #er4ard und Melanc4t4on e i!ualmente en sus arias recesiones en la #ott. #el. An'.1 Bue
e>isten ya numerosos aances de su posterior obra ma!na@. En ra'ón al reducido espacio disponible nos abstenemos
de citar todo aBuello Bue nos 4a sido de utilidad en este estudio1 antes bien Enicamente los trabaHos transcritos o
se!uidos en el contenido. A menudo1 se trata de escritores anti!uos Bue coinciden al!unas eces con nuestros puntos
de ista. %amentablemente1 la consi!nación un tanto e>i!ua1 destinada a las bibliotecas alemanas establece Bue en el
interior Enicamente se pueda retener las obras de base en calidad de pr&stamo durante escasas semanas1 procedentes
de la :iblioteca de :erlín o de al!una otra de importancia. Así es lo acontecido con 0oet1 :a>ter1 Tyer manns y
Lesley1 todos los autores baptistas1 metodistas y cu.Bueros y muc4os mas del primer periodo1 no encontr.ndose sus
obras en el Corpus Reformatorium. "i al!uien pretende elaborar un e>amen profundo se e obli!a do a recurrir a las
bibliotecas in!lesas y1 particularmente1 a las norteamericanas. Claro est. Bue1 para este trabaHo1 tuimos Bue
conformarnos1 de manera !eneral1 con aBuello Bue 4allamos en Alemania. En Estados $nidos de Am&rica del Norte
de un tiempo a esta parte1 el 4ec4o de Bue la consciente peculiar ne!atia por parte de las $niersidades de un
pret&rito FsectarioO1 ocasiona Bue sus :ibliotecas se absten!an de 4acer nueas adBuisiciones de cierta importancia
con respecto a estos temas1 lo cual1 constituye una nuea demostración de la inclinación1 por lo re!ular1 a
Fseculari'arG la ida norte americana1 la cual1 en poco tiempo1 4abr. de eclipsar totalmente el sello tradicional de
aBuel pueblo y asimismo modificar el sentido de arias de sus instituciones de mayor fundamento. Debe uno alerse
de los peBue5os cole!ios correspondientes a las sectas Bue e>isten en el país.
-3
Por el momento no nos interesa ocuparnos aBuí del ori!en1 los antecedentes ni el aance 4istórico de las
direcciones del ascetismo1 antes bien1 admitimos su contenido ideoló!ico como dado1 i!ual como era despu&s de
4aberse desenuelto enteramente.
-6
Acerca de Calino y del calinismo1 en !eneral1 independientemente del trabaHo b.sico de Qampsc4ulte1 la
e>posición de Eric4 MarcR =en su Coli!ny@ es lo Bue puede considerarse de mayor cate!oría entre lo e>istente.
Podemos decir Bue Campbell no suele mostrarse siempre crítico ni imparcial1 =T4e Puritaners in 9olland1 En!land
and Americe =%os puritanos en 9olanda1 In!laterra y Am&rica@. $na muy notoria propensión anticalinista se
destaca en los "tudien oer )o4an Calin de Pierson. Para el desenolimiento 4oland&s cf. independientemente de
Motley1 los cl.sicos 4olandeses1 en especial #roen 0an Printerer( #esc4ied. u. 4. 0aderlandI %a 9ollande et
lOinfluence de Calin =/-3,@I %e parti antir&olutionnaire et confessionel dans lO&!lise des P. :. =/;3+1 para la
moderna 9olanda@I asimismo1 los Tien Haren uit den tac4ti!Hari !en oonlo! de ?ruin1 y el Calinist of %ibertiHnsc4 de
NaberI L. ). Nuyens( #esc4. der RerRel. an po_. !esc4illen in de Rep. de 0er. Pro. =9istoria de los sucesos
políticos y eclesi.sticos en la repEblica de las proincias unidas@1 Amsterdam /;;3I A. Qo4ller1 Die niederl. ref.
Qirc4e =%a I!lesia 4olandesa reformada@1 Erlan! /;S31 para el s. MIMI acerca de ?rancia1 adem.s de Polen'1 er
:air1 Rise of t4e 9u!uenotsI acerca de In!laterra1 adem.s de Carlyle1 Macaulay1 Masson y Nlas not leastN RanRe1
los escritos de #ardiner y liOirt4 a los cuales nos referiremos m.s adelante y1 tambi&n a Taylor( A retros pect of t4e
reli!ious life in En!land =8Heada retrospectia sobre la ida reli!iosa en In!laterra@1 /;S,1 y la aliosa obra de
Lein!arten en torno a %as I!lesias in!lesas de la ReoluciónI er1 i!ualmente1 el escrito acerca de los FmoralistasG
in!leses de E. Troeltsc4 en la Realen'yRlop.die fJr Pro test. T4eol. u. Qirc4e =Enciclopedia de la I!lesia y la
teoló!ica protestante@1 <a. ed.1 y1 claro est.1 su obra FDoctrinas sociales de las i!lesias y !rupos cristianos1 y el
actualidad1 su do!ma característico consiste en la FpredestinaciónG1 si bien 4a sido materia de
discusión si para la I!lesia reformada es el do!ma principal o si se considera un a!re!ado de
se!undo plano. Como Buiera Bue sea1 al discernir acerca de la esencia de un fenómeno 4istórico
no 4acemos m.s Bue !irar alrededor de simples aloraciones =se!En se tome en cuenta aBuello
Bue sólo despierta el Finter&sG o bien la FestimaciónG perdurable@I o de recriminaciones 4istóricas
=si cabe ima!inar Bue e>iste un motio ori!inado en su influencia sobre otros sucesos 4istóricos@.
Ante la decisión tomada por nosotros de er lo desde este Eltimo punto de ista1 es natural
conceder !ran importancia a las consecuencias 4istóricas así como a las culturales del do!ma1
siendo la trascendencia del mismo el obHetio por nosotros perse!uido.
-;
8ldenbarneeldt topó
con el do!ma1 y su luc4a por la cultura fue un fracasoI en el seno de la I!lesia an!licana
sur!ieron diferencias Bue se tornaron inencibles al punto Bue la corona y el puritanismo =en el
reinado de )acobo /@ entablan las suyas en el terreno do!m.tico con respecto a dic4a doctrina1
misma Bue1 de una manera !eneral1 se la Hu'!aba como factor antiestatal del calinismo1 y 4ubo
de ser combatida1 con car.cter oficial1 por las autoridades.
--
En los sínodos m.s importantes
celebrados en el si!lo M0II1 principalmente el de Dordrec4t y de Lestminster1 se dedicaron con
a4ínco a la ratificación canónica del do!ma. De a4í Bue muc4os 4&roes de la ecclesia militans se
aco!ieran a &l. Adem.s1 en el transcurso de los si!los M0III y MIM1 4a dado ori!en a muc4as
desaenencias eclesi.sticas y por &l estallaron .contiendas en los sobresalientes revivals de la fe.
notable ensayo de Ed. :ernstein en la 9istoria del socialismo ="tutt!art1 /;-S1 ol. /1 p.!s. S+3 y as@. %a superior
biblio!rafía =apro>imadamente siete mil nEmeros@ es la de De>ter1 Con!re!ationalism of t4e last <++ years
=Con!re!acionalismo de los Eltimos <++ a5os@1 en el cual se tratan muy particularmente1 aun cuando no de manera
e>clusia1 problemas de constitución eclesi.stica. Esta obra de mayor importancia Bue la de Price =9ist. of
Nonconformism@1 Bue la de "aReats y otras e>posiciones m.s. En cuanto a Escocia er1 por eHemplo1 "acR( Q. on
"c4ottland =/;,,@ y la biblio!rafía en torno a )o4n Qno>. Por lo Bue respecta a las colonias norteamericanas destaca1
entre la copiosa litera tura1 el libro de Doyle1 T4e en!lis4 in AmeriRa. Cf. tambi&n Daniel Lait 9oTe1 T4e Puntan
Republic =%a repEblica puritana@1 Indian.polis1 T4e :oTen Merrill Cy publis4ersI ). :roTn1 T4e pil!rim fat4ers of
NeT En!land and t4eHr Puntan sucessors =%os padres pere!rinos de Nuea In!laterra y sus sucesores puritanos@ =<a.
cd. Reell@1 con espl&ndidas citas. Para el meHor entendimiento de las diferencias doctrinales es preciso leer el
mencionado cursillo de "c4ne cRenbur!er. A. Ritsc4l1 en su obra de base( Die c4nistlic4e %e4re on der
Rec4tferti!un! und 0ersiS4nun! =%a doctrina cristiana sobre la Hustificación y la reconciliación@ =< ols.I la cita
nuestra corresponde a la <a. ed.@1 Bue re ela la personalidad de su autor en su constante interferencia1 emitiendo
aliosos Huicios con la e>posición 4istórica y Bue1 aun cuando es notoria su !rande'a y la ri!usosidad de su mente1
ocasiona una incertidumbre de su FobHetiidadG a Buien trata de recurrir a ella. Por eHemplo( me resulta dudoso
concederle la ra'ón al refutar lo e>puesto por "c4necRenbur!er1 pese a Bue en cuanto a este punto se me 4aría difícil
pronunciar un Huicio propio. En otra parte1 destaca1 de entre la !ran profusión de ideas y sentimientos piadosos Bue
identifican a %utero1 aBuello Bue1 en opinión suya1 es puramente FluteranoGI sin embar!o1 estoy en la creencia de Bue
el autor se deHa llear en esto1 por aloraciones subHetias1 ya Bue lo Bue &l Hu'!a como luterano es1 sencilla mente1
lo Bue constituye el alor imperecedero del luteranismo1 se!En Ritsc4l. Es1 como este opina el luteranismo Bue debía
ser1 pero Bue no siempre fue. Est. por dem.s decir Bue1 naturalmente1 4emos consultado tambi&n la obra de Qarl
MJller1 de "eeber! y de otros. Tanto para los lectores como para conmi!o resulta una penitencia Bue impon!o al
tener Bue recurrir a una super abundancia de notas en el presente libro1 a fin de 4acer factible a los primeros1 en
especial a Buienes carecen de una determinada formación teoló!ica1 una crítica1 aun cuando sea de modo proisional
de los conceptos Bue en &l e>pon!o1 se5alando1 inclusie1 con respecto a ellos otros puntos de ista.
-;
Por lo pronto1 antes de se!uir 4a!o constar Bue no pon!o de manifiesto nin!una opinión personal de Calino sino
al calinismo en sí1 y tan sólo en cuanto a la forma Bue e>pone a finales del s. M0I y en el curso del s. M0II en las
amplias 'onas de su poderoso influHo1 las cuales eran a un tiempo representatias de cultura capitalista.
Intencionalmente1 nos abstendremos de 4ablar por lo Bue respecta a Alemania ya Bue el calinismo no alcan'ó
preponderancia en territorios de e>cesia amplitud. Claro est. Bue no es e>actamente i!ual decir FreformadoG Bue
FcalinistaG.
--
Ciertamente1 la reina no dio su conformidad a la Declaración del artículo /6 =llamado de %ambet4 de /S-S@ de la
doctrina an!licana1 Bue fue concertada entre la $niersidad de Cambrid!e y el ar'obispo de Canterbury. En ella1 de
manera opuesta al criterio oficial1 se declaraba específicamente la predestinación para la muerte. K en tanto Bue la
pura posibilidad de la condenación era lo Bue pretendía la doctrina moderadaI los radicales insistían en la fórmula
Bue incluía en sí la mencionada Declaración =así la 9anserd Qnollys Confession@.
"ería indebido pasar por alto su presencia1 y como es de presumirse Bue son pocos los
conocedores1 transcribimos en se!uida su le!ítimo contenido e>puesto en las proposiciones
emitidas por la !estminster confession en /3,61 reiteradas en esta parte por los credos
independentistas y bauti'antes1 sin e>clusión de nin!uno(
/++
Capítulo IM
=DE% %I:RE A%:EDRI8@
NEmero <. Con la caída del 4ombre en el pecado1 su oluntad se 4a isto del todo incapacitada
para encau'arse 4acia el bien espiritual y la obtención de la m.>ima felicidad1 de suerte Bue el
4ombre natural1 aleHado completamente del bien y sucumbido en el pecado1 est. desproisto de
capacidad para la conersión y 4asta para prepararse a ella.
Capítulo III
=DE% IMPERECEDER8 MANDAT8 DE DI8"@
NEmero <. Para manifestar su omnipotencia1 Dios1 por su mandato1 4a predestinado
=predestinated@ a unos 4ombres para la ida eterna y 4a condenado =foreordained@ a otros1 para
la eterna muerte.
NEmero S. ^uienes est.n predestinados para la ida 4an sido esco!idos en Cristo para la !loria
eterna por Dios1 con anterioridad a la creación1 por su desi!nio eterno e inariable1 su mandato
oculto y el poder de su oluntad1 y eso por espont.neo amor y !racia1 y no debido a la antelación
de la fe o de las buenas obras o de la perseerancia en una de las dos1 o a otra coyuntura an.lo!a
de Bue las criaturas le 4ubieran inducido1 como limitación o como motio1 antes bien todo es
premio de su !racia suprema.
NEmero 6. Plu!o a Dios deHar en el olido a los dem.s mortales1 en pos de los inescrutables
desi!nios de su oluntad1 por la mediación de los cuales reparte o se resera la !racia se!En le
pla'ca1 para 4onor de su infinita soberanía sobre sus criaturas1 preceptu.ndolos a la ile'a e ira
por sus pecados1 en loor de su Husticia.
Capítulo M
=DE% %%AMAMIENT8 P8DER8"8@
NEmero /. Dios se complace en llamar con el poder de su palabra y su espíritu a todos aBuellos a
Buienes 4a destinado a la ida1 y Enicamente a &stos1 en el tiempo a su coneniencia y fiHado por
El...1 arranc.ndoles su cora'ón de piedra y concedi&ndoles un cora'ón de carne1
restableci&ndoles su oluntad y moi&ndoles1 por la omnipotencia de su fuer'a1 a resolerse por
la opción de lo Bue es bueno...
Capítulo 0
=DE %A PR80IDENCIA@
/++
0er el escrito ori!inal acerca de los símbolos calinistas mencionados aBuí1 así como1 lue!o1 con respecto a Qarl
Miiller1 Die :eRenntnissc4riften den reformierten QHrc4e =%os escritos de confesión de la I!lesia reformada@1
%eip'i!1 /-+<.
NEmero 3. Por lo Bue se refiere al 4ombre malo e impío1 a Buien Dios1 por cuanto es Hue' Husto1
4a ofuscado y empedernido por pecados anteriores1 no sólo lo pria de su !racia1 Bue por ella
pudo 4aber sido iluminada su inteli!encia y aseBuible su cora'ón1 sino Bue en ocasiones le
despoHa tambi&n de los dones recibidos y lo sitEa en cone>ión con materias Bue1 por corrupto1 se
conierten en ries!o de pecado1 y lo entre!a a sus propios placeres1 a las tentaciones mundanas y
al dominio de "atan.sI de a4í se deria su propio endurecimiento y Bue Dios se al!a de los
mismos medios para templar a otros.
/+/
FKo podr& descender al infiernoI pero un Dios semeHante no tendr. Ham.s mi respetoG( así
enHuiciaba Milton
/+*
a esta doctrina. "in embar!o1 nuestro inter&s no radica en la manifestación
de un Huicio enHundioso1 antes bien en la situación 4istórica del propio do!ma. E>aminemos1
primero1 cómo tomó forma la doctrina y de Bu& modo fue siendo absorbida por específicos
compleHos ideoló!icos1 dentro de la teolo!ía calinista. Necesaria mente1 si!uió dos direcciones.
En todo espíritu Bue irradia !rande'a1 de e4emente reli!iosidad actia =como los Bue destacan
tanto en el cristianismo1 desde "an A!ustín@1 se manifiesta el sentimiento reli!ioso de la
redención1 enla'ado a la certe'a de Bue e>clusiamente por la interención de un poder obHetio1
debemos a!radecer todo1 sin Bue interen!a nin!En propio m&ritoI es decir( aBuel Bue1 siendo
pecador1 pudo encer el pecado1 percibir. en sí la sensación de Bue le inade una beni!na
se!uridad1 y se sentir. conencido de Bue tan sorprendente re!alo de la !racia no puede deberse
en parte1 siBuiera1 al propio esfuer'o ni parcial o completo1 tampoco1 unido a 4ec4os reales o
cualidades priatias del creer o Buerer. En el punto de %utero1 en plena sin!ularidad reli!iosa1
pudo escribir su obra %ibertad del 4ombre cristiano1 para &l los Fdesi!nios inescrutablesG de Dios
constituían el manantial Enico y m.s paradóHico de la conseración de la !racia.
/+<
Es erdad Bue
siempre estuo ape!ado a este do!ma1 sin embar!o1 con el tiempo su política eclesi.stica tomó
una dirección FrealistaG1 lleada por impulsos paulatinos1 y así le fue poster!ando 4asta deHarlo
poco a poco en planos inferiores. Tan Farries!ada y tenebrosaG doctrina fue rec4a'ada1
en&r!icamente1 por Melanc4t4on en la confesión de Au!sbur!o. %os eclesi.sticos de la I!lesia
luterana consideraban el do!ma como a>iom.tico Bue podía perderse la !racia =amissibilis@1
recobr.ndosela mediante la 4umildad1 la contrición y la fe en la palabra de Dios y los
sacramentos. En Calino
/+,
acontece1 precisamente1 a la inersa1 pues el conencimiento de Bue
/+/
Cf. la "aoy y la 9anserd Qnollys Declaration =norteamericana@. Acerca del predestinacionismo de los
4u!onotes1 consEltese a Polen'1 /1 S,S y ss.
/+*
Con respecto a la teolo!ía de Milton1 e>amínese el escrito de Eibac41 contenido en los T4eol. "tudien und
RritiRen =Estudios y críticas teoló!icas@1 /;6- =carece de solide' el ensayo de Macaulay acerca de la traducción de
"ummer relatia a la Doctrina C4ristiana Bue fue descubierta en /;*<. Ed. Tausc4nit'1 /;S1 p.!. / y s.@. "i se
pretende reali'ar un estudio m.s profundo1 cf. la fundamental obra in!lesa de Masson1 en seis tomos1 aunBue su
articulación se encuentra e>cesiamente esBuemati'ada1 y la bio!rafía alemana de Milton escrita en base a la obra
aBuella 4ec4a por "tern. Preiamente1 Milton empe'ó por distanciarse del predestinacionismo en la forma del
decreto doble1 desembocando al cristianismo libre ya entrado en la ancianidad. Por su rompimiento con todos los
ne>os Bue le tenían li!ado a su &poca1 cabe eBuiparar2 lo en cierto modo con "ebasti.n ?rancR1 aun cuando la
naturale'a en &ste era de suyo crítica1 a diferencia de aBu&l cuyo espíritu se reelaba pr.ctico y efectio.
Ciertamente1 Milton es FpuritanoO Enicamente en el cabal sentido de disposición racional de la e>istencia en el
unierso por la potestad de Dios1 lo Bue constituye el le!ado duradero del calinismo a la posteridad. A ?rancR
podríamos considerarlo en un sentido semeHante. Así por el 4ec4o de oponer resistencia a meterse en el cuadro de
una doctrina or!ani'ada no 4abr.n de ser tomados en cuenta en nuestras aeri!uaciones.
/+<
F9ic est fidei summus !radus( credere Deum esse clementem1 Buitam paucos salat NHustum1 Bui sua oluntate
nos demabiles facitG( palabras toma das del c&lebre pasaHe relatio a De sero arbitrio.
/+,
En esencia1 ambos1 %utero y Calino =cf. las consideraciones de Ritsc4l1 en la 9istoria del pietismo1 y Qostlin1
art. Dios1 en la FR. f. prot. T4eol. u. Q.G1 <a. ed.@( el Padre ben&olo1 bondadoso1 del Nueo Testamento NBue im
pera en los primeros libros de la Institution C4ristianaN así como el Deus abs conditus1 el tirano Bue obra de un
modo arbitrario. El Dios del Nueo Testamento fue siempre el B predominó en %utero1 puesto Bue a cada paso
eludió la refle>ión acerca de lo metafísico1 consider.ndola infructuosa y arries!ada. Por lo Bue respecta a Calino1 el
el do!ma era esencial fue adBuiriendo siempre m.s fuer'a1 y de ello 4i'o !ala en las
controersias do!m.ticas con sus adersarios.
Adem.s1 lo emos colmadamente elaborado en la tercera edición de su "nstitutio. Aun despu&s
de la muerte de Calino1 todas las !randes contiendas por la cultura !iraban en torno del do!ma1
4asta Bue en los sínodos de Dordrec4t y Lestminster se produHo la tentatia de acabar con ellas.
8puestamente a %utero1 Cal ino no FieG el decretum horribile1 antes bien sólo lo Fima!inaG.
Esta es la ra'ón de Bue su importancia se acrecienta a la par Bue la ló!ica consecuencia se
acentEa 4acia su inter&s reli!ioso1 directamente a Dios1 mas de nin!una manera en dirección a los
4ombres1
/+S
pues Dios no es para &stos1 sino Bue ellos son para Dios y por El1 y no 4ay nada Bue
suceda =de a4í el 4ec4o incontestable para Calino de Bue Enicamente un reducido nEmero de
4ombres est. destinado a salarse@ si no es con el car.cter e>clusio para el fin de Bue Dios se
4onre en su propia MaHestad1 de lo contrario no tendría sentido. Por eso resulta opuesto a la ra'ón
aplicar la medida de la Husticia terrenal a sus decretos soberanos y constituye un a!raio a "u
MaHestad1
/+3
puesto Bue Dios es libre1 esto es1 no est. suHeto a ley al!una1 y sólo es factible la
comprensión de sus desi!nios y 4asta el conocimiento de ellos1 cuando se 4ubo complacido en
manifest.rnoslo. Pnicamente e>iste en nosotros la posibilidad de atener nos a estas fracciones de
la erdad perdurableI todo lo dem.s Nen torno a nuestro propio destinoN se encuentra en una
nebulosa1 y cualBuier intento de esclarecer el eni!ma es imprudente adem.s de imposible. "i un
4ombre considerara inmerecida la condena y se BueHase de su condición1 procedería como si un
animal se lamentase de no 4aber nacido 4ombre. $n abismo inescrutable separa de Dios a todas
las criaturas y ante El todas las criaturas merecemos la muerte eterna1 sólo Bue sea a la in ersa
por su propia oluntad1 moido por el Enico propósito de !lorificar a su propia maHestad.
Pnicamente nos es dado saber Bue una parte de la 4umanidad se salar.1 en tanto Bue la otra se
condenar.. ConHeturar acerca de Bue así como el merecimiento o la culpabilidad de los 4ombres
contribuyen en este destino1 representaría lo mismo Bue conceptuar la posibilidad de Bue los
decretos eternos e ilimitadamente libres de Dios fueran susceptibles de pasar por cualBuier
modificación obra del 4ombre1 y eso es inconcebible. Del FPadre celestialG de Buien nos 4abla el
Nueo Testamento1 tan f.cil de penetrar en la mente 4umana1 Bue se re!ociHa con el retorno del
pecador1 así como siente ale!ría cuando la muHer recobra las monedas perdidas1 a4ora aparece un
ser superior e indescifrable para toda comprensión 4umana1 el cual desde la eternidad se5ala para
cada uno su destino1 conforme los desi!nios enteramente insondables1 y dispone todos los
pormenores1 4asta el m.s mínimo1 en el unierso.
/+6
K siendo inmutables los desi!nios de Dios1
la diina !racia es i!ualmente inadmisible para Buien le 4a sido donada1 como para Buien le 4a
sido ne!ada le resulta inalcan'able.
Debido a tan cruel apasionamiento perturbador1 esta doctrina 4abía de redundar1 en el espíritu de
los 4ombres de la &poca1 Bue la iieron con todas sus profundas consecuencias1 en un
concepto de la Diinidad trascendente triunfó en &l1 siendo muc4o el poder Bue alcan'ó sobre la ida. Pero1 esta idea
no fue posible1 por cierto1 Bue se sostuiera en el desenolimiento popular calinista. En e' de ser el Padre
celestial del Nueo Testamento1 fue el )e4o. del Anti!uo Buien se situó en su lu!ar.
/+S
Cf. "c4eibe1 Calinis Pradestinationsle4re =%a doctrina de la Predestinación en Calino@1 9alle1 /;6-1 para lo
si!uiente( en tanto Bue para la teolo!ía del calinismo1 en !eneral1 er(zleppe1 Do!motiR der
ean!elisc4reformierten Qirc4e =%os do!mas de la I!lesia ean!&lica reformada@1 Elberfol1 /;3/.
/+3
Corpus Reformatorium1 ol. 661 p.!. /;3 y si!uientes.
/+6
Podemos 4allar una manifestación de la doctrina del calinismo semeHante a la nuestra por eHemplo en T4eolo!ia
practica de 9oornbeeR =$trec4t1 /33<@1 %. II1 c. /( De praedestinatione =el capítulo por entero tiene1 peculiarmente1
como título( De Deo@. Primordialmente1 el autor se fundamenta en el capítulo primero de la Epístola de los Efesos.
No 4emos creído necesario tener como mira de nuestro e>amen los diersos e irrefle>ios intentos de acoplar la
responsabilidad del 4ombre con la predestinación y la proidencia diina1 a fin de salar la empírica FlibertadG del
.nimo N4all.ndose en "an A!ustín la primera formulación de tal doctrina.
sentimiento de sorprendente solicitud.
/+;
Para los 4ombres de la Reforma1 la dic4a eterna era el
pensamiento m.s determinante. El 4ombre se sentía irremediablemente obli!ado a se!uir &l solo
la senda 4acia un destino i!norado1 dispuesto desde la eternidad. No 4abía Buien pudiera
ayudarle1 ni tan solo el predicador1 puesto Bue Enicamente el ele!ido estaba capacitado para
entender espiritualmente la palabra de DiosI tampoco podía 4allar ayuda en los sacramentos1 ya
Bue1 ciertamente1 son los medios ordena dos por Dios para acrecentar su propia !loria1 debiendo
ser reali'ados ri!urosamente1 mas no para alcan'ar la !racia1 antes bien =de manera subHetia@
son simples externa subsidis de la fe. %a I!lesia tampoco podía asistirle1 pues1 si bien se
proclama el principio extra ecciesia nulla salus =Bue implica el sentido de Bue a Buien Buiera Bue
se aparte de la I!lesia erdadera ya no le es dado inte!rar el círculo de los ele!idos por Dios@1
/+-
los e>comul!ados tambi&n son parte inte!rante de la I!lesia1 en lo e>terno1 sometidos a su
disciplina1 no precisamente para obtener1 así1 la dic4a eterna1 imposible de alcan'ar1 sino porBue
tampoco ellos est.n e>cluidos de cumplir con los mandatos ad gloriam Dei. ?inalmente1
tampoco de Dios podía esperar aBuella ayuda1 pues tambi&n Cristo Enicamente murió por los
ele!idos1
//+
destina dos por Dios desde la eternidad para ofrecerles el sacrificio de su ida. Tan
absoluto abandono =no concebido por el luteranismo 4asta e>tremas consecuencias@1 Bue le
impide pensar en una posible salación eclesi.stico sacramental1 constituía el factor contundente
ante el catolicismo1 en el Bue1 Hustamente1 4allaron el fin de las fases del FdesencantamientoG del
mundo1
///
inicia do con las anti!uas profecías Hudías y Bue1 apoy.ndose en el concepto científico
4eleno1 refutó los medios Buim&ricos para la salación1 tild.ndolos de supersticiosos1 en e>tremo
desmedidos. El erdadero puritanismo refutaba1 inclusie1 cualBuier esti!io de rito reli!ioso en
la sepultura de los suyos1 4aci&ndolo silenciosamente1 con el fin de no dar la apariencia1 siBuiera1
de superstition1 ni de índole m.!ico2sacramental Bue supusiera un acto para la salación.
//*
Para
aBuel a Buien Dios 4abía ne!ado la !racia1 no e>istía medio m.!ico al!uno ni de otra índole Bue
pudiera otor!.rsela. Adem.s1 si tomamos en cuenta Bue el mundo de lo creado se encuentra
infinitamente leHos de Dios y Bue se paradamente nada tiene alor1 se comprobar. Bue la
solicitud interior del 4ombre reela1 por un lado1 la posición ne!atia del puritanismo con
respecto a los factores susceptibles1 propensos a la ternura y a la aflicción y sentimentales de la
cultura y de la reli!ión en su car.cter de subHetio =Bue de nada siren para la salación1 y sí
/+;
FT4e deepest community =con Dios@ is found not in institutions or corporations or c4urc4es but in t4e secrets of a
solitary 4eartG1 se lee en el bello libro de DoTden I and An!lican =p.!. *<,@1 encontr.ndose en &l una formulación al
punto concluyente de la doctrina. Asimismo1 en los Hansenistas de Port2Royal1 tambi&n predestinacionistas1 se
adierte este 4ondo retraimiento íntimo del 4ombre.
/+-
FContra Bui 4uHusmodi coetum =esto es( una I!lesia en la cual concurren una doctrina incólume1 sacramentos y
disciplina@ contemnunt. . . salutis suae certi esse non possuntI et Bui in illo contemtu perseerat electus non est.G
8leian1 De subst. foed.1 p.!. ***.
//+
F"e dice1 en erdad1 Bue Dios enió a su 9iHo para salar al !&nero 4umanoI mas1 &sta no era su finalidad1 sino
Enicamente librar de la caída a al!unosI y yo os di!o Bue Cristo sólo murió por los ele!idos. . .F=Palabras tomadas
del "ermón pronunciado en :roeR =/3+-@1 Ro!e1 Ltenbo!aert1 II1 p.!. -. Cf. Nuyens1 op.1 II1 p.!. -<*@. Es i obscuro
e) fundamento de la intercesión de Cristo en la 9anserd Qnollys Con fession. Es de suponer Bue1 en !eneral1 a Dios
no le 4abía de 4acer falta1 realmente1 esta mediación.
///
"obre dic4o proceso er el artículo acerca de F%a &tica económica de las reli!iones uniersalesG. A4í Buedar.
comprobado Bue la postura característica de la &tica israelita anti!ua frente a la e!ipcia y la babilonia Nde con
tenido tan parecido al de aBuellaN1 de i!ual manera Bue el proceso eolutio de la misma a partir de los tiempos de
los profetas se fundamenta en esta er dad primordial( el rec4a'o de la ma!ia sacramental como medio de salación.
//*
De acuerdo con las m.s consecuentes opiniones1 el bautismo constituía una obli!ación Enicamente como precepto
positio1 no siendo necesario para la salaciónI ra'ón por la cual a los escoceses e in!leses de ri!uroso puritanismo
les fue posible imponer en esencia B no se debía bauti'ar a los 4iHos de los manifiestos reprobados1 como por
eHemplo1 los 4iHos de ebrios. El sínodo de Edam =/S;3@1 art. <*1 /1 daba por recomendable bauti'ar al adulto
aspirante a ello sin Bue estuiera lo suficientemente FmaduroG para recibir la UcomuniónG1 salo Bue su proceder
fuese irreproc4able1 y de Bue su deseo sonder superstitie estuiera de manifiesto.
propician sentimientos ilusorios de aflicción1 diini'ando una superstición terrenal@1 así como su
absoluto aislamiento del pro!reso material.
//<
0isto por el otro lado1 en esta "oledad est.
enrai'ado el indiidualismo desen!a5ado1 Bue todo lo )u'!a en el aspecto m.s desfaorable1
//,
Bue no deHa influir en el Fcar.cter popularG y en las instituciones de aBuellos pueblos de
antecedentes puritanos =en ri!uroso contraste a la ima!en en todo diferente Bue la FilustraciónG
estimó en el 4ombre@.
//S
"itu.ndonos en aBuella etapa de referencia emos el !ran ascendiente de
la doctrina de la predestinación en el m.s ínfimo pormenor del comportamiento y la manera de
concebir la ida1 así se trate de un .mbito en el Bue el do!ma ya no re!ía1 pues el 4ombre tenía
puesta1 e>clusiamente1 su confian'a en Dios. Tratemos1 pues1 de e>aminar el 4ec4o. En la
literatura in!lesa1 por eHemplo1 particularmente puritana1 se encuentra reiteratiamente e>puesta
la sensacional obseración de Bue en la ayuda y sinceridad de los 4ombres no se puede confiar
demasiado.
//3
:a>ter1 a pesar de su blandura1 aconseHa claramente no fiarse de nadie y abstenerse
de participar al!o a nadie1 Bue pueda a uno ponerle en eidencia( solamente Dios debe ser el
confidente del 4ombre.
//6
Asimismo1 contrariamente al luteranismo1 fue suprimida la confesión
en priado1 de la Bue el propio Calino recelaba un tanto en ra'ón a Bue la interpretación del
//<
Esta ne!atia cone>ión con la Fcultura de los sentidosG es Hustamente1 un factor constitutio del puritanismo1
se!En lo indica e>plícitamente DoTden1 loc. cit.
//,
"on infinitos los elementos1 por m.s 4etero!&neos1 comprendidos en la e>presión FindiidualismoG. "i!uen
al!unas indicaciones a fin de Bue se ea con mayor claridad el si!nificado Bue damos al 4acer uso del ocablo. En
diferente sentido del t&rmino1 al luterano se le 4a llamado FindiidualistaG1 debido a Bue desconoce la norma asc&tica
de la e>istencia. Dietric4 "c4afer aEn lo emplea en diferente sentido en su trabaHo1 FXur :eurteilun! des Lormser
QonRordatsG =)uicio acerca del Concordato de Lorms@ =Ab4. d. :erl. ARad.1 /-+S@1 al decir Bue la Edad Media es la
era de la Findiidualidad acusadaG1 puesto Bue a la sa'ón los elementos irracionales eHercieron sobre los
acontecimientos 4istóricos un alcance como Ham.s 4an tenido de nueo. Desde lue!o le asiste la ra'ón1 pero no
deHan de tenerla tambi&n1 aBuellos a Buienes a diri!ida en contra la citada afirmación1 ya Bue uno y otros dan
distinto sentido a los t&rminos FindiidualidadG e FindiidualismoG. "i consideramos las formulaciones !eniales de
)acob :urcR4ardt1 en parte superadas1 desde el .n!ulo cien tífico1 constituiría1 a4ora1 de un alor incalculable
reali'ar un e>amen funda mental de los conceptos1 de enfoBue 4istórico. Claro est. Bue resulta a la in ersa de esto
la postura de al!unos 4istoriadores1 amantes de FdefinirG los conceptos para darse el !usto de 4acer !ala1 en fases de
la 4istoria1 col!.ndose2 los como un marbete.
//S
En contradicción1 asimismo Nsi bien1 es cierto1 muc4o m.s llanamenteN1 con la doctrina católica en calidad de
posterior. Pascal1 con su .nimo pesimista1 fundamentado tambi&n en la doctrina de la predestinación1 tiene1 por el
contrario1 una raí' Hansenista1 y1 por ende1 su espíritu indiidualista1 su 4uida del mundo1 no es coincidente en
absoluto con la oficial postura católica. 0&ase al respecto el trabaHo anteriormente citado de 9oni!s4eim acerca de
los Hansenistas franceses.
//3
En los Hansenistas se la 4alla tambi&n.
//6
:ailey1 Pra>is pietatis =ed. alemana1 %eip'i!1 /6*<@1 p.!. /;6. I!ual mente1 P4. ). "pener en sus T4eolo!isc4en
:edenRen =8bHeciones teoló!icas@ =cita conformemente a la <a. ed. 9alle1 /6/*@ est. colocado en un plano similar(
rara e' aconseHa el ami!o en atención a la 4onra diina1 antes bien1 en !eneral1 con fines carnales =no precisamente
con e!oísmo@. F9e Nt4e URnoTnin! manON is blind in no man s 4ouse1 but best si!4ted in 4is oTn. 9e confiness
4imself to t4e circle of 4is oTn affairs1 and t4rusts not 4is fin!ers in needless fires. 2 2 9e sees t4e falseness of it =del
mundo@ and t4erefore learns to trust 4imself eer1 ot4ers so far1 as not to be dama!ed by t4eir disappointmentGI de
este modo filosofa T4. Adams =LorRs o{ t4e i2Ouritan i)iu'nes1 pa!. %I@. :ailey =Pra>is pietatis1 op. cit.1 p.!. /63@. A
m.s de esto1 encomien da Bue todas las ma5anas1 antes de confundirse con la !ente1 uno se ima!ine entrar en una
sela ir!en plena de pe/i y rue!ue a Dios Bue nos conceda Fel manto de la Husticia y la prudenciaG. "emeHante
sentimiento e>iste en todas las sectas asc&ticas1 4abiendo determinado Bue muc4os pietistas se entre!aran dentro del
mundo a una clase de ida parecida a la de los anacoretas. El propio "pa!enber!er1 en la Idea fidei tratrum
=morao@1 p.!. <;*1 eoca con toda intención a )er. /61 S( FMaldito es el 4ombre Bue se abandona a los 4ombresG.
Adi&rtase1 a fin de pulsar 4asta Bu& !rado alcan'aba la 4ostilidad al ser de esta concepción de la ida1 el sentido Bue
la T4eol. pract.1 /1 p.!. ;;*1 de 9oornbeeR1 da i!ualmente en torno del deber de amar a los enemi!os( FDeniBue 4oc
ma!is nos ulciscimur1 Buo pro>imum1 inultum nobis1 tradi ultori Deo . . . ^uo Buis plus se ulciscitur eo minus íd pro
ipse a!it DeusG( es i!ual al Fapla'amiento de la en!an'aG Bue fi!ura en aBuellos pasaHes del Anti!uo Testamento a
continuación del destierro1 frente a la e> presión anti!ua de( FoHo por oHoG. 0&ase nota <S1 m.s adelante1 acerca del
Uamor al próHimoG.
sacramento pudiera resultar falsa1 con lo cual se demuestra la !ran trascendencia1 en relación a la
par1 con la concreta forma de concebir la ida. Consecuentemente1 por una parte1 deHaba al
descubierto el proceder de esta clase de reli!iosidad1 y1 por otra1 eidenciaba el cambio
psicoló!ico de su aspecto &tico. De esta suerte1 el sentimiento de culpa no 4alló el medio para
una asidua FreacciónG.
//;
En un t&rmino medio1 la moralidad del 4ombre se io por todo ello
influenciada1 tema en el Bue 4aremos 4incapi& m.s adelante. "in embar!o1 Bueremos deHar
sentado1 de inmediato1 la consecuencia inferida en el estado absoluto del 4ombre con respecto a
su reli!iosidad{El calinista1 con su propia idea de Dios1 reali'aba el comercio aislado
profundamente de su yo íntimo1 pese a Bue para su salación le era necesario ser inte!rante de la
erdadera I!lesia.
//-
"i al!uien Buiere percatarse de los determinados efectos
/*+
en aBuel
característico medio1 deber. adentrarse en las p.!inas de la obra m.s leída de la literatura
puritana( ilgrim#s progress1 cuyo autor1 :unyan1
/*/
relata el proceder de C4ristians1 cuando al
adertir Bue se 4alla en la Fciudad de la corrupciónG1 a un tiempo de oír el llamamiento de Dios
orden.ndole Bue de inmediato emprenda la ruta 4acia la ciudad celestial1 se re4Esa a deHarse
acompa5ar de su muHer y de los 4iHos y1 lleando las manos a sus oídos para con sus palmas
tap.rselos1 atraiesa los campos ociferando( life eternal life$ Nunca con m.s delicade'a sería
capa' de traslucir el candoroso deleite Bue el caldero e>perimenta en su prisión al poeti'ar ante la
oación de un mundo creyenteI asimismo1 el estado anímico del creyente por e>celencia
puritano1 abstraído en su priatia preocupación1 con el pensamiento puesto en su propia
salación1 este estado psíBuico Bue se e>teriori'a en las conersaciones plenas de un feror =un
tanto eocatias del %erechter &ammacher1 de %ottfried &elier@ Bue le sería de alimento en
pere!rinaHe emprendido con otros 4ombres a los cuales les !uía un mismo an4elo. K sólo una
e'1 cuando se considera en lu!ar se!uro1 piensa Bue si tuiera a los suyos Hunto a &l 4abía de ser
4ermoso. Es un sentimiento de temor ante la idea de la muerte y del m.s all.1 semeHante al Bue
inade el .nimo de Alfonso de %i!orio1 anali'ado por Dollin!er y e>perimentado a4ora por todos
4asta lo m.s 4ondo1 aleHados 4asta el m.>imo de un espíritu de soberbia terrenal1 como de la Bue
4i'o !ala MaBuiaelo en su apolo!ía de aBuellos indiiduos florentinos para Buienes Nen la
controersia con el Papa y la e>comuniónN Fel amor a la ciudad natal estaba por encima del
temor por la salación de su almaO1O y a una distancia aEn mayor de cualBuiera de los
sentimientos como los Bue Ricardo La!ner ostenta en la o' de "i!mundo delante del fatal
encuentro( F"aluda a LotanI saluda a Lal4allaGWmas no me 4abl&is de los rí!idos !oces del
Lal4allaG. Claro est. Bue1 entre Alfonso de %i!orio y :unyan1 las consecuencias de tal aflicción
son fundamentalmente diferentes( el mismo afli!imiento Bue impulsa al primero a de!radarse
4asta lo increíble incita al otro a batallar con la ida de modo continuo e infati!able. K esta
//;
0erdaderamente1 el confesionario no 4a ocasionado sólo este efecto. %as aseeraciones de on Mut4mann =X. f.
Rel. Psyc4.1 /1 fasc. *1 p.!. 3S@1 por eHemplo1 son en e>tremo simplistas para e>poner todo el compleHo problema
psicoló!ico con respecto a la confesión.
//-
Tal composición constituye1 Hustamente1 una esencial importancia para conceptuar los fundamentos psicoló!icos
de las or!ani'aciones calinistas socialesI la totalidad de ellas tienen como base profundas motiaciones
FindiidualistasG1 en las refle>iones de la racionalidad del propósito o de la alide'. "in embar!o1 sentimentalmente1
el 4ombre Ham.s penetra en ellas. %a F4onra de DiosG y la propia salación se encuentran siempre por encima del
Fumbral de la concienciaG. Todo ello !raba un sello característico1 aun en la actualidad1 a las or!ani'aciones sociales
de los pueblos Bue anta5o estuieron ape!ados al puritanismo.
/*+
El b.sico sentido imperatio de la doctrina1 Bue anulaba la alide' y el proec4o de la acción tutelar eclesi.stica o
del Estado1 en cuanto a la moralidad y la salación de las almas1 dió ori!en en mEltiples ocasiones a Bue fuese
proscritaI así ocurrió1 por parte de los Estados #enerales 4olandeses. El resultado ineludible fue la institución de los
FconentículosG a partir de /3/,.
/*/
Con respecto a :unyan cf. bio!rafía de ?roude1 col. Morley FEn!lis4 Men of %ettersG1 así como el somero
bosBueHo de Macaulay1 Misceil. LorRs.. II1 p.!. **6. A :unyan siempre le tuieron sin cuidado las diersas
desi!ualdades de mati' Bue e>istían en el calinismo1 manteni&ndose constantemente como un ri!uroso calinista
baptista.
disparidad Cen dónde radicaD Por de pronto salta a la ista la posibilidad eni!m.tica de relacionar
el intento de enir en ayuda del 4ombre a fin de Bue se emancipe de los la'os Bue lo tienen atado
al mundo1 tendencia propia del calinista debido a la cate!órica superioridad Bue le da su teoría
en el orden social.
/**
Aun cuando nos pare'ca sorprendente1 es el resultado del sello por el cual se
distin!ue al cristiano con el Famor al próHimoG1 apremiado por la conicción calinista a una
soledad espiritual. 9asta aBuí1 la primera intención.
/*<
Ciertamente1 la misión del mundo es
4onrar a Dios1 la e>istencia del cristiano ele!ido sólo es .lida por cuanto acreciente la !loria de
Dios en el mundo1 cumpliendo con sus mandatos en la parte Bue le ata5e. Cierto Bue Dios Buiere
Bue cada cristiano 4a!a obra social1 pues1 naturalmente1 Buiere un acomodo de la ida social en
su estructura a sus mandatos para cuyo fin debe or!ani'arse de modo adecuado. %a labor social
/*,
del calinista en el mundo sólo se reali'a in majorem Dei gloriam. En la &tica profesional ocurre
precisamente i!ual1 puesto Bue sire al conHunto !lobal de los 4ombres a su paso por el mundo.
/**
Creemos ineludible destacar la importancia enorme Bue representó para el car.cter social del cristiano reformado
el concepto del calinismo acerca de la participación en una comunidad establecida con arre!lo a los preceptos
diinos1 necesaria para la salación1 emanada de la necesidad indispensable de iir Fincorporando en el Cuerpo de
CristoG Cal. Institut. III1 II1 /+@. No obstante1 el punto Husto de !raedad de la cuestión se 4alla en otra parte1 isto
desde el mismo .n!ulo nuestro. Este concepto do!m.tico pudo 4aber aan'ado1 como en efecto resultó así1 dado la
índole meramente institucional de la I!lesiaI pero1 careció de la fuer'a necesaria para su!erir ideas constructias de
comunidad1 así como tampoco para infundirles la ener!ía propia del calinismo1 el cual supo llear adelante1
Hustamente1 su propensión comunitaria fuera del círculo de lo eclesi.stico Fen el mundoG1 prescrito por Dios. "e
eidencia a4ora la creencia de la comprobación de la !racia al obrar el cristiano in maHorem Dei !loriam. Asimismo1
es inne!able Bue la peculiar aersión a toda idolatría y el ape!o a las relaciones personales con los indiiduos1 tenía
Bue encau'ar este i!or1 de una manera inconsciente1 por las sendas de la acción obHetiada1 impersonal. "iendo el
principal inter&s del cristiano1 la comprobación de su !racia1 al obrar lo 4ace por los fines de Dios Bue no pueden ser
m.s Bue impersonales. Todo sentimental relación Nse entiende sin Hustificación racionalN entre 4ombre y 4ombre1
con facilidad se e>pone a caer en el anatema relatio a la idolatría en cuanto a la moral puritana y1 en !eneral1 a la
asc&tica1 Independientemente de lo e>puesto en otra nota1 ea mos este pasaHe acerca de la amistad( FIt is an
irrational and not fit for a ra tional creature to loe any one fart4er t4an reason Till alloT us... It ery otten taRet4 up
inens minds so as to 4inder t4eir loe of #odG =:a>ter1 C4ristian Directory1 I01 p.!. *S<@. Por mil eces se repiten
tales ar!umentos. %a idea Bue inspira a los calinistas es esta( Dios1 al crear el mundo y darle el orden social1 optó
por aBuello Bue era positiamente proec4oso como medio de 4onrar su MaHestad( no la criatura por sí1 antes bien la
ordenación de lo creado sometido a su oluntad. Por eso es Bue el impulso actiista desatado en los santos debido a
la doctrina de la predestinación1 desemboca por entero en el af.n de racionali'ar el mundo. De manera especial1 el
concepto acerca de Bue la Futilidad pEblicaG No t4e !ood of t4e many1 conforme a :a>ter =C4ristian Directory1 I01
p.!. *3*1 con la cita al!o for'ada de Rom. -1<@2N1 adelant.ndose al racionalismo liberal subsi!uiente1 est. antes del
bien indiidual o priatio de los 4ombres1 aun careciendo de toda ori!inalidad1 proenía en el puritanismo de su
inclinación contra la idolatría. Asimismo1 la tradicional animadersión del americano al sericio personal1
independiente mente de otras causas m.s insolentes emanadas de un sentimiento Fdemocr.ticoG. Estando
relacionada con dic4a tradición de manera muy especial. Podríamos decir tambi&n lo mismo de la inmunidad
relatiamente ! de los pueblos con un pasado puritano opuestos al cesarismo1 así como1 en !eneral1 la postura de los
in!leses contraria a lo tocante a sus estadísticas1 en la inteli!encia Bue1 si por un lado es en su fuero interno m.s libre
y afecta a reconocer el m&rito de las ma!nas fi!uras1 por otro1 rec4a'a el apasionamiento 4ist&rico por ellas y1 a
conceder alor al 4ec4o de Bue se debiese estar precisado a brindar a al!uien acatamiento político por Fmotios de
!ratitudG( a la inersa de cuanto 4emos podido adertir1 partiendo de /;6;1 en este sentido1 de manera positia o
ne!atia1 en Alemania. En cuanto a la culpabilidad de la fe en la autoridad1 Enicamente lícita en tratarse de lo
impersonal1 tan sólo conducida por el te>to de las Escrituras1 y la e>cesia estimación de los indiiduos m.s santos e
insi!nes Nposible ries!o para el acatamiento debido a DiosN1 &ase a :a>ter1 C4ristian Directory1 /1 pa!. S3 de la
*a. ed.1 /36;. A4ora bien1 por lo Bue se refiere a la oposición a la FidolatríaG1 desde el punto de ista político1 así
como el principio de Bue en la I!lesia Enicamente Dios debe !obernar y1 en Eltimo t&rmino1 en la propia ida1 no es
aBuí posible considerarlo como materia de nuestras inesti!aciones.
/*<
Reiteradamente 4allaremos la oportunidad de tratar sobre los ne>os entre las FconsecuenciasG do!m.ticas y
pr.ctico2psicoló!icas. Est. por dem.s subrayar Bue1 naturalmente1 no son e>presiones an.lo!as.
/*,
Naturalmente1 usamos el ocablo FsocialG sin la menor refle>ión acerca de su propio sentido moderno1 sino1 tan
sólo en el si!nificado Bue la actuación tiene en el seno de las or!ani'aciones comunitarias en el plano de la política1
de lo eclesi.stico1 etc.
%amentablemente1 la tarea profesional identificada en el Fam/ al próHimoG la imos deriar en
%utero "in embar!ó1 si en &l eran conHeturas y mera disposición mental1 en los calinistas iene a
ser un peculiar factor de su sistema &tico. "iendo Bue el Famor al próHimoG Enicamente puede
e>istir para !lorificar a Dios
/*S
y no así a las criaturas1
/*3
la preliminar demostración es la
obseración de las labores profesionales se5aladas imperatiamente por la lex naturae1 con un
determinado sello obHetio y solidario( en calidad de proec4o para la estructuración ló!ica del
unierso en Bue nos moemos1 ya Bue tanto la estructura como la or!ani'ación =con finalidad tan
portentosa@ de este unierso el cual1 conforme la reelación bíblica y el discernimiento innato del
4ombre parece encau'ada al sericio de la FutilidadG de los 4umanos1 autori'a a considerar esta
tarea al sericio del proec4o colectio social1 como impulsora de la !lorificación de Dios y1 en
consecuencia1 como Buerida por El. Tanto el puritano como el Hudío reali'an f.cilmente por
i!ual1 si bien por distintas ra'ones1 la supresión total de toda cuestión con respecto a la teodicea y
acerca del FsentidoG del mundo y de la e>istencia1 Bue a otros tiene en tanto desasosie!o1 y1 cierta
mente1 toda la unción antimística de la cristiandad1 en su mayo ría1 comparte esta misma actitud.
DeHando a un lado este espíritu a4orratio de ener!ías1 el calinismo ofrece un nueo mati'( la
i!norancia del dualismo entre el FindiiduoG y la F&ticaG =conforme el sentido Bue "oren
QierRe!aard le concede@1 pese a Bue el calinismo deHa Bue las cuestiones reli!iosas las medite el
4ombre a solas consi!o mismo. Tal punto de ista relatio al racionalismo político y económico
del calinismo no es para anali'arlo en sus principios y si!nificado por el momento1 sin
/*S
%as buenas obras reali'adas con una finalidad distinta Bue la de 4onrar a Dios son pecaminosas1 =9anserd Qnollys
Con fessions1 c4. M0I.@
/*3
El si!nificado Bue tiene en el marco propio de la comunidad piadosa esta Fimpersonalidad condicionadaG del
afecto a nuestros semeHantes por la referencia1 de manera e>clusia1 de la ida a Dios1 se reela con claridad en los
antecedentes Bue a continuación e>ponemos1 consi!nados por la C4ina Inland Mission y la International
MissionariesO Alliance =al respecto1 &ase LarnecR1 #esc4. d. prot. Mission =9istoria de las misiones protestantes@1
ed. Sa.1 p.!s. --1 ///@. A un precio considerable fueron eBuipados descomunales eH&rcitos de misioneros1
4abi&ndose destinado1 por eHemplo1 Enicamente a C4ina un millar1 con el fin de FbrindarG a los pa!anos el Ean!elio
en un sentido ri!urosamente literal1 predicando por todos los confines de la nación ya Bue Cristo así lo ordenó1
supeditando a ello la uelta al mundo. Para el misionero resulta entonces secundario el asunto1 puesto Bue es
e>clusio de Dios resoler1 en conclusión1 la conBuista de los catecEmenos para el cristianismo1 4aci&ndolos
partícipes1 por consi!uiente1 de las bienaenturan'aI inclusie1 al misionero no le incumbe ya si ellos 4an
comprendido el puro sentido !ramatical del len!uaHe Bue 4aya usado. Conforme a lo dic4o por 9udson Taylor =cf.
LarnecR1 op. cit.@1 C4ina cuenta1 apro>imadamente1 con S+ millones de familias1 de tal suerte Bue un millar de
misioneros podían abarcar diariamente =_@ S+ familias1 así en mil días1 esto es en menos de tres a5os1 a todos los
c4inos se les podría brindar el Ean!elio. Conforme a este procedimiento esBuem.tico1 el calinismo eHercía su
disciplina eclesi.stica( su obHetio no consistía en la salación del alma de los censurados Nello era asunto
e>clusio de Dios =ya en la pr.ctica sería asunto personal@ resultando inEtil toda medida disciplinariaN1 antes bien
en acrecentar la 4onra de Dios. De 4ec4o1 el calinismo no tiene1 propiamente1 responsabilidad al!una en esa obra
misionaria de referencia1 puesto Bue &sta no se 4alla enla'ada a específica denominación al!una. =El propio Calino
se oponía a la obli!ación de 4acer obra misionera con los pa!anos1 en irtud de Bue la e>pansión de la I!lesia es
Funius Dei opusG.@ "u raí' se debe1 m.s pronto1 como es sabido de todos1 a la idea oculta en la .tica puritana de Bue
en el cumplimiento de todos los mandamientos diinos1 se infiere el cumplimiento del precepto de amar al próHimo1
para acrecentar la 4onra de DiosI con esto se otor!a a nuestro próHimo aBuello Bue se le debeI todo lo dem.s est. en
la oluntad diina. De a4í Bue se eclipse la F4umanidadG1 por así decirlo1 de las relaciones con nuestros semeHantes.
Tal 4ec4o se manifiesta en circunstancias de las m.s diersasI consideramos siBuiera un solo caso1 entre los muc4os1
característico de esta atmósfera trascendental1 en el marco de la c4antas reformada1 sumamente c&lebre1 con Husticia1
en ciertos de sus aspectos( el de los 9u&rfanos de Amsterdam =a Buienes1 aun en pleno si!lo MM1 se les obli!a a ir
estidos1 como si se tratara de bufones1 con faldeta y cal'ones ne!ros y roHos por mitades1 conduci&ndoseles de este
modo1 formados al estilo in!l&s@1 los cuales representaron1 indudablemente1 un modelo eHemplar al m.>imum para la
mentalidad de &pocas pasadas1 y al sericio de la !loria de Dios en la medida e>acta en Bue for'osamente todo
sentimiento F4umanoG e indiidual debía sentirse inHuriado. K como 4abremos de comprobarlo1 ello se encuentra en
todos los m.s ínfimos pormenores de la ida. Indudablemente1 se trata de una tendencia !eneral Bue no dificulta
al!unas limitaciones en determinados casosI mas1 era necesario mencionar aBuí esta b.sica inclinación de la piedad
asc&tica.
embar!o1 sea lo Bue fuere1 de a4í radica el manantial del sello utilitarista de la &tica en el
calinismo y de los aspectos m.s si!nificatios del concepto profesional de su doctrina.
/*6
Permítasenos insistir aEn1 sin embar!o1 en la &tica de la predestinación.
)u'!amos Bue la cuestión b.sica por despeHar es cómo esta doctrina
/*;
pudo ser tolerada en una
etapa en la Bue por en cima de todos los intereses de la ida en este mundo1 era la del m.s all.1
con todos sus eni!mas1 lo Bue preocupaba con ilimitada intensidad.
/*-
No 4abía creyente Bue
deHara de plantearse tales problemas irremediablemente( C"oy parte inte!rante en el círculo de
los ele!idosD y1 Ccómo sabr& Bue me asiste la se!uridad de Bue lo soyD Tales problem.ticas
/*6
Con cada uno de estos respectos1 discrepaba muc4o la .tica de la predestinación de Port2Royal1 en irtud de la
mística orientación1 fuera de lo mundanal1 es decir( católica. =y. 9oni!s4eim. loc. cit.@
/*;
9undes4a!en =:eitr. '. Qirc4enerfassun!s!es4ic4 te u. Qirc4enpolitiR =Contribución a la 4istoria de la
constitución y la política de la I!lesia@1 /;3,1 /1 p.!. <6@ perseera en la tesis1 repetida con frecuencia a partir de
aBuel momento1 de Bue la doctrina de la predestinación era teoló!ica1 no 4abiendo sido nunca aceptada por el
pueblo. Claro est. Bue esto es e>acto1 condicion.ndolo Enicamente a establecer una identificación del FpuebloG con
la masa de las esferas inferiores1 íctimas de la i!norancia1 y aun a4í se podrían 4allar e>enciones. Por el a5o ,+ del
si!lo MIM. Qó4ler =loc. cit.@ obseraba Bue las FmasasG =esto es1 la peBue5a bur!uesía 4olandesa@ profesaban con e>
tremo ri!or el predestinacionismoI aBuel Bue se obstinaba en no reconocer el doble Decreto era Hu'!ado como un
4ereHe1 un condenado. A &l mismo le interro!aron acerca del momento de su re!eneración =con respecto a la
doctrina@1 o fue Enicamente CromTell 2en Buien Xeller =Das t4eol. "ystem XTuin!l's =El sistema teoló!ico de
XTin!lio@1 p.!. 6/@ ya 4ubo eHemplificado1 como en un modelo1 el efecto surtido del do!maN sino1 tambi&n1 la
totalidad de sus santos Buienes conocían cabalmente &l fondo del asuntoI los c.nones de los sínodos de Dordrec4t y
de Lestminster acerca de la problem.tica doctrina1 eran temas de inter&s para toda la nación. Por lo Bue se refiere a
los tryers y eHectors de CromTell Enicamente aceptaron puritanosI :a>ter =%ife1 / p.!. 6*@1 no obstante Bue con
anterioridad se 4abía declarado su enemi!o1 estimaba de !ran importancia el efecto eHercido sobre la calidad del
clero. No cabe ima!inar Bue pudieran sur!ir dudas acerca de la doctrina en los pietistas reformados1 así como en los
inte!rantes de los conentículos in!leses y 4olandeses1 ya Bue aBu&lla constituía el impulso para con!re!arse en la
bEsBueda de la Uertitudo salutis. ABuello Bue la predestinación podía o no si!nificar el punto Bue sólo 4a sido tema
propio de teólo!os1 puede eidenciarlo el catolicismo eclesi.sticamente Husto1 en el Bue Ham.s 4a e>istido en cuanto
a doctrina esot&rica y tampoco insólita1 de un modo titubeante. =%o concluyente es Bue la creencia de Bue el 4ombre
debiera conceptuarse como un ele!ido por su propia comprobación1 fue siempre refutada. Cf. la doctrina católica1
por eHemplo en Ad. an LycR1 Tract. de predestinatione1 Colonia1 /6+;. No es &ste el momento de inesti!ar 4asta
Bu& punto estaba libre de errores la doctrina pascaliana acerca de la predestinación.@ 9undes4a!en1 el cual no
simpati'aba con la doctrina1 4ace acopio de sus impresiones1 principalmente de las condiciones en Alemania. %a
repulsión suya se fundamenta en la creencia =obtenida por deducciones ra'onadas@ de Bue en el plano de la .tica su
resultado debía ser1 for'osamente1 la fatalidad y la antinomia. Este concepto fue estrictamente rec4a'ado por Xeller1
loc. cit. En cuanto a otras consideraciones1 no puede ne!arse la probabilidad de Bue la doctrina diese este !iro1 tan
comentado nor Melanc4t4on y por LesleyI sin embar!o1 e>iste la particularidad de Bue en los dos casos se trata de
una combinación con la piedad sentimental de la fe. Es eidente1 entonces1 Bue con la falta del concepto racional de
la comprobación1 dic4o resultado se desli!ara de la propia naturale'a de los 4ec4os. Tales resultados fatalistas se
encuentran1 i!ualmente1 en el Islam. CCu.l es la ra'ónD "encillamente1 se debe a Bue la predeterminación isl.mica
no tiene el si!nificado de predestinacionista1 sin Bue aya relacionada con la salación en el m.s all.1 es decir1
destinada a esta idaI por lo tanto1 en dic4a doctrina no tiene nada Bue er la idea &ticamente concluyente( la
comprobación como predestinado. Así1 pues1 tan sólo cabía cole!ir el coraHe b&lico =por eHemplo1 el de los moros@1
mas no efectos de una ital metodi'ación1 puesto Bue se carecía de la FprimaG piadosa. 0&ase ?. $llric41 en su tesis
doctoral Die 0or4er bestimmun!sle4re t. Islam und C4r. =%a doctrina de la predeterminación en el Islam y en el
Cristianismo@1 /-/*. =$ni. de 9eidelber!.@ El 4ec4o de Bue la ri!ide' de la doctrina se fuera atenuando con la
pr.ctica Ncf.1 por eHemplo1 :a>terN no resultó tan esencial como para cambiar la idea de Bue Dios decretaba el
destino a cada Buien en particular1 Buedando la comprobación por cuenta del indiiduo. Podemos decir Bue1 en
especial1 todas las fi!uras sobre salientes del puritanismo 2en el m.s amplio sentido del ocabloN se forHaron en esta
doctrina1 cuya ri!urosa seriedad eHerció !ran ascendiente en la formación durante su Huentud( Milton1 :a>ter 2en
línea men!uanteN y ?ranRlin NBue se olió librepensadorN. Cada uno de ellos1 si!uiendo en la misma ía de la
transformación por la Bue iban todos los moimientos piadosos1 terminaron emancipados de la doctrina. "in
embar!o1 la totalidad de los !randes reials eclesi.sticos1 por lo menos en 9olanda y en la mayor parte de los de
In!laterra1 se controlaban nueamente baHo su si!no.
confinaban a un se!undo plano toda obsesión mundanal.
/<+
Para consi!o1 Calino no sen tía
preocupación al!una por tal disyuntia( &l se consideraba FinstrumentoG de Dios y le asistía la
certe'a de Bue la !racia estaba en posesión suya. Por ende1 la ur!encia de una respuesta a de Bu&
modo podr. el 4ombre tener la se!uridad de Bue fue ele!ido para la ida eterna1 la confiere en
esta forma1 sin 4allar otra m.s acertada( debemos darnos por contentos con el cono cimiento del
diino decreto y la imperecedera esperan'a puesta en Cristo1 lo cual 4a de lo!rarse con la fe
erdadera. Pero1 por encima de todo1 desec4a la suposición de Bue el proceder del 4ombre
pudiera descubrir el destino de aBuel Bue lo eHecuteI la tentatia de descifrar de tal suerte los
desi!nios de Dios 4abría de ser en ano. En esta ida de los condenados1 nin!una apariencia
distin!ue a los ele!idos1
/</
y en unos y otros son factibles e>periencias id&nticas =como ludibria
spiritus sancti@1 e>ceptuando1 Enicamente1 la confian'a creyente finaliter imperecedera. Así1
pues1 los ele!idos son como la I!lesia indiisible de Dios. Claro est.1 Bue con los epí!onos =así1
:e'a@ y1 en especial1 con la compacte masa de la !eneralidad de los 4ombres. Para ella1 el
problema de la certitudo salutis1 la potencia co!noscitia del estado de !racia1 debía tener un
alor esencial1
/<*
y así1 en todos los lu!ares en los Bue la doctrina de la predestinación estaba en
i!or1 ocurría lo mismo1 por la mayor parteI de todos los .nimos se apoderaba la idea
atormentadora de la duda acerca de si e>isten indicios probatorios de una personal inte!ración en
el !rupo de los electi. Este problema no fue Enicamente el eHe del desarrollo pietista1 Bue nació
en el seno de la I!lesia an!licana1 sino Bue lle!ó a tener1 en al!una ocasión1 al!o así como un
si!nificado constitutio. Pero eso no es todo( cuando se nos presente la oportunidad de e>aminar
el insólito alcance político y social de la doctrina y la pr.ctica de la comunión1 despu&s de
4aberse producido su reforma1 aBuilataremos la importancia Bue tuo1 en el curso de todo el si!lo
M0II1 la duda de Bue el propio indiiduo lle!ara a comprobar su estado de !racia1 es decir1
poniendo el caso como eHemplo1 de su posibilidad de tener acceso a la comunión1 impartida en
pleno culto1 el acto m.s decisio para la posición social de sus participantes.
Estando e>puesto el problema acerca del propio estado de !racia1 no era f.cil en absoluto
aenirse
/<<
con el criterio de Calino1 siempre reconocido1 en principio siBuiera1 por la doctrina
ortodo>a( recurrir a la propia aseeración de la fe perdurable alcan'ada en el indiiduo por la
!racia.
/<,
Naturalmente1 no podía lo!rarlo la cura de almas1 Bue de continuo debía enfrentarse
/*-
El cari' fundamental es el mismo Bue aEn predomina i!orosamente en T4e Pil!nim Us pro!ress =%a Marc4a del
pere!rino@ de :unyan.
/<+
En la era de los epí!onos1 los luteranos se planteaban esta disyuntia NdeHando a un lado el do!ma de la
predestinaciónN con menos e4emencia Bue los calinistas1 y no precisamente porBue le dieran menos importancia
a la salación del alma1 sino debido a Bue la I!lesia luterana1 en su aance eolutio1 real'ó su característica de
or!anismo para la salación y1 en consecuencia1 el 4ombre se consideraba el propósito de su actiidad y prote!ido
por ella. Adi&rtase Bue Enicamente el pietismo promoió nueamente la cuestión en el seno del luteranismo. No
obstante1 era posible Bue la misma problem.tica de la certitudo salutis tuiera un si!nificado conc&ntrico en toda
reli!ión de "alación no sacramental Nasí se di!a budismo1 Hainismo o como seaI ello no debe ser i!norado. De a4í
se derian todos los ímpetus psicoló!icos de índole netamente piadosos.
/</
De este modo e>plícito en carta a :ucer1 Corp. Ref.1 *-1 ;;< y "s. Cf. con respecto a ello "c4eibe1 op. cit.1 p.!.
<+.
/<*
%a Confesión de Lestminster acepta i!ualmente =M0III1 *@ la certidumbre infalible de la !racia de los ele!idos1
pese a Bue1 por m.s Bue nos esforcemos1 siempre somos sieros FinEtilesG =M0I1 *@1 y de Bue la batalla en contra del
mali!no perdura toda la ida =M0III1 <@. :ien Bue el ele!ido debe mantenerse en prolon!adas luc4as para lo!rar la
certitudo salutis1 Bue obtiene mediante la conciencia de la obserancia del deber1 de la Bue nunca el creyente
carecer. de ella.
/<<
Así pues1 por eHemplo1 8leian1 De substantia foederis !ratuiti Inter. Deum et electos1 /;;S1 p.!. *S6I 9eide!!er1
Corpus T4eolo!iae1 MMI01 ;6 y s.I otros fra!mentos en 9eppe1 Don!m. der e. ref. Qirc4e =%os do!mas de la
I!lesia ean!&lica reformada@1 /;3/1 p.!. ,*S.
/<,
%a doctrina calinista ori!inal Bue remitió a la fe y la conciencia de la comunidad con Dios en los sacramentos1 y
Enicamente por casualidad 4i'o mención de los Ftres frutos del espírituG. 0&ase1 al respecto1 9eppe1 op. cit.1 p.!.
con los suplicios Bue la doctrina producía en ellas1 debiendo serirse de arios e>pedientes para
allanar las dificultades.
/<S
Cuando la interpretación de la doctrina no contenía demasiada libertad
o bien no se la miti!aba con palabras Bue pudieran si!nificar el abandono de la misma1
/<3
nos
encontramos con dos diferentes conseHos propios de la cura de almas( primeramente1 el deber de
considerarse ele!ido es un mandato1 así como el de rec4a'ar toda duda1 atribuida al diablo1
/<6
acerca de ello1 ya Bue la propia se!uridad limitada demuestra una insuficiencia de fe y1 en
consecuencia1 una acción insuficiente de la !racia. El conseHo del Apóstol en el sentido de
Fafian'arseG en la profesión Bue uno eHerce se le conceptEa a4ora como un compromiso para
alcan'ar en la luc4a cotidiana la certe'a obHetia de la propia salación y una prueba. En e' de
aBuel pecador 4umilde1 sumiso1 Bue 4a recibido la !racia acordada por %utero1 si con su
arrepentimiento confía en Dios podía ser santificado1 a4ora se modelan FsantosG con
personalidad propia1
/<;
como los Bue saltan a la ista personificados en determinados 4ombres de
ne!ocios del capitalismo en su &poca y1 aEn actual mente como especímenes diseminados. En
se!undo t&rmino1 como el meHor modo de lo!rar la pretendida se!uridad de la !racia en cada
Buien1 se procedió a la persuasión de tenerse Bue aler del trabaHo profesional permanente1 Enica
medida eficiente
/<-
para apartar de sí la duda reli!iosa y conse!uir el indubitable estado de !racia
propio.
El ar!umento en Bue se apoya la posibilidad de estimar así el trabaHo profesional1 en calidad de
medio apropiado para contrarrestar la aflicción reli!iosa1 se basa en ciertas armas propias del
sentimiento reli!ioso promoido por las i!lesias reformadas entre cuyas manifestaciones
,*S. El propio Calino impu!nó en&r!icamente las obras1 inclusie aBuellas Bue tanto el como los luteranos
conceptuaban frutos de la fe1 como indicios del alor ante Dios =Instit.1 III1 *1 <61 <;@. Pr.cticamente1 el !iro 4acia la
comprobación de la !racia en las obras1 Bue constituye la característica de la ascesis1 camina al lado de la
transformación paulatina de la doctrina de Calino1 la cual tras de meditar =así como lo 4i'o tambi&n %utero@ Bue las
se5ales de la I!lesia erdadera son1 por encima de todo1 inte!ridad de la doctrina y los sacramentos1 acaba por
refle>ionar acerca de la FdisciplinaG como se5a Bue eBuiale a las dos. Esta transformación puede ser obserada en
las obras mencionadas de 9eppe1 op. cit.1 p.!s. /-,2/-S1 e i!ualmente en el modo como a finales del si!lo M0I se
obtenía en los Países :aHos la cate!oría de miembro =condición media( la subordinación contractual e>presa a la
disciplina@.
/<S
Con respecto a ello1 er las consideraciones de "c4necRenbur!er1 loe. cit.1 p.!. ,;.
/<3
De esta manera1 i!ualmente en :a>ter alcan'a suma importancia1 en el catolicismo1 la diferencia de mortal a
enial. ABuel denota Bue1 por lo menos en el momento1 el 4ombre carece de la !racia y1 Enicamente su aut&ntica
FconersiónG podr. !aranti'arle el !oce de ella. En cuanto al Eltimo1 entre &ste y el estado de !racia no 4ay
incompatibilidad.
/<6
De i!ual modo1 en mEltiples matices1 :a>ter1 :ailey1 "edTicR1 9oorn beeR. 0er los eHemplos mencionados en
"c4necRenbur!er1 op. cit.1 p.!. *3*.
/<;
%a idea de Festado de #raciaG i!ual Bue una cualidad profesional o1 di!amos1 de clise =semeHante a la del asceta
de la anti!ua I!lesia@ frecuente mente la encontramos en diersos autores como( "c4ortin4uis en su obra 9et inni!e
C4ristendom =El cristianismo interior@1 /6,+1 la cual fue pro4ibida por los Estados #enerales.
/<-
Así1 como m.s adelante se demostrar.1 en infinidad de pasaHes del C4ristian Directory. y en especial1 en el Eltimo1
de :a>ter. El 4ec4o de 4acer recomendable el trabaHo profesional1 en calidad de medio para e>pulsar la con!oHa
motiada por el propio sentimiento de inferioridad moral1 nos muee a eocar el recuerdo de Pascal en su
interpretación psicoló!ica al an4elo e4emente de dinero y la ascesis profesional1 como un recurso tramado para
burlar la propia nulidad moral. En Pascal1 el do!ma de la predestinación est. enla'ado a la persuasión de la
disaliosidad Bue el pecado ori!inal 4a marca do al ser 4umano. De a4í1 Bue pueda aconseHar el aislamiento del
mundo1 así como la contemplación1 por cuya mediación liberarse del peso la presión del pecado y lo!rar la
se!uridad de la salación. En el mencionado ensayo del doctor 9oni!s4eim =parte de una obra m.s e>tensa Bue
esperamos 4abr. de completar@ encontramos profundas consideraciones acerca de la formulación fielmente católica
y Hansenista de la idea de profesión. Entre la se!uridad de la salación y el obrar en esta ida no e>iste nin!una
4uella de cone>ión1 por parte de los Hansenistas. "u concepto de profesión reela1 aEn m.s Bue en el luterano y Bue
en el católico le!ítimo1 un sentido de conformidad con el estado Bue a cada Buien le 4a sido asi!nado en el mundo1
determinado independientemente por el orden social Ncomo en el catolicismoN1 por la propia o' de la conciencia
=9oni!s4eim1 loe. cit.1 p.!. /<- y s.@.
sobresale con toda claridad =abiertamente contraria al luteranismo@ la doctrina relatia a la fe
Hustificadora. "c4enecRenbJr!er1
/,+
en su e>celente ciclo de conferencias1 anali'ó estas
desi!ualdades con tanta delicade' y precisa obHetiidad1 Bue1 leHos de 4allar al!En impedimento1
nos complacemos en se!uir su e>posición del tema1 se!En eremos de inmediato.
En la pr.ctica de los conocimientos Bue alientan la piedad luterana =especialmente mientras la
obseramos eolucionar en el transcurso del si!lo M0II@ destaca como la m.s sublime la unio
mystica con Dios.
/,/
Conforme el si!nificado del ocablo =i!norado por la I!lesia reformada@1 es
un sentimiento sustancial de Dios( el sentimiento de una penetración real y erdadera en el alma
creyente1 con analo!ía de cualidades a los efectos de la contemplación en los místicos alemanes
Bue se distin!ue por su calidad de pasio1 encaminado e>clusiamente a saciar el e4emente
deseo de permanecer en DiosI en suma1 el simple afecto Bue sólo se siente en el alma. "in
embar!o1 una reli!iosidad con cari' místico1 adem.s de ser totalmente afín a un sentido
sin!ularmente realista de la realidad de nuestro alrededor =lo cual puede comprobarse en la
4istoria de la filosofía@1 puede ser su m.s se!uro sostenimiento1 por su falta absoluta de afinidad
con las doctrinas dial&cticas. Adem.s1 e>iste la posibilidad de Bue la mística colabore1 aun
cuando de modo indirecto1 a la racionali'ación del comportamiento pr.ctico. Pero como Buiera
Bue sea1 la relación con el mundo dispuesta por la mística1 no incluye una estimación efectia del
dinamismo e>terior. De a4í la e>istencia en el luteranismo del ne>o de la unio mystica con un
sentimiento profundo de indi!nidad por el pe cado ori!inal Bue 4abía de ser proec4oso para Bue
el creyente luterano eHercitase con esmero la poenitentia 'uotidiana1 para prote!er la inocencia y
/,+
%obstein1 en su obra de 4omenaHe a 9. 9olt'mann1 e>pone con claridad en bree resumen1 un punto de ista
similar Bue 4abremos de tomar en cuenta fructuosamente1 para lo Bue en se!uida e>presaremos. %e 4a sido
censurado el 4ec4o de 4aber insistido e>cesiamente en el alcance del leit moti de la certitudo salutis. No obstante1
aBuí es coneniente plasmar la distinción entre la teolo!ía propia de Calino y el calinismo1 así como entre el
m&todo teoló!ico y la necesidad de poner en pr.ctica lo reBuerido para la cura de almas. En todos los moimientos
piadosos Bue afectaban las m.s amplias 'onas1 se partía de esta problem.tica( FBu& modo podr& ase!urarme de mi
Ubienaenturan'aDG Tal como ya diHimos1 su importancia es concluyente1 y no Enicamente en este caso1 sino en todos
aBuellos Bue forman la 4istoria reli!iosa del mundo1 en !eneral1 comprendida la India. 0erdaderamente1 no era
posible Bue fuera de otro modo.
/,/
No sería posible ne!ar1 en realidad1 Bue este concepto no lo!ró la plenitud de su eolución1 sino 4asta la Eltima
etapa del luteranismo =Praeto rius1 Nicolai1 Messner@. Asimismo1 en sentido similar a &ste1 se encuentra en )o4annes
#er4ardI ra'ón por la cual1 Ritsc4l1 en el libro I0 de su 9istoria del pietismo =ol. II p.!. < y s.@ sostiene Bue la
incorporación de este concepto en la piedad luterana tiene un si!nificado de renacimiento o aceptacion de la piedad
católica. No refuta la idea =p.!. /+@ de Bue la problem.tica de la certe'a personal de la salación 4a e>istido a la par
en %utero1 como en los místicos del catolicismo1 si bien est. en la creencia de Bue la solución Bue recibió en uno y
en el otro era opuesta. Con respecto a ello1 no me arries!o a emitir un Huicio propio. Naturalmente1 es f.cil
comprender Bue no es i!ual el aire Bue se respira en %ibertad de un 4ombre cristiano1 si se le compara con el tierno
Hu!ueteo del Fni5ito )esEsG Bue fi!ura en la posterior literatura1 inclusie con el sentimiento piadoso Bue prealece
en Tauler. I!ualmente1 la conseración de los medios místico2m.!icos en la doctrina luterana de la Eucaristía1 se
basa en móiles piadosos totalmente diferentes Bue la piedad FbernardinaG NBue nos transporta1 por su estilo1 al
Cantar de los CantaresN1 a la Bue Ritsc4l siempre 4ace referencia1 considerando Bue de ella se deria el cultio del
comercio Fir!inalG con Cristo. Pero1 Cno sería factible Bue esa doctrina de la Eucaristía 4ubiera participado tambi&n
a propiciar la renunciación del sentimiento místico de la piedadD Claro est. Bue no es un acierto ase!urar =loe. cit.1
p.!. //@ Bue la libertad del místico se apoya Enicamente en su apartamiento del mundo. "umamente atractias son
las consideraciones de Tauler1 en el aspecto psicoló!ico2piadoso1 Bue dieron realce al orden Bue se determina1
inclusie en los pensamientos relatios a la ida profesional1 como consecuencia pr.ctica de las meditaciones
aconseHadas para las 4oras nocturnas de deselo( FPnicamente por esto =por la unión mística con Dios1 en la noc4e1
antes de conciliar el sue5o@ se purifica la ra'ón y se fortalece la menteI así1 el 4ombre se sentir. tan enturoso y
diinamente alentado en el curso del día !racias a este eHercicio íntimo1 Bue en erdad le 4a unido a Dios1 por lo Bue
sus obras ser.n ordenadas. Por lo cual1 cuando se 4a dispuesto para su obra a 4acia la realidad apoyado en la irtud1
estas son enturosas y diinasG. ="ermones1 fol. </;.@ Así1 se eidencia Bue la intensa meditación mística y el
concepto racional de la profesión no son incompatibles. Acaece lo contrario cuando la piedad est. reestida de
ropaHes 4ist&ricos1 lo Bue no acontece en nin!En místico ni1 muc4o menos1 en nin!En pietista.
la 4umildad imprescindibles para el perdón de los pecados. Por el contrario1 la específica
reli!iosidad reformada se declaró en los comien'os1 abiertamente opuesta1 así sea frente a la
pascaliana enemi!a del mundo o 4acia esta reli!iosidad meramente sentimental e interna del
luteranismo. El calinista no daba como aceptable una real penetración de naturale'a diina en el
alma1 por la Enica trascendencia de Dios sobre lo creado( finitum non est capax infiniti. %a
comunidad de Dios con sus preferidos Enicamente podía establecerse y adertirse cuando El
FactuabaG =operatur@ en sus almas1 y ellos adBuirían pleno conocimiento de este fenómeno en
tanto Bue su acción se deriaba de la fe eHercida en ellos por la !racia diina y1 a su e'1 esa fe
adBuiría le!itimidad como eHercida por Dios debido a la naturale'a de aBuella acción. Es así
como1 en toda reli!iosidad pr.ctica1 podemos distin!uir las dos maneras con obHeto de Bue cada
Buien pueda sentirse se!uro de 4allarse en estado de !racia(
/,*
consider.ndose como FrecipienteG
o como FinstrumentoG del poder de Dios. Con respecto a la primera1 la ida del 4ombre se
inclinar. 4acia el eHercicio del sentimiento místicoI en cuanto a la se!unda1 estar. propensa al
proceder asc&tico. %utero se encuentra casi en el primer caso1 mientras Bue el calinismo est.
inte!rado en el se!undo. El reformado tambi&n pretendía alcan'ar la eterna bienaenturan'a sola
fide. A4ora bien1 como sea Bue1 de acuerdo con Calino1 todos los sentimientos y estados
anímicos1 aun cuando aparenten ser 4asta sublimes1 suelen resultar ilusorios1
/,<
es necesario Bue
la fe se erifiBue en la obHetiidad de sus efectos1 a fin de Bue pueda ser fundamento infalible a la
certitudo salutis1 esto es( debe ser una fides efficax1
/,,
y el llamamiento a la salación un effectual
/,*
0er en torno a esto los artículos Bue si!uen acerca de la F&tica económica de las reli!ionesG1 introducción.
/,<
Ante esta conHetura1 el calinismo es coincidente con el catolicismo oficialI en cuanto a los católicos se
desprendía de a4í la necesidad de recurrir al sacramento de la penitencia1 en tanto Bue los reformados inferían el
efecto de la comprobación pr.ctica por el obrar en la ida.
/,,
De esta manera1 :e'a1 en De praedestinat doct. e> praelect. iri Rom.1 -. a. Rap4. E!lino e>c.1 /S;,1 p.!. /<<1
dice( U...sicut e> operibus ere bonis ad sanctificationis donum1 a sanctificatione ad fidem ...ascendimos( ita e> certis
i4is effectis non Buamis ocationem sed efficacem ///am1 et e> 4ac ocatione electionem e> electione donum
praedestinationis m C4risto tam firmam Buam immotus est Dei t4ronus certissima conne>ione effectorum et
causarum colli!imus...F Pnicamente en relación a los indicios de la condenación1 se reBueriría 4acer uso de la
prudencia1 ya Bue se trata del estado final. =Con respecto a este punto1 el puritanismo ra'onaba de otro modo.@ 0er1
asimismo1 el estudio de !ran fondo1 loe. cit.1 de "c4necRenbur!er1 en el cual Enicamente se cita1 por cierto1 la
específica índole de la literatura. En la totalidad de la literatura puritana aparece de nueo este mismo car.cter. FIt
Till not be said( did you belieeD NTere you Doers or TalRers onlyDG1 e>presa :unyan. Conforme a :a>ter =T4e
saints Us eeriostin! rest =El descanso eterno de los santos@1 cap. MII@ representatio de la forma m.s miti de la
doctrina de la predestinaciónN1 la fe desi!na el sometimiento a Cristo con el sentimiento y los 4ec4os. FDo T4at
you are able first1 and t4en complain of #od for denyin! you !race if you 4ae causeG1 respondía a la impu!nación
diciendo Bue la oluntad es siera y Enicamente Dios es el Bue retiene sin ra'ón su aptitud de santificarse =LorRs of
t4e Puntan Diines1 I01 p.!. /SS@. El e>amen de ?uller1 4istoriador eclesi.stico1 se res trin!ía al asunto de la
comprobación pr.ctica y los propios testimonios del estado de !racias en el proceder de uno mismo. De i!ual
manera 9oTe en el lu!ar con anterioridad citado. %a lectura de las LorRs of t4e Puntan Diines suministra
comprobac paso a paso. No tenía nada de e>tra5o Bue llenaran a muc4os los autores asc&ticos directamente católicos
Buienes determinasen la FconersiónG al puritanismo =así en :a>ter1 un tratado Hesuítico@. "in embar!o1 ante la
aut&ntica doctrina de %utero y Calino1 tales conceptos no eran1 en realidad una cabal renoación =cf. Inst. C4rist.1 e.
/1 edic. ]ri!.1 y. /. S<31 p.!s. -61 //*@. :ien Bue Calino tenía la se!uridad Bue por este camino no podría lo!rarse la
autenticidad de la !racia =/,6 ib.@. %a inocación a / )n <1 S y pasa similares era comEn. Di!amos por adelantado
Bue el reBuerimiento de la Ufides effica>G no se circunscribía a los calinistas en sentido ri!uroso. %as confesiones de
fe baptista se ocupabanI i!ualmente1 de los frutos de ella en los artículos acerca de la predestinación and t4at its Nde
la re!enerationN Fproper eidence appears in t4e 4oly fruits of repentance and fait4 and neTness of lifeG =art. 6 de
la Confesión impresa en T4e :aptist C4urc4 Manual =Manual eclesidstico baptista@1 by ). N. :roTn D. ?iladelfia1
Am. :apt. PubI. "ec. En el mismo tenor da principio el tratado Ninfluido por el mennonismoN de 8liHe2Tac>Ren
=Bue obtuo la aprobación del sínodo de 9arlem1 /3,+@1 p.!. /1 4abi&ndose planteado la cuestión de cómo se
reconoce el 4iHo de Dios1 cuya respuesta es( FNu al isOt des dasda ni!4t ruc4tbare !4eloe alleene 'ii 4et seRer
fondamentale RennteeRen orn de conscientien der !eloi!en in 4et nieTe erbondt der !enade #ods te erseRerenG
=p.!. /+@.
calling =se!En se dice en la (avoy declaration@. "i se plantea la cuestión de cu.les 4abr.n de ser
los 4ec4os del reformado Bue patenticen si la fe no est. torcida1 la respuesta es( el
comportamiento del cristiano Bue sea de proec4o para acrecentar la !loria de DiosI y CBu& clase
de comportamiento ser. &steD 8 se encuentra manifestado en la :iblia1 o se deduce de manera
indirecta del orden de los fines de la naturale'a creada por Dios =lex naturae@.
/,S
Particularmente1
el estado de !racia lle!a a ser controlable estableciendo una confrontación del estado de la propia
alma1 con el Bue1 conforme a la :iblia1 era patrimonio de los ele!idos es decir1 los patriarcas.
/,3
Pnicamente el ele!ido es poseedor de la fe efficax.
/,6
"ólo &l es competente Nmerced a la
regeneratio y a la consecuente santificatio de su ida enteraN para acrecentar la !loria de Dios
por el 4.bito de reali'ar obras buenas1 no sólo en apariencia1 sino aut&nticas. K al enir en
conocimiento Bue su transformación Nen lo esencial1 por lo menos1 y en su asidua intención
=propositum obeedien tiae@ se debe al poder Bue 4abita en &l
/,;
para en!randecer la !loria de Dios
Nde suerte Bue no es Enicamente Buerido1 sino actuado por el propio DiosN1
/,-
entonces puede
considerarse Bue obtiene el bien supremo1 an4elo m.>imo de la reli!iosidad( la !arantía de la
!racia.
/S+
K esta posibilidad de lo!rarla se 4alla confirmada en la se!unda epístola a los
Corintios1 /<1 S.
/S/
En consecuencia1 las buenas obras no son absolutamente adecuadas si se las
conceptEa como recursos para alcan'ar la bienaenturan'a =ya Bue el ele!ido es tambi&n
naturale'a 4umana y toda su acción se 4alla infinitamente leHos de los mandatos di inos@1 pero1
esto sí1 en su calidad de si!nos de la elección son absolutamente necesarias1
/S*
por cuanto
constituyen un factor t&cnico Bue1 aun cuando no patenti'a la bienaenturan'a1 es faorable para
desasirse de la contrita ansiedad por alcan'arla. Entendido así1 las buenas obras son consideradas
en el momento como Findispensables para la bienaenturan'aG1
/S<
o bien como reBuisito de la
possesio salutis
/S,
y1 al respecto1 la e>periencia nos 4a demostrado Bue a Buien se ayuda Dios le
ayuda.
/SS
En consecuencia Ncomo ya Buedó e>puesto en su oportunidadN1 el calinista elabora
para sí
/S3
su propia salación1 meHor dic4o1 la1 se!uridad de ella. A4ora bien1 esto no implica
=como en el catolicismo@ el 4ec4o constante de acumular buenas obras aisladasI coniene m.s
pronto el propio control metódico ante la alternatia Bue se presenta a diario de Cele!ido o
condenadoD K1 a4ora1 nos encontramos situados en un paraHe interesante1 al Bue Bueríamos lle!ar
en nuestra e>posición.
/,S
Con anterioridad diHimos al!o con respecto al alcance de dic4a ley natural para lo material1 implícito de la &tica
relatia a la sociedad. El con te>to no ofrece aBuí inter&s1 es m.s bien el ímpetu ben&fico al obrar &tico lo
importante.
/,3
"e pone de manifiesto con claridad1 la fuer'a Bue 4abía de tener este concepto en la penetración el sentimiento
Hudaico del Anti!uo Testamento en el puritanismo.
/,6
Es así como la "auoy Deciaration de los members de la ecclesia pura Bue son Fsaints by effectual callin! isibly
manifested by t4eir profession and TaiRin!G.
/,;
A principie of !oodnes1 C4arnocR en FLorRs of t4e Pur. Di.G1 p.!.
/,-
En cierta ocasión1 "ed!TicR diHo pie la conersión es Fcopia fiel del decreto de la predestinaciónG. K :ailey
a5ade( FaBuel Bue es ele!ido1 es llamado y capacitado para la obediencia. Pnicamente Buienes son por Dios
llamados a la fe =manifestada en la conducta@ son creyentes erdaderos1 no menos temprary belieers como lo
ense5a 9anserd Qnollys confesión baptista.
/S+
Cf.1 por eHemplo1 la parte final de C4ristian Directory1 de :a>ter.
/S/
%o emos1 por eHemplo1 i!ualmente en C4arnocR1 "elf2e>amination =E>amen de sí mismo@1 p.!. /;<1 con el
propósito de rebatir la doctrina católica de la FdubitatioG.
/S*
Estos ra'onamientos aparecen de nueo1 reiteradamente1 en T4eolo!ia practica =II1 p.!s. 6+1 6*1 /;*I /1 p.!.
/3+@1 de )o4. 9oornbeeR.
/S<
Dice1 por eHemplo1 la Conf. 9eiet. /3( Fet improprie 4is =las obras@ salus adtribuiturG.
/S,
Cfr.1 con respecto a todo esto1 "c4necRenbur!er1 p.!. ;+ y s.
/SS
"e 4a atribuido a "an A!ustín Bue Fsi non est praedestinatus fact ut praedestinerisG.
/S3
Ello nos recuerda en principio1 una sentencia similar de #eot4e( FCse puede lle!ar al propio conocimientoD
Mediante la contemplación1 Ham.sI Enicamente por el obrar. Procura cumplir con tu deber1 y pronto descubrir.s lo
Bue 4ay en ti. Pero1 Ccu.l es tu deberD ABuello Bue pide el momentoG.
Es sabido Bue esta postura1 siempre m.s acusada
/S6
en las i!lesias y sectas reformadas1 4a sido
reconenida m.s abiertamente por los centros luteranos Bue la 4an tildado de santificadora de las
obras
/S;
K cuanto mas los atacados se empe5aban con Husta ra'ón en no permitir Bue se
establecieran analo!ías de su postura do!m.tica con la doctrina católica1 con m.s a4ínco los
atacantes encontraban al!En fundamento en Bu& apoyarse1 calculando los resultados pr.cticos de
la doctrina1 los cuales podrían pesar en el proceder proerbial del cristiano reformado1
/S-
ya Bue1
posiblemente1 Ham.s se le reconoció tanto alor estimatio como el Bue le daba el calinismo al
infundirlo en sus adeptos. Para determinar el alcance pr.ctico de la Fsantificación de las obrasG1
nada 4ay m.s concluyente Bue el discernimiento de las cualidades relatias al comportamiento1
/S6
Asimismo afirma Calino al decir Bue Fla santidadG tiene Bue darse tambi&n1 en la apariencia =Inst. C4rist.1 I01 /1
*1 61 -@1 aunBue los límites entre lo santo y lo no santo son inescrutables para el conocimiento 4umano. Es de creerse
Bue allí donde es anunciada estrictamente la palabra de Dios en una I!lesia or!ani'ada y re!ida se!En su %ey1 se
encuentran tambi&n los ele!idos1 si bien no los distin!amos.
/S;
El calinismo constituye uno de los muc4os eHemplos Bue inte!ran la 4istoria reli!iosa de la relación Bue con el
proceder pr.ctico2reli!ioso !uardan al!unas consecuencias Bue por ló!ica y psicoló!icamente se deducen de
concepciones piadosas determinadas. "e dir. Bue es natural Bue el resultado ló!ico de la predestinación tuiera Bue
ser el fatalismoI no obstante1 el resultado psicoló!ico fue1 ine>cusablemente1 a la inersa1 debido al concepto de la
comprobación pr.ctica. =Por móiles similares1 los partidarios de Niet'sc4e1 demandan una si!nificación &tica
positia para la idea del eternal re!reso. "ólo Bue se trata aBuí de la responsabilidad de una ida en el m.s all. Bue
no est. li!ada al operante por nin!una continuidad de concienciaI en tanto Bue en el puritanismo se dice( tuares
a!itur.@ 9oornebeeR e>presa1 con perfección y belle'a =T4eol. pract.1 ol. /1 p.!. /S-@1 la relación entre la
predestinación y el obrar1 en el modo de 4ablar de su &poca( los electi1 Hustamente en ra'ón de la elección recaída en
ellos1 no son accesibles al fatalismo1 y en esta aersión precisa1 de los resultados fatalistas Bue1 sin embar!o1 se
presentaron eentual mente1 se autocomprueban. Por otro lado1 así como lo eidencia claramente el calinismo1 el
contenido ideoló!ico de una reli!ión obtiene una trascendencia de muc4a m.s amplitud de la Bue1 le confiere
Lilliam )ames =0er T4e an'eties of reli!ious e>perience1 /-+*1 p.!. ,,, y ss.@. El alor de la racionalidad en la
metafísica piadosa1 se pone de manifiesto en los e>traordinarios efectos Bue la estructura de la concepción calinista
de Dios 4a lle!ado a eHercer sobre la ida. Ciertamente1 esta circunstancia de Bue el Dios de los purita nos 4aya
tenido tal ascendente en la 4istoria y1 de una importancia sin precedente1 se debe a los atributos con los Bue lo
adornó del poder de la mente. =En cuanto a otras consideraciones1 el alor Fpra!m.ticoO Bue )ames reali'a de la
trascendencia de los conceptos piadosos1 conforme a la medida de su comprobación en la ida es 4iHo !enuino de la
concepción ideoló!ica de la Cuna puritana de tan sobresaliente pensador.@ %a iencia piadosa de por sí es
irracional1 claro est.1 como toda iencia1 del cari' Bue sea. En su formación mas eleada1 esto es1 la mística es la
iencia por antonomasia Nconforme el Propio )ames 4a e>presado esplendorosamenteN la cual se distin!ue de
manera absoluta1 por su incomunicabilidad1 estos es1 tiene un sello determinado y se reela en cantidad de
conocimiento1 si bien no es posible Bue pueda reproducirse1 con propiedad1 erbal y conceptualmente. Por de
contado1 cualBuier iencia piadosa se desprende de su esencia en cuanto intenta darse una formulación racional. K
ello ocurre con mayor intensidad1 cuanto en este sentido lle!a a e>cederse. A4í est. el ori!en de las situaciones
conflictias tr.!icas de aBuellas teolo!ías racionales por las Bue pasaron las sectas bauti'antes en el curso del s.
M0II. A4ora bien1 siendo Bue la irracionalidad tampoco es Enica mente propia de la iencia piadosa1 puesto Bue
aBu&lla es comEn a todas1 no es obst.culo para Bue1 pr.cticamente1 sea de e>trema importancia de índole del
procedimiento intelectual Bue la iencia piadosa consecuente confisca1 di!amos1 en beneficio suyo1 se5al.ndole la
senda Bue deber. se!uir1 ya Bue1 conforme a &l1 4abr.n de desarrollarse1 en periodos de una !ran fuer'a penetrante
de la ida por las I!lesias y1 de i!oroso moimiento eolutio de los intereses do!m.ticos propias de ellas1 la casi
totalidad de las diferencias =ciertamente de tanta importancia@ en los resultados &ticos1 como de 4ec4o e>isten entre
una y otra de las diferentes reli!iones del orbe. Todo aBuel Bue sabe de las fuentes 4istóricas1 comprende el
asombroso i!or Nr con medidas de la actualidadN del inter&s por el do!ma1 sin e>cluir el de los se!lares1 en
tiempos de las tremendas luc4as reli!iosas. Ello puede eBuipararse solamente con la fe Nen cuyo fondo e>iste al!o
de supersticiónN Bue asiste al proletaria do de 4oy en día1 puesta en aBuello Bue la ciencia es capa' de e>poner y
aun de reali'ar.
/S-
A esta cuestión :a>ter1 en T4e saintsOs Eerlastin! rest1 /1 31 da esta respuesta( FLet4er to maRe salation our
end be not mercenary or le!alD NIt is properly mercenary T4en Te e>pect it as Ta!es for TorR done. 8t4erTise it
is only suc4 a mercenarism as C4rist commandet4... and if seeRin! C4rist mercenary1 I desire to be so mercenary...F
En cuanto a otras consideraciones1 4ubo un sinfín de calinistas1 en apariencia ortodo>os1 a Buienes les fue propicia
la caída en sentido de santificación de las obras1 cuya interpretación era 4asta burda. De acuerdo con :ailey =Pra>is
las cuales difieren tanto en la ida del cristiano usual de la Edad Media1 de acuerdo con el
somero an.lisis Bue de &l podríamos 4acer( en el medieo1 el cristiano comEn1 isto en su aspecto
&tico1 iía Fal díaG.
/3+
Antes Bue nada era fiel a sus obli!aciones tradicionales y lleaba a efecto1
adem.s1 al!unas Fobras buenasG Bue1 por lo re!ular1 leHos de constituir un cEmulo continuo de
acciones racionali'adas1 Bue no eran fundamentales1 así como tampoco estaban enla'adas
obli!adamente a un específico modo de ida sino Bue estaban1 m.s pronto1 efectuadas se!En
fuere la ocasión1 con el propósito1 di!amos1 de reparar ciertos pecados1 así sea debido a la
presión eHercida por parte del clero o especialmente1 al presentirse la 4ora de la muerte1 como
al!o parecido a una póli'a de se!uro. Claro est. Bue la &tica del catolicismo era F&tica de la
intenciónG1 si bien con respecto al alor de todas las obras1 era su precisa intentio la Bue decidía1
así como cualBuier acción1 buena o mala1 era responsabilidad de Buien la efectuaba1 eHerciendo
su influHo en su transitorio y eterno destino. El criterio de la I!lesia era1 así1 realistaI para ella el
indiiduo no constituye absolutamente una específica unidad Bue1 adem.s1 pueda ser alorada
desde un solo .n!ulo. Por el contrario1 re!ularmente1 la conducta 4umana resulta un tanto
contradictoria1 debido a la presión de motiaciones opuestas. %a I!lesia1 eidentemente1 tambi&n
conminaba al indiiduo a Bue tuiera como ideal la rotunda transformación de su idaI no
obstante1 esta imperatia orden estaba condicionada1 para el t&rmino medio de los 4ombres1 a
una de las armas m.s pode rosas de efectia educación( el sacramento de la penitencia1 Bue
funcionaba en estrec4a li!a'ón con la reli!iosidad católica en su m.s sin!ular característica.
Al des4acerse el FencantoG del !&nero 4umano1 la supresión de la ma!ia como instrumento de
salación
/3/
no fue consuma da en la reli!ión católica con los mismos resultados Bue en la piedad
puritana =o1 con anterioridad1 en la Hudía@. %os católicos
/3*
podían disponer del don sacramental
de su I!lesia1 para alerse de &l con obHeto de compensar su escasa suficiencia( el sacerdote 4acía
las funciones de ma!o Bue lleaba a cabo el prodi!io de la transformación y Bue disponía de las
llaes para el poderI el 4ombre podía acudir a &l con 4umildad y contrición1 y aBu&l imponía
penitencias e infundía esperan'as de !racia1 otor!aba el se!uro indulto y afian'aba la fu!a de la
tremenda aflicción1 considerada por el calinismo como un sino infle>ible del Bue no podía
redimirse con la ayuda de nadie ni de nadaI para &l no e>istían consolaciones afectias y
4umanas1 tampoco podía abri!ar la pretensión1 siBuiera1 a semeHan'a del católico y 4asta del
luterano1 de compensar los momentos de flaBue'a y desenfreno1 mediante las Fbuenas obrasG.
%os calinistas1 de acuerdo con FsuG Dios1 no se eían obli!ados a la reali'ación de tal o cual
pietatis1 p.!. *3*@1 las d.dias constituyen un medio para eadir la pena temporal. El conseHo por parte de otros
teólo!os consistía en efectuar buenas obras con el fin Bue1 si se trataba de un condenado1 se le 4iciese1
probablemente1 m.s llea dera la condena1 y si era un ele!ido1 por el 4ec4o de Bue Dios las Buiere ob causarn1 esto
es1 con una ra'ón1 lo cual1 claro est.1 4abr. de merecer su recompensa. %a apolo!ía1 por su parte1 4abía 4ec4o
i!ualmente al!unas concesiones de f.cil alcance de las buenas obras para el !rado de tranBuilidad. =0er "c4ne
cRenbur!er1 loc. cit.1 p.!. /+/.@
/3+
En lo tocante a este tema 4emos de usar1 i!ualmente1 tanto el len!uaHe como los conceptos del FtipoG ideal1 con
obHeto de resaltar las diferencias1 aunBue debamos iolentar un poco la erdad 4istórica1 pues1 de otra manera no
resultaría factible lo!rar una clara formulación. "e plantearía la discusión de la relatiidad de las contraposiciones
las cuales se reelan aBuí formuladas con la mayor crude'a ima!inable. Es de f.cil comprensión Bue ya en los
tiempos de la Edad Medía la doctrina oficial del catolicismo afirmó el ideal de una sistem.tica santificación de la
e>istencia. "in embar!o1 es cierto Bue1 en primer lu!ar1 la re!ular pr.ctica eclesi.stica propiciaba el proceder
Uinsistem.ticoG aludido en el te>to1 mediante un elemento m.s efectio1 esto es( la confesiónI se!undo1 era for'oso
Bue el católico secular medieal careciera continuamente del sentido b.sico1 inmutable y rí!ido1 así como el
apartamiento del calinista.
/3/
El sentido cate!óricamente central de este elemento 4abremos de er Bue se a destacando con toda claridad1 de
la misma manera como ya lo ad ertimos en otro momento1 en los artículos sobre la &tica económica de las
reli!iones.
/3*
Con respecto a los luteranos1 %utero tampoco Buiso1 4asta cierto punto1 Bue se desmoronara este Eltimo esti!io
de la ma!ia sacramental.
Fbuena obraG1 antes bien a una santidad en el obrar a un alto niel del m&todo.
/3<
Ka no se
menciona a la doctrina católica =y positiamente 4umana@ oscilante entre el pecado y la
contrición1 así como la penitencia1 la descar!a de conciencia y la nuea caída del pecadorI
tampoco se fiHa para la ida un saldo purificante por casti!os temporales y Bue pueden ser
anulados por la interención eclesi.stica de la !racia. Así fue como el 4ombre comEn se
desprendió del sello an.rBuico e intermitente de su comportamiento &tico1 rempla'.ndolo ya por
un planteamiento y una metodi'ación del mismo. Ka no se trata de una casualidad el 4ec4o de
Bue se aplicara el sobrenombre de FmetodistaG a los partidarios del ma!no y postrer renacimiento
de las ideas puritanas en el si!lo M0III1 de i!ual manera Bue en el anterior si!lo se aplicó el
calificatio an.lo!o de FprecisistasG
/3,
a sus predecesores en espiritualidad1 ya Bue el fruto de la
!racia1 el paso ascendente del 4ombre entre el status naturae y el status gratiae1 no podía
conse!uirse sin la transformación del sentido de la ida en cada instante y en cada acción.
/3S
El
FsantoG encau'aba su e>istencia 4acia un solo fin( la bienaenturan'a. Por tal ra'ón1 en el
transcurso del tiempo1 su ida fue1 sin restricción al!una1 racionali'ada y sometida a la Enica idea
de acrecentar la !loria de Dios. Ciertamente1 el principio de omnia in majorem Dei !loriam
Ham.s 4a tenido tanta importancia como entonces.
/33
Claro est. Bue una ida entre!ada por
completo a la refle>ión1 era la Enica Bue podía ser considerada en un sentido de superación del
status naturalis. %os puritanos de aBuel tiempo aceptaron el cogito ergo sum como interpretación
&tica similar.
/36
%a reli!iosidad reformada1 pues1 debe su peculiar sello asc&tico a dic4a
racionali'ación1 deduci&ndose1 al mismo tiempo1 la causa de una similitud tan profunda1
/3;
así
como de su determinada postura anta!ónica al catolicismo1 en la inteli!encia de Bue a &sta ya no
le resultaba e>tra5a.
/3<
Cf. por eHemplo1 "ed!TicR en :uss und #nadenle4re =Doctrina de la penitencia y la !racia@ =ed. alemana de
Rosc4er. /3;-@( El penitente se ale de un m&todo se!uro con el Bue sabe a Bu& atenerse debidamente y por el cual
encau'a y !uía toda su e>istencia =p.!. S-/@. %a contrición erdadera se eidencia en el modo de conducirse =p.!.
<3/@. El discernimiento entre las obras buenas tan sólo FmoralmenteG y las opera spiritualia estriba en Bue ellas son
el resultado de una e>istencia re!enerada1 en la cual =ib.1 ol. I1y.!. /3+@ de muestran un aance incesante cuya
e>plicación Enicamente esta en la sobre natural interención de la !racia diina =ib.1 p. /S+@. Concepciones Bue son
las mismas en todas las confesiones protestantes y Bue1 naturalmente e>isten en los m.>imos ideales del catolicismoI
bien Bue tan sólo en las ense5an'as puritanas de profesión asc&tica profana era posible 4allar sus resultados para el
mundo y1 en especial1 desde el .n!ulo psicoló!ico1 Enicamente en ello mere cían la recompensa suficiente.
/3,
El ori!en de este Eltimo nombre est. en 9olanda a raí' de la ida Bue los FfinosG concertaban con e>trema
precisión a los preceptos contenidos en la :iblia =así1 en 0oet@. En cuanto a lo dem.s1 los puritanos recibieron
tambi&n el nombre de FmetodistasG en el s. M0II.
/3S
En todo caso1 como se destaca en cada uno de los predicadores puritanos =:unyan1 entre ellos1 en T4e P4arisee
and t4e Publican =El fariseo y el publicano@1 L. of Pur. Di.1 p.!. /*3@1 un pecado tan sólo es capa' de e>tin!uir
todo el Fm&ritoG Bue bien pudo ser 4acinado por las Fbuenas obrasG a lo lar!o de una ida1 si el indiiduo Nlo cual
no es posibleN tuiese la suficiente capacidad por sí solo de aportar al!o a lo cual Dios Hu'!ara como m&rito1 o
fuese posible Bue iiera en un estado de perfección perseerante. No e>iste ya a semeHan'a del catolicismo1 al!o así
como una cuenta corriente con saldo deriado Nima!en Bue e>istió1 ya1 comEnmente en la Anti!JedadN1 por el
contrario toda la e>istencia se 4alla frente a esta implacable disyuntia( o el estado de !racia1 o bien la condenación.
M.s adelante puede erse =nota /*<@ ciertas remembran'as de esta idea con respecto a la cuenta corriente.
/33
9e a4í en donde reside la diferencia con la mera le!ality y ciilíty1 la c :unyan 4ace actuar como camaradas del
se5or Fmundano2discretoG ULordly2TisemanG@ en lo Bue se llama FmoralidadG.
/36
C4arnocR1 "elf2e>amination =LorRs of t4e Pur. Di.1 p.!. /6*@( F%a re fle>ión y conocimiento de uno mismo
constituyen una prerro!atia de índoles racionalesG. K a continuación de esto1 una nota se!En si!ue( FCo!ito1 er!o
sum( tal es el inicial principio de la nuea filosofíaG.
/3;
No es este el momento de establecer el parentesco de la teolo!ía de Duns "coto =Bue nunca lle!ó a dominar1 sino
tan sólo soportada y al!unas eces de presumible 4ereHía@ con al!unas concepciones del protestantismo as c&tico.
Del mismo modo Calino Bue %utero =con al!unas diferencias@ ya tuieron parte de la incompatibilidad sentida
lue!o por los pietistas frente a la filosofía aristot&lica1 en antítesis al catolicismo con cabal conocimiento. =cf. )nst.
C4rist.1 II1 c. *I ,1 I01 /61 *,.@ Conforme a Qa4l1 a todas estas direcciones les es comEn lo Bue &l llamó Fla primacía
de la oluntadG.
Indudablemente1 el ascetismo cristiano aco!ió en su espíritu diersos matices1 diferentes no sólo
en sus manifestaciones e> ternas1 sino en su si!nificado m.s profundo. Nos encontramos Bue en
la anti!Jedad y1 asimismo1 en la Edad Media1 el ascetismo cristiano de 8ccidente se distin!uió
siempre por un sello racional. En ello se apoya1 Hustamente1 el si!nificado 4istórico de la ida
mon.stica occidental en contradicción frente a la de 8riente =con al!unas e>cepciones@. De ese
sello est. impre!nada la re!ia de "an :enito y1 tambi&n1 la de los cluniacenses1 aEn m.s se
destaca en la orden cisterciense y muy particularmente en la Hesuítica1 cuyo ascetismo se
independi'a por i!ual de la an.rBuica easión del mundo y de la incesante aflicción por la irtud
en sí1 a fin de adBuirir una sistemati'ación del proceder racional1 y meHorar el status naturae1
arrebatando al 4ombre del dominio de los deseos irracionales y restituy&ndole su libertad ante el
mundo y la naturale'a. Así Buedaba testificada la preponderancia de una planificación de la
oluntad1
/3-
se suHetaban sus actos al propio control constante1 se educaba =de una manera
obHetia@ al monHe en calidad de trabaHador al sericio del reino de los cielos y =de un modo
subHetio@ se le infundía1 a su e'1 la se!uridad de la salación del alma. 0eamos1 pues1 cómo
este propio dominio incesante1 propósito e>plícito de los exercitia de "an I!nacio y de las formas
m.s eleadas de las irtudes racionales mon.sticas1
/6+
coincidía con la racionali'ación del
proceder obli!ado en el puritanismo.
/6/
En el intenso repudio con Bue1 en la relación acerca de
los interro!atorios de sus m.rtires1 se enfrenta la !lacial y tranBuila serenidad de sus confesores
ante los desmanes1 ante la desmedida mara5a de los nobles1 de los cl&ri!os en !rado superior1 de
los seridores pEblicos1
/6*
sobresale el profundo aprecio del discreto propio dominino Bue es
símbolo1 4asta en la actualidad1 del gentleman in!l&s y an!loamericano.
/6<
En nuestro comEn
entender1
/6,
el ascetismo puritano =a la par Bue todo ascetismo FracionalG@ se esfor'aba por 4acer
4ombres aptos en la afirmación de sus Fmotiaciones constantesG =en especial las de Buien las
infundía@ ante los FafectosG. Por consi!uiente1 trataba de educarlos como FpersonalidadG
/3-
Del mismo modo1 con e>actitud1 fiHa su definición el artículo FascetismoG del Qirc4enle>iRon1 católico conforme
a sus formas 4istóricas de mayor noble'a y sublimidad. Por i!ual "eeber en la R.E.f. prot. T4. u. Q.1 cit.
Permítasenos utili'ar el concepto con el si!nificado Bue le 4emos enido dando1 Pues así interesa a las finalidades de
nuestra inesti!ación. "in embar!o1 no descono'co Bue puede ser utili'ado en otro sentido1 con m.s amplitud o
limitación1 se!En se desee.
/6+
En el 9udibras e>iste una comparación entre puritanos y franciscanos Canto /1 /;1 /-@. ?iesc4i1 eniado !eno&s1
en un relato llama Fasamblea de monHesG al eH&rcito de CromTell.
/6/
E>plícitamente1 yo sosten!o1 como Bueda demostrado1 la prolon!ación Eltima entre la ascesis piadosa monacal y1
el ascetismo laico de la profesiónI de a4í Bue me resulte inconcebible Bue :rentano =loe. cit.1 p.!. /<,1 y otras m.s@
adu'ca en mí1 contra el 4ec4o de Bue los reli!iosos de una orden mona cal eHercitasen la ascesis en el trabaHo y la
recomendaran. K esa es la culminación de todos sus ar!umentos en contra de mi tesis. Mas1 Buien Buiera Bue sea
puede adertir Bue de esa persistencia depende1 Hustamente la suposición fundamental de mis ra'onamientos( la
Reforma adapta la racionabilidad del ascetismo cristiano a la ida profesional en el mundo1 así como la ida
metódica eHercida anteriormente en los claustros. 8bs&rese lo Bue a continuación e>pon!o en el te>to1
reproduciendo fielmente lo dic4o en la edición primera.
/6*
De esta manera en los numerosos relatos acerca de los interro!atorios de 4ereHes puritanos1 consi!nados en
9istory of t4e Puritans de Neal y en En!lis4 :aptist1 de Crosby.
/6<
"anford =y tambi&n otros con anterioridad a &l@ da la concepción del ideal de la resera como ori!inada del
puritanismo. Cf. en torno a este ideal las consideraciones de )ames :ryce acerca del cole!io americano1 en el t. II de
su American CommonTealt. Del principio asc&tico del Fpropio dominioG1 el puritanismo 4i'o al padre la cabe'a de
la disciplina militar moderna. =0er acerca de Mauricio de 8ran!e considerado el creador de las modernas
instituciones militares. Roloff1 en Preuss. )a4rbuc41 /-+<1 t. III1 p.!. *SS@. ABuellos Ironsides de CromTell1 los
cuales1 en compacta formación1 se enfrentaban al adersario pistola en mano1 poseían una superioridad mayor a la
de los Fcaballeros y no precisamente por una fo!osidad de deric4es1 antes bien1 por el contrario1 debido a la
frialdad del propio dominio Bue los 4acía aptos para someterse cie!amente a las órdenes de sus superiores1 en tanto
Bue aBu&llos1 con su acometida caballeresca y arrebatada dis!re!aban en .tomos su propia !uarnición. 0er diersos
pormenores al respecto en ?irt41 CromTells Army =El eH&rcito de CromTell@.
/6,
Cf. sin!ularmente Lindelband1 $eber Lillensfrei4eit ="obre el libre albedrío@1 p.!s. 66 y s.
=d.ndole al ocablo el sentido psicoló!ico2formal@. Contrariamente a lo Bue el comEn de los
indiiduos creía1 el propósito era la posibilidad de estar alerta en la ida1 de Bue &sta se pudiera
llear clara y conscientemente1 ra'ón por la cual era apremiante e>terminar de raí' el !oce
indiferente de la espontaneidad ital1 y la manera m.s atinada de conse!uirlo era estableciendo
un orden en el comportamiento de los ascetas. En las re!las monacales del católico e>istían
i!ualmente estas características
/6S
con no menos e>actitud Bue en los principios del
comportamiento calinista.
/63
Tal sistemati'ación de la ida del 4ombre es el fundamento1 en
cualBuiera de los casos1 del e>cepcional poder libertador del ascetismo1 y demuestra Bue el
calinista era muc4o m.s apto1 comparado con el luterano1 para darle la consistencia m.s firme a
la I!lesia reformada con car.cter de ecclesia militans.
Por otro lado1 es f.cil distin!uir el arrai!o de la antítesis del ascetismo calinista frente al
medieal1 esto es( la supresión de los consilia evang)lica y1 en consecuencia1 la transformación
del ascetismo sobrenatural en una ascesis estrictamente FprofanaG1 de este mundo. No se trata de
Bue la ida FmetódicaG relatia al catolicismo 4ubiera permanecido confinada a las celdas de los
conentosI tal afirmación no sería admitida por la teoría ni por la actiidad del medieo. "in
embar!o1 siempre se 4a 4ec4o 4incapi& en Bue no obstante la acendrada sobriedad &tica del
catolicismo1 si la ida no est. supeditada a m&todo moral no le es dado alcan'ar los m.s !randes
ideales promul!ados como .lidos1 inclusie para la ida en la tierra.
/66
Pon!amos como eHemplo
la 8rden Tercera de "an ?rancisco( era un poderoso intento de penetrar asc&ticamente la pr.ctica
diaria de la ida1 pero no fue tan solo el Enico1 como es bien sabido. Indudablemente1 4ay obras
como la Imitación de Cristo Bue1 por su !ran ascendiente en las almas1 ense5an Bue el modo
eHemplar e>i!ible en ellas1 era estimado como al!o por sobre del mínimo Bue bastaba de &tica del
modo de ida usual1 carente de disposiciones como las Bue el puritanismo asentó despu&s. Aparte
de eso1 cualBuier intento de sistemati'ación en el comportamiento tenía Bue mediar en su camino
la pr.ctica de ciertas instituciones reli!iosas1 como las indul!encias1 consideradas por tal ra'ón1
en aBuellos tiempos de la Reforma no sólo como un abuso circundante1 sino tambi&n como un
mal en !rado sumo. "ea lo Bue fuere1 en la Edad Media1 el monHe era Buien1 con sin!ular
e>celencia1 iía en una reli!iosidad metódica. Por consi!uiente1 el ascetismo era m.s capa'1
/6S
AunBue no con tan precisa pure'a. ?recuentemente1 con dic4os elementos racionales mediaban contemplaciones
místicas1 móiles sentimentales. Mas1 adi&rtase Bue la contemplación se encontraba1 por su parte1 aHusta da con
orden.
/63
En opinión de Ric4ard :a>ter1 resulta pecaminoso todo aBuello Bue a contra la firme reason !rabada por Dios en
nosotros1 es decir1 no tan solo las pasiones Bue llean en sí una finalidad pecaminosa1 sino inclusie aBuellos afectos
e>cesios e irracionales1 debido a Bue aniBuilan la countenance1 en tanto Bue 4ec4os meramente materiales1 4acen
desaparecer la relación racional de toda acción y sentimiento con Dios y son a!raiantes para El. Cf.1 por eHemplo1
con respecto al pecado de la ira1 C4r. Directory1 *a. ed.1 /-361 /1 p.!. *;S =con cita de Tauler en p.!. *;6@I
asimismo1 al car.cter de culpabilidad del temor1 ib.1 p.!. *;61 sp. *. Considerase i!ualmente FidolatryG cuando
nuestra apetencia sea Ut4e rule or measure of eatin! =Fla norma y la mesura en el comerG@1 op. cit.1 /1 p.!s. </+1 </31
s. /1 y en otras partes. Para ratificar estas consideraciones es frecuente citar =sobre todo1 las sentencias de "alomón1
De tranBuillitate animi de Plutarco y1 tambi&n los escritos asc&ticos de la Edad Media1 de "an :ernardo1 "an
:uenaentura1 etc.@. No puede 4aber mayor pu!na Bue la Bue encierra el anti!uo principio de FaBuel Bue no !uste
del ino1 de las muHeres y del canto . . 2 U1Bue darle amplitud con el concepto de idolatry al placer cabal de los
sentidos Bue no ten!a Hustificación en ra'ón a la 4i!iene1 en cuyo caso se permiten los deportes y otras recreations
=m.s adelante trataremos acerca de esto@. Adi&rtase Bue en cada una de las fuentes citadas aBuí1 no son obras
do!m.ticas1 como1 tampoco1 de libros e>presamente edificantes1 m.s bien son fruto de la pr.ctica de la cura de
almas y constituyen una palpable demostración del sentido en el Bue eHercían su influHo.
/66
9abría de lamentar Ndi!.moslo de pasoN Bue lo aBuí e>puesto por mí1 pudiera ser interpretado como un Huicio
de alor manifestado a faor de cualBuiera de estas formas reli!iosas. Este no es mi obHetio en tal momento.
Inter&same Enicamente indicar el influHo pr.ctico de ciertas características suyas1 las cuales istas desde el .n!ulo
netamente reli!ioso1 ser.n tal e' perif&ricas1 bien Bue1 para la conducta pr.ctica1 4an alcan'ado suma importancia.
cuanto m.s completo1 de aleHar al asceta1 debidamente1 del mundo.
/6;
%utero comen'ó por
romper con elloI Calino1
/6-
capt.ndolo de aBu&l1 4i'o lo mismo. El primero1 leHos de deHarse
llear por Ftendencias eolutiasG reali'adas1 se basó en sus propias e>periencias =preios
titubeos1 ciertamente1 a la 4ora de los resultados pr.cticos1 pero lue!o con firme determinación1
estimulado por la situación política@. A "ebasti.n ?rancR no le pasó por alto el meollo de esta
forma de reli!iosidad1 al decir Bue lo cl.sico en la Reforma fue conertir en monHe a cada
cristiano por todo lo Bue le Buedaba de ida. De este modo1 se leantaron allas para impedir la
fu!a asc&tica del mundoI des de entonces1 los temperamentos m.s firmes y apasionadamente
íntimos1 Bue siempre 4ubieron dado a la institución monacal sus m.s releantes fi!uras1 se ieron
precisados a reali'ar con el trabaHo profesional1 sus aspiraciones asc&ticas en el mundo. "in
embar!o1 el calinismo aport& al!o m.s efectio en el curso de su desarrollo( la idea de Bue es
menester erificar la fe en la ida profesional.
/;+
De a4í1 Bue los espíritus con m.s reli!iosidad se
ieron impelidos decididamente a orientarse 4acia la pr.ctica asc&tica. "imult.neamente1 el
4ec4o de fundamentar la &tica profesional de la doctrina de la predestinación dio por resultado el
reempla'o de la aristocracia espiritual de los monHes1 Bue se su cedía fuera y a espaldas del
mundo1 por la de los santos en &lI siendo aBu&lla la de los predestinados por Dios desde la
eternidad1
/;/
iía1 con su character indelebilis1 aHena e indiferente al resto de los mortales1
sentenciados tambi&n desde la eternidad1 4undidos en un abismo insondable1 mayormente
tenebroso cuanto m.s profundo e inaccesible1
/;*
a la manera de como aBuellos enclaustrados del
medieo se encontraban de fuera substraídos del mundo. En todas las relaciones y sentimientos
socia les se refleHaba la Buimera de este abismo1 ya Bue1 tales faorecidos por la !racia1 los
ele!idos y1 por ende1 santos1 sin Bue reconocieran su propia flaBue'a1 no eían con indul!encia el
pe cado cometido por los dem.s1 antes bien1 sentían odio y menos precio por el Bue se mostraba
como adersario de Dios1 Bue lleaba consi!o el sello de la sentencia para toda la eternidad.
/;<
/6;
Muy especialmente1 e>amínese el artículo FMoralistas in!lesesG1 de E. Troeltsc41 en RE.f. prot. T4. u. Q.1 cd. <a.
/6-
Prueba del sentido en Bue obraban ciertas ideas y situaciones piadosas determinadas1 Bue tienen la apariencia
simplemente de U contin!encias 4istóricasG1 la podemos er en el 4ec4o1 de Bue en los centros pietistas ori!inados en
el 4o!ar reformado se 4ubo de lamentar a menudo la carencia de conentosI por esta ra'ón1 tanto el ensayo
FcomunistaG e>perimentado por %abadie corno otros resultaron sólo un subro!ado de la ida monacal.
/;+
Esta peculiaridad ya se deHa er en arias de las confesiones de la misma era de la Reforma. El propio Ritsc4l
=Pietismus1 /1 p.!. *S; y s.@1 no obstante Bue Hu'!a la eolución posterior en calidad de una de!eneración de las
concepciones reformadoras1 tampoco trata de ne!ar Bue1 por eHemplo1 en la Conf. #aIl.1 *S1 *3 la Con!. :el. *- y la
Conf. 9el.1 post. /61 Flas i!lesias particulares reformadas son rese5adas con notas completamente empíricas y Bue
en esta erdadera I!lesia no toman parte los creyentes si no cuentan con la nota de actiidad moralG =cf. supra1 nota
,<@.
/;/
:less #od t4at Te are not of t4e many =T4. Adams1 L. of t4e Pur. Di.1 p.!. /<;@.
/;*
%a concepción1 de tanta importancia 4istórica1 del birt4ri!4t pudo 4a llar !racias a esto1 en In!laterra1 un alioso
apoyo( Ft4e first born T4ic4 are Tritten in 4eaen. . . As t4e first born is not to be defeated in 4is in4eritance and t4e
enrolled names are neer to be oblitterated1 so certainly s4all t4ey in4erit eternal lifeG. =T4. Adams1 L. of t4e Pur.
Di.1 p.!. MI0.@
/;<
El sentimiento luterano de la contrición en la penitencia no corresponde en absoluto1 no precisamente en cuanto a
la teoría como en la pr.ctica1 al ascetismo m.s aan'ado del calinismo el cual lo tiene conceptuado como
perHudicial e inEtil para el condenadoI se5al de recaída y de santificación imperfecta para Buien1 teniendo la certe'a
de su elección1 confiesa un pecado del cual no tienen por Bu& arrepentirse1 m.s debe sentir odio por &l y procurar el
pro!reso en su santificación mediante obras ad Dei #loriam. Cf. lo Bue e>presa 84Te =capell.n de CromTell. /3S32
S;@ en 8f men s enemity a!ainst #od and of reconciliation betTeen #od and Man =De la enemistad de los 4ombres
contra Dios y de la Reconciliación entre Dios y el 4ombre@1 L. of t4e Di. Purit.1 p.!. *<6( FT4e carnal mmd is
enemity a!ainst #od. Is it t4e mmd1 t4erefore1 not as speculatie merely1 but as practical and actie1 t4at must be
reneTedG. =Eod.1 p.!. *,3@( FReconciliation... must be!in in /..@ a deep con iction.. 2 of your former enemity... /
4ae been alienated from #od. *.2 =p.!. *S/@ a clear and liely appre4ension... of t4e monstrous iniBuity an
TicRedness t4ereofG. "e eidencia aBuí Enicamente el odio contra el pecado1 mas no del pecador. "in embar!o1 ya
en la famosa carta Bue la duBuesa Rena ta de Este =madre de F%eonorO@ diri!e a Calino1 en la cual1 entre cuanto le
dice saca a relucir el odio Bue 4abría de sentir contra su padre y su esposo de saber Bue estuieran en medio de los
En ocasiones1 debido a la e>acerbación de este sentimiento1 se ori!inaban nueas sectas. Tal es el
caso cuando Na semeHan'a de la formación de las direcciones FindependientesG del si!lo M0II
N la creencia propia del calinismo acerca de Bue la !loria de Dios obli!aba supeditar a su ley a
los condenados1 por la mediación de la I!lesia1 en esta tesis opuesta( admitir en la !rey diina a
un impuro1 participante en los sacramentos o Bue1 en calidad de pastor1 los administre1 constituye
un a!raio a Dios1
/;,
es decir( Bue eso se produHo en el momento en Bue apareció el concepto
donatista de la I!lesia1 como resultado de la idea de la comprobación de la fe =tal es el caso de
los calinistas bauti'antes@I en suma1 allí donde no se lleó adelante el postulado de la I!lesia
FpuraG1 en calidad de a!rupación de los comprobados como re!enerados. Con esta tentatia de
confinar a los cristianos re!enerados1 imposibilitados para los sacramentos1 brotaron diferentes
sectas y se llearon a efecto arios cambios en las constituciones eclesi.sticas1 destin.ndose a los
primeros para el !obierno de la I!lesia =consolid.ndoles1 por lo me nos1 una situación priatia@
y se5al.ndose Enicamente a los pastores re!enerados con derec4o a la admisión.
/;S
Claro est. Bue este comportamiento asc&tico 4eredó de la :iblia la medida Bue indudablemente
reBuería1 y ella fue su in cesante !uía. K lo Bue m.s despierta nuestro inter&s en esta
FbibliocraciaG con tanta frecuencia rese5ada acerca del calinismo1 es el 4ec4o de Bue en el
Anti!uo Testamento se destaca una di!nidad semeHante a la del Nueo1 en irtud de Bue en
ambos1 los preceptos emanaban de la misma inspiración =sin considerar los Bue se referían1 de un
modo e>clusio1 a la situación 4istórica de los Hudíos1 o los Bue fueron abolidos por Cristo@. Para
aBuellos 4ombres con fe1 la ley representaba el ideal de una re!la a se!uir1 imposible de poderse
reali'ar por entero1 si bien plenamente .lida1
/;3
en tanto Bue %utero 4abía e>4ortado en sus
comien'os a liberarse de la suHeción de la ley como prerro!atia del creyente.
/;6
En el .nimo
firme del calinismo se tras luce el predominio de la filosofía 4ebraica1 con toda su sobriedad1
impre!nada a un tiempo del sentimiento de lo diino1 Bue tomó su forma m.s precisa y clara en
los escritos predilectos de los puritanos( las sentencias de "alomón y en la mayoría de los
"almos1 en donde se adierte un específico sello racional. A "anford
/;;
le asistía la ra'ón1
inculpando al Anti!uo Testamento del influHo eHercido sobre la propensión a reprimir la
presencia de matices místicos y principalmente sentimentales de la piedad. Como Buiera Bue sea1
este racionalismo del Anti!uo Testamento tenía un sello tradicionalista y petit bourgeois1 y no
debe ser tomado Enicamente en cuenta el i!oroso pathos de los profetas y muc4os salmos1 sino
los factores Bue sirieron ya en la Edad Media como base al desenolimiento de la específica
piedad emotia.
/;-
Por Eltimo1 pues1 aBuellos elementos de la piedad 4ebraica 4acia los cuales se
reprobados1 indica como el odio fue aplicado a la persona1 y no Enicamente al pecado1 eHemplo a la e' de lo dic4o
con anterioridad sobre la ruptura interior del 4ombre con los la'os de un sentimiento natural Bue le tenían li!ado a la
comunidad1 en irtud de la doctrina de la predestinación.
/;,
FNone but t4ose T4o !ie eidence of bein! re!enerated or 4oly per "ons ou!4t to be receied or counted fit
members of isible c4urc4s. L4ere t4is is Tantin!1 t4e ery essence of a c4urc4 is lostG1 e>presa 8Ten1
icecanciller calinista independentista de 8>ford1 en tiempos de CromTell =mu. into t4e ori!. of E. C4.@. 0er
tambi&n artículo Bue si!ue.
/;S
0er el artículo si!uiente.
/;3
Cat. #eneu.1 /,-. :ailey1 en Pra>is pietatis1 p. /*S( F9emos de obrar en la ida como si sólo Mois&s 4ubiera de
ordenarnosO.
/;6
%os reformados consideran la ley como una norma idealI el luterano se 4umilla ante la ley1 como norma
inalcan'ableG. Ella fi!ura a la cabe'a en el catecismo luterano1 a fin de promoer la 4umildad reBuerida. En el
catecismo reformador suele se!uir al Ean!elio. El calinista tildaba de reproc4able el 4ec4o de Bue los luteranos
sintieran Ferdadero 4orror a la santificaciónG =Mó4ler@1 en tanto Bue el luterano ec4aba en cara a los reformados su
or!ullo y su Facatamiento seril a la leyG.
/;;
"tudies and Reflections of t4e #reat Rebellion1 p.!. 6+ y ss.
/;-
Tampoco debe ser olidado el Cantar de los Cantares1 desconocido enteramente por la mayor parte de los
puritanos1 siendo su erotismo concluyen te en la formación de la clase de reli!iosidad de un "an :ernardo.
sentía m.s atraído el car.cter asc&tico propio del calinismo1 fueron los Bue &ste esco!ió para
meHor asimilarlos.
%a similitud e>terior entre la sistemati'ación del comporta miento moral Bue corresponde al
protestante calinista y la racionali'ación de la ida en el católico se encuentra en la manera
como el cristiano puritano FprecisoG lleaba el constante control de su estado de !racia.
/-+
%a
reli!iosidad católica moderna implantada por los Hesuitas1 sobre todo en ?rancia1 y los m.s
estrictos centros eclesi.sticos reformados1 coincidían en la costumbre de llear la cuenta de los
pecados1 las tentaciones y los frutos cosec4ados en la !racia1 anotando la síntesis en el libro
diario reli!iosoI
/-/
sin embar!o1 en tanto Bue el católico se alía de este libro para una cabal
confesión1 o bien al pon&rsele en conocimiento del directeur de l#*me1 a &ste le sería de
fundamento para e>tremar el principio de autoridad en la dirección del cristiano =y aEn m.s de
las cristianas@1 el creyente reformado Fse tomaba el pulsoG con &l1 sin otra ayuda Bue la propia.
%os teólo!os moralistas1 especialmente los de cierta importancia1 se refieren a este libro. El
propio :enHamín ?ranRlin nos da un eHemplo cl.sico al contabili'ar en forma de sinopsis y como
estadística1 los pro!resos por &l lo!rados en cada una de las irtudes.
/-*
Por otro lado1 la idea
medieal1 ciertamente notable1 de la contabilidad diina fue en e>tremo ponderada por Punyan
4asta el punto de entablar una desa!radable comparación entre el pecador y Dios1 semeHante a la
Bue media entre el parroBuiano y el tendero =shopkeeper@( aBuel Bue cae en el fan!o1 podr. ir
pa!ando1 como Buiera Bue sea1 con el fruto de todos sus m&ritos1 los intereses corrientes1 pero
Ham.s el alor !lobal del adeudo.
/-<
Posteriormente1 el puritano adem.s de controlar su propio
comportamiento1 erificaba el proceder de Dios1 con cuyo dedo se5alaba 4asta los m.s inisibles
intersticios entre &l y su ida( de a4í1 en oposición de Calino1 podía 4allar la ra'ón de Bue Dios
4ubiera determinado preiamente esto o aBuello. El 4ec4o de santificar así la ida1 admitía Bue
se le reconociera un cari' semeHante al de una operación comercial.
/-,
El resulta do de esta
sistemati'ación del comportamiento moral1 impuesta por el calinismo =mas no por el
luteranismo@1 era una profunda cristiani'ación de toda la e>istencia1 y en esto estriba1 precisa
mente1 el sello m.s determinante de la reforma calinista. De a4í Bue1 donde fuera Bue se
reproduHese dic4o sello1 podía ser eHercido el mismo influHo sobre la ida1 y toda confesión
reli!iosa Bue abra'ara como ital la idea de erificar la fe1 4abría de tener1 en i!ual sentido1 un
!ran ascendiente moral.
9asta aBuí enimos incursionando en el campo de la piedad calinista1 y es por eso Bue 4emos
considerado la doctrina de la predestinación preiamente supuesta como principio do!m.tico de
la &tica puritana1 es decir1 como proceder &tico racionali'ado metódicamente. Pero1 reconocemos
/-+
Acerca de la necesidad de este propio control cf. %a pr&dica ya mencionada de C4arnocR sobre la *a. Cor.1 /<1 S1
L. of t4e Di. Purit.1 p.!. /3/ y s.
/-/
De este modo lo recomendaban los teólo!os moralistas en casi su totalidad. :a>ter1 por eHemplo1 en C4r.
Directory1 II1 p.!. 66 y ss.1 el cual1 sin embar!o1 no calla los ries!os.
/-*
Es eidente Bue la Fcontabilidad moralG se 4a difundido considerable mente tambi&n en todos ladosI pero carecía
del primordial acento1 esto es serir de medio de discernimiento de la elección o condenación prescrita desde la
Eternidad y1 por consi!uiente1 la prima psicoló!ica otor!ada a la custodia de dic4o c.lculo1 tanto como a su
obseración.
/-<
Así era la distinción concluyente ante otras similares maneras de conducirse en lo e>terno.
/-,
:a>ter en "aintsOs Eerlastin! Rest1 c. MII1 define1 tambi&n la inisibilidad de Dios1 se!En si!ue( De i!ual modo
como se efectEa el comercio por correspondencia con un ami!o al cual nunca se 4a isto asimismo1 Fmediante el
comercio místico con el Dios inisibleG se podría adBuirir Funa perla preciosaG. Tales met.foras mercantiles1 Bue
reempla'an las de cari' forense comEn en muc4os moralistas anti!uos y en el luteranismo1 es al!o peculiar del purita
nismo1 conforme al Bue el propio indiiduo debe FcomprarseG su bienaenturan'a. Cf. tambi&n este fra!mento de
una pr&dica( FLe recRen t4e alue of a t4in! by t4at T4ic4 a Tise man Till !ie for it T4o is not i!norant of it nor
under necessity. C4rist1 t4e Lisdom of #od1 !aye 4imself1 4is oTn precious blood1 to redeem and 4e RneT t4ey
Tere and 4ad no need of t4emG =Matt4eT 9enry1 FT4e Tort4 of t4e soulG1 L. of t4e Di. Pur.1 p.!. </<@.
Bue1 en efecto1 este principio fue el mismo 4asta fuera del .mbito de las ramas reli!iosas m.s
ri!urosamente fieles a la doctrina de CalinoI nos referimos a los FpresbiterianosG Bue se
constituyeron en la piedra an!ular de toda la doctrina reformada1 principio aceptado tanto en la
soberana "aoy declaration de /3S;1 como en la +anserd &nollys confession bauti'ante de /3;-I
tambi&n en el seno del metodismo1 )o4n Lesley1 el talentoso or!ani'ador del moimiento1 se
mostró abiertamente partidario de la uniersalidad de la !racia. "in embar!o1 L4itefield1 el
consumado a!itador entre los de la primera !eneración metodista y su pensador m.s
consecuente1 y1 tambi&n1 los se!uidores de %ady 9utin!ton1 los cuales por cierto tiempo
eHercieron su !ran influHo1 se fundamentaban en el Fparticularismo de la !raciaG. En la cEspide de
su esplandor1 esta doctrina fue el pilar en Bue se apoyaron1 durante la etapa decisia del si!lo
M0II1 aBuellos solícitos representantes de la Fida santaG Bue encarnaban la idea de ser
instrumentos de Dios y operantes de sus desi!nios proidenciales1
/-S
y la Bue pudo contener la
postración prematura de la espiritualidad en una satisfacción de las acciones encau'adas en el
sentido e>clusiamente utilitario y terrenal1 Bue no 4abría sido capa' de asumir tan e>cepcionales
sacrificios en faor de propósitos tan ideali'ados e irracionales. K el acoplamiento de la fe en
normas absolutamente .lidas1 con el cate!órico indeterminismo y la total penetración de la
diinidad =efectuada a su modo1 tan !enialmente@1 era de un FmodernismoG muc4o m.s
acendrado en principio Bue aBuella otra doctrina m.s lisa y de muc4o m.s f.cil acceso para el
sentimiento Bue supeditaba el propio Dios a la ley moral. Pero1 era preciso Bue estudi.ramos la
idea de la comprobación de la fe =de capital importancia para nuestra e>ploración1 a fin de tratar1
psicoló!icamente1 acerca de la moral metódica@ en la doctrina1 Hustamente1 de la predestinación y
su trascendencia pr.ctica para la ida1 por ser la forma m.s ra'onable de la misma. K esta idea1
por cuanto Bue es el !uión de enla'amiento entre la fe y la moral1 uele a mostrarse con similar
estructura y distintos nombres1 tema de posterior estudio. %os ineitables resultados de esta
doctrina dentro del protestantismo1 en el comportamiento moral de sus adeptos1 establecieron la
m.s taHante antítesis de la relatia incompetencia de la moral luterana. "i con el arrepentimiento1
el luterano podía f.cilmente recuperar la gratia amissibilis1 era imposible Bue anidara el menor
ímpetu diri!ido1 a lo Bue consideramos el meHor fruto del protestantismo asc&tico1 esto es( la
racionali'ación metódica de la ida moral.
/-3
%a reli!iosidad luterana deHó1 ciertamente1 el paso
/-S
Ante esto el propio %utero afirmaba( F%lorar precede a obrarI sufrir es superior a toda acciónG.
/-3
Eso Bueda real'ado con toda claridad en la eolución de las teorías &ticas del luteranismo. Al respecto1 er
9oennicRe1 "tudien 'ur altpro testan tisc4en Et4iR =Estudios sobre la anti!ua &tica protestante@1 :erlín1 /-+* y la
c&lebre recensión de Troeltsc4 en el #ott. #el. An'.1 /-+*1 nEm. ;. ABuí encontramos Bue era sumamente
acostumbrado el acercamiento de la doctrina luterana al calinismo ortodo>o anti!uo. "in embar!o1 a un tiempo iba
allanando el medio una nuea dirección piadosa. Melanc4t4on1 con obHeto de dar la oportunidad de asirse a la
inculación de la moralidad con la fe colocó el concepto de e>piación en primer t&rmino. De este modo1 la e>piación
prescrita por ley debe anteponerse a la fe1 aunBue las buenas obras deben suceder a ella1 ya Bue1 de otro modo1 la
fórmula Bue se apro>ima al sentir puritano Nno sería aut&ntica fe Bue HustifiBue. En su opinión dio por factible
lo!rar en este mundo una cierta medida de relatia perfecciónI es m.s en los inicios1 Melanc4t4on lle!ó a proclamar
Bue la Hustificación con el fin de 4acer al 4ombre apto para reali'ar buenas obras y Bue en el acrecentamiento de la
perfección est. el !rado de bienaenturan'a terrenal capa' de ase!urar la fe. Por i!ual1 en los do!m.ticos Bue
si!uieron despu&s del luteranismo se afirmó1 en t&rminos similares a los usados por los reformados1 Bue las buenas
obras son el fruto Bue reBuiere la fe y1 Bue &sta puede proporcionar una nuea ida. Ante el punto discutible acerca
de Bu& se entiende por Fbuenas obrasG1 &l aludía a Bue uno debe atenerse a la ley. Como una remembran'a de
aBuellas primeras concepciones luteranas Buedó Enicamente el mínimo aprecio conferido a la bibliocracia1
principalmente al !uiarse por el Anti!uo Testamento1 en cada norma particular. El dec.lo!o1 considerado como
codificación de las ra'ones fundamentales de la ley natural1 perduró en esencia como norma del obrar 4umano. Pero1
faltaba un puente se!uro Bue estableciera la relación entre su alide' estatuaria y su si!nificado por momentos m.s
e>clusiistas Bue la fe para la Hustificación1 ya Bue Nconforme Buedó dic4oN la característica de la fe calinista se
diferenciaba totalmente de aBu&lla. %a perspectia esencial mente luterana1 Bue correspondía a la primera fase1 se
4allaba en el abandono1 y una I!lesia Bue se creía en sí un or!anismo destinado a la salación tenía for'osamente
Bue desprenderse de &lI sin embar!o1 a un tiempo1 carecía de un nueo criterio Bue pudiera substituirlo. Temeroso de
libre al i!or de los impulsos y sentimientos naturales1 pues no poseía el ímpetu interior para el
propio control continuo y la planificación re!ulada de su e>istencia1 Bue distin!ue a la tenebrosa
doctrina calinista. %utero1 reli!ioso !enial1 iía indiferente a este clima de ma!nificencia1 sin
recelar una recaída en el status naturalis1 confiado en el brío de sus propias alas. El estilo llano1
sutil y sentimental de la reli!iosidad1 Bue dio realce a arios de los m.s leales representantes de
la doctrina luterana =de i!ual manera Bue su &tica e>enta de ley@1 en raras ocasiones 4alló
eBuialencia en los !enuinos puritanosI sin embar!o1 la encontró en representantes del
an!licanismo atenuado1 tales como 9ooRer1 C4illin!sTort4 y al!unos m.s. En cuanto a otras
consideraciones1 al luterano comEn1 incluido el irtuoso1 le asistía la se!uridad de Bue tan solo
ocasionalmente 4abía sido arrebatado del status naturalis1 debido al 4ec4o de la confesión y la
pr&dica en cada uno de los casos. Es conocida de todos la diferencia1 Bue tanto inter&s
despertaba1 entre el standard &tico de las Cortes reformadas y el de las luteranas1 enilecidas con
frecuencia por el abuso de la bebida y la rude'a1
/-6
y por el mínimo proec4o Bue el clero
luterano pudo lo!rar mediante la sola predicación de la fe1 con respecto a la marc4a asc&tica de
los bauti'antes. El FencantoG y la FnaturalidadG Bue distin!ue a los alemanes ante el infle>ible
estilo ital Bue se adierte en los an!loamericanos 4asta en su aspecto fisonómico1 de resultas de
ese continuo recelo a la recaída en el estado de naturale'a1 a lo cual no est.n en absoluto suHetos
aBuellos alemanes1 tild.ndolo de infle>ibilidad1 falta de independencia y esclaitud interior1 es en
donde radica1 precisamente1 la diferencia entre dos tipos de conducta &tica opuesta1 ya Bue el
luteranismo no tiene capacidad para dar a la ida del 4ombre un sentido asc&tico. En los
sentimientos e>puestos Bueda al descubierto la aersión Bue contra lo asc&tico siente el 4iHo del
mundo Bue ie indiferente a &l. El luteranismo1 con su ape!o a la doctrina de la !racia1 impedía
en el indiiduo el ímpetu anímico a metodi'ar su comportamiento1 racionali'.ndola conforme a
perder la base do!m.tica =esto es( doctrina de la sola fides@ se optó por no proclamar la racionali'ación asc&tica de la
ida1 en calidad de labor &tica ordenada al 4ombreI pero1 claro est. 4acía falta el ímpetu Bue conduHera a ia idea de la
comprobación1 propia del calinismo. I!ualmente1 la interpretación fascinante de los sacramentos =Bue coincidía con
el declie de esta doctrina@1 en especial el 4ec4o de aplicar la re!eneratio No al menos su inicioN en el bautismo1 y
con la suposición del uniersalismo de la !racia1 no podía ser m.s Bue un impedimento para el aance de la
moralidad metódica1 ya Bue aminoraba la leHanía 4abida entre el status naturalis y el estado de !racia1 si se tiene en
mente la importancia Bue el luteranismo daba a la idea del pecado ori!inalI y no en menos la interpretación
absolutamente forense del 4ec4o de Hustificación1 Bue daba por cierta la ariabilidad de las determinaciones diinas1
mediante la interención del acto preciso de la e>piación por el pecado conertido. Tal interpretación fue1
Hustamente1 real'ada1 en particular por Melanc4t4on. El acrecentado cambio de su doctrina es Bue se pone de
manifiesto en esta importancia siempre en aumento1 otor!ada a la e>piación1 tiene i!ualmente un en!arce profundo
con su concepción del Flibre albedríoG. A todo esto se le debe el sello peculiar antimetódico del comportamiento
luterano. Por parte del luterano medio1 una e' admitida la pr.ctica de la confesión1 el contenido de la salación
debía estar formado por determinados actos de !racia para determinados pe cados1 mas esto no obedecía a la
formación de la aristocracia de santos1 Bue iba instaurando de por sí la certidumbre de su salación. Así no era
posible dar alcance no tan sólo a una moralidad libre1 sino1 tampoco1 a un ascetismo racional1 conforme a la leyI por
el contrario1 &sta coe>istía inor!.nicamente con la fe1 en calidad de estatuto y postulado ideal. A un tiempo1 ya Bue
se refutaba la ri!urosa bibliocracia en calidad de santificación de las obras la inse!uridad de su contenido era al
m.>imum1 así como sin nin!una precisión y1 especialmente1 insistem.tico por completo. K1 conforme lo dic4o por
Troeltsc4 =op. cit.@1 acerca de las teorías &ticas1 la ida fue Funa suma de ele mentales propósitos nunca lo!radosG1
ase!urados en la Fdesmembración de al!unas indicaciones aisladas inse!urasG1 si bien nunca trataron de Factuar
or!.nicamente sobre un todo ital co4erenteG1 por el contrario1 en lo esencial1 en concordancia con la eolución
sufrida por el propio %utero1 constituían una conformidad con el estado conferido a cada Buien en la ida1 así en
!ran de como en peBue5o. Esta aBuiescencia del alem.n a culturas aHenas a su propia naturale'a1 este repentino
cambio de nacionalidad Nindependientemente de otros diersos destinos políticos del paísN 4a de tenerse en
cuenta como factor fundamental de la transformación Bue 4asta 4oy en día pesa en todas nuestras itales relaciones.
%a adBuisición subHetia de la cultura resultó endeble1 debido a Bue se efectuaba b.sicamente mediante la
aprobación pasia de lo Bue la FautoridadG ordenaba.
/-6
En torno a esos temas1 er la cautiante obra de T4olucR( 0or!es c4tc4te des Rationalismus =Pre4istoria del
racionalismo@.
un sistema. En cuanto a otras refle>iones al respecto1 ya comprobaremos Bue este ímpetu
asc&tico podía deriarse de motiaciones piadosas1 de distintas naturale'as1 entre las cuales podía
ser posiblemente la doctrina de la predestinación1 aunBue no era tan solo1 esencialmente1 de una
!ran trascendencia1 sino Bue causó un sorprendente efecto anímico de !ran ma!nitud.
/-;
Aparte el
calinismo1 los moimientos asc&ticos conceptuados Enicamente desde el aspecto de la
motiación piadosa de su ascetismo1 se manifiestan1 pues1 como atemperantes de la co4erencia
cl.sica del calinismo.
En la obHetiidad 4istórica1 por su parte1 en muc4os de los casos1 la ima!en reformada del
ascetismo sirió como modelo para ser imitado por los dem.s moimientos asc&ticos1 o de
utilidad comparatia1 o como suplente en el desenolimiento de los principios Bue se apartaban
de ella1 o la superaban sencilla mente. "in embar!o1 en al!unas ocasiones1 a pesar de la
diferencia en la base do!m.tica de la creencia1 los resultados eran los mismos en el orden
asc&ticoI eso era debido al predominio Bue eHercía la constitución eclesi.stica1
/--
como Buedar.
demos tra!o en otro momento.
De un modo 4istórico1 la idea de la predestinación representa el inicio de aBuella dirección
asc&tica a la Bue comEnmente se la suele llamar FpietismoG. A4ora bien1 en tanto Bue este
moimiento permaneció dentro de la I!lesia reformada1 no es nada f.cil tra'ar con precisión un
límite entre los calinistas pietistas y aBuellos Bue no lo eran.
*++
Pero sí se puede afirmar Bue
/-;
Acerca del distinto efecto de la doctrina islamítica de la predestinación =di!amos meHor1 predeterminación@ y sus
móiles1 er la mencionada tesis doctoral =?acultad de Teolo!ía1 9eidelber!@ de ?. $llric41 Die 0or4erbesti
mmnun!sle4re im Islam und C4ristentum1 /-/*. 0&ase1 tambi&n1 P. 9oni!s 4eim1 op. cit.1 acerca de la doctrina
predestinacionista de los Hansenistas.
/--
Al respecto1 er el si!uiente capítulo de este libro.
*++
Ritsc4l1 =9istoria del pietismo /1 p.!. /S*@ pretende 4allar estas lindes en el periodo anterior a %abadie =en base
Enicamente en los specimina 4olan deses@1 aduciendo( a@ el 4ec4o de Bue los pietistas instituyeron conentículosI b@
Bue la Fnulidad de la e>istencia creadaG era una condición presentada Fen forma directamente opuesta a la
importancia ean!&lica de la bienaenturan'aG y c@ Bue la busca de Fla certitud de la !racia en el tono afectio con
Cristo Nuestro "e5orG se 4i'o con una t&cnica desacorde al espíritu reformado. A4ora bien1 la nota primera se aHusta
Enicamente en esta fase inicial a uno de los autores con el Bue &l tuo trato. En cuanto a la Fnulidad de la e>istencia
crea da era 4iHa le!ítima del espíritu del calinismo y tan sólo allí donde lleaba realmente a retirarse del mundo
e>terior podía aleHar de las sendas del protestantismo normal. Por Eltimo1 el sínodo de Dordrec4t 4abía1 inclusie1
decretado1 en cierto modo1 los conentículos =con finalidades cateBuísticas@. 8bs&rese ense!uida las características
Bue Ritsc4l aducía con respecto a la reli!iosidad asc&tica( a@1 el FprecisismoG tomado en su si!nificación de seril
sometimiento a la palabra bíblica en todas las manifestaciones e>ternas de la ida1 tal como #isbert 0oet lo suele
interpretarI b@1 las ra'ones de la Hustificación y reconciliación con Dios1 no precisamente como postrer fin1 antes bien
en calidad de puro medio para una asc&tica ida de santidad1 como posible mente se 4alla en %odenstey1 si bien
Melanc4t4on =supra nota /+S@ ya lo 4ubo anticipadoI c@ el superior aprecio de la Fluc4a e>piatoriaG como ras!o
distintio de re!eración aut&ntica1 tal como lo se5aló antes Bue nadie L. TeellinRI d@ la priación de la Eucaristía1
dado el caso de Bue en ella participaran Buienes no estuiesen re!enerados =a lo cual nos referiremos en otro
momento@ y1 en relación a ello1 la creación de conentículos Bue no se aHustaron a los c.nones de Dordrec4t1 con la
reaparición de las FprofecíasG1 es decir1 la interpretación de las Escrituras por Buienes no son teólo!os1 así sea por
muHeres =Anna María "c4urmann@. Todo eso iene a constituir atenuantes1 en ocasio nes de suma importancia1 por lo
Bue respecta a la doctrina y a los reformadores en su pr.ctica. "in embar!o1 ante las orientaciones omitidas por
Ritsc4l1 los puritanos1 en especial los in!leses1 interpretaron una i!ori'ación de inclinaciones ocultas en todo el
desenolimiento de esta reli!iosidad. %a meta de lo e>puesto por Ritsc4l est. penando debido a Bue tan notable
sabio 4a inte!rado en ella1 el conencimiento sobre política eclesi.stica1 meHor dic4o1 reli!iosa. Es el caso Bue su
aersión 4acia toda piedad con iso asc&tico1 le induce a suponer c cualBuier indicio de eolución en dic4o sentido
es como un recaída en el catolicismoG. K así como &ste1 tambi&n el protestantismo anti!uo aceptaba al_ sorts and
conditions of men en su seno y1 no obstante1 la I!lesia católica desec4ó la seeridad de la ascesis laica a la manera
Hansenis ta1 del mismo modo Bue el pietismo rec4a'aba el característico Buietismo católico correspondiente al s.
M0II. Por nuestra parte1 leHos de er la acción del pietismo en su sentido no !radual1 lo adertimos cualitatiamente1
allí donde el temor siempre en ascenso1 ante el FmundoG fue determinante en la deserción de la ida profesional
económica1 dic4o de otra manera( en la pro pensión a crear conentículos en base conentual2comunista =%abadie@ o
entre los pietistas 4an Buedado incluidos los m.s destacados representantes del puritanismo1 y1
claro est.1 es del todo lícito considerar como una continuidad pietista de la le!ítima doctrina de
Calino a las tentatias de establecer cone>ión entre la idea de la comprobación1 así como de la
doctrina de la predestinación1 con el deseo de adue5arse de una certitudo salutis subHetia. El
inicio del revival asc&tico dentro de las comunidades reformadas fue enla'ado las m.s de las
eces1 principalmente en 9o landa1 a un renacimiento de la doctrina de la predestinación1
entre!ada casi al olido1 o sumamente atenuadaI por donde1 en In!laterra no es costumbre en
tales casos alerse del concepto FpietismoG.
*+/
"in embar!o1 constituía1 inclusie el pietismo
continental reformado =en los Países :aHos y en la :aHa Renania@1 al i!ual1 por eHemplo1 Bue la
piedad de :ailey1 una alteración e>trema del ascetismo reformado( 4asta tal punto se insistió en
la praxis pietatis Bue el recuerdo de la fe en los do!mas se fue borrando o no inspir& m.s Bue
indiferencia. No deHaba de ser factible Bue los predestinados se ieran asaltados tanto por
eBuíocos do!m.ticos1 como por pecados de otra índole1 y la e>periencia demostraba Bue de un
nEmero considerable de cristianos confundidos en teolo!ía do!m.tica se cosec4aban los frutos
m.s óptimos de la fe1 en tanto Bue la propia sapiencia teoló!ica no lleaba en sí nin!una
se!uridad de la re!eneración.
*+*
En este caso1 el conocimiento de la teolo!ía no ofrecía nin!una
bien a la renuncia del trabaHo profesional1 en el momento1 con completo conocimiento1 a cambio de la ida
contemplatia. Claro est. Bue esta consecuencia sur!ió1 frecuentemente1 al punto Bue la contemplación empe'ó a
tomar un aspecto al estilo bernardino Nconforme la asi!nación de Ritsc4lN1 ya Bue se reela por primera e' en la
interpretación dada por "an :ernardo1 del Cantar de los Cantares( una reli!iosidad de car.cter místico y afectio con
aspiraciones de una unión de cari' cripto2se>ual. "itu.ndonos en el plano psicoló!ico de la reli!ión1 simboli'a un
aliud ante la piedad reformada1 así como1 tambi&n1 a tra&s de una interpretación asc&tica por pensadores como
0oet. A4ora bien1 Ritsc4l trata m.s tarde de aunar el aludido Buietismo con la ascesis reli!iosa dentro del mismo
anatema1 destacando las cTtas Bue a menudo fi!uran en la literatura pietista de autores místicos o asc&ticos Bue
profesan el catolicismo. "in embar!o1 entre los in!leses y 4olandeses1 sobresalen teólo!os moralistas en Fnada
sospec4ososG Bue aluden a "an :ernardo1 e1 i!ualmente1 a "an :uenaentura y Tom.s de Qempis. Ciertamente1 era
compleHa en !rado sumo la co4erencia Bue persistía entre las I!lesias reformadas y el catolismo de anta5o1 y de
acuerdo con el punto de ista en Bue conen!a 4acer 4incapi&1 4abremos de adertir nueas tonalidades de esta
relación tanto con el catolicismo1 como con al!unos de sus propios aspectos.
*+/
Mirbt1 en un artículo 4ondamente elaborado =<a. ed. dela R.E.f. prot. T4 u. Q.@ cuyo tema es el pietismo1 al tocar
el punto de su ori!en1 prescinde por entero de sus antecedentes reformados1 atribuyendo sólo a una e>periencia
piadosa personal de "pener1 criterio Bue Hu'!amos al!o sin!ular. Consideramos di!no de conocerse el panorama Bue
nos presenta #usta ?reyta! en las :ildern aus der deutsc4en 0er!an!en4eit =Cuadros del tiempo p alem.n@. En
torno a los inicios del pietismo in!l&s1 er L. L4itaRer en Prima institutio disciplinaBue pietatis =/S6+@1 entre las
obras literarias de aBuel periodo.
*+*
Como es bien conocido1 a tal concepción se debe Bue el pietismo 4aya sido uno de los m.s primordiales
representantes de la idea de tolerancia. Comentemos al!o al respecto. DeHando a un lado el desinter&s del
4umanismo de la Ilustración1 las principales fuentes en las Bue abreó en 8ccidente fueron &stas( a@ la simple ra'ón
de Estado =cuyo arBuetipo lo es #uillermo de 8ran!e@I b@ el mercantilismo =el cual podemos adertirlo claramente
en ciudades1 como Amsterdam1 entre arias1 y en los terratenientes y poderosos Bue aceptaron a los sectarios como
representatios del aance económico@Ic@ la transformación radical de la piedad calinista. %a predestinación fue ya
un móil fundamental para Bue el Estado no promoiera una específica reli!ión mediante la intoleranciaI no era
posible Bue &l salase las almas por tal medioI Enicamente la idea de 4onrar debidamente a Dios se5alaba a la I!lesia
a ir tras el apoyo del Estado para e>tin!uir la 4ereHía. K cuanto mayor fue la obstinación de Bue se necesitaba Bue
pastores y participantes de la Eucaristía inte!raran de i!ual modo el círculo de los ele!idos1 m.s 4ubo de resultar
intolerable cualBuier interención del Estado en la dotación de puestos eclesi.sticos y la instalación de parroBuias en
proec4o1 faorable a alumnos de las uniersidades1 acaso no re!enerados1 por el 4ec4o tan sólo de 4aber recibido
una ense5an'a teoló!icaI de a4í el total repudio a Bue los titulares del poder político1 de pro ceder no siempre
intac4able1 se entremetieran en el m.s peBue5o pormenor de la comunidad. Este punto de ista se io aEn m.s
fortalecido con el pietismo1 al 4acer perder alor a la rectificación do!m.tica1 dando al principio1 e>tra Ecclesiam
nulla salus1 una interpretación siempre m.s relaHada. Calino lle!ó a tener el sometimiento de los r&probos debido a
la Institución diina de la I!lesia por e>clusia calidad de compatible con la 4onra de DiosI en Nuea In!laterra se
pretendía Bue la I!lesia se constituyera a modo de aristocracia de los santos comprobadosI en tanto Bue los radicales
independientes refutaron cualBuier interención del poder ciil o Her.rBuico en el reconocimiento de la
se!uridad de elección.
*+<
De a4í Bue el pietismo se dio en principio sin esperan'a en la I!lesia de
los teólo!os1
*+,
a la Bue si!uió siendo oficialmente fiel1 lo cual es lo muc4o Bue la caracteri'a1
dedic.ndose sólo a reunir a los adeptos de la praxis pietatis en FconentículosG desli!ados del
mundo(
*+S
pretendía Bue descendiese a la tierra y 4acer isible en ella la I!lesia inisible de los
santos1 pero no deri& en sectaI simplemente se aino a buscar un refu!io en donde pudiera
desli'arse la ida !aranti'ada contra cualBuier influHo terrenal1 conducida por la oluntad de Dios
4asta en el m.s ínfimo pormenor1 para afian'arse así la propia re!eneración1 inclusie en las
peculiaridades del comportamiento e>terno. De tal manera1 las ecclesiola de los conertidos
realmente ya podían lo!rar la bienaenturan'a en esta ida1 pues la comunidad con Dios Buedaba
FcomprobaciónG1 lo cual sólo podía erificarse dentro de las respectias comunidades. %a concepción de Bue la
4onra de Dios reBuiere1 i!ualmente1 la sumisión de los condenados a las normas eclesi.sticas1 fue substituida por
aBuella otra a la inersa =oculta desde el primer instante1 y1 sucesiamente1 afirmada con m.s determinación@ de Bue
constituye una afrenta a la 4onra de Dios1 tomar parte en la Eucaristía con un r&probo. Naturalmente1 de ello 4abía
de deriarse el oluntarismo1 esto es( la creación de la belie%OersO C4urc41 comunidad piadosa1 en cuyo seno sólo
eran admitidos los re!enerados. El baptismo calinista1 en el Bue participaba1 el Bue presidía el Fparlamento de los
santosG1 Praise!od :arebone1 fue Buien e>traHo1 m.s decididamente1 los resultados de esta concepción. El eH&rcito de
CromTell se declara defensor de la libertad de conciencia1 en tanto Bue el parlamento de los santos se decidió a
proclamar la separación de la I!lesia y del Estado1 en irtud de Bue sus miembros eran reli!iosos pietistas1 meHor
dic4o1 por móiles positiamente piadosos. d@ En cuanto a las sectas bauti'antes de las Bue nos ocuparemos
se!uidamente1 y de manera especial1 las m.s enHundiosas y consecuentes1 4icieron suyo este principio desde el
primer momento( Enicamente aBuel Bue por sí mismo era un re!enerado podía ser admitido en la comunidad de la
I!lesiaI de a4í Bue todo aBuello con car.cter de For!ani'aciónG de la I!lesia y de interención del poder temporal
resultara repulsio. Así pues1 constituía tambi&n un móil positiamente piadoso este Bue en!endraba esa nuea ida
de cabal tolerancia. K fue )o4n :roTn el primero Bue proclamó la tolerancia y la separación del Estado y la I!lesia
por similares ra'ones1 una !eneración anterior a los baptistas y dos antes de Lilliam Ro!ers. Es de creerse Bue en
este sentido1 la prime ra declaración de comunidad eclesi.stica fue la Resolución de los baptistas en Amsterdam
=/3/* ó /3/<@( FT4e ma!istrate is not te middle Tit4 reli!ion or matters of conscience.. . because C4rist is t4e Qin!
and laT!ier of t4e C4urc4 and conscienceG. K est. conceptuado como primer documento oficial de una comunidad
eclesi.stica Bue demanda imperiosamente1 en calidad de derec4o1 la positia protección de la libertad de conciencia1
el Bue fi!ura como art. ,, de la Confesión de los baptistas =particulares@ del a5o de /3,,. Reiteramos a sabiendas
Bue es del todo eBuíoca la tesis sustentada a menudo de Bue la tolerancia1 en cuanto tal1 4a sido beneficiosa para el
capitalismo. No puede decirse Bue la tolerancia piadosa deHe de ser al!o de manera específica1 perteneciente al
modernismo o al 8ccidente. %a encontramos en C4ina y la India1 en la &poca 4el&nica de los !randes imperios
asi.ticos1 así como en el romano y en los isl.micos1 durante prolon!adas &pocas1 limitada Enicamente por causas de
ra'ón de Estado =como acontece en la actualidad@1 y en una amplitud como Ham.s e>istió en el curso de los si!los
M0I y M0II1 y menos aEn en las naciones en las Bue el puritanismo predominaba1 en 9olanda y Nuea Xelan da en
la era de su au!e político2económico1 a i!ual Bue en In!laterra1 puritana por e>celencia1 así la 0ieHa como la Nuea.
Por el contrario1 con anterioridad a la Reforma y despu&s de ella1 la intolerancia profesional era característica del
8ccidente1 similar1 a la del imperio de los "asanidas1 del mismo modo Bue e>istió por al!unos periodos en C4ina1
India y )apón1 Buien por causas políticas de !ran fuer'a dominante. En consecuencia1 nada tiene Bue er la
intolerancia con respecto al capitalismo. %a cuestión es descubrir a Bui&n fue beneficiosa. En el pró>imo artículo
4abremos de anali'ar los resultados de la belieers UC4urc4.
*+<
Esta concepción se eidencia en la pr.ctica de los tryers de CromTell1 Bue pasaban reista a los aspirantes al
puesto de predicador y 4acían 4incapi& no tanto en la información teoló!ica sino en el estado subHetio de !racia del
aspirante. Cf. el artículo Bue si!ue.
*+,
%a escasa se!uridad del pietismo tenía puesta en Aristóteles y1 en !eneral1 4acia la filosofía cl.sica1 se descubre
ya latente en Calino =cf. Inst. C4rist.1 II1 e. *1 p.!. ,I III1 c. *<1 SI I01 e. /61 *,@. En %utero no era menos la
desconfian'a en los comien'os1 si bien el influHo 4umanista =en especial por la mediación de Melanc4t4on@ y la
ur!encia en e>tremo reBuerida de la ense5an'a y de la apolo!&tica le induHeron a mudar de criterio. Claro est. Bue la
Confesión de Lestminster =c. /1 6@1 al coincidir i!ualmente con las tradiciones protestantes1 instruía acerca Bue
cuanto se reBuiere para alcan'ar la bienaenturan'a se encuentra claramente e>puesto en la Escritura1 inclusie para
el i!norante.
*+S
?rente a esto se leantaba la reprobación de las I!lesias oficiales. Así leemos en el Catecismo =bree@ de la I!lesia
presbiteriana escocesa =p.!. 0II@ de /3,;( cond&nase en calidad de usurpación de las facultades el 4ec4o de tomar
parte en las oraciones 4o!are5as1 personas aHenas a la misma familia. El pietismo1 al i!ual Bue toda comunicación
establecida con la pr.ctica asc&tica =Bue1 adem.s1 era lo natural en toda forma de pietismo
erdadero@. Esta ambición !uardaba al!una similitud con la unio mystica luterana y refor'aba
cierto poder del aspecto sentimental de la reli!ión1 por lo Bue1 se!uramente1 la 4acía m.s
accesible al cristiano medio reformado. Conforme nuestro modo de considerar el asunto1
podríamos decir Bue en ello estriba la característica del pietismo dentro de la I!lesia reformada1
pues1 ciertamente1 el factor sentimental de la reli!iosidad1 sin relación al!una con la primitia
piedad medieal1 conduce a la pr.ctica de la reli!ión por la ruta del deleite terrenal de la
felicidad1 aleH.ndola de la contienda asc&tica tras la se!uridad de un futuro en el m.s all.. A4ora
bien1 este factor sentimental adBuirió tal e>citación Bue1 en ocasiones1 dio se5ales de 4isterismo1
y1 prontamente1 debido a la sucesión =eidenciada por diersos casos e>puestos al estudio
neurop.tico@ de situaciones sobrenaturales de &>tasis reli!iosos1 con fases de inanición neriosa
y FaleHa miento de DiosG1 se obtuo el efecto contrario a la seera y brutal disciplina Bue imponía
al indiiduo la e>istencia santa y metódica del puritano( la liberación de la temperancia Bue
preseraba la personalidad racional del calinismo1 ante sus FafectosG.
*+3
Asimismo1 el concepto
calinista de la ruindad de todo lo creado podía ser capa' de e>terminar totalmente el i!or de la
ida profesionalI
*+6
y la idea de la predestinación podía conertirse en fatalidad cuando los
efectos y los sentimientos la tomaban de prete>to para apropiarse de ella en contradicción a las
tendencias propias de la piedad calinista racional.
*+;
Por Eltimo1 la propensión de los santos a
retraerse del mundo podía llear =dado el caso de Bue ella deriase en una crisis sentimental@ a
or!ani'ar la sociedad en un sistema semicomunista1 tomando como eHemplo el mon.stico1 4acia
el cual el pietismo 4a mostrado siempre cierta inclinación1 inclusie dentro de la I!lesia
reformada.
*+-
Pero1 en tanto no se lle!ó a este m.>imo resultado en Bue 4abría desembocado el
abuso del sentimentalismo reli!ioso1 mientras el pietismo reformado Buedó conforme con
ase!urarse la bienaenturan'a1 con la actiidad profesional efectuada en el mundo1 el Enico
resultado pr.ctico de los principios pietistas fue un control asc&tico del proceder profesional aEn
m.s ri!uroso y un enraice reli!ioso m.s profundo de la &tica profesional1 del Bue podía tener la
sola F4onrade'G de los cristianos reformados normales1 los cuales eran considerados por los
pietistas FfinosG como cristianos de se!unda clase. %a aristocracia piadosa de los santos =Bue
durante el desarrollo asc&tico reformado fue dando a conocer sus miramientos en la conducta
asc&tica1 rompía los la'os Bue tenían al 4ombre unido al patriarcalismo 4o!are5o1 suHeto al inter&s en la reputación
del car!o.
*+3
Nos asisten ra'ones bien fundadas para abstenemos a4ora de considerar las co4erencias Fpsicoló!icasG =en la
acepción t&cnico2científico del ocablo@ de estas concepciones piadosas1 y tambi&n 4emos eludido el uso de la
terminolo!ía apropiada. Aun cuando es indudable el e>traordinario cEmulo de e>presiones relatias al concepto de
la psicolo!ía =comprendida la psiBuiatría@1 no es suficiente para dar una aplicación directa a la finalidad del e>amen
de las cuestiones Bue en esta materia e>ponemos1 sin alterar la obHetiidad de un discernimiento 4istórico. De usar la
correspondiente terminolo!ía ser tan solo una incitación para solapar con reestimiento de palabras anas1 tan
eruditas como pedantescas1 4ec4os cabalmente comprensibles y aun insubstanciales1 en e' de motiar el aspecto de
una mayor precisión y ri!urosidad conceptuales1 a i!ual como acontece1 en ciertos casos peculiares1 como es en
%amprec4t. "i e>isten aportaciones di!nas de considerarse seriamente1 con respecto a la aplicación de ideas
psicoló!icas interpretatias de ciertos fenómenos 4istóricos colectios1 las podemos encontrar en 9ellpac4(
#rundlinien 'u einer Psyc4olo!ie del 9ysterie =Elementos para una psicolo!ía de la 4isteria@1 cap. /* y Nerositat
und Qultur =Neriosidad y cultura@. No es posible Bue me e>tienda a4ora con mayor amplitud en aclarar el perHuicio
Bue1 en mi opinión1 4a ocasionado el influHo de %amprec4t sobre tan f&rtil autor. ^uienes sepan de literatura1 aun
aBuella Bue se encuentra m.s cerca del alcance de cualBuier persona1 podr.n adertir cu.n nulo es el alor Bue
tienen las esBuem.ticas consideraciones de %amprec4t en torno del pietismo =9istoria alemana1 t. 0II@
comparatiamente a cuantos escritores le precedieron tocante al tema.
*+6
De este modo1 en los adictos al Inni!en C4ristendon =Cristianismo interior@ de "c4ortin!4uis. "us fuentes
4istóricas constituyen el perícope del "iero de Dios del Deutero2Isaías y el "almo **.
*+;
Ello aconteció en ciertos pietistas 4olandeses1 de un modo aislado1 y1 m.s tarde1 debido al influHo Bue "pino'a
eHercía.
*+-
%abadie1 Tersteepen y dem.s.
siempre m.s marcados a medida Bue m.s se le tomaba en serio@1 se conirtió1 prontamente1 en
obHeto de oluntaria or!ani'ación =precisamente en 9olanda@ por medio de conentículos1 en
tanto Bue en el puritanismo in!l&s propició la distinción formal entre el cristiano actio y el
pasio en la constitución de la I!lesia1 así como a la formación de otras sectas.
Dentro del luteranismo alem.n sur!e otra dirección pietistaI sus 4ombres representatios son(
"pener1 ?rancRe y Xin'endorff1 los cuales nos desían de la senda de la predestinación1 si bien no
precisamente1 de un círculo de ideas cuya coronación1 por así decir1 constituía1 se!En lo confirma
el !ran ascendiente calinista an!lo4oland&s1 Bue se trasluce en "pener1 y las lecturas de :ailey
en sus primeros conentículos.
*/+
El pietismo1 desde nuestro personal punto de ista1 diríamos
Bue constituye1 simplemente1 la Fasceti'aciónG de la conducta1 mediante el sistem.tico eHercicio
y control1 y no precisamente de la piedad calinista.
*//
"in embar!o1 el luteranismo Hu'!aba este
ascetismo al!o impropio para &l1 por cuyo Enico motio la doctrina pietista alemana se definió
inconsecuente. Con el fin de emitir una base do!m.tica al proceder reli!ioso sistem.tico1 "pener
elabora una combinación de conceptos luteranos y determinadas conclusiones reformadas de
considerar como FbuenasG las obras reali'adas con el propósito de F!lorificar a DiosG
*/*
y con la
conicción tambi&n reformada de los re!enerados puesta en la posibilidad de obtener cierto
!rado de cristiana perfección.
*/<
Mas1 a4ondando1 a la doctrina le faltaba co4esión( "pener1 baHo
el influHo de los místicos1 intentó e>poner m.s Bue fundamentar1 el sello sistem.tico del
comportamiento cristiano =principal mati' de su piedad@1 4aci&ndolo muy superficialmente1 si
bien en 4ondo sentido luterano.
*/,
%a certitudo salutis no fue1 pues1 efecto de la santificación1 de
la erificación de la fe1 sino del concepto luterano de la inculación por la fe1 con muc4a m.s
la>itud Bue aBuella Bue le precedió.
*/S
:ien Bue1 dentro del pietismo1 !eneralmente1 el factor
asc&tico2racional sostuo la superioridad por encima del factor sentimental y1 claro est.1 las ideas
*/+
Eso se manifiesta cuando "pener pone a discusión la competencia de las autoridades para controlar los
conentículos1 aun al mar!en de confusiones y abusos1 aduciendo Bue se trata del fundamental derec4o Bue asiste a
los cristianos1 el cual est. !aranti'ado por la ordenación apostólica =T4eolo!'sc4e :eden4en =Dificultades
teoló!icas@1 II1 p.!. ;/ y ss.@. :.sicamente1 este es el punto de ista puritano con respecto a las relaciones1 así como
al .mbito de i!encia de los derec4os del 4ombre1 deriados Fe> Hure diinoG y1 por esta ra'ón inalienables. Así a
Ritsc4l no le 4a pasado inadertido no sólo &sta =Pietismo1 II1 p.!. /S6@ sino tampoco la 4ereHía a la Bue lue!o se
4ace referencia en el te>to =ib.1 p.!. //S@. El Huicio Bue e>pone de un modo meramente positiista =para no llamarle
pedantesco@ acerca de la concepción del Ffundamental derec4o@G resulta anti4istórico por completo. Precisamente1 a
esta concepción debemos en la actualidad1 inclusie el m.s recalcitrante de los reacciona rios1 todo cuanto
admitimos como mínimo en el .mbito de libertad. "in embar!o1 Ritsc4l llea la ra'ón al discurrir Bue en cada uno
de los casos e>iste la coordinación or!.nica1 se!En el modo de considerar el asunto al estilo lutera no de "pener. %os
mismos conentículos =colle!ia pietatis@1 los c&lebres Fpia desideriaG de "pener1 a Buien les deben la teoría b.sica y
la realidad pr.ctica1 correspondían especialmente a los prop4esyin!s in!leses1 a Buienes 4allamos por primera e' en
las 9oras :íblicas londinenses1 de )o4. y. %asco =/S6,@1 y Bue1 lue!o1 fi!uraron en el inentario de las formas de la
piedad puritana acosadas por la autoridad eclesi.stica1 debido a su insubordinación en contra de &sta. %a disciplina
!inebrina fundamentaba su rec4a'o en el 4ec4o de Bue el Ftercer estadoG =status oeconomicus1 esto es( los cristianos
se!lares@1 no participa en la or!ani'ación eclesi.stica en la I!lesia luterana. En el debate acerca de la e>comunión
pone de manifiesto un tenue tinte luterano en el reconocimiento de aBuellos miembros se!lares desi!nados por los
príncipes para el Consistorio1 en representación del Utercer estadoG
*//
. %a palabra en sí de FpietismoG1 cuando en los dominios del luteranismo fue adoptada por primera e'1 denota
Bue1 en opinión de los contempor.neos1 la característica era alerse de la piedad =pietas@ como si se tratara de un
eHercicio metódico.
*/*
Indudablemente1 esta motiación debe ser reconocida como relatia1 preferible1 al calinismo1 bien Bue no a &l
tan sólo1 ya Bue con frecuencia se la descubre en las ordenaciones primitias de la I!lesia luterana.
*/<
Con el si!nificado de 9ebr.1 S1 /<1 /,. Cf. "pener1 T4eol. :edenRen1 I1 <+3.
*/,
Adem.s de :ailey y :a>ter =y. Consilia t4eolo!ica1 III1 31 /1 dist. /1 ,6. dist. <1 3@ "pener profesaba una particular
estimación por Tom.s de Qempis y Tauler =aun cuando a &ste no siempre lo comprendió( Consilia t4eolo!i ca1 II1 31
dist. /1 /@. Esto Eltimo Bueda comprobado1 principalmente1 en Cons. t4eol.1 /1/1 nEm. 6. "e!En &l1 %utero proiene
de Tauler.
Bue 4emos destacado como primordiales( en primer lu!ar1 Bue la se5al del estado de !racia reside
en el desarrollo de la propia santificación en el sentido de un afian'amiento y culminación1 Bue
pueden ser controlados por la ley
*/3
y1 en se!undo1 Bue la pro idencia diina es la Bue FoperaG
en el indiiduo irreproc4able1 cuya probada constancia y re!ulari'ada meditación lo eidencia
plenamente.
*/6
Asimismo1 A. 9. ?rancRe consideraba Bue para el trabaHo profesional no 4abía
otro medio m.s e>celso Bue el asc&ticoI
*/;
tanto &l como los puritanos creían profundamente Bue
Dios bendice a los suyos concedi&ndoles el triunfo en su trabaHo. K en substitución del doble
decreto1 el pietismo se alió de ideas Bue1 casi sin diferencia1 afian'aban una aristocracia de los
re!enerados en base a la !racia1 con i!uales consecuencias de orden psicoló!ico Bue las ya
anali'adas cuando 4abl.bamos del calinismo.
*/-
Ello fue tambi&n la causa1 por eHemplo1 de Bue
el FdeterminismoG1 imputado sin ra'ón al pietismo por sus impu!nadores1
**+
es decir1 el 4ec4o de
suponer Bue la !racia fue ofrendada a todos1 en !eneral1 si bien era cada uno Bue podía recibirla
por Enica e' o e>clusiamente en un momento dado de su idaI
**/
así1 pues1 el uniersalismo de
la !racia no era de nin!una utilidad para aBuel Bue no 4abía sido capa' de aproec4ar la
*/S
0er Ritsc4l1 loe. cit.1 II1 p.!. //<. %a luc4a por la Fe>piaciónG de los Eltimos pietistas =y de %utero@ no era
aceptada por &l como Enico si!no de real conersión =T4eol. :eden4en1 III1 p.!. ,63@. Acerca de la santificación en
cuanto a fruto de correspondencia por la fe en la reconciliación Nfórmula netamente luteranaN1 &ase Ritsc4l1 en
los citados pasaHes =loe. cit.1 p.!. //S1 nota *@. En cuanto a la certitudo salutis1 por una parte1 er T4eol. :edenRen1
/1 *<,( la fe erdadera no es tanto e>perimentada como un sentimiento emocional sino reconocida m.s bien en sus
frutos =esto es1 amor y sumisión a Dios@I por otra1 &ase el si!uiente p.rrafo =/1 p.!. <<S y ss.@ de dic4a obra( Fpor lo
Bue se refiere a la preocupación de cómo podr&is tener la certe'a de uestro estado de !racia y salación 4abr&is de
4allar en nuestro libro =los luteranos@ criterios de mayor se!uridad Bue aBuellos Bue pudieran ser 4allados en
escritor'uelos in!lesesG. No obstante1 en la doctrina de la santificación coincidía con ellos.
*/3
En los diarios piadosos recomendados por A. II. ?ranRe se encontraba la se5al e>terna de esto. Tanto el empleo
como el 4.bito metódico de la santificación 4abían de motiar su propio crecimiento y la diisión entre los buenos y
los malos( tal es1 posiblemente1 el tema b.sico de la obra de ?rancRe( 0on des C4rHs ten 0ollRommen4eit =De la
perfección del cristiano@.
*/6
%a desiación acerca de la proidencia1 dentro de esta doctrina pietista racional1 de su ortodo>a interpretación se
eidenció1 de un modo peculiar1 en el famoso debate sostenido entre los pietistas de 9alle y %osc4er1 el apolo!ista
de la ortodo>ia luterana. Así1 %osc4er1 en su Timot4eus 0erinus1 a al m.>imo1 lle!ando 4asta a situar todo aBuello
Bue puede lo!rarse por obra de la actiidad 4umana ante los desi!nios proidenciales. Por el contrario1 ?rancRe no
deHó de sostener su opinión1 desde un .n!ulo opuesto1 considerando como una Fadertencia de DiosG ese inopinado
desbordamiento de lu' acerca de lo Bue 4a de sobreenir1 lo cual constituye la consecuencia de la paciente espera de
la decisión Nde manera similar a la psicolo!ía propia del cu.Buero y a fin a la concepción comEn al ascetismo de
Bue la ía directa para lle!ar 4acia Dios es el m&todo racional. Es indudable Bue Xin'endorf se encuentra aleHado de
la doctrina de ?rancRe con respecto a la preisión diina1 ya Bue puso el destino de su comunidad a merced de la
suerte1 en una de las decisiones de m.s importancia b.sica. "pener 4abía 4ec4o referencia =en T4eolo!isc4e
:edenRen1 /1 p.!. /<, a Tauler para poner de reliee el car.cter peculiar de la Fserenidad cristianaO en la Bue el
4ombre debe abandonarse enteramente a la acción diina1 sin tratar siBuiera de cru'arse en su camino al obrar
irrefle>iamente de motu proprio =en cuyo punto de ista1 ?rancRe compartía tambi&n1 en lo fundamental@. Por todas
partes se 4ace eidente el dominio de la prontitud en el obrar de la reli!iosidad pietista1 atenuada esencialmente por
relación al puritanismo1 inBuieta por 4allar la pa' en esta ida. Ante esto1 un diri!ente baptista1 afirmaba aun en
/-+,( first ri!4teous ness1 t4an peace =#. L4ite1 el cual sí e>presaba en pocas palabras el pro!rama moral de su
secta1 en una comunicación a la ue 4abremos de referirnos1 reiteradamente1 en su oportunidad( cf. :aptist 9anbooR1
/-+,1 p.!. /+6@.
*/;
%ect. paraenet.1 I01 p.!. *6/.
*/-
Ritsc4l diri!e su crítica1 especialmente1 contra el incesante ritornello de esta idea. 0&ase ?rancRe1 en el escrito
mencionado1 supra1 nota /*,1 en el Bue la doctrina a comprendida.
**+
Asimismo1 se le encuentra en pietistas in!leses Bue no son predestinacionistas1 tales como #oodTin. $I. acerca
de este y otros1 9eppe1 t des Pietismus in der reforrnierten Qirc4e =9istoria del pietismo en la I!lesia reformada@1
%eiden1 /;6-I dic4a obra1 aun despu&s de la standard TorR de Ritsc4l1 continEa consider.ndose indispensable por lo
Bue respecta a In!laterra y1 en los Países :aHos.2 AEn en el s. MIM1 en 9olanda1 pre!untaron a Qó4ler por el
momento de su re!eneración =conforme la obra Bue 4abremos de citar en el pró>imo artículo@.
**/
Con ello se trataba de 4acer frente a las estra!adas consecuencias de la doctrina luterana sobre la
FrecuperabilidadG de la !racia =en especial la sabida FconersiónG in e>tremis@.
oportunidad del momento1 de a4í Bue en la doctrina calinista se le considerara como olidado
por Dios. %a tesis sus tentada por ?rancRe =captada de sus e>periencias personales@ era muy afín
a dic4a teoría1 4abi&ndose e>pandido muc4o y aun dentro del pietismo por muc4o tiempo.
Conforme ella1 la !racia Enicamente podía FirrumpirG en aisladas y muy especiales
manifestaciones1 despu&s de una Fluc4a e>piatoriaG.
***
A4ora bien1 siendo Bue de acuerdo con los
pietistas no todos estaban apercibidos para esa prueba1 pese a Bue debía producirla mediante el
m&todo asc&tico1 el re!enerado no deHaba de considerar como cristiano pasio a Buien era
incapa' de reali'arla. Por otro lado1 la institución de un sistema de luc4a e>piatoria ori!inó1
tambi&n1 Bue la or!ani'ación racional 4umana se aliera de la consecución de la !racia. De esta
e>cesia preferencia de la !racia se deducen las obHeciones contra la confesión en priado1 por
parte no de todos pero sí de la mayoría =así1 ?rancRe@ de los pietistasI prueba de ello la tenemos
en "pener con sus in cesantes dudas a las cuales tanto les debe Bue lo minaran 4asta las raíces
aun en el luteranismo1 pues lo decisio acerca de la le!ítima absolución era el efecto eidente de
la santificación eHecutada por la !raciaI no era1 pues1 factible conformarse simple mente con la
contritio para concederla.
**<
El 4ec4o de Bue uno pudiera reali'ar su propia aloración reli!iosa induce a Xin'endorff a la
remota idea del Finstrumento de DiosG1 no obstante sus titubeos ante las embestidas de la
ortodo>ia. En cuanto a lo dem.s1 penosamente podemos afirmar1 sin incurrir en un error1 cu.l
4abr. sido la postura ideoló!ica de tan e>traordinario Fdilettanti piadosoG1 al decir de Ritsc4l1
**,
el cual solía atribuirse la representación del Ftropo paulino2luteranoG frente al Ftropo pietista2
HacobeoG de ape!o a la ley. "in embar!o1 esa 4ermandad Bue el propio Xin'endorff aceptó1
foment.ndola muy a pesar de su acendrado luteranismo1
**S
de muestra un sentimiento1 a tra&s de
sus documentos notariales del /* de a!osto de /6*-1 semeHante1 en muc4os matices1 a la
aristocracia calinista de los santos.
**3
De i!ual manera e>isten analo!ías en la transferencia1
motio de pol&micas1 de la Hurisdicción de la comunidad a Cristo1 el /* de noiembre de /6,/.
De los tres sentidos tropoló!icos de la comunidad1 era el calinista y el morao Bue1 desde los
comien'os1 se inclinaron 4acia la reforma de una &tica profesional. Xin'endorff tambi&n se
enfrentó a )o4n Lesley1 con un sentido netamente puritano1 para e>presar la opinión de Bue era
***
"pener =T4eol. :edenRen1 II1 31 /1 p.!. /-6@ acomete contra la 4ipot&tica necesidad de saber el día y la 4ora de la
UconersiónG indubitable de su autenticidad. %a Fluc4a e>piatoriaG Fera para &l tan desconocida1 como los terrores
conscientiae de %utero lo eran para Melanc4t4on.
**<
Es muy comprensible Bue en eso la interpretación antiautoritaria de la Fclerecía uniersal U1 comEn del ascetismo1
eHerciera i!ualmente su influHo. Al!unas eces se optó por recomendar a los pastores diferir la absolución en tanto
Bue se pudiera FcomprobarG la autenticidad del remordimiento1 siendo esto considerado por Ritsc4l1 con toda ra'ón1
propio del calinista.
**,
ABuellos puntos Bue1 se!En nuestro parecer1 son m.s fundamentales se 4allan1 entaHosamente para nosotros1
comprendidos en Plitt1 Xin'endorffs T4eolo!ie =Teolo!ía de X.@ =< ols.1 #ot4a1 /;3-@( ol. /1 p.!s.1 <*S1 <,S1 <;/1
,/*1 ,*-1 ,<< y s.1 ,,,1 ,,;I ol. II1 p.!s. <6*1 <;/1 <;S1 ,+- y s.I ol. III1 p.!s. /</1 /361 /63. Cf. asimismo :ern41
:ecRer1 Xin'endorff und sein C4ristetun' =X. y su cristianismo@ =%eip'i!1 /-++@1 lib. <o.1 cap. III.
**S
Por supuesto Enicamente dio por admisible Bue la confesión de Au!sbur!o era un documento incontestable de la
e>istencia de la fe cristiano2luterana m.s Bue si se derrama sobre &l un Fun!Jento m.!icoG =así dic4o en el uso
repulsio de su peculiar terminolo!ía@. En erdad1 la lectura resulta una aut&ntica penitencia1 pues su len!uaHe1 en el
cual se diría Bue los pensamientos se derriten1 produciendo efectos peores Bue el Faceite cristoterpentinoG Bue tanto
susto ocasionaba a ?. T4. 0issc4er =en la controersia con el FC4ristoterpeG@.
**3
FNo 4ay reli!ión al!una en la Bue recono'camos a nadie por 4ermano1 como no 4aya crecido re!ado por la san!re
de Cristo así como sin Bue 4aya continuado totalmente transformado en la santificación del espíritu. No
reconocemos comunidad al!una notoria =i!ual a isible@ de cristianos1 sino es aBuella en donde se ense5a en toda su
nitide' la palabra de Dios y1 en donde aBu&llos ien de conformidad con &sta santamente1 como 4iHos de DiosG.
Principio1 este Eltimo1 procedente del bree catecismo de %uteroI sin embar!o1 tal como Ritsc4l obsera1 en &ste
ayuda para dar respuesta a la pre!unta de Bu& modo se santifica el nombre de Dios1 en tanto Bue1 a4ora1 se sire de
&l para delimitar la I!lesia de los "antos.
factible reconocer la propia Hustificación1 pues de no ser por el mismo Hustificado1 al menos por
los dem.s1 considerando las particularidades del cambio.
**6
"in embar!o1 el factor sentimental1
independientemente1 desempe5ó una ma!na misión en la piedad moraa y1 de manera especial1
Xin'endorff puso todo su personal empe5o en rec4a'ar las tendencias asc&ticas de la santidad
puritana
**;
dentro de su 4ermandad1 dando a la santificación de las obras una interpretación de
car.cter luterano.
**-
Tras la condena de los con entículos y en pleno uso de la confesión1 se
apeló nueamente al concepto luterano de los au>ilios sacramentales para la salación del alma.
?ue así cuando la tesis propia de Xin'endorff lo!ró 4acer efectio su propósito1 es decir( Bue la
sencille' del sentimiento piadoso es el refleHo de su erdad =como puede serlo el empleo de la
suerte como ía de manifestación de la oluntad diina@1 desiando de tal manera el racionalismo
del comportamiento Bue1 4asta donde fue posible Bue lle!ara la influencia del conde1
*<+
aBuellos
elementos sentimentales1 antirracionales de la reli!iosidad moraia e>pulsaron de raí' a los
dem.s1 del pietismo alem.n.
*</
El enlace de la moralidad con la remisión de los pecados en la
"dea fidei fratrum Bue tenía "pan!enber! es de tanta la>itud como la Bue domina en todo el
luteranismo.
*<*
El repudio Bu& a Xin'endorff le asalta con respecto a la aspiración metodista de la
perfección1 corresponde =tanto por parte suya como en relación a otro caso cualBuiera@ a su ideal
esencialmente eudemonista cuya aspiración es la bienaenturan'a =&l la llama FfelicidadG@
sentida por el 4ombre ya en esta ida1
*<<
en e' de obli!arle al trabaHo racional para !o'arla en el
m.s all..
*<,
No obstante1 siempre 4abitó en &l la idea de Bue el alor priatio de la 4ermandad1
**6
0er Plitt1 /1 p.!. <3 y1 tambi&n <;/ en la m.s aEn rotunda respuesta = a4í cita1 relatia a la problem.tica de Fsi las
buenas obras resultan necesarias para la bienaenturan'aG( FInnecesarias y 4asta perHudiciales para lo!rar la
bienaenturan'a mas1 despu&s de 4aberla obtenido1 son tan necesarias1 Bue Buien no las practica tampoco es feli'G.
Por consi!uiente1 de nueo1 no ratio essendi1 por el contrario ratio =Enica@ co!noscendi.
**;
EHemplo( las caricaturas de la Flibertad cristianaG1 fusti!adas por Ritsc4l =loe. cit.1 <;/@.
**-
Principalmente1 real'ando con crude'a la idea de la satisfacción penal en la doctrina de la salación1 de la cual &l
se alió para conertirla en fundamento del m&todo de santificación1 despu&s de 4aber sido impu!nados por las
sectas americanas1 sus tentatias misionales de acercamiento. En adelante el mantenimiento de la candide' y de
aBuellas irtudes in4erentes a la 4umilde conformidad1 como fin esencial de la ascesis moraa1 en ri!urosa pu!na
frente a las tendencias Bue predominaban dentro de la comunidad1 en todo similares al ascetismo puritano.
*<+
Influencia Bue1 no obstante1 estaba limitada1 por cuya ra'ón es erró neo acomodar con %amprec4t la piedad propia
de Xin'endorff en una faceta FpsíBuico2socialG del desarrollo. Por lo dem.s1 aBuello Bue tuo m.s fuerte influHo en
su piedad1 fue el 4ec4o circunstancial de ser un conde con instintos fundamentalmente feudales. Necesariamente1 en
su aspecto sentimental ella 4abría de adaptarse desde el .n!ulo de lo FpsíBuico2socialG1 así en el periodo del declie
sentimental de la caballería1 como del FsentimentalismoG. Debido a su postura contraria al racionalismo europeo
occidental y en el su puesto de Bue sea factible alorarle desde el .n!ulo de lo FpsíBuico2socialG1 tan sólo por el
influHo patriarcal del oriente alem.n1 cabe comprenderla.
*</
Así1 dan por resultado los debates entre Xin'endorff y Dippel1 de i!ual modo Bue 222despu&s de su muerteN las
demostraciones del sínodo de /63, eidenciaron con claridad la índole de or!anismo de la salación de la
confraternidad moraa. Al respecto1 er Ritsc4l =loc. cit.1 III1 p.!. ,,< y s.@ en su crítica.
*<*
Cf. por eHemplo1ss. /S/1 /,<1 /3+. A4ora bien1 a tra&s de las consideraciones en la p.!. <//1 se deducen con toda
nitide'1 la posibilidad de una falta de santificación1 pese al aut&ntico arrepentimiento y no obstante la remisión de los
pecados1 lo cual si bien est. en concordancia con la doctrina luterana acerca de la salación1 est. en desacuerdo con
la calinista =así como con la metodista@.
*<<
Cf.1 manifestaciones de Xin'endorff citadas por Plitt1 II1 p.!. <,S. Asimismo1 "pan!enber!1 Idea fidei1 p.!.<*S.
*<,
Cf.1 por eHemplo1 la manifestación de Xin'endorff a propósito de Matt4. *+1 *;1 citada por Plitt en III1 p.!. /</(
F"i eo a un indiiduo Bue 4a recibido de Dios un don refinado1 me re!ociHar& y 4abr& de aproec4arme del mismo
con deleite. No obstante1 si adierto Bue no est. satisfec4o con lo propio1 pues aEn 4abría preferido fuera meHor1
considerar&1 entonces1 esta postura como el principio del 4undimiento de tal personaG. Xin'endorff no admitía N
especialmente en su conersación con )o4n Lesley =/6,<@N el aance en la santificación1 debido a Bue la daba por
identificada con la Hustificación y Enicamente la podía adertir por relación sentimental con Cristo =&ase Plitt1 /1
p.!. ,/<@. El 4ec4o de Festar en posesiónG de lo diino suple el sentimiento de la FinstrumentalidadG( la mística
despla'a a la ascesis =d.ndole el sentido Bue se er. en la introducción a los si!uientes artículos@. Claro est. Bue
i!ual mente para el puritano1 es =conforme se indicar. en dic4a ocasión@ el 4abitus presente y terrenal lo Bue &l
aspira en realidad. Este 4.bito1 con la interpretación de certitudo salutis1 para &l constituye el sentimiento actio de
contrariamente al sentir de las dem.s i!lesias1 se 4alla sin remedio en la actiidad de la ida
cristiana1 en el cometido y1 por consi!uiente1 en el trabaHo profesional.
*<S
Por otro lado1
considerando las entaHas de la racionali'ación1
*<3
&sta era1 conforme el pensamiento de
Xin'endorff1 el principal factor de la manera como &l concebía la ida1 y ello1 no sólo como idea
suya1 sino de otros representantes del pietismo1 era el resultado del cate!órico e>traío de toda
especulación filosófica1 =indeseable para la fe@ y la consecuente predilección por el conocimiento
particular empíricoI
*<6
de a4í se deduce1 al mismo tiempo1 la intención política del propa!andista
profesional. %a 4ermandad1 en su car.cter de eHe de la misión1 era1 a la e'1 una empresa
comercial1 conduciendo de aBuel modo a sus afiliados por el camino del ascetismo profano Bue
adem.s propone tareas a la ida y1 por ende1 la educa1 suHet.ndola a un pro!rama. Tropie'a1 sin
embar!o1 con un obst.culo1 esto es( con la !lorificación =cuyo modelo est. en la ida del
misionero apostólico@ del carisma de la pobre'a de los FdiscípulosG por Dios ele!idos1
*<;
comparable1 en la pr.ctica1 a una realori'ación de los consilia ean!&lica. Puede decirse Bue
la instrumentalidad.
*<S
Tal manantial utilitario no permitió para Xin'endorff Bue fuera el fundamento &tico consecuente a toda su
postura. El ne!ó la concepción luterana del Fsericio de DiosG en la profesión1 como criterio concluyente de la
lealtad a ella. Esta es por lo pronto el premio por Flealtad al oficio del "ala dorG =Plitt1 II1 p. ,//@.
*<3
:ien conocido es su espíritu( Fun ser racional no debe ser incr&dulo1 y un creyente no debe ser irracionalG1 en su
"oRrates1 di. Aufric4ti!e An'ei!e ersc4'edener nic4t soTo4l unbeRannter als ielme4r in Abfall !eratener
9auptTa4r4eiten ="ócrates1 es decir1 simples indicaciones acerca de ciertas erdades de fundamento no tan
i!noradas como abandonadas@ =/6*S@1 e i!ualmente1 la predilección Bue eidencia en sus trabaHos con respecto a
escritores como :ayle.
*<6
Es bien sabida la notoria predilección por la ascesis protestante 4acia el empirismo racionali'ado relatio a la
fundamentación matem.tica1 y en esta ocasión no es posible tratarlo con mayor e>tensión. Cf.1 acerca del
encau'amiento de las ciencias 4acia la inesti!ación Fe>actaG matem.tico2racionali'ada1 las causas Bue determinan
el fenómeno y su disconformidad al parecer de :acon1 Lindelband1 #esc4ic4te der P4ilosop4ie =9istoria de la
filosofía@1 p.!s. <+S1 <+61 de manera especial las consideraciones en la p.!. <+S1 infra1 las cuales impu!nan
ciertamente1 la idea acerca de Bue la ciencia natural moderna es deudora de su e>istencia a ciertos intereses
materiales tecnoló!icos. Indudablemente1 4ay cone>iones de suma importancia en este sentido1 bien Bue de
naturale'a en e>tremo complicada. 0er1 i!ualmente1 Lindelband. Neuere P4ilosop4ie =%a filosofía moderna@1 /1
p.!. ,+ y s. El ascetismo protestante tenía el punto de ista1 concluyente =conforme se manifiesta e>plícitamente en
las T4eol. :edenRen de "pener1 /1 p.!. *<*I III1 p.!. *3+@1 de Bue así como al cristiano se le reconoce por los frutos
de su fe1 de i!ual modo el conocimiento de Dios y de sus desi!nios Enicamente puede ser e>traído del conocimiento
de sus obras. Esta es la ra'ón por la cual el cristianismo purita no1 bauti'ante y pietista tenía predilección por la
física y por las dem.s disciplinas matem.tico2naturales1 Bue operaban a base de una norma similar. E>istía la
creencia Bue del conocimiento de las leyes diinas de la naturale'a1 podía uno elearse 4asta conocer el FsentidoG
del unierso1 al cual no era posible lle!ar1 debido al car.cter fra!mentario de la Reelación diina =idea del
calinismo@1 mediante especulaciones conceptuales. El proceder empírico del s. M0II era1 para la ascesis1 el medio
de buscar a FDios en la naturale'aG pues &sta conducía a Dios en tanto Bue1 a la inersa1 se creía Bue la especulación
filosófica aleHaba de l. En opinión de "pener1 el peor mal Bue el cristianismo 4a sufrido se debe a la filosofía
aristot&licaI otra1 principalmente la FplatónicaG1 es meHor. =Cons. T4eol.1 III1 31 /1 Dist *1 nEm. /<.@ Cf. i!ualmente
este tan peculiar pasaHe( F$nde pro Cartesio Buid dicam non 4abeo =no lo cono'co por lectura@ semper tamen optai
et opto1 ut Deus iros e>citet1 Bui eram p4ilosop4iam el tandem oculis sisterent1 in Bua nullius 4ominis
attenderetur auctoritas1 sed sana tantum ma!istri nesciaranoG ="pener1 Cons. T4eoiOo!.1 II1 S nEm. *@. Es bien sabido
Bue las concepciones del protestantismo asc&tico 4an tenido !ran ascendiente en el desenolimiento educatio1 de
manera especial en la ense5an'a de la profesión. Del acoplamiento de ambas con la actitud diri!ida a las fides
implícita1 Bueda al descubierto el con tenido del plan peda!ó!ico a desarrollar.
*<;
F"e trata de una clase de indiiduos Bue tienen puesta su entura1 con peBue5as diferencias1 en estos cuatro
puntos( a@ ser ... 2 insi!nificantes1 menospreciados1 ofendidos. 2 b@ desatender 2 . 2 la totalidad de los sentidos Bue no
utili'an en el sericio de su "e5or. 2 e@ no poseer nada o en despoHarse de lo Bue se retiene 2 . d@ trabaHar a Hornal y no
por la !anancia1 antes bien por la propia profesión y por el "e5or y su próHimo.... F=Rel. Reden =Discursos
reli!iosos@1 II p.!. /;+ Plitt1 /1 p.!. ,,S@. No podían ni debían todos ser FdiscípulosG1 m.s Bue aBuellos a los cuales
llamaba el "e5orI pero1 de acuerdo con la confesión del propio Xin'endorff =Plitt1 /1 p.!. ,,-@1 aEn subsisten
inconenientes1 ya Bue el "ermón de la Monta5a iba diri!ido1 formalmente a todos en !eneral. "e adierte
claramente la similitud de este Facosmismo libre del amorO con los ideales bauti'antes primitios.
ello contuo la elaboración de una &tica profesional racional semeHan te a la calinista1 si bien no
constituyó una alla infranBueable1 como lo patenti'a la modificación del moimiento
bauti'ante1 sino Bue se la preparó íntimamente con la idea de una tarea eHercida Enicamente Fpor
la propia profesiónG. Como Buiera Bue sea1 adertimos en el pietismo alem.n1 considerado desde
nuestro peculiar punto de ista1 una falta de se!undad1 un titubeo en el enlace reli!ioso de su
ascetismo1 contrastante con la infle>ible consecuencia del calinismo1 motiada por ascendientes
luteranos y debido al cari' sentimental de su piedad. Claro est. Bue a este elemento sentimental
no debe atribuírsele el sello específico del pietismo compar.ndolo con el luteranismo1
*<-
pero1
frente al calinismo1 el niel de racionali'ación de la ida era muy inferior1 ya Bue al impulso
interior del pensamiento en el estado de !racia para siempre m.s controlable =esto es( Bue
!aranti'a la ida del m.s all.@ se le 4i'o cambiar su dirección1 encau'.ndole 4acia lo presente.
Así1 en e' de la propia se!uridad perse!uida por el predestinado a base del positio trabaHo
profesional continuo1 sur!e una modestia y un temor en el .nimo1
*,+
producido por el
enardecimiento sentimental1 en base a la mera e>periencia íntima1 así como a la pr.ctica de la
confesión1 mal ista por el pietismo1 pero consentida por el luteranismo.
*,/
Así1 pues1 todo ello
constituye la eidencia de cómo e/ luteranismo busca1 a. su manera1 la salación1 considerando
m.s primordial la Fremisión de los pecadosG Bue la FsantificaciónG pr.ctica. ABuel an4elo
racional1 prescrito para lo!rar y de terminar el conocimiento pr.ctico de la bienaenturan'a en el
m.s all. se e1 a4ora1 sustituido por el impulso irresistible de establecer la reconciliación con
Dios y la comunicación con El en lo presente1 es decir1 en esta ida. De i!ual modo Bue en el
estado económico la tendencia al placer est. re5ida actualmente con la estructura Fracional de la
economíaG1 fundamentada en la obsesión por el ma5ana1 en el .mbito de la ida reli!iosa ocurre
al!o parecido. ^ueda1 pues1 notablemente comprobado Bue la orientación de aBuel impulso
reli!ioso1 con el cari' de íntima afección Bue 4oy se le da1 lleaba en sí una mira1 aun cuando
d&bil1 de racionali'ación del obrar en esta ida1 semeHante a la necesidad de la FcomprobaciónG
de la fe en los Fc.nticosG re formados diri!ida 4acia lo futuro1 en tanto Bue con respecto a la
creencia del luterano ortodo>o1 ape!ado1 se!En la tradición1 a la palabra y los sacramentos1 era
capa' de desple!ar una sistemati'ación al m.>imo del comportamiento piadoso. ConHunta mente1
el desarrollo del pietismo1 desde "pener y ?rancRe 4asta Xin'endorff1 tomó una dirección
siempre m.s tena' 4acia el factor sentimental. "in embar!o1 la propia Finclinación eolutiaG no
se manifestaba con elloI por el contrario1 las diferencias se debían a los diersos ambientes
piadosos y sociales de los cuales proenían sus m.s respetables representantes. Despu&s de lo
dic4o ya no es posible empe5arnos m.s en pormenores1 así como tampoco nos es dado 4acer
referencia a la manera de manifestar2 se1 en cuanto a la distribución !eo!r.fica y social1
característica propia del pietismo alem.n.
*,*
9emos de limitarnos a se5a lar Bue este sentimiento
del pietismo fue afinando su perfil en pausados cambios ante el proceder piadoso del santo
puritano. "i intentamos puntuali'ar1 aun cuando transitoriamente1 esta diferencia1 diremos Bue las
*<-
PorBue1 en tiempos1 inclusie1 de los epí!onos1 para el luteranismo no era1 en absoluto1 nada e>tra5o el
sentimiento íntimo de la reli!iosidad. %a diferenciación b.sica estaba m.s pronto en lo asc&tico( en la norma de ida1
la cual a los oHos del luterano1 poseía un característico iso de Fsantificación de las obrasG.
*,+
En opinión de "pener =T4eol. :edenRen1 /1 <*,@1 m.s Bue la se!uri dad el meHor indicio de la !racia es el Ftemor
cordialG. Claro est. Bue con frecuencia se encuentran1 i!ualmente1 en los autores puritanos seeras adertencias ante
la posibilidad de una Ffalsa certe'aGI sin embar!o1 la doctrina de la predestinación obraba infaliblemente 4acia la
inersa1 por lo menos en la medida en Bue el influHo suyo precisaba la cura de almas.
*,/
Puesto Bue el resultado psicoló!ico relatio a la subsistencia de la confesión1 era en todo caso1 el descar!o de la
propia responsabilidad del indiiduo por su proceder =en cuya irtud resultó ser tan solicitada@ y el 4ec4o de eitar
los resultados en e>tremo seeros de los postulados asc&ticos.
*,*
Ritsc4l1 en el tomo II de su mencionada obra1 al e>poner el pietismo TJrttember!u&s se5ala la en&r!ica medida
con la Bue determinados factores meramente políticos interinieron para determinar1 inclusie1 la modalidad del
pietismo reli!ioso.
irtudes Bue el pietismo podía fomentar eran de diferente índole Bue aBuellas en las Bue podía
eHercitarse el funcionario FBue obraba con probidadG1 el empleado1 campe sino o artesano1
*,<
así
como el patriarcal amo1 con la sencille' !rata a Dios =al estilo de Xin'endorff@1 en tanto Bue el
calinismo da la impresión de encontrarse m.s cerca del !lacial espíritu Hurídico y din.mico de
los empresarios bur!ueses capitalistas.
*,,
?inalmente1 el pietismo sentimental era pusil.nime1 una
5o5ería Nya obserada por Ritsc4lN
*,S
para leisure classe. Esta demostración no es e>4austia1
pero podemos aler nos de ella para comprender1 inclusie1 determinadas diferencias en materia
de economía entre los pueblos Bue se 4an sentido dominados por el influHo asc&tico1 ya sea de
una o de otra de esas dos direcciones.
El enlace de la piedad sentimental y1 al mismo tiempo1 asc&tica con la diferencia pro!resia y
4asta el rec4a'o 4acia los principios do!m.ticos del ascetismo calinista1 es proec4oso tambi&n
para determinar los atributos peculiares del otro aspecto del pietismo continental( el
metodismo.
*,3
No es nada difícil aBuilatar1 por su mismo nombre1 el desa!rado Bue sus adeptos
causaban en la !ente de su &poca( la Fmetodi'aciónG1 es decir1 Bue se aHustaba a un rí!ido sistema
en su tenor de ida para1 así1 lo!rar la certitudo salutis Bue es lo Bue nunca deHó de interesar y a
cuyo alrededor !iraba toda la propensión reli!iosa. %a afinidad con el pietismo alem.n Nde la
Bue no cabe duda a pesar de todas las diferenciasN1 en al!una de sus direcciones1
*,6
sale a relucir
en el 4ec4o de Bue el Fm&todoG fue adaptado con la precisa intención de producir el acto
sentimental de la FconersiónG. Principalmente en tierras americanas1 el sentimentalismo
=encarnado en )o4n Lesley por ascendientes morao2luteranos@ adoptó un intenso colorido
emocional1 puesto Bue1 desde sus comien'os1 la aspiración metodista consistía en el desempe5o
de una misión sobre el m.s nutrido conHunto de personas. %a irascible luc4a e>piatoria 4asta el
colmo de los &>tasis1 entablada particularmente en el Fbanco de la an!ustiaG en Am&rica1 inducía
a confiar en la inmerecida !racia de Dios y1 a la e'1 a tener conciencia de la Hustificación y la
reconciliación. "emeHante pie dad sentimental1 superadas ciertas luc4as internas1 efectuó un
*,<
Consid&rese la frase de Xin'endorff transcrita =supra1 nota /,6@.
*,,
Indudablemente1 el calinismo es asimismo FpatriarcalG1 por lo menos el !enuino. :a>ter1 en su autobio!rafía1
4ace 4incapi& en la relación entre su actiidad y la índole dom&stica de la industria en Qidderminster. 0&ase el
pasaHe citado en las LorR of t4e Pur. Diines1 p. MMM0III( FT4e toTn liet4 upon t4e Teain! of Qidderminster
stuffs1 and as t4ey stan in t4eir loom1 trey can set a booR before t4em1 or edify eac4 ot4er...G "in embar!o1 sea como
fue re1 en la &tica reformada y1 en especial1 la bauti'ante1 el patriarcalismo presenta tonalidades diferentes1 Bue
aBuellas en el seno del pietismo. Mas1 esta cuestión Enicamente sería posible discutirla en otra parte.
*,S
%e4re on der Rec4tferti!un! und 0ersó4nun! =Doctrina de la Hustificación y la reconciliación@1 <a. ed.1 /1 p.!.
S-;. En tanto Bue para ?ederico #uillermo / el pietismo si!nificaba al!o propio de rentistas1 el asunto encerraba
m.s erdad para &l1 Bue para el pietismo de un "pener o un ?rancReI adem.s1 el monarca1 al abrir las puertas de sus
Estados a los pietistas1 merced a su Edicto de tolerancia1 estaba muy consciente del porBu&1 lo 4acía.
*,3
A fin de adBuirir un meHor entendimiento del metodismo1 consEltese el e>traordinario escrito1 en torno al tema1 de
%oops en la Real En'y4i. f. prot. T4eol. u. Qirc4e1 <a. ed. "on i!ualmente de utilidad los trabaHos reali'a dos por
)acoby1 en especial 9andbuc4 des Met4odismus =Manual del metodismo@1 Qolde1 )un!s1 y "out4ey. 0&ase acerca de
Lesley1 cf. Tyermann1 %ife and times of )o4n Lesley =0ida y &poca de ). L.@1 %ondres1 /;6+I Latson en %ife of
Lesley =0ida de Lesley@1 traducido al alem.n1 Bue !o'a de !ran popu laridad. ^ueremos se5alar Bue en la
Nort4Testern $niersity de Eanston1 en C4ica!o1 se encuentra una de las bibliotecas m.s documentadas para el
estudio del metodismo. Al!o así como un eslabón de enlace entre el puritanismo cl.sico y el metodismo1 lo
constituía el poeta reli!ioso lssac Latts1 con Buien 9oTe sostenía amistad1 capell.n de 8lierio CromTell y1 m.s
tarde1 de Ricardo CromTell1 a Buien L4itefield trató de pedir conseHo =cf. "Reats1 p.!. *S, y s.@.
*,6
9aciendo abstracción de las particulares influencias de Lesley1 tal afinidad se 4alla 4istóricamente condicionada1
por una parte1 debido al declie de la doctrina de la predestinación1 y otra1 por la italidad del renacimiento de la
sola fides Bue animaba a los fundadores del metodismo1 ori!inada principalmente por su definida índole misional
determinante de una repristinación =modificada@ de al!unas ordenan'as medieales emanadas del sermón de la
FresurrecciónG en combinación con 4ormas del pietismo. "emeHante fenómeno =en cuyo sentido1 aparte de ser un
retroceso m.s all. del pietismo1 no deHa de serlo con respecto a la piedad bernardina del medieo@1 nada tiene Bue
er1 indudablemente1 con aBuella un.nime inclinación 4acia el FsubHetiismoG.
sin!ular ínculo con los principios asc&ticos cuyo car.cter racionalista estaba !rabado de manera
permanente por el pietismo. En oposición al calinismo1 Bue tomaba a en!a5o todo lo emotio1
fue considerada como la sola base incontroertible de la certitudo salutis1 la se!uridad absoluta
del preferido1 mientras Bue por &l fuera sentida1 emanada de la autenticidad directa del espíritu y
en tanto Bue a todas 4oras pudiera probar su ori!en. De acuerdo con la doctrina de Lesley
=consistente en un nueo i!or de la doctrina de la santificación1 al mismo tiempo Bue un
contundente despe!o de su idea ortodo>a@1 al preferido ya le era posible adBuirir en este mundo1
por el poder de la !racia1 la conciencia de la perfección1 en un sentido de pure'a1 debido a un
se!undo fenómeno interno1 Bue solía ser independiente del primero y con m.s frecuencia de
sEbito1 esto es( la FsantificaciónG. ComEnmente1 alcan'ar esta meta es difícil =a no ser al t&rmino
de la ida@I sin embar!o1 es necesario desearlo con toda lealtad1 pues ella es definitiamente la
Bue afian'a a la certitudo salutis y la re!ociHante se!uridad1 en e' del .spero preHuicio de los
calinistas1
*,;
siendo ella la Bue1 en toda coyuntura1 4abr. de Hustificar al aut&ntico conertido
ante sí y ante los dem.s1 puesto Bue siBuiera los pecados FdeHaron de dominar en &lG. No obstante
la si!nificación determinante del autotestimonio del sentimiento1 la necesidad del proceder santo1
inspirado en la ley1 no cayó en el olido. Mientras Lesley arremetía contra la Husticia de las
obras de su &poca1 lo Bue en realidad 4acía era reiir la anti!ua idea puritana acerca de Bue las
obras no constituyen la base erdadera1 sino Enicamente la co!noscitia del estado de !racia1 y1
adem.s1 condicionadas ad !loriam Dei1 e>clusiamente. Claro est. Bue el correcto
comportamiento de por sí no puede lo!rar esto. Lesley ya lo 4abía e>perimentado en &l( debía
a!re!arse el sentimiento de !racia. En al!En momento dado &l lle!ó a conceptuar las obras en
calidad de Fcondición de la !raciaG1 y 4acía 4incapi&1 en la declaración del - de a!osto de
/66/1
*,-
en Bue no puede ser buen creyente aBuel Bue no reali'a nin!una buena obra. El
metodismo se esfor'aba en destacar Bue aBuello Bue los diferenciaba de la I!lesia oficial1 era la
pr.ctica de la piedad1 y no la doctrina. En el Ean!elio de "an )uan se encuentra asentado el
alor del FfrutoG de la feI y el comportamiento fue considerado como e>plícito si!no de la
re!eneración. No obstante1 las dificultades no se 4icieron esperar(
*S+
este despla'amiento de la
certitudo salutis desde la conciencia de la !racia1 en permanente y reanudada comprobación
inmediata1 al propio comportamiento asc&tico1 al sentimiento consecutio de la !racia y la
perfección
*S/
Nya Bue la se!uridad de la perseerancia enía a enla'arse a cada una de las luc4as
e>piatoriasN puede si!nificar para el metodista adicto a la doctrina de la predestinación1 una
antinomia en la interpretación1 en los temperamentos fr.!iles1 de la Flibertad cristianaG1 esto es(
el desplome del comportamiento metódicoI o bien1 en caso de rec4a'arse esta consecuencia1 la
anidosa se!uridad del santo para consi!o1
*S*
esto es1 un sentimiento impulsio de cari' puritano.
En ista de las embestidas de los contrarios1 se procuró soslayar estas consecuencias1 real'ando
la autenticidad normatia de la :iblia y la necesidad de la erificación de la creencia1
*S<
lo cual1
*,;
Este fue el car.cter Bue Lesley dio1 en cierta ocasión1 a los efectos in4erentes de la fe metodista1 cuya semeHan'a
con la FfelicidadG a la Bue Xin'endorff 4acia referencia Bueda eidenciada claramente.
*,-
8bs&rese la misma en 0ida de Lesley1 de Latson =ersión alemana@1 p.!. <</.
*S+
0er ). "c4necRenbur!er en 0orlesun!en Jber die %e4rbe!riffe der Rleinen protestantisc4en Qirc4enparteien
=%ecciones sobre las doctrinas de los peBue5os partidos escol.sticos protestantes@. Ed. Por 9undes4a!en ?rancfort1
/;3S1 p.!. /,6.
*S/
L4itefield1 Bue encabe'aba el !rupo predestinacionista =a cuya muerte Buedo desinte!rado por mala
or!ani'ación@1 refuta en su naturale'a la doctrina Tesleyiana acerca de la FperfecciónG1 la cual1 en efecto1 no 4acía
m.s Bue substituir la idea de la comprobación del calinismo.
*S*
"c4necRenbur!er loc. cit.1 p.!. /,S. Al!o distinto %oofs1 loe. cit. $no y otro resultado son característicos de toda
piedad inspirada en principios i!uales.
*S<
De tal forma1 la conferencia celebrada en /66+1 en la inteli!encia Bue la primera de /6,, 4ubo reconocido Bue el
calinismo y el antinomismo prescindían de la frase bíblica F4asta el !rueso de un cabelloG. Dado la falta de lu' y
claridad1 no se debían separar por motios de dier!encias doctrinales1 siempre y cuando la i!encia de la :iblia
por otro lado1 ino a i!ori'ar la actitud de Lesley netamente anticalinista1 al pre!onar Bue la
!racia puede con facilidad sucumbir. %as intensas corrientes luteranas toleradas por Lesley1 a
tra&s de las 4ermandades1
*S,
beneficiaron este desenolimiento y acrecieron la desorientación
reOi!iosa de la &tica meto dista.
*SS
Entre todos1 el solo principio establecido con solide' fue el
concepto de regeneration =se!uridad de la salación de cu yo ori!en sentimental brotó el fruto de
la fe@1 como fundamento ital1 y el de santificación1 con su consecuencia de libertad =por lo
menos implícita@ contra todo el poderío del pecado1 como eidencia del estado de !racia. A 4ilo
fueron dealuados los elementos e>teriores de la !racia1 en especial los sacramentos. Como
Buiera Bue sea1 el general a,akening en la secuencia del metodismo1 representó por todos los
.mbitos =por eHemplo1 en Nuea In!laterra@ una mayor intensidad de la doctrina de la !racia y de
la elección.
*S3

De este modo1 parece ser Bue la ra'ón con la Bue pretende afian'arse la &tica del metodismo es
tan titubeante como la del pietismo1 y de i!ual manera en &l el deseo de la higher life1 la
Fse!unda bendiciónG1 era rempla'ar la doctrina de la predestinaciónI su procedencia in!lesa le
induHo a orientar ínte!ramente la pr.ctica de su &tica por el camino del cristianismo reformado
in!l&s1 del Bue pretendía ser un rial. El acto emotio de la conersión se produHo
metódicamente1 pero tras &l no se pudo llear a cabo el piadoso deleite de la comunidad con Dios
=semeHante al pietismo sentimental de Xin'endorff@1 antes bien el sentimiento reiido se cambió
en aspiración racional de perfecciónI por donde1 a diferencia del pietismo alem.n1 el car.cter
sensible a las emociones1 propio de la reli!iosidad1 no propició un cristianismo sentimental
meramente interno. "c4necRenbJr!er 4a se5alado atinadamente Bue ello era la consecuencia del
e>i!uo olumen del sentimiento del pecado =parcialmente1 en ra'ón absoluta del car.cter
emotio de la conersión@I en realidad1 lo de finitio si!uió siendo la naturale'a fundamental
reformada de la conciencia piadosa. El enardecimiento sentimental tuo la característica de un
arrebato simplemente moment.neo1 aunBue Fcorib.nticamenteG enardecidoI en cuanto a otras
consideraciones no da5ó un mínimum siBuiera el car.cter racional del comportamiento.
*S6
Así1
pues1 la re!eneration del metodismo se limitó Enicamente a crear un complemento de la santidad
de las obras1 esto es1 estableció un enlace piadoso al comportamiento asc&tico1 tras el abandono
de la doctrina de la predestinación. %as se5ales del comportamiento1 imprescindibles para el
control de la aut&ntica conersión1 eran realmente las mismas Bue en el calinismo. En las
pró>imas p.!inas1 destinadas a deliberar acerca de la idea de profesión1 podemos abstenemos de
aludir al metodismo1 puesto Bue1 en calidad de fruto tardío1
*S;
no proporcionó en absoluto nada
fuese sostenida en calidad de norma pr.ctica.
*S,
%os metodistas se consideraban separados de los 9ermanos Moraos1 por cuanto el do!ma acerca de la
probabilidad de una impecable perfección1 i!ualmente rec4a'ada por Xin'endorff1 de manera especial1 en tanto Bue
Lesley de por sí tenía por sentimentalismo a la piedad moraa y a los Huicios Bue %utero emitía acerca de la F%eyG
los tildaba de FblasfemosG. ^uedan aBuí e>puestos los lindes Bue continuaron separando de modo irreductible al
luteranismo de cualBuier índole de proceder racional piadoso.
*SS
En cierta ocasión1 )o4n Lesley 4i'o destacar Bue tanto los cu.Bueros1 como los presbiterianos y episcopalianos1
e>cluyendo a los metodistas1 deben dar cr&dito a los do!mas. Cf. en torno a ello lo e>puesto =de un modo sumario1
por cierto@ por "Reats en 9istory of t4e free c4urc4es of En!land =9istoria de las I!lesias libres de In!laterra@1 /3 ;;2
/;S/.
*S3
Cf.1 como por eHemplo1 De>ter en Con!re!ationalism.1 p.!. ,SS y s.
*S6
Claro est. Bue1 no obstante1 puede causarle perHuicio1 tal como acaece con los ne!ros americanos en la actualidad.
En cuanto a otras consideraciones1 el frecuente sello acentuadamente patoló!ico del sentimiento metodista1 a la
inersa del sentimentalismo relatiamente llano del pietismo1 est. subordinado de un modo íntimo1 no tan sólo por
ra'ones 4istóricas y publicitarias del 4ec4o1 antes bien1 del poder de penetración asc&tica de la ida1 allí donde se
propició m.s el desenolimiento del metodismo. Claro est. Bue a los neurólo!os correspondería 4allar la
concluyente solución a esta problem.tica.
nueo.
*S-
Tanto el pietismo continental europeo como el metodismo de los pueblos an!losaHones
son por i!ual fenómenos de se!undo plano1 en ra'ón de sus respectias ideolo!ías1 así como por
su desarrollo 4istórico.
*3+
Cerca del calinismo encontramos el moimiento bauti'ante1 se!undo
en importancia representatia del ascetismo protestante y las sectas de los baptistas1 menonitas y
principalmente los cu.Bueros1
*3/
sur!idas en su seno1 al correr de los si!los M0I y M0II1 ya sea
de manera directa o bien debido a la elección de las respectias ideas de reli!ión aceptadas en
cuanto a la forma.
*3*
%a &tica de estos conHuntos est. enla'ada con principios reli!iosos
substancialmente 4etero!&neos in4erentes de la doctrina reformada. El esbo'o Bue en se!uida
tra'aremos tiene por obHeto poner de reliee los aspectos Bue m.s nos interesanI y no podr. dar
*S;
Con toda intención1 %oofs =loc. cit.1 p.!. 6S+@ indica Bue e>iste una diferencia entre el metodismo y otros de los
moimientos asc&ticos1 debido a Bue aBu&l se ori!inó tras el período de la Ilustración in!lesa1 y lo coloca en
paran!ón con el renacimiento =indudablemente1 muc4o m.s endeble@ del pietismo alem.n dentro del primer tercio
de este si!lo. Como Buiera Bue sea1 conforme a Ritsc4l =%e4re on der Rec4tferti!un! und 0erso4nun ol. /1 pa!.
S3; y ss.@ es Husto poner de reliee el paralelismo con la modalidad Bue ofrece el pietismo en Xin'endorff1 el cual =a
la inersa de "pener y ?rancRe@ i!ualmente constituye una resistencia frente a la FIlustraciónG. "in embar!o1 como
ya lo asentamos1 esta resistencia tiene en el metodismo una mira diferente Bue la de los moraos1 por lo menos 4asta
donde Xin'endorff lle!aba a eHercer su influHo.
*S-
No obstante1 &l la desarrolló en el mismo sentido e i!uales resulta dos Bue el de las dem.s sectas asc&ticas tal
como se eidencia en el te>to de ). ULesley cit. p.!. *S+.
*3+
K1 tal como Buedó demostrado1 atemperancias de la &tica asc&tica consecuente del puritanismo1 en tanto Bue1
continuando la idea si fuesen tomadas en cuenta estas concepciones piadosas en calidad de Fe>ponentesG o
FrefleHosG del desenolimiento capitalista1 debería 4aber acaecido a la inersa Hustamente.
*3/
%os conocidos como #eneral :aplists1 de los baptistas1 derian de los primitios bauti'antes. Ka Buedó asentado
Bue los particular baptists1 eran calinistas1 Bue pretendían limitar a los re!enerados o1 por lo menos1 a los de por sí
adeptos el derec4o de propiedad a la I!lesia oficial1 si bien no fueron siempre consecuentes en el eHercicio en los
tiempos de CromTell. Tanto los unos como los otros1 los cuales nos merecen toda la ma!nitud 4istórica del car.cter
representatio de la tradición bauti'ante no consideramos Bue constituyan un motio poderoso para Bue los
subordinemos a un e>amen do!m.tico específico. Es indiscutible Bue los cu.Bueros1 aunBue constituían
formalmente una nuea institución de #eor!e ?o> y sus cole!as1 en sus concepciones b.sicas no fueron m.s Bue
continuadores de las tradiciones bauti'antes. %a m.s acertada introducción a su 4istoria1 deHando al mismo tiempo a
la lu' los ne>os e>istentes entre baptistas y mennonistas1 nos la e>pone :arclay en T4e inner life of t4e reli!ious
societies of t4e Common Tealt4 =%a ida interior de las sociedades reli!iosas de la CommonTealt4@1 /;63. En
relación a la 4istoria de los baptistas1 cf. 9. M. De>ter en T4e true story of )o4n "mit4 t4e Re2:aptist1 as toid by
4irneselfand 4is contempora ries =9istoria de ). S.1 el anabaptista1 contada por &l mismo y sus contempo r.neos@1
:oston1 /;;/. =Al respecto &ase ). C. %an!1 en :apt. ^uart. R. /;;<1 p.!. / y "s.@ ). MucR1 A. 9ist1 of t4e Presb.
and #en. :apt. C4. in t4e L. of En!l.1 %ondres /;<S. A. 9. NeTman1 9ist. of t4e :apt. C4. in t4e $.".1 Nuea
KorR1 /;-, =Am. C4urc4 9ist. "er.1 ol. *@I 0edder1 A s4ort 4ist.1 of t4e :aptists1 %ondres1 /;-6I E.:. :a.>1 Rise
and fali of t4e Anabaptists1 Nuea KorR1 /-+*I #. %orimer1 :aptists in 4istory1 /-+*I). A. "eiss1:aptist system
e>amined %ut4. Publ. ".1 /-+*I asimismo1 el :aptist 9andbooR1 %ondres1 /;-31 y ss.I :aptist Manual1 París1 /;-/2
/;-<1 la F:aptist ^uart. ReieTGI la :ibliot4eca sacra =:erlín1 /-++@. Parece ser Bue en Col!ate Colle!e1 Estado de
Nuea KorR1 se encuentra la m.s rica biblioteca baptista. K por lo Bue respecta a la m.s aliosa colección para la
4istoria de los cu.Bueros1 es en Deons4ire 4ouse1 en %ondres1 donde se consera =la cual no 4e utili'ado@. El
ór!ano oficial moderno de la ortodo>ia es el American ?riend publi cado por el profesor dones. A RoTntree se le
debe la m.s completa 4istoria de los cu.Bueros. Coniene er1 tambi&n1 Rufus :. )ones1 #eor!e ?o>1 an
autobio!rap4y1 ?iladelfia /-+<IAlton C. T4omas1 A. 4ist. of t4e ". of ?riends in America1 ?iladelfia1 /;-SI EdTard
#rubb1 "ocial aspects of ^uaRer ?ait41 %ondres1 /;--. Podemos a!re!ar a todo esto la copiosa literatura bio!r.fica
por e>celencia superior.
*3*
Al!o de lo m.s laudable en la 9istoria eclesi.stica de Qarl Muller es 4ec4o de 4aber otor!ado1 en su e>posición1
un especial lu!ar1 ciertamente muy merecido1 al moimiento bauti'ante1 Bue1 no obstante su apariencia
intrascendental1 a su manera es ma!nífico. En comparación con los dem.s fue el Bue m.s 4ubo de padecer la
ine>orable persecución emprendida por todas las I!lesias1 en cuya irtud prefirió ser una FsectaG en el específico
si!nifica do del ocablo. Como resultado del desastre Bue en MJnster 4ubo de e>perimentar la dirección
escatoló!ica proeniente de dic4o moimiento1 perdió el presti!io en todas partes =comprendida In!laterra@ a su
Buinta !eneración. Así1 anonadado1 teniendo Bue recurrir a la clandestinidad1 lo!ró precisar1 al cabo del tiempo1 a
muc4a distancia de su ori!en1 un pro!rama piadoso1 formulado con la debida co4erencia. En cuya irtud1 la
una idea del car.cter polifac&tico de ese moimiento. Claro est. Bue 4abremos de fiHar la mirada1
muy especialmente en los países en los Bue se cosec4aron los primeros frutos del capitalismo.
Ciertamente1 4emos asentado la idea de mayor importancia1 tanto en el aspecto 4istórico como
fundamental1 de estas confesiones1 pero ser. en otra parte donde eremos el alcance para el
desenolimiento de la ciili'ación( believers church.
*3<
De suerte Bue la comunicación reli!iosa1
la Fi!lesia inisibleG Nen t&rminos de la ReformaN
*3,
ya no fue conceptuada como al!o
semeHante a un fideicomiso con finalidades ultraterrenas1 un or!anismo Bue necesariamente
debería tener capacidad para lo Husto y lo inHusto1 así sea para acrecer la !loria de Dios =idea
calinista@ o bien para transferir a los 4ombres los bienes de salación =idea católica o luterana@1
sino sólo como comunidad de los propios creyentes y re!enerados1 y Enicamente de ellos1 es
decir1 no en calidad de FI!lesiaG1 sino de FsectaG.
*3S
Este era el si!nificado del fundamento1
producción Fteoló!icaG fue menos de la Bue pudo ser compatible con sus principios1 Bue eran adersos por
naturale'a al cultio t&cnico1 como FcienciaG1 de la fe en Dios. Tantos por su primitia Fteolo!íaG1 como por la
relatia a su &poca1 !o'aba de pocas simpatías1 por lo Bue el respeto Bue le infundían era ínfimo. "in embar!o1
acontece precisamente i!ual con arios pensadores modernos. Por eHemplo1 Ritsc4l =Pietismo1 /1 p.!. ** y s.@
considera con poca obHetiidad a los Frebauti'antesG1 d.ndoles un trato 4asta impertinente( se lle!a uno a sentir
inducido a opinar desde el .n!ulo teoló!ico Fbur!u&sG. Con muc4a anterioridad1 Cornelius escribió su bella obra
#esc4ic4te der MJnstersc4en Aufru4rs =9istoria de la rebelión de MJnster@. Ritsc4l presume aBuí1 tambi&n1 la
realidad de una recaída en el catolicismo1 y se funda en probables influencias directas de los obserantes espirituales
y franciscanos. En el supuesto de ser factible la demostración1 4abrían de serir de 4ilos sobradamente sutiles. A4ora
bien1 la erdad 4istórica es Bue la I!lesia católica oficial1 consideró siempre con 4onda desconfian'a el ascetismo
profano de los laicos1 en tanto Bue traHo por consecuencia la institución de conentículos1 esfor'.ndose por
conducirlo 4acia la formación de órdenes reli!iosas Nesto es1 aleH.ndolo de la ida terrenalN o1 a lo menos1 por
supeditarlo1 en calidad de ascetismo de se!undo !rado1 a la disciplina de sus órdenes y baHo su control. De no lle!ar
a ser esto posible1 lle!aba a presumir el ries!o Bue entra5aba la subHetiidad pr.ctica de la moralidad asc&tica ante la
posibilidad Bue de ella emanara un manantial de anarBuía y aun de 4ereHía1 tal como ocurrió1 con i!ual derec4o1 con
la I!lesia de Isabel respecto a los prop4esyin!s1 esto es los conentículos bíblicos semipietistas1 comprendido en
todo lo Bue1 concerniente al conformismo1 se eidenciaban con corrección. Así1 al!o semeHante se pone de
manifiesto en el :ooR of "ports de los Estuardos =a lo cual nos referiremos en pró>ima ocasión@. %a 4istoria de los
mEltiples moimientos 4er&ticos1 con respecto a los 9umillados y :e!uinos1 así como el destino de san ?rancisco
constituyen 4ec4os proba torios de todo eso. %as pr&dicas de los monHes mendicantes1 en especial la de los
franciscanos1 coadyuó en muc4o1 para allanar al camino 4acia la moralidad asc&tica laica del protestantismo
reformado2bauti'ante. "in embar!o1 la postrera ra'ón de las e>traordinarias analo!ías Bue concurrían entre el
ascetismo monacal de 8ccidente y el proceder asc&tico relatio al protestantismo Nen cuyas analo!ías 4emos de
4acer 4incapi& reiteradamente1 debido al insólito inter&s Bue ofreceN se debe a Bue en cada una de las ascesis Bue se
mueen1 claro est.1 en torno al cristianismo bíblico se 4a de adertir1 ineitablemente1 matices en comEn1 así como a
Bue el ascetismo fomentado por cualBuiera de las confesiones reBuiere de ciertos medios e>perimentados de
Fmortificación de la carneG. En cuanto a la corta e>tensión de lo Bue en se!uida se e>pone 4emos de aclarar Bue se
debe al 4ec4o de Bue la &tica bauti'ante sólo posee un alcance muy limitado con respecto a la cuestión Bue
dilucidamos1 de manera especial1 en el presente trabaHo1 esto es( el desenolimiento de las bases piadosas de la
concepción Fbur!uesaG de profesión. Ciertamente1 nada nueo aportó con respecto a ella. Por otro lado1 nos emos
obli!ados aBuí a pasar por alto consideraciones del aspecto social del moimiento Bue en sí es de muc4o mayor
inter&s. Esbo'ada de este modo la problem.tica del contenido 4istórico del primitio moimiento bauti'ante1
Enicamente es posible e>poner aBuí lo Bue m.s tarde 4a lle!ado a influir en la modalidad de las sectas Bue nos
despiertan mayormente el inter&s1 a saber( baptistas1 cu.Bueros y =en menor escala@ mennonitas.
*3<
0er1 supra1 nota -<.
*3,
ConsEltese Ritsc4l en #esammelten Aufsdt'en =Artículos completos@1 p.!. 3- y ss.1 acerca de los orí!enes y
transformación.
*3S
%ó!icamente1 los bauti'antes debían rec4a'ar siempre la desi!nación de FsectaG. Ellos estaban en la creencia de
Bue eran la I!lesia en el sentido de la Epístola a los Efesios =S1*6@. Pese a ello1 por diersas ra'ones1 nosotros
optamos por darles la denominación de FsectaG. Primeramente1 no aceptaban relación al!una con el Estado. El ideal
suyo1 inclusie el de los cu.Bueros =:arclay@ consistía en aBuella relación Bue e>istía entre la I!lesia y el I durante
los primeros tiempos del cristianismo1 puesto Bue1 para ellos1 así como para muc4os pietistas =Terstee!en@
Enicamente estaba e>enta de sospec4a la puridad de las I!lesias baHo la Cru'1 bien Bue baHo un Estado incr&dulo1 y
4asta baHo la Cru'1 aun los calinistas era preciso Bue se declararan1 faute de mieu> =a i!ual Bue1 en casos similares1
considerado en sí estrictamente e> terno1 el cual tan sólo autori'aba bauti'ar al adulto Bue en
persona 4ubiera conocido la fe y la 4ubiese asimilado.
*33
En todas las pl.ticas piadosas1 los
bauti'antes afirmaban con insistencia Bue esta FHustificaciónG por la fe era al!o distinto completa
mente de la1 idea de una imputación FforenseG de los m&ritos de Cristo1 se!En el do!matismo
ortodo>o del protestantismo ori!inal1
*36
Bue consistía m.s bien en una adHudicación interna del
4ec4o de la redención1 y ello se efectuaba mediante la reelación indiidual1 por la acción del
espíritu diino en cada uno de los casos1 y Enicamente de esta manera. A todos es ofrecida dic4a
reelación1 basta con a!uardar al Espíritu1 sin obstruir su lle!a da1 libre de las cadenas Bue
suHeten al mundo por el pecado. Ante esto1 el alor de la fe perdió toda su importancia1 como
conocimiento de la doctrina de la I!lesia1 o como medio de recibir la diina !racia por el
arrepentimiento1 y1 así1 reiir1 aunBue al!o alteradas1 ciertas primitias ideas del cristianismo
sobre el pneuma. Pon!amos como eHemplo la secta a la cual su fundador Menno "imons dio unas
bases doctrinales relatiamente 4orno !&neasen su -ondamentboek =/S<-@1 cuya aspiración era
ser1 al i!ual Bue las dem.s sectas bauti'antes1 la indestructible I!lesia erdadera de Cristo1
inte!rada1 a la manera de la comunidad cristiana primitia1 Enicamente por los re!enerados1 con
los cuales oyeron el llamamiento de Dios1 ya Bue tan solo &stos son los 4ermanos de Cristo1 pues1
como El1 4an sido se5alados directa mente por Dios.
*3;
El resultado de esta doctrina1 para las
incipientes comunidades bauti'antes1 fue un ri!uroso aleHamiento del FmundoG1 es decir1 eludir
con la !ente mundana cualBuier roce Bue rebasara de lo Hustamente necesarioI asimismo1 el
centro dominante de una seera bibliocracia1 como modelo eHemplar de ida( y en tanto Bue este
espíritu prealeció1 nunca se desistió de esta separación del mundo Bue dio car.cter al
moimiento.
*3-
En estas sectas subsistió1 como motiación persistente1 el principio Bue1 con
raíces al!o diferentes1 descubrimos ya en el calinismo1 y cuya importancia substancial no debe
la I!lesia Católica@1 partidarios de la separación entre la I!lesia y el Estado. No puede ser ra'ón poderosa para
conceptuar como FsectaG el moimiento bauti'ante la circunstancia Bue1 de 4ec4o1 fuese erificada la admisión en la
comunidad eclesi.stica mediante un contrato entre ella y los catecEmenos1 puesto Bue ello acaecía de modo formal
en las comunidades 4olandesas reformadas =eidente resultado de la primera situación política@1 de conformidad a la
constitución eclesi.stica anti!ua =. al respecto 9ofmann en Qirc4enerfassun!srec4t der nieder. i2ieformierten
=Derec4o constitucional eclesi.stico de los reformados 4olandeses@1 %eip'i!1 /-,/@. %a ra'ón primordial para
atribuir el car.cter sectario al moimiento estriba en el car.cter priatio de oluntarista propio de la comunidad
piadosa. Con obHeto de no aceptar en su seno elementos carentes de pure'a y no desiarse del modelo ean!&lico1
Enicamente era posible estar or!ani'ados como secta1 de manera oluntaria1 no como I!lesia1 sino como
or!ani'ación. Para las comunidades bauti'antes era fundamental el concepto de I!lesia1 en tanto Bue para los
reformados constituía1 simplemente una situación de 4ec4o. En cuanto a lo dem.s1 Bue en el calinismo
interinieron1 tambi&n1 ciertos motios piadosos Bue incitaban a la institución de la belieers c4urc4. E>amínense1
acerca de los conceptos de FsectaG y de FI!lesiaG1 m.s pormenores en el artículo Bue si!ue. Casi al mismo tiempo
Bue yo1 4a sido utili'ado un concepto muy parecido al mío y1 presumo1 conHeturo1 con autonomía propia1 por parte
de Qattenbusc4 =art. "ecta1 enGOR. En'yRl. f. prot. T4. u. Qirc4eO @. Troeltsc4 lo admite en su "o'ialle4ren der
C4ristliclien Qirc4en1 y alrededor suyo emite 4ondas consideraciones. Coniene1 i!ualmente1 e>aminar la
introducción a los artículos acerca de la F&tica económica de las reli!ionesG.
*33
Cornelius =loc. cit.@ 4a e>puesto con suma claridad la !ran trascendencia Bue 4a tenido 4istóricamente el símbolo
para la conseración de las I!lesias1 para las cuales les creó un si!no indubitable y preciso.
*36
Podemos abstenemos de considerar aBuí determinadas apro>imaciones a ella en el do!ma de la Hustificación
correspondiente a los mennonitas.
*3;
Posiblemente en esta idea se apoya el inter&s piadoso en el debate de al!unas problem.ticas =tales como la
relatia a la Encarnación de Cristo y la relación Bue !uarda con la 0ir!en María@1 Bue1 con frecuencia1 siendo el
Enico factor estrictamente do!m.tico suele estar presente en los primitios escritos de los bauti'antes =de este modo
e>iste en las confesiones transcritas por Cornelius ap&ndice al t. II de su obra mencionada@. ConsEltese acerca de
ello Qarl MJller en 9istoria eclesi.stica1 II1 /1 p.!. <<+. Id&nticos intereses piadosos son los Bue fiHan la discrepancia
entre reformados y luteranos en la cristolo!ía =di!amos en la denominada communicatio idiomatum@.
*3-
%a sin!ular eidencia de este principio est. en la supresión de los e> comul!ados1 eHecutada ori!inalmente con
toda seeridad del comercio ciil1 en cuyo punto los calinistas otor!aron !randes concesiones a la tesis Bue a las
censuras eclesi.sticas no les era dado afectar las relaciones ciiles. 0er el artículo Bue si!ue.
i!norarse( el desprecio rotundo de toda FidolatríaG1 Bue si!nificaría aminorar la eneración
debida sólo a Dios.
*6+
Tanto en "ui'a como en el norte de Alemania1 las primeras !eneraciones
bauti'antes tuieron en su conducta bíblica un sello similar al de la franciscana( escisión radical
con todo placer mundano y una norma de ida incondicionalmente apostólica. En efecto1 e>iste
!ran similitud entre la ida de arios de sus adeptos y la de "an E!idio. Mas1 a esta obserancia
tan ri!urosa de la :iblia
*6/
le faltó un apoyo firme respecto al car.cter pneum*tico de la piedad.
%as reelaciones Bue Dios 4i'o a los apóstoles no constituyen la totalidad de cuanto pudo y Buiso
reelar( antes bien1 de acuerdo con la comunidad en su ori!en ="c4TencRfeld así lo promul!aba
en contra de %utero1 a i!ual Bue ?o> lo 4i'o1 des2 pues1 en contra de los presbiterianos@1 leHos de
ser la subsistencia de la palabra como documento escrito1 lo era por la fuer'a operante del
Espíritu "anto en todos los actos de la ida diaria del creyente Bue se aenía a percibirla.
Tomando como base este concepto de la reelación consecutia tomó forma1 con el tiempo1 la
doctrina ciertamente conocida1 misma Bue fue elaborada consecuentemente por los cu.Bueros1
acerca del ital alcance1 como conclusión final1 de la autenticidad interna del Espíritu en la ra'ón
y la conciencia. "i bien con ello se mantuo la i!encia1 desapareció1 sin embar!o1 la idea del
poder absoluto de la :iblia. "imult.neamente dio principio una transformación Bue ino a
destruir cualBuier esti!io de la doctrina eclesi.stica de la salación1 así como a suprimir el
bautismo y la comunión en la secta de los cu.Bueros.
*6*
Copiando el modelo de los adeptos a la
predestinación y1 de manera especial1 de los calinistas considerados como tales1 las distintas
confesiones bauti'antes ne!aron rotundamente el alor de los sacramentos en calidad de
salación y proocaron el FdesencantamientoG del mundo 4asta lo m.>imo. Pnicamente la Flu'
interiorG de la reelación consecutia era capa' de conceder la comprensibilidad inclusie de las
reelaciones de Dios a tra&s de la :iblia.
*6<
Por otro lado1 su emanación podía abarcar a
*6+
Es bien sabido 4asta donde este principio se eidenciaba entre los cu.Bueros en aparentes e>terioridades en
absoluto trascendentales =esto es( re4usarse a descubrirse1 4incarse1 inclinarse1 así como 4ablar en plural@. "in
embar!o1 la concepción b.sica es de por sí comEn en cierta medida a cualBuier forma de ascesis1 en cuya irtud esta
no deHa nunca de ser FantiautoritariaG en su real fisonomía. Con respecto al calinismo1 se reelaba en el principio de
Bue1 en la I!lesia1 Enicamente Cristo debía imperar. En cuanto al pietismo1 no deben ec4arse al olido el
e>traordinario empe5o de "pener por Hustificar los títulos conforme a la :iblia. El ascetismo católico rompió con
aBuel ras!o1 en ra'ón a la autoridad eclesi.stica1 desde Bue acató el oto de obediencia1 es decir interpretando así la
asc&tica. En esta inersión e>perimentada mediante tal principio en la ascesis protestante estriba el fundamento
4istórico de la modalidad en lo presente relatia a la democracia en aBuellos pueblos en los Bue el puritanismo 4a
eHercido su influHo así como la disconformidad con la del Fespíritu latinoG. E i!ualmente en ella se apoya la carencia
de respeto por parte de los americanos1 pues si para unos es repulsia1 resulta saludable para otros.
*6/
Esta fue aplicada por los bauti'antes1 ciertamente1 como una m.s así en el Nueo como en el Anti!uo
Testamento. De modo sin!ular1 el "ermón de la Monta5a disfruta1 en calidad de pro!rama &tico2social1 el sin!ular
faor en todas las sectas.
*6*
"c4TecRenfeld ya 4ubo considerado la administración de sacramentos como un adiaforo1 en tanto Bue los !eneral
baptists así como los mennonitas conseraban cuidadosamente el bautismo y la comunión adem.s de Bue en estos
Eltimos se mantenía el laatorio de los pies. A4ora bien1 en cuanto a lo dem.s1 en los predestinacionistas1
e>ceptuando la Eucaristía1 se desalori'aba e>tremadamente a los sacramentos y se sentía un particular desprecio
4acia ellos. 0&ase el artículo a continuación.
*6<
En cuanto a esto1 las sectas bauti'antes1 en especial los cu.Bueros =:arclay1 Apolo!y for t4e true C4ristian
Diinity ,a. ed.1 %ondres1 /6+/1 obra de la cual pude disponer !racias a la !entile'a de Ed. :ernstein@1 eoca ban
determinadas manifestaciones de Calino en la Inst. C4rist. T4eol.1 III1 *1 en las cuales de 4ec4o se descubren
inne!ables apro>imaciones a la doctrina bauti'ante. Asimismo1 la anti!ua distinción entre la di!nidad de la Fo' de
DiosG =aBuello por El reelado a patriarcas1 profetas y apóstoles@ y la "a!rada Escritura =lo Bue en &sta fue por ellos
se5alado@ 4abía 4ondas coincidencias =bien Bue no por ello pueda establecerse una relación 4istórica@ con la idea de
la naturale'a de la Reelación1 por parte de los bauti'antes. %a mecani'ada doctrina de la inspiración y la rí!ida
bibliocracia de los calinistas era el fruto de cierto moimiento eolutio acaecido a lo lar!o del s. M0I1 del mismo
modo Bue la doctrina de la lu' interior =de base bauti'ante@1 la Bue profesa ban los cu.Bueros1 era la consecuencia de
otra eolución de tra'o contrario a la primera. A4ora bien1 la eidente contraposición e>istente en parte entre una y
otra se debía1 sin duda al!una1 a los resultados de constantes controersias.
indiiduos en absoluto ersados en las formas bíblicas de la reelación1 por lo menos en cuanto a
la doctrina de la secta de los cu.Bueros1 Bue era la m.s afín al respecto. En realidad1 el
fundamento extra ecclesiam nulla salus Enicamente tuo alide' para esta I!lesia inisible de
aBuellos Bue 4abían recibido la lu' interior del EspírituI sin ella el 4ombre por su propia
naturale'a1 4asta deH.ndose conducir por la ra'ón natural1
*6,
era simplemente una FcriaturaG
menospreciada por los cu.Bueros aEn con m.s inclemencia Bue por los calinistas1 debido a su
aleHamiento de Dios. Independientemente1 la re!eneración actuada por el Espíritu1 siempre Bue
confiemos y nos demos a &l en nuestro interior1 puede remoer al fin de manera absoluta la
potestad del pecado1
*6S
ya Bue1 al ser efectuada por Dios1 no puede e>istir posibilidad al!una de
reincidencia o simplemente p&rdida del estado de !racia1 aun cuando el metodismo lle!ó a
considerar m.s tarde Bue el lo!ro de tal perfección no era comEnmente la norma1 pues sólo a
tra&s de distintas etapas podía obtenerse. Claro est. Bue la aspiración de toda comunidad
bauti'ante1 consistía en serlo con toda Fpure'aG1 entendi&ndose por ello el comportamiento de
sus miembros 4asta el m.>imo irreproc4able. El 4ec4o de estar aleHado interiormente del mundo
y de todo lo concerniente a &l1 así como la entre!a total a Dios1 al Bue oímos en nuestra
conciencia1 eran pruebas eidentes de una re!eneración factible1 y el comportamiento adecuado
era1 en consecuencia1 condición necesaria para la bienaenturan'a perse!uida1 Bue1 de 4ec4o1
resultaba inalcan'able1 puesto Bue era sólo un don por la !racia diina1 y Enicamente podía
considerarse re!enerado aBuel Bue iía en pa' con su conciencia. 0isto así1 las Fbuenas obrasG
eran ori!en sine Bua non. Consideremos lo e>puesto por :arclay =de Buien no nos 4emos
desprendido en lo tocante al tema@ Bue1 pr.cticamente en tales ra'onamientos es la propia
doctrina reformada1 baHo el indudable influHo del calinismo asc&tico 4allado por los bauti'antes
en In!laterra y los Países :aHos. Ciertamente1 su efica' apropiación in terna se conirtió en
materia predicante de #. ?o>1 a lo lar!o de su primera etapa misional.
Por lo Bue ata5e al plano psicoló!ico1 tenemos Bue1 con el desistimiento de la doctrina de la
predestinación1 el natural sello sistem.tico de la &tica bauti'ante1 se fundamentaba antes Bue
nada en la FesperaG de la acción de Dios. Esta idea aun en la actualidad es la Bue imprime su
sello en el meetin! cu.Buero1 misma Bue fue anali'ada por :arclay con !ran perfección1 al
ra'onar Bue el silente fin de dic4a espera constituye la superación de lo Bue se 4ace por instinto e
irracionalmente1 es decir1 de aBuello Bue en el F4ombre naturalG es pasión y FsubHetiidadGI la
*6,
Esto se fue recalcando con cada e' m.s dure'a contra al!unas propensiones de los socinianos. %a ra'ón
FnaturalG no sabe nada de Dios =:arclay1 loc. cit.1 p.!. /+*@. Así1 se iba desiando a la le> naturae de la situación en
Bue se 4allaba dentro del protestantismo. Por principio1 no era posible Bue e>istieran !eneral rules así como tampoco
códi!os morales1 ya Bue Dios1 mediante la conciencia de cada Buien1 se5alaba estrictamente la personal ocación.
No nos es dado 4acer el FbienG Ntomado en un sentido absolutamente !enerali'ado de la ra'ón natural2N1 sino
acatar la oluntad de Dios1 por El escrita en la nuea Alian'a en los cora'ones y Bue se manifiesta en las conciencias
=:arclay1 p.!s. 6< y s.1 63@. "emeHante irracionalidad de la moral =emanada de la oposición cada e' m.s marcada
entre lo relatio a la diinidad y a lo creado@ se eidencia en el si!uiente principio b.sico de la moral cu.Buera(
FT4at a man does contrary to 4is fait41 t4ou!4 bis fait4 may be Tron!. is no Tays acceptable to #od. . . t4ou!4 t4e
t4in! mi!4t 4ae been laTful to anot4erG =:arclay1 p.!. ,;6@. Claro est. Bue resultaba insostenible en la pr.ctica.
"e!En :arclay1 por eHemplo1 en los moral and perpetual statutes acRnoTled!ed by all C4ristians la tolerancia se
encuentra 4asta su m.>imum. %os contempor.neos suyos Hu'!an su &tica esencialmente similar =e>ceptuando
al!unas particularidades@ a la de los pietistas reformados. FTodo aBuello Bue 4ay de bueno en la I!lesia es suspecto
de cuaBuerismoG1 insiste "pener reiteradamente. De 4ec4o1 los cu.Bueros debían ser por &l enidiados =Cas. T4eol.1
III1 31 /1 dist. *1 nEm. 3,@. El 4ec4o de 4aber ne!ado a prestar Huramento tomando como base una frase bíblica es
prueba de Bue la emancipación de la letra de la Escritura 4abía alcan'ado1 en efecto1 muy poco. No es este el
momento para anali'ar el alcance &tico2social del principio F4a' a otro Enica mente aBuello Bue a ti Buieras Bue te
4a!anG1 lo cual para los cu.Bueros era el compendio de toda la &tica cristiana.
*6S
El fundamento en Bue :arclay se apoya est. en la necesidad de aceptar este supuesto1 opinando Bue1 sin &sta1
Ft4ere s4ould neer be a place RnoTn by t4e "aints T4erein t4ey mi!4t be free of doubtin! and despair1 T4ic4... is
niost absurdG. Naturalmente1 ya se adierte Bue la certitudo salutis depende de esto. =:arclay1 op. cit.1 p.!. *+.@
o' de Dios se deHa oír1 precisamente1 cuando en el alma domina la serena pa' del silencio. %os
efectos de esta Fes peraG podrían interpretarse1 de 4ec4o1 como estados 4ist&ricos1 profecías y1 en
m.s de un momento dado =ante la e>istencia de una esperan'a escatoló!ica@1 como
desbordamientos de Builiasmo apasionado1 Bue suelen ser factibles en todas las formas
semeHantes de la reli!iosidad a i!ual Bue las ori!inadas efectia mente en la secta Bue mereció la
reprobación en MJnster. A4ora bien1 tan pronto como el moimiento bauti'ante 4i'o su
aparición en la ida profesional1 la Buimera de Bue Dios Enicamente 4abla en tanto Bue la
criatura permanece silenciosa1 dio a en tender1 con claridad1 una disciplina en la Buietud de la
refle>ión en el obrar1 y en el esmerado eHercicio del propio e>amen de con ciencia.
*63
Estos tra'os
de !raedad1 rude'a y de acrisolada 4onrade' fueron posteriormente apropiados por el estilo
esencial de las !eneraciones enideras de bauti'antes1 en especial por los cu.Bueros. Tras el
desencantamiento del mundo1 cortado de raí'1 Enicamente la senda del ascetismo profano pudo
ser tolerada. De a4í Bue1 en las comunidades completamente aHenas al poder político y por ende
al conHunto de su actiidad1 brotaran i!ualmente1 como resultado1 estas irtudes asc&ticas en el
trabaHo profesional. En los comien'os del moimiento bauti'ante1 sus diri!entes 4abían actuado
con un radicalismo al m.>imum en su aleHamiento del mundoI sin embar!o1 es obio Bue ya
desde la !eneración primera no se manifestase en todos1 e>clusia mente1 el ri!uroso
comportamiento apostólico como re!eneración eidente. En dic4o !rupo de descendientes se
4allaban acaudalados elementos de la bur!uesía1 y ya con anterioridad a Menno =el cual
permaneció de modo terminante dentro de las irtudes profesionales en lo profano y de la
deferencia por la propiedad priada@ la .spera e infle>ible conciencia de los bauti'antes se
desli'aba plenamente por surcos delineados por la &tica reforma da1
*66
puesto Bue1 desde %utero
=a Buien los bauti'antes 4an se!uido en esto@1 el mon.stico ascetismo sobrenatural 4abría
resultado r&probo1 Hu'!.ndolo opuesto al espíritu bíblico y aseerador de la Fsantidad de las
obrasG. Desde siempre1 no sólo 4oy en día1 4a tenido ida una secta bauti'ante conocida como de
los .unker =domplaers, dunckards@1 Bue repudia cualBuier instrucción y abundancia Bue
sobrepase los límites de lo reBuerido para sufra!ar las indispensables necesidades de la ida
=e>cluidas las primitias corporaciones de cari' semicomunista@. A4ora bien1 poniendo de
eHemplo a :arclay1 emos como &ste concibe la &tica profesional no e>actamente con el car.cter
del calinismo o luteranismo1 antes bien a la manera tomista1 como resultado ineludible naturali
ratione por el solo 4ec4o de Bue el creyente ia en el mundo.
*6;
Todo ello lleaba implícito un
debilitamiento de la idea calinista de la profesión1 semeHante a la Bue se 4alla en "pener y los
pietistas alemanesI sin embar!o1 simult.neamente1 concurrían otros factores para Bue el inter&s
*63
E>iste1 pues1 distinto mati' entre la racionali'ación calinista de la ida y la cu.Buera. :a>ter1 al formularla1 dice
Bue Fel espírituG en los cu.Bueros 4a de actuar sobre el alma de i!ual modo Bue sobre un cad.er1 en tanto Bue la
fórmula peculiar del principio reformado 4abía de ser( Freason and spirit are conHunct principlesG. =C4r. Direct.1 II1
p.!. 63.@ Esto supuesto1 esto ya no era factible1 pr.cticamente1 en su tiempo.
*66
Es coneniente e>aminar los meticulosos artículos Menno y Mennonitas1 de Cramer1 en la FR.E. f. prot. T4.
u.Q.G1 en especial la p.!. 3+,. Todo cuanto dic4os artículos contienen de bueno y profundo1 lo posee de
insubstancial y 4asta de impreciso el artículo F:aptistasG1 incluido en la misma Enciclopedla. Por eHemplo1 las
Publications of t4e 9anserd Qnollys "ociety1 imprescindibles para el buen conocimiento del baptismo1 son
desconocidas para el autor.
*6;
:arclay =op. cit.1 p.!. ,,+@ e>plica Bue el 4ec4o de comer1 beber y !anar1 son actos naturales1 no espirituales1 los
cuales 4asta sin el especial llamamiento de Dios pueden reali'arse. De este modo responde a la peculiar
impu!nación consistente en Bue si1 conforme la ense5an'a de los cu.Bueros1 no es posible solicitar sin especial
motin of t4e spirit1 tampoco sería posible cultiar la tierra faltando tan especial impulso diino. I!ualmente es
peculiar Bue en las modernas resoluciones tomadas en los diferentes sínodos celebra dos por los cu.Bueros est&
presente la recomendación de apartarse de las actiidades económicas en cuanto se 4aya lo!rado un patrimonio Bue
sea suficiente para iir dedicado al reino de Dios1 abstraído de los ne!ocios del mundo1 leHos Bue en los calinistas
puedan 4allarse ideas similares. Con ello Bueda i!ualmente demostrado Bue la aprobación de la .tica profesional
bur!uesa de sus representatios constituía la terrenal actiidad de un ascetismo aleHado del mundo antes de todo.
profesional económico en las sectas bauti'antes adBuiriera una mayor intensidad. Primeramente1
el rec4a'o =Hu'!ado antes Bue nada como obli!ación piadosa1 efecto del aleHamiento del mundo@
a los puestos pEblicos1 casi del todo estable en los menonitas y cu.Bueros1 por su repulsión a
co!er una arma y prestar Huramento1 Bue los desacredita para eHercer dic4os puestos. En se!undo
lu!ar1 no debe olidarse el desacuerdo inBuebrantable de la totalidad de las confesiones
bauti'antes 4acia toda clase de ida con cari' fastuoso1 tanto por su oposición =como en el
calinismo@ a encumbrar la criatura o1 como Buiera Bue sea1 a manera de resultado de sus
conicciones no sólo apolíticas sino1 tambi&n1 antipolíticas. %a importancia e>cepcional
concedida por la doctrina bauti'ante de la salación al e>amen de la conciencia1 en irtud de la
diina reelación particular1 dio a su acción en la ida profesional el mismo sello peculiarmente
seero y de 4onrade' absoluta Bue re!ía en su cabal proceder. En su momento oportuno
4abremos de er el !ran ascendiente Bue tuo sobre el des enolimiento del espíritu capitalista
en muc4os de sus si!nificatios aspectos. %imit&monos aBuí a recordar Bue la determinada forma
a la cual se aco!ió el ascetismo profano de los bauti'antes1 en especial los cu.Bueros
*6-
ya dio
se5ales en el si!lo M0II1 en el eHercicio de un substancial fundamento de la &tica capitalista1 Bue
responde a la frase honesty is the best policy1
*;+
usada por ?ranRlin en su cl.sica e>presión en el
tratado al Bue nos referimos con anterioridad. Contrariamente1 eremos Bue el calinismo dió por
resultado el desencadenamiento de las fuer'as en el indiiduo un deseo e4emente de !anancia
desmedida1 ya Bue1 pese a la e>presa le!alidad propia del FsantoG1 entre los calinistas siempre
fue .lido este principio !oet4iano( FEl in diiduo en acción es deslealI Enicamente tiene
conciencia el contemplatioG.
*;/
E>iste1 adem.s1 otro factor faorable a la adBuisición de una mayor intensidad del ascetismo
profano en las sectas bauti'antesI pero1 Enicamente podr. ser e>aminado con minuciosidad en
otro preciso lu!ar. Amerita1 sin embar!o1 el anticipo de al!unos comentarios con el fin de
Hustificar1 al mismo tiempo1 el m&todo adoptado en esta e>posición. Intencionalmente 4emos
deHado de referirnos a las fundaciones sociales obHetias de las primitias i!lesias protestantesI
pon!amos de eHemplo la disciplina eclesi.stica1 se5alando1 tan solo1 los resultados Bue podía
propiciar en el comportamiento del 4ombre la apropiación subHetia de la piedad asc&tica. "i lo
4emos dispuesto así se debe no so lamente a Bue este es el aspecto menos anali'ado 4asta a4ora1
sino1 adem.s1 a Bue los resultados de las normas eclesi.sticas no caminaron en todo caso 4acia la
misma mete. Realmente1 el ri!uroso control policíaco y poco menos Bue inBuisitorial establecido
por las i!lesias oficiales relatias al calinismo acerca de la ida de cada indiiduo podía
conertirse m.s pronto en un obst.culo en el af.n de e>pandir el reBuerido i!or indiidual1 y
eso fue lo acontecido en ciertas coyunturas. De i!ual manera como la re!ulación mercantilista
del Estado pudo establecer nueas industrias1 sin ser capa' de fecundar el Fespíritu del
*6-
9emos de referirnos nueamente a Ed. :ernstein en su tan notable e>posición. Tambi&n a la reali'ada por
QautsRy1 sumamente esBuem.tica1 acerca del moimiento rebauti'ante y de su teoría del Fcomunismo 4er&ticoG =t. /1
de la misma obra@.
*;+
En opinión de 0eblen =C4ica!o@1 en su tan su!erente libro T4eory of t4e business entreprise =Teoría de la
empresa de ne!ocios1 dic4a frase corresponde Enicamente al primer periodo del capitalismo. "in embar!o1 nunca 4a
deHado de 4aber Fsuper4ombresG en el plano de la economía1 los cuales1 a i!ual Bue los captains of industry de la
actualidad est.n m.s all. del bien y del mal1 y1 por tanto1 el principio es aEn aplicable a la actiidad capitalista.
*;/
T4. Adams 4a dic4o( FInciil actions it is !ood to be as t4e many in reli!ious1 to be as t4e bestG =esto es( en las
acciones ciiles es bueno ser como la mayoría1 en tanto Bue en las reli!iosas1 como los meHores@ =L. of t4e Pur.
Di.1 p.!. /<;@. "e diría Bue la intención de lo enunciado tiene m.s alcance del Bue posee en realidad. "u
si!nificación est. en Bue la 4onrade' puritana eBuiale a le!alidad formalista1 del mismo modo Bue la FrectitudG o
upri!4tness Bue los pueblos con una trayectoria anti!ua puritana consideran como una mera irtud nacional1 es una
característica totalmente diferente de la 4onrade' alemana1 formalista en menor !rado y refle>ia. En tomo al tema
se podr.n 4allar obseraciones muy atinadas de un peda!o!o en el Preuss. ) ol. //*1 p.!. **3 =/-+*@. En su
opinión1 el formalismo de la .tica puritana es el ló!ico resultado de la inculación por la ley.
capitalismoG1 antes bien moderó su acción en el .mbito donde el cari' policíaco2autoritario fue
e>cesio en dic4a re!ulación1 asimismo la pr.ctica del comportamiento metódico se io for'ada
por las normas eclesi.sticas del ascetismo. CualBuier opinión en torno a este tema
*;*
debe
reconocer1 indefectiblemente1 la disparidad Bue destacó entre los resultados de la policía
arbitraria de la rutina en las i!lesias estatales y la i!ilancia del comportamiento en las sectas1
fundamentadas en el oluntario sometimiento. A4ora bien1 como sea Bue el moimiento
bauti'ante fue el creador de FsectasG mas no de Fi!lesiasG1 ello propició la intensificación de su
espíritu asc&tico1 de manera semeHante a la de ciertas comunidades calinistas1 así como pietistas
y metodistas1 de las Bue1 en efecto1 se deriaron comunidades libres1 constituidas por su propia
cuenta.
*;<
9abiendo Buedado e>puesto el fundamento piadoso del concepto puritano de la profesión1 nos
Bueda por inesti!ar a4ora sus consecuencias en la ida económica. A pesar de la diersidad de
pormenores y al &nfasis Bue le 4emos dado a uno Bue otro de los factores conceptuados como
determinantes1 todos1 conHuntamente1 4an e>istido y actuado en todas las confesiones piadosas
del ascetismo.
*;,
Condensando1 podemos decir Bue lo m.s importante para nuestra finalidad es la
doctrina =de todos los !rupos en comEn@ del Festado piadoso de !raciaG1 como un status Bue aleHa
del FmundoG al indiiduo1 considerado r&probo al i!ual Bue todo lo creado1
*;S
siendo su posesión
=sea cual fuere el me dio Bue para alcan'arla fuese impuesto por los respectios do!mas de las
confesiones@ imposible de lo!rar mediante la ma!ia2sacra mental1 incluyendo el descar!o de la
confesión o de otro acto cualBuiera reli!ioso1 a no ser1 Enicamente1 por la erificación de una
ida renoada en la Bue se iera e>plícita la desi!ualdad1 de un modo ineBuíoco1 entre ella y la
propia del F4ombre naturalG. De a4í se ori!inaba para el 4ombre el ímpetu a controlar con
m&todo su estado de !racia en el comportamiento1 y1 por consi!uiente1 a sellar con el ascetismo1
su pauta en la ida. Como ya se comprobó1 este cambio de ida representaba la racionali'ación
de la e>istencia1 afín con los mandatos diinos. A4ora bien1 tal ascetismo no inte!raba ya un
opus supererogationis1 por el contrario era una reali'ación prescrita a todo aBuel Bue Buisiese
estar se!uro de su bienaenturan'a. "in embar!o1 lo m.s si!nificatio es Bue la ida priatia
impuesta reli!iosa mente al FsantoG1 no tenía proyección al!una fuera del mundo1 en
a!rupaciones mon.sticas1 antes bien 4abía de efectuarse en el mundo y sus ordenamientos. Así1
pues1 la idea Bue el protestante se forHó acerca de la profesión dio por resultado esta
racionali'ación del comportamiento en el mundo1 con la mira puesta en el m.s all..
El ascetismo cristiano1 al renunciar al mundo1 cuando en los comien'os 4uía de &l y se ponía al
abri!o de la soledad1 4abía lo!rado el dominio del mundo desde su encierro1 bien Bue su car.cter1
de por sí indiferente a la ida en el mundo1 permanecía incólume. Estamos1 a4ora1 ante un
acontecimiento a la inersa( acomete el mercadeo de la idaI ase!ura los portones de los
claustrosI se encuentra consa!rado a saturar esa ida con su m&todo1 a transformarla en ida
racional en el mundo1 pero no de este mundo ni para &l.
CCu.les son los resultados obtenidosD En las p.!inas sucesias Buedar.n al descubierto con toda
claridad.
*;*
Con m.s abundancia de detalles en el artículo a continuación.
*;<
En ello se fundamenta el móil de la profunda acción económica por parte de las minorías protestantes
=asc&ticas@1 mas no de las católicas.
*;,
%a circunstancia de Bue e>istiera una compatibilidad entre el !ran nEmero de distintas fundamentaciones
do!m.ticas y el af.n tras la FcomprobaciónG tiene su primordial ra'ón de ser en las id&nticas características
4istórico2reli!iosas del cristianismo1 mas no es este el momento para entablar una m.s e>tensa discusión.
*;S
:arclay =op. cit.1 p.!. <S6@ dice tambi&n( F"ince #od 4at4 !at4ered us to be a peopleG. En cuanto a mí1 recuerdo
un sermón escuc4ado en el 9aerford Colle!e en el cual la insistencia en la interpretación de saints como separati
estaba muy marcada.
IIN%A RE%ACI8N ENTRE E% A"CETI"M8 K E%
E"PIRIT$ CAPITA%I"TA
"i tratamos de establecer la cone>ión de las ideas piadosas del ascetismo protestante con los
apote!mas de la actiidad eco nómica1 4emos de alernos de los escritos teoló!icos1 fruto de la
inspiración emanada directamente en la cura de almas1 ya Bue1 en una etapa en la Bue
predominaba la obsesión acerca del m.s all.1 y en la Bue el presti!io social del cristiano estaba
subordinado al derec4o de participar en la comunión1 adem.s de Bue el sacerdote1 con su
interención1 ya sea en la cura de almas1 en el ri!uroso cumplimiento de las normas eclesi.sticas
y en las pr&dicas1 tenía un !ran ascendiente =lo cual se descubre con sólo pasear la ista1 siBuiera1
sobre las p.!inas de las colecciones consilia, casus conscientiae1 etc.@1 de 4ec4o tan poderoso
Bue casi resulta increíble para el 4ombre de la actualidad1 es indudable Bue las fuer'as reli!iosas
operantes en este eHercicio serían1 para el comEn de los 4ombres1 los elementos determinantes en
la formación de su car.cter.
Al lle!ar a este punto1 es necesario e>aminar de manera !lobal todo el protestantismo en su
aspecto asc&tico. "in embar!o1 tomando en cuenta nuestra tesis1 nos detendremos con preferencia
ante un 4ombre representatio del puritanismo in!l&s1 puesto Bue &ste1 4abiendo isto la lu'
dentro del calinismo1 dio las bases m.s consecuentes al concepto de profesión. Nos referimos a
Ric4ard :a>ter1 el cual se destaca entre los muc4os Bue dieron a conocer la &tica puritana1 debido
a su postura pr.ctica por e>celencia e irónica1 así como por el 4ec4o de Bue sus escritos tu ieran
una aceptación tan uniersal Bue merecieron muc4as ediciones m.s y fueron traducidos
profusamente. Aun cuando fue presbiteriano y apolo!eta del sínodo de Lestminster1 se fue des
li!ando1 a i!ual Bue muc4os otros sobresalientes espíritus de su &poca1 poco a poco de la
autoridad patriarcal del do!ma de la ortodo>ia calinistaI en su fuero interno estaba en contra de
la usurpación de CromTell1 por ser 4ostil a toda reolución1 al espíritu sectario y al fanatismo de
los FsantosG1 si bien transi!ía frente a las dier!encias en temas no considerados como de
fundamentoI en suma1 nunca deHaba de ser obHetio ante el enemi!o. "e consa!ró1 a promoer la
ida &tico2eclesi.stica1 con un sentido realista e>traordinario1 y para ser a ella Etil se puso a las
órdenes del !obierno parlamentario de CromTell y de la Restauración1
*;3
siendo en el curso de
&sta y1 Hustamente la íspera del Fdía de "an :artolom&G1 cuando renunció a su puesto. Es autor
de Christian Directory1 el compendio m.s e>tenso Bue se 4aya lo!rado de la &tica puritana1 el
cual se refiere en !eneral1 a todo aBuello Bue es reBuerido pr.cticamente para la cura de al mas.
Debido a la falta de espacio1 nos emos imposibilitados de abundar m.s acerca de las
Dificultades teol/gicas de "pener1 símbolo del pietismo alem.n1 así como de la 0pology de
:arclay1 Bue es la ima!en de los cu.Bueros. Podríamos tambi&n recordar a otros m.s Bue se
*;3
0er DoTden =loc. cit.@ en una 4ermosa descripción en la Bue sin!ular mente caracteri'a. En cuanto a la teolo!ía
de :a>ter1 subsi!uiente a su aleHa miento pro!resio de la ri!urosa fe en el FdobleG Decreto1 conduce de un modo
bastante aceptable la introducción a cada uno de sus diersos escritos publicados en las LorR of t4e Puntan Diines
=de )enRyn@. "u tentatia de combinar la unieral redemption y la personal election no lle!ó a satisfacer a persona
al!una. Por nuestra parte1 consideramos Bue lo fundamental es sólo Bue1 4asta en su momento1 &l fue perseerante en
la personal election1 es decir Bue1 por lo Bue respecta a la &tica &l se mantuo en el punto definitio de la doctrina de
la predestinación. Es importante asimismo 4acer 4incapi& en su amorti!uamiento de la concepción FforenseG de la
Hustificación Bue supone apro>imarse un tanto a los bauti'antes.
distin!uieron en el estudio y la pr.ctica de la &tica asc&tica1
*;6
pero1 pese al inter&s Bue ofrecería
el an.lisis comparatio entre unos y otros1 la poca dimensión disponible nos lo impide.
*;;
Al adentramos en el contenido tanto del Christian Directory como de la 1terna paz del (anto de
:a>ter1 o de al!una otra obra semeHante1
*;-
nos parece inaudito el &nfasis puesto en los factores
ebioníticos del Nueo Testamento1
*-+
al manifestar cualBuier opinión acerca de la propiedad y su
consecución.
*-/
%a abundancia acarrea en sí un ries!o enorme1 los impulsos Bue inducen a obtenerla son
continuos y el suspirar por ella1
*-*
adem.s de ser absurdo por confrontación con la ilimitada
*;6
T4. Adams1 )o4n 9oTe1 Matt4eT 9enry1 ). )aneTay1 "t. C4arnocR1 :a>ter y :unyan elaboraron Tratados y
sermones1 respectiamente1 los cuales se encuentran recopilados1 en una selección al!o arbitraria1 por cierto1 en die'
tomos de LorRs of t4e Puntan Diines =%ondres1 /;,S2,;@. Con anterioridad1 al mencionarlas por primera e'1
indicamos los escritos de :ailey1 "ed!TicR y 9oornbeeR.
*;;
I!ualmente podríamos 4acer referencia a 0oet y otros representatios m.s continentales de la ascesis profana.
:rentano cae en un error al ase!urar Bue tal desarrollo fue Ftan sólo an!losaHónG. Al seleccionar nos basamos en el
af.n de ceder la palabra1 aun cuando no de un modo e>clusio1 antes bien en lo factible1 a la corriente asc&tica de la
se!unda mitad del s. M0II1 casi cuando ya ocurría su cambio en utilitarismo. %amentablemente1 4emos de prescindir
en este momento de la interesante labor de dar a conocer el ital modo del ascetismo protestante1 recurriendo
particularmente a las fuentes literarias bio!r.ficas =entre las cuales sería preferible alernos de la cu.Buera1 Bue aEn
no estamos del todo ersados en ella@.
*;-
Ka Bue resultaría i!ualmente proec4oso serirnos de los trabaHos de #isbert 0oet1 como de las conersaciones
sostenidas entre los sínodos 4u!onotes o lo escrito por los baptistas 4olandeses. Es sumamente lamentable el 4ec4o
de Bue "ombart y :rentano 4aya fiHado su atención en aBuello Bue de FebioníticoG tiene la doctrina de :a>ter1 en lo
Bue tan reiteradamente 4e insistido1 para sacarme a relucir el espíritu reaccionario =capitalista@ de su doctrina. Por de
pronto1 para 4acer uso de dic4a literatura es necesario1 antes Bue nada1 conocerla como es debido y. adem.s1 tener a
la ista Bue yo 4e tratado1 precisamente1 de probar Bue1 no obstante el FantimammonismoG de la doctrina1 la esencia
de esta piedad asc&tica1 a la par Bue en las economías monacales1 ori!inó el racionalismo económico1 debido a Bue
recompensaba aBuello Bue era concluyente esto es( los ímpetus racionales1 por motiaciones asc&ticas. Así1 pues1 de
ello es Enicamente de lo Bue se trata1 no 4abiendo en nuestros raciocinios otro eHe Bue no sea &ste.
*-+
Así en Calino1 el cual no era tampoco un partidario de la riBue'a bur!uesa ni muc4o menos =er sus iracundos
acometimientos a 0enecia y Amberes1 Comm. in )es. 8P III1 /,+ a1 <+; a@.
*-/
0&ase( "aintOs eerlastin! rest1 cap. M y MMI. :ailey1 Pra>is pietatis1 p.!. /;*1 o tambi&n1 Matt4eT 9enry =T4e
Tort4 of t4e soul1 LorRs of t4e Pur. D p.!. </-@( FT4ese t4at are ea!er in pursuit of Tordly Tealt4 despise t4eir soul
not only because t4e soul is ne!lected and t4e body preferred beforeit but because it einployed in t4ese pursuits(
Psalm /*61 *G =bien Bue en la dic4a p.!ina fi!ura la consideración Bue m.s adelante mencionaremos en relación a lo
pecaminoso de cualBuier desperdicio de tiempo1 principalmente en recreations@. Así1 en la totalidad de la literatura
piadosa del puritanismo an!lo24oland&s. 0&ase1 por eHemplo la filípica de 9oornbeeR =loe. cit. /1 Q1 e. /;@ en contra
de la aaritia =independientemente1 tambi&n en este autor interiene al!una Bue otra influencia sentimental2pietista.
Al respecto1 er el pane!írico de la tranBuillitas animi !rata a Dios en pu!na a la sollicitudo de esta ida@. :ailey
destaca tambi&n( U No es f.cil Bue un rico alcance la bienaenturan'aG1 refiri&ndose a la bien sabida sentencia bíblica
=loe. cit.1 p.!. /;*@. %os catecismos metodistas inducen a desistir de Facumular tesoros en el mundoG. Ello es
f.cilmente comprensible con el pietismo. Pero1 con los cu. - acontecía e>actamente lo mismo. Cf. :arclay loc. cit.1
p.!. S/6( and t4erefore beTare of suc4 temptation as to use t4eir callin!s and en!ine to be ric4erG.
*-*
Ka Bue se Hu'!ó tambi&n con muc4o ri!or tanto la riBue'a como la inclinación por instinto tras el lucro. Así
emos como1 en /S6,1 en los Países :aHos fue declarado por el sínodo sub4oland&s1 en respuesta a una pre!unta1 Bue
a los FprestamistasG1 si bien eHercen de una manera le!al su actiidad1 no se les debe aceptar a la comuniónI y por el
sínodo proincial de Deenter1 en /S-; =art. *,@1 la pro4ibición abarcó a los empleados de los banBueros1 en tanto
Bue con el de #oric4em1 en /3+31 se fiHaron las seeras y de!radantes condiciones mediante las Bue podían ser
admitidas las muHeres de los FusurerosG. En /3,, y /3S6 aEn se debatía si era o no posible aceptar a los banBueros a
la comunión =lo cual dic4o sea en contra de :rentano1 Bue 4ace mención de sus ascendientes católicos1 pese a Bue1
desde 4ace miles de a5os1 4an e>istido en todos los .mbitos comerciantes y banBueros de ori!en e>tranHero. AEn
m.s1 #isbert 0oet se tomaba la libertad de eliminar a los Ftrape'itasG =lombardos1 piamonteses@ de la comunión
=Disp. t4eol.1 I01 Ants. /3361 De usuris1 p.!. 33S@. De i!ual modo acontecía en los sinocos de los 4u!onotes. A4ora.
bien1 esta índole dentro del capitalismo no es1 en absoluto1 la cl.sica representante de una manera de pensar y de
conducirse Bue concierna a los fines de nuestro trabaHo( nada nueo representaba en cone>ión a la Edad Anti!ua ni
supremacía del reino de los cielos1 es tambi&n moralmente reproc4able. El ascetismo se dispone
a4ora a destruir toda ambición por 4acerse rico mediante los bienes materiales1 con m.s aspere'a
Bue en Calino1 el cual no concedía cr&dito a Bue la abundancia si!nificara una traba para la
actiidad de los eclesi.sticos1 antes bien1 de un modo inerso1 un plausible aumento de su
reputación1 puesto Bue con el lucro era posible 4acerse de un patrimonio1 con tal de no proocar
el esc.ndalo. ?ormarían un !ran cEmulo las citas proporcionadas por los escritos puritanos1
censurando el deseo e>a!erado de amasar bienes y dinero1 en contraste rotundo con los escritos
&ticos de la Eltima etapa del medieo1 inmensamente m.s desentendida en esta cuestión.
Adem.s1 las impu!naciones ante la abundancia est.n plenamente consideradas1 y Enicamente se
reBuiere puntuali'ar al!unos pormenores para adertir su erdadera si!nificación y enlaces
&ticos. A4ora bien1 si al!o 4ay en erdad censurable para la moral es la satisfacción del descanso
en la riBue'a1
*-<
la fruición de los bienes1 con los resultados ineludibles del sensualismo y de la
indolencia1 así como el consi!uiente desío del afecto ardiente 4acia una ida FsantaG. Por el
solo 4ec4o de Bue al descansar en la riBue'a se corra un ries!o1 ella es merecedora de condena1
ya Bue el Feterno re poso del santoG se 4alla en el m.s all.I por eso Buien Buiera estar se!uro de
su estado de !racia en este mundo1 debe Fefectuar las obras de aBuel Bue le 4a eniado1 en tanto
Bue es díaG. Conforme a la oluntad indudable de Dios1 reelada por El1 aBuello Bue es .lido
para acrecentar su !loria no es la ociosidad ni el placer1 por el contrario1 son las obrasI
*-,
en
consecuencia1 el primero y m.s importante de todos los pecados es el derroc4e del tiempo( la
durabilidad de la e>istencia es demasiado bree y 4ermosa para consolidar nuestro sino.
Desperdiciar el tiempo en la ida social1 propalando murmuraciones1
*-S
en la opulencia1
*-3
inclusie1 entre!.ndose al sue5o por m.s tiempo del Bue reBuiere la salud corporal1 esto es1 de
seis a oc4o 4oras1 a lo sumo1
*-6
es del todo reproc4able en cuanto a lo moral.
*-;
Aun no se dice tal
como ?ranRlin lo deHó escrito( Ftiempo es dineroGI sin embar!o1 el principio adBuiere ya alide'
Media.
*-<
El punto se encuentra desarrollado 4ondamente en el cap. M de la "aintOs eerlastin! rest( ABuel Bue pretendiera
reposar perpetuamente en el Falber!ueG Bue Dios le otor!a en posesión1 ofendería a El1 aun en esta ida. El reposo
confiado en la riBue'a conse!uida es precursor1 casi siempre1 de la ruina. "i fu&semos due5os de todo aBuello Bue
pudi&ramos poseer en el mundo1 Csería cuanto esper.bamos obtenerD En este mundo Ham.s se dar. un estado de
.nimo en el Bue no se desee nada1 pues1 por oluntad diina1 no debe ser.
*-,
C4r. Direct.1 %. p.!s. <6S2<63( FIt is for action t4at #od maintalnet4 us and our actiities( TorR is tremoral as
Tell as t4e natural end or poTer It is action t4at #od is most sered and 4onoured by. . . T4e public Telfare or t4e
!ood of many is to be alued aboye our oTnG. A4í Bueda se5alado el punto en donde1 m.s tarde1 las teorías liberales
4abr.n de despla'ar la oluntad diina por distintas maneras de er estrictamente utilitarias. Por lo Bue se refiere a
las fuentes piadosas del utilitarismo1 er m.s adelante1 en el te>to y supra1 nota /,S.
*-S
El precepto de enmudecer Nen base a la amena'a bíblica en cuanto a la pena por Ftoda palabra inEtilGN 4a
constituido1 desde los cluniacenses1 un reputado medio asc&tico de educación en el control personal. :a>ter se ocupa
tambi&n1 e>tensa y copiosamente1 en todo lo concerniente al pecado de la conersión inEtil. Con anterioridad1
"anford =loe. cit.1 p.!. -+ y s.@ estimó la si!nificación caracteroló!ica. %a melanc4oly y moroseness de los puritanos1
Bue lle!ó tan 4ondo en el sentimiento de sus contempor.neos1 constituía el resultado del rompimiento con la
despreocupación del status naturalis1 encontr.ndose sometida1 i!ualmente1 a los mismos obHetios1 la sentencia en
contra la conersación 4ueca. Las4in!ton Irin! =:race brid!e 9all1 capt. MMM@1 cuando trata de 4allar la causa1 así
sea en el calculatin! spirit del capitalismo1 como en los efectos de la libertad en el plano de la política1 Bue
promuee en el 4ombre el sentido de la responsabilidad1 4emos de tomar en consideración ante esto Bue en los
pueblos latinos no se dio el mismo fruto1 así como Bue en In!laterra la realidad era &sta( primeramente1 el
puritanismo 4acía aptos a sus se!uidores para la creación de instituciones libres1 4aci&ndoles adBuirir1 a un tiempo1
una preponderancia mundialI adem.s1 tuo la irtud de alerse del Fc.lculoG =nombre Bue "ombart da a ese spirit@1
del cual est. constituido1 en efecto1 el capitalismo1 considerado como instrumento del capitalismo1 conirti&ndolo en
principio para Bue el 4ombre pueda !obernarse.
*-3
%oe. cit.1 /1 p.!. ///.
*-6
%oe. cit.1 /1 p.!. <;< y s.
*-;
:arclay =loe. cit.1 p.!. /,@ opina de un modo similar acerca del alor del tiempo1 sumamente estimatio.
desde el punto de ista espiritual. El alor del tiempo es ilimitadoI una 4ora desperdiciada
eBuiale a una 4ora substraída a la labor destinada a la !lorificación de Dios1
*--
ra'ón por la cual
pierde su alor y1 en al!unas ocasiones1 4asta resulta asimismo censurable moralmente la
contemplación inactia1 cuando menos si se llea a efecto a costa del trabaHo profesional1
<++
ya
Bue ella no es tan del a!rado de Dios como la obserancia de la oluntad en la profesiónI
<+/
adem.s1 Bue ya se cuenta con el s&ptimo día para aproec4arlo en la contemplación. Al respecto1
:a>ter e>presa Bue Buienes ien en la 4ol!an'a de su profesión suelen ser1 Hustamente1 aBuellos
Bue cuando es el momento de dedicar una 4ora a Dios no 4allan el tiempo.
<+*
Esta es la ra'ón del constante empe5o de :a>ter1 a tra&s de su m.s importante obra1 abo!ando
por el trabaHo tena' y continuo1 tanto corporal como espiritualmente.
<+<
En ello con tribuyen dos
*--
:a>ter =loe. cit.1 p.!. /-@ dice así( FQeep up a 4i!4 esteem of time and be eery day more careful t4at you lose
none of your time1 t4en you are t4at you lose none of your and siler. And if ain recreation1 dressin festin!s1 idie
taiR1 unprofitable company1 or sleep1 be any of t4em temptations to rob you of any of your time1 accordin!ly
4ei!4ten your Tarc4fulnessG. K Matt4eT 9enry =Lort4 of t4e soul1 L. of t4e Pur. Di.1 p.!. </S@ e>presa( FT4ose
t4at are prodi!al of t4eir time despise t4eir oTn soulsG. De i!ual modo emos aBuí la ascesis protestante moerse
por caminos trillados sobradamente. Nos 4emos ya 4abituado a conceptuar como al!o específico del 4ombre
profesional moderno eso de Fno tener tiempoG1 y a formar dictamen =tal 4i'o así1 por eHemplo1 #oet4e en
LanderHa4ren@ de la medida del aance capitalista en relación a los cuartos de 4ora Bue se dan en los reloHes =de
i!ual modo lo encontramos en el Capitalismo de "ombart@. "in embar!o1 es preciso no olidemos Bue era el monHe1
precisamente en la Edad Media1 Buien iía con el tiempo distribuido1 así como las campanas de las i!lesias tenían
la primordial misión de prestar el sericio tan necesario de repartir el tiempo.
<++
Cf. los debates de :a>ter acerca de la profesión1 op. cit.1 /1 p.!. </;1 en donde se 4alla este pasaHe( F^uestion(
:ut may / not cast off t4e Torld t4at / may only t4inR of my salationD AnsTer( Kou may cast off all suc4 e>cess of
Tordly cares or business as unnecessarily 4inder you in spiritual t4in!s. :ut you may not cast off all bodily
employment and mental labour in T4ic4 you may sere t4e common !ood. Eery one as a member of C4urc4 or
CommonTealt4 must employ t4eir parts to t4e utmost for t4e !ood of t4e C4urc4 and t4e CommonTealt4. To
ne!lect t4is and say( / Till pray and meditate1 is as if your serant s4ould refuse your !reatest TorR and tye 4imself
to some lesser casier part. And #od 4at4 commandet4 you sorne Tay or ot4er to labour for your daily bread and not
to ue as drones of t4e sTeat of ot4ers onlyG. El mandato de Dios a Ad.n( Fcon el sudor de tu frente . . y la
amonestación de san Pablo( FaBu&l Bue no trabaHe no debe comerG se mencionan en calidad de confirmación. Como
es bien sabido1 los cu.Bueros1 4asta aBuellos de niel adinerado1 siempre mandaron sus 4iHos a estudiar profesiones
=por ra'ón &tica1 no precisamente utilitaria1 conforme aconseHaba Alberti@.
<+/
El pietismo1 en cuanto a su índole sentimental1 se desía de al!unos de os puntos Bue aBuí 4ay. Pero1 por lo Bue
respecta a "pener =T4eol. :eden4en1 II1 p.!. ,,S@ le asiste aEn la ra'ón =pese a Bue se !uía con mentalidad luterana
al aseerar Bue el trabaHo es sericio de Dios@ de Bue la ansiedad de los le!ocios profesionales aleHa de Dios =lo cual
es i!ualmente una motiación luterana1 constitutia de una contraposición frente al puritanismo totalmente
si!nificatia@.
<+*
%oc. cit.1 p.!. *,*( FItOs t4ey are la'y in t4eir callin! t4at can find no me for 4uly dutiesG. K es por ello Bue para
&l las ciudades Nen las Bue reside bur!uesía consa!rada al lucro racionalN son1 preferentemente1 la sede de das las
irtudes asc&ticas. :a>ter así se e>presa de sus teHedores en Qiddmins (r( FAnd t4eir constant conerse and traffic
Tit4 %ondon dot4 muc4 tu omote ciiiity and piety amon! tradesmenG =tomado de su autobio!rafía1 of t4e Pur Di
pa! MMM0III@ Muc4os eclesi.sticos 4abr. por lo menos alemanes1 Bue se sorprendan al leer en la actualidad Bue1 el
acercamiento a las !randes urbes puede contribuir al fortalecimiento de las irtudes. I!ual mente1 el pietismo poseía
ideas semeHantes. "pener1 por eHemplo1 así se e>presa de un cole!a( F"e comprobar.1 cuando menos1 Bue entre el
considerable nEmero de seres malados Bue 4abitan en las ciudades1 e>isten1 por el contrario1 al!unas almas buenas
capaces de reali'ar el bien1 pues en los pueblos es raro 4allar en al!una ocasión al!o Bue pueda considerarse bien
4ec4oG =T4eol. :edenRen1 /1 331 p.!. <+<@. Realmente1 el campesino casi no cuenta en el modo racional asc&tico de
conducirseI su !lorificación &tica pertenece al modernismo. No nos desli'amos aBuí lleados por tales
manifestaciones y otras m.s1 Bue bien podrían ser atrayentes para destacar la ascesis en su condicionamiento
clasista.
<+<
0er1 como eHemplo1 este pasaHe( =loe. cit.1 p.!. <<3 y s.@( F:e T4olly taRen up in dili!ent business of your laTful
callin!s T4en you are not e>ercised in t4e more inmmediate serice of #odG. F%abour 4ard in your callin!G. K este
otro =ídem@( F"ee t4at you 4ae a callin! T4ic4 Till find you employment for a9 t4e time T4ic4 #ods immediate
serice sparet4G.
causas(
<+,
primero1 el trabaHo es el medio asc&tico m.s anti!uo y acreditadoI así lo 4a reconocido
la I!lesia occidental en todas las &pocas1 tanto contra el 8riente1
<+S
como contra la mayoría de las
normas monacales del mundo.
<+3
Aparte1 preiene con suma eficacia contra todas las tentaciones
a!rupadas por el puritanismo dentro de la idea de unclean life1 cuyo cometido es al!o m.s Bue
accesorio. El ascetismo se>ual puritano se diferencia del ascetismo mon.stico por cuestión
puramente de !rado mas no de baseI en cuanto al modo de Hu'!ar la ida marital e>iste una
mayor ri!ide' Bue en aBu&l. Efectiamente1 la relación se>ual est. considerada como lícita
dentro del matrimonio en cuanto al medio esco!ido por Dios para acrecentar su !loria1 conforme
al mandato de( Fcreced y multiplicaosG.
<+6
Ante la tentación se>ual1 así como la duda o la
<+,
9ace poco tiempo1 9arnacR 4a se5alado con insistencia =Mitt. des E. "or Qon!r.1 serie /,1 /-+S1 nEms. <2,1 p.!.
,;@ B la determinada estimación &tica del trabaHo1 así como de su U di!nidadO no constituía en esencia1 una
concepción propia y1 tampoco1 peculiar del cristianismo.
<+S
Para el buen entendimiento acerca de la base en Bue se apoya esta trascendental resistencia e>istente1 a ciencia
cierta1 a partir de la re!la benedictina1 sería necesario refle>ionar en el tema m.s ampliamente1 lo cual no nos es
dado a4ora.
<+3
De i!ual modo en el pietismo ="pener1 loc. cit.1 II1 p.!s. ,*-1 ,<+@. 9e a4í la peculiar formulación del pietismo( la
fidelidad profesional Bue nos fue dictada como pena de resultas del pecado sire para mortificar la propia oluntad
nuestra. %a actiidad profesional1 a modo de sericio de amor a nuestros semeHantes1 constituye un deber de !ratitud
por la !racia diina =concepción luterana@1 por lo Bue no es a!radable a los oHos de Dios Bue sea reali'ada por la
fuer'a y fastidiosamente. =loe. cit.1 III1 p.!. *6*.@ En consecuencia1 el cristiano 4a de Fmostrarse tan dili!ente como
un 4ombre del mundoG =fdem1 p.!. *6;@. Indudablemente1 ello permanece bastante a la 'a!a de la idea puritana.
<+6
Conforme a :a>ter1 ello tiene como finalidad a sober procreation of c4ildren. "pener opina de i!ual modo1 bien
Bue con al!unas concesiones a la burda doctrina luterana1 Bue Hu'!a fin secundario impedir la inmoralidad =Bue sería
irreprimible de otro modo@. "i al coito se le a!re!a la concupiscencia1 se cae en lo pecaminoso aun en el matrimonio.
De a4í la opinión de "pener en el sentido de Bue es consecuencia del pecado1 conertir un 4ec4o natural y estimado
por Dios1 en al!o unido de manera indisoluble con carnales sensaciones y1 consi!uientemente1 en un pudendurn. En
la concepción de muc4as direcciones pietistas e>iste la idea de Bue en el matrimonio cristiano la forma superior es
aBuella en la Bue se consera la ir!inidadI en inmediata escala inferior1 aBuella en la Bue se restrin!e el comercio
se>ual a la procreación de los 4iHos y1 así1 sucesiamente1 4asta lle!ar a la del matrimonio concertado solamente por
finalidades eróticas u otros motios cualBuiera e>trínsecos Bue est.n conceptuados como concubinatos en el plano
de la .tica. No obstante1 aun cuando la finalidad de dic4os matrimonios celebrados sea e>trínseca1 se consideran
superiores a los motiados por fines e>clusiamente eróticos1 ya Bue en los otros media una consideración racional1
cuando menos. No es imprescindible 4acer mención en este momento de la teoría moraa y su pr.ctica. %a filosofía
racionalista =C4r. Lolff@ admitía la teoría asc&tica desde el punto de ista de Bue aseerar Bue aBuello Bue est.
ordenado a una finalidad como medio1 no podr. conertirse nunca en un fin Eltimo =de este modo( la concupiscencia
y su !oce satisfec4o@. En ?ranRlin se descubre todo esto tras el elo del utilitarismo1 coincidiendo en un punto de
ista similar al de los m&dicos modernos1 para Buienes la FcastidadG constituye una limitación al comercio se>ual de
lo deseable por cuanto a la salud se refiere. :ien sabido es Bue1 4asta de manera teórica1 los 4a 4abido Bue se 4an
manifestado en torno a la modalidad de esta pr.ctica se>ual. Mientras Bue todo esto puede lle!ar a ser obHeto de
consideración racional1 de 4ec4o lo 4a sido en el mismo sentido. El racionalismo se>ual relatio a la 4i!iene y el
puritano an por caminos diferentes. Tan sólo en un punto Fest.n de acuerdoG. 0eamos( un entusiasta partidario de
la Fprostitución 4i!i&nicaG sustentaba en una conferencia Nacerca de los lu!ares de lenocinio y las re!las Bue los
re!íanN la licitud del comercio se>ual fuera del matrimonio =conceptuado como Etil desde el punto de ista
4i!i&nico@1 y tomaba como eHemplo a ?austo y Mar!arita1 en donde se manifiesta transfi!urado. "i a Mar!arita se le
considerara como prostituta y el impetuoso imperio de las 4umanas pasiones se eBuiparase con el comercio se>ual
por motios 4i!i&nicos1 sería caer en pleno en la mentalidad puritana. Así la doctrina tan comEn entre los m&dicos de
4oy en día1 conforme los cuales un asunto Bue incumbe muy profundamente a los problemas m.s delicados de la
personalidad y la cultura1 esto es1 el de la continencia se>ual1 corresponde Enicamente al foro m&dico =enti&ndase1
especialista@( para los puritanos1 el especialista eBuiale al teórico moralI en tanto Bue para los m&dicos1 es el
4i!ienista. "in embar!o1 aunBue con si!no inertido1 en ambos casos predomina el mismo principio1 un tanto
innoble por cierto1 de la FcompetenciaG encaminada a la resolución del asunto. Claro est. Bue el potente idealismo
de la concepción puritana1 con todas sus moHi!aterías1 fue capa' de e>poner pruebas positias1 aEn isto desde el
.n!ulo de lo 4i!i&nico y eu!en&sico1 en tanto Bue el modernismo de la 4i!iene se>ual1 teniendo Bue inocar
ineludiblemente a la FdespreocupaciónG1 corre el ries!o de desfondar el aso del Bue se sire para beber. Como se
comprender.1 no es posible llear a cabo en este momento un debate acerca del 4ec4o Bue1 en irtud de la racional
ansiedad reli!iosa1 se recetan arias curas( dieta moderada1 alimentación e!etariana1 ba5os
fríosI pero1 en especial1 esta m.>ima( FtrabaHa tena'mente en tu profesiónG.
<+;
A4ora bien1 adem.s de todo lo dic4o1 el trabaHo es b.sicamente una finalidad ital de la
e>istencia1 por mandato de Dios.
<+-
Responde al principio paulino de( FaBuel Bue no trabaHa no
comeG1 el cual es aplicable por i!ual a todosI
</+
el Bue se fastidia al trabaHar1 demuestra Bue
carece del estado de !racia.
<//
0emos aBuí con toda claridad cómo las concepciones medie ales se 4an desiado. "anto Tom.s
de ABuino consideró a su e'
</*
este principio1 bien Bue dio al trabaHo una interpretación de
necesario Enicamente como naturli ratione1 con el fin de mantener la ida del 4ombre1 indiidual
y socialmente. Al no e>istir esta finalidad el principio deHa de tener alide'1 de un modo
!en&rico1 sin concretarse en cada caso. El Bue posea riBue'a a suficiencia para iir sin trabaHar1
no tiene obli!ación de cumplir con el precepto. %a contemplación1 en cuanto a la forma
específica del obrar en el reino celestial1 no debe entenderse Bue se encuentra tambi&n por
encima de la interpretación literal del mandato. Desde el punto de ista de la teolo!ía del 4ombre
comEn1 la manera m.s sublime de la FproductiidadG monacal se basaba en el acrecentamiento
del thesaurus ecclesiae mediante el re'o y el sericio de coro. Es comprensible el 4ec4o de Bue
:a>ter1 adem.s de no aceptar estas irre!ularidades de la obli!ación moral del trabaHo1 tampoco
admita Bue la riBue'a libere de la obserancia de aBu&l1 y en ello estriba la en&r!ica y reiterada
insistencia suya.
</<
Aun cuando el 4ombre sea rico1 si no trabaHa pierde el derec4o a comer1 pues1
pese a Bue sus !astos in4erentes a la ida los ten!a cubiertos1 est. suHeto al mandato de Dios1 y1
al i!ual Bue el menesteroso est. obli!ado a cumplirlo1
</,
puesto Bue Dios 4a desi!nado para cada
Buien1 sin e>clusión de nadie1 una profesión =callin!@1 &sta no debe ser i!norada por el 4ombre1 y
e>plicación de las relaciones se>uales en los pueblos baHo el influHo eHercido por el puritanismo1 el acoplamiento
matrimonial se afinó1 lle!ando a espirituali'arse1 y brotaron flores de 4idal!uía en el maridaHe1 i!noradas en el medio
patriarcal Bue perdura aEn entre nosotros1 4asta allí donde se con!re!a la aristocracia del espíritu. =)ustamente en la
FemancipaciónG femenina 4an concurrido factores de ascendencia bauti'ante1 la defensa de la libertad de conciencia
femenina y el clamor por e>tender la idea de clerecía uniersal a las muHeres 4an sido las brec4as primeras dentro
del patriarcalismo.@
<+;
Tal conseHo lo 4allamos muy reiteradamente en :a>ter. ComEnmente1 se busca el apoyo bíblico en los pasaHes
citados por ?ranRlin( "entencias de "alomón1 **1 *-. Asimismo1 el merecimiento del trabaHo en las "entencias de
"al.1 </1 /3. Cf. loe. cit.1 /1 p.!. <;*Ip.!. <661 etc.
<+-
En una ocasión1 el propio Xin'endorff e>presa( Fno se trabaHa porBue se ie1 antes bien se ie por el trabaHo1 y
en tanto no se trabaHa1 se perece o se duermeG =Plitt1 /1 p.!. ,*;@.
</+
$n símbolo de los mormones concluye1 tambi&n =conforme a las citas@1 de este modo( FMas no es posible Bue un
cristiano sea un mo'o de cuerda o un 4ol!a'.n y1 al mismo tiempo un bienaenturado. "u destinación es ser
a!uiHoneado de muerte1 y arroHado de la colmenaG. Era1 por e>celencia1 la sobresaliente disciplina Ne>acto medio
entre el claustro y la manufacturaN la Bue colocaba al 4ombre frente a la disyuntia de darse al trabaHo o de ser
e>cluidoI asimismo1 era ella la Bue ori!inó =en unión del celo ardiente de la piedad y tan sólo factible !racias a &ste@1
dentro de esta secta1 las sorprendentes creaciones económicas.
<//
Ra'ón por la cual e>amina esmeradamente sus síntomas =loe. cit.1 /1 pa!. <;+@. "lot4 e idleness constituyen
pecados de tanta !raedad debido a Bue tienen un car.cter prolon!ado. En opinión de :a>ter son como Fdestructores
del estado de !raciaG =loc. cit.1 /1 p.!s.1 *6-2*;+@. Precisamente1 son el reerso de una e>istencia metódica.
</*
0er supra1 nota S correspondiente a la FConcep. luterana de la profesión...G
</<
0&ase :a>ter1 loe. cit.1 /1 p.!. /+; y ss. "in!ularmente1 de inter&s estos p.rrafos( F^uestion( :ut Till not Tealt4
e>cuse usD NAnsTer( It may e>cuse you from some sordid sort of TorR1 by maRin! you more sericeable to
anot4er1 but you are no more e>cused from serice of TorR... t4en t4e poorest man. Cf. loe. cit.1 / p.!. <63(
FT4ou!4 t4ey =los enriBuecidos@ 4ae no outTard Tant to ur!e t t4ey 4ae as !reat necessity to obey #od... #od 4as
strictly commandet4 it =el trabaHo@ to allG. =0er nota p.!s. /+S2/+3@.
</,
Por cuya ra'ón1 "pener =loe. cit.1 III1 p.!s. <<;1 ,*S@ repudia1 tambi&n1 la propensión a Hubilarse antes de la
reBuerida edad1 lo cual Hu'!a reproc4able en el plano de la moral1 en tanto Bue1 al re4usar una obHeción contra el
4ec4o de percibir intereses =el placer del r&dito acarrearía 4acia la corrupción@1 aseera Bue aBuel Bue puede iir de
sus intereses est.1 no obstante1 obli!ado a trabaHar por mandato de Dios.
es de ri!or Bue en ella labore. %eHos de si!nificar como el luteranismo
</S
el sino de cada Buien1 al
Bue 4ay Bue so meterse resi!nadamente1 debe aceptarse como el precepto diino diri!ido a toda
la 4umanidad con el propósito de impulsar la propia !loria de Dios. Tal disparidad1 de la Bue no
cabía suponer consecuencias !raes1 dado su apariencia1 tuo1 sin embar!o1 efectos
psicoló!icamente de !ran trascendencia1 enla'ados con el des arrollo del sentido proidencial del
unierso económico Bue en la Escol.stica ya era usual.
"anto Tom.s de ABuino1 entre otros1 ya 4abía anali'ado el acontecimiento de la separación entre
el trabaHo y el ordenamiento profesional de la sociedad1 relacion.ndola directamente con el
proyecto del mundo elaborado por Dios1 cuya consecuencia era eidente. Por lo pronto1 la
inte!ración del indiiduo en este unierso se sucedía ex causis naturalibus y era meramente
casual =dic4o escol.sticamente1 por Fcontin!enciaG@1 en tanto1 en opinión de %utero1 la
inte!ración del indiiduo en la profesión y estado concedidos conforme a la disposición 4istórica
obHetia era la resultante directa de la oluntad diinaI por consi!uiente1 permanecer dentro de
los lindes y en la situación se5alada por Dios era un deber piadoso ineludible para el indiiduo.
</3
Al respecto1 podemos obserar Bue las relaciones de la pr.ctica piadosa luterana con el FmundoG
fueron tan inse!uras entonces como todaía lo son a4ora. Esa es la ra'ón del por Bu& no era
posible e> traer de los conceptos luteranos1 principios &ticos aptos para dar una nuea estructura
al mundo1 pues %utero nunca se desli!ó totalmente de la indiferencia paulina para con aBu&lI de
a4í la procedencia del compromiso por admitirlo tal cual es1 desde el punto de ista
ri!urosamente piadoso. Por el contrario1 en base al concepto puritano1 el sello proidencial de la
acción recíproca de los intereses económico2priados se reiste de una nuea tonalidad.
CualBuiera Bue sea la finalidad proidencial de la adscripción del indiiduo a una profesión1 se
adierte en sus frutos1 de acuerdo con el esBuema puritano de entendimiento pra!m.tico. En
torno a ello1 :a>ter 4ace oportunas consideraciones Bue por arias eces1 en m.s de un aspecto1
nos traen a la memoria los bien sabidos encomios de la diisión del trabaHo emitidos por Adam
"mit4.
</6
El 4ec4o de Bue las profesiones con especialidades proporcionen al trabaHador la
4abilidad =skill@1 ori!ina un ascenso tanto cuantitatio como cualitatio del trabaHo rendido y
redunda en beneficio de la comunidad =common best@ Bue iene a ser i!ual en faor de la
m.>ima parte posible. El motio Bue induce a la reali'ación es1 pues1 incondicionalmente
utilitario y afín por entero a entendimientos ya comunes en la literatura puramente secular propia
de la &poca.
</;
De a4í Bue el reestimiento puritano apare'ca en el momento en Bue :a>ter
</S
"in e>ceptuar el2pietismo. Trat.ndose del asunto relatio al cambio de profesión1 "pener afirma siempre Bue una
e' ele!ida1 es un deber de sumisión a la proidencia diina el 4ec4o de permanecer y entre!arse a ella.
</3
En los artículos concernientes a la F.tica económica de las reli!ionesG Bueda e>plicado el considerable patetismo
Bue predomina en todo el proceder1 mediante el Bue la doctrina india acerca de la salación inculada al
tradicionalismo profesional1 con las posibilidades de re!enerarse. ABuí se eidencia la diferencia Bue e>iste entre la
simplicidad de las teorías &ticas y la creación1 mediante la pr.ctica reli!iosa1 de ímpetus psicoló!icos de índole
determinada. Al 4indE reli!ioso Enicamente le era dado obtener posibilidades propicias a la re!eneración mediante
la ri!urosa obserancia tradicional de los deberes de su casta de ori!en( de este modo1 el tradicionalismo obtenía el
m.s sólido fundamento piadoso Bue pueda uno ima!inarse. 0erdaderamente1 la .tica indica constituye en este
aspecto la antítesis m.s consecuente de la puritana1 de i!ual manera corno lo es con respecto a otro punto
=tradicionalismo profesional@ de la del Hudaísmo.
</6
:a>ter. loe. cit.1 /1 p.!. <66.
</;
Pero no puede decirse Bue por ello impliBue 4istóricamente deriación de ellos. Es m.s probable Bue la !enuina
concepción calinista acerca de Bue el Fcosmos del mundoG sire a la !loria de Dios se impuso a su
auto!lorificación. En erdad1 la dirección utilitarista1 Bue tiene el cosmos económico puesto al sericio del bienestar
de todos =!ood of many1 common !ood1 etc.@ era el resultado de la creencia de Bue cualBuier otra interpretación 4a
de llear a una idolatría aristocr.tica o1 por lo menos1 no es iable Bue condu'ca a la !loria de Dios1 antes bien al
sericio de materiales Ffines de culturaG. "in embar!o1 la oluntad de Dios manifiesta en la estructura finalista
=&ase1 supra1 nota <S de F%os fundamentos reli!iosos@ del cosmos económico1 Enicamente es factible Bue sea el
beneficio de la FcolectiidadG esto es( el proec4o impersonal =por cuanto Bue tan sólo interesan fines terrenales@.
e>pone a la cabe'a de todos sus ra'onamientos este ar!umento( Fsi el 4ombre no cuenta con una
profesión estable1 cualesBuiera de los trabaHos Bue realice ser.n estrictamente accidentales y
fu!acesI como Buiera Bue sea1 destina m.s tiempo a la ociosidad Bue al trabaHoGI de donde se
infiere Bue FaBuel =el trabaHador profesional@ eHecutar. ordenadamente su tarea1 en tanto Bue el
otro permanecer. en constante desorden1 y para su ne!ocio no 4abr. tiempo ni espacio...I
</-
por
ende1 lo m.s adecua do para cada Buien es contar con una profesión estableG =certain callingI en
otra parte consi!na stated calling@. El trabaHo de corta duración a Bue el Hornalero se 4alla
sentenciado es una situación !eneralmente ineludible1 pasaHera y1 sea cual fuere1 merece ser
deplorada. %a ida de aBuel Bue no est. capacitado para la profesión no tiene la oluntad
metódica1 sistem.tica1 Bue demanda imperiosamente la asceti'ación de la ida en el mundo. De
acuerdo con la moral cu.Buera1 la ida profesional del indiiduo debe ser una pr.ctica asc&tica y
consecuente de la irtud1 una Hustificación del estado de !racia en la 4onestidad1 esmero y
normas Bue se aplican en la propia obserancia del trabaHo profesionalI
<*+
Dios no obli!a a
trabaHar por trabaHar1 antes bien al trabaHo racional dentro de la profesión. El factor determinante
del concepto puritano de la profesión radica en este car.cter sistem.tico del ascetismo
profesional1 y no =a la manera de %utero@ en la resi!nación con lo dispuesto por Dios1 asi!nado a
cada Buien al a'ar.
<*/
Por consi!uiente1 adem.s de sostenerse abiertamente en Bue cada Buien es
libre de compa!inar distintas calling1 si en ello concurre el bien comEn o indiidual
<**
y no es
perHudicial para nadie1 así como no induce a al!uno a olerse poco escrupuloso =unfaithful@ en
el desempe5o de cualesBuiera de las profesiones1 se afirma Bue no es reproc4able1 siBuiera1 la
transición profesional1 de no ser 4ec4a sin refle>ión1 antes bien en irtud de Bue pueda ser m.s
a!radable a los oHos de Dios1
<*<
es decir1 de m.s proec4o1 conforme al principio !eneral. Para de
terminar 4asta donde una profesión es proec4osa o complaciente para Dios1 4ay Bue tomar en
cuenta1 primero1 los criterios &ticosI se!undo1 la aenencia a la ma!nitud Bue representa para la
comunidad1 los beneficios Bue de ella 4abr.n de emanar. A4ora bien1 corno tercer criterio Nel de
mayor importancia1 isto como pr.cticoN el beneficio económico Bue reditEa al 4ombre(
<*,
En con secuencia como antes Buedó dic4o1 el utilitarismo es el resultado de la confi!uración impersonal del Famor al
próHimoG1 así como de la ne!atia de 4onrar el unierso1 por la sola idea e>clusiista del in maHorem Dei !loriam del
puritanismo. K1 pues1 la idea Bue en todo el protestantismo asc&tico imperaba con tanta fuer'a1 consistente en Bue la
4onra de la criatura ofende a la !loria de Dios1 se e>teriori'a con toda claridad en los obst.culos y esfuer'os Bue el
propio "pener le ocasionaba1 no por cierto de ideas 4arto democr.ticas1 ante el !ran nEmero de peticiones con
respecto a la consideración de títulos tales como adiayopo1 4allando el sosie!o con aBuello de Bue1 en la :iblia1 el
Apóstol tituló el Prator ?esto como >pacloto| . Claro est. Bue el asunto en su aspecto político no ofrece aBuí inter&s.
</-
T4. Adanis1 en LorRs of. t4e Pur. Di.1 p.!. 661 e>presa tambi&n( FT4e inconstant man is a stran!er in 4is oTn
4ouseG =el 4ombre inconstante es un e>tra5o en su propia casa@.
<*+
De modo muy particular1 &ase1 al respecto1 las manifestaciones de #eor!e ?o>( T4e ?riendOs %ibrary1 ed. L. /
Eans1 ?iladelfia1 /;6< y ss.1 ol. /1 p.!. /<+.
<*/
Ciertamente no podemos conceptuar esta orientación de la &tica piadosa como ima!en de situaciones económicas
erdaderas. "in duda al!una1 la profesión especiali'ada durante la Edad Media italiana1 estaba m.s adelantada Bue
en los mismos tiempos en In!laterra.
<**
Ka Bue1 conforme se repite con muc4a frecuencia en la literatura puritana1 Dios nunca 4a ordenado1 amar.s al
próHimo m.s Bue a ti mismo1 sino1 Fcomo a ti mismoG. Es1 pues1 un deber tambi&n amarse a sí mismo. ABuel Bue
sabe1 por eHemplo1 Bue !obierna su propiedad meHor y1 por consi!uiente1 m.s 4onra a Dios1 Bue como su próHimo
pudiera 4acerlo1 no est. en la obli!ación de 4acerle participe en ella por amor a &l.
<*<
En "pener 4allamos i!ualmente una pro>imidad a este parecer1 bien Bue su postura es aun m.s cautelosa y
desaconseHante en cuanto se trata del paso de la profesión comercial =especialmente en el plano de la moral@ a la
teolo!ía =III1 p.!s. ,<S1 ,,<I /1 p.!. S*,@. %a insistencia reiterada de "pener al oler1 en sus consultas1 una y otra
e' con la misma respuesta a dic4a cuestión =es decir1 la licitud del cambio de profesión@1 denote la trascendencia
notablemente pr.ctica Bue tenía la interpretación de la Epístola primera a los Corintios =6@ en la ida diaria.
<*,
En realidad1 nada Bue se le pare'ca1 fi!ura en los escritos pietistas continentales de m.s enHundia. Ante el
Fproec4oG1 "pener .se encuentra en una situación acilante1 entre el luteranismo y los ra'onamientos mercantilistas1
acerca de los beneficios de la prosperidad comercial =op. cit.1 III1 p.!s. <<+1 <<*I cf.1 /1 p.!. ,/;. Esto es( el cultio
efectiamente1 Dios =considerado por el puritano como operante en los m.s ínfimos pormenores
de la e>istencia@ al re elar a uno de los ele!idos la probabilidad de una !anancia1 le asiste al!una
finalidad. Así1 pues1 el cristiano creyente no tiene otra disyuntia Bue dar oídos al llamamiento y
beneficiarse con &l.
<*S
F"i Dios os se5ala una senda Bue 4abr. de proporcionaros m.s riBue'a Bue
la Bue pudi&rais conse!uir por una sen da distinta =sin detrimento de uestra alma ni la de los
dem.s@ y la desec4.is para emprender el camino por la Bue os enriBuecer. menos1 pon&is trabas a
uno de los propósitos de uestra ocación =callin!@ y os re4us.is a fun!ir como administradores
=ste,ard@ de Dios y a recibir sus dones para aleros de ellos en su sericio y en el momento Bue
El os lo demandase. "e os est. permitido trabaHar para enriBueceros1 pero no para aplicar en
se!uida la riBue'a a la disposición de uestra sensualidad y pe cados1 antes bien para !lorificar
con ella a DiosG.
<*3
%a opulencia es Enicamente condenable cuando induce a la 4ol!an'a corrupta
y al placer sensual de la ida1 y el af.n de enriBuecerse tan solo es malo si llea implícito la
se!uridad de una ida indiferente y confortable y la fruición de todas las concupiscencias. "in
embar!o1 en calidad de pr.ctica del deber profesional1 adem.s de ser moralmente lícito1
constituye un mandato prescrito.
<*6
En ello radica el sentido de la par.bola de aBuel siriente Bue
del tabaco produce fondos ala naciónI es por eso Bue resulta ben&fico y1 por consi!uiente1 no es pecaminoso@I cf.
tambi&n III1 p.!s. ,*31 ,*61 ,*-1 ,<,I esto sí1 preiene Bue tal como se deHa er en el eHemplo por parte de los
cu.Bueros y mennonitas1 se puede obtener !anancia y1 no obstante1 se!uir siendo piadoso1 y aun1 inclusie una
eleada !anancia puede ser fruto de una 4onestidad piadosa Nm.s adelante oleremos al temaN =op. cit.1 p.!.
,<S@.
<*S
De nin!una manera pueden tomarse las opiniones de :a>ter como refleHo del medio económico en Bue se
desenolía pues1 muy al contrario1 en su autobio!rafía Bueda al descubierto con toda claridad Bue1 en el &>ito lo
!rado en su labor misional interior fue determinante el 4ec4o Bue1 los comer ciantes establecidos en Qinddminster
no er4n adinerados1 ya Bue su beneficio Enicamente era food and raiment1 y1 por lo Bue respecta a los maestros1 no
con m.s entaHa Bue sus trabaHadores estaban supeditados a iir from t4e 4and in t4e mout4 =esto es( al día@. FIt is
t4e poor t4at receie t4e !lad tidin!s of t4e #ospel F. En cuanto a la ambición por el lucro1 T4. Adams refle>iona
Bue( F9e =t4e RnoTnin! man@ RnoTs. . . t4at money may maRe a man ric4er1 not better1 and t4ereupon c4oosetb
rat4er to sleep Tit4 a !ood conscience t4an a fuil pure. . . t4erefore d no more Tealt4 t4at an 4onest man may bear
aTayGI mas1 Buiera en tal !rado no obstante =T4. Adams1 LorRs of t4e Pur. D %I@1 lo cual si!nifica Bue cualBuier
!anancia formalmente 4onrada es1 i!ualmente1 lícita.
<*3
De esta suerte en :a>ter1 loe. cit.1 /1 e. M1 tít. /1 dist. - =*,@1 ol. /1 pa!. <6;1 *. "entencias de "alomón1 *<1 ,(
FNo trabaHes sólo por enriBue certeGI esto da a entender solamente Bue( Fric4es for our fles4ly ends must not
ultimately be intendedG. %o abominable no es tanto la riBue'a en sí1 sino el modo feudal Nse5orial de su
acomodación cf. la obseración de /1 p.!. <;+1 acerca de la debauc4ed part of t4e !entry@. Milton1 en la primera
defensio pro populo an!licano1 sustenta la consabida teoría de Bue tan solo a la Fclase mediaG le est. dado practicar
la irtud. Enti&ndese por clase media la bur!uesa1 es decir1 en un sentido opuesto a la aristocracia1 ya Bue así el
FluHoG como la necesidadG se contraponen al eHercicio de la irtud.
<*6
En ello estriba lo determinante. E>aminemos aEn esta refle>ión !eneral( no es para nosotros de tanto inter&s lo
e>puesto teóricamente por la teolo!ía moral1 sino la i!encia de la moral en la ida pr.ctica de los creyen es1 o1
dic4o en otras palabras( la influencia pr.ctica de la dirección piadosa en el plano de la &tica profesional. En al!unas
ocasiones se lle!a a descubrir en la literatura casuista del catolicismo1 en especial del Hesuítico1 controersias en
torno a temas1 como la le!itimidad del inter&s =de lo cual no nos ocupamos aBuí@1 Bue nos traen a la memoria
aBuellas de arios casuistas protestantes1 o - adem.s1 se diría Bue an muc4o m.s leHos en lo Bue Hu'!an FlícitoG o
UprobableG =posteriormente se impu!nó a los puritanos similitud substancial de su .tica con la Hesuítica@. Del mismo
modo Bue los calinistas solían mencionar obras de teolo!ía moral de autores católicos tales como Tom.s de
ABuino1 :ernardo de Clairau>1 :uenaentura1 y no tan sólo &stos1 sino tambi&n contempor.neos =en cuyo punto no
4emos de detenernos mayor mente@. 9aciendo a un lado la coyuntura determinante de la recompensa piadosa de la
pr.ctica del ascetismo en el mundo1 la desi!ualdad m.s notoria estaba1 en la misma teoría1 en Bue tales efectos
latitudinarios dentro del cato licismo eran frutos de teorías &ticas la>as de manera específica1 sin censura al!una por
parte de la autoridad eclesi.stica de las cuales se distanciaban1 Hustamente1 los adeptos m.s perseerantes y formales
de la I!lesia1 en tanto Bue1 opuestamente1 la idea de profesión1 el protestantismo situaba a los m.s ri!urosos adictos a
una ida asc&tica1 a la disposición de la ida económica del capitalismo1 ABuello Bue en el catolicismo podía ser
aceptado condicional mente1 en el protestantismo era considerado como al!o positiamente bueno y aun moral. Al
cabo1 las m.s sobresalientes discrepancias entre estas dos .ticas fueron establecidas de modo resolutio a partir del
se condenó debido a Bue no supo e>traer la !anancia de la libra Bue le 4ubo sido prestada.
<*;
Muc4o se 4a dic4o Bue cuando al!uien Buiere ser pobre es comparable a Buien Buiere estar
enfermo(
<*-
en ambos casos sería santificar las obras al mismo tiempo Bue ir contra la
!lorificación de Dios. Especialmente1 el 4ec4o de Bue el 4ombre capacitado para el trabaHo se
lance a la mendicidad no es Enicamente reprobable en cuanto a la moral1 en calidad de uno de los
pecados capitales Nla pe re'aN1 sino Bue tambi&n1 conforme la o' del Apóstol1 a en perHuicio
del amor al próHimo.
<<+
%a especiali'ación Bue en la actualidad impera en el mundo ilumina moralmente con un
resplandor ma!nificente esta reiterada predicación puritana del alor asc&tico de la profesión
estable1 y así ocurre con el 4ombre de ne!ocios1 respecto a la interpretación proidencialista ante
la posibilidad de lucrar con &l.
<</
El ascetismo e con i!ual desprecio la altia indiferencia se5o
rial1 como la tosca Hactancia del nueo ricoI en tanto Bue la austera ima!en abur!uesada
=selfmade man@ le es merecedora de toda clase de alaban'as(
<<*
%od blesset his tradeI con estas
palabras se distin!ue a los FsantosG
<<<
Bue triunfaron en el cumplimiento de los mandatos diinos.
debate Hansenista y la :ula $ni!enitus.
<*;
FKou may labour in t4at manner as tendet4 most to your succes and IaTful !ain1 Kou are bound to improe sil
your talents. . .F=palabras Bue pre ceden al pasaHe traducido Bue fi!ura en el te>to@. %a confrontación directa del
afecto ardiente 4acia la riBue'a en el reino de Dios1 con el m.>imo an4elo de lo!rar el &>ito en la profesión terrena
se pone de reliee en )aneay1 9eaen upon eart4 =El cielo sobre la tierra@ en las LorRs of t4e Pur. Di.1 p.!. *6S1
infra.
<*-
Así1 pues1 la confesión =luterana@ del duBue Cristóbal de LJrttember!1 sometida al Concilio de Trento1
constituye1 ya1 una ar!umentación en contra del oto de pobre'a1 aduciendo aBuel Bue es por su índole pobre1 est.
obli!ado a soportarlo1 mas si promete se!uir siendo pobre es i!ual como si prometiera iir para siempre enfermo o
poseer mala fama.
<<+
En i!ual sentido lo 4allamos en :a>ter y en la confesión del duBue Cristóbal de LJrtternber!. Cf. del mismo
modo en pasaHes como &ste( F. 2 .t4e a!rant ro!ues T4ose lies are not4in! but an e>orbitant course( t4e main
be!!in!G1 etc. =T4. Adanis1 L. of t4e Pur. Di.1 p.!. *S-@. %a mendicidad 4abía sido ya pro4ibida estrictamente por
CalinoI los sínodos 4olandeses i!ilaban ue no se otor!aran licencias ni certificaciones Bue consintieran la
mendicidad. En tanto Bue en la era de los Estuardos1 en especial el r&!imen de %aud1 durante el reinado de )acobo /1
se 4abía elaborado oficialmente1 de modo sistem.tico1 el principio de protección a los pobres1 así como la asi!na
ción de trabaHo a Buienes carecían de &l1 los puritanos clamaban( !iin! alms is no c4arity =4acer limosna no es
caridad ue encabe'a el posterior escrito de Defoe@ y fue en las postrimerías dei s. @ Bue se inició para los Bue esta
ban sin trabaHo1 el m&todo de intimidación de las LorR4ouses1 esto es Casas de trabaHo =cf. %eonard1 Early 9istory
of En!lis4 poor relief1 Cambrid!e1 /-++1 y 9. %ey1 D1e #rundla!en des óRonomisc4en %iberalismus in der #esc4.
d. en!i. 0olRT. =%os fundamentos del liberalismo económico en la 4istoria de la economía in!lesa@1 )ena1 /-/*1 p.!.
3- y ss.@.
<</
#. L4ite1 siendo presidente de la :aptist $nion of #reat :ritain and Ireland1 en su discurso de inau!uración de la
Assem bly en %ondres =/-+<@ =:aptis 9anctbooR1 /-+, p.!. /+,@ decía reiteradamente( FT4e best men on t4e roll of
our Puntan c}urc4es Tere men of affairs1 T4o belieed1 t4at reli !ion s4ould penmeate t4e T4ole of lifeG.
<<*
)ustamente1 en eso estriba la peculiar impu!nación frente a toda idea feudal. Conforme a &sta1 el &>ito y la
consa!ración de la san!re Enicamente podían faorecer a los descendientes del parenu =ya sea en el piano político o
social@. Tom.ndolo en este sentido1 es característico el t&rmino espa5ol 4idal!o1 con el si!nificado de 4iHo de al!o
=filius de aliBuo@1 interpret.ndose aBuí1 por al!o1 el patrimonio Bue se 4eredó de un ascendiente. Tales desi!ualdades
se encuentran muy atemperadas 4oy en día1 como consecuencia del cambio acelerado y de la Feuropei'aciónG de la
idiosincrasia nacional americanaI sin embar!o1 aun en la actualidad prealece allí1 al!unas eces1 la concepción
bur!uesa abiertamente adersa1 ensal'ando el triunfo y el beneficio comercial1 en calidad de indicio de contribución
del espíritu1 sin conceder1 por el contrario1 respeto al!uno a la riBue'a simplemente 4eredada1 en tanto Bue en
Europa =lo cual ya fue adertido por )ames :ryce@1 por dinero puede adBuirirse todo 4onor social con tal de Bue el
poseedor no se 4ubiese isto de por sí tras el mostrador1 ni sea el Bue 4ubiera efectuado las reBueridas
transmutaciones de su riBue'a =tales como institución de fideicomisos1 etc.@. 0er contra el 4onor de la san!re T4.
Adams1 L. of t4e Pur. Di.1 p.!. */3.
<<<
De esta manera1 di!amos como eHemplo1 para el fundador de la secta FfamilistaG1 el comerciante 9endniR NiRlaes
=:arclay1 Inner uifa of t4e reli!ious communities of t4e CommonTealt4 =0ida interior de las comunidades reli!io sas
de la CommonTealt4@1 p.!. <,@.
"i los Hudíos eían Bue su Dios1 con todo su poderío1 recompensaba la reli!iosidad de sus fieles
Hustamente en esta ida1
<<,
así debía de se!uir operando de suyo para con los puritanos1 Bue1
conforme al conseHo de :a>ter1 controlaban el estado de !racia1 estableciendo una comparación
con el estado del alma de los personaHes bíblicosI
<<S
para aBu&llos las sentencias de la :iblia eran
consideradas como Fartículos de un códi!oG. %a o' del Anti!uo Testamento no era en sí lo
bastante clara. Recordemos a %utero Bue1 al interpretar un pasaHe de "irac41 daba
!ramaticalmente un sentido profano al concepto de FprofesiónG. "in embar!o1 pese al influHo
4elenístico dominante en &l1 el libro de )esEs "irac41 debido al espíritu Bue lo impulsa1 se 4alla
pletórico de elementos aEn impre!nados del sentido tradicionalista del Anti!uo Testamento
=e>tendido@. Ciertamente1 es muy si!nificatio Bue este libro1 entre los campesinos luteranos de
Alemania1 si!a teniendo tanta popularidad en los tiempos actuales1
<<3
y la índole peculiar del
luterano de arias ramas del pietismo alem.n se destaca en su predilección por )esEs "irac4.
<<6
%a seera contraposición de lo diino y la naturale'a1 cl.sica en los puritanos1 4acía Bue &stos
rec4a'aran los Ean!elios apócrifos por no considerarlos de inspiración.
<<;
Por lo Bue se refiere a
los libros canónicos1 tenía m.s fuerte ascendiente el %ibro de )ob1 en el cual la intensa
eneración a la MaHestad Diina =de suprema soberanía y e>traída a toda proporción 4umana@1
tan cara a los principios del calinismo1 sur!ía inte!rada con la conicción final =Bue para
Calino no tenía la importancia capital Bue1 por el contrario1 animaba al puritano@ de Bue Dios
suele derramar sobre sus ele!idos1 Hustamente en esta ida1 sus dones1 sin e>cluir los
materiales.
<<-
En cuanto a :a>ter1 descuidó por i!ual la inacción1 esto es1 el Buietismo oriental
Bue se descubre tanto en la mayoría de los m.s inspirados salmos1 como en las sentencias de
<<,
Ello es absolutamente se!uroI por eHemplo1 para 9oornbeeR1 para el cual tambi&n Matt4.1 31 S y /1 Tim.1 ,1 ;1
4icieron promesas del todo terrenas a faor de los santos =loe. cit.1 ol. /1 p.!. /-<@. Todo es fruto de la proiden cia
diina1 Bue ela de especial manera por los suyos( loc. cit.1 p.!. /-*( F"uper alios autem summa cura et modís
sin!ulanissimis ersatur Dei proidentia circa fidelesG. %ue!o1 continEa el debate en torno al tema de cómo se podr.
considerar Bue un caso de felicidad no deria de tal proidentia communls1 antes bien de la especial. :ailey =loc.
cit.1 p.!. /-/@ appya1 i!ual mente1 el &>ito del trabaHo profesional en la proidencia de Dios. Por reitera das eces se
encuentra en los escritos de los cu.Bueros la afirmación acerca de Bue la prosperity es Fcon frecuenciaG la
recompensa de la ida beata =esta afirmación aparece aEn en el a5o de /;,; en la "electton from t4e C4ristian
Adices issued by t4e !eneral mee tin! of t4e ". of ?r. %ondon 0It41 %ondres1 /;3/1 p.!. *+-@. En la relación con la
.tica cu.Buera aEn 4abremos de insistir.
<<S
De esta dirección patriarcalista Ni!ualmente peculiar de la concepción pur de la idaN cabe recordar el estudio
Bue T4omas Adams1 reali'a acer ca del debate sostenido entre )acob y EsaE =en LorRs of t4e Pur. Di.1 p.!. *<S@(
F9is =por EsaE@ folly may be ar!ued from t4e base estimation of t4e birt4ri =pasa@e Bue tiene tambi&n importancia
para no perder de ista la eolución de la idea del birt4ri!4t@ Ft4at 4o Touid so li!4tely pass from it and on so easy
condition as a potta!eG. Mas1 el 4ec4o era traición1 al no Buerer1 lue!o1 por la treta1 realidar la compra ya aprobada.
Resulta un cunnin! 4unter1 a man of t4e fields( personifica la incultura irracional1 en tanto Bue )acob es
representatio de a plain man1 dTellin! in tents1 es decir1 el man if !ace. Qii4ler =op. cit.@ 4alla todaía en el
campesinado 4oland&s muy e>pandido el sentimiento de un arrai!ado entronBue con el Hudaísmo1 lo cual esta de
manifiesto1 por eHemplo1 en la ya conocida carta de Rooseelt. "in embar!o1 por otro lado1 el puritanismo sabía a
conciencia Bue en su do!matismo pr.ctico e>istía una antítesis con la &tica Hudaica1 puesto de reliee con toda
claridad en los escritos de Prynne contra los Hudíos =en el caso de los planes de tolerancia de CromTell@. Cf.1 mfra1
nota S;1 in fine.
<<3
En Xur:iiuerlic4en #laubens und "ittenle4re. 0on einem t4urin!sc4en %andpfarrer =%a fe y la moral entre los
campesinos. Por un p.rroco rural de Turin!ia@ =*a. ed.1 #ot4a1 /;-+1 p.!. /3) 4allamos Bue los campesinos de
referencia constituyen el cl.sico fruto de la I!lesia luterana. Con reiterada insisten cia 4e colocado al mar!en el
t&rmino FluteranoG1 en cada una de las ocasiones Bue el c&lebre escritor se refiere1 de un modo !eneral1 a la piedad
del campe sino.
<<6
Tomemos como eHemplo =cf.@ las citas de Ritsc4l1 Pietismo1 II1 p.!. /S;. %a ra'ón de las impu!naciones de
"pener al cambio de profesión y el e4emente deseo de lucro est. en las sentencias de )esEs =T4eol. :edenRen1 ol.
III1 p.!. ,*3@.
<<;
No obstante1 para :ailey es aconseHable su lectura1 y1 sin Bue abunden1 tampoco faltan citas dispersas de los
apócrifos. Por el contrario no acude a mi memoria nin!una =tal e' sea casualidad@ de )esEs "irac4.
"alomón1 y el sello tradicionalista de la epístola a los Corintios1 en su primer p.rrafo1 pese a Bue
con tiene una importancia fundamental para definir la idea de profesión. De a4í se desprende la
insistencia en los pasaHes del Anti!uo Testamento Bue elo!ian el espíritu recto1 la probidad
formalista1 como prueba del comportamiento a!radable a Dios. "e lle!ó a considerar Bue a la ley
del mosaísmo se la 4abía despoHado de su alide'1 de resultas de la Nuea %ey1 en sus preceptos
estrictamente ceremoniales o cuyo alcance 4istórico se circunscribía al pueblo Hudío1 en tanto Bue
para los dem.s se mantenía en i!or en calidad de le> naturaeI
<,+
así1 pues1 el ape!o a esta
doctrina propiciaba1 por un lado1 abstraerse de los preceptos Bue ya no 4allarían acomodo en la
ida moderna1 permitiendo1 por el contrario1 sin restricciones1 Bue el ascetismo profano de este
protestantismo1 de matices tan acordes a la &tica de las "a!radas Escrituras1 adBuiriesen un i!or
considerable
<,/
. En ra'ón a lo dic4o1 no es de sorprenderse Bue tanto los autores de la &poca
como tambi&n los de la actualidad califiBuen de 1nglish hebraism el si!nificado &tico por
e>celencia del puritanismo in!l&s.
<,*
"u proceder es correcto siempre y cuando esta
denominación sea entendida como es debido. No es prudente fiHar la atención sólo en el Hudaísmo
palestino de esos tiempos1 en los Bue 4allaron aco!ida los preceptos del Anti!uo Testamento1
antes bien 4ay Bue considerar el Hudaísmo Bue fue tomando forma paulatinamente por la fuer'a
de muc4as centurias de educación formal1 le!alista y mediante la doctrina del TalmudI ra'ón por
la cual amerita conducirse Con suma precaución al intentar confrontaciones El puritanismo se
encontraba totalmente distante del sentido1 propio del Hudaísmo anti!uo1 despreocupado de la
ida1 así como característico de la &tica económica del Hudaísmo correspondiente al medieo y
aun contempor.neo1 en aBuellos matices peculiares Bue determinan su Posición en el
desenolimiento del et4os capitalista. "in duda1 e>istía m.s afinidad entre el criterio Hudaico
con el propio del capitalismo aenturero1 de índole político2especuladoraI este et4os1
Concretando1 era el Bue corresponde al capitalismo del paria1 en tanto Bue el puritanismo se alía
del et4os de la industria racional bur!uesa y de la disposición racional del trabaHo1 y Enicamente
aBuello Bue se aHustaba a estas 4ormas fue lo Bue e>traHo de la &tica del Hudaísmo.
Debido al limitado espacio de Bue disponemos para este es bo'o1 no es factible e>poner los
resultados caracteroló!icos Bue obtuo este poder asimilatio de las normas del Anti!uo
Testamento1 no obstante Bue esta tarea1 con todo y lo su!estio del tema1 no 4a sido intentada ni
tan solo por relación al propio Hudaísmo.
<,<
Independientemente de las relaciones se5aladas1 no
<<-
Cuando acontece Bue un condenado sabido de todos tiene &>ito1 el calinista se tranBuili'a =por eHemplo1
9oornbeeR@1 con la certe'a de Bue Dios lo 4ace a fin de endurecerlos y corromperlos m.s y m.s positiamente.
<,+
Con respecto a este punto no es posible e>tendernos m.s aBuí. %a índole formalista de la F4onrade'G es
erdaderamente lo Enico Bue interesa. En las "o'ialle4ren de Troeltsc4 se descubren muc4as indicaciones acerca del
si!ni fi de la &tica del Anti!uo Testamento para la le> naturae.
<,/
En opinión de :a>ter =C4ristian Directory1 III1 p.!. /6< y s.@1 la obli!atoriedad de las re!las &ticas de la Escritura1
tiene tanto alcance Bue constituyen1 ya sea Enicamente un transcript del laT of nature1 o sea Bue llean en sí el
e>presa c4aracter of uniersality and perpetuity.
<,*
De este modo1 con relación a :unyan1 er DoTden1 loc. cit.1 p.!. <-.
<,<
Con respecto a esto1 4abr. m.s pormenores en los artículos acerca de la &tica económica de las reli!iones. No es
posible e>aminar aBuí el !ran ascendiente Bue1 en el desarrollo caracteroló!ico del Hudaísmo 4a tenido su índole
racional1 insólito a la cultura de los sentidos1 en especial el se!undo mandamiento =Fno te 4ar.s im.!enes. . .F@. "ea
lo Bue fuere1 podemos se5alar como despoHado de car.cter el caso de Bue uno de los directios de la Educational
Alliance de los Estados $nidos =or!anismo Bue pretende1 con &>ito e>cepcional y profusión de medios1 americani'ar
a la inmi!ración Hudía@ me indicase como primordial obHetio de la personificación cultural a Bue an4elan1
ali&ndose de todos los medios de la ilustración artística y social1 por la Femancipación del se!undo mandamientoG.
En la doctrina puritana1 el 4ec4o Bue el israelita condene todo lo Bue es antropomorfismo1 corresponde al eto de
deificar la criatura1 lo cual no es e>actamente i!ual1 pero1 sin duda1 llea la misma intención. Por eHemplo( en el
Talmud =Lunsc4e1 :abyl. Talmud1 II1 p.!. <,@ se dice Bue es preferible y premiado por Dios con mayor
abundancia1 la reali'ación de al!o bueno motiado por el deber Bue1 el 4ec4o de llear a cabo una buena acción sin
Bue la ley obli!ue a elloI dic4o con otras palabras( la !lacial obserancia del deber est. muy por encima1
est. por dem.s 4acer 4incapi& en Bue con la ieHa conicción de Bue el pueblo Hudío era el
ele!ido por Dios se produHo entre los puritanos un descomunal renacimiento1
<,,
Bue derió
psicoló!icamente en resultados colosales. :a>ter1 con su blandura1 de mostraba su
reconocimiento a Dios por 4aberle concedido la suerte de nacer en In!laterra y en el seno de la
I!lesia erdadera1 en e' de otro lu!ar cualBuieraI y una !ratitud similar inundaba toda la ra'ón
de la ida de la bur!uesía puritana1 Bue se consideraba1 por la !racia de Dios1 de intac4able
comportamiento1
<,S
dando1 cate!óricamente1 el sello formalista1 seero y Husto Bue distin!ue los
modelos representatios del capitalismo en su etapa 4eroica.
E>aminemos1 por lo pronto1 los puntos en sí1 en los cuales lo!ró su influHo directo el modo de
ida capitalista el concepto puritano de la profesión y la ideali'ación de un comportamiento
asc&tico. Es ya sabido Bue el ascetismo se diri!ía1 en especial1 contra el placer FdespreocupadoG
moralmente1 a la filantropía sentimental. K bien1 la &tica puritana admitiría este principio del mismo modo Bue Qant1
pues1 siendo de ori!en escoc&s y 4abiendo recibido en su educación el !ran influHo del pietismo1 se encuentra muy
cerca de &ste en su imperatio cate!órico =y aBuí no 4ay posibilidades de e>tendernos m.s en ,etalles acerca de
cuanto deben al protestantismo asc&tico1 por lo !eneral1 muc4as de sus fórmulas@.. "in embar!o1 a un tiempo1 emos
como las raíces de la &tica talmEdica Buedan sumer!idas en el tradicionalismo oriental( R. Tanc4um ben C4anilai
afirma( F)am.s el 4ombre cambia un usoG =#emara en Misc4na1 0II1 /1 fol. ;3 b1 num. -<1 en Lunsc4e( relatio al
sostenimiento de los Hornaleros@1 y este ínculo Enicamente deHa de aler para con los e>tranHeros. En consecuencia1
la idea puritana de la Fle!alidadG como comprobación brindaba motios muy poderosos para un modo de obrar
positio1 contrariamente a los Bue podía ofrecer la Hudaica con respecto a la misma1 como mero cumplimiento de un
precepto. Claro est. Bue para el Hudaísmo no es e>tra5a la idea1 Bue1 el &>ito atrae ciertamente la bendición de Dios.
No obstante1 la si!nificación b.sicamente sediciosa Bue1 isto desde el .n!ulo &tico2piadoso1 lle!ó a tener en su
Hudaísmo1 producto de su doble moralidad1 íntima y e>terna1 no permite aseerar en este punto resolutio la
presencia de una analo!ía esencial. Todo aBuello Bue estaba permitido frente al e>tranHero1 era precisamente lo
pro4ibido para con el 4ermano. Por esta ra'ón resultaba imposible Bue el &>ito constituyese en esta esfera de lo no
FpreceptioG1 sino meramente FpermitidoG1 una se5al indudable de comprobación piadosa y un estímulo para
metodi'ar la ida1 a semeHan'a de los puritanos. E>amínense los escritos1 preiamente citados1 en torno a esta
cuestión1 4asta cuya entra5a no 4a penetrado "ombart en su obra Die )uden und das Lirtsc4aftsleben =%os Hudíos y
la ida económica@. No interesan aBuí m.s pormenores. AunBue pare'ca e>tra5o1 la &tica Hudaica poseía un recio
sentido tradicionalista. No nos detendremos aBuí a considerar el tremendo cambio por el Bue 4ubo de pasar1 debido a
la postura interior ante el mundo1 por obra de la doctrina cristiana sobre la F!raciaG y la FredenciónG Bue siempre 4a
cobiHado en su seno1 de muy peculiar manera1 el !ermen de nueas probabilidades eolutias. Acerca de la
Fle!alidadG en las concepciones del Anti!uo Testamento1 cf. i!ualmente Ritsc4l1 Rec4ft. u. 0ers.1 op. cit.1 II1 p.!.
*3S. %os puritanos in!leses consideraban a los Hudíos de su &poca los representantes de ese capitalismo especulatio
con las !uerras1 de los monopolios estatales1 las instituciones y los planes financieros o constructios de los
monarcas1 Bue tanto detestaban ellos. Pr.cticamente1 la contraposición entre ambos podríamos formularla de este
modo Ncon las consecuentes reserasN( el capitalismo Hudío era un capitalismo especulador de pariasI de un modo
opuesto1 el capitalismo puritano era or!ani'ación del trabaHo.
<,,
Para :a>ter1 la erdad de la "a!rada Escritura si!ue1 en Eltima instancia1 de la Tonderful difference of t4e !odly
and un!odly1 de la cate!órica ariedad entre el reneTed man y los dem.s1 así como del muy especial esmero
manifiesto con Bue Dios procura la salación de los suyos Nlo cual1 consecuentemente1 se eidencia tambi&n en las
FpruebasG Bue le depara@. 8ir. Direct.1 /1 p.!. /3S1 * mar!.
<,S
$na demostración peculiar de lo dic4o nos la da el asombro Bue a :unyan le produce Ncuya mentalidad1 por lo
dem.s es muy parecida a la luterana1 de la %ibertad de un cristiano =por eHemplo1 en 8f t4e laT and a C4ristian =%a
ley y el cristiano@1 L. of t4e Pur. Di.1 p.!. <S, mfra@N la par.bola del fariseo y el publicano =er sermón T4e
P4arisee and t4e Publican1 op. cit.1 /++ y s.@. CCu.l es la respuesta a por Bu& se condena al fariseoD 0erdaderamente1
no cumple con los preceptos diinos1 es un aut&ntico sectario Bue1 piensa tan sólo en lo secundario e>terno y en
formalidades carentes de alor =p.!. /+6@I adem.s1 por encima de todo1 &l se adHudica el m&rito1 pese a Bue1 como
los cu.Bueros suelen 4acerlo1 se e>cede de nombrar a Dios para dar a El las !racias por su irtud1 sobre cuyo alor
edifica =p.!. /*3@ de modo cul pable1Ay nie!a1 por tanto1 implícitamente1 la predestinación diina =p.!. /<- y s.@. En
consecuencia1 sus preces encierran idolatría1 adoración para sí1 y es precisamente1 eso lo pecaminoso. Por el
contrario1 el puritano1 en su fuero interno est. re!enerado1 prueba de ello es la eracidad de su confesión1 ya Bue =así
como dice con la cl.sica amorti!uación puritana del sentimiento luterano del pecado@1 to ari and sincere coniction
of sin t4ere must be a coniction of t4e probabilmty of mercy =a la ínte!ra y leal conicción del pecado debe se!uir
la de la posibilidad del perdón@ =p.!. *+-@.
de la ida y de todo lo Bue en ella es capa' de producir re!ociHo. Esta propiedad se re!istra con la
mayor nitide' en la luc4a en redor del 2ook of (port
<,3
eleado a ley por )acobo I y Carlos I1 a fin
de acometer contra el puritanismo1 4abiendo el se!undo ordenado Bue desde todos los pElpitos se
llease a cabo su lectura. %os puritanos se enfrentaron fieramente a la ordenan'a real Bue
consentía con toda le!alidad determinadas diersiones populares celebradas en día domin!o1 en
4oras no coincidentes a la obserancia de las obli!aciones piadosas y no por el 4ec4o Enicamente
de Bue e>torsionaban el re poso del s.bado1 sino tambi&n por constituir una directa impu!nación
a lo Bue debe ser la metódica ida del santo. K1 precisa mente1 la amena'a del monarca a base de
infle>ibles casti!os1 a cualBuier embestida contra la le!alidad de aBuellos Hue!os1 lleaba la
concreta intención de arrasar con esta peculiaridad asc&tica Bue1 siendo contraria a la autoridad1
el Estado la consideraba peli!rosa. Por otro lado1 la sociedad mon.rBuica feudal faorecía a todo
aBuel Bue se sentía atraído por el esparcimiento1 frente a la incipiente moral bur!uesa y los
conentículos asc&ticos adersarios de la autoridad1 de i!ual manera Bue la sociedad capitalista
de 4oy en día faorece a Buienes se sienten impulsados 4acia el trabaHo1 contra la &tica de clases
de los trabaHadores y sindicatos poco m.s o menos anarBuistas. No obstante1 frente a todo ello los
puritanos se leantaron en irtud de su principio del comportamiento asc&tico1 Bue era lo
fundamental( el despe!o Bue tanto el puritano como el cu.Buero sentían ante los Hue!os no se
apoyaba en principios piadosos1 y 4asta por ellos aceptado1 con el reBuisito de Bue fuera de
proec4o a una finalidad racional( ser la confortación reBuerida para el olumen de la entre!a
físicaI Enicamente era censurable1 de un modo opuesto1 por el 4ec4o de poner simplemente al
descubierto los instintos desencadenados1 o en calidad de mero instrumento de placer o1 en suma1
cuando se prestaba para aiar los a!onales codiciados1 la propensión salaHe o el frenesí
irracional de la apuesta1 todo considerado reproc4able totalmente. El disfrute licencioso de la
ida1 distante del trabaHo profesional tanto como de la reli!iosidad1 era el anta!onista del
ascetismo racional bien sea Bue se mostrase aBu&l como recreo Fse5orialG o como la asidua
concurrencia del 4ombre comEn al baile y a los bares.
<,6
Por consi!uiente1 tambi&n la postura ante los bienes de la cultura1 carentes de alor directo en
cuanto a la reli!ión1 refleHa síntomas de desconfian'a1 si no de declarada incompatibilidad.
No debe interpretarse por ello Bue el idealismo de ida del puritano implicara1 e>actamente1 un
.spero preHuicio o un se5a lado desd&n 4acia la culturaI sin embar!o1 la realidad es otra1
completamente opuesta1 a lo menos por lo Bue se refiere a la ciencia =con e>cepción1
naturalmente1 de la repulsia escol.stica@1 y los representantes m.s notables del moimiento
puritano tienen una formación renacentista muy profunda( el clasicismo se tras lucía en las
pr&dicas de las filas presbiterianas del moimientoI
<,;
y 4asta las radicales1 no obstante tomarlo
como tema de crítica1 no tenían a menos alerse de esa clase de cultura en la controersia
teoló!ica. Tal e' no 4a e>istido Ham.s un país como la Nuea In!laterra1 en la primera
<,3
"e 4alla transcrito en los Constitutionnal Documents de #ardiner. Es una luc4a contra el ascetismo comparable a
la persecución de los Hansenistas y Port2Royal emprendida por %uis MI0.
<,6
El modo de pensar de Calino era en este punto de muc4a mayor fle>i bilidad1 por lo menos1 con respecto a las
formas aristocr.ticas m.s sa!aces de los m.>imos !oces materiales. %a Enica limitación estaba en la :ibliaI aBuel
Bue se ri!e por ella con toda lealtad y1 !o'a de buena conciencia1 no reBuiere ser temeroso ante los ímpetus naturales
para disfrutar de la ida. Todo roce efectuado con este fin en el cap. M de la Inst C4rist. Real. =como( Fnec fu!ere ea
BuoBue possumus Buae identur oblectationi ma!is Buam necessitati inser ire U@1 posiblemente podría propiciar una
pr.ctica de sobra relaHada. En cada $no de los epí!onos1 independientemente de la tortura acrecentada tras la
certitudo salutis1 imperó tambi&n la circunstancia =a la Bue 4abremos de alorar en otro momento1 como es debido@
Bue en círculo de la ecciesia miitans1 fueron los peBue5os bur!ueses los elementos primordiales del
desenolimiento &tico del calinismo.
<,;
T4. Adams =LorRs of t4e Di. Pur.1 p.!. <@1 por eHemplo1 inicia un sermón acerca t4e t4ree diine sisters =Fde las
cuales la m.s !rande es el amorG@ con esta elección( FBue tambi&n París ofrendó la man'ana a AfroditaG.
!eneración de su ori!en1 tan desbordante de graduates. %os escritores satíricos declarados
enemi!os1 entre ellos :utier1 autor de +uidibras1 censuran Hustamente la sabiduría de !abinete y
la dial&ctica escol.stica del puritanismo( lo Bue estaba1 aun cuando no enteramente1 relacionado
con el aprecio reli!ioso del saber1 resultado de la postura frente a la católica fides implícita. El
panorama en el campo de la literatura1 sin incluir el de la ciencia1
<,-
y del arte es1
indudablemente1 distinto. Al ascetismo se le debe1 aBuí1 el 4ec4o de 4aber asfi>iado el HEbilo de
la ieHa In!laterra. %os enablos no iban directos Enicamente 4acia las diersiones profanasI los
puritanos fueron presa de un encono fero' contra todo aBuello Bue tuiera iso de supersticiónI
4acia cualBuier remembran'a de re!encia m.!ica de la !raciaI asimismo1 enfrente a la
celebración de la Noc4ebuena1 cristiana por e>celencia1 y del .rbol de mayo1
<S+
inclusie1 en
contra a la despreocupada e>presión artística de la I!lesia. Claro est. Bue en 9olanda fue posible
desarrollar un arte esplendoroso1 con frecuencia alientemente realista1
<S/
lo cual demuestra
Enicamente Bue en esta rama podía ser muy escasa la eficacia de la re!ulación arbitraria de las
costumbres1 frente a la presión eHercida por la Corte y la clase Bue a la sa'ón dominaba1
correspondiente a los rentistas1 y la sensualidad de los enriBuecidos1 inte!rantes de la peBue5a
bur!uesía1 despu&s Bue el fu!a' imperio de la teocracia calinista Buedó reducido a una
infecunda I!lesia estatal1 impotente para restituir al calinismo el poder asc&tico proselitista de
<,-
Noelas y todo lo dem.s similar no deben leerse( son Tastetimes =:a>ter1 C4r. Direct.1 /1 p.!. S/1 *@. Es bien
sabido el declie de la lírica y del canto popular1 no tan sólo del drama1 posteriormente a la era isabelina en
In!laterra. K1 en especial resulta absurdo el descenso ertical de la prodi!iosa capacidad del pueblo in!l&s1 para la
mEsica =todo cuanto In!laterra aportó a la 4istoria de la mEsica no podía considerarse en nada secundario@ 4asta
lle!ar a la ineptitud total como en este aspecto se puso de manifiesto con el tiempo y aun actualmente en los pueblos
an!losaHones. En cuanto a Am&rica1 aparte de las i!lesias de los ne!ros Ny por lo Bue respecta a los cantores de
profesión contratados a4ora por las i!lesias1 en calidad de attractions =la Trinity C4urc4 de :oston la suma de oc4o
mil dólares por a5o@N1 sólo se oye una !ritería irresistible para el oído alem.n1 a lo Bue se 4a dado por llamar el
Fc.ntico de la comunidadG. =En 9olanda ocurre tambi&n al!o semeHante.@
<S+
Así en 9olanda1 se!En puede comprobarse a tra&s de los debates de los "ínodos. =0&ase la conclusión relatia al
.rbol de mayo en la colección de Reitsma1 0I1 6;1 /<-1 etc.@
<S/
Es de creer Bue el Frenacimiento del Anti!uo TestamentoG y la orientación del pietismo 4acia al!unos
sentimientos cristianos opuestos a la belle'a1 Bue parten de Deutero2Isaías el "almo **1 4ubo de eHercer su influencia
en el arte1 intentando reali'ar Ulo feoG 4asta allí donde las posibilidades lo permitieran1 en lo Bue tambi&n tuo un
posible ascendiente1 el recelo puritano a todo lo de cari' idol.trico. "in embar!o1 siempre Bue se pretende concordar
al!o m.s1 no es ya posible atenerse a una certe'a absoluta. 8tros fueron los motios dentro de la I!lesia romana1
totalmente diferentes =enti&ndase dema!ó!icos@ Bue ocasionaron manifestaciones1 en apariencia semeHantes1 si bien2
con frutos artísticos de muy distinta índole. Ante el F"aEl y DaidG de Rembrandt1 en la Maurits4uis1 tal parece Bue
se percibe netamente1 la intensa influencia del sentimiento puritano. El e>celente an.lisis Bue Carl Neumann reali'a
en su Rembrandt de las influencias culturales 4olandesas1 bastaría para e>plicar los positios y prolíferos influHos
Bue el protestantismo asc&tico eHerció sobre el arte.
sus orí!enes.
<S*
%os puritanos condenaban1 tambi&n1 el arte teatralI
<S<
y la cate!órica pro4ibición
de lo erótico y el desnudo1 no permitió Bue la literatura y el arte pudieran ya nutrirse de las
concepciones m.s radicales. Nos encontramos con Bue e>presiones de idle talk, de
superfluities1
<S,
de vain ostentation y otras m.s propias de ciertos modos irracionales de
comportarse1 esto es1 el obrar sin mira asc&tica1 y Bue en e' de ser de proec4o para la !loria de
Dios lo fuera del in diiduo1 se aplicaron prontamente en faor de una finalidad ri!urosa en el
uso de motios artísticos. K esta norma finalista y racional fue adaptada por entero en casos
como1 por eHemplo1 el ornato de la persona y de la estimenta.
<SS
Esta puHante inclinación a
i!ualar el estilo ital NBue iene a ser el pendant del inter&s capitalista de la actualidad a
<S*
No es posible anali'ar aBuí los muc4os motios Bue interinieron en la penetración relatiamente reducida de la
&tica calinista1 en la pr.ctica de la ida y la amorti!uación del sentimiento asc&tico1 en 9olanda desde princi pios
del s. M0II =a los con!re!acionalistas in!leses emi!rados a 9olanda en /3+; les causaba e>tra5e'a Bue el descanso
dominical fuese obserado por tan pocos@I m.s todaía baHo el mando de ?ederico EnriBue1 como !obernador1 y1
tambi&n1 acerca del mortecino ímpetu del puritanismo 4oland&s. En parte1 ello era debido a la constitución política
=basada en confederación de Estados y países particularistas@ y a la muy limitada aptitud de defensa =fundamental
mente1 en la continuidad de la !uerra de libertad 4ubo de contribuir en su dirección1 la ayuda monetaria de
Amsterdam y de tropas mercenariasI los predicadores in!leses1 refiri&ndose al eH&rcito 4oland&s1 relataban la
confusión de len!uas en :abilonia@. Así1 la !raedad de la luc4a por la fe1 se transmitió en !ran parte de unos a
otrosI de a4í Bue resultó desatendida la participación en la potestad política. Por el contrario1 el eH&rcito de CromTell
se consideraba un eH&rcito de ciudadanos =en la inteli!encia Bue1 preia declaración1 en este eH&rcito estaba omitido
el sericio militar1 ya Bue Enicamente se debía combatir in !loriam Dei1 cuando las causas eran consideradas Hustas
se!En conciencia1 y no por la sola satisfacción de un príncipe. =En cuanto a la constitución militar in!lesa Bue1
aHustada al tradicional criterio alem.n1 es Hu'!ada Finmo ralG1 se ri!ió en sus comien'os por motiaciones 4istóricas
en e>tremo FmoralesG1 las cuales obedecían a un clamor de inictos soldados1 Bue solamente sirieron a la corona
una e' consumada la restauración.@ Anali'ando el comportamiento de los sc4utteriHen 4olandeses1 representatios
del calinismo en los tiempos de la !ran contienda1 se nos reela de escaso espíritu asc&tico1 en su media !eneración
posterior a los sínodos de Dordrec4t1 en las pinturas de 9als. A cada paso1 en los sínodos se leantan protestas
contra su proceder. El t&rmino defti!Reit tiene para el 4oland&s el si!nificado de un entrela'amiento de
F4onorabilidadG1 correspondiente a la bur!uesía racional y de aristocr.tica conciencia de clase. AEn en la actualidad1
la I!lesia 4olandesa pone de manifiesto su idiosincrasia al separar los asientos en los templos. %a perseerante
economía de los ciudadanos1 constituyó un impedimento para la industria1 Bue si lle!ó a florecer fue debido1 en
especial1 a la obra de Buienes allí se refu!iaron1 y Enicamente por ciertos periodos. No obstante1 la ascesis profana
calinista en 9olanda y1 tambi&n1 pietista eHerció su influencia con la misma mira Bue en otras partes =sin e>cluir el
sentido de Fcoacción asc&tica al a4orroG1 conforme lo eidencian los pasaHes de #roen an Prinsterer aludidos1 mfra1
Nota ;3. Claro est. Bue no es un caso fortuito el 4ec4o Bue en la 9olanda calinista est& ausente de un modo casi
absoluto la bella literatura. Con respecto a 9olanda1 er :usRen29uet en 9et land an Rembrandt =%a patria de
Rembrandt@1 ertida i!ualmente al alem.n por on der Ropp@. AEn en s. M0III se eidencia el sentido de la piedad
asc&tica como Fcoacción asc&tica al a4orroG en los dibuHos eHecutados por Albertus 9alle. En torno a lo Bue de
sin!ular presenta el Huicio artístico 4oland&s y sus causas1 cf. notas autobio!r.ficas de Const. 9uy!4ens =/3*-2/3<
/@1 editadas en /;-/. =Para la cuestión Bue nos ocupa1 no nos brinda nada concluyente el trabaHo citado de #roen an
Prínsterer1 %a 9ollande et lOinfluence de Calin1 /;3,@. 0isto desde el .n!ulo de lo social1 la colonia NieT2
Nederland en Am&rica no era m.s - un dominio semifeudal de FpatronosG =comerciantes Bue aportaban capital en
calidad de anticipo@ y apenas propiciaba al!unas posibilidades para Bue la FpeBue5a !enteG emi!rada pudiera
desenolerse1 diferentemente de Nuea In!laterra.
<S<
Debemos tener presente Bue ya en ida de "4aRespeare =bien sabido es Bue este !ran dramatur!o no ocultaba la
aersión y el menosprecio frente a los puritanos@1 las autoridades municipales puritanas de "tratford2on2Aon
cerraron el teatro de la ciudad1 inclusie durante su permanencia en ella. AEn en /6661 la ciudad de :irmin!4am se
re4usaba a la apertura de un teatro1 consider.ndola impulsora de UcorrupciónG y1 por ende1 da5ina al comercio
=As4ley1 mfra1 nota -S1 loc. cit.1 p.!s. 61 ;@.
<S,
ABuí resulta i!ualmente decisio el 4ec4o Bue1 para los puritanos no e>istiera otra alternatia Bue la de oluntad
diina y ana!loria 4umana. De a4í Bue ellos no contaban con adiaforos. Calino no era partidario de esta postura1
como ya se ió( lo Bue se come es indiferencia1 cómo se iste1 etc.1 a resera de Bue el alma no permane'ca esclaa
baHo el dominio de las concupiscencias. Del mismo modo Bue para los Hesuitas1 es obli!ado Bue la libertad del
FmundoG se pon!a de manifiesto como indiferencia o1 con palabras de Calino1 en calidad de uso indistinto y !lacial
de los bienes Bue ofrenda la tierra =ed. ori!inal de la Instituto C4ristianae Re%1 p.!. ,+-@1 modo de er Bue se
Festandardi'arG la producciónN1
<S3
implicaba sus ideales fundamentados en el repudio a la
FidolatríaG.
<S6
En erdad no debemos olidar Bue el puritanismo contenía un sinfín de
contradicciones1 Bue el impulso irrefle>io de aBuello Bue en el arte !o'a de !rande'a intemporal
se encontró1 indudablemente1 m.s acorde en sus Hefes Bue en los FcaballerosGI
<S;
asimismo1 Bue la
fuer'a creatia de Rembrandt1 !enio representatio1 no obstante de Bue su conducta no fuese
!rata a los oHos del Dios de los puritanos1 estuo diri!ida fundamentalmente por el medio
sectario en el Bue se desenolió el propio artista.
<S-
A4ora bien1 no por ello cambia en absoluto
el panorama Bue acabamos de e>poner1 puesto Bue en realidad resultó faorable principalmente a
la literatura y a las !eneraciones posteriores1 debido a la intrínseca personalidad con toda su
potencia1 Bue pudo 4aber sido y fue1 en efecto1 el resultado del pro!resio imperio del i!oroso
estilo puritanista.
No 4ay posibilidad de a4ondar m.s en cada uno de los por menores de las influencias del
puritanismo en todos los sectores Bue 4emos se5alado. :.stenos recordar Bue el esparcimiento
permitido en los bienes culturales1 se entiende Bue Enicamente los Bue benefician el deleite
artístico o deportio1 topa infaliblemente con una peculiar limitación( sin costo al!uno. El
indiiduo no es m.s Bue un administrador de los bienes Bue por la !racia de Dios1 por la propia
oluntad de El1 le 4an sido concedidos1 y1 del mismo modo Bue el siriente1 del cual nos 4abla la
:iblia1 debe aenirse en rendir cuenta de cada fracción de moneda Bue le 4aya sido confiada1
<3+
por este solo 4ec4o1 es un ries!o disiparla en al!o Bue no est& destinado a la 4onra de Dios1 cuan
do1 por el contrario1 es para el placer del 4ombre.
<3/
No 4ay m.s Bue abrir los oHos para adertir
apro>ima m.s aEn1 pr.cticamente1 al pensamiento de los luteranos Bue el de los epí!onos1 tan preciosista.
<SS
En este sentido el proceder de los cu.Bueros es bien conocido. "in embar!o1 a los comien'os del s. M0II ya la
comunidad de e>ulantes de Amsterdam al'ó los .nimos en pEblica protesta por el uso de sombreros y estidos a la
Eltima moda de la esposa de un pastor =descripción 4ec4a con !racia por De>ter en el Con!re!acionalism of t4e last
<++ years@. "anford 4abía recordado Bue el estilo actual de peinarse era semeHante al de los Round4eads1 Bue tantas
mofas 4abía proocado1 en tanto Bue el peinado a la manera puritana tambi&n puesto en ridículo1 se apoya
i!ualmente en un principio similar al nuestro.
<S3
0&ase1 al respecto1 la obra citada anteriormente1 T4e t4eory of business1 enterpr de :erbien.
<S6
M.s adelante nos reafirmaremos en este criterio. De a4í la Hustificación de e>presiones como &stas( FEery penny1
T4ic4 is paid upon yourseles and c4ildren and friends must be done as by #ods oTn appointement and to sere and
please 4im. Latc4 narroTly1 or else t4at t4ieist carnal self Til leae #od not4in!G =:a>ter1 loe. cit.1 /1 p.!. <+;
infra derec4a@. En ello estriba lo contundente( todo lo Bue es aplicado a fines personales se substrae del sericio
debido a Dios.
<S;
)ustificadamente1 con frecuencia iene a la memoria =así DoTden@ el 4ec4o de Bue CromTell rescató obras de
Rafael y el FTriunfo de C&sarG de Mante!na1 a los Bue Carlos II pretendía ender. Como es bien sabido1 la sociedad
de la restauración era indiferente o1 de un modo directo opuesta a la literatura nacional in!lesa1 bien Bue la influencia
de 0ersalles en las cortes eHercía un !ran poder. Dado el reducido espacio con Bue contamos1 no es posible e>aminar
el dominio Bue tuo1 en el espíritu de los m.s si!nificados modelos puritanos y1 de Buienes se educaron en su
escuela1 la desiación de los placeres irrefle>ios de la ida. Las4in!ton Irin! =:rece brid!e 9all@1 con la peculiar
terminólo!ía in!lesa1 lo e>presa así( FIt =referente a la libertad políticaI dic4o por nosotros( FpuritanismoG@ einces
less play of t4e fancy1 but more poTer of inia!inationO. Para el meHor entendimiento de tal consideración1 es
suficiente meditar en la postura de los escoceses tanto en la ciencia1 el arte y los inentos d& la t&cnica1 como en la
ida mercantilista in!lesa1 y podr. adertirse Bue esta consideración1 es Husta no obstante Bue en su formulación se
deHe er al!o de estrec4e'.
<S-
%o cual se encuentra ma!níficamente anali'ado en el Rembrandt de Carl Neumann1 Bue reBuiere una
confrontación con las consideraciones del te>to.
<3+
Por i!ual :a>ter1 se!En pasaHes citados1 /1 p.!. /+;1 infra.
<3/
Cf. eHemplo( la descripción ya conocida del coronel 9ute4inson =al Bue "anford1 loe. cit.1 p S61 alude a menudo@
en la bio!rafía reali'ada por la Bue fue su esposa. Tras la e>posición de todas sus irtudes caballerescas y su natural
tendencia al !oce ardoroso de la ida1 e>presa( F9e Tas Tonderful net1 cleanly and !enteel in 4is 4abit1 and 4ad a
ery !ood fanoy in itI but 4e left off ery early t4e Tearin! of anyt4in! t4at Tas costly. . .F De similar manera Bueda
e>puesto el ideal de la puritana sincera1 distin!uida por e>ce lencia1 a la Bue Enicamente escatima( el tiempo y el
derroc4e de FfaustoG y esparcimientos1 en la oración luctuosa de :a>ter a Mary Mammer. =L. of t4e Pur. Di.1 p.!.
representantes de esta men talidad1 inclusie 4oy por 4oy.
<3*
ABuel Bue siente la obsesión por la
pertenencia1 como deber o car!o encomendado1 con lo cual est. comprometido1 someti&ndose a
ello en calidad de administrador y aun m.s de Fm.Buina adBuisitiaG1 llear. para siempre en
peso esta car!a Bue aplasta toda posibilidad de sola' ital en &l. A mayor riBue'a1 pues1 tanto
m.s recio es el sentido de la responsabilidad por su mantenimiento intacto ad !loriam Dei y la
intención de acrecentarla mediante el trabaHo continuo. In dudablemente1 al!una raí' de este
estilo ital1 Bue contribuyó a su ori!en =a i!ual Bue otros muc4os factores del espíritu moderno
del capitalismo@ en la Edad Media1
<3<
bien Bue Enica mente en la &tica del protestantismo asc&tico
descubrió su fundamentación m.s consecuente. A4í se puede er con toda claridad la
trascendencia para el desarrollo capitalista.
<3,
Condensando1 diremos Bue el ascetismo laico del
protestantismo obraba contra el placer despreocupado de la abundancia1 usando la potencia al
m.>imum1 y a4orcaba el consumo1 principalmente de artículos luHososI por otra parte1
psicoló!icamente aniBuilaba1 sin embar!o1 todas las suHeciones Bue la &tica tradicional ofrecía al
deseo de la riBue'a1 destruía todos los eslabones del an4elo de lucro pues1 aun cuando no lo
le!ali'aba1 lo tenía conceptuado como mandato de Dios =con el si!nificado e>puesto@.
%a pelea entablada contra el sensualismo y el ape!o a la riBue'a no iba diri!ida 4acia el lucro
racionalI se trataba de dar el !olpe al uso irracional de la riBue'a. El puritanismo así lo afirma1 y
así tambi&n lo atesti!ua :arclay1 apolo!ista cu.Buero por e>celencia. Al uso irracional de la
riBue'a se le debe una interpretación1 especialmente1 de la preferencia por las formas e>a!eradas
del luHo NHu'!ado como idolatríaN1
<3S
tenidas por el feudalismo en tan alto aprecio1 en e' del
uso racional y proec4oso !rato a Dios1 con la finalidad ital del 4ombre y de la comunidad. No
SS<.@
<3*
Muc4os son los casos Bue pueden serir de eHemplo. Especialmente recuerdo el de un fabricante Bue siempre se
io faorecido del &>ito1 por cuya ra'ón1 al lle!ar a la eHe'1 era due5o de una considerable fortuna y Bue debido a
un obstinado a!otamiento di!estio1 4abi&ndole recomendado e m&dico tomara al!unas ostias al día1 fue necesario
encer muc4as dificultades para persuadirle de Bue lo 4iciese. Por otro lado1 las numerosas obras ben&ficas Bue &l
4abía fundado en el curso de su ida1 atesti!uando la calidad de 4ombre dadioso1 4acían resaltar Bue su proceder1
a4ora1 obedecía a esti!ios del espíritu asc&tico NBue Hu'!a moralmente reproc4able !o'ar de la riBue'a personalN
mas no a un espíritu aaricioso.
<3<
En este sentido est. enfocada la separación del taller con respecto a las oficinas1 del Fne!ocioG1 en !eneral1 del
domicilio priado1 la firma comercial y el nombre1 el capital de la ne!ociación y el patrimonio personal1 así como el
4ec4o de propender a la conersión del Fne!ocioG en un corpus mysticum =por lo menos el patrimonio social@. Al
respecto &ase mi 9andel!essellsc4f ten im Mittelalter =%as sociedades mercantiles en la Edad Media@.
<3,
Ka "ombart1 en su Capitalismo =la. ed.@ 4abía 4ec4o referencia a esta peculiar circunstancia. Pnicamente es
preciso destacar Bue en el acopio de patrimonios1 4ay dos corrientes psicoló!icas Bue difieren muc4o entre sí. El
ori!en de una de ellas est. arrai!ado en los m.s remotos tiempos y se manifiesta en fundaciones1 fideicomisos1 etc.1
inariable o acaso1 con m.s pure'a y claridad en la inclinación parecida a fallecer cubierto en oro y por encima de
todo1 a consolidar la estabilidad del Fne!ocioG aun con perHurio de los intereses indiiduales de la mayoría de los
4iHos1 supuestamente 4erederos. Relaciónase1 en esas circunstancias1 independientemente del an4elo de se!uir1 tras
la muerte1 !o'ando de una ida sublime en la propia creación1 de mantener el splendor fa>niliae1 o1 de una
ana!loria Bue trasciende1 por fines profunda mente e!oc&ntricos1 m.s all. de la personalidad del fundador. No así
el motio U bur!u&sG Bue tratamos de abordar( el precepto del ascetismo Fdebes renunciar1 debes renunciarG lo
4allamos1 a4ora1 trocado por esta pauta tan efectia y propia del capitalismo( Fdebes enriBuecerte1 debes
enriBuecerteG1 Bue es en sí un rotundo imperatio. Pnicamente la 4onra de Dios y el deber personal1 no la ana!loria
del indiiduo1 es lo Bue constituye el móil de puritanoI en la actualidad1 tan sólo el deber para con la FprofesiónG.
ABuel Bue Buiera iluminar una idea 4asta el m.>imo1 ten!a presente la 4ipótesis de al!unos acaudalados
estadounidenses1 relatia a Bue no est. bien deHar los millones a los 4iHos1 a fin de Bue no se ean priados de
beneficiarse moralmente con el trabaHo y de 4acerse de la !anancia por cuenta propia =aunBue en la actualidad ello
no deHa de ser m.s Bue una mera FteoríaG@.
<3S
Es coneniente 4acer 4incapi& en Bue &se constituye1 en definitia1 el móil piadoso concluyente =al mar!en del
simple punto de mira asc&tico de la represión carnal@1 Bue con facilidad se adierte en los cu.Bueros.
se esperaba del rico FmortificaciónG1
<33
por el contrario1 se trataba de Bue &l 4iciera uso de sus
bienes en lo necesario y de posible utilidad. %a idea de lo confortable abarca sin!ularmente el
conHunto de los fines permitidos por la &tica. Es obio1 pues1 Bue los primeros en Buienes tomó
forma la conducta inspirada en dic4a idea fueran los representantes1 Husta mente1 de tal
concepción de ida1 es decir( los cu.Bueros. En frente al boato y la fastuosidad deslumbrante al
modo caballeresco Bue1 sin sólida economía da preferencia a la deslustrada ele!ancia por encima
de la modesta simplicidad1 se coloca a4ora el ideal del arón bur!u&s1 consistente en un
escrupuloso bien estar consolidado.
<36
Por lo Bue se refiere a la fecundación de bienes1 el ascetismo se enfrentaba por i!ual a la falta de
lealtad Bue a la ambición de riBue'as por el solo instinto. Pnicamente esto era lo Bue el
ascetismo condenaba como covetousness1 como mammonismo1 etc&tera1 pretender la abundancia
con la sola y e>clusia finalidad de enriBuecerse. %a riBue'a1 considerada en sí1 es una tentación.
%amentablemente1 de a4í se desprende con claridad1 el ascetismo operaba con el ri!or semeHante
al Bue Fsiempre desea lo bueno y nunca deHa de crear lo maloG =se entiende por malo( la riBue'a
y sus tentaciones@. De 4ec4o1 conforme con el Anti!uo Testamento y de i!ual modo a la
aloración &tica de las Fbuenas obrasG1 adem.s de aBuilatar en el af.n de la riBue'a1 como Eltima
finalidad1 lo sumo de lo reproc4able y1 en contraste1 un faor de la oluntad diina en el
enriBuecimiento1 como producto del trabaHo profesional1 io al!o m.s importante1 esto es1 la
aloración &tica del trabaHo constante1 prolon!ado1 de manera sis tem.tica en la profesión1 como
ía asc&tica preeminente y en calidad de prueba erdadera y palpable de re!eneración y de
aut&ntica fe1 Bue debía ser el m.s efectio a!ente1 para difundir el concepto de la ida Bue 4emos
denominado Fespíritu del capitalismoG.
<3;
"i tras el a4o!o del consumo a5adimos el del espíritu
<33
:a>ter1 al refutarlo ="aints Us euerl. res1 /*@ da los mismos ra'onamientos Bue en los Hesuitas son comunes( al
cuerpo debe d.rsele lo Bue necesita1 para no deenir en siero suyo.
<36
En la primera fase eolutia del cuaBuerismo ya e>istía este ideal1 Bue Lein!arten pone de manifiesto en puntos
de importancia en su obra En!lis c4en ReolutionsRirc4en =Reoluciones eclesi.sticas en In!laterra@. Asimismo1 se
destaca en los sutiles ar!umentos de :arclay =loe. cit.1 p.!s. S/- y "s.1 S<<@. Es preciso eitar( a@ toda anidad
terrenal1 esto es( 4acer !ala de baratiHas y obHetos de nula utilidad y sólo apreciados por e>traa!antes
=consi!uientemente( por anidad@I b@ el uso desmedido de las riBue'as1 Bue consiste en la falta de proporción del
!asto en necesidades de se!undo orden con respecto a las Bue son propias de la ida y la conHetura de aBuellas otras
con miras a lo futuroI por meHor decir( el cu.Buero representaba la Fley de la utilidad2límiteG. Eso de moderate use of
t4e creature es de absoluta licitud por cuanto uno podía1 de modo especial1 utili'ar telas sólidas y de buena calidad
en el estir1 con tal Bue a la anity no se le concediese en demasía. Cf. acerca de todo lo dic4o( Mor!enblatt fJr
!ebildete %eser =Diario de la ma5ana para lectores ilustrados@1 /;,3 =principalmente( comodidad o solide' de las
telas en los cu.Bueros1 cf. "c4necRenbur!er1 %ecciones1 p.!. -3 y ss.@.
<3;
Como ya Buedó dic4o en su momento1 no es posible adentramos en las cuestiones de los moimientos piadosos
condicionalmente clasistas =&ase al respecto los escritos acerca de la &tica en el plano de lo económico de las
reli!iones en el mundo@. A4ora bien1 para cercioramos de Bue :a>ter1 no miraba a tra&s de los lentes de la
bur!uesía de su &poca1 es suficiente repasar la serie de las profesiones !ratas a Dios ya Bue en aBu&l fi!uran1
asimismo1 a continuación de aBuellas propias de intelectuales1 en primer plano el 4usbandman y1 en se!uida1
confusamente entre la multitud1 marinera1 clot4iers1 tailors1 etc. Resulta ya si!nificatio incluir en esta relación a los
marineros Bue1 bien pueden ser pescadores o marineros en su peculiar sentido. Concerniente a eso no e>iste
semeHan'a con la postura de arias de las proposiciones contenidas en el Talmud. Cf.1 por eHemplo1 en Lunsc4e1
:abyl. Talmud1 II1 p.!s. *+1 */. Todas las sentencias del rabino Eleaser llean implícito Bue es de desear mas el
comercio Bue la a!ricultura. =Cf. II1 *1 p.!. 3;1 acerca de Bu& modo se aconseHa reali'ar la inersión del capital( /{<
en tierra1 /{< en mercancías y /{< en numerario. Para Buien no lo!ra sose!ar su conciencia causal por la falta de una
interpretación económica =o bien FmaterialistaG como lamentable mente se suele decir aEn@1 4emos de 4acer esta
consideración( Bue Hu'!o de suma importancia la trascendencia del desarrollo económico en el destino de la
formación de idearios piadososI tratar&1 lue!o1 de demostrar cómo se 4an ido formando1 en el caso Bue nos ocupa1
los procesos y cone>iones de acopla miento. "in embar!o1 no deHa de persistir1 siempre1 el 4ec4o de Bue no es
posible inferir las ideas piadosas de realidades económicas1 así en puridad y absolutamente y1 tanto si se Buiere
como no1 constituyen1 por su parte1 los elemen tos económicos m.s concluyentes de la formación del Fcar.cter
de lucro de todos sus impedimentos1 las ineludibles consecuencias ser.n el cEmulo de un capital
como efecto de esa coerción asc&tica para el a4orro.
<3-
Como sea Bue el capital amasado no debía
disiparse anamente1 resultaba obli!ado inertirlo con propósitos fructuosos. Claro est. Bue no
es posible la e>actitud de un c.lculo en cifras acerca del ma!no alcance de este efectoI mas1 su
realidad1 en Nuea In!laterra1 no pasó inadertida ya para Doyle1 en irtud de la !ran
penetración suya como 4istoriador.
<6+
Por lo Bue respecta a 9olanda NaBuí fue Enicamente por
siete a5os Bue dominó el calinismoN1 los círculos m.s ape!ados a la reli!iosidad1 cuya
sencille' y moderación iban cada e' m.s en ascenso1 due5os de !randes riBue'as1 terminaron
por lan'arse desenfrenadamente tras el cEmulo de capitales.
<6/
"in embar!o1 con el paso de los
a5os1 la propensión en todas las &pocas y lu!ares1 la misma Bue aEn 4oy e>iste1 de
Faristocrati'arG la bur!uesa sucesión de bienes1 se topó con el menosprecio 4acia las formas
feudales de ida1 propio del puritanismo. %os mercantilistas escritores in!leses del si!lo M0II
consideraban Bue la preponderancia del capitalismo 4oland&s estaba por encima del de In!laterra
debido a Bue en este país1 contrariamente a como en 9olanda1 los capitales nueos eran
inertidos en tierras1 así como por el 4ec4o NBue 4ay Bue tomar tambi&n en cuentaN de Bue sus
amos se daban con e>ceso a estilos feudales1 con pretensiones de adBuirir un sello aristocr.tico1
e>tirpando sus patrimonios del caudal capitalista circulante.
<6*
%a a!ricultura era di!na de alto
aprecio para el puritanismo y1 de manera concreta1 para :a>ter1 considerada como parte de
importancia muy sin!ular dentro del dinamismo económico y con aptitudes específicas para
competir con la reli!iosidadI mas1 las afinidades no se en concentradas en el lordman1 antes
nacionalG y son due5os de su propia y total autonomía1 así como de su potestad para eHercer coacción. Adem.s1 por
otro lado1 las desi!ualdades de mayor impor tancia1 esto es1 las Bue e>isten entre el calinismo y el luteranismo1 se
deben a motios de suma predominancia política1 meHor dic4o( e>trarreli!iosos.
<3-
Este es el sentir de Ed. :ernstein en el momento Bue1 en el artículo antes mencionado1 e>presa( Fel ascetismo es
una irtud bur!uesaG. :ernstein es el primero en adertir esta cone>ión de tanta importancia1 pero es el caso Bue ella
tiene un alcance muc4o m.s asto de lo Bue el supone1 ya Bue lo definitio no e sencillamente el acopio de capital1
sino la racionali'ación asc&tica de toda la ida profesional. Doyle se5ala e>plícitamente1 con respecto a las colonias
en Am&rica1 el anta!onismo sur!ido entre el "ur y el Norte puritano1 en el cual1 desdic4adamente1 la Fcoacción
asc&tica al a4orroG determinaba el acopio de capital.
<6+
Doyle en T4e En!lis4 in America1 ol. II1 c. /. %a presencia de asocia ciones de 4erreros =/3,<@ y de teHedores
=/3S-@ para el comercio =y / esplendorosa prosperidad de los oficios manuales@ en Nuea In!laterra mientras la
primera !eneración se!uida a la fundación de la colonia1 no deHa de ser anacrónico =isto desde el .n!ulo meramente
económico@ y pone de manifiesto un fiel contraste tanto con la situación del "ur como con la de R4ode Island1 no
precisamente calinista1 pues se re!ía con entera libertad de conciencia1 en el cual1 no obstante su ma!nífico puerto1
aEn en el a5o de /3;3 se e>ponía en el informe del #oerner y el Council( FT4e !reat obstruction concernin trade is
t4e Tant of merc4ants and men of considerable Estates amon!st usO =Arnoid1 9ist. of t4e "tate of R. /.1 p.!. ,-+@.
De 4ec4o1 casi no es para dudar Bue ello era debido a la e>i!encia de continuar con la inersión de capital a4orrado
por la restricción puritana del !asto. %a disciplina eclesi.stica constituyó tambi&n otro de los factores concluyentes1
del cual aBuí no nos ocupamos.
<6/
%o e>puesto por :usRen29uet es prueba fe4aciente Bue tales círculos iban disminuyendo con suma rapide' en
9olanda =loc. cit.1 t. II1 c. III y I0@1 en tanto Bue #roen an Prinsterer =9and. d. #esc4. u. de 0.1 <a. ed.1 <+<1 nota1
p.!. *S,@( De Nederlands TorRoopen eel en 0erbruiRen Tenin! =los 4olandeses así como enden muc4o1 dilapidan
poco@1 aludiendo al periodo subsi!uiente a la pa' de Lestfalia.
<6*
RanRe1 en En!lisc4e #esc4ic4te =9istoria In!lesa@ 4ace mención de un aristócrata realista Bue1 en su memorial1
tras la lle!ada de Carlos II a %ondres1 aconseHaba impedir la compra de tierras con c bur!u&s1 siendo Bue debía ser
utili'ado Enicamente para el comercio. En 9olanda se distin!uía la FclaseG de los Fre!entesG como la del patriciado
de las ciudades1 debido al 4ec4o de acaparar los anti!uos bienes de la noble'a =al respecto er ?rum1 Tic Haren uit
den tac4$!Hari!en oorlo!1 en donde se reproduce la Buerella e>puesta en /3 relatia a Bue los re!entes son rentistas
mas no comercian tes@. Eidentemente1 tales círculos nunca tuieron1 en su fuero interno1 un definido sentimiento
calinista. Adem.s1 en la se!unda mitad del s. M0II1 era tan e4emente el deseo de la bur!uesía 4olandesa por
conse!uir títulos de noble'a Bue ello prueba claramente Bue en aBuel periodo tan sólo es aceptable con cierta
resera1 la repulsa a la cual se alude entre la postura de 9olanda e In!laterra. Esto sí1 el superior poder del capital
4eredado en dinero lo!ró aniBuilar el espíritu del ascetismo.
bien en el yeoman y el farmer1 así como1 en el si!lo M0III no lo estaban en el 3unker1 sino en el
a!ricultor racional.
<6<
A partir del si!lo M0II emos a la sociedad in!lesa de aBuel tiempo
fraccionada en dos bandos1 debido a la diferenciación entre la s'uirear'u4a1 correspondiente a la
anti!ua In!laterra Hubilosa1 y los nEcleos puritanos carentes de una se!uridad en el poder
social.
<6,
Estos ras!os distintios1 por una parte el simple HEbilo ital1 y por la otra1 el propio
dominio1 con estricta medida y cautela1 así como con cierta &tica conencional1 e>isten a la e'
en la idea representatia del car.cter del pueblo in!l&s.
<6S
Asimismo1 en el curso de la anti!ua
4istoria de la coloni'ación de aBuellas re!iones norteamericanas se obsera la resistencia
absoluta de los adventurers1 Bue instituían plantaciones ali&ndose del trabaHo de intendad
servants y pretendían iir a la manera se5orial1 frente a la mentalidad de los puritanos1
esencialmente bur!uesa.
<63
%a fuer'a emanada de la concepción puritana de la ida no propició
Enicamente la creación de capitales1 pues1 adem.s1 dio resultados aEn de mayor importancia1 al
beneficiar de manera especial la formación del comportamiento bur!u&s y racional =isto desde
el .n!ulo de la economía@ cuya fi!ura m.s representatia y consecuente corresponde al puritano.
Es así como esta concepción contribuyó al ori!en del F4ombre económicoG de los tiempos
modernos. "in embar!o1 ante la difícil prueba de la constante tentación de la riBue'a1 ya
e>perimentada por los mismos puritanos1 aBuellos ideales de ida se estrellaron. A cada paso
solemos encontrar a los adeptos m.s fidedi!nos del puritanismo inte!rar el círculo de la peBue5a
bur!uesía1 Bue !o'aba1 en aBuel tiempo1 de su m.>imo esplendor económico1 así como de los
farmerI
<66
inclusie1 entre los cu.Bueros1 nos encontramos con los beatipossidentes prestos a
desdecirse de un !ran nEmero de sus ideales anti!uos.
<6;
Esta es la misma suerte Bue 4ubo de
<6<
Tras el e>traordinario acaparamiento de fincas rEsticas ino el floreciente periodo de la a!ricultura in!lesa.
<6,
Durante dic4o si!lo es notorio1 inclusie1 el 4ec4o de Bue los terratenientes an!licanos se ne!aran a dar entrada a
los no conformistas en calidad de arrendatarios. =Ambos bandos piadosos 4oy se encuentran en nEmero casi
eBuiparados1 en tanto Bue anteriormente los no conformistas constituyeron siempre la minoría.@
<6S
9. %ey1 en su artículo publicado recientemente en el FArc4i. f. "o'ialTissensc4aftG1 ,31 p.!. 3+S y ss.1 comenta
con Husta ra'ón Bue el sello peculiar del pueblo in!l&s1 puesto de manifiesto en un sinfín de ras!os específicos1 le
restaba en muc4o aptitudes1 para aceptar un et4os asc&tico1 así como ciertas irtudes bur!uesas1 Bue el de otros
pueblos1 ya Bue era y aun es b.sica mente un ras!o propio de su naturale'a el ardiente placer de la ida y aun poco
menos de fero'. %a ascesis puritana tenía tanta fuer'a en la fase de su dominación Bue fue capa' de moderar al
m.>imum en sus adictos este ras!o peculiar1 como 4a Buedado demostrado.
<63
En Doyle e>iste1 i!ualmente1 de modo reiterado1 una insistencia acerca de lo mismo. En la postura de los
puritanos1 siempre eHerció su influencia concluyente la motiación piadosa =claro est. Bue nunca deHó de ser
determinante@. %a colonia se aprestaba =durante el !obierno de Lint4rop@ al consentimiento del traslado de
!entlemen a Massac4ussets1 inclusie para instituir un senado de noble'a por 4erencia1 condicionada a la ad4esión
de los !entlemen a la I!lesia. A fin de mantener la disciplina eclesi.stica1 permaneció en calidad de institución
cerrada. =%a coloni'ación de NeT29amps4ire y Maine si!uió aante con el concurso de !randes comerciantes
an!licanos a Buienes se les debe la implantación de e>tensos ranc4os. Claro est.1 Bue aBuí la relación social era
muc4o menor.@ En cuanto a la Faide' de las !ananciasG ya en /3<* fue motio de Buerellas entre aBuellos Bue
inte!raban la colonia. =Cf. la Economic and social 4istory of NeT En!land de Lenden1 /1 p.!. /*S.@
<66
En esto ya insistía Petty1 loc. cit.1 y todas las informaciones contempor.neas di!nas de cr&dito aluden1 sin
e>clusión al!una1 a los sectarios puritanos =baptistas1 cu.Bueros1 mennonitas@ conceptu.ndolos una clase formada1
en parte1 por Buienes carecen de medios y1 en parte1 de peBue5os capitalistas1 situ.ndola enfrente de la aristocracia
de los !randes comerciantes y los aentureros de las finan'as. De a4í Bue se derie de esta clase de los peBue5os
capitalistas1 mas no de las manos de opulentos financieros =proeedores y protestantes del Estado1 monopolistas1
empresarios coloniales1 promoters1 etc.@ esto Bue1 de 4ec4o1 fue característico del capitalismo de 8ccidente( la
or!ani'ación económica bur!uesa del trabaHo industrial. De este modo lo e>presa1 $nTin1 en Industrial 8r!anisation
Ho C4e l3t4 and /6t4 centuries =%a or!ani'ación industrial en los si!los M0Iy M0II@1 %ondres /-/,1 p.!. /-3 y ss.
Tan notable diferencia ya fue adertida por los contempor.neos1 de acuerdo con lo manifestado por ParRer en
Discourse concernin! Puritans =Discurso sobre los puritanos@ /3,/1 donde se a!udi'a la contraposición enfrente de
los proyectistas y cortesanos.
<6;
Acerca de como se produHo esto en la política de Pensilania1 de manera especial durante la !uerra de la
independencia1 cf. "4arpless1 A ^ua4er e>periment in #ouernment P4iladelp4ia =$n e>perimento cu&Buero en el
correr en su día el ascetismo mon.stico del medieo1 predecesor de este ascetismo laico. Ello
ocurrió cuando la racionali'ación de la economía1 tomando como base de una e>istencia la
seera conformidad a las re!las y el a4orcamiento del consumo1 4ubo lo!rado sus efectos1 el
cEmulo de la riBue'a o el 4ec4o de 4aberse Faristocrati'adoG =al i!ual Bue en la etapa precedente
a la escisión reli!iosa@ o bien con minó1 a lo menos1 con debilitar la disciplina monacal1 por lo
cual era necesario llear a cabo una Bue otra de las arias FreformasG. En efecto1 la 4istoria
completa de las órdenes reli!iosas es1 en cierta medida1 una luc4a constante alrededor de las
cuestiones in4erentes del 4ec4o de seculari'ar la riBue'a. K con el ascetismo profano del
puritanismo acaeció ni m.s ni menos de i!ual modo. ABuel i!oroso reial del metodismo
anterior al crecimiento de la industria en In!laterra1 en las postrimerías del si!lo M0II1 es
f.cilmente comparable con cada una de estas reformas de las órdenes reli!iosas. Nos es dable
a5adir un fra!mento de )o4n Lesley1
<6-
Bue podría serir conenientemente como lema para
encabe'ar todo cuanto aBuí se 4a dic4o1 ya Bue se5ala la manera como los Hefes de todas las
ramas asc&ticas eían por i!ual1 con suma claridad1 y con id&ntico si!nificado Bue el nuestro1 la
cone>ión con isos al parecer de paradoHa1 puesta de manifiesto.
<;+
9elo aBuí(
Temo( donde la riBue'a asciende1 la reli!ión aminora en i!ual proporciónI no concibo1 pues1
cómo pueda ser factible1 conforme a la naturale'a de las cosas1 una e>tensa persistencia de cada
alborada de la erdadera reli!iosidadI puesto Bue1 necesariamente1 la reli!ión reditEa
laboriosidad =industry@ y sobriedad =frugality@1 ambas por i!ual fuente de riBue'a. Mas tan pronto
como esta riBue'a se acrecienta1 se a!i!anta la soberbia1 la e4emencia y el ape!o al mundo en
cualBuiera de sus formas pues1 Ccómo 4a de ser posible Bue aya a perdurar tanto el metodismo1
siendo una reli!ión afectia1 a pesar de Bue a4ora la emos e>tenderse como un frondoso .rbolD
Donde sea Bue est&n1 los metodistas son laboriosos y a4orratiosI en consecuencia1 se incrementa
su abundancia en bienes materiales. Por ende1 se acentEa en ellos la soberbia1 el ardor1 todos los
apetitos carnales y del mundo1 el or!ullo de iir. %a forma de la reli!ión persiste1 pero...1 poco a
poco se a secando su espíritu. CNo e>istir. al!En medio Bue paralice esta decadencia insistente
de la pura reli!iosidadD 8biamente1 no es posible Bue impidamos a la !ente Bue sea laboriosa y
a4orratia. Debemos aleccionar a todos los cristianos Bue tienen el deber y el derec4o de !anar lo
m.s posible y de a4orrar cuanto puedanI es decir1 Bue no sólo pueden1 sino Bue deben
enriBuecerseG. =A continuación1 se reitera la adertencia de Bue Fdeben !anar y a4orrar cuanto
puedanG y de Bue asimismo Fdeben ceder cuanto puedanG1 a fin de prosperar en la !racia y Huntar
un tesoro en el cielo@. Como puede comprobarse1 Lesley adierte en todos los pormenores la
misma relación Bue nosotros 4emos e>puesto.
<;/
Este moimiento reli!ioso1 con todo su poderío1
y cuyos alcances para el aance económico residían especialmente en efecto de educación
!obierno de ?iladelpia@1 /-+*.
<6-
Puede 4all.rsele en "out4ey1 %eben Lesleys =0ida de Lesleys@1 e. *-. %a cita =Bue era por mí i!norada@ me la
dio a conocer el profesor As4ley en una carta =/-/<@. A mi e'1 la puse en conocimiento de E. Troeltsc41 el cual 4a
tenido ya ocasión de aludir a ella.
<;+
Considero recomendable enterarse del contenido de estos pasaHes1 para Buienes ten!an inter&s en estos temas y
comprendan la necesidad de ser m.s cautos Bue los Hefes y contempor.neos de aBuellos moimientos1 los cuales
estaban bien percatados1 se!En se adierte1 tanto de lo Bue 4acían1 como de los peli!ros a los Bue estaban e>puestos.
En realidad1 no es posible ne!ar con tanta precipitación1 como acontecer1 lamentablemente1 con respecto a mis
críticos1 4ec4os cate!óricamente inne!ables acerca de los cuales nadie se 4a puesto a discutirlos1 4abi&ndome
limitado1 al inesti!arlos1 a obserar al!o m.s en sus elementos intrínsecos. No 4ubo nadie en el si!lo M0II Bue a
esta relación no lle!ara a darle cr&dito. =Cf. Manley1 $sury of 3 o{o e>amined /33-1 p.!. /<6@. Independientemente
de los trabaHos modernos aludidos mas arrioa se Tian ocupado de ella poetas tales como 9. 9eme y QeatsI entre los
4ombres de ciencia citaremos Macaulay1 Cunnin!4am y Ro!ers1 así como1 entre los escritores1 Mat4eT Arnoid. En
cuanto a la biblio!rafía moderna1 cf. As4ley =:irmin!4am Industry and Commerce =El comercio y la industria en
:irmin !4am@1 /-/<@1 el cual con anterioridad1 por carta se manifestó1 conforme con mi tesis. Por lo Bue respecta a
dic4a cuestión1 &ase el citado trabaHo de 9. %ey1 supra1 nota -+.
asc&tica1 no los tuo1 sin embar!o1 para llear al m.>imo su influHo económico =con la intención
Bue Lesley le da@ = tanto Bue no se 4ubo e>tin!uido la eferescencia del arrebato piadoso1 en el
punto Bue la bEsBueda iolenta del reino de Dios derió en la sobria irtud de la profesión y las
raíces reli!iosas1 4abi&ndose secado1 fueron rempla'adas por ar!umentos utilitarios. En suma1 en
el punto coincidente en Bue1 para diri!ir la palabra a DoTden1 Robinson Crusoe1 aBuel ser
económico a solas1 Bue Enicamente de manera incidental asume1 tambi&n1 una actiidad de
misionario1
<;*
empie'a por rempla'ar al Fpere!rinoG de :unyan en la prodi!a ima!inación del
pueblo1 Bue se lan'a raudamente por entre la Fferia de la anidadG1 conducido por un profundo
an4elo de soledad Bue lo impulsa a buscar el reino de Dios. Despu&s1 lle!a do el momento en Bue
se sobrepone el principio de to make the best of both ,orlds1 tiene efecto Bue la buena conciencia
es1 sencillamente1 un medio1 entre otros1 de confortable ida bur!uesa Nya obserado por
DoTdenN1 esto es1 en el sentido de Fconciencia tranBuilaG Bue el alem.n bur!u&s deHa traslucir
cuando así se e>presa. Ciertamente1 la 4erencia Bue la era del si!lo M0II le!ó a su sucesora
utilitaria fue la coacción de conserar la con ciencia sana =diríamos. al modo farisaico1 buena@ en
ra'ón de enriBuecimiento1 con la condición de Bue ri!ieran las normas le!ales en su adBuisición.
$na e' desaparecido el Eltimo residuo del Deo placere i> potest1
<;<
sur!ió el et4os profesional
de la bur!uesía. Al empresario bur!u&s no sólo le estaba permitido el af.n de lucro1 sino Bue
debía !uiarse por &l1 si le asistía la se!uridad de 4allarse en estado de !racia y de considerarse
eidente mente bendecido por Dios1 siempre y cuando no se saliera de los límites de la
corrección formal1 se comportara con ir &tica1 y el uso de sus riBue'as no fuese indecoroso.
<;,
Al
mismo tiempo1 !racias a la prepotencia del ascetismo reli!ioso1 podía disponer de trabaHadores
moderados1 probos1 leales y de muc4o i!or para el trabaHo1 considerado por ellos como una
finalidad de la ida !rata a los oHos de Dios En otro aspecto1 le asistía la firme placide' de Bue la
desi!ualdad en la repartición de los bienes de esta ida est. dispuesta e>presamente por la diina
<;/
I!ualmente1 para el puritano de la fase cl.sica resultaba de absoluta eidencia esta relación1 y la meHor prueba de
ello es la forma como :unyan 4ace Bue FMr. Money2%oeG ra'one( Fes lícito ser piadoso para olerse rico1 para
acrecentar la clientelaG1 puesto Bue es indiferente1 la ra'ón por la cual se es reli!ioso =er p.!. //, de la ed.
Tausc4nit'@.
<;*
%a condición de Defoe era de celoso no conformista.
<;<
De i!ual modo "pener =T4eol. :edenRen1 p.!s. ,*3 y s.1 ,*-1 ,<* y ss.@ opina Bue en la profesión de comerciante
se encuentran tentaciones y ries!os de continuoI no obstante1 a una consulta contesta así( FCompl.ceme comprobar
Bue al !entil ami!o no le atosi!an los escrEpulos respecto al comercio en sí1 antes bien lo percibe tal cual es1 como
una manera de iir mediante la cual se puede reali'ar muc4o en faor de la 4umanidad1 con la pr.ctica del amor
conforme a la oluntad de DiosG. Esta idea se deHa er en distintos lu!ares1 ratificada de un modo aEn m.s concreto
con ra'onamientos mercantilistas. En ciertas ocasiones se diría Bue "pener profesa el criterio luterano en el sentido
de considerar el af.n de enriBuecimiento como el principal ries!o =ori!in.ndose en / Tim.1 31 ; y -1 o bien
recordando a )esEs "irac4@1 y apro>imarse al Fpunto de mira del sustentoG =T4eol. :edenRen1 ol. III1 pan. ,<S1
supra@I mas1 no tarda en atenuar semeHante postura al referirse a la ida próspera y1 pese a todo1 santa de los sectarios
=p.!. /6S1 A. ,@I ni en muc4o menos 4alla impedimento para admitir la licitud de la riBue'a como resultado del
esmero en el trabaHo profesional. Debido a las influencias luteranas1 su isión es menos consecuente Bue la de
:a>ter.
<;,
:a>ter1 loc. cit.1 II1 p.!. /31 se e>presa opuestamente al empleo en calidad de serants de 4eay1 fle!matiR
slu!!is41 fles4ly1 slot4ful persons1 aconseHando Bue se de preferencia a !odiy serants1 no tan sólo debido a Bue los
un!odly serants serían simplemente eye2serants1 sino1 ante todo1 porBue a truly !odly serant Till do al your
serice in obedience to #od1 as if #od 4imself 4ad bid 4im do it. De un modo opuesto1 los dem.s se inclinan to
maRe no !reat matter of conscience of it. Por el contrario1 en los trabaHadores1 la se5al de la santidad no es
e>actamente la confesión e>terior del credo reli!ioso1 sino la conscience to do t4eir duty. Es f.cil comprobar Bue el
inter&s de Dios se 4ace coincidir con el de los patronos( i!ualmente "pener =T4eol. :edenRen. //1 p.!. *6*@ Nel
cual1 por otro lado1 insiste con pertinacia en la necesidad de dedicar determinado tiempo a meditar en DiosN
sobreentiende como al!o eidente Bue los trabaHadores deber.n resi!narse con un mínimo de tiempo libre1 inclusie
en domin!o@. Ra'ón tenían ciertos escritores in!leses al distin!uir a los emi!rantes pertenecientes al protestantismo1
denomin.ndolos Fpioneros del trabaHo ilustradoG. 0&anse adem.s las pruebas en 9. %ey1 Die #rundl. des YR
%iberalismus1 p.!. S<.
proidencia Bue1 ali&ndose de estas desi!ualdades y del particularismo de la !racia1 persi!ue
fines secretos Bue escapan de nuestro entendimiento.
<;S
Calino 4abía e>presado1 ya1 Bue cuando
el FpuebloG1 el conHunto de trabaHadores1 se mantiene en la pobre'a es solamente porBue obedece
a Dios.
<;3
Tal afirmación fue Fseculari'adaG por los 4olandeses =entre ellos Pieter de la Cour@1
d.ndole el si!nificado de Bue los 4ombres Enicamente se dan al trabaHo cuando la necesidad les
apremia a reali'arloI de a4í Bue la pauta de este leitmoti de la economía capitalista 4aya
deriado1 con el tiempo1 en la teoría de la FproductiidadG de los salarios baHos. De nueo el
utilitarismo fue 4aciendo aler su autoridad de un modo insensible1 conforme se iba secando la
raí' reli!iosas =reafirm.ndose una e' m.s el tra'o de nuestro es bo'o acerca de este
desenolimiento1 el cual merece ser recordado@. En la Edad Media su &tica consentía la
mendicidad1 y 4asta lle!ó a !lorificarla en las órdenes reli!iosas Bue la practicaban. En cuanto a
los pordioseros se!lares1 &stos lle!aron a formar una FclaseG1 y en esta calidad se les aloraba en
irtud de Bue proporcionaban al rico la coyuntura de reali'ar buenas obras mediante sus
caridades. K poco m.s o menos semeHante a esta actitud fue la de los "tuarts con su &tica social
an!licana. Al ascetismo puritano le fue asi!nada la ayuda en la inclemente le!islación in!lesa
acerca de los pobres1 Bue estableció en esta materia los cambios m.s fundamentales1 lo cual pudo
ser factible debido a Bue la mendicidad estaba e>cluida del seno de las sectas protestantes y de
las comunidades re!idas por el estricto puritanismo.
<;6
~
Por lo Bue se refiere a los trabaHadores1 la pluralidad pietista de Xin'endorff1 erbi!racia1
ensal'aba al trabaHador leal a su profesión1 indiferente a la !anancia1 Bue se aHusta en su ida al
modelo apostólico y se 4alla1 por consi!uiente1 ur!ido con el carisma de los discípulos.
<;;
Indudablemente1 en la totalidad de la literatura asc&tica de la mayoría de las confesiones1
predominaba la idea de Bue el trabaHo 4onrado es i!ualmente !rato a Dios1 así sea eHecutado a
base del salario baHo por aBuel Bue no 4a sido faorecido con otras posibilidades m.s entaHosas.
Al respecto el ascetismo del protestantismo no elaboró nin!una innoaciónI embar!o1 adem.s de
a4ondar en ello1 muy sutilmente por cierto1 aceleró al!o Bue se consideraba de m.>ima
importancia para la eficiencia de la norma1 esto es( el impulso anímico motiado por la idea de
este trabaHo en calidad de profesión1 como el solo medio di!no de preferencia para lo!rar la
se!uridad de la !racia.
<;-
Por otro lado1 le daba autoridad le!al a la buena disposición para el
trabaHo1 toda e' Bue tambi&n el enriBuecimiento del patrón estaba considerado como una
FprofesiónG.
<-+
Ka se descubre1 pues1 en Bu& !rado 4abía de lo!rar su predominio moral1 por
<;S
%a relación de semeHan'a entre la predestinación de al!unos =considerada inHusta con acomodo a medidas
4umanas@ y la i!ualmente inHusta1 no obstante ser tambi&n Buerida por Dios1 distribución de los bienes podemos
4allarla en 9oornbeeR =loe. cit.1 ol. /1 p.!. /S<@. Con frecuencia se considera la pobre'a como un indicio de la
pere'a culpable.
<;3
En opinión de T4. Adams =LorRs of t4e Pur. Di.1 p.!. /S;@1 Dios permite Bue muc4os seres persistan en la
pobre'a1 debido a los enormes ries!os Bue la riBue'a llea en sí1 pues e>tirpa1 a menudo1 la reli!ión del cora'ón de
los 4ombres.
<;6
0er1 supra1 nota ,S1 y la obra de 9. %ey Bue en ella se menciona. Con la misma precisión se se5ala así en todas
las descripciones. =De i!ual manera en Manley con respecto a los 4u!onotes.@
<;;
En In!laterra no faltó1 tampoco1 al!o semeHante. El pietismo Bue1 relacionado con el "erious call de %aT =/6*;@
tambi&n predicaba la pobre'a1 la castidad y =en sus comien'os@ el distanciamiento del mundo.
<;-
El &>ito sin precedente en la 4istoria de la cura de almas1 Bue :a>ter lo!ró mediante su actiidad en
Qidderminster1 del todo distorsionada a su arribo1 pone de manifiesto i!ualmente la manera como el ascetismo
educó al pueblo a las masas en el trabaHo =dic4o en t&rminos mar>istas( en la producción de FplusalíaG@1 4aciendo
posible de este modo el aproec4amiento en la cone>ión del capitalismo del trabaHo1 ya sea la industria dom&stica1 o
el arte te>til. Tal es1 en !eneral1 la cone>ión causal. Para :a>ter1 el completo de sus fel en el mecanismo capitalista
se puso a la disposición de sus intereses &tico2piadosos. 0isto desde el .n!ulo de la pro capitalista1 aBu&llos
in!resaron al sericio de la e>pansión del Fespíritu Udel capitalismo.
<-+
AEn m.s( es posible la duda acerca de la !rande'a del a!ente psicoló!ico del F!o'oG por parte del artesano
medieal en su creaciónI sin embar!o1 al!o encierra en ello de erdad. "ea como fuere1 el ascetismo desposeía al
encima de la FproductiidadG del trabaHo en el sentido propio del capitalismo1 el solo an4elo de
lo!rar el reino de los cielos mediante la fiel obserancia de la obli!ación profesional y el estricto
ascetismo1 impuesto por las normas eclesi.sticas simplemente como al!o natural1 a las clases
menesterosas. En los tiempos modernos1 el 4ec4o de Bue el trabaHador considere su actiidad
como FprofesiónG es una característica tan natural como lo es la Bue H al concepto del enriBue
cimiento para el empresario es la ra'ón por la cual podría causar e>tra5e'a Bue sir Lilliam Petty1
un an!licano tan ri!urosamente incondicional1 atribuyera el predominio económico de 9olanda
en el si!lo M0II al 4ec4o de Bue para el nutrido !rupo de los Dissenters de este país abarcando
calinistas y baptistas1 fuese considerado por .i =e/ trabaHo y la industria como un deber para con
DiosO Ante la constitución social For!.nicaG =en el encau'amiento fiscal2monopolista Bue adoptó
en el an!licanismo baHo el mando de los Estuardos y1 especialmente1 en la concepción de %aud@1
y a la coalición entre1 el Estado y la I!lesia con los monopolios1 tomando el cristianismo2social
como fundamento1 el puritanismo Bue a!rupaba los m.s declarados enemi!os de este autori'ado
capitalismo e>cepcional de los !i!antescos comerciantes1 de aBuellos e>plotadores del trabaHo a
domicilio y de los mercaderes relatios a las colonias1 oponía los ímpetus particulares de lucro
racional y lícito1 lo!rado a base de una aptitud e inclinación personales1 a los Bue se les debe el
ma!no florecimiento de las industrias implantadas sin la protección =o a pesar de ella o1
inclusie1 contra@ el poder pEblico1 en tanto Bue las industrias monopoli'adas1 a las cuales el
Estado faorecía1 deHaron de e>istir1 una e' m.s1 en In!laterra.
<-/
%os puritanos =Prynne1 ParRer@
se ne!aban a relacionarse con los Fcortesanos y proyectistasG considerados al modo de los
!randes capitalistas1 pertenecientes a una clase social moralmente censurable1 poseedores de un
manifiesto or!ullo de la supremacía de sus propios alores &ticos1 bur!ueses mercantiles1 y en
ello radica Hustamente la ra'ón aut&ntica de los 4osti!amientos Bue recibieron de sus adersarios1
boicoteando bancos median te el retiro de depósitosI así Defoe pretendía obtener un triunfo
contra el dissent. %a rialidad de ambas posiciones capitalistas estuo estrec4amente relacionada
con la rialidad de las ideolo!ías reli!iosas. %os riales de los no conformistas se mofaron
siempre del spirit of choopkeepers Bue1 en su opinión1 se 4allaba encarnado en sus adersarios1 y
los persi!uieron como perertidores de los cl.sicos ideales in!leses. De a4í arranca1 tambi&n1 el
anta!onismo entre el et4os económico puritano y el et4os Hudío. Claro est. Bue los
contempor.neos1 entre ellos Prynne1 no i!noraban Bue el aut&ntico et4os económico bur!u&s no
correspondía al del Hudío sino1 precisamente1 al primero.
<-*
9emos intentado dar prueba de Bue el espíritu asc&tico del cristianismo fue el Bue ori!inó uno de
los factores Bue interinieron1 a su e'1 al nacimiento del moderno espíritu capitalista y 4asta de
trabaHo de este im.n simplemente terrenal =en la actualidad1 aniBuilado1 para siempre1 por el capitalismo@1
encau'.ndolo en dirección al m.s all.. El trabaHo profesional1 de por sí es !rato a Dios. ABuello Bue en el plano de lo
indiidual simula falta de sensate' del trabaHo1 su impersonalidad1 es acreedor de !lorificación piadosa. En la
primera fase del capitalismo1 &ste reBuería de trabaHadores Bue se brindaran con pleno conocimiento en conciencia a
su e>plotación económica. Actualmente1 4all.ndose estable y i!oroso1 le es posible obli!arles al trabaHo sin Bue
ten!an Bue prometerles primas ultramundanas.
<-/
Cf. en torno a estas oposiciones y e>pansión1 er la obra antes cita da de 9. %ey. Desde el punto de ista
4istórico1 la postura de la opinión pEblica in!lesa1 sin!ularmente opuesta a cualBuier monopolio1 debe su ra'ón de
ser a una alian'a de luc4as políticas contra la corona Nel Parlamento lar!o rec4a'ó a los monopolistas de su senoN
con los motios de la &tica puritana y los intereses económicos del peBue5o y medio capitalismo bur!u&s aparecidos
en pu!na a los opulentos de las finan'as en el s. M0II. %a Declaration of t4e Arrny del * de a!osto de /3S* y1 la
petición por parte de los %eeller del *; de enero de /;S reBuerían a m.s de Bue se acabara con los arbitrios1 las
aduanas1 los impuestos indirectos1 así como con la institución de una sin!le ta> sobre los estates =patrimonios@1
especialmente esto( free trade1 di!amos( el e>terminio de toda restricción por los monopolios de la industria =trade@
en lo interno y e>terno1 como iolación a los derec4os 4umanos. K la F!ran representaciónG 4abía e>presado al!o
parecido.
<-*
Cf. acerca de esto 9. %ey1 8eR. %iberal1 p.!. S/ y "".
la propia ciili'ación de 4oy día1 la racionali'ación del comportamiento en base al concepto de la
profesión. Refle>ionemos1 una e' m.s1 fiHando la atención en el documento isto al principio de
este trabaHo1 y Bue nos fue le!ado por ?ranRlin1 y se reconocer.n estos factores in4erentes de esa
mentalidad a la Bue 4emos nombrado Fespíritu del capitalismoG1 los mismos reci&n se5alados1
precisamente1 constitutios del ascetismo profesional puritano1
<-<
bien Bue sin la raí' piadosa Bue
?ranRlin poseía.
Para ser sinceros1 no es una noedad la idea de Bue el trabaHo profesional moderno entra5a
car.cter asc&tico. #oet4e1 con su proerbial comprensión de la ida1 se propuso ilustrarnos
acerca de ello1 en momentos de !ran lucide'1 encontr.ndose en el pin.culo de la fama. %o
atesti!uan sus !eniales FLanderHa4renG1 así como en la conclusión del ?austo.
<-,
"u ense5an'a
est. en Bue el desasimiento al trabaHo profesional y1 por ende1 la de cisión de abandonar la
inte!ridad f.ustica de todo lo 4umano1 constituye una condición del obrar estimatio en el
mundo de lo presente1 por lo Bue la FacciónG y la FrenunciaG se encuentran ine>orablemente
condicionadas de manera recíproca. En esto radica el aut&ntico motio del ascetismo Bue domina
en la ida del bur!u&s =dando por cierto Bue constituye un modo de ida1 desec4ando la
posibilidad de Bue care'ca de &l@. Este era el adiós de #oet4e1 su desprendimiento de una etapa
de 4umanidad plena y 4ermosa Bue ya no se repetir. en la 4istoria1 así como tampoco 4emos
isto producirse en #recia otro ciclo de tanto esplendor cl.sico como el Bue en otros tiempos
tuo. %a decisión del puritano fue ser un buen profesionalI &sta1 tambi&n1 debe ser la nuestra.
Ciertamente1 tan pronto como el ascetismo traspuso el umbral de los claustros monacales a fin de
inte!rarse en la ida profesional y re!ir la &tica mundana1 tomó parte1 en la medida de sus
posibilidades1 en la erección de este colosal mundo de orden económico moderno1 el cual1
estando enla'ado al estado t&cnico y económico de la productiidad mec.nica maBuinista1 se5ala
en la actualidad1 con una ener!ía irresistible1 el modo de ida de los seres Bue en su primera lu'
en &l sin e>clusión de nadie1 tomen o no parte con su actiidad e1 indudablemente continuar.
se5al.ndolo por considerables a5os m.sz opinión de :a>ter1 la inBuietud por la riBue'a no 4abía
d abrumar lo m.s mínimo el .nimo de sus santos1 a lo sumo sentirla tan li!era como si sobre los
4ombros se lleara Fun manto fino Bue1 en un momento dado1 pudiese desli'arse 4acia el
sueloG.
<-S
Mas1 el infortunio Buiso Bue el manto se transformara en duro cofre. El ascetismo tomó
con especial inter&s la transformación del mundo y estimó Bue en &l debía reali'arseI no es para
sorprenderse Bue las riBue'as de este mundo tuieran un tan poderoso alcance pro!resio y1 en
Eltimo caso1 irresistible sobre la 4umanidad1 desconocido enteramente en los anales a tra&s de
los si!los. El espíritu se esfumóI el cofre permanece acío sin Bue pueda saberse si para siempre.
Como Buiera Bue sea1 el capitalismo triunfante1 siendo Bue se apoya en bases mec.nicas1 ya no
<-<
Toca probar en otro momento Bue son1 i!ualmente1 de ori!en puritano los factores cuyas raíces piadosas no 4an
sido aEn anali'ados por nosotros1 particularmente el principio( 4onesty is t4e best policy =en los debates de ?ranRlin
respecto al cr&dito@. 0&ase el artículo si!uiente. A4ora me suHetar& a transcribir una nota de ).A. RoTntree
=^uaRerism1 past and present =Pasado y presente del cuaBuerismo@ p.!s. -S2-3@1 4abiendo sido por Ed. :ernstein
Bue yo fiHara en ella mi atención( FIt is merely coincidence1 or is it a conseBuence t4at t4e lofty profession of
spiritualy made by t4e ?riends 4as !one 4and in 4and Tit4 s4reTdness and tact in t4e transaction of mundane
affairsD Real piety faours t4e success of a trader by iflsurin! 4is inte!rity1 and fosterin! 4abits of prudence and
foret4ou!4t( important items in obtainin! t4at standin! and credit in t4e commercial Torld T4ic4 are reBuisite for
t4e steady accumulation of Tealt4G =er el trabaHo si!uiente@. %a e>presión F4onrado como un 4u!onoteG era1 en el s.
M0II1 tan comEn como referirse a la rectitud de los 4olandeses1 Bue constituía la admiración de "ir L. Temple1 así
como1 un si!lo despu&s1 la de los in!leses1 comparatiamente con lo del Continente Bue no 4abían sido educados en
esta escuela de moralidad.
<-,
E>aminado a marailla en el #oet4e de :ielsc4oTsRy1 ol. II1 e. /;. i!ualmente Lindelband concibe una idea
similar acerca de la eolución del cosmos científico1 al t&rmino de su obra :liite'eit derdeutc4en P4ilosop4ie =%a
&poca de florecimiento de la filosofía alemana@ =ol. II de su 9istoria de la filosofía moderna@.
<-S
"aintsOs eerlastin! rest1 cap. MII.
reBuiere m.s de la ayuda reli!iosa mismo1 es de suponer Bue se 4a e>tin!uido para siempre la
ros.cea mentalidad de la Hubilosa sucesora del puritanismo1 la FilustraciónG despu&s de todo1 sólo
Bueda el recuerdo de la obli!ación profesional como una Buimera de remotas ideas piadosas. El
4ombre se nie!a a someterse a esa obli!ación1 si no le es dado relacionarla de manera directa con
determinados alores del espíritu1 por e>celencia eleados1 o bien1 en el caso o to1 se le presenta
simplemente en calidad de imposición económica. En Estados $nidos de Am&rica del Norte fue
donde arrai!ó con m.s a4ínco el e4emente an4elo tras la consecución de la !anancia1 despoHado
en la actualidad de su sentimiento tan to &tico como reli!ioso. Es a4í donde lo emos inclinado
apasionadamente a distintas actiidades a!onales1 como si siempre se tratase de un eento
deportista.
<-3
No es posible predecir en dónde ni Bui&n sea el Bue llene el cofre acíoI tampoco es
preisible si al cabo de tan inaudito moimiento eolutio reaparecer.n seres con el don de
profecía y si lle!ar. el día en Bue se podr. presenciar un i!oroso resur!imiento de aBuellas
ideas e idea les de anta5o=Tambi&n puede Bue ocurra a la inersa1 Bue una r.fa!a cubra f
petrific.ndolo de un modo mecani'ado y se produ'ca una conulsión en la Bue1 en su totalidad1
los unos pelear.n con los otros. En semeHante situación1 los Eltimos su periientes de esta etapa
de la ciili'ación podr.n atribuirse estas palabras( Fespecialistas desproistos de espiritualidad1
!o'antes desproistos de cora'ón( estos ineptos creen 4aber escalado una nuea etapa de la
4umanidad1 a la Bue nunca antes pudieron dar alcanceG
9emos irrumpido en los dominios del discernimiento de los alores y de la fe1 siendo Bue este
planteamiento 4istórico no debe serle imputado. Antes de asi!nar el alor correspondiente1 aEn
nos falta por e>aminar asuntos de !ran trascendencia. Es coneniente1 primero1 conocer 4asta
dónde el racionalismo asc&tico puede pesar en la &tica política y social1 o sea en el con cierto y
eHercicio de los conHuntos sociales1 abarcando desde los conentículos 4asta el Estado1 puesto
Bue1 en el curso de nuestra e>posición1 lo 4emos dado a conocer Enicamente en partes "e!undo1
4ace falta establecer su ne>o con el racionalismo 4umanístico
<-6
y el de las aspiraciones itales y
aun de los ascendientes de cultura1 así como1 con posterioridad1 su relación tambi&n con el
desenolimiento de la filosofía empírica1 de la ciencia1 de la t&cnica y con el acero espiritual
de la ciili'ación. En suma1 sería interesante no perder de ista su proceso 4istórico1 tomando
como punto de partida los indicios1 en tiempos del medieo1 de un ascetismo laico 4asta Bue &ste
se pierde en el utilitarismo1 por entre las diersas esferas sobre las Bue desple!ó su acción el
ascetismo piadoso. Pnicamente así sería factible demostrar absolutamente la proporción del
e>traordinario alcance ilustratio del protestantismo asc&tico con respecto a otros factores
pl.sticos del actual mundo ciili'ado.
Nuestro empe5o 4a sido destacar las causas primordiales del 4ec4o y la forma de actuar en un
punto1 si bien1 aun cuando sea el Enico1 debe considerarse el de mayor importancia. Por esta
ra'ón1 ense!uida aldría la pena de estudiar el proceso del influHo Bue el ascetismo protestante
recibió1 por su parte1 en su desarrollo y aspectos b.sicos por el conHunto de las condiciones en
Bue se encontraba la cultura y la sociedad1 en especial las económicas1 Bue1 precisamente1 nació
<-3
CNo sería posible Bue un ieHo con sus 6S1+++ dol.res al a5o se retirara a la ida priadaD No1 a4ora aEn es
preciso prolon!ar la fac4ada del almac&n1 cuatrocientos pies. Pero1 Cpor Bu&D NT4at beats eeryt4in!N se dir..
%ue!o1 por la tarde en tanto Bue la esposa y las 4iHas leen en comEn1 &l pensar. Bue es 4ora de ir a dormirI el
domin!o1 a cada cinco minutos mirar. el reloH1 deseando Bue termine el día. uCu.n absurda e>istencia_ Nde este
modo daba a conocer su opinión acerca de los m.s importantes Ndry !ood2man de una ciudad de 84io1 el yerno de
uno de ellos =emi!rante d Alemania@1 opinión Bue para el FieHoG 4ubiera sido de todo incomprensible y probatorio
de la carencia de i!or alem.n.
<-6
Tal aseeración =a la Bue no 4emos alterado ni siBuiera un .pice@ 4ubiese podido probar a :rentano =loe. cit.@ Bue
yo Ham.s 4e dudado de su si!nificado autónomo. No 4a muc4o1 :orinsRy 4a 4ec4o 4incapi& en Bue el 4umanismo
tampoco era mero FracionalismoG. =Ediciones de la Academia de Ciencias de Munic41 /-/-.@
en su seno.
<-;
%ue!o1 sabiendo Bue1 sin especificar1 el indiiduo moderno1 así se esfuerce con
!usto y beneolencia1 no alcan'a a ima!inarse la importancia del e>traordinario ascendiente
moral Bue las ideas reli!iosas 4an tenido sobre la manera de proceder en la ida1 así como sobre
la ciili'ación y el aspecto nacional1 no est. tampoco en nuestro .nimo suplantar una percepción
unilateral2 mente FmaterialistaG de la cultura y de la 4istoria por otra en contraposición al
espiritualismo de un solo aspecto causal. En realidad1 por i!ual puede lo!rarse la interpretación
de materialismo y espiritualismo1
<--
si tomamos en cuenta Bue se trata de un ensayo inicialI pero1
si a la inersa1 as piran a establecer la meta de nuestra inda!ación1 nin!una de las dos resulta del
todo apropiada para ser Etil a la autenticidad 4istórica.
,++
rp
<-;
0on :eloT no trata de esta cuestión en su discurso acad&micoI por el contrario1 se refiere a la Reforma1 de un
modo !eneral y1 principalmente1 de %utero =Die $rsac4en der Reformation =%as causas de la lteforma@1 ?ribur!o1
/-/3@. I!ualmente1 podemos 4acer mención del trabaHo de 9erme linR( Reformotion und #e!enreformation
=Reforma y Contrarreforma@1 el cual1 4asta en lo tocante a cuestiones diferentes a la nuestra1 ofrecen especial inter&s
para el conocimiento de aBuellos debates acerca del tema tratado por nosotros.
<--
Ka Bue en la descripción Bue 4emos reali'ado Enicamente tomamos en cuenta las cone>iones en las cuales puede
se5alarse1 de modo ineBuíoco la influencia de las concepciones piadosas en la ida FmaterialG de la cultura.
9ubiese resultado f.cil pasar de aBuí a una FconstrucciónG formal a fin de Bue pudi&ramos deducir1 por ló!ica1 del
racionalismo protestante todo aBuello Bue es característico de la ciili'ación moderna. Mas1 esto lo reseramos para
esta clase de FdiletantesG Bue est.n persuadidos de la unicidad de la FpsiBue socialG y su probabilidad de resumirla a
una fórmula. Consideremos tan sólo Bue1 naturalmente1 el periodo de eolución del capitalismo inmediato anterior al
momento en Bue la captamos1 se encontraba condicionado por presiones cristianas1 ya fueran propulsoras cuanto de
re!resión. Posteriormente1 en un capítulo se anali'aran sus modalidades.. Ka no e>isten posibilidades tampoco1
se!En parece1 para disponer de espacio a fin de discutir problema al!uno de los Bue con anterioridad esbo'amos1
dado el cari' de esta reista. No soy afecto a elaborar libros e>cesiamente compactos1 Bue ameriten1 como &ste1
recurrir a escritos aHenos =teoló!icos o 4istóricos@. Cf. acerca de la tirante' entre los ideales de ida y la realidad en
la etapa de Fcapitalismo in cipienteG Bue precedió a la Reforma1 &ase "trider en "tudien 'ur #esc4ic4te der
Qapitalist. 8r!anisationsformen =Estudios sobre la 4istoria de las formas de or!ani'ación capitalista@1 /-/,1 libro II
=de i!ual modo contra el escrito de Qeller1 citado anteriormente1 del cual se a4o "ombart@.
,++
Pienso Bue esta proposición y todas las consideraciones y notas Bue 4an precedido 4ubiesen sido suficiente para
eitar cualBuier eBuíoco con respecto a pretensiones por este trabaHo y no creo Bue reBuiera de nada m.s a5adirse.
Pens& en los comien'os se!uir de inmediato el tema1 con aHuste al pro!rama antes perfilado sin embar!o1 lue!o
emprendí la tarea de elaborar los resultados de estudios comparatios en torno a las relaciones 4istórico2 uniersales
e>istentes entre sociedad y reli!ión. Me 4a impulsado a ello la t de la obra de E. Troeltsc4 acerca de las doctrinas
sociales de las I!lesias cristianas1 Bue da la solución a muc4as de las cuestiones por mí planteadas de modo Bue1 no
siendo teólo!o1 no podía lo!rar. Por otro lado1 me animó el af.n de sacar del olido estas inesti!aciones1 para
inte!rarlas dentro del conHunto or!.nico del desarrollo cultural. En olumen aparte se encontrar. todo eso1 precedido
de un artículo de situaciones con obHeto de esclarecer la idea de FsectaG1 de la Bue nos 4emos alido con
anterioridad1 y tambi&n a un tiempo alorar la trascendencia Bue la concepción puritana de la I!lesia 4a tenido con
respecto a la formación del espíritu capitalista de estos tiempos.

You're Reading a Free Preview

Download
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->