You are on page 1of 24

Marción y el surgimiento del canon

Ediberto López
Resumen
En este ensayo se hace una presentación de la historia, teología y discusión
canónica de Marción y su movimiento cristiano en el segundo siglo. La discusión
canónica aborda el asunto sobre el canon del NT, y la función teológica-ideológica
del canon ue publicó Marción desde su perspectiva hermen!utica y la función en
el debate teológico contra Marción del corpus paulino y los cuatro evangelios.
"bstract
#n this essay a presentation is made of the history, theology and canonical
discusión concerning Marcion and his $hristian movement in the %econd $entury.
The canonical discussion broaches the NT canon and the theologico-ideological
role of the canon &hich &as published by Marcion from his hermeneutical
perspective and the function of the theological debate against Marcion on the
'auline corpus and the four gospels.

$asi a mediados del segundo siglo, Marción, un cristiano ue eventualmente fue
catalogado como un heterodo(o por los cristianos ue dominaron ideológicamente
el cristianismo, publicó una colección de te(tos de un grupo de die) cartas
paulinas con un evangelio similar al de Lucas. El cuerpo de cartas paulinas no
incluía las $artas 'astorales *# de Timoteo, ## de Timoteo y Tito+ni incluía a
,ebreos. El evangelio ue publicó era similar al de Lucas, pero no incluía ni la
historia de la Natividad, ni muchos relatos de nuestra versión actual de Lucas. -tro
detalle es ue esta obra no incluía nuestro libro de ,echos, ni los dem.s
Evangelios canónicos, las epístolas $atólicas y el libro de "pocalipsis. Este evento
ha sido base para ue en discusión histórica sobre el canon se plantee ue
Marción produ/o el primer canon del Nuevo Testamento y ue en respuesta a su
canon, los grupos ue formaron la ortodo(ia publicaron nuestro Nuevo
Testamento. 0. $ampenhausen planteo ue !ste era el primer canon del Nuevo
Testamento modificando los traba/os sobre el canon de ". von ,arnac1 y de 2.
3no(. ,arnac1 por su parte era de la opinión ue Marción conocía una colección
de die) epístolas paulinas ue no incluían las epístolas 'astorales. ,arnac1
adem.s a4adía ue Marción desconocía las epístolas 'astorales ue ya estaban
circulando. 'osteriormente, 5auer argumentó ue había varias epístolas paulinas
conocidas a principios del segundo siglo tales como # de $orintios, 6ilipenses, pero
ue fue Marción el ue reempla)ó la peue4a colección de cartas paulinas por
una colección m.s larga de die) cartas ue !ste recogió en su recorrido por las
comunidades paulinas y ue eventualmente publicó /unto a un evangelio. Esto nos
lleva a nuestras preguntas medulares7 8produ/o Marción el primer canon del
Nuevo Testamento9 86ue contra este canon marcionita ue se produ/o el canon
del Nuevo Testamento nuestro9 8:u! relación hay entre Marción y el proceso
canónico del Nuevo Testamento9 Estas preguntas y otras similares son las ue
abordaremos en este ensayo. 'ara contestar estas preguntas, necesitamos dar
información de trasfondo histórico en el segundo siglo d$ y hacer una descripción
de la obra y teología del marcionismo y específicamente el canon de te(tos ue
publicó este movimiento. ;ebemos incluir la discusión sobre el canon de las
Escrituras de #srael porue el marcionismo tenía una posición sobre la Ley y los
'rofetas y el ;ios de estas tradiciones ue eventualmente fue recha)ada por la
iglesia hegemónica. Todo esto nos ayudar. a tener una visión panor.mica de una
etapa importante en el proceso canónico del Nuevo Testamento.
Fuentes primarias
No tenemos ninguna fuente primaria de Marción mismo ni de sus discípulos
inmediatos porue el cristianismo ortodo(o o destruyó las obras de Marción o en la
eliminación de su tipo de cristianismo no reprodu/o las obras de este tipo de
cristianismo del segundo siglo. Lo ue conocemos de Marción es a trav!s de los
lentes de sus opositores. La construcción histórica e ideológica de la obra de
Marción en dependencia de sus adversarios es problem.tica. #mplica ue hay ue
escuchar la multiplicidad de voces ue debatían contra Marción con una hipótesis
crítica de reconstrucción historiogr.fica. <na reconstrucción con una sospecha
permanente ue las fuentes primarias de sus opositores est.n viciadas contra
Marción y ue parte de la información ue nos presentan contra Marción y su
movimiento cristiano es ideología para deslegitimar este grupo y ue por lo tanto
es información ue reuiere ser leída con un o/o crítico en la medida ue sea
posible.
Los dos escritores ue discuten con detalles la vida, pensamiento y obra de
Marción, son7 Tertuliano a finales del segundo siglo en sus obras Contra Marción
en cinco vol=menes >de ahora en adelante $M? y Epifanio en su obra Panarión en
el cuarto siglo ca. @AB d$. Tertuliano est. m.s cercano a la situación del
marcionismo y escribe detalladamente sobre el canon marcionita. Cepasaremos
cómo Tertuliano comprende este cuerpo y cómo lo eval=a. -tra fuente primaria
ue tiene información sobre Marción y su comunidad de fe es la obra de Eusebio
de $esarea, Historia de la Iglesia. >de ahora en adelante >,. E.? ca. @DE d$.
Tenemos tambi!n la obra de #reneo, Contra las herejías >de ahora en adelante
$,?.ue nos provee información adicional.

Marción y su teología
Marción vivió apro(imadamente entre el a4o FG d$ y hasta mediados del segundo
siglo. Marción era nativo de %inope en el 'onto en "sia Menor >hoy día, el .rea del
Mar Negro en Turuía?. 'or la carta de 'linio el 2oven sabemos ue a principios
del segundo siglo d$ había una comunidad cristiana en el 'onto . 0arios
documentos del Nuevo Testamento hacen mención de comunidades en el 'onto a
finales del primer siglo y a principios del segundo siglo d$ tales como # de 'edro
>H,H? y el libro de ,echos >D,IJ HF,D?. ;e acuerdo a la carta de 'linio, este pide una
opinión a Tra/ano sobre u! hacer con los cristianos los cuales son percibidos
como un grupo criminal7 'linio describe la comunidad de fe de la región de 'onto y
sus rituales. ;e acuerdo a 'linio era una comunidad heterog!nea en t!rminos de
clase, estatus social y g!nero. 'linio alega ue han tenido un !(ito tremendo
contra los cultos tradicionales de esta .rea . 'osiblemente Marción creció y se
formó en estas comunidades ue menciona 'linio.
En la obra Contra las herejías >de ahora en adelante $,?, Tertuliano nos indica
ue Marción era un due4o de embarcaciones >nauclerus? >$,, @B?. 'or la
información sobre la ofrenda ue Marción dio a la iglesia de Coma >DBB cestercios?
uno puede inferir ue !ste era un miembro de la !lite. Esto cuadra con la
publicación de obras escritas ue era un privilegio de las !lites en la antigKedad.
Es posible ue esta capacidad económica, /unto a su ense4an)a asc!tica y la
teología del ;ios bondadoso revelado en 2esucristo, /unto a su oposición al
/udeocristianismo fueran parte del contenido y !(ito de la misión marcionita. En el
a4o HLB, 2ustino indica ue las ense4an)as de Marción se habían diseminado por
todas partes. " finales del segundo siglo, Tertuliano, en su obra Contra Marción,
plantea ue las ense4an)as de Marción han llenado el mundo entero >$M G, HI.D?.
;e esto podemos inferir ue el marcionismo era un movimiento misionero e(itoso
en "sia Menor desde, posiblemente, la primera cuarta parte del segundo siglo.
Tertuliano es de la opinión ue las ense4an)as de Marción comen)aron en el
primer a4o de "ntonino 'io >H@F d$? 'ero ,offmann alega ue las $artas
'astorales se escriben teniendo en mente un conflicto teológico con alg=n tipo de
marcionismo a principios del segundo siglo >,offman, DFH-@BG?. Este argumento
depende de cu.n pronto se publicaron las 'astorales y si !stas estaban
respondiendo teológicamente el reto del marcionismo. ;e todas maneras, de esto
podemos inferir ue Marción estaba articulando su tipo de cristianismo desde
temprano en el segundo siglo d$. ,offmann es de la opinión ue la carta de
'olicarpo a los filipenses y específicamente el capítulo siete se refiere a las
ense4an)as de Marción. %i esto es correcto, en el a4o H@B había conflictos entre
el cristianismo marcionita y la versión del cristianismo representada por 'olicarpo.
<na lectura a la carta a los filipenses de 'olicarpo sin embargo no describe a los
opositores como marcionitas. ,ay una alusión al docetismo, ue no
necesariamente es marcionita . Estos conflictos teológicos entre distintos tipos de
cristianismo nos presentan al cristianismo del segundo siglo como uno, plural y
diverso. ;eberíamos hablar de distintos tipos de cristianismos ue eventualmente
se homogeni)aron en la versión Mortodo(aN frente a otros tipos de cristianismos
ue no dominaron ideológicamente la identidad de la Mortodo(iaN y ue
eventualmente no fueron hegemónicos.
" finales de la tercera d!cada del segundo siglo, Marción fue a Coma a tratar de
convencer al liderato de la iglesia en Coma sobre su posición sobre la
discontinuidad radical entre el /udaísmo y el cristianismo. Estas negociaciones
teológicas produ/eron la publicación del canon de Marción con el Evangelio y las
die) cartas paulinas. Esta negociación teológica se convirtió en un conflicto entre
Marción y el liderato de la iglesia de Coma ue escaló hasta la e(comunión de
Marción por la #glesia de Coma en el a4o HEE d$.
El cristianismo marcionita era muy parecido a los cristianismos Mortodo(osN.
Eusebio, aludiendo a una tradición escrita de 2ustino plantea ue los marcionitas
Mson llamados cristianosO aunue sus doctrinas sean diversas >,.E. E.HB?N.
Tenían obispos, di.conos y la liturgia era similar. No sabemos, sin embargo, cual
era el rol de estos obispos y di.conos. $laveu( alega ue no había una
organi)ación tan estructurada en roles como lo ue se percibe en las $artas
'astorales y en %an #gnacio de "ntiouia. 'ero las similitudes entre los cristianos
y la Mortodo(iaN es tal ue en la literatura patrística hubo ue advertir ue aunue
era un cristianismo parecido, era distinto y con una doctrina no aceptable para la
teología ue finalmente tomó el poder en la #glesia. -tro asunto, en ue las
fuentes primarias nos presentan .reas parecidas entre el cristianismo y el
cristianismo ue eventualmente determinó la ortodo(ia, era en la fidelidad al
evangelio. "sí las fuentes primarias nos narran de m.rtires, de su ascetismo y de
su !tica comunitaria.
2ustino plantea ue los grupos marcionitas en los a4os alrededor del HLB d$ eran
m.s numerosos ue las iglesias ue determinaron la ortodo(ia eventualmente
>"pol. DL?. Eusebio incluye entre los m.rtires del cristianismo a muchos cristianos
de tipo marcionitas en el segundo y tercer siglo7 Mlos marcionitas afirman
numerosos m.rtires de $ristoO >,.E. G.HL?N. El marcionismo sobrevivió como
movimiento cristiano hasta el uinto siglo.
,arnac1 plantea ue los marcionitas aborrecían el mundo social en el ue vivían .
;ado ue Eusebio presenta entre los m.rtires a personas del marcionismo, es
posible ue este grupo se entendieran como una secta conversionista ue
construía una comunidad alternativa a su mundo social y posiblemente a las otras
comunidades de fe ue eventualmente emergieron como la ortodo(ia.
Tertuliano alega ue Marción prohibía el matrimonio para los bauti)ados. ;e
acuerdo a Tertuliano, Marción era c!libe y e(igía a los bauti)ados el celibato >$M
H.HJ H.DI.HJ E.@E?. Tertuliano consistentemente plantea ue el marcionismo era
c!libe para todos los bauti)ados7 MO"uel ue ha abolido los la)os nupcialesN >$M
H.HJ traducción del ingl!s mía?. En $M H,DI plantea ue Mla carne no es, de
acuerdo a Marción, sumergida en el agua del sacramento, a menos ue no sea en
virginidad, viude), o celibato, o haya comprado a trav!s del divorcio un título para
el bautismoO tal esuema involucra una proscripción del matrimonioN >traducción
mía?. Eusebio cita la obra de #reneo, $ontra las here/ías >$,?, donde se plantea
ue Marción y otros heterodo(os Mpredicaban el celibatoO condenando el
matrimonio como depravación y fornicaciónO >,.E. E.DI?N. $omo veremos m.s
adelante, las $artas 'astorales tenían como una doctrina desviada a unos
maestros ue tenían una ense4an)a asceta contra el matrimonio los cuales son
percibidos como heterodo(os y con este e/emplo como uno de los puntos de
contienda entre el 'astor y sus adversarios >H Tim E.D?.
-tras diferencias entre el marcionismo y los cristianismos ortodo(os eran el rol de
la mu/er. ;e acuerdo a las fuentes primarias, las comunidades marcionitas tenían
a mu/eres en el liderato de las comunidades muy posiblemente porue el corpus
paulino alegaba ue en $risto 2es=s no había varón ni mu/er >P.l @,DA?. Eusebio
menciona una mu/er profetisa en el grupo llamada 6ilomena >,.E. G.H@?. Menciona
adem.s otra mu/er ue fue martiri)ada a mediados del tercer siglo en $esarea
Marítima >,.E. A.HD?. Tertuliano menciona ue las mu/eres servían como
profetisas en las comunidades de fe marcionitas >$M G.F?. "dem.s la !tica de las
comunidades prohibía el matrimonio e imponía el celibato a todos los bauti)ados
>$M H.H.GJ H.DI.HJ E.@E?. -tra dimensión del ascetismo de los marcionitas era el
rito de la $ena del %e4or con pan y agua. Tertuliano alega ue ellos alegaban ue
el pan era Mfigura del cuerpo de $ristoN >$M E.EB?. 'ara Marción esta era la prueba
de ue $risto no tenía un cuerpo humano7 MOEl pan era su cuerpo, porue a !l le
faltaba la verdad de la sustancia corporal de lo ue sigue ue !l debía darnos pan
a nosotrosN >$M E.EB?.
Eusebio alega ue para Marción había una discontinuidad entre el ;ios de la Ley y
los 'rofetas y el ;ios revelado en 2esucristo7 MEnse4aba ue el ;ios proclamado
por la Ley y los 'rofetas no era el 'adre de nuestro %e4or 2esucristo, porue este
=ltimo era conocido y el otro desconocidoJ el primero era tambi!n /usto pero el otro
lleno de gracia >,E, E.HH?N. En esta misma sección, Eusebio repite el contenido de
la imagen de ;ios para Marción7 MOest. todavía ense4ando ue hay otro dios m.s
grande ue el $reador. 'or todo el mundo, ayudado por demonios, ha inducido a
muchos a blasfemar al negar ue el ,acedor del universo es el 'adre de $risto y
declarando ue hay otro mayor ue !l. 'ero todos estos son llamados
cristianosO >,E E.HHJ ennegrecido mío?N. Tertuliano plantea ue este diteismo *
teoría teológica sobre dos dioses* percibe a !stos como Muno /udicial, rudo,
poderoso en guerra7 el otro suave, pl.cido, y simplemente bueno y e(celente >$M
H.L?N. Tertuliano argumenta con ironía ue Mun dios me/or ha sido descubierto, ue
nunca es ofendido, nunca se eno/a, nunca inflige castigo, ue no ha preparado
ning=n fuego del infierno, ning=n cru/ir de dientes en las tinieblas de afuera. Ql es
puramente y simplemente bueno. En efecto, prohíbe toda delincuencia, pero sólo
por palabrasN >$M H.DD?. $ada lector y lectora puede inferir ue Marción tenía una
visión dualista en la ue su deidad era sólo el bien de la oposición binaria,
mientras ue el ;ios de las tradiciones de #srael compartía ambas cualidades del
bien y el mal, por lo cual Marción lo percibía como un ;ios inferior.
8;e dónde llegó Marción a estas conclusiones9 Eusebio alega ue esta
ense4an)a dualista proviene de un maestro cristiano de principios del segundo
siglo llamado $erdón >,.E. E.HH?. Es posible ue Marción fuera heredero de una
tradición teológica previa. Tertuliano, de otra parte, alega ue Marción articuló este
entendimiento teológico de su lectura de #saías EG.A y Lucas L.E@ss donde se
plantea una imagen contradictoria. En #saías, la deidad hace el bien y el mal,
mientras ue en el Evangelio un .rbol bueno no puede dar mal fruto- >$M H.D.D?.
Tertuliano alega ue dentro del arsenal teológico de Marción para repudiar la
deidad de las tradiciones de #srael >el "ntiguo Testamento nuestro? estaba el
achacar a la deidad la responsabilidad por el pecado humano, la muerte, y la
fragilidad humana >$M D.F?. En toda la discusión sobre la teodicea, si los
cristianos ue afirmaban las tradiciones de #srael le ad/udicaban al diablo la culpa
por la maldad en el mundo para e(cusar a la deidad, Marción opinaba ue el
diablo había sido hecho por la deidad >$M D.HB?. -tros argumentos de Marción
contra la deidad del "ntiguo Testamento eran los pasa/es ambiguos en estas
tradiciones. "sí el mandato a desvali/ar a los egipcios en el !(odo era percibido
como una maldad ue la deidad ordenó >$M D.DB?. El mandato a violar el %.bado
en la tradición de la conuista de 2ericó era entendida como parte de las
contradicciones de la deidad contra sus propios mandamientos >$M D.DH?. La
elección de %a=l y su repudio posterior eran comprendidos como inconsistencias
de la deidad inferior >$M D.D@?. La cuestión de ue la deidad preguntara dónde
estaba "d.n y luego preguntara si "d.n había desobedecido, para Marción
mostraba la ignorancia de esta divinidad >$M D.DG?. La obra "ntítesis de acuerdo a
Tertuliano era todo un discurso para mostrar las contradicciones entre la imagen
de la deidad ben!vola y la deidad del "ntiguo Testamento.
No obstante, una me/or e(plicación es ue Marción tomó esta clave de su lectura
de la colección de las cartas paulinas y específicamente del debate entre %an
'ablo y los /udeocristianos sobre la Ley y la Pracia en la carta a los g.latas. Las
tradiciones sobre la abrogación de la Ley en el corpus paulino >Ef D.HG?, la libertad
de la Ley >Pal G.H-@? parecen ser la base teológica para percibir dos deidades, la
de la Ley y la de la gracia. El planteo paulino de ue una ve) ha venido la fe, ya no
estamos ba/o el tutela/e de la Ley >P.l @.HI, DD-DG? sirvió para hacer una
polari)ación entre la Ley y el Evangelio. La idea de ue $risto era el final de la Ley
abonó a esta concepción teológica de Marción. Esta polari)ación fue tal ue
Marción entendió ue el impío ue sería revelado por el %e4or y ue sería
consumido por el espíritu de su boca en ## de Tesalonicenses D,Fss era el ;ios de
la Ley y los 'rofetas y el "nticristo, el Mesías /udío, ue sería enviado por este
;ios >$M G.HL?. " esto se le puede a4adir las alusiones de su evangelio sobre el
combate entre el m.s grande ue asalta al grande y toma despo/os >Lc HH.DD?.
'ara Marción, la misión de 2esucristo fue hacer ue el dios m.s grande liberara a
los seres humanos del dios creador. Marción radicali)ó a %an 'ablo al grado ue
alienó las tradiciones de la Ley y los 'rofetas y al ;ios ue estas tradiciones
presuponían.
El ;ios revelado en 2esucristo se reveló como un e(tran/ero >Ef D.HD?. La
revelación de ;ios por 2esucristo lo muestra como un ;ios amoroso y
misericordioso >Ef D.EJ $M H.DA.D?. Los dos dioses, el de la Ley y los 'rofetas y el
revelado por 2esucristo, tienen una distancia infinita. La Ley del creador sólo
conduce a la destrucción >P.l @.HI?. El mundo creado conduce al enga4o y la
decepción y ense4a sólo pecado, muerte y angustia >## Tes D.HB?. La salvación
consiste en ue 2esucristo como ,i/o del ;ios bondadoso, vino a anular la Ley y a
crear una nueva humanidad >Ef D.HEssJ $M G.HA.HE?.
<no de los puntos esenciales de la discusión de Tertuliano con el marcionismo fue
su ambigKedad con la encarnación. Los marcionitas presentaban una ambigKedad
con el entendimiento de la encarnación. %u evangelio no incluía el relato del
nacimiento de 2es=s porue ellos no creían ue 2es=s había nacido. %u evangelio
comen)aba en Lucas @ de donde Marción planteaba ue 2es=s había aparecido
en el a4o uince del reinado de Tiberio en Palilea >$M E.A?. 'ara Marción, 2es=s
Mdescendido de su propio cielo al cieloO a Palilea >$M E.A?. Tertuliano describe el
planteo de los marcionitas como basado en su lectura de 6ilipenses D.
#nterpretaban las palabras sobre la esencia de $risto como Men forma de esclavoN
como una prueba de ue siendo en forma entonces Mno era en realidadN ni Men la
sustancia, esto es, su carneN $M G.HB?. En la obra de Tertuliano Sobre la carne de
Cristo >de ahora en adelante $$? se describe detalladamente el conflicto doceta.
%e plantea ue en realidad los marcionitas aceptaban cierto tipo de encarnación
ue no incluyera la natividad7 Muna carne ue nunca nació. Oel cuerpo de $risto
era sólida carne, pero sin haber nacido. OEllos aceptan ue $risto tuvo un
cuerpo. Osu carne era de las estrellas, de la sustancia del mundo superiorN >$$
L?. <tili)aban como evidencia las angelofanías donde figuras celestiales aparecen
en forma humana. $ontra los argumentos de ue 2es=s había nacido y tenía una
familia, los marcionitas tenían un evangelio sin los relatos de la natividad y
adem.s aducían el relato del Evangelio donde 2es=s pregunta7 Mui!n es mi madre
y ui!nes son mis hermanosN >Lc F.DB-DH?. -bviamente, Marción no era un
doceta. 'arece m.s bien ue para !l 2es=s era un revelador del ;ios celestial a
partir de su ministerio en Palilea tal como comen)aba su Evangelio -nuestro Lucas
@- sin ninguna otra relación familiar humana.
$omo el marcionismo tenía cierta ambigKedad con el cuerpo de 2es=s, Tertuliano
alega ue los marcionitas no creían en la resurrección de la carne sino en la
salvación del alma >$M G.HB?. -tra diferencia ue se hi)o patente en el proceso
canónico, fue el repudio a los dem.s tradiciones de los cristianos originarios por
parte del marcionismo. "legaba Marción ue Mno había ninguna iglesia de origen
apostólicoO las iglesiasO han sido corruptas desde el principioON >$M H.DH?.
Marción reconocía ue había otro tipo de cristianismo ue se entendía en
continuidad con las tradiciones de #srael, pero esto !l lo subsumía ba/o el ad/etivo
de corrupción teológica. El marcionismo alegaba ue el cristianismo ue se
entendía como una continuidad de las tradiciones de #srael era una desviación del
evangelio verdadero ue le fue legado a san 'ablo y ue ahora ellos trataban de
establecer. ;el relato del conflicto de 'ablo con %imón 'edro, %antiago y los
/udeocristianos en 2erusal!n en P.latas D, Marción interpretó ue el evangelio
había sido adulterado >$M H.DB?. El canon actual en este sentido nos presenta la
vo) de auellos otros cristianos ue se auto-entendieron en continuidad con las
tradiciones de #srael, cosa ue el marcionismo recha)aba.

Marción y el canon de las Escrituras de Israel
,ay ue anotar, ue en tiempos de Marción, las Escrituras de #srael eran su/eto de
la canoni)ación entre los /udíos incluyendo una tercera sección con la ue se cerró
el canon /udío7 los Escritos. <na segunda anotación era ue por lo menos la Ley y
los 'rofetas eran atesoradas por el /udeocristianismo e(plícitamente. -bviamente,
las Escrituras de los cristianos en el entorno helenístico era la versión griega de
las Escrituras de #srael >LRR?. Esta versión tenía otros documentos ue no
entraron al canon /udío y ue eventualmente han sido motivo de contrariedad
canónica entre los cristianos latinos y el 'rotestantismo.
El primer asunto canónico en el pensamiento de Marción fue su recha)o a las
tradiciones sagradas del /udaísmo ue los cristianos tambi!n atesoraban
>Tertuliano, $,, @B?. La ra)ón para este recha)o era su entendimiento de ue las
tradiciones de #srael revelaban a otro dios, el dios creador. <na de las ra)ones
para el recha)o de las tradiciones de #srael eran los planteos sobre la relación
entre el dios creador y el mal. Las palabras de #saías EG,A Mue formo la lu) y las
tinieblas, ue hago la pa) y creo la adversidadN apuntaban a la inferioridad del dios
creador en comparación al dios bondadoso revelado por el Evangelio. "poyado en
su versión del Evangelio donde decía ue de un .rbol bueno no puede salir nada
malo >Lc L,E@? el marcionismo interpretó ue la e(periencia humana del mal en la
creación y en la vida no procedía del dios bondadoso, sino del dios creador. El
evangelio revelaba una deidad superior y bondadosa y una deidad inferior, el dios
creador >$M H,D ?. El dios creador era comprendido por Marción como uno
M/udicial, duro, poderoso en guerraN >$M HJ E?. El dios bondadoso por otro lado era
Msuave, pl.cido, simplemente bueno y e(celenteN >$M HJ L?. La e(periencia con el
lado negativo de la creación, a trav!s de animales percibidos como ba/os, o las
e(periencias de sufrimiento terrenal eran ad/udicadas al dios creador. La
diversidad entre el Evangelio y las cartas paulinas del marcionismo y la Ley y los
'rofetas eran percibidas como una oposición ideológica >antítesis? y como la
evidencia de dos deidades distintas.
'odemos inferir ue teológicamente, Marción proponía una ruptura entre el
cristianismo y las tradiciones de #srael. 'ara Marción esta ruptura era tal ue el
;ios de #srael, los /udaísmos y de muchos cristianos era un dios inferior al
revelado en 2esucristo. La obra de Marción, "ntítesis, perdida para nosotros pero
rese4ada en las fuentes primarias, lo ue hace es contrastar la lectura de
colección canónica de Marción con las tradiciones de #srael para probar ue el
;ios de #srael es el creador y un dios /usto, pero el ;ios revelado en 2esucristo es
infinitamente superior en gracia y amor. #nfería Marción ue su evangelio y su
colección de cartas paulinas indicaba la ruptura entre la revelación dada a #srael y
la revelación dada por 2esucristo. Montado sobre su interpretación de una
discontinuidad total entre el dios creador y el dios revelado en 2esucristo
interpretaba pasa/es como el de Lucas G,@L MNadie corta un peda)o de un vestido
nuevo y lo pone en un vestido vie/o, pues si lo hace, no solamente rompe el
nuevo, sino ue el remiendo sacado de !l no armoni)a con el vie/oN como una
discontinuidad entre el dios creador y el dios gracioso revelado por 2esucristo. El
evangelio era un vestido nuevo ue no armoni)aba con el vestido vie/o del dios
creador y las tradiciones de #srael. 'or esta ra)ón, Marción es acusado de
diteísmo, dos dioses. 'orue Marción creía ue el dios creador era el revelado en
las tradiciones de #srael pero inferior al dios revelado en el Evangelio. Marción era
de la opinión ue en 2esucristo había sido dada una revelación de un dios superior
al creador.
Esta negación del valor del "ntiguo Testamento era consecuencia de la pugna
sobre el valor de la Ley en las comunidades paulinas. Marción interpretó como Ley
al "ntiguo Testamento y con esto le uitó el valor para los cristianos. 'ara
Marción, los 'rofetas daban testimonio del dios creador. "sumía ue no había
ninguna relación entre los 'rofetas y el dios gracioso. "peles, un seguidor de
Marción, es acusado por Codón de proferir Minnumerables impiedades contra la ley
de Mois!s y blasfemó de las palabras divinas en muchos tratados, en su esfuer)os
por refutarlas y destruirlas, seg=n pensaba !l >,.E. G.H@?N.
Los c.nones del cristianismo hegemónico y el marcionismo representan una
pugna ideológica sobre la identidad del cristianismo en su relación con #srael y el
/udaísmo. Esta pugna por la identidad de cada grupo necesitó elementos con u!
legitimarse. El marcionismo utili)ó su lectura de 'ablo y del Evangelio para afirmar
una identidad separada de los /udaísmos formativos por parte de este tipo de
cristianismo. El cristianismo hegemónico subscribió las tradiciones de #srael como
palabra canónica y presentó su propio canon con las tradiciones del
/udeocristianismo >Mateo, 2uan, cartas /uaninas, %antiago, 2udas, Epístolas
petrinas, "pocalipsis. El cristianismo hegemónico le a4adió a 'ablo las cartas
pastorales con las ue se revisó la imagen de san 'ablo muy posiblemente con
una nota antimarcionita y a4adió el libro de ,echos donde 'ablo y los dem.s
apóstoles tienen un cari) /udeocristiano acentuado. 'ara rematar le ad/udicaron
,ebreos a san 'ablo de manera ue no hubiera duda ue !ste no era marcionita.
En cuanto a la relación entre los cristianos y la sinagoga, el marcionismo marcó un
hito en esta relación. No hay ue olvidar ue detr.s de la persecución espor.dica
y cada ve) m.s tensa de los cristianos en "sia Menor y las autoridades romanas,
estaba el repudio de los /udíos contra los cristianos en su proceso de establecer
una identidad /udía luego de la destrucción de 2erusal!n y especialmente despu!s
de la segunda derrota /udía en el a4os H@G d$. Los líderes del /udaísmo formativo
entendieron cada ve) m.s a los cristianismos como un grupo desviado dentro de
los /udaísmos en esta crisis política y cultural. "ludían los /udíos formativos a la
alta cristología cristiana cada ve) m.s peligrosamente afirmando la divinidad de
2esucristo y a la irrupción de cada ve) m.s gentiles dentro del cristianismo como
las se4ales de la desviación de este grupo /udeocristiano y por lo tanto de la
necesidad de marcar la separación entre las sinagogas y los cristianos. El
problema era ue los cristianos como un grupo dentro de los /udaísmos go)aban
del permiso para el monoteísmo y la religión lícita de los /udíos. "sí ue al perder
el dosel legal /udío, los cristianos fueron amena)ados por las autoridades gentiles
de subversión al negarse a participar en los cultos de legitimación oficial estatal
por entender estos cultos como un acto de idolatría. Este tipo de hostilidad entre
los cristianos y las autoridades romanas se hace patente en "pocalipsis >D.IJ @.I?
y en los relatos del martirio de 'olicarpo en los cuales hay gran resentimiento
contra los /udíos. El marcionismo polari)ó la discusión con el /udaísmo con su
pauta hermen!utica sobre la invalide) del canon /udío para los cristianos por ser
un documento de una deidad inferior al dios revelado en 2esucristo. En esta
cuestión del diteísmo los cristianos marcionitas rompieron culturalmente con los
/udaísmos formativos no alegando una alta cristología *como el corpus /uanino+
sino subordinando al dios creador y sus tradiciones al dios revelado por
2esucristoO
Esta visión sobre las tradiciones sagradas del /udaísmo y del /udeocristianismo fue
un asunto en el ue el marcionismo obligó al cristianismo a aclarar la relación con
las tradiciones atesoradas por el /udaísmo formativo. Eusebio nos narra ue a
mediados del segundo siglo, en medio de toda esta discusión con Marción, la
identidad de la Ley y los 'rofetas se reafirmó por el cristianismo Mortodo(oN. En la
carta de $lemente a los $orintios, Eusebio narra ue Men cada sucesión y en cada
ciudad, la predicación se a/usta a la Ley, los Profetas y el Señor >,.E. E.DDJ
ennegrecido mío?N. Noten ue hay una tradición ue incluye las Escrituras de
#srael /unto a las tradiciones del %e4or. 'or la información ue poseemos de las
tradiciones de principios del segundo siglo parece ue las tradiciones del %e4or
son un t!rmino para informar de te(tos como el Evangelio ue Marción hi)o
circular y otras biografías y florilegios de 2es=s tales como nuestros evangelios y
los evangelios ue no fueron incorporados al canon. ;e esta alusión sobre las
tradiciones del %e4or no podemos hacer ninguna deducción m.s clara. Los otros
evangelios, epístolas y documentos ue se incorporaron al canon final y
hegemónico del Nuevo Testamento vieron una continuidad entre el dios de #srael y
el dios cristiano aunue surgían dos comunidades separadas7 el /udaísmo
formativo y el cristianismo del canon hegemónico. El marcionismo optó claramente
por esta separación aludiendo a las dos deidades opuestas y a la inferioridad de la
deidad israelita y por lo tanto la anulación de la autoridad de las Escrituras de
#srael. El cristianismo hegemónico optó por admitir como parte de su herencia las
tradiciones de #srael y aceptar ue la deidad de #srael era el 'adre de nuestro
%e4or 2esucristo.
'or otro lado, una ve) Marción eliminó las tradiciones de #srael como Escritura
para sus comunidades, produ/o su propio cuerpo de Escrituras ue fueron una
versión del Evangelio y die) cartas paulinas a lo ue nos movemos ahora.
El evangelio marcionista versus el Evangelio segn Lucas de la !ortodo"ia#
Marción alegaba ue sólo 'ablo y el Evangelio ue !l publicó contenían la
ense4an)a correcta. Los dem.s discípulos de 2es=s habían malentendido a 2es=s
y por lo tanto habían planteado una continuidad entre el dios de #srael y el dios
revelado por 2esucristo. Marción argumentó ue los discípulos de 2es=s habían
malentendido a !ste y ue por esto 'ablo había sido llamado a corregir la falsa
interpretación de los discípulos. $omo 'ablo menciona en sus cartas el concepto
Mmi evangelioN >P.l H.HHJ D.D, etc.?, Marción publicó un evangelio ue !l entendió
ue correspondía con este evangelio aludido por san 'ablo.
El evangelio ue Marción incluyó en su colección, era similar a Lucas pero sin los
relatos del nacimiento de 2es=s y con una serie de cambios en el te(to. Marción le
llamó ho evangelikon y alegó ue el subscrito ad/udicando esta obra a Lucas era
una falsificación. Tertuliano suscribe ue MMarción, Ono adscribe autor a este
EvangelioO >$M E.@.G?N. Esto es un punto importante, porue se4ala ue en la
discusión canónica en el segundo y tercer siglo d$ los nombres de los autores de
los Evangelios fueron ob/eto de discusión. Los marcionitas alegaron ue el
Evangelio ad/udicado a Lucas esta Mfalsificado en cuanto a su título >$M E.@.G?N.
Los estudios histórico críticos del Nuevo Testamento han se4alado ue los
nombres ad/udicados a los evangelios en la tradición de la iglesia no son
corroborables con evidencia internamente. En efecto, la teoría de las dos fuentes
ha hecho imposible ue un testigo visual de 2es=s, Mateo, escribiera un evangelio
dependiendo de otro evangelio ue la tradición le ad/udica a un discípulo de
'edro, cosa ue tampoco es evidenciable. ,a habido gran discusión en la
academia sobre la autoría de Lucas y ,echos. La división entre los eruditos se
relaciona con si el autor de Lucas y ,echos es Lucas o es un anónimo como el
resto de la tradición evang!lica. Esto va m.s all. del alcance de este artículo. No
obstante, es posible ue Lucas y ,echos se le hayan ad/udicado a Lucas como
parte de la respuesta contra el marcionismo. Esta respuesta se articuló
principalmente en las $artas 'astorales como veremos m.s aba/o. En ## de
Timoteo E.HH se plantea ue Msolo Lucas est. conmigoN. Es posible ue se le
ad/udicara el Evangelio ue los marcionitas utili)aban a Lucas como parte de la
estrategia de reclamar estas tradiciones para el cristianismo ortodo(o. "l informar
a Lucas en ## de Timoteo y hacer la asociación con el Evangelio ue se llamó
seg=n Lucas, el proceso canónico hi)o una relación interte(tual entre estas dos
obras. Las $artas 'astorales con su pol!mica antimarcionita ahora se reclama a
Lucas la colección del Evangelio marcionita en la forma canónica ue poseemos y
eventualmente ,echos de los "póstoles ue tambi!n tendr. una función
ideológica contra el marcionismo como veremos aba/o.
El asunto de ue el Evangelio publicado por Marción tuviera diferencias con el
evangelio canónico llamado Lucas plantea ue en el proceso canónico estos
documentos eran fle(ibles. 6ue el proceso canónico el ue eventualmente fue
cristali)ando estos te(tos. Tanto Marción como Tertuliano alegaron ue su versión
de esta obra era la aut!ntica y ue la otra versión había sido adulterada >$M E.E?.
Esto nuevamente nos pone en guardia sobre las diferencias entre cada obra.
Tenemos ue utili)ar criterios literarios e históricos para decidir en cada caso.
"dem.s, debemos asumir ue lo ue conocemos es la versión de Tertuliano y
Epifanio del Evangelio publicado por Marción. -tro elemento ue debemos
considerar es ue de acuerdo a Tertuliano, Marción hi)o e(plícito ue !l enmendó
del te(to todo lo ue consideró como una corrupción teológica >$M E.G?.
Las diferencias entre el Evangelio de Marción y el Lucas canónico las podemos
reconstruir de la obra de Tertuliano $ontra Marción, Libro E. Tertuliano describe El
Evangelio de Marción, plantea ue !ste comien)a en nuestro Lucas @.Ha. $on
esto el marcionismo argumentaba su posición teológica de ue 2es=s había
aparecido como un adulto en Palilea luego de descender del cielo para revelar al
dios gracioso. El Evangelio no poseía el relato del nacimiento de 2es=s ue
tenemos en nuestra versión canónica. -tros detalles ue distinguen el Evangelio
marcionita es ue omiten el material de Lc @.Hb a E.@H Es de notar ue en esta
sección es ue se cita los pasa/es de #saías GF y LH y los interte(tos alusivos a
Elías y Eliseo. Tambi!n se elimina el relato de las tentaciones con toda la
discusión entre el diablo y 2es=s alrededor de la Ley. Marción anota ue la !tica
del %ermón del llano es contraria a la Ley del Talión. Todos estos te(tos ue
encontramos en nuestro evangelio de Lucas podían probar la continuidad entre el
"ntiguo Testamento y el cristianismo, pero Marción, con su clave de interpretación
eliminó todo material ue afirmara esta continuidad porue para !l era parte de la
corrupción ue había sufrido el te(to. -tra diferencia relacionada a la teología
marcionita fue la eliminación de Lc HL.HA donde se planea la permanencia de la
Ley. -bviamente esto fue eliminado por ra)ones teológicas. La ley no tenía parte
en la revelación del dios gracioso a trav!s de 2esucristo >$M E.L?. Marción
alegaba ue el relato donde 2es=s tocó el leproso >Lc G.HD? mostraba a 2es=s
como un opositor de la Ley del creador >$M E.I?. -tro argumento utili)ado por
Marción para se4alar la agenda contra la Ley de 2es=s fueron los relatos sobre la
violación del %.bado. Esto mostraba ue 2es=s había venido a anular la Ley >$M
E.HD?. -tro e/emplo ue presenta Marción de la ruptura entre el Evangelio y la Ley
es la ense4an)a en relación al divorcio. La ley permite el divorcio, el evangelio lo
prohíbe. -tro e/emplo del traba/o hermen!utico y te(tual de Marción sobre el
Evangelio es el relato de la transfiguración. En este relato aparecen Mois!s y Elías
/unto a 2es=s. Marción alega ue la teofanía le dice a los discípulos ue escuchen
a 2es=s, de lo ue !l infiere ue no deben escuchar ni a la Ley ni a los 'rofetas
>$M E.@E?.
Los Evangelios canónicos
La iglesia canónica aceptó en el canon el Evangelio reproducido por Marción pero
como hemos visto una versión distinta y ad/udicado a Lucas. 'ero adem.s a4adió
otros tres evangelios adicionales. 'or lo menos tenemos conocimiento del uso de
tradiciones similares a nuestro Mateo en las cartas de san #gnacio de "ntiouia y
en la ;ida/!. 'ero no es hasta #reneo en el tercer siglo ue se hace e(plícito un
evangelio en cuatro evangelios en el proceso canónico del Nuevo Testamento. El
ue el Nuevo Testamento incluyera estos otros evangelios se podría mirar desde
una perspectiva dentro de la disputa relacionada al marcionismo. %i el
marcionismo tenía una teología de discontinuidad con las tradiciones /udías, hay
ue ver cómo estas otras obras se relacionan con las tradiciones canónicas de
#srael y del /udeocristianismo. "l ad/udicar dos de estas obras a apóstoles >Mateo
y 2uan? y ad/udicar la otra a Marcos, un discípulo de 'edro, se recha)aba el
argumento de ue los discípulos de 2es=s estuvieran euivocados teológicamente.
<na mirada a algunos elementos en estas obras nos muestra el potencial ue
tuvieron estas en la disputa contra el marcionismo.
El Evangelio de Mateo articula toda una posición sobre el cumplimiento de la Ley a
trav!s de la par!nesis moral de 2es=s *el %ermón del Monte+como a trav!s del
cumplimiento de la Ley y los 'rofetas en el ministerio de 2es=s, como a trav!s del
principio del amor a ;ios y al pró/imo. "sí, Mateo pone en boca de 2es=s un dicho
muy fuerte sobre la continuidad de la Ley y los 'rofetas7 MNo pens!is ue he
venido a abolir la Ley o los 'rofetasJ no he venido a abolir, sino a cumplir, porue
de cierto os digo ue antes ue pasen el cielo y la tierra, ni una /ota ni una tilde
pasar. de la Ley, hasta ue todo se haya cumplido >Mat G.HA-HF?N. -bviamente,
esta imagen de 2es=s era vista por Marción como la distorsión y mala
comprensión de los discípulos de 2es=s sobre el mensa/e de 2es=s, pero el
cristianismo canónico recoge estas narrativas donde se legitima la Ley y los
'rofetas como parte de la identidad del cristianismo hegemónico.
Marcos es un caso interesante. $omien)a igual ue el Evangelio marcionita, con
el ministerio de 2es=s como adulto. "dem.s desarrolla toda una pugna con el
sistema de pure)a del /udaísmo. 'ero esto no lleva a una subordinación de la
deidad israelita, sino ue lo ue tenemos es un conflicto intramuros entre la
comunidad de Marcos y los /udaísmos. "sí, Marcos afirma en boca de 2es=s ue
el =nico ;ios es el ;ios de #srael >Mc HD.DI?. En Marcos A, donde m.s recia es la
discusión con el sistema de pure)a, Marcos plantea ue es la tradición de los
/udíos la ue ha producido toda esta distorsión teológica y no los mandamientos
divinos >Mc A.G-H@?. -tro detalle en Marcos es la constante interte(tualidad con las
tradiciones canónicas de #srael. El proceso canónico se encargó de utili)ar a=n un
te(to tan polari)ado como Marcos contra el marcionismo.
El Lucas canónico incluía el relato del nacimiento de 2es=s. Este nacimiento de
2es=s traba/a como un eco de las tradiciones de los nacimientos de los ni4os
especiales en la Ley y los 'rofetas. El relato del nacimiento planteaba
específicamente ue las promesas de ;ios a #srael eran una realidad en el
nacimiento de 2es=s. El nacimiento aludía al relato de #saías A.HE en la LRR. El
Lucas canónico negaba la distancia infinita entre el ;ios de #srael y el ;ios
revelado en 2esucristo. En efecto, el Lucas canónico presentaba a 2esucristo
como el cumplimiento de las promesas de ;ios a #srael a trav!s de la Ley, los
'rofetas y los %almos >Lc DE.HA.@D.EE-EF?. Las diferencias entre el Lucas canónico
y el Evangelio marcionita nos muestran cuan grande era la brecha ideológica entre
estos dos tipos de cristianismo. <no completamente polari)ado contra las
tradiciones canónicas de #srael y la deidad del /udaísmo y el otro afirmando la
continuidad entre el cristianismo e #srael.
La tradición /uanina tambi!n tuvo su función dentro de esta pol!mica contra el
marcionismo. <n tema ue podía funcionar en esta disputa en 2uan eran los
mandamientos. >2n HE.HG,DH?. Los ue aman a 2es=s guardan los mandamientos.
'ara el evangelio /uanino, las Escrituras de #srael Mdan testimonio de miN >2n G.@I?.
%i a esto le a4adimos todas las alusiones interte(tuales tomadas de las tradiciones
canónicas de #srael, uno nota ue 2uan funcionó dentro del debate contra el
marcionismo como un discurso ue afirmaba la continuidad entre el ;ios de #srael
y la deidad y tradiciones cristianas.
Marción y el corpus paulino
La contribución m.s importante de Marción sin embargo, fue esta colección de
cartas paulinas /unto a su versión del Evangelio ue luego entró al canon en otra
versión, ue conocemos como Lucas. El corpus paulino ue Marción circula en
sus comunidades incluye HB cartas paulinas. En los libros #0 y 0 de los Cinco
libros contra Marción, Tertuliano entra en una discusión sobre todas estas cartas
paulinas y el Evangelio >marcionita?. En el 0 libro incluye en su corpus paulino a
Comanos, # de $orintios, ## de $orintios, # de Tesalonicenses, ## de
Tesalonicenses, $olosenses, 6ilipenses, 6ilemón, Efesios, y una cartas a los
laodicenses. 'revio a este corpus paulino publicado por Marción, 'ablo y sus
cartas son mencionados ocasionalmente en las fuentes primarias. "sí, el autor de
## de 'edro alega ue Mnuestro amado hermano 'ablo ha escrito, seg=n la
sabiduría ue le ha sido dada, os ha escrito en casi todas sus epístolas, hablando
en ellas de estas cosasJ entre las cuales hay algunas difíciles de entender, las
cuales los indoctos e inconstantes tuercen >como tam$i%n las otras Escrituras?
para su propia perdiciónN. >## 'edro @,HG.HL?. Noten nuestro lectores y lectoras, ue
en ## de 'edro, hay un corpus de cartas paulinas, pero no se menciona la cantidad.
Note tambi!n, ue ya ## de 'edro considera las cartas paulinas como Escrituras.
La mayor parte de los investigadores modernos críticos tienen un consenso de
ue ## de 'edro es un documento de principios del segundo siglo y por lo tanto un
pseudoepígrafo.
Entre los 'adres de la #glesia hay varias menciones a 'ablo y sus cartas. %an
$lemente el romano menciona en su primera carta a los corintios MTomad en
vuestra mano la carta del bienaventurado 'ablo "póstol. 8$ómo os escribió en los
comien)os del Evangelio9 " la verdad, divinamente inspirado >pneuatikos?, os
escribióON >EA.H-@?. Este es un documento de las primeras d!cadas del segundo
siglo d$. En esta carta hay varias referencias a # de $orintios. #nteresantemente,
cuando $lemente entra en toda la discusión sobre la obediencia a las autoridades
># $l LH? no hace referencia a Comanos H@ de lo ue podemos inferir ue para
$lemente, san 'ablo era un escritor inspirado, pero sólo alude a # de $orintios. Es
posible ue sólo conociera # de $orintios.
$on Marción es ue tenemos testimonio de un corpus con die) cartas paulinas.
Marción considera su corpus paulino como un testimonio aut!ntico del evangelio
verdadero. En este sentido, Marción comparte la visión del autor de ## de 'edro y
$lemente el romano en t!rminos de ue el corpus paulino es Escritura inspirada
pero a diferencia de auellos, la =nica otra Escritura ue el incluye en su corpus es
su versión del Evangelio similar a nuestro evangelio de Lucas, cosa ue no
mencionan !stos . La otra diferencia es ue Marción le pone nombre y apellido a
las cartas paulinas ue !l considera parte del evangelio, mientras ue de
$lemente sólo conocemos sus alusiones a # de $orintios y de ## de 'edro sólo
podemos inferir ue era un grupo de cartas pero no sabemos cu.les eran las
cartas de nuestra amado hermano 'ablo en ## de 'edro.
;e acuerdo a Tertuliano, una diferencia adicional en el corpus paulino y nuestro
cuerpo de cartas es nuestra carta llamada Efesios. 'ara Marción !ste es una carta
enviada a los laodicenses >$M G.HH? . ,ay un consenso entre los especialistas ue
el adscritio Ma los EfesiosN es un problema de corrupción te(tual. Marción poseía
una versión de esta carta ue la ad/udicaba a los laodicenses posiblemente
porue en la carta a los colosenses se mencionaba una carta paulina a la
comunidad de Laodicea la cual se e(hortaba ue se leyera en $olosas >$ol E.HL?.
En cuanto al contenido de estas cartas, Tertuliano es de la opinión ue Marción
editó estas cartas para ue fueran m.s cónsonas con la teología marcionita. MO
Las epístolas tambi!n han sido mutiladas por !l >Marción?N >$M G.H?. "4ade ue
Mlos huecos serios ue Marción ha hecho en esta epístola >se refiere a Efesios?,
especialmente, a trav!s de eliminar pasa/es completos a su anto/oN >$M G. H@?
Este es un argumento circular, porue los marcionitas tambi!n alegaron ue fue la
Mortodo(iaN la ue corrompió editorialmente las cartas. "sí ue parece prudente
evaluar las posibles alteraciones ue sufrieron estos documentos en ese período
canónico. La crítica te(tual ha demostrado la fle(ibilidad ue tuvieron los
documentos del Nuevo Testamento en su proceso de transmisión escrita de modo
ue hoy poseemos alrededor de DBB,BBB variantes en la tradición te(tual del
Nuevo Testamento.
-tra diferencia era ue el corpus marcionita no contenía las cartas pastorales >$M
G.H.DH?. Es posible ue esto fuera así porue las pastorales eran contempor.neas
al marcionismo y posiblemente en di.logo y conflicto teológico con el marcionismo.
;ebemos recordar en en 'EL estas cartas tampoco aparecen. "sí ue conocemos
el corpus de las cartas paulinas sin las 'astorales por lo menos en dos tradiciones
te(tuales del segundo siglo d$. 0ielhauer es de la opinión de ue la mención de
las antítesis en # Timoteo L.DB es una alusión a la obra de Marción y ue por lo
tanto las pastorales se deben fechar cercanas a la mitad del segundo siglo. No
obstante, los heterodo(os aludidos en las 'astorales tienen presuposiciones
/udías basadas en las tradiciones canónicas del /udaísmo lo cual es contrario a lo
ue hemos visto en el marcionismo ># Tim H.AJ Tito @.I? .
El corpus paulino era vital para Marción. La carta a los g.latas era un lugar
teológico b.sico porue a trav!s de esta carta Marción podía sustentar la abolición
de la Ley y de ahí pasar a la abolición de la deidad de la Ley. La nueva
dispensación de $risto es por lo tanto de un dios diferente >$M G.E?. Tertuliano
alega ue Marción citando a P.latas @.H@, MMaldito el ue es colgado en un
maderoN argumentaba ue $risto pertenecía a otro dios y por eso había sido
maldecido por la Ley del creador >$M G,E?.
;e la discusión del corpus paulino marcionita en Tertuliano podemos inferir ue
los cambios en el te(to dentro del corpus com=n a Marción y a la Mortodo(iaN eran
alrededor de los asuntos de contención teológica. 'or e/emplo, es posible ue
Marción eliminara todo el pasa/e de P.latas @.HL al E.@. Esta sección es la ue
habla de las promesas de ;ios a "braham y a su simiente. "ludir a estas
promesas era relacionar al ;ios salvador con el dios creador de la Ley y los
'rofetas. Tertuliano alega ue el te(to de Marción presenta a 2es=s como el
enviado del dios gracioso ue no reuiere la circuncisión del dios de la Ley y los
'rofetas >Pal @.DA?.
Tertuliano plantea ue los marcionitas utili)aban a # de $orintios H.DH Mla sabiduría
de este mundoN para plantear ue $risto había traído una revelación de otro dios
distinto al conocido >$M G.G?- $uando san 'ablo menciona ue los príncipes de
este mundo crucificaron al %e4or, Marción interpreta ue esto se refiere a ue el
creador crucificó a 2es=s. >$M G.L?.
Tertuliano plantea ue Marción utili)aba una lectura enmendada de ## de $orintios
E.E para plantear ue había otro dios adicional al dios de este mundo >$M G.HH?.
'ara Marción el dios de este mundo era el creador, mientras ue el otro dios era la
deidad revelada por 2es=s. En este mismo tenor, de acuerdo a Tertuliano, Marción
cita a Comanos HB para alegar ue los ue tienen temor de ;ios pero no conforme
a ciencia son los /udíos los cuales son ignorantes del dios superior >$M G.HE?.
;e la carta a los Efesios, Tertuliano alega ue adem.s de ad/udicar !sta a los
laodicenses, Marción le hi)o varios cambios al te(to. El m.s importante fue
eliminar de Ef D.DB la palabra Mlos profetasN. Esto es consistente con la negación
ue Marción ha hecho de las tradiciones de #srael. La palabra SprofetasT en este
te(to daría continuidad en la revelación cristiana a las tradiciones de #srael y
específicamente la tradición prof!tica como parte del fundamento. En esta misma
onda, de acuerdo a Tertuliano, Marción eliminó la alusión al mandamiento de
honrar padre y madre de Ef. L. Nuevamente porue para Marción había una
discontinuidad absoluta entre la revelación del dios bondadoso y las tradiciones de
#srael. -tro cambio ue Tertuliano alega7 Marción lo ue hi)o con Efesios fue
cortar la preposición MenN en Ef @.I de manera ue diga ue Mel misterio escondido
desde los siglos a ;iosN en ve) de Mel misterio escondido desde los siglos en
;iosN. Esto nuevamente es coherente con su doctrina del dios inferior. $on esto
Marción hace ue san 'ablo revele una deidad distinta y superior ue tiene una
dispensación distinta.
" esto hay ue a4adir ue Marción o no reconoció o no poseía el libro de ,echos
>$M G.D?. Tertuliano lo acusa de recha)ar el libro de ,echos porue en ,echos HG
se plantea ue los apóstoles estaban de acuerdo con el 'ablo canónico sobre lo
pasado, ue era el yugo de la ley, a pesar de mantener el mismo dios de la Ley y
los profetas e(plícitamente.
0arios asuntos nos es menester abordar en cuanto al corpus paulino. 8-rgani)ó
Marción este grupo de cartas paulinas o las recibió de las comunidades paulinas9
,ay varias avenidas para responder a esta pregunta. Ua ## de 'edro nos plantea
ue hay un cuerpo de cartas paulinas. ## de 'edro indica ue pronto a finales del
primer siglo y hasta principios del segundo siglo, las comunidades paulinas
atesoraban un grupo de cartas paulinas. Marción es testigo de este grupo de
cartas con nombre y apellido. 'ero no parece ue Marción fuera el primero en
publicar este grupo de cartas porue en las antiguas versiones latinas del Nuevo
Testamento, hallamos colecciones de cartas paulinas ue siguen el mismo orden
del corpus paulino en Marción *por pretendida fecha, en ve) de por tama4o, como
es el caso en el canon actual del Nuevo Testamento. %i a esto le a4adimos la cita
del autor de ## de 'edro, parece ue Marción recibió de la escuela paulina un
legado de cartas paulinas ue !l publicó con un evangelio y con unos criterios
te(tuales de orden teológicos. Este corpus paulino de principios del segundo siglo,
sin embargo fue editado posteriormente. La adición de las cartas 'astorales y
,ebreos parece ue sí fueron una respuesta de los grupos contrarios a Marción
en editar el corpus ue este reprodu/o. La tradición canónica nos ha legado un
corpus paulino ue adem.s tiene a ,echos. "sí ue el proceso canónico se
encargó de ue el S'abloT canónico fuera claramente distinguible del S'abloT
marcionita.
Las cartas pastorales
$omo hemos visto, el corpus paulino de Marción no incluía las cartas pastorales.
En efecto, las cartas 'astorales llegaron a las versiones del Nuevo Testamento
tardíamente. ,ay un consenso en la academia de ue las cartas pastorales son de
naturale)a pseudoepigr.ficas. ,ay un consenso de ue estos documentos
posiblemente se escribieron en las primeras d!cadas del segundo siglo d$.
,offmann es de la opinión ue las cartas pastorales fueron herramientas del
cristianismo Mortodo(oN para combatir a Marción a nombre de san 'ablo y para
rescatar a !ste para el cristianismo ortodo(o. "rgumenta ,offmann, ue contra la
postura diteísta de Marción, las cartas pastorales afirman ue sólo hay un ;ios >#
Tim D.G?. $ontrario al liderato de las mu/eres en las comunidades marcionistas, las
mu/eres son silenciadas en las cartas 'astorales ># Tim D.HH?. El mandato a estar
en silencio para las mu/eres parece implicar mu/eres profetisas. $omo hemos visto
arriba, en las comunidades marcionistas, las mu/eres participaban activamente en
el ministerio. <na tercera dimensión ue parece dirigida a combatir el marcionismo
es la ense4an)a sobre el matrimonio en las 'astorales. $ontra el celibato de los
bauti)ados, las 'astorales se4alan ue Malgunos apostatar.n de la fe, escuchando
a espíritus enga4adores y a doctrinas de demonios, Dde hipócritas y mentirosos,
cuya conciencia est. cauteri)ada. @Estos pro&i$ir'n casarseN ># Tim E.H-@J
ennegrecido mío?. "sí mismo las pastorales presuponen ue los obispos y los
di.conos deben ser casados ># Tim @.H.HD?. 'ara el autor de las pastorales, la
se(ualidad no est. prohibida. %ino ue al contrario, las mu/eres se salvar.n
Mengendrando hi/osN ># Tim D.HG?. El 'astor desea ue las viudas /óvenes se casen
># Tim G.HE?. <n detalle interesante es ue contrario a los marcionistas ue sólo
participaban de la eucaristía con agua, el 'astor ordena a Timoteo ue beba vino
># Tim G.D@?. -tro detalle es ue el 'astor plantea ue la Ley es buena ># Tim H.F?.
Toda esta información acumulativa en las epístolas pastorales hace posible ue
las epístolas pastorales fueran una de las armas contra la clave hermen!utica en
ue el marcionismo había interpretado a 'ablo.
%i las cartas 'astorales como hemos planteado auí fueron una respuesta al
cristianismo marcionista entre otras cosas, entonces podemos proponer ue estas
otras cartas del corpus paulino fueron integradas al canon porue con estas
cartas, el corpus paulino respondía en parte al reto marcionista. Las pastorales
obviamente a4adían otros elementos a 'ablo, tales como la legitimación del modo
de producción esclavista, la estructura de la casa patriarcal. 'ero intramuros, las
cartas 'astorales libraban a 'ablo de la clave teológica marcionita e(plícitamente.
5auer lo plantea de la siguiente manera7 Myo estoy inclinado a ver las epístolas
'astorales como un intento de parte de la iglesia de enlistar sin ambigKedad a
'ablo como parte de su frente anti-her!tico y para eliminar la falta de confian)a en
!l en círculos eclesi.sticos. OEl precio ue el "póstol a los gentiles tuvo ue
pagar para permanecer en la iglesia fue rendir su personalidad y particularidad
históricaN. " los padres y madres del canon les hacía falta todavía hacer e(plícito
un 'ablo en continuidad con el ;ios de #srael y con la Ley y los 'rofetas, esto lo
lograrían con ,ebreos, hacia lo cual nos movemos ahora.
(e$reos como un documento paulino
Todo lector del proceso canónico conoce ue ,ebreos fue un documento de
contención en el cristianismo canónico. El problema esencial es ue los 'adres y
Madres reconocían la diferencia en estilo y contenido de ,ebreos de cara al resto
del corpus paulino. -rígenes, en sus ,omilías sobre la Epístola a los ,ebreos
comentaba ue Mla dicción en ,ebreos no tiene la calidad ruda ue el mismo
apóstol admitía tener, y su sinta(is es m.s griega. O%i alguna iglesia considera
ue esta epístola es de 'ablo, debería ser elogiada por ello, porue los varones
antiguos nos la transmitieron como suya. 'ero sólo ;ios sabe uien escribió
esta epístola >,.E. L.DGJ ennegrecido mío?N. -bviamente ,ebreos fue articulada en
el canon como un documento paulino, pero la pregunta es por u! este
documento fue ad/udicado a 'ablo. -bviamente, el final de ,ebreos se asocia con
persona/es de las comunidades paulinas >,eb H@?. "sí se menciona a Timoteo y
hay una parte de saludos y despedida muy similar a las cartas paulinas en
general. 'ero adem.s, ,ebreos relacionaba la Ley y los 'rofetas y el ;ios de
#srael en una relación de promesa y cumplimiento con 2esucristo. Ua la
introducción a los ,ebreos planteaba ue M;ios habló a los antiguos por los
profetas y en estos tiempos nos ha hablado por el ,i/oN >,eb H.D?. El resto de
,ebreos es un tipo de comentario a la Ley, los 'rofetas y algunos Escritos ue en
la pr.ctica lo ue hacen es negar la hermen!utica basada en san 'ablo ue el
marcionismo ha articulado. "hora es 'ablo el ue escribe y articula una posición
contraria al marcionismo. ,ebreos fue a4adida al corpus paulino entre otras
ra)ones como una epístola paulina adicional porue con ella, el cristianismo
canónico podía poner a M'abloN a escribir contrario al diteísmo y la negación de la
Ley y los 'rofetas del marcionismo. El san 'ablo de ,ebreos era e(plícitamente
una continuidad con el "ntiguo Testamento y era un creyente en el ;ios de #srael
y en tradiciones canónicas del /udaísmo.
(ec&os
El libro de ,echos entró en una tercera fase al Nuevo Testamento. La tradición
te(tual comien)a a producir e/emplos del libro de ,echos a principios del tercer
siglo d$. No obstante, parece ue ,echos tuvo una función en este debate entre
Mortodo(osN y marcionitas. 'ara los marcionitas, los discípulos de 2es=s estaban
despistados de la revelación del dios gracioso. %eguían predicando al dios de la
Ley y los 'rofetas contrario a la revelación del dios de gracia paulino. El libro de
,echos cumple la función de negar ue luego de la resurrección y a raí) de
'entecost!s los discípulos estuvieran despistados teológicamente. %e4alar ue
fueron ungidos por el Espíritu %anto en 'entecost!s era una manera de negar la
imagen ue el Evangelio presentaba de la falta de comprensión de los discípulos.
Los discípulos habían estado despistados, pero luego de 'entecost!s fueron
iluminados y dirigidos por el Espíritu. 'or lo tanto, no era posible ue los discípulos
representaran una doctrina errónea.
'or otro lado, el autor de ,echos presenta una imagen alternativa de %an 'ablo.
$ontrario a la imagen de las cartas paulinas m.s antiguas y específicamente a la
imagen marcionita de esta discontinuidad entre la Ley y los 'rofetas, ,echos nos
presenta a 'ablo circuncidando a un híbrido cultural >,ch HL.D?. "4ade ue al final
de su ministerio, en 2erusal!n, 'ablo se allanó al líder de los /udeocristianos,
%antiago y se sometió a un voto para ue Mtodos comprender.n ue no hay nada
de lo ue se les informó acerca de ti, sino ue t= tambi!n andas ordenadamente,
guardando la Ley >,ch DH.DEJ ennegrecido mío?N. En las disputas entre el 'ablo
lucano y sus adversarios en el /udaísmo, 'ablo repite ve) tras ve) ue !l es un fiel
fariseo. "sí en su primer discurso advierte ue fue Mcriado en esta ciudad, instruido
a los pies de Pamaliel, estrictamente conforme a la Ley de nuestros padres,
celoso de )ios como hoy lo sois todos vosotros >,ch DD.@J ennegrecido mío?. En
el /uicio ante el %umo %acerdote, 'ablo plantea cómo debe ser la conducta de !l
frente al %acerdote debido a lo ue la Ley dice7 MNo sabía, hermanos, ue fuera el
%umo sacerdote, pues escrito est'7 MNo maldecir.s a un príncipe de tu puebloN
>,ch D@.GJ ennegrecido mío?. En el discurso alega ue !l es fariseo >,ch D@.LbJ
ennegrecido mío?. Note ue este verbo est. en presente histórico. El autor de
,echos est. presentando a 'ablo como un fiel observante de la Ley. En ,echos
DE.HE, el 'ablo lucano dice7 Mcreo todas las cosas ue en la Ley y en los
Profetas est.n escritasN >ennegrecido mío?. -bviamente, esta imagen de 'ablo
est. a contrapelo con la imagen canónica en el corpus paulino marcionita, pero
especialmente con la clave hermen!utica marcionita. En ,echos DG.F 'ablo repite
ue M*i contra la Ley de los +udíos, ni contra el Templo, ni contra $!sar he
pecado en nada >ennegrecido mío?N. En ,echos DL.DD, el 'ablo lucano le dice a
"gripa ue Mno diciendo nada fuera de las cosas ue los profetas y Mois%s
di/eron ue habían de sucederN. -bviamente, toda esta imagen de 'ablo ba/o la
Ley y los 'rofetas era un contradiscurso a nombre de S'abloT contra el cristianismo
marcionita ue había e(cluido la Ley y los 'rofetas con su hermen!utica paulinista
radical. El =ltimo discurso del 'ablo lucano en ,echos repite este tema de la
relación entre 2es=s y la Ley y los 'rofetas7 Mpersuadi!ndolos acerca de 2es=s,
tanto por la Ley de Mois%s como por los Profetas >,ch DF.D@J ennegrecido
mío?N. -bviamente, el autor de Lucas y ,echos tuvo otras ra)ones adicionales
para escribir sus obras, pero en el proceso canónico, una ra)ón para incluir estas
obras en el canon fue para contrarrestar al cristianismo marcionita y presentar una
imagen paulina no marcionita.
,onclusión
'odemos resumir de toda esta discusión varios puntos. Marción fue el primero en
publicar un corpus paulino con un evangelio. 'ero este corpus y este evangelio ya
tenían autoridad en sus comunidades respectivas. En el caso de las cartas
paulinas, la colección de papiros del segundo siglo del corpus paulino nos ha
mostrado ue independiente a Marción había un corpus con cartas paulinas, por lo
ue no podemos ad/udicar a Marción la creación de este cuerpo de cartas.
Marción publicó una versión de este corpus paulino.
El Nuevo Testamento ue poseemos y específicamente las cartas 'astorales,
,echos, y ,ebreos funcionaron como una manera de hacer de 'ablo un
antimarcionita e(plícito. $on esto no ueremos decir ue 'ablo hubiera sido leído
correctamente por Marción. Marción le hi)o una lectura a mi entender sesgada a
%an 'ablo en la ue sacó de proporción la disputa entre la misión gentil y el
conflicto /udeocristiano y lo llevó a anular las tradiciones canónicas de #srael y a
dividir la deidad en dos, el dios creador inferior y el dios gracioso, cosa ue me
parece es una lectura incorrecta del corpus paulino. 'ero los padres y madres
canónicos uisieron hacer e(plícitamente claro a %an 'ablo y esto fue lo ue
lograron con ,ebreos, ,echos y las cartas 'astorales, un 'ablo en clara
continuidad con la Ley, con el /udaísmo e implícitamente anti-marcionita.
En cuanto al Evangelio, posiblemente Marción poseía una copia de otra versión de
Lucas ue no incluía los materiales del nacimiento de 2es=s. 'ero aparentemente
Marción editó los materiales de Lucas para ue se acomodaran a su clave
hermen!utica. La iglesia canónica hegemónica se encargó de publicar otra versión
de Lucas, ad/udicado a un discípulo de 'ablo a uien tambi!n se le ad/udicó otra
obra, ,echos, ue cuestionaba la perspectiva marcionita sobre la legitimidad de
los discípulos de 2es=s y presentaba a 'ablo como un observante de la Ley y los
'rofetas. Los padres y madres canónicas acompa4aron a Lucas con otros tres
evangelios adicionales ue presentaban un cristianismo muy diverso pero en todo
caso en continuidad con las tradiciones canónicas de #srael y ba/o una sola
deidad, la de #srael.
6inalmente, el marcionismo obligó a los padres y madres de la iglesia canónica a
abordar el problema del canon /udío e(plícitamente y por lo tanto la relación
estrecha entre el /udaísmo y el cristianismo. %i Marción y sus comunidades
optaron por el repudio de las tradiciones canónicas de #srael, la iglesia
hegemónica tomó una decisión m.s enriuecedora, comen)ar el canon cristiano
con las Escrituras de #srael.

Edi$erto Lópe-
%eminario Evang!lico de 'uerto Cico
AAL "ve. 'once de León
%an 2uan, 'uerto Cico BBIDG
drelope)Vseminarioevangelicopr.org
.i$liografía
"land, 5. y "land 3.
HIFI !he !e"t o# the $e% !estaent& an Introduction to the Critical Editions
and to the !heor' and Practice o# Modern !e"tual Criticis( Prand CapidsWLeiden7
EerdmansW5rill.
5auer, X.
HIAH )rthodo"' and Heres' in Earliest Christianit'. 6iladelfia7 6ortress 'ress.
$laveu(, 2.
HIID MMarcionN en *nchor +ible ,ictionar'. Edición en $;. Nueva Uor17
;oubleday.
HIIDb MMarcionite prologue to 'aulN en *nchor +ible ,ictionar'. Edición en $;.
Nueva Uor17 ;oubleday.
Prant, Cobert M.
HIID MPospel of MarcionN en *nchor +ible ,ictionar'. Edición en $;. Nueva
Uor17 ;oubleday.
,arnac1, ". 0on
HIDE Marcion& the -ospel o# the *lien -od( Traducido por 2ohn E. %teely y Lyle
;. 5ierma. ;urham, North $arolina7 The Labyrinth 'ress.
,offmann, C. 2.
HIFE Marcion& )n the restitution o# Christianit'( *n Essa' o# the developent o#
radical paulinist theolog' in the second centur'. $hico7 %cholar 'ress.
Met)ger, 5. editor,
HIAG * !e"tual Coentar' on the -reek $e% !estaent( Londres7 <5%.
-rbe, "ntonio
HIAL $ristología gnóstica. #ntroducción a la soteriología de los siglos ## y ###. 0ol.
#. Madrid7 5"$.
HIAL $ristología gnóstica. #ntroducción a la soteriología de los siglos ## y ###. 0ol.
##. Madrid7 5"$.
'enna, Comano
HIIE *biente histórico .cultural de los orígenes del cristianiso( 5ilbao7
;escl!e.
Coberts, ", y ;onalson, 2.
HIGH MLatin $hristianity7 #ts 6ounder, TertullianN en !he *nte/$icene 0athers(
Prand Capids7 Eerdmans 'ublishing $ompany. 'rimera edición, HFFG.
Cui) 5ueno, ;.
HIAE Padres *postólicos. Edición bilingKe completa. Madrid. 5"$.
Theissen, P. y Mer), ".
HIII El 1es2s histórico( %alamanca7 %ígueme.
Trobish, ;.
3444 !he 0irst Edition o# the $e% !estaent. -(ford7 -(ford <niversity 'ress.
0ielhauer, 'hillip
HIIH Historia de la Literatura Cristiana Priitiva. %alamanca7 %ígueme.
0ea '. 0ilhauer, Historia de la literatura cristiana priitiva >%alamanca7 %ígueme?,
FHF-FDH para un resumen de esta discusión.
$itado por X. 5auer, )rthodo"' and Heres' in Earliest Christianit' 50iladel#ia&
0ortress Press67 338(
<na versión anotada de la carta de 'linio el 2oven y la respuesta de Tra/ano se
encuentra en espa4ol en la obra de Comano 'enna, *biente histórico/cultural de
los orígenes del Cristianiso 5+ilbao& ,escl9e67 p:g( 83;/83<(
'linio afirma ue Mson, en efecto, muchos, de todas las edades, de todas las
clases sociales, de ambos se(os, los ue est.n o han de estar en peligro. U no
sólo en las ciudades, tambi!n en las aldeas y en las campos se ha propagado el
contagio de seme/ante supersticiónN. >'enna, @DG?.
La carta de san 'olicarpo a los filipenses en el capítulo A. H dice7 Mporue todo el
ue no confesare ue 2esucristo ha venido en carne, es un anticristo, y el ue no
confesare el testimonio de la cru), procede del diablo, y el ue torciere las
sentencias del %e4or en inter!s de sus propias concupiscencias, ese tal es
primog!nito de %atan.sN. Esta información no es suficiente para sostener la tesis
de ,offmann. Lo =nico ue podemos inferir es un problema con alg=n tipo de
docetismo. $omo veremos, el marcionismo no era estrictamente doceta, lo ue
creía era m.s bien ue 2es=s había aparecido como adulto en Palilea.
", ,arnac1, HIDE, Marcion( !he -ospel o# the *lien -od >;urham7 The Labyrinth
'ress?, HLG, nota L.
Tertuliano usa ironía para contrastar las mu/eres del marcionismo con las mu/eres
del montanismo7 M;e/en ue Marción e(hiba, como dones de su dios, algunos
profetas tales ue no hayan hablado en sentido humano, pero con el Espíritu de
;iosO sólo de/an ue sea por el Espíritu, en !(tasis, esto es, en un rapto, cada
ve) ue una interpretación de lenguas haya ocurrido a !l >Marción?J de/an ue !l
me muestre tambi!n cualuier mu+er de lengua +actanciosa en su comunidad
ue haya alguna ve) profeti-ado especialmente entre esas &ermanas santas de
!l. "hora bien, estos signos de dones espirituales se pueden mostrar de mi lado
sin ninguna dificultadN >$M G.FJ ennegrecido mío?.
,arnac1 escribe un capítulo sobre las "ntitesis en su obra, Marción& !he -ospel
o# the *lien -od7 G@-L@. Este capítulo intenta describir el contenido de esta obra
de Marción detalladamente.
El concepto telos puede ser traducido como final, terminación o finalidad. El
concepto es suficientemente ambiguo como para ue unos puedan relacionar el
pensamiento paulino como un desarrollo de la Ley y otros lo puedan leer como el
ue terminó y abolió la Ley, como fue el caso con Marción.
Entre los eruditos del siglo DB se planteó una teoría de ue había una historia de
tradición y redacción en nuestro te(to de Lucas antecedido por el proto-lucas. Esta
teoría esbo)ada por %treeter y Taylor planteaba ue originalmente había un te(to
ue incluía los materiales de : y los materiales especiales de Lc ue no incluía ni
los relatos del nacimiento >Lc H-D? ni los materiales marcanos. En una segunda
ronda se le a4adió la historia de la Natividad y los materiales marcanos. 0ea nota
@I en Theissen, P. y Mer), ". HIII, El 1es2s histórico >%alamanca7 %ígueme?, GH.
Es posible ue Marción poseyera una versión del proto-Lucas y nosotros
hered.ramos la versión canónica enmendada.
,arnac1 hace un listado de los materiales ue no contenía el Evangelio publicado
por Marción contra nuestro evangelio de Lucas en Marción& !he -ospel o# the
*lien -od7 8</;8( ,olmes tambi!n hace un acopio e(tenso de todos los te(tos
enmendados en Lucas en esta versión del Evangelio siguiendo a Epifanio y a
Tertuliano. 0ea Coberts, ". yA ;onaldson, 2. HIGH, MLatin $hristianity7 #ts 6ounder,
TertullianN, p.g. ED@-EDG en !he *nte/$icene 0athers 5-rand =apids& Eerdans6(
Tertuliano sabe ue en este respecto el marcionismo tiene problemas porue ellos
han prohibido a=n el matrimonio >$M E. DE?. 'ero es de la ense4an)a sobre este
siglo y el siglo venidero y el matrimonio ue el marcionismo deriva su prohibición
del matrimonio >Lc DB.@G?. ;e esto podemos inferir ue el marcionismo vivía una
escatología inaugurada en su ascesis marital.
Tertuliano dice7 MOnosotros tenemos esta carta como escrita a los efesios, pero
los her!ticos a los laodicensesN >$M G.HH?.
Los me/ores traba/os sobre los problemas te(tuales y la historia de la transmisión
te(tual siguen siendo los de "land y "land, HIFI, !he !e"t o# the $e% !estaent&
an Introduction to the Critical Editions and to the !heor' and Practice o# Modern
!e"tual Criticis 5Prand CapidsWLeiden7 EerdmansW5rill?. y el de 5. Met)ger, et. al.,
HIAG, * !e"tual Coentar' on the -reek $e% !estaent 5Londres7 <5%?.
0ielhauer, '. HIIH, Historia de la Literatura Cristiana Priitiva 5 %alamanca7
%ígueme?, D@H-DGD. 0ielhauer plantea ue Msi # Tim L,DB fuera un pr!stamo de la
pol!mica antirretórica y las 'astorales, anteriores a Marción, serían una irónica
casualidad ue el admirador del "póstol, Marción, hubiera titulado su obra
principal precisamente con la e(presión ue S'abloT había utili)ado para describir
la falsa doctrina, ScasualidadT en la ue resulta difícil creerN >DE@?.
5auer, op.cit. DDL-DDA.
<na discusión fascinante sobre el proceso canónico a trav!s de la historia de los
manuscritos del NT es la obra de Trobish, DBBB, !he 0irst Edition o# the $!.
'lantea Trobish ue en alg=n momento a mediados del segundo siglo se publicó
una versión del Nuevo Testamento en esta división actual ue poseemos de
evangelios, cartas paulinas, ,echos-cartas católicas, "pocalipsis. El sit=a la
versión de Marción como una m.s de las versiones ue se publicaron durante el
segundo siglo y como parte de la historia pre-canónica del NT.