You are on page 1of 3

Rafael Evita Ika: ¿La historia se repite en Guinea Ecuatorial?

- I-
Sábado, 31 de mayo de 2014

Fue en 1974, harto Macías de destrozar el
país, desmembrado el Estado, asesinado a
todos los mejores hijos de Guinea
Ecuatorial, inducido a unos a tomar todo lo
que era de los otros pueblos, ocupados a la
fuerza los espacios físicos y políticos de los
demás pueblos, siendo ya presidente
vitalicio de la República de Guinea
Ecuatorial, Presidente del Partido Único
Nacional de Trabajadores P.U.N.T., líder de acero, honorable y gran
camarada, único milagro de Guinea Ecuatorial, General Mayor de las Fuerzas
Armadas Nacionales, Ministro de Justicia, Ministro de Asuntos Exteriores,
Ministro de gobernación..., cansado y abrumado por tantos elogios, él solito
se despertó un día, se asomó a la ventana y se dio cuenta que todos
aquellos títulos que se había otorgado no cambiaban en nada lo que era; un
patético ignorante que recibía unos elogios que en verdad eran burla.

La situación se le había escapado de las manos; las calles de las
ciudades Bubi entonces Bioko y Ndowé Bata de Guinea Ecuatorial estaban
bañadas de sangre y el autor de tal masacre era su sobrino Teodoro Obiang
Nguema, a quien hizo Ministro de Defensa. En un intento de retomar la
rienda, envió a formarse a su hijo en exterior como militar para sustituir al
sobrino, mientras creyó que retirándose a su poblado natal, abandonando su
responsabilidad de presidente de la República en manos del sobrino criminal
y asesino Teodoro Obiang Nguema Mbasogo en la Capital del país Malabo,
llegado el momento, con el retorno de su hijo, los guineanos sabrían decir
que él estuvo ausente y que Teodoro hubo sido el autor de los crímenes.

Efectivamente, el rollo “familiar” guió los instintos
de D. Francisco Macías Nguema Biyogo y cometió
el mayor error de su vida. Desde la posición de
Ministro de Defensa donde dejó al sobrino,
conocedor este último de los planes de ser
sustituido por su primo que llegaba del extranjero,
siendo él, el verdadero responsable de los
crímenes cometidos en Guinea Ecuatorial entre
1970 y 1974; crímenes de lesa humanidad,
traición a la patria, violación sistemática de
los derechos humanos, crímenes organizados, no iba a permitir que el
peso de la justicia cayera sobre él. Es por lo que antes de que el hijo de
Macías llegase del extranjero y ocupase su lugar, Teodoro Obiang Nguema
absolutamente con el control del Estado en Malabo, decidió el golpe de
Estado. Pidió ayuda a España y ayudado por Adolfo Suarez, tejieron el golpe
de Estado que en vez de mejorar la situación del país, ha hundido aún más
las cosas, porque la finalidad del mismo fue exclusivamente, salvar el
pellejo de Teodoro Obiang Nguema Mbasogo.

Hoy 35 años después de aquel fatídico y nefasto golpe de Estado que
terminó con la legalidad institucional en Guinea Ecuatorial, el acólito de
Macías, Teodoro Obiang Nguema Mbasogo, ha seguido milimétricamente
cada uno de los pasos de su tío Francisco Macías Nguema Biyogo. Es tan
cierto esto, que igual que hiciera su tío tras asesinar a tanta gente y cometer
tantísimos errores, abandonó su responsabilidad y se retiró a su pueblo,
que Teodoro Obiang Nguema Mbasogo ha asesinado a los mejores hijos de
Guinea Ecuatorial, ha usurpado la soberanía nacional, el poder y ha
acumulado tantos títulos como su tío Macías. De los títulos que ha
aglutinado Teodoro Obiang Nguema Mbasogo, mencionaremos algunos tales
como el de Presidente de la República de Guinea Ecuatorial, Presidente del
PDGE, fundador del PDGE, primer Magistrado de la Nación, Doctor Honoris
causa por mil y una la Universidades, etc.

En la actualidad, tantos títulos que deberían abrumar al dictador, lo han
desequilibrado emocionalmente, puesto que se ha dado cuenta igual que su
tío, que tantos títulos no terminan de cambian quien es. Su desconocimiento
de la lengua de Cervantes le llevó a declarar muy convencido ante un
ministro español: “SOY DICTADOR, PORQUE SER DICTADOR ES
SINÓNIMO DE DICTAR LAS NORMAS”. Hoy en día se enoja porque las
potencias y la Comunidad internacional no quieren perdonar su ignorancia, y
no hacen que llamarlo dictador y tirano. Todo ello ha llevado a nuestro
presidente vitalicio a dejar de creer en tantos títulos, mirarse al espejo y en
su intimidad decirse “QUE ESTÚPIDO SOY”. Igual que ocurriese con su tío,
se ha dado cuenta de que todos esos títulos son una burla que se hace de su
persona y estas burlas son peores que las que hicieron a su tío, ya que a él
le ha tocado comprar los que tiene. A eso, sumado las consecuencias de su
enfermedad, nuestro gran pequeño hombre, tirano y dictador está inmerso
en una terrible depresión, pérdida de confianza y autoestima.


¡CUIDADO, ES COMO UN ANIMAL MUY MAL HERIDO! Y EN BATA, SEDE
ACTUAL DEL GOBIERNO, EL DICTADO ES MUY CLARO: ¡EL QUE SE MUEVA,
NO SALE EN LA FOTO!

Continuará con: ¿La historia se repite en Guinea Ecuatorial?- II-

Rafael Evita Ika
Presidente de Êtômbâ â Ndôwé