You are on page 1of 29

2.5 ESPECTROSCOPIA DE ABSORCIÓN ATÓMICA.

Mientras que la mayoría de las técnicas espectroscópicas se utilizan para el
estudio y caracterización de moléculas o iones en su entorno cristalino, la
espectroscopía de emisión y absorción atómica se usa casi exclusivamente para
el análisis de átomos. Por consiguiente, la técnica resulta casi insuperable como
método de análisis elemental de metales. En principio, la espectroscopía de
emisión puede utilizarse para la identificación y para la determinación cuantitativa
de todos los elementos de la tabla periódica.
Cuando la transición se produce desde el estado fundamental hasta un estado
excitado del átomo mediante la absorción de radiación de una determinada
frecuencia (característica para cada átomo), estamos en el caso de las técnicas
de absorción. En el caso en que los átomos se lleven previamente a un estado
excitado y se mide la intensidad de la radiación emitida a la frecuencia
característica correspondiente a la transición desde el estado excitado al estado
fundamental, hablamos de técnicas espectrofotométricas de emisión. A
continuación se tratan las técnicas espectrofotométricas de absorción atómica, de
fotometría de llama y de emisión por plasma.
Pueden identificarse tres clases diferentes de procesos de emisión que difieren en
cómo la sustancia alcanza el estado excitado previo a la emisión.
a) Emisión a partir de una excitación electromagnética.
b) Emisión a partir de excitación térmica.
c) Emisión a partir de excitación eléctrica.
Los tipos más importantes de espectros de emisión se basan en la utilización de
energía no electromagnética para llevar a un átomo o a una molécula al estado
excitado.
La espectroscopia de absorción atómica (a menudo llamada AA) es un método
instrumental de la química analítica que determina una gran variedad de
elementos al estado fundamental como analitos.
Los principios teóricos de la absorción atómica fueron establecidos en 1840 por
Kirchhoff y Bunsen en sus estudios del fenómeno de autoabsorción en el espectro
de los metales alcalinos y alcalinos térreos.
La base de la espectroscopia de absorción atómica (EAA) la entregó Kirchhoff al
formular su ley general: « cualquier materia que pueda emitir luz a una cierta
longitud de onda también absorberá luz a esa longitud de onda». El significado
práctico de esto fue recién desarrollado en 1955 por el australiano Walsh,
apareciendo los primeros instrumentos comerciales a principios de 1960.

El átomo consiste de un núcleo y de un número determinado de electrones que
llenan ciertos niveles cuánticos. La configuración electrónica más estable de un
átomo corresponde a la de menor contenido energético conocido como “estado
fundamental”.
Si un átomo que se encuentra en un estado fundamental absorbe una
determinada energía, éste experimenta una transición hacia un estado particular
de mayor energía. Como este estado es inestable, el átomo regresa a su
configuración inicial, emitiendo una radiación de una determinada frecuencia.
La frecuencia de la energía radiante emitida corresponde a la diferencia de
energía entre el estado excitado (E1) y el estado fundamental (Eo) como se
encuentra descrito en la ecuación de Planck:

h = constante de Planck
υ = frecuencia
c = velocidad de luz
λ = longitud de onda
Según la teoría atómica, el átomo puede alcanzar diferentes estados (E1, E2,
E3,…) y de cada uno de ellos emitir una radiación (λ1, λ2, λ3,…) característica,
obteniéndose así un espectro atómico, caracterizado por presentar un gran
número de líneas discretas. En absorción atómica es relevante solamente aquella
longitud de onda correspondiente a una transición entre el estado fundamental de
un átomo y el primer estado excitado y se conoce como longitud de onda de
resonancia.
De la ecuación de Planck, se tiene que un átomo podrá absorber solamente
radiación de una longitud de onda (frecuencia) específica. En absorción atómica
interesa medir la absorción de esta radiación de resonancia al hacerla pasar a
través de una población de átomos libres en estado fundamental. Estos
absorberán parte de la radiación en forma proporcional a su concentración
atómica.
La relación entre absorción y concentración se encuentra definida en la Ley de
Lambert-Beer.
Como la trayectoria de la radiación permanece constante y el coeficiente de
absorción es característico para cada elemento, la absorbancia es directamente
proporcional a la concentración de las especies absorbentes.



2.5.1 APLICACIÓN.
La EAA constituye una de las técnicas más empleadas para la determinación de
más de 60 elementos, principalmente en el rango de μg/ml-ng/ml en una gran
variedad de muestras. Entre algunas de sus múltiples aplicaciones tenemos el
análisis de: aguas, muestras geológicas, muestras orgánicas, metales y
aleaciones, petróleo y sus subproductos; y de amplia gama de muestras de
industrias químicas y farmacéuticas.
La espectroscopia de absorción atómica con llama es el método más empleado
para la determinación de metales en una amplia variedad de matrices. Su
popularidad se debe a su especificidad, sensibilidad y facilidad de operación. En
este método la solución muestra es directamente aspirada a una llama de flujo
laminar. La llama tiene como función generar átomos en su estado fundamental,
de los elementos presentes en la solución muestra. Temperaturas cercanas a los
1,500–3,000°C son suficientes para producir la atomización de un gran número de
elementos, los que absorberán parte de la radiación proveniente de la fuente
luminosa.
Otros sistemas han sido descritos con el fin de mejorar la eficiencia de la
atomización, en los cuales de deposita la muestra sólida o como suspensión en
un accesorio especial para introducirlo a la llama (navecilla de tantalio, cubeta de
Delves).
Desde el inicio, en 1955, de la espectroscopia de absorción atómica como método
de análisis, hubo un nuevo ímpetu de desarrollar sistemas de atomización con
llama, además de existir un interés continuo en conocer el mecanismo mediante
el cual la solución muestra es convertida a vapor atómico en la llama. El resultado
fue el desarrollo de un quemador con un cabezal de ranura, obteniéndose de este
modo un camino óptico alargado a través de la llama, lo que proporciona una
mayor sensibilidad al método. Estos quemadores emplean generalmente una
cámara de premezclado de combustible/oxidante en combinación con un sistema
para aspirar la solución muestra a la llama. En la Figura 4.1. Se observan los
procesos que experimenta una solución muestra con estos sistemas de
atomización en la llama.
Figura 4.1. Diagrama del proceso de atomización en una llama



El número de átomos generados en su estado fundamental en la etapa de
atomización determinará la cantidad de radiación absorbida.
El quemador del premezclado, que consiste en la combinación de un nebulizador
con un quemador. En este sistema continuo la solución muestra es aspirada por
arrastre con el gas comburente a través de un nebulizador para generar un
aerosol fino dentro de una cámara donde se mezcla con los gases combustible y
comburente auxiliar. Un deflector de flujo, ubicado en la cámara de premezclado,
permite que las gotitas más grandes impacten contra él, caigan al fondo de la
cámara y se escurran por el tubo de drenaje. El aerosol compuesto por las gotitas
más finas es transportado hacia el cabezal del quemador, donde ocurre la
combustión y la atomización de la muestra. Una entrada de gas oxidante auxiliar
directa a la cámara de premezclado permite que los ajustes del flujo del oxidante
sean efectuados por medio de la línea auxiliar, mientras que el flujo a través del
nebulizador permanece constante. De esta forma la velocidad de aspiración de la
muestra es independiente de las condiciones de la llama.
Los nebulizadores pueden ser regulados para variar la velocidad de aspiración de
la solución muestra (1–4 ml/min). Estos están hechos de un material resistente a
la corrosión.
Diferentes tipos de cabezales son utilizados dependiendo del tipo de llama a
emplear. Estos se construyen de titanio para darle una resistencia al calor y a la
corrosión, siendo los más empleados de 10 cm de ranura simple (llama
acetileno/aire), 10 cm de ranura triple para soluciones con alto contenido de
sólidos y cabezal de 5 cm (llama acetileno/óxido nitroso).
El tiempo necesario para la atomización de una muestra dependerá de la
velocidad de entrada de los gases en la llama y se expresa con altura de la llama,
de modo que la medición de la absorbancia se debe realizar en una zona en que
la atomización sea completa.
La llama debe ser en lo posible transparente, es decir, no debe absorber parte de
la radiación proveniente de la lámpara. En general, la llama debe poseer una lata
eficiencia en la producción de átomos libres y ésta debe evitar que ocurran
reacciones del elemento a determinar con productos de la combustión de los
gases empleados o con otros componentes de la muestra. Al respecto, la
temperatura de la llama tiene un cierto grado de importancia, siendo a veces más
valiosas las propiedades reductoras u oxidantes (según relación entre gases
combustible/comburente) de ella. La razón óptima combustible/comburente
dependerá:
 del tipo de quemador;
 de los gases (combustible/comburente);
 del elemento a determinar.

Tabla 4.1. Temperatura máxima (°C) de distintas llamas
Combustible Aire Oxígeno
Gas alumbrado 1,700 2,700
Propano 1,930 2,800
Butano 1,900 2,900
Hidrógeno 2,100 2,780
Acetileno 2,300 3,100
Cianógeno 2,300 4,300

La llama aire/acetileno es la más empleada, debido a que ofrece para muchos
elementos un medio ambiente y temperatura suficientes para la atomización. La
llama es completamente transparente y solamente muestra autoabsorción bajo los
230 nm.
La introducción de la llama óxido nitroso/acetileno (2,900 – 3,000°C) permite la
determinación de aquellos elementos que nos dejan determinar con llama
aire/acetileno como Al, Si, Ti, etc… Como producto de su baja velocidad de
combustión, esta llama energética ofrece un medio ambiente químico, térmico y
óptimo favorable, pero posee dos desventajas: numerosos elementos son
ionizados y muestran una emisión relativamente fuerte.
La llama hidrógeno/argón es utilizada en la determinación de As, Se, Cd y Zn. Su
gran ventaja es su alta transparencia en el ultravioleta ideal para la determinación
de As y Se. Sin embargo, se debe contar con grandes interferencias, debido a la
menor temperatura de llama.
En espectroscopia de absorción atómica la concentración de un elemento en una
muestra se determina por comparación de la absorbancia de la solución muestra
con la absorbancia de soluciones estándar de concentración conocida.
Si cualquier constituyente de la muestra altera uno o más pasos en el proceso de
formación de átomos en su estado fundamental en la llama, llevará a un error en
la medición de la concentración. Las interferencias que se pueden producir en
espectroscopia de absorción atómica se clasifican en: físicas químicas, de
ionización y espectrales.




2.5.2 INSTRUMENTACIÓN.
 Instrumentos de un solo haz
Un instrumento típico de haz sencillo consiste de una lámpara de cátodo hueco,
una lámpara de deuterio para corrección por absorción no atómica, un modulador
(chopper), un atomizador, un monocromador y un transductor (ver Figura 50).

Figura 50. Partes principales de un espectrómetro de absorción atómica de
un solo haz.
Este instrumento es utilizado y está basado en los mismos principios teóricos que
un espectrofotómetro convencional. Primero se aspira el blanco y se ajusta la
lectura a 100%de Transmitancia; posteriormente se aspira la muestra problema y
se hace la lectura de absorbancia o transmitancia.
La radiación de la lámpara de deuterio pasa en forma alterna con la radiación de
la lámpara de cátodo hueco, para que el detector perciba alternadamente las dos
señales. El chopper o cortador, consiste de cuadrantes huecos y cuadrantes con
espejos, y es el mecanismo a través del cual es posible que el detector reciba en
forma alterna la señal de la lámpara de cátodo hueco y la de la lámpara de
deuterio, con respecto al tiempo y compara las dos absorbancias.
 Instrumentos de doble haz
En un instrumento de doble haz, la radiación emitida por la fuente es dividida por
un modulador con espejos. Este consiste de una pieza circular con secciones
alternadas de espejo y partes huecas; esta pieza está girando, de manera que el
haz de la fuente pasa alternadamente por el hueco del modulador y llega a la
llama o choca con una sección de espejo del mismo y es reflejado.

Estos dos haces son recombinados en un espejo especial (half-silvered mirror)
pasan a través de un monocromador y finalmente la señal es enviada por medio
de un fotomultiplicador. Esta señal recibida por el sistema de lectura es la relación
entre la señal de referencia y la señal de la muestra misma. Aún y cuando no se
encuentre la lámpara de deuterio para corrección por absorción no atómica, el
instrumento de doble haz la puede contener como accesorio opcional. La Figura
53 es representativa de un instrumento de doble haz.

Figura 51. Sistema de doble haz de un espectrómetro de absorción atómica
Como se dijo anteriormente los componentes básicos de un espectrómetro de
absorción atómica son:
 Una fuente de radiación que emita la línea espectral del elemento de
interés.
 Un sistema de atomización, que suministre energía suficiente para la
disociación del analito y la formación de átomos libres.
 Un monocromador para aislar la línea espectral medida.
 Un detector acoplado con un sistema medidor o de registro de los datos
obtenidos.
 Fuentes de radiación
La parte más crítica de un instrumento de absorción atómica es la fuente, ya que
es muy difícil medir con buena exactitud líneas de absorción tan estrechas como
las que presentan los átomos. El problema se ha resuelto aplicando el principio de
que cada especie química es capaz en condiciones adecuadas, de absorber sus
propias radiaciones. Bajo esta premisa se han desarrollado las lámparas de
cátodo hueco y las lámparas de descarga sin electrodos.
Lámparas de cátodo hueco
Consiste en un tubo de vidrio conteniendo argón o neón a baja presión (1-5 torr) y
dos electrodos. El ánodo suele ser tungsteno, y el cátodo, de forma cilíndrica, está
construido con el metal que se desea determinar (ver Figura 52).


Figura 52. Lámpara de cátodo hueco.
Cuando se aplica una diferencia de potencial suficiente entre los dos electrodos
tiene lugar la ionización del gas y los cationes gaseosos son acelerados hacia el
cátodo, adquiriendo la suficiente energía cinética para arrancar algunos átomos
metálicos del material catódico. Algunos de estos átomos metálicos son excitado
al chocar con los iones gaseosos, y al retornar a su estado fundamental emiten
radiación característica (ver Figura 53).
Al apagar la lámpara, los átomos metálicos vaporizados tienden a depositarse
sobre las paredes del cátodo o sobre las paredes de vidrio del tubo, siendo
mínima la posibilidad, por el diseño cilíndrico del cátodo. El hecho de que los
diferentes elementos tengan que ser determinados de uno en uno hace que la
absorción atómica sea una técnica de análisis cuantitativo nos siendo efectiva
para la identificación de los elementos presentes en una muestra.

Figura 53. Esquema de la emisión de radiación en el cátodo.
Ordinariamente, para cada elemento se utiliza una lámpara, si bien se han
comercializado lámparas de cátodo hueco multielementales. Estas lámparas se
construyen con aleaciones de diferentes metales procurando que tengan similares
puntos de fusión y volatilidad, como por ejemplo, Ca/Mg, Ag/Au, Cu/Pb/Zn,
Co/Cr/Cu/Fe/Mn/Ni.



Lámparas de descarga sin electrodos
Consisten en un tubo de cuarzo herméticamente cerrado conteniendo unos pocos
miligramos del elemento de interés y un gas inerte a baja presión. La activación
se lleva a cabo mediante un intenso campo de radiofrecuencias (100 kHz - 100
MHz) o radiación de microondas (>100 MHz). Cuando opera, el gas noble se
ioniza, y los iones producidos son acelerados por el campo de radiofrecuencia
hasta que adquieren la energía suficiente para excitar a los átomos del metal.
Sistemas de atomización
Históricamente la llama ha desempeñado un papel importante en absorción
atómica para la generación de vapor atómico a partir de disoluciones, o incluso de
muestras sólidas. Actualmente, y a pesar de sus limitaciones, todavía se utiliza
muy extensamente, debido a su sencillez, bajo coste del equipo y su versatilidad
para varios elementos de diferente naturaleza. En cuanto al quemador el más
utilizado es el de pre-mezcla, que opera en régimen laminar y que
esquemáticamente se ha representado en la Figura 53.

Monocromadores
La única finalidad del monocromador es aislar la línea de resonancia del elemento
de interés. Para la mayor parte de los elementos, el problema suele ser sencillo,
pues las diferentes líneas suelen estar bastante separadas. Ello hace que no sea
necesario un monocromador de alta resolución, y en consecuencia, no demasiado
costoso, siendo este uno de los factores que han contribuido a que la técnica sea
muy utilizada en la práctica ordinaria del análisis.
Las anchuras de rendija juegan un papel importante, al determinar la fracción del
espectro que incide en el detector. La rendija deberá ser lo más estrecha posible,
con objeto de reducir la cantidad de radiación emitida por la llama que llega al
detector. Algunos instrumentos comerciales están provistos de dos tipos de
rendijas, para usarlas con llama o con atomización electrotérmica
respectivamente.
Detectores
El detector universalmente usado en absorción atómica es el tubo
fotomultiplicador, ya que ningún otro sistema ofrece la misma sensibilidad en el
margen de longitudes de onda utilizado en esta técnica.
Función y condiciones de las llamas
La llama tiene tres funciones básicas: permite pasar la muestra a analizar del
estado líquido a estado gaseoso; descompone los compuestos moleculares del

elemento de interés en átomos individuales o en moléculas sencillas y excita
estos átomos o moléculas.
Las condiciones que debe cumplir una llama para considerarla satisfactoria es
que tenga la temperatura adecuada y que en ella se forme un ambiente gaseoso
que permita las funciones mencionadas. Además, el ruido de fondo de la llama no
debe interferir las observaciones a efectuar.
Una llama típica consta de: cono interno, cono externo y zona entre conos como
podemos observar en la siguiente figura.

El cono interno es la zona en que tiene lugar, generalmente, una combustión
parcial, es decir sin equilibrio térmico. Esta zona se calienta por conducción y
radiación a partir de la región más caliente que se encuentra sobre ella. En ella se
forman los productos de oxidación intermedios, se produce una gran emisión de
luz (a partir del combustible y no de la muestra), una elevada ionización y una
gran concentración de radicales libres. Es muy poco utilizada para trabajo
analítico.
Inmediatamente encima de la región del cono interno se encuentra la zona
interconal Es la llamada parte caliente de la llama y en ella tiene lugar una
combustión completa y se alcanza casi un equilibrio termodinámico. Esta llama es
la que se utiliza prácticamente en análisis por fotometría de llama y
espectroscopía de absorción atómica. La altura de esta zona sobre el quemador
varía considerablemente con el tipo de quemador, la naturaleza de los gases
utilizados y su velocidad de flujo.
La región del cono externo es una zona de combustión secundaria en la que los
productos parcialmente oxidados como el monóxido de carbono pueden
completar su combustión. Esta región se enfría por el aire circundante y es, en
general, una región poco útil.
Fenómenos que tienen lugar en la llama
1. - Se evapora el agua o los otros disolventes dejando como residuo diminutas
partículas de sal seca.
2. - La sal seca se vaporiza, es decir, pasa al estado gaseoso.

3. - Las moléculas gaseosas, o una parte de ellas, se disocian progresivamente
dando lugar a átomos neutros o radicales. Estos átomos neutros son las especies
absorbentes en espectroscopía de absorción atómica y son las especies emisoras
en fotometría de llama.
4. - Parte de los átomos neutros se excitan térmicamente o se ionizan. La fracción
excitada térmicamente es importante en análisis por fotometría de llama ya que el
retorno al estado fundamental de los electrones excitados es el responsable de la
emisión de la luz que se mide.
5. - Parte de los átomos neutros o de los radicales que se encuentran en la llama
pueden combinarse para formar nuevos compuestos gaseosos. La formación de
estos compuestos reduce la población de los átomos neutros en las llamas y
constituye las llamadas interferencias químicas que se presentan en los métodos
de análisis que utilizan llamas.
La eficacia con que las llamas producen átomos neutros tiene mucha importancia.
La llama de óxido nitroso-acetileno, que es más caliente que la de aire acetileno,
parece ser más efectiva para la formación de átomos neutros. Los metales
alcalinos son una excepción, probablemente debido a que la ionización es
apreciable en la llama caliente. En cualquier caso, estos dos tipos de llama son
los más adecuados para fotometría de llama y absorción atómica.
A las temperaturas ordinarias de llamas es relativamente baja la fracción de
átomos del estado fundamental que se excita. Únicamente si la temperatura de la
llama es muy elevada la fracción de átomos excitados empieza a ser apreciable.
Este hecho pone de manifiesto la necesidad de controlar la temperatura de la
llama cuidadosamente para fotometría de emisión. Por el contrario, la fracción de
átomos en el estado fundamental es muy elevada y, por lo tanto, pequeñas
fluctuaciones en la temperatura de la llama no son importantes para el análisis por
absorción atómica.
La ionización que tiene lugar en las llamas produce normalmente la pérdida de un
sólo electrón y se puede representar:
A = A+ + e-
A = átomo neutro
A+ = su ion positivo
e- = electrón libre
Este proceso de disociación depende de la concentración o de la presión, ya que
una especie se disocia en dos. Al aumentar la presión parcial de los átomos en la
llama, el porcentaje de ionización disminuye tal como debe esperarse de la
aplicación de la ley de Le Chátelier.




A la temperatura de la llama acetileno-oxígeno la mayor parte de los elementos se
encuentran apreciablemente ionizados. El grado de ionización del elemento a
analizar puede disminuirse por adición de una elevada concentración de otro
elemento que sea más fácilmente ionizable (tampón de radiación o supresor de
ionización).
Es preferible, por lo general, suprimir de este modo la ionización a utilizar
temperaturas de llama más bajas que hacen aumentar las interferencias
químicas.

2.5.3 TÉCNICAS ANALÍTICAS.
La espectrometría atómica, en términos generales, está basada en la absorción,
emisión o fluorescencia por átomos o iones elementales. Hay dos regiones del
espectro que dan información atómica: la ultravioleta/visible y la de rayos X. En la
primera región tienen su fundamento los instrumentos disponibles en el Servicio
de Espectrometría Atómica de los Servicios de Investigación.
Los espectros atómicos ultravioleta y visible se obtienen mediante un adecuado
tratamiento térmico que convierte los componentes de una muestra en átomos o
iones elementales gaseosos. La emisión, absorción o fluorescencia de la mezcla
gaseosa resultante sirve a continuación para la determinación cualitativa y
cuantitativa de uno o varios de los elementos presentes en la muestra.


El espectrómetro de absorción atómica con cámara de grafito (GFAAS) permite
trabajar con muestras de volumen muy reducido (inferior a 100 µL) o directamente
sobre muestras orgánicas líquidas. Habitualmente se analizan muestras de

material biológico de origen clínico (sangre, suero, orina, biopsias hepáticas, etc.).
Por su elevada sensibilidad (niveles de ppb), la técnica se aplica en la detección
de metales en productos de alta pureza, como por ejemplo fármacos, alimentos
(peces y carne) y productos industriales, y también en aguas de bebida y de
acuíferos (determinación de la presencia de Cu, Cd, Pb, As, Hg, etc.).
El espectrómetro de absorción atómica de llama (FAAS) permite la detección y
determinación de metales en cualquier tipo de muestra industrial siempre y
cuando pueda ser solubilizada. Los límites de detección en este caso son del
orden de la ppm (partes por millón).
Esta técnica analítica está especialmente indicada para determinar elementos
alcalinos, alcalinotérreos y metales pesados presentes en cualquier tipo de
muestra susceptible de ser disuelta. Los niveles de concentración que se pueden
analizar van desde % hasta ppb (partes por billón ó 1 mg/Tm).
Actualmente se dispone de un equipo de absorción atómica de última generación
modelo AAnalyst 800 de la firma Perkin-Elmer cuyas características principales
son:
 Doble sistema de atomización con intercambio totalmente automatizado.
 Mechero para atomización por llama.
 Horno de grafito para atomización electrotérmica.
 Horno de grafito de calentamiento transversal con tecnología de
estabilización de temperatura.
 Corrección de fondo por efecto Zeeman para la atomización electrotérmica.
 Correción de deuterio para la atomización por llama.
 Automuestreador.
 Detector de fotodiodos en fila segmentados.
De pendiendo de las disponibilidades de lámparas de cátodo hueco y de la
naturaleza de las muestras, se pueden desarrollar metodologías de análisis que
permiten la determinación, en unl rango que va desde las ppm (mg/kg) a las ppb
(µg/Kg) de un gran número de elementos del sistema periódico:
Ag, Al, As, Au, B, Ba, Be, Bi, Ca, Cd, Co, Cr, Cs, Cu, Dy, Er, Eu, Fe, Ga, Gd, Ge,
Hg, Ho, In, Ir, K, La, Li, Lu, Mg, Mn, Mo, Na, Nd, Ni, P, Pb, Pd, Pr, Pt, Rb, Rh, Ru,
Sb, Se, Si, Sm, Sn, Sr, Te, Ti, Tl, Tm, U, V, Y, Yb, Zn.










Interferencias:
Se llaman interferencias a la influencia que ejerce uno o más elementos presentes
en la muestra sobre el elemento que se pretende analizar. La clasificación de los
distintos tipos de interferencias se muestra a continuación:
Interferencias físicas: Efectos causados por las propiedades físicas de la
muestra en disolución.
Interferencias espectrales: Producida por radiaciones que alcanzan al detector a
una longitud de onda muy próxima del elemento que se investiga.
Interferencias químicas: Influencia que ejercen unos elementos sobre otros por
formar, entre ambos, compuestos estables.
Interferencia por efecto de matriz: Debidas a la influencia que tiene el entorno
que rodea a los átomos en estado fundamental que se pretende analizar.
Interferencias por absorción inespecíficas: Se presenta un aumento de la
señal originado por la dispersión de las radiaciones de la lámpara.
Interferencias por ionización: Debida a que parte de los átomos pasan al estado
excitado. Para evitar al máximo estas interferencias habrá que optimizar el equipo
eligiendo las condiciones más adecuadas para cada elemento.
Métodos:
Para el análisis de una muestra, lo primero que habrá que hacer será poner las
condiciones específicas del elemento que vamos a analizar. Estas condiciones
vienen especificadas por el fabricante. Una vez elegidas las condiciones de
trabajo para el elemento en cuestión habrá que calibrar el aparato. Parta ello se
pueden seguir dos procedimientos, la realización de una curva de calibrado o bien
el método de adición.
• Curva de calibrado.
Se utilizan soluciones patrones, que contienen el elemento a determinar de
concentraciones conocidas. Se representan la absorbancia de cada solución
patrón frente a la concentración. Se procura trabajar en el intervalo lineal de la
curva. Una vez obtenida la curva patrón, se atomiza la muestra problema y se

mide la absorción de la misma, utilizando idénticas condiciones a las usadas
cuando se preparó la curva patrón. De la medida de la absorbancia del problema
se puede determinar su concentración a partir de la curva de calibrado por
extrapolación.
• Método de adición.
Este método se emplea cuando existen interferencias. El método consiste en
añadir un volumen conocido de la muestra problema a cuatro matraces aforados.
Al primer matraz no se le añade nada. Al segundo se le añade por ejemplo 1ppm.
Al tercer matraz se le añade un volumen doble del mismo patrón, de forma que
contenga una concentración añadida de 2ppm. Y al cuarto matraz se le añade
3ppm.

Una vez hecho esto, se procede a realizar las medidas de absorbancia de cada
matraz. El primer matraz dará una lectura, el segundo matraz dará la misma
lectura que el anterior más la señal propia de 1ppm. Extrapolando sobre el eje
negativo de las X se encuentra el valor de la concentración de la muestra
desconocida. Para que este método sea válido se debe obtener una curva de
calibrado perfectamente recta.


2.6 ESPECTROMETRÍA DE MASAS.

La Espectrometría de Masas es una poderosa técnica microanalítica usada para
identificar compuestos desconocidos, para cuantificar compuestos conocidos, y
para elucidar la estructura y propiedades químicas de moléculas. La detección de
compuestos puede ser llevada a cabo con cantidades realmente pequeñas
(algunos pmoles) de muestra y obtener información característica como el peso y
algunas veces la estructura del analito.


En todos los casos, alguna forma de energía es transferida a las moléculas a
analizar para afectar la ionización. En la técnica clásica de impacto electrónico
(electron ionization EI), algunas de las moléculas ionizadas del analito “explotan”
en una variedad de fragmentos ionizados, el patrón de fragmentación resultante
así como los iones residuales constituyen el espectro de masas.
En principio, el espectro de masas de cada compuesto es único y puede ser
usado como se “huella química” para caracterizar el analito.
LOS INICIOS DE LA ESPECTROSCOPIA DE MASAS
Corría el año 1912 cuando el científico J. J. Thomson (Premio Nobel en 1906)
empujado por su afán de descubrir los secretos más profundos de la química, se
las ingenió para crear el primer espectrómetro de masa y obtener de él los
primeros espectros de elementos como O2, N2, CO y COCl2.
Pero el mérito no fue solo de él, ya que la espectrometría de masas comenzó a
ver la luz en el año 1886 cuando Goldstein descubrió los iones positivos, siguió
cogiendo forma con W. Wien que consiguó analizarlos por deflección magnética
en 1898 y que dio un paso definitivo cuando W. Kaufmam consguió analizar los
rayos catódicos usando campos eléctricos y magnéticos paralelos en 1901. Todos
estos avances permitieron a la
privilegiada mente de J. J. Thomson idear el primer espectrómetro de masas
(Skoog, Hiller, Nieman, 2000, 182).
A partir de ese día se comenzó a usar en los laboratorios de química para separar
iones atómicos y moleculares en función del cociente masa/carga con la unidad
Thomson (Th) como unidad fundamental. Y aunque su avance era firme, su uso
para analizar macromoléculas no fue posible hasta la década de los 80, cuando el
profesor J. B. Fenn utilizó el método de ionización por electropulverización
("electrospray") de una solución acuosa de proteínas. De esta forma consiguió
producir pequeñas gotas de una muestra que se reducen de tamaño al
evaporarse el agua que las transporta, mientras los iones de proteínas
permanecen en forma de suspensión libre. La relación masa/carga de los iones
así obtenidos permite su análisis en cualquier espectrómetro de masas. Biólogos

y químicos pueden ahora rápidamente identificar las proteínas y obtener su
imagen tridimensional (Rubinson, Rubinson, 2000, pg. 289).
La espectrometría de masas atómicas es una herramienta muy versátil y util para
identificar los elementos presentes en una muestra y determinar las
concentraciones de cada una de las materias que la componen. Esta técnica nos
permite determinar prácticamente todos los elementos del sistema periódico.

Esta técnica ofrece numerosas ventajas frente a las técnicas espectofotométricas
ya que:
 Los límites de detección que son, para muchos elementos, tres órdenes de
magnitud más sensibles frente a los métodos ópticos.
 Espectros notablemente más sencillos, generalmente únicos y con
frecuencia fácilmente interpretables.
 Capacidad para medir relaciones isotópicas atómicas.
 En cambio, también tienen una serie de desventajas que no podemos
obviar como:
 El coste del instrumento es de dos a tres veces el de los instrumentos
ópticos atómicos.
 La deriva del instrumento puede ser del orden del 5 o 10%/hora.
 Contiene unas determinadas interferencias.
Con la espectrometría de masas somos capaces de proporcionar información
acerca de:
 La composición elemental de las muestras: de esta se encarga la
espectrometría de masas atómico.
 De la composición de las moléculas inorgánicas, orgánicas y biológicas.
 De la composición cualitativa y cuantitativa de mezclas complejas.
 De la estructura y composición de superficies sólidas.
 De las relaciones isotópicas de átomos en las muestras.
Hoy en día se continúa avanzando y cabe citar al científico japonés K. Tanaka,
que bombardeando muestras de macromoléculas biológicas en estado sólido o
viscoso con rayos láser, consiguió su dispersión en porciones ionizadas de
pequeñísimo tamaño, aptas para su análisis por espectrometría de masas. Un
método para determinar la masa de macromoléculas en espectrometría es
acelerarlas en una cámara de vacío y medir su "tiempo de vuelo". Los blancos del
espectrómetro son alcanzados por las moléculas en un orden determinado por
sus unidades Thomson. Las más rápidas son las más ligeras y de mayor carga
(Rubinson, Rubinson, 2000, pg.291)

Estos métodos poseen muchas aplicaciones como son el desarrollo de productos
farmacéuticos, control de sustancias nutritivas y diagnósticos precoces de
enfermedades como la malaria, cáncer de mama, cáncer de próstata, etc.




FUNDAMENTOS TEÓRICO- TÉCNICOS DE E.M.
Hoy en día, esta técnica continúa teniendo los mismos fundamentos que en su
origen, aunque el espectrómetro de hoy en día poco tenga que ver con su
predecesor.
La espectrometría de masas se fundamenta en la separación de partículas
moleculares o atómicas por su diferente masa.
El proceso de la espectrometría de masas comprende básicamente cuatro etapas:
 Ionización de la muestra.
 Aceleración de los iones por un campo eléctrico.
 Dispersión de los iones según su masa/carga.
 Detección de los iones y producción de la correspondiente señal eléctrica.

Fig.1: Esquematización del paso de una muestra por los principales
componentes de un instrumento de espectroscopia de masas.
Ionización de la muestra (Oriol, 1998, 312-313)






2.6.1 CONCEPTO DE: ESPECTRO DE MASAS, ION MOLECULAR O
PROGENITOR DE PICO BASE.
Espectro de masas: Un espectro de masas es una gráfica de intensidad relativa
del ion como función de la relación masa/carga (m/z). El espectro de masas es
frecuentemente representado como un histograma simple. Esta forma de registro
de iones y sus intensidades sirven para establecer el peso molecular y estructura
del compuesto a ser analizado. Debido a que ocurre la fragmentación del analito,
las fracciones del ion aparecen en el espectro a valores m/z menores que la
molécula completa ionizada (ion molecular) a partir de estos datos se deduce la
estructura y peso molecular de la molécula completa.

Ion molecular: El ion molecular resulta de la ionización de la molécula a analizar.
Este ion representa la molécula intacta y es el último precursor de todos los iones
fragmentados que componen el espectro de masas. El pico del ion molecular
aparece a un valor m/z numéricamente igual al peso molecular del compuesto.

Pico base: Es el pico más intenso en el espectro de masas. Es usado como base
para normalizar las intensidades de los otros picos. Al pico base se le asigna una
intensidad relativa de 100%.

Relación masa/carga: Esta expresión, abreviada m/z, es la relación del número
de masa (m) de una partícula dada entre el número (z) de unidades cargadas
electrostáticamente (e) que posee la partícula. Así, m/z es una relación
adimensional que es el parámetro medido por el analizador de masas. La masa
de una partícula dada es igual a la suma de sus masas atómicas (en Daltons) de
todos los elementos que componen la partícula. El símbolo para las unidad de
masa es u, y corresponde a 1/12 de la masa del 12C, al que se la ha asignado un
valor de 12.000000 por convención.


Iones doblemente cargados: Es posible para una molécula perder dos
electrones durante el proceso de ionización. Estos iones que están doblemente
cargados producirán un pico en el espectro de masas en un valor m/z
numéricamente igual a la mitad de la masa molecular del ion. Los iones
doblemente cargados son insignificantes en el espectro de masa para la mayoría
de los compuestos. Sin embargo, para aquellas moléculas que los produzcan en
forma estable, los picos correspondientes en el espectro de masas pueden ser
usados en la interpretación de datos.

Intensidad relativa: La intensidad relativa de un pico representa su intensidad en
comparación con el pico base. Se representa como % respecto al pico base que
es 100%. Por convención, este dato se indica en la izquierda del espectro de
masas.

Porcentaje total de ionización: Este término expresa la abundancia de un ion
individual comparado con la suma de las abundancias de todos los iones en un
rango de masa especifico. La escala de porcentaje total de ionización esta
representada a la derecha del espectro de masas con el símbolo (%Sn), este dato
puede ser utilizado para comparar diferentes espectros de masas de diferentes
compuestos.
2.6.2 PARTES FUNDAMENTALES DE UN ESPECTRO DE MASAS.
Básicamente un espectrómetro de masas costa esencialmente de las siguientes
partes:
 Sistema de entrada de muestras.
 Cámara de ionización.
 Acelerador.
 Analizadores.
 Detector.
 Sistema de entrada de muestras.
En el sistema de entrada de muestras, un micromol o menos de muestra se
convierte al estado gaseoso por calentamiento a unos 400ºC y se introduce
lentamente en la cámara de ionización.
La finalidad del sistema de entrada es permitir la introducción de una muestra
representativa en la fuente de iones con la mínima perdida de vacío. En los
espectrómetros de masas más modernos encontramos diferentes tipos de
sistemas de entrada:

Sistemas indirectos de entrada: es el sistema más clásico y el más simple, en el
cual la muestra se volatiliza externamente y se introduce en la región de
ionización que esta a baja presión. El sistema de entrada es normalmente de
vidrio para evitar posibles pérdidas por adsorción.
Entrada por sonda indirecta: los líquidos y los sólidos no volátiles se pueden
introducir en la región de ionización mediante un soporte para muestra o sonda, el
cual se inserta a través de un cierre de vacío. El sistema de cierre se utiliza para
controlar la cantidad de aire que entra después de la inserción de la sonda en la
región de ionización. Las sondas también se usan cuando la cantidad de muestra
es limitada ya que se pierde mucha menos cantidad.
Sistemas de entrada cromatrográficos y de electroforesis capilar 1: es un tipo de
sistema de entrada especial, esta indicado su uso cuando al espectrómetro de
masa va acoplado un sistema de cromatrografía de gases o de líquidos de alta
eficacia o a columnas de electroforesis capilar que permiten la separación y
determinación de los componentes de mezclas complejas (Métodos, 2006)
Cámara de ionización
Las fuentes de iones de los espectrómetros de masas, tienen todas unas
características comunes, pese a la variabilidad de tipos existente y es que todas
transforman los componentes de una muestra en iones.
En muchos casos el sistema de entrada y la fuente de iones están combinados en
un único componente. En todos los casos, se obtiene un haz de iones positivos o
negativos (normalmente positivos) que posteriormente se acelera hacia el interior
del analizador de masas o sistema separador a través del acelerador.(Skoog,
Hiller, Hieman, 2000, 212).
La formación de iones del analito es el punto de arranque de arranque de un
análisis por espectrometría de masas. El aspecto de los espectros de masas para
distintas especies moleculares, depende en gran medida del método utilizado
para la formación de los iones. Estos métodos los podemos dividir en dos
categorías:
Fuentes de fase gaseosa: en estas primero se volatiliza la muestra y luego se
ioniza.
Están generalmente restringidas a compuestos térmicamente estables que tengan
puntos de ebullición menores de unos 500ºC. En la mayoría de los casos, estos
requerimientos limitan la utilización de las fuentes de fase gaseosa a compuestos
con pesos moleculares menores de unos 103 Daltons.
Son aplicables a muestras no volátiles y térmicamente inestables (Harvey, 2002,
486) Normalmente los espectrómetros de masas están equipados con accesorios
que permiten intercambiar ambos tipos de fuentes.

Son aplicables a compuestos que tienen pesos moleculares superiores de 1000
Daltons.
Fuentes de desorción 2: es estas la muestra en estado sólido o líquido, se
transforman directamente en iones gaseosos.
Son aplicables a muestras no volátiles y térmicamente inestables (Harvey, 2002,
486) Normalmente los espectrómetros de masas están equipados con accesorios
que permiten intercambiar ambos tipos de fuentes.
Son aplicables a compuestos que tienen pesos moleculares superiores de 100000
Daltons.
Las fuentes de iones se pueden clasificar también en fuentes duras y fuentes
blandas.
Fuentes duras: comunican suficiente energía a las moléculas para que estén en
un estado de energía altamente excitado. La relajación posterior, implica la rotura
de las uniones produciendo iones fragmentados. Su espectro da lugar a muchos
picos y nos da información acerca de la naturaleza de los grupos funcionales e
información estructural de los analitos.
Fuentes blandas: dan lugar a poca fragmentación y el resultado es un espectro
con muy pocos picos dándonos información útil ya que nos permite la
determinación exacta del peso molecular de la molécula o moléculas
TIPO NOMBRE Y ACRÓNIMO AGENTE IONIZANTE
Impacto de electrones (EI) electrones energéticos
Fase
Gaseosa
Ionización química (CI) iones gaseosos
reactivos
Ionización por campo (FI) electrodo de elevado
potencial
Desorción por campo (FD) electrodo de elevado
potencial
Ionización por electronebulización
(ESI)
campo eléctrico
elevado
Desorción/ionización asistida por una
matriz (MALDI)
haz de láser
Desorción Desorción por plasma (PD) fragmentos de fisión
del 252Cf
Bombardeo con átomos rápidos (FAB) haz de átomos
energéticos
Espectrometría de masas de iones
secundarios (SIMS)
haz de iones
energéticos
Ionización por termonebulización (TS) elevada temperatura


Fig. 1: Clasificación de los distintos tipos de camaras de ionización,
indicando
sus nombres y acrónimos y especificando cada sus agentes ionizantes.
Sistema acelerador.
En el sistema acelerador las partículas ionizadas producidas por el impacto de los
electrones son obligados a atravesar una primera ranura aceleradora por una
pequeña diferencia de potencial. Entre esta primera y una segunda ranura existe
una diferencia de potencial muy elevada que imprime a las partículas su velocidad
final. Una tercera ranura actúa como colimador del haz de partículas.


Analizadores de masa.
Para la separación de iones con diferente relación m/e se dispone de varios
dispositivos. Lo ideal es que el analizador fuera capaz de distinguir entre
diferencias muy pequeñas de masa. Además, los analizadores deberían de
permitir el paso del número suficiente para producir corrientes iónicas fáciles de
medir. Al igual que sucede con los monocromadores 4 ópticos, a los que los
analizadores son análogos, estas dos propiedades no son compatibles y se debe
de llegar a un equilibrio que esta regido por la resolución del espectrómetro de
masa (Skoog D., Holler J., Nieman T., 2000, pág. 412).
Existen diferentes tipos de analizadores de masas:
Analizadores de sector magnético: los analizadores de sector magnético
utilizan un imán permanente o un electroimán para hacer que el haz procedente
de la fuente de iones se desplace con una trayectoria circular de 180, 90 o 60º.
Estos analizadores también son llamados de enfoque simple.

Fig.3: Diagrama esquemático de un analizador de masas de sector

magnético equivalente a los utilizados en espectrometría de masas,
recalcar la ubicación del sector magnético (laminated magnet).
Espectrómetros de doble enfoque: este término se usa en los espectrómetros
en los cuales las aberraciones direccionales y las aberraciones de energía de una
población de iones se minimizan simultáneamente. El doble enfoque se consigue
utilizando combinaciones de campos magnéticos y electrostáticos
cuidadosamente seleccionados.
Espectrómetro de masa cuadrupolar: son normalmente menos caros y más
robustos que los de sector magnético, además también ofrecen la ventaja de
emplear tiempos de barrido pequeños (<100ms), lo cual es particularmente útil
para realizar barridos de picos cromatrográficos en tiempo real. Son, con
diferencia los más utilizados hoy en día (Plasencia, 2003, 15).

Fig.4: Diagrama de un espectrómetro de masa cuadrupolar,
que es uno de los tipos de analizadores de masa más utilizados en
espectrometria de masas dado su bajo precio y robustez.
Analizadores de masas de tiempo de vuelo (TOF): en estos aparatos se
producen los iones positivos periódicamente por bombardeo de la muestra con
impulsos de electrones, de iones secundarios o de fotones generados por láser.
Los iones producidos de esta forma son acelerados en un tubo analizador libre de
campo mediante un campo eléctrico pulsante de 103 a 104 V. La separación de
los iones en función de la masa se produce durante su recorrido hacia el detector,
situado al final del tubo. Estos aparatos presentan ventajas como la robustez,
simplicidad, fácil acceso a las fuentes de iones y el virtualmente ilimitado intervalo
de masas, pero tienen no obstante una sensibilidad y una resolución limitadas.
Analizadores de trampa de iones: es un dispositivo en el que los cationes o
aniones gaseosos pueden formarse y quedar confinados durante largos periodos
de tiempo por la acción de campos eléctricos y/o magnéticos. Los espectrómetros

de trampa de iones son más robustos, compactos y más económicos que los
anteriores.
Transformada de Fourier (FT): Como sucede con los instrumentos de infrarrojo
y de resonancia magnética nuclear, los espectrómetros de masas de
transformada de Fourier proporcionan mejores relaciones señal/ruido, velocidades
mayores y sensibilidad y resolución más elevadas.
La parte fundamental de un instrumento de transformada de Fourier es una
trampa de iones en la cual los iones circulan en órbitas bien definidas durante
largos periodos. Tales cavidades se construyen aprovechando el fenómeno de
resonancia iónica ciclotrónica.

La resolución es espectrometría de masas de transformada de Fourier está
limitada por la precisión en la medida de la frecuencia más que por las rendijas o
las medidas de campo (Plasencia, 2003, 16-17).
Es posible alcanzar una resolución extremadamente elevada (superior a 106)
dado que las medidas de frecuencia se pueden realizar con elevada precisión.

Detectores.
Los iones procedentes del sistema acelerador llegan al detector el cual
generalmente esta constituido por un cátodo emisor que al recibir el impacto
producido por las partículas cargadas emite electrones. Estos electrones son
acelerados hacia un dínodo el cual emite varios electrones más al recibir el
impacto de cada electrón. Este proceso se repite varias veces hasta obtenerse
una cascada de electrones que llega al colector lográndose una corriente
fuertemente amplificada, por un procedimiento muy similar al que se utiliza en los
tubos fotomultiplicadores. La corriente obtenida puede amplificarse de nuevo por
procedimientos electrónicos y se lleva a un sistema registrador.



2.6.3 DETERMINACIÓN DEL PESO MOLECULAR Y DE LA FORMULA
MOLECULAR POR ESPECTROMETRÍA DE MASAS.