EL MEXI CANO Y SU HISTORIA

Hugo D Í A Z T H O M E
L A HISTORIA, PARA E L MEXI CANO, es u n pr obl ema de conci en-
ci a. Adopt a r l a post ura adecuada, situarse ante el pasado, ha
sido el dr ama cot i di ano del hombr e de nuestras ti erras. Crí t i co
de f i no espí ri tu, sensibl e a todos los contactos, a todos los mur -
mul l os, a todas las esperanzas, el mexi cano ha const rui do u n
mundo hi stóri co ci ment ado en valores cuya vi genci a es uni ver-
sal. Si qui si éramos def i ni r cuál es, cuál ha si do, l a act i t ud del
mexi cano ante su hi st or i a, habrí a que comprender que esta
act i t ud está condi ci onada, no por su " i dea del pasado", si no
por su act i t ud ante el f ut uro.
Cua ndo Méxi co surgi ó como naci ón i ndependi ent e y ante
sus ojos se ext endi ó el campo i nmenso de l a v i da nueva, y
habí a fe y habí a opt i mi s mo, se condenó al pasado y se habl ó
de l a col oni a como de l a noche negra de nuest ra hi st ori a. Ma -
los ti empos v i ni e r on después, y muchos de los hombres doctos
de aquel l a generaci ón, ante el fracaso de sus vi das, nada espe-
raban ya, e i nt er pr et aban l a hi st or i a de su puebl o baj o el si gno
de l a f at al i dad. Así , decí a Al amán después del desastre del 47,
a l cont empl ar nuestro pasado, en el que él y los suyos no veí an
si no rui nas y opr obi o: " nada ha quedado más que l a sombr a
de u n hombr e en ot ro t i empo i l ust re". Rot os los di ques de l a
di ct adur a sant anni st a, pudo verse u n nuevo pl ant eami ent o
de los probl emas del país el aborado por los hombres de l a
Ref or ma. L a fe no habí a muer t o en el puebl o; l o que era una
mi norí a al dí a si gui ente de l a i nvasi ón nort eameri cana —dec í a
Just o Si erra , era l a mayorí a del país l a ví spera de l a i nvasi ón
francesa. Per o v i no el posi t i vi smo, y con él se acent uó l a i dea
del progreso como expl i caci ón del proceso histórico. L a mar-
cha del país era una gr an evol uci ón haci a su perfecci ona-
mi ent o. E l or den susti tuyó a l a Li be r t a d, y el pasado fué
vi sto como er r or comet i do por l a i gnor anci a del mecani smo
de las ci enci as sociales. L a Revol uci ón mexi c ana comenzó
como no3. l uc ha di rect ament e pol í ti ca que poco a poco def i ni ó
SUS preocupaci ones sociales. Co mo l a insuWencia, durant e l a
E L M E X I C A N O Y S U H I S T O R I A 249
ma r c ha de l os aconteci mi entos adqui ri ó conci enci a de su ser,
cl ari f i có sus propósitos, y en los debates del Const i t uyent e
ot r a vez el mexi cano mi r ó su pasado i nmedi at o como l a nega-
c i ón de sus ideales.
Ho y , se abr en ante nuestros ojos dos grandes senderos de
i nt erpret aci ón histórica: el que se ref ugi a en Al amán y ha he-
c ho del resent i mi ent o l a base de su conduct a, y l a nueva escue-
l a , del Ho mb r e y l a Cul t ur a , que ahonda en nuestras esencias
e i ndaga y expl i c a l a r eal i dad de nuest ra conci enci a hi stóri ca
p o r medi o de l t rat ami ent o filosófico de nuestros probl emas.
S E HAN EXPLICADO YA, en otras ocasiones, cuáles son los orí-
genes y las pri meras mani f estaci ones de una conci enci a his-
t óri ca net ament e mexi cana. Se ha advert i do cómo desde el
si gl o x v i el español modi f i c a su concepto del mundo como
resul t ado de l a i nf l uenci a de las ti erras reci én descubiertas.
Ha y entrega del conqui st ador a l mundo nuevo, y si hay exal ta-
ci ón del hombr e de l a conqui st a, como en Ber nal , no es ya
por que se consi dere aún l i gado a l a soci edad de donde pro-
v i ni e r a; antes bi en, por que frente al peni nsul ar que l l ega
después de consumada l a hazaña, def i ende l o úni co que es
suyo en ese moment o: su f ut ur o. E l conqui st ador ya no regre-
sa, r ompe con su pasado y se or i ent a haci a formas nuevas
de vi da.
E l cr i ol l o, el nat i vo, está si empre di f erenci ado del español -
no convi ve con éste en u n pasado común. E l pasado del es-
pañol peni ns ul ar no es el pasado del cr i ol l o y mucho menos
de l mesti zo o del nat ur al , ext raño a l o sucedi do hasta entonces
e n e l mu nd o hi spano que l o rodea, somet i do en su presente
y sólo con l a vent ana de l o por veni r abi ert a a sus posi bi l i -
dades.
E n el si gl o x v i no habí a u n "pasado común" para los habi -
tantes de l a Nue v a España. N i l o hubo después, ya que a
me di da que avanzaba el mestizaje, sólo podí a haberl o par a
qui enes par t i c i par an de esta categorí a soci al , pero nunca par a el
español , cuyo mundo hi stóri co era ot ro.
Po r este concepto del pasado los diferentes grupos de l a
Nu e v a España asumi er on una act i t ud di f erente en su vi da;
no esperaban l o mi s mo de l a evol uci ón de l a col oni a; pero
f ué menester que t r anscur r i er an trescientos años antes de que
2 5 o H U G O DÍAZ THOMÉ
se mani f est aran como antagóni cos los mundos históricos: el
de l gr upo de cri ol l os y mestizos, par a qui enes l a col oni a era
s u pasado, todo su pasado, y el de los peni nsul ares, conscien-
tes aún de l a tradi ci ón i béri ca de otros ti empos.
Vari os el ementos cont r i buyer on poderosamente a l a f orma-
ci ón de esta nueva i dea de l a Hi s t or i a. Puestos a consi derar
e l pasado, los caudi l l os insurgentes rechazaron los anti guos
val ores, crearon nuevos pr i nci pi os, y su i dea del desti no his-
tóri co del paí s los l l evó a enfocar el pasado como una negaci ón
de los val ores de nuestro ser histórico.
Desde los siglos x v n y x v m, Sor Juana, Si güenza y Góngora,
Gr anados Gál vez y Egui ar a y Egur en, escri bi eron sus obras con
cl aros visos de conci enci a ameri cana. Apart ándose de l a orto-
doxi a de l a hi stori ografí a hi spani st a de l a época, i nvest i garon
y est udi aron el pasado dej ando trazados en sus obras el ementos
que andando el t i empo habí an de ser const i t ut i vos de l a his-
tori ografí a mexi cana. A esta i nci pi ent e corri ent e ameri cana
débense agregar las críticas europeas de l a Hi s t o r i a e Hi s t or i o-
grafí a i mpe r i a l español a. Por razones de pol í ti ca, otras poten-
cias europeas no vi er on nunc a con agrado l a i ntegraci ón del
i mper i o español en Améri ca, y menos aún acept aron l a j ust i f i -
cación aduci da par a el domi ni o de estas tierras. E n el si-
gl o x v m l a Fi l osofí a de las Luces, al modi f i car el concepto del
hombr e y de su post ura histórica, favoreci ó las críticas de l a
cont ext ur a del i mper i o español.
E l ameri cano encontró que los Derechos del Ho mb r e se
v i ol aban en su perj ui ci o por l a dependenci a pol í ti ca, y que
l a nueva teorí a económi ca daba una val oraci ón di ferente a
estos países ameri canos, haci éndol os conscientes de su responsa-
bi l i da d hi stóri ca. Er a l a época de i ntegraci ón del I mper i o Br i -
táni co, del naci mi ent o de Estados Uni dos , del nuevo concepto
del mu nd o y del Hombr e , consecuenci a de l a Revol uci ón
francesa. Las nuevas formas económi cas de v i da y las guerras
napol eóni cas cambi ar on l a pol í ti ca del mundo, haci endo al
hombr e ameri cano parte del conci ert o mu n d i a l de las naci o-
nes, i mpe di do de los goces que esta tesis l e ofrecía por l a
suj eci ón español a, pero apto para consegui r su l i beraci ón. Los
vi aj eros europeos en tierras de Améri ca cont r i buyer on no sólo
a di f undi r las nuevas ideas, si no t ambi én a dar a los ameri ca-
nos u n concept o di verso del mundo hi stóri co. L a vi si t a de
E L M E X I C A N O Y S U H I S T O R I A 251
Hu mb o l d t avi vó, como ni nguna, estas ideas de pot enci a econó-
mi c a y de pos i bi l i dad de i ndependenci a. E l mexi cano adqui ri ó
conci enci a de su val or, de su ri queza, de sus posi bi l i dades po-
l í ti cas; y esto, uni do a l a Fi l osofí a I l ust rada y a las obras
anti español as de autores europeos, preparó las mentes para
nuevos conceptos de vi da, para una revi si ón del pasado.
Ta mbi é n las obras de los jesuítas si t uar on a fines del si-
gl o x v m l a c ul t ur a mexi cana —l o me x i c a no — de l l eno dent ro
de l a c ul t ur a uni versal del mundo, e hi ci er on del pasado
i ndí gena al go posi t i vo, vi vo, parte i nt egrant e del ser novo-
hi s pano. Graci as a estas ideas, l o i ndí gena pasó a ser l o mexi -
cano. Las anti güedades mexi canas comenzaron a ser tratadas
e n cuant o esencias de una c ul t ur a que no debí a perderse, y no
ya, como hasta entonces, en cuant o antecedentes valiosos para
u n a acci ón evangel i zadora.
Por ot ra part e, medi ant e u n proceso de pensami ent o expl i -
cabl e por sí mi s mo, pr i mer o fué ameri cana l a conci enci a y
después mexi cana, pues pr i mer o se di f erenci ó l o ameri cano de
l o español y después l o mexi cano de otras part i cul ari dades
de nuestro cont i nent e. L o español era una categorí a soci al ,
c omo " l o c r i ol l o" o, i ncl usi ve, " l o i ndí gena".
Est a di f erenci aci ón entre l o español y l o ameri cano, opera-
da pl enament e a pr i nci pi os del si gl o x i x , fué el punt o de
pa r t i da par a l a afi rmaci ón de otros pr i nci pi os que hi ci er on
de l a i nsurgenci a una guerra soci al . Consci ent e el ameri -
cano de su j erarquí a i nf eri or, consi derándol a i nj ust a ya, pasó
a f undament ar su i dea del mundo en otros pr i nci pi os , auxi l i a-
do por l a filosofía l i ber al . E l ameri cano consi deró al espa-
ñol u n usur pador , u n i nvasor de sus domi ni os y, a semejanza
de l a España medi eval , se l anzó cont ra el extranj ero como si se
tratase de u n reversión de l a conqui st a.
E l ameri cano, al af i r mar su per sonal i dad di ferente, fué
e n busca de val ores que si rvi eran de apoyo a su post ura y
que pudi e r a n aduci rse cont ra l a c ul t ur a hi spana. Estos pr i n-
ci pi os estaban en el mundo i ndí gena, acogi do por el ameri cano
c omo suyo, y en cuya defensa bl andi ó l a espada. Los i ndi os,
los someti dos por las armas hi spanas, eran los dueños l egítimos
de estas ti erras, y, con ellos, los ameri canos sus descendientes,
per o nunc a el español i nvasor. L a defensa si ncera de estos
pr i nc i pi os y l a conci enci a popul ar adecuada ya a ellos hi ci er on
2 5 2 H U G O DÍAZ THOMÉ
de l a i nsurgenci a una l uc ha entre pri vi l egi ados y no pr i vi l e-
gi ados, entre los que tení an el poder y l a ri queza y qui enes
n o los habí an y que se consi deraban despojados por l a ac-
ci ón de las armas ocur r i da trescientos años antes.
Y así, con un cri t eri o hi stóri co al i ment ado por una filosofía
que i gual ó al Ho mb r e como ser hi stóri co por excel enci a, e l
i nsurgent e se l anzó a l a l ucha por l a Li be r t a d. Desde entonces,
l a defensa del i ndi o sólo ha si do hecha por qui enes t i enen del
Ho mb r e u n concepto posi t i vo y uni ver sal . L o i ndí gena es al go
t a n nuestro como nuestro pr opi o ser; Mi e r l o usó como canal
pa r a poner de mani f i est o los val ores del mu nd o hi stóri co
amer i cano. España, se di j o, habí a i mpedi do el progreso de
estos puebl os, habí a amparado l a negaci ón de los valores pro-
pi os del mexi cano. A l l i bertarse, el mexi cano condenó su pa-
sado, y conf i ando en su l i ber t ad, soñó en l a grandeza de su
puebl o. Habí a opt i mi s mo y fe en el desti no histórico del paí s.
Per o v i no el fracaso de l t ur bi de y las revuel tas i ntesti nas
que agudi zar on l a crisis del paí s. Qui enes habí an mi l i t ado en
e l bando cont rari o a l a i nsurgenci a, o cuyas simpatías o i ntere-
ses est uvi eron del l ado conservador, at r i buyer on a l a guerra de
i ndependenci a, al pasado i nmedi at o, l a responsabi l i dad de las
di f i cul t ades de l a Repúbl i ca. Se decí a que Hi da l g o y Mor el os
habí an hecho de l a guerra u n desastre naci onal , y se añoraba
l a c ol oni a como una era mi tol ógi ca, f i r me y superi or a cuantas
mej oras se habí an consegui do hasta entonces. Y se ent abl ó l a
l uc ha cr uel y agotadora; por una parte, entre qui enes, todaví a
conf i ados en nuest ro desti no, aún negando l a herenci a españo-
l a , i nt ent aban ref ormar al paí s, urgi dos por los requeri mi ent os
de l l i ber al i smo. E n l a ot ra part e est uvi eron los que tení an los
ojos y l a ment e en l a col oni a. Recons i der ar on el pasado colo-
ni a l , par a r eval uar l o y enf rent arl o como ej empl o al presente
dramát i co de entonces.
L a guer r a del 47 acent uó aún más, si esto era posi bl e, el
conf l i ct o de las conci enci as. E l desastre de l o ocur r i do favore-
ci ó las críticas al l i ber al i smo, por que habí a dado l a i ndependen-
ci a al país cuyo mant eni mi ent o era t an costoso. V i n o u n cam-
bi o en l a perspecti va hi stóri ca de Méxi co; el dol or, el peso de
l a f at al i dad, se hi zo presente en al gunos de los hombres de l a
época que se i nc l i nar on ante l o i r r emedi abl e, con pl ena con-
ci enci a de renunci aci ón a su ser hi stóri co. Vi e r o n su pasado,
E L M E X I C A N O Y S U H I S T O R I A 253
s u r eal i dad, como una i nmensa losa que f atal mente les habí a
apl ast ado cuando se al ej aron de l a corona hi spana. Par a el l os,
Méxi c o habí a desapareci do como naci ón y como puebl o. N o
t ení an f ut ur o, y r enunci ar on a su fe en el paí s.
Ha y u n a pági na en Al amán que defi ne esta act i t ud de
r enunc i a; decí a a fines de 1852:
Méjico será sin duda un país de prosperi dad, porque sus elementos
naturales se l o proporci onan, pero no l o será para las razas que ahora lo
habi t an, y como parece destinado a que los pueblos que se han establecido
en él en diversas y remotas épocas, desaparezcan de su superficie de-
j ando apenas memori a de su existencia; así como l a nación que construyó
los edificios de Pal enque y los demás que se admi ran en l a Península de
Yucatán quedó destruida sin que se sepa cuál fué ni cómo desapareció;
así como los toltecas perecieron a manos de las tribus bárbaras venidas
del Norte, no quedando de ellos más recuerdo que sus pirámides de Cho-
l ul a y Teot i huacan; y así como por último, los antiguos mejicanos cayeron
bajo el poder de los españoles, g a n a n d o i n f i n i t o e l país e n e s t e c a m b i o d e
d o m i n i o , pero quedando abatidos sus antiguos dueños: así también los
actuales habitantes quedarán arruinados y sin obtener siquiera l a compa-
sión que aquéllos merecieron, se podrá apl icar a l a nación mexi cana de
nuestros días l o que un célebre poeta l ati no dijo de uno de los más famosos
personajes de l a historia romana: S t a t m a g n i n o m i n i s u m b r a : no ha
quedado más que l a sombra de u n nombre en otro tiempo ilustre.
N o habí a, pues, fe en el mexi cano, condenado a desapare-
cer. Pa r a ese grupo, los valores del país eran sólo negativos.
Conde na r on todo acto que pudi er a modi f i car este cri t eri o, y
como l a guer r a del 47 no traj o l a destrucci ón de nuestro pue-
bl o, buscar on en Eur o pa el amparo de otras cul t uras y de otros
regí menes, pues ni ng una ref orma podí a modi f i car aquel l a si-
t uaci ón, e n donde todo era desval or. Y se di ó l a paradoj a de
que el emperador veni do de Eur opa , como los conqui stadores
de otras épocas, r ompi e r a con su pasado al aceptar l a corona de
Méxi c o y pusi er a t oda su fe en los recursos natural es y espi ri -
tuales de u n puebl o a l que los monarqui st as mexi canos l e
habí an negado t oda pos i bi l i dad de sal vaci ón. Ma x i mi l i a n o ,
rotas las ataduras que l e uní an a l a corona austro-húngara, v i no
e i nt ent ó f i ncar su i mper i o en l a tradi ci ón l i ber al : conmemoró
e l gri t o de Dol ores, y. si de él hubi ese dependi do, ésta hubi er a
si do su pat r i a.
Per o hubo qui enes as i mi l ar on como experi enci a los di stur-
bi os y fracasos ocurri dos hasta entonces. Er a l a segunda gene-
254 H U G O DÍAZ THOMÉ
raci ón l i ber al que i nt ent aba u n nuevo pl ant eami ent o de los
probl emas sociales y económi cos del país. Superó los esquemas
existentes, dej ó de l l amar l e I ndi o al i ndi o par a l l amar l e mexi -
cano. Habí a nut r i do su c ul t ur a en l a l ect ura de los clásicos
europeos de l a época, y en sus escritos existe l a presenci a de l a
i nterpretaci ón mat eri al i st a de l a Hi s t or i a . Promul gó una Cons-
ti tuci ón cuya vi genci a dur ó sesenta años. Las Const i t uci ones
son buen cami no para conocer l a conci enci a histórica de Méxi -
co. Sólo las hacen qui enes as i mi l an el pasado como experi en-
ci a y pl ani f i can l o por veni r con las líneas esenciales de nuest ra
v ol unt a d histórica. Así han si do las Const i t uci ones de 57 y
de 17. Co n l a Ref or ma, los probl emas del país vol vi er on a ser
acometi dos con los elementos propi os. L a l i ber t ad de los hom-
bres, l a equi dad en su si tuaci ón económi ca y su desarrol l o en el
campo de l a c ul t ur a f uer on las tareas de estos hombres que
no conoci eron e l rencor n i el abat i mi ent o. A su t ri unf o, decí a
Just o Si erra, l a Repúbl i ca fué entonces l a Naci ón; Méxi co
habí a sal vado su i ndependenci a, conqui st ado l a pl ena conci en-
ci a de sí mi smo y avasal l ado a l a hi st ori a. Comenzaba una nue-
va era en donde el pasado no era ya u n ar ma en manos de
t ri unf adores, si no u n medi o par a comprender al puebl o, par a
i nt erpret ar sus afanes y esperanzas. Juárez resumi ó esta ac-
t i t ud de los hombres de su época en clásica sentencia: " Que el
pue bl o y el gobi erno respeten los derechos de todos. Ent r e
los i ndi vi duos, como entre las naci ones, el respeto al derecho
ajeno es l a paz. "
Var i os elementos ent r ar on en l a composi ci ón de l a i dea
que el por f i r i smo t uvo de l a hi st ori a. Fué su gobi erno u n
caudi l l aj e más madur o que otros, el de Santa Anna , por ejem-
pl o. Creyó que l a paz, el orden, eran l a met a suprema de las
sociedades, y que habí a que establ ecerl a como i mposi ci ón, por
enci ma de todas las i nj ust i ci as y de todas las miserias. Por el l o
se decía que u n gobi erno de t al nat ural eza i mpri mí a hábi tos
cont rari os a l a vol unt ad popul ar , l o que habrí a de det ermi nar
que, conf orme con ese sistema, podrí a haber grandes hombres,
pero no grandes puebl os. L a experi enci a fué dej ada de l ado;
se creyó que el pasado habí a si do superado por l a conduct a de
aquel hombr e excepci onal . Se cerraron los ojos para no ver
el desenlace que en otras épocas habí a t eni do el sistema de los
l at i f undi os, de l a negaci ón de los derechos de los trabaj adores,
E L M E X I C A N O Y S U H I S T O R I A 255
de l a i gnor anci a como sistema. Es que se habí an vuel t o las
espaldas a l a r eal i dad; el f ut ur o se proyectó si n más base que
l a fuerza del di ct ador. Fué una época en que l a doct r i na de l a
evol uci ón, recogi da sobre todo de los escritos de Spencer, t uvo
vi genci a general i zada. Est o cont ri buyó en buena medi da a
demost rar el compl ej o de i nf er i or i dad del mexi cano. L a i dea
de l a l ucha entre las especies y l a supervi venci a de l a más
apt a hacía mi r a r con poco apreci o a l o i ndí gena, y l o hi spáni co
no andaba por aquel l os años, cercanos al desastre del 98, con
f i rmeza. Au n q u e subsistía el lazo del i di oma, estaba sujeto,
e n l a prosa y en el verso de los escritores de l a época, a l a
i nf l uenc i a constante de l a l i t er at ur a francesa.
1
" E n los versos
se bebí a el v i no de F r a n c i a . . . " , ha di cho Me di z Eo l i o . E l
por f i r i s mo f ué ext ranj eri zant e; j amás tuvo fe en el mexi cano,
e n l o mexi cano. Por enci ma de nuestras esencias se auspi ci ar on
falsos gal i ci smos. Se habl aba en francés, se i deal i zaba a Mi mí
Pi nsón. L a i nf l uenc i a europea era deci si va en todos los órde-
nes: en l a economí a, en l a ci enci a pol í ti ca y, sobre todo, en l a
act i t ud ante l a hi st ori a. L o i ndí gena fué consi derado como
f actor negati vo, y se ensayó por entonces una i nterpretaci ón
raci sta de nuest ra hi st ori a, cont ra l a post ura i ndi geni st a de
al gunos hi st ori adores de l a época ant eri or y cont ra l o hi spáni co,
consi derado como categorí a secundari a respecto de l a c ul t ur a
europeo, en ^enersl
L a tarea de l a Revol uci ón fué dest rui r las bases pol í ti cas
e i deol ógi cas del por f i r i smo. Soci al mente l a l uc ha i ni c i ada
en 1910 i nt r oduj o cambi os prof undos en l a v i da de l a naci ón.
L a remoci ón de las clases fué i ntensa; el ejército, como en l a
I ndependenci a y en l a Ref or ma, se nut ri ó de el ementos po pu-
lares, y a las ci udades l l egaron hombres del ambi ent e r ur a l . P o r
medi o de leyes se quebr ant ar on los l at i f undi os, se atendi ó a
l a resti tuci ón y dot aci ón de ti erras y al mej or ami ent o c ul t u-
r a l de los campesi nos. L a Revol uci ón mexi c ana comenzó
si endo una l uc ha di rect ament e pol í ti ca, que poco a poco fué
def i ni endo sus preocupaci ones sociales. Fué naci onal i st a, segu-
r a de l a categorí a del mexi cano. Y si el sí mbol o de l a vana
per sonal i dad del por f i r i s mo fué l a Duques a Job, de aj ena sen-
s i bi l i dad, l a Revol uci ón encarnó en Ma ne l i k —e n nuest ro
puebl o , a qui e n decí an nuestros precursores y caudi l l os,
como el poet a:
256 H U G O DÍAZ THOMÉ
.. . o h c a r n e s a n t a y p u r a d e l p u e b l o , c a r n e a b i e r t a ,
p o r e l g o l p e d e l látigo i n f a m a d o r , d e s p i e r t a '
C u a n d o e n t r e l a i m p u d i c i a d e l o s h o m b r e s t e s i e n t a s ;
c u a n d o e n t u p e c h o e l o d i o d e s a t e s u s t o r m e n t a s ;
c u a n d o t o d o t e n i e g u e n y t e i n s u l t e e l o r g u l l o
levántate y e x i g e q u e t e d e n l o q u e es t u y o !
S i s i e n t e s l a i n j u s t i c i a desgarrándote e l p e c h o ;
s i t e e s t r u j a n l a v i d a , s i t e i n f a m a n e l l e c h o ,
s i t e p a g a n l a h o n r a c o n m e z q u i n o m e n d r u g o ,
n o e n v i l e z c a s d e m i e d o s o p o r t a n d o a l v e r d u g o ;
n o l a m a s c o m o u n p e r r o l a m a n o q u e t e a t a !
H a z p e d a z o s l o s g r i l l o s , y s i t e a s e d i a n , m a t a !
Q u e l a s o b e r b i a a l e v e h a l l e t u b r a z o a l e r t a !
A v e c e s es j u s t i c i a q u e l a s a n g r e se v i e r t a . . . !
L a Revol uci ón naci onal i zó nuest ra act i t ud ante los probl emas;
con el l a, l o mexi cano pasó a pr i me r térmi no y, desde entonces,
ya desaparece ese falso compl ej o de i nf er i or i dad que el por f i -
r i s mo habí a suscrito.
Pasada l a exal t aci ón del t r i unf o, l a Revol uci ón ha i ni c i ado
l a asimilación de su pasado por medi o de l a comprensi ón de l a
hi st or i a de nuest ro país. De acuerdo con esta tesis, no se dis-
c ul pa n i se ataca a los personajes de otros ti empos, pero sí se
preci sa qui énes negaron l o nuestro, qui énes asumi eron act i t u-
des de desconfi anza y pr ef i r i er on el domi ni o español o el f ran-
cés a las real i zaci ones propi as. E n 1917, t ri unf ant e ya el
movi mi ent o r evol uci onar i o, se hi zo pal pabl e l a necesi dad de
convert i r l a Revol uci ón en régi men de gobi erno. L a l uc ha
habí a t eni do u n pr i me r perí odo románt i co con Mader o, ot ro
heroi co con Zapat a y V i l l a y u n régi men de comprensi ón y
de f i rmeza c c n Car r anza, en una época t ur bul ent a y desorga-
ni zada. Per o ya par a entonces no bastaban los mol des anteri o-
res, ni si qui er a l a Const i t uci ón de 1857, def i ni dor a de l a
conci enci a histórica de su t i empo. Er a menester hacer de nue-
vo todas las i nst i t uci ones y las leyes que habrí an de regi r al
país. Así l o requerí a el cambi o operado por l a l uc ha; ya no
era el Méxi co de 1909, era ot ro di ferente, surgi do de l a vol un-
t ad del puebl o. Así renaci ó l a post ura opt i mi st a y f ecunda del
mexi cano ante su hi st or i a.
E n nuestros días asistimos a las úl ti mas mani festaci ones
de l a gl ori fi caci ón del pasado porf i ri st a frente a l o que v i no
después. Es l a escuela al amani st a, de evocaci ón grat a de l a
E L M E X I C A N O Y S U H I S T O R I A
257
sol i dez de los regí menes col oni al es y de expresi ón de di scon-
f or mi dad, de resent i mi ent o, ante l a r eal i dad act ual . Qui enes
n o comprenden su presente, ha l l a n si empre refugi o y abri go en
e l pasado. Al a ma ni s mo e hi s pani dad son las características
de esta escuela, que ya desaparece.
L a otra t endenci a cont emporánea ha f undi do en síntesis
de i nterpretaci ón ideas y conceptos que en ot ra época se hu-
bi e r a n j uzgado antagóni cos. Par a comprenderl a, es menester
t ener en cuenta que en nuest ra hi stori ografí a ha sido más si gni -
f i cat i va l a " i dea de Méxi c o" de cada autor, que su " i dea de l a
Hi s t o r i a " . Ref l exi ones sobre nuest ra conci enci a histórica las
encont ramos en las obras de nuestros pi ntores, en el teatro y
e n l a novel a, en l a f i na sensi bi l i dad de nuestros poetas, en los
actos de nuest ro puebl o. E l propósi to de todos es si empre
expl i car el concepto que cada qui e n tiene de Méxi co y de su
hi st or i a.
Ant es de i ndagar ¿qué es l a hi stori a? parece que cada
mexi cano se ha pr egunt ado: ¿qué es Méxi co?, y sus actos y
obras responden a esta preocupaci ón. Y es que l o que i mpel e
a nuestros hombres a l a i nvesti gaci ón del pasado es l a i magen
que se f or ma del f ut ur o. L a necesi dad de bosquej ar éste l l eva
a l mexi cano a conocer su pasado, a asi mi l ar l o, como base par a
esa i magen de l o por veni r .
Frent e a las críticas negati vas y racistas del por f i r i s mo
respecto de l o i ndí gena, l a escuela del mexi cano de hoy, escuela
del Ho mb r e y de l a Cul t ur a , ha aprehendi do el mu nd o i ndí -
gena y l o ha hecho suyo, como que es f undament o de nuest ro
concepto de l a vi da. N o se cant an ya en l a poesía los temas
l i geros del moder ni s mo, se cant a hoy a Cuauht émoc, como
u n sí mbol o cont ra l a adversi dad.
E l cri t eri o l i ber al - r evol uci onar i o de nuestra época ha en-
t endi do al i ndí gena como al go pr opi o, como expresi ón huma-
na, vál i da como todas. E n esto, nuest ra tradi ci ón es pr of unda.
Vi ene desde los mi si oneros y j uri stas del si gl o x v i , de los
conceptos de l i ber t ad e i gual dad que t raj eron a l a Nue v a
España. Nues t r o cri t eri o de j uzgar iguales a todos los hombres
ti ene entre nosotros una vi genci a de más de cuatro siglos. Se
hal l a en los escritos de Vi t o r i a y de Las Casas, defensores de l a
her mandad humana, en los decretos de Hi da l g o y de Mor el os ,
25 8 H U G O DÍAZ THOMÉ
en los pr i nc i pi os sostenidos por Gómez Farí as, en los f unda-
mentos de l a Re f or ma y de l a Revol uci ón.
Sólo medi ant e el mestizaje es posi bl e real i zar l a compren-
sión t ot al de nuest ro pasado. Si estudi o del Ho mb r e si gni f i ca
el ent endi mi ent o de todas las características, de todas las aris-
tas, de todas las pecul i ari dades, el mexi cano de hoy as i mi l a l o
mi smo las posi bi l i dades de l o i ndí gena que de l o hi spáni co
para l a real i zaci ón de nuest ra cul t ur a. E n esto, se mant i ene
dent ro de l a l í nea trazada por l a vol unt ad t r adi ci onal de nues-
tro puebl o, que j amás ha vi sto otras di ferenci as que las sociales
y económi cas, y que ha convert i do el Derecho en l a expresi ón
más al t a de su conduct a, de l o que tantos ej empl os hay en
nuestra hi st or i a.
Ha y , por úl t i mo, ot ro f undament o de esta t endenci a act ual :
su conf i anza, su fe en l o por veni r. Cada vez se mi r a menos al
pasado como al go ext raño, como i nst r ument o de combate. Es
que se sal van las di f i cul t ades que hací an posi bl e l a l ucha;
es que el mexi cano, al defi ni rse, como se vi ene haci endo, se
col oca en pl ano superi or a los antagoni smos de ot ra hor a. Sól o
l a i ntervenci ón de manos extrañas podrí a r evi vi r esos confl i c-
tos. Nos hal l amos en una nueva época de nuest ro desarrol l o,
en l a que todo ti ende a def i ni r nuest ra personal i dad: l a
pol í ti ca soci al de los regímenes revol uci onari os, el ataque y
l a crítica a todas las desigual dades, las mani festaci ones del
arte pr opi o, l a arqui t ect ura, l a músi ca y l a danza, el teatro
y l a poesí a; en suma, l a nueva filosofía de l a Hi s t or i a, a cuyo
naci mi ent o asistimos en estos días.
N O T A
l Silvio Z A V A L A , "Síntesis de l a Hi st ori a del puebl o mexi cano". México
y l a C u l t u r a . México, Secretaría de Educación Pública, 1946. Pp. 3 8ss.

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful