You are on page 1of 11

El cuerpo bajo sospecha – Violencia sexista en el libro de los Números

Nancy Cardoso Pereira
Resumen
Asumiendo como horizonte de comprensión del libro de Números la consolidación
del proyecto de los sadoquitas del segundo templo se hace necesario preguntar
por las relaciones sociales de género en este proyecto idealizado/conflictivo del
pueblo de Dios. Releer las narrativas del libro de los Números a partir de las
memorias de violencia se!ista "Números #$%& y &#' viabiliza la pregunta por el
aspecto discursivo de la violencia y sus mecanismos de (ustificación y
naturalización$ de modo especial en la teolog)a.
Abstract
Accepting as a horizon of understanding of the *oo+ of Numbers the consolidation
of the project of the Sadducees of the Second Temple it becomes necessary to as+
about the social gender relationships in this idealized/conflictive pro(ect of the
people of ,od. -o reread the narratives of the *oo+ of Numbers$ starting from
the memories of se!ist violence "Numbers #$ %& and &#' ma+es it possible to as+
the .uestion about the reflective aspect of the violence and its mechanisms of
(ustification and normalization$ especially in theology.

Los dolores de su cuerpo no me bastan.
¡No tiene sentido un mero masoquismo
!eseo" s#" las fiere$as de su alma"
el brillo de sus ojos resentidos.
%o quiero &erla llorando" humillada"
perdido el ego" la dignidad" la calma"
en los filos del pudor &iolada"
sin ninguna defensa"
entregada a la palma fero$ de
mi mano" que castiga y aplasta.
"un poema en la internet '

1. Los números de la violencia
/na investigación de %00# nos muestra .ue el #&1 de las mu(eres
traba(adoras en las grandes capitales brasile2as fueron asediadas se!ualmente en
su lugar de traba(o.
3as mu(eres corresponden hoy$ al 4%1 de la 5oblación 6conómicamente
Activa "56A' del *rasil$ y las familias del pa)s son dirigidas por ellas. 7on mayor
nivel de instrucción .ue los hombres$ no e(ercen$ a pesar de ello$ funciones
compatibles con su formación8 ocupan$ en mayor porcenta(e$ puestos m9s
precarios$ adem9s de recibir menor remuneración. 6se cuadro re.uiere mayor
empe2o de las mu(eres para cambiar la situación. :u lucha (unto a sus categor)as
profesionales necesita intensificarse$ pues actualmente los resultados de las
negociaciones colectivas todav)a se concentran en cuestiones relativas a la mu(er
gestante o a la maternidad$ y muy poco tratan de los problemas de la mu(er en el
traba(o.
3a precariedad de los puestos de traba(o se muestra bastante elevada en
todas las regiones metropolitanas investigadas$ refle(ando un agravamiento de las
condiciones de vida y traba(o inseguro .ue e!presa la situación de los
traba(adores y traba(adoras. 6sa es la parte de mano de obra en el pa)s .ue e(erce
sus actividades con v)nculos empresariales fr9giles o ine!istentes o en su mayor
parte$ sin derecho a los beneficios sociales. 3os informes muestran .ue la
proporción de mu(eres empleadas en situación de traba(o vulnerable est9 entre el
%& y %# puntos porcentuales superior a la proporción de hombres en esa misma
situación.
3as mu(eres representan el #;$41 del electorado en el *rasil. :olamente el
<1 de las mu(eres participan en cargos e(ecutivos y representativos. As)$ en todo
el pa)s hay =%4 prefectas y <.;;; conce(alas.
:egún el :ervicio de >ortalidad de la 5refectura de :an 5ablo$ en %000
murieron 4&0 mu(eres contra =<? en %00?. 6so representa un crecimiento del
%=$#1. 5or primera vez en la historia de la ciudad$ el homicidio aparece entre las
diez causas principales de muerte de mu(eres. 6n %00&$ era la %?@ causa.
6ntre las %.;;; brasileras en edad fértil$ %? sufrieron secuelas de abortoA
estim9ndose .ue en el *rasil el aborto interrumpe =% de cada %;; gestacionesA en
7hile =# de cada %;; y$ en 7olombia$ &B de cada %;;A una evaluación preliminar
indica cuatro muertes de mu(eres por d)a en *rasil en abortos clandestinos y
%#.;;; por a2o en América 3atina.
6n :an 5ablo$ en %00<$ la violación constituyó el B;1 de las .ue(as
presentadas en el Cnstituto >édico 3egalA de este número el <;1 de las agredidas
son ni2as y adolescentesA en este último caso$ el ?4$#1 de los agresores son
familiares o vecinos.
2. Violencia – experiencia y discurso
6n la agenda del movimiento feminista y de las mu(eres en América 3atina$ la
cuestión de la violencia D(untamente con la lucha contra la miseriaD es prioritaria
y ha movilizado mucho del tiempo y de los recursos disponibles. 7ada d)a miles de
mu(eres son humilladas$ golpeadas y muertas de las formas m9s corrientes o bien
elaboradas .ue se pueda uno imaginar. Adem9s de convivir con estructuras
económicas de miseria y pol)ticas opresoras$ la mayor)a de las mu(eres del
continente enfrentan situaciones familiares y de traba(o violentas y degradantes
sin mecanismos de protección ni de prevención de cr)menes y abusos.
Eablar de violencia se!ista hoy en América 3atina ya tiene su propio repertorio y
lé!ico variados$ militantes y trist)simos. 3as narraciones de e!periencias de
violencia ya tienen de por s) autoridad y legitimidad como para preocuparse y
e!igir pol)ticas y programas. 6ntonces FGpara .ué traba(ar con el te!to b)blicoH
3idiar con narraciones de violencia se!ista a partir de te!tos antiguos Dcomo lo
son los te!tos b)blicosD presenta dos dificultades. :i por un lado se puede
disculpar al te!to (ustamente por ser antiguo$ .uedando los relatos de violencia
como piezas e!óticas de pr9cticas culturales pasadas$ por otro lado la seme(anza
y persistencia de situaciones y estructuras violentas pueden dar la impresión de un
continuismo histórico y hasta de un hecho normal y natural de los mecanismos de
violencia$ .ue pierden$ as)$ su car9cter de construcción social.
:e hace necesario buscar un mecanismo hermenéutico .ue desarme estas dos
lecturas inmovilizadoras$ de modo .ue se garantice la visibilización del conte!to
sociocultural .ue estructura la narrativa$ sin neutralizar la violencia se!ista$
proyectando una identidad de v)ctima y de idealización para las mu(eres.
Recuperar las narrativas b)blicas preguntando por esta e!periencia de violencia es
en verdad hacer la pregunta por el aspecto discursivo de la violencia y sus
mecanismos de (ustificación y de naturalización.
I3os su(etos est9n constituidos discursivamente$ la e!periencia es un evento
lingJ)stico "no sucede fuera de los significados establecidos' pero no est9
confinada a una orden fi(a de significadosG 3a e!periencia es una historia del
su(eto. 6l lengua(e es el lugar donde la historia es encerrada. 3a e!plicación
histórica no puede$ por lo tanto$ separar las dosG 3a e!periencia es$ al mismo
tiempo$ una interpretación y algo .ue necesita de interpretaciónK .
As)$ el ob(etivo de este e(ercicio de relectura es el de evaluar y criticar la presencia
y pertenencia de la violencia se!ista no/al discurso de los te!tos b)blicos y
e!tensivamente a los discursos teológicos puestos a disponibilidad a partir de ah).
3a violencia constituye el acontecimiento y su interpretación$ contaminando los
discursos y el orden sociosimbólico con su rencor y rigor$ ocultando su motivación
de reproducción de las estructuras del poder falocéntricas. No hay duda de .ue la
teolog)a cristiana patriarcal hegemónica en el continente latinoamericano alimenta
y (ustifica la lógica sacrificial .ue hace de los cuerpos de las mu(eres lugar de
punición y castigo. 6sta refle!ión .uiere ocuparse de la violencia se!ista del
discurso teológico. Discurso .ue mata$ silencia y (ustifica. FEasta cuandoH
. !uerpo social y el control de Números
6l libro de los Números se podr)a leer como una propuesta de organización de la
vida social en el per)odo pose!)lico. Dentro de los l)mites de un poder imperial
"persa #=?=&&A griego =&&BB' .ue daba forma a la vida pol)tica y económica de
una vasta 9rea geogr9fica$ la reorganización de Lud9 alrededor del :egundo
-emplo$ va a a(ustarse al mismo tiempo a las demandas e!ternas y a programar la
vida nacional. :i$ por un lado$ esta propuesta de reorganización de cierto modo
viabilizó la resistencia de la cultura (ud)a en relación a los imperios$ por otro lado$
las propuestas y preferencias internas solidificaron procesos .ue
institucionalizaron la minoridad de las mu(eres dentro de esa sociedad.
Asumiendo como horizonte de comprensión del libro de Números la repetición y la
consolidación del proyecto de los sadoquitas del segundo templo narrado en
M!odo &#4; se hace necesario preguntar por las relaciones sociales de género en
ese proyecto idealizado/conflictivo del pueblo de Dios.
Números propone una sociedad estructurada a partir del :egundo -emplo y de su
personal$ valorizando de modo e!pl)cito las estructuras de poder masculino a nivel
familiar y social. 6l primer censo levantado en el primer cap)tulo anuncia los
criterios y las prioridades del programa8
I3evanten el censo de toda la congregación de los hi(os de Csrael$ según sus
familias$ según la casa de sus padres$ contando todos los hombres$
nominalmente$ cabeza por cabeza$ desde la edad de veinte a2os para arriba$
todos los capaces de salir a la guerra en Csrael$ a esos contar9n según sus
e(ércitos$ tú y Aarón. De cada tribu les asistir9 un hombre .ue sea cabeza de la
casa de sus padresK "Números %$& y ='.
Dios da la orden directamente a >oisés$ .ue comparte la responsabilidad con el
sacerdote Aarón$ ocupando as) el vértice de la (erar.u)a .ue representa la
sociedad organizada a partir de las funciones masculinas8 hi(os de Csrael$ sus
familias$ la casa de sus padres$ todo hombre cabeza por cabeza$ veinte a2os para
arriba$ aptos para la guerra.
/na posible visión de con(unto del libro de los Números podr)a aceptar los dos
relatos del censo "cap)tulos % y &B' como estructuras organizadoras de las
narrativas N O.ue tienen sus or)genes y fechas distintasP Del cap)tulo % al &# la
narrativa recoge y ordena leyes legislativas referentes al culto y relatos de un
pueblo desobediente e inepto para la vivencia del proyecto ideal de sociedad$ con
la salvedad de la fidelidad de Aarón y de los levitas "Números ?$ %? y %0'. 3a
aparente estructura bien dise2ada y los poderes bien distribuidos ser9n
relativizados por algunas narrativas .ue presentar9n situaciones de conflictos
"Números %%A %&A %4A %BA &%$4 a 0A &&&4 y &#'. >uchas de las narraciones
antiguas de los conflictos de lucha por la tierra y del per)odo preestatal ser9n
editadas para .ue respondan a los intereses del proyecto de la sociedad .ue se
presenta. 3os conflictos van a ser b9sicamente de disputa de poder y de
conducción pol)tica y religiosa del proyecto y también de control de la propiedad
de la tierra. 6l castigo para esta primera generación desobediente es el de no
entrar en la tierra "Números &;$%&'.
A partir del cap)tulo &B el te!to presenta un segundo censo y una segunda
generación y se ocupa b9sicamente de los criterios y procedimientos de división y
posesión de la tierra. 3a cantidad y calidad de los conflictos disminuye
dr9sticamente en esta segunda parte del libro de los Números$ como si los
castigos y puniciones introductorias hubiesen creado las condiciones necesarias
para la consolidación del pueblo idealizado.
3as mu(eres aparecen en el libro de Números en el 9mbito de las narraciones de
conflicto y de violencia8 cuestiones reproductivas y familiares$ cuestionamiento
sobre la e!clusividad del poder masculino y de la posesión de la tierra van a
colocar a las mu(eres en una l)nea de peligro y de sospecha$ revelando el car9cter
se!ista y truculento del proyecto de sociedad presentado.
". El mapa de la violencia sexista en el Libro de Números
Números #$%%=%8 la prueba de la mu(er ba(o sospecha de adulterio.
Números %&$%%B8 el castigo de >iriam.
&;$%8 la muerte de >iriam.
Números &#$%%?8 la masacre de 7ozb)$ la madianita.
Números &<$%%%8 las cinco hermanas y la tierra.
Números =;$%%B8 voto de mu(er.
Números =%$%%?8 la masacre de las madianitas.
Números =&$&B8 entre los reba2os y los ni2os.
Números =B$%%=8 el control de la herencia de las mu(eres.
'.(. Conociendo el mapa
/na primera evaluación podr)a apuntar hacia una diferencia en la participación de
las mu(eres8 en la primera parte ellas son protagonistas y e(emplifican de modo
paradigm9tico la desobediencia y la ingobernabilidad del pueblo$ .ue tiene como
consecuencia la pérdida de la promesa de la tierra y de la herencia.
6n la segunda parte$ a partir del cap)tulo &B$ ellas est9n acomodadas y
condicionadas a las estructuras familiares y sociales. 6l relato de las cinco hi(as de
:elofhad "Números &<' D.ue presenta a las mu(eres en situación reivindicativaD
confirma esta situación ya .ue todos los argumentos utilizados enca(an en la
perspectiva de la defensa de la familia patriarcal.
3a ampliación de la narrativa sobre el derecho y la herencia de las cinco hermanas
en el cap)tulo =B pone en evidencia esta situación de control8 el te!to pone el
derecho a la herencia de las mu(eres ba(o los l)mites de las leyes de matrimonio$
limitando el alcance del protagonismo de las mu(eres.
'.). *nterpretando el mapa
3as mu(eres est9n puestas estratégicamente en lugares de conflicto y de amenaza
de destrucción del proyecto social deseado y centrado en l)deres masculinos y
sacerdotales. 6n este sentido$ van a merecer rituales de maldición$ castigo y
e!clusión de la comunidad$ condenación y muerte. 3as pr9cticas e iniciativas de
mu(eres "posible se!o con otro hombre en Números #$ disputa de poder en
Números %&$ y liderazgo ritual en Números &#' est9n ba(o sospecha y es
necesario controlarlas dr9sticamente.
6stos te!tos son violentos en e!tremo8 las mu(eres son colocadas públicamente
ba(o sospecha$ descabezadas$ envenenadas con efectos tr9gicos para el cuerpo
"Números #'A se las desautoriza religiosamente "subordinación de sue2os y
visiones' y pol)ticamente$ en un proceso unilateral .ue implica un castigo corporal
y verbal Daborto de su madre y escupida en la cara por el padreD y e!clusión de
la comunidad "Números %&'A ellas ser9n alcanzadas por la ira de Dios$ e!ecradas
públicamente$ responsabilizadas por una situación de calamidad de todo el pueblo
y$ e(emplarmente$ matada una mu(er con una lanza .ue le atraviesa el vientre
"Números &#'.
#. !oordenadas$ dimensiones y escalas% discurso teol&'ico y violencia
sexista
3as palabras rasgan$ envenenan$ maldicen$ colocan ba(o sospecha. 3as palabras
escritas en el libro y apagadas con las aguas amargas "Números #$&=' colocan el
vientre del contrario. 3as palabras encendidas de ira$ arden. 3as palabras hechas
de lepra$ manchan. 3as palabras hechas de saliva$ e!cluyen. 3as palabras hechas
horca al aire libre con(ugan cuerpos$ declinan vientres. 3as palabras hechas lanza8
puntiaguda gram9tica. 3é!ico de celo y maldición.
3os discursos y palabras de Dios y de >oisés en el libro de los Números se
pronuncian desde arriba$ desde afuera hacia adentro$ como si hubiese un lugar
ob(etivo .ue garantizase la verdad. 3as palabras de Dios y de >oisés masculinas
no se pronuncian por el cuerpo sino .ue vienen de la nube "Números %&' y se
dirigen a los cuerpos de mu(eres y a los estragos .ue han causado. :on discursos
retóricos$ monólogos defensivos$ imprecaciones premoldeadas .ue reivindican el
poder y el control de la divinidad y de sus representantes sobre los cuerpos y sus
relaciones.
+.(. Las escalas de la ira , las coordenadas del cuerpo
6l sacerdote dice a la mu(er ba(o sospecha de adulterio8
I6l :e2or te ponga como maldición y plaga en medio de tu pueblo$ haciéndote el
:e2or caer el muslo e hinchar el vientreK "Números #$&%'.
6l campo sem9ntico de esta per)copa es aterrador8 Qalah "imprecación$ maldición'
en #$%?.&%.&4A marah "aguas amargas' en #$%?.%0.&&.&4.&<A qan- "celo' en #$%4 y
&0A las aguas amargas penetran las me.ah "entra2as' en #$&&A beten "útero'
hinchado y yareq "vientre' ca)do en #$&%.&&.&<. Cnfiel. 7ontaminar. Rculto a los
o(os del marido. Cnmundicia. Desviarse del dominio del marido. 6l lengua(e del
te!to siente placer en poner sinónimos violentos.
>9s adelante$ Dios mismo responde a >iriam$ hablando desde una nube a la
puerta de la tienda8 IF7ómo as) no temiste hablar contra mi siervo$ contra >oisés.K
"Números %&$?b'. -ama2a indignación se va a e!presar en el vocablo violento8
basar "carne' comida por la mitad "%&$%&'A yaraq "saliva' del padre en su phneh
"rostro'A cubierta de tsara. "lepra'A tisagar "e!cluida' del campamento.
6n el cap)tulo &# la acusación contra las mu(eres e!tran(eras es la de llevar al
pueblo a $hh "prostituirse'A ellas qara. "invitan' al pueblo al sacrificio de otros
diosesA el pueblo /0hl "come' y shahah "se inclina' para los dioses de ellas. 3a
reacción es violenta8 ro.shei "cabezas' se cortanA se mata a una madianita y a un
israelita con una lanza .ue atravesó la qobah "barriga'. 6l error est9 en el cuerpo y
este necesita ser ani.uilado para recomponer el orden.
:e va a usar cuatro palabras diferentes para e!presar la barriga8 qobah" "barriga'$
beten "útero'$ yareq "vientre' y me.ah "entra2as'. 6n el te!to de >iriam toda la
basar "carne' est9 comprometida y hasta la misma phneh "cara' recibe su castigo.
6l te!to .uiere y necesita controlar a las mu(eres y a sus barrigasvientresúteros
entra2as. 3a divinidad necesita controlar este espacio fundamental de
reproducción de la vida material y de(ar su marca en forma de sospecha$ castigo o
muerte.
+.). !iscurso teológico y &iolencia se1ista en el libro de los N2meros
6l cuerpo de las mu(eres es tomado en estas narrativas como meton)mia8 figura
retórica de traslación en .ue se aprovechan las cone!iones de sentido entre las
palabras$ por e(emplo$ tomando la causa por el efecto$ la materia por el ob(eto$ la
se2al por la cosa significada. No piden .ue se las entiendan literalmente$ sino
también como met9foras.
3a barrigaúterovientreentra2as transita del cuerpo individual y el cuerpo social
no como un s)mbolo en su función de sustitución$ sino como e!tensividad
estructurante de la vida material y del imaginario cultural. Apro!imar los te!tos de
6sdras %; y Nehem)as %= D.ue ponen la e!igencia de
e!clusión/separación/demonización de las mu(eres e!tran(erasD puede ser útil
para iluminar las narraciones de Números del proyecto de ordenación social del
segundo templo.
6n relación con el cuerpobarriga y el cuerposocial$ el discurso teológico elige la
retórica de la maldiciónfalta del temorprostituciónviolencia como campo
sem9ntico privilegiado .ue estructura y controla la sociedad a partir de una lógica
de e!clusión$ apro!imación$ asimilación$ ritualización y destrucción de los
elementos divergentes. 6n el metabolismo del proyecto social del libro de los
Números el cuerpo se destruye y condena como mecanismo fundamental de
consolidación del poder masculino sacerdotal. Eaciendo violencia a la barriga
úterovientreentra2ascarne de la mu(er se condena y castiga a la generación
desobediente8 el conflicto .ueda ba(o control$ e!orcizando las divergencias se
puede establecer el proyecto social.
A partir de ah)$ los relatos de las mu(eres de(adas atr9s con los animales y los
ni2os "Números =&$&B'$ del asesinato de las mu(eres se!uadas y la sobrevivencia
de las ni2as y las v)rgenes "Números =%$%%?' del control de la herencia de la
tierra para las mu(eres por la v)a del matrimonio "Número &< y =B' y del control del
voto/palabra de la mu(er "Números =;$%%B' se administrar9n y mane(ar9n desde
dentro los mecanismos sociales/familiares/militares disponibles sin .ue el con(unto
del proyecto masculino sacerdotal sea per(udicado.
5eroG Fhabr9 habido mu(eres de verdad m9s all9 del te!toH Fsi ellas est9n en
cone!ión al sentido de las palabras del te!to ser)a posible reescribir el te!to
recuperando el potencial de conflicto y disidenciaH Recrear el orden de los te!tos y
de(ar .ue el libro de Rut nos hable de alternativas de cuerpotierrapueblo8
narrativas de un mismo tiempo .ue usan palabras distintas.
:on estas sobras y sombras del te!to .ue pueden alimentar la espiritualidad y la
militancia de .uien se organiza en el femenino plural contra la violencia se!ista8 en
el cuerpo del cuerpo$ en el cuerpo de la teolog)a.
(. El texto bajo sospecha
3 4ientre hinchado y 2tero ca#do 5 la mujer sobre sospecha 6N2meros +"((7
8(9
:i ella se desv)a y fuera infiel. :i ella escoge otro hombre .ue no es al .ue
perteneceG :i ella se deleita con otro y oculta de los o(os del marido. :i ella
descubre .ue puede decidir sobre su deseo y su cuerpo. /na mu(er as) con tantos
siG /na mu(er con tanta fuerza de decidir es una mu(er .ue contaminaG F5ero y
si no sucedió nadaH F:i no hay testigos infragantiH 6!iste la duda. 3a sospecha.
6s necesario .ue ella sepa .ue no puede escoger por s) misma. -raigan el cuerpo
de la mu(er .ue est9 en sospecha frente al sacerdote con una ofrenda de
man(ares por celos "Números #$%#'. Rferta memorativa .ue trae la ini.uidad a la
memoria. >emoria de sospecha. >emoria de la posibilidad .ue ella estaba
resolviendo desviarse y ser infiel. Srente a Dios8 la mu(er descabezada$ un
recipiente de barro con agua y polvo y la oferta. 6lla$ delante del marido$ delante
del sacerdote$ delante de Dios toma el agua amarga .ue trae consigo la maldición.
>emoria y maldición.
6l sacerdote la con(ugar9 y le dir98
I:i nadie se deleitó contigo$ y si no te desviaste hacia la inmundicia$ estando ba(o
el dominio de tu marido$ ser9s libre de estas aguas amargas y de maldiciónK
"Números #$%0'.
I6lla$ ahora$ ya no tiene elección. *ebe el agua de la maldición$ polvo del suelo del
tabern9culo. T dice8 OAménP OAménP :i las aguas en las entra2as hacen al vientre
hincharse y al útero abordar8 ella es culpable. >aldición de Dios y plaga en medio
del pueblo. OAménP OAménP
Rtro vaso de un mismo barro. Rtra copa. Rtra agua. *ebemos de nosotras
mismas y de nuestra decisión. -é de la tierra .ue tenemos en nuestra tierra y en
nuestras luchas. Descabelladas y con la boca seca$ rompemos la lógica de la
maldición y de la sospecha .ue vigila nuestros cuerpos.
3 Problema de piel: las preguntas de ;iriam 6N2meros ()9
>iriam estaba callada desde la celebración de la salida en M!odo %#8 ella y las
mu(eres en un intenso coro de cuerpo y voz$ de fiesta$ de paso. -eóloga de
tamboril en la mano$ teolog)a de ritmo y cuerpo. M!odo en el femenino plural. T
entoncesG ni :ina) ni mandamientos. Atraviesa en silencio los 4; cap)tulos del
M!odo y de todo el 3ev)tico. 6ntra en el libro de Números acompa2ando la
trayectoria de los hermanos >oisés y Aarón hasta .ue en el cap)tulo %& decide
hablar. 6scoge golpear el silencio del te!to con una pregunta8 FAcaso ha hablado
el :e2or solamente por >oisésH FNo ha hablado también por nosotrosH "Números
%&$&'.
3a pregunta enciende la ira de Dios .ue de(a aparecer sobre el cuerpo de >iriam
la lepra y la culpa. :i ella tiene visiones y sue2os$ el varón >oisés habla con Dios
cara a cara. F7ómo es .ue osa preguntar por .uéH F7ómo osa .uerer ser como
>oisésH Cnsubordinada y osada$ se va a silenciar permanentemente a >iriam con
la marca del delito en el cuerpo8 Oaborto de su madre$ escupita(o del padreP 3epra
de preguntar. 3epra de .uerer saber por .ué esa e!clusividad masculina en el
trato con la divinidad. 5roscrita y e!cluida$ >iriam conoce el lugar .ue le pertenece
a la mu(er .ue sospecha y pregunta. :ilenciada en la piel$ un cuerpo marcado de
castigo por .uerer saberG como esa mancha .ue todas nosotras tenemos. /na
se2al de culpa .ue nos aparta del poder.
-odas traemos b9lsamos y ungJentos de sobrevivencias. 7remas y aceites para
no de(ar sola a a.uella .ue se arriesgó a desafiar la lógica de la e!clusión
patriarcal. -omamos el cuerpo de la mu(er con la lepra de la e!clusión y repetimos8
Oy el pueblo no partióP "Números %&$%#'. 6speró a >iriam por.ue se alimentaba de
sus sue2os y visiones. 6l único remedio es no .uedar sola.
3 La princesa Co$b# y la dan$a del &ientre rasgado 6N2meros )+9
6lla y un hombre. 6staba ella y un hombre. Diferencias de pueblo e!puestas a los
o(os de los se2ores airados. 7abezas desprendidas de sus cuerpos rondaban la
e!tra2a asamblea. Antes de ella$ las otras y sus seducciones$ los convites$ las
comidas$ los movimientos del cuerpo. -odo e!tra2o frente a los o(os del hombre
en la punta de la lanza. 3os o(os desconfiados miran el cuerpo de ella y del
hombre8 Fser)an amantesH -odav)a se o)a el grito8 OsacrificaP OmataP 3a punta de la
lanza la persigue hasta la tienda. 3a ira de Dios en la punta de lanza$ en la mano
del hombresacerdote. 3a ira mueve la lanza .ue atraviesa el vientre8 ella y él.
*arriga. FAcaso no era por el pecado de se!o$ comida y movimiento .ue se los
(uzgabaH 6ran una plaga en medio del pueblo. Cdolatr)a. 5rostitución. 3o mismo
da8 todo .ueda en la barriga. No .ueda m9s8 Ientonces la plaga cesó sobre los
hi(os de CsraelK "Números &#$?b'. T la divinidad Dsatisfecha y aplacadaD e!tiende
una alianza de paz "Números &#$%&'. Ueinte y cuatro mil muertos DOdos ya
hubieran sido bastantesPD y esta conversación de paz .ue .uiere decir lo mismo
.ue alianzas del sacerdocio perpetuo "Números &#$%=@'.
6lla era una princesa .ue se llamaba 7ozb). 6s el cuerpo de ellaG en nuestra
memoria. Nos reunimos en mil danzas de vientrebarrigaúteroentra2as.
Danzamos entre indignadas y esperanzadas. :on muchos los cuerpos de mu(eres
atravesados por palabras violentas en el te!to b)blico. 6st9n all)$ solo para .ue
podamos decir una vez m9s8 Onunca m9sP
)iblio'ra*+a
Na esperanVa de corpos plenos de vida8 deus conosco.
Rua prudente de >oraes %=4%$ ap. %;=
%= 4%0 &;B 5iracicaba :5

Nancy !ardoso ,ereira
ua 5rudente de >oraes %=4%$ ap. %;=
5iracicaba/:5
%=4%0&;B
*rasil
http8//WWW.ibeuce.net
Teoria<!ebate$ n.&0$ agosto de %00#$ (unho/(ulho$ p.?&.
Dia Cnternacional da >ulher$ Dieese $ WWW.diese.org.br$ marVo de &;;;.
Dieese online$ op. 7it.
7unhary Cnforma$ Rede >ulher de 6ducaVXo$ anoUCC$ n.4%$ set/&;;;$
WWW.redemulher.org.br
:ecretaria Nacional de >ulheres do 5-$ setembro de &;;;$ WWW.lainsignia.org
:empre Uiva RrganizaVXo Seminista$ WWW.sof.org.br
D/AR-6$ :andra e 36>R:$ 7arolina$ IRs números fazem pensarK$ Documentos$
;andr-gora %$ !ireitos =eproduti&os e >borto$ N6->A3/C65,$ :Xo *ernardo do
7ampo$ %004$ p.<0?;.
DR6Y6--$ Lefferson$ IAspectos biopsicossociais da violZncia se!ualK$ ?ornal da
=edeSa2de$ número&&$ novembro de &;;;$ p.%;$ WWW.redesaude.org.br
6stas formas de violencia se estructuran a partir de las relaciones sociales de
género por eso se las llama se!istas.
[6CR$ Allison$ I-he :ubversion of Cdentity N 3uce Crigaray and the 7riti.ue of
5hallogocentrismK$ en Sacrifical Logics 5 @eminist Theory and the Critique of
*deentity$ Routledge$ NeWTor+ \ 3ondon$ %00B. p.%;?.
:7R--$ Loan$ I6!periZnciaK$ en @alas de gAnero$ 6ditora >ulheres$ Slorianópolis$
%000$ p.4&.
,A33AYYC$ :andro$ I3a sociedad perfecta según los sadocitas 3ibros de los
NúmerosK$ =*BL>$ vol.&=$ R67/$ ]uito$ %00B$ p. %#=.
:A^6NS63D$ ^atharine$ INumbersK$ en The ComenDs Bible Commentary$
[estminster/Lohn ^no! 5ress$ 3ondon/3ouisville$ %00&$ p.4<.