TERAPIA BREVE

CENTRADA EN
SOLUCIONES
JACOBO REYES MARTOS


Una propuesta de evaluación paso a paso en la terapia breve centrada
en soluciones psicología conductual: revista internacional de
psicología clínica y de la salud ISSN 1132-9483. Volumen 15, nº 3.
2006. P 533

2008



UNA PROPUESTA DE EVALUACIÓN PASO A PASO EN LA TERAPIA
BREVE CENTRADA EN SOLUCIONES
PSICOLOGÍA CONDUCTUAL: REVISTA INTERNACIONAL DE
PSICOLOGÍA CLÍNICA Y DE LA SALUD
ISSN 1132-9483. Volumen 15, nº 3. 2006. P 533

RESUMEN

Este artículo presenta una propuesta de evaluación basada en la entrevista a
partir del modelo de Terapia breve centrada en soluciones. Presenta dos apartados
fundamentales: en el primero se presenta la entrevista que se estructura en 5 pasos :
1. Conocer al cliente y determinar sus necesidades de intervención.
2. Determinar en qué consiste el problema en el que se desarrollan las
necesidades detectadas.
3. Especificar el contexto en el que se presenta el problema.
4. Detectar las soluciones que previamente ha intentado el cliente.
5. Desarrollar nuevas propuestas de solución adoptadas durante la
intervención.
6. Generar una predisposición al cambio.
En el segundo apartado del artículo se ilustran los pasos citados con un ejemplo
en el que se van ilustrando de manera práctica los diferentes pasos así como las
estrategias que pueden ayudarnos para su utilización.


Palabras clave: Terapia Breve, problema, queja, solución, pauta, objetivos,
cambio


This article represents a proposal of assessment based on the personal
interview taking as a model the Brief Therapy focused on solving problems. It consists
of two main sections. In the first one we can introduce the interview organised into five
main steps:
1. An approaching to our client in order to decide on the necessities of our
action.
2. A study of the problem in which these necessities are developed.
3. The specification of the context in which the problem appears.
4. The search for the solutions our client has already tried.
5. Development of new plans to solve the problem and finally.
6. The release of an open attitude towards change. In the second section of
this article and by means of different and clear examples we'll try to
illustrate the previous steps and the distinct strategies that can help us to
solve the different problems.
Key words: Brief Therapy, trouble, reason for dissatisfaction, solution,
strategies, goals, change.


INTRODUCCIÓN.

El enfoque “estratégico”, más que al “por qué”, nos remite a “cómo” los seres
humanos nos relacionamos con nosotros mismos y con nuestro entorno dentro de un
línea de intervención terapéutica normalmente breve, orientada a la extinción de los
síntomas y a la solución del problema o de los problemas del cliente, dirigiéndose a la
reestructuración y modificación del modo de percibir la realidad y las reacciones de
conducta derivadas del mismo.

El terapeuta, desde su primer encuentro con el cliente, en vez de centrarse en su
pasado, dirige sus pesquisas a :
a) qué sucede en el interior de los tres tipos de relaciones que el sujeto mantiene
consigo mismo, con los demás y con su entorno.
b) cómo ha intentado solucionarlo hasta ese momento (soluciones intentadas).
c) qué alternativas podría encontrar para resolver el problema de la manera más
eficiente y eficaz posible.

Ese primer encuentro adquiere una relevancia especial en el enfoque estratégico
sistémico dado que sirve para establecer establecer tanto las bases sobre las que se
desenvolverá la terapia como el rapport que facilite la comunicación entre el profesional
y el cliente. Y precisamente sobre las estrategias a seguir en el desarrollo de la
entrevista en esos primeros encuentros entre el profesional y la persona o personas que
demandan su ayuda, versa el contenido de este artículo con un doble objetivo:

 Destacar una propuesta de desarrollo de entrevista inicial en la que a la
vez que se realiza el proceso de recogida de datos, se elicitan procesos
orientados a la generación de soluciones alternativas más exitosas
1


 Ilustrarlo con ejemplos sobre su aplicación en diversos casos que puedan
aportar estrategias y recursos de intervención útiles para el lector
interesado.

Entiendo que tanto el método que en este artículo se presenta como las
precisiones sobre su aplicación que se explican pueden ajustarse especialmente bien a
las peculiaridades de la práctica psicológica española, de manera que colabore a que los
profesionales encontremos soluciones aparentemente simples a problemas humanos
complicados. Quiero precisar también que excluyo de los objetivos de este artículo
entrar en la formulación y evaluación de nuevas soluciones como terapia a las demandas
y necesidades del cliente.


ANTECEDENTES E HISTORIA.

Durante los últimos 50 años la Teoría Sistémica ha aportado numerosos frutos al
campo del análisis y la intervención de la comunicación y de los problemas humanos.
Dentro de esta línea de trabajo resulta especialmente conocido el grupo del Mental

1
El modelo de entrevista sobre el que versa este artículo ha sido publicado en Giorgio Nardone y Paul
Watzlawick (1999): Terapia Breve: Filosofía y arte. Herder. Interacciones, epistemología y clínica
sistémica. 121-146
Research Institute (MRI) de Palo Alto liderado por Paul Watzlawick, que ha
demostrado en este ámbito una capacidad especialmente sobresaliente de generar
soluciones originales, creativas y novedosas a la vez que rigurosas tanto desde el punto
de vista científico como epistemológico. Debemos a pioneros como Gregory Bateson,
Erickson , Watzlawick, Don Jackson , Haley , Eduard Hall y otros la capacidad de
generar un tipo de pensamiento en psicología capaz de visionar directrices genealógicas
en nuestra manera de entender el mundo que construimos cognitivamente, que han
ofrecido fructíferas alternativas al paradigma analítico, mecanicista y unidireccional
causal clásico de la ciencia y en el que, lejos de oponerse a dicho modelo, han
respondido con el principio estético y el imperativo ético de ampliar las opciones antes
que reducirlas.

Cabe mencionar sin embargo a otro grupo igualmente relevante pero quizá algo
menos conocido que siguiendo básicamente las mismas directrices epistemológicas ha
aportado interesantes matices a la aplicación de la Terapia Estratégico Sistémica. Me
refiero al Brief Therapy Center (BFTC), fundado en 1978 , ubicado en Milwaukee y del
que se puede considerar a Steve Shazer como su principal representante. El BFTC se
centra en un desarrollo específico de la Terapia Breve que da tanta o más relevancia al
modelo de intervención -entendido como una manera de solucionar problemas- que al
tiempo de intervención clínica (entre 7 y 10 sesiones como promedio, previamente
pactadas con el cliente) aspecto este último que es una nota característica del sistema de
intervención de Palo Alto.

Así, podemos destacar una diferencia relevante entre el modelo de intervención
de Palo Alto y el de Shazer: el segundo no establece un número prefijado de sesiones,
aunque “se pretende que sean las menos posibles”.

Podemos hablar de un modelo de Terapia Breve que se desarrolla en paralelo
con el de Palo Alto que comienza a desarrollarse a finales de los años 60 y que confluye
con el grupo de California en 1972, pudiendo reconocerse como hito para su nacimiento
oficial como línea diferenciada de trabajo la publicación de su libro: Terapia Breve: dos
es compañía.
2



COMPONENTES BÁSICOS DE LA TÉCNICA.

1.-Determinar las necesidades de intervención del cliente: los Síntomas
como “Quejas”.

En terapia tendemos a denominar como síntomas a las conductas disfuncionales
y poco adaptativas de las personas. No obstante, es bien sabido que una conducta
desadaptativa en un entorno podría ser perfectamente adecuada en otro. En este sentido
el que un comportamiento sea considerado adecuado o no depende en buena medida de
la percepción e interpretación que la persona hace de una situación determinada.

El método propuesto en este artículo aboga por denominar al síntoma como
“queja” o dimensión funcional de un comportamiento que se desea mejorar o cambiar
pero que el cliente no sabe muy bien cómo hacerlo. Centra por tanto más la atención en

2
Shazer S. de, Brief therapy: Two´s company, en “Family Process”, 14, 1975, pp.79-93-
la dimensión dinámica y adaptativa de la respuesta del sujeto a los problemas con los
que se enfrenta que en el carácter estático del diagnóstico.

2.-Determinar en qué consiste el “Problema” en el que se desarrolla la
“queja”.

Si nos atenemos a las acepciones 2 y 5 del Diccionario de la RAE para definir la
palabra “problema” como: el conjunto de hechos o circunstancias que dificultan la
consecución de algún fin o la proposición dirigida a averiguar el modo de obtener un
resultado cuando ciertos datos son conocidos; entenderemos que con frecuencia dichas
circunstancias o la presencia de una proposición de ese tipo provoque “vivencias de
disgusto o preocupación”, tal y como el mismo diccionario establece en su acepción 4.

No obstante, los problemas presentan diferentes grados de dificultad según la
experiencia y preparación del sujeto que se enfrenta a ellos. Cuando dicha dificultad no
es superable por la persona y el problema se “empeña” en aparecer de una manera
condenadamente persistente y en contextos relevantes y significativos para su sistema
de creencias y de valores , entonces aparecen las “quejas”.


3.-Determinar el contexto problemático en el que se desarrolla la “queja”.

La mayoría de los problemas humanos se desarrollan en el contexto de la
interacción con nuestros semejantes. Con frecuencia se produce una colisión de hábitos
de conducta, de bagajes experienciales, creencias y valores que generan fricciones y que
exigen el reajuste de las maneras de interacción entre las personas. La terapia Breve
Focalizada en la Solución de Problemas implica una actitud ecológica en la que se tiene
en cuenta y se procura comprender el sistema sociocultural y personal en el que
aparecen las quejas y el modo en el que repercuten en el propio sistema de creencias,
actitudes, valores y conductas del sujeto.

El modelo de entrevista objeto de este artículo pretende incidir en dicho sistema
desde las primeras interacciones con el/la terapeuta, intentando generar cambios en el
citado sistema que conduzcan a la aparición de soluciones eficaces y eficientes para el
problema presentado.

4.-Determinar las “Soluciones intentadas” para la “queja” presentada.

Normalmente no hay mejor experto en el problema del cliente que el mismo
cliente. No en vano suele ser quien más ha convivido con su trastorno o “síntoma”.
También suele haber intentado una o varias soluciones que o bien no han tenido éxito, o
si lo tuvieron fue en un contexto o momento determinado pero que hace tiempo que
dejaron de resultar eficientes.

En estas situaciones el cliente queda “atrapado” en esos intentos pasados de
solución, repitiéndolos de manera sistemática pero inútil para resolver el problema tal
y como ahora se le presenta. Conviene al terapeuta por tanto saber qué ha intentado
hacer previamente el cliente y qué resultados obtuvo, para evitar volver a repetir algo
que ya ha demostrado su inutilidad o para determinar bajo qué circunstancias y
contextos resultaba útil.
5.-Propuesta de Nuevas soluciones.

En numerosas ocasiones la tarea del terapeuta consiste “en ayudar a la abeja a
que encuentre el camino de salida de la botella”; pues el cliente una vez atrapado en la
situación problemática no hace sino chocar una y otra vez contra los mismos cristales
sin acertar con la apertura de salida. Es decir, repetir infructuosamente “más de lo
mismo”.

Un aspecto especialmente relevante del modelo de entrevista que se presenta
consiste generar el adecuado contexto comunicativo terapeuta-cliente que facilite la
creación de nuevas soluciones por parte del segundo, y que sean respetuosas con su
sistema de creencias y valores así como con el sistema social de relaciones en el que la
queja se presenta.

6.-Generar expectativas de cambio.

Con frecuencia los clientes acuden en un estado de “desgaste” fruto de haber
tropezado una y otra vez con la misma piedra. Pueden considerarlo algo casi inevitable;
pueden solicitar nuestra ayuda como un último recurso pero “sin muchas esperanzas” en
que nuestra intervención vaya a dar resultado.

Un recurso valioso en estas situaciones puede consistir en recurrir a estrategias
tales como la reestructuración de las propias cogniciones del cliente o el reencuadre del
significado que dicha queja y la situación en la que se presenta tienen para la vida del
sujeto. En este sentido es útil definir lo más claramente los objetivos que pretende lograr
el cliente con la intervención y a qué otras metas el logro de estos objetivos podrían
conducirle, ampliando de este modo el “horizonte” de las posibilidades que la
intervención terapéutica le pueden ofrecer al cliente.


MÈTODO DE EVALUACIÓN

Si bien Shazer se centra en la presentación del modelo de entrevista en sí como
técnica evaluadora, yo me permito sugerir que deben de considerarse tres fases
claramente diferenciadas incluidas todas ellas en la etapa de Exploración Inicial :

La primera que podríamos denominar: Primer Contacto e iniciación de la
relación terapéutica, en la que se realiza una primera interacción con el cliente En esta
primera fase considero muy conveniente atender a las recomendaciones que Nardone y
Watzlawick plantean: “crear una relación personal que se caracterice por el contacto, la
confianza y la sugestión positiva, dentro de la cual pueda llevarse a cabo tanto la
investigación diagnóstica como las primeras maniobras de adquisición de capacidad de
intervención. Por ello, la estrategia fundamental consiste en observar, aprender y hablar
el lenguaje del paciente”
3
Este paso en sí incluye una evaluación inicial del modelo
comunicativo del cliente y del entorno en el que se desenvuelve.

Una segunda que podríamos llamar: Investigación diagnóstica en la que realizar
la anamnesis del sujeto, su historia vital y evolutiva, y las pertinentes entrevistas en las

3
Giorgio Nardone y Paul Watzlawick:El arte del cambio. Herder. 1992, p 74 y 75
que explorar los indicadores clínicos que vayamos considerando oportunos; también se
aplicarán los instrumentos y pruebas que nos ayuden a realizar un diagnóstico acertado.
Conviene informar al cliente de los pasos que vamos dando y calmar en muchas
ocasiones el deseo que pueda manifestar de comenzar una intervención directa e
inmediata de su queja. Aclarándole que el protocolo seguido es una valiosa herramienta
que nos aporta rigor y meticulosidad en la intervención terapéutica .

La tercera la podríamos denominar: Determinación de objetivos terapéuticos y
es en la que podríamos incluir la aplicación del modelo de entrevista objeto de este
artículo. Con frecuencia tendemos a sobreseer este punto, dando por supuesto que
cliente y terapeuta coincidimos en los objetivos que buscamos con la intervención. No
obstante es una exigencia pragmática fundamental en esta estrategia de intervención por
seis motivos:

a) Por facilitar un acuerdo terapeuta cliente respecto a la demanda de este
último

b) Por dotar a la programación terapéutica de una orientación precisa que
permita ir graduando la evaluación del logro de lo previamente
acordado y definido, así como realizar su seguimiento .

c) Para el paciente significa la creación de una sugestión positiva que
facilitará la negociación y el acuerdo previo a la intervención en sí y
aumentará la adscripción a las prescripciones terapéuticas así como su
carácter activo en su propia recuperación.

d) Ayuda a crear expectativas realistas y precisas sobre la intervención
delimitando el ámbito de la intervención y acotando el ámbito de lo
conseguido.

e) Nos permite determinar cuándo se puede dar por finalizada la
intervención contando con índices de satisfacción del cliente que se
puedan ir contrastando con los acordados en esta tercera fase.

f) Nos permite evitar los sistemas de valoración “Todo/nada” a la hora de
estimar el logro de un objetivo, ajustando por tanto las conductas a tasas
de frecuencia e intensidad adaptativas para la ecología del sujeto.

En sí toda la entrevista es un extenso modelo de evaluación estratégico-sistémica
que nos permite ir generando propuestas de solución o permitiendo que sea el propio
sujeto quien las cree al ir recapacitando sobre las cuestiones que se le formulan. Iremos
registrando cada una de las quejas, su frecuencia, intensidad y duración y bajo qué
circunstancias y en qué contextos se producen y en cuáles otras situaciones se producen
modificaciones que ajustan el comportamiento a los objetivos expresados por el cliente.
Así mismo, en cada sesión se irá registrando el grado de aproximación al objetivo u
objetivos formulados y qué ha sucedido para que eso ocurra.




PROCEDIMIENTO DE EVALUACIÓN

Como ya he expresado, el modelo de cuestionario con registro de datos que a
continuación presento es una adaptación de la propuesta de Shazer
4
a la que me he
referido en la introducción.

En el sistema de trabajo del BFTV Shazer y sus colaboradores cuentan con
varias salas de terapia dotadas todas ellas de cristal unidireccional y sistemas
intercomunicados con los terapeutas situados al otro lado. Además ellos realizan una
interrupción de la sesión para analizar la información obtenida tras un comentario con
los evaluadores situados tras el cristal y entrar de nuevo para dar luego las
prescripciones terapéuticas oportunas.

Por desgracia esta riqueza de recursos tanto materiales como humanos son un
lujo que no está disponible en la mayoría de las consultas de nuestras ciudades. No
obstante considero que podemos aprovechar el modelo propuesto adaptándolo a nuestra
realidad usualmente más modesta y limitada. Por este motivo le he dado un formato que
permita al terapeuta un rápido y cómodo sistema de registro de información a la vez
que pueda ir dirigiendo el desarrollo de la sesión y la he denominado Entrevista
Orientada a la Solución de Problemas (EOSP) parafraseando en castellano el término
BRIEF FOCUSED SOLVING PROBLEMS del equipo de Shazer.

El cuestionario que sirve de base a la entrevista consta de 4 apartados:
I.-Datos biográficos;
II.-Referencia y determinación de la queja;
III.-Formulación de metas y
IV.-Soluciones.

Para ilustrar lo más operativamente posible el desarrollo y utilización del
instrumento presentado, lo iré ejemplificando con el caso de un chico varón de 13 años
diagnosticado de déficit de atención con hiperactividad moderada, personalidad
impulsiva y baja tolerancia a la frustración como suele ser habitual en muchos de estos
casos; su coeficiente intelectual daba una puntuación de 89 y presentaba una situación
de fracaso escolar y dificultades de adaptación social, familiar y escolar. No pretendo
ejemplificar el uso de la entrevista hasta llegar a la resolución exitosa de un caso, sino
tan sólo mostrar cómo podría ser utilizada para el abordaje , intervención y seguimiento.
Por este motivo tampoco me centraré en el tipo de prescripciones terapéuticas
empleadas y en los resultados que las mismas dieron.

Quiero puntualizar que considero especialmente importante transcribir todas las
quejas, metas, situaciones… en el lenguaje y en los términos del paciente consistiendo
la labor del terapeuta en facilitar la expresión del mismo cuando este muestre
dificultades para expresarse, pero sometiendo siempre a la validación última del
paciente las frases que se vayan a transcribir en el cuestionario.




4
Giorgio Nardone y Paul Watzlawick (1999): Terapia Breve: Filosofía y arte. Herder. Interacciones,
epistemología y clínica sistémica. p 138


l.DATOS PERSONALES:

Fecha de entrada:___________ Edad:_________Fecha de nacimiento:____________
Nombre y apellidos:_____________________________________________________
Estado civil:_______________ Personas con las que vive:______________________
Estudios realizados:________________Profesión:_____________________________
Dirección:_____________________________________________________________
Localidad:_________________________ Tfno.:_______________________________
Derivado por:__________________________________________________________

ll.REFERENCIAS Y DETERMINACIÓN DE LA QUEJA :(DETERMINACIÓN
DEL PROBLEMA)

¿Qué problemas presenta que le hacen sentir que necesita ayuda?:
(Especificar qué sucede lo más exactamente posible) y con qué
frecuencia

En esta fase de la entrevista la familia acudía con numerosas quejas en
diferentes ámbitos tal y como suele ser habitual en este tipo de casos. Lo primero fue
escoger un ámbito específico en el que pudiéramos contar con el seguimiento y
colaboración decidido del entorno. Tras una exploración del medio escolar y familiar
optamos por centrarnos primero en el familiar para ajustar las conductas que pudieran
resultar más disruptivas, con la esperanza de poder pasar luego a otros contextos o de
lograr modificaciones que pudieran revertir favorablemente por sí mismas en otras
situaciones. En este caso la intervención se desarrolló con los padres y sin contar con
la presencia del hijo.
Tras formularles la pregunta a los padres de qué “quejas”consideraban más
necesitadas de intervención en su hijo, ambos coincidieron en las dos siguientes:

QUEJAS (Numerarlas) FRECUENCIA (Días, semanas,..)
1.-Bajo nivel de tolerancia a la frustración
(impaciencia e irritabilidad cuando no
conseguía de manera inmediata todo lo que
deseaba)
A diario y varias veces a la semana
2.-Comentarios sobre lo poco que lo querían y
apreciaban sus padres por no prestar atención
a sus frecuentes deseos
A diario y varias veces a la semana (los
padres lo definían como “baja autoestima”)


¿Quién está involucrado en cada queja y cómo difiere la queja
según quien esté involucrado o no en algún punto en particular:

Indagar en presencia de qué personas aparecen las “quejas”y qué cambios se perciben
según estén presentes diferentes tipos de personas.





QUEJA Nº: QUIÉN ESTÁ INVOLUCRADO DIFERENCIAS QUE SE NOTAN:
1.-

Con sus padres fundamentalmente
y aunque haya presentes otras
personas conocidas o familiares
Cuanta más familiaridad y roce tiene con
la persona, menos paciencia muestra.
2.-

El padre y la madre Cuando hay otras personas presentes,
entonces no expresa sus lamentaciones.

EXCEPCIONES (QUÉ OCURRE CUANDO NO SUCEDE LA QUEJA):

EXCEPCIONES A LA QUEJA Nº: QUÉ SUCEDE ENTONCES:
1.- Cuando está más tranquilo

Puede aceptar una negativa a sus deseos.
2.-Si baila –actividad que él
considera que hace especialmente
bien- o cuando practica el fútbol

Entonces se muestra orgulloso y satisfecho de sí mismo
y considera que sus padres también sienten y piensan
igual que él.


III.-FORMULACIÓN DE METAS (DESDE UNA PERSPECTIVA REALISTA Y
DEPENDIENDO DE LA PERSONA AFECTADA):
UNA PREGUNTA ÚTIL PARA ESTO PUEDE SER: ¿CÓMO SABRÍAS QUE TU
QUEJA HA SIDO RESUELTA?

Conviene aquí centrar la atención en objetivos realistas y acordes con la
historia del sujeto, con su evolución y con su diagnóstico para determinar objetivos a
corto plazo que puedan ir sirviendo como escalones que nos conduzcan a otros más
ambiciosos y de mayor nivel. Además una estrategia que puede resultar especialmente
útil es la que refieren Nardone y Watzlawick en la obra citada:: “ (…) es muy
provechoso centrar la atención del paciente en cambios aparentemente triviales, en
pequeños detalles de la situación. Se persigue con ello no dar la sensación al paciente
de que se le somete a exigencias excesivas en lo que se refiere a la percepción de sus
propios recursos personales (…).

El pequeño cambio , de hecho, provoca una reacción en cadena de
modificaciones en el interior del sistema que se ordenan a la búsqueda del reequilibrio
del sistema mismo. (…)

Cuando mediante una progresión de pequeños cambios, el terapeuta ha
conducido a la persona a la modificación de sus acciones disfuncionales y de sus
“imágenes del mundo”, la terapia ha alcanzado su objetivo”.
5



En este caso estas fueron las metas que acordaron ambos progenitores:





5
Giorgio Nardone y Paul Watzlawick:El arte del cambio. Herder. 1992, p 83 y 84

QUEJA Nº: METAS U OBJETIVOS DE CAMBIO TERAPÉUTICO:
1.-


Que fuera capaz de afrontar y aceptar con tranquilidad y con otra “filosofía” de
la vida las frustraciones, obstáculos e impedimentos que suelen aparecer a
diario.
2.-


Ambos coinciden en opinar que si se solucionara la primera queja entonces
desaparecería esta segunda.


IV.-SOLUCIONES

SOLUCIONES INTENTADAS ¿CÓMO HA INTENTADO SOLUCIONAR EL
PROBLEMA HASTA AHORA?:

Este apartado tiene especial relevancia pues como ya dije los pacientes son los
mayores expertos en sus problemas y en sus quejas y conviene que el terapeuta detecte
cómo han intentado resolver la situación hasta el momento. La actitud del terapeuta
debe ser de una aceptación neutral, sin entrar en valoraciones sobre los intentos
pasados de los pacientes. Esta fase les ayuda a reflexionar sobre las estrategias
seguidas hasta el momento y a que desarrollen su propia capacidad crítica al
aportarles la posibilidad de realizar un análisis con una perspectiva de
distanciamiento temporal.
6


QUEJA
Nº:
INTENTOS DE SOLUCIÓN ¿QUÉ CREEN QUE HA FALLADO
EN ESOS INTENTOS?
1.- El padre refiere que ha intentado
hablar y razonar con él; ponerlo en
el lugar de otras personas
La madre refiere que ella suele
usar además el castigo : como
dejarlo sin salir
Entienden que la forma en que se lo
decían no era la correcta ya que le
hablan alterados e insultándolo
En muchas ocasiones terminan
perdiendo los papeles ante la actitud
persistente y “machacona” del hijo
2.- Le han razonado, lo han
“animado” y le han tratado de
valorar sus cualidades tales como
sus buenos sentimientos.
Consideran que lo critican demasiado
cuando falla o no se comporta
adecuadamente.


NUEVAS SOLUCIONES (Imaginar una versión solucionada de la queja):

En ocasiones y ante la resistencia del paciente puede resultar útil sugerirle que
“juegue”a imaginar una solución o una situación en la que la queja no apareciese.

6
A este respecto Shazer escribe:”Una diferencia considerable que distingue la terapia breve de los otros
modelos está en la idea de la terapia breve según la cual, por horrorosa y compleja que sea la situación, un
pequeño cambio en la conduca de una persona puede llevar a profundas diferencias de largo alcance en la
conducta de todas las personas involucradas”.
Giorgio Nardone y Paul Watzlawick (1999): Terapia Breve: Filosofía y arte. Herder. Interacciones,
epistemología y clínica sistémica. p 125

Un recurso útil puede consistir en utilizar el término “como si” ; se puede
decir, “ya sé que es muy difícil que logres concebir el cambio, prueba a imaginar como
si la queja entonces ya no se presentara”.
Esta estrategia puede facilitar el que el cliente genere hipótesis en las que pueda
contemplar la posibilidad de superar la queja y cómo esto afectaría a sí mismo y a su
entorno.

A) Considerar la excepción como si fuera la regla:

QUEJA Nº: ¿QUÉ PASARÍA ENTONCES?:
1.- La vida familiar seguiría un curso más normalizado, sin tantos conflictos ni
altercados y recibiría recompensas y premios. (En este momento los padres
comentan sorprendidos que ahora se le premia en numerosas ocasiones, sin
merecerlo tan sólo por la actitud cansina que muestra y el aburrimiento y
hartazgo que provoca en los progenitores).
7

2.- Se le ensalzaría su actitud y se le demostraría que el tiene numerosas
cualidades.


Según mi experiencia, un entrevistador experimentado normalmente suele llegar
en una hora hasta este punto del cuestionario. Caben ahora dos posibilidades:

1. Continuar con la entrevista y prolongarla por el espacio de una o dos horas o
más.
2. Bien interrumpirla y continuarla en otra sesión posterior. Personalmente suelo
considerar más adecuado interrumpir la sesión en este momento, dado que los
pacientes suelen estar cansados y que el marco horario de trabajo en el que
solemos desarrollar nuestra actividad tiende a estar organizado en periodos de
una hora, tanto para nosotros como para los propios hábitos de los clientes. En el
caso de que se opte por esta decisión se pueden presentar dos alternativas:
a) Que el terapeuta se retire y tras analizar los datos vuelva a la sala
aportando al paciente una o varias prescripciones terapéuticas
b) Que considere la posibilidad de encuadrarle al cliente la entrevista en
un marco de recogida de información que continuará en la próxima
sesión antes de presentar las oportunas prescripciones terapéuticas.

Son dos opciones estratégicas con diferentes variantes y dependerá de la
percepción y valoración que el terapeuta haga del problema el que opte por una u otra.

Mi experiencia me ha mostrado que cuando he optado por la alternativa b) en
muchas ocasiones en la siguiente entrevista al indagar por la queja, los clientes decían
un tanto sorprendidos que esta se había reducido considerablemente o que incluso había
desaparecido; sin saber muy bien “por qué” se había producido un cambio e intentaban
dar respuestas un tanto forzadas: tales como atribuirlo a la casualidad, o a circunstancias
casualmente contingentes; pero sin creer demasiado firmemente en que en realidad esas
fueran las causas reales de la mejoría.


7
Este comentario nos obliga a volver a analizar el apartado de soluciones intentadas y registrar que
probablemente ese haya sido también un fallo a considerar y como tal se registra.

ANÁLISIS DE LA PAUTA
8


En los cuatro apartados siguientes propondré un ejemplo de preguntas que
podrían formularse para facilitar la tarea de reflexión y análisis del cliente y la
búsqueda consecuente de respuestas con las que encontrar nuevas soluciones. Conviene
subrayar que las preguntas no son prescripciones terapéuticas en sí, sino tan sólo
exploraciones e indagaciones de cómo ciertas modificaciones podrían afectar al
desenvolvimiento habitual de la queja.

En el caso que presento no hubo necesidad de recurrir a esta fase del
cuestionario pues las metas comenzaron a lograrse con prescripciones obtenidas en la
primera fase de la entrevista. No obstante presento algunas posibles sugerencias de
cómo podrían cumplimentarse las casillas restantes.


B)Cambiar el lugar de la pauta:


QUEJA Nº: ¿QUÉ PASARÍA ENTONCES?:
1.-Desarrollar la queja en otra casa, por
ejemplo de unos familiares o en el colegio

2.- Idem que para queja 1.



C)Cambiar el personaje involucrado:


QUEJA Nº: ¿QUÉ PASARÍA ENTONCES?:
1.-En vez de con los padres, que realice la
queja ante un familiar: el tío, tía, abuelos…


2.- Idem que para la queja 1


D)Añadiendo un nuevo paso o elemento a la pauta:


En este caso se trata de incorporar alguna acción a la secuencia que
interrumpa y modifique la manera habitual en la que se desarrolla el
“problema”.




8
Con el término “pauta” nos referimos a la secuencia de acciones o conductas que generan el problema y
que nos permitiría trazar una distinción o notar una diferencia entre algunas de las fases de dicha
secuencia. Es un término extraído de la cibernética con amplias aplicaciones en terapia estratégico
sistémica. Para más información me remito a la obra de Bradford P.Keeney: Estética del Cambio.
Paidós.1991.p 53 y 170 a 174.

QUEJA Nº: ¿QUÉ PASARÍA ENTONCES?:
1.-¿Qué ocurriría si cada vez que expresa un deseo
debe de formularlo previamente por escrito para
entregarlo a los padres?, o ¿si debe de pararse y
solicitar calmadamente la atención de sus padres?...


2.- Pedirle que se marcara unos pasos de baile
antes, durante o después de realizar su queja como
condición sine qua non para ser atendido…


E)Aumentando o Disminuyendo la frecuencia de la pauta:

QUEJA Nº: ¿QUÉ PASARÍA ENTONCES?:
1.-Darle la instrucción de que debe de
formular su deseo tres veces más de las que
habitualmente lo hace y con las mismas
palabras para ser atendido. O hacerlo tres
veces menos de las que lo hace.


2.-Idem que para la queja 2


Aunque el modelo de entrevista que propongo finaliza con estos ítems, Shazer y
su equipo proponen aún otras posibilidades a indagar tales como las que expongo a
continuación:
 Aumentar la duración de la secuencia
 Introducir un inicio y un final al azar

ÁREAS DE APLICACIÓN

Shazer y sus colaboradores la consideran aplicable en situaciones que van
“desde dificultades normales de la vida, hasta fracasos reiterados en psicoterapia,
incluido cualquier elemento de la gama entera de problemas psiquiátricos”.
9


Personalmente considero que puede ser un recurso especialmente válido para las
“dificultades normales de la vida” tales como consultas de situaciones clínicas sin una
especial carga psiquiátrica. También puede convertirse en una herramienta más a la que
poder recurrir en los procesos de orientación familiar y personal e incluso en el ámbito
educativo.

CONCLUSIONES Y TENDENCIAS FUTURAS

En este artículo se ha pretendido mostrar un ejemplo de aplicación de la
entrevista desarrollada por el grupo BFTV de Shazer, como un marco de comunicación
vehículo del cambio terapéutico considerando que si la realidad es una “construcción”
nuestra, la comunicación -como vehículo operativo para la aplicación de lógicas
alternativas a la persistencia del problema- también lo es.



9
Giorgio Nardone y Paul Watzlawick (1999): Terapia Breve: Filosofía y arte. Herder. Interacciones,
epistemología y clínica sistémica. p 133

He pretendido aportar una visión particular fruto del estudio y utilización de la
misma por parte de mi persona en aras de desarrollar un modelo lo más simple posible.
Evidentemente estas páginas están muy lejos de presentar un informe definitivo y tan
sólo pretenden abrir una puerta más a preguntas pendientes de obtener una respuesta:

1. La primera de ellas, realizar estudios pormenorizados que indicaron el nivel de
incidencia que tendría la aplicación de este modelo de entrevista en el proceso
de solución de problemas y de las “quejas”.
2. ¿Se podrían establecer categorías y relaciones estandarizadas entre cierto tipo de
quejas y sus posibles soluciones?.
3. Cómo se podría estudiar y analizar lo que el terapeuta hace mientras aplica el
modelo de entrevista?.
4. Y qué papel jugarían dichas actuaciones en los resultados obtenidos.
5. ¿Se podrían establecer ámbitos profesionales en los que resulte más adecuada
que en otros?.
6. ¿En qué tipo de casos y diagnósticos puede resultar más eficaz aplicar este
recurso?

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful