You are on page 1of 18

El examen ultrasonográfico de las 11-14 semanas 49

EL EXAMEN ULTRASONOGRÁFICO
DE LAS 11-14 SEMANAS
Drs. Víctor Dezerega P(1,2), Waldo Sepúlveda L(1)
1. Unidad de Medicina Materno-Fetal, Departamento de Obstetricia y Ginecología, Clínica Las Condes.
2. Ginecoobstetra. Unidad de Ultrasonido. Hospital Barros Luco-Trudeau.
Facultad de Medicina. Universidad de Chile. Sede Sur.

INTRODUCCIÓN capítulo pretende resumir las potencialidades de este
examen y estandarizar la forma de realizarlo, basado
Ha pasado más de una década desde que Nicolaides en las guías propuestas por la FMF.
y colaboradores(1) publicaran el primer trabajo sobre
la utilidad de la medición de translucencia nucal como ULTRASONOGRAFÍA DE LAS 11 - 14
método de screening para evaluar el riesgo de trisomía SEMANAS COMO SCREENING DE CROMO-
21. Fue tal el impacto de esta herramienta de la SOMOPATÍAS
ultrasonografía diagnóstica que generalmente
asociamos este examen con screening de aneuploidías. El examen ultrasonográfico de 11-14 semanas
Con la masificación de la ultrasonografía en el cuidado ofrece la posibilidad de identificar a una
prenatal, la notable mejoría técnica en su resolución y subpoblación con mayor riesgo de cromo-
fundamentalmente el mayor entrenamiento de los somopatías que el resto de la población general,
sonografistas, el examen de las 11-14 semanas se ha con una alta sensibilidad y un relativo bajo costo.
convertido actualmente en mucho más que un test de De esta manera, se puede ofrecer procedimientos
screening. Es así como actualmente este periodo diagnósticos invasivos, no exentos de riesgo, a una
gestacional nos abre una puerta para realizar no sólo población altamente seleccionada. Esto ha llevado
un screening de aneuploidías, sino que también de a introducir este examen como práctica rutinaria
preeclampsia, restricción del crecimiento intrauterino del control prenatal en diversos países del mundo.
(RCIU) y parto prematuro. También es posible estudiar En Chile, la importancia de este examen ha
la anatomía fetal, con sensibilidades de pesquisa de quedado reflejada en su inclusión como uno de los
anomalías estructurales superiores al 80%. Asimismo, exámenes básicos a ser realizado durante el
el diagnóstico de embarazo múltiple y la determinación embarazo en la población obstétrica general(2).
precisa de su corionicidad, su consecuente importancia
en el cuidado prenatal, conocimiento de posibles Bases epidemiológicas
complicaciones, tratamiento oportuno y pronóstico, es Para entender los procesos de screening es
fácil de hacer a esta edad gestacional. Finalmente, de necesario manejar conceptos estadísticos básicos. La
aprobarlo la paciente, es posible realizar proce- eficacia de una prueba de screening se determina en
dimientos diagnósticos invasivos en este periodo, como base a un estándar, en este caso recién nacido (RN)
la biopsia de vellosidades coriales, con la misma con cariotipo positivo para aneuploidía, y de éste se
seguridad que la amniocentesis a las 16 semanas, calcula la sensibilidad y especificidad, valor
obteniendo un resultado más oportuno y rápido, predictivo negativo y positivo, etc. Debido a la baja
tranquilizando precozmente a los padres con respecto prevalencia de las cromosomopatías, utilizaremos
a posibles patologías cromosómicas que pudieran más frecuentemente los conceptos descritos a
afectar a su descendencia. continuación:
Dada la gran cantidad de información que este
examen ofrece, fue necesario estandarizar la forma de Sensibilidad. Porcentaje de individuos en que la
realizarlo para que se hablara un idioma común entre prueba de screening resultó positiva sobre el total
todos los centros formadores. Es así como nació la Fetal que presentan realmente dicha patología. Por
Medicine Foundation (FMF), organismo sin fines de ejemplo, la sensibilidad de la edad materna sobre
lucro con base en Londres, el cual, como parte de sus 35 años como método de screening de trisomía
objetivos, acredita a los diferentes especialistas en el 21 es aproximadamente un 30%, lo que significa
examen ultrasonográfico de 11-14 semanas. Este que sólo un 30% de las trisomías 21 diagnos-
50 Capítulo 2 - Obstetricia

ticadas al nacer provendrán del grupo de mujeres celular. Esta no disyunción se puede producir tanto
sobre 35 años. en la mitosis como en la meiosis. En el caso de las
trisomías, la no disyunción se produce generalmente
Porcentaje de falsos positivos (PFP). Porcentaje de en la primera división meiótica del gameto
individuos con screening positivo que no tienen la femenino (3,4). Este error se produce con mayor
patología a estudiar, sobre el número total de frecuencia a mayor edad materna, lo que explica la
individuos sanos. mayor frecuencia de trisomías a medida que avanza
Estos dos conceptos son importantes cuando se la edad reproductiva de la mujer(5,6). Este hecho
fijan políticas de screening en la población general. biológico fue ya reconocido por Langdon Down en
La eficacia de un test de screening se medirá en base 1866(7) y descrito por Shuttleworth en 1909,(8) quien
a la sensibilidad del test con respecto a una razón de comenta que un tercio de las madres de niños con
falsos positivos fijada arbitrariamente como aceptable síndrome de Down están en periodo climatérico.
para la aplicación del test. Por ejemplo, si una Otras aneuploidías tienen un mecanismo distinto
autoridad sanitaria decide aplicar un método de de producción, como son las monosomías y
screening de trisomía 21 en su población, ésta puede triploidías, y por lo tanto no tienen relación con la
decidir arbitrariamente, por problemas de costo, que edad materna(9). Asimismo, existen aneuploidías
se ofrecerá un test invasivo de diagnóstico sólo al resultantes de padres con alteraciones cromosómicas,
5% de la población con mayor riesgo (PFP de 5%). como el caso de padres con mosaicos genéticos o
Si decide usar la edad materna como método de translocaciones balanceadas. En estos casos, la
screening, se ofrecerá test invasivo al 5% de la frecuencia de aneuploidías será mucho mayor,
población con mayor riesgo, lo que equivale a todas independiente de la edad materna, y con una alta tasa
las mujeres sobre 35 años, y su sensibilidad será sólo de recurrencia en futuros embarazos(10,11).
de un 30%. Para mejorar la sensibilidad, se puede Conociendo esta base teórica, cada aneuploidía
aumentar el PFP a un 10%. Esto equivaldría a ofrecer tiene una prevalencia poblacional conocida. En el
un examen invasivo a todas las mujeres sobre 32 años. caso de las trisomías, como existe dependencia de la
La sensibilidad del test en estas circunstancias edad materna, fue necesario realizar un estudio
mejoraría a un 40%, es decir, detectará más casos poblacional para determinar la frecuencia a diferentes
positivos, pero el número de procedimientos edades maternas. Resultados de este estudio se
invasivos también aumentará. presentan en la Figura 1(12).
Otro concepto fundamental para conocer el
Riesgo de una patología. Expresado como 1 en x, riesgo basal de una aneuploidía es conocer su letalidad
siendo x la prevalencia de esta patología en intrauterina. Como se explicó anteriormente, puede
determinada circunstancia. Por ejemplo, el riesgo de existir una trisomía de cualquier cromosoma. Las
trisomía 21 en una mujer de 40 años a las 12 semanas trisomías más conocidas son las menos letales y por
de gestación es de 1 en 62. ello pueden llegar a término. Fue así como se pudo
estudiar, en primera instancia, la prevalencia en RN
Razón de probabilidad (RP). Expresa cuantas veces vivos. Las trisomías sexuales son las menos letales
aumenta determinado “riesgo” luego de aplicado un de todas, siguiéndoles en frecuencia el síndrome de
test de screening. Por ejemplo, la ausencia del hueso Down (trisomía 21), el síndrome de Edwards
nasal en fetos entre las 11-14 semanas tiene una RP (trisomía 18) y el síndrome de Patau (trisomía 13).
para trisomía 21 de 26, lo que significa que el riesgo El resto de las trisomías son tan letales que
de que ese feto tenga trisomía 21 aumenta 26 veces generalmente son abortadas espontáneamente luego
el riesgo basal determinado por la edad materna. de la implantación y raramente llegan a las 11-14
semanas. Otras aneuploidías, como el síndrome de
CÁLCULO DE RIESGO DE DEFECTOS Turner (monosomía X) y las triploidías, tienen
CROMOSÓMICOS también una alta letalidad intrauterina. Por lo tanto,
la frecuencia de cada aneuploidía dependerá de la
Riesgo basal edad gestacional; mientras más avanzado el
Estadísticamente, cada embarazo tiene la embarazo, la prevalencia de las aneuploidías será más
posibilidad de presentar defectos cromosómicos en infrecuente. Estudios poblacionales permitieron
un 3-4%. Las causas más frecuentes de aneuploidía conocer estas cifras, las que se presentan en las Tablas
se deben a una no disyunción durante la replicación I, II y III y en la Figura 2(6,12,13).
El examen ultrasonográfico de las 11-14 semanas 51

Figura 1. Figura 2.

TABLA I.
RIESGO DE TRISOMÍA 21: EDAD MATERNA VERSUS EDAD GESTACIONAL

Edad Gestacional (semanas)
Edad Materna (años) 12 20 40

25 1/946 1/1147 1/1352
30 1/629 1/759 1/895
32 1/461 1/559 1/659
34 1/312 1/378 1/446
36 1/196 1/238 1/280
38 1/117 1/142 1/167
40 1/68 1/82 1/97
42 1/38 1/46 1/55
44 1/21 1/26 1/30

TABLA II.
RIESGO DE TRISOMÍA 18: EDAD MATERNA VERSUS EDAD GESTACIONAL

Edad Gestacional (semanas)
Edad Materna (años) 12 20 40

25 1/2200 1/4336 1/15951
30 1/1456 1/2869 1/10554
32 1/1072 1/2114 1/7775
34 1/725 1/1429 1/5256
36 1/456 1/899 1/3307
38 1/272 1/537 1/1974
40 1/157 1/310 1/1139
42 1/89 1/175 1/644
52 Capítulo 2 - Obstetricia

TABLA III.
RIESGO DE TRISOMÍA 13: EDAD MATERNA VERSUS EDAD GESTACIONAL

Edad Gestacional (semanas)
Edad Materna (años) 12 20 40

25 1/6930 1/12978 1/37567
30 1/4585 1/8587 1/24856
32 1/3378 1/6326 1/18311
34 1/2284 1/4277 1/12380
36 1/1437 1/2691 1/7788
38 1/858 1/1606 1/4650
40 1/495 1/927 1/2683
42 1/280 1/524 1/1516

En la práctica clínica, al inicio del estudio de ó 1.47%. A este número se le suma 0.75% resultando
screening se le pregunta a cada paciente la edad y en 2.22%. Para expresarlo como “riesgo” se divide
cuantas semanas de gestación tiene. Automáticamente 100/x (siendo x el nuevo número), resultando el nuevo
se conocerá su riesgo basal para cada aneuploidía. riesgo de síndrome de Down en 1 en 45. Hay que
Esta información será el pilar en el cálculo de riesgo recordar que el aumento de riesgo es sólo para
para las diferentes pruebas de screening. trisomía 21 y no para las otras trisomías, las que
mantienen su riesgo basal.
Antecedente de embarazo previo afectado por una
trisomía CÁLCULO DE RIESGO AJUSTADO POR
Tal como se mencionó anteriormente, la ULTRASONOGRAFÍA DE 11-14 SEMANAS
mayoría de las aneuploidías son producto de un
accidente en la formación del nuevo ser y por ende Introducción
no tenderían a recurrir. Sin embargo, en una pequeña Resulta interesante revisar la descripción
proporción de casos (menor al 5%), la trisomía original del síndrome de Down, hecha por
encontrada es resultado de padres con alteraciones Langdon Down en 1866(7). En ella describe entre
genéticas tales como mosaicos cromosómicos u otra otras cosas que “...la nariz es pequeña y la piel es
alteración genética heredable. En estos casos se deficiente en elasticidad, dando la impresión de
produce una descendencia con alta tasa de recurrencia ser muy extensa para el cuerpo...”. Estudios
de alguna trisomía específica. Como no es posible ultrasonográficos fetales 130 años después de esta
identificar a esta subpoblación minoritaria dentro de publicación confirmaron que el exceso de líquido
la población general, para términos estadísticos el retronucal, o translucencia nucal, y la ausencia del
antecedente de una trisomía específica en un hueso nasal en fetos entre las 11-14 semanas de
embarazo previo aumenta el riesgo basal de esa gestación se asocian con síndrome de Down.
misma trisomía en los embarazos siguientes. Este Se plantearon diversas teorías como causa de
aumento fue cuantificado en 0.75%(14). este síndrome, hasta que en 1956 se descubrió que
En la práctica clínica, para calcular el riesgo basal el ser humano tiene 46 pares de cromosomas (15).
de una trisomía, primero se calcula el riesgo basado Posteriormente, en 1959 se demostró que la causa
en la edad materna y la edad gestacional. Luego se de este síndrome era la presencia de un cromosoma
pregunta si hay algún antecedente de trisomía en 21 extra(3). En 1968 se logró hacer por primera vez
embarazo anterior. Si la respuesta es positiva, se suma el diagnóstico prenatal de trisomía 21 mediante
0.75% al riesgo de esa trisomía específica y se obtiene cariograma de células amnióticas(16).
un nuevo riesgo. Por ejemplo, una paciente de 40 años La conocida asociación entre edad materna y
con 12 semanas de gestación tiene un riesgo basal de síndrome de Down llevó a utilizar este parámetro
trisomía 21 de 1 en 68. Si esa misma paciente relata como el primer método de screening de síndrome
haber tenido un embarazo previo con síndrome de de Down en la población general. Sin embargo, si
Down, su riesgo de base aumenta en 0.75%. El nuevo se pretende ofrecer un estudio invasivo al 5% de
riesgo se calcula de la siguiente manera: 1/68 = 0.0147 la población de mayor riesgo, la sensibilidad no
El examen ultrasonográfico de las 11-14 semanas 53
supera el 30%(17). Era necesario, por lo tanto, cardiopatías congénitas, otras anomalías
encontrar otro método más sensible. A mediados estructurales, infecciones congénitas y varios
de la década de los 80, se suma a la edad materna síndromes genéticos. La implementación de este
la medición de diferentes marcadores bioquímicos método de screening también ha llevado a
feto-placentarios detectados en la sangre materna examinar más detalladamente al feto y a la
en el segundo trimestre de la gestación (18-20). Se circulación mater no-fetal entre las 11-14
comienzan a medir alfa-fetoproteína, estriol no semanas(14,27).
conjugado y subunidad beta de la gonadotropina
coriónica humana (ß-hCG) total o fracción libre. Translucencia nucal
La combinación de estos tres elementos, sumado La translucencia nucal es el máximo grosor
a la edad materna, constituyeron el "triple test", de la zona anecogénica subcutánea ubicada entre
que permitió aumentar la sensibilidad del la piel y las partes blandas que recubren la espina
screening para trisomía 21 a alrededor de un 65%, cervical del feto entre las 11-14 semanas de
manteniendo el 5% de PFP(20). Posteriormente se gestación (1). La medición de este espacio fue
ha incorporado un cuarto marcador, la inhibina- estandarizado por la FMF de la siguiente manera
A, apareciendo el "cuádruple test", el que ofrece (Figura 3 a, b, c):
una sensibilidad ligeramente superior(21). También 1. La medición se realiza entre las 11 semanas y
se estudiaron marcadores bioquímicos en el primer 13 semanas y 6 días, lo que corresponde a
trimestre. De ellos destacan la proteína plasmática una longitud céfalo-nalgas (LCN) entre 45 y
asociada al embarazo (PAPP-A) y la fracción libre 84mm.
de ß-hCG. Combinadas ambas, se obtiene una 2. Corte sagital medio del feto. El feto debe estar
sensibilidad para trisomía 21 de un 60%, con un en posición neutra.
PFP del 5%, similar al "triple test" en el segundo 3. Magnificación adecuada. El feto debe ocupar
trimestre(22). al menos el 75% de la imagen.
En la década de los 90, el grupo del King’s 4. Los calipers deben tener una graduación de
College Hospital en Londres introduce el concepto 0.1mm.
de translucencia nucal (1) . Su aplicación en 5. La piel debe estar separada del amnios.
población general demostró una sensibilidad del 6. La ganancia del equipo de ultrasonido debe
72% para trisomía 21, con un PFP del 5%, regularse para ver el mayor contraste posible.
revolucionando los sistemas de screening 7. Los calipers deben colocarse en el borde
disponibles a la fecha(23). Posteriormente se asoció interno de las líneas, tal como se describe en
la medición de translucencia nucal al test la Figura 4.
bioquímico de primer trimestre (PAPP-A y 8. Deben obtenerse al menos 3 medidas y
fracción libre de ß-hCG), aumentando la considerar la mayor.
sensibilidad del screening para trisomía 21 al 90%,
con un PFP del 5%(24). Finalmente, en los últimos
años se agregó un nuevo marcador
ultrasonográfico a la batería de screening. La 3a
presencia o ausencia del hueso nasal entre las 11-
14 semanas(25) asociado a la translucencia nucal y
marcadores bioquímicos de primer trimestre eleva
la sensibilidad para trisomía 21 a un 97%, con un
PFP del 5%(26).
Pero quizás la importancia de la medición de
la translucencia nucal entre las 11-14 semanas,
sumada últimamente a la presencia o ausencia del
hueso nasal, no está solamente en su alta
sensibilidad como screening de trisomía 21. Este
test también es altamente sensible como screening
para otras aneuploidías, como trisomías 18 y 13 y
síndrome de Turner(23). A su vez, un aumento de
la translucencia nucal es útil como screening de Figura 3 a. Traslucencia nucal normal.
54 Capítulo 2 - Obstetricia

3b

Figura 4.
Figura 3 b. Translucencia nucal aumentada.

3c 1. En fetos con aneuploidía, principalmente trisomía
21, 18 y 13 y síndrome de Turner, es más frecuente
encontrar una translucencia nucal aumentada por
sobre el percentil 95 que en fetos sanos.
2. Mientras mayor es la translucencia nucal por sobre
el límite considerado normal, mayor es el riesgo
de aneuploidia.
3. Mientras menor es la translucencia nucal, menor
es el riesgo de aneuploidía.
Figura 3 c. Hidrops fetal. 4. La sensibilidad de la edad materna y translucencia
nucal es de un 79%, con un PFP del 5%, para la
Existen condiciones especiales que varían la detección de trisomía 21.
técnica de medición. En caso de hiperflexión o
hiperextensión fetal no se deben considerar las Actualmente existe un programa computacional
medidas, ya que estarán disminuidas o aumentadas, que calcula el riesgo de trisomías 21, 18 y 13 a
respectivamente. Hay que esperar a que el feto adopte diferentes edades gestacionales en forma automática,
la posición neutra. En caso de que exista una circular tomando en consideración la edad materna y el
de cordón umbilical en el cuello fetal, hay que medir antecedente de embarazo previo con trisomía (cálculo
la translucencia nucal por sobre y por bajo el cordón y del riesgo basal), ajustado con la translucencia nucal.
considerar la medida menor o promediarlas. Por último, Este programa es distribuido por la FMF a las personas
en caso de gemelos monocoriales, el cálculo de riesgo acreditadas para realizar el examen ultrasonográfico
se hace de acuerdo a la medición del feto con menor de las 11-14 semanas.
translucencia nucal. De haber gran discrepancia entre
las medidas de ambos fetos, hay que interpretarlo como Hueso nasal
signo precoz de transfusión feto-fetal. A pesar de ser descrito en 1866 por Langdon
A medida que aumenta la edad gestacional, Down(7), el nuevo impulso de la importancia del hueso
aumenta el grosor de la translucencia nucal. Existe una nasal en el examen ultrasonográfico de las 11-14
distribución normal de la translucencia nucal. De semanas partió como una observación al describir 3
acuerdo a las guías de la FMF, la translucencia nucal fetos de segundo trimestre donde no se identificó el
se considera aumentada si sus valores son 2.3mm o hueso nasal. Revisando las cintas grabadas del examen
mayor en fetos con LCN entre 45 y 55mm; 2.5mm o ultrasonográfico de 11-14 semanas de aquellos
mayor en fetos con LCN entre 56 y 67mm y 2.8mm o pacientes, Sonek y Nicolaides notaron la ausencia de
mayor en fetos con LCN entre 68 y 84mm. hueso nasal entre las 11-14 semanas(36). Esto motivó
Se han sido publicados diversos estudios utilizando la realización del primer estudio observacional en 701
diferentes cortes de la translucencia nucal con mujeres sometidas a diagnóstico prenatal invasivo(25).
diferentes PFP(28-35). De ellos se puede concluir lo Este trabajo concluyó que en el 73% de los fetos con
siguiente: síndrome de Down diagnosticado por biopsia de
El examen ultrasonográfico de las 11-14 semanas 55
vellosidades coriales entre las 11-14 semanas no se hueso nasal. La evaluación del hueso nasal ha
identifica el hueso nasal, mientras que la ausencia de demostrado ser un marcador independiente de la edad
hueso nasal sólo se observó en un 0.5% de los fetos materna, la translucencia nucal y los niveles
con cariograma normal. Se calculó la RP de este test bioquímicos de PAPP-A y ß-hCG libre(45). Por ello
y se concluyó que la ausencia de hueso nasal entre puede aplicarse en conjunto con estas pruebas de
Flechas
las 11-14 semanas aumenta el riesgo de trisomía 21 screening. Al sumar todas ellas en conjunto, la
en 146 veces. La presencia del hueso nasal, en cambio, sensibilidad para la detección de trisomia 21 aumenta
disminuye el riesgo de trisomía 21 en tres veces(25). a un 97%, con un PFP del 5%(26) (Figura 5).
Esta información revolucionó el screening Al igual que la translucencia nucal, la FMF dictó
prenatal porque aparecía un marcador independiente, directrices para la correcta observación del hueso
cuyo poder superaba ampliamente a los test de nasal, las que se describen a continuación (Figura 6):
screening convencionales disponibles en ese 1. Medición hecha entre las 11 semanas y las 13
momento. Sin embargo, como todo nuevo test, debe semanas y 6 días, con LCN entre 45 y 84 mm.
aplicarse a una población general y debe ser Idealmente hacer la observación con LCN entre
reproducible en diversos centros. Tres años después 65 y 74 mm.
de esta publicación, el mismo grupo del King’s 2. Mismos requisitos de equipo, configuración
College Hospital aumenta el universo estudiado a ultrasonográfica y magnificación que la medición
5851 casos y afina las características poblacionales(37). de la translucencia nucal.
En ese estudio se concluye que en la población 3. Corte medio-sagital a 45 grados del eje medial
caucásica, el 69% de los fetos con trisomía 21 y sólo craneano con el feto enfrentando el transductor.
el 2% de los fetos con cariograma normal tienen hueso La idea es que el plano nasal sea perpendicular
nasal ausente. La RP de trisomía 21 en caucásicos al ángulo de insonación.
para hueso nasal ausente baja a 31 veces y la RP para 4. Se considerara hueso nasal a la tercera línea
hueso nasal presente se mantiene en 0.34. Se informa ecogénica, habitualmente la más ecorrefringente,
además que el cálculo de riesgo debe ser ajustado que se observa en la zona nasal, siendo las dos
según raza, ya que en el 5% de la población asiática y primeras la punta de la nariz y la piel que recubre
en el 9% de la afro-caribeña tienen hueso nasal el dorso nasal.
ausente. El mismo estudio sugiere ajustar el cálculo 5. Ajustar la RP según raza, LCN y medición de
de riesgo según LCN y translucencia nucal. Orlandi translucencia nucal.
y colaboradores(38) reclutan 1089 pacientes en un
estudio multicéntrico y concluyen que el 67% de los A pesar de no estar escrita la última palabra sobre
fetos con trisomía 21 y sólo el 1% de los normales hueso nasal, la ausencia de este marcador entre las
tenían hueso nasal ausente. Su cálculo de RP para 11-14 semanas es el predictor más poderoso de
trisomía 21 fue de 66.6 veces para hueso nasal ausente síndrome de Down descrito a la fecha. Debe
y de 0.22 para hueso nasal presente. Estos autores recordarse que este método aún está en evaluación,
también observan variación interracial. por lo que el cálculo de riesgo varía día a día y no ha
Si bien es cierto que la longitud del hueso nasal sido estandarizado como es el caso de la translucencia
no es relevante entre las 11-14 semanas y sólo su nucal. Por ello aún debe considerarse experimental.
presencia o ausencia lo es(39), la longitud del hueso
nasal es relevante posterior a las 14 semanas. Diversos
autores publican tablas de medición de hueso nasal y
su relación con síndrome de Down (40,41).
Kanellopoulos y colaboradores (42) y Senat y
colaboradores(43) concluyen que la visualización del
hueso nasal entre las 11-14 semanas no involucra
mayor tiempo de examen. La variabilidad intra- e
inter-observador es pequeña, pero requiere de personal
entrenado. Su aplicación universal requiere de
entrenamiento y control de calidad. Cicero y
colaboradores(44) concluyen que se requiere de al
menos 120 exámenes supervisados por personal Figura 5. Sensibilidad de detección de trisomía
entrenado para ser competente en la valorización del 21 con un falso positivo de 5 %.
56 Capítulo 2 - Obstetricia

ULTRASONOGRAFÍA DE LAS 11-14
SEMANAS Y DETECCIÓN DE ANOMALÍAS
ESTRUCTURALES FETALES

Introducción
El examen ultrasonográfico entre las 11-14
semanas ofrece un excelente momento para
diagnosticar anomalías estructurales mayores. Esto
se debe principalmente a la mejoría de la resolución
de los equipos de ultrasonido, al mejor entrenamiento
de los operadores y al uso complementario de la vía
transvaginal.
Para entender mejor el examen ultrasonográfico
Figura 6. Hueso nasal.
en este periodo, es necesario conocer la embriología
de los diferentes órganos a examinar. A esta altura la
organogénesis esta casi completa y la mayoría de los
Otros marcadores de aneuploidías órganos están ya formados. En estos casos es válida
Se han descrito numerosos otros marcadores la extrapolación de hallazgos del segundo trimestre
de aneuploidías. Si bien es cierto que su potencia y aplicarlos en el primer trimestre. Sin embargo, es
como screening es inferior a los antes fundamental recordar que no todos los órganos están
mencionados, estos marcadores son importantes completamente formados en este periodo (como por
sugerentes de aneuploidías y nos permiten ejemplo, el cerebro), por lo que se han de omitir
sospechar diferentes diagnósticos diferenciales: ciertos diagnósticos hasta el segundo trimestre.
Asimismo, ciertos órganos, a pesar de estar ya
1. Frecuencia cardíaca: La taquicardia es más formados, no tienen una funcionalidad madura, por
frecuente en fetos con trisomía 13, pero lo que ciertos signos no se encontrarán presentes en
también es más común en trisomía 21 y el primer trimestre a pesar que la lesión ya existe.
síndrome de Turner. La bradicardia es más Este es el caso del tracto gastrointestinal, donde
frecuente en fetos con trisomía 18 y obstrucciones intestinales no se manifestarán entre
triploidía(46). las 11-14 semanas por no existir aún motilidad y
2. LCN: La LCN menor en embarazos con edad contenido intestinal suficiente para demostrar signos
gestacional segura debe hacernos sospechar de acúmulo anormal de líquido. Finalmente, existen
un RCIU precoz, lo que puede sugerir la lesiones adquiridas durante el embarazo que por
presencia de triploidía y trisomía 18. El resto razones obvias no se manifestarán precozmente. Es
de las aneuploidías presentan LCN por ello que el examen de detalle anatómico entre las
normales(47). 18-23 semanas sigue siendo el “gold stardard” para
3. Ductus venoso: La onda ausente o reversa la detección de anomalías estructurales fetales.
durante la contracción auricular (onda “a”) Para diagnosticar anomalías estructurales fetales
aumenta el riesgo de defectos cromosómicos, en esta etapa de la gestación, es fundamental conocer
así como también el riesgo de cardiopatías(48). la anatomía normal durante las 11-14 semanas. La
4. Arteria umbilical única: La ausencia de una Figura 7 muestra ocho cortes fetales que establecen
arteria umbilical se asocia con trisomía 18. los pilares del diagnóstico de normalidad en este
Es por esto importante verificar la presencia periodo. La mayoría de los diagnósticos de
de ambas arterias umbilicales aplicando anormalidades estructurales descritas entre las 11-14
Doppler color a nivel de la vejiga fetal(49). semanas se han comunicado como casos clínicos
5. Otros marcadores de trisomía 21: Varios aislados. Sin embargo, es necesario considerar series
estudios observacionales han concluido que clínicas grandes para dar mayor solidez a la
fetos con trisomía 21 tienden a tener el investigación de anomalías estructurales, garantizar
maxilar superior más corto(50), la longitud de reproducibilidad y poder establecer sensibilidades del
la oreja más corta(51), la longitud del fémur y método.
húmero más corto(52), braquicefalia(53) y el Para entender mejor la descripción de anomalías
cordón umbilical más delgado(54). en este periodo, hemos dividido éstas según sistema.
El examen ultrasonográfico de las 11-14 semanas 57
Figura 7 a. Anatomía normal 11 a
14 semanas.

ANOMALÍAS DEL SISTEMA
NERVIOSO CENTRAL

Secuencia Acrania-exencefalia-
anencefalia
A las 11 semanas se termina
el proceso de osif icación del
cráneo. Si este proceso no se
cumple (acrania), el cerebro queda
sin protección y expuesto
directamente al líquido amniótico
y a potencial injuria traumática y
química. Esto lleva a su
degeneración (exencefalia) y su
posterior destrucción progresiva
hasta desaparecer (anencefalia).
Este fenómeno tiene una
prevalencia de aproximadamente
1 en 1000 embarazos. Varias
observaciones de este proceso han
sido publicadas(55,56). La Figura 8
muestra el aspecto de acrania-
exencefalia-anencefalia en este
periodo. Esta patología debe ser
diagnosticada en este periodo. El
estudio de screening del King’s
College Hospital refleja una
sensibilidad de diagnóstico cercana al 100% entre 11-
14 semanas(57).

Figura 7 b. Anatomía normal 11 a 14 semanas. Figura 8. Acranea.
58 Capítulo 2 - Obstetricia

Cefalocele cromosómicas, en particular trisomía 13. Estos fetos
Un mal cierre del cráneo antes de las 11 semanas suele tener translucencia nucal aumentada y asociarse
llevará a la protrusión del contenido encefálico, tanto con otras malformaciones (60). El diagnóstico es
meninges aisladas (meningocele) como meninges con relativamente sencillo por la gran alteración de la
contenido encefálico (encefalocele), a través del anatomía encefálica normal, por lo que no debe pasar
defecto de cierre. Según la ubicación del defecto, éste desapercibido durante el examen ultrasonográfico de
se clasifica en encefalocele parietal, frontal, etmoidal las 11-14 semanas. Uno de los mejores indicadores
(25%) u occipital (75%). Su prevalencia es de 1 por para descartar esta patología consiste en la
cada 2000 embarazos. Este defecto puede ser aislado visualización de los plexos coroideos en un corte
o formar parte de un síndrome genético. En el caso transversal de cráneo, los que toman una forma de
del síndrome de Meckel-Gruber, el cefalocele mariposa. La alteración grosera de los plexos
occipital se asocia a riñones poliquísticos bilaterales coroideos obliga a pensar en una holoprosencefalia(61).
y polidactilia, pudiéndose diagnosticar en este
periodo(58). Asimismo, en casos de iniencefalia suele Otras malformaciones cerebrales
frecuentemente estar presente un encefalocele Ha sido posible detectar numerosas otras
occipital (iniencefalia apertus). En general, la malformaciones cerebrales durante el primer trimestre
posibilidad de realizar el diagnóstico entre las 11-14 del embarazo. Entre otras, se han descrito casos de
semanas dependerá del tamaño del defecto y el hidranencefalia(62), malformación de Dandy-Walker(63)
volumen que protruye. Sin embargo, este defecto no y quistes de plexo coroideo(64). Sin embargo, estas
debería pasar desapercibido durante un examen comunicaciones son sólo comunicaciones aisladas.
ultrasonográfico rutinario si éste es realizado por Asimismo, muchas de estas malformaciones pueden
profesionales competentes(59). desarrollarse durante el segundo trimestre del
embarazo o incluso más tardíamente. Por ello, la
Holoprosencefalia presencia de estas malformaciones puede sospecharse
Este defecto cerebral se debe a una mala división durante el examen de 11-14 semanas, pero no pueden
del prosencéfalo que lleva a una formación defectuosa descartarse por completo de no estar presentes durante
de los hemisferios cerebrales. Según el grado de mal el examen.
división, se clasifica en holoprosencefalia lobar,
semilobar y alobar. Esta última se caracteriza por la Espina bífida
fusión total de los hemisferios cerebrales, formándose Un defecto en el cierre del tubo neural a cualquier
una estructura quística frontal cerebral con ausencia nivel de la espina dorsal lleva a la protrusión de
de línea media, tálamos fusionados y defectos faciales meninges (meningocele) o medula espinal
severos que incluyen hipotelorismo marcado, (mielomeningocele) a través del defecto. Por
presencia de ciclopia y probosis (nariz rudimentaria transmisión de presiones, la porción occipital cerebral
por sobre la órbita) (Figura 9). Este defecto tiene una es presionada hacia el foramen magno, distorsionando
prevalencia de 1 en 10000 embarazos. La la arquitectura tanto cerebelar (signo de la “banana”)
holoprosencefalia se asocia con anomalías como craneana (signo del “limón”). En forma
secundaria, por obstrucción de los acueductos de
líquido cerebroespinal, puede desarrollarse
hidrocefalia. Este proceso se observa claramente en
el segundo trimestre del embarazo(65). Se han descrito
varios casos reportando estos mismos hallazgos en
el primer trimestre del embarazo(66), siendo entonces
un caso claro de extrapolación de signos del segundo
en el primer trimestre. Sin embargo, la sensibilidad
del método diagnóstico de espina bífida aún no ha
sido establecida en grandes series durante el examen
de las 11-14 semanas.

Malformaciones de cara y cuello
Teóricamente es posible realizar un análisis de
Figura 9. Holoprosencefalia. la cara y el cuello fetal entre las 11-14 semanas. Sin
El examen ultrasonográfico de las 11-14 semanas 59
embargo, las estructuras visibles son tan pequeñas TABLA IV.
que cualquier sospecha de malformaciones debe ser CONDICIONES ASOCIADAS A TN AUMENTADA
ratificada o descartada en exámenes posteriores. Sin
embargo, existen ciertos hallazgos que se deben • Defectos cardíacos
considerar en este periodo: • Hernia diafragmática
• Onfalocele
Iniencefalia. Consiste en una disrrafia cervical en • Acondrogenesis tipo II
concomitancia con un defecto del hueso occipital • Acondroplasia
(inion), con o sin encefalocele asociado, que lleva a • Distrofia asfixiante toráxica
• Síndrome de Beckwith-Wiedemann
una hiperextensión fija de la columna cervical(67). Por
• Osteocondrodisplasia de Blomstrand
lo grosero de la hiperextensión, este raro defecto no • Anomalía de tallo corporal
debe pasar desapercibido durante el examen • Displacia campomielica
ultrasonográfico de las 11-14 semanas(68). • Síndrome de deformación fetal akinésica
• Síndrome EEC
Translucencia nucal aumentada. Este hallazgo ya • Síndrome de Fryn
fue descrito anteriormente en su relación al screening • Ganglisidosis GM-1
de aneuploidias. Sin embargo, es importante conocer • Síndrome hidroletal
el significado de la translucencia nucal en fetos • Síndrome de Jarcho-Levin
cromosómicamente sanos. Varios estudios han • Síndrome de Joubert
• Síndrome de Meckel-Gruber
asociado diferentes malformaciones fetales y
• Síndrome de Nance-Sweeney
síndromes genéticos con translucencia nucal • Síndrome de Noonan
aumentada(69,70). Estos se resumen en la Tabla IV. En • Osteogenesis imperfecta tipo II
la medida que aumenta la translucencia nucal, • Síndrome de Perlman
aumenta el riesgo de estos hallazgos, similar a lo que • Síndrome de Robert
ocurre con los defectos cromosómicos. Esta • Síndrome de costilla cortapolidactilia
asociación se resume en la Figura 10(71). La presencia • Síndrome de Smith-Lemli-Opitz
de translucencia nucal aumentada también aumenta • Atrofia muscular espinal tipo I
el riesgo de pérdida reproductiva, información que • Displasia tanatoforica
debe ser entregada a la paciente ante la presencia de • Síndrome de trigonocefalia "C"
• Asociación de VACTREL
este hallazgo.
• Síndrome de Zellweger
A pesar de que la translucencia nucal se asocia
con cromosomopatías, alteraciones estructurales,
infecciones congénitas y síndromes genéticos, es
importante recordar que la translucencia nucal
aumentada per se no es una malformación, y, una vez
descartada sus asociaciones, lo más probable es que
el feto sea sano. Es así como más del 90% de los
fetos con translucencia nucal menor a 4.5mm serán
sanos, cifras que bajan a un 80% si la translucencia
nucal está entre 4.5 y 6.5mm(72).

MALFORMACIONES TORÁCICAS

Malformaciones cardíacas
Las malformaciones cardiacas son las Figura 10.
anomalías que con mayor frecuencia afectan al ser
humano. Su prevalencia es de 5-10/1000 RN vivos. EUROFETUS (74) ) la situación no fue más
Sin embargo, su diagnóstico prenatal es el que más alentadora, llegando a un porcentaje de detección
se escapa a la detección prenatal. Estudios como no mayor al 30%. En centros especializados el
el RADIUS (73) arrojaron una sensibilidad porcentaje es mucho mayor, llegando a alcanzar el
diagnóstica que no superó el 13% en centros 90%(75). Es evidente que con la complejidad del
generales en los EE.UU. En Europa (estudio corazón, pretender hacer diagnósticos precisos
60 Capítulo 2 - Obstetricia

entre las 11-14 semanas es ambicioso. Sin pulmonar secundaria. El diagnóstico entre las 11-
embargo, con la mejoría de la resolución de los 14 semanas se realiza al visualizar la cámara
aparatos de ultrasonido, cada día aparecen más gástrica en ubicación intratorácica. No existen
publicaciones de diagnóstico preciso del estudios de sensibilidad del examen
cardiopatías congénitas entre las 11-14 semanas. ultrasonográfico para este diagnóstico, pero debe
Los defectos cardiacos más susceptibles de ser ser inferior al registrado en el segundo trimestre.
diagnosticados en este periodo son indudablemente Es interesante destacar la asociación entre
malformaciones mayores. Destacan el síndrome de translucencia nucal aumentada y hernia
hipoplasia ventricular izquierda, defectos atrio- diafragmática. En el estudio multicéntrico de la
ventriculares, tetralogía de Fallot y alteraciones del FMF(78), 37% de los fetos con hernia diafragmática
ritmo(76). tenían translucencia nucal aumentada. En estos
fetos, la mortalidad neonatal fue del 83%. Esto
Asociación entre translucencia nucal aumentada sugiere que la presencia de translucencia nucal
y defectos cardiacos fetales aumentada debe obligar a descartar hernia
Desde la descripción original de la asociación diafragmática. Asimismo, en fetos con hernia
entre translucencia nucal aumentada y defectos diafragmática, el antecedente de translucencia nucal
cromosómicos entre las 11-14 semanas de aumentada es signo de mal pronóstico.
gestación(1), numerosos estudios han evaluado las
potenciales causas de translucencia nucal
aumentada en fetos con cariograma normal. Souka MALFORMACIONES DE LA PARED
y colaboradores(70) concluyeron que un 15% de fetos ABDOMINAL
con translucencia nucal aumentada tendrían algún
tipo de malformación asociada, siendo la cardíaca Onfalocele
la más frecuente. Posteriormente, varios estudios El onfalocele consiste en un defecto en el cierre
confirmaron la asociación entre translucencia nucal de la pared abdominal medial anterior. A través de
aumentada y defectos cardiacos congénitos. Hyett este defecto protruye un saco herniario con o sin
y colaboradores(76) comunicaron que la prevalencia contenido abdominal, principalmente intestino
de cardiopatías congénitas mayores aumenta de 4/ delgado (Figura 11). El defecto del cierre abdominal
1000 RN con translucencia nucal entre 2-3.5mm a puede ser mayor y proyectarse hacia cefálico,
169/1000 RN con translucencia mayor de 6.5mm. dejando un orificio medial que llega al tórax
Más recientemente, Huggon y colaboradores(77) protruyendo a través de éste órganos torácicos como
demostraron que a medida que aumenta la el hígado y corazón (ectopia cordis), constituyendo
translucencia nucal aumenta en forma exponencial a veces una pentalogía de Cantrell. Si el defecto se
el riesgo de cardiopatías. Esta evidencia indica que proyecta a caudal puede asociarse a una extrofia
ante una translucencia nucal aumentada es de vital vesical. En general, el onfalocele es una
importancia derivar a la paciente para un examen malformación esporádica con una prevalencia de 1
ecocardiográfico dirigido en un centro terciario. en 4000 embarazos. El tratamiento es quirúrgico y
relativamente sencillo, dependiendo del tamaño del
Malformaciones pulmonares defecto. Consiste en la reducción herniaria hacia la
Existe escasa literatura en relación a la cavidad abdominal y cierre del defecto de pared.
descripción de malformaciones pulmonares entre Normalmente existe un onfalocele llamado
las 11-14 semanas. Por ello, el examen pulmonar fisiológico entre las 8-11 semanas. Su persistencia
para la detección de patología intrínseca pulmonar luego de la semana 11 es considerado patológico.
debe diferirse al segundo trimestre. La importancia del onfalocele diagnosticado entre
las 11-14 semanas de gestación radica en su alta
Hernia diafragmática asociación con defectos cromosómicos, en
La prevalencia de hernia diafragmática es de particular con trisomía 18, otras malformaciones
aproximadamente 1/4000 RN. En el 50% de los estructurales (defectos cardíacos, ano imperforado,
casos es un hallazgo aislado, en un 20% se asocia a atresia colónica y defectos vertebrales) y síndromes
cromosomopatías y en un 30% a otras genéticos como el síndrome de Beckwith-
malformaciones fetales. La mortalidad global es de Wiedemann. La sensibilidad del ultrasonido para
un 50%, dado fundamentalmente por la hipoplasia
El examen ultrasonográfico de las 11-14 semanas 61
donde su detección fue muy baja(59,81). Al explorar las
fosas renales entre las 11-14 semanas debe sospecharse
patología si no se observa parénquima renal (que
normalmente es más ecorrefringente), en cuyo caso hay
que pensar en agenesia renal bilateral (82) . La
identificación de un parénquima renal muy
ecorrefringente sugiere la presencia de un riñón
poliquístico o multiquístico(83). Ambos diagnósticos
deben confirmarse en edades gestacionales mayores.

Megavejiga
Es posible visualizar la vejiga fetal por ultrasonido
Figura 11. Onfalocele. desde la semana 10, encontrándose siempre presente en
el 100% de los casos a la semana 13(84,85). Su tamaño no
debe superar los 6mm o el 10% de la LCN(86). En caso
la detección de onfalocele entre las 11-14 semanas de una estenosis u obstrucción distal, la vejiga se dilatará
es cercana al 100%(79). por sobre los 6mm, detectándose fácilmente al momento
Gastrosquisis del examen ultrasonográfico (Figura 12). La importancia
La gastrosquisis consiste en un defecto del cierre de la presencia de una megavejiga a las 11-14 semanas
de la pared abdominal medio-lateral, habitualmente a dependerá de dos factores:
la derecha del ombligo. Su etiología es desconocida y 1. Una obstrucción de las vías urinarias tan precoz
tiene una prevalencia similar al onfalocele. El defecto como para manifestarse tan tempranamente en el
de la pared abdominal permite la salida de vísceras sin embarazo, de persistir, llevará a la destrucción
saco herniario, por lo que las asas intestinales flotan irreversible del parénquima renal por transmisión
libremente en la cavidad amniótica. En general, la retrograda de presiones. Asimismo, al no haber
gastrosquisis ocurre como un hecho aislado, no se asocia salida de orina hacia la cavidad amniótica se
con cromosomopatías y su corrección quirúrgica es producirá anhidramnios, que secundariamente
relativamente sencilla, dependiendo del tamaño del producirá hipoplasia pulmonar severa,
defecto. Es importante hacer el diagnóstico diferencial deformaciones de las extremidades, etc. (síndrome
con onfalocele, ya que esta última entidad si tiene alta de Potter). Consecuentemente, el pronóstico de una
asociación con defectos cromosómicos. Es posible obstrucción de las vías urinarias baja precoz es de
realizar el diagnóstico entre las 11-14 semanas(80), pero alta letalidad.
la mayoría de los casos han sido detectados a edades 2. La asociación con aneuploidías. En estudios de
gestacionales mas avanzadas. screening, la presencia de megavejiga se asoció en
un 25% con cromosomopatías, principalmente
MALFORMACIONES DEL TRACTO trisomías 18 y 13. Asimismo, un 45% de estos casos
UROGENITAL tenían translucencia nucal aumentada con el
La visualización ultrasonográfica de los riñones
puede lograrse ya en la semana 9, siendo posible en
todos los casos a partir de la semana 12. Inicialmente
los riñones son más ecogénicos que su entorno y
paulatinamente van perdiendo ecogenicidad. Por sobre
ellos se aprecian las glándulas suprarrenales que son
más ecolúcidas. La función renal recién comienza en el
periodo de las 11-14 semanas. En este periodo el líquido
amniótico no es reflejo de la producción de orina, tal
como ocurre a edades gestacionales mayores, por lo que
la falla renal tanto por agenesia como por insuficiencia
no se reflejará en oligohidramnios. En el periodo de las
11-14 semanas de gestación, el diagnóstico de patología
renal es difícil por los hechos antes descritos. Así lo
demuestran los estudios de screening de patología renal Figura 12. Megavejiga.
62 Capítulo 2 - Obstetricia

consecuente aumento del riesgo reproductivo 7. Down LJ. Observation on an ethnic classification of
asociado(85). idiots. Clin Lectures and Reports, London Hospital
1866; 3:259-62.
En general, megavejigas que midan entre 7-15mm 8. Shuttleworth GE. Mongolian imbecility. Br Med J
1909; 2:661-5.
tienen una alta tasa de resolución espontánea, cercana
9. Schreinemachers DM, Cross PK, Hook EB. Rates
al 90%. Megavejigas que midan sobre 15mm tienden a of trisomies 21, 18, 13 and other chromosome
persistir, con el consecuente daño renal y pulmonar abnormalities in about 20000 prenatal studies
secundario. Sin embargo, su asociación con aneuploidías compared with estimated rates in live births. Hum
es menor al 10%. Genet 1982; 318-24.
10. Penrose LS, Ellis JR, Delhanty JDA. Chromosomal
OTRAS MALFORMACIONES translocations on mongolism and in normal relatives.
Se han descrito numerosas otras malformaciones Lancet 1960; 2:409.
detectadas entre las 11-14 semanas, incluyendo 11. Clarke CM, Edwards JH, Smallpiece V. 21 trisomy/
displasias esqueléticas, síndromes de regresión normal mosaicism in an intelligent child with
mongoloid characters. Lancet 1961; 1:1028.
caudal, etc.(69,70). En general, el diagnóstico preciso
12. Snijders RJM, Sebire NJ, Cuckle H, Nicolaides KH.
de estas malformaciones, de continuar el embarazo, Maternal age and gestational age-specific risks for
deben hacerse más tardíamente para caracterizar chromosomal defects. Fetal Diag Ther 1995;10:356-67.
mejor el diagnóstico ultrasonográfico. 13. Snidjers RJM, Sundberg K, Holzgreve W, Henry G,
Nicolaides KH. Maternal age and gestation – specific
Agradecimientos risk for trisomy 21. Ultrasound Obstet Gynecol 1999;
Los autores desean expresar su enorme gratitud 13:167-70.
y admiración a nuestro maestro en la disciplina de la 14. Nicolaides KH, Sebire N, Snidjers RJM. The 11-14
Medicina Fetal, Profesor Kypros Nicolaides. Se week scan. The diagnosis of fetal abnormalities.
agradece además el apoyo docente y académico de London: Parthenon Publishing Group, 1999.
15. Ford CE, Hamerton JL. The chromosomes of man.
la Fetal Medicine Foundation, London, UK
Nature 1956; 168:1020.
(Registered Charity No. 1037116), en la preparación 16. Valenti C, Schutta EJ, Kehaty T. Prenatal diagnosis
de este capítulo. of Down’s syndrome. Lancet 1968; ii:220.
17. Wald NJ, Watt HC, Hackshaw AK. Integrated
BIBLIOGRAFÍA screening for Down’s syndrome based on tests
performed during the first and second trimesters. N
1. Nicolaides KH, Azar G, Byrne D, Mansur C, Marks Engl J Med 1999; 341:461-7.
K. Fetal nuchal translucency: ultrasound screening for 18. Merkatz IR, Nitowsky HM, Macri JN, Johnson WE.
chromosomal defects in first trimester of pregnancy. An association between low maternal serum
Br Med J 1992; 304:867-9. alphafetoprotein and fetal chromosome abnormalities.
2. Muñoz H, Jankelevich J, Gutiérrez J, Sepúlveda W. Am J Obstet Gynecol 1984;148:886-94.
Ultrasonido. En González R, Gómez R, Castro R. Guía 19. Bogard MH, Panadian MR, Jones OW. Abnormal
Perinatal. Gobierno de Chile, Ministerio de Salud. 1era maternal serum chorionic gonadotropin levels in
edicion. 2003; 71-8. pregnancies with fetal chromosome abnormalities.
3. Jacobs PA, Baikie AG, Court Brown WM, Strong JA. Prenat Diag 1987; 7:623-30.
The somatic chromosomes in mongolism. Lancet 20. Wald NJ, Cuckle HS, Densem JW, Nanchahal K,
1959; 1:710. Royston P, Chard T. Maternal serum screening for
4. Antonarakis SE, Lewi JG, Adelsberger PA, Petersen Down’s syndrome in early pregnancy. Br Med J
MB, Schinzel AA, Cohen MM, Roulston D, Schwartz 1988; 297:883-7.
S, Mikkelsen M, Tranebjorg L, Greenberg F, How DI, 21. Cuckle HS, Holding S, Jones R, Groome NP, Wallace
Rudd NL. Parental origin of the extra chromosome in EM. Combining inhibin A with existing second
trisomy 21 as indicated by analysis of DNA trimester markers in maternal serum screening for
polymorphisms. N Engl J Med 1991; 324:872-6. Down’s syndrome. Prenat Diagn 1996; 16:1095-100.
5. Cuckle HS, Wald NJ, Thompson SG. Estimating a 22. Brambati B, Tului L, Bonacchi I, Shrimanker K,
woman’s risk of having a pregnancy associated with Suzuki Y, Grudzinskas JG. Serum PAPP-A and free
Down’s syndrome using her age and serum alfa-fetoprotein beta-hCG are first trimester screening markers for
level. Br J Obstet Gynaecol 1987; 94:387-92. Down syndrome. Prenat Diagn 1994; 14:1043-7.
6. Snijders RJM, Holzgreve W, Cuckle H, Nicolaides 23. Snijders RJ, Noble P, Sebire N, Souka A, Nicolaides
K. Maternal age-specific risks for trisomies at 9-14 KH. UK multicentre project on assessment of risk
week’s gestation. Prenat Diagn 1994; 14:543-52. of trisomy 21 by maternal age and fetal nuchal-
translucency thickness at 10-14 weeks of gestation.
El examen ultrasonográfico de las 11-14 semanas 63
Fetal Medicine Foundation First Trimester Screening German-Speaking Down Syndrome Screening Group.
Group. Lancet 1998; 352:343-6. Screening for trisomy 21 by fetal nuchal translucency
24. Spencer K, Souter V, Tul N, Snidjers R, Nicolaides and maternal age: a multicenter project in Germany,
KH. A screening program for trisomy 21 at 10-14 Austria and Switzerland. Ultrasound Obstet Gynecol
weeks using fetal nuchal translucency, maternal serum 2001; 18:645-8.
free ß-human chorionic gonadotropin and pregnancy- 36. Sonek JD, Nicolaides KH. Prenatal ultrasonographic
associated plasma protein-A. Ultrasound Obstet diagnosis of nasal bone abnormalities in three fetuses
Gynecol 1999; 13:231-7. with Down syndrome. Am J Obstet Gynecol 2002;
25. Cicero S, Curcio P, Papageorghiou A, Sonek J, 186:139-41.
Nicolaides K. Absence of nasal bone in fetuses with 37. Cicero S, Rembouskos G, Vandecruys H, Hogg M,
trisomy 21 at 11-14 weeks of gestation: an Nicolaides KH. Likelihood ratio for trisomy 21 in
observational study. Lancet 2001; 358:1665-7. fetuses with absent nasal bone at the 11-14-week scan.
26. Cicero S, Bindra R, Rembouskos G, Spencer K, Ultrasound Obstet Gynecol 2004; 23:218-23.
Nicolaides KH. Integrated ultrasound and biochemical 38. Orlandi F, Bilardo CM, Campogrande M, Krantz D,
screening for trisomy 21 using nuchal translucency, Hallahan T, Rossi C, Viora E. Measurement of nasal
absent fetal nasal bone, free beta-hCG and PAPP-A at bone length at 11-14 weeks of pregnancy and its
11-14 weeks. Prenat Diagn 2003; 23:306-10. potential role in Down syndrome risk assessment.
27. Nicolaides KH. Nuchal translucency and other first- Ultrasound Obstet Gynecol 2003; 22:36-9.
trimester sonographic markers of chro-mosomal 39. Cicero S, Bindra R, Rembouskos G, Tripsanas C,
abnormalities. Am J Obstet Gynecol 2004;191:45-67. Nicolaides KH. Fetal nasal bone length in
28. Theodoropoulos P, Lolis D, Papageorgiou C, chromosomally normal and abnormal fetuses at 11-
Papaioannou S, Plachouras N, Makrydimas G. 14 weeks of gestation. J Matern Fetal Neonatal Med
Evaluation of first trimester screening by fetal nuchal 2002; 11:400-2.
translucency and maternal age. Prenat Diagn 1998; 40. Sonek JD, Mckenna D, Webb D, Croom C, Nicolaides
18;133-7. K. Nasal bone length throughout gestation: normal
29. Economides DL, Whitlow BJ, Kadir R, Lazanakis M, ranges based on 3537 ultrasound measurements.
Verdin SM. First trimester sonographic detection of Ultrasound Obstet Gynecol 2003; 21:152-5.
chromosomal abnormalities in an unselected 41. Cicero S, Sonek JD, Mckenna DS, Croom CS, Johnson
population. Br J Obstet Gynaecol 1998; 105:58-62. L, Nicolaides K. Nasal bone hipoplasia in trisomy 21
30. Thilaganathan B, Sairam S, Michailidis G, Wathen at 15-22 weeks’ gestation. Ultrasound Obstet Gynecol
NC. First trimester nuchal translucency: effective 2003; 21:15-8.
routine screening for Down’s syndrome. Br J Radiol 42. Kanellopoulos V, Katsetos C, Economides DL.
1999; 72:946-8. Examination of fetal nasal bone and repeatability of
31. Schwarzler P, Carvalho JS, Senat MV, Masroor T, measurement in early pregnancy. Ultrasound Obstet
Campbell S, Ville Y. Screening for fetal aneuploidies Gynecol 2003; 22:131-4.
and fetal cardiac abnormalities by nuchal translucency 43. Senat MV, Bernard JP, Boulvain M, Ville Y. Intra- and
thickness measurement at 10-14 weeks of gestation interoperator variability in fetal nasal bone assessment
as part of routine antenatal care in an unselected at 11-14 weeks of gestation. Ultrasound Obstet
population. Br J Obstet Gynaecol 1999; 106:1029-34. Gynecol 2003; 22:138-41.
32. Zoppi MA, Ibba RM, Floris M, Monni G. Fetal nuchal 44. Cicero S, Dezerega V, Andrade E, Séller M, Nicolaides
translucency screening in 12495 pregnancies in K. Learning curve for sonographic examination of the
Sardinia. Ultrasound Obstet Gynecol 2001;18:649-51. fetal nasal bone at 14 weeks. Ultrasound Obstet
33. Comas C, Torrents M, Muñoz A, Antolin E, Figueras Gynecol 2003; 22:135-7.
F, Echevarria M. Measurement of nuchal translucency 45. Cicero S, Bindra R, Rembouskos G, Spencer K,
as a single strategy in trimosy 21 screening: should Nicolaides KH. Integrated ultrasound and biochemical
we use any other marker? Obstet Gynecol 2002; screening for trisomy 21 using fetal nuchal
100:648-54. translucency, absent fetal nasal bone, free beta-hCG
34. Brizot ML, Carvalho MH, Liao AW, Reis NS, and PAPP-A at 11-14 weeks. Prenat Diagn 2003;
Armbruster-Moraes E, Zugaib M. First trimester 23:306-10.
screening for chromosomal abnormalities by fetal 46. Hyett JA, Noble PL, Snijders RJ, Montenegro N,
nuchal translucency in a brazilian population. Nicolaides KH. Fetal heart rate in trisomy 21 and other
Ultrasound Obstet Gynecol 2001; 18:652-5. chromosomal abnormalities at 10-14 weeks of
35. Gasiorek-Wiens A, Tercanli S, Kozlowski P, gestation. Ultrasound Obstet Gynecol 1996;7:239-44.
Kossakiewicz A, Minderer S, Meyberg H, Kamin G, 47. Bahado-Singh R, Lynch L, Deren O, Morotti R, Copel
Germer U, Bielicki M, Hackeloer BJ, Sarlay D, Kuhn J, Mahoney M, Williams J. First trimester growth
P, Klapp J, Bahlmann F, Pruggmayer M, Schneider restriction and fetal aneuploidy: the effect of type of
KT, Seefried W, Fritzer E, von Kaisenberg CS.
64 Capítulo 2 - Obstetricia
aneuploidy and gestational age. Am J Obstet Gynecol 62. Lin Y, Chang F, Liu C. Antenatal detection of
1997; 176:976-80. hydranencephaly at 12 weeks, menstrual age. J Clin
48. Matias A, Gomez C, Flack N, Montenegro N, Ultrasound 1992; 20:62-4.
Nicolaides K. Screening for chromosomal 63. Ulm B, Ulm MR, Deutinger J, Bernaschek G. Dandy-
abnormalities at 11-14 weeks: the role of ductus Walker malformation diagnosed before 21 weeks of
venosus blood flow. Ultrasound Obstet Gynecol 1998; gestation: associated malformations and chromosomal
12:380-4. abnormalities. Ultrasound Obstet Gynecol 1997;
49. Rembouskos G, Cicero S, Longo D, Sacchini C, 10:167-70.
Nicolaides KH. Single umbilical artery at 11-14 64. Whitlow BJ, Lazanakis ML, Kadir RA, Chatzipapas
weeks’ gestation: relation to chromosomal defects. I, Economides DL. The significance of choroid plexus
Ultrasound Obstet Gynecol 2003;22:567-70. cysts, echogenic heart foci and renal pyelectasis in
50. Cicero S, Curcio P, Rembouskos G, Sonek J, the f irst trimester. Ultrasound Obstet Gynecol
Nicolaides K. Maxillary lenght at 11-14 weeks of 1998;12:385-90.
gestation in fetuses with trisomy 21. Ultrasound Obstet 65. Nicolaides KH, Campbell S, Gabbe SG, Guidetti R.
Gynecol 2004; 24:19-22. Ultrasound screening for spina bifida: cranial and
51. Sacchini C, El-Sheikhah A, Cicero S, Rembouskos cerebellar signs. Lancet 1986; 2:72-4.
G, Nicolaides K. Ear length in trisomy 21 fetuses at 66. Sebire NJ, Noble PL, Thorpe-Beeston JG, Snijders
11-14 weeks of gestation. Ultrasound Obstet Gynecol RJM, Nicolaides KH. Presence of the “lemon sign”
2003; 22:460-3. in fetuses with spina bifida at the 10-14 week scan.
52. Longo D, DeFigueiredo D, Cicero S, Sacchini C, Ultrasound Obstet Gynecol 1997; 10:403-5.
Nicolaides K. Femur and humerus length in trisomy 67. Sahid S, Sepúlveda W, Dezerega V, Gutiérrez J,
21 fetuses at 11-14 weeks of gestation. Ultrasound Rodríguez L, Corral E. Iniencephaly: prenatal
Obstet Gynecol 2004; 23:143-7. diagnosis and management. Prenat Diagn.
53. Cicero S, Sacchini C, Rembouskos G, Nicolaides KH. 2000;20:202-5.
Sonographic markers of fetal aneuploidy - a review. 68. Sherer DM, Hearn-Stebbins B, Harvey W, Metlay LA,
Placenta 2003:24(SupplB):S88-98. Abramowicz JS. Endovaginal sonographic diagnosis
54. Rembouskos G, Cicero S, Papadopoulos V, Tripsanas of iniencephaly apertus and cranio-rachischisis at 13
C, Nicolaides K. Umbilical cord diameter at 11-14 weeks, menstrual age. J Clin Ultrasound 1993; 21:124-
weeks of gestation: relation to chromosomal defects. 7.
Ultrasound Obstet Gynecol 2004; 23:237-9. 69. Bilardo CM, Muller MA, Pajkrt E. Outcome of fetuses
55. Bronshtein M, Ornoy A. Acrania: anencephaly with increased nuchal translucency. Curr Opin Obstet
resulting from secondary degeneration of a closed Gynecol 2001;13:169-74.
neural tube: two cases in the same family. J Clin 70. Souka AP, Snijders RJM, Novakov A, Soares W,
Ultrasound 1991; 19:230-4. Nicolaides KH. Defects and syndromes in
56. Sepulveda W, Sebire NJ, Fung TY, Pipi E, Nicolaides chromosomally normal fetuses with increased nuchal
KH. Crown-chin length in normal and anencephalic translucency thickness at 10-14 weeks of gestation.
fetuses at 10 to 14 weeks’ gestation. Am J Obstet Ultrasound Obstet Gynecol 1998; 11:391-400.
Gynecol 1997;176:852-5. 71. Brady AF, Pandya PP, Yuksel B, Greenough A, Patton
57. Johnson SP, Sebire NJ, Snijders RJM, Tunkel S, MA, Nicolaides KH. Outcome of chromosomally
Nicolaides KH. Ultrasound screening for anencephaly normal livebirths with increased fetal nuchal
at 10-14 weeks of gestation. Ultrasound Obstet translucency at 10-14 weeks’ gestation. J Med Genet
Gynecol 1997; 9:14-6. 1998; 35:222-4.
58. Sepúlveda W, Sebire NJ, Souka A, Snijders RJM, 72. Pandya PP, Kondylios A, Hilbert L, Snijders RJM,
Nicolaides KH. Diagnosis of the Meckel-Gruber Nicolaides KH. Chromosomal defects and outcome
syndrome at eleven to fourteen weeks’ gestation. Am in 1015 fetuses with increased nuchal translucency.
J Obstet Gynecol 1997; 176:316-9. Ultrasound Obstet Gynecol 1995; 5:15-9.
59. Economides DL, Braithwaite JM. First trimester 73. Crane JP, LeFebre ML, Winborn RC, Evans JK,
ultrasonographic diagnosis of fetal structural Ewingman BG, Bain RP, Frigoletto FD, McNellis D.
abnormalities in a low risk population. Br J Obstet A randomized trial of prenatal ultrasonographic
Gynaecol 1998; 105:53-7. screening: impact on the detection, management and
60. Snijders RJM, Sebire NJ, Nayar R, Souka A, outcome of anomalous fetuses. The RADIUS study
Nicolaides KH. Increased nuchal translucency in group. Am J Obstet Gynecol 1994; 171:392-9.
trisomy 13 fetuses at 10-14 weeks of gestation. Am J 74. Levi S. Mass screening for fetal malformations: the
Med Genet 1999; 86:205-7. Eurofetus study. Ultrasound Obstet Gynecol 2003;
61. Sepúlveda W, Dezerega V, Be C. First-trimester 22:555-8.
sonographic diagnosis of holoprosencephaly: value of 75. Wong SF, Chan FY, Cincotta RB, Lee-Tannock A,
the "butterfly" sign. J Ultrasound Med 2004;23:761-5. Ward C. Factors influencing the prenatal detection of
El examen ultrasonográfico de las 11-14 semanas 65
structural congenital heart diseases. Ultrasound Obstet 80. Kushnir O, Izquierdo L, Vigil D, Curet LB. Early
Gynecol 2003; 21:19-25. transvaginal diagnosis of gastroschisis. J Clin
76. Hyett JA, Perdu M, Sharland GK, Snijders RJM, Ultrasound 1990; 18:194-7.
Nicolaides KH. Using fetal nuchal translucency to 81. Carvalho MH, Brizot ML, Lopes LM, Chiba CH,
screen for major congenital cardiac defects at 10-14 Miyadahira S, Zugaib M. Detection of fetal structural
weeks of gestation: population based cohort study. Br abnormalities at the 11-14 week ultrasound scan.
Med J 1999; 318:81-5. Prenat Diagn 2002;22:1-4.
77. Huggon IC, Ghi T, Cook AC, Zosmer N, Allan LD, 82. Bronshtein M, Amit A, Achiron R, Noy I, Blumfeld
Nicolaides KH. Fetal cardiac abnormalities identified Z. The early prenatal sonographic diagnosis of renal
prior to 14 weeks’ gestation. Ultrasound Obstet agenesis: techniques and possible pitfalls. Prenat
Gynecol 2002; 20:22-9. Diagn 1994; 14:291-7.
78. Sebire NJ, Snijders RJM, Davenport M, Greenough A, 83. Bronshtein M, Yoffe N, Brandes JM, Blumenfeld Z.
Nicolaides KH. Fetal nuchal translucency thickness at First and second-trimester diagnosis of fetal urinary
10-14 weeks of gestation and congenital diaphragmatic tract anomalies using transvaginal sonography. Prenat
hernia. Obstet Gynecol 1997; 90:943-7. Diagn 1990; 10:653-66.
79. Snijders RJM, Sebire NJ, Souka A. Santiago C, 84. Sebire NJ, von Kaisenberg C, Rubio C, Snijders RJM,
Nicolaides KH. Fetal exomphalos and chromosomal Nicolaides KH. Fetal megacystis at 10-14 weeks of
defects: relationship to maternal age and gestation. gestation. Ultrasound Obstet Gynecol 1996; 8:387-
Ultrasound Obstet Gynecol 1995; 6:250-5. 90.
85. Liao AW, Sebire NJ, Geerts L, Cicero S, Nicolaides
KH. Megacystis at 10-14 weeks of gestation:
chromosomal defects and outcome according to
bladder length. Ultrasound Obstet Gynecol
2003;21:338-41.
86. Sepúlveda W. Megacystis in the first trimester. Prenat
Diagn 2004;24:144-9.