You are on page 1of 4

Caso KJFC

Ficha de Identificación.
Nombre: Kenneth Jesús Fallas Camacho.
Edad: 17 años.
Fecha de nacimiento: 27 de octubre de 1996
Escolaridad: Quinto año – Colegio Técnico Profesional “Roberto Gamboa”. Desamparado.
Nombre del padre: Jesús Fallas Guzmán.
Edad: 40 años.
Escolaridad: Octavo año de secundaria.
Ocupación: Chofer de un camión remesero.
Nombre de la madre: Kathia Camacho Agüero.
Edad: 37 años.
Escolaridad: Educación primaria completa.
Estado civil de los padres: Unión libre.
Ocupación: Ama de casa.
Hermanos: (2) María Fernanda Edad: 19 años.
Anthony 8 años.
Religión: Católica.
Dirección: San Rafael Abajo de Desamparado.
Convive con: sus padres y hermanos.

Motivo de consulta manifiesto:
Madre: “Quiero que se exprese, yo veo que tiene inquietudes pero no pregunta. Quiero que
se suelte, que tenga una guía… que alguien le ayude porque nosotros no podemos”

Paciente:
1. “Lo que dice mamá es la verdad, me cuesta decir lo que siento” (frente a sus padres)
2. “A ellos no me gusta decirles cómo me siento, porque de nada sirve hacerlo”. (a
solas con la terapeuta).

Motivo de consulta latente:
Madre:
Paciente:

Historia de vida.
K, es el segundo de tres hijos procreados por sus padres en una relación de unión libre. Su
madre refiere que tanto el embarazo y el parto fueron normales, le dio pecho hasta los 6
meses y medio porque “se me secó la leche”. Al año, refiere la madre “fui muy estricta con
él en cuanto al dejar los pañales y no me gustaba que se ensuciara la ropa”, tardó en hablar y
caminó al año. Desde muy pequeño hasta hoy sufre de rinitis alérgica por lo que los olores
fuerte como cloro, algunos condimentos y jabones le provocan crisis, teniendo los vasos
sanguíneos de la nariz muy sensible por lo que cualquier golpe en esa zona le provoca
sangrado nasal.
A los 2 años, su madre fue diagnosticada con “depresión severa”, haciéndose cargo del
cuido de él y su hermana mayor, la abuela materna. Ya que su padre por esa época era
agente de ventas y salía de gira, ausentándose del hogar durante la semana, al llegar a casa
dice el padre “cuando él era pequeño, como de 3 o 4 años hubo abandono de mi parte… no
me preocupaba por él, prefería irme a la cantina a tomar cervezas con mis amigos…era
mujeriego y borracho, nunca jugué con él como ahora lo hago con Anthony… me ha
costado ser papá”, llegando inclusive a la agresión física, verbal y psicológicamente entre
los adultos frente a los niños.
En Kínder, recibió terapia de lenguaje durante 2 años consecutivos, a cargo de la misma
terapeuta, refiriéndose K de ella “como alguien que me marcó la vida, la recuerdo
mucho… me gustaría volverla a ver aunque ella no me recuerde”.
En primaria repitió segundo grado porque según la madre “la maestra lo tenía entre ojos”,
señalando además que “…lo castigaba mucho, era estricta con las tareas y el orden…porque
soy de carácter fuerte”; pero K, expresa: “me sirvió quedarme en segundo grado, porque
aprendí a no perderme ningún grado más.”
En el colegio, solo en octavo ha tenido que presentar en inglés “porque me cuesta”.
Actualmente lleva buenas notas, aprovechando estos días de huelga del magisterio para
repasar la materia vista y “no tener problemas con las pruebas de bachillerato”. Le gustaría
estudiar diseño arquitectónico, contabilidad o algo que tenga que ver con los números.
No ha presentado problemas de conducta ni en el kínder, escuela, ni tampoco en el colegio.
“…él es muy bueno y me ayuda mucho en la casa” dice la madre. “Lo único que tiene es
que desde pequeño hasta ahora se chupa el dedo pulgar cuando está viendo televisión o está
preocupado por algo” señala el padre y K asiente diciendo “me relaja”
Con respecto al ambiente familiar, la madre dice “en casa pasa algo complicado” indicando
que su hija mayor, no estudia ni trabaja y ahora que tiene un nuevo novio sale sin respetar
los horarios de llegada, inclusive quedándose a dormir fuera de casa sin decirnos donde
está”. Hay fuertes discusiones entre madre e hija llegando a los golpes entre ambas,
teniendo K que intervenir para defender a la madre. Esa situación tiene molesto a K,
señalando “no me gusta como es mi familia; me gustaría que mis papás fueran más firmes
con los limites. Dicen una cosa, pero no la cumplen y ahora mi hermana se aprovecha de
eso.” Continúa diciendo: “a ellos se los hace como un trompo…se los baila”, diferente a
como han sido con él que lo acostumbraron a “fuerza de fajazos a pedir permiso para
todo…por eso soy así”
Recuerda que su hermana siempre lo ha agredido, llegando a “reventarme un tarro de
alcohol en gel en la frente”, se quejó ante su madre pero ésta no hizo nada y su hermana
nunca se ha tenido que disculpar por lo que hace. Dice “mi hermana es muy terca, siempre
ha sido rebelde, desde la escuela, nacimos en siglos diferentes, a ella le gustan las pandillas
y mandarse sola…aunque mis papás no vean eso”. A su hermanito lo ha tenido que defender
de las agresiones de su hermana.
Cuenta que durmió en la misma cama de sus padres “hasta los 9 años que pudieron
comprarme una cama y pasarme a dormir al mismo cuarto de mi hermana” recuerda que fue
cuando su madre estaba embarazada” de su hermano mayor. A inicio de éste año, se terminó
la construcción de un cuarto que su abuela hizo en la casa, por lo que su hermana se pasó a
dormir sola en el “nuevo cuarto” y su hermano que hasta entonces dormía con sus padres se
pasó a dormir en el mismo cuarto con él. “me gusta mi hermano porque no le molesta que
tenga la luz encendida cuando tengo que estudiar…contrario a mi hermana”
La familia siempre ha vivido en la misma casa, propiedad de la abuela materna, quien entra
y sale de ella a su antojo y “mete a gente a hacer remodelaciones sin decirnos a nosotros”
señala K y ahora que se construyó el nuevo cuarto “ella está pidiendo alquiler”. Hay
discusiones entre el padre y la abuela porque “el único que trabaja es papá y el salario no
alcanza”. También entre los padres agudizándose por el comportamiento de su hermana.
Viven en un barrio, descrito como: “peligroso por cuestiones de drogas e inseguridad”
donde algunos jóvenes están en la cárcel por delincuencia y entre ellos su primo segundo
“por la droga”.
Indica que a los 14 años probó un cigarrillo “pero no me gustó…porque casi me ahogo”. A
los 15 probó alcohol, nunca ha probado la cerveza “son como orines de caballo y nadie me
va ha hacer probar orines de caballo” luego agrega “odio el alcohol…creo que es por papá”;
no ha probado drogas “porqué sé lo que hacen” ni ha tenido relaciones sexuales “espero
graduarme, ir a la universidad, conseguir trabajo, casarse y tener un hijo cuando pueda
mantenerlo”. Tiene novia desde hace 2 años “ella es buena estudiante y sus papás me
quieren mucho, me tienen confianza y quiero llegar a casarme y ser como ellos…que se
llevan bien”
Conserva una amiga desde la escuela y tiene amigos tanto en el colegio como en la Pastoral
Juvenil de la iglesia en donde él participa, siendo uno de los coordinadores. Juega en un
equipo de futbol sala “menos en época de exámenes”. Señala “siempre me ha gustado el
fútbol aunque cuando estaba en la escuela mi mamá me castigaba por llegar sucio y manchar
de sangre el uniforme si me había llevado un pelotazo en la nariz”. Es seguidor de la
Selección Nacional de futbol de Costa Rica, de La Liga y del Barcelona de España.