You are on page 1of 3

INFORME N°1 “EL VIAJE DE CHIHIRO”

Alumna: Carolina Morales Astudillo
Facultad de Humanidades y Educación
MAGÍSTER EN LENGUAJE Y COMUNICACIÓN POSTÍTULO DE MENCIÓN EN LENGUAJE Y
COMUNICACIÓN

LITERATURA Y CANON I





Informe “El viaje de Chihiro”
Película de animación japonesa que forma parte de la narrativa dirigida por Hayao Miyazaki.
Protagonizada por Chihiro una niña de unos 10 años, algo presumida, débil físicamente, pero
perseverante y esforzada por conseguir sus metas, quien realiza un viaje que la hace transformar de
niña a adulta, enfrentando una aventura jamás imaginable.
La historia transcurre de la ciudad al campo donde surge un pueblo aparentemente
abandonado, que esconde espíritus y seres poco comunes, al igual que tradiciones propias del lugar,
el cual a su vez es mágico y lleno de fantasía, siempre en el límite del peligro, el suspenso y por
supuesto el amor.
La partida de la película: donde existe un “llamado a la aventura”, a Chihiro se le invita a entrar
al templo pese a su resistencia y aparente negativa, los sonidos externos como el viento y las hojas
la empujan a este portal obligándola a entrar y comenzar el viaje, donde no solo comienza un viaje
físico sino también interno, en la cual debiera quedar atrás la niña presumida e “inmadura” para
enfrentar una aventura hacia lo desconocido. Así mismo en este viaje encuentra una “ayuda
sobrenatural” que aparece en el momento preciso, cuando Chihiro desaparece físicamente, pero en
realidad es una desaparición emocional, porque ha visto a sus padres convertidos en cerdos y se
encuentra sola en un lugar escalofriante. Esta ayuda es interpretada por Haku un aprendiz y amo del
lugar, quien aparece entregándole una baya e indicándole lo que debe hacer para sobrevivir en este
lugar. Aquí Chihiro “cruza el primer umbral” para mi opinión cuando recorre las escaleras y entra al
baño termal en busca de Kubaba para ofrecer sus servicios y así sobrevivir en este mundo de dioses
y seres no humanos.
La iniciación: en esta búsqueda hacia la sobrevivencia Chihiro entra en el “camino de las
pruebas” y así lograr su objetivo, comenzando por convencer al encargado de las calderas “Kamaji”
quien se niega a ofrecerle trabajo, sin embargo Chihiro tiene claro que debe conseguirlo a como de
lugar e insiste una y otra vez logrando convencer a este ser, quien hasta le toma cariño y la envía a
“Kubaba” la dueña de los baños termales, quien no se puede negar a la insistencia, ofreciéndole
trabajo, por supuesto sin la ayuda de “Lin” no lo habría conseguido. La aventura transcurre y Chihiro
a lo largo de esta sobrevivencia debe convencer a todo el lugar, que no es una humana débil, vence
una infinidad de obstáculos como dejar su nombre y pasar a ser “Sen”, vencer el miedo a “Kubaba”
un ser controlador y muy autoritario que constantemente la somete a pruebas como recibir a un
huésped inmundo, pestilente y peligroso, a quien finalmente Chihiro ayuda y purifica tanto
físicamente como emocionalmente, porque no era un ser pestilente sino por el contrario estaba
contaminado. En esta prueba la chica se “encuentra con el padre”, representado por “Sin cara” un
ser que si bien es tímido logra ser una especie peligrosa, puesto que adopta la personalidad de los
personajes que lo rodean, Chihiro se enfrenta a él, enfrentando sus miedos y venciendo su ambición
e inmadurez, “Sin cara” pasa a ser una ayuda para Chihiro y le da confianza venciendo su ego.
Chihiro luego de demostrar las capacidades que posee, no solo al resto sino también a sí
misma, aparece “la apoteosis” donde la chica alcanza un estatus digno de ser reconocido por los
habitantes de los baños termales, porque ha vencido la ignorancia.
Asimismo aparece “el encuentro con la diosa” que es representada por “Zeniba” quien es ante
el resto una malvada hermana de “Kubaba”, pero con este mal entendido Chihiro adquiere
conocimiento, crece como persona y se siente liberada. Si bien transcurre un largo camino en el tren
para asumir lo anterior, lo logra y aparece la etapa de la “gloria última” donde entra “Haku” ya
recuperado de la maldición, al rescate de Chihiro ya con la ayuda de “Zeniba” y “Haku” no encuentra
límites ni obstáculos en el camino, aprovechando de rememorar y salvar a su amigo entregándole su
nombre y así también liberarlo, en forma de agradecimiento.
Finalmente regresa, mediante una “huida mágica” en los brazos del dragón (“Haku”) para
liberar a sus padres y finalizar la travesía. Logrando su objetivo nuevamente viene el reconocimiento
del pueblo y las personas que conoció en esta aventura.
Por fin puede volver a su hogar y “cruzar el umbral del regreso” cuando pasa el puente y se
enfrenta a Kubaba tomando por derecho el salvar a sus padres, que no recuerdan nada de lo
sucedido.
Chihiro en esta aventura pasa de ser una niña a una adulta, en su forma de pensar y actuar,
ya no teme y puede vencer sus miedos, es decir, logra “la posesión de los dos mundos” el mágico y
el real, el social y el personal. Adquiriendo “la libertad para vivir” volviendo la alegría y la armonía
para decidir y comenzar un nuevo vivir quizás en un lugar distinto al que estaba acostumbrada pero
con una actitud y una madurez admirable.
Esta película nos traspasa una infinidad de valores, desde la amistad, hasta la tolerancia, la
no discriminación, la empatía, el amor a sí mismos, entre otros, dándonos a entender que el camino
de una persona se encuentra lleno de obstáculos, que siempre surgen aquellas personas que nos
llevan a un mal destino, pero también hay otros que sutilmente nos ayudan, nos dan la confianza
para seguir adelante y no quedar “estancados” en esta sociedad que muchas veces nos consume y
agota.
Creo que esta obra puede ser fácilmente aplicable y expuesta en el nivel de séptimo y octavo
año, no solo porque contribuye a la formación valórica y ética, sino también que es un instrumento
para introducir contenidos como las figuras literarias (personificación, metáforas, comparación,
hipérboles, etc.), los factores de la comunicación o los textos maravillosos. Este tipo de películas
puede ser un “enganche” y una motivación para aquellos alumnos no demuestran mucho interés por
las clases y requieren de un incentivo visual.