Estética del cuidado

Avila Morales Edgar,* Islas Cisneros Lucia,* Vera Larriva Israel

Presentación: Antes de comenzar es importante mencionar que hablar sobre Estética es muy interesante, es por ello que consideramos necesarios estudios e investigaciones dedicados a profundizar y mejorar nuestra información sobre este tema. El término de estética va mas allá del verse bien, por que tiene por objeto el estudio de la esencia y la percepción de la belleza, además que como filosofía estudia el arte y sus cualidades, tales como lo bonito, lo eminente, lo feo o la disonancia. Además creemos que es importante hablar sobre la estética desde el punto de vista subjetivo, ya que esto es sentirse bien desde adentro y proyectarlo hacia fuera que a la inversa, esto obviamente significa primero sentirnos bien con nosotros mismos, en todas las categorías estéticas que nosotros consideremos, y al sentirnos bien proyectando esa confianza, es entonces cuando hay una gran vida personal y social., lo decimos porque la mayoría de la gente acepta a las personas que no disfrazan su ser, y son lo que realmente son. Es importante hablar sobre la estética que manejamos, ya que esta habla de nuestra personalidad y la estética en las cosas que nos pertenecen, consideramos que la importancia estética es muy importante en lo personal como en lo social. En lo personal por que uno se siente muy bien consigo mismo. En lo social por que tenemos una vida social y para ello tenemos que tener buena estética personal. “Recordemos que el vocablo “estética” se deriva del verbo griego “aisthanomai”, sentir. La sensibilidad es el lugar viviente de presencia de la belleza, no al medio a través del cual accedemos a su conocimiento. Cuando la experiencia estética es espontánea, da la impresión de ser algo puramente sensible. La estética no prescinde de la sensibilidad; la realza de forma impresionante, al abrirlo a los distintos horizontes de una vida humana plena. Por eso la experiencia estética supone el apogeo de de lo sensible, su máxima gloria, pero de lo sensible abierto a las realidades que capta la inteligencia, añora la voluntad y valora el sentimiento. Los sentimientos no se limitan a dar materiales al entendimiento, abrirnos la puerta a la belleza, dar apoyo a las elevadas operaciones del espíritu. En lo sensible se hace presente lo suprasensible, de forma transparente y sugestiva. Por eso captamos en el lo suprasensible de modo inmediato-indirecto, lo cual hace posible una intuición intelectual que vaya aliada con el discurso”. 1

1

Alfonso López Quintas. La experiencia estética, glorificación de lo sensible.

Desarrollo: “El cúmulo de sensaciones complejas con la que nos enfrentamos en un hecho estético, y que va mas allá de lo que solo concierne a los sentidos y por supuesto no se restringe al procesamiento cognoscitivo de lo observado, nos lleva a conocer que lo sensitivo, lo afectivo será siempre el eje de tal experiencia. Ya que a pesar de que innegablemente nos servimos del entendimiento (de la racionalidad) para articular los múltiples sentidos que toda obra de arte o experiencias esta tramado, de algún modo, lo sensible en sus múltiples formas. La metáfora de la visión y el motivo de las imágenes visuales pueden ser útiles para explicarnos el proceso de recepción estética de la obra y su proyección interpretativa, o como señalamos antes “el sentido” de la obra. El motivo de la imagen visual nos permite plantear la contemplación como la figura que sintetiza la experiencia estética, ya que asegura la representación del lugar físico de la apertura de la recepción sensible de la obra y, por otra parte, la dedicación temporal exigida para el despliegue del proceso mental de reflexión que la obra suscita. La explicación es posible es posible también desde la audición de una obra musical y otras formas de arte, pero si imaginamos la situación que vivimos en el cine, captamos la situación de forma integral. La experiencia estética proyecta la representación metafórica del sentido desde el ejercicio de las capacidades intelectuales, y se produce gracias a la fusión de lo sensorial, lo afectivo y lo intangible como un hecho esencial de la vivencia. Entonces, una vez que hemos esbozado la dimensión en la que la experiencia estética se produce, podemos proponer un paso mas hacia el objeto mismo, aceptando que algo debe haber en dicho objeto para que se separe del resto de los objetos del mundo y resalte. Esto mismo planteado desde nuestra subjetividad es posible de pensar a partir del momento en que somos “llamados” o incitados por nuestra atención a fijarnos en un objeto que se anuncia como estético. Sin embargo debemos aceptar que no es sino nuestra mirada estética la que hace factible tal experiencia, ya que el objeto en si mismo no posee ninguna característica especial, salvo haber caído dentro de nuestra contemplación como objeto”. 2

2

Hernán Montecinos. La experiencia estética. Publicado el marzo 19 ,2008, fuente icalquinta.cl

“Las evidencias de las experiencias estéticas reproducen, en el juego, las tipificaciones y estereotipos propios de cada sociedad. Toda experiencia estética esta situada y sometida a un contexto cultural. En tanto objeto intencional, toda obra de arte dará lugar a diferentes experiencias estéticas según las condiciones y evolución de los contextos culturales en que la obra es concretizada. Se plantea que en la interacción de los sujetos surge un conocimiento intersubjetivo que es vivenciado por ellos al momento del contacto con los objetos artísticos o la representación que de ellos se tenga, generando las identificaciones estéticas y que por medio de una socialización de impresiones, percepciones, conocimientos y enfrentamientos con los objetos y con el yo propio ( recuerdos y experiencias vividas, pretensiones, deseos, pasiones) se genera un conocimiento frente a la extrañeza del mundo en que vivimos, dotándolo de sentido y significación. Esta es una mirada al proceso en que los actores de la vida social interactúan, producen y reproducen nuevas visiones del mundo. La argumentación principal es que el sujeto se construye a si mismo a partir de la interacción con los otros sujetos y objetos del mundo social y tiene una intencionalidad estética al convertir su vida y sus practicas culturales en obra de arte. La íntersubjetividad se constituye como medio para comprender los saberes compartidos y los programas en la conciencia que manejan los sujetos para aprehender los objetos artísticos-culturales y llevarlos a su vida cotidiana a través de una representación en sus prácticas culturales. En los diferentes espacios del mundo social hay una representación de las experiencias estéticas sociales ya que el sujeto lleva consigo una carga de búsqueda del sí mismo. ( 2005Jorge Joffre Lucero. Pág.2). La conciencia se establece a partir de la relación con los demás. La conciencia esta presente en el mundo de la vida donde los sujetos participan con sus acciones y pensamientos. La experiencia estética participa en la interacción y comunicación de conocimientos de impresiones por parte de los sujetos. Ahora existen tres fases de la experiencia estética, la primera donde se encuentran los saberes previos sobre las obras de arte que llegan a través de terceros y que provocan motivaciones a los sujetos para experimentar con las obras. La segunda es la vivencia o experiencia que se da en el momento del contacto con la obra de arte, es un enfrentamiento que el sujeto experimenta con su propia conciencia, con sus pasiones, deseos, ficciones, construcciones, pretensiones, etc. La tercera fase de la experiencia estética es la interacción de ese nuevo conocimiento a través de la comunicación de las experiencias, mediante prácticas culturales que ya se han señalado. La experiencia estética son obras de arte encarnadas. Caracterizadas por la conciencia inter-subjetiva del sujeto, estas concretizaciones están sometidas a la influencia de la atmósfera cultural en la que se encuentra. La experiencia estética es un enfrentamiento con las pasiones, deseos, imágenes ideales, ficcionales, que los sujetos poseen. Además que permite una reconstrucción del sujeto social, permite dotar de significado y sentido a las acciones del sujeto para transmitir una imagen a los demás.

Esta experiencia estética proviene de nuestro contacto con los productos culturales, contacto que se da en la realización que nosotros mismos provocamos en las prácticas culturales más inmediatas que reflejan nuestros gustos. Constantemente el arte esta en nuestras vidas y somos modificadores de los significados que este transmite. Llamamos experiencia estética a esta relación que tiene el individuo con sus elecciones de los productos y sus manifestaciones del gusto. Objetos que percibimos y tiene significado para nosotros y nos provoca una experiencia de reflexión de nuestras experiencias. Por otro lado, el sujeto esta marcado por la influencia del entorno y su elección no es libre, esta coercionado a elegir, debido a su posición en el mundo social y a los estereotipos, entre los productos u obras artísticas ya que estos legitiman su consumo, como perteneciente o no a un cierto grupo social. ( Schutz pág.4-5). 2005 citado por Jorge Joffre Lucero. Nos hemos dedicado a hablar de la experiencia estética en cuanto a la receptividad de la obra de arte y a su carácter social. Pero la obra de arte ha sufrido cambios paradigmáticos, quiere decir que dos experiencias primordiales de la estética se han modificado y se debe repensar el tipo de experiencia cognoscente que generan. La estética ha sufrido un cambio, su preocupación por la belleza y la connotación que se le da ahora a esta ha cambiado el panorama de la producción estética, además se habla de esteticismo, en una estética mundanizada banal. Así la estética sale de las galerías de arte, sale de las novelas, para situarse de manera más abierta y convertirse en un bien que esta en el mercado y vende más que cualquier otro producto con otro significado. Esta estética a pasado a formar parte de los catálogos de venta de reconocidas marcas de ropa, por ejemplo, que usan el concepto estético para procurarse mejores ingresos económicos. La idea de belleza se ha transformado y lo bonito es lo caro y lo internacional, lo mas marketeado. Se nota una relación entre mercado y esteticismo que cala en la vida cotidiana de los individuos. Una forma de procurarse goces estéticos a través de lujos y superficialidad. Vemos así dos formas de experiencia estética en la vida cotidiana de los individuos, una ligada a la receptividad de los objetos artísticos y otra ligada al concepto que nos llega del mercado una estética que se construye en el culto al narcisismo y a la idea de tener una vida cotidiana bella con objetos que nos proporcionan placer y goce que nos haga relacionarnos con mayor seguridad en el momento de la presentación al espacio publico, al portar símbolos que son reconocidos como estéticos. La experiencia estética esta en el centro de la interacción social. Un mundo social donde el arte como institución social revalora y repiensa su carácter de generador de experiencias estéticas que nos llevan a replantear nuestras experiencias de la vida cotidiana”. (Pág. 78)”. 3

3

Jorge Joffre Lucero. Apuntes para la interacción de la experiencia estética desde su carácter posmoderno Revista Electrónica del Instituto Psicología y Desarrollo Año II, Numero 6, Diciembre 2005

“Arte, belleza y estética son conceptos acerca de cuyos lazos existen discrepancias serias en la Filosofía y la Psicología del arte. Los resultados experimentales apoyan con ciertas matizaciones acerca de la existencia de un factor general en la experiencia estética y confirman tanto el carácter complejo de esta como sus relaciones con la belleza y la emoción hedónica. La estética y su relación con la belleza es muy amplia: No parece necesario insistir en que la experiencia estética va más allá de ese punto de partida perceptivo: la práctica totalidad de los autores que han intentado analizar qué es la estética se refiere de hecho a ese “más allá”, ligándolo a factores como la belleza, el arte o el placer hedonista. De acuerdo con Wittgenstein,2003 citado por (Marty, Cela-Conde, C.J. ,Marty G. Munar, E.,Nadal, M. y Burgues, L.) Ni tales definiciones son necesarias, ni su ausencia impide la utilización de los conceptos de estética y arte. El resultado de esta convicción permite asumir que los planteamientos al estilo de - ¿Qué es la estética?- o -¿Qué es el arte?- pueden ser abordados sin la obligación de dar una definición precisa de lo que entendemos por tales conceptos. Por muy cerca que este el arte de la estética, los rechazos a ciertas propuestas artísticas demuestran que se trata de cosas diferentes. (Wittgenstein Hanfling, 1992ª).2003 citado por (Marty, Cela-Conde, C.J.,Marty G. Munar, E.,Nadal, M. y Burgues, L.) La mayoría de los test de sensibilidad estética propuestos antes de 1940 tenían como objetivo la confrontación de los juicios de un individuo o un grupo de individuos con los de un grupo de expertos. Pero las dificultades para definir lo que es un experto llevaron incluso a soluciones irónicas, como la de calificar de experto a quien se ofrece de inmediato a dar su opinión cuando se le requiere para un juicio estético. (Bernard y Chacuiboff 1979). 2003 citado por (Marty, Cela-Conde, C.J.,Marty G. Munar, E.,Nadal, M. y Burgues, L.) Se intenta así ampliar en lo posible el sentido del juicio: lo original no tiene por que ser ni bello ni agradable, e incluso su condición de interesante puede ser dudosa. (Choynowski 1967). 2003 citado por (Marty, Cela-Conde, C.J.,Marty G. Munar, E.,Nadal, M. y Burgues, L.) Conclusión: La conclusión inevitable sacada por Eysenck fue que bajo el concepto supuestamente univoco de sensibilidad estética se esconden en realidad fenómenos diversos, de tal manera que la enseñanza artística supone que la competencia de los participantes que la reciben aumente en alguno o algunos de esos diferentes aspectos de la sensibilidad.

Estudios recientes apoyan los resultados obtenidos por Eysenck. Seifert (1992) confirmo la presencia de un –conocimiento básico- del arte en participantes con poca o ninguna enseñanza formal en arte o estética. Winston y Cupchick (1992) 2003 citado por (Marty, Cela-Conde, C.J.,Marty G. Munar, E.,Nadal, M. y Burgues, L.) llevaron a cabo un experimento mas complejo, en el que se mostraban estímulos visuales pertenecientes al llamado High Art –arte con mayúsculas, propio de los maestros, como el que figura en los museos y los manuales de arte- y al Popular Art –paisajes o retratos sentimentales-. Se constituyeron 25 pares de cuadros, con uno de cada clase que coincidían en la naturaleza del tema representado. Los participantes se distribuían en dos grupos: con y sin enseñanza artística. Los resultados indicaban una preferencia de los participantes sin enseñanza por el arte popular y por los aspectos placenteros, mientras que los participantes entrenados mostraban una preferencia por los aspectos dinámicos y por el High Art. Esos resultados fueron similares a los obtenidos posteriormente por Winston (1995)”. 4 Hablar de estética del cuidado es parte de nosotros los enfermeros(as), ya que tenemos contacto con otras personas, ya sean familiares y amigos, colegas o extraños. Y nuestra habilidad para tratarlos confiadamente depende de muchos factores, pero uno de los mas importantes es el verse bien y sentirse bien consigo mismo. Estamos de acuerdo con lo que se menciona en la pagina 2 del articulo “Apuntes para una interacción de la experiencia estética desde su carácter postmoderno”, ya que argumenta que el sujeto se construye a si mismo a partir de la interacción con los otros sujetos y objetos del mundo social y tiene una intencionalidad estética al convertir su vida y sus practicas culturales en obras de arte en el que va a socializar y a dar conceptos, imágenes de si mismo a los otros. También creemos que valoraban mucho los institucionistas la formación del sentido, de la sensibilidad y el gusto estético que posibilitara el alumno el amor a la belleza y a las cosas mas altas y nobles, ya que procuraban que toda enseñanza estuviese transida de emoción estética, fomentando actividades como el dibujo, la pintura, la música, la danza, las narraciones, las fábulas, las poesías, los romances, el folklore, la arquitectura, la cerámica popular, etc. 5

4

Gisele Marty / Camilo J. Cela Conde / Enric Munar / Jaune Resselló Miquel Roca / Juan Tomas Escudero. Dimensiones factoriales de la experiencia estética. Psicotherma, año/vol. 15 numero 003 Universidad de Oviedo Oviedo, España pp.478-483 5 Jorge Joffre Lucero. Apuntes de la experiencia estética desde su carácter posmoderno. Revista Electrónica del Instituto Psicología y Desarrollo Año II, Numero 6, Diciembre 2005

Cuidado enfermero Presentación Hablar del cuidado enfermero es muy interesante, ya que este trabajo surge para la formación de nuestra carrera. El cuidado de enfermería se convirtió en el eje central de la reflexión y su estudio nos llevo a las siguientes preguntas: ¿Qué es cuidar? ¿Cómo se cuida? ¿Qué afecta el cuidado de enfermería? ¿Cuáles son sus dimensiones? La reflexión sobre estas preguntas involucro el análisis de tendencias internacionales de enfermería que cuestionaban el cuidado como un acto que no era propio ni exclusivo de la profesión, planteando la necesidad de investigar y aclarar el significado de este concepto para enfermería. Este cuidado se caracteriza por la relación de ayuda a la persona, familia y grupos comunitarios con el fin de promover la salud, prevenir la enfermedad, intervenir en la rehabilitación y aliviar el dolor. Es importante mencionar que el cuidar es una situación que muchas personas a lo largo de sus vidas acaban experimentando. “Desde que los seres humanos aparecimos en la tierra, la enfermedad ha sido nuestra compañera inseparable. El proceso de Hominizaciòn se sitúa la aparición de la actividad del cuidado, ligado a la conservación y sobré6vivencia de la especie. Sin embargo, el cuidado a la salud ha sido una tarea desarrollada por en forma natural por la mujer; primero de los miembros de la familia y, posteriormente cuando ella se ha incorporado al mercado de trabajo-a través de un proceso histórico- proporcionando cuidados especiales a las personas que no son capaces de valerse de ellas mismas. La enfermería a tomado como suyo el campo de acción en la atención a la salud y el cuidado de los enfermos denominado el cuidado enfermero, de tal forma que proporciona un servicio indispensable en determinadas condiciones de a los individuos sanos o enfermos. La enfermería existe desde que existe el hombre, tan antigua como al humanidad misma. La historia de los cuidados se perfila alrededor del devenir histórico de las civilizaciones, pasando de lo mítico a lo irracional; pero en todas las épocas, cuidar es ayudar a vivir e intentar evitar el sufrimiento. Cuidar también es ayudar a morir. En el marco de este planteamiento podemos considerar al cuidado enfermero un arte, término definido como virtud, disposición o habilidad para hacer de alguna cosa algo única e irrepetible, entendiendo también como la facultad mediante la cual el hombre expresa lo material o lo inmaterial para dar lugar a la creación. El cuidado enfermero es un arte porque une lo tecnológico, lo intelectual y creativo con lo espiritual y si cada individuo es único e irrepetible, la enfermera al proporcionar cuidados lo creo de acuerdo a las necesidades de de cada paciente, sin subordinarse a lo mecánico debido a que, para lograrlo, se requiere una interrelación de personas con persona y no entre piezas de maquinaria en las que la enfermera transmite su propio ser a la función que hace. En suma, el cuidado de enfermería es un arte porque implica un acto que debe ser humano”. 6
6

Maria Navora Camarillo. Coordinación de Educación Médica. Dirección de Prestaciones Médicas. Instituto Mexicano del Seguro Social Rev. Enferm IMSS 2000; 8 (1):1-2

Desarrollo: Con base a los artículos ya revisados, se menciona que uno de los avances mas importantes para la enfermería en los últimos años, ha sido la definición del cuidado del proceso salud-enfermedad del individuo y los colectivos como objeto de estudio, lo cual ha servido para reflexionar sobre los contenidos teóricos, metodológicos y técnicos que han sustentado su saber y su practica como profesión. Respecto al cuidado enfermero(a), debe haber relación entre sujeto-sujeto, ya que el cuidado demanda intimidad, sentimiento, respeto, paz y tranquilidad. En nuestra comprensión el modo de ser cuidado puede, amolado en la conducta del enfermero(a) dándole así una nueva perspectiva de estética. Por lo tanto la diferencia entre el enfermero comprometido y el no comprometido es una diferencia esencial que proviene de la interioridad, reflejándose en su actuación. También se investigo que la ternura es la sensibilidad fundamental del cuidado, y que la enfermera se sentirá mas completa profesionalmente. “También es importante mencionar que se nos hizo muy interesante el articulo “Un lavado en cama, mi despertar a los cuidados”, ya que nos cuenta la historia sobre una mujer embarazada, que después de haber dado a luz, a las siete de la mañana, entraron en la habitación la auxiliar de enfermeras y la enfermera con todo su equipo para bañarla, le dijeron que como por la mañana iban mas justas de tiempo habían pensado en bañarla, ellas para hacerlo mas a conciencia. Y así fue, le dieron un buen baño en la cama, le frotaron la espalda con crema, le cambiaron las sabanas y le pusieron colonia, dice que lo curioso es que con ese baño, se llevaron no solo el sudor y la suciedad sino que también arrastraron la rabia y la frustración, ya que no la habían dejado dormir durante la noche. Entonces cayo en un sueño profundo y no despertó hasta el final de la mañana cuando entro el medico a visitarla. Entonces dijo: que con ese lavado descubrió el significado del cuidado enfermero. Entonces una enfermera les comenta a sus alumnas que sin minimizar la importancia de las técnicas, es que aprendan que lo realmente importante es a estar con el paciente, escuchar lo que dice y lo que no dice, para darle los cuidados que necesita en cada momento de su estancia hospitalaria. Esto se nos hizo muy interesante, ya que tiene que ver con el cuidado pacienteenfermero(a)”. 7

7

Magdalena Sánchez Martínez. Un lavado de cama, mi despertar a los cuidados, Index Enferm v.8 n.2 Granada abr.-jun. 2009

“Además otro articulo que se nos hizo muy interesante, es el de “Estrategia educativa como eje fundamental del cuidado enfermero hacia la gestante que vive en condición de VIH/SIDA. Para la prevención de la Transmisión vertical”. Ya que el incremento de VIH SIDA en la población femenina en edad fértil trae como consecuencia la infección vertical de la madre al hijo y a su vez la incidencia del, VIH SIDA en la población infantil. Ya que en este sentido, la transmisión vertical o prenatal del VIH puede ocurrir durante el embarazo, el parto o por medio de la leche materna en el amamantamiento. En este sentido, se planteo como objetivo diseñar un plan de acción con estrategias educativas como eje fundamental del cuidado enfermero hacia la gestante que vive en condición de VIH/SIDA, para la prevención de la transmisión vertical dirigido a las mujeres embarazadas que asisten al centro de atención integral “La morera”, Municipio Juan German Roscio, Guavico Venezuela. Se menciona que el cuidado de enfermería en el área obstétrica juega un papel importantísimo en la detección, prevención y atención de la transmisión vertical del VIH SIDA, siendo además del control respectivo, las orientaciones que pueden recibir por parte del equipo de salud, de allí que cuente con herramientas como los planes de enseñanza, previamente diseñados para lograr llevar a cabo la educación que requieren”. 8 “Es el proceso sustantivo de la práctica enfermería, que exige competencias cognoscitivas y técnicas así como de una interacción eficiente con el equipo de salud, para otorgar un servicio de calidad a los procesos clave de atención medica: admisión continua, hospitalización, cirugía, consulta externa, y auxiliares de diagnostico y gabinete. Identifica el grado de cumplimiento de las expectativas de los usuarios por la atención del personal de enfermería, permite detectar de manera precisa los estándares de calidad, facilitando un diseño de los procesos centrados en el usuario. La evaluación del cuidado enfermero resulta de gran relevancia para medir la calidad de la atención de enfermería que se otorga, así como para aplicar las acciones de mejora o correctivas a que haya lugar con base en el análisis de los resultados, motivo por lo que se han elaborado indicadores de desempeño para este fin. Estos indicadores también determinan líneas de supervisión del personal directivo de la enfermería, que contribuye al cumplimiento de la misión de y visión de la dirección de enfermería”. 9

8

*Montero, L., *Colmenares, Z., *Reina, R., **Montero, Y. Estrategia educativa como eje fundamental del cuidado enfermero hacIa la gestante que vive en condiciones de vih/sida, para la prevención de la transmisión 9 vertical. Personal Directivo del Departamento de Enfermería. Cuidado enfermero.

La practica de la enfermería orientada al cuidado “Hoy en día un gran número de enfermeras están comprometidas con la practica de la enfermería profesional al lado de las personas, familias y comunidades, y son responsables de ofrecer cuidados específicos basados en las necesidades que viven las personas ante diversas experiencia de salud. De manera general podemos decir que, el centro de interés de la disciplina de enfermería indica aquello que se orienta a la práctica de la enfermería, sobre lo que dirige su juicio clínico y a sus decisiones profesionales. “La práctica se centra en el cuidado a la persona, (individuo, familia, grupo, comunidad) que, en continua relación con su entorno, vive experiencias de salud”. Por lo tanto la practica de la enfermería va mas allá del cumplimiento de múltiples tareas rutinarias, requiere de recursos intelectuales, de intuición para tomar decisiones y realizar acciones pensadas y reflexionadas, que respondan a las necesidades particulares de la persona ( Dier, 1986). La práctica de la profesión de la enfermería incluye otorgar un cuidado individualizado, la intervención de una enfermera como recurso terapéutico y la integración de habilidades especificas. El cuidado comprende aspectos afectivos, relativos a la actitud y el compromiso, así como elementos técnicos, los cuales no pueden ser separados para otorgar cuidados, así también la identificación del significado del cuidado para quien lo otorga y para quien recibe, la intención y meta que se persigue. Por lo tanto la practica de la enfermería se ocupa mas allá de del acto de cuidar que une el “que” del cuidado y el “como” de la interacción de persona-enfermera, implica crear un cuidado de a diversos procesos: reflexión, la interacción de creencia y valores, el análisis critico, la aplicación de conocimientos, el juicio clínico, la intuición, la organización de los recursos y la evaluación de la calidad de las intervenciones. Desde esta perspectiva se trata de un cuidado innovador que une a la ciencia y al arte de la enfermería y se centra en la persona, la cual en continua interacción con su entorno, vive las experiencias de salud”. 10 “Junto con el progreso de los conocimientos biomédicos sobre el origen y desarrollo del cuidado y la naturaleza de la vida humana, se han perfeccionado técnicas, ha habido avances científicos y tecnológicos, que bombardean el que hacer del profesional de enfermería olvidando, en algunos momentos, que la esencia de este no es otra cosa que el respeto a la vida y al cuidado del ser humano. Cuidar implica conocer a cada paciente, interesarse por el. Interesarse implica paradójicamente desinteresarse de uno mismo, algo difícil. Interesarse supone entrar dentro del ser, en este caso dentro del paciente, tener un conocimiento propio de cada uno, un darse cuenta de sus actitudes, aptitudes , intereses y motivaciones y además de sus conocimientos; requiere su manifestación como persona única, autentica , capaz de generara confianza, serenidad, seguridad y apoyo afectivo. Esto exige entonces un esfuerzo de atención, una concentración que a veces agota más que el esfuerzo físico.

10

Rosa A. Zarate Grajales. La gestión del cuidado enfermero, Index Enferm v.13 n. 44 Granada primavera/verano 2004

Pero el que lo consigue se recrea en este juego de belleza, que si sabe percibir, consiste en ir percibiendo, poco a poco un ser cuya riqueza de matices, nunca se acaba de conocer del todo. Es precisamente ese misterio del ser, en parte conocido, y en parte desconocido, pero siempre inefable, en su unidad, el que debe arrastrar y entusiasmar cada vez más al profesional de la enfermería. Todos los seres humanos son diferentes en los parámetros como peso, color, lenguaje, etc., así como en la forma de pensar, en su historia, la actitud ante la enfermedad, ante los problemas y ante la toma de decisiones sobre el mismo. Sin embargo por, tener en común la condición humana, todos tenemos los mismos derechos fundamentales. El primero de esos derechos protege la vida y la integridad física. Esto requiere incorporar, identificarse y revertir todo aquello que nos caracteriza como personas o grupo de personas. Además de tener una visión integral del ser humano como una persona única, singular e indivisible y ejercer la acción de cuidar en forma integral, es decir, teniendo en cuenta sus aspectos físicos, biológicos, espirituales y sociales que hacen que el hombre sea e interactué en la dimensión vida- muerte y que al tiempo este permitiendo que el profesional de enfermería brinde un cuidado integral”. 11 “Uno de los avances más importantes para la enfermería en los últimos años, ha sido la definición del cuidado del proceso salud- enfermedad del individuo y los colectivos como objeto de estudio, lo cual ha servido de punto de partida para reflexionar sobre los contenidos teóricos, metodológicos y técnicos que han sustentado su saber y su práctica como profesión. El cuidado de la enfermería se sustenta en una relación de interacción humana y social se caracteriza su naturaleza como objeto. La complejidad estructural del cuidado de enfermería radica en la naturaleza humana y social, yen la relación dialogica y de interacción reciproca entre el profesional de enfermería y el sujeto del cuidado, individuo ,colectivos, la comunicación de en su forma verbal, gestual, actitudinal, y afectiva se constituye en un escenario para el encuentro con el otro y en un eje para desarrollarse y ser con otros, es decir es un elemento fundamental del cuidado de enfermería es un proceso de interacción sujeto- sujeto dirigido a cuidar, apoyar y acompañar a individuos y a colectivos en el logro, fomento y recuperación de la salud mediante la realización de sus necesidades humanas fundamentales. Entender el cuidado desde este punto de vista, planteado por la teoría del desarrollo, remite a reflexionar sobre los conceptos del ser humano, la salud y de necesidad, en los que la enfermería ha fundamentado parte de su saber y su quehacer. Pensar la dimensión del cuidado a los colectivos desde una perspectiva amplia y positiva, abre la posibilidad de orientar el cuidado hacia el desarrollo humano entendido como “ el proceso de construcción de los sujetos individuales y colectivos dentro de unas condiciones históricas y culturas especificas…ser sujeto significa tener conciencia de si, de sus acciones, sus características y circunstancia. El sujeto requiere conciencia de si mismo y del mundo que lo rodea para transformarla.

11

Claudia Ariza Olarte. La excelencia del cuidado. Un reto para enfermería. Editorial

El cuidado implica para la enfermería el compromiso de asumir la salud como su activo social y político, como un bien deseable, y no solo como la ausencia de enfermedad o como control de factores de riesgo. Exige formular la importancia esencial del cuidado en torno a la calidad de vida y el bienestar, y por tanto, entender que es la relación de la vida y la salud como se construye, se realiza y se desarrolla el cuidado. Conclusión En conclusión el cuidado de enfermería a los colectivos implica un compromiso de la enfermería como grupo profesional, con postura critica, propositiva y transformadora; y además se debe asumir el campo de la promoción de la salud como un propósito general y un compromiso social a través de la definición de líneas de intervención profesional dirigidas”. 12 Así comprendimos que el estudio del cuidado establece el significado que tiene el cuidado para los grupos de profesionales para su desempeño cotidiano y comprender el sentido global de la práctica y su problemática., Todo esto nos permite sentirnos protagonistas de nuestra profesión. También podemos decir que la dimensión del cuidado de enfermería se enriquece con la producción del conocimiento, así esto reforzara el papel del profesional de enfermería como acompañante en los procesos de desarrollo comunitario.

12

Sonia Duque Cardona. Dimensiones del cuidado de enfermería a los colectivos: un espacio para la promoción de la salud y la producción de conocimientos , http: //tone.udea.edu.co/ revista/mar99/ dimensiones.htm

Referencias A. Zarate Grajales Rosa. La gestión del cuidado de enfermería Index Enferm v.13 n. granada primavera/verano 2004. Ariza Olarte Claudia. La excelencia del cuidado, un reto para enfermería. editorial Duque Cardona. Sonia Dimensiones del cuidado de enfermería a los colectivos: un espacio para la promoción de la salud y la producción de conocimiento. Gisele Marty/ Camilo J. Cela Conde / Enric Munar /Jaime Rosello / Miquel Roca / Juan tomas escudero. Dimensión factorial de la experiencia estética. Psicotherma, año/vol.15, numero 003 Huapen Figueroa celia. Adscrita al departamento de gestión de enseñanza e investigación. Gestión del cuidado enfermero Jorge Joffre Lucero. Apuntes para una interacción de la experiencia estética desde su carácter posmoderno. Revista electrónica del instituto psicología y desarrollo José Angel Garrido, Amparo Pinto Martín. La educación estética en la institución libre de enseñanza. rvta. interuniversitaria de formación del profesorado, nº 27,sepbre/decbre 1996,pp.151-166. López Quintas Alfonso. La experiencia estética, glorificación de la sensible. Montecinos Hernán. La experiencia estética, publicado el marzo 19, 2008, fuente icalquinta.cl *Montero, L.,*Colmenares, Z., Reina, R.**Montero, Y. Estrategia educativa como eje fundamental del cuidado enfermero hacia la gestante que vive en condición de vih/sida, para la prevención de la transmisión vertical. Enfermería global, revista electrónica cuatrimestral de enfermería n.16 junio 2009. Navora Camarillo Maria. El cuidado enfermero un arte, coordinación de educación medica. Dirección de Prestaciones Médicas. Instituto Mexicano del Seguro Social, Rev. Enferm IMSS 2000;8 (1): 1-2 Nubia Romero B. Maria. investigación, cuidados enfermeros y diversidad cultural. Index Enferm v.18 n.2 Granada abr.-jun. 2009. Personal directivo del departamento de enfermería. Cuidado enfermero Sánchez Martínez Magdalena. Un lavado en cama, mi despertar a los cuidados, Index Enferm v.18n.2 granada abr.-jun. 2009. Soledad Rivera Maria / Herrera Luz Maria. Fundamentos fenomenológicos para el cuidado comprensivo de enfermería. Texto & contexto Enfermagen, año/vol. 15,numero especial 2006.

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful