You are on page 1of 2

Enlaces de acordes

El enlace suave de los acordes en en primer lugar un proceso meldico en el que debe tenerse en
cuenta la estructura de los acordes como partes horizontales que suenan a la vez.

Nuestro estudio del enlace empezar con el uso de tradas en estado fundamental a cuatro partes,
moviendo las cuatro voces a la vez, o nota contra nota (en latn, punctus contra punctum, de donde
deriva la palabra contrapunto).

Primera regla prctica

Si dos tradas tienen dos o ms notas en comn, estas notas comunes se repiten normalmente en la
misma voz, y la voz o las voces restantes se mueven a las notas ms cercanas del segundo acorde.

Segunda regla prctica

Si dos tradas no tienen notas en comn, las tres voces superiores se mueven en direccin opuesta al
movimiento del bajo, pero siempre hacia las posiciones disponibles ms cercanas.

Excepcin: En la progresin V-VI, la sensible sube a tnica, mientras que las otras dos bajan a la
posicin ms cercana en el acorde. En este caso particular, en lugar de la fundamental, se suele
duplicar la tercera de la trada de VI.

Esta excepcin se aplica siempre que la la sensible est en el soprano del V; si est en una voz
interior se puede aplicar tanto la regla como la excepcin.


Mejoras de los ejercicios

Si se siguen estrictamente las reglas, el enlace de los acordes ser correcto aunque musicalmente
sean a veces un poco flojas (melodas con muchas notas repetidas, poco movimiento, etc.). Las
reglas son tiles pero limitan bastante. Poco a poco iremos descubriendo qu inters musical
adicional se puede obtener incumpliendo algunas reglas.

Lo primero que hay que considerar es la lnea de soprano, que instintivamente se oye como una
meloda y debe construirse con ms cuidado que las voces interiores. Os dejo algunos trucos:

a) Cuando la fundamental se repite, es aconsejable cambiar dos de las voces superiores -o las tres-
con el fin de conseguir variedad.

b) Un cambio de posicin -de abierta a cerrada o viceversa- es con frecuencia un buen mtodo de
obtener una nota nueva para el soprano.

c) El empleo ocasional de una trada sin quinta (normalmente con tres fundamentales y una tercera)
puede ayudar tambin a liberar la lnea del soprano.