You are on page 1of 50

Programa de Acción:

Cáncer cérvico uterino

Secretaría de Salud

Dr. José Ángel Córdoba Villalobos


Secretario de Salud

Dr. Mauricio Hernández Ávila


Subsecretario de Prevención y Promoción de la Salud

Dra. Maki Esther Domínguez Ortiz


Subsecretaría de Innovación y Calidad

Lic. María Eugenia de León-May


Subsecretaría de Administración y Finanzas

Dr. Julio Sotelo González


Comisión Coordinadora de los Institutos Nacionales de Salud
y Hospitales de Alta Especialidad

Lic. Bernardo E. Fernández del Castillo


Director General de Asuntos Jurídicos

Lic. Carlos Olmos Tomasini


Director General de Comunicación Social

Dr. Arturo Cervantes


Director General
Centro Nacional de Prevención de Accidentes y Violencia

“La salud responsabilidad de todos” 1


2007- 2012 Versión de trabajo
Programa de Acción:
Cáncer cérvico uterino

Directorio del Sector

Dr. José Ángel Córdova Villalobos


Secretario de Salud

Lic. Miguel Ángel Yunes Linares


Director General del Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los
Trabajadores del Estado

Mtro. Juan Francisco Molinar Horcasitas


Director General del Instituto Mexicano del Seguro Social

Lic. Ma. Cecilia Landerreche Gómez-Morín


Sistema Nacional para el Desarrollo Integral para la Familia Nacional

Guillermo Galvano Galván


Secretario de la Defensa Nacional

Dr. Jesús Federico Reyes Heroles González Garza


Director General de Petróleos Mexicanos

Almirante Mariano Francisco Saynez Mendoza


Secretario de Marina

“La salud responsabilidad de todos” 2


2007- 2012 Versión de trabajo
Programa de Acción:
Cáncer cérvico uterino

Directorio del Centro Nacional de Equidad de Género


y Salud Reproductiva

Dra. Patricia Uribe Zuñiga


Directora General

Dra. Susana Cerón Mireles


Directora General Adjunta de Salud Reproductiva

Dra. Olga Georgina Martínez Montañez


Directora de Cáncer de la Mujer

Dra. Raquel Espinosa Romero


Subdirectora de Cáncer Cérvico Uterino

Dr. Arturo Vega Saldaña


Subdirector de Cáncer de Mama

“La salud responsabilidad de todos” 3


2007- 2012 Versión de trabajo
Programa de Acción:
Cáncer cérvico uterino

Mensaje del C. Subsecretario

“La salud responsabilidad de todos” 4


2007- 2012 Versión de trabajo
Programa de Acción:
Cáncer cérvico uterino

Índice Página
Mensaje del Subsecretario de Prevención y Promoción de la Salud

1. Introducción 6

2. Marco conceptual 8

3. Diagnóstico del programa

3.1 Avances 2000-2006 13

3.2 Retos 2007-2012 21

4. Organización del programa

4.1 Misión 24

4.2 Visión 24

4.3 Marco jurídico y normativo 24

5. Objetivos 26

6. Estrategias 29

7. Estructura y recursos necesarios para el programa 34

8. Procesos críticos 37

9. Matriz de actores y niveles de responsabilidad 39

10. Líneas de tiempo de estrategias y metas del programa de 41


acción
11. Metas e Indicadores 45

12. Bibliografía 53

13. Agradecimientos 54

“La salud responsabilidad de todos” 5


2007- 2012 Versión de trabajo
Programa de Acción:
Cáncer cérvico uterino

1. Introducción

La cantidad de muertes causadas por el cáncer cérvico uterino en todo el mundo, exige el
establecimiento de programas de intervención para su combate frontal. Esta enfermedad
ocasiona la muerte de aproximadamente 274.000 mujeres cada año1; afectando, con mayor
frecuencia, a las mujeres más pobres y vulnerables, provocando un efecto negativo entre sus
comunidades y familias, porque éstas dependen, esencialmente de ellas para su cuidado y
sustento.

Todos los años las estadísticas demuestran que el 83% de los nuevos casos de esta neoplasia
y el 85% de las muertes ocasionadas por la misma causa, ocurren en los países en desarrollo2;
además de que, en estos mismos, se constituye en la principal causa de muerte por cáncer,
entre mujeres. En este sentido, el perfil epidemiológico de este padecimiento se considera un
problema de salud pública.

En los últimos años, se ha avanzado en el conocimiento de su etiología y de su historia natural,


lo cual ha permitido reorientar las estrategias para abatir la tasa de mortalidad por esta causa.
En México las acciones realizadas en el Sector Salud en materia de prevención, detección,
diagnóstico y tratamiento, han contribuido al descenso de la mortalidad por este cáncer entre
las mujeres de 25 años y más en nuestro país. Por lo que es necesario subrayar como
estrategia principal, la coordinación del sector público y privado para afrontar este padecimiento
con mayor compromiso y lograr la eficiencia y eficacia en las acciones para la prevención y la
curación de este padecimiento.

En años recientes, el porcentaje de mujeres de 25 a 64 años que se sometió a la prueba más


comúnmente utilizada para la detección de esta enfermedad (Papanicolaou), se incrementó de
33% en el año 2000 y 41.2% en 2006. La ampliación de la utilización de pruebas de detección
temprana, en particular la citología, ha permitido reducir la mortalidad casi 26% en los últimos
seis años.

De acuerdo con datos del Instituto Nacional de Estadística Geografía e Informática, la


mortalidad bajó de manera importante en los últimos 15 años, de 25.3 en 1990, pasó a 15.6
defunciones por cada 100,000 mujeres en el 2005, lo que representa un descenso promedio
anual de 3.2%.

En la administración pasada se logró disminuir la brecha en la mortalidad por esta neoplasia


logrando una reducción del 50% entre los cinco estados con la mortalidad más alta.

La evidencia científica demuestra que el cáncer cérvico uterino es prevenible, si se realizan las
pruebas de tamizaje periódicas para identificar lesiones precancerosas, y si se establece el
tratamiento efectivo que detenga la progresión a etapas graves de la enfermedad. Se acepta
mundialmente, que los requisitos para que un programa de detección oportuna de cáncer

1
Jacques Ferlay et al., GLOBOCAN 2002: Cancer Incidence, Mortality and Prevalence Worldwide, IARC CancerBase No.5 version
2.0 (Lyon, Francia: IARC, 2004).

2
Ferlay et a., GLOBOCAN 2002.

“La salud responsabilidad de todos” 6


2007- 2012 Versión de trabajo
Programa de Acción:
Cáncer cérvico uterino

cervical sea eficiente se debe elevar la cobertura (mínima del 70%) de mujeres en riesgo y
mantener un nivel de calidad aceptable en cada uno de los procesos de prevención y atención
médica.

Considerando que existen rezagos en áreas de alta marginación, incluidas en estas las
comunidades indígenas y en las que no se cuenta con infraestructura para realizar la detección
con citología cervical de manera regular, es necesario incorporar nuevas alternativas que
coadyuven a resolver las inequidades existentes, para lo cual se ha considerado incluir otras
estrategias de detección, como es el caso de la prueba del Virus del Papiloma Humano (VPH)
así como, estrategias de prevención primaria mediante la aplicación de vacunas contra el VPH,
intervenciones que han sido valoradas como positivas mediante análisis de costo-efectividad,
para ser incluidas en el corto, mediano y largo plazo.

De acuerdo con el Programa Nacional de Salud 2007-2012, el Plan de Acción para la


Prevención y Control del Cáncer Cérvico Uterino, forma parte de la estrategia 2, y se concreta
en línea de acción 2.13. La cual consideró como esenciales para un programa de acción la
precisión y definición de los siguientes componentes: un diagnóstico y organización que oriente
al Programa, la determinación de su misión y visión, el marco jurídico en que se sustenta, los
objetivos y las estrategias generales y especificas, la estructura y los recursos necesarios para
alcanzar las metas propuestas, los procesos críticos que se habrán de enfrentar, la
determinación de la matriz de los actores que han de participar, con la precisión de sus niveles
de responsabilidad; y finalmente los mecanismos que habrán de aplicarse para el seguimiento
y la evaluación del Programa.

Estos componentes han sido desarrollados en el presente programa de acción, con el fin de
guiar a las instituciones públicas y privadas de salud, en su lucha frontal contra esta neoplasia,
en el se comprometan todos los actores, a la reducción, tanto del número muertes, como de la
tasa de mortalidad, debido a sus implicaciones negativas que tiene sobre la sociedad,
principalmente en el grupo de las mujeres mexicanas.

“La salud responsabilidad de todos” 7


2007- 2012 Versión de trabajo
Programa de Acción:
Cáncer cérvico uterino

2. Marco conceptual
Los programas de detección temprana del cáncer se iniciaron con base en la observación de
que el tratamiento es más efectivo cuando la enfermedad es detectada en las etapas
preclínicas o clínicas iniciales en la historia natural. Uno de los propósitos principales es
detectar el cáncer cuando se localiza sólo al órgano de origen, sin invasión de los tejidos
circundantes u otros órganos.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) reconoce dos componentes en los programas de


detección temprana del cáncer: el diagnóstico temprano y el tamizaje.

• El diagnóstico temprano, se basa en actividades de educación a la población y de


capacitación al personal de salud para identificar de manera precoz lo síntomas y signos de
cáncer que lleven al diagnóstico y tratamiento temprano.
• Tamizaje, es la identificación de una enfermedad en fase preclínica a través de la utilización
de pruebas que puedan ser aplicadas de forma rápida y extendida a población en riesgo
aparentemente sana.

Es relevante mencionar que la detección temprana no se limita a la identificación de un sujeto


probablemente enfermo, también incluye el diagnóstico, el tratamiento y el seguimiento de la
condición que se detecta. Por lo anterior estas actividades deben estar adecuadamente
integradas en los diferentes niveles de atención a la salud.

El éxito de un programa de tamizaje depende de contar con personal y equipo suficiente para
efectuar las pruebas y de la disponibilidad de servicios para el diagnóstico, tratamiento y
seguimiento. Entre los factores mínimos que determinan el impacto de un programa de tamizaje
se encuentran:

• La sensibilidad, la especificidad y el valor predictivo positivo y negativo de la prueba


• La aceptación de la población del método de tamizaje
• La magnitud del problema de salud pública
• La existencia de un tratamiento efectivo que reduzca la morbilidad y la mortalidad
• Conocimiento de la historia natural del padecimiento y que pueda ser identificado en etapa
preclínica
• Interés político y recursos suficientes para alcanzar coberturas adecuadas de la población
en riesgo
• Control de calidad de la prueba de tamizaje y mecanismos para la referencia y tratamiento
de los pacientes con resultados anormales
• Sistema de información para la organización del tamizaje con base poblacional, el
seguimiento de pacientes anormales y el monitoreo y evaluación del programa.

Por motivos numerosos, tanto los pacientes como el personal de salud frecuentemente no se
adhieren a las recomendaciones de los programas de tamizaje por lo que es necesario una
organización que considere de forma integral todas las posibles fallas y debilidades para
incorporar los sistemas de control que permitan la mayor eficiencia de los recursos, así como
resultados beneficiosos para la población.

“La salud responsabilidad de todos” 8


2007- 2012 Versión de trabajo
Programa de Acción:
Cáncer cérvico uterino

El cáncer cérvico uterino es uno de los cánceres más prevenibles y con mayor respuesta
exitosa al tratamiento, ya que toma entre 15 y 20 años su desarrollo. En los últimos 50 años,
los países desarrollados han organizado programas de tamizaje adecuados con excelentes
resultados en la reducción de la morbilidad y mortalidad. En el mismo periodo, se ha observado
un impacto nulo o limitado en los países en desarrollo, con una carga total de 85% de las
muertes que ocurren en el mundo.

El fracaso de los programas de prevención en los países en desarrollo se relaciona a la falta de


organización y control de calidad de los servicios involucrados. Un programa efectivo de
prevención de cáncer cérvico uterino debe centrarse en tres factores críticos:

1. Alcanzar coberturas altas de tamizaje


2. Ofrecer exámenes efectivos y aceptables
3. Asegurar el tratamiento adecuado de mujeres con resultados anormales

Actualmente existen alternativas a la citología cervical que es el método tradicional de tamizaje,


una de ellas es la detección de VPH de alto riesgo por DNA la cual ha demostrado una mayor
sensibilidad que la citología y el examen visual.

Los métodos de tamizaje deben combinarse con tratamientos relativamente simples, seguros y
efectivos tales como la electrocirugía, que permite el estudio del tejido removido para la
verificación histológica del diagnóstico. Una condición esencial para el éxito de un programa es
la asociación de los servicios de tamizaje con el tratamiento de lesiones precursoras o del
cáncer que garantice el acceso de las mujeres con resultados anormales a servicios de
diagnóstico y tratamiento de alta calidad, sin retrasos y con un mínimo de visitas para el
tratamiento y el seguimiento.

Los siguientes son los principios y puntos fundamentales que la OMS recomienda para la
planeación, instrumentación y evaluación de los programas de tamizaje del cáncer cérvico
uterino:

• El programa y el presupuesto debe elaborarse cuidadosamente por un grupo


multidisciplinario en el que se incluya un diagnóstico de necesidades y capacidades para la
provisión de información y educación a la población; tamizaje, diagnóstico y tratamiento, así
como capacitación y un sistema de información para el monitoreo y la evaluación.
• Los servicios ofrecidos a la población deben ser accesibles, aceptables, sostenibles y
confiables. Por ejemplo, los programas que reducen el número de visitas en el tamizaje,
tratamiento y seguimiento hacen más fácil a la mujer recibir la atención que necesitan,
mejoran las tasas de seguimiento y reducen los costos del programa.
• Un sistema de referencia de las mujeres con resultados anormales explícito y bien
establecido es indispensable para garantizar la continuidad de la atención
• En áreas rurales y poblaciones marginadas deben existir trabajadores de la salud
comunitarios bien entrenados para animar a las mujeres a recibir tratamiento, seguir a las
mujeres que deben ser tratadas y proveer atención paliativa comunitaria.

“La salud responsabilidad de todos” 9


2007- 2012 Versión de trabajo
Programa de Acción:
Cáncer cérvico uterino

• Las actividades de información y educación a la población para incrementar la demanda de


servicios preventivos, deben incluir campañas en medios de difusión masiva, educación
grupal y la consejería directa por el personal de salud, esta última ha demostrado ser la más
efectiva para elevar las coberturas y no debe ser substituida por la entrega impersonal de
material impreso.
• Todo el personal del programa de tamizaje debe:
o Estar profesionalmente calificado
o Tener entrenamiento especializado
o Participar en actividades de capacitación continuación y de actualización
o Someterse a evaluación de calidad externa
o Contar con la certificación de las competencias necesarias
Para lo anterior es necesaria una combinación de métodos didácticos que incluyan
entrenamiento simulado y en servicio. La capacitación clínica debe hacerse justo antes de
la provisión de servicios para evitar la perdida de las habilidades aprendidas.
• El programa debe tener un proceso de mejora continua, por lo que el monitoreo y
evaluación son necesarios para asegurar que todos los aspectos de la atención funcionen
efectiva y eficientemente. El mejoramiento en la calidad contribuye a la eficiencia, a la
disminución de costos, a la satisfacción del proveedor y de las usuarias. La satisfacción de
las usuarias influye en la utilización de los servicios y la utilización de estos el desempeño
del programa.
• Los sistemas de información deben centrarse en la calidad de la información y no en la
cantidad y los datos obtenidos usados para el monitoreo, la evaluación o la toma de
decisiones.
• Los servicios preventivos deben asociarse también al tratamiento y atención paliativa del
cáncer cervical y si es posible, integrados dentro de un plan nacional de control del cáncer.
Además del manejo del dolor y otros síntomas del cáncer, los cuidados paliativos incluyen
apoyo a nivel de la comunidad para movilizar recursos locales, establecer coordinación con
centros oncológicos y ofrecer apoyo emocional, social y espiritual a la mujer en etapa
terminal. Debe hacerse una revisión de las regulaciones en el uso de medicamentos que
puedan restringir su utilización por enfermas terminales, principalmente en áreas rurales.
• Los programas deben ser planeados estratégicamente, estar basados en diagnósticos
reales de necesidades y capacidades y utilizar la evidencia más reciente en las
intervenciones de tamizaje y tratamiento. El bajo desempeño de los programas es causado
mayormente por una planeación e instrumentación pobre con falta de monitoreo y
evaluación.

Si bien se ha demostrado la efectividad de los programas de tamizaje del cáncer cérvico


uterino, debe entenderse que su instrumentación es compleja y que se requiere esfuerzo y
voluntad política para alcanzar los principios básicos de organización, pues sin estos no se
alcanza el impacto en salud y la utilización de recursos no tiene beneficios.

Además de las características de los servicios de salud, la instrumentación y mejoramiento de


los programas de tamizaje debe considerar el entorno social, cultural y económico de la
población a la que van dirigidos, en este aspecto, es indispensable tomar en cuenta la
perspectiva de género en salud.

“La salud responsabilidad de todos” 10


2007- 2012 Versión de trabajo
Programa de Acción:
Cáncer cérvico uterino

A lo largo de la historia se han justificado como “naturales”, muchas de las diferencias en las
tareas, derechos, y obligaciones que se observan entre hombres y mujeres. Estos roles de
género, influyen en la valoración social, en la capacidad de decisión o propiedad sobre los
recursos y actividades, en el nivel de autonomía de las personas y su capacidad de
negociación, desafortunadamente muchas de estas diferencias se traducen en desventajas
sociales para la mujer. La misma transición de roles que actualmente vive la mujer la hacen
más vulnerable al tener que cumplir una doble o triple jornada: su incorporación creciente como
trabajadora asalariada, más la responsabilidad del trabajo doméstico y del cuidado de los
demás; mientras que los hombres se involucran de manera marginal en las tareas del hogar y la
crianza de los hijos.

En el caso de la salud, los roles y relaciones de género tienen impactos nocivos aunque
diferentes, en mujeres y hombres. En general se reconoce que las mujeres, tienen menos poder
y autonomía en la toma de decisiones, aún sobre su propio cuerpo, lo que puede constituirse en
barreras para la detección y el tratamiento temprano de padecimientos como el cáncer; pero no
sólo eso, los estereotipos de género impuestos a las mujeres, en particular la priorización de la
atención de las necesidades de otros, hace que las mujeres difieran su propia atención siempre
“para después”, que no se adhieran al tratamiento o a la dieta prescrita, sobre todo si esto entra
en conflicto con las necesidades o preferencias de otros miembros de la familia; lo que aumenta
el riesgo de enfermar y de sufrir complicaciones evitables de enfermedades crónicas.
Pese a los avances en la equidad de género que han ocurrido en algunos sectores de la
población, se ha documentado que existen grupos o familias donde las decisiones para que una
mujer tenga acceso a la detección, diagnóstico o tratamiento del cáncer dependen del hombre,
en detrimento de la salud y bienestar de la mujer.

Bajo este contexto, es indispensable aplicar el concepto de equidad de género en la salud ya


que “apunta al logro, por parte de todas las personas, al bienestar más alto alcanzable en
contextos específicos” y significa que ambos sexos deben tener la misma oportunidad de gozar
de las condiciones de vida y servicios que les permiten estar en buena salud, sin enfermar,
discapacitarse o morir por causas que son injustas y evitables como es el caso del cáncer de
mama. Así, cuando se habla de alcanzar la equidad de género en salud, nos referimos a la
eliminación de diferencias remediables entre unas y otros, que afectan el estado de salud.

Finalmente es importante destacar que durante la presente administración, el Programa de


Salud Reproductiva, tiene como propósito fundamental disminuir las diferencias en los
indicadores relacionados con esta materia entre las diversas regiones del país, con especial
énfasis en las áreas rurales y los municipios de alta y muy alta marginación, y entre sus
principales objetivos esta el de continuar mejorando la oportunidad, calidad y acceso a la
detección oportuna, diagnóstico y tratamiento del cáncer cervicouterino y mamario para abatir
su incidencia y mortalidad; incorporando las nuevas tecnologías y opciones preventivas que
hayan demostrado su costo-efectividad. Derivado de todo lo anterior, se propone el siguiente
modelo ecológico para el Programa de Acción del Cáncer Cérvico Uterino:

“La salud responsabilidad de todos” 11


2007- 2012 Versión de trabajo
Programa de Acción:
Cáncer cérvico uterino

Modelo Ecológico

“La salud responsabilidad de todos” 12


2007- 2012 Versión de trabajo
Programa de Acción:
Cáncer cérvico uterino

3. Diagnóstico del programa


3.1 Avances 2000-2006

Del total de defunciones ocurridas en el mundo por cáncer, el 43% fueron mujeres, el cáncer
cervical fue la segunda causa de muerte de este grupo y 80% sucedieron en países en
desarrollo. A pesar de que este tipo de neoplasia es fácilmente prevenible, constituye la
segunda causa de muerte del grupo de mujeres en edad reproductiva, superada sólo por la
diabetes mellitus. (INEGI/CONAPO, 2005).

En México, en los últimos seis años, se logró una cobertura de más del 80% en la detección y
tratamiento y se redujo la mortalidad de forma significativa; disminuyó la tasa en el grupo de
mujeres de 25 años y más, de 19.23 en 2000 a 14.49 en 2006 por cada 100,000 mujeres; es
decir, tuvo un descenso de 4.33 puntos porcentuales (Fig. 1).

Fig.1

Tasa de mortalidad por c áncer cérvico uterino y


Tasa de mortalidad por c áncer cérvico uterino y
porcentaje de cobertura de detecci ón en mujeres
porcentaje de cobertura de detecci ón en mujeres
de 25 años y m ás, México 1980-2006
30
de 25 años y m ás, México 1980-2006 90
30 nuevo impulso 90
T Ta as sa adedeMMo or tr at al il di da ad d

nuevo impulso 80
fortalecimiento del

CCo ob be er tr ut ur ar a
25 80
fortalecimiento
Programadel
25 Programa 70
70
20 60
20 60
50
15 50
15 Tasa alcanzada 40
Tasa alcanzada
Cobertura 40
10 Cobertura 30
10 30
20
5 20
5 10
10
0 0
0 0
* *
80 80

85 85

95 95

97 97

00 00

01 01

02 02

03 03

04 04

05 05

06 06
19 19

19 19

19 19

19 19

20 20

20 20

20 20

20 20

20 20

20 20

20 20

INEGI/CONAPO. C álculos propios CNEGySR


INEGI/CONAPO.
*Dato Preliminar C álculos propios CNEGySR
*Datopor
Tasa Preliminar
100,000 mujeres de 25 a ños y m ás

Para el análisis de la disminución de mortalidad por entidad federativa, las tasas se


distribuyeron en tres grupos, se compararon los años 2000 y 2005 y se obtuvo el siguiente
resultado (Fig. 2).

Fueron nueve los Estados que tuvieron tasas superiores a 22.0, de entre ellos destacan los del
sur y sureste del país; 13 tuvieron tasas entre 17.0 y 21.9 sobre todo del norte del país; y 10

“La salud responsabilidad de todos” 13


2007- 2012 Versión de trabajo
Programa de Acción:
Cáncer cérvico uterino

presentaron tasas entre 10.9 y 16.9 principalmente ubicados en el centro de México. Este
escenario es muy representativo de las diferencias regionales de morir por esta patología.

Fig.2
Mortalidad por Cáncer Cérvico Uterino en Mujeres de 25 años y
más
Según Entidad Federativa, 2000 y 2006

TASA DE
MORTALIDAD

de 22.0 a
de 17.0 a
de 12.1 a

de 22.0 a
Tasa Nacional: de 17.0 a
de 10.9 a

Tasa Nacional:

Fuente: Datos preliminares; SSA/DGIS, SEED 2006

En 2005, el panorama epidemiológico cambió de forma relevante; nueve entidades federativas


disminuyeron sus tasas de forma significativa. Descendió a uno el número de estados con tasas
mayores a 22.0; Veracruz se situó como el de mayor mortalidad con 22.96; 12 entidades
federativas se situaron en la categoría media de 17.0 a 21.9; y 19 tuvieron sus tasas en el rango
10.9 a 16.9.

En la figura 3, se puede apreciar que las tasas, en 2005, por arriba de la nacional se ubican
en las entidades federativas que presentan los índices mayores de marginalidad. Si bien se ha
tenido impacto en la reducción en la tasa de mortalidad, aún existen rezagos relacionados con
el bajo desarrollo social y económico de algunos sectores de la sociedad.

“La salud responsabilidad de todos” 14


2007- 2012 Versión de trabajo
Programa de Acción:
Cáncer cérvico uterino

Fig.3
Situaci ón epidemiol ógica de C áncer C érvico Uterino
TASA DE MORTALIDAD POR CANCER CERVICOUTERINO POR ENTIDAD
24
FEDERATIVA, 2005

20

16 Tasa Nacional: 15.46

12

0
VER
CHIS
YUC
OAX

SLP

GRO
ZAC
Q ROO

NAY
PUE

HGO

AGS
SON
JAL

SIN

CHIH
QRO

NL
MOR

MICH

TAB
DGO

TLAX

COAH

MEX

COL
BC
GTO
BCS
DF
CAMP

TAMPS

En las figuras 4 y 5 se muestra de manera gráfica dos mediciones sobre la distribución de la


mortalidad por cáncer cérvico uterino en el país, riesgo relativo y tasas ajustadas de mortalidad;
se distinguen tres regiones epidemiológicas asociadas con el nivel de desarrollo de las
entidades federativas. Como es fácil apreciar, el foco de interés para fortalecer las
intervenciones se ubican principalmente en los estados del centro, sur y sureste del país.

Fig.4 Fig.5
Riesgos Relativos de mortalidad por C áncer cervicouterino , Mapa regional de tasas ajustadas de mortalidad por
por regiones 2004 cáncer cervicouterino
México 2004.

Tomado de: La relaci ón entre el desarrollo humano y la salud reproductiva:


Las inequidades regionales en M éxico INSP, SSA, PNUD. p 20
Tomado de: La relaci ón entre el desarrollo humano y la salud reproductiva:
Las inequidades regionales en M éxico INSP, SSA, PNUD. p 17

Los cambios señalados permitieron la reducción en 50% las diferencias en las tasas de
mortalidad por cáncer cérvico uterino entre los cinco estados con los índices más altos y los
cinco con los índices más bajos. Esto se observa al comparar las diferencias absolutas de la

“La salud responsabilidad de todos” 15


2007- 2012 Versión de trabajo
Programa de Acción:
Cáncer cérvico uterino

tasa de mortalidad de las entidades federativas en los extremos en los años 2000 y 2005 (Figs.
6 y 7).
Fig.6

Entidades Federativas con los Índices de Mortalidad m ás Altos y m ás Bajos


En M éxico en el periodo 2000 y 2006 en Mujeres de 25 a ños y m ás

2000 2005
Tasa de
Mortalidad por % Entidades con Nuevo Le ón, Nuevo Le ón,
estado 2000 2005 cambio las tasas m ás Zacatecas, Baja California
bajas Hidalgo, Distrito Sur, Distrito
5 M ás altos (a) 29.8 20.5
Federal y Federal, Baja
5 Mas Bajos (b) 13.9 11.2 México California y
Guanajuato
Dif Abs (a -b) 15.89 9.31 41.4

Entidades con Nayarit , Veracruz,


Alto (a) 36.1 22.0
las tasas m ás Morelos, Chiapas,
Bajo (b) 12.2 9.9 altas Yucat án, Oaxaca,
Chiapas, y Yucat án y
Dif Abs (a -b) 23.89 12.03 49.7 Campeche Morelos

La gráfica muestra por año en la parte inferior de la línea el promedio de los 5 estados con los
índices más bajos de mortalidad y en el punto máximo de la línea el promedio de los 5 estados
con los índices más altos por cada uno de los años que se muestran. Los puntos que están
sobre las líneas es la tendencia que presenta la tasa de mortalidad nacional (Fig. 7). Como se
ve en la gráfica la línea se disminuye considerablemente entre 2000 y 2005 ilustrando como se
acorta esta distancia entre los extremos. En el cuadro de la derecha del gráfico se muestran los
valores de los promedios de la tasa de mortalidad y las diferencias entre ellos.

Fig.7

Reducir 50% las diferencias de la tasa de mortalidad por


cáncer cérvico uterino entre los 5 estados con los índices
más altos y los 5 con los índices m ás bajos

50.0

40.0
Tasa x 100,000 mujeres

30.0

20.0

10.0

0.0
1980 1985 1990 1995 2000 2005

Fuente: Secretar ía de Salud. DGIS. C álculos propios

“La salud responsabilidad de todos” 16


2007- 2012 Versión de trabajo
Programa de Acción:
Cáncer cérvico uterino

Es importante ilustrar este fenómeno ya que no es común que en la tendencia se sumen los dos
fenómenos, por un lado, la disminución de la mortalidad y por el otro, los diferenciales en los
extremos también. Por lo regular los rezagos de los lugares con más alta mortalidad favorecen
el aumento de la brecha, si embargo en este caso se observa que los diferenciales disminuyen
y que si se acortan las distancias conforme a lo planeado. Por lo tanto, es importante mostrar el
avance del programa al igual que el cumplimiento de una de las metas de impacto del programa
de acción.

De acuerdo a las estadísticas del Instituto Nacional de Estadística, Geografía e Informática


(INEGI) y del Consejo Nacional de Población, la mortalidad descendió progresivamente del año
2000 al 2006, 4,601 fallecimientos y 4,180 respectivamente, es decir, 421 defunciones menos
en 6 años (fig. 8).

Fig.8

Defunciones por Cacu


según derechohabiencia
2000 - 2005*

2400

2000

Sin seguridad
1600

1200 Imss

800
Issste
400

Otras
0
2000 2001 2002 2003 2004 2005

OTRAS: Incluye pémex, sedena, secmar y No especificada, A) partir del 2004 se incluye seguro popular en sin seguridad.
Fuente: INEGI/CONAPO

“La salud responsabilidad de todos” 17


2007- 2012 Versión de trabajo
Programa de Acción:
Cáncer cérvico uterino

Del total de muertes registradas en 2000, el 41% correspondieron a mujeres sin seguridad
social y el 42.6% eran derechohabientes del IMSS y 7% del ISSSTE (fig. 9).

Fig.9

PORCENTAJE DE MUERTES SEGUN DERECHOHABIENCIA 2000

1.74, 2%
1.04, 1%
0.69, no especif
6.06, 6% ningun
6.95,1%
7% a
Imss
Issste
40.91, 41% Peme
42.62, 42%
xSedena
otra
En 2005 los porcentajes de mortalidad por institución variaron (Figura 10), bajo a 38% las
defunciones de mujeres derearecían de seguridad social.

Es importante destacar que el 53% y 52% de las fallecidas en 2000 y 2005, respectivamente,
disponían de algún tipo de seguridad social, se trata de una población cautiva, por lo que la
atención de estas mujeres debió ser oportuna, cuanto más temprana es la intervención la
probabilidad de evitar la muerte es mayor y los costos institucionales se reducen
significativamente.
Fig.10

PORCENTAJE DE DEFUNCIONES SEGUN DERECHOHABIENCIA 2005

2.01, 2%
1.12, 1% no especif

0.49, 0% ninguna
9.13, 9%
6.58, 7% Imss

Issste
38.38, 38% 42.10, 43%
Pemex

Sedena

otra

“La salud responsabilidad de todos” 18


2007- 2012 Versión de trabajo
Programa de Acción:
Cáncer cérvico uterino

Además, del análisis de la mortalidad es posible resaltar el impacto que ha tenido este tipo de
cáncer, por medio de otro valioso indicador, que a continuación se aborda.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) y el Banco Mundial (BM) diseñaron un indicador


que mide los años de vida saludables (AVISA) que se pierden por muerte prematura y por vivir
con alguna discapacidad (AVD); debido a alguna enfermedad o causa en particular; tiene el
propósito de evaluar la carga que ésta ocasiona en la población, con la finalidad de definir
acciones efectivas que puedan disminuir el peso de su daño a la salud.

Según los resultados del estudio “El peso de la enfermedad de las mujeres en México, 2005”1
donde se establecieron los AVISA perdidos en el país, por todas las causas de muerte
registradas para hombres y mujeres; se perdieron 15,213,702 de AVISA; 6,860,775, (45%)
correspondieron a mujeres.

Los AVISA perdidos en mujeres y hombres por enfermedades no transmisibles, categoría


donde se ubica el cáncer cérvico uterino, fueron 10,725,644, de éstos 5,278,491 (49%) fueron
en mujeres.

El indicador años de vida potencialmente perdidos por el padecimiento de cáncer cérvico


uterino, 2000-2005 en México, en mujeres de 25 años y más, tuvo una reducción de 9% al
pasar de 83,312 a 75,554 durante dicho periodo.

Fig.11

Años de Vida Potencialmente Perdidos


Cáncer C érvico Uterino, 2000 - 2004 ( EUM )
Mujeres de 25 a ños y m ás
84,000
82,312
82,000
80,299
80,000
77,934 78,018
78,000
76,340
75,554
76,000

A 74,000
V
P 72,000
P 70,000
68,000
66,000
64,000
62,000
60,000
2000 2001 2002 2003 2004 2005

FUENTE: Estimado CNEGSR

“La salud responsabilidad de todos” 19


2007- 2012 Versión de trabajo
Programa de Acción:
Cáncer cérvico uterino

La disminución de la tasa de mortalidad en México, como se mostró, fue el resultado de las


acciones intensificadas a partir de 1997, lo que permitió aumentar la cobertura de atención de
las mujeres en riesgo de adquirir la neoplasia, y facilitó la prevención, detección y el tratamiento
oportuno de los casos.

Para que un programa de prevención y control del cáncer cérvico uterino cervical sea eficiente,
según el acuerdo internacional, deberá cumplir con los siguientes requisitos: a) alcanzar una
elevada cobertura (mínima del 70%) en mujeres con riesgo; b) mantener un nivel de calidad
óptima en cada uno de los procesos; c) evaluar la calidad técnica en la toma de muestras
citológicas; d) lograr la fijación de la muestra en menos de cuatro segundos con alcohol de 96°
o citospray; y e) confirmar el diagnóstico y otorgar el tratamiento de forma precisa.

El tamizaje requiere de controles de calidad y capacitación permanente, ya que participan


diferentes profesionales en los procesos que lo integran, éstos deben trabajar de manera
articulada en los diferentes tramos que comprende el programa: detección, diagnóstico,
tratamiento y seguimiento.

En relación al número de citologías de tamizaje en el Sector Salud, se observa un aumento


importante, durante el 2001 se realizaron 4’779,482 pruebas, según los registros institucionales
y para el 2006 se lograron 7,494,734 detecciones estudios de Papanicolaou esto representó
una cobertura de más del 80% de las mujeres de 25 a 64 años.

A pesar del gran impulso que ha tenido el Programa, aún existen dificultades a superar, sólo
12% de las pacientes a quienes se les reporta un resultado citológico anormal se les realiza
estudio histopatológico; únicamente 44% de los casos en la Secretaría de Salud cuenta con
correlación del diagnóstico citológico de lesiones escamosas intraepiteliales de alto grado
(LEIAG) con el estudio anatomopatológico; la entrega de resultados de los estudios histológicos
de biopsia tarda incluso hasta seis meses.

La sensibilidad de la citología cervical se encuentra en alrededor del 60%, su eficiencia mejora


con la posibilidad de repetir la prueba cada año o cada tres años, por lo que el tamizaje
requiere de controles de calidad y capacitación permanentes.

Lo anterior refleja la inequidad en el acceso a los servicios de salud para la población de las
áreas marginadas, que no permite la toma regular de la citología cervical para la detección
oportuna del cáncer cérvico uterino, motivo por el cual se deben buscar otras alternativas
especificas de detección para esta población.

Para garantizar el tratamiento médico especializado de las mujeres con cáncer invasor y cáncer
in situ, de los sectores más vulnerables de la sociedad, se estableció la estrategia de
incorporarlas al Sistema de Protección Social en Salud (Seguro Popular), específicamente en el
Fondo de Protección contra Gastos Catastróficos, a partir de marzo del 2005, en esta año se
atendieron 792 mujeres y en 2006 a 4,531 mujeres.

Por otra parte, se ha observado que las fuentes de información sobre cáncer cérvico uterino
presentan irregularidades, el Registro Histopatológico de Neoplasias Malignas (RHNM) tiene un

“La salud responsabilidad de todos” 20


2007- 2012 Versión de trabajo
Programa de Acción:
Cáncer cérvico uterino

atraso de aproximadamente cuatro años en su publicación, lo que impide la toma de decisiones


oportuna, a pesar del retraso se puede observan que en estos últimos años 1999-2002 , se
muestra la tendencia de registrar más casos in situ que invasores. (fig. 12)

En la Secretaría de Salud, gracias al Sistema de Información de Cáncer de la Mujer (SICAM),


se puede obtener información en línea, lo que permite que los líderes del Programa puedan
tomar decisiones con más oportunidad y mejorar la calidad de la atención médica. El ISSSTE y
SEDENA están en proceso de incorporarlo como sistema de registro único y el resto de las
instituciones aún tienen el reto de iniciar su instalación.

3.2 Retos para 2007-2012

Los retos que se plantean para el presente periodo, son resultado de la reflexión sobre los
esfuerzos realizados en la última década, en la que se estructuró un programa más integral que
incluyó el tratamiento y seguimiento de las mujeres con lesiones precursoras y cáncer invasor,
se mejoró la infraestructura, el equipamiento y la formación de recursos humanos, y se
establecieron mecanismos para garantizar la atención médica especializada de las pacientes
más desprotegidas por medio del Sistema de Protección Social en Salud (Seguro Popular) a
través del Fondo de Protección contra Gastos Catastróficos.

La evaluación del programa mostró los diferentes procesos críticos en la red de servicios, que
se deben enfrentar mediante el fortalecimiento de la prevención y la detección oportuna, con el
apoyo de nuevas tecnologías y con la participación sectorial y social coordinada. Los retos más
importantes son los siguientes
1. Fomentar la responsabilidad compartida.
2. Disminuir la mortalidad y la brecha entre los estados con mayores y menores tasas.
3. Unificar y ampliar la cobertura de detección, en todas las entidades federativas
4. Mejorar la calidad del tamizaje e incorporar la detección del virus del papiloma humano
(VPH).
5. Mejorar el control de calidad para incrementar la sensibilidad de la citología.
6. Fortalecer la calidad del estudio colposcópico y la gratuidad del servicio.
7. Fortalecer la calidad del estudio histopatológico.
8. Estandarizar los procedimientos para la correlación citológica, colposcópica e
histopatológica.
9. Incorporar de manera gradual la prevención primaria con la aplicación de la vacuna
contra la infección por el VPH.
10. Lograr un sistema eficiente de información del Programa de Cáncer Cérvico Uterino

A continuación se presenta una breve descripción de cada uno de los retos señalados.

Fomentar la responsabilidad compartida.

Es fundamental que todos los sectores de la sociedad (mujeres, familia y sociedad) estén
informados acerca del problema del cáncer cérvico uterino, de los medios disponibles para
prevenirlo y de los recursos que tienen a su alcance para su atención. La información es un
insumo fundamental para propiciar conductas conscientes, responsables y solidarias entre los

“La salud responsabilidad de todos” 21


2007- 2012 Versión de trabajo
Programa de Acción:
Cáncer cérvico uterino

seres humanos. Un reto inaplazable es extender y mantener, de forma permanentes, las


acciones de promoción, difusión y educación para la salud, sobre los factores de riesgo para el
cáncer cérvico uterino y los hábitos saludables, principalmente los enfocados a la nutrición, al
cuidado físico e intelectual del individuo y la familia y al ejercicio de una sexualidad plena y
responsable, a través del uso del preservativo y eliminación de prácticas de riesgo.

En las entidades federativas, se debe propiciar la asignación de recursos presupuestales


suficientes, mediante acuerdos de gestión, para el desarrollo de las acciones orientadas a la
promover la participación del hombre, de la mujer y de la sociedad en general, en la
prevención, detección y tratamiento oportunos de este padecimiento.

Impulsar la adopción de un modelo ecológico de salud, en el cual, la responsabilidad de los


prestadores de servicios es compartida con la mujer, la pareja, la familia y los diferentes
sectores de la sociedad, para generar sinergias y una colaboración efectiva.

Disminuir la mortalidad y la brecha entre los estados con mayores y menores tasas.

De acuerdo con los datos de INEGI en los últimos cinco años la mortalidad descendió de 19.23
por 100,000 mujeres de 25 años y más, en 1990, a 15.49 en 2005. Este logro es significativo,
sin embargo, se requiere de una disminución mayor para llegar gradualmente al pleno control
de la enfermedad. En especial se debe continuar en el esfuerzo de reducir aún más la brecha
entre las entidades federativas con mayores y menores tasas de mortalidad.

Unificar y ampliar la cobertura de detección, en todas las entidades federativas

Varios factores deberán enfrentarse para ampliar y unificar los procedimientos para el tamizaje
del cáncer cérvico uterino. Implica desarrollar estrategias de información, educación y
comunicación veraces y objetivas, contar con personal con aptitud y actitud positiva para el
cumplimiento responsable de sus funciones, así como con la infraestructura e insumos
necesarios.

Particularmente, cada entidad federativa deberá gestionar los recursos necesarios para
impulsar la supervisión con carácter resolutivo y ejercer control de los procesos en los
diferentes ámbitos de operación del Programa, cuya falla en cualquiera de ellos, puede
repercutir en los avances del mismo.

Un preámbulo de acciones iniciadas por la Secretaría de Salud para cubrir la demanda


insatisfecha en áreas de difícil acceso geográfico y cultural es la estructuración de paquetes de
servicios a través de las Caravanas de la Salud.

Mejorar la calidad del tamizaje e incorporar la detección del Virus del Papiloma Humano
(VPH).

El mejoramiento de las técnicas para la toma de muestras de citológico cervical y su


procesamiento en el laboratorio de citología, junto con el fortalecimiento de la capacitación del
personal de salud de estas áreas, es un reto viable, que de alcanzarse se reflejaría en la

“La salud responsabilidad de todos” 22


2007- 2012 Versión de trabajo
Programa de Acción:
Cáncer cérvico uterino

identificación oportuna de los casos y en la prevención de muertes prematuras. El incremento


de la calidad de la muestra cervical es sustantiva por ello se debe fortalecer los procesos de
capacitación y actualización continua.

La prevalencia de lesiones de bajo grado, el conocimiento de la historia natural de la


enfermedad y el Virus del Papiloma Humano (VHP) como agente causal, exigen enfocar los
esfuerzos en las mujeres con mayor riesgo, donde hay más probabilidades de detectar lesiones
persistentes de alto grado y lograr un mayor impacto del Programa.

En los últimos 30 años se ha incrementado la prevalencia de la infección por el VPH en sus


formas clínicas y subclínicas identificables por cambios en la citología y colposcopía. Los
estudios de biología molecular evidencian la presencia del ADN de VPH en la mayoría de las
lesiones intraepiteliales del tracto genital inferior y en más del 99% de los cánceres cervicales.
Estos resultados repercuten en la práctica clínica y nos inducen a reconsiderar el alcance de la
sensibilidad del Papanicolaou y el paradigma del tamizaje para la prevención.

Los cambios citológicos debidos a infección transitoria por el VPH, especialmente en el grupo
de mujeres de 35 a 60 años, que evidencian la probabilidad de que existan lesiones escamosas
intraepiteliales de bajo o alto grado (LEIBG y LEIAG), así como lesiones de células escamosas
atípicas de significado indeterminado (ASC-US y ASC-H), plantean en la práctica clínica un reto
para realizar la correlación histo-patológica y evitar un posible sobre diagnóstico y aún más
importante el sobre tratamiento, dando lugar a prácticas iatrogénicas con sus repercusiones en
la integridad de la salud reproductiva de las paciente y en los costos asociados.

Estos hechos y la disponibilidad de otras pruebas biomoleculares con tasa de sensibilidad alta
para la identificación del ADN de VPH de bajo o alto riesgo, como la Captura de Híbridos II,
plantean la posibilidad de aplicar esta nueva alternativa en diferentes escenarios, por ejemplo,
utilizarla en combinación con la citología, determinando la toma de decisiones para el manejo
de los casos identificados. Con la incorporación de esta tecnología se podrá aumentar la
sensibilidad, incrementar los intervalos en la periodicidad y reorientar los recursos para la
detección.

Mejorar el control de calidad para incrementar la sensibilidad de la citología.

De acuerdo con los resultados registrados en el Sistema de Información de Cáncer de la Mujer,


del total de laminillas procesadas en el 2006, se realizó control de calidad a sólo el 9.16% y al
89.72% de las positivas, en lugar de haberlo realizado en 100% como se tiene establecido.
Estas cifras cobran importancia si se considera la baja sensibilidad de la prueba citológica.

El porcentaje de casos falsos negativos puede llegar a ser muy elevado de un 15 a 30% o más;
en el caso de los falsos positivos muestran porcentajes menores y una menor repercusión
médica, aunque no por eso menos importante en el impacto emocional de las mujeres y sus
familiares. Esta situación afecta los recursos financieros que se incrementan, tanto por el
seguimiento, como por el costo de la atención, razón por la cual es necesario mejorar la calidad
del diagnóstico.

“La salud responsabilidad de todos” 23


2007- 2012 Versión de trabajo
Programa de Acción:
Cáncer cérvico uterino

Se deberá vigilar la viabilidad el óptimo funcionamiento de los equipos de lectura, los insumos
requeridos para el proceso y especialmente la actualización y certificación de los recursos
humanos que laboran en este proceso.

Fortalecer la calidad del estudio colposcópico y la gratuidad del servicio.

En el Programa de Cáncer Cérvico Uterino, el papel del colposcopista es trascendental ya que


de su diagnóstico dependerá la serie de acciones que continúen en el manejo y vigilancia de la
paciente; por lo tanto, es de capital importancia asegurar la calidad del diagnóstico y las
acciones realizadas por el personal de salud en las clínicas de colposcopía.

Como parte del fortalecimiento de este componente, se debe garantizar la gratuidad, mejorar la
capacidad instalada, asegurar la correcta preparación del médico a través del programa único
de capacitación para ejercer la colposcopia que incluye la estandarización de criterios para
realizar los procedimientos de toma de biopsias y conos cervicales, sin olvidar la actualización
permanente del personal de colposcopía.

Fortalecer la calidad del estudio histopatológico.

En el país existe 50% de insuficiencia en recurso humano de patología y citopatología, el cual


es indispensable para garantizar la adecuada calidad del diagnóstico mediante la corroboración
de éste. Existe, además, insuficiencia y obsolescencia del 80% del equipamiento en los
laboratorios de patología. Estos hechos deben ser atendidos con urgencia por ser
fundamentales por el gran impacto que tienen en el diagnóstico, en el control de calidad y en la
correlación diagnóstica.

Asimismo, es fundamental promover la implantación y el desarrollo de un programa nacional de


control y mejoramiento de la calidad interna que funcione como monitor y evaluador de los
servicios de histopatología y que esté dirigido a prevenir, detectar y corregir errores en las
diferentes fases, la pre-analítica, la analítica y la pos-analítica.

Se debe garantizar la adecuada estructuración de los servicios de anatomía patológica, con


personal calificado y suficiente de acuerdo con la demanda del servicio, que además
estandarice los procesos técnicos de interpretación; que se genere un ambiente laboral que
cumpla con todas las normas de seguridad y que, se doten de los insumos y equipos suficientes
y de alta calidad necesarios para el servicio.

Estandarizar los procedimientos para la correlación citológica, colposcópica e


histopatológica.

La correlación diagnóstica citológica-colposcópica en lesiones de bajo grado (LEIBG) es de


89.5% y la correlación colposcópica-histopatológica es menor, de 84.13%. En las lesiones de
alto grado (LEIAG) la correlación citológica-colposcópica disminuye a 85.91%, mientras que la
correlación colposcópica-histopatológica es de 85.14%.

“La salud responsabilidad de todos” 24


2007- 2012 Versión de trabajo
Programa de Acción:
Cáncer cérvico uterino

Las correlación citológica-histopatológica es inferior a las colposcópica-histopatológica, debido


a que para la colposcopía se generaliza el diagnóstico de NIC que incluye 1, 2, y 3.

Con la modificación de la Norma Oficial Mexicana NOM-014-SSA2-1994, para la Prevención,


Detección, Diagnóstico, Tratamiento, Control y Vigilancia Epidemiológica del Cáncer Cérvico
Uterino al unificar la terminología en la utilización del sistema Bethesda, se brindarán algunas
mejoras a la correlación. Así mismo, se plantea la necesidad de realizar una evaluación
nacional sobre la reproducibilidad diagnóstica colposcópica.

Incorporar de manera gradual la prevención primaria con la aplicación de la vacuna


contra la infección por el VPH.

La vacuna profiláctica contra el VPH puede evitar el 70% de los casos de cáncer cérvico
uterino; su incorporación en la prevención para las nuevas generaciones de mujeres, evitará
que puedan contraer el VPH de alto riesgo y evitar así el cáncer cérvico uterino, los reportes
científicos muestran que esta vacuna tiene gran efectividad. El impacto se verá reflejado dentro
de dos décadas aproximadamente.

Las vacunas disponibles sólo integran los tipos de alto riesgo 16 y 18, por lo que existe la
necesidad de mejorar la detección de los otros tipos oncogénicos. Éste beneficio será para
aquellas mujeres que no hayan sido expuestas a una primoinfección por el VPH y, excluye al
resto de mujeres en riesgo y en consecuencia éstas deberán ser sujetas a las mejores prácticas
disponibles para una detección oportuna (citología exfoliativa y Captura de Híbridos II).

Lo anterior explica el por qué la vacuna no elimina el tamizaje, pues tiene un alto costo;
además, la protección está limitada a los tipos virales 16 y 18, que aunque son los más
frecuentes no son los únicos, ya que existen, al menos, otros 10 tipos asociados al desarrollo
de este cáncer, contra los cuales sólo está disponible la detección temprana a través del
tamizaje, el cual debe mejorar la cobertura y la calidad.

Lograr un sistema eficiente de información del Programa de Cáncer Cérvico Uterino.

Se requiere contar con un sistema de información confiable, actualizada y eficaz para registrar y
aprovechar la estadística que se genera en la operación. Se constituye en el eje vertebral para
dar seguimiento, evaluar y retroalimentar las estrategias y acciones en la red de servicios del
Programa de Cáncer Cérvico Uterino.

“La salud responsabilidad de todos” 25


2007- 2012 Versión de trabajo
Programa de Acción:
Cáncer cérvico uterino

4. Organización del Programa

4.1 Misión

Establecer las políticas, estrategias y actividades más efectivas y eficientes en la promoción,


detección, diagnóstico, tratamiento, control y seguimiento para contribuir a la disminución de la
mortalidad por cáncer de cérvico uterino.

4.2 Visión

Instituciones del sector y personal de salud trabajando de forma organizada y coordinada en las
acciones de promoción, detección, diagnóstico, tratamiento, control y evaluación del cáncer
cérvico uterino con atención cordial y de calidad de la población femenina.

4.3 Marco legal normativo

El Centro Nacional de Equidad de Género y Salud Reproductiva tiene como objetivos, en


relación con el cáncer cérvico uterino, disminuir la mortalidad por éste, lograr la cobertura de
detección a 85% de las mujeres de 25 a 64 años de edad y asegurar el tratamiento de las
pacientes con lesiones precursoras y cáncer invasor.

El Centro Nacional de Equidad de Género y Salud Reproductiva es un órgano desconcentrado


de la Secretaría de Salud, de conformidad con lo que establecen los Artículos 2, literal C,
fracción II, y 40, fracciones I a la XXV, del Reglamento Interior de la Subsecretaría de Salud, y
está adscrito a la Subsecretaría de Prevención y Promoción de la Salud. Se sustenta en el
siguiente marco jurídico normativo:

• El derecho a la protección de la salud, establecido en el Artículo 4° de la Constitución


Política de los Estados Unidos Mexicanos.

• Norma Oficial Mexicana NOM-014-SSA2-1994 para la Prevención, Detección, Diagnóstico


Tratamiento, Control y Vigilancia Epidemiológica del Cáncer Cérvico Uterino. Publicado el
31 de Mayo 2007

• Norma Oficial Mexicana NOM-017-SSA2-1994 para la Vigilancia Epidemiológica, Diario


Oficial de la Federación. 11 de Octubre 1999.

• Norma Oficial Mexicana NOM-168-SSA1-1998 Del Expediente Clínico. . Diario Oficial de la


Federación. 11 de Octubre 1999.

• Norma Oficial Mexicana NOM-166-SSA1-1998 para la Organización y Funcionamiento de


los Laboratorios Clínicos.

• Norma Oficial Mexicana NOM-178-SSA1-1998 Requisitos Mínimos de Infraestructura y


Equipamientos de Establecimientos para la Atención de Pacientes Ambulatorios.

“La salud responsabilidad de todos” 26


2007- 2012 Versión de trabajo
Programa de Acción:
Cáncer cérvico uterino

• Norma Oficial Mexicana NOM-179-SSA1-200 Requisitos Mínimos de Infraestructura y


Equipamientos de Hospitales Generales y Consultorios de Atención Médica Especializada.

• Norma Oficial Mexicana NOM-0878-ECOL-SSA1-2002, Protección Ambiental-Salud


Ambiental; Residuos Peligrosos Biológico-Infecciosos, Clasificación, Especificaciones de
manejo.

Leyes
• Ley General de Salud.
• Ley de Información Estadística y Geográfica.
• Ley General de Población.
• Ley Orgánica de la Administración Pública Federal.
• Ley Federal de Responsabilidades de los Servidores Públicos.
• Ley de Planeación. Diario Oficial de la Federación. 5 de Enero de 1983.
• Ley del Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado.
• Ley del Instituto Mexicano del Seguro Social
• Ley Federal sobre Metrología y Normalización.
• Reglamento de la Ley General de Salud en Materia de Prestación de Servicios de Atención
Médica.
• Reglamento de la Ley General de Salud en Materia de Protección Social en Salud.
• Reglamento de la Ley General de Salud en Materia de Control Sanitario de Actividades,
• Reglamento Interior de la Secretaría de Salud.

Acuerdos
• Acuerdo por el que se crea el Comité Nacional de Cáncer en la Mujer 24 de agosto del 2004
• Acuerdo que establece la Cartilla Nacional de la Mujer publicado en el Diario Oficial de la
Federación en el año 2002.

Planes y Programas
• Plan Nacional de Desarrollo
• Programa Nacional de Población
• Programa Nacional de Salud
• Programa de Acción del Cáncer Cérvico Uterino.- Secretaría de Salud.
• Lineamientos Técnicos y Manuales de Atención

“La salud responsabilidad de todos” 27


2007- 2012 Versión de trabajo
Programa de Acción:
Cáncer cérvico uterino

5. Objetivos

5.1 Objetivo General

Disminuir las tasas de morbilidad y mortalidad por cáncer cérvico uterino mediante
intervenciones de prevención, diagnóstico, tratamiento y seguimiento, oportunos, bajo
estándares de calidad.

5.2 Objetivos específicos:

1. Incrementar la cobertura de tamizaje en mujeres de 25 a 64 años de edad.

2. Instrumentar el tamizaje primario del virus del papiloma humano en mujeres de 35 a 54 años
de edad.

3. Garantizar el acceso al tamizaje, al diagnóstico y al tratamiento para la prevención y control


del cáncer cérvico uterino de forma gratuita, con oportunidad y con calidad.

4. Garantizar el tratamiento paliativo en mujeres con cáncer cérvico uterino terminal.

“La salud responsabilidad de todos” 28


2007- 2012 Versión de trabajo
Programa de Acción:
Cáncer cérvico uterino

6. Estrategias
Con la finalidad de atender y brindar una atención adecuada a la situación actual del cáncer
cérvico uterino se incorporaron tres niveles de atención: 1) universal, dirigida a toda la
población; 2) focalizada o selectiva, está dirigida a la población femenina y c) dirigidas o
indicadas, se refiere a cada una de las mujeres a las que se les hará la detección, el
diagnostico y el tratamiento si fuera el caso.

Estas intervenciones se sustentan en siete Estrategias y 31 Acciones que abarcan los tramos
sustantivos de la atención médica-preventiva del cáncer cérvico uterino: detección, diagnóstico,
tratamiento, capacitación, supervisión, promoción y vigilancia epidemiológica.

Por ello, es esencial la evaluación de la calidad técnica de la toma de las muestras citológicas,
la fijación de la misma, su lectura, la confirmación diagnóstica y el tratamiento. Esto implica la
necesidad realizar controles de calidad y capacitación permanente a los diferentes
profesionales que participan y que conforman la cadena de servicios, con el propósito de que
funcione de manera articulada en los procesos de detección, diagnóstico, tratamiento y
seguimiento.

Con respecto al diagnóstico, es fundamental fortalecer su calidad, la correlación de los


diagnósticos colposcópico y citológico, y colposcópico e histopatológico, ya que son los
indicadores del control de calidad que se debe tener, el mecanismo de vigilancia en pro del
éxito del diagnóstico, tratamiento y seguimiento de la paciente.

Se apoyará la calidad de la confirmación diagnóstica y tratamiento mediante el establecimiento


de los procesos de control de calidad, la certificación de los médicos colposcopistas, su
actualización permanente y a través del fortalecimiento de la infraestructura y equipamiento de
las clínicas de colposcopia.

Para optimizar el área de patología, es necesario incrementar la calidad y oportunidad del


diagnóstico histopatológico y realizar la confirmación histopatológica en el 90% de los casos; los
patólogos deben cumplir con el perfil profesional requerido. Es necesario ampliar el número de
patólogos que laboran en el programa de cáncer cérvico uterino, establecer un control de
calidad del diagnóstico patológico, así como remodelar, equipar y aumentar el número de
laboratorios de patología.

Las siete estrategias que atiende el presente programa son las siguientes:

“La salud responsabilidad de todos” 29


2007- 2012 Versión de trabajo
Programa de Acción:
Cáncer cérvico uterino

Cuadro descriptivo de las Estrategias e Intervenciones a desarrollar en el Programa de Acción

Método Población a
Nivel de práctico para el la que esta
Estrategia intervenciones desarrollo de dirigida
acción
intervenciones (Estado y grupo
de edad)
Coordinación Población
con las áreas total
institucionales
de promoción,
comunicación,
1.1. Difundir de información a través de educación para
medios masivos de comunicación, sobre la salud y
estilos de vida saludables organizaciones
. civiles, enfocada
1. Promover
1.2. Incorporar estilos de vida saludables a a fomentar en
estilos de vida
Universa- los programas educativos en el nivel las mujeres la
saludables en las
les básico y medio superior. cultura del
diversas etapas de
autocuidado de
la vida.
1.3 Integrar una carpeta educativa, que la salud con
contribuya a una cultura por la salud, responsabilidad
sustentada en información confiable. compartida,
apropiada a
cada grupo
social.
Difusión de la
carpeta
educativa
2.1 Contar con material de información y Diseño, Mujeres
2 Acceso a la educativo acorde y en correspondencia a reproducción y mayores de
información de los grupos urbanos, rurales e indígenas difusión de 25 años
acuerdo con los material
grupos sociales. 2.2. Contratar personal idóneo en la educativo,,
elaboración de materiales educativos sobre la prueba
de detección.

“La salud responsabilidad de todos” 30


2007- 2012 Versión de trabajo
Programa de Acción:
Cáncer cérvico uterino

Cuadro descriptivo de las Estrategias e Intervenciones a desarrollar en el Programa de Acción

Método Población a
Nivel de práctico para el la que esta
Estrategia intervenciones desarrollo de dirigida
acción
intervenciones (Estado y grupo
de edad)
3.1 Asegurar el abasto oportuno de los Mujeres
insumos necesarios, en las unidades de Gestión de mayores de
salud. soporte 25 años
3.2 Garantizar los recursos humanos económico con
específicos y suficientes, que incluya al las instancias
personal de promoción de la salud, correspondiente
médicos y enfermeras de medicina s
preventiva.
3. Incrementar la
3.3 Instalar laboratorios regionales para el
infraestructura, los
procesamiento de la captura de híbridos.
recursos humanos
3.4Crear de albergues, que permitan el
y tecnológicos con
alojamiento de mujeres con lesiones
base en las
precursoras y cáncer cérvico uterino,
necesidades de la
durante el tiempo que reciban su
población.
tratamiento.
3.5 Implementar Clínicas de colposcopía y
centros oncológicos con los recursos
humanos especializados suficientes y con
equipos de alta tecnología requerido.
3.6 Instalar clínicas de colposcopía y
laboratorios de patología, adecuadamente
equipadas.
Personal:
4.1 Verificar la aplicación de la Supervisión y médicos y
normatividad del programa en las monitoreo del enfermeras de
instituciones de salud pública y privada. Programa consulta
4.Evaluar de 4.2 Reforzar el control interno y externo externa,
manera continua y de la calidad del desempeño, del personal citotecnólogos
sistemática las de las áreas de citología, colposcopía e , técnicos en
Focaliza
acciones de histopatología tinción
das o
detección y 4.3 Establecer una red regional de citólogos,
Selecti-
atención integral laboratorios de citología y patología para patólogos
vas
del cáncer cérvico intercambio de casos incongruentes del histotecnólogo
uterino diagnóstico. s,
4.4 Establecer y utilizar para el 2012 un colposcopista
sistema de información confiable, s
uniforme y oportuno en todas las
instituciones del sector salud

“La salud responsabilidad de todos” 31


2007- 2012 Versión de trabajo
Programa de Acción:
Cáncer cérvico uterino

Cuadro descriptivo de las Estrategias e Intervenciones a desarrollar en el Programa de Acción

Método Población a
Nivel de práctico para el la que esta
Estrategia intervenciones desarrollo de dirigida
acción
intervenciones (Estado y grupo
de edad)
5.1 Certificación de los médicos Aplicar el Personal
colposcopistas. programa de médico y
5.2 Crear de Centros de Capacitación en capacitación a paramédico
las áreas de citología, colposcopía, todo el personal de las
5. Fomentar la histopatología y biología molecular. involucrado en unidades de
capacitación 5.3 Realizar de eventos por el nivel el Programa salud, del
continua del federal y estatal para la actualización en laboratorio de
personal de salud la patología cérvico uterina. citología y
en cáncer cérvico 5.4 Realizar talleres para personal médico patología y
uterino sobre correlación diagnostica cito-colpo- médicos
histopatologica colposcopista
5.5 Capacitar a promotores comunitarios s.
sobre el Programa de Cáncer Cérvico
Uterino
6. Garantizar la 6.1 Establecer coordinación con
accesibilidad de autoridades estatales y municipales para Elaborar Mujeres
los servicios de el traslado de pacientes a las clínicas de convenios con mayores de
detección, colposcopia o centros oncológicos. municipios y 25 años
diagnóstico y 6.2 Obligatoriedad en el primer nivel de servicios
tratamiento atención del tratamiento y seguimiento de estatales para el
oportuno y cada paciente con lesiones precursoras y traslados
adecuado del cáncer cérvico uterino Supervisión.
cáncer cérvico 6.3 Entregar resultados antes de los 21 Verificar el
uterino días a partir de la toma de la muestra con cumplimiento de
lesiones intraepiteliales y/o con resultados los
Dirigidas positivos a la captura de híbridos II. lineamientos.
o 6.4 Fortalecer de la detección oportuna Búsqueda
indicadas en mujeres de 35 a 60 años de edad, con intencionada de
énfasis en municipios de alta mortalidad. mujeres con
Y baja cobertura de detección. resultados
6.5 Ampliar tiempos de atención en positivos.
horarios matutinos y vespertinos para la Incorporación
atención de mujeres en unidades de de la Captura de
salud. Híbridos II
6.6 Garantizar en 2012 que el 95% de los (VPH).
colposcopistas cumplan con el perfil para Gestionar con
su función de acuerdo a la NOM Secretaios de
Salud Estatales,
esta
intervención.

“La salud responsabilidad de todos” 32


2007- 2012 Versión de trabajo
Programa de Acción:
Cáncer cérvico uterino

Cuadro descriptivo de las Estrategias e Intervenciones a desarrollar en el Programa de Acción

Método Población a
Nivel de práctico para el la que esta
Estrategia intervenciones desarrollo de dirigida
acción
intervenciones (Estado y grupo
de edad)
7.1 Garantizar los recursos humanos en Realizar Mujeres
7. Mejorar la
las unidades de salud con una formación cursos o mayores de
consejería en
idónea para otorgar la orientación talleres de 25 años.
relación con la
consejería a la población capacitación en
detección,
orientación
diagnostico y
consejería a
tratamiento.
personal médico
y paramédico
Por lo menos
8.1 Capacitación del personal para la toma en el 80% de
de muestra los estados
8. Implementar la 8.2 Capacitación del personal en con alta de
prueba de consejería mortalidad en
detección de VPH 8.3 Reforzar los mecanismos de seguridad mujeres de 35
(captura de para la referencia de mujeres VPH positiva a 54 años de
híbridos) 8.4 Mejorar la calidad del Papanicolaou, la edad
interpretación citológica y el diagnóstico y
tratamiento colposcópico e histológico

9. Implementar la 9.1 Capacitación del personal vacunador Coordinación


vacunación contra 9.2 Campañas educativas para la con el CENCIA Niñas de 12
el VPH población sobre las ventajas de la para establecer años (sexto
vacunación la metodología año de
de la primaria) en
vacunación áreas rurales
utilizando la o urbano
infraestructura y marginadas
campañas
existentes

“La salud responsabilidad de todos” 33


2007- 2012 Versión de trabajo
Programa de Acción:
Cáncer cérvico uterino

7 Estructura y recursos necesarios para el programa


7.1 Estructura

Para asegurar una atención a las mujeres con lesiones precursoras y cáncer cérvico uterino de
25 a 64 años es necesario tener ciertos indicadores que nos marquen la trayectoria que
llevamos para alcanzar el objetivo de disminuir la mortalidad por cáncer cérvico uterino.

Estos indicadores deberán adecuarse a las condiciones demográficas y territoriales de cada


estado o región:

• Una Clínicas de Colposcopía en Hospitales con poblaciones de 400 a 500 mil habitantes.
• Por cada clínica de colposcopía se requiere un equipo integrado por Médico Ginecólogo u
Oncólogo capacitado en colposcopía de acuerdo a los requisitos planteados en la NOM, una
enfermera, una trabajadora social y un capturista con una productividad de 3300 a 5500
colposcopias incluidas 990 a 1650 colposcopias de primera vez. anuales por colposcopista.
• Por cada clínica se requiere un colposcopio, una unidad de electrocirugia, un evacuador de
humo, una mesa de Pilcher, pinza de biopsia (renovable cada dos años), instrumental mínimo
necesario, por colposcopista y un equipo de computo conectado a línea de internet, y de
manera opcional unidad de criocirugía y unidad laser.
• Por cada 70 000 a 90 000 mujeres de 25 a 64 años de edad un laboratorio de citología.
• Por cada laboratorio de citología se requiere un equipo integrado por un Médico Citólogo o
Citopatólogo por tres citotecnólogos, un técnico en tinción, una recepcionista y un capturista,
con una productividad de lectura de 33600 laminillas anuales y sin técnico en tinción de
24000.
• Por cada laboratorio de citología se requiere microscopio de rutina por citotecnólogo, un
microscopio de doble observación, un tren de tinción, una campana de extracción de gases
tóxicos, un equipo de computo conectado a línea de internet y mobiliario para las áreas de
proceso (recepción, tinción, lectura y archivo)
• Un laboratorio de anatomía patológica en Hospitales con poblaciones de 400 a 500 mil
habitantes.
• Por cada laboratorio de anatomía patológica se requiere un anatomopatólogo, un
histotecnólogo, una recepcionista y un auxiliar administrativo con una productividad de 2500
estudios anuales.
• Por cada laboratorio de anatomía patológica se requiere un procesador automatizado de
tejidos, centro de inclusión, dispensador de parafina, microtomo, baño de flotación, estufa de
laboratorio y tren de tinción.

7.2 Recursos humanos y necesidades de capacitación

Se requiere ampliar la plantilla de personal técnico y profesional especializado en


aproximadamente 60 %, principalmente con médicos patólogos relacionados con la detección y
el tratamiento para 120 mil mujeres diagnosticadas cada año con cáncer cérvico uterino a
quienes se les debe proporcionar atención y seguimiento integral.

“La salud responsabilidad de todos” 34


2007- 2012 Versión de trabajo
Programa de Acción:
Cáncer cérvico uterino

Del mismo modo, el personal responsable de cada una de las etapas del padecimiento, deben
recibir capacitación continua para desempeñar su labor con calidad y eficiencia.

Recursos Humanos por institución y entidad federativa en 2007 para el


Programa de Cáncer Cérvico Uterino

SSA IMSS ISSSTE PEMEX


Entidad
Federativa Citotec Colpos Pato Citotec Colposco Patolo Citotec Colposco Patolo Citotec Colposco Pato
nologo copista logo nologo pista go nologo pista go nologo pista logo
Aguascalientes 5 2 2 3 2 2 1 1 1
Baja California 11 6 4 10 4 3 3 1 2
Baja California S. 4 2 2 2 5 1 1 1 1
Campeche 10 2 2 3 2 1 1 1 1 2 2
Coahuila 10 6 3 16 6 4 2 1 1
Colima 5 4 2 2 3 1 2 1 1
Chiapas 19 6 4 4 3 2 4 1 1
Chihuahua 9 3 2 11 4 2 4 1 1
Distrito Federal 31 36 8 57 9 9 20 12 10 6 6 2
Durango 15 5 4 4 3 2 2 1 1
Guanajuato 32 8 4 11 3 4 5 1 1 1 1 1
Guerrero 28 7 2 5 4 1 3 1 1
Hidalgo 18 5 2 3 3 1 2 1 1 1 1
Jalisco 25 16 3 25 13 5 8 2 3
México 37 23 10 42 12 9 4 1 2
Michoacán 14 9 2 7 7 3 3 1 2
Morelos 8 7 4 5 1 1 2 1 1
Nayarit 7 5 2 3 1 1 3 1 2
Nuevo León 14 5 6 21 3 5 6 1 1 2 2 1
Oaxaca 20 7 2 4 4 2 4 1 1 2 2 1
Puebla 23 10 6 10 4 1 4 1 1
Querétaro 7 3 1 4 2 1 2 1 1
Quintana Roo 8 3 3 3 3 2 2 1 1
San Luís Potosí 7 6 3 7 4 1 3 1 1
Sinaloa 14 6 6 9 3 4 2 1 2
Sonora 10 4 3 7 5 2 4 1 1
Tabasco 20 13 2 5 2 1 5 1 1 6 6 1
Tamaulipas 15 7 3 10 6 6 6 1 1 2 2 2
Tlaxcala 6 2 2 5 1 1 2 1 1
Veracruz 35 22 22 19 11 8 5 2 1 7 7 2
Yucatán 7 3 2 7 1 2 2 1 1
Zacatecas 7 4 4 3 1 1 2 1 1
Total 481 247 127 327 135 89 119 45 48 29 29 10

“La salud responsabilidad de todos” 35


2007- 2012 Versión de trabajo
Programa de Acción:
Cáncer cérvico uterino

En los últimos años, el sector salud ha fortalecido la infraestructura en las 32 entidades


federativas dotando de equipo especializado para el Programa de Cáncer Cérvico
Uterino, principalmente de microscopios y colposcopios. No obstante, estos recursos
todavía continúan siendo insuficientes para atender la demanda de la población en
riesgo, la cual, debido a la transición demográfica y epidemiológica de nuestro país, día
con día irá creciendo.

Recursos físicos y materiales por institución y entidad federativa en 2007


par el Programa de Cáncer Cérvico Uterino
SSA IMSS ISSSTE PEMEX
ENTIDAD
FEDERATIVA Labora Unidad Clínica Labora Unidad Clínica Labora Unidad Clínicad Labora Unidad Clínica
torio patolo displa torio patolo displa torio patolo ispla torio patolo displa
citología gía sias citología gía sias citología gía sia citología gía sias
Aguascalientes 1 1 1 2 1 2 1 1 1
Baja California 3 2 3 3 2 4 2 1 1
Baja California S. 2 1 2 1 1 5 1 1 1
Campeche 3 1 3 1 1 2 1 1 1 1 0 2
Coahuila 4 1 4 4 2 6 2 1 1
Colima 2 1 3 1 1 3 1 1 1
Chiapas 9 2 5 2 2 3 2 1 1
Chihuahua 2 1 2 2 1 4 2 1 1
Distrito Federal 7 7 26 9 9 9 7 7 7 2 2 2
Durango 2 2 3 2 2 3 1 1 1
Guanajuato 5 3 5 4 2 3 1 1 2 1 1 1
Guerrero 7 1 7 1 1 4 2 1 2

Hidalgo 1 1 4 1 1 3 1 1 1 1 0 1
Jalisco 11 3 11 5 3 13 2 1 4
México 18 5 13 9 3 12 1 1 2
Michoacán 4 3 6 3 1 7 1 1 1
Morelos 1 1 5 1 1 1 1 1 1
Nayarit 1 1 3 1 1 1 1 1 1
Nuevo León 1 1 4 5 5 3 1 1 2 1 1 1
Oaxaca 2 2 6 2 2 4 1 1 1 1 1 1
Puebla 1 1 7 1 1 4 1 1 2 1 0 0
Querétaro 1 1 3 1 1 2 1 1 1
Quintana Roo 2 1 3 2 1 3 1 1 1
San Luís Potosí 1 2 6 1 1 4 1 1 1 1 0 0
Sinaloa 5 2 4 4 2 3 1 1 1
Sonora 2 2 4 2 2 5 1 1 1
Tabasco 1 4 12 1 1 2 1 1 2 1 1 2
Tamaulipas 3 4 7 6 2 6 2 1 1 1 2 2
Tlaxcala 1 1 2 1 1 1 1 1 1
Veracruz 12 8 12 8 4 11 2 1 2 1 2 3
Yucatán 1 2 4 2 1 1 1 1 1
Zacatecas 3 2 2 1 1 1 1 1 1
Total 119 70 182 89 60 135 46 38 48 12 10 15
“La salud responsabilidad de todos” 36
2007- 2012 Versión de trabajo
Programa de Acción:
Cáncer cérvico uterino

8. Procesos críticos
El cáncer cérvico uterino como patología, entraña una serie de procesos para su atención. Los
procesos involucrados no son lineales, implican complejidad y la necesidad de interacción entre
diferentes actores, por lo que a veces pareciera que se sobreponen las estrategias; sin
embargo, en este Programa es necesario tomar acciones en paralelo para garantizar resultados
positivos.

Un punto importante a reforzar es el seguimiento de las pacientes, entendido no sólo como la


garantía de atención a las mujeres cuyo resultado citológico es reportado con alguna
anormalidad en las clínicas de colposcopía, sino en la garantía de que la paciente reciba
atención independientemente de su situación de derechohabiencia y de la institución que le
brinde seguimiento.

Calidad en el proceso de detección, diagnóstico y tratamiento

Como parte de los procesos críticos que afectan el desarrollo del Programa en todos los niveles
de atención se encuentra la calidad, un elemento indispensable que debe estar presente
invariablemente en cada una de las fases del proceso con énfasis en la detección, diagnóstico y
tratamiento del cáncer cérvico uterino. Para hablar de calidad, en términos de un plus al trabajo
que actualmente se realiza en el sector salud, se han implementado las estrategias enfocadas
en alcanzar este grado de excelencia en el factor humano, recursos materiales e
infraestructura.

En cuanto al ámbito de la detección, se ha determinado cubrir la necesidad de capacitación y


educación continúa de los tomadores de la muestra citológica, en lo que respecta al extendido y
fijado de la misma, a la reducción de los tiempos de envío de la muestra, de captura de la
información procesamiento de la muestra y entrega de resultados.

En lo que respecta al diagnóstico, contemplamos la problemática existente en los tres diferentes


diagnósticos, el citológico, el colposcópico y el histopatológico, enfatizando en la necesidad de
formar y certificar a los recursos humanos que laboran en las unidades médicas del sector bajo
los criterios normativos vigentes, adicionalmente se pretende la unificación de criterios
diagnósticos con estándares de reproducibilidad probados por expertos mexicanos en cada
materia, y por último favorecer el equipamiento de los laboratorios de citología y patología y de
las clínicas de colposcopía con el propósito de ofrecer servicios de calidad.

Para hablar de tratamiento debemos de tomar en cuenta dos primicias fundamentales, la


oportunidad y el adecuado manejo, ambos en el ámbito de gratuidad con respaldo del
seguimiento de cada paciente en las clínicas de colposcopía o en los centros oncológicos, en
aras del abatimiento de la mortalidad y disminución de la morbilidad por este padecimiento.

Servicios de prevención, diagnóstico y tratamiento del cáncer cervicouterino


funcionando en red

“La salud responsabilidad de todos” 37


2007- 2012 Versión de trabajo
Programa de Acción:
Cáncer cérvico uterino

Para garantizar la atención con calidad en los servicios de salud es necesaria la coordinación
efectiva entre las diferentes instituciones que conforman el Sector Salud. Se ha vuelto
imprescindible establecer una red efectiva de atención a la salud, que asegure la continuidad de
atención. No basta con realizar un gran número de detecciones, si no son conformados los
diagnósticos y si no se otorgan tratamientos oportunos y adecuados.

Un punto crítico para el Programa ha sido el seguimiento de las mujeres cuyo resultado
citológico es reportado con alguna anormalidad. De acuerdo a la NOM-014-SSA2-1994 para la
Prevención, Detección, Diagnóstico, Tratamiento, Control y Vigilancia Epidemiológica del
Cáncer Cérvico Uterino, en cuya elaboración participaron todas las instituciones que integran el
Sector Salud y que es de observancia obligatoria para los sectores público, social y privado, las
mujeres con reporte citológico de lesión de bajo y alto grado, deberán referirse a una clínica de
colposcopía. No obstante, no todas las mujeres en esta situación acuden a las clínicas de
colposcopía, algunas de ellas prefieren atenderse en otra institución si son derechohabientes,
en el ámbito privado o deciden no atenderse.

Para lograr el objetivo de disminuir la tasa de mortalidad, es imprescindible completar los ciclos
de atención, desde la detección hasta el tratamiento y la vigilancia, de otra forma se estaría
atendiendo sólo un segmento del problema y esto aparentemente significa fallas en el
Programa.

Para lograr el establecimiento de una Red de Servicios de Salud, además de la estrecha


coordinación y colaboración, es necesario instalar un Sistema de Información Único, que
permita la búsqueda, localización y seguimiento de las usuarias y pacientes,
independientemente de la institución del Sector Salud que le brinde la atención, que sea una
fuente interinstitucional fidedigna de información epidemiológica que facilite la toma de
decisiones.

“La salud responsabilidad de todos” 38


2007- 2012 Versión de trabajo
Programa de Acción:
Cáncer cérvico uterino

9. Matriz de actores y niveles de responsabilidad


El cáncer cérvico uterino requiere del esfuerzo y participación activa de diferentes
actores: ciudadanos e instituciones que desde su escenario contribuyan a su
abatimiento. La dimensión de este problema de salud pública en el país, exige el trabajo
conjunto entre los diversos actores involucrados en los eslabones de la cadena de
servicios de salud dedicados a la atención y control de esta patología.

Son fundamentales los consensos respecto a los objetivos, estrategias y operación de


las acciones del Programa; el mecanismo para lograr acuerdos ha sido la instalación
del Comité Nacional de Cáncer de la Mujer. Participan dos grandes grupos: el
institucional de los niveles federal, estatal y municipal; y el no institucional, que
comprende organismos no gubernamentales y grupos de apoyo externos que
contribuyen con valiosas actividades con el Programa.

Las reuniones nacionales y las visitas de asesoría técnica de parte del Centro Nacional
de Equidad de Género y Salud Reproductiva a las entidades federativas, han
contribuido a mejorar la coordinación con el personal de salud del nivel operativo. Entre
los actores institucionales involucrados se encuentran:

Matriz de responsabilidad de rectoría

CNE C DG D D
CENA CEN CEN COFE DG DGPL DGP DG
Acciones GyS S C G G
VECE SIDA SIA PRIS CS ADES OP PS
R G yES IS TI
1. Coordinación
interinstitucional, sectorial
y organizaciones civiles
2. Garantizar la cobertura
para la detección del
cáncer cérvico uterino
3. Aseguramiento de la
calidad de los diagnóstico
y atención a las pacientes
4. Fortalecimiento de la
infraestructura física y la
plantilla de recursos
humanos especializados
5. Continuidad de la
capacitación al personal
de salud en cáncer
cérvico uterino
6. Supervisión del
Programa de cáncer
cérvico uterino en los tres
niveles de atención.
7. Evaluación e
investigación

“La salud responsabilidad de todos” 39


2007- 2012 Versión de trabajo
Programa de Acción:
Cáncer cérvico uterino

Matriz de responsabilidades de operación

I S M
I
S IMSS E A
SESA D N O
S IMS OPORT D R IN MED. ONG’
Acciones ESTAT I C P
S S UNI E I SP PRIVADA s
ALES F A S
T DADES N N
N
E A A
1. Difusión y aplicación de la
normatividad del Programa de
cáncer cérvico uterino en las
instituciones de salud públicas y
privadas.
2. Fortalecimiento del Sistema de
Información de Cáncer de la
Mujer (SICAM), como única
fuente de registro a nivel sectorial.

3.Diseño, producción y realización


de campañas en medios de
comunicación masiva,

4.Generación permanente de
materiales de difusión para la
población femenina y personal
operativo, con base en la
identificación de necesidades

1. Formulación de procedimientos
para la mejora de la detección en
zonas de baja cobertura y altas
tasas de mortalidad,
2. Convenios con municipios y
servicios estatales para el
traslado de pacientes a las
clínicas de colposcopía o centros
oncológicos.
3. Aplicación de lineamientos en
materia de control de calidad en
el personal de los laboratorios de
citología, patología, y en clínicas
de colposcopía.
4. Capacitación al personal
operativo en los procedimientos
para la captura de híbridos
5. Realización de eventos
estatales para actualización en
la patología cérvico uterina

“La salud responsabilidad de todos” 40


2007- 2012 Versión de trabajo
Programa de Acción:
Cáncer cérvico uterino

10. Líneas de tiempo de estrategias y metas del programa de acción


Cuadro de Línea de Tiempo de las Estrategias del Programa de Acción 2007-2012

Línea de Acción del PRONASA Metas por años (porcentaje)


Ám
Poblac.
Estra bito
Blanco
tegia (Nacio
Línea de Progra (género 2007 2008 2009 2010 2011 2012
del nal o Metas
Acción ma de y grupo
Progra Esta-
PRONASA Acción de edad)
tal) .
ma de
Acción
2.13 Cáncer 2 Nacio Mujeres Incrementar
cérvico nal de 25 a 86% la 81 82 83 84 85 86
uternino 64 años cobertura
de
detección
en el grupo
de mujeres
de 25 a 64
años de
edad en el
año 2012

5.1 Cáncer 5 Nacio Mujeres Reducir


cérvico nal de 25 50% las 8.3 16.6 24.9 33.2 41.5 50
uterino años y diferencias
más de la tasa
de
mortalidad
por cáncer
cérvico
uterino
entre los
cinco
estados
con índices
más altos y
los cinco
estados
con los
índices más
bajos
3.2 y 3.3 Cáncer 3 Nacio Mujeres Incrementar
cérvico nal de 25 a la detección 1 1.2 1.5 2 2.2 2.5
uterino 64 años de lesiones
de alto
grado en
2.5%
3.3 Cáncer 3 Nacio Mujers Garantizar
cérvico nal de 25 para el año 91 92 93 93.70 94.30 95
uterino años y 2012 el
más con tratamiento
lesiones y seguimien
to
adecuado
del 95% de
las mujeres
con

“La salud responsabilidad de todos” 41


2007- 2012 Versión de trabajo
Programa de Acción:
Cáncer cérvico uterino

Línea de Acción del PRONASA Metas por años (porcentaje)


Ám
Poblac.
Estra bito
Blanco
tegia (Nacio
Línea de Progra (género 2007 2008 2009 2010 2011 2012
del nal o Metas
Acción ma de y grupo
Progra Esta-
PRONASA Acción de edad)
tal) .
ma de
Acción
diagnóstico
de lesiones
precursoras
y cáncer in
situ en las
clínicas de
colposco
pia
5.5 Cáncer 5 Nacio Mujeres Garantizar
cérvico nal de 25 para el año 40 60 80 90 94 95
uterino años y 2012 el
más con manejo y
cáncer tratamiento
invasor adecuado
del 95% de
los casos
detectados
en casos
diagnostica
dos de
cáncer
invasor en
los centros
oncológicos
3.3 Cáncer 3 Nacio Mujeres Asegurar
cérvico nal de 25 en 2012 el 50 55 60 65 70 75
uternino años y incremento
más con al 90% de
lesiones confirma
de alto ción colpo-
grado y histopatoló
cáncer gica de los
casos con
lesiones de
alto grado y
cáncer

9.1 Cáncer 9 Estatal Mujeres Realizar


cérvico de 35 a durante el 70 100
uternino 54 años periodo
de edad 2007-2008
residen la prueba
tes del piloto para
estado la introduc
de ción y
Morelos consolida
ción de la
detección
del VPH
(captura de
híbridos II)
en el grupo
de mujeres

“La salud responsabilidad de todos” 42


2007- 2012 Versión de trabajo
Programa de Acción:
Cáncer cérvico uterino

Línea de Acción del PRONASA Metas por años (porcentaje)


Ám
Poblac.
Estra bito
Blanco
tegia (Nacio
Línea de Progra (género 2007 2008 2009 2010 2011 2012
del nal o Metas
Acción ma de y grupo
Progra Esta-
PRONASA Acción de edad)
tal) .
ma de
Acción
de 35 a 54
años de
edad en el
estado de
Morelos
9.1 Cáncer 9 Estatal Mujeres Introducir y
cérvico de 35 a consolidar 50 60 70 80 90 95
uterino 54 años al 95%, en
de edad por lo
residen menos las
tes de cinco
estados entidades
con con
mayor mayores
mortalida tasas de
d mortalidad,
la prueba
de
detección
de VPH
(captura de
híbridos II)
en el grupo
de mujeres
de 35 a 54
años de
edad
2.3 Cáncer 2 Estatal Mujeres Prevención
cérvico en de 10 a primaria del 10 20 25 30 35
uterino zonas 14 años cáncer
indige- cérvico
nas uterino
mediante la
aplicación
de vacuna
contra la
infección
por VPH al
40% de las
niñas de 10
a 14 años
en los 10
estados
con la
mayor tasa
de
mortalidad
por cáncer
cérvico
Uterino

“La salud responsabilidad de todos” 43


2007- 2012 Versión de trabajo
Programa de Acción:
Cáncer cérvico uterino

Línea de Acción del PRONASA Metas por años (porcentaje)


Ám
Poblac.
Estra bito
Blanco
tegia (Nacio
Línea de Progra (género 2007 2008 2009 2010 2011 2012
del nal o Metas
Acción ma de y grupo
Progra Esta-
PRONASA Acción de edad)
tal) .
ma de
Acción
8.1 Cáncer 8 Nacio Mujeres Establecer
cérvico nal de 25 y utilizar
uterino años y para el
más 2012 un
sistema de
información
confiable,
uniforme y
oportuno en
las
institucione
s del sector 70 75 80 90 95 100
salud
3.2 Cáncer 3 Nacion Médicos Garantizar
cérvico al colposco en 2012 80 86 89 92 94 95
uterino pistas del que el 95%
sector de los
salud colposcopis
tas
cumplan
con el perfil
para su
función de
acuerdo a
la NOM

“La salud responsabilidad de todos” 44


2007- 2012 Versión de trabajo
Programa de Acción:
Cáncer cérvico uterino

11. Metas e indicadores

11.1 Metas

Impacto

• Reducir en 27% la tasa de mortalidad a nivel nacional de cáncer cérvico uterino en mujres
de 25 años y más.
• Reducir 50% las diferencias de la tasa de mortalidad por cáncer cérvicouterino entre los
cinco estados con índices más altos y los cinco estados con los índices más bajos.

Resultado

• Incrementar a 86% la cobertura de detección en el grupo de mujeres de 25 a 64 años de


edad en el año 2012.
• Disminuir en el año 2012 al 55% la diferencia en la cobertura de detección del cáncer
cérvicouterino entre los cinco estados con mayor y menor cobertura.
• Incrementar la detección de lesiones de alto grado en un 50%.
• Garantizar para el año 2012 el tratamiento y seguimiento adecuado del 95% de las mujeres
con diagnóstico de lesiones precursoras y cáncer in situ en las clínicas de colposcopía.
• Garantizar para el año 2012 el manejo y tratamiento adecuado del 95% de los casos
detectados de cáncer invasor en los centros oncológicos.
• Asegurar para el año 2012 el incremento al 90% de la confirmación colpo-histopatológica de
los casos con lesiones de alto grado y cáncer.

Procesos

• Realizar durante el periodo 2007-2008 la prueba piloto para la introducción y consolidación


de la detección del VPH (captura de híbridos II) en el grupo de mujeres de 35 a 54 años de
edad en el estado de Morelos.
• Introducir y consolidar al 95% en por lo menos las cinco entidades con mayores tasas de
mortalidad la prueba de detección de VPH (captura de híbridos II) en el grupo de mujeres de
35 a 54 años de edad.
• Implementar la prevención primaria del cáncer cérvico uterino mediante la aplicación de la
vacuna contra la infección por VPH al 40% de las niñas de 10 a 14 años en los 10 estados
con la mayor tasa de mortalidad por cáncer cérvico uterino.
• Establecer y utilizar para el 2012 un sistema de información confiable, uniforme y oportuno
en las instituciones del sector salud.
• Garantizar en el año 2012 que el 95% de los colposcopistas cumplan con el perfil adecuado
para su función de acuerdo a la NOM-014-SSA2-1994.

“La salud responsabilidad de todos” 45


2007- 2012 Versión de trabajo
Programa de Acción:
Cáncer cérvico uterino

11.2 Indicadores de evaluación y seguimiento por estrategia

Indicadores de Indicadores de
Indicadores de Indicadores de
Estrategia procesos resultados
estructura impacto
críticos intermedios
Promover estilos de
vida saludables en las
diversas etapas de la
vida

Acceso a la
información de
acuerdo a los grupos
sociales

Incrementar la
infraestructura de
recursos humanos y
tecnológicos con base
en las necesidades de
la población.

Evaluar de manera
continua y sistemática
las acciones de
detección y atención
integral del cáncer
cérvico uterino a
través de la
supervisión y del
sistema de
información SICAM-
PROCACU

Fomentar la
capacitación continua
del personal de salud
en cáncer cérvico
uterino
Garantizar los
insumos para la
accesibilidad de los
servicios de
detección, diagnostico
y tratamiento
oportuno y adecuado
del cáncer cérvico
uterino
Mejorar la orientación-
consejería para la
detección, diagnostico
y tratamiento

“La salud responsabilidad de todos” 46


2007- 2012 Versión de trabajo
Programa de Acción:
Cáncer cérvico uterino

11.3 Formula, fuente y estándares de los indicadores de evaluación y seguimiento

Indicador Formula Fuente Estándar Ponderación


Cobertura
Numerador:
Especifica Detección de primera vez en 2007: 35%
SICAM 2006;
mujeres de 35 a 64 años en la 2008: 35%
Denominador:
SSA por 100 Entre 0.33 * 2009: 40%
Estimaciones
Número de mujeres de 25 a 64 2010: 40% 20%
del Consejo
años de la población potencial 2011: 50%
Nacional de
femenina de la SSA en el 2012: 85%
Población
estado
Calidad de Muestras adecuadas para la
la Toma detección oportuna de cáncer
cérvico uterino en la Secretaría 87% de
SICAM-
de Salud *100 muestras 5%
PROCACU
Entre el total d e citologías adecuadas
cervicales realizadas en la SSA
Grado de Muestras con resultado positivo
Eficiencia a cáncer o con lesiones
Precancerosas y cáncer
detectadas en la SSA *100
SICAM-
Entre el total de citologías 2.3% 20%
PROCACU
cervicales realizadas en la
Secretaría de Salud

Control de Muestras negativas


Calidad reexaminadas por patólogos en
la Secretaría de Salud *100
Entre el total de muestras SICAM-
10% 10%
negativas a cáncer o a lesiones PROCACU
precancerosas diagnosticadas
en la Secretaría de Salud
Oportunidad Número de citologías cervicales
del interpretadas en la Secretaría
Diagnóstico de Salud dentro de los 21 días
posteriores a la toma *100 SICAM-
< 21 días 10%
Entre el total de citologías PROCACU
cervicales realizadas en la
Secretaría de Salud
Seguimiento Número de mujeres con
de diagnóstico citológico positivo a
Pacientes cáncer que demandaron
atención en las clínicas de SICAM-
85% 15%
displasias para su atención y PROCACU
seguimiento *100
Entre el total de citologías

“La salud responsabilidad de todos” 47


2007- 2012 Versión de trabajo
Programa de Acción:
Cáncer cérvico uterino

Indicador Formula Fuente Estándar Ponderación


cervicales con diagnóstico
positivo a cáncer detectadas en
la SSA
Correlación Número de mujeres detectadas
Cito- en la SSA con lesiones de alto
Histologica grado por histología
*100 SICAM-
70% 10%
Entre el total de mujeres PROCACU
diagnosticadas en la SSA con
lesiones de alto grado y cáncer
Sobrevida Número de mujeres vivas 0 > 99%
según etapas al año, 3 y 5 años II – IIb >
del diagnóstico *100 96.8%
SICAM -
Entre el número de mujeres IIIa – Iib> 10
PROCACU
según etapas con cáncer vivas 75%
en seguimiento IV > 40%

“La salud responsabilidad de todos” 48


2007- 2012 Versión de trabajo
Programa de Acción:
Cáncer cérvico uterino

12. Bibliografía
1. Wingo Phyllis A., Higgins James E., Rubin George L. Centers for Disease Control.
Chap. 3. Ed. WHO. Atlanta, Georgia. USA. 1996.
2. Revuelta Arturo, Zárate Margarita. Curso Taller de Epidemiología y Estadística I.
Cap. VI, VII, X, XI, XIII. Ed. FORAC/DGE. México. 1996.
3. Morris Leo. Chávez Gilberto. Epidemiología Aplicada a la Salud Reproductiva.
Módulo I. Ed. INSP. 2005
4. Lozano Rafael y cols. Carga de la Enfermedad en México. Cap. 4. Ed. DGE. México.
2006.

“La salud responsabilidad de todos” 49


2007- 2012 Versión de trabajo
Programa de Acción:
Cáncer cérvico uterino

13. Agradecimientos

Miguel Ángel Abad Gastelum Marina Antonio Pérez


Gabriela Abarca Ayala Rafael Leobardo Apodaca Rodríguez
Angélica Abarca Hernández Pablo Cesar Aquino López
Fernado Aburto Luna Francisco Javier Aragón Martínez
Ana Isabel Acosta Martha Araico Dueñas
Marco A. Aguilar Hidalgo Eni Aranda Arjona
Orfil Erubiel Aguilar Ibarra Carlos Aranda Flores
David Emilio Aguilar Jaen Rosalinda Aranda Salazar
Ligia del Carmen Aguilar Villacís Álvaro Emilio Arceo Ortíz
Jorge Armando Aguirre Torres Ma. del Carmen Arellano Gaona
Esperanza Aguirre Tovar Esmeralda Arellano Malerva
Silvia Alcántara López Ana Arias García
Juan Luís Alemán de la Fuente Arturo Arias Rodríguez
Diana Almaguer Casado Martha Armas Velázquez
Martha Antonio González Socorro Arnau González
Francisco J. Aragón Martínez Ma. del Rosario Arredondo Maciel
Rosalinda Aranda Salazar Bricia Gabriela Arredondo Moreno
Indiana Arciniega Cruz Patricia Arredondo Vázquez
Ma. Dolores Arellano Morales Maricruz Arroyo Galicia
Minerva Arizmendi Andraca Juan Carlos Arroyo Ramírez
Patrícia Arredondo Vázquez Marco Arzate Gómez
Hilda Arredondo Vytia Felipe Rafael Ascencio Ascencio
José Benjamín Arroyo Acosta Jonathan Alan Atenco Juárez
Adriana Arvizu Gómez Ma. Eugenia Austria Palacios
Berenice Alcala Mota Velázco Rosalinda Avendaño
Pablo Alcalde Legaspy Roberto Ávila Ceniceros
José Alfredo Aleman Vargas Mauricio Rafael Ávila Tapía
Enrique Almaguer Casado Ma. de Jesús Aviles Sánchez
Pedro Almaguer Pérez Carolina Ayala Chavarria
Armando Almora Hinojosa Carlos Cuauhtémoc Ayala Larios
Miguel Alonso Contreras Víctor Gabriel Ayala Tinoco
Patricia Alonso de Ruíz María Ayhuito Nakachimada
Ma. Jesús Alonso Ortíz Sergio Ayusco Jiménez
Gerardo Altamirano Dorantes José Luis Aztepia
Isabel Alvarado Cabrera Digna Badillo Sánchez
Hormidas Alvarado Carrasco Evodio Emigdio Báez Lozano
Cristina Alvarado Cruz José Báez Mendoza
Victor Erick Alvarado Trejo Graciela Báez Rangel
Tania Pilar Alvarez Domínguez Eustacio Baltasar Cruz
Héctor Alvarez Lima José Luís Baltasar González
Ma. de La Paz Álvarez Manjarrez Pamela Isabel Baltazar Vega
Mario Alberto Alvarez Muñoz Sandra Cecilia Bañuelos Navarrete
Mayela Elisa Alvarez Romero María Beberli Barajas Barajas
Adela Alverde Encarnación Carlos Barajas Cortes
Flora Guadalupe Amador Castillo Oralia Barbosa Quintana
Luís Enrique Amador Vadillo María del Lirio Barientos Zamudio

“La salud responsabilidad de todos” 50


2007- 2012 Versión de trabajo