You are on page 1of 2

Ocuparse de los hijos

Hace un par de días estaba en La Gloria - en la panadería en la que


compro el pan - y un chiquillo no dejaba de mirar la vitrina, situada a la altura
de sus ojos, en la que había una gran variedad de pasteles. Acariciaba el cristal
de la vitrina y algo susurraba acerca de lo bueno que estaría ese que tiene
crema o aquél otro de nata. Le pregunté cuál le gustaría probar; no me
contestó y siguió a lo suyo. El padre terminó la compra y dio a su hijo un trozo
de pan. Sabía lo que hacía.
El chiquillo empezó a comerlo enseguida y no hizo mención alguna a los
pasteles, de tan atractivos colores, que se quedaron en la vitrina por poco
tiempo pues los clientes los pedían. A nadie le amarga un dulce, menos aún a
un chiquillo, pero el pan lo necesita todo el mundo.
Es la base de la subsistencia y hay que procurar que esté bien elaborado, con
las mejores reglas del arte y con cariño. Ese chiquillo y como él una infinidad
de ellos se inician en el arte de la alimentación con un trozo de pan porque sus
padres saben que eso es lo que necesitan, básicamente, en esa edad y no sólo
para su alimentación pues también necesitan la educación para una vida en la
que hay que huir de caprichos y de actitudes que no pocas veces ofenden a
otras personas. Es la labor fundamental de los padres: ocuparse de sus hijos.

Elimina miedos, temores, fobias y


angustias con las técnicas de
liberación emocional (EFT)

Por eso los padres van a comprar el pan con sus hijos y también les enseñan a
montar en bicicleta y a respetar a toda otra persona; a no subirse a lo alto de
una valla, con otros amiguetes, para tirar bolas pestilentes en la casa de otras
personas, amparándose en su minoría de edad - mental a veces - o en algún
concepto no suficientemente comprendido. Pues esa es la labor de los padres,
inmensa y extraordinaria labor, que nunca debe ser entorpecida sino favorecida
al máximo. A los hijos nadie los quiere más que sus padres.

Sana Asana – Renovación dimensional para el equilibrio físico, mental,


emocional y espiritual
A estos hay que facilitarles la posibilidad de ir a comprar, cada día, el pan de
sus hijos y algún pastel de vez en cuando. Que sean ellos los que les enseñen
las dificultades de la vida y la forma de resolverlas honradamente y que no se
meta nadie por medio a dar pasteles para ganarse, fácilmente, su voluntad.

Ocuparse de los hijos no es cosa de un rato, sino de la entrega de la vida


entera a esa labor en la que el amor es la base fundamental y en la que, de vez
en cuando, aparece el dolor. Que nadie entorpezca esa labor.

Manuel de la Hera Pacheco

Inicia o continúa tu proceso de crecimiento con la

Cursos, talleres, conferencias, asesoría o terapia personal - presencial o virtual- Contacta aquí.

Sana Asana – Renovación dimensional para el equilibrio físico, mental,


emocional y espiritual

Related Interests