You are on page 1of 32

Fisiología Sistema Endocrino

Cuando hablamos de organismos más complejos que los unicelulares desde el punto
de vista estructural, en particular el caso del ser humano, que como se sabe está constituido
por miles de cientos de millones de células. Sólo el sistema nervioso tiene 100 mil millones
de neuronas, entonces esto nos indica que cuando hay un número tan grande y una relación
tan compleja de células, necesariamente tiene que existir necesarios procesos fisiológicos
que estén regulando la viabilidad de este organismo, y esto nos lleva a entender que cuando
hay un numero muy grande de células surge el concepto de especialización, en otras
palabras, entre más complejo es del punto de vista estructural, más compleja es la forma en
que se regula, como veremos es también mucho más sensible a los cambios que ocurren en
su entorno. Estamos diciendo que entre más complejo es un organismo, más especializado
es, es decir, existe división del trabajo.
Y por ello hablamos de los sistemas, así como hablamos del sistema nervioso,
cardiovascular, respiratorio, etc. Aquí hay estructuras especializadas y por lo tanto, división
del trabajo. Y por lo mismo, el organismo debe contar con un mecanismo que regule estos
sistemas eficientemente para que pueda ser viable o sobrevivir en el entorno que se
encuentra.
Y estas estructuras o sistemas son sistemas especializados como son el sistema
nervioso y endocrino. Estos son los dos sistemas especializados que están relacionados
directamente con lo que es la regulación.
Regular significa responder a los cambios que se producen en el medio, como es el
LEC. Estos cambios se introducen como resultado de la interacción que tenemos con este
medio ambiente externo cambiante, y aquí es donde se habla del concepto de homeostasis,
refiriéndonos a la capacidad que tiene el organismo de autorregularse, y para ello debe
contar con un mecanismo especializado, ahí están los sistemas de control y regulación, y
dentro de los sistemas de control y regulación está el sistema endocrino. Esto para que
funcione de manera eficiente, entre los mismos componentes de estos dos sistemas
(nervioso y endocrino) debe existir una adecuada comunicación entre ellos, y de hecho, la
comunicación es especializada. En el caso del sistema nervioso ustedes saben que al forma
de comunicación es la forma de comunicación más rápida que existe en el organismo y que
es a través del impulso nervioso. En el caso del sistema endocrino, esta forma de
comunicación involucra la intervención de mensajeros químicos.
Un mensajero químico se entiende como una sustancia química que es elaborada en
una parte del organismo y que posteriormente es transportada, ya sea a un sitio distante para
llevar a cabo su rol funcional. Cuando este lugar distante llamada célula blanco u órgano
blanco, tiene los componente moleculares llamados receptores capaces de reconocer este
mensajero. ¿Pero por qué hablamos de mensajero químico en vez de hormona? Porque
precisamente cuando hablamos de este sistema de regulación no solamente aquí intervienen
las hormonas, intervienen también neurocrinos, hay neuronas que también tienen cierta
función endocrina. Hay otras células que tienen función paracrina o autocrina, o sea, el
compuesto al cual nosotros vamos a hacer referencia tiene mucho que ver ya sea desde el
lugar en que es liberado hasta el lugar donde finalmente actúa. Los compuestos autocrinos,
paracrinos y neurocrinos tienen una acción más localizada.
A esto nos referimos con la función importante que tiene el sistema endocrino. La
capacidad que tiene para regular debido a la existencia de la señal estímulo que le permite
una exigente comunicación, no solo entre los componentes que conforman el sistema, sino
también con aquellas estructuras especializadas con las cuales están encargadas de regular.
Esta figura nos
muestra una célula con
función endocrina. En las
células se produce un
mensajero químico, en este
caso es una hormona, que
posteriormente es liberada a la
sangre, y la sangre funciona
como el vehículo de
transporte que desplaza este
mensajero químico hasta un
lugar de distante. Este lugar
distante es la célula efectora u
órgano blanco, llamado así
porque presenta los
componentes moleculares que
son capaces de responder frente al estímulo.
Diferencias hay con un neurotransmisor. Aquí también hay un mensajero químico,
pero el NT a diferencia de la hormona que tiene que recorrer una distancia, en el caso del
NT nos cambia enormemente la escala de esta distancia que separa.
Cuando se habla de sistema endocrino, en el caso de las señales química, esta
señales químicas pueden ser hormonas, pueden ser de carácter autocrino, paracrino o
neurocrino, que van a terminar desplazándose desde el lugar que es producido al lugar
donde va a actuar finalmente con su célula u órgano blanco y de la vía que se requiere para
que se produzca este desplazamiento. En el caso de las hormonas, son un mensajero
químico que son producidos en una zona del organismo que es una glándula endocrina o
una glándula con función endocrina, y luego transportada por al sangre a un lugar distante
donde se ubica su órgano blanco que presenta un mecanismo de transducción de señales
que es capaz de reconocer este mensajero químico y por lo tanto llevar a cabo la respuesta
fisiológica. En el caso de la secreción autocrina en particular el mensajero químico que es
liberado actúa directamente sobre la propia célula encargada de producirla. La secreción
paracrina es aquella que actúa a una corta distancia desde el sitio de producción, esto es que
se desplaza desde el sitio de producción a una zona muy próxima, y neurocrino es una
neurona que tiene función endocrina y que puede desplazar este mensajero químico a la
sangre o bien dirigirse a una membrana postsináptica y para esto debe viajar a través de una
brecha o espacio sináptico, en este caso se produce la liberación de NT.
La ADH es neurocrina y la histamina tiene función paracrina al igual que la
somatostatina.
Las concentraciones de las hormonas en la sangre son muy pequeñas, por lo tanto se
requieren de métodos muy especializados y sensibles para la detección de la concentración
de estas hormonas. Para esto existe el bioensayo o el radioinmunoanálisis. El bioensayo
consiste en relacionar la concentración de una hormona con su efecto fisiológico. Esto es,
cuando el efecto fisiológico está incrementado es indicativo que existe una alta
concentración de una hormona, y si la respuesta fisiológica está disminuida es indicativo
que la concentración de la hormona es menor.
Por ejemplo, la PTH a nivel renal tiene que ver con la excreción de AMPc, el cual
posteriormente pasa a la orina. Por lo tanto, al medir la concentración de AMPc en al orina,
se va a relacionar directamente con al concentración de la PTH. Entonces a esto nos
referimos con bioensayo, al relación que existe entre la concentración de una hormona
versus la respuesta o efecto fisiológica. Entre mayor AMPc significa que existe una mayor
concentración de PTH. En el caso de la HCG, tenemos que es liberada por el
citotrofoblasto, presente en al orina de la mujer, induce la ovulación en conejos (test de
embarazo de la antigüedad).
El RIA me permite medir la concentración de una hormona en cualquier muestra
biológica, sea el páncreas, orina, LIS. Para ello hay que identificar un antígeno. El antígeno
sería la hormona que nosotros queremos medir. El anticuerpo es la proteína capaz de unir
hormona, y esta proteína tiene un sitio para unión, pero hay que destacar que en al
anticuerpo está la proteína que tiene estos sitios de unión más una hormona radiomarcada,
de tal modo que se habla de la relación proteína unida y no unida. Lo que tenemos es
hormona libre que no está marcada, pero está también la misma hormona unida a un
isótopo radiactivo, por lo tanto en al preparación tenemos hormona libra no marcada,
tenemos al misma hormona radiomarcada y el anticuerpo. Esto funciona así: si existiera una
alta concentración de hormona libre, la relación entre proteína unida a hormona marcada va
a ser baja y al relación fluctúa entre 3 y 0,33. Si es de 0,33 significa que tenemos una gran
cantidad de hormona radiomarcada unida, en cambio si existiera menor cantidad de
hormona libre, la cantidad de hormona marcada unida va a ser mayor. Todo esto se lleva a
una curva estandarizada, en donde se colocan los valores.
La relación se obtiene calculando: Hormona unida (marcada)/[Hormona (marcada)].
Si es mayor significa que tenemos una baja concentración de hormona no marcada, y si es
alta significa que tenemos una alta concentración de hormona no marcada.

El sistema endocrino, al igual que el sistema nervioso representa uno de los sistemas
de control y regulación de las múltiples funciones que tiene nuestro organismo. Su función
depende de la capacidad de comunicación con los diversos componentes que este regula.
En particular cuando hablamos de sistema endocrino destacamos que este tipo de
comunicación favorece una comunicación química, y esta comunicación química puede
involucrar una hormona y el compuesto químico es liberado en un sitio del organismo que
actúa en una zona mas distante, y para llegar a esta zona más distante se requiere un medio
de transporte. Dentro de esta comunicación química también existe un comunicación mas
bien local, ya que la acción del mensajero químico es en al zona muy próxima al sitio de
liberación. En este caso se habla de una liberación paracrina cuando simplemente cuando el
mensajero químico difunde en el LIS o bien puede ser de carácter autocrino en donde el
mensajero químico actúa directamente sobre la misma célula encargada de sintetizar este
compuesto. También hablamos de secreción neurocrina cuando hay un componente
nervioso con secreción de mensajeros asociada.
También debemos destacar que el sistema resulta ser exitoso en cuanto al
mecanismo de regulación que involucra. Dijimos que un organismo unicelular es capaz de
mantener una estabilidad en su medio interno, y se caracteriza porque puede identificar
cuando se produce una modificación en su medio interno y se hace mucho más eficiente
cuando se hace capaz de reconocer las mínimas señales capaces de producir una
modificación en su medio interno. Esto se logra mediante las células de función endocrina,
que cuentan con sensores o detectores, y estos sensores o detectores detectan el mínimo
cambio que se puede producir, y cuando reconocen este cambio activan un mecanismo de
transducción de señales para producir la síntesis y liberación de la hormona. Posteriormente
esta hormona es dirigida a un sitio distante para producir la respuesta, pero para que esa
respuesta fisiológica por parte de la hormona tenga lugar, necesariamente la célula blanco
debe contar con un sensor o detector que responda a la hormona, de tal manera que cuando
se produce la respuesta fisiológica, la glándula endocrina responsable de la liberación de la
hormona debe ser capaz de detectar cuando ha tenido lugar el efecto fisiológico deseado, y
eso se puede lograr a través de otros mensajeros químicos que son elaborados por esta
célula distante (blanco) y que posteriormente se traduce en información para la célula que
ha secretado la hormona. Esto es por vía de retroalimentación negativa que tiende a
interrumpir la mayor liberación de la hormona. Entonces existe una serie de etapas que son
necesarias conocer para saber cómo regula el sistema endocrino, y cómo a su vez él es
capaz de determinar cuando es el momento de secretar la hormona, en qué cantidad y por
cuanto periodo de tiempo. Generalmente las patología del sistema endocrino se asocian a
que la hormona este en exceso o disminuida, sin embrago no es la única razón por al que se
puede producir una patología de carácter endocrino, sino que también esta patología puede
estar relacionada también con la célula efectora, por ejemplo, la célula efectora no cuenta
con el mecanismo de transducción de señales o los receptores o sensores necesarios para
sensar o detectar la hormona que esta presente. Entonces queremos decir que una alteración
de la función endocrina no necesariamente se relaciona con un aumento o defecto en la
concentración de la hormona, sino que además puede estar relacionada con cualquiera de
las etapas necesarias en el mecanismo de regulación del sistema endocrino, desde la célula
productora de esta hormona, hasta la célula encargada de responder ante esta hormona.
También se destacó algunos métodos para medir la concentración de hormonas. De
hecho las hormonas llevan a cabo su función biológica a concentraciones muy bajas. Su
concentración fluctúa entre 10-9 a 10-12 moles/L, por lo tanto para poder detectar
concentraciones tan bajas se requieren métodos que sean sensibles y específicos. Entre
estos métodos, el primero de ellos fue el bioensayo, el cual consiste en establecer una
función entre la respuesta fisiológica que lleva a cabo la hormona en un tejido determinado
versus al concentración de la hormona. Esto es, si la respuesta fisiológica es minima,
debería esperarse que la concentración de la hormona sea muy parecida, y de la misma
forma aumentaría la respuesta fisiológica en el tejido periférico si aumentara la
concentración de la hormona. Aquí se establece el concepto de unidad de actividad
hormonal que consiste en al cantidad de hormona necesaria para producir una determinada
actividad fisiológica. Entonces la respuesta fisiológica se determina en torno a la
concentración de la hormona mediante el concepto de unidad de actividad hormonal. La
PTH está relacionada con la capacidad para generar AMPc en el tejido renal. Esta va
producir una cantidad de AMPc que va a ser eliminado a través de la orina. Las mediciones
de concentración de AMPc en al orina va a estar en relación a la concentración de la PTH.
En el caso de la HCG se usa una muestra de orina de una mujer embarazada para inducir la
ovulación en los conejos.
El otro método es el RIA que se basa en la relación antígeno-anticuerpo, en el cual
el antígeno representa la hormona que se está midiendo. Esta hormona puede estar en
cualquier fluido corporal o cualquier otro extracto de tejido. Entonces, para medir la
hormona se necesita la reacción del anticuerpo. El anticuerpo está conformado por una
proteína que tiene determinado números de sitios de unión, y la misma se tiene la misma
hormona que se quiere medir, pero radiomarcada. Lo que se conoce del método es que
existe una cantidad conocida de anticuerpo (proteína + hormona radiomarcada), pero no se
conoce la concentración de hormona libre.
Entonces tenemos que el
anticuerpo que está representando
una proteína con un numero
limitado de sitios de unión, por
esos sitios van a competir tanto la
hormona libre como al hormona
radiomarcada, de tal forma que si
en al muestra existe una alta
concentración de hormona libre,
eso traería como consecuencia un
menor numero de sitios ocupados
por hormona radiomarcada, por
acción de masas, la mayor
cantidad de hormona libre va a
terminar ocupando un mayor
numero de sitios del anticuerpo. O
por otra parte, la unión al
anticuerpo puede ser mayor por
parte de la hormona radiomarcada,
y esto estaría explicado que existe
una menor concentración de
hormona libre. Esto lleva a
establecer la relación unida/libre.
Esto significa la relación entre la
proteína y la hormona
radiomarcada que está unida
versus la hormona radiomarcada
que no está unida o que es libre. Todo esto se lleva a una curva estandarizada, en donde está
representada en uno de los ejes la relación unida-libre versus la concentración de la
hormona libre.
Si vemos, el eje Y representa el anticuerpo más la hormona unida a él, en este caso
la hormona radiomarcada. Entonces si existe un gran número de hormona radiomarcada es
muy poca la intervención de la hormona libre. Ahora están todos ocupados significa que no
hay hormona libre presente, la máxima relación que se puede establecer es de 3. Entonces
prácticamente todos los sitios de la proteína están siendo ocupados por la hormona
radiomarcada, y al menor relación es de 0,33, lo que indica que hay una mayor proporción
de hormona libre en la muestra de estudio. Esto claramente se lleva a la curva estandarizada
en donde uno de los ejes representa la relación unida-libre, es decir, la cantidad de hormona
radiomarcada unida al anticuerpo versus la cantidad de hormona radiomarcada no unida, en
relación a la concentración de la hormona no reactiva o no radiomarcada u hormona libre.
Entonces acá encontramos que la concentración cuando no hay hormona libre cuando existe
un máximo de hormona radiomarcada unida al anticuerpo y la mayor concentración de
hormona libre respecto a la relación unida-libre será de 0,33.
Es justamente en esta curva donde se pueden ingresar los valores obtenidos para
determinar la concentración de la hormona.
Ahora nos referiremos a la clasificación de las hormonas. Generalmente las
hormonas se clasifican en 3 grupos: peptídicas, esferoidales y amínicas. Pero se incorporará
en la clasificación las hormonas de origen fosfolipídico y aquellas que derivan del ácido
retinoico (Vit A).

Desde el punto de vista de su estructura química las hormonas pueden clasificarse


en cinco grandes grupos:

Dentro de ellas están las hormonas polipeptídicas. La mayoría de las hormonas


tienen una estructura polipeptídica. En este caso pueden estar constituidas por cadenas que
pueden ser relativamente largas, algunas que son muy cortas, como el tripéptido que es la
hormona liberadora de tirotropina, hasta aquellas que tienen un alto peso molecular como
son las hormonas folículo estimulantes. Es decir, tienen un peso molecular relativo.

a) Dentro de las características de estas hormonas es que una vez que son sintetizadas por
la célula productora, la hormona es almacenada en gránulos dentro del citoplasma que
se conocen como gránulos de secreción, y la liberación de la hormona en dirección del
LEC es por un proceso de exocitosis, obviamente cuando se presente el estímulo. La
hormona se mantendrá almacenada en tanto se presente el estímulo que desencadena su
liberación. Por ejemplo, la hormona paratiroídea que se sintetiza y almacena en
gránulos de secreción en las células principales de la paratiroides, es liberada cuando se
produce un descenso en la concentración de calcio.
b) En general, las hormonas polipeptídicas en su mayoría son solubles y la ventaja de esto
es que pueden viajar libremente en el plasma sin necesidad de requerir de algunos
componentes moleculares que permitan desplazarlas o transportarlas.
c) Lo otro importante a descartar es que estas hormonas, a diferencia de las hormonas
esferoidales o derivados de aminoácidos de tirosina, no ingresan a la célula, sino que
esta hormona interactúa en al parte externa de la célula efectora con un sensor o
receptor, entonces los receptores específicos de esta hormona son puestos en la
membrana plasmática, por eso es que la hormona no entra a la célula.
d) Lo otro es que el tiempo de sobrevida para esta hormona es corta. Son de recambio
rápido, su vida media es de 5 a 40 minutos, por ejemplo (desde que son secretadas hasta
que se aprecia su respuesta fisiológica).
e) Sus PM son muy variables.

Si hablamos de las hormonas esteroidales, estas hormonas sn sintetizadas a partir


de colesterol y se pueden sintetizar en la corteza de las glándulas suprarrenales y en las
gónadas y en la placenta, todas estas hormonas tienen en común provenir del colesterol
(ciclopentanoperhidrofenantreno) que es la estructura básica para cada uno de estos
componentes moleculares. Otras hormonas que también están relacionadas con las
hormonas esteroidales requieren para su síntesis un precursor y este precursor se obtiene a
partir de la dieta, como es la Vit D (1,25 dihidroxicolecalciferol). Estas hormonas no parten
de colesterol en su síntesis, el precursor procede de la dieta y es la Vit D.

a) Estas hormonas no son almacenadas en su célula productora, una vez que son
sintetizadas parten directamente a la sangre.
b) Como son solubles en lípidos y no en agua, requieren de proteínas o moléculas que las
puedan transportar en el plasma, para de esta forma llegar a los tejidos efectores.
c) Por otra parte, como presentan este carácter lipofílico, pueden atravesar fácilmente las
membranas biológicas, y por lo tanto ingresar a las células del organismo, pero
solamente va a llevar su respuesta fisiológica en donde se encuentre la maquinaria capaz
de detectar la hormona, en donde encontramos receptores específicos para esa hormona.
d) Permanecen mucho más tiempo en al circulación.
e) Los pesos moleculares son muy parecidos porque tienen una estructura muy parecida
(ciclopentanoperhidrofenantreno).

Las hormonas derivadas de aminoácidos. En estas hormonas se distinguen dos


grupos: las hormonas producidas por la glándula tiroides (tiroxina y triiodotironina) y las
aminas biogénicas (adrenalina, noradrenalina y dopamina).

a) Son relativamente pequeñas en cuanto a su PM.


b) Sn almacenadas en los tejidos que las sintetizan.
c) Algunas son solubles en agua (aminas biogénicas o catecolaminas), en cambio las otras
son insolubles (tiroídeas).
d) En cuanto a su solubilidad, las aminas biogénicas son solubles en agua e insolubles las
tiroideas, por lo que las catecolaminas no necesitan proteínas transportadoras a
diferencia de las hormonas tiroideas que sí las tienen porque no son solubles.
e) Los niveles circulantes pueden ser muy estables (hormona tiroídeas) o fluctuar
ampliamente minuto a minuto (aminas biogénicas). Claro porque ante una situación de
stress se liberan catecolaminas y esto no va a permanecer por horas, sino por minutos,
para potenciar la respuesta efectuada por el sistema nervioso. Las hormonas tienen que
ser estables porque son muy importantes para el metabolismo basal y claramente hay
que mantener un valor estable, por eso se deben mantener muy estables. Cuando
fluctúan surgen las patologías como hipo e hipertiroidismo.
f) En relación a la interacción con sus receptores, por lo tanto con al capacidad que tienen
las hormonas de ingresar a sus órganos efectores. Tenemos que las catecolaminas no
ingresan a sus células efectoras y pueden actuar, al igual que las hormonas
polipeptídicas, en la parte externa de la membrana plasmática. En cambio las hormonas
tiroídeas, poseen solubilidad en lípidos y pueden entrar a la célula e interactuar con
receptores en el interior de ellas (en el núcleo)

Las hormonas derivadas de fosfolípidos. Estas hormonas no circulan por la sangre


y sólo actúan localmente, o sea, son de carácter paracrinas o bien de carácter autocrino, en
cambio las polipeptídicas y esteroidales son hormonas propiamente tal, en el sentido en que
son sintetizadas y pasan a la sangre para ser transportadas.
Estas hormonas se pueden dividir en 2 grupos: los eicosanoides y factor activador
de plaquetas (PAF).

1. En el caso de los eicosanoides provienen del ácido araquidónico el cual es liberado


por los fosfolípidos que se encuentran en la membrana plasmática por intervención
de una fosfolipasa. Ahora este ácido araquidónico puede ser sustrato para dos tipos
de enzima: la ciclooxigenasa y lipooxigenasa. Con ayuda de la ciclooxigenasa da
origen a prostaglandinas, la prostaciclina (PGI2) o el tromboxano A2. Cuando la
lipooxigenasa actúa sobre el ácido produce leucotrienos.
2. En el caso del PAF, también es un fosfolípidos el cual está difiere en varios aspectos
con la estructura general de los fosfolípidos.

Características de estas hormonas:

a) Actúan de forma paracrina.


b) Rápidamente sn inactivadas por el hígado o pulmón.
c) Tienen efectos biológicos muy diversos, dependiendo del tejido productor.
d) Actúan en al superficie de las células efectoras (no ingresan a la célula)

Finalmente tenemos a las hormonas derivadas de la Vit A. la Vit A procede de la


dieta, en varios tejidos se transforma en ácido retinoico y este ácido es muy importante para
el desarrollo embrionario.

Características:

a) Al igual que las hormonas esteroidales, no son almacenadas en las celulas que son
encargadas de producirlo. Una vez que son sintetizadas pasan directamente a la sangre.
b) Son solubles en lípidos, por lo tanto requieren transportadores y no receptores, debido al
carácter lipofílico. Pueden pasar a través de la membrana y actuar directamente con
receptores que se ubican dentro de la célula.
c) Son mucho más estables en el tiempo.

Entonces estas serian las 5 categorías de


hormonas.
Generalmente para la clasificación se toman en
cuenta las 3 primeras.

Lo importante es estudiarse las categorías y


aprendernos ejemplos de las distintas hormonas.

De los dos cuadros siguientes, debemos


aprendernos básicamente si una hormona es peptídica,
derivada de aminoácido o esferoidal, pero lo demás
son generalidades. Lo que si es bueno saber una idea
de la función y donde se producen.
¿Cuáles son los elementos que tienen lugar en lo que se refiere a la síntesis de una
hormona?
Primeramente generalmente un gen
codifica para una hormona en particular. El
ADN transcribe a ARNm, y este ARNm se
utiliza por los ribosomas. Ahora con la
tecnología de ARNm recombinante ha sido
posible determinar la secuencia de todos los
genes que codifican para una hormona en
particular, por lo tanto todas las hormonas
se pueden elaborar sintéticamente.
Este ARNm se traduce en un
ribosoma, pero esta traducción comienza a
partir del N-terminal con un péptido señal.
Y lo que tenemos como resultado es una
preprohormona, lo que implica que teneos
la secuencia completa de la hormona que se
va a sintetizar más otra serie de secuencias
peptídicas que están íntimamente
relacionadas con la hormona.
Posteriormente este péptido señal, a partir
del cual se dirige toda la producción desde
el ARNm se une al RE a través de proteínas
de fijación.
En esta parte el péptido señal se
desprende, por lo tanto la preprohormona
pasa a ser prohormona.
Posteriormente la prohormona pasa al
Apartato de Golgi, y es dispuesta en
vacuolas (vesículas membranosas). Y en estas vesículas membranosas encontramos a la
prohormona (secuencia completa de la hormona + otras secuencias peptídicas que son
importantes para el plegamiento adecuado de la hormona). En estas vesículas hay enzimas
peptídicas que rompen la cadena y se logra obtener la hormona.
Toda esta secuencia desde la trascripción del ADN hasta la que el péptido se
almacena en al vesícula secretora es lo que corresponde a la síntesis de hormona.

La retroalimentación es un componente importante del control endocrino

En este mecanismo de retroalimentación existe un componente nervioso y un


componente de retroalimentación. Por ejemplo, ¿cuándo un componente nervioso puede
contribuir a la liberación de una hormona? Habíamos explicado que cuando estamos en una
situación de estrés se activan los sistemas sensoriales y los sistemas sensoriales gatilla una
respuesta por parte del hipotálamo que combina a su vez, por un lado, la acción del SNA y
la intervención de la CRH, componente hormonal del hipotálamo. Pero aquí vamos a
destacar el mecanismo nervioso en la regulación. Entonces, en una situación de estrés el
SNA actúa por el simpático, el cual estimula la médula de la glándula suprarrenal. Allí las
fibras preganglionares establecen sinapsis con las células de la médula suprarrenal y se
libera Ach, que actúa por receptores nicotínicos para producir catecolaminas. Dijimos que
la concentración de estas hormonas puede variar momento a momento, rápidamente en cosa
de minutos.

Regulación de la secreción de hormonas

Para conservar la homeostasis, la secreción de hormonas debe iniciarse e


interrumpirse según se requiera. Los ajustes a la tasa de secreción pueden lograrse mediante
mecanismos nerviosos o por retroalimentación. Los mecanismos nerviosos están ilustrados
por la secreción de catecolaminas en la cual los nervios preganglionares simpáticos hacen
sinapsis sobre la médula suprarrenal y cuando son estimulados, producen secreción de
catecolaminas en la circulación. Los mecanismos de retroalimentación son más comunes
que los mecanismos nerviosos. El término “retroalimentación” significa que algún
elemento de la reacción fisiológica a la hormona “retorna”, de manera directa e indirecta, a
la glándula endocrina que secretó la hormona y modifica su tasa de secreción. La
retroalimentación negativa es el mecanismo más común para regular la secreción de
hormonas; la retroalimentación positiva no es tan común.

La retroalimentación consiste en: tenemos la glándula que produce la hormona, esta


hormona es transportada a un tejido periférico donde ejerce su acción. Entonces, ¿cómo
sabe la glándula que la hormona está ejerciendo su acción para terminar con la producción
de la hormona? Cuando se lleva a cabo la respuesta fisiológica. Para ello tenemos que los
mecanismos de retroalimentación negativa son los más populares, los que no son tan
conocidos son los de retroalimentación positiva. Por ejemplo si pensamos en esto: el
hipotálamo produce hormonas como factores de liberación, hormonas que son liberadoras u
hormonas que estimulan la liberación de otras hormonas por la hipófisis. Solamente hay 1
hormona inhibidora de liberación, la cual es la somatostatina. Tenemos que el hipotálamo
induce la liberación de otras hormonas por parte de la hipófisis anterior (FSH), y esas
hormonas liberadas actúan a nivel periférico sobre una glándula periférica, y esta a su vez
produce un efecto. (En el testículo las células de Leydig producen testosterona).
La testosterona actúa a nivel periférico sobre los músculos. Una vez que lleva a
cabo su rol fisiológico, la testosterona se devuelve sobre la secuencia o eje y produce una
modulación a la baja de la hipófisis anterior, es decir, limita la secreción de FSH. Pero
también la FSH limita su propia secreción volviéndose sobre el hipotálamo. Ese es el
circuito corto, pero el ultracorto se refiere a cuando el hipotálamo secreta una hormona y la
misma se vuelve sobre él para inhibir su propia secreción.
Casi todas las hormonas utilizan el mecanismo de retroalimentación negativa para regular
su secreción. Esto limita la cantidad de hormona secretada y el tiempo de acción de cada
hormona.
El hipotálamo va a producir GnRH que va a actuar sobre la hipófisis anterior para
producir la liberación de FSH o LH. Ellas van a actuar sobre una glándula endocrina como
es el caso del ovario. El ovario, en donde se encuentran los ovocitos, cuando se produce la
madurez sexual se va liberando uno de estos ovocitos. Estos ovocitos al ir madurando van a
producir la hormona ovárica, en este caso estradiol. Éste actúa sobre tejido efector, pero el
estradiol puede contribuir a aumentar la liberación de gonadotrofina, estimulando la
liberación de estrógenos.
La retroalimentación negativa es autolimitante, mientras que la positiva estimula el
proceso. En el caso del ovario, este proceso se interrumpe por la ovulación. Cuando se está
en la mitad del ciclo aumenta la producción de FSH con tal de producir la maduración del
folículo, el cual secreta estrógenos. Esos estrógenos actúan sobre el endotelio para
engrosarlo y sobre la hipófisis para secretar más FSH. Finalmente comienza a estimularse
cada vez más el folículo hasta que se produce la ovulación. El resultado es que finalmente
caen los niveles de FSH y LH.
El control de la secreción de hormonas, entonces, se regula mediante un mecanismo
nervioso y un mecanismo de retroalimentación negativa, el cual es el que está
mayoritariamente utilizado para regular la función excretora del tejido endocrino, mientras
que el tejido nervioso está más limitado, especialmente cuando hablamos de situaciones de
estrés. Mientras que el mecanismo de retroalimentación negativa está utilizado para casi
todas las hormonas. Este mecanismo determina el momento en el cual el tejido glandular
deberá secretar la hormona, y lo otro, por cuanto tiempo esta hormona que ha sido
secretada se mantendrá en circulación. Claro, para interrumpir la secreción de la hormona
se requiere de un mensajero químico que es secretado por el tejido periférico, sobre la cual
actúa la hormona proveniente de una glándula de nivel más central. Entonces este
componente producido por la glándula periférica retorna sobre la glándula que inició el
proceso. La retroalimentación negativa es autolimitante, mientras que la positiva es
autoincrementante, y a su vez tiene un carácter explosivo, por lo la única forma de
detenerlo es mediante un evento importante que interrumpa este proceso, como es el caso
de las gonadotropinas, o el caso de la oxitocina en el caso del alumbramiento.

La amplificación de la señal es una característica importante del sistema endocrino

Las hormonas para que puedan llevar a cabo su rol fisiológico se necesitan en
concentraciones muy pequeñas, que fluctúan entre 10-9 y 10-12 moles/L. Si comparamos
con otros componentes presentes podríamos decir que sólo habría una molécula de
hormona por cada 50.000 millones de moléculas de agua. Ahora estas concentraciones son
suficientes como para poder llevar a cabo su rol funcional. Esto se logra mediante
amplificación, la cual comienza una vez que la hormona reconoce la célula efectora, porque
de este modo se activa toda la maquinaria para provocar la respuesta fisiológica. Esto nos
está diciendo que la forma en que se va a manifestar su respuesta fisiológica cuenta con un
mecanismo de transducción de señales. Entonces cuando hablamos de amplificación
estamos hablando de componentes moleculares que comprometen a la célula efectora y que
van a responder a la hormona. Entre estos componentes moleculares hay proteínas
transductoras (proteína G), enzimas, precursores fosforilados o algunos otros compuestos
lipídicos que provienen de la membrana como son el DAG o IP3, o el calcio que actúa
como un segundo mensajero. Y en esta vía larga hay un receptor intracelular que
generalmente es una enzima, una quinasa, que a través del proceso de fosforilación
compromete una respuesta fisiológica.

Los efectos pleitrópicos de las hormonas y la redundancia de la regulación son


también características del sistema endocrino

Una hormona va a determinar una respuesta fisiológica por parte de la célula


efectora, pero en realidad hay varios eventos que están comprometidos en presencia de esa
hormona. Por ejemplo, si tomamos la insulina, la insulina tiene efectos pleitrópicos, o sea
más de una acción, sobre el tejido efector. En el músculo esquelético donde estimula la
captación de glucosa, la glucólisis y la glucogénesis, inhibe la glucogenólisis, estimula la
captación de aminoácidos y la síntesis de proteínas e inhibe la degradación de proteínas. A
esto se les llama efecto pleitrópicos. Por ejemplo, la testosterona, el esteroide sexual
masculino, promueve la formación normal de esperma en los testículos, estimula el
crecimiento en las glándulas sexuales accesorias como la próstata y las vesículas seminales
y promueve el desarrollo de algunas características sexuales secundarias como el
crecimiento del vello en la barba y la masculinización del timbre de la voz. Por lo tanto una
hormona puede tener efectos diversos sobre un mismo tejido, o actuar de manera distinta
sobre diversos tejidos (no es efecto pleitrópico).
El otro concepto también que es importante respecto a la intervención de una
hormona, y por lo tanto la respuesta regulatoria del organismo es el concepto de
multiplicidad. Esto significa que frente a una amplia variedad de estímulos se puede
observar una respuesta igual. Por ejemplo, el metabolismo del glucógeno en el hígado
puede ser regulado o modificado por varias hormonas diferentes, entre las que se incluyen
la insulina, el glucagón, la adrenalina, las hormonas tiroideas y los glucocorticoides
suprarrenales. Entonces acá tenemos una gran cantidad de estímulos, pero todos ellos
actúan sobre el mismo efector o tejido diana para regular una función. Esto permite una
respuesta altamente integrada, es decir, que este proceso será altamente regulado.
Especificidad de los receptores a las hormonas

Nosotros habíamos destacado que las hormonas efectúan su acción fisiológica


porque interactúan con un receptor. Las hormonas tiroídeas pueden entrar a todas las
membranas, por pueden actuar sólo en las células que posean los receptores para ella.
Cuando hablamos de esta especificidad estamos haciendo énfasis a que hay un componente
molecular, ya sea en la membrana o dentro de la célula, que puede ser una proteína o una
glicoproteína, que va a reconocer en particular a esta hormona y no a otra, y por lo tanto se
va a producir como resultado al respuesta fisiológica que conlleva el efector. También
tenemos que tener claro que cuando se habla de especificidad también se habla del
concepto de afinidad. Entonces cuando se habla de la afinidad se habla de la capacidad de
interrelación molecular que se observa entre al menos dos moléculas. Esta especificidad
puede estar determinada por la ubicación, por ejemplo, si hablamos de la relación entre
hipotálamo e hipófisis, tenemos que existe comunicación entre ellos por vía sanguínea o
por vía neuronal, pero hay que considerar que las hormonas que proceden desde el
hipotálamo pasan a la sangre, no a la circulación sistémica, sino a la circulación de este eje
hipotálamo-hipofisiario, por lo tanto las células que se ubican en al adenohipófisis se van a
exponer a una mayor concentración de estas hormonas, a diferencia que va a suceder en con
resto de las células, en donde la concentración de las hormonas es menor. Entonces el
concepto de especificidad está relacionado con el área geográfica en el cual la hormona va
a interactuar con su efector. Lo otro también importante dentro del concepto de
especificidad en lo que respecta con la comunicación con el efecto. Está la comunicación
autocrina y paracrina. Esto quiere decir que los efectores no peuden estar ubicados muy
distantemente, entonces eso también se considera dentro del concepto de especificidad, la
cercanía del receptor. Entonces el concepto de especificidad habla de si se reconoce la
hormona, pero también habla del lugar geográfico donde está el receptor. Entonces si
consideramos la relación anatómica entre hipotálamo e hipófisis tenemos ahí también un
aspecto regional, para localizar el receptor y para definir su especificidad. Además como el
recorrido es mas corto la concentración es mayor que si fuera liberada a la circulación
sistémica. En la secreción paracrina la región es mucho más restringida.

Una hormona una vez que lleva a cabo su rol funcional, los receptores ya no deben
seguir respondiendo a esta hormona porque ya se ha efectuado la acción deseada. Entonces,
¿qué puede contribuir a regular en el tiempo la intervención de una hormona? Eso pasa por
las características de los receptores para dicha hormona. Aquí si se aumentara una
población de receptores para una célula efectora ante una concentración determinada de una
hormona, la sensibilidad será elevada, porque ahora podrá reaccionar ante una mínima
concentración de hormona. Si disminuye la concentración de receptores la sensibilidad
disminuirá. Entonces, una forma de poder limitar la respuesta a la acción de una hormona
cuando esta ya ha logrado su acción es modificar la densidad poblacional de los receptores.
Si nosotros queremos estudiar una respuesta en un tejido a una hormona, eso lo podemos
expresar mediante la relación dosis-respuesta, por ejemplo, si la respuesta es elevada
nosotros podemos obtener que la concentración de la hormona también es elevada. Si la
respuesta es menor podemos esperar que al concentración de la hormona sea menor. Esa es
una relación dosis-respuesta. Ahora, si nosotros hablamos del concepto de sensibilidad, es
decir, la capacidad que tiene el receptor para reconocer dicha concentración de hormona,
nosotros llegamos a esta definición: la sensibilidad se define como la concentración de
hormona que produce 50% de la reacción máxima.
Ahora si se requiere mayor cantidad de hormona para producir este 50% de
respuesta máxima, el receptor es menos sensible porque necesita más hormona. Ahora si se
obtiene el 50% de la respuesta máxima con una menor concentración de hormona, el tejido
será más sensible. En relación a eso, la sensibilidad involucra indirectamente el número de
receptores, por un lado y por otro lado la especificidad que el receptor mantiene con al
hormona. La afinidad es importante, porque puede haber número limitado de receptores,
pero que presentan una elevada afinidad, por l que la respuesta también va a estar más
elevada. Por consiguiente, para mejorar la sensibilidad o respuesta del tejido a una
hormona, eso puede pasar por el número de receptores o por la modificación de su afinidad
respecto a la hormona.
Esta regulación puede ser a la baja o a la alta. A la alta quiere decir que se
incrementa el número de receptores, y eso lo puede lograr una misma hormona respecto a
su receptor o una hormona frente a la población de receptores de otra hormona. Una
regulación a la baja significa que la hormona es capaz de producir mayor degradación de
los receptores, lo cual puede pasar con los propios receptores para esa hormona o con
receptores para otra hormona.
Dentro de la regulación a la baja dijimos que la hormona es capaz de producir una
disminución en la cantidad de receptores para esa hormona. La progesterona cuando ya ha
llevado a cabo su rol funcional es capaza de regular a la baja su propio receptor o bien
puede suceder que puede modificar el número de receptores, a la baja, para estrógenos.
Otro ejemplo es la T3, que también reduce la sensibilidad de un receptor disminuyendo su
número. En este caso la T3 disminuye la sensibilidad para la hormona liberadora de
tirotropina, en la hipófisis anterior. El efecto total es que concentraciones crónicamente
altas de T3 reducen la capacidad de respuesta total del eje hipotálamo-hipófisis-tiroides.
Cuando la T3 está en altas concentraciones, regula a la baja la concentración de la TRH en
la hipófisis, por lo tanto ya no se va a reconocer la TRH.
En la regulación a la alta, una hormona que tiene elevado su rol fisiológico, una
forma de aumentar su acción es incrementando el número o la afinidad de sus propios
receptores para la hormona. En el caso de la prolactina, eleva el número de receptores. La
hormona del crecimiento incrementa el número de sus receptores en el músculo esquelético
e hígado y los estrógenos aumentan el número de sus receptores en el útero.
Una hormona también puede regular a la alta receptores para hormonas relacionadas. Por
ejemplo, los estrógenos no
sólo regulan a la alta su
propio receptor en el útero,
sino también a los
receptores para LH en los
ovarios.
En la imagen se
puede observar los “coated
pits”, los cuales son
especies de invaginaciones,
en donde se es posible
secuestrar los receptores
que se encuentran en al
superficie. Los que muestra la figura es como el tejido diana puede limitar la acción de la
hormona que va a actuar sobre ella. Aquí lo que ocurre es que esta hormona puede
mantener alta su concentración, por la respuesta fisiológica, al ser realizada, debe limitar la
acción de la hormona. Entonces lo que ocurre es que la célula secuestra sus propios
receptores, es esconde, los saca de la membrana, generando una depresión, en donde
encontramos los receptores moleculares de la hormona, reduciendo su numero en la
membrana. Al reducirse el número de receptores se reduce también la sensibilidad. Esto
nos muestra a qué nos lleva el receso de secuestro de receptores. Esta depresión se
internaliza y hay un receptosoma, el cual va interactuar con una vesícula desacoplante o de
disociación. En estas vesículas, estos receptores son incorporados hacia el interior, y en
presencia de enzimas líticas, estos receptores son degradados, y posteriormente los
componentes obtenidos de estos receptores se utilizan como materia prima. Este
mecanismo hace referencia a como la célula es capaz de modificar la sensibilidad cuando
una hormona ha llevado a cabo su rol.
Este dibujo nos muestra
cómo una hormona que está en
concentraciones muy críticas (10-9-
10-12 moles/L) puede desencadenar
una respuesta amplificada por parte
de una célula efectora. Se puede
observar cómo l adrenalina se une a
un receptor y posteriormente gatilla
un mecanismo de acción en una
proteína receptora como es la
proteína G, al cual a su vez
despierta a la adenilciclasa, la cual
es la encargada de producir una
respuesta fisiológica por parte de la
célula. Esto se le conoce como
mecanismo de transducción de
señales, y es importante para
producir la amplificación de la respuesta ante una baja concentración de hormona.

Mecanismo de acción hormonal y segundos mensajeros

La acción de una hormona sobre las células efectoras comienza cuando la hormona se une a
un receptor en la membrana, formando un complejo hormona-receptor. En muchos sistemas
hormonales, el complejo hormona-receptor está acoplado a proteínas efectoras mediante
trifosfato de guanosina (GTP)-proteína de unión (proteínasG). Las proteínas efectoras casi
siempre son enzimas, sea adenililciclasa o fosfolipasaC. Cuando las proteínas efectoras se
activan se produce un segundo mensajero, AMPc o IP3 (inositol 1,4,5-trifosfato), que
amplifica la señal hormonal original y después desencadena las acciones fisiológicas.
Los tres mecanismos principales de la acción de una hormona sobre las células efectoras
son el mecanismo de adenililciclasa, con AMPc como segundo mensajero; el mecanismo de
fosfolipasa C, en el cual el segundo mensajero es IP3/Ca++; y el mecanismo de hormona
esteroide. Además, la insulina y los factores de crecimiento similares a insulina (IGF)
actúan sobre sus células efectoras mediante un mecanismo de tirosina quinasa. Por último,
varias hormonas activan la guanilatociclasa y en este caso el segundo mensajero es CMPC.

Los mecanismos que están relacionados con la AC. El receptor inactivo no está en
contacto con la hormona. Vemos que la proteína transductora es la proteína G. Esta es una
proteína G heterotrimérica,
conformada por las subunidades
α, β y γ, en este caso es una α
estimulatoria. Estas 3
subunidades están unidas en
tanto αs está unida a GDP, por lo
tanto no hay interacción con AC.
Cuando la hormona toma
contacto con el receptor, se
produce una estimulación de la
proteína G, en donde la αs que
tenía unido GDP, lo cambia por
GTP, y eso produce un cambio
conformacional en donde αs se
desprende y se desplaza para
activar a la AC, la cual
transforma el ATP en AMPc. El
AMPc activa a una proteína
quinasa A, la cual es responsable
de realizar el rol fisiológico: la
fosforilación de una proteína. Finalmente el AMPc se inactiva por al fosfodiesterasa que lo
transforma en el componente inactivo (AMP).
Una vez que termina esta señal, la αs se vuelve a unir a la proteína G por hidrólisis del
GTP.
En el caso de la fosfolipasa C,
está inactiva cuando no está unida
a una hormona.
Cuando se une a la hormona, la
unidad αs se une a GTP hay un
cambio conformacional y se
desplaza hacia la fosfolipasa C.
Ésta actúa sobre un componente
de membrana el PIP2 y lo
degrada a DAG e IP3. El IP3
actúa sobre canales de retículo
sarcoplásmico y libera calcio, el
cual, junto con el DAG, actúa
sobre proteínas citosólicas que
también llevan a cabo un rol
fisiológico.
Las hormonas tiroideas, pueden atravesar las membranas biológicas. En el núcleo, la
hormona se une a un receptor en un sitio próximo al C terminal de una proteína receptora.
Una vez unida la hormona ocurre un cambio conformacional que activa al receptor. El
cambio conformacional incluye desplazamiento de proteínas bloqueadoras (bloquean el
dominio de unión al ADN) para sacarlas del camino y exponer el receptor del dominio para
unión ADN. El dominio de unión ADN expuesto se une ahora a ADN. El dominio de unión
ADN expuesto se une ahora a ADN, iniciando el proceso de transcripción para generar
nuevo ARNm.
El 1,25 dihidroxicolecalciferol, que es la forma activa de la Vit D, al hacer todo esto
produce síntesis de proteínas, y esta proteína se llama calbindina D-28K. Esta proteína es
importante y se produce en al célula epitelial intestinal. Esta forma activa de Vit D
contribuye a la absorción de calcio. El calcio a nivel intestinal se absorbe: una vez que el
sodio y el calcio se une al transportador, el calcio entra al interior de la célula y al interior
se une a una proteína. Esta proteína esta la generada por el 1,25 dihidroxicolecalciferol, y
va a ser importante porque va a permitir desplazar el calcio desde la membrana luminal
hasta al membrana basa y de ahí a la sangre. La aldosterona (es esteroide), hace lo mismo,
aumenta la producción de canales de sodio. Entonces la aldosterona va a producir mayor
expresión de canales de sodio.
Las hormonas tiroideas aumentan la síntesis de bombas de sodio potasio, lo cual es
importante para incrementar la tasa metabólica basal y el consumo de oxígeno.
Las esteroidales actúan sobre receptores del núcleo, mientras que las peptídicas
sobre receptores de la membrana.
Hormonas tiroídeas

Estas hormonas son en particular muy importantes. Se les llama a la triiodotironina


y a la tetraiodotironina que como veremos más adelante, sus estructuras son muy parecidas,
sólo que a una le falta un átomo de yodo, a diferencia de la T4 que tiene 4, la T3 tiene 3. Es
importante de destacar estas hormonas porque son relevantes para explicar la regulación del
metabolismo en nuestras células. Son muy importantes para el crecimiento y desarrollo
normal de nuestro organismo, porque en todo nuestro organismo hay receptoras para estas
hormonas. Por otro lado esto se ve claramente reflejado en la homeostasis. La homeostasis
se relaciona con la estabilidad del medio interno, por tanto, definir el rol específico en cada
uno de los tejidos, cuándo incrementar su metabolismo o cuando moderarlo compete a estas
hormonas. Deciden cuando crecer, deciden cuando terminar.
La forma de cómo son sintetizadas o secretadas establece muchas diferencias con otras
hormonas. Las hormonas tiroideas sn sintetizadas en una parte a nivel intracelular, otra
parte as nivel extracelular, y lo otro son aquellos componentes que intervienen en su
liberación, aquí es importante el eje hipotálamo-hipofisiario. El hipotálamo es el que libera
la TRH, que a su vez actúa sobre los tirotrofos de la adenohipófisis para que ésta
incremente la liberación de la TSH que finalmente actúa sobre la glándula tiroides, para
determinar la secreción de T4 y T3. Estas son activas, pero la T3 es mucho más activa que
T4, a pesar de que hay más T4 circulando que T3, pero T3 es la que lleva a cabo el rol
funcional.
Una parte de la síntesis de estas hormonas ocurre en las células del epitelio del
folículo tiroideo y la otra parte a nivel extracelular en la zona que se llama el coloide, los
cuales son folículos tiroideos.
Estas dos hormonas son activas, pero quien lleva a cabo el rol fisiológico es T3, a
pesar de que T4 esté en una concentración 10 veces mayor que T3, así que T4 pasará a T3 a
nivel de efector, por lo que el efector debe contar con enzimas capaces de desyodar, la cual
se llama 5´-yodinasa tiroidea.
Las hormonas son sintetizadas en las células epiteliales de la glándula tiroides. Estas
hormonas tiene efectos sobre todos los órganos de nuestro organismo, por consiguiente
todos estor órganos tiene receptores para responder a dicha hormona. Estas hormonas son
importantes porque tienen que ver con el crecimiento y desarrollo normal del organismo.
Por otra parte, es la glándula tiroides en la primera que se describió una enfermedad por
deficiencia, las endomielopatías que se pueden relacionar con un aumento o deficiencia de
hormona.
En 1850 se publica el caso de pacientes que no presentaban glándulas tiroideas y
padecían una forma de retraso mental y crecimiento denominado cretinismo. En 1891, se
logró llevar a cabo una terapia denominada terapia hormonal sustitutiva, esto se
proporciono a los pacientes mediante extractos crudos de glándula a los pacientes y se
observó recuperación.
A nivel perinatal es muy importante determinar la concentración de estas hormonas,
porque se pueden producir estas deficiencias.
De hecho, cuando se producen alteraciones en las glándulas tiroides se pueden
producir cambios en al tasa metabólica basal, sobre el sistema nervioso, sobre el sistema
cardiovascular y también en el sistema respiratorio.
Existen 2 hormonas, T3 y T4, su estructura es muy similar, la diferencia es que la T3
tiene un átomo de yodo menos que T4, y además la mayor circulación de hormona es de la
menos activa que es T4. Pero esto se resuelve posteriormente por acción del tejido efector,
en donde actúa la hormona. También se produce T3 reverso que no evidencia actividad
biológica y que también deriva de la transformación de T4, es decir, cuando T4 se
transforma en T3, una fracción también corresponde a T3 reverso.
Estas hormonas son elaboradas en las células epiteliales foliculares de la glándula
tiroides. El folículo tiene aspecto esférico con un diámetro entre 200 y 300 µm. Se debe
destacar que estas células tienen una membrana basal, la cual está en contacto directo con al
sangre, por lo que la hormona cuando es sintetizada y está a punto de ser liberada tiene que
pasar por la membrana basal y de ahí a la sangre. Y hay una membrana apical, que en
nuestro caso se llama membrana luminal que es la que está en contacto directo con la luz
folicular, que es donde se encuentra este coloide, en donde se encuentran las hormonas
tiroideas recién sintetizadas, las cuales están unidas a tiroglobulina que es una
glicoproteína, de tal forma que están a la espera que llegue un estímulo, para que estas
células foliculares puedan liberar esta hormona. El proceso consiste en emitir una especie
de seudópodos que fagocitan parte del coloide, y posteriormente por enzimas dentro de la
célula folicular rompen los enlaces y quedan libres las hormonas T3 y T4.
Si ven bien la
estructura molecular de
T3 y T4 son
prácticamente igual.
La pared del folículo se
compone de las células
epiteliales foliculares.
La membrana basal mira
directamente al vaso
sanguíneo. La
membrana luminal, la
que mira directamente a
la luz folicular. El
interior del folículo es
un coloide en donde se
encuentran las hormonas recién sintetizadas unidas a tiroglobulina. Cuando llega un
estímulo (TSH) entonces las células emiten una serie de prolongaciones a modo de
seudópodos que fagocitan parte del folículo y por medio de enzimas sacan una porción del
coloide y lo introducen a la célula, y en la célula se une a un lisosoma, el cual presenta
enzimas líticas, las que separan las T3 y T4 de la tiroglobulina. Esas pasan en dirección de la
membrana basal y de ahí T4 dirige hacia el vaso sanguíneo y circulación.

Existen características importantes de este proceso:

a) Estas hormonas, para su síntesis, requieren gran cantidad de yodo. Ustedes entenderán
que cuando hay un deficiencia de yodo en la dieta, inmediatamente se expresa con un
trastorno, en al función de la glándula. Esto lleva a una hipertrofia de la glándula, la
cual enfatiza la estimulación excesiva de la glándula o bien porque hay una enfermedad
autoinmune que puede dañar a la glándula. Cuando hay una deficiencia de yodo en estas
células se presenta un mecanismo de transporte para el transporte de yodo, el cual es un
mecanismo activo. Este transportador está a la espera de yodo y su actividad está
determinada por la concentración de yodo en el plasma. Mientras menos yodo hay en la
dieta, más se activa este transportador para captar más y más yodo. Ahora si la
deficiencia es extrema, el mecanismo no es suficiente para compensar esa pérdida y se
hipertrofia, dando lo que se conoce como bocio y generando una serie de trastornos. Es
importante destacar como parte del proceso de síntesis de esta hormona que necesita
una gran cantidad de yodo.
b) Es compleja la síntesis de estas hormonas porque en parte ocurre en el intracelular y
otra parte en el extracelular. Aunque la hormona, una vez que ha completado su síntesis
queda almacenada, pero no dentro de la célula, esta queda almacenada en al luz
folicular a la espera del estímulo.

La principal forma de la hormona que está circulando es la menos activa, la T4.

1. En primer lugar, para la síntesis de esta hormona se requiere una molécula que sea
capaz de unir la hormona. Esta hormona circula en al sangre generalmente unida a
proteínas. En la gran proporción de hormonas que está circulando son unidas a proteínas
y una pequeña fracción de estas proteínas de transporte es la albúmina. Otra fracción
corresponde a la globulina, la cual es la principal proteína de transporte de hormonas
tiroideas, sintetizada a nivel de hígado. La menor fracción de cómo se transporta las
hormonas y la que tiene mayor actividad biológica es en su forma libre como T3 o T4.
Esta tiroglobulina es una glicoproteína que está presente en las células epiteliales
foliculares. Esta es importante para la síntesis de la hormona. Se forma en el RER y
Aparato de Golgi de las células foliculares y posteriormente son integradas a vesículas
secretoras para ser pasadas hacia la luz folicular a través de la membrana apical. Los
residuos de tirosina que están unidos a tiroglobulina posteriormente experimentan
yodación para formar precursores de hormonas tiroideas, la MIT y DIT. La
tiroglobulina es una molécula portadora de residuos de tirosina que posteriormente nos
va a permitir formar la hormona.
2. Estas hormonas se caracterizan por poseer un alto contenido de yodo, por lo que en la
membrana basal encontramos una bomba de yodo (yoduro). El yoduro se desplaza por
un mecanismo de transporte activo, esto es desde la sangre al interior de la célula en
contra del gradiente electroquímico. Por otra parte, la actividad de la bomba está
determinada por al cantidad de yod que es proporcionado a través de la dieta. Si es
menor el aporte de yodo a través de la dieta la actividad de la bomba se intensifica para
alcanzar mayor contenido de yoduro hacia el interior de la célula que permite sintetizar
la hormona. Por otra parte, si al cantidad des mayor de yoduro, tenemos que al actividad
de la bomba disminuye o incluso la elevada concentración puede inhibir a la bomba. Es
esta situación, cuando la concentración es elevadísima y la bomba se inhibe, es lo que se
conoce como efecto de Wolff-Chaikoff. También hay algunos aniones que son
competitivos, como es el caso del tiocianato y perclorato, que bloquean la captación de
yoduro en las células foliculares e interfieren con la síntesis de hormonas tiroideas.
3. Una vez que ingresa el yodo a la célula, se desplaza de la membrana basal hacia la
membrana apical y cuando pasa de la membrana apical hacia el interior del folículo
experimenta una oxidación, es decir, pierde un electrón. La enzima se llama peroxidada
tiroidea, y también cataliza los otros 2 pasos que son importantes para la síntesis de la
hormona. Las personas que tienen hipertiroidismo, tienen una elevada cantidad de
hormonas tiroideas en al sangre por un aumento de la secreción de las mismas por parte
de la glándula tiroides. A ellas se les proporcionan propiltiuracilo (PTU) que inhibe la
peroxidasa y bloquea la síntesis de hormonas tiroideas interrumpiendo todos los pasos
catalizados por dicha enzima. Por esta razón, la administración de PTU es un
tratamiento eficaz del hipertiroidismo.
4. La organificación del yodo. Si recordamos la membrana basal, la que está mirando
hacia la luz apical, justo en el límite de la luz folicular, este yodo se va a combinar con
la porción de la tirosina de la tiroglobulina, los cuales no tiene yodo. Se incorpora yodo
a los residuos de tirosina, y participa la peroxidada tiroidea. Se forma MIT y DIT., las
cuales permanecen unidos a la tiroglobulina en al luz folicular (son los precursores de
las hormonas tiroideas).
5. Las reacciones de acoplamiento nos permiten forman las hormonas tiroideas. Aunque
todavía formando parte de la tiroglobulina, MIT y DIT sufren dos reacciones separadas
de acoplamiento, catalizadas por la peroxidasa tiroidea. En una reacción, dos moléculas
de DIT se combinan para formar T4; en la otra reacción, una molécula de DIT se
combina con una molécula de MIT para formar T3. La primera reacción es más rápida y
como resultado, se produce aproximadamente 10 veces más T4 que T3, por lo tanto hay
más T4 que T3 circulando. Una porción de MIT y DIT no se acopla (“residual”) y
simplemente permanece unida a la tiroglobulina. Luego de la reacción de acoplamiento,
la tiroglobulina contiene T4, T3 y MIT y DIT residuales. Esta tiroglobulina yodada se
almacena en la luz folicular en forma de coloide hasta que la glándula tiroides sea
estimulada para secretar sus hormonas (por ejemplo: por TSH desde adenohipófisis que
es estimulada por la TRH producida por las células paraventriculares del hipotálamo).
6. Una vez que se producen estas hormonas se produce la endocitosis de la tiroglobulina.
Precisamente cuando es estimulada la glándula tiroides, la tiroglobulina yodada (unida a
T4, T3, MIT y DIT) pasa por endocitosis al interior de las células epiteliales foliculares.
Se prolongan seudópodos desde la membrana apical de las células, que fagocitan una
porción del coloide y la absorben hacia el interior de la célula. Una vez en la célula, la
tiroglobulina corre en dirección de la membrana basal mediante una vía la acción de
microtúbulos.
7. Finalmente, como lo que se libera no es la tiroglobulina a la circulación, sino T3 y T4,
hay que liberar T4 y T3 de la tiroglobulina. Estas gotas de tiroglobulina posteriormente
se fusionan con las membranas lisosomales. Las proteasas lisosomales hidrolizan
entonces las uniones peptídicas para liberar T4, T3, MIT y DIT de la tiroglobulina. T4 y
T3 atraviesan la membrana basal hacia el interior de los capilares cercanos para llegar a
la circulación sistémica (pasan por difusión). MIT y DIT permanecen en la célula
folicular y son reciclados para sintetizar nueva tiroglobulina.
8. Para reciclar el MIT y DIT debemos quitarle el yodo, por lo que dentro de la célula
folicular, MIT y DIT sufren desyodación por la enzima desyodinasa tiroidea. El yodo
generado en este paso se recicla hacia la reserva intracelular y se añade al yodo desde
la dieta transportado por la bomba. Las moléculas de tirosina se incorporan en la síntesis
de tiroglobulina nueva para iniciar otro ciclo. Así, la enzima deyodinasa “salva” yodo y
tirosina. Por consiguiente, una deficiencia o inactivación de deyodinasa tiroidea
produciría una falta de yodo para producir nueva hormona, por lo que esto simularía una
deficiencia dietética de yoduro. No basta sólo con suplir la deficiencia de la enzima con
la dieta, ay que el yodo de la dieta es insuficiente.
Estas hormonas viajan unidas a proteínas plasmáticas o pueden viajar en forma libre
o no unida. La mayor parte que pasa al plasma viaja unida a globulina, que se conoce como
tiroxina unida a globulina. Hay una pequeña parte que circula unida a albúmina y una
porción aun menor se encuentra libre o no unida. La forma no unida o libre es la que
evidencia actividad biológica.
La proteína globulina que es capaz de unir tiroxina se origina en el hígado. A
medida que se sintetizan normalmente estas proteínas, va a cumplir su rol funcional que es
unir esta hormona. En una insuficiencia hepática disminuye la cantidad de esta proteina
porque disminuye la síntesis proteica hepática, por lo que aumenta la concentración de
hormonas tiroideas libres. Como resultado la síntesis de hormonas tiroideas disminuye, por
un mecanismo de retroalimentación negativa.
Durante el embarazo se eleva la síntesis hepática de esta globulina porque los
estrógenos producidos en el embarazo son los que estimulan la sintáis hepática de tiroxina
unida a globulina. Esto sucede tenemos que hay menos hormona libre, por lo que la
secreción de hormonas tiroideas aumenta por retroalimentación.
Cuando aumenta la concentración de T3 a nivel sanguíneo, la secreción de hormonas
tiroideas disminuye por retroalimentación negativa, y la T3 induce a la baja los receptores
para TSH, por lo que se hace menos sensible al TSH y se secreta menos hormonas
tiroideas.

Regulación de la secreción de las hormonas tiroideas

El eje hipotálamo-hipófisis-tiroides, porque el hipotálamo produce TRH, y este


TRH proviene de los núcleos paraventriculares del hipotálamo. La TRH (tripéptido) actúa
sobre la hipófisis anterior para producir la liberación de TSH, la cual regula la tasa de
secreción de la tiroides y, además, tiene efecto trófico, es decir, regular el crecimiento. Si
aumentara excesivamente la secreción de TSH, la tiroides se hipertrofia. En el caso del
hipertiroidismo, se puede deducir claramente los síntomas por la función del rol fisiológico
de estas hormonas. En el hipertiroidismo se produce una pérdida de peso, mientras que en
una persona con hipotiroidismo aumenta, son contrarios. En el caso del hipertiroidismo esa
disminución de peso va acompañada de una mayor ingesta de alimentos, lo cual se explica
por el aumento en la tasa metabólica basal, mientras que en el hipo no se producen cambios
en la ingesta de alimentos, pero se produce un cambio en la tasa metabólica basal. En el
hipo la persona es hipersensible al frío, y en el hiper hay mayor producción de calor y
sudoración.
Dentro de las causas de hipertiroidismo está la enfermedad de Graves que es una
enfermedad autoinmune (forma más común de producirse un hipertiroidismo). Se
caracteriza porque hay anticuerpos que reconocen lo receptores de TSH en la glándula
tiroides y lo sobreestimulan, y al sobreestimularlo se produce una mayor secreción de la
glándula tiroides de hormonas tiroideas, lo que puede llevar a bocio. En el caso del
hipotiroidismo también se puede producir bocio.
En la enfermedad de Graves las inmunoglobulinas estimulantes de tiroides, que son
anticuerpos contra el receptor de TSH, también activan este receptor sobre las células
tiroideas. Estas inmunoglobulinas estimulantes de tiroides son elementos de la fracción G
de la inmunoglobulina (IgG) de las proteínas plasmáticas. Cuando estas inmunoglobulinas
se unen al receptor de TSH, producen igual respuesta en las células tiroideas que la
inducida por TSH: estimulación de la síntesis de hormona tiroidea y secreción, hipertrofia e
hiperplasia de la glándula, es decir, hipertiroidismo.
En esta enfermedad, la glándula tiroides sufre estimulación intensa por los
anticuerpos y no por TSH, provocando como consecuencia que la concentración de
hormonas tiroideas circulante aumente. En la enfermedad de Graves, la concentración de
TSH es en realidad inferior a lo normal debido a la elevada concentración de hormona
tiroidea circulante que reduce la secreción de TSH (por parte de la adenohipófisis)
mediante retroalimentación negativa (regulación a la baja)
Acciones de las hormonas tiroideas

Las hormonas tiroideas ejercen sus efectos prácticamente sobre todos los órganos
del cuerpo humano. Las hormonas tiroideas actúan de manera sinérgica con la hormona del
crecimiento y las somatomedinas para promover la formación de hueso; aumentan la tasa
de metabolismo basal (TMB), la producción de calor y el consumo de oxígeno y alteran los
sistemas cardiovascular y respiratorio para incrementar el flujo sanguíneo y el suministro
de oxígeno a los tejidos.
El primer paso en la acción de las hormonas tiroideas en los tejidos efectores es la
conversión de T4 en T3 por la 5´-yodinasa. En una vía alterna, T4 puede convertirse en T3r
fisiológicamente inactiva. En condiciones normales, los tejidos producen T3 y T3r en
cantidades aprox. iguales (T3, 45 % y T3r, 55%). Sin embargo, en ciertos estados, las
cantidades pueden cambiar. Por ejemplo, embarazo, ayuno, estrés, insuficiencia hepática y
renal y agentes bloqueadores adrenérgicos β, todos disminuyen la conversión de T4 en T3 (y
aumentan la conversión a T3r), reduciendo así la cantidad de hormona activa. La obesidad
aumenta la conversión de T4 en T3 y ello eleva la cantidad de hormona activa.
Una vez producida la T3 en las células efectoras, ingresan en el núcleo y se une a un
receptor nuclear. El complejo T3-receptor se une entonces a un elemento regulador de
tiroides sobre el ADN, donde estimula la transcripción de ADN. Los ARNm recién
transcritos se traducen para sintetizar nuevas proteínas. Estas nuevas proteínas se encargan
de múltiples acciones de las hormonas tiroideas. Otros receptores T3 localizados en
ribosomas y mitocondrias median los sucesos posteriores a la transcripción y traducción.
Las hormonas tiroideas controlan la síntesis de un amplio conjunto de proteínas
nuevas, incluyendo Na+/K+-ATPasa, proteínas de transporte, receptores, enzimas
lisosomales, proteínas proteolíticas y proteínas estructurales. La naturaleza de la proteína
inducida es específica del tejido efector. En la mayor parte de los tejidos se induce síntesis
de Na+/K+-ATPasa, que conduce a un incremento de consumo de oxígeno. En células
miocárdicas se induce miosina, receptores adrenérgicos β y Ca++-ATPasa, lo cual explica el
incremento inducido por hormona tiroidea en la frecuencia y contractilidad cardiacas. En
hígado y tejido adiposo se inducen enzimas metabólicas clave que producen alteraciones en
el metabolismo de carbohidratos, grasas y proteínas.

Los efectos de la hormona tiroidea (T3) sobre diferentes sistemas orgánicos son los
siguientes:

• Tasa de metabolismo basal (TMB). Uno de los efectos más significativos y


pronunciados de la hormona tiroidea es el incremento del consumo de oxígeno cn el
aumento resultante de la TMB y de la temperatura corporal. Las hormonas tiroideas
incrementan el consumo de oxígeno en todos los tejidos, excepto en cerebro, gónadas y
bazo, mediante inducción de la síntesis y mayor actividad de Na+-K+ ATPasa, la cual se
encarga del transporte activo primario de Na+ y K+ en todas las células. La actividad de
Na+-K+ ATPasa está notoriamente correlacionada con un mayor porcentaje del
consumo total de oxígeno y producción de calor en el cuerpo y explica estos efectos. En
consecuencia, cuando las hormonas tiroideas aumentan la actividad de dicha ATPasa
también aumentan el consumo de oxígeno y la producción de calor.
• Metabolismo. El aumento del consumo de oxígeno depende, en último término, de la
mayor disponibilidad de sustratos para el metabolismo oxidativo. Las hormonas
tiroideas aumentan la absorción de glucosa en el tubo digestivo y potencian los efectos
de otras hormonas (p. ej., catecolaminas, glucagón y hormona del crecimiento) sobre
gluconeogénesis, lipólisis y proteólisis. También
.
Regulación metabólica del calcio y el fosfato

a concentración de calcio en el plasma sanguíneo es de 10 mg./100 ml., y esta


concentración de calcio se distribuye de la siguiente manera:

El que pasa por


Principalmente los riñones
albúmina

Con sulfato,
fosfato y citrato Calcio libre

El calcio libre es la forma biológica o fisiológicamente activa del calcio (5 mgr./100 ml.)
La concentración de calcio plasmático puede ser modificada por:

a) Un porcentaje importante está unido a proteínas plasmáticas, principalmente albúmina.


Si aumenta la concentración plasmática de proteínas va a aumentar la concentración
total de calcio, porque va a unir más calcio. Si disminuye la concentración plasmática
de proteínas, también va a disminuir la concentración total de calcio. A pesar d esto no
se ha definido bien cómo es que la concentración plasmática de proteínas va a afectar al
calcio libre.
b) Sin embargo, la concentración de aniones sí puede afectar a la concentración de calcio
libre, como fosfato y sulfato. Si aumenta la concentración de fosfato en el plasma une
más calcio y el calcio libre se reduce, y si disminuye la concentración de fosfatos en
plasma, disminuye el complejo calcio-fosfato y aumenta la concentración de calcio
libre.
c) Las modificaciones del pH también pueden modificar la concentración de calcio
ionizado. En la acidemia aumenta la concentración de H+, ocurre que la albúmina tiene
sitios de unión o reconocimiento para cargas positivas y puede unir tanto H+ como Ca++.
En una acidemia la concentración de H+ es elevada y la albúmina une más H+ que Ca++,
por lo que en la acidemia aumenta la concentración de Ca++ libre. En la alcalemia pasa
lo contrario, es decir, se reduce la concentración de H+, y eso hace que menos H+ se
una a la albúmina y por consiguiente más Ca++ se une a la albúmina, por lo que la
concentración de Ca++ libre disminuye.
Cuando hablamos de la homeostasis del calcio hay que considerar que hay 3
órganos que están involucrados y tres hormonas.

Estos son:

Intestino
Hueso
1,25 dihidroxicolecalciferol

PTH
Calcitonina
1,25 dihidroxicolecalciferol

PTH

Riñón

La PTH y 1,25 dihidroxicolecalciferol tiene como función aumentar la


concentración de calcio plasmático para llevarlo a las condiciones óptimas. La calcitonina
se opone a eso, inhibe la resorción de calcio, y por lo tanto, reduce los niveles de calcio a
nivel plasmático, aunque entre comillas porque no está descrito el rol fisiológico en el ser
humano.
El organismo está en un equilibrio de calcio, es decir, la entrada de calcio por la vía
intestinal es igual a la salida de calcio por la vía renal. No hay ganancia, ni se deposita ni se
libera calcio desde el hueso.
El hueso es una fuente importante de calcio en el organismo. Para éste equilibrio de
calcio no se está considerando que se está depositando calcio en el hueso o se está
resorbiendo calcio desde el hueso. Para una ingesta de 1000 mg. en 24 hrs. de calcio, de
estos 1000 mg., 350 mg. son absorbidos a nivel intestinal, pero en realidad no es la cantidad
de calcio que normalmente se está absorbiendo, porque a traves de las secreciones (salival,
pancreática e intestinal) se liberan 150 mg. de calcio, por tanto la cantidad neta de calcio
que se está absorbiendo es de 200 mg.
Como se absorben 200 mg. de los 1000 mg. en las heces aparecerán 800 mg.
La remodelación del hueso significa resorber calcio, o sea, liberar calcio del hueso
viejo para depositarlo en el hueso joven o mineralizarlo. En el caso del riñón, resorción
significa desplazar nutrientes del líquido tubular al capilar peritubular, pero en el hueso
significa liberar calcio, sacar calcio del hueso, y para ello hay intervención de la PTH y de
la 1,25 dihidroxicolecalciferol. Estas hormonas son estimuladas por una baja concentración
de calcio.
La 1,25 dihidroxicolecalciferol es la forma activa de la Vit D. La Vit D debe ser hidroxilada
para obtener este compuesto activo. El objetivo de estas dos hormonas es incrementar los
niveles de calcio a valores normales. Para esto, estas hormonas tienen acciones tanto en el
intestino, como en el hueso y en el riñón.

Esta es la relación existente entra la concentración de calcio en el plasma versus la


secreción de PTH. La concentración de calcio es de 10 mg./100 ml., y en concentraciones
mayores se produce secreciones basales de la hormona, pero cuando las concentraciones de
calcio disminuyen se estimula la liberación de PTH. Alrededor de 7,5 mg./ 100 ml. se
produce la mayor liberación de calcio, o a concentraciones menores. la PTH es producida
por la paratiroides que se encuentra incrustada en al glándula tiroides. Allí las células
principales de la paratiroides producen esta hormona. esta hormona es generada en
respuesta a la baja concentración de calcio en el plasma, y las membranas plasmáticas de
estas células tienen sensores de calcio, entonces estos sensores detentan la baja
concentración de calcio y se produce una señal en donde interviene la proteína Gs que
estimula la adenilciclasa, que a su vez incrementa la producción de AMPc. A través de
ellos se produce la secreción de esta hormona.
La PTH es un péptido lineal de 84 aminoácidos, que surge como preprohormona,
por hormona y después se liberan los péptidos y ahí está la hormona.
El gráfico explicaba como la PTH es liberada en función de la concentración de calcio.
Esta figura nos muestra de qué manera la hormona puede contribuir a restablecer los
niveles plasmáticos de calcio.
Tiene acciones directas sobre el riñón y hueso, pero es indirecta en el intestino.

A nivel renal en el TCP, la PTH une a su receptor, Gs, AC para producir AMPc, que
activa a una proteína quinasa que inicia una serie de fosforilaciones. Finalmente un
transportados que está en el TCP, que es un cotransporte Na+-fosfato, se inhibe. Con esto
logramos que se produzca fosfaturia. Esto provoca que no se recupere fosfato, por lo que
disminuye la concentración de fosfato plasmático y eso garantiza que disminuya la fracción
de calcio unido a anión, por lo que se incrementa el calcio libre.
Además esta hormona actúa reabsorbiendo directamente calcio, pero a nivel del
TCD.
A nivel intestinal esta hormona actúa en forma indirecta. La Vit D que es
considerada una hormona, tiene 2 orígenes: la dieta o la formación en al piel por acción de
la luz UV a partir del colesterol. Así se obtiene el colecalciferol, que es hidroxilado en el
hígado a 25 hidroxicolecalciferol, y otra hidroxilación ocurre en el riñón a 1,25
dihidroxicolecalciferol. Esa forma que se produce en el riñón es la forma activa, por medio
de la 1 α-hidroxilasa. La actividad de 1a-hidroxilasa aumenta bajo la influencia de cada
uno de los siguientes tres factores: disminución de la concentración de Ca++ en plasma,
incremento de la concentración de PTH circulante y reducción de la concentración
plasmática de fosfato.
Esa forma activa es la que va al intestino para promover la absorción de calcio. lo
que hace esta hormona es promover la síntesis de una proteína transportadora de calcio que
se llama calbindina D-28K, y esa proteína, lo que hace a nivel intestinal es tomar el calcio
desde la luz intestinal y desplazarlo a la membrana basal para que pase a la sangre. Es así
como en forma indirecta como la PTH puede inducir mayor absorción de calcio.
En el hueso la PTH estimula la mayor resorción de éste para incrementar los niveles
de calcio plasmático. La PTH puede actuar sobre las 3 células óseas: en los osteocitos
produce la osteolisis para la liberación de calcio que pasa al líquido canalicular y luego al
LEC, inhibe la acción de los osteoblastos y estimula los osteoclastos. Todo esto lleva a que
se incremente los niveles de calcio en el medio extracelular.

En el hueso la PTH estimula la mineralización del hueso joven y resorción del hueso
viejo para mineralizar al hueso joven.
La calcitonina no realiza un rol fisiológico clave en el ser humano. La calcitonina es
producida por las células parafoliculares de la tiroides y cuando se produce una patología a
nivel tiroideo y baja o aumenta sus niveles, no tiene efectos significativos sobre el calcio en
el ser humano, por lo que sólo hay que destacar las otras dos hormonas.
A nivel renal la 1,25 dihidroxicolecalciferol, a diferencia de los que hace la PTH
que inhibe la captación de fosfato, estimula la reabsorción de fosfato, pero el objetivo de
ese fosfato reabsorbido es depositarlo en el hueso y no utilizar el calcio que se requiere para
mantener los niveles plasmáticos normales.
Ustedes podrían leer que la Vit D estimula solamente la mineralización del hueso, es
decir, depositar calcio en el hueso, pero también produce resorción de hueso viejo y utiliza
este calcio liberado por el hueso viejo para mineralizar hueso joven.
Cuando hay niveles normales de calcio y fosfato la Vit D está en forma inactiva
como 24,25 dihidroxicolecalciferol (por hidroxilación en C24 en riñón). Es decir, la
síntesis de la forma activa o inactiva en el riñón depende de un mecanismo de
retroalimentación.
La PTH actúa por medio de Gs en su efector.
Redactado por:

Jaime Hernández
2009