You are on page 1of 3

El desarrollo prenatal y el proceso del nacimiento.

Examen del desarrollo prenatal.
Antes del nacimiento ya se ha modelado la conducta del neonato. Aunque pueden
intervenir elementos posteriores que determinarán aspecto esenciales de la
conducta madura, que ni siquiera estaban sugeridos en las fases primitivas.
El modelo embriológico encaja a la perfección: el ambiente es constante e incluso
si hay alguna variabilidad ésta tendrá poco efecto, a menos que sea muy marcada.
Método de estudio.
Disponemos de cuatro métodos generales para estudiar el desarrollo prenatal de la
conducta humana:
1) Observación del desarrollo en especies subhumanas
2) Estudio directo de fetos humanos aun con vida, pero sin posibilidad de
conservarla
3) Estudios de fetos humanos con posibilidad de vida, y
4) Estudio de la actividad natural del feto en gestación.
Cada uno de estos métodos presenta ventajas y limitaciones. Combinando los datos
se puede construir un cuadro coherente del desarrollo conductal prenatal.
Una desventaja es la posibilidad de no poder estudiar con exactitud a un feto
extraído del útero quirúrgicamente, debido a que las condiciones que se presentan
al estar en solución salina, son mucho más variables y estimulantes qué estar en
el útero. En contraste, dentro de útero la estimulación y la observación directa
se ven por la pared abdominal, la uterina y las membranas fetales. Otra dificultad
común a todos los procedimientos es la imposibilidad de determinar con exactitud
la edad del feto.
Cronograma del desarrollo fetal.
Hacia el final de la tercera semana: comienza a funcionar el sistema circulatorio
fetal. El desarrollo neural está marcado por la aparición del canal medular y de
las vesículas cerebral y óptica.
Hacia el segundo mes: el feto adquiere un aspecto razonablemente humano. Los
músculos responden a la estimulación directa.
Al principio del tercer mes: todavía no se sabe si existe o no movimientos
espontáneos y generalizados, en el curso de este mes aparecen todos los
movimientos posibles en cada una de las articulaciones. La forma madura del riñón
ya está presente y funcionan mínimamente.
Durante el cuarto mes: la estimulación táctil genera respuestas reflejas, ya están
desarrolladas la deglución y los reflejos abdominales con excepción de la
respiración, la voz, la prensión y la succión. También aparece una gran diversidad
de respuestas, tanto espontáneas como provocadas.
En el quinto mes: la madre “siente vida” y el latido del corazón del feto es
audible.
Durante el sexto mes: comienzan los movimientos sinergéticos de succión y de
córnea.
A principio de séptimo mes: el feto puede emitir un llanto débil
Durante el noveno mes: la actividad fetal disminuye, el feto adquiere más vigor,
peso y actividad neuromuscular.
Los fetos más activos suelen tener un mayor rendimiento postnatal en la conducta
motriz y la lingüística.
Influencia de los factores gestionales.
Se deben considerar 4 categorías distintas de variables gestacionales:
1) La comunicación humoral entre madre y feto a través de la placenta
2) El medio uterino
3) Los estímulos externos
4) Los estímulos originados dentro del propio feto.
Comunicación a través de la placenta.
La madre puede suministrar oxigeno y elementos nutritivos al feto, y también
eliminar el anhídrido carbónico y los desperdicios nitrogenados.
Cuando la dieta materna es inadecuada, el feto obtiene mucho más que su parte de
elementos nutritivos. Sin embargo, como se desarrolla y crece a un ritmo tan
rápido, sufre más que la madre las consecuencias de la desnutrición. Tiene como
consecuencia el menos peso de los fetos y los bebés, el raquitismo fetal, abortos,
partos muertos, deformaciones, mortalidad infantil y enfermedades como: la anemia,
y el tétanos intermitente.
Como consecuencia del intercambio circulatorio materno fetal, el desarrollo el
feto se ve afectado por muchas condiciones patológicas que puede presentar la
madre, puede sufrir alergias causadas por elementos alérgenos presentes en la
dieta de la madre. Las dosis altas de quinina, morfina, y barbitúricos pueden
lesionar el feto. Las enfermedades infecciosas son transmisibles a través de la
placenta.
También a través del vínculo neurohumoral, la actividad, la fatiga, las emociones
y la personalidad de la madre, pueden influir en la irritabilidad, el nivel de
actividad y el funcionamiento autónomo del feto.
Ambiente uterino.
Las madres de mayor edad conciben fetos más propensos al aborto, al parto muerto,
a la mortalidad neonatal, a la hidrocefalia, y al mongolismo. El mongolismo tiende
a ser frecuente entre los bebés de madres con antecedentes de anormalidades
menstruales u hormonales, las anormalidades de la posición fetal y los nudos en el
cordón umbilical también pueden dar lugar a deformidades y estrangulamientos.
Respuesta a la estimulación intrafetal y externa.
La mayor parte de la estimulación positiva durante el periodo de gestación se
origina dentro del feto.
Los receptores propioceptivos en los músculos, tendones y articulaciones están
bien desarrollados en los primeros meses de vida prenatal.
Los componentes táctiles (tacto y presión) de la sensibilidad cutánea están bien
desarrollados y ejercitados durante la vida prenatal. Comenzando en el área
buconasal al tercer mes. La respuesta fetal al dolor es mínima, en el caso de la
sensibilidad térmica el mecanismo está bien desarrollado y es muy funcional en el
bebe prematuro lo mismo sucede con el gusto y el olfato. El aparato auditivo
también está en condiciones de funcionar durante los últimos dos meses de vida
fetal. El desarrollo del mecanismo visual se inicia temprano en la vida fetal,
pero aunque el neonato prematuro puede diferenciar entre la luz y la oscuridad y
responde a la iluminación con el reflejo del iris, no manifiesta respuestas de
seguimiento, distancia pupilar y convergencia.
Importancia de los factores gestionales.
Parece probable que los factores gestionales intra y extra fetales cumplan un
papel de apoyo en el desarrollo. Solo cuando estos factores son extremos en lugar
de proporcionar una nueva dirección al crecimiento provocan deformaciones al
retardar el desarrollo.
Las condiciones patológicas afectan principalmente a aquellos órganos o sistemas
orgánicos que se están desarrollando con mayor rapidez en el momento en que surge
la perturbación. Conociendo en cronograma del desarrollo fetal y la fecha de la
perturbación uterina es posible predecir el lugar y el tipo de deformación
evolutiva que resultará.
Se puede concebir que las respuestas inadecuadas, la adrenalina materna por
ejemplo, no protegen a los órganos contra el daño y la disfunción, particularmente
en el caso de los órganos inmaduros que comienzan a funcionar después del
nacimiento.
Desarrollo de la conducta prenatal.
Aprendizaje y regulación génica. Este supuesto se basa en el notable grado de
uniformidad del desarrollo conductal prenatal dentro de una misma especie en
ausencia de influencias exteriores uniformes y regulatorias que sean
suficientemente determinativas.
Es necesario examinar más a fondo la posición Holt y otros en cuanto a que el
inventario conductal del neonato se adquiere en gran parte como resultado de la
experiencia intrauterina específica.
W. Dennis enumera razones convincentes para no considerar los resultados de Holt y
Sontag como fundamento adecuado de la tesis de que la conducta fetal es aprendida.
En primer lugar, el reflejo prensil es el único ejemplo que se puede ofrecer como
prueba perfecta de esta teoría.
En segundo lugar, la estimulación auditiva y la vibratoria rara vez son lo
bastante intensas como para provocar la respuesta fetal.
En tercer término, muchos reflejos se puede provocar casi perfectamente tras el
nacimiento aunque el neonato no haya sido expuesto previamente a los estímulos
correspondientes, lo cual elimina toda posibilidad de condicionamiento.
En cuarto lugar, para que se establezca una respuesta condicionada la respuesta
debe estar disponible para poder vincularse a un estimulo originalmente
inadecuado.
En quinto lugar, aun cuando la hipótesis de condicionamiento fuera aplicable en
algunos casos, no explicaría todas las pautas de estímulos-respuesta de la
conducta fetal.
En sexto lugar, la hipótesis del aprendizaje es imposible, sostener que los
reflejos táctiles se aprenden, equivaldría a presumir que el aprendizaje es
posible, 9 semanas después de la concepción.
Tendencias de organización.
A partir de su estudio del desarrollo conductal de la salamandra, Coghill concluyó
que la dirección de la organización tiene un curso invariable, estos hallazgos
fueron aplicados más tarde por Coghill y otros, para abarcar la dirección de la
organización conductal en todas las especies. Sin embargo, el examen crítico de
los datos señala que nos es factible que las generalizaciones aplicables a la
salamandra se puedan aplicar también a los seres humanos, la situación evolutiva
es mucho más complicada en el bebe.