You are on page 1of 477

La contabilidad nacional

:
teoría y métodos
La contabilidad nacional:
teoría y métodos
Patricio León C. - Salvador Marconi R.
Tercera edición revisada
ABYA YALA
1999
La contabilidad nacional: teoría y métodos
Patricio León C. - Salvador Marconi R.
Tercera edición revisada
Ediciones ABYA-YALA
12 de Octubre 14-30 y Wilson
Casilla: 17-12-719
Teléfono: 562-633 / 506-247
Fax: (593-2) 506-255
E-mail: admin-info@abyayala.org
editorial@abyayala.org
Quito-Ecuador
Impresión Docutech
Quito - Ecuador
ISBN: 9978-04-494-9
Impreso en Quito-Ecuador, 1999
A nuestros padres:
Guillermo León y Olga Camacho
Vicente Marconi y Ana Romano
“Ejem”, dijo el ratón, con aire de importan-
cia. ¿Estáis todos listos? Esto es lo más árido
que conozco. Por favor, silencio todos.
Alicia en el país de las maravillas
Indice
Prólogo a la tercera edición.................................................................. 1
Introducción .......................................................................................... 3
Capítulo I. La contabilidad nacional: generalidades......................... 9
I.1. Los modelos de descripción económica..................................... 9
I.2. El sistema económico: objeto de la descripción......................... 11
I.3. Definición y alcance de un sistema de cuentas nacionales........ 13
I.4. Origen histórico del sistema de cuentas nacionales................... 13
I.5. El aporte de R. Stone y el sistema de cuentas nacionales de
Naciones Unidas de 1953 ............................................................ 17
I.6. Una aplicación del modelo de Naciones Unidas: el sistema
europeo de cuentas nacionales (SEC)......................................... 19
I.7. El SCN 1993 ................................................................................. 19
Capítulo II. Bases teóricas .................................................................... 25
II.1. El circuito económico.................................................................. 25
II.2. Quesnay y el Tableau Economique............................................... 28
II.3. El circuito económico en Marx: el modelo de reproducción
simple............................................................................................ 30
II.4. El modelo de la reproducción ampliada..................................... 32
II.5. Leontief......................................................................................... 35
II.5.1. El modelo insumo-producto en una economía cerrada 35
II.5.2. El modelo de Leontief y la acumulación....................... 38
II.5.3. El sistema abierto y el modelo insumo-producto......... 39
II.6. El aporte de Piero Sraffa.............................................................. 44
II.7. Circuito económico e ingreso nacional según J.M.Keynes........ 47
II.8. Las funciones económicas ........................................................... 52
II.9. Una nota acerca de los modelos alternativos: intercambio o
reproducción................................................................................ 53
Anexo II.a. Solución matemática a los problemas planteados en el
acápite de Sraffa .......................................................................... 56
Capítulo III. La estructura formal de un sistema de cuentas
nacionales .................................................................................... 65
III.1. Las cuentas o formas contables................................................... 65
III.2. Otras formas de presentación de los modelos contables........... 68
III.3. Las operaciones económicas ....................................................... 69
III.4. Los agregados económicos .......................................................... 70
III.5. Las reglas de registro.................................................................... 73
III.6. Ejercicio ........................................................................................ 75
Capítulo IV. Los agentes económicos y su clasificación .................... 81
IV.1. Generalidades............................................................................... 81
IV.2. Ambito temporal y espacial de un sistema económico ............. 82
IV.3. Las unidades estadísticas de base ................................................ 83
IV.4. Las unidades institucionales........................................................ 83
IV.5. Los sectores institucionales ......................................................... 84
IV.6. Definición de los sectores............................................................ 86
IV.7. Las unidades de producción homogénea ................................... 89
IV.8. Sectores institucionales y ramas de actividad ............................ 90
Capítulo V. Las operaciones sobre bienes y servicios ........................ 93
V.1. Generalidades............................................................................... 93
V.2. La producción .............................................................................. 93
V.2.1. La producción de bienes................................................. 94
V.2.2. La producción de servicios mercantes ........................... 95
V.2.3. La producción de servicios bancarios............................ 96
V.2.4. La producción de las compañías de seguros ................. 97
V.2.5. La valoración de la producción mercante ..................... 98
V.2.6. La producción de servicios no mercantes ..................... 99
V.2.7. Valoración de la producción de servicios no mercantes 100
VIII Patricio León C. - Salvador Marconi R.
V.3. El consumo intermedio............................................................... 103
V.4. Las otras operaciones sobre bienes y servicios........................... 105
V.4.1. El consumo final ............................................................... 105
V.4.2. La formación bruta de capital fijo.................................... 106
V.4.3. La variación de existencias................................................ 106
V.4.4. Las compras netas de tierras y terrenos activos no físicos 107
V.4.5. Las exportaciones y las importaciones............................. 107
V.5. El equilibrio de bienes y servicios............................................... 108
V.6. Los sistemas de valoración en los equilibrios oferta-utilización 109
V.7. La elaboración de los equilibrios oferta-utilización .................. 112
V.8. Ejercicio ........................................................................................ 114
Anexo V.a. La nomenclatura de bienes y servicios ............................. 118
Capítulo VI. La matriz insumo - producto ......................................... 127
VI.1. Generalidades e hipótesis básicas................................................ 127
VI.2. Objetivos de la matriz insumo - producto................................. 128
VI.3. Estructura de la matriz insumo - producto ............................... 129
VI.4. Métodos de elaboración de la matriz ......................................... 133
VI.5. Métodos de calculo del producto interno bruto........................ 135
VI.6. Aplicaciones de la matriz insumo - producto............................ 137
VI.7. Ejercicio ........................................................................................ 138
VI.7.1. Construcción de una matriz........................................... 138
VI.7.2. Aplicación del análisis input - output al caso de un
aumento en la demanda final......................................... 143
VI.7.3. Aplicación de la matriz al caso de una alza general de
los salarios ....................................................................... 149
VI.7.4. Utilización de la matriz inversa...................................... 155
Anexo VI.a. Utilizaciones de la matriz insumo - producto............... 157
1. Impacto de una elevación salarial ............................................... 158
2. Modificación del tipo de cambio................................................ 159
3. Evaluación de la política arancelaria........................................... 161
4. Evaluación del grado de interrelación industrial ....................... 166
La contabilidad nacional: teoría y métodos IX
Capítulo VII. La óptica institucional: producción y operaciones de
repartición................................................................................. 173
VII.1. La distribución primaria del PIB.............................................. 173
VII.1.1. La remuneración a los asalariados (Re)...................... 174
VII.1.2. Los impuestos indirectos brutos (lib) ......................... 175
VII.1.3. Las subvenciones (Subv).............................................. 175
VII.1.4. Consumo de capital fijo (ckf) ..................................... 176
VII.1.5. Excedente bruto de explotación (EBE) ....................... 176
VII.2. Las cuentas de producción de los sectores institucionales...... 177
VII.2.1. Cuenta de producción de las sociedades
no financieras............................................................... 177
VII.2.2. Cuenta de producción de las instituciones financieras 178
VII.2.3. Cuenta de producción de los hogares ......................... 179
VII.2.4. Cuenta de producción de las administraciones
públicas......................................................................... 180
VII.3 Las operaciones de redistribución ............................................ 181
VII.4. Cuentas de ingresos y gastos de las sociedades no financieras 181
VII.5. Cuentas de ingresos y gastos de los hogares............................. 184
VII.6. Cuentas de ingresos y gastos de las administraciones públicas 186
VII.7. Las cuentas de capital ................................................................ 187
VII.8. Las fuentes estadísticas .............................................................. 190
VII.8.1. Requerimientos de información para la elaboración
de las cuentas................................................................ 190
VII.8.2. Contabilidad empresarial y contabilidad nacional .... 191
VII.9. Ejercicio: elaboración de las cuentas del sector “empresas
no financieras” ........................................................................... 192
Capítulo VIII. La economía nacional y el resto del mundo............... 201
VIII.1. Generalidades............................................................................. 201
VIII.2. Clasificación de las operaciones con el resto del mundo........ 202
VIII.3. La balanza de pagos ................................................................... 203
VIII.4. Los saldos de las cuentas del resto del mundo......................... 205
VIII.5. Ejercicio...................................................................................... 205
X Patricio León C. - Salvador Marconi R.
Capítulo IX. El cuadro económico de conjunto ................................. 211
IX.1. Generalidades............................................................................... 211
IX.2. Estructura del CEC...................................................................... 211
IX.3. La utilización del CEC en el análisis económico ....................... 213
IX.4. Tratamiento de algunas operaciones económicas en el CEC.... 214
IX.4.1. El ajuste por servicios bancarios imputados y el
cálculo del PIB en el CEC............................................... 215
IX.4.2. El consumo final de las administraciones públicas ...... 215
IX.4.3. El registro de las subvenciones ....................................... 216
IX.4.4. Las variables macroeconómicas en el CEC ................... 217
IX.5. Ejercicio: elaboración de un cuadro económico de conjunto... 218
IX.5.1. Un cuadro con tres sectores residentes.......................... 218
IX.5.2. Un cuadro económico de conjunto con cuatro sectores
institucionales.................................................................. 233
Capítulo X. Las operaciones financieras ............................................. 249
X.1. Nociones básicas .......................................................................... 249
X.2. Clasificación de las operaciones financieras............................... 253
X.2.1. Medios de pago internacionales..................................... 255
X.2.2. Medios de pago en moneda nacional ............................ 256
X.2.3. Depósitos no monetarios y bonos no negociables........ 256
X.2.4. Acciones ........................................................................... 256
X.2.5. Préstamos a corto y largo plazo ..................................... 256
X.2.6. Otras operaciones financieras ........................................ 257
X.3. Los métodos de elaboración........................................................ 257
X.4. La cuenta financiera y el cuadro de operaciones financieras .... 258
X.5. Ejercicio ........................................................................................ 259
Capítulo XI. Las cuentas nacionales a precios constantes................. 263
XI.1. Significado y cobertura de las cuentas a precios constantes ..... 263
XI.2. Principios generales de la deflación............................................ 264
XI.3. Los números índices .................................................................... 265
La contabilidad nacional: teoría y métodos XI
XI.4. Cuentas constantes a precios del año base y a precios del
año anterior................................................................................ 268
XI.5. Precios constantes de algunas operaciones .............................. 269
XI.6. El PIB a precios constantes........................................................ 271
Capítulo XII. Algunas posibilidades de extensión del sistema de
contabilidad macroeconómica................................................ 273
XII.1. Generalidades............................................................................. 273
XII.2. Las cuentas patrimoniales ......................................................... 273
XII.3. Las cuentas satélites ................................................................... 275
XII.4. Las cuentas regionales ............................................................... 277
XII.5. Cuentas nacionales e indicadores sociales................................ 278
XII.6. Confiabilidad de las cuentas nacionales ................................... 279
XII.7. Las cuentas satélites del medioambiente en el SCN 1993 ....... 280
Capítulo XIII. Construcción de un sistema de cuentas nacionales
de una economía ficticia: Pitiashpa ........................................ 287
XIII.1. Generalidades............................................................................. 287
XIII.2. Nomenclaturas........................................................................... 289
XIII.2.1. De sectores institucionales ......................................... 289
XIII.2.2. De ramas de actividad................................................ 290
XIII.2.3. De productos............................................................... 290
XIII.2.4. De operaciones sobre bienes y servicios.................... 291
XIII.2.5. De operaciones de repartición................................... 291
XIII.2.6. De operaciones financieras ........................................ 292
XIII.2.7. De saldos contables..................................................... 292
XIII.2.8. De cuentas sectoriales................................................. 292
XIII.2.9. Otras nomenclaturas .................................................. 292
XIII.3. Características de los sectores y fuentes estadísticas................ 293
XIII.3.1. Comercio exterior....................................................... 293
XIII.3.2. Balanza de pagos......................................................... 294
XIII.3.3. Estadísticas fiscales...................................................... 296
XIII.3.4. Estadísticas sobre las instituciones financieras y los
seguros......................................................................... 300
XII Patricio León C. - Salvador Marconi R.
XIII.3.5. Estadísticas del sector institucional “Sociedades
no financieras” ............................................................ 306
XIII.3.6. Estadísticas del comercio............................................ 309
XIII.3.7. Estadísticas agrícolas................................................... 311
XIII.3.8. Estadísticas de minería y manufactura...................... 313
XIII.3.9. Información sobre la construcción............................ 315
XIII.3.10.Información sobre los servicios ................................ 317
XIII.4. Métodos de elaboración de los equilibrios oferta - utilización
de los productos y cuentas de producción de las ramas ......... 318
XIII.4.1. Márgenes y cuentas de producción del comercio..... 318
XIII.4.2. Agricultura .................................................................. 322
XIII.4.3. Minería y manufactura............................................... 326
XIII.4.4. Construcción y materiales de construcción.............. 334
XIII.4.5. Servicios gubernamentales......................................... 336
XIII.4.6. Servicios financieros ................................................... 339
XIII.4.7. Otros servicios ............................................................ 346
XIII.5. La matriz insumo - producto y el PIB...................................... 348
XIII.5.1. La matriz insumo - producto
(a precios de comprador)........................................... 348
XIII.5.2. La matriz insumo - producto
(a precios de productor)............................................. 352
XIII.5.3. La matriz insumo - producto de componente
importado ................................................................... 357
XIII.5.4. La matriz de requerimiento directos e indirectos..... 360
XIII.6. Métodos de elaboración de las cuentas de los sectores
institucionales ............................................................................ 362
XIII.6.1. Administración pública.............................................. 362
XIII.6.2. Instituciones financieras y seguros ............................ 366
XIII.6.3. Sociedades no financieras........................................... 373
XIII.6.4. Resto del mundo......................................................... 379
XIII.7. Síntesis no financiera. Cuentas del sector institucional de los
hogares........................................................................................ 382
XIII.7.1. Operaciones sobre bienes y servicios......................... 383
XIII.7.2. Operaciones de repartición........................................ 388
XIII.7.3. Las cuentas no financieras del sector institucional
de los hogares.............................................................. 400
La contabilidad nacional: teoría y métodos XIII
XIII.7.4. El cuadro económico de conjunto............................. 401
XIII.8. Síntesis financiera. Cuenta financiera de los hogares .............. 403
XIII.8.1. Operaciones financieras ............................................. 403
XIII.8.2. Cuenta financiera de los hogares ............................... 410
XIII.8.3. El cuadro de operaciones financieras ........................ 411
XIII.9. La formación bruta de capital fijo y el consumo de capital
fijo............................................................................................... 413
XIII.10.Las cuatro cuentas consolidadas y los principales agregados
macroeconómicos...................................................................... 416
Capítulo XIV. Las cuentas trimestrales: elementos conceptuales y
metodológicos ............................................................................. 421
XIV.1. Generalidades............................................................................. 421
XIV.2. Algunas diferencias entre cuentas anuales y trimestrales........ 423
XIV.3. Técnicas de construcción de las cuentas trimestrales.............. 427
XIV.3.1. Método de Lisman y Sandee ...................................... 431
XIV.3.2. Método de Nasse......................................................... 433
XIV.4. La coherencia de las estimaciones trimestrales........................ 438
XIV.5. Una estimación del PIB trimestral para Ecuador .................... 439
Capítulo XV. Las previsiones económicas........................................... 443
XV.1. Aspectos generales ..................................................................... 443
XV.2. La previsión económica de corto plazo: aspectos
metodológicos............................................................................ 444
XV.2.1. Los presupuestos exploratorios.................................. 445
XV.2.2. Los presupuestos previsionales .................................. 447
XV.3. Aspectos extra-económicos de las previsiones......................... 450
Bibliografía general ............................................................................... 453
Bibliografía utilizada .............................................................................. 453
Otra bibliografía ..................................................................................... 459
XIV Patricio León C. - Salvador Marconi R.
Prólogo a la tercera edición
Esta tercera edición responde a la necesidad de difundir un mate-
rial de apoyo para los estudiantes de la cátedra de cuentas nacionales, ya
que la edición anterior se había agotado hace algún tiempo atrás.
Esta puede ser considerada como una “edición puente”, pues a ni-
vel internacional, varios países están instrumentando las recomendacio-
nes del SCN 1993, mientras otros aún publican las respectivas series cal-
culadas en base a la metodología del SCN 1968. La duración de la etapa de
transición de uno a otro esquema metodológico dependerá de varias cir-
cunstancias, entre las cuales se debe señalar el apoyo que confieran las au-
toridades económicas a la elaboración de las nuevas cuentas, la disponibi-
lidad de recursos humanos y financieros y la calidad y desarrollo del apa-
rato estadístico de base.
La adaptación completa de este texto a la metodología propuesta en
el SCN 1993 deberá ser simultánea a la difusión de las nuevas series de
cuentas nacionales publicadas por los servicios responsables de su elabo-
ración en América Latina; la versión original de este libro y sus ediciones
subsiguientes tuvieron en la región alguna difusión en el ámbito acadé-
mico. No obstante, en esta edición se recogen algunos de los elementos in-
novadores que se presentan en el Sistema de Cuentas Nacionales de 1993;
además, se consideró conveniente introducir algunas modificaciones de
fondo y de forma, entre las que cabe mencionar las siguientes:
1. se eliminó toda referencia al Sistema del Producto Material, esque-
ma contable que fuera utilizado en los países ex-socialistas, denomi-
nados ahora “países en transición”, pues sus oficinas estadísticas es-
tán adecuando sus métodos y técnicas en función de las recomen-
daciones del SCN 1993;
2. se eliminó también el capítulo en el que se reportaban los progra-
mas informáticos escritos en lenguaje basic. La disponibilidad de
hojas de cálculo “amigables” facilita la utilización de las cuentas na-
cionales y torna obsoleto el uso de ese lenguaje, que se justificaba
en otras circunstancias de desarrollo de la informática;
3. se consideró oportuno incluir un acápite (XII.7) sobre las cuentas
satélites del medio ambiente, incorporadas plenamente en el nuevo
esquema contable propuesto por el SCN 1993;
4. se actualizó (sección XIV.5) el cálculo de las cuentas trimestrales del
Ecuador mediante el método de Lisman y Sandee hasta 1997.
Adicionalmente, se revisó integralmente el texto, procurando que el
lenguaje sea claro y directo, y se corrigieron algunos errores de imprenta,
principalmente en los cuadros y ejercicios que se reportan en varios capí-
tulos del libro.
Los autores dejan constancia de su agradecimiento a la doctora Giu-
seppina Da Ros por las observaciones críticas y sugerencias sobre el conte-
nido y la edición del libro, así como a Abya Yala por su interés en reeditar-
lo y difundirlo en el ámbito académico.
Quito, abril de 1999
2 Patricio León C. - Salvador Marconi R.
Introducción
Desde sus orígenes, la contabilidad nacional se constituyó en útil
instrumento de descripción de la actividad económica y fundamento pa-
ra la formalización del comportamiento de los diferentes sectores o agen-
tes que conforman un sistema económico. Como banco de datos irrem-
plazable para la comprensión y el análisis de la política económica estruc-
tural y coyuntural; como cuadro conceptual y esquema lógico que da con-
sistencia a los modelos macroeconométricos de previsión y simulación, la
contabilidad nacional se presenta, aunque en medio de controversias, co-
mo una herramienta indispensable para unificar el lenguaje económico y
como punto de referencia del debate teórico y político en materia macroe-
conómica.
Crecimiento del PIB, estancamiento del ingreso disponible, agrava-
miento de los desequilibrios macroeconómicos, evolución de la tasa de au-
tofinanciamiento de la inversión, etc. son, entre tantas, expresiones comu-
nes en el mensaje cotidiano de la prensa especializada o no, que se inter-
pretan mal cuando no se dispone de elementos conceptuales para apreciar
la importancia de las cifras y de los conceptos que representan. La desin-
formación en materia económica se acentúa en épocas de crisis. De ahí la
necesidad de aprehender y desmitificar los vocablos económicos, entran-
do en la lógica de este esquema de normalización de los datos estadísticos,
que no es otra cosa que un método de clasificación y ordenamiento de las
operaciones económicas y financieras que efectúan los agentes de un sis-
tema económico.
La aplicación y adaptación de los principios generales del sistema de
cuentas nacionales a diversas realidades socio-económicas ha sido lenta y
-en ciertos casos- problemática. Los elementos analíticos de la contabili-
dad nacional no son perfectos; miden mejor la evolución de las cantidades
que los cambios en la calidad de los flujos o magnitudes económicas. En
una fase de apertura y liberalización económica, es necesario consolidar
los instrumentos de observación macroeconómica para captar y analizar
de mejor manera los efectos que ha tenido la aplicación de políticas de
ajuste y estabilización y comprender los orígenes del deterioro de las con-
diciones de vida de amplios estratos poblacionales.
Este trabajo fue concebido como texto de consulta sobre los méto-
dos de elaboración y las definiciones elementales de la contabilidad nacio-
nal. Trata así de suplir la insuficiente bibliografía -particularmente en
idioma español- y unificar los temas de enseñanza de la contabilidad ma-
croeconómica en el ámbito universitario.
La aridez del tema en cuestión, así como el escaso desarrollo que
han tenido las cuentas nacionales en los países latinoamericanos, parecen
ser las razones que explicarían la existencia de muy pocos estudios sobre
la materia, exceptuándose los manuales producidos por las organizaciones
internacionales especializadas.
Es innegable que las definiciones y métodos de la contabilidad na-
cional no son precisamente sugestivos: su terminología, sus fórmulas, en
definitiva, las “reglas del juego” están dadas, lo que en cierta forma limita-
ría la discusión y las subsecuentes “tomas de posición” que eventualmen-
te resultan cuando otro tipo de preocupaciones son consideradas.
En lo que se refiere al segundo aspecto -el escaso grado de desarro-
llo- éste parece ser la consecuencia lógica de una “demanda” de cuentas
nacionales que se ha circunscrito al valor agregado por ramas de actividad
a precios constantes, lo que -en la práctica- ha limitado el desarrollo y la
elaboración de otros indicadores de la contabilidad nacional.
La metodología de cuentas nacionales sigue siendo desconocida pa-
ra un alto número de prácticos de la economía, existiendo otros -no po-
cos- que la critican en base de un conocimiento superficial de la materia.
Por ello se decidió emprender esta tarea que, antes que una crítica o un de-
bate sobre los supuestos en que la contabilidad macroeconómica se fun-
damenta, es un estudio descriptivo de las técnicas utilizadas por esta dis-
ciplina.
4 Patricio León C. - Salvador Marconi R.
Importa, sin embargo, destacar que dos opciones parecen enfren-
tarse cuando los economistas se refieren a la contabilidad nacional. Para
unos, ésta es… “una disciplina auxiliar, un conjunto de métodos de regis-
tro, una técnica al servicio de la ciencia
1
.
No obstante, la realidad es mucho más compleja. Si bien las cuentas
reflejan una forma de aprehensión de los procesos productivos -lo cual
presupone una teoría determinada a la base- “…las relaciones entre teoría
económica y contabilidad nacional no se reducen a un préstamo de con-
ceptos ni a una verificación empírica: el parentesco es mucho más profun-
do. Se lo puede aprehender por el hecho de que el concepto de producción
es una noción clave para ambas; las dos se plantean la pregunta central:
¿qué es producción?, ¿qué es productivo?. Esta pregunta está siempre pre-
sente en la historia de la economía política y de la contabilidad nacio-
nal…”
2
.
Por otra parte, es probable que el campo de influencia de la conta-
bilidad nacional no sea tan limitado como a veces se piensa. La contabili-
dad macroeconómica es una de las primeras disciplinas en plantear, desde
el punto de vista teórico, esenciales problemas económicos y de gestión. El
ejemplo del Estado ilustra bien lo señalado; en efecto, se encuentran en la
contabilidad nacional ciertas interrogaciones fundamentales: el Estado,
“…¿produce o consume?; ¿incrementa la producción o la dilapida?; el or-
den público y la defensa nacional ¿son conceptos económicos?; etc…”
3
.
No es correcto, por lo tanto, otorgar a las cuentas nacionales un ca-
rácter secundario en el ámbito de la ciencia económica. La contabilidad
nacional y la teoría económica parten de las mismas hipótesis, utilizan un
mismo lenguaje, y muchas veces “…es el razonamiento contable el que or-
dena en silencio el razonamiento económico; es el rigor contable el que
sostiene el ideal científico de la teoría económica”
4
.
De ahí que parezca importante reflexionar sobre el carácter cientí-
fico de la contabilidad nacional: esto puede conducir a su revalorización y
a una mejor definición de su ámbito en la ciencia económica así como de
su papel en la planificación y la política económica.
La contabilidad nacional: teoría y métodos 5
El presente trabajo puede leerse teniendo en cuenta, simultánea-
mente, tres “enfoques” no separables.
a. un enfoque teórico, objeto de los tres primeros capítulos, que des-
cribe lo fundamental de los autores que, de alguna manera, han to-
cado implícita o explícitamente el tema de los modelos descriptivos;
b. un enfoque instrumental, compuesto por definiciones y conceptos,
esquemas y nomenclaturas que se presentan a partir del tercer capí-
tulo; y,
c. un enfoque práctico, constituido por los ejercicios que se plantean
al final de algunos capítulos. Este último enfoque, si bien se basa en
todos los casos en cifras hipotéticas, intenta recoger la mayoría de
situaciones comunes de una economía. Es posible, además, que mu-
chos conceptos sean mejor aprehendidos en los ejercicios que en la
discusión teórica.
En lo que se refiere a la secuencia de los temas abordados en el tra-
bajo, en el primer capítulo se discuten las diferencias entre los modelos de
descripción, estableciéndose que éstas no se originan únicamente en las
características contables sino, y ante todo, en los conceptos sobre produc-
ción. En el mismo capítulo se describen los orígenes y la evolución de los
diversos modelos contables.
El capítulo II se inicia con el análisis del circuito económico, cuya
comprensión es fundamental para el estudio de un modelo contable. Con
este propósito, se discuten las líneas esenciales de los aportes de Quesnay,
Marx, Leontief, Sraffa, Keynes y Stone. Estas son consideraciones genera-
les y no constituyen la parte sustancial de su trabajo.
En el capítulo III se reportan las nociones básicas de la contabilidad
nacional y se introducen algunas fórmulas elementales; en el capítulo IV
se amplían los conceptos con el estudio de las clasificaciones utilizadas. Su
análisis, que parecería elemental, es importante para una correcta utiliza-
ción de los resultados.
6 Patricio León C. - Salvador Marconi R.
Los capítulos V y VI, las operaciones sobre bienes y servicios y la
matriz insumo-producto, son básicos para la comprensión de la estructu-
ra y funcionamiento del sistema contable, desde el punto de vista de la ge-
neración y repartición primaria del valor agregado, así como para el aná-
lisis de las diferentes formas de valoración. En el capítulo VI se especifica
la estructura y los principales aspectos referentes a la matriz insumo-pro-
ducto, que es uno de los cuadros de mayor utilización.
Las operaciones de redistribución y la acumulación de capital son
abordadas en el capítulo VII, donde se tratan los principales aspectos con-
ceptuales y formales de las cuentas de ingresos y gastos y de financiación
de capital de los agentes económicos, describiendo, por lo tanto, la forma-
ción del ahorro y su empleo en el proceso de acumulación. La secuencia
de cuentas se presenta en el “Cuadro económico de conjunto”, cuya des-
cripción se incluye en el capítulo IX. El estudio de estos temas debe ser
complementado con el análisis sobre las relaciones de una economía con
el resto del mundo, cuyas cuentas se analizan en el capítulo VIII.
Todo lo anterior se ha referido a la llamada esfera real de una eco-
nomía; su estudio no sería completo si no se analiza la contrapartida fi-
nanciera, presente en toda transacción económica. El capítulo X: “Las ope-
raciones financieras”, incluye una rápida visión de sus principales caracte-
rísticas, insistiendo en las nomenclaturas y en los métodos de registro.
Los indicadores utilizados con preferencia son aquellos que aislan el
“efecto precios” (las “cuentas a precios constantes”); dicho tema es tratado
en el capítulo XI, en el que se discuten el alcance, la cobertura y los prin-
cipios generales en los que se basan dichas cuentas, así como los índices
utilizados en su evaluación.
El enfoque conceptual o “instrumental” del trabajo culmina en el
capítulo XII que versa sobre las posibilidades de extensión del sistema de
cuentas. Se trata allí -en breves líneas- las definiciones y características
principales de las cuentas patrimoniales; las cuentas satélites; las alternati-
vas metodológicas para la elaboración de las cuentas regionales, para final-
La contabilidad nacional: teoría y métodos 7
mente analizar algunos aspectos sobre la conveniencia de desarrollar indi-
cadores sociales.
En el capítulo XIII se incluye un ejercicio que pretende sistematizar
y, sobre todo, globalizar los conceptos y definiciones discutidos en los ca-
pítulos precedentes.
La coyuntura económica exige disponer de indicadores que den
cuenta el comportamiento de la economía en el muy corto plazo. El capí-
tulo XIV: “Las cuentas trimestrales. Elementos conceptuales y metodoló-
gicos” aborda esta problemática; al respecto, se realiza un análisis de las
principales características de estas macrovariables, su evolución y los prin-
cipales métodos utilizados en su cálculo.
Las previsiones económicas de corto plazo están estrechamente re-
lacionadas con los indicadores anuales y trimestrales; su estudio se realiza
en el capítulo XV, en el que se describen sus principales características me-
todológicas.
En lo atinente a la parte formal, se estimó conveniente no volver pe-
sada la lectura con frecuentes notas, utilizándolas solo en citas extensas.
Sin embargo, se incluye una bibliografía al final de cada capítulo, que da
cuenta de las obras consultadas.
La responsabilidad de los errores que probablemente contiene el
presente trabajo es de sus autores.
Notas
1 Fourquet, François: “Les comptes de la puissance. Histoire de la comptabilité na-
tionale et du plan”; Encres; Francia, 1980, p. 3
2 Ibid p. 6
3 Ibid p. 11
4 Ibid p. 14
8 Patricio León C. - Salvador Marconi R.
Capítulo I
La contabilidad nacional:
generalidades
I.1. Los modelos de descripción económica
Para interpretar el funcionamiento de un sistema económico es ne-
cesario, en primer lugar, estudiar su estructura y las interrelaciones exis-
tentes entre las partes que lo componen. En efecto, un sistema está carac-
terizado por el modo y la forma en que se desenvuelven las relaciones de
producción entre las clases y grupos socio-económicos que se han ido
conformando a lo largo de un proceso histórico, dinámico y dialéctico.
Traducir dichas relaciones en un lenguaje matemático significa ex-
presar -en términos de un modelo cuantitativo- un conjunto de hipótesis
básicas que permiten analizar un mecanismo económico. Si una teoría tra-
ta de describir una estructura y un mecanismo económico completo, asu-
me la característica de un “sistema” constituido por un conjunto de rela-
ciones cuantitativas (ecuaciones) entre diversas magnitudes (variables).
Un modelo económico, por tanto, es la representación sintética de
una realidad histórica determinada. Fruto de una extrema simplificación,
un esquema descriptivo posee solo un valor probabilístico. En efecto, la
“indeterminación” es inseparable de cualquier teorema científico, sobre
todo en una disciplina como la economía descriptiva que apoya algunas de
sus hipótesis en el método estadístico.
La representación cuantitativa, por otra parte, conlleva a resultados
con validez limitada en el tiempo y en el espacio. Un modelo debe ser
construido de acuerdo con la realidad que se pretende describir; de allí la
necesidad de saber a priori cuál es el objeto de la descripción que, en el ca-
so de un modelo contable, es el contexto económico y las características
esenciales del sistema vigente en determinado país.
Por otra parte, la construcción de un modelo está orientada por una
serie de hipótesis teóricas básicas por lo que un mismo sistema económi-
co puede ser descrito a partir de dos o más concepciones diferentes de la
historia y de la economía. La utilización de aparatos conceptuales diferen-
tes puede dar lugar a modelos analíticos que reproduzcan en distinta for-
ma la modalidad de funcionamiento de una misma realidad económica.
Así, definir como “producción” únicamente la producción mercantil, sig-
nifica considerar solo aquella parte de bienes y servicios que se intercam-
bia en el mercado a un precio determinado por el juego de la demanda y
de la oferta (en competencia pura). En este caso, la actividad del Estado
–en lo que se refiere a la prestación de servicios administrativos- no po-
dría ser considerada como productiva.
Otra definición de producción fue aquella adoptada en el sistema
contable utilizado por los países ex-socialistas: la producción era concebi-
da como una actividad que se limitaba a crear “productos materiales”, es
decir, bienes y servicios necesarios para que se verifique el circuito econó-
mico del que es objeto un “producto”. Dicha apreciación estuvo basada en
la teoría del valor-trabajo para la cual, producir significaba “cristalizar”, en
un bien material, el trabajo humano.
Como se puede notar, diversas concepciones acerca del valor y de la
problemática de su generación hacen que los modelos asuman caracterís-
ticas diferentes.
Por otra parte, es diferente describir un sistema en términos de
“equilibrio macroeconómico” que describirlo en términos de relaciones de
producción y, por consiguiente, de relaciones dialécticas entre los factores
10 Patricio León C. - Salvador Marconi R.
de la producción. La primera concepción es típica del análisis convencio-
nal basado en las teorías de León Walras y de John M. Keynes. El segundo
enfoque tiene origen en la concepción económica de Marx. Especifica-
mente, la interpretación neoclásica y keynesiana del problema, demuestra
tener limitaciones para describir economías caracterizadas por la existen-
cia de un amplio sector informal con acceso limitado al mercado, en el
sentido convencional del término.
La forma que asumen los sistemas analíticos descriptivos depende:
a) de la estructura (y de la organización institucional) del sistema eco-
nómico;
b) de las hipótesis (concepción teórica) básicas que guían el proceso
descriptivo;
c) del conjunto de métodos y técnicas estadísticas utilizadas en la
cuantificación (valoración) de las variables que integran el modelo;
d) de la existencia (y del nivel de desarrollo) del aparato estadístico que
sirve de base para su construcción.
I.2. El sistema económico: objeto de la descripción
Dado que el objeto de la descripción es el sistema económico, es ne-
cesario analizar previamente sus características esenciales.
Un sistema económico se define por las relaciones de producción
existentes, las que se traducen en un proceso de acumulación en base a la
valoración del capital y del trabajo. En una economía de mercado, este
proceso se rige por una lógica de acumulación centrada en la propiedad
privada de los bienes y medios de producción.
Para fines de este estudio, puesto que se analizarán principalmente
los sistemas contables de los países capitalistas, además de esta caracterís-
tica (propiedad privada de los medios de producción), se podrían enume-
rar otros aspectos de dicha organización; así, por ejemplo:
La contabilidad nacional: teoría y métodos 11
a) la producción de bienes de consumo se basa en las preferencias in-
dividuales y en la empresa privada;
b) el proceso de asignación de los recursos se efectúa mediante el mer-
cado y, por ende, a través del mecanismo de precios;
c) la distribución de la renta y de la riqueza está determinada por la
propiedad de los medios de producción y por sus ganancias en el
mercado;
d) la dinámica del proceso económico se basa en el interés y en las ex-
pectativas de ganancia de los propietarios de los medios de produc-
ción.
Especificamente, el crecimiento de los países subdesarrollados se
inscribe en el marco del proceso de acumulación capitalista, cuyo carácter
difiere -sobre todo en dos puntos esenciales- del modelo de acumulación
prevaleciente en las metrópolis: las características de la vinculación al
mercado mundial y la heterogeneidad estructural.
En lo referente al primer aspecto, la relación país dependiente-mer-
cado mundial se desenvuelve bajo condiciones que fomentan el proceso de
acumulación existente en las metrópolis, que obstaculizan y deforman el
desarrollo de un proceso de acumulación en los países de la periferia.
Con el término heterogeneidad estructural se pretende representar
una situación en la que coexisten diferentes modos y formas de produc-
ción, cuya conformación se efectúa bajo la hegemonía del sector más di-
námico en una determinada situación histórica. A nivel socio-económico,
la heterogeneidad estructural se manifiesta en la existencia de un sector
“formal” y de un sector “informal” en el sistema productivo, que encuen-
tra su expresión socio-política en el fracccionamiento y estratificación de
las clases sociales.
Gran parte de la producción de bienes y servicios se realiza a través
del sector privado, constituyéndose en el mayor demandante de la produc-
ción, sea en la modalidad de consumo o de inversión. Sin embargo, el Es-
tado también juega un importante papel en la determinación de las reglas
12 Patricio León C. - Salvador Marconi R.
que rigen la actividad económica, de modo directo, a través de la política
económica y la intervención en áreas económicas estratégicas o, de modo
indirecto, con la legislación. Estos hechos hacen que la economía de los
países subdesarrollados presente características de un sistema económico
mixto; aunque la tendencia actual es, más bien, reducir el papel del Estado.
I.3. Definición y alcance de un sistema de cuentas nacionales
Los sistemas de cuentas nacionales son un conjunto de técnicas es-
tadísticas y métodos de registro contable que sirven para describir cuanti-
tativamente la estructura económica y los flujos que intervienen entre los
agentes que la conforman.
Se afirma que las cuentas nacionales no describen la estructura so-
cial de una colectividad; en efecto, el objetivo principal -y quizá único- de
un modelo de contabilidad nacional es representar los aspectos económi-
cos de una sociedad y, concretamente, el circuito del que son objeto los re-
cursos reales y monetarios en un determinado período de tiempo, que ge-
neralmente corresponde al año calendario; sin embargo, cuando se elabo-
ran cuentas de hogares por estrato de ingreso (como lo recomienda el
manual de 1993) se está muy cerca de una amplia descripción de “lo
social”.
I.4. Origen histórico del sistema de cuentas nacionales
A nivel general, se puede decir que se dio un proceso paralelo entre
el surgimiento de los sistemas de cuentas nacionales y la conformación de
un cuerpo orgánico de teorías que dieron lugar a la ciencia económica. Por
otra parte, la posibilidad concreta de “medir” algunas variables macroeco-
nómicas valiéndose del método estadístico, facilitó la estructuración de un
esquema de contabilidad nacional. Estos factores, unidos a la coyuntura
política de las naciones, permitieron el desarrollo de los modelos descrip-
tivos.
La contabilidad nacional: teoría y métodos 13
Reconociendo que es difícil hablar del “origen histórico”, porque se
puede cometer omisiones o atribuir a determinados autores temas sobre
los cuales no trabajaron sino marginalmente, se conviene en que el origen
de las cuentas nacionales se remonta a 1690, año en el que Petty publicó
un libro de aritmética política, en el cual trató de estimar el ingreso y el
consumo en Inglaterra, con la finalidad de comparar la potencia económi-
ca británica con la de Francia y Holanda. Pocos años después, otro inglés,
Gregory King, elaboró un primer esquema en el que constaban el ingreso
nacional, el gasto, el monto de los impuestos y la riqueza del país.
Un valioso aporte teórico proviene de François Quesnay en su Ta-
bleau Economique (1758) en el que por primera vez se describió el sistema
económico mediante un conjunto de flujos que mostraban las interdepen-
dencias entre las clases sociales y el movimiento circular de la renta.
Mientras las investigaciones acerca del ingreso nacional -y su distri-
bución- decayeron notoriamente en la “época de oro” de los economistas
utilitaristas -debido, sobre todo, a la orientación de su doctrina político-
económica (ajustes automáticos en el sistema y no intervención del Esta-
do)- los estudios sobre el tema recobraron vitalidad en los primeros años
del presente siglo.
La crisis de 1929 puso de manifiesto la incapacidad de la teoría neo-
clásica para presentar una solución a la gran depresión. Guiados por la “ley
de Say”, algunos teóricos marginalistas insistían en el bloqueo salarial co-
mo única respuesta para la superación de la crisis. La búsqueda de posi-
bles alternativas imprimió un fuerte impulso a los estudios sobre el ingre-
so nacional en todos los países: la renta nacional sirvió de base a A.C. Pi-
gou en la formulación de su “Economía del bienestar”; Colin Clark utili-
zó el ingreso nacional en comparaciones internacionales, etc. Los cálculos
británicos de la renta nacional progresaron rápidamente entre las dos gue-
rras mundiales. Organismos oficiales iniciaban la elaboración y publica-
ción de cifras sobre el ingreso nacional: en Estados Unidos, el Departa-
mento de Comercio publica datos a partir de 1934; la Oficina de Estadís-
14 Patricio León C. - Salvador Marconi R.
ticas Canadiense lo hace en el mismo año; la Oficina de Estadísticas Ho-
landesa, en 1939.
A nivel teórico, varios estudios permitieron desarrollar y multipli-
car los análisis sobre la renta nacional. La producción intelectual sobre el
tema es bastante rica. A título de ejemplo se podrían citar las siguientes
obras: C. Clark, “National Income and Outlay” (1937); S. Kuznets, “Natio-
nal Income and its Composition 1919-1938” (1941); E. Lindhal y otros
economistas suecos, “National Income of Sweden 1861-1930” (1937); B.
Barberi, “II reddito privato degli italiani nel 1936 e confronti con il 1928”
(1938); C. Gini, “La determinazione della ricchezza e del reddito delle na-
zioni nel dopo-guerra e il loro confronto con il periodo prebellico” (1931);
etc. Sin embargo, estos estudios no forman parte de lo que mas tarde se co-
nocerá como Contabilidad Nacional. El aporte más significativo en este
sentido viene de John Maynard Keynes con la publicación de su “Teoría
general sobre la ocupación, el interés y el dinero” (1936), en la que propi-
cia una mayor intervención del Estado en la vida económica de un país y
sienta las bases de la moderna macroeconomía.
Con la teoría de la demanda efectiva, Keynes revoluciona el pensa-
miento económico imperante en su época proponiendo un modelo sim-
ple, pero articulado, que relaciona un número pequeño de variables y en
el que la inversión juega el papel de mecanismo regulador del equilibrio
global. Se hablará más adelante, en el acápite relativo al circuito económi-
co, sobre la concepción keynesiana; por ahora basta citar que su teoría sir-
vió para la elaboración del libro “An Analysis of the Sources of War Finan-
ce and an Estimate of the National Income and Expenditure in 1938 and
1940” publicado por el Tesoro Inglés en 1941, cuya segunda parte estaba
compuesta por tres “cuentas nacionales” en las que se mostraban el ingre-
so nacional, los ingresos y gastos de los hogares y las “entradas y salidas”
del gobierno. Es más, por primera vez se presentaba el presupuesto gene-
ral del Estado como parte integrante de un balance económico nacional.
Dichos trabajos fueron elaborados por J.E. Meade y R. Stone, el segundo
de los cuales será el precursor del esquema normalizado de contabilidad
nacional adoptado posteriormente por Naciones Unidas.
La contabilidad nacional: teoría y métodos 15
Las ideas keynesianas, sin embargo, tardaron en ser comprendidas
en el resto de países europeos, sobre todo en Francia, país en el que reina-
ba un fuerte prejuicio sobre Keynes debido a su posición en favor de la
moratoria de las reparaciones de guerra a cargo de Alemania, las que hu-
bieran -en el caso de haberse concretado- favorecido especialmente a
Francia.
Fue nuevamente una guerra mundial -esta vez la segunda- la que
impulsó el desarrollo de la contabilidad nacional. Durante la resistencia
anti-fascista, los aliados trataron de estimar, desde Suiza, las cuentas na-
cionales de las partes beligerantes. En Holanda (Van Cleeff, Derksen,
Tinbergen), en Francia (Vincent), en Italia (Barberi), en Suecia (Lindhal,
Dehegren, Kock), en los Estados Unidos (Leontief), iban apareciendo, uno
tras otro, aportes significativos para la construcción de un aparato teóri-
co-metodológico de cuentas nacionales junto a la publicación de cuadros
estadísticos.
Se presentó, como se podrá colegir, el problema de la homogeneiza-
ción de los conceptos, clasificaciones y metodologías adoptadas en los di-
ferentes países a fin de permitir una comparación entre los agregados. Las
primeras recomendaciones en este sentido fueron formuladas, en 1947,
por el subcomité de estadísticas sobre el ingreso nacional de la Sociedad
de las Naciones. Paralelamente, organizaciones privadas se interesaron en
formalizar los modelos económicos. Así, la International Association for
Research in Income and Wealth (IARIW) es la primera en plantear a nivel
internacional la problemática en cuestión; las bases de un cuadro que pu-
diera ser aceptado por diferentes países fueron preparadas durante su con-
greso de 1949.
Los esfuerzos del IARIW serían retomados por la OECE, más tarde
conocida como Organización para la Cooperación y el Desarrollo Econó-
mico (OCDE), constituida con la finalidad de controlar la ejecución del
Plan Marshall en Europa. El trabajo de R. Stone y la colaboración de ex-
pertos como O. Aukrust, J. Marcezwski, etc., hacen posible, en 1951, la ela-
boración de “A Simplified System of National Accounts”, adoptado por los
países miembros de dicho organismo.
16 Patricio León C. - Salvador Marconi R.
Stone no solo ejerce su influencia en Europa; colabora en la cons-
trucción de “Un sistema de cuentas nacionales y correspondientes cuadros
estadísticos”, preparado en 1952 y publicado en 1953 por la Organización
de las Naciones Unidas. Dicho esquema contable, como se verá, está carac-
terizado por su simplicidad, a fin de permitir su adopción por parte del
mayor número de países miembros.
I.5. El aporte de R. Stone y el sistema de cuentas nacionales de
Naciones Unidas de 1953
Stone es considerado como el principal exponente de la escuela an-
glosajona en lo que se refiere a la concepción teórica de las cuentas nacio-
nales.
Su presencia en las comisiones estadísticas de las diversas organiza-
ciones internacionales ha significado un notable aporte al desarrollo del
aparato teórico-metodológico en el campo de la economía descriptiva.
Stone muestra cómo un sistema contable puede ser elaborado alre-
dedor de la renta, el consumo, la inversión y el ahorro. El sistema contable
es concebido como un instrumento que aclara las relaciones entre los
agentes de las transacciones económicas. Con este propósito, realiza una
clasificación institucional -primero- y funcional -posteriormente- de los
sujetos que conforman el sistema económico con la finalidad de poner en
relieve sus interrelaciones.
El plan de cuentas está compuesto por tres sectores institucionales
(empresarial, familiar y público) con cuatro cuentas en cada sector (pro-
ducción, apropiaciones, transacciones de capital y externas). Su conforma-
ción da como resultado un sistema de tipo esencialmente funcional, como
se puede estudiar más ampliamente a través del análisis del “Sistema de
cuentas nacionales”, preparado por Naciones Unidas en 1952 en cuya ela-
boración Stone contribuyó de manera particular.
La contabilidad nacional: teoría y métodos 17
Dicho sistema estaba compuesto por seis cuentas y doce cuadros
anexos; las dos primeras describían la generación y la composición del
producto interno bruto y el ingreso nacional, respectivamente. Dichas
cuentas podían ser consolidadas en una sola, mostrando, por una parte, la
utilización de los productos y, por otra, las fuentes generadoras del nuevo
valor.
La tercera cuenta mostraba el proceso de formación interna de ca-
pital y, por tanto, la participación de los agentes económicos en el finan-
ciamiento de la acumulación (fundamentalmente, las variables ahorro e
inversión).
La cuarta y quinta cuentas describían la actividad económica de las
familias y del gobierno, respectivamente. Cada una estaba compuesta de
dos partes: en una se registraban los ingresos y gastos corrientes y, en otra,
las actividades de dichos sectores en lo que se refiere al proceso de forma-
ción de capital.
Por último, en la sexta cuenta, la del “resto del mundo”, se registra-
ban las transacciones entre los agentes residentes y los no residentes. Era
posible diferenciar, en la cuenta de las transacciones exteriores, un grupo
de operaciones corrientes y otro de operaciones de capital.
No obstante la presentación de los doce cuadros anexos en los que
se incluían detalles de las seis cuentas, el sistema de 1952 imposibilitaba
una adecuada descripción de la economía; por esta razón, fue sometido a
críticas y revisiones (1958 y 1964), de las que surge el segundo manual de
cuentas nacionales, publicado por Naciones Unidas en 1968 y traducido al
español en 1970; a dicho manual se lo conoce comúnmente como la “Re-
visión 3” (Libro Azul).
18 Patricio León C. - Salvador Marconi R.
I.6. Una aplicación del modelo de Naciones Unidas: el sistema
europeo de cuentas nacionales (SEC)
El desarrollo de las cuentas nacionales ha sido posible, en gran par-
te, gracias al interés mostrado por la Comunidad Económica Europa para
construir un sistema que permita estudiar las características del proceso de
integración económica entre sus miembros. La Oficina de Estadísticas de
la Comunidad elaboró un modelo cuyas características son la representa-
ción sistemática, la comparabilidad y la amplitud de la descripción de las
actividades económicas. Cabe señalar que si bien dicho sistema fue adop-
tado oficialmente por estos países solo en 1970, sus antecedentes son más
lejanos. La EUROSTAT, en 1961, constituyó una comisión encargada de
diseñar un esquema de “cuentas de sector” por agentes económicos con
comportamiento homogéneo. Dicha comisión cuestiona los conceptos y
la estructura del sistema propuesto por Naciones Unidas en 1952. De ahí
la idea de elaborar un sistema que, sin disminuir la capacidad de compa-
ración con los países no europeos, permita una mejor descripción de los
mecanismos económicos típicos de los países comunitarios.
El Sistema Europeo de Cuentas (SEC) es sustancialmente idéntico
al SCN; define más claramente las operaciones establecidas y presenta otra
estructura de cuentas. En otras palabras, el SEC trata de obtener un esque-
ma integrado de las operaciones económicas, una clara representación
sectorial de la economia y una red articulada de las operaciones financie-
ras con un enfoque funcional.
I.7. El SCN 1993
La Comisión Estadística de la Organización de las Naciones Unidas
planteó en 1983 la posibilidad de emprender una nueva revisión del SCN,
subrayando la necesidad de que más que una modificación o extensión del
sistema, era indispensable aclarar algunos aspectos teóricos y metodológi-
cos obscuros y controvertidos de la revisión 3 y armonizar, de forma clara
y precisa, las definiciones, clasificaciones y procedimientos utilizados en
cuentas nacionales, con aquellos usados en sistemas estadísticos conexos
La contabilidad nacional: teoría y métodos 19
(balanza de pagos, estadísticas de finanzas públicas, estadísticas moneta-
rias y bancarias, etc.).
El Sistema de Cuentas Nacionales (SCN) de Naciones Unidas publi-
cado en 1993, surge de la combinación de tres corrientes teórico-metodo-
lógicas basadas en: i) el análisis funcional de tipo keynesiano (equilibrio
general macroeconómico; igualdad ahorro-inversión, etc.) de origen an-
glosajón; ii) el estudio de las relaciones tecnológico-económicas al interior
del aparato productivo (tablas input-output); y iii) el enfoque de tipo ins-
titucional, que abarca aspectos relacionados con la esfera real, financiera y
patrimonial de los agentes económicos.
Uno de los aspectos más debatidos durante los trabajos de revisión
fue -sin lugar a dudas- el de las convenciones adoptadas en la contabilidad
nacional; en particular, el cálculo de la producción de los servicios banca-
rios y el consiguiente aparecimiento de la rama ficticia; la “producción pa-
ra su propio uso” de las administraciones públicas”; la introducción del
concepto de “consumo de la población”; etc.
No solamente en los países subdesarrollados se evidenciaron las di-
ficultades del SCN 1968 para describir adecuadamente las actividades del
sector informal (o “no estructurado”) de la economía, así como para cuan-
tificar o medir la situación de la distribución del ingreso. Los aspectos me-
todológicos relacionados con estos temas ocupan un espacio relevante en
el SCN 1993.
La comparación internacional y el estudio de las “etapas del desa-
rrollo económico”, exigieron insertar el esquema de cuentas macroeconó-
micas en un sistema de estadísticas sociales más global (Matrices de Con-
tabilidad Social, por ejemplo). Además, se insiste de manera creciente en
la necesidad de integrar las cuentas trimestrales y regionales con el esque-
ma central del sistema de cuentas nacionales.
Temas más específicos (como los relacionados con el uso de índices
en cadena para la elaboración de las cuentas a precios constantes; el trata-
miento del arrendamiento mercantil o leasing; las clasificaciones y nomen-
20 Patricio León C. - Salvador Marconi R.
claturas de bienes y servicios (CPC), de actividades (CIIU, rev. 3), de acti-
vos y pasivos financieros; la corrección por inflación; etc.) son objeto de
revisión y profundización teórica y metodológica en el SCN 1993, lo que
definitivamente lo convierte en un más adecuado sistema de cuentas na-
cionales.
A nivel internacional se despliegan actualmente enormes esfuerzos
por adoptar y adaptar estas nuevas recomendaciones metodológicas que
guiarán la elaboración de la contabilidad nacional durante un considera-
ble trecho del tercer milenio.
La contabilidad nacional: teoría y métodos 21
Nota bibliográfica
*
(1) Astori, Danilo - Primera parte: “La economía descriptiva”
(pp. 15-47)
(2) Brunhes, Bernard - Cap. I: “Introduction à la comptabilité
nationale” (pp. 5-13)
(20) Fourquet, François - “Les comptes de la puissance. Historie de
la comptabilité nationale et du plan”
(22) Graziani, Augusto - Apéndice al Cap. I: “I modelli economici”
(pp. 17-34)
(24) Horvat, P. -Milot, J.P.- - “The France/Hungary comparison of
Personnaz, M. national accounting. Concepts and data”
(25) INSEE - Cap. 1 “Le cadre central de la comptabili-
té nationale” (pp. 21-45)
(35) Naciones Unidas - Cap. I: ‘Introducción” (pp. 1-17)
(36) Naciones Unidas - Cap. I: “Conceptos y definiciones funda-
mentales” (pp. 1-42)
- Cap. II: “Balance de la producción del
consumo y de la acumulación del produc-
to social bruto (Balance Material)” (pp. 43-
79)
(40) Office statistique des - Cap. I: “Architecture générale du
communautes europénnes système” (pp. 9-19).
* Los números entre paréntesis corresponden a las obras citadas en la bibliografía gene-
ral. En particular, se hará referencia al capítulo o a las partes utilizadas.
22 Patricio León C. - Salvador Marconi R.
(44) Pichot, Alain - Introducción: “La comptabilité nationa-
le” (pp. 1-13)
- Cap. 13: “La comptabilité du produit ma-
teriel” (pp. 246-272)
(50) Rampa, Lorenzo - Cap. 1: ‘Introduzione: teorie, schemi
contabili e relativitá delle statistiche” (pp.
1-9)
- Cap. 5: “La nascita della moderna conta-
bilitá nazionale” (pp. 39-57)
- Cap. 8: “I sistemi di contabilitá naziona-
le” (pp. 88-130)
(52) Siesto, Vincenzo - Introduzione (pp. 1-45)
(53) Stone, Richard y Giovanna - Cap. II. “De la renta nacional a la conta-
bilidad nacional” (pp. 29-61)
(58) Vanoli, André - “La comptabilité nationale; convient-elle
aux pays en voie de développment? (pp.
589-605)
La contabilidad nacional: teoría y métodos 23
Capítulo II
Bases teóricas
II.1. El circuito económico
Un sistema económico basado en la división del trabajo y el inter-
cambio, se caracteriza por la continua circulación de los recursos y medios
de pago entre los sujetos que lo conforman.
La idea de circuito tiene origen en el esfuerzo de describir el com-
plejo proceso de generación y apropiación del ingreso y la riqueza de un
país.
Una forma -la más simple- de representación del circuito económi-
co es la que considera dos tipos de sujetos: los capitalistas-empresarios y
los trabajadores-consumidores; los primeros, utilizando la fuerza de tra-
bajo proporcionada por los trabajadores, producen bienes y servicios des-
tinados a la venta en el mercado. La clase de los trabajadores-consumido-
res está formada por quienes “venden” su fuerza de trabajo a cambio de un
salario con el que adquieren bienes y servicios.
Entre estos dos agentes se desarrolla un doble intercambio de me-
dios de pago y de bienes; es decir, dos tipos de circuito estrechamente re-
lacionados. El primero -el de los medios de pago- se manifiesta en un flu-
jo de sueldos y salarios que tiene origen en la empresa y termina en los tra-
bajadores, y en un flujo de sentido contrario, que representa el pago por
los bienes que los trabajadores-consumidores compran a las empresas.
El segundo circuito -el de los bienes y servicios reales- puede ser re-
presentado también mediante dos flujos: uno constituido por los servicios
(fuerza de trabajo) prestados por los trabajadores, y otro constituido por
los bienes finales (mercancias que las empresas ofrecen en el mercado a los
consumidores).
El circuito económico puede ser representado gráficamente:
Diagrama nº 1
Un modelo simplificado del circuito económico
Un modelo más detallado se puede obtener subdividiendo la clase
de las empresas en subsectores o ramas de actividad productivas; de este
modo, se obtendrán sectores diferenciados (la agricultura, las actividades
extractivas, las industrias alimenticias, metalmecánicas, etc.). Cada rama
participa -de acuerdo al modo descrito- en el proceso de intercambio, ad-
quiriendo los servicios (fuerza de trabajo) de los trabajadores y bienes in-
termedios de los otros sectores para el desenvolvimiento de su actividad
productiva; a su vez, cada sector vende los bienes que produce. Los traba-
jadores-consumidores adquieren bienes de consumo a los sectores pro-
ductivos para transformarlos en fuerza laboral. La producción final de es-
te sector sui géneris consistirá en el “bien” trabajo.
26 Patricio León C. - Salvador Marconi R.
FUERZA DE
TRABAJO
SUELDOS Y
SALARIOS
EMPRESA TRABAJADOR
BIENES DE
CONSUMO
PAGO POR LA
COMPRA DE
BIENES
EMPRESA TRABAJADOR
Circuitos
reales
Circuitos
monetarios
En este caso, los flujos de productos pueden expresarse mediante un
cuadro de doble entrada en el cual se representan los sectores vendedores
(columnas) y los sectores compradores (filas).
Cada cifra (x
ij
) mide la cantidad de bienes que pasa de un sector
vendedor (i) a otro comprador (j). Horizontalmente se observan las can-
tidades que un sector ha vendido (i); en columna consta la lista de com-
pras del sector considerado (j).
Se podría representar al sector de los trabajadores por una fila y una
columna: su lectura horizontal equivaldría a la cantidad de fuerza de tra-
bajo (por ejemplo, medida en horas) proporcionada a cada una de las ra-
mas de actividad; en columna, se leerían los bienes que los trabajadores
han comprado.
Examinando el esquema de flujos intersectoriales se observa que el
intercambio de bienes y servicios entre las ramas de actividad debe estar
sujeto a una “ley” que haga posible el equilibrio del sistema. Así, una rama,
para producir una cantidad de bienes demandados por otras, requerirá
bienes intermedios y fuerza de trabajo. En otras palabras, los bienes que se
La contabilidad nacional: teoría y métodos 27
SECTORES
COMPRADORES
SECTORES 1 2 3
TOTAL
VENDEDORES
VENDIDO
1 X
11
X
12
X
12…
X
1n
2 X
21
X
22
X
23…
X
2n
3 X
31
X
32
X
33…
X
3n
: : : : :
TOTAL X
n1
X
n2
X
n3…
X
nn
COMPRADO
intercambian, responden a exigencias de carácter tecnológico que permi-
ten al sistema económico autoalimentarse.
De ahí que, una vez establecidos los flujos necesarios para determi-
nada producción, quedan fijadas implícitamente las proporciones de in-
tercambio de los bienes producidos por los diferentes sectores. Si las tran-
sacciones tienen lugar en términos monetarios, y la tecnología fija las pro-
porciones en las que cada sector debe comprar o vender, se determinan
implícitamente los precios relativos de los productos. El sistema económi-
co en su conjunto mantendrá una posición de equilibrio cuando cada sec-
tor venda toda su producción y -con el producto de sus ventas- cubra
exactamente sus costos.
Como se estudiará a continuación, todos los autores se inspiran en
la idea de la circularidad de los flujos, aunque como es obvio, existen dis-
crepancias en el enfoque teórico-metodológico.
II.2. Quesnay y el Tableau Economique
La importancia de la escuela fisiocrática consiste en haber estudia-
do los fundamentos de la producción social y haber expuesto, por prime-
ra vez, la idea de la circulación del ingreso y la riqueza. El aporte de su fun-
dador, François Quesnay (1694-1774), fue haber construido el Cuadro
Económico (Tableau Economique) en el que se presenta -como un todo- el
proceso de la producción, de la distribución, del intercambio y del consu-
mo, mostrando la repartición del produit net entre las clases sociales y sen-
tando las bases para el análisis del modo de producción capitalista.
Quesnay identifica tres sectores económicos para analizar la estruc-
tura social y el circuito económico: a) la clase productiva, compuesta por
la burguesía agraria (arrendatarios) y los trabajadores del campo; b) la cla-
se de los terratenientes, perceptores de la renta neta; y, c) la clase estéril,
formada por la burguesía industrial y comercial.
28 Patricio León C. - Salvador Marconi R.
La inversión de capitales en la agricultura, efectuada por los colonos
arrendatarios y el empleo de trabajo asalariado en dicha actividad -única
creadora de nueva riqueza- daban lugar a un excedente económico -el
producto neto- determinado por la diferencia entre el valor de la produc-
ción total y sus costos.
La industria y el comercio eran considerados sectores estériles, ra-
zón por la que el trabajo utilizado se consideraba improductivo
1
.
El “cuadro económico” mostraba la circulación del producto, su
distribución y apropiación por parte de las clases que formaban -según
Quesnay- la estructura de la sociedad. El producto neto generado en la cla-
se productiva pasaba bajo la forma de renta agraria a los terratenientes que
la empleaban en comprar productos manufacturados a la “clase estéril” y
alimentos a los arrendatarios. La clase estéril podía, a su vez, comprar ali-
mentos y materias primas a los capitalistas agrarios. Por otro lado, los
arrendatarios compraban aperos y otros medios de producción a los in-
dustriales.
Es importante, además, notar la existencia de un flujo interno en el
sector de la agricultura, representado por el intercambio de semillas, ali-
mentos, etc., que permitía la reproducción simple de la “clase productiva”.
Quesnay analizó también la composición del capital, diferenciando
los gastos efectuados cada año en la agricultura (“adelantos anuales”), de
los realizados en el curso de varios períodos (“adelantos primarios”). Los
primeros estaban dados por mano de obra, semillas, etc. y los segundos
por compras de ganado, maquinaria y construcción.
El esquema presentado por Quesnay servirá más tarde a Marx para
el análisis de la composición orgánica del capital y el estudio del proceso
de reproducción.
La contabilidad nacional: teoría y métodos 29
II.3. El circuito económico en Marx: el modelo de reproducción simple
La idea del circuito económico fue utilizada por Marx en el esque-
ma de la reproducción del capital. Con este propósito, Marx distingue dos
sectores económicos: el primero, que produce bienes de capital (P
1
) y el
segundo, bienes de consumo (P
2
).
La producción de cada sector tiene, según Marx, tres componentes:
1) una, destinada a reponer el desgaste de capital fijo durante el pro-
ceso productivo (c
1
y c
2
, en el sector productor de bienes de capital y en el
sector productor de bienes de consumo, respectivamente)
2
; 2) otra, desti-
nada a la remuneración de los trabajadores (representada con w
1
y w
2
); y,
3) por último, una parte (ganancia o plusvalor, s
1
y s
2
), apropiada por el
capitalista.
El producto total (P
t
), dado por la suma de las producciones reali-
zadas en los dos sectores (P
1
y P
2
), se subdivide, por lo tanto, en las tres
partes indicadas:
P
t
= P
1
+ P
2
(1)
P
1
= c
1
+ w
1
+ s
1
(2)
P
2
= c
2
+ w
2
+ s
2
(3)
P
t
= c
1
+ c
2
+ w
1
+ w
2
+ s
1
+ s
2
(4)
En un sistema en el cual no se dé un proceso de capitalización de la
plusvalía (reproducción simple), todos los bienes de capital producidos
por el primer sector son absorbidos íntegramente por los dos sectores, ba-
jo la forma de reposición del capital fijo consumido. Expresada dicha con-
dición mediante una fórmula, se obtendrá:
30 Patricio León C. - Salvador Marconi R.
c
1
+ w
1
+ s
1
= c
1
+ c
2
(5)
P
1
El primer miembro representa la producción (de bienes de capital)
por parte del primer sector y, el segundo, la utilización de dicha produc-
ción por parte de todo el sistema económico. Es decir, la producción del
sector 1 repone totalmente los bienes de capital consumidos en ambos sec-
tores.
Si no existe acumulación, no existe ahorro, por lo que las remune-
raciones pagadas a los trabajadores y la plusvalía -en los dos sectores- se
traducen en adquisiciones de bienes de consumo, producidos por el se-
gundo sector. La relación puede formularse matemáticamente.
en la que el segundo miembro indica la suma de los ingresos utilizados en
demandar bienes de consumo.
A partir de estas dos ecuaciones, (5) y (6), puede ilustrarse (ver dia-
grama n. 2) el proceso de circulación de bienes entre los sectores econó-
micos.
El primer miembro de (5) muestra el producto (P
1
) del sector que
produce bienes de capital. Parte de esta producción (c
1
) se utiliza en el
mismo sector como depreciación (c
1
aparece como una utilización en el
segundo miembro). El resto de la producción de bienes de capital es ven-
dido al segundo sector (c
2
).
El primer miembro de (6) indica la producción (P
2
) de bienes de
consumo; parte de esta producción es utilizada en el mismo sector (w
2
y
s
2
figuran en ambos miembros). El saldo (w
1
y s
1
) es intercambiado con
bienes de capital necesarios para cubrir la depreciación que ha tenido lu-
gar en el proceso de producción de bienes de consumo.
Para que se cumplan las condiciones de la reproducción simple, el
capital constante usado debe ser igual a la producción total del primer sec-
La contabilidad nacional: teoría y métodos 31
c
2
+ w
2
+ s
2
= w
1
+ w
2
+ s
1
+ s
2
(6)
P
2
tor y el consumo (de los capitalistas y trabajadores) debe ser igual a la pro-
ducción total del segundo sector. Simplificando los términos comunes en
cada una de las ecuaciones (5) y (6), se obtiene la siguiente expresión.
c
2
= w
1
+ s
1
(7)
que representa la condición básica de la reproducción simple.
El conjunto de flujos descritos por Marx podría ser representado en
el siguiente diagrama:
Diagrama nº 2
Esquema de la reproducción simple
II. 4. El modelo de la reproducción ampliada
Marx pone en evidencia el papel que juega un producto sui géneris:
la mercancía-dinero. En efecto, en el modelo de reproducción simple se
supone que la circulación de bienes se manifiesta a través del trueque o, lo
que es lo mismo, a través del intercambio de unas mercancías con otras (M
- M). En una economía basada en la división del trabajo, es inusual que los
individuos cambien directamente las mercancías que han producido por
las que necesitan consumir, por lo que el dinero (D) juega un papel fun-
32 Patricio León C. - Salvador Marconi R.
c
1
w
2
+ s
2
SECTOR I:
BIENES DE
CAPITAL
SECTOR II:
BIENES DE
CAPITAL
w
1
+ s
1
c
2
damental. Esquemáticamente, el intercambio podría ser representado de
la siguiente manera:
M - D - M
Si esta relación es válida en una economía mercantil-primitiva, en
la que el propósito del intercambio es satisfacer las necesidades de consu-
mo, en economías más desarrolladas el proceso de intercambio comienza
con el dinero y termina con el dinero:
D - M - D
y, más precisamente, el capitalista que posee una suma de dinero (D) com-
prará materias primas, bienes de capital y fuerza de trabajo para producir
otras mercancías, con las cuales recupera no sólo la suma D, previamente
invertida, sino también un excedente (d), cuya acumulación permite el de-
sarrollo y la expansión del sistema económico. El intercambio podría ser
representado:
D- M - D’
donde: D’ = D + d
La integración de dicho análisis en el esquema de Marx, permite no
solo visualizar el papel del dinero y de los medios de pago, sino también
analizar el circuito económico en una economía que acumule capital.
En este último caso, la producción corriente, a más de cubrir la de-
preciación y los consumos corrientes, tiende a la obtención de un nuevo
capital productivo que se añade al existente. Por este motivo, el modelo se
denomina de la reproducción ampliada.
Marx supone que todo el ingreso a los trabajadores (w) provenien-
te de la venta de su fuerza de trabajo, es utilizado en adquirir bienes de
consumo y que solo el ingreso de los capitalistas -el plusvalor (s)- es, en
parte, ahorrado. El producto total estará, por lo tanto, distribuido de la si-
guiente manera:
La contabilidad nacional: teoría y métodos 33
P
t
= c + w + (s + sc + sw) (8)
ecuación en la que el plusvalor se reparte en una fracción que es consumi-
da por los empresarios (s), en otra que representa el plusvalor ahorrado y
destinado a la adquisición de nuevos bienes de capital (sc) y, por último,
en una parte -también plusvalor ahorrado- destinado al pago de nuevos
salarios (sw).
El mercado de bienes de capital (primer sector) estará en equilibrio
cuando:
El primer miembro de la ecuación (9) representa la producción de
bienes de capital (P
1
); el segundo, la demanda total de dichos bienes, for-
mada por las depreciaciones (c
1
y c
2
) y por la fracción de plusvalor utili-
zada en la adquisición de nuevos bienes de capital (sc
1
+ sc
2
).
En igual forma, el mercado de bienes de consumo estará en equili-
brio cuando:
Simplificando se obtiene una ecuación que representa el intercam-
bio entre los dos sectores:
c
2
+ sc
2
= w
1
+sw
1
+ s
1
(11)
identidad que, no obstante su complejidad formal, puede ser interpretada
como en el caso anterior.
34 Patricio León C. - Salvador Marconi R.
c
1
+ w
1
+ s
1
+ sc
1
+ sw
1
= c
1
+c
2
+ sc
1
+ sc
2
(9)
P
1
c
2
+ w
2
+ s
2
+ sc
2
+ sw
2
= w
1
+ w
2
+ sw
1
+ sw
2
+ s
1
+ s
2
(10)
P
2
II. 5. Leontief
II.5.1. El modelo insumo-producto en una economía cerrada
Wassily Leontief concibió el modelo insumo-producto para expli-
car la interdependencia estructural que existe entre los diversos sectores
productivos y entre éstos y los usuarios de los productos finales generados
en el aparato industrial. El modelo constituye una técnica de análisis, de
previsión y programación del desarrollo económico.
Precedentemente (ver II.1) se había expuesto el problema de la tec-
nología y de los precios y se había señalado que una vez fijados los flujos
de bienes entre los sectores, quedaban determinadas -implícitamente- las
proporciones en las que los bienes son intercambiados. Para determinar
cuál es la “ley” tecnológica que regula los flujos de productos, Leontief
parte de la siguiente hipótesis: la cantidad de cada producto comprado por
un sector es directamente proporcional a la cantidad total del producto
generado en dicho sector.
Esta hipótesis equivale a suponer que las funciones de producción
son lineales y, por lo tanto, los coeficientes son constantes o fijos.
Matemáticamente, la función se representa con la siguiente fór-
mula:
x
ij
= f(X
j
) (1)
y precisamente: x
ij
= a
ij
X
j
(2)
de donde:
a
ij
=
x
ij
(3)
X
j
La cantidad x
ij
(producida por el sector i y comprada por el sector
j), es una función de la cantidad total (X
j
) producida por el sector j, según
un coeficiente constante a
ij
.
La contabilidad nacional: teoría y métodos 35
Un aumento de la cantidad producida por un sector implica, por lo
tanto, un incremento proporcional en la adquisición de los productos ne-
cesarios a su elaboración. La técnica productiva, por hipótesis, admite una,
y una sola combinación, razón por la cual los coeficientes son fijos.
Obviamente, Leontief explica que un cambio en la técnica emplea-
da comporta un cambio en el producto; es decir, una variación en la com-
binación de factores implica su alteración cualitativa.
La función insumo-producto podría ser aplicada también a los fac-
tores de la producción (trabajo, capital, etc.) mediante funciones lineales
y coeficientes constantes. Leontief las aplica al sector del consumo y del
trabajo. Dada la hipótesis tecnológica, la cantidad de bienes de consumo
adquiridos por los consumidores se considera -también por hipótesis- co-
mo directamente proporcional a la cantidad de energía necesaria para “de-
sarrollar” trabajo; éste es considerado como cualquier otro producto y, los
bienes de consumo, como “insumos”.
El consumo de cada producto está, por consiguiente, en función del
valor total del trabajo desarrollado y es una función lineal del consumo to-
tal. Así, el modelo se presenta como un continuo intercambio de recursos
entre los trabajadores y el resto de sectores productivos: los primeros “ven-
den” su fuerza de trabajo y “compran” bienes de consumo. El sistema se
autoalimenta siempre y cuando la productividad del trabajo sea suficien-
te para mantener un proceso de reproducción simple: todo aquello que es
producido en el sistema es consumido en su interior para generar otros
bienes o alimentar a los trabajadores.
El modelo es, por lo tanto, “cerrado” y, dada la inexistencia de un
proceso de acumulación de capital, es además fundamentalmente estático;
este hecho se traduce, en términos matemáticos, en un sistema indetermi-
nado en lo que se refiere a su dimensión.
Se ha indicado que la ecuación (2) es una relación tecnológica. Sin
embargo, puede también ser considerada como una ecuación de deman-
36 Patricio León C. - Salvador Marconi R.
da. Asi, la cantidad demandada por cada sector es una función lineal de la
cantidad producida por el sector comprador
3
; la cantidad de bienes de
consumo demandada es una función lineal de la cantidad de trabajo a de-
sarrollar, etc.
Para el conjunto de sectores de un sistema -incluido el del consu-
mo- se podrían establecer las siguientes relaciones que sintetizan la condi-
ción de equilibrio (que la cantidad producida en un sector sea igual a la
cantidad total demandada por los otros sectores):
X
1
= x
11
+ x
12
+ x
13
+ … + x
1n
X
2
= x
21
+ x
22
+ x
23
+ … + x
2n
(I)
X
3
= x
31
+ x
32
+ x
33
+ … + x
3n
X
m
= x
m1
+ x
m2
+ x
m3
+ … + x
mn
La columna n representa el consumo final y la fila m el trabajo uti-
lizado por los demás sectores.
Este sistema de ecuaciones describe la igualdad anotada (producto
= consumo) y la condición de equilibrio (demanda = oferta) para cada
sector.
x
j
= ∑ x
ij
(4)
Se podría sustituir en (I) las ecuaciones tecnológicas (2) (X
ij
= a
ij
X
j
).
X
1
= a
11
X
1
+ a
12
X
2
+ a
12
X
3
+ … + a
1n
X
n
X
2
= a
21
X
1
+ a
22
X
2
+ a
23
X
3
+ … + a
2n
X
n
(II)
X
3
= a
31
X
1
+ a
32
X
2
+ a
33
X
3
+ … + a
3n
X
n

X
m
= a
m1
X
1
+ a
m2
X
2
+ a
m3
X
3
+ … + a
mn
X
n
Agrupando los términos idénticos, las ecuaciones podrían ser escri-
tas:
La contabilidad nacional: teoría y métodos 37
(1-a
11
)X
1
- a
12
X
2
- a
12
X
3
+ … - a
1n
X
n
= 0
- a
21
X
1
+ (1-a
22
)X
2
- a
23
X
3
+ … - a
2n
X
n
= 0
- a
31
X
1
- a
32
X
2
+ (1-a
33
)X
3
+ … - a
3n
X
n
= 0 (III)
: : : :
- a
m1
X
1
- a
m2
X
2
- a
m3
X
3
+ … + (1-a
mn
)X
n
= 0
Este es un sistema de ecuaciones homogéneas de primer grado, cu-
ya solución indica únicamente valores relativos (relaciones entre valores
absolutos) de las incógnitas, que representan las producciones totales de
los sectores X
i
. Mediante sustituciones -con el uso de las ecuaciones tecno-
lógicas- se podrá llegar a conocer los valores relativos de cada flujo X
ij
.
El sistema, como se había advertido, no determina la dimensión ab-
soluta de sus flujos; es determinado solo en su aspecto estructural.
A continuación se estudiará cómo Leontief supera dicho obstáculo
(sistema abierto) y cómo lo expresa en términos dinámicos.
II.5.2. El modelo de Leontief y la acumulación
Como se ha visto, el sistema planteado es esencialmente estático;
Leontief introduce el ahorro y la inversión para expresarlo en términos di-
námicos.
Para que la producción aumente, es necesario adquirir no solo ma-
yores cantidades de trabajo y materias primas sino también bienes de ca-
pital (es decir, realizar nuevas inversiones).
Supóngase que los mismos sectores abastecedores de capital circu-
lante produzcan bienes de capital. Se obtiene, entonces, un doble flujo de
bienes: de capital fijo y circulante; pero, mientras la demanda de capital
circulante es función lineal de la producción del sector demandante (con
coeficiente fijo), la demanda de capital fijo es una función lineal, no de la
producción corriente sino de su incremento. En otras palabras, las nuevas
inversiones se llevarán a cabo solo cuando sea necesario aumentar la pro-
ducción. La función puede representarse de la siguiente forma:
38 Patricio León C. - Salvador Marconi R.
∆ I
ij
= b
ij
∆X
j
(5)
donde ∆ I
ij
es el aumento de maquinaria y equipo ofrecido por el sector i
y demandado por el sector j. El monto del nuevo capital fijo (∆ I
ij
), por lo
tanto, es una función lineal del incremento de producción del sector com-
prador (∆ X
j
) según un coeficiente tecnológico constante (b
ij
).
Igual que para los coeficientes técnicos ya conocidos (a
ij
), los coefi-
cientes de capital (b
ij
) pueden ser obtenidos a través de una relación entre
el incremento del capital fijo y el de la producción.
∆ I
ij
bij =
_____
∆X
j
(6)
A nivel global, las ecuaciones de demanda y de oferta tendrán es-
tructura diferente. La producción total de un sector será igual al capital
circulante más el incremento de capital fijo vendido a los otros sectores. Se
obtendrá, por consiguiente, para cada sector
X
i
= ∑a
ij
X
j
+ b
ij
∆X
j
(7)
j
Aplicando esta última ecuación a todos los sectores
4
, se logra un sis-
tema de ecuaciones diferenciales con coeficientes constantes. Sin embargo,
con un sistema de esta naturaleza, si bien se da una respuesta en términos
dinámicos, no se resuelve el problema de la indeterminación del modelo
en términos absolutos.
II.5.3. El sistema abierto y el modelo insumo-producto
La única posibilidad para hacer del modelo un sistema determina-
do en términos absolutos consiste en separar, en el sistema cerrado, las ac-
tividades de consumo e inversión. En efecto, mientras el consumo y la in-
versión en el modelo examinado son tratados como función de la produc-
ción corriente -en el primer caso- o como función de un aumento de la
La contabilidad nacional: teoría y métodos 39
producción -en el segundo-, en el modelo abierto son tratados como ele-
mentos externos (exógenos) al sistema. En la práctica, las ecuaciones tec-
nológicas no se aplican a las columnas del consumo y de la inversión, las
que aparecen como datos y no como funciones de las otras variables; en
igual forma se puede excluir el trabajo. La “matriz”, por lo tanto, presenta
únicamente los bienes intermedios que fluyen de un sector productivo a
otro.
En la representación de un sistema económico, además del consu-
mo (C) y de la inversión (I) figuran (como se estudiará en el capítulo re-
lativo a la matriz insumo-producto) las exportaciones (E) como parte de
la demanda final de mercancías.
La producción total de cada sector productivo tiene, por consi-
guiente, dos clases de utilizaciones: una intermedia (aquella parte deman-
dada por los otros sectores productivos para realizar sus producciones) y,
otra final, que se utiliza en consumo privado, inversiones, consumo públi-
co y exportaciones, según el tipo de bien. Mientras las demandas interme-
dias son funciones (lineales) del nivel de producción de cada sector, las de-
mandas finales son independientes de las variables que hacen parte del sis-
tema.
El equilibrio entre la demanda y la oferta puede ser representado de
la siguiente manera:
X
1
= a
11
X
1
+ a
12
X
2
+ a
13
X
3
+ … + a
1n
X
n
+ C
1
+ I
1
+ E
1
X
2
= a
21
X
1
+ a
22
X
2
+ a
23
X
3
+ … + a
2n
X
n
+ C
2
+ I
2
+ E
2
(IV)
X
3
= a
31
X
1
+ a
32
X
2
+ a
33
X
2
+ … + a
3n
X
n
+ C
3
+ I
3
+ E
3
: : :
X
m
= a
m1
X
1
+ a
m2
X
2
+ a
m3
X
3
+ … + a
mn
X
n
+ C
m
+ I
m
+ E
m
donde genéricamente:
Xi = Producción total del sector i
Ci = Consumo final del bien i
Ii = Inversión (compra de bienes de capital) del producto i
40 Patricio León C. - Salvador Marconi R.
Ei = Exportaciones (netas de importaciones) del producto i
Dicho modelo incluye términos conocidos (C, I, E) y, por ende,
puede ser resuelto.
La solución de este sistema de ecuaciones no homogéneas puede
simplificarse: reuniendo todos los elementos de la demanda final (C, I, E)
en un solo vector Y, el sistema se transforma en:
X
1
= a
11
X
1
+ a
12
X
2
+ … + a
1n
X
n
+ Y
1
X
2
= a
21
X
1
+ a
22
X
2
+ … + a
2n
X
n
+ Y
2
: : : … : : (V)
X
m
= a
m1
X
1
+ a
m2
X
2
+ … + a
mn
X
n
+ Y
m
Para un producto X
i
:
n
X
i
= ∑ x
ij
+ Y
i
(8)
j=i
y sabiendo que x
ij
= a
ij
X
j
, se obtiene:
n
X
i
= ∑ a
ij
X
j
+ Y
i
(9)
j=i
Despejando la demanda final Y
i
, el sistema puede ser escrito en la si-
guiente forma resumida:
n
X
i
- ∑ a
ij
X
j
= Y
i
(9’)
j=i
n
La cantidad de X
i
utilizada como insumo (∑a
ij
X
j
) en la producción
j=i
(X
j
) es una función lineal de la producción X
j
. La parte restante de X
i
es
utilizada como demanda final.
La contabilidad nacional: teoría y métodos 41
Si se conoce la matriz de coeficientes técnicos [∑a
ij
X
j
] = A y la de-
manda final (Y
i
) de cada uno de los productos, se puede determinar el ni-
vel de las producciones de cada una de las mercancías (X
i
).
Usando notación matricial, la demanda final (Y), (9) puede ser ex-
presada en la siguiente fórmula:
[I - A]• X = Y (10)
y, despejando X:
X = [I - A]
-1
.Y (10’)
en la que [I-A]
-1
representa la matriz inversa de la matriz [I-A] ob-
tenida de la matriz de los coeficientes técnicos
5
.
La matriz inversa es, a su vez, una matriz cuyos elementos son com-
binaciones lineales de los elementos de la original, razón por la cual en la
solución final las incógnitas -las producciones X
i
- son funciones lineales
de los términos conocidos (las demandas finales Y
i
).
La matriz inversa de Leontief está basada en un principio análogo al
multiplicador de tipo keynesiano, por lo que se la denomina también ma-
triz multiplicador. En efecto, la producción total, además de cubrir la de-
manda final, debe satisfacer las necesidades de los otros sectores producti-
vos. Dada la interdependencia existente entre éstos, un aumento en la pro-
ducción de uno de ellos implica una mayor demanda de productos inter-
medios, los que deben, a su vez, aumentar su producción con efectos en
cadena en todo el sistema, inclusive sobre el nivel de producción del sec-
tor en el que se inició el proceso. Por esta razón, cuando la demanda final
de un bien aumenta, la producción total de dicho sector debe aumentar en
una proporción mayor, ya que debe satisfacer el incremento de la deman-
da final y cubrir, simultáneamente, el aumento de las demandas interme-
dias provocadas por inducción.
42 Patricio León C. - Salvador Marconi R.
Denominando A
ij
el elemento genérico de la matriz inversa [A], el
sistema asume la siguiente forma:
X
1
= A
11
Y
1
+ A
21
Y
2
+ A
31
Y
3
+ … + A
n1
Y
n
X
2
= A
12
Y
1
+ A
22
Y
2
+ A
32
Y
3
+ … + A
n2
Y
n
X
3
= A
13
Y
1
+ A
23
Y
2
+ A
33
Y
3
+ … + A
n3
Y
n
: : : : : (VI)
X
n
= A
1n
Y
1
+ A
2n
Y
2
+ A
33
Y
3
+ … + A
nn
Y
n
Si se lee la primera fila, se puede notar que el nivel de la producción
del sector 1 (X
1
) es una función lineal de los niveles de la demanda final
de los sectores Y
1
, Y
2
, Y
3
… Y
n
, cuyos parámetros son A
11
, A
21
, A
31
… A
n1
.
Resulta claro como, una vez conocido el nivel de la demanda final, es po-
sible calcular las producciones totales necesarias para satisfacerla.
Los A
ij
provienen de la matriz de coeficientes técnicos a
ij
a través de
un proceso de inversión algébraica; son la derivada parcial de las produc-
ciones totales respecto a las demandas finales (A
ij
= ∆ X
j
/ ∆Y
i
); por lo tan-
to, miden cuánto debe aumentar la producción total de un sector Xi cuan-
do la demanda final del producto Y
i
aumenta en una unidad.
Dichos coeficientes, por su significado económico, toman el nom-
bre de “coeficientes de activación” o “coeficientes de requerimientos direc-
tos e indirectos de insumo” y miden el conjunto de necesidades directas e
indirectas que un sector requiere cuando aumenta, en una unidad, la de-
manda final de un determinado producto
6
.
En síntesis, mientras los coeficientes técnicos (a
ij
) miden la propor-
ción en la que debe aumentar la cantidad de insumo necesario para obte-
ner un incremento de una unidad producto, los coeficientes de activación
(A
ij
) miden la proporción en la que debe aumentar la producción total de
un sector cuando la demanda final aumenta en una unidad. En otras pa-
labras, los coeficientes de activación resumen las múltiples relaciones que
existen entre los sectores y sintetizan las necesidades adicionales del pro-
ducto j provocadas por un aumento de la demanda final del producto i,
La contabilidad nacional: teoría y métodos 43
sea de tipo directo (j es un insumo de i) sea de tipo indirecto (el aumento
de la producción de influencia todos los sectores y, por consecuencia, tam-
bién j).
II. 6. El aporte de Piero Sraffa
Sraffa presenta un esquema de análisis general del mecanismo eco-
nómico; propone un modelo ya implícito en la concepción de Quesnay, de
los clásicos ingleses y de Marx, según el cual el excedente es el factor fun-
damental para el desarrollo de un sistema económico.
El aporte de Sraffa podría ser sintetizado en tres puntos:
a) una crítica consistente a la teoría neoclásica;
b) la solución de los problemas ricardianos relacionados con la distri-
bución de los ingresos entre los salarios y las ganancias (cuando los
precios de los bienes y servicios pueden fluctuar libremente en el
mercado); y,
c) la presentación de un sendero analítico que hace posible resolver el
problema marxista de la transformación del valor en precios
7
.
Las hipótesis iniciales del modelo podrían ser enunciadas como si-
gue:
1. Se supone que la economía no produce excedentes físicos tras satis-
facer los requerimientos de insumos de todos los bienes. En otras
palabras, el sistema se encuentra en un estado estacionario en don-
de, al finalizar el ciclo productivo, todo lo que ha sido obtenido se
utiliza en reemplazar las mercancías insumidas en el proceso pro-
ductivo y en satisfacer los requerimientos del mantenimiento de la
fuerza de trabajo.
2. Se supone que cada industria produce una sola mercancía median-
te la utilización de una determinada cantidad de trabajo y de una
determinada cantidad de mercancías.
44 Patricio León C. - Salvador Marconi R.
Estas condiciones del sistema productivo son denominadas “méto-
dos de producción y de consumo productivo” y pueden representarse me-
diante un sistema similar al que se examinó en el acápite relativo al insu-
mo-producto de Leontief:
A
a
p
a
+ B
a
p
b
+ … + K
a
p
k
= A
pa
A
b
p
a
+ B
b
p
b
+ … + K
b
p
k
= B
pb
(I)
A
k
p
a
+ B
k
p
b
+ … + K
k
p
k
= K
pk
donde A, B, … K son las cantidades producidas anualmente de las respec-
tivas mercancías (a, b, …k); A
a
, B
a
… K
a
son las cantidades a, b, …k utili-
zadas por la industria que produce a, y así sucesivamente.
Todas estas expresiones son cantidades conocidas; las incógnitas
son pa, pb, …pk que representan los valores unitarios (precios) de las
mercancías a, b, …k. Dada la hipótesis de estado estacionario, la suma de
la primera columna debe ser igual a la suma de la primera fila… etc.
Es importante notar, sin embargo, que a diferencia de Leontief,
Sraffa no introduce el supuesto de rendimientos de escala constantes, si
bien advierte que no existe inconveniente para utilizarlo como hipótesis
de trabajo, ya que el núcleo central es el examen de un sistema económi-
co en el cual no se registran cambios, salvo en lo referente a la distribución
del ingreso.
En este punto, Sraffa demuestra que el sistema de precios puede ser
determinado (en sentido matemático) a partir de (I) y no -como en la teo-
ría neoclásica- con las curvas de oferta y demanda. Sin embargo, (I) sirve
para establecer solo n-1 precios relativos.
Para superar este problema, Sraffa elimina la hipótesis de estado es-
tacionario, asumiendo que se obtienen ganancias sobre el capital circulan-
te, dado que “…los precios no pueden ser determinados antes de que sea
conocida la ganancia. Por lo tanto, la distribución del excedente debe efec-
tuarse simultáneamente de acuerdo al mismo mecanismo mediante el cual
se determinan los precios de las mercancías”
8
.
La contabilidad nacional: teoría y métodos 45
En lo que se refiere a la remuneración al trabajo, Sraffa mantiene la
hipótesis clásica, según la cual el salario unitario está determinado por re-
laciones exógenas al sistema (por ejemplo, exigencias biológicas de subsis-
tencia)
9
.
La situación descrita -producción con excedente (r) y con salarios
(w) de subsistencia- puede ser explicada con un ejemplo numérico:
(300 p
t
+ 100 p
h
) (1 + r) = 1000 p
t
(450 p
t
+ 50 p
h
) (1 + r) = 175 p
h
donde figuran dos producciones recíprocamente necesarias, el trigo
(t) y el hierro (h). La producción de trigo es necesaria para producir nue-
vamente trigo y para producir hierro (en la alimentación de los obreros);
la producción de hierro es necesaria para el hierro (instrumentos que se
usan para dicha producción)
10
y para producir trigo (instrumentos de la-
branza). Al final del ciclo, los productores agrícolas obtendrán 1000 kgs.
de trigo pero no tendrán más hierro, mientras que los productores indus-
triales habrán obtenido 175 kgs. de hierro pero no tendrán más trigo. Si
los productores desean iniciar un nuevo ciclo productivo, deben recons-
truir los stocks iniciales (de hierro y de trigo, respectivamente) mediante
un intercambio de productos, por lo que se deben determinar las relacio-
nes de intercambio que permiten tal reconstitución. Por otra parte, dado
que las dos producciones finales son superiores a los inventarios requeri-
dos para producir, es necesario encontrar un porcentaje para distribuir el
excedente generado, según los medios de producción utilizados en los dos
sectores
11
.
El esquema de Sraffa permite ilustrar, por una parte, la relación en-
tre los precios y, por otra, la cantidad de trabajo contenida en las mercan-
cías. El modelo, en términos generales, podría escribirse de la siguiente
manera:
46 Patricio León C. - Salvador Marconi R.
(A
a
p
a
+ B
a
p
b
+ … K
a
p
k
) (1 + r) + L
aw
= A
pa
(A
b
p
a
+ B
b
p
b
+ … K
b
p
k
) (1 + r) + L
bw
= B
pb
(II)
(A
k
p
a
+ B
k
p
b
+ … K
k
p
k
) (1 + r) + L
kw
= K
pk
Los precios utilizados por Sraffa no son precios de mercado sino
“precios de producción”, que coinciden con lo que los clásicos denomina-
ban “precios naturales”. En este sentido, el aporte de Sraffa permite hacer
algunas consideraciones sobre el proceso de determinación de los costos
de producción (según la proporción en la que los factores participan en el
proceso) y sobre el mecanismo de apropiación del excedente; además, la
teoría de Sraffa aclara una serie de conceptos que se utilizan en la contabi-
lidad nacional; por ejemplo, el concepto de producto interno bruto (o ex-
cedente) definido como la diferencia entre las mercancías producidas
(producción bruta) y las que han servido para realizar la producción (con-
sumos intermedios); el ingreso nacional, definido también como exceden-
te, pero por el lado los ingresos de los factores de la producción (ganan-
cias y salarios), etc.
II.7. Circuito económico e ingreso nacional según J. M. Keynes
Los economistas “marginalistas” (Jevons, Walras, etc.) interpretan
los precios como indicadores de la escasez relativa y de la “utilidad” de las
mercancías. El ingreso de cada factor productivo (y por lo tanto, la pro-
porción del producto nacional que pueden disponer) depende del precio
del factor productivo; éste, a su vez, estará determinado en el punto de en-
cuentro de sus curvas de demanda y oferta.
A nivel general, los mismos principios regulan el equilibrio macroe-
conómico: el ingreso (o producto) coincide con la demanda final como
consecuencia del equilibrio en cada mercado (de bienes, de factores pro-
ductivos y de la moneda). Además, para los neoclásicos, la oferta crea su
propia demanda y el ingreso recibido por cada individuo (o por la colec-
tividad) se transforma en una demanda de valor equivalente.
La contabilidad nacional: teoría y métodos 47
Para Keynes, en cambio, las decisiones de los individuos acerca de la
administración de su ingreso tienen un papel determinante en el sistema
económico, razón por la cual, el mecanismo de circulación de bienes y ser-
vicios, así como de los medios de pago, es interpretado con un enfoque
completamente nuevo.
Para Keynes, la producción del sistema puede ser considerada como
un único “producto” -el ingreso nacional- susceptible de dos utilizaciones:
el consumo y la inversión
12
.
En realidad, no solo se producen bienes y servicios finales; existe
una producción de bienes intermedios que se transforman y dan lugar a
los bienes finales que circulan en el mercado y son destinados al consumo
o a la inversión.
La suma de los bienes intermedios y finales, para Keynes, represen-
ta el producto total (o bruto); además, define a la producción final como
las remuneraciones a los factores productivos (ingreso nacional) emplea-
dos para crear dicha producción. El ingreso nacional se utiliza en deman-
dar productos finales en el mercado; dicha demanda determina el nivel de
la producción, del empleo y de la actividad económica de un país.
Keynes, por lo tanto, estudia un mismo agregado desde tres puntos
de vista interdependientes: la producción, el ingreso y el gasto.
P Y C + I (1)
donde:
P = producción final
13
Y = Ingreso nacional
C + I = gasto final en consumo e inversión
= =
48 Patricio León C. - Salvador Marconi R.
La identidad presentada es básica en el equilibrio macroeconómico
del esquema keynesiano; indica que el producto final (P) es igual al ingre-
so nacional (Y), que es utilizado en adquirir bienes de consumo (C) y de
capital (I), y expresa el equilibrio -en el mercado de bienes- entre la de-
manda final (C + I) y la oferta (P).
Según la teoría keynesiana, dicha igualdad no se verifica a nivel de
decisiones (ex-ante) entre los diferentes agentes del sistema económico. En
efecto, mientras las decisiones de los productores acerca del nivel de la
producción están condicionadas por el nivel de la demanda (C + I), el
comportamiento de los perceptores de ingresos depende de diversos fac-
tores, lo que hace que no todo el ingreso recibido sea destinado al consu-
mo (puede ser o consumido o ahorrado):
Y = C + S (2)
de donde
S = Y - C (2’)
que define el ahorro (S) como la parte no consumida del ingreso percibi-
do. Este hecho hace que la concepción keynesiana rompa con la tradicio-
nal “teoria de la realización” formulada por J.B. Say.
Según Keynes, para que exista equilibrio, es necesario que a la de-
manda de bienes de consumo (C), se sume la de bienes de capital (I), la
que debe ser igual al ahorro.
Y = C + I (1)
Y = C + S (2)
S = I (3)
En otros términos, (3) garantiza el equilibrio macroeconómico re-
presentado en (1); es decir, si las decisiones de consumir (y de ahorrar)
coinciden con las decisiones de invertir, el equilibrio demanda-oferta está
asegurado. Pero, ¿es siempre válido este razonamiento? o, al contrario, por
La contabilidad nacional: teoría y métodos 49
lo general, quien ahorra no es la misma persona que invierte. Mientras el
consumo es una función (creciente) del ingreso y su nivel determina el ni-
vel del consumo, la inversión
14
permite la formación de una demanda cu-
yo nivel sea igual a la oferta.
Si, como es frecuente, una parte del ahorro no se transforma en in-
versión (S ≠ I), una parte de la producción no podrá ser vendida en el mer-
cado y pasará a formar parte de las existencias.
En este caso, la variación de existencias
15
es el mecanismo de ajus-
te entre las decisiones de ahorrar y las de adquirir bienes de capital.
La condición de equilibrio (S = I), por lo tanto, es una identidad ne-
tamente contable que se verifica una vez concluido el ciclo económico (ex-
post).
El sistema formulado por Keynes es el núcleo central de los esque-
mas de contabilidad nacional adoptados en los países capitalistas. Con la
introducción de algunas variables que consideran el comportamiento del
sector público y del sector externo, la ecuación que define el producto (in-
greso) nacional es representada en la siguiente forma:
Y P CH + CAPU + FBKF + ∆E + (X - M)
El circuito económico, según la formulación keynesiana (que com-
prende a más de la esfera real, la esfera financiera de una economía y sus
relaciones con el resto del mundo) podría representarse del siguiente
modo:
= =
50 Patricio León C. - Salvador Marconi R.
La contabilidad nacional: teoría y métodos 51
Tomado de: Cuc, N.T. -Weber, J.I.; “Pour une initiation…”; [9]; op. cit.,
D
i
s
t
r
i
b
u
c
i
ó
n
d
e
l

i
n
g
r
e
s
o
Diagrama nº 3
El circuito económico
II.8. Las funciones económicas
Del esquema anterior se podría deducir que en un sistema se reali-
zan tres funciones económicas: la generación de bienes y servicios o pro-
ducción, el consumo y la acumulación. A éstas podría agregarse las funcio-
nes de redistribución y el intercambio que se da entre un sistema y el res-
to del mundo.
La identificación de dichas funciones es fruto de una precisa con-
cepción teórica, en este caso específico, la keynesiana. Sin embargo, ya los
economistas clásicos analizan separadamente algunas de ellas asignando
prioridades según el objeto de estudio.
En un sistema de contabilidad nacional, dichas funciones económi-
cas podrían ser definidas sintéticamente del siguiente modo:
1) La actividad económica de producir consiste en organizar los facto-
res productivos (trabajo, capital, etc.) en el marco de un sistema
económico para generar bienes o servicios destinados a la satisfac-
ción de necesidades.
2) El consumo es aquella actividad económica mediante la cual se sa-
tisfacen dichas necesidades. En general, el consumo comporta la
destrucción del bien.
3) La acumulación es la función a través de la cual el sistema garanti-
za su autoconservación y su desarrollo. Se subdivide en:
- formación de capital, que se realiza mediante la adquisición de
medios de producción o formación de stocks (materias primas,
semielaborados y productos terminados) y,
- financiamiento del capital, que se concretiza en recoger, trans-
formar y canalizar los recursos financieros.
52 Patricio León C. - Salvador Marconi R.
4) La redistribución es una función auxiliar, consistente en la transfe-
rencia de recursos entre agentes. Por lo general, es el Estado, a tra-
vés de medidas de política económica, el que realiza la redistribu-
ción del ingreso.
5) El intercambio económico del país con el resto del mundo, si bien
no constituye una función económica propiamente dicha, es consi-
derado aparte, sobre todo por su carácter complementario. En otras
palabras, se trata de identificar una función a través de la cual agen-
tes residentes de un determinado sistema, intercambian recursos
económicos y medios de pago con no residentes.
La clasificación de las funciones económicas es cuestionada por al-
gunos autores; particularmente, por aquellos de inspiración marxista. El
mismo Marx, en su ensayo “Introducción a la crítica de la economía polí-
tica”, objeta la separación de las funciones económicas y establece una es-
trecha interrelación entre la producción, el consumo, la distribución y el
intercambio; es decir, estudia cada una de ellas, definiendo los factores de
los que depende, pero dentro de un marco global representado por el pro-
ceso de circulación de las mercancías. Utilizando sus palabras, dichos fe-
nómenos socio-económicos “… constituyen las articulaciones de una to-
talidad…”.
II.9. Una nota acerca de los modelos alternativos: intercambio o repro-
ducción
Cada modelo de descripción económica, como se ha podido obser-
var, utiliza bases teóricas que representan concepciones diversas de la his-
toria y de la realidad económica bajo observación. Por otra parte, la defi-
nición de las variables está en función de todo el modelo descriptivo adop-
tado y, por lo tanto, de una teoría económica en la cual el elemento ideo-
lógico juega un papel fundamental.
Desde esta perspectiva, los modelos descriptivos y los sistemas con-
tables a los que han dado lugar, pueden ser clasificados desde dos ópticas:
La contabilidad nacional: teoría y métodos 53
1) aquellos en los que el circuito económico es considerado como
un sistema de intercambio; y,
2) aquellos en los que el proceso económico es descrito como un
sistema de reproducción.
1) Según los primeros, todos los fenómenos económicos forman par-
te de una esfera de intercambio o de circulación, en la cual los “ob-
jetos” intercambiados tienen un precio representativo de las condi-
ciones del mercado. Así, el ingreso recibido por las clases sociales
proviene de la venta de los factores productivos en el mercado res-
pectivo (de trabajo, de capital, de recursos).
En este tipo de esquema se pueden clasificar los modelos descripti-
vos que se inspiran en las concepciones neoclásicas (Walras, Pareto,
Cassel, etc.), las que con el aporte keynesiano, se han materializado
en la construcción de los sistemas contables actualmente vigentes.
La teoría del bienestar económico (Fisher, Pigou, Lindahl) ha com-
pletado algunos aspectos de medición en dichos sistemas, sobre to-
do en lo concerniente al ingreso nacional. En efecto, para esta escue-
la económica, el ingreso es igual al valor de la producción final com-
prada por los hogares y al valor de los servicios productivos com-
prados por las empresas. El ingreso, como valor de la producción fi-
nal, refleja el bienestar económico de la comunidad, el que es cuan-
tificable -para estos autores- mediante la suma de las utilidades
marginales de los consumidores, a través de un sistema de preferen-
cias individuales. Dado que los precios se forman en el mercado, se-
gún las leyes de la oferta y la demanda, para esta escuela, los facto-
res histórico-institucionales no tienen importancia en la generación
y distribución del ingreso, lo que significa ignorar la existencia de
clases sociales.
2) El segundo enfoque es típico de los economistas clásicos y de la teo-
ría marxista (Quesnay, Ricardo, Marx, entre los precursores, y Sraf-
fa entre los continuadores); según esta corriente, el ingreso se dis-
54 Patricio León C. - Salvador Marconi R.
tribuye en base a las relaciones de producción (propiedad de los
medios de producción).
Una mención especial en la clasificación adoptada merece Leontief,
sobre todo por la dificultad que presenta su ubicación teórica.
Leontief reconoce que su modelo input-output es una adaptación al
estudio de las interdependencias entre los sectores productivos de la
teoría del equilibrio walrasiano. Por esta razón, muchos autores
consideran el modelo de Leontief como una desagregación descrip-
tiva de los modelos de equilibrio económico general de tipo neoclá-
sico; sin embargo, sobre dicho autor ha pesado, fundamentalmente,
la visión teórica de Quesnay.
La contabilidad nacional: teoría y métodos 55
ANEXO II.a
Solución matemática a los problemas planteados en el acápite de Sraffa
El excedente se obtiene por diferencia entre la cantidad producida y
la cantidad destinada a los medios de producción (insumos).
En el caso del trigo, el excedente es igual a 250 kgs.:
250 = 1000 - 300 - 450
y en el caso del hierro, es igual a 25 kgs.
25 = 175 - 100 - 50
Para encontrar los porcentajes en los que se distribuye el excedente
generado, es necesario resolver un sistema de dos ecuaciones (en cada sec-
tor productivo) en el cual las incógnitas son el precio del trigo (p
t
), el pre-
cio del hierro (p
h
) y la tasa de ganancia (r)
16
.
Sin embargo, el sistema sigue siendo indeterminado por el hecho de
existir dos ecuaciones y tres incógnitas. Una solución posible consiste en
adoptar el precio de una de las dos producciones como unidad de medi-
da; por ejemplo, el del trigo (p
t
= 1). El sistema contendrá ecuaciones in-
dependientes que determinarán n-1 precios -en este caso, el precio del hie-
rro (p
h
) y la tasa de ganancia (r)-. La solución se presenta a continuación:
Poniendo p
h
= y
(1) (330 + 100y) (1 + r) = 1000
(2) (450 + 50y) (1 + r) = 175y
Dividiendo (1) para 100 y (2) para 25
(1) (3 + y) (1 + r) = 10
(2) (18 + 2y) (1 + r) = 7y
56 Patricio León C. - Salvador Marconi R.
En (1): 1 + r = 10 / (3 + y); r = 10 / (3 + y) -1
Reemplazando r en (2)
(18 + 2y) (10 / 3 + y) = 7y
(180 / 3 + y) + (20y / 3 + y) = 7
Multiplicando y dividiendo miembro a miembro (3 + y)
180 + 20y = 7y (3 + y)
180 + 20y = 21y + 7y
2
Donde:
7y
2
+ y - 180 = 0
Resolviendo por
La contabilidad nacional: teoría y métodos 57
y =
-b ± b
2
.4ac
2a
Se tiene:
y =
-1± 1 - (4). (7) . (-180)
=
-1 ± 1 + 5040
(2) . (7) 14
y = (-1 ± 5041) / 14
y = (-1 ± 71) / 14
y
1
= (-1 + 71) / 14 = 70 / 14 = 5
Para:
y = p
h
= 5
Sraffa sostiene que, mientras en un sistema sin excedente, todas las
mercancías son iguales
17
, en el caso de la producción con excedente apa-
rece una mercancía que no es utilizada, directa o indirectamente, en la
producción de las otras: el excedente, cuyo uso improductivo lo transfor-
ma en un consumo de lujo (“bien no básico”) a diferencia de aquellas
mercancías cuyas utilizaciones son necesarias para producir (“bien básico”
o “bien standard”)
18
.
Hasta ahora se ha supuesto que el salario (w) está dado por la can-
tidad de bienes necesarios a la subsistencia (una parte del trigo sirve para
la alimentación de los trabajadores). Haciendo explícito el trabajo y dado
que el salario -por hipótesis- es parte del excedente, podría modificarse el
ejemplo en los siguientes términos.
(300p
t
+ 100p
h
) (1 + r) + 0.6w = 1000 p
t
(450p
t
+ 50p
h
) (1 + r) + 0.4w = 175 p
h
donde para simplificar, se ha supuesto que todo el salario participa del ex-
cedente
19
, o sea del producto (ingreso) nacional neto. En otros términos,
se representa la configuración distributiva del excedente según la propor-
ción en la que los factores (trabajo y medios de producción) participan en
el proceso productivo.
En el nuevo ejemplo hay cuatro incógnitas y dos ecuaciones. Las in-
cógnitas podrían reducirse a dos, suponiendo, como en el caso anterior,
58 Patricio León C. - Salvador Marconi R.
se tiene:
r = (10 / 3 + y) - 1
10
r = (
_____
) - 1 = 0.25
3 + 5
r = 25%
p
t
= 1 y que el salario o la tasa de ganancia puedan ser determinados exó-
genamente
20
. Asumiendo una tasa de ganancia, r = 10%, la solución será:
p
h
= 4.87 y w = 223.6
En efecto, se trata de resolver el siguiente sistema:
(1) (300 + 100y) (1 + r) + 0.6w = 1000
(2) (450 + 50y) (1 + r) + 0.4w = 175y
Para r = 0.1, en (2) se tiene:
(450 + 50y) . (1.1) + 0.4w = 175y
495 + 55y + 0.4w = 175y
0.4w = 120y - 495
w = (120y - 495) / 0.4
Reemplazando w en (1):
(300 + 100y) (1.1) + 0.6w = 1000
300 + 100y + 0.6 ((120y - 495) / 0.4) = 1000
330 + 110y + 180y - 742.5 = 1000
290y = 1412.5
y = 1412.5 / 290 = 4.87
Para: y = p
h
= 4.87
Se tiene:
w = (120y - 495) / 0.4
w = (120 (4.87) - 495) / 0.4 = 89.4 / 0.4
w = 223.6
La contabilidad nacional: teoría y métodos 59
Recuérdese que el excedente está formado por 250 unidades físicas
de trigo y 25 de hierro. Si p
t
= 1 y p
h
= 4.87, su valor será:
Excedente = (259 x 1) + (25 x 4.87)
Excedente = 371.7
Sabiendo que la tasa de ganancia (r) es del 10% y dado que el exce-
dente generado se distribuye según los medios de producción utilizados
en los dos sectores productivos, las ganancias serán:
Ganancias = (0.1 x 300) + ( 0.1 x 487) + (0.1 x 450) + (0.1 x 243.5)
Ganancias = 148.1
21
que representa el 40 por ciento del ingreso neto.
Valor %
Ganancias 148.1 39.8
Salarios 223.6 60.2
Excedente 371.7 100.0
Se puede preguntar qué sucede cuando el excedente es obtenido
únicamente gracias al trabajo (w = 1; r = 0). En este caso, el excedente se
distribuirá entre los trabajadores de los dos sectores en base a la propor-
ción del trabajo -directo e indirecto- utilizado. Solo en este caso, los pre-
cios coinciden con el valor-trabajo según la definición marxista; es decir,
los precios relativos de las mercancias corresponden a la relación entre la
cantidad de trabajo directo e indirecto necesario para producirlas.
60 Patricio León C. - Salvador Marconi R.
Notas
1 En la industria, el trabajo se limitaba -según la doctrina fisiocrática- a modificar la
forma de la materia, en tanto que el comercio daba lugar a un simple traslado de
mercancías.
2 En el modelo que se presenta se ha supuesto, para facilitar su formulación, que el
capital constante (c) es igual a la depreciación. Se ha hecho abstracción, por consi-
guiente, de las materias primas que, en el esquema analizado por Marx, forman
parte de c.
Además, este modelo supone -entre otras cosas- que se trata de una economía ce-
rrada y que existe igualdad entre valor y precio de producción.
3 Nótese la diferencia entre este enfoque y la concepción microeconómica según la
cual la cantidad demandada de un bien está en función (inversa) de su precio.
4 La inclusión de las inversiones no altera el tratamiento del “sector consumo” en el
modelo. Así, si se considera que en dicho sector no hay acumulación, los coeficien-
tes de la última columna serán igual a cero.
5 [I-A] es una matriz cuadrada de coeficientes de las incógnitas X; se obtiene restan-
do de la matriz “identidad” [I], la matriz de los coeficientes técnicos [A]. La matriz
inversa [A] = [I-A]
-1
de la matriz [I - A] es aquella que multiplicada por [I - A], es
igual a la matriz identidad [I].
6 Los coeficientes de activación serán mayores que la unidad cuando i = j e inferio-
res cuando i ≠ j.
7 La solución se Sraffa ha sido criticada por economistas marxistas quienes argu-
mentan que Sraffa abandona la teoría del valor.
8 Sraffa, P.: “Produzione di merci…” [54]; op. cit.; pp. 7-8.
9 Es importante subrayar, sin embargo, que mientras para Marx los salarios son ca-
pital variable, para Ricardo y Sraffa los salarios son parte del excedente.
10 Se supone que los instrumentos de hierro puedan ser utilizados solamente en di-
cho ciclo productivo.
11 Explicaciones adicionales y la solución matemática se encuentra en Anexo II.a.
La contabilidad nacional: teoría y métodos 61
12 Se trata de un sistema en el cual, por hipótesis, no existe intercambio con el resto
del mundo ni participación del gobierno en la actividad económica.
13 La producción final coincide con el valor de los bienes y servicios que desembocan
en el mercado o lo que es lo mismo, con el producto interno bruto (PIB).
14 La inversión, segundo componente de la demanda final, es autónoma y depende de
factores como la tasa de interés, la “eficiencia marginal del capital”, etc.
15 En la teoría keynesiana, éstas forman parte de las inversiones, por lo que: forma-
ción bruta de capital = formación bruta de capital fijo más variación de existen-
cias.
16 Recuérdese que ganancia y excedente, en este caso, coinciden por hipótesis.
17 Cada mercancía se encuentra en los dos miembros de las ecuaciones, una vez co-
mo medios de producción y otra como producto bruto.
18 Sraffa define como “bien standar” el conjunto de mercancías caracterizadas por en-
contrarse tanto entre los medios de producción como en el producto, en propor-
ciones iguales. Dicho bien puede servir -por las características que posee- como
“numerario”, es decir, como una unidad de medida en base a la cual se puede co-
nocer los precios relativos de otras mercancías.
19 Una parte del salario (salario de subsistencia) debería constar junto a los medios
de producción y, por consiguiente, figurar dentro de los primeros paréntesis.
20 El sistema, entonces, resulta compatible con cualquier hipótesis; por ejemplo, que
los salarios sean determinados por una contratación sindical; que la tasa de ganan-
cia sea establecida al mismo nivel que la tasa de interés monetaria; etc.
21 300, 487, 450 y 243.5 representan los valores de los medios de producción propia-
mente dichos utilizados en el proceso productivo (primer paréntesis de las ecua-
ciones).
62 Patricio León C. - Salvador Marconi R.
Nota bibliográfica
(2) Bacha - Carneiro - Taylor - “Sraffa y la economía clásica: relaciones
de equilibrio fundamentales” (pp. 53-72)
(9) Cuc, N.T.- Weber, J. L. - “Pour une initiation à la comptabilité na-
tionale: élaboration des comptes natio-
naux d’une économie fictive: Kangaré”
(22) Graziani, Augusto - Cap. II: “II circuito económico” (pp. 38-
61)
- Cap. III: “Nozioni di contabilitá naziona-
le” (pp. 65-116)
- Cap.IV: “I fondamenti della teoria del
reddito nazionale” (pp. 120-136)
(28) Lange, Oskar - “Algunas observaciones acerca del análi-
sis input-output” (pp. 71-140)
(29) Leontief, Wassily - Cap. II: “Análisis económico input-out-
put” (pp. 63-82)
- Cap. VII: “Análisis input-output” (pp.
207-230)
(31) Meek, R. L. - 1. “Introducción a la fisiocracia” (pp. 9-
42)
- 2. “Problemas del tableau economique”
(pp. 43-93)
(39) Napoleoni, Claudio - II. “Los fisiocratas” (pp. 17-30)
La contabilidad nacional: teoría y métodos 63
- V. “Trabajo abstracto, cambio y capital en
Marx” (pp. 101-112)
(43) Pasinetti, Luigi - Cap. I: “Breve rassegna dei precedenti
storici” (pp. 3-41)
- Cap. IV: “Lo schema di Leontief (pp. 71
90)
(47) Prou, Charles - “Leçons introductives d’economie”
(50) Rampa, Lorenzo - Cap. 2: “II prodotto e la sua ripartizione
secondo gli economisti classici” (pp. 10-
23)
(54) Sraffa, Piero - “Produzione di merci a mezzo di merci”
(55) Sylos Labini, Paolo - Cap. 1: “Qualche cenno sull’evoluzione
del pensiero economico” (pp.29-39)
(57) Tsuru, Shigeto - “Sobre los esquemas de la reproducción”
(pp. 494-505)
64 Patricio León C. - Salvador Marconi R.
Capítulo III
La estructura formal de un sistema de
cuentas nacionales
En los modelos de contabilidad nacional aplicados a las economías
de tipo capitalista, se adopta un criterio de tipo funcional para la clasifica-
ción de los agentes y de las operaciones. El Sistema de Cuentas Nacionales
de Naciones Unidas (SCN) acoge la clasificación de las funciones econó-
micas analizadas en el capítulo anterior para representar su estructura for-
mal mediante un conjunto coherente de cuentas y cuadros.
A continuación se estudiarán las formas que asume un sistema de
cuentas nacionales y los instrumentos contables utilizados, con referencia
particular al SCN de Naciones Unidas (1968).
III.1. Las cuentas o formas contables
Las cuentas son estados equilibrados. La inscripción de las transac-
ciones se rige por el principio de doble registro, según el cual cada opera-
ción debe constar como salida en la cuenta del pagador y como entrada en
la cuenta del perceptor.
El SCN propone la construcción de una serie de cuentas y cuadros
normalizados que tienen como objetivo describir las caracteríticas básicas
del sistema económico.
Dichas cuentas y cuadros, además de facilitar la comparación inter-
nacional, presentan -en detalle- los resultados económicos de un sistema,
facilitando de este modo estudios y análisis particulares.
El SCN considera la elaboración de tres clases de cuentas denomi-
nadas: clase I o cuentas consolidadas de la nación; clase II o cuentas de
producción, gastos de consumo, formación de capital, que son un desglo-
se del producto y gasto interno bruto; y, clase III o de los sectores institu-
cionales.
Cada clase de cuentas puede subdividirse o atribuirse a sectores y
ramas económicas. Las de la clase I (cuentas consolidadas de la nación)
son las siguientes:
1. La cuenta de producción ilustra la composición del producto inter-
no bruto y su utilización. En las salidas constan los costos sosteni-
dos para generar el producto y, en las entradas, las formas en las que
es utilizado;
2. La cuenta del consumo (o del ingreso nacional disponible y su uti-
lización) muestra, en las entradas, los componentes del ingreso y
las transferencias corrientes netas del exterior y, en las salidas, el
consumo final y el ahorro;
3. La cuenta de la acumulación ilustra el proceso de financiación y for-
mación del capital;
4. La cuenta del resto del mundo registra las operaciones entre los
agentes residentes y no residentes. Consta de dos partes: en una fi-
gura las transacciones corrientes y, en otra, las de capital.
Estas cuentas resumen las principales transacciones que se realizan
en un sistema económico; cada una representa un aspecto particular del
circuito: producir, consumir, acumular e intercambiar con el resto del
mundo.
Por su parte, las cuentas de la clase II se dividen en cuentas II A
(producción de mercancías) y II B (producción de otros bienes y servi-
cios). Las primeras sirven sobre todo para el análisis de la oferta y la utili-
zación, de las relaciones interindustriales (a través de la matriz insumo
66 Patricio León C. - Salvador Marconi R.
producto), de precios y de los mercados. Las segundas sirven para descri-
bir la oferta y la utilización de aquellos bienes y servicios que no son ob-
jeto de intercambio, y por lo tanto, carecen de un precio de mercado. El
conjunto de cuentas de la clase II es el siguiente
1
:
Cuenta A
Equilibrio de bienes y servicios mercantes por ramas de actividad
(mercancías)
Cuenta B
Equilibrio de bienes y servicios no mercantes (otros bienes y servi-
cios)
Cuenta C
Producción y valor agregado por ramas de actividad económica
(industrias)
Cuenta D
Producción y valor agregado de los productores de servicios colec-
tivos públicos.
Cuenta E
Producción y valor agregado de las instituciones privadas sin fines
de lucro.
Cuenta F
Producción de servicios domésticos.
Las cuentas de la clase III describen los resultados obtenidos por los
sectores institucionales que forman parte del sistema; incluyen:
1. la cuenta de ingresos y gastos
2. la cuenta de financiación del capital
3. la cuenta financiera
La contabilidad nacional: teoría y métodos 67
Para cada sector institucional (Sociedades, Administración Pública,
Hogares, etc.), se elaboran estos tres tipos de cuentas, cuya agregación da
lugar a las cuatro cuentas consolidadas de la nación.
La cuenta de ingresos y gastos describe la estructura de los ingresos
corrientes recibidos por cada sector institucional y sus utilizaciones; es de-
cir, la formación del ingreso disponible y su asignación. La cuenta se cie-
rra con un saldo: el ahorro.
La cuenta de formación de capital resume el proceso de acumula-
ción y su financiamiento.
Las cuentas financieras describen los flujos mediante los cuales los
excedentes de liquidez que se forman en determinados sectores se trans-
forman en préstamos para los sectores deficitarios.
El SCN prevé la elaboración de otras clases de cuentas cuya cons-
trucción está en función del desarrollo estadístico; por ejemplo, las cuen-
tas por zonas geográficas, las del sector público y las cuentas de las activi-
dades principales de la economía de un país.
El sistema también recomienda la elaboración de las cuentas patri-
moniales (activos y pasivos de apertura y de cierre); de cuentas y cuadros
a precios constantes; y, la elaboración de matrices insumo-producto.
III. 2. Otras formas de presentación de los modelos contables
A más de las cuentas en forma de “T”, se pueden utilizar ecuaciones,
matrices y diagramas de flujo.
Si bien la representación de las cuentas nacionales a través de un sis-
tema de ecuaciones presenta ventajas-sobre todo por su carácter sintético,
su aplicabilidad a la modelística económica y por su capacidad didáctica-
existen algunos inconvenientes entre los cuales, el más importante, es la
falta de claridad cuando las interrelaciones se refieren a dos o más cuen-
tas.
68 Patricio León C. - Salvador Marconi R.
Las matrices son cuadros de doble entrada en los que cada cuenta
se representa mediante una fila y una columna. (Ver III. 6). En las filas
constan las entradas y, en las columnas, las salidas.
La propiedad principal de las matrices es la de evidenciar las rela-
ciones entre las cuentas y poner de manifiesto las operaciones comunes a
dos cuentas. Además, la representación matricial de la cuentas nacionales
adquiere importancia cuando se desea mayor desagregación: cada asiento
de la matriz puede transformarse en una submatriz de la matriz de origen.
Si bien el SCN utiliza matrices para representar la estructura del sis-
tema desde el punto de vista teórico-formal, su adopción, en los sistemas
contables, es reservada a la representación de las tablas intersectoriales o
de insumo-producto.
Otra forma de presentación contable son los diagramas de flujo; en
éstos se muestran las cuentas (recuadros) y los flujos (flechas) con una cla-
ra indicación de la naturaleza y del valor de las operaciones.
Los diagramas de flujo con utilizados sobre todo en el caso de las
cuentas consolidadas de la nación, debido al alto grado de agregación que
las caracteriza.
III. 3. Las operaciones económicas
Una operación económica se define como el conjunto de flujos ele-
mentales. Se clasifican, según su objeto, en tres categorías: las operaciones
sobre bienes y servicios, las operaciones de repartición y las operaciones
financieras.
Las operaciones sobre bienes y servicios son aquellas que se refieren
a la producción, al intercambio y a la utilización de bienes y servicios.
Las operaciones de repartición describen cómo se efectúa la distri-
bución del valor agregado y la redistribución del ingreso.
La contabilidad nacional: teoría y métodos 69
Las operaciones financieras indican las variaciones en el monto de
los activos y pasivos financieros de los sectores o del sistema económico.
Las operaciones sobre bienes y servicios y las operaciones financie-
ras son siempre transacciones bilaterales, en las cuales existe un intercam-
bio (una prestación y una contraprestación). Las operaciones de reparti-
ción pueden ser bilaterales o unilaterales; estas últimas son flujos que no
poseen una contrapartida directa.
Otra clasificación de las operaciones distingue las operaciones co-
rrientes de las de capital. Las primeras son realizadas por los agentes en el
normal desenvolvimiento de sus actividades; las segundas están en fun-
ción de la acumulación y comportan modificaciones en el patrimonio; así
por ejemplo, las inversiones, las compras de tierras y terrenos, etc.
III. 4. Los agregados económicos
Los agregados miden el resultado de la actividad económica de los
agentes y se expresan en los saldos contables que arroja un sistema de
cuentas. Cada cuenta, a más de presentar las operaciones que intervienen
en el circuito económico, pone de manifiesto saldos que son estimados
por diferencia entre las entradas y salidas de la cuenta correspondiente y
representan variables utilizadas en el análisis económico; tal es el caso del
valor agregado, del excedente de explotación, del ahorro, del préstamo ne-
to, etc.
A continuación se presentan las definiciones de los principales sal-
dos contables que arroja el sistema de cuentas nacionales.
El producto interno bruto (PIB) es el resultado de la actividad pro-
ductiva de un país realizada en el ámbito de su territorio económico, en
un período determinado. El PIB es igual a la producción bruta de bienes y
servicios menos el valor de los insumos necesarios para obtenerla.
Pb - Ci = PIB (desde la óptica de la producción)
70 Patricio León C. - Salvador Marconi R.
El PIB es igual a la suma de los valores agregados brutos (VAB) de
las diversas ramas de actividad económica. En efecto, el PIB y el VAB son
iguales en un sistema económico cerrado; en una economía abierta, la di-
ferencia entre estos dos agregados está dada por los derechos sobre las im-
portaciones (DA).
PIB = VAB + DA
El valor agregado bruto es igual a la suma de los ingresos recibidos
por los factores de la producción: remuneración del trabajo (Re), utilida-
des del empresario o excedente neto de explotación (ENE), asignaciones
para la reposición del capital fijo (ckf) e impuestos indirectos netos de las
subvenciones (lin) que gravan la producción.
VAB = Re + ENE + ckf + lin (desde la óptica del ingreso)
Si al PIB se agrega la diferencia entre los ingresos de los factores re-
cibidos y pagados del (al) resto del mundo (Yw), se obtiene el Producto
(ingreso) nacional bruto.
YN = PNB = PIB ± Yw
Para obtener dichos agregados en términos netos, es necesario de-
ducir las asignaciones para el consumo de capital fijo (ckf). Se obtendrá de
esta manera, el producto nacional neto.
PNB = ckf = PNN
Si de esta última expresión (PNN) se restan los impuestos que gra-
van la producción y se suman los subsidios que el Estado otorga a los pro-
ductores, se obtendrá el producto nacional neto al costo de factores.
A nivel macroeconómico, el ingreso nacional disponible (bruto o ne-
to) se obtiene sumando al ingreso nacional (bruto o neto) las transferen-
cias corrientes netas (las recibidas menos las pagadas) procedentes del res-
to del mundo.
La contabilidad nacional: teoría y métodos 71
Yd = YNB ± Tcn
El ingreso nacional disponible (Yd) es utilizado en adquisiciones de
bienes de consumo (C) o ahorrado (S).
Yd = C + S
En el sistema de cuentas nacionales se calcula el ingreso disponible
de los hogares y de las administraciones públicas, agentes a los cuales el
sistema asigna la función del consumo
2
.
YdH = CH + SH
YdAPU = C APU + S APU
Para obtener el ingreso nacional disponible es necesario sumar, a los
ingresos disponibles de estos agentes, el ahorro de los demás sectores eco-
nómicos.
El excedente bruto de explotación (EBE) podría ser considerado co-
mo una medida de la remuneración al capitalista, en su calidad de factor
productivo (capital financiero, capital fijo, factor empresarial, etc.). El EBE
es obtenido por diferencia entre el valor agregado bruto y la suma de las
remuneraciones a los asalariados y de los impuestos indirectos netos de las
subvenciones que gravan la producción.
EBE = VAB - (Re + lin)
Si de este agregado se deducen las asignaciones para el consumo de
capital fijo se obtiene el excedente neto de explotación.
ENE = EBE - ckf
El excedente de explotación es el último saldo contable que puede
ser obtenido simultáneamente en las cuentas de los sectores (cuadro eco-
nómico de conjunto) y en las cuentas de producción de las ramas de acti-
vidad (matriz insumo-producto).
72 Patricio León C. - Salvador Marconi R.
El ahorro bruto (S) constituye el saldo de la cuenta ingresos y gastos
de los sectores institucionales; representa la parte del ingreso nacional dis-
ponible que no ha sido consumida.
S = Yd - C
La importancia teórica de este saldo es fundamental en la macroe-
conomía keynesiana, que basa la posición de equilibrio en la igualdad en-
tre el ahorro y la inversión (S = I).
El préstamo neto (PN) muestra la capacidad (+) o la necesidad (-)
de financiamiento de la nación. En otras palabras, indica los recursos fi-
nancieros que el país pone a disposición del resto del mundo (si es positi-
vo) o los que éste ofrece a los agentes residentes. Su importancia, a nivel
contable, es la de servir como nexo entre las cuentas reales y las cuentas fi-
nancieras. Por esta razón, el préstamo neto deberá ser igual (salvo ajustes
estadísticos necesarios) al saldo de las cuentas financieras dado por la dife-
rencia entre la variación de los activos financieros que el país registra con
el resto del mundo y la variación de los pasivos financieros contraídos con
agentes no residentes.
III. 5. Las reglas de registro
En el presente acápite se presentan algunas reglas generales adopta-
das por el sistema de cuentas nacionales para el registro de las operacio-
nes. En muchos casos se tratará de normas que posibilitan la comprensión
del sistema; en otros, de convenciones que solucionan problemas no supe-
rados en los tratamientos contables tradicionales.
Entre los principios generales de contabilidad nacional, se pueden
citar los siguientes:
- Elaboración de cuentas similares para los sectores, específicamente:
cuenta de producción, de ingresos y gastos, de formación de capital
y financiera. La excepción de esta regla constituye el resto del mun-
La contabilidad nacional: teoría y métodos 73
do, para el que se elabora una sola cuenta, que recoge las operacio-
nes corrientes y de capital.
- Registro de acuerdo al principio de partida doble.
- Los flujos son registrados por su monto, sin efectuar consolidacio-
nes entre las operaciones de signo contrario realizadas por agentes
pertenecientes a diferentes sectores. Entre las excepciones más im-
portantes a esta regla se pueden enumerar las compras netas de tie-
rras y terrenos, de activos no físicos y la variación de existencias,
además de las operaciones financieras que, medidas como variacio-
nes entre activos y pasivos, se registran en términos netos.
- La consolidación de los flujos de la misma naturaleza al interior de
un mismo sector, norma que comporta la anulación de las opera-
ciones análogas. El caso más evidente es el de las transferencias co-
rrientes entre los subsectores que forman parte del sector institucio-
nal de las administraciones públicas.
- Generalmente, las operaciones reales son registradas en el momen-
to en el que surge la obligación de realizar una prestación, sin tomar
en cuenta la forma de pago, que se refleja en las cuentas financieras.
Las operaciones sobre bienes, y específicamente, la producción y el
consumo intermedio, se registran el momento en el que se realizan y se
utilizan los bienes y servicios; el consumo final y las inversiones, cuando
los bienes son adquiridos por los sectores demandantes; las exportaciones
e importaciones se contabilizan el momento del cruce físico de la fronte-
ra. Los servicios son registrados en el momento en el que se prestan.
El momento de registro para las operaciones de repartición (distri-
bución y redistribución) es el mismo en el cual nace la obligación de pa-
gar. En lo referente a las operaciones financieras, si tienen origen en ope-
raciones reales (crédito comercial), el momento de registro es el mismo de
aquellas; si por el contrario, se trata de flujos financieros propiamente di-
74 Patricio León C. - Salvador Marconi R.
chos, las operaciones son registradas en el momento en el cual se crea el
derecho.
III. 6. Ejercicio
Con el fin de ilustrar la estructura de las cuentas consolidadas, se
presentan, en forma sintética, cifras sobre una economía ficticia.
Problema
De las estadísticas disponibles para un año calendario, se pueden
obtener las siguientes informaciones (en milllones de unidades moneta-
rias):
1. Se han efectuado ventas de bienes y servicios de agentes residentes
al resto del mundo por 29.
2. Los trabajadores emigrantes han enviado 20 desde el exterior.
3. La formación bruta de capital ha sido de 51.
4. El país ha comprado en 25 una patente extranjera para fabricar lá-
minas de acero.
5. Los bienes y servicios comprados por la economía nacional a agen-
tes no residentes fue de 30.
6. La producción bruta de bienes y servicios: 370.
7. La demanda final de bienes de consumo: 250.
8. Una organización internacional donó 15 a un instituto agropecua-
rio nacional (un tractor).
9. El valor de los insumos de origen interno necesarios para realizar la
produccion ha sido de 70.
La contabilidad nacional: teoría y métodos 75
Se pide
a) Transformar los datos anteriores en operaciones del sistema de
cuentas nacionales.
b) Construir las cuatro cuentas consolidadas de la nación.
c) Representar dicha cuentas mediante ecuaciones y en forma matri-
cial.
Solución
a) Las cifras permiten conocer las siguientes operaciones macroeconó-
micas:
1. X = Exportaciones (29)
2. Yw = Remuneración neta a los factores internos
pagados por el resto del mundo (20)
3. I = Inversión (51)
4. N = Compras netas de activos no físicos (25)
5. M = Importaciones (30)
6. Pb = Producción bruta (370)
7. C = Consumo final (250)
8. Tk = Transferencias netas de capital (15)
9. Ci = Consumo intermedio (70)
Es necesario calcular, además, el valor del producto interno bruto
(PIB), que es igual a Pb - Ci (370-70 = 300), valor que, en ausencia de pro-
blemas de valoración, es igual al ingreso (Yi).
76 Patricio León C. - Salvador Marconi R.
El cálculo del ahorro (S) y del préstamo neto del país (PN) permite
“cuadrar” las cuentas, ya que por definición, dichos agregados representan
saldos contables. Su valor, por lo tanto, es igual a la diferencia entre el to-
tal de las entradas y las salidas de las cuentas a las que respectivamente per-
tenece (S = 70 y PN = 9).
b) Las variables anteriores permiten obtener las cuatro cuentas conso-
lidadas de la nación:
1. Producción (o del producto y gasto interno)
Salidas Entradas
M = 30 C = 250
Yi = 300 I = 51
X = 29
_____________ _____________
Total = 330 Total = 330
2. Consumo (ingreso disponible y su asignación)
Salidas Entradas
C = 250 Yi = 300
S = 70 Yw = 20
______________ _____________
Total = 320 Total = 320
3. Acumulación (formación de capital)
Salidas Entradas
I = 51 S = 70
N = 25 Tk = 15
PN = 9
_____________ ______________
Total = 85 Total = 85
La contabilidad nacional: teoría y métodos 77
4. Resto del mundo
Salidas Entradas
X = 29 PN = 9
Yw = 20 N = 25
Tk = 15 M = 30
______________ _____________
Total = 64 Total = 64
c) Ecuaciones:
1. Yi + M = C + I + X
300 + 30 = 250 + 51 + 29
2. C + S = Yi + Yw
250 + 70 = 300 + 20
3. I + N + PN = S + Tk
51 + 25 + 9 = 70 + 15
4. X + Yw + Tk = PN + N + M
29 + 20 + 15 = 9 + 25 + 30
d) Matriz:
*PN + N = 9 + 25 = 34
78 Patricio León C. - Salvador Marconi R.
Salidas 1 2 3 4 Total
Entradas entradas
1. Producción … 250 51 29 330
2. Consumo 300 … … 20 320
3. Acumulación … 70 … 15 85
4. Resto del mundo 30 … 34* … 64
Total salidas 330 320 85 64 799
Notas
1 La estructura de las cuentas puede ser consultada en: Naciones Unidas, “Un siste-
ma…”, [35]; op. cit.
2 A más de las instituciones privadas sin fines de lucro.
La contabilidad nacional: teoría y métodos 79
Nota bibliográfica
(1) Astori, Danilo - Cap. VI: “Aspectos fundamentales del
contenido de un modelo descriptivo para
una economía capitalista” (pp. 78-159)
(3) Banco Central del Ecuador - Cap. I: “La contabilidad nacional” (pp.
11-24)
(9) Cuc, N.T.- Weber, J.L. - “Pour une initiation à la comptabilité na-
tionale: élaboration des comptes natio-
naux d’une économie fictive: Kangaré”
(32) Ministére de la Coopération - Cap. I: “Présentation générale de la
et du Développement- comptabilité nationale” (pp. 3-12)
Republique Française.
(33) Monteverde, E. -Sallaverry, N. - “Cuentas Nacionales: nociones”
(35) Naciones Unidas - Cap. II: “La estructura global del sistema”
(pp. 18-36)
(40) Office statistique des - Cap. VII: “Régles de Comptabilisation”
communautés européennes (pp. 135-150)
- Cap. I: “Architecture générale du syste-
me” (pp. 9-19)
(44) Pichot, Alain Cap. 4: - “Présentations formelles des
comptes nationaux” (pp. 62-70)
(52) Siesto, Vincenzo - Cap. I: “Struttura generale dello schema
standardizzato” (pp. 47-82)
80 Patricio León C. - Salvador Marconi R.
Capítulo IV
Los agentes económicos
y su clasificación
IV.1. Generalidades
En términos muy generales, podría decirse que el SCN identifica
tres clases de agentes: las empresas, los hogares y el gobierno. Sin embar-
go, y no obstante su desagregación (basada en diferentes criterios: tipo de
producción, propiedad del capital social, funciones y recursos principales,
etc.), dicha clasificación dificulta describir adecuadamente algunas de sus
características relevantes, sobre todo, si se desea realizar análisis particula-
res.
Utilizar dichas agrupaciones en análisis para los cuales no han sido
elaborados, podría ser la causa de interpretaciones erróneas, puesto que se
estaría forzando los instrumentos de descripción, sobrevalorando o subes-
timando la capacidad de interpretación que poseen.
El sistema agrupa los sujetos económicos en relación a los flujos que
éstos realizan en el desenvolvimiento de sus funciones económicas (pro-
ducir, consumir, acumular, etc.).
Antes de analizar los criterios de clasificación de las unidades esta-
dísticas que el sistema de contabilidad nacional utiliza, es necesario iden-
tificar el ámbito del sistema económico objeto de análisis.
IV. 2. Ambito temporal y espacial de un sistema económico
En lo que al tiempo se refiere, un sistema de cuentas nacionales
ofrece, en la generalidad de los casos, una descripción de los resultados ob-
tenidos por una economía, en un año calendario.
Ciertos países publican series con periodicidad trimestral, con el
objetivo principal de estudiar la coyuntura y ofrecer instrumentos necesa-
rios para la adopción de políticas de corto plazo.
En lo referente al ámbito espacial, las unidades económicas utiliza-
das en la construcción de un sistema de cuentas nacionales son las unida-
des residentes. Un agente es clasificado como residente según dos criterios:
el territorio económico y el centro de interés. Se dirá que una unidad es re-
sidente si tiene su centro de interés en el territorio económico del país.
Si se toma como ejemplo un país A, su territorio económico estaría
conformado por los siguientes elementos:
- el territorio geográfico;
- el espacio aéreo nacional, las aguas territoriales y la plataforma con-
tinental sobre los cuales el país ejercita derecho exclusivos;
- se incluyen en el territorio económico nacional los “enclaves” situa-
dos en otros paises, pero utilizados por la administración pública
del país A, en virtud de tratados o acuerdos internacionales (Emba-
jadas, Consulados, etc. en el exterior). Viceversa, son excluidos de su
territorio económico los “enclaves” extranjeros.
Como se puede notar, el territorio económico de un país coincide
prácticamente con su territorio geográfico-administrativo. Sin embargo,
para obtener una medida más adecuada del primero, es necesario tomar
en consideración otros elementos. Así, se incluyen en el territorio econó-
mico las naves y aeronaves nacionales que realizan viajes internacionales,
82 Patricio León C. - Salvador Marconi R.
y los yacimientos situados en aguas internacionales, explotados por agen-
tes residentes.
El centro de interés de una unidad económica es el territorio eco-
nómico en el que desenvuelve sus actividades económicas por un período
superior a un año.
En lo referente a las personas naturales, son también considerados
residentes quienes se ausentan del país por un tiempo inferior al año (tu-
ristas, estudiantes, tripulación de naves, empresarios, etc.), y los miembros
del cuerpo diplomático en ejercicio de sus funciones.
IV. 3. Las unidades estadísticas de base
El SCN ofrece criterios que permiten identificar y estudiar las carac-
terísticas específicas de las unidades económicas.
El modelo de cuentas nacionales identifica dos tipos o clases de uni-
dades de análisis, cada una con determinado enfoque descriptivo. El pri-
mero es la unidad institucional, que posibilita análisis acerca de flujos co-
mo el ingreso, el capital y el financiamiento; el segundo es la unidad de
producción homogénea, que permite estudiar el proceso productivo y las
relaciones tecnológico-económicas presentes en una economía.
IV. 4. Las unidades institucionales
Un agente es considerado unidad institucional si posee autonomía
de decisión en el ejercicio de sus actividades y si elabora documentos con-
tables que registren las operaciones económicas y financieras.
Decir que una unidad posee autonomía de decisión en el desenvol-
vimiento de su función principal, significa que dicha unidad tiene libertad
para modificar sus recursos corrientes, de capital y financieros.
La contabilidad nacional: teoría y métodos 83
En realidad, normalmente las dos condiciones coexisten y no son
independientes. Aquellos agentes que no poseen contabilidad completa
forman parte de las unidades institucionales en las que están incluidas sus
cuentas. Si no tienen autonomía de decisión, hacen parte de las unidades
institucionales que las controlan.
Un caso particular está dado por los hogares, que si bien no llevan
contabilidad, son unidades institucionales pues poseen autonomía de de-
cisión en el desempeño de su función principal: consumir.
En general, todas los agentes que tienen una razón social (socieda-
des anónimas, sociedades a responsabilidad limitada, etc.) o personería ju-
rídica (de derecho público o privado) son consideradas unidades institu-
cionales.
IV. 5. Los sectores institucionales
Un sector institucional es un conjunto de unidades institucionales
con comportamiento económico análogo.
Las unidades institucionales forman parte de un sector según la
función principal que desempeñan (producir bienes y servicios destinados
a la venta, producir servicios no mercantes, consumir, redistribuir el ingre-
so, financiar, etc.) y el carácter y origen de sus recursos económicos.
A continuación se presenta la clasificación sectorial realizada por el
SEC, con la identificación de la función y de los recursos principales, así
como la clasificación propuesta por el SCN, evidenciando los subsectores
en los cuales se agrupan las unidades institucionales pertenecientes a un
mismo sector.
84 Patricio León C. - Salvador Marconi R.
Cuadro IV.5.a.
Clasificación de los sectores institucionales según el SEC
FUENTE: Office Statistique des Communautés Européennes:“Systeme…” (40). op. cit., p. 27
La contabilidad nacional: teoría y métodos 85
SECTOR FUNCION RECURSOS
PRINCIPAL PRINCIPALES
Sociedades y Producir bienes y servicios Entradas provenientes
cuasisociedades no financieros, destinados de la venta
no financieras a la venta
Instituciones Financiar, es decir, recoger, Fondos provenientes de
de crédito transformar y canalizar los compromisos acorda-
recursos financieros dos con otros agentes;
intereses
Empresas de seguros Asegurar; es decir, Primas sobre seguros
“colectivizar” los riesgos
individuales
Administraciones Producir servicios colectivos Pagos obligatorios (im-
Públicas y redistribuir el ingreso puestos, derechos, etc.)
Instituciones Prestar servicios Contribuciones
privadas sin fines específicos a grupos voluntarias
de lucro particulares de
hogares
Hogares:
-Como consumidores Consumir Remuneración de los
factores de la producción
transferencias efectuadas
por los otros sectores
- Como productores Producir bienes y Entradas provenientes
servicios no de la venta
financieros destinados
la venta
Resto del mundo Sus cuentas registran las operaciones de residentes
con el exterior
Cuadro IV.5.b.
Clasificación institucional según el SCN:
sectores y subsectores
FUENTE: Adaptación de Naciones Unidas; “Un sistema…”, (35), op. cit.
Como se puede observar, las dos clasificaciones presentadas coinci-
den sustancialmente en los criterios y clases de agrupaciones. No obstan-
te, subsisten algunas diferencias, sobre todo de carácter formal; por ejem-
plo, mientras el SEC separa las instituciones de crédito de las empresas de
seguros, en el SCN, estas últimas hacen parte del sector “instituciones fi-
nancieras” (que agrupa también a las instituciones homónimas).
IV. 6. Definición de los sectores
El sector de las “sociedades y cuasisociedades no financieras” reune
aquellas unidades institucionales cuya función principal es producir bie-
86 Patricio León C. - Salvador Marconi R.
SECTOR SUBSECTOR
- Sociedades y cuasisociedades - Sociedades y cuasisociedades privadas
no financieras - Sociedades y cuasisociedades públicas
- Instituciones financieras - Banco Central
- Otras instituciones monetarias
- Compañías de seguros y cajas de pensión
- Otras instituciones financieras
- Administraciones públicas - Subsector central
- Subsector local
- Subsector seguridad social
- Instituciones privadas sin
fines de lucro al servicio de los
hogares
- Hogares y empresas individuales
nes o servicios no financieros destinados a la venta en el mercado a un pre-
cio determinado por la demanda y la oferta. Sus recursos principales pro-
vienen de la venta de su producción.
El sector engloba las sociedades públicas que producen bienes des-
tinados a ser vendidos en el mercado. Se trata de empresas de propiedad
(o control) del Estado; en el subsector empresas privadas se incluye a las
sociedades de propiedad privada que poseen una razón social y cuya acti-
vidad principal es la producción de bienes y servicios mercantes.
El sector “intituciones de crédito” engloba las unidades cuya fun-
ción principal es la de financiar; sus recursos principales provienen de la
intermediación financiera. El sector está compuesto fundamentalmente
por los bancos, las corporaciones financieras, las cooperativas de ahorro y
crédito, las asociaciones mutualistas, etc.
Estas unidades pueden clasificarse de acuerdo al grado de liquidez
de sus depósitos y a la naturaleza de la propiedad (pública o privada). Uti-
lizando el primer criterio, las instituciones financieras podrían clasificarse
en monetarias y no monetarias.
El sector “seguros” (subsector “compañías de seguros y cajas de pen-
siones”, según la clasificación SCN) reune las unidades cuya actividad
principal consiste en transformar los riesgos individuales en riesgos colec-
tivos. Los recursos principales son las primas sobre seguros contractual-
mente pagadas por los clientes.
El sector institucional de las “administraciones públicas” incluye
aquellas unidades institucionales cuya función principal es producir servi-
cios no mercantes destinados a satisfacer necesidades sociales y realizar
operaciones de redistribución del ingreso.
Los recursos principales de dichas unidades provienen de pagos
obligatorios (impuestos, contribuciones sociales, etc.) realizados por los
otros sectores. El sector se subdivide en tres subsectores:
La contabilidad nacional: teoría y métodos 87
- El “central” que engloba unidades cuyo campo de actividad tiene ju-
risdicción nacional y entidades que, si bien poseen una esfera de
competencia específica, su acción se despliega en todo, o gran par-
te, el territorio nacional (por ejemplo, los organismos de planifica-
ción económica, etc.).
- El subsector “local” reune las unidades de la administración públi-
ca cuya jurisdicción se extiende a zonas geográficas o áreas político-
administrativas específicas (por ejemplo, organismos cantonales,
municipales, departamentales, etc.), a más de las entidades contro-
ladas, política o financieramente, por organismos de poder local.
- El subsector de la “seguridad social” reune aquellos organismos en-
cargados de la redistribución del ingreso. Su financiamiento se rea-
liza mediante el pago de contribuciones obligatorias por parte de
los empleadores y de los empleados.
El sector institucional de las “instituciones privadas sin fines de lu-
cro” está formado por aquellas unidades cuya actividad principal es pro-
ducir servicios destinados a los hogares. Sus recursos provienen principal-
mente de las cuotas voluntarias de sus miembros. Forman parte de dicho
sector entidades como las organizaciones políticas y sindicales, comunida-
des religiosas, asociaciones de asistencia y beneficiencia social, etc.
El sector institucional de los “hogares” comprenden dos tipos de
unidades: las familias, cuya única función es la de consumir, y los empre-
sarios individuales, que son unidades que funcionan con las mismas ca-
racterísticas de las empresas, pero que no están constituidas jurídicamen-
te como tales. Los recursos de los hogares se originan en la remuneración
por los servicios laborales prestados y en la venta de bienes y servicios pro-
ducidos por las empresas unipersonales.
El “resto del mundo” es una cuenta -y no un sector institucional del
sistema económico- en la que se registran las operaciones efectuadas por
los residentes con los agentes no residentes. Dado que dichas operaciones
88 Patricio León C. - Salvador Marconi R.
constan en las cuentas de cada agente, es necesario crear una cuenta espe-
cial que registre su contrapartida con el exterior.
IV. 7. Las unidades de producción homogénea
La unidad de producción homogénea está caracterizada por produ-
cir un solo producto o un grupo de productos homogéneos, desde el pun-
to de vista tecnológico-económico. Dichas unidades se caracterizan por
utilizar insumos, efectuar procesos de producción y elaborar bienes (o ser-
vicios) análogos.
El sistema de cuentas nacionales distingue cuatro grandes catego-
rías de unidades productivas:
1. Las industrias, que son aquellas unidades productoras de mercan-
cías (bienes y servicios destinados a la venta a un precio que gene-
ralmente cubre sus costos de producción).
2. Productores de servicios de las administraciones públicas.
3. Productores de servicios privados no lucrativos para determinadas
clases de hogares.
4. Productores de servicio doméstico prestado a los hogares.
Naciones Unidas considera como la unidad estadística adecuada
para el análisis de la producción al establecimiento, definido como la uni-
dad económica que, bajo un régimen de propiedad o de control único,
ejercita exclusiva o principalmente un solo tipo de actividad económica,
en un único lugar.
El conjunto de unidades de producción homogénea da lugar a las
ramas de actividad económica. Las ramas, como las mercancías, están cla-
sificadas en base a una nomenclatura, que comúnmente es una adaptación
de la clasificación propuesta por Naciones Unidas.
La contabilidad nacional: teoría y métodos 89
Por lo tanto, el establecimiento es la unidad técnica de producción
más homogénea desde el punto de vista de la utilización de insumos y de
combinación de factores de producción, mientras que la empresa es un
centro de decisión más amplio en el que se dan, además, decisiones relati-
vas a problemas financieros en general; una empresa puede estar consti-
tuida por uno o más establecimientos.
IV. 8. Sectores institucionales y ramas de actividad
En un sistema económico, los diferentes agregados macroeconómi-
cos obtenidos desde el punto de vista de los sectores institucionales son
iguales a los obtenidos desde el punto de vista de las ramas de actividad.
Sin embargo, es difícil -a nivel desagregado- hacer comparaciones entre las
ramas y los sectores institucionales, ya que no existe correspondencia biu-
nívoca en los dos criterios de clasificación. La diferencia, como se explicó,
resulta del hecho de que mientras las ramas de actividad sirven para estu-
diar las interdependencias productivas y la estructura de los costos incu-
rridos para obtener ciertos productos, los sectores institucionales sirven
para analizar, a más de la producción a nivel agregado, otros aspectos eco-
nómicos, tales como el destino de sus ingresos, la gestión de su patrimo-
nio o sus operaciones en el campo financiero.
Las cuentas de producción por ramas de actividad económica per-
miten la construcción de la matriz insumo-producto, en tanto que las
cuentas de los sectores institucionales (producción, ingresos y gastos, for-
mación y financiación del capital) se sintetizan en el “cuadro económico
de conjunto” y en el “cuadro de operaciones financieras”.
90 Patricio León C. - Salvador Marconi R.
Nota bibliográfica
(3) Banco Central del Ecuador - Cap. II: “Adaptación del sistema de cuen-
tas nacionales de Naciones Unidas (Rev.
No. 3) a la economía ecuatoriana” (pp. 27-
34)
(5) Brunhes, Bernard - Cap. VI: “Aperçu des méthodes. Les agré-
gats” (pp. 73-79)
(14) DANE - Cap. II: “Cuentas de ingresos y gastos y fi-
nanciación de capital” (pp. 13-51)
(18) Flouzat, Denise - Cap. 17: “Les unités économiques et leur
opération” (pp 222-236)
(25) INSEE - Cap. 3: “Unités et regroupéments d’uni-
tés” (pp. 61-77)
(35) Naciones Unidas - Cap. V: “Los agentes de las transacciones
del sistema” (pp. 74-97)
(40) Office statistique des - Cap. II: “Les unités et les ensembles
communautes européennes d’unites” (pp. 21-40)
La contabilidad nacional: teoría y métodos 91
Capítulo V
Las operaciones sobre bienes y
servicios
V.1. Generalidades
Describen el origen y la utilización de las corrientes que participan
en la formación del producto interno bruto, describiendo a la vez su des-
tino. El sistema de contabilidad nacional considera las siguientes operacio-
nes sobre bienes y sevicios:
Producción
Consumo intermedio
Consumo final
Formación bruta de capital
Exportaciones
Importaciones
Compras netas de tierras y terrenos
Compras netas de activos no físicos
1
La sistematización de dichas operaciones en un esquema de conta-
bilidad nacional permite analizarlas exhaustivamente y estudiar los pro-
blemas relativos a su conceptualización y valoración.
V. 2. La producción
En los capítulos anteriores se hizo referencia a los problemas que
conlleva definir, de una u otra forma, las variables que forman parte del
sistema descriptivo de una economía; se señaló que la estructura de un sis-
tema de cuentas nacionales depende de las hipótesis básicas que conducen
el proceso descriptivo. Un punto crucial que se presenta en la construcción
de un modelo, es la definición y determinación de lo que se considere co-
mo producción.
Tanto el SCN como el SEC contemplan una noción de producción
total (o bruta), definida como el resultado de la actividad económica so-
cialmente organizada de las unidades residentes, consistentes en la crea-
ción de bienes y servicios destinados a satisfacer las necesidades humanas.
V. 2.1. La producción de bienes
Por convención, todos los bienes son mercantes (mercancías). En
un modelo contable, la producción de bienes está dada por:
- los bienes que se intercambian en el mercado a un precio determi-
nado por la demanda y la oferta;
- lo bienes no comercializados por las industrias (productos semiela-
borados o artículos terminados que forman parte de los inventa-
rios);
- la producción por cuenta propia para el autoconsumo (o el intra-
consumo);
- la producción por cuenta propia de bienes de capital (fijo), como las
construcciones y otros activos físicos; y,
- los pagos de sueldos y salarios en especie que algunas empresas dan
a los trabajadores a título de remuneración.
En el intercambio de bienes en el mercado, es necesario, por lo tan-
to, no considerar aquellas transacciones (compra-venta) de productos
“usados”, que ya han sido contabilizados como producción en el flujo re-
lativo al año en el que han sido fabricados. Sin embargo, si son objeto de
94 Patricio León C. - Salvador Marconi R.
nuevo intercambio, intervienen actividades como el transporte y el co-
mercio; estos márgenes, que se suman al valor de los bienes usados, “mi-
den” la producción de los servicios comerciales y de transporte.
En términos generales, para las empresas productoras de bienes
materiales, la producción es calculada de la siguiente manera:
Producción = ventas + inventarios finales de productos en proceso
y terminados - inventarios iniciales de productos en proceso y terminados
+ autoconsumo.
V. 2.2. La producción de servicios mercantes
Los servicios, por ser inmateriales, tienen un tratamiento diferente.
La intermediación y distribución comercial, el transporte, las comunica-
ciones, la educación con regímenes de pensiones, la actividad de financiar
y asegurar, etc., son ejemplos de producciones incorporales que se transan
en el mercado, a un precio que según la actividad se denomina precio de
venta, tarifa, pensión, tasa de interés, prima, etc.
Los servicios ofrecidos por los comerciantes, en general, no son fac-
turados distinta o separadamente de los bienes objeto de una compra-ven-
ta, lo que torna difícil diferenciar el valor del bien del valor del servicio co-
mercial. Un método posible es calcular la diferencia entre el valor de la
mercadería vendida por el comerciante y el valor pagado por éste (por
ejemplo, al productor). Dicha diferencia representa el margen comercial
que mide el valor del servicio del comercio:
Producción del comercio = márgenes comerciales = valor de las
mercaderías vendidas - valor de las mercaderías compradas.
En el caso de los servicios ofrecidos por los hoteles, bares y restau-
rantes, a diferencia del comercio, en su producción bruta figura el valor de
los bienes intermedios necesarios para la producción del servicio (por
ejemplo, alimentos, bebidas, etc.). Igual tratamiento se aplica a la produc-
La contabilidad nacional: teoría y métodos 95
ción de los servicios de salud, recreativos y educacionales, que tienen un
precio.
La medida de la producción de los servicios de transporte, comuni-
caciones y de arriendo de edificios presenta menos dificultad que los an-
teriores, ya que generalmente son ofrecidos en base a tarifas, pasajes, cáno-
nes, etc.
El arrendamiento de tierras y terrenos, agrícolas o no, o el de bienes
inmateriales (licencias, patentes, derechos de autor, etc.), no hace parte de
la producción de servicios y se clasifica como renta de la propiedad o de la
empresa y forman parte de las llamadas “operaciones de repartición”.
Los servicios mercantes se registran en el momento en que se pres-
tan. En el caso de los servicios comerciales, la producción se registra cuan-
do se realiza el traspaso de propiedad de la mercadería; en otras palabras,
el registro se realiza el momento en que nace el derecho de exigir la pres-
tación objeto de la operación.
Casos particulares dentro del campo de los servicios mercantes
constituyen los servicios de intermediación financiera y los prestados por
las compañías de seguros.
V. 2.3. La producción de servicios bancarios
La producción de servicios de las instituciones de crédito (bancos,
compañías financieras, asociaciones mutualistas, etc.) comprende, por
una parte, su producción efectiva, es decir, la producción de servicios “rea-
les” ofrecidos a los clientes (comisiones por giros y transferencias, por co-
branzas, etc.) y por otra, la “producción imputada por servicios banca-
rios”, es decir, aquella producción que resulta de la actividad de interme-
diación bancaria consistente en captar, transformar y canalizar disponibi-
lidades financieras. La cuenta de producción de las instituciones financie-
ras debería registrar únicamente la producción efectiva; sin embargo, ésta
es -en la mayoría de casos- insuficiente como para cubrir los costos co-
96 Patricio León C. - Salvador Marconi R.
rrientes de producción, y no cuantifica las actividades de intermediación
bancaria. El sistema de contabilidad nacional ha adoptado una conven-
ción consistente en sumar a la producción efectiva, la diferencia entre la
renta de la propiedad recibida por dichas instituciones de crédito -proce-
dente de los préstamos y otras inversiones realizadas con los depósitos que
reciben- y los intereses que pagan por dichos depósitos. Esta diferencia es
conocida como “servicios bancarios imputados”. La producción total de
las instituciones financieras está dada, por lo tanto, por la suma de la pro-
ducción efectiva más la imputada.
V. 2.4. La producción de las compañías de seguros
Las primas de los seguros de riesgos (accidentes, incendios y otros
siniestros) y seguros de vida están compuestas por:
a) una comisión que dichas empresas cobran por el servicio de asegu-
rar (costo del servicio);
b) una parte correspondiente al riego contraído al asegurarse; y,
c) una parte representada por una reserva matemática (seguro de vi-
da).
Para determinar el valor de la producción de los servicios prestados
por las compañías de seguro, es necesario separar la parte pagada como
comisión por el servicio de asegurar, del resto de la prima.
Para los seguros generales, se considera que la producción del servi-
cio es igual a la diferencia entre las primas brutas recibidas y las indemni-
zaciones pagadas.
La contabilidad nacional: teoría y métodos 97
Producción de las instituciones financieras = producción efectiva +
renta de la propiedad recibida - intereses pagados
Producción imputada
En lo referente al seguro de vida, la producción es igual a la diferen-
cia entre las primas recibidas y la suma de indemnizaciones pagadas, va-
riación de las reservas matemáticas (deducidos los intereses imputados) y
dividendos de los asegurados.
En síntesis:
Producción del servicio de las compañías de seguros:
a) Seguros de riesgo:
Producción = primas brutas recibidas - indemnizaciones pagadas
b) Seguro de vida:
Producción = primas recibidas - indemnizaciones pagadas - (varia-
ción de las reservas matemáticas - intereses imputados) -dividendos.
V. 2.5. La valoración de la producción mercante
Diversos sistemas de precios pueden ser empleados para valorar la
producción de bienes y servicios mercantes: precios básicos, precios de
productor, precios de adquisición, etc.
La producción de bienes y servicios, como regla general, es valora-
da a precios de productor, es decir, al “precio de mercado” visto desde la
óptica del productor.
Si del precio de productor se deducen los impuestos indirectos ne-
tos sobre los productos, se obtiene el precio a valores básicos, que es el más
aconsejable en los análisis insumo-producto.
Por otra parte, si a los precios de productor se suman los márgenes
de comercialización y transporte aplicados por los distribuidores, se obtie-
ne el precio de adquisición o de comprador: el “precio de mercado” desde
la óptica del usuario final de la mercancía.
98 Patricio León C. - Salvador Marconi R.
En el caso de los bienes que no son objeto de una transacción (au-
to-consumo de productos agrícolas, remuneración en especie, producción
de bienes de capital para su propio uso, etc.) se aplica el sistema de precios
de productor.
V. 2.6. La producción de servicios no mercantes
Son servicios no mercantes (llamados también “no de mercado”)
aquellos que se prestan en forma gratuita, o casi gratuita, a la colectividad
o a determinados grupos de ella. Especificamente, se trata de los servicios
colectivos prestados por las administraciones públicas y por las institucio-
nes privadas sin fines de lucro.
Los servicios prestados por las administraciones públicas, presentan
las siguientes caracteríticas:
i. no son destinados a usuarios individuales; son ofrecidos a la colec-
tividad;
ii. tienen un carácter no mercantil; es decir, no son comercializados;
iii. sus costos son financiados a través de recursos presupuestarios y no
tienen un precio de mercado.
Se trata, por lo tanto, de servicios generales prestados por las admi-
nistraciones públicas: legislación, defensa, instrucción y salud pública, ser-
vicios recreativos y culturales, etc. Sin embargo, existen unidades institu-
cionales clasificadas dentro del sector “administraciones públicas” que
producen y venden, secundariamente, bienes y servicios (electricidad,
agua, etc.).
Esta producción se denomina “producción mercante de las admi-
nistraciones públicas”, o “producción de mercado” y su tratamiento es si-
milar al de los bienes y servicios mercantes. Consideraciones análogas sir-
ven para las instituciones privadas sin fines de lucro.
La contabilidad nacional: teoría y métodos 99
La producción de servicio doméstico es igual a las remuneraciones
pagadas a los empleados que prestan dicho servicio.
V. 2.7. Valoración de la producción de servicios no mercantes
¿Cómo valorar la producción de servicios colectivos si por defini-
ción no tienen precio de mercado? El sistema de cuentas nacionales adop-
ta la convención de considerar el valor de la producción de dichos servi-
cios igual a la suma de sus costos.
Para los productores de servicios de las administraciones públicas y
de los servicios privados no lucrativos, dichos costos estarán dados por los
gastos de consumo intermedio de mercaderías y por el valor agregado ori-
ginado en la producción. A su vez, el valor agregado está conformado por
la remuneración de los empleados, el consumo de capital fijo y los im-
puestos indirectos. El excedente (neto) de explotación es igual a cero en es-
te caso. Específicamente, el valor e la producción no mercante será:
Pb = Ci + Re + lin + ckf
Otra convención del sistema es que la producción de servicios no
mercantes de las administraciones públicas es utilizada únicamente como
consumo final de las propias administraciones públicas y toma el nombre
de “producción para propio uso”. La producción mercante de las adminis-
traciones públicas puede generar un excedente de explotación positivo
(negativo) si el precio de venta es superior (inferior) a los costos incurri-
dos.
La producción de las adminstraciones públicas incluye las operacio-
nes siguientes:
100 Patricio León C. - Salvador Marconi R.
Los tres tipos de producción son susceptibles de utilizaciones dife-
rentes de acuerdo a sus características:
- la producción para su propio uso (servicios colectivos), como se
anotó, es autoconsumida (consumo final de las administraciones
públicas);
- la “venta de otros bienes y servicios”, debido a su características (sa-
tisfacer necesidades directas de las familias), forma parte del consu-
mo final de los hogares; por esta razón, se conoce también con el
nombre de “pagos parciales de los hogares” ya que se trata de entre-
gas simbólicas de dinero por servicios recibidos;
- las “mercancías producidas” pueden destinarse a cualquier uso po-
sible que estará determinado por las características de las mercan-
cías producidas. Dentro de éstas consta la construcción de carrete-
ras y los servicios de salud que, a pesar de no ser vendidas en el mer-
cado, se clasifican como mercantes debido a que son bienes que se
crean o servicios que efectivamente se prestan; el destino de estas
producciones es la formación de capital (construcción de carrete-
ras), el consumo intermedio (mantenimiento de carreteras) y el
consumo final de los hogares (servicios de salud).
Los conceptos anteriores pueden ser mejor explicados mediante un
sencillo ejemplo numérico. Una dependencia de la administración públi-
ca, que presta servicios de educación, ha comprado 10 unidades moneta-
rias de útiles, 20 de artículos varios, paga 30 de remuneraciones; además,
La contabilidad nacional: teoría y métodos 101
Servicios producidos para su propio uso
Venta de otros bienes y servicios
Mercaderías producidas
Producción bruta
vende productos agrícolas cuyo valor de mercado es 8. No se lleva una
contabilidad separada de la fase agrícola.
De conocerse la contabilidad de la fase agrícola, ésta sería aislada co-
mo otro establecimiento y estimada junto a las otras producciones agríco-
las, pero como este no es el caso, el monto total de las ventas se registra di-
rectamente en “mercancías producidas”; lo mismo se puede decir de los
folletos que se venden a precios simbólicos que, por no ser mercaderías
propiamente dichas, se contabilizan en “venta de otros bienes y servicios”.
La producción de “servicios producidos para su propio uso” (servicios de
educación), de no haber existido los rubros anteriores, hubiese sido igual
a la suma de los costos:
Ci = 10 + 20 = 30
Re = 30
Insumo total = 60
Pero, como en la producción de folletos y de productos agrícolas
también hay un costo, la producción de servicios de educación es el saldo
entre los insumos totales y las otras producciones (60 - 2 - 8 = 50)
La cuenta de producción estará estructurada de la siguiente mane-
ra:
102 Patricio León C. - Salvador Marconi R.
Ci 30 Servicios producidos para
su propio uso 50
Re 30 Venta de otros bienes y
servicios 2
Mercancías producidas 8
INSUMO TOTAL 60 PRODUCCION BRUTA 60
El siguiente cuadro sintetiza lo que el sistema contable considera
como producción, su tipología y, en lo posible, la indicación de los secto-
res económicos a los que se atribuye cada una de las clases de producción:
V. 3. El consumo intermedio
Se denomina consumo intermedio el valor de los bienes (excepto
los bienes de capital fijo) y servicios mercantes utilizados por las unidades
productivas en el curso de un período anual, para generar nuevos produc-
tos. En otras palabras, el consumo intermedio está constituido por aque-
llos bienes y servicios que se incorporan, o se transforman, en otros bienes
y servicios durante el ciclo productivo.
La contabilidad nacional: teoría y métodos 103
PRODUCCION DE BIENES (agricultura,
industria extractiva y manufacturera, etc.):
Empresas privadas o públicas.
PRODUCCION DE SERVICIOS
INDUSTRIAS (comercio, transporte,
MERCANTE: comunicaciones, etc.): Empresas
BIENES Y privadas y públicas.
SERVICIOS
(“mercancías’) PRODUCCION DE SERVICIOS
Producción FINANCIEROS: Instituciones
financieras privadas o públicas.
PRODUCCION DE SERVICIOS DE
SEGUROS: Compañías de seguros,
generalmente privadas.
OTROS PRODUCCION DE SERVICIOS
PRODUCTORES COLECTIVOS: Administraciones
NO MERCANTE públicas e instituciones sin fines de
SERVICIOS lucro que sirven a los hogares.
(“otros bienes
y servicios”)
PRODUCCION DE SERVICIO
DOMESTICO: Hogares.
El concepto de consumo intermedio podría ilustrarse a través del
clásico ejemplo del pan. Supóngase que la única materia prima necesaria
para producirlo sea la harina. El valor de la producción de pan debe ser
igual a los salarios pagados más el costo de la harina. Si los salarios han si-
do 600 y se ha pagado por harina 500, el valor de la producción de pan se-
rá de 1100:
Pago por harina 500 Consumo intermedio
Pago por salarios 600 Valor agregado
____
PRODUCCION DE PAN 1100 PRODUCCION BRUTA
La producción de harina requiere de trigo y de mano de obra; por
ejemplo:
Pago por trigo 200 Consumo intermedio
Pago por salarios 300 Valor agregado
____
PRODUCCION DE HARINA 500 PRODUCCION BRUTA
El proceso productivo completo arrojará como producción total
1600 (la producción de harina de 500 más la producción de pan 1100).
Como se puede notar, la producción total o bruta 1600 registra dos
veces el valor de la harina y es superior en 700 unidades a los ingresos re-
cibidos por los factores utilizados (en este caso, únicamente el trabajo, por
900). El valor de la producción final (o valor agregado), en cambio, es
104 Patricio León C. - Salvador Marconi R.
FASE INTERMEDIA FASE FINAL TOTAL
MANO DE OBRA 300 600 900
MATERIAS PRIMAS (trigo) 200 (harina) 500 700
PRODUCCION 500 1100 1600
igual a la suma de todas las remuneraciones pagadas a los factores produc-
tivos en la fase intermedia y en la final del proceso, razón por la cual, la
identidad keynesiana producto = ingreso es verdadera solo en el caso de la
producción final.
El concepto de producción total, entonces, contiene una “duplica-
ción” que corresponde al valor del consumo intermedio (harina) necesa-
rio para producir pan.
Son bienes de consumo intermedio las materias primas, los produc-
tos semielaborados, los artículos terminados que se incorporan en bienes
compuestos (piezas para aviones, baterías para automóviles, etc.), com-
bustibles, energía eléctrica, etc.
Se excluyen del consumo intermedio los bienes instrumentales
(maquinaria, equipo) que sirven para transformar los bienes y servicios
intermedios en finales. Dichos bienes hacen parte del stock de capital fijo
cuya vida útil se extiende durante un período contable superior a un año.
El consumo intermedio, en las cuentas nacionales, es registrado en
el momento en el que los bienes intermedios son efectivamente utilizados
y, los servicios, adquiridos.
V. 4. Las otras operaciones sobre bienes y servicios
V. 4.1. El consumo final
Está conformado por el consumo final de los hogares y el consumo
final de las administraciones públicas que, como se indicó, es igual a la
“producción para su propio uso”.
El consumo final de los hogares representa el valor de los bienes y
servicios utilizados para la satisfacción directa de necesidades individua-
les. Dichos gastos se registran a precios de comprador, en el momento en
que los bienes son adquiridos.
La contabilidad nacional: teoría y métodos 105
El consumo de las familias se clasifica en bienes de consumo dura-
dero (electrodomésticos, automóviles para uso privado, etc.) y en bienes
no duraderos (alimentos, vestuario, etc.).
El sistema de cuentas nacionales distingue las nociones de “consu-
mo final en el mercado interior” y “consumo final de los hogares residen-
tes”. El primero se refiere a los gastos de los hogares residentes y no resi-
dentes en el territorio interior de un país. Por su parte, el “consumo final
de los hogares residentes” incluye las denominadas “compras directas de
otros bienes y servicios”
2
, que registra las compras que realizan los resi-
dentes en el exterior y las adquisiciones que efectúan hogares no residen-
tes en el país. El consumo final de hogares residentes es, entonces, igual a
los gastos de las familias tanto en el territorio interior como en el resto del
mundo.
V.4.2. La formación bruta de capital fijo
Son aquellos bienes duraderos adquiridos por las unidades produc-
toras residentes con el fin de ser utilizados para producir otros bienes. Re-
presenta el valor de los bienes de capital que se suma al stock existente.
De la formación bruta de capital fijo (FBKF) hacen parte las maqui-
narias y equipos, los edificios y viviendas, las obras de infraestructura, los
muebles y máquinas de oficina, los bosques maderables, las mejoras de tie-
rras y terrenos, etc.
La FBKF se valora a precios de comprador y se registra en el cua-
drante de las utilizaciones finales de la matriz insumo- producto y en la
cuenta de capital de los sectores institucionales (será estudiada cuando se
analice dicha cuenta).
V.4.3. La variación de existencias
Estrechamente relacionada con la FBKF, la variación de existencias
describe cambios en los stocks de materias primas, semielaborados y pro-
ductos terminados que no han encontrado una utilización específica en el
106 Patricio León C. - Salvador Marconi R.
período de tiempo considerado. Puede constituirse existencias en el pro-
ductor, en el utilizador y en el comercio: las del productor se refieren a
productos en proceso de fabricación o a productos terminados aún no
vendidos; las del utilizador están constituidas principalmente por materias
primas y las del comercio se refieren a productos destinados a la venta.
La variación de existencias figura en la cuenta de capital de los sec-
tores institucionales y en la sección de las utilizaciones finales de la matriz
insumo-producto.
La suma de la FBKF y de la variación de existencias se conoce como
formación bruta de capital o inversión real (I):
I = FBK = FBKF + ∆E
V. 4.4. Las compras netas de tierras y terrenos y activos no físicos
Las compras netas de tierras y terrenos y las compras netas de acti-
vos no físicos representan el saldo neto de compras y ventas de tierras y de
activos incorporales (patentes, derechos de autor, marcas registradas, etc.),
respectivamente.
Estas operaciones sobre bienes y servicios son valoradas al mismo
precio tanto para el vendedor como para el comprador, y se registran en la
cuenta de capital de los sectores institucionales.
V. 4.5. Las exportaciones y las importaciones
Las exportaciones de bienes comprenden aquellas mercaderías que
salen definitivamente del territorio económico; las importaciones son los
bienes procedentes del resto del mundo, utilizados en el territorio del país.
Las exportaciones (e importaciones) de servicios comprenden to-
dos los servicios ofrecidos por los agentes residentes (no residentes) a los
agentes no residentes (residentes). En general, el intercambio de servicios
La contabilidad nacional: teoría y métodos 107
incluye el transporte, los seguros, los de comunicación (correo, telégrafo,
teléfono, etc.), los prestados por las profesiones liberales, etc.
Las exportaciones de bienes son valoradas FOB (free on board), es
decir, al precio de mercado de los bienes en la frontera del país exportador.
En éste se incluye el costo de transporte hasta la frontera, los costos de em-
barque y, de existir, los impuestos sobre las exportaciones.
Las exportaciones de servicios son valoradas en base a tarifas, fletes,
pasajes, comisiones, honorarios, etc., recibidos por los agentes residentes a
cambio de la prestación del servicio al resto del mundo. En el caso de los
seguros, dichos servicios son valorados por contratos (pólizas) suscritos
entre las compañías residentes y los asegurados no residentes.
Las importaciones de bienes son valoradas CIF (cost, insurance,
freight), es decir, el valor FOB de los bienes en la frontera del país expor-
tador más los fletes y la remuneración de los servicios de seguro hasta las
fronteras del país importador.
V. 5. El equilibrio de bienes y servicios
El sistema de contabilidad nacional describe, para un período de
tiempo determinado, la utilización y el origen de los productos disponi-
bles en la economía. Es posible, por lo tanto, definir un equilibrio (o ba-
lance) en términos físicos, entre la oferta (producción bruta más importa-
ciones) y la utilización (consumo intermedio, consumo final, formación
bruta de capital fijo, variación de existencias y exportaciones) de un pro-
ducto. Pero, ¿cómo conocer, a nivel global, el flujo de bienes y servicios que
garantizan el equilibrio oferta-utilización si para cada producto se usa una
diferente unidad de medida? En otros términos, ¿cómo sumar los barriles
de petróleo producidos con el número de quintales de azúcar obtenidos?
La única posibilidad es adoptar una unidad de medida común con la que
se pueda identificar a todos los bienes y servicios.
108 Patricio León C. - Salvador Marconi R.
El valor de un bien o un servicio es igual a la cantidad multiplicada
por su precio:
v = q ∗ p
Las cantidades se miden en magnitudes físicas y generalmente se ex-
presan por el número de artículos producidos o por unidades de medida
(de longitud, peso o volumen). El precio, por su parte, es la cantidad de di-
nero pagada por unidad de producto (bien o servicio).
Como se señaló, no es posible agregar producciones expresadas en
unidades físicas diferentes. El sistema de cuentas nacionales prevé la utili-
zación de los valores -precios por cantidades- como base de agregación de
todas las operaciones sobre bienes y servicios.
Para cada producto, en términos físicos, rige la siguiente relación,
conocida como “equilibrio oferta-utilización” o “balance de producción”:
Producción bruta + importaciones = consumo intermedio +
consumo final + formación bruta de capital fijo + variación de existencias
+ exportaciones
Pb + M = Ci + C + FBKF + ∆E + X
V. 6. Los sistemas de valoración en los equilibrios oferta-utilización
La elaboración del equilibrio oferta-utilización de bienes y servicios
presupone la adopción de un sistema de valoración coherente y homogé-
neo con el cual se pueda definir el valor de los recursos puestos a disposi-
ción de una economía. Los diferentes sistemas de valoración obedecen a la
existencia de impuestos y de los intermediarios comerciales, que determi-
nan que el precio de un producto sea distinto según el momento y el su-
jeto que interviene en la transacción. En otras palabras, el precio de una
unidad de mercancía a la salida del establecimiento no es, por lo general,
igual al precio que paga el comprador en el lugar de entrega. Entre el pro-
La contabilidad nacional: teoría y métodos 109
ductor y el consumidor se interponen los costos de transporte y de comer-
cialización (márgenes comerciales) y el efecto de la tributación sobre la
producción y el intercambio de una mercancía, razón por la cual, el pre-
cio de comprador (o de mercado) es, por lo general, superior al precio de
productor. Por el contrario, es posible que el Estado subvencione un pro-
ducto; en este caso, si bien el precio de comprador puede ser inferior a los
costos de producción, el subsidio permite remunerar a los factores em-
pleados en producir dicha mercancía.
En lo que atañe a la tributación, es necesario aclarar que se trata de
impuestos indirectos que gravan la producción o el intercambio y en nin-
gún caso, de impuestos directos que gravan el ingreso o la riqueza de los
agentes.
Según el Sistema de Cuentas Nacionales de Naciones Unidas, los sis-
temas de valoración son los siguientes:
i. La valoración a precios de comprador cuantifica el precio que paga
quien adquiere una mercancía en el lugar de expendio. Dicho pre-
cio comprende, por lo tanto, el valor a precios de productor y los
márgenes de transporte y comercialización.
ii. La valoración a precios de productor refleja el precio de una mer-
cancía a la salida del establecimiento de producción. Dicho precio
comprende el importe de los impuestos indirectos netos de subsi-
dios que gravan al producto.
iii. La valoración a precios básicos es el precio de productor de una uni-
dad de producto, disminuido de los impuestos indirectos netos pa-
gados por el productor.
En el SCN los impuestos indirectos (también denominados “a la
producción”) se dividen en dos categorías: impuestos sobre las mercancías
y otros impuestos indirectos. Los primeros gravan la producción y el uso
de mercancías (por ejemplo, la producción de cerveza, los espectáculos, los
110 Patricio León C. - Salvador Marconi R.
derivados del petróleo, el uso de mano de obra, etc.). Los otros impuestos
indirectos son aquellos que recaen sobre el establecimiento como tal y, por
lo tanto, sobre la rama de actividad (por ejemplo: impuestos indirectos a
la actividad industrial, comercial, timbres, etc.).
La valoración a precios de productor es igual a los elementos que
conforman los precios básicos más los impuestos indirectos netos sobre
las mercancías, es decir, aquellos que gravan directamente el producto,
(ejemplo: sobre los cigarrillos, sobre los licores, etc.). Dicho precio coin-
cide con el precio ex-fábrica.
Para pasar a una valoración a precios de comprador es necesario su-
mar, a los precios de productor, los márgenes de comercio y de transpor-
te. Dicha valoración representa el precio efectivamente pagado por el uti-
lizador del producto en el lugar de compra.
El siguiente cuadro sintetiza los métodos ilustrados, según los ele-
mentos de valor que los conforman:
Cuadro V.6.a
Métodos de valoración propuestos por el sistema de
cuentas nacionales de Naciones Unidas
La contabilidad nacional: teoría y métodos 111
Elementos
del valor
Métodos de
valoración
A costo de factores verdaderos x x
A costo de factores aproximados x x x
A precios básicos verdaderos x x x
A precios básicos aproximados x x x x
A precios de productor x x x x x
A precios de comprador
(o de mercado) o utilizador x x x x x x
Re
+ ckf
+
Ene
Consumo
intermedio
sin
impuestos
Impuestos
indirectos
netos
sobre
consumo
intermedio
Otros
impuestos
indirectos
IMPUESTOS NETOS
Impuestos
Indirectos
netos
sobre
mercancías
Márgenes
de
comercio
y
transporte
Para las importaciones y las exportaciones, que hacen parte del
equilibrio oferta-utilización, es necesario emplear métodos de valoración
compatibles con los estudiados. Para un producto importado, su valor a
precios de productor está dado por los siguientes elementos:
- Valor CIF
- Derechos arancelarios y otros gravámenes.
Los aranceles y otros gravámenes son pagos obligatorios que el im-
portador debe realizar al Estado y que se establecen con fines fiscales o
proteccionistas.
El valor básico de las importaciones, por todo, corresponde al valor
CIF; si a éste se añaden los derechos arancelarios, se obtiene las importa-
ciones a precios de productor; agregando los márgenes de distribución in-
terna, se obtiene la valoración a precios de comprador.
Las exportaciones son valoradas a precios de comprador, es decir, el
valor FOB que comprende: el precio de productor, los márgenes de comer-
cio y transporte hasta el lugar de embarque y, eventualmente, los impues-
tos a las exportaciones.
Como se puede notar, la estructura impositiva influencia los méto-
dos de valoración; el optar por uno u otro, implica diversas consideracio-
nes en la elaboración de los equilibrios y en la construcción e interpreta-
ción de la matriz insumo-producto.
V. 7. La elaboración de los equilibrios oferta-utilización
Los equilibrios oferta-utilización de los productos clasificados en
una nomenclatura
3
se rigen por una sola ecuación; sin embargo, la elabo-
ración de cada uno de ellos presenta problemas particulares que dependen
fundamentalmente de las estadísticas disponibles. En algunas ocasiones, la
ausencia de información hace que la elaboración del equilibrio se base en
indicadores indirectos; en otras, la presencia de dos cifras para una misma
112 Patricio León C. - Salvador Marconi R.
variable, hace necesario un análisis detallado de las discrepancias y los mé-
todos utilizados por las dos fuentes estadísticas.
Por lo general, la elaboración del equilibrio de un producto requie-
re, entre otras, de las siguientes tareas:
a) un trabajo preliminar de recolección y ordenamiento de material
estadístico de base;
b) crítica de las fuentes;
c) estudio pormenorizado de las operaciones en términos de cantidad;
d) conocimiento de los procesos de comercialización de los productos
y de los mecanismos de determinación de sus precios;
e) información acerca de la utilización intermedia y final de los pro-
ductos y de los costos de transporte;
f) análisis del sistema tributario y, particularmente, de los impuestos
específicos que gravan el producto en cuestión.
Por último, es necesario analizar la evolución real de las operacio-
nes que intervienen en los equilibrios, descomponiendo el respectivo va-
lor en cantidades y en precios. Dicho procedimiento se lleva a cabo, sobre
todo, si la elaboración de las cuentas nacionales prevé la construcción
anual de matrices insumo-producto. Los equilibrios, en este caso, serán
elaborados a precios corrientes y a precios constantes (a base fija y a pre-
cios del año anterior, n-1).
Cualquiera que sea el sistema de valoración adoptado (precios bási-
cos, precios de productor, precios de comprador), la sumatoria de las ope-
raciones que constan en la oferta es igual a la suma de las operaciones que
hacen parte de la demanda.
La contabilidad nacional: teoría y métodos 113
A continuación se presenta un ejemplo de equilibrio oferta-utiliza-
ción relativo al café pilado. Se adoptarán precios de productor, que inclu-
yen todos los impuestos indirectos que gravan al producto.
Café
Millones de unidades monetarias
Oferta:
Producción bruta a p.p. 342
Importaciones CIF ……
Derechos arancelarios ……
Márgenes de comercialización y transporte 191
OFERTA TOTAL a p.c. 533
Utilización:
Consumo intermedio 133
Consumo final 12
Formación bruta de capital fijo ……
Variación de existencias 3
Exportaciones FOB 385
DEMANDA TOTAL a p.c. 533
Se trata de un producto agrícola de clima tropical, destinado prin-
cipalmente al mercado internacional. En este caso, no existen ni importa-
ciones ni derechos arancelarios que las graven. Por el lado de las utilizacio-
nes, no existe formación bruta de capital fijo (el café es un bien de consu-
mo no duradero).
V. 8. Ejercicio
Se dispone de los siguientes datos para el producto “material de
transporte” que incluye “partes y piezas”.
114 Patricio León C. - Salvador Marconi R.
En las estadísticas de comercio exterior, el valor CIF de las importa-
ciones de vehículos, para 1999, es 8828 millones de unidades monetarias,
que han sido gravadas con 2070 millones de derechos arancelarios. La pro-
ducción interna del país (valorada a precios básicos) es de 650 millones y
la variación de inventarios de 516 en el comercio y de 11 en las fábricas.
Se han vendido 4867 millones de repuestos, piezas, etc., de automo-
tores para ser utilizados como insumos de otras actividades productivas,
mientras que las familias han gastado 1506 millones en la compra de au-
tos nuevos.
Los tractores, camiones, taxis, etc., cuyo valor ha sido 8116 millo-
nes, han pasado a formar parte de los bienes de capital del país.
El Estado ha gravado el consumo de vehículos de paseo y los res-
puestos, respectivamente con 787 millones (derechos arancelarios) y 221
millones, mientras que los bienes de capital han sido gravados con 1283
millones por concepto de derechos arancelarios.
Por último, las casas comerciales han obtenido un margen total de
3253 millones de unidades monetarias sobre las ventas de este producto,
repartidos en: 239 sobre los respuestos y otras piezas, 439 sobre los vehícu-
los de paseo y 2575 millones sobre los vehículos pesados y de trabajo en
general. Por otro lado, el país ha exportado 6 millones de unidades mone-
tarias en vehículos y automotores.
a) Elaborar el equilibrio del producto para el año 1999
Se calculará el equilibrio a partir de la valoración a precios básicos,
tanto en la oferta como en la utilización. El registro de los impuestos
transforma el equilibrio a precios de productor, mientras que la inclusión
de los márgenes comerciales permite obtener las variables a precios de uti-
lización. Las compras realizadas por los hogares (consumo final), por
otros productores (consumo intermedio) y los bienes de capital (FBKF)
están valoradas a precios de comprador, por lo que se parte de dicho sis-
tema de precios para calcularlas a valores de productor y a valores básicos.
La contabilidad nacional: teoría y métodos 115
Equilibrio oferta-utilización de un producto manufacturado
1999
Millones de unidades monetarias
b. Construir el equilibrio del año 1999 a precios del año anterior (1998)
Una vez obtenido el equilibrio oferta-utilización de los vehículos
para el año 1999 (columna 5) y conociendo de antemano el equilibrio del
año 1998 (columna 1), se puede calcular el equilibrio oferta-utilización
del año 1999 a precios de 1998 (columna 3). Para ello, es necesario deter-
minar la evolución de los precios y su incidencia en cada una de las varia-
bles (en el ejercicio se asume como conocidos). Con esta información es
116 Patricio León C. - Salvador Marconi R.
Precios Impuestos
Márgenes Total
básicos indirectos
OFERTA:
Producción bruta 650 650
Importaciones CIF 8828 8828
Derechos arancelarios 2070 2070
Impuestos indirectos a la venta 221 221
Márgenes sobre: 3253 3253
. consumo intermedio 239 239
. consumo final 439 439
. formación bruta de capital
fijo (FBKF) 2575 2575
OFERTA TOTAL 9478 2291 3253 15022
UTILIZACION:
Consumo intermedio 4407 221 239 4867
Consumo final 280 787 439 1506
FBKF 4258 1283 2575 8116
Variación de existencias 527 527
. del productor 11 11
. en el comercio 516 516
Exportaciones FOB 6 6
DEMANDA TOTAL 9478 2291 3253 15022
posible calcular los índices de precios (columna 4) para conocer el valor
de las variables a precios n-1.
La relación entre las variables de la columna 3 con las que figuran
en la columna 1, es el índice de volumen (columna 2) que representa la ta-
sa de crecimiento real.
Equilibrio oferta-utilización de un producto manufacturado
1999 (y a precios de 1998)
Millones de unidades monetarias
La contabilidad nacional: teoría y métodos 117
1998 Indice de Valor Indice Valor
volumen a pre- de pre- a pre-
cios de cios cios de
1998 1999
(1) (2) (3) (4) (5)
OFERTA:
Produc. bruta a p.p 454 136.3 619 105.0 650
Importaciones CIF 5329 133.8 7131 123.8 8828
Derechos arancelarios 717 160.3 1150 180.0 2070
Impuestos indirectos: 174 154.6 269 82.2 221
a la venta 174 154.6 269 82.2 221
Márgenes sobre: 2028 135.6 2751 118.2 3253
. consumo intermedio 207 104.3 216 110.6 239
. consumo final 297 129.3 384 114.3 439
. FBKF 1524 141.2 2151 119.7 2575
OFERTA TOTAL 8702 137.0 11920 126.0 15022
UTILIZACION:
Consumo intermedio 3267 102.6 3352 145.2 4867
Consumo final 994 128.6 1278 117.8 1506
FBKF 4776 142.2 6791 119.5 8116
Variación de existencias -337 -146.9 495 106.5 527
. del productor 33 12 11
. en el comercio -370 483 516
Exportaciones FOB 2 200.0 4 150.0 6
DEMANDA TOTAL 8702 137.0 11920 126.0 15022
ANEXO V.a.
La nomenclatura de bienes y servicios
Una nomenclatura es una clasificación completa y sistemática de las
actividades económicas, las categorías ocupacionales, las operaciones que
se efectúan en un sistema económico, los bienes y servicios que son el re-
sultado de la actividad productiva de un país, etc. Especificamente, una
nomenclatura de bienes y servicios clasifica y ordena los productos desde
el punto de vista de la producción, del consumo, del comercio externo, etc.
El principal objetivo de una nomenclatura es permitir la compara-
bilidad en el tiempo y en el espacio, además de posibilitar la recolección de
información estadística de manera uniforme y coherente.
La apertura o nivel de detalle de una nomenclatura depende de la
estructura económico-productiva de un país; sin embargo, las nomencla-
turas establecidas en los diferentes países tienen una estrecha vinculación
con aquellas elaboradas por los organismos internacionales. Tal es el caso
de las nomenclaturas de actividades económicas o de productos propues-
tas por Naciones Unidas (por ejemplo, la Clasificación Industrial Interna-
cional Uniforme, CIIU).
Clasificación Industrial Internacional Uniforme (CIIU, rev 3, NN.UU)
Lista de categorías de tabulación y divisiones
118 Patricio León C. - Salvador Marconi R.
Categoría de
tabulación División Descripción
A Agricultura, ganadería, caza y silvicultura
01 Agricultura, ganadería, caza y actividades de
servicios conexas
02 Silvicultura, extracción de madera y actividades de
servicios conexas
La contabilidad nacional: teoría y métodos 119
Categoría de
tabulación División Descripción
B Pesca
05 Pesca, explotación de criaderos de peces y granjas
piscícolas; actividades de servicios relacionadas
con la pesca
C Explotación de minas y canteras
10 Extracción de carbón y lignito; extracción de turba
11 Extracción de petróleo crudo y gas natural;
actividades de tipo servicios relacionadas con la
extracción de petróleo y gas, excepto las actividades
de prospección
12 Extracción de minerales de uranio y torio
13 Extracción de minerales metalíferos
14 Explotación de otras minas y canteras
D Industrias manufactureras
15 Elaboración de productos alimenticios y bebidas
16 Elaboración de productos de tabaco
17 Fabricación de productos textiles
18 Fabricación de prendas de vestir; adobo y teñido
de pieles
19 Curtido y adobo de cueros; fabricación de maletas,
bolsos de mano, artículos de talabartería y
guarnicionería, y calzado
20 Producción de madera y fabricación de productos
de madera y corcho. excepto muebles; fabricación
de artículos de paja y de materiales trenzables
21 Fabricación de papel y de productos de papel
120 Patricio León C. - Salvador Marconi R.
Categoría de
tabulación División Descripción
22 Actividades de edición e impresión y de
reproducción de grabaciones
23 Fabricación de coque, productos de la refinación
del petróleo y combustible nuclear
24 Fabricación de sustancias y productos químicos
25 Fabricación de productos de caucho y plástico
26 Fabricación de otros productos minerales no
metálicos
27 Fabricación de metales comunes
28 Fabricación de productos elaborados de metal,
excepto maquinaria y equipo
29 Fabricación de maquinaria y equipo n c p *
30 Fabricación de maquinaria de oficina, contabilidad
e informática
31 Fabricación de maquinaria y aparatos
eléctricos n c p
32 Fabricación de equipo y aparatos de radio,
televisión y comunicaciones
33 Fabricación de instrumentos médicos, ópticos y
de precisión y fabricación de relojes.
34 Fabricación de vehículos automotores,
remolques y semiremolques
35 Fabricación de otros tipos de equipo de transporte
36 Fabricación de muebles; industrias
manufactureras n c p
37 Reciclamiento
* n c p : no clasificados en otra parte
La contabilidad nacional: teoría y métodos 121
Categoría de
tabulación División Descripción
E Suministro de electricidad, gas y agua
40 Suministro de electricidad, gas, vapor
y agua caliente
41 Captación, depuración y distribución de agua
F Construcción
45 Construcción
G Comercio al por mayor y al por menor; reparación
de vehículos automotores, motocicletas, efectos
personales y enseres domésticos
50 Venta, mantenimiento y reparación de vehículos
automotores y motocicletas; venta al por menor de
combustible para automotores
51 Comercio al por mayor y en comisión, excepto el
comercio de vehículos automotores y motocicletas
52 Comercio al por menor, excepto el comercio de
vehículos automotores y motocicletas; reparación
de efectos personales y enseres domésticos
H Hoteles y restaurantes
55 Hoteles y restaurantes
I Transporte, almacenamiento y comunicaciones
60 Transporte por vía terrestre; transporte
por tuberías
61 Transporte por vía acuática
62 Transporte por vía aérea
63 Actividades de transporte complementarias y
auxiliares; actividades de agencias de viajes
122 Patricio León C. - Salvador Marconi R.
Categoría de
tabulación División Descripción
64 Correo y telecomunicaciones
J Intermediación financiera
65 Intermediación financiera, excepto la financiación
de planes de seguros y de pensiones
66 Financiación de planes de seguros y de pensiones.
Excepto los planes de seguridad social de
afiliación obligatoria
67 Actividades auxiliares de la intermediación
financiera
K Actividades inmobiliarias, empresariales y de
alquiler
70 Actividades inmobiliarias
71 Alquiler de maquinaria y equipo sin operarios y de
efectos personales y enseres domésticos
72 Informática y actividades conexas
73 Investigación y desarrollo
74 Otras actividades empresariales
L Administración pública y defensa; planes de
seguridad social de afiliación obligatoria
75 Administración pública y defensa; planes de
seguridad social de afiliación obligatoria
M Enseñanza
80 Enseñanza
N Servicios sociales y de salud
85 Servicios sociales y de salud
La contabilidad nacional: teoría y métodos 123
Categoría de
tabulación División Descripción
O Otras actividades de servicios comunitarios,
sociales y personales
90 Eliminación de desperdicios y aguas residuales,
saneamiento y actividades similares
91 Actividades de asociaciones n c p
92 Actividades de esparcimiento y actividades
culturales y deportivas
93 Otras actividades de servicios
P Hogares privados con servicio doméstico
95 Hogares privados con servicio doméstico
Q Organizaciones y órganos extraterritoriales
99 Organizaciones y órganos extraterritoriales
Notas
1 En el SEC, las compras netas de tierras y terrenos y de activos no físicos se consi-
deran como operaciones sobre bienes y servicios mientras que el SCN las trata co-
mo operaciones de repartición; sinembargo, en los dos modelos el significado y
tratamiento contable que reciben es el mismo.
2 En dicho rubro se registra el valor de aquellos bienes y servicios, objeto de inter-
cambio con el resto del mundo, que no han podido ser clasificados en la nomen-
clatura de productos utilizada en un país.
3 Ver anexo al presente capítulo.
124 Patricio León C. - Salvador Marconi R.
Nota bibliográfica
(5) Brunhes, Bernard - Cap. II: “La production et la consomma-
tion” (pp. 15-25)
(10) Chapron, J.E. - Séruzier, M. - Cap. II: “Analyse des operations sur biens
et services” (pp. 20-38)
(14) DANE - Cap. III: “Cuentas de producción de bie-
nes y servicios” (pp. 68-98)
(23) Guibert - Laganier - Volle - “Essai sur les nomenclatures industrie-
lles”
(25) INSEE - Cap. 4: “Les operations sur biens et servi-
ces et le tableau entrées-sorties” (pp. 95-
125)
(32) Ministére de la Coopéra- - Cap. II: “L’analyse des biens et services”
tion et du développement. (pp. 13-45)
Républicque Française
(34) Naciones Unidas - Clasificación industrial internacional
uniforme de todas las actividades econó-
micas.
(40) Office statistique des - Cap. III: “Les opérations sur biens et
communautés europpéennes services” (pp. 41-69)
(52) Siesto, Vincenzo - Cap. II: “La produzione e la formazione
del reddito” (pp. 83-190)
(56) Temam, Daniel - “Sources et méthodes d’élaboration des
comptes nationaux: les biens et services”
La contabilidad nacional: teoría y métodos 125
La contabilidad nacional: teoría y métodos 127
Capítulo VI
La matriz insumo–producto
VI.1. Generalidades e hipótesis básicas
En el capítulo anterior se analizó la estructura y la metodología de
elaboración de los equilibrios oferta-utilización de bienes y servicios.
Agregando dichos equilibrios, se obtiene el equilibrio global que describe
el origen y el destino de los bienes y servicios disponibles en una econo-
mía para un período dado. Dicho equilibrio global, a pesar de su utilidad,
reduce las posibilidades de análisis, pues presenta únicamente las macro-
variables. Por este motivo, es preferible ordenar y presentar los equilibrios
como parte de una matriz, ampliando de este modo la capacidad descrip-
tiva del sistema de cuentas nacionales.
En este sentido, se puede afirmar que la matriz insumo-producto
(MIP), siendo un instrumento con objetivos particulares, se integra com-
pletamente al aparato conceptual-metodológico de un sistema descripti-
vo. En efecto, tanto el SCN como el SEC prevén la elaboración de matri-
ces insumo-producto.
Si bien los fundamentos teóricos del modelo insumo-producto fue-
ron discutidos en el capítulo II, conviene analizar brevemente las hipóte-
sis sobre las que se fundamenta.
Entre ellas, un importante supuesto es aquel según el cual cada ra-
ma productiva elabora un solo producto -o un grupo de productos homo-
géneos- con una misma estructura de insumos; además, se supone que no
existe sustitución automática de insumos. Esta hipótesis, llamada de ho-
mogeneidad, implica que las industrias pueden ser agrupadas de tal ma-
nera que cada una de las actividades productivas que resultan de la agre-
gación tienen una sola función de producción.
A nivel estadístico y metodológico, la vigencia de este supuesto
plantea la necesidad de otorgar un tratamiento particular a las produccio-
nes secundarias (o no típicas) de los sectores productivos. En la práctica,
las industrias producen, además de su producción principal (o típica)
–que permite clasificarla y agruparla dentro de una determinada actividad
productiva- mercancías que son típicas de otras ramas productivas. Así
por ejemplo, un ingenio cuya producción principal es el azúcar, puede
producir secundaria y adicionalmente energía eléctrica.
Otra hipótesis en la que se sustenta el modelo, y que implícitamen-
te fue ya analizada, es la de proporcionalidad; según ésta los insumos de
cada actividad productiva son función lineal de su producción; es decir, la
cantidad de cada uno de los insumos que utiliza una rama de actividad es-
tá determinada únicamente por su nivel de producción. Esta hipótesis im-
plica que los coeficientes técnicos sean constantes o fijos, al menos en el
corto (mediano) plazo.
VI. 2. Objetivos de la matriz insumo-producto
El objetivo más importante de la matriz insumo-producto es exa-
minar la interdependencia entre las ramas de actividad económicas que
conforman el aparato productivo.
La tabla input-output describe cuantitativamente las relaciones en-
tre las ramas productivas y entre éstas y los usuarios finales de los bienes y
servicios. El interés que presenta dicha tabla se puede resumir en los si-
guientes puntos:
- registra las disponibilidades de los diferentes productos;
- describe la distribución de la oferta, de acuerdo a las diferentes uti-
lizaciones (intermedias o finales);
128 Patricio León C. - Salvador Marconi R.
- ilustra la estructura de costos de las diferentes ramas y sus interrela-
ciones;
- describe el mecanismo generador de nueva riqueza en un sistema
económico, entendiendo como tal, la producción y sus resultados.
Además, el hecho de que la MIP presenta las interrelaciones de las
diversas ramas de la economía, permite estimar las repercusiones que, so-
bre las diferentes ramas productivas, tendría una modificación en cual-
quiera de las variables que componen la oferta o la demanda globales; es-
to hace que la matriz insumo-producto sea un importante instrumento de
planificación.
VI. 3. Estructura de la matriz insumo-producto
La estructura de una matriz está estrechamente relacionada con las
utilizaciones para las cuales ha sido construida.
Además, su forma depende de otros factores tales como la calidad y
modo de presentación de las estadísticas básicas y de la metodología utili-
zada en su levantamiento.
a) Con referencia al primer aspecto, se pueden diferenciar las matrices
elaboradas con fines de planificación y las matrices integradas y
producidas por los servicios de contabilidad nacional, hecho más
bien reciente y todavía no generalizado en los países en desarrollo.
La estructura frecuente de una “matriz de planificación” es la si-
guiente:
La contabilidad nacional: teoría y métodos 129
CONSUMO INTERMEDIO
(1)
CUENTAS DE
PRODUCCION Y OFERTA
(3)
UTILIZACIONES FINALES
(2)
El cuadrante 1 es la parte fundamental y permite efectuar análisis
sobre las interrelaciones industriales del aparato productivo. En sentido
horizontal, la lectura de esta submatriz indica la cantidad de una misma
mercancía que ha servido de insumo a las diferentes industrias. En senti-
do vertical muestra, en cambio, las diferentes mercancías que una indus-
tria ha insumido para efectuar su pruducción.
En este último sentido, además, el registro de los costos en insumos
secundarios de las industrias permite calcular los coeficientes técnicos.
El cuadrante 2 contiene los elementos de la demanda final (consu-
mo final, formación bruta de capital y exportaciones) y describe las for-
mas de utilización de una mercancía en el mercado final.
El cuadrante 3 registra las cuentas de producción de las industrias y
las importaciones de bienes y servicios; indica la oferta de mercancías a
disposición de las otras industrias y de los utilizadores finales.
El segundo tipo de matrices, aquellas integradas a los modelos de
cuentas nacionales, pueden asumir la siguiente estructura:
La submatriz 1 ilustra la disponibilidad de bienes y servicios, tanto
de origen interno como externo, es decir, la oferta total de mercancías que
serán utilizadas dentro del aparato industrial (cuadrante 2) o en el merca-
do final (cuadrante 3).
130 Patricio León C. - Salvador Marconi R.
UTILIZACIONES
INTERMEDIAS
(2)
OFERTA TOTAL
DE PRODUCTOS
(2)
CUENTAS DE PRODUCCION
DE LAS INDUSTRIAS
(4)
UTILIZACIONES
FINALES
(3)
El cuadrante 2, o de los consumo intermedios, es un cuadro de do-
ble entrada que describe el flujo interindustrial.
El cuadrante 3, como se analizó, registra las utilizaciones finales de
mercancías. El consumo final se clasifica en consumo final de los hogares
y de las administraciones públicas; la formación bruta de capital, a su vez,
se subdivide en formación bruta de capital fijo y en variación de existen-
cias. Las exportaciones, por último, representan otra forma de utilización
final de bienes y servicios.
La submatriz 3, entonces, estará compuesta por tantas columnas
cuantas sean las posibles utilizaciones finales y por tantas filas cuantos
sean los bienes y servicios clasificados en la nomenclatura adoptada.
En el cuadrante 4 se registran las llamadas cuentas de producción
de las industrias o actividades productivas. En éstas figura el valor agrega-
do bruto y su desagregación primaria (remuneración de los empleados,
impuestos indirectos netos de las subvenciones y excedente bruto de ex-
plotación).
1
La suma del valor agregado de una rama y sus consumos in-
termedios, es igual al valor bruto de producción.
b) Las fuentes estadísticas influencian la apertura o el grado de detalle
con el que se puede describir el aparato productivo, es decir, el nú-
mero de industrias (ramas) que figuran en la matriz. La posibilidad
de separar, por ejemplo, el componente importado de los insumos
de origen interno depende de la existencia de estadísticas. La inclu-
sión, en una matriz, del componente importado hará, lógicamente,
aumentar el número de casillas, modificando su forma de presenta-
ción.
c) Estrechamente relacionada con el aspecto anterior, la metodología
utilizada en la construcción de la tabla determinará su estructura.
Uno de los aspectos metodológicos más importantes es el sistema
de valoración utilizado en la medición de las operaciones que con-
figuran una tabla de insumo-producto.
La contabilidad nacional: teoría y métodos 131
En una matriz en la cual la oferta total de mercancías y sus respec-
tivas utilizaciones (intermedias y finales) sean valoradas a precios de mer-
cado, las casillas de la matriz contendrán parte del “producto” comercio, es
decir, estarán incluidos los márgenes de comercialización y transporte. Es-
to hará que no exista, en la matriz, una mercancía específica que represen-
te el producto comercio y, a nivel formal, determinará la inexistencia de la
fila correspondiente (incluirla tendría como consecuencia la duplicación
de los márgenes de comercialización).
Una de las principales desventajas de una matriz valorizada a pre-
cios de mercado consiste en no presentar los mecanismos de distribución
de las mercancías y, por lo tanto, limitar el análisis sobre los márgenes co-
merciales cuando se modifica parcialmente el comportamiento de los co-
merciantes (hecho que altera ficticiamente los coeficientes técnicos). Sin
embargo, es necesario recordar que una de las principales finalidades de la
matriz es describir las relaciones entre el aparato productivo y el mercado
final, objetivo que se logra al utilizar el sistema de valoración analizado.
Una valoración a precios de productor, por su parte, tiene la venta-
ja de eliminar el “efecto márgenes” en las relaciones propiamente interin-
dustriales. En una matriz valorada con este sistema, aparecerá la fila co-
mercio, que indica el costo por este servicio para cada una de las ramas. La
principal desventaja de una matriz de este tipo consiste en que los consu-
midores finales aparecen pagando un valor inferior al que realmente han
pagado por un producto en el mercado, ya que una parte figura dentro del
comercio. Además, una matriz a precios de productor no logra eliminar
otro elemento de inestabilidad de los coeficientes técnicos, dado por la in-
cidencia de la tributación indirecta que grava las mercancías y por los
cambios en la legislación fiscal.
Para obtener coeficientes más “puros”, por consiguiente, es necesa-
rio eliminar el efecto de los impuestos, es decir, valorar las operaciones con
el sistema de los precios básicos.
132 Patricio León C. - Salvador Marconi R.
Como puede colegirse, los sistemas de valoración que se utilizan en
la elaboración de una matriz tienen implicaciones directas sobre su signi-
ficado y sobre la forma de presentación de las tablas. Sin embargo, existen
otros aspectos metodológicos condicionantes tales como la inclusión o no
de los llamados “otros productores de bienes y servicios”
2
.
VI. 4. Métodos de elaboración de la matriz
3
Generalmente, el punto de partida para la elaboración de una ma-
triz insumo-producto son los equilibrios oferta-utilización de bienes y
servicios que, trasladados a la tabla, cubren la oferta y las utilizaciones to-
tales.
De acuerdo a las recomendaciones internacionales, las matrices
deben constituirse “mercancía-mercancía” o “industria-industria”, o de
acuerdo a los términos utilizados en el presente trabajo, “producto-pro-
ducto” o “rama-rama”. Muchas veces, sin embargo, problemas de orden es-
tadístico impiden seguir dichas recomendaciones, por lo que se opta por
construir matrices “producto-rama”. En estos casos, existirá una corres-
pondencia entre la nomenclatura de la rama y la del producto principal
que en ella se origina. La presencia de las llamadas producciones no típi-
cas limitará, sin embargo, la correspondencia biunívoca entre la rama y el
producto.
Para conocer la producción bruta de las ramas (a partir de la pro-
ducción bruta del producto que figura en el equilibrio), es necesario cons-
truir un cuadro intermedio denominado “matriz de producción” u “ori-
gen de la oferta interna de bienes y servicios” que permite hacer las trans-
ferencias de productos y conocer las producciones de las ramas.
La diagonal principal de un cuadro de esta naturaleza registra las
producciones típicas de las ramas, mientras que los asientos no diagonales
se refieren a sus producciones no típicas.
La contabilidad nacional: teoría y métodos 133
Una vez determinadas las producciones de las ramas, los otros com-
ponentes del cuadrante 4 (fig. pág. 130) se estiman en forma autónoma: el
valor agregado se calcula por diferencia entre la producción y el respecti-
vo consumo intermedio; las remuneraciones a los asalariados y los im-
puestos indirectos resultan de la explotación directa de fuentes estadísticas
y, por último, el excedente bruto de explotación se obtiene por diferencia
entre el valor agregado y la suma de las remuneraciones con los impues-
tos indirectos netos.
Para las diferentes casillas del consumo intermedio, el procedimien-
to más lógico sería utilizar datos estadísticos directos: sin embargo, éste no
es siempre el caso, por lo que se debe recurrir a cifras indirectas -o a esti-
maciones- cuando no se dispone de información suficiente. Existen ramas
cuyas producciones pueden ser utilizadas solo por otras ramas producti-
vas (tal es el caso, por ejemplo, de químicos basicos, de la hoja de tabaco,
etc.); estas producciones se registran directamente como consumo inter-
medio de la rama correspondiente.
Las casillas que no han podido ser obtenidas en la forma anterior,
se evalúan generalmente de acuerdo a “arbitrajes” producto-rama. Una vez
obtenida una primera versión de la matriz, ésta es objeto de nuevas críti-
cas que conducen a adoptar una cifra de consumo intermedio y valor
agregado o a revisarlas, hasta que -por un proceso de aproximaciones su-
cesivas- se obtengan cifras definitivas.
Esta metodología se refiere a la elaboración de la primera matriz,
que se efectúa para un año en que la información es abundante. Para ta-
blas posteriores, su construcción se basa en procedimientos mixtos que
combinan las estadísticas directas con métodos de proyección, de acuerdo
a la estructura de los coeficientes técnicos de la matriz inicial, basándose
en la hipótesis de que la estructura tecnológico-económica de la produc-
ción no cambia. La proyección se realiza mediante índices de volumen y
precios que son construidos simultáneamente en la elaboración de los
equilibrios.
134 Patricio León C. - Salvador Marconi R.
Como puede deducirse, la elaboración de un sistema de contabili-
dad nacional -y de la matriz insumo-producto, en particular- requiere de
gran cantidad de información estadística, que se encuentra dispersa en los
diferentes servicios adminstrativos, públicos o privados. Su recolección,
explotación y análisis implican un trabajo considerable. Desde ese punto
de vista, la contabilidad nacional es un útil instrumento de crítica a la bon-
dad de las fuentes y a la calidad de las cifras y estimula, por otro lado, la
produccion de nueva información.
VI. 5. Métodos de cálculo del producto interno bruto
La forma de presentación y la metodología de elaboración de una
matriz insumo-producto hacen posible que, a partir de ésta, pueda calcu-
larse el producto interno bruto por los tres métodos propuestos por Na-
ciones Unidas.
4
El valor agregado bruto de las ramas de actividad resulta
de la diferencia entre producción bruta y el consumo intermedio:
VAB pp = Pb pp - Ci pc
Además, el valor agregado bruto es igual a la sumatoria de las remu-
neraciones de los empleados (Re), del excedente bruto de explotación
(EBE) y de los impuestos indirectos netos de las subvenciones (lin). Una
parte del valor agregado bruto sirve para la reposición del desgaste del ca-
pital fijo (ckf). Si éste se calcula, el excedente de explotación figura en tér-
minos netos (ENE). Viceversa, si no es factible calcular el consumo de ca-
pital fijo, el saldo de las cuentas de producción (el excedente de explota-
ción) figurará en términos brutos.
La última versión del SCN separa la remuneración al factor capital
en dos elementos: el EBE, que constituye la remuneración al “capital puro”,
y el ingreso mixto o remuneración del factor capital con el concurso del
trabajo (sector informal).
La contabilidad nacional: teoría y métodos 135
VAB pp = Re + lin + ckf + ENE
EBE
En todo caso, la sumatoria de los valores agregados brutos genera-
dos en las ramas de actividad es igual, en ausencia de problemas de valo-
ración, al producto interno bruto. Específicamente, mientras el valor agre-
gado bruto es calculado a precios de productor (producción bruta de las
ramas a precios de productor menos consumo intermedio a precios de
comprador), para obtener el producto interno bruto a precios de compra-
dor (o de mercado) es necesario incluir los derechos sobre importaciones
(DA).
PIB pc = VAB pp + DA
En un sistema económico cerrado, los bienes y servicios de uso fi-
nal (PIB) son utilizados únicamente por los agentes residentes, siendo ob-
jeto de consumo final de los hogares y de la administración pública (C),
de inversiones (FBKF) o acumulados en stocks (∆E). Considerando que un
país mantiene relaciones con el exterior (importando y exportando), el
equilibrio del mercado final de bienes y servicios se expresa por:
El PIB a precios de mercado, calculado por los tres métodos, es igual
a:
- Método de la producción:
- Método del ingreso:
136 Patricio León C. - Salvador Marconi R.
PIB + M
=
C + FBKF + ∆E + X
oferta final demanda final
PIB pc = Pbpp - Cipc + DA
VAB pp
PIB pc = Re + lin + ckf + Ene + DA
VAB pp
- Método del gasto:
PIB pc = C + FBKF + ∆E + X -M
VI. 6. Aplicaciones de la matriz insumo-producto
La amplia literatura existente determina que este trabajo se limite a
dar una visión somera sobre las aplicaciones de la matriz en el análisis, la
política y la planificación económica.
Si bien el examen de una tabla de insumo-producto permite cono-
cer algunas de las principales características estructurales de un sistema
económico, dicho análisis “…no puede señalar más que uno o dos eslabo-
nes de la cadena de demandas indirectas que unen a varias industrias”
5
;
para realizar un análisis de la interdependencia industrial, es necesario in-
vertir la matriz, lo que posibilita examinar ampliamente los efectos direc-
tos e indirectos en los requerimientos de las industrias. Por esta razón, al-
gunas de las técnicas de previsión y programación económica se basan en
la matriz inversa.
Dada la interdependencia técnico-productiva entre los sectores eco-
nómicos, se pueden establecer las necesidades adicionales de producción
que surgen debido a incrementos en la demanda final. De ahí la utilidad
de contar con la matriz inversa, cuyos coeficientes permiten calcular las
repercusiones directas e indirectas originadas en variaciones de la de-
manda
6
.
Además de la anterior, otras aplicaciones importantes consisten en
estudiar repercusiones que, sobre el aparato productivo, pueden provocar
modificaciones en los precios de los factores, en la tributación indirecta,
etc. Se puede también calcular los “índices de encadenamiento hacia atrás
y hacia adelante” que reflejan la sensibilidad de reacción de las actividades
económicas.
La contabilidad nacional: teoría y métodos 137
Se debe insistir en que las múltiples aplicaciones de la matriz inver-
sa están condicionadas fundamentalmente a la hipótesis de estabilidad de
los coeficientes técnicos y de los precios relativos de los bienes y servicios
que se describen en el circuito matricial, supuestos que implican la no in-
troducción de innovaciones tecnológicas ni la sustitución de productos.
En muchos casos, resultados análogos a los obtenidos con la matriz
inversa pueden alcanzarse con procesos iterativos que tienen la ventaja de
permitir críticas de tipo económico durante el proceso de cálculo.
A continuación se presenta un ejercicio sobre la elaboración de la
matriz insumo-producto con aplicaciones al caso de un aumento de las
exportaciones y de un aumento de los salarios. Estas aplicaciones son efec-
tuadas mediante procesos iterativos. Se incluye, además, una aplicación de
la matriz inversa
7
.
VI. 7. Ejercicio
VI.7.1. Construcción de una matriz
Se dispone de los equilibrios oferta-utilización para los siguientes
productos:
1. agrícolas (Agric)
2. industriales (Ind)
3. servicios gubernamentales (Gob)
4. otros servicios (Serv)
Se supone que dichos productos son típicos de las ramas en las cua-
les son producidos, es decir, que no existen producciones secundarias.
138 Patricio León C. - Salvador Marconi R.
Los equilibrios oferta-utilización son los siguientes:
Trasladando los equilibrios a una matriz, se obtendrá:
La contabilidad nacional: teoría y métodos 139
Agric. Ind. Gob. Serv. Equilibrio
global
Producción bruta (Pb) 18 10 9 8 45
Importaciones (M) 2 5 3 10
Derechos arancel. (DA) 1 1
OFERTA TOTAL (OT) 20 16 9 11 56
Consumo intermedio (Ci) 9 4 3 16
Consumo final (C) 6 5 9 7 27
Formación bruta de
capital fijo (FBKF) 7 7
Variación de exist. (∆E) 3 3
Exportaciones (X) 2 1 3
DEMANDA TOTAL (DT) 20 16 9 11 56
Pb M DA OT Agric Ind Gob Serv Total C FBKF ∆E X DT
Ci H A
P
U
18 2 20 Agric 9 6 3 2 20
10 5 1 16 Ind 4 5 7 16
9 9 Gob 9 9
8 3 11 Serv 3 7 1 11
45 10 1 56 Total Ci 16 18 9 7 3 3 56
Pb 18 10 9 8 45
VAB 29
Re
Iin
EBE
Utilización intermedia Utilización final
Ra-
mas
Pro-
duc-
tos
Esta matriz presenta los elementos de la oferta y de la utilización to-
tal. Puesto que el total del consumo intermedio es igual por productos y
por ramas, es posible calcular el valor agregado bruto total (29) como di-
ferencia entre la producción bruta (45) y el consumo intermedio (16).
Se dispone del consumo intermedio por producto, es decir, las ven-
tas de productos al interior del aparato productivo. Es necesario, sin em-
bargo, conocer los consumos intermedios de las ramas para poder cons-
truir el cuadrante interindustrial propiamente dicho. Por esta razón, se re-
quiere de la siguiente información adicional:
- la rama agricultura insume 2 de productos agrícolas y 1 de servi-
cios;
- la rama industria (manufacturera) presenta una estructura tecnoló-
gica determinada por los siguientes coeficientes técnicos: 0.4 para
los insumos agrícolas; 0.1 para los insumos industriales y 0.2 para
los requerimientos de servicios. Dada la producción de la rama in-
dustrial (10), el valor absoluto de los insumos resulta de la multipli-
cación de los coeficientes técnicos por dicha producción, por lo cual
se tendrán, respectivamente, los siguientes valores: 4, 1 y 2;
- el gobierno ha insumido 3 de productos agrícolas y 2 de industria-
les
8
;
- los otros servicios, por último, han necesitado 1 unidad de produc-
tos industriales.
Informaciones adicionales permiten conocer que la agricultura ha
pagado a los trabajadores, empleados en este sector, 5 de salarios y ha re-
cibido una subvención de 2; la industria ha pagado a sus ocupados 2 de re-
muneraciones y está exonerada de todo gravamen. Las remuneraciones
pagadas por el gobierno han sido 4, mientras que los otros servicios han
pagado 3 por concepto de salarios y 2 por impuestos indirectos.
140 Patricio León C. - Salvador Marconi R.
Reportando los datos de los insumos secundarios y primarios a la
matriz y calculando por diferencia el valor agregado bruto y el excedente
bruto de explotación en la cuenta de producción, se obtiene finalmente la
siguiente tabla insumo-producto:
EL PIB a precios de mercado, calculado por los tres métodos, será:
a) Método de la producción
VAB = Pb - Ci
VAB = 45 - 16
VAB = 29
PIB = VAB + DA
PIB = 29 + 1
PIB = 30
La contabilidad nacional: teoría y métodos 141
Pb M DA OT Agric Ind Gob Serv Total C FBKF ∆E X DT
Ci H A
P
U
18 2 20 Agric 2 4 3 9 6 3 2 20
10 5 1 16 Ind 1 2 1 4 5 7 16
9 9 Gob 9 9
8 3 11 Serv 1 2 3 7 1 11
45 10 1 56 Total Ci 3 7 5 1 16 18 9 7 3 3 56
Pb 18 10 9 8 45
VAB 15 3 4 7 29
Re 5 2 4 3 14
Iin -2 2 0
EBE 12 1 2 15
Ra-
mas
Pro-
duc-
tos
b) Método del ingreso
VAB = Re + lib + EBE - Subv
VAB = 14 + 2 + 15 - 2
VAB = 29
PIB = VAB + DA
PIB = 29 + 1
PIB = 30
c) Método del gasto
PIB = CH + CAPU + FBKF + ∆E + X - M
PIB = 18 + 9 + 7 + 3 + 3 -10
PIB = 30
La matriz insumo-producto permite, además, calcular la siguiente
matriz de coeficientes técnicos (multiplicados por 10.000).
Como es conocido, esta matriz indica los requerimientos directos
de las ramas.
Para obtener los requerimientos directos e indirectos es necesario
efectuar algunas operaciones algebraicas, tendientes, en primer lugar, a
obtener la matriz [I - A] (o matriz de Leontief) dada por la diferencia en-
tre la matriz identidad (por diez mil) [I] y la matriz de coeficientes técni-
cos [A].
142 Patricio León C. - Salvador Marconi R.
Rama Agricul- Indus- Gobier- Servi-
Producto tura tria no cios
Agricultura 1111 4000 3333 ……
Industria …… 1000 2222 1250
Gobierno …… …… …… ……
Servicios 555 2000 …… ……
1 0 0 0 1111 4000 3333 0
0 1 0 0 - 0 1000 2222 1250
0 0 1 0 0 0 0 0
0 0 0 1 555 2000 0 0
8889 -4000 -3333 0
0 9000 -2222 -1250
[I - A] = 0 0 10000 0
-555 -2000 0 10000
cuyo determinante (A) es igual a 0.775 (≠0), es decir, es posible calcular la
matriz inversa [I - A]
-1
que se presenta a continuación:
11290 5161 4910 645
90 11469 2579 1434
[I - A]
-1
= 0 0 10000 0
645 2581 788 10323
La matriz inversa [I - A]
-1
permitirá conocer las influencias recípro-
cas en el aparato industrial y calcular los requerimientos directos e indi-
rectos de las ramas productivas.
VI.7.2. Aplicación del análisis input-output al caso de un aumento en la
demanda final
En base a los datos anteriores, se desea examinar los efectos que se
producen al suponer que la meta nacional es exportar un 50% más de la
producción industrial actual. La producción nacional de productos manu-
facturados deberá, por lo tanto, incrementarse en 5 unidades monetarias.
El equilibrio “original” de la industria (considerando el incremento) es:
Pb + M + DA = Ci + C + FBKF + X
15 + 5 + 1 = 4 + 5 + 7 + 5
21 = 21
La contabilidad nacional: teoría y métodos 143
El incremento de la producción de bienes manufacturados, dada la
estructura tecnológica de dicha rama -que se refleja en sus coeficientes téc-
nicos- repercutirá sobre el nivel de sus insumos, los que al aumentar,
requieren de incrementos de las producciones de las ramas en las cuales se
originan.
Para realizar el cálculo por el método de iteraciones, es necesario re-
portar el incremento (5) a la producción de las industrias, multiplicándo-
lo por los coeficientes técnicos de esta rama, obteniéndose los incremen-
tos directos necesarios para suplir dicho aumento en la producción; es de-
cir, los productos agrícolas, los industriales y los servicios deberán aumen-
tar su producción, respectivamente, en 2, 0.5 y 1, como resulta del cuadro
siguiente:
Efectos directos provocados por un incremento
de 5 en las exportaciones industriales
(1) coeficiente técnico de la rama industria
(2) incrementos de la producción de la industria
(3) incrementos en la utilización intermedia
(4) incrementos en la utilización final
(5) incrementos en la utilización total
144 Patricio León C. - Salvador Marconi R.
Rama INDUSTRIA UTILIZAC. UTILIZAC. UTILIZAC.
Producto INTERMED. FINAL TOTAL
a
ij
Pb Ci X DT
(1) (2) (3)=(1).(2) (4) (5)=(3)+(4)
Agricultura 4000 5 2 0 2
Industria 1000 5 0.5 5 5.5
Gobierno 0 5 0 0 0
Servicios 2000 5 1 0 1
TOTAL 3.5 5 8.5
Los incrementos en requerimientos directos son, por lo tanto, 8.5.
A su vez, los incrementos en las producciones de los bienes insumidos por
la industria, desencadenan incrementos en todas las demás ramas, inclusi-
ve en la industria manufacturera. Para conocer dichos efectos (indirectos),
cada uno de los incrementos en las producciones debe ser multiplicado
por la respectiva estructura tecnológica. En otras palabras, el incremento
de 3.5 registrado en los insumos de la industria, debe ser compensado por
una mayor producción de los productos utilizados por cada rama, de
acuerdo a los coeficientes técnicos respectivos. Así, el efecto directo en la
producción agrícola (2) debe ser multiplicado por los coeficientes técnicos
de dicha rama para obtener los efectos indirectos sobre las demás (0.2 en
la agricultura y 0.1 en los servicios).
Efectos indirectos provocados por un incremento
de 5 en las exportaciones industriales
Los efectos indirectos del incremento de 5 en las exportaciones son,
por consiguiente, 0.8 (0.32 + 0.35 + 0.13).
Las iteraciones deberían continuar para calcular las repercusiones
de estos últimos incrementos; sin embargo, se considera que los efectos si-
guientes serán marginales.
La contabilidad nacional: teoría y métodos 145
Ramas
AGRICULTURA INDUSTRIA SERVICIOS
UTILIZACIÓN
Productos INTERMED.
a
ij
Pb Ci a
ij
Pb Ci a
ij
Pb Ci (4) =(1)+(2)+(3
(1) (2) (3)
Agricultura 0.11 2 0.22 0.4 0.5 0.2 0 1 0 0.42
Industria 0 2 0 0.1 0.5 0.05 0.13 1 0.13 0.18
Gobierno 0 2 0 0 0.5 0 0 1 0 0.2
Servicios 0.05 2 0.1 0.2 0.5 0.1 0 1 0 0.2
TOTAL 0.32 0.35 0.13 0.80
Para conocer los efectos directos e indirectos del incremento de la
demanda final (en este caso, de las exportaciones) sobre el sistema econó-
mico, es necesario sumar los resultados obtenidos anteriormente:
Efectos directos e indirectos
sobre la producción de las ramas
Para exportar 5 unidades adicionales de productos manufactura-
dos, el sistema económico debe producir un total de 54.3 (frente a 45 en la
situación inicial); es decir, para aumentar en 5 las exportaciones de manu-
facturas, el sistema económico debe incrementar su producción total en
9.3. Se debe tener presente que no se han supuesto cambios en las impor-
taciones ni en los derechos arancelarios, pero es obvio que los requeri-
mientos de importaciones serían más altos en la medida en la que éstas
son destinadas al consumo intermedio de la industria. Para conocer las re-
percusiones sobre las importaciones se debe disponer de una tabla de in-
sumo-producto que incluya el componente importado. Por otra parte,
mientras más compleja sea la estructura de una economía, una modifica-
ción en una rama influirá en mayor grado sobre las demás, con un efecto
multiplicador y encadenado.
Si se reportan las modificaciones introducidas en el sistema econó-
mico, el nuevo nivel de sus variables será el siguiente:
146 Patricio León C. - Salvador Marconi R.
Ramas Producción Efectos Efectos Nuevas producciones
original directos indirectos
(1) (2) (3) (4 =(1)+(2)+(3)
Agriultura 18 2 0.42 20.42
Industris 10 5.5 0.18 15.68
Gobierno 9 0 0 9.00
Servicios 8 1 0.2 9.20
TOTAL 45 8.5 0.8 54.30
Resultados similares se obtienen al utilizar la matriz inversa.
En efecto, denominando [Pb] al vector de producción, [I - A]
-1
la
matriz inversa y [DFn] el vector de la demanda final neta de importacio-
nes
9
, se puede escribir la siguiente expresión:
[I - A]
-1
[DFn] = [Pb]
Sabiendo que
11290 5161 4910 645
90 11469 2579 1434
[I - A]
-1
= 0 0 10000 0
645 2581 788 10323
y que la demanda final neta de la matriz original es:
La contabilidad nacional: teoría y métodos 147
Pb M DA OT Agric Ind Gob Serv Total C FBKF ∆E X DT
Ci H A
P
U
20.42 2.0 22.42 Agric 2.22 6.2 3.0 11.42 6.0 3.0 2.0 20.42
15.68 5.0 1.0 21.68 Ind 1.55 2.0 1.13 4.68 5.0 7.0 5.0 21.68
9.0 9.0 Gob 9.0 9.0
9.2 3.0 12.2 Serv 1.1 3.1 4.2 7.0 1 12.2
54.3 10.0 1.0 65.3 Total Ci 3.32 10.85 5.0 1.13 20.3 18.0 9.0 7.0 3.0 8.0 65.3
Pb 20.42 15.68 9.0 9.2 54.3
VAB 17.1 4.83 4.0 8.07 34.0
Re 5 2 4 3 14
Iin -2 2 0
EBE 14.1 2.83 3.07 20
Ra-
mas
Pro-
duc-
tos
9
6
[DFn] = 9
5
La multiplicación [I - A]
-1
. [DFn] permite reencontrar el vector
[Pb] de la matriz original:
11290 5161 4910 645 9 18
90 11469 2579 1434 6 10
0 0 10.000 0 x 9 = 9
645 2581 788 10323 5 8
Si se desea conocer los requerimientos directos e indirectos de pro-
ducción para satisfacer un incremento de 5 unidades monetarias en las ex-
portaciones de productos manufacturados (50% más de la producción in-
dustrial original; 10), es necesario reportar dicho incremento en la utiliza-
ción final y calcular un nuevo vector de demanda final neta [DFn]
[DFn] + [∆X] = [DFn]*
9 0 9
6 + 5 = 11
9 0 9
5 0 5
Multiplicando [I - A]
-1
[DFn]* se obtiene el nuevo vector [Pb]* de
producción necesario para suplir el incremento en las exportaciones de
productos industriales:
21
16
9
9
vector que es idéntico al obtenido por el método iterativo.
148 Patricio León C. - Salvador Marconi R.
VI. 7.3. Aplicación de la matriz al caso de una alza general de los salarios
A partir de la matriz inicial del ejercicio, se examinarán los efectos
de una elevación general de las remuneraciones.
Como en el caso precedente, se plantearán algunas hipótesis previas
que facilitan la resolución del ejercicio; específicamente:
- que los volúmenes de la producción, de la demanda y de las impor-
taciones no se alteran, por lo que las variaciones se deben única-
mente a un efecto precio.
- que los empresarios de las diferentes ramas trasladan el aumento de
salarios al precio de venta, es decir, que permaneciendo inalterado
el excedente bruto de explotación, el incremento en el valor de la
producción tendrá influencia sobre todas las demás operaciones re-
gistradas en la matriz.
Por otro lado, se dispone de la siguiente información: el aumento
salarial es de 100 unidades monetarias por mes y por empleado; los asala-
riados son 3000, repartidos en la siguiente forma: 1800 en la agricultura,
200 en la industria, 500 en la administración pública y 500 en los otros ser-
vicios.
Debido a que el aumento salarial es mensual, es necesario calcular
el promedio mensual inicial para luego añadir las 100 unidades propues-
tas y obtener la nueva masa salarial, que resulta multiplicando el nuevo
promedio mensual por el número de ocupados y por los 12 meses del año,
como ilustra el siguiente cuadro:
La contabilidad nacional: teoría y métodos 149
El incremento total en los salarios ha sido por lo tanto de 3.6 millo-
nes (25.7%): 2.2 en la agricultura, 0.2 en la industria, 0.6 en el gobierno y
0.6 en los otros servicios.
Dada la hipótesis de constancia del excedente, el nuevo valor agre-
gado (VAB
1
) de las ramas presenta la siguiente repartición primaria:
Agric Ind. Gob. Serv. TOTAL
VAB
1
17.2 3.2 4.6 7.6 32.6
_____ ____ ___ ____ ____ ______
Re 7.2 2.2 4.6 3.6 17.6
lin -2 0 0 2 0
EBE 12 1 0 2 15
Como se había advertido, los empresarios trasladan el incremento
salarial a sus precios de venta, por lo que el primer efecto es un aumento
en la producción de las ramas, obteniéndose los siguientes valores (su-
mando el “nuevo” valor agregado a los consumos intermedios originales):
150 Patricio León C. - Salvador Marconi R.
Salarios Ocupados Promedio Incremento Nuevo Nueva masa
(MIP) (unidades) mensual (unidades) promedio salarial
(mill.) (unidades) (unidades) anual
Ramas (mill.)
(1) (2) (3) = (1): (4) (5)=(3)+(4) (6)=(5).
(2).12 (2).12
Agric. 5 1800 231 100 331 7.2
Ind. 2 200 833 100 933 2.2
Gob. 4 500 667 100 767 4.6
Serv. 3 500 500 100 600 3.6
TOTAL 14 3000 389 489 17.6
Agric. Ind. Gob. Serv. TOTAL
Pb
1
20.2 10.2 9.6 8.6 48.6
______ _____ ____ ____ ____ _____
Ci inicial 3.0 7.0 5.0 1.0 16.0
VAB
1
17.2 3.2 4.6 7.6 32.6
El resultado obtenido podría denominarse “efecto directo” del alza
salarial sobre la producción de las ramas.
El efecto -por hipótesis- se debe únicamente a variaciones en los
precios practicados por las ramas de actividad, variaciones que pueden ser
medidas con los índices de precios que se indican a continuación:
Agric. Ind. Gob. Serv. TOTAL
(1) Pb 18 10 9 8 45
(2) Pb
1
20.2 10.2 9.6 8.6 48.6
(3)=(2):(1) Ip 112.0 102.0 106.0 107.0 108.0
donde Pb es el valor original de la producción, Pb
1
el nuevo valor
(obtenido después del alza de salarios) e Ip el índice de precios de las pro-
ducciones. Como puede intuirse, el incremento de los precios de la pro-
ducción determinará, a su vez, variaciones en el valor de los insumos y de
los componentes de la demanda final.
Para establecer los efectos sobre el consumo intermedio, es necesa-
rio multiplicar el valor de los insumos por el respectivo índice de precios,
según el tipo de producto. Así, por ejemplo, los productos agrícolas son in-
sumidos, originalmente, por la misma rama agrícola (por un valor de 2)
por la industria manufacturea (4) y por el gobierno (3). Teniendo en cuen-
ta que los productos agrícolas tienen un índice de precios de 112, el nue-
vo valor de los insumos agrícolas de las ramas mencionadas será:
La contabilidad nacional: teoría y métodos 151
Realizando la misma operación para todos los productos y suman-
do en sentido vertical, se obtiene un nuevo valor del consumo intermedio
(Ci
1
) de las ramas.
Iteración 1
Añadiendo Ci
1
al VAB
1
se obtiene un nuevo valor de la producción
(Pb
2
)
VAB
1
17.2 3.2 4.6 7.6 32.6
Ci
1
3.3 7.6 5.6 1.0 17.5
––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––
Pb
2
20.5 10.8 10.2 8.6 50.1
El nuevo índice de precios de la producción (Ip
1
) será el siguiente:
Pb
1
20.2 10.2 9.6 8.6 48.6
Pb
2
20.5 10.8 10.2 8.6 50.1
Ip
1
101.5 105.9 106.3 100.0 103.1
152 Patricio León C. - Salvador Marconi R.
Rama Agric. Ind. Gob. Serv.
Producto
Ip Agr. (112) x(2)=2.24 x(4)=4.48 x(3)=3.6 -
Rama Agric. Ind. Gob. Serv. TOTAL Ci
1
Producto por producto
Agric. (112) 2.24 4.48 3.6 - 10.32
Ind. (102) - 1.02 2.04 1.02 4.08
Gob. (106) - - - - -
Serv. (107) 1.07 2.14 - - 3.21
TOTAL Ci
1
por rama 3.31 7.64 5.64 1.02 17.61
Repitiendo el proceso, consistente en “evolucionar” los insumos con
el nuevo índice de precios (Ip
1
), se obtiene:
Iteración 2
Las nuevas producciones (Pb
3
)
y los índices de precios (Ip
2
) son los
siguientes:
Agric. Ind. Gob. Serv. TOTAL
VAB
1
17.2 3.2 4.6 7.6 32.6
Ci
2
3.3 7.7 5.8 1.0 17.8
––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––
Pb
3
20.5 10.9 10.4 8.6 50.4
Ip
2
100.0 100.9 101.9 100.0 100.6
Como se puede observar, los índices de precios son -o se aproximan
a- 100, por lo que el proceso iterativo termina.
A partir de las producciones (Pb
3
) y de los consumos intermedios
(Ci
2
), se puede observar los efectos indirectos que el aumento salarial ha
provocado en el sistema productivo. Es necesario recordar que el incre-
mento en la remuneraciones afectará también las variables de la demanda
final. Para conocerlas, es necesario multiplicar los valores originales de di-
chas operaciones por cada uno de los índices de precios calculados. Para
facilitar la comprensión del ejercicio, se ha supuesto que la variación de
precios afecta únicamente el valor del consumo final.
Reportando las variaciones desencadenadas por la modificación en
el “precio del trabajo”, se obtiene la siguiente matriz insumo-producto:
La contabilidad nacional: teoría y métodos 153
Rama Agric. Ind. Gob. Serv. TOTAL Ci
2
Producto por producto
Agric. (101.5) 2.27 4.54 3.65 - 10.46
Ind. (105.9) - 1.08 2.16 1.0 4.24
Gob. (106.3) - - - - -
Serv. (100.0) 1.07 2.14 - - 3.21
TOTAL Ci
2
por rama 3.34 7.76 5.81 1.0 17.91
Como uno de los supuestos básicos consistía en trasladar los incre-
mentos salariales al valor de la producción (sin afectar, por consiguiente,
su volumen), y dado que -también por hipótesis- se ha afectado única-
mente el consumo final, el índice de precios al consumidor resulta de la di-
visión de los nuevos valores del consumo final para los originales.
Se podría concluir afirmando que el alza general de los salarios
(25.7%) ha provocado un incremento del 12.2% en los precios al consu-
midor y que dicha alza ha repercutido en mayor proporción sobre los pro-
ductos agrícolas. Debe tenerse presente que los resultados obtenidos se re-
154 Patricio León C. - Salvador Marconi R.
Productos Nuevos Valores Indice de precios
valores originales al consumidor
(C
2
) (C) C
2
:C
Agricultura 7.2 6 120.0
Industria 5.6 5 112.0
Servicios 7.4 7 105.7
TOTAL 20.2 18 112.2
Pb M DA OT Agric Ind Gob Serv Total C FBKF ∆E X DT
Ci H A
P
U
20.5 2 22.5 Agric 2.2 4.5 3.6 - 10.3 7.2 3 2 20.5
10.9 5 1 16.9 Ind - 1.1 2.2 1.0 4.3 5.6 7 16.9
10.4 10.4 Gob - 10.4 10.4
8.6 3 11.6 Serv 1.1 2.1 3.2 7 1 11.6
50.4 10 1 61.4 Total Ci 3.3 7.7 5.8 1.0 17.8 20.2 10.4 7 3 3 61.4
Pb 20.5 10.9 10.4 8.6 50.4
VAB 17.2 3.2 4.6 7.6 32.6
Re 7.2 2.2 4.6 7.6 17.6
Iin -2 - - 2
EBE 12 1 2 15
Ra-
mas
Pro-
duc-
tos
fieren a los “efectos mecánicos”, los únicos que pueden ser calculados y,
por tanto, no toman en cuenta los efectos especulativos -quizá más impor-
tantes- que se desencadenan. A nivel macroeconómico, se podría decir que
una alza general de los salarios no es globalmente perjudicial a los traba-
jadores, como se asevera usualmente (compárese los índices que presentan
los salarios con aquellos de los precios al consumidor). Conceptualmente,
para no ser inflacionarios, las alzas deberían ser iguales al incremento de
la productividad marginal de trabajo.
VI. 7.4. Utilización de la matriz inversa
En VI.7.1. se había determinado la matriz inversa siguiente:
11290 5161 4910 645
90 11469 2579 1434
[I - a]
-1
= 0 0 10000 0
645 2581 788 10323
Utilizando esta matriz y la matriz inicial del ejemplo, se estudiarán
las necesidades de oferta para satisfacer la demanda final.
La matriz inversa representa las necesidades directas e indirectas de
cada columna (rama); por lo tanto, se puede establecer qué oferta se re-
quiere para hacer posible que los hogares consuman 6 de productos agrí-
colas, 5 de productos industriales, 0 de servicios del gobierno y 7 de otros
servicios (ver matriz inicial). Para hacerlo, es necesario multiplicar la ma-
triz inversa por el vector “consumo final de los hogares CH”, es decir:
[I - A]
-1
[CH]
Agric. Ind. Gob. Serv. CH
Agric. 1.129 0.516 0.490 0.064 6
Ind. 0.008 1.146 0.257 0.143 5
Gob. 0.000 0.000 1.000 0.000 0
Serv. 0.064 0.258 0.078 1.032 7
La contabilidad nacional: teoría y métodos 155
La multiplicación arroja los resultados siguientes:
Agric. 6 + 2 + 0 + 0.4 = 8
Ind. 0.04 + 5 + 0 + 1 = 6
Gob. 0 + 0 + 0 + 0 = 0
Serv. 0.3 + 1 + 0 + 7 = 8
Este resultado significa que para consumir 6 de productos agrícolas,
por ejemplo, es necesaria una oferta de 8 (6 de productos agrícolas, 2 de
industriales y 0.4 de servicios que no han sido consumidos). Si se realiza
la misma operación para los otros componentes de la demanda final, será
posible detectar el destino de la oferta por utilizaciones; los resultados se
presentan en el cuadro siguiente:
Requerimientos de oferta para satisfacer la demanda final
En el ejercicio se ha re-encontrado las cifras originales (columna
OT); en previsiones el método es el mismo; es decir, estimando exógena-
mente una demanda final para el año n, su multiplicación por la matriz
inversa, proporcionará los requerimientos de oferta. Cuando se dispone de
una matriz insumo-producto que desglose el componente importado, se
puede, además, estudiar los efectos sobre las importaciones y, por ende,
sobre la producción nacional.
156 Patricio León C. - Salvador Marconi R.
CH CAPU FBKF ∆E X OT
Agric. 8 4 3 3 2 20
Ind. 6 2 8 0.02 0.2 16
Gob. 0 9 0 0 0 9
Serv. 8 0.7 1 0.2 1.1 11
TOTAL 22 16 12 3 3 56
ANEXO VI.a.
Utilizaciones de la matriz insumo-producto
Un alto número de utilizaciones de la matriz insumo-producto se
basa en la matriz inversa o matriz de requerimientos directos e indirectos.
Los requerimientos directos están dados por la relación entre los consu-
mos intermedios y la producción, ratio que se denomina coeficiente técni-
co.
Los insumos directos representan las compras realizadas por las ra-
mas de actividad para transformarlas en productos acabados. Los insumos
indirectos son los comprados por todas las ramas para asegurar la produc-
ción que es utilizada como insumo de una actividad determinada; la con-
veniencia de utilizar la matriz inversa consiste en que ésta proporciona los
requerimientos directos e indirectos y permite estudiar las relaciones inte-
rindustriales y el efecto que tienen las variaciones en el nivel de produc-
ción de una rama sobre las demás.
La inversa de la matriz de Leontief [I- A]
-1
es fundamental en el
análisis insumo-producto, pues muestra el impacto sobre la producción
ante variaciones de la demanda, posibilita explicar la interdependencia
tecnológica del sistema productivo y seguir el proceso de creación de la de-
manda final, a través de todo el sistema productivo.
Es posible entonces calcular los niveles de producción que se re-
querirán para satisfacer diversos niveles de demanda final, tales como una
variación de los gastos públicos, de las exportaciones, de la formación de
capital, etc.
Entre las utilizaciones más comunes de las tablas de insumo-pro-
ducto figuran: el cálculo de los impactos de una elevación salarial; la mo-
dificación del tipo de cambio; la elevación del precio de un producto; la
evaluación de la política arancelaria y el grado de protección; el estableci-
miento de “precios sombra” utilizados en la evaluación de proyectos; los
La contabilidad nacional: teoría y métodos 157
encadenamientos de producción y empleo, etc. Las metodologías utiliza-
das en algunas de estas aplicaciones son variadas y, por ende, sus resulta-
dos pueden ser diferentes. A continuación se describirá una de las posibles
alternativas metodológicas.
1. Impacto de una elevación salarial
Las modificaciones de la masa salarial afectan a los precios de los di-
ferentes agregados. En este caso se debe usar la matriz transpuesta (A’),
pues interesa conocer la difusión de los incrementos en los precios entre
los distintos sectores y no su estructura tecnológica, que se analiza -como
se ha visto- a través de los coeficientes técnicos (matriz A). Las columnas
de la matriz (consumos intermedios) más el pago a los factores de la pro-
ducción (salarios, impuestos indirectos y excedente de explotación) refle-
jan el total de gastos de las diferentes ramas de actividad (la producción):
Pb = A’ . p + y (1)
donde Pb es la producción, A’ la transpuesta de la matriz de coefi-
cientes, p el precio de los insumos, y los pagos a factores primarios. Resol-
viendo (1) en función de p, se obtiene:
p = [I - A’]
-1
. y (2)
La ecuación (2) expresa una relación de precios que, en la situación
inicial, es igual a 1, pues los “costos” están registrados como la participa-
ción en la producción. Dado que consumo intermedio más valor agrega-
do (y) igual a producción, p es igual a 1. La ecuación (2) en términos con-
ceptuales es igual a:
158 Patricio León C. - Salvador Marconi R.
Producción = (Matriz inversa).
(Remune + Impuest. + EBE)
(3)
Producción
Al incorporar los incrementos previstos en la masa salarial, se obtie-
ne:
Dado que se ha alterado la relación de costos, p’ ya no es igual a uno:
p’ > p
De la comparación entre p’ y p, es posible obtener los incrementos
en la producción como consecuencia de una elevación de salarios. El mis-
mo método se puede utilizar, obviamente, para estudiar los efectos de
cambios en la tribulación indirecta (o en las subvenciones), así como en el
análisis de variaciones del excedente de explotación.
El estudio de alzas salariales puede ser llevado a cabo también a tra-
vés de un método iterativo -sin utilizar la matriz inversa-, comparando los
incrementos (decrecientes) que se producen en las distintas casillas del
consumo intermedio. Mediante el uso de índices aplicados a estas varia-
bles se obtiene el porcentaje de elevación de precios; el proceso es conver-
gente y finaliza cuando tales índices son iguales -o próximos- a cien; este
método, que a diferencia del anterior es manual, tiene la ventaja de permi-
tir controlar los diversos incrementos, ajustando las hipótesis más adecua-
das para cada casilla del consumo intermedio.
2. Modificación del tipo de cambio
En este tipo de análisis, el razonamiento parte, igualmente, de la hi-
pótesis de que las modificaciones del tipo de cambio tienen efectos sobre
el precio de los agregados; por esta razón, se utiliza la matriz transpuesta
para analizar los “efectos hacia adelante” que se producen por la variación
de la paridad cambiaria.
La contabilidad nacional: teoría y métodos 159
p’ = (Matriz inversa).
(∆Remun. + Impuest. + EBE)
(3’)
Producción
En la ecuación (2), se puede incorporar las importaciones:
p = [I - A]
-1
. (y + m) (4)
donde m es un vector de coeficientes (total) de importaciones de
bienes intermedios, expresado como porcentaje de la producción de la res-
pectiva rama de actividad. Aplicando la tasa de devaluación (t) al vector
(m), se transforma en m’ (m’ = t.m), y se obtiene p’:
p’ = [I - A]
-1
.(y + m’) (5)
De la comparación entre p’ y p se obtienen los incrementos en los
precios.
Como no siempre es posible disponer de datos sobre las importa-
ciones de bienes intermedios, se puede aplicar:
p
h
= A’ p
n
+ y (6)
donde ph son los precios de los bienes y servicios domésticos y pn
los precios del total de los insumos (domésticos e importados); pn es, por
lo tanto, una media ponderada de los precios nacionales y externos; es de-
cir:
(1) = nacionales, (2) = importados
b es la proporción de importaciones en la oferta total y (I - b) su
complemento: el peso relativo de la producción nacional en la oferta total.
Reemplazando (7) en (6) se obtiene:
p
h
= A’.b.p
m
+ A’ (I- ). p
n
+ y (8)
ˆ
b
160 Patricio León C. - Salvador Marconi R.
p
n
= bp
m
+ (I-n) p
h
(7)
(1) (2)
donde es una matriz diagonal que representa la participación de la pro-
ducción doméstica. Resolviendo (8)
p
h
= [I - A’ (I - )]. (A’.b.p
m
+ y) (9)
Modificando el vector b.pm se obtiene (b.pm’), pudiéndose calcu-
lar un nuevo vector de precios de la producción doméstica (ph’).
Los estudios que se refieren a modificaciones en los precios (las re-
laciones “hacia adelante”) parten, generalmente, de los siguientes supues-
tos:
- el aumento de costos es trasladado a los consumidores finales;
- no se producen comportamientos de tipo especulativo;
- no existe la posibilidad de sustitución de productos finales ni de in-
sumos.
Los resultados obtenidos se refieren, por lo tanto, a las relaciones
técnicas que se dan al interior del aparato productivo y expresan única-
mente los “efectos mecánicos” que genera determinada medida de políti-
ca económica.
3. Evaluación de la política arancelaria
La existencia de aranceles que gravan las importaciones de bienes
ha conducido a crear el concepto de “tasa de protección efectiva” (o dere-
cho implícito), definida como el incremento del valor agregado resultante
de la aplicación de derechos arancelarios; tal incremento del valor agrega-
do se expresa como proporción del valor agregado no sujeto a derechos
arancelarios.
La idea básica es que, si se consideran los bienes intermedios, el
arancel nominal sobre determinado bien puede ser significativamente di-
ˆ
b
ˆ
b
La contabilidad nacional: teoría y métodos 161
ferente de la tasa implícita sobre el valor agregado de ese bien. Estos estu-
dios tratan de diferenciar la tasa nominal -la aplicada a la importación- de
la tasa efectiva.
De acuerdo a la definición de protección efectiva, se desprende que
la medición del grado de protección de una economía no está relacionada
únicamente con la tasa nominal de derechos, sino con el coeficiente técni-
co y las tasas arancelarias de los bienes intermedios que son utilizados en
la fabricación de un bien. Examinando en primer lugar el caso más sim-
ple, en el que se supone un solo bien intermedio, se tiene:
a
ij
= p
i
q
ij
/p
j
(donde p
i
q
ij
= p
j
a
ij
) (1)
v
j
= p
j
- p
i
qij = p
j
(1-a
ij
) (2)
v’
j
= (1 + d
j
) p
j
- (1 + d
i
) p
i
q
ij
= p
j
[(1 + d
j
) - (1 +d
i
)a
ij
] (3)
g
j
=
v’
j
-v
j
(4)
____
v
j
en donde:
v
j
= valor agregado unitario de la actividad j, en ausencia de derechos.
v
j
= valor agregado unitario de la actividad j, con presencia de dere-
chos.
q
ij
= coeficiente técnico (cantidad del bien intermedio i, que participa
en la producción de una unidad de bien j). Se supone constante.
a
ij
= valor del coeficiente técnico, expresado como proporción del va-
lor del bien j, en ausencia de derechos arancelarios.
d
j
= tasa de derecho nominal, sobre el bien final j.
d
i
= tasa de derecho nominal, sobre el bien intermedio i.
p
j
, p
i
= precios de los bienes final e intermedio, respectivamente.
g
j
= tasa de protección efectiva de la actividad j.
162 Patricio León C. - Salvador Marconi R.
La ecuación (2) define el valor agregado en ausencia de derechos,
que se supone positivo, pues generalmente el valor de la producción es su-
perior a los consumos intermedios necesarios para producirlo; por lo tan-
to, p
j
> p
i
q
ij
y 1 - a
ij
> 0. La ecuación (3) mide el valor agregado incluidos
derechos arancelarios y (4), la tasa de protección efectiva. Sustituyendo (2)
en (4), se obtiene:
g
j =
d
j
- a
ij
d
i
=
d
j
+ (d
j
- d
i
) a
ij
________ _____________
(1-a
ij
) (1-a
ij
)
Como (1-a
ij
) >0, obviamente g
j
será diferente de d
j
(tasa efectiva di-
ferente de tasa nominal) y d
j
diferente de d
i
; es decir, la tasa de protección
efectiva será mayor (o menor) que la tasa nominal del bien final, cuando
esta última sea mayor (o menor) que la tasa arancelaria nominal sobre el
bien intermedio.
Se puede aclarar los conceptos anteriores mediante un ejemplo: si
se supone una situación en la que no se aplican derechos, el precio de un
vestido es de 2.000 unidades monetarias, y suponiendo que para producir-
la sean necesarias 2 unidades de tela, materia prima con un precio unita-
rio de 750. Ambos bienes son “comerciables” o “transables”, es decir, pue-
den ser objeto de comercio exterior.
El valor agregado unitario del producto vestidos es de 500:
Cantidad Precio Total
producción 1 2.000 2.000
consumo intermedio 2 750 1.500
valor agregado 500
Utilizando la notación anterior, se tiene:
p
j
= 2.000 precio del bien final (vestido)
q
ij
= 2 cantidad del bien intermedio (tela)
p
i
= 750 precio del bien intermedio (tela)
La contabilidad nacional: teoría y métodos 163
a
ij
= p
i
q
ij
/ p
j
= 750x2/2.000 = 0.75 coeficiente técnico (en volumen)
v
j
= p
j
(1-a
ij
) = 2.000 (1-0.75) = 500 valor agregado de una unidad
de producto final (vestido)
Si se grava con una tasa arancelaria de 40% las importaciones del
bien final (vestido) (d
j
= .4) y con un arancel del 20% al bien intermedio
(tela) (d
i
= .2), el nuevo valor agregado (v’j, considerando derechos) es de
1.000 unidades monetarias.
En efecto, según (3):
v’
j
= p
j
[(1 + d
j
) - (1 + di) a
ij
]
v’
j
= 2.000 [(1 + .4) - (1 + .2) 0.75]
v’
j
= 2.000 (1.4 - .9)
v’
j
= 2.000 x .5
v’
j
= 1.000
La nueva producción sería 2.800 y el nuevo consumo intermedio
1.800 (750x1.2x2). La tasa de protección efectiva sería:
g
j =
v’
j
-v
j
=
1.000-500
= 1
_____ ________
v
ij
500
El valor agregado, debido a la protección efectiva, se incrementa en
100% (con relación al valor agregado sin derechos). La estructura tarifaria
ha favorecido al productor doméstico con una protección del 100%, en
tanto que la tasa aparente o nominal era de apenas el 40%. El ejemplo
muestra igualmente que la protección se incrementa cuando la tasa de de-
recho sobre la materia prima es menor que la del bien final. Naturalmen-
te, se puede presentar la situación inversa, es decir, que exista desprotec-
ción -”protección negativa”-; ésta se da cuando se disminuye la tasa sobre
el bien final, se aumenta la del bien intermedio o una combinación de las
dos alternativas.
164 Patricio León C. - Salvador Marconi R.
Generalizando el razonamiento, se obtiene:
donde es la media ponderada de la tasa arancelaria sobre los bienes in-
termedios.
Una de las alternativas para realizar este análisis, es la utilización de
la matriz insumo-producto; su limitación principal es que se requiere una
apertura bastante amplia de la tabla, generalmente mayor a la que presen-
tan las oficinas de contabilidad nacional. Adicionalmente, es necesario dis-
poner de la tasa arancelaria para cada casilla de la matriz, surgiendo nue-
vamente el problema de los requerimientos de información; en la prácti-
ca, se debe recurrir a varias hipótesis de trabajo, por lo que los resultados
dependerán de la validez de tales supuestos.
di
La contabilidad nacional: teoría y métodos 165
n n
v
j
= p
j
- ∑ p
i
q
ij
= p
j
(1-∑ a
ij
)
i=1 i=1
n n
v’
j
= (1 + d
j
)p
j
- ∑ (1 + d
i
) p
i
q
ij
= p
i
[(1 + d) - (1 + d
i
) ∑a
ij
]
i=1 i=1
g
j =
v’
j
- v
i
_____
v
i
por lo que:
n n
d
j
- ∑ a
ij
d
i
(d
j
- d
i
) ∑ a
ij
i=1 i=1
g
j
=
__________
= d
j
+
____________
n
1-∑ a
ij
1-a
ij
i=1
n n
d
i
= ∑ a
ij
d
i
/ ∑ a
ij
i=1 i=1
4. Evaluación del grado de interrelación industrial
El nivel de interdependencia entre las diferentes ramas de actividad
se mide a través de “índices de encadenamiento” que, entre otros indica-
dores, pueden servir para la asignación de prioridad de inversión, privada
o pública.
La medición de las interrelaciones industriales proporcionan índi-
ces relativos a la potencialidad de determinado sector para generar estímu-
los en los demás sectores. Así, se denominan “sectores claves” de una eco-
nomía, aquellos que registran los índices más altos de encadenamiento.
Por consiguiente, una estrategia de desarrollo orientada a incentivar la in-
versión en estos sectores, promoverá un crecimiento generalizado de la
economía, debido a las interdependencias y a los efectos multiplicadores.
Una de las características esenciales de la producción moderna es la
interdependencia entre los distintos sectores: variaciones en la producción
de un sector implican modificaciones en cadena en las producciones de los
sectores abastecedores de insumos así como en las ramas a las cuales dicho
sector provee de materias primas. Esta noción corresponde al concepto de
“efectos indirectos”.
Desde el punto de vista de la capacidad generadora de producción
por parte de una rama de actividad, lo que interesa es el efecto total, que
corresponde a la suma de los efectos directos e indirectos que influyen en
los cambios del nivel de producción.
Los encadenamientos intersectoriales pueden ser de dos tipos:
- encadenamiento hacia atrás (backward linkages, BL), que indicarán
las presiones de demanda de determinado sector sobre las ramas
abastecedoras de insumos y,
- encadenamientos hacia adelante (forward linkages, FL), que indica-
rían los incentivos creados por la oferta de insumos de un sector, so-
bre otras actividades económicas.
166 Patricio León C. - Salvador Marconi R.
Existen varios métodos para medirlos: índices de Rasmussen; ma-
triz inversa de producción (output inverse) y el método llamado de la eli-
minación de sectores. En este trabajo se ilustrará el primero: los índices de
Rasmussen.
Para medir los “encadenamientos hacia adelante” (FL
i
) de un sector,
se suman las “ventas” directas e indirectas realizadas por el sector i a todos
los demás sectores: es decir, los elementos de la fila i de la matriz [A]
-1
.
n
FL
i
= ∑ A
ij
i=1
Para medir los “encadenamientos hacia atrás” de un sector (BLi), se
suman las “compras” directas e indirectas-efectuadas por dicho sector; es
decir, los elementos de la columna j de la matiz [A]
-1
.
n
BLj = ∑ A
ij
j=1
Dividiendo todos los BL
j
y FL
i
por sus respectivos promedios sim-
ples y se obtienen los “índices de potencia y sensibilidad de disper-
sion” de Rasmussen:
Bj =
BLj
coeficiente de encadenamiento hacia atrás.
Fi =
FLj
coeficiente de encadenamiento hacia adelante.
Para identificar los sectores claves de una economía pueden utilizar-
se dos criterios:
- el primero plantea que tanto los coeficientes B y F de un mismo sec-
tor deben ser superiores a la unidad.
FL
BL
FL BL
La contabilidad nacional: teoría y métodos 167
B > 1
F > 1
- el segundo, en cambio, postula que el promedio simple de los B y F
de un sector, sea superior a 1
B + F
> 1
_____
2
Por último, cabe señalar que el cálculo de los coeficientes de enca-
denamiento debería basarse en una matriz de componente nacional, pues-
to que en las estimaciones de los encadenamientos hacia atrás, se está in-
cluyendo los efectos del comercio exterior -por los insumos importados,
sobreestimando los efectos internos.
168 Patricio León C. - Salvador Marconi R.
Notas
1 Si la información estadística lo permite, el excedente bruto de explotación se lo
presenta desagregado en consumo de capital fijo y en excedente neto de
explotación.
2 La inclusión de los “otros productores” (por ejemplo, servicios gubernamentales),
si bien puede presentar algunos problemas de interpretación, tiene la ventaja de
incluir en una sola tabla todas las actividades económicas de un país; en tales casos,
la relación que existe entre los insumos y la producción del servicio público no
puede ser asimilada a la noción de coeficiente técnico.
3 En este acápite se realiza una breve descripción del método macroeconómico de
elaboración. a nivel teórico se ha determinado dos métodos o enfoques: el primero,
llamado “método algébrico”, es macroeconómico y consiste en obtener los insumos
de las industrias de varias actividades sobre la base de diferentes supuestos sobre su
“tecnología”. Es método surgió directamente de los trabajos de T. Gigantes y de los
trabajos de preparación del sistema de contabilidad nacional de naciones Unidas y
fue utilizado por A. G. Amstrong para construir una MIP para el Reino Unido, en
1963. El segundo método –o método econométrico– es microeconómico: consiste
en estimar econométricamente los coeficientes técnicos de las ramas en forma
directa a partir de datos individuales de las empresas. Este método fue concebido
por O. Arkhipoff y J. Chaummot y desarrollado en Camerum cf. J.F. Divay et F.
Meunier; “Hipothéses tecnologiques…”, [16], p. cit.
4 Estas ecuaciones fueron discutidas en III.4; sin embargo, se repiten en el presente
acápite con el afán de dar unidad al análisis.
5 Chenery-Clark, “Economía interindustrial…”, [11], op. cit. p. 264.
6 Los requerimientos directos se pueden estudiar, como se anotó mediante la
utilización de la matriz de coeficientes técnicos.
7 Véase también, Anexo VI.a
8 Nótese que en el ejemplo se han incluido a los “otros productores”
9 DFn = CH + CAPU + FBKF + ∆E + X - [M + DA].
La contabilidad nacional: teoría y métodos 169
Nota bibliográfica
(1) Astori, Danilo - Cap. VIII: “El modelo de insumo pro-
ducto. (pp. 276-319)
(10) Chapron, J.E.- Séruzier, M. - Cap. III: “Synthése des opérations sur
biens et services. Le tableau entrées-sor-
ties” (pp. 51-74)
(11) Chenery, H.B.- Clark, PG. - “Economía industrial. Insumo-producto
y programación lineal”
(13) D’Antonio, Mariano - “Analisi delle interdipendenze settoriali:
teoría e applicazioni empiriche”
(15) DANE - “Cuentas nacionales e insumo-produc-
to”
(16) Divay, J.F.-Meunier, F. - “Hipothéses technologiques et confec-
tion du tableau entrées-sorties”
(17) Divay, J.F.-Meunier, F. - “Two methods of construcing input-
output tables”
(18) Flouzat, Denise - Cap. 20: ‘Les tableux d’echanges interin-
dustrielles” (pp. 269-288)
(29) Leontief, Wassily - “Análisis económico input-output”
(35) Naciones Unidas - Cap. III: “El sistema como base para el
análisis insumo-producto” (pp. 37-53)
(37) Naciones Unidas - “Problemas y análisis de las tablas de in-
sumo-producto”
170 Patricio León C. - Salvador Marconi R.
(40) Office statistique des - Cap. VI: ‘Les flux des biens et services
communautes européennes dans le tableau entrées-sorties” (pp. 123-
134)
(42) Olivera, Manuel A. - “La tabla de insumo-producto”
(43) Pasinetti, Luigi - Cap. II: “La tavola delle transazioni o de-
lle immissioni-erogazioni” (pp. 45-69)
(44) Pichot, Alain - Cap. 8: “Le tableau input-output” (pp.
191-264)
(53) Stone, Richard y Giovanna - 2da parte, Cap. II: “La matriz input-out-
put: una descripción detallada de los flu-
jos de producción” (pp. 183-197)
La contabilidad nacional: teoría y métodos 171
Capítulo VII
La óptica institucional:
producción y operaciones
de repartición
VII. 1. La distribución primaria del PIB
Antes de abordar el tema específico del presente capítulo, se anali-
zará la repartición primaria del producto interno bruto cuyos componen-
tes fueron mencionados en el capítulo anterior. En efecto, se indicó que el
PIB, en ausencia de barreras arancelarias, coincide con el valor agregado
bruto generado en la actividad productiva; es decir, el valor de las remu-
neraciones pagadas a los factores en el proceso de producción de los bie-
nes y servicios finales. En otros términos, la generación del PIB da lugar a
una primera distribución de ingresos, según la propiedad de los medios de
producción y la participación de los factores en dicha atividad económica.
La distribución primaria del PIB, por lo tanto, podría expresarse
mediante la siguiente ecuación:
que describe la participación del trabajo (remuneración de los emplea-
dos), del factor capital (excedente bruto de explotación) y del Estado (im-
puestos indirectos netos) en la nueva riqueza generada. Se la denomina
PIB pp = VAB pp = Re + lib - Subv + ckf + ENE
lin EBE
también distribución funcional del ingreso. Cómo se anotó, la nueva ver-
sión del SCN incluye el ingreso mixto (retribución al sector informal).
VII. 1.1. La remuneración a los asalariados (Re)
Bajo este rubro se contabilizan los pagos entregados a los asalaria-
dos en el curso del período productivo, es decir:
- los sueldos y salarios brutos;
- las contribuciones a la seguridad social pagadas por los empleado-
res;
- las cotizaciones no basadas en fondos especiales.
Los sueldos y salarios brutos registran todos los pagos que los em-
pleados reciben como contrapartida de su trabajo, antes de deducir las
contribuciones personales a la seguridad social o las retenciones en la
fuente (impuestos, etc.).
Las contribuciones a la seguridad social (patronales) incluyen los
pagos que, por cuenta de los trabajadores, efectúan los patronos a los or-
ganismos de la seguridad social.
Las cotizaciones no basadas en fondos especiales constituyen la
contrapartida, en valor, de las prestaciones directas de los patronos.
Las remuneraciones a los asalariados pagadas por las unidades pro-
ductoras son percibidas, casi en su totalidad, por el sector institucional de
los hogares. Una proporción de las remuneraciones es recibida también
por el resto del mundo en calidad de pago a los servicios prestados por ex-
tranjeros.
174 Patricio León C. - Salvador Marconi R.
VII. 1.2. Los impuetos indirectos brutos (lib)
Están constituidos por los pagos obligatorios que los productores
realizan a las administraciones públicas y que gravan la producción, la im-
portación o la venta de bienes y servicios.
La contabilidad nacional establece la siguiente clasificación de los
impuestos indirectos (denominados también “a la producción”):
- sobre importaciones
- sobre producción nacional
En los primeros figuran, sobre todo, los derechos arancelarios cuya
finalidad es, entre otras, proteger la industria nacional o, simplemente, ser
una fuente de ingresos fiscales
1
.
Los impuestos sobre la producción nacional podrían a su vez clasi-
ficarse en aquellos que gravan directamente a las mercancías (“impuestos
sobre mercancías”) y en aquellos que gravan la actividad productiva en
cuanto tal (“otros impuestos indirectos”).
En el sistema de cuentas nacionales, los impuestos indirectos brutos
son recibidos únicamente por el sector institucional de las administracio-
nes públicas.
VII. 1.3. Las subvenciones (Subv)
Son transferencias corrientes que las administraciones públicas en-
tregan a los productores como instrumento de política económica, a fin de
mantener los precios de determinados bienes o servicios o de mejorar los
resultados económicos de los productores.
Las subvenciones no están destinadas a cubrir gastos corrientes di-
ferentes de aquellos efectuados en el proceso productivo o pérdidas e in-
versiones realizadas en ejercicios anteriores.
La contabilidad nacional: teoría y métodos 175
VII. 1.4. Consumo de capital fijo (ckf)
Representa el valor necesario para reponer los activos fijos reprodu-
cibles que se utilizan en el proceso productivo. En otras palabras, el uso
productivo de los bienes de capital durante varios períodos, comporta su
desgaste u obsolecencia, que exigen asignar un valor para reponerlos.
El concepto analizado no es exactamente igual a la noción de “de-
preciación” utilizada en contabilidad comercial, que es calculada en base a
regulaciones fiscales y en función de los costos históricos.
VII. 1.5. Excedente bruto de explotación (EBE)
Es el saldo contable de las cuentas de producción calculado por di-
ferencia entre el valor agregado bruto y sus demás componentes.
EBE = VAB - Re - lin
El EBE representa el ingreso primario que los productos reciben por
haber aportado un capital y puede asimilarse a la remuneración al capital.
Es importante, sin embargo, aclarar que en países en los que existen
altos índices de subempleo, el excedente de explotación puede incluir in-
gresos derivados de la utilización del trabajo o ingresos mixtos, que se ori-
ginan en parte del propio trabajo, en parte de la utilización de capital pro-
pio (artesanos, comerciantes, las denominadas “profesiones liberales”,
etc.). Por esta razón, el sistema introduce la noción de “ingreso mixto” que
engloba este tipo de renta (para el caso de los hogares).
Con estas reservas -que surgen de los problemas de adaptación del
esquema de Naciones Unidas a situaciones heterogéneas- es interesante
confrontar las relaciones Re/PIB y EBE/PIB a lo largo del tiempo; éstas re-
presentan indicadores de la posición relativa que los trabajadores y los ca-
pitalistas tienen dentro de la riqueza generada por una economía; obvia-
mente, estos indicadores deberán acompañarse de otros que indiquen su
dispersión.
176 Patricio León C. - Salvador Marconi R.
El concepto de excedente de explotación es diferente al concepto de
“utilidades” empleado en la contabilidad comercial ya que estas últimas se
calculan después de efectuar algunas operaciones de repartición que, en
cuentas nacionales, no son registradas en la cuenta de producción (por
ejemplo, los impuestos sobre la renta que afectan las utilidades de una so-
ciedad por acciones).
VII. 2. Las cuentas de producción de los sectores institucionales
El sistema de cuentas nacionales de Naciones Unidas (1968) no pre-
vé la elaboración de cuentas de producción para los sectores instituciona-
les; el de 1993 incluye estas elaboraciones. Varios países las realizan por la
importancia que tienen, principalmente en la descripción del origen del
valor agregado y debido a que su cálculo permite obtener resultados cohe-
rentes, específicamente, en el caso del excedente bruto de explotación. En
muchos países, dado el nivel de desarrollo estadístico, el excedente de ex-
plotación puede ser obtenido solo como saldo de la cuenta de producción.
Esquemáticamente, una cuenta de producción presenta la siguiente
estructura:
VII. 2.1. Cuenta de producción de las sociedades no financieras
Como se advirtió en el capítulo relativo a las operaciones sobre bie-
nes y servicios, la forma de evaluar la producción de cada sector institu-
cional presenta características propias, por lo que las cuentas de produc-
ción describen las particularidades de cada sector. Así, las cuentas de pro-
ducción de las empresas no financieras registran los siguientes rubros:
La contabilidad nacional: teoría y métodos 177
CONSUMO
INTERMEDIO
VALOR AGREGADO
BRUTO
PRODUCCION
BRUTA
Sociedades no financieras
-Cuenta de producción-
VII.2.2. Cuentas de producción de las instituciones financieras
Las instituciones financieras registran en su cuenta de producción
una “producción efectiva” y una “producción imputada” que representa
los servicios de intermediación bancaria, que -como se explicó (cf. V.2.3)-
es igual a la renta de la propiedad recibida por las instituciones financie-
ras, menos los intereses pagados.
Dada la imposibilidad de conocer la participación de los diferentes
agentes en la utilización de los servicios bancarios, el sistema de cuentas
nacionales prevé la creación de una “rama ficticia”, cuya producción es nu-
la, su consumo intermedio es igual al valor de los servicios imputados y su
valor agregado es una cantidad idéntica, pero de signo contrario, al del
consumo intermedio. A este consumo intermedio se lo denomina “ajuste
por servicios bancarios imputados”.
De la agregación de la producción “efectiva” y la de la rama “ficti-
cia”, se obtiene la producción de las instituciones financieras. La cuenta
presenta la siguiente estructura:
178 Patricio León C. - Salvador Marconi R.
CONSUMO INTERMEDIO VENTAS
VALOR AGREGADO BRUTO
Remuneración a los asalariados - Inventarios iniciales
Impuestos indirectos brutos + Inventarios finales
Menos: Subvenciones
Consumo de capital fijo
EXCEDENTE NETO DE EXPLOTACION
TOTAL DE INSUMOS PRODUCCION BRUTA
Instituciones financieras
-Cuenta de producción-
VII. 2.3 Cuenta de producción de los hogares
Existen hogares que participan en el proceso de producción y que,
al no poseer una estructura jurídica determinada, no son clasificados den-
tro del sector institucional de las sociedades no financieras. Se trata, espe-
cíficamente, de los denominados “empresarios individuales” que, en cuan-
to productores, presentan, al igual que los otros sectores, una cuenta de
producción en la que constan la producción bruta y los insumos necesa-
rios para obtenerla.
La producción de este sector puede ser clasificada en mercante y no
mercante. La prima incluye la producción de bienes y servicios, entre los
que se menciona, por ejemplo, la producción de alquiler de vivienda (cal-
culada mediante los cánones cobrados, cuando se trata de flujos reales e
“imputada”, cuando se trata de vivienda propia). La producción no mer-
cante está dada por la producción de servicios domésticos
2
.
La estructura de la cuenta es similar a la de cualquier otra unidad
productiva.
La contabilidad nacional: teoría y métodos 179
CONSUMO INTERMEDIO
Ajuste por servicios bancarios imputados Producción real
Producción imputada
VALOR AGREGADO BRUTO
Remuneración a los asalariados
Impuestos indirectos brutos
Excedente bruto de explotación
TOTAL DE INSUMOS PRODUCCION BRUTA
Hogares (Empresarios individuales)
-Cuenta de producción-
VII. 2.4. Cuenta de producción de las administraciones públicas
Las administraciones públicas tienen como finalidad principal pro-
ducir servicios colectivos que, por definición, son servicios no mercantes.
Sin embargo, existen establecimientos que, sin ser empresas públicas, pro-
ducen bienes o servicios con un precio de mercado. Se adopta la conven-
ción de que un servicio es mercante cuando cubre más del 50 por ciento
de los costos de producción.
La producción de servicios no mercantes es estimada a través de los
costos incurridos en realizarla.
La estructura de las cuentas de producción de las administraciones
públicas es la siguiente:
Administraciones públicas
-Cuenta de producción-
180 Patricio León C. - Salvador Marconi R.
CONSUMO INTERMEDIO Producción mercante
VALOR AGREGADO BRUTO Producción no mercante
Remuneración a los asalariados
Impuestos indirectos brutos
Ingreso mixto (EBE)
TOTAL DE INSUMOS PRODUCCION BRUTA
CONSUMO INTERMEDIO
VALOR AGREGADO BRUTO Producción de servicios
Remuneración a los asalariados no mercantes (o producción
Impuestos indirectos brutos para su propio uso)
EXCEDENTE BRUTO DE Mercancías producidas
EXPLOTACION Venta de otros bienes
TOTAL DE INSUMOS PRODUCCION BRUTA
VII. 3. Las operaciones de redistribución
Describen la repartición de los flujos que aparecen en la distribu-
ción primaria del PIB; son recursos utilizados por los agentes económicos
para pagar intereses, efectuar operaciones de seguros, realizar transferen-
cias, etc.; es decir, realizar operaciones de redistribución del ingreso. Así
por ejemplo, la remuneración a los asalariados y los impuestos indirectos
(pagados por los sectores institucionales, a los hogares y a las administra-
ciones públicas, respectivamente) son utilizados por estos dos últimos sec-
tores en gastos corrientes. Igual cosa puede decirse sobre el excedente de
explotación, que es utilizado por los mismos sectores en los cuales se ori-
gina.
Estas operaciones (de “repartición”) son registradas en las “cuentas
de ingresos y gastos corrientes”, que tienen como finalidad describir el me-
canismo a través del cual se forma el ingreso bruto disponible de los sec-
tores institucionales.
VII. 4. Cuentas de ingresos y gastos de las sociedades no financieras
La cuenta de ingresos y gastos de este sector describe cómo, a partir
del excedente de explotación, se obtiene el ingreso disponible bruto (que
en este caso, coincide con el ahorro bruto).
Entre los ingresos de la cuenta, además del excedente de explota-
ción, figuran la renta de la propiedad recibida, las indemnizaciones por se-
guros de riesgo contratados y, en general, transferencias corrientes recibi-
das. Los gastos de la cuenta describen la forma cómo dichos recursos son
distribuidos entre los accionistas (dividendos), prestamistas (intereses),
etc., el valor pagado al Estado por concepto de impuestos directos y el de
las primas contratadas para asegurar sus riesgos.
Las cuentas de ingresos y gastos de las sociedades no financieras
presentan la siguiente estructura:
La contabilidad nacional: teoría y métodos 181
Sociedades no financieras
-Cuenta de ingresos y gastos-
Como se puede notar, la renta de la propiedad puede ser recibida o
pagada, registrándose tanto en los ingresos como en los gastos. En térmi-
nos generales, puede definirse como el flujo de transferencias generadas
por la propiedad de activos financieros (depósitos, bonos, acciones, etc.) y
no financieros (derechos de autor, brevets de producción, arriendo de tie-
rras, etc.).
La renta de la propiedad está compuesta por intereses, dividendos y
alquileres, que representan las remuneraciones de los activos indicados.
Los impuestos directos son imposiciones que gravan el ingreso o el
patrimonio de las unidades institucionales. Dichos pagos obligatorios -en-
tre los cuales figura el impuesto a la renta- son recibidos por las adminis-
traciones públicas.
182 Patricio León C. - Salvador Marconi R.
GASTOS INGRESOS
Excedente bruto de explotación
RENTA DE LA PROPIEDAD RENTA DE LA PROPIEDAD
Intereses Intereses
Dividendos Dividendos
Alquileres Alquileres
Primas de seguros de riesgos Indemnizaciones por seguros
de riesgos
Impuestos directos
Transferencias corrientes, nep Transferencias corrientes, nep
AHORRO BRUTO (= ingreso
bruto disponible)
TOTAL GASTOS CORRIENTES TOTAL INGRESOS CORRIENTES
Las operaciones sobre seguros se refieren a la cobertura de riesgos
(incendios, accidentes, etc.); para los diferentes sectores, excepto las com-
pañías de seguros, las primas son un gasto y las indemnizaciones un in-
greso.
Obviamente, en la cuenta de ingresos y gastos de las compañías de
seguros se describe el flujo inverso: las indemnizaciones se registran entre
sus gastos y, para no alterar el equilibrio contable, se hace constar -en el la-
do de sus ingresos- un valor equivalente que toma el nombre de “primas
netas”. Como se recordará (V.2.4., acápite relativo a la producción de segu-
ros), quien contrata un seguro, está en realidad contratando, por una par-
te, un “servicio de seguro” (cuyo valor se registra como producción de las
compañías aseguradoras) y, por otra, una “prima neta” que cubre la ocu-
rrencia eventual de un siniestro y que se contabiliza en las cuentas de in-
gresos y gastos de las mismas compañías.
Compañías de seguros
-Cuenta de ingresos y gastos-
Si bien el registro de las operaciones de seguros presenta, a primera
vista, dificultades para su comprensión, su contabilización se basa en con-
venciones lógicas que reflejan el modo de operar de dichas empresas: los
asegurados pagan una prima (bruta) y, en caso de siniestro, reciben una
indemnización. De la prima bruta, las compañías de seguros destinan una
parte a indemnizar los riesgos ocurridos (prima neta o indemnización),
otra para cubrir los costos de operación y, una última, representada por el
beneficio que genera su actividad. La primera parte -la indemnización- y
su contrapartida -la prima neta- figura como operación de repartición y,
como tal, se registra en las cuentas de ingresos y gastos.
La contabilidad nacional: teoría y métodos 183
GASTOS INGRESOS
Indemnizaciones Primas netas de seguros
por seguros de riesgo de riesgo
Las cuentas de ingresos y gastos de las compañías de seguros y de las
instituciones financieras, en lo que se refiere al registro de las otras opera-
ciones de repartición, son similares a las cuentas de las sociedades no fi-
nancieras.
VII. 5. Cuentas de ingresos y gastos de los hogares
En los sistemas de contabilidad nacional, a los hogares se reserva la
función de consumidores, por lo que el principal rubro de sus cuentas de
ingresos y gastos es el “consumo final”. Los ingresos principales del sector
institucional de los hogares están constituidos por la “remuneración a los
asalariados” y las transferencias corrientes provenientes de la administra-
ción pública.
Sin embargo, para aquellos hogares que tienen actividades produc-
tivas se calcula una cuenta de producción
3
cuyo saldo contable -el exce-
dente bruto de explotación (ingreso mixto)- forma parte de los ingresos
corrientes de las “cuentas de ingresos y gastos” de los hogares. General-
mente, el excedente de explotación de los hogares es relativamente alto,
pues incluye los ingresos de las personas que no trabajan en relación de
dependencia (artesanos, pequeños comerciantes, agricultura indepen-
dientes, etc.) que aportan trabajo y capital en su actividad productiva. Por
otra parte, en países donde las estadísticas sobre este sector son insuficien-
tes, su excedente de explotación registra también aquellos ingresos prove-
nientes de actividades no organizadas socialmente (subempleo, etc.).
Otros ingresos corrientes de los hogares son la renta de la propie-
dad, la indemnizaciones por seguros y las prestaciones de la seguridad so-
cial (en dinero o en especie) efectuadas por las administraciones públicas.
Entre los gastos figuran los impuestos directos, las contribuciones a
los organismos de la seguridad social y la renta de la propiedad pagada
que, a diferencia de las sociedades no financieras, excluye el rubro “divi-
dendos”; en efecto, los empresarios individuales -por definición- tienen
distinta organización que la de una sociedad por acciones. Los beneficios
184 Patricio León C. - Salvador Marconi R.
obtenidos de una actividad productiva se reflejan en los ingresos de la
cuenta, en la partida “retiros de la renta empresarial de las cuasisocieda-
des”, operación que es definida por Naciones Unidas como los “pagos efec-
tivos hechos a los propietarios a cuenta de la renta de la propiedad y de la
explotación de las cuasisociedades”
4
.
La diferencia entre los ingresos y los gastos corrientes representa el
ahorro bruto de los hogares. A su vez, la suma del consumo final y del aho-
rro bruto es el ingreso disponible bruto.
Ahorro bruto + Consumo final = Ingreso disponible bruto
La cuenta de ingresos y gastos del sector institucional de los hoga-
res se presenta a continuación:
Hogares
-Cuenta de ingresos y gastos-
La contabilidad nacional: teoría y métodos 185
GASTOS INGRESOS
RENTA DE LA PROPIEDAD Excedente bruto de explotación
Intereses
Alquileres Remuneración a los asalariados
Impuestos directos
Contribución a la seguridad social RENTA DE LA PROPIEDAD
Primas de seguros de riesgo Intereses
Dividendos
INGRESO DISPONIBLE BRUTO Alquileres
Indemnizaciones por seguros de
-Consumo final riesgo
Prestaciones de la seguridad social
AHORRO BRUTO Transferencias corrientes, nep
TOTAL GASTOS CORRIENTES TOTAL INGRESOS CORRIENTES
VII. 6. Cuentas de ingresos y gastos de las administraciones públicas
En la cuenta de ingresos y gastos de las administraciones públicas el
principal rubro de sus gastos está representado por el “consumo final de
las administraciones públicas” (ver V.2.7).
Por otra parte, siendo un sector cuya función es la redistribución,
en sus operaciones de gasto, por sus montos relativos, destacan las trans-
ferencias corrientes y las prestaciones de la seguridad social. Además, en-
tre los ingresos se registra el excedente de explotación que refleja el resul-
tado de la gestión de los establecimientos mercantes de las administracio-
nes públicas que no han sido separados de las ramas no mercantes.
Como en los demás sectores institucionales, las cuentas de las admi-
nistraciones públicas registran también la renta de la propiedad recibida
(ingresos) y pagada (gastos). Esta última excluye el rubro “dividendos”.
La diferencia entre los ingresos corrientes -incluido el consumo pú-
blico- representa el ahorro bruto de las administraciones públicas.
186 Patricio León C. - Salvador Marconi R.
Administraciones públicas
-Cuenta de ingresos y gastos-
Como en el caso de los hogares, el ingreso disponible bruto de las
administraciones públicas es igual a:
Ingreso disponible bruto = Gasto de consumo final de las
administraciones públicas + ahorro bruto
VII. 7. Las cuentas de capital
La implicación que tienen las inversiones para el desarrollo econó-
mico de un país, justifica que su análisis sea realizado en un acápite espe-
cífico. La cuenta de capital describe las fuentes de la acumulación bruta y
las formas en las cuales dicha acumulación se materializa.
La contabilidad nacional: teoría y métodos 187
GASTOS INGRESOS
Subvenciones EXCEDENTE BRUTO DE
EXPLOTACION
RENTA DE LA PROPIEDAD RENTA DE LA PROPIEDAD
Intereses Intereses
Alquileres Dividendos
Alquileres
Prestaciones de la seguridad social Impuestos indirectos brutos
Transferencias corrientes, nep Impuestos directos
Contribuciones a la seguridad social
INGRESO DISPONIBLE BRUTO Transferencias corrientes, nep
- Gasto de consumo final
de las administraciones públicas
AHORRO BRUTO
TOTAL GASTOS CORRIENTES TOTAL INGRESOS CORRIENTES
En el sistema económico, todos los agentes realizan inversiones o
acumulan: las sociedades no financieras incorporan a sus activos maqui-
naria y equipo; los bancos y los seguros compran muebles y edificios; la
administración pública construye obras de infraestructura; los hogares
adquieren viviendas, etc.
La cuenta de capital se establece para todos los sectores de acuerdo
al siguiente esquema:
Cuenta de capital
*/ incluye la asignación para la reposición del consumo de capital fijo
Como se puede observar, entre los ingresos de la cuenta figura el
ahorro bruto, saldo de la cuenta de ingresos y gastos que representa el au-
tofinanciamiento a disposición de un agente; figuran también las transfe-
rencias netas (lo recibido menos lo pagado por un sector) de capital, que
representan los recursos que permiten financiar la acumulación del agen-
te. La sección de los gastos describe esencialmente el incremento de capi-
tal físico de un sector institucional, formado por los nuevos bienes de ca-
pital incorporados al proceso productivo, por aquellos acumulados en
stocks, por las tierras y los terrenos y por los activos no físicos diferentes a
los financieros.
188 Patricio León C. - Salvador Marconi R.
GASTOS INGRESOS
Formación bruta de capital fijo AHORRO BRUTO*/
Variación de existencias Transferencias (netas) de capital
Compras netas de tierras y
terrenos
Compras de activos no físicos
PRESTAMO NETO
ACUMULACION BRUTA FINANCIACION DE LA
ACUMULACION BRUTA
La diferencia entre los ingresos y los gastos de capital representa el
préstamo neto, expresado en términos de capacidad (+) o necesidad (-) de
financiamiento de los sectores institucionales.
El préstamo neto del sector “hogares”, dado que en última instancia
son los propietarios del capital, presenta generalmente un valor positivo
relativamente alto, mientras que las administraciones públicas y las socie-
dades no financieras son sectores que usualmente requieren ser finan-
ciados.
La suma algebraica de los préstamos netos de los sectores institucio-
nales residentes describe el préstamo neto del sistema económico en su
conjunto y su signo indica igualmente si la economía nacional ha necesi-
tado financiamiento (-) del resto del mundo o si el país ha estado en ca-
pacidad (+) de financiarlo.
La formación bruta de capital fijo en las cuentas de los sectores ins-
titucionales, representa el valor de los bienes de capital adquiridos o cons-
truidos por las unidades productivas; las existencias representan la varia-
ción de los inventarios que se encuentran en poder de los productores o
en el comercio.
El SCN adopta la convención de que los hogares, en su calidad de
consumidores, no acumulan existencias y todas sus adquisiciones, excep-
to la vivienda, se registran en el consumo final. En el caso de las adminis-
traciones públicas, sus existencias -según el SCN- están conformadas por
“productos estratégicos”.
Las compras netas de tierras y terrenos representan -para un deter-
minado sector- el valor de dichos bienes incorporados a sus activos duran-
te el período contable. Son netas pues se registran las compras una vez de-
ducidas eventuales ventas; por ende, la sumatoria de esta operación para
la economía nacional es igual a cero. Por convención, el resto del mundo
no realiza esta transacción.
Las compras de activos no físicos registran aquellos activos que no
tienen como contrapartida un pasivo, es decir, que no representan una
La contabilidad nacional: teoría y métodos 189
obligación para otro sector. En cuentas nacionales, se registran bajo esta
denominación las licencias de producción, las marcas y patentes, los dere-
chos de autor, etc.
5
.
A diferencia de las subvenciones (que tienen como finalidad cubrir
pérdidas en operación del ejercicio corriente) y de las transferencias co-
rrientes (que sirven esencialmente para facilitar las funciones de los con-
sumidores), las transferencias de capital afectan el patrimonio de los agen-
tes y son utilizados, por tanto, en la adquisición o construcción de activos
físicos. Para el sector receptor de transferencias de capital, éstas represen-
tan adición de recursos para financiar su acumulación bruta.
VII. 8. Las fuentes estadísticas
VII. 8.1. Requerimientos de información para la elaboración de las cuentas
La información utilizada es producida por diferentes servicios esta-
dísticos y contables, públicos o privados. Así por ejemplo, las fuentes prin-
cipales para la elaboración de las cuentas de las administraciones públicas
son: el Presupuesto del Estado y sus cuentas anexas, los estados contables
de las instituciones autónomas o con jurisdicción local y de la seguridad
social. Además, son explotadas las estadísticas que el sector público produ-
ce sobre tributación, empleo, etc.
En el caso de las instituciones financieras y seguros, la información
estadística es recolectada centralmente y accesible en la generalidad de paí-
ses, lo que facilita enormemente la elaboración de sus cuentas. De todas
maneras, en ciertas ocasiones dichas fuentes presentan incoherencias o no
son adaptadas directamente a las necesidades de cuentas nacionales; por
esta razón, los servicios de contabilidad nacional están obligados a realizar
diferentes tratamientos a la información de base.
El estudio y la evaluación de las operaciones que se incluyen en las
cuentas de las sociedades no financieras tienen como fuente principal los
balances contables o un consolidado de balances para todas las sociedades
no financieras de un país
6
.
190 Patricio León C. - Salvador Marconi R.
Las estadísticas para un sector tan amplio y diverso como el de los
hogares, no pueden de ningún modo ser completas ni suficientes; por ello,
sus cuentas son elaboradas a partir de métodos indirectos y explotando di-
versas fuentes, principalmente aquellas que presentan información sobre
los demás sectores instituciones. Este hecho se ve facilitado por la interre-
lación que existe entre los hogares y los demás sectores, especialmente en
lo que se refiere a operaciones tales como contribuciones y prestaciones de
la seguridad social, impuestos directos, remuneraciones a los asalariados,
primas e indemnizaciones de seguros de riesgo, etc.
En algunos casos, las encuestas de hogares permiten conocer -o al-
menos criticar las evaluaciones efectuadas autónomamente- algunas ope-
raciones realizadas por este sector (por ejemplo, el consumo final); cuan-
do no es posible obtener mayor información para elaborar las cuentas de
dicho sector, el cálculo de la operación es efectuado por saldo
7
.
En general, no todas las informaciones necesarias son oportunas y,
de entre las existentes, no todas son coherentes entre si; es entonces nece-
sario criticarlas y buscar información indirecta. En último caso, se deben
formular hipótesis que exigen de los responsables de las elaboraciones, un
conocimiento profundo de las prácticas contables, de los fines y normas de
las diferentes instituciones y de las características intrínsecas a cada sector.
Estos conocimientos pueden facilitar el planteamiento de hipótesis que -
aunque subjetivas- no se justificarían dentro de otro contexto.
VII. 8.2. Contabilidad empresarial y contabilidad nacional
El balance de una empresa tiene como objetivo principal presentar
la información necesaria a la gestión de la empresa como tal, pero no está
diseñado para describir sus relaciones con los demás agentes económicos.
Por otra parte, la contabilidad comercial utiliza, principalmente en su ba-
lance de activos y pasivos, una noción de stock
8
.
En otros términos, existe diferente concepción contable entre la con-
tabilidad empresarial y las cuentas nacionales, por lo que es preciso ade-
cuar la primera a los requerimientos de la descripción macroeconómica.
La contabilidad nacional: teoría y métodos 191
La contabilidad nacional describe al sistema económico como un
conjunto de interrelaciones entre los diferentes agentes, por lo que un flu-
jo registrado en una cuenta, deberá tener obligatoriamente su contrapar-
tida -por el mismo valor- en la cuenta de otro sector.
Para que la información contenida en los estados contables de una
empresa se pueda transformar en macrovariables, es necesario obtener los
“balances diferenciales”, es decir, calcular las operaciones como diferencia
–rubro por rubro– entre un balance y otro, cerrado a la misma fecha del
período inmediatamente anterior.
Con la finalidad de comprender mejor la transformación de los ru-
bros de la contabilidad de una empresa a las operaciones macroeconómi-
cas, se presenta a continuación un ejercicio.
VII. 9 Ejercicio: elaboración de las cuentas del sector “empresas no
financieras”
Los datos del presente ejercicio puede ser considerados como un
“consolidado de balances” de las empresas no financieras residentes en un
país. Esta información cubriría todo el sector institucional de las socieda-
des.
Se presentan balances de situación de dos ejercicios consecutivos
(n
-1
y n) y el de pérdidas y ganancias relativo al ejercicio n; por otro lado,
se puede encontrar información adicional en el cuadro de “distribución de
utilidades del año n
-1
”.
Por último, junto a cada partida de contabilidad comercial se hace
constar el código utilizado para cuentas nacionales: cuentas de producción
(P), de ingresos y gastos (I y G), de capital (K). Adicionalmente, se codifi-
can aquellos rubros que deberían ser registrados en las cuentas financieras
(F) y las partidas que, desde el punto de vista macroeconómico, son con-
sideradas sin objeto (SO)
9
.
192 Patricio León C. - Salvador Marconi R.
Consolidado del balance de situación
de las sociedades no financieras
Consolidado del balance de pérdidas y ganancias, año n
(P) Ventas 5806
(-) (P) Inventario inicial 805
(-) (P) Compras de materia prima 4217
(+) (P) Inventario final 1105
(SO) Utilidad bruta en ventas 1889
La contabilidad nacional: teoría y métodos 193
ACTIVOS
Có-
digo Rubro n n-1 ∆
F Divisas 15 10 5
F Caja 205 201 4
F Depósitos 1327 1156 171
F Préstamos 4106 3207 899
K Edificac. 6600 5209 1391
K Equipos 4711 4106 605
SO -Deprec. -471 -410 -61
K Inventarios 1105 805 300
K Patentes 600 500 100
TOTAL
ACTIVOS 18198 14784 3414
PASIVOS
Có-
digo Rubro n n-1 ∆
F Préstamos 3217 0 3217
CAPITAL:
F Acciones 14764 14000 764
SO Reservas 110 110 0
SO Utilidad 107 674 -567
TOTAL
PASIVOS 18198 14784 3414
Menos: gastos
(SO) Depreciación 61
(P) Impuestos indirectos 105
(P) Salarios 1452
(I y G) Arriendo de terrenos 15
(P) Arriendo de edificios 130
(I y G) Pago por uso de licencias 50
(I y G) Donaciones 5
(I y G) Seguros 12
SUBTOTAL GASTOS 1830
UTILIDAD EN OPERACION 59
Menos: Otros gastos
(I y G) Intereses 82
Más: Otros ingresos
(I y G) Intereses 130
UTILIDAD NETA 107
Datos adicionales:
Distribución de utilidades, año n
-1
(I y G) Utilidades distribuidas 337
(I y G) % Utilidad a trabajadores 51
(I y G) Impuesto a la renta 286
TOTAL 674
194 Patricio León C. - Salvador Marconi R.
La producción bruta de las empresas no financieras se calcula con
la siguiente formula:
Pb = Ventas + inventario final - inventario inicial
6106 = 5806 + 1105 - 805
El consumo intermedio representa las materias primas y los pagos
por arriendo de edificios; por tanto:
Ci = Compras de materias primas + arriendos de edificios
Ci = 4217 + 130
El valor agregado bruto es calculado por diferencia entre la produc-
ción bruta y el consumo intermedio:
VAB = Pb - Ci
1759 = 6106 - 4347
Del balance de pérdidas y ganancias se obtiene información sobre la
remuneración de los asalariados y los impuestos indirectos; por lo tanto,
el excedente bruto de explotación, calculado por diferencia, es igual a:
EBE = VAB - (Re + lin)
202 = 1759 - (1452 + 105)
La depreciación contable que resulta del balance no equivale, como
se recordará, a la noción económica de consumo de capital fijo utilizada
en cuentas nacionales; de no realizar un cálculo independiente, dicho ru-
bro está incluido en el excedente bruto de explotación.
Los cálculos anteriores permiten construir la cuenta de producción
del sector.
La contabilidad nacional: teoría y métodos 195
Empresas no financieras
-Cuenta de producción-
Como gastos, en la cuenta de ingresos y gastos, constará: el arrien-
do de terrenos y el pago por la utilización de brevets, como alquileres pa-
gados; las donaciones, como transferencias corrientes; los seguros, como
primas; los impuestos a la renta, como impuestos directos y las utilidades
distribuidas, como dividendos.
En varios países, la legislación determina un porcentaje de partici-
pación de los trabajadores en las utilidades de la empresa. Esta, como se
puede intuir, es una operación de redistribución del ingreso y como tal, se
la registra entre los gastos de las empresas y como un ingreso en las cuen-
tas de los hogares. En el ejemplo, el rubro “% participación en las utilida-
des” es de 51 millones de unidades monetarias.
Los ingresos de esta cuenta están representados por el excedente
bruto de explotación y por los intereses recibidos por la empresa, que se
deducen de su estado de pérdidas y ganancias.
Con esta información, se puede elaborar la siguiente cuenta:
196 Patricio León C. - Salvador Marconi R.
Ci 4347 Pb 6106
VAB 1759
Re 1452
lin 105
EBE 202
TOTAL INSUMOS 6106 PRODUCCION BRUTA 6106
Empresas no financieras
-Cuenta de ingresos y gastos-
En la cuenta de capital figuran la diferencia de los inventarios (co-
mo variación de existencias)
10
y el incremento de los activos fijos (como
formación bruta de capital fijo). Además, entre los gastos de la cuenta se
registra el valor de las patentes que ha comprado la empresa (como acti-
vos no físicos).
El único ingreso para la cuenta de capital es, en este caso, el ahorro
bruto.
La contabilidad nacional: teoría y métodos 197
GASTOS INGRESOS
Renta de la propiedad
pagada 484 EBE 202
Intereses 82
Dividendos 337 Renta de la propiedad
Alquileres 65 recibida 130
%participación en las
utilidades 51 Intereses 130
Primas netas de seguros
de riesgo 12
Impuestos directos 286
Transferencias corrientes,
nep 5
Subtotal de gastos 838
AHORRO BRUTO -506
TOTAL GASTOS TOTAL INGRESOS
CORRIENTES 332 CORRIENTES 332
Empresas no financieras
-Cuenta de capital-
En el ejemplo, el sector institucional de las empresas no financieras
presenta una necesidad de financiamiento (préstamo neto) de 2902 que
resulta de la diferencia entre las formas de financiamiento y las de acumu-
lación.
Pn = -506 - 2396 = -2902
La necesidad de financiamiento ha sido cubierta emitiendo pasivos
(3981) a favor de otros agentes económicos (suma de las operaciones fi-
nancieras del pasivo). Los activos se han incrementado en 1079; la diferen-
cia entre la variación de activos y de pasivos (1079 - 3981) permite re-en-
contrar el préstamo neto desde la óptica financiera, tema abordado en el
Capítulo X.
198 Patricio León C. - Salvador Marconi R.
GASTOS INGRESOS
Formación bruta de capital fijo 1996 AHORRO BRUTO -506
Variación de existencias 300
Compras de activos no físicos 100
Subtotal 2396
PRESTAMO NETO -2902
FINANCIACION DE
LA ACUMULACION
ACUMULACION BRUTA -506 BRUTA -506
Notas
1 Se debe considerar el arancel como asignador de recursos.
2 La producción no mercante de los hogares no presenta un consumo intermedio
(recuérdese que dicha producción es igual a los salarios pagados por las familias
empleadoras).
3 En rigor, se debería establecer dos clases de cuentas: una para los hogares como
productores y, otra, como consumidores. En este último caso, no habría una cuen-
ta de producción.
4 Naciones Unidas, “Un sistema…”, [35], op cit.
5 En caso de no producirse la traslación definitiva de los derechos de explotación y
de propiedad sobre dichos activos, se contabilizan como alquileres (por ejemplo,
las concesiones petroleras).
6 En VII. 8.2 se examina el tratamiento de la contabilidad empresarial y su adopción
y utilización en cuentas nacionales… Este hecho implica la necesidad, por parte de
las oficinas de Cuentas Nacionales, de un profundo conocimiento de las prácticas
contables que, a nivel empresarial, se realizan en el país.
7 Dicho procedimiento generalmente recibe críticas; sin embargo, es la única alter-
nativa para lograr, en países con escasa información, el desarrollo de la contabili-
dad nacional.
8 A excepción de los rubros del “estado de pérdidas y ganancias” que se presentan en
términos de flujo.
9 Movimientos contables sin significación macroeconómica. Las cifras están expre-
sadas en millones de unidades monetarias.
10 En rigor, dicha variable deberá referirse a la variación de cantidad multiplicada por
el precio promedio.
La contabilidad nacional: teoría y métodos 199
Nota bibliográfica
(3) Banco Central del Ecuador - Cap. III: ‘Las cuentas de los sectores insti-
tuciones” (pp. 37-44)
(5) Brunhes, Bernard - Cap. III: “Les revenus et leur rédistribu-
tion” (pp. 27-42)
(10) Chapron, J.E.-Séruzier, M. - Cap. V: “Le compte des secteurs institu-
tionnels” (pp. 100-117)
(14) DANE - Cap. II: “Cuenta de ingresos y gastos y fi-
nanciación de capital” (pp. 13-51)
(18) Flouzat, Denise - Cap. 18: “Structure des comptes” (pp.
237-251)
(25) INSEE - Cap. 5: “Les opérations de répartition”
(pp. 131-157)
(32) Ministére de la Cooperation - Cap. III: ‘Les comptes des secteurs
et du développement institutionnels” (pp. 125-142)
République Française
- Cap. IV: ‘Les transferts ou opérations de
répartition du revenu” (pp. 64-86)
(35) Naciones Unidas - Cap. VII: “Transacciones de las cuentas
de ingresos y gastos de financiación de ca-
pital” (pp. 125- 142)
(40) Office statistique des - Cap. IV: “Les opérations de répartition”
communautés européennes (pp. 71-97)
(52) Siesto, Vincenzo - Cap. IV: ‘La distribuzione o redistribuzio-
ne del reddito” (pp. 265-309)
200 Patricio León C. - Salvador Marconi R.
Capítulo VIII
La economía nacional
y el resto del mundo
VIII. 1. Generalidades
Las relaciones que un país mantiene con el exterior son descritas en
una cuenta atribuida al resto del mundo; éste es tomado en consideración
únicamente en la medida en la cual unidades no residentes mantienen re-
laciones económicas con unidades residentes. Por ejemplo, en las cuentas
de determinado país, sus exportaciones constituyen desembolsos para el
“resto del mundo” mientras que las importaciones que efectúa el país re-
presentan ingresos para la cuenta “resto del mundo”.
Como se puede intuir, la cuenta del resto del mundo elaborada en
el ámbito de las cuentas nacionales, se presenta en forma simétrica a la ba-
lanza de pagos. En esta última, por ejemplo, las exportaciones figuran co-
mo un ingreso (crédito) y las importaciones como un gasto (débito).
De ahí la diferente óptica con la que se elaboran la balanza de pa-
gos y la cuenta del resto del mundo. La primera es atribuida al país para el
cual es construida, mientras que la cuenta del resto del mundo se atribu-
ye a las unidades no residentes, cuyas operaciones tienen repercusiones en
el país para el cual se elaboran las cuentas nacionales.
No obstante esta diferencia formal, la balanza de pagos y la cuenta
del resto del mundo presentan elementos descriptivos compatibilizados,
gracias a los esfuerzos de organismos internacionales (NN.UU., FMI, etc.).
La principal fuente de información estadística para la elaboración
de la cuenta del resto del mundo es la balanza de pagos, aunque general-
mente se efectúan algunos ajustes, en función de la información obtenida
en las cuentas de los diferentes sectores residentes.
Por último, balanza de pagos y cuentas nacionales adoptan la mis-
ma noción de residencia y clasifican en forma similar las corrientes reales
y financieras, lo que torna a la balanza de pagos y al sistema de cuentas na-
cionales metodológicamente compatibles.
VIII. 2. Clasificación de las operaciones con el resto del mundo
Usualmente, la cuenta del resto del mundo subdivide en tres grupos
las operaciones que los residentes efectúan con los agentes no residentes.
Estos son:
i. transacciones corrientes
ii. transacciones de capital
iii. transacciones financieras.
La cuenta de las transacciones corrientes se refiere a las operaciones
sobre bienes y servicios y de repartición que la economía nacional realiza
y cuya contraparte es el exterior (exportaciones, importaciones, renta de
la propiedad, entre las más importantes).
La cuenta de las transacciones de capital registra únicamente las
transferencias en “cuenta capital” que intervienen entre el país y el resto
del mundo (activos no físicos, transferencias de capital).
Es importante notar que, a diferencia de la cuenta de acumulación
de los sectores institucionales, esta cuenta no registra operaciones tales co-
mo la formación bruta de capital fijo o la variación de existencias ya que
ni el país “inverte” (o acumula) en el exterior ni el resto del mundo “in-
vierte” -en bienes tangibles- en el país. En efecto, por definición, un ex-
tranjero que instala una industria en el país es considerado, en cuentas na-
202 Patricio León C. - Salvador Marconi R.
cionales, como residente. Lógicamente, el financiamiento necesario para
efectuar dicha inversión será considerado en las cuentas financieras como
un activo del resto del mundo. La cuenta financiera describe precisamen-
te los movimientos de capital y los movimientos monetarios registrados
en la balanza de pagos.
Dada la importancia que reviste la balanza de pagos en el marco
teórico-contable de la descripción económica, se dedicará el siguiente acá-
pite al estudio de la estructura básica y a la metodología de registro de al-
gunas de sus operaciones.
VIII. 3. La balanza de pagos
El Fondo Monetario Internacional define a la balanza de pagos co-
mo “un estado estadístico de un período dado que indica: a) las transac-
ciones de bienes, servicios y renta entre una economía y el resto del mun-
do, b) los traspasos de propiedad y otras variaciones del oro monetario, los
derechos especiales de giro (DEG) y los activos y pasivos de la economía
frente al resto del mundo, y, c) las transferencias unilaterales y asientos de
contrapartida necesarios para equilibrar, desde el punto de vista contable,
los asientos de las transacciones y variaciones recién enumeradas que no
se compensan entre si”
1
.
Un principio fundamental sobre el que descansa la elaboración de
la balanza de pagos es la partida doble: cada transacción económica da lu-
gar a dos asientos de igual magnitud, pero de signo contrario; es decir, uno
en los créditos y otro en los débitos de los rubros que conforman la balan-
za. Se registra como crédito toda transacción que da lugar a un ingreso pa-
ra el país; como débito toda operación que implica un pago del país al res-
to del mundo. Las contrapartidas se registrarán respectivamente como dé-
bito en el primer caso y como crédito en el segundo.
En lo que a movimientos de capital se refiere, el criterio es el si-
guiente: un aumento de activo o una disminución de pasivos del país con
relación al resto del mundo se registra como débito; una disminución de
La contabilidad nacional: teoría y métodos 203
activos o un aumento de pasivos del país, serán contabilizados como cré-
dito.
De esta última regla se deduce también que una salida de capitales
se registra en la columna de los débitos mientras una entrada de capitales
se registra como un crédito.
Gracias al principio del doble registro de las operaciones, la balan-
za de pagos presenta equilibrio contable, lo que no significa, necesaria-
mente equilibrio económico. La posición deficitaria o superavitaria de un
país en relación con el exterior, se refleja en las “presentaciones analíticas”
de la balanza de pagos en las que se pueden calcular diferentes saldos:
1) Balanza comercial: exportaciones menos importaciones (de bienes)
2) Balanza de servicios: saldo del intercambio de servicios (transporte,
seguros, turismo, etc).
3) Balanza de bienes y servicios: suma algebraica de los saldos comer-
cial y de servicios.
4) Balanza de renta: renta de los factores (intereses, dividendos, etc.)
recibida menos la enviada al resto del mundo.
5) Balanza de transferencias: transferencias unilaterales netas, oficiales
y privadas.
6) Saldo en cuenta corriente: suma algebráica de los saldos 3, 4 y 5
7) Saldo de los movimientos a largo plazo: (inversión directa, etc.)
8) Saldo básico: suma algebraica de 6 y 7
9) Saldo de los movimientos de corto plazo.
Cada saldo describe el déficit o superávit de los componentes que
lo conforman.
204 Patricio León C. - Salvador Marconi R.
Como colofon a este rápido examen de la balanza de pagos, se po-
dría establecer un esquema de correspondencia entre sus cuentas y aque-
llas que normalmente son elaboradas en contabilidad nacional.
CUENTAS DEL RESTO DEL MUNDO BALANZA DE PAGOS
Transacciones corrientes Partidas corrientes
Transacciones de capital
Movimientos de capital
Transacciones financieras
VIII. 4. Los saldos de las cuentas del resto del mundo
La cuenta del resto del mundo permite calcular saldos contables de
importante significado macroeconómico. Así, la sección de transacciones
corrientes da lugar al “excedente de la nación por transacciones corrien-
tes”, diferencia entre ingresos y gastos corrientes. Este saldo, más las trans-
ferencias de capital procedentes del resto del mundo, representa el ingreso
de la parte relativa a transacciones de capital. Los gastos de capital están
constituidos principalmente por las compras de activos no físicos (excep-
to financieros) que los agentes residentes realizan en el exterior. La dife-
rencia entre los ingresos y los gastos de la cuenta toma el nombre de “prés-
tamo neto” al (o del) resto del mundo.
Es importante notar que el préstamo neto calculado en la cuenta
del resto del mundo es igual a la suma algebraica de los préstamos netos
de todos los sectores institucionales residentes. Naturalmente, dada la ló-
gica contable utilizada en la elaboración de la cuenta del resto del mundo,
este saldo resulta de la diferencia entre la sumatoria de todos los gastos
(corrientes y de capital) menos los ingresos.
VIII. 5. Ejercicio
A continuación se presenta un ejercicio consistente en traducir una
balanza de pagos a operaciones de cuentas nacionales. El tratamiento de
cada una de las operaciones será analizado simultáneamente en el ámbito
de una balanza de pagos y en el de la cuenta del resto del mundo.
La contabilidad nacional: teoría y métodos 205
Se dispone de la siguiente balanza de pagos.
Balanza de pagos de una economía ficticia
Como se explicó, en “crédito” se registran (desde la óptica de la eco-
nomía nacional) los valores de exportación y las transacciones financieras
que signifiquen una reducción de activos o un aumento de pasivos sobre
el exterior; en “débito” se inscribe el valor de las importaciones y los flujos
financieros que representen una disminución de pasivos o un incremento
206 Patricio León C. - Salvador Marconi R.
1. Corrientes Crédito Débito
A. Bienes, servicios, y renta
Mercancías 750 975
Viajes 32 47
Renta de la inversión
Inversión directa (dividendos) 208
Transacciones Privadas
Renta de la propiedad (patentes) 10
B. Transferencias 96
Donaciones 133
Otras (oficiales)
2. Capital
A. Movimiento de capital
Acciones 39
Inversión de cartera
Bonos del sector público 54
Otro capital a largo plazo
Préstamos a entidades oficiales 115
Amortizaciones 86
Capital a corto plazo
Instituciones financieras 110
B. Reservas
Oro monetario - -
DEG 10
Posición de reserva en FMI 5
Divisas 90
de activos sobre el exterior. Con estos criterios, se clasificarán los rubros
considerados en el ejercicio.
Mercancías. Comprende las importaciones y exportaciones de bie-
nes; en cuentas nacionales se deben valorar CIF y FOB, respectivamente.
En el ejemplo, se hará abstracción de su valoración y se registrarán 750 de
exportaciones y 975 de importaciones.
Viajes. Incluye los bienes y servicios comprados por turistas. En
cuentas nacionales, se clasifican como “compras directas de otros bienes y
servicios”. En el ejemplo, se interpreta que viajeros no residentes han gas-
tado en el país 32 mientras que los residentes lo han hecho en el extranje-
ro por 47.
El rubro “compras directas de otros bienes y servicios” representa la
diferencia entre los conceptos de consumo final sobre el territorio interior
y consumo final de los hogares residentes.
Renta de la inversión. Incluye la renta proveniente de activos finan-
cieros; es un crédito cuando el país recibe rentas por sus inversiones en el
extranjero y un débito cuando realiza pagos por inversiones del exterior.
En el ejemplo se debe registrar 208 como dividendos enviados al ex-
terior y 10 por el alquiler de patentes.
Transferencias. Son transacciones que pueden ser voluntarias u
obligatorias, pero que no tienen contrapartida.
Para el rubro “donaciones”, se supone que han sido enviadas a ho-
gares residentes un monto de 96 y que las administraciones públicas han
recibido 133.
Inversión directa. Registra las transacciones de capital que por este
concepto se realicen con el resto del mundo. En la balanza de pagos, es un
crédito cuando la economía ha retirado inversiones del resto del mundo
(ha reducido sus activos) o han aumentado las inversiones del resto del
La contabilidad nacional: teoría y métodos 207
mundo en el país (ha incrementado sus pasivos). En el ejemplo, en el caso
de las acciones (39), se interpreta que el país ha realizado inversiones en el
extranjero. Los bonos del gobierno (54) deben registrarse en variación de
pasivos: se han colocado dichos títulos en el exterior.
Otro capital. Se registran aquellas operaciones que no intervienen
en los rubros anteriores. Su composición es generalmente heterogénea y
presenta diferentes problemas para su clasificación en cuentas nacionales.
El rubro préstamos se desagrega generalmente en la parte utilizada
del préstamo y en la amortización; en el ejemplo, los pasivos con el exte-
rior se han incrementado en 225 (115 + 110) y se han reducido en 86 por
las amortizaciones; el registro se hará en términos netos: 139 de aumento
de pasivos con el exterior.
Oro monetario. Es el oro que está bajo control de las autoridades
monetarias como parte de sus reservas (el oro no monetario es tratado co-
mo mercancía); en el ejemplo, no se ha previsto variación en este rubro.
Derechos especiales de giro. Se registran las cancelaciones, asignacio-
nes o negociaciones en DEG en el Fondo Monetario Internacional; en el
ejemplo, el país ha recibido 10 en DEG, por lo que en la cuenta del resto
del mundo se registrará un aumento de activos por un valor similar. La
operación con el FMI (5) recibe igual tratamiento.
Divisas. Son monedas de otros países y, por tanto, se consideran co-
mo un pasivo para el emisor; en el ejemplo, dicho rubro aumenta en 90.
Traduciendo la balanza de pagos en términos de cuentas naciona-
les, se obtiene:
208 Patricio León C. - Salvador Marconi R.
Cuenta del resto del mundo
(Operaciones no financieras)
(Operaciones financieras)
Nota
1 Fondo Monetario Internacional, “Manual…”; [19]; op. cit.
La contabilidad nacional: teoría y métodos 209
GASTOS INGRESOS
Exportación de mercancías 750 Importación de mercancías 975
Compras directas 32 Compras directas 47
Transferencias 229 Renta de la propiedad 218
a hogares 96 Dividendos 208
a adm. públ. 133 Alquileres 10
Préstamo neto (-) 229
TOTAL GASTOS 1011 TOTAL INGRESOS 1011
VARIACION DE OPERACIONES VARIACION DE
ACTIVOS PASIVOS
39 Acciones y participaciones
Bonos 54
Préstamos 139
15 DEG y FMI
Divisas 90
Préstamo neto (-) 229
54 TOTAL 54
Nota bibliográfica
(1) Astori, Danilo - Cap. IX: “La balanza de pagos” (pp. 320-
363)
(19) Fondo Monetario Internacional - “Manual de balanza de pagos”
(21) Gandolfo, Giancarlo - 1.2. “La bilancia del pagamenti e la sua
contabilitá. II prospetto tipo adottato
dall’ltalia” (pp. 2-24)
(25) INSEE - Cap. 13: “Les opérations non financières
du reste du monde” (pp. 295-305)
(46) Powelson, J.P. - Cap. 21, 22 y 23” Contabilidad de la ba-
lanza de pagos (pp. 412- 458)
(52) Siesto, Vincenzo - Cap. VII: “Gli scambi con l’estero” (pp.
401-426)
210 Patricio León C. - Salvador Marconi R.
Capítulo IX
El cuadro económico de
conjunto
IX. 1. Generalidades
El Cuadro Económico de Conjunto (CEC) es un instrumento con-
table cuya cualidad principal es describir en forma sintética y coherente las
interrelaciones entre los sectores institucionales que conforman un siste-
ma económico, las operaciones que éstos realizan en el desenvolvimiento
de sus funciones y la secuencia lógica de las cuentas en las que han sido
clasificados los diferentes flujos económicos.
Si bien el CEC es una creación del sistema francés de cuentas, algu-
nos países lo han adoptado debido a la sistematización de la información
que contiene y por ser un instrumento utilizado en la previsión económi-
ca de corto plazo. Otros países han adoptado cuadros similares que, en de-
finitiva, se rigen por los mismos principios, aunque presentan estructuras
diferentes.
IX. 2. Estructura del CEC
Dado que el CEC describe una secuencia completa de las cuentas de
los sectores y un orden predeterminado de las operaciones, su estructura
permite comprender el comportamiento de los agentes en los diferentes
momentos de su actividad económica.
El CEC cruza la nomenclatura de sectores con la de operaciones: en
columna figuran las cuentas de los diferentes sectores residentes y del res-
to del mundo, mientras que en sentido horizontal se leen las operaciones
económicas.
El cuadro se compone de dos partes fundamentales: una, que des-
cribe el proceso de formación y la composición de los ingresos y, otra, en
la que son registrados los gastos efectuados por los agentes económicos,
como puede observarse en el siguiente esquema general:
Por lo tanto, un sector institucional está representado en dos co-
lumnas: una que describe sus ingresos y otra sus gastos, ordenados según
las cuentas a las que pertenecen: producción, ingresos y gastos y capital.
Además, cada cuenta arroja un saldo contable por el lado de los gastos, sal-
do que se lo re-encuentra entre los ingresos de la cuenta siguiente (por
ejemplo: el excedente bruto de explotación es el último saldo de la cuenta
212 Patricio León C. - Salvador Marconi R.
C
A
P
I
T
A
L
I
N
G
R
E
S
O
S
Y
G
A
S
T
O
S
P
R
O
D
U
C
C
I
O
N
Sectores
residen-
tes
Resto
del
mundo
Bienes y
servicios
(oferta)
Bienes y
servicios
(utili-
zación)
TOTAL
Sectores
residen-
tes
Resto
del
mundo
TOTAL OPERACIONES
Excedente bruto
de exportación
Ahorro bruto
Préstamo neto
Valor agregado
bruto
GASTOS INGRESOS
P
R
O
D
U
C
C
I
O
N
I
N
G
R
E
S
O
S
Y
G
A
S
T
O
S
C
A
P
I
T
A
L
de producción y “entra” como un ingreso de la cuenta de ingresos y gastos
corrientes)
1
.
Las columnas “resto del mundo” resumen las operaciones que los
residentes realizan con los no residentes: en la parte derecha figuran los in-
gresos del resto del mundo (gastos para la economía nacional) y en la par-
te izquierda sus egresos (ingresos para el país).
Es importante destacar la presencia de otras dos columnas que re-
presentan el equilibrio global de bienes y servicios (oferta-utilización) que
se verifica ex-post en un sistema económico. Estas columnas garantizan la
coherencia global del sistema de cuentas nacionales, ya que permiten vin-
cular estrechamente las cuentas de los sectores con las operaciones sobre
bienes y servicios descritas en la matriz insumo-producto. En la oferta
(columna izquierda) constarán la producción bruta, las importaciones y
los derechos arancelarios; en la utilización, el consumo intermedio y final,
la formación de capital y las exportaciones. Las operaciones efectuadas
por los sectores institucionales (como productores, consumidores, etc.)
tiene su contrapartida en las columnas “bienes y servicios” del CEC.
De lo expuesto se concluye que en todas las operaciones que regis-
tra el CEC se controla el equilibrio contable: el total recibido (ingresos)
debe ser igual al total pagado (gastos); por ejemplo, el monto de impues-
tos directos, percibido por las administraciones públicas, debe ser igual a
la sumatoria de los impuestos directos pegados por los demás sectores ins-
titucionales; la formación bruta de capital fijo, que es un gasto para los
sectores institucionales que acumulan, tiene su contrapartida en la colum-
na “utilización de bienes y servicios”, etc.
IX. 3. La utilización del CEC en el análisis económico
La posibilidad de contar con un cuadro que sintetice las múltiples
relaciones entre los sectores de una economía, hace del CEC uno de los
instrumentos de descripción potencialmente más utilizado en el análisis y
previsión económicos.
La contabilidad nacional: teoría y métodos 213
El CEC permite comparar la estructura de los ingresos y de los gas-
tos de los diferentes sectores institucionales y, por lo tanto, examinar dife-
rentes comportamientos económicos. La participación relativa de los sal-
dos contables sobre su respectivo total permite evidenciar, por ejemplo, el
aporte sectorial en el valor agregado, el grado relativo de auto-financia-
miento, los sectores deficitarios y excedentarios, etc.
La información presentada en el CEC posibilita el cálculo de indi-
cadores como el ingreso nacional, el ingreso disponible, etc.; la elabora-
ción de las cuentas consolidadas de la nación y permite agregar las cuen-
tas de los agentes económicos según fines analíticos particulares (por
ejemplo, sector público-privado; sector petrolero-no petrolero, etc.).
Además de las ventajas de una presentación sintética de las cuentas,
el CEC es utilizado en la previsión económica; en efecto, el cuadro econó-
mico de conjunto es un modelo contable que ofrece un marco de referen-
cia para evaluar y controlar la coherencia de las previsiones.
La condición de equilibrio contable por operación (línea) implica
disponer de tantas ecuaciones cuantas sean las operaciones que figuran en
el cuadro; estos equilibrios contables, junto a ecuaciones de comporta-
miento, hacen parte de los modelos macroeconómicos.
IX. 4. Tratamiento de algunas operaciones económicas en el CEC
Una vez elaboradas las cuentas de los sectores institucionales y del
resto del mundo, el registro de las operaciones económicas en el CEC no
presenta mayores inconvenientes de orden metodológico. Sin embargo, es
necesario puntualizar el tratamiento que reciben algunos flujos tales como
el ajuste de servicios bancarios imputados, el consumo final de las admi-
nistraciones públicas y las subvenciones, así como la forma de cálculo y re-
gistro de los saldos contables.
Aquellas operaciones cuya metodología de registro no es explicita-
da en este acápite, serán tratadas en el ejercicio que concluye el presente
capítulo.
214 Patricio León C. - Salvador Marconi R.
IX. 4.1. El ajuste por servicios bancarios imputados y el cálculo del PIB en el
CEC
Al estudiar la producción de las instituciones financieras, se había
indicado que era necesario crear una “rama ficticia” que absorba el consu-
mo intermedio de los servicios de intermediación bancaria.
En el CEC figuran como producción de las instituciones financie-
ras tanto la producción real como la imputada; para diferenciar el gasto
que las instituciones financieras incurren en insumos secundarios “reales”,
figura en forma separada el consumo intermedio y el “ajuste por servicios
bancarios imputados”. Dicho tratamiento se concretiza en registrar los
servicios imputados como componente del valor agregado de las institu-
ciones financieras. Esto implica que el consumo intermedio registrado en
el CEC sea menor al que aparece en la matriz insumo-producto (MIP) y
que, consecuentemente, su valor agregado sea mayor al de la MIP; tales di-
ferencias desaparecen al momento de calcular el PIB.
PIB = Valor agregado bruto - Ajuste por servicios bancarios
imputados + derechos sobre importaciones
PIB = VAB - Ajuste SBI + DA
El ajuste por servicios bancarios imputados, registrado como gasto
de las instituciones financieras, tiene como contrapartida la columna “uti-
lización de bienes y servicios”.
IX. 4. 2. El consumo final de las administraciones públicas
Como se anotó, la producción de las administraciones públicas
puede ser clasificada en producción para su propio uso, venta de otros bie-
nes y servicios y mercancías producidas.
Utilizando las cifras del ejemplo presentado en V.2.7., se registrará
como producción no mercante 52 mientras que como consumo final de
las administraciones pública figurará 50 (la diferencia, 2, será contabiliza-
La contabilidad nacional: teoría y métodos 215
da como consumo no mercante de los hogares). El siguiente esquema sin-
tetiza el tratamiento en el CEC.
1/ La producción mercante puede ser utilizada en consumo o formación de capital por cualquier
agente.
IX. 4.3. El registro de las subvenciones
Las subvenciones son pagadas por las administraciones públicas a
las empresas productoras de bienes y servicios con la finalidad de mante-
ner inalterados los precios de venta o mejorar su resultado económico.
Dada la estructura del CEC, en el que las operaciones están agrupadas en
función de las cuentas a las que pertenecen y, puesto que una subvención
es pagada por las administraciones públicas en su cuenta de ingresos y
gastos y recibida por las sociedades en su cuenta de producción, se ha
adoptado la convención de registrar las subvenciones pagadas por las ad-
ministraciones como un “ingreso negativo” para esta última y como un
“gasto negativo” de las sociedades que las reciben, tal como lo muestra el
siguiente esquema en el que se contabiliza una subvención de 20:
216 Patricio León C. - Salvador Marconi R.
Hogares
Admin.
pública
Bienes y
servicios
(utiliz.)
TOTAL OPERACIONES
8 8 Producción 8 8
mercante
52 52 Producción 52 52
no mercante
2 50 52 Consumo 52 52
final
GASTOS
Hogares
Admin.
pública
Bienes y
servicios
(utiliz.)
TOTAL
INGRESOS
IX. 4.4. Las variables macroeconómicas en el CEC
Las macrovariables son calculadas como la sumatoria de las opera-
ciones de los diferentes sectores institucionales y de los saldos contables de
sus respectivas cuentas. Tal es el caso de la producción bruta de bienes y
servicios, de la formación bruta de capital fijo, de la variación de existen-
cias, etc.
Debido a su frecuente utilización, merece particular atención el va-
lor agregado bruto total, que es igual a la sumatoria de los valores agrega-
dos brutos generados por los diferentes sectores institucionales. Como se
explicó, el VAB total está sobredeterminado en un monto igual al ajuste
por servicios bancarios imputados; por esto, en el cálculo del PIB es nece-
sario deducir dicho valor.
El excedente bruto de explotación y el ahorro bruto son también
calculados como la sumatoria de los correspondientes saldos sectoriales;
este último representa el ahorro nacional, es decir, es igual al autofinacia-
miento de un sistema económico. Por último, el préstamo neto del país
La contabilidad nacional: teoría y métodos 217
P
R
O
D
U
C
C
I
O
N
Hogares
Admin.
pública
Bienes y
servicios
(oferta)
Bienes y
servicios
(utili-
zación)
TOTAL
Hogares
Admin.
pública
TOTAL OPERACIONES
Subvenciones -20 -20 -20 -20
EBE
Valor agregado
GASTOS INGRESOS
P
R
O
D
U
C
C
I
O
N
I
N
G
R
E
S
O
S
Y
G
A
S
T
O
S
puede ser obtenido simultáneamente por dos métodos diferentes: el pri-
mero, como suma algébrica de los préstamos netos de los sectores residen-
tes y, el segundo, de acuerdo al método descrito en VIII.4.
Suponiendo que la sumatoria de los préstamos netos de los secto-
res residentes sea de -315, es decir, que el país en su conjunto haya presen-
tado una necesidad de financiamiento, la práctica contable corriente de re-
gistro en el CEC es la siguiente:
IX. 5. Ejercicio: elaboración de un cuadro económico de conjunto
El presente ejercicio consta de dos partes: en la primera (IX.5.1) se
elaborará una versión simplificada del CEC, acompañando los cálculos
respectivos con algunos comentarios que faciliten la comprensión de los
métodos de registro. Luego, a partir del CEC construido, se propone el cál-
culo de algunas variables macroeconómicas y la elaboración de las cuatro
cuentas consolidadas de la nación. En la segunda parte (IX.5.2) se presen-
ta el listado de las variables, algunas indicaciones para su registro y la so-
lución.
IX. 5.1. Un cuadro con tres sectores residentes
En un sistema económico con tres sectores residentes -administra-
ciones públicas (APU), sociedades (SOC) y hogares (H)- se han realizado
las siguientes operaciones:
218 Patricio León C. - Salvador Marconi R.
Sectores
residentes
Resto
del
mundo
Bienes y
servicios
(oferta)
TOTAL OPERACIONES
-315 -315 Préstamo neto -315 -315
GASTOS
Sectores
residentes
Resto
del
mundo
Bienes y
servicios
(utiliz.)
TOTAL
INGRESOS
Importaciones = 100
Exportaciones = 80
La cuenta de bienes y servicios permite detectar las siguientes utili-
zaciones:
Consumo final de los hogares 40
Consumo intermedio de las administraciones públicas 10
Consumo intermedio de los hogares (en su calidad de
productores) 35
Consumo intermedio de las sociedades 52
Formación bruta de capital fijo de los hogares 20
Formación bruta de capital fijo de las sociedades 50
Formación bruta de capital fijo de las
administraciones públicas 15
Las existencias han variado en + 15 en los hogares y en + 12 en las
sociedades.
Las sociedades han pagado 6 por impuestos indirectos y los hoga-
res 3; el monto total de derechos arancelarios recibidos por las administra-
ciones públicas es de 17.
La producción mercante total alcanza a 212, generada por los hoga-
res (93) y por las sociedades (119).
Los asalariados han recibido remuneraciones por 67 (12 de las ad-
ministraciones públicas, 25 de los hogares y 30 de las sociedades); por otra
parte, las sociedades han pagado 8 por dividendos (3 a los hogares y 5 al
resto del mundo) y lo hogares han pagado 3 de intereses (1 a las adminis-
traciones públicas y 2 a las sociedades).
Las sociedades han pagado 7 de intereses (4 al resto del mundo y 3
a las administraciones públicas) y han entregado a los hogares transferen-
cias por 4. Las administraciones reciben 12 por concepto de impuesto a la
renta (7 de las sociedades y 5 de los hogares); a su vez, entregan 9 de trans-
La contabilidad nacional: teoría y métodos 219
ferencias a los hogares. Estos últimos han pagado 10 de contribuciones a
la seguridad social, que ha entregado 14 por concepto de prestaciones.
Por último, las administraciones públicas reciben 5 de transferen-
cias de capital del resto del mundo y han vendido terrenos a las socieda-
des por un valor de 3.
Solución
Para elaborar el cuadro económico de conjunto, es necesario iden-
tificar las operaciones que realizan los sectores institucionales residentes y
el resto del mundo (RdM).
Se establecerá primeramente el equilibrio global de bienes y servi-
cios (ByS) para lo cual es necesario sumar las operaciones realizadas por
los sectores residentes: así, la producción bruta total (Pb) es igual a 234
(SOC = 119, APU = 22 y H = 93); el consumo intermedio (Ci) a 97 (SOC
= 52, APU = 10 y H = 35) mientras que la formación bruta de capital fijo
(FBKF) es de 85 (SOC = 50, APU = 15 y H = 20). Por su parte, el consu-
mo final de los hogares (CH) es igual a 40 y el de las administraciones pú-
blicas (CAPU) a 22; además, la variación de existencias (∆E) es + 27 (SOC
= 12 y H = 15) y el monto total de los derechos arancelarios (DA) 17. In-
cluyendo el comercio exterior, exportaciones (X) = 80 e importaciones
(M) = 100, el equilibrio global presentará los siguientes valores:
Las cuentas de producción de las sociedades y de los hogares pre-
sentan los siguientes resultados:
220 Patricio León C. - Salvador Marconi R.
Pb + M + DA = CI + CH + CAPU + FBKF + ∆E + X
234 + 100 + 17 = 97 + 40 + 22 + 85 + 27 + 80
351 351
Sociedades (SOC) Hogares (H)
La producción de las administraciones públicas, por convención del
sistema de cuentas nacionales, es igual a la suma de los costos incurridos
en obtenerla. En el ejercicio planteado, éstos son: el pago de sueldos y sa-
larios de los empleados (Re) por 12 y las compras de bienes y servicios in-
termedios (Ci) por 10. La cuenta de producción de dicho sector institucio-
nal está, por consiguiente, estructurada de la siguiente manera:
Administraciones públicas (APU)
Dado que las administraciones públicas -en el presente ejercicio-
no producen mercancías, su cuenta de producción arroja un excedente
bruto de explotación igual a cero. Por la misma razón, el valor de su pro-
ducción no mercante (producción para su propio uso) equivale al consu-
mo final de las administraciones públicas (CAPU) registrado en el equili-
brio global de bienes y servicios.
Una vez realizados los cálculos parciales, se podrían establecer –pa-
ra cada uno de los flujos económicos estudiados en las cuentas de produc-
ción- el equilibrio “en línea” de las operaciones, como se ilustra a conti-
nuación:
La contabilidad nacional: teoría y métodos 221
Ci = 52 Pb = 119 Ci = 35 Pb = 93
VAB = 67 VAB = 58
Re = 30 Re = 25
lib = 6 lib = 3
EBE = 31 EBE = 30
TOTAL = 119 TOTAL = 119 TOTAL = 93 TOTAL = 93
Ci = 10 Pb = 22
VAB = 12
Re = 12
TOTAL = 22 TOTAL = 22
a) Producción bruta (Pb)
Oferta: Ingresos para:
b) Consumo intermedio (CI)
Gastos para: Utilización:
Las remuneraciones pagadas por los sectores institucionales en su
calidad de productores son recibidas por los hogares (H) en su calidad de
asalariados:
c) Remuneración de los empleados (Re)
Gastos para: Ingresos para:
mientras que los impuestos indirectos brutos son recibidos por las admi-
nistraciones públicas (APU):
d) Impuestos indirectos brutos (lib)
Gastos para: Ingresos para:
222 Patricio León C. - Salvador Marconi R.
ByS (oferta) TOTAL OPERACION SOC APU H TOTAL
234 234 Pb 119 22 93 234
SOC APU H TOTAL OPERACION ByS(util) TOTAL
52 10 35 97 Ci 97 97
SOC APU H TOTAL OPERACION H TOTAL
30 12 25 67 Re 67 67
SOC APU H TOTAL OPERACION APU TOTAL
6 0 3 9 lib 9 9
De los derechos arancelarios (DA) -que son también impuestos in-
directos que gravan las importaciones- se puede también establecer un
equilibrio similar al anterior.
e) Derechos Arancelarios (DA)
Oferta: Ingresos para:
Como se puede notar, la presentación de equilibrios parciales por
operación, facilita la elaboración del CEC y permite a la vez controlar la
igualdad entre el total pagado y el total recibido (Se insiste en este hecho
porque en la práctica, dada la discrepancia entre las fuentes, la igualdad
entre lo pagado y lo recibido no se presenta siempre).
En el caso de las operaciones de repartición que pertenecen a la
cuenta de ingresos y gastos, muchas veces es necesario -para lograr una
síntesis completa- realizar un cuadro de doble entrada para cada una de
las operaciones, tal como se presenta a continuación para el caso de los in-
tereses (t).
La contabilidad nacional: teoría y métodos 223
ByS (oferta) TOTAL OPERACION APU TOTAL
17 17 DA 17 17
RECIBIDO POR APU SOC H RdM TOTAL
PAGADO POR PAGADO
APU ……
SOC 3 4 7
H 1 2 3
RdM ……
TOTAL RECIBIDO 4 2 …… 4 10
f) Intereses (t)
Gastos para: Ingresos para:
Procediendo del mismo modo en el caso de las demás operaciones,
se obtienen los siguientes resultados:
g) Dividendos (u)
Gastos para: Ingresos para:
h) Impuestos a la renta (Id)
Gastos para: Ingresos para:
El registro de las contribuciones a la seguridad social (CSS) y de las
prestaciones de la seguridad social (PSS) no presenta mayor inconvenien-
te. En el ejercicio se ha supuesto (al igual que en los sistemas de cuentas)
que los productores entreguen a los empleados (hogares) el total de con-
tribuciones; que éstos últimos paguen a los organismos de la seguridad so-
cial y, a cambio, reciban prestaciones. Es decir, para facilitar su tratamien-
to, se ha creado una transacción ficticia; en realidad, los productores (em-
pleadores) entregan directamente a la seguridad social el total de contri-
buciones (tanto las patronales como las personales).
224 Patricio León C. - Salvador Marconi R.
SOC APU H RdM TOTAL OPERACION SOC APU H RdM TOTAL
7 0 3 0 10 t 2 4 0 4 10
SOC TOTAL OPERACION H RdM TOTAL
8 8 u 3 5 8
SOC H TOTAL OPERACION APU TOTAL
7 5 12 Id 12 12
El siguiente esquema resume el tratamiento de estas dos operacio-
nes:
i) Contribuciones (CSS) y prestaciones (PSS) de la seguridad social
Gastos para: Ingresos para:
j) Transferencias corrientes (Tc) de capital (Tk)
Gastos para: Ingresos para:
k) Consumo final y formación de capital
El consumo final total (C = CH + CAPU), la formación bruta de ca-
pital fijo (FBKF) y la variación de existencias (∆E), son gastos para los
agentes compradores e ingresos del sector “bienes y servicios”, que sería, en
este caso, el sector que representa al “mercado”.
Gastos para: Utilización:
La contabilidad nacional: teoría y métodos 225
H APU TOTAL OPERACIONES H APU TOTAL
10 - 10 CSS - 10 10
- 14 14 PSS 14 - 14
SOC APU H RdM TOTAL OPERACION SOC APU H RdM TOTAL
4 9 0 0 13 Tc 0 0 13 0 13
0 0 0 5 5 Tk 0 5 0 0 5
SOC APU H TOTAL OPERACIONES ByS(Utiliz.) TOTAL
- 22 40 62 C 62 62
50 15 20 85 FBKF 85 85
12 0 15 27 ∆E 27 27
Por último, las compras de tierras y terrenos (CT) presentan la si-
guiente modalidad de registro:
Gastos (compras): Ingresos (ventas):
Luego de haber realizado una “síntesis” de las diferentes operacio-
nes, es posible construir el CEC. Sin embargo, es importante hacer notar
que la elaboración de los equilibrios de las operaciones analizadas tienen
como soporte estadístico las cuentas de los sectores institucionales.
A continuación se presenta la secuencia completa de las cuentas
(producción, ingresos y gastos y capital) para los tres sectores residentes:
Producción:
SOC APU
H
226 Patricio León C. - Salvador Marconi R.
SOC TOTAL OPERACION APU TOTAL
3 3 CT 3 3
Ci = 52 Pb = 119 Ci = 10 Pb = 22
VAB = 67 VAB = 12
Re = 30 Re = 12
lib = 6 lib = 0
EBE = 31 EBE = 0
TOTAL = 119 TOTAL = 119 TOTAL = 22 TOTAL = 22
Ci = 35 Pb = 93
VAB = 58
Re = 25
lib = 3
EBE = 30
TOTAL = 93 TOTAL = 93
Ingresos y gastos:
SOC APU
H
Capital:
SOC APU
La contabilidad nacional: teoría y métodos 227
t = 7 EBE = 31 PSS = 14 EBE = 0
u = 8 t = 2 Tc = 9 lib = 9
Id = 7 DA = 17
Tc = 4 CAPU= 22 t = 4
S = 7 S = 7 CSS = 10
TOTAL = 33 TOTAL = 33 TOTAL = 52 TOTAL = 52
FBKF = 50 S = 7 FBKF = 15 S = 7
∆E = 12 Tk = 5
CT = 3 CT = 3
PN = -58 PN = 0
TOTAL = 7 TOTAL = 7 TOTAL = 15 TOTAL = 15
t = 3 EBE = 30
Id = 5 Re = 67
CSS = 10 u = 3
CH = 40 PSS = 14
Tc = 13
S = 69
TOTAL = 127 TOTAL =127
H
y la cuenta del resto del mundo:
RdM
Gastos Ingresos
El equilibrio “en línea” de las exportaciones (X) y de las importacio-
nes (M) se ilustra a continuación:
Gastos para: Ingresos para:
228 Patricio León C. - Salvador Marconi R.
FBKF = 20 S = 69
∆E = 15
PN = 34
TOTAL = 69 TOTAL = 69
X = 80 M = 100
Tk = 5 t = 5
PN = 24 u = 4
TOTAL = 109 TOTAL = 109
RdM ByS TOTAL OPERACIONES RdM ByS TOTAL
(oferta) (utiliz.)
80 - 80 X - 80 80
- 100 100 M 100 - 100
El registro de los saldos contables puede ser analizada directamen-
te en el cuadro económico de conjunto, que presenta la “solución” del ejer-
cicio.
Gastos C E C Ingresos
Dado que en el ejercicio propuesto no se ha incluido a las institu-
ciones financieras, no existe “ajuste por servicios bancarios imputados”. En
este caso, el producto interno bruto es igual al valor agregado bruto más
los derechos arancelarios.
La contabilidad nacional: teoría y métodos 229
SOC APU H RdM ByS TOTAL OPERACIONES SOC APU H RdM ByS TOTAL
(ofer) (util.)
80 80 X 80 80
100 100 M 100 100
234 234 Pb 119 22 93 234
52 10 35 97 Ci 97 97
67 12 58 137 VAB 67 12 58 137
30 12 25 67 Re 67 67
6 3 9 lib 9 9
17 17 DA 17 17
31 30 61 EBE 31 30 61
7 3 10 t 2 4 4 10
8 8 u 3 5 8
7 5 12 Id 12 12
10 10 CSS 10 10
14 14 PSS 14 14
4 9 13 Tc 13 13
22 40 62 C 62 62
7 7 69 83 S 7 7 69 83
50 15 20 85 FBKF 85 85
12 15 27 ∆E 27 27
3 3 CT 3 3
5 5 Tk 5 5
-58 0 34 -24 PN -24 -24
85 351 TOTAL 85 351
PIB = 154
C
A
P
I
T
A
L
I
N
G
R
E
S
O
S
Y
G
A
S
T
O
S
P
R
O
D
U
C
C
I
O
N
C
A
P
I
T
A
L
I
N
G
R
E
S
O
S
Y
G
A
S
T
O
S
P
R
O
D
U
C
C
I
O
N
PIB = VAB - Ajuste por servicios bancarios imputados + DA
PIB = 137 - 0 +17
PIB = 154
Nótese, además, la igualdad de los totales de las columnas que des-
criben el equilibrio oferta-utilización de bienes y servicios y la modalidad
de registro del préstamo neto, que, al ser negativo (-24), indica una nece-
sidad de financiamiento del país.
En lo que se refiere a los demás saldos, a nivel macroeconómico és-
tos son obtenidos como sumatoria de los respectivos saldos sectoriales.
Por ejemplo, el VAB (137 = 67 + 12 + 58), el EBE (61 = 31 + 0 + 30), el S
(83 = 7 + 7 + 69) y el PN (-24 = -58 + 0 + 34).
A nivel agregado, se cumplen las siguientes igualdades:
Pb - Ci = VAB
234 - 97 = 137
VAB - Re - lib = EBE
137 - 67 - 9 = 61
Una vez obtenido el PIB, se puede calcular el ingreso (producto)
nacional bruto (Yn), deduciendo del PIB la renta neta pagada al resto del
mundo (Yw). En el ejercicio, el país envía al exterior intereses (t = 4) y di-
videndos (u = 5); dado que no existe ningún flujo de renta en sentido con-
trario, los envíos netos al exterior son:
Yw = - t - u
Yw = - 4 - 5
Yw = - 9
El ingreso nacional bruto (Yn) también conocido con el nombre de
Producto Nacional Bruto (PNB) será, por lo tanto, igual a:
230 Patricio León C. - Salvador Marconi R.
Yn = PIB - Yw
Yn = 154 - 9
Yn = 145
En el ejercicio, el ingreso nacional bruto es igual al ingreso disponi-
ble (Yd), pues no existen transferencias corrientes pagadas o recibidas por
el país al/del resto del mundo (Tcw). Como se recordará:
Yd = Yn - Tcw
Yd = 145 - 0
Yd = 145
Se puede comprobar que, por el lado de su asignación, el ingreso
disponible es igual a la suma del consumo final total (C) con el ahorro
bruto (S):
Yd = C + S
Yd = 62 + 83
Yd = 145
De aquí se deduce el concepto de ahorro bruto (S) como la parte no
consumida del ingreso disponible.
S = Yd - C
83 = 145 - 62
Por último, el préstamo neto (PN), a nivel macroeconómico, es cal-
culado como diferencia entre las fuentes de financiamiento a disposición
del país (su ahorro bruto y las transferencias netas de capital recibidas del
resto del mundo, Tkw) y la acumulación bruta (I = FBKF + ∆E).
PN = S + Tk - I
PN = 83 + 5 - (85 + 27)
PN = 88 - 112
PN = -24
La contabilidad nacional: teoría y métodos 231
Como se puede colegir, el CEC contiene toda la información nece-
saria para elaborar las cuatro cuentas consolidadas de la nación, que se
presentan a continuación.
1. Producción
2. Consumo
3. Acumulación
4. Resto del mundo
232 Patricio León C. - Salvador Marconi R.
M = 100 C = 62
Yi PIB = 154 I = 112
X = 80
Total = 254 Total = 254
=
C = 62 Yi = 154
S = 83 Yw = -9
Asignación
de Yd = 145 Yd = 145
I = 112 S = 83
PN = -24 TK = 5
Acumulación Financia
bruta = 88 miento = 88
X = 80 M = 100
Yw = -9
Tk = 5 PN = -24
Total = 76 Total = 76
IX.5.2. Un cuadro económico de conjunto con cuatro sectores institucionales
Existen cuatro sectores institucionales residentes: sociedades no fi-
nancieras (SOC), instituciones financieras y seguros (IFyS), administra-
ciones públicas (APU) y hogares (H). RdM representa, como en el caso
anterior, el resto del mundo.
Los datos disponibles son:
1. Transferencias de capital (Tk) pagadas por APU 33
2. Transferencias corrientes (Tc) enviadas al RdM 3
3. FBKF de IFyS 13
4. Remuneraciones (Re) pagadas por H en su calidad
de productores 114
5. Producción bruta (Pb) de SOC 1650
6. Tasas y multas (TyM) recibidas por APU 92
7. Subvenciones (Subv) recibidas por SOC 96
8. Consumo intermedio (Ci) de APU (incluye 29 de
las ramas mercantes) 264
9. Contribución a la seguridad social (CSS) 87
10. Impuestos indirectos (lib) pagados por SOC 89
11. Exportaciones (X) 2086
12. Producción bruta (Pb) de H 840
13. Remuneraciones (Re) pagadas por APU (incluye
41 de las ramas mercantes) 382
14. Impuestos directos (Id) pagados por SOC 190
15. Derechos arancelarios (DA) sobre importaciones 21
16. Producción mercante (Pb) de APU 120
17. Consumo intermedio (Ci) de H 165
18. Indemnizaciones (lmn) pagadas por IFyS 81
19. Tasas y multas (TyM) pagadas por SOC 45
20. Remuneraciones (Re) a técnicos extranjeros 39
21. FBKF de APU 255
22. Prestaciones de la seguridad social (PSS) 52
23. Impuestos indirectos (lib) pagados por IFyS 72
24. Consumo intermedio (Ci) de SOC 564
25. Tasas y multas (TyM) pagadas por IFyS 6
La contabilidad nacional: teoría y métodos 233
26. ∆E de APU 12
27. Compras de activos no físicos (N) de SOC al RdM 10
28. Transferencias corrientes (Tc) pagadas por APU 16
29. Primas netas (pr) pagadas por H 19
30. Gasto privado de consumo final (CH) 1200
31. ∆E de H 6
32. Importaciones 9M) 2241
33. Transferencias de capital (Tk) pagadas por RdM 39
34. FBKF de H 207
35. Producción real (PR) de IFyS 365
36. Indemnizaciones (Imn) pagadas por RdM 18
37. Transferencias corrientes (Tc) recibidas por H 22
38. FBKF de SOC 321
39. Consumo intermedio (Ci) de IFyS 129
40. Primas netas (pr) pagadas por SOC 80
41. Impuestos indirectos (lib) pagados por H 22
42. Remuneraciones (Re) pagadas por SOC 594
43. Impuestos directos (Id) pagados por IFyS 12
44. ∆E de SOC 15
45. Remuneraciones (Re) pagadas por IFyS 240
46. Impuestos directos (Id) pagados por H 117
47. Transferencias corrientes (Tc) pagadas por RdM 9
El total de transferencias de capital (Tk) es recibido por SOC.
a) Renta de la propiedad
La información relativa a la renta de la propiedad (RP) que resulta
de la suma de los intereses (t), dividendos (u) y alquileres (q) se encuen-
tra resumida en los siguientes cuadros:
234 Patricio León C. - Salvador Marconi R.
Intereses (t)
Dividendos (u)
Alquileres (q)
La contabilidad nacional: teoría y métodos 235
RECIBIDO SOC IFyS APU H RdM TOTAL
PAGADO PAGADO
SOC 170 9
IFyS 96 31 22
APU 103 8
H 20 31
RdM 20
TOTAL RECIBIDO
RECIBIDO
SOC H RdM TOTAL
PAGADO PAGADO
SOC 17 17 110
IFyS 31 16 14
TOTAL RECIBIDO
RECIBIDO
APU H TOTAL
PAGADO PAGADO
SOC 62 5
TOTAL RECIBIDO
El lector está en posibilidad de calcular la renta de la propiedad pa-
gada y recibida- de cada uno de los sectores que conforman el sistema eco-
nómico. Para ello, es conveniente elaborar los respectivos “equilibrios en
línea” de las operaciones, como se muestra a continuación:
Renta de la propiedad
Previa la elaboración del CEC, es necesario calcular algunas opera-
ciones que no constan en el listado presentado; tal es el caso del consumo
final de las administraciones públicas (CAPU) -o lo que es lo mismo, su
producción no mercante-; la producción bruta (Pb) total de las institucio-
nes financieras y las tasas y multas (TyM) pagadas por los hogares. Ade-
más, se explicitarán los equilibrios de las siguientes operaciones: ajuste por
servicios bancarios imputados (Ajuste SBI); primas netas e indemnizacio-
nes (pr e lmn) y compras de activos no físicos (N).
b) Producción y consumo de las APU
En lo que se refiere a la producción de las administraciones públi-
cas, es necesario separar la producción de sus ramas mercantes (en el ejer-
cicio = 120) de la producción de los servicios públicos.
Los datos disponibles son:
236 Patricio León C. - Salvador Marconi R.
Gastos para: Ingresos para:
SOC IFyS APU H RdM TOTAL OPERACIONES SOC IFyS APU H RdM TOTAL
179 149 111 51 20 510 t 116 324 31 22 17 510
144 61 - - - 205 u 48 - - 33 124 205
67 - - - - 67 q - - 62 5 - 67
390 210 111 51 20 782 RP (= t+u+q) 164 324 93 60 141 782
Total Ramas mercantes Ramas no mercantes
(1) (2) (3) = (1) - (2)
Ci 264 29 335
Re 382 42 341
La cuenta mercante de las administraciones será, por consiguiente:
Administraciones públicas: producción mercante
Dado que la producción para su propio uso es igual a la suma de sus
costos, la cuenta no mercante presenta la siguiente estructura:
Administraciones públicas: producción no mercante
El valor de esta producción es igual al consumo final de las admi-
nistraciones públicas (CAPU = 576)
La cuenta de producción (mercante y no mercante) para este sector
institucional es la siguiente:
La contabilidad nacional: teoría y métodos 237
Ci = 29 Pb mercante = 120
VAB = 91
Re = 41
lib = 0
EBE = 50
TOTAL INSUMOS = 120 PRODUCCION BRUTA = 120
Ci = 235 Pb no mercante = 576
VAB = 341
Re = 341
lib = 0
EBE = 0
TOTAL INSUMOS = 576 PRODUCCION BRUTA = 576
Administraciones públicas: producción total
c. Producción de las instituciones financieras
En lo que se refiere a la producción de las instituciones financieras,
del listado se obtiene la siguiente información:
Producción real (PR) de IFyS 365
Ci de IFyS 129
Re pagadas por IFyS 240
lib pagados por IFyS 72
información que permite estructurar la siguiente cuenta:
Instituciones financieras: producción “real”
Para obtener la cuenta de producción total, es necesario calcular la
producción imputada por servicios bancarios (PI). Como se recordará, és-
ta es igual a la renta de la propiedad (RP) recibida por estas instituciones,
menos sus intereses pasivos (t).
238 Patricio León C. - Salvador Marconi R.
Ci = 264 Producción para su
VAB = 432 propio uso = 576
Re = 382
lib = 0 Producción de
EBE = 50 mercancías = 120
TOTAL INSUMOS = 696 PRODUCCION BRUTA = 696
Ci = 129 PR = 365
VAB = 236
Re = 240
lib = 72
EBE = -76
TOTAL INSUMOS = 365 PRODUCCION REAL = 365
PI = RP recibida - t pagados
En el ejemplo, la renta de la propiedad recibida por las IFyS es igual:
RP recibida = t + u + q
RP recibida = 324 +0 +0
RP recibida = 324
mientras que el total de intereses pagados (96 a SOC, 31 a APU y 22 a H)
es igual a 149.
La producción imputada será, por lo tanto:
PI = 324 - 149
PI = 175
Como fue explicado, dada la imposibilidad de conocer la participa-
ción de los diferentes agentes de la utilización de los servicios bancarios
imputados, el Sistema de Cuentas Nacionales de Naciones Unidas prevé la
creación de una “rama ficticia”, cuya producción es nula, su consumo in-
termedio es igual al valor de los servicios bancarios imputados y su valor
agregado es una cantidad idéntica al consumo intermedio de dicha rama,
pero de signo contrario, conocido con el nombre de ajuste por servicios
bancarios imputados (Ajuste SBI).
En síntesis:
Cuenta de producción de la rama ficticia
La cuenta de producción del sector financiero debería, por lo tanto,
estar estructurada del siguiente modo:
La contabilidad nacional: teoría y métodos 239
Ci = 175 Producción = 0
VAB = -175
TOTAL INSUMOS = 0 PRODUCCION = 0
Instituciones financieras: producción total
En el CEC es usual mantener, en forma separada, el consumo inter-
medio de bienes y servicios (Ci) del ajuste por servicios bancarios impu-
tados, diferenciando de este modo el gasto efectivo de las instituciones fi-
nancieras en insumos intermedios y registrando el ajuste como un com-
ponente del VAB de las mismas IFyS; a saber:
En el CEC, el ajuste SBI presenta el siguiente equilibrio:
Gastos para: Utilización:
240 Patricio León C. - Salvador Marconi R.
Ci = 129 PR = 365
Ajuste SBI = 175 PI = 175
VAB = 236
Re = 240
lib = 72
EBE = -76
TOTAL INSUMOS = 540 PRODUCCION BRUTA = 540
Ci = 129 Pb = 540
VAB = 411
Ajuste SBI = 175
Re = 240
lib = 72
EBE = -76
TOTAL INSUMOS = 540 PRODUCCION BRUTA = 540
IFyS TOTAL OPERACION ByS (utilización) TOTAL
175 175 Ajuste SBI 175 175
d) Tasas y multas
El único sector institucional que percibe tasas y multas (TyM) es el
de las administraciones públicas. En el ejemplo, hay estadísticas sobre
TyM de SOC (45) y de IFyS (6), mientras que las APU reciben un total de
92. Por diferencia entre el total recibido y lo pagado por los sectores para
los cuales se dispone información, es posible calcular las TyM pagadas por
los hogares (H = 92 - 45 -6 = 41).
El equilibrio de la operación es, por lo tanto, el siguiente:
Gastos para: Ingresos para:
e) Primas e indemnizaciones de seguros
El total de primas netas (pr) -recibidas por IFyS RdM- debe ser
igual (por la metodología de cálculo aplicada) al total de las indemnizacio-
nes (lmn) pagadas por estos dos sectores.
Se conocen las primas netas pagadas por SOC (80) y por H (19) pe-
ro se ignora el monto de las indemnizaciones recibidas por estos dos últi-
mos sectores. En el caso de las sociedades, la contabilidad comercial las in-
cluye, generalmente, dentro de un rubro denominado “otros ingresos”
mientras que los H no llevan contabilidad.
Una alternativa es aplicar -para uno de los dos sectores- el porcen-
taje de riesgos ocurridos sobre aquellos asegurados, información que pue-
de obtenerse en las mismas compañías de seguros. En el ejemplo, se podría
suponer que dicho porcentaje haya sido del 90% en el caso de SOC; se
puede deducir que las indemnizaciones recibidas por este sector son 72
(90% de 80). Por diferencia se deduce que los H reciben 27 por indemni-
zaciones.
La contabilidad nacional: teoría y métodos 241
SOC IFYS H TOTAL OPERACION APU TOTAL
45 6 41 92 TyM 92 92
El cuadro siguiente resume el equilibrio de las operaciones sobre se-
guros:
Gastos para: Ingresos para:
f) Activos no físicos
Por último, el equilibrio de las compras de activos no físicos (N) es
el siguiente:
Gastos para: Ingresos para:
En la práctica pueden existir sociedades residentes que venden ac-
tivos no físicos (consultoras, etc.); en este caso, el sector SOC registrará di-
cha operación en términos netos.
Una vez explicado el método de registro de estas operaciones, es po-
sible:
1. construir el CEC
2. calcular el PIB
3. calcular el Yn
5. calcular el Yd total
6. calcular el Yd de H y de APU
7. construir las cuatro cuentas consolidadas de la nación
8. elaborar el equilibrio global de bienes y servicios.
242 Patricio León C. - Salvador Marconi R.
SOC IFyS H RdM TOTAL OPERAC SOC IFyS H RdM TOTAL
80 19 99 pr 81 18 99
81 18 99 lmn 72 27 99
SOC TOTAL OPERACION RdM TOTAL
10 10 N 10 10
1. Construcción del CEC
La contabilidad nacional: teoría y métodos 243
G
A
S
T
O
S
B
y
S
I
N
G
R
E
S
O
S
R
d
M
S
O
C
I
F
y
S
A
P
U
H
R
d
M
(
o
f
e
r
)
T
O
T
A
L
O
P
E
R
A
C
I
O
N
E
S
S
O
C
I
F
y
S
A
P
U
H
(
u
t
i
l
.
)
B
y
S
T
O
T
A
L
2
0
8
6
2
0
8
6
X
2
0
8
6
2
0
8
6
2
2
4
1
2
2
4
1
M
2
2
4
1
2
2
4
1
3
7
2
6
3
7
2
8
P
b

t
o
t
a
l
1
6
5
0
5
4
0
6
9
6
8
4
0
3
7
2
6
3
1
5
0
3
1
5
0
P
b

m
e
r
c
a
n
t
e
1
6
5
0
5
4
0
1
2
0
8
4
0
3
1
5
0
5
7
8
5
7
8
P
b
.
n
o

m
e
r
c
.
5
7
8
5
7
8
5
6
4
1
2
9
2
6
4
1
6
5
1
1
2
2
C
I
1
1
2
2
1
1
2
2
1
0
8
6
4
1
1
4
3
2
6
7
5
2
6
0
4
V
A
B
1
0
8
6
4
1
1
4
3
2
6
7
5
2
6
0
4
1
7
5
1
7
5
A
j
u
s
t
e

S
B
I
1
7
5
1
7
5
5
9
4
2
4
0
3
8
2
1
1
4
1
3
3
0
R
e
1
2
9
1
3
9
1
3
3
0
8
8
7
2
3
8
1
9
7
l
i
b
1
9
7
1
9
7
2
1
2
1
D
A
2
1
2
1
-
9
6
-
9
6
S
u
b
v
-
9
6
-
9
6
4
9
9
-
7
6
5
0
5
2
5
9
9
8
E
B
E
4
9
9
-
7
6
5
0
5
2
5
9
9
8
3
0
0
2
1
0
1
1
1
5
1
2
0
7
8
2
R
P
1
6
4
3
2
4
9
3
6
0
1
4
1
7
8
2
1
7
9
1
4
9
1
1
1
5
1
2
0
5
1
0
t
1
1
6
3
2
4
3
1
2
2
1
7
5
1
0
1
4
4
6
1
2
0
5
u
4
8
3
3
1
2
4
2
0
5
6
7
6
7
q
6
2
5
6
7
1
9
0
1
2
1
1
7
3
1
9
I
d
3
1
9
3
1
9
4
5
6
4
1
9
2
T
y
M
9
2
9
2
8
7
8
7
C
S
S
8
7
8
7
5
2
5
2
P
S
S
5
2
5
2
8
0
1
9
9
9
P
r
8
1
1
8
9
9
8
1
1
8
9
9
I
m
n
7
2
2
7
9
9
1
6
9
2
5
T
c
2
2
3
2
5
5
7
6
1
2
0
0
1
7
7
6
C
1
7
7
6
1
7
7
6
3
0
2
0
8
4
6
2
5
2
0
S
3
0
2
0
8
4
6
2
5
2
0
3
2
1
1
3
2
5
5
2
0
7
7
9
6
F
B
K
F
7
9
6
7
9
6
1
5
1
2
6
3
3

E
3
3
3
3
1
0
1
0
N
1
0
1
0
3
3
3
9
7
2
T
k
7
2
7
2
-
2
4
4
7
-
2
9
2
2
4
9
-
2
8
0
P
N
-
2
8
0
-
2
8
0
2
1
7
2
5
9
8
8
T
O
T
A
L
2
1
7
2
5
9
8
8
2. Cálculo del PIB
PIB = VAB - Ajuste SBI + DA
PIB = 2604 - 175 + 21
PIB = 2450
3. Cálculo del Yw
El flujo de rentas que se ha registrado entre el país y el resto del
mundo se compone de remuneraciones a los empleados (Re) pagadas o
recibidas y de la renta de la propiedad (RP) pagada o recibida. En el ejer-
cicio, el país envía al resto del mundo 39 de Re (a trabajadores extranjeros)
y 141 de RP (t + u = 17 + 124) mientras que recibe 20 por concepto de RP
(t = 20).
Desde el punto de vista del país, lo pagado al resto del mundo es
tratado con signo negativo mientras que lo recibido del resto del mundo
lleva signo positivo.
La remuneración neta a los factores internos pagada por el resto del
mundo es, por lo tanto:
Yw = Re + Re - RP + RP
Yw = -39 + 0 - 141 + 20
Yw = -160
4. Cálculo del Yn
Yn = PIB ± Yw
Yn = 2450 - 160
Yn = 2290
5. Cálculo del Yd total
La diferencia entre el ingreso nacional bruto y el ingreso nacional
disponible son las transferencias corrientes netas, recibidas o enviadas, al
244 Patricio León C. - Salvador Marconi R.
resto del mundo (Tcw). En el ejercicio, el RdM envía Tc por 9 y recibe -
por el mismo concepto- 3. Desde el punto de vista del país, las transferen-
cias corrientes netas tienen signo positivo (Tcw - 3 + 9 = +6). El ingreso
nacional disponible será:
Yd = Yn - Tcw
Yd = 2290 + 6
Yd = 2296
6. Cálculo del Yd de H y de APU
YdH = CH + SH
YdH = 1200 + 462
YdH + 1662
YdAPU = CAPU + SAPU
YdAPU = 576 + 8
YdAPU = 584
7. Construcción de las cuatro cuentas consolidadas de la nación
Cuenta 1. Producto y gastos internos brutos
La contabilidad nacional: teoría y métodos 245
Re Remuneración de los CH Gasto privado de
empleados 1330 consumo final 1200
EBE Excedente bruto de CAPU Gasto de consumo final
explotación 998 de las administraciones
lib Impuestos indirectos públicas 576
brutos 218 FBKF Formación bruta
de capital fijo 796
Menos SUBV: Subvenciones 96 ∆E Variación de existencias 33
X Exportaciones 2086
Menos M: Importaciones 2241
GASTO CORRESPONDIENTE
PRODUCTO INTERNO AL PRODUCTO INTRNO
BRUTO 2450 BRUTO 2450
Cuenta 3. Ingreso nacional disponible y asignación
Cuenta 5. Financiación de capital
246 Patricio León C. - Salvador Marconi R.
CH Gasto privado de Re Remuneración de los
consumo final 1200 empleados 1330
CAPU Gasto de consumo Re Remuneración de los
final de las adminis- empleados procedentes
traciones públicas 576 del resto del mundo, neta -39
S Ahorro bruto 520 EBE Excedente bruto de
explotación 998
RP Renta de la propiedad
y de la empresa procente
del resto del mundo, neta -121
lib Impuestos indirectos brutos 218
Menos Subv: Subvenciones 96
Tc Transferencias corrientes
procedentes del resto del
mundo, netas 6
ASIGNACIONES DEL
INGRESO DISPONIBLE 2296 INGRESO DISPONIBLE 2296
∆E Variación de S Ahorro bruto 520
existencias 33
FBKF Formación bruta TK Transferencias de
de capital fijo 796 capital procedentes
del resto del mundo 39
N Compra de activos
no físicos 10
PN Préstamo neto -280
FINANCIACION DE LA
ACUMULACION BRUTA 559 ACUMULACION BRUTA 559
Cuenta 6. Transacciones exteriores no financieras
8. Elaboración del equilibrio global de bienes y servicios
1/ Ci = consumo intermedio “repartido” + Ajuste SBI
CI = 1122 + 175
CI = 1297
La contabilidad nacional: teoría y métodos 247
Transacciones corrientes
X Exportaciones 2086 M Importaciones 2241
Re Remuneración de los Re Remuneraciones de los
empleados proceden- empleados pagada al
tes del resto del mundo 0 resto del mundo 39
RP Renta de la propiedad RP Renta de la propiedad
y de la empresa proce- y de la empresa pagada
dente del resto del al resto del mundo 141
mundo 20
Tc Transferencia Tc Transferencias corrien-
corrientes procedentes tes pagadas al resto del
del resto del mundo 9 mundo 3
EXCEDENTE DE LA NACION
POR TRANSACCIONES
CORRIENTES -309
INGRESOS CORRIENTES 2115 UTILIZACION DE LOS
INGRESOS CORRIENTES 2115
Transacciones de capital
EXCEDENTE DE LA NACION
POR TRANSACCIONES
CORRIENTES -309 N Compras de activos no
Tk Transferencias de físicos 10
capital procedente
del resto del mundo 39 PN Préstamo neto -280
INGRESOS -270 GASTOS -270
OFERTA TOTAL UTILIZACION TOTAL
Pb = 3726 C
i
1
= 1297
M = 2241 CF = 1776
DA = 21 FBKF = 796
∆E = 33
X = 2086
OFERTA TOTAL UTILIZACION TOTAL
a pc = 5988 a pc = 5988
Nota bibliográfica
(5) Brunhes, Bernard - III: 6: “Les comptes d’opérations et le ta-
bleau économique d’ensemble” (pp. 43-
47)
(10) Chapron, J.E.- Séruzier, M. - Cap. VI: “Le tableau économique d’en-
semble. Synthese de tous les flux économi-
que” (pp. 118-147)
(18) Flouzat, Denise - Cap. 19: “Tableau économique d’ensem-
ble et agregats” (pp. 252-268)
(25) Pichot, Alain - Cap. 6: ‘Le tableau économique d’ensem-
ble” (pp. 104-140)
248 Patricio León C. - Salvador Marconi R.
Capítulo X
Las operaciones financieras
X.1. Nociones básicas
Son operaciones financieras las que describen las modificaciones en
el monto de activos y pasivos financieros, es decir, de los créditos y de los
débitos de la unidades institucionales.
Tanto las operaciones sobre bienes y servicios como las de distribu-
ción y redistribución del ingreso tiene una contrapartida financiera: un
movimiento de dinero, la apertura de un crédito, etc. Además, existen ope-
raciones con origen netamente financiero; es decir, operaciones que sur-
gen en el momento de la creación de los medios de pago o de los activos y
pasivos financieros; ejemplos de este tipo son los préstamos, la emisión de
bonos, los depósitos bancarios, la compra de acciones, etc.
La existencia de las operaciones financieras -y por lo tanto, la nece-
sidad de describirlas como parte de un modelo macroeconómico-surge de
la utilización de la moneda como medio de pago y en el hecho de que,
mientras ciertos agentes tienen un “superávit” (el préstamo neto positivo)
luego de haber invertido en bienes de capital, otros son “deficitarios”. La
necesidad de financiamiento de algunos sectores institucionales (o del
país) es cubierta con la capacidad de financiar que tienen otros sectores (o
el resto del mundo).
Generalmente son las cuentas de los hogares las que presentan un
préstamo neto positivo mientras que las empresas (y, frecuentemente, las
administraciones públicas) deben endeudarse con los demás sectores (o
en el exterior) para poder financiar su acumulación.
Los mecanismos mediante los cuales determinados agentes realizan
transferencias del ahorro no utilizado en el período a otros que han inver-
tido más de lo que su ahorro permitía, son objeto de descripción cuanti-
tativa mediante la elaboración de las cuentas financieras.
A modo de ejemplo, se ilustrarán algunos casos que permiten com-
prender la naturaleza de las operaciones financieras.
Supóngase una empresa que compra una maquinaria por un valor
de 100, gracias a la obtención de un crédito bancario, cuyo monto cubre el
gasto que demanda dicha adquisición. En su contabilidad, la empresa re-
gistrará el valor de 100 bajo dos rubros: “maquinaria y equipo” y “présta-
mos a largo plazo”. En términos de la contabilidad nacional, se registrará
el valor de 100 como formación bruta de capital fijo (en la cuenta de ca-
pital) mientras que su contrapartida financiera (“Préstamos a largo pla-
zo”) se registrará -en la sección de las variaciones de los pasivos- por el
mismo valor de 100.
Cuenta de capital de la empresa
Cuenta financiera de la empresa
Por su parte, la cuenta financiera de la entidad bancaria que prestó
dinero a la empresa, registrará -en la sección de las variaciones de los ac-
tivos- el valor de 100, y como contrapartida, la respectiva disminución en
caja.
250 Patricio León C. - Salvador Marconi R.
GASTOS DE CAPITAL INGRESO DE CAPITAL
FBKF 100
VARIACION DE ACTIVOS VARIACION DE PASIVOS
Préstamos a largo
plazo + 100
Cuenta financiera del banco
El aumento del pasivo en las cuentas financieras de la empresa re-
presenta su endeudamiento durante el período considerado y la forma
(“Préstamos a largo plazo”) cómo financió la compra de los activos fijos.
Las cuentas financieras muestran las modificaciones que durante el
período considerado se han registrado en el patrimonio de los agentes
económicos. Del ejemplo citado se deduce que si bien el patrimonio real
de la empresa (activos fijos) se incrementa en 100, su patrimonio financie-
ro disminuye en el mismo valor. En este caso, la composición (o estructu-
ra) patrimonial de la empresa se ha visto alterada notablemente, aunque
el “valor de su riqueza” no ha sufrido modificaciones.
La creación primaria de dinero durante el año, que en la mayoría de
países puede realizarse solo por la banca de emisión, constituye una varia-
ción de pasivos, y particularmente, del rubro “moneda nacional emitida”.
Contrariamente, los agentes que al fin del mismo ejercicio posean dinero
líquido, registran la correspondiente variación del activo sobre un pasivo
del banco emisor. Así por ejemplo, el balance de situación [diferencial: n-
n
-1
] del banco emisor presenta el siguiente resultado:
Banco emisor: balance de situación
En las cuentas financieras, dicha operación se registrará de la si-
guiente manera:
La contabilidad nacional: teoría y métodos 251
VARIACION DE ACTIVOS VARIACION DE PASIVOS
Caja - 100
Préstamos a
largo plazo + 100
PASIVO n
-1
n ∆
Especies monetarias 40000 50000 10000
Banco emisor: cuentas financieras (año n)
Supóngase, por otra parte, que la caja del Estado, correspondiente
al año n registre, los siguientes movimientos:
Saldo inicial de caja 500
Saldo final de caja 2000
Diferencia +1500
En la cuenta financiera del Presupuesto del Estado, dicha operación
se registrará de la siguiente manera:
Dado que la emisión monetaria fue de 10000 y que el Estado detie-
ne 1500 unidades monetarias, el resto de agentes registrará un aumento de
activos de 8500
Los depósitos monetarios constituyen pasivos para las instituciones
financieras que los reciben y activos para los depositantes. En el caso de los
préstamos otorgados por los bancos, estas operaciones representan un ac-
tivo de las instituciones financieras y un pasivo de los agentes que reciben
los préstamos.
La importancia que tiene el estudio exhaustivo de las instituciones
financieras para detectar las operaciones económicas que se registran en
las cuentas financieras de los agentes radica en su función de intermedia-
ción financiera; sin embargo, es obvio que se deberá estudiar la contabili-
dad de cada agente para determinar si sus registros contables coinciden
252 Patricio León C. - Salvador Marconi R.
VARIACION DE ACTIVOS VARIACION DE PASIVOS
Moneda nacional + 10000
VARIACION DE ACTIVOS VARIACION DE PASIVOS
Moneda nacional + 1500
con lo registrado por las instituciones financieros y para estudiar opera-
ciones que no se generan en dichas instituciones.
En el caso de agentes que no establecen contabilidad patrimonial
(balance), sino que presentan únicamente registros de ingresos y de gastos
(liquidaciones presupuestarias), la interpretación de éstas, en el sentido de
cuentas financieras (de variación de activos o pasivos) debe ser cuidadosa.
Así, por ejemplo, si determinada institución pública presenta dentro de
sus ingresos un “préstamo recibido”, dicha operación debe ser interpreta-
da como una variación (un aumento) de un pasivo, constituido en favor
de la institución prestamista.
Un ingreso puede ser -como en el caso anterior- aumento de un pa-
sivo o disminución de activo, cuando por ejemplo, se ha cobrado una deu-
da o cualquier clase de obligación; simétricamente, un gasto financiero
puede tratarse de un incremento de activos (se adquieren derechos) o de
una disminución de pasivo (cuando se cancelan obligaciones).
La elaboración de las cuentas financieras permite integrar, en el sis-
tema de contabilidad nacional, un importante aspecto de la actividad eco-
nómica de los agentes, ampliando la descripción de su comportamiento a
las esferas real y financiera y facilitando el estudio de las relaciones entre
uno y otro tipo de variables.
La posibilidad de construir cuentas financieras de un país está en
función no solo de la existencia de fuentes estadísticas sino también del
grado de “monetización” de su economía, ya que un condicionante de la
consistencia de dichas cuentas es la presencia de un amplio “sector infor-
mal” donde operaciones reales, como el autoconsumo o el trueque, poseen
una importancia relativa.
X.2. Clasificación de las operaciones financieras
Las operaciones financieras se clasifican de acuerdo a una nomen-
clatura cuya característica principal es evidenciar las particularidades de
los instrumentos financieros.
La contabilidad nacional: teoría y métodos 253
La nomenclatura de operaciones financieras hace, por lo general,
una distinción de los instrumentos financieros en tres grandes categorías:
medios de pago, instrumentos de colocación e instrumentos de financia-
miento.
Los medios de pago son instrumentos directamente utilizados sin
que exista transformación de ninguna clase. Se trata de instrumentos fi-
nancieros con un alto grado de liquidez tales como la moneda nacional,
los depósitos a la vista y los medios de pago internacionales.
Los instrumentos de colocación son emitidos generalmente por los
intermediarios financieros. En esta categoría de operaciones usualmente
no se da un acuerdo previo sobre las condiciones entre deudor y acreedor;
las decisiones parten del acreedor, que puede dar por terminada una ope-
ración o ceder sus derechos a un tercero. Son instrumentos de colocación
operaciones tales como los depósitos monetarios (libretas de ahorro, de-
pósitos a plazo, etc.), los bonos a corto o largo plazo, las acciones y parti-
cipaciones en las sociedades, etc.
Los instrumentos de financiamiento se crean mediante un acuerdo
directo entre el acreedor y el deudor. Por lo general, el desenlace de estas
operaciones -así como las demás condiciones- es previamente fijado. Se
trata de préstamos a corto o largo plazo, créditos comerciales.
Tanto la clasificación de las operaciones financieras como su conte-
nido específico debe tener en cuenta las particularidades que el mercado
financiero presenta en cada país. En otras palabras, los organismos e ins-
tituciones financieras, los instrumentos financieros y el comportamiento
de los agentes que realizan dichas operaciones en determinada realidad so-
cio-económica, deben traducirse en rubros específicos de una nomencla-
tura que, sin comprometer la posibilidad de comparación internacional,
den cuenta de las características principales del sistema financiero vigente.
En una nomenclatura de operaciones financieras los instrumentos
se agrupan en:
254 Patricio León C. - Salvador Marconi R.
- Medios de pago internacionales
- Medios de pago en moneda nacional
- Depósitos no monetarios y bonos no negociables
- Acciones
- Préstamos a corto y largo plazo
- Otras operaciones financieras
X.2.1. Medios de pago internacionales
Comprenden las divisas, el oro monetario, las cuentas con el Fondo
Monetario Internacional (FMI) y los derechos especiales de giro (DEG).
- Si un país posee divisas (por ejemplo, libras esterlinas) significa que
mantiene un activo sobre “el resto del mundo” (Inglaterra); vicever-
sa, si la moneda de un país se encuentra en poder de agentes no re-
sidentes, el país tiene un pasivo financiero (una deuda) con los
agentes económicos del extranjero.
- El oro monetario es, por sus características de reserva de poder de
compra, aceptado como medio de pago internacional, constituyén-
dose en un activo para el país que lo posee.
- Por “cuenta con el FM” se entiende la posición neta de un país en
relación a dicha entidad internacional: el aporte al FMI representa
un activo de la nación; los créditos concedidos por el FMI represen-
tan un pasivo para el país receptor. Por su parte, los DEG’s, que son
también medios de pago internacionales aceptados por los países
miembros del FMI, representan al mismo tiempo un activo y un pa-
sivo para el país que los posee: son un activo, ya que pueden ser uti-
lizados como moneda y son un pasivo (indeterminado en el tiem-
po) ya que el país está obligado a devolver los DEG en caso de su re-
tiro del sistema.
La contabilidad nacional: teoría y métodos 255
X.2.2. Medios de pago en moneda nacional
Son los medios de pago que conforman la denominada “liquidez
primaria”; comprenden el dinero (piezas y billetes) y los depósitos a la vis-
ta transferibles por cheque.
En activo se registran las variaciones netas de moneda en poder de
los diferentes agentes; en pasivo, la variación del dinero emitido durante el
período.
X.2.3. Depósitos no monetarios y bonos no negociables
Los depósitos no monetarios son instrumentos de colocación que
no pueden ser directamente utilizados como medios de pago (depósitos
de ahorro, a plazo, etc.).
Los bonos no negociables son títulos a corto o largo plazo, reembol-
sables a una fecha fija o a partir de una fecha determinada en el momen-
to de su emisión.
X.2.4. Acciones
Son títulos que representan un derecho de propiedad por aportes
realizados para capitalización de una empresa, y dan lugar a participar en
sus beneficios.
La emisión de acciones por parte de una sociedad es registrada co-
mo variación (aumento) de su capital, mientras que la compra de accio-
nes de una empresa por parte de un agente representa, para éste último,
un incremento de su activo.
X.2.5. Préstamos a corto y largo plazo
Se trata, por lo general, de préstamos en dinero clasificados según el
plazo determinado inicialmente.
256 Patricio León C. - Salvador Marconi R.
Además, se consideran como instrumentos de financiamiento los
créditos comerciales, que representan aquellas operaciones en las que de
común acuerdo los dos participantes de una operación han separado las
fechas de la prestación de un servicio o entrega de un bien, y el momento
de su pago.
X.2.6. Otras operaciones financieras
Las nomenclaturas de operaciones financieras incluyen también los
denominados “desfases contables” y las “reservas técnicas de los seguros”.
Estas últimas surgen de los compromisos que las compañía de seguros tie-
nen como producto de su actividad, dado que de las primas cobradas, di-
chas compañías deben realizar pagos futuros que son contabilizados en
sus pasivos como reservas técnicas. En cuentas financieras, estas operacio-
nes son consideradas como una deuda que las compañías aseguradoras
tienen con los asegurados.
X.3. Los métodos de elaboración
Siendo expresadas en términos de variaciones (incrementos o de-
crementos) de activos o de pasivos, las operaciones financieras pueden
presentar signo positivo o negativo. Por ejemplo, el rubro “Depósitos” de
la cuenta financiera de los hogares, por el lado de los activos, aparecerá con
signo negativo (-) si los retiros han sido superiores a los depósitos efectua-
dos durante el período. Dado que el débito de un sector corresponde au-
tomáticamente a un crédito de otro, toda operación financiera da lugar a
un doble registro: una misma operación es registrada, por el mismo valor,
tanto en las cuentas del deudor como en las del acreedor.
En cuentas nacionales, las operaciones financieras son registradas
según el valor de las transacciones (el precio al que las operaciones han si-
do realizadas) sin considerar, por ejemplo, el valor nominal (de emisión)
de un título, o el que figura en los libros.
La contabilidad nacional: teoría y métodos 257
En lo que se refiere al tiempo, una operación financiera es registra-
da cuando es efectivamente pagada su contrapartida. En el caso en el que
la operación financiera surja de una operación real, el momento del regis-
tro para las dos operaciones es el mismo de la operación no financiera.
En relación con las operaciones reales, se pueden establecer las si-
guientes reglas para la elaboración de las cuentas financieras: a todo gasto
de la cuenta real corresponde una disminución de activo o aumento de pa-
sivo; a todo ingreso de la cuenta real corresponde un aumento de activo o
una disminución de pasivo.
X.4. La cuenta financiera y el cuadro de operaciones financieras
La cuenta financiera presenta las operaciones financieras activas y
pasivas, ordenadas según la clasificación de los instrumentos financieros
que se han estudiado.
La cuenta financiera describe el comportamiento de los sectores
institucionales que poseen capacidad para contraer obligaciones o para
modificar sus estados patrimoniales. Para cada agente -o sector institucio-
nal- la cuenta muestra en la sección de la variación de activos, las utiliza-
ciones de los recursos financieros, y en la sección de la variación de pasi-
vos, las fuentes de los medios financieros.
La cuenta financiera arroja un saldo contable cuyo monto es -en
teoría- igual al préstamo neto calculado en la cuenta de formación de ca-
pital. En la práctica, sin embargo, el préstamo neto real difiere del présta-
mo neto financiero, principalmente debido a inconsistencias en la infor-
mación estadística de base.
El préstamo neto financiero es calculado como diferencia entre la
adquisición neta de activos financieros y la emisión neta de pasivos.
La agrupación de las cuentas financieras de los sectores institucio-
nales en el cuadro global de síntesis (denominado Cuadro Operaciones Fi-
258 Patricio León C. - Salvador Marconi R.
nancieras) permite describir las relaciones que existen entre los sectores
residentes y las operaciones financieras que se realizan con el resto del
mundo. La suma algébrica de los préstamos netos financieros de los secto-
res institucionales residentes es igual a la diferencia entre la adquisición
neta de activos financieros y la emisión neta de pasivos de resto del mun-
do.
X.5. Ejercicio
Se trata de un ejemplo de elaboración de la cuenta financiera de
una “sociedad no financiera”.
La información necesaria para la construcción de la cuenta finan-
ciera está contenida en los balances de situación de la empresa, balance del
año n y balance del año n
-1
, de los que se obtiene el “balance diferencial”
para el año n. Se trabajará con la siguiente nomenclatura de operaciones
financieras:
1. Medios de pago internacionales
2. Billetes y monedas
3. Depósito a la vista
4. Depósitos de ahorro
5. Bonos
6. Acciones y participaciones de capital
7. Préstamos
8. Cuentas por cobrar (pagar) y desfases contables
Junto a los rubros del balance, se registra el código relativo a la ope-
ración financiera (CF) acompañado por el número del instrumento según
la nomenclatura establecida (por ejemplo, CF5 = bonos).
En el caso de una operación no financiera, se utilizará OR (opera-
ción real) mientras que los rubros que no son utilizados para la construc-
ción de las cuentas, llevarán el código SO (sin objeto). A continuación se
presenta el balance de situación de la empresa:
La contabilidad nacional: teoría y métodos 259
Balance general de la empresa, años n y n-1
La empresa ha tenido un incremento de 82 en caja: ha aumentado
su activo (si no han realizado nuevas emisiones de dinero por parte de la
autoridad monetaria -que es el pasivo contrapartida- significa que hubo
una disminución del dinero detentado por los demás agentes económi-
cos).
Los depósitos en bancos que la empresa mantiene, han aumentan-
do en 410, lo que significa un incremento de sus activos.
En préstamos al personal, los activos de la empresa han disminui-
do, puesto que hay una disminución de 200 de la deuda que los asalaria-
dos tienen con ésta; a su vez, los hogares (los asalariados) han registrado
una reducción similar en sus pasivos.
Las cuentas por cobrar han aumentado en 100, cifra que se refleja
en el activo de la empresa.
El rubro Bonos del Estado no registra variación, es decir, el activo
de la empresa y el pasivo del Estado no se han alterado.
Edificios, Maquinaria, Equipo e Inventarios son rubros cuantifica-
dos en las cuentas reales (OR).
La depreciación es un rubro en el que se registran únicamente la in-
corporación de provisiones y, por tanto, es un movimiento contable inter-
260 Patricio León C. - Salvador Marconi R.
ACTIVOS n
-1
n ∆ PASIVOS n
-1
n ∆
(CF2) Caja 233 315 82 (CF7) Préstamos por pagar 3206 3741 535
(CF3) Depósitos en bancos 1050 1460 410
(CF7) Préstamos al personal 1444 1244 (-)200 CAPITAL
(CF8) Cuentas por cobrar 107 207 100
(CF5) Bonos del Estado 150 150 - (CF6) Acciones 3130 4630 1500
(OR) Edificios 4207 4882 675 (SO) Utilidad 1583 2055 472
(OR) Maquinaria y equipos 1200 1740 540
(SO) (-) Depreciación (-)722 (-)822 (-)100
(OR) Inventarios 250 1250 1000
TOTAL ACTIVOS 7919 10426 2057 TOTAL PASIVOS 7919 10426 2507
no para la empresa. En cuentas nacionales, la depreciación es una opera-
ción “sin objeto” aunque puede servir de base para el cálculo del “consu-
mo de capital fijo”.
En el pasivo, las variaciones positivas significan el aumento de obli-
gaciones; en este caso, la firma ha incrementado los préstamos (535) y ha
realizado una nueva emisión de acciones; este aumento del pasivo de la
empresa se verá compensado con un incremento similar en el activo de
quien haya suscrito dichas acciones.
La diferencia entre las variaciones de activos y las de pasivos, deben
ser igual al saldo de las cuentas reales que, en ambos casos, toma el nom-
bre de “préstamo neto”.
Cuenta financiera de la empresa
- año n -
Como las variaciones del pasivo (+2035) son mayores que las varia-
ciones del activo (+392), la cuenta financiera de la empresa arroja un prés-
tamo negativo (necesidad de financiamiento).
La contabilidad nacional: teoría y métodos 261
VARIACION
OPERACIONES
VARIACION
DE ACTIVOS DE PASIVOS
- 1. Medios de pagos internacionales -
82 2. Billetes y monedas -
410 3. Depósitos a la vista -
- 4. Depósitos de ahorro -
- 5. Bonos -
- 6. Acciones 1500
(-) 200 7. Préstamos 535
100 8. Cuentas por cobrar y desfases -
1643 9. Préstamo neto -
2035 TOTAL 2035
Nota bibliográfica
(5) Brunhes, Bernard - Cap. IV: ‘La tableau des opérations finan-
cieres” (pp. 49-59)
(8) Cotula, F.- Caron, M. - “I conti finanziari dell’Italia. Dimensioni
e struttura della ricchezza e del risparmio
finanziero dell’economia”
(10) Chapron, J.E.- Séruzier, M. - Cap. VII: “Les opérations financieres”
(pp. 148.172)
(18) Flouzat, Denise - Cap. 32: “Les tableaux d’operations fi-
nancieres” (pp. 159-173)
(32 Ministère de la Cooperation - Cap. V: “Les operations financières et
et du Dévelopement; les comptes financières” (pp. 87-108)
République Française
(40) Office statistique des - Cap. V: “Les operations financières”
communautes européennes (pp. 99-121)
(44) Pichot, Alain - Cap. Y: ‘Les tableux rélatifs aux opéra-
tions financières” (pp. 141-161)
(45) Pinot - Vinasco - Riveros - ‘Metodología de las cuentas financieras
de Colombia”
(46) Powelson, J.P. - “Cuentas de las corrientes de fondos” (pp.
486-518)
(52) Siesto, Vincenzo - Cap. VI: “II finanziamento dell’econo-
mia” (pp. 369-399)
262 Patricio León C. - Salvador Marconi R.
Capítulo XI
Las cuentas nacionales
a precios constantes
XI.1. Significado y cobertura de las cuentas a precios constantes
La existencia de procesos inflacionarios hace necesario conocer la
dinámica “real” de los fenómenos económicos y los métodos que se utili-
zan para eliminar el efecto de las variaciones de los precios sobre los agre-
gados económicos expresados en términos de valor.
En efecto, las operaciones que se han estudiado precedentemente y
que conforman el sistema de cuentas económicas y financieras, están ex-
presadas a precios corrientes (de cada año o período de observación); es
decir, representan datos de valor, que pueden modificarse sea por variacio-
nes en las cantidades o por modificaciones en los precios.
Con la finalidad de garantizar la comparabilidad de los agregados
macroeconómicos en el tiempo, es indispensable, por tanto, disponer no
solo de series a precios corrientes sino también de series a precios constan-
tes de un año escogido como base, ya que mientras con la primera de las
series es posible estudiar las variaciones en términos “nominales”, con la
segunda es posible conocer la evolución “real” de una economía.
Si el establecimiento de cuentas a precios corrientes plantea la exis-
tencia de una base estadística desarrollada, es obvio que la construcción de
cuentas a precios constantes exige mayor información, puesto que requie-
ren estadísticas que diferencien precios y cantidades, no son siempre dis-
ponibles.
La extensión del sistema de cuentas a precios constantes encuentra,
además, un límite en la naturaleza de las operaciones, dado que para la
mayor parte de éstas no es posible separar los dos componentes del valor
(precios y cantidades). De ahí que las oficinas encargadas de elaborar la
contabilidad nacional se limitan a calcular cuentas a precios constantes
única y exclusivamente para las operaciones sobre bienes y servicios: pro-
ducción, consumo intermedio, consumo final, formación bruta del capi-
tal, exportaciones e importaciones, operaciones para las cuales su valor
–salvo determinados problemas– es susceptible de ser descompuesto en
precio y cantidad.
Esto no implica que no sea posible “deflactar” otras operaciones;
pero debido a la amplia gama de índices correctores, es el usuario quien
debe escoger el deflactor a utilizar.
XI.2. Principios generales de la deflación
Por deflación se entiende el conjunto de métodos de cálculo con los
cuales se logra aislar -de una operación expresada en valor- la influencia
de la variación de los precios.
Visto que las operaciones susceptibles de ser descompuestas en can-
tidades y en precios están registradas en la matriz insumo-producto, ésta
representa uno de los instrumentos más adecuados para elaborar y con-
trolar la consistencia de las cuentas a precios constantes, puesto que las
mismas reglas contables referentes a los flujos en “valor” son válidas en el
caso de los flujos expresados en “volumen”.
La deflación implica construir un conjunto consistente de índices
de volumen y de precios de las variables económicas que figuran en los
equilibrios oferta-utilización de bienes y servicios. Dichos índices se vin-
culan contablemente, garantizando la coherencia de las estimaciones. Por
esta razón, los índices construidos en el contexto de la contabilidad nacio-
nal son cualitativamente más amplios que otros índices elaborados con
264 Patricio León C. - Salvador Marconi R.
objetivos específicos (de precios al por mayor, al por menor, de quantum
industrial, etc.).
XI.3. Los números índices
Son instrumentos estadísticos utilizados para el estudio de la evolu-
ción de los diferentes agregados económicos.
Para el cálculo del índice de un producto elemental basta hacer una
relación entre las magnitudes (cantidad, valor y precio) en dos momentos
diferentes (por ejemplo, entre el tiempo de observación y el tiempo asu-
mido como base de referencia).
En contabilidad nacional, los índices más utilizados son los de Las-
peyres, Paasche y los llamados “índices en cadena”.
El índice de Laspeyres es una media aritmética ponderada de índi-
ces elementales a la fecha de referencia (tiempo o); el índice de Paasche es
una media armónica ponderada de índices elementales a la fecha corrien-
te en estudio (tiempo 1). Denotando con p los precios y con q las cantida-
des y, con los sufijos 0 y 1 el año base y el período corriente, respectiva-
mente, se tendrán los siguientes índices de precios (lp) y de volumen (lq).
p
1
q
1
∑p
0
q
0
––– ∑p
0
q
0
–––
p
0
q
0
Ip Laspeyres = ––––––––––––– Iq Laspeyres = ––––––––––––
∑p
0
q
0
∑p
0
q
0
p
1
q
1
∑ p
0
q
1
––– ∑p
1
q
0
–––
q
0
q
0
Ip Paasche = –––––––––––– Iq Paasche = ––––––––––––
∑p
0
q
1
∑p
1
q
0
La contabilidad nacional: teoría y métodos 265
simplificándolos:
∑p
1
q
0
∑p
0
q
1
IpL = –––––– IqL = ––––––
∑p
0
q
0
∑p
0
q
0
∑p
1
q
1
∑p
1
q
1
IpP = –––––– IqP = ––––––
∑p
0
q
1
∑p
1
q
0
p
0
q
1
expresa el valor del año 1 a precios del año 0 y toma el nom-
bre de “volumen”; por lo tanto, volumen significa que determinada varia-
ble es medida de acuerdo a las cantidades del año bajo análisis con los pre-
cios del año escogido como base. A su vez, el valor del año base, se expre-
sa por:
p
0
q
0
Si el volumen del año 1 se lo compara con el valor del año base:
p
0
q
1
––––– = IqL
p
0
q
0
se obtiene un índice de volumen de Lapeyres (IqL), índice que será
utilizado para “deflactar” las series a precios corrientes y obtener una me-
dida del crecimiento real de la actividad económica. Como el índice de
precios de Paasche (IpP) presenta condiciones de simetría con el de volu-
men de Laspeyres (IqL), para el cálculo de series a precios constantes se
podrá utilizar también este último.
En efecto, para que sea válida la expresión
V = p

q
266 Patricio León C. - Salvador Marconi R.
es decir, para que el producto de precio por cantidad sea igual al valor, es
necesario que el producto del índice de precios por el índice de cantidad
sea igual al índice de valor:
1) V
1
p
1
q
0
p
1
q
0
p
1
q
1
–– = –––– x –––– = IpL x IqP = ––––
V
0
p
0
q
0
p
1
q
0
p
0
q
0
2) V
1
p
0
q
1
p
1
q
1
p
1
q
1
–– = –––– x –––– = IqL x IpP = ––––
V
0
p
0
q
0
p
0
q
1
p
0
q
0
En ambas expresiones, para obtener el índice de valor V
1
/V
0
se mul-
tiplica un índice de Laspeyres y un índice de Paasche.
De las fórmulas analizadas, la de Laspeyres es la más utilizada para
conocer la evolución real (volumen) de las operaciones económicas pues-
to que, una vez que se han establecido las ponderaciones del año base, se
debe obtener información para un solo factor: cantidad. Viceversa, el ín-
dice de volumen de Paasche, a pesar de su simetría, presenta inconvenien-
tes relacionados con la actualización anual de las ponderaciones.
Por otra parte, en lo que a índice de precios se refiere, las oficinas de
contabilidad nacional tienen preferencia por el índice de Paasche, que
aprovecha las ponderaciones actuales, hecho que no sería factible realizar-
lo con el índice de precios de Laspeyres.
La utilización de dichos índices para la descomposición de las va-
riaciones del valor en variaciones de volumen y de precio, presenta venta-
jas y desventajas, por lo que es necesario reflexionar sobre la relatividad de
los instrumentos estadísticos disponibles en un país.
En teoría, existe un índice que permitiría superar algunos de los
problemas que presentan los índices de Laspeyres y de Paasche. Se trata del
“índice ideal” de Fisher, dado por la media geométrica (es decir, la raíz
cuadrada del producto) de los dos índices citados:
La contabilidad nacional: teoría y métodos 267
Sin embargo, su cálculo se ve obstaculizado en la práctica por pro-
blemas de información estadística.
XI. 4. Cuentas constantes a precios del año base y a precios del año
anterior
Por lo general, los servicios de contabilidad nacional elaboran las
cuentas a precios de un año de referencia denominado “año base”. Si bien
las variables a precios se un año de referencia están influenciadas por la es-
tructura relativa de precios de dicho año, éstas representan el único instru-
mento empírico para los análisis económicos de mediano y largo plazo.
Existen situaciones en las que resulta más interesante estudiar de-
terminadas variables a “precios del año anterior” (precios n
-1
), lo que per-
mite a las cuentas nacionales constituirse en soporte metodológico para
las previsiones económicas de corto plazo y consecuentemente, para la
instrumentación de políticas coyunturales.
Las cuentas a precios n
-1
tienen la propiedad de considerar las va-
riaciones de calidad en los productos pues en el corto plazo, se amplía la
posibilidad de calcular variaciones de precios de una manera más exacta y
para un número mayor de productos. Además, la estructura de precios de
los años n
-1
y n no presentarán mayores diferencias cuantitativas, hecho
que no sucede en el caso de las cuentas a precios constantes de un año ba-
se, cada vez más lejano al período de observación.
A pesar de que para la mayoría de los servicios estadísticos es difí-
cil publicar simultáneamente cuentas a precios del año base y cuentas a
precios del año anterior (debido, por ejemplo, a la dificultad interpretati-
va que provocaría la presentación de las dos series a precios constantes), el
número de países que utilizan las cuentas a precios de año n
-1
como
268 Patricio León C. - Salvador Marconi R.
P Fischer = IpL x IpP
Q Fischer = IqL x IqP
soporte para la elaboración de las cuentas a precios de un año base fija) ha
aumentado gradualmente.
XI. 5. Precios constantes de algunas operaciones
Los saldos contables no son variables que representan bienes y ser-
vicios y por lo tanto no pueden ser descompuestos en precio y volumen.
El valor agregado bruto, sin embargo, puede ser transformado a precios
constantes mediante el método de la “doble deflación”.
Dado que, a precios corrientes, el valor agregado es igual al valor
bruto de la producción menos el consumo intermedio (VAB = Pb - Ci), y
habiendo calculado, en la matriz insumo-producto, tanto la producción
bruta de las ramas como sus consumos intermedios a precios constantes,
la diferencia entre los volúmenes de dichas variables representa una medi-
da del valor agregado bruto en términos reales.
Para determinadas operaciones en las que la diferenciación entre
precios y cantidades no es explícita (impuestos indirectos brutos sobre las
importaciones), se han establecido métodos que hacen posible el cálculo
de “medidas de volumen”. Así, por ejemplo, en el caso de los impuestos in-
directos brutos que gravan la producción nacional, su evolución puede de-
pender de una variación en el volumen real de los bienes producidos, de
una modificación en los precios de dichos bienes o de una alteración en la
tasa impositiva. Para ‘deflacionar’ los impuestos indirectos del período co-
rriente es necesario, por lo tanto, encontrar su volumen (en la hipótesis de
invariabilidad del precio del bien y de la alícuota fiscal) aplicando, a la pro-
ducción a precios constantes, la alícuota (impuesto/producción) del pe-
ríodo referencial.
Las subvenciones pueden ser calculadas a precios constantes utili-
zando el mismo método.
En lo que se refiere a los impuestos indirectos que gravan las impor-
taciones (por ejemplo, los derechos arancelarios), su cálculo a precios
La contabilidad nacional: teoría y métodos 269
constantes está basado en la aplicación -al volumen de los productos im-
portados- de la tasa impositiva vigente en el año considerado como base.
Es posible, entonces, hacer las siguientes consideraciones: a) los im-
puestos pueden ser neutros con relación a la inflación si su evolución a
precios corrientes -y constantes- coincide perfectamente con la dinámica
de la producción con la cual se relacionan; b) pueden ejercer presiones in-
flacionarias si crecen más rápidamente que la producción; y c) pueden te-
ner un carácter recesivo -en relación al nivel de precios- si se verifica la
condición contraria a la del punto anterior.
La evaluación de los márgenes comerciales a precios constantes pre-
senta características similares; en efecto, éstos pueden variar de acuerdo a
los circuitos de comercialización, por lo que es necesario diferenciar, para
cada producto, las categorías de márgenes.
El “precio” del margen puede modificarse debido a variaciones en el
precio del producto o a causa de alteraciones en las tasas de margen ope-
radas en los diferentes circuitos de comercialización.
El volumen de los márgenes cambia si es que se producen variacio-
nes en el producto al que se aplican o modificaciones en los volúmenes de
los diferentes circuitos.
El principio de la deflación en este caso es similar al de los impues-
tos indirectos, ya que al volumen de los productos se aplica la tasa de mar-
gen vigente durante el período de referencia.
Los servicios de contabilidad nacional se limitan a elaborar, a pre-
cios constantes, las operaciones sobre bienes y servicios. Esto no implica
que no se hayan estudiado algunos criterios que permitan calcular, en tér-
minos reales, operaciones tales como las de repartición del ingreso o las fi-
nancieras. Sin embargo, dichos procedimientos no han sido integrados
aún -orgánicamente- al sistema contable pues se basan en un principio di-
ferente al de la deflación, que consiste, por lo general en obtener una me-
270 Patricio León C. - Salvador Marconi R.
dida del poder adquisitivo de dichas variables. En efecto, cuando se divi-
den las remuneraciones de los empleados para el índice de los precios al
consumidor, los resultados obtenidos expresan la evolución del poder de
compra de los ingresos provenientes del trabajo, pero no la contribución
real que los trabajadores aportan en el proceso productivo. Así mismo,
cuando se divide el ahorro bruto para el índice de precios de los bienes de
capital, más que una medida de su aporte real al mecanismo de acumula-
ción, su resultado expresa, en términos del volumen, los bienes que es po-
sible obtener con la utilización de dicho ahorro.
XI. 6. El PIB a precios constantes
Una vez obtenidas las variables a precios constantes que conforman
el equilibrio oferta-utilización de bienes y servicios, así como el valor agre-
gado bruto y los impuestos indirectos sobre importaciones (derechos
arancelarios), el cálculo del PIB a precios constantes se reduce a la aplica-
ción de fórmulas ya conocidas.
Método de la producción:
––– ––– –– ––
PIB pc = Pb pp - Ci pc + DA
Método del gasto:
––– –– ––––– –– –– ––
PIB pc = C + FBKF + ∆E + X - M
Es importante subrayar que la tasa de crecimiento real del produc-
to interno bruto, considerada como el indicador principal de la evolución
económica de un país, presenta algunas limitaciones en relación al uso po-
lítico que normalmente tiene.
En términos generales se puede afirmar que mientras las cuentas a
precios constantes son los indicadores más utilizados, son los que tienen
menos respaldo teórico y estadístico.
La contabilidad nacional: teoría y métodos 271
Nota bibliográfica
(1) Astori, Danilo -Cap. X: “Los modelos de descripción a
precios constantes”(pp. 364-383)
(10) Chapron, J.E.- Séruzier, M. -Anexo al Cap. II: “Comptes a prix cons-
tants” (pp. 191-210)
(30) Lévy, Michel L. - “Comprende les statistiques”
(35) Naciones Unidas - Cap. IV: “El sistema como base para com-
paraciones de cantidades y de precios” (pp.
54-73)
(38) Naciones Unidas - “Manual de cuentas nacionales a precios
constantes”
(41) Office statistique des - “Systeme integre d’indice de prix et de
communautés européennes volume”
(48) Quirino, Paolo - “Gli indici di deflazione nel sistema dei
conti economici nazionali”
(49) Quirino, Paolo - “Le valutazioni a prezzi costanti nel qua-
dro della contabilitá nazionale”
(51) Siesto, Vicenzo - La costruzione di un sistema di contabili-
tá nazionale a prezzi costanti”
(52) Siesto, vicenzo - Cap. XI: “Comparazione dei flussi nel
tempo e nello spazio” (pp. 493-540)
(53) Stone, Richard y - Cap. III: “Comparaciones en el tiempo”
Giovanna (pp. 63-84)
272 Patricio León C. - Salvador Marconi R.
Capítulo XII
Algunas posibilidades
de extensión del sistema de
contabilidad macroeconómica
XII. 1. Generalidades
En los capítulos anteriores se han analizado los aspectos centrales
del sistema de cuentas nacionales. Existen, sin embargo, otros instrumen-
tos cuya elaboración en el contexto de la contabilidad nacional posibilita
la realización de análisis particulares que el “cuadro central” del modelo
descriptivo no logra -o logra limitadamente- viabilizarlos. Tal es el caso de
las cuentas patrimoniales, de las cuentas satélites, de las cuentas regiona-
les y de las estimaciones trimestrales, para citar solamente los principales
elementos que podrían ser incluidos en el marco de la descripción econó-
mica.
La posibilidad de elaborarlos depende, como es lógico suponer, del
nivel de desarrollo del aparato estadístico existente en un país.
XII. 2. Las cuentas patrimoniales
Las cuentas “reales” y financieras describen los flujos que se mani-
fiestan en un sistema económico, en un determinado período de tiempo.
Además de los flujos, es importante conocer el stock de bienes reales, de ac-
tivos y pasivos financieros y sus variaciones durante el período conside-
rado.
En otras palabras, no solo es necesario conocer el ingreso de un
país, sino también su riqueza. La necesidad de calcularla se origina princi-
palmente en aquellos estudios que identifican en el patrimonio (y en la
“composión del portafolio”) una variable explicativa del comportamiento
de los agentes económicos en relación al consumo y al ahorro.
Por otra parte, los estudios sobre productividad necesitan de esti-
maciones sobre la disponibilidad de capital fijo por rama de actividad eco-
nómico, con el propósito de determinar las relaciones capital/producto y
capital/trabajo. Además, disponer de estimaciones sobre el stock de capital
fijo facilita el cálculo del “consumo de capital” o depreciación económica
de los activos fijos.
Una cuenta patrimonial describe, en la sección de los activos, el
monto de bienes materiales (reproducibles y no reproducibles), los bienes
inmateriales y los activos financieros. La sección de los pasivos, por su par-
te, contiene -por definición- únicamente aquellos de origen financiero. La
diferencia entre el total de activos y el total de pasivos es el patrimonio ne-
to de los sectores institucionales, cuya suma representa la riqueza nacio-
nal. A continuación se presenta el esquema de una cuenta patrimonial
simplificada, que puede ser atribuida a un sector institucional o al país.
Como se puede notar, el concepto de riqueza nacional engloba tan-
to bienes económicos como instrumentos financieros. Esta es la razón
principal por la cual los economistas presentan mayor interés en el con-
cepto (y en las estimaciones) del “capital”, que es entendido como el valor
de los bienes utilizados en la producción de otros bienes y servicios o, de
manera más general, el medio que permite obtener en el futuro, un ingre-
so. Sin embargo, para otros tipo de estudios (funciones de demanda, dis-
tribución del ingreso y de la riqueza, etc.) las cuentas patrimoniales pre-
sentan en forma coherente los elementos apropiados que permiten llevar
a cabo dichos análisis.
274 Patricio León C. - Salvador Marconi R.
Cuenta patrimonial simplificada
XII. 3. Las cuentas satélites
Las cuentas “satélites” responden a la necesidad de presentar, en for-
ma orgánica y sistemática, algunos aspectos económicos que se encuen-
tran agregados en el esquema central. En efecto, mientras el sistema de
contabilidad nacional se basa en una clasificación de los flujos -según los
agentes (o sectores) que los realizan y según la naturaleza de las operacio-
nes-, las cuentas satélites introducen un tercer aspecto: la finalidad. De ahí
que dichas cuentas ordenan el conjunto de flujos que corresponden a una
determinada función, aún cuando sean realizados por diferentes agentes.
La contabilidad nacional: teoría y métodos 275
ACTIVO PASIVO
BIENES MATERIALES PASIVOS FINANCIEROS
• Capital fijo • Oro
• Existencias • …
• Bienes materiales no • …
reproducibles (terrenos) • …
• Bienes de consumo
duradero
BIENES NO FISICOS
• Activos no físicos,
excepto activos financieros
(derechos de autor,
patentes, etc.).
ACTIVOS FINANCIEROS B) TOTAL PASIVOS
FINANCIEROS
• Oro
• …
• …
• …
A) TOTAL ACTIVOS C) = (A-B) PATRIMONIO NETO
Tal es el caso de las cuentas de la salud, de la investigación científica, de la
educación, del medio ambiente, de la seguridad social, etc.
La cuenta satélite de la salud, describirá:
a) el conjunto de agentes que en ella participan, los hogares como be-
neficiarios, las sociedades no financieras (clínicas privadas, ambula-
torios, etc.), las administraciones públicas (institutos de seguridad
social, hospitales, etc.), y
b) las operaciones de diferente naturaleza que se realizan en dicho
campo: sobre bienes y servicios (por ejemplo: producción de servi-
cios médicos, inversión en infraestructura, etc.), de repartición
(contribuciones y prestaciones sociales, transferencias corrientes,
etc.) y financieras (préstamos a hospitales públicos, etc.).
Además de los flujos en valor, las cuentas satélites pueden incluir
elementos no monetarios, expresados en términos físicos (por ejemplo, en
el caso de la salud, número de personas servidas, relación entre la pobla-
ción y el número de camas disponibles en los centros de salud, etc.). Lógi-
camente, las nomenclaturas adoptadas deberán ser compatibles con las
utilizadas en el esquema central de cuentas, de modo que existan vínculos
y coherencia entre este último y la cuenta satélite.
En forma sintética, una cuenta satélite se presenta de la siguiente
manera:
Cuenta satélite simplificada
Cuenta de operaciones corrientes
276 Patricio León C. - Salvador Marconi R.
GASTOS INGRESOS
Gastos de funcionamiento Transferencias corrientes
(remuneraciones, consumo Ventas de bienes y servicios
intermedio, impuestos, etc.)
Transferencias corrientes
Otros gastos corrientes
Ahorro bruto
Cuadro de financiamiento
La contabilidad nacional ofrece -con la elaboración de estas cuen-
tas- nuevos horizontes al análisis socio-económico de un país. Experien-
cias concretas en la construcción de este tipo de cuentas son frecuentes en
la contabilidad nacional francesa.
XII. 4. Las cuentas regionales
En la medida en que la polarización de los niveles de desarrollo en-
tre las regiones (o divisiones político-administrativas o geográficas) de un
país es mayor, es necesario disponer de cuentas regionales, capaces de ofre-
cer elementos útiles para la adopción de medidas de política económica
tendientes a reducir los desequilibrios territoriales.
La elaboración de cuentas regionales ha seguido dos direcciones
metodológicas diferentes, según el grado de decentralización de las fuen-
tes estadísticas. La primera, que podría denominarse centralizada, consis-
te en desagregar regional o provincialmente las principales variables ma-
croeconómicas calculadas para el país. La segunda, o descentralizada, con-
siste en estimar, autónomamente, un sistema de cuentas para cada una de
las diferentes regiones (Departamentos, Estados). El primer método pre-
senta la ventaja de estimar, simultáneamente, las diferentes partes de un
todo (ingreso, consumo final, formación bruta de capital, etc.) lo que per-
mite mantener la coherencia y respetar el principio aditivo de los resulta-
dos. Además, el hecho de trabajar de modo centralizado, evita los costos
de recolección y explotación de documentación estadística existente. Por
el contrario, este método presenta la desventaja de pasar por alto impor-
tantes particularidades de cada región, desventaja que puede ser superada
La contabilidad nacional: teoría y métodos 277
Gastos (y variación de activos) Ingresos (y variación de pasivos)
Inversiones Ahorro bruto
Transferencias de capital recibidas
utilizando el segundo método, pero asumiendo el riesgo de que la suma de
las partes (de las cuentas de las diferentes regiones) no sea igual a las cuen-
tas elaboradas a nivel nacional.
De ahí la necesidad de encontrar una tercera alternativa que, supe-
rando las dificultades del uno y del otro método, recoja los aspectos posi-
tivos.
Un instrumento que frecuentemente ha sido utilizado en la elabo-
ración de las cuentas regionales, es la matriz insumo-producto, que desa-
grega las cuentas de las ramas de actividad (y los equilibrios oferta-utiliza-
ción de los productos) por región. Sin entrar en el detalle de un modelo
input-output regional, conviene señalar que las mayores dificultades en su
elaboración son, por una parte, de tipo estadístico (disponibilidad de in-
formación desagregada regionalmente) y, por otra, de orden metodológi-
co, principalmente en lo que se refiere al tratamiento del comercio inter-
regional, al de las empresas multiregionales y al de la administración pú-
blica central, para los cuales en algunos casos es necesario plantear hipó-
tesis “fuertes” que permitan repartir los agregados económicos a nivel re-
gional. Pese a los esfuerzos realizados -principalmente en países de la
Unión Europea- para elaborar un sistema coherente de cuentas regionales,
los resultados pueden ser considerados todavía parciales e incompletos.
Esto no implica que países con menor grado de desarrollo económico y es-
tadístico, excluyan la posibilidad de iniciar los estudios preliminares a la
elaboración de dichas cuentas.
XII. 5. Cuentas nacionales e indicadores sociales
Es importante recordar que la contabilidad nacional registra única-
mente los hechos económicos cuantificables, sin describir los aspectos
cualitativos de un sistema.
Por lo general, la variación relativa del producto interno bruto si-
gue siendo considerada como el indicador sintético del ritmo de creci-
miento de una economía; sin embargo, es indispensable buscar otro tipo
278 Patricio León C. - Salvador Marconi R.
de indicadores que describan el nivel de desarrollo de un país, indicadores
sociales y ambientales que, una vez integrados en las cuentas nacionales,
den una visión más completa de la estructura y evolución de una sociedad.
Cabe mencionar, entre otros, los esfuerzos para integrar, en un so-
lo cuadro, variables económicas y demográficas así como indicadores de
distribución de ingreso, salubridad, educación, nutrición, etc. Por otra
parte, se han realizado estudios tendientes a “traducir” los términos mo-
netarios de las cuentas nacionales en un esquema contabilizado en horas
de trabajo.
Por último, recientemente se han desarrollado esfuerzos para cons-
truir modelos que, junto a los aspectos económicos cuantitativos, tratan
de describir aspectos cualitativos como la distribución del ingreso, el em-
pleo, las necesidades básicas, etc. dichos esquemas, conocidos con el nom-
bre de “Social Accounting Matrix” (SAM), han sido presentados en forma
experimental y sus resultados son todavía objeto de debate a nivel interna-
cional.
XII. 6. Confiabilidad de las cuentas nacionales
Las cuentas nacionales son el resultado de la agregación de una
multiplicidad de cifras producidas en diversos servicios estadísticos, por lo
que es inevitable el deslizamiento de errores; su magnitud depende de la
calidad de las fuentes estadísticas utilizadas, de la forma cómo los respon-
sables de las elaboraciones enfrentan los problemas de la información. Co-
mo se anotó, la calidad de las cifras de base utilizadas en las elaboraciones
de indicadores macroeconmómicos, es condición sine qua non para el de-
sarrollo del sistema de cuentas nacionales.
Además, la experiencia y el conocimiento tanto del funcionamien-
to de los diferentes sectores económicos de un país como de los principios
metodológicos sobre los que descansa la descripción económica, permite
superar -a los responsables de las elaboraciones- errores de tipo concep-
tual que pueden alterar el contenido de las cifras.
La contabilidad nacional: teoría y métodos 279
La tercera fuente de error tiene su origen en la falta de información,
lo que obliga a adoptar algunas hipótesis, interpretaciones, ‘estructuras’,
‘arbitrajes’ etc.que introducen elementos de subjetividad e incertidumbre
sobre la consistencia de una variable.
Es, sin embargo, absurdo pretender de las cuentas nacionales exac-
titud en el nivel de sus macrovariables. Lo que si se debe exigir -en calidad
de usuarios- es coherencia y consistencia en la representación de la estruc-
tura económica de un país y de la evolución de los indicadores que con-
tiene el sistema de contabilidad nacional.
XII.7. Las cuentas satélites del medio ambiente en el SCN 1993
El marco central del sistema de contabilidad nacional de 1968 des-
cribe el conjunto de actividades económicas de un país: la producción, la
distribución y redistribución del ingreso, su utilización en consumo, los
aspectos relacionados con el proceso de acumulación real y financiera y su
vínculo con el resto del mundo. Además, incluye los balances de apertura
y cierre y su modificación en el tiempo. Sin embargo, ese esquema conta-
ble no incorpora los vínculos entre aspectos económicos y aquellos am-
bientales. El nuevo manual de cuentas nacionales (SCN 1993), en cambio,
establece la posibilidad de “extender” su cobertura mediante las denomi-
nadas cuentas satélites del medio ambiente.
Estas cuentas profundizan el análisis de los aspectos relativos a los
stocks y flujos de recursos naturales (extracción, cosecha y descubrimien-
tos), a su deterioro por emisiones contaminantes, a los gastos de protec-
ción ambiental, con posibilidad de hacer desagregaciones sectoriales y re-
gionales y realizar vínculos con las variables del cuadro central del SCN.
La información que proporcionan las cuentas satélites permite cal-
cular, a partir de los agregados macroeconómicos existentes, el Producto
Interno Neto Ecológico (PINE).
280 Patricio León C. - Salvador Marconi R.
Uno de los cambios más importantes introducidos en el SCN 1993
es la ampliación del concepto de activos, incluyendo -en principio- a to-
dos los activos naturales y no solamente a los que participan directamen-
te en procesos productivos. Dicho sistema prevé la creación de balances de
activos económicos, tanto producidos como no producidos, y de activos
ambientales.
Los activos económicos se definen como “entidades sobre las que las
unidades institucionales ejercen derechos de propiedad, individual o co-
lectivamente, y de las que sus propietarios pueden obtener beneficios eco-
nómicos por su posesión o uso durante un período de tiempo”
1
.
No todos los activos del medio ambiente son considerados activos
económicos. Solamente los activos naturales sobre los que se han estable-
cido derechos de propiedad que se ejercen de manera efectiva pueden ser
registrados en los balances como activos económicos. Sin embargo, hay ac-
tivos naturales (como el aire), sobre los cuales no es posible establecer do-
minio alguno o no pertenecen a unidad institucional alguna (bosques
inaccesibles) y otros que no producen de inmediato beneficios económi-
cos (depósitos minerales no explotados). Estos activos naturales no pue-
den ser incluidos en los balances del sistema de cuentas.
Entre los activos económicos no financieros se consideran los acti-
vos naturales producidos y los activos naturales no producidos.
Los activos producidos comprenden los activos fijos cuyo crecimien-
to es el resultado de las actividades humanas (procesos de producción) y
pueden ser tangibles (activos fijos cultivados: ganado para cría y leche, vi-
ñedos, huertos y otras plantaciones de árboles que dan productos recu-
rrentes, madera, etc.) o intangibles (activos fijos intangibles: explotación
minera
2
).
Los activos no producidos incluyen los activos no cultivados (que tie-
nen un origen distinto del proceso de producción) que están bajo el con-
trol de unidades institucionales y sobre los cuales pueden establecerse y
La contabilidad nacional: teoría y métodos 281
transferirse derechos de propiedad. Los activos tangibles no producidos
son: tierras y terrenos, activos del subsuelo (las reservas comprobadas de
yacimientos minerales que son explotables económicamente), recursos
biológicos no cultivados (animales salvajes y bosques vírgenes) y recursos
hídricos.
En el SCN 1993 se registran, además, dos tipos de costos ambien-
tales: el costo imputado por la degradación y agotamiento de los recursos
naturales, y el costo para protección, es decir, para reducir o eliminar los
efectos de la degradación.
Al respecto, las actividades productivas que han determinado el
agotamiento de algún recurso natural no renovable están sujetas a reajus-
tes contables. Por ejemplo, si el incremento en la superficie cultivada ha
provocado deforestación, habrá que estimar el agotamiento de los bosques
y descontarlo de la actividad productiva agrícola.
El agotamiento de los activos naturales no se limita a los activos eco-
nómicos; puede afectar también a los activos no producidos que no son
activos económicos (por ejemplo, en el caso de bosques no controlados).
En las cuentas satélites se considera además los efectos de la degradación
de los recursos ambientales de libre acceso, como el aire, el agua y los sue-
los. Por ejemplo, si una empresa contamina el agua, se debe deducir de la
actividad industrial un monto correspondiente a dicha degradación.
Uno de los principales problemas para el tratamiento del agota-
miento y degradación de los recursos naturales es la valoración de esos
rubros, pues no existe un criterio uniforme sobre las metodologías a utili-
zarse.
En el nuevo manual de cuentas, los gastos en protección ambiental,
tanto del sector público como privado, reciben un tratamiento especial, lo
que permite medir y evaluar los esfuerzos para prevenir o corregir el dete-
rioro del medio ambiente.
282 Patricio León C. - Salvador Marconi R.
Categorías incluidas en los servicios de protección ambiental
Reciclamiento
Eliminación de desperdicios y aguas residuales, saneamiento y
actividades similares
Recogida, transporte, tratamiento y eliminación de desechos
Recogida y tratamiento de aguas residuales
Limpieza de escapes de gases
Reducción de ruidos
Otros servicios de protección del medio ambiente n.c.p.
Saneamiento y servicios similares
Fuente: SCN 1993, Cuadro 21.8, Sección XXI.
En el cuadro siguiente se presentan los elementos y variables del
nuevo sistema de contabilidad nacional (SCN 1993) que relacionan la es-
fera económica con la ambiental.
Estructura básica del sistema de cuentas medioambientales
Fuente: SCN 1993 , Análisis y cuentas satélites, cuadro 21.6.
La contabilidad nacional: teoría y métodos 283
Actividades económicas Medio ambiente
Activos económicos
Producción Resto del Consumo Activos Activos Otros activos
mundo final producidos naturales no naturales no
producidos producidos
1 2 3 4 5 6
Stocks de apertura i KO
p.ec
KO
np.ec
Oferta ii Pb M
Usos económicos iii Ci X C Ib
Consumo de cpaital fijo iv ccf -ccf
Producto interno neto v PIN X.M C I
Utilización de activos
naturales no producidos vi USO
np
-USO
np.ec
-USO
np.ma
Otra acumulación de activos
naturales no producidos vii
Agregados ajustados I
np.ec
-I
np.ma
ambientalmente viii PINE X-M C A
p.ec
A
np.ec
-A
np.ec
Ganancias/pérdida por tenencia ix Rev
p.ec
Rev
np.ec
Otras variaciones del volumen
de activos x Vol
p.ec
Vol
np.ec
Stocks de cierre xi K1
p.ec
K1
np.ec
Las partidas de flujos del SCN se presentan en las partes sombrea-
das de las columnas 1 (Producción, Consumo intermedio, consumo de ca-
pital fijo, Producto Interno Neto), 2 (Exportaciones, Importaciones) y 3
(Consumo final); y en las filas (ii) para la oferta (producción e importa-
ciones), (iii) para los usos económicos (Consumo intermedio, Exporta-
ciones, Consumo final y formación bruta de capital lb), (iv) para el Con-
sumo de capital fijo y (v) para el Producto Interno Neto.
En la columna 4 se registran los stocks de apertura y de cierre de los
activos producidos (K0
p.ec
y K1
p.ec
) y los elementos que determinan su va-
riación: la formación neta de capital (I = lb - ccf); las ganancias/pérdidas
por tenencia de los activos producidos (Rev
p.ec
) y las otras variaciones del
volumen de los activos producidos (Vol
p.ec
).
En la columna 5 se registran los activos naturales no producidos que
no intervienen en el cálculo del PIN; en efecto, sus variaciones se explican
en el SCN como ganancias/pérdidas por tenencia de los activos produci-
dos (Rev
np.ec
) y las otras variaciones del volumen de los activos produci-
dos (Vol
npec
).
En las zonas no sombreadas se presenta información sobre el capi-
tal natural en términos físicos y/o monetarios. En la columna 6 se regis-
tran los efectos de la actividad económica sobre activos naturales no pro-
ducidos (aire, agua, bosques, etc.). En la fila (vi) se añaden elementos rela-
tivos a la utilización en la producción (Uso
np
), como activos económicos,
de activos naturales no producidos (explotación de minerales y madera,
por ejemplo). Su registro posibilita describir las contrapartidas en las co-
lumnas 5 y 6 que incluyen: (-Uso
np.ec
) el agotamiento de minerales, la ex-
tracción de madera de bosques y los efectos de la erosión, la lluvia ácida y
otros elementos sobre la productividad de estos bosques y del suelo agrí-
cola, así como (-USO
np.ma
) el agotamiento o degradación de activos que
no son económicos (extracción no sostenible de recursos pesqueros y ma-
dereros, caza de animales salvajes, efectos de la emisión de residuos sobre
la calidad del aire, agua, bosque silvestres, etc.).
284 Patricio León C. - Salvador Marconi R.
En la fila (vii) se registra “otra acumulación de activos naturales no
producidos” y su transferencia a los usos económicos (por ej. la inclusión
de tierras y terrenos, de reservas minerales comprobadas, la conversión de
bosques silvestres en suelos agrícolas o para extracción de madera, la
transformación de reservas de pesca a régimen bajo control económi-
co) como un variación de los stocks de activos económicos no producidos
(I
np.ec
). La contropartida (-I
np.ma
) representa una reducción de dichos ac-
tivos.
La fila (viii) permite calcular el producto interno neto ajustado con
criterios medio ambientales (PINE) cuando los elementos del SCMA son
expresados en términos monetarios. Se introduce el concepto de acumu-
lación neta (por el lado de los gastos) que varía según se trate de activos
producidos (A
p.ec
), activos económicos no producidos (A
np.ec
) u otros ac-
tivos naturales no producidos (-A
np.ma
). En el caso de los (A
np.ec
) se repre-
sentan los efectos del agotamiento y degradación así como los incremen-
tos de los activos naturales que han sido transferidos a usos económicos
3
.
En los (-A
np.ma
) se consideran las repercusiones en el ambiente de las acti-
vidades económicas
4
.
Lo que se ha ilustrado en este acápite es apenas el núcleo de lo que
contiene una de las principales extensiones del SCN 1993 en materia de
cuentas satélites del medio ambiente.
Notas
1 SCN 1993, A-1-21.
2 En el SCN 1968, los gastos en explotación minera (petróleo, gas natural y yacimien-
tos no petrolíferos) se registraban como consumo intermedio.
3 A
np.ec
= - Uso
np.ec
+ I
np.ec
.
4 -A
np.ma
= -Uso
np.ma
- I
np.ma
.
La contabilidad nacional: teoría y métodos 285
Nota bibliográfica
(4) Benedetti - Consolo - - “Une extension de la comptabilité
Fouquet nationale: les comptes de patrimoine”
(pp. 5-20)
(6) Centro di Formazione e - “I conti economici territoriali a livello
Studi per il Mezzogiorno regionale: metodi e problemi”
(FORMEZ)
(7) Costa, P. “Interdipendenze industriali e program-
mazione regionale”
(8) Flouzat, Denise - Cap. 22. “Les outils nouveaux de la comp-
tabilité nationale française” (pp. 297-303)
(25) INSEE - Cap. 7: “Les comptes de patrimoine du
cadre central de comptabilité nationale”
(pp. 175-189)
- Cap. 2: “Les comptes satellites” (pp. 47-58)
- Cap. 14: “Population et emploi dans le ca-
dre central de comptabilité nationale” (pp.
307-310)
(26) INSEE - ‘Les comptes de patrimoine. Une premie-
re expérience”
(27) King, Benajamín B. - “What is a SAM? A layman’s guide to So-
cial Accounting Matrice”
(44) Pichot, Alain - Cap. 10: ‘Les comptes satellites” (pp. 199-
209)
- Cap. 11: “Les indicateurs sociaux” (pp.
210-221)
(53) Stone, Richard y Giovanna - Cap. V: “A dónde vamos desde aquí? (pp.
103-110)
286 Patricio León C. - Salvador Marconi R.
Capítulo XIII
Construcción de un sistema
de cuentas nacionales de una
economía ficticia: Pitiashpa
1
XIII. 1. Generalidades
El presente ejercicio intenta describir el proceso de elaboración de
cuentas nacionales, desde la explotación de los documentos estadísticos de
base hasta la presentación de los cuadros finales.
Su objetivo principal es el de resumir los tratamientos contables y
el de dar una visión, lo más amplia posible, de la construcción de un sis-
tema de cuentas.
Pitiashpa podría sintetizar las características socio-políticas y eco-
nómicas de los países subdesarrollados, especificamente de aquellos lati-
noamericanos, donde las estadísticas de base presentan insuficiencias de
tipo cualitativo. La existencia de un amplio sector informal no cubierto
con encuestas, por ejemplo, se reflejará inevitablemente en la magnitud de
las variables macroeconómicas, en el sentido de que las transacciones no
monetarias y, por lo tanto, no cuantificables, no estarán incluidas en los
agregados del sistema.
El ejercicio representa una adaptación a la economía de la Repúbli-
ca de Pitiashpa del sistema de contabilidad nacional; para ello será necesa-
rio adoptar clasificaciones y nomenclaturas que, sin disminuir la capaci-
dad de comparabilidad internacional, den cuenta de las particularidades
de la economía de Pitiashpa.
Merece explicitar una hipótesis adoptada en el ejercicio: la inexis-
tencia de incoherencias entre las fuentes estadísticas utilizadas. La situa-
ción real de la mayoría de países latinoamericanos se aparta del supuesto
adoptado, por lo que previa a la elaboración de las cuentas es necesario
criticar la calidad de los documentos estadísticos de base.
Luego de haber establecido las nomenclaturas, se presentarán las
fuentes estadísticas disponibles en el país y la estructura del sector al que
se refieren las fuentes. El paso sucesivo consiste en ilustrar los métodos de
elaboración de la cuentas, retomando, en algunos casos, conceptos ya ex-
plicados en el texto. Al final de cada sección se presentarán los resultados.
Una vez analizada la documentación estadística, es necesario seguir
determinada lógica para la solución. ¿Por dónde empezar? La alternativa
que se sugiere consiste en elaborar primeramente las cuentas de bienes y
servicios: equilibrio oferta-utilización de los productos y cuentas de pro-
ducción de ramas. Tanto para los unos como para las otras se necesitará
consultar fuentes estadísticas que no necesariamente figuran entre la in-
formación del producto (o de la rama) correspondiente. Así por ejemplo,
para elaborar el equilibrio de trigo, además de las estadísticas agrícolas, es
indispensable utilizar: las estadísticas del comercio exterior (para obtener
el valor de las exportaciones), las estadísticas fiscales (para conocer los im-
puestos indirectos y las subvenciones), las estadísticas del comercio (para
obtener los márgenes de comercialización), etc.
Existen dos equilibrios (“servicios gubernamentales” y “servicios fi-
nancieros”) cuya elaboración requiere previamente el desarrollo de las
cuentas de producción de los sectores institucionales (“Administraciones
públicas” e “Instituciones financieras y seguros”).
Por último, existe un producto (“Otros servicios”) cuyo equilibrio
resulta por agregación de variables contenidas en las cuentas de produc-
ción de todas las demás actividades.
288 Patricio León C. - Salvador Marconi R.
Obtenidos los equilibrios oferta-utilización y las cuentas de pro-
ducción, es posible elaborar la matriz insumo-producto, pues para cada
casilla de la matriz intermedia se tiene un solo valor. Una vez construida
la matriz, se pasará a la elaboración de las cuentas de los sectores institu-
cionales (APU, IFyS y SOC) y del resto del mundo (RdM). Tanto los datos
de bienes y servicios como la información contenida en las cuentas de los
sectores permiten calcular (por diferencia o por información indirecta) las
cuentas del sector de los hogares; en otras palabras, es a través de la sínte-
sis real y financiera que se logra construir las cuentas para un sector que
carece de información directa como es el caso de los hogares.
Establecida la coherencia “en línea” de las operaciones (total paga-
do = total recibido), es posible construir el cuadro económico de conjun-
to y el cuadro de operaciones financieras y calcular los principales saldos
contables a nivel nacional.
XIII. 2. Nomenclaturas
Del análisis de la organización jurídico-administrativa, de las carac-
terísticas productivas y de los flujos económicos que se manifiestan en la
economía de Pitiashpa, se ha establecido las siguientes nomenclaturas de
sectores institucionales, de productos y ramas de actividad, de operacio-
nes, saldos contables y de cuentas:
XIII. 2.1. De sectores institucionales
Código Sector
APU Administraciones públicas
SOC Sociedades no financieras
IF Instituciones financieras
SEG Seguros
H Hogares (consumidores y empresarios individuales)
RdM Resto del mundo
La contabilidad nacional: teoría y métodos 289
XIII. 2.2. De ramas de actividad
Código Rama
01 Agricultura
02 Petróleo y derivados
03 Preparados alimenticios
04 Textiles
05 Equipo y respuestos
06 Construcciones y materiales de construcción
07 Comercio
08 Servicios financieros
09 Otros servicios
10 Servicios gubernamentales
Rama ficticia Servicios bancarios imputados
XIII. 2.3. De productos
Código Producto
01 Agrícolas
01.1 Trigo
01.2 Otros productos agrícolas
02 Petróleo y derivados
03 Preparados alimenticios
04 Textiles
05 Equipo y repuestos
05.1 Equipo
05.2 Repuestos
06 Construcción y materiales de construcción
06.1 Construcción
06.2 Materiales de construcción
07 Comercio
08 Servicios financieros
09 Otros servicios
10 Servicios gubernamentales
290 Patricio León C. - Salvador Marconi R.
XIII. 2.4. De operaciones sobre bienes y servicios
Código Operaciones
Pb Producción bruta de bienes y servicios
Mg Márgenes de comercialización
Ci Consumo intermedio
CF Consumo final
CH Consumo final de los hogares
CAPU Consumo final de las administraciones públicas
FBKF Formación bruta de capital fijo
∆E Variación de existencias
CT Compra de terrenos
X Exportación de bienes y servicios
M Importación de bienes y servicios
XIII. 2.5. De operaciones de repartición
Código Operaciones
Re Remuneración de los empleados
lib Impuestos indirectos brutos
lib/Pn Impuestos indirectos brutos sobre producción nacional
DA Derechos arancelarios
Subv Subvenciones
RP Renta de propiedad
t Intereses
u Dividendos
q Alquileres
Id Impuestos directos
T y M Tasas y multas
CSS Contribuciones a la seguridad social
PSS Prestaciones de la seguridad social
Pr Primas netas de seguros
Imn Indemnizaciones por seguros
Tc Transferencias corrientes
La contabilidad nacional: teoría y métodos 291
XIII. 2.6. De operaciones financieras
Código Operaciones
OF.1 Medios de pago internacionales
OF.2 Billetes y monedas
OF.3 Depósitos a la vista
OF.4 Depósitos a plazo
OF.5 Bonos
OF.6 Acciones y participaciones
OF.7 Préstamos
OF.8 Cuentas por cobrar y desfases
XIII. 2.7. De saldos contables
Código Saldos contables
VAB Valor agregado bruto
EBE Excedente bruto de explotación
S Ahorro bruto
PN Préstamo neto
Yi=PIB Producto interno bruto
Yn Ingreso nacional
Yd Ingreso disponible
XIII. 2.8 De cuentas sectoriales
Código Cuentas sectoriales
P Producción
I y G Ingresos y gastos
K Capital
F Financiera
XIII. 2.9 Otras nomenclaturas
Código
Ajuste SBI Ajuste por servicios bancarios imputados
Yw Remuneraciones netas a los factores interiores recibidas del
resto del mundo.
SO Partida sin objeto
292 Patricio León C. - Salvador Marconi R.
pb Precios básicos
pp Precios de productor
pc Precios de comprador
MIP Matriz insumo-producto
CEC Cuadro económico de conjunto
COF Cuadro de operaciones financieras
Ckf Consumo de capital fijo
CS Unidad monetaria de Pitiashpa
XIII.3. Características de los sectores y fuentes estadísticas
XIII.3.1. Comercio exterior
Las estadísticas sobre importaciones y exportaciones de bienes son
elaboradas por el ministerio de comercio exterior de Pitiashpa, que pre-
senta los bienes clasificados según la nomenclatura de productos estable-
cida para la construcción del sistema de cuentas nacionales. El ministerio
proporciona los siguientes datos:
Cuadro XIII.3.1.
Comercio exterior de la República de Pitiashpa
-CS-
La contabilidad nacional: teoría y métodos 293
CODIGO PRODUCTO EXPORTACIONES IMPORTACIONES
FOB CIF
01 Agrícolas 3141 -
01.1 Trigo 1191
01.2 Otros productos
agrícolas 1950
02 Petróleo y
derivados 7000 -
03 Preparados
alimenticios - 2300
04 Textiles 2325 500
05 Equipo y repuestos 500 8800
05.1 Equipo 500
05.2 Repuestos -
TOTAL 12966 11600
Información adicional:
El comercio de exportación tiene las siguientes particularidades:
productos como el petróleo y derivados y los textiles son exportados di-
rectamente por los productores nacionales (por tanto, no existen márge-
nes de comercialización), mientras que el trigo, los otros productos agrí-
colas y los equipos son comercializados en el exterior por compañías ex-
portadoras.
Las compras de bienes efectuadas por el país en el exterior son rea-
lizadas directamente por los industriales y por las compañías importado-
ras para su venta en el mercado nacional; especificamente, las industrias
nacionales importan textiles y respuestos necesarios para su producción,
mientras que las compañías importadoras adquieren en el exterior equipo
y repuestos y preparados alimenticios.
XIII.3.2. Balanza de pagos
El Banco de la Reserva de la República de Pitiashpa es el encargado
de elaborar la balanza de pagos del país, cuyas transacciones -valoradas en
moneda nacional (CS)- presentan las siguientes cifras:
294 Patricio León C. - Salvador Marconi R.
Cuadro XIII.3.2.a.
Balanza de pagos de Pitiashpa
-CS-
La contabilidad nacional: teoría y métodos 295
RUBROS CREDITO DEBITO
A. BIENES Y SERVICIOS
Mercaderías 12966 11600
Renta de inversiones 576 1332
Inversión directa - 363
Sociedades no financ. - (158)
Bancos comerciales - (205)
Intereses 576 969
Gobierno (22) (320)
Bancos de la Reserva (175) (15)
Bancos comerciales (294) (64)
Sociedades no financ. - (570)
Hogares (85) -
B. TRANSFERENCIAS 12
Gobierno 12
C. CAPITAL
Inversión directa 1318
Utilización y amortización
de préstamos de largo plazo 4698 1985
Gobierno - 1985
Bancos comerciales 4698
Obligaciones y activos 791 804
Obligaciones (depósitos
del ext. en moneda
extranjera) 791
Activos (depósitos del
Gobierno) 804
D. RESERVAS
Divisas 4616
TOTAL 20349 20349
Cuadro XIII.3.2.b
Saldos de la balanza de pagos
-CS-
1/ El signo negativo significa incremento de la reserva
XIII.3.3. Estadísticas fiscales
La administración pública de Pitiashpa está integrada por el gobier-
no con sus respectivos ministerios y por el parlamento; además, la confor-
man la caja de pensiones encargada de la previsión y asistencia social de
los ciudadanos y la oficina central de estadísticas.
El ministerio de hacienda, a través del cual se canalizan los ingresos
y gastos de la administración pública, elabora anualmente la “situación fi-
nanciera” de todas las entidades administrativas y los documentos que
permiten conocer los principales rubros de ingresos y gastos.
296 Patricio León C. - Salvador Marconi R.
Balanza comercial +1366
Balanza de servicios y renta -756
Balanza de transferencias -121
Partidas corrientes (cuenta corriente) +598
Movimiento de capital de largo plazo +4031
Saldo básico +4629
Movimientos de capital de corto plazo -13
Saldo global +4616
Reservas
1/
-4616
Cuadro XIII.3.3.a
Situación financiera de la administración pública
-CS-
La contabilidad nacional: teoría y métodos 297
I. INGRESOS CORRIENTES BRUTOS 10038
II. GASTOS CORRIENTES Y DE CAPITAL 10709
III. (I-II) DEFICIT (-) SUPERAVIT (+) (-)671
IV. FINANCIAMIENTO DEL DEFICIT (+) 0
UTILIZACION DEL SUPERAVIT (-) (+)671
IV. a. Endeudamiento interno
Colocación de bonos (+)2760
IV.b. Endeudamiento externo
Amortización (-)1985
IV.c. Otros (-)506
Cuentas por cobrar a las
sociedades no financieras (+)298
Depósitos de ahorros en
el exterior (-)804
IV.d. Saldos de caja y bancos (+)402
Inicial (+)823
Caja chica (23)
Banco de la Reserva (800)
menos: Final (-)421
Caja chica (20)
Banco de la Reserva (350)
Bancos comerciales (51)
Cuadro XIII.3.3.b
Ingresos corrientes de la administración pública
-CS-
298 Patricio León C. - Salvador Marconi R.
A. TRIBUTARIOS 8233
Impuesto a la renta 4403
Personas naturales (1225)
Sociedades no financieras (2949)
Bancos comerciales (229)
Impuestos sobre mercancías
A la exportación de: 1710
Trigo (101)
Otros productos agrícolas (295)
Petróleo y derivados (1269)
Textiles (45)
A la producción y venta de: 900
Trigo (300)
Preparados alimenticios (67)
Textiles (193)
Equipo (115)
Operaciones financieras (225)
Otros impuestos indirectos 95
Derechos arancelarios a la
importación de: 1125
Preparados alimenticios (23)
Textiles (48)
Equipos y repuestos (1054)
B. NO TRIBUTARIOS 1805
Tasas 40
Tasas y multas (40)
Contribuciones sociales 1540
Patronales (931)
Personales (609)
Rentas patrimoniales y de la
actividad empresarial 225
Derechos superficiarios (57)
Venta de publicaciones (110)
Intereses (58)
C = (A + B) TOTAL INGRESOS CORRIENTES 10038
Cuadro XII.3.3.c
Gastos corrientes y de capital
de la administración pública
-CS-
Cuadro XIII.3.3.d
Impuestos indirectos brutos recaudados
por tipo de contribuyente
-CS-
La contabilidad nacional: teoría y métodos 299
Sueldos y salarios 2500
Aportes seguro social 235
Subsidio familiar 15
Suministros y materiales 3750
Edificio Parlamento de la República 825
Construcción de carreteras 1280
Construcción de escuelas y colegios 325
Donaciones a las familias 50
Aportes a organismos internacionales 12
Subisidio a los productores de trigo 100
Intereses deuda externa 320
Intereses bonos 75
Prestaciones sociales 1222
TOTAL GASTOS CORRIENTES Y DE CAPITAL 10709
Soc. no financ. Inst. financ. Hogares Total
(a) (b) (c) (a) (b) (c) (a) (b) (c) (a) (b) (c)
Trigo 401 10 411 401 10 411
Otros productos agrícolas 295 5 300 295 5 300
Petróleo y derivados 1269 5 1274 1269 5 1274
Preparados alimenticios 35 18 53 32 10 42 67 28 95
Textiles 177 10 187 61 12 73 238 22 260
Equipo y repuestos 115 15 130 115 15 130
Servicios financieros 225 10 235 225 10 235
Subtotal 1596 48 1644 225 10 235 789 37 826 2610 95 2705
Derechos arancelarios 1125
Total impuestos indirectos 3830
(a) Impuestos sobre mercancías (b) Otros impuestos indirectos (c) Total (a + b)
Cuadro XIII.3.3.e
Gastos en suministros y materiales por producto
-CS-
Información adicional:
La construcción, el comercio y los otros servicios están exonerados
del pago de impuestos indirectos.
XIII.3.4. Estadísticas sobre las instituciones financieras y los seguros
El sector institucional de las instituciones financieras y seguros está
conformado por el Banco de la Reserva de Pitiashpa (BR), por los Bancos
comerciales privados (OIF) y por las Compañías de seguros (SEG). Tanto
los bancos privados como las compañías de seguros están controladas por
el instituto emisor, organismo que publica los balances de activos y pasi-
vos, los estados de pérdidas y ganancias y otras información relativa al sec-
tor.
300 Patricio León C. - Salvador Marconi R.
Nacional Importado Total
Productos agrícolas 152 - 152
Petróleo y derivados 385 - 385
Preparados alimenticios 235 - 235
Textiles 542 - 542
Repuestos 1257 895 2152
Servicios financieros 56 - 56
Otros servicios 228 - 228
Total de suministros y materiales 2855 895 3750
Cuadro XIII.3.4.a
Balances de activos y pasivos del Banco
de la Reserva de Pitiashpa
-CS-
La contabilidad nacional: teoría y métodos 301
CUENTAS Año n
-1
Año n
ACTIVOS:
Activos internacionales
Divisas 3028 5720
FMI 700 700
Otros organismos 596 754
Activos internos
Préstamos a bancos comerciales 326 1074
Bonos del gobierno 507 1562
Edificios 2759 2809
Equipo 1285 1320
TOTAL ACTIVO 9201 13939
PASIVOS
Pasivos internacionales
Depósitos del exterior (mon. extr.) 325 1116
Obligaciones FMI 689 689
Pasivos internos
Depósitos de bancos comerciales 3572 4717
Depósitos del gobierno 800 350
Especies monetarias 3485 6520
Capital 150 150
Utilidad: Ejercicio anterior 0 180
Presente ejercicio 180 217
TOTAL PASIVO 9201 13939
Cuadro XIII.3.4.b
Balance de pérdidas y ganancias
del Banco de la Reserva de Pitiashpa
-CS-
302 Patricio León C. - Salvador Marconi R.
INGRESOS:
Intereses recibidos 315
Del exterior 175
De bancos comerciales 125
Del gobierno 15
Comisiones 148
Otros ingresos 39
TOTAL INGRESOS 502
EGRESOS:
Sueldos 110
Aportes seguro social 10
Intereses pagados 100
Al exterior 15
A bancos comerciales 85
Gastos varios 65
Petróleo 10
Seguros 15
Textiles 12
Otros servicios 28
Utilidades 217
TOTAL EGRESOS 502
Cuadro XIII.3.4.c
Balances de activos y pasivos de los bancos comerciales
-CS-
La contabilidad nacional: teoría y métodos 303
ACTIVOS Año n
-1
Año n
Caja 1225 3132
Depósitos en el Banco de la Reserva 3572 4717
Préstamos a sociedades no financieras 3800 4904
Préstamo a hogares 2092 3725
Bonos del gobierno 2378 4083
Edificios 2084 3220
Equipo 1176 2039
Terrenos 269 435
TOTAL ACTIVO 16596 26255
PASIVOS Año n
-1
Año n
Depósitos del gobierno 0 51
Depósitos de sociedades no financieras 1065 1192
Depósitos de hogares 2587 5422
Depósitos de ahorro de hogares 968 1467
Préstamos del Bco. de la Reserva 326 1074
Préstamos de exterior 1445 6143
Capital y reservas 10000 10000
Utilidad 205 906
TOTAL PASIVO 16596 26255
Cuadro XIII.3.4.d
Balances de pérdidas y ganancias
de los bancos comerciales
-CS-
304 Patricio León C. - Salvador Marconi R.
INGRESOS:
Intereses recibidos 946
Del exterior 294
Del Banco de la Reserva 85
De sociedades no financieras 50
Del gobierno 60
De hogares 457
Comisiones 400
Otros ingresos 391
TOTAL INGRESOS 1737
EGRESOS:
Sueldos 310
Aportes seguro social 31
Intereses pagados 199
Al exterior 64
Al Banco de la Reserva 125
A hogares 10
Impuestos indirectos 235
Gastos varios 56
Petróleo 9
Seguros 12
Textiles 10
Otros servicios 25
Utilidad 906
TOTAL EGRESOS 1737
Cuadro XIII.3.4.e
Balances de activos y pasivos de las compañías de seguros
-CS-
Cuadro XIII.3.4.f
Balance de pérdidas y ganancias
de las compañías de seguros
-CS-
La contabilidad nacional: teoría y métodos 305
CUENTAS Año n
-1
Año n
ACTIVOS:
Caja 1 1
Préstamos a hogares 90 200
Edificios 75 84
Terrenos 10 13
Cuentas por cobrar (hogares) 8 7
TOTAL ACTIVO 184 305
PASIVOS:
Indemnizaciones por pagar a
hogares 82 176
Capital 102 102
Utilidad - 27
TOTAL PASIVO 184 305
INGRESOS:
Intereses recibidos 11
De sociedades no financieras 11
Primas por seguros directos 186
Comisiones por reaseguros 16
Salvamento seguros directos 3
TOTAL INGRESOS 216
EGRESOS:
Sueldos 48
Aportes seguro social 6
Primas de reaseguros en el exterior 86
Indemnizaciones seguros directos 32
Otros servicios 17
Utilidad 27
TOTAL EGRESOS 216
XIII.3.5. Estadísticas del sector institucional “Sociedades no financieras”
Las sociedades no financieras deben presentar anualmente al minis-
terio de hacienda de Pitiashpa los documento contables conjuntamente
con la declaración del impuesto a la renta.
Estas unidades institucionales operan en las siguientes áreas econó-
micas: Petróleo, Preparados alimenticios, Textiles, Equipo, Comercio y
Construcción. No existen en el país empresas societarias que operan en la
agricultura ni en los otros servicios.
El ministerio de hacienda elabora un consolidado de los estados
contables de las sociedades no financieras en el que se pueden apreciar los
resultados de ese sector.
306 Patricio León C. - Salvador Marconi R.
Cuadro XIII.3.5.a
Balances de activos y pasivos
de las sociedades no financieras
-CS-
La contabilidad nacional: teoría y métodos 307
CUENTAS Año n
-1
Año n
ACTIVOS:
Divisas 218 15
Caja 270 933
Depósitos en bancos comerciales 1065 1192
Préstamos a empleados 3704 4494
Cuentas por cobrar (hogares) 655 1478
Bonos 150 150
Edificios y construcciones 14737 19425
Equipos 4345 6.320
(-) Depreciaciones (-)1852 (-)2247
Inventarios 820 1600
Concesiones mineras 150 150
TOTAL ACTIVO 24262 33510
PASIVOS:
Cuentas por pagar 150 3499
Préstamos por pagar a bancos
comerciales 497 1601
Capital:
Acciones 15512 16830
Reservas 1600 2727
Utilidades 6503 8853
TOTAL PASIVO 24262 33510
Cuadro XIII.3.5.b
Balance de pérdidas y ganancias
de las sociedades no financieras
-CS-
308 Patricio León C. - Salvador Marconi R.
Ventas 24979
Menos: Costo de ventas (-) 6867
Inventario inicial 820
Compra de materias primas 7647
= Costo de mercaderías disponibles para
la venta 8467
Menos: Inventario final 1600
=Costo de mercaderías vendidas 6867
Utilidad bruta en ventas 18112
Menos: Gastos
Depreciación 395
Impuestos indirectos 394
Sueldos y salarios 5813
Aporte patronal al seguro social 649
Donaciones a personas 45
Concesiones mineras 57
Otros servicios 653
Otros consumos intermedios 610
Subtotal gastos 8616
Utilidad en operación 9496
Otros gastos
Intereses 643
Otros ingresos
Utilidad neta 8853
Impuesto a la renta 2949
Dividendos 765
Reservas 1127
Utilidad no distribuida 4012
XIII.3.6. Estadísticas del comercio
Los canales de comercialización interna y externa de los productos
son principalmente las compañías anónimas que operan en el mercado
mayorista y los pequeños intermediarios (empresarios individuales). La
oficina central de estadística ha realizado una encuesta nacional de comer-
cio, cuyos resultados son:
Cuadro XIII.3.6.a.
Valor de las ventas y de las compras realizadas por
los comerciantes, por origen del producto
-CS-
La contabilidad nacional: teoría y métodos 309
Prod. importados Prod. nacionales Total
Valor Valor Valor Valor Valor Valor
de las de las de las de las de las de las
ventas compras ventas compras ventas compras
Agrícolas - - 4264 3374 4264 3374
Trigo - - 1782 1501 1782 1501
Otros prod. agrícolas - - 2482 1873 2482 1873
Preparados alimenticios 2840 2323 12000 9817 14840 12140
Textiles - - 8558 8460 8558 8460
Equipos y repuestos 7046 6004 10573 8865 17619 14869
TOTAL 9886 8327 35395 30516 45281 38843
Cuadro XIII.3.6.b
Márgenes de comercialización
por producto y destinatario
-CS-
Cuadro XIII.3.6.c
Gastos de distribución de los comerciantes
-CS-
310 Patricio León C. - Salvador Marconi R.
DESTINATARIO
Al público Al establec. A la exporta- Total por
PRODUCTO consumidor productivo ción producto
Agrícolas 500 - 390 890
Trigo (50) - (231) (281)
Otros productos agrícolas (450) - (159) (609)
Preparados alimenticios 2642 58 - 2700
Textiles 98 - - 98
Equipo y repuestos 990 1718 42 2750
Equipo (990) (1388) (42) (2420)
Repuestos - (330) - (330)
Total por usuario 4230 1776 432 6438
Petrólero 10
Textiles 120
Repuestos 30
Servicios financieros 132
Otros servicios 270
Sueldos y salarios 1587
Equipo 566
TOTAL DE GASTOS 2715
XIII.3.7. Estadísticas agrícolas
El ministerio de agricultura recopila la información sobre las prin-
cipales producciones del sector. Toda la producción agrícola en el país es
realizada por agricultores independientes (empresarios individuales) que,
desde el punto de vista institucional, están clasificados en el sector de los
hogares.
El ministerio publica la siguiente información:
Cuadro XIII.3.7a.
Producción y costo unitario de los productos agrícolas
Cuadro XIII.3.7.b
Existencia de productos agrícolas
en los silos de los productores
-TM-
La contabilidad nacional: teoría y métodos 311
PRODUCTOS Cosecha disponible Costo unitario
-ton- -CS-
Trigo 100 23
Otros productos agrícolas 75 40
PRODUCTOS 31/XII/n
-1
31/XII/n
Trigo 2.0 2.0
Otros productos agrícolas 6.25 16.0
Cuadro XIII.3.7.c
Ventas internas y exportaciones
de productos agrícolas
-TM-
Cuadro XIII.3.7.d
Costos de producción del sector agrícola
(trigo y otros)
-CS-
Información adicional:
Los productores entregan directamente el trigo a la molinería,
mientras que las exportaciones de dicho producto y el abastecimiento del
mercado de consumo interno están a cargo de compañías exportadoras y
de comerciantes minoristas, quienes obtienen un margen comercial de
231 CS y 50 CS, respectivamente. Por otra parte, las compañías exporta-
doras y los comerciantes al detal de los otros productos agrícolas obtienen
un margen de 450 CS y 59 CS, respectivamente.
312 Patricio León C. - Salvador Marconi R.
Ventas internas
PRODUCTOS Sector Transform. Gobierno Consumidor Exportación
agrícola industrial
Trigo - 42.0 - 20.65 37.35
Otros productos
agrícolas 7.5 14.5 3.8 2.05 37.4
Semillas 300
Derivados del petróleo 9
Otros servicios 20
Salarios 2156
Otros impuestos indirectos 15
Equipo 982
TOTAL 3482
XIII.3.8. Estadísticas de minería y manufactura
La extracción, refinación y comercialización de petróleo está a car-
go de la ‘Petroashpa S.A”
La oficina central de estadísticas proporciona la siguiente informa-
ción, resultado de un censo de minería y manufactura.
Cuadro XIII.3.8.a.
Censo de minería y manufactura ventas e inventarios
Cuadro XIII.3.8.b
Materia prima importada
por productos y ramas utilizadoras
-CS-
La contabilidad nacional: teoría y métodos 313
Productos Ventas Inventarios
Unidad Cantidad CS CS CS CS
Precio Valor Valor Valor final
inicial
Petróleo y
derivados barril 480 15 7200 50 102
Preparados
alimenticios kg. 3250 3 9750 -15
Textiles mts. 2827 3 8481 609 350
Equipo y
repuestos unidades 35 250 8750 250 1250
Ramas Petróleo Preparados Textiles Equipos Total por
utilizadoras y deri- alimenticios y repues- producto
Productos vados tos
importados (2) (3) (4) (5)
Textiles - - 548 - 548
Repuestos 1950 215 - 1685 3850
Total por rama 1950 215 548 1685 4398
Cuadro XIII.3.8.c
Materia prima nacional
por productos y ramas utilizadoras
Cuadro XIII.3.8.d
Otros gastos por ramas
-CS-
314 Patricio León C. - Salvador Marconi R.
Ramas Petróleo Preparados Textiles Equipos Total por
utilizadoras y deri- alimenticios y repues- producto
Productos vados tos
nacionales (2) (3) (4) (5)
Agrícolas - 1680 - - 1680
Petróleo y derivados 10 8 20 53 91
Preparados aliment. 15 10 - - 25
Textiles 32 7 1572 10 1621
Repuestos 850 100 - - 950
Servicios financieros 277 40 60 207 584
Total por rama 1184 1845 1652 270 4951
Ramas Petróleo Aliment. Textiles Equipos Total por
Gastos (2) (3) (4) (5) gasto
Otros servicios 297 142 215 295 949
Intereses 152 12 106 201 471
Dividendos 158 75 110 422 765
Sueldos y salarios 1433 1328 2008 2783 7552
Impuesto a la renta 1105 168 375 1328 2976
Otros impues. indir. 5 28 22 15 70
Equipos 683 574 821 931 3009
Construcciones 1715 647 1078 1248 4688
Total por ramas 5548 2974 4735 7223 20480
Cuadro XIII.3.8.e
Adquisición de equipos por tipo de comprador
-CS-
XIII.3.9. Información sobre la construcción
En Pitiashpa, el ministerio de la construcción recopila la informa-
ción relativa al sector.
En un informe de labores publicado, se señala: “…El ministerio ha
concedido permisos de construcción a las compañías constructoras por
un monto total de 5883 CS. Las obras realizadas ha sido las siguientes:
Cuadro XIII.3.9.a
Valor de las edificaciones realizadas
-CS-
“…El Plan Vial, ejecutado por cuenta propia, costó al ministerio
1280 CS, que sumados a la construcción del nuevo edificio del parlamen-
La contabilidad nacional: teoría y métodos 315
Nacional Importado Total
Sociedades no financieras 443 1532 1975
Instituciones financiera
y seguros - 898 898
Empresarios individuales 2335 1074 3409
Total 2778 3504 6282
Edificio del Banco de Reserva 50
Edificios de bancos comerciales 1136
Edificios para las compañías de seguros 9
Talleres y plantas industriales 4688
TOTAL 5883
to de la República (825 CS), representó un gasto total de 2105 CS. Por otra
parte, el ministerio ha construido escuelas y colegios en las diferentes re-
giones del país por un monto de 325 CS.
“En lo que se refiere al plan de vivienda y urbanización, que prevé
la entrega de departamentos familiares durante el período analizado, se
han registrado ventas de alojamientos por un valor total de 2500 CS”.
“El valor de la producción de los materiales de construcción ha si-
do de 3200 CS, los que fueron vendidos al mismo sector de la construc-
ción”.
‘Los costos de producción del sector han experimentado considera-
bles incrementos con relación al período precedente. Los sueldos y salarios
pagados a los trabajadores de la construcción aumentaron un 15% respec-
to al año anterior, alcanzando un valor total de 3575. Los costos de pro-
ducción presentan los siguientes valores:
Cuadro XIII.3.9.b
Costos de producción del sector
“construcción y materiales de construcción”
-CS-
316 Patricio León C. - Salvador Marconi R.
RUBRO Nacional Importado Total
Petróleo y derivados 225 - 225
Textiles 300 - 300
Repuestos 1434 566 2000
Materiales de construcción 3200 - 3200
Servicios financieros 120 - 120
Sueldos y salarios 3575 - 3575
Equipo - 441 441
TOTAL 8854 1007 9861
“Para paliar el efecto del incremento de los precios de los insumos
de la construcción, el gobierno expidió la ley que exonera todo tipo de im-
puestos que grava al sector, procurando fomentar, de esta manera, la in-
versión privada…”.
XIII. 3.10. Información sobre los servicios
En Pitiashpa, los “otros servicios” son prestados fundamentalmen-
te por empresarios individuales. Se trata de servicios médicos y odontoló-
gicos, de diversión, de reparación y lavandería, etc., prestados a los hoga-
res.
La oficina central de estadística no ha levantando un censo de di-
cho sector; sin embargo, la universidad nacional del país ha realizado una
encuesta que permite conocer los costos de producción y el valor de los
servicios prestados directamente a los hogares en su calidad de consumi-
dores finales, información contenida en los siguientes cuadros:
Cuadro XIII.3.10.a
Costo de producción de los servicios
-CS-
La contabilidad nacional: teoría y métodos 317
Petróleo y derivados 8
Repuestos 117
Servicios financieros 72
Salarios 225
Equipo 386
TOTAL 808
Cuadro XIII.3.10.b
Gasto de consumo final de los hogares
en otros servicios
-CS-
XIII. 4. Métodos de elaboración de los equilibrios oferta-utilización de
los productos y cuentas de producción de las ramas
XIII.4.1. Márgenes y cuentas de producción del comercio
La producción del comercio está representada por los márgenes de
comercialización (ver V.2.2.)
El método de cálculo de los márgenes comerciales consiste en res-
tar, del valor de las mercaderías vendidas por el intermediario al utilizador
final, el valor de las compras que realiza el comerciante al productor de los
bienes o al exterior (en el caso de las importaciones).
Pb comercio = Mg = valor de las ventas - valor de las compras
En la matriz insumo-producto, los márgenes comerciales figuran
en una columna de la oferta total (a precios de comprador). El producto
comercio, por lo tanto, no es consumido en cuanto tal, sino que hace par-
te del precio de compra de los bienes.
No existe, por consiguiente, el equilibrio oferta-utilización del pro-
ducto comercio (ver VI.3).
318 Patricio León C. - Salvador Marconi R.
Cuidado de la salud 168
Diversión y esparcimiento 123
Lavandería 44
Reparación 27
Otros 38
TOTAL 400
La cuenta de producción de la rama comercio presenta la produc-
ción bruta (calculada del modo explicado) valorada a precios de produc-
tor. Del listado de impuestos (cuadro XIII.3.3.b) se desprende que el co-
mercio está exonerado de tributos indirectos.
El consumo intermedio está constituido por los costos en bienes y
servicios comprados por los comerciantes para desenvolver su actividad
de intermediación. La diferencia entre la producción bruta y el consumo
intermedio es el valor agregado bruto.
Los sueldos y salarios pagados constituyen la “Remuneración de los
empleados” y dado que, en el ejemplo, el comercio no paga impuestos in-
directos (netos de subvenciones), el excedente bruto de explotación resul-
ta por diferencia.
a) Cálculo de la producción del comercio (Márgenes)
Del cuadro XIII.3.6.a se puede obtener el siguiente resultado:
Cuadro XIII.4.1.a
Calculo de la producción del comercio
-CS-
Pb comercio = 6438 CS
La contabilidad nacional: teoría y métodos 319
CODIGO PRODUCTOS VENTAS COMPRAS MÁRGENES
(1) (2) Mg=1-2
01 Agrícolas 4264 3374 890
01.1 Trigo 1782 1501 281
01.2 Otros productos agrícolas 2482 1873 609
03 Preparados alimenticios 14840 12140 2700
04 Textiles 8558 8460 98
05 Equipo y repuestos 17619 14869 2750
Pb TOTAL 45281 38843 6438
b) Cálculo del consumo intermedio de la rama comercio
El cuadro XII.3.6.c contiene la información necesaria para calcular
el consumo intermedio de la rama comercio.
Caudro XIII.4.1.b
Cálculo del consumo intermedio de la rama comercio
-CS-
Ci comercio = 562 CS
c) Cálculo del valor agregado bruto de la rama de comercio
VAB comercio = Pb comercio - Ci Comercio
5876 CS = 6438 CS - 562 CS
d) Remuneración de los empleados de la rama comercio
Re comercio = Sueldos y salarios (cuadro XIII.3.6.c)
Re comercio = 1587
e) Impuestos indirectos netos (brutos menos subvenciones) pagados por el
comercio
lin = 0
320 Patricio León C. - Salvador Marconi R.
CODIGO PRODUCTOS -CS-
02 Petróleo y derivados 10
04 Textiles 120
05.1 Repuestos 30
08 Servicios financieros 132
09 Otros servicios 270
Ci TOTAL CONSUMO INTERMEDIO 562
f) Excedente bruto de explotación del comercio
EBE = VAB - Re - lin
4289 = 5876 - 1587 - 0
Cuadro XIII.4.1.c
Cuenta de producción de la rama comercio
-CS-
En la matriz insumo-producto, la cuenta de producción se presen-
ta de la siguiente forma:
Cuadro XIII.4.1.d
Rama 07: “comercio”
-CS-
La contabilidad nacional: teoría y métodos 321
Ci 562 Pb 6438
VAB 5876
Re 1587
lin 0
EBE 4289
Total insumos = 6438 Pb = 6438
CODIGO COMERCIO
PRODUCTOS (07)
02 10
04 120
05 30
08 132
09 270
Ci pc 562
Pb pp 6438
VAB pp 5876
Re 1587
lin -
EBE 4289
XII.4.2. Agricultura
Equilibrio oferta-utilización del trigo
En el caso de un producto elemental (trigo) es posible establecer en
términos físicos un equilibrio oferta-utilización. Han sido producidas
(Pb) 100 TM de trigo (cuadrado XIII.3.7.a). No hay variación de existen-
cias (cuadro XIII.3.7.b).
El trigo ha sido entregado directamente por los productores a la
molinería (Ci) por una cantidad de 42 TM.; 20.65 TM han sido vendidas
a los consumidores (CH) y 37.35 TM han sido exportadas (X).
Cuadro XIII.4.2.a
Equilibrio físico del trigo
-TM-
Conociendo que el costo unitario de producción de la tonelada de
trigo es 23 CS (cuadro XIII.3.7.a), se puede valorar el equilibrio a precios
básicos.
Cuadro XIII.4.2.b
Equilibrio del trigo a precios básicos
-CS-
322 Patricio León C. - Salvador Marconi R.
OFERTA UTILIZACION
Pb Ci CH ∆E X
100 42.0 20.65 0 37.35
OFERTA UTILIZACION
Pb Ci CH X
2300 966 475 859
De las estadísticas fiscales (cuadro XIII.3.3.b) resulta que el Estado
ha gravado la producción y ventas de trigo con un impuesto de 300 CS y,
a sus exportaciones, con 101 CS.
Por otra parte, la administración pública ha otorgado a los produc-
tores de trigo un subsidio por 100 CS (cuadro XIII.3.3.c).
El impuesto indirecto neto sobre la producción y ventas (lin/Pn) es,
por lo tanto, 200 (300-100) y se lo reparte proporcionalmente entre las
utilizaciones internas (Ci y CH). El impuesto a la exportación, lógicamen-
te, se añade al valor de la producción del producto. Con estos datos se pue-
de obtener el equilibrio a precios de productor:
Cuadro XIII.4.2.c
Equilibrio del trigo a precios de productor
-CS-
De la información adicional que se presenta junto con las estadísti-
cas agrícolas y de la información del cuadro XIII.3.6.b se puede obtener
los márgenes de comercialización de las compañías exportadoras (231 CS)
y de los comerciantes al detal (50 CS), elementos que permiten valorar el
equilibrio oferta-utilización del trigo a precios de comprador.
La contabilidad nacional: teoría y métodos 323
Equilibrio a pb 2300 966 475 859
(+) lin/Mercancías 200 134 66
(+) lin/Mercancías 101 101
(=) Equilibrio a pp 2601 1100 541 960
OFERTA UTILIZACION
Pb Ci CH X
Cuadro XIII.4.2.d
Equilibrio del trigo a precios de comprador
-CS-
Equilibrio 01.2 “Otros productos agrícolas”
Siguiendo la misma lógica se puede elaborar el equilibrio de los
“otros productos agrícolas cuyo procedimiento se ilustra a continuación:
Cuadro XIII4.2.e
Otros productos agrícolas
-CS-
324 Patricio León C. - Salvador Marconi R.
Equilibrio a pp 2601 1100 541 960
(+) Mg/CH 50 - 50 -
(+) Mg/X 231 - - 231
= Equilibrio a pc 2882 1100 591 1191
OFERTA UTILIZACION
Pb Ci CH X
Equilibrio físico
-TM- 75 25.8 2.05 9.75 37.4
(x) Costo unitario 40 40 40 40 40
(=) Equilibrio a pb 3000 1032 82 390 1496
(+) lin/X 295 - - - 295
(=) Equilibrio a pp 2295 1032 82 390 1791
(+) Mg/CH 450 - 450 - -
(+) Mg/X 159 - - - 159
(=) Equilibrio a pc 3904 1032 532 390 1950
OFERTA UTILIZACION
Pb Ci CH ∆E X
El equilibrio oferta-utilización de “01: Agrícolas” resulta de la agre-
gación -operación por operación- del “trigo” (01.1) y de los “otros produc-
tos agrícolas” (01.2). Puesto que en la matriz insumo-producto se registra
la producción a precios de productor, el equilibrio presentará la siguiente
estructura:
Cuadro XIII.4.2.f
Equilibrio oferta-utilización del producto 01
“agrícolas”
-CS-
Cuenta de producción de la rama 01: “Agricultura”
Dado que no se tiene información separada sobre los insumos uti-
lizados en la producción de trigo y los otros productos agrícolas, se elabo-
ra la cuenta de producción de la rama agricultura que comprende la pro-
ducción de los dos subproductos 01.1 y 02.2.
Del cuadro XIII.3.7. d se puede obtener información sobre los in-
sumos secundarios (329 CS) y sobre la remuneración de los empleados
(2156 CS), lo que permite elaborar la cuenta de producción de la agricul-
tura:
La contabilidad nacional: teoría y métodos 325
Pbpp Mg Oferta y Ci CH ∆E X
utilización
total pc
5896 890 6786 2132 1123 390 3141
Cuadro XIII.4.2.g
Rama 01: agricultura
-CS-
1/ Pb pp de la rama “agricultura” (01) = Pb pp del producto “agrícola” (01)
2/ lin = Impuestos indirectos brutos sobre mercancías + otros impuestos indirectos -
subvenciones (611 = 696 + 15 - 100).
XIII. 4.3. Minería y manufactura
Equilibrio oferta-utilización de los productos de la minería y de la manufac-
tura (02, 03, 04, 05).
La producción bruta a precios básicos de los productos: 02 ‘Petró-
leo y derivados”, 03 “Preparados alimenticios”, 04 “Textiles” y 05 “Equipo y
repuestos” es igual a las ventas más los inventarios finales menos los inven-
tarios iniciales (cuadro XIII.3.8.a).
326 Patricio León C. - Salvador Marconi R.
CODIGO Agricultura
PRODUCTOS (01)
01 300
02 9
09 20
Ci pc 329
Pb pp
1/
5896
VAB pp 2156
lin
2/
611
EBE 2800
Cuadro XIII.4.3.a
Producción bruta a precios básicos
-CS-
1/ No se elaborarán separadamente los equilibrios de los subproductos 05.1 (Equipo) y 05.2
(Repuestos).
De las estadísticas fiscales se pueden deducir los impuestos indirec-
tos brutos sobre dichas mercancías (a la exportación y a la producción de
ventas) (cuadro XIII.3.3.b).
Se puede, por lo tanto, calcular la producción bruta a precios de
productor.
Cuadro XIII.4.3.b
Producción bruta a precios de productor
-CS-
1/ 238 = 45 + 193
La contabilidad nacional: teoría y métodos 327
Producto Petróleo y Preparados Textiles Equipos y
derivados alimenticios repuestos
Operación (02) (03) (04) (05)
Ventas 7200 9750 8481 8750
(+) Inventarios
finales 102 15 350 1.250
(-) Inventarios
iniciales 50 0 609 250
(=) Pb pb 7252 9765 8222 9750
Producto Petróleo y Preparados Textiles Equipos y
derivados alimenticios repuestos
Operación (02) (03) (04) (05)
Pb pb 7252 9765 8222 9750
(+) lin/Mercan. 1269 67 238
1/
115
(=) Pb pp 8521 9832 8460 9865
Con el valor CIF de las importaciones (cuadro XIII.3.1.a) y los de-
rechos arancelarios (cuadro XIII.3.3.b) se puede calcular las importacio-
nes a precios de productor:
Cuadro XIII.4.3.c
Importación a precios de productor
-CS-
Utilizando los márgenes de comercialización de los cuadros
XIII.3.6. (a y b) se obtiene la oferta total a precios de comprador.
Cuadro XIII.4.3.d
Oferta total a precios de comprador
de los productos de la minería y manufactura
-CS-
328 Patricio León C. - Salvador Marconi R.
Producto Petróleo y Preparados Textiles Equipos y
derivados alimenticios repuestos
Operación (02) (03) (04) (05)
M(CIF) 0 2300 500 8800
(+) DA 0 23 48 1054
(=) M pp 0 2323 548 9854
Producto Petróleo y Preparados Textiles Equipos y
derivados alimenticios respuestos
Operación (02) (03) (04) (05)
Pb pp 8521 9832 8460 9865
M(CIF) 0 2300 500 8800
DA 0 23 48 1054
Mg 0 2700 98 2750
Sobre Ci 0 58 0 330
CH 0 2642 98 990
FBKF 0 0 0 1388
X 0 0 0 42
OFERTA TOTAL pc 8521 14855 9106 22469
En lo que se refiere a la utilización, se conocen los datos sobre las
exportaciones (FOB) de productos de la minería y manufactura (cuadro
XII.3.1.a) así como la variación de existencias (∆E) (cuadro XIII.3.8.a) y el
valor total de los equipos vendidos a los productores (FBKF) (cuadro
XIII.3.8.e). Faltan por determinar el consumo intermedio (Ci) de dichos
productos y el consumo final de los hogares (CH).
Para conocer la utilización intermedia de petróleo y derivados pre-
parados alimenticios, textiles y repuestos, es necesario consolidar la infor-
mación contenida en los siguientes cuadros:
Cuadro XIII.4.3.e
Cálculo de las utilizaciones intermedias
de los productos de la minería y manufactura
-CS-
La contabilidad nacional: teoría y métodos 329
Producto Petróleo Prepar. Textiles Equipos
UTILIZADORES y código y deriva- alimenticios y repuestos
dos
Cuadro n. (02) (03) (04) (05)
Agricultura XII.3.7.d 9
Minería y manu-
factura (import) XIII.3.8.b 548 3850
Minería y manu-
factura (nacional) XIII.3.8.c 91 25 1621 950
Construcción XIII.3.9.b 225 300 2000
Comercio XIII.3.6.c 10 120 30
Otros servicios XIII.3.10.a 8 117
Administraciones
públicas XIII.3.3.e 385 235 542 2152
Banco de la
Reserva XIII.3.4.b 10 12
Bancos
comerciales XIII.3.4.d 9 10
TOTAL CONSUMO INTER-
MEDIO DEL PRODUCTO 747 260 3153 9099
Dado que no existe en el país una encuesta de hogares, no se cono-
ce directamente el gasto de consumo final efectuado para la adquisición de
dichos productos. Se debe, por lo tanto, obtener el consumo final de los
hogares por diferencia entre la oferta total y las utilizaciones conocidas,
como se ilustra a continuación:
Cuadro XIII.4.3.f
Cálculo del consumo final de los productos
de la minería y manufactura
-CS-
Los equilibrios oferta-utilización presentarán, en la matriz insumo-
producto, la siguiente estructura:
330 Patricio León C. - Salvador Marconi R.
Petróleo y Preparad. Textiles Equipos y
derivados alimenticios repuestos
(02) (03) (04) (05)
OFERTA TOTAL a pc 8521 14855 9106 22469
(-) X(cuadro XIII.
3.1.a) 7000 0 2325 500
(-) ∆E(cuadro XIII.
3.8.a) 52 15 -259 1000
(-) FBKF (cuadro
XIII.3.8.e) 0 0 0 6282
(-) Ci (cuadro XIII.
4.3.e) 747 260 3153 9099
(=) CH 722 14580 3887 5588
Cuadro XIII.4.3.g
Equilibrio oferta-utilización de los productos
de la minería y manufactura
-CS-
Cuentas de producción de las ramas de minería y manufactura
La producción bruta de las ramas, en el ejercicio, es igual a la pro-
ducción bruta del producto, pues no se considera la existencia de “produc-
ciones no típicas”.
Para obtener el valor del consumo intermedio de las ramas es nece-
sario consolidar la información contenida en los cuadros XIII.3.8.b,
XIII.3.8.c y XIII.3.8.d que presentan las cifras sobre los insumos. El si-
guiente cuadro da cuenta del método de cálculo:
La contabilidad nacional: teoría y métodos 331
Oferta y
Código PRODUCTOS Pb M DA Mg utilización Ci CH FBKF ∆E X
total pc
02 Petróleo y
derivados 8521 - - 8521 747 722 - 52 7000
03 Preparados
alimenticios 9832 2300 23 2700 14855 260 14580 - 15 -
04 Textiles 8460 500 48 98 9106 3153 3887 - -259 2325
05 Equipos y
repuestos 9865 8800 1054 2750 22469 9099 5588 6282 1000 500
Cuadro XIII.4.3.h
Consumo intermedio de las ramas
de la minería y manufactura
-CS-
Cuadro XIII.4.3.h (continuación)
Consumo intermedio de las ramas
de la minería y manufactura
-CS-
332 Patricio León C. - Salvador Marconi R.
RAMAS PETROLEO Y DERIVADOS (02) PREPARADOS ALIMENTICIOS (03)
INSUMOS Nacional Import. Total Ci Nacional Import. Total Ci
01 Agrícolas - - - 1680 - 1680
02 Petróleo y
derivados 10 - 10 8 - 8
03 Preparados
alimenticios 15 - 15 10 - 10
04 Textiles 32 - 32 7 - 7
05 Equipos y
repuestos 850 1950 2800 100 215 315
08 Servicios
financieros 277 - 277 40 - 40
09 Otros
servicios 297 - 297 142 - 142
TOTAL Ci 1481 1950 3431 1987 215 2202
RAMAS TEXTILES (04) EQUIPO Y RESPUESTOS (05)
INSUMOS Nacional Import. Total Ci Nacional Import. Total Ci
01 Agrícolas - - - - - -
02 Petróleo y
derivados 20 0 20 53 - 53
03 Preparados
alimenticios - - - - - -
04 Textiles 1572 548 2120 10 - 10
05 Equipos y
respuestos - - - - 1685 1685
08 Servicios
financieros 60 - 60 207 - 207
09 Otros
servicios 215 - 215 295 - 295
TOTAL Ci 1867 548 2415 565 1685 2250
Las remuneraciones pagadas por las ramas de la manufactura y mi-
nería se pueden obtener del cuadro XIII.3.8.d. que también proporciona
información sobre los “otros impuestos indirectos”; estos, sumados a los
“impuestos indirectos (netos) sobre las mercancías” (cuadro XIII.3.3.d.),
deben figurar en la cuenta de producción de las ramas. El excedente bru-
to de explotación se obtiene por diferencia.
En la matriz insumo-producto, las cuentas de las ramas presentarán
la siguiente estructura:
Cuadro XIII.4.3.i
Cuentas de producción de las ramas: 02, 03, 04 y 05
-CS-
La contabilidad nacional: teoría y métodos 333
PETROLEO Y PREPARADOS TEXTILES EQUIPO Y
CODIGO DERIVADOS ALIMENTICIOS REPUESTOS
(02) (03) (04) (05)
01 1680
02 10 8 20 53
03 15 10
04 32 7 2120 10
05 2800 315 1685
08 277 40 60 207
09 297 142 215 295
Ci pc 3431 2202 2415 2250
Pb pp 8521 9832 8460 9865
VAB pp 5090 7630 6045 7615
Re 1433 1328 2008 2783
lin 1274 95 260 130
EBE 2383 6207 3777 4702
XIII.4.4. Construcción y materiales de construcción
Equilibrio oferta-utilización del producto 06 “Construcción y materiales de
construcción”
La elaboración de este equilibrio no presenta mayores dificultades,
pues el subproducto 06.2 (materiales de construcción) es utilizado por la
misma rama “construcción y materiales de construcción” (intraconsumo).
Cuadro XIII.4.4.a.
Equilibrio del subproducto 06.2: materiales de construcción
-CS-
La información contenida en XIII.3.9. permite conocer tanto las va-
riables de la oferta (producción bruta) como las de utilización.
La producción bruta del subproducto 06.1 (construcción) es igual
al valor (5883 CS) de las edificaciones realizadas por empresas construc-
toras (cuadro XIII.3.9.a); a las obras efectuadas por cuenta propia por el
Ministerio de construcción (2430 = 1280 + 825 + 325) y al valor de las vi-
viendas adquiridas por los hogares (2500 CS).
Cuadro XIII.4.4.b
Equilibrio del subproduto 06.1: construcción
-CS-
En la matriz insumo-producto, el equilibrio del producto 06 pre-
sentará la siguiente estructura:
334 Patricio León C. - Salvador Marconi R.
OFERTA UTILIZACION
Pb Ci
3200 3200
OFERTA UTILIZACION
Pb FBKF
10813 10813
Cuadro XIII.4.4.c.
Equilibrio oferta-utilización del producto 06:
construcción y materiales de construcción
-CS-
Cuenta de producción de la rama 06 “construcción y materiales de cons-
trucción”
El valor de los insumos secundarios y el de las remuneraciones pa-
gadas por la rama 06 se encuentran en el cuadro XIII.3.9.b. La construc-
ción ha sido exonerada del pago de impuestos indirectos. La rama 06, por
lo tanto, presentará los siguientes valores en la matriz insumo-producto:
Cuadro XIII.4.4.d
Rama 06: construcción y materiales de construcción
-CS-
La contabilidad nacional: teoría y métodos 335
Pb OFERTA Y UTILIZACION TOTAL Pc Ci FBKF
14013 14013 3200 10813
CODIGO CONSTRUCCION Y MATERIALES
PRODUCTOS DE CONSTRUCCION
(06)
02 225
04 300
05 2000
06 3200
08 120
Cipc 5845
Pbpp 14013
VABpp 8168
Re 3575
lin 0
EBE 4593
XIII.4.5. Servicios gubernamentales
La producción de servicios gubernamentales comprende los servi-
cios prestados por la administración pública a la colectividad a título gra-
tuito o casi gratuito, razón por la cual se le denomina producción no mer-
cante (V.2.6.).
La producción de servicios no mercantes de las administraciones
públicas es medida, por convención, por el conjunto de costos de produc-
ción (consumo intermedio y remuneración de los empleados)
2
.
En el ejercicio se ha previsto que las administraciones públicas re-
ciban ingresos por la venta de publicaciones (“Ventas de otros bienes y ser-
vicios”).
El consumo final de las administraciones públicas representa el va-
lor de los servicios no mercantes producidos por las mismas administra-
ciones públicas (“Producción para su propio uso”). La venta de otros bie-
nes y servicios es utilizada por los hogares como consumo final.
Para elaborar el equilibrio oferta-utilización del producto 10 (Ser-
vicios gubernamentales) y la cuenta de producción de la rama 10, es nece-
sario elaborar previamente la cuenta de producción del sector institucio-
nal de las administraciones públicas.
La información contenida en las estadísticas fiscales (cuadro
XIII.3.3.c) permite conocer el valor de las remuneraciones de los emplea-
dos y el consumo intermedio del sector.
Sueldos y salarios 2500
Aportes seguro social 235
Subsidio familiar 15
Re = Remuneración de los empleados 1750
Ci = Suministro y materiales 3750
336 Patricio León C. - Salvador Marconi R.
La producción bruta del sector es, por tanto, igual a:
PbApu = Ci + Re
6.500 = 3750 + 2750
El cuadro XIII.3.3.b. permite conocer el valor de las ventas de otros
bienes y servicios (venta de publicaciones = 110 CS). Por consiguiente, la
“producción para su propio uso” es igual a la diferencia entre la produc-
ción bruta total y las “ventas de otros bienes y servicios”.
Producción para Producción bruta Venta de otros
su propio uso = de las administraciones - bienes y servicios
públicas
6390 = 6500 - 110
Esa información permite elaborar la cuenta de producción del sector.
Cuadro XIII.4.5.a
Cuenta de producción de la administración pública
-CS-
Conociendo que el destino de la “producción para su propio uso”
es el gasto de consumo final de las administraciones públicas y el de la
“venta de otros bienes y servicios”, el consumo final de los hogares, se pue-
de elaborar el equilibrio oferta-utilización del producto 10 “servicios gu-
bernamentales”.
La contabilidad nacional: teoría y métodos 337
Ci 3750 Producción para su propio uso 6390
VAB 2750 Venta de otros bienes y servicios 110
Re 2750
lin 0
EBE 0
TOTAL
INSUMOS 6500 PRODUCCION BRUTA 6500
Cuadro XIII.4.5.b.
Equilibrio oferta-utilización del producto 10:
servicios gubernamentales
-CS-
La cuenta de producción de la rama 10 (“Servicios gubernamenta-
les”) que figura en sentido vertical en la matriz insumo-producto, es idén-
tica a la cuenta de producción del sector institucional de las administra-
ciones públicas. Lógicamente, el consumo intermedio se desglosará por
productos, según el cuadro XIII.3.3.c. La rama 10 presentará la siguiente
estructura:
Cuadro XIII.4.5.c
Rama 10: servicios gubernamentales
-CS-
338 Patricio León C. - Salvador Marconi R.
Pb OFERTA Y UTILIZACION CH CAPU
6500 6500 110 6390
CODIGO SERVICIOS GUBERNAMENTALES
PRODUCTO (10)
01 152
02 385
03 235
04 542
05 2152
08 56
09 228
CIPC 3750
PBPP 6500
VABPP 2750
RE 2. 750
LIN 0
EBE 0
XIII.4.6. Servicios financieros
Como en el caso anterior, para elaborar el equilibrio oferta-utiliza-
ción del producto 08 “Servicios financieros” y la cuenta de producción de
la rama 08 (“Servicios financieros”) es necesario calcular la cuenta de pro-
ducción del sector institucional “Instituciones financieras y seguros”. Ade-
más, dado el diferente método de cálculo de la producción de las institu-
ciones crediticias y de los seguros, se procederá a elaborar por separado las
cuentas de dichas unidades institucionales.
Cuenta de producción del Banco de la Reserva de Pitiashpa (BR)
La base estadística para elaborar la cuenta de producción del Ban-
co de la Reserva es su balance de pérdidas y ganancias (cuadro XIII.3.4.b.),
de donde:
Consumo intermedio (gastos varios) 65
Impuestos indirectos brutos 0
Con estos resultados se puede construir el siguiente cuadro:
La contabilidad nacional: teoría y métodos 339
Producción efectiva (comisiones) 14
(+) Producción secundaria (otros ingresos) 39
(+) Producción imputada (Renta de la
propiedad (intereses) recibida-intereses
pagados (315 - 100) 215
(=) PRODUCCION BRUTA 402
Sueldos 110
(+) Aportes seguro social (patronales) 10
(=) REMUNERACION DE LOS EMPLEADOS 120
Cuadro XIII.4.6.a
Cuenta de producción del Banco de la Reserva
-CS-
1/ En realidad, el EBE de las instituciones crediticias debería ser negativo (VIII.2.). Para
no dificultar la interpretación económica de un resultado similar, se han considerado
valores relativamente altos en el rubro “comisiones”, tanto en el caso del Banco de la
Reserva como en el de los bancos comerciales.
Cuenta de producción de los bancos comerciales (OIF)
Como en el caso anterior, se calcularán los rubros de la cuenta de
producción utilizando el respectivo balance de pérdidas y ganancias (cua-
dro XIII.3.4.d.).
Consumo intermedio (gastos varios) 56
Impuestos indirectos brutos 235
340 Patricio León C. - Salvador Marconi R.
Ci 65 Producción real 187
VAB 337 Producción imputada 215
Ajuste SBI 215
Re 120
lin 0
EBE
1/
2
TOTAL INSUMOS 402 PRODUCCION BRUTA 402
Producción efectiva (comisiones) 400
(+) Producción secundaria (otros ingresos) 391
(+) Producción imputada (Renta de la propiedad
(intereses) recibida - intereses pagados (946 - 199) 747
(=) PRODUCCION BRUTA 1538
Sueldos 310
(+) Aportes seguro social (patronales) 31
(=) REMUNERACION DE LOS EMPLEADOS 341
Cuadro XIII.4.6.b.
Cuenta de producción de los bancos comerciales
-CS-
1/ ver nota al cuadro XIII.4.6.a.
Cuenta de producción de las compañías de seguros (SEG)
La información necesaria para elaborar la cuenta de producción de
este sector está contenida en el cuadro XIII.3.4.f.
Consumo intermedio (otros servicios) 17
Impuestos indirectos brutos 0
La contabilidad nacional: teoría y métodos 341
Ci 56 Producción real (efectiva más
VAB 1482 secundaria) 791
Ajuste SBI 747 Producción imputada 747
Re 341
lin 235
EBE
1/
159
TOTAL INSUMOS 1538 PRODUCCION BRUTA 1538
Primas por seguros directos 186
(+) Comisiones por reaseguros 16
(-) Primas de reaseguros en el exterior 86
(=) PRIMAS BRUTAS 116
Indemnizaciones seguros directos 32
(-) Salvamentos seguros directos 3
(=) INDEMNIZACIONES 29
Pbseg = primas brutas - indemnizaciones
87 = 116 - 29
Sueldos 48
(+) Aportes seguro social (patronales) 6
(=) REMUNERACION DE LOS EMPLEADOS 54
Con estos resultados se puede elaborar la cuenta de producción.
Cuadro XIII.4.6.c.
Cuentas de producción de las compañías de seguros
-CS-
La cuenta de producción (consolidada) del sector institucional de
las “Instituciones financieras y seguros” es la siguiente:
Cuadro XIII.4.6.d.
Cuentas de producción de las instituciones
financieras y seguros
-CS-
342 Patricio León C. - Salvador Marconi R.
Ci 17 Producción bruta 87
VAB 70
Re 54
lin 0
EBE 16
TOTAL INSUMOS 87 PRODUCCION BRUTA 87
OPERACIONES BR OIF SEG TOTAL OPERACIONES BR OIF SEG TOTAL
SECTOR SECTOR
C
i
65 56 17 138 REAL 187 791 87 1065
VAB 337 1482 70 1889 IMPUTADA 215 747 - 962
Ajuste SBI 215 747 - 962
Re 120 341 54 515
lin 0 235 0 235
EBE 2 159 16 177
TOTAL
INSUMOS 402 1538 87 2027 Pb 402 1538 87 2027
Equilibrio oferta-utilización del producto 08 “Servicios financieros”
La cuenta del sector institucional “Instituciones financieras y segu-
ros” (cuadro XIII.4.6.d.) permite elaborar el equilibrio del producto 08.
Dado que no existen importaciones ni exportaciones de servicios
financieros (ver Balanza de pagos: XIII.3.2.a.), la oferta total del producto
está representada por la producción bruta del sector.
Pb sector IFyS = Pb producto 08 = Oferta total = 2027
Para conocer la utilización intermedia del producto 08 es necesario
consolidar la información contenida en los siguientes cuadros:
Cuadro XIII.4.6.e
La contabilidad nacional: teoría y métodos 343
Ramas utilizadoras de los Cuadro Valor de los servicios
servicios financieros fuente financieros insumidos
(02) Petróleo y derivados XIII.3.8.c 277
(03) Preparados alimenticios XIII.3.8.c 40
(04) Textiles XIII.3.8.c 60
(05) Equipo y repuestos XIII.3.8.c 207
(06) Construcción y materiales
de construcción XIII.3.9.b 120
(07) Comercio XIII>3.6.c 132
(09) Otros servicios XIII.3.10.a 72
(08) Banco de la Reserva XIII.3.4.b 15
(08) Bancos comerciales XIII.3.4.d 12
(10) Servicios gubernamentales XIII.3.3.e 56
TOTAL 991
Por otra parte, la producción imputada de servicios bancarios (que
está incluida en la producción bruta del producto) es utilizada como con-
sumo intermedio de una rama ficticia (VII.2) cuya cuenta de producción
presenta la siguiente estructura:
cuenta que, en la matriz insumo-producción figura de la siguiente forma:
Cuadro XIII.4.6.f
Rama ficticia
-CS-
La parte de la oferta total del producto 08 que ha sido utilizada co-
mo consumo intermedio es, por lo tanto, 1953 (991 + 962).
Dado que no existe información directa sobre el gasto de los hoga-
res, este valor resulta por diferencia entre la oferta total (producción bru-
ta) del producto 08 (2027 CS) y la utilización intermedia (consumo inter-
medio) de dicho producto (1953 CS).
344 Patricio León C. - Salvador Marconi R.
Ci 962 Pb 0
VAB -962
Re 0
lin 0
EBE -962
TOTAL INSUMOS 0 PRODUCCION BRUTA 0
CODIGO RAMA FICTICIA: SERVICIOS
BANCARIOS IMPUTADOS
08 962
Cipc 962
Pbpp 0
VABpp -962
Re 0
lin 0
EBE -962
Cuadro XIII.4.6.g.
Equilibrio oferta-utilización del producto 08:
servicios financieros
-CS-
Cuenta de producción de la rama 08 “Servicios financieros”
La cuenta de producción de la rama se diferencia de la del sector
institucional de las “instituciones financieras y seguros” presentada en el
cuadro XIII.4.6.d.: mientras esta última considera en la sección de los in-
sumos el ajuste por servicios bancarios imputados, la cuenta de la rama 08
no la incluye debido a que se ha creado una rama ficticia que insume el va-
lor del ajuste (cuadro XIII.4.6.f). Además, la cuenta de producción presen-
ta un desglose de los insumos necesarios para su producción. Para obtener
dicho desglose, es necesario consultar los balances de pérdidas y ganancias
del BR (XIII.3.4.b), de las OIF (XIII.3.4.d) y de los SEG (XIII.3.4.f).
Cuadro XIII.4.6.h
Insumos de la rama 08
1/ Intraconsumo
La contabilidad nacional: teoría y métodos 345
Pb OFERTA Y UTILIZACION TOTAL pc Ci CH
2027 2027 1953 74
INSTITUCIONES BR OIF SEG TOTAL
INSUMOS
(02) Petróleo y derivados 10 9 - 19
(03) Textiles 12 10 - 22
(04) Servicios financieros
1/
15 12 - 27
(09) Otros servicios 28 25 17 70
TOTAL 65 56 17 138
Cuadro XIII.4.6.i.
Rama 08: servicios financieros
1/ Nótese que al no incluir el ajuste por servicios bancarios imputados en la cuenta de
producción de la rama 08, su excedente bruto de explotación es mayor al excedente
del sector instituciones financieras en la cantidad correspondiente al ajuste (962).
XIII.4.7. Otros servicios
Para elaborar el equilibrio oferta-utilización de los “otros servicios”
(09), dado que no se dispone de mayor información, es necesario utilizar
fuentes indirectas.
De acuerdo a los datos que aparecen en comercio exterior (XIII.3.1)
y en balanza de pagos (XIII.3.2.a) no existe intercambio de este producto
con el resto del mundo; por lo tanto, su producción bruta es el único ele-
mento de la oferta total. En vista de que no se conoce su valor, la produc-
ción bruta del producto 09 “otros servicios” estará dada por la sumatoria
346 Patricio León C. - Salvador Marconi R.
CODIGO SERVICIOS FINANCIEROS
PRODUCTOS (08)
02 19
04 22
08 27
09 70
Cipc 138
Pbpp 2027
VABpp 1889
Re 515
lin 235
EBE 1/ 1139
de las utilizaciones intermedias y por el consumo final de los hogares (cua-
dro XIII.3.10.b).
El cálculo de la utilización intermedia del producto se presenta a
continuación:
Cuadro XIII.4.7.a
Cálculo de la utilización intermedia del producto 09:
otros servicios
La producción bruta del producto es igual a:
Pb = Ci + CH
1937 = 1537 + 400
Cuadro XIII.4.7.b
Equilibrio oferta-utlización del producto 09:
otros servicios
-CS-
La contabilidad nacional: teoría y métodos 347
Pb OFERTA Y UTILIZACION Ci CH
1937 1937 1537 400
Ramas utilizadoras de Cuadro Valor de los “otros
“otros servicios” fuente servicios” insumidos
(01) Agricultura XIII.3.7.d 20
(02) Petróleo y derivados XIII.3.8.d 297
(03) Preparados alimenticios XIII.3.8.d 142
(04) Textiles XIII.3.8.d 215
(05) Equipo y repuestos XIII.3.8.d 295
(07) Comercio XIII.3.6.c 270
(08) Banco de la Reserva XIII.3.4.b 28
(08) Bancos comerciales XIII.3.4.d 25
(08) Compañías de seguros XIII.3.4.f 17
(10) Servicios gubernamentales XIII.3.3.e 228
TOTAL 1537
La elaboración de la cuenta de producción de la rama 09 “otros ser-
vicios” se ve facilitada por la existencia de información relativa a los cos-
tos de producción de los servicios (cuadro XIII.3.10.a), tanto en insumos
secundarios como en remuneraciones de los empleados.
La cuenta de producción de la rama 09 presentará la siguiente es-
tructura en la matriz insumo-producto.
Cuadro XIII.4.7.c
Rama 09: otros servicios
XIII.5. La matriz insumo-producto y el PIB
XIII.5.1. La matriz insumo-producto (a precios de comprador)
Con las elaboraciones realizadas en XIII.4. es posible construir la
matriz insumo-producto.
El procedimiento consiste en trasladar a la matriz los equilibrios
oferta-utilización de los productos clasificados en la nomenclatura cuyos
resultados se encuentran en los siguientes cuadros:
(01) XIII.4.2.f
(02, 03, 04 y 05) XIII.4.3.g
(06) XIII.4.4.c
(08) XIII.4.6.g
(09) XIII.4.7.b
(10) XIII.4.5.b.
348 Patricio León C. - Salvador Marconi R.
CODIGO OTROS SERVICIOS (09)
02 8
05 117
08 72
Cipc 197
Pbpp 1937
VABpp 1740
Re 225
lin 0
EBE 1515
La contabilidad nacional: teoría y métodos 349
P
b
p
p
5
8
9
6
8
5
2
1
9
8
3
2
8
4
6
0
9
8
6
5
1
4
0
1
3
2
0
2
7
1
9
3
7
6
5
0
0
6
7
0
5
1
C
i
2
1
3
2
7
4
7
2
6
0
3
1
5
3
9
0
9
9
3
2
0
0
1
9
5
3
1
5
3
7
2
2
0
8
1
C
H
1
1
2
3
7
2
2
1
4
5
8
0
3
8
8
7
5
5
8
8
7
4
4
0
0
1
1
0
2
6
4
8
4
C
A
P
U
6
3
9
0
6
3
9
0
F
B
K
F
6
2
8
2
1
0
8
1
3
6
3
9
0
1
7
0
9
5

E3
9
0
5
2
1
5
-
2
5
9
1
0
0
0
1
1
9
8
X
3
1
4
1
7
0
0
0
2
3
2
5
5
0
0
1
2
.
9
6
6
6
7
8
6
8
5
2
1
1
4
8
5
5
9
1
0
6
2
2
4
6
9
1
4
0
1
3
2
0
2
7
1
9
3
7
6
5
0
0
8
6
2
1
4
M2
3
0
0
5
0
0
8
8
0
0
1
1
6
0
0
D
A
2
3
4
8
1
0
5
4
1
1
2
5
M
g
8
9
0
2
7
0
0
9
8
2
7
5
0
6
4
3
8
6
7
8
6
8
5
2
1
1
4
8
5
5
9
1
0
6
2
2
4
6
9
1
4
0
1
3
2
0
2
7
1
9
3
7
6
5
0
0
8
6
2
1
4
0
1
0
2
0
3
0
4
0
5
0
6
0
7
0
8
0
9
1
0
C
i
p
e
P
b
p
p
V
A
B
p
p
R
e
l
i
n
E
B
E
0
1
0
2
0
3
0
4
0
5
0
6
0
7
0
8
0
9
1
0
O f e r t a t o t a l
( p c )
A g r i c u l t u r a
P e t r ó l e o
P r e p . a l i m e n t i c i o s
T e x t i l e s
E q u i p o s y r e p u e s t o s
C o n s t r . y m a t e r .
C o m e r c i o
S e r v i . f i n a n c i e r o s
O t r o s s e r v i c i o s
S e r v . g u b e r n a m e n t .
R a m a f i c t i c i a
U t i l i z a c i ó n t o t a l
( p c )
C
u
a
d
r
o
X
I
I
I
.
5
.
1
.
a
.
M
a
t
r
i
z
i
n
s
u
m
o
-
p
r
o
d
u
c
t
o
d
e
P
i
t
i
a
s
h
p
a
-
C
S
-
Sumando en sentido vertical, se obtiene las variables macroeconó-
micas que conforman el equilibrio global de bienes y servicios.
Cuadro XIII.5.1.b.
Equilibrio global de bienes y servicios
-CS-
1/ Producción bruta del producto más márgenes de comercialización.
La matriz intermedia y el cuadrante que describe las cuentas de
producción de las ramas se obtienen trasladando los resultados conteni-
dos en los siguientes cuadros:
(01) XIII.4.2.g
(02. 03, 04 y 05) XIII.4.3.i
(06) XIII.4.4.d
(07) XIII.4.1.d
(08) XIII.4.6.i
(09) XIII.4.7.c
(10) XIII.4.5.c
(“Rama ficticia”) XIII.4.6.f
350 Patricio León C. - Salvador Marconi R.
Oferta Oferta y Utilización
utilización
Pb
1/
M DA
total
Ci CH CAPU FBKF ∆E X
73489 11600 1125 86214 22081 26484 6390 17095 1198 12964
La contabilidad nacional: teoría y métodos 351
P
b
p
p
5
8
9
6
8
5
2
1
9
8
3
2
8
4
6
0
9
8
6
5
1
4
0
1
3
2
0
2
7
1
9
3
7
6
5
0
0
6
7
0
5
1
C
H
1
1
2
3
7
2
2
1
4
5
8
0
3
8
8
7
5
5
8
8
7
4
4
0
0
1
1
0
2
6
4
8
4
C
A
P
U
6
3
9
0
6
3
9
0
F
B
K
F
6
2
8
2
1
0
8
1
3
6
3
9
0
1
7
0
9
5

E
3
9
0
5
2
1
5
-
2
5
9
1
0
0
0
1
1
9
8
X
3
1
4
1
7
0
0
0
2
3
2
5
5
0
0
1
2
9
6
6
6
7
8
6
8
5
2
1
1
4
8
5
5
9
1
0
6
2
2
4
6
9
1
4
0
1
3
2
0
2
7
1
9
3
7
6
5
0
0
8
6
2
1
4
M
2
3
0
0
5
0
0
8
8
0
0
1
1
6
0
0
D
A
2
3
4
8
1
0
5
4
1
1
2
5
M
g
8
9
0
2
7
0
0
9
8
2
7
5
0
6
4
3
8
6
7
8
6
8
5
2
1
1
4
8
5
5
9
1
0
6
2
2
4
6
9
1
4
0
1
3
2
0
2
7
1
9
3
7
6
5
0
0
8
6
2
1
4
0
1
0
2
0
3
0
4
0
5
0
6
0
7
0
8
0
9
1
0
C
i
p
e
P
b
p
p
V
A
B
p
p
R
e
l
i
n
E
B
E
0
1
3
0
09
2
0
3
2
9
5
8
9
6
5
5
6
7
2
1
5
6
6
1
1
2
8
0
0
0
2
1
0
1
5
3
2
2
8
0
0
2
7
7
2
9
7
3
4
3
1
8
5
2
1
5
0
9
0
1
4
3
3
1
2
7
4
2
3
8
3
0
3
1
6
8
08
1
07
3
1
5
4
0
1
4
2
2
2
0
2
9
8
3
2
7
6
3
0
1
3
2
8
9
5
6
2
0
7
0
4
2
0
2
1
2
0
6
0
2
1
5
2
4
1
5
8
4
6
0
6
0
4
5
2
0
0
8
2
6
0
3
7
7
7
0
5
5
3
1
0
1
6
8
5
2
0
7
2
9
5
2
2
5
0
9
8
6
5
7
6
1
5
2
7
8
3
1
3
0
4
7
0
2
0
6
2
2
5
3
0
0
2
0
0
0
3
2
0
0
1
2
0
5
8
4
5
1
4
0
1
3
8
1
6
8
3
5
7
5
4
5
9
3
0
7
1
0
1
2
0
3
0
1
3
2
2
7
0
5
6
2
6
4
3
8
5
8
7
6
1
5
8
7
4
2
8
9
0
8
1
9
2
2
2
7
7
0
1
3
8
2
0
2
7
1
8
8
9
5
1
5
2
3
5
1
1
3
9
0
9
8
1
1
7
7
2
1
9
7
1
9
3
7
1
7
4
0
2
2
5
1
5
1
5
1
0
1
5
2
3
8
5
2
3
5
5
4
2
2
1
5
2
5
6
2
2
8
3
7
5
0
6
5
0
0
2
7
5
0
2
7
5
0
9
6
2
9
6
20
-
9
6
2
-
9
6
2
C
i
2
1
3
2
7
4
7
2
6
0
3
1
5
3
9
0
9
9
3
2
0
0
1
9
5
3
1
5
3
7
2
2
0
8
1
7
3
4
8
9
5
1
4
0
8
1
8
3
6
0
2
6
0
5
3
0
4
4
3
O f e r t a t o t a l
( p c )
A g r i c u l t u r a
P e t r ó l e o
P r e p . a l i m e n t i c i o s
T e x t i l e s
E q u i p o s y r e p u e s t o s
C o n s t r . y m a t e r .
C o m e r c i o
S e r v i . f i n a n c i e r o s
O t r o s s e r v i c i o s
S e r v . g u b e r n a m e n t .
R a m a f i c t i c i a
U t i l i z a c i ó n t o t a l
( p c )
C
u
a
d
r
o
X
I
I
I
.
5
.
1
.
c
.
M
a
t
r
i
z
i
n
s
u
m
o
-
p
r
o
d
u
c
t
o
d
e
P
i
t
i
a
s
h
p
a
(
a
p
r
e
c
i
o
s
d
e
c
o
m
p
r
a
d
o
r
)
-
C
S
-
El producto interno bruto (PIB) calculado por los tres métodos,
será:
Método de la producción
PIB = Pb - Ci + DA
= 73489 - 22081 + 1125
Método del ingreso
PIB = Re + lin + EBE + DA
= 18360 + 2605 + 30443 + 1125
Método del gasto
PIB = CH + CAPU + FBKF + ∆E + X - M
= 26484 + 6390 + 17095 + 1198 + 12966 - 11600
PIB = 52533 CS
XIII.5.2. La matriz insumo-producto (a precios de productor)
Para obtener una matriz insumo-producto a precios de productor
es necesario calcular, con dicho sistema de precios, los equilibrios oferta-
utilización de los bienes sobre los cuales se aplican márgenes comerciales:
01, 03, 04 y 05.
El cálculo es posible realizarlo dado que se dispone, en los equili-
brios de estos productos, de la repartición de los márgenes sobre el consu-
mo intermedio, el consumo final de los hogares, la formación bruta de ca-
pital fijo y las exportaciones.
Por ejemplo, en el caso del producto 05 (“Equipo y repuestos”), la
oferta a precios de productor es igual a:
352 Patricio León C. - Salvador Marconi R.
Pbpp 9865
M 8800
DA 1054
OFERTA TOTAL pp 19719
Márgenes 2750
OFERTA TOTAL pc 22469
Los márgenes de comercialización (2750 CS) se distribuyen (cua-
dro XIII.3.6.b) del siguiente modo:
Márgenes sobre:
Ci 330
CH 990
FBKF 1388
X 42
TOTAL 2750
Con esta información se puede elaborar el siguiente cuadro:
Cuadro XIII.5.2.a
Equilibrio oferta-utilización del producto 05
(“equipos y repuestos”) a precios de productor
-CS-
Procediendo del mismo modo para todos los bienes, se obtiene el
siguiente cuadro en el que han sido restados los márgenes de cada uno de
los productos, según la utilización sobre la cual se aplican.
La contabilidad nacional: teoría y métodos 353
OFERTA UTILIZACION
Ci CH FBKF ∆E X TOTAL
EQUILIBRIO pc 22469 9099 5588 6282 1000 500 22469
(-) MARGENES 2750 330 990 1388 42 2750
EQUILIBRIO pp 19719 8769 4598 4894 1000 458 19719
Cuadro XIII.5.2.b
Equilibro a precios de productor
-CS-
La fase sucesiva consiste en calcular, en el caso de los dos productos
que tienen márgenes sobre las utilizaciones intermedias (03 y 05), el valor
a precios de productor para cada una de las casillas de la matriz interme-
dia. Pero dado que no existe información sobre la modalidad de ventas ni
sobre los circuitos comerciales al interior del aparato productivo, una
alternativa para separar el margen comercial del valor (a precios de com-
prador) de los insumos, es aplicar la misma tasa de margen en todas las
utilizaciones intermedias del producto. Así, la tasa de margen sobre el con-
sumo intermedio del producto 03 (‘Preparados alimenticios”) es 22.3%
(58: 260 x 100); este porcentaje será aplicado al valor (a precios de com-
prador) de las compras de dicho producto por parte de las siguientes ra-
mas: “petróleo” (15), “preparados alimenticios” (10) y “servicios guberna-
mentales” (235) obteniendo los márgenes (3, 2 y 53, respectivamente) pa-
ra cada una de ellas. La diferencia entre el valor del insumo a precios de
comprador y el margen es el valor del insumo a precios de productor.
354 Patricio León C. - Salvador Marconi R.
OFERTA UTILIZACION
Ci CH FBKF ∆E X TOTAL
01 EQUILIBRIO pc 6786 2132 1123 390 3141 6786
(-) MARGENES 890 - 500 - 390 890
EQUILIBRIO pp 5896 2132 623 390 2751 5896
03 EQUILIBRIO pc 14855 260 14580 15 14855
(-) MARGENES 2700 58 2642 - 2700
EQUILIBRIO pp 12155 202 11938 15 12.155
04 EQUILIBRIO pc 9106 3153 3887 -259 2325 9106
(-) MARGENES 98 - 98 - - 98
EQUILIBRIO pp 9008 3153 3789 -259 2325 9008
05 EQUILIBRIO pc 22469 9099 5588 6282 1000 500 22469
(-) MARGENES 2750 330 990 1388 42 2750
EQUILIBRIO pp 19719 8769 4598 4894 1000 458 19719
Realizando la misma operación para el caso del producto 05
(“Equipo y repuestos”) se obtiene el siguiente cuadro:
Cuadro XIII.5.2.c
Cálculo de los insumos a precio de productor
-CS-
Agregando los márgenes de los productos según su utilización y re-
cordando que los márgenes comerciales constituyen la producción del co-
mercio (07), se obtiene el siguiente equilibrio.
Cuadro XIII.5.2.d
Equilibrio oferta-utilización del producto 07:
comercio
-CS-
Trasladando a una matriz los valores a precios de productor de las
utilizaciones de los productos y el equilibrio del producto “comercio” (07),
se obtiene la matriz insumo-producto del país a precios de productor:
La contabilidad nacional: teoría y métodos 355
Ramas 02 03 05 06 07 09 10 TOTAL
Producto
Ci
03 pc 15 10 235 260
(-) Mg 3 2 53 58
pp 12 8 182 202
05 pc 2800 315 1685 2.00 30 117 2152 9099
(-)Mg 102 11 61 73 1 4 78 330
pp 2698 304 1624 1927 29 113 2074 8769
OFERTA UTILIZACION
Pbpp TOTAL Ci CH FBKF X TOTAL
6438 6438 388 4230 1388 432 6438
356 Patricio León C. - Salvador Marconi R.
C
H
6
2
3
7
2
2
1
1
9
3
8
3
7
8
9
4
5
9
8
4
2
3
0
7
4
4
0
0
1
1
0
2
6
4
8
4
C
A
P
U
6
3
9
0
6
3
9
0
F
B
K
F
4
8
9
4
1
0
8
1
3
1
3
8
8
1
7
0
9
5

E
3
9
0
5
2
1
5
-
2
5
9
1
0
0
0
1
1
9
8
X
2
7
5
1
7
0
0
0
2
3
2
5
4
5
8
4
3
2
1
2
9
6
6
6
7
8
6
8
5
2
1
1
2
1
5
5
9
0
0
8
1
9
7
1
9
1
4
0
1
3
6
4
3
8
2
0
2
7
1
9
3
7
6
5
0
0
8
6
2
1
4
P
b
p
p
5
8
9
6
8
5
2
1
9
8
3
2
8
4
6
0
9
8
6
5
1
4
0
1
3
6
4
3
8
2
0
2
7
1
9
3
7
6
5
0
0
7
3
4
8
9
M
2
3
0
0
5
0
0
8
8
0
0
1
1
6
0
0
D
A
2
3
4
8
1
0
5
4
1
1
2
5
5
8
9
6
8
5
2
1
1
2
1
5
5
9
0
0
6
1
9
7
1
9
1
4
0
1
3
6
4
3
8
2
0
2
7
1
9
3
7
6
5
0
0
8
6
2
1
4
0
1
0
2
0
3
0
4
0
5
0
6
0
7
0
8
0
9
1
0
C
i
p
e
P
b
p
p
V
A
B
p
p
R
e
l
i
n
E
B
E
0
1
3
0
09
2
0
3
2
9
5
8
9
6
5
5
6
7
2
1
5
6
6
1
1
2
8
0
0
0
2
1
0
1
2
3
2
2
6
9
8
1
0
5
2
7
7
2
9
7
3
4
3
1
8
5
2
1
5
0
9
0
1
4
3
3
1
2
7
4
2
3
8
3
0
3
1
6
8
0887
3
0
4
1
3
4
0
1
4
2
2
2
0
2
9
8
3
2
7
6
3
0
1
3
2
8
9
5
6
2
0
7
0
4
2
0
2
1
2
0
6
0
2
1
5
2
4
1
5
8
4
6
0
6
0
4
5
2
0
0
8
2
6
0
3
7
7
7
0
5
5
3
1
0
1
6
2
4
6
1
2
0
7
2
9
5
2
2
5
0
9
8
6
5
7
6
1
5
2
7
8
3
1
3
0
4
7
0
2
0
6
2
2
5
3
0
0
1
9
2
7
3
2
0
0
7
3
1
2
0
5
8
4
5
1
4
0
1
3
8
1
6
8
3
5
7
5
4
5
9
3
0
7
1
0
1
2
0
2
91
1
3
2
2
7
0
5
6
2
6
4
3
8
5
8
7
6
1
5
8
7
4
2
8
9
0
8
1
9
2
2
2
7
7
0
1
3
8
2
0
2
7
1
8
8
9
5
1
5
2
3
5
1
1
3
9
0
9
8
1
1
34
7
2
1
9
7
1
9
3
7
1
7
4
0
2
2
5
1
5
1
5
1
0
1
5
2
3
8
5
1
8
2
5
4
2
2
0
7
4
1
3
1
5
6
2
2
8
3
7
5
0
6
5
0
0
2
7
5
0
2
7
5
0
9
6
2
9
6
20
-
9
6
2
-
9
6
2
C
i
2
1
3
2
7
4
7
2
0
2
3
1
5
3
8
7
6
9
3
2
0
0
3
8
8
1
9
5
3
1
5
3
7
2
2
0
8
1
7
3
4
8
9
5
1
4
0
8
1
8
3
6
0
2
6
0
5
3
0
4
4
3
O f e r t a t o t a l
( p c )
A g r i c u l t u r a
P e t r ó l e o
P r e p . a l i m e n t i c i o s
T e x t i l e s
E q u i p o s y r e p u e s t o s
C o n s t r . y m a t e r .
C o m e r c i o
S e r v i . f i n a n c i e r o s
O t r o s s e r v i c i o s
S e r v . g u b e r n a m e n t .
R a m a f i c t i c i a
U t i l i z a c i ó n t o t a l
( p c )
C
u
a
d
r
o
X
I
I
I
.
5
.
2
.
e
.
M
a
t
r
i
z
i
n
s
u
m
o
-
p
r
o
d
u
c
t
o
d
e
P
i
t
i
a
s
h
p
a
(
a
p
r
e
c
i
o
s
d
e
p
r
o
d
u
c
t
o
r
)
-
C
S
-
XIII.5.3. La matriz insumo-producto de componente importado
La información contenida en los cuadros XIII.3.1.a, XIII.3.3.b y
XIII.3.6.a que presentan respectivamente el valor CIF de las importacio-
nes, los derechos arancelarios y los márgenes de comecialización sobre los
productos importados, permite calcular la oferta, a precios de comprador,
de los productos de origen extranjero:
Cuadro XIII.5.3.a.
Oferta importada
-CS-
Para conocer las utilizaciones de dichos productos es necesario con-
sultar otras fuentes. Así, en el caso de los textiles, el valor de la oferta im-
portada (548 CS) coincide exactamente con el de las materias primas im-
portadas (consumo intermedio de la rama Textiles) que figuran en el cua-
dro XIII.3.8.b, por lo que la oferta es igual a la utilización (intermedia, en
este caso).
Para los “Preparados alimenticios” (03), tanto las industrias (ramas
01 a 09) como los otros productos (rama 10), no registran entre sus datos
insumos importados de dicho producto, razón por la cual es posible supo-
ner que toda la oferta importada (2840 CS) es utilizada como consumo fi-
nal de los hogares.
3
En lo que se refiere al producto 05 (“Equipo y respuestos”) se dis-
pone de información sobre el valor de los repuestos importados y utiliza-
La contabilidad nacional: teoría y métodos 357
Preparados Textiles Equipos y TOTAL
alimenticios repuestos
(03) (04) (05)
MCIF 2300 500 8800 11600
DA 23 48 1054 1125
Mg 517 - 1042 1559
OFERTA TOTAL pc 2840 548 10896 14284
dos por las siguientes ramas 02, 03, 05 y 05 (cuadro XIII.3.8.b), 06 (cua-
dro XIII.3.9.b) y 10 (cuadro XIII.3.3.e), cuya sumatoria presenta un valor
de 5.311 Cs.
Además, del cuadro XIII.3.8.e se desprende que los equipos (FBKF)
importados y adquiridos por los productores tienen un valor de 3504 CS.
Entre la oferta importada del producto 05 (10896 CS) y la suma del consu-
mo intermedio (5311 CS) con la formación bruta de capital fijo (3504 CS)
existe una diferencia de 2081 CS. Dado que no se dispone de información
acerca de la internación temporal de productos (y por lo tanto, de expor-
tación de productos importados) se puede suponer que dicha diferencia es
el valor del gasto de consumo final de los hogares en equipos.
Con esta información, se puede elaborar el siguiente cuadro:
Cuadro XIII.5.3.b
Componente importado por utilizaciones
-CS-
Una vez conocido el componente importado, el componente nacio-
nal puede ser calculado por diferencia entre los valores que figuran en las
casillas de la matriz insumo-producto (cuadro XIII.5.1.c) y los datos re-
portados en el cuadro anterior.
La matriz insumo-producto de componente importado y compo-
nente nacional es la siguiente:
358 Patricio León C. - Salvador Marconi R.
M DA Mg Oferta Rama 02 03 04 05 06 10 TOT. CH FBKF Util.
total Producto Ci total
2300 23 517 2840 03. Prep. alim. 2884 2884
500 48 - 548 04. Textiles 548 548 548
8800 1054 1042 10896 05. Equip. 1950 215 1685 566 895 5311 2081 3504 10896
y repues.
116001125 1559 14264 TOTAL 1950 215 548 1685 566 895 5859 4921 3504 14284
La contabilidad nacional: teoría y métodos 359
P
b
p
p
5
8
9
6
8
5
2
1
9
8
3
2
8
4
6
0
9
8
6
5
1
4
0
1
3
2
0
2
7
1
9
3
7
6
5
0
0
6
7
0
5
1
6
7
0
5
1
C
H
1
1
2
3
7
2
2
1
1
7
4
0
2
8
4
0
3
8
8
7
3
5
0
7
2
0
8
1
7
4
4
0
0
1
1
0
2
1
5
6
3
4
9
2
1
2
6
4
8
4
C
A
P
U
6
3
9
0
6
3
9
0
6
3
9
0
F
B
K
F
2
7
7
8
3
5
0
4
1
0
8
1
3
1
3
5
9
1
3
5
0
4
1
7
0
9
5

E
3
9
0
5
2
1
5
-
2
5
9
1
0
0
0
1
1
9
8
1
1
9
8
X
3
1
4
1
7
0
0
0
2
3
2
5
5
0
0
1
2
9
6
6
1
2
9
6
6
6
7
8
6
8
5
2
1
1
2
0
1
5
2
8
4
0
8
5
5
8
5
4
8
1
1
5
7
3
1
0
8
9
6
1
4
0
1
3
2
0
2
7
1
9
3
7
6
5
0
0
7
1
9
3
0
1
4
2
8
4
8
6
2
1
4
M
2
3
0
0
5
0
0
8
8
0
0
1
1
6
0
0
1
1
6
0
0
D
A
2
3
4
8
1
0
5
4
1
1
2
5
1
1
2
5
M
g
8
9
0
2
1
8
3
5
1
7
9
8
1
7
0
8
1
0
4
2
4
8
7
9
1
5
5
9
6
4
3
8
6
7
8
6
8
5
2
1
1
2
0
1
5
2
8
4
0
8
5
5
8
5
4
8
1
1
5
7
3
1
0
8
9
6
1
4
0
1
3
2
0
2
7
1
9
3
7
6
5
0
0
7
1
9
3
0
1
4
2
8
4
8
6
2
1
4
0
1
N
0
2
N
0
3
N
0
3
M
0
4
N
0
4
M
0
5
N
0
5
M
0
6
N
0
7
N
0
8
N
0
9
N
1
0
N
C
i
N
C
i
M
C
i
T
o
t
P
b
p
p
V
A
B
p
p
R
e
l
i
n
E
B
E
0
1
3
0
09
2
0
3
2
9
3
2
9
5
8
9
6
5
5
6
7
2
1
5
6
6
1
1
2
8
0
0
0
2
1
0
1
5
3
2
8
5
0
1
9
5
0
2
7
7
2
9
7
1
4
8
1
1
9
5
0
3
4
3
1
8
5
2
1
5
0
9
0
1
4
3
3
1
2
7
4
2
3
8
3
0
3
1
6
8
08
1
07
1
0
0
2
1
5
4
0
1
4
2
1
9
8
7
2
1
5
2
2
0
2
9
8
3
2
7
6
3
0
1
3
2
8
9
5
6
2
0
7
0
4
2
0
1
5
7
2
5
4
8
6
0
2
1
5
1
8
6
7
5
4
8
2
4
1
5
8
4
6
0
6
0
4
5
2
0
0
8
2
6
0
3
7
7
7
0
5
5
3
1
0
1
6
8
5
2
0
7
2
9
5
5
6
5
1
6
8
5
2
2
5
0
9
8
6
5
7
6
1
5
2
7
8
3
1
3
0
4
7
0
2
0
6
2
2
5
3
0
0
1
4
3
4
5
6
6
3
2
0
0
1
2
0
5
2
7
9
5
6
6
5
8
4
5
1
4
0
1
3
8
1
6
8
3
5
7
5
4
5
9
3
0
7
1
0
1
2
0
3
0
1
3
2
2
7
0
5
6
2
5
6
2
6
4
3
8
5
8
7
6
1
5
8
7
4
2
8
9
0
8
1
9
2
2
2
7
7
0
1
3
8
1
3
8
2
0
2
7
1
8
8
9
5
1
5
2
3
5
1
1
3
9
0
9
8
1
1
7
7
2
1
9
7
1
9
7
1
9
3
7
1
7
4
0
2
2
5
1
5
1
5
1
0
1
5
2
3
8
5
2
3
5
5
4
2
1
2
5
7
8
9
5
5
6
2
2
8
2
8
5
5
8
9
5
3
7
5
0
6
5
0
0
2
7
5
0
2
7
5
0
9
6
2
9
6
2
9
6
20
-
9
6
2
-
9
6
2
C
i
2
1
3
2
7
4
7
2
6
0
2
6
0
5
5
4
8
3
7
8
8
5
3
1
1
3
2
0
0
1
9
5
3
1
5
3
7
1
6
2
2
2
5
8
5
9
2
2
0
8
1
7
3
4
8
9
5
1
4
0
8
1
8
3
6
0
2
6
0
5
3
0
4
4
3
O f e r t a t o t a l
( p c )
A g r i c u l t u r a
P e t r ó l e o
P r e p . a l i m e n t i c i o s
T e x t i l e s
E q u i p o s y r e p u e s t o s
C o n s t r . y m a t e r .
C o m e r c i o
S e r v i . f i n a n c i e r o s
O t r o s s e r v i c i o s
S e r v . g u b e r n a m e n t .
R a m a f i c t i c i a
U t i l i z a c i ó n t o t a l
( p c )
C
u
a
d
r
o
X
I
I
I
.
5
.
3
.
c
.
M
a
t
r
i
z
i
n
s
u
m
o
-
p
r
o
d
u
c
t
o
d
e
P
i
t
i
a
s
h
p
a
c
o
n
c
o
m
p
o
n
e
n
t
e
i
m
p
o
r
t
a
d
o
(
a
p
r
e
c
i
o
s
d
e
p
r
o
d
u
c
t
o
r
)
-
C
S
-
N
=
N
a
c
i
o
n
a
l
M
=
I
m
p
o
r
t
a
d
o
XIII.5.4. La matriz de requerimientos directos e indirectos
Previo el cálculo de la matriz inversa, es necesario realizar algunas
modificaciones al cuadro XIII.5.2.e.
En primer lugar, es necesario volver cuadrada (nxn) la matriz inter-
media dado que la matriz de insumos contiene 9 productos (filas) y 11 ra-
mas (columnas).
Una alternativa consiste en trasladar a la demanda final, la colum-
na que describe los insumos de la rama 10 (servicios gubernamentales) y
el consumo intermedio de la rama ficticia. En los dos casos, el cálculo de
los coeficientes técnicos carece de sentido económico. Lógicamente, cuan-
do se utilice la inversa en previsiones económicas, la producción de los ser-
vicios gubernamentales y los servicios bancarios imputados deberán esti-
marse autonomamente.
Agrupando en un vector la demanda final neta (DFn = CH + FBKF
+ ∆E + X - M- DA) la matriz insumo-producto que será invertida es la si-
guiente:
Cuadro XIII.5.4.a
Matriz de insumos
-CS-
360 Patricio León C. - Salvador Marconi R.
01 02 03 04 05 06 07 08 09 DFn
01 300 0 1680 0 0 0 0 0 0 3916
02 9 10 8 20 53 225 10 19 8 8159
03 0 12 8 0 0 0 0 0 0 9812
04 0 32 7 2120 10 300 120 22 0 5849
05 0 2698 304 0 1624 1927 29 0 113 3170
06 0 0 0 0 0 3200 0 0 0 10813
07 0 105 13 0 61 73 1 0 4 6181
08 0 277 40 60 207 120 132 27 72 1092
09 20 297 142 215 295 0 270 70 0 628
TOTAL 329 3431 2202 2415 2250 5845 562 138 197
Pbrama 5896 8521 9832 8460 9865 14013 6438 2027 1937
El siguiente paso consiste en calcular los coeficientes técnicos de las
ramas dividiendo cada uno de los insumos por la producción de la rama
correspondiente. La matriz de coeficientes técnicos [a
ij
] describe los re-
querimientos directos del aparato productivo. A continuación se presen-
tan los respectivos cálculos.
Cuadro XIII.5.4.b.
Matriz de coeficientes técnicos (por 10
4
)
Cuadro XIII.5.4.c
Matriz de requisitos directos e indirectos
[I-a
ij
]
-1
(coeficientes x 10
4
)
La contabilidad nacional: teoría y métodos 361
01 02 03 04 05 06 07 08 09
01 509 0 1709 0 0 0 0 0 0
02 15 12 8 24 54 161 16 94 41
03 0 14 8 0 0 0 0 0 0
04 0 38 7 2506 10 214 186 109 0
05 0 3166 309 0 1646 1375 45 0 583
06 0 0 0 0 0 2284 0 0 0
07 0 123 13 0 62 92 2 0 21
08 0 325 41 71 210 86 205 133 372
09 34 349 144 254 299 0 419 345 0
Rama
Producto 01 02 03 04 05 06 07 08 09 Total
01 10536 3 1802 0 0 0 0 0 0 12341
02 16 10039 14 39 69 223 21 97 49 10562
03 0 14 10008 0 0 0 0 0 0 10022
04 0 65 11 13348 22 279 252 148 8 14231
05 9 3840 387 37 12023 2225 92 62 720 19395
06 0 0 0 0 0 12959 0 0 0 12959
07 0 149 16 1 76 84 10003 2 26 10357
08 2 434 57 111 274 175 229 10154 396 11.832
09 37 488 166 345 375 94 437 360 10038 12340
TOTAL 10600 15032 12461 13874 12839 16139 11034 10823 11237 114039
Multiplicando [I-a
ij
]
-1
por el vector de la demanda final neta [DF
n
],
se obtiene la producción de las ramas necesaria para satisfacer dicha de-
manda. El vector de la producción [Pb] estimado es el siguiente:
el mismo que, salvo pequeñas aproximaciones, es igual al vector original
de las producciones de las ramas.
XIII. 6. Métodos de elaboración de las cuentas de los sectores institu-
cionales
XIII.6.1. Administración pública
La información contenida en las estadísticas fiscales (XIII.3.3.) per-
mite elaborar las cuentas del sector institucional de las administraciones
públicas (de producción, de ingresos y gastos, de capital y la cuenta finan-
ciera).
El método de elaboración consiste en clasificar la información con-
tenida en las fuentes estadísticas y transformarla en operaciones macroe-
conómicas, de la siguiente manera:
362 Patricio León C. - Salvador Marconi R.
RAMA Pb estimada Diferencias
01 5896 0
02 8520 -1
03 9831 -1
04 8459 -1
05 9864 -1
06 14013 0
07 6437 -1
08 2027 0
09 1938 +1
INGRESOS CORRIENTES:
lib/Pn Sobre producción nacional (cuadro XIII.3.3.d) 2705
DA Derechos arancelarios (cuadro XIII.3.3.d) 1125
lib Impuestos indirectos brutos (lib + DA) 3830
Id Impuestos indirectos (Impuesto a la renta)
(cuadro XIII.3.3.b) 4403
t Intereses (Intereses) (cuadro XIII.3.3.b) 58
q Alquileres (Derechos superficiarios) (cuadro
XIII.3.3.b) 57
RP Renta de la propiedad recibida (t + q)
(58 + 57) 115
TyM Tasas y multas (tasas y multas) (cuadro XIII.3.3.b) 40
CSS Contribuciones a la seguridad social
(Contribuciones sociales) (cuadro XIII.3.3.b)
(931 + 609) 1540
GASTOS CORRIENTES:
Subv Subvenciones (Subsidio a los productores de trigo)
(cuadro XIII.3.3.c) 100
t Intereses (Intereses por bonos + intereses deuda
externa) (cuadro XIII.3.3.c) (75 + 320) 395
RP Renta de la propiedad pagada (t) 395
PSS Prestaciones a la seguridad social
(prestaciones sociales) (cuadro XIII.3.3.c) 1222
Tc Transferencias corrientes (Donación a las
familias + aportes a organismos internacionales)
(cuadro XIII.3.3.c) (50 + 12) 62
CAPU Consumo final de las administraciones públicas
(Producción para su propio uso)
(cuadro XIII.4.5.a) 6390
GASTOS DE CAPITAL:
FBKF Formación bruta de capital fijo (Edificio
Parlamento de la República; construcción de
carreteras, escuelas y colegios) (cuadro XIII.3.3.c) 2430
La contabilidad nacional: teoría y métodos 363
VARIACION DE PASIVOS:
OF 5 Bonos: La colocación de los bonos significa
contraer una obligación, ya que el gobierno deberá
redimirlos a la fecha de su vencimiento, por ello la
administración pública aumenta sus pasivos (+)
(cuadro XIII.3.3.a) +2760
OF 7 Préstamos: El pago de una deuda representa una
disminución del pasivo que tiene el gobierno con el
exterior (-) (cuadro XIII>3.3.a) -1985
VARIACION DE ACTIVOS:
OF 2 Billetes y monedas: El saldo de caja -final menos
inicial-indica una disminución de los derechos
-activos- del gobierno sobre el Banco de la Reserva
(cuadro XIII.3.3.a) (350 + 51 - 800) -399
OF 4 Depósitos a plazo. El Gobierno de Pitiashpa tiene
un activo frente al exterior en sus depósitos de
ahorro (cuadro XIII.3.3.a) +804
OF 8 Cuentas por pagar y desfases: Las sociedades
no financieras han pagado al gobierno 298, haciendo
disminuir los activos de las administraciones públicas
(cuadro XIII.3.3.a) -298
Los saldos contables de las cuentas se calculan por diferencia entre
los ingresos y los gastos y entre la variación de activos y la variación de pa-
sivos (S ahorro bruto, PN préstamo neto real y financiero).
A continuación se presenta la secuencia completa de las cuentas del
sector institucional de las administraciones públicas, incluida su cuenta de
producción que, como se explicó, fue elaborada previamente para obtener
el equilibrio del producto 10.
364 Patricio León C. - Salvador Marconi R.
Sector institucional de las APU
-CS-
Cuadro XIII.6.1.a
Cuenta de producción (P)
Cuadro XIII.6.1.b
Cuenta de ingresos y gastos corrientes (I y G)
Cuadro XIII.6.1.c
Cuenta de capital (K)
La contabilidad nacional: teoría y métodos 365
Ci 3750 Producción para su propio uso 6390
VAB 2750 Venta de otros bienes y servi-
Re 2750 cios 110
lin 0
EBE 0
TOTAL INSUMOS 6.500 PRODUCCION BRUTA 6.500
FBKF 2430 S 1759
PN (real) -671
ACUMULACION FINANCIACION DE
BRUTA 1759 LA ACUMULACION
BRUTA 1759
Subv 100 EBE 0
RP (pagada) 395 RP (recibida) 115
t 395 t 58
PSS 1222 q 57
Tc 62 lib 3830
CAPU 6390 Iib/Pn 2705
Subtotal 8169 DA 1125
Id 4403
S 1759 TyM 40
CSS 1540
TOTAL GASTOS TOTAL INGRESOS
CORRIENTES 9928 CORRIENTES 9928
Cuadro XIII.6.1.d
Cuenta financiera (F)
1/ El préstamos neto financiero coincide con el préstamo neto real, razón por la cual no hay
ajuste.
XIII.6.2. Instituciones financieras y seguros
Las fuentes estadísticas necesarias para la elaboración son los balan-
ces de pérdidas y ganancias -para las cuentas de producción y de ingresos
y gastos corrientes- y el “balance diferencial” (balance de activos y pasivos
año n menos balance de activos y pasivos año n-1) -para las cuentas de ca-
pital y financiera.
Si bien fueron elaboradas las cuentas de producción de este sector
institucional (cuadro XIII.4.6.d), se las repetirá con la finalidad de presen-
tar la secuencia completa de las cuentas; éstas serán elaboradas separada-
mente para las instituciones bancarias (BR y OIF) y para las compañías de
seguros (SEG).
A continuación se calcula el balance diferencial de los activos y pa-
sivos, obteniendo de este modo las operaciones en términos de flujos co-
rrespondientes al ejercicio n.
366 Patricio León C. - Salvador Marconi R.
VARIACION OPERACIONES VARIACION
DE ACTIVOS DE PASIVOS
OF.1.
-3 OF.2.
-399 OF.3.
+804 OF.4.
OF.5 +2760
OF.6.
OF.7. -1985
-298 OF.8.
PN (finan.) -671
Ajuste
1/
104 TOTAL 104
Cuadro XIII.6.2.a
Balance diferencial de activos y pasivos
-CS-
La contabilidad nacional: teoría y métodos 367
CODIGO BR OIF IF SEG
ACTIVOS (1) (2) 3=1+2 (4)
ACTIVOS
INTERNACIONALES
OF.1. Divisas 2692 - 2692 -
OF.1. FMI 0 - 0 -
OF.1. Otros organismos 158 - 158 -
ACTIVOS INTERNOS
OF.2. Caja - 1907 1907
OF.3. Depósitos BR - 1145 1145 -
OF.7. Préstamos a OIF 748 - 748 -
0F.7. Préstamos a SOC - 1104 1104 -
OF.7. Préstamos a hogares - 1633 1633 110
OF.5. Bonos del gobierno 1055 1705 2760 -
OF.8. Cuentas por cobrar - - - -1
FBKF Edificios 50 1136 1186 9
FBKF Equipo 35 863 898 -
CT Terrenos - 166 166 3
TOTAL ACTIVOS (DIFERENCIAL) 4738 96959 14397 121
PASIVOS
PASIVOS
INTERNACIONALES
OF.1. Depósitos del exterior
(moneda extranjera) 791 - 791 -
OF.1. Obligaciones FMI - - -
OF.7. Préstamos del exterior - 4698 4698 -
PASIVOS INTERNOS
OF.2. Especies monetarias 3035 - 3035 -
OF.3. Depósitos del Gobierno -450 51 -399 -
OF.3. Depósitos OIF 1145 - 1145 -
OF.3. Depósitos SOC - 127 127 -
OF.3. Depósitos hogares - 2835 2835 -
OF.4. Depósitos de ahorro hogares - 499 499 -
OF.7. Préstamos BR - 748 748 -
OF.8. Indemnizaciones por pagar 94
OF.6. CAPITAL 0 0 0 0
SO UTILIDAD 217 701 918 27
TOTAL PASIVO (DIFERENCIAL) 4738 9659 14397 121
INGRESOS CORRIENTES BR OIF IF SEG
t Intereses (intereses
recibidos) (cuadros
XIII.3.4.d y f) 315 946 1261 11
Pr Primas netas de
seguros de riesgo
(Ver infra, indemnizaciones) - - - 29
GASTOS CORRIENTES
t Intereses (intereses
pagados (cuadros
XIII.3.4.b., d. y f) 100 199 299 -
u Dividendo (utilidad distri-
buida en el ejercicio)
(cuadro XIII.3.4.c.) que
corresponde a la del
ejercicio n-1) - 205 205 -
Id Impuestos directos
(Impuestos a la renta)
(cuadro XIII.3.3.b.)
4
- 229 229 -
Iindemnizaciones por
seguros de riesgo
(ver cálculo de la producción
bruta de los seguros
(cuadro XIII.4.6.c.) - - - 29
GASTOS DE CAPITAL
FBKF Formación bruta
de capital fijo
(Edificios y equipos en el
balance diferencial)
(cuadro XIII.6.2.a) 85 1999 2084 9
CT Compra de terrenos
(Terrenos en el balance
diferencial) (cuadro XIII.6.2.a) - 166 166 3
368 Patricio León C. - Salvador Marconi R.
CUENTA FINANCIERA: La fuente estadística para las operaciones
financieras está representada por el balance diferencial de activos y pasivos
(cuadro XIII.6.2.a)
OF.1. Medios de pago internacional: los depósitos del exterior en mo-
neda extranjera (791 CS) representan una obligación para el BR,
razón por la cual será registrada como incremento de sus pasivos;
el poseer divisas (2692 CS) y activos en otros organismos (158
CS) significa que el BR ha incrementado sus derechos sobre el
resto del mundo.
OF.2 Billetes y monedas: la emisión de especies monetarias (3035 CS)
efectuada por el BR representa un aumento pasivo para el insti-
tuto emisor y un incremento de activo para las OIF cuya caja au-
menta, en el año n, en 1907 CS.
OF.3 Depósitos a la vista: los depósitos de los bancos comerciales en el
BR (1145) representan un activo para los primeros y un pasivo
para el BR que, sumados a la disminución de los depósitos que el
gobierno posee en el Instituto Emisor (-450 CS), dan una varia-
ción de pasivo para el BR de 695 CS.
Por su parte, los bancos comerciales, en lo que a depósitos a la
vista se refiere, han incrementado sus pasivos en 3013 CS (gobier-
no 51 CS, sociedades no financieras 127 CS y hogares 2835 CS).
OF.4 Depósitos a plazo: están constituidos por las libretas de ahorro
que los hogares tienen en los bancos comerciales, las mismas que,
en el período considerado, se han incrementado en 499 CS. Di-
cho rubro representa, por consiguiente, un aumento del pasivo
de las OIF.
OF.5 Bonos del gobierno: constituye un activo para quien los posee. En
este caso el BR y las OIF han comprado bonos por un valor de
1055 CS y de 1705 CS respectivamente.
La contabilidad nacional: teoría y métodos 369
OF.7. Préstamos: las OIF han visto modificar sus activos en 2737 CS de-
bido a que han concedido préstamos a las sociedades (1104 CS)
y a los hogares (1633 CS). Por otra parte, las compañías de segu-
ros han concedido en el período, 110 CS de préstamos a los ho-
gares, el BR ha prestado dinero a las OIF cuyo monto ha variado,
durante el año n, en 749 CS, representado un incremento de ac-
tivos del BR frente a las OIF.
Por último, los bancos comerciales han solicitado préstamos cu-
ya variación anual es de 5446 CS (748 CS del BR y 4698 CS del
Resto del Mundo), operación que constituye un pasivo.
OF.8. Cuentas por pagar y desfases: los seguros ven disminuir sus acti-
vos en 1 CS (cuentas por cobrar) mientras que sus pasivos se han
incrementado en 94 por las indemnizaciones que están obligados
a pagar.
Los saldos contables se calculan en las cuentas. Se notará la presen-
cia de un ajuste en las cuentas financieras de las OIF. El ajuste se explica
por el hecho de haber considerado como impuestos directos (220 CS)
aquellos que han sido recaudados durante el año n, por las administracio-
nes públicas (cuadro XIII.3.3.b), los que, como se sabe, no figuran en el
balance del ejercicio n de los bancos sino en la distribución de utilidades
que las OIF presentarán en el año n+1. Este hecho determina que el prés-
tamo neto real sea diferente al préstamo neto financiero; de ahí la necesi-
dad de crear un ajuste por el mismo valor (229 CS) de los impuestos di-
rectos considerados.
A continuación se presenta la secuencia completa de las cuentas pa-
ra los dos subsectores institucionales: Instituciones financieras (IF) y Se-
guros (Seg).
370 Patricio León C. - Salvador Marconi R.
Subsector institucional de las IF
-CS-
Cuadro XIII.6.2.b
Cuenta de producción (P)
Cuadro XIII.6.2.c
Cuenta de ingresos y gastos corrientes (I y G)
Cuadro XIII.6.2.d
Cuenta de capital (K)
La contabilidad nacional: teoría y métodos 371
BR OIF IF BR OIF IF
CI 65 56 121 Pb 402 1538 1940
VAB337 1482 1819
Ajuste SBI 215 747 962
Re 120 341 461
lib/Pn - 235 235
EBE 2 159 161
TOT. INSUMOS 402 1538 1940 PROD. BRUTA 402 1538 1940
BR OIF IF BR OIF IF
RP 100 404 504 EBE 2 159 161
t 100 199 299 RP 315 946 1261
u - 205 205 t 315 946 1261
Id - 229 229
S 217 472 689
TOT. GASTOS 317 1105 1422 TOT. INGR. 317 1105 1422
BR OIF IF BR OIF IF
FBKF 85 1999 2084 S 217 472 689
CT 166 166
PN (real) 132 -1693 -1561
ACUM. BRUTA 217 472 689 FINANC.
ACUM. BRUTA 217 472 689
Cuadro XIII.6.2.e
Cuenta financiera (F)
Subsector institucional de los seguros
-CS-
Cuadro XIII.6.2.f
Cuenta de producción (P)
372 Patricio León C. - Salvador Marconi R.
VARIACION
OPERACIONES
VARIACION
DE ACTIVOS DE PASIVOS
BR OIF IF BR OIF IF
2850 - 2850 OF.1. 791 - 791
- 1907 1907 OF.2 3035 - 3035
- 1145 1145 OF.3. 695 3013 3708
- - - OF.4. - 499 499
1055 1705 2760 OF.5. - - -
- - - OF.6. - - -
748 2737 3485 OF.7. - 5446 5446
- - - OF.8. - - -
- - - OF.8. - - -
PN (financ.) 132 -1693 -1561
- -229 -229 Ajuste - - -
4653 7265 11918 TOTAL 4653 7265 11918
Ci 17 Pb 87
VAB 70
Re 54
lib/Pn 0
EBE 16
TOTAL INSUMOS 87 PRODUCCION BRUTA 87
Cuadro XIII.6.2.g
Cuenta de ingresos y gastos corrientes (I y G)
Cuadro XIII.6.2.h
Cuenta de capital (K)
Cuadro XIII.6.2.i
Cuenta financiera (F)
XIII. 6.3 Sociedades no financieras
Como en el caso de las instituciones financieras y de los seguros, es
necesario, previamente, calcular el balance diferencial de los activos y pa-
sivos. Las operaciones que se registran en las cuentas de producción y de
La contabilidad nacional: teoría y métodos 373
Imn 29 EBE 16
RP 11
S 27 t 11
pr 29
TOTAL GASTOS 56 TOTAL INGRESOS 56
FBKF 9 S 27
CT 3
PN (real) 15
ACUMULACION FINANCIACION DE LA
BRUTA 27 ACUM. BRUTA 27
VARIACION OPERACIONES VARIACION
DE ACTIVOS DE PASIVOS
110 OF.7.
-1 OF.8. 94
PN (financ) 15
109 TOTAL 109
ingresos y gastos corrientes, son elaborados a partir del balance de pérdi-
das y ganancias que han presentado las sociedades en el ejercicio n.
Cuadro XIII.6.3.a
Balance diferencial de activos y pasivos
de las sociedades no financieras
-CS-
374 Patricio León C. - Salvador Marconi R.
ACTIVO:
OF.1. Divisas -203
OF.2. Caja 663
OF.3. Depósitos en bancos comerciales 127
OF.7. Préstamos a empleados 790
OF. 8. Cuentas por cobrar (hogares) 823
OF.5. Bonos 0
FBKF Equipos 1975
SO (-) Depreciaciones -395
∆E Inventarios 780
SO Concesiones mineras 0
TOTAL ACTIVO DIFERENCIAL 9248
PASIVO:
OF.8. Cuentas por pagar 3349
OF.7. Préstamos por pagar a bancos comerciales 1104
Capital:
OF.6. Acciones 1318
SO Reservas 1127
SO Utilidades 2350
TOTAL PASIVO DIFERENCIAL 9248
CUENTA DE PRODUCCION
(Cuadro XIII.3.5.b.)
Pb PRODUCCION BRUTA: Ventas 24979
+Inventario final (*) 1600
-Inventario inicial (*) 820
+Otros ingresos 0
–––––
25759
(*) De productos terminados
En el estado de pérdidas y ganancias de las sociedades no financie-
ras, el valor de los impuestos indirectos es de 394 CS, mientras que las ad-
ministraciones públicas (cuadro XIII.3.3d.) reciben (de las sociedades no
financieras) impuestos indirectos brutos por un valor de 1644 CS, razón
por la cual existe una diferencia de 1250 CS. Este hecho induce a pensar
que algunas empresas no han contabilizado los impuestos recaudados co-
mo agentes de retención ni su contrapartida en las ventas. De ahí la nece-
sidad de sumar la diferencia de 1250 tanto a los impuestos pagados por las
SOC como a la producción de las empresas, obteniendo de este modo la
producción bruta de las sociedades a precios de productor (que incluye to-
dos los impuestos indirectos brutos).
Pbpp = 25759 + 1250
Pbpp = 27009
Ci Consumo intermedio:
Compra de materia prima 7647
(+) Gastos en otros servicios 653
(+) Otros consumos intermedios 610
–––––
8910
Re Remuneración de los empleados:
Sueldos y salarios 5813
(+) Aporte patronal al Seg. Social 649
–––––
6462
La contabilidad nacional: teoría y métodos 375
lib/Pn Impuestos indirectos brutos:
Impuestos indirectos 394
(+) Ajuste 1250
–––––
1644
GASTOS CORRIENTES
(Cuadro XIII.3.5.b.)
t Intereses (pagados):
intereses 643
u Dividendos (pagados):
dividendos 765
q Alquileres (pagados):
concesiones mineras 57
RP Renta de la propiedad:
t + u + q 1465
Id Impuestos directos:
Impuestos a la renta 2949
Tc Transferencias corrientes (pagadas):
donaciones a personas 45
GASTOS DE CAPITAL
(Cuadro XIII.6.3.a., Balance diferencial)
∆E Variación de existencias:
Inventarios 780
FBKF Formación bruta de capital fijo:
Edificios y construcciones 4688
Equipos 1975
–––––
6663
376 Patricio León C. - Salvador Marconi R.
OPERACIONES FINANCIERAS
(Cuadro XIII.6.3.a. Balance diferencial)
OF.1. Medios de pago internacional: las sociedades no financieras ven
disminuir sus activos en el rubro divisas (-203 Cs)
OF.2. Billetes y monedas: el rubro caja ha aumentado, durante el año n,
en 663 CS; es decir, las SOC han incrementado sus derechos fren-
te al instituto emisor.
OF.3. Depósitos a la vista: los depósitos a la vista de las SOC en las OIF
representan un activo para las primeras, cuya variación ha sido
de 127 CS.
OF.5. Bonos: el rubro no ha registrado variación durante el año n.
OF.6. Acciones y participaciones: las SOC han prestado a sus emplea-
dos 790 CS incrementando sus activos frente a los hogares. Por
otra parte, los préstamos solicitados por las SOC a las OIF se han
incrementado en 1104 CS, razón por la cual debe registrarse en-
tre los pasivos.
OF.8. Cuentas por pagar y desfases: como variación de pasivo van las
cuentas por pagar (3349 CS) y entre la variación de activos, las
cuentas por cobrar a los hogares (823 CS).
SO. Partida sin objeto: son consideradas como partidas sin objeto a
fines de la elaboración de las cuentas, las siguientes partidas:
Depreciaciones
Reservas
Utilidades no distribuidas
Como para los demás sectores, los saldos contables (VAB, EBE, S,
PN) son calculados por diferencia.
La contabilidad nacional: teoría y métodos 377
A continuación se presentan las cuentas del sector institucional de
las sociedades no financieras. Es necesario aclarar que el préstamo neto
real no coincide con el financiero, por lo que se debe crear un ajuste.
El ajuste es igual a la diferencia entre la utilidad no distribuida en el
ejercicio n (4012 CS) y el diferencial de las utilidades del balance de situa-
ción (2350 CS), ambos rubros considerados como partidas sin objeto. El
ajuste tiene lugar por el hecho de haber supuesto que los dividendos y los
impuestos directos pagados se originan y se pagan en el año n.
Sector institucional de las sociedades
-CS-
Cuadro XIII.6.3.b
Cuenta de producción (P)
Cuadro XIII.6.3.c
Cuentas de ingresos y gastos corrientes (I y G)
378 Patricio León C. - Salvador Marconi R.
Ci 8910 Pb 27009
VAB 18099
Re 6462
lib/pn 1644
EBE 9993
TOTAL INSUMOS 27009 PRODUCCION BRUTA 27009
RP 1465 EBE 9993
t 643
u 765
q 57
Id 2949
Tc 45
S 5534
TOTAL DE GASTOS 9993 TOTAL DE INGRESOS 9993
Cuadro XIII.6.3.d.
Cuentas de capital (K)
Cuadro XIII.6.3.e
Cuenta financiera (F)
XIII.6.4. Resto del mundo
La principal fuente de información para la elaboración de la cuen-
ta del resto del mundo es la balanza de pagos (cuadro XIII.3.2.a) cuyas
transacciones son clasificadas según el método de la contabilidad nacional
como se indica a continuación:
La contabilidad nacional: teoría y métodos 379
∆E 780 S 5534
FBKF 6663
Pn (real) -1909
ACUMULACION BRUTA 5534 FINANCIACION DE LA
ACUMULACION BRUTA 5534
VARIACION OPERACIONES VARIACION
DE ACTIVOS DE PASIVOS
-203 OF.1 -
663 OF.2 -
127 OF.3 -
- OF.6 1318
790 OF.7 1104
823 OF.8 3349
PN (finac.) -1909
1662 Ajuste
3862 TOTAL 3862
INGRESOS CORRIENTES DEL RESTO DEL MUNDO
M Importaciones de bienes y servicios:
mercaderías en la sección de débito (11600 CS)
t Intereses (recibidos): utilidades por inversión
directa de sociedades no financieras y de bancos
comerciales enviados desde Pitiashpa al exterior y
registradas en la sección de débito de la balanza de pagos (363 CS)
RP Renta de la propiedad:
(intereses + dividendos) (969 + 363 + 11332)
Tc Transferencias corrientes:
aquellas efectuadas por el gobierno de
Pitiashpa a entidades no residentes en el país
y registrada en la sección de débito (12 CS)
GASTOS CORRIENTES DEL RESTO DEL MUNDO
X Exportación de bienes y servicios:
valor que ha recibido el país (crédito) por las
mercancías enviadas al exterior (12966 CS)
t Intereses (pagados): intereses recibidos (crédito)
por agentes residentes, provenientes del exterior (576 CS)
RP Renta de la propiedad (pagada) (= intereses) (576 CS)
CUENTA FINANCIERA
OF.1 Medios de pago internacionales: entre los pasivos del resto del
mundo frente al país se registra el incremento de divisas en po-
der de agentes residentes por un valor de 4616 CS. Por otra par-
te, los depósitos de agentes no residentes (en moneda extranjera)
en el BR han incrementado de 791 CS representando un incre-
mento de los activos del RdM frente a Pitiashpa.
380 Patricio León C. - Salvador Marconi R.
OF.4. Depósitos a plazo: el RdM tiene un pasivo frente al gobierno de
Pitiashpa, ya que los depósitos a plazo que la administración pú-
blica posee en el exterior ha aumentado, en el período considera-
do, en 804 CS.
OF.6. Acciones y participaciones: agentes no residentes han efectuado
inversiones (inversión directa) en el país por un valor de 1318 CS,
incrementando los activos del RdM frente a las sociedades no fi-
nancieras del país.
OF.7. Préstamos: el resto del mundo ha concedido préstamos por un
valor de 4698 CS a las OIF (incremento de activos para los agen-
tes no residentes) mientras que el gobierno ha efectuado un pa-
go (amortización) de su deuda externa por un valor de 1985 CS
(disminución de los activos del RdM frente a Pitiahspa). El saldo
neto de la operación “Préstamos” arroja un incremento de acti-
vos de 2713 CS.
Cuenta del resto del mundo
-CS-
Cuadro XIII.6.4.a.
Cuenta de las transacciones corrientes
La contabilidad nacional: teoría y métodos 381
X 12966 M 11600
RP 576 RP 1332
t 576 t 969
u 363
Tc 12
PN (real) 598
TOTAL GASTOS 13542 TOTAL INGRESOS 13542
Cuadro XIII.6.4.b
Cuenta financiera (F)
XIII. 7. Síntesis no financiera. Cuentas del sector institucional de los
hogares
En un país como Pitiashpa, en el cual no existe información direc-
ta sobre el sector institucional de los hogares (por ejemplo, encuestas so-
bre el comportamiento económico de las familias, etc.), el único modo pa-
ra cuantificar el peso de este sector en la economía nacional es recurrir a
fuentes indirectas o el de calcular, por saldo, el valor de las operaciones
realizadas por los hogares. De ahí que para elaborar sus cuentas es indis-
pensable una cuantificación previa de las operaciones sobre bienes y ser-
vicios y disponer de las cuentas de los otros sectores institucionales.
A continuación se realizará la síntesis no financiera para lo cual es
necesario recurrir a los datos que aparecen en la matriz insumo-producto
(cuadro XIII.5.1.c) y a las cuentas de producción, ingresos y gastos co-
rrientes y capital de la administración pública, de las instituciones finan-
cieras y seguros y de las sociedades no financieras presentadas en el capí-
tulo anterior.
Se recuerda que el equilibrio global de bienes y servicios que resul-
ta de la matriz insumo-producto es el siguiente (cuadro XIII.5.1.b):
382 Patricio León C. - Salvador Marconi R.
VARIACION
OPERACIONES
VARIACION
DE ACTIVOS DE PASIVOS
791 OF.1 4616
OF.4 804
1318 OF.6
2713 OF.7
598 PN (financ.)
Ajuste
5420 TOTAL 5420
XIII. 7.1. Operaciones sobre bienes y servicios
La producción bruta del sector institucional de los hogares (PbH)
se obtiene por saldo entre la producción bruta total (PbMIP) que figura
en la matriz insumo-producto (73489 CS) y las producciones brutas de los
demás sectores institucionales residentes:
PbH = PbMIP - (PbAPU + PbSOC + PbIF + PbSEG)
PbH = 73489 - (6500 + 27009 + 1940 + 87)
PbH = 73489 - 35536
PbH = 37953 CS
Este procedimiento permite, además, establecer el equilibrio “en lí-
nea” de la operación producción bruta que representa, por una parte, el
valor de los bienes y servicios generados en el país y, por otra, el ingreso -
por su producción- que reciben los sectores institucionales residentes.
Cuadro XIII.7.1.a
Producción bruta
-CS-
Bienes y servicios: Ingresos para:
Para obtener el consumo intermedio de los hogares (C
i
H) es nece-
sario recordar que, al separar en las cuentas de las instituciones financie-
ras el consumo intermedio de bienes y servicios del ajuste por servicios
bancarios imputados (que es el consumo intermedio de la rama ficticia),
La contabilidad nacional: teoría y métodos 383
OFERTA OFERTA Y UTILIZACION
UTILIZ.
Pb M DA TOTAL Ci CH CAPU FBKF ∆E X
73489 11600 1125 86214 22081 26484 6390 17095 1198 12966
(OFERTA) TOTAL OPERACION APU SOC IF SEG H TOTAL
73489 73489 Pb 6500 27009 1940 87 37953 73489
el consumo intermedio total que figura en el cuadro económico de con-
junto es menor al que aparece registrado en la matriz insumo-producto,
en un valor igual a dicho ajuste (Cap. IX.4.1). De ahí que:
Ci CEC = CiMIP - Ajuste SBI
Ci CEC = 22081 - 962
Ci CEC = 21119 CS
Siendo igual la producción bruta total tanto desde el punto de vis-
ta institucional como desde la óptica de las ramas de actividad, el valor
agregado bruto total del CEC es mayor que el valor agregado de la MIP.
VAB CEC = VAB MIP + Ajuste SBI
VAB CEC = 51408 + 962
VAB CEC = 52370 CS
Conociendo el CiCEC se procede a calcular el consumo intermedio
del sector de los hogares (CiH):
CiH = CiCEC - (CiAPU + CiSOC + CiIF + CiSEC)
CiH = 21119 - (3750 + 8910 + 121 + 17)
CiH = 21119 - 12798
CiH = 8321 CS
lo que permite establecer el equilibrio entre el gasto en bienes y ser-
vicios incurrido por los sectores institucionales residentes en el proceso
productivo y el valor de la utilización intermedia de la que han sido obje-
to dichos bienes y servicios.
Cuadro XIII.7.1.b
Consumo intermedio
-CS-
Gastos para: Bienes y servicios:
384 Patricio León C. - Salvador Marconi R.
APU SOC IF SEG H TOTAL OPER. UTILIZ. TOTAL
3750 8910 121 17 8321 21119 Ci 21119 21119
Del mismo modo, el valor agregado de los hogares (VABH) es igual a:
VABH = VABCEC - (VABAPU + VABSOC + VABIF + VABSEG)
VABH = 52370 (2750 + 18099 + 1819 + 70)
VABH = 52370 - 22738
VABH = 29632 CS
resultado al que se llega también restando de la producción bruta de los
hogares al consumo intermedio de dicho sector institucional.
VABH = PbH - CiH
VABH = 37953 - 8321
VABH = 29632 CS
El gasto de los hogares en consumo final (CH) es un dato que pro-
viene de la MIP (26484 CS); el gasto de consumo final de las administra-
ciones públicas (CAPU) se obtiene de las cuentas de dicho sector (6390 CS
= producción para su propio uso). Para el consumo total (C = CH +
CAPU) es posible establecer el siguiente equilibrio:
Cuadro XIII.7.1.c
Consumo final
-CS-
Gastos para: Bienes y servicios:
En lo que se refiere a la variación de existencias (∆E) el valor que fi-
gura en la MIP es de 1198 CS, mientras que en la cuenta de capital de las
SOC (XIII.6.3.d.) aparece un valor de 780 CS. Dado que no hay existen-
cias en las cuentas de los demás sectores institucionales residentes, el saldo
representa la variación de los stocks de los empresarios individuales (H).
La contabilidad nacional: teoría y métodos 385
APU H TOTAL OPERAC. UTILIZ. TOTAL
6390 26484 32874 C 32874 32874
∆EH = ∆EMIP - (∆EAPU + ∆ESOC + ∆EIF + ∆ESEG)
∆EH = 1198 - (0 + 780 + 0 + 0)
∆EH = 1198 - 780
∆EH = 418 CS
y el equilibrio de la operación es el siguiente:
Cuadro XIII.7.1.d
Variación de existencias
-CS-
Gastos para: Bienes y servicios:
La formación bruta de capital fijo de los hogares (FBKF H) puede
también ser calculada siguiendo la metodología anterior:
FBKF H = FBKFMIP - (FBKFAPU + FBKFSOC + FBKFIF + FBKFSEG)
FBKF H = 17095 - (2430 + 6663 + 2048 + 9)
FBKF H = 17095 - 11186
FBKF H = 5909 CS
Por otra parte se conoce (XIII.3.9) que los hogares han comprado
2500 CS de vivienda. La diferencia (3409 CS) representa los nuevos bienes
de capital adquiridos por los empresarios individuales en su calidad de
productores.
El equilibrio de la FBKF es, por lo tanto:
386 Patricio León C. - Salvador Marconi R.
SOC H TOTAL OPERAC. UTILIZ. TOTAL
780 418 1198 ∆E 1198 1198
Cuadro XIII.7.1.e
Formación bruta de capital fijo
-CS-
Gastos para: Bienes y servicios:
También para las exportaciones (X) y las importaciones (M) es po-
sible elaborar un equilibrio ya que dichas operaciones representan un gas-
to y un ingreso, respectivamente, para la cuenta del resto del mundo y ha-
cen parte de la utilización y la oferta total.
Cuadro XIII.7.1.f
Exportaciones
-CS-
Gastos para: Bienes y servicios:
Cuadro XIII.7.1.g
Importaciones
-CS-
Bienes y servicios: Ingresos para:
Por último, de las cuentas de las instituciones financieras y de los
seguros resulta que estas unidades institucionales han comprado terrenos
por 166 CS y 3 CS respectivamente (Cuadro XIII.6.2.a). Dado que no exis-
La contabilidad nacional: teoría y métodos 387
RdM TOTAL OPERACION (UTILIZ.) TOTAL
12966 12966 X 12966 12966
(OFERTA) TOTAL OPERACION RdM TOTAL
11600 11600 M 11600 11600
APU SOC IF SEG H TOTAL OPER (UTIL.) TOTAL
2430 6663 2084 9 5909 17095 FBKF 17095 17095
te, entre las operaciones efectuadas por las SOC y por las APU, ventas de
terrenos, puede suponerse que éstas hayan sido efectuadas por el sector de
los hogares, hipótesis que posibilita la elaboración del equilibrio de la ope-
ración “compra de terrenos”.
Cuadro XIII.7.1.h
Compra de terrenos
-CS-
Gastos para (compra): Ingresos para (venta):
XIII.7.2. Operaciones de repartición
Con el fin de conocer las operaciones de repartición efectuadas por
los hogares (tanto como consumidores como productores) y de garantizar
la coherencia global del sistema de cuentas, que tiene como requisito fun-
damental la condición de que lo pagado debe ser igual a lo recibido, es ne-
cesario analizar la información contenida en los estados contables de los
sectores, tratando de evidenciar el origen y el destino (“de quién a quién”)
de cada flujo.
La remuneración de los empleados por los hogares en su calidad de
productores individuales (ReH) puede ser calculada siguiendo el mismo
procedimiento utilizado en las operaciones sobre bienes y servicios.
ReH = ReMIP - (ReAPU + ReSOC + ReIF + ReSEG)
ReH = 18360 - (2750 + 6462 + 461 + 54)
ReH = 18360 - 9727
ReH = 8633 CS
El total de las remuneraciones pagadas en la economía es recibido
por el sector institucional de los hogares, dado que en las cuentas del res-
388 Patricio León C. - Salvador Marconi R.
IF SEG TOTAL OPERACION H TOTAL
166 3 169 CT 169 169
to del mundo (XIII.6.4) no se registran remuneraciones de los empleados
pagadas al exterior.
El equilibrio en línea de las remuneraciones se presenta a continua-
ción:
Cuadro XIII.7.2.a.
Remuneración de los empleados
-CS-
Gastos para: Ingresos para:
Los impuestos indirectos brutos sobre producción nacional paga-
dos por los hogares (lib/PnH) son un dato que aparece en las estadísticas
fiscales, las que presentan un desglose de los impuestos por tipo de contri-
buyente (Cuadro XIII.3.3.d). Por otra parte, conociendo el total de los im-
puestos indirectos brutos sobre la producción nacional (sobre mercancías
y otros impuestos indirectos) recaudados por las administraciones públi-
cas (cuadro XIII.3.3.b) y aquellos pagados por los demás sectores residen-
tes, los impuestos pagados por los hogares resultan del siguiente cálculo:
libPnH = libPn recaudados por APU - (lib/PnSOC + lib/PnIF)
lib/PnH = 2705 - (1644 + 235)
lib/PnH = 2705 - 1879
lib/PnH = 826 CS
El equilibrio es:
La contabilidad nacional: teoría y métodos 389
APU SOC IF SEG H TOTAL OPERAC. H RdM TOTAL
2750 6462 461 54 8633 18360 Re 18360 0 18360
Cuadro XIII.7.2.b
Impuestos indirectos brutos sobre producción nacional
-CS-
Gastos para: Ingresos para:
Son también impuestos indirectos (sobre las importaciones) los de-
rechos arancelarios (DA) recaudados por las administraciones públicas
(cuadro XIII.3.3.b) y, dado que éstos hacen parte del valor (a precios de
productor) de las importaciones, deben ser incluidos entre la oferta de
bienes y servicios:
Cuadro XIII.7.2.c.
Derechos arancelarios
-CS-
Bienes y servicios: Ingresos para:
El equilibrio total de impuestos indirectos brutos resulta de la agre-
gación de las dos operaciones anteriores.
390 Patricio León C. - Salvador Marconi R.
SOC IF H TOTAL OPERAC. APU TOTAL
1644 235 826 2705 lib/Pn 2705 2705
(OFERTA) TOTAL OPERACION APU TOTAL
1125 1125 DA 1125 1125
Cuadro XIII.7.2.d
Impuestos indirectos brutos
-CS-
Gastos para: Ingresos para::
En las estadísticas fiscales (cuadro XIII.3.3.c) puede consultarse
también las subvenciones a los productores de trigo que, como se recorda-
rá, son empresarios individuales. Siendo las únicas subvenciones pagadas
por las APU, el equilibrio es el siguiente:
Cuadro XIII.7.2.e
Subvenciones
-CS-
Gastos para: Ingresos para:
En el cuadro económico de conjunto se adoptará una presentación
diferente de las subvenciones: se las presentará como un ingreso negativo
(un gasto) para las APU y un gasto negativo (un ingreso) para los hogares.
La contabilidad nacional: teoría y métodos 391
SOC IF H Bienes y TOTAL OPE- APU TOTAL
servicios RACIÓN
(utilización)
1644 235 826 2705 lib/Pn 2705 2705
1125 1125 DA 1125 1125
1644 235 826 1125 3830 lib 3830 3830
H TOTAL OPERACION APU TOTAL
100 100 Subv 100 100
Cuadro XIII.7.2.e. bis
Subvenciones
-CS-
Gastos para: Ingresos para:
En el CEC, el ajuste por servicios bancarios imputados (Ajuste SBI)
se presentará del siguiente modo:
Cuadro XIII.7.2.f
Ajuste por servicios bancarios imputados
-CS-
Gastos para: Ingresos para:
El EBE de los hogares (EBEH) puede ser calculado de dos maneras:
a) EBEH = EBEMIP - (EBEAPU + EBESOC + EBEIF + EBESEG)
EBEH = 30443 - (0 +9993 + 161 + 16)
EBEH = 30443 - 10170
EBEH = 20273 CS
b) EBEH = VABH - (ReH + lib/PnH - SubvH)
EBEH = 29632 - (8633 + 826 -100)
EBEH = 29632 - 9359
EBEH = 20273 CS
392 Patricio León C. - Salvador Marconi R.
APU TOTAL OPERACION H TOTAL
-100 -100 Subv -100 -100
IF TOTAL OPERACION (UTILIZ.) TOTAL
962 962 Ajuste SBI 962 962
El proceso de síntesis se facilita, para algunas operaciones de repar-
tición, elaborando cuadros de doble entrada. Por ejemplo, en el caso de los
intereses (t) se comenzará elaborando el siguiente cuadro:
Cuadro XIII.7.2.g
Matriz de intereses
-CS-
Al cuadro anterior se han trasladado los datos conocidos en las
cuentas de los sectores. Como puede notarse, no se conocen los intereses
pagados ni los recibidos por los hogares (H). Sin embargo, de las estadís-
ticas de las instituciones financieras y seguros es posible determinar que el
BR (cuadro XIII.3.4.b) recibe intereses por 315 CS (175 del RdM, 125 de
OIF y 15 de las APU) mientras paga 100 CS (15 al RdM y 85 a OIF). Por
su parte, las OIF (cuadro XIII.3.4.d) reciben intereses por 946 CS (294 del
RdM, 85 del BR, 50 de SOC, 60 de APU y 457 de H) y pagan intereses por
un valor de 199 (64 al RdM, 125 al BR y 10 a H). Los SEG reciben 11 CS
de intereses, los que, como se observa en el cuadro XIII.3.4.f, son pagados
por las SOC.
La balanza de pagos (cuadro XIII.3.2.a) indica que los intereses re-
cibidos por el RdM (débitos para Pitiahspa) han sido realizados de la si-
guiente manera: 320 por las APU, 15 por el BR, 64 por las OIF y 570 por
La contabilidad nacional: teoría y métodos 393
Recibidos por APU BR OIF SEG SOC RdM H Total pagado
Pagados por
APU 395
BR 100
OIF 199
SEG -
SOC 643
RdM 576
H
TOTAL RECBIDO 58 315 946 11 969
las SOC, mientras que el país ha recibido del exterior (intereses pagados
por el RdM) 576 CS, los que han sido recibidos: 22 por las APU; 175 por
el BR; 294 por las OIF; y 85 por los H.
Por último, se conoce que las APU reciben por intereses un total de
58 CS (cuadro XIII.3.3b) y pagan (bonos y deuda externa) 395 CS; así mis-
mo las SOC (cuadro XIII.3.5.b) han pagado intereses por un total de 643
CS. Tanto en el primero como en el segundo caso no se conoce el desglo-
se respectivo.
Cuadro XIII.7.2.g bis
Matriz de intereses
-CS-
Como se podrá notar, la columna de las APU y la fila de las SOC no
están “en equilibrio”, por lo que es de suponer que las APU han recibido
de los hogares 36 CS (58-22) mientras que las SOC han pagado a los ho-
gares 12 CS (643 -570 -11 -50). Trasladando estas dos cifras a la matriz y
sumando vertical y horizontalmente la columna y la fila de los hogares, se
obtiene una matriz de intereses “perfectamente cuadrada”:
394 Patricio León C. - Salvador Marconi R.
Recibidos por APU BR OIF SEG SOC RdM H Total pagado
Pagados por
APU 15 60 320 395
BR 85 15 100
OIF 125 64 10 199
SEG -
SOC 50 11 570 ? 643
RdM 22 175 294 85 576
H ? 457 ?
TOTAL RECBIDO 58 315 946 11 969 ?
Cuadro XIII.7.2.g. tris
Matriz de intereses
-CS-
Este cuadro permite elaborar el equilibrio “en línea” de la operación
intereses:
Cuadro XIII.7.2.h
Intereses
-CS-
Gastos para: Ingresos para:
Si se repite el mismo proceso para las demás operaciones de repar-
tición se obtiene los siguientes resultados:
La contabilidad nacional: teoría y métodos 395
APU SOC IF SEG H RdM TOTAL OPERACIÓN APU SOC IF SEG H RdM TOTAL
395 643 299 - 493 576 2406 t 58 - 1261 11 107 969 2406
Recibidos por APU BR OIF SEG SOC RdM H Total pagado
Pagados por
APU 15 60 320 395
BR 85 15 100
OIF 125 64 10 199
SEG -
SOC 50 11 570 12 643
RdM 22 175 294 85 576
H 36 457 493
TOTAL RECBIDO 58 315 946 11 - 969 107 2406
Cuadro XIII.7.2.i
Matriz de dividendos
-CS-
y el equilibrio en línea es el siguiente:
Cuadro XIII.7.2.j
Dividendos
-CS-
Gastos para: Ingresos para:
En el caso de los alquileres la información relativa a las APU (cua-
dro XIII.3.3.b) y a las SOC (cuadro XIII.3.5.b) presenta el mismo valor (57
CS) razón por la cual se establece directamente el equilibrio en línea de la
operación:
Cuadro XIII.7.2.k
Alquileres
-CS-
Gastos para: Ingresos para:
396 Patricio León C. - Salvador Marconi R.
Recibidos por H RdM TOTAL
Pagados por
PAGADO
OIF - 205 205
SOC 607 158 765
TOTAL RECIBIDO 607 363 970
SOC IF TOTAL OPERACION H RdM TOTAL
765 205 970 u 607 363 970
SOC TOTAL OPERACION APU TOTAL
57 57 q 57 57
La renta de la propiedad (RP), que es igual a la suma de intereses,
dividendos y alquileres, debe presentar igual valor en el total pagado y en
el total recibido:
Cuadro XIII.7.2.l.
Renta de la propiedad
-CS-
Gastos para: Ingresos para:
Los impuestos directos son un dato de las estadísticas fiscales (cua-
dro XIII.3.3.b) en las que figura tanto el total como el desglose de los im-
puestos a la renta pagados por los sectores institucionales, lo cual permite
elaborar directamente el equilibrio entre lo recaudado por las APU y lo
pagado por los agentes:
Cuadro XIII.7.2.m
Impuestos directos
-CS-
Gastos para: Ingresos para:
De igual forma se procede para las contribuciones a la seguridad so-
cial (CSS) que son recibidas por las APU (y pagadas por los afiliados a la
caja de pensiones) y para las prestaciones de la seguridad social (PSS) que
La contabilidad nacional: teoría y métodos 397
SOC IF H TOTAL OPERACION APU TOTAL
2949 229 1225 4403 Id 4403 4403
APU SOC IF SEG H Rdm TOTAL OPERACIÓN APU SOC IF SEG H RdM TOTAL
395 643 299 - 493 576 2406 t 58 - 1261 11 107 969 2406
- 765 205 - - - 970 u - - - - 607 363 970
- 57 - - - - 57 q 57 - - - - - 57
395 1465 504 - 493 576 3433 RP 115 - 1261 11 714 1332 3433
son un gasto para las APU y un ingreso para los hogares; tales cifras apa-
recen en las estadísticas fiscales (cuadros XIII.3.3.b y XIII.3.3.c).
Cuadro XIII.7.2.n
Contribuciones y prestaciones sociales
-CS-
Gastos para: Ingresos para:
En lo que se refiere a las tasas y multas, las APU registran ingresos
(cuadro XIII.3.3.B) por un valor de 40 CS mientras que en las cuentas de
las SOC y de las IF y S no figura entre sus gastos el pago de tasas y mul-
tas. Es de suponer, por lo tanto, que dicho valor ha sido pagado por los ho-
gares; de donde:
Cuadro XIII.7.2.o
Tasas y multas
-CS-
Gastos para: Ingresos para:
Un razonamiento análogo puede realizarse para las operaciones de
seguros de riesgos, las que figuran en las cuentas de los SEG. Dado que en
las cuentas de las APU, de las SOC, de las IF y del RdM no aparecen ope-
raciones de seguros, es posible concluir que las primas netas recibidas por
las compañías aseguradas han sido pagadas por los hogares; las indemni-
398 Patricio León C. - Salvador Marconi R.
APU H TOTAL OPERACIONES APU H TOTAL
- 1540 1540 CSS 1540 - 1540
1222 - 1222 PSS - 1222 1222
H TOTAL OPERACION APU TOTAL
40 40 TyM 40 40
zaciones pagadas por las compañías de seguro deben ser recibidas, por lo
tanto, por los hogares.
Cuadro XIII.7.2.p
Operaciones de seguros
-CS-
Gastos para: Ingresos para:
En el caso de las transferencias corrientes, es conveniente elaborar
un cuadro a doble entrada en el que figuren los sectores pagadores y re-
ceptores de transferencias, cuadro que se construye en base a la informa-
ción contenida en los siguientes cuadros: XIII.3.2.a, XIII.3.3.c y XIII.3.5.b
Cuadro XIII.7.2.q
Matriz de transferencias corrientes
-CS-
El equilibrio “en línea” de las transferencias es el siguiente:
La contabilidad nacional: teoría y métodos 399
SEG H TOTAL OPERACIONES SEG H TOTAL
- 29 29 Pr 29 - 29
29 - 29 Imn - 29 29
Recibidas por RdM H TOTAL
Pagadas por
PAGADO
SOC - 45 45
APU 12 50 62
TOTAL RECIBIDO 12 95 107
Cuadro XIII.7.2.r.
Transferencias corrientes
-CS-
Gastos para: Ingresos para:
XIII.7.3. Las cuentas no financieras del sector institucional de los hogares
Una vez elaborada la síntesis no financiera de las cuentas es posible
construir las cuentas de producción, ingresos y gastos corrientes y capital
de los hogares, que se presentan a continuación. Los saldos contables son
calculados en las correspondientes cuentas.
Sector institucional de los hogares
-CS-
Cuadro XIII.7.3.a
Cuenta producción (P)
400 Patricio León C. - Salvador Marconi R.
APU SOC TOTAL OPERACION H RdM TOTAL
62 45 107 tc 95 12 107
Ci 8321 Pb 37953
VAB 29632
Re 8633
lib/Pn 826
Subv -100
EBE 20273
TOTAL INSUMOS 37953 PRODUCCION BRUTA 37953
Cuadro XIII.7.3.b
Cuenta de ingresos y gastos corrientes (I y G)
Cuadro XIII.7.3.c
Cuenta de capital (K)
XIII.7.4. El cuadro económico de conjunto
El CEC es un ‘subproducto’ de la síntesis no financiera: todas las
operaciones están equilibradas.
A continuación se presenta el CEC de la República de Pitiashpa del
año n.
La contabilidad nacional: teoría y métodos 401
∆E 418 S 10882
FBKF 5909
CT -169
PN 4724
ACUMULACION FINANCIACION DE LA
BRUTA 10882 ACUMULACION BRUTA 10882
RP 493 EBE 20273
t 493 Re 18360
Id 1225 RP 714
TyM 40 t 107
CSS 1540 u 607
Pr 29 PSS 1222
CH 26484 Imn 29
S 10882 Tc 95
TOTAL GASTOS TOTAL INGRESOS
CORRIENTES 40693 CORRIENTES 40693
G
A
S
T
O
S
O
f
e
r
.
I
N
G
R
E
S
O
S
U
t
i
l
i
z
.
A
P
U
S
O
C
I
F
S
E
G
H
R
d
m
B
y
S
T
O
T
A
L
C
ó
d
i
g
o
O
P
E
R
A
C
I
O
N
E
S
A
P
U
S
O
C
I
F
S
E
G
H
R
d
M
B
y
S
T
O
T
A
L
1
2
9
6
6
1
2
9
6
6
X
E
x
p
o
r
t
a
c
i
o
n
e
s
1
2
9
6
6
1
2
9
6
6
1
1
6
0
0
1
1
6
0
0
M
I
m
p
o
r
t
a
c
i
o
n
e
s
1
1
6
0
0
1
1
6
0
0
7
3
4
8
9
7
3
4
8
9
P
b
P
r
o
d
u
c
c
i
ó
n
b
r
u
t
a
6
5
0
0
2
7
0
0
9
1
9
4
0
8
7
3
7
9
5
3
7
3
4
8
9
3
7
5
0
8
9
1
0
1
2
1
1
7
8
3
2
1
2
1
1
1
9
C
i
C
o
n
s
u
m
o
i
n
t
e
r
m
e
d
i
o
2
1
1
1
9
2
1
1
1
9
2
7
5
0
1
8
0
8
9
1
8
1
9
7
0
2
9
6
3
2
5
2
3
7
0
V
A
B
V
a
l
o
r
a
g
r
e
g
a
d
o
b
r
u
t
o
2
7
5
0
1
8
0
9
9
1
8
1
9
7
0
2
9
6
3
2
5
2
3
7
0
2
7
5
0
6
4
6
2
4
6
1
5
4
8
6
3
3
1
8
3
6
0
R
e
R
e
m
u
n
e
r
.
d
e
e
m
p
l
e
a
d
o
s
1
8
3
6
0
1
8
3
6
0
1
6
4
4
2
3
5
8
2
6
1
1
2
5
3
8
3
0
l
i
b
I
m
p
u
e
s
t
o
s
i
n
d
i
r
e
c
t
o
s
b
r
u
t
o
s
3
8
3
0
3
8
3
0
1
6
4
4
2
3
5
8
2
6
2
7
0
5
l
i
b
/
P
n
S
o
b
r
e
p
r
o
d
u
c
c
i
ó
n
n
a
c
i
o
n
a
l
2
7
0
5
2
7
0
5
1
1
2
5
1
1
2
5
D
A
D
e
r
e
c
h
o
s
A
r
a
n
c
e
l
a
r
i
o
s
1
1
2
5
1
1
2
5
-
1
0
0
-
1
0
0
S
U
B
V
S
u
b
v
e
n
c
i
o
n
e
s
-
1
0
0
-
1
0
0
9
6
2
9
6
2
A
j
u
s
t
e
S
.
B
.
I
.
9
6
2
9
6
2
0
9
9
9
3
1
6
1
1
6
2
0
2
7
3
3
0
4
4
3
E
B
E
E
x
c
e
d
e
n
t
e
b
r
u
t
o
d
e
e
x
p
l
o
t
a
c
.
0
9
9
9
3
1
6
1
1
6
2
0
2
7
3
3
0
4
4
3
3
9
5
1
4
6
5
5
0
4
4
9
3
5
7
6
3
4
3
3
R
P
R
e
n
t
a
d
e
l
a
P
r
o
p
i
e
d
a
d
1
1
5
1
2
6
1
1
1
7
1
4
1
3
3
2
3
4
3
3
3
9
5
6
4
3
2
9
9
4
9
3
5
7
6
2
4
0
6
t
I
n
t
e
r
e
s
e
s
5
8
1
2
6
1
1
1
1
0
7
9
6
9
2
4
0
6
7
6
5
2
0
5
9
7
0
u
D
i
v
i
d
e
n
d
o
s
6
0
7
3
6
3
9
7
0
5
7
5
7
q
A
l
q
u
i
l
e
r
e
s
5
7
5
7
2
9
4
9
2
2
9
1
2
2
5
4
4
0
3
I
d
I
m
p
u
e
s
t
o
s
d
i
r
e
c
t
o
s
4
4
0
3
4
4
0
3
4
0
4
0
T
y
M
T
a
s
a
s
y
M
u
l
t
a
s
4
0
4
0
1
5
4
0
1
5
4
0
C
S
S
C
o
n
t
r
i
b
u
c
i
o
n
e
s
S
e
g
.
S
o
c
i
a
l
1
5
4
0
1
5
4
0
1
2
2
2
1
2
2
2
P
S
S
P
r
e
s
t
a
c
i
o
n
e
s
S
e
g
u
r
o
S
o
c
i
a
l
1
2
2
2
1
2
2
2
2
9
2
9
p
r
P
r
i
m
a
s
s
e
g
u
r
o
s
r
i
e
s
g
o
2
9
2
9
2
9
2
9
I
m
n
I
n
d
e
m
i
n
i
z
a
c
i
ó
n
S
e
g
.
r
i
e
s
g
o
2
9
2
9
6
2
4
5
1
0
7
T
c
T
r
a
n
s
f
e
r
e
n
c
i
a
s
c
o
r
r
i
e
n
t
e
s
9
5
1
2
1
0
7
6
3
9
0
2
6
4
8
4
3
2
8
7
4
C
C
o
n
s
u
m
o
f
i
n
a
l
3
2
8
7
4
3
2
8
7
4
1
7
5
9
5
5
3
4
6
8
9
2
7
1
0
8
8
2
1
8
8
9
1
S
A
h
o
r
r
o
b
r
u
t
o
1
7
5
9
5
5
3
4
6
8
9
2
7
1
0
8
8
2
1
8
8
9
1
7
8
0
4
1
8
1
1
9
8

E
V
a
r
i
a
c
i
ó
n
e
x
i
s
t
e
n
c
i
a
s
1
1
9
8
1
1
9
8
2
4
3
0
6
6
6
3
2
0
8
4
9
5
9
0
9
1
7
0
9
5
F
B
K
F
F
o
r
m
a
c
i
ó
n
b
r
u
t
a
c
a
p
i
t
a
l
f
i
j
o
1
7
0
9
5
1
7
0
9
5
1
6
6
3
1
6
9
C
T
C
o
m
p
r
a
d
e
t
e
r
r
e
n
o
s
1
6
9
1
6
9
-
6
7
1
-
1
9
0
9
-
1
5
6
1
1
5
4
7
2
4
5
9
8
P
N
P
r
e
s
t
a
m
o
n
e
t
o
5
9
8
5
9
8
1
3
5
4
2
8
6
2
1
4
T
O
T
A
L
1
3
5
4
2
8
6
2
1
4
402 Patricio León C. - Salvador Marconi R.
C
u
a
d
r
o
X
I
I
I
.
7
.
4
.
a
C
u
a
d
r
o
e
c
o
n
ó
m
i
c
o
d
e
c
o
n
j
u
n
t
o
d
e
P
i
t
i
a
s
h
p
a
-
C
S
-
El tratamiento contable del ajuste por servicios bancarios imputa-
dos hace que el producto interno bruto sea calculado mediante la siguien-
te expresión:
PIB = VAB - AJUSTE SBI + DA
PIB = 52370 -962 + 1125
PIB = 52533 CS
XIII.8. Síntesis financiera - Cuenta financiera de los hogares
Así como en el caso de la síntesis no financiera, las operaciones fi-
nancieras deben presentar coherencia y equilibrio entre lo que significa
derechos para ciertos sectores y obligaciones para otros. Además, la sínte-
sis financiera es el único procedimiento que permite obtener las cuentas
financieras del sector institucional de los hogares, calculándolas por saldo
o utilizando información indirecta.
Para la elaboración de la síntesis financiera se utilizarán las cuentas
financieras de los sectores institucionales residentes y del resto del mundo.
Además, será necesario consultar las fuentes estadísticas, principalmente
aquellas relativas a las instituciones financieras.
XIII.8.1. Operaciones financieras
En lo que se refiere a los medios de pago internacionales (OF.1), las
cuentas financieras del RdM presentan una variación de pasivos de 4616
CS y una variación de activos de 791 CS, mientras que las SOC han visto
disminuir sus divisas en 293 CS. Por otra parte, las IF tienen un incremen-
to de pasivos de 791 CS en lo que a medios de pago internacionales se re-
fiere. Como el total de pasivos difiere del total de activos es de suponer que
los hogares han visto incrementar sus activos frente al exterior al incre-
mentar sus tenencias de divisas.
La contabilidad nacional: teoría y métodos 403
a. VARIACION DE PASIVOS 5407
RdM 4616
IF 791
b. VARIACION DE ACTIVOS 3438
RdM 791
IF 2850
SOC -203
SALDO HOGARES (a-b) 1969
Calculando el saldo entre variación neta de activos y la variación
neta de pasivos de un mismo sector, se puede presentar el siguiente equi-
librio.
Cuadro XIII.8.1.a
Medios de pago internacionales
-CS-
De igual forma puede calcularse el valor de los billetes y monedas
(OF.2) en poder de los hogares:
a. VARIACION DE PASIVOS 3035
IF 3035
b. VARIACION DE ACTIVOS 2567
IF 1907
SOC 663
APU -3
SALDO HOGARES (a-b) 468
404 Patricio León C. - Salvador Marconi R.
VARIACION NETA VARIACION NETA
DE ACTIVOS DE PASIVOS
SOC IF H TOTAL OPERACION RdM TOTAL
-203 2059 1969 3825 OF.1 3825 3825
y realizando la anulación entre activos y pasivos de un mismo sector se ob-
tiene el siguiente equilibrio:
Cuadro XIII.8.1.b
Billetes y monedas
-CS-
En el caso de los depósitos a la vista (OF.3), las IF presentan como
activos 1145 CS y como pasivos 3708 CS, mientras que las APU han visto
disminuir sus depósitos en los bancos en 399 CS y las SOC aumentar en
127 CS.
a. VARIACION DE PASIVOS 3708
IF 3708
b. VARIACION DE ACTIVOS 873
IF 1145
SOC 127
APU -399
SALDO HOGARES (a-b) 2835
de donde, consolidando los pasivos y activos de las IF, se puede ela-
borar el equilibrio siguiente:
Cuadro XIII.8.1.c
Depósitos a la vista
-CS-
La contabilidad nacional: teoría y métodos 405
VARIACION NETA VARIACION NETA
DE ACTIVOS DE PASIVOS
APU SOC H TOTAL OPERACION IF TOTAL
-3 663 468 1128 OF.2 1128 1128
VARIACION NETA VARIACION NETA
DE ACTIVOS DE PASIVOS
APU SOC H TOTAL OPERACION IF TOTAL
-399 127 2835 2563 OF.3 2563 2563
En la información presentada por los bancos comerciales (cuadro
6.2.1) se observa que los depósitos a plazo de los hogares se han incremen-
tado en 499 CS; además, de la balanza de pagos (cuadro XIII.3.2.a) y de la
situación financiera de las APU (cuadro XIII.3.3.a) se desprende que estas
últimas han incrementado sus depósitos de ahorros en el exterior en 804
CS.
a. VARIACION DE PASIVOS 1303
RdM 804
IF 499
b. VARIACION DE ACTIVOS 1303
APU 804
H 499
obteniendo el siguiente equilibrio:
Cuadro XIII.1.d
Depósitos a plazo
-CS-
En lo que se refiere a los bonos (OF.5), la colaboración por parte de
las APU (2760 CS) coincide con la compra de bonos por parte de las IF
(1055 CS por el BR y 1705 CS por las OIF), razón por la que el equilibrio
“en línea” de la operación “bonos” es el siguiente:
406 Patricio León C. - Salvador Marconi R.
VARIACION NETA VARIACION NETA
DE ACTIVOS DE PASIVOS
APU H TOTAL OPERACION IF RdM TOTAL
804 499 1303 OF.4 499 804 1303
Cuadro XIII.8.1.e
Bonos
-CS-
De igual forma, las acciones y participaciones (OF.6) emitidas por
las sociedades han sido adquiridas en su totalidad (1318 CS) por agentes
residentes, de modo que:
Cuadro XIII.8.1.f
Acciones y participaciones
-CS-
En el caso de los préstamos, es conveniente elaborar un cuadro de
doble entrada que facilite el proceso de síntesis. Se comenzará llenando los
extremos de la matriz de préstamos con los totales que resultan de las
cuentas financieras de los agentes para luego, utilizando la información de
los estados contables, determinar la dirección del flujo “prestamos”.
La contabilidad nacional: teoría y métodos 407
VARIACION NETA VARIACION NETA
DE ACTIVOS DE PASIVOS
IF TOTAL OPERACION APU TOTAL
2760 2760 0F.5 2760 2760
VARIACION NETA VARIACION NETA
DE ACTIVOS DE PASIVOS
RdM TOTAL OPERACION SOC TOTAL
1318 1318 OF.6 1318 1318
Cuadro XIII.8.1.g
Matriz de préstamos
-CS-
El BR ha concedido préstamos a las OIF por 748 CS mientras que
las OIF prestando a las SOC 1104 CS y 1633 CS a los hogares. Estos últi-
mos a su vez han recibido préstamos de las compañías de seguros por 110
CS.
Por su parte, las SOC han otorgado préstamos a sus empleados (H)
por 790 CS mientras que el RdM ha concedido un préstamo a las OIF por
4698 CS. Por último las APU han efectuado una amortización de su deu-
da externa por 1985 CS.
Trasladando al cuadro anterior los valores enunciados y sumando la
columna atribuida a los hogares, se obtiene una matriz de préstamos “cua-
drada”.
408 Patricio León C. - Salvador Marconi R.
Solicitados por APU BR OIF SEG SOG RdM H Total
concedido
Concedidos por (activos)
APU -
BR 748
OIF 2737
SEG 110
SOC 790
RdM 2713
H ?
Total solicitado
(pasivos) -1965 - 5446 - 1104 - ?
Cuadro XIII.8.1.g bis
Matriz de préstamos
-CS-
Procediendo a la anulación entre activos y pasivos de un mismo
sector institucional, se obtiene el equilibrio de la operación ‘Préstamos”.
Cuadro XIII.8.1.h
Préstamos
-CS-
Las “cuentas por pagar”, en el diferencial del balance de las SOC
(pasivos), son de 3349 CS mientras que las “cuentas por cobrar” (a los ho-
gares) son de 823 CS. En las estadísticas fiscales se observa que las APU
han cobrado a las SOC 298 CS por lo que sus activos disminuyen.
La contabilidad nacional: teoría y métodos 409
VARIACION NETA VARIACION NETA
DE ACTIVOS DE PASIVOS
SEG RdM TOTAL OPERACION APU SOC IF H TOTAL
110 2713 2823 OF.7 -1985 314 1961 2533 2823
Solicitados por APU BR OIF SEG SOG RdM H Total
concedido
Concedidos por (activos)
APU -
BR 748 748
OIF 1140 1633 2737
SEG 110 110
SOC 790 790
RdM -1985 4698 2713
H ?
Total solicitado
(pasivos) -1985 - 5446 - 1104 - 2533 7098
Por otra parte, las compañías de seguros presentan en su operación
OF.8 una cifra de 94 CS (indemnizaciones por pagar a los hogares) y una
disminución de activos de -1 (cuentas por cobrar).
Se puede calcular el saldo de los hogares siguiendo el procedimien-
to utilizado en el caso de los depósitos a la vista (OF.3).
a. VARIACION DE PASIVOS 3443
SOC 3349
SEG 94
b. VARIACION DE ACTIVOS 524
APU -298
SOC 823
SEG -1
SALDO HOGARES (a-b) 2919
Para establecer el equilibrio, se calculará el saldo entre la variación
neta de activos y la variación neta de pasivos de un mismo sector:
Cuadro XIII.8.1.i
Cuentas por cobrar y desfases
-CS-
1/ 95 = 94 - (-1) = 94 + 1
XIII.8.2. Cuenta financiera de los hogares
Una vez realizada la síntesis financiera, se tienen todas las operacio-
nes que serán registradas en la cuenta de los hogares, que se presentan a
continuación:
410 Patricio León C. - Salvador Marconi R.
VARIACION NETA VARIACION NETA
DE ACTIVOS DE PASIVOS
APU H TOTAL OPERACION SOC SEG TOTAL
-298 2919 2621 OF.8 2526 95
1/
2621
Cuadro XIII.8.2.a
Cuenta financiera de los hogares
-CS-
XIII.8.3. El cuadro de operaciones financieras
El COF es un subproducto de la síntesis financiera: para cada ope-
ración, el total de la variación neta de activos debe ser igual al total de la
variación neta de pasivos.
A continuación se presenta el cuadro de operaciones financieras de
Pitiashpa relativo al año n. Como se podrá colegir, el rubro ajuste se anu-
la a nivel total.
La contabilidad nacional: teoría y métodos 411
VARIACION NETA OPERACIONES VARIACION NETA
DE ACTIVOS DE PASIVOS
1969 OF.1 -
468 OF.2.2 -
2835 OF.3 -
499 OF.4 -
- OF.7 2533
2919 OF.8 -
PN(finan.) 4724
-1433 Ajuste
7257 TOTAL 7257
SOC IF H TOTAL
1662 -229 -1433 0
412 Patricio León C. - Salvador Marconi R.
V
A
R
I
A
C
I
O
N
D
E
A
C
T
I
V
O
S
V
A
R
I
A
C
I
O
N
D
E
P
A
S
I
V
O
S
A
P
U
S
O
C
I
F
S
E
G
H
R
d
M
T
o
t
a
l
C
ó
d
i
g
o
O
P
E
R
A
C
I
O
N
E
S
A
P
U
S
O
C
I
F
S
E
G
H
R
d
M
T
O
T
A
L
-
2
0
3
2
0
5
9
1
9
6
9
3
8
2
5
O
F
.
1
M
e
d
i
o
s
d
e
p
a
g
o
i
n
t
e
r
n
a
c
i
o
n
a
l
3
8
2
5
3
8
2
5
-
3
6
6
3
4
6
8
1
1
2
8
O
F
.
2
B
i
l
l
e
t
e
s
y
m
o
n
e
d
a
s
1
1
2
8
1
1
2
8
-
3
9
9
1
2
7
2
8
3
5
2
5
6
3
O
F
.
3
D
e
p
ó
s
i
t
o
s
a
l
a
v
i
s
t
a
2
5
6
3
2
5
6
3
8
0
4
4
9
9
1
3
0
3
O
F
.
4
D
e
p
ó
s
i
t
o
s
a
p
l
a
z
o
4
9
9
8
0
4
1
3
0
3
2
7
6
0
2
7
6
0
O
F
.
5
B
o
n
o
s
2
7
6
0
2
7
6
0
1
3
1
8
1
3
1
8
O
F
.
6
A
c
c
i
o
n
e
s
y
p
a
r
t
i
c
i
p
a
c
i
o
n
e
s
1
3
1
8
1
3
1
8
1
1
0
2
7
1
3
2
8
2
3
O
F
.
7
P
r
é
s
t
a
m
o
s
-
1
9
8
5
3
1
4
1
9
6
1
2
5
3
3
2
8
2
3
-
2
9
8
2
9
1
9
2
6
2
1
O
F
.
8
C
u
e
n
t
a
s
p
o
r
c
o
b
r
a
r
(
p
a
g
a
r
)
2
5
2
6
9
5
2
6
2
1
5
9
8
5
9
8
P
N
P
r
é
s
t
a
m
o
N
e
t
o
-
6
7
1
-
1
9
0
9
-
1
5
6
1
1
5
4
7
2
4
5
9
8
1
6
6
2
-
2
2
9
1
4
3
3
0
A
j
u
s
t
e
0
1
0
4
2
2
4
9
4
5
9
0
1
1
0
7
2
5
7
4
6
2
9
1
8
9
3
9
T
O
T
A
L
1
0
4
2
2
4
9
4
5
9
0
1
1
0
7
2
5
7
4
6
2
9
1
8
9
3
9
C
u
a
d
r
o
X
I
I
I
.
8
.
3
.
a
C
u
a
d
r
o
d
e
o
p
e
r
a
c
i
o
n
e
s
f
i
n
a
n
c
i
e
r
a
s
d
e
P
i
t
i
a
s
h
p
a
-
C
S
-
XIII.9. La formación bruta de capital y el consumo de capital fijo
En el caso de Pitiashpa, la FBKF está constituida por dos tipos de
bienes: Equipo y Construcciones. Dado que la información lo permite, es
interesante, para el análisis económico, elaborar cuadros a doble entrada
que describan la composición de la inversión fija por sectores institucio-
nales y por ramas de actividad económica según el producto de origen.
En lo referente al equipo, en XIII.3.8.e. se presenta el desglose re-
querido para elaborar el cuadro desde el punto de vista institucional. En
el caso de la construcción, la información presentada en XIII.3.9. permite
conocer el gasto de capital de los sectores residentes. Con estos datos, se
puede construir el siguiente cuadro:
Cuadro XIII.9.a
Formación bruta de capital fijo por productos
de origen y sectores institucionales utilizadores
-CS-
De igual forma, se puede elaborar un cuadro que presente la FBKF
por productos y ramas de actividad utilizadoras, consultando los rubros
“equipo” y “construcciones” de la información presentada en la sección
XIII.3., relativa a la agricultura, minería y manufactura, construcción, co-
mercio y otros servicios. Como se ha supuesto que esta última actividad
incluye el “alquiler de vivienda”, las edificaciones compradas por los hoga-
La contabilidad nacional: teoría y métodos 413
Sectores
H Total
institucionales
Vivienda Empres SOC IF SEG APU por
Productos
Indiv. producto
EQUIPO - 3409 1975 898 - - 6282
Nacional - 2345 443 - - - 2778
Importado - 1074 1532 896 - - 3504
CONSTRUCCIÓN 2500 - 4588 1186 9 2430 10813
TOTAL POR SECTOR 2500 3409 6663 2084 9 2430 17095
res (2500 CS) son FBKF de esta rama. En el caso de la rama 08 (Servicios
financieros) y 10 (Servicios gubernamentales) la FBKF coincide con aque-
lla calculada desde el punto de vista institucional: en el caso de la rama 08
será igual a la suma de IF y SEG.
Cuadro XIII.9.b.
Formación bruta de capital fijo por productos
de origen y ramas de actividad utilizadoras
-CS-
Dado que no se disponen datos sobre el stock de capital fijo ni tam-
poco sobre la vida media útil de los activos fijos, no es posible calcular di-
rectamente la asignación para el consumo de capital fijo (ckf) o deprecia-
ción.
No disponiendo de información sobre esta operación, se adoptará
una hipótesis consistente en suponer que la depreciación económica de los
equipos es de un 20% mientras que la de la construcción
1
es de un 15%
del valor actual de dichos bienes de capital. Además, se supondrá que di-
chas tasas son iguales en todas las ramas de actividad económica y en to-
dos los sectores institucionales.
414 Patricio León C. - Salvador Marconi R.
Ramas
Total
Productos (01) (02) (03) (04) (05) (06) (07) (08) (09) (10) Producto
Equipo 982 683 574 821 931 441 566 898 386 - 6282
Construcción - 1715 647 1078 1248 - - 1195 2500 2430 10813
Total por rama 982 2398 1221 1899 2179 441 566 2093 2886 2430 17095
Cuadro XIII.9.c.
Formación bruta, formación neta
y consumo de capital fijo
-CS-
Cuadro XIII.9.d.
FBKF: Sector, rama y producto
La contabilidad nacional: teoría y métodos 415
SECTORES VIV. EMP. IND. SOC IF SEG APU TOTAL
EQUIPO
FNKF 2728 1580 718 5026
ckf 681 395 180 1256
FBKF 3409 1975 898 6282
CONSTRUCCION
FNKF 2125 3985 1008 8 2430 9556
ckf 375 703 178 1 1257
FBKF 2500 4688 1186 9 2430 10813
TOTAL
FNKF 2125 2728 5565 1726 8 2430 14582
ckf 2500 3409 6663 2084 9 2430 17095
FBKF 2500 3409 6663 2084 9 2430 17095
Rama Ser. Ot. Ser.
Agric. Petr. Alim. Text. Equip. Const. Comer. fin. ser. gub.
Total
Producto 01 02 03 04 05 06 07 08 09 10
y sector
EQUIPO
SOC 683 228 130 284 441 209 1975
EMP. IND. 982 346 691 647 357 386 3409
IF 898 898
SUBTOTAL 982 683 574 821 931 441 566 898 386 6282
CONSTRUCCION
VIVIENDA 2500 2500
SOC 1715 647 1078 1248 4688
IF 1186 1186
APU 2430 2430
SUBTOTAL - 1715 647 1078 1248 - - 1195 2500 2430 10813
Total por rama 982 2398 1221 1899 2179 441 566 2093 2886 2430 17095
Cuadro XIII.9.e
FBKF, FNKF, ckf
-CS-
XIII.10. Las cuatro cuentas consolidadas y los principales agregados
macroeconómicos
En el CEC se encuentra la información necesaria para elaborar las
cuatro cuentas consolidadas de la nación, como se podrá deducir al com-
parar dichos cuadros con los que se presenta a continuación:
416 Patricio León C. - Salvador Marconi R.
Ramas
Productos
01 02 03 04 05 06 07 08 09 10 Total
EQUIPO
FNKF 786 546 459 657 745 353 453 718 309 5026
ckf 196 137 115 164 186 88 113 180 77 1256
FBKF 982 683 574 821 931 441 566 898 386 6282
CONSTRUCCION
FNKF 1458 550 916 1061 1016 2125 2430 9556
ckf 257 97 162 187 179 375 1257
FBKF 1715 647 1078 1248 1195 2500 2430 10813
TOTAL
FNKF 786 2004 1009 1573 1806 353 453 1734 2434 2430 14582
ckf 196 394 212 326 373 88 113 359 452 2513
FBKF 982 2398 1221 1899 2179 441 566 2093 2886 2430 17095
Cuentas consolidadas de la nación
-CS-
Cuadro XIII.10.a
Cuenta 1
La contabilidad nacional: teoría y métodos 417
PRODUCTO Y GASTO INTERNO BRUTO
Re Remuneración de los empleados 18360
EBE Excedente bruto de explotación 30443
lib Impuestos indirectos brutos 3830
lib/Pn Sobre producción nacional 2705
DA Derechos arancelarios 1125
Subv Menos: Subvenciones 100
PIB PRODUCTO INTERNO BRUTO (pc) 52533
CH Gasto privado de consumo final 26484
CAPU Gasto de consumo final de las
Administraciones públicas 6390
FBKF Formación bruta de capital fijo 17095
∆E Variación de existencias 1198
X Exportaciones 12966
M Menos: Importaciones 11600
GASTO CORRESPONDIENTE AL PRODUCTO
INTERNO BRUTO 52533
Cuadro XIII.10.b
Cuenta 3
Cuadro XIII.10.c
Cuenta 5
418 Patricio León C. - Salvador Marconi R.
INGRESO NACIONAL DISPONIBLE Y SU ASIGNACION
CH Gasto privado de consumo final 26484
CAPU Gasto de consumo final de las Administraciones
públicas 6390
S Ahorro bruto 18891
ASIGNACION DEL INGRESO DISPONIBLE 51765
Re Remuneración de los empleados 18360
Re Remuneración de los empleados procedentes del
resto del mundo, neta 0
EBE Excedente bruto de explotación 30443
RP Renta de la propiedad y de la empresa
precedente del resto del mundo, neta -756
lib Impuestos indirectos brutos 3830
Subv Menos: Subvenciones 100
Tc Transferencias corrientes procedentes del resto
del mundo, netas -12
Yd INGRESO DISPONIBLE 51765
FINANCIACION DE CAPITAL
∆E Variación de existencias 1198
FBKF Formación bruta de capital fijo 17095
PN Préstamo neto 598
ACUMULACION BRUTA 18891
S Ahorro bruto 18891
FINANCIACION DE LA ACUMULACION BRUTA 18891
CUENTA XIII.10.d.
Cuenta 6
Denominando “Renta neta de los factores interiores pagada por el
resto del mundo” (Yw) a la suma algébraica de la remuneración de los em-
pleados (Re) y de la renta de la propiedad y de la empresa (RP) pagada (o
recibida) al (del) resto del mundo, se obtiene la siguiente expresión:
PIB ± Yw = Yn
que indica que el ingreso nacional (o producto nacional bruto) es igual al
producto interno bruto más (o menos) a renta neta a los factores interio-
res pagada por el resto del mundo. En el caso de Pitiashpa:
52533 - 756 = 51777 CS
La contabilidad nacional: teoría y métodos 419
TRANSACCIONES EXTERIORES NO FINANCIERAS
X Exportaciones 12966
Re Remuneración de los empleados procedentes del
resto del mundo 0
RP Renta de la propiedad y de la empresa procedente
del resto del mundo 576
Tc Transferencias corrientes procedentes del resto
del mundo 0
TOTAL GASTOS DEL RESTO DEL MUNDO 13542
M Importaciones 11600
Re Remuneración de los empleados pagada al resto
del mundo 0
RP Renta de la propiedad y de la empresa pagada al
resto del mundo 1332
Tc Transferencia corrientes pagadas al resto del
mundo 12
PN Préstamo neto 598
TOTAL INGRESOS DEL RESTO DEL MUNDO 13542
Nota
1 No se considera ckf para las obras públicas.
420 Patricio León C. - Salvador Marconi R.
Capítulo XIV
Las cuentas trimestrales:
elementos conceptuales
y metodológicos
XIV. 1. Generalidades
La contabilidad nacional sobre base trimestral tiene por objeto des-
cribir la evolución de la economía en intervalos temporales infra-anuales,
de manera consistente con los esquemas, conceptos y clasificaciones adop-
tados en las cuentas anuales.
La disponibilidad de cuentas trimestrales permite un mejor segui-
miento de las políticas monetarias de los programas financieros y de los
proyectos de inversión contemplados en el plan nacional de desarrollo.
Dificultades de orden teórico y estadístico han determinado que la
elaboración de la contabilidad nacional trimestral haya presentado innu-
merables problemas a los servicios de cuentas nacionales. Su desarrollo, a
diferencia de las cuentas anuales, es reciente.
Entre los países pioneros en la elaboración de cuentas trimestrales
se puede citar a los Estados Unidos (1942), Canadá (1953), Gran Bretaña
(1957), Japón (1958) y, en los años sesenta, Francia. Hasta los primeros
años ochenta, menos de la mitad de países miembros de la OCDE dispo-
nían de agregados de cuentas nacionales sobre base trimestral. El panora-
ma es más sombrío en el caso de los países del Tercer Mundo donde las es-
tadísticas de base presentan todavía problemas de cobertura y consisten-
cia.
En términos generales, la situación actual de la contabilidad trimes-
tral se caracteriza por:
a. ausencia de un cuadro de referencia común;
b. marcadas diferencias en lo que se refiere a la cobertura del sistema,
en particular, los sectores y operaciones descritas;
c. predominio del análisis coyuntural de la demanda, y en general, de
las variables que constan en el equilibrio oferta-utilización de bie-
nes y servicios.
Los organismos internacionales han priorizado el estudio de los
problemas del crecimiento económico en el mediano y largo plazos, lo que
se ha cristalizado en la elaboración de manuales y directrices para la cons-
trucción de un sistema de cuentas nacionales anual.
La primera discusión internacional sobre el avance de las cuentas
económicas trimestrales se llevó a cabo en Corfú (1963), durante la reu-
nión de la International Association for Research in Income and Wealth.
Posteriormente, en 1968, la OCDE publicó un informe (“La comptabilité
nationale trimestrielle. Outil pour la politique économique”) sobre el es-
tado de las cuentas trimestrales, incluyendo una reseña de las experiencias
de algunos países miembros.
El manual de cuentas nacionales publicado por Naciones Unidas
(1968) contiene lineamientos generales de lo que podría ser un esquema
que permita la amornización internacional en la presentación de las cuen-
tas trimestrales, estableciendo como primera prioridad, la elaboración de
las cuatro cuentas consolidadas de la nación y el cálculo, a precios cons-
tantes, del PIB por utilizaciones.
El Instituto Estadístico de la Comunidad Económica Europa publi-
có, en 1972, el primer manual de cuentas trimestrales (Instituto Estadísti-
co de la Comunidad Económica Europea, “Systeme européen de comptes
économiques integrés. Application trimestrielle (SEC-TRI)”, Luxembur-
422 Patricio León C. - Salvador Marconi R.
go), que constituye un excelente aporte en lo que se refiere a la definición
de las clasificaciones y metodologías a adoptarse y a la determinación de
las cuentas y cuadros más adecuados para describir la situación económi-
ca en períodos infra-anuales.
En el ámbito latinoamericano, la CEPAL coauspició (1985), en
Montevideo, una reunión de evaluación del avance de las cuentas trimes-
trales en los países de la región.
XIV. 2. Algunas diferencias entre cuentas anuales y trimestrales
Las cuentas trimestrales, como se indicó, no prevén la elaboración
de todo el instrumental descriptivo disponible en las cuentas anuales.
Las principales diferencias entre estas dos clases de cuentas se rela-
cionan con: [Siesto, V. (1979), Problemi conceptuali e di stima dei conti
economici trimestrali”, en Da Empoli, D. (recopilado por) “Finanza pub-
blica e contabilitá nazionale su base trimestrale (1954-1975), CEDEM, Pa-
dua, pp. 87-111]:
- el tipo de información estadística de base;
- las clasificaciones utilizadas;
- los cuadros a elaborarse;
- la referencia temporal de las cifras
a. El tipo de información estadística de base
El sistema de contabilidad nacional está concebido como la agrega-
ción de cuentas y balances de unidades económicas elementales que ope-
ran en el sistema económico (empresas, entidades de las administraciones
públicas, hogares, etc.). El hecho de que el “año calendario” haya sido de-
finido como el período de referencia para la elaboración de las cuentas, se
explica porque las unidades económicas presentan estados financieros o
liquidaciones presupuestarias con esa periodicidad; difícilmente estos do-
cumentos son elaborados para períodos infra-anuales.
La contabilidad nacional: teoría y métodos 423
Esto no quiere decir que no se elaboren informes periódicos -men-
suales o trimestrales- sobre el comportamiento económico-financiero de
las empresas y los ingresos y gastos de entidades públicas; sin embargo, es-
tos informes no presentan el mismo grado de detalle que los balances
anuales. Por esta razón, la construcción de las cuentas trimestrales se basa
fundamentalmente en indicadores de tipo coyuntural aptos para el análi-
sis económico de muy corto plazo. Estos indicadores están expresados, ge-
neralmente, en forma de índices (de quantum industrial, de precios al por
mayor y al por menor, de comercio exterior, etc.).
b. Las clasificaciones utilizadas
Los esquemas vigentes en la contabilidad nacional clasifican a las
unidades económicas desde dos ópticas: institucional y funcional. En ba-
se a la primera, se elaboran las cuentas de los sectores institucionales, cu-
ya secuencia se describe en el Cuadro Económico de Conjunto (CEC). Se-
gún la óptica funcional, los agentes son concebidos como unidades de
producción homogénea; los resultados (balances de producción cuentas
de las ramas de actividad) son descritos en la Matriz Insumo-Producto
(MIP).
Dado que normalmente no se dispone -porque no se elaboran o no
se presentan- balances mensuales o trimestrales de las unidades institucio-
nales, es obvio que se construyan cuentas infra-anuales según la óptica
funcional, basadas en información no contable.
Esto no excluye la posibilidad de que para algunos sectores (por
ejemplo, la administración pública o el resto del mundo), se pueda, en
ciertos países, construir este tipo de cuentas.
c. Las cuentas y cuadros que han de elaborarse
Tanto el sistema de base trimestral como el de base anual, son es-
quemas que permiten el registro coherente y ordenado de las variables uti-
lizadas en el análisis coyuntural y estructural, respectivamente.
424 Patricio León C. - Salvador Marconi R.
La forma y el número de cuentas que han de elaborarse debe ser
“manejable” y ágil, aunque es necesario incluir aquellas variables indis-
pensables para el análisis coyuntural.
Las cuentas trimestrales deben cumplir el requisito de la uniformi-
dad en la presentación y estructura de los cuadros, con la finalidad de per-
mitir su utilización econométrica en estudios analíticos o previsionales y
facilitar las comparaciones internacionales.
La organización de las estadísticas trimestrales en un cuadro cohe-
rente, permite calcular los saldos contables (excedentes de explotación,
ahorro, préstamo neto, etc.) y las variables para las cuales no se dispone de
información directa.
Cabe aclarar sin embargo que, por su carácter “experimental”, las
cuentas trimestrales tienen mayor flexibilidad tanto en lo que se refiere a
métodos de elaboración como a las cuentas y cuadros de publicación. En
efecto, por estar sustentadas en tratamientos de tipo econométrico, cada
vez que “aparece” una nueva cifra de cuentas anuales o se encuentra un
mejor indicador que explique la evolución de una variable, se modifican
los parámetros de las regresiones, por lo que las cuentas trimestrales cam-
bian permanentemente.
d. Referencia temporal de la información
La estrechez del intervalo trimestral agudiza un inconveniente ya
presente en las cuentas anuales, relacionado con la dificultad de asignar los
flujos al tiempo en el que efectivamente se verifican; en otras palabras, se
trata del problema de los desfases temporales que surgen porque los fenó-
menos económicos no pueden ser (estrictamente) registrados según el
“año calendario”.
En efecto, existen flujos económicos sobrepuestos a dos o más pe-
ríodos (trimestres); además, un fenómeno económico puede ser observa-
do en distintas fases de su proceso y, por lo tanto, durante más de un tri-
La contabilidad nacional: teoría y métodos 425
mestre. Por último, las modalidades de su manifestación pueden ser dife-
rentes, lo que dificulta su cuantificación y asignación a determinado tri-
mestre.
Como ejemplos se pueden citar ciertos cultivos agrícolas, cuyo ciclo
cubre un arco de dos o tres trimestres. Sabiendo que el valor agregado es
igual a la producción menos el consumo intermedio, su cálculo resulta im-
posible efectuarlo cuando, por ejemplo, se contabilizan los gastos en insu-
mos (semillas, fertilizantes, etc.) en un trimestre y los ingresos por pro-
ducción (ventas) en el inmediato posterior.
De ahí que sea necesario adoptar algunas convenciones que permi-
tan registrar estos flujos, asignándolos a determinado período. En ciertos
casos, se asignan los costos y la producción de los cultivos agrícolas al tri-
mestre en el que se realiza la cosecha; otra alternativa consiste en imputar
la producción al trimestre en el que el producto es vendido por los agri-
cultores, dando un tratamiento especial a los inventarios acumulados; por
último, se puede distribuir la producción entre varios trimestres.
Para resolver estos -y otros- problemas, la alternativa metodológica
que usualmente ha sido adoptada en los países que elaboran cuentas tri-
mestrales, es corregir las series estadísticas de variaciones estacionales. En
efecto, se considera que la evolución de una serie cronológica original o
“bruta” es el resultado de tres componentes:
Evolución de
un indicador = tendencial + estacional + aleatorio
El componente tendencial (“trend”) es el que da cuenta de la evo-
lución de fondo de un fenómeno económico o social. Las variaciones es-
tacionales, por su parte, son el aparecimiento regular, en las mismas épo-
cas de años sucesivos, de un fenómeno análogo; por ejemplo, la expansión
de las ventas de los establecimientos comerciales en octubre (por el ingre-
so de los estudiantes a escuelas y colegios) y diciembre (por las fiestas de
Navidad), etc.
426 Patricio León C. - Salvador Marconi R.
Las causas del surgimiento de los fenómenos estacionales tiene es-
trecha relación con factores metereológicos, las costumbres de un país o
normas administrativas (tales como el pago del décimo tercer sueldo,
etc.), factores que es necesario separarlos (o “aislarlos”) para tener un in-
dicador más aproximado de la evolución de un fenómeno.
Los elementos aleatorios tienen que ver generalmente con eventos
accidentales tales como huelgas, fenómenos meteorológicos, movimientos
telúricos, etc.
Las cuentas trimestrales corregidas de variaciones estacionales des-
criben, por consiguiente, la evolución tendencial de las variables macroe-
conómicas, por lo que son las más indicadas para el análisis de la coyun-
tura.
XIV. 3. Técnicas de construcción de las cuentas trimestrales
Las cuentas nacionales trimestrales son elaboradas a partir de infor-
mación estadística disponible en forma de indicadores. Dichas técnicas
tienen, en algunos casos, un alto grado de complejidad pues deben explo-
tar al máximo la escasa información disponible y minimizar el margen de
error (discrepancia) entre la suma de los datos trimestrales y el valor anual
de la variable.
La transformación de los indicadores en flujos macroeconómicos
trimestrales puede realizarse tanto para el pasado como para el presente y,
además, servir de punto de partida para las previsiones económicas. En
efecto, las cuentas anuales no permiten un seguimiento preciso de la co-
yuntura pues son conocidas las diferencias existentes entre “índice prome-
dio anual” e “índice en deslizamiento sobre un período de doce meses”, co-
mo es el caso del índice de precios al consumidor.
A nivel macroeconómico, la tasa de crecimiento promedio anual
podría ocultar eventos que tienen lugar durante el año.
La contabilidad nacional: teoría y métodos 427
Como se puede observar en el gráfico, la coyuntura del ejercicio n
+ 1 se caracteriza por una tendencia decreciente a lo largo de todo el año;
sin embargo, el nivel promedio anual del año n + 1 es más alto que el del
año n (caracterizado, en cambio, por un fuerte crecimiento coyuntural).
Disponer de cuentas sobre base trimestral permite, además, cono-
cer con precisión los puntos de inflexión de la coyuntura, los encadena-
mientos y la dinámica misma del movimiento económico así como preci-
sar los desfases existentes entre los distintos eventos económicos, como
por ejemplo, entre el incremento de los salarios y el de los precios, entre la
variación del ingreso y del consumo, entre los movimientos del tipo de
cambio y las variaciones en el saldo de la balanza de pagos, etc., desfases
que, como se conoce, no son perceptibles a nivel anual.
Las cuentas trimestrales son fundamentalmente “cuentas del pre-
sente”, pues ofrecen una descripción macroeconómica actualizada en
“tiempo real”. Frente a la existencia de índices oportunos, aunque parcia-
les y en ciertos casos, poco consistentes entre sí, y el tiempo que requiere
la publicación de las cuentas provisionales (que son la síntesis completa
más actualizada de la evolución económica del país), las cuentas trimes-
trales pretenden constituirse en una información macroeconómica opor-
tuna, relativamente detallada y coherente con los conceptos y definiciones
de las cuentas nacionales anuales.
Por último, las cuentas trimestrales podrían servir como punto de
apoyo para los trabajos relacionados con la previsión económica. El “diag-
nóstico coyuntural”, basado en la utilización de la información cualitativa
428 Patricio León C. - Salvador Marconi R.
n n + 1
disponible, el soporte de un modelo económico y de la información sobre
los puntos de inflexión proporcionada por las cuentas trimestrales, permi-
ten alcanzar un mayor grado de precisión en las estimaciones elaboradas
en el ámbito de los presupuestos o previsiones económicas.
Lógicamente, el hecho de disponer de cuentas trimestrales para el
pasado, presente y futuro implica arbitrar entre la oportunidad y la cali-
dad, arbitraje que supone excluir todo tipo de perfeccionismo.
Los métodos utilizados en las cuentas trimestrales son diferentes a
los usados en las cuentas anuales. Estos últimos, fundamentalmente de ti-
po contable, pretenden analizar exhaustivamente las fuentes de informa-
ción estadística. Las cuentas trimestrales, en cambio, se basan en métodos
estadísticos y econométricos y tienen por objetivo presentar la evolución
coyuntural de la economía, sin abarcar el grado de cobertura de las cuen-
tas anuales.
En general, los agregados trimestrales deben satisfacer al menos tres
condiciones:
- las cuentas deben reflejar, lo más fielmente posible, el perfil tempo-
ral de la serie real (desconocida);
- la suma de los datos trimestrales de una variable debe ser igual a su
valor anual (requisito de consistencia);
- la serie estimada debe, en lo posible, ser regular; es decir, no debe
presentar discontinuidades o rupturas sino en el límite en que éstas
sean explicadas por la evolución de la serie real.
Si se dispone de información estadística sobre base trimestral (in-
dicadores coyunturales), estrechamente correlacionados a la serie anual, es
posible reflejar bastante fielmente el perfil temporal de la serie real. Sin
embargo, existen técnicas para estimar cuentas trimestrales cuando no se
dispone de dichos indicadores.
La contabilidad nacional: teoría y métodos 429
Los métodos utilizados para elaborar las cuentas trimestrales con-
sisten en suponer constante una relación -considerada estable y significa-
tiva- entre un indicador y una variable de las cuentas nacionales anuales;
por lo tanto, los valores trimestrales de dicha variable estarán en función
de la evolución trimestral del indicador utilizado. Generalmente, la suma
de los trimestres difiere del valor anual por lo que se debe eliminar dicha
discrepancia, utilizando procedimientos matemático-estadísticos, de mo-
do tal que no se generen “saltos” o rupturas entre el primer trimestre de
un año y el último del año precedente.
Como se anotó, es posible calcular dos tipos de cuentas trimestra-
les: las series brutas y las series corregidas de variaciones estacionales
(CVE). Existen varios procedimientos para corregir la estacionalidad de
una serie, como el ARMA y el DAINTIES; este último fue creado por el
Instituto Estadístico de la CEE y consiste en suponer que la tendencia de
una serie está representada por una función polinomial de tercer grado; el
elemento estacional, por una serie estacionaria; y, el aleatorio, por una se-
rie cuyos elementos sumen cero. Actualmente, el procedimiento más di-
fundido es el programa informático CENSUS X-11, desarrollado por el
Bureau of Census de los Estados Unidos de Norteamérica, cuya versión
más reciente es el ARIMA X-12.
Existen varios métodos para elaborar las cuentas infra-anuales. En
términos generales y “…con independencia del grado de información que
cada método trata de incorporar, cabe señalar que algunos (métodos)
abordan el problema introduciendo una serie de condiciones o restriccio-
nes particulares…, dadas estas condiciones impuestas a priori, la solución
del problema será única en cada caso. Otros métodos, en cambio, parten
de la fijación de un único criterio objetivo que la serie trimestral a estimar
debe respetar, con lo que la solución al problema planteado se reduce a un
sencillo ejercicio de optimización”
1
. Entre los métodos que no incorporan
indicadores, se puede citar el de Lisman y Sandee y entre aquellos que uti-
lizan indicadores, el de Nasse.
430 Patricio León C. - Salvador Marconi R.
XIV. 3.1. Método de Lisman y Sandee
Para obtener datos trimestrales a partir de una serie anual en ausen-
cia de información exógena, Lisman y Sandee (Lisman, J.H.C.-Sandee, J.
(1964), “Derivation of Quarterly Figures from Annual Data”, en Applied
Statistics, Vol. 13, n.2, pp. 87-90), suponen que el valor trimestral y
tj
, es
una función lineal del valor anual correspondiente, Y
t
, y del de los años
precedentes (Y
t-1
) y posterior (Y
t+1
); en particular, se supone que cada da-
to trimestral es una media ponderada de los datos anuales de los años t
-1
,
t y t
+1
.
Siendo Y
t
(t=1,…,T) los valores anuales conocidos y Y
tj
(t=1, …,T)
(i = 1,2,3,4) los datos de la serie trimestral que se desea estimar, se tiene:
y
t1
Y
t -1
y
t2
= M Y
t
y
t3
Y
t+1
y
t4
donde M es una matriz 4 x 3 que distribuye los tres datos anuales entre los
cuatro trimestres del año central.
Para estimar los elementos de la matriz de ponderaciones M, Lis-
man y Sandee introducen cuatro hipótesis adicionales que permiten lo-
grar una solución única al problema:
i. la primera es que las relaciones de dependencia lineales de los da-
tos trimestrales con respecto a los valores anuales, son simétricas. En otras
palabras, “…si los totales anuales de los años t-1, t y t + 1 son X, Y, Z, los
datos trimestrales del año t serán los mismos, pero en sentido inverso de
los que se obtendrían si los totales anuales fueran, respectivamente, Z,Y,X”
(Sanz, R. (1982), op. cit., p. 12).
La contabilidad nacional: teoría y métodos 431
Matemáticamente, se tiene:
a e d
b f c
M=
c f b
d e a
en donde existen solo seis elementos o incógnitas
ii. la suma de los trimestres debe ser igual al valor anual del flujo:
4
∑ y
tj
= Y
t
j=1
iii. si Y
t
aumenta o disminuye en una cantidad constante k (es de-
cir, si Y
t+1
- Y
t
= Y
t
- Y
t-1
= k), los datos trimestrales y
tj
deben aumentar o
disminuir en una cantidad constante igual a 1/4k.
iv. si la serie anual es cíclica, con fluctuaciones de períodos y ampli-
tudes constantes [es decir, Y
t+1
- Y
t
= -(Y
t
-Y
t-1
)], la serie trimestral y
tj
será
una sinusoidal.
Estas restricciones permiten determinar unívocamente los siguien-
tes coeficientes: a = 0.291; b = -0.041; c = -0.166; d = -0.084; e = 0.793; f
= 1.207.
0.291 0.793 -0.084
-0.041 1.207 -0.166
M=
-0.166 1.207 -0.041
-0.084 0.793 0.291
432 Patricio León C. - Salvador Marconi R.
Para demostrar la consistencia de los coeficientes de la matriz, es
posible calcular y verificar cada una de las condiciones establecidas por los
autores:
1. a + b + c + d = 0
0.291 - 0.041 - 0.166 - 0.084 = 0
2. 2 (e + f) = 4
2 (0.793 + 1.207) = 4
3. a + e + d = 1
0.291 + 0.793 - 0.084 = 1
4. b + c + f = 1
-0.041 + 1.207 - 0.166 = 1
5. 2 (b - c) = 1/4
0.291 + 0.041 - 0.166 + 0.084 = 0.25
6. 2(b - c) = 1/4
2 (-0.041 + 0.166) = 0.25
7. a - b - c + d = 0.414
0.291 + 0.041 + 0.166 - 0.084 = 0.414
El método de Lisman y Sandee tiene la ventaja de ser de fácil apli-
cación aunque las restricciones que posibilitan estimar la matriz de pon-
deradores son arbitrarias. Por último, cabe señalar que este método no
permite estimar los datos trimestrales del primero y del último año de un
período considerado.
XIV. 3.2. Método de Nasse
Desde el punto de vista operativo, el método de trimestralización de
las cuentas nacionales más indicado y viable parecería ser el seguido ac-
tualmente en Francia por INSEE y concebido por Phillipe Nasse (Le systè-
La contabilidad nacional: teoría y métodos 433
me des comptes nationaux trimestriels; Annales de l’INSEE n. 14), en
1970.
El método se basa en la hipótesis según la cual las cuentas anuales
reflejan perfectamente la realidad económica. Obviamente se trata de un
supuesto puramente técnico, tendiente a dar un punto de apoyo a los cál-
culos y no de una “afirmación dogmática”.
El procedimiento de cálculo de los agregados trimestrales es el si-
guiente: dado que no se dispone de una evaluación trimestral directa de
una variable de cuentas, se busca entre las series estadísticas disponibles
aquella que por su naturaleza debería tener una evolución muy cercana a
la de la cuenta trimestral. En una primera etapa de la aplicación del méto-
do, se comparan los valores anuales de estas series con los de las cuentas
anuales, con el propósito de escoger la serie cuya evolución refleje mejor
aquella de la cuenta. Dicha serie constituye el ‘indicador’ de la cuenta. Lue-
go se establece una relación (‘etalonnage’) entre la cuenta anual y el valor
anual del indicador (o su promedio anual), con el propósito de estimar los
coeficientes de una regresión que ‘explique’ la evolución de la cuenta en
función del indicador.
Denominando I al indicador, C a la variable de cuentas, t al año e i
al trimestre, se trata de estimar la función:
C
t
= f (I
t
)
Para ello, se sugiere que las regresiones sobre base anual sean lo más
sencillas posible, por ejemplo:
C = bI
C = a + bI
C = bI + cZ(Z = tiempo)
C = a + bI + cZ
Escogida la ‘mejor regresión’, a la función estimada se aplican los
valores trimestrales del indicador (Ii) después de haberlos corregido de
434 Patricio León C. - Salvador Marconi R.
variaciones estacionales), obteniendo de ese modo una primera estima-
ción de la cuenta trimestral (cuenta ‘no ajustada’):
C
t,i
= bI
t,i
C
t,i
= 1/4a + bI
t,i
C
t,i
= bI
t,i
+ 1/4 Z
t,i
C
t,i
= 1/4 + bI
t,i
+ 1/4c Z
t,i
La suma de los cuatro trimestres de la cuenta no coincide general-
mente con el valor de la cuenta anual:
4
∑ C
t,i
≠ C
t
i=1
por lo que es necesario repartir el residuo (E) mediante un procedimien-
to mecánico que no modifique el perfil infra-anual de la cuenta. En otras
palabras, es necesario construir una serie trimestral lo más regular posible
de los E
t,i
, de modo que:
4
∑ E
t,i
= E
t
i=1
El procedimiento de repartición del residuo toma el nombre de
ajuste o calzamiento (calage) y puede llevarse a cabo con el método senci-
llo de Lisman-Sandee o con uno más sofisticado como es el de minimiza-
ción de los cuadrados de las diferencias (primeras o segundas).
Sumando los valores trimestrales del residuo a los valores trimes-
trales de la cuenta estimados con la regresión, se obtiene la cuenta ajusta-
da (‘calée’), coherente con el valor anual de la variable.
C
t,i
= f (I
t,i
) + E
t,i
La contabilidad nacional: teoría y métodos 435
tal que
4
∑ C
t,i
= CT
i=1
Evidentemente, el ajuste (o calage) interviene únicamente cuando
se dispone el valor anual de la cuenta.
Si no es posible encontrar un indicador adecuado que explique la
evolución trimestral de una variable, es necesario repartir su valor anual
entre los cuatro trimestres de modo que su evolución sea lo más ‘alisada’
posible. Este proceso, denominado alisamiento (lissage), es idéntico a los
métodos de trimestralización de las cuentas sin indicador, por lo que es
utilizado únicamente en casos extremos, es decir, cuando no se dispone de
información estadística o cuando la operación macroeconómica objeto de
trimestralización no tiene mayor significado o importancia.
En síntesis, el proceso podría esquematizarse del siguiente modo:
436 Patricio León C. - Salvador Marconi R.
Fuente: Adaptación de Volle, M.; (1980), p. 134.
La contabilidad nacional: teoría y métodos 437
Indicador original bruto
Corrección de variaciones
estacionales
Indicador CVE
Estimación de la ‘mejor’
regresión (etalonnage)
Cuenta ‘no ajustada’
Repartición de los
residuos (ajuste)
Cuenta ajustada
A
L
I
S
A
M
I
E
N
T
O
CUENTAS TRIMESTRALES
XIV. 4. La coherencia de las estimaciones trimestrales
Está fuera del alcance de este trabajo analizar métodos matemáticos
más sofisticados, como es el caso de los propuestos por Denton (basado
también en la minimización cuadrática de un objetivo) y Chou-Lin (que
teóricamente presenta la ventaja de lograr el mejor estimador lineal no
sesgado de la serie temporal) y métodos estadísticos, como el del compo-
nente estacional y el del análisis factorial aplicados a las series históricas
(utilizados, por ejemplo, en la Universitá Internazionale degli Studi Socia-
li de Roma) para obtener series trimestrales a partir de la contabilidad na-
cional anual.
Convierte, más bien, hacer una breve referencia a los procedimien-
tos que permiten verificar la coherencia macroeconómica de las estima-
ciones trimestrales.
La elaboración de cuentas trimestrales se facilita enormemente
cuando se dispone de una matriz insumo-producto. En efecto, una vez
calculadas las producciones de bienes y servicios sobre base trimestral, es
posible estimar los consumos intermedios utilizando los coeficientes téc-
nicos que -como se conoce- tienen un alto grado de estabilidad en el cor-
to plazo.
Disponiendo de la producción y el consumo intermedio trimestral
para cada rama de actividad, es posible calcular el respectivo valor agrega-
do.
Por otra parte, la matriz insumo-producto es un instrumento téc-
nico-contable que permite estimar, con mayor grado de precisión, varia-
bles estadísticamente desconocidas a nivel infra-anual, como es el caso de
las utilizaciones intermedias, la variación de existencias, etc. En la matriz
es posible examinar, para cada producto, la estructura y evolución del
equilibrio oferta-utilización, lo que conduce a un cálculo más “refinado”
del equilibrio global de bienes y servicios. Una alternativa menos ambicio-
sa –y quizá más práctica– consiste en calcular únicamente los extremos de
la matriz.
438 Patricio León C. - Salvador Marconi R.
XIV. 5. Una estimación del PIB trimestral para Ecuador
Se ha creído conveniente presentar una estimación del PIB trimes-
tral para Ecuador, relativa al período 1965-1997. La estimación ha sido
realizada en base al método de Lisman y Sandee, es decir, multiplicando
tres años consecutivos de una variable (en este caso, el PIB a precios cons-
tantes de 1975) por la matriz M presentada en el acápite XIV.3.1. Por
ejemplo, para obtener el PIB trimestral del año t (1981), se parte de los va-
lores del PIB del año t-1 (1980), t(1981), yt + 1 (1982), los que deben di-
vidirse previamente para 4:
PIB 80 = 147622:4 = 36905.50
PIB 81 = 153443:4 = 38905.75
PIB 82 = 155265:4 = 38816.25
Reemplazando los valores en la ecuación matricial, se tiene:
81.1 0.291 0.793 -0.084 36905.50
81.2 -0.041 1.207 -0.166 38905.75
81.3
=
-0.166 1.207 -0.041 38816.25
81.4 -0.084 0.793 0.291
Resolviendo se obtienen los valores trimestrales del PIB correspon-
dientes al 1981:
81.1 = 37899.0
81.2 = 38344.8
81.3 = 38583.6
81.4 = 38615.5
A continuación se reporta la serie del PIB trimestral a precios cons-
tantes de 1975 y las tasas de variación con relación al trimestre anterior
(t/t-1).
La contabilidad nacional: teoría y métodos 439
Ecuador: producto interno bruto trimestral
Millones de sucres de 1975
años \ trimestres I II III IV Anual
1965 12533 12641 12732 12801 50706
1966 12821 12849 13003 13273 51945
1967 13571 13820 14005 14116 55512
1968 14246 14403 14518 14583 57749
1969 14596 14627 14792 15081 59096
1970 15367 15601 15849 16096 62912
1971 16223 16347 16782 17500 66852
1972 18013 18406 19334 20740 76493
1973 22423 23901 24719 24825 95867
1974 24941 25334 25714 26057 102046
1975 26311 26575 27075 27780 107740
1976 28533 29196 29760 30190 117679
1977 30607 31072 31583 32107 125369
1978 32656 33193 33684 34099 133632
1979 34517 34960 35408 35832 140718
1980 36279 36730 37137 37475 147622
1981 37898 38342 38587 38616 153443
1982 38775 39018 38937 38535 155265
1983 37908 37411 37474 38092 150885
1984 38700 39083 39505 39938 157226
1985 40408 40868 41249 41528 164054
1986 42126 42760 42599 41652 169136
1987 40142 38950 39162 40762 159016
1988 42705 44084 44633 44320 175742
1989 43904 43829 44014 44448 176195
1990 44802 45054 45516 46160 181531
1991 46852 47465 47974 48347 190638
1992 48779 49259 49604 49795 197436
1993 49886 50036 50443 51081 201447
1994 51799 52418 52854 53080 210150
1995 53319 53638 53933 54183 215074
1996 54368 54567 54941 55466 219342
1997 55937 56342 56899 57572 226749
Fuente: Cuentas Nacionales del Ecuador; Banco Central del Ecuador
Método Lisman-Sandee
440 Patricio León C. - Salvador Marconi R.
Ecuador: producto interno bruto trimestral
Tasas de variación (t/t-1)
años \ trimestres I II III IV Anual
1965 - 0.9 0.7 0.5 -
1966 0.2 0.2 1.2 2.1 2.4
1967 2.2 1.8 1.3 0.8 6.9
1968 0.9 1.1 0.8 0.4 4.0
1969 0.1 0.2 1.1 1.9 2.3
1970 1.9 1.5 1.6 1.6 6.5
1971 0.8 0.8 2.7 4.3 6.3
1972 2.9 2.2 5.0 7.3 14.4
1973 8.1 6.6 3.4 0.4 25.3
1974 0.5 1.6 1.5 1.3 6.4
1975 1.0 1.0 1.9 2.6 5.6
1976 2.7 2.3 1.9 1.4 9.2
1977 1.4 1.5 1.6 1.7 6.5
1978 1.7 1.6 1.5 1.2 6.6
1979 1.2 1.3 1.3 1.2 5.3
1980 1.2 1.2 1.1 0.9 4.9
1981 1.1 1.2 0.6 0.1 3.9
1982 0.4 0.6 -0.2 -1.0 1.2
1983 -1.6 -1.3 0.2 1.6 -2.8
1984 1.6 1.0 1.1 1.1 4.2
1985 1.2 1.1 0.9 0.7 4.3
1986 1.4 1.5 -0.4 -2.2 3.1
1987 -3.6 -3.0 0.5 4.1 -6.0
1988 4.8 3.2 1.2 -0.7 10.5
1989 -0.9 -0.2 0.4 1.0 0.3
1990 0.8 0.6 1.0 1.4 3.0
1991 1.5 1.3 1.1 0.8 5.0
1992 0.9 1.0 0.7 0.4 3.6
1993 0.2 0.3 0.8 1.3 2.0
1994 1.4 1.2 0.8 0.4 4.3
1995 0.5 0.6 0.5 0.5 2.3
1996 0.3 0.4 0.7 1.0 2.0
1997 0.8 0.7 1.0 1.2 3.4
Fuente: Cuentas Nacionales del Ecuador; Banco Central del Ecuador
Método Lisman-Sandee
La contabilidad nacional: teoría y métodos 441
Cabe aclarar sin embargo que estos cálculos no son las cuentas na-
cionales trimestrales del Ecuador; constituyen simplemente el resultado
de un ejercicio de aplicación de uno de los métodos matemático-estadís-
ticos (el de Lisman y Sandee, en este caso) para trimestralizar una serie
anual.
442 Patricio León C. - Salvador Marconi R.
Capítulo XV
Las previsiones económicas
XV.1. Aspectos generales
No existe acuerdo sobre si la contabilidad nacional es un modelo
descriptivo orientado al corto, mediano o al largo plazo; al respecto, si la
referencia es su ‘concepción original’ -la vision keynesiana de la economía-
no hay duda de que se trataría de un modelo diseñado para el estudio del
corto plazo. Si el análisis se realiza desde el punto de vista de su evolución
conceptual, hay varios argumentos que permiten sostener que la contabi-
lidad macroeconómica es uno de los soportes técnicos prioritarios de la
planificación, con cualquier horizonte que se establezca en el tiempo.
De todas maneras, por su aparato conceptual o sus posibilidades de
utilización, la contabilidad nacional es un instrumento estrechamente vin-
culado a la concepción y elaboración de las previsiones económicas. Esta
relación teórico-práctica surge casi ‘naturalmente’ pues las cuentas nacio-
nales proporcionan los equilibrios macroeconómicos y las principales in-
terrelaciones de los agregados, lo que posibilita establecer vínculos de tipo
técnico (matriz insumo-producto) y formular relaciones de comporta-
miento (entre ingreso disponible y consumo o entre precios y salarios, por
ejemplo).
Se debe tener presente, sin embargo, que los modelos descriptivos
tienen limitaciones que, necesariamente, repercuten sobre las previsiones
económicas. Entre estas limitaciones, las más directamente vinculadas con
los ejercicios de previsión son:
i) En las cuentas nacionales –en la macroeconomía, en general–
existe una clara orientación hacia los aspectos cuantitativos, lo que deter-
mina que esta disciplina se refiera a los bienes transados en el mercado (o
generados a partir de factores de producción que en él se intercambian),
sin tomar en consideración aspectos cualitativos que en ciertas circunstan-
cias pueden tener alta trascendencia económica y social.
ii) Generalmente, con los modelos macroeconómicos -y de hecho,
con las cuentas nacionales- es imposible describir todos los eventos eco-
nómicos, pues los modelos descriptivos constituyen forzosamente una
abstracción y una simplificación de la realidad; por otro lado, se parte de
una situación de equilibrio, suponiendo la ausencia de fuerzas perturba-
doras que alteren la posición relativa de los agentes económicos y su com-
portamiento.
Lo anterior significa que en cuentas nacionales son determinantes
los problemas relativos a la “agregación”; además, éstas presentan equili-
brios ex-post. En los ejercicios de previsión, el análisis es necesariamente
ex-ante, aunque su presentación formal es “como si” se tratara de situacio-
nes ex-post. Esta contradicción hace que no siempre sea posible, a través
de la contabilidad nacional, prever adecuadamente los factores, las interre-
laciones y la dinámica del crecimiento.
iii) Cabe precisar que, de todos modos, hay una innegable interac-
ción previsión-cuentas nacionales que ha permitido introducir mejoras
metodológicas en ambos instrumentos; tales mejoras han repercutido, en
último término, sobre el proceso de planificación económica.
XV. 2. La previsión económica de corto plazo: aspectos metodológicos
La noción de planificación comenzó a consolidarse en los países
subdesarrollados a partir de la segunda guerra mundial por influencia de
los programas de reconstrucción económica. En estos países -cuyo creci-
miento depende en alto grado de sus relaciones con el exterior- la degra-
dación de la economía mundial y, sobre todo, la inusitada velocidad con la
444 Patricio León C. - Salvador Marconi R.
que se difunden las crisis internacionales e internas, condujo a relativizar
el concepto de “planes de desarrollo de largo plazo” en favor de una plani-
ficación con un horizonte menor -uno o dos años-, que permita un más
adecuado seguimiento de los cambios de la coyuntura. Este impulso a la
planificación de corto plazo no implicó el abandono de la práctica ante-
rior (la elaboración de los planes de largo plazo); el desarrollo de la plani-
ficación a corto plazo determinó, más bien, que todo el proceso se enri-
quezca, a través de un siguimiento más estrecho y sistemático de las reali-
zaciones o incumplimientos de los planes.
Las previsiones económicas con un horizonte de uno o dos años
–que usualmente toman el nombre de “presupuestos económicos”, “plan
anual”, “plan operativo”– son exploratorias en el caso de que la previsión
se refiera al año n + 2 y previsionales, cuando se refieren al año inmedia-
tamente próximo (n +1).
XV. 2.1. Los presupuestos exploratorios
Para la elaboración de los presupuestos exploratorios, no se dispo-
ne generalmente de otra información que el presupuesto económico pre-
visional y las metas fijadas en los planes de desarrollo; eventualmente, se
puede contar con indicadores de avance, obtenidos de encuestas de coyun-
tura y de ciertas estimaciones puntuales sobre la evolución que tendrían
determinados sectores estratégicos de la producción del país (energético,
minero, comercio exterior, etc.).
En base a los cuadros centrales de la contabilidad nacional -matriz
insumo-producto y cuadro económico de conjunto- se plantean las prin-
cipales relaciones macroeconómicas: en primer lugar, se estudia la evolu-
ción de las variables consideradas exógenas; es decir, aquellas que son de-
terminadas de manera externa al modelo de previsión: consumo final y
formación bruta de capital fijo de las administraciones públicas e institu-
ciones financieras; índices de inflación; exportaciones y otras operaciones
de repartición (impuestos directos, cotizaciones de la Seguridad Social,
etc.).
La contabilidad nacional: teoría y métodos 445
Una segunda “batería” de indicadores se construye en base a la tasa
de crecimiento del PIB, calculada de acuerdo a métodos iterativos (o de
aproximaciones sucesivas), que permiten ir obteniendo los diferentes
equilibrios no tomados en cuenta en la primera fase de elaboración: inver-
sión, importaciones y, a menudo por diferencia, variación de existencias.
Además, se infiere el crecimiento de las remuneraciones, el excedente de
explotación de las empresas, etc.
A través de variantes o escenarios -diseñados suponiendo cambios
en la tasa del PIB- se aceptan o rechazan las diferentes hipótesis, hasta lo-
grar determinado equilibrio, considerado coherente en función de los dis-
tintos supuestos e informaciones utilizadas: “el interés principal de las
proyecciones exploratorias lo constituye la investigación de diversas alter-
nativas; establecer una alternativa equivale a explorar una situación futu-
ra de la economía, a partir de la evolución realizada para el año de base.
Ello es indispensable para tener en cuenta la aparición probable de acon-
tecimientos aleatorios, las posibles modificaciones en los comportamien-
tos de los agentes, la introducción de medidas de política económica o
simplemente la existencia de incertidumbres importantes sobre el año de
proyección” (Segredo, Dardo; “Programación a corto…”, p. 124).
A partir del equilibrio obtenido, se elaboran las cuentas de los sec-
tores institucionales, donde las variables más importantes son los “saldos
contables”: ahorro y préstamo neto. Para concluir, se revisan los cálculos
sobre las operaciones de bienes y servicios a precios constantes.
En general, en las elaboraciones de los presupuestos exploratorios,
los métodos iterativos son complementados con técnicas econométricas;
los resultados tienen la misma forma de presentación adoptada en la con-
tabilidad nacional (aunque con nomenclaturas más agregadas). Por “cons-
trucción”, se debe respetar los equilibrios implícitos a ese modelo descrip-
tivo, aunque es posible presentar diferentes variantes (por ejemplo: baja,
media, alta) de acuerdo a los escenarios propuestos; todos, obviamente,
con resultados equilibrados y coherentes.
446 Patricio León C. - Salvador Marconi R.
XV. 2.2. Los presupuestos previsionales
Siguen la misma técnica de elaboración que los presupuestos explo-
ratorios, aunque tienen una importante diferencia práctica: son construi-
dos con mejor y mayor información; es decir, la base estadística utilizada
para la construcción de los presupuestos previsionales es cualitativa y
cuantitativamente superior a la que sustenta los exploratorios.
En la mayoría de casos, se basan en el Presupuesto del Estado y de
las principales instituciones públicas; indicadores y notas de coyuntura
producidos por distintos servicios, públicos o privados; encuestas de co-
yuntura de los principales sectores de actividad económica, que dan cuen-
ta de las “intenciones” u opiniones de los empresarios.
Ante información tan dispersa y con diferente contenido, el proce-
dimiento de elaboración consiste en optar por un método que posibilite,
en el marco de la contabilidad nacional, inferir el comportamiento de los
principales agentes económicos, la evolución de las ramas de actividad y,
en consecuencia, los principales saldos contables.
Se pueden diferenciar tres etapas en la elaboración de los presu-
puestos económicos previsionales.
a) Trabajos de carácter “interno” al equipo responsable de la previsión:
teniendo como punto de partida las cifras de cuentas nacionales del
ejercicio anterior -condición que no se cumple en todos los países-
se analizan los problemas que han influido sobre la evolución eco-
nómica en el muy corto plazo, los que a menudo se originan en me-
didas de política económica o en el comercio internacional; además,
es muy importante establecer una ‘primera versión’ de las cuentas
del sector Administraciones Públicas, al mayor nivel de detalle po-
sible -no necesariamente con un ‘enfoque contable’-, pues las cifras
sobre impuestos, inversión, salarios, contribuciones y prestaciones
sociales, son de gran utilidad para poder lograr una previsión eco-
nómica global con la debida coherencia económica, general e inter-
La contabilidad nacional: teoría y métodos 447
sectorial; para lograrla, teniendo como referencia las cuentas de las
administraciones públicas, es casi imprescindible intentar la cons-
trucción de un Cuadro Económico de Conjunto (agregado).
b) Tareas de carácter externo: a través de grupos, que pueden ser de ti-
po interinstitucional, se estudia la evolución económica del resto de
agentes y se corrigen las cuentas obtenidas en la primera versión del
cuadro económico. Es de rigor analizar la coherencia económica de
las siguientes variables:
- el comercio exterior y sus efectos sobre los principales elementos de
la demanda final: inversión y consumo final;
- el financiamiento de la inversión, modalidades y repercusiones en
los distintos sectores y el resto del mundo;
- el consumo de hogares, su evolución en volumen y precios;
- el nivel, origen y destino de las existencias;
- las medidas de política económica con relación al empleo, la políti-
ca de remuneraciones y sus respercusiones en la demanda final;
- los pagos de factores al resto del mundo.
c) Finalmente, como las etapas anteriores no conducen necesariamen-
te a resultados coherentes, es imperativo realizar un proceso iterati-
vo (sobre todo en los arbitrajes volumen-precio) que culmina, al
igual que en la contabilidad nacional, con la “síntesis de las opera-
ciones reales”. Este proceso, que si bien tiene como objetivo priori-
tario lograr el equilibrio contable, implica, en gran medida, una crí-
tica de carácter económico. La situación “ideal” es completar las
previsiones con el establecimiento de un cuadro de operaciones fi-
nancieras, coherente con las previsiones del sector real, cuadro que
es de difícil consecución en los países con un aparato estadístico po-
co desarrollado.
448 Patricio León C. - Salvador Marconi R.
El análisis anterior permite afirmar que uno de los objetivos más
importantes de las previsiones económicas de corto plazo, es estudiar los
aspectos globales de la coyuntura económica, tarea que impone la recolec-
ción de información sobre la evolución de los principales sectores y agen-
tes económicos y el establecimiento de un cuadro macroeconómico gene-
ral que de cuenta, en el marco conceptual de la contabilidad nacional, de
las principales características de dicha evolución.
Si bien la previsión es una labor estrictamente técnica, no puede ser
elaborada únicamente en base a estimaciones de tipo econométrico, pues
éstas no siempre toman en cuenta las restricciones del muy corto plazo, de
carácter mucho más específico. Debe, por otro lado, ser el producto de un
trabajo interinstitucional que considere la discusión colectiva de informa-
ciones usualmente parciales o contradictorias; las conclusiones así obteni-
das, exigen ser tratadas por un grupo de síntesis, responsable de establecer
los equilibrios macroeconómicos que representen, de la mejor manera, las
tensiones sobre la coyuntura y las principales características del ejercicio
bajo análisis.
En resumen, y de una manera muy esquemática, un ejercicio de
previsión debe tener las siguientes características:
1. análisis de la exactitud de las previsiones del ejercicio anterior, con
relación a los primeros resultados de la contabilidad nacional; de-
terminación de las causas que originan las diferencias;
2. elaboración de un calendario de actividades que contemple la reco-
lección de informaciones exógenas, reuniones administrativas, etc.
Las principales informaciones deben referirse a la producción de
sectores estratégicos; inversiones del Estado y de empresas públicas;
comercio exterior; etc;
3. formulación de un programa de trabajo que integre a las principa-
les instituciones del sector público al cuadro macroeconómico ge-
neral construido en base a la evolución de los agregados de los sec-
La contabilidad nacional: teoría y métodos 449
tores institucionales. Elaboración de los principales equilibrios en
base a los cuadros básicos de la contabilidad nacional;
4. establecimiento de posibles variantes;
5. informe de coyuntura, que justifique las hipótesis adoptadas y de
cuenta de las principales evoluciones.
XV. 3. Aspectos extra-económicos de las previsiones
Es evidente que la elaboración de los presupuestos económicos es
una labor altamente técnica que requiere varias condiciones: conocimien-
to de los principales aspectos de la economía; de la técnica, conceptos y ba-
se estadística de la contabilidad nacional y de la macroeconomía en gene-
ral; experiencia en técnicas de programación económica; conocimientos
sólidos de econometría; etc. Cumplidas estas condiciones no siempre se
está en capacidad de obtener resultados satisfactorios, pues existen deter-
minados aspectos -denominados aquí, extra-económicos- que necesaria-
mente influyen en la calidad y oportunidad de los ejercicios de previsión.
Entre estos se pueden citar:
- La forma de presentación y la calidad de los ejercicios de previsión
dependen, en alto grado, de la oportunidad y calidad de la contabi-
lidad nacional.
- La insuficiente disponibilidad y circulación de la información pue-
de constituir un grave limitante par el desarrollo de las previsiones
pues, por lo general, la información referida al muy corto plazo es
clasificada como “reservada” en no pocos servicios estadísticos.
- La falta de facilidades -o de conocimientos- sobre técnicas informá-
ticas puede retardar la presentación de resultados y limitar el núme-
ro de alternativas a estudiarse.
- La confusión entre “metas” establecidas en los planes y los resulta-
dos obtenidos en el presupuesto económico, atenta contra la circu-
450 Patricio León C. - Salvador Marconi R.
lación de estos últimos (sobre todo, cuando son más bajos que las
metas).
- La “corta vida útil” de los resultados de la previsión, puede afectar
la continuidad y el rigor metodológico de las técnicas utilizadas en
las previsiones.
La contabilidad nacional: teoría y métodos 451
Nota bibliográfica
(100) Bauchet, Pierre - 5éme. partie. Cap. II. “Les Budgets Eco-
nomiques” (pp. 241-244)
(101) Segredo, Dardo - Cap. 5 “Estudio del equilibrio global a
corto plazo” (pp. 119-141)
(99) Winter, Gerard - “Ni trop ni peut…”, op. cit. (pp. 16-28)
452 Patricio León C. - Salvador Marconi R.
Bibliografía general
Bibliografía utilizada
(1) Astori, Danilo; -”Enfoque crítico de los modelos de
contabilidad social”; Siglo XXI Editores;
México, D.F.; 1978.
(2) Bacha, Edmar L.; Carneiro, - “Sraffa y la economía clásica: Relaciones
Dionisio D.; Taylor, Lance J.; de equilibrio fundamentales” en: El
Trimestre Económico No. 173, pp. 53-72.
Fondo de Cultura Económica; México;
enero-marzo, 1977.
(3) Banco Central del Ecuador; - “Metodología de las cuentas nacionales
del Ecuador; Cuentas Nacionales No.4;
Banco Central del Ecuador; Quito; 1983.
(4) Benedetti, Alain; Consolo, - ”Une extensión de la comptabilité
Georges; Fouquet, Annie; nationale: les comptes de patrimoine”; en
Economie et Statistique No. 114, pp. 5-20;
Institut National de la Statistique et des
Etudes Economiques (INSEE); París; 1979.
(5) Brunhes, Bernard; - “Presentation de la comptabilité
nationale française”, 6ta. Edición; Institut
National de la Statistique et des Etudes
Economiques (INSEE); París; 1979.
(6) Centro di Formazione e - “I conti economici territoriali a livello
Studi per il Mezzogiorno regionale: metodi e; problemi”; en
(Formez) Quaderni Regionali No. 13; Formez;
Nápoles; 1977.
(7) Costa, P; - “Interdipendenze industriali e
programmazione regionale”; Franco
Angeli; Milán; 1978.
(8) Cotula, F.; Caron, M; - “I conti finanziari dell’Italia. Dimensioni
e struttura della ricchezza e del risparmio
finanziero dell’economia”; en Boletín del
Banco de Italia, No.6; Roma; 1971.
(9) Cuc, Ngo Thi; Weber, - “Pour une initiation a la comptabilité
Jean Louis; nationale: élaboration des comptes natio-
naux d’une économie fictive: Kangaré”;
Institut National de la Statistique et des
Etudes Economiques (INSEE); París.
(10) Chapron, Jean E.; - “Initiation practique a la comptabilité
Séruzier, Michel; nationale selon le nouveau systeme”; 2da.
Edición; Masson; París; 1980.
(11) Chenery, Hollis B.; - “Economía interindustrial. Insumo-
Clark, Paul G.; producto y programación lineal”; 2da
Edición; Fondo de Cultura Económica;
México; 1964
(12) Da Empoli, Domenico; - “Finanza pubblica e contabilitá su base
Siesto, Vicenzo; Antonello, trimestrale (1974-1975); CEDAM; Padua;
Paola; 1979.
(13) D’Antonio, Mariano; - “Analisi delle interdipendenze settoriali.
Teoría e applicazioni empiriche”; 2da.
Edición; Liguori Editore; Nápoles; 1980.
(14) Departamento Administrativo - “Metodología de las cuentas nacionales
Nacional de Estadísticas de Colombia según el nuevo SCN”;
(DANE) (Versión Preliminar); Departamento
Administrativo Nacional de Estadística
(DANE); BOGOTA; ENERO DE 1979
(15) Departamento Administrativo - “Cuentas nacionales e insumo pro-
Nacional de Estadísticas (DANE) ducto”; Dane; Bogotá.
(16) Divay, J.F.; Meunier, F.; - “Hipothéses technologique et confection
du tableau entréessorties”; minero; Institut
National de la Statistique et des Etudes
Economiques (INSEE); París; 1979.
(17) Divay, J.F.; Meunier, F.; - “Two methods of constructing I n p u t -
Output tables”; Ponencia presentada en la
17º conferencia general de International
Association for Research in Income and
Wealth (IARIW): Gouvieux - Francia; 16-
23 agosto, 1981.
454 Patricio León C. - Salvador Marconi R.
(18) Flouzat, Denise; - “Analyse économique - Comptabilité
Nationale”; Masson; París; 1975.
(19) Fondo Monetario Internacional - “Manual de balanza de pagos”; 4ta
Edición; F.M.I.; Washington D.C.; 1977.
(20) Fourquet, François; - “Les comptes de la puissance: Hi st or i e
de la comptabilité nationale et du plan”;
Encres; Francia; 1980.
(21) Gandolfo, Giancarlo; - “Economia internazionale monetaria”;
ISEDI; Milán; 1978.
(22) Graziani, Augusto; - “Teoría económica. Macroeconomía”;
2da Edición; Edizioni Scientifiche Italiane;
Nápoles; 1977.
(23) Guilbert, Bernard; Lagamier, - “Essai sur les nomenclatures industielles”;
Jean Volle, Michel; en Economie et Statistique No. 20; Institut
National de la Statistique et des Etudes
Economiques (INSEE); París; febrero 1972.
(24) Horvát, Piroska; Milot, - “The France/Hungary comparison of
Jean-Paul; Personnaz, Micheline; national accounting. Concepts and
data”; lo y llo Partes; 17o Conferencia
general de International Asociation for
Research in Income and Wealth (IARIW):
Gouvieux-Francia; 16-22 agosto de 1981.
(25) Institut National de la - “Systeme elargi de comptabilité nationale.
Statistique et des Etudes Methodes”; Serie C, No. 44-43; Institut
Economiques (INSEE); National de la Statistique et des Etudes
Economiques (INSEE); París; 1976.
(26) Institut National de la “Les comptes de patrimoine. Une premiere
Statistique et des Etudes experience”; Serie C, No. 89-90; INSEE;
Economiques (INSEE); París; 1980.
(27) King Benajamin B.; - “What is a SAM? A Layman’s guide to
Social Accounting Matrices”; World Bank
Staff Working Paper No. 463; Banco
Mundial; Washington D.C.; junio 1981.
La contabilidad nacional: teoría y métodos 455
(28) Lange, Oskar; - “Ensayos sobre planificación económica”;
2da Edición; Editorial Ariel: Barcelona;
1977.
(29) Leontief, Wassily; - “Análisis económico input-output”; 2da
Edición; Editorial Ariel; Barcelona; 1975.
(30) Lévy, Michel Louis; - “Comprende les statistiques”; Ed. Seuil;
París; 1979.
(31) Meek, R.L.; - “La fisiocracia”; Ariel; Barcelona; 1975.
(32) Ministére de la Coopération; - “Guide d’elaboration des comptes
économiques dan les pays en voie de
developpement”; Tomos I y II; Imprimerie
Nationale; 1981.
(33) Monteverde, Ernesto; - “Cuentas nacionales: Nociones”; Series
Sallaberry, Norberto; de trabajos metodológicos y sectoriales No.
14; Banco Central de la República
Argentina; marzo de 1981.
(34) Naciones Unidas; - “Clasificación Industrial Internacional
Uniforme de todas las actividades
económicas”; Informes estadísticos; Serie
MNo. 4, Rev. 2; Nueva York; 1969.
(35) Naciones Unidas; - “Un sistema de cuentas nacionales”;
Estudios de Métodos; Serie F. No. 2, Rev. 3;
Nueva York; 1970.
(36) Naciones Unidas; - “Principios fundamentales del sistema
de balances de la economía nacional”;
Estudios de Métodos Serie F. No.17; Nueva
York; 1971.
(37) Naciones Unidas; - “Problemas y análisis de las tablas de
insumo-producto”; Estudios de Métodos;
Serie F. No. 14, Rev. 1; Nueva York; 1974.
456 Patricio León C. - Salvador Marconi R.
(38) Naciones Unidas; - “Manual de cuentas nacionales a precios
constantes”; Informes estadísticos; Serie M
No. 64; Nueva York; 1979.
(39) Napoleoni, Claudio; - “Fisiocracia, Smith, Ricardo, Marx”;
Oikos-Tau; Barcelona; 1974.
(40) Office Statistique des Com- - “Systeme europeennes des comptes
munautées Européenes; economiques integrés (SEC)”; Bruselas;
1970.
(41) Office Statistique des Com- - “Systeme integré d’indices de prix et de
munautées Européennes; volume”; Bruselas; 1972.
(42) Olivera, Manuel Alonso; - “La tabla de insumo-producto”; Serie de
trabajos metodológicos y sectoriales No. 8;
Banco Central de la República Argentina;
Buenos Aires; s/f.
(43) Pasinetti, Luigi; - “Lezioni di teoria della produzione”; II
Mulino; Boloña; 1975.
(44) Pichot, Alain; - “Comptabilité nationale: les nouveaux
systémes français et etrangers”; Dunod;
París; 1979.
(45) Pinot de Libreros, Marion; - ‘Metodología de las cuentas financieras
Vinasco, Adolfo; Riveros, de Colombia”, en Revista del Banco de la
Jorge E.; República No. 639; pp. 21-44; Bogotá;
enero de 1981.
(46) Powelson, John P.; - “Contabilidad económica”; Fondo de
Cultura Económica: México; 1973.
(47) Prou, Charles; - Leçons introductives d’économie”;
Masson; París; 1976.
(48) Quirino, Paolo; - “Gli indici di deflazione nel sistema dei
conti economici nazionali”; en Rivista
Italiana di Economia, Demografia e
Statistica, No. 3-4 Vol. XIII; Roma; 1959.
La contabilidad nacional: teoría y métodos 457
(49) Quirino, Paolo; - “Le valuatazioni a prezzi costanti nel
quadro della contabilitá nazionale”; en
Revista di Politica Economica pp. 1023-
1057; agosto-septiembre, 1978.
(50) Rampa, Lorenzo; - “Contabilitá sociale”; ISEDI; Milán; 1979.
(51) Siesto, Vincenzo; - “La costruzione di un sistema di
contabilitá nazionale a prezzi costanti”;
Atti del 2do Convegno di contabilitá
nazionale; Iscona; Turin; 1971.
(52) Siesto, Vincenzo; - “Teoria e metodi di contabilitá
nazionale”; Giuffre editore; Milán; 1973.
(53) Stone, Richard y Glovanna; - “Renta nacional, contabilidad social y
modelos económicos”; Oikos - Tau; 2da
Edición; Barcelona; 1969.
(54) Sraffa, Piero; - “Produzzione di merci a mezzo di merci”;
Einaudi; Turin; 1972.
(55) Sylos Labini, Paolo; - “Lezioni di economia”; Volumen I;
Edizioni dell Ateneo & Bizarri; Roma;
1979.
(56) Teman, Daniel; - “Sources et méthodes d’elaboration des
comptes nationaux: les biens et services”;
Institut National de la Statistique et des
Etudes Economiques (INSEE); París; 1981.
(57) Tsuru, Shigeto; - “Sobre los esquemas de la reproducción”;
Apéndice al libro de Sweezy; P.M. “Teoría
del desarrollo capitalista”; Instituto del
Libro; La Habana, Cuba; 1979.
(58) Vanoli, André; - “La comptabilité nationale: convient-elle
aux pays en voie de developpement?”; en
Mondes en développement; pp. 589-605;
París; 1978.
458 Patricio León C. - Salvador Marconi R.
Otra bibliografía
(59) Alarcón, Jorge V.; - “Handbook of economic model building
for economic planning”; Institute of Social
Studies; La Haya; 1980.
(60) Archibugi, Franco; - “Un quadro contabile per la
pianificazione nazionale”; Centro di studi
e piani economici (ISPE); Roma; 1971.
(61) Baldone, Salvatore; - “Produzione e distribuzione del reddito”;
II Mulino; Boloña; 1976.
(62) Barros de Castro, Antonio; - “Introducción a la economía: un enfoque
Lessa, Carlos Francisco; estructuralista”; 32a. Edición; Siglo XXI
Editores; Colombia; 1980.
(63) Braun, Oscar; - “Comercio internacional e imperialismo”;
Siglo XXI Editores; Argentina; 1973.
(64) Collery, Arnold; - “Ingreso nacional y ocupación; Amorrout
editores; Buenos Aires; 1970.
(65) Comisión Económica para - “El desarrollo de las cuentas nacionales
América Latina (CEPAL) en América Latina y el Caribe”; Seminario
Latinoamericano de Cuentas Nacionales;
México, D.F.; 10-14 agosto de 1981.
(66) Comisión Económica para - “Informe del seminario regional de
América Latina (CEPAL); expertos sobre comparaciones del SCN y
del SBEN en América Latina; La Habana,
Cuba; 6-11 de mayo de 1982.
(67) Comisión Económica para - “Comparabilidad de los sistemas de
América Latina (CEPAL); cuentas nacionales y del producto material
en América Latina”; Seminario regional de
expertos sobre comparaciones del sistema
de cuentas nacionales y del sistema de
balances de la economía nacional en
América Latina; La Habana, Cuba; 6-11 de
mayo de 1982.
La contabilidad nacional: teoría y métodos 459
(68) Commission Economique - “Systeme des comptes et des bilans
pour l’ Europe. Comission nationaux en usage en Europe. Regles a
de Estatistique; suivre pour passer des nations d’un
systeme a celle de I’autre”; Conf. Eut,
State/WG.22/GR,1/1; marzo, 1965.
(69) Cortés de Pinzón, Magdalena; - “Bases de contabilidad nacional”;
Pinzón, Rómulo; Departamento Administrativo Nacional de
Estadísticas (DANE); Bogotá, D.E.; 1982.
(70) Culmann, Henri; - ‘Les comptabilités nationales”; PUF; 4ta.
Edición; 1978.
(71) Departamento Administra- - “Análisis preliminar de la oferta-
tivo Nacional de Estadísticas utilización de bienes y servicios a
(DANE); disposición de la economía nacional
durante el período 1967-1969”; DANE;
Bogotá; noviembre 1977.
(72) García, Norberto; Marfán, - “Identificación de sectores claves para
Manuel; Meller, Patricio; la generación de empleo: metodologías
alternativas”; investigaciones sobre empleo
No. 15; OIT-PREALC-CIEPLAN; Santiago
de Chile, 1979.
(73) Høst-Madsen, Paul; - “Macroeconomic accounts: An
overview”; Pamplhet Series No. 29; Fondo
Monetario Internacional; Washington
D.C.; 1979.
(74) Ibarra, Roberto; - “Metodología de la balanza de pagos”;
Texto provisional; CEMLA; México, D.F.;
1982.
(75) International association - ‘The review of income and wealth”;
for research in income and varios números.
wealth (IARIW);
(76) Istituto centrale di statistica - “Tavola intersettoriale dell’economia
(ISTAT); italiana per l’anno 1974”; ISTAT; Roma;
1978.
460 Patricio León C. - Salvador Marconi R.
(77) Junta del Acuerdo de Cartagena; - “Decisión 114. Programa de armoni-
zación de cuentas nacionales”; Décimo
séptimo período de sesiones extra-
ordinarias de la Comisión; Lima, Perú, 14-
17 febrero de 1977.
(78) Lange, Oskar; - ‘Introducción a la econometría”; Fondo
de Cultura Económica; México, 1978.
(79) Levy-Garboua Vivien: - “Macroéconomie contemporaine”, Ed.
Weymuller, Bruno; Economica; París, 1979.
(80) Mandler, Pablo - “Cambio en precios relativos y
transferencias implícitas de ingreso”;
SG/Ser. K/1.2.2.; Organización de los
Estados Americanos; Caracas, Venezuela;
octubre de 1979.
(81) Marcy, Gerard; - “Economie Internationale”; Presses
Universitaires de France; 3era Edición;
París; 1976.
(82) Marx, Carlos; - “Per la critica dell’economía poliítica”;
Newton Compton Italiana; 2da Edición;
Roma; 1973.
(83) Mckenna, Joseph P.; - “Aggregate economic analysis”; 3era
Edición; Holt, Rimehart and Winston/The
Dryden Press; Missouri; 1969.
(84) Meller, Patricio; Marfán, - “Pequeña y gran industria generación de
Manuel; empleo y sectores claves”; Investigaciones
sobre empleo No 7; OIT-PREALC-
CIEPLAN; Santiago de Chile; 1977.
(85) Mossé, Eliane; - “Comprendre la politique economique”;
Seuil; París, 1978.
(86) Naciones Unidas; - “Principes fondamentaux de
I’etablissement du bilan statistique de
l’economie nationale”; E/CN.3/396;
Moscú; julio de 1969.
La contabilidad nacional: teoría y métodos 461
(87) Naciones Unidas; - “Conceptual relationships between
the revised SNA and MPS”; E/CN.
3/397/Rev.1; Nueva York; 1970.
(88) Naciones Unidas; - “Manual de contabilidad nacional”
(provisional); ST/ESA/STAT.77; Nueva
York; 1975.
(89) Naciones Unidas; - “Directrices relativas a los principios de
un sistema de estadísticas de precios y
cantidades”; Informes estadísticos; Serie M
No 59; Nueva York; 1977.
(90) Nivollet, A.E.; - “La nouvelle compatbilité nationale”; Les
Cahiers Français No. 193; París; octubre-
diciembre 1979.
(91) Ohlsson, Ingvar; - “Contabilidad Nacional”; Aguilar;
Madrid; 1960.
(92) Robinson, J.M.; - “Aplicación de la teoría macro-
económica”; 2da Edición; Siglo XXI
Editores; 1975.
(93) Santamaría, Horacio; - ‘Las cuentas nacionales en América
Latina: desarrollo reciente, situación actual
y perspectivas”; Documento presentado en
la XI Reunión de Técnicos de Bancos
Centrales del Continente Americano;
Quito-Ecuador; 18-23 noviembre de 1974.
(94) Schultze, Charles; - “Análisis del ingreso nacional”; Uteha;
México; 1965.
(95) Secretaría de Programación - “El ABC de las cuentas nacionales”;
y Presupuesto. México; México D.F.; 1981.
(96) Soza Valderrama, Héctor; - “Planificación del desarrollo industrial”;
8a Edición; Siglo XXI Editores; México,
1979.
462 Patricio León C. - Salvador Marconi R.
(97) Torres, Luis; - “Contabilidad Social”; Cuaderno
docente: Instituto de Investigaciones
Económicas-Universidad de Guayaquil;
1980.
(98) Vuskovic, Pedro; - “El modelo de insumo-producto”
documento CS/3; Comisión Económica
para América Latina (CEPAL); Santiago de
Chile; s.f.
La contabilidad nacional: teoría y métodos 463