P. 1
El Papado a Través de La Historia

El Papado a Través de La Historia

|Views: 40|Likes:
Published by inesvictoria
El Comercio 18 de julio del 2014
El Comercio 18 de julio del 2014

More info:

Categories:Types, School Work
Published by: inesvictoria on Jul 18, 2014
Copyright:Traditional Copyright: All rights reserved

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

07/18/2014

pdf

text

original

VIERNES 18 DE JULIO DEL 2014 EL COMERCIO .

A27
OPINIÓN
“¿Pensaron alguna vez que si no fuera por todos, nadie sería nada?”.
Quino (1932- ), dibujante argentino
El papado a través de la historia
Somos
Aletina
FILOSOFEMAS
- FRANCISCO MIRÓ QUESADA CANTUARIAS -
Director General
E
l Papa es el líder religio-
so de la Iglesia Católica
y ejerce la autoridad de
monarca del Estado Vati-
cano, el cual es soberano
y, como tal, mantiene relaciones di-
plomáticas con casi todos los países
del mundo.
Los papas han sido mayoritaria-
mente italianos. También los hu-
bo de otros países europeos, como
Francia, Alemania, Polonia, etc.
Igualmente existieron papas de paí-
ses ubicados en el Medio Oriente.
Como casi todos los papas habían
sido europeos, fue una sorpresa
enorme que se eligiera un Papa la-
tinoamericano, más precisamente
argentino, Jorge Mario Bergoglio,
el 13 de marzo del 2013. El nuevo
pontífice eligió el nombre de Fran-
cisco, pensando en Francisco de
Asís, santo que se caracterizó por
su amor a la humildad y la pobre-
za. Tal vez por eso el papa Francisco
vive sobriamente y critica el lujo de
quienes hacen lo contrario.
Su primer viaje fue a Brasil, país
latinoamericano donde hay mayo-
ría católica y fue recibido con enor-
me entusiasmo y respeto. Francisco
ha hecho innovaciones, como dejar
de lado el vehículo denominado
papamóvil. Él se desplaza en autos
descubiertos.
El primer Papa fue San Pedro.
Un día que Jesús estaba con sus dis-
cípulos en Cesarea de Filipo, pre-
guntó a estos: ¿Quién creen que soy
yo? Uno de ellos dijo: Tú eres Elías.
Otro afirmó: Tú eres el Bautista. Y
Simón Pedro, a su vez, señaló: Tú
eres el Mesías, el elegido. Entonces
Cristo le respondió: Desde hoy te
llamarás Pedro y sobre esta piedra
edificaré la Iglesia que durará hasta
el fin de los siglos.
Veamos otros papas dignos de
mención: san Lino, san Clemente,
E
scribo esto, mis chicas, luego del
último pitazo del Mundial.
Lo hago porque esta ha sido
la primera final que no vimos
juntos y también porque en los
últimos días nació entre ustedes una riva-
lidad áspera sobre cuál debía ser el equipo
ganador.
Ustedes ya saben por quién simpati-
zaba yo.
También saben que no soy un futbole-
ro apasionado y que al estadio voy por no-
velería. Si soy algo es un mundialero, y lo
soy porque me fascinan las historias que
se van tejiendo en esas canchas al azar, co-
mo si la mano de Dios (la verdadera, no la
de Maradona) usara la pelota como la es-
fera de un bolígrafo. El fútbol es una fábu-
la permanente y no es casualidad que sea
la fuente de tantas metáforas para drama-
tizar nuestros vaivenes en la guerra o el
amor. O quizá sea al revés, tal vez se trate
del recipiente donde convenimos en pre-
cipitar nuestras pasiones y valores como
si se tratara de un laboratorio controlado.
A ti, M, que querías que gane Argen-
tina, y a ustedes, A y M, que votaban por
Alemania, les preguntaré algunas cosas,
pidiéndoles disculpas de antemano por
las etiquetas que devienen en caricatura,
porque alemanes los hay de todo tipo y ar-
gentinos también: ¿Recuerdan cuando su
madre y yo les repetíamos luego de cada
comida que debían lavarse los dientes? ¿Y
cuando les poníamos el despertador antes
de lo acordado para que no tuvieran que
andar con ajetreos de última hora? En esos
momentos presiento que éramos Alema-
nia. ¿Y esos días en que nos saltábamos la
tarea del colegio para ir a comer un helado
y bautizar sitios como nuestros lugares se-
cretos? ¿Tardes esas en que le poníamos
apodos a la gente que pasaba por la calle?
Nos parecíamos más a Argentina. ¿Cuan-
do su madre les ponía las verduras adelan-
te y les prohibía levantarse hasta no termi-
nar con el último rastro de clorofila y yo me
alineaba con ella? Éramos Alemania, con
la camiseta blanca bien planchada. ¿Y esas
veces que íbamos a embutirnos medio kilo
de churros mientras yo hacía referencia al
canibalismo que iba cometiendo? Éramos
Argentina bullanguera, con manchas de
chocolate en el pecho. ¿Recuerdan esa no-
che en que su madre y yo les proyectamos
un PowerPoint con las conductas inade-
cuadas que percibíamos en ustedes y la ta-
bla de consecuencias que debían asumir?
Alemania. ¿Y la vez que su madre y yo le-
vantamos la mano en las asambleas del co-
legio para quejarnos del exceso de tareas
que les daban? Argentina.
Si esta final del domingo fue tan apa-
sionante para nosotros fue porque salie-
ron al césped dos formas de encarar la
vida. La de la previsión y la de la impro-
visación. La de los hoteles separados con
meses de anticipación y la de los viajes
que se tejen a cada paso. Si su madre y yo
nos comportamos como “alemanes” o co-
mo “argentinos” en esferas distintas de
su crianza es porque intuimos que la vida
trata bien a los que mejor se preparan, pe-
ro puede ser implacable con quienes pien-
san que pueden dominarla. Somos Aleti-
na, mis chicas. Somos Aletina.
san Evaristo, san Alejandro,
san Sixto, san Telésforo, san
Higinio, san Pío, san Anice-
to, san Eleuterio, san Víctor,
san Gregorio, llamado el
Magno, y otros más. Un Papa
que vale la pena mencionar
fue Alejandro VI (Rodrigo Borgia),
elegido en 1492, quien se vio en-
vuelto en gran corrupción e intrigas.
Fue padre del famoso César Borgia.
Consideremos ahora a papas
más modernos. León XIII (1878-
1903), Pío X (1903-1914), Be-
nedicto XV (1914-1922), Pío XI
(1922-1939), Pío XII (1939-1958),
JEFES DE LA GREY
Algunos Papas mantuvieron
la Iglesia como una fuente
de poder cultural. Hay
quienes fueron verdaderos
protagonistas mundiales.
RINCÓN DEL AUTOR
GUSTAVO
RODRÍGUEZ
Escritor y comunicador
www.gustavorodriguez.pe
La liberalización de la CTS
- IVÁN ALONSO -
Economista
U
n decreto de urgencia ha
liberalizado el uso de la
compensación por tiem-
po de servicios (CTS) de
aquí al 31 de diciembre.
En ese lapso, cualquier persona po-
drá retirar la diferencia entre el sal-
do de su cuenta CTS y el equivalen-
te a cuatro meses de sus ingresos.
La medida es parte del segundo pa-
quete del Gobierno para reactivar
la economía. A nuestro entender,
no logrará su objetivo.
Hay en el sistema bancario 3,6
millones de cuentas CTS, con un
promedio de 4.500 soles cada una.
Si todo el mundo ganara el suel-
do mínimo, los cuatro meses de in-
gresos serían iguales a 3.000 soles.
Quiere decir que de cada cuenta se
podría retirar 1.500 soles, lo que
hace un total de 5.400 millones. Co-
mo no todo el mundo gana el suel-
do mínimo, lo que en realidad se
podrá retirar es menos que eso. El
ministro Castilla calcula que serán
3.000 millones de soles, un
cálculo que parece de lo más
razonable. Esos recursos se
inyectarán a la corriente de
gasto y supuestamente pro-
ducirán la reactivación.
Pero la contabilidad se
hace completa. Por cada sol que se
inyecta a la corriente de gastos hay
otro sol que se eyecta. Si la gente
fuera mañana a retirar toda la CTS
que se ha vuelto de libre disponibi-
lidad, el lunes los bancos tendrían
3.000 millones de soles menos para
prestar. Mientras la gente aumenta
sus gastos de consumo, las empre-
sas se verán obligadas a reducir sus
gastos de inversión porque no ten-
drán cómo financiarlos.
Los economistas han ideado un
artificio para escapar de las leyes
de la aritmética: el efecto multipli-
cador, que le dicen. Cuando usted
gasta los 300 soles que acaba de sa-
car de su CTS, hay otra persona que
recibe esos mismos 300 soles como
ingreso. Digamos que guar-
da 100 y gasta los otros 200.
Estos 200, a su vez, se con-
vierten en ingresos de una
tercera persona, que, man-
teniendo la misma propor-
ción, guarda 67 y gasta 133.
Y así sucesivamente, con el resulta-
do matemáticamente demostrable
de que los 300 soles que usted retiró
se multiplicaron por tres. Gracias a
este efecto multiplicador, el gasto
total de los consumidores aumen-
ta en 900, mientras que del ban-
co solamente salieron 300. Parece
magia.
Ahora volvamos a la realidad.
Siguiendo la misma lógica, consi-
deremos el efecto inverso que se va
a producir cuando la empresa a la
que el banco ya no le puede pres-
tar por falta de fondos reduzca su
inversión. Si tiene que cancelar un
proyecto en el que pensaba inver-
tir 300 soles, alguno de sus provee-
dores recibirá 300 soles menos de
ingresos. De esos ingresos, los 100
que ese proveedor iba a ahorrar,
ya no los ahorra; y los 200 que iba a
gastar, ya no los gasta. Un provee-
dor de ese proveedor recibe, enton-
ces, 200 soles menos de ingresos y
reduce sus gastos en 133. Y así suce-
sivamente. El efecto multiplicador
que magnificó el gasto de los consu-
midores se aplica también al gasto
de inversión que dejan de hacer las
empresas.
Seguramente el ministro podrá
desmentirnos cuando, de aquí a
unos meses, las estadísticas mues-
tren que las ventas de automóviles
y electrodomésticos subieron gra-
cias a la libre disponibilidad de la
CTS. Lo que las estadísticas no mos-
trarán es cuántos insumos dejaron
de comprar las empresas o cuánto
personal dejaron de contratar por
falta de crédito. La liberalización de
la CTS puede ser positiva por dis-
tintas razones, pero la reactivación
económica no es una de ellas.
Olavegoya en Ticlio
EL HABLA CULTA UN DÍA COMO HOY DE...
- MARTHA HILDEBRANDT -
1914
Pasto. En Conversación en La Catedral
Vargas Llosa dice de una pequeña casa en
San Miguel, cerca de Lima: “El jardinero
venía una vez por semana y regaba el
pasto…” (Barcelona 1996, p. 219). Pasto
como sinónimo de césped (o de grama o del
anglicismo grass) es un uso prácticamente
general en América, pues se documenta
desde Méjico hasta Chile. En español
general, pasto solo se aplica al que crece
naturalmente en campo abierto y que es
alimento de equinos, bovinos u ovinos.
Continuando su viaje en automóvil, Car-
los Olavegoya llegó ayer a las 6:20 p.m. a
Ticlio, luego de vencer las mayores difi-
cultades y luchar tenazmente contra los
obstáculos que se le han presentado en la
arriesgada hazaña que acometió y que, al
principio, parecía irrealizable. Ticlio es el
punto más elevado del Ferrocarril Trasan-
dino y se encuentra a 15.665,2 pies de al-
tura sobre el nivel del mar. Mañana pasará
el túnel de Galera, que atraviesa el monte
Meiggs a 17.575,1 pies de altura. El túnel
mide cerca de 6 kilómetros y une las esta-
ciones de Ticlio y Galera.
Director General: FRANCISCO MIRÓ QUESADA C.
Directores periodísticos interinos:
JUAN PAREDES CASTRO y MARIO CORTIJO ESCUDERO
Directores fundadores: Manuel Amunátegui
[1839-1875] y Alejandro Villota [1839-1861]
Directores: Luis Carranza [1875-1898]
-José Antonio Miró Quesada [1875-1905]
-Antonio Miró Quesada de la Guerra [1905-1935]
-Aurelio Miró Quesada de la Guerra [1935-1950]
-Luis Miró Quesada de la Guerra [1935-1974]
-Óscar Miró Quesada de la Guerra [1980-1981]
-Aurelio Miró Quesada Sosa [1980-1998]
-Alejandro Miró Quesada Garland [1980-2011]
-Alejandro Miró Quesada Cisneros [1999-2008]
-Francisco Miró Quesada Rada [2008-2013]
-Fritz Du Bois Freund [2013-2014]
MIRADA DE FONDO
ILUSTRACIÓN: VÍCTORAGUILAR
FORMAS DE VER
La final del Mundial Brasil 2014
fue tan apasionante
para nosotros
porque salieron al césped dos
formas de encarar la vida.
Juan XXIII (1958-1963),
Paulo VI (1963-1978) y
Juan Pablo I (1978), que –
según se cree– fue envene-
nado por elementos conser-
vadores de la Iglesia, pues
se proponía hacer reformas
avanzadas.
Hay que añadir también a Juan
Pablo II (1978-2005), quien asumió
el nombre en homenaje a su antece-
sor. Al poco tiempo de su elección,
Mehmet Ali Agca, turco del Partido
Comunista, atentó contra el Papa
con varios disparos. El pontífice fue
llevado urgentemente a un hospital
y fue salvado, pero quedó con limita-
ciones de salud.
Una vez recuperado, Juan Pablo
II realizó cosas que nadie antes que
él había efectuado. Viajó por diver-
sos países, donde siempre era reci-
bido con admiración y respeto. Vino
al Perú dos veces y despertó un en-
tusiasmo inmenso de los creyentes.
En un viaje a la selva dijo: “El Papa es
charapa”. En un gesto, realmente ex-
traordinario, pidió perdón al pueblo
que había sufrido a causa de la per-
secución de la Iglesia. A raíz de ello
escribí un artículo titulado “El Papa
que pidió perdón”.
Juan Pablo II tuvo un largo ejer-
cicio del pontificado y murió el 2 de
abril del 2005. Fue sucedido por Be-
nedicto XVI, de nacionalidad alema-
na, el 19 de abril del 2005. Este pon-
tífice renunció, después de haber
ocupado la silla de San Pedro duran-
te ocho años. Adujo que se sentía dé-
bil y que ya no podía resistir el gran
esfuerzo propio de sus funciones.
No sé si he cumplido mi propósi-
to, hacer un relato de varios papas,
que a través de la larga historia de
la Iglesia merecen ser menciona-
dos no solo por su labor como je-
fes de la Iglesia, sino también por
mantenerla como una fuente im-
portante de poder cultural. Algu-
nos fueron verdaderos protagonis-
tas mundiales.

You're Reading a Free Preview

Download
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->