Pactos

Gén. 17:1-21. Las escrituras nos muestran varios tipos de pactos. Individuales como el de Jonatán y David, familiares como el de Jacob y labán, y nacionales como el de Dios e Israel. Hay pactos condicionales e incondicionales. En el pacto condicional Dios cumple si la otra parte cumple también. “Si cumplieres mi mandamientos te bendeciré y multuplicaré. Etc.” En el pacto incondicional Dios se compromete a cumplirlo aún cuando la otra persona no lo cumpla. Noé, le dijo Dios que no faltarían las estaciones del año, ni habría ningún diluvio más sobre la tierra. También existe pacto unilateral. Es un pacto que Dios se lo promete así mismo. Gén. 3:14-18. También existe el pacto condicional dentro de lo incondicional. Cuando Dios dice a Moisés que las bendiciones se convertirían en maldiciones, Dios mismo por su misericordia hace un pacto incondicional y se arrepiente. ¿Que pacto tenemos nosotros? He. 8:6-13. 1º/ Es el pacto de Jesús con su pueblo. V. 6. “El vino a salvar los que se habían perdido”. Es un pacto incondicional porque somos ya salvos. 2º/ V.10. Es un pacto en el E.S. Dios nos guiará incondicionalmente, sólo debemos ser obedientes. “Es a través de la fé y la obediencia que heredaremos las promesas”. He. 6:12. 3º/ es un pacto de vida con Jesús. “He venido a dar vida y vida en abundancia”. 2º Corint. 5:15. Ya vivimos para El. Gál.2:20. Estaremos en el pacto incondicional en la nueva Jerusalém por los siglos de los siglos.