Orden jurídico

El conjunto de las normas jurídicas ordenas según su jerarquía componen lo que se llama orden jurídico.
Las normas que componen este orden están diferenciadas según su jerarquía, es decir que las mismas
están ordenadas según su valor jerárquico; y este está determinado por su fuerza y su valor.
La fuerza de una norma consiste en la posibilidad que tenga para derogar o modificar lo establecido por
otra norma. Por ejemplo, la Constitución es la norma jurídica de mayor fuerza porque si cualquier norma
la contradice, ella puede dejarla sin efecto.
Por ejemplo, si una ley contradice a la Constitución, es necesario que el Poder Judicial a través de su
órgano máximo: La Suprema Corte de Justicia, la declare inconstitucional, aunque esta declaración se
aplique solo a quienes la solicitaron.
Una norma no debería contradecir a otras de superior jerarquía, éstas establecen los límites para los
contenidos de las normas de menor nivel jerárquico. Por ejemplo, la Constitución prohíbe la pena de
muerte y una norma de menor jerarquía no podría disponer lo contrario.
Ahora bien, ¿qué sucede en la práctica cuando las normas se contradicen? Recurrimos a algunas reglas
que se conocen como principios del orden jurídico. Estos nos van a orientar estableciendo, cuál de las
normas que se contradicen debemos aplicar. Son los principios de jerarquía, derogación y competencia.



Principio de jerarquía: Este principio consiste en que si dos normas de diferente jerarquía se contradicen,
debe dejarse de aplicar la de menor jerarquía. Dependiendo de qué norma sea, será que existan o no
procedimientos especiales para dejarla de aplicar. Por ejemplo en el caso de los actos legislativos deben
ser declarados inconstitucionales por la Suprema Corte de Justicia.
Principio de derogación: Derogar consiste dejar sin efecto una norma jurídica porque ya no tendrá valor
hacia el futuro. Se aplica cuando la contradicción es entre dos normas de igual jerarquía y dictadas por el
mismo órgano pero en diferentes momentos, entonces la norma posterior deroga a la anterior.
Principio de competencia: la competencia es la aptitud que tienen los órganos del Estado para dictar
normas jurídicas dentro de cierto ámbito territorial, en relación a determinadas materias o asuntos, y
sobre determinada población. Por ejemplo, un Gobierno Departamental tiene competencia para dictar
normas jurídicas sobre el tránsito urbano aplicables dentro del departamento y a las personas que en él
se encuentren. Este principio se aplica cuando se contradicen dos normas de igual jerarquía pero dictadas
por órganos con diferente competencia.

El orden jurídico uruguayo
CONSTITUCIÓN. Concepto.
La Constitución es la norma jurídica interna de mayor jerarquía. Para Biscaretti, Di Ruffia la Constitución
es el conjunto de normas fundamentales de una comunidad determinada como un Estado, que regula la
organización y funcionamiento del gobierno y establece los derechos de los individuos.
Jurídicamente por Constitución entendemos la norma fundamental que rige en un Estado. Este concepto
es elaborado desde dos criterios: formal y material.
El primero se relaciona con la forma en que se crea una norma jurídica, y entonces la Constitución en
sentido formal es la norma jurídica de mayor jerarquía elaborada de acuerdo a los procedimientos
establecidos por la Constitución anterior. Esta definición no se aplica a nuestra primera Constitución, la
que surge, según Korzeniak, por las “circunstancias histórico políticas” de ese momento.
El segundo criterio toma en cuenta la materia o temas que la norma jurídica regula. La Constitución en
sentido material es la norma jurídica que regula la organización del Estado, y las relaciones jurídicas de los
habitantes entre sí y con aquel. Por lo tanto, toda norma jurídica que tuviere este contenido debe
considerarse que integra la Constitución en sentido material aunque no lo sea formalmente.
Es un conjunto de valores superiores de una comunidad, tales como la democracia, la libertad, igualdad,
responsabilidad, protección, la convivencia pacífica, la dignidad.
La Constitución regula dos grandes temáticas en función de la cual podemos decir que tiene dos grandes
partes: orgánica y dogmática.
La parte dogmática enumera los derechos y deberes reconocidos a los habitantes de un Estado, se refiere
a los derechos humanos. En la Constitución de 1967 la parte dogmática va desde el artículo 7 al 72.
Su parte orgánica es la que regula la organización del Estado y del gobierno, establece por ejemplo cuáles
son sus órganos, la integración, qué cometidos tienen y cómo se relacionan entre sí. Podemos distinguir
dicha parte, desde el artículo 73 hasta el artículo 332, con el título “Derechos, Deberes y Garantías”.

Clases de Constitución
a) Según su procedimiento de reforma una Constitución es rígida o flexible. Rígida cuando su reforma
requiere mecanismos especiales y diferentes a los utilizados para elaborar una ley. Flexible cuando puede
modificarse a través del mismo procedimiento de creación de una ley, por ejemplo la Constitución
inglesa. La diferencia entre ambas: la mayor o menor estabilidad de sus disposiciones.
b) Según su estructura hablamos de codificada o no codificada. Codificada es aquella cuyas disposiciones
están contenidas en una sola norma jurídica. La no codificada tiene reglas dispersas establecidas en varias
normas jurídicas. Por ejemplo, las normas dictadas en nuestro país entre 1825 y 1830.
Nuestra Constitución
La Constitución vigente fue aprobada en 1967 y fue modificada en forma parcial en 1989, 1994, 1996,
2004. Tiene 332 artículos organizados en diecinueve secciones, cada una de ellas se identifica con un
número romano y con un título que indica el tema del cual tratará. Las secciones I, II y III constituyen la
parte dogmática y las restantes su parte orgánica.
Los artículos se organizan en números (numerales), en letras (literales) o en párrafos (incisos).


ACTOS LEGISLATIVOS
Son las normas jurídicas ubicadas en el segundo escalón de jerarquía y se llaman de esta forma porque
fueron dictadas por un órgano cuyo principal función es legislar (hacer normas).
Los órganos que tienen por principal función legislar son: a nivel nacional, el Parlamento (Diputados y
Senadores) y, a nivel departamental, la Junta Departamental (Ediles).
Los actos legislativos son: las leyes, los códigos, los decretos de las Juntas Departamentales.

LEY

Una ley es aquella norma jurídica elaborada por el Poder Legislativo (Diputados y Senadores) y por el
Poder Ejecutivo (Presidente de la República y Ministros), de acuerdo a un proceso de elaboración.
Desde el punto de vista formal una ley es aquella norma jurídica sancionada por el Poder Legislativo y
promulgada por el Poder Ejecutivo, de acuerdo a los procedimientos establecidos en nuestra
Constitución.
Desde el punto de vista material se trata de una norma jurídica de carácter general, es decir que no se
toman en cuenta los temas regulados como en la definición de la Constitución, sino los efectos jurídicos
de la ley: efecto general y no particular o individual.


Los Códigos, son una clase especial de leyes porque agrupan en una sola norma jurídica las disposiciones
relacionadas con una temática del Derecho, como por ejemplo los Códigos Penal, Civil, Comercial, de la
Niñez y la Adolescencia.
Son leyes que organizan un conjunto de disposiciones que se refieren al mismo tema.

Los decretos-leyes son normas que han sido dictadas por los gobiernos no democráticos y de acuerdo al
orden jurídico creado por ellos, pero al margen de la Constitución. Algunos decretos-ley que tienen
vigencia son: 14.219 sobre arrendamiento urbano; 14.305 Código Aeronáutico; 14.005 sobre donación de
órganos y tejidos.

Los decretos de las Juntas Departamentales son normas jurídicas que se aprueban y rigen sólo en cada
departamento. Son elaboradas por la Junta Departamental (integrada por los Ediles) y el Intendente.
Tratan temas propios de cada departamento, como por ejemplo, el cuidado de parques y plazas, la
recolección de residuos y el tránsito urbano.

ACTOS ADMINISTRATIVOS

Los reglamentos son normas de carácter general, dictadas por los organismos del Estado, realizando la
función administrativa, organizando y cumpliendo los diversos servicios. Pueden recibir distintas
denominaciones según el órgano estatal que los dicte: decreto del Poder Ejecutivo, por ejemplo: el Poder
Ejecutivo dicta un decreto que permite la importación de petróleo.
Los reglamentos dictados por la ANEP se denominan circulares. Por ejemplo existe un reglamento que
regula los derechos y deberes de los estudiantes de Secundaria que se denomina Estatuto del estudiante.

ACTOS INDIVIDUALIZADOS

Dentro de este escalón del orden jurídico se encuentran las resoluciones, sentencias, los testamentos y
los contratos.

Las resoluciones son actos administrativos de carácter particular, es decir que se dictan para
determinadas personas. Por ejemplo, la resolución que concede a un estudiante la reválida de una
materia.

Las sentencias son normas jurídicas que surgen de un órgano jurisdiccional (tiene derecho a juzgar) y
tiene efectos sólo para el caso concreto.

Un contrato es una norma jurídica que surge del acuerdo de voluntades entre dos o más sujetos para
crear, modificar o extinguir una obligación. Por ejemplo: la compra-venta.



Bibliografía:
-Jiménez de Aréchaga, E. Introducción al Derecho, Fondo de Cultura Universitaria, 2001
-Sosa, Ademar, Introducción al conocimiento jurídico, tomo I y II, 2002.
-Véscovi, Enrique, Introducción al estudio del Derecho, Editorial Letras, 1998

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful