You are on page 1of 1

Cómo evitar a retencion de liquidos

La retención de líquidos es un tipo de inflamación que se produce debido al
almacenamiento anormal de fluidos en el cuerpo. Se puede retener liquidos en
partes como las manos, los brazos, la cara o el abdomen.

En la mayoría de los casos, la retención de líquidos no causa problemas serios.
Pero a veces, provoca efectos peligrosos sobre el cuerpo. Las condiciones que
causan retención de líquidos son la insuficiencia cardiaca, cirrosis hepática,
insuficiencia renal, síndrome premenstrual y la preeclampsia (una condición
dañina al final del embarazo). Acuda a un médico especialista si está preocupado
acerca de los peligros de este síntoma.

Hasta el 70 por ciento de nuestro cuerpo es agua: el músculo se compone de
aproximadamente 74 por ciento de agua . La grasa se compone de alrededor de 51
por ciento de agua. Los huesos están hechos de alrededor de 49 por ciento de agua.

Un aumento de sodio en la dieta es una de las principales causas de la retención de
exceso de líquido. Por desgracia, el sodio está presente en casi todos los alimentos
procesados, así como algunos alimentos naturales que se consumen. Nuestro riñón
y hormonas regulan de forma natural el equilibrio de sodio y potasio en nuestro
sistema. El consumo de alimentos ricos en sodio de forma reiterada y abusiva
produce retención de líquidos.

Por tanto, una de las mejores maneras de reducir la retención es mantener su
consumo de sodio a 1.000 miligramos por día. Lea las etiquetas en los alimentos y
aléjese de los productos procesados tanto como sea posible. También, evite la
adición de sal en los alimentos.

El ejercicio es muy beneficioso cuando se trata de deshacerse de fluidos
innecesarios. La actividad física ensancha los vasos sanguíneos, lo que permite
que los líquidos fluyan mucho mejor por nuestro cuerpo. Recuerde siempre
mantenerse bien hidratado durante todo el día así. Sorprendentemente, el agua es
nuestro aliado contra la retención de líquidos. En caso de que no le guste o disfrute
el consumo de agua, puede añadir pequeñas piezas de fruta, como gajos de limón
o naranja en el vaso; sin embargo, no beba refrescos gaseosos o excesivamente
azucarados dado que su efecto no es el mismo que el del agua.

Por tanto, para evitar la retención de líquidos, debemos poner especial atención
a nuestra alimentación, al ejercicio realizado y al consumo de agua. Además,
no debemos olvidarnos de acudir a un especialista en caso de que notemos los
síntomas relacionados con esta dolencia, como el aumento de peso, la hinchazón
en circulaciones o abdomen y la retención urinaria.