You are on page 1of 2

Instituto Tecnológico de San Luis Potosí

Departamento de electrónica, eléctrica y mecatrónica


Materia: administración de proyectos
Carrera: ing. Mecatrónica
Unidad 2
Tema: 2.1 Estrategias para adquirir tecnología
Bibliografía:
http://www.iese.edu/research/pdfs/DI-0672-E.pdf
http://insight.iese.edu/doc.aspx?id=678&ar=9&idioma=1
Alumno: Castillo Ramos Norberto
Fecha: 20 de agosto del 2009
Contenido

2.1 Estrategias para adquirir tecnología

Hay muchas formas de adquirir tecnología, como las licencias, la contratación externa de
la investigación y desarrollo (I+D) o la participación en proyectos conjuntos con otras
empresas y organizaciones de investigación.

Bruno Cassiman y Reinhilde Veugelers clasifican las decisiones de adquisición externa de


la tecnología de las empresas en dos categorías. Por un lado, la empresa puede obtener
tecnología incorporada en nuevos empleados atraídos por ella. O puede adquirirla
desincorporada, es decir, completamente separada de su personal, mediante acuerdos de
licencia o la externalización.

La información tecnológica puede provenir de dentro o de fuera de la empresa. La


adquisición de tecnología se denomina incorporada cuando viene con el bien o activo que
se compra. Esta categoría incluye estrategias como comprar empresas, atraer a personal
cualificado o adquirir nuevos equipos.

La adquisición de tecnología desincorporada se realiza generalmente mediante licencias


(en el caso de tecnologías ya establecidas), contratación de I+D (si aún se ha de
desarrollar el know-how) o el uso de firmas de consultoría especializadas en tecnología.
Al acceder a un conocimiento existente, normalmente más especializado, las empresas
pueden ganar tiempo y ahorrar en costes de innovación. En cambio, la adquisición
desincorporada puede conllevar importantes costes de transacción: encontrar el
conocimiento, negociar su adquisición y formalizar ésta con contratos que pueden ser
caros.

Cuando se trata de nueva tecnología, las empresas deben elegir entre "hacerla o
comprarla" y, si optan por esto último, entre adoptar una estrategia incorporada o
desincorporada. La adquisición externa ofrece un rápido acceso al conocimiento
tecnológico, algo muy importante cuando la empresa no está familiarizada o no es
competente en un mercado o una tecnología nuevos. Con todo, si las capacidades
tecnológicas de la empresa no están a la altura de la capacidad de transmisión de la
fuente, el resultado es un tapón importante. Y resulta muy caro solventar ese problema.
Por ello, las empresas suelen movilizar sus recursos internos.

Cassiman y Reinhilde sostienen que no deberían pasarse por alto las posibilidades de
combinar tipos de adquisición externa a modo de estrategia de innovación
complementaria. Aunque las estrategias sean excluyentes a nivel de proyecto, la
combinación de fuentes externas crea un amplio margen para complementariedades,
sobre todo a nivel de la empresa, más allá de los proyectos. En cualquier caso, la
adquisición externa, sea cual sea la estrategia que se siga, aumenta la innovación
.
La combinación de fuentes es una buena estrategia, pero depende de una serie de
factores: la dependencia de la I+D; el tamaño de la empresa y la capacidad para absorber
nueva información tecnológica. La decisión sobre la adquisición externa también depende
de la tecnología utilizada y de lo transferible que sea ésta en el mercado. La decisión no
es fácil pero si la estrategia es la acertada, el know-how externo puede aumentar la
eficiencia de la I+D interna.