P. 1
Ludwig Feuerbach 1828

Ludwig Feuerbach 1828

|Views: 0|Likes:
Published by smhvaa939

More info:

Published by: smhvaa939 on Aug 01, 2014
Copyright:Traditional Copyright: All rights reserved

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as DOCX, PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

09/17/2015

pdf

text

original

Ludwig Feuerbach 1828

Carta Para Hegel
22 de noviembre 1828
Me tomo la libertad, querido profesor, de enviarle mi
tesis. No es que yo atribuyo ningún valor particular a la
misma, o que me imagino que tiene en sí y para sí ningún
interés por su mente. Lo envío sólo porque yo, su autor, de
pie a usted en la relación especial de un discípulo inmediato
a su maestro, ya que durante dos años asistí a sus
conferencias en Berlín y puedo dar fe de ello a la alta estima
y veneración debido a mi profesor , que con mucho gusto
reconozco como mi deber. Pero al mismo tiempo, esta
misma relación engendra en mí una cierta timidez en la
presentación de mi trabajo. Por si la alta estima de un
discípulo y veneración por su maestro se certifican y no
expresan mediante las acciones exteriores, el habla, o
sentimientos, sino sólo a través de las obras, esto es posible
sólo a través de las obras ejecutadas en el espíritu de la
maestra, digna de un discípulo, cumpliendo las demandas
normalmente colocados en uno como un discípulo
inmediato. Pero cuando pienso en mi trabajo - si, por cierto,
mis méritos disertación este título - Yo mismo reconoce muy
bien lo que es defectuoso, insuficiente, corrupto y
censurable en ella, así que no puedo siquiera considerarlo
como el cumplimiento de las exigencias que pongo a mí
mismo - yo, que he disfrutado durante dos años su
enseñanza de manera formativa y sustancial. Es cierto que la
razón de muchos defectos y errores hay que buscarla en los
estrechos límites de alcance, el objetivo y el lenguaje
impuestas en general en una disertación, sobre todo en el
campo de la filosofía; y muchos defectos por lo tanto pueden
ser excusados. Sin embargo, puedo excusarme por la
libertad tomadas al presentarle mi tesis. Pero puedo hacerlo
sólo gracias a la conciencia - que me confieso abiertamente -
que, en su conjunto y, en general, se respira un espíritu
especulativo. La conciencia de que es - sólo para estar
seguro, como un fragmento arrancado por una circunstancia
externa - el producto de un estudio que consiste en ganarse
la vida, por así decirlo esencial en lugar de asimilación
formal y la imaginación de las ideas o conceptos que forman
el contenido de su obras y enseñanzas orales. Se trata de una
asimilación de ajustarlo sobre y tomando el alma, el poder
productivo y autónomo singular de este contenido - una
asimilación libre, que es por lo tanto de ninguna manera
arbitraria, selectiva o mordisquear.
Soy consciente de que las ideas engendradas o despertado
en mí por usted y expresadas en su filosofía no obtienen lo
alto en el ámbito universal, más allá de lo sensual y lo
aparente, pero siguen actuando en mí creativamente. Emiten,
por así decirlo, desde el cielo de su pureza sin color, claridad
inmaculada, beatitud, y la unidad con ellos mismos,
descendente y tomando forma en una intuición que penetra
en lo particular, se cancela [ aufheben ] y maestros aparición
en apariencia sí. Soy consciente, además, de que mi tesis
lleva en sí, al menos en general, aunque en una forma
totalmente imperfecta, crudo, y equivocada que no logra
evitar la abstracción, la huella de una manera de filosofar
que se podría llamar la actualización y la secularización de
la idea, el ensarkosis o encarnación del Logos puros. Pero
no es de ninguna manera la popularización, y mucho menos
la traducción de pensar en un intuir en blanco, o los
pensamientos en imágenes y símbolos. Esta toma de
conciencia me da el valor, a pesar de la insuficiencia que
percibo y siento en mi trabajo, presentar a usted. También
estoy firmemente convencido de que esta manera de
filosofar, aún no está separado y liberado de mí mismo, sino
que arroja una luz en mi trabajo, sólo está presente en mí en
un estado de transformación, y tal vez nunca llegue, por lo
menos a través de mí, a la existencia y en una forma
perfecta. Estoy por lo tanto, como decía, convencido de que
esta manera de filosofar llega en un momento oportuno o,
dicho de otro modo, se funda en el espíritu mismo de la
nueva o la última filosofía, la emisión de la misma.
Para la filosofía que lleva su nombre es, como
conocimiento de la historia y la filosofía misma enseña, no
el asunto de una escuela, sino de la humanidad. Por lo
menos el espíritu de la última filosofía afirma, por fuerza
tiende a estallar los límites de una sola escuela, para
convertirse en una intuición y pública histórica mundial
general. Allí reside en este espíritu no sólo el germen de una
actividad literaria superior, sino también de un espíritu
universal que se expresa en la realidad, el espíritu, por así
decirlo, de un nuevo período en la historia del mundo. Por
tanto, es ahora una pregunta, por así decirlo, de fundar un
reino, el reino de la Idea, de pensamiento que contempla en
sí en todo lo que existe y que es consciente de sí mismo. El
fundador de este reino se hará cargo de forma natural sin
nombre, no va a ser un individuo, o va a ser este individuo
que sólo en ella, el mundo de los espíritus. Además, se trata
de derrocar de su trono el ego, el auto en general, que, sobre
todo desde el comienzo del cristianismo, ha dominado al
mundo, que ha concebido a sí mismo como el único espíritu
de existir. Este espíritu, [en la afirmación de sí mismo] como
absoluto, se ha validado en sí reprimiendo el verdadero
espíritu absoluto y objetivo. Este espíritu ego debe ser
expulsado de su trono tiránico de tal manera que la idea
puede ser real y puede reinar, para que brille a través de
todas las cosas como una luz, y que el viejo imperio de
Ormuz y Ahriman y el dualismo en general puede ser
vencidos. Esto no se debe hacer, como siempre ha sido el
caso hasta ahora en la historia, en la fe de una iglesia
separada del mundo y se volvió sobre sí mismo, ni en la idea
de una sola sustancia, no en general de cualquier manera
que implique un más allá, algo negativo, y la relación
exclusiva a otro. Más bien, se debe hacer en el conocimiento
de la razón consciente de sí mismo como toda la realidad
[ Realität ], de la razón única y universal, que existe y saber,
real, omnipresente, de la razón no separada de sí misma y
sin interrupciones por ninguna diferencia.
El reinado en solitario de la razón y, finalmente, se debe
llegar. Filosofía, que durante miles de años ha estado
trabajando hacia el cumplimiento y actualización de la
razón, sino que, alzándose por grados, que abarca la
totalidad, el universo - o el nombre que se le da - siempre
dentro de una determinación particular, un concepto
determinado, tiene por este hecho siempre y necesariamente
dejó algo más ahí fuera, ya se trate de la determinabilidad y
la existencia misma, en general, la religión, la naturaleza, o
el ego, etc Filosofía, digo, que por fin ha comprendido el
propio conjunto como un todo, y expresó que en el forma de
un todo, ahora debe también tener la consecuencia de que
nada subsistir por más tiempo como segundo u otro, tal vez
con la aparición o la derecha y pretende ser una segunda
verdad, como una verdad religiosa, etc formas del Milenio y
los modos de la intuición , que a partir de la primera
creación natural extendió a sí mismos a través de la historia
como principios fundamentales, deben desaparecer. Para ha
llegado el conocimiento de su vanidad y la limitación,
aunque este conocimiento no es todavía evidente. Todo se
convertirá en Idea y la razón. Lo que cuenta ahora es una
nueva fundación de las cosas, una nueva historia, una
segunda creación en la que ya no es tiempo y fuera de
tiempo-pensamiento, sino que es la razón de que se
convierte en la forma general de la intuición de las cosas. Se
puede demostrar con toda claridad que el hombre llega a ser
culpable de la más loca de contradicciones si tanto como
habla de las cosas que se separan y se separan del
pensamiento - por no mencionar si él dice que el
pensamiento es algo subjetivo e irreal [ Nichtreales ], donde
en hecho hombre, como las cosas mismas, no tiene
existencia en absoluto fuera del pensamiento, el
pensamiento es el verdadero espacio universal que todo lo
abarca de todas las cosas y los sujetos. Cada cosa, cada
objeto, es lo que es sólo a través de la representación o el
pensamiento de ella. Pero es entonces claro que si el ego, el
yo -, así como las innumerables cosas que dependen de ella -
es superada en el conocimiento como algo absolutamente
fija, ya que el principio general y determinada del mundo y
de la intuición, el ego desaparece, incluso fuera intuición. Es
entonces claro que el auto expira, y que deje de ser lo que
era antes y de hecho perece.
Es por esto que no se trata aquí de un desarrollo de
conceptos en la forma de su generalidad, en su pureza
abstracta, y en su-off cerrada en itselfness. Es más bien una
cuestión de hecho la abolición de los modos de la historia
universal de la intuición asumido hasta el presente. Modos
de tiempo, la muerte, la mundana esto, el otro mundo, el
ego, el individuo, la persona, como también que la persona
considerada como algo absoluto fuera de lo finito, es decir,
Dios, etc intuir: modos que contienen tanto la base de la
historia, como se ha previsto hasta el presente y la fuente del
sistema de representaciones cristianas, ortodoxa y
racionalista. Se trata de echar a pique como la verdad, y de
permitir que las cogniciones que se introduzcan en su lugar
lo que dió un presente inmediato intuición determinar
mundo. Tales conocimientos se ven envueltos en la filosofía
moderna, como en el reino de el en sí y en el futuro
[ Jenseits ], en la forma de la verdad desnuda y generalidad.
El cristianismo no puede, por ello, ser concebida como la
religión perfecta y absoluta. Esto sólo puede ser el reino de
la realidad, de la Idea, de la razón existente. El cristianismo
no es más que la religión del yo puro, de la persona
considerada en su solitaria espíritu - que diserta en
general. El cristianismo es por este hecho, pero la antítesis
del mundo antiguo.¿Qué significa, por ejemplo, ¿la
naturaleza tiene en esta religión? Lo que un lugar irreflexivo
sin espíritu no tiene la naturaleza en ella? Y sin embargo,
precisamente esta falta de espíritu y el pensamiento es uno
de los pilares fundamentales de esta religión. En efecto, la
naturaleza está ahí incomprendido, misteriosa, y se recoge
en la unidad de la esencia divina de modo que sólo la
persona - no la naturaleza, ni el mundo, ni espíritu - celebra
su salvación, una salvación que, de hecho, es sólo para ser
encontrado en conocimiento. Es por ello que la razón aún no
se redime en el cristianismo. Es también por eso la muerte es
lo mismo que acaba de tomarse de manera totalmente sin
espíritu - a pesar de ser simplemente un acto natural para el
trabajador día más indispensable en la viña del Señor, para
el discípulo y compañero de Cristo lograr por primera vez la
obra de la salvación plena. Desde la fundación [ Grund ] y la
fuente de todas las religiones se encuentra en la filosofía, en
un modo definido de la intuición en la que la religión se basa
originalmente, lo finito, lo negativo, el más allá de los cuales
el cristianismo en sí tiene un presentimiento admite la
prueba en la más categórica y de manera convincente. En
general, todas las religiones hasta ahora ha sido otra cosa
que el presente inmediato, espectáculo y el aspecto del
espíritu universal de una filosofía, como un solo conjunto
coherente a través de sus diferentes sistemas, por ejemplo, el
griego.El cristianismo es la manifestación, extendiéndose en
forma de finitud fijo, del espíritu de la helenística
[ nachgriechischen ] filosofía. Pero el esfuerzo del individuo
debe ahora ser tan dispuso que a través de la religión
Espíritu como Espíritu pueda disertar en la condición de otra
cosa que a sí mismo. Sin embargo, debo romper por miedo a
sobrepasar los límites de la modestia y el respeto si yo, el
maestro más honrado, para retener por más tiempo en la
exposición de mi conocimiento, esfuerzo, y los
pensamientos. En la esperanza de que usted desea aceptar
esta carta amablemente, así como mi tesis, que al menos en
general, sugiere autoaplicación filosófica y un esforzarse
para llamar ideas abstractas en presencia inmediata, me
quedo con el respeto más profundo y sincero , más humilde
Ludwig Feuerbach de su honor, Dr. en Filosofía.

You're Reading a Free Preview

Download
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->