You are on page 1of 45

CARLOS CASTANEDA

EL SILENCIO INTERNO
Primera Edición
Cleargreen, Incorporated
Los Angeles, CA.
1
CONTENIDO
Introducción

Los Pases !"gicos
#
El Centro de Decisiones
$%
La Recapitulación
$&
El Ensue'o
((
El Silencio Interno
()
La Serie de *est+ood
(&
2
INTRODUCCION
El conocimiento silencioso ,ue una ,aceta entera en
la -ida . acti-idades de los c/amanes o 0ru1os 2ue
-i-ieron en !34ico en tiempos antiguos. De acuerdo
con don 5uan !atus, el maestro c/am"n 2ue me
introdu1o al mundo cognosciti-o de los c/amanes, el
conocimiento silencioso era el resultado m"s
codiciado por ellos, . lo 0usca0an a tra-3s de cada
una de sus acciones . pensamientos.
Don 5uan de,inió el conocimiento silencioso
como un estado de la conciencia /umana en el 2ue
todo lo 2ue es pertinente al /om0re es
instant"neamente re-elado, no a la mente o al
intelecto, sino al ser total. E4plicó 2ue e4iste una
0anda de energ6a en el uni-erso 2ue los c/amanes
llaman la 0anda del /om0re, . 2ue dic/a 0anda est"
presente en los seres /umanos. !e aseguró 2ue
para los c/amanes -identes, 2uienes -en
directamente cómo ,lu.e la energ6a en el uni-erso, .
2ue pueden -er al ser /umano como un
conglomerado de campos energ3ticos en ,orma de
una es,era luminosa, la 0anda del /om0re es un
0orde de luminosidad compacta 2ue corta
trans-ersalmente la es,era luminosa en un "ngulo de
i72uierda a derec/a. La totalidad de la es,era
luminosa es del tama'o de los 0ra7os e4tendidos
/acia los lados . /acia arri0a ., en esa es,era
luminosa, la 0anda del /om0re mide 2ui7" alrededor
de treinta cent6metros de anc/o. El conocimiento
silencioso, e4plicó don 5uan, es la interacción de
energ6a dentro de esa 0anda, una interacción 2ue es
instant"neamente o0-ia para el c/am"n 2ue /a
logrado alcan7ar el silencio interno. Don 5uan di1o
2ue el /om0re com8n . corriente tiene una noción
-aga de esta interacción energ3tica. El /om0re la
intu.e . trata de deducir su ,uncionamiento, de
descu0rir sus permutaciones. Por otro lado, un
c/am"n reci0e una descarga de la totalidad de esta
interacción en cual2uier momento en 2ue la
e1ecución de esta interacción sea solicitada.
Don 5uan me aseguró 2ue el preludio al
conocimiento silencioso es un estado de la
percepción /umana 2ue los c/amanes llaman el
silencio interno, un estado li0re de pensamientos .
-er0ali7aciones silenciosas, al 2ue los c/amanes
llaman el di"logo interno.
No importa cu"nto se es,or7ó don 5uan por
/acerme comprender sus de,iniciones .
e4plicaciones so0re el conocimiento silencioso, 3stas
permanecieron siempre oscuras, misteriosas,
inescruta0les. En su es,uer7o por aclarar a8n m"s
este punto, don 5uan me dio una serie de e1emplos
concretos del conocimiento silencioso. El 2ue m"s
me gustó, de0ido a su alcance . a su pertinencia, es
algo 2ue 3l llama0a los lectores del in,inito.
Los lectores del in,inito es algo 2ue suena
como a una met",ora pero es, m"s 0ien, una
descripción ,enomenológica 2ue don 5uan usa0a
para descri0ir una condición percepti-a c/am"nica.
!e di1o 2ue esta condición c/am"nica concorda0a
con las metas . las e4pectati-as del /om0re de /o.
en d6a, . 2ue el /om0re del siglo -einte es un lector
2ue lee te4tos con una predilección especial. Tales
te4tos pueden tener el ,ormato de un li0ro, un
escrito de computadora, un manual, literatura,
descripciones t3cnicas, etc3tera.
En su 08s2ueda continua por encontrar
soluciones . respuestas, a sus indagaciones, los
c/amanes del !34ico antiguo descu0rieron 2ue
3
cuando se alcan7a el silencio interno, la conciencia
del /om0re puede dar ,"cilmente un salto a la
percepción directa de la energ6a re,le1ada en
cual2uier /ori7onte dado. Ellos usa0an el cielo como
/ori7onte, as6 como las monta'as o, en un espacio
m"s reducido, las paredes de sus moradas. Eran
capaces de -er energ6a re,le1ada en esos /ori7ontes
como si estu-ieran -iendo una pel6cula. Descri0ieron
concisamente este ,enómeno, como la -isuali7ación
de la energ6a con apariencia de un mati7 9para ser
precisos, un punto ro1i7o en el /ori7onte, color ro1o
granada. Lo llamaron el manc/ón color granada.
Esos c/amanes asegura0an 2ue, en un
momento dado, ese manc/ón de color granada
e4plota0a . se con-ert6a en im"genes 2ue ellos
-e6an como si estu-ieran realmente -iendo una
pel6cula. Este logro percepti-o los con-irtió en lo 2ue
ellos llamaron espectadores del in,inito.
Don 5uan cre6a 2ue en mi caso era m"s
apropiado considerar leer el in,inito en lugar de
-erlo, .a 2ue .o era dado a leer con la misma
pasión, sino es 2ue con m"s, 2ue lo 2ue los
c/amanes del !34ico antiguo eran dados a -er. Don
5uan de1ó per,ectamente claro 2ue ser un lector del
in,inito no 2uiere decir leer energ6a como si uno
le.era un periódico, sino 2ue las pala0ras se
,ormulan con toda claridad a medida 2ue uno las lee,
como si una pala0ra lle-ara a otra, ,ormando
conceptos totales 2ue se mani,iestan . luego se
des-anecen. El arte de los c/amanes es tener la
/a0ilidad de reunir . preser-ar estaos conceptos
antes de 2ue se ol-iden al ser reempla7ados con
nue-as pala0ras, con los conceptos nue-os de un
,lu1o intermina0le.
Don 5uan continuó e4plicando 2ue los
c/amanes 2ue -i-ieron en !34ico en tiempos
remotos, . 2ue esta0lecieron su lina1e, ,ueron
capaces de alcan7ar el conocimiento silencioso
despu3s de /a0er entrado en su matri7: el silencio
interno. Di1o 2ue el silencio interno era un logro de
tan tremenda importancia, 2ue lo considera0an la
condición esencial del c/amanismo.
Don 5uan puso tal 3n,asis en este silencio, 2ue
mi am0ición era alcan7arlo. ;uer6a llegar al silencio
interno de inmediato. Sent6a 2ue no ten6a un solo
instante 2ue perder. Cuando le ped6 a don 5uan 2ue
me diera una e4plicación concisa de los
procedimientos a seguir, se rió de m6.
9A-enturarse en el mundo de los c/amanes
9di1o9, no es como aprender a mane1ar un automó-il.
<no necesita manuales e instrucciones para mane1ar
un auto. Para alcan7ar el silencio interno uno
necesita intentarlo.
9Pero, =cómo puedo intentarlo> 9insist6.
9La 8nica manera en 2ue puedes intentarlo es
intent"ndolo 9declaró.
<na de las cosas m"s di,6ciles de aceptar, para
el /om0re de /o. en d6a, es la ausencia de
procedimientos. En la actualidad, el ser /umano
parece estar 0a1o el poder de manuales, pr"cticas,
m3todos, pasos a seguir. El /om0re de /o. en d6a
toma notas incesantemente, /ace diagramas, est"
pro,undamente in-olucrado en ?sa0er cómo?. Pero
en el mundo de los c/amanes, di1o don 5uan, los
procedimientos . los rituales son meros
instrumentos para atraer . en,ocar la atención. Son
arti,icios 2ue se usan para ,or7ar el en,o2ue de
nuestro inter3s . determinación. No tienen ning8n
otro -alor.
4
Don 5uan cre6a 2ue al /om0re moderno le
encantan las pala0ras, como si retu-iese un
sentimiento 2ue /a so0re-i-ido /asta /o. de lo
signi,icati-o 2ue ,ue para 3l /a0lar por primera -e7.
Esto parece e4plicar su intenso 3n,asis en la pala0ra.
Las encantaciones -er0ales parecen ser un retroceso
a ese estado de enamoramiento con las pala0ras.
Los c/amanes creen 2ue una larga serie de pala0ras,
dic/as en -o7 alta, de0e /a0er e1ercido un poder
mesm3rico.
De0ido a la ,uer7a de sus pr"cticas . sus
metas, los c/amanes re,utan el poder de la pala0ra.
Se de,inen a s6 mismos como na-egantes en el mar
de lo desconocido. Para ellos, la na-egación es un
/ec/o pr"ctico, . na-egar 2uiere decir mo-erse de
un mundo a otro sin perder so0riedad, sin perder
,uer7a@ ., para lograr reali7ar esta /a7a'a de
na-egación, no puede /a0er procedimientos o pasos
a seguir, sino un solo acto a0stracto 2ue de,ine todo:
el acto de re,or7ar nuestro la7o con la ,uer7a 2ue se
e4tiende a tra-3s del uni-erso, una ,uer7a 2ue los
c/amanes llaman el intento. De0ido a 2ue estamos
-i-os . conscientes estamos de por s6, .a,
6ntimamente relacionados con el intento. Lo 2ue
necesitamos, de acuerdo con los c/amanes, es /acer
2ue ese la7o ,orme parte de nuestros actos
conscientes, . ese acto de -ol-ernos conscientes de
nuestro la7o con el intento es otra ,orma de de,inir el
conocimiento silencioso.
En el curso del tiempo 2ue pas3 con don 5uan
!atus aprend6, sin em0argo, una cosa con relación a
los procedimientos . los m3todos. Si e4iste algo 2ue
los seres /umanos necesitan para poder alcan7ar el
conocimiento silencioso, es re,or7ar su 0ienestar, su
claridad, su determinación. Para poder intentar, uno
de0e poseer destre7a ,6sica . mental . un esp6ritu
claro.
De acuerdo con don 5uan, los c/amanes del
!34ico antiguo pusieron un enorme 3n,asis en la
destre7a ,6sica . el 0ienestar mental . este mismo
3n,asis pre-alece en los c/amanes de /o. en d6a. Aui
capa7 de corro0orar la -erdad de sus ase-eraciones
al o0ser-ar a e 5uan . a sus 2uince compa'eros
c/amanes. Su so0er0io estado de 0alance ,6sico .
mental era uno de los rasgos m"s o0-ios en ellos.
La respuesta 2ue don 5uan me dio cuando le
pregunt3 directamente por 2u3 los c/amanes ponen
tanto 3n,asis en el lado ,6sico del /om0re, me
sorprendió so0remanera. En a2uellos a'os cre6a en
el lado espiritual del /om0re, un lado acerca de cu.a
e4istencia pod6a no estar completamente
con-encido, pero por lo menos, esta0a inclinado a
considerarlo como una posi0ilidad. Para m6, don
5uan, era un ser espiritual. 9Los c/amanes no son
en a0soluto espirituales 9di1o9. Son seres sumamente
pr"cticos. Sin em0argo, es un /ec/o 0ien conocido
2ue los c/amanes, o los 0ru1os, como les llaman, son
generalmente considerados e4c3ntricos o aun locos.
;ui7" eso sea lo 2ue te /ace pensar 2ue son
espirituales. Parecen locos por2ue siempre est"n
tratando de e4plicar cosas 2ue son ine4plica0les. Al
tratar de /acer esto pierden toda co/erencia . dicen
insensateces 2ue, si se e4aminan desde el punto de
-ista de los c/amanes, no son en a0soluto
insensateces, sino tentati-as ,8tiles de dar
e4plicaciones completas 2ue no pueden completarse
0a1o ninguna circunstancia.
Don 5uan me di1o 2ue esos c/amanes del
!34ico antiguo descu0rieron . desarrollaron un gran
n8mero de procedimientos para alcan7ar 0ienestar
5
,6sico . mental, procedimientos 2ue llamaron pases
m"gicos. Tam0i3n comentó 2ue el e,ecto de los
pases m"gicos ,ue tan a0rumador para ellos, 2ue los
pases se con-irtieron, a tra-3s del tiempo, en uno de
los componentes m"s importantes en sus -idas. Don
5uan e4plicó 2ue, dado como eran a
comportamientos rituales, esos c/amanes ocultaron
r"pidamente los pases m"gicos en medio de ritos, .
-elaron el acto de ense'arlos o practicarlos en gran
sigilo. !e aseguró 2ue estos rituales eran totalmente
a0surdos, pero 2ue cuanto m"s idiotas, m"s grande
era su capacidad de ocultar algo de tan tremendo
-alor.
Cuando .o entr3 en el mundo de don 5uan, la
ense'an7a . la pr"ctica de los pases m"gicos eran
tan secretas como lo /a06an sido siempre, pero .a
no eran en e4ceso rituales. Lo 2ue don 5uan comentó
al respecto ,ue 2ue los rituales /a06an perdido su
6mpetu a medida 2ue las nue-as generaciones de
practicantes se interesaron m"s en la e,iciencia .
,uncionalidad. !e recomendó, sin em0argo, 2ue no
de06a /a0lar so0re los pases m"gicos con ninguno
de sus disc6pulos, o con la gente en general, 0a1o
ninguna circunstancia. La ra7ón 2ue me dio ,ue 2ue
los pases pertenec6an e4clusi-amente a cada
persona . 2ue su e,ecto era tan a-asallador, 2ue
sólo a2uellos 2ue /a06an tomado el camino del
guerrero con -erdadera seriedad pod6an practicados.
Don 5uan me ense'ó a m6 . a sus tres
disc6pulas, Tais/a A0elar, Alorinda Donner9Brau .
Carol Tiggs, un gran n8mero de pases m"gicos pero,
1unto con esta ri2ue7a de conocimiento, tam0i3n nos
dio la certe7a de 2ue 3ramos los 8ltimos miem0ros
de su lina1e. La aceptación de este legado implica0a
autom"ticamente encontrar nue-as ,ormas de
diseminar el conocimiento de su lina1e, de0ido a 2ue
su continuación .a no era el o01eti-o.
Necesito aclarar un punto de suma importancia
al respecto: don 5uan !atus no se interesó 1am"s en
ense'ar su conocimiento. Cl esta0a interesado en
perpetuar su lina1e. Nosotros, sus cuatro disc6pulos,
3ramos los elementos, los medios 9escogidos, di1o,
por el esp6ritu mismo .a 2ue 3l no /a06a participado
de manera acti-a en ello9 2ue i0an a asegurar su
perpetuación. Por esta ra7ón /i7o es,uer7os tit"nicos
para ense'arnos todo lo 2ue sa06a acerca del
c/amanismo, o la 0ru1er6a, . acerca del desarrollo de
su lina1e.
En el curso de su ense'an7a se dio cuenta de
2ue mi con,iguración energ3tica era, de acuerdo con
3l, tan di,erente de la su.a 2ue eso no pod6a tener
ning8n otro signi,icado e4cepto el ,in su l6nea. Le di1e
2ue me molesta0a so0remanera su interpretación de
cual2uier di,erencia in-isi0le 2ue pudiese e4istir
entre nosotros. No me gusta0a cargar con el peso de
ser el 8ltimo de su l6nea, ni tampoco comprend6a su
ra7onamiento.
9Aun2ue parece 2ue los c/amanes no /acen
nada, m"s 2ue tomar decisiones, en realidad no
toman ninguna decisión 9e4plicó9. Lo 8nico 2ue
tienen son sus descu0rimientos. Do no decid6
escogerte . tampoco decid6 2ue ,ueras de la manera
2ue eres. Da 2ue .o no pod6a escoger a 2ui3n
impartir mi conocimiento, tu-e 2ue aceptar a 2uien
el esp6ritu me o,rec6a@ . esa persona ,uiste t8, . t8
eres energ3ticamente capa7 sólo de terminar, no de
continuar.
Di1o 2ue la terminación de su lina1e no ten6a
nada 2ue -er con 3l o sus es,uer7os, o con su 34ito o
,racaso como un c/am"n en 08s2ueda de la li0ertad
6
total. Lo comprend6a como algo 2ue ten6a 2ue -er
con una elección 2ue pro-en6a de un ni-el m"s all"
del ni-el /umano, una elección 2ue no ,ue tomada
por seres o entidades, sino por las ,uer7as
impersonales del uni-erso.
En un acuerdo un"nime, las tres disc6pulas de
don 5uan . .o aceptamos lo 2ue 3l llamó nuestro
destino. El aceptarlo nos puso cara a cara con otro
asunto al cual 3l se re,er6a como cerrar la puerta
detr"s de nosotros@ es decir, asumimos la
responsa0ilidad de de decidir e4actamente 2u3
/acer con todo lo 2ue don 5uan nos ense'ó . /acerlo
impeca0lemente.
Antes 2ue nada nos planteamos la pregunta
crucial de 2u3 /acer con los pases m"gicos: la ,aceta
m"s pragm"tica . ,uncional del conocimiento de don
5uan. Decidimos usar los pases m"gicos .
ense'"rselos a 2uien 2uisiera aprenderlos. Nuestra
decisión de aca0ar con el sigilo 2ue los rodea0a por
un periodo de tiempo indeterminado ,ue,
naturalmente, el corolario de nuestra con-icción
total de 2ue, en realidad, somos el ,inal del lina1e de
don 5uan. Se -ol-ió inconce0i0le para nosotros
cargar con secretos 2ue ni si2uiera son nuestros.
Encu0rir los pases m"gicos con secretos no ,ue
nuestra decisión. Sin em0argo, es nuestra decisión
terminar con esa condición.
Nosotros cuatro nos dedicamos, entonces, a
amalgamar las cuatro l6neas di,erentes de pases@
pases 2ue nos ,ueron ense'ados a cada uno de
nosotros separada e indi-idualmente, de acuerdo
con nuestra constitución ,6sica . mental particular.
Tratamos de crear una ,orma gen3rica de cada
mo-imiento, una ,orma adecuada para todos.
Esta amalgama dio como resultado una
con,iguración de ,ormas ligeramente modi,icadas de
cada uno de los pases 2ue nos ense'aron. Eemos
llamado a esta nue-a con,iguración Tensegridad, un
t3rmino 2ue pertenece a la ar2uitectura . signi,ica
?la propiedad de arma7ones 2ue emplean miem0ros
de tensión continua . miem0ros de compresión
discontinua, de tal manera 2ue cada miem0ro opera
con m"4ima e,iciencia . econom6a?.
Para e4plicar 2u3 son los pases m"gicos
descu0iertos por los c/amanes de la antigFedad,
como don 5uan los llama0a, 2uisiera aclarar algo: los
tiempos antiguos. Para don 5uan esto signi,ica0a un
tiempo de G,HHH a $H,HHH a'os atr"s@ una ci,ra 2ue
parece en cierta ,orma incongruente si se e4amina
desde el punto de -ista de los es2uemas
clasi,icatorios de los eruditos de /o. en d6a. Cuando
con,ront3 a don 5uan con la discrepancia entre sus
c"lculos . lo 2ue .o considera0a ser un c"lculo m"s
realista, se mantu-o ,irme en su con-icción. Cl cre6a
2ue era un /ec/o, 2ue la gente 2ue -i-ió en el
Nue-o !undo de G,HHH a $H,HHH a'os atr"s, esta0a
pro,undamente interesada en asuntos del uni-erso .
de la percepción, asuntos 2ue el /om0re moderno
no /a empe7ado ni si2uiera a sondear.
Independientemente de nuestras di,erentes
opiniones, el sigilo 2ue rodeó los pases m"gicos
durante eras . el e,ecto directo 2ue 3stos e1ercieron
so0re m6, /an tenido una pro,unda in,luencia en la
manera como los trato. Lo 2ue esto. presentando en
este tra0a1o es una re,le4ión 6ntima de esta
in,luencia. !e siento o0ligado a elucidar este tema
siguiendo estrictamente la ,orma en 2ue me ,ue
presentado@ para poder /acer esto, necesito regresar
a los inicios de mi aprendi7a1e con don 5uan !atus.
7
Comen7ó /aciendo comentarios so0re la
/a0ilidad ,6sica de lo c/amanes de la antigFedad.
Recalcó incesantemente la necesidad de poseer un
cuerpo ,le4i0le, "gil@ promo-6a su elasticidad . ,uer7a
como el medio m"s seguro para alcan7ar el ma.or
logro en la -ida de un c/am"n: el conocimiento
silencioso.
9La sensate7 . la /a0ilidad ,6sica eran las dos
cosas m"s importantes en la -ida de esos /om0res .
mu1eres 9reiteró en un ocasión9. La so0riedad . el
pragmatismo son los dos 8nicos re2uisitos
indispensa0les para alcan7ar el conocimiento
silencioso 9para entrar en otros reinos de percepción.
Para na-egar de manera genuina en lo desconocido
se necesita una actitud de osad6a, pero no de
descuido. Para esta0lecer un 0alance entre la
audacia . el descuido, un c/am"n tiene 2ue ser
e4tremadamente so0rio, cauteloso, /"0il . estar en
un so0er0ia condición ,6sica.
Don 5uan dec6a 2ue /a06a cinco asuntos en la
-ida de esos c/amanes alrededor de los cuales
gira0a su 08s2ueda del conocimiento silencioso.
Estos cinco temas eran: $. Los pases m"gicos@
(. El centro energ3tico en el cuerpo /umano llamado
el centro de decisiones@ . La recapitulación: el
medio para acrecentar el alcance de la conciencia
/umana@ I. El ensue'o: el -erdadero arte de romper
los par"metros de la percepción normal@ %. El
silencio interno: el estado de la percepción /umana
desde el cual esos c/amanes reali7a0an cada uno de
sus logre percepti-os.
8
LOS PASES MAGICOS
La primera -e7 2ue don 5uan me /a0ló
e4tensamente so0re los pases m"gicos ,ue cuando
/i7o un comentario despecti-o acerca de mi peso.
9Est"s demasiado rec/onc/o 9me di1o,
mir"ndome de pies a ca0e7a, sacudiendo la su.a en
se'al de desapro0ación9. Est"s a un paso de ser
gordo. Da empie7as a mostrar se'ales de desgaste.
Como cual2uier otro miem0ro de tu ra7a, .a est"s
desarrollando una 0ola de grasa en el cuello, como
un toro. Llegó la /ora de 2ue tomes en serio uno de
los ma.ores descu0rimientos de los c/amanes: los
pases m"gicos.
De0ido a 2ue antes 3l /a06a mencionado los
pases m"gicos de ,orma mu. super,icial, en ese
momento ni si2uiera me acord3 2u3 era lo 2ue /a06a
dic/o al respecto.
9=De 2u3 pases m"gicos est" usted /a0lando,
don 5uan> 9pregunt3, realmente molesto.9 =Cómo
puedo tomarlos en serio si nunca /e escuc/ado nada
so0re ellos>
9A/ora te est"s /aciendo el tonto, =no es
cierto> 9di1o con una sonrisa maliciosa9. No sólo te /e
/a0lado muc/o so0re los pases, sino 2ue .a conoces
un gran n8mero de ellos. Te los /e estado
ense'ando durante todo este tiempo.
Don 5uan ten6a ra7ón, me esta0a comportando
detesta0lemente con 3l. !e /a06a sorprendido con
un tema 2ue no espera0a@ pero no era cierto 2ue me
/u0iera ense'ando pases m"gicos durante todo ese
tiempo. Protest3 -e/ementemente como si mi -ida .
mi muerte dependieran de sus ase-eraciones.
9No de,iendas tu mara-illoso .o con tanta
pasión 90romeó9. No ,ue mi intención o,enderte 9/i7o
un gesto rid6culo con sus ce1as en se'al de disculpa9.
Lo 2ue 2uiero decir es 2ue t8 imitas todo lo 2ue
/ago, as6 2ue /e apro-ec/ado tu capacidad de
imitación. Te /e ense'ado di,erentes pases m"gicos
durante todo este tiempo ., t8, siempre /as cre6do
2ue lo 2ue esto. /aciendo es deleitarme /aciendo
cru1ir mis co.unturas. !e gusta la ,orma en 2ue
interpretas los pases m"gicos: J/acer cru1ir mis
co.unturasK Lamos a continuar re,iri3ndonos a ellos
de esta manera.
9Te /e ense'ado die7 ,ormas di,erentes de /acer
cru1ir mis co.unturas. Cada una de estas ,ormas es
un pase m"gico idóneo para mi cuerpo . para el
tu.o.
Los pases m"gicos a los 2ue don 5uan se
re,er6a, como 3l mismo lo /a06a dic/o, eran las
,ormas en las 2ue pens3 3l /ac6a cru1ir sus
co.unturas. Sol6a mo-er sus 0ra7os, piernas, torso .
cadera de ,ormas espec6,icas, . .o cre6a 2ue lo /ac6a
para estirar al m"4imo sus m8sculos, /uesos .
ligamentos. Desde mi punto de -ista, el resultado de
estos mo-imientos de estiramiento era una sucesión
de sonidos cru1ientes, los cuales siempre pens3 2ue
produc6a para asom0rarme . di-ertirme@ . s6, era
cierto 2ue me /a06a pedido una . otra -e7 2ue lo
imitara.
De ,orma desa,iante, me /a06a retado a
memori7ar los mo-imientos . a repetirlos en mi casa
/asta 2ue pudiera /acer 2ue mis co.unturas
cru1ieran como las de 3l. Nunca logr3 reproducir
9
estos sonidos pero, inad-ertidamente, /a06a
aprendido en de,initi-a, todos los mo-imientos.
9=Por 2u3 se llaman pases m"gicos> 9pregunt3.
9No sólo se llaman pases m"gicos 9di1o9, Json
m"gicosK Producen un e,ecto 2ue no puede
e4plicarse de ,orma ordinaria. Estos mo-imientos no
son e1ercicios ,6sicos o meras posturas del cuerpo@
son -erdaderas tentati-as para alcan7ar un estado
óptimo de ser. El intento de miles de c/amanes se
e4tiende a tra-3s de estos mo-imientos. Su
e1ecución, aun de manera casual, /ace 2ue la mente
se detenga.
9=A 2u3 se re,iere cuando dice 2ue /acen 2ue
la mente se detenga>
9Nosotros reconocemos e identi,icamos todo lo
2ue /acemos en el mundo 9di1o9, con-irti3ndolo en
l6neas de similitud.
Don 5uan parec6a estar 0atallando para
encontrar una manera de de,inir lo 2ue esta0a
diciendo. Ei7o una larga pausa como si estu-iera
0uscando la pala0ra apropiada o el arreglo
apropiado de pensamientos. Permanec6 callado.
Sa06a tan poco so0re el tema 2ue ni si2uiera me
atre-6a a pensar en 3l. Todo lo 2ue ten6a era una
gran curiosidad por sa0er lo 2ue esos misteriosos
pases m"gicos eran.
Don 5uan se puso de pie. Parec6a /a0erse
saturado. Est"0amos sentados en el comedor de su
casa tomando un t3 de /ier0as 2ue 3l /a06a
preparado con las /o1as de un ar0usto arom"tico
2ue crec6a en su patio. Se disculpó . di1o 2ue era la
/ora de su siesta. Don 5uan se ec/a0a siestas cortas
durante todo el d6a . toda la noc/e. Su patrón de
dormir era /acerla por un m"4imo de dos /oras a la
-e7. Cuando esta0a e4tremadamente cansado
dorm6a seis /oras, en lapsos de dos, con un corto
periodo de -igilia entre estos lapsos.
No -ol-imos a /a0lar so0re el tema de los
pases m"gicos por un largo tiempo. <n d6a continuó
con su e4plicación ., para m6, ,ue algo repentino,
pero no para 3l .a 2ue parec6a estar consciente de
nuestra interrupción, de la cual me /a06a ol-idado
por completo.
9Como .a te e4pli2u3, e4isten l6neas de
similitud para los seres /umanos 9di1o9, l6neas de
cosas 2ue son similares o 2ue est"n ligadas por
alg8n propósito. Por e1emplo, si te digo la pala0ra
Mtenedor,M t8 pensar"s de inmediato en una cuc/ara,
un cuc/illo, un mantel, una ser-illeta, un plato, una
ta7a, un -aso de -ino, sopa de al0óndigas, 0an2uete,
cumplea'os, ,iesta. Ciertamente podr6as continuar
casi para siempre nom0rando cosas 2ue est"n
ligadas por un propósito. Todo lo 2ue /acemos est"
atado de esta ,orma. Lo 2ue a los c/amanes les
parece e4tra'o, es 2ue ellos -en 2ue todas estas
l6neas de a,inidad, todas estas l6neas de cosas
ligadas por un propósito, est"n asociadas con la idea
2ue el /om0re tiene de 2ue las cosas no cam0ian .
2ue son para siempre, como si ,ueran la pala0ra de
Dios.
9No entiendo por 2u3 /a0la so0re la pala0ra de
Dios, en esta e4plicación, don 5uan. =;u3 tiene 2ue
-er la pala0ra de Dios con lo 2ue usted est" tratando
de e4plicar>
9JTodoK Parece ser 2ue en nuestra mente el
uni-erso entero es como la pala0ra de Dios: a0soluto
e inmuta0le. Esta es la ,orma en 2ue nos
conducimos. En las pro,undidades de nuestra mente
10
e4iste un dispositi-o de control 2ue no nos permite
detenernos a e4aminar 2ue la pala0ra de Dios, tal
como la aceptamos . creemos 2ue es, pertenece a
un mundo muerto. Por otro lado, un mundo -i-o est"
en ,lu1o constante. Se mue-e@ cam0ia@ se contradice.
?Los pases m"gicos de los c/amanes son
m"gicos por2ue al practicarlos, el cuerpo se da
cuenta de 2ue en lugar de ser una l6nea in-aria0le
de a,inidades, es una corriente, un ,lu1o. D si todo en
el uni-erso es un ,lu1o, una corriente, esa corriente
puede detenerse. Se puede colocar un di2ue para
detener o des-iar su ,lu1o?.
Las pala0ras de don 5uan produ1eron una singular
reacción en m6. !e sent6 e4tra'amente amena7ado,
pero la amena7a no era en s6 una amena7a a mi
persona, era, m"s 0ien, una amena7a a algo 2ue
esta0a superpuesto en m6. Por primera -e7, tu-e la
clara sensación de 2ue don 5uan esta0a
e4acer0ando, deli0eradamente, una parte en m6 2ue
parec6a ser .o, pero 2ue realmente no lo era.
Despu3s de estar sumergido un momento en
tal contradicción, me sent6 totalmente con,undido .
me escuc/3 /a0lar sin ninguna -olición. !e escuc/3
decir, 9pero, don 5uan, =est" usted dici3ndome 2ue
cada -e7 2ue /ace cru1ir sus co.unturas, o cada -e7
2ue lo imito, esto. realmente cam0iando algo en m6>
9A/, algo en ti, 2ue no es realmente t8, est"
eno1ado a/ora 9me contestó don 5uan ri3ndose.
E4periment3 otro momento de intensa
contradicción interna. Algo en m6 esta0a sumamente
eno1ado ., sin em0argo, no podr6a /a0er sido .o.
Don 5uan me sacudió de los /om0ros con ,uer7a.
Sent6 cómo se sacud6a mi cuello, mo-i3ndose para
adelante . para atr"s, con la ,uer7a de su agarre.
Esta manio0ra me calmó de inmediato. Entonces,
me /i7o sentar en un pe2ue'o muro de contención
/ec/o de ladrillo. In-aria0lemente, /a06a /ileras de
/ormigas trep"ndose a este muro ., de /ec/o,
nunca me gusta0a sentarme a/6. !i ropa se llena0a
de ellas a$.instante. Siempre esta0a demasiado
consciente cuando las /ormigas se me su06an pero,
esta -e7, no o0stante, la /ormigas interrumpieron su
/ilera en el momento en 2ue me sent3. Li cómo se
arremolina0an a los lados de m6 cuerpo, como si
estu-ieran o,uscadas, inseguras. Sent6 gran
curiosidad por sa0er si se des-iar6an /acia adelante
o /acia atr"s de m6. ;uer6a -er 2u3 ruta tomar6an,
pero las pala0ras de don 5uan llamaron mi atención .
me ol-id3 por completo de ellas.
9No te preocupes por las /ormigas 9di1o don
5uan, le.endo mis pensamientos9. En este momento
est"s cargado de una energ6a insólita, producto de
tus dilemas internos. A las /ormigas les pareces
impenetra0le . peligroso . se arremolinar"n 1unto a
ti, a am0os lados de tu cuerpo, /asta 2ue tu energ6a
-uel-a a la normalidad, o /asta 2ue te le-antes . te
marc/es. D, a/ora, contestando la pregunta 2ue
ten6as en mente en ,orma de una respuesta
maliciosa, s6, -erdaderamente estamos alterando la
estructura 0"sica de nuestro ser. Le estamos
poniendo un di2ue al ,lu1o 2ue nos ense'aron a
considerar como una sarta de cosas inaltera0les.
Con un tono de -o7 /alagador, 2ue no parec6a
ser m6o, le ped6 a don 5uan 2ue me diera un e1emplo
de lo 2ue signi,ica0a poner un di2ue a este ,lu1o del
cual /a0la0a. Le di1e 2ue lo 2uer6a -isuali7ar en mi
mente.
9=En tu mente> Es me1or 2ue aprendas a
11
llamar las cosas por su -erdadero nom0re. Eso 2ue
t8 llamas mente no es tu mente. Los c/amanes
est"n con-encidos de 2ue nuestra mente es algo
a1eno 2ue /a sido colocado en cada uno de nosotros.
Ac3ptalo por el momento, sin m"s e4plicaciones
acerca de 2ui3nes la pusieron en nosotros, o cómo la
pusieron.
Sent6 otra oleada de la misma sensación
amena7ante 2ue /a06a tenido antes. Esta -e7 la
sent6 con m"s claridad. Esta oleada no pro-en6a de
m6 ., sin em0argo, esta0a prendida a m6. Don 5uan
esta0a /aci3ndome algo misteriosamente positi-o .,
al mismo tiempo, terri0lemente negati-o. Sent6 como
si estu-iera tratando de cortar una delgada telilla
2ue parec6a estar pegada a m6. !e mira0a sin
parpadear, sus o1os esta0an ,i1os en los m6os.
Des-ió la mirada . comen7ó a /a0lar sin
mirarme m"s. 9Te dar3 un e1emplo 9di1o9. En mi caso,
a mi edad, de0er6a padecer de presión arterial alta.
Si ,uera a -er a un m3dico, 3ste, al -erme, asumir6a
2ue de0o ser un indio -ie1o, plagado de
incertidum0res, ,rustraciones . con una mala dieta@
todo esto, naturalmente, da por resultado la
predeci0le . presupuesta condición de presión
arterial alta: un corolario acepta0le para personas de
mi edad.
?No tengo ning8n pro0lema de presión alta, no
por2ue sea m"s ,uerte 2ue el /om0re com8n .
corriente, o de0ido a mi marco gen3tico, sino por2ue
los pases m"gicos /an /ec/o 2ue mi cuerpo rompa
con patrones de comportamiento 2ue dan como
resultado presión arterial ele-ada. Puedo decir, con
toda certe7a, 2ue cada -e7 2ue /ago cru1ir mis
co.unturas, despu3s de e1ecutar los pases m"gicos,
esto. 0lo2ueando el ,lu1o de e4pectati-as .
comportamiento 2ue a mi edad, normalmente, da
por resultado presión alta.
?Otro e1emplo 2ue puedo darte es la agilidad
de mis rodillas. =No te /as dado cuenta de 2ue so.
muc/o m"s "gil 2ue t8> Cuando se trata de mo-er
las rodillas Jso. un ni'oK Con mis pases m"gicos
pongo un di2ue a la corriente del comportamiento .
a la parte ,6sica 2ue /ace 2ue las rodillas de la gente,
tanto de /om0res como de mu1eres, se -uel-an
r6gidas con la edad?.
<no de los sentimientos m"s molestos 2ue /a06a
e4perimentado 1am"s, era el /ec/o de 2ue don 5uan,
aun2ue podr6a /a0er sido mi a0uelo, era
in,initamente m"s 1o-en 2ue .o. En comparación, .o
era r6gido, o0stinado, repetiti-o. Esta0a senil. Cl, por
9otro lado, era -igoroso, in-enti-o, "gil, /"0il@ en
pocas pala0ras, pose6a algo 2ue .o, aun2ue era m"s
1o-en, no pose6a: 1u-entud. Se deleita0a dici3ndome
repetidamente 2ue la 1u-entud no era de ninguna
,orma un ,actor 2ue pudiera pre-enir la senilidad.
Despu3s de una e4plosión de energ6a, 2ue
pareció estallar en mi interior, admit6 a0iertamente
mi disgusto. 9=Cómo es posi0le>, don 5uan 9di1e9,
=2ue usted pueda ser m"s 1o-en 2ue .o>
9Ee -encido a mi mente 9di1o9, a0riendo
grandemente los o1os, en se'al de a7oramiento. 9No
tengo una mente 2ue me diga 2ue me llegó la /ora
de ser -ie1o. No /onro acuerdos en los 2ue no
particip3. Recuerda esto: para los c/amanes no es
un re,r"n decir 2ue ellos no /onran acuerdos en los
2ue no participaron. Padecer los ac/a2ues de la
-e1e7 es uno de esos acuerdos.
Nos 2uedamos callados por un largo rato.
12
Pens3 2ue don 5uan parec6a estar esperando -er 2u3
e,ecto ten6an en m6 sus pala0ras. Lo 2ue .o cre6a era
mi unidad psicológica interna se desgarró a8n m"s
con una respuesta claramente contradictoria 2ue
pro-en6a de m6. Por un lado, repudia0a con todas mis
,uer7as los disparates 2ue don 5uan esta0a
-er0ali7ando@ sin em0argo, por otro, no pod6a e-itar
darme cuenta de lo certeros 2ue eran sus
comentarios. Don 5uan era -ie1o, ., no o0stante, no
era en a0soluto -ie1o. Era a'os m"s 1o-en 2ue .o.
Esta0a li0re de pensamientos engorrosos . de
patrones de /"0itos. Recorr6a a -oluntad mundos
incre60les. Cl era li0re, mientras 2ue .o era
prisionero de innumera0les patrones . /"0itos, de
consideraciones me72uinas . ,r6-olas acerca de m6
mismo@ las cuales, sent6 por primera -e7 en esa
ocasión, 2ue no eran ni si2uiera m6as.
Ainalmente, romp6 el silencio despu3s de
recuperar un "pice de control so0re mis
consideraciones contradictorias. 9=Cómo se
in-entaron esos pases m"gicos, don 5uan> 9pregunt3.
9Nadie los in-entó 9di1o con se-eridad9. Pensar
2ue ,ueron in-entados implica instant"neamente la
inter-ención de la mente, . 3ste no es el caso con
esos pases m"gicos. A tra-3s de sus pr"cticas de
enso'ación, los c/amanes de tiempos antiguos
descu0rieron 2ue al mo-erse de cierta ,orma, el ,lu1o
de sus pensamientos . acciones se deten6a.
9Los pases m"gicos son el resultado de un
estado en el 2ue la mente no inter-iene. O, m"s
0ien, son el resultado de /a0er desconectado la
mente. Los practicantes de0en e1ercitar una
tremenda disciplina so0re s6 mismos para poder
enso'ar ., el resultado de esto, es la /uida de la
mente.
9=A 2u3 se re,iere usted con la /uida de la mente,
don 5uan>
9El gran truco de esos c/amanes de la antigFedad
,ue ago0iar sus mentes con disciplina. Descu0rieron
2ue si se a0ruma0a la mente con atención,
especialmente la clase de atención 2ue los
c/amanes llaman la atención de ensue'o, la mente
/u.e, . esto crea, en cual2uiera de los practicantes
in-olucrados en esta manio0ra, la a0soluta certe7a
del origen ,or"neo de la mente.
!e sent6a genuinamente agitado. ;uer6a sa0er
m"s al respecto ., sin em0argo, un e4tra'o
sentimiento dentro de m6 ped6a a gritos 2ue me
detu-iera. Alud6a a resultados e4tra'os . castigos@
algo como la ira de Dios descendiendo so0re m6 por
entrometerme en algo -elado por Dios mismo.
Tu-e 2ue /acer un es,uer7o supremo para
permitir 2ue mi curiosidad ganara la luc/a. 9=;u3
2uiere decir> =;u3, 2u3> 9me escuc/3 decir9 =;u3
2uiere decir con a0rumar la mente>
9La disciplina a0ruma la mente 9di1o9, pero la
disciplina a la 2ue me re,iero no tiene nada 2ue -er
con rutinas acer0as. Los c/amanes entienden la
disciplina como la capacidad de encarar con
serenidad las di,icultades 2ue no est"n incluidas en
nuestras e4pectati-as. Para ellos, la disciplina es un
acto -oliti-o 2ue les permite en,rentar todo lo 2ue se
les presenta sin remordimientos ni e4pectati-as.
Para los c/amanes la disciplina es un arte: el arte de
encarar el in,inito sin -acilación, no como resultado
de su ,irme7a, sino de su admiración re-erente. En
pocas pala0ras, dir6a 2ue la disciplina es el arte de
13
sentir admiración re-erente. As6 2ue, a tra-3s de su
disciplina, los c/amanes -encen la mente: la
instalación e4tran1era.
Don 5uan di1o 2ue, a tra-3s de sus pr"cticas de
ensue'o, los c/amanes del !34ico antiguo
descu0rieron 2ue ciertos mo-imientos promue-en
a8n m"s el silencio ., tam0i3n, crean una peculiar
sensación de plenitud . 0ienestar. Esta sensación los
cauti-ó a tal grado, 2ue se es,or7aron por repetirla
en sus /oras de -igilia.
Don 5uan e4plicó 2ue al principio cre.eron 2ue era
un estado de 0ienestar creado por el ensue'o pero,
al tratar de repetir este estado an6mico,
descu0rieron 2ue era imposi0le /acerlo. Entonces se
dieron cuenta de 2ue siempre 2ue ten6an esta
sensación de 0ienestar, al estar ensa'ando, esta0an
inmersos en mo-imientos. A tra-3s de muc/as
penurias, comen7aron a reconstruir los mo-imientos
2ue recorda0an. Sus es,uer7os ,ueron
recompensados. Aueron capaces de recrear
mo-imientos 2ue les /a06an parecido ser reacciones
autom"ticas del cuerpo en el estado de ensue'o.
Don 5uan di1o 2ue los pases m"gicos ,ueron el
resultado de esto.
Animados por su 34ito, ,ueron capaces de
recrear cientos de mo-imientos 2ue practica0an sin
tratar 1am"s de clasi,icarlos en un es2uema
comprensi0le. La idea era 2ue los mo-imientos
ocurr6an, espont"neamente, durante el ensue'o .
2ue /a06a una ,uer7a 2ue guia0a su e,ecto sin
ninguna inter-ención de su -olición. E4plicaron 2ue
esta ,uer7a es un ,actor aglutinante 2ue une
nuestros campos de energ6a para con-ertirnos, as6,
en una unidad co/erente.
En lo 2ue se re,iere al aspecto pr"ctico, para
esos c/amanes del !34ico antiguo, los pases eran
a-enidas genuinas 2ue los prepara0an para na-egar
en lo desconocido. Esta0lecieron un criterio 0"sico
para practicarlos, el mismo criterio 2ue se o0ser-a
/o. en d6a para practicar la Tensegridad. Este
criterio se llama saturación, . signi,ica 0om0ardear
el cuerpo con una pro,usión de pases m"gicos para
as6 permitir 2ue la ,uer7a 2ue nos une nos gu6e,
creando un m"4imo e,ecto total.
14
EL CENTRO DE DECISIONES
El segundo tema de gran inter3s para los
c/amanes del !34ico antiguo era el centro de
decisiones. A ra67 de los resultados pr"cticos de sus
es,uer7os, esos c/amanes se con-encieron de 2ue
e4iste un punto en el cuerpo /umano 2ue es
responsa0le de la toma de decisiones: el punto M-M,
u0icado en la cresta del esternón, en la 0ase del
cuello. Ase-era0an 2ue es un centro de tremenda
sutile7a el cual almacena un tipo espec6,ico de
energ6a 2ue eran incapaces de de,inir, 2ui7", por2ue
desa,6a toda de,inición. Sin em0argo, esta0an
completamente con-encidos de 2ue pod6an sentir su
presencia . el e,ecto de su energ6a. Asegura0an 2ue,
en los seres /umanos, este tipo especial de energ6a
es empu1ado /acia a,uera de ese centro a una edad
mu. temprana . nunca -uel-e a regresar a 3l,
pri-ando as6 a los seres /umanos de algo 2ui7" m"s
importante 2ue toda la energ6a de los otros centros
com0inados.
Los c/amanes /an se'alado, a tra-3s de los
siglos, la incapacidad de los seres /umanos para
tomar decisiones. Ean se'alado 2ue los seres
/umanos /an creado gigantescas instituciones 2ue
asumen la responsa0ilidad de tomar decisiones. Por
lo tanto, los seres /umanos no deciden por s6
mismos, sino 2ue de1an 2ue el orden social decida
por ellos . cumplen, meramente, con las decisiones
2ue se /an tomado en su nom0re.
Para ellos, el punto M-M, en la 0ase del cuello,
era un lugar de tal importancia 2ue rara -e7 lo
toca0an ., si lo /ac6an, no se lo toca0an ellos
mismos, sino 2ue siempre lo /ac6a otra persona con
la a.uda de alg8n o01eto, . de manera ritual. Don
5uan !atus me di1o 2ue emplea0an pie7as de
madera dura 0ien pulidas, o /uesos pulidos de?
animales, o aun de seres /umanos, usando la ca0e7a
or0icular de /ueso para as6 tener un o01eto
per,ectamente redondo del mismo tama'o 2ue dic/a
o2uedad en el cuello. E1erc6an presión con esos
/uesos o pie7as de madera creando presión so0re
los 0ordes de esa "rea /ueca. Don 5uan di1o 2ue esos
o01etos tam0i3n se usa0an, aun2ue rara -e7, para
darse masa1es a s6 mismos o, en t3rminos de lo 2ue
/o. en d6a se entiende como estimulación de los
puntos de acupresión.
9=Cómo descu0rieron 2ue ese /ueco en el
cuello es el centro de decisiones> 9pregunt3.
9Cada centro de energ6a en el cuerpo
9contestó9, tiene una concentración de energ6a@ una
clase de -órtice de energ6a como un em0udo 2ue
parece girar en contra de las manecillas del relo1,
desde la perspecti-a de alguien 2ue lo est" mirando.
La ,uer7a de cual2uiera de esos centros, en
particular, depende de la ,uer7a de ese mo-imiento.
Si se mue-e tra0a1osamente o apenas se mue-e,
2uiere decir 2ue ese centro est" agotado, -ac6o de
energ6a.
Don 5uan e4plicó 2ue e4isten seis enormes
-órtices de energ6a en el cuerpo /umano 2ue se
pueden utili7ar, o 2ue est"n accesi0les para
manipularse. El primero est" en el "rea del /6gado .
la -es6cula, el segundo en el "rea del p"ncreas . el
0a7o, el tercero en el "rea de los ri'ones . las
gl"ndulas suprarrenales, . el cuarto en el punto
15
/ueco en la 0ase del cuello, en la parte anterior del
cuerpo. Descri0ió 2ue este centro tiene una clase
especial de energ6a 2ue los -identes perci0en como
una cualidad transparente, algo 2ue podr6a
descri0irse como seme1ante al agua@ energ6a tan
,luida 2ue es l62uida. Tam0i3n di1o 2ue la apariencia
l62uida de esta energ6a especial es el rasgo de una
cualidad, tipo ,iltro, 2ue separa cual2uier energ6a
2ue entra en 3l, tomando 8nicamente la parte 2ue
tiene esta caracter6stica l62uida. Esta cualidad es una
caracter6stica uni,orme . consistente de este centro.
El 2uinto centro, pertinente sólo las mu1eres, es el
"rea del 8tero. !encionó 2ue en algunas mu1eres el
8tero parece tener una energ6a l62uida similar, un
,iltro natural 2ue separa la energ6a super,lua@ pero
no todos los 8teros tienen esta caracter6stica. E4iste
otro centro, arri0a de la ca0e7a, con el 2ue los
c/amanes de la antigFedad no trata0an en a0soluto.
Cada uno de sus pases m"gicos ten6a 2ue -er con
alguno de esos cinco centros, pero, nunca con el
se4to, encima de la ca0e7a.
9=Por 2u3 esta discriminación, don 5uan>
9pregunt3.
9Ese se4to centro de energ6a 9di1o9, no
pertenece del todo al /om0re. Nosotros, los seres
/umanos, estamos sitiados, por as6 decido. Es como
si ese centro /u0iera sido in-adido por un enemigo
in-isi0le. D, la 8nica ,orma de -encer a este enemigo
es ,ortaleciendo todos los otros centros.
9=No es un poco paranoico sentir 2ue estamos
sitiados, don 5uan>
9Nueno, 2ui7" para ti, pero ciertamente no
para m6. Do -eo energ6a, . -eo 2ue la energ6a del
centro 2ue est" encima de la ca0e7a no ,luct8a
como la energ6a de los otros centros. Se mue-e para
adelante . para atr"s, de manera mu. a1ena a
nosotros . mu. repugnante.
Tam0i3n -eo 2ue en los c/amanes 2ue /an
logrado -encer a la mente, a la cual ellos llaman una
instalación ,or"nea, la ,luctuación de ese centro se
-uel-e e4actamente como la ,luctuación de todos los
otros centros. La rotación de la energ6a en el centro
de decisiones es la m"s d30il de todas. Por eso es
2ue el /om0re casi nunca puede decidir nada. Los
c/amanes -en 2ue despu3s de practicar ciertos
pases m"gicos ese centro se acti-a, . entonces
pueden, ciertamente, tomar todas las decisiones 2ue
deseen, cuando antes no pod6an, ni si2uiera, ir a la
es2uina.
Don 5uan puso un enorme 3n,asis en el /ec/o
de 2ue esos c/amanes ten6an una tremenda
a-ersión, casi al 0orde de la ,o0ia, a tocar su propio
/ueco en la 0ase del cuello, en la cresta del
esternón. La 8nica manera en 2ue acepta0an
cual2uier inter,erencia con ese punto era a tra-3s
del uso de sus pases m"gicos, los cuales esta0an
dise'ados para re,or7arlo lle-ando la energ6a
dispersa /acia 3l@ de esta ,orma despe1a0an toda
duda al tomar decisiones, dudas 2ue son producto
de la dispersión natural de energ6a 2ue ocurre como
consecuencia del deterioro causado por el desgaste
cotidiano.
La idea general 2ue esos c/amanes ten6an era
2ue el cuerpo /umano, -isto por los -identes, es una
unidad concreta . sellada de campos energ3ticos.
Ninguna energ6a puede introducirse en esta unidad
16
sellada, . ninguna energ6a puede escapar de ella.
Para los c/amanes del lina1e de don 5uan, el
sentimiento de perder energ6a, 2ue todos nosotros
e4perimentamos, en uno u otro momento, es el
resultado de su dispersión o de la e4pulsión de sus
cinco centros energ3ticos descritos pre-iamente.
Esos c/amanes cre6an 2ue la energ6a es e4pulsada
de esos centros dispers"ndose /acia los l6mites
e4teriores de nuestro ser.
Cuando los c/amanes del !34ico antiguo se
re,er6an a los l6mites e4ternos de nuestro ser,
/a0la0an de cómo perci0en los c/amanes a los seres
/umanos, es decir, 2ue son perci0idos como un
conglomerado de campos energ3ticos con apariencia
de una es,era luminosa. Considera0an 2ue esta
es,era de energ6a es nuestro -erdadero ser@
-erdadero, en el sentido de 2ue para ellos es algo
irreducti0le en t3rminos de energ6a.
En otras pala0ras, eran capaces de e4tender
los l6mites de su percepción /asta el punto de poder
perci0ir energ6a tal . como ,lu.e en el uni-erso. Na1o
tales condiciones, los seres /umanos son es,eras
luminosas, D esta ?-isión? es irreducti0le, .a 2ue
parece 2ue esos c/amanes emplea0an la totalidad
del potencial /umano para perci0ir, . el perci0ir una
es,era luminosa de energ6a pura es el resultado ,inal
de esto.
Esos c/amanes entend6an cual2uier sensación
de ganar energ6a, como la concentración de la
energ6a 2ue esta0a pre-iamente dispersa en los
centros de -italidad .a mencionados. Llama0an a
esta manio0ra ?redistri0uir la energ6a pre-iamente
dispersa?. <sa0an los pases m"gicos para poder
reali7ar esta distri0ución, .a 2ue su e,ecti-idad se
/a06a compro0ado a tra-3s de los milenios. La
Tensegridad, la -ersión moderna de esos pases
m"gicos, logra alcan7ar la misma meta: redistri0u.e
la energ6a dispersa, pero lo /ace li0re del gra-amen
ritual de los c/amanes.
17
LA RECAPITULACION
El tercer tema de pro,undo inter3s para los
c/amanes del !34ico antiguo era la Recapitulación.
Esos c/amanes cre6an 2ue, al igual 2ue los pases
m"gicos, la Recapitulación prepara el terreno para
alcan7ar el conocimiento silencioso. Para ellos, la
Recapitulación era el acto de re-i-ir e4periencias
pasadas, necesario para poder alcan7ar dos metas
transcendentales. La primera era un es,uer7o 2ue
concorda0a con su -isión general del uni-erso, de la
-ida . la conciencia@ la otra era una meta
e4tremadamente pragm"tica de ad2uirir ,luide7
percepti-a.
Su -isión general del uni-erso, la -ida . la
conciencia era 2ue e4iste una ,uer7a indescripti0le, a
la cual llama0an, meta,óricamente, el Oguila@
entend6an 2ue esta es la ,uer7a 2ue presta energ6a a
todos los seres -i-os, desde los -irus /asta los
/om0res. Cre6an 2ue el Oguila le presta conciencia a
un ser reci3n nacido, . 2ue este ser la incrementa
por medio de sus e4periencias de -ida /asta 2ue
llega el momento en 2ue esa ,uer7a e4ige 2ue se la
regrese. De acuerdo al entendimiento de los
c/amanes, todos los seres -i-os se mueren por2ue
se -en ,or7ados a regresar la conciencia 2ue les ,ue
prestada. Esta conciencia incrementada regresa a su
dador.
Don 5uan di1o 2ue no /a06a manera de e4plicar
tal cosa con nuestro modo lineal de pensar, .a 2ue
no e4iste una e4plicación de por 2u3 la conciencia se
presta, o por 2u3 se regresa@ es un /ec/o del
uni-erso, . no todos los /ec/os del uni-erso pueden
e4plicarse en t3rminos de causa . e,ecto, o con un
propósito 2ue se pueda determinar a priori.
Los c/amanes del !34ico antiguo cre6an 2ue
recapitular signi,ica entregar a esta ,uer7a, el Oguila,
lo 2ue est" 0uscando: nuestras e4periencias de -ida,
pero entreg"rselas con cierto grado de control 2ue
permita a los c/amanes separar la conciencia, de la
-ida. Asegura0an 2ue la conciencia . la -ida no
est"n entrela7adas de modo ine4trica0le, sino 2ue
sólo est"n unidas circunstancialmente. A,irma0an
2ue el Oguila no 2uiere nuestra -ida@ 2uiere nuestras
e4periencias de -ida. Aun2ue supuestamente los
seres /umanos de0er6an perder 8nicamente la
,uer7a de sus e4periencias, la ,alta de disciplina no
les permite separar su ,uer7a -ital de la ,uer7a de
sus e4periencias. La Recapitulación es el
procedimiento a tra-3s del cual los c/amanes le
entregan al Oguila un su0stituto en lugar de sus
-idas. Le entregan al Oguila sus e4periencias al
/acer un recuento de ellas, pero retienen la ,uer7a
-ital.
Las ase-eraciones percepti-as de los
c/amanes parecen ser insensateces cuando se
e4aminan en t3rminos de los conceptos lineales de
nuestro mundo. El /om0re occidental a0andonó
cual2uier tentati-a de enta0lar un discurso ,ilosó,ico
serio 0asado en ase-eraciones /ec/as por los
c/amanes del Nue-o !undo. Por e1emplo, la idea de
la Recapitulación nos parece algo m"s congruente
con el psicoan"lisis. Cual2uier erudito 2ue se tope
con ella podr6a pensar 2ue la Recapitulación es un
procedimiento psicológico, una clase de t3cnica de
a.uda propia. De acuerdo con don 5uan !atus, el
/om0re siempre pierde por omisión. Cl cre6a 2ue
e4isten ,ormas alternati-as de relacionarnos con el
18
uni-erso, la -ida, la conciencia . la percepción, . 2ue
la ,orma en 2ue nos relacionamos, por a/ora, es sólo
una de las m8ltiples opciones.
Para los practicantes del c/amanismo, el
signi,icado de la Recapitulación es entregar a una
,uer7a incomprensi0le 9el Oguila9 e4actamente lo 2ue
2uiere: sus e4periencias de -ida, es decir, la
conciencia 2ue /an incrementado a tra-3s de esas
e4periencias. Don 5uan no pudo e4plicarme este
,enómeno en t3rminos de una lógica com8n .
corriente, o en t3rminos de la necesidad de
encontrar causas e4plica0les. Di1o 2ue todo esto
pertenece al reino de la pr"ctica, . 2ue todo lo 2ue
podemos aspirar a /acer es lograr reali7ar esta
/a7a'a sin dar e4plicaciones. Tam0i3n di1o 2ue /a06a
cientos de c/amanes 2ue lograron reali7ar la /a7a'a
de conser-ar su -ida despu3s de entregarle al Oguila
la ,uer7a de sus e4periencias. Para don 5uan esto
signi,ica0a 2ue esos c/amanes no murieron de la
,orma usual en 2ue entendemos la muerte, sino 2ue
la trascendieron al retener su ,uer7a -ital .
desaparecer de la ,a7 de la tierra, em0arcados en un
-ia1e de,initi-o de percepción.
Los c/amanes creen 2ue cuando la muerte
ocurre de esta ,orma, todo nuestro ser se con-ierte
en energ6a pero, en una clase de energ6a especial
2ue retiene la marca de nuestra indi-idualidad. Trató
de e4plicar esto de manera meta,órica diciendo 2ue,
durante el curso de nuestra -ida, estamos
compuestos por un gran n8mero de ?naciones o
reinos indi-iduales?. Di1o 2ue tenemos el reino de los
pulmones, el reino del cora7ón, el reino del
estómago, el reino de los ri'ones, etc., . 2ue cada
uno de estos reinos o naciones tra0a1a algunas -eces
independientemente del resto, pero 2ue al momento
de la muerte todos se unen en una sola entidad. Cl
llama0a a este estado la li0ertad total, . dec6a 2ue
un ser /umano li0re de la sociali7ación . del dominio
de la sinta4is ., trans,ormado as6, en una porción de
energ6a pura . uni,icada, se desaparece, se e-apora,
se es,uma, o lo 2ue ,uera, en lo desconocido, en el
in,inito, trans,ormado en un ser inorg"nico, un ser
2ue posee conciencia pero no organismo.
Le pregunt3 si esto era inmortalidad. Di1o 2ue
esto no era de ninguna manera inmortalidad@ era,
8nicamente, la entrada a un proceso e-oluti-o,
usando el 8nico medio para e-olucionar 2ue el
/om0re posee: la conciencia. Los c/amanes est"n
con-encidos de 2ue el /om0re .a no puede
e-olucionar 0iológicamente@ por lo tanto, consideran
2ue la conciencia del /om0re es el 8nico medio para
e-olucionar. Para los c/amanes, trans,ormarse en
seres inorg"nicos es e-olucionar ., don 5uan di1o,
para ellos esto signi,ica 2ue les prestan un nue-o
tipo indescripti0le de conciencia 2ue dura,
-erdaderamente, millones de a'os, pero 2ue alg8n
d6a tendr" 2ue entregarse de -uelta al dador: el
Oguila.
Le pregunt3 a don 5uan si los seres
inorg"nicos, 2ue de acuerdo con los c/amanes
/a0itan nuestro mundo gemelo, eran seres
e-olucionados 2ue ,ueron alguna -e7 /umanos. Di1o
2ue son intr6nsecamente seres inorg"nicos de la
misma ,orma en 2ue nosotros somos
intr6nsecamente org"nicos@ son seres cu.a
conciencia puede e-olucionar como la nuestra, . 2ue
induda0lemente lo /ace, pero 2ue 3l no ten6a
conocimiento directo de cómo sucede esto. Lo 2ue s6
19
sa06a, sin em0argo, es 2ue un ser /umano cu.a
conciencia /a e-olucionado es un ser inorg"nico de
un tipo especial.
Don 5uan me dio una serie de descripciones de
esta e-olución, las cuales siempre consider3 eran
met",oras po3ticas. Eleg6 la 2ue m"s me gustó: la
li0ertad total. !e imagina0a 2ue el ser /umano 2ue
lograra entrar en ese estado de0er6a ser el ser m"s
-aleroso, el m"s imaginati-o posi0le. Don 5uan me
di1o 2ue no me esta0a imaginando nada, 2ue para
entrar en ese estado un ser /umano de0e apelar a
su lado su0lime, el cual, di1o, todos los seres
/umanos poseen pero nunca se les ocurre usar.
Don 5uan e4plicó 2ue el segundo aspecto de la
Recapitulación es ad2uirir ,luide7. !e di1o 2ue la
racionali7ación de los c/amanes al respecto ten6a
2ue -er con uno de los asuntos m"s elusi-os del
c/amanismo: el punto de enca1e@ un punto de
luminosidad intensa del tama'o de una pelota de
tenis, 2ue los c/amanes 2ue -en directamente cómo
,lu.e la energ6a en el uni-erso pueden perci0ir.
Como .a se mencionó pre-iamente, un ser /umano,
-isto a tra-3s de los o1os de un -idente, tiene la
apariencia de una es,era luminosa@ los -identes
pueden -er un punto de a8n ma.or 0rillante7 en la
parte trasera de esta es,era luminosa. Lo llaman el
punto de enca1e .a 2ue -en cómo, n8meros
astronómicos de campos energ3ticos del uni-erso
entero, con ,orma de ,ilamentos luminosos,
con-ergen en ese punto . lo atra-iesan. Esta
con,luencia de ,ilamentos es lo 2ue le da al punto de
enca1e su 0rillante7.
El punto de enca1e permite al ser /umano
perci0ir energ6a al con-ertida en datos sensoriales,
2ue el punto de enca1e interpreta como el mundo
cotidiano@ esta interpretación se reali7a en t3rminos
de la sociali7ación /umana . de los potenciales
/umanos.
Don 5uan di1o 2ue recapitular era re-i-ir todas,
o casi todas, las e4periencias 2ue uno /a tenido .,
2ue al /acer esto, el punto de enca1e se despla7a, .a
sea ligera o considera0lemente, impulsado por la
,uer7a de la memoria para adoptar la posición en la
2ue se encontra0a cuando el e-ento 2ue se est"
recapitulando ocurrió. El acto de despla7ar
continuamente el punto de enca1e, de posiciones
pre-ias a la posición presente, le da al practicante la
,luide7 necesaria para soportar circunstancias
insólitas en sus -ia1es al in,inito@ circunstancias 2ue
no ,orman parte en lo a0soluto de la cognición
/a0itual del practicante.
En la antigFedad la Recapitulación se /ac6a
como un procedimiento ,ormal, los practicantes
recorda0an a cada persona 2ue conoc6an . cada
e4periencia en la 2ue participaron. Don 5uan me
sugirió 2ue escri0iera una lista de todas las personas
2ue /a06a conocido en mi -ida, como un dispositi-o
mnemot3cnico. <na -e7 2ue escri06 esta lista,
prosiguió a decirme cómo utili7arla. !e di1o 2ue
tomara a la primera persona en la lista, 2ue i0a del
presente /acia el pasado, . recreara en mi memoria
mi 8ltima interacción con esa persona. Llamó a este
acto arreglar los e-entos 2ue se recapitular"n. Don
5uan e4ig6a un recuento minucioso .a 2ue es el
medio m"s e,ica7 para a,ilar nuestra capacidad de
recordar. Di1o 2ue para reali7ar este recuento uno
20
necesita incorporar todos los detalles ,6sicos, tal .
como los alrededores del lugar donde el e-ento
ocurrió. <na -e7 2ue el e-ento est" arreglado, di1o,
uno de0e entrar a ese sitio como si uno estu-iera
-erdaderamente a/6, . prestar atención especial a
cual2uier con,iguración ,6sica 2ue sea rele-ante. Por
e1emplo, si la interacción ocurrió en una o,icina, uno
de0e recordar el piso, las puertas, las paredes, los
cuadros, las -entanas, los escritorios, los o01etos
encima de los escritorios, todo a2uello 2ue 2ui7" uno
-io de un -ista7o . luego ol-idó por completo.
Don 5uan me aseguró 2ue, como un
procedimiento ,ormal, la Recapitulación de0e
iniciarse con el recuento de los e-entos m"s
recientes. De esta ,orma, la e4periencia e1erce la
primac6a@ uno puede recordar algo 2ue aca0a de
ocurrir con gran precisión. Asegura0a 2ue uno es
capa7 de almacenar in,ormación detallada de la cual
no es consciente, . 2ue esa in,ormación detallada es
para el Oguila.
Para recapitular el e-ento en s6, se re2uiere
2ue uno respire pro,undamente a0anicando la
ca0e7a, por as6 decido, de derec/a a i72uierda . de
i72uierda a derec/a, tantas -eces como sea
necesario, mientras uno recuerda todos los detalles
accesi0les. Don 5uan di1o 2ue los c/amanes se
re,ieren a esto como el acto de in/alar todos los
sentimientos 2ue uno sintió en el e-ento 2ue est"
recordando, . e4/alar todos los estados de "nimo .
los sentimientos indesea0les 2ue se 2uedaron en
uno.
Los c/amanes creen 2ue el misterio de la
Recapitulación reside en el acto de in/alar . e4/alar.
Da 2ue respirar es una ,unción de sost3n de -ida, los
c/amanes creen 2ue tam0i3n podemos entregarle a
la ,uer7a 2ue nos presta conciencia este ,acs6mil de
las e4periencias de nuestra -ida. Cuando presion3 a
don 5uan para 2ue me diera una e4plicación racional,
me di1o 2ue cosas como la Recapitulación no se
pueden e4plicar, sólo se pueden e4perimentar. Los
c/amanes se li0eran al actuar. E4plicarlo es disipar
la energ6a en es,uer7os est3riles. Su in-itación era
congruente con todo lo relacionado a su
conocimiento, la in-itación a actuar.
La lista con los nom0res de la gente se usa,
entonces, como un dispositi-o mnemot3cnico 2ue
propulsa la memoria /acia un -ia1e inconce0i0le. La
lógica de los c/amanes es 2ue recordar los e-entos
2ue ocurrieron m"s recientemente prepara el
camino para recordar e-entos m"s distantes en el
tiempo con la misma claridad e inmediate7. Los
c/amanes consideran 2ue /acer un recuento como
3ste, es como -ol-er a -i-ir las e4periencias 2ue .a
se /an -i-ido, . 2ue uno puede sustraer de este
recuento una ,uer7a e4traordinaria, un 6mpetu
e4cepcional 2ue agita . regresa, nue-amente, a
nuestros centros de acción, la energ6a 2ue se /a
dispersado ,uera de ellos, la cual est" acumulada en
la peri,eria de la es,era luminosa 2ue somos. Dicen
2ue esta redistri0ución de energ6a, resultado de la
Recapitulación, nos permite ganar ,luide7 despu3s
de entregarle al Oguila lo 2ue 2uiere.
En un ni-el m"s mundano, la Recapitulación
nos permite -er lo repetiti-a 2ue es nuestra -ida. La
Recapitulación nos con-ence, sin lugar a dudas, de
2ue uno est" a merced de ,uer7as 2ue, aun2ue a
primera -ista parecen ser per,ectamente ra7ona0les
21
son, al ,in . al ca0o, a0surdas. Los c/amanes
a,irman 2ue un -erdadero cam0io de
comportamiento sólo puede lograrse a tra-3s de la
Recapitulación, como 8nico -e/6culo 2ue puede
acrecentar la conciencia al li0erarla de las e4igencias
silenciosas de la sociali7ación@ algo 2ue es tan
autom"tico 2ue no puede e4aminarse, sólo puede
o0ser-arse. Esta es la ra7ón por la cual los
c/amanes se re,ieren a la Recapitulación como ?la
-ista desde el puente?.
Aca0ar la lista de gente toma un largo tiempo,
.a 2ue est" 6ntimamente relacionada con los
e-entos. Algunas -eces, por simple ósmosis, /a.
personas 2ue se relacionan con e-entos
impersonales en los 2ue ninguna persona participó,
pero 2ue ocurrieron alrededor del tiempo en 2ue uno
conoció al indi-iduo 2ue est" recapitulando. En tales
casos uno de0e /acer el recuento del e-ento en s6
mismo.
Lo 2ue los c/amanes 0uscan "-idamente a
tra-3s de la Recapitulación, es o0tener la memoria
de sus interacciones .a 2ue a tra-3s de 3stas, se
dan cuenta de los pro,undos e,ectos de la
sociali7ación los cuales tratan de superar por todos
los medios posi0les.
22
EL ENSUEÑO
El cuarto tema en la lista de prioridades de los
c/amanes de !34ico antiguo es el ensue'o, el arte
de romper con los par"metros de la percepción
normal. Para esos c/amanes, as6 como para los
miem0ros de su lina1e en la actualidad, -ia1ar a lo
desconocido es, -erdaderamente, la ,uer7a 2ue le da
impulso al c/amanismo. Don 5uan me demostró
innumera0les -eces 2ue todo lo 2ue 3l . sus
compa'eros /ac6an se ,unda0a en ese impulso. Las
dos artes en las 2ue 0asa0an sus -ia1es eran dos
l6neas tremendamente so,isticadas de acti-idad: el
arte del ensue'o . el arte del acec/o.
Para don 5uan el arte del acec/o era la otra
cara de la moneda relacionada con el arte del
ensue'o. Para e4plicarme estas dos artes, primero
me presentó, lo 2ue di1, era, la piedra angular del
c/amanismo: la posi0ilidad de perci0ir energ6a
directamente tal . como ,lu.e en el uni-erso.
E4plicó 2ue lo 2ue los seres /umanos
consideran normalmente como el acto de perci0ir es,
m"s 0ien, un acto de interpretación de datos
sensoriales. Asegura0a 2ue desde el momento en
2ue nacemos todo alrededor de nosotros nos
proporciona una posi0ilidad de interpretación. Con el
tiempo, esta posi0ilidad se con-ierte en un sistema
completo por medio del cual conducimos todas
nuestras transacciones perceptuales en el mundo.
Esta0a con-encido de 2ue no ten6amos la
oportunidad de considerar, ni si2uiera por un
instante, la
posi0ilidad de perci0ir el ,lu1o de la energ6a
directamente. Para de 5uan . otros c/amanes como
3l, lo 2ue /ace 2ue un /om0re com8n . corriente se
trans,orme en un c/am"n es el acto de cancelar el
e,ecto de nuestro sistema de interpretación .
perci0ir energ6a directamente.
Don 5uan e4plicó 2ue los seres /umanos tienen
apariencia de es,eras luminosas cuando son
perci0idos directamente como energ6a. Dec6a 2ue
-er energ6a es el punto de articulación del
c/amanismo. !e aseguró 2ue todo lo 2ue un
c/am"n /ace, gira en torno a esto, o se origina en
ello, . 2ue el arte del ensue'o . el arte del acec/o
son las dos corrientes principales de acti-idad 2ue se
deri-an de -er energ6a directamente.
Otro asunto 2ue elucidó e4tensamente ,ue el punto
de enca1e. Di1o 2ue cuando los c/amanes son
capaces de -er a los seres /umanos como es,eras
luminosas, tam0i3n -en el epicentro del
c/amanismo: un punto del tama'o de una pelota de
tenis con una luminosidad m"s intensa 2ue el resto
de la es,era luminosa. Don 5uan lo llamó el punto de
enca1e, . di1o 2ue la percepción ocurre precisamente
a/6, en ese punto.
9El arte del ensue'o 9mencionó en una
ocasión9, consiste en despla7ar, a -oluntad, el punto
de enca1e de su posición /a0itual. El arte del acec/o
consiste en mantenerlo, -oluntariamente, ,i1o en la
nue-a posición a la 2ue se /a despla7ado.
De acuerdo con la e4plicación de don 5uan,
estas dos artes se resguardan detr"s de un marco
,ilosó,ico llamado el camino del guerrero, o el
camino de los c/amanes: un con1unto de premisas
por medio de las cuales los c/amanes -i-en . act8an
23
en el mundo. Para don
5uan . sus compa'eros, seguir las premisas del
guerrero era el logro principal del c/amanismo. Don
5uan cre6a 2ue los c/amanes pueden encontrar la
energ6a . la determinación necesarias para -ia1ar a
lo desconocido, sólo a tra-3s de una ad/erencia
estricta al camino del guerrero.
Don 5uan recalcó, en tantas ,ormas como le
,ue posi0le, el -alor de una actitud pragm"tica por
parte de los practicantes del ensue'o . del acec/o.
De,inió una actitud pragm"tica como la capacidad
de a0sor0er cual2uier contingencia 2ue se pueda
presentar a lo largo del camino del guerrero. Para
m6, 3l mismo, era el -i-o e1emplo de tal actitud. No
e4ist6a ninguna incertidum0re o contingencia 2ue su
mera presencia no disipara.
Se'aló 2ue para poder alcan7ar esta deseada
actitud pragm"tica, el practicante de0e tener un
cuerpo sumamente ,le4i0le, "gil . ,uerte. Di1o 2ue
para los c/amanes, el cuerpo ,6sico es la 8nica
entidad 2ue tiene sentido, . 2ue no e4iste tal cosa
como la dualidad entre el cuerpo . la mente. Los
c/amanes creen 2ue el cuerpo ,6sico comprende
tanto el cuerpo como la mente, tal como los
conocemos. Di1o 2ue para poder contra0alancear al
cuerpo ,6sico, como una unidad /ol6stica, los
c/amanes consideran otra con,iguración de energ6a:
el cuerpo energ3tico, tam0i3n conocido como el
otro, el do0le, el cuerpo de ensue'o.
Don 5uan descri0ió el arte del ensue'o como la
posi0ilidad de 2ue la conciencia /umana utilice los
sue'os normales como una entrada genuina a otros
reinos de percepción. Asegura0a 2ue los sue'os
comunes . corrientes pueden usarse como una
compuerta 2ue conduce a otras regiones de energ6a
di,erentes de la energ6a del mundo cotidiano ., sin
em0argo, e4tremadamente similares en su n8cleo
0"sico. Di1o 2ue el resultado de dic/a entrada era la
percepción de mundos -erdaderos donde uno puede
-i-ir o morir, tal . como en el mundo en 2ue -i-imos,
mundos 2ue son asom0rosamente di,erentes del
nuestro ., sin em0argo, en e4tremo similares. Al
-erse presionado para dar una e4plicación lineal,
don 5uan !atus reiteró su posición usual: las
respuestas a todas esas preguntas se encontra0an
en la pr"ctico, no en una indagación intelectual. Para
poder /a0lar de tales posi0ilidades uno tiene 2ue
usar la sinta4is de la lengua, cual2uiera 2ue sea el
idioma 2ue uno /a0le ., esa sinta4is, por la ,uer7a
de su uso limita las posi0ilidades de e4presión. La
sinta4is de cual2uier lengua se re,iere sólo a las
posi0ilidades perceptoras 2ue ,orman parte del
mundo en 2ue -i-imos.
Don 5uan marcó una importante di,erencia
entre dos -er0os: uno era so'ar@ . el otro enso'ar,
siendo, 3ste 8ltimo, el modo como sue'an los
c/amanes. Don 5uan tam0i3n descri0ió el ensue'o
como un estado de meditación pro,unda en el 2ue
un cam0io en la percepción 1uega un papel cla-e.
Don 5uan e4plicó 2ue el arte del ensue'o se
originó por una o0ser-ación casual 2ue los
c/amanes del !34ico antiguo /icieron cuando -e6an
a gente 2ue esta0a dormida. Se dieron cuenta de
2ue el punto de enca1e se despla7a de su posición
/a0itual de una manera mu. natural . ,"cil durante
el sue'o, . 2ue se mue-e a cual2uier parte en la
peri,eria de la es,era luminosa, o a cual2uier lugar
en su interior. Al correlacionar lo 2ue -e6an con los
24
reportes de las personas 2ue /a06an estado
dormidas, se percataron de 2ue cuanto m"s grande
era el despla7amiento del punto de enca1e 2ue
/a06an o0ser-ado, m"s asom0rosos eran los
reportes de las cosas . escenas 2ue estas personas
e4perimenta0an en los sue'os.
Los c/amanes 0uscaron, con toda a-ide7,
oportunidades para despla7ar sus propios puntos de
enca1e, . terminaron usando plantas alucinógenas
para lograrlo. Pronto se dieron cuenta de 2ue los
despla7amientos causados por el uso de estas
plantas era err"tico, ,or7ado . ,uera de control. Don
5uan di1o 2ue descu0rieron una cosa de gran -alor en
medio de este ,racaso. Los c/amanes de tiempos
antiguos lo llamaron la atención de ensue'o, o la
capacidad 2ue ad2uieren los practicantes para
mantener su conciencia en los o01etos de sus
sue'os.
El resultado ,inal de los nue-os es,uer7os de
esos c/amanes ,ue el arte del ensue'o como lo
conocemos /o. en d6a. A tra-3s de su disciplina
lograron desarrollar su atención de ensue'o /asta
un punto e4traordinario. Eran capaces de en,ocar su
atención en cual2uier elemento de sus sue'os, . ,ue
as6 como descu0rieron 2ue e4isten dos clases de
sue'os. <na clase, son los sue'os con los 2ue
estamos ,amiliari7ados, en los cuales /a. elementos
,antasmagóricos, algo 2ue podr6amos categori7ar
como el producto de nuestra mentalidad, nuestra
psi2ue@ 2ui7" algo 2ue se relaciona con nuestra
estructura neurológica. La otra clase de sue'os es lo
2ue los c/amanes llaman sue'os 2ue generan
energ6a. Don 5uan di1o 2ue esos c/amanes de
tiempos remotos ten6an sue'os 2ue no eran sue'os,
sino -erdaderas -isitas, /ec/as en un estado como
de sue'o, a lugares genuinos 2ue no esta0an en
este mundo@ lugares tan reales como el mundo en
2ue -i-imos, lugares donde los o01etos del sue'o
genera0an energ6a de la misma ,orma 2ue los
"r0oles, los animales, o aun las rocas generan
energ6a en nuestro mundo.
Sin em0argo, sus -isiones de estos lugares
eran demasiado e-anescentes, demasiado
temporales para 2ue tu-ieran alg8n -alor para ellos.
Atri0u6an esta ,alla al /ec/o de 2ue su punto de
enca1e no pod6a mantenerse ,i1o, por un tiempo
su,iciente, en la posición a la 2ue lo /a06an
despla7ado. Sus tentati-as para remediar esta
situación dieron como resultado el otro gran arte del
c/amanismo: el arte del acec/o, o la /a7a'a de
mantener el punto de enca1e ,i1o en la posición a la
2ue se /a despla7ado. Esta ,i1e7a les dio la
oportunidad de ser testigos de ese mundo /asta el
m"4imo. Don 5uan di1o 2ue algunos de esos
c/amanes nunca regresaron de sus -ia1es. En otras
pala0ras, optaron por 2uedarse all6, donde 2uiera
2ue ?all6? ,uera.
Don 5uan comentó 2ue, al e4aminar a los seres
/umanos como es,eras luminosas, los c/amanes de
tiempos antiguos descu0rieron seiscientos puntos en
la totalidad de la es,era luminosa 2ue dan como
resultado la entrada a un mundo totalmente nue-o,
cuando el punto de enca1e llega a 2uedar ,i1o en
cual2uiera de ellos. Su respuesta a mi pregunta
ine-ita0le, 9pero, =dónde est"n esos mundos> 9,ue,
9en la posición del punto de enca1e. Nada puede ser
25
m"s cierto 2ue esa ase-eración ., sin em0argo, no
tiene ning8n sentido para nosotros.
Para los c/amanes, no o0stante, esto es algo
ra7ona0le cuando lo e4aminan desde el punto de
-ista de su capacidad de -er energ6a tal . como
,lu.e en el uni-erso. Su con1etura es 2ue en su
posición /a0itual, el punto de enca1e reci0e un ,lu1o
de campos de energ6a del uni-erso entero en la
,orma de ,ilamentos de energ6a luminosa.
Consistentemente, estos mismos ,ilamentos, 2ue son
0illones, pasan a tra-3s del punto de enca1e . dan
como resultado el mundo 2ue conocemos. Si el
punto de enca1e se despla7a a otra posición, otro
con1unto de ,ilamentos de energ6a pasa a tra-3s de
3l. Los c/amanes creen 2ue no es posi0le 2ue este
nue-o con1unto de ,ilamentos energ3ticos pueda dar
como resultado la -isión del mismo mundo@ por
de,inición, ese mundo tiene 2ue ser di,erente al
mundo de la -ida cotidiana. Da 2ue el punto de
enca1e no es solamente el centro donde la
percepción ocurre, sino tam0i3n el centro donde se
reali7a la interpretación de datos sensoriales, los
c/amanes creen 2ue el punto de enca1e interpreta el
nue-o ,lu1o de campos energ3ticos en los mismos
t3rminos en los 2ue interpreta el mundo de la -ida
cotidiana. El resultado de esta nue-a interpretación
es la -isión de un mundo 2ue es e4tra'amente
similar al nuestro ., sin em0argo, intr6nsecamente
di,erente. Don 5uan di1o 2ue esta similitud es sólo la
interpretación del punto de enca1e ., 2ue,
energ3ticamente, otros mundos son tan di,erentes
del nuestro como uno no se puede imaginar.
Para poder e4presar esta prodigiosa cualidad
del punto de enca1e . las posi0ilidades percepti-as
inducidas por el ensue'o, se necesita una nue-a
sinta4is@ o 2ui7", si esta e4periencia estu-iera
disponi0le para cual2uiera de nosotros . no
8nicamente para los . c/amanes iniciados, la misma
sinta4is de nuestra lengua podr6a e4presada.
Otra cosa 2ue me pareció en e4tremo
interesante, pero 2ue me de1a0a a0solutamente
perple1o, era la ase-eración de don 5uan acerca de
2ue realmente no /a06a ning8n procedimiento, del
cual se pudiera /a0lar, 2ue le ense'ara a uno cómo
enso'ar@ . 2ue m"s 2ue cual2uier otra cosa, enso'ar
es el resultado de un "rido es,uer7o por parte de los
practicantes para ponerse en contacto con la ,uer7a
perenne e indescripti0le 2ue los c/amanes llaman
intento. <na -e7 2ue este la7o se esta0lece, el
ensue'o tam0i3n 2ueda misteriosamente
esta0lecido.
Don 5uan aseguró 2ue este ne4o se puede
reali7ar siguiendo cual2uier patrón 2ue impli2ue
disciplina.
Sin em0argo, don 5uan considera0a 2ue para
lograr la /a7a'a de enso'ar, es de suprema
importancia seguir el camino del guerrero, o la
construcción ,ilosó,ica 2ue los c/amanes usan para
sostener sus acciones, cual2uiera 2ue 3stas sean, en
este mundo, o en cual2uier otro mundo adem"s de
3ste. Seguir el camino del guerrero crea una
/omogeneidad de resultados en la ausencia de
cual2uier patrón preciso. Los pases m"gicos eran el
recurso 2ue los c/amanes de tiempos remotos
utili7a0an para a.udar a despla7ar su punto de
enca1e, .a 2ue ,ueron dise'ados para darles la
esta0ilidad necesaria . producir la atención de
26
ensue'o, sin la cual no /a. posi0ilidad de enso'ar
en la ,orma en 2ue lo /ac6an los c/amanes del
!34ico antiguo. Sin la a.uda de la atención de
ensue'o, lo m"4imo a lo 2ue los practicantes pueden
aspirar es a tener sue'os l8cidos de mundos
,antasmagóricos, o 2ui7", /asta -ista7os de mundos
2ue generan energ6a pero 2ue, en la ausencia de
una 0ase lógica e4/austi-a 2ue los pueda
categori7ar adecuadamente, no tienen ning8n
signi,icado.
27
EL SILENCIO INTERNO
El 2uinto tema 2ue es la culminación de los
otros cuatro, . 2ue los c/amanes del !34ico antiguo
0usca0an con toda a-ide7, es el silencio interno. Don
5uan de,in6a el silencio interno como un estado
natural de la percepción /umana en el 2ue los
pensamientos se 0lo2uean, . en el 2ue todas las
,acultades del /om0re ,uncionan desde un ni-el de
conciencia 2ue no re2uiere el ,uncionamiento de
nuestro sistema cognosciti-o cotidiano.
Don 5uan asocia0a al silencio interno con la
oscuridad, de0ido a 2ue la percepción /umana cae
en algo 2ue se aseme1a a un /o.o negro, cuando se
la despo1a de su compa'ero /a0itual, el di"logo
interno, 2ue es una -ersión silenciosa del proceso
cognosciti-o. El cuerpo ,unciona como siempre, pero
la conciencia se agudi7a. Se toman decisiones
instant"neamente, . 3stas parecen surgir de un tipo
de conocimiento especial en el 2ue los pensamientos
no se -er0ali7an. Los c/amanes del !34ico antiguo,
2uienes descu0rieron . utili7aron los pases m"gicos
2ue son el n8cleo de la Tensegridad, cre6an 2ue la
percepción /umana es capa7 de alcan7ar ni-eles
indescripti0les cuando ,unciona 0a1o la condición del
silencio interno. Incluso asegura0an 2ue algunos de
esos ni-eles de percepción pertenecen a otros
mundos, los cuales, cre6an, coe4isten con el nuestro@
mundos 2ue son tan inclusi-os como a2uel en 2ue
-i-imos@ mundos en los 2ue podemos -i-ir o morir,
pero 2ue son ine4plica0les en t3rminos de los
paradigmas lineales 2ue el estado /a0itual de la
percepción /umana emplea para e4plicar el
uni-erso.
De acuerdo con el entendimiento de los
c/amanes del lina1e de don 5uan, el silencio interno
es la matri7 necesaria para dar un gigantesco paso
e-oluti-o@ los c/amanes del !34ico antiguo
llama0an a este gigantesco paso e-oluti-o el
conocimiento silencioso. El conocimiento silencioso
es un estado de la conciencia /umana donde el
conocimiento ocurre autom"tica e
instant"neamente. En este estado, el conocimiento
no es producto de cogitaciones cere0rales o
inducciones . deducciones lógicas, o de
generali7aciones 0asadas en similitudes o
di,erencias. En el conocimiento silencioso no /a.
nada a priori, nada 2ue pueda constituir un cuerpo
de conocimiento. En el conocimiento silencioso todo
ocurre inminentemente a/ora. Pie7as comple1as de
in,ormación pueden captarse sin ning8n pre"m0ulo.
Don 5uan cre6a 2ue el /om0re primiti-o tu-o
indicaciones del conocimiento silencioso, pero 2ue
realmente no lo pose6a. Di1o 2ue estas indicaciones
eran in,initamente m"s poderosas 2ue lo 2ue el
/om0re de /o. en d6a e4perimenta, donde la masa
del conocimiento es el producto del aprendi7a1e.
Cre6a 2ue, aun2ue /emos perdido nuestra capacidad
de captar estas indicaciones, la a-enida 2ue conduce
/acia el conocimiento silencioso estar" siempre
a0ierta para el /om0re, . esta a-enida surge de la
matri7 del silencio interno.
Alcan7ar el silencio interno es el prerre2uisito
para todas las cosas 2ue /emos delineado en esta
elucidación. Don 5uan nos ense'ó 2ue el silencio
interno de0e o0tenerse por medio de la ,irme
presión de la disciplina. Di1o 2ue el silencio interno
tiene 2ue acumularse o guardarse, poco a poco,
28
segundo a segundo. En otras pala0ras, uno tiene 2ue
,or7arse a estar callado, aun2ue sea sólo por unos
segundos. Don 5uan asegura0a 2ue si uno es
persistente, la perse-erancia -ence el /"0ito, . de
esta manera, se llega a un um0ral de segundos o
minutos acumulados, un um0ral 2ue -ar6a de
persona a persona. Por e1emplo, si para un indi-iduo
dado, el um0ral del silencio interno es de die7
minutos, una -e7 2ue llega a este l6mite, el silencio
interno ocurre por s6 mismo, espont"neamente, por
as6 decirlo.
No /a. manera posi0le de sa0er cu"l es
nuestro um0ral indi-idual. La 8nica manera de
sa0erlo es practic"ndolo. Esto es, por e1emplo, lo
2ue me ocurrió a m6. Siguiendo la sugerencia de don
5uan insist6 en ,or7arme a mantenerme callado ., un
d6a, mientras camina0a en la uni-ersidad de
Cali,ornia, desde el departamento de antropolog6a
/acia la ca,eter6a, alcanc3 mi um0ral misterioso.
Supe 2ue lo /a06a alcan7ado por2ue, en un instante,
e4periment3 algo 2ue don 5uan me /a06a descrito
e4tensamente@ lo llama0a parar el mundo. En un
instante, el mundo de1ó de ser lo 2ue era, ., por
primera -e7 en mi -ida, ,ui consciente de 2ue esta0a
-iendo energ6a tal . como ,lu.e en el uni-erso. Tu-e
2ue sentarme en unos escalones de ladrillo, pero
supe 2ue lo /ac6a sólo a ni-el intelectual, a tra-3s de
mi memoria. E4perimentalmente, esta0a sentado en
energ6a. Do mismo era energ6a, al igual 2ue todo lo
2ue me rodea0a.
!e di cuenta entonces, de algo 2ue me
aterrori7ó, algo 2ue nadie pod6a e4plicarme e4cepto
don 5uan@ tu-e conciencia de 2ue, aun2ue esta0a
-iendo energ6a tal . como ,lu.e en el uni-erso por
primera -e7 en mi -ida, /a06a estado -iendo energ6a
tal . como ,lu.e en el uni-erso durante toda mi -ida,
pero no me /a06a dado cuenta de ello. La no-edad
no ,ue -er energ6a tal . como ,lu.e en el uni-erso. La
no-edad ,ue la pregunta 2ue surgió, con tal ,uria, a
ra67 de esto, 2ue me /i7o regresar al mundo
cotidiano. =;u3 es lo 2ue me /a impedido darme
cuenta de 2ue /e estado -iendo energ6a tal . como
,lu.e en el uni-erso toda mi -ida> me pregunt3 a m6
mismo.
Don 5uan me lo e4plicó /aciendo una distinción
entre nuestra conciencia general . el estar
deli0eradamente consciente de algo. Di1o 2ue
nuestra condición /umana es poseer esta conciencia
pro,unda, pero 2ue todos los e1emplos de esta
conciencia pro,unda no se encuentran al ni-el en
2ue podamos estar con toda deli0eración
conscientes de ellos. Di1o 2ue, cumpliendo con su
,unción, el silencio interno /a06a cu0ierto este
inter-alo . me /a06a permitido darme cuenta de
cosas de las 2ue, solamente, /a06a estado conciente
en un sentido general.
29
LA SERIE DE WESTWOOD
El propósito de esta elucidación /a sido
presentar lo 2ue don 5uan llama0a los cinco
intereses de los c/amanes del !34ico antiguo.
Presentó los siguientes puntos de inter3s a sus
disc6pulos: los pases m"gicos, el centro de
decisiones, la recapitulación, el ensue'o . el silencio
interior, en el mismo orden en 2ue los /e e4plicado.
Di1o 2ue esta secuencia era un arreglo al 2ue /a06an
llegado esos c/amanes de la antigFedad, seg8n .
con,orme a su entendimiento del mundo a su
alrededor.
Don 5uan e4plicó 2ue uno de los
descu0rimientos m"s asom0rosos de esos c/amanes
,ue la e4istencia de una ,uer7a aglutinante 2ue une
los campos energ3ticos creando unidades
concretas . ,uncionales. Di1o 2ue esos c/amanes
descri06an esta ,uer7a como una -i0ración, o una
condición -i0ratoria 2ue se e4tiende a tra-3s de
di,erentes grupos de energ6a ., al saturados, los une.
Di1o 2ue los pases m"gicos cumplen con la ,unción
de esta condición -i0ratoria, . 2ue su propósito era
saturar a sus disc6pulos con ellos, siguiendo el
mismo patrón utili7ado por los c/amanes de tiempos
remotos.
Don 5uan e4plicó 2ue cuando esos 0ru1os
agruparon esos cinco puntos de inter3s c/am"nico,
copiaron el patrón energ3tico 2ue /a06an
descu0ierto al -er energ6a tal . como ,lu.e en el
uni-erso. La ,uer7a aglutinante resultó ser los pases
m"gicos, . 3stos impregnaron las cuatro unidades
restantes agrup"ndolas en una unidad ,uncional:
cinco campos energ3ticos unidos por uno de ellos.
A2uellos pases m"gicos, 2ue satura0an las
otras cuatro unidades, . 2ue se ense'a0an en los
tiempos de los c/amanes del !34ico antiguo sólo a
los iniciados en el c/amanismo, son los mismos
pases de la Tensegridad. Eo. en d6a, cual2uier
persona puede utili7ar los pases m"gicos sin 2ue
3stos pierdan su capacidad de aglutinar esos cuatro
campos de energ6a en una unidad concreta .
,uncional.
El grupo de pases m"gicos 2ue cumple con la
,unción de aglutinar las otras cuatro unidades se
llama La Serie de *est+ood.
La Serie de *est+ood est" di-idida en cuatro
secciones. La primera sección, . la m"s importante,
est" constituida por pases m"gicos 2ue ,acilitan la
toma de decisiones. La segunda, en orden de
importancia, es la 2ue est" relacionada con la
Recapitulación. La tercera se relaciona con el
ensue'o, . la cuarta est" compuesta de pases
m"gicos directamente conectados con la
preparación para alcan7ar el silencio interno.
La Serie de *est+ood se recalcar" en todos
los seminarios 2ue se e,ect8en este a'o, tanto en
Estados <nidos como en el e4tran1ero.
Pases mágicos para fortaecer e sistema !e
toma !e !ecisio"es
El propósito de este grupo de pases m"gicos
es acti-ar el "rea del /ueco en ,orma de MLM
locali7ado en la 0ase del cuello, en la cresta del
esternón, con una clase especial de energ6a 2ue los
30
c/amanes del !34ico antiguo cre6an 2ue era la
responsa0le de la toma de decisiones.
$. Lle-ar la energ6a al punto MLM con un mo-imiento
de los 0ra7os /acia atr"s . /acia adelante.
En este pase m"gico los 0ra7os se lan7an
/acia adelante en un "ngulo de I% grados con una
e4/alación. Luego se retraen con una in/alación, con
los /om0ros ele-ados para mantener el mismo
"ngulo de inclinación. En la segunda etapa de este
mo-imiento, los 0ra7os se e4tienden /acia a0a1o con
una in/alación . se 1alan /acia atr"s con una
e4/alación.
(. Lle-ar la energ6a al punto MLM con un mo-imiento
circular de los 0ra7os.
La energ6a se dirige al centro de las decisiones
tra7ando dos c6rculos con las manos . los 0ra7os, los
cuales se mantienen en el mismo "ngulo de I%
grados de inclinación. Los c6rculos se /acen
mo-iendo las manos lateralmente /acia a,uera@ los
mo-imientos constan de dos etapas. En la primera,
se e4/ala el aire al mismo tiempo 2ue se tra7an los
c6rculos, . se in/ala cuando los 0ra7os se retraen
/acia atr"s. En la segunda etapa, se in/ala el aire al
mismo tiempo 2ue las manos . los 0ra7os di0u1an los
c6rculos, . se e4/ala cuando los 0ra7os se retraen.
. Lle-ar la energ6a al centro de las decisiones con
un mo-imiento /acia adelante . /acia atr"s de los
0ra7os con las palmas de las manos mirando /acia
arri0a.
Este mo-imiento es como el primero . se
e1ecuta e4actamente de la misma ,orma, e4cepto
2ue se reali7a con las palmas de las manos mirando
/acia arri0a. Las in/alaciones . e4/alaciones son
id3nticas a las del primer mo-imiento: en la primera
etapa el aire se e4/ala al mismo tiempo 2ue las
manos . los 0ra7os se mue-en /acia adelante en un
"ngulo de I% grados de inclinación, . se in/ala
cuando los 0ra7os se mue-en /acia atr"s. En la
segunda etapa, el aire se in/ala mientras las manos
. los 0ra7os se mue-en /acia a0a1o . se e4/ala
cuando las manos . los 0ra7os se retraen.
I. Lle-ar la energ6a al centro de las decisiones con
un mo-imiento circular de los 0ra7os con las palmas
de las manos mirando /acia arri0a.
<na -e7 m"s, este pase m"gico es
e4actamente como el segundo, con las mismas dos
etapas de in/alación . e4/alación, e4cepto 2ue los
dos c6rculos se descri0en con los 0ra7os . las palmas
de las manos mirando /acia arri0a. En la primera
etapa, el aire se e4/ala al mismo tiempo 2ue los
0ra7os . las manos se mue-en en c6rculo, . se in/ala
cuando los 0ra7os se retraen. En la segunda etapa,
el aire se in/ala cuando las manos . los 0ra7os se
mue-en en c6rculo, . se e4/ala a la -e7 2ue los
0ra7os se lle-an para atr"s, /acia los /om0ros.
%. Lle-ar la energ6a de la parte media del cuerpo al
punto MLM.
En este pase m"gico los codos se do0lan . se
mantienen ele-ados . alineados con los /om0ros.
Las manos se cierran en un pu'o . se mantienen en
esta posición sin tocarse. Los pu'os se -oltean
ligeramente /acia arri0a para ,acilitar un me1or
31
apalancamiento de los 0ra7os, 2ue se mue-en
0am0ole"ndose de derec/a a i72uierda . de
i72uierda a derec/a. Este mo-imiento no se e,ect8a
mo-iendo los /om0ros, sino mo-iendo la sección
media del cuerpo /acia la derec/a, /acia la
i72uierda, nue-amente /acia la derec/a, . as6
sucesi-amente, para agitar la energ6a 2ue se lle-a al
centro de decisiones, durante la cuenta de -einte.
). Lle-ar la energ6a del "rea de los omóplatos al
punto MLM.
Los 0ra7os se do0lan como en el mo-imiento
anterior, e4cepto 2ue en este mo-imiento se
mue-en considera0lemente /acia adelante. El pu'o
derec/o se cru7a por encima del i72uierdo. Los
codos do0lados se empu1an /acia adelante, uno a la
-e7, e4tendiendo los omóplatos al m"4imo. La
energ6a se agita a ese ni-el . se trans,iere a la 0ase
del cuello, en la parte delantera del cuerpo.
G. Agitar la energ6a alrededor del punto MLM con la
mu'eca do0lada.
Primero se agita la energ6a alrededor del punto
MLM con un mo-imiento sua-e de cada mano.
Entonces se pro.ecta /acia a,uera con una serie de
golpes -igorosos con los 0ra7os e4tendidos, uno a la
-e7, con las manos ,ormando un ganc/o, -olteadas
/acia adentro al ni-el de la mu'eca.
&. Trans,erir la energ6a del ple4o solar al punto MLM.
Las palmas de las manos se colocan mir"ndose
entre s6 al ni-el del ple4o solar. Con un mo-imiento
circular de la mano 2ue tiene la palma -olteada
/acia arri0a se agita la energ6a dos -eces a la altura
del "rea del ple4o solar . luego con el otro 0ra7o se
pro.ecta /acia el ,rente golpeando con el 0orde
e4terior de la mano.
#. Lle-ar la energ6a de las rodillas al punto MLM.
Este pase est" constituido por una serie de
mo-imientos singulares@ el primero de los cuales
agita la energ6a alrededor del centro de decisiones al
golpearlo con cada mano, como si 3stas tu-ieran un
l"tigo 2ue lo a7otara. El l"tigo se mue-e dos -eces
alrededor de la ca0e7a antes de golpear: Despu3s de
golpear con am0as manos, se /ace una pro,unda
in/alación al mismo tiempo 2ue am0os 0ra7os se
ele-an con los codos ,le4ionados . las palmas
mirando /acia uno, entonces se e4/ala al lle-ar las
manos . los 0ra7os /acia a0a1o, /asta la parte
superior de las rodillas. En esta posición, se /ace una
pro,unda in/alación, luego se ele-an am0os 0ra7os
cru7ados 9el i72uierdo se mantiene m"s cercano al
cuerpo9, . pasando por encima de la ca0e7a se
lle-an /acia la parte posterior del cuello. Se retiene
la respiración al mismo tiempo 2ue la parte superior
del tronco se mue-e tres -eces de derec/a a
i72uierda . de i72uierda a derec/a. El aire se e4/ala
entonces a la -e7 2ue los 0ra7os . las manos se
mue-en /acia a0a1o, retornando a la parte superior
de las rodillas.
A continuación se in/ala pro,undamente, . se
e4/ala al mismo tiempo 2ue los 0ra7os se cru7an al
ni-el de las mu'ecas . se ele-an al ni-el del punto
MLM. El 0ra7o i72uierdo est" m"s cercano al cuerpo.
<na -e7 2ue se e4/ala todo el aire en esta posición,
se 0a1an nue-amente los 0ra7os . las manos a la
parte superior de las rodillas . se repite esta 8ltima
32
parte del mo-imiento, con el mismo patrón de
in/alación . e4/alación, dos -eces m"s. Los
c/amanes 2ue descu0rieron este pase usa0an las
e4/alaciones para asegurar la trans,erencia de la
energ6a.
El siguiente grupo de tres pases m"gicos /a
sido dise'ado para trans,erir la energ6a, 2ue
pertenece 8nicamente al centro de decisiones, del
0orde delantero de la es,era luminosa, donde se /a
acumulado a tra-3s de los a'os, a la parte trasera, .
luego de la parte trasera de la es,era luminosa al
,rente. Se cree 2ue la energ6a trans,erida atra-iesa
el punto MLM, el cual act8a como un ,iltro 2ue utili7a
8nicamente la energ6a 2ue le es propia . descarta el
resto.
Es interesante notar a2u6 2ue, de0ido a este
proceso selecti-o del punto MLM, es esencial e1ecutar
estas series de pases tantas -eces como sea posi0le.
$H. Energ6a 2ue pasa a tra-3s del punto MLM desde el
,rente /acia atr"s . desde atr"s /acia adelante con
dos golpes.
Este pase m"gico se inicia con una pro,unda
in/alación@ luego el aire se e4/ala lentamente a
medida 2ue el 0ra7o i72uierdo da un golpe /acia
adelante, al ni-el del ple4o solar, con la palma de la
mano mirando /acia arri0a. La energ6a se atrapa a/6
con un r"pido apretón de la mano. La mano se
mue-e /acia atr"s como si se ,uera a dar un golpe
con la parte posterior del pu'o. La e4/alación
termina al mismo tiempo 2ue se a0re la mano,
li0erando la energ6a 2ue ten6a atrapada.
Se in/ala entonces pro,undamente. La energ6a
se golpea die7 -eces con la palma de la mano
a0ierta al mismo tiempo 2ue se inicia una lenta
e4/alación. A continuación la energ6a se atrapa
nue-amente con la mano antes de mo-er el 0ra7o
/acia adelante ,rente al punto MLM con un mo-imiento
2ue seme1a un pu'eta7o. La mana se a0re li0erando
la energ6a. El 0ra7o se mue-e /acia atr"s ., pasando
por encima de la ca0e7a, golpea la energ6a con la
palma de la mano, como si la energ6a ,uera una
0ur0u1a 2ue re-ienta con la ,uer7a del golpe, 1usto
,rente al centro de toma de decisiones@ en ese
momento se termina la e4/alación.
Se repite el mismo mo-imiento con el 0ra7o
derec/o.
$$. Trans,erir la energ6a de adelante /acia atr"s . de
atr"s /acia adelante con el ganc/o del 0ra7o.
Este pase m"gico se inicia tam0i3n con una
in/alación pro,unda. A continuación el aire se e4/ala
lentamente, al mismo tiempo 2ue el 0ra7o i72uierdo
se mue-e /acia adelante con la palma de la mano
mirando /acia arri0a. La energ6a se atrapa entonces
r"pidamente. La mano, a/ora cerrada en un pu'o, se
mue-e con un mo-imiento circular, pasando por
encima del /om0ro, . asesta un golpe /acia atr"s
con la parte posterior del pu'o mirando /acia arri0a.
La mano se a0re entonces para li0erar la energ6a
atrapada . la e4/alación termina.
Se in/ala pro,undamente. En seguida se inicia
una lenta e4/alación, a la -e7 2ue la palma de la
mano, mirando /acia a0a1o, ,orma un ganc/o con la
mu'eca do0lada . escar0a la energ6a tres -eces,
como si la enrollara en una pelota. La pelota se lan7a
33
entonces /acia arri0a . se atrapa r"pidamente con
la mano do0lada como un ganc/o al ni-el de la
mu'eca. El 0ra7o se mue-e para adelante /acia el
/om0ro derec/o . golpea /acia el ,rente, como si
mantu-iera la pelota de energ6a en la mu'eca
do0lada, entre la mano . el ante0ra7o. La mano se
a0re entonces para li0erar la pelota de energ6a
atrapada, el 0ra7o se mue-e /acia atr"s ., pasando
por encima de la ca0e7a, golpea ,uertemente al
,rente con la palma de la mano, rompiendo la pelota
de energ6a 1usto ,rente al centro de decisiones. La
e4/alación termina mientras el cuerpo entero se
sacude con la ,uer7a del golpe.
Se e1ecuta el mismo mo-imiento con el otro
0ra7o.
$(. Trans,erir la energ6a desde adelante /acia atr"s
. desde atr"s /acia adelante con tres golpes.
Este pase m"gico se inicia tam0i3n con una
pro,unda in/alación. Se e4/ala lentamente al mismo
tiempo 2ue el 0ra7o i72uierdo golpea /acia adelante
con la palma de la mano a0ierta mirando /acia
arri0a. La energ6a se atrapa r"pidamente, ,ormando
un pu'o, . luego el 0ra7o se retrae como si se ,uera
a dar un golpe /acia atr"s con el codo. A
continuación se mue-e lateralmente /acia la
derec/a . asesta un golpe de lado. El 0ra7o se
mue-e /acia la i72uierda . /acia atr"s, asestando un
tercer golpe con la parte posterior del pu'o. La
e4/alación termina cuando la mano se a0re . li0era
la energ6a atrapada.
Se in/ala pro,undamente. En seguida, se
e4/ala lentamente a medida 2ue la mano, do0lada
como un ganc/o al ni-el de la mu'eca, escar0a la
energ6a tres -eces. Esta energ6a se atrapa con un
agarrón. El 0ra7o se mue-e entonces /acia el ,rente
al ni-el del centro de las decisiones con una
estocada del pu'o. Descri0e un medio c6rculo en
,rente del cuerpo, se mue-e en un mo-imiento
circular /acia atr"s ., pasando por encima del
/om0ro, asesta un golpe con la parte trasera del
pu'o 1usto al ni-el del centro de las decisiones. La
e4/alación termina cuando la mano i72uierda se
mue-e /acia atr"s con un mo-imiento circular .,
pasando por encima de los /om0ros . la ca0e7a,
asesta un golpe al ,rente, la energ6a es li0erada con
la palma de la mano a0ierta.
El mismo mo-imiento se repite con el otro
0ra7o.
Pases mágicos #$e a%$!a" a recapit$ar
La recapitulación est" 6ntimamente
relacionada con la respiración. Los c/amanes
aseguran 2ue la respiración, al ser una ,unción
m"gica de sost3n de la -ida, tam0i3n ,acilita la
recapitulación. La parte central de los pases m"gicos
2ue a.uda a recapitular es la respiración.
La recapitulación tam0i3n a,ecta al cuerpo
energ3tico .a 2ue con-oca a todas las ,uer7as
disponi0les. El cuerpo energ3tico es esencial para la
recapitulación.
$. Aor1ar el tronco del cuerpo energ3tico.
El tronco del cuerpo energ3tico se ,or1a con
tres golpes de la palma de las manos. El primer
34
golpe de,ine los /om0ros del cuerpo energ3tico. Las
manos se sostienen al ni-el de los o6dos con las
palmas mirando /acia a,uera ., desde esta posición,
golpean /acia adelante al ni-el de los /om0ros,
como si estu-ieran golpeando los /om0ros de un
cuerpo 0ien desarrollado. Las manos regresan
entonces a la posición original, al ni-el de los o6dos .
con las palmas mirando /acia a,uera asestan un
golpe en la parte media del tronco, al ni-el del
pec/o. El segundo golpe no es tan anc/o como el
primero, . el tercero es a8n m"s estrec/o, .a 2ue
est" dise'ado para golpear la cintura de un torso de
,orma triangular.
(. Dar palmeta7os al cuerpo energ3tico.
Este pase m"gico est" dise'ado para de,inir
los 0ra7os . los ante0ra7os, especialmente las
manos del cuerpo energ3tico. Con las palmas
e4tendidas, la mano i72uierda . la mano derec/a se
mue-en /acia atr"s en un mo-imiento circular .,
pasando por encima de la ca0e7a, descienden
en3rgicamente /acia el ,rente al ni-el del ple4o
solar. La palma de cada mano desciende creando
una corriente de energ6a 2ue de,ine los 0ra7os,
ante0ra7os, . manos del cuerpo energ3tico. El 0ra7o
i72uierdo cru7a el cuerpo para golpear el 0ra7o
i72uierdo del cuerpo energ3tico, . luego el 0ra7o
derec/o /ace lo mismo: cru7a el cuerpo para golpear
el 0ra7o derec/o del cuerpo energ3tico.
. E4tender el cuerpo energ3tico lateralmente.
Este pase m"gico delinea la anc/ura del
cuerpo energ3tico como un conglomerado de
campos de energ6a. Los c/amanes 2ue -i-ieron en
!34ico en tiempos antiguos asegura0an 2ue, en su
,orma natural, el cuerpo energ3tico est" ligeramente
m"s suelto 2ue el cuerpo ,6sico ?-isto? como una
es,era luminosa, o como un conglomerado de
campos energ3ticos. !ientras 2ue el cuerpo ,6sico,
como una es,era luminosa, tiene l6mites
per,ectamente delineados, el cuerpo energ3tico no
tiene tal consistencia. ?E4tender el cuerpo
energ3tico lateralmente? es un mo-imiento dise'ado
para crear en 3l l6mites de,inidos.
El mo-imiento se inicia con las manos
cru7adas, sin tocarse, al ni-el del ple4o solar. Las
palmas de las manos miran /acia a0a1o. Se in/ala, .
a continuación se e4/ala al mismo tiempo 2ue
am0os 0ra7os se mue-en /acia los lados con un
mo-imiento -igoroso. El ,ilo e4terno de las manos
golpea sin e4tenderse m"s all" delM anc/o del tronco.
En seguida se in/ala . se repite el mo-imiento -arias
-eces alternando las manos.
I. Esta0lecer el n8cleo del cuerpo energ3tico.
Los c/amanes del lina1e de don 5uan
asegura0an 2ue el cuerpo /umano, ?-isto? como un
conglomerado de campos de energ6a, tiene no sólo
l6mites per,ectamente delineados, sino tam0i3n un
n8cleo de luminosidad compacta 2ue los c/amanes
conocen como ?la 0anda del /om0re? o los campos
energ3ticos con los 2ue el /om0re est" m"s
,amiliari7ado. La idea era 2ue dentro de la es,era
luminosa, la cual es tam0i3n la totalidad del /om0re,
/a. "reas de energ6a 2ue no conocemos en nuestro
ni-el ordinario de conciencia. Esos son los campos
energ3ticos 2ue est"n m"s distantes de ?la 0anda de
35
/om0re?.
Para e1ecutar este pase m"gico, los ante0ra7os
de0en mantenerse en una posición per,ectamente
-ertical al ni-el del pec/o, con los codos cerca del
cuerpo, separados entre s6 por una distancia igual al
anc/o del tronco. Las mu'ecas se lan7an /acia atr"s
ligeramente . luego /acia adelante con gran ,uer7a
sin mo-er los ante0ra7os.
%. Aor1ar los talones . las pantorrillas del cuerpo
energ3tico.
En este mo-imiento se ele-a el pie i72uierdo
,rente al cuerpo con el talón al ni-el medio de la
pantorrilla. Se gira el talón /acia una posición
perpendicular a la otra pierna. A continuación el
talón i72uierdo golpea /acia la derec/a, como si se
diera una patada con el talón.
Se e1ecuta el mismo mo-imiento con el talón
derec/o.
). Aor1ar las rodillas del cuerpo energ3tico.
En este pase m"gico el peso total del cuerpo
se pone en una pierna. Este pase se inicia con la
rodilla ,le4ionada al ni-el de la cadera, si es posi0le,
o a8n m"s arri0a. Se e1ecutan tres mo-imientos
circulares, como si la rodilla estu-iera tra7ando
c6rculos /acia adentro.
Se repite el mismo mo-imiento con la pierna
derec/a . luego se repite una -e7 m"s con cada
pierna, pero esta -e7, la rodilla descri0e c6rculos
/acia a,uera. La pierna 2ue sostiene el peso del
cuerpo se mantiene con la rodilla ligeramente
do0lada.
G. Aor1ar los muslos del cuerpo energ3tico.
El cuerpo se do0la ligeramente /acia adelante
mientras las manos se desli7an por los muslos. Las
manos se detienen al ni-el de la rótula ., con una
in/alación, regresan presionando los muslos, como si
estu-ieran 1alando la energ6a. Los dedos est"n
ligeramente do0lados para ,ormar una especie de
garra.
Se repite el mo-imiento, e4/alando a la -e7
2ue se do0lan las rodillas . las manos se desli7an
/acia la rótula, . se in/ala al 1alar las manos de
regreso.
&. Remo-er la /istoria personal al -ol-erla ,le4i0le.
Este pase m"gico estira . rela1a el tendón de la
cor-a al lle-ar cada pierna, una a la -e7, con la
rodilla ,le4ionada a golpear los gl8teos con un golpe
ligero del talón. El talón i72uierdo golpea al gl8teo
i72uierdo . el talón derec/o golpea al gl8teo
derec/o.
#. Remo-er la /istoria personal golpeteando -einte
-eces el suelo con el talón.
La pierna i72uierda se e4tiende /acia adelante
con el pie alineado con los /om0ros. El pie i72uierdo
se pone tan ale1ado como sea posi0le del cuerpo,
mientras 2ue el peso del cuerpo se pone casi por
completo en la pierna derec/a. La pierna derec/a se
tensa . se contrae al m"4imo. La pierna i72uierda
golpea el piso -einte -eces con el talón.
Se e1ecuta el mismo mo-imiento con la otra
pierna.
36
$H. Remo-er la /istoria personal manteniendo el
talón contra el suelo mientras se cuenta /asta
-einte.
En este pase se e1ecuta el mismo mo-imiento,
pero en lugar de golpear con el talón, el cuerpo se
mantiene en una tensión regular al mantener la
pierna estirada por una cuenta de -einte.
Se e1ecuta el mismo mo-imiento con la otra
pierna.
Los siguientes cuatro pases m"gicos est"n tan
6ntimamente relacionados con la respiración 2ue
de0en practicarse con moderación 9una -e7 al d6a.
$$. Las alas de la recapitulación.
Este pase m"gico se inicia con una in/alación
pro,unda al mismo tiempo 2ue los dos ante0ra7os se
ele-an al ni-el de los /om0ros, con las manos al
ni-el de los o6dos. Los ante0ra7os se mantienen
-erticales . e2uidistantes entre s6. A continuación se
e4/ala al mismo tiempo 2ue los ante0ra7os se 1alan
/acia atr"s tan le1os como sea posi0le sin inclinados
en ninguna dirección. Se in/ala entonces
pro,undamente a La -e7 2ue el 0ra7o i72uierdo tra7a
un semic6rculo 2ue comien7a al ni-el del /om0ro,
contin8a /acia adelante, tan le1os como el 0ra7o
pueda e4tenderse, . luego lateralmente, di0u1ando
un semic6rculo /acia atr"s, tan le1os como el 0ra7o
pueda e4tenderse. El 0ra7o /ace una cur-a al ,inal
de esta e4tensión, regresa /acia adelante . luego
/acia atr"s a su posición inicial de reposo a los lados
del cuerpo.
El mismo mo-imiento se repite con el otro
0ra7o. Am0os 0ra7os tra7an este semic6rculo con
apariencia de alas durante una larga e4/alación.
Este mo-imiento se ,inali7a con una pro,unda
respiración a0dominal.
$(. La -entana de la recapitulación.
La primera parte de este pase m"gico es
e4actamente igual al anterior@ se respira
pro,undamente con las manos le-antadas al ni-el de
los o6dos. Los ante0ra7os se mantienen en una
posición per,ectamente -ertical. En seguida se
e4/ala largamente cuando los 0ra7os se 1alan para
atr"s. Se respira pro,undamente al mismo tiempo
2ue los codos se le-antan lateralmente al ni-el de
los o1os, cru7ando ligeramente los ante0ra7os 2ue se
tocan entre s6, con las mu'ecas do0ladas . los dedos
apuntando /acia arri0a. Las manos crean as6 una
a0ertura ,rente a los o1os 2ue tiene la apariencia de
una pe2ue'a -entana a tra-3s de la cual, los
c/amanes aseguran, el practicante puede asomarse
al in,inito. A continuación se e4/ala pro,undamente a
la -e7 2ue los 0ra7os se e4tienden lateralmente, las
manos tam0i3n se e4tienden . se mantienen al
mismo ni-el de los codos.
En este pase m"gico, la -entana de la recapitulación,
el 0ra7o i72uierdo est" m"s cercano al cuerpo . el
0ra7o derec/o se /alla ,rente al i72uierdo.
$. Las cinco respiraciones pro,undas.
El comien7o de este pase m"gico es
e4actamente como los dos anteriores. En la segunda
37
in/alación se 0a1an los 0ra7os . se cru7an al ni-el de
las rodillas, al mismo tiempo 2ue el practicante se
sienta casi en cuclillas. Las manos agarran la parte
trasera de las rodillas. Los dedos 6ndice . medio se
colocan en el tendón 2ue se encuentra en la cor-a .
el dedo pulgar en-uel-e la parte interior de la rodilla.
La e4/alación se termina en ese momento . en
seguida se in/ala pro,undamente al mismo tiempo
2ue se presiona el tendón.
Los c/amanes aseguran 2ue esta es la 8nica
posición en la 2ue los practicantes pueden respirar
pro,undamente /asta llenar sus pulmones
completamente, desde la parte in,erior /asta el tope,
al empu1ar el dia,ragma /acia a0a1o. Se respira cinco
-eces de esta ,orma.
$I. E4traer energ6a de nuestra ,ran1a de conciencia.
Los c/amanes creen 2ue el 8nico 0rillo de
conciencia 2ue nos 2ueda se encuentra en la parte
in,erior de la es,era luminosa 2ue somos, este 0rillo
es un 0orde 2ue se e4tiende en un c6rculo . alcan7a
el ni-el de los talones. La primera parte de este pase
m"gico, como ocurre en esta serie de cuatro, es la
misma 2ue los otros tres. En la segunda in/alación
los 0ra7os 0a1an . en-uel-en las pantorrillas de
adelante /acia atr"s al mismo tiempo 2ue el
practicante se sienta en cuclillas. El dorso de las
manos descansa encima de los dedos de los pies .,
en esta posición, se in/ala . se e4/ala
pro,undamente tres -eces. El cuerpo se endere7a
despu3s de la 8ltima e4/alación, . luego se in/ala
pro,undamente para ,inali7ar el pase m"gico.
Pases mágicos #$e a%$!a" a e"so&ar
El ensue'o tiene 2ue -er e4clusi-amente con
el despla7amiento del punto de enca1e. Los pases
m"gicos 2ue los c/amanes del !34ico antiguo
utili7a0an como a.uda para enso'ar /an sido
dise'ados para despla7ar el punto de enca1e
lan7"ndolo /acia adelante.
$. A,lo1ar el punto de enca1e con un mo-imiento 2ue
coloca el canto de la mano ,rente a los o1os.
El 0ra7o i72uierdo su0e ,rente a la cara con un
golpe de punta de lan7a /acia arri0a. Los dedos se
mantienen 1untos . estirados. La palma de la mano
gira /asta 2ue el canto de la mano o el dedo
me'i2ue est3 ,rente a los o1os.
Este pase m"gico se e1ecuta en sucesión con
am0os 0ra7os tantas -eces como el practicante lo
desee. Las rodillas se mantienen ligeramente
do0ladas para proporcionar una ma.or esta0ilidad .
,uer7a de empu1e.
(. Aor7ar el punto de enca1e a 2ue se caiga.
El cuerpo se mantiene en una posición
completamente -ertical.
Las rodillas est"n estiradas, . los tendones de la
cor-a tan tensos como sea posi0le. El 0ra7o
i72uierdo estirado se coloca atr"s, a unos cuantos
cent6metros del cuerpo, con la palma de la mano
mirando /acia a0a1o, do0lando la mu'eca
pronunciadamente . con los dedos apuntando /acia
atr"s. El 0ra7o derec/o se coloca adelante en la
38
misma posición, con la palma de la mano mirando
/acia a0a1o, do0lando la mu'eca pronunciadamente
. con los dedos apuntando /acia adelante.
Se gira la ca0e7a en la misma dirección del
0ra7o 2ue est" atr"s. Se repite el mismo mo-imiento
con el otro 0ra7o.
. In-itar al punto de enca1e a 2ue se caiga al
e4traer energ6a de las gl"ndulas suprarrenales .
trans,erida al ,rente.
Este pase m"gico se inicia colocando el 0ra7o
i72uierdo atr"s del cuerpo con la mano en posición
de garra al ni-el de los ri'ones. Los dedos se
mantienen apretadamente 1untos al mismo tiempo
2ue la mano se desli7a con ,uer7a a tra-3s del "rea
de los ri'ones de derec/a a i72uierda.
El 0ra7o derec/o e1ecuta entonces el mismo
mo-imiento a la -e7 2ue el 0ra7o i72uierdo, con los
dedos e4tendidos, unta la energ6a del "rea de los
ri'ones en el "rea del estómago de derec/a a
i72uierda. Este pase m"gico se repite en sucesión
con cada 0ra7o tantas -eces como el practicante lo
desee. Las rodillas se mantienen ligeramente
do0ladas para proporcionar ma.or esta0ilidad .
,uer7a.
I. !o-er los tipos de energ6a MAM . MNM.
Los c/amanes creen 2ue todo en el uni-erso
est" compuesto de ,uer7as duales, . 2ue nosotros
estamos sometidos a esta dualidad en todos los
aspectos de nuestra -ida. En un ni-el energ3tico,
ellos creen 2ue /a. dos ,uer7as 2ue entran en 1uego.
Los c/amanes de /o. en d6a las llaman la ,uer7a MAM
. la ,uer7a MNM, o la ,uer7a $ . la ,uer7a (, ó la ,uer7a
i72uierda . la ,uer7a derec/a. Don 5uan !atus las
llama0a las ,uer7as MAM . MNM cuando ense'a0a esto a
sus disc6pulos. Dec6a 2ue la ,uer7a MAM es la ,uer7a
2ue empleamos com8nmente para tratar con los
asuntos de la -ida cotidiana, . la representa0a con
una l6nea -ertical.
Tam0i3n dec6a 2ue la ,uer7a MNM es
com8nmente una ,uer7a oscura 2ue casi nunca se
emplea@ se mantiene tendida /ori7ontalmente. La
representa0a como una l6nea /ori7ontal di0u1ada en
la 0ase del lado i72uierdo de la l6nea -ertical,
,ormando de esta manera una letra MLM ma.8scula al
re-3s.
Dec6a 2ue los c/amanes son seres 2ue /an
logrado con-ertir la energ6a MNM, en general tendida
en ,orma /ori7ontal . sin usarse, en una l6nea
-ertical acti-ada. En consecuencia, lograron darle un
descanso a la energ6a MAM. Don 5uan representa0a
este proceso di0u1ando una l6nea /ori7ontal en la
parte derec/a de la 0ase de la l6nea -ertical, dando
como resultado la letra MLM ma.8scula.
En este pase m"gico, dic/o proceso se
representa con los ante0ra7os. Se inicia con el
ante0ra7o derec/o ele-ado -erticalmente adelante
del cuerpo, con el codo al ni-el de los /om0ros, . el
0ra7o i72uierdo ,le4ionado /ori7ontalmente con la
palma de la mano mirando /acia a0a1o . la parte
posterior de 3sta 1usto de0a1o del codo derec/o.
Am0os 0ra7os e1ercen una presión /acia a0a1o, .
esta presión se 0alancea con un 1alón /acia arri0a,
como si /u0iese dos ,uer7as actuando
simult"neamente en am0os 0ra7os. Los 0ra7os se
39
mantienen 0a1o esta tensión mientras se cuenta
/asta -einte. La mirada se en,oca en un punto en
medio de los dos 0ra7os, manteniendo 3stos en la
peri,eria de la -isión.
Se e1ecuta el mismo mo-imiento in-irtiendo la
posición de los 0ra7os.
%. En-ol-er la energ6a del punto de enca1e .
pro.ectarla /acia a,uera con un pu'o.
Los 0ra7os se mantienen al ni-el de los
/om0ros con los codos ,le4ionados. Las manos se
colocan una encima de la otra con las palmas
mirando /acia a0a1o. Se /acen tres c6rculos con las
manos girando una alrededor de la otra@ entonces el
pu'o del 0ra7o i72uierdo se lan7a en un golpe /acia
adelante como si le pegara a un 0lanco in-isi0le. Se
tra7an tres c6rculos m"s con cada mano . el pu'o del
0ra7o derec/o asesta un golpe en el mismo 0lanco.
). Lan7ar el punto de enca1e por encima del /om0ro
como si ,uera un cuc/illo.
El propósito de este pase m"gico es lan7ar el
punto de enca1e para despla7ado de su posición
/a0itual. El practicante coge el punto de enca1e
como si 3ste ,uera un cuc/illo. La mano i72uierda se
mue-e /acia atr"s, toma el punto de enca1e . lo
lan7a /acia adelante como si lan7ara un cuc/illo. A
continuación la mano derec/a e1ecuta el mismo
mo-imiento. Los c/amanes aseguran 2ue el intento
de lan7ar el punto de enca1e causa un e,ecto
pro,undo en el -erdadero despla7amiento del punto
de enca1e. Las rodillas se mantienen ligeramente
,le4ionadas para proporcionar esta0ilidad durante el
lan7amiento. Este pase se e1ecuta tantas -eces
como el practicante lo desee.
G. Lan7ar el punto de enca1e desde atr"s de la
cintura como si ,uera un cuc/illo.
Las rodillas se mantienen do0ladas al mismo
tiempo 2ue el cuerpo se do0la /acia adelante. La
mano i72uierda coge entonces el punto de enca1e .
lo lan7a /acia adelante con un -igoroso mo-imiento
r"pido . cortante de la mu'eca, al mismo tiempo
2ue la palma del 0ra7o derec/o da un golpe /acia
atr"s del cuerpo . se tensa, con los dedos apuntando
/acia la parte media del cuerpo. Se e1ecuta el mismo
mo-imiento con la mano derec/a. Este pase se
e1ecuta tantas -eces como el practicante lo desee.
&. Lan7ar el punto de enca1e desde el /om0ro como
si ,uera un disco.
Este pase se inicia con una rotación lenta del
cuerpo. El 0ra7o derec/o se mue-e /acia el lado
i72uierdo de la pierna i72uierda, luego el 0ra7o
i72uierdo se mue-e /acia el lado derec/o de la
pierna derec/a, . luego el 0ra7o derec/o se -uel-e a
mo-er /acia el lado i72uierdo de la pierna i72uierda.
La mano i72uierda se mue-e entonces para atr"s .
toma el punto de enca1e, lo lle-a al /om0ro derec/o
. lo lan7a /acia adelante como si ,uera un disco.
Las rodillas se mantienen ligeramente
,le4ionadas e1erciendo una gran presión en la parte
trasera de los muslos. El 0ra7o derec/o da un golpe
/acia atr"s del cuerpo, con la palma de la mano
e4tendida . los dedos apuntando /acia la parte
media del cuerpo, para esta0ili7ar as6 el lan7amiento
del disco. Se mantiene esta posición mientras se
40
cuenta /asta -einte.
Se repite el mismo mo-imiento con el otro
0ra7o.
#. Lan7ar el punto de enca1e por encima de la ca0e7a
como si ,uera una pelota.
La mano i72uierda se mue-e r"pidamente D coge el
punto de enca1e, entonces /ace un c6rculo grande
por encima de la ca0e7a ., con la palma de la mano
casi e4tendida . los dedos ligeramente do0lados,
lan7a el punto de enca1e /acia adelante a un lugar
arri0a de la ca0e7a.
Este mo-imiento se repite con la mano
derec/a. Las rodillas se mantienen ,le4ionadas
durante este pase.
Pases mágicos #$e a%$!a" a aca"'ar e
sie"cio i"ter"o
Don 5uan descri0ió el silencio interno como una
condición de la percepción /umana en la 2ue la
cognición ,unciona sin su, aparentemente, perenne
compa'ero: el di"logo interno. Don 5uan . todos los
c/amanes de su lina1e considera0an el silencio
interno como la cualidad esencial de la percepción
e-olucionada.
$. Tra7ar dos medios c6rculos con cada pie.
El peso completo del cuerpo se pone en la
pierna derec/a al mismo tiempo 2ue el pie i72uierdo
tra7a dos semic6rculos, comen7ando en un punto
locali7ado a medio paso en ,rente del cuerpo. El pie
i72uierdo se mue-e lateralmente descri0iendo un
semic6rculo 2ue termina a la altura del talón del pie
derec/o, luego tra7a otro semic6rculo 2ue termina en
un punto locali7ado a medio paso atr"s del cuerpo.
Se e1ecuta el mismo mo-imiento con el pie
derec/o despu3s de trans,erir el peso completo del
cuerpo a la pierna i72uierda. La rodilla de la pierna
2ue soporta el peso est" ,le4ionada para
proporcionar ,uer7a . esta0ilidad. El practicante
respira normalmente.
(. Tra7ar una media luna con cada pie.
Este pase m"gico se inicia con la pierna
i72uierda tra7ando un semic6rculo alrededor del
cuerpo de adelante para atr"s mientras la pierna
derec/a soporta el peso completo del cuerpo con la
rodilla ligeramente do0lada.
El mismo mo-imiento se e1ecuta con la
pierna derec/a. El I practicante respira
normalmente.
. El espantap"1aros en el -iento con los 0ra7os
/acia a0a1o.
Los 0ra7os se mantienen e4tendidos
lateralmente al ni-el de los /om0ros con los codos
do0lados . los ante0ra7os colgando /acia a0a1o. Los
ante0ra7os se 0alancean li0remente de un lado a
otro, como si el -iento los mo-iera, mientras se
cuenta /asta -einte. Los ante0ra7os . las mu'ecas
se mantienen estirados . -erticales, . los codos se
mantienen al ni-el de los /om0ros. Las rodillas est"n
totalmente estiradas.
41
I. El espantap"1aros en el -iento con los 0ra7os
/acia arri0a.
Al igual 2ue en el mo-imiento anterior, los
0ra7os se e4tienden lateralmente al ni-el de los
/om0ros con los codos do0lados, pero esta -e7 los
ante0ra7os se -oltean /acia arri0a. Los ante0ra7os .
las mu'ecas se mantienen estirados . -erticales. A
continuación se 0alancean li0remente /acia arri0a .
/acia a0a1o, manteniendo los codos al ni-el de los
/om0ros, mientras se cuenta /asta -einte. Las
rodillas se mantienen totalmente estiradas.
%. Empu1ar la energ6a /acia atr"s con todo el 0ra7o.
En este mo-imiento se ,le4ionan am0os 0ra7os
con los pu'os 0ien cerrados . las mu'ecas
ligeramente do0ladas, pegadas a los lados del
cuerpo al ni-el de las a4ilas@ am0os 0ra7os se
e4tienden entonces completamente /acia atr"s, tan
alto como sea posi0le, con las manos a8n cerradas
en un pu'o. Las rodillas est"n totalmente estiradas .
el tronco se do0la ligeramente /acia adelante al
mismo tiempo 2ue se e4/ala el aire. A continuación
los 0ra7os se lle-an nue-amente /acia adelante, a la
posición inicial, do0lando los codos pero
manteniendo los ante0ra7os pegados al cuerpo, tan
alto como sea posi0le. Este mo-imiento se repite
-einte -eces . despu3s se in-ierte la respiración. En
lugar de e4/alar al mo-er los 0ra7os /acia atr"s, se
in/ala. Se e4/ala al do0lar los codos mientras 2ue el
ante0ra7o se mantiene pegado al cuerpo contra la
a4ila.
). Rotar el ante0ra7o.
Se colocan los 0ra7os ,rente al cuerpo con los
codos do0lados . los ante0ra7os apuntando /acia
arri0a. Se do0lan las mu'ecas de las manos a al
ni-el de los o1os, dando la apariencia de ser la
ca0e7a de un p"1aro. Las mu'ecas giran . las manos
dan golpes ligeros /acia atr"s . /acia adelante,
usando los codos como e1e . manteni3ndolos
-erticales . derec/os. Las rodillas se mantienen
do0ladas para proporcionar esta0ilidad . ,uer7a.
G. !o-er la energ6a en una onda pe2ue'a.
Las rodillas se mantienen estiradas . el tronco
se inclina ligeramente /acia adelante. Los dos
0ra7os cuelgan a los lados del cuerpo. El 0ra7o
i72uierdo se mue-e /acia adelante creando tres
ondas pe2ue'as, luego /ace un corte en ,orma de
/o7 cru7ando el cuerpo de i72uierda a derec/a . de
derec/a a i72uierda@ el 0ra7o se mue-e entonces de
regreso al lado del cuerpo creando otras tres ondas
pe2ue'as.
Este mo-imiento se repite -einte -eces con
cada 0ra7o.
&. La energ6a MTM de las manos.
Los dos 0ra7os se sostienen en un "ngulo
recto, ,ormando la letra MTM, 1usto ,rente al ple4o
solar. El 0ra7o i72uierdo, con la palma de la mano
mirando /acia arri0a, ,orma la parte superior de la
letra MTM. El 0ra7o derec/o, con la palma de la mano
mirando /acia a0a1o, ,orma la 0arra -ertical de la
letra MTM. Las palmas de las manos se -oltean -einte
-eces para arri0a . para a0a1o con ,uer7a
considera0le.
42
Este mismo mo-imiento se e1ecuta -einte
-eces colocando el 0ra7o i72uierdo de manera 2ue
,orme la parte superior de la letra MTM.
#. Presionar el pulgar contra el dedo 6ndice
enrollado.
Se do0lan los 0ra7os . se sostienen los
ante0ra7os 1usto ,rente al cuerpo en una posición
per,ectamente /ori7ontal, separados por una
distancia igual al anc/o del cuerpo. Los dedos se
do0lan en un pu'o suelto . el 6ndice, ,uertemente
enrollado acuna al pulgar 2ue se mantiene recto. Se
e1erce una presión intermitente entre el pulgar
acunado por el dedo 6ndice . el resto de los dedos
do0lados, con las .emas de los dedos tocando la
palma de la mano. Cstos se contraen . se rela1an
e4pandiendo el impulso a los 0ra7os. Las rodillas se
mantienen do0ladas para proporcionar esta0ilidad.
$H. Tra7ar un "ngulo agudo con los 0ra7os entre las
piernas.
En este pase m"gico las rodillas se mantienen
totalmente estiradas, con el tendón de la cor-a tan
tenso como sea posi0le. El tronco se do0la /acia
adelante con la ca0e7a casi al ni-el de las rodillas.
Los 0ra7os cuelgan sueltos ,rente al cuerpo, .
0alance"ndolos /acia adelante . /acia atr"s, tra7an
un "ngulo agudo con el -3rtice entre las piernas.
Este mo-imiento se repite -einte -eces.
$$. Tra7ar un "ngulo agudo con los 0ra7os ,rente a la
cara.
En este pase m"gico las rodillas se mantienen
totalmente estiradas, con el tendón de la cor-a tan
tenso como sea posi0le. El tronco se do0la /acia
adelante, con la ca0e7a casi al ni-el de las rodillas.
Los 0ra7os cuelgan sueltos ,rente al cuerpo .,
mo-i3ndose /acia atr"s . /acia adelante, tra7an un
"ngulo agudo con el -3rtice ,rente a las rodillas. Este
mo-imiento tam0i3n se repite -einte -eces.
$(. Tra7ar un c6rculo de energ6a entre las piernas . al
,rente del cuerpo.
En este pase m"gico las rodillas se mantienen
totalmente estiradas, con el tendón de la cor-a tan
tenso como sea posi0le. El tronco se do0la /acia
adelante con la ca0e7a casi al ni-el de las rodillas.
Los 0ra7os cuelgan sueltos ,rente al cuerpo. La mano
i72uierda cru7a . se coloca so0re la mano derec/a al
mismo tiempo 2ue los 0ra7os se 0alancean /acia
atr"s al espacio entre las piernas. A continuación se
empu1an /acia a,uera . tra7an dos c6rculos, uno con
cada mano, /acia a,uera. Los c6rculos al ,rente
terminan al ni-el de las rodillas manteniendo la
mano i72uierda cru7ada so0re la derec/a.
Este mo-imiento se repite die7 -eces. La
mu'eca derec/a se coloca entonces encima de la
i72uierda, . se repite el mo-imiento de la misma
,orma@ esta -e7, prestando atención a la mano
derec/a para mantenerla cru7ada so0re la i72uierda.
Este mo-imiento tam0i3n se repite die7 -eces.
$. Tres dedos so0re el piso.
Los 0ra7os se mue-en arri0a de la ca0e7a con
una pro,unda in/alación@ a continuación se e4/ala el
43
aire . se 0a1an los 0ra7os /asta tocar el piso,
manteniendo las rodillas totalmente estiradas . el
tendón de la cor-a lo m"s tenso posi0le. Los dedos
6ndice . medio de cada mano tocan el piso, a una
distancia de H cent6metros ,rente al cuerpo, luego
el dedo pulgar se apo.a tam0i3n en el piso. Se
in/ala pro,undamente mientras el cuerpo se
endere7a lentamente.
$I. Los nudillos so0re los dedos de los pies.
Los 0ra7os se mue-en arri0a de la ca0e7a con
una pro,unda in/alación@ el aire se e4/ala entonces
al mismo tiempo 2ue se 0a1an los 0ra7os /asta el
piso, manteniendo las rodillas totalmente estiradas .
el tendón de la cor-a tan tenso como sea posi0le.
Los nudillos se colocan encima de los dedos de los
pies a la -e7 2ue se termina de e4/alar. Se in/ala
pro,undamente cuando 2ue el cuerpo se endere7a.
$%. E4traer energ6a del suelo con la respiración.
Se respira pro,undamente al mismo tiempo
2ue los 0ra7os se ele-an encima de la ca0e7a@ las
rodillas se mantienen ,le4ionadas@ se gira el tronco
/acia la i72uierda . se do0la /acia a0a1o tanto como
sea posi0le. Las manos, con las palmas mirando
/acia a0a1o, se colocan alrededor del pie i72uierdo
con la mano derec/a adelante . la i72uierda atr"s@
se mue-en /acia atr"s . /acia adelante cinco -eces
mientras 2ue se termina de e4/alar. A continuación
se respira pro,undamente . el cuerpo se endere7a
mo-iendo los 0ra7os por encima de la ca0e7a. Se
gira el tronco a la derec/a . se do0la /acia a0a1o
tanto como sea posi0le al mismo tiempo 2ue se
empie7a a e4/alar lentamente. La e4/alación
termina cuando las manos se mue-en /acia
adelante . /acia atr"s cinco -eces. Se respira una
-e7 m"s pro,undamente . se endere7a el cuerpo
mo-iendo los 0ra7os encima de la ca0e7a. Los
0ra7os se 0a1an a medida 2ue se e4/ala el aire.
44
45