You are on page 1of 1

Torta galesa

Y para los que deseen ponerse el delantal, va la fórmula de la torta galesa


(extraída del libro Cocina Patagónica y Fueguina, de Carlos P. Vairo,
Publications Zagier & Urruty).

Una vez fría, es aconsejable conservarla en un lugar seco y fresco. La puede


guardar unos meses, pero si la quiere probar ahora... ¡vaya corriendo a
preparar un rico té!

Otra buena combinación, para saborearla a otra hora del día, es servirla con un
vino cosecha tardía, que va a complementar muy bien su dulzor. Y si no lo
tiene a mano, otro buen maridaje lo conseguirá con un malbec joven y bien
frutal, muy apropiado por sus taninos dulces.

Cómo se hace:
Colocar 1/4 litro de agua en una ollita y agregar 200 gramos de pasas de uva
sultanas (sin semillas), 1 cucharada de miel y 200 gramos de azúcar negra.
Hervir durante 5 minutos, retirar y dejar enfriar
Mezclar esa preparación con 200 gramos de margarina pisada tipo pomada
A continuación incorporar 300 gramos de harina previamente tamizada con 2
cucharaditas de bicarbonato, 75 gramos de nueces picadas, 1/4 kilo de frutas
abrillantadas también picaditas y 1 copita de licor (a gusto, puede ser de frutos
rojos) hasta conseguir una mezcla homogénea. Armar un bollo, volcarlo en un
molde hondo, bien enmantecado y enharinado (utilizar 2 cucharadas de cada
ingrediente) y hornear a temperatura moderada durante una hora,
aproximadamente, o hasta que al clavarle una brochette salga seca. Colocar
sobre una rejilla, dejar enfriar... ¡y lista para degustar!