> Subject: La Nadidad de Uno Mismo/One's Own Nothingness > To: kenneth_salls@yahoo.

com > Date: Tue, 8 Apr 2008 11:49:55 -0700 > From: kenneth_salls@yahoo.com > > > > La Nadidad de Uno Mismo > > Cuando al principio llegamos a los grupos sabemos que hemos llegado a aprender. Pero casi sin excepción estamos sujetos pronto a un extraño proceso por medio del cual, en lugar de cuestionar, buscar, nos encontramos a nosotros mismos tratando de probar algo a los demás, tal como nuestra honestidad y sinceridad, el nivel de nuestro entendimiento, nuestra superioridad general. Presentamos lo que decimos en tal manera que nos mostremos en una buena luz. Incluso cuando parecemos encontrar faltas en nosotros es realmente para exhibir nuestra rapidez de entender de lo que se trata el trabajo. Por ejemplo, la gente lee en la Búsqueda que el hombre, de acuerdo a Ouspensky, encuentra muy difícil llamarse a si mismo por su propio nombre. Sin intentar verificar esto o descubrir exactamente a lo que realmente se refiere con esta afirmación, muchos inmediatamente comienzan a referirse a si mismos en la tercera persona, por nombre. Si escuchas a alguien más hacer esto, especialmente si se convierte en un hábito persistente, sensas algo falso acerca de ello. Uno puede incluso detectar falsedad en uno mismo cuando uno lo trata de hacer, así que la mayoría de la gente no continúan con la practica. Es como si uno leyera la afirmación y dijera para si mismo en un nivel inconciente, "Oh, eso es difícil, ¿si? Bueno, yo puedo hacer eso!" y comienza a imaginarse que el truco de referirse a uno mismo en la tercera persona es "prueba" de auto-observación y auto- recuerdo. Es de hecho un engaño expuesto y seguramente uno, si nadie más, se engaña a si mismo. En realidad, tal ingenuidad es evidencia de que uno aun no ha captado la primera noción de lo que la auto-observación es, o de lo que el trabajo es, si a eso vamos. Otro ejemplo: la gente se asoma a un vislumbro de sí mismos y ven que no alcanzan la medida sus propias nociones de lo que refiere con la afirmación que hace el trabajo, que el hombre como está - el hombre como estamos - no es real, es una invención de la imaginación. En lugar de examinar esta afirmación, de tratar de entenderla, cuestionarla, verificarla, la tragamos entera. Por asociación se conecta en el inconciente con esas otras actitudes interiores que nos dicen que deberíamos de ser perfectamente bellos, competentes en todas las situaciones, sagaces, amables, artísticos, confiables - lo que se te ocurra - y nos ponemos todos blandos por dentro cuando somos forzados a darnos cuenta de que no somos ninguna de estas cosas. En este caso también, hay falsedad qué observar. Hemos leído o escuchado la afirmación que si pudiéramos vernos a nosotros mismos como verdaderamente somos, nos moriríamos de horror. Y también, sin ningún pensamiento de revisar esto, o verificarlo, sin tratar de descubrir lo que realmente se esta diciendo, nos imaginamos que estamos horrorizados o enojados con nosotros mismos, nos acusamos de esto o lo otro en una manera subjetiva, y nunca vemos que este tipo de cosa es justo lo que nos aleja del trabajo real en nosotros, y viene bajo el encabezado de la introspección en lugar de observación.

Mi tercer ejemplo es la preocupación con establecer el punto de vista, la plataforma, desde la cual puedo hacer preguntas. Inconcientemente estoy convencido de que yo "se" ciertas cosas y no necesito verificarlas, que realmente no soy ignorante y no estoy en el fondo. Una y otra vez, el trabajo me dice que el trabajo en mi mismo sólo puede empezar cuando bajo a mi propia nadidad. Pero no lo oigo ni quiero que se me diga acerca de bajar a mi propia nadeza. Es digno de notarse que en todas las muchas veces que la gente escoge una idea del trabajo para ponderar por un día o una semana, nunca es esta. Mi actitud interior inconciente es más como sigue: "Si tan solo escucharas a lo que en mi consideración son pensamientos profundos, mis emociones profundas, mis brillantes introspecciones, tu también estarías convencido de mi superioridad y verías que ya he escalado un poco (o mucho) en ese abismo de mal gusto llamado nadidad." Y entonces lo encuentro casi imposible hallar preguntas reales, ya que las preguntas que se me ocurren están siendo hechas a la medida inconcientemente para alentar alguna idea que tengo de mi mismo. Las preguntas reales se distorsionan. A veces toma años descubrir todo esto, encontrar la diferencia entre una pregunta real en toda su simplicidad y las desviadas preguntas ideadas para probar a alguien - a mi amor personal de hecho - que soy tan especial. Sugiero que hoy ponderemos sobre la idea del trabajo de bajar a la nadidad de uno mismo en la manera más simple posible. Es un hecho que parezco de alguna manera tratar de evadir. Tengo una noción que, como yo, muchos de ustedes pueden notar la punta de una actitud (como la punta de un iceberg) justo en el camino del primer paso. Será algo como esto; "Pero sí he pensado en esta cosa acerca de la nadidad. Debo estar seguro durante la comida de reportar en tal manera, modestamente por su puesto, para que todos sean capaces de reconocerlo y sin duda sean impactados con mi perspicacia y devoción a las ideas del trabajo." Es muy difícil ser simple y sólo hacer el ejercicio sugerido. Pero inténtalo. Comienza visualizando tu pequeño ser en contraste con el contexto del planeta - luego el sistema solar-luego el universo. En espacio y tiempo. A.L.Staveley - Themes II - 1982 Traducción: Ana Guerrero

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful