EL DEBIDO PROCESO EN LA OBRA “EL PROCESO”

FREDY DANIEL MONTILLA IBARRA
MIGUEL ANGEL MARTINEZ MUÑOZ









INSTITUCION UNIVERSITARIA CESMAG
PROGRAMA DE DERECHO
SAN JUAN DE PASTO
2014

EL DEBIDO PROCESO EN LA OBRA “EL PROCESO”








PRESENTADO A: CLAUDIO HENRY YAMÁ SANTACRUZ
PRESENTADO POR:
FREDY DANIEL MONTILLA IBARRA
MIGUEL ANGEL MARTINEZ MUÑOZ








INSTITUCION UNIVERSITARIA CESMAG
PROGRAMA DE DERECHO
SAN JUAN DE PASTO
2014

El debido proceso en la obra “el proceso”


SINTESIS


Básicamente hablaremos del debido proceso, guiándonos de la obra de Kafka, y
discutiremos si fue debido el proceso realizado a Joseph k., haremos un paralelo
entre diferentes opiniones de autores acerca del tema y lo relacionaremos con el
derecho colombiano, haciendo una crítica a esta obra y opinando acerca de la
misma.

Teniendo en cuenta que el debido proceso debe entenderse como una
manifestación del Estado que busca proteger al individuo frente a las actuaciones
de las autoridades públicas, procurando en todo momento el respeto a las formas
propias de cada juicio. El artículo 29 del ordenamiento constitucional lo consagra
expresamente “para toda clase de actuaciones judiciales o administrativas”.

Bajo estos parámetros podemos decir que en Colombia se respeta el debido
proceso, cosa que no se observa en el libro “el proceso”, tal vez por el hecho de
que esta obra se puede tomar como una crítica a la burocracia de los estados y de
las instituciones de hoy en día. Además haciendo la comparación no es la manera
debida como se le lleva el caso al señor Joseph k.

Así entonces, las situaciones de controversia que surjan de cualquier tipo de
proceso, requieren de una regulación jurídica previa que limite los poderes del
Estado y establezcan el respeto de los derechos y obligaciones de los sujetos

procesales, de manera que ninguna actuación de las autoridades dependa de su
propio aptitud, sino que se encuentren sujetas a los procedimientos señalados en
la ley o los reglamentos ya establecidos.

Para entender un poco mejor acerca del tema definiremos el concepto expresando
que el debido proceso es un principio legal por el cual el Estado debe respetar
todos los derechos legales que posee una persona según la ley (una parámetro no
cumplido a Joseph k.). El debido proceso es un principio jurídico procesal según el
cual toda persona tiene derecho a ciertas garantías mínimas, tendientes a
asegurar un resultado justo y equitativo dentro del proceso, a permitirle tener
oportunidad de ser oído y a hacer valer sus pretensiones legítimas frente al juez.
El debido proceso establece que el gobierno y está subordinado a las leyes del
país que protegen a las personas del estado. Cuando el gobierno daña a una
persona sin seguir exactamente el curso de la ley incurre en una violación del
debido proceso lo que incumple el mandato de la ley, de esta manera se podría
indicar que en nuestro país sería un delito no respetar estos parámetros, si
traemos el caso a nuestra jurisdicción.

El debido proceso se ha interpretado frecuentemente como un límite a las leyes y
los procedimientos legales, por lo que los jueces deben definir y garantizar los
principios fundamentales de la imparcialidad, justicia y libertad. Esta interpretación
resulta controvertida, y es análoga al concepto de justicia natural y a la justicia de
procedimiento usada en otras jurisdicciones.

El término debido proceso legal procede del derecho anglosajón, en el cual se usa
la expresión "due process of law".


Entonces entrando al tema en El Proceso es acusado José K., pero no sabe de
qué, quiere defenderse, pero ignora por qué, los abogados encuentran difícil su
situación. Entre tanto, no deja de hacer las cosas que comúnmente hace, luego le
juzgan, pero la sala del tribunal está muy oscura y no comprende gran cosa lo
único que supone es que lo van a condenar, pero apenas se pregunta a qué y por
qué. Es inevitable darse cuenta que a este personaje le están vulnerando
bastantes derechos, y como se dice antes bajo nuestra normativa sin lugar a duda
se le está pasando por alto el debido proceso, sin duda este es un caso muy
evidente de violación de derechos.

Desde el principio sabemos que Joseph K. es inocente, pero también se detienen
a inocentes en un Estado de Derecho. El problema no radica, por tanto, en la
detención en sí, sino en probar que el detenido es culpable y mientras tanto, es
necesario dotar a éste de todas las garantías que la jurisdicción de un Estado ha
de establecer y las leyes procesales a desarrollar.

En el libro escrito por Kafka “el proceso”, se evidencia el caso de Joseph K., a
quien lo acusan de haber cometido un delito punible, que el desconoce haber
realizado, simplemente unos hombres llegan al lugar donde este personaje vive y
sin dar aviso irrumpen en el cuarto de Joseph K. unos personajes que con una
actitud de confidencialidad simplemente irrumpen en su morada, puesto que no
informa a Joseph K., ni a ninguna otra persona lo que está sucediendo, solamente
se limita a decirle que se encuentra detenido, claramente saltando todos los pasos
que se deben llevar acabo para ser detenido, prácticamente a la fuerza y
evidenciamos una presunción de culpabilidad más que una de inocencia, porque
este personaje simplemente es llevado ante la autoridad sin que se le presente los
cargos y sin saber a qué se debe atener, desde las primeras páginas del libro se
puede evidenciar que en la obra no se cumple el debido proceso.


INTRODUCCIÓN


En el siguiente escrito vamos a dar inicialmente unos conceptos y/o teorías de
doctrinantes acerca de lo que es el debido proceso y los principios que se deben
respetar al momento de que una persona es detenida por presunta acción punible
sobre otra, inmediatamente haremos un análisis del problema que se encuentra en
todo el escrito sobre las violaciones al debido proceso del señor Joseph K., a
quien reiteradamente se le es violado los principios esenciales que toda persona
tiene, y si tomamos en cuenta un país como Colombia donde se supone que en un
estado como el nuestro, estado social de derecho, debería tener automáticamente.

Habiendo hecho el análisis completo de la obra y habiendo comparado los puntos
de vista de los diferentes autores que hablan sobre el debido proceso, con los
problemas que se plantean y a los que se debe enfrentar el protagonista de la
novela, daremos unas claras conclusiones de porque nuestras nociones de que la
violación al debido proceso está presente en todo el escrito, encontrando también
a veces unas consistencias con la problemática del proceso judicial y la
conservación de los derechos delos imputados que actualmente tienen que llevar
un proceso.

“El Proceso” nos representa un mundo que es irracional, pero muy real. Este
mundo se asemeja muy poco a la existencia ordinaria, pero está hecho de
elementos de la vida cotidiana. En efecto, Kafka muestra en “El Proceso” una
estructura jurisdiccional con forzosas semejanzas a cualquier estructura judicial
que se preste con un acusado, un abogado y un tribunal. Pero, lo que viene a
caracterizar este entramado judicial no es precisamente la similitud mencionada
sino, más bien, las profundas disimilitudes que podrían establecerse entre el

aparato judicial de la obra de Kafka y las instituciones propias de un Estado social
de Derecho.

Así las cosas, no deja de ser interesante la comparación del proceso al que es
sometido Joseph K., lleno de arbitrariedades plasmadas en la obra por doquier.



ENSAYO

El Debido Proceso en si constituye un conjunto de reglas y procedimientos
tradicionales, que el legislador y el ejecutor de la Ley (juez) deben observar
cuando en cumplimiento de las normas que condicionan la actividad de esos
órganos como lo son la Constitución, leyes y reglamentos, se regula jurídicamente
la conducta de los individuos y restringen la libertad civil de los mismos.

El Debido Proceso, es un patrón o módulo de justicia para determinar dentro del
arbitrio que deja la Constitución al legislador y la Ley al organismo ejecutivo lo
axiológicamente válido del actuar de esos órganos; es decir hasta donde pueden
restringir el ejercicio de su arbitrio la libertad del individuo.

Debido Proceso y Derechos Humanos van de la mano, ya que, si bien la noción de
Debido Proceso, es común a todo tipo de causa, sea esta civil, laboral o comercial;
en materia Procesal Penal constituye su fundamento esencial y resulta a la vez
una exigencia del ordenamiento de los Derechos Humanos.

En los Tratados Internacionales de Derechos Humanos, se consagra los requisitos
que debe reunir el Debido Proceso, es así que en el Art.10 de la Declaración
Universal de los Derechos Humanos dispone que: “toda persona tiene Derecho en
condiciones de plena igualdad a ser oída públicamente y con justicia por un
tribunal independiente e imparcial para la determinación de sus Derechos y
obligaciones o para el examen de cualquier acusación contra ella en materia
Penal”, dado este motivo en un país como Colombia que acata este tratado
internacional que nos habla de los derechos humanos es inaceptable que no se le
cumplan los requisitos al individuo para ser sometido ante la ley, caso contrario al
que se presenta en la obra en el cual todo acto se le vulnero si se lo trae a estos
días.

En cuanto a nuestro país y a nuestra manera de ver, el Debido Proceso, para
determinar si una persona es culpable o no de un delito, es necesaria la
superación de distintas etapas judiciales que en su conjunto se denomina
Proceso; esto es aquélla actividad compleja, progresiva y metódica, que se realiza
de acuerdo a reglas preestablecidas, cuyo resultado será una sentencia. En lo
Penal esta secuencia debe contener ciertas garantías mínimas que aseguren al
imputado, primero su dignidad como persona humana y segundo la posibilidad
cierta de ejercer su Derecho de Defensa.

Con el Debido Proceso no se trata de cumplir un trámite cualquiera o dar la
apariencia ordenada y simplista de procedimientos reglamentados, sino de
garantizar que no se prive a ningún individuo de la oportunidad de tutelar sus
derechos fundamentales y que la sentencia que se dicte, en base a un proceso,
sea fundada y en fiel cumplimiento de los principios supremos que se exigen en un
Estado social de Derecho como el nuestro.

En el caso del libro “el proceso”, Kafka muestra una estructura muy semejante a
cualquier estructura judicial, con abogados, acusados, un tribunal, etc., pero con el
problema de que esa estructura no funciona debidamente.

La novela comienza de la siguiente manera: " Es probable que alguien haya
calumniado a Josef K., pues, sin haber hecho nada malo, fue detenido una
mañana". Desde el principio sabemos que Joseph K., es inocente. El problema no
radica en la detención en sí, sino en probar que el detenido es culpable, y,
mientras tanto, es obligación dotar a el señor Joseph k., de todas las garantías
que la constitución de un estado tiene establecida, el art 29 de nuestra
constitución habla acerca del debido proceso. Este artículo plasma las garantías
necesarias para el seguro desarrollo de los procesos. Se encuentra implícito el
principio de presunción de inocencia, derivado del Principio de Legalidad, nadie
puede ser penado sin juicio previo fundado en ley anterior al hecho del proceso, ni
juzgado por comisiones especiales, o sacado de los jueces designados por la ley
antes del hecho de la causa.

Por tal motivo el protagonista de esta obra vive algo muy raro, bajo la vista del
derecho, y de esta manera hace ver en la obra que la Ley o el Estado social de
Derecho se nos presentan como un complejo aparato burocrático, de cuyo poder
absoluto es presa Josef K., a lo largo de toda la obra. Las mismas entidades que
se alberga en los grandes salones del estado, cuyos empleados son capaces de
detener a un acusado pasando por alto los mínimos requisitos del debido proceso.
Habla sobre esa Ley establecida en los estados, escrita por el hombre y ejecutada
por los propios hombres, que hace que la sociedad marche hacia un modelo ya
establecido.



“El proceso es” una novela que representa de manera afín hasta nuestros días, en
muchos de los procesos judiciales, la falta de humanidad y de profesionalismo
volcada habitualmente en los asuntos judiciales, sobre todo de carácter penal, en
donde, en muchas de las ocasiones se trata a la gente como un simple caso
jurídico y como un número de estadística judicial y no como un caso real que tiene
su propias razones y motivos de ser dentro del cual se encuentran en juego
derechos fundamentales de seres humanos inmersos en una circunstancia de tal
índole, tales como; la vida misma, la libertad, la dignidad, la igualdad,
la seguridad jurídica, entre otros.

Igualmente, de la lectura se puede observar la imagen que en numerosas
ocasiones presenta el Estado y los órganos encargados de la administración de
justicia cuyo actuar o labor llega ser en muchas de las veces necio y
desconsiderado, pues no tiene en cuenta la materia con la que trabajan, pues se
trata de seres humanos inmersos en situaciones legales dentro de las cuales se
encuentran en juego diversos aspectos no solo jurídicos, sino a consecuencia de
ello físicos y psicológicos adherentes a la propia vida social y a su buen
funcionamiento, toda vez que un Estado que; en su sistema judicial no garantiza al
ciudadano una verdadera justicia y descubrimiento de la verdad legal en un caso
relativo viola todos los derechos mínimos existentes que se puedan poseer
atentando contra la propia vida humana, como fue el desenlace de la novela
estudiada.

No obstante lo anterior, cabe mencionar que se puede apreciar en la lectura de la
obra literaria carencia total de garantías de defensa del procesado, pues ni si
quiera se le ofreció al ciudadano actor de la novela saber de qué y quien lo
acusaba, situación de la que por lo menos hoy en día podemos inferir un cambio
drástico y total, pues actualmente el derechointenta ser la base de toda sociedad,
pues todo se intenta regir a través de facultades y obligaciones sociales que

emanan del derecho mismo, sin poder pasar por alto como ya lo he mencionado
en párrafos anteriores que hasta nuestros días siguen cometiéndose muchos de
los errores jurídicos que la literatura cuestionada nos presenta.


Kafka sitúa la historia en la época en la que él vivió porque era la situación
imperante en su tiempo en la que evidentemente los derechos y garantías de los
procesados no estaban tan desarrolladas, pero la evolución histórica y el avance
jurídico hoy en día nos avala en la mayor medida posible garantías mínimas
procesales de cualquier sujeto que en una situación como la de Josef se pueden
tener.

Ahora vamos a entender lo que es la Ley para Kafka.

Las leyes en Kafka son un instrumento en la aristocracia:


“Nuestras leyes, por desgracia, no son conocidas por todos; son un secreto de un
grupo pequeño de aristócratas que nos domina”
1












1
Sobre la cuestión de las leyes, en: Franz Kafka: cuentos completos (textos originales,) pág. 310.

Están para dificultarle a la gente la resolución de sus conflictos, no facilitan la vida,
no regulan aspectos diarios sino más bien tienden a ser abstracciones muy
elevadas de la realidad que viven las personas, Kafka a través de sus relatos
expresa una gran insatisfacción frente a las leyes.


MAURICIO GARCÍA VILLEGAS afirma:

“...la imprecisión de las palabras, la incapacidad de los enunciados para reflejar la
realidad, no aparecen como una limitación contra la cual se está en lucha
permanente, sino más bien como una facultad que hace posible el ejercicio de
relaciones de poder, sin que ello implique el recurso a la violencia física”
2



Derivado de esto; inicialmente decimos que en Kafka, sí hay una lucha
permanente (Josef K.), pero sí es una facultad donde claramente se establecen
relaciones de poder: a pesar que Josef sabe que su proceso se extiende
paradójicamente e injustamente, sobre él está recayendo una especie de poder
que lo obliga a ir a las diligencias, a contratar abogados, e inclusive a seguir a la
calle a sus verdugos; él es consciente de esa relación de poder que debería ser
recíproca pero no lo es, finalmente hay una separación completa de la teoría
anteriormente citada cuando pasa esa relación a un marco estrictamente violento,
es en este caso donde se nota que se pasa de ese marco teórico de la realidad
(véase GARCÍA VILLEGAS), al de la novela con sus exageraciones, que dentro
del proceso lo hacen trágico; pareciera que el mismo sistema en un intento
desesperado por reducir al hombre que tiene en frente, y demostrar que en efecto
monopoliza las relaciones de poder, termina con Josef.


2
Función simbólica del derecho y estabilidad institucional, en: Ética y conflicto, pág. 292.

La opinión de un hombre no contaba para Kafka frente a los tribunales, esto es
muy claro en El proceso; donde Josef es impotente al poder de la ley, podemos
decir que Kafka ve el derecho como una élite, como un medio de exclusión; de ahí
que la figura del abogado para él busque siempre mostrarlo como alguien que
posee un conocimiento exclusivo, e inclusive algunas veces único:

“Las conversaciones verdaderamente serias, profesionales, eran prerrogativa
exclusiva de ellos los abogados”
3
.

El proceso es una obra fundamental para entender el sistema jurídico de Kafka,
esta obra es complementada en algunos aspectos con “En la Colonia
Penitenciaria”.

El proceso revela todas las instancias de las que consta el derecho kafkiano, es
decir; infinitas. Muestra también la forma en que Kafka concebía muchas facetas
del derecho, a diferentes niveles; en el proceso leemos sobre lo paradójico y lo
incierto en distintas ramas del derecho.

Uno de los apartes más interesantes en “El proceso”, es cuando se habla de la
ignorancia de la ley; Josef nunca conocerá la ley con la que se le juzga, y en el
momento en que quiere acceder a ella se le prohíbe:

“¿Puedo mirar esos libros? preguntó K. (...) No dijo la mujer cerrando la puerta. No
está permitido: esos libros pertenecen al juez de instrucción.

3
KAFKA, FRANZ, El proceso, pág. 683.

Ah sí asintió K. moviendo la cabeza, estos libros son evidentemente códigos y el
modo de ejercer la justicia que aquí se tiene, exige que se condene al inocente sin
que éste conozca la ley”.

El final de El proceso, deja muchas preguntas por ser una novela inconclusa;
¿tenía Kafka pensado un fin para el proceso de Josef, o iba a dejar en suspenso
de todas formas la obra?; la muerte de Josef refleja muchas incógnitas; él mismo
se pregunta segundos antes de morir (sin saberlo) si acaso habría otro recurso
dentro de su proceso para encontrar claridad sobre lo que estaba pasando, y
como un hombre desesperado empieza a repasar todo lo que creía debía ser
aclarado:

“¿Dónde estaba el juez que nunca había visto? ¿dónde estaba el alto tribunal a
donde nunca había llegado?”
4


Frente al derecho vemos todas las injusticias humanas y procesales a las que el
sistema jurídico enfrentó a Josef, nos hace plantearnos muchas preguntas; sin
embargo, es inconcebible en estos días que un sistema llegue en su totalidad a
parecerse al que juzgó a Josef, dejándolo abandonado a la suerte de la injusticia;
alejándolo de la protección y defensa del Estado. Hoy en día llegamos a pensar
dentro del derecho (por ejemplo), en un constitucionalismo antropocéntrico
5
,
donde el hombre y sus derechos deben estar protegidos por el Estado; y no sólo
estudiando la organicidad, evitando así abusos como los que sufrió Josef.


4
KAFKA, FRANZ, El proceso, pág. 676.
5
DUEÑAS RUIZ, ÓSCAR JOSÉ, Lecciones de teoría constitucional, afirma el profesor DUEÑAS: Para la
comprensión
de lo que actualmente se conoce como Constitución, no sólo es importante detenerse en la organización del
Estado; también deben conocerse y estudiarse los derechos de la persona y su protección, pág. 25.

En el proceso parece ser que la culpa de Josef es indudable; y parece ser la base
de todas las actuaciones de los funcionarios, desde los que lo arrestan en el
capítulo primero a los encargados del juzgado, como también en aquellos que
misteriosamente ejecutan a Josef y finalizan el proceso.

En el proceso se afirma:

“Posiblemente alguien había calumniado a Josef K., pues sin que éste hubiera
hecho nada malo, fue detenido una mañana”
6


El narrador nos da la clave más importante del libro: la inocencia de Josef; de
donde podemos decir que todo el proceso que se inicia contra él se basa en que
su culpa es indudable, completamente distinto a nuestro sistema donde el principio
de legalidad afirma:

“Toda persona se presume inocente mientras no se le haya declarado
judicialmente culpable”
7
.







6
KAFKA, FRANZ, El proceso, pág. 473.
7
República de Colombia, Constitución Política de Colombia, artículo 29 (inc. 3°).

Conclusiones

1. por tal motivo Kafka convierte el esqueleto jurisdiccional en el que se desarrolla
“El Proceso” en una crítica divertida a la burocracia de los estados y de las
instituciones típicas de la modernidad.
2. El Proceso de Kafka supone una gran crítica al entramado institucional propio
de la modernidad de cualquier país en este caso Colombia fuente de comparación,
el aparato jurisdiccional dibujado en “El Proceso” es irracional y está construido
para destruir todos los pilares racionales que sustenta al Estado social de Derecho
emanado del racionalismo.
3. En “El Proceso” se percibe la opresión del individuo en la caja en la que se lo
encierra, que supone el Estado burocrático. El Estado social de Derecho es una
creación, para bien y para mal, de nuestros días, en los cuales se cumplirán los
conceptos ya estipulados o será saltado por algún motivo.
4. Sólo si los derechos humanos son cumplidos y respetados a cabalidad en todo
el mundo podemos garantizar la convivencia pacífica entre los seres humanos.
Estos derechos son universales y están por encima de cualquier tradición cultural
o circunstancia que se esté viviendo. Establecen un mínimo ético universal a partir
del cual la moral individual y la tradición cultural pueden ser construidas sin
deterioro alguno al pluralismo.
5. Esta obra muestra un sistema judicial con muchas falencias, mostrando de una
manera media irreal lo que puede llegar a ser un proceso judicial, nos parece que
con esta obra Kafka quiere hacer una crítica a la estructura judicial.
En esta obra se trata también la presunción de inocencia, y el cómo se deja de
lado, teniendo en cuenta que toda persona es inocente antes de que se le
compruebe lo contrario en nuestro país.
En el proceso Kafka muestra con el sistema anula la vida de un individuo sin dejar

que el hombre viva de acuerdo a sus derechos y a su propia voluntad
desencadenando así un problema con los órganos judiciales.