P. 1
Mejoramientos de asentamientos precarios: condiciones para el desarrollo de programas de amplia escala en América Central

Mejoramientos de asentamientos precarios: condiciones para el desarrollo de programas de amplia escala en América Central

|Views: 15|Likes:
Mejoramientos de asentamientos precarios: condiciones para el desarrollo de programas de amplia escala en América Central
Mejoramientos de asentamientos precarios: condiciones para el desarrollo de programas de amplia escala en América Central

More info:

Copyright:Traditional Copyright: All rights reserved

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

09/06/2014

pdf

text

original

Después de la intervención
introductoria por parte del Secretariado
de la Alianza de las Ciudades, en la cual
se puso en perspectiva el origen de la

iniciativa; las intervenciones de la
Oficina Regional de UN-HABITAT y de
Joan MacDonald sintetizaron, para abrir
el debate, la situación que se presenta

154

en Centroamérica en términos de los
principales factores que actualmente
limitan de manera negativa el alcance de
programas de mejoramiento barrial a
gran escala:

–fragmentación institucional
dentro del sector;
–enfoques de trabajo centrados
casi exclusivamente en programas
de construcción de viviendas
normalmente desarticulados de
estrategias más amplias de
ordenamiento territorial y
provisión de servicios;
–niveles excesivamente altos de
irregularidad e ilegalidad en la
tenencia, los cuales se agravan ante
la debilidad de los instrumentos
para la regularización;
–limitaciones a la autonomía
municipal y existencia de meca-
nismos extremadamente complejos
que involucran a los diferentes
niveles de gobierno, complicando la
aplicación de la legislación
existente;
–vulnerabilidad ambiental estruc-
tural que afecta un porcentaje
significativo de los asentamientos
habitados por familias de bajos
ingresos y que requieren de
programas de reasentamiento;
–estrategias de desarrollo urbano
desequilibradas que limitan el
funcionamiento de mercados de
tierra abiertos;
–seria descapitalización de los
fondos de financiamiento para la
vivienda social que sobreviven
gracias a altos niveles de
subsidios en muchos de los casos
apoyados con recursos externos;
–baja capacidad de recuperación de
costos;
–énfasis en programas de recons-
trucción, luego de los recurrentes
desastres, que no cumplen con
estándares apropiados de
sostenibilidad y replicabilidad;

Todos estos elementos que coexisten en
mayor o menor grado dentro de los
países de la región, producen una
compleja situación que limita el
potencial flujo de recursos del sector
privado y de los propios usuarios hacia
programas de mejoramiento barrial.
La discontinuidad en las políticas

gubernamentales, la cual fue indicada
casi unánimemente por los participantes
de esta Consulta como el principal factor
determinante del desempeño sectorial,
es a su vez resultado de un círculo
vicioso, merced al cual procesos de
descentralización incompletos y la falta
de instrumentos reglamentarios y
crediticios eficaces, contribuye a
empujar al gobierno hacia interven-
ciones dispersas y de pequeña escala
que están acompañadas casi siempre
por altos niveles de subsidio y un
significativo apoyo externo. Este tipo de
intervenciones tienen como propósito
fundamental liberar periódicamente las
presiones políticas que se van
represando dada la gran demanda
insatisfecha. De otro lado, la alta
incidencia de situaciones de emergencia
por desastres añade justificaciones a
este tipo de acciones.

Del lado positivo, se enfatizaron varios
aspectos tales como: la presencia de un
número creciente de experiencias locales
innovadoras, el buen desempeño que
logran algunos gobiernos locales
actuando incluso en el mismo contexto
de dificultades políticas y normativa
positivas, el posicionamiento positivo
que viene ganando la agenda municipal
dentro del debate político nacional y la
emergencia de una cada vez más
actuante sociedad civil organizada; todos
estos factores que constituyen un
potencial importante que debe ser
fortalecido y capitalizado.

Una necesidad inmediata a ser abordada
y que puede ser satisfecha a través de
un esfuerzo concertado, es el inter-
cambio, documentación y transferencia
de experiencias positivas remarcando
lecciones aprendidas de procesos de
reformas políticas e institucionales. A la
par de esto, la difusión de un grupo
selecto de experiencias suramericanas,
destacadas por la incorporación de
metodologías participativas de
planificación y gestión, puede ser útil
para ilustrar mecanismos exitosos y
eficientes. De igual manera, una valiosa
iniciativa puede ser la promoción y el
fortalecimiento de un debate político
amplio dirigido a perfeccionar el papel de
las autoridades municipales y el
involucramiento de las redes de
organizaciones de la sociedad civil.
La coordinación entre las agencias de

155

cooperación internacional ha sido
esporádica, pero ha comprobado su
efectividad en los casos que se ha
puesto en funcionamiento. Esto indica
que deben hacerse esfuerzos por
convertirla en una práctica más
sistemática.

Se expresó un consenso sobre el hecho
de que los ministerios e instituciones
sectoriales

(además

de

la
fragmentación, poca integralidad y
discontinuidad de sus programas ) no
siempre tienen, en los países de la
región, el suficiente peso político como
para pesar con fuerza en las decisiones
acerca de la asignación de los recursos
financieros que se requieren en razón
de la importancia económica y social
que deberían tener las inversiones en
el sector. Esta condición de debilidad
dentro de cada país se refleja también
en el plano regional, con el irregular
funcionamiento del Consejo Centro-
americano

de

Vivienda

y
Asentamientos Humanos (CCVAH). Su
limitada capacidad de incidencia ha
debilitado las posibilidades de
negociación en espacios tales como los
Grupos Consultivos de Donantes que se
han desarrollado en los últimos años
(Estocolmo y Madrid).

Temas como la descentralización han
sido muy a menudo tratados de manera
sectorial, y se puede constatar que
mientras hay algunos avances
relativamente importantes en sectores
como el de la Salud y la Educación, en
otros existen aún muchos limitantes. El
proceso de descentralización, como parte
de una reforma integral del Estado, tiene
sentido en términos económicos cuando
es asumida de manera integral por las
instancias e interlocutores de mayor
peso estratégico en la definición de las
políticas nacionales de desarrollo
económico y social.

Una posición cohesionada de las
agencias donantes, alrededor de la
Alianza de las Ciudades, puede servir
tanto para impulsar el dialogo sobre las
tan necesarias reformas políticas, como
para captar la atención de los
principales inversionistas en el sector
(BM, BID) hacia la importancia central
que tienen las intervenciones urbanas
en la recuperación económica y la
reducción de la pobreza.

¿Cuál debiera ser el nivel de acción
preferencial para llevar a cabo las
acciones de seguimiento en el marco
de la Alianza de las Ciudades? Tal y
como se ha expresado desde los inicios
de la presente iniciativa, el impulso
principal debe ser realizado en el
ámbito nacional; de un lado,
construyendo condiciones a nivel de
ciudad que propicien la puesta en
marcha de programas de
mejoramiento barrial en una escala
significativa (un primer ejemplo de
ellos es la iniciativa que esta
ejecutándose en San Salvador con el
concurso del Banco Mundial y UN-
HABITAT); y del otro, impulsando
diálogos políticos nacionales (dirigido
hacia las reformas políticas) que
acompañen las experiencias locales
con la adopción de reformas
institucionales y legales, en donde sea
posible.

La dimensión regional debe ser
considerada como un componente útil
para la documentación y difusión de
experiencias y la abogacía política; para
tal efecto deben ser fortalecidos los
espacios regionales gubernamentales,
municipales y de la sociedad civil, así
como mecanismos de interacción. Una
tarea considerada crucial e urgente a
este nivel, tanto en el futuro inmediato
como en una perspectiva de largo plazo,
es la articulación e incidencia en el
Consejo Centroamericano de Ministros
de Economía y Planificación, con el fin

de llevar la discusión sobre las futuras políticas e inversiones urbanas a los niveles

de decisión estratégica más adecuados.

C) Seguimiento

UN-HABITAT dispone aún de algunos
recursos limitados (dentro de la
presente iniciativa) para organizar una

reunión regional de consulta. La
modalidad y momento de esta reunión
deberá ser acordada con las
instituciones regionales y las agencias
de cooperación técnica y financiera
interesadas.

156

El Banco Mundial y el BID liderarán, tan
pronto como sea posible, gestiones para
establecer un diálogo directo con los
Ministros de Economía y Planificación
y con su Consejo regional para
informarlos sobre el alcance de las
iniciativas de la Alianza de las Ciudades

y establecer el grado de interés en
apoyar estos esfuerzos nacional y
regionalmente.
Las agencias participantes en la
reunión de New York serán informadas
sobre los desarrollos de estas gestiones.

La Oficina Regional de UN-HABITAT
continuará coordinando las acciones
que se impulsen en el marco de esta
iniciativa.

157

HACIA UNA ESTRATEGIA ASOCIATIVA
REGIONAL PARA LA IMPLEMENTACION DE
PROGRAMAS MASIVOS DE MEJORAMIENTO
BARRIAL EN CENTROAMERICA

[San José, Costa Rica, 8-9 de agosto de 2002]

CONSIDERACIONES

Reconociendo la relevancia y oportunidad de la iniciativa desarrollada por los
países de Centroamérica en conjunto con Cities Alliance, para promover la
implementación de programas masivos de mejoramiento de barrios en la región;

Considerando el acuerdo expresado por los diversos participantes acerca del
diagnóstico y las conclusiones del estudio realizado por Cities Alliance sobre las
posibilidades y limitaciones existentes para fomentar dichos programas de
mejoramiento barrial en Centroamérica;

Tomando nota de las importantes iniciativas de mejoramiento barrial que se han
desarrollado y están por iniciarse por los países, gobiernos, autoridades locales y
grupos de la sociedad civil, con apoyo de los organismos de financiamiento
internacional y la cooperación externa;

Reconociendo la conveniencia expresada por los participantes, respecto de los
impactos positivos que tienen las acciones de mejoramiento barrial sobre; i) el
mejoramiento de condiciones habitacionales de los sectores de escasos recursos
y en general, el desarrollo de la política habitacional; ii) las estrategias de lucha
contra la probreza; iii) el ordenado crecimiento y desarrollo de las ciudades; y iv)
la promoción de los procesos de descentralización y participación;

Considerando que no obstante la diversidad de condiciones existentes en los
asentamientos humanos en esta región, así como de los tipos de respuesta que
se requieren para reducir el déficit habitacional, resulta conveniente que nuestros
países enfrentar de manera coordinada diversos aspectos del mejoramiento barrial;

Tomando nota, en el contexto de las Metas de Desarrollo del Milenio asumidas por
150 jefes de Estado en el año 2000 para la reducción de la pobreza y del número de
personas que habitan en asentamientos precarios, que 7.5 millones de
centroamericanos habitan en asentamientos precarios de las ciudades de la Región.

ACUERDOS

Colocar a la vivienda social como tema prioritario en las estrategias de desarrollo
nacionales y centroamericana, particularmente en las agendas sociales respectivas,
y movilizar los recursos internos y externos para responder a esa prioridad, dando
la debida importancia a los programas de mejoramiento barrial.

Realizar a través de las políticas sociales, urbanas y de vivienda, los esfuerzos
necesarios para que al año 2020, al menos el 50% de los hogares urbanos que
habitan en asentamientos precarios ido deteriorados, hayan mejorado de manera
significativa su calidad de vida mediante acciones de mejoramiento barrial.

Iniciar, a nivel de países, un proceso de formulación y puesta en marcha de

158

políticas nacionales y programas de mejoramiento de barrios, de modo que para
que el año 2005 todos los países cuenten con programas operacionalizados.

Acordar, dentro de este año, un plan de acción regional en este respecto, el cual
incluirá la definición de responsabilidades, estrategias de identificación de recursos,
e instrumentos de seguimiento y promoción.

Solicitar a la Presidencia de la Reunión transmitir estos acuerdos a la XIX Reunión del
Consejo de Ministros de Vivienda y Asentamientos Humanos (CCVAH), a la Junta
Directiva de FEMICA, así como a las reuniones del sector social centroamericano para
incorporar el tema en la Agenda de la Cumbre Presidencial Centroamericana de Diciembre
de 2002 .

You're Reading a Free Preview

Download
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->