You are on page 1of 192

Libro Rojo de los Anfibios de Colombia

José Vicente Rueda-Almonacid, John D. Lynch, Adolfo Amézquita

Editores

José Vicente Rodríguez- Mahecha

Coordinador Editorial

César Landazabal Mendoza, Juan Manuel Renjifo, Pedro Miguel Ruíz- Carranza, John D. Lynch, William E. Duellman, Stephan Lötters, Alonso Quevedo y Fernando Castro

Ilustración y fotografía

Abril de 2004

Lynch, William E. Duellman, Stephan Lötters, Alonso Quevedo y Fernando Castro Ilustración y fotografía Abril de
Lynch, William E. Duellman, Stephan Lötters, Alonso Quevedo y Fernando Castro Ilustración y fotografía Abril de
Lynch, William E. Duellman, Stephan Lötters, Alonso Quevedo y Fernando Castro Ilustración y fotografía Abril de

© Esta obra deberá ser citada de la siguiente manera:

a) Al citar toda la obra: R UEDA -A LMONACID , J. V., J. D. L YNCH & A. A MÉZQUITA (Eds.). 2004. Libro rojo de anfibios de Colombia. Serie Libros Rojos de Especies Amenazadas de Colombia. Conservación Internacional Colombia, Instituto de Ciencias Naturales – Universidad Na- cional de Colombia, Ministerio del Medio Ambiente. Bogotá, Colombia. 384 pp.

b) Al citar una especie (ficha): W. B OLÍVAR -G ARCÍA & J. H. R ESTREPO -T ORO . 2004. Sapito arlequín

de malvasa. Atelopus eusebianus. pp. 185-187. En:

(Eds.). 2004. Libro rojo de anfibios de Colombia. Serie Libros Rojos de Especies Amena- zadas de Colombia. Conservación Internacional Colombia, Instituto de Ciencias Naturales– Universidad Nacional de Colombia, Ministerio del Medio Ambiente. Bogotá, Colombia.

ISBN 33-6070-8

R UEDA -A LMONACID , J. V., J. D. L YNCH & A. A MÉZQUITA

Palabras clave: Anfibios, Amenazados, Colombia, Extinción

Coordinación editorial José Vicente Rodríguez-Mahecha Director Unidad de Cienci de la Biodiversidad y Análisis CBC de los Andes - Conservación Internacional.

Carrera 13 # 71-41, Bogotá-Colombia. jvrodriguez@conservation.org

Editores José Vicente Rueda-Almonacid Adolfo Amézquita John D. Lynch

Asistencia editorial: Andrés González-Hernández & Ramón Hernando Orozco-Rey

Cartografía y análisis SIG: Ramón Hernando Orozco-Rey & Andrés González-Hernández- Juan Carlos Rubiano (Laboratorio SIG-Conservación Internacional).

Ilustraciones: Portada y dibujos César Landazabal.

Fotografías: Juan Manuel Renjifo, Pedro Miguel Ruíz-Car ranza, John D. Lynch, William E. Duellman, Alfonso Quevedo-Gil y Fernando Castro.

Diseño y diagramación: Luis Felipe Sossa R. (Símbolo Ltda.), Alma Digital e-mail:

alma_digital2003@yahoo.com

Mapas solapas: Instituto Alexander von Humboldt.

Derechos reservados conforme a la ley. Los textos pueden ser utilizados total o parcialmente citando la fuente. Los documentos que componen éste libro han sido editados con previa aproba- ción de los autores.

La producción de esta obra se adelantó con el apoyo de Conservación Internacional, Fondo para la Acción Ambiental, Fondo Ambiental Mundial (GEF), Instituto Alexander von Humboldt, Banco Mundial, Cornare y la Fundación Omacha.

La serie Libros Rojos de Especies Amenazadas de Colombia, es liderada por las siguientes instituciones:

Teléfono 3452854

liderada por las siguientes instituciones: Teléfono 3452854 Impreso en Colombia por Panamericana Formas e Impresos S.
liderada por las siguientes instituciones: Teléfono 3452854 Impreso en Colombia por Panamericana Formas e Impresos S.

Impreso en Colombia por Panamericana Formas e Impresos S. A.

Contenido

 

7

Presentación

9

11

13

Lista de

16

18

Generalidades de

18

Breve reseña sobre el desarrollo histó- ricodelconocimientorelacionadocon

19

los anfibios de

Los anfibios amenazados de ex-

tinción en Colombia: Problemáti-

ca general

22

Las principales amenazas que aten-

tan contra la supervivencia de los

anfibios en

Destrucción y deterioro de hábitats

27

 

27

Efectos de

31

Introducción de especies exóticas. 34

36

Cambio climático e incremento de

la ración ultravioleta

38

La

de 31 Introducción de especies exóticas. 34 36 Cambio climático e incremento de la ración ultravioleta
de 31 Introducción de especies exóticas. 34 36 Cambio climático e incremento de la ración ultravioleta
de 31 Introducción de especies exóticas. 34 36 Cambio climático e incremento de la ración ultravioleta

6

La declinación reciente de las po-

blaciones de

Sobreexplotación de algunas es-

44

Áreas prioritarias para la conser-

vación de los

46

Facilidades de conservación in situ. 47

Iniciativas para la conservación de

48

los anfibios de

La ecogeografía de las especies de

41

anfibios

55

58

Las Categorías de la

58

Definiciones de las Categorías de

las Listas

Procedimientos para apli car las

60

categorías de la

61

Como usar este libro

75

Clave para la identificación de los anfi-

bios amenazados de

Mosaico de ilustraciones para

comparación

Listado de las especies de anfibios

por categorías de

Especies en pelígro crítico (CR) . 111

110

99

77

Especies en pelígro (EN)

183

Especies vulnerables (VU)

297

Glosario y

365

Literatura

372

383

297 Glosario y 365 Literatura 372 383 Presentación L a gestión ambiental orientada a la
297 Glosario y 365 Literatura 372 383 Presentación L a gestión ambiental orientada a la
297 Glosario y 365 Literatura 372 383 Presentación L a gestión ambiental orientada a la

Presentación

L a gestión ambiental orientada a la conservación y uso sosteni- ble de la biodiversidad requiere, entre otras acciones, identifi car cuáles especies silvestres están registrando de manera gra-

dual una disminución en sus poblaciones naturales, lo que va claramen- te en contra de su supervivencia.

Si bien es cierto, que dicho fenómeno se puede presentar en la natu- raleza por la incidencia de ciertas circunstancias que azarosamente afec- tan las poblaciones de algunas especies, en otras situaciones se pre- senta por presiones que de manera directa ejerce el hombre o el medio que las rodea.

En Colombia identificar esas especies dentro de nuestra enorme biodiversidad, orientar y adoptar acciones que disminuyan, en cierta medida, ese galopante fenómeno de extinción por el que atraviesan, requiere de la participación activa de los institutos de investigación, las autoridades ambientales, los entes territoriales, la academia, las ONG, el sector privado y público en general, para implementar estrategias de investigación, valoración, conservación, restauración, uso y manejo co- ordinados de manera interinstitucional y con participación de la socie- dad civil.

Uno de los resultados más importantes en nuestro país, para atender parte de las necesidades anteriormente descritas, ha sido la consolida- ción, publicación y divulgación de los primeros siete tomos de la Serie Libros Rojos, que nos ha permitido conocer las especies de peces, aves, reptiles, invertebrados marinos y algunas familias de plantas que se encuentran amenazadas y que por ende irían hacia la extinción, si no se implementan medidas a nivel nacional y regional que eviten dicho proceso.

El Ministerio de Ambiente, Vivienda y Desarrollo Territorial presen- ta al público en general este nuevo tomo de dicha serie, dirigido básica-

7

mente a divulgar la situación de amenaza que registran las especies de anfibios colombianos, labor que corresponde una vez más al esfuerzo colectivo que desde 1997 viene adelantándose en el país, gracias al es- fuerzo conjunto de entidades como el Instituto de Investigación de Recursos Biológicos Alexander von Humboldt, Instituto de Investiga- ciones Marinas y Costeras-INVEMAR, Instituto Amazónico de Inves- tigaciones Científicas-SINCHI, Conservación Internacional-Colombia, Instituto de Ciencias Naturales de la Universidad Nacional de Colom- bia y el Ministerio de Ambiente, Vivienda y Desarrollo Territorial.

Reconocimiento muy especial a todos los investigadores quienes han aportado, con su información, a la elaboración y construcción de los diferentes libros, así como a las entidades que han hecho posible este esfuerzo, como son: INVEMAR, Instituto Alexander von Humboldt, Instituto de Ciencias Naturales, Conservación Internacional Colombia, Banco Interamericano de Desarrollo-BID, Fondo para la Acción Am- biental, CVC, CAR, PNUD, CORNARE y la Embajada de los Países Bajos, entre otros.

Sandra Suárez Pérez

Ministra de Ambiente, Vivienda y Desarrollo Territorial

8

Presentación institucional

C on esta publicación culmina una etapa en el proceso de categorización de los niveles de amenaza de uno de los grupos animales más vulnerables de Colombia, los anfibios.

Este hecho es particularmente significativo para nuestro país, debido a que somos considerados como uno de los más ricos en diversidad

biológica. Dentro de ésta diversidad, los anfibios ocupan conjunta- mente con las aves un sitial de honor por poseer el mayor número de especies a nivel mundial. Esta altísima diversidad de los anfibios, que llega a alcanzar en nuestro país cerca de 733 especies descritas hasta ahora, se destaca también por su alto grado de endemismo, ya que esta

cualidad es alcanzada por el 55% del total de las especies registradas a

lo largo y ancho del país. Ello trae consigo una gran responsabilidad en

su conservación. Por esto hemos involucrado en nuestra estrategia del CBC de los Andes y específicamente como programa, la tarea de buscar mecanismos creativos que nos permitan identificar cuáles de las especies se encuentran en un estado de amenaza evidente y real, de tal manera que el país pueda contar con herramientas para emprender

acciones inmediatas que permitan evitar extinciones y lograr su conser- vación a perpetuidad. Llegar hasta allí no es una tarea fácil, primero por la necesidad de acoplar aquellos intereses académicos con los de conservación, y segundo por la necesidad de acercarnos a los criterios de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza-UICN,

y buscar homologar conjuntamente con el MAVDT, el ejercicio de

categorización adelantado en el país con el proceso de categorización a

nivel mundial.

Este espacio se ha creado, entre otras circunstancias, gracias a la ma- siva participación de investigadores nacionales y extranjeros que han dedicado sus vidas al estudio de los anfibios en el epicentro de la diver- sidad específica de este grupo, altamente, representada en los países andinos, que en conjunto poseen más del 35% del total de las especies

9

de estos anfibios en el planeta. La fase que hoy culmina con esta publicaciónse ha logrado luego de más de tres años de discusiones altamente productivas, orientadas hacia el logro de un producto de excelente calidad que compila el conocimiento hasta ahora acumulado sobre las 55 especies de anfibios amenazadas que tenemos en Colom- bia. Asimismo constituye una herramienta para las negociaciones tanto de carácter nacional como internacional, ante las COPs de Cambio Climático, dado que este es uno de los grupos más proclives a ser afectados por el fenómeno de Cambio Climático Global.

Esperamos que esta obra permita resaltar la importancia de los anfi- bios para nuestro país y estimule la generación de información actuali- zada que ayude a construir escenarios más amables para la conserva- ción de este interesante grupo de animales.

José Vicente Rodríguez-Mahecha

Director Unidad de Ciencias de la Biodiversidad & Análisis CBC de los Andes Conservación Internacional

10

Fabio Arjona Hincapié

Director Ejecutivo Programa de Colombia Conservación Internacional Colombia

Agradecimientos

D eseamos agradecer a la comunidad de herpetólogos colom-

bianos la generosa respuesta y la amplia colaboración pres-

tada para llevar a feliz término este primer intento de

categorización de la fauna anfibia de nuestro país.

A los curadores de los Museos de Historia Natural de la Universidad Nacional de Colombia, la Universidad del Valle, la Universidad de Antioquia, la Pontificia Universidad Javeriana, la Universidad Industrial de Santander y la del Tolima, así como el Instituto de Investigación de los Recursos Biológicos Alexander von Humboldt, que permitieron el libre acceso a la información depositada en sus instituciones y estuvie- ron dispuestos a colaborar con el préstamo de materiales científicos.

Gracias a la generosidad de los profesores Pedro M. Ruiz-Carranza (q.e.p.d), Juan Manuel Renjifo, María Cristina Ardila, Alonso Quevedo, Manuel Bernal, John D. Lynch, Stephan Lötters, William E. Duellman y Fernando Castro pudimos ilustrar con excelentes fotografías la ma- yor parte de los anfibios amenazados. El maestro César Landazabal plasmó en magníficas acuarelas las especies ignotas desde el punto de vista gráfico.

Sin el apoyo decidido e irrestricto de los directivos de Conservación Internacional-Colombia, doctores Fabio Arjona Hincapié y José Vi- cente Rodríguez-Mahecha quien adelantó la coordinación editorial de este número, así como de los doctores Gonzalo Andrade y Gloria Galeano, directores saliente y entrante del Instituto de Ciencias Natura- les de la Universidad Nacional de Colombia, de Paul Salaman Coordi- nador de la Unidad de Ciencias de la Biodiversidad del Centro de Biodiversidad de los Andes, hubiera sido imposible la realización de este trabajo.

Igualmente merece destacarse la labor de los colegas de la unidad SIG de Conservación Internacional-Colombia: Hernando Orozco-Rey,

11

Andrés González y Juan Carlos Rubiano, quienes elaboraron los mapas de distribución de las especies amenazadas y contribuyeron a estimar la superficie de extensión y las áreas de ocupación para las mismas, así como los comentarios y sugerencias de otros colegas interesados en el tema como Gustavo Kattan y Enrique La Marca.

Los señores Jairo Sánchez y Fabio Quevedo, auxiliares del laborato- rio de anfibios del Instituto de Ciencias Naturales de la Universidad Nacional y del Instituto Alexander von Humboldt, respectivamente, que brindaron todas las facilidades para la rápida consulta de los mate- riales depositados en dichas instituciones, y a Sonia Cárdenas por la revisión de los textos. La colaboración de la estudiante de biología Catalina López, en la organización de los materiales bibliográficos, la elaboración de bases de datos y búsqueda de información resultó crucial para finalizar el presente trabajo dentro del tiempo previsto. A Juan Carlos Rodríguez-Paéz por su oportuno apoyo en el manejo de los sistemas y sus sugerencias en el manejo de los datos.

A los asistentes a los talleres de categorización regional de los anfibios suramericanos, por su colaboración y aportes, intercambio de ideas y soporte en el afinamiento del proceso de clasificación de la fauna anfi- bia colombiana y en especial a Simon Stuart, Matt Foster, Bruce Young y otros colegas de las instituciones socias. Muy especialmente deseamos reconocer el decidido apoyo financiero de la Gordon & Betty Moore Foundation, la Frankenberg Foundation y la National Science Foundation instituciones que a través de diferentes instancias institucionales dentro de Conservación Internacional hicieron posible este proceso.

Finalmente deseamos resaltar la disponibilidad de los descubridores de diversas especies quienes estuvieron de acuerdo en incluir las ilustra- ciones esquemáticas publicadas en sus artículos científicos, para que enriquecieran los textos de esta obra. De la misma manera nuestros agradecimientos sinceros a todos aquellos quienes con su trabajo silen- cioso han colaborado en la búsqueda sistemática de nueva informa- ción y otras actividades vitales dentro de este programa editorial.

12

Prólogo

L a realización del proceso de categorización de la fauna anfibia amenazada de extinción en Colombia fue una tarea colectiva interinstitucional que contó con el apoyo y el respaldo de la

comunidad de herpetólogos del país, quienes en un gesto de despren- dimiento agilizaron el proceso para terminar este trabajo en tan solo

seis meses.

La escasa información científica disponible sobre la historia natural de la mayor parte de los anfibios de Colombia constituyó un desafío para efectuar una valoración objetiva y realista acerca del estado de conservación de las poblaciones y especies de este importante grupo de vertebrados, por lo cual se desarrolló un método innovador y flexi- ble que permitió la combinación de los escasos datos cuantitativos con las apreciaciones subjetivas de los especialistas en el tema.

Resulta innegable que esta primera aproximación requerirá mucho trabajo de campo para mejorar la información y poder llegar en un futu- ro próximo a actualizar este listado; no obstante, constituye el punto de partida para definir e impulsar acciones concretas de conservación para preservar la variada fauna anfibia de Colombia, que con sus más de 733 especies está considerada la más rica del orbe.

Es importante resaltar que este ejercicio ha sido pionero a nivel de los países latinoamericanos en cuanto a la categorización nacional de los niveles de amenaza de los grupos de especies, y se constituyó como una excelente plataforma para la revisión global de los anfibia de Amé- rica que hemos venido impulsando gracias al apoyo de organizaciones internacionales como la Comisión de Supervivencia de Especies de la IUCN, Conservation Internacional y NatureServe, con quienes esta- mos realizado una serie de talleres de evaluación (GAA) para las 5.500 especies de anfibios del mundo, tarea con la cual nos sentimos comple- tamente comprometidos.

13

Esperamos que el libro rojo de anfibios de Colombia motive el estu- dio de este grupo apasionante de animales y fomente acciones de con- trol y conservación por parte de las autoridades ambientales y el públi- co en general, ya que los múltiples problemas ambientales derivados de los esquemas de desarrollo del mundo moderno requieren ser enfren- tados con soluciones novedosas que minimicen el impacto negativo y la pérdida de la diversidad biológica. Se requiere apoyar y aumentar la capacidad de gestión y conocimientos de las comunidades locales para que lleguen a tener un control efectivo de sus propios asuntos y su destino. Es necesario involucrar a la población en todos los aspectos del trabajo de conservación, haciéndolos participes en la planeación de las investigaciones, suministrándoles información básica sobre la histo- ria natural de las especies, así como elementos para su manejo y preser- vación. De igual forma, se debe estimular la economía local mediante la generación de empleo, el entrenamiento de guías para el turismo ecológico y la elaboración de productos artesanales relacionados con la biota silvestre.

Una estrategia de conservación de los anfibios deberá prever el uso sostenible de aquellas especies nativas que mantienen poblaciones sa- ludables y tienen una amplia oferta de hábitat en el país, así como el reconocer la enorme importancia económica y cultural que la diversi- dad biológica representa para vastos sectores deprimidos de nuestra sociedad.

Nuevas amenazas para la conservación de los anfibios como la decli- nación global de poblaciones y especies requieren ser indagadas para prevenir sus efectos poblacionales negativos y alertar a las sociedades humanas sobre efectos nocivos para su salud y supervivencia.

La conservación de la diversidad biológica y amenazada de extinción en Colombia deberá tomar en consideración la combinación de accio- nes orientadas hacia la investigación, el manejo tanto ex-situ como in-situ de los remanentes de población, el fortalecimiento del sistema de áreas protegidas y la educación ambiental como elementos clave para la per- petuación del rico patrimonio natural de la nación.

Se necesita con urgencia conducir inventarios y reconocimientos de campo, con el nivel de duración y profundidad deseados para establecer

14

el tipo de acciones de conservación más apropiadas para aquellas espe- cies más vulnerables en virtud de su distribución restringida o requeri- mientos de hábitat especializados. La revisión y análisis de la informa- ción científica concerniente a las especies amenazadas, constituyen el primer paso para orientar los planes de recuperación de las mismas. Es importante conocer la naturaleza de la rareza de las especies, si ésta se debe a factores intrínsecos de las especies o es el resultado de observa- ciones defectuosas y artificios en los métodos de evaluación.

Dado que el desarrollo sostenible propone que la humanidad viva dentro de los límites de la capacidad de carga de la tierra, debemos promover un nuevo estilo de vida y pautas de desarrollo que respeten los límites de la naturaleza. Es menester comprometerse con los princi- pios de una nueva ética que permita integrar la conservación y el desa- rrollo de una manera armónica: conservar para mantener nuestras ac- ciones dentro de la capacidad de la tierra, y propiciar el desarrollo para ofrecer a todo el mundo el pleno disfrute de una mejor calidad de vida.

Claude Gascon, Ph.D.

Chair, Global Amphibian Specialist Group, Species Survival Commission, IUCN Senior Vice President Regional Programs Conservation International

15

16

Lista de autores

Adolfo Amézquita, Profesor Departamento de Ciencias Biológicas, Univer- sidad de los Andes, AA4976-Bogotá, aamezqui@uniandes.edu.co

Andrés Rymel Acosta-Galvis, Profesor Pontificia Universidad Javeriana, Laboratorio Herpetología – UNESIS , Carrera 7 No 43-82-Edificio 53 Oficina 104 B, aacostag@yahoo.com, andres.acosta@javeriana.edu.co

M. Suárez-Mayorga, Bióloga, Investigadora Senior, Sistema de

Información sobre Biodiversidad, Instituto de Investigación de Recursos Bioló-

gicos Alexander von Humboldt, Carrera 7 No. 35 - 20, Bogotá, Colombia, amsuarez@humboldt.org.co

Alonso Quevedo-Gil, Investigador en Fauna Silvestre, Laboratorio de Inves-

tigaciones

alonsoquevedo@hotmail.com

Claudia María Vélez Rodríguez, Instituto de Zoología, Universidad Aus- tral de Chile, Casilla 567, Valdivia, Chile, Fono-fax: (5663) 221315, cvelez@uach.cl

Diana Patricia Montealegre-Moreno, Estudiante Biología, Laboratorio de Investigaciones en Zoología. LABINZO, Universidad del Tolima, dmontealegre@hotmail.com

Fernando Castro, Profesor Titular, Universidad del Valle, Facultad de Ciencias.Departamento de Biología, Cali. fcastro@univalle.edu.co

Jenny Urbina, Estudiante de Biología, Integrante Grupo Herpetológico de Antioquia, Instituto de Biología de la Universidad de Antioquia, jennyurbina@yahoo.com

John D. Lynch, Profesor Asociado, Laboratorio Anfibios , Instituto de Cien- cias Naturales, Universidad Nacional de Colombia, Sede Bogotá, Laboratorio Anfibios, Instituto de Ciencias Naturales, Facultad de Ciencias Universidad Na- cional de Colombia, Sede Bogotá, jlynch@ciencias.unal.edu.co

Jorge Humberto Restrepo-Toro, Biólogo, Calle 13 Sur No. 8-25, Buga, falopio1@yahoo.com restrepo58@hotmail.com

José Nicolás Rueda-Martínez, Estudiante Biología, Universidad Nacional de Colombia, Sede Bogotá, nicobasiliscus@yahoo.com

Tolima,

Ángela

en

Zoología

LABINZO,

Universidad

del

José Vicente Rueda-Almonacid, Coordinador Programa Especies Ame- nazadas, Conservación Internacional-Colombia, Carrera 13 No. 71-41, Bogotá, jvrueda@yahoo.com

Juan Manuel Renjifo, Instituto de Recursos Biológicos Alexander von Humboldt, Villa de Leiva, juanrenjifo@yahoo.com

María Isabel Herrera, Museo de Historia Natural-Universidad del Cauca, Popayán-Cauca, isahe@hotmail.com, mherrera@unicauca.edu.co

Manuel Hernando Bernal-Bautista, Laboratorio de Investigaciones en Zoo- logía. LABINZO, Universidad del Tolima, mhbernal@ut.edu.co

María Cristina Ardila-Robayo, Profesor Asociado, Laboratorio Anfibios, Instituto de Ciencias Naturales, Facultad de Ciencias, Universidad Nacional de Colombia, Sede Bogotá, Universidad Nacional de Colombia, Sede Bogotá, mcardila@ciencias.unal.edu.co; , mcardilar@unal.edu.co

Mariela Osorno-Muñoz, Ecofondo-Bogotá, Calle 82 No. 19-26, Tel 6913442/ 52/63, angeloso@colomsat.net.co

Martha Patricia Ramírez-Pinilla, Profesora Titular, Laboratorio de Biología Reproductiva de Vertebrados y Colección Herpetológica-Grupo de Estudios en Biodiversidad, Escuela de Biología-Universidad Industrial de Santander, Bucaramanga, Fax (7) 6346149, mpramir@uis.edu.co

Pedro A. Galvis-Peñuela, Biólogo, Universidad Nacional de Colombia, pgalvis@rocketmail.com

Ruth Adriana Maldonado-Silva, Estudiante Biología, Laboratorio An- fibios, Instituto de Ciencias Naturales; Centro Estación de Biología Tropical «Roberto Franco», Facultad de Ciencias , Universidad Nacional de Colombia, Sede Bogotá, raamaldonado@yahoo.es

Ruth Amanda Estupiñán, Laboratório de Polimorfismo de DNA, Campus Universitário do Guamá, Rua Augusto Corrêa, 01. Caixa postal 8607, CEP 66075- 900., Belém, Pará, Brasil, amada@ufpa.br

Sandra Patricia Galeano, Estudiante de Biología, Integrante Grupo Herpetológico de Antioquia , Instituto de Biología-Universidad de Antioquia, spgaleano@yahoo.com

Vivian Páez, Profesora Asociada, Directora Grupo Herpetológico de Antioquia, Instituto de Biología, Universidad de Antioquia, vpaez@quimbaya.udea.edu.co

Wilmar Bolívar-García, Biólogo con énfasis en Zoología , Corporación Au- tónoma Regional del Valle del Cauca, (CVC) , Carrera 56 No. 11 - 36, Cali, Valle del Cauca , bolivargw@cvc.gov.co, bolivarw69@yahoo.com

17

Introducción

Generalidades de Colombia

Colombia se halla ubicada en la esquina noroccidental de Suramérica. Su porción continental se encuentra entre los 12º 26’ 46’’ latitud norte y los 4º 13’ 30’’ latitud sur, y entre 66º 50’ 54’’ y 79º 02’ 33’’ longitud oeste, dentro de la franja intertropical. El territorio colombiano ocupa una superficie de 1.141.748 km 2 continentales y 930.000 km 2 marinos. Limita al norte con el mar Caribe, por el oriente con Venezuela y Brasil, por el sur con Perú y Ecuador y por el occidente con el Océano Pací- fico y Panamá (IGAC 1992, ARANGO & LAGOS 1998).

El país tiene una topografía compleja dominada por los Andes, que atraviesan el territorio de sur a norte. La mitad oriental del país es pre- dominantemente plana y la mitad occidental es topográficamente más compleja, pues incluye tanto las llanuras caribe y pacífica como la re- gión andina. Los Andes colombianos están conformados por tres cade- nas montañosas que corren en sentido más o menos paralelo de norte a sur: la cordillera Occidental, la Central y la Oriental, separadas por los profundos y amplios valles de los ríos Magdalena y Cauca. La cordi- llera Occidental tiene una altura media de unos 2000 m, mientras que las cordilleras Central y Oriental tienen alturas medias superiores a los 3000 m, y alcanzan elevaciones de más de 5000 m en sus partes más altas. Estas tres cordilleras se unen en un solo macizo al suroccidente del país, cerca de la frontera con Ecuador. Al norte de los Andes, en la llanura del Caribe, se encuentra la Sierra Nevada de Santa Marta que alcanza una altitud de 5775 m; al nororiente de los Andes hacia la fron- tera con Venezuela, se encuentra la cuenca del río Catatumbo que drena hacia el golfo de Venezuela; en el occidente del país, en la frontera con Panamá, se encuentran la serranía del Darién y el cerro Pirre, los cuales continúan hacia el sur en la serranía del Baudó. La mitad suroriental del país se divide en dos regiones: la Orinoquia en la cual predominan las

18

planicies con formaciones de sabanas y la Amazonia en la cual predo-

minan las planicies cubiertas por formaciones selváticas. En la Orinoquia

y la Amazonia se encuentran algunos sistemas montañosos de poca o

mediana elevación (pertenecientes al Escudo de las Guayanas), entre los que se destacan las serranías de La Macarena y Chiribiquete (HILTY & BROWN 1986, RANGEL 1995, CHAVES & ARANGO 1998). En el Mar Caribe el país cuenta con 1600 km de costa y en el Océano Pacífico con 1300 km, en donde se encuentra una gran diversidad de ecosistemas marinos y costeros como los arrecifes coralinos, manglares y bosques

de transición, sistemas de playas y acantilados, estuarios, deltas y lagu- nas costeras, lechos de pastos marinos o praderas de fanerógamas y fondos blancos sedimentarios. Entre estos ecosistemas se destacan los bosques de manglar y los arrecifes coralinos, por su alta productividad

y diversidad de especies (INVEMAR, 2001). La complejidad climática y

topográfica del país determina sus grandes regiones naturales: Caribe, Pacífica, Andina, Orinoquia, Amazonia, Oceánica Caribe y Oceánica Pacífica (HILTY & BROWN, 1986; CHÁVES & ARANGO, 1998).

En este territorio se encuentra un poco más del 10% de la biodiversidad mundial a nivel de especies. Se estima que en el país existen aproximadamente 45.000 especies de plantas vasculares, 1875 aves, 733 anfibios, 520 reptiles y 456 mamíferos. Entre los grupos mejor estudiados de insectos existen 3019 especies conocidas de mari- posas diurnas (ANDRADE 2001) y 4800 especies de himenópteros (FERNÁNDEZ 2000).

Breve reseña sobre el desarrollo histórico del conocimiento relacionado con los anfibios de Colombia

Por más de tres siglos consecutivos (XVI-XIX) el progreso del cono- cimiento científico sobre los anfibios de Colombia estuvo dominado

por investigadores extranjeros, quienes efectuaron las descripciones de un gran número de especies que les fueron enviadas por exploradores

y naturalistas europeos que recorrieron Suramérica. Dos de los centros

más importantes del conocimiento científico de la época fueron el Museo Nacional de Historia Natural de Paris y el Museo Británico en Londres

19

donde se concentraron los mayores contribuidores del siglo XIX

(Duméril, Bibron, Duméril y Gray; Günther y Boulenger, respectiva- mente) y a donde fueron a parar una gran parte de las colecciones acopiadas en Suramérica durante esa centuria. Tal vez uno de los viajes épicos de mitad del siglo XIX (1862-65) fue el del herpetólogo español Marco Jiménez de la Espada, quien durante tres años y cinco meses recorrió, por encargo del gobierno español, cerca de 45.000 km de inhóspitas selvas y bosques andinos de todos los países de Suramérica

y realizó extensas colecciones científicas que desafortunadamente se

perdieron por la negligencia y la desidia de las autoridades del Jardín Botánico de Madrid, y aunque Jiménez de la Espada nunca incursionó

en territorio colombiano, describió muchas especies de la zona fronte- riza con los países vecinos especialmente con Ecuador, Brasil y Pana-

má, las cuales extienden también sus areales de distribución geográfica

a Colombia.

A comienzos del siglo XX, el médico antioqueño, doctor Andrés

Posada Arango, efectuó la descripción de varios taxa herpetológicos colombianos entre los que Geotriton andicola constituyó el primer intento de un connacional por incursionar en el campo de los anfibios. Sin embargo, fue solo hasta la década de 1910, con la llegada al país de dos insignes naturalistas franceses pertenecientes a la comunidad de los Hermanos de las Escuelas Cristianas: el Hermano Apolinar María (Ni- colás Séller) y el Hermano Nicéforo María (Antoine Rouhaire Siauzade), que se sentaron definitivamente las bases para el estudio de los anfibios

y reptiles de Colombia, con la creación del Museo de La Salle en Bogo-

tá y la edición del Boletín de la Sociedad de Ciencias Naturales de La Salle.

Gracias a las colectas realizadas por los hermanos lasallistas en varias regiones del país, se incentivó el arribo al país de herpetólogos norte- americanos entre los cuales descolló el doctor Emmett R. Dunn, curador de herpetología de la Academia de Ciencias Naturales de Filadelfia, quien se vinculó al Instituto de Ciencias Naturales de la Universidad Nacional de Colombia y dio un significativo impulso al conocimiento de los anfibios al describir varias especies nuevas y promover las colec- ciones herpetológicas por parte de esta institución. Por otra parte, las colecciones científicas del Museo de La Salle sirvieron de base para que

20

en 1970, Cochran y Goin publicaran un compendio ilustrado sobre las ranas de Colombia el cual incluyó 213 especies y subespecies.

Al tanto que para la segunda mitad del siglo XX, el entusiasmo de los hermanos cristianos por las ciencias naturales decaía, por la muerte de sus principales impulsores, incluido el hermano Daniel y la irreparable pérdida de una gran parte de los materiales científicos por el incendio del Museo de La Salle durante la época de la violencia en 1948, se consolidaba el Instituto de Ciencias Naturales de la Universidad Na- cional de Colombia como el primer centro de investigación de la herpetología, debido en gran parte a los esfuerzos de los doctores Hernando Osorno-Mesa y Federico Medem; pero fue sin lugar a du- das la vinculación del profesor Pedro Miguel Ruiz-Carranza a la Facul- tad de Ciencias en 1965 la que consolidó definitivamente el estudio de los anfibios del país y con la cual se enriquecieron las colecciones cien- tíficas de referencia, las cuales pasaron de 1.131 a más de 46.000 ejem- plares en el momento de su fallecimiento. Gran parte del soporte del doctor Ruiz lo dieron sus discípulos y la estrecha colaboración del herpetólogo norteamericano John D. Lynch, quien desde su arribo a Colombia en 1979, ha explorado vastos sectores de la geografía nacio- nal y bien sea de manera individual o en coautoría de herpetólogos colombianos ha descrito más de 200 especies de anfibios.

La siguiente gráfica sencilla ilustra el vertiginoso ritmo de crecimiento en el conocimiento de la diversidad anfibia en Colombia durante las

ilustra el vertiginoso ritmo de crecimiento en el conocimiento de la diversidad anfibia en Colombia durante
ilustra el vertiginoso ritmo de crecimiento en el conocimiento de la diversidad anfibia en Colombia durante

21

últimas tres décadas, producto del trabajo del equipo de biólogos de la Universidad Nacional liderados por los profesores Ruiz y Lynch, así como del aporte de otros investigadores.

En la actualidad existen varios grupos de trabajo serios en varias universidades diseminados por todo el país, que orientan sus esfuerzos al conocimiento de la taxonomía de los anfibios de Colombia y al esclarecimiento de sus relaciones filogenéticas, así como al avance del conocimiento sobre su ecología y fisiología (ARDILA-ROBAYO, 2003). Los museos colombianos albergan alrededor de 70.000 ejemplares, cerca de 250 holótipos y más de 2.000 paratipos en representación de un 90% de las especies registradas para Colombia. Es factible que mediante la promoción del intercambio de material científico entre los museos se llegue a disponer de muestras representativas de la totalidad de las especies de anfibios mencionados para Colombia en las listas publicadas por RUIZ et al. (1996) y ACOSTA (2000). Si bien es necesario promover la creación de museos regionales como un mecanismo para incentivar el estudio y conservación de la rica y variada herpetofauna del país, es indispensable registrar dichas instituciones ante el Ministerio del Medio Ambiente como un mecanismo para garantizar la preserva- ción, a perpetuidad, de este patrimonio natural de los colombianos.

Los anfibios amenazados de extinción en Colombia:

Problemática general

La conservación de la diversidad biológica constituye, en la actuali- dad, una preocupación mundial, tanto por su importancia para la vida del hombre, como por los serios deterioros y amenazas que enfrenta en muchos lugares del planeta. La vertiginosa desaparición de especies biológicas, la masiva deforestación de las selvas tropicales, la destruc- ción de la capa de ozono, el cambio climático provocado por la com- bustión de derivados del petróleo y la creciente degradación de los ambientes naturales, han conducido a pensar a los científicos que la humanidad enfrenta una crisis de la biodiversidad. En la época presen- te desaparecen más especies de las que los taxónomos están en capaci- dad de catalogar y describir; así por ejemplo, la UICN (2002) estima que 11.167 especies reconocidas se encuentran amenazadas de extin- ción en el mundo por causa humana.

22

Por otra parte, la preocupación mundial por la preservación del me- dio ambiente y los recursos biológicos del planeta quedó plasmada en 1992, con la firma de la Convención sobre Diversidad Biológica en Río de Janeiro, la cual urge a los 156 países miembros a proteger las especies y las poblaciones en vías de extinción, y a garantizar que el uso de la diversidad biológica sea sostenible, es decir, que los países signa- tarios deberán propender para que el aprovechamiento de las especies no ocasione la declinación a largo plazo de las mismas, de manera que esta generación y las venideras puedan disfrutarla y utilizarla. De igual forma, se hace un llamado a las naciones para que formulen estrategias nacionales para la conservación y uso sostenible de la biodiversidad, e integren el uso sostenible y la conservación de la diversidad biológica en políticas, programas, y planes sectoriales y multisectoriales pertinen- tes. Esta estructura de planificación reconoce que el uso sostenible no ocurre sin una consideración cuidadosa de los temas científicos, jurídi- cos y administrativos.

En el ámbito nacional, la voluntad del país por la conservación y el uso sostenible de la biodiversidad, fue reafirmada con la expedición de la nueva Constitución Política, que recogió en su más alta expresión jurídica, la experiencia nacional e internacional desarrollada en este cam- po. Atendiendo al interés público, la Constitución establece la obliga- ción del Estado y de las personas en la protección de las riquezas natu- rales de la nación, y sitúa en cabeza del Estado el deber de proteger la diversidad e integridad del ambiente y de planificar el manejo y apro- vechamiento de los recursos naturales para garantizar su conservación, restauración y aprovechamiento sostenible. De igual forma, otorga facul- tades especiales para que los diversos entes territoriales tales como las Cor- poraciones Autónomas y municipios, en ejercicio del proceso de descen- tralización administrativa, definan sus modelos de desarrollo y planifiquen su ordenamiento territorial (Ley 136 de 1993 y Ley 151 de 1994).

Recientemente, el Congreso de la República sancionó la Ley 472 de 1998, que facultó a los ciudadanos para ejercer reclamaciones colecti- vas sobre la conservación de las especies animales amenazadas, sobre la protección de áreas de especial importancia ecológica, así como sobre

23

los demás intereses de la comunidad relacionados con la preservación

y protección del medio ambiente.

La destrucción de los recursos biológicos es más acusada y riesgosa en algunos países tropicales en desarrollo, conocidos como «megadiversos». Entre ellos, Colombia posee uno de los patrimonios naturales más ricos de la tierra, dado que alberga alrededor del 15% de la totalidad de las especies de flora y fauna conocidas y está catalogada después de Brasil e Indonesia como la tercera nación con mayor biodiversidad del mundo (MITTERMEIR et al., 1999). Lamentablemente dicha riqueza está siendo destruida a pasos agigantados, toda vez que hábitats críticos y ecosistemas esenciales para el mantenimiento de la integridad de los procesos ecológicos desaparecen a una velocidad de 820.000 hectáreas por década. Este hecho, aunado a la sobreexplotación de las especies económicamente más valiosas, ha provocado la desapa- rición de 24 especies de plantas y tres especies de vertebrados, así como el declive de otras 566 especies de flora y fauna nativas que se encuen- tran en peligro de extinción.

Múltiples causas se han atribuido al colapso reciente y la desaparición

de un gran número de anfibios, dentro de las que se destacan la des- trucción y el deterioro de los hábitats naturales, la introducción de es- pecies exóticas y en algunos casos la sobreexplotación comercial de algunas especies. Tales actividades tienen al borde de la extinción a un poco más de medio centenar de anfibios en Colombia, los cuales re- quieren medidas urgentes y eficaces para su conservación. La desapari- ción de tales especies, no solamente conllevaría una pérdida irreparable de millones de años de evolución, sino que acercaría al hombre mismo

a su propia extinción.

El particular estilo de vida de los anfibios que pasan, por lo regular, sus primeras fases de vida en el agua y luego se dispersan a través de hábitats de tierra firme, los hace muy vulnerables a la perturbación de estos ambientes. Los anfibios toleran muy poco la contaminación de las aguas, el deterioro de los hábitats y la fragmentación de los bosques, debido a los cambios de temperatura y humedad que ellos acarrean. Las ranas y sapos por su singular ciclo de vida son excelentes indicadores biológicos; cambios significativos en su composición y abundancia pue-

24

den revelar la presencia de sustancias letales para la vida del hombre y los demás organismos. Así por ejemplo, los renacuajos son bastante sensibles a los agentes biocídicos en el agua, los cuales solamente pue- den ser detectados mediante el empleo de equipos bioquímicos ultrasensibles. De igual forma la polución atmosférica o el aumento de las radiaciones ultravioletas pueden ser identificados mediante la decli- nación de las poblaciones de anfibios.

Un factor tensionante que está siendo investigado es el aumento de la exposición a la radiación ultravioleta como consecuencia de la reducción de la capa de ozono. Estas radiaciones pueden dañar el ADN y matar las células y los huevos, a la vez que causan malformaciones a los renacuajos, daños a la retina e inducen una mayor propensión a las enfermedades; sus efectos son más severos en las altas montañas donde la capa de ozono tiende a ser más débil, y en las latitudes más altas donde el manto de ozono tiende a reducirse durante el invierno y la primavera, cuando ocurre la puesta de los huevos para un gran número de especies.

Los anfibios prestan servicios fundamentales para la humanidad al producir substancias substitutas de los antibióticos, para los cuales múl- tiples bacterias patógenas han resultado resistentes, substancias que fun- cionan como anestésicos de amplio espectro, mucho más potentes que la morfina, y otra gran variedad de productos farmacológicos. Una contribución importante, desde el punto de vista ecológico, es la biomasa aportada a los flujos de energía dentro de los ecosistemas, toda vez que los anfibios constituyen las piedras angulares de ciertas cadenas tróficas al actuar como presas o predadores. Esta facultad es acrecentada por su gran abundancia relativa, producto de su metabolismo ectotérmico, que también les permite a los anfibios consumir una enorme cantidad de insectos nocivos para la agricultura o portadores de enfermedades letales como el dengue y la malaria, las cuales podrían eventualmente asentarse en sitios tan elevados como la Sabana de Bogotá.

Los anfibios constituyen excelentes modelos para indagar el nivel de deterioro de los hábitats y ecosistemas del mundo, dado que la dinámi- ca de sus poblaciones se asocia con los drásticos cambios ambientales provocados por las diversas actividades humanas. Los rasgos de los anfibios que los hacen vulnerables a tales variaciones medioambientales,

25

se relacionan con sus pieles lisas y permeables que son altamente sensi- bles a los contaminantes químicos y a las radiaciones, y con sus ciclos de vida repartidos entre el agua y la tierra, que aumentan los riesgos para su supervivencia.

Como la demanda de bienes y servicios ambientales es mucho ma- yor en las regiones densamente pobladas, es necesario establecer priori- dades de conservación en aquellos ecosistemas más amenazados e in- tervenidos tales como los encontrados en la Zona Andina, donde se ha talado más del 90% de las masas boscosas nativas. Se requiere identifi- car con urgencia corredores entre los remanentes de bosque que aún subsisten y preservar los bosques riparios y/o los montes de los naci- mientos y cursos de agua, para disminuir la erosión y garantizar la con- servación de un gran número de especies endémicas.

Muchos estudios han demostrado que las ranas y sapos que viven en ambientes prístinos, muy alejados de los centros urbanos y polos de desarrollo, padecen los efectos de los agroquímicos utilizados en la agricultura y se ven afectados por la lluvia ácida generada por contami- nantes de la atmósfera, especialmente el dióxido de sulfuro disuelto en el agua. De igual forma se sabe que los anfibios son los primeros orga- nismos en reaccionar a la destrucción de la capa de ozono causada por agentes químicos catalíticos (especialmente los fluorocarbonos clorados) liberados a la atmósfera durante los procesos industriales. El efecto resultante de estos agujeros en la capa de ozono es un incremento sig- nificativo en la cantidad de radiaciones ionizantes (letales) que alcanzan el suelo y la cual es la responsable del aumento de la incidencia de cáncer de piel en los humanos.

Se cree que los ciclos reproductivos de los anfibios pueden ser usa- dos como bioindicadores del calentamiento global por el efecto inver- nadero, pues las tasas de maduración de las gónadas se encuentran ínti- mamente relacionadas con la temperatura del ambiente y cualquier alte- ración en los regímenes térmicos puede afectar sus ciclos anuales de reproducción (BEEBEE, 1996).

Las extraordinarias cualidades biológicas de las ranas y sapos, y sus usos potenciales en beneficio de los seres humanos, necesitan ser am-

26

pliamente divulgados dentro de los habitantes de las ciudades y gran- des metrópolis, a fin de promover una conciencia ecológica y un estilo de vida que respete los límites de la naturaleza y permita un uso racio- nal de los recursos naturales.

Con la edición del libro rojo de los anfibios de Colombia, se preten- de avanzar en el desarrollo de un instrumento para la planeación, cono- cimiento y conservación de la diversidad herpetológica del país, así como para la adopción de las medidas necesarias para asegurar su protección, manejo y restauración, bien sea a través de mecanismos de conservación in-situ, como el establecimiento y manejo de áreas pro- tegidas, o de mecanismos ex-situ, con la creación de centros de reproduc- ción, la reintroducción y el reforzamiento de las poblaciones silvestres, etc.

Las principales amenazas que atentan contra la supervivencia de los anfibios en Colombia

La destrucción y fragmentación de los hábitats junto a la «sobreexplotación» y la introducción de especies exóticas, conforman la denominada «tétrada del diablo», responsable de la dramática des- aparición de especies acaecida durante los últimos dos siglos (PIMM & GILPIN, 1989). La biota neotropical es altamente sensible a la fragmen- tación de sus ecosistemas naturales por su extraordinaria diversidad, alta frecuencia de especies raras, pronunciado endemismo y las múlti- ples coadaptaciones particulares, que se han producido entre estilos de vida diferentes, a través de millones de años de evolución (LAURANCE &

BIERREGAARD, 1997).

Destrucción y deterioro de hábitats naturales

La eliminación física de los hábitats naturales constituye la principal amenaza para la conservación de la vida silvestre ya que provoca la desaparición de todos los anfibios que se encuentran en su interior, como consecuencia de la destrucción de los refugios, los lugares de reproducción y las fuentes alimenticias, así como del aislamiento y la fragmentación de las poblaciones.

La tasa de transformación de la cobertura vegetal en Colombia eva- luada por el IDEAM, para el lapso 1985-95, señala una pérdida de

27

547.940 ha de bosques y 110.831 ha de páramos (Tabla No. 3); la principal causa parece ser la tala de los bosques para el establecimiento de pastos para la ganadería, actividad concentrada durante el período evaluado en los departamentos de Norte de Santander y Chocó, (más de 100.000 Ha), seguidos por Meta, Antioquia, Putumayo (80.000 ha), Santander, Nariño, Guaviare y Valle (50.000 ha) (SIAC, Tomo 3, 2002).

 

Cobertura Nacional Páramos 1996 1.613.927 ha

Bosque Andino

 

Bosque Andino Fragmentado

Departamento

Cambios

Cobertura

% cambio

Cambios

Cobertura

% cambio

Cambios

Cobertura

%

en la

existente

entre

en la

existente

entre

en la

existente

cam-

cobertura

en 1996

1986-1996

cobertura

en 1996

1986-1996

cobertura

en 1996

bio

1986-1996

entre

1986-1996

1986-1996

1986

-1996

Quindío

-1.131

3.446

-24,72%

-7.970

15.247

-34,33

619

21.076

3,03

Valle

-7.224

37.099

-16,30%

-49.684

447.752

-9,99

21.031

85.829

32,46

Caldas

-437

7.623

-6,08%

-3.392

41.050

-7,63

-139

14.123

-0,97

Caquetá

-950

3368

-22,00%

-3.996

629.679

-0,63

568

425.933

0,13

Cauca

-1.888

74.982

-2,46%

-289

1.009.834

-0,03

604

79.175

0,77

Nariño

-4.120

106.480

-3,72%

-5.923

779.350

-0,75

3735

41.894

9,79

Huila

-1.672

28.831

-5,48%

-10.227

486.558

-2

15

53.847

0,03

Meta

-6.309

86.513

-6,80%

-680

703.830

-0,1

1.640

28.034

6,21

Antioquia

-722

9.408

-7,13%

-89.932

766.047

-10,51

16.735

528.253

3,27

Tolima

-20.648

161.178

-11,36%

-16.615

322.863

-5,43

2.273

83.089

2,81

Boyacá

-19.839

472.977

-4,03%

-10.705

221.367

-4,61

2.581

20.848

14,13

Cundinamarca

-17.371

219.305

-7,18%

-42.463

163.000

-20,67

**

**

**

Santander

-9.095

129.928

-6,54%

-69.281

192.550

-26,46

-2.880

42.525

-6,34

Norte Santander

-8.750

77.816

-10,11%

-127.325

447.304

-22,16

29.091

86.448

50,72

Risaralda

-258

14.575

-1,74

-9.119

72.316

-9,119

655

4.751

15,99

Putumayo

-192

6.112

-3,04

192

236.217

0,08

37.798

388.087

10,79

Páramos húmedos

12316 km2

Páramos secos

852 km2

Los biomas más destruidos en Colombia corresponden al bosque seco tropical, los «bosques de niebla» de ambas vertientes de la cordi- llera Central y las laderas interiores de las cordilleras Occidental y Oriental, que fueron derribados para plantar café, situación agravada por la sus- titución de los cafetales de sombrío por la variedad caturra mejorada. ETTER (1993) estima que de los 80.000 km 2 de los bosques deciduos y semideciduos que existían en el país, quedan tan solo unos 1.200 km 2 ;

28

de igual forma calcula que tan solo subsisten el 27% (unos 45.000 km 2 ) de los bosques andinos originales, los cuales cubrían una extensión de

170.000 km 2 .

Desafortunadamente, el óptimo climático para el café coincidió con los cinturones altitudinales que corresponden a las áreas de mayor di- versidad de anfibios. Un magnífico ejemplo de esta situación se deriva del trabajo adelantado en un pequeño remanente de bosque nublado (de cerca 5.000 ha) localizado en el norte de la cordillera Central, en el

departamento de Caldas, donde fueron descubiertas más de 27 espe- cies de anfibios y reptiles nuevos para la ciencia, y se encontró la mayor

concentración de ranas del género Eleutherodactylus del mundo, así como

uno de los índices más altos de diversidad de anfibios por unidad de

superficie del planeta (RUEDA, 2000).

Los análisis sobre los cambios en las coberturas vegetales y el uso del suelo en las zonas altoandinas de Colombia, durante las décadas 1970- 1990, señalan que las transformaciones más graves por la destrucción de la vegetación ocurrieron en los departamentos de Cundinamarca, Boyacá, Santander, Cauca, Nariño y el sur del Tolima, en donde se derribaron más de 326.670 hectáreas de bosques alto andinos (ALARCÓN et al. 2002). Adicionalmente, los procesos de «paramización», o substi- tución de los bosques altoandinos por comunidades de hierbas y ar- bustos típicos de los páramos también contribuyen a la destrucción de los ecosistemas de alta montaña, caracterizados por la extraordinaria riqueza y concentración de especies vegetales vasculares, epífitas, aves,

mamíferos y anfibios (GENTRY 1993, LYNCH 1998).

Las actividades agrícolas y la ganadería extensiva desarrolladas en los páramos acarrean un serio deterioro a estos ambientes por la desapari- ción de la cobertura vegetal natural, la introducción de especies foráneas, el drenaje de las turberas, la contaminación de las aguas y los suelos con pesticidas y herbicidas, la pérdida de la cubierta del suelo por efec- to de los grandes tractores, la quema deliberada de los pastos, el piso- teo del ganado que fracciona las macoyas y conduce a la formación de suelos desnudos y a una disminución significativa de la capacidad de retención de agua del mismo, etc. Con excepción de algunos páramos muy inaccesibles de la cordillera Occidental (Tatamá, Frontino y El

29

Duende), todos los páramos de Colombia han sufrido algún tipo de alteración y afectación antrópica, especialmente el aumento de los cul- tivos de papa, los cuales ahora se siembran hasta la cota de los 3650 m. En algunos como el de Guerrero (Cundinamarca) desapareció, en me- nos de 20 años, más del 30% de la superficie del mismo por efecto de las prácticas agropecuarias, a la vez que se produjo la eliminación de casi todos los arbustos, transformándose así la estructura de la vegeta- ción clímax.

Si la destrucción de los hábitats es permanente (como en las zonas intensamente cultivadas), las poblaciones fuente de los anfibios son ago- tadas y las rutas de dispersión son destruidas con lo cual se produce el

colapso de las mismas, el cual se podría atenuar si se logra mantener la interconexión entre los hábitats a través de corredores biológicos (GREEN, 1997). Baste recordar que una gran parte de los anfibios mantienen una distribución lineal, dispuesta a todo lo largo de las quebradas y riachuelos,

y que casi todos ellos sobreviven si se mantiene la franja de vegetación

riparia. La agricultura y la ganadería contribuyen a aumentar la erosión de los suelos, especialmente en las laderas de las montañas, y las cargas excesivas de sedimentos arrastrados por las lluvias afectan las posturas

y renacuajos de un gran número de especies de ranas con modos de reproducción generalizados.

Como los suelos de los páramos son pobres en nutrientes y muy ácidos, resultan inadecuados y extremadamente frágiles para la agricul- tura. Los cultivos de papa, que se concentran en especial sobre los páramos secos, emplean grandes volúmenes de agua para asperjar los 45 herbicidas e insecticidas que se utilizan en el país para producir con éxito este tubérculo; además, esta modalidad de monocultivo requiere mayores aplicaciones de nitrógeno y fertilizantes. Los departamentos con los mayores niveles de producción de papa son a su vez los que han experimentado la mayor destrucción del páramo. Por otra parte la ganadería extensiva que se practica en los pajonales e incluso dentro de los Parques Nacionales como el de Los Nevados, Chingaza y Sumapaz, aunados al incremento de los cultivos ilícitos y su fumigación con glifosato, añaden nuevos factores tensionantes para la conservación de estos ecosistemas estratégicos.

30

Efectos de fragmentación

La tala de la vegetación natural no solamente destruye los hábitats para las especies, sino que fracciona y aísla los bosques o hábitats en pequeñas unidades escasamente interconectadas que pierden capacidad para mantener poblaciones viables, debido a que los ecosistemas frag- mentados trastornan el microclima, provocan la desaparición de las especies altamente especializadas, favorecen el establecimiento de predadores oportunistas y la diseminación de parásitos, alteran los sis- temas de polinización y los ensambles de especies coadaptadas, inter- fieren con el ciclo de nutrientes, cambian los flujos locales de materia y energía, afectan dramáticamente las interacciones entre las especies y provocan muchos otros impactos negativos (SOULÉ et al., 1992). Así mismo, la substitución de la cobertura boscosa por pastizales acarrea una disminución de la precipitación y la evapotranspiración, incrementa los niveles de agua de escorrentía y el lavado de nutrientes, aumenta la erosión del suelo y puede provocar eventos regionales extremos de sequía e inundación (INSTITUTO HUMBOLDT, 1998) que afectan en grado sumo a los anfibios silvícolas.

Los anfibios son extremadamente sensibles a las transformaciones de sus hábitats naturales por sus restricciones fisiológicas, ya que por poseer un tegumento permeable altamente vascularizado, requieren te- ner la piel constantemente húmeda y fría para mantener un proceso respiratorio eficiente y conservar los líquidos corporales; además, como tienen una capacidad de dispersión muy limitada, subsisten en peque- ñas áreas vitales y ostentan una elevada fidelidad de sitio (SINSCH, 1990).

Uno de los efectos más severos producidos por la fragmentación de los bosques consiste en la ampliación del efecto de borde, el cual surge por la interacción de dos ecosistemas o hábitats adyacentes diferentes, separados por una transición abrupta y es el responsable del colapso de las poblaciones (MURCIA, 1995). Este efecto se traduce, por lo general, en cambios de las condiciones físicas y ambientales, que provocan una transformación de la dinámica de las comunidades y de las interacciones de la biota. Sus secuelas se perciben hasta una distancia de 50 m del borde para aves y plantas (MURCIA,1995) o hasta 240 m, para otros

31

grupos biológicos (DEMAYNADIER & HUNTER,1998). En Colombia OSORNO-MUÑOZ (1999) encontró diferencias significativas en la densi- dad de una especie de rana de bosque del género Eleutherodactylus, eva- luada hacia el interior de varios parches de bosques andinos nublados del oriente antioqueño, aislados por los corredores de servidumbre de las líneas de transmisión de energía eléctrica. Al parecer los miembros de este género de ranas son bastante sensibles a la fragmentación y la mayor parte de ellos suelen rehuir los bordes, por lo que son más abundantes hacia el interior de los fragmentos o remanentes que en la periferia y suelen ser más abundantes en los grandes fragmentos que en aquellos de tamaño pequeño (MARSH & PEARMAN 1997; REARMAN, 1997).

Las condiciones físicas predominantes en los bordes de los fragmen- tos se relacionan con un aumento de la radiación solar que llega hasta el piso y por ende en una disminución de la humedad del suelo, la cual suele sobrepasar los niveles mínimos necesarios para garantizar el ópti- mo desarrollo de las posturas de ciertas especies de anfibios. Este efecto se ve agudizado por la mayor incidencia del viento hacia los bordes y su acción desecante sobre el ambiente.

La riqueza y la abundancia de la mayor parte de las especies de anfi- bios se correlacionan con ciertas características del hábitat como la hu- medad, la densidad, estructura y proporción de epífitas de la vegeta- ción, y el grosor de la capa de hojarasca en el suelo. Como dichas variables se ven afectadas por el nivel de fragmentación y el efecto de borde, es de esperar que la composición de las comunidades de anfi- bios y su densidad se vean fuertemente influenciadas por el tamaño, forma y aislamiento de los remanentes boscosos (DUPUIS et al 1995; MARSH & REARMEN, 1997).

El impacto del efecto de borde se relaciona también con el tamaño de los fragmentos, la forma y fisonomía de los mismos, la orientación y el tiempo transcurrido desde el inicio del disturbio; por lo regular los fragmentos pequeños, no circulares, poseen una reducida área central o nuclear que no se ve afectada por el efecto de borde, en tanto que fragmentos grandes y circulares tienen áreas nucleares mayores

(LAWRENCE & YENSEN, 1991).

32

La fragmentación del hábitat puede llegar a constituir la causa poten- cial de mayor incidencia en la desaparición de las poblaciones de anfi- bios, dado que fragmentos escasamente interconectados pierden capa- cidad de intercambio (por emigración e inmigración de individuos) entre poblaciones locales co-dependientes, al eliminar o suprimir el efecto de rescate desde poblaciones adyacentes (GREEN, 1997). Las poblacio- nes con elevadas tasas de reclutamiento sirven como fuentes de emi- gración del exceso de individuos, en tanto que otras subpoblaciones con reclutamientos casi nulos requieren para su mantenimiento de la llegada de nuevos individuos desde el exterior. Es por esto que se debe investigar más a fondo la dinámica de estas metapoblaciones para iden- tificar si las pérdidas son permanentes o transitorias, dado que cual- quier desequilibrio generado por el hombre en la estructura de la metapoblación podría poner en grave riesgo una población local, aún si ésta se encuentra dentro de un área protegida (GREEN, 1997).

La vulnerabilidad de las poblaciones a la extinción, en ecosistemas fragmentados, depende tanto de factores demográficos como del ta- maño poblacional, e igualmente de factores extrínsecos provocados por cualquier evento catastrófico. Así por ejemplo, entre más pequeña sea una población se incrementan sus probabilidades de extinción por efecto de una sequía o una inundación como las que suele provocar el fenómeno de El Niño (PIMM & SUGDEN, 1994). Se sabe que el tiempo promedio necesario para que una especie se extinga, es mucho menor en un ecosistema pequeño y fragmentado, en donde también ocurre una dramática disminución en la diversidad y riqueza de especies (WILSON et al., 1994). Como los anfibios son especialmente propensos a los procesos de extinción local y recolonización tardía, resultan más de- pendientes del mantenimiento de la conectividad paisajística en aque- llos ambientes degradados y fragmentados por el hombre (WILBUR, 1987; SJÖGREN, 1994).

La fragmentación de los ecosistemas prístinos plantea serias inquietu- des con respecto a la habilidad de las especies y las comunidades para mantener poblaciones viables, en ambientes alterados y dominados por sistemas de cultivos y pastizales para la ganadería. Estos ambientes de- gradados prevalecen en el paisaje de la zona montañosa colombiana,

33

donde se concentra una de las biotas más ricas y singulares del planeta (CONSERVACIÓN INTERNACIONAL, 2001). El problema de la tala y frag- mentación de la vegetación natural ha ocurrido a un ritmo más intenso en la Región Andina de Colombia, en donde se estima que tan sólo persiste un 10% de los bosques nublados originales o tan sólo un 5% de los bosques andinos, cuyos efectos han sido más devastadores en la «franja cafetera», donde los bosques nativos fueron sustituidos casi en su totalidad por extensas plantaciones de café (HENDERSON et al., 1991, ORTIZ VON HALLE, 1992). La fragmentación de los bosques es un pro- blema real, con el cual tenemos que convivir y que requiere soluciones de mitigación basadas en el conocimiento de los efectos producidos sobre los diferentes organismos y la determinación de la capacidad de carga de estos fragmentos.

Sólo en la medida que se conozca el tamaño mínimo, la forma de los fragmentos, los efectos de borde, el grado de conectividad entre los corredores y su relación con la dinámica de las poblaciones biológicas, se podrá diseñar una red de áreas protegidas que garanticen, con cierto grado de fiabilidad, la protección de la biota amenazada de extinción y la conservación de la riqueza natural de nuestro país. Como el Sistema de Parques Nacionales de Colombia protege sólo una pequeña parte de grandes continuos de bosques inalterados, el manejo para usos múl- tiples de los fragmentos se convierte en la única opción para la conser- vación de la diversidad biológica, en aquellas áreas que se encuentran sometidas a una intensa presión antrópica.

Introducción de especies exóticas

La propagación de especies exóticas constituye otro factor de riesgo para la supervivencia de los anfibios, dado que las especies adventicias depredan a las nativas, compiten por los recursos disponibles, propa- gan enfermedades y causan severas alteraciones de los hábitats natura- les y el genoma de las especies autóctonas. En los Andes suramericanos se han plantado grandes extensiones de especies vegetales exóticas (en especial pinos y eucaliptos), que producen sustancias tóxicas para la vida silvestre e inhiben la germinación y desarrollo de la flora nativa; estas plantaciones de eucaliptos han tenido efectos adversos para varias

34

especies de anfibios en Ecuador, Uruguay y otras regiones del mundo (DUELLMAN, 1999). De igual forma, en los Andes tropicales han sido introducidas varias especies de animales exóticos como peces salmónidos, ranas y pequeños roedores que predan sobre un gran nú- mero de anfibios y sus huevos. Como se sabe, la introducción involuntaria de la rata gris (Rattus norvergicus) en Australia provocó la desaparición de algunas poblaciones de anfibios (POUGH et al., 1997).

La introducción de organismos competidores, predadores (peces) o parásitos, incluidos los humanos, también forman parte de la degrada- ción paulatina del hábitat; en Colombia se conocen más de 158 espe- cies hidrobiológicas trasplantadas o introducidas, de las cuales 150 son peces (96 introducidos y 54 transplantados) (ALVARADO & GUTIÉRREZ, 2002). Dos de las especies de peces más agresivas, la carpa común (Cyprinus carpio) y la trucha arco iris (Oncorhynchus mykiss) fueron amplia- mente propagadas a finales de la década de los años treinta, en los sistemas lagunares y en casi todos los ríos de las regiones andinas de Colombia y podrían ser los causantes de la declinación de algunas es- pecies de ranas arlequines del género Atelopus y de otros anfibios que depositan sus huevos directamente en el agua. Algunas de estas espe- cies han experimentado graves colapsos poblacionales en las regiones montanas de nuestro país y se encuentran amenazadas de extinción, pues la declinación local de muchas especies de anfibios a nivel mundial ya ha sido asociada con la introducción de peces como la trucha (POUGH et al., 1997). Las piponas o pececitos tricolores (Gambusia) fueron con- siderablemente diseminadas dentro del territorio nacional y constituyen activos depredadores de huevos y renacuajos para muchas especies de anfibios.

Por otra parte, RUEDA (1998) informó acerca de la introducción y el trasplante de 16 especies de anfibios y reptiles en varias regiones del territorio nacional, de las cuales cabe resaltar la rápida expansión y asilvestramiento de algunas cepas de la rana toro (Rana catesbeiana), que ha invadido gran parte de la cuenca alta del río Cauca en el departa- mento del Valle y ha sido avistada en varios sitios de los departamentos de Amazonas, Caldas, Cundinamarca, Atlántico, Meta, Tolima, Antioquia y Risaralda. Esta agresiva especie, conocida por su enorme voracidad, puede provocar potencialmente el colapso de varias especies animales

35

autóctonas, tanto terrestres como acuáticas, debido a su extraordinaria fecundidad, rápido crecimiento, maduración sexual temprana, larga ex- pectativa de vida, hábitos generalistas y elevada capacidad de disper- sión; estas cualidades la facultan para invadir exitosamente vastas exten- siones de áreas abiertas, ambientes de sabanas y bosques higrotropofíticos, en alturas comprendidas desde el nivel del mar hasta los 2.000 m.

La contaminación

La contaminación de la atmósfera por efecto de las emanaciones industriales, del anhídrido sulfuroso responsable de la «lluvia ácida», del vertimiento de los residuos de los aceites y lubricantes de los automo- tores a las quebradas, del empleo masivo de pesticidas y agroquímicos en la agricultura, de la fumigación de los cultivos ilícitos con glifosato, del vertimiento a las quebradas y ríos de petróleo crudo por efecto de la voladura de los oleoductos, y de los residuos de metales pesados utilizados en la minería, afectan los huevos y renacuajos de los anfibios, dado que estos acumulan petróleo y metales pesados en sus tejidos (MAHANEY, 1994; TYLER, 1989). Estas substancias acarrean la parálisis o muerte de los individuos, inhabilitan los hábitats o inducen defectos congénitos y malformaciones en la descendencia.

Algunos de los herbicidas de mayor uso a nivel mundial, como la atrazina, afectan el desarrollo normal (disgénesis) y la diferenciación de las gónadas de los machos de las ranas al aumentar la proporción de individuos hermafroditas (HAYES et al., 2002). La atrazina afecta la dife- renciación sexual, al inducir la síntesis de aromatasa, que es la enzima responsable de la conversión de los andrógenos en estrógenos, lo cual redunda en la inhibición de la espermatogénesis.

Por lo regular los basureros de los municipios y caseríos de Colom- bia arrojan sus desperdicios directamente a los ríos y quebradas conta- minando y alterando la calidad del agua y afectando así las posturas y renacuajos que allí habitan. Los lixiviados producen alteraciones quí- micas en el desarrollo y diferenciación sexual por la movilización de sustancias que afectan el sistema endocrino (STEBBINS & COHEN, 1995).

36

Los anfibios son especialmente sensibles a los contaminantes por sus ciclos de vida bifásicos (en el agua y en la tierra) y su piel permeable (MAY & HENRY, 1992). Varios pesticidas y fertilizantes producen efec- tos teratogénicos sobre los huevos y renacuajos de los anfibios (BISHOP 1992). La eutrofización de las aguas con fertilizantes y las concentra- ciones de sales de nitrato resultan extremadamente tóxicas para los renacuajos (BAKER & WAIGHTS, 1994), en tanto que los adultos resultan muy sensibles al envenenamiento con nitratos, los cuales son utilizados convencionalmente como abonos.

Por lo regular, los renacuajos expuestos a niveles subletales de pestici- das sufren una mayor predación, exhiben comportamientos anorma- les, experimentan un retraso en el crecimiento como consecuencia de su reducida actividad de forrajeo, y casi nunca completan su metamor- fosis o lo hacen a expensas del tamaño apropiado o de un aumento del tiempo de desarrollo (WERNER, 1986; LITTLE, 1990).

La contaminación de la atmósfera con sulfuros y óxido de nitrógeno generados por la combustión de combustibles fósiles, como el petró- leo y el carbón, disminuyen los valores de acidez a pH de 3-4, los cuales inhiben la reproducción de algunas especies acuáticas. Estas sustancias, bajo condiciones de acidez, pueden combinarse con monómeros de aluminio liberado de complejos orgánicos y afectar la respiración, al causar daños a las membranas branquiales de los renacuajos y peces, o provocar la muerte de los embriones inhibiendo la acción de las enzimas liberadas durante la eclosión de los mismos (FREDA & DUNSON, 1985).

Los pesticidas pueden incrementar la tasa de aparición de individuos con deformidades en los miembros (BONIN et al., 1997), si bien algunas de estas anormalidades también pueden ser inducidas por la infesta- ción de los renacuajos con parásitos disgénicos (SESSIONS & RUTH, 1990).

La acidez de las aguas y de los suelos por efecto de la lluvia ácida reduce la movilidad y viabilidad del esperma de los anfibios y disminu- ye por ende las tasas de fertilización; en algunas ocasiones, provoca la aparición de deformaciones en los embriones y renacuajos (PIERCE, 1985). Por lo general la concentración de los contaminantes atmosféri- cos se maximiza en periodos anormalmente calientes y secos (POUNDS & CRUMP, 1994). Se puede afirmar que la degradación de los hábitats

37

reduce la viabilidad poblacional in situ, en tanto que la polución, la acidez y las substancias tóxicas vertidas al medio ambiente disminuyen el potencial reproductivo y la viabilidad de los individuos o aumentan su susceptibilidad a las enfermedades (BONIN et al., 1997).

Cambio climático e incremento de la radiación ultravioleta

Los efectos potenciales de un calentamiento global sobre los anfibios se manifiestan en un aumento del estrés fisiológico, una disminución de la movilidad, y una alteración de los ciclos reproductivos. Este es el resultado de modificaciones en los patrones de precipitación y evapo- ración y de los drásticos cambios en la disponibilidad y calidad de los hábitats, así como de la transformación en las interacciones con las presas potenciales, los competidores, los predadores y los parásitos (OVASKA, 1997).

Por otra parte un incremento de la radiación ultravioleta (UV), por efecto de la destrucción de la capa de ozono, podría provocar anor- malidades durante el desarrollo embrionario de los anfibios, causar daños severos a los ojos y la piel, y afectar el sistema inmunológico. Aun cuando la radiación UV constituye sólo el 0.5% de la energía solar que llega a la superficie terrestre, sus longitudes de onda de alta energía pueden ser absorbidas por los ácidos nucleicos y proteínas de los seres vivos y generar serias lesiones sobre los mismos (TEVINI, 1993), más aún si, como los anfibios, carecen de cubiertas tegumentarias protecto- ras. Los efectos de la radiación UV son más agudos y nocivos sobre los ecosistemas acuáticos, lo cual sugiere una relación con el colapso de algunas especies de anfibios observado en algunas regiones montanas del mundo.

Dado que la mayor parte de los anfibios en estado postmetamórfico son nocturnos, estos segmentos de la población son menos vulnerables a las radiaciones ionizantes; sin embargo, las posturas y renacuajos de aquellas especies que se reproducen durante el verano, en cuerpos de aguas expuestos a la luz del sol y en regiones con niveles elevados de radiación UV, como los páramos, son más susceptibles a sus efectos (BLAUSTEIN et al., 1994). La exposición y sensibilidad de los huevos y

38

embriones a las radiaciones ionizantes pueden variar en grado sumo de acuerdo con la localización de las posturas sobre la columna de agua, el sombrío provisto por la vegetación acuática y riberina, la turbidez, la forma, tamaño y pigmentación de las posturas, así como con los me- canismos que operan para reparar las lesiones generadas por estas ra- diaciones (OVASKA, 1997). Al parecer los renacuajos son más sensibles a la radiación UV durante ciertos períodos de su desarrollo, el cual se hace crítico poco después de la aparición de las yemás de las patas (estadio de desarrollo 30 de GOSNER, 1960).

Debido a que la radiación UV penetra sólo los estratos superficiales del cuerpo y afecta principalmente a la piel, VAN DER LEUNG & GRUIJL (1999) han sugerido que las infecciones o enfermedades tegumentarias se podrían incrementar a medida que aumente el nivel de exposición a estas radiaciones; estos riesgos son muy pronunciados en los anfibios que por poseer pieles húmedas, expuestas directamente al medio am- biente, constituyen un medio de cultivo ideal para hongos y bacterias infecciosas, las cuales son contrarrestadas por una amplia variedad de substancias antibióticas producidas por estos animales (DUELLMAN & TRUEB, 1986). Dado que muchos de los efectos deletéreos de la radia- ción UV son acumulativos a través del tiempo, cabe esperar que las especies con altas expectativas de vida como las ranas arlequines del género Atelopus que llegan a vivir más de diez años (LA MARCA & LÖTTERS, 1997), se vean más afectadas que aquellos taxa con ciclos cortos de vida.

Por otra parte los altos niveles de energía de la radiación UV pueden provocar la formación de una gran variedad de radicales libres como el peróxido de hidrógeno, el cual a su vez incrementa la actividad de un gran número de contaminantes del agua como los herbicidas, pesti- cidas y agroquímicos en general (LEAN et al.,1994).

En condiciones naturales los huevos expuestos al sol reciben radia- ción UV en dosis moderadas y no se ven afectados, debido a que poseen una enzima, la fotoliasa, que les permite reparar las mutaciones inducidas. Bajo situaciones experimentales un aumento, por encima de lo normal, en la cantidad de radiación UV recibida, causa la muerte a los embriones de los anfibios que poseen niveles reducidos de la men- cionada enzima. De igual forma, se ha observado que en condiciones

39

naturales las especies que poseen menor cantidad de fotoliasa, son las que muestran disminuciones poblacionales más acentuadas con respec- to a aquellas que tienen concentraciones mayores (BLAUSTEIN et al., 1994).

Los efectos del calentamiento global y la destrucción de la capa de ozono se ven más agudizados en las altas montañas tropicales. Este calentamiento provocado por el incremento de la concentración de dióxido de carbono en la atmósfera y otros gases de efecto invernade- ro (moléculas que absorben la radiación infrarroja y no permiten su escape al espacio) aunados al debilitamiento de la capa de ozono po- drían ser los responsables o los agentes catalizadores de la declinación de los anfibios en algunas de las regiones neotropicales; igualmente se ha encontrado que las epidemias de microparásitos de los anfibios se acentúan por las variaciones climáticas (POUNDS & CRUMP, 1994).

En Colombia, los gases de efecto invernadero (dióxido de carbono y metano) y el ozono no han experimentado variaciones significativas a través del período 1979-99. Sin embargo, el IDEAM ha establecido que un 9,4% de la superficie del país, especialmente las regiones mon- tañosas por encima de 2000 msnm, se ve expuesta a niveles altos de radiación ultravioleta. Según el indicador de riesgo evaluado con base en la Dosis Diffey, que considera los posibles efectos del UV en la piel humana, para nuestro país el valor promedio anual es de 255-267 uni- dades Dobson, que puede ser considerado como normal para la re- gión. Existen sin embargo núcleos con valores muy bajos de ozono localizados en el sur de la región Andina a la altura del Nudo de Pasto.

A escala mundial la concentración de dióxido de carbono en la at- mósfera experimentó un incremento del 20% en los últimos 40 años y las temperaturas ambientales promedio aumentaron 0.8ºC., lo cual pro- dujo un retroceso gradual de los nevados de las altas montañas colom- bianas, que han perdido 8 de los 14 glaciares. De igual manera, este calentamiento condujo a un descenso de las heladas hacia altitudes infe- riores y conllevó un incremento en el nivel de los océanos Atlántico y Pacífico. Durante los últimos 30 años, el clima de Colombia ha experi- mentado cambios de hasta 2ºC por encima o por debajo de la media anual para la temperatura ambiental, y variaciones de ±15% en la pre- cipitación, cambios que indudablemente afectan la distribución de las

40

especies vivientes, modifican su comportamiento (migraciones, fenología, eventos reproductivos, etc.), alteran la composición de las comunidades y las interacciones biológicas, y generan la fragmentación de los hábitats, lo que desemboca en la pérdida y homogenización de la diversidad biológica (BIOCOLOMBIA, 2002).

Modelos desarrollados en un escenario de duplicación de la concen- tración de dióxido de carbono en la atmósfera (2xC0 2 ) (Síntesis HULME, 2000), predicen que bajo estas condiciones se provocaría un incremen- to de la temperatura en el mundo de 2.5ºC y una disminución de la precipitación del orden del 10 o el 20%. Estas alteraciones climáticas que podrían ser alcanzadas a mediados del siglo XXI, conllevarían una pérdida estimada entre el 75% y el 85% de las coberturas del páramo y superpáramo en nuestro país, a una traslocación altitudinal de los orobiomas, a la desaparición o retroceso de los ecosistemas paramunos y los bosques nublados, y a un desplazamiento hacia las partes más altas de todas las zonas bioclimáticas andinas (CASTAÑO, 2002, VAN DER HAMMEN et al., 2002).

Los niveles presentes de incremento de la temperatura del planeta no se habían experimentado durante los últimos 700.000 años. Si bien se sabe que durante un ciclo glacial-interglacial se produce un profundo cambio en el contenido de C0 2 del aire, cambios superiores se presen- tan en la actualidad a lo largo de periodos mucho más cortos. Por estos motivos, la preocupación por el cambio climático y la destrucción de la capa de ozono no se relaciona con la magnitud de los cambios que están ocurriendo, sino con las escalas de tiempo en que estas se dan.

La declinación reciente de las poblaciones de anfibios

Desde finales de la década de 1980 se ha documentado la desapari- ción repentina de un gran número de poblaciones de anfibios en varios sitios de Norteamérica, Suramérica, Europa y Australia; estas declina- ciones en las densidades poblacionales han sido muy rápidas, sustancia- les y sostenidas y han afectado grupos enteros de anfibios, tanto en áreas deforestadas e intervenidas como en zonas prístinas y remotas incluidas dentro del Sistema de Área Protegidas (MATÓN, 2000). Di- chas desapariciones, que se caracterizan por ser muy rápidas y repenti-

41

nas, no pueden ser explicadas por la destrucción de los hábitats, ya que como se comentó anteriormente, también han ocurrido al interior de las áreas protegidas. Se piensa que estos procesos de extinción se deben a la acción sinérgica de diversos agentes de disturbio como la contami- nación, la lluvia ácida, los residuos radiactivos procedente de áreas industrializadas y la diseminación de organismos patógenos a través del aire, el agua o por la introducción accidental de sus vectores.

A nivel global se ha documentado la declinación de las poblaciones

para 159 especies, 35 de ellas extintas localmente y 2 especies desapare- cidas para siempre (DUELLMAN, 1999). Aún cuando se ha postulado que tales declinaciones pueden corresponder a fluctuaciones naturales de las poblaciones, POUNDS et al., (1999) demostraron que tales colapsos resultan bastante improbables a la luz de la demografía de las poblaciones.

Al menos 6 países suramericanos han informado sobre la extinción o

disminución abrupta de poblaciones de anuros durante los últimos 20 años. En Colombia, LYNCH & GRANT (1999) descubrieron en julio de 1997, decenas de individuos pertenecientes a siete especies de anfibios, muertos o moribundos, en la región de la Serranía de Los Paraguas, un área localizada en la ladera occidental de la cordillera Occidental entre los departamentos del Valle y Chocó, bastante alejada de los centros industriales asentados en el valle del río Cauca; el descubrimiento de las ranas muertas coincidió con una época inusualmente seca de estos bos- ques nublados.

Las declinaciones de ranas han ocurrido con una mayor frecuencia en las márgenes occidentales de los continentes, sobre las regiones monta- ñosas ubicadas por encima de los 1000 msnm, y han perturbado en mayor grado a especies asociadas con las quebradas y cursos de agua; sus secuelas parecen ser consistentes con los efectos predichos por el fenómeno del cambio climático, especialmente aquellos que afectan el patrón de lluvias (WAKE 1991; DUELLMAN, 1999).

Estas disminuciones poblacionales no parecen haber afectado a las salamandras y cecilias, pero sí a las especies de anuros con distribucio- nes vestigiales o relictuales, y en un mayor grado a las especies que dependen de ambientes mésicos, los cuales han sido reducidos de ma- nera natural durante el presente interglacial, y cuya tasa de cambio ha sido profundamente incrementada por la acción humana. Las especies

42

más perturbadas son aquellas que tienen renacuajos acuáticos (por ejem- plo, Atelopus, Colostethus) mientras que especies sintópicas, con desarro- llo directo fuera del agua (Eleutherodactylus) todavía son abundantes en algunas localidades (RON et al., 2002); es probable que la estructura poblacional y la distribución continua que exhiben las especies silvícolas terrestres en contraposición con las distribuciones aglutinadas alrede- dor de las fuentes de agua de las especies generalistas en su modo de reproducción atenúen los riesgos de extinción (LIPS, 1998-1999).

En Venezuela LA MARCA & LÖTTERS (1997) indicaron que todas las especies de ranas arlequines del género Atelopus experimentaron dismi- nuciones en sus poblaciones desde la década de 1980, al igual que otras especies pertenecientes a los géneros Aromobates, Nephelobates, Colostethus, Dendrobates, Gastrotheca, Centrolene, y Telmatobius. Algunos patrones y me- canismos que preceden a las declinaciones repentinas parecen señalar que, de manera previa a los eventos, pueden aparecer ranas muertas o agonizantes a lo largo de las quebradas de la alta montaña, acompaña- das por deformidades en el aparato bucal de los renacuajos (LIPS, 1999); dos o tres años después de los eventos de declinación sólo se encuentra la mitad de las especies de las comunidades de anfibios originales. En las Provincias de Carchi e Imbabura en la zona fronteriza colombo- ecuatoriana se han hallado ranas (Atelopus ignescens) contagiadas con un hongo (MERINI-VITERI, 1999).

Algunas de estas desapariciones se encuentran asociadas con una pandemia provocada por un hongo patógeno del filo Chytridiomycota:

Batrachochytrium dendrobatidis, el cual ha sido aislado de una sola especie de rana; este hongo que nunca antes había infectado a los vertebrados, es bastante común en plantas e insectos. Esta enfermedad micótica aumenta el grosor de la piel en ciertas zonas del cuerpo (sobre el lado ventral del abdomen a nivel de los parches respiratorios o de inter- cambio acuoso) y sofoca al animal, a la vez que libera toxinas que matan a los ejemplares contaminados. Como la incidencia de éste y otros patógenos como virus y bacterias ha aumentado, los científicos piensan que es probable que un conjunto de problemas estén debilitan- do el sistema inmunológico de los anfibios. Así por ejemplo, se sabe que muchos bosques de niebla son cada día más secos, por efecto del incremento de la temperatura ambiental, y que dichas sequías podrían

43

ser las responsables de las extinciones de los anfibios en ciertas partes del mundo. Es probable que los cambios climáticos provocados por

el hombre puedan amenazar la supervivencia de ciertos anfibios por su

sensibilidad a las sequías o a un incremento en las temperaturas del agua, y que todos estos factores de riesgo actúen de manera sinérgica,

dado que climas más cálidos pueden favorecer la dispersión de los insectos que transmiten la enfermedad. La declinación de los anfibios,

a nivel mundial, es un fenómeno comprobado y ha surgido como

resultado de las actividades humanas, el cual combina varias causas.

La desaparición de las especies de anfibios puede acarrear serios efectos colaterales sobre los ecosistemas al debilitar los ciclos de transferencia de nutrientes y las interacciones predador-presa, en tanto que las reper- cusiones en el ámbito social podrían ser alarmantes, ya que aumentaría

la incidencia de ciertas enfermedades mortales para el hombre como la

malaria, la fiebre amarilla, el dengue hemorrágico, etc., como resultado del incremento de las densidades de zancudos e insectos, a la vez que se acentuarían las plagas para los cultivos. Igualmente un mundo sin anfi- bios conduciría a la pérdida de oportunidades para la cura de muchas enfermedades y dolencias, las cuales están siendo combatidas con me- dicamentos producidos con base en los alcaloides, toxinas y demás exudados extraídos de la piel de estos animales.

Sobreexplotación de algunas especies

En Colombia la demanda de anfibios como animales de ornato es aún incipiente, sin embargo durante los últimos años han comenzado a comercializarse renacuajos de varias especies de ranas (entre ellas Rana catesbeiana) los cuales atraen a ciertos acuariófilos por su excepcional talla o simplemente para utilizarlos como alimento para los peces orna- mentales. Esta situación demanda nuestra atención por cuanto se debe investigar la procedencia y legalidad de estos ejemplares exóticos, que bien pueden proceder de criaderos no autorizados y contribuir a au- mentar la diseminación de esta plaga foránea en nuestro país.

De igual manera, en años recientes, se han observado cientos de «an- guilas» (Typhlonectes natans) para la venta en las tiendas de mascotas, las cuales suelen ser ofrecidas como «peces raros» y constituyen una clara

44

contravención a las normas que regulan el comercio de fauna silvestre en Colombia. Por otra parte se conoce la existencia de un activo co- mercio ilegal de ranas venenosas de la familia Dendrobatidae, cuya magnitud es difícil de evaluar, pero la cual puede llegar a incrementarse significativamente, si las actividades de cría en confinamiento no cuen- tan con las debidas medidas de control por parte de las autoridades; el MINISTERIO DEL MEDIO AMBIENTE (2002) indica que nueve especies de tres familias de anfibios son las más afectadas por el tráfico ilegal de fauna silvestre en nuestro país.

Algunos investigadores han planteado la hipótesis de que una de las causas probables de la desaparición de las poblaciones de la rana arle- quín negra Atelopus ebenoides marinkellei en el departamento de Boyacá, bien pudo deberse a la excesiva colecta con fines científicos. La revisión de todos los materiales acopiados por los museos colombianos señala la existencia de 233 ejemplares adultos, los cuales fueron substraídos en un período de 32 años (1963-1995), a una tasa promedio de 23 ejem- plares/año, para la década en que se efectuaron las colectas. En diciem- bre de 1963 se coleccionó la mayor cantidad de ranas equivalentes a 47 ejemplares adultos (15 machos y 32 hembras) y el intervalo de tiempo promedio entre dos colectas sucesivas fue de 3.55 años. Ahora bien, si se aceptan para la especie las densidades promedio de 0.016 individuos por m 2 de hábitat disponible (160 ranas por hectárea), el daño seria ínfimo, aún si se hubiesen capturado todos los 233 individuos al mis- mo tiempo. Sin embargo, es conveniente hacer un llamado a la re- flexión y prudencia de los investigadores para que ejerzan un autocontrol sobre el número máximo de especímenes que pueden ser tomados del medio para el desarrollo de sus investigaciones y no lleguen a consti- tuirse en parte del problema para las especies amenazadas, sino por el contrario contribuir a formar parte de las soluciones.

Se ha estimado que las exportaciones de anfibios y reptiles a los Es- tados Unidos ascienden a más de 7.3 millones de especímenes anuales (RAMUS, 1995) y muchos de ellos proceden de Suramérica. CAMPBELL & FROST (1993) compararon los niveles de captura de anfibios y reptiles, con propósitos comerciales, y las capturas que realizan los herpetólogos para documentar la biodiversidad y encontraron que la caza comercial

45

de un año supera cinco veces a todos los especímenes que han sido acumulados por los museos de historia natural del mundo, a través de toda su existencia. Los anfibios y reptiles que han sido acopiados por más de doscientos años en los museos de historia natural de USA, apenas representan menos de una cuarta parte de los individuos que ingresan anualmente a ese país para el mercado de mascotas (DUELLMAN, 1999).

Áreas prioritarias para la conservación de los anfibios

Como el esfuerzo para proteger los anfibios amenazados desborda ampliamente la capacidad económica para conservarlos, es necesario seleccionar áreas prioritarias que se distingan por poseer concentracio- nes excepcionales de especies únicas y en inminente riesgo de extinción, a fin de aglutinar en estos lugares las acciones indispensables para ga- rantizar la perpetuación de las mismas. Es necesario enfatizar el valor de las especies endémicas y de la biota que posea distribuciones restringidas, como indicadores biológicos de ecosistemas o hábitats que requieren urgentes medidas de protección, dado que estos anfibios endémicos son más pro- pensos a la extinción por efecto de la destrucción de sus hábitats.

Eco-regiones críticas para la conservación de las especies de anfibios únicas se localizan a lo largo de las laderas de las cordilleras andinas, entre los 1000 y 2000 msnm principalmente, y corresponden a los bos- ques de niebla que albergan alrededor del 80% de las 345 especies de ranas endémicas para Colombia. Como existe una correlación positiva entre la diversidad de anfibios y la precipitación, no estacional, los bos- ques nublados del nor-occidente de la cordillera Occidental, de la Se- rranía de San Lucas y del Darién, los bosques del piedemonte del sur de la cordillera Oriental en los departamentos de Putumayo y Caquetá, deberían recibir la mayor prioridad para establecer su potencial en la conservación de la biodiversidad anfibia.

Por su carácter insular, único y por su reducida representatividad, la biota de los páramos es altamente sensible a la modificación del hábitat, ya que sus pequeños areales de distribución, su poca resistencia frente a la invasión de especies exóticas, los parásitos y las bajas tasas de inmi- gración reducen las posibilidades de recolonización (LAURANCE et al.,

46

1997); la fragmentación de los bosques altoandinos es un fenómeno para el cual las especies de anfibios altimontanos no se encuentran adap- tadas y afecta además la estructura genética de las poblaciones.

Estas eco-regiones fueron escogidas por sus elevados valores de biodiversidad y endemicidad, a fin de garantizar la supervivencia y la viabilidad de las especies. Sin embargo, para el diseño e implementación de los programas de conservación se deberán tomar en consideración los factores sociales, económicos y políticos, dado que son estos los que determinan, en última instancia, el éxito de estas iniciativas.

Facilidades de conservación in situ

Los Parques Nacionales Naturales y el conjunto de Reservas de la Sociedad Civil constituyen los instrumentos de conservación más efec- tivos para la protección de la diversidad biológica. El Sistema de Par- ques Nacionales Naturales de Colombia está compuesto por 35 par- ques, 9 santuarios de fauna y flora, 2 reservas naturales, una unidad via parque y un área natural única, que abarcan una superficie de 9.186.883,5 ha en la que se hallan representados 28 de los 41 distritos biogeográficos y alrededor del 40% de los centros de endemismo del país (INSTITUTO HUMBOLDT, 1998, HERNÁNDEZ-CAMACHO et al., 1992). Por otra parte la Red de Reservas Naturales de la Sociedad Civil comprende 79 unidades con una superficie de 19.000 ha, distribuidas a través de la mayor parte del país (INSTITUTO HUMBOLDT ut supra).

Sin embargo, el potencial real que ofrece este vasto conjunto de tie- rras para la conservación, debe ser examinado mediante la cuantificación del número de poblaciones y especies que habitan en estos espacios resguardados, la identificación del número de hábitats protegidos, la representatividad que poseen ciertos hábitats críticos para la conserva- ción de las especies amenazadas, el grado de conectividad entre estas unidades, las áreas silvestres contiguas, y la valoración de las amenazas que enfrentan las especies y comunidades biológicas dentro de las áreas protegidas.

La diversidad biológica preservada dentro de los Parques Naciona- les Naturales de Colombia dista mucho de ser conocida a cabalidad;

47

sin embargo importantes avances para su conocimiento se han hecho por parte de la Unidad Especial de Parques Nacionales, a través de su programa la Universidad en los Parques y en cooperación con institu- ciones de investigación, ONG’s y varios centros universitarios. A pesar de este empeño, y como suele ser recurrente en todos los programas de inventario de la biodiversidad en nuestro país, grupos zoológicos importantes como los peces y en especial los anfibios y reptiles son dejados de lado en estas iniciativas. Baste mencionar, a manera de ejem- plo, cómo solamente tres Parques Nacionales: Isla de Gorgona, Guanentá-Alto río Fonce y Malpelo cuentan con inventarios relativa- mente completos acerca de su herpetofauna, en tanto que en otras 20 unidades el estado del conocimiento de los anfibios y reptiles que la habitan resulta insuficiente o moderado, y hay 23 parques con ausencia casi total de información sobre su biota.

La cobertura de los Parques Nacionales en la Región Andina es insu- ficiente para garantizar la conservación de la rica y variada fauna endé- mica que allí existe; una revisión detallada de la información depositada en los museos de historia natural del país señalan que tan sólo 5 de las 50 especies de anuros clasificados en las categorías de amenaza en este libro: Atelopus e. ebenoides, A.eusebianus, A. subornatus, Eleutherodactylus ingeri y Osornophryne percrassa, extienden sus areales de distribución a algunos Parques Nacionales; sin embargo, se desconoce si estas especies man- tienen poblaciones saludables o habitan tan sólo la periferia de estas unidades protegidas o representan neoendemismos (poblaciones relictuales); baste mencionar a manera de ejemplo, cómo la rana cabe- zona de lluvia Eleutherodactylus ingeri es muy escasa en el Santuario de Fauna y Flora Guanentá-Alto río Fonce, donde se ha capturado sola- mente un individuo inmaduro en más de diez años de intensa búsque- da, en tanto que esta especie abunda en los pequeños fragmentos de bosque de los alrededores de la Laguna de Pedro Palo, en el depar- tamento de Cundinamarca.

Iniciativas para la conservación de los anfibios de Colombia

La conservación de los anfibios debe enmarcarse dentro de los gran- des problemas globales que afectan a la humanidad: el cambio climático,

48

la deforestación, la contaminación, la rápida diseminación de las espe- cies exóticas y los problemas ecológicos generados por el desarrollo. Tal vez las únicas acciones orientadas hacia la protección de los anfibios en Colombia se relacionen con la implementación de una rígida estruc- tura jurídica enmarcada dentro del Código de los Recursos Naturales Renovables que prohibió, a partir de 1970, toda actividad comercial sobre la fauna silvestre. Desafortunadamente en nuestra nación, al igual que en la mayor parte de los países del mundo, los esfuerzos de conser- vación enfatizan ciertos grupos carismáticos que despiertan simpatía y ternura dentro de la gente, y tan sólo tangencialmente involucran gru- pos «feos e indeseables» como las ranas y sapos considerados errónea- mente como verdaderas plagas que hay que erradicar. Por otra parte, la legislación que se formula en la actualidad orientada a la protección de los recursos genéticos está más encaminada por la visión de los poten- ciales beneficios económicos, que por garantizar la perpetuación de las especies. Las grandes industrias farmacéuticas y otras multinacionales patrocinan expediciones en busca de anfibios venenosos, con la proba- ble pretensión de adquirir derechos de patente sobre las drogas deriva- das de la biota inventariada.

Dentro de las acciones primarias, que se deben impulsar para la con- servación de la extraordinaria riqueza biológica de Colombia, se en- cuentra la de preservar los hábitats a través de la ampliación y consoli- dación del Sistema de Parques Nacionales y Áreas protegidas, la pro- tección individual de las especies amenazadas cuyos areales de distribu- ción natural no estén cobijados dentro de los parques, a través de la preservación de los hábitats críticos para la reproducción, la regulación del tráfico ilegal, las colectas comerciales y la sustitución de las prácticas agropecuarias tradicionales y lesivas.

El promover prácticas agroforestales que conduzcan a crear un mo- saico de pequeños claros rodeados de fragmentos de bosque como substituto de la tala rasa, la preservación de la vegetación riparia, la protección de las quebradas altoandinas contra la introducción de pe- ces exóticos y el aumento de la conectividad entre los fragmentos a través de corredores, constituyen prácticas de manejo excelentes para la conservación de los anfibios. Como actividades complementarias están la protección de los pantanos y humedales, la creación de áreas

49

protegidas y la protección de las microcuencas. Es necesario apoyar e impulsar todas aquellas técnicas agroforestales que incentivan el mante- nimiento de fragmentos de bosque y corredores entre los mismos, como por ejemplo, la Iniciativa de Café de Conservación, la cual esti- mula la generación de conectividad entre áreas silvestres fragmentadas, así como la protección de cuencas hidrográficas estratégicas, al mantener el arbolado de sombrío.

Los anfibios, como grupo, poseen una extraordinaria plasticidad para sobrevivir y mantener poblaciones viables en pequeños remanentes de bosques, como se deduce de experiencias para determinar el tamaño crítico mínimo desarrolladas en Brasil, en donde se encontró que cerca del 90% de las especies de anfibios presentes en una región, se pueden encontrar en fragmentos o parcelas experimentales no mayores de 350 hectáreas (ZIMMERMAN & BIERREGAARD, 1986). A pesar de ello es in- dispensable facilitar el intercambio genético entre estas poblaciones ais- ladas y proteger los remanentes de vegetación para garantizar su sub- sistencia a largo plazo.

Dado que las especies de anfibios responden de diferente manera frente a los disturbios provocados por el hombre, se necesita estudiar detalladamente la biología y ecología de cada especie para identificar las amenazas potenciales para su subsistencia. Es importante recordar que los anfibios asociados a ambientes mésicos (húmedos y lluviosos) y los anfibios silvícolas, por sus restricciones fisiológicas y metabolismo del agua, resultan extremadamente sensibles a la destrucción o entresaca del bosque y suelen ser los primeros en desaparecer, aún cuando pue- dan persistir en relictos de hábitat (neoendemismos). Por otra parte se sabe que las especies de anfibios arborícolas toleran mejor los distur- bios provocados por el entresaque de madera que las especies terres- tres que requieren del capote y la capa de hojarasca que cae continua- mente al piso (ANDREONE, 1994).

El problema de la declinación de las especies altimontanas debe ser abordado de manera inmediata con metodologías sencillas que involucren información cualitativa y discreta, fácil de obtener y cotejar (disminu- ción del número de poblaciones conocidas, reducción del rango de extensión y el área de ocupación, etc.), dado que estudios encaminados

50

a establecer los tamaños poblacionales de los anfibios son difíciles de

realizar y sus resultados pueden ser oscurecidos o enmascarados por las fluctuaciones naturales de la población. Por estas circunstancias, la rareza y las reducciones en los tamaños poblacionales no pueden ser interpretados como declinaciones y no son buenos indicadores de los procesos de extinción local. Puede parecer paradójico, pero la extin- ción poblacional no necesariamente va precedida por una declinación en el tamaño de la misma, debido al hecho de que una especie podría subsistir hasta que su última población desaparezca.

La conservación de los anfibios endémicos constituye uno de los desafíos más grandes para los investigadores de la región neotropical. Para garantizar la conservación de la diversidad de los anfibios endémi- cos y en inminente peligro de extinción, se requiere iniciar acciones inmediatas tendientes a evaluar el estado de salud de sus poblaciones, identificar las amenazas fundamentales para su supervivencia y buscar

la preservación de la integridad de los hábitats de los que éstas depen-

den, de tal forma que esta información básica permita la formulación de planes específicos de manejo y la estimación del riesgo de extinción de las especies amenazadas bajo métodos analíticos de viabilidad poblacional.

Puesto que las especies de anfibios amenazados de Colombia superan

el

medio centenar y los recursos económicos y de personal destinado a

la

conservación de las mismas son bastante exiguos, se requiere identi-

ficar aquellas regiones o ecosistemas especialmente ricos y bastante sen- sibles a los cambios producidos por las actividades humanas. De igual forma, y acorde con la doctrina de la responsabilidad final promovida

por la UICN, es necesario que nuestra nación garantice, en primera instancia, la conservación de las especies y poblaciones únicas que se hallan confinadas dentro de su territorio. Por estas circunstancias se recomienda realizar aproximaciones multiespecíficas que evalúen el es- tado del hábitat para varias especies endémicas y sintópicas que se en- cuentran en inminente peligro de desaparición.

Un aspecto crucial dentro de una estrategia de conservación de los anfibios consiste en la formulación de un programa de monitoreo de las especies endémicas y amenazadas de extinción, y de los hábitats

51

esenciales para el mantenimiento de poblaciones viables, por cuanto esta herramienta permitirá establecer no solamente la dinámica de las comunidades naturales, sino evaluar las consecuencias de las distintas actividades humanas y prevenir los impactos indeseables. Este monitoreo deberá ser proyectado para medir el efecto de la acción antropogénica sobre las especies amenazadas (monitoreo de impacto) y conocer los cambios en la biodiversidad mediante especies indicadoras (monitoreo de biodiversidad). La formulación de una metodología para evaluar, de manera periódica, las tendencias poblacionales de las especies endé- micas y amenazadas, deberá incluir un diseño de muestreo apropiado, especificar la intensidad del mismo en el tiempo y el espacio, e indicar las variables biológicas de interés a ser medidas. Este programa debe ser iniciado lo más pronto posible en la Zona Andina para indagar sobre el problema de la declinación de los anfibios.

Un componente esencial de los planes de acción para la conserva- ción de las especies de anfibios amenazadas de extinción es la formula- ción de un análisis de viabilidad poblacional, el cual evalúa la probabi- lidad de que varios factores como las presiones ambientales, la demo- grafía de las poblaciones, la variabilidad genética de las mismas, los eventos catastróficos y otras variables provoquen la extinción de una población en un determinado lapso. Este análisis permitirá establecer cuál es el tamaño poblacional mínimo viable que se requeriría para garantizar, con un nivel de riesgo aceptable, la persistencia de una espe- cie amenazada a través de un período de tiempo determinado.

Muy pocos parques naturales cuentan con inventarios biológicos ex- haustivos que den cuenta sobre la diversidad de fauna y flora que po- seen, y sobre el estado de sus poblaciones; sin lugar a dudas la consoli- dación de un programa de inventarios y monitoreo biológico dentro del Sistema de Parques Nacionales y áreas protegidas del país, constitu- ye el instrumento primario para garantizar la función ecológica de los mismos. Si no se conoce el estado de salud de las poblaciones que se encuentran dentro de las áreas protegidas, es muy difícil garantizar la persistencia de las mismas a través del tiempo, e implementar las mejo- res opciones para su manejo y correcta administración.

52

Promover la investigación científica y facilitar el trabajo de los inves- tigadores, mediante la rápida expedición de los permisos necesarios para realizar las colecciones de referencia, traería mejores beneficios para planificar e implementar programas de conservación específicos; en nuestro país, muchas veces es más fácil obtener una licencia de caza comercial, que un permiso de investigación científica. De igual forma resulta más fácil importar animales para el comercio, que intercambiar ejemplares científicos con otros museos del mundo.

Para desarrollar programas de conservación se deben conocer los patrones de distribución de las especies y planificar así la incorporación de nuevas áreas protegidas. La información sobre la biodiversidad herpetológica es de vital importancia para poder definir las decisiones de manejo apropiadas y promover acciones efectivas en pro de su conservación. Sin el conocimiento científico, los esfuerzos de conser- vación están condenados al fracaso y es imposible formular estrategias para planificar la conservación y la utilización sostenible de la biodiversidad. La recolección de datos y la construcción de una capa- cidad planificadora es un proceso interactivo, en donde las estrategias nacionales orientadas a la protección de la diversidad mejorarán a me- dida que se obtenga nueva información. Sólo mediante la evaluación de datos relativos a la diversidad biológica se pueden tomar decisiones racionales relacionadas con las prioridades y estrategias de inversión para su conservación y uso sostenible.

El acopio de datos cuantitativos y cualitativos actualizados es el fun- damento de todas las actividades relacionadas con la diversidad bioló- gica. Estas compilaciones exigen el desarrollo de una base de datos interactiva que permita renovar la información de manera periódica y sistemática, y adicionar nuevos datos como parte de un proceso de expansión ilimitado. Sin embargo es necesario obtener datos fiables y actualizados para el desarrollo eficaz de estas bases. Los resultados de los inventarios deben ser ampliamente divulgados dentro de la comu- nidad científica y el público en general, y los registros de los ejemplares de los museos necesitan ser sistematizados en bases de datos apropia- das e incorporados en un sistema de información geográfica. Se re- quiere ampliar la cobertura de los inventarios biológicos a áreas

53

inexploradas y potencialmente ricas como la Serranía del Darién, la Serranía de San Lucas, los bosques andinos occidentales del norte de la cordillera Occidental, la cuenca alta del río Caquetá, los bosques andinos de la ladera este en el sur de la cordillera Oriental y el sur de la cordille- ra Occidental.

La información acumulada en los museos de historia natural necesita ser cotejada y analizada para revertirla a los funcionarios y entidades encargadas de la administración de estas unidades, y colocarla así al servicio de la comunidad científica nacional e internacional. Este pro- ceso debe ir acompañado de una exhaustiva revisión de la literatura inédita publicada (informes de campo, trabajos de tesis, monografías, etc.), así como de la consulta de las bases de datos y colecciones cientí- ficas depositadas en museos extranjeros. De igual forma es imprescin- dible fortalecer las capacidades institucionales para aumentar el cono- cimiento de la biota nativa y adventicia existente dentro del Sistema de Parques mediante la ejecución de cursos de entrenamiento taxonómico, y la elaboración y publicación de manuales de campo o guías para la identificación de las especies amenazadas.

Es necesario desarrollar una base de datos sobre la diversidad biótica resguardada dentro del Sistema de áreas protegidas de Colombia, apoyar los procesos conducentes a su conocimiento mediante la realización de inventarios de campo y la promoción de facilidades para acopiar in- formación verídica y fiable acerca del estado de salud de las poblacio- nes y la distribución geográfica de las especies amenazadas. Una meto- dología reciente e innovadora, para la protección de la biodiversidad, consiste en efectuar un análisis geográfico de omisiones de conservación (GAP Análisis), el cual busca identificar los tipos de vegetación (hábitats) y especies que no están adecuadamente representados en el sistema actual de áreas con manejo especial, a fin de promover su incorporación al sistema.

Como no tenemos certeza absoluta, sino sospecha grave, acerca de las posibilidades de extinción para las especies categorizadas en el pre- sente trabajo y dado que para establecer el estado de salud o la proba- bilidad de extinción de los anfibios o cualquier especie, se requiere conocer en detalle su distribución ecológica y geográfica, así como información de varios años sobre la dinámica poblacional, es preciso desarrollar investigaciones encaminadas a identificar los periodos de vida críticos para cada especie, analizar la estructura de las metapo-

54

blaciones, los requerimientos de hábitat y la naturaleza de la rareza de las especies, establecer el tamaño mínimo de las poblaciones viables,

estudiar los movimientos temporales y espaciales y las rutas de disper- sión, identificar las poblaciones aisladas y críticas para la conservación,

y estimar la tasa de destrucción y capacidad de resiliencia de los hábitats.

La educación ambiental es un poderoso instrumento para proteger la diversidad biológica y el medio ambiente, y debe estar orientada no sólo a capacitar a los administradores de fauna, sino al público en general, para ganar el aprecio sobre la vida silvestre y los beneficios de su conservación.

Nuestra obligación consiste en asegurarles a las generaciones futuras un mundo sin opciones perdidas y nuestra responsabilidad moral es vivir y administrar sabiamente el único planeta que soporta vida dentro del sistema solar. La biodiversidad puede llegar a ser un instrumento de desarrollo, sólo en la medida en que contribuya al fortalecimiento de la sociedad, mejore la autoestima y calidad de vida de las comunidades locales y no aumente las privaciones.

La ecogeografía de las especies de anfibios amenazados

La distribución y riqueza de los anfibios colombianos por grandes unidades biogeográficas es muy desigual. La Amazonia y el Chocó Biogeográfico son las unidades con la más alta diversidad (cerca de 70 a 100 especies simpátricas), pero principalmente una diversidad alfa (medida del número de especies simpátricas). En cambio, la Región Caribe y la Orinoquia son unidades con una diversidad baja (poseen alrededor de 20 especies simpátricas). En estas cuatro regiones, hay poca diversidad beta (reemplazo geográfico de especies). En la Zona Andina, encontramos otro patrón, dado que por lo general hay pocas

especies simpátricas (usualmente entre cinco o seis en los páramos y 20

a 40 en los bosques andinos) así que esta zona se caracteriza por el

reemplazo geográfico de especies el cual es muy notable (hay pocas especies compartidas por cordilleras y existe únicamente dos especies de ranas comunes a las tres cordilleras y unas 20 especies compartidas entre la Central y la Occidental). Por eso, la fauna andina es más rica y variada que la suma total de las encontradas en tierras bajas, y su

endemicidad es muy notable (LYNCH et al., 1997).

55

De las 55 especies de anfibios amenazados en Colombia, solamente siete se encuentran por debajo de 1000 msnm, a pesar que la fauna de anfibios de las tierras bajas de Colombia es considerable (más de 320 especies). Las especies paramunas en las cordilleras Central y Oriental, incluyen seis amenazadas (de un total de 39 especies, LYNCH & SUÁREZ- M., 2002) siendo esta proporción muy alta. Las restantes 42 especies amenazadas son de los bosques andinos, que se constituyen como los ecosistemas más ricos en anfibios del país (350 especies). En términos de cordilleras hay solamente una especie amenazada en la ladera orien- tal de la cordillera Occidental, mientras en la cordillera Central (inclu- yendo el Macizo Colombiano) hay 23 y en la cordillera Oriental hay 15 - un patrón coincidente con la distribución de la población humana. Entre las especies amenazadas de tierras bajas, hay una en las estribaciones de la cordillera Central (por debajo de los 1000 m) y dos en la cordille- ra Oriental (ubicadas en áreas de destrucción másiva de hábitats origi- nales, Florencia, Caquetá y Villavicencio, Meta).

En la cordillera Central, casi todas las especies amenazadas viven en la franja norte, donde no hay parques nacionales, pero cinco están en el Macizo Colombiano (donde hay varios parques nacionales). Las espe- cies amenazadas sobre el Macizo Colombiano son especies paramunas, mientras las de la franja norte son de los bosques andinos. Sin embargo, las colecciones vigentes entre la parte norte del departamento de Tolima (y el departamento de Quindío) y el Nevado Huila son mínimas. En la cordillera Oriental, las especies están distribuidas más homogéneamente (nueve en el flanco occidental y cinco en la ladera oriental), aunque hay pocas colecciones del extremo norteño (Serranía de Perijá). Todas las especies amenazadas en la cordillera Oriental se encuentran fuera de parques nacionales.

Exceptuando las especies del Chocó Biogeográfico, las especies ame- nazadas viven en áreas de mucha destrucción del hábitat (bosques andinos, páramos, piedemonte oriental de los Andes, bosques secos del Caribe) y naturalmente pensamos que existe una correlación estre- cha con la destrucción de hábitats nativos y la pérdida (o casi pérdida) del patrimonio biótico nacional. La gran concentración de especies ame- nazadas en los departamentos de Antioquia, Caldas, Quindío y Risaralda se correlaciona con la destrucción impresionante de los bosques nati- vos, que hoy en día existen como fragmentos, tal vez demasiado pe- queños para preservar la biota. Es notable que no se haya incluido

56

alguna especie endémica de la cordillera Occidental (todas ocupan prin- cipalmente el flanco occidental, aunque algunas de ellas también se en- cuentran sobre el flanco oriental de la cordillera). La franja occidental. .de esa cordillera muestra una gran extensión de bosques primarios con poca intervención y aunque algunas especies de esta unidad poseen áreas de distribución muy pequeñas y/o son taxa altamente especializa- dos en sus microhábitats, la mayor parte de sus hábitats se encuentran resguardados dentro del Sistema de Parques, por lo cual podríamos pen- sar que estas poblaciones de anfibios tienen un nivel de riesgo muy bajo.

de Parques, por lo cual podríamos pen- sar que estas poblaciones de anfibios tienen un nivel

57

Metodología

Las categorías de la UICN

El proceso de asignación de las categorías de las listas rojas de la UICN a un grupo de taxones candidatos, es equiparable a ordenar dichos taxones según su riesgo de extinción o su grado de deterioro poblacional, lo cual se hace comparando la situación actual de las po- blaciones, con la situación que se estima existía hace 100 años o tres generaciones del taxón. Las categorías de riesgo o amenaza empleadas en esta serie son las categorías de la UICN, propuestas por la Comi- sión de Supervivencia de Especies (SSC) y consignadas en el docu- mento «IUCN Red List Categories version 3.1» (UICN, 2001). Estas categorías han sido diseñadas para ser usadas con cualquier especie o taxón, con excepción de los microorganismos. El término taxón se utiliza por conveniencia y puede representar especies o niveles taxonómicos más bajos, incluyendo formas que no están aun formal- mente descritas. Estas categorías deben ser aplicadas sólo a poblacio- nes silvestres, independientemente del estado de conservación ex situ que pueda tener el taxón en cuestión. En general, no deben aplicarse a híbridos (en estos casos, la categorización debe realizarse sobre cada una de las especies progenitoras del híbrido en cuestión). Tampoco deben ser objeto de categorización las formas o ecotipos, ya que éstas corresponden a variaciones fenotípicas, producto de condiciones am- bientales particulares. En el contexto de este libro las categorías han sido utilizadas solo a nivel de especie.

Debe aclararse que existen varias versiones anteriores de las catego- rías de la UICN. Éstas han pasado por un activo proceso de revisión y actualización, especialmente a partir de la década de los noventa, dando origen a varios sistemas (e.g., MACE et al., 1992), MACE & STUART, 1994, UICN, 1994, UICN, 2001). Los cambios a lo largo de estas versiones están relacionados con una tendencia a establecer criterios de

58

categorización cada vez más cuantitativos y menos subjetivos (por ejem- plo: tamaño del areal de distribución de las especies, tamaño de la población efectiva, número de localidades remanentes, porcentajes de reducción estimados, entre otros). De esta manera se ha minimizado la subjetividad. No obstante, la subjetividad no se ha eliminado comple- tamente, pues todo sistema de categorización que sea operable con especies para las cuales se tiene poca información, requiere, en alguna medida, de inferencias, proyecciones o estimaciones. La existencia de diferentes sistemas de categorización impone cautela a la hora de esta- blecer comparaciones entre las categorías aquí propuestas (según la ver- sión 3.1) y aquellas empleadas para las mismas especies en el pasado, pues el significado de las categorías ha cambiado aunque el nombre de las mismas se haya mantenido.

En principio, los procedimientos de categorización de la UICN es- tán diseñados para ser aplicados a la población global de cada taxón. Sin embargo, se permite su aplicación a niveles regionales o nacionales. En todo caso, debe especificarse claramente si la categorización pro- puesta se aplica a toda la población del taxón (categorización global en el sentido de la UICN) o si por el contrario, se aplica sólo a una frac- ción geográficamente circunscrita de la población del taxón (categorización regional o nacional, en el sentido de la UICN). En esta obra el proceso de categorización ha sido aplicado al territorio colombiano.

Una de las propuestas más relevantes para establecer categorías a nivel regional o nacional, es la de GÄRDENFORS et al.(1999), según la cual se recomienda proceder, en primera instancia, como si la subpoblación regional (o nacional) fuese la población global del mismo; luego se consideraría la posibilidad de descender la categoría en un punto, si las poblaciones extrarregionales cercanas a Colombia fueran muy vigoro- sas (en términos de abundancia y estado de conservación) y si además hubiese una alta probabilidad de llegada (hacia Colombia) de indivi- duos, propágulos o material genético que pudieran establecerse exitosamente aquí, lo cual disminuiría la probabilidad de agotamiento o «extinción» a nivel local. No obstante, esta propuesta de categorización requiere tener buena información sobre el estado de las poblaciones adyacentes en todos los países vecinos, información que no se tiene en la mayoría de los casos.

59

Definiciones de las categorías de las listas rojas

Extinto (EX)

Un taxón está «Extinto» cuando no queda duda alguna que el último individuo ha muerto. Se presume que un taxón está extinto cuando prospecciones exhaustivas de sus hábitats, conocidos y/o esperados, en los momentos apropiados (diarios, estacionales, anuales), y a lo lar- go de su área de distribución histórica, no han podido detectar un solo individuo. Las búsquedas deberán ser realizadas en periodos de tiem- po apropiados al ciclo de vida y formas de vida del taxón.

Extinto en Estado Silvestre (EW)

Un taxón está «Extinto en Estado Silvestre» cuando sólo sobrevive en cultivo, en cautiverio o como población (o poblaciones) naturaliza- das completamente fuera de su distribución original.

En Peligro Crítico (CR)

Un taxón está «En Peligro Crítico» cuando enfrenta un riesgo extre- madamente alto de extinción en estado silvestre en el futuro inmediato, según queda definido por cualquiera de los criterios A a E (Tabla 1).

En Peligro (EN)

Un taxón está «En Peligro» cuando no estando «En peligro crítico», enfrenta un alto riesgo de extinción o deterioro poblacional en estado silvestre en el futuro cercano, según queda definido por cualquiera de los criterios A a E (Tabla 1).

Vulnerable (VU)

Un taxón está en la categoría de «Vulnerable» cuando la mejor evi- dencia disponible indica que enfrenta un moderado riesgo de extinción o deterioro poblacional a mediano plazo, según lo definido por los criterios A a E (Tabla 1).

Casi Amenazado (NT)

Un taxón está en la categoría de «Casi Amenazado», cuando ha sido evaluado según los criterios y no satisface los criterios para las catego-

60

rías «En Peligro Crítico», «En Peligro» o «Vulnerable», pero está cerca- no a calificar como «Vulnerable», o podría entrar en dicha categoría en un futuro cercano.

Preocupación Menor (LC)

Un taxón está en la categoría de «Preocupación Menor» cuando ha- biendo sido evaluado, no cumple ninguno de los criterios que definen las categorías arriba expuestas. Equivale a fuera de peligro.

Datos Insuficientes (DD)

Un taxón pertenece a la categoría «Datos Insuficientes» cuando la información disponible es inadecuada para hacer una evaluación, di- recta o indirecta, de su riesgo de extinción, con base en la distribución y/o el estado de la población. Un taxón en esta categoría puede estar bien estudiado y su biología ser bien conocida, pero carecer de datos apropiados sobre su abundancia o distribución. Datos insuficientes no es por lo tanto una categoría de amenaza. Al incluir un taxón en esta categoría se indica que se requiere más información y se reconoce la posibilidad de que investigaciones futuras demuestren que una clasifi- cación de amenaza pudiera ser apropiada. Es importante hacer un uso efectivo de cualquier información disponible. En muchos casos habrá que tener mucho cuidado en elegir entre datos insuficientes y una con- dición de amenaza. Si se sospecha que la distribución de un taxón está relativamente circunscrita si ha transcurrido un período considerable de tiempo desde el último registro del taxón, entonces la condición de amenazado puede estar bien justificada.

No Evaluado (NE)

Un taxón se considera «No evaluado» cuando todavía no ha sido clasificado en relación con los criterios presentados en la Tabla 1.

Procedimientos para aplicar las categorías de la UICN

Si se decide evaluar el taxón, entonces se analiza, en primera instancia, si los datos disponibles son adecuados, o si por el contrario son insufi-

61

cientes (DD). Si son adecuados, entonces se continúa averiguando si está Extinto (EX) o Extinto en Estado Silvestre (EW). Si no lo está, entonces se procede a considerar la posibilidad de que sea un taxón Amenazado (VU, EN o CR) y para ello hay que confrontar el taxón contra los criterios de los taxones amenazados (Figura 1).

Estos criterios son cinco:

A. Rápida reducción en tamaño poblacional

B. Areal pequeño, fragmentado, en disminución o fluctuante

C. Población pequeña y en disminución

D. Población o areal muy pequeño

E. Análisis de viabilidad poblacional

Cada uno de estos criterios tiene tres umbrales predeterminados y cada umbral corresponde a una categoría de amenaza (VU, EN o CR). Para ser considerada «amenazada», la población en cuestión tiene que alcanzar al menos uno de los umbrales, pero además debe cumplir adicionalmente unos subcriterios y unos calificadores específicos, para que la categoría sea válida. Los umbrales corresponden a características poblacionales cuantitativas, tales como:

• Porcentajes de reduccción poblacional observados, estimados, inferidos o sospechados (criterio A)

• Tamaños de areal, expresados ya sea como extensión de presencia o como área de ocupación (criterios B, D2)

• Tamaños de población efectiva (criterios C, D1)

• Número de localidades conocidas (criterio B)

• Probabilidad de extinción de las poblaciones naturales, expresada

en porcentaje de probabilidad de extinción en un tiempo dado, tras un

análisis matemático de viabilidad de poblaciones (criterio E).

Cada taxón debe ser evaluado contra todos los criterios posibles, considerando los umbrales especificados. Sin embargo, debe aclararse que de una parte, no todos los criterios son aplicables para todos los

62

taxones; pero de otra parte, sólo basta con que uno de los criterios sea plenamente satisfecho, para llegar a una categorización válida. Si un taxón ha sido categorizado como CR según alguno de los criterios cuantitativos, es posible que el mismo taxón pueda ser categorizado también como EN o VU según otros criterios; en este caso se toma la mayor de ellas (CR) como la categoría válida.

Aunque los criterios para las categorías de amenaza son de naturaleza cuantitativa, la escasez de información de alta calidad no es un impedi- mento absoluto para aplicarlos, pues el método permite el uso de estimativos (de lo ocurrido en el pasado), así como de inferencias y proyec- ciones (de lo que puede ocurrir en el futuro), siempre y cuando éstas puedan justificarse razonablemente. En caso de una amplia variación en los estimativos, la UICN recomienda aplicar el principio preventivo y usar el estimativo que lleva a la categoría de mayor riesgo. En los casos en que existan amenazas evidentes a un taxón, por ejemplo por el deterioro de su único hábitat conocido, es importante intentar categorizarlo como amenazado (VU, EN o CR), aún si existe poca in- formación biológica sobre el mismo.

Para usar correctamente las categorías es necesario tener en cuenta las siguientes definiciones básicas (IUCN 2001):

Población y tamaño de la población (Criterios A, C Y D): La población se define aquí como el número total de individuos de un taxón. Por razo- nes funcionales, principalmente debido a las diferencias entre formas de vida, el tamaño de la población se mide aquí como el número de individuos maduros.

Subpoblación (Criterios B y C): Grupos de la población que están sepa- rados geográficamente o por otro factor y entre las cuales hay muy poco intercambio genético o demográfico con el resto de la población (típicamente, uno o menos individuos exitosos al año).

Individuos maduros (Criterios A, B, C y D): El número de individuos maduros es el número de individuos conocido, estimado o inferido capaces de reproducirse. Cuando se estima esta cantidad se deben con- siderar los siguientes puntos:

63

• Los individuos maduros que nunca producirán descendientes no se

deberían contar (por ejemplo cuando las densidades son muy bajas para la fertilización).

• En caso de poblaciones con sesgos en la proporción de adultos o

de sexos es apropiado usar estimaciones más bajas para el número de individuos maduros, para tener en cuenta dicho sesgo.

• Donde el tamaño de la población fluctúa, debe usarse el tamaño

estimado más bajo. En la mayoría de los casos éste será mucho menor

que la media.

• Para los individuos reintroducidos (al medio natural) deben haber

producido descendencia fértil antes de que puedan ser contados como individuos maduros.

Generación: La duración de una generación es la edad promedio de los individuos padres en una población. Por tanto la duración de la generación refleja la tasa de renovación de los individuos reproductores de una población. Es mayor que la edad de la primera reproducción y menor que la edad del individuo reproductor más viejo. Cuando la du- ración de la generación cambia bajo amenazas, debe utilizarse el valor previo al problema, es decir la duración más natural.

Reducción (Criterio A): Se refiere a una disminución en el número de individuos maduros de por lo menos la cantidad (%) definida por el criterio en el periodo de tiempo (años) especificado, aunque la dismi- nución no continúe necesariamente después. Una reducción no debería interpretarse como parte de una fluctuación natural a menos que haya evidencia firme para ello. La fase descendente de una fluctuación natu- ral normalmente no se considerará como reducción.

Disminución continua (Criterios B y C): Es una disminución reciente, ac- tual o proyectada en el futuro (que puede ser ininterrumpida, irregular o esporádica), la cual es proclive a continuar a menos que se tomen las medidas correctoras pertinentes. Normalmente, las fluctuaciones no son consideradas como disminuciones continuas, pero una disminución observada no debería ser considerada como una fluctuación a menos que exista evidencia para ello.

64

Fluctuación extrema (Criterios B y C): Puede decirse que fluctuaciones extremas ocurren en ciertos taxones cuando el tamaño de la población

o el área de distribución varía de forma amplia, rápida y frecuente; típi- camente con una variación mayor de un orden de magnitud (es decir, un incremento o decrecimiento de diez veces).

Severamente fragmentadas (Criterio B): Se refiere a aquella situación en la que los riesgos de extinción del taxón aumentan debido a que la mayo- ría de los individuos se encuentran en subpoblaciones pequeñas y rela- tivamente aisladas (en ciertas circunstancias esto se puede inferir a par- tir de información sobre el hábitat). Estas pequeñas subpoblaciones pueden extinguirse con una probabilidad reducida de recolonización.

Extensión de presencia (Criterios A y B): Area (en km 2 ) contenida dentro de los límites continuos e imaginarios más cortos que pueden dibujarse para incluir todos los sitios conocidos, inferidos o proyectados en los que un taxón se halla presente, excluyendo los casos de individuos deambulantes. Esta medida puede excluir a las discontinuidades o disyunciones en las distribuciones generales de los taxones (por ejem- plo grandes áreas de hábitat obviamente inadecuado). La extensión de presencia puede ser medida frecuentemente por un polígono convexo mínimo (el polígono de menor superficie que contenga todos los luga- res de presencia, pero que ninguno de sus ángulos internos exceda los 180 grados).

Área de ocupación (Criterios A, B y C): Se define como el área dentro de la extensión de presencia, efectivamente ocupada por el taxón, exclu- yendo los casos de actividades asociadas al deambular. La medida re- fleja el hecho de que un taxón comúnmente no aparecerá en toda el área de su extensión de presencia, ya que puede contener hábitats no ocupados o inadecuados. En algunos casos, el área de ocupación es el área más pequeña esencial para la supervivencia de las poblaciones exis- tentes de un taxón, cualquiera que sea su etapa de desarrollo (por ejem-

plo los lugares de nidificación colonial irremplazables, los sitios de ali- mentación cruciales para los taxones migratorios). El tamaño del área de ocupación será una función de la escala en que se mida, y debe darse

a una escala apropiada para los aspectos relevantes del taxón, la natu-

65

raleza de las amenazadas y la información disponible. Para evitar inconsistencias y sesgos en la evaluación debido a la estimación aplican- do un factor de corrección de escala. Es difícil dar un método estricto de cómo llevar a cabo la estandarización, ya que los diversos tipos de taxones tienen diferentes relaciones de escala-área.

Localidad (Criterios B y D): Se define como un área geográfica o ecológica distintiva en la cual un solo acontecimiento amenazante pue- de afectar rápidamente a todos los individuos del taxón presente. El tamaño de una localidad depende del área cubierta por la amenaza y puede incluir parte de una o muchas subpoblaciones del taxón. Cuan- do una especie es amenazada por más de un factor, la localidad debe- ría ser definida en base de la amenaza potencial más seria.

La Tabla 1 muestra, en forma esquemática, los pasos a seguir para establecer si un taxón cumple con los criterios para considerar la espe- cie como amenazada (CR, EN o VU). También puede verse en esta tabla la secuencia de criterios, subcriterios, umbrales y calificadores que hay que confrontar para llegar a una categoría válida. En la columna del extremo derecho se muestran los códigos que se suelen citar junto con las categorías, y que simbolizan los conjuntos de condiciones cumpli- das en cada caso.

El empleo de los criterios y calificadores de la UICN como instrumento para la categorización de los anfibios amenazados de Colombia

El interés por desarrollar un proceso para evaluar el riesgo de extin- ción de la flora y la fauna y clasificar su estado de conservación en Colombia, acorde con los criterios y métodos utilizados por la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza-UICN expuestos anteriormente, surgió en 1997 cuando el Instituto Alexander von Humboldt, entidad adscrita al Ministerio del Medio Ambiente, convo- có a investigadores en las distintas disciplinas de la zoología y la botáni- ca, de varias universidades e instituciones gubernamentales y no guber- namentales, a iniciar una discusión encaminada a actualizar y unificar las categorías de riesgo que habían sido propuestas previamente por FERNÁNDEZ, 1977, RODRÍGUEZ et al., 1986 y CASTAÑO, 1997.

66

Tabla No 1. Resumen de las categorías de las listas rojas (UICN 2001).

67

Fue sólo en agosto del 2002, cuando ya habían sido publicados los 7 primeros números de los libros rojos, cuandose logró congregar un grupo significativo de herpetólogos conocedores de los anfibios del país y se dio inicio a las discusiones respectivas, las cuales incluyeron una exposición de las principales amenazas que condujeron a sospechar la existencia de un gran número de elementos de la fauna anfibia en fran- co proceso de extinción, dentro de las que se cuentan:

• El vertiginoso ritmo de destrucción de los bosques nativos, ocurri-

do durante los últimos 30 años, los cuales han fluctuado entre 660.000- 880.000 hectáreas de bosques talados, que nos ubica como el segundo país con la tasa de deforestación más alta del mundo. Desde 1960, más del 40% de los bosques chocoanos han sido cortados o alterados de alguna forma, solamente en el suroccidente de la Provincia Biogeográfica del Chocó se destruyen 100.000 hectáreas de selva cada año.

• El «Hotspot de los Andes Tropicales», epicentro de la diversidad de

anfibios del planeta, ha perdido el 88% de su cobertura vegetal origi- nal. En Colombia se estima que en la Región Andina tan sólo persisten un 10% de los bosques nublados montanos y un 5% de los bosques andinos, y que la destrucción de la vegetación natural en la «franja cafetera» localizada entre los 900-2000 msnm en la cordillera Central ha sido casi total.

• Los anfibios, por su carácter de especialistas de hábitat, dependen mucho más que otros vertebrados del mantenimiento de la cobertura vegetal original para mantener poblaciones viables.

• De igual forma los anfibios son altamente sensibles a la fragmenta-

ción de sus ecosistemas naturales por su extraordinaria diversidad, alta frecuencia de especies raras, pronunciado endemismo y escasa movili-

dad. Las especies más sensibles a la fragmentación son las especializa- das, así como aquellas que poseen poca capacidad de dispersión, alta fidelidad de sitio y requieren áreas vitales reducidas.

• La fragmentación puede incomunicar o impedir los movimien-

tos de las poblaciones entre los hábitats esenciales para la supervi- vencia de las mismas, al aislar por ejemplo las áreas reproductivas de los sitios de alimentación.

• El tamaño promedio del área de ocupación para cualquier especie

de anfibio es en general 10 veces más reducido que el de las aves,

68

mamíferos y reptiles, por lo que se ven más expuestos a los eventos catastróficos, las pandemias y las alteraciones de sus hábitats.

Como se sabe, la UICN juzga la distribución geográfica y ecológica,

la abundancia histórica y actual, y la dinámica de las poblaciones para

clasificar el estado de conservación de una especie y asignarle una cate- goría que resume el estado de conservación de la misma. Sin embargo,

la aplicación de estos criterios es difícil de implementar en una nación

megadiversa como Colombia, donde la información científica de cali- dad sobre la vida silvestre, y en especial sobre las historias de vida de las

especies de anfibios es casi inexistente.

Aún cuando los criterios modernos de la UICN para la categorización son más objetivos y realistas por su fundamento científico, el cual busca reflejar con certeza la probabilidad de extinción de las especies, estos calificadores exigen una mayor precisión y una mejor calidad de los datos, los cuales no se encuentran disponibles para la mayor parte de los anfibios de nuestro país, en donde existen más de 150 especies conocidas tan sólo de la localidad típica.

La escasa información disponible sobre un porcentaje significativo de los anfibios de nuestro país, la existencia de vastas zonas de la geo- grafía nacional aún no exploradas, la ausencia de inventarios exhausti- vos en la mayor parte de las áreas protegidas, el creciente número de especies descubiertas durante las últimas dos décadas y conocidas por muy poco material científico, y la carencia casi absoluta de información demográfica, oscurecían el panorama y plantearon un serio reto para los investigadores que decidieron afrontar la tarea de evaluar el estado de conservación de los anfibios. Hemos intentado maximizar el uso de

la poca información científica disponible y desarrollar criterios de aproxi-

mación previa a la aplicación de los de la UICN, de manera cuantitativa

y simple, fundamentados en la biología de las poblaciones, precisa-

mente para obtener una propuesta de clasificación objetiva y realista y evitar así controversias innecesarias que pudieran afectar negativamente los procesos de conservación de la biodiversidad.

La doctrina que orientó el proceso de calificación y categorización de

la fauna anfibia de Colombia se basó en el criterio de la incertidumbre

69

formulado por la UICN-1994 que dice «La ausencia de información de alta calidad no debería ser un freno en los esfuerzos por aplicar los criterios de amenaza, ya que se destaca que los métodos que involucran estimaciones, inferencias y proyecciones son aceptados y en los casos que existan amenazas evidentes para un taxón, es importante clasificar- lo como amenazado, aun si hubiera poca información directa sobre la condición biológica del taxón en si mismo». De igual modo se acogió el principio de la prevención sugerido por esta entidad y la doctrina de la responsabilidad final, la cual establece que «los países poseedores de especies y poblaciones endémicas tienen la responsabilidad de garanti- zar su supervivencia».

El procedimiento seguido para calificar y ordenar las especies según los criterios de vulnerabilidad y amenaza empezó con la selección de 10 atributos de calificación, relacionados con los factores tanto intrín- secos como extrínsecos que potencialmente incrementan el riesgo de extinción para las especies. A cada atributo se le reconocieron tres valo- res posibles, medidos en una escala ordinal de 0-1-2, donde los valores más altos indican una mayor probabilidad de que la especie esté ame- nazada con base en ese criterio (Tabla 2). La estimación de los valores dependió de la información disponible en la literatura, y de la ex- periencia en campo y laboratorio de cada uno de los investigado- res involucrados.

Por consenso se decidió que el objeto de este proceso de ordenación sería el conjunto de especies que son endémicas o cuasiendémicas de Colombia, siendo estas últimas, los taxa compartidos con un país veci- no, pero que poseen la mayor parte de su distribución conocida dentro del territorio colombiano.

Los puntajes para cada especie fueron asignados por tres especialis- tas en la fauna anfibia de Colombia, los cuales se dividieron los grupos de la siguiente manera: John D. Lynch realizó la calificación de la fami- lia Leptodactylidae, Adolfo Amézquita la de los Dendrobatidae y José Vicente Rueda-Almonacid la de las familias restantes. Tanto los resulta- dos obtenidos en este proceso como los métodos de calificación fue- ron discutidos internamente y luego sometidos a una amplia consulta y crítica por parte de la comunidad colombiana de herpetólogos.

70

Amenazas

Alteración del hábitat (degradación, destrucción): observada, estimada, inferida o sospechada.

• 0 = no existe alteración del hábitat

• 1 = existe o se sospecha alguna alteración del hábitat

• 2 = existe una profunda alteración del hábitat

Explotación comercial (observada, estimada, inferida, sospechada).

• 0 = no se presenta aprovechamiento

• 1 = aprovechamiento comercial incipiente

• 2 = sobreexplotación

Interacciones ecológicas con especies introducidas (predación, competencia, parasitismo, patógenos):

observada, estimada, inferida o sospechada.

• 0 = no existe evidencia de interacción

• 1 = se sospecha algún tipo de interacción

• 2 = se ha demostrado algún tipo de interferencia

Fragmentación del hábitat: observada, estimada, inferida o sospechada.

• 0 = hábitat continuo, no fragmentado

• 1 = grandes remanentes de hábitat bien interconectados

• 2 = pequeños fragmentos aislados o muy poco interconectados

Vulnerabilidad Tamaño del areal de distribución geográfica:

• 0 = distribución amplia, en más de 5 departamentos

• 1 = distribución restringida a dos o cinco departamentos

• 2 = distribución muy restringida, conocida tan sólo de un departamento

Nivel de especialización con respecto al hábitat:

• 0 = generalistas, habitan una gran variedad de ambientes

• 1= ecotonales, pueden vivir en áreas deforestadas pero requieren manchas de bosque adyacentes

• 2 = especializadas, sólo habitan en un tipo particular de hábitat no alterado

Abundancia relativa:

• 0 = común, se observa o escucha a diario en grandes cantidades y/o representadas en las colecciones científicas por gran cantidad de material (>50 ejemplares).

• 1 = abundante, se observa o escucha a diario en pequeñas cantidades y/o representadas en las

colecciones científicas por cantidades adecuadas de material (5-50 ejemplares).

• 2 = rara, casi nunca se la observa o escucha y/o representadas en las colecciones científicas por muy poco material (<5 ejemplares).

Tipo de distribución:

• 0 = continua

• 1 = a parches en varias localidades

• 2 = conocida en una sola área

Estado de conservación del hábitat y representatividad en áreas protegidas:

• 0 = mayor parte del hábitat saludable y conocida de varios parques nacionales naturales

• 1 = al menos la mitad del hábitat saludable y presente en un parque nacional natural

• 2 = la mayor parte del hábitat destruido y no registrado en algún parque nacional natural

Esfuerzo reproductivo:

• 0 = postura grande (>50 huevos) y reproducción continua o extendida

• 1 = postura grande y reproducción ocasional

• 2 = postura pequeña (<50) y/o cuidado parental

Tabla 2. Criterios utilizados para la calificación de riesgo de los anfi- bios de Colombia.

71

Para estimar las tasas de alteración de los hábitats se utilizaron los mosaicos de imágenes de satélite Landsat TM, del Programa Dinámica de Ecosistemas del Instituto de Hidrología, Meteorología y Estudios Ambientales-IDEAM, décadas 1970-1990, y la información actualiza- da que sobre la misma temática apareció publicada en los tres tomos sobre el Sistema de Información Ambiental de Colombia-SIAC, 2002

y CASTAÑO-URIBE 2002.

Se sugirió que dos criterios de ordenación no tuvieran la misma jerar- quía y se calculó un factor de ponderación (entre paréntesis) que señaló su importancia relativa así:

Alteración del hábitat (1)

Explotación comercial (1)

Interacciones con especies introducidas (1)

Fragmentación del hábitat (1.5)

Área de distribución (2)

Nivel de especialización (1)

Abundancia relativa (1)

Tipo de distribución (1)

Estado de conservación del hábitat (1)

Esfuerzo reproductivo (1)

Con base en las calificaciones ordinales y en el factor de pondera- ción, se calculó una calificación global para cada especie de la si- guiente manera:

Calificación global = a(1)+b(1)+c(1)+d(1.5)+e(2)+f(1)+g(1)+h(1)+i(1)+j(1)

En donde los valores «a» hasta «j» indican las calificaciones en cada criterio y los valores entre paréntesis son los factores de ponderación. Las especies con mayor calificación global fueron consideradas en ma- yor riesgo de extinción.

72

Los valores de calificación global se distribuyeron de manera normal por lo que pudieron ser re-expresados en términos de valores z. De esta manera, las especies organizadas en una tabla de acuerdo con el valor z pudieron ser fácilmente ubicadas en algún cuantil de la distribu- ción, por ejemplo en el 5% superior (entre el 5% de las especies en mayor riesgo).

Tras revisar y discutir la lista ordenada de especies, se decidió profun- dizar el análisis y discutir el estado del conjunto de aproximadamente 10% de las especies en mayor riesgo. Dentro de este grupo de 50 especies, el valor z sirvió para realizar una propuesta inicial de categorización que fue refinada con los procedimientos que se descri- ben a continuación.

Se contemplaron algunos criterios especiales, relacionados con las especies endémicas y conocidas tan sólo de la Localidad típica, que no hayan sido avistadas durante la última década, los cuales fueron valo- rados con respecto a la antigüedad de las colectas:

• Taxa descrito antes de 1950 = Críticamente amenazado

• Taxa descrito entre 1950-1970 = En peligro

• Taxa descrito entre 1970-1990 = Vulnerable

Se propuso aceptar como Especie extinta: aquellos taxa con superfi- cies de extensión menores de 50.000 km 2 que no han sido avistados, después de reiteradas prospecciones, en sus hábitats preferidos durante los últimos 5 años (YOUNG et al., 2001).

Para establecer la categoría final se realizaron otras consideraciones, dado que si la especie había sido pre-clasificada en cualquiera de las categorías de riesgo (CR, EN, VU), pero se conocían poblaciones salu- dables en más de un Parque Nacional y este poseía suficiente hábitat potencial, la especie fue excluida de la lista. En caso que se conociese de un solo parque o área protegida la especie fue rebajada a la categoría de riesgo inmediatamente inferior.

En caso de que la especie hubiera sido clasificada como amenazada, pero su hábitat preferido fuesen los bosques riparios, como muchos

73

centrolénidos, algunos bufónidos del género Atelopus y algunos hílidos (Hyla de los grupos larynopigion y bogotensis), se procedió a reclasificarla como Casi amenazada.

La lista obtenida con base en los criterios descritos hasta ahora fue entonces sometida a los criterios propuestos por la IUCN para la cla- sificación de las categorías de riesgo (Tabla 1). Este proceso permitió definir más claramente los límites que separan las diferentes categorías. En los casos en que no hubo coincidencia de criterios para la clasifica- ción de una especie, se realizó una discusión entre los editores que per- mitió llegar a un acuerdo final.

los editores que per- mitió llegar a un acuerdo final. 74 Como usar este libro E

74

Como usar este libro

E sta obra consta de dos grandes secciones complementarias, la primera de ellas es una clave que ha sido incluida en este tomo de la serie para facilitar la identificación de los

especímenes que el usuario desee, y que se consideran dentro de las 55 especies amenazadas para Colombia. La segunda sección comprende una serie de capítulos, uno por especie, que compendian diversos as- pectos relevantes a su descripción, taxonomía, zoonímia, historia natu-

ral, estado actual y recomendaciones de conservación. Estos capítulos estan acompañados por una fotografía o ilustración y un mapa de su distribución.

La clave es una herramienta similar a la utilizada en la literatura cientí- fica, que permite al lector identificar, con el seguimiento de una serie de características contrastantes, a cualquier especie incluida en este libro. Para facilitar la comprensión de estas características, se han dispuesto algunas ilustraciones al frente o debajo de los párrafos que las descri- ben, de tal manera que el lector pueda seguir el texto con facilidad. Igualmente, cuando se llega a una especie dada, se muestra una ilustra- ción al frente de la descripción de la característica que la definió y a continuación se señala la página del capítulo correspondiente.

Esta herramienta comienza señalando características externas distinctivas a simple vista de cada grupo, familia o especie. Usted debe iniciar su aproximación desde el comienzo para poder conocer a que grupo de anfibios pertenece el animal que pretende identificar. Una vez encontrado el grupo al que pertenece, se debe ir a la página correspon- diente (solo las salamandras, los sapos y las ranas poseen especies ame- nazadas). La clave funciona de manera dicotómica, con características contrastantes y en todos los casos se tienen dos opciones, una de las cuales o las dos pueden señalarle un número, o una de ellas llevarle al nombre de una especie. Busque ese número en los siguientes renglones y verifique si su ejemplar concuerda con lo allí descrito; si no lo hace,

75

vaya al párrafo siguiente, que es la característica opuesta la cual le llevará

a otro número y siga así sucesivamente, hasta concluir en una especie

dada. Si ello no ocurre, es decir que ud. no puede llegar hasta una especie dada por este medio, probablemente el individuo que tiene al

frente no se encuentra dentro de ninguna de las ranas o salamandras amenazadas para Colombia. No obstante, compárelo con las láminas

a color que están dispuestas después de la clave.

A continuación encontrará algunas explicaciones que le ayudarán a entender un poco más la terminología utilizada para señalar las caracte- rísticas más relevantes.

76

(LRC) Pata
(LRC)
Pata

Muslos

Cloaca

Mano

Tímpano

Glándula parotoidea Flancos

Longitud

rostro-cloacal