1

HISTORIA DEL PETRÓLEO EN BOLIVIA

LA COLONIA.
El petróleo en Bolivia durante la colonia a fue utilizado principalmente para la
iluminación de lámpara, llamadas comúnmente en la región oriental de Bolivia
“lampones” y “mecheros”, tanto es así que los antecedentes legales se remontan a
los tiempos coloniales y de estos a otros más antiguos.
Según Don Jorge Fernández Solíz: Los incas tenían conocimiento del petróleo y lo
utilizaban en la medicina. También era conocido por las tribus salvajes del oriente
ya que los Chiriguanos lo extraen de los “paurus”, que se formaban junto a rocas
de donde filtraban y lo usaban para empapar unas lanillas que ponían en la punta
de sus flechas que una vez impregnadas de petróleo servían para incendiar las
viviendas de sus enemigos, también era empleado para fabricar antorchas.
En el libro escrito en 1640 por Don Álvaro Alonso de Barba “El Arte de los
Metales” refiere la presencia de petróleo en la cordillera del Chiriguano, provincia
Tomina del actual departamento de Chuquisaca y dedica un capítulo de su citado
libro al tema “De otros jugos llamados Betunes”
Los indios chiriguanos también recogían petróleo de los manantiales que
encontraban en las quebradas de Camatindi, Machareti y Tiguipa, para lo cual
utilizaban “bolas de algodón” que extraen de árboles llamados “Toboroches”
El famoso libro de Rafael Ulises Pelaez, “Los Betunes del Padre Barba” se hace
una relación más específica del conocimiento que se tenía de la existencia del
petróleo en Tomina, específicamente por parte de este sacerdote que fue Párroco
de Tarabuco.
Según Pelaez, fue el Capitan Fermin NUñez quien llevo al “sacerdote
metalurgista” varios cantares de petróleo de afloramientos cercanos, exclamando
el cura “Yo sé lo que es esta endiablada exudación de la tierra, que existe en gran
2

cantidad en el Mar Muerto de Judea…..no es otra cosa que cierta grasa que flota
nada sobre el agua y que llevada por el viento a las orillas, se condensa y
endurece”
Indicaba que el subsuelo de los territorios dentados por la corona Española
constituían un patrimonio real a título de un derecho originario y es por eso que el
rey otorgaba permisos para el aprovechamiento de las sustancias que se pudieran
explorar del subsuelo, tales como el oro, plata y lo bitúmenes o jugos de la tierra,
por esta concesión estaban sujetos al pago de un tributo o regalía que alcanzaba
el 20% sobre la producción minera llamado quinto real.
LA REPUBLICA.
Posterior a la Independencia nuestra legislación a imagen y semejanza de la
época colonial la filosofía de que la propiedad del subsuelo pertenece a la nación,
aunque significativamente se omite completamente la participación del Estado en
la percepción de cualquier tributo o regalía por la explotación de su patrimonio.
En ese entonces el rubro de la minería era lo más importante y la explotación de
petróleo era solamente a nivel artesanal y circunscrito a los usos domésticos de
las poblaciones cercanas a los lugares abundantes, donde se encontraban los
afloramientos superficiales, este es el motivo por el cual nos e conoce ningún tipo
de estadística.
Durante el gobierno de José María Achá en el año 1865, un ciudadano boliviano
de apellido Velarde solicita las primeras concesiones petroleras, en las provincias
Azero, Tomina y Cordillera de los departamentos de Chuquisaca y Santa Cruz
respectivamente.
Dos años más tarde, el gobierno de Mariano Melgarejo concede a los ciudadanos
alemanes Mekest y Hasen el permiso para extraer y purificar petróleo en el
departamento de Tarija por el término de 10 años.
3

Durante el primer gobierno de Tomas Frías, se promulga el decreto supremo el 31
de Diciembre de 1872, que legisla con exclusividad las actividades petroleras con
las siguientes particularidades:
a) Son propiedad del Estado, los depósitos, mantos capas u otros criaderos de
substancias inorgánicas como…..de betún fósil, resina fósil, petróleo y
demás…..ya se encuentren en el interior de la tierra o sea en la superficie.

b) En cuanto a las concesiones o lotes que se componen de una o más
estacas, indica que “el número máximo será de 4 por individuo y de 12 por
sociedad, estando obligado al pago de un mínimo de patente, de acuerdo a cada
sustancia y al número de estacas.”
El historiador Alfonso Arana Gandarias, atribuye al médico cirujano Dr. Manuel
Cuellar el PRIMER descubrimiento de afloramientos de petróleo en Bolivia en la
quebrada “Mandiyuti”, cerca de la localidad de Camiri durante la expedición
realizada al Chaco en el año 1899 que el encabezo.
En esa época fundo la primera Sociedad Petrolera de Bolivia, con el nombre de
Sindicato Chuquisaqueño de Petróleo, la que a su vez vendió sus pertenencias a
la empresa Richmond Levering Company, la que posteriormente las subrogo
ilegalmente a la Standard Oil Company.
A si mismo fue su compañía la que compro el equipo de perforación de la
“quebrada” empresa de Mr Farquhar y la que contrato a un ingeniero
norteamericano apellidado Holland, que perforo sin éxito el primer y único pozo.
La perforación no llego a encontrar petróleo porque se desprendio el taladro,
bloqueando por completo el pozo, que ya había alcanzado una profundidad
considerable.
La ley del 7 de Diciembre de 1906 reduce los patentes a 50 centavos, lo q
significaba un perjuicio grave a los interese fiscales, una vez que la Ley de 25 de
Noviembre de 1911, exonera de patentes a las concesiones de turba, petróleo
carbón de piedra por 5 años a partir del 1 de Febrero de 1912.
4

LEY DEL GOBIERNO DE MONTES.
Durante el gobierno del Gral. Ismael Montes se promulga la ley del 12 de
Diciembre de 1916 que establece la propiedad del Estado de los “aceites
minerales”; que reduce la parte fiscal a 2 centavos la hectárea/año y que establece
como pago a favor del Estrado del 10% del producto bruto.
Vencido dicho plazo, periodo dentro del cual crecieron desmesuradamente, las
peticiones y los acaparamientos de tierras, con claras intenciones de especulación
por la posible existencia de hidrocarburos subyacentes; se reducen las patentes a
2 centavos por los próximos 3 años y a 10centavos en los 2 años siguientes (1920
y 1921). Ley del 12 de Diciembre de 1916.
Esta misma ley nacionalizo por primera vez los yacimientos petrolíferos, al
declarar propiedad del estado de todas las substancias inorgánicas, prohibiendo
toda nueva adjudicación, con la participación del 10% del producto bruto.
En esa época se realiza dos importantes esfuerzos exploratorios, ambos
financiados por el grupo de banqueros de la Richmond Levering Co y como uno de
sus principales gestores el dinamarqués Mr. Ivar Hoppe.
Durante más de 2 años 1917 a 1919 la expedición trabajó la zona subandina del
país encabezado por el catedrático de geología de la universidad de
Pennsynlvania Dr. Harvey Bassler y el ingeniero Frederick Bielasky.
En tanto en 1917, la expedición encabezado por el geólogo suizo Dr. Barth, se
desplazaba bajando por el rio Beni, desde el Mapiri en balsas de troncos de
madera también en busca de petróleo en la Provincia Iturralde del departamento
de La Paz.
Es esa época se concedieron más de 3.5 millones de hectáreas a un colorido
grupo de peticionarios que coincidían casi todos ellos en un afán exclusivamente
especulador , sin embargo reconocen y diferencian de entre ellos a Don Miguel
Velasco y Don Luis Lavadenz como los “pioneros de la industria del petróleo
en Bolivia”
5

Don Miguel Velasco industrializa el petróleo que brota de un manantial en la zona
de los Espejos muy cerca de la ciudad de Santa Cruz, y comercializa su kerosene
exitosamente muchos años en esta ciudad; en su afán por incrementar su
producción intenta infructuosamente de interesar a la Standard Oil Co de New
Jersey.
En tanto Don Luis Lavadenz, recoge muestras de petróleo en la quebrada Saipuru,
las que envía para su análisis hasta Buenos Aires a su amigo químico Bonarelli,
quien le envía la respuesta a Santa Cruz, confirmándole que se trataba de
petróleo de base parafínica con alto contenido de volátiles con alto contenido de
volátiles y muy pocos indicios de moléculas pesadas. Agregaba que había
analizado otras varias muestras similares provenientes de la provincia de Salta.
Don Luis Lavadenz, tenía amplios conocimientos acerca de trabajos de varios
científicos, por lo cual intuía que el petróleo tan solo se hallaba en lugares más o
menos lejanos a aquellos manantiales, comentaba que el petróleo podría haber
llegado a los afloramientos a través de fallas y grietas en las formaciones
geológicas que se encontraban en el subsuelo, para lo cual se necesitabas
estudios geológicos que cubrieran grandes extensiones de superficies. Lo que
motivó a Don Luis Lavadenz a buscar grandes INVERSIONES, para la exploración
científica de petróleo en Bolivia lo que le impulso a viajar a Europa y Londres a
reunirse con círculos políticos y financieros más exclusivos de Inglaterra, como la
Marina Inglesa que era la principal accionista del gigantesco consorcio “Anglo
Persian Oil Co”, que no manifestó ningún interés.
Pero pudo convencer al magnate Mr. Percival Farquhar, gran financiador de obras
en Sudamerica, que tras la firma de un acuerdo envió dos geólogos, quienes
informaron favorablemente y dieron lugar a que en las cercanías del pueblo
llamado Cuevo, se diera lugar a la perforación de un pozo exploratorio con un
equipo de percusión de última generación para ese entonces, energizada por una
caldera a vapor alimentada por leña.
6

Por fin llego el día. El trepano había penetrado una capa de arenisca que contenía
petróleo y gas. No era un pozo surgente espectacular, la presión del gas era débil
y solo llego a la superficie una cantidad limitada de petróleo. Sin embargo esa
primera napa impregnada de hidrocarburos constituyó la prueba definitiva de que
se había descubierto una provincia petrolera.
Como consecuencia de la liberalidad extrema de la legislación de ese tiempo, a
fines del año 1921, había más de 6 millones de hectáreas bajo exclusivo control
de particulares. Si se añaden las 11.270.000 en trámite de concesión, llegaríamos
a deducir que a 2 años de promulgada la ley de 1921 más de 17 millones de
hectáreas estaban otorgadas para la exploración y explotación petrolera.
LEY DEL 24 DE FEBRERO DE 1920.
Durante el gobierno de José Gutiérrez Guerra se promulga la ley del 24 de febrero
de 1920, que autoriza al mismo, levantar la “reserva fiscal”, para controlar la
explotación de petróleo, mediante ARRENDAMIENTOS por el termino máximo de
66 años, con una participación del Estado en un porcentaje mínimo de 12.5% de la
producción bruta y un 20% de impuesto sobre la utilidad liquida con destino al
departamento productor.
Así mismo y por vez primera se autorizaba al Poder Ejecutivo proceder a la
explotación de petróleo por administración directa mediante empréstitos.
Sin embargo cuatro días después de la promulgación de esta ley, el 28 de Febrero
de 1920 la empresa Richmond Levering Company de New York firma un contrato
por 50 años para explorar un total de 3 millones de hectáreas situadas en los
departamentos de Tarija Chuquisaca y Santa Cruz, con la promesa de una
inversión de 10 millones de dólares y la expresa prohibición de transferencia de la
concesión sin el permiso correspondiente del gobierno.
A pesar de estos compromisos, pasa muy poco tiempo antes de que consigan una
rebaja de las regalías del 15 al 12.5 % de su producción bruta y el 3 de marzo de
7

1921 sin la intervención del gobierno de Bolivia vende sus derechos a la Standard
Oil de New Jersey por 2.5 millones de dólares.
Las primeras concesiones otorgadas por el gobierno boliviano no presentaron
actividades ni resultados signifi cativos hasta la llegada de la Standard Oil de
Nueva Jersey a Bolivia, en 1921. Esta empresa ingresó al país para realizar
trabajos de exploración y explotación de hidrocarburos, como consecuencia de la
transferencia del contrato de concesión por parte de la compañía Richmond
Levering, que fue una de las primeras empresas en obtener concesiones
petroleras.
Es así que la Standard Oil llega a abarcar un territorio concesionado de
aproximadamente ocho millones de hectáreas, cuyos trabajos de exploración
geológica se centraron básicamente desde el sur del departamento de Santa Cruz
hasta el departamento de Tarija, conocido como el subandino sur.
La principal tarea encomendada a la Standard Oil era lograr el autoabastecimiento
de combustibles en el país, hecho que no se cumplió. De igual forma, dentro de
las obligaciones que la compañía debía cumplir de acuerdo a contrato se
encontraba el pago de regalías, patentes y la provisión de información continua al
gobierno sobre los trabajos de exploración y producción a su cargo.
Entre los trabajos más importantes que realizó la Standard Oil, durante los 15
años que permaneció en Bolivia, se destacan el desarrollo de los campos
Bermejo, Camatindi, Sanandita y Camiri, así como la instalación de dos pequeñas
refinerías ubicadas en las dos últimas localidades.
Sin embargo, el abastecimiento del mercado interno no fue prioritario para la
Standard Oil que buscó, principalmente, obtener información valiosa sobre el
potencial hidrocarburífero del país, a objeto de preservar reservas
hidrocarburíferas a futuro ya que, en ese tiempo, contaba con importantes
volúmenes de producción en el ámbito mundial.m
8

Toda esta información geológica, junto con los datos de las inversiones realizadas
dentro del contrato de concesión, no fueron entregados al gobierno boliviano para
su aprovechamiento. Además, Bolivia debía importar desde Perú el combustible
necesario para el consumo interno, el cual, irónicamente, era producido y
comercializado por la misma Standard Oil en Perú.
Este conjunto de irregularidades, además del incumplimiento del pago de regalías
y patentes, la resistencia a ingresar en etapas de producción y las denuncias
presentadas sobre exportaciones ilegales de petróleo del campo Bermejo hacia
Argentina –donde también la empresa tenía concesiones– ocasionaron que en
marzo de 1937, durante el gobierno del general David Toro, se decidiera la
caducidad de todas las concesiones de la Standard Oil en territorio boliviano y la
reversión total de sus bienes a favor de Yacimientos Petrolíferos Fiscales
Bolivianos (YPFB), empresa estatal creada el 21 de diciembre de 1936.
Finalmente, en 1942, luego de varias solicitudes presentadas, y a cambio de la
información geológica obtenida por la Standard Oil durante el tiempo de
permanencia en Bolivia, se llegó a un acuerdo de indemnización por un millón de
dólares aproximadamente, equivalente a unos sesenta millones de dólares en la
actualidad.
SURGIMIENTO Y PUESTA EN MARCHA DE YPFB
Concluida la Guerra del Chaco, en 1935, y debido a la importancia que adquirió el
petróleo en el ámbito internacional, en Bolivia nació la idea de crear una empresa
petrolera estatal que se dedique a explorar y producir hidrocarburos, a fi n de
poder abastecer de combustibles el mercado interno y contar con ingresos propios
para el desarrollo del país.
Así, el 21 de diciembre de 1936, durante la presidencia del General David Toro, a
través de la promulgación de un decreto-ley, y bajo el principio de que este
recurso debía ser manejado por el Estado boliviano, se creó Yacimientos
Petrolíferos Fiscales Bolivianos (YPFB), como la primera empresa estatal del
9

mundo, con personería jurídica y autonomía propia, ya que en aquellos tiempos no
había otra empresa petrolera con estas características.
Entre las tareas más importantes que YPFB tenía que asumir se encontraban la
exploración, explotación, comercialización, transporte y exportación de petróleo y
sus derivados en todo el territorio nacional. De igual forma, debía poner mucho
énfasis en la formación de recursos humanos técnicos, muy escasos en ese
tiempo, para poder interiorizarse, en el menor tiempo posible, en el desarrollo de la
industria, ya que luego de la expulsión de la Standard Oil ninguna otra empresa
internacional llegó a Bolivia, ocasionándose una paralización de las actividades
hidrocarburíferas.
De acuerdo con el ingeniero Mariaca, fue la propia Standard Oil la que realizó un
lobby internacional para evitar cualquier inversión extranjera en el sector petrolero
del país. Considerando que por entonces la industria petrolera se desarrollaba a
pasos agigantados y que los avances tecnológicos eran cada vez mayores, YPFB
decidió seleccionar y conformar un grupo de 100 estudiantes, los mejores de
Bolivia, para realizar estudios profesionales y prácticas en México y Argentina,
donde la industria petrolera se encontraba bastante más desarrollada.
Una de las principales medidas que ayudó al potenciamiento de YPFB fue la
aplicación del Plan Bohan, durante la presidencia del Coronel Gualberto Villarroel,
producto de la colaboración de Bolivia al gobierno norteamericano en la
comercialización de estaño a precios mínimos durante la Segunda Guerra
Mundial. Este aporte fue considerado como muy positivo por el presidente de
EEUU, Franklin Roosevelt, quién envió al país, en 1941, a la Cooperación
Comercial Norteamericana, presidida por Marvin Bohan, con el propósito de
realizar un diagnóstico económico de la situación nacional y poner especial énfasis
en el área petrolera. Es así que luego de esa evaluación, la cooperación
estadounidense realizó las siguientes recomendaciones:
10

1. Desarrollo de una red caminera a partir del asfaltado de la carretera
Cochabamba–Santa Cruz, ya que en aquella época el país no tenía ni una sola
carretera asfaltada.
2. Fomento a la producción agrícola y ganadera.
3. Establecimiento de plantas agroindustriales.
4. Apertura de agencias de créditos.
5. Otras mejoras necesarias para la expansión agrícola y pecuaria.
Con relación al área petrolera, los principales objetivos trazados fueron:
a) El incremento de la producción de petróleo, a través del desarrollo de mayor
número de campos, especialmente del campo Camiri.
b) El incremento de reservas hidrocarburíferas, a través de la exploración de
nuevas áreas petroleras.
c) La construcción de facilidades de transporte para el petróleo y sus derivados, a
fin de optimizar costos, disminuir precios de comercialización en el mercado
interno y viabilizar la exportación de excedentes en condiciones favorables para el
Estado.
Una vez recibidas estas recomendaciones, YPFB intensifi có el trabajo en
exploración de reservas, obteniendo importantes créditos, tanto del Banco Mundial
como del Fondo Monetario Internacional, poniendo como garantía las reservas
encontradas en cada descubrimiento.
El Banco Central de Bolivia, presidido por los Barones del Estaño en aquella
época, y ante el rumor de una posible nacionalización de las minas, negó a YPFB
cualquier préstamo solicitado.
Con el tiempo, YPFB se convirtió en una empresa generadora de riqueza, con
patrimonio propio, sujeta de créditos internacionales que eran cubiertos con la
producción, comercialización y exportación de petróleo y sus derivados, llegando
11

al autoabastecimiento nacional en 1954. De esta forma, YPFB le otorgaba a
Bolivia su ansiada independencia económica, bajo un marco totalmente técnico,
libre de politizaciones o partidización del ente petrolero.
Entre las principales actividades desarrolladas por YPFB durante el periodo de
1937 a 1954 se perforaron aproximadamente 45 pozos en Camiri, Sanandita y
Bermejo. YPFB contaba con modernos equipos de perforación que incluía
tecnología para el registro eléctrico radioactivo y la aplicación de rayos gamma.
Asimismo, se desarrolló la perforación de pozos dirigidos, mecanismo que permitía
la perforación vertical de pozos en diferentes plataformas ubicadas a corta
distancia, así como la inyección de gas natural, cuyo objetivo primordial era la
recuperación de líquidos para su posterior refinación.
La realización y supervisión de estos trabajos, así como la implantación de
modernas plantas de separación de gas natural en Camiri, fueron realizadas por el
Ing. Enrique Mariaca, cuando fungía como Superintendente de Operaciones del
campo Camiri, en el departamento de Santa Cruz.
Durante el periodo citado, YPFB llegó a adquirir más de siete equipos de
perforación, construyó también el Oleoducto Camiri–Santa Cruz e instaló una
refinería en la ciudad de Cochabamba.
En su mejor momento, YPFB llegó a tener más de 6.550 trabajadores, de los
cuales 450 eran profesionales de alta capacidad, entre ingenieros geólogos,
petroleros, químicos, mecánicos y economistas. También se contaba con expertos
en todas las especialidades de la industria y con técnicos capacitados.
Cada uno de los profesionales debía realizar necesariamente trabajo de campo en
la empresa para tener un conocimiento completo de la industria: teoría y práctica.
Por este motivo, si se considera que en el ámbito mundial las probabilidades de
éxito en la perforación de pozos es de 1 a 10, se resalta que en el caso de los
yacimientos bolivianos esta probabilidad, debido a la capacidad técnica del
personal y la estructura de los yacimientos, llegó a ser de 7 a 1, es decir que de
12

siete pozos perforados, uno es productor, disminuyendo así la probabilidad de
fracaso.
CÓDIGO DEL PETRÓLEO
Junto con la revolución del 9 de abril de 1952, el Dr. Víctor Paz Estenssoro trajo
consigo la implementación de nuevas políticas en distintos ámbitos sociales y
económicos.
Entre las principales medidas asumidas durante su mandato están la
nacionalización de las minas, la redistribución de las tierras a través de la reforma
agraria, la institución del voto universal y la aprobación de un código marco para la
realización de actividades petroleras.
Bajo este contexto, el 26 de mayo de 1955 se promulgó el Código del Petróleo,
también conocido como el Código Davenport, ya que fue la firma extranjera
Schuster & Davenport la encargada de la elaboración.
Debido al desconocimiento de la realidad boliviana y del sistema jurídico y fiscal
del país, este código, lejos de potenciar a la empresa estatal, permitió la
explotación libre por parte de empresas internacionales, debilitando de manera
significativa el poder del Estado.
Este código establecía que las actividades de la industria petrolera podían ser
realizadas por el Estado mediante entidades autárquicas de tipo nacional,
sociedades mixtas o por el otorgamiento de concesiones o contratos en sociedad
con terceros.
Las concesiones otorgadas por este código comprendían un periodo de 40 años,
tanto para actividades de exploración y explotación, como para las de refi nación,
almacenaje y transporte, con carácter irreversible.
Bajo este código se definió un nuevo régimen para el pago de patentes,
dependiendo de la actividad realizada (exploración o explotación) y de la zona de
ubicación del área concesionada. La producción de hidrocarburos estaba sujeta a
13

un pago de 11% del valor de la misma a favor del Estado y la tasa impositiva era
de 30% de la utilidad neta.
Cabe aclarar que, en principio, este código estableció solamente 7% como regalía
departamental, hecho que no fue aceptado por los departamentos productores de
hidrocarburos que exigieron, de manera inmediata, la restitución de 11% de
regalía departamental.
Un aspecto relevante que fue incluido en el Código Davenport fue la aplicación de
un factor de agotamiento equivalente a 27% de la producción bruta a favor del
concesionario, quien terminaba beneficiándose, además, de las utilidades netas
de 24,03% del valor de lo producido:
[100% (ingreso) - 11% (regalías) = 89%] x 27%
(factor de agotamiento) = 24,03%
Esto significaba que el concesionario hacía sus deducciones de 75,97%
producido, en lugar del 100% del valor de la producción que extraía, aplicando
este factor ajeno a la realidad nacional.
Una de las razones para la aplicación del factor de agotamiento fue que la firma
Schuster & Davenport lo concibió asumiendo el régimen jurídico de países en los
que estaba permitido que el propietario del suelo pueda ser también propietario de
la producción del subsuelo (concepto anglosajón); siendo que, en Bolivia, los
yacimientos de hidrocarburos son de propiedad exclusiva del Estado.
Debido a la aplicación de este factor a favor de las empresas extranjeras se
generaron pérdidas considerables para el Estado, grandes perjuicios para la
economía del país y constantes reclamos por parte de los especialistas del sector,
logrando su eliminación durante el gobierno del general Alfredo Ovando Candia.
Durante la vigencia del Código Davenport, varias empresas extranjeras llegaron al
país para realizar trabajos de prospección exploratoria y perforación de pozos,
entre ellas se encontraba la Gulf Oil Company que descubrió los campos Colpa,
14

Caranda, Río Grande, El Palmar, La Peña y Yapacaní, todos ellos ubicados en el
departamento de Santa Cruz.
Sin embargo, la vigencia de este régimen terminó por medio de la derogación del
Código del Petróleo decretado por el Gobierno de Ovando Candia, en fecha 26 de
septiembre de 1969.
NACIONALIZACIÓN DE LA GULF OÍL COMPANY
Durante la presidencia del Dr. Víctor Paz Estenssoro (1952-1956), y producto de la
promulgación del Código Davenport, llegó a Bolivia la empresa norteamericana
Gulf Oil Company a la que se dio en concesión las áreas que hasta ese entonces
YPFB exploraba y sobre las cuales poseía importante información geológica. La
Gulf Oil Company realizó muy pocos esfuerzos para encontrar, en corto tiempo,
grandes reservas gasíferas en los campos de Colpa, Caranda, Río Grande, El
Palmar, la Peña y Yapacaní.
No obstante, también erogó importantes cantidades de dinero en trabajos de
exploración en aquellas áreas ubicadas hacia el sur del campo Camiri, cuyos
resultados fueron negativos.
Una vez declarados los campos de Colpa, Caranda y Río Grande comercialmente
productores, la Gulf Oil Company propuso al Dr. Paz Estenssoro la provisión
gratuita de gas natural para el fortalecimiento de la Corporación Minera de Bolivia
(COMIBOL) durante un periodo de 10 a 15 años, como señal de apoyo a las
políticas nacionales.
En esos tiempos, la COMIBOL se encontraba en una mala situación económica y
se había convertido en una empresa muy politizada, con baja capacidad técnica y
sin capital de inversión. Sin embargo, de acuerdo a lo manifestado por el Ing.
Mariaca, este ofrecimiento solamente fue una estrategia aplicada por la Gulf Oil
Company para posteriormente llevar a cabo un plan de empoderamiento político
en el país.
15

El General Alfredo Ovando Candia convocó a una reunión reservada para tratar
temas relacionados con la Gulf Oil Company. En dicha reunión también se
encontraba presente el General Juan José Torres. Ambos me estaban interesados
en las ideas planteadas sobre la nacionalización de los hidrocarburos.
En esta reunión se plantearon las medidas que las Fuerzas Armadas iban a tomar
en los próximos meses y se acordó mantener estos temas bajo estricta
confidencialidad y reserva, dados el respeto que yo mantenía al Dr. Siles Salinas.
Asimismo, se me comunicó sobre el futuro cambio de gobierno que justamente iba
a posibilitar la segunda nacionalización del petróleo, al existir todos los
justificativos del caso.
El 26 de septiembre de 1969, el General Ovando Candia asumió la Presidencia de
la República y casi inmediatamente, en fecha 17 de octubre del mismo año,
decidió revertir las concesiones de la Gulf Oil Company al Estado, así como
nacionalizar todos sus bienes e instalaciones, incluidos muebles, medios de
transporte, estudios, planos, proyectos y todo otro bien, sin excepción alguna.
Producto de esta nacionalización, la Gulf Oil Company entró en disputa con el
gobierno boliviano y aplicó un embargo petrolero que impedía a Bolivia la
comercialización del petróleo producido y la continuación de la construcción del
Gasoducto Bolivia–Argentina, que hasta entonces presentaba un avance de 10%,
aproximadamente.
Para resolver el tema del embargo petrolero que sufría Bolivia y el préstamo
financiero de 25 millones de dólares que se requerían para garantizar la
construcción del gasoducto a Argentina, Quiroga Santa Cruz mandó una comisión
de negociación a España, junto con el Presidente de YPFB. En España se había
creado una empresa petrolera del Estado, pero con muy poca experiencia técnica
y capacidad económica.
Si bien Marcelo Quiroga Santa Cruz tenía la esperanza de que esta compañía
podía ayudarnos con el financiamiento del gasoducto, cuya inversión era de 50
millones de dólares –25 financiados por el Banco Mundial y 25 por el Banco
16

Morgan de la Gulf, que al ser nacionalizada se habían perdido– las negociaciones
no prosperaron debido a la falta de capacidad financiera de la empresa española
para realizar un préstamo de tal magnitud. Por estos motivos, la comisión
gubernamental tuvo que regresar a Bolivia sin el objetivo alcanzado.
Esta situación de falta de financiamiento y embargo petrolero se mantuvo vigente
hasta la sucesión del General Juan José Torres, en octubre de 1970. Durante este
mandato fui nombrado Ministro de Hidrocarburos para resolver los problemas con
la Gulf Oil Company, que exigía una indemnización por las inversiones realizadas
durante el tiempo de su concesión. Es así que organicé una comisión para viajar a
Estados Unidos para negociar con la Gulf Oil Company, solicitando,
paralelamente, la intermediación del Banco Mundial. De igual forma, en ese viaje
se iba a solicitar al Banco Interamericano de Desarrollo el financiamiento faltante
para la culminación del gasoducto a Argentina.
Afortunadamente, la solicitud de intermediación fue aceptada por el Banco Mundial
y se llegó a un acuerdo de indemnización por un monto de 78 millones de dólares
a favor de la Gulf Oil Company, sin intereses y pagaderos en un plazo de 15 años,
con los recursos provenientes de la comercialización de la producción de los
campos Colpa, Caranda y Río Grande.
Resumen a travéz de los gobiernos.
 Gobierno de Achá
1865, Juan Manuel Velarde solicita al estado se le otorgue concesiones
petrolíferas en Azero y Tomina (Chuquisaca) y en Cordillera (Santa Cruz).
 Segunda Presidencia de Ismael Montes
Ley de Reserva Fiscal, donde se establece la participación del Estado en un 10 %
de la producción bruta, mantiene pago de las Patentes.
 Presidencia de Gutierrez Guerra
17

1917, toda transferencia de petróleo paga el 0,5 % del valor de la venta. Eleva la
participación del estado al 12.5 % del cual 20 % es para el Tesoro Departamental.
 Gobierno de Saavedra
1921, Ley Orgánica de Petróleo, establece las concesiones y se reglamente el
accionar de las compañías extranjeras.
 Presidencia de Hernando Siles
1930, se establece una regalía departamental.
 Gobierno de Toro
1936, se crea la empresa estatal del petróleo, Yacimientos Petrolíferos Fiscales
Bolivianos. Se crea el Ministerio de Minas y Petróleo.
1937, se revierte al estado las concesiones de Standard Oil Co.
 Primera Presidencia de Paz Estenssoro
1955, Decreto Supremo promulga el Código Petrolero llamado Davenport.
Divide el territorio en 4 zonas. Establece pago de patentes del 11 % y un
impuesto del 30 % sobre utilidades.
Se introduce el factor de agotamiento y la libre importación de equipos y
materiales.Se firman 14 contratos de concesión.
 Primera Presidencia de Siles Suazo
1956, el Código del Petróleo es convertido a rango de Ley.
 Gobierno de Barrientos Ortuño
1968, deroga el régimen de concesiones.
 Gobierno de Ovando Candia
18

1969, Decreto de nacionalización de Bolivian Gulf Oil Company y reversión de
todas las concesiones al Estado.
 Primer Gobierno de Banzer
1972, Decreto Ley 10170, denominado Ley General de Hidrocarburos, introduce el
Contrato de Operación Petrolera. Se establece una Regalía del 11 % sobre la
producción bruta y un Impuesto Nacional del 19 %.
Se fija una participación de YPFB en todas las fases de la industria. Se introduce
el concepto de Fase de Exploración y la devolución de áreas.
Se establece una Junta de Control para el seguimiento y la fiscalización de los
contratos.
 Presidencia de Paz Zamora
1990, Ley de Hidrocarburos Nº 1194, se introducen los contratos de Asociación y
Explotación.
 Primera Presidencia de Sanchez de Lozada
1996, Ley de Hidrocarburos Nº 1689, se introduce el Contrato de Riesgo
Compartido.
Disminuye la participación del estado YPFB en las actividades de la industria
petrolera a través de terceros. Las áreas de exploración y explotación son
licitadas.
Se crea la Superintendencia de Hidrocarburos.
Se promulga la Ley de Capitalización.
 Segunda Presidencia de Banzer
2000, se privatizan las refinerías de Cochabamba y Santa Cruz, así como la
distribución y comercialización de la gasolina de aviación.
19

 Presidencia de Carlos Mesa
2005, se promulga la Ley de Hidrocarburos 3058.
Se elimina el Contrato de Riesgo Compartido, se introduce los contratos de
Producción Compartida, Operación y Asociación.
Se modifica el régimen impositivo incorporándose el IDH.
 Presidencia de Evo Morales
2006, Decreto Supremo 21780, se nacionalizan las empresas petroleras Chaco y
Andina. El Estado con YPFB pasa a participar en toda la actividad de la industria.
YPFB toma el control de las refinerías de Cochabamba y Santa Cruz.
Se firman nuevos contratos para exploración y explotación con las empresas bajo
la modalidad de Contratos de Operación.
BIBLIOGRAFÍA.
 Mesa Carlos. BOLIVIA SIGLO XX Gas ¿Bendicion o Maldicion?
 Ocampo Ricardo “la creación de YPFB y su tiempo historico”, La Paz.
 Tellez Sasamoto Jorge, Geología del petróleo y del gas natural y la
exploración petrolera en Bolivia., 2010
 Nacionalizaciones de Hidrocarburos en Bolivia, Memorias de Don Enrique
Mariaca Bilbao, 2009