You are on page 1of 246

ENSAYOS SOBRE ARTE, COMUNICACIÓN

Y POLÍTICAS CULTURALES







Teresita M. V. Fuentes
Miguel Ángel Santagada
Ana Silva

COORDINADORES








Departamento de Historia y Teoría del Arte
Facultad de Arte
Universidad Nacional del Centro de la Provincia de Buenos Aires

Ensayos sobre Arte, Comunicación y Políticas Culturales

2




Ensayos sobre arte, comunicación y políticas culturales / coordinado por Teresita María
Victoria Fuentes; Miguel Angel Santagada; Ana Silva. - 1a ed. - Tandil: Universidad
Nacional del Centro de la Provincia de Buenos Aires, 2012.
E-Book.

ISBN 978-950-658-303-3

1. Políticas Culturales. 2. Historia. 3. Arte. I. Fuentes, Teresita Maria Victoria, coord. II.
Santagada, Miguel Angel, coord. III. Silva, Ana, coord.
CDD 320.6

Fecha de catalogación: 26/09/2012


Ensayos sobre Arte, Comunicación y Políticas Culturales

3

Indice

POLITICAS

Políticas culturales del sector audiovisual en Argentina. Los ejes de una contradicción.
Santiago Marino. 7
Política, imágenes y violencia. Miguel Ángel Santagada. 24
Nuevas tecnologías y violencia mediática: desafíos de las políticas de comunicación ante
las paradojas de la „Sociedad de la Información‟. Ana Silva. 32

REPRESENTACIONES ARTISTICAS

Las narrativas humanitarias en el cine documental argentino de los ochenta. Javier
Campo. 53
Una misma preocupación en dos grandes obras: El río Oscuro y Las aguas bajan turbias.
Cristina Mateu. 65
Arte, identidad local e historia en Cerro de Leones (1975), de Alberto Gauna. Teresita
Fuentes. 84
El cine de vanguardia en el marco del primer „Ciclo cultural‟ organizado por la Biblioteca
Rivadavia de Tandil, en 1965. María Agustina Bertone y María Amelia García. 97
Imágenes y debates en los Salones de arte tandilense. Selene Bañiles. 106
El campo visual en las últimas obras de Beckett. Mariana Gardey. 126
Arte efímero. Anabel Paoletta. 134

IDENTIDADES

Nuevas tecnologías, educación artística y construcción de identidades juveniles. María
Cristina Dimatteo. 144
Las prácticas artísticas culturales y la construcción de la ciudadanía: tramas y
configuraciones actuales. Marisa Rodríguez. 161
La búsqueda de la identidad del docente de arte en los nuevos contextos. Araceli
De Vanna. 171
La constitución de nuevas identidades juveniles en la realidad „pantallizada‟. Silvio Fischbein
y Carolina Cesario. 180
La utilización del audiovisual en la investigación social y la construcción de sociedad. Jorge
Tripiana. 187

RESISTENCIAS

Liliana Maresca: una artista de la resistencia ante el vaciamiento de la dimensión política de
su obra. María Laura Ayala Lencina y Malena San Juan. 202
La invención del circuito artístico tucumano: de la „muerte de los maestros‟ a la autogestión
de instancias legitimantes. Luis Rojas. 213
Reacciones dispares: los católicos argentinos ante el film Teorema (1969-1970). Luciano
Barandiarán y Juan Manuel Padrón. 231
Ensayos sobre Arte, Comunicación y Políticas Culturales

4


Prólogo


En noviembre de 2011 se llevaron a cabo las Segundas Jornadas Nacionales de
Historia, Arte y Política en la Facultad de Arte de la UNICEN. El Departamento de Historia
y Teoría del Arte, que propuso dicha actividad, optó por el lema “Arte, comunicación y
políticas culturales” para resumir las ideas que vertebrarían las deliberaciones.
Especialistas procedentes de diversos centros de investigación respondieron a la
convocatoria y prestigiaron las sesiones académicas con sus trabajos escritos y sus
aportes a lo largo de debates desarrollados en el marco de los paneles y las sesiones
plenarias programadas.
Luego de una selección de las ponencias leídas y debatidas durante las Segundas
Jornadas Nacionales de Historia, Arte y Política, hemos decidido presentar al lector los
artículos que integran este volumen. La mayor parte de estos textos refieren y analizan
procesos impulsados por políticas culturales, de la órbita nacional o provincial, que
afectan la creatividad y circulación del arte. El tipo de determinaciones que es posible
verificar entre poder social y cultural –por un lado- y creatividad artística -por otro- revela
la existencia de tensiones en las que se configuran y articulan las prácticas artísticas y
culturales del presente.
De este modo, el campo temático de las Segundas Jornadas Nacionales de Historia,
Arte y Política quedó enmarcado por una de las problemáticas más revisadas en el último
cuarto de siglo: la intervención de agentes de orientaciones diversas en el ámbito de la
producción, circulación y consumo de los bienes culturales. En especial, dicha
intervención no puede ya pensarse al margen de los denominados medios de
comunicación, cuya red densa soporta casi la totalidad de las relaciones recíprocas de
relevancia. De este complejo ámbito en que transitan las culturas contemporáneas no
quedan excluidas las esferas sociales del arte, la política y la economía, que el
pensamiento académico tradicional tematizaba por separado.
Al finalizar la primera década del siglo hemos asistido en Argentina a un
controversial proceso de reformas que ha movilizado a la sociedad civil y al poder
legislativo en procura de un marco normativo para el campo de la comunicación
audiovisual. No es necesario recordar que además de venir sobrepasada por las
incesantes innovaciones tecnológicas de los últimos seis decenios, la regulación
Ensayos sobre Arte, Comunicación y Políticas Culturales

5

democrática de los servicios audiovisuales tardó en llegar por razones imputables al
oportunismo de las corporaciones monopólicas y a cierta injustificable despreocupación
de la dirigencia política.
El escenario planteado a partir de la nueva Ley 26522, llamada de Servicios de
Comunicación Audiovisual, prevé por primera vez en la historia cultural argentina espacios
de difusión democráticamente distribuidos, lo que en cierta medida inaugura modos
novedosos de confrontar estilos y temáticas, que ya no quedarán limitados al designio
exclusivamente mercantil ni a la concesión reductiva de los autoritarismos. Más bien,
ahora como nunca se espera que mecanismos heterogéneos y localizados en sectores
sociales hasta no hace mucho invisibilizados o desoídos irrumpan en la escena cultural y
difundan sus expresiones e identidades, sus respectivas visiones del mundo y sus
proyectos particulares.
En este contexto que los procesos democráticos por fin han consolidado, nuestras
Segundas Jornadas Nacionales de Historia, Arte y Política invitaron a compartir
reflexiones e indagaciones sobre la construcción de identidades, sujetos e instituciones en
el ámbito de las artes y la comunicación. Lo inédito de estos escenarios explica la
necesidad de consensuar perspectivas de análisis orientadas a las relaciones nóveles que
se establecen entre la producción cultural y los marcos normativos correspondientes,
pues es lícito pensar que habrán de configurarse articulaciones originales entre las
políticas culturales y los movimientos de resistencia conducidos por distintos actores y
colectivos sociales.
Los trabajos que integran esta publicación describen y tematizan esos procesos.
Una preocupación dominante caracteriza esta selección de artículos, más allá de los
matices de cada autor o autora que prestigian estos aportes: la franqueza y honestidad
con que en conjunto contribuyen a una comprensión de la sinuosa trayectoria de las artes
argentinas durante el siglo XX y lo que va del XXI.

Teresita Fuentes
Miguel Ángel Santagada
Ana Silva

Tandil, septiembre de 2012


Ensayos sobre Arte, Comunicación y Políticas Culturales

6















POLÍTICAS















Ensayos sobre Arte, Comunicación y Políticas Culturales

7



Políticas culturales del sector audiovisual en Argentina.
Los ejes de una contradicción

SANTIAGO MARINO
1



La cultura y la comunicación son campos particulares en los que el intercambio
simbólico permite la trasmisión de valores, informaciones, educación, ideología e
identidades. Esta condición, sumada al doble valor (material y simbólico) de las
mercancías culturales –forma que toman los contenidos en el proceso de industrialización
de la cultura (Adorno y Horkheimer, 1987)- hace que en las sociedades mediatizadas en
las que vivimos, el modo en que son reguladas por el estado defina las características
más o menos democráticas que estos sectores adoptan. Es decir que para contribuir con
el proceso de democratización de las sociedades es necesario que la comunicación y la
cultura se desarrollen condiciones democráticas. Y que el funcionamiento de cada uno de
los sectores de las industrias culturales es definido, en una parte importante, por las
políticas públicas implementadas, junto a la dinámica propia de los mercados. Con esto,
se sostiene la necesidad de leer estos procesos vinculados al modelo de Estado y al
régimen político en cada etapa, dado que esas características dan forma a las políticas
públicas.
Por esto, este trabajo propone un recorrido sobre las principales medidas de
políticas públicas de comunicación (PPC) para el sector del cine en Argentina durante la
Post-Devaluación. Se intentará conocer el modo en que este sector de las industrias
culturales vio alterado su plexo normativo y también las lógicas de implementación de
políticas. La intención es dar cuenta de la relación entre las políticas públicas, la
comunicación y la democracia en el período que será denominado “post convertibilidad”,
en un recorte iniciado el 1 de enero de 2002 y hasta el final del mandato presidencial de
Néstor Kirchner, para conocer el modo en que este sector de las industrias culturales vio
alterada y afectada su economía por las transformaciones, y también su estructura de

1
UBA-UNQ
Ensayos sobre Arte, Comunicación y Políticas Culturales

8

propiedad, en tanto que escenario clave para comprender la situación de la democracia
de las comunicaciones.

Argentina es una de las naciones más importantes de Iberoamérica, y su sistema
de medios se define por complejidades y diversidades propias del espacio. Desde finales
de la década de los „80, la implementación del modelo neoliberal ha generado un proceso
transformador que se complementó con cambios económicos, políticos, sociales y
culturales. Y su manifestación más acabada tal vez se haya dado en la regulación de los
medios de comunicación, con la excepción del sector del cine, donde los cambios fueron
en otro sentido. Comprender los procesos comunicacionales desde la economía política
demanda abordar el marco sobre el que se estudia desde una mirada amplia y compleja,
que permita dar cuenta de los elementos que componen el campo en su conjunto. Este
trabajo propone un estudio sobre el sector del cine, sus políticas públicas y las dinámicas
de su mercado en un país estructuralmente desigual y culturalmente complejo y diverso. Y
desde esa lógica debe ser caracterizado el contexto sobre el que focaliza esta
aproximación.

El Cine

El sector del Cine se comprenderá en este trabajo como aquel que incluye la
producción, distribución, exhibición y consumo de films (películas, cortos, documentales o
video educativos, de entretenimiento y publicitarios; edición de filmes y videocintas,
dibujos animados, servicios de revelado, montaje y doblaje) utilizando material fílmico o
cinta de video, para su proyección directa en salas, para su transmisión por Televisión o el
alquiler en distintos formatos de vídeo. Además de su composición como sector del
audiovisual discontinuo, el cine debe ser estudiado también por su contribución al
desarrollo de la identidad cultural de una nación, de cada comunidad, y por sostener el
vínculo del intercambio entre diversas culturas. Dado que es un sector que depende a su
vez de la capacidad que tenga una nación para producir imágenes propias, ya sea a
través de una industria audiovisual o bien de actividades productivas de carácter
circunstancial (Getino, 2005). Desde hace más de cien años el cine forma parte de un
amplio campo de las industrias culturales, en que el convergen los elementos tangibles e
intangibles de su existencia económica y político/cultural. Es un vector estratégico tanto
Ensayos sobre Arte, Comunicación y Políticas Culturales

9

por su función productora/reproductora como la promoción del resto de las industrias que
lleva adelante.
“La dimensión cultural de la industria audiovisual implica relación tanto en la
existencia de una fase de creación artística en la producción –involucrando
autores, guionistas, valores estéticos y tradición-, como por la especificidad de
los bienes y servicios producidos por este sector industrial. Las obras
producidas son creaciones simbólicas y culturales…su carácter concreto,
dinámico emocional, asociativo, sintético, holístico, afecta más a la fantasía
que a la racionalidad humana y está alterando –a nivel mundial- las pautas
culturales de la sociedad globalizada, constituyéndose en la base de las
nuevas identidades sociales, políticas y culturales del siglo XXI” (Getino, 1996:
24, para Documento de Trabajo del Ministerio de Educación, Santiago de
Chile)

El cine es una industria cultural clave por sus particularidades como sector del
audiovisual, por su participación en la construcción de identidades y por su especificidad
económica. A partir de allí, en países como Argentina se requieren activas políticas
públicas de estímulo y protección para su industria, algo propio de su doble especificidad:
elemento cultural e industria, y del rol de las producciones extranjeras en el mercado
local.

El sector cinematográfico argentino

La industria del cine en Argentina es pequeña y aparentemente débil, pero es
también la segunda del idioma español y una de las diez más importantes de occidente,
por la cantidad de películas que produce y por su presencia en el mercado mundial. De
acuerdo al informe Mediamap Argentina (2010), la cantidad de estrenos anuales crece a
una tasa del 4 % desde 2003, y en ese marco el 26 % son argentinas. Si bien el cine
estadounidense domina la pantalla, el nacional es el que mayor crecimiento registró en su
participación.
Como sostiene Rovito (2010), a partir del desarrollo de los formatos digitales, el
consumo del cine se ha expandido a otras formas y ha generado nuevos hábitos. No sólo
por el crecimiento de la piratería y del sistema que permite compartir archivos permitido
por Internet, sino también por el creciente acceso a excelentes sistemas de uso
doméstico, tales como el DVD y Blu-Ray, entre otros. Aunque en Argentina la expansión
de estos elementos es más lenta que en otros países, el resultado del proceso definió que
el viejo sistema de recuperación de la inversión por la venta individual del acceso a las
películas (sea en taquilla de cines, en el sistema pay per view, en dvd home o en
Ensayos sobre Arte, Comunicación y Políticas Culturales

10

cualquier otro de los sistemas existentes) está en crisis. Para el autor y productor
argentino,
“el festejo del segundo centenario nacional nos encuentra frente al desafío de
encontrar un nuevo paradigma para la ecuación económica del cine. Tratar de
recomponer el viejo sistema, que nos acompañó durante un siglo, es como
intentar tapar el sol con la mano. Se trata de encontrar nuevos mecanismos
para la recuperación de la inversión tomando en cuenta esta nueva realidad”
(Rovito, 2010: 105).

El investigador Octavio Getino (2010) sostiene que es al Estado y a los distintos
agentes de la creación y la producción cinematográfica a quienes habrá de corresponder
en los próximos años una acción mancomunada para que, sin dejar de aprovechar
cualquier avance tecnológico o industrial, pueda acrecentarse y mejorar la producción de
imágenes en movimiento basadas en contenidos que nos expresen o representen.
Como se planteó al inicio, el proceso estudiado se encuadra en una etapa
novedosa respecto de la producción cinematográfica nacional. La década de los noventa
implicó una serie de transformaciones muy importantes en términos tecnológicos y desde
1991 con la convertibilidad peso-dólar- se dio una importante actualización del
equipamiento. Luego de que se sucedieran distintos directores en el instituto de cine sin
poder resolver los problemas de la industria, la reforma a la Ley de Fomento al Cine en
1994 transformaría la realidad definitivamente. Como sostiene Octavio Getino –quien
fuera el director de la organismo nacional de cine al momento de la reforma normativa-
precisamente en el período ‟94-‟95 es cuando el proyecto neoliberal impuesto a fines de
los ‟80
“comenzaba a mostrar en lo social y en lo económico sus primeras fisuras, con
serios perjuicios para el conjunto de las actividades productivas del sector
industrial, el gobierno del presidente Carlos Menem promulgó la ley de cine,
cuyos resultados se tradujeron, entre otras cosas, en un notable incremento
de la actividad productiva en el campo del cine”.

Durante 1994 las entidades de productores, técnicos, directores y actores llevaron
adelante intensas gestiones a favor de la nueva norma, que sería sancionada en
setiembre por el Congreso Nacional y promulgada un mes más tarde, para ser
implementada a partir de 1995. Para Getino (2005) con ello se inauguraría una nueva
etapa en la actividad cinematográfica y audiovisual nacional. Este momento que se
conjugó, además, con el desarrollo de nuevos técnicos y realizadores, egresados de las
escuelas de cine, que suelen ser ubicados –en términos de los contenidos de sus
producciones- y definidos como “el nuevo cine argentino”. En ese colectivo se integran
Ensayos sobre Arte, Comunicación y Políticas Culturales

11

producciones de películas de carácter autoral, con estilos y tratamientos diversos, con
diversidad incluso en sus resultados medidos en éxito de taquilla, pero que
fundamentalmente establecen una nueva relación con el público y abre mercados antes
impensados. El nuevo escenario derivaría en un crecimiento importante de la cantidad de
films producidos y estrenados, como así también en el reconocimiento de la obra de
directores argentinos.
La resonancia internacional y el éxito de algunas de las producciones en los
principales festivales del mundo caracterizaron además este proceso. En el comienzo del
XXI, películas como Nueve Reinas de Fabián Bielinsky (año de estreno: 2000, cantidad de
espectadores: 1.342.125), o las de Juan José Campanella El hijo de la novia, (año de
estreno: 2001, cantidad de espectadores: 1.730.429), Luna de Avellaneda (año de
estreno: 2004, cantidad de espectadores: 1.052.683) y El secreto de sus ojos (año de
estreno: 2009, cantidad de espectadores: 2.454.643) trabajan con el cine de género, con
especial atención en aspectos costumbristas locales o la dimensión social de sus
historias, y superan la línea del millón de espectadores, lo que las convierte en éxitos
económicos a la vez, y las distingue de la mayoría de las producciones nacionales de esta
etapa.

Marco legal y diseño institucional

La actividad cinematográfica en Argentina está regulada por la Ley 17741
(publicada en el Boletín Oficial el 30 de Mayo de 1968) con las reformas introducidas por
las Leyes 20170, 21505, 24377 (1994) y el decreto 1536/02. La norma establece las
condiciones de funcionamiento y fomenta la actividad -con las sucesivas reformas y
reglamentaciones- y constituye el instrumento con el que se “brinda protección de los
espacios culturales y audiovisuales en los términos del art. 75 inc. 19 de la Constitución
Nacional” (Raffo, 2003: 18). Esta ley crea el organismo de aplicación: El Instituto Nacional
de Cine y Artes Audiovisuales (INCAA); define lo que entiende por “película nacional”,
establece las condiciones para su comercialización y exhibición obligatoria, genera y
destina recursos para el crédito y el subsidio a la producción, fomenta las coproducciones,
promociona el cine nacional en el exterior y prevé el apoyo y protección al cortometraje.
Los objetivos de la ley son el fomento y la regulación de lo que comprende como la
producción, exhibición y la comercialización de películas cinematográficas. Además, la
normativa nacional incluye distintas resoluciones, como la apoyo a festivales y muestras
Ensayos sobre Arte, Comunicación y Políticas Culturales

12

de cine nacional y de festivales internacionales, junto con los Acuerdos de Co-producción
y Co-distribución firmados con España, Brasil, Uruguay y Chile, entre otros países.
El conjunto de cambios en el marco regulatorio en el lapso temporal estudiado (e
incluso algunos años antes, como la reforma del 1994 que habilitó el fomento a la
producción nacional y la cuota de pantalla, entre otros elementos) generó condiciones que
optimizaron las instancias de producción y exhibición con vistas a fortalecer la generación
de films nacionales y su puesta en circulación en el mercado de bienes simbólicos. La Ley
vigente en la actualidad es la 24377/94, que se basa en la original Ley 17741, la histórica
ley de cine nacional que fue reformada sucesivas veces por las leyes de Nº 20170, 21505
hasta la reforma del año 1994 que es la actualmente vigente. A ello se agrega el Decreto
Nº 15036 sancionado en 2002 y que devolvió la autarquía al instituto. El siguiente punteo
busca dar cuenta de ello en cada uno de los elementos específicos.

Organismo de control

La industria del cine en Argentina está apoyada por el INCAA, dependiente en
términos de organigrama estatal de la Secretaría de Cultura y Medios de Comunicación
de la Presidencia de la Nación. En el Capítulo I de la ley se lo define como el ente que
tiene a su cargo el fomento y regulación de la actividad cinematográfica en todo el
territorio de la República y en el exterior en cuanto se refiere a la cinematografía nacional
en los ámbitos de la producción, la distribución, la exhibición y la comercialización de
películas. En la reforma introducida por el decreto 1536/02 dejó de ser “autárquico de la
Administración Central” para ser un “ente público no estatal”, con autarquía financiera,
personalidad jurídica y patrimonio propio. El organismo es gobernado y administrado por
El Director y Subdirector (la dirección es la encargada de la ejecución de las políticas de
regulación y fomento); La Asamblea Federal (órgano que debe establecer las políticas del
Instituto y las medidas a ejecutar por el Presidente) y El Consejo Asesor.
El fomento a la producción de cine nacional se desarrolla a través de un sistema
de créditos y subsidios. Para acceder a estos instrumentos de promoción, las productoras
deben presentar proyectos que son evaluados por el Consejo Asesor del INCAA. Las
películas que son calificadas para percibir subsidios, pueden también ser beneficiadas
con la asignación de créditos. Como sostienen Perelman y Seivach (2004) de acuerdo
con el Decreto 815/85, los fondos aplicables en concepto de subsidios deben ser
equivalentes al 50% de la recaudación impositiva anual del INCAA, la cual representa la
Ensayos sobre Arte, Comunicación y Políticas Culturales

13

enorme mayoría de sus recursos corrientes. Entre los requisitos que se plantean, también
se controla que los técnicos y actores cuyas remuneraciones figuran entre los costos
estén sindicalizados. Los contratos que aparecieran en el presupuesto de producción,
para ser reconocidos por el INCAA dentro de los costos deben justificarse y la productora
debe demostrar que no pudo haber obtenido el servicio del técnico o del profesional en
otras condiciones. El funcionamiento de esta institución demanda además la inscripción
en un registro público a las de empresas del sector audiovisual que desean obtener
ayudas para la producción. La obligación de depósito de una copia final de la producción
financiada para promoción de la cinematografía nacional así como para la preservación
del acervo fílmico del país, el compromiso de mantenimiento de propiedad sobre la
titularidad de los derechos de la película cuando esta ha sido subvencionada/subsidiada,
y la obligación de comunicar las fechas de inicio y de fin de rodaje de las producciones,
ante la necesidad de tener un control sobre los gastos de la película.

Películas nacionales

El art. 73 define por “película” todo registro de imágenes en movimiento con o sin
sonido, cualquiera sea su soporte, destinado a su proyección, televisación o exhibición
por cualquier otro medio.

Cuota de pantalla

Este mecanismo garantiza a los productores el acceso al circuito de exhibición
local, dado que implica la a todas las salas y demás lugares de exhibición del país, a
proyectar una cantidad mínima de películas nacionales. Es la obligación que tienen los
exhibidores de incluir en su programación películas nacionales. Es un mecanismo para la
defensa y promoción del cine nacional. En el art. 9 de la ley se define que las salas y
lugares de exhibición deben cumplir con la obligatoriedad por trimestre calendario
(definido por el decreto 1405/73 y modificado por el decreto 2414/85): dicho mínimo varía
de acuerdo al tipo de sala, las salas clasificadas (de estreno, comerciales) deben exhibir
al menos una película nacional por trimestre y las salas no clasificadas y populares,
cuatro películas por trimestre.
En 2004, la Resolución 2016/04 del INCAA había buscado mejorar las condiciones
de exhibición vigentes desde 1974 ampliando el concepto de “cuota de pantalla”. Y volvió
Ensayos sobre Arte, Comunicación y Políticas Culturales

14

a mejorar las pautas de estreno en 2006. Desde entonces, clasifica los films (a pedido del
productor) en tres categorías, de acuerdo a la cantidad de copias con que son puestas a
disposición del sector de exhibición: a) películas cuyo lanzamiento comercial se hace con
20 copias o más; b) las que se lanzan con entre 6 y 19 copias y c) las que se lanzan con
hasta 5 copias. A partir de esto, la política se complementa con un circuito alternativo de
exhibición en el que el INCAA desarrolla acuerdos con empresas exhibidoras y garantiza
una permanencia mínima de dos semanas para las películas de categoría “c”. La última
mejora, como se mencionara, ocurrió en el año de cierre del período, con la LSCA en
2009.

Media de continuidad

Es la cantidad de espectadores semanales que una película nacional debe
alcanzar para que el exhibidor no pueda dejar de exhibirla, es decir “bajarla de cartel”. En
términos operativos, para defender la industria nacional, esa media debe ser algo menor a
la media real. En 2004 y tras la polémica suscitada por la retirada en algunas cadenas de
exhibición de películas de éxito argentinas (Luna de Avellaneda de Juan José Campanella
y Los guantes mágicos de Martín Rejtman) se aprobó la resolución 2016/04, con dos
cambios significativos frente a la legislación anterior: la creación de una “cuota de
pantalla”, estableciendo qué porcentaje de estrenos argentinos debe tener una sala de
cine y la aprobación de una “media de continuidad” o porcentaje de público mínimo que
debe tener una película para no ser retirada de la cartelera. Dicho mínimo varía de
acuerdo al tipo de sala. Así, las salas clasificadas (de estreno) deben exhibir al menos
una película nacional por trimestre y las salas no clasificadas o populares, cuatro películas
por trimestre
A los fines de mejorar las condiciones de cumplimiento de la cuota de pantalla y la
media de continuidad, se cambiaron en 2006 las condiciones de estrenos. En tal sentido,
el INCAA clasifica a pedido del productor las películas nacionales en tres categorías de
acuerdo a la cantidad de copias con que serán puestas a disposición del sector de la
exhibición, a saber: a) las películas cuyo lanzamiento comerciales se realiza con 20
copias o más; b) las películas cuyo lanzamiento comercial se produce con entre 6 y 19
copias; c) las películas cuyo lanzamiento se efectúa con hasta 5 copias inclusive.
Además, se creó el Circuito de Exhibición Alternativo por el cual el INCAA -mediante
Ensayos sobre Arte, Comunicación y Políticas Culturales

15

acuerdos con las empresas exhibidoras- garantiza la exhibición y permanencia mínima de
dos semanas de películas clasificadas en la categoría “c” en salas cinematográficas.

Fondo de Fomento Cinematográfico

La Ley 24.377 de Fomento y Regulación de la Actividad Cinematográfica que
reformó la ley de cine 17741 en 1994 tiene como principales objetivos fomentar el
desarrollo de la cinematografía argentina a través de concursos, premios y becas, que
incentiven el surgimiento de nuevos realizadores; apoyar financiera y económicamente a
través de créditos y subsidios la realización de películas nacionales y coproducciones con
el extranjero; e impulsar la realización de convenios de intercambio de películas y
coproducción con otros países y fomentar la comercialización de películas nacionales en
el exterior; disponer la obligatoriedad de procesar, doblar, subtitular y obtener copias en el
país de películas extranjeras en la medida que se considere necesario en función del
mercado nacional.
Es el mecanismo de promoción y financiamiento establecido en la norma y su
administración está a cargo del INCAA. Tiene cierta diversidad de orígenes, dado que de
acuerdo al art. 21 se integraba con la suma de los siguientes elementos
a) Con un impuesto equivalente al DIEZ POR CIENTO (10%) aplicable sobre el
precio básico de toda localidad o boleto entregado gratuita u onerosamente para
presenciar espectáculos cinematográficos en todo el país, cualquiera sea el ámbito donde
se realicen. El impuesto recae sobre los espectadores, y los empresarios o entidades
exhibidoras adicionarán este impuesto al precio básico de cada localidad;
b) Con un impuesto equivalente al DIEZ POR CIENTO (10%) aplicable sobre el
precio de venta o locación de todo tipo de videograma grabado, destinado a su exhibición
pública o privada, cualquiera fuere su género. El impuesto recae sobre los adquirentes o
locatarios. Los vendedores y locadores a que se refiere el párrafo anterior son
responsables del impuesto en calidad de agentes de percepción. Si el vendedor o locador
fuera un responsable inscripto en el Impuesto al Valor Agregado, el importe de éste
último, se excluirá de la base de cálculo del gravamen. Están excluidas el sistema de
percepciones las operaciones que se realicen entre personas físicas o jurídicas inscriptas
como editores y/o distribuidores de videogramas grabados y/o como titulares de
videoclubes en los registros a que se refiere el artículo 57;
Ensayos sobre Arte, Comunicación y Políticas Culturales

16

c) Con el VEINTICINCO POR CIENTO (25%) del total de las sumas efectivamente
percibidas por el COMITE FEDERAL DE RADIODIFUSION en concepto de gravamen
creado por el artículo 75, incisos a) y d), de la Ley N 22.285. Estos fondos deberán ser
transferidos automáticamente y en forma diaria al INSTITUTO NACIONAL DE CINE Y
ARTES AUDIOVISUALES. La reglamentación fijará la forma de la transferencia de los
fondos de un organismo a otro. El porcentaje a aplicar sobre la totalidad de las sumas que
deba transferir el COMITE FEDERAL DE RADIODIFUSION podrá ser variado por el
PODER EJECUTIVO NACIONAL únicamente en el supuesto de modificarse los
gravámenes previstos en la Ley N 22.285. En tal caso la variación del porcentual deberá
ser tal que el valor absoluto de las sumas a transferir sea igual al existente al momento de
la modificación.

El impacto de la transformación. Datos del Mercado

El éxito de la aplicación de la norma luego de la reforma de 1994 y las
subsiguientes puede evaluarse eficazmente en el indicador que mide el crecimiento de la
producción local. Argentina ha reconstruido con el paso de los años un influyente y
potente sistema de financiamiento estatal que compone una sólida política pública, incluso
a contramano de las que se llevan adelante en el resto de los sectores de las industrias
culturales. De hecho, a partir de la reforma antes mencionada, el presupuesto público
destinado al cine (y generado incluso por el consumo del propio sector) creció de un modo
muy importante en pesos.
Proyectos financiados por el INCAA 1994/2010










0
50
100
150
200
250
300
350
Total Estrenos
Argentinas
Total Estrenos 171 177 182 190 215 219 254 226 305 221 204 269 260 270 309 298 315
Argentinas 11 23 38 28 36 38 45 45 37 46 54 65 58 68 71 77 83
94 95 96 97 98 99 00 01 02 03 04 05 06 07 08 09 10
Ensayos sobre Arte, Comunicación y Políticas Culturales

17

Si bien el consumo de películas se ha diversificado encontrando diferentes canales
de exhibición, lo cierto es que siguen siendo las salas de cine la plataforma de
lanzamiento del producto cinematográfico y, de la suerte que la película corre en ese
lanzamiento, depende grandemente su comportamiento en los otros sistemas de
exhibición. Y aún en las películas que tienen un importante éxito comercial en salas, el
resultado comercial fuera de esta explotación primaria, no es significativo a la hora de
definir el plan económico de un proyecto cinematográfico. Por el escaso valor unitario de
la entrada de cine en relación con la inversión total necesaria para la producción y
comercialización de un filme, el producto cinematográfico requiere de un gran volumen de
público para recuperar su inversión (al productor le llega aproximadamente el 35% del
valor de dicha entrada).
En este contexto, el rol de la inversión del Estado para la producción y exhibición
de films nacionales es central, porque establece la única garantía de existencia de
narraciones cinematográficas de origen local. En el siguiente cuadro puede observarse el
sostenido crecimiento de la exhibición de los films nacionales como así también de su
participación en la oferta.

Clasificación de estrenos según origen 1989/2009
Total
Estrenos
Argentinas Coproducciones
Nacionales
Extranjeras %
Argentinos
1998 215 36 1 179 16, 74
1999 219 38 5 219 17, 35
2000 254 45 6 209 17, 71
2001 226 45 9 181 19, 91
2002 305 37 11 165 12,13
2003 221 46 6 175 20,81
2004 204 54 8 177 26,47
2005 269 65 13 180 24,16
2006 260 58 19 194 22,30
2007 270 68 16 197 25,18
2008 309 71 23 219 22,79
2009 298 77 19 202 25,83
Fuente: elaboración propia en base a datos C. Nielsen y Secretaría Cultura de la Nación.
Ensayos sobre Arte, Comunicación y Políticas Culturales

18


Como se desprende de la lectura del cuadro, existe un crecimiento importante en
la cantidad de films estrenados en el país, aun con los saltos y vaivenes de los años 2003
y 2004. Se percibe que la cantidad de films argentinos estrenados crece de modo
constante en el recorte temporal estudiado. La excepción del año 2002 puede explicarse
por ser el año posterior al estallido de la crisis de 2001, en que se tomó la decisión de
devaluación de la moneda, y los indicadores de distribución del ingreso, desempleo,
pobreza e indigencia son los más altos del período.
Por su parte, el crecimiento de la cantidad de films de producción nacional es
acompañado por el de la cantidad de films realizados en coproducción con otros países.
Esto se comprende por la coexistencia de algunos mecanismos que vuelven atractiva la
producción de films en Argentina: el fomento a la producción nacional, la generación de
convenios de coproducción con otros países y la caída en los costos de realización en el
país a partir de la devaluación de la moneda, en 2002. Un dato relevante a destacar es el
crecimiento de la participación de los films de origen nacional (dentro de los que se
incluyen también los coproducidos con otros países) en el total de la oferta, ya que luego
de un inicio por debajo del 20% de total, la oferta se consolida por encima del 25% en el
cierre del período. Esto podría radicar, en parte, al desarrollo de la política de fomento a la
producción y exhibición de los films de origen nacional en Argentina. Y es otro aspecto en
el que se verifica la crisis del año 2002, momento de piso en el porcentaje de films
nacionales en la oferta. En el año 2009 en Argentina hubo un total de 33 millones de
espectadores, un 10% más que la concurrencia a cines al inicio del recorte, en 1998.
Este crecimiento puede parecer ciertamente irrelevante si se toma en cuenta que
el recorrido es de 11 años. Pero, por un lado, debe contemplarse la inestabilidad
económica y política de los años 2001 y 2002; y por otro lado, puede agregarse que en el
momento de inicio del recorte había asistido al cine un 40% más que en el año anterior.
Por su parte, el pico histórico se ubica en 2004, con 44,5 millones de entradas vendidas.
Ensayos sobre Arte, Comunicación y Políticas Culturales

19

Recaudación estrenos por origen 1998/2009
















Fuente: elaboración propia en base a datos INCAA, Nielsen y Secretaría de Cultura. Los
datos están en millones de dólares.

La cantidad de espectadores y la consecuente recaudación de los films ordenada
según su origen revela, por un lado, el predominio en el mercado argentino de las
películas estadounidenses (que dominan el 80% de la oferta de films extranjeros). Y da
cuenta además de una incidencia menor de los films nacionales respecto de la oferta, ya
que en éste último rubro, las producciones nacionales crecieron desde poco más del 15%
en 1998 hasta un 2009 en el que una de cada cuatro películas en pantalla fue producida
en Argentina, mientras que el porcentaje de incidencia en lo recaudado estableció en un
rango que fue desde alrededor del 10% y hasta el 15%, con la excepción del año 2000,
momento en el que fueron cinco los films argentinos que superaron el millón de
espectadores. Respecto de lo recaudado, se percibe una curva oscilante, cuya variable
independiente radica en alguna producción exitosa en años específicos (como las antes
mencionadas de Campanella, por ejemplo). Obviamente, la cantidad de espectadores y la
recaudación mantienen una directa relación dependiente. Y en este escenario, entonces,
la diferencia existente entre el 75% del total que recaudaron los films de origen
estadounidense y el 15% que quedó en manos de las argentinas es mucho menor en el
Total Argentinos Extranjeros % Argentinos
1998 17.002.303 2.264.697 14.737.606 13,31
1999 32.958.951 5.567.964 27.390.987 16,89
2000 35.756.622 6.465.050 29.291.162 18,08
2001 32.359.943 4.437.655 27.922.288 13,71
2002 32.439.276 3.454.722 28.984.554 10,64
2003 35.792.890 3.446.528 32.346.362 9,62
2004 44.485.277 6.052.642 38.432.635 13,60
2005 37.589.103 3.985.030 33.604.073 10,60
2006 34.880.606 3.918.832 30.961.774 11,23
2007 33.722.570 3.094.235 30.628.335 9,17
2008 32.899.334 4.047.335 28.851.999 12,30
2009 32.988.682 5.449.728 27.538.954 16,51

Ensayos sobre Arte, Comunicación y Políticas Culturales

20

campo de la oferta como resultado de la política pública que comenzó con la reforma de la
regulación en 1994.



Ahora… (que tengo un alma, que no tenía)

Luego de dar cuenta de las características del período y a su vez de los
principales elementos del marco regulatorio para la actividad cinematográfica, se puede
pensar que las medidas que cambiaron el marco regulatorio corresponden a un conjunto
articulado que mucho dista del resto de las PPC generadas en el marco de la larga
década neoliberal. A su vez, las tendencias de los últimos años en el sector del Cine
muestran que tras la crisis de comienzos de la década de 1970, en los países centrales se
vivió un proceso de reestructuración en los circuitos de exhibición, implicó la reducción del
número de salas, con el cierre masivo de salas de barrio y de localidades provinciales, la
miniaturización y multiplicación de pantallas en cines de grandes ciudades, el
encarecimiento del valor de las entradas y las mejoras en la calidad de imagen y sonido
de las salas.
Si bien el próximo paso de la investigación es constatar que dichas tendencias se
perciben en el Cine en Argentina en el período estudiado, su relación con las políticas
públicas y su vínculo con el proceso de concentración y extranjerización expandido, es
posible pensar que al menos en las instancias de distribución y exhibición se mantiene
una estructura concentrada, mientras que el impacto del cambio en el marco regulatorio
fue intenso en las instanciad de producción de discursos (films nacionales) e afectaron en
alguna medida la instancia de exhibición.
Octavio Getino (2005) realiza un aporte a una visión integral del sector, con datos
y reflexiones sobre su evolución en el contexto de la historia nacional y en que agrega,
por primera vez, un estudio económico de la producción y los mercados, como así
también de las relaciones del cine con otros medios audiovisuales. Esa investigación da
cuenta del modo en que las políticas aplicadas en los años 90 en la mayoría de los países
de Latinoamérica transformaron el sector. Y sostiene que esos lineamientos multiplicaron
por más de 3 veces los costos de producción de films, hecho que profundiza la
problemática básica en el sector, como es la dificultad para generación de contenidos
audiovisuales. Para este autor, el mayor problema es el del financiamiento, al que se
Ensayos sobre Arte, Comunicación y Políticas Culturales

21

suman la altísima concentración y extranjerización de las pantallas de exhibición, con lo
cual la posibilidad de acceso a este tipo de contenidos se muestra ciertamente sesgada.
Claro que desde el marco regulatorio, las condiciones en Argentina pasaron a ser
beneficiosas para las instancias de producción y exhibición.

Conclusiones

La intención del trabajo era dar cuenta de la relación entre las políticas públicas, la
comunicación y la democracia. El foco puesto en el sector de la Televisión por Cable
permite dar cuenta de que vio alterada su economía -por las transformaciones
implementadas- y su estructura de propiedad –por la dinámica del mercado y la lógica
propia del sector- permite sostener que la recuperación que vivió se basa en el complejo
proceso compuesto por las decisiones de política económica (devaluación), de políticas
de comunicación (ley 25750/03, Resolución SDC 637/07) y de estrategias de las
empresas (fusión no pura entre Multicanal y Cablevisión) que muestran el recorrido de un
camino a la concentración que será cuasi monopólica, con el fin de consolidar una
posición potente frente al escenario futuro (TV digital y triple play), que llegará más
temprano que tarde en términos tecnológicos y regulatorios, y definirá un sistema de dos
grandes grupos (uno “nacional con participación extranjera” y otro puramente “extranjero”)
que dominarán la rama de la comunicación y la cultura (industrias culturales +
telecomunicaciones) en nuestro país, con consecuencias negativas para el derecho a la
información de los ciudadanos. Una vez más, el rol del Estado –vía las políticas públicas-
resulta(rá) clave. Por su parte, en el sector del Cine, la descripción del proceso permite
sostener que las medidas de fomento a la producción y exhibición contenidas en las
reformas al marco regulatorio (que no completan la política para el sector, pero son
elemento central) mejoraron las condiciones en esas instancias, aunque debieron convivir
con la concentración y extranjerización de la instancia clave de la distribución.
En suma, podría establecerse que:
 Con la aplicación del neoliberalismo se transformó la reglamentación y se permitió
el ingreso de capitales extranjeros en distintos sectores de la comunicación y la
cultura, con gran impacto en la radiodifusión;
 Con dichos cambios regulatorios se establecieron condiciones para la
conformación de grupos concentrados de empresas de medios de comunicación;
Ensayos sobre Arte, Comunicación y Políticas Culturales

22

 Las medidas en sentido contrario (de defensa de la producción nacional, fomento y
generación de espacios de exhibición) permitieron una sensible mejoría en
algunos indicadores de democratización en el sector del Cine, como la producción
y exhibición de films nacionales;
 La concentración y extranjerización de las instancias de distribución y exhibición
condicionaron las medidas de fomento a la producción del Cine nacional;
 El nivel de exhibición y consumo de films nacionales no se corresponde con el alto
nivel de producción del sector, dada la concentración y extranjerización en las
instancias de distribución y exhibición;
 La regulación de la exhibición en el Cine no pudo ampliar sus beneficios a otras
pantallas, como la Televisión Abierta y por Cable;
 Los indicadores de democratización en las medidas adoptadas tienen directa
relación con la pobreza o riqueza de la injerencia en la generación de identidades
culturales fuertes, libres, independientes.


Bibliografía
ADORNO, T.W. y HORKHEIMER, M.; (1987) Dialéctica del Iluminismo. Buenos Aires: Ed.
Sudamericana.
AZPIAZU, D. Y BASUALDO, E.; (1989) Cara y contracara de los grupos económicos:
crisis del estado y promoción industrial. Buenos Aires: Editorial Cántaro.
BASUALDO, E.; (2001) Sistema Político y Modelo de acumulación en la Argentina. Notas
sobre el transformismo argentino durante la valorización financiera (1976-2001),
Universidad Nacional de Quilmes, Buenos Aires.
DE MORA JIMENEZ, R.; (2009) Cooperación e integración audiovisual en Iberoamérica,
memoria para optar al grado de Doctor, Universidad Carlos III, Madrid.
GARNHAM, N.; (1983) “La cultura como mercancía” en Richeri, G. (ed.), La televisión
entre servicio público y negocio, Gustavo Gili, Barcelona.
GETINO, O.; (2005) Cine Argentino: entre lo posible y lo deseable, Buenos Aires:
Ediciones Ciccus.
----------------------------; “Negociación e integración en el sector cinematográfico y
audiovisual en los países del Mercosur. Antecedentes y experiencias”, Observatorio
Audiovisual del Mercosur. Disponible en: http://www.oma.recam.org/
estudios/getino_negoc_integr_cine_mercosur.doc (último acceso marzo 2009).
Ensayos sobre Arte, Comunicación y Políticas Culturales

23

----------------------------; (2007). Cine iberoamericano: Los desafíos del nuevo siglo,
Fundación Centro Integral Comunicación, Cultura y Sociedad – CICCUS, Buenos Aires,
Argentina.
GRAZIANO, M.; (1986) Política o ley: debate sobre el debate; en Revista Espacios,
Facultad de Filosofía y Letras (UBA).
MARINO, S.; (2007) Neoliberalismo, Comunicación y Políticas Públicas. El caso de la
Televisión por Cable en Argentina en la Larga Década Neoliberal 1989-2001, Tesis para
Magíster en Comunicación y Cultura, FSOC-UBA
PASQUALI, A.; (1991) “¿Qué es una radiodifusión de servicio público?”, en El Orden
Reina, Monte Avila Ediciones.
RAFFO, J.; (2003) Ley de Fomento y Regulación de la actividad cinematográfica, Buenos
Aires: Lumiére.
ROSSI, D.; (2000) Precisiones sobre el acceso y la participación en la comunicación
masiva, CECSO, UBA.
ZALLO, R.; (1988) Economía de la comunicación y la cultura, Madrid: Akal.






Ensayos sobre Arte, Comunicación y Políticas Culturales

24



Política, imágenes y violencia

MIGUEL A. SANTAGADA
2



Espectáculo: representación y opacidad

Han pasado más de cuatro décadas desde que Guy Débord
3
acuñara la expresión
“Sociedad del espectáculo” en el marco de la guerra fría. Al mismo tiempo que una
denuncia y una razonada descripción de prácticas dominantes destinadas a transformar la
existencia social en una representación ilusoria e inconsistente, Débord caracterizó al
espectáculo como mercantil en correspondencia con la noción marxista de fetichización
de la mercancía. En los términos propuestos por Débord, el espectáculo es la forma social
particularmente apropiada para que en las sociedades capitalistas las imágenes
devengan algo real, y lo real, obstaculizada su percepción gracias a las imágenes, se
convierta en algo ilusorio y meramente apariencial. La dinámica de la mercancía consiste
en ocultar el valor de uso tras el valor de cambio, el curioso procedimiento del capitalismo
devenido en espectáculo consiste en ocultar lo real, para retener o imposibilitar el acceso
a la conciencia de la historia y a la historia conciente. Esta sociedad del espectáculo no
solo lleva la ocultación al extremo de lo imaginable, también asume y obliga a aceptar la
incuestionabilidad de lo ocultado.
El concepto de espectáculo de Guy Débord se inspira en las prácticas teatrales,
donde rige la necesidad de asumir que las cosas ocultas no pierden su relevancia por el
hecho de estar fuera del campo observable. Podríamos agregar una idea complementaria:
con lo que se da a ver en el teatro no se intenta ocultar nada, el propósito es mostrar lo
oculto desde perspectivas innovadoras o desusadas, para ratificar o someter a duda las
evidencias compartidas. De esta manera, el espectáculo teatral invita a sus espectadores
al juego de una situación precaria, con la conciencia o la advertencia de que es una
práctica colectiva, una especie de ritualidad que se desarrolla en tiempos y sitios

2
Facultad de Arte, UNICEN.
3
Débord ,Guy Sociedad del espectáculo Ediciones La Flor, Buenos Aires
Ensayos sobre Arte, Comunicación y Políticas Culturales

25

acotados, que sólo comienza cuando todos hayan llegado y que acabará de modo
rotundo al activarse un mecanismo de advertencia. La metáfora cotidiana “se bajó el
telón” alude inconfundiblemente a dicho mecanismo.
En ese sentido, la teatralidad espectacular supone una tecnología transparente: el
actor está escondido detrás de / en el personaje, simula ser lo que no es, pero el
espectáculo es precario y pronto el personaje desaparecerá para que el actor vuelva a ser
visto lo que era antes del ocultamiento. Este atributo de la precariedad robustece la
convicción de que “lo real” solo se suspende por un rato; el rito del espectáculo no sólo
exige un comienzo, también tiene un final luego del cual, fuera de la sala, se reanuda la
otra agonía, la lucha “material” por la existencia. Y como el rito es copresencial y
colectivo, no caben dudas de que ha tenido lugar; es como un sueño, sí, pero que se
comparte y que ocurre durante la vigilia, no en la íntima oscuridad del descanso
reparador.
A lo largo de las diferentes épocas, tres dispositivos exclusivos de la teatralidad (la
simulación, la expectación colectiva copresencial y la precariedad) dieron forma a
prácticas de compartir evidencias que casi ningún otro artificio ni disciplina podían
proporcionar. El empleo sistemático de algunos de estos dispositivos fuera de las salas
teatrales ha atraído el interés de estudiosos como Baudrillard, quien desde hace unos
treinta años insiste en la lógica de los simulacros como rasgo distintivo de la cultura
posmoderna. Atento tal vez sólo a aspectos ontológicos, a Baudrillard se le pasó por alto
la dimensión antropológica de la expectación colectiva y la precariedad, sin las cuales,
ciertamente, se desvanece toda la eficacia de la simulación o de la pretensión por hacer
creer que lo oculto ya no es relevante. Las tecnologías digitales de edición, difusión y
captura de las imágenes han alterado los dispositivos del espectáculo teatral de un modo
que los deforma, pero que no evita su funcionamiento. Esta teatralidad sin teatros, una
práctica cultural de dispositivos escénicos que funcionan sin la separación clásica entre la
escena y la platea parece ser la clave dominante en que las representaciones de la vida
colectiva circulan como espectáculos eficaces para que la historia permanezca oculta a la
conciencia.

La verdad inmanente

Recientemente, Alain Badiou ha defendido la idea de que la teatralidad produce un
tipo particular de verdad que tendría lugar cuando se articulan los tres dispositivos. Sin
Ensayos sobre Arte, Comunicación y Políticas Culturales

26

duda, el escenario teatral es el ámbito más favorable para dicha articulación, pero no es el
único
4
. La verdad a la que se refiere Badiou es una verdad inmanente, construida con la
maquinaria experimental y pública que es el espectáculo teatral. Dicha maquinaria es
responsable de que los espectadores aceptemos una verdad “eterna”, singular y
universal. La teatralidad presenta lo eterno en el instante, los personajes escénicos viven
en un presente atemporal, donde su destino permanece aferrado a una inmutable
condición fundamental; también la teatralidad singulariza la relación con los espectadores
pues, en tanto acontecimiento, el espectáculo teatral se construye desde la escena con la
inexcusable participación del conjunto de espectadores que conforman cada función.
Finalmente, la verdad universal de la teatralidad estaría lograda por el carácter colectivo y
copresencial del espectáculo, circunstancia que amplifica su propio acontecimiento en una
dirección transindividual, que actualiza el sentimiento comunitario, la evidencia
compartida.
Por cierto, la tecnología de la teatralidad que describe Badiou sigue siendo
transparente porque mantiene el escenario teatral como dispositivo elemental e
indispensable de sus realizaciones. Las tecnologías digitales, de conexión permanente y
transmisión incesante, por su parte, plantean modificaciones severas que afectan la
continuidad de los dispositivos con que la teatralidad mantuvo el aprendizaje colectivo
mediante el rito del espectáculo. La nueva teatralidad que ofrecen las tecnologías opacas
parece retener la función de desafiar incesantemente nuestras evidencias compartidas.
Sin embargo, persiste el inmanentismo de la verdad que aporta la teatralidad, sólo que
multiplicado por las repetidas situaciones cotidianas en que accedemos a la red con
cualquier propósito. En cada acceso quedamos expuestos a obtener orientaciones sobre
la salud, sobre la economía, sobre el futuro de la democracia, sobre la identidad personal,
etc. Esta multiplicación de opiniones incongruentes y fragmentarias que la forma actual de
la teatralidad, extasiada y ubicua, convierte en verdades inmanentes saturan la noosfera
5
,
desafían constantemente nuestras evidencias compartidas, pero por otra parte robustecen
ideas o sentimientos de carencia, de desilusión, de pérdida radical de horizontes

4
Alain Badiou, “Tesis sobre teatro”, En Imágenes y palabras. Escritos sobre literatura y teatro,
Buenos Aires, Manantial, 2005, pp. 125 ss.
5
Edgard Morin ha propuesto este término para destacar el carácter “objetivo” de las entidades que
reconocen y producen las culturas (ya sean reales o virtuales). En tal sentido, la noosfera alude a
la esfera donde “habitan”, es decir, donde están instalados, por ejemplo, los saberes y
conocimientos reputados como académicos (científicos, filosóficos), los mitos, las ideologías, los
sistemas de valores, las obras de arte, etcétera. Cf. Edgar Morin, El Método IV. Las Ideas, Madrid,
Cátedra, 1998.
Ensayos sobre Arte, Comunicación y Políticas Culturales

27

colectivos. Podríamos resumir: orientaciones que confunden, confusiones que orientan,
he aquí la forma en que aparece la precariedad en nuestra teatralidad sin teatros.
Al advertir el creciente uso de términos emparentados con la teatralidad por parte
de la sociología y del discurso político, Elizabeth Burns
6
propuso hace ya cuarenta años
que cualquier conducta o situación podría ser teatral si al menos alguien está dispuesto a
interpretarla como significando o representando algo diverso de lo que es. La autora
pondera el carácter inexcusable de la expectación y del momento en que se produce,
para desplazar a un segundo plano el interés por la naturaleza del simulacro escénico, y
el recinto donde tiene lugar la expectación.
En su estudio sobre la teatralidad del poder, George Balandier
7
expone ejemplos
de teatralidad sin teatros que él mismo ha registrado en sus investigaciones etnográficas
en el continente africano, o interpretado a partir de descripciones de actos cívicos o
festivos de sociedades europeas de los últimos diez siglos. Balandier observa que la
teatralidad fuera del teatro no supone necesariamente la pretensión de generar ilusiones
para engañar a los incautos. La función de la teatralidad del poder consistiría, también, en
compensar el carácter volátil de la existencia social, por medio de la imposición de una
imagen de unidad y cohesión, que el poder asume como necesaria y que los súbditos
experimentan episódicamente como tranquilizadora. Más allá del obvio interés por el
acontecimiento ritual, George Balandier insiste en la espectacularidad del simulacro, es
decir: en el valor simbólico del objeto puesto en escena y en su expectación.
Finalmente, otra adopción de la idea de teatralidad ha permitido un marco teórico
adecuado a los estudios de la acción colectiva y los movimientos sociales. Alberto
Melucci
8
distingue entre dos fases complementarias de todo movimiento social, a saber la
de latencia y la de visibilidad. La fase latente corresponde a las etapas en que los
movimientos sociales experimentan nuevos valores y pautas culturales. La etapa de
visibilidad corresponde al momento en que los movimientos sociales se dan a conocer en
la “arena pública”, para confrontar con las orientaciones y los valores dominantes y para
transmitir a otros grupos sociales las nuevas pautas culturales elaboradas durante la

6
Elizabeth Burns, Theatricality. A Study of Convention in the Theatre and in Social Life, Londres,
Longman, 1972.
7
George Balandier, El poder en escenas, Buenos Aires, Paidós, 1994.
8
Melucci, Alberto "¿Qué hay de nuevo en los "nuevos movimientos sociales"? en Los Nuevos
Movimientos Sociales. De la ideología a la identidad, Laraña y Gusfield (eds.), Madrid, CIS, 1994,
p. 124. También utiliza el concepto de “arena pública” en el sentido referido aquí Daniel Cefaï. Cf.
D. Cefaï, “¿Qué es una arena pública? Algunas pautas para un acercamiento pragmático”, en D.
Cefaï, e I. Joseph (eds.), La herencia del pragmatismo. Conflictos de urbanidad y pruebas de
civismo, París, Édition de l‟Aube, 2002.
Ensayos sobre Arte, Comunicación y Políticas Culturales

28

latencia. El concepto de “arena pública” recuerda al acontecimiento teatral precariamente
dispuesto, por cuanto el movimiento social se hace visible actuando en representación de
sus perspectivas ante un conjunto de espectadores (la opinión pública, los medios, sus
adversarios), en defensa de derechos que se exponen como universales y retirándose
estratégicamente cuando las oportunidades así lo sugieren.

La opacidad del espectáculo

Uno de los hechos más controversiales de la política internacional registrado en
los últimos tiempos fue el asesinato de Osama Bin Laden. Como todo hecho de cierta
relevancia, los ciudadanos-espectadores no accedemos a él mediante descripciones
criteriosas o el análisis filosófico; más bien, somos arrastrados a presenciar el
acontecimiento de un modo espectacular, donde la simulación y la precariedad destacan
enérgicamente.
Señalemos que el acontecimiento y el hecho pueden ser distinguidos desde un
punto de vista analítico, pero los espectadores somos llevados por la magia opaca de las
tecnologías a aceptar que son inseparables, tal y como se presentan en las pantallas. De
tal manera, lo que en principio cuenta para los espectadores es el anuncio oficial del
hecho, el momento en que la sala virtual ve descorrer el telón y aparecer los comediantes.
Pues bien, el anuncio oficial fue presentado a la hora de máxima concentración de las
audiencias televisivas (un domingo por la noche), una forma de asegurarle a su
expectación colectiva un ambiente multitudinario, cuasi universal.
En cuanto a las operaciones de simulación, los diversos matices del
acontecimiento sólo permiten identificar parcialmente los recursos utilizados: el presidente
de los Estados Unidos leyendo pausadamente, sin mirar a los ojos de los televidentes, la
referencia al sufrimiento de las víctimas del terrorismo y el espíritu de fraternidad nacional
que despertó durante los aciagos días de septiembre de 2001, el elogio a los anónimos
agentes de inteligencia que posibilitaron el hallazgo del asesino de masas, la advertencia
de que no se pelea contra el Islam, que a pesar del logro obtenido, la lucha por la
seguridad aún continúa, etc.
El tercer dispositivo de la teatralidad, la precariedad, se refiere al carácter
instantáneo e inestable del acontecimiento espectacular, a la inmanencia del simulacro, a
su validez efímera, sin historia ni antecedentes más allá de lo referido en el espectáculo
mismo. Concentrémonos solo en un aspecto mínimo del anuncio oficial: la contradicción
Ensayos sobre Arte, Comunicación y Políticas Culturales

29

entre las convicciones liberales acerca de la legalidad y el derecho de las personas
(cuestión omitida en el anuncio oficial) y la idea de que la muerte del terrorista repara,
efectivamente, el daño causado. Barack Obama afirma que se ha hecho justicia
9
porque
autorizó que una patrulla de soldados (en flagrante violación de normas elementales como
la de la inviolabilidad del domicilio) asesinara a un grupo de personas desarmadas que sin
embargo se resistieron al arresto (que ningún juez con competencia había ordenado).
Entre otras consideraciones referidas a los ataques del 11 de setiembre de 2001, Obama
sostiene: “[…] el logro de hoy es un testimonio de la grandeza y la determinación del
pueblo estadounidense. […] que Estados Unidos puede hacer lo que se propone.
10

El ejemplo no termina en el anuncio oficial; poco después de finalizada su
transmisión, las cadenas de noticias pusieron en pantalla la algarabía callejera con que
unos cientos de personas celebraron la noticia en algunas ciudades de Estados Unidos;
en días posteriores, en otro anuncio oficial se advierte que no se mostrarán las fotos que
certifican el relato de Obama, pero se exhibe una imagen del momento en que los
secretarios de Estado y otros funcionarios encumbrados observan por televisión lo que
parece ser el registro audiovisual del operativo. Dicha imagen ofrece los rostros de
quienes sí pudieron contemplar de modo directo el espectáculo. Los gestos de estos
“privilegiados” componen un cuadro variopinto: algunos parecen disfrutar morbosamente
la escena, otros parecen más compungidos, otros denotan horror. Con este recurso
infrecuente en la televisión, pero no en el cine, se dio lugar a especulaciones acerca de lo
verdaderamente acontecido: y si Bin Laden no estaba escondido en cavernas
inaccesibles, ¿cómo se explica que no lo encontraran antes? ¿Por qué dan ahora la
noticia? ¿Quieren ocultar otra cosa? ¿Y no estaría muerto desde hace algún tiempo?
¿Acaso no han anunciado otras veces que habían dado con él? ¿Habrá existido Bien
Laden, después de todo?
La versión oficial relativizada y desmentida tan pronto como es conocida es un
ingrediente más de la teatralidad sin teatros, una suerte de intento por reconstruir el orden
de las evidencias compartidas que cada espectáculo teatral “sin teatros” pone en riesgo.
Es, consecuentemente, una posible derivación de lo que provoca la precariedad del
espectáculo. Según los casos, puede tratarse de perplejidad, de angustia, de euforia, de

9
Literalmente: “Justice has been done”. Recuérdese: ¡una justicia sin jueces, ni defensores, ni
jurados, ni pruebas, ni peritos!
10
Literalmente: “Yet today‟s achievement is a testament to the greatness of our country and the
determination of de American people. (…) We are once again remind that America can do whatever
we set our mind to”. Huelgan los comentarios.
Ensayos sobre Arte, Comunicación y Políticas Culturales

30

indiferencia, etc... La celebración que siguió al anuncio presidencial no puedo
prolongarse, pero es posible que con las especulaciones el caso no llegue a cerrarse, el
acontecimiento simule no haber terminado. En nuestros días, cuando la línea
demarcatoria entre realidad y simulación parece difícil de reconocer, emergen las voces
que se autoproclaman esclarecedoras de los enigmas contemporáneos. Como señala
Žižek (2006),
“en una época en que todas las narraciones globales, omnicomprensivas […]
ya no parecen posibles, el único modo de lograr algún tipo de «mapa
cognitivo»
11
, parece ser el relato paranoico de una teoría conspirativa, no sólo
para el populismo y el fundamentalismo de derechas, sino también para el
centro liberal […] y para las tendencias izquierdistas […]”

Proyección neomitológica de nuevas evidencias compartidas

La descripción que propone Žižek acerca de la imposibilidad de las narraciones
omnicomprensivas sugiere que las imágenes digitalizadas cumplirían una función central
en la comunicación política contemporánea. Entre otros motivos, porque la difusión de
tales imágenes a través de portales de fácil acceso o de redes sociales configuran
audiencias multitudinarias que comparten experiencias y evidencias con respecto a
asuntos crecientemente más complejos. A dicha complejidad conceptual o informativa
habría que añadir una dificultad sintáctica: artefactos tales como el video de duración
máxima de 10 minutos o las imágenes fijas acompañadas por un epígrafe brevísimo
simplemente no parecen medios adecuados para orientar la reflexión, profundizar la
conciencia o servir de ilustración al debate cívico.
El contenido de la política internacional se ha vuelto cada vez más irrepresentable
por estas tecnologías opacas, o en todo caso, la complejidad del poder globalizado no ha
encontrado aún dispositivos eficaces para promover la participación de los ciudadanos
más allá de la consternación o el terror. Estas formas de espectáculo informativo parecen
corresponder a la paradójica situación de los mitos, destinados a explicar lo inexplicable y
representar lo que no es posible representar, porque pertenecen a un régimen de validez
como el de la teatralidad, donde la verdad fáctica o empírica están supeditadas a la
precariedad, la simulación y la copresencialidad. No importa tampoco la coherencia

11
Comillas en el original (Žižek (op cit. p. 271.) El concepto de mapa cognitivo es equivalente a
nuestra noción de “evidencias compartidas”
Ensayos sobre Arte, Comunicación y Políticas Culturales

31

sistémica entre valores y acciones. Como en las verdades míticas, en los espectáculos
informativos se enlazan la creencia y la resignación, el misterio y el poder omnímodo.


Bibliografía
BADIOU, A. (2005) “Tesis sobre teatro”, En: Imágenes y palabras. Escritos sobre literatura
y teatro, Buenos Aires: Manantial. Pp. 125 ss.
BALANDIER, G. (1994) El poder en escenas, Buenos Aires: Paidós.
BURNS, E. (1972) Theatricality. A Study of Convention in the Theatre and in Social Life,
Londres: Longman.
DÉBORD, G. (1974) Sociedad del espectáculo. Buenos Aires: Ediciones de La Flor.
MELUCCI, A. (1994) "¿Qué hay de nuevo en los "nuevos movimientos sociales"?, en: Los
Nuevos Movimientos Sociales. De la ideología a la identidad, Laraña y Gusfield (eds.),
Madrid: CIS. P. 124.
MORIN, E. (1998) El Método IV. Las Ideas, Madrid: Cátedra.
ŽIŽEK, S. (2006) Lacrimae Rerum. Ensayos sobre cine moderno y ciberespacio. Buenos
Aires: Debate.





Ensayos sobre Arte, Comunicación y Políticas Culturales

32



Nuevas tecnologías y violencia mediática:
Desafíos de las políticas de comunicación ante las paradojas de
la „Sociedad de la Información‟

ANA SILVA
12



Introducción

De Denver a Londres o París, de Carmen de Patagones a Columbine, abundan los
casos infelizmente sonantes que, cada vez, vuelven a poner sobre el tapete encendidos
debates sobre la relación entre los “medios”, los y las “jóvenes” y la “violencia”. Varios de
los argumentos que se esgrimen en el marco de esos debates suelen actualizar un
conjunto de hipótesis sobre los efectos sociales de los medios, tan remanidas como
insistentes. En el presente artículo nos aproximaremos a la articulación entre políticas de
comunicación, usos sociales de las nuevas tecnologías y violencia
13
, con el propósito de
aportar a una primera revisión del estado de la cuestión de la violencia mediática como
problema público relevante para las políticas de comunicación. Para ello indagaremos en
los marcos regulatorios de carácter supranacional y nacional vigentes para el campo de
las comunicaciones sociales en nuestro país, con especial interés en la invocación de la
perspectiva ética sobre la comunicación que se actualiza en la discusión sobre la potestad
regulatoria del Estado en relación con ciertos contenidos y prácticas, en particular
aquellos considerados “violentos”, y los dilemas que se generan al momento de incluir en
dichos marcos regulatorios a las comunicaciones mediadas por nuevas tecnologías de la
información y la comunicación (TICs).

12
Facultad de Arte y Facultad de Ciencias Sociales, UNICEN. CONICET.
13
En esta problematización convergen y se articulan las reflexiones que venimos realizando, por
un lado, en el marco del proyecto “Violencia social y representación mediática” dentro del TECC,
Núcleo de Investigación de la Facultad de Arte de la UNICEN, con la dirección del Dr. Miguel Ángel
Santagada; y, por otro lado, en el proyecto “Imaginarios identitarios urbanos y alternidades
organizacionales: análisis de procesos histórico-culturales y comunicacionales como insumos para
el fortalecimiento participativo de la gestión social”, radicado en el PROINCOMSCI de la Facultad
de Ciencias Sociales de la UNICEN, y dirigido por el Dr. Ariel Gravano con codirección de la Lic.
Patricia Pérez.
Ensayos sobre Arte, Comunicación y Políticas Culturales

33

Con la intención de contribuir a un abordaje reflexivo de las tensiones que
escenifican las operaciones discursivas puestas en juego en la definición del problema y
las líneas de acción que se desprenden del plexo normativo correspondiente, podemos
identificar, en el contexto argentino, el encuentro de dos procesos y sus lógicas: por un
lado, el conjunto de reivindicaciones de distintos sectores sociales que han encontrado en
los últimos años su canalización y concreción en la formulación, sanción y aplicación de
una serie de leyes tendientes al reconocimiento y ampliación de los derechos de las
minorías y a la transformación de los marcos regulatorios en materia de comunicaciones
sociales
14
. Por otro lado, este proceso se entrama con los dictados de la agenda
transnacional de las políticas de comunicación dentro de la llamada “Sociedad de la
Información”, a cuyas líneas de acción Argentina suscribe como Estado participante en las
Cumbres Mundiales sobre la Sociedad de la Información.
La formulación de políticas públicas presupone el reconocimiento y construcción
de ciertos “problemas” públicos a los que se busca dar respuestas. En palabras de Oszlak
y O‟Donnell (1995), "de qué se trata" la cuestión es parte de la cuestión misma
15
. En ese
sentido, el proceso de diagnóstico y nominación –para el caso que nos ocupa, sobre los
modos en que se piensa y define a la violencia social y sus relaciones con las
representaciones mediáticas- constituye un problema de políticas de comunicación en
sentido amplio, es decir, vinculado a las “políticas de la significación” (Hall, 2010) que se
actualizan en la categorización misma de los problemas, sus límites y alcances. En esta
perspectiva, la letra jurídica supone la cristalización de un proceso de lucha ideológica
que la mayoría de las veces opaca, tras el uso de un vocabulario compartido y
pretendidamente universal, profundas tensiones entre posiciones políticas antagónicas
16
.
Con el propósito de desnaturalizar la instalación de la violencia como problema en la
agenda pública “global”, retomaremos las observaciones de Slavoj Žižek (2009) cuando
advierte que la misma constituye una de las contradicciones contemporáneas más

14
Ley 26.485 de Protección Integral para prevenir, sancionar y erradicar la violencia contra las
mujeres en los ámbitos en que desarrollen sus relaciones interpersonales (también conocida como
Ley de violencia de género); Ley 26.743 de identidad de género; Ley 26.061 de Protección integral
de niños, niñas y adolescentes; Ley 26.522 de Servicios de Comunicación Audiovisual; por
mencionar algunas de las más destacadas de la última década. A esto se suma la consolidación de
espacios de investigación pública y formulación de guías de buenas prácticas periodísticas (INADI,
Red PAR, Comunicar Igualdad, entre otros).
15
“Difícilmente encontraremos casos en los que todos los actores, incluido el estado, coincidan en
la percepción y valoración del problema social que se ha convertido en cuestión” (1995: 116).
16
Se trata, como afirma Eduardo Grüner siguiendo la noción de multiacentualidad del signo
ideológico de Voloshinov, de la lucha por imponer una monoglosia a la lengua, constitutivamente
heteroglósica (Grüner, 2006).
Ensayos sobre Arte, Comunicación y Políticas Culturales

34

significativas –“sintomáticas”, desde su lectura lacaniana-, dado que la proliferación de
discursos y normas que atienden a la erradicación de distintas formas de violencia y
discriminación contrastan con la no menos importante escalada de discursos, políticas y
prácticas basadas en el miedo al “otro” y su exclusión:
“La actual tolerancia liberal hacia los demás, el respeto a la alteridad y la
apertura hacia ella, se complementa con un miedo obsesivo al acoso. Dicho
de otro modo, el „otro‟ está bien, pero sólo mientras su presencia no sea
invasiva, mientras ese otro no sea realmente „otro‟” (Op. Cit: 57).

Žižek llama entonces la atención sobre el hecho de que la compasión humanitaria
por las víctimas de ciertos sucesos calificados como violentos aparece como la contracara
de los diversos mecanismos de insensibilización frente a las formas más brutales de
violencia. De este modo, se construye -y naturaliza- cierta actitud “políticamente correcta”
que condena airadamente algunos casos individuales de violación de los derechos
humanos mientras tolera el asesinato anónimo de miles de personas.
A fin de profundizar en el análisis de estas contradicciones tanto como de sortear
las trampas que impone el “falso sentido humanitario de la urgencia”, Žižek propone
diferenciar la violencia “subjetiva”, es decir las manifestaciones más visibles que suelen
asimilarse a la idea de violencia, de otros dos modos de violencia que denomina
“objetivas”: la violencia simbólica, encarnada en el lenguaje y sus formas, y la violencia
sistémica, aquella que es causada por el propio funcionamiento y reproducción de los
sistemas económico y político.
“La violencia subjetiva se experimenta como tal en contraste con un fondo de
nivel cero de violencia. Se ve como una perturbación de un estado de cosas
„normal‟ y pacífico. Sin embargo, la violencia objetiva es precisamente la
violencia inherente a este estado de cosas „normal‟. La violencia objetiva es
invisible puesto que sostiene la normalidad de nivel cero contra lo que
percibimos como subjetivamente violento. (Op. Cit.: 10)”

Desde esta perspectiva, son las propias urgencias que la retórica humanitaria
pone en juego en el combate contra las manifestaciones de la violencia subjetiva –a las
que se piensa como “estallidos”, ataques “sin sentido”- las que participarían de la
reproducción de la violencia sistémica que genera los mismos fenómenos que se busca
erradicar.
El análisis del filósofo esloveno introduce de este modo la cuestión del punto de
vista –social e histórico- que orienta el reconocimiento y la categorización de un
acontecimiento dado como “violento”, en tanto parte misma de las condiciones que
Ensayos sobre Arte, Comunicación y Políticas Culturales

35

producen y reproducen formas dadas de la violencia. La violencia no sería, entonces, una
propiedad exclusiva de determinados actos sino que se distribuye entre los actos y sus
contextos. O, como afirma el antropólogo Gabriel Noel, “la violencia, o cualquier otro
objeto de análisis, no es un observable –como sí lo es un empujón o una herida de bala-
sino una forma de denominar o clasificar lo que uno observa” (2006: 39). Se trata por lo
tanto de una categoría susceptible de variabilidad cultural que podemos vincular a su vez
con la configuración sociohistórica de las fronteras del espacio moral (Fassin, 2005)
17
.
En este punto destacamos los aportes de la perspectiva socioantropológica sobre
el tratamiento de la alteridad y las tensiones entre los recursos legitimantes de los
discursos hegemónicos y la distribución concreta de oportunidades sociales, con el
propósito de poner en cuestión las contradicciones que atraviesan actualmente el campo
de la regulación de la llamada Sociedad de la Información, en particular en lo que se
refiere a la perspectiva ética de la comunicación que se da por supuesta. Contradicciones
que no se limitan ni se agotan en la definición misma de los términos, sino que en última
instancia apuntan a la distribución de las condiciones de producción y acceso al discurso
público. La posibilidad de formular estos interrogantes se articula con la puesta en tensión
de las concepciones –antagónicas pero insertas en complejas tramas de convivencia- de
la comunicación en tanto bien de consumo o como servicio público.
A continuación nos referiremos brevemente a la puesta en debate de los modelos
de gestión y regulación de los medios que logra instalarse en la agenda de distintos
organismos multilaterales supranacionales en la década de 1970, a fin de señalar
continuidades y discontinuidades con los matices que adquiere a partir de la década de
1990 y hasta la actualidad.

Los debates internacionales sobre políticas de comunicación: del NOMIC a la CMSI.
¿Borrón y cuenta nueva?

En la década de 1970 se asistiría a lo que Armand Mattelart ha definido como “un
giro en el pensamiento comunicacional sobre los procesos de internacionalización en

17
Para Didier Fassin, las fronteras del espacio moral se encuentran en continuo desplazamiento,
dado que lo que se considera “intolerable”, aquello que las configura, no cesa de desplazarse, de
extenderse y recomponerse. La palabra “intolerable” supone el atravesamiento de un límite; se
trata de una norma y de un límite históricamente constituidos, y por lo tanto susceptibles de
relatividad temporal: hoy no sabemos cuáles serán los intolerables de mañana. No todas las
transgresiones se sitúan en una misma escala de valores, incitando a su vez a una jerarquía moral.
Ese doble trabajo de relativización y de jerarquización se impone contra el intento de encontrar un
intolerable absoluto, que sería sin historia y sin gradación.
Ensayos sobre Arte, Comunicación y Políticas Culturales

36

relación con la democracia” (2005: 53). Las condiciones de posibilidad de ese giro remiten
a una compleja trama de factores que han sido exhaustivamente reseñados y analizados
por numerosos referentes de la investigación en políticas de comunicación (Argumedo,
1987; Schmucler, 1997; Reyes Matta, 1984; Becerra, 2005; Mastrini y De Charras, 2004;
Mattelart, 2005, por hacer una enumeración sucinta y sin dudas incompleta). Sólo nos
detendremos en algunos de los principales hitos del planteamiento de esos debates.
El proceso de descolonización en Asia, África y los países aún no independizados
de América Latina que iría modificando el escenario geopolítico mundial en las décadas
de los ‟50 y ‟60 abrió el camino a la progresiva articulación e instalación de demandas por
parte de los nuevos estados poscoloniales en distintos organismos intergubernamentales.
En el contexto de la guerra fría, este proceso añade a la oposición Este-Oeste que
dominaba la agenda internacional las tensiones, reeditadas, entre el Norte y el Sur. Como
señalan Mastrini y De Charras (2004), esto adquiere especial relevancia en la medida en
que el voto de esos países empieza a cobrar un valor estratégico en el seno de las
Naciones Unidas
18
.
Al proceso de descolonización política se sumarían los reclamos por una
descolonización económica y cultural que se estructuran y cobran fuerza en distintos
organismos multilaterales supranacionales en los primeros años de la década de 1970. Se
plantea así, por un lado, la necesidad de un Nuevo Orden Económico Internacional
(NOEI) que apuntara a revertir los desequilibrios entre países en pos de un reparto más
justo y equitativo del comercio mundial. Por otro lado, se denuncian las asimetrías
culturales y comunicativas con la propuesta de un Nuevo Orden Informativo Internacional
(NOII) -más tarde Nuevo Orden Mundial de la Información y la Comunicación (NOMIC)- y
la búsqueda de instrumentos jurídicos y procesos regulatorios tendientes a lograr
condiciones más igualitarias y democráticas en el mapa geopolítico de las
comunicaciones que posibilitaran la descolonización cultural.

18
No obstante, como advierten los autores, “es claro que los „no alineados‟ no pudieron
mantenerse totalmente al margen de los bloques en disputa en la Guerra Fría. Ante la
imposibilidad de imponer una agenda propia, el bloque soviético impulsará los reclamos del MPNA.
Este apoyó será cuestionado por los países occidentales que invertirán la relación y acusarán al
MPNA de desarrollar las posiciones del bloque del Este” (2004: 2).
Tampoco puede desconocerse el peso crecientemente gravitante en esa trama de factores de la
Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP), constituida en 1960 y que una década
más tarde se encontraba ya en posición de imponer presiones a los países de economía
avanzada, como quedó evidenciado en el marco del conflicto entre Israel y Egipto-Siria, cuando los
países productores de petróleo cortaron el suministro de crudo provocando una escalada de su
precio mundial. En particular Argumedo (1987) y Schmucler (1997) dedican varios párrafos al
análisis del rol de la OPEP en la trama de intereses que posibilitaron la instalación de las
demandas del Tercer Mundo en los organismos intergubernamentales.
Ensayos sobre Arte, Comunicación y Políticas Culturales

37

La herencia del pasado colonial había dejado a esos países en una posición en la
que no sólo la información que recibían del resto del mundo les llegaba a través de las
grandes agencias internacionales (AP, UPI, Reuters, France Press), sino también las
noticias referidas a su propio territorio.
Ya en la posguerra se había fortalecido en el contexto de las Naciones Unidas la
adhesión a la premisa del “libre flujo de la información”
19
, que sería incluida en la
Declaración Universal de los Derechos del Hombre de 1948. A esa consigna, defendida
por los principales países desarrollados, el movimiento de países periféricos interpondría
la exigencia de que dicho flujo debía ser no sólo "libre" sino también "equilibrado".
Entre los principales hitos de esta primera etapa podemos mencionar la IV
Conferencia de Jefes de Estado y Gobierno de los Países No Alineados que se celebra en
Argel en septiembre de 1973, en cuyas declaraciones se denuncia la continuidad de
distintas formas de explotación y dominación económica, a la vez que se demanda que
los países en desarrollo impulsen “acciones concertadas para reorganizar los canales de
comunicación existentes, los cuales son un legado del pasado colonial”
20
. Estos principios
se retoman en la Asamblea General de las Naciones Unidas de 1974, donde se formulan
los lineamientos del Programa de acción sobre el establecimiento de un Nuevo Orden
Económico Internacional (NOEI) en el marco de la Estrategia Internacional de Desarrollo
de la ONU
21
.
En julio de 1976 se reúne en San José de Costa Rica la Primera Conferencia
Intergubernamental sobre Políticas y Comunicaciones en América Latina y el Caribe,
organizada por la UNESCO. En su declaración final, se insta a los Estados miembros a
definir y ejecutar políticas, planes y legislaciones “que hagan posible el advenimiento de
relaciones de comunicación más equilibradas tanto a nivel nacional como internacional”
22
.
Se define también la noción de derecho a la comunicación “como institución que se deriva

19
Héctor Schmucler señala algunos mojones que constituyen los antecedentes más directos de
ese debate: ya en 1946, una de las primeras resoluciones de la ONU, la Nº 59, aludía al concepto
de libertad de información y establecía que todos sus Estados miembros deberían formular
políticas tendientes a la protección del libre flujo de información dentro y fuera de sus fronteras.
Más tarde, en 1970, la Conferencia General de la UNESCO autoriza al director general a “ayudar a
los Estados miembros a formular sus políticas relativas a los grandes medios de información”
(1997: 260).
20
Para un análisis de las principales reivindicaciones políticas y económicas de la Conferencia de
Argel, véase Crisorio (1974); y sobre las demandas por los desequilibrios informativos, Schmucler
(1997).
21
Res. 3343 (XXIX) del 17 de diciembre de 1974.
22
Declaración de San José, 1976: 3.
Ensayos sobre Arte, Comunicación y Políticas Culturales

38

del derecho universal de libre expresión del pensamiento en sus aspectos de acceso y
participación”
23
.
A esta primera etapa de surgimiento y estructuración de las demandas de los
países periféricos (Argumedo, 1987) le sigue un segundo momento consistente en la
búsqueda de una conciliación de las posiciones en el seno de la UNESCO, que se
constituiría en el espacio privilegiado de discusión sobre los desequilibrios en los flujos de
información y comunicación.
En 1977, la UNESCO conforma la “Comisión Internacional para el estudio de los
problemas vinculados con la información y la comunicación”, presidida por el irlandés
Sean Mac Bride, con la ambiciosa misión de “estudiar la totalidad de los problemas de la
comunicación en las sociedades modernas”
24
. Los resultados del trabajo de la comisión
se difunden tres años más tarde, en la Reunión de la Conferencia General de la UNESCO
de 1980 con el título Un solo mundo, voces múltiples. Comunicación e información en
nuestro tiempo. El informe -también conocido como “Informe MacBride”- presenta un
minucioso análisis del estado de las comunicaciones mundiales en su contexto y sienta
las bases para la democratización de las mismas, estableciendo lo que debía ser el
Nuevo Orden Mundial de la Información y la Comunicación (NOMIC), tendiente a
modificar la posición monopólica de los países industrializados sobre el acceso a la
información y las tecnologías para las comunicaciones. En el prólogo, Sean MacBride
define al NOMIC en los siguientes términos:
“Es más exacto afirmar que el 'Nuevo Orden Mundial de la Información y la
Comunicación' es un proceso, y no un conjunto de condiciones y de prácticas.
Los aspectos de ese proceso se modificarán constantemente, al paso que los
objetivos seguirán siendo los mismos: una mayor justicia, una mayor equidad,
una mayor reciprocidad en el intercambio de información, una menor
dependencia con respecto a las corrientes de comunicación, una menor
difusión de mensajes en sentido descendente, una mayor 'autosuficiencia' e
identidad cultural y un mayor número de ventajas para toda la humanidad.”
(1980: 13).

El informe sostiene que los problemas fundamentales de la comunicación están
profundamente ligados “a las estructuras socioeconómicas y culturales, lo cual explica el
carácter altamente político que revisten en definitiva, e inevitablemente, los problemas de
comunicación y, por ende, su importancia primordial en los planes nacional e
internacional” (Op. Cit.: 14).

23
Id: 4.
24
MacBride, 1980: 11.
Ensayos sobre Arte, Comunicación y Políticas Culturales

39

Las intenciones regulatorias contenidas en las sucesivas declaraciones de la
UNESCO y condensadas en el informe MacBride no tardaron en provocar reacciones
entre los sectores liberales de los países centrales. Desde fines de los ‟70 comenzó a
hacerse evidente la consolidación de una posición crítica por parte de varios órganos de
prensa, especialmente de Estados Unidos, que contó con el apoyo de agencias de
noticias, organizaciones profesionales y de propietarios de medios como la Asociación
Interamericana de Radiodifusión (AIR) y la Sociedad Interamericana de Prensa (SIP)
(Díez, 2005; Argumedo, 1987).
En mayo de 1981 se reúnen en la ciudad de Talloires, Francia, unos sesenta
representantes de los organismos de prensa del autodenominado “mundo libre”. Las
posiciones emanadas de ese encuentro se plasman en la Declaración de Talloires, con el
lema “Voces de libertad”. Mercé Díez destaca que
“Entre los acuerdos, adoptados por unanimidad, se encontraba un
llamamiento a la UNESCO para que abandonase cualquier pretensión de
regular la prensa. […] Se insistía en la idea de que la UNESCO no respetaba
el concepto occidental de la libertad de prensa, porque facilitaba el
intervencionismo estatal en materia periodística, ni ayudaba al
desenvolvimiento de los medios de comunicación de los países en vías de
desarrollo” (2005: 147).

Los años siguientes se caracterizan por la particularización de las posiciones al
interior de los países periféricos así como en los países desarrollados y el intento por
desactivar los ámbitos de debate multilateral, por ejemplo con la salida en 1984 de EEUU
de la UNESCO, incluido su significativo aporte económico (Argumedo, 1987).
La década de 1980 estaría marcada por el avance de las políticas neoliberales que
dictaban el achicamiento del Estado y la implementación de medidas de desregulación y
privatización en distintos campos, que también estuvieron presentes en el mercado de las
telecomunicaciones permitiendo el ingreso de grandes conglomerados transnacionales y
habilitando la concentración de la propiedad en pocas y poderosas manos. Estos
procesos se afianzan durante la década de 1990, y especialmente en Argentina
impactarían en el sector de las comunicaciones con la habilitación para el ingreso de
capitales extranjeros, la concentración de la propiedad de las empresas del sector y la
consiguiente conformación de grandes holdings de multimedios.
Ensayos sobre Arte, Comunicación y Políticas Culturales

40

Cuando a principios del siglo XXI se celebran las dos primeras reuniones de la
Cumbre Mundial de la Sociedad de la Información
25
, en buena medida los debates
agitados en los ‟70 y parte de los ‟80 parecen haber sido cancelados. Mastrini y De
Charras hacen notar que la noción de Sociedad de la información retrotrajo la discusión
“hacia los niveles más tecnicista, ingenieril y mercantil de la comunicación, aislados tanto
de la producción de sentido y la cultura cuanto de los problemas de distribución de la
riqueza económica y simbólica, esto es, la dimensión más propiamente política de la
comunicación” (2004: 1). Atrás quedaría la célebre frase del Informe MacBride: “No es
posible entender la comunicación, considerada globalmente, si se hace caso omiso de
sus dimensiones políticas. La política –en el sentido noble de la palabra- no puede
disociarse de la comunicación” (1980: 44). El traslado desde la UNESCO a la UIT –es
decir, del ámbito cultural al tecnológico- como marco de los debates sobre políticas de
comunicación es elocuente en ese sentido (Reyes Matta, 1984; Schmucler, 1997;
Becerra, 2005).
Mastrini y De Charras (Op. Cit.) reconocen las siguientes diferencias sustantivas
entre el informe Mac Bride y las declaraciones de la CMSI:
“1. el mapa mediático hoy debe ser denominado „multimediático‟ y algunos
grupos superan en su facturación al PBI de varios países, sin embargo, los
medios tradicionales parecería que poseen poca importancia en la nueva
comunicación digital; 2. el concierto de naciones que naturalmente debatía en
el seno de la UNESCO hoy tiene un nuevo espacio de discusión en la UIT
(organización netamente técnica), transformando ciertos conceptos caros al
Mac Bride como Acceso y Participación en nociones meramente técnicas de
„acceso digital‟; 3. por las propias características de la organización
convocante, existen nuevos interlocutores para los Estados que ya no se
constituyen sólo en otros estados nación sino que se agregan las
corporaciones del sector privado y, en menor medida, la sociedad civil; 4. el
desequilibrio de la información ahora se denomina „brecha digital‟; 5. la
realización de un Programa Internacional para desarrollo de las
Comunicaciones ahora de se denomina „Fondo de Solidaridad Digital‟; 6. los
países periféricos, no han dejado de serlo, pero no se presentan en bloque
como los „no alineados‟; 7. un gran olvidado del debate de los 70‟s como fue la
sociedad civil reaparece en un lugar sumamente importante incluyendo en su
seno a la Academia, que sí había participado anteriormente; 8. algunas ideas
fuerza de los 70‟s como el Free flow of information han dejado paso a nuevas
ideas fuerza como el „entorno habilitador‟; 9. aparecen nuevos ejes de debate,
propios del desarrollo tecnológico y del uso social de las tecnologías como el
software libre y la propiedad intelectual; 10. finalmente, en orden pero no en
importancia, el proyecto de un Nuevo Orden Mundial de la Información y la

25
La CMSI se desarrolló en dos fases. La primera tuvo lugar en Ginebra, del 10 al 12 de diciembre
de 2003, y la segunda en Túnez, del 16 al 18 de noviembre de 2005.
Ensayos sobre Arte, Comunicación y Políticas Culturales

41

Comunicación devino en el proyecto de la Sociedad de la Información (Op.
Cit.: 9).

Al paso en que la agenda de las políticas de comunicación acusaba estas
transformaciones, no menores eran las que se venían dando en el terreno del desarrollo
tecnológico y de las formas de uso y apropiación social de la tecnología informática.
Manuel Castells (1999) identifica tres grandes momentos en los sistemas de
comunicación a lo largo del siglo XX, que van desde el predominio de los medios de
comunicación “de masas”, basados en el principio de broadcasting (un emisor, muchos
receptores), pasando por la progresiva segmentación de las audiencias con los “nuevos
medios de comunicación” descentralizados y diversificados que proliferan en la década de
1980 (emisoras radiales temáticas, televisión por cable, video), hasta la configuración de
un sistema multimedia, basado en redes informáticas, en los años „90. En palabras del
autor, “El surgimiento de un nuevo sistema de comunicación electrónico, caracterizado
por su alcance global, su integración de todos los medios de comunicación y su
interactividad potencial, está cambiando nuestra cultura” (Op. Cit: 361).
Este proceso de integración de medios antes diferenciados, también denominado
convergencia digital (Becerra, 2003), empieza a plantear una serie de desafíos al
momento de pensar cómo se regulan “distintos” medios –televisión, cine, radio, medios
gráficos- cuando convergen en un mismo soporte –Internet-, al tiempo en que proliferan
nuevas modalidades distributivas en la industria y se introducen nuevos actores, en
muchos casos asociados al capital financiero o al de empresas de servicios para
aprovechar la sinergia de sus redes (Becerra, 2005: 9-10)
A los fines de poder pensar las particularidades que asumen los procesos
regulatorios de la comunicación digital, retomaremos brevemente las observaciones de
Mariano Zukerfeld (2010), quien propone complejizar la aproximación habitual a Internet
en términos de una multiplicidad horizontal pensándola también, dialécticamente, como
una estratificación vertical. En esta perspectiva, aquello que llamamos Internet supone
una serie de niveles o capas en cada una de los cuales operan distintos grados de
concentración de la propiedad, de intereses económicos y de necesidades regulatorias. El
investigador diferencia cinco niveles: Infraestructura, Hardware, Software, Contenidos y
Red Social
26
, y señala que el de Infraestructura -que incluye los cables submarinos y

26
El nivel del Hardware comprende a las tecnologías digitales necesarias para unir a cada uno de
los nodos de Internet y para almacenar la información circulante. Incluye distintos tipos de
máquinas, desde las computadoras que actúan como servidores de las empresas proveedoras de
Ensayos sobre Arte, Comunicación y Políticas Culturales

42

satélites utilizados para transmitir información digital de manera intercontinental y los
tendidos de fibra óptica que llevan la información dentro de los continentes- es el más
básico y a la vez el que suele olvidarse con más facilidad, en una ignorancia
“políticamente interesada” que contrasta con la abundancia de datos, anécdotas, fotos y
comentarios sobre empresas como Google, Facebook o Microsoft y sobre personas
vinculadas a ellas como Bill Gates, Mark Zuckerberg o Steve Jobs.
Contra las atribuciones de heterogeneidad y diversidad que se asocian
habitualmente a Internet, el nivel de la infraestructura está en manos de unas pocas
empresas, con participación gubernamental en algunos casos, que oligopolizan la
circulación de los flujos de información digital
27
. Si miramos la distribución espacial-
material de los circuitos de ese nivel se evidencia que -contra el trazado reticular y
multifocal de los niveles de contenidos y la red social-, el mapa actual del cableado
submarino se define por el predominio del eje Norte-Sur y Norte-Norte
28
, no muy diferente
del que exhibía el mismo mapa hacia fines del siglo XIX.
Cada uno de los niveles que hacen posible el funcionamiento de Internet presenta
una preponderancia de diversas modalidades y necesidades regulatorias. Por ejemplo, en
el nivel de la infraestructura es más relevante la regulación de la propiedad física y
privada, mientras que en los niveles superiores cobra mayor peso la propiedad intelectual.
Esto hace que en cada nivel haya, también, distintos grupos de intereses que presionan
sobre los Estados para obtener legislaciones acordes, más restrictivas o más flexibles
según el segmento de mercado del que se trate. Un ejemplo de este tipo de presiones son
las que ejercen algunos de los grandes conglomerados de la industria del espectáculo,
entre ellos las compañías discográficas y de cine, en pos de restringir la circulación
gratuita de contenidos en la red. Al mismo tiempo, estas medidas restrictivas colisionan

Internet hasta las computadoras personales y portátiles y los dispositivos de telefonía móvil que se
apoyan en aplicaciones de Internet. El siguiente nivel, el del Software, es el más heterogéneo, y
también está presente en los dos niveles anteriores ya que para que éstos funcionen se necesitan
numerosos programas de complejidad variable. Incluye los protocolos TCP/IP, el email y la World
Wide Web, los navegadores y los buscadores, y los distintos programas que hacen que las páginas
web funcionen. El nivel de Contenidos comprende toda forma de información digital que puede
consultarse online o descargarse. Finalmente, el nivel de la Red Social, es el de los sujetos que
utilizan Internet poniendo en juego distintos tipos de conocimientos para navegar, producir
contenidos, o para ejercer roles de moderación, organización de foros, etc, y, especialmente, la
conformación de “comunidades virtuales” (Zukerfeld, 2010: 79).
27
“[…] mientras se celebra el hecho cierto de la expansión democratizante del extremo de la red
social o de la capa de los contenidos, a la vez que se afirma la efectiva potencia de los millones de
usuarios para superar determinadas instancias regulatorias, la infraestructura de Internet es
propiedad de un puñado de empresas capitalistas” (Zukerfeld, Op. Cit.: 13).
28
http://www.submarinecablemap.com/
Ensayos sobre Arte, Comunicación y Políticas Culturales

43

con la emergencia de nuevos modos de producir y consumir contenidos culturales que
ponen en cuestión los viejos parámetros de las industrias culturales, mientras se van
configurando nuevas dinámicas de regulación capitalista como la apropiación incluyente
29
.
En este contexto, de acuerdo con Rifkin (2000), se ha pasado de un régimen de
propiedad de bienes hacia un régimen de acceso, en el que lo que se comercializa no son
tanto bienes y servicios relacionados con la industria cultural tradicional sino el acceso a
una extensa gradación de experiencias culturales. Por otro lado, la lógica del acceso
atraviesa la discusión sobre la “brecha digital”, que ha tomado el lugar de la discusión por
los desequilibrios en el marco del NOMIC, centrándose en la cuestión del acceso a las
tecnologías. En palabras de Martín Becerra,
“El acceso es una de las pocas nociones que sobrevivieron del naufragio
padecido por la agenda del NOMIC, aunque resignificada: acceso
corresponde, en el marco de la CMSI, a acercamiento a las infraestructuras de
tecnología infocomunicacional. Otros conceptos clave, como participación,
democratización, desmonopolización o des-colonización, han sido
ausentados de los debates. Esta ausencia se debe a una intención expresa de
eludir el tratamiento de temas que, por el peso que han tenido en el pasado en
la deliberación sobre políticas info-comunicacionales, pueden considerase
verdaderos tabúes. El mayor tabú es el que rodea al término comunicación,
prudentemente evitado en las declaraciones oficiales de la Cumbre” (2005:
134).

La brecha digital ha tendido a ser conceptualizada “en términos binarios: un
individuo o grupo social tiene acceso o no a Internet, usa esta tecnología o no”
(Finquelievich, S y D. 2007: 221), pero como advierte Inés Dussel -investigadora del área
de Educación y Nuevas Tecnologías de FLACSO y asesora del programa Conectar
Igualdad de Argentina-, la dinámica de extensión y abaratamiento de las tecnologías hace
que la brecha se desplace progresivamente del acceso a los usos (Dussel, 2011)
30
.
La discusión sobre la “brecha digital” atañe, entonces, más que al acceso; involucra
cuestiones de alfabetización digital, de provisión pública y de formulación de políticas que
tengan en cuenta las múltiples formas de tecnologías electrónicas de bajo costo que ya

29
“Se trata de una modalidad que, a diferencia de la propiedad (física e intelectual), no se basa en
la exclusión. Por el contrario, tiene como sustento la estimulación del acceso libre y la
conformación de comunidades. En lugar de fundar la ganancia capitalista en cercamientos al
acceso, la apropiación incluyente se concentra en aprovechar la producción impaga de
conocimientos (los marxistas dirían „trabajo‟ en vez de conocimientos) de los internautas (y los
autonomistas preferirían hablar de las „multitudes‟).” (Zukerfeld, 2010: 11).
30
"Muchos de los problemas son los mismos que pueden observarse en relación con la enseñanza
más general: la fragmentación y la desigualdad del sistema educativo, la falta de relevancia de
contenidos y estrategias cognitivas, la dificultad para enseñar cosas más complejas, el
desplazamiento de las funciones pedagógicas hacia otras de corte socializador". (Dussel, 2011: 56)
Ensayos sobre Arte, Comunicación y Políticas Culturales

44

están ampliamente difundidas, como los dispositivos de telefonía móvil. Optimizar esos
caminos en lugar de reforzar los ya existentes es tal vez uno de los principales desafíos a
la hora de pensar la “inclusión digital” (Kaufman, 2007; De Moraes, 2010).
Decíamos más arriba respecto de los modos en que se formulan los marcos de
interpretación e incumbencia de las políticas públicas de comunicación que esa lucha no
se agota en la definición misma de los términos, sino que involucra la propia distribución
de las condiciones de participación en el discurso público.
El Informe MacBride incluía abundantes referencias a los distintos modos en que la
comunicación aparece atravesada por las desigualdades sociales, no categorizadas
explícitamente como “violencia” pero sí en términos de desequilibrios, ampliación o
vulneración de derechos u obstáculos a la democratización de las comunicaciones. Por
ejemplo, se señalaba que “De todas las violaciones a los derechos humanos, la más
sistemática y arraigada es la negativa de la igualdad a las mujeres”
31
, y que la industria de
las telecomunicaciones refleja esta desigualdad, tanto en la escasa participación de las
mujeres en las instancias de producción como en el modo de tratamiento de las mujeres
en la construcción de las noticias. Hacía hincapié en el rol de los medios masivos de
comunicación en la difusión de los derechos sociales, en el combate a la discriminación
étnica y en la promoción de la paz y del desarme, tema clave en la agenda política de la
época. Incluía asimismo una serie de recomendaciones acerca de las formas de
construcción de las noticias que contribuyeran a esos objetivos, por caso, al señalar que
“La definición de la noticia deberá expandirse para incluir no sólo sucesos sino procesos
enteros: el hambre, por ejemplo, es un proceso; mientras que una huelga de hambre es
un suceso”
32
.
Por otro lado, en las declaraciones de la CMSI hay una referencia permanente a la
responsabilidad de las partes en la erradicación de la violencia, la discriminación y el “uso
abusivo” de las TICs, aunque esta explicitación va acompañada de un despojo de las
fuertes consideraciones políticas del NOMIC respecto de las causas estructurales de la
violencia, en lo que termina por resultar una enumeración de “buenas prácticas”
desprovistas de contexto.
La cuestión de fondo a seguir atendiendo remite, entonces, al entramado de los
desequilibrios y desigualdades en las condiciones de participación en las comunicaciones,
por lo que la discusión sobre la regulación de la comunicación –nuevas tecnologías

31
1993: 161.
32
Id: 136.
Ensayos sobre Arte, Comunicación y Políticas Culturales

45

incluidas- constituye una instancia más para pensar el modelo tecnológico y político y los
modos de apropiación social de la tecnología. Parafraseando a Benjamin, diremos que se
sigue tratando de responder a la tecnificación de la política con la politización de la
técnica.

Políticas de comunicación, violencia/s y ampliación de derechos

En el contexto de la instalación de la noción de Sociedad de la Información en la
agenda transnacional se produce en Argentina el avance de la discusión en torno de la
Ley 26522 de Servicios de Comunicación Audiovisual, con la que finalmente se
remplazaría al decreto-ley de radiodifusión 22.285 impuesto en 1980 por la última
dictadura militar.
El proceso de construcción de los fundamentos de la nueva ley se inició con el
retorno a la democracia y su camino estuvo marcado por sucesivos avances y retrocesos
en los que se presentaron una diversidad de proyectos de ley y los distintos gobiernos
implementaron medidas en sentidos contradictorios. Mariana Baranchuk (2010) reseña
ese recorrido, que tiene uno de sus primeros hitos en la conformación, en 1987, del
Consejo para la Consolidación de la Democracia (COCODE), al que el entonces
presidente Raúl Alfonsín encomienda la redacción de una nueva ley de radiodifusión.
Entre esa fecha y la sanción de la ley 26.522 en 2009 se presentó casi una centena de
proyectos por parte de distintos actores y sectores sociales y políticos. Durante los
gobiernos de Carlos Menem se introdujeron modificaciones al decreto-ley 22.285 en
sentido contrario a cualquier intento de democratización de las comunicaciones,
habilitando la conformación de multimedios así como la concentración y extranjerización
del sistema de medios. A fines de 2003 se forma la Coalición para una Radiodifusión
Democrática, integrada por los gremios de la comunicación de la CGT y de la CTA, las
Universidades Nacionales, Organizaciones Sociales, Cooperativas y Organismos de
Derechos Humanos. En 2004, la Coalición presenta los 21 puntos para una radiodifusión
democrática que servirían de base para la nueva ley. Los 21 puntos recuperan algunos de
los principales ejes del NOMIC en pos de una democratización de las comunicaciones:
comunicación como servicio público, espectro radioeléctrico como patrimonio común de la
humanidad, el Estado como garante de la diversidad cultural y el pluralismo informativo.
A partir de la definición de la comunicación como servicio público no sólo se
desprende la puesta en cuestión de los modelos de propiedad y de gestión de los medios
Ensayos sobre Arte, Comunicación y Políticas Culturales

46

y de las condiciones de acceso y participación del conjunto de la sociedad, sino que se
abren otras consideraciones acerca de la regulación, promoción y/o desaliento de ciertos
contenidos.
La Ley 26522 incluye en su articulado una mención explícita a la perspectiva ética
de la comunicación que adhiere a –y cita textualmente- lo expresado en las declaraciones
supranacionales vigentes sobre la Sociedad de la Información e invita a la investigación
en ese terreno:
[…] La sociedad de la información debe basarse en valores aceptados
universalmente, promover el bien común e impedir la utilización indebida de
las TIC.
a) Tomar las medidas necesarias para promover la observancia de la paz y el
mantenimiento de los valores fundamentales de libertad, igualdad, solidaridad,
tolerancia, responsabilidad compartida y respeto de la naturaleza.
b) Todas las partes interesadas deben acrecentar su conciencia de la
dimensión ética de su utilización de las TIC.
c) Todos los actores de la sociedad de la información deben promover el bien
común, proteger la privacidad y los datos personales así como adoptar las
medidas preventivas y acciones adecuadas, tal como lo establece la ley,
contra la utilización abusiva de las TIC, por ejemplo, las conductas ilegales y
otros actos motivados por el racismo, la discriminación racial, la xenofobia y
otros tipos de intolerancia, el odio, la violencia, y todas las formas del abuso
infantil, incluidas la pedofilia y la pornografía infantil, así como el tráfico y la
explotación de seres humanos.
d) Invitar a las correspondientes partes interesadas, especialmente al sector
docente, a seguir investigando sobre las dimensiones éticas de las TIC.

La sanción de la ley puede encuadrarse en una serie de modificaciones legislativas
que dan cuenta de un plexo normativo que responde a un conjunto de reivindicaciones
“que toman visibilidad en el marco internacional del sistema de derechos, pero también de
una bisagra entre las prácticas culturales naturalizadas y los nuevos modos posibles de
hacer y consumir periodismo.” (Morales, 2011). En este sentido, cabe mencionar que en
el año 2009 se sanciona la Ley 26485 de Protección Integral para Prevenir, Sancionar y
Erradicar la Violencia contra las Mujeres en los ámbitos en que desarrollen sus relaciones
Interpersonales, conocida también como Ley de Violencia de Género, que viene a
sumarse a otras como la Ley 26061 de Protección Integral de Niños, Niñas y
Adolescentes.
La categoría de “violencia mediática” es explícitamente incluida en el articulado de
la Ley 26485, y definida como
“aquella publicación o difusión de mensajes e imágenes estereotipados a
través de cualquier medio masivo de comunicación, que de manera directa o
indirecta promueva la explotación de mujeres o sus imágenes, injurie, difame,
Ensayos sobre Arte, Comunicación y Políticas Culturales

47

o discrimine, deshonre, humille o atente contra la dignidad de las mujeres,
como así también la utilización de mujeres, adolescentes y niñas en mensajes
e imágenes pornográficas, legitimando la desigualdad de trato o construya
patrones socioculturales reproductores de la desigualdad o generadores de
violencia contra las mujeres.” (Art. 6, inc. f)

Por su parte, la Ley 26.522 se articula con aquélla en tanto promueve “la protección
y salvaguarda de la igualdad entre hombres y mujeres, y el tratamiento plural, igualitario y
no estereotipado, evitando toda discriminación por género u orientación sexual” (Art. 3,
inc. m), así como cuando se refiere a los contenidos de la programación:
“La programación de los servicios previstos en esta ley deberá evitar
contenidos que promuevan o inciten tratos discriminatorios basados en la
raza, el color, el sexo, la orientación sexual, el idioma, la religión, las opiniones
políticas o de cualquier otra índole, el origen nacional o social, la posición
económica, el nacimiento, el aspecto físico, la presencia de discapacidades o
que menoscaben la dignidad humana o induzcan a comportamientos
perjudiciales para el ambiente o para la salud de las personas y la integridad
de los niños, niñas o adolescentes” (Art. 70).

Las medidas reseñadas están principalmente dirigidas a regular y promover la
sanción de imágenes y mensajes estereotipados y/o discriminatorios en el marco de los
medios de comunicación tradicionales como la televisión, la prensa, la radio o el cine,
pero es necesario continuar profundizando en las especificidades que asume su
aplicación en el caso de los medios digitales, en los que la violencia adquiere nuevas
formas. Por ejemplo, en el contexto de las redes sociales en internet, que se encabalgan
en un límite difuso entre lo privado y lo público y suelen poner en contradicción el derecho
a la libertad de expresión con la eventual vulneración de otros derechos, al mismo tiempo
que involucran las “políticas de privacidad” de las empresas que prestan esos servicios.
La división jurídica tradicional de lo público y lo privado ha constituido un arma de
doble filo en lo que respecta a las posibilidades de intervención sobre casos de violencia
contra mujeres y niños o niñas. La efectivización de la tutela estatal sobre los derechos
depende por lo general de la denuncia de alguna de las partes involucradas. Modalidades
particulares de violencia como el “ciberacoso” o el “ciberbullying”
33
a través de las redes

33
El INADI define al ciberacoso como aquella situación “a través de la cual un niño, niña,
adolescente y/o persona adulta es atormentada, amenazada, acosada, humillada, avergonzada por
una persona adulta por medio de internet, medios interactivos, tecnologías digitales o teléfonos
móviles”; mientras que el cyberbullying es la situación “en la cual un menor o una menor de edad
atormenta, amenaza, hostiga, humilla o molesta a otro u otra menor mediante el uso de
dispositivos informáticos como computadoras con acceso a internet, redes sociales, blogs, correos
electrónicos, teléfonos móviles o consolas de juegos. O sea es el acoso entre iguales en el ámbito
de las TICs.” (2011: 110-111).
Ensayos sobre Arte, Comunicación y Políticas Culturales

48

sociales o del correo electrónico activan complejas articulaciones de la legislación
específica sobre acoso, violación de la privacidad y delitos informáticos, que más que
nunca hacen necesario el trabajo sobre la divulgación y toma de conciencia sobre los
derechos por parte de quienes utilizan esas tecnologías. Cabe a la investigación pública,
entonces, contribuir a la indagación y puesta en debate de estas cuestiones.

Reflexiones finales

En las páginas anteriores intentamos problematizar las contradicciones que
atraviesan el campo de la regulación de la llamada Sociedad de la Información, tanto
respecto de las diferentes racionalidades involucradas cuanto de las comunidades de
práctica que intervienen en las distintas instancias de implementación de esas
regulaciones. En ese marco, nos centramos en los desafíos que suscitan los procesos de
digitalización y de convergencia tecnológica catalizados por las tecnologías informáticas;
por un lado en lo que se refiere a la posibilidad de aprehender el sentido de prácticas
socioculturales emergentes, y por otro, respecto de la formulación e implementación de
marcos regulatorios y de líneas posibles de trabajo para profundizar la democratización de
las comunicaciones en el contexto de los avances realizados en el país en los últimos
años.
En una coyuntura en la que se dirime la plena instrumentación de la Ley 26.522,
uno de los focos de atención, debido a los fuertes intereses económicos y políticos que
están en juego, ha sido la cuestión de la propiedad de los medios, a la que intentamos
pensar como parte de ese proceso necesariamente dialéctico en el que se busca
transformar tanto las condiciones de acceso a la palabra pública cuanto las posibilidades
de que esa palabra exprese nuevas maneras de ser y estar en el mundo.
Específicamente en lo que respecta a la indagación sobre las formas de la
violencia mediática, creemos que los aportes que puedan hacerse desde la investigación
deben apostar a la superación del destello fascinador de las manifestaciones de la
violencia subjetiva y a plantearse las preguntas sobre las condiciones de fondo que hacen
posibles tanto su existencia como su pregnancia. En suma, que los avances en materia
de legislación y “buenas prácticas” sean correlato del avance en el ejercicio de derechos y
de la distribución concreta de oportunidades sociales.


Ensayos sobre Arte, Comunicación y Políticas Culturales

49

Bibliografía
ARGUMEDO, A. (1987) “Anexo: breve reseña cronológica del debate internacional sobre
el Nuevo Orden Mundial de la Información y las comunicaciones”. En: Los laberintos de la
crisis. América Latina: poder transnacional y comunicaciones. Buenos Aires: Puntosur-
ILET.
BARANCHUK, M. (2010) “Una historia sobre la promulgación de la ley 26.522 de
Servicios de Comunicación Audiovisual (o el largo camino hacia la democratización de las
comunicaciones)”. En: Ley 26522 de Servicios de Comunicación Audiovisual. Historia,
antecedentes europeos y principales artículos. Bs. As: Autoridad Federal de Servicios de
Comunicación Audiovisual.
BECERRA, M. (2003) Sociedad de la información: proyecto, convergencia, Divergencia.
Buenos Aires: Norma.
BECERRA, M. (2005) “Las políticas de infocomunicación1 ante la Cumbre Mundial de la
Sociedad de la Información (CMSI)”. En: Quaderns del CAC Nº 21. Enero-abril.
CASTELLS, M. (1999) La Era de la información. Economía, Sociedad y Cultura Vol I. La
sociedad red, Alianza Editorial, Madrid.
CRISORIO, D. (1974) “Argel 1973. Las naciones unidas del Tercer Mundo”. Fascículos
del CEAL, Buenos Aires, Centro Editor de América Latina.
DE MORAES, D. (2010) Mutaciones de lo visible. Comunicación y procesos culturales en
la era digital. Buenos Aires: Paidós.
DÍEZ, M. (2005) “La UNESCO en la prensa internacional (1974-1984)”. Quaderns del CAC
N° 21. Enero-abril de 2005.
DUSSEL, I. (2011) Aprender y enseñar en la cultura digital. Bs. As: Santillana.
FASSIN, D. y BOURDELAIS, P. eds. (2005) Les constructions de l‟intolerable. Études
d‟anthropologie et d‟histoire sur les frontières de l‟espace moral. Montreal: La Découverte.
FINQUELIEVICH, S. y FINQUELIEVICH, D. (2007) “Iniciativas para acceder a la Sociedad
de la Información: sistemas sociales de respuesta a las necesidades de conectividad”. En:
Kaufman, E. (2007) Políticas públicas y tecnologías. Líneas de acción para América
Latina. Buenos Aires: La Crujía.
GRÜNER, E. (2006) El sitio de la mirada. Secretos de la imagen y silencios del arte.
Buenos Aires: Norma.
HALL, S. (2010) Sin garantías: Trayectorias y problemáticas en estudios culturales.
Popayán: Envión editores.
Ensayos sobre Arte, Comunicación y Políticas Culturales

50

KAUFMAN, E. (2007) Políticas públicas y tecnologías. Líneas de acción para América
Latina. Buenos Aires: La Crujía.
MASTRINI, G. y DE CHARRAS, D. (2004) “Veinte años no es nada: del NOMIC a la
CMSI”. Ponencia al Congreso IAMCR 2004, Porto Alegre, Brasil.
MATTELART, A. (2005) “El descobriment titubejant dels processos d'internacionalització”.
En: Quaderns del CAC Nº 21. Enero-abril de 2005.
MORALES, P. (2011) “La violencia mediática, un llamado de alerta”. Télam, 25/11/11.
NOEL, G. (2006) “Una aproximación etnográfica a la cotidianeidad, el conflicto y la
violencia en escuelas de barrios populares”. En: Miradas Interdisciplinarias sobre la
Violencia en las Escuelas. Buenos Aires: Ministerio de Educación, Ciencia y Tecnología
de la Nación.
OSZLAK, O. y O'DONNELL, G. (1995) “Estado y políticas estatales en América Latina:
hacia una estrategia de investigación”. En: Redes, Vol. 2, Núm. 4, 1995, pp. 99-128.
Universidad Nacional de Quilmes.
REYES MATTA, (1984) “El nuevo orden informativo reubicado: de la UNESCO a la UIT”,
en Comunicación y Cultura nro. 11. México, p. 9-16.
RIFKIN, J. (2000) La era del acceso. La revolución de la nueva economía. Buenos Aires:
Paidós.
SCHMUCLER, H. (1997) Memoria de la comunicación. Buenos Aires: Biblos.
ŽIŽEK, S. (2009) Sobre la violencia. Seis reflexiones marginales. Barcelona: Paidós.
ZUKERFELD, M. (2010) “De niveles, regulaciones capitalistas y cables submarinos: una
introducción a la arquitectura política de Internet”. Revista Virtualis. http://e-tcs.org/wp-
content/uploads/2011/11/Revista-virtualis.pdf

Fuentes consultadas
Cumbre Mundial sobre la Sociedad de la Información. Documentos finales. Ginebra 2003-
Túnez 2005. UIT, 2005.
Declaración de San José. Conferencia Intergubernamental sobre Políticas de
Comunicación en América Latina y el Caribe, San José de Costa Rica, julio 1976.
“Declaración de Talloires”. En: Revista Chasqui, segunda época. Nro. 1, octubre 1981.
“Discriminación en internet”. En: Buenas prácticas en la comunicación pública. Buenos
Aires, INADI, 2011. Pp. 109-122.
Ley 26.485 de Protección Integral para Prevenir, Sancionar y Erradicar la Violencia contra
las Mujeres.
Ensayos sobre Arte, Comunicación y Políticas Culturales

51

Ley 26.522 de Servicios de Comunicación Audiovisual. http://www.afsca.gob.ar/ley-de-
servicios-de-comunicacion-audiovisual-26-522/
MacBride, S. y otros (1980) Un solo mundo, voces múltiples. Comunicación e información
en nuestro tiempo. México: FCE.
Resolución de la Asamblea General de las Naciones Unidas en su 29º período de
sesiones Nº 3343 (XXIX) del 17 de diciembre de 1974.



Ensayos sobre Arte, Comunicación y Políticas Culturales

52















REPRESENTACIONES ARTÍSTICAS












Ensayos sobre Arte, Comunicación y Políticas Culturales

53



Las narrativas humanitarias en el cine documental argentino de
los ochenta
JAVIER CAMPO
34



Las narrativas humanitarias se caracterizan por su confianza en los testimonios
anclados en el cuerpo como un signo de verdad absoluta e incontrastable, destaca
Thomas Laqueur (1996: 177). Luego de hacer un recorrido por la producción de las
mismas en la novela realista y el discurso médico Laqueur dice que esas “montañas de
hechos”, elevadas por las narrativas humanitarias a una categoría superior de evidencia,
“despiertan pasiones de misericordia que pueden implicar (eventualmente) un deber ser”
(1996: 194-204). La elaboración de estas narrativas implica una necesidad, una
conminación a la movilización, a la acción en favor de la modificación de las condiciones
que favorecieron el sufrimiento infligido a ese cuerpo, vivo o muerto, que testimonia.
Cuando las narrativas humanitarias se encuentran en una primera etapa de producción
acumulan pilas de evidencia (testimonial) que parecieran indicar “créanlo, es la verdad”
para que luego sus discursos, cuando ya han ganado una legitimidad suficiente, sean
considerados como verdaderos por el mero hecho de presentarse como testimoniales. En
el caso de la formación y formulación de las narrativas humanitarias de los derechos
humanos en el caso argentino (1976-1989) ese pasaje se vuelve patente desde el exilio
(que va aceptando formas de militancia política no revolucionaria -antitéticas con la
ideología de gran parte de los exiliados- y motoriza campañas de solidaridad internacional
basadas en evidencias aportadas por liberados de los campos de tortura) hacia el retorno
del gobierno democrático en el que asumen fuerza los discursos testimoniales de
familiares de desaparecidos, ya sin la necesidad inherente de acumular evidencias, sino
legitimados por el mero hecho de presentarse como testimonios del sufrimiento y el dolor
filial.

34
UNICEN. Centro de Investigación y Nuevos Estudios sobre Cine (FFyL-UBA). Instituto de
Investigaciones Gino Germani (FCS-UBA).
Ensayos sobre Arte, Comunicación y Políticas Culturales

54

Asimismo, tanto como resulta imprescindible presentar hechos, “sin mensajes
claros, sin testimonios fuertes” no es posible fortalecer a las narrativas humanitarias
(Sikkink, 1996: 77). Como apunta Kathryn Sikkink la red de derechos humanos en
formación a fines de los setenta “respondía a las demandas inmediatas de documentar las
masacres o excarcelar a alguien”, con la consolidación de la red en Latinoamérica y la
legitimación de sus narrativas humanitarias ya en los ochenta, “la mayoría de los
organismos de derechos humanos de la región adoptó una estrategia legal que priorizaba
la necesidad de enjuiciar a los responsables de la represión” (1996: 77-80). Es decir que
una vez que esos testimonios lograron la atención y el respeto de la sociedad los
responsables de su producción y defensa los hicieron circular por estrados y tribunales
para que fuesen útiles no ya para “salvar” a detenidos, sino para castigar a los culpables
de idear y llevar a cabo el plan de desaparición. Las narrativas humanitarias fueron
virando de acuerdo a las circunstancias y su legitimidad ganada gracias, según Sikkink, a
los “testimonios fuertes”.
Ese fortalecimiento de lo testimonial vuelve incuestionable a la memoria porque
deviene de la experiencia. “Esto es lo que vuelve a la memoria -advierte Beatriz Sarlo-, de
algún modo, irrefutable: el valor de verdad del testimonio pretende sostenerse sobre la
inmediatez de la experiencia” (2005: 55). La experiencia resulta el último refugio de la
veracidad, y esa experiencia sólo puede ser sacada a flote por el testimonio, que adquiere
dimensiones colosales en el caso de las narrativas humanitarias para favorecer
enjuiciamientos que, por otra parte, están propulsados por las redes transnacionales de
derechos humanos. El testimonio se convierte así en un “vehículo de memoria” delimitado
por los marcos culturales de lo comunicable en una época entre los que se van dibujando
memorias emblemáticas. Es decir, dentro de esos marcos: hay recuerdo pero también
olvido. Según Steve Stern “la memoria emblemática es una gran carpa en que hay un
„show‟ que va incorporando, dando sentido y organizando varias memorias, articulándolas
al sentido mayor. Este sentido mayor va definiendo cuáles son las memorias sueltas que
hay que recordar, dándoles la bienvenida a la carpa, y cuáles son las cosas en cuyo caso
mejor es olvidarlas o empujarlas hacia los márgenes” (1998: 14). En ese sentido resulta
pertinente destacar que las memorias emblemáticas “no son invenciones arbitrarias”
(Stern, 1998: 18). El azar no tiene su lugar en este proceso, hay intereses y pujas de
poder que fuerzan en determinado sentido el rumbo de las memorias emblemáticas.
En el caso latinoamericano, durante las dictaduras y luego de su finalización, una
de las premisas de las redes transnacionales de derechos humanos era no historizar la
Ensayos sobre Arte, Comunicación y Políticas Culturales

55

trayectoria política de los desaparecidos, de los denunciantes ni de la violencia política,
basarse únicamente en lo aberrante e ilegal del secuestro, tortura, desaparición y muerte.
El anclaje del discurso de las narrativas humanitarias estaba en recalar en el carácter de
violación a los derechos humanos, cualquiera fuese la trayectoria de los desaparecidos
(que ya no eran interpelados como militantes o compañeros, sino como víctimas). Es
posible decir, utilizando a Maurice Halbwachs, que las narrativas humanitarias (que, a su
vez, se encuentran entre los marcos de concepción de memorias emblemáticas) son “una
reconstrucción del pasado [que] adapta la imagen de hechos remotos a las creencias y
necesidades espirituales del presente” (en Schwartz, 1992: 98).

Las narrativas humanitarias en acción

En el exilio se dio, como destaca Emilio Crenzel (2008), una profunda
transformación de las narrativas revolucionarias en, prácticamente, su opuesto: las
narrativas humanitarias. De la justificación del uso de la violencia política al apego hacia lo
legal, del desprecio por la Constitución como letra muerta que es usada en favor de los
intereses de la burguesía a la militancia democrática en favor del afianzamiento de la
República. De la acción por la lucha revolucionaria hacia la defensa de los derechos
humanos, las narrativas viraron bruscamente en el exilio dando cuenta de una rotunda
derrota política de las organizaciones armadas, cayendo con ellas también las no
armadas.
Como destaca claramente Vania Markarian el cambio de coyuntura internacional
repercutió profundamente entre los exiliados sudamericanos: “Inicialmente críticos de las
organizaciones de derechos humanos por no atacar las causas estructurales de la
situación imperante en sus países, estos exiliados fueron adoptando paulatinamente la
retórica política de estas organizaciones y planteando sus reivindicaciones en el lenguaje
de los derechos humanos” (2004: 1). Markarian hace un recorrido por los tópicos
configurados y esgrimidos por los militantes en el exilio que van conformando una
narrativa humanitaria más bien homogénea y sin grandes diferencias entre las diferentes
nacionalidades (aunque la autora se dedica a la diáspora uruguaya): 1) se comienza a
interpelar a los muertos y desaparecidos como “víctimas”, utilización discursiva “que no
tenía antecedentes entre los militantes de izquierda” (2004: 14); 2) se aportan evidencias
testimoniales, “pero evitando apelar a cualquier tipo de identificación con sus ideologías o
concepciones políticas” (2004: 10); 3) se describen las prácticas represivas ya no con el
Ensayos sobre Arte, Comunicación y Políticas Culturales

56

propósito de valorizar el coraje de sus compañeros secuestrados, sino “con la intención
de sensibilizar a vastas audiencias” (2004: 13), intentando cumplir uno de los objetivos
más importantes de las narrativas humanitarias según Laqueur.
Con el ocaso de la dictadura, un período más transitado por los estudios
históricos y los testimonios, se inaugura una nueva constelación de sentidos
dominada por el acontecimiento mayor, el terrorismo de Estado: la presencia
de las víctimas relega al olvido las estampas combatientes. [...] El rechazo de
la aventura miliciana se había edificado antes, sobre todo durante la
experiencia del exilio. [...] En cuanto predominaba la solidaridad con las
víctimas y el nuevo discurso sobre los derechos humanos, se opacaba o
directamente se impugnaba la narrativa de los combates por la revolución.
(Vezzetti, 2009: 69-70)

En el exilio se dio, luego de una primera etapa en la que las narrativas
revolucionarias se sostenían vigorosamente ante la posibilidad de que la dictadura fuese a
durar muy poco, una reflexión profunda sobre la militarización de las organizaciones y el
sostenimiento de una “guerra”. Como destaca Vezzetti, allí se produjo un viraje en el cual
luego de debates, en algunos casos muy ásperos como los que ocurrieron en torno a la
revista Controversia en México, los militantes comenzaron a adoptar el discurso de los
organismos de derechos humanos internacionales, quienes ocluían las ideas y prácticas
políticas de los desaparecidos para considerarlos sólo como “víctimas”.
La modificación del horizonte de expectativas de los exiliados generó, luego de la
toma de conciencia del lugar propio en el proceso de destierro y del balance sobre el
devenir de los proyectos políticos, una modificación en las estrategias políticas. Se trata
del eslabón que unió en pocos años a la “lucha revolucionaria” con la defensa de los
derechos humanos. El compromiso pasó de la entrega absoluta a la política a una
movilización acotada y concreta. Como indica Marina Franco, esto no significó una
despolitización, sino el pasaje a nuevas “formas de la acción política” (2008: 308). “Desde
su punto de vista –dice Markarian-, los derechos humanos suponían un cambio en su
concepción de la actividad política: desde un lenguaje de heroísmo revolucionario e
identificación ideológica a un discurso que apelaba a razones „humanitarias‟” (2004: 14).
Esto parece responder al porqué de la asunción de un discurso poco antes combatido y,
en ese sentido, resulta relevante detenernos en un debate fomentado a partir de algunos
artículos de la revista Controversia que puede dar cuenta de este pasaje del ámbito de lo
“revolucionario” a lo “humanitario”.
Ensayos sobre Arte, Comunicación y Políticas Culturales

57

En la revista del exilio argentino publicada en México, entre 1979 y 1981, se dio una
polémica interesante entre Héctor Schmucler y otros argentinos disgustados por sus
posiciones extremas. Schmucler criticaba en sus artículos la utilización de los “derechos
humanos” como bandera con fines políticos determinados, “¿los derechos humanos son
válidos para unos y no para otros?”, decía en referencia a las víctimas de los crímenes de
las organizaciones guerrilleras al mismo tiempo que destacaba que no era necesario
“inflar” las cifras para “señalar el horror” (en Rojkind, 2004: 235-236). Luis Bruschtein
respondía, en defensa de la legitimidad de la lucha de las organizaciones de derechos
humanos, basado en el “hecho de que los familiares de las víctimas, tanto los que
reclamaban en la Argentina como los que lo hacían desde el exilio, eran „personas
lastimadas en lo más profundo de su condición humana‟” (en Rojkind, 2004: 236). La
legitimidad de las narrativas humanitarias descansaba, entonces, en estar basada en el
dolor (Laqueur otra vez), que volvía indiscutible a las denuncias de los organismos de
derechos humanos. “En ese sentido -destaca Inés Rojkind-, cualquier consideración que
discutiera la veracidad de las demandas resultaba perjudicial” (2004: 237). En aquel
debate Schmucler dirá, taxativamente, “el muerto, parece, no interesa; interesa la bandera
agitativa” (en Rojkind, 2004: 239). A fin de cuentas las reflexiones de Schmucler no
formaron parte de las memorias emblemáticas, dando fundamento a aquella máxima
expresada por Stern en la que se dicta que las mismas están hechas de recuerdos pero
también de olvidos en relación con los marcos culturales de lo comunicable en una época.
Las narrativas humanitarias echadas a andar desde el exilio, que se constituyeron
en letra de las denuncias por los desaparecidos, fueron homogeneizando los discursos
sobre la violencia estatal. En efecto, “la clave revolucionaria –destaca Crenzel- con la cual
había sido denunciada la represión política y las propias desapariciones antes del golpe
de 1976 fue paulatinamente desplazada por una narrativa humanitaria que convocaba,
desde un imperativo moral, a la empatía con la experiencia límite sin historizar el crimen ni
presentar vínculos entre „el ejercicio del mal, sus perpetradores y sus víctimas‟” (2008:
44). Dicha homogeneización decantó inclusive en la inversión de los fundamentos e
ideales de la lucha revolucionaria anterior, hasta el punto de describir a los desaparecidos
como luchadores por la democracia y no por su compromiso con la revolución (Crenzel,
2008: 48). Como aporta Crenzel, lo que esto evidenciaba era la penetración y asunción
del discurso de las Fuerzas Armadas que distinguía entre sujetos de derecho
(ciudadanos, “inocentes”) de quienes no lo eran (guerrilleros, “culpables”).

Ensayos sobre Arte, Comunicación y Políticas Culturales

58



Las narrativas humanitarias en el cine documental argentino de los ochenta

Los cineastas, así como otros artistas e intelectuales, debieron partir al exilio para
salvar su vida como parte del colectivo militante que adscribió a estas narrativas
revolucionarias luego del golpe de 1976. Mientras que aquellos que se quedaron debieron
sufrir el embate de las fuerzas de la represión: Pablo Szir, Enrique Juárez y Raymundo
Gleyzer fueron secuestrados y aún continúan desaparecidos. Jorge Cedrón fue la
excepción a la regla, no porque se haya quedado y salvado, sino porque salió del país
pero murió en París en circunstancias todavía no esclarecidas, supuestamente asesinado
por los servicios secretos argentinos afincados en el Centro Piloto de la Embajada
argentina en Francia
35
.
Los films realizados en los primeros años del exilio siguieron teniendo el tono
discursivo combativo de los trabajos de la etapa anterior. La denuncia del golpe militar y
de la instalación de una política del terror en línea con los dictados del imperialismo
norteamericano fueron las referencias ineludibles de los cineastas que dieron estos
primeros pasos desde el destierro (en películas como Las AAA son las tres armas -1977-
y Persistir es vencer -1978- de Cine de la Base o Resistir -1978- de Jorge Cedrón).
Inclusive las marcas espaciales fueron borradas intentando dar cuenta de que el espacio
de producción del film había sido el país de origen, al cual se incita a la resistencia y/o al
combate. Luego de unos años de destierro y de la derrota de los proyectos
revolucionarios, las representaciones que produjeron los propios protagonistas sobre su

35
Para los demás los recorridos seguidos en el destierro fueron divergentes: Cine de la Base partió
rumbo a Perú en donde sus miembros realizaron Las AAA son las tres armas (1977), sobre la carta
de Rodolfo Walsh a la Junta Militar y luego algunos de ellos fueron a Italia para hacer Persistir es
vencer (1978); Jorge Cedrón a Francia, donde realizó, con la colaboración de Juan Gelman,
Resistir (1978), mediante una entrevista a Mario Firmenich y Tango (1979); Gerardo Vallejo a
Panamá y poco después a España, donde filmó en el pueblo de sus abuelos Reflexiones de un
salvaje (1978); Rodolfo Kuhn hizo en España dos films, uno de ficción (El señor Galíndez, 1983) y
un documental (Todo es ausencia, 1983, sobre las Madres de Plaza de Mayo, los pedidos
internacionales por el resguardo de los derechos humanos y la vuelta a la democracia); Jorge
Denti, miembro del grupo Cine de la Base ya disuelto, haría una indagación sobre los motivos de la
guerra y la lucha política de los ex combatientes de Malvinas (Malvinas, historia de traiciones,
1983); otros realizadores en el exilio hicieron producciones reflexivas y testimoniales sobre la
realidad argentina como Las vacas sagradas (Jorge Giannoni, Cuba, 1977) y Esta voz... entre
muchas (Humberto Ríos, México, 1979). Por último, Carlos Echeverría, quién no estaba exiliado
sino estudiando cine en Alemania, acompañó en su regreso al país a Osvaldo Bayer a fines de
1983, cuando la Argentina se encontraba convulsionada por las primeras elecciones libres en diez
años, el film en cuestión fue Cuarentena, exilio y regreso.
Ensayos sobre Arte, Comunicación y Políticas Culturales

59

historia se reconciliaron con su situación objetiva, tal como destaca Franco (2008). En ese
sentido, la historia política del exilio recorrió un trayecto que fue de la militancia hacia la
defensa de los derechos humanos y la democracia (en, sobre todo, Esta voz... entre
muchas -Humberto Ríos, 1979- y Todo es ausencia -Rodolfo Kuhn, 1983-), no sin pasar
antes por el necesario proceso de afirmación de una nueva identidad, la de “exiliado”, que
tuvo su correlato en algunos films producidos en el extranjero (como Tango -Jorge
Cedrón, 1979- y Reflexiones de un salvaje -Gerardo Vallejo, 1978-)
36
.
Una de las peculiaridades de los films documentales testimoniales de los ochenta
es que están montados íntegramente con la palabra de los familiares de los
desaparecidos como los portadores legítimos de la verdad. Una característica destacada
por Elizabeth Jelin quien dice que “la propia noción de „verdad‟ y la legitimidad de la
palabra (o, si queremos ser más extremos, la „propiedad‟ del tema) llegaron a estar
encarnadas en la experiencia personal y en los vínculos genéticos” (2006: 1). Esa
propiedad intransferible de la legitimidad de la palabra detentada por los familiares era
refrendada como un reflejo del lugar primordial que “el lenguaje y la imagen de la familia”
constituían para el gobierno militar, en definitiva “la denuncia y protesta de los familiares
era, de hecho, la única que podía ser expresada. Después de todo, eran madres en
búsqueda de sus hijos” (2006: 4).
En ese sentido la denuncia de un plan de exterminio ya no es esbozada por los
compañeros militantes -como era presentada en Ni olvido, ni perdón (Cine de la Base,
1973), un cortometraje en el que se reconstruía la masacre de Trelew rescatando la
militancia revolucionaria de los fusilados-, sino que los protagonistas de los documentales
serán exclusivamente los familiares de los desaparecidos y asesinados, como en Las
Madres de Plaza de Mayo (Susana Muñoz y Lourdes Portillo, 1985), No al punto final
(Jorge Denti, 1985) y La voz de los pañuelos (Marcelo Céspedes y Carmen Guarini,
1992), entre otros. Existe en los films del período un repudio a cualquier forma de
violencia política y una necesidad del testimonio que se hace presente inclusive en
documentales de “archivo”
37
, como La república perdida II (Miguel Pérez, 1986) que
incluye algunas entrevistas con familiares de desaparecidos rompiendo así con el
discurso monocorde y omnisciente de los locutores en over que articulan el resto del film y

36
Para un análisis de dichos films y el cine argentino del exilio véase mi artículo “Argentina es
afuera. El cine argentino del exilio (1976-1983)”, en Ana Laura Lusnich y Pablo Piedras (eds.), Una
historia del cine político y social en Argentina. Formas, estilos y registros. Volumen II (1969-2009),
Buenos Aires, Editorial Nueva Librería, 2011.
37
El film de archivo o de montaje se caracteriza por estar realizado con material fílmico y
audiovisual ajeno, sea de archivos oficiales o no.
Ensayos sobre Arte, Comunicación y Políticas Culturales

60

al primer episodio: La república perdida (Pérez, 1983). Además de ocluir cualquier tipo de
manifestación que haga mención a ideología política alguna -inclusive resultan contadas
las alusiones siquiera al nombre de alguna organización político revolucionaria en el
conjunto de los films del período-; se da, paradójicamente, la práctica ausencia de relatos
de vejaciones sufridas por los secuestrados, una característica -siguiendo a Laqueur- de
las narrativas humanitarias que abrigan la finalidad de sensibilizar a las audiencias.
Ausencia comprensible debido a que los secuestrados comenzarán a ser testimoniantes
en los films que se realizarán a mediados de los noventa y que tratarán sobre la militancia
y la violencia política en una etapa en la que estas narrativas se encontrarán en su
ocaso
38
. La transparencia en la representación de los desaparecidos llega hasta el
extremo, ya destacado por Crenzel para otros relatos (2008: 48), de montar un testimonio
en el que se afirma que los desaparecidos peleaban por la democracia, tal como ocurre
en No al punto final.
No al punto final es un cortometraje filmado por Jorge Denti en su regreso a la
Argentina que consiste en el montaje de un discurso de Hebe de Bonafini en el que
plantea la postura de las Madres con respecto a los juicios a las Juntas, el papel de la
Iglesia durante la dictadura y las políticas aplicadas por el gobierno de Alfonsín para con
los militares, entre otras cuestiones coyunturales a mediados de los ochenta. Se trata de
un film más retórico que testimonial debido a que promueve una postura política asumida
y no la exposición de hechos. “¿Qué querían nuestros hijos? -se pregunta De Bonafini
para dar cierre a su alocución- Si hay alguien que dio todo para tener democracia fueron
nuestros hijos, los torturados y los asesinados”. No sólo no hay cabida en la memoria
emblemática esbozada por la líder de las Madres de Plaza de Mayo para las militancias
revolucionarias particulares, sino que incluso se extiende que la lucha de todos los
militantes desaparecidos era en favor del establecimiento de una democracia republicana.
Asimismo tanto A los compañeros la libertad (1987) como La voz de los pañuelos
(1992), ambos codirigidos por Marcelo Céspedes y Carmen Guarini, se ubican en el
umbral entre el testimonio de las narrativas humanitarias y la rememoración de las
revolucionarias. En el primero de ellos hay testimonios de ex presos políticos

38
Uno de los testimonios que en este caso constituye una excepción que marca la regla es el de
Juan, como si nada hubiera sucedido (Carlos Echeverría, 1987). Allí un compañero de celda de
Juan Herman relata el accionar de las fuerzas represivas al interior del campo de detención. Pero
el carácter de su testimonio es absolutamente extraordinario entre los films de los ochenta. Desde
Montoneros, una historia (Andrés Di Tella, 1994) y Cazadores de utopías (David Blaustein, 1995)
los relatos de las vejaciones y las visiones favorables a la violencia revolucionaria ganarán
pantalla.
Ensayos sobre Arte, Comunicación y Políticas Culturales

61

recientemente liberados (la película se realizó para pedir por la liberación de los presos
políticos que aún quedaban durante el gobierno de Alfonsín), pero su testimonio respeta
las formas de las narrativas humanitarias en boga y jamás hablan de su militancia
revolucionaria, sino que algunos repiten el discurso jurídico humanitario que los incluye
dentro de la categoría de víctimas y no de prisioneros de guerra (como eran calificados
por las organizaciones guerrilleras como el Ejército Revolucionario del Pueblo, a la cual
pertenecían los protagonistas de este film). Frases como “tuvimos sueños de cambio
social cuando fuimos más jóvenes”, “teníamos una forma política de pensar” y “nuestra
militancia es por la vida” se repiten en los testimonios que reclaman por el fin de los
procesos judiciales contra los presos de la dictadura. Tampoco están ausentes de este
film las palabras de los familiares de los presos que promueven un efecto sensibilizador:
la madre y el hijo pequeño de una detenida dan un testimonio del dolor sufrido que por sí
mismo funciona como legitimador del pedido por la liberación de los presos políticos.
Por otra parte, La voz de los pañuelos no se inscribe en la misma modalidad
documental, sino que se propone como un film de observación en el cual se pretende
mostrar otra faceta de las Madres de Plaza de Mayo, en su esfera privada. Allí están
cocinando o aprestando los implementos para llevar a una marcha mientras hablan de sus
hijos y su militancia por los derechos humanos que ya llevaba quince años. Aquí tampoco
hay ideologías políticas concretas ni apelaciones favorables a la violencia revolucionaria,
pero están presentes algunas menciones a la militancia de sus hijos. En una de las
últimas secuencias leen notas y cartas dejadas o enviadas por sus hijos en las que, lejos
de asumirse como víctimas de la represión imperante, aluden a sí mismos como
“revolucionarios” que comentan elípticamente sus actividades diciendo, por ejemplo: “vos
sabés que yo estoy militando y si no vuelvo no te tenés que preocupar”. Algunos indicios
de que la defensa a ultranza de las narrativas humanitarias ya empezaba a quedar en
segundo lugar a principios de los noventa, en favor de recordar aspectos olvidados en la
configuración de aquella memoria emblemática dominante en la década anterior.
Las Madres de Plaza de Mayo resulta ser un film que representa como un
paradigma, en muchos sentidos, a las narrativas humanitarias. Realizado por la argentina
Susana Blaustein Muñoz y la mexicana Lourdes Portillo y producido por una empresa
cinematográfica estadounidense, la película no tuvo difusión en la Argentina aunque sí
hizo lo propio en los Estados Unidos donde fue nominada a los premios Oscar en 1985.
Enteramente testimonial, el film pretende generar algo intrínseco para las narrativas
humanitarias: la sensibilización gracias al testimonio desde el dolor. La misma es
Ensayos sobre Arte, Comunicación y Políticas Culturales

62

fomentada por procedimientos estéticos como la musicalización y el zoom aplicado sobre
los rostros de las Madres que dan su palabra al borde de las lágrimas y más allá. En la
elaboración narrativa que propone la película está presente la evocación de la visión que
justifica la represión militar haciendo la mención de que se trataba de guerrilleros, pero
inmediatamente los testimonios la descartan: “la mayoría de los desaparecidos que
representamos no eran guerrilleros, sino disidentes ideológicos”. Se encuentran latentes
las ideologías políticas de los desaparecidos (o explícita, cuando en un testimonio, el
único de toda la película, se afirma “lo mataron porque era de la JP –Juventud Peronista-
”), pero desdibujadas detrás de las mismas generalidades que mascullaban los ex presos
en A los compañeros la libertad: “aquí yace mi hijo por querer una sociedad más justa,
más buena y más humana”, él “ayudaba a la gente”, “tenía ideales”, etc.
Pero a diferencia de otros films más difundidos localmente, como Todo es
ausencia o La república perdida II, Las Madres de Plaza de Mayo muestra a unos
familiares politizados que no sólo revelan la corrupción y los asesinatos de los militares
aportando datos que legitiman las denuncias, sino también interpelando al gobierno por la
velocidad de los juicios y ejerciendo una critica a la complicidad de otros gobiernos para
con el Proceso de Reorganización Nacional. Las realizadoras introducen secuencias en
las que revelan en el comentario en over las complicidades del gobierno norteamericano
para con la represión. Entrevistan a un militar de la Escuela de las Américas que se
muestra orgulloso de haber recibido a varios militares argentinos, y latinoamericanos en
general, y a Patricia Derian, Secretaria de Estado para Derechos Humanos y Asuntos
Humanitarios del gobierno de James Carter, quien incomodaba sobremanera a los
militares locales con sus investigaciones. Las representaciones elaboradas por el film
apuntan decisivamente a que hubo intereses políticos que funcionaron como fundamento
de la represión ilegal y, para un film norteamericano, resulta destacable que se elabora
una denuncia que recae sobre los militares de aquel país defendiendo, al mismo tiempo,
las políticas de derechos humanos de la administración Carter. En 1985 la película fue
nominada al Oscar como mejor documental, en el mismo año que lo fue también La
historia oficial (Luis Puenzo). Si bien ambos discursos fílmicos beben de narrativas
humanitarias en boga, el de Puenzo presenta una historia convencional de víctimas y
victimarios sin arremeter contra las complicidades políticas del régimen. Él recibió el
Oscar, ellas no.

* * *
Ensayos sobre Arte, Comunicación y Políticas Culturales

63


La presencia de tratamientos discursivos acordes a las formas y contenidos de las
narrativas revolucionarias y humanitarias en el cine documental argentino de las décadas
del setenta y el ochenta se ajustaron a la voluntad considerada, en muchos casos,
intrínseca de este discurso cinematográfico: la intervención en los debates
contemporáneos. El cine documental argentino de los ochenta tomó a las narrativas
humanitarias dominantes y les dio visibilidad en tren de que las mismas movilizaran a una
sociedad en plena transición democrática. Recordando y también olvidando ideas y
hechos políticos, estas narrativas humanitarias se erigieron como superadoras de
divisiones ideológicas para destacar los valores de los derechos humanos, de los cuales
diez años antes poco se hablaba. El cine documental argentino demostró que como
discurso de lo real tampoco es transparente y que, si bien recupera sucesos y
representaciones sociales, selecciona, margina y olvida. Parafraseando a Halbwachs, el
cine documental argentino de los ochenta reconstruyó el pasado de acuerdo a
necesidades del presente.


Bibliografía:
CRENZEL, E. (2008): La historia política del Nunca Más. La memoria de las
desapariciones en la Argentina, Buenos Aires: Siglo XXI.
FRANCO, M. (2008): El exilio. Argentinos en Francia durante la dictadura, Buenos Aires:
Siglo XXI.
JELIN, E. (2006): "¿Víctimas, familiares o ciudadano/as? Las luchas por la legitimidad de
la palabra" en actas del II Congreso Internacional de Filosofía de la Historia,
"Reescrituras de la memoria social" Colegio Nacional de Buenos Aires, octubre de 2006.
LAQUEUR, T. (1996): “Bodies, Details, and the Humanitarian Narrative”, en Lynn Hunt (ed.),
The New Cultural History, Berkeley y Los Ángeles: University of California Press.
MARKARIAN, V. (2004): "De la lógica revolucionaria a las razones humanitarias: Los
exiliados uruguayos y las redes transnacionales de derechos humanos" en Cuadernos del
CLAEH, número 89, Montevideo, Uruguay.
ROJKIND, I. (2004): “La revista controversia: reflexión y polémica entre los argentinos
exiliados en México”, en Represión y destierro. Itinerarios del exilio argentino, Pablo
Yankelevich (comp.), La Plata: Al Margen.
Ensayos sobre Arte, Comunicación y Políticas Culturales

64

SARLO, B. (2005): Tiempo pasado. Cultura de la memoria y giro subjetivo. Una discusión,
Buenos Aires: Siglo XXI Editores.
SCHWARTZ, B. (1992): "La reconstrucción de Abraham Lincoln" en Memoria compartida,
la naturaleza social de la memoria y el olvido, David Middleton y Derek Edwards (Comps.)
Buenos Aires: Paidós.
SIKKINK, K. (1996): “The Emergence, Evolution, and Effectiveness of the Latin American
Human Rights Network” en Elizabeth Jelin y Eric Hershberg (Eds), Constructing
Democracy: Human Rights, Citizenship, and Society in Latin America, Boulder: Westview
Press.
STERN, S. (1998): “De la memoria suelta a la memoria emblemática. Hacia el recordar y
el olvidar como proceso histórico (Chile, 1973-1998)”, en Garces, Mario; Milos, Pedro;
Olguín, Miriam; Pinto, Julio; Rojas, María Teresa, Urrutia, Miguel (comps.), Memoria para
un nuevo siglo: Chile, miradas a la segunda mitad del siglo XX, Colección Sin Norte,
Santiago de Chile: LOM.
VEZZETTI, H. (2009): Sobre la violencia revolucionaria. Memorias y olvidos, Buenos
Aires: Siglo XXI.




Ensayos sobre Arte, Comunicación y Políticas Culturales

65



Una misma preocupación en dos grandes obras:
El río Oscuro y Las aguas bajan turbias

CRISTINA MATEU
39



Introducción

En las décadas del „40 y „50 gran parte del cine nacional se hizo eco de las
transformaciones que movilizaron el escenario social. Una de las temáticas sociales que
más repercutieron en las nuevas producciones cinematográficas fue la visibilidad que
adquirieron por aquellos años las masas rurales más oprimidas. En este sentido, la
situación de los trabajadores de los yerbatales, los mensúes, largamente explotados
fueron plasmados por la literatura y el cine desde distintas perspectivas político-
ideológicas.
Una de las obras emblemáticas del cine nacional que ficcionó la vida y
características de estos sectores sociales, a partir de describir las condiciones sociales en
que vivieron y trabajaron fue Las aguas bajan turbias, del director, actor y cantor de tango
peronista Hugo del Carril. La película, basada en la novela El Río Oscuro del periodista,
narrador y militante comunista Alfredo Varela, en la que relata la vida de los mensúes, sus
condiciones de trabajo, así como las características de la cultura guaraní y criolla del
nordeste argentino de la que formaban parte.
El conflicto social que traducían ambas obras era expresión de procesos de larga
data en la formación social argentina desde el siglo XIX. A la vez, las luchas en los
yerbatales misioneros adquirieron visibilidad e impactaron en la vida política desde inicios
del siglo XX. En particular, con la problemas productivos del sector en los últimos años de
la década 20 y los efectos de la crisis mundial. Sin embargo, la repercusión en los años
cuarenta de la novela y luego su traducción fílmica en los años „50 implicó una recepción
recortada y parcial, fundamentalmente centrada en las condiciones de explotación y, en el

39
Facultad de Ciencias Económicas y Filosofía y Letras de la UBA, ADHILAC Argentina.
Ensayos sobre Arte, Comunicación y Políticas Culturales

66

caso de la película, en la percepción de un pasado ya superado por la migraciones
interna, la inserción urbana y las políticas peronistas.
En tal sentido, la película Las aguas bajan turbias y la novela El Río Oscuro, la
primera de un reconocido peronista y la segunda de un militante comunista –que
representaban líneas enfrentadas en la arena política desde 1945– coinciden en
contenidos y visiones sobre ciertos fenómenos histórico-sociales que (expresándose en el
plano cultural) tuvieron y tienen importancia en el conocimiento de los afluentes de la
cultura popular argentina y de su problemática. A pesar de lo cual, esta coincidencia no
pudo alimentar propuestas convergencia en el plano de la política cultural.
En estas líneas nos proponemos establecer los vínculos entre estas dos grandes
obras que traducen artísticamente la compleja realidad de los sectores rurales
marginados, a partir de considerar las diferencias y coincidencias que existen en ambas
obras al abordar esa la realidad social desde las perspectivas político-ideológicas que
encarnan sus creadores.

Sobre la novela y la película que hablan de los mensúes

La novela de Alfredo Varela El Río oscuro, publicada en 1943 –encuadrada dentro
de la literatura social latinoamericana– fue considerada novedosa para la literatura
argentina de esa época tanto por su contenido como por su estructura emparentada con
algunos rasgos de la literatura contemporánea norteamericana de John Steinbeck y de
John Dos Passos.
La obra está centrada en las condiciones de trabajo y padecimientos de los
“mensúes”, trabajadores de las plantaciones de yerba mate del nordeste argentino y el
Paraguay. Esa realidad social ya había sido reflejada en los cuentos de Horacio Quiroga,
pero Varela, en El río oscuro, introdujo otros aspectos, tanto de contenido como de forma.
La novela fractura el relato en tres líneas narrativas que convergen hacia el final. En una
de ellas el narrador es el mensú Ramón. En otra, bajo el mismo título (“En la trampa”),
diferentes personajes describen la naturaleza hostil del ambiente selvático y las
condiciones sociales inhumanas que allí viven. La tercera, bajo el título “La conquista”,
describe la ocupación y avance del hombre blanco al apropiarse y explotar los recursos y
la mano de obra de la zona en distintas etapas históricas. En su final, la novela abre las
esperanzas sobre las posibilidades de un cambio a partir de una incipiente organización
sindical –muy poco desarrollada en la obra– con la que se avizora “un futuro sublevado”,
Ensayos sobre Arte, Comunicación y Políticas Culturales

67

“la tarefa de la venganza”;
40
una revolución popular posible, evocando las resonancias del
levantamiento armado dirigido por Prestes en el Brasil en los años 20 (punto en el que la
obra rompe el esquema de la novela social meramente descriptiva). Otras de las
novedades es el intercalado de textos periodísticos de otros autores que facilitan la
ubicación del conflicto,
41
como así también el uso de la lengua guaraní y de modismos
propios de las poblaciones de la región.
Alfredo Varela fue integrante del Partido Comunista Argentino y desde muy joven
se incorporó a la comisión juvenil de AIAPE (Agrupación de Intelectuales, Artistas,
Periodistas y Escritores), fundada en 1936 y dirigida inicialmente por Aníbal Ponce. A
fines de la década del 30, enviado como corresponsal del Partido Comunista viajó a
Misiones y recorrió la provincia durante varios meses guiado por el dirigente comunista
del sindicato yerbatero Marcos Kaner. La investigación que realizó, se plasmó en notas y
entrevistas que fueron publicadas en el periódico partidario Orientación, la revista Ahora y
el diario Crítica. El río oscuro fue su única novela, se constituyó en un gran éxito en los
años cuarenta y fue traducida a varios idiomas. Varela además escribió ensayos políticos,
crónicas de viaje y una biografía de Martín Güemes.
En El Patriota del 24 de agosto de 1945, se trascriben los elogiosos comentarios
firmados por Donkuni en La literatura Internacional N° 10 (dirigida por C. M. Arconada y F.
Kelin) que resalta su “contextura realista”, los “personajes que en las cinco sextas partes
del mundo representan la misma tragedia social, cubiertos con ropajes variados y sobre
escenarios diferentes: la naturaleza, el explotador, el explotado”. Y agrega: “lo ha contado
Alfredo Varela con el acento cálido, lírico y hondo que saben dar a nuestro idioma los
buenos escritores americanos de habla española […] [que] no reside en el abuso de la
nota exótica, el vocablo de indescifrable significativo […] “El explotador en la obra de
Varela es el aventurero sin escrúpulos, de finales del pasado siglo y comienzos del actual,
señor feudal de un retazo de selva, despojado por su codicia salvaje de todo sentimiento
humano, heredero directo de la crueldad del conquistador, de los jesuitas que siguieron a
aquél sobre las tierras americanas; es el antecesor inmediato de los veinte latifundistas”.

40
Varela, Alfredo. El Río Oscuro, Editorial Directa. Bs. As., 1984, p. 164. Se llama "Tarefa" a la
cosecha de la yerba mate que se realiza por recolección manual y requiere de pericia para no
dañar la planta.
41
Según Raúl Larra, a Varela “lo deslumbraba John Dos Passos” y para situar al lector recurre a lo
que Dos Passos subtitula „los noticiosos‟. Varela inserta como epígrafes de capítulos noticias
periodísticas de Barret. En Hernández, Pablo José. Compañeros: perfiles de la militancia peronista.
Biblos. Bs. As., 1999. P. 99.
Ensayos sobre Arte, Comunicación y Políticas Culturales

68

La obra de Varela tuvo influencia en muchos intelectuales y artistas de la época.
Señala Sergio Pujol que “Atahualpa sentía un gran aprecio por Varela […] fue un referente
de peso. Su denuncia de las condiciones de trabajo de «los esclavos blancos» de los
yerbatales de Misiones, plasmada en El río oscuro, lo había impresionado
poderosamente. Que algunos críticos hubieran comparado su Cerro Bayo con la novela
de Valera lo llenó de orgullo. Finalmente, Varela había escrito el prólogo de El hombre es
tierra que anda”.
42

Precisamente por esos años Hugo Del Carril lee la novela de Varela por
recomendación de la productora Lina Machinandiarena e inmediatamente consultó al
guionista Eduardo Borrás sobre las posibilidades de su adaptación al cine. Del Carril, en
la entrevista que en 1977 le hicieron Guillermo Russo y Andrés Insaurralde, señalaba que
junto con Borrás decidieron “incluir un romance, pero claro, había que hablar con el autor,
convencerlo de que el libro debía de adaptarse, darle forma cinematográfica. Don Alfredo
lo entendió así, conversamos mucho, cambiamos ideas. Varela discutía sus puntos de
vista, Borrás los de él, yo los míos. Y de esas discusiones surgió la adaptación de Las
aguas bajan turbias, que no por apartarse a veces de los hechos que relata la novela,
deja de tener el mismo contenido, la misma médula y refleja exactamente lo que Varela
quiso decir”.
43

La puesta cinematográfica de la novela de Varela reflejaba viejas y heredadas
preocupaciones de Del Carril por las condiciones de vida del pueblo argentino: “yo no diría
tampoco que son inquietudes mías, sino que ya me vienen un poco por herencia. Mi
abuelo [Orsini Bertani, editor anarquista], que en paz descanse, era un viejo anarquista
que andaba con una bomba debajo del brazo. Porque, precisamente, lo inquietaban este
tipo de problemas”.
44

Hugo del Carril había iniciado su carrera artística primero como cantor de tangos y
luego como actor durante la crítica y convulsionada década del 30. En 1936, el director
cinematográfico Manuel Romero lo contrató para el film “Los muchachos de antes no usan
gomina”. Romero y Florencio Parravicini lo introdujeron en el “ABC de la profesión”.
45


42
Pujol, Sergio. En nombre del folclore. Biografía de Atahualpa Yupanqui. Emecé, Bs. As., 2008,
p. 211.
43
Maranghello, César y Insaurralde, Andrés. Hugo del Carril. El compromiso y la acción. Ministerio
de Cultura Gobierno de Buenos Aires, Bs. As., 2006, P. 21.
44
Idem, Op. Cit., p. 20.
45
Cabrera, Gustavo. Hugo del Carril, un hombre de nuestro cine. Ediciones Culturales Argentinas,
Bs. As., 1989, p. 27.
Ensayos sobre Arte, Comunicación y Políticas Culturales

69

En los ´40, etapa “de oro” del cine nacional, en su carrera como actor participó en
varios films argentinos y también en algunos mexicanos.
46
En el 44, conoció a la futura
esposa de Juan Domingo Perón, Eva Duarte. El 17 de octubre de 1945, junto a Enrique
Santos Discépolo se movilizó a Plaza de Mayo, momento fundacional del peronismo. “Su
plena identificación con el justicialismo, llevó a del Carril a iniciar una auténtica y sincera
amistad con el General”. A partir de su adhesión al peronismo se convierte en su figura
artística emblemática en 1949 al grabar en discos de pasta “La Marcha peronista”.
47

Desde entonces inaugura su trayectoria como director de cine. Filmó dieciséis películas,
de las cuales por lo menos tres hacen referencia al problema de la tierra y el sufrimiento
de quienes la trabajan sin poseerla: Surcos de sangre (1950), Las aguas bajan turbias
(1952), Las tierras blancas (1959) y le quedaron pendientes otras: El grito de Alcorta y
O´Cangaceiro que también abordarían el tema de la tierra y el infortunio de los labriegos,
ambas películas quedaron pendientes tras el golpe de estado de 1955 y las consecuentes
políticas antiperonistas.
Debido a la oposición y trabas que Raúl Apold –Subsecretario de Informaciones y
Prensa de la Nación y presidente de la Cámara Arbitral cinematográfica desde 1949–
puso para la filmación y posterior estreno del film basado en la novela de un comunista,
Hugo del Carril debió conseguir el apoyo expreso de Juan Domingo Perón. Las aguas
bajan turbias recibió varios premios nacionales e internacionales. Varela recordaba: “Supe
que se habían introducido en el film algunas frases elogiosas del gobierno y con eso no
estuve de acuerdo. Se eliminaron luego. Eran las frases mentirosas que había que decir.
Acepté la condición de no aparecer en los títulos y, poco antes del estreno, me liberaron.
El tristemente famoso Raúl Apold era el dictador de los massmedia. Decía que no se
podía filmar el libro de «ese comunista»‟, concluye Varela”.
48

El cine del período clásico-industrial fue en parte un cine de raigambre social. Su
intención realista se plasmaba en el vestuario, en los escenarios, en la luz, en la fotografía
y en los parámetros de belleza. Esta película de del Carril formó parte de un conjunto de
obras que comenzaron a proponer una nueva estrategia narrativa sobre la sociedad
buscando cierta identificación con públicos masivos.
49
En contradicción con los productos

46
Sobre el tema de la industria cinematográfica argentina ver España, Claudio. Cine argentino,
industria y clasicismo (1933/1950). Fondo Nacional de las Artes, Bs. As., 2000.
47
Idem, op. cit. P. 30.
48
Borrás, E. Las aguas bajan turbias. Prólogo de Claudio España. Editorial Biblos/Argentores. Bs.
As., 2006, p.19.
49
Lusnich, A. L. y Piedras, P. Una historia del cine político y social en Argentina. (1896-1969),
Nueva librería. Bs. As., 2009, p. 60.
Ensayos sobre Arte, Comunicación y Políticas Culturales

70

del “star system” y sus escenarios fastuosos, “Las aguas bajan turbias” presenta y
representa a la gente común que la historia oficial escamoteaba, enfoca la relación
naturaleza-hombre acentuando la fuerza opresiva de la selva y la tiranía del patrón que
resultan en la animalización del hombre, relación central en las páginas de Varela.
50

La novela publicada en 1943 como la versión cinematográfica estrenada en 1952,
llevan la marca de las concepciones que el autor de la novela y director de la película,
respectivamente, le dieron a sus obras. Según Domingo Di Núbila, los cambios en la
adaptación de la novela a la película “fueron dictados principalmente por el temperamento
de Hugo del Carril”. Di Núbila distingue entre la novela y la película diferencias en torno al
trato de la mujer en relación a la inocencia femenina y las relaciones sexuales. En la
novela el protagonista Ramón huye solo, en la película se muestra la relación romántica
con la mujer y en el final huyen juntos. Mientras que las relaciones sexuales en la novela
son circunstanciales y salvajes, en la película el afecto y el respeto marcan el vínculo
amoroso. En El río oscuro los mensúes son seres insensibles al dolor de sus pares y a los
vínculos afectivos. Su conciencia social comienza a despertar cuando fugitivos brasileños
de la revolución de Prestes llegan al yerbatal y con su actitud solidaria y relatos los hacen
reaccionar. En cambio, “En la película no existen los brasileños: son los propios
trabajadores argentinos quienes reaccionan y fundan el sindicato”. Si bien Las aguas
bajan turbias fue considerado una película peronista por suprimir “los ángulos comunistas
de la novela”, para Di Núbila no fue una película de cuño peronista porque “en ella son los
obreros quienes se levantan y se sindican y luchan; la justicia social la buscan ellos y a
ellos se les debe. No a Perón…”.
51

Claudio España sostiene que según Hugo del Carril El río oscuro “coincidía con la
doctrina justicialista y con las bases del justicialismo”. Citando una entrevista inédita
hecha por Miguel Rosado y Carlos Landini en 1982, afirma que Varela inicialmente fue
reacio a la adaptación pero finalmente aceptó, “Con Hugo, sólo nos dimos la mano, sin
firmar papeles. No hacía falta nada más, porque era un caballero”. Este estudioso de la
filmografía argentina encuentra diferencias en la estructura narrativa y en el desenlace.
Mientras que en la novela la trayectoria de los hermanos Ramón y Adolfo Moreyra
(Santos y Rufino Peralta en la película) es lo fundamental, en la película la historia gira en

50
Casale, M. y Hop…. Lusnich, A. L. y Piedras, P. Una historia del cine político y social en
Argentina. (1896-1969), Nueva librería. Bs. As., 2009, pp. 193 a 198.

51
Di Núbila, Domingo. Historia del Cine Argentino. Ed. Cruz de Malta, Fondo Nacional de las Artes,
Bs. As., 1959, pp. 147 a 150.
Ensayos sobre Arte, Comunicación y Políticas Culturales

71

torno al romance de Santos Peralta y Amelia, (esta relación se presenta en la novela
como una aventura).
52

Ana Laura Lusnich sostiene que “la película evidencia el complejo proceso de
transformaciones que se produce en nuestro país hacia 1945-46”,
53
mientras que en el
período previo (hasta 1945) en el interior se enfrentaban los peones con la aristocracia
terrateniente. Esta investigadora, en el desarrollo de esta idea, considera que entre 1933
y 1956 el cruce campo/ciudad se hace presente en el drama social-folclórico de la
filmografía argentina, representando “el campo y el universo rural en sus diferentes
facetas y dimensiones históricas”.
54
El modelo de desarrollo argumental del período
clásico-industrial “incluye dos series o líneas de acción que mantienen una estricta
simultaneidad temporal”, en la relación campo/ciudad. En Las aguas bajan turbias “una
secuencia final narra dos situaciones simultáneas: la huida de la pareja protagónica
atravesando la selva y la persecución iniciada por los capangas” centrando las
esperanzas en la ciudad como lugar protegido de la crueldad de la naturaleza y de la
explotación del hombre por el hombre.
Estos y otros autores marcan las diferencias entre ambas obras en torno a
aspectos narrativos y en menor medida los políticos. Nos interesa en este trabajo enfocar
en relación a la realidad social que describen y a la concepción con la que ellos la
abordan encuentros y desencuentros, confluencias y diferencias.

Sobre la historia y realidad económico-social narrada

La historia del mensú está ligada a la estructura de la propiedad de la tierra y
productiva de la yerba mate. La yerba mate, caá-mate, constituía un alimento básico de
las poblaciones guaraníes, que trasportaban en pequeños sacos de cuero y bebían o
mascaban durante largas horas. Los conquistadores españoles que ocuparon la zona
comprendieron y aprovecharon su uso desde 1592. Más tarde organizaron un intenso
comercio a lo largo de todo el Virreinato del Río de la Plata. Los jesuitas radicados en el
Paraguay comenzaron a introducir su cultivo en las “misiones jesuíticas” establecidas en

52
Borrás, E. Las aguas bajan turbias. Prólogo de Claudio España. Editorial Biblos/Argentores. Bs.
As., 2006, pp. 16 a 19.
53
Lusnich, A.L. “Las aguas bajan turbias, un modelo de transición”. En Ciudad / Campo en las
artes en Argentina y Latinoamérica. 3° Jornadas de Teoría e Historia de las Artes. CAIA, Bs. As.,
1991., p. 190-191.
54
Lusnich, Ana Laura. El drama social-folclórico. El universo rural en el cine argentino. Prólogo de
Claudio España. Ed. Biblos. Bs. As, 2007, p. 27.
Ensayos sobre Arte, Comunicación y Políticas Culturales

72

el Paraguay, Corrientes y Misiones, cultivo que cayó en decadencia, cuando fueron
expulsados en 1769, y las técnicas empleadas allí se perdieron. Desde entonces, el
Paraguay tuvo el control comercial de la yerba mate donde crecía naturalmente.
Cien años más tarde, en 1869 se logra obtener semillas para la germinación de la
yerba mate. Las primeras explotaciones de yerba mate se establecen en San Ignacio,
provincia de Misiones, en 1903. Su cultivo se expandió en 1911 fomentado por la
legislación que entregaba tierras fiscales para su desarrollo. “Entre fines del siglo XIX y
principios del XX, la cosecha de yerbatales naturales fue sustituida por la extensión de la
producción bajo cultivo (Bolsi, 1980 y 1986; Rau 2006a y 2006b). Hacia mediados de este
último siglo, la implantación de yerba mate en el territorio se convirtió, entonces, en el
motor de un programa estatal de colonización agrícola [con] la inmigración de agricultores
de diversas nacionalidades […] El programa se encontraba destinado a integrar
económica, demográfica y geopolíticamente a Misiones dentro de la Nación Argentina.
Así, el cultivo de yerba mate resultó promovido como “cultivo poblador” [...]”.
55

Sostiene el investigador Víctor Rau que bajo esta colonización con inmigrantes
europeos rubios se construyó el “mito de las familias de rubios campesinos europeos que
debieron abrirse paso en la selva inculta, que soportaron el calor de los trópicos y sus
insectos, vencieron el temor a las serpientes, los tigres y otros peligros del monte,
fabricaron sus propias herramientas de trabajo, y con gran esfuerzo y el virtuoso espíritu
de sabios pioneros forjaron la sociedad actual, „crisol de razas‟ –europeas–, como se
acostumbra a decir”. Pocas investigaciones, según este autor, señalan que estos
pequeños productores inmigrantes –colonos– disponían de una mano de obra casi
esclava de origen nativo. “Lejos de cuestionar las condiciones de explotación económica y
opresión cultural en que se encontraba el proletariado misionero de la época, éstas fueron
asumidas como naturales por la mayoría de los colonos, e incluso pudo acentuarse, a
partir de entonces, la dimensión étnica de la discriminación social. También son escasas
las menciones históricas a los aborígenes que poblaron los montes asignados en
propiedad a los inmigrantes europeos”.
56

Los colonos de inmigrante europeos aludían a los „indios pacíficos‟, cuando se
referían a las comunidades indígenas vecinas de los primeros colonos de la zona Centro.
Indígenas que si “no fueron integrados a la incipiente economía agraria, como mano de

55
Rau, Víctor. “Transformaciones en el mercado de fuerza de trabajo y nuevas condiciones para la
protesta de los asalariados agrícolas”. En Ruralidades latinoamericanas. Identidades y luchas
sociales. CLACSO, 2005. http://bibliotecavirtual.clacso.org.ar/ar/libros/ruralidad/Rau.pdf, p. 427.
56
Idem. Op. cit., p. 425.
Ensayos sobre Arte, Comunicación y Políticas Culturales

73

obra barata, debieron desplazarse hacia áreas marginales [donde] aún hoy conservan su
existencia algunas comunidades aborígenes al Nordeste del territorio provincial”.
57

Como ya señalamos, aunque fueron escasas las menciones sobre el origen étnico
de estos trabajadores de la yerba mate, las condiciones de vida y trabajo en los
yerbatales paraguayos y misioneros fueron denunciadas desde 1908 por Rafael Barret
58

quien afirmaba en un artículo: “Sumad el ejército de los mensualeros, atacadores de
mboroviré, troperos de carreta, picadores, boyeros, expedicionarios desprovistos de lo
más preciso, obligados a cruzar desiertos y pantanos interminables; chateros a quienes
se paga por viaje de un mes y que regresan, entorpecidos por las sequías, después de
tres o cuatro meses de combate aguas arriba, con el pecho tumefacto por el botador;
sumadlo todo, y obtendréis la turba maldita de los yerbales, jadeante catorce, dieciséis
horas diarias, para la cual no hay domingo ni otra fiesta que el Viernes Santo […] Y esa
gente ¿qué come? ¿De qué manera se trata? ¿Qué salario se le abona y qué ganancia
produce a los habilitados y a la empresa? Contestar a esto es revelar una serie de
crímenes... Hagámoslo.”
En esos años, también La Prensa publicó varias notas sobra la situación de estos
trabajadores que titulaba: “Una vergüenza nacional: situación de los trabajadores en el
Alto Paraná. Necesidad de medidas protectoras” (7/12/1908), “Los obrajes del Alto
Paraná. Explotación de los peones. Relato conmovedor” (7/01/1909), “Castigo y muerte
de obreros. Traslación del juzgado letrado”, (16/05/1909). La Vanguardia en sus páginas
también daba cuenta del maltrato que recibían estos trabajadores en los obrajes y
yerbales aunque no hacía referencia a si eran indígenas, criollos o inmigrantes o sobre las
causas de esa explotación extrema, representada tan vívidamente en las obras que
analizamos.
A fines de la primer década del siglo XX, las nuevas apropiaciones de tierra y las
nuevas formas de organizar la producción (que desplazan a las anteriores formas
extractivas) cambiaron el carácter de la conflictividad obrera rural. En la primera etapa de
colonización oficial que se inició a fines del siglo XIX y terminó en la primera década del
siglo XX (con la instalación de las grandes explotaciones de yerbatales) aparecieron las
primeras organizaciones de cosecheros que estuvieron influidas por el anarquismo. El
cuento Los precursores, Horacio Quiroga hace referencia a los „pliegos de condiciones‟

57
Idem. Op. cit., p. 425.
58
El Diario, 20 de junio de 1908. Rafael Barret, anarquista español radicado en el Paraguay, fue
periodista, ensayistas y escritor que investigó y denunció la situación de los mensúes en los
yerbatales paraguayos en 1908.
Ensayos sobre Arte, Comunicación y Políticas Culturales

74

como una de las primeras modalidades de lucha de los mensúes. Desde entonces fueron
menos frecuentes las „fugas‟ y los motines, propios del período dominado por el
funcionamiento del “extractivo” de la yerba mate de principio de siglo XX. En la segunda
década de ese siglo se formaron las primeras organizaciones gremiales obreras.
A esta etapa le seguirá una segunda de colonización sobre tierras fiscales junto a
un proceso paralelo de colonización privada, en la que empresas como Administración de
Eldorado y Cía., adquirieron grandes extensiones de las mejores tierras misioneras. Estas
empresas iniciaron a partir de 1919 un loteo privado, que generó una sobrevalorización de
las tierras y obligó a los pequeños productores a reducir la superficie productiva prevista
por la ley por debajo de la unidad económica rentable. En estas primeras décadas del
siglo XX, con esta colonización de tierras misioneras se expandió la producción y las
grandes empresas industriales, pero muchas empresas comercializadoras de yerba mate
radicadas en Buenos Aires y Rosario, seguían comprando la yerba mate al Brasil y el
Paraguay, constituyendo un factor de crisis para la provincia de Misiones.
En esos años de la década del 20 se acrecentó la lucha de los trabajadores de las
grandes empresas en El Alto Paraná y San Ignacio. Allí se organizó el sindicato que
enfrentó a Carlos Sirito, dueño del yerbatal de San Ignacio, tristemente conocido por
haber degollado a dos de sus trabajadores porque reclamaban mejoras en las
condiciones de trabajo. Ese primer sindicato, y la lucha contra Sirito, fue dirigido y
encabezado por Eusebio Mañasco, un criollo bilingüe (castellano-guaraní) detenido por la
policía misionera y condenado a prisión perpetua, acusado por un crimen que no cometió.
De este modo, el sindicato fue destruido y la huelga se perdió. En 1924, el Partido
Comunista realizó una gran campaña de solidaridad con los mensúes y contra la
represión a los obreros misioneros.
59
En 1927, la USA convocaba a un mitin por la libertad
de Sacco y Vanzetti y reclamando también por la libertad de Eusebio Mañasco.
En los años 30, el Partido Comunista funda el Sindicato de Tareferos de San
Ignacio o el Sindicato de Peones y Tareferos de Oberá dirigido por Marcos Kaner. Ramón
Ayala, autor de “El Mensú”, “Jangadero”, “Cosechero” y otras tantas creaciones musicales
que cuentan la vida de los trabajadores misioneros, recuerda a Marcos Kaner: “¡Tantos
caminos juntos por la selva! Cada vez que había sospecha de levantamiento, lo primero

59
“El dirigente de los „mensúes‟ que fue condenado por la presión de los señores feudales de esa
región, era Eusebio Magnasco, de tendencia anarco-sindicalista. Con ese motivo se realizó una
gran campaña por su libertad, campaña en la que participó activamente nuestro Partido, y que al
final logró éxito, pues fue puesto en libertad; Magnasco se acercó a nuestro Partido. En Esbozo de
Historia del Partido Comunista de la Argentina. Ed. Anteo, Bs. As., 1948., p. 53, cita al pie (83).
Ensayos sobre Arte, Comunicación y Políticas Culturales

75

que hacían era meter preso a Marcos Kaner”.
60
Fue Alfredo Varela quien como
corresponsal de La Hora escribe las famosas notas y entrevistas a Marcos Kaner, donde
denuncia, en plena „década infame‟, la brutal explotación de los trabajadores de la yerba
mate, material base de su novela.
61

En 1935 la expansión de la yerba mate implicó la ocupación de 66.000 hectáreas
en Misiones, y generó una producción que no pudo colocarse en el mercado. Para frenar
esa expansión el gobierno conservador dictó la Ley 12.236 para limitar el número
establecimientos de nuevas plantaciones y frenar la producción que saturaba el mercado
interno, lo que generó una mayor concentración productiva.
Durante el gobierno peronista, aunque no se logró opacar el peso de la gran
propiedad y de las grandes empresas yerbateras de la zona, la legislación laboral
justicialista orientada al ámbito rural, la política de reforestación en Misiones y la
regularización de los títulos de propiedad modificaron de los mecanismos abusivos de la
explotación de la mano de obra.
En síntesis, desde principios del siglo XX se conocía y discutían las condiciones
de los mensúes, en menor medida se denunciaban las campañas de colonización de la
tierra, ni la concentración de la tierra y la producción y la consecuente crisis de la industria
yerbatera a fines de la década del 20. Estos factores potenciaron las primeras luchas
obreras organizadas que fueron frenadas con formas brutales de represión estatal y
privada. Estos esquemas productivos y laborales se prolongaron a lo largo de la década
del 30, cuando una nueva crisis de la industria confluyó y se insertó en la crisis argentina
y mundial. La necesidad de sortear la crisis económica del país obligó al gobierno de
Justo a implementar un intervencionismo estatal mesurado con el que se proponía salvar
el modelo exportador. Este proceso condujo a un limitado desarrollo de la industria
nacional y a un impensado crecimiento de un empresariado industrial argentino desde
fines de los 30 y fue uno de los factores del crecimiento industrial de posguerra.
Es conocido, que este proceso –que impulsó el desarrollo industrial a través de la
sustitución de importaciones– también generó un aumento de la población obrera, parte
de la cual provenía de los migrantes movilizados del campo a la ciudad por la crisis
agraria. En esos años, este fenómeno económico y social amplió inusitadamente la

60
Entrevista a Ramón Ayala de Arturo M. Lozza, “Por los cauces de América latina, la jangada va”.
Propuesta, 19 de Febrero 2009, p. 11.
61
Lanuti, Juan. “Alfredo Varela, infatigable combatiente por la paz”, Propuesta, 19 de febrero de
2009, p. 12.

Ensayos sobre Arte, Comunicación y Políticas Culturales

76

diversidad de manifestaciones culturales de los sectores populares urbanos y fue motivo
de para que desde diferentes corrientes políticas y culturales se preocuparan por este
fenómeno. Estos nuevos sectores sociales y su protagonismo condicionaron el desarrollo
de movimientos políticos y culturales y en la lucha contra el régimen alimentaron un
antiimperialismo que la izquierda del movimiento obrero debió articular en la lucha frente a
la crisis y la desocupación, en el contexto de los conflictos sociales y del avance del
fascismo y de las tendencias bélicas en el mundo.

Una misma preocupación y diferentes perspectivas

Ambas obras pusieron en primer plano la superexplotación de estos trabajadores
en los años „20. Primero el autor y luego el director se hicieron eco de las condiciones
laborales brutales que soportaron los mensúes. Varela ubica la raíz de esa situación:
“Veinte latifundios poderosos se hacen dueños del Alto Paraná misionero: Martín, Roca,
Bemberg, Nuñez, “La Plantadora”, Herrera Vegas… Los primeros descubridores, los
“pioners”, son tomados a sueldo… Un profundo cambio comienza a producirse en la patria
de la “caá”… Sólo la situación del mensú no varía… Y ya durante las grandes huelgas del
18 y 19, y en 1928, y después, sus estallidos de cólera sacuden a los flamantes negreros,
haciéndoles comprender que también para el dominio de los che-rubichá comienza una
nueva época… Sobre las cenizas del antiguo mensú, del arriero, comienza a levantarse el
peón organizado, consciente, del porvenir. Su camino de espinas ha de tener en lo
sucesivo una luz, la del farol de ese humilde rancho del Sindicato Obrero…”.
62

La obra de Varela refleja el cambio de estrategia política del Partido Comunista en
la década del 30. En el Esbozo de Historia del Partido Comunista se explicaba que: “el
Partido extendía su influencia entre las capas más explotadas de los trabajadores del
campo, entre ellas los obreros de los quebrachales, de los ingenios de azúcar y de los
yerbales. Estas capas nunca fueron tenidas en cuenta ni por las organizaciones sindicales
dirigidas por los sindicalistas reformistas ni por los partidos políticos democráticos. En el
curso del año 1924 nuestro Partido inicio una gran campaña de solidaridad con los
„mensúes‟ […] tendiente a despertar la preocupación de los sindicatos de los obreros
industriales hacia los trabajadores del campo”.
63
Efectivamente desde su fundación en
1918 hasta 1928 el PC estuvo más concentrado en las luchas de los trabajadores de las

62
Varela, A. Op. cit., p. 164. P. 277.
63
Esbozo de Historia del Partido Comunista de la Argentina. Ed. Anteo, Bs. As., 1948, p. 83
Ensayos sobre Arte, Comunicación y Políticas Culturales

77

industrias y servicios en las grandes ciudades, siendo menor y casi nula su inserción en la
lucha por las condiciones laborales en el ámbito rural. Esa falta de inserción y
desconocimiento de las características y de los orígenes étnicos de este sector social
condujo inicialmente a una desvalorización de su papel en la lucha revolucionaria.
64

La nueva estrategia política comunista puso en discusión cuáles eran las alianzas
y cómo se caracterizaban el campo de las clases oprimidas y quiénes de las clases
explotadoras. El VIII Congreso y la Conferencia de Partidos Comunistas de América latina
definieron el carácter de la revolución agraria y antiimperialista en esta parte del
continente, a partir de considerar la incidencia del latifundio, la herencia colonial de su
procedencia y la penetración imperialista. Lo que llevó a debatir sobre la “integración” o
“autodeterminación” de las comunidades y pueblos originarios.
65

Desde la década del „30, el Partido Comunista logró una gran influencia político-
ideológica entre los intelectuales y artistas, en la medida que crecía su presencia en el
movimiento obrero y su preocupación por los sectores explotados del campo, que
aumentó producto del ascenso en la combatividad obrera y por la lucha antifascista a
fines de los 30 y principios de los 40. Esta incidencia entre artistas e intelectuales en
aquellos años contribuyó a la constitución de movimientos y corrientes culturales
antiimperialistas que en el proceso político y económico que fueron expresando, a partir
de estas nuevas inserciones, las diversidades culturales provenientes de la multiplicidad
de afluentes sociales de donde se nutrían.
El desarrollo de esta línea cultural recorre un proceso condicionado por sus
elaboraciones estratégicas, que va desde su 8º Congreso de noviembre de 1928 donde
se define el carácter dependiente o semicolonial del país hasta el cambio de la política de
“clase contra clase” por la de “frente único”; que se profundiza al influjo del VIIº Congreso
de la Internacional Comunista en 1935. Este recorrido tuvo consecuencias en la política
cultural en relación a nuevas valoraciones tanto sobre la dominación imperialista y la
resistencia en el plano cultural, como en la valoración de las prácticas y productos
culturales de las clases populares y su papel en la historia nacional. En suma, nuevas
valoraciones sobre los efectos de la “cuestión nacional” en la cultura durante las décadas
del „30 y „40.

64
Al respecto ver: Camarero, Hernán. A la conquista de la clase obrera. Los comunistas y el
mundo del trabajo en la Argentina, 1920-1935. Siglo Veintiuno. Buenos Aires, 2007 y Vargas, Otto.
El marxismo y la Revolución Argentina. Tomo II. Ágora, Buenos Aires, 1999.
65
En la Conferencia de Partidos Comunistas Latinoamericanos que se realizó en Bueno Aires en
1929, José Carlos Mariátegui pondrá los problemas que la cuestión indígena y la penetración del
imperialismo en América latina planteaba al comunismo latinoamericano.
Ensayos sobre Arte, Comunicación y Políticas Culturales

78

En este contexto, se inserta El Río oscuro de Alfredo Varela, aunque es necesario
observar que en esta novela pervive aún la concepción heredada del socialismo, la que
abrevaba en la línea histórica del liberalismo-mitrista. Esta concepción histórica era
tributaria del pensamiento que –desde la Generación del „37, pasando por Urquiza, Mitre
a Sarmiento se había reforzaba con la concepción racista de Ingenieros– ignoraban la
diversidad étnica o despreciaba por atrasada, ignorante o salvaje a las poblaciones
originarias.
Si bien Varela va definiendo en su obra cómo eran esas poblaciones originarias y
cuál fue su situación en boca de sus personajes: “Antes fue un hermoso tiempo de
ignorancia. Los salvajes eran dueños de una felicidad clara y espontánea”. “En el principio
fueron los indios… En manos de los encomenderos sufrieron hambre y sed. Mientras
tanto, trabajaban como bestias infieles que eran”.
66
Para el autor en “El río oscuro” la
presencia de las poblaciones indígenas está asociada a la etapa colonial con continuidad
hasta fines del siglo XIX, antes de la aparición del mensú: “Los indios cainguás eran
bárbaros, ignorantes y de carácter dulce […]”. “La conquista frenética del oro verde no
podía detenerse. Necesitaba más hombres, más sangre, más huesos, para alimentar la
oscura corriente interminable”.
67

En la novela cuando se relata el inicio de la organización de los mensúes, el indio
que se presenta es un “indio capanga”: “Resulta que habían puesto un capanga indio, se
llamaba Caazapá. Era malísimo el hombre. Nos tenía locos, siempre queriendo que
hiciéramos más trabajo. Yo tenía los brazos rotos de tanto machetear. Entonces decidí
escaparme. Fue la primera… de las doce huidas que tengo […] Todos decían que por ahí
andaba un tigre negro y yo tenía miedo. Pero el verdadero tigre era el otro, Caazapá, que
vivía saliendo el camino”.
68

Si bien en la novela hay un esfuerzo por vincular aquel pasado indígena con la
condición de estos mensúes a través del lenguaje guaraní, las costumbres y actividades
sin embargo queda desdibujado cuál es su origen y enfrentado con el único indio que allí
aparece. Lo vinculado a lo indígena resulta menospreciado; producto, por una parte, de
un prolongado proceso político, económico y cultural de negación de la población
autóctona regional, como ya señalamos, impuesto por la ideología dominante y por otra
parte por las limitaciones del análisis crítico histórico-social-ideológico por parte del PCA
en esos años.

66
Varela, A. Op. cit., ps. 37 y 38.
67
Varela, A. Op. cit., p. 142.
68
Varela, A. Op. cit., p. 120.
Ensayos sobre Arte, Comunicación y Políticas Culturales

79

En la adaptación cinematográfica de Del Carril la historia de la dominación colonial
española, la presencia del latifundio y el vínculo con la tradición indígena no están
presentes. Sólo mantiene la figura del “el indio capanga”, perverso y hostil contra los
mensúes y contra el personaje central Santos Peralta, Ramón Moreyra en la novela,
protagonizado por Hugo del Carril. En la representación fílmica de los mensúes, tanto en
su vestuario como en el lenguaje, no están presentes referencias a una raíz indígena de
los personajes sino se acentúa la particularidad regional de litoral, su música, sus
costumbres peculiares. Allí el conflicto social y los vínculos amorosos (no solo entre el
hombre y la mujer protagonistas sino también en el amor de la vieja madre “Flora Medina”
o de la prostituta Flor Lys), como bien señalan todos los estudios que analizaron este film,
están en el primer plano del relato. La explotación cruel de los trabajadores aparece como
producto de un patrón perverso que se aprovecha de la ignorancia de aquellos, por fuera
de las condiciones estructurales en las que se producía la yerba mate y que fueron las
que favorecieron esa explotación social. Señala Abel Posadas, reivindicando la visión
peronista de aquellos años: “En la novela de Varela “El río oscuro” los que
conscientizaban a los mensúes eran los brasileños y en la película son los mismos
obreros quienes oponen el sindicato a la patronal; o si en la novela el protagonista muere
y en la película huye con su mujer, a nosotros esas diferencias no nos preocupaban […]
En aquellos años felices pensábamos que la explotación había terminado. Ingenuamente,
creíamos que el enemigo se iba, sin más ni más, a dejar el campo de batalla. Luego se
comprendió que al enemigo había que exterminarlo”.
69

La concepción política y cultural que impulsó el peronismo partió de reivindicar a
las masas urbanas industriales (que visiblemente emergieron con la movilización del 17
de octubre de 1945) considerada como una síntesis inédita de los grupos sociales más
autóctonos y arcaicos, cuya formación se inicia con la colonización hispánica y
fusionándose con los grupos sociales modernos introducidos con la inmigración masiva,
dando por resulta al “mestizo”, base de la cultura e identidad nacional de la concepción.
70

Abrevando en la concepción del revisionismo histórico argentino, el peronismo sustentó la
tesis del “mestizo” como esencia de la identidad argentina, reivindicando el hispanismo y
adoptando la tradición terrateniente porteña rosista con la que configura la historia de la

69
Posadas, A. “El cine de la primera década peronista”. En La cultura popular del peronismo. Ed.
Cimarrón. Bs. As., 1973, p. 67.
70
Ver: Romano, E. “Apuntes sobre cultura popular y peronismo”. En La cultura popular… Idem, Op.
cit.

Ensayos sobre Arte, Comunicación y Políticas Culturales

80

nación, su cultura e identidad para enfrentarla a la corriente liberal-mitrista impuesta por la
oligarquía terrateniente argentina.
Ambos, escritor y director, con diferentes matrices políticas, ideológicas y
culturales se encontrarán en un nuevo momento en la segunda posguerra. En 1952,
durante la guerra fría, el gobierno peronista entraba en su segunda etapa en la que debía
enfrentar una crisis económica y la presión norteamericana. En tanto el Partido Comunista
se debatía en torno a influencia del peronismo sobre las grandes masas, su línea de
“oposición sistemática” al gobierno y las consecuencias de la aplicación de la línea
browderista y de la Unión Democrática en el año 45, en una nueva situación mundial
signada por la campaña anticomunista norteamericana.
Escritor y director se encuentran en la denuncia de la feroz explotación de los
trabajadores del litoral, pero también en desdibujar las raíces indígenas que latían en
aquel proceso al no cuestionar la política e ideología dominante de la oligarquía
terrateniente (que había dado por finalizada la cuestión indígena en 1880), desconociendo
los resabios y aportes de la cultura indígena a la identidad y cultura nacional, convirtiendo
por oposición al mestizo o al criollo de origen europeo como esencia del “ser nacional”.
A pesar de las diferencias políticas, ideológicas y de distintas etapas históricas en
las que el escritor comunista y el director peronista desarrollan sus obras, es de destacar
en ambos la importancia que se le asignan a la opresión y represión a estos sectores de
trabajadores de los yerbatales y resulta uno de los aspectos más importante que estas
producciones comparten. Desde caminos divergentes ambas se encuentran en el
menosprecio o negación de resabios de una raíz indígena entre los mensúes, como así
también en sobrevalorar la importancia en el desarrollo y conciencia de esas masas. En el
caso de la novela, conciencia de masas atrasadas que solo llegaría por fuera de su propia
experiencia social y a partir de una revolución lejana y de objetivos imprecisos. Mientras
que en la película esa conciencia y organización de resistencia de las masas que surgen
frente un mal patrón pero que resultaba innecesaria en la nueva Argentina del peronismo.
En ambas obras los efectos de la estructura político-económica y social se diluyen, así
como quiénes son los dueños de las tierras y empresas explotadoras. En 1952, cuando se
estrena la película, la crisis que sufre el gobierno peronista y los cambios a nivel
internacional pondrán evidencian que esos factores estructurales siguen presentes y que
“el enemigo no se va así nomás”, como señalara Abel Posadas, será una conclusión
pendiente.

Ensayos sobre Arte, Comunicación y Políticas Culturales

81


Bibliografía
ALTAMIRANO, C. (2001) Peronismo y cultura de izquierda. Bs. As: Temas Grupo
Editorial.
ASCOLANI, A. (2009) El sindicalismo rural en la Argentina. De la resistencia clasista a la
comunidad organizada (1928-1952). Bs. As: Universidad Nacional de Quilmes Ed.
BERNINI, E. (2007) “El lento final del criollismo. Dos usos de la literatura en el Cine
durante el primer peronismo”. En Viñas, D. (dir.) La Década peronista, Bs. As.: Paradiso.
BORRÁS, E. (2006) Las aguas bajan turbias. Prólogo de Claudio España. Bs. As: Editorial
Biblos/Argentores.
BRISKY, N., POSADAS, A., ROMANO, E. y otros. (1973) La cultura popular del
peronismo. Bs. As.: Ed. Cimarrón.
BUCHRUCKER, C. (1987) Nacionalismo y Peronismo. La argentina en la crisis ideológica
mundial (1927-1955). Bs. As.: Editorial Sudamericana.
CABRERA, G. (1989) Hugo del Carril, un hombre de nuestro cine. Bs. As: Ediciones
Culturales Argentinas.
CAMARERO, H. (2007) A la conquista de la clase obrera. Los comunistas y el mundo del
trabajo en la Argentina, 1920-1935. Bs. As.: Siglo Veintiuno.
---------------------- (2005) Trincheras de celuloide. Universidad de Alcalá.
CAMPODÓNICO, H. (2010) El cine cuenta nuestra historia, 200 años de historia, 100
años de cine. Bs. As.: INCAA.
DI NÚBILA, D. (1959) Historia del Cine Argentino. Bs. As.: Ed. Cruz de Malta, Fondo
Nacional de las Artes.
ESPAÑA, C. (2000) Cine argentino, industria y clasicismo (1933/1950). Bs. As.: Fondo
Nacional de las Artes.
FERREIRA, F. (1995) Luz, cámara… memoria. Una historia social del cine argentino.
Avellaneda: Corregidor.
GARRAMUÑO, F. (2007) Modernidades primitivas. Tango, samba y nación. Bs. As.: FCE/
Tierra Firme.
GENÉ, M. (2005) Un mundo Feliz. Imágenes de los trabajadores en el primer peronismo
1946-1955. Bs. As: Fondo de Cultura. Universidad de San Andrés.
GETINO, O. y SOLANAS, F. E. (1973) Cine, cultura y descolonización. Bs. As.: Siglo XXI.
----------------------------------------- (1998) Cine argentino, entre lo posible y lo deseable. Bs.
Ensayos sobre Arte, Comunicación y Políticas Culturales

82

As.: Ediciones Circus.
JAKUBOWICZ, E. y RADETICH, L. (2006) La historia argentina a través del cine. Las
“visiones del pasado” (1933-2003). Bs. As.: La Crujía Ediciones.
KRIGER, C. (2009) Cine y peronismo, el estado en escena. Bs. As.: Siglo Veintiuno Ed.
LANUTI, A. (2009) “Alfredo Varela, infatigable combatiente por la paz”. Nuestra Propuesta
N° 907, 19 de febrero de 2009.
LOZZA, A. M. (2009) “Conversando con Ramón Ayala, el mensú. Por los cauces de
América Latina”. Nuestra Propuesta N° 907, 19 de febrero de 2009.
LUSNICH, A.L. (1991) “Las aguas bajan turbias, un modelo de transición”. En Ciudad /
Campo en las artes en Argentina y Latinoamérica. 3° Jornadas de Teoría e Historia de las
Artes. CAIA, Bs. As.
--------------------- (2007) El drama social-folclórico. El universo rural en el cine argentino.
Prólogo de Claudio España. Bs. As.: Ed. Biblos.
LUSNICH, A. L. y PIEDRAS, P. (2009) Una historia del cine político y social en Argentina.
(1896-1969), Bs. As.: Nueva librería.
MAHIEU, J. A. (1966) Breve historia del cine argentino. Bs. As.: EUDEBA, pág. 14.
MALLIMACCI, F. MARRONE, I. (1997) Cine e imaginario social. Bs. As.: Facultad de
Ciencias Sociales, Carrera de Sociología, CBC, UBA.
MARANGHELLO, C. e INSAURRALDE, A. (2006) Hugo del Carril. El compromiso y la
acción. Bs. As.: Ministerio de Cultura Gobierno de Buenos Aires.
POSADAS, A., LANDRO, M.; SEPRONI, M.; CAMPODÓNICO, R. H. (2006) Cine Sonoro
argentino, 1933-1943. Tomo II. Bs. As.: El Calafate Editores.
PUJOL, S. (2008) En nombre del folclore. Biografía de Atahualpa Yupanqui. Bs. As.:
Emecé.
RAU, V. (2005) Transformaciones en el mercado de fuerza de trabajo y nuevas
condiciones para la protesta de los asalariados agrícolas. En Ruralidades
latinoamericanas. Identidades y luchas sociales. CLACSO, 2005.
http://bibliotecavirtual.clacso.org.ar/ar/libros/ruralidad/Rau.pdf
RAU, V. (2008) La yerba mate en Misiones (Argentina). Estructura y significados de una
producción localizada. IV Congreso Internacional de la Red SIAL. Argentina/Mar del Plata,
27 al 31 de Octubre de 2008.
RODRÍGUEZ, S. J.; GURBANOV, A. I. (2005) Revisando las posturas del Partido
Comunista Argentino frente al peronismo. X° Jornadas Interescuelas/Departamentos de
Historia. Rosario.
Ensayos sobre Arte, Comunicación y Políticas Culturales

83

STURM, G. (2006) Yerba buena y yerba mala. Medio siglo de historia de la producción y
el trabajo en los yerbales misioneros (1890-1942). Bs. As. Ediciones Cooperativas.
Todo es historia. Perón y el Festival del Cine de Mar del Plata
TRANCHINI, E. M. El cine argentino y la construcción de un imaginario criollista. Fondo
Nacional de las Artes-INCAA. Segundo Premio Nacional.
VARELA, A. (1984) El Río Oscuro. Bs. As.: Editorial Directa. Bs. As.
VARGAS, O. (1999) El marxismo y la Revolución Argentina. Tomo II. Bs. As.: Ágora.
VAREO, F. G. (1999) El cine argentino en la historia argentina (1958-1998), Rosario.
VV.AA. (1999) El cine argentino y su aporte a la identidad nacional. Bs. As.: Senado de la
Nación.
VV.AA. (2005) El estado y el Cine Argentino. Biblioteca de Cine Argentino y
Latinoamericano. Santa Fe.
VV.AA. (1992) Historia del Cine Argentino. Bs. As.: CEAL.
WOLF, S. (compilador). (1994) Cine Argentino: la otra historia. Bs. As.: Ediciones Letra
Buena, 2ª Edición.
ZARRILLI, A. G. Los procesos de apropiación territorial productiva en el contexto de la
economía yerbatera: el territorio nacional de Misiones (1900-1950). http://www.fee.tche.br,

Publicaciones
Orientación, 1946-1948.
El Patriota, 1943.
La hora, 1952.



Ensayos sobre Arte, Comunicación y Políticas Culturales

84



Arte, identidad local e historia en Cerro de Leones (1975) de
Alberto Gauna

TERESITA MARÍA VICTORIA FUENTES
71



Patrimonio cultural inmaterial en Tandil

„La transformación que día a día se imprime a la
sociedad irá creando nuevas reivindicaciones
sociales y las luchas que por ellas se realicen
harán la historia del pueblo‟
(Gauna, 1975)


Como ha sido ampliamente estudiado, las ciudades compendian múltiples historias
sociales, económicas y políticas que son visibles en sus calles y edificios. Éstos, junto a
los bienes acumulados por tradición o herencia dan cuenta de los procesos mencionados
y se constituyen –en su vínculo con la identidad- en el patrimonio cultural urbano,
expresando de modo paradigmático los valores que una sociedad reconoce como propios.
Sin embargo, el patrimonio urbano se manifiesta de formas diversas. Además del que se
constituye materialmente en los monumentos, los museos, los caminos y las
construcciones principales de un pueblo, también existe el que se conforma con las
leyendas, los mitos, las imágenes, las pinturas, los relatos, las películas, que hablan de la
ciudad.
Particularmente, en ciudades que no cuentan con un gran patrimonio histórico
material -como Tandil-, la búsqueda de signos intangibles de identidad, formas de
evocación y de memoria (García Canclini, 1999) es más relevante. Por eso este estudio
se orienta a pensar el patrimonio cultural como un conjunto de bienes en relación con sus
usos sociales, como un proceso que se acumula, se renueva, produce rendimientos y es
apropiado en forma desigual por diversos sectores. En este sentido el film Cerro de

71
Facultad de Arte, UNICEN.
Ensayos sobre Arte, Comunicación y Políticas Culturales

85

Leones de Alberto Gauna, al tiempo que recupera el patrimonio histórico de la labor de los
picapedreros que se constituye en un documento que da cuenta del accionar de los
cineastas de los sesenta y setenta en Tandil.

Cine y denuncia social en los sesenta y setenta

El cine nacional en la década de mil novecientos sesenta experimentó una
renovación importante. Nuevos modos de enunciación dejaban entrever la
modernización del ámbito cinematográfico y siguiendo a Europa, la insatisfacción, la
denuncia social directa y la mirada irónica de la real idad contemporánea se ubicaron
en el centro de la anécdota filmada. La generación de mil novecientos sesenta se
redireccionó en tres líneas. Una de ellas, presentó el modelo juvenil de la mediana
burguesía urbana en contradicción consigo misma: ya por sus elecciones vitales, ya
por los mandatos heredados. En este grupo se encontraban Rodolfo Kuhn con Los
jóvenes viejos (1961) y David Kohon con Tres veces Ana (1961). Otra de las
orientaciones fue leída como esteticista, cuidadosa del detalle, ejemplo de ella son
las versiones de los cuentos La cifra impar (1961), Circe (1964) e Intimidad de los
parques (1965) de Julio Cortázar rodadas por Manuel Antín. Y, por último la tercera
vertiente muestra un claro acercamiento a lo social -crítico. Como ejemplo inicial y
paradigmático puede citarse Tiredié (1958) de Fernando Birri, también Los
inundados (1961) del mismo director o algunas producciones del actor y director
Lautaro Murúa (España, Claudio, 2005; Lusnich, Ana Laura, 2005; Lusnich, A. L. –
Piedras, Pablo, 2009)
El surgimiento y desarrollo de esta generación, se comprende en el contexto
social y cultural en que se suscitó: entre otros vale recordar el „boom‟ en el campo de
la literatura latinoamericana y el crecimiento del teatro, la plástica y las artes
audiovisuales apoyados por diversas instituciones. Por otra parte, hacia mil
novecientos sesenta y ocho surge una forma alternativa, no comercial, en el cine
nacional encabezada por Fernando „Pino‟ Solanas y Octavio Getino, denominado el
„Tercer Cine‟. Este se presentó como un movimiento de lucha contra el cine
hegemónico -con sus formas de industrialización- y el cine de autor. Su ejemplo
paradigmático es el documental político La hora de los hornos (1968), exhibido en
espacios alternativos –universidades, sindicatos, clubes y escuelas- no en salas
comerciales, en copias de dieciséis milímetros -con censuras y persecuciones en sus
Ensayos sobre Arte, Comunicación y Políticas Culturales

86

presentaciones durante el gobierno de Onganía-. En el mismo sentido, salió a la luz
lo producido por „Grupo Cine de la Base‟, entre cuyos ideales estaba la manipulación
de la imagen en función de la lucha política, tal se observa en México, la revolución
congelada (1970) y Los traidores (1973) de Raimundo Gleyzer.

Ciclos culturales y cine club

En Tandil, desde su fundación, el „Ateneo Rivadavia‟ -como ya ha sido
estudiado (Pasolini, 2006)- ha tenido un rol protagónico en el desarrollo y la
articulación artística local, y el cine no ha estado exento de este impulso. A partir de
su creación en mil novecientos cuarenta y dos y hasta su clausura en mil
novecientos sesenta promovió numerosas funciones de cine, y de debate de estas
proyecciones. Luego, entre mil novecientos sesenta y cinco y mil novecientos
setenta y dos la misma Biblioteca Rivadavia fue la que organizó los „Ciclos
culturales‟ en los que se ofrecieron conferencias, cursos y seminarios; obras
teatrales, muestras de pintura y escultura, presentaciones musicales. También,
exhibiciones cinematográficas.
Paralelamente, en mayo de mil novecientos sesenta y siete surgió en Tandil el
„Grupo Cine‟ coordinado por el escritor Osvaldo Soriano. Este grupo, poco tiempo
después, pasó a formar parte de la „Agrupación Cultural Independiente‟ coordinada
también por Soriano, que se ocupaba de diversas actividades culturales. Integraron
además „Grupo Cine‟: Ricardo Ruiz (secretario), José I. Ródenas (tesorero),
Heriberto González (publicidad gráfica), Ana María Colombo (archivo), Eduardo
Saglul (redactor), Héctor Luna y Ariel Rinaldi (actividades especiales).
Ellos consideraban que su principal ocupación consistía en la extensión
cultural cinematográfica, por ello ofrecían la proyección de cortometrajes en 16
milímetros y otras manifestaciones referentes al cine. Por ejemplo, durante 1967 se
proyectó el ciclo „Primitivos del cine‟, que incluyó El general de Buster Keaton; cortos
de Charles Chaplin, y otros cómicos; además de muestras de la Vanguardia francesa
y el Expresionismo alemán. Desde septiembre de ese año se incluyó la exhibición de
dos películas de Leonardo Favio: El romance del Aniceto y la Francisca, presentada
como el máximo acontecimiento artístico del nuevo cine argentino, junto a su opera
prima, Crónica de un niño solo. Además en distintos ciclos, se incluyó filmografía de
Mauro Bolognini, Satyajit Ray, Masaki Kobayashi, Agnès Varda, Stanley Kubrick,
Ensayos sobre Arte, Comunicación y Políticas Culturales

87

Akira Kurosawa, Andrzej Wajda, Michael Cacoyannis, Jercy Kawalerowicz, S. Ray, y
Pierre Etaix. A su vez, mensualmente editaban un Cuaderno Grupo Cine a través del
cual informaban y difundían su programación. (Minnucci, 2010)
En enero de mil novecientos sesenta y ocho, el grupo se vio afectado por una
breve clausura a la que le siguió una interesante polémica a través de la prensa a
nivel nacional. Pero continuó con sus actividades. En diciembre del mismo año el
„Grupo Cine‟ fue sede y organizador, de una reunión de cineclubistas de toda la
región tendiente a coordinar esfuerzos para mejorar las programaciones. Al año
siguiente, fallece Heriberto González, y parten hacia Buenos Aires de algunos de sus
miembros. Sin embargo, todo el trabajo y esfuerzo de estos entusiastas germinaría
poco tiempo después con la aparición del „Cine Club Tandil‟, y aportaría a la
concreción del mediometraje tandilense Cerro de Leones de Alberto Gauna. Sin
dudas, el Grupo Cine:
„puso en marcha y mantuvo vigente un espacio de exhibición y reflexión
sobre el cine del mundo que nos ha dejado muchas experiencias
memorables y una colección de cuadernos y folletos que en su momento
ayudaron a muchos aficionados al cine a profundizar en los secretos del
arte cinematográfico‟. (Minnucci, A., 2010)

Cerro de Leones, un mediometraje de producción y realización tandilense

Alberto Gauna (1949), director de Cerro de Leones pertenecía a una familia
de aficionados al teatro. Su abuelo Serafín Villar había trabajado activamente en
cuadros filodramáticos de principios de siglo veinte en el barrio de Villa Italia. Su hija,
Ivis siguió con la tradición del fomento cotidiano de las artes, la política y el
encuentro social, lo que implicó para Gauna el encuentro con numerosas personas
vinculadas con la cultura, con inquietudes intelectuales.
Su primer acercamiento al cine vino de la mano de Armando Brasesco, uno de
sus profesores de la escuela Técnica donde cursaba por la noche el Bachillerato. Su
actitud inquieta y activa hacía que moti vara a los alumnos en diversas actividades.
Fervientemente, según relata el mismo Gauna, pretendía que no quedaran
estancados en la „mediocridad‟. Con esa intención el mil novecientos sesenta y dos
Brasesco, como buen amante de la literatura, la música y el cine le recomienda Los
inundados de F. Birri estrenada un año atrás. En un viaje a Buenos Aires, Gauna la
ve y encuentra en ella „cine cercano, nuestro, nacional, tan de nosotros que me
cautivo‟ (Gauna, 2008). Ver justamente esta película de Birri, fue sin duda tomar
Ensayos sobre Arte, Comunicación y Políticas Culturales

88

contacto con el Nuevo Cine Latinoamericano y acercarse a la filmografía del
considerado por muchos como el director del primer documental sociopolítico
argentino.
Como otros jóvenes de la época compartía con Ignacio Ródenas, Osvaldo
Soriano, Eduardo Saglul, Juan Carlos Gargiulo y Luis Olguín, entre otros lo que ellos
mismos denominaban „la mesa de los sueños‟. Un espacio de discusión intelectual y
artística que entre otras cosas derivó en la mencionada „Agrupación Cultural
Independiente‟. Sin embargo, la actividad en este espacio seguramente se encontró
acotada para Alberto Gauna porque entre mil novecientos sesenta y siete y mil
novecientos setenta debió cumplir con el servicio militar obligatorio –en años, por
cierto, convulsionados en nuestro país-. Sin embargo, entre sus recuerdos de la
época se encuentra la participación en las exhibiciones que realizara el „Grupo Cine‟,
en particular la proyección del ciclo de cine argentino de mil nueve sesenta y ocho
que incluyó películas de Leonardo Favio. Cuando es dado de baja y ya con la idea
de instalarse en Buenos Aires para aprender cine solicita una Beca al Fondo
Nacional de las Artes en el rubro Audiovisuales y la misma le es concedida.
Comenzó algunos cursos en el Sindicato de publicistas con profesores como el
director y guionista Alberto Fischerman
72
, el fotógrafo y camarógrafo Adelqui
Camusso
73
y el productor y guionista Nestor Gafet
74
.
En ese contexto comienza a escribir el guión de Cerro de Leones. Atraído en
principio por la temática y por la posibilidad de filmar en la ciudad de Tandil y en
escenarios reales. Por tanto los viajes a la ciudad se convertían en paseos de

72
Alberto Fischerman (1937-1995) director y guionista de cine argentino. Entre su filmografía se
encuentran: Ya no hay hombres (1991), Las puertitas del señor López (1988), La clínica del Dr.
Cureta (1987), Gombrowicz, o la seducción (Representado por sus discípulos) (1986), Los días de
junio (1985), El día de las tres banderas (1984), De la misteriosa Buenos Aires (1981) (segmento El
hambre), Las sorpresas (1975) (segmento Los pocillos), La pieza de Franz (1973), Players vs.
ángeles caídos (1969), Para una despedida (1964), Curso preliminar (1960).
73
Adelqui Camusso. Trabajó entre otras películas haciendo fotografía en El grito de Celina (1975),
El amor infiel (1974), La piel del amor (1973), Invasión (1969), Breve cielo (1969), Ufa con el sexo
(inédita - 1968), La cosecha (1966), Los anónimos (corto - 1966), Buenos Aires en camiseta (corto
- 1966), Dos en el mundo (1966), Gente conmigo (1965), Génesis del Chaco (corto - 1965), Gotán
(corto - 1965), Planeta Tierra (corto - 1965), Los inundados (1961), Buenos días, Buenos Aires
(corto - 1960), La primera fundación de Buenos Aires (corto - 1959), Buenos Aires (corto - 1958) y
como camarógrafo en Nosotros los monos (1970).
74
Nestor Gafet trabajó como productor, entre otras películas en El Mariscal del infierno (1974), 40
grados a la sombra (1967), Homenaje a la hora de la siesta (1966), Rivincita di Ivanhoe (1965), Piel
de verano (1961), La mano en la trampa (1961), Un guapo del '900 (1960) y como guionista en una
versión de Un guapo del 900 (1971).
Ensayos sobre Arte, Comunicación y Políticas Culturales

89

amigos y colaboradores porteños y locales en busca de locaciones que
sistemáticamente se guardaban en fotografías blanco y negro.

La explotación de canteras en la historia local

La película de Gauna se desarrollaría entonces en Tandil y su tema sin duda
rondaría en la explotación de la piedra. Entones, vale recordar que la ciudad de
Tandil surge en 1823 como un fortín de avanzada. Y, durante el siglo XIX adquiere la
configuración de poblado, con una economía ganadera y agrícola. A ello, se suma la
explotación artesanal de la piedra impulsada por la creciente tendencia al
adoquinado de calles de las primeras ciudades de la provincia. Esta actividad
resurge entre los años 1908 y 1913, luego de la crisis de 1890. En las canteras de la
región, se labraban adoquines, cordones para los laterales de las aceras y grandes
bloques de granito para destinarlos a diversos usos en las grandes construcciones
de Buenos Aires. El material elaborado era conducido primero en carretas hasta la
estación del Ferrocarril Sur para ser cargado con ese destino hasta que luego un
ramal del mismo tren se extendió hasta las explotaciones de „La Movediza‟ y „Cerro
de Leones‟.
Las canteras en la zona albergaban a un nutrido conjunto de obreros y sus
familias. Entre éstas, la del Cerro de los Leones era una de las más grandes. La
población de „canteristas‟, constituida por italianos –mayormente-, además de
españoles, dálmatas, alemanes y croatas, entre otros, recibía al principio de cada
mes una suma superior al cincuenta por ciento de los jornales para adquirir las
provisiones que necesitaban en los comercios del mismo patrón. Se les pagaba en
una especie de moneda que no circulaba sino en la cantera; las llamadas "pecas" de
cobre, que variaban de centavos hasta un peso. La diferencia les era pagada en
forma irregular cuando el patrón afirmaba haber vendido y cobrado lo producido.
Pero las reivindicaciones obreras que se produjeron en el país al principio de
siglo pasado, también estuvieron presentes en las canteras de Tandil. La
organización sindical se fue consolidando y prontamente aparecieron las luchas
entre obreros y patrones. Las huelgas tuvieron, algunas veces, carácter sangriento.
La más notable fue la de mil novecientos ocho que se prolongó por casi nueve
meses. Fue la llamada „Huelga grande‟, núcleo argumental de la película de Gauna,
en particular el tema central fue la lucha de los obreros y sus f amilias. Luego de ella,
Ensayos sobre Arte, Comunicación y Políticas Culturales

90

todos los patrones de Tandil firmaron el „pliego de condiciones‟ impuesto por los
obreros y se formó la „Unión Obrera de las Canteras‟, sindicato que llegó a contar
con cinco mil afiliados. Así, conquistaron jornadas de trabajo no superiores a nueve
horas diarias, cobro íntegro de los jornales el diez de cada mes, libertad de comprar
las provisiones donde lo creyesen conveniente, y las pecas dejaron de ser una
moneda impuesta y solo circulaba para comodidad de aquellos obreros que
voluntariamente se surtían en las proveedurías de los patrones. (Fontana O., 1947).

La producción de Cerro de Leones

Cerro de Leones comenzó siendo más que un guión una escaleta con el tema
„la Huelga grande‟, que ocupaba un lugar importante en el imaginario de la ciudad
serrana. Ese borrador consideraba entrevistas a sindicalistas, trabajadores y obreros
canteristas en la actualidad (1972-1975), preveía e incluía el estudio del
anarcosindicalismo en la Argentina y, en particular, el impacto local del mismo. Para
iniciar el trabajo se visitaron todas las canteras, abiertas en los años setenta, y se
realizó la investigación histórica. El formato -siempre presente- era el documental
pues permitía desarrollar la idea de lo que había sido el movimiento sindical a
principio de siglo y „resguardaría la palabra de sus protagonistas‟ (Gauna, 2008).
Primero, se rodaron algunas escenas iniciales: las de los homenajes a los
canteristas, los obreros ya ancianos, muchos con la salud quebrantada estuvieron
presentes en la toma inicial en el cementerio municipal de la ciudad. Hasta ese
momento el equipo de producción contaba con imágenes y no con sonido, por eso en
la versión final aparece una voz en off -la del narrador-, presentando el tema. Pero
esta dificultad -de lograr sonido simultáneo aún- no impidió que igualmente el guión
plateara escenas ficcionadas. Gauna, en el deseo y convencimiento de que esta
estrategia enriquecería su propuesta, escribió algunos momentos de la vida cotidiana
de los canteristas durante la „Huelga grande‟, que buscaban humanizar y explicitar
aun más la lucha de la familia del obrero.
Debido a esto, paralelamente se trabajó en la selección de actores. El director
fue en busca de Luis Cicopiedi, actor experimentado en la ciudad, a quien había
visto en distintos espectáculos en la sala „El Teatrillo‟ de la Biblioteca Rivadavia.
Cicopiedi no sólo se entusiasmó con la propuesta sino que se sumó su compañero
de trabajo, artista también: Cataldo Aielo, un „tipo humilde y disciplinado‟, y a
Ensayos sobre Arte, Comunicación y Políticas Culturales

91

Marilena Rivero, que igualmente dispuesta se unió con compromiso profesional al
equipo. Recuerda Gauna „para mí era como hablar con Alfredo Alcón y Norma
Aleandro‟. Y, con certeza, en el ámbito local ellos constituían un elenco preparado –
al menos en actuación en el teatro-.Por otra parte, Gauna incluyó, además de los
actores profesionales como los nombrados a gente común, sin preparación previa.
Los ensayos iniciales fueron en „El teatrillo‟ donde conoció a un „buen director de
teatro Roberto Mouilleron‟, quien también aportó sus ideas (Gauna, 2008).
Técnicamente se comenzó a rodar con una cámara de ocho milímetros pero
pretendían trabajar con una de dieciséis milímetros. Mientras se buscaban los
elementos técnicos, circunstancialmente Gauna comenzó a trabajar en los
Laboratorios de revelado Alex -que realizaba tareas no sólo para Argentina, sino
también para Bolivia, Méjico y Uruguay-. Allí, entre otras personas vinculadas al cine
conoció a varios realizadores y encontró una oportunidad para comprar la cámara
con la que finalmente se filmaría la película: una cámara de motor con chasis de
ciento veinte metros, o sea diez minutos ininterrumpidos de rodaje, que fue adquirida
con un crédito del Fondo Nacional de las Artes. Finalmente, el rodaje se realizó entre
el verano de mil novecientos setenta y tres y setenta y cuatro con una producción
muy ajustada de días y dos equipos humanos y técnicos integrados por
colaboradores y amigos de Tandil y Buenos Aires. Luego, el sonido se tuvo que
doblar en Capital. Se sonorizó cada secuencia, se reveló todo el material e hizo el
montaje en una sala cedida por Rodolfo Hermida. Los actores trabajaron como
verdaderos profesionales durante toda una extensa jornada en el doblaje.
En suma, el elenco, los creativos y los técnicos de Cerro de leones percibían
que „se vivía un clima de favorable, intuitivo quizá, creo que el equipo vislumbraba
que estaba siendo parte de un momento histórico para la ciudad‟ (Gauna, 2008).
Cerro de Leones fue guionada, dirigida y actuada por locales. Aunque, en rigor, el
mérito deviene de la confluencia de factores sociales, culturales y políticos que
favorecieron esta concreción. La dinámica cultura nacional de los sesenta, el apoyo
de instituciones intermedias: como el Fondo Nacional de las Artes, el desarrol lo y
compromiso de los cineclubes en el contexto nacional y local fueron determinantes
para muchos de los artistas locales que se vincularon con el campo porteño y
retroalimentaron la potencialidades de los artistas tandilenses en la primera parte de
la década de mil novecientos setenta. Lamentablemente la última dictadura
interrumpiría y desharía tanta labor.
Ensayos sobre Arte, Comunicación y Políticas Culturales

92



Militancia anarquista y la „Huelga grande‟ en Cerro de Leones

Cerro de Leones, es un mediometraje tandilense que retrata la lucha obrera
de los canteristas a principios del siglo veinte. Como lo ha expresado su director
Alberto Gauna: „La película se armó como un rompecabezas. Las piezas se fueron
acomodando según el proyecto iba avanzando‟. Al esqueleto básico de un
documental tradicional organizado en base a entrevistas, se sumaron escenas
ficcionadas que en última instancia se transformaron en medulares. El film se inicia
con un homenaje en el cementerio Municipal el seis de octubre de mil novecientos
setenta y tres al conmemorarse sesenta y siete años de la consolidación de la
primera organización de obreros canteritas encabezado por Roberto Pascucci,
denominada „Sociedad de Resistencia‟. Esta primera escena referencial reúne en un
breve recorrido entre viejas bóvedas a un grupo de dieciséis varones, encabezados
por la mujer del grupo que porta una corona de flores y la ofrece frente a una tumba.
Yuxtapuesta con la mencionada escena, se presenta otra que retrata el
trabajo artesanal de la piedra en la cantera. Con cámara en picada aparecen los
trabajadores rompiendo manualmente el bloque de granito. Mientras en contra
picada en la cima elevada de la sierra el patrón se pasea de lado a lado con evidente
altivez. Las posiciones opuestas en el sentido de la cámara, dan cuenta del evidente
mensaje del director, que remata la dicotomía con primeros planos de rostros de
trabajadores agobiados por años de faena. Entre tanto, con el sonido del golpe de la
maza sobre la piedra como fondo, la voz del narrador presenta el tipo de tareas de
los canteristas, las condiciones desfavorables de su empleo y de su vida, en mil
novecientos seis, fecha de inicio de las acciones sindicales.
El mediometraje continúa con la partida de los trabajadores luego de la
jornada laboral hacia sus hogares, mientras conversan sobre los preparativos de la
Conmemoración del 1º de mayo. Este momento es clave, porque los labradores de la
piedra bajarán al pueblo y se reunirán junto a otros sindicatos en la Plaza de las
Carretas, espacio emblemático de la lucha obrera local. La tradicional „bajada‟
(desde las canteras hacia el valle donde se ubica el pueblo de Tandil) era
encabezada por la banda de italianos, luego los trabajadores y por último la
caballería. En la propuesta de Gauna se alternan imágenes ficcionalizadas del paso
Ensayos sobre Arte, Comunicación y Políticas Culturales

93

de los trabajadores y fotos de época de los diferentes grupos. Suma además la
actitud temerosa de los pobladores ante este episodio anual. La cámara acompaña
el apuro de una dama por la calle debido al temor que genera el paso de la columna
sindical. Como telón de fondo se enfoca de la mirada curiosa pero distante de los
pobladores sobre loa canteristas, tras las ventanas vidriadas. Una melodía
tradicional italiana de las que sin duda se haría cargo la propia orquesta de los
trabajadores acompaña los acontecimientos.
Deviene luego una de las escenas centrales, el discurso del dirigente
canterista encarnado en el personaje de Luis Ciccopiedi. En sus palabras, de alto
contenido anarquista aparece la insistencia en „ la lucha del proletariado‟, „ el
compromiso con otros hermanos de trabajadores pobres y esclavos en el campo, los
ingenios, los quebrachales‟ por quienes también hay que oponerse a la „voracidad de
los patrones‟ y finalmente el llamado a „integrar el sindicato‟ (Gauna, 1975). El texto
del discurso había sido realizado por el dirigente anarquista marplatense Pascual
Vuotto. Ciccopiedi lo aprendió de memoria, y se llevó a cabo en el escenario natural
de la Plaza de las Carretas, donde a principios de siglo se llevaban a cabo, en
realidad, estos actos.
Hilvanado por la historia ficcionalizada se presenta el siguiente plano en el
que un trabajador que regresaba hacia su casa a campo traviesa es apresado por la
policía brutalmente para conseguir información acerca de las reuniones gremiales.
Mientras dos agentes a caballo se llevan al joven, un pájaro, solitario y estridente,
grazna en el horizonte. Este mal augur es corroborado luego en el maltrato que
recibe el trabajador que devendrá en nuevas reuniones de canteristas, y el sostenido
llamado a la unión y huelga general. Se suceden rápidamente los hechos: juntas
clandestinas, de noche, con poca luz; acuerdo de otros sindicatos como los carreros
y los ferroviarios, manifestaciones grupales frente a la comisaría, violencia, muerte.
Se reitera el formato de escenas ficcionalizadas, fotos y la lectura del narrador, de la
crónica policial del diario La Nación de febrero mil novecientos once –como
documentos históricos- corroboran la muerte de un canterista y varios heridos.
Sobre el final se encuentra la escena de la casa cuando Ciccopiedi vuelve a
almorzar. La humildad del lugar expone explícitamente la pobreza de estos obreros y
la carencia extrema la que los llevaba la huelga. La resignación inicial aparente de
su mujer y su hijo, se transforma en una tímida sugerenci a de ella por abandonar la
lucha „como lo han hecho otros compañeros que se han ido a trabajar al campo‟
Ensayos sobre Arte, Comunicación y Políticas Culturales

94

(Gauna, 1975) y ante la reacción enérgica del varón, el cruce de miradas con su hijo
se transforma en silencioso acompañamiento.
La película luego muestra el ingreso de trabajadores y patrones a un galpón
en la zona de Cerro de Leones, donde se había firmado el acuerdo de la „Huelga
grande‟, una de las tantas que se llevaron adelante en el período de mayor auge de
la industria de la piedra. El narrador en tanto enumera los logros conseguidos, entre
los que se encuentran sueldo en dinero corriente pagadero en los primeros días del
mes, jornada laboral de ocho o nueve horas, libertad para adquirir mercadería en
donde el trabajador quisiese, entre otras. Obtenido el acuerdo, la escena final se
inicia con los trabajadores regresando a su labor en las canteras. En tanto la voz en
off dice:
„La transformación que día a día se imprime a la sociedad irá creando
nuevas reivindicaciones sociales y las luchas que por ellas se realicen
harán la historia del pueblo‟
(Gauna, 1975)

Una base de sonidos de ritmos de percusión y con la presencia cambiante de
fotos grupales de obreros que participaron de las huelgas y conmemoraciones del
primero de mayo en la misma plaza de las Carretas se sostiene hasta que llegan los
créditos
75
. El evidente mensaje final no es una recuperación de ideas de pasado sino
una invitación al compromiso responsable en el presente del film.

A modo de conclusión:

¿Cerro de Leones fue una experiencia aislada? ¿Gauna, el protagonista de
un emprendimiento individual? Seguramente no. Quizá sí „Cine independiente‟, hijo
de los sesenta, del cine social. Pero mirada a la distancia la producción de este film
da cuenta de las estrategias subrepticias de construcción del patrimonio cultural local. Al
inicio nos referíamos a dos tiempos: el de los hechos relatados y el del relato de la
película. Ahora es necesario contar además la actualidad, en la que recuperamos,
releemos y resignificamos el contenido del mediometraje como relectura del lugar propio,
de lo local, en tanto „deviene promesa de conciencia y de subjetividad‟. Pues como señala

75
Actores: Luis Ciccopiedi, Edgardo Pinccentti, Marilena Rivero, Cataldo Aiello (alumnos del
Seminario de Teatro de Tandil). Grupo Torio: A. Gauna, I. Ródenas, M. Gaiada, C. Moyano, F.
Orbuch, D. Schevedoff, I. Villar y C. Martinez llorca..Agradecimientos: Pueblo de Tandil - Sindicato
AOMA (Tandil) – P.. Vuotto - B. Vucomanovich, J. Dorio y N. Kazan.

Ensayos sobre Arte, Comunicación y Políticas Culturales

95

Castro Nogueira (1998) nos encontramos en un momento histórico que comienza a re-
espacializarse imaginariamente con la finalidad de sobreponerse al tiempo como
elemento exclusivo y trascendental de la conciencia humana.


Bibliografía
ARFUCH, L. (comp.) (2005) Identidades, sujetos y subjetividades. Bs. As., Prometeo
Libros.
BACZKO, B. (1991) Los imaginarios sociales. Memorias y esperanzas colectivas.
Buenos Aires, Nueva Visión.
BARRIENTOS, J. P. (1975) Historia del periodismo de Tandil, Tandil, Grafitán.
CASTRO NOGUEIRA, L. (1998) „El espacio / tiempo social: fragmentos de ontología
política‟ en Dossier „De espacios y lugares: preocupaciones y ocupaciones‟ en
Archipiélago, Cuadernos de Crítica de la Cultura, N° 34-35, inv., Barcelona.
ESPAÑA, C. (2005) Cine argentino: Modernidad y Vamguardia (1957-1983), Buenos
Aires, Fondo Nacional de las Artes. Vol I y II.
FONTANA, O. (1947) Tandil en la historia, Tandil, Talleres Gráficos Vitullo, Vistalli y
cía.
FUENTES, T. (1999) „La dinámica de la producción y apropiación del espacio del
teatro independiente en Tandil: Atilio Abálsamo y El Teatrillo‟, en La escalera,
Anuario de la EST - UNCPBA, Nº9, 1999, Tandil, Buenos Aires.
GARCÍA CANCLINI, N. (1992) Culturas híbridas. Estrategias para entrar y salir de la
modernidad. Buenos Aires, Sudamericana.
(1997) Imaginarios urbanos. Buenos Aires, Eudeba.
GETINO, O. (2005) Cine Argentino, entre lo posible y lo deseable. Buenos Aires,
Ediciones Ciccus, INCAA.
HOBSBAWM, E. (1998) Historia del siglo XX (1914-1991), Barcelona, Crítica.
Iriondo, L (2006) „La escuela de la práctica escénica El caso de Enrique Ferrarese‟,
ponencia presentada en XV Congreso Internacional de Teatro Argentino e
Iberoamericano, Buenos Aires, GETEA, FFyL, UBA.
LUSNICH, A. L. (2005) Civilización y barbarie en el cine argentino y latinoamericano,
Buenos Aires, Biblos.
LUSNICH, A. L. y PIEDRAS, P. (2009) Una historia del cine político y social en
Argentina. Formas, estilos y registros (1896-1969), Buenos Aires, Nueva Librería.
Ensayos sobre Arte, Comunicación y Políticas Culturales

96

MINNUCCI, A. (2010) „Cine, cultura y dictadura. El Grupo Cine en Tandil, 1968‟ en
Barandiarán, Luciano y otros, Ensayos sobre vanguardias, censuras y
representaciones artísticas en la Argentina reciente, Tandil, Facultad de Arte,
UNCPBA.
NARIO, H. (1996) Los picapedreros, Buenos Aires, Del Manantial
NARIO, H. (1996) Tandil, Historia Abierta, Buenos Aires, Del Manantial
PASOLINI, R. O. (2006) La utopía de Prometeo. Juan Antonio Salceda: del
antifascismo al comunismo, Buenos Aires, Universidad Nacional del Centro de la
Provincia de Buenos Aires.
PELLETTIERI, O. (2001) Historia del Teatro Argentino en Buenos Aires. Volumen IV,
Buenos Aires, Galerna.
SARLO, B. (2006) Tiempo pasado: cultura de la memoria y primera persona. México,
Siglo XXI.
TRÍBULO, J. A. (2006) Stanislavski - Strasberg. Mi experiencia de actor con la
emoción en la escena. Buenos Aires, Atuel.

Fuentes consultadas
El Eco de Tandil, Tandil, Buenos Aires.
Nueva Era, Tandil, Buenos Aires.
Actividades, Tandil, Buenos Aires.
Entrevistas de la autora:
2008 -2009 Alberto Gauna, cineasta, director de Cerro de Leones (1974)
2008- Raúl Echegaray, escritor dramaturgo tandilense, Subsecretario de Cultura y
Educación de la Municipalidad de Tandil 1987-1989.

Ensayos sobre Arte, Comunicación y Políticas Culturales

97



El cine de vanguardia en el marco del primer „Ciclo Cultural‟
organizado por la Biblioteca Rivadavia de Tandil, en 1965

MARÍA AGUSTINA BERTONE
76

MARÍA AMELIA GARCÍA
77



Introducción

La Biblioteca Popular Bernardino Rivadavia (1908) ubicada en Tandil -sudeste de
la provincia de Buenos Aires-, se constituyó en un espacio relevante de difusión de
la vida cultural local en el que impactaron las nuevas ideas artísticas a mediados del siglo
XX. La presencia constante de muestras pictóricas, escultóricas, teatrales y
cinematográficas era propiciada por esta institución que no sólo se dedicaba al préstamo
de libros sino que se ofrecía como ámbito alternativo de apertura, permitiendo el tránsito
de las ideas desarrolladas en ciudades con una producción artística más sistemática.
Claro que a lo largo de los cien años de vida este rol fue fluctuando, y no siempre
la gravitación que se le asigna fue sostenida en el tiempo, debido a circunstancias
coyunturales específicas. Sin embargo, las representaciones simbólicas ligadas a su
función le asignan un fuerte e incesante prestigio social. En este sentido, nos interesará
en el presente trabajo considerar los mecanismos de inserción de las nuevas ideas
estéticas en la comunidad tandilense y evidenciar cómo conllevan al mantenimiento y
prestigio de una institución sin vínculos evidentes con el estado, que se convierte en un
emblema del mundo cultural y artístico local.
En particular nuestro trabajo observará la presentación durante 1965 de
cortometrajes de cine de vanguardia en el marco de un Ciclo Cultural auspiciado por el
Fondo Nacional de las Artes. A través de esto nos interesa estudiar la resignificación de
estas prácticas y el accionar de la institución, pues entendemos que una comunidad
proyecta en ellas, su auto-representación y la imagen de sí misma. Ahora bien, la

76
TECC/FA/UNICEN
77
TECC/FA/UNICEN
Ensayos sobre Arte, Comunicación y Políticas Culturales

98

pregunta que nos hacemos es ¿de qué modo logran instalarse estas prácticas
alternativas en el mundo cultural tandilense?

La Biblioteca Popular Bernardino Rivadavia de Tandil

La educación y la formación del ciudadano han sido preocupaciones significativas
en nuestro país desde el inicio del siglo XX. Entre otras instituciones, con esta finalidad,
fue fundada la Biblioteca Popular Bernardino Rivadavia
78
que sumó años después, al
Ateneo Rivadavia (1942-1960), inaugurando para la ciudad ámbitos facilitadores de la
modernización de la cultura: en la renovación del arte local y en la circulación frecuente de
expresiones artísticas emergentes en las principales ciudades de la provincia, que
adherían a los principios de esta nueva mirada.
El „Ateneo Rivadavia‟ se propuso desde sus orígenes „ ampliar y profundizar su
finalidad de cultura intelectual, literaria y científica‟
79
, entonces, además de
promocionar estudios, lecturas, debates públicos, informaciones bibliográficas,
conferencias, cursos de enseñanza sobre arte, filosofía y ciencias, organizaba
exposiciones pictóricas y fotográficas, recitales musicales o poéticos, y ofrecía
representaciones de obras teatrales o veladas cinematográficas. Nociones como „el
arte como práctica social‟ y „la idea del intelectual como educador‟ orientaron sus
acciones. El Ateneo contó con la presencia de reconocidas figuras de la
intelectualidad como Rafael Alberti, José Luis Romero, Juan Pichón Riviere, Raúl
González Tuñón, Juan Carlos Castagnino, Juan Mantovani, Leónidas Barletta, Raúl
Larra, entre otros (Fuentes, 2011: 50-51)
Como consecuencia lógica de este accionar, las repercusiones de tales
experiencias transitaron por los más variados carriles: desde salas repletas de
espectadores conmocionados ante las novedades artísticas hasta el cierre de la Biblioteca

78
El origen de las Bibliotecas Populares en la Argentina se remonta al 23 de Septiembre de 1870.
En esa fecha, y de la mano de Domingo Faustino Sarmiento se promulga la Ley 419 que propone
la creación de la Comisión Protectora de Bibliotecas Populares, encargada de auxiliar y
fomentar estas instituciones. Con este accionar Sarmiento marcaba un camino de evolución de la
sociedad argentina hacia estilos de vida semejantes a los de los países del norte, y, junto a su
Ministro de Instrucción Nicolás Avellaneda, pensaba que un sistema de educación popular, amplio
y permanente se lograría efectivo a través de las bibliotecas populares como las difusoras del
libro y la lectura.
79
Archivo Asociación Bernardino Rivadavia -Acta Nº 122, 14-06-42. Tomo 2 Folio 1 (Citado en
Pasolini, 1996)
Ensayos sobre Arte, Comunicación y Políticas Culturales

99

Rivadavia (Septiembre 1960) debido a la aplicación del decreto nacional 4965/59 que
prohibía “las actividades comunistas”.

La década del 60 en la Biblioteca Rivadavia

Como ha sido ampliamente estudiado, la década de los sesenta en nuestro
país se inició con la presidencia de Arturo Frondizi (1958-1962) y el triunfo de la
Revolución cubana (1959) y culminó con el movimiento obrero estudiantil
denominado „Cordobazo‟ de mil novecientos sesenta y nueve. Fue una época en la
que los acontecimientos irrumpieron, quebraron con la tradición, la cuestionaron y se
posicionaron críticamente frente a ella. La renovación se extendió a todas las esferas
de la sociedad (Hobsbawn, 1998; Terán, 1991). En rigor, las presidencias de Arturo
Frondizi (1958-1962) y de Arturo Illia (1963-1966) favorecieron la apertura de nuevas
propuestas culturales como la creación del Fondo Nacional de las Artes (1958), la
apertura del Instituto Torcuato Di Tella (1958), sede de experimentación en diversas
expresiones artísticas, entre otros.
Sin embargo, estas políticas de apertura amparaban a aquellos que manifestaban
una concepción innovadora y “apolítica” del arte que no atentara contra los intereses
ideológicos del gobierno de turno. Por ello, el triunfo del comunismo en Cuba, en 1959,
renovó el temor que significaba la posibilidad de que esta ideología se convirtiera en una
fuerza lo suficientemente poderosa como para desestabilizar el gobierno nacional. Este
fue uno de los elementos que motivó la puesta en marcha del Plan CONINTES
(Conmoción Interna del Estado) a principios de 1960. Los principales blancos fueron los
peronistas y los comunistas quienes eran detenidos y perseguidos; al mismo tiempo que
se prohibían publicaciones y se clausuraban instituciones e imprentas.
En este clima, la Biblioteca Rivadavia no fue ajena a esta política represiva. El 3 de
Septiembre de 1960 se realizó en la sala de la institución una conferencia denominada
“Algo de lo que vi en China” a cargo de Carlos Ruiz Daudet. Durante más de una hora el
orador habló de la China medieval, de la influencia colonialista a partir de 1850 y de la
Revolución Popular de Mao Tse Tung en 1949
80
. Según registra el diario Actividades la
disertación y posterior debate contó con numeroso público que respondía “al interés de la
gente en conocer aspectos de la vida de ese país que en los últimos tiempos viene

80
Pasolini, Ricardo (2006). La utopía prometeica. Intelectuales en el borde de una modernidad
periférica: Juan Antonio Salceda, 1935-1976, Tandil: Universidad Nacional del Centro de la
Provincia de Buenos Aires.
Ensayos sobre Arte, Comunicación y Políticas Culturales

100

ejerciendo influencia ideológica en América Latina, a través de su cabecera de puente en
Cuba”
81
. Más tarde esa noche, el comisario local José Galotto presentó una orden de
clausura del edificio de la Biblioteca alegando que la conferencia anteriormente
presentada funcionaba como “propaganda hacia el comunismo y por ello estando el citado
ateneo Rivadavia en infracción al Decreto número 4.965 en su artículo 2º”
82
. Este hecho
se transforma rápidamente en tema dominante para la opinión pública y se reciben
adhesiones desde diversos ámbitos que reflejan la preocupación de la comunidad
83
.
El 10 de Octubre reabrió sus puertas la Biblioteca a cargo de un interventor. No
obstante, hubo que esperar hasta julio de 1961 para que fuera elegida una nueva
Comisión Directiva y la institución retomara su curso. De modo paulatino, la Biblioteca
buscó la consolidación del espacio de legitimación que había tenido y que este episodio
había debilitado. Como era de esperar, esta recuperación implicó un recaudo extremo
para evitar posibles sanciones y repercusiones que pudieran afectar la imagen de la
asociación. Sin embargo, el Ciclo Cultural de 1965 se constituyó en un punto de quiebre
para la recepción, transmisión y reproducción de propuestas artísticas alternativas.

Experiencias de cine en el Ciclo Cultural de 1965 en la Biblioteca Rivadavia

Si bien la Biblioteca recuperó su actividad durante 1960, la primera propuesta
cultural de importancia se realizó en 1965, con el Primer Ciclo Cultural
84
, que contó con el

81
Actividades, 5 de septiembre de 1960
82
DIPBA, Legajo Nº 118, Mesa D, 08/09/1966
83
En el Libro de Actas de la Asociación figura con fecha 5 de Septiembre de 1960 el texto
redactado por su Comisión Directiva para trasmitir a la comunidad su parecer ante la
clausura “ p.147 libro 3: “Al Pueblo de Tandil (…): La Comisión Directiva de la Asociación
Bernardino Rivadavia se dirige al pueblo de Tandil ante el insólito y bárbaro hecho de la clausura
de su local y la prohibición de las autoridades del Ateneo Rivadavia, ejecutada sin previo aviso (…)
En reunión especial resuelve manifestar su absoluto y total repudio por esta medida contra la
libertad de expresión y difusión cultural (…) Actos de esta naturaleza sobrepasan en
gravedad anteriores atropellos de los fundamentales principios constitucionales, consumados
en épocas que creíamos definitivamente superadas. (…) La limpia trayectoria de nuestra
Asociación no la podrán abatir y sin ninguna duda sus puertas han de volver a estar abiertas,
para que en sus salones vuelva el libre juego de las ideas, mientras quienes nos han
clausurado han de permanecer en la oscuridad y el anonimato. La adhesión unánime que
estamos recibiendo nos dice de las enormes reservas morales de nuestra población…”
84
Los Ciclos Culturales se extendieron entre 1965 y 1972. El Primero fue inaugurado el 4
de Octubre de 1965 y se desarrolló durante 45 días, ofreciendo conferencias, disertaciones,
concursos de crítica y poesía.
Ensayos sobre Arte, Comunicación y Políticas Culturales

101

auspicio del Fondo Nacional de las Artes
85
. La finalidad de los ciclos, nuevamente, era
educar al ciudadano, teniendo como referencia las estrategias artísticas y culturales de la
capital. A través de las conferencias, charlas-debate y concursos que se organizaron, la
Asociación Rivadavia intentaba recuperar su protagonismo en el espacio intelectual local,
papel que le había sido arrebatado en 1960.
El presidente de la Biblioteca Rivadavia, Dr. Jorge Luis Curutchet, y el socio
Tomás Platero estuvieron encargados de las gestiones con el Fondo. El Ciclo Cultural
contó con la presencia de diferentes personalidades provenientes de Buenos Aires y La
Plata e incluyó diversas disciplinas artísticas como pintura, literatura, teatro, música
folklórica y cine; además de seminarios y talleres.
Las personalidades que brindaron conferencias y seminarios entre otras fueron
Kive Staif, crítico teatral; Ricardo Turré, crítico musical; Edgardo Cozarinsky, escritor y
ensayista; Fryda Schultz de Montovani, escritora infantil y colaboradora de la revista Sur;
Jorge Feinsilber, crítico y experto en arte; Rafael Jijena Sánchez, profesor de la primera
cátedra de Folklore del país en el Conservatorio Nacional; Oscar Masotta, psicólogo
ampliamente reconocido en España y referente del psicoanálisis argentino; Norberto
Rodríguez Bustamante, sociólogo que desarrolló su actividad como gestor en las
universidades de Buenos Aires y La Plata, y Alberto Rex González, arqueólogo y
antropólogo que se dedicó a estudiar las culturas del Noroeste Argentino y cosechó
amplio reconocimiento internacional. Todos ellos provenían de la capital y algunos eran
becados por el Fondo Nacional de las Artes.
En el caso del cine, el 15 de octubre se presentó una conferencia del cineasta y
docente platense Cándido Moneo Sanz
86
denominada: “Una historia del Cine”. Para
acompañar la conferencia se proyectaron el documental “El nacimiento del cine”, tres
cortometrajes de los hermanos Lumière y tres vanguardistas contemporáneos.

85
Diario El Eco, 5 Junio 1965: El subsidio se distribuyó del siguiente modo: “Artes Plásticas:
$59.000; Cine, Radio y TV: $16.000; Expresiones Folklóricas: $21.000; Letras (concursos):
$50.000; Teatro: $14.000; Música :$12.000”
86
Cándido Moneo Sanz fue un cineasta y titiritero platense. Si bien dirigió sólo un largometraje
(Puerto de ensueño en 1942), dedicó su vida a teorizar y estudiar el arte cinematográfico.
Involucrado profundamente con la necesidad de educar y discutir sobre el fenómeno
cinematográfico, en mayo de 1955, Moneo Sanz brinda conferencias en la Facultad de Bellas Artes
de la Universidad Nacional de La Plata. Dado el éxito de éstas (llegó a albergar a 350 asistentes),
desde la facultad le fue encomendada la tarea de estructurar la primer escuela universitaria de cine
del país, que comenzó a brindar sus cursos en 1956. Moneo Sanz desarrolló su propuesta
educativa en la enseñanza de las técnicas cinematográficas porque entendía que a partir de ellas,
se podía concebir el proceso creativo. Gran admirador de Norman McLaren, tenía un profundo
interés por las técnicas de animación y por los documentales.
Ensayos sobre Arte, Comunicación y Políticas Culturales

102

Durante su disertación brindada en la Biblioteca Rivadavia, Moneo Sanz recorrió
la evolución histórica de la técnica cinematográfica desde mediados del siglo XIX hasta
los años ‟60, detallando los diferentes períodos y el recorrido estético del cine, y
acompañando sus palabras con la proyección del documental ya mencionado. Según
retratan los diarios de la época: “las explicaciones del Prof. Moneo Sanz, en forma
simultánea con la proyección de este prodigioso film en la pantalla, hicieron naturalmente
más entretenida, completa y ajustada su disertación, sin que la atención del público
decayese en ningún momento.”
87
, al mismo tiempo que “el Prof. Moneo Sanz realizó una
prolongada charla con el público, quien aplaudió al disertante que demostró poseer vastos
y sólidos conocimientos sobre la materia y el estado actual del cine”
88
.
Los cortometrajes que se presentaron durante la conferencia fueron obras que se
corresponden con los orígenes del cine: Salida de los obreros de los talleres Lumière, La
comida del bebé, El regador regado. Todas producciones realizadas por los hermanos
Lumière durante el año 1895. En el caso de los cortometrajes vanguardistas proyectados
se trató de Zoo (1962) y Glass (1958) del realizador holandés Bert Haanstra y A chairy
tale (1957) del canadiense Norman McLaren. De modo didáctico Moneo Sanz elige la
figura de los hermanos Louis y Auguste Lumière para iniciar su recorrido-conferencia, ya
que fueron ellos quienes el 28 de diciembre de 1895 realizaron la primera proyección
cinematográfica comercial de la historia. De esta manera es comprensible la elección de
los cortometrajes que inauguraron el cine tal como lo conocemos hoy, para así referirse a
la historia del mismo.
En términos formales, los cortometrajes de los hermanos Lumière constaban de
planos fijos, sin proceso de edición alguno, y narrativamente, no planteaban ningún
conflicto, sino que retrataban acciones de la vida cotidiana como es el caso de La comida
del bebé, donde sólo se retrata a los padres alimentando a su hijo en un jardín. En el
extremo opuesto de los hermanos Lumière, encontramos los cortometrajes de Bert
Haanstra y Norman McLaren. En el primer caso, se trata del director holandés que fundó
la tradición cinematográfica en su país. Los films de Haanstra respondían a lo que la
teoría denominó montaje rítmico. Las secuencias de imágenes estaban organizadas a
partir del ritmo impuesto por una determinada pieza musical. Esta técnica es utilizada en
sus cortometrajes documentales Zoo y Glass, ambos proyectados durante el ciclo.

87
Actividades, 16 de Octubre de 1965
88
El Eco, 17 Octubre 1965
Ensayos sobre Arte, Comunicación y Políticas Culturales

103

Norman McLaren es reconocido mundialmente por haber experimentado
ampliamente con diversas técnicas de animación y en el caso de A chairy tale, por
haberle dado vida a una silla, a través de la técnica de cuadro por cuadro utilizando
personas y objetos reales
89
. Cabe destacar que, anteriormente, esta técnica había sido
implementada sólo con muñecos y dibujos, pero McLaren fue el primero en dar el gran
paso y realizarlo con seres vivos. De igual forma, A chairy tale no fue su cortometraje
inaugural para esta técnica. Neighbours (1952) es el corto donde utiliza por primera vez
este recurso que le valió un Oscar y la Palma de Oro en Cannes.

A modo de conclusión

Las obras proyectadas durante el Primer Ciclo Cultural significaron la puerta de
entrada a la nueva vanguardia estética y a las nuevas tecnologías cinematográficas,
exhibiendo un cine desligado artísticamente de aquellos tanques estadounidenses que se
proyectaban en las salas comerciales locales de aquel momento. La proyección de los
cortometrajes de McLaren y Haanstra en el mundo cultural local tandilense durante la
década del `60, en la Biblioteca Rivadavia, significó la puesta en valor de un objeto ajeno
a la sociedad local.
Es notable que, a pesar de haber sido clausurada por el poder político, la
institución reabre sus puertas y recupera su lugar protagónico en el desarrollo de
propuestas artísticas novedosas. En lo referente al cine, mientras las salas comerciales
priorizaban el cine mercantil estadounidense, la biblioteca sostuvo un espacio para la
vanguardia en íntima conexión con los desarrollos que se proponían en ámbitos
intelectuales de la ciudad de Buenos Aires y La Plata. Es así como se constituye la
posición de la Biblioteca como aglutinadora de ideas y promotora de experiencias
alternativas en la época.
De este modo se puede observar que la Biblioteca Popular Bernardino Rivadavia
ha jugado un rol relevante en la configuración del mundo cultural local (Pasolini, 2006: 5).
Este proceso, que había comenzado en 1908, y había sido continuado con el Ateneo
Rivadavia entre 1942 y 1960, comenzó a ser retomado en 1965 por la Asociación
Rivadavia, aún temerosa por los acontecimientos de 1960. Al ubicar a la ciudad de Tandil

89
La técnica del cuadro por cuadro consiste en recrear la imagen en movimiento a partir de
tomar 24 fotografías por cada segundo del film, cambiando los objetos de posición
progresivamente entre foto y foto.

Ensayos sobre Arte, Comunicación y Políticas Culturales

104

en la frontera del campo intelectual centralizado en Buenos Aires, somos testigos del rol
que tenían estos actos culturales en tanto experiencias de apropiación de conocimientos y
elementos artísticos. Son estos bienes culturales y su relectura en el ámbito local, los que
permiten la conformación de un Patrimonio Cultural Inmaterial propio, contenido en el
espacio de la Biblioteca Rivadavia.


Bibliografía General
BACZKO, B. (1991). Los imaginarios sociales. Memorias y esperanzas colectivas.
Buenos Aires: Nueva Visión
BAÑILES, S. S. (2010). “Vanguardia y política en un espacio del interior bonaerense:
la experiencia del Ateneo de Cultura Popular en Tandil”, en AA.VV., Ensayos sobre
vanguardias, censuras y representaciones artísticas en la Argentina reciente, Tandil:
Universidad Nacional del Centro de la Provincia de Buenos Aires.
BOURDIEU, P. (1990). Sociología y cultura. México: Grijalbo.
GARCÍA CANCLINI, N. (1992) Culturas híbridas. Estrategias para entrar y salir de
la modernidad. Buenos Aires: Sudamericana.
(1997) Imaginarios urbanos. Buenos Aires: Eudeba.
KRACAUER, S. (1996). Teoría del cine: La redención de la realidad física. España:
Ed. Paidós.
LONGONI, A. (2007) “‟Vanguardia‟ y „revolución‟, ideas-fuerza en el arte argentino de los
60/70”, en: Brumaria, n° 8, Madrid.
LONGONI, A. y DAVIS, F. (2009). “”Las vanguardias, neovanguardias, posvanguardias:
cartografías de un debate”, en Katatay, año V, n° 7, La Plata.
MINNUCCI, A. (2010). “Cine, cultura y dictadura. El grupo Cine en Tandil, 1968”, en
AA.VV., Ensayos sobre vanguardias, censuras y representaciones artísticas en la
Argentina reciente, Tandil: Universidad Nacional del Centro de la Provincia de Buenos
Aires.
NARIO, H. (1996). Tandil historia abierta. Tandil: Ediciones del Manantial.
PASOLINI, R. (2006) La utopía prometeica. Intelectuales en el borde de una
modernidad periférica: Juan Antonio Salceda, 1935-1976, Tandil: Universidad Nacional
del Centro de la Provincia de Buenos Aires.
PEZZELLA, M. (2004). Estética del cine. España: La Balsa de la Medusa.
Ensayos sobre Arte, Comunicación y Políticas Culturales

105

TERÁN, O. (1991) Nuestros Años Sesentas: La formación de la nueva izquierda
intelectual en la Argentina 1956-1966. Buenos Aires: Puntosur Editores
WILLIAMS, R. (1994) Sociología de la cultura. Buenos Aires: Paidós.
http://portal.unesco.org/es/. Convención para la Salvaguardia del Patrimonio Cultural
Inmaterial, 2003.

Fuentes consultadas
El Eco de Tandil, Tandil, Buenos Aires.
Nueva Era, Tandil, Buenos Aires.
Actividades, Tandil, Buenos Aires.
Actas de la Comisión Directiva de la Biblioteca Popular Bernardino Rivadavia


Ensayos sobre Arte, Comunicación y Políticas Culturales

106



Imágenes y debates en los Salones de arte tandilense

SABINA SELENE BAÑILES
90



Introducción

El presente trabajo tiene como objetivo indagar en las concepciones de arte
difundidas a partir de los primeros salones realizados en la ciudad de Tandil. Asimismo, y
partiendo de estas muestras, podremos indagar en los debates que acompañaron tales
salones así como la noción de arte enarbolada por los grupos organizadores de los
mismos. También podremos ver cómo los debates sobre lo moderno y el arte con una
función social, atravesaron los salones: en sus obras, artistas y críticos.
Para esto tomaremos en perspectiva comparada el Primer Salón de Arte realizado
por el Ateneo de Cultura Popular en 1935, y el Primer y Segundo Salón de Arte de Tandil
entre 1938 y 1939. En los mismos, si bien encontramos grupos comunes, existen
diferencias respecto de las funciones y de lo que se entiende por arte. El acercamiento y
promoción a temáticas sociales por sobre las resoluciones pictóricas contrasta por un lado
los objetivos de cada salón; por otro, la convivencia de estas dos formas de encarar las
artes plásticas recorre cada uno de los eventos artísticos.

El Primer Salón de Arte y la conferencia de Juan Carlos Castagnino

Una gran actividad que llevó a cabo el Ateneo de Cultura Popular y que sirve como
un importante antecedente a los salones del Museo, fue el Primer Salón Anual de Tandil.
El mismo contó con la promoción de la prensa local y con los vínculos, que miembros del
Ateneo, mantenían con intelectuales y artistas de Buenos Aires. Ofrece asimismo una
vidriera en cuanto a escena artística local y también los elementos que definían la
formación de un gusto artístico ¿Qué obras se exhibían y cuáles merecían
reconocimiento?

90
FCH, UNICEN.
Ensayos sobre Arte, Comunicación y Políticas Culturales

107

En esta exposición es importante destacar que en la organización, fue importante
el contacto con personalidades de Buenos Aires y de la escena nacional: por ejemplo
Juan Carlos Castagnino y Córdova Iturburu. Castagnino en este caso participó como
jurado y conferencista. Daba las directivas
91
y asesoraba en la organización de la
conferencia, medios para llevarla a cabo, cómo publicar en prensa; también fue
importante la colaboración de artistas conocidos, contactados por Castagnino como Emilio
Pettoruti, Carmen Araoz Alfaro, Lino Enea Spilimbergo, entre otros. Este vínculo también
alcanzaba a las formas de organización del mismo Ateneo, en sus reglamentos, estatuto y
formas de participación.
¿Qué elemento hacía trascendente al Salón? La participación de artistas de la talla
de los mencionados y la novedad como actividad. De esa manera, los locales podían
compartir, además de hacerlo en otros circuitos, un lugar al lado de uno nacional y, en
algunos casos, formado en Europa. La participación de dichos miembros haría que de las
formaciones recibidas en academias europeas como nacionales porteñas servirían de
aprendizaje de lo nuevo. Para los miembros del Ateneo superar el aislamiento era esto:
traer los sujetos de la novedad a la ciudad, exhibirlos, discutirlos y dar cátedra en el
público local.
El Salón a través de su reglamento instrumentaba normas de funcionamiento:
respecto a la formación del jurado (seis miembros) así como sobre los premios. No sólo
consistían en plaquetas, medallas, sino que las adquisiciones serían importantes para
comenzar a formar un patrimonio institucional y, las efectuadas por particulares, serían de
importancia material para la asociación. La adquisición era una forma mediante la cual
comenzaba el reconocimiento del artista ya que a partir de la misma ya formaba parte de
la obra de un museo o galería.
El salón reflejaba los vínculos que los miembros del Ateneo tenían con miembros
de grupos de artistas, intelectuales y críticos de trayectoria en el campo cultural nacional.
Estos vínculos se forjaron en el contexto político cultural de formación de agrupaciones
antifascistas de las que los miembros del Ateneo formaron parte. El Salón vino a
demostrar el capital relacional de sus miembros en la sociedad tandilense.




91
Al respecto hallamos la correspondencia entre los organizadores del salón y Castagnino donde
detallan los momentos previos a la organización del salón.
Ensayos sobre Arte, Comunicación y Políticas Culturales

108

La prensa como crítica

Tanto Nueva Era como Germinal se constituyeron, a partir de este Salón, en crítica
del mismo. Aunque el rol de crítica “especializada” pesa más en Germinal, ambos dan
cuenta de la importancia que dicho Salón revistió como hecho cultural novedoso y
moderno.
Sobre el desarrollo del Salón podemos decir que comenzó el día jueves 4 de julio
de 1935. Contó con la participación de artistas locales, de la región y nacionales. Entre los
primeros se destacaba la calidad de las obras enviadas, consideradas de “…verdadero
relieve artístico. Esto permitirá, desde luego, abarcar un panorama sumamente variado de
las especulaciones pictóricas, definido por distintas escuelas y temperamentos”
92
. Esta
concurrencia de artistas de diferentes lugares de la provincia de Buenos Aires, no
obstante, da cuenta de un movimiento de artistas entre los diferentes salones realizados
en las localidades provincianas: Azul, Bahía Blanca, Mar del Plata; así como La Plata y
Capital Federal
93
.
En referencia a la variedad de estilos y formas pictóricas, se podría decir que fue
buscado desde el Ateneo: propender a una muestra de la variedad existente en las
formas de representación artísticas.
Uno de los componentes de dicho salón era sin duda el público asistente al mismo.
Si esta tarea debía ser pedagógica, el público formaba el insumo que completaba la tarea
primordial del Ateneo para revertir el gusto provinciano de Tandil. No era la primera
muestra realizada en la ciudad aunque el público recién comenzaba a experimentar con
este tipo de actividades.
La instancia de poner a disposición pública una muestra artística lo colocaba
también en un rol de opinión. Se ponía a disposición de no especialistas el juicio sobre lo
que se mostraba, de esa manera busca un tipo de legitimidad en ese público. Ahora esto
también planteaba ciertas dificultades.
Como se mencionaba anteriormente, existía en los organizadores el impulso de
abrir los espacios culturales con un fin de promoción cultural en este espacio que parecía

92
Nueva Era, miércoles 03/7/1935, p. 1.
93
Dentro de la nómina de artistas, se cuenta con la participación bajo fuera de concurso de los
trabajos de María Carmen Araoz Alfaro en Grabado; Pompeyo Audivert en Pintura (óleo); Horacio
Butler, en pintura (óleo); Juan Carlos Castagnino en pintura (fresco); Enrique Chelo en Grabado
(xilografía); Facio Hebecquer en Grabado (xilografía); Ramón Gómez Cornet, pintura (óleo); Emilio
Pettoruti en pintura (óleo); Lino E. Spilimbergo, pintura (óleo); Vicente Seritti, pintura (óleo) como
representante local; y, Demetrio Urruchúa, gouache.

Ensayos sobre Arte, Comunicación y Políticas Culturales

109

marginal respecto a estas cuestiones. Se corría el riesgo y no se debatió acerca de la
apertura creyendo que la misma formaría, con las actividades culturales, un mejor sentido
de las “cosas cultas”, en este caso el gusto por el arte.
Respecto del gusto, desde las instituciones nacientes, como la Sociedad Estímulo,
la Academia y el Ateneo, que compartían ciertos criterios estéticos y miembros, se fue
forjando un sentido de las artes, una definición y límites hacia lo aceptable. En este caso
la crítica periodística jugó un rol central como mediador con un público letrado y en su
ejercicio de la crítica determinando formas de entender esta cuestión que comenzaba a
debatirse.

Las obras y artistas del Salón Anual de Tandil

El Salón fue comentado en Germinal y Nueva Era, La Revista ignoró el evento. La
cobertura desde Nueva Era apuntó a los anuncios de su realización y una reproducción
de la conferencia de Juan Carlos Castagnino. Germinal, en cambio, el 30 de mayo
informa la convocatoria del salón y luego dedica doble página al análisis crítico estético
del salón (desde la figura de A. Salceda).
¿Cuáles eran las obras que formaron el salón? ¿Cuáles fueron las premiadas?
Podemos ver en los premios alguna referencia sobre lo que por arte se entendía, se
consideraba aceptado y legitimaba frente al resto. Esta exposición venía a mostrar a la
ciudad un discurso estético que definía lo que era reconocido como arte.
Lo que se debatía entre los entendidos, eran estas cuestiones que ya se habían
debatido en el plano nacional en las décadas del ‟10 y ‟20: la disyuntiva entre arte
nacional, arte tradicional y arte nuevo. Lo mismo comienza a plantearse en la ciudad en la
segunda mitad de la década del ‟30. En el mismo participaban los propios artistas, la
crítica constituida en la prensa y los particulares que oficiaron de promotores de las
actividades artísticas.
Un acercamiento a las obras expuestas en el salón del Ateneo lo encontramos en
Germinal por la extensión y características de la descripción de las obras. El número de
obras fue importante, en total unas 71 obras en concurso y no concursadas. Como se
mencionaba más arriba, la participación de artistas de Buenos Aires le dio un tono de
salón con presencia nacional. Aquí los vínculos locales con los porteños oficiaron de dotar
al salón de una presencia de renombre: con sólo mencionar que participó Spilimbergo,
Pettoruti, en la década del ‟30 cuando ya tenían el reconocimiento en el plano nacional.
Ensayos sobre Arte, Comunicación y Políticas Culturales

110

La variedad de las obras remite, según la crítica, a las formas de concebir el arte:
expresión de sentimientos o búsquedas plásticas. Aquí se lo describe como cuadros con
motivos distanciados y toma dos ejemplos: “En el conjunto hay dos cuadros que expresan
motivos destacados y distanciados: uno del siglo X Monje barriendo y otro que se podría
interpretar en el siglo diez mil Naturaleza muerta, de Pettoruti, pues, hoy es un jeroglífico
que ni Champollion descifra”
94
. Anuncia variedad por un lado, pero ofrece un discurso
acerca de las tensiones presentes en el arte: ni una cosa ni otra; ambos estaban en las
antípodas de lo que, deja entender, el Salón aceptaría como premiado (al margen de la
que la obra de Pettoruti estaba fuera de concurso).
Los motivos que recorren el salón tienen un claro predominio en los paisajes y
motivos naturales, algunos con escenas “camperas”. Germinal agrega sobre estos que
“predomina el subjetivismo, la expresión de ideas, sentimientos y disposiciones
espirituales, función sin disputa la más valorable del arte en cuanto coadyuda a despertar
sentimientos favorables a las causas nobles, al sentido ético y a concretar rebeldías
contra lo condenable y dañoso al progreso moral y social
95
”. Entre estas formas pictóricas,
a las que se hace referencia más adelante, figuran las de los artistas locales que tomaron
el paisaje local como insumo inspirador de sus obras. También hay una apreciación de lo
que estaban dispuestos, desde la crítica, a aceptar como arte. La variedad se presenta
pero se legitiman ciertas formas artísticas.
Las obras premiadas fueron Viviendas humildes de Víctor Bani, Camino a Villa
Casilda de Ernesto Valor y Escuelita Humilde de Guillermo Teruelo. Los títulos de las
obras aluden al vínculo del artista con problemáticas sociales y locales. A este punto,
Germinal dedica en números anteriores dobles páginas a exponer la labor de artistas
locales con un recorrido por sus trayectorias y obras, incluyendo fotografías de las
mismas. Nueva Era también dedica espacio a los artistas locales, en exposiciones y en
noticias referidas a los mismos sobre sus actividades en otras ciudades.
Algunas de las descripciones de obras se refieren, en orden de descripción, a
Viviendas proletarias (el primer premio), Camino a Villa Casilda (premio Nueva Era), El
mate (premio Estímulo), Escuelita Humilde (también premiado), Casa de pescadores
(premiado), Pensativa, Mitin campesino, Adelante, Velorio en un conventillo. Las
temáticas que destacan en el análisis son paisajes sociales: situaciones de la vida
humana, generalmente poco distendida o atravesada por alguna situación de dolor o

94
Germinal, 11 de julio de 1935.
95
Germinal, ibídem.
Ensayos sobre Arte, Comunicación y Políticas Culturales

111

carencia y de explotación. Destaca la expresión de cada obra sin detenerse en las formas
pictóricas.
Lo que se toma para la crítica es el contenido de la obra por sobre la forma. Este
tipo de descripciones abundará en los análisis realizados por la prensa, en este caso
Germinal, pero denota un concepto de arte y obra que se sustenta en el salón, y por qué
no, en la ciudad (en los que encarnan la sabiduría estética).
Escenas lugareñas, paisajes rurales y urbanos, con escenas de trabajadores,
figuras. Se evocan temáticas que ponen el acento en el contenido de la obra. La forma, en
estos casos, remite al recogimiento de algunas expresiones del impresionismo y realismo
español, principalmente. La temática es más fuerte y pone de relieve cierta preocupación
por una sociedad en cambios. Pescadores, un mitin, una muchacha humilde con tono de
preocupación, escuela, paisaje canteril de Tandil, niños hambrientos, y escenas
camperas, constituyeron el centro sobre el cual el Ateneo puso el acento. La prensa
representada por Germinal también lo hizo.
Esta selección expone lo que más arriba mencionara: el salón legitima cierto tipo
de arte. Amparados bajo el influjo ideológico del grupo de Boedo, el compromiso político
con el antifascismo podemos concluir que el saló legitima el tipo de arte que, antaño
representaban los “rechazados” y que proponen un discurso del arte de compromiso
político social.

La conferencia de Juan Carlos Castagnino

El discurso planteado por el salón, la legitimación de las obras de contenido
comprometido socialmente, se inscribe en un evento que contó con la conferencia del
artista Juan Carlos Castagnino. Como mencionáramos anteriormente, la labor de este
artista en el evento, no se limitó sólo a su oficio como jurado y conferencista, sino
también, en pormenores relacionados a la organización del mismo, ya sea, desde la
colaboración con vínculos estableciendo los contactos con Buenos Aires; sino también, en
los lineamientos técnicos organizativos e ideológicos estéticos.
El desarrollo y reproducción de fragmentos de la conferencia estuvo a cargo de
Nueva Era. Despertó expectativas acerca de lo que iba a decir, estas, alentadas por el
propio Castagnino: “Desearía que le dieran a mi conferencia carácter de polémico para
partir de allí dejando en forma activa el encuentro de opiniones y así ir otro, más adelante,
Ensayos sobre Arte, Comunicación y Políticas Culturales

112

puede adelantar los planteamientos en forma más definitiva”
96
, desde la organización
plantea que la conferencia tenga un tono polémico para dar lugar a la discusión.
La conferencia se realizó en el Bar Americano y la abrió indicando la relación del
arte con lo social. Según Castagnino, los artistas considerados aún genios producen
expresando en la obra de arte la realidad de la que forman parte. Los verdaderos artistas
son aquellos que plasman la realidad social. Determina la condición de artista este
compromiso, en palabras del conferencista: “…para ser un artista hay que entrar en los
problemas humanos”
97
. Esto constituye toda una definición de arte. Castagnino abría las
actividades dando una declaración de lo que entendía por arte, también dentro del
programa político cultural del Ateneo.
Estas definiciones concluyen una exposición que atravesó dos siglos de historia
del arte. Es interesante ver los autores que destacó y la descripción de sus obras y
paradigmas de acuerdo al contexto de cada uno. Selecciona artistas para esta exposición
y en esta selección también hay una definición de lo que luego concluye en la
conferencia: selecciona a Goya, Daumier, David, Monet, Corot, Cezanne, Picasso y
Bracke, la pintura mural mexicana y G. Grosz. El contexto político no queda ajeno a esta
disertación y justamente es a partir del mismo que efectúa las ponderaciones y selección
de artistas en su recorrido histórico.
“Los hombres considerados genios no son los que hacen la obra de arte fuera de
la realidad que viven sino que plasman expresando en la obra aquella realidad”
98
, con esta
frase Castagnino comienza su exposición atravesando diferentes momentos históricos:
las revoluciones de fines del siglo XVIII y la Restauración; la segunda mitad del siglo XIX
con la expansión del capitalismo y consolidación de la burguesía y los comienzos del siglo
XX. En el primer bloque inscribe a Goya, David y Daumier. Destaca de ellos la forma en
que retratan lo social y sus problemáticas, atendiendo a qué es ese un mundo en
impresionante cambio. Dichos artistas además son los primeros que salen de las
cuestiones técnicas para adentrarse en el contenido espiritual de las obras.
En la segunda parte ubica a Monet. Considera el Impresionismo como la versión
acabada del triunfo del individualismo burgués. Es decir que la contemplación-impresión
que la naturaleza provoca en el artista es individual en un mundo que también adoptó un

96
Juan Carlos Castagnino, correspondencia, junio de 1935.
97
Juan Carlos Castagnino, Nueva Era, 4/7/1935, p. 2.
98
Juan Carlos Castagnino, Ibidem.
Ensayos sobre Arte, Comunicación y Políticas Culturales

113

rumbo con el avance del capitalismo y los valores del liberalismo burgués, “… al hombre
que se especializa en el colorido y los distintos matices que el artista concibe”
99
.
En el caso del tiempo de Cézanne, describe este período como el punto máximo
de individualismo, de concentración del capital y que se observa en la tendencia
divisionismo de la cual Cézanne es uno de los exponentes. La manera en que el arte
responde a esa realidad es el alejamiento que se produce con las masas: el arte se
vuelve más inaccesible al entendimiento popular. Lleva a esto al Cubismo, colocando
como ejemplo de la carencia de entendimiento dos obras (Naturalezas muertas) de
Picasso y Bracke.
Dos ejemplos de artistas comprometidos los plantea en los muralistas mejicanos y
en el alemán George Grosz. Los primeros constituían, para el expositor, una
representación con sentido popular, “Sus frescos monumentales hechos en los patios de
la universidad de Méjico representan una revolución en las artes plásticas”
100
. Resolvieron
de esta manera la problemática de formar un arte popular, los murales podían ser
contemplados por todos desde las calles. Grosz, por su parte, es otro exponente debido al
realismo volcado por el alemán en sus obras: la realidad militar alemana de comienzos de
siglo, sobre todo de la segunda década del mismo. Según Castagnino “… la tendencia de
los dibujos del artista alemán que es según él -una de las cumbres del arte revolucionario
conocido con la denominación de multiejemplar”
101
.
Castagnino define en esta conferencia al arte como compromiso social, es
excluyente si no presta este tipo de atenciones. Arte y pueblo son dos categorías que
eran definidas desde las vanguardias y desde mediados del siglo XIX: en la búsqueda de
los artistas por reemplazar al público por el pueblo. Aquí el artista coloca como condición
para ser artista el prestar atención al pueblo. El rol del pueblo como público también es
relevante, éste debe completar la obra de arte y entenderla.
Si miramos los fundamentos del Ateneo, sostenían que su función era exponer al
pueblo de Tandil, chato en sus gustos, las novedades que despertarían una sociedad
interior dormida en el atraso cultural. Expone que “El hecho de que el artista quiera ser
popular…le plantea al problema de que sólo se puede ser popular cuando se es
comprometido”
102
. Es decir, para el Ateneo, en vistas de lo expuesto por Castagnino, hay
que conjugar vanguardia, arte comprometido y entendimiento del pueblo.

99
Ibidem.
100
Castagnino, Ibidem.
101
Castagnino, Ibidem.
102
Castagnino, Ibidem.
Ensayos sobre Arte, Comunicación y Políticas Culturales

114


Aportes de la experiencia del Ateneo de Cultura Popular

Podemos tomar esta experiencia del Ateneo como un nexo entre las incipientes
actividades culturales iniciadas por la Sociedad Estímulo Bellas Artes, desde 1920, y la
organización y puesta en marcha del Museo de Bellas Artes.
Se abren nuevas instancias de participación cultural y de debate sobre dichas
cuestiones. A su vez, los vínculos con Buenos Aires y La Plata también se hacen más
fluidos, permitiendo así ampliar el espectro de dichos vínculos. Se hace más activa la
participación de críticos, artistas e intelectuales que comienzan a fluir a Tandil con mayor
frecuencia en las actividades.
El ejemplo del Ateneo en actividades como el Primer Salón de arte ofrece también
un panorama de los límites y las aperturas que la sociedad tandilense y los sectores
vinculados al mundo de la cultura estaban dispuestos a recibir. En el gusto artístico abrió
un debate con el Salón y conferencia de Castagnino. Se establecían así dispositivos
sobre lo que se definía como cultura y arte.
El Salón y la conferencia de Juan Carlos Castagnino expusieron una idea de arte
que sostenía que el arte debía comprometerse con su realidad. Lo hacían a partir del
análisis en que el contexto produce el artista y este debe reproducirlo; a cada artista
corresponde un momento en la historia. En ese marco, en la inscripción política del grupo
cultural, derivaron esta idea del compromiso social, tampoco ajena a la producción
nacional en la cual se trazaban nuevas perspectivas del arte.

Los Salones de Arte de Tandil 1938 y 1939

El 8 de Diciembre de 1938 se inauguró el Primer Salón de Arte de Tandil. Con este
se abría paso la tarea del Museo Municipal de Bellas Artes de Tandil. Un recorrido por
estos salones, que tenían carácter nacional, nos lleva a tener un panorama de la labor del
museo local en la escena nacional. También, el paralelo o no con lo que las artes
plásticas estaban atravesando por ese momento a nivel nacional, y cómo estos se
articularon con las actividades artísticas locales. El recorrido cronológico abarca 1938 y
1939.
El Salón de arte del Museo concreta dos aspiraciones locales: contar con la
institución Museo como espacio legitimador de las actividades plásticas desarrolladas
Ensayos sobre Arte, Comunicación y Políticas Culturales

115

desde décadas anteriores y, por otro lado, la legitimidad vendría de la mano de otra
institución, el Salón de arte. Es decir que el salón consagra labores previas. Textos de la
época registran estas aspiraciones: “En el deseo de crear un nuevo estímulo para el
desarrollo de las artes plásticas, la Comisión Municipal resuelve realizar salones locales
en los que pueden intervenir los artistas argentinos y extranjeros radicados fuera de
Tandil, pero con una residencia anterior de no menos de cinco años, durante la cual
hayan desarrollad actividad artística pública y notoria en Tandil”. Retoma parte del
reglamento del Salón donde se pone en acento en el desarrollo de las artes locales a
partir del contacto de éstas con las de espacios consagrados.
Los salones de arte de Tandil contaron como órganos oficiales de organización: la
Comisión Municipal de Bellas Artes constituida con la creación del Museo Municipal, la
Comisión Provincial de Bellas Artes otorgándole un carácter provincial. Es decir, contó
con apoyo oficial y se constituyó como un ámbito más de organización gubernamental.
Tandil formaba parte de un entramado de Salones Nacionales oficiados por la Provincia
que unía una serie de puntos en el interior bonaerense, como Bahía Blanca, Mar del
Plata, Junín, entre otros.
Ya mencionamos exposiciones y salones anteriores: el Concurso por el Centenario
de la Independencia en 1916; el salón por el Centenario de Tandil organizado ya, por la
Sociedad Estímulo Bellas Artes en 1923; los salones realizados por el Ateneo de Cultura
Popular en 1935 y las conferencias también pertenecientes a este ámbito; dejando de
lado las anuales realizadas por la Academia, y de artistas particulares también llevadas a
cabo por la SEBA y Academia. ¿Qué proponían de nuevo los salones oficiales? ¿Cuáles
fueron las diferencias respecto a los salones anteriores? ¿Cuáles eran las concepciones
de arte que sustentaban éstos?

La Prensa como crítica en el Salón de Arte de Tandil

Una primera aproximación a los salones la podemos hallar en la prensa. El diario
Nueva Era fue auspicioso de los salones, así como Tribuna y La Revista. Ambos
representaban sectores que encontraban espacio en su participación en dichos salones
como miembros de la Comisión Municipal de Bellas Artes. La misma no solo daba cuenta
de los salones llevados a cabo a nivel local sino también los salones realizados en la
escena provincial, informando sobre la participación de artistas locales en estas instancias
así como salones realizados en La Plata o Buenos Aires. La prensa continuó en su rol de
Ensayos sobre Arte, Comunicación y Políticas Culturales

116

información sobre la circulación de bienes culturales sino también en su rol de crítica del
evento y exposición en tanto intelectuales locales.
En las notas referidas a los salones de arte locales publicadas en el diario local
Nueva Era es posible encontrar el acento puesto a los salones como una forma de traer lo
más alto de la cultura a nivel nacional a un espacio local. Se resalta que este tipo de
manifestaciones sólo son frecuentes en otros espacios, alude a Buenos Aires, o, posibles
para pudientes que tienen la posibilidad de viajar a centros culturales nacionales y del
extranjero.
El arte aparece como una actividad más que, junto a la economía local, el trabajo
cotidiano, es una expresión del espíritu necesaria como las demás actividades de un
pueblo. Las exposiciones, salones, son la expresión cultural que todo pueblo necesita y
con la cual no cuenta frecuentemente. Las actividades culturales llegan a la ciudad a
través de lo que diarios y revistas nacionales cuentan, pero no con presencia directa. Al
respecto decía: “De manera, que los salones organizados en ciudades como la nuestra
tienen ese otro valor de aportar al que no puede, la obra del artista de nuestro país, para
que, en las exposiciones, pueda enterarse del esfuerzo de los creadores de la belleza y
de los impulsadores de nuestra plástica”
103
. El salón es una vidriera en el interior de las
actividades, en cierta medida y por el nivel de participación, nacionales.
La gran recepción local en la prensa puede verse en cada presentación del salón
ubicándose en la portada la noticia de la inauguración o un anticipo del mismo,
mostrándose, a veces en más de una edición, envíos al mismo. Las fotos ocupaban
buena parte de la portada a lo que se suman luego las columnas de difusión y crítica. El
anuncio del salón se expresa con foto así como su inauguración: primero las obras y
luego los concurrentes.
En cada presentación podemos observar el salón como un ámbito común de
calidad artística debido a la presencia de artistas nacionales prestigiosos: estamos
hablando de Antonio Berni, Emilio Pettoruti, Emilio Centurión, Eugenio Daneri, entre
muchos otros. Estos se presentan junto a los artistas locales, por lo tanto, también el
salón constituye una muestra de lo alto que los tandilenses podían alcanzar: presentarse
en su ciudad junto a lo más destacado del arte nacional. De todos modos, los artistas
locales también se presentan en diferentes salones, incluso Galerías o el mismo MNBA;
pero la actuación local significa mostrarse frente a su público.

103
Nueva Era, 6/12/1939, p.3
Ensayos sobre Arte, Comunicación y Políticas Culturales

117

Las notas anticipatorias de este salón anunciaban la realización de un salón de
arte que esperaba recibir más de un centenar de artistas y obras. Así ocurrió que
asistieron más de 300 obras quedando chico el edificio que se inauguraría el mismo día
de apertura del salón. El 8 de diciembre comenzaban los salones que se realizarían por
trece años más, a lo que se suman los salones de artistas locales.
A juzgar por las notas referidas a las adquisiciones, podemos decir, que la prensa
da a conocer cuan importante fue este salón para la adquisición de obras y como vidriera
del arte local. Entre los principales adquisidores se encontraban el Presidente de la
Nación Ortíz, así como el Presidente de la Comisión Municipal de Bellas Artes, Antonio
Santamarina. En las adquisiciones del Presidente
104
hay un claro predominio de paisajes,
y encontramos compra de artistas locales; en el caso de Santamarina, destaca en la
compra del Pettoruti y consta en su colección el cuadro “Figura” de Héctor Basaldúa.
Entre los adquisidores también encontramos a las Comisiones Municipal y Provincial de
Bellas Artes más algunos particulares. En total fueron adquiridas 49 obras de las cuales 7
pertenecen a las a las primeras recompensas en el Salón Nacional de Bellas Artes
105
.
El hecho destacado es la inauguración del salón en conjunto con el Museo en su
sede definitiva. El mismo había sido inaugurado un casi dos años antes, el 6 de enero de
1937, pero se oficializó el 8 de diciembre de 1938. Esto coincide con un momento de
extensión de los museos hacia el interior. Por lo tanto, el primer fue momento casi
fundacional junto con el museo. De todos modos, veremos como los salones consecutivos
no dejan de ser atractivos a la prensa local y a los envíos de obras de diferentes puntos
del país, especialmente de la Capital.

Artistas y Obras en el Primer y Segundo Salón de Arte de Tandil: 1938 y 1939

Este Salón contó con la participación, en sus numerosas realizaciones, de artistas
provenientes de diferentes puntos del país. Aunque una primera consideración cabría
realizarla teniendo en cuenta que al observar el cuadro de procedencia de los mismos hay
un claro predominio de los artistas provenientes de Capital Federal y Gran Buenos Aires,

104
Abálsamo, Pascual, “Parvas” óleo; Araoz Alfaro, María C. de, “Atleta joven”, cabeza de bronce;
Donni, Cayetano, “Entrando al Mercado del Abasto”, óleo; Gramajo Gutiérrez, Alfredo, “Mujeres de
Río Hondo”, óleo; Pacenza, Onofrio, “Calle”, óleo; Riccio, Ernesto, “Lago Lácar”, óleo; Seritti
Josefina, “Reflejos”, óleo; Seritti, Vicente, “Mi hija”, óleo; Suárez Marzal, J., “Herrería y rompedora”,
óleo; Teruelo, Guillermo, “Mañana brumosa”, óleo; Valor, Ernesto, “Paisaje”, óleo; Zárate, MS.,
“Paisaje”, óleo.
105
Ver Fontana, O.: Tandil en la Historia, las artes plásticas por Manuel Cordeu (en ese momento
presidente de la Comisión Municipal de Bellas Artes)
Ensayos sobre Arte, Comunicación y Políticas Culturales

118

seguidos de La Plata y Tandil. Es decir, que si bien existía una importante circulación
entre las ciudades del interior bonaerense, entre exposiciones y salones, la participación
en el salón anual de Tandil tenía un claro predominio porteño.
La procedencia de los artistas obedece a un recorte que tiene en cuenta los
ámbitos artísticos desarrollados en el país. En primer lugar, Buenos Aires representa un
cúmulo de academias de formación, el contacto con Europa y el espacio de las
instituciones nacionales, principalmente el Museo Nacional Bellas Artes. Gran Buenos
Aires tiene pertenencia territorial provincial pero significa una presencia más cercana a la
Capital que al interior bonaerense y que cuenta con los ámbitos y espacios porteños. La
Plata es la capital provincial, cuenta con el desarrollo de la Comisión Provincial, es quien
lleva a cabo los salones por el interior y posee un desarrollo similar al de Buenos Aires; el
Interior en provincias ya que los centros provinciales también asisten a desarrollos
artísticos en sus núcleos capitalinos; el interior bonaerense porque tiene desarrollos
paralelos a Tandil y participa de los salones organizados desde La Plata; por último,
Tandil, porque es el espacio local donde se desarrollan las actividades.
Como puede observarse la participación porteña constituía la mayoría de los
artistas participantes de los salones. El número de los mismos oscilaba y podemos
encontrar que los dos primeros salones fueron muy concurridos y luego tuvieron períodos
de mayor y menor concurrencia. El V salón fue el que mayor cantidad de artistas tuvo,
volviendo a acercarse en el X y luego vuelve e decaer, contando en el último con tan solo
65 artistas mientras que el más concurrido había tenido unos 247 artistas. La participación
porteña siempre es dominante y disputando un lejano segundo lugar el GBA, a veces, La
Plata. El número de concurrentes locales se mantiene entre los 5 y 12 artistas como
máximo, encontrando pocas variaciones en los nombres de los mismos. La participación
más irregular proviene desde las provincias del interior y desde el mismo interior
bonaerense, del que la prensa daba cuenta de una participación significativa en los
salones de los diferentes espacios organizados desde La Plata, principalmente: Bahía
Blanca, Mar del Plata; y desde distritos como Azul, Olavarría y Necochea en donde se
realizaban también salones concurridos con artistas de Tandil.
Respecto a los primeros podemos decir que oscilaron en los catorce salones
realizados pasando por diferentes cambios de comisiones, autoridades nacionales,
provinciales y municipales; civiles y militares; y cambios en las diferentes gestiones de las
Comisiones de Bellas Artes organizadoras. De todas maneras el denominador común fue
el claro predominio, como mencionara, de artistas provenientes de Buenos Aires.
Ensayos sobre Arte, Comunicación y Políticas Culturales

119

Existió una importante diferencia entre la cantidad de expositores en los salones.
Se podría preguntar acerca de las razones de estas oscilaciones en participación y
presentación de los salones. Existe alguna relación entre las fluctuaciones de los salones
con los cambios políticos: en comisiones, museos y sus gestiones, o a niveles nacional y
provincial. Esta oscilación en concurrentes y obras también puede deberse a diferentes
causas: o una merma en la cantidad de envíos o, como registra la prensa, una actitud
muy selectiva por parte de los jurados.
De los salones de arte de Tandil realizados contamos con catálogos que, en cierta
medida, eran una muestra de los artistas participantes, las normas establecidas y, en
algunos, las obras por estilos y premios.
Las comisiones Provincial de Bellas Artes y Municipal integraban los jurados, en
un principio dos por cada comisión; y dentro del mismo también dos jurados eran elegidos
por los expositores. Para ser elector existía un requisito que se modificó más tarde: en los
primeros salones el art. 15º establecía que era “Condición indispensable para ser elector,
que el concurrente haya sido admitido, por lo menos, en uno de los Salones de Arte de La
Plata o Nacional Bellas Artes”
106
. De esta manera, los salones contaban con un jurado de
expositores legitimado en la elección por parte de artistas que contaban con participación
en salones nacionales. Proyectaba cierto tipo de participación nacional por sobre las
locales. Esto se observa en la procedencia de los artistas que arribaban al salón, aunque
podría deducirse que también se debía a la cantidad de artistas que habitaban cada
espacio también.
Los salones fueron una vidriera del arte nacional a nivel local. Para participar,
como señaláramos, había que pasar un jurado con representantes nacionales de las
Comisiones, de artistas nacionales y de las instituciones locales del arte. Es decir, el salón
era el medio mediante el cual lo más notable del arte nacional y local se presentaba en
sociedad institucional y simultáneamente. ´
No sólo tuvieron como meta la exhibición de obras sino también tenía como fin el
estímulo para las actividades artísticas en un doble sentido: el estímulo en el consumo y,
para que se produzca éste, una educación en el sentido de las artes. Esto según las
palabras de sus fundadores, los salones promovían actividades que cultivaban el espíritu,
que complementaban las demás actividades desarrolladas por los tandilenses. Además,

106
Catálogo del I Salón de Arte de Tandil.
Ensayos sobre Arte, Comunicación y Políticas Culturales

120

al exhibir lo seleccionado de todo lo enviado, promovían el gusto
107
-la estética de las
artes- y el mismo sería promotor de nuevas formas culturales que superarían las formas
culturales masivas difundidas por las revistas, cine y diarios de gran tirada.
Acerca de los salones nacionales, Atilio Chiappori decía: “…el salón existe como
medio para el estímulo a la producción de un arte nacional, pero es mucho más que eso.
El salón es el paso necesario para el reconocimiento público, para acceder a premios,
becas o para entrar en otro canal paralelo y-según los casos-subsidiario de los salones
oficiales; galerías de Florida… Una obra premiada en el Salón tiene el privilegio de la
adquisición oficial, el de instalarse en alguna sala del Museo o puede llegar a tomar parte
de las incipientes colecciones privadas de Buenos Aires”
108
. No podemos aplicar tal
apreciación al caso local pero podemos decir que sí establecía el reconocimiento del
público a lo expuesto, sobre todo, de los artistas locales que participaban de un certamen
nacional, aquí, en el espacio local.
Otra de las cuestiones que atravesaron los salones fueron tanto las normas como
la implantación de cierta legitimación de las artes plásticas: como espacio donde lo que se
exhibía era en cierta medida lo que fijaba, lo que determinaba qué era el arte. Establecía
por donde pasaba el arte: temas, estilos, formas pictóricas. Lo que era exhibido
determinaba por donde pasaba el arte en esa época. Aunque también dejaba un espacio
abierto al debate sobre qué era el arte. Los salones se veían atravesados por los debates
que circulaban en el campo artístico.
Nos interesa en este punto abordar qué era lo que se presentaba al salón, qué se
premiaba, de qué manera las obras representaban esa vidriera del arte nacional en el
espacio local; ¿era reconocimiento local, fijando los tipos de arte que lo local quería, de lo
que se exhibía a nivel nacional?, ¿estuvo en consonancia el arte local con el nacional
premiado en el Salón Nacional? O ¿existieron criterios provincianos para mostrar a los
locales qué era el arte?

107
Cuando hablamos de buen gusto, nos referimos a un gusto educado, que responderá con
mayor presteza y seguridad a la belleza. Se dice que tiene buen gusto aquel que es capaz de
percibir la belleza allí donde se halla y sus juicios sirven de guía a los demás. El gusto también se
manifiesta diferente a las experiencias de la sensibilidad externa. Se trata del placer proporcionado
por la presencia del objeto, que estimula directamente nuestros sentidos. Este placer depende, por
tanto, del objeto y de la satisfacción de alguna necesidad o interés en el sujeto. En Bozal,
Valeriano: Orígenes de la estética moderna, en Bozal, V. (Ed.) Historia de las ideas estéticas y de
las teorías artísticas contemporáneas, Vol. 1, Ed. Visor, Madrid, 2004.
108
Wechsler, D. Penhos, M.(coord): Tras los pasos de la norma, Salones de Bellas Artes (1911-
1989) Ed Del Jilguero, Bs. As., 1999. Cap. 2, pp. 52-53
Ensayos sobre Arte, Comunicación y Políticas Culturales

121

Las obras seleccionadas presentaban diferentes temáticas y estilos en pintura;
más homogéneas en esculturas; y variedad en grabado; no así Dibujo, que, en algunas
oportunidades, aparecía junto a la sección Grabado. El predominio era claramente
pictórico. En los temas, de los salones, deducidos a través de las fotografía y títulos de
obra, tenían un claro predominio del paisaje –rural y urbano, seguido de las figuras y
retratos, luego, naturalezas muertas y estudios. Los estilos, con claro predominio
impresionista, algunos matices cezannianos y alguna introducción de las formas nuevas
del arte, en furor en la década del veinte en las galerías porteñas: la introducción del “arte
nuevo”.
Los premios nos dan un panorama de las exigencias del jurado. Se realizaba una
selección previa pero luego el jurado determinaba un grado más de elección de las obras.
En líneas generales cuesta establecer un criterio único de premiación o el predominio de
una temática y estilo. En los salones para los que contamos con fotografía de obras,
podemos decir que dentro de los premios hay paisajes (rurales y serranos), paisajes
urbanos, retratos, naturalezas muertas en pintura; en Grabado, el paisaje tanto como las
escenas se reparten por igual los premios: es heterogéneo, porque se premian xilografías,
aguafuertes, punta seca y aguatinta; temas como figura, escena campestre, paisaje
urbano, paisaje rural con campesinos en la labor cuentan entre los preferidos. En
escultura se resuelve de manera más homogénea: hay un claro predominio de la cabeza
por sobre figura; las técnicas, de todos modos y temáticas son variados; granito, bronce,
yeso son las premiadas. Por último, el Dibujo, suele aparecer en algunos salones junto al
Grabado, tiene poca presencia y predomina la figura y lápiz.
Los salones cuyos catálogos cuentan con fotografía son el 1º, el 8º, 12º y 13º. No
hay coincidencia en concurrentes, ni en los tipos de gestión, ni en años claves, como
aniversarios. El 1º se realizó entre fines de 1938 y enero de 1939; el 8º en diciembre de
1945; el 12º y 13º entre 1950 y 1951; si coinciden en la gestión nacional, provincial y local,
así como en las Comisiones organizadoras. Lo único destacable en fechas es que el 12º
salón correspondió con el centenario de la muerte del Gral. San Martín, pero no parece
haber incidido en la realización de los salones. También cuentan con una concurrencia
variada: el 1º con 226 artistas, el 8º con 116, el 12º con 192 y el 13º con 127. Es decir, la
realización de catálogos con fotografía no obedeció a ninguna razón en particular que
haga coincidir los mismos. Sí podemos hacer una salvedad en que el 1º salón contó con
fotografía de todas las obras expuestas, mientras que los demás sólo lo hicieron con las
obras premiadas.
Ensayos sobre Arte, Comunicación y Políticas Culturales

122

El lugar que ocupaban en la prensa estaba dado por las fotografías de las obras
seleccionadas. Quizás primó un criterio que buscaba mostrar la variedad del salón por
sobre los premiados. Sobre todo teniendo en cuenta que la prensa ponía en énfasis en la
variedad de posibilidades estéticas ofrecidas por el salón. También, en el rol de la prensa
como crítica y como información de las actividades desplegadas por los salones.

Conclusión

Los salones de arte constituyeron las primeras muestras de arte institucionalizadas
de la ciudad de Tandil. Los salones del Ateneo y del Museo tuvieron un punto en común:
compartieron algunos miembros y ambos propendieron al desarrollo y educación en las
artes a la sociedad tandilense de los 30.
Los que sí podemos observar es la existencia de ciertos matices en los debates
acerca del arte local. Mientras el salón del Ateneo apuntaba a un arte social: sellado en
las obras y premios así como en la conferencia de Castagnino, quien exponía
explícitamente cuál era la función del arte. Los salones de arte del Museo, en su carácter
oficial, fueron más heterogéneos en la selección y no estimularon un estilo de arte.
Convivieron estilos, temáticas y formas orientando el arte hacia exploraciones estéticas de
diverso contenido y forma. La selección de invitados, de obras y los premios fijaban, en
cierta medida, una agenda acerca de lo que se esperaba del arte. Podemos ver si era por
una cuestión de decisiones de expertos o si se atendía a cierta demanda del público.
La prensa se erige en el rol de crítica estableciendo y juzgando las exposiciones
de arte. Desde la descripción de las obras, las apreciaciones de los premiados; la prensa
oficia de crítico que se va especializando en tal espacio.
Uno de los temas que recorren los salones se refiere a los contenidos de las obras
y la recepción de lo nuevo: el arte debe tener una función social o el arte debe
experimentar formas de representación de la naturaleza. Principalmente esto se observa
en el Salón del Ateneo y en el Segundo salón de arte de Tandil.
Sin embargo las críticas apuntan a una combinación de los estilos de las obras
pero dotando de modernidad las exposiciones. Se expone un Pettoruti junto a un paisaje
Valor. Temáticas sociales sobre poblados o personajes pobres, así como muchachas o
paisajes distendidos. Si bien se cuestiona acerca de qué es lo que tiene que reflejar el
salón, se pone el acento en que la heterogeneidad es la riqueza de los salones y son los
que sacarán del atraso en el que está sumido el “pueblo”.
Ensayos sobre Arte, Comunicación y Políticas Culturales

123

Esta última consideración podríamos decir que fue común a ambos salones:
considerar al interior bonaerense como un espacio periférico provinciano, lejano de las
manifestaciones artísticas modernas, sumido en el atraso. Y aquí ponderan el rol que las
nuevas instituciones artísticas tienen: el de superar esa chatura trayendo las expresiones
más altas del arte y la cultura a través de los salones, las conferencias, entre otros.
Respecto a las diferencias, se observan matices en las consideraciones artísticas.
Algunos miembros que participaron en ambos salones fueron los mismos: Valor, Teruelo.
Las comisiones fueron diferentes. El museo introdujo una serie de personalidades que
tenían trayectoria en la Sociedad Estímulo a lo que se suman las personalidades políticas
en la Comisión Municipal de Bellas Artes, organizadora de los salones. Aquí hay una
diferenciación política clara: el Ateneo representaba los círculos antifascistas y el Museo
contaba con la plana del gobierno conservador municipal y también de injerencia
provincial.
Cabría preguntarse si se debió solo a divergencias políticas o si pesó también, en
el transcurso de los años, una mutación respecto a la consideración sobre las obras de
arte. El Ateneo pregonaba un arte social, aunque exponía Pettoruti quien acentuaba más
la forma que el contenido. Pero los salones del Museo, también ponían el acento en la
heterogeneidad hallándose obras de temas, estilos y formas también variadas. Por lo
tanto los criterios estéticos aparecían como medidos en ese aspecto y dejaban entrever el
debate que trascendía el salón.


Bibliografía
CHARTIER, R. (1995): Espacio público, crítica y desacralización en el siglo XVIII. Los
orígenes culturales de la Revolución Francesa, Bs.As., Gedisa.
CIPPOLLINI, R. (2003): Manifiestos argentinos, políticas de lo visual 1900-2000, Córdoba,
Hidalgo.
BOZAL, V. (Ed) (2004): Historia de las ideas estéticas y de las teorías artísticas
contemporáneas, Vol I, Madrid, Visor.
PASOLINI, R. (2006): La utopía de Prometeo, Tandil, UNCPBA
WECHSLER, D., PENHOS, M. (1999): Tras los pasos de la norma, Bs. As., Del Jilguero

Fuentes
Nueva Era, Marzo 1935, diciembre-enero 1938 y 1939
Ensayos sobre Arte, Comunicación y Políticas Culturales

124

Germinal, Marzo 1935
Fontana, O (1947): Tandil en la Historia.
Catálogo del Primer y Segundo Salón de Arte de Tandil.



Ensayos sobre Arte, Comunicación y Políticas Culturales

125



El campo visual en las últimas obras de Beckett

MARIANA GARDEY
109



Samuel Beckett fue un autor profundamente interesado en las artes visuales.
Frecuentador de museos, más en compañía de pintores que de escritores, él reveló esta
pasión a través de una riqueza de alusiones a artistas y obras de arte en su prosa y su
drama. Pero el temperamento de Beckett fue más profundamente visual que lo que un
estudio de alusiones e influencias podría sugerir. Este temperamento es más evidente en
sus obras dramáticas, porque el estatus del teatro como medio de imágenes le permitió a
Beckett contrapuntear su exploración del lenguaje y la voz con un estudio de la visión
como comprometida con la puesta en escena teatral. Beckett asumió el control sobre la
imagen teatral, el arreglo de sus elementos, su articulación formal. Las especificaciones
escénicas minimalistas de Esperando a Godot (“Una ruta en el campo. Un árbol”) dejan
mucho a la discreción del director y el escenógrafo, pero con Final de partida (1957)
Beckett se apropió de una supervisión de la composición visual que retuvo por el resto de
su carrera dramática. La escena inicial de esta obra figura un campo de representación
concebido con precisión pictórica: su contorno rectangular, con paredes, puerta, ventanas
simétricas, y una pintura invertida; su plano frontal lateralmente contrapesado por un par
de tachos de basura en un lado y la figura estacionaria de Clov en el otro, cada uno
flanqueando la silla central cubierta con una vieja sábana. Coherente en su concepción
espacial, la escena de Final de partida opone dos principios visuales: por un lado, una
estrictez geométrica de línea y plano, arreglada con regularidad, y por el otro, los objetos,
la luz gris, y la inclinación sin forma de la forma humana. Cuando Clov y Hamm atraviesan
este espacio escénico en líneas y ángulos rectos, se sitúan dentro de las tensiones
composicionales de su mundo visual.
Las obras siguientes de Beckett muestran una profundización de esta atención a la
imagen teatral y una subordinación creciente del cuerpo humano a componentes y efectos
específicamente visuales. A través de La última cinta de Krapp (1958), Los días felices,

109
Facultad de Arte, Universidad Nacional del Centro de la provincia de Buenos Aires.
Ensayos sobre Arte, Comunicación y Políticas Culturales

126

Comedia y Vaivén (1966), las especificaciones de Beckett concernientes a la locación, el
arreglo formal, el movimiento y la iluminación se vuelven cada vez más detalladas, fijando
la imagen más precisamente como entidad composicional. Pero es en las obras de los ‟70
y los ‟80 que el interés de Beckett en la obra como imagen –como estructura de fuerzas
visuales y objeto de actividad perceptual- se despliega con más agudeza. El lenguaje
continúa gobernando las dimensiones narrativas de estas obras, pero este se subordina
crecientemente a los modos visuales. Las últimas obras como grupo están llenas de
referencias a los ojos y a las formas y colores de la apariencia visual, y sus verbos reflejan
a menudo el acto de mirar del público: ver, mirar, observar, mirar fijamente, mirar con
atención, mirar boquiabierto, “todos los ojos pasando sobre ti” (Aquella vez). “Allí ante tu
ojos”, dice una de las voces en Aquella vez, y su frase es una de las muchas en el último
Beckett que llama la atención al campo de la performance como algo visto, por un público
real mirando una escena real, en un medio que es, etimológicamente, un lugar para ver
(theatron). A este respecto, los textos de las últimas obras de Beckett abandonan las
designaciones convencionales de “a la izquierda de la escena” y “a la derecha de la
escena” por descripciones que especifican la locación “como vista desde la casa” (Qué
dónde), articulando así la imagen teatral desde el punto de vista del público.
Billie Whitelaw ha dicho que Beckett “escribía pinturas”, y aunque la frase elide la
teatralidad extraña de una obra tan pictórica como Fragmento de monólogo (1980),
sugiere una búsqueda de la imagen que distingue a Beckett de los más visualmente
conscientes de los dramaturgos contemporáneos suyos y ubica su drama en una
proximidad formal con el teatro de imagen. Con su concepción radicalmente visual del
espacio escénico, Beckett ha buscado el control ambiental y composicional, asumiendo el
rol de director a través de un creciente uso de la imagen. En la dramaturgia de Beckett –
donde la luz, la oscuridad, el movimiento y la posición tienen un estatus igual al del texto
lingüístico- el campo de la performance es rearticulado como campo visual, y las obras
mismas reflejan una concepción esencialmente escenográfica. Incluso el cuerpo del actor
se vuelve un tipo de material artístico. El cuerpo en el teatro de Beckett es trabajado,
violado, como el material en bruto del pintor o el escultor, al servicio de una exploración
sistemática de todas las relaciones posibles entre el cuerpo y el movimiento, el cuerpo y el
espacio, el cuerpo y los objetos, el cuerpo y la luz y el cuerpo y las palabras.
El campo visual de las últimas obras de Beckett se caracteriza por la
predominancia de la forma, un énfasis que dota los objetos y la imagen que comprenden
de un alto nivel de abstracción composicional. Como el espacio teatral se reduce a un
Ensayos sobre Arte, Comunicación y Políticas Culturales

127

esquema geométrico (la mesa rectangular en Impromptu de Ohio (1981), el globo esférico
y el camastro cuadrilateral en Fragmento de monólogo, la franja iluminada en Pasos, los
spots circulares de luz en No yo y Aquella vez), el campo visual adquiere una simplicidad
de forma casi clásica, abandonando los rasgos antropomórficos de espacio deshabitado
por la superficie estética de la abstracción visual. Los vestigios de naturalismo que se
afirman en la escena (la mecedora en Nana, la silla del director en Catástrofe, el libro en
Impromptu de Ohio, el megáfono en Qué dónde) parecen burlados por el espacio
esencialmente formal que los rodea, y estos resignan gradualmente su valor utilitario por
el valor más estrictamente estético de la forma. Manteniendo esta creciente concepción
formal de la puesta en escena, los personajes de las últimas obras de Beckett son
objetificados como componentes estéticos del campo visual, reducidos de persona a
figura, o menos, “como convertidos en piedra” (Impromptu de Ohio) o en otra materia
inanimada. Las prendas con las que Beckett viste estas figuras acentúan las
irregularidades visuales de la forma humana, subsumiendo las características individuales
del cuerpo en una amplitud de forma. La reducción anatómica en obras como No yo y
Aquella vez disminuye la irregularidad figural, aplanando las características corporales de
la boca y la cabeza en las características visuales de un agujero bordeado y un óvalo. En
tanto que estos personajes a menudo poseen poco más que un contorno y una forma, la
geometría de la figura forma parte de una más amplia geometría del campo,
contribuyendo a una imagen a la vez escultural y pictórica. Desde esta perspectiva, la casi
naturalista Catástrofe refleja en su desarrollo la progresión visual de la obra dramática de
Beckett desde su fase temprana hasta la última. Empezando con el mobiliario de una
habitación reconocible, rodeada en tres lados por paredes naturalistas, Catástrofe
representa la caída del espacio naturalista a favor del espacio más formal interpretado por
el Protagonista, “parado en un bloque negro de 40 centímetros de alto”, “edad y físico sin
importancia”. Cuando la iluminación se estrecha sucesivamente a la figura, luego a la
cabeza, y cuando el Director y el Asistente son expulsados a la oscuridad, la forma
humana deja lugar a la forma más abstracta de una cara liberada de sus marcas, flotando
como un emblema visual en la oscuridad de la escena.
En los términos más simples de contornos visuales, la representación de Beckett
revela inclinaciones perceptuales conflictivas; es una imagen en vuelo, capturada entre un
teatro de cuerpos humanos y los contornos despersonalizados de la forma abstracta.
Aunque las figuras en estas obras afirman una particularidad fisiológica, tales gestos son
desafiados por el campo que los rodea y por el mundo de círculos y cuadriláteros a los
Ensayos sobre Arte, Comunicación y Políticas Culturales

128

que su propia forma regularizada se adapta. La Boca y May en Pasos, la Mujer en Nana,
y las figuras de Qué dónde pueden afirmarse contra esta reducción penetrante, pero el
intento sólo acentúa su subordinación a un mundo de abstracción visual. Como una
ilusión óptica, o como los conflictos perceptuales del arte cubista, el campo visual de
Beckett oscila entre lo naturalista y lo formal, entre un mundo de objetos y figuras
reconocibles y un mundo de formas. Es un mundo donde una mesa es ella misma y un
rectángulo iluminado, “digamos de dos metros por uno” (Impromptu de Ohio), y donde una
Boca es tanto un órgano del habla humana como un “agujero” (No yo).
Hablar de la forma en el drama de Beckett es hablar de la luz, porque Beckett hace
de la luz un activo y agresivo determinante de la imagen teatral. Desde el haz inquisitorio
en No yo hasta la “tenue luz difusa” de Fragmento de monólogo, la luz escénica de
Beckett participa tan activamente en la definición de la forma teatral como lo hace en la
expresión del habla en Comedia. Marcada por las meticulosas especificaciones escénicas
como la dinámica y el fraseo de una composición musical, la luz ofrece la articulación
primaria de la puesta en escena, estableciendo los contornos espaciales del objeto visual.
El reflejo de la luz le da a la mesa blanca su impactante predominancia en Impromptu de
Ohio, y el área de actuación rectangular de Qué dónde debe su existencia enteramente a
la luz que la define dentro de la “sombra” circundante. La luz provee locación y contorno a
la Boca, el Oyente (en Aquella vez), el blanco Hablante (en Fragmento de monólogo) y la
cónica V (en Qué dónde). Como demuestra No yo, tiene tanta autoridad la luz escénica
como determinante de la forma visual en las últimas obras de Beckett que domina la
figura humana, modificando y deformando la propia forma del cuerpo a través de la
iluminación restringida y graduada. En Pasos, Beckett somete a May a las distorsiones
visuales producidas por la iluminación irregular, dibujando sus pies en la esfera iluminada
de la faja de caminar mientras sume su cabeza y la parte de arriba de su cuerpo en una
casi invisibilidad. Con intrusión similar, la luz parece cortar la cabeza de la Mujer en Nana
(como la del Oyente en Aquella vez o el Protagonista en Catástrofe), manteniéndola en un
estado de iluminación consistente mientras sucesivas disminuciones de la luz causan la
desaparición de la silla y el cuerpo.
La luz, entonces, sirve como un agente para la imagen de la performance de
Beckett; cuando talla el espacio iluminado en la oscuridad circundante, consolidándolo en
zonas de la escena, aproxima el estatus del objeto visual en su propio derecho. Dotando a
la luz de sustancia visual, Beckett le permite una plasticidad sin precedentes a un
elemento teatral a menudo desatendido. Él establece un efecto paralelo con el
Ensayos sobre Arte, Comunicación y Políticas Culturales

129

componente opuesto del espacio teatral, la oscuridad donde la luz no penetra. La
oscuridad es un no-espacio convencional en la performance teatral, una región de
ausencia que bordea la iluminación, los laterales envolventes, los bastidores y el público
en una especie de anonimato perceptual. Pero en las últimas obras de Beckett, la luz
pone de relieve la oscuridad que la rodea, la comparativa vastedad de lo “no visto”
(escena y cuerpos no vistos) que porta la imagen en su incandescencia. La oscuridad, en
el teatro de Beckett, enmarca la iluminación, y a través de su predominancia en obras
como No yo y Nana adquiere un peso visual urgente, como si compartiera sustancia con
la vestimenta negra tan frecuente en el último drama de Beckett. Cuando el Hablante de
Fragmento de monólogo alude a su contraparte ficcional, mirando desde el borde de la luz
de lámpara “hacia el todo oscuro nuevamente”, su obra captura en palabras la plenitud
paradójica e innovadora de la oscuridad escénica beckettiana.
Esta plasticidad de la luz y la oscuridad tiene consecuencias pronunciadas para la
imagen representada en las obras de Beckett. En contrapunto a la subordinación
tradicional de los elementos teatrales, el fondo se vuelve figura y los medios se vuelven
fines cuando las condiciones en las que los objetos teatrales adquieren o no visibilidad se
convierten en foco de atención teatral, cuasi objetos con su propia presencia y peso
visual. En contraste con la frecuente pasividad del fondo visual en la representación
dramática, la luz y la oscuridad en estas obras despliegan un abierto dinamismo
perceptual, interactuando como entidades que compiten dentro de los campos visuales
dados. En ciertas obras, los dos elementos perceptuales se confrontan como absolutos
maniqueos, desafiándose a través de sus fronteras compartidas con la audacia de su
contraste, en ocasiones invadiéndose en violentos claroscuros. Ya hemos considerado
algunas invasiones perpetradas por la luz sobre la oscuridad: las agudas iluminaciones de
la figura en No yo y Aquella vez, la ruptura de la cabeza en Nana y Catástrofe. Pero la
oscuridad reapropia territorio en estas obras de agudo contraste: llena la Boca en No yo,
por ejemplo, sugiriendo una caverna de noche visual. La dinámica confrontacional de luz y
oscuridad aparece sobre todo en Impromptu de Ohio, una obra marcada en términos de
esta polaridad visual. El cabello blanco del Lector y el Oyente se une a la mesa blanca
como área de brillantez, luminosa con su reflejo de la luz de arriba (una invasión de luz
tan fuerte que las figuras parecen protegerse de ella con sus manos sobre las cejas). Pero
la oscuridad contraataca la imagen reclamada por la luz: a través de las frentes
ensombrecidas; los abrigos negros que separan las cabezas de la mesa; la parte de
abajo, que niega las patas de la mesa y causa que esta flote en el espacio de la escena; y
Ensayos sobre Arte, Comunicación y Políticas Culturales

130

sobre todo, el sombrero negro en el centro de la mesa, que causa que la oscuridad invada
el plano iluminado desde arriba.
Estas confrontaciones, sin embargo, y las vívidas polaridades que las hacen
posibles, son excepciones en el último Beckett. La luz brillante es más regularmente la
propiedad de obras más tempranas como Los días felices (“luz brillante”) y Acto sin
palabras I (1957) (“luz deslumbrante”), y agudas dicotomías de luz y sombra son más
abiertas en Acto sin palabras II (1960), La última cinta de Krapp y Comedia. Vaivén y
Aliento (1969), y segmentos de Comedia señalan una transición hacia un uso de la luz
mucho más característico de las últimas obras como grupo: la modulación de la brillantez
en una región intermedia, ni totalmente brillante ni totalmente oscura. Bajo el
encabezamiento “Luz máxima”, las indicaciones de Beckett para Aliento contienen la
especificación siguiente: “No brillante. Si 0 = oscuro y 10 = brillante, la luz debería
moverse del 3 al 6 y viceversa”. Esta “luz media” es la “luz gris” de Final de partida, pero
se nota más en las últimas obras, cuya luz difusa ilumina sólo imperfectamente los objetos
y habitantes de la puesta en escena.
La media luz juega un rol importante en la animación perceptual de las últimas
obras, estableciendo una marcada tensión teatral. Aludiendo a la “luz gris”, el Hablante en
Fragmento de monólogo imita la obra televisiva de Beckett Trío fantasma (1975) y su
paleta de grises: “El color gris si tú deseas, sombras del color gris”. Pero este eco
esconde un contraste, porque lo gris de la media luz teatral difiere de lo gris de la imagen
fotográfica o televisual. Los grises mudos de Trío fantasma median entre los polos del
blanco y el negro, estableciendo en su neutralidad una especie de estabilidad visual. Pero
en el teatro, la percepción de la luz es determinada mucho más rigurosamente por los
polos de la luz y la oscuridad “normal”, y las tensiones oposicionales entre ellas. A
diferencia del espacio televisual blanco y negro, que está gobernado por lo gris de la
pantalla, el espacio teatral es espacio habitado, y como el mundo fuera del teatro está
más condicionado por la polaridad del día y la noche. En este entorno, la media luz ocupa
un terreno medio inestable, inquietamente equilibrado entre los polos normales de
iluminación. Desde la luz tenue de la Boca hasta la luz más débil de Qué dónde, la
iluminación disminuida se siente no natural precisamente porque la luz y la oscuridad
constituyen una dualidad teatral fuerte y ejercen una gran fuerza visual. El lenguaje mismo
de las indicaciones de Beckett –“tenue”, “oscuro”, “apenas visible”- acentúa el efecto
aberrante de esa iluminación y la polaridad que la gobierna.
Ensayos sobre Arte, Comunicación y Políticas Culturales

131

La tensión oposicional de luz y oscuridad conseguida en Impromptu de Ohio no es
eliminada en las obras espectrales de media luz fantasmal; es reemplazada por una
tensión de orden diferente. Moviéndose entre polos que rehúsa adoptar, la luz disminuida
en las últimas obras de Beckett es inestable, simultáneamente aproximándose y
resistiendo los extremos de iluminación plena y ausencia de luz. La media luz comparte
luz y oscuridad, y esta lealtad conflictiva le da a la escena de Beckett un desequilibrio
perceptual, con el espacio y los elementos que lo habitan luchando, en su muda
articulación, hacia estados opuestos de descanso visual. Hasta el punto de que las
fuerzas de iluminación y extinción se hacen sentir, la “media luz infernal” (Comedia) de
Beckett es la luz dividida dentro de sí misma.
Beckett aumenta la inestabilidad de esta infusión mutua –luz con oscuridad,
oscuridad con luz- hacia las técnicas del fundido que sirven para revelar y extinguir el
campo de la iluminación. En las obras más tempranas, Beckett emplea los procedimientos
de enmarcado más abruptos del telón y el encendido de luz para aumentar la apariencia
de tableau así como la discontinuidad visual entre imagen iluminada y oscuridad teatral;
cada uno mantiene su autonomía perceptual. Los lentos fade-ins que inician la mayor
parte de las últimas obras acentúan la emergencia gradual del objeto y la luz de la
oscuridad circundante, mientras que los concluyentes fade-outs enfatizan su rendición
inevitable. La imagen cruza un gradiente de iluminación, modulando entre luz y oscuridad
de un modo que subraya su interpenetración mutua. Enmarcar el objeto dramático de esta
manera es consignarlo simultáneamente a ambos campos –hacerlo una especie de
“fantasma” visual, capturado en su emergencia de un mundo perceptual a otro.
De las obras que combinan técnicas de fundido con una total media luz, pocas
diseñan el cambio gradual de la intensidad de la luz con más complejidad que Pasos,
obra que se puede pensar como el estudio de Beckett sobre la sombra. Cuando está
estable, incluso la media luz en esta obra es graduada –“tenue, más fuerte a nivel del
suelo, menos sobre el cuerpo, y aún menos sobre la cabeza”- sugiriendo en su
movimiento desde un nivel de brillantez a otro tanto la imperceptibilidad de la distinción
como la inestabilidad del nivel individual de brillantez. El fade-in y el fade-out acentúan
esta variabilidad, modulando la imagen a través de los bordes de la oscuridad:
inicialmente iluminado mediante un gradual fade-up, el campo visual de la obra
experimenta una secuencia de lentos retornos a la oscuridad y lentas reemergencias,
cada una a un nivel aun más reducido de luminosidad. En la imagen final, la figura de May
ha desaparecido, y todo lo que queda es una luz apenas perceptible en la oscuridad
Ensayos sobre Arte, Comunicación y Políticas Culturales

132

circundante. En su nivel narrativo, la obra concierne a May, su lugar entre las voces e
historias que llenan la escena, y la conciencia espectral de esta sombra móvil que
revuelve todo. Pero en el más inmediato nivel perceptual, Pasos es un drama de luz, de
sus insistentes intentos de definir la figura y el espacio, y de las imperceptibles sombras
que confluyen con la oscuridad. El movimiento de May, solemne y delicado, se une a la
más amplia coreografía de la luz; mediante su participación en el campo visual de la obra,
May comparte las modulaciones de la región media de la luz, e interviene en su
disminución hasta el punto de la nada donde ya no se puede sostener su presencia
teatral.
Tan fundamental es el interjuego de oscuridad y luz en las últimas obras de
Beckett, y tan dominante el continuum negro y blanco, que el color juega un rol
secundario en la imagen teatral. Comparado con los tonos de la representación
convencional, el drama de Beckett es sin color, abandonando la paleta del artista por la
oposición de negro y blanco y el intermedio gris. Cabello, vestimenta, accesorios, escena
–todos están concebidos de acuerdo con esta austera escala. Los abrigos de Ru, Vi y Flo
en Vaivén son amortiguados por la descripción de Beckett –“violeta apagado (Ru), rojo
apagado (Vi), amarillo apagado (Flo)”- y cuando Beckett dirigió la obra en 1966 redujo las
prendas a diferentes tonos de gris. Incluso la complexión humana presenta riesgos en el
mundo escénico de Beckett: “¿Como ese cráneo?”, el Asistente le pregunta al Director en
Catástrofe; “necesita blanquearse”, es la respuesta. La observación de Jane Alison Hale
concerniente a Eh Joe (1965) caracteriza todas las obras de Beckett desde Los días
felices: “El color pertenece al pasado, y el universo moribundo de su personaje moribundo
se vuelve un gris uniforme antes de que lo perdamos de vista”.
Hay color en estas obras, y no debemos desatender su breve disrupción de la
escala del negro y blanco: la madera pálida en Nana, alternativamente suave y brillante
cuando se mece en el campo de la luz; el rojo y rosa de los labios y la lengua en No yo,
brillando con humedad, contrastando con la blancura de los dientes; el azul, verde o
marrón de un iris en Aquella vez; el matiz dorado del cabello en Impromptu de Ohio; los
inevitables tonos de la carne que mantienen autonomía visual a pesar de los intentos
(como los del Director) de “blanquear” la piel humana. Pero cuando el color amenaza en
Beckett, es cuidadosamente amortiguado, minimizando su singularidad de tono. El
dominio del continuum negro y blanco sirve para apagar el poco color que hay en estas
obras hacia su escala monocromática. Los tonos de la carne del Lector y el Oyente, por
ejemplo, gravitan perceptualmente hacia el blanco que subyuga la escena, un blanco que
Ensayos sobre Arte, Comunicación y Políticas Culturales

133

predomina en la mesa y el cabello. En coordinación con los efectos de oscurecimiento de
la sombra sobre las caras inclinadas, esta influencia dota a los colores naturales de la piel
de un color pálido hacia la neutralidad que la escena requiere. Un gris más pronunciado
puede observarse en las obras que envuelven el color en la oscuridad de la media luz.
Los labios y la lengua de la Boca, por ejemplo, proyectan un color entre rojo, marrón y gris
en el mundo “débilmente iluminado” de No yo; y las mismas características de la cara del
Hablante en Fragmento de monólogo muestran lo que es casi una memoria del color. En
las últimas obras, el color representado por estas apariciones aisladas es de cierto orden,
habitando un “entre” de articulación imperfecta. El campo de la representación de Beckett
puede alcanzar el negro y blanco mientras evoca un mundo de rojos, verdes y azules,
pero las promesas de color y su ausencia en la imagen van de la estabilidad visual a la
tierra de nadie del “no bastante”.
Estas obras, en su esfuerzo por subordinar los elementos de la representación a
fines visuales, parecen llevar el imaginismo teatral a su lógica conclusión: un drama
puramente formal en el cual el cuerpo es objetificado dentro de la puesta en escena, y el
espectador es despojado de su cuerpo en un acto de puro ver. Pero las últimas obras de
Beckett subvierten el pictorialismo que su formalismo perceptual parece imaginar, y la
búsqueda de la imagen representada por su teatro sirve, paradójicamente, para revelar el
cuerpo vivo como centro de su entorno espacial, resistente a la definición formalista.
Beckett reduce el naturalismo escénico y caracterológico a través de su via negativa
teatral, pero es la presencia humana –lo que Molloy llama “esa cosa fugitiva inestable,
todavía carne viva”- la que limita la objetificación y la reducción formal.


Bibliografía
ACKERLEY C. J. y GONTARSKI S. E. (2004) The Grove Companion to Samuel Beckett,
New York, Grove Press.
BECKETT S. (1987) Pavesas, Barcelona, Tusquets.
GARNER S. (1994) Bodied Spaces. Phenomenology and Performance in Contemporary
Drama, Ithaca, Cornell University Press.
MARGARIT L. (2003) Samuel Beckett. Las huellas en el vacío, Buenos Aires, Atuel.
PATTIE D. (2000) Samuel Beckett, New York, Routledge.
PILLING J. ed. (2005) The Cambridge Companion to Beckett, Cambridge, Cambridge
University Press.
Ensayos sobre Arte, Comunicación y Políticas Culturales

134



Arte efímero

ANABEL EDITH PAOLETTA
110



El arte conceptual es el punto de partida ya que las diversas acepciones del arte
de "concepto" o arte conceptual intentan desplazar el énfasis sobre el objeto a favor de la
concepción, del proyecto y de la conducta perceptiva, imaginativa o creativa del receptor.
Por tal motivo exige nuevos métodos de elaboración como por ejemplo las fotografías,
películas, cintas magnetofónicas, obras telefónicas, proyectos presentados como
documentos sin significación formal, dibujos con luz.
Como se ha mencionado la intención de restar valor al objeto a favor de la idea es
un gesto común en el arte conceptual, y suponemos que al mismo tiempo el objeto adopta
valor de medio útil para diversas metodologías analíticas, como sucede con los dibujos
con luz producidos por la técnica light painting o light drawing donde no está claro el
predominio del medio estático o dinámico. Aunque la información basada en la
investigación contemporánea da cuenta del interés sobre la producción de imágenes con
la rápida dinámica de la actualidad, la fotografía que surge como registro del evento
muestra una imagen estática tradicional, por tanto, se inserta tímidamente en los nuevos
modos productivos de comunicación visual.
La técnica light painting está conjugada con el Action Painting, sin embargo
reemplaza la tela como campo de acción por el espacio total. El artista debe utilizar las
técnicas propias de su tiempo como una especie de llamada que se hace al hombre a
través de sus ojos, mediante signos abreviados que exigen una interpretación rápida.
Espacios ilimitados en los que la materia se reduce a la línea y en los que el color emana
de las mismas, empleando la estética de Pevsner de lo efímero e inmaterial con el
objetivo de promover un lenguaje de signos nuevos el artista crea, genera figuras de luz
en el aire a partir del uso de una ejecución veloz, con la cual se recrean elementos y
signos desprovistos de aparente significado conceptual en esta integración de soluciones
técnicas y artísticas, para proponer una alternativa artística coherente con su medio y su

110
Facultad de Arte, UNICEN
Ensayos sobre Arte, Comunicación y Políticas Culturales

135

tiempo. El racionalismo moderno supone un profundo alejamiento de la naturaleza, una
tendencia hacia la abstracción, un distanciamiento de las leyes de la simetría y las
composiciones cerradas, presentan una dialéctica equilibrada entre las texturas de los
materiales, que despiertan sensaciones visuales y táctiles, y la expresión abstracta de la
tecnología organizando los trazos para reflejar el carácter de los espacios
contemporáneos, donde el recorrido de la luz produce diversos modos de percibir el
dibujo, cuya gestualidad sorprende al espectador con la riqueza de sus variaciones y
diferencias que configuran la imagen. Este extrañamiento perceptivo del lenguaje
posibilita la construcción del sentido que se abre a la crítica cultural por oposición al
significado univoco de un lenguaje que represente únicamente la cosmovisión del autor.
El artista de hoy debe dejar de practicar un arte de la imagen para crear un arte
del condicionamiento porque no alcanza con causar impresiones al publico, hay que
impresionarlo en profundidad, y para ello es necesario valerse de la nueva tecnología
artística, se requiere de una transformación total de las relaciones entre el artista
productor y el publico consumidor. A partir de entonces, cuando el artista utiliza las redes
de información cada vez más perfeccionadas que se están elaborando, también se deben
renovar las redes de distribución de los productos estéticos. El artista del light painting ya
no es aquel de la concepción romántica individualista e incomprendido, sino que es sujeto
y objeto de la obra que representa, por ello requiere tanto un aprendizaje de habilidad
técnica como un aprendizaje que englobe la expresión de una visión particular del mundo.
Sin embargo, es el artista el que reivindica su posición como ente creador, capaz de dar al
arte nuevas connotaciones y diversidades inclusivas a la sociedad que representa. Es por
esto que el sujeto se funde con el objeto en la expresión artística contemporánea, más
allá de la mímesis que podría significar. Citamos a Lucio Fontana cuando declara en el
manifiesto espacial:
“…el arte debe depender de nuevas técnicas, de nuevos medios y que el arte
espacial es el arte de hoy: empleando neon, luz wood, televisión, como cuarta
dimensión ideal de la arquitectura…”

La técnica del light painting perpetuó la tendencia de las corrientes artísticas que
persiguieron el objetivo de introducir el movimiento en la pintura, la escultura y
continuaron con la novedad que introdujo la metalmecánica, dándole la posibilidad a la
obra de arte de volver a crearse indefinidamente. Es durante la década de los años "80,
que se exhibe lo pluricultural y polifacético del arte, llegando a la impersonalidad de la
cámara fotográfica, con la creación de sistemas, microsistemas y tecnología de avanzada
Ensayos sobre Arte, Comunicación y Políticas Culturales

136

del video-art, dando al arte un giro de 90º en lo que respecta a la idea. Aun así, es en la
actualidad y a través de Internet que se han difundido experiencias donde se realizan y
animan los dibujos con luz, además de haber perfeccionado y multiplicado los medios
para desarrollar esta técnica heredada de Picasso, como lo expresa Bacon: “Existe un
dominio que en cierto sentido Picasso ha abierto y que no ha sido explotado.”
Picasso descubrió en la década del `50 las capacidades plásticas de la luz,
realizando una serie de dibujos de luz que serían captados por el fotógrafo de LIFE Gjon
Mili. Las fotos instantáneas pertenecen al archivo fotográfico de la revista y muestran un
ejemplo de arte efímero inusual en su momento: Un arte de acción donde la luz se
convierte en el trazado de unas composiciones que recuerdan fuertemente a los famosos
grabados del artista. En este caso, es la documentación del momento lo que ha llegado
hasta el espectador, sin embargo será el instante creativo el que confiera la categoría de
arte a este conjunto sin importar lo efímero de su permanencia en el tiempo. Se supone
que el empleo de la luz como medio se estableció porque la luz es el fundamento principal
de la imagen, el componente que otorga volumen y definición en fotografía, en
arquitectura un elemento empleado de forma teatral o funcional y, en pintura, el artificio
que permite la tridimensionalidad. La luz fue durante siglos un componente básico de la
obra, hasta que en el siglo XX tendrá variaciones en su posición a partir de la invención
de la fotografía, para convertirse en la obra en sí misma. Con esto, se generó una
reflexión acerca de la percepción y los roles históricos del arte: la luz como materia releva
a la luz como medio expresivo, el componente se convierte en objeto y el espectador se
encuentra ante una comprensión estética nueva y sorprendente.
Hoy en día es el llamativo "dibujo de luz" la técnica que consigue adeptos de
manera constante, cuyas obras formaron parte de SPORA Muestra de Arte Efímero, a
través de la cual el gobierno español pretende potenciar un espacio cultural común, en el
que se promueven y difunden proyectos de arte contemporáneo que fomentan valores
éticos y sociales a través de propuestas artísticas a partir de dos líneas fundamentales de
investigación: Arte y Naturaleza y Arte y Nuevas Tecnologías. El proceso de la técnica
tiene como tema el vestigio que deja la luz en movimiento, en la web comenzó como un
juego pero cada vez se encuentran más adeptos a este tipo de manifestación en los mas
media. El resultado es posible gracias al aumento del tiempo de exposición de la cámara
fotográfica, y para el que ya existen incluso en el mercado herramientas especiales, como
el spray Halo, si bien puede emplearse como "lápiz" cualquier fuente de luz, ya que, por
ejemplo con una bombilla de pocos watts puesta en movimiento genera una línea y por lo
Ensayos sobre Arte, Comunicación y Políticas Culturales

137

tanto puede representar una figura al estilo de las figuras formadas para los carteles
luminosos con la luz de neón; es decir que un punto de luz en movimiento genera en un
tiempo fugaz la misma imagen que se crea con neón, pero se desvanece también
fugazmente.







Para capturar y analizar estas figuras espontáneas y fugaces que realiza el artista,
se emplea una cámara fotográfica para obtener el registro. De la cual el obturador debe
abrirse el tiempo de exposición suficiente de aproximadamente 20 o 30 segundos, para
que mientras tanto el artista mueva algún elemento luminoso en un ambiente oscuro.
Luego, cuando el obturador se cierre, todo el dibujo habrá sido capturado. Con el
obturador se puede controlar el tiempo de exposición de la película a la luz (las imágenes
se forman porque las películas son fotosensibles). Las cámaras comunes tienen un
tiempo de exposición bajo, o sea que puede congelar la imagen antes de concluir con el
diseño. Al darle más tiempo de exposición, exageradamente hablando podemos pensar a
la cámara como una filadora que proyecta todo en una sola imagen, que en este caso se
ve reflejada en la foto; y por su parte, las figuras luminosas no son otra cosa que el
recorrido que hizo un emisor de luz mientras se expone la película
Eric Staller en la década de los 70´ para crear esta obra de light drawing, basadas
en esculturas de luz.

.




También están los exitosos artistas de esta técnica como Lichtfaktor que es un
grupo de tres alemanes que pintan literalmente con luz en sus fotografías que luego
animan en vídeos. Panne fundó el grupo Lichtfaktor, que en alemán significa "factor de
Ensayos sobre Arte, Comunicación y Políticas Culturales

138

luz", el decidió combinar su experiencia como fotógrafo y VJ con el arte callejero. Junto al
también "visual jockey" y programador Jens Heinen, cuyo seudónimo reza beat. Surfers,
el diseñador gráfico y artista del grafiti David Lüpschen, alias JIAR. Desarrollando la
técnica del light writing, Lichtfaktor se ha convertido hoy en uno de los conjuntos de
artistas que utilizan los nuevos medios más destacados de Alemania. Sus trabajos se han
extendido rápidamente a través de Internet, llevando el grafiti de la calle a la Red. Además
de conferencias, de editar un "manual básico" de light writing, workshops y
presentaciones, el grupo realiza sus "escrituras luminosas" para programas de televisión y
compañías comerciales.
Picasso es una de las principales influencias de Marcel Panne, además de dos
filmes abstractos del director alemán Oskar Fischinger, mientras que al grupo lo han
influenciado los cineastas como Stanley Kubrick, George Lucas y David Lynch, los artistas
callejeros, los dibujantes de cómics, personales como Laurie Anderson, Wolf Vostell y
Marco-93, aparte de la vida cotidiana y, como no, Internet. También muestra posibilidades
innovadoras de intervenir en el espacio virtual, en la fotografía y el vídeo en los que se
manifiesta el trabajo ejecutado en un espacio real como es la calle.
Para Lichtfaktor, en los trabajos debe integrarse el espacio al completo, no como
un objeto decorativo, sino que se encuentra minuciosamente integrado en la fotografía o
las animaciones.







Además desarrollan herramientas, llamado “lightprinter” creado por Jens Heinen,
miembro de lichtfaktor, con esta herramienta se puede pintar las insignias, palabras y los
patrones, apenas como se imprimen en el aire, esto son el paso siguiente en
“lightwriting”.Esta es la prueba del 5 de febrero del 2009.




Ensayos sobre Arte, Comunicación y Políticas Culturales

139







Lightmark, es el grupo de artistas formado por una pareja de artistas alemanes,
Cenci Goepel y Jens Wamecke. Desde el año 2006 han recorrido parques nacionales,
costas, lagos y desiertos, de Estados Unidos, Noruega, Finlandia, Alemania, Argentina,
Francia y España, estas fotos son algunas de sus producciones.
Cenci es de profesión pintora, y Jens trabajaba en el campo de la imagen
filmando, editando y en animación, ambos utilizan equipo analógico porque tiene mayor
calidad que con los actuales equipos digitales, especialmente trabajando con
exposiciones prolongadas. Los respaldos digitales para cámaras de medio y gran formato
son delicados para trabajar en exteriores, además de los problemas que surgen con
artefactos y errores de imagen en las exposiciones prolongadas. Para la consecución de
sus fotografías, el procesado posterior es mínimo, únicamente correcciones cromáticas y
posibles defectos del escaneado de las diapositivas.






Brian Hart, otro artista autor de un estilo bastante peculiar y nunca antes visto
hasta el momento por la velocidad de ejecución para resaltar con líneas de luz la silueta
del espacio arquitectónico en el que se desarrolla la imagen, además de efectuar un
diseño libre sobre el espacio total como lo demuestra la siguiente fotografía con el
destaque de la arcada que divide el espacio real en dos habitaciones, el contorno del
mobiliario y algunos elementos.
A partir de la visualización de estas fotografías y luego de haber narrado en
parágrafos anteriores el método a través del cual se producen estas figuras, puede
decirse que al momento de la ejecución por parte del artista el pensamiento del hombre
se transporta, toma conciencia y como espectador imagina un objeto detrás de otro,
Ensayos sobre Arte, Comunicación y Políticas Culturales

140

generado por diversas técnicas en la búsqueda de esta nueva forma de expresión
mediante la utilización de la luz y la fotografía. Esta técnica entonces, aporta al arte un
cambio en la esencia y en la forma, es un arte acorde con las exigencias del espíritu
nuevo, para satisfacer a las apetencias del hombre nuevo formado en la necesidad de
acción, en la convivencia con la mecánica y la electrónica, que le impone un dinamismo
constante. La forma y el color son solo medios de expresión plática porque ya no dominan
la obra como en el pasado, sino que el quehacer del artista se convierte en una
escenificación del acto de pintar, quien juega con la torpeza, los graffitis, el garabato y la
materia en bruto, y obtiene por transparencia el efecto de profundidad, mientras que el
color, la textura y todos los valores que afectan al tacto óptico han cambiado, ya que se
puede considerar que la materia (luz) impone su propia forma a la forma. Invocando esta
mutación operada en la naturaleza del hombre en los cambios psíquicos, morales y de
todas las relaciones y actividades humanas, se han abandonado la practica de las formas
de arte conocidas, para abordar el desarrollo de un arte basado en la unidad del tiempo y
del espacio, concibiendo la síntesis como una suma de elementos físicos: color,
movimiento, tiempo, espacio; integrando una unidad físico psíquica, ya que el movimiento
se desarrolla en el tiempo y el espacio, satisface también las formas fundamentales del
arte nuevo denominado light painting, donde las formas asaltan al espectador dejándole
toda libertad de interpretación, porque son un gesto trazado que posee una dirección
espacial y temporal, el gesto ha sido establecido por el signo y permite hallar la intención
del autor. Gesto y signo encuentran un equilibrio singular como resultado de la fusión de
materiales y la acción de la energía formadora que producen el “hecho estético”. Puede
decirse que los movimientos de obra de vanguardia desarrollaron actividades a través de
las cuales ya no puede concebirse el arte como una actividad separada de la praxis vital.
Según lo expuesto hasta el momento el concepto de esencia del arte es el acto de
provocación mismo que ocupa el puesto de la obra de arte. Sabemos que la estética de
nuestro tiempo no puede ignorar las modificaciones trascendentales que los movimientos
de vanguardia han causado en el ámbito del arte. Algunos estudios demuestran que al
transformar los estilos de percepción y comunicación la reproducción transforma la
conciencia del espectador, quien debe situarse en una conciencia-presencia diferida para
establecer la relación original-reproducción, pero con respecto a la propia reproducción
mental la transformación de la conciencia es inmediata; Gran capacidad de adaptación
para el espectador que vive en un mundo que todavía se basaba en la percepción de las
cosas, en su presencia directa, en su contacto singular y en la primacía del concepto que
Ensayos sobre Arte, Comunicación y Políticas Culturales

141

asegura una distribución ordenada en objetos, ideas y categorías, pero que
afortunadamente va cediendo espacio a un campo de intercambios permanentes cuya
reproducción mecánica y digital no cesa de multiplicar, transformar y animar las formas
de la imagen sea visual, audiovisual o multimedial.
Ya el arte conceptual acentuó la actividad del espectador, instaurando procesos
artísticos permanentes, es decir, procesos comunicativos de un valor polifuncional, en los
que el receptor en vez de aceptar pasivamente lo dado protagoniza operaciones activas.
La materialización puede considerarse como la documentación de un proceso mental,
pero no se determina totalmente según su contenido, además procura a las personas que
lo practican y a quienes lo observan una experiencia que puede ser de orden estético,
emocional, intelectual o bien combinar todas esas cualidades. A lo que Peirce agrega:
“Una luz repentina que me hace parpadear me obliga a un comportamiento
determinado, se trata de un estimulo físico; en cambio cuando se difunde una
luz rosada en el cielo y deduzco que va a amanecer reacciono ante la
presencia de un signo que es reconocible por aprendizaje”

Se pondrá en relieve el aspecto Connotativo de la imagen porque su nivel de
análisis se organiza en función de la experiencia previa de cada sujeto, y como implica
una valoración de la imagen en cuanto a sus significados constituye un segundo mensaje
que a veces suele ser contradictorio con lo que se percibe objetivamente. Se considera
necesario contrastar la imagen analizada con la figura del referente real, ya que la imagen
es representación, testimonio y espejo de gustos, de aspiraciones, de ideologías
convirtiéndose entonces en representación de representaciones, de Ideas o de Conceptos
del observador según la época y la cultura a la que pertenezca.
Con la técnica light painting, se ha realizado una experiencia con un artista plástico
de la ciudad de Tandil llamado Ferminkolor de la cual se presentaran y analizaran los
registros fotográficos tomados por el Fotógrafo Fernando Pérez
Las formas realizadas por el artista FerminKolor son el producto de la primer
experiencia con la técnica light painting en la Facultad de Arte UNCPBA, para lo cual se
ha utilizado tanto fuente de luz natural como la artificial empleando desde una luz IRED,
una linterna con un LED blanco, una linterna con 3 focos de LED blanco, una linterna de
lámpara incandescente y una vela de cebo; A través de los registros fotográficos se
analizaran los efectos logrados con las distintas fuentes de luz, a partir de las variaciones
técnicas de la cámara fotográfica y de las variaciones en el accionar del artista:

Ensayos sobre Arte, Comunicación y Políticas Culturales

142

Conclusiones

La técnica del Light Painting permite que el diseño, el estilo y la figura que el artista
creara sean de total improvisación, de total impronta personal. Como se ha expresado las
producciones a pesar de ser efímeras han sido capturadas por una cámara fotográfica
para luego exhibirlas, y analizarlas como obra artística. Ya que estamos situados en un
nuevo campo artístico, los objetos aparecen bajo nuevos rasgos y el conocimiento del
arte deja de ser el patrimonio de una disciplina unitaria para recurrir a disciplinas en plena
evolución, este nuevo código permite que la técnica se vuelva explicita por medio de
signos previamente convenidos, una realidad previamente establecida y construida
artificialmente. El procedimiento puede darse porque existe en nuestra conciencia y en
nuestra memoria un acto ideal que no varía sensiblemente, ese acto ideal es el sema que
consiste en una asociación de dos abstracciones: la abstracción perceptiva del acto
perceptible que es la forma del sema y la otra es el significado.
Cualquier técnica de transmisión modifica el mensaje según las mismas
condiciones de la transmisión, ya que el mensaje se transforma durante la transmisión y la
técnica de transmisión, el arte produce una ruptura con el mensaje dado y el artista rompe
con la técnica de transmisión establecida. Explicando así, el público es sorprendido y se
asombra por no lograr acostumbrarse a la idea de que la información no sea la realidad
misma. Es decir que ya no se trata de cifrar ni de descifrar, el arte transforma el acto de
comunicar en una génesis.


Bibliografía
APARICI MARINO, R. y GARCÍA MATILLA, A. (1998) Lectura de Imágenes, Madrid:
Ediciones de la Torre.
HUYGUE, R. (1967) El arte y el hombre, tomo III. Bs. As: Ed Larousse.
GOMBRICH, E. H. (1997) La historia del arte. Madrid: Editorial Debate.
BERGER, R. (1976) Arte y comunicación. Barcelona: Gustavo Gili.
ZECCHETO, V., BRAGA, M. L., ARGÜELLO, B. (1995) En Medio de la Comunicación, Bs.
As: Ediciones Don Bosco.



Ensayos sobre Arte, Comunicación y Políticas Culturales

143















IDENTIDADES













Ensayos sobre Arte, Comunicación y Políticas Culturales

144



Nuevas tecnologías, educación artística y construcción de
identidades juveniles

MARÍA CRISTINA DIMATTEO
111



Presentación

El proyecto de investigación en el que se inscribe este trabajo pertenece al TECC,
Núcleo de Investigación de la Facultad de Arte de la UNCPBA y se denomina “Producción
cultural juvenil mediada: una aproximación a las dinámicas de apropiación, elaboración de
discursos y prácticas de sociabilidad en jóvenes.
Para contextualizar y fundamentar el abordaje del problema de investigación
consideramos tres órdenes de cuestiones: a) los cambios socioculturales y las
transformaciones tecnológicas, económicas y políticas en relación con las nuevas
tecnologías; b) los jóvenes, las culturas juveniles y los usos de las tecnologías; c) los
cambios en los paradigmas estéticos contemporáneos y la estetización general de la
existencia.
El análisis y discusión de estas prácticas culturales que involucran a los jóvenes en
distintos ámbitos educativos aportará a la comprensión de las nuevas dinámicas de
vinculación y construcción de conocimiento, así como sobre las nuevas formas de
socialidad y construcción de identidades juveniles, dimensiones altamente conflictivas
para repensar los procesos de formación de profesores de arte y otras prácticas
educativas concretas.
Nuestras acciones se orientan al abordaje de las características que asumen las
prácticas culturales atravesadas por el uso de las TICS (Tecnologías de la Información y
la Comunicación) en jóvenes destinatarios de propuestas de enseñanza artística en
contextos educativos escolarizados. Para ello promovemos la reflexión acerca de las
prácticas culturales que involucran a los jóvenes en distintos ámbitos educativos, las
particularidades de cada espacio educativo y las formas de socialidad juveniles que se

111
Facultad de Arte. UNICEN.
Ensayos sobre Arte, Comunicación y Políticas Culturales

145

generan a partir del uso de nuevas tecnologías. En otros avances que resultan
complementarios, nos dedicamos a indagar en las representaciones y expectativas de los
docentes de arte tanto del sistema educativo como de ámbitos no formales sobre el uso
de las tecnologías en los procesos educativos en arte.

Ejes de análisis del Proyecto de Investigación en curso

Para efectuar una aproximación a las dinámicas de apropiación, elaboración de
discursos y prácticas de sociabilidad en jóvenes hemos considerado tres ejes de análisis:

a) Las transformaciones epocales contemporáneas (cambios políticos, económicos
y culturales) derivadas de los cambios tecnológicos.

El análisis de la cultura posmoderna a la luz de las transformaciones económicas y
de los cambios estructurales más profundos de nuestra sociedad, nos ubica en un
contexto más amplio de los cambios en las formas de producción cultural a escala global,
caracterizada por la disponibilidad tecnológica y, a la vez, por el aumento de la brecha
entre las naciones, las sociedades, los grupos y los sujetos.
Esta nueva sociedad posmoderna ha sido llamada también sociedad posindustrial,
sociedad de consumo, sociedad de los medios de comunicación, del capitalismo
multinacional, entre otros calificativos.
En Europa, Castells (2000; 2009) refiere a un nuevo modo de desarrollo, el
informacionalismo, definido por la reestructuración del modo capitalista de producción
hacia fines del Siglo XX. Las múltiples “fuentes” del poder parecieran encontrarse en la
información y la comunicación, que guardan una especial relación con su capacidad de
influencia y convencimiento.
Para Ulrich Beck (2003; 2006) la globalización es un proceso que crea vínculos y
espacios sociales transnacionales, revaloriza culturas locales y trae a un primer plano
terceras culturas. Entiende el riesgo como reconocimiento de lo impredecible y de las
amenazas de la sociedad industrial. En esta concepción, el individuo es liberado de la
estructuras institucionales coaccionadoras, pero debe enfrentarse a un estado de
amenaza permanente por la diversidad de riesgos que debe afrontar. La sociedad de
riesgo supone una libertad de riesgo que exige el desarrollo de la autorresponsabilidad en
un contexto de transformaciones estructurales (flexibilización laboral, segmentación de
Ensayos sobre Arte, Comunicación y Políticas Culturales

146

empleos) y emergencia de nuevos tipos de subjetividad (juventud, nuevos modelos
familiares). De este modo, la noción de individuo e individualización se vuelve no lineal y
los riesgos no son los mismos para cualquier individuo, sino que siguen y profundizan las
estructuras de desigualdad social.
Bauman (2005) explora los atributos de la sociedad capitalista que han
permanecido en el tiempo y sus cambios. El autor busca remarcar los trazos que eran
levemente visibles en las etapas tempranas de la acumulación pero que se vuelven
centrales en la fase tardía de la modernidad. Una de esas características es el
individualismo que marca nuestras relaciones y las torna precarias, transitorias y volátiles.
El énfasis en la importancia de la dimensión cultural dentro del análisis de las
sociedades contemporáneas es compartido por teóricos norteamericanos como Jameson
(1985; 2002) para quien existe una fuerte asociación entre el fenómeno del
posmodernismo, sus implicancias culturales y la tercera fase del capitalismo, denominada
fase del capitalismo avanzado, tardío y multinacional. Con la pretensión de relacionar el
surgimiento de nuevos rasgos culturales con la existencia de un nuevo tipo de vida social
y un nuevo orden económico, el del capitalismo tardío, señala Jameson (1992) que en
nuestro tiempo existe una “dominante cultural” en la que el individuo es el principal
protagonista. Esta “dominante cultural” presenta como características: una nueva
superficialidad asociada a una nueva cultura de la imagen, estética y simulacro; un nuevo
tipo de emocionalidad basada en lo hedonista y placentero; un debilitamiento de la
historicidad, tanto en relación con la historia pública como privada. Sólo el presente es
relevante y algo del pasado que conviva sin conflicto.
Las interpretaciones teóricas más actuales provenientes de la filosofía crítica y de
la sociología neoestructuralista coinciden en un cambio de rumbo de la sociedad post-
industrial de nuestros días. En este sentido, el autor más relevante en la investigación de
esta problemática es el sociólogo francés Pierre Bourdieu (1977; 1988), quien traduce
teóricamente los principios ordenadores con los que se construyen y emplazan las
estructuras de la sociedad de masas. Para el sociólogo francés, la revisión de la sociedad
neocapitalista pasa por la comprensión del fenómeno de la cultura comunicativa
estandarizada para masas y sus consecuencias ideológicas, desde donde debe
establecerse un replanteamiento del sentido contemporáneo de desigualdad como
elemento básico para definir el nuevo contexto de las interrelaciones actuales entre las
clases y subclases sociales.
Ensayos sobre Arte, Comunicación y Políticas Culturales

147

Según Bourdieu, se ha ido estructurando un sistema cultural y educativo en el que
los mecanismos de diferenciación son tan sutiles e imperceptibles que se convierten en
sólidos procesos de dominación colectiva. De esta forma, la investigación sobre los
criterios y bases sociales del gusto, la "distinción", pasa a constituirse en una de las
prácticas selectivas que mayor diferenciación ejercerá entre las clase sociales
contemporáneas.
Las diferencias en el capital cultural escolar le han servido para explicar los
mecanismos y estrategias de exclusión de determinados grupos y, a la vez, para aclarar
el fenómeno de la solidaridad grupal y de interrelación de los otros vinculados por
intereses de clase. La distinción, por lo tanto, se consolida como la estrategia fundamental
de la reproducción de la estratificación social en nuestros días.
En su caracterización del contexto socio-cultural de la década actual, Wortman
(2009; p. 10) sostiene que el capitalismo industrial reaparece en la escena material y
discursiva apelando al “capital simbólico”, manifestado en variedad de proyectos
culturales. Debido a que la cultura argentina no está exenta de los procesos de
mercantilización cultural característicos de las formas de globalización actual y existiendo
una fuerte centralización cultural, se vuelve a poner de manifiesto un rasgo de autonomía
en la emergencia de iniciativas culturales de la sociedad civil (Wortman; 2009).
Por su parte, Maristella Svampa (2005; 2008) analiza cómo en los países
periféricos del capitalismo, en las últimas décadas se instaló una dinámica de polarización
y de fragmentación de la estructura social. La desintegración del modelo tradicional que
articulaba a la estructura de clases argentina hizo descender de su sector a una amplia
mayoría de la población, en especial a los sectores medios y bajos. A la vez, en una
menor proporción, otros sectores lograron ascender en la escala de clase y mejorar sus
condiciones de vida. Estos procesos de fragmentación social se hicieron especialmente
visibles en las transformaciones sufridas por la denominada clase media. Las formas de
integración y distinción mediante el consumo, la relación característica de esta clase con
la cultura y el intento por sostener estilos de vida que diferenciaran a la clase media
empobrecida de otros sectores más vulnerables, se volvieron parte de las estrategias
individuales y sociales de integración. Mientras, los sectores más favorecidos daban lugar
al fenómeno de la “ciudad cerrada” (Svampa; 2001).
Roxana Morduchowicz (2003) coincide con los planteos previos acerca de la
desigualdad en el acceso a los bienes culturales. La posesión o la exclusión de dichos
Ensayos sobre Arte, Comunicación y Políticas Culturales

148

bienes reflejan el acceso que tienen jóvenes y adultos a modos de experimentar el mundo
y resignificar la realidad.
Dentro de este proyecto reconocemos que existen vinculaciones entre la
comunicación, la cultura y los medios de comunicación en una sociedad altamente
fragmentada y con una fuerte diferenciación en el acceso al conocimiento y a las
tecnologías por parte de los grupos sociales y etarios.
Partiendo de la consideración de las tecnologías de la información y la
comunicación como parte integrante de la vida cotidiana contemporánea, cinco
especialistas mundiales en comunicación - Denis de Moraes, Bernard Mièges, Martín
Becerra, Lorenzo Vilches y Jesús Martín Barbero (2010)- estudian en profundidad las
perspectivas, contradicciones y dilemas que se producen a partir de la múltiple existencia
de canales, sistemas, plataformas, circuitos informático-comunicacionales, así como
soportes y dispositivos. Analizan cómo operan estos factores en los medios masivos de
comunicación, en la concentración monopólica de estos servicios y en la representación
simbólica de distintos sectores culturales y educativos a partir de las redes sociales. Estos
autores plantean el desafío de reflexionar sobre los cambios en los procesos sociales
influidos por la expansión vertiginosa de las tecnologías y las transformaciones
comunicacionales y culturales de la era digital.
Si se entiende el hecho comunicativo desde una perspectiva más amplia que la
relación emisor-receptor, tanto los individuos como los medios se sitúan en un contexto
socio- económico cultural que les da sentido y orientación. Para comprender “la
apropiación de conocimientos, lenguajes y escrituras”, desde los usos y la resignificación
operada en el marco de la construcción cultural, Barbero (1991) ubica los usos de las
tecnologías en el campo de la cultura y promueve el desplazamiento de los medios a las
mediaciones culturales, como una “cuestión de cultura, no sólo de conocimiento sino de
re-conocimiento, para ver el proceso entero de la comunicación desde su otro lado, el de
la recepción, el de las resistencias que aquí tienen lugar, el de la apropiación desde los
usos” (p.10). Así como Barbero dio el paso de los medios a las mediaciones en la década
del 80 y reencuadró el estudio de la comunicación en una teoría cultural, Scolari (2009)
habla del pasaje de los nuevos medios a las hipermediaciones para explicar la trama de
reenvíos, hibridaciones y contaminaciones que la tecnología digital permite articular
dentro del ecosistema mediático. Las hipermediaciones, desde esta perspectiva, dan
lugar a la emergencia de nuevas identidades colectivas.
Ensayos sobre Arte, Comunicación y Políticas Culturales

149

Los sujetos, medios y lenguajes interconectados tecnológicamente y
entrecruzados en redes conforman una realidad “pantallizada” en la que las diferencias en
el uso de las pantallas entre los “inmigrantes digitales” (adultos) y los “nativos digitales”
(niños y jóvenes) es cada vez mayor. Lorenzo Vilches (2001) remite a las distancias
infinitas entre nativos e inmigrantes en la digitalización de la cultura, al desplazamiento
hacia un mundo altamente tecnificado, una nueva economía creada por las tecnologías
del conocimiento, donde el cambio es la información y esta es la nueva identidad. En este
contexto, Vilches destaca que en la migración digital, el mundo no se divide entre ricos y
pobres, sino entre los que están informados y aquellos que han quedado por fuera de
estas tecnologías.
La imagen electrónica es la forma más directa de apropiación cultural de los
jóvenes. Por la pantalla parece pasar el mundo, en vivo y en directo, en una
representación de la realidad recortada, editada y armada. Los blogs, fotologs, páginas y
celulares, entre otros, son dispositivos y soportes que dan al mundo virtual un papel
preponderante en las prácticas de consumo juveniles. Son estos sectores socio-etarios
quienes los han incorporado en forma contundente a su vida cotidiana, por lo que se
requiere de una lectura generacional de estas prácticas, de sus contenidos, de los
sentidos otorgados por parte de jóvenes y adultos con el propósito de analizar estas
nuevas modalidades de producción, circulación, consumo y apropiación cultural.

b) Jóvenes, culturas juveniles y usos de las tecnologías.

Desde un lugar de protagonismo social, político y económico, los jóvenes entraron
en la escena mundial y se afianzaron en las sociedades occidentales con sus
particularidades, lo que dio origen a una identidad juvenil en términos generales,
compuesta a su vez por prácticas diferenciadas según el lugar social que ocupan.
Numerosos investigadores de Argentina y América Latina dan cuenta de las vinculaciones
entre jóvenes, consumo, tecnologías y educación.
Pensar la juventud como una condición social por encima de un atributo material
definido por la edad cronológica significa considerar los modos en que es vivenciada por
quienes se definen como jóvenes.”Lo juvenil” aparece actualmente asociado a prácticas
de consumo en las que los jóvenes son a la vez objeto y sujeto de consumo. Dado el
carácter socio histórico cultural de dichas prácticas juveniles, no podemos restringir la
Ensayos sobre Arte, Comunicación y Políticas Culturales

150

categoría juventud sólo a un segmento etario. Hablar de “juventudes” conduce a la
exploración de distintos mundos juveniles y a otros modos de ser joven. (Urresti; 2000).
Encontramos discusiones teórico conceptuales sobre la categoría analítica
juventud en autores como Margulis (1996; 2009), Urresti (1998; 2000; 2002), Elbaum
(1996), Chaves (2005) desde la Sociología y la Antropología. Las profundas
transformaciones socio- culturales contemporáneas configuran el escenario en el cual se
desarrolla el debate alrededor de las llamadas “nuevas juventudes”, nominación que
intenta dar cuenta de que existen muchas formas de ser joven y diversas maneras de
dotar de significados a la condición juvenil. La condición juvenil y la juventud se refieren a
relaciones sociales históricamente situadas y representadas que conforman conjuntos de
significados de identidad y diferencia, inscriptos en redes y estructuras de poder. Se trata
de “recuperar cierta “materialidad” e “historicidad” en el uso sociológico de la categoría
juventud”, según Urresti (2000). La juventud aparece como el grupo predilecto de la
industria cultural y sus consumos como vehículo de distinción y legitimidad. Los consumos
culturales “juveniles” se presentan en nuestra sociedad como un tipo de consumo no sólo
de jóvenes sino también de adultos, dando lugar a un fenómeno de “juvenilización del
consumo” o “modelización” de los consumos culturales adultos a los de los jóvenes.
De acuerdo con Bourdieu (1990) juventud aparece como categoría construida,
como sólo una palabra, como representación ideológica de la división de los grupos y la
lucha por instalar sus límites. Tanto Margulis como Bourdieu, desde la Sociología de la
Cultura, echan raíces para pensar la juventud desde la cultura, que se construye en el
juego de las relaciones sociales
La cultura aparece como un bien que se autorregula y da lugar a matrices
culturales segmentadas y a consumos diferenciales, contradictoriamente simultáneos con
consumos globalizados. Los lazos fuertemente territorializados entre los jóvenes urbanos
se ven fortalecidos de tal forma que son frecuentemente designados con el término de
“tribus”, con las que los adultos y los mismos jóvenes intentan nominar a diversas formas
de agrupamiento juvenil. Al respecto, Margulis (2009) indica que las tribus juveniles
urbanas se constituyen sobre afinidades de diferente índole, musicales, deportivas o
estéticas, que se identifican a partir de consumos como tatuajes, peinados, lenguajes,
vestimentas, por ejemplo.
Un rasgo saliente de estos agrupamientos está en la relevancia que adquieren las
relaciones sociales de los jóvenes entre sí frente al fuerte avance de la industria cultural y
de la influencia de los medios de información y comunicación en el mercado global.
Ensayos sobre Arte, Comunicación y Políticas Culturales

151

Uno de los enfoques existentes para el tratamiento de la condición juvenil en
Argentina es el que aborda usos, consumo, producción y prácticas a través de trabajos
que tratan la socialidad, el espacio, el tiempo, el mercado, las industrias de comunicación
e información, la tecnología, el arte, las prácticas y consumos culturales. Estos temas han
recibido tratamiento diferenciado, según se privilegie a los jóvenes como sujetos activos o
pasivos. La mirada que pone el énfasis en la capacidad productora, constructora y
creativa de los sujetos es la los concibe como protagonistas activos. Dentro del Programa
Escuela y Medios del Ministerio de Educación de la Nación, Morduchowicz (2003; 2008a;
2008b), en Argentina, estudia los consumos culturales juveniles de la que denomina
“generación multimedia”, el acceso de los jóvenes a los medios y las nuevas tecnologías,
tanto como los usos, significados y sociabilidades que tienen lugar.
La antropóloga mexicana Rossana Reguillo (2000; 2002), por su parte, ha
emprendido estudios en Latinoamérica que marcan los procesos generales de la
emergencia juvenil y la visibilidad social que han adquirido los jóvenes como actores
diferenciados.
La recreación y la diversión aparecen como elementos constitutivos de la
singularidad de la condición juvenil de todos los sectores sociales. Es en torno de esas
actividades que, sobre todo, se desenvuelven las relaciones de sociabilidad y la búsqueda
de nuevas referencias en la estructuración de identidades tanto individuales como
colectivas. Reguillo (2000) indaga en las formas organizativas que están asumiendo las
identidades juveniles, las respuestas individuales a la creciente desinstitucionalización y
las instituciones o espacios donde los jóvenes parecieran encontrar las condiciones
apropiadas para su vida.
Existen numerosos estudios que abordan las tensiones, encuentros y
desencuentros entre los jóvenes y los consumos culturales en nuestro país.
Morduchowicz (2003:46) afirma que “En la Argentina actual, el acceso a la cultura es, sin
dudas, desigual. Muchos jóvenes no tienen acceso a los bienes culturales que circulan en
la sociedad. Y ello no es un detalle menor. La posesión o la exclusión de los bienes
culturales refleja el acceso que los jóvenes tienen a un modo de experimentar el mundo y
de resignificar la realidad”.
En el contexto latinoamericano, García Canclini (1987; 1996; 1999) posee
numerosas investigaciones sobre los recientes desarrollos de las industrias culturales, los
modos en que opera la globalización en América Latina, las relaciones entre lo global y lo
local y la posición del ciudadano como consumidor en el marco de los conflictos
Ensayos sobre Arte, Comunicación y Políticas Culturales

152

multiculturales. Este antropólogo argentino coordina proyectos referidos a jóvenes y
nuevas redes culturales, nuevos hábitos creativos y de ocio de los jóvenes de España y
Latinoamérica.
En Argentina, investigadores como Wortman (2001a; 2001b; 2009), Feijoo (2006),
Svampa (2005), han realizado aproximaciones a los consumos culturales de jóvenes de
clases populares y sectores medios. En sus análisis advierten que la situación de los
jóvenes en estos escenarios excluyentes se desenvuelve en la tensión entre una enorme
ampliación y diversificación del mercado de bienes materiales y simbólicos y una
persistente restricción a su acceso, ya que constituyen uno de los sectores más
fuertemente afectados por la crisis de trabajo y las transformaciones económicas.
Otro recorte efectuado por varios investigadores para acercarse a la cuestión
juvenil es la diferenciación entre jóvenes escolarizados y no escolarizados, fuertemente
asociada tanto a la estratificación social como a la desigualdad educativa. Se trata de
sociólogos, antropólogos y pedagogos como Kessler (2002), Duschatzky (1999; 2009) y
Chaves (2005), entre otros.
En dirección a la promoción de prácticas educativas más democráticas y menos
excluyentes en relación con los jóvenes, el investigador Gabriel Brener (2009a) indaga en
las representaciones estigmatizantes y cargadas de prejuicios que encubren las prácticas
sociales juveniles. Con respecto al lugar de la escuela en los intercambios
generacionales, Brener (2009b) se pregunta: “¿de qué modo la multiplicidad de prácticas
culturales, estéticas, tecnológicas y corporales que configuran los lugares practicados por
los jóvenes pueden interrumpir y/o formar parte de los intercambios culturales en el
interior de las escuelas?”.
Las investigaciones que hemos considerado como antecedentes refieren a las
transformaciones epocales derivadas de los cambios tecnológicos, a las múltiples
relaciones entre comunicación, cultura y segmentaciones en el acceso a las tecnologías y
a la dinámica social que gira en torno de los jóvenes y el consumo. La centralidad del
consumo en la vida de los jóvenes y su conformación como consumidores incide en sus
proyectos identificatorios y en sus posibilidades de producción y apropiación cultural.
Las experiencias de producción/consumo cultural de los jóvenes nos permitirían
tipificar consumos, formas de uso de productos culturales en distintos soportes, tanto
como atribuciones (valor que los jóvenes le asignan, por qué creen que estos objetos
tienen valor o no) y nuevas formas de comunicar en el marco del proceso de construcción
de identidades.
Ensayos sobre Arte, Comunicación y Políticas Culturales

153


c) Transformaciones en el campo del arte, en sus concepciones y su incidencia en
los consumos culturales juveniles

En la actualidad nos encontramos frente a una pérdida de los límites que
diferenciaban a los lenguajes artísticos por la inclusión de recursos tecnológicos, lo que
ha dado lugar a nuevas estéticas así como también a un extendido fenómeno de
estetización en todos los planos de la vida social, junto con el desdibujamiento de los
límites que restringían el arte a una esfera diferenciada, para hacerlo extensivo a todas
las dimensiones de lo social. La estetización general de la existencia lleva a que en el arte
contemporáneo “todo vale”, todo es posible.
En los estudios del campo de la teoría del arte emprendidos por Danto (2003) se
anuncia el arte después del fin del arte, como si el arte fuera una cosa cuya forma y
estructura tendría que ser entendida. Lo que en realidad han muerto son los grandes
relatos hegemónicos de la historia del arte, lo que hace que el arte actual esté en
permanente efervescencia y acción. Según esta concepción, el arte contemporáneo ha
sido lugar de exploración y experimentación y se caracteriza por su pluralismo. Esto
marca la ruptura con categorías teóricas precedentes y el dominio de un pensamiento no
normativo, sino abierto. De acuerdo con Danto (2003; 27-28) “El paradigma de lo
contemporáneo es el collage”. En esta concepción ya no es posible aplicar las nociones
tradicionales de estética (representación, mimesis) al arte contemporáneo, sino que nos
encontramos ante la disolución de los límites del arte en la definición de estéticas, estilos,
formatos, que no le quita energía para expresar.
Por su parte, Gianetti (2002) estudia los cambios de los paradigmas estéticos
marcados por el uso de las nuevas tecnologías y la forma en que estos se manifiestan en
las prácticas artísticas actuales. El llamado arte electrónico –videoarte, infografía,
instalaciones interactivas, net art, realidad virtual, etc. –, en su conjunto, suponen
profundos cambios en las prácticas artísticas, la percepción y la estética. Tal vez algunas
de sus características más destacadas sea la de la intermedialidad y la inestabilidad en
una estética de las producciones digitales que contrasta con la estabilidad tradicional en la
creación artística de la modernidad.
Rossana Reguillo (2000) emplea el concepto “socioestética” para referirse al
repertorio cultural característico de los jóvenes, a las diversas formas que asumen las
identidades juveniles, como categoría que permite observar cambios culturales en el
Ensayos sobre Arte, Comunicación y Políticas Culturales

154

marco de una sociedad atravesada por los valores del mercado y del consumo. En esta
“socioestética de las identidades” aparecen encarnadas vivencias y problemáticas
sociales, en una dimensión en la que se inscribe la acción juvenil, sostenida en una base
de nuevas significaciones culturales organizadas alrededor del cuerpo, como modo de
hacerse visibles como expresión y consumo simbólico.
Cerbino (2002), especialista en estudios de juventud y sociedad en Ecuador,
sostiene que se generan nuevas sensibilidades, modas y estilos de vida sostenidos a
partir de la apropiación de bienes simbólicos y mercancías visuales que circulan, sobre
todo, en los medios de comunicación. Se construyen, de este modo, adscripciones
identitarias, afirmaciones y diferenciaciones sociales. Los fragmentos producidos por las
industrias culturales son disueltos por los jóvenes, manipulados y descontextualizados.
En el campo del arte asistimos a nuevas rupturas y a una pluralidad de
manifestaciones fruto de la articulación entre artes tradicionales, nuevas artes y
tecnologías que por su diversidad requieren nuevas formas de categorización, de
producción y de recepción. La consideración de esta pluralidad es central al momento de
tener en cuenta la formación de las nuevas generaciones nativas de un mundo
pluralizado.
En este sentido, las prácticas de enseñanza, especialmente aquellas destinadas a
promover la vinculación de los jóvenes con las actividades artísticas, pueden ofrecer una
continuidad con las transformaciones que hemos explicitado o, por el contrario,
permanecer encerradas en una lógica consecuente con los principios comunicacionales,
estéticos y productivos propios de la modernidad. De producirse este distanciamiento
sería esperable un rechazo por las formas escolarizadas del arte, lo que tendería a
reforzar la dificultad para vincularse con los productos y formas culturales de otros
momentos históricos, la deshistorización de la producción cultural y una mayor distancia
intergeneracional.
Nuestro interés se centra en apreciar las formas de vinculación entre el consumo y
producción artística de los jóvenes y las propuestas de enseñanza artística tanto en
contextos de educación escolarizados como no escolarizados en un intento por buscar
modos apropiados de transmisión cultural intergeneracional y de construcción de saberes.

Interrogantes en el proceso de investigación

Ensayos sobre Arte, Comunicación y Políticas Culturales

155

Para el nativo digital, ¿qué son las nuevas tecnologías? Son nuevas para los
“recién llegados” a las TICS (adultos, docentes, padres) pero no para los jóvenes. En una
reciente indagación efectuada entre estudiantes secundarios de instituciones públicas y
privadas de la ciudad de Tandil, la posesión y el uso de teléfonos celulares y el uso de
redes sociales dan cuenta de la plena incorporación y naturalización del uso de Internet y
telefonía celular a sus vidas cotidianas
112
.
Los jóvenes salen en busca de lo que quieren ver, leer, escuchar o mirar en el
momento en que deseen hacerlo. Y también salen en busca de los otros en cualquier
momento y lugar sirviéndose de las tecnologías en permanente evolución.
¿Con qué usos y apropiaciones tecnológicas se sienten plenamente “conectados”
con los demás? Las redes sociales y la comunicación móvil parecieran tener más éxito
para dicha finalidad.
En la reciente indagación efectuada, los alumnos manifiestan que el uso del celular
“es mucho más para mensajes”, “para alarma, para saber la hora y para escuchar música,
los mensajes están re-caros, “guardamos recordatorios”, “grabamos audio, no videos”
(uno solo dice hacer videos y que a veces sube al Facebook), “para grabar voces, en
nuestra escuela nos habilitan el uso del celular para grabar las pistas y escucharte como
tocás los instrumentos, en música”.
El celular es en la actualidad objeto de deseo y distinción entre jóvenes (y no tan
jóvenes) que ven en la renovación de sus dispositivos una especie de reafirmación de su
identidad comunicativa.
Las modificaciones en los modos en que los jóvenes se relacionan con los demás
y también con el conocimiento y la cultura van configurando las identidades juveniles.
La identidad se afirma y se reconoce en los contextos de interacción y
comunicación con otros ante la presencia de ciertos rasgos distintivos y procesos de auto-

112
Se aplicaron 102 encuestas. Las respondieron 43 varones y 52 mujeres y 7 estudiantes no las
completaron. Las edades de los encuestados oscilaron entre los 14 y los 18 años.
El equipamiento informático doméstico que dijeron poseer es el siguiente: 81 alumnos
manifestaron tener equipo fijo de PC en sus casas (79%); 44 alumnos poseen Notebook (43%);
100 alumnos dijeron poseer Netbook (99%). •En este caso se indagó también la procedencia de
los equipamientos y al respecto 58 alumnos manifestaron la propiedad adquirida por sus familias
(57%), y 42 estudiantes afirmaron haberlas recibido mediante el Programa Conectar Igualdad
(41%).
Respecto de la conectividad domiciliaria a Internet 80 alumnos informan que poseen Internet en
sus casas y 21 manifiestan no poseer conexión domiciliaria.
En relación con el uso de las redes sociales y sitios de descarga, los estudiantes consultados
informaron lo siguiente: son usuarios de Facebook: 91; de MSN : 36; de Twitter :18; de Google
3;de Youtube:1; de Ebuddy:1; de Ares:1;de Gmail:1; Myspace:1. Y sólo3 alumnos responden que
no utilizan ninguna de las alternativas anteriores.
Ensayos sobre Arte, Comunicación y Políticas Culturales

156

identificación, de toma de conciencia de las diferencias y afirmación de las mismas
respecto de otros sujetos y grupos. La identidad como problemática puede ser abordada
como diferencia y, a su vez, como coincidencia consigo mismo. Podemos distinguir
formas interiorizadas (simbólicas) y formas objetivadas (símbolos a modo de prácticas,
rituales y objetos cotidianos, religiosos, artísticos) de la cultura en tanto función distintiva
de la identidad.
Los elementos, marcas, características o rasgos que distinguen a cada individuo
y/o grupo frente a los demás son explicados por Jesús Martín Barbero (2002; 61) cuando
afirma que “es al tornarse expresiva de un sujeto individual o colectivo que la identidad
depende de, y por lo tanto vive del, reconocimiento de los otros: la identidad se construye
en el diálogo y en el intercambio, ya que es ahí que individuos y grupos se sienten
despreciados o reconocidos por los demás”. Por otra parte, Giménez (1997) menciona la
pertenencia a una pluralidad de colectivos, la presencia de un conjunto de atributos de
idiosincrasia o relacionales y una narrativa autobiográfica que da cuenta de la historia de
vida y la trayectoria social del sujeto. En cuanto a las identidades colectivas, este autor
señala que “la identidad no es más que la representación que tienen los agentes
(individuos o grupos) de su posición (distintiva) en el espacio social, y de su relación con
otros agentes (individuos o grupos) que ocupan la misma posición o posiciones
diferenciadas en el mismo espacio” (p.18). Esta pertenencia se consolida al compartir
valores y códigos en común, por ejemplo, mensajes de texto, sonidos, películas,
imágenes, fotos.

Identidades juveniles en permanente construcción

Las identidades juveniles nominan la adscripción a una propuesta identitaria
relacionada con la música, la moda, las transformaciones corporales, la participación
política, las actividades deportivas. Se trata de procesos socio culturales mediante los
cuales los jóvenes adhieren material o simbólicamente a ciertas identidades sociales y
asumen como propios sus estéticas, discursos o prácticas. Estas adhesiones manifiestan
la gran capacidad de adaptación de los jóvenes ante situaciones nuevas y la
experimentación innovadora y desmitificadora en las actitudes, habilidades y
disposiciones a través de las cuales se posicionan en el mundo. La velocidad y capacidad
de procesamiento de la información son las notas distintivas de las culturas juveniles en la
vida social y en sus prácticas culturales. Podríamos decir que el pensamiento de los
Ensayos sobre Arte, Comunicación y Políticas Culturales

157

jóvenes acontece como un videoclip, en una sucesión de imágenes, no necesariamente
armónicas ni coherentes entre sí. Pareciera haber en este pensamiento juvenil una
condensación de múltiples discursos propios del cine, la publicidad, los multimedia, la
música, la danza, el diseño, entre otros. Ante este dinamismo del pensamiento juvenil
podemos decir que existen múltiples identidades en permanente construcción.
En cuanto a prácticas, signos y hábitos de época, ciertas marcas identitarias –
peinados, tatuajes, piercings – o ciertas prácticas –el uso constante de todo tipo y tamaño
de auriculares o del celular, el grafitti, la computadora portátil, encuentran la crítica
descarnada o el rechazo en instituciones sociales tradicionales como la escuela. A pesar
de la heterogeneidad de este grupo etario, los jóvenes en general comparten las
dificultades de la proyección del futuro, experimentan la vivencia de un tiempo discontinuo
y la incertidumbre como la única certeza.
Como es sabido, la escuela ha dejado de ser el único lugar de legitimación del
saber. La multiplicidad de saberes que circulan por otros espacios que se expanden
socialmente constituye uno de los retos culturales más decisivos que el mundo de la
tecnología y la comunicación le impone al sistema educativo. Por tal razón proponemos:
Ni una extrema lentitud y un rechazo a los usos y apropiaciones de las nuevas
tecnologías por parte de los jóvenes ni una fugacidad, velocidad, fragmentación y
aceleramiento irreflexivos del tiempo escolar en pos de lograr las tan ansiadas
adecuaciones a las culturas juveniles.


Bibliografía
BAUMAN, Z. (2005) Modernidad líquida. Buenos Aires: Fondo de Cultura Económica.
BECK, U. (2006) La sociedad del riesgo. Hacia una nueva modernidad. Barcelona: Paidós
Surcos.
BOURDIEU, P. (1988) La distinción. Criterios y bases sociales del gusto. Madrid: Taurus.
BOURDIEU, P. (1990) Sociología y cultura. México: Grijalbo.
BOURDIEU, P. (2010) El sentido social del gusto. Elementos para una sociología de la
cultura. Buenos Aires: Siglo Veintiuno Editores.
BRENER, G. “Mapear a los alumnos. Un desafío muy poco neutral”. Año 21, Nº 219,
marzo de 2009.
BRENER, G. y otros (2009a) Violencia escolar bajo sospecha. Buenos Aires: Miño y
Dávila.
Ensayos sobre Arte, Comunicación y Políticas Culturales

158

CASTELLS, M. (2000) La era de la información. Economía, sociedad y cultura. Vol. 1.
Siglo Veintiuno Editores.
CASTELLS, M. (2009) Comunicación y poder. Alianza, Madrid.
CERBINO, M. (2002) “Valores, nuevas sensibilidades y biopolítica juvenil”. Programa
Andino de Derechos Humanos. Universidad Andina Simón Bolívar, Ecuador.
CERBINO, M. y otros (2000) Culturas juveniles, cuerpo, música, sociabilidad y género.
Convenio Andrés Bello, Abya Yala, Quito.
CHAVES, M. (2005) “Juventud negada y negativizada: representaciones y formaciones
discursivas vigentes en la Argentina contemporánea” en Revista Ultima Década, año 13,
Nº 23, diciembre 2005, CIDPA, Viña del Mar, pp.9-32.
CHAVES, M. "¿Juventud o Juventudes? Acerca de cómo mirar y remirar las juventudes
de nuestro continente". Centro de Documentación en Investigación DINAD. Dirección
Nacional de Juventud. Ministerio de Desarrollo Social.
DANTO, A. (2003) Después del fin del arte. Buenos Aires: Paidós.
DE MORAES, D. y otros (2010) Mutaciones de lo visible. Comunicación y procesos
culturales en la era digital. Buenos Aires: Paidós.
ELBAUM, J. (1996) “Comunicar lo joven” en Causas y Azares Nº 4, Invierno, Buenos
Aires.
FEIJOO, M. del C. “La mitad de la población es joven y está en riesgo”. Clarín, 27/07/06.
GARCÍA CANCLINI, N. (1987) Políticas culturales en América Latina. México: Grijalbo.
GARCÍA CANCLINI, N. (1996) Consumidores y ciudadanos. Conflictos multiculturales de
la globalización. México: Grijalbo.
GARCÍA CANCLINI, N. (1999) Las industrias culturales en los procesos de integración.
Buenos Aires: Eudeba.
GARCÍA CANCLINI, N. “El arte es un lugar libre, más inestable, más inseguro”. Página
12, 8 de septiembre de 2010.
GIANETTI, C. (2002) Estética digital. Sintopía del arte, la ciencia y la tecnología.
Barcelona: Acc Lángelot.
GIMÉNEZ, G (1997) “Materiales para una teoría de las identidades sociales”. Frontera
Norte, 18, pp.9-28.
JAMESON, F. (1985) “Posmodernismo y sociedad de consumo” en AAVV La
posmodernidad, Barcelona: Kairos.
JAMESON, F. (1992) El posmodernismo o la lógica del capitalismo avanzado. Buenos
Aires: Paidós.
Ensayos sobre Arte, Comunicación y Políticas Culturales

159

JAMESON, F. (2002) El giro cultural. Escritos seleccionados sobre el postmodernismo-
1983-1998. Buenos Aires: Manantial.
KESSLER, G. (2002) La experiencia escolar fragmentada. Buenos Aires, IIPE, UNESCO.
MARGULIS, M. (1996) La juventud es más que una palabra. Buenos Aires: Biblos.
MARGULIS, M. (2009) Sociología de la cultura. Conceptos y problemas. Buenos Aires:
Biblos.
MARTÍN BARBERO, J. (1991) De los medios a las mediaciones. México: Gustavo Gili.
MARTÍN BARBERO, J. (1998) “Desorden cultural y palimpsestos de la identidad” en
Viviendo a toda. Jóvenes, territorios culturales y nuevas sensibilidades. Bogotá: Siglo del
hombre Editores.
MARTÍN BARBERO, J. (2000) Umbrales. Cambios culturales, desafíos y juventud..
Medellìn.
MARTÍN BARBERO, J. (2002) “Desencuentros de la socialidad y reencantamientos de la
identidad.” Análisi: Quaderns de comunicación i cultura, 29, 45-62.
MARTÍN BARBERO, J. “Jóvenes, comunicación e identidad” en Pensar Iberoamérica.
Revista de Cultura. Febrero de 2002.
MARTIN BARBERO, J.; OCHOA GAUTIER, A. M. (2005) “Políticas de multiculturalidad y
desubicaciones de lo popular” en: Cultura, política y sociedad Perspectivas
latinoamericanas. Daniel Mato. CLACSO, Consejo Latinoamericano de Ciencias Sociales,
Ciudad Autónoma de Buenos Aires, Argentina. pp. 181-197.
MARTÍN, M. V. “Identidades juveniles móviles: la sociedad de la comunicación personal”
en Revista Educación, Lenguaje y Sociedad. Vol VI Nº 6 (Diciembre 2009).
MORDUCHOWICZ, R. (2003) El capital cultural de los jóvenes. Buenos Aires: Fondo de
Cultura Económica.
MORDUCHOWICZ, R. (2008a) La generación multimedia. Significados, consumos y
prácticas culturales de los jóvenes. Buenos Aires: Paidós.
MORDUCHOWICZ, R. (coord.) (2008b) Los jóvenes y las pantallas. Nuevas formas de
sociabilidad. Buenos Aires: Gedisa.
OLIVERAS, E. (2007) Estética. La cuestión del arte. Buenos Aires: Emecé.
REGUILLO CRUZ, R. (2000) Estrategias del desencanto. Emergencia de culturas
juveniles. Buenos Aires: Norma.
REGUILLO CRUZ, R. (2002) “Cuerpos juveniles, políticas de identidad” en Feixa, Carles y
otros (2002) Movimientos juveniles en América Latina. Pachuchos, malandros, punketas.
Ariel, Barcelona.
Ensayos sobre Arte, Comunicación y Políticas Culturales

160

SCOLARI, C. (2008) Hipermediaciones. Elementos para una teoría de la comunicación
digital interactiva. Gedisa, Barcelona.
SVAMPA, M. (2001) Los que ganaron: la vida en los countries y barrios cerrados. Buenos
Aires: UNGS y Biblos.
SVAMPA, M. (2005) La sociedad excluyente. Buenos Aires: Taurus.
URRESTI, M. (1998) “Cuerpo, apariencia y luchas por el sentido” en La segregación
negada. Cultura y discriminación social. Buenos Aires: Biblos.
URRESTI, M. (2000) “Paradigmas de participación juvenil: un balance histórico” en
Balardini, Sergio La participación social y política de los jóvenes en el horizonte del nuevo
siglo. Buenos Aires: CLACSO.
URRESTI, M. (2002) “Adolescentes, consumos culturales y uso de la ciudad” en Revista
Encrucijadas, UBA, febrero de 2002.
VILCHES, L. (2001) La migración digital. Barcelona: Gedisa.
WORTMAN, A. (2001a) “El desafío de las políticas culturales en la Argentina” en Mato
Daniel (ed.) Cultura y globalización en América Latina. Caracas: CLACSO/UNESCO.
WORTMAN, A. (2001b) "Aproximaciones conceptuales y empíricas para abordar
identidades sociales juveniles y consumos culturales en la sociedad del ajuste". Instituto
de Investigaciones Gino Germani. Facultad de Ciencias Sociales. Universidad de Buenos
Aires.
WORTMAN, Ana (comp.) (2009) Entre lo político y la gestión de la cultura y el arte.
Nuevos actores en la Argentina contemporánea. Buenos Aires: Eudeba.



Ensayos sobre Arte, Comunicación y Políticas Culturales

161



Las prácticas artísticas culturales y la construcción de la
ciudadanía: tramas y configuraciones actuales

MARISA RODRÍGUEZ
113



A modo de presentación

El presente artículo se elabora a partir del proceso de reflexión que desarrollo
como miembro del grupo de investigación “Producción cultural juvenil mediada: una
aproximación a las dinámicas de apropiación, elaboración de discursos y prácticas de
sociabilidad en jóvenes”, radicado en el TECC de la Facultad de Arte.
En el mismo se plantea la relación entre la trama de configuraciones que se
constituye entre los escenarios actuales, los procesos de individuación de los jóvenes, el
atravesamiento del mundo tecnológico, las políticas educativas de la llamada “segunda
generación de reformas”, específicamente aquellas vinculadas a la educación artística, y
la construcción de la ciudadanía. Se intenta problematizar el lugar de las lógicas de
consumo, distribución y producción artística culturales para la construcción de la
ciudadanía desde las políticas educativas.
Estas temáticas vinculadas a las prácticas artísticas se vienen desarrollando como
línea de investigación del grupo y también son objeto de estudio de mi tesis de Maestría
en Educación, bajo el título “Los talleres de teatro municipales: entre la política educativa
y la política social. (1990- 2010)” donde desarrollo un análisis de aquellas prácticas de
intervención artísticas en el marco de la política educativa municipal.
La presente producción centra el análisis en las implicancias de las mutaciones
actuales y el atravesamiento en las prácticas artísticas culturales, discriminando distintos
ejes de trabajo: la sociabilidad de los jóvenes, la tecnología, las políticas educativas y la
construcción de la ciudadanía. A modo de cierre, se expresan pensamientos que intentan
aportar a la reflexividad docente necesaria para la construcción de prácticas educativas
con claro posicionamiento político – pedagógico.

113
Facultad de Arte, UNICEN.
Ensayos sobre Arte, Comunicación y Políticas Culturales

162


Mutaciones actuales: atravesamiento en la sociabilidad de jóvenes.

Caracterizar el contexto actual ha sido un trabajo sistemático y recurrente en
distintas producciones y desde diversos enfoques. En esta instancia no es el objetivo
hacer foco en la descripción contextual que autores como Bauman (modernidad líquida),
Beck (sociedad del riesgo), Dubet y Martuccelli (desinstitucionalización), Castel
(desafiliación), Sennett (caída el trabajo), Castells (sociedad de la información e
hipermediaciones), Svampa (neoliberalismo e identidades sociales) entre otros realizan
sobre la sociedad actual, marcando los cambios producidos fuertemente en las últimas
décadas del siglo XX hasta la actualidad. En este sentido, en la presente producción se
analizarán las mutaciones que atraviesan estas “nuevas condiciones macroestructrales” a
fin de visibilizar las prácticas que producen sus lógicas en la sociabilidad de jóvenes y
adolescentes.
Cabe aclarar que analizar estas mutaciones y sus implicancias en la constitución
de la individualidad de jóvenes y adolescentes se plantea en su pluralidad dado que no
podríamos dar cuenta de una uniformidad en dicha constitución pero sí de
atravesamientos comunes y producciones diferenciadas dadas sus inscripciones sociales
y trayectorias educativas escolares y comunitarias. Por inscripciones, nos referimos a
aquellas marcas que se instalan en la subjetividad de los jóvenes y operan como
traductores de sentido de sus prácticas.
En este sentido, se rescata el planteo de Ana Wortman (2009) quien discrimina
entre cuestiones macro, que brindan una contextualización de la situación analizada
desde lo social, económico y político, y cuestiones del orden de lo artístico y lo cultural.
Siempre analizado desde una perspectiva histórico crítica intentando comprender los
atravesamientos en lo cultural - artístico. Si bien la autora no realiza una diferenciación
por grupos etarios, es importante rescatar esta idea de lógicas de producción que se
instalan en el cotidiano social y que, como sujetos o instituciones se naturalizan en la
ritualización de las prácticas.
Estos cambios, al decir de Renato Ortiz (1996), dan cuenta de un fenómeno de
desterritorialización que implica una modificación del modo de ocupar el tiempo y el
espacio, diferente a cómo se lo concibió en la Modernidad, sobre todo en la vigencia de la
matriz sociopolítica estadocéntrica y que estaría generando nuevas configuraciones y,
desde allí, nuevas prácticas configurantes.
Ensayos sobre Arte, Comunicación y Políticas Culturales

163

Este “nuevo orden” que aparecería configurado se caracteriza por modificaciones
en la economía capitalista fuertemente atravesada por la globalización, la revolución
científico tecnológica y el imperativo de la cultura de la imagen, los cambios demográficos
producto de la búsqueda de mejores oportunidades en el contexto de crisis, la
fragmentación social y del colectivo como aglutinador de un proyecto, la emergencia de
nuevos sujetos sociales y con ello la modificación de relaciones y prácticas instaladas,
entre otros.
A tal efecto, José Manuel Garretón (2000) sostiene que tanto la
desinstitucionalización como la desnormativización se constituyen en dos rasgos
característicos que estarían operando en las lógicas actuales. El primero en términos de
pérdida de la eficacia simbólica moderna de las instituciones y, el segundo en tanto
desanclaje de lo político, lo social y lo económico. Aquí, Robert Castel (2008) nos hace un
aporte a través del concepto de metamorfosis, al definir la transformación del conjunto de
elementos de un sistema de problematización, marcando así como pasa un sistema de
una coherencia a otra.
En este marco se empiezan a producir una serie de hibridaciones, al decir de
García Canclini, característica del actual ciclo de ligamiento de las prácticas artísticas con
lo político. Si pensamos en los jóvenes y estos atravesamientos tendríamos que
preguntarnos ¿de qué manera se produce, qué marcas instalan estas lógicas de
consumo, qué tipo de prácticas y de habitus constituyen en y desde los sujetos? (…) ¿qué
nuevos prototipos mentales para qué nuevas formas de conocimiento y de subjetivación
política; qué formas de institucionalidad (de autogobierno, de relaciones de servicio…)
para la “nueva generación” de centros sociales; qué dinámicas virtuosas y arriesgadas de
negociación/conflicto y qué tipo de circuitos y redes para contrarrestrar, sabotear,
interrumpir el dominio de la nueva governance metropolitana (AA.VV, 2008, Transform en
Buden y otros, 2008: 19). Desde este planteo, las prácticas culturales signadas por el
atravesamiento de la tecnología podrían estar constituyendo un territorio simbólico de
producción de bienes, más allá de los parámetros que podrían demarcar las lógicas de
consumos de tecnología por parte del mercado y de las industrias culturales.
Al hablar de lógicas del mercado y de las industrias culturales se hace necesario
indagar si esta presunta libertad que brinda la tecnología, esta no regulación macropolítica
no estaría encubriendo una reformulación del dispositivo político, al decir de Foucault para
asegurar los mecanismos de seguridad y el gobierno de sí por parte del sujeto. Aquí,
necesitamos preguntarnos ¿cómo se instituye el sujeto joven bajo este sistema de normas
Ensayos sobre Arte, Comunicación y Políticas Culturales

164

dado? ¿Qué marcas se instituyen en su sociabilidad a partir de esta constante
contradicción entre libertad y sujeción? ¿Cuáles y con qué sentidos son pensados o no
los distintos territorios en los cuales los jóvenes van construyendo sus prácticas culturales
y artísticas, considerando que los mismos pueden ser fuente de construcción identitaria?
Moraes (2010) advierte que existe una tendencia a la individualización de las prácticas
informacionales y culturales, también con el uso creciente de las TIC, que requieren para
su puesta en práctica de competencias comunicacionales nuevas.
Así planteado hay que destacar tres elementos en las prácticas, los procesos de
consumo, distribución y producción cultural. Las mismas no son actividades políticamente
inertes o neutrales. Todos estos procesos tienen lugar bajo relaciones sociales marcadas
por el conflicto y deberían encuadrarse en las confrontaciones hegemónicas que
atraviesan la sociedad. Las prácticas sociales constituyen multisoportes, lo que supone
que su campo de significaciones no puede reducirse a los habituales, conocidos o
naturalizados.
Estamos frente a la “presencia de nuevas formas de producción de la cultura, la
incorporación de nuevas tecnologías para la producción del hecho artístico; surgen
nuevos espacios educativos y nuevos estilos de formación de los productores culturales
así como también nuevos gustos y nuevas sensibilidades” (Wortman, 2009:25).

Mutaciones actuales: las implicancias en el campo tecnológico y en las prácticas
artísticas culturales

Teniendo en cuenta lo planteado en el apartado anterior es importante, en primera
instancia relevar los rasgos prototípicos de las mutaciones macroestructurales, ver su
imperativo en la producción de subjetividad al mismo tiempo que, en segunda instancia,
problematizar los sentidos que configuran y que se van configurando a partir de dichas
mutaciones, específicamente entre lo tecnológico y las prácticas artísticas culturales.
Vincular estos campos nos lleva a la necesidad de analizar, inicialmente al campo
tecnológico en tanto componente de un contexto de mutación de lo comunicacional e
informacional. En este sentido, De Moraes (2010) sostiene que se trata de un análisis de
las mutaciones de una época de comunicación generalizada. Para ello retoma planteos de
Bauman y Gianni Váttimo para explicar los impactos tecnológicos y sus implicancias
estéticas, sociales, circuitos informativos, cadenas productivas, trabajo, entre otros. Allí
plantea una de sus hipótesis centrales, la relación entre avance tecnológico y no
Ensayos sobre Arte, Comunicación y Políticas Culturales

165

superación de las diferencias sociales, “la aceleración tecnológica no tiene, por sí misma,
el poder de deshacer los desniveles socioeconómicos, y en determinados casos, puede
incluso agravarlos” (De Moraes, 2010: 12).
Recientemente, en junio pasado, desde el grupo de investigación desarrollamos
unos talleres en el marco de la Jornada de Ciencia organizados por la UNCPBA y en el
mismo, indagamos en los discursos de jóvenes escolarizados acerca del uso de las TIC.
Es llamativa la diversidad de aparatos, recursos y prácticas que tantos los jóvenes
realizan en las actividades escolares y en su vida privada. También es destacable la
mención a algunos espacios escolares (materias) que los habilitan en un uso pedagógico.
Estos discursos nos colocan frente a dos cuestiones, el acceso a la tecnología
refuerza desigualdades estructurales tanto a nivel individual como institucional. Y, por
otro, el acceso, apropiación y producción en un mundo tecnológico nos coloca frente a
innumerables posibilidades.
La abundancia de informaciones y entretenimientos está sometida a metas y
límites definidos por prioridades empresariales y de la propia industria cultural. En este
planteo analítico de las mutaciones se resalta la necesidad de relevar las líneas
constitutivas, las antinomias y las alternativas del mundo visible, permitiendo distintas
interpretaciones sobre una sociedad cada vez más expuesta a las transmisiones
mediáticas. Rescatando a Bourdieu se sostiene la necesidad de instalar un pensamiento
crítico sobre estas mutaciones que permita un análisis de las “estructuras invisibles”. Así
se presenta una reflexión significativa sobre los procesos de producción, circulación y
recepción simbólicas en la era digital y sus reflejos socioculturales, políticos y
económicos.
Presencia de la tecnología en el mundo actual no equivale a acceso inmediato a
ella y en el caso de hacerlo son múltiples los significados que el mismo encierra. ¿Qué
significa que la tecnología sea accesible? ¿Que todos tengamos acceso a la tecnología?
Aquí se hace necesario que volvamos a resignificar la contradicción señalada
anteriormente entre libertad y sujeción, en este sentido el acceso está altamente
condicionado no sólo a nivel material sino, fundamentalmente en el plano de lo simbólico.
Factores ideológicos, estéticos y mercadológicos operan en la representación simbólica
del ciberespacio.
Los sujetos, a través de sus distintas trayectorias formativas, dan cuenta de
condiciones desiguales de consumo, distribución y producción de los bienes. La cultura
tecnológica va redefiniendo los parámetros de la convivencia cotidiana en los distintos
Ensayos sobre Arte, Comunicación y Políticas Culturales

166

ámbitos, ya sea a nivel individual, grupal, institucional como sociocomunitario. En palabras
de Lorey (2006) estaríamos frente a situaciones de “precarización de sí” en tanto línea de
fuerza dentro de la gubernamentalidad y de las sociedades biopolíticas.
“La precarización de sí significa asentir respecto de la explotación de cada
aspecto de la vida, incluida la creatividad. Ésta es la paradoja de la creatividad
como gobierno de sí, gobernarse, controlarse, disciplinarse y regularse,
significa al mismo tiempo, fabricarse, formarse y empoderarse, lo que en este
sentido significa ser libre” (Lorey, 2006).

En este sentido, los avances tecnológicos se desarrollan sobre márgenes de
diversidad que muchas veces fortalecen desigualdades estructurales pero, al mismo
tiempo, pueden constituirse en horizontes de posibilidad.
Ahora bien, es necesario discriminar las implicancias que tiene esto si lo pensamos
en términos del sentido de la educación, de las políticas educativas y de las practicas
institucionales. Cuestiones que serán desarrolladas en el tercer apartado.

Las políticas educativas recientes y la construcción de la ciudadanía

En el marco epocal desarrollado se inscriben dos procesos característicos de la
política educativa de los últimos años. Nos referimos a los procesos de reforma, uno
desarrollado en el marco del estado Postsocial, signado por las lógicas neoliberales y
conocido como “La Reforma” plasmado en la sanción de la Ley Federal de Educación Nº
24.195 y que los analistas de política educativa denominan primer generación de reforma.
El segundo proceso, más reciente, iniciado a principio de la década del 2000, conocido
como La Reforma de La Reforma, donde se sanciona la Ley Nacional de Educación Nº
26.206 y que se denomina segunda generación de reforma.
Estos procesos de reforma vienen a superar las situaciones críticas por las que
estaba atravesando el Sistema educativo Argentino (SEA). La Reforma de los 90 viene a
superar la desigualdad, polaridad, heterogeneidad, desarticulación y segmentación desde
un discurso apuntalado en criterios de calidad, equidad y eficiencia. Este discurso es
legitimado por distintos organismos internacionales como por ejemplo el Banco Mundial,
que se constituyen en verdaderas usinas de producción ideológica del discurso de la
reforma. Los sistemas de créditos, constituidos bajo un sistema de vinculación carnal, al
decir de Corbalán (2002), se constituyen en los nuevos mecanismos de regulación entre
Ensayos sobre Arte, Comunicación y Políticas Culturales

167

las potencias mundiales y los países del tercer mundo o, como se los va a llamar en este
periodo, países en vías de integración donde la educación será un elemento clave.
Este discurso podría ser visto como necesario, legítimo, pero si analizamos que
estas políticas se realizan en el marco del desarrollo de políticas neoliberales que con la
primacía del discurso técnico va a instalar bajo el lema de la equidad y calidad, la
necesidad de reforma. Dicha reforma se desarrolló a través de políticas de
descentralización del SEA bajo un discurso de autonomía de las instituciones y
juridicciones, se constituyeron en prácticas de autonomía relativas a los recursos de cada
provincia. Este proceso de descentralización se constituyo en una recentralización del
sistema. La extensión de los años de escolaridad se constituyó en uno de los pilares de
inclusión educativa. Cuestión a relativizar en la significación que adopta en su
implementación junto con una serie de políticas focalizadas tendientes a atender
poblaciones en riesgo socioeducativo. Un ejemplo de esto es el Plan Social Educativo
donde se financiaba y se promovían la construcción de proyectos por parte de escuelas
encuadradas en dichas categorías.
Esta primera línea de reforma señala, desde su discurso, la necesidad de
promover una ciudadanía plena que las políticas neoliberales contradicen al no apuntalar
la igualdad. En este sentido, es interesante rescatar la diferenciación que realiza Garretón
(2000) cuando sostiene que la primera apunta a la igualdad de oportunidades individuales
para la satisfacción de un conjunto de necesidades básicas o aspiraciones definidas
socialmente y, la segunda apunta a la distancia entre categorías sociales respecto del
poder y la riqueza, del acceso a instrumentos que determinan el poder sobre lo personal y
el entorno. Esta diferenciación cobra mayor significatividad en nuestro análisis cuando se
trata de problematizar un discurso hegemónico acerca del poder de la tecnología y de la
comunicación.
El planteo de garantizar la equidad y la calidad del SEA se desarrolló en un
contexto de reforma del Estado, de achicamiento y de políticas de ajuste, cuestiones que
bajo la regulación de las lógicas de mercado exacerbaron la fragmentación social. Las
críticas a esta línea de reforma se instalaron previas, durante y luego de 10 años de
implementación empezaron a tomar cuerpo desde el Estado la necesidad de iniciar un
nuevo proceso de reforma que se ha dado en llamar segunda generación.
La segunda generación de reforma cristalizada en la Ley Nacional de Educación
intenta reinvindicar a la educación como “dimensión social” y la necesidad de priorizar las
posibilidades de inclusión de los niños y jóvenes. “Numerosos estudios van mostrando
Ensayos sobre Arte, Comunicación y Políticas Culturales

168

cómo los tres procesos básicos de la reforma del Estado no lograron a lo largo de la
década de los 90 la mayoría de las metas que se proponían alcanzar: la desregulación, la
descentralización y la privatización no produjeron ni mayor crecimiento, equidad,
cohesión, ni siquiera mayor eficiencia y transparencia en la gestión. Por el contrario,
ahondaron las desigualdades históricas al mismo tiempo que se produjeron otras nuevas,
tanto sociales y económicas como educativas” (Gióvine y Martignoni, 2010: 46). Estas
políticas se encuadran en un nuevo rol del Estado y de la sociedad civil en materia
educativa. De políticas de corte integral frente a las políticas focalizadas prototípicas del
periodo anterior. Si bien se han desarrollado en la última década, hay matrices
sociopolíticas fundantes de las relaciones Estado – sociedad – educación como aquellas
que se constituyeron en el marco de las políticas neoliberales y que podrían seguir
operando y que no son tan visibles como antes. En este contexto se ha desarrollado el
Plan Conectar Igualdad en el cual se abastecen a alumnos, docentes y escuelas
secundarias y del nivel superior de insumos tecnológicos. Junto a este programa se
desarrollan otros que intentan sostener las prácticas institucionales desde la atención de
sujetos con mayor vulnerabilidad, de retención, de acercamiento a la escuela y de mejora
donde el abastecimiento en el campo tecnológico se convierte en uno de los aspectos
recurrentes.
Teniendo en cuenta lo planteado en el apartado acerca de las mutaciones
tecnológicas y habiendo planteado estos interrogantes acerca de los sentidos de las
políticas educativas actuales se hace imperioso problematizar los sentidos que la llegada
de la tecnología a la escuela desde las lógicas individuales de los que constituimos el día
a día escolar como aquellas sostenidas desde el Estado a través de sus políticas. Discutir
el acceso, la distribución y la producción de contenido desde lo tecnológico es primordial a
fin de no descuidar un discurso y una práctica que posibilite una ciudadanía plena en la
Argentina actual.

A modo de cierre

Las mutaciones señaladas dan cuenta de un nuevo escenario y la necesidad de
nuevos replanteos en el sentido político de la educación a fin de rescatar su dimensión
propositiva, dando lugar a las preguntas para qué educamos y para qué lo hacemos
desde la tecnología.
Ensayos sobre Arte, Comunicación y Políticas Culturales

169

En este marco, se hace necesaria una regulación pública para democratizar las
comunicaciones en América Latina, democratizar las prácticas institucionales a nivel
macro y micropolítico, democratizar el acceso de los jóvenes a la tecnología. Sistemas y
dinámicas de comunicación que, incorporando usos y beneficios tecnológicos, favorezcan
el pluralismo informativo, las sensibilidades artísticas, la inclusión social, el trabajo
cooperativo, la participación política, las relaciones humanas y los derechos de la
ciudadanía frente a las conveniencias y ambiciones de clases e instituciones
hegemónicas.
“La diversidad se asegura, principalmente, con políticas públicas que valoren
los derechos de la ciudadanía y mecanismos democráticos de regulación, de
universalización de accesos, de protección del patrimonio cultural intangible y
de apoyo a usos comunitarios y educativos de la tecnologías” (De Moraes,
2007:36)

Aquí, la escuela como espacio público tiene una responsabilidad y una posibilidad
de instalar prácticas que promuevan el pasaje del simple acceso a una genuina
producción como sujeto singular y colectivo a través de la formación de la ciudadanía. Se
trata de habilitar conexiones micropolíticas en prácticas sociales cotidianas, tanto
escolares como aquellas que se realizan en otros escenarios.
Pensar así la educación, la institución educativa nos interpela como Universidad y
como Facultad formadora de profesionales con capacidades técnicas y políticas para
construir y hacer construir otras miradas sobre las prácticas artísticas – culturales. Hacer
una nueva institucionalidad donde el Estado se reinstitucionaliza ciudadanamente en
términos de interacción con la iniciativa de las comunidades locales y la interpelación a
nuevos actores mundiales.


Bibliografía
BUDEN, B y otros;(2008) Producción cultural y prácticas instituyentes. Líneas de ruptura
en la crítica institucional, Ed. Transform, Traficantes de sueño. Mapas. España.
CORBALÁN, A; (2002) El Banco mundial. Intervención y disciplinamiento. El caso
Argentino, enseñanzas para América Latina. Editorial Biblos. Argentina.
DE MORAES, D; (2010) Mutaciones de lo visible. Comunicación y procesos culturales en
la era digital, Bs. As.: Paidós.
Ensayos sobre Arte, Comunicación y Políticas Culturales

170

GARRETÓN, J; (2000) Política y sociedad entre dos épocas. América Latina en el cambio
de siglo. Rosario: Homo Sapiens.
GIÓVINE, R y MARTIGNONI, L; (2010) Políticas educativas e instituciones escolares en
Argentina, Tandil: UNCPBA.
LORET, I (2006); Gubernamentalidad y precarización de sí. Sobre la normalización de los
productores y productoras culturales en http://brumaria.net/publicacionbru7.htm
WORTMAN, A; (2009) Entre la Política y la gestión de la cultura y el arte. Nuevos actores
en la Argentina contemporánea, Bs. As.: Paidós.




Ensayos sobre Arte, Comunicación y Políticas Culturales

171



La búsqueda de la identidad del docente de arte en los nuevos
contextos

ARACELI E. DE VANNA
114



Introducción

Las instituciones escolares, en tanto formaciones complejas, han ido incorporando
las tecnologías de la información y la comunicación (TIC) de manera diversa, dialogando
con los avances técnicos, las necesidades de los proyectos pedagógicos, los
conocimientos de maestros y profesores, las demandas del mercado de trabajo, los
requerimientos de las familias y los consumos de niños y jóvenes (Minzi; 2009).
Esta incorporación de las nuevas tecnologías de la información y la comunicación
producen una tensión entre la enseñanza habitual en el espacio de educación artística,
aún con modelos tradicionales de enseñanza (en ocasiones tradicional) y los
requerimientos actuales.
Con respecto al espacio de educación artística en la escuela, en esta oportunidad
se hará hincapié en las representaciones y modelos docentes que se adoptan a partir de
la institucionalización de las nuevas tecnologías.
Asimismo se analizará su repercusión en las identidades docentes y la relación de dicha
reconstrucción con la autoridad de los docentes de artística en el aula a partir del uso de
las TICs.
Para ello se analizarán 28 encuestas realizadas a docentes de educación artística
de diferentes niveles en el marco de un curso de capacitación docente brindado por
nuestro equipo de trabajo en Tandil. Las mismas se clasificaron, en primer lugar, por edad
para revisar la implicancia generacional en el uso y apropiación de las TICs en el aula. El
relevamiento se realizó entre 12 docentes entre 19 y 29 años; nueve docentes entre 30 y
39 años y siete docentes entre 40 y 50 años. Por otro lado, se analizaron las respuestas

114
Facultad de Arte, UNICEN
Ensayos sobre Arte, Comunicación y Políticas Culturales

172

obtenidas ante las siguientes preguntas: ¿qué diferencias encuentra en que cada alumno
pueda tener su PC en los distintos lenguajes artísticos? Y ¿qué cree que cambia cuando
los alumnos usan las computadoras en relación con el arte? La finalidad era visualizar si
existe o no problematización del rol docente por parte de quienes ejercen dicha función
para reconstruir la propia identidad.
A partir de la lectura de las respuestas realizadas en la encuesta se efectuarán las
interpretaciones preliminares acerca del modo en que se construye la autoridad del
docente de artística.

Tensión entre enseñanza tradicional y los nuevos requerimientos educativos

Es importante tener en cuenta que en la actualidad las demandas y requerimientos
docentes, en relación a los discursos de la política educativa, se han modificado
comparándolas con las instancias de educación tradicional que se impartía años atrás.
Hoy tanto la educación en general, como la educación artística en particular, se
encuentran atravesadas por las nuevas tecnologías que traspasan los límites
institucionales.
El desafío educativo reside en reconocer la creatividad de los productos culturales
de los jóvenes, promover su desarrollo y generar condiciones de conexión entre este tipo
de prácticas, teniendo en cuenta su enorme capacidad para reapropiarse de
determinados elementos culturales y hacerlos a su medida, dado que seleccionan y
combinan gran cantidad de material simbólico que reciben de diversas fuentes como la
música, la moda, Internet, entre otros. Willis (1996; 1998) acentúa la importancia de estos
actos de creatividad en toda interpretación o uso de “objetos dotados de significado” que
nos rodean. Subrayamos la importancia del carácter creativo de los usos y adaptaciones
que hacen los jóvenes, las hibridaciones y las resignificaciones que producen a partir de
producciones de carácter masivo
115
.
Tal es así que algunos autores, como Silvia Bacher (2009), consideran que “la
sociedad vive en un estado constante de acoso tecnológico, de asedio cibernético (…)”.
Asimismo se considera que el ámbito escolar no es ajeno a esta ansiedad compulsiva
“[…] tanto frente al imaginario social que sugiere que las mismas son portadoras de la

115
Proyecto de investigación “Producción cultural juvenil mediada: una aproximación a las
dinámicas de apropiación, elaboración de discursos y prácticas de sociabilidad en jóvenes” del
TECC de la Facultad de Arte de la UNCPBA.
Ensayos sobre Arte, Comunicación y Políticas Culturales

173

salvación de la pedagogía” (Bacher; 2009: 38) como a la necesidad de tomar a las TICs
en cuenta para las propuestas pedagógicas.
Así algunos docentes, entre 19 y 29 años, expresan: “Tenés más posibilidades de
acceder a distintos tipos de manifestaciones lo cual enriquece su educación; manifiestan
también que “Acceso a mayor cantidad de obras y recursos”; “Es importante para
prepararlo a un universo laboral actualizado y en constante transformación”.
Mientras que otros docentes (entre 30 y 39 años) sostienen que es necesario
modificar otras cuestiones de fondo para que no se pierda el eje de las clases ya que
consideran que estas nuevas propuestas “Se pueden aprovechar. Por ahora la novedad
implica distracción y no uso significativo”; “la verdad opino que es bueno pero que muchas
veces favorece la distracción porque los chicos se ponen a hacer otra cosa”.
A medida que encontramos docentes con más antigüedad en el Sistema Educativo
se observa una mayor “desconfianza” en la incorporación de las nuevas tecnologías a su
práctica cotidiana, manifiestan por ejemplo: “no es muy positivo” “necesitamos
capacitación”.
En un contexto de evidente desgaste de la pedagogía tradicional, la incorporación
masiva de las TICs en las instituciones “parece más un síntoma que una estrategia”
(Bacher; 2009: 38) de los docentes.
“La educación está llamada a cumplir nuevos papeles a las puertas de la
sociedad del conocimiento (…) Entre estas nuevas funciones se destacan la
socialización de los educandos en las redes digitales y el uso de la
computadora, hacer más equitativas las oportunidades a fin de reducir las
brechas espaciales y de grupos de ingreso, educar para el ejercicio de la
ciudadanía en la sociedad del conocimiento y para convivir en sociedades
cada vez más diversas y multiculturales” (Bacher; 2009: 44).

Algunos docentes enuncian “lo considero un interesante recurso para enseñar, ya
que la mayoría de los chicos hoy en día saben manejar una pc”, las tics permiten a los
alumnos “tener a su alcance una herramienta más y actual para el proceso de enseñanza”
La idea de la enseñanza del arte en la actualidad se vincula con el desarrollo de la
inteligencia creadora, una mirada sistemática, la atención, la memoria creadora, pluralidad
de procesos y el proyector creador (Muiños de Britos; 2008).
Es así que algunos docentes de artística manifiestan que a partir de la incorporación
de las nuevas tecnologías los alumnos “pueden ver más imágenes, videos, intervenir
imágenes, etc. Se puede utilizar como una herramienta más”, “pueden plasmar el
Ensayos sobre Arte, Comunicación y Políticas Culturales

174

momento no sólo en Word que sería el papel también en imagen, audio y verlo y corregir
errores”
En la actualidad, junto con las tecnologías, los jóvenes acceden a una
sobreabundancia de imágenes que circulan por Internet, postean sus fotos en fotologs,
crean sus propios grupos a través del espacio virtual de la página web.
Es por ello que, la institución escolar en general y la educación artística en
particular, no pueden obviar esta implicancia, tal lo manifiesta un docente “es una
herramienta que no nos debe ser ajena”.

Construcción de la identidad del docente de artística a partir de las TICs

El oficio del maestro se despliega en una relación de comunicación. Durante los
últimos años se han producido grandes novedades en el campo de lo que ahora se
denominan Nuevas Tecnologías de la Información y la Comunicación (NTIC). En forma
progresiva, estas innovaciones presentan un gran potencial pedagógico. Sin embargo, su
difusión en el sistema educativo depende de una serie de factores. En primer lugar, es
preciso convertirlas en herramientas pedagógicas, es decir, específicamente orientadas a
resolver problemas de enseñanza- aprendizaje” (Tenti Fanfani; 2005). Asimismo se
sostiene que la incorporación de los nuevos recursos en el proceso de enseñanza
requiere de competencias y actitudes de los profesionales de la educación.
Algunos de los docentes entrevistados son conscientes de ello y manifiestan “No conozco
sobre el tema”, “No lo pude experimentar aún”, “debería experimentarlo yo primero para
poder abordarlo como recurso”. En este último caso se observa que en vez de rehusarse
al uso de las TICs la docente establece la necesidad de capacitarse o experimentarlo, es
decir que lo toma como un desafío para su propuesta de enseñanza.
Coincidimos con que “las NTIC tienen un enorme potencial para redefinir sustantivamente
el trabajo docente; por lo tanto, no debe sorprender que éstas susciten muchas veces
pasiones encontradas entre los profesionales de la educación” (Tenti Fanfani; 2005:128).
Cabe destacar que los docentes como parte esencial del proceso de enseñanza
no quedan aislados de los cambios analizados anteriormente sino que, por el contrario,
están atravesados por ellos.
Las TICs como una característica de la educación actual requiere la modificación
en la identidad del docente.
Ensayos sobre Arte, Comunicación y Políticas Culturales

175

“[…] las tecnologías propician una oportunidad para acompañar la
construcción de nuevos modelos educativos en tanto sean incorporados con
sentido pedagógico a la tarea escolar y en cuanto se las integre desde una
perspectiva social. El saber instrumental entra en disputa con el efecto
transformador que requiere la educación” (Bacher; 2009: 44).

Entonces podríamos decir que “la incorporación de las tecnologías en la escuela
demanda definiciones que exceden, en gran medida, este aspecto que, por otra parte, se
resolvería con mayor capacitación no solo instrumental sino fundamentalmente para el
diseño de estrategias didácticas que las incluyan” (Bacher; 2009: 74).
La intención de incluir las nuevas tecnologías de la información y la comunicación
parecerían rondar en la necesidad de que la apropiación de las mismas sea a través de la
educación como parte de la agenda de la política educativa. Es decir que las políticas
públicas le asignan un “lugar prioritario en la agenda pedagógica, porque entonces tienen
un fin: transformar las sombras reflejadas en el fondo de la caverna en ideas,
pensamientos, valores y acciones que busquen construir sociedades más justas” (Bacher;
2009: 76).
Es así que la construcción de la identidad del docente de artística podría
relacionarse con el sentido que nos plantea la necesidad de pensar la educación como
“una actividad productiva en el sentido que produce subjetividades por la transmisión de
ideas, valores, modos de percibir y actuar, modos de interpretar nuestras realidades
cotidianas, modos de pensar el futuro y nuestras propias posibilidades” (Chapato; 2007:
116).
La comprensión vista como una “[…] construcción compartida […] la experiencia
lingüística y artística, no es una instancia por la que nos valemos del lenguaje para
materializar unos contenidos, sino que el propio lenguaje nos constituye como sujetos,
que la experiencia del lenguaje constituye nuestro modo de ser en el mundo” (Chapato;
2007: 116).
En este sentido, entre las actitudes de los docentes ante la incorporación de las
NTICs se destaca que
“lo acerca-al alumno- a la disciplina, encuentra otra forma de producir que no
sea la manual”, “quizá se interesen más en la materia por ser algo novedoso y
original que tenga más que ver con sus intereses”, “Los chicos se identifican
con la clase no se sale del contexto en el que viven , les interesa lo
innovador”, (los alumnos) “Se acercan con más entusiasmo al arte”, “si es
utilizado como corresponde, creo que puede cambiar mucho en referencia a
que es didáctico y se hace todo más práctico”.

Ensayos sobre Arte, Comunicación y Políticas Culturales

176

Con estas modificaciones que va atravesando la educación no queda de lado la
construcción de la subjetividad de los docentes y de los alumnos. Entendiendo que la
subjetividad
“es la dimensión de los fenómenos sociales que se relaciona con las formas
en que los sujetos se apoderan- y son apoderados por-las estructuras
sociales, las incorporan y las ponen en juego haciendo posibles los procesos
de reproducción del orden social […] Es también la ocasión puntual que toma
el proceso de socialización cuando se lo interpreta de manera compleja: la
subjetividad es lo que permite que en el interior de estructuras generales sea
posible la singularidad y la diferencia, eso que habilita a superar la matriz de
repetición que se atribuyó tradicionalmente a los procesos de socialización […]
se manifiesta en figuras diversas que expresan la dimensión simbólica de la
vida social y los fenómenos de lectura e interpretación del sentido, por medio
de la que se constituyen los diversos actores en el espacio social” (Urresti;
2008: 101).

Cuando se habla de subjetividad se habla también de identidad y, con ella, de
narrativas en las que se articula esa identidad. “Una identidad es una posición de sujeto
reconstruida como permanente, o mejor como insistente, en una determinada narración
que lo articula como personaje protagónico. Esa identidad es, sin dudas, personal, pero
también familiar, de género y de clase, todo ello atravesado por la inscripción local y las
tradiciones reconocidas y, especialmente, por la pertenencia temporal a un momento
histórico preciso” (Urresti; 2008: 102).
La interacción de los docentes con los medios de comunicación, incluyendo las
nuevas tecnologías posee mucho de desencuentro, controversia y desconcierto (Minzi;
2009).

Modificar la identidad docente ¿permite reconstruir la autoridad pedagógica?

A partir de esta pregunta resulta importante tener en cuenta qué entendemos por
autoridad para luego revisar si estas concepciones pueden relacionarse con las
transformaciones en la identidad de los docentes, en este caso de educación artística.
Se hace necesario en este punto comenzar por definir el concepto de autoridad. Aquí nos
encontramos con una diversidad de perspectivas y posiciones en relación al mundo de lo
humano y lo político, “a ese complejo entramado que sostiene la posibilidad de lo
específicamente humano constituido por relaciones entre sujetos, sujetos e instituciones,
sujetos y sistemas de relaciones” (Greco, B; 2007: 35).
Ensayos sobre Arte, Comunicación y Políticas Culturales

177

Se podría establecer que la autoridad remite al poder que un sujeto/ institución
ejerce sobre otro/ s, sea por derecho o de hecho, en forma legítima o ilegítima,
demandando obligación y obediencia, por dominación, mediante la fuerza o la persuasión.
“La autoridad no sólo estaría encarnada en personas identificables, sino que
emanaría de instituciones desde donde ese poder se ejerce” (Greco, B; 2007: 35).
La construcción de la autoridad pedagógica llevaría a pensar en el reconocimiento,
ejercicio y legitimación de la misma, en la institución en general y en el espacio del aula
en particular.
Para tener autoridad es necesario el reconocimiento de la misma en alguien. De
acuerdo con Kojéve (2004) la autoridad sólo existe en la medida en que es reconocida por
quien recibe su acción.
Autores como Gabriel Noel (2008) establecen una relación entre autoridad y
conflictividad en las escuelas. Así, plantea que las principales modalidades de
enunciación del concepto de autoridad aparecían en un marco de queja o protesta. Una
de las formas más habituales era la afirmación por parte de algún actor que se
consideraba investido de autoridad, de estar incapacitado para ejercerla. En otras
ocasiones se presentaba bajo la forma de una acusación de no saber o no querer
ejercerla. Finalmente la autoridad aparecía imposibilitada de ejercerse pese a que, en
ocasiones, la misma fuera demandada.
De acuerdo con Weber (1983) la autoridad se constituye en la medida en que
existe un mínimo de voluntad de obediencia por parte de aquellos sujetos sobre los cuales
ésta es reclamada.
En las clases de educación artística la autoridad es construida, según las voces de
los docentes, sobre todo a partir del diálogo y a través de la presencia de actividades
prácticas partiendo de los intereses de los alumnos. ¿Incorporar las nuevas tecnologías
(nuevas para los docentes, no para los alumnos) sería tener en cuenta sus intereses? Los
sujetos, medios y lenguajes interconectados tecnológicamente y entrecruzados en redes
conforman una realidad “pantallizada” en la que las diferencias en el uso de las pantallas
entre los “inmigrantes digitales” (adultos) y los “nativos digitales” (niños y jóvenes) es cada
vez mayor
116
. La imagen electrónica es la forma más directa de apropiación cultural de los
jóvenes. Por la pantalla parece pasar el mundo, en vivo y en directo, en una
representación de la realidad recortada, editada y armada. Los blogs, fotologs, páginas y
celulares, entre otros, son dispositivos que dan al mundo virtual un papel preponderante

116
Idem cita 1.
Ensayos sobre Arte, Comunicación y Políticas Culturales

178

en las prácticas de consumo juveniles. Son estos sectores socio-etarios quienes los han
incorporado en forma contundente a su vida cotidiana, por lo que se requiere de una
lectura generacional de estas prácticas, de sus contenidos, de los sentidos otorgados por
parte de jóvenes y adultos con el propósito de analizar estas nuevas modalidades de
producción, circulación, consumo y apropiación cultural.
De esta manera, la reconfiguración de la identidad docente estaría marcando un
nuevo parámetro que legitimaría su autoridad desde un lugar diferente al tradicional.

A modo de conclusión

Si bien existe el consenso acerca de la importancia del ingreso de las tecnologías
en las aulas, estas no garantizan ni innovación pedagógica, ni calidad educativa, ni
pensamiento crítico no siquiera inclusión (Bacher; 2009).
Es así que “en este contexto, ante la dificultad de encontrar certezas, para
fortalecer la fragilidad, ciertos sectores parecen reclamarle a la tecnología que opere
como palanca para mejorar la calidad de la educación y sostener la inclusión. Le reclama
auxilio a un instrumento puntual, sin asumir que, al ser la crisis de otro orden, esto no es
suficiente” (Bacher; 2009: 42).
Cabría preguntarse entonces ¿qué impacto tiene en los actores institucionales la
incorporación de las TICs? ¿Los docentes problematizan dicha incorporación o lo hacen
como un hábito de “aplicar” lo que las políticas educativas actuales demandan? ¿Se
toman las TICs en las clases de educación artística como una necesidad y un canal de
construcción de nuevas subjetividades? ¿Qué cambios se introducen en la subjetividad
docente con la incorporación de las TICs en las clases de educación artística? ¿Es
suficiente con la inclusión de las nuevas tecnologías a las clases para recuperar la
legitimidad de la autoridad docente?
Sería muy osado creer que con esta primera aproximación, desde las voces de los
docentes, podríamos dar respuestas a estas cuestiones. Sin embargo, quedan abiertos
interrogantes para continuar con el análisis de estos elementos como parte innovadora
pero ya no ajena a las instituciones escolares, en general y clases de educación artística,
en particular. Y a las instituciones dentro del sistema cultural y social en permanente
cambio.


Ensayos sobre Arte, Comunicación y Políticas Culturales

179

Bibliografía
BACHER, S. (2009) Tatuados por los medios. Dilemas de la educación en la era digital.
Bs. As.: Ed. Paidós.
CHAPATO, M. E. (2007) en La Escalera. Anuario de la Facultad de Arte Nº 17. Primera
Parte.
CARIDAD, M. (2008) “Análisis de la situación actual del arte a partir de la visión de Arthur
C. Dantó”, en: Artes Integradas y Educación. Punto de interacción creativa. Susana
Espinosa compiladora. Libro I. Colección Humanidades y Arte. Ed. De la UNLa.
GALLO, P (2008) “De cuando las maestras eran bravas: un apunte sobre la violencia en
las escuelas” en MIGUEZ, D. (compilador) Violencias y Conflictos en las escuelas. Bs.
As.: Ed. Paidós.
GRECO, B. (2007) La autoridad (pedagógica) en cuestión. Una crítica l concepto de
autoridad en tiempos de transformación. Santa Fe: Ed. Homo Sapiens.
MINZI, V. (2009) “TIC en la escuela como políticas de inclusión de niños y jóvenes”. En:
Novedades Educativas Nº 216. Enero 2009.
MUIÑOS DE BRITOS, S. M. (2008) “Artes y educación. Plurales, metáforas y sentidos”.
En: Artes Integradas y Educación. Punto de interacción creativa. Susana Espinosa
compiladora. Libro I. Colección Humanidades y Arte. Ed. De la UNLa.
NOEL, G (2008) “La autoridad ausente. Violencia y autoridad en las escuelas de barrios
populares” en MIGUEZ, D. (compilador) Violencias y Conflictos en las escuelas. Ed.
Paidós. Bs As.
TENTI FANFANI, E. (2005) La condición docente. Análisis comparado de la Argentina,
Brasil, Perú y Uruguay..Ed. Siglo XXI.
URRESTI, M. (2008) “Nuevos procesos culturales, subjetividades adolescentes
emergentes y experiencia escolar” en: Nuevos temas en la agenda de política educativa.
Emilio Tenti Fanfani compilador. Ed. Siglo XXI.
WEBER, M (1983) Economía y sociedad, Bs As, FCE.
WILLIS, P. (1996) Common Culture, London, Open University Press.
--------------- (1998) Cultura viva. Barcelona, Institut d´Edicions, Diputación de Barcelona.


Ensayos sobre Arte, Comunicación y Políticas Culturales

180



La constitución de nuevas identidades juveniles en la realidad
“pantallizada”

SILVIO FISCHBEIN
117

MARÍA CAROLINA CESARIO
118



Introducción

Los sujetos, medios y lenguajes interconectados tecnológicamente y
entrecruzados en redes conforman una realidad “pantallizada”
119
en la que las diferencias
en el uso de las pantallas entre los “inmigrantes digitales” (adultos) y los “nativos digitales”
(niños y jóvenes) es cada vez mayor. Lorenzo Vilches (2001) remite a las distancias
infinitas entre nativos e inmigrantes en la digitalización de la cultura, al desplazamiento
hacia un mundo altamente tecnificado, una nueva economía creada por las tecnologías
del conocimiento, donde el cambio es la información y esta es la nueva identidad. En este
contexto, Vilches destaca que en la migración digital, el mundo no se divide entre ricos y
pobres, sino entre los que están informados y aquellos que han quedado por fuera de
estas tecnologías.
La imagen digital es la forma más directa de apropiación cultural de los jóvenes.
Por la pantalla parece pasar el mundo, en vivo y en directo, en una representación de la
realidad recortada, editada y armada. Los blogs, redes sociales, páginas web, celulares,
video juegos, entre otros, dan al mundo virtual un papel preponderante en las prácticas de
consumo juveniles. Son estos sectores socio-etarios quienes los han incorporado en
forma contundente a su vida cotidiana, por lo que se requiere de una lectura generacional
de estas prácticas, de sus contenidos, de los sentidos otorgados por parte de jóvenes y
adultos con el propósito analizar estas nuevas modalidades de producción, circulación,
consumo y apropiación cultural.

117
Facultad de Arte, UNICEN. FADU-UBA.
118
Facultad de Arte, UNICEN.
119
Esta expresión se remite a los aportes brindados por Lipovetsky-Serroy (2009) en La pantalla
global.
Ensayos sobre Arte, Comunicación y Políticas Culturales

181

En el proyecto de investigación titulado “Producción cultural juvenil mediada: una
aproximación a las dinámicas de apropiación, elaboración de discursos y prácticas de
sociabilidad en jóvenes”, radicado en el TECC (Teatro y Consumos Culturales) de la
Facultad de Arte de la Universidad Nacional del Centro nos proponemos comprender las
dinámicas de uso, circulación e intercambio simbólico mediado tecnológicamente en
jóvenes escolarizados. Con esta presentación, intentamos reflexionar sobre las nuevas
maneras de percibir, de sentir, de escuchar y de ver que se configuran teniendo a las
pantallas como soportes para la socialidad de los jóvenes y, el modelo artístico, social y
antropológico que imponen las pantallas, más allá de las del cine y la sensibilidad del
mundo actual a través de las mismas.

El antes y ahora de las pantallas

Un aspecto insoslayable de la vida actual es el papel que juegan las pantallas en
la construcción de las subjetividades. Si bien la “gran pantalla” de cine modificaba (y
modifica) al sujeto individual y colectivo, en la actualidad, estas modificaciones atraviesan
una diversidad de situaciones en relación a las posibilidades que brinda el avance
tecnológico. La influencia es innegable, ya que las pantallas seducen permanentemente
en un doble juego: el mirar y el ser mirado, que condicionan lo social y lo personal. A este
doble juego se suma la interacción del individuo con la/as pantallas, por ejemplo, los
juegos de reflexión, acción o simulación. Según Lipovetsky “todos comparten un mismo
principio: proyectarse en un mundo virtual que se presenta como la forma high tech de lo
que las imágenes de cine, con los medios que les son propios, vienen proponiendo desde
siempre, a saber: la inmersión en un mundo ficticio que cree ilusión de realidad”
(2009:286)
Los nuevos dispositivos electrónicos ayudan a que todo el tiempo estemos
mirando y se transforman en mediadores entre uno y el mundo, cada vez con mayor
cantidad de prestaciones.
De la pantalla grande que asombraba y asustaba a la vez, hasta las micropantallas
de los celulares o las posibilidades de simulación y realidad virtual que ofrecen las nuevas
tecnologías, la relación entre la imagen y la realidad se ha ido modificando, y también ha
cambiado el modo de percibir esas imágenes en contextos diversos. En estas variadas
percepciones, el sujeto es transformado y transformador a la vez de la realidad particular.
Ensayos sobre Arte, Comunicación y Políticas Culturales

182

Se consagraría una “pantallocracia” como resultado de la convergencia de las
múltiples pantallas que rigen la vida social y cotidiana. Las nuevas tecnologías de la
información y la comunicación remiten al “nuevo dominio planetario” de la “pantallasfera”.
(Lipovetsky-Serroy, 2009). Actualmente las pantallas cedieron sus espacios tradicionales
a superficies de lo más diversas y seguramente continuarán su transformación, expansión
y articulación. Tal es el ejemplo del primer tatuaje animado, en el cual un joven se imprime
un código QR que al ser escaneado con un gadget conectado a internet lleva a una URL
que reproduce un video. A dicha experiencia se puede acceder en
http://www.youtube.com/watch?v=f3qv2dSXQXk.
Ante estos supuestos condicionamientos impuestos al sujeto nos preguntamos,
¿se produce conocimiento a través de las pantallas? ¿Qué tipo de conocimiento se
produce? ¿Qué vinculación posee con las esferas de la emoción y la razón?

Las nuevas sensibilidades juveniles y su incidencia en la producción de
conocimiento

Estamos ante nuevas “sensibilidades juveniles”, de acuerdo con Martín Barbero
(2000), que dan lugar a nuevas modalidades de percepción de todo aquello que se
plasma en las pantallas.
Este autor sostiene que “los nuevos modos de oler, los nuevos modos de llevar el
cuerpo, los nuevos modos de aprender, los nuevos modos de oír” animan a nuevas
búsquedas de sentido a los jóvenes. Y nuevos “modos de ver”, a nuestro criterio. Estas
nuevas modalidades constituyen un reto cultural en nuestra sociedad, y en particular, en
la educación de los jóvenes.
Las culturas juveniles se asientan en prácticas basadas en la velocidad y
capacidad de procesamiento de la información diferente, lo que conlleva cambios en las
percepciones de los jóvenes. Al enseñar a crear o percibir esas formas, las artes
contribuirían a la realización de la mente. (Eisner; 2002)
Martín Barbero (1990) habla de “metabolismo acelerado” para referirse a la forma
de integrar conocimientos de muy diversa índole para producir nuevos significados. El
contacto permanente con las pantallas de TV, cine, computadoras, teléfonos celulares,
ipods, tablets y otros ha acostumbrado a los jóvenes a relacionar y cambiar con rapidez
sus planos de atención. Estamos ante un nuevo estilo de comportamiento perceptivo,
cada vez más fragmentario que, a su vez, caracteriza las transformaciones en los modos
Ensayos sobre Arte, Comunicación y Políticas Culturales

183

de circulación del saber: dispersa, fragmentado, relativo y provisional. Se trata de una
“cultura ligera que exime de leer, de reflexionar y de analizar” (Lipovesky-Serroy, 2010;
p.157). Del cine al videoclip, el plano se ha reducido temporalmente y el montaje
acelerado es, al esquema perceptual del adulto, un bombardeo visual, mientras que el
“metabolismo acelerado” de las nuevas generaciones produce nuevas sensibilidades que
asumen naturalmente esta percepción de la velocidad y la sonoridad.
Este modo particular de entender el mundo implica reconocer que se produce
conocimiento en torno al mundo audiovisual. Y a su vez va construyendo una cierta
identidad en los jóvenes, que produce rupturas con el mundo adulto y sus formas de
control. Sostiene Barbero (2000) que “Lo que hay de nuevo en la juventud, y que se hace
ya presente en la sensibilidad del adolescente, es la percepción aún oscura y
desconcertada de una reorganización profunda de los modelos de socialización: ni los
padres constituyen el patrón-eje de las conductas, ni la escuela es el único lugar
legitimado del saber, ni el libro es el centro que articula la cultura”, precisamente porque el
atractivo del conocimiento audiovisual está aún por fuera de estos modelos sociales.
Por ello es importante que podamos interpretar su visión de mundo, indagando en
las propias representaciones que ellos atribuyen a sus prácticas culturales y tecnológicas.
Tengamos presente que las prácticas tecnológicas de los nativos digitales impactan y a
veces inhiben. Nacen y crecen con diversos dispositivos en sus manos, en una extensa
lista. Ellos naturalizan y “encarnan” (en el sentido de Bourdieu) un “habitus” tecnológico
que condiciona sus modos de percepción, pensamiento y acción, y a partir de ellos,
programa sus gustos y sus consumos. A su vez, les permite moverse con nuevas
nociones en dos variables clave, tales como espacio y tiempo, y generar nuevas
configuraciones en los contactos interpersonales y nuevas estrategias de conexión con lo
global.

El conocimiento que producen los jóvenes: nuevas posibilidades de producción y
trasmisión

Uno de los aspectos que se consideran riesgosos acerca del mundo regulado por
las pantallas es la concepción de la pantalla como modelo de interpretación del mundo sin
tener en cuenta la sujeción del sujeto a una “sociedad disciplinaria” (Foucault) con
pantallas que controlan al ciudadano (cámaras en las escuelas, en los lugares de
diversión, en los realities que consumen los jóvenes) y la publicidad que azota
Ensayos sobre Arte, Comunicación y Políticas Culturales

184

permanentemente las conciencias. Debemos reconocer que las pantallas “intervienen” en
la mirada y constituyen un elemento mediador con el mundo y con los otros. Aún sabiendo
que podemos tener “consecuencias no deseadas”, esto es, que la pantalla deje de ser
sólo un dispositivo y pase a ser sentida como parte del cuerpo. Por ello, es sumamente
importante ser conscientes de esta posibilidad que tienen las pantallas de mediar en la
mirada, para no caer en la tentación de creer que la pantalla es “la vida misma”. El riesgo
reside en la confusión que a veces se produce y que puede hacer que los sujetos queden
atrapados en la “ilusión de realidad” que reproducen las pantallas y que hacen que se
perciban como sustitutos de la experiencia directa. El desafío consiste en lograr re-
significar estos espacios de conexión con el otro y con la realidad sin olvidar que son
reproducciones o representaciones de la realidad.
Una vez efectuadas estas consideraciones, resulta interesante indagar en el
conocimiento que producen los jóvenes en contextos que tradicionalmente se han
mantenido en tensión: los formales (institucionales) y otros contextos diversos (informales)
(YouTube, Facebook, por ej.) para poder apreciar el papel que tienen las pantallas en las
prácticas culturales juveniles, en la producción de conocimientos y en sus formas de
acción con y en las nuevas tecnologías.
En un estudio exploratorio basado en la toma de encuestas en seis escuelas
secundarias de distintas categorías en la ciudad de Tandil encontramos similitudes en
cuanto al uso de las redes sociales y de sus finalidades: “enterarse de eventos”, “conexión
con amigos”, “conocer gente”. “pasar el tiempo”, “socializarse”, “divertirse” y otros.
Estos nuevos recursos tecnológicos y sus consecuencias son analizados por
Martín Barbero (1998) quien sostiene al respecto que “…su manifestación más profunda
se halla en las nuevas sensibilidades, lenguajes y escrituras que las tecnologías
comunicativas catalizan y desarrollan. Y que se hacen más claramente visibles entre los
más jóvenes (…). Se trata de una experiencia cultural nueva, o como W. Benjamin lo
llamó, un sensorium nuevo, unos nuevos modos de percibir y sentir, de oir y de ver, que
en muchos aspectos choca y rompe con el sensorium de los adultos”
Benjamin propone el concepto de “sensorium” como nuevo régimen de
significación que anunciaba el cine, como “nuevos modos de significación propios de la
nueva economía cultural.” Se refiere a “sensorium” en el sentido de la transformación de
la percepción operada por nuevas formas de relación con los objetos culturales de la
mano de nuevos formatos para su reproducción, y un nuevo uso del tiempo (multitasking).
Estamos recuperando los aportes de Benjamin para pensar en nuevas estructuras
Ensayos sobre Arte, Comunicación y Políticas Culturales

185

perceptivas que ponen en juego los jóvenes con otros objetos culturales (tangibles e
intangibles) y con otros formatos (pantallas).
El nuevo conocimiento que se genera entre los jóvenes da cuenta de un
“sensorium” nuevo, que se incorporó a estos nuevos modos de relación con el mundo.
¿Es este “sensorium” el que promueve un uso diferenciado de las tecnologías, y en
particular de las pantallas por parte de unos y de otros (jóvenes y adultos)?
Se trat a de pensar a los jóvenes como sujetos de discurso, más allá de los usos y
apropiaciones de las tecnologías, lo que implica reconocer “el papel activo de los jóvenes
en su capacidad de negociación con las instituciones y estructuras” como señala Reguillo
Cruz (2000: 36).

Producción de conocimiento y contextos diversos: algunas conclusiones y
aperturas

En el campo del arte asistimos a nuevas rupturas y a una pluralidad de
manifestaciones fruto de la articulación entre artes tradicionales, nuevas artes y
tecnologías que por su diversidad requieren nuevas formas de categorización, de
producción y de recepción. La consideración de esta pluralidad es central al momento de
tener en cuenta la formación de las nuevas generaciones nativas en un mundo
pluralizado.
Este nuevo escenario impone que los adultos nos movamos del lugar que
tradicionalmente hemos ocupado e intentemos nuevas vías de conexión con los jóvenes
en los distintos ámbitos de la educación (formales e informales), precisamente porque:
“La escuela ha dejado de ser el único lugar de legitimación del saber, pues
hay una multiplicidad de saberes que circulan por otros canales y no le piden
permiso a la escuela para expandirse socialmente. Esta diversificación y
difusión del saber, por fuera de la escuela, es uno de los retos más fuertes
que el mundo de la comunicación le plantea al sistema educativo” (Martín
Barbero, 2002; 3).

La forma interactiva y selectiva de vinculación de los jóvenes con el conocimiento
fluye de acuerdo a sus gustos y necesidades a una velocidad que poco tiene que ver con
los métodos y los tiempos habitualmente usados en la escuela.
En este sentido, las prácticas de enseñanza, especialmente aquellas destinadas a
promover la vinculación de los jóvenes con las actividades artísticas, pueden ofrecer una
continuidad con las transformaciones que hemos explicitado o, por el contrario,
Ensayos sobre Arte, Comunicación y Políticas Culturales

186

permanecer encerradas en una lógica consecuente con los principios comunicacionales,
estéticos y productivos propios de la modernidad. De producirse este distanciamiento
sería esperable un rechazo por las formas escolarizadas del arte, lo que tendería a
reforzar la dificultad para vincularse con los productos y formas culturales de otros
momentos históricos, la deshistorización de la producción cultural y una mayor distancia
intergeneracional.
Nuestro interés se centra en apreciar las formas de vinculación entre el consumo y
producción artística de los jóvenes y las propuestas de enseñanza artística tanto en
contextos de educación escolarizados como no escolarizados en un intento por buscar
modos apropiados de transmisión cultural intergeneracional y de construcción de saberes.
El gran interrogante que nos queda es dilucidar, en qué situaciones, en qué
contextos los conocimientos podrían volverse más significativos.


Bibliografía
BENJAMIN, W. (1982) “La obra de arte en la época de su reproductibilidad técnica”, en
Discursos interrumpidos l. Madrid: Taurus.
EISNER, E. (2002) La escuela que necesitamos: ensayos personales. Buenos Aires:
Amorrortu Editores.
LIPOVETSKY, G. y SERROY, J (2009) La pantalla global. Cultura mediática y cine en la
era hipermoderna. Barcelona: Anagrama.
VILCHES, L. (2001) La migración digital. Barcelona: Gedisa.
MACHADO, A. (2000) El paisaje mediático. Buenos Aires: Libros del Rojas, UBA.
MARTÍN BARBERO, J. (1998) “Desorden cultural y palimpsestos de la identidad” en
Viviendo a toda. Jóvenes, territorios culturales y nuevas sensibilidades. Bogotá, Siglo del
hombre Editores.
MARTÍN BARBERO, J. (2000) Umbrales. Cambios culturales, desafíos y juventud.
Medellìn
MARTÍN BARBERO, J. “Jóvenes, comunicación e identidad” en Pensar Iberoamérica.
Revista de Cultura. Febrero de 2002.
REGUILLO CRUZ, R. (2000). Emergencia de culturas juveniles. Estrategias del
desencanto. Buenos Aires: Norma.


Ensayos sobre Arte, Comunicación y Políticas Culturales

187



La utilización del audiovisual en la investigación social
y la construcción de sociedad

JORGE DANIEL TRIPIANA
120



I. Introducción

Este trabajo constituye un avance de la investigación en curso sobre los niveles
que adquiere la consciencia de la clase trabajadora y cómo se manifiesta en la actualidad.
En este sentido, la consideración de lo que se muestra sobre y desde la clase en las
distintas formas que adquiere la producción simbólica, sus formas de elaboración y de
exposición, constituyen fuentes de análisis indispensables para avanzar en el
conocimiento de las características que asume la clase trabajadora hoy, y sus
transformaciones a través del desarrollo de la lucha de clases en el capitalismo actual. En
este marco, la producción audiovisual reviste una particular importancia, sobre todo
aquella producción que, sea en forma de documental o de ficción, permite iluminar zonas
desconocidas sobre el quehacer de la clase trabajadora tanto en su fase productiva como
reproductiva.
La realización audiovisual reviste desde sus orígenes -y mantiene hasta la
actualidad- distintas características, y también persigue diferentes metas. Es así que, aún
en esta diversidad, ha sido posible establecer diferentes formas y estilos, que cristalizan
en tendencias de realización. Desde el abordaje que nos interesa podemos afirmar que en
las distintas formas en las que cobra existencia la producción de documentales, todas
remiten a alguna perspectiva de investigación en busca de un mejor conocimiento de lo
social, y de esta manera se introducen en los espacios sociales previamente
estructurados por la sucesión de prácticas precedentes, e inciden así en reafirmar o
modificar dichos espacios sociales. Estas prácticas de realización son las que, a lo largo

120
TECC-FA/PROIEPS-FCH/UNICEN.
Ensayos sobre Arte, Comunicación y Políticas Culturales

188

del tiempo, van constituyendo las tradiciones disciplinares, y conformando un acervo de
productos y reflexiones.
En este sentido, pretendemos en este trabajo dar cuenta de la utilización del
registro audiovisual en la investigación social, indagando sobre las posibilidades y
limitaciones que el mismo contiene. Además, desde nuestra perspectiva teórico-
metodológica, consideramos la realización audiovisual como “práctica intelectual que
genera sentido”, y por ende se involucra en la definición de las relaciones sociales
existentes en un momento determinado, y, tal vez, aporta en la configuración de las
relaciones sociales futuras. En este sentido, indagaremos sobre la totalidad del significado
de la producción audiovisual, lo que tiene de ratificación o transformación de la realidad
social de la cual emerge.

II. Conviene considerar a las distintas facetas en las cuales se involucran los
sujetos en una producción simbólica como una práctica intelectual. Sin duda este
concepto resulta un marco donde anidar diferentes contenidos, pero consideramos que es
necesario que muestre la intervención indudable en la organización social. Compartiendo
en cierta forma esta perspectiva, Daniel Mato (2005) ha puesto en circulación académica
esta noción de “prácticas intelectuales”, con el objeto de dar cuenta de las diferentes
actividades desarrolladas por los intelectuales en general, y los latinoamericanos en
particular. Así, su trabajo se refiere a que no sólo se trata de una producción
estrictamente académica, estudios o investigaciones con asiento en general en la
Universidad, sino que es posible identificar otras prácticas diferentes que estos mismos
intelectuales realizan por fuera del mundo académico, en movimientos sociales,
sindicatos, medios de comunicación, etc.

Estas prácticas son, en general, diferentes a aquellas otras que, configuradas y
legitimadas por la institucionalidad universitaria mantienen aún la centralidad en la
conformación del campo intelectual, aunque hoy día aparezcan con un mayor
cuestionamiento sobre sus logros.
Esta ampliación del concepto realizada por Mato resulta interesante, pero también
es teóricamente limitada, por dos razones: la primera, la más llana si se quiere, porque
aparece en su argumentación cierta cuestión “estática”, como mera reproducción de la
forma que adquiere la formación de intelectuales desde la perspectiva social dominante:
los intelectuales primero lo son por el reconocimiento académico en alguna disciplina, es
decir, son formados en el ámbito académico, y así ya poseen esta cualidad al momento
Ensayos sobre Arte, Comunicación y Políticas Culturales

189

de definir sus prácticas académicas en investigación o docencia, y también por fuera del
tradicional y jerarquizado campo académico (Bourdieu, 1990), en una relación de
injerencia con el afuera, lo extra-universitario. Se trata de un símil del intelectual como
legislador (Bauman, 1997), una voz autorizada socialmente y capaz de ejercer el poder de
veto sobre distintas temáticas. Claramente esta primera acepción deja de considerar la
presencia de otros sujetos que han realizado o realizan una importante contribución social
a través del uso del intelecto, aunque no encuentren la legitimación del mundo
académico.
La segunda razón de las limitaciones del concepto tal como lo define Mato es que
no considera las distintas formas que con seguridad adquiere esa práctica extra-
universitaria. ¿Qué hacen los intelectuales fuera de la Universidad? ¿Con quién se
relacionan? ¿Al servicio de qué intereses ponen su acervo intelectual?
Para ampliar de alguna manera esa mirada, avanzando en el conocimiento sobre
la forma concreta que adquieren esas prácticas, es necesario recurrir, en primer lugar, a
lo planteado por Antonio Gramsci (1986); sus reflexiones sobre el rol de los intelectuales
en la organización social han permitido establecer un enfoque más amplio sobre la
cuestión. Gramsci realiza aportes esenciales en el camino de identificar las diferentes
prácticas y los diferentes sujetos –ligados a clases o grupos sociales- existentes en un
momento histórico determinado. Estas “otras” prácticas llevadas adelante por “otros”
sujetos no caben en la acepción dominante de intelectual -noción que, conviene recordar,
es tributaria del énfasis en el individuo y su desarrollo personal desde los comienzos de la
modernidad occidental, y que a comienzos del siglo XX fue Julien Benda (2005) quien la
sistematizó en su acusación sobre la "traición de los intelectuales"- pero sin embargo
resultan de lo más extendido por la diversidad de prácticas efectivas que se llevan a cabo,
y sostenemos que tienen una notable incidencia en la reproducción o transformación
social. En esta perspectiva, sería posible descomponer en el análisis los diferentes
ingredientes intelectuales y manuales en cada práctica específica, así como identificar
sujetos que sin realizar el recorrido académico dominante llevan a cabo una función
intelectual de importancia en la organización de las clases subalternas.
Desde esta perspectiva conceptual de acercamiento a la realidad, la creación
audiovisual resulta una práctica intelectual. El realizador audiovisual ejerce esta práctica a
través de una planificación específica, que contempla la definición de objetivos y la
búsqueda de resultados que los concreticen. Este caudal de raciocinio indudable se pone
en movimiento en un contexto social determinado, es decir, el realizador se encuentra
Ensayos sobre Arte, Comunicación y Políticas Culturales

190

situado, social y culturalmente, y consciente o inconscientemente el conjunto de
relaciones sociales que conforman su contexto lo determinan en su accionar, le fijan
límites a sus acciones, y también plantea las posibilidades reales de incidencia, de
transformación.

III. La construcción de realidad hace referencia a las consecuencias de todas las
prácticas, y si bien esta categoría puede resultar útil para el análisis de las políticas
culturales, no sólo en este campo específico del conocimiento es posible su utilización,
sino que, por el contrario, creemos que es un concepto fértil al momento de dar cuenta del
desarrollo de cada una de las prácticas y su inserción en campos que las contienen. En
este sentido, la noción de práctica adquiere una dimensión teórica que resulta esencial no
sólo para su desarrollo concreto como práctica significativa, sino también en su
comprensión y difusión.
Es interesante pensar en qué consiste realmente esa realidad; en principio
podríamos suponer que tiene algo ajeno al sujeto o a todos los sujetos, que no responde
únicamente a la construcción de un sujeto sino que se manifiesta con un sentido de
ajenidad, que le es propio. Sin embargo, no deberíamos cosificarla, porque
inevitablemente se encuentra permeada por los sujetos que la han construido, le han
dado forma y contenido. Es decir, no tendría un carácter por sí misma ontológico sino que,
más bien, se vincula con la construcción social, aunque se mantiene fuera del sujeto, es
ajena al mismo, lo rodea y -en algún modo- lo determina.
En este sentido, resulta fundamental para la investigación tener en cuenta que el
momento histórico o el contexto específico, es algo más que la suma o la reconstrucción
de conocimientos especializados, alcanzados por cada disciplina académica. Por el
contrario, la profesionalización disciplinar, de notables avances en algunos planos, no
permite u obstaculiza el conocimiento de la realidad en toda su complejidad. De tal forma,
resulta necesario trascender lo que aparece como una suerte de "atomización del
conocimiento", porque de lo contrario resulta imposible entender el momento histórico y la
lógica de poder que lo conforma.

IV. El documental presenta características propias en relación a la creación de
ficción, aunque es posible pensar, y así resulta en la actualidad, que existen claramente
puntos en común. Uno de ellos, y si se quiere uno de la mayor relevancia, es el que
refiere a la perspectiva del realizador. En sus inicios la realización de documentales se
Ensayos sobre Arte, Comunicación y Políticas Culturales

191

planteó como reflejo de la realidad, en donde, a diferencia de lo que acontecería con la
realización de ficción, no existiría la manipulación por parte de su creador, sino que sería
–o buscaría- la objetividad de lo que se documenta. En la actualidad este punto de vista
resulta insostenible. De la mano del ascenso de las epistemologías que han reclamado
con justa razón la existencia de los sujetos en los fenómenos a investigar, y por ende la
concreción de enfoques que remiten a los aportes originales de Marx, Dilthey y Weber, en
la segunda mitad del siglo XIX, y para los cuales las ciencias sociales y humanas poseen
una especificidad respecto de las ciencias de la naturaleza respecto tanto al método como
a las herramientas metodológicas apropiadas para la investigación, (Verón, 1969), resulta
un lugar común afirmar que la realización audiovisual incluye un punto de vista, y por lo
tanto no existe realidad objetiva absolutamente por fuera de la posición del observador.
Perspectiva que, por cierto, no es nueva. Ya en 1937, Robert J. Flaherty afirmaba:
“La finalidad del documental, tal como yo lo entiendo, es representar la vida
bajo la forma en que se vive. Esto no implica en absoluto lo que algunos
podrían creer; a saber, que la función del director del documental sea filmar,
sin ninguna selección, una serie gris y monótona de hechos. La selección
subsiste, y tal vez de forma más rígida que en los mismos films de
espectáculo” (Robert J. Flaherty (1937) en J. Romaguera i Ramió y H. Alsina
Thevent: 1989)

Tal vez esta afirmación temprana de Flaherty haya corrido la misma suerte que las
posiciones alternativas a la epistemología positivista que se convirtió en dominante en la
segunda mitad del siglo XIX y mantuvo su predominancia durante gran parte del siglo XX.
Y en consonancia con este retardo en aceptar la especificidad de la sociedad y el lugar de
los sujetos en la construcción histórica, también la utilización del audiovisual en la
investigación no sólo ha tenido muy poco desarrollo, sino que su utilización ha quedado
anclada en la posición que le asigna una suerte de registro objetivo de la realidad.
Este posicionamiento objetivista se mantuvo como dominante durante casi todo el
siglo XX, pero desde inicios de la segunda mitad del siglo comenzó a cobrar forma el gran
cuestionamiento al positivismo que permitió el “retorno del sujeto”, como se lo ha
denominado desde distintos acercamientos teórico-metodológicos a la investigación, en el
marco del énfasis general en revalorizar la construcción y procesualidad de la práctica de
investigación. Esta epistemología constructivista ha tenido su difusión en el conjunto de
las disciplinas dedicadas al conocimiento de la realidad social. La realización audiovisual
no ha escapado de esta tendencia general; como afirma Buxó i Rey:
“Superar el paradigma positivista de la realidad empírica y pasar a un enfoque
constructivista y de selección visual de la realidad ha supuesto apostar por la
Ensayos sobre Arte, Comunicación y Políticas Culturales

192

continuidad entre sujeto y objeto y la discontinuidad entre lo real y la
apariencia, autenticidad, la autoridad y la autoría, y, frente a la precisión de la
versión única, incorporar la ambivalencia y la ambigüedad de las versiones
múltiples.” ( Ma. Jesús Buxó i Rey, 1999, p. 5).

Lo cual posibilita afirmar el proceso de realización como una construcción, en el cual
se presentan imágenes para representar y producir significados culturales.
“Las imágenes visuales se seleccionan para exagerar o aislar elementos que
den un sentido u otro a la acción, se manipula el tiempo y el espacio, y se crea
la ambigüedad suficiente o necesaria para que las imágenes se lean,
inquieten y persuadan de muchas maneras e incluso que, en situaciones de
contacto cultural y cambio social, se adecúen o modifiquen según las
condiciones de existencia. (Ibid.p. 5)

En términos generales, conviene pensar el desarrollo de un trabajo de investigación
en primer lugar como un proceso, y luego conviene también tener presente la existencia
de componentes diferentes en el mismo: las condiciones de realización, los cursos de
acción, y finalmente el producto (Samaja, 2005). El desarrollo del punto de vista, la
perspectiva teórico-metodológica, se da en una relación dialéctica con estos
componentes, por lo cual en gran medida la investigación se ve determinada por ellos y el
proceso a su vez los determina.
Sobre esta base es posible pensar en diferentes maneras de ubicar la cámara en la
investigación, tal como lo desarrolla Pinto Baro (1999). En primer lugar, es posible
identificar una modalidad que ubica la cámara como herramienta de investigación. Se
podría decir que es la modalidad más extendida en las diferentes ciencias sociales. En
este caso la cámara es parte del proceso de recogida tanto de información visual como
auditiva, e implica las tres fases clásicas de la realización: pre-producción, producción y
post-producción. Se supone en este caso, que lo que se graba será analizado
posteriormente y se guarda como registro fílmico de la realidad estudiada.
Es posible distinguir una segunda modalidad en el uso del registro audiovisual en
donde se considera el video como producto final. Aquí, el video deja de ser sólo un
registro “objetivo” de la realidad, sino que es el resultado de la investigación. Claramente
en este caso el video es un fenómeno cultural por sí mismo, que refleja los sistemas de
valores, sistemas de códigos y procesos cognitivos de su creador o creadores. El video en
sí mismo, considerado como producto final, debe trasmitir el mensaje y es a su vez el
medio de trasmisión. Esta duplicación considera que en el momento de la pre-producción
se determina prácticamente el producto de investigación y cómo se va a realizar. Se debe
Ensayos sobre Arte, Comunicación y Políticas Culturales

193

pensar la historia, es decir, escribir el guión tanto técnico (movimiento de cámara, planos,
angulación, tipo de transiciones, etc) como literario (contenidos teóricos).
En estas dos propuestas metodológicas queda claro que se trata de actividades en
las que se ven implicadas tanto el vídeo como las ciencias sociales: el uso de la cámara
para producir datos investigables y la producción de documentales encaminados a
comunicar conceptos antropológicos. En ambos casos el investigador/a está presente en
todas las fases del proceso (preproducción, producción, postproducción), elaborando a su
vez marcos teóricos. (Pinto Baro, Op. Cit. p. 95)
La tercera propuesta considera la utilización de la tecnología audiovisual como
profesión. Existe una diferencia en este caso con las propuestas anteriores: aquí el
investigador social forma parte de un equipo multidisciplinar (técnico y profesional)
dedicado al mundo de la comunicación. Su función dentro del equipo puede variar, y los
propios productos pueden ser variados: reportajes, documentales, cine etnográfico y cine
de ficción.

V. Sobre esta base conceptual realizaremos un primer acercamiento al análisis de
documentales que se ubican en un posicionamiento crítico respecto de la realidad. En
este caso, nos referiremos a Un Tren a Pampa Blanca, documental realizado por Adolfo
“Fito” Pochat sobre un viaje en un tren muy particular, el “Tren Hospital” que desde hace
30 años lleva médicos voluntarios para dar asistencia a distintas poblaciones del norte de
nuestro país. El documental refiere al viaje a Pampa Blanca, un pueblo de Jujuy en donde
se manifiestan situaciones de extrema pobreza. Se elabora a través de imágenes sobre
los distintos paisajes por los cuales transita, y testimonios de los médicos y asistentes
voluntarios. Deja ver simultáneamente en su recorrido la espléndida belleza del territorio y
la desigualdad social existente. Sobre esta base, el documental se conforma alrededor de
la ética del compromiso humanitario en una gesta asistencial que se presenta como difícil,
tanto por la lejanía como por las situaciones de marginalidad social que deben afrontar los
profesionales de la salud. Y se termina centrando en la situación social de la población de
Pampa Blanca, un poblado de la provincia de Jujuy de unos
En el relato documental pueden identificarse dos partes: en una primera se da
cuenta del contexto social al cual se enfrenta la actividad profesional de médicos y
enfermeros, el relato trascurre así sobre la experiencia del Tren Hospital, de los médicos
voluntarios, sus intereses y motivaciones, y lentamente se van incorporando elementos
Ensayos sobre Arte, Comunicación y Políticas Culturales

194

que definen la última parte del trabajo, centrado en la experiencia de vivir en la ignorancia
y la pobreza material de un grupo de familias de Pampa Blanca.
De esta manera, las diferentes situaciones de asistencia sobre las más diversas
problemáticas se suceden en el cotidiano del tren hospital, y lentamente va ganando lugar
el testimonio de los propios pobladores. Según palabras del propio director, siempre la
idea fue centrarse en la población y no en el Tren ni en los médicos.
En suma, el documental da cuenta de la experiencia asistencial del Tren Hospital,
sus variadas prácticas a lo largo de los diferentes viajes realizados a un mismo lugar,
Pampa Blanca, a lo largo del tiempo. Y en este sentido se convierte en documental de
denuncia de las situaciones existentes, aunque, en palabras de su director, sea sólo
mostrar:
"el objetivo que yo me propuse en la película es mostrar, mostrar lo que pasa,
lo que sucede en esos lugares". -¿Sos un ojo? (repregunta el periodista). "Si,
intento ser un intermediario entre lo que le pasa a esta gente y el público en
general. Yo no voy con la intención de demostrar nada, ni siquiera de
denunciar, simplemente de mostrar una realidad que, en este caso está en
Jujuy que es el lugar que hemos elegido para contar esta historia pero que
puede estar en cualquier otro lugar de la Argentina, incluso acá en Buenos
Aires." (Entrevista a Fito Pochat en TN Ciencia, mayo 2011).

Si bien no quedan dudas sobre cuáles han sido sus intenciones, por otro lado, en su
forma de elaboración introduce elementos que generan dudas respecto de la relación
establecida con los sujetos, que podrían dejar en suspenso su efectividad como ojo que
sólo mira la realidad. Demás está decir que precisamente es la representación de la
realidad la que resulta cuestionada a la luz de sus propios objetivos. En este sentido,
conviene recordar que el proceso de investigación involucra las formas de utilización de la
herramienta audiovisual, y su puesta en relación con el conjunto de las relaciones
sociales, ámbito en donde los realizadores ocupan una posición diferente –en general- a
la que ocupan los sujetos involucrados en el registro, y que se deja ver claramente en el
producto final. La crudeza de las imágenes, así como la propia voz de los pobladores
interpelados en sus viviendas, testimonios invalorables para alcanzar la meta propuesta
de hacer ver su situación de emergencia social, no alcanzan para ocultar que lo que se
muestra tiene una impronta indiscutible del realizador y su posición social. Dice Pochat:
“Relacionarme con la gente y lograr intimidad con ellos para poder contar su
problemática resultó un verdadero desafío. El director no puede abusar del
poder ante los entrevistados. Traspasar la línea sería vulnerar sentimientos.
Con algunos establecí una relación muy estrecha, como es el caso de
Adriana, una chica que estaba embarazada. Ella estaba esperando turno y yo
Ensayos sobre Arte, Comunicación y Políticas Culturales

195

intervine para que se la atendiera rápido. La acompañé en la ambulancia
hasta el hospital de Perico y presencié el parto, como muestra la película. Era
su tercer parto. Sus hijas anteriores eran de padre desconocido y las había
tenido en su casa, en condiciones sumamente precarias. Adriana me permitió
superar preconceptos. Yo no la culpaba de su embarazo, pero sí pensaba que
las campañas de divulgación de los métodos anticonceptivos por parte del
Estado son insuficientes. El problema no era, sin embargo, el Estado. Estas
mujeres tienen un fuerte deseo de quedar embarazadas. No tienen trabajo,
familia, ni educación; rara vez reciben la alimentación necesaria y sólo desean
ser madres. Este sentimiento arraigado culturalmente les da sentido a sus
vidas y construyen su mundo alrededor de él.” (Adolfo Pochat, Diario Página
12, 28/04/2001)

La claridad con la cual se afirma que “el director no puede abusar del poder sobre
los entrevistados” es una forma de reconocer que esa distancia social existe y que el
poder es real, lo cual habilita el desafío de plantearse cómo lo disuelvo y/o controlo en el
proceso de realización, siempre y cuando la preocupación sea una representación
fidedigna del objeto definido. Esa distancia se manifiesta también en la entrevista en el
lugar que le asigna al Estado en relación a la situación social existente: de suponer, lo que
considera un prejuicio, una ausencia del Estado a considerar que se trata de un
“sentimiento arraigado culturalmente”, ya que “estas mujeres tienen un fuerte deseo de
quedar embarazadas”, lo cual les da “sentido a sus vidas”; o sea que el director lo
resuelve (y disuelve) como una cuestión cultural cuando se trata de un proceso de
marginación histórico que ha generado algunas características singulares de
sobrevivencia, y en este sentido sí culturales, pero cuyo marco de desarrollo es la
ausencia del Estado en resolver problemas estructurales (educación, salud, vivienda,
trabajo).
En conclusión, a pesar de la consciencia del director sobre los problemas sociales
en el proceso mismo de realización, no se alcanza a ver en el producto final que se haya
dado un trabajo muy minucioso para disolver la distancia social existente (médico-
cineasta/poblador), ni tampoco para avanzar más allá de los prejuicios existentes. De esta
manera el documental sólo logra mostrar esa distancia, reafirmando lo que ya formaba
parte del universo simbólico del realizador. Además, el punto de vista del artista, en su
intento de dar cuenta (mostrar) tanto de la experiencia humanitaria como de la situación
social existente, en ciertos casos vulnera la intimidad de los sujetos: imágenes tanto sobre
la asistencia médica como del interior de sus viviendas, sus alegrías y tristezas, su
pobreza, si bien se han pensado en un intento de dar cuenta de su situación social, de
denuncia, construyen una visión sobre sujetos subalternizados y que por esa misma razón
Ensayos sobre Arte, Comunicación y Políticas Culturales

196

pueden ser mostrados como desposeídos de cualquier dignidad. Resulta inimaginable
que ciertas tomas pudieran llevarse a cabo respecto de sujetos sociales que en la
actualidad no sean los sometidos a la más absoluta pobreza

VI. Conclusiones

Las conclusiones sólo pueden ser provisorias en un trabajo de investigación en
curso, pero de todas maneras existen algunas cuestiones que resultan posibles de
establecerse con algún grado de verosimilitud, en continuidad con el conocimiento
acumulado en la materia. Así, es posible afirmar la lógica de la práctica de investigación,
cuyos mayores avances en los últimos años se han dado en el reconocimiento del sujeto,
ha abandonado definitivamente la distinción tajante entre el sujeto que investiga y el
objeto, a favor de la subjetividad inherente a todo proceso de conocimiento. La
inexistencia de barreras contundentes entre sujeto y objeto, sin embargo no inhabilita el
avance del conocimiento científico sobre la realidad, dado que esta subjetividad inherente
puede ser controlado a través de un conocimiento teórico-metodológico de todo el
proceso, lo cual involucra sin duda la utilización de las diferentes técnicas de recolección
de información (el proceso de la construcción de datos), entre ellas la entrevista en
profundidad y la observación, usadas prolíferamente en el documental comentado.
Este avance de la epistemología constructivista se asienta, entre otras cosas, en el
reconocimiento de la distancia social existente entre el sujeto investigador y el sujeto
investigado. Precisamente, la no-invasión de los espacios sociales redunda en mejores
resultados; por el contrario, cuando esa distancia se conoce pero no se realiza un trabajo
para que su efecto sea el mínimo posible en los resultados conseguidos, en general la
edición final la refuerza, el producto final presenta no sólo limitaciones en cuanto resultado
como proceso de investigación –porque si bien Un Tren…alumbra zonas de la realidad,
las mismas forman parte de una constante de al menos las últimas cuatro décadas en
nuestro país y no creemos que agregue nada nuevo a lo que ya se conoce-, sino que
agrega también una cuestión ética que merece un mejor desarrollo y resolución -como
problema- en este tipo de producto simbólico, pensando en cuáles relaciones afirma y
cuáles quiere cambiar; en definitiva, cómo juega en la construcción de la sociedad, incluso
más allá de las buenas intenciones de los propios realizadores.

Ensayos sobre Arte, Comunicación y Políticas Culturales

197

Según Hugo Zemelman (2006), en el proceso de investigación pensado desde una
perspectiva liberadora,
“Lo que está en juego es la capacidad de plantearse un problema, practicar un
razonamiento que no quede atrapado en los conocimientos ya codificados; ser
críticos de aquello que nos sostiene teóricamente, o sea, ser capaces de
distanciarnos de los conceptos que manejamos, así como también de la
realidad observada. Es decir, no solamente tenemos la obligación de
distanciarnos de aquellas teorías que de alguna manera conocemos para no
incurrir en una reducción de la realidad, sino también implica cuestionar lo
empírico, lo que observamos, porque esto puede no ser lo relevante, puede
ser sólo la punta del iceberg. (Op. Cit: 11)

Aparecen aquí destacados tanto la cuestión de los prejuicios del
investigador, que juegan en todo el proceso de investigación, y que Gastón
Bachelard (1987) identificó en su momento como un “obstáculo epistemológico”,
y la posición crítica que permite buscar la “esencia” superando la mera
apariencia”, para no creer ingenuamente que sólo la observación nos permita
alcanzar un conocimiento completo de la realidad. Y sigue Zemelman,
“Y esa punta del iceberg que miramos morfológicamente no es el problema;
en el mejor de los casos puede ser un tema –por ejemplo, el de la pobreza, la
injusticia, la desigualdad, la opresión- que vamos a estudiar. Los temas
pueden ser sólo enunciados que creemos son claros porque son un recorte
empírico de lo observable, pero que en realidad solamente son un aspecto
que asoma a la situación, ocultando la mayor parte de lo que es como
problema.” (Id.)

La realización audiovisual, cuando persigue fines de conocimiento, aunque sea sólo
mostrar tal como el documental comentado, no escapa a estas nociones que hacen al
trabajo del investigador social. A diferencia del puro dato primario logrado a través de la
observación, el documental ya editado nos habla en buen grado de su realizador. De esta
manera, en este trabajo quisimos poner en evidencia estas relaciones entre investigación
y realización audiovisual, y reflexionar sobre algunas relaciones existentes entre la
práctica de realización audiovisual, la práctica de investigación y la incidencia de los
mismos como productos simbólicos.
En esta línea de razonamiento, luego de establecer las premisas teóricas
necesarias para el análisis desde nuestra perspectiva, avanzamos sobre el comentario de
un documental realizado recientemente, el cual ha merecido diversos premios, y cuyo
objetivo de realización ha sido el conocimiento de lo social en algunas de las facetas que
lo componen.
Ensayos sobre Arte, Comunicación y Políticas Culturales

198

Como toda reflexión, encuentra un límite provisorio en la necesidad de dar cuenta
de los resultados parciales. Resulta a esta altura un lugar común dar cuenta de dos
cuestiones: por un lado, que a los artistas les resulta muy problemático hacer conocer sus
propios procesos creativos, y en segundo término, y relacionado con lo anterior, que el
ámbito artístico-académico se ha estructurado con la preeminencia de los trayectos
académicos y en menor medida artísticos, aunque haya avances en este proceso. En la
relación entre investigación y realización audiovisual, incluso el propio director del
documental comentado parece invalidar lo que hemos afirmado. Pero como hemos visto,
en este dar cuenta de lo que se hace, se puede observar una toma de consciencia de los
problemas existentes, que, a nuestro criterio, no se resuelven en el proceso de
realización.
Desde nuestra perspectiva, un tipo de trabajo de investigación que se relaciona
fuertemente con la realización de documentales con temática social es la co-construcción
o co-investigación, una perspectiva de creación de conocimiento que le otorga a los
sujetos que forman parte de la realidad bajo estudio un lugar de relevancia en el proceso
total de investigación. Por ende, se ubica desde una óptica particular en el problema
epistemológico secular de la relación sujeto-objeto. Y por otro lado, se involucra
críticamente con la realidad histórica en la cual dicha relación se concretiza, asignando al
sujeto investigador la capacidad –y necesidad- de plantear problemas de investigación.
La proliferación, el rescate en algunos casos, la sistematización y difusión de viejas
y nuevas técnicas de construcción de información, le ha otorgado en el último tiempo una
nueva relevancia a esta perspectiva. El desarrollo de investigaciones desde una
perspectiva cualitativa, basadas en el uso de entrevistas, historias o relatos de vida,
investigación-acción, etc., se introducen en este campo problemático, y aportan con
mayor o menor suerte en relación a las cuestiones epistemológicas, teóricas, y
metodológicas que hacen al avance del conocimiento social. Entendemos que la
realización de documentales sociales debe abrevar en esta perspectiva para no dar por
supuesto rupturas epistemológicas que finalmente no se ven realizadas en el producto
final, y que se debe entender que la realización audiovisual, como producto simbólico, no
es ajena a la construcción de poder en una sociedad. En el fondo, entender un momento
histórico es entender la lógica constructora del poder que no es el poder bruto, que no es
el poder visible, sino que es esa lógica constructora del poder que se manifiesta en
múltiples expresiones, incluso por encima de las mejores intenciones de los sujetos. Esa
lógica de control se manifiesta claramente en lo que se ha definido clásicamente como la
Ensayos sobre Arte, Comunicación y Políticas Culturales

199

razón instrumental, que se corresponde con otro proceso, el proceso de la reducción de
las dimensiones humanas a una sola dimensión que es la del homo faber.
La noción de construcción de sociedad refiere a la capacidad de intervención en lo
social que tiene cualquier realización material o simbólica. Deberíamos estar atentos a
esta dimensión de las prácticas, dado que las mismas se dan al interior de los límites de
una lógica de control que escapa a los individuos entendidos en forma aislada.


Bibliografía citada
BACHELARD, G. (1987) La formación del espíritu científico. México: Editorial Siglo XXI.
BAUMAN, Z. (1997) Legisladores e intérpretes: sobre la modernidad, la postmodernidad y
los intelectuales. UNQ.
BOURDIEU, P. (1990) Sociología y cultura. México: Grijalbo.
BUXÓ I REY, M. J. (1999) “…que mil miradas”, en Ma. Jesús Buxó y Jesús M. de Miguel
(eds.) (1999) De la comunicación audiovisual. Fotografía, cine, vídeo, televisión.
Barcelona, España. Proyecto A Ediciones. 1999.
GRAMSCI, A. (1986): Cuadernos de la cárcel. México, Juan Pablos Editor; 6 tomos.
IBAÑEZ, J. (1994): El regreso del sujeto. Madrid, Siglo XXI.
MATO, D. (2005): “Estudios y otras prácticas intelectuales latinoamericanas en cultura y
poder”, en Daniel Mato (comp.) Cultura, política y sociedad. Buenos Aires, Clacso.
PINTO BARO, C. (1999) “Vídeo”, en Ma. Jesús Buxó y Jesús M. de Miguel (eds.) (1999)
De la comunicación audiovisual. Fotografía, cine, vídeo, televisión. Barcelona: Proyecto A
Ediciones.
ROMAGUERA I RAMIÓ J. y ALSINA THEVENT, H. (1989): Textos y manifiestos
del cine. Estética, escuelas, movimientos, disciplinas, innovaciones. Madrid,
Cátedra.
SAMAJA, J. (2005) Epistemología y metodología. Buenos Aires: Eudeba.
VERÓN, E. (1969): El surgimiento de las Ciencias Sociales, Siglomundo, N° 43, Buenos
Aires, Centro Editor de América Latina.
ZEMELMAN, H. (2004): “¨Pensar teórico y pensar epistémico. Los restos de las ciencias
sociales latinoamericanas”, en Irene Sanchez y Raquel Sosa (coord..) América Latina: los
desafíos del pensamiento crítico. México: Siglo XXI. Disponible online:
http://issuu.com/ipecal/docs/pensarteorico
Ensayos sobre Arte, Comunicación y Políticas Culturales

200

ZEMELMAN, H. (2006): El conocimiento como desafío posible. México, Instituto
Politécnico Nacional.






Ensayos sobre Arte, Comunicación y Políticas Culturales

201















RESISTENCIAS













Ensayos sobre Arte, Comunicación y Políticas Culturales

202



Liliana Maresca: una artista de la resistencia ante el vaciamiento
de la dimensión política de su obra

MARÍA LAURA AYALA LENCINA
121

MALENA SAN JUAN
122




Entregando todo lo que tenga para dar
La vida
Algo
Lo que sea
Lo que soy
Entera
123


Maresca y sus dimensiones políticas

La artista Liliana Maresca (Avellaneda, Prov. de Bs As 1951- Bs As 1994) de
formación artística mayormente tradicional
124
incursionó en otras formas de hacer arte
como la fotoperformance, instalación, arte colectivo, utilizando estrategias neo-
conceptuales y neodadaístas.
Examinando detenidamente la bibliografía actual sobre la obra de la artista
acusamos el hecho de que se ha priorizado y analizado su obra desde el interés de la
artista por la alquimia. Si bien investiga en muchos de sus trabajos este aspecto, lo
alquímico no es el único discurso que entrecruza sus obras, también se presentan
fuertemente otros temas. Tales como la crítica a las instituciones artísticas y el mercado
del arte, la construcción del rol de la mujer, el poder político y la violencia social, también

121
Facultad de Filosofía y Letras, Universidad de Buenos Aires.
122
Facultad de Filosofía y Letras, Universidad de Buenos Aires.
123
MARESCA Liliana, 2006, El amor-Lo sagrado-El arte, Buenos Aires: Leviatán.
124
Transitó la Escuela Nacional de Cerámica, realizó clases de pintura con Renato Benedetti, de
dibujo con Miguel Ángel Bengochea y de escultura con Emilio Renart.
Ensayos sobre Arte, Comunicación y Políticas Culturales

203

Sin Título. Serie Liliana Maresca
con su obra. Fotografía Marcos
López, 1983, fotoperformance.
el humor y lo lúdico. Estos ejes o temáticas no deben pensarse de forma unilateral, dado
que se articulan otorgando a sus obras una complejidad discursiva.
Para pensar la obra de Maresca debemos concebir la palabra política
principalmente en dos sentidos del término. En primer lugar creemos que hablar de
género es siempre una posición política en sí, y en segundo lugar su obra incrimina, a
grandes rasgos los problemas políticos-sociales de la década de los años 80 para derivar
en el neoliberalismo latente en los años 90. Ella misma se refirió a su producción diciendo
(LAURÍA, 2008: 147)
[…]Yo me ocupo de la realidad porque me interesa, me motiva, y, de tal
modo, me sale una obra no panfletaria que toca zonas de la realidad. Mi
intención es la de meter dedos en el culo de la gente; me gusta expresar lo
que pienso y llevarlo al extremo […]

En cuanto a la cuestión de género creemos necesario hacer una distinción entre
género y sexo, términos que no debemos confundir, ya
que uno no implica necesariamente el otro. Y que por lo
tanto no cualquier mujer artista por el hecho de serlo, su
obra va a plantear una problemática de género. Patricia
Mayayo (2003 (2010): 116, 118) afirma que así como el
sexo nos puede parecer un término que apunta a lo
biológico y determinado, el género es producto de una
construcción social y por lo tanto susceptible a ser
redefinido constantemente. El género no se construye
siempre de la misma forma en diferentes contextos
históricos, porque se entrecruza con otros componentes
discursivos de las identidades como el origen étnico, la
clase social, la orientación sexual, la religión. Por
ejemplo el cristianismo, siendo una institución
conservadora, mantuvo desde siempre el lugar de la
mujer en la sociedad reservado a la procreación entre
otros “mandatos”. Sumergidas en una sociedad
patriarcal numerosas artistas a lo largo del siglo XX, han criticado desde sus producciones
los roles que se le adjudica a la mujer. Maresca trabaja en algunas de sus obras desde
esta perspectiva, así en sus fotoperformances en donde aparece con sus trabajos, la
artista se presenta sentada desnuda en soledad tomando en su regazo a su obra Carozo
Ensayos sobre Arte, Comunicación y Políticas Culturales

204

Carozo de Durazno, 1982,
poliuretano expandido y
madera, 40 x 26 x 20 cm.
Ecuación - El Dorado, 1991, instalación: madera, yeso,
laca, esmaltes, sillón colonial, terminal de computadora
e impresora, obra desaparecida no se poseen sus
dimensiones, exposición colectiva La Conquista,
Fotografía de Adriana Miranda.
de durazno cual si fuera un niño que está siendo acunado
por su madre. Esta imagen nos invita a reflexionar y
cuestionar sobre la maternidad transferida principalmente a
la mujer. ¿Acaso la mujer es la única que tiene hijos? ¿Los
tiene sola, como por gracia divina? Pero no solo esto, hay
algo más Carozo de durazno realizado de poliuretano
expandido, simula una enorme vagina. Sus
contemporáneos mencionan que llamativamente esa obra
siempre estaba húmeda.
Si bien la artista no se asumió nunca como feminista,
su trabajo siempre estuvo materializado en torno a la
construcción de la mujer en la sociedad. Es por esta razón
que nos permitimos una lectura en el análisis de su obra, a
través de la teoría de género.
Debemos siempre enmarcar a Maresca como una artista que ha sabido trabajar con
otros, y de hecho promovió esa metodología de trabajo. De ese modo cuestionó el canon
de la Historia del Arte que promueve al artista “genio”, que en su soledad crea casi por
acción “divina”. A este aspecto
debe sumarse su carácter de
articuladora social y promovedora
de acciones colectivas como
podemos apreciar en Lavarte,
instalación colectiva y performática
en un lavadero automático o la
Kermersse, de principios de los
años 80, evento que cuenta con
numerosos artistas no solo artistas
plásticos, sino también músicos y
actores entre otros.

Por otro lado es interesante
mencionar la paradigmática muestra colectiva que gestionó con más de 40 artistas en
1992 en torno a La Conquista de América. Estos vínculos han sido analizados, y
contextualizados en la escena local del undergrounnd, donde se salía a “ganar” la calle y
Ensayos sobre Arte, Comunicación y Políticas Culturales

205

Cristo de la autotransfusión de sangre,
1988, obra desaparecida no se poseen
sus dimensiones.
Imagen pública - Altas esferas, Fotografía
Adriana Miranda, 1993, fotoperformance
en la Reserva ecológica, Costanera Sur,
Buenos Aires.
los espacios institucionales, como el actual Centro Cultural Recoleta. Pero uno de los
vínculos que han sido poco analizados es el de su relación con artistas feministas
contemporáneas.
En 1985 Monique Altschul convoca a la
artista trabajando en un proyecto sobre los
grupos humanos, el mismo se llamó
Transformaciones. Uno de los últimos grupos
fue en el que se convoco a mujeres, entre ellas
Maresca. De los cuestionamientos y reflexiones
de esa experiencia nace Mitominas I en 1986,
muestra colectiva que se propuso reflexionar
sobre los mitos construidos en torno a las
mujeres, en la cual no solo un amplio grupo de
artistas mujeres expusieron obras en lo que
hoy es el Centro Cultura Recoleta, sino que
además se realizaban conferencias, mesas
redondas donde se reflexionaba sobre estos
mitos y construcciones sociales. Si bien en
Mitominas I Maresca no participó con obras propias, en 1988 está experiencia colectiva se
repite. En Mitominas II, se propone trabajar sobre los mitos de la sangre y allí la artista
participa con una polémica obra, el Cristo de
la autotransfusión de sangre, que casi cuesta
el cierre de la exposición. (ROSA, 2009)
Otra dimensión no abordada hasta el
momento es el hecho que sus
fotoperformances en las que ella aparece con
sus obras
125
a modo de autorretratos, la
artista se construye con su propio cuerpo
como mujer y como mujer artista. La
historiadora del arte Serrano de Haro (2000: 62)
afirma:

125
En este artículo incluimos varias de estas series de fotoperformance, tales como: Maresca con
su obra realizada por Marcos López, Maresca se entrega a todo destino de Alejandro Kuropatwa e
Imagen pública - Altas esferas tanto la fotoperformace realizada para las invitaciones de la muestra
de Marcos López como la retratada por Adriana Miranda.
Ensayos sobre Arte, Comunicación y Políticas Culturales

206

Marcos López. Liliana Maresca: Imagen
pública - Altas esferas, 1993,
fotoperformance, tarjeta postal de la muestra,
12 x 18,3 cm.
Maresca se entrega a todo destino, Fotografía Alejandro Kuropatwa, 1993,
fotoperformance publicada en el número 8 de la revista El Libertino, Buenos Aires,
1993
[…] no será hasta el siglo XX cuando la imagen de la mujer artista pase a ser
un tema esencial. Hasta entonces la artista había usado el autorretrato para
definirse dentro de la tradición pictórica, ahora la mujer utilizará el autorretrato
para construirse como mujer [...]

Maresca, fue en parte invisibilizada
por la Historia del Arte desde múltiples
aspectos: por ser mujer, por tener sida, y
porque su obra estaba en contra del
sistema del arte y del sistema político,
además por ser critica y reflexiva del rol de
la mujer. En este punto Mayayo (2003: 56)
resalta el término “negociación” para
contrarrestar la visión simplista de las
mujeres como víctimas pasivas o audaces
luchadoras contra la opresión patriarcal.
Como afirma la historiadora del arte (2003:51) Todo lo que las mujeres producen como
artistas se mide en función de su pertenencia al sexo femenino y se evalúa a la luz de ese
difuso pero persistente concepto que es la “feminidad”.
















Ensayos sobre Arte, Comunicación y Políticas Culturales

207

Malvina, 1982, técnica mixta,
70 x 50 cm.
Sin título, c. 1993/1994, tinta
y pastel sobre papel, 22,1 x
15,8 cm.
El carácter polisémico de su obra

Como ya hemos mencionado, actualmente se ha desarrollado una amplia
bibliografía sobre la artista que se centra en el tratamiento que ha realizado sobre la
alquimia. Si bien consideramos pertinente dicho abordaje, creemos que lo alquímico no es
el único discurso que entrecruza sus obras, en tanto otros como la crítica a las
instituciones artísticas y el mercado del arte, la construcción del rol de la mujer, el poder
político y la violencia social, el humor y lo lúdico fluyen a lo largo de su producción. Estos
ejes o temáticas no deben pensarse de forma
unilateral, dado que se articulan otorgando a sus
obras de un carácter polisémico.
A partir del análisis de obras de diferentes
momentos de la carrera de esta artista, iremos
viendo la articulación de estas temáticas, y las
interpretaciones posibles en torno a las mismas.
La construcción de la mujer y lo femenino, el
cuerpo y la violencia de género se manifiestan
claramente en una serie de obras a lo largo de su
producción. Por
ejemplo tanto en la
obra titulada Malvina
de 1982, como en
algunos dibujos
sobre todo realizados
antes de morir ponen en relieve estos aspectos a través
del dibujo de los genitales femeninos asociados a la
sangre. Esta última puede ser leída en un doble sentido,
como menstruación pero también como fluido principal
que permite la vida. Puntualmente en Malvina se
resignifica la sangre derramada haciendo referencia a la
violenta y reciente guerra por las Islas Malvinas. En sus
últimos dibujos, la sangre también se puede asociar a la
vía de transmisión del virus del VIH/SIDA, enfermedad que padecía desde 1987. Su
objeto, al cual ya hicimos referencia Carozo de durazno que simula una gran vagina. En
Ensayos sobre Arte, Comunicación y Políticas Culturales

208

Sin título, 1994,
dibujo sobre
papel, 17 x 11

Torso, 1982, poliuretano expandido y
metales varios, 93 x 58 x 30 cm.
Sin título, 1994, tinta y
pastel sobre papel,
20,3 x 12 cm.
Pareja, 1985, mueble, prendas
íntimas y hierro, 60 x 40 x 50 cm.
otros utiliza moldes de bustos femeninos plásticos donde aparenta
torsos aprisionados. En Torso juega ambiguamente con la
genitalidad femenina y masculina, dando lugar a reflexiones sobre
el rol del hombre y de la
mujer como construcciones
que exceden lo genital.
Otros objetos
encontrados e intervenidos
en los años 80, como
Pareja que exalta la
relación marital entre un hombre y una mujer. Un
cajón abierto muestra en su interior ropa íntima
femenina y otro cajón con ropa interior masculina,
arriba del mueble dos
eslabones oxidados de
una cadena imposible
de cortarse por la
fortaleza del hierro hace
eco de la frase “hasta
que la muerte los separe”. Advertimos así un cuestionamiento a
este tipo de alianza
social y construcción
entorno a los sexos.
En esta misma
clave construye un
ensamble de 1983
sumando el problema de
la violencia de género con un zapato femenino
ensangrentado que rompe un retrato de una pareja
encuadrado en un marco ovalado. Estas dos
últimas obras mencionadas parecieran
complementarse mutuamente y fundirse en una
sola, crítica hacia la institución familiar ¿hasta que
la muerte los separe? ¿A cualquier costo?
Ensayos sobre Arte, Comunicación y Políticas Culturales

209

Sin título, c. 1983, ensamble con objetos
encontrados, obra desaparecida, no se
poseen sus dimensiones.
Espacio Disponible, 1992, instalación: dos carteles de
chapa esmaltada y madera para colgar y uno de pie,
medidas variables, Casal de Catalunya, Fotografía de
Adriana Miranda.
Maresca se entrega a todo destino
reza el título de la fotoperformance que
realiza en el año 1993, en donde
Kuropatwa la fotografía de cuerpo entero
mostrándose en algunas tomas desnuda o
semidesnuda en actitud provocativa y
hasta sensual. Previamente había
realizado una instalación en el Casal de
Cataluña donde cuestiono el carácter de
obra artística y del mercado del arte con su
muestra Espacio disponible apto a todo
destino. En dicha muestra unos carteles
publicitarios anunciaban que estaba apta a
todo destino y dejaba su teléfono en la
estética del cartel inmobiliario o publicitario
de la época. Esta fotoperformance se publica a doble tapa en la revista El Libertino,
cuestionando los límites del arte y los espacios de circulación de obras. En las fotos
Maresca “se entrega a todo destino” y realiza una especie de strip tease donde nunca
queda desnuda completamente,
aparte de relacionarse con su
ropa en esta performance lo hace
un pequeño oso de peluche,
lindando con el humor, lo lúdico y
el absurdo. Un factor interesante
de esta obra es que en el texto
que acompaña las imágenes ella
misma se caracteriza como
escultora. Maresca juega con los
límites del arte y crea una obra
abierta, su teléfono se publica en
este aviso-performance. La obra
se completa finalmente con el
llamado telefónico del consumidor-espectador de la obra y el posterior encuentro con
algunos de estos.
Ensayos sobre Arte, Comunicación y Políticas Culturales

210

Imagen pública - Altas esferas, 1993,
instalación: gigantografías, tinta, salivadera,
sonido, medidas variables, Escenografía sonora:
Daniel Curto, Fotografía: Adrián Rocha Novoa.
También en la serie Imagen pública - Altas esferas vuelve a jugar con los límites
del arte: esta vez su instalación se conforma con gigantografías extraídas del archivo de
Página 12 donde personajes políticos, empresarios y militares, se agrupan e invaden el
espacio de la sala. En el centro una pirámide con una fuente en la cual cae una gota de
tinta de forma constante, una salivadera y un audio de fondo de Daniel Curto. La imagen
pública de estos personajes de las altas esferas del poder dialogan y son cuestionados en
su exposición, la obra se resignifica en
el catálogo, dado que para el mismo
Maresca posa desnuda sobre estas
imágenes, pone el cuerpo y se expone
sin máscaras ante los medios y el
poder político. Finalmente realiza una
performance registrada por Adriana
Miranda en la Reserva ecológica de
Buenos Aires. Junto al río la obra
vuelve a cobrar un significado diverso,
la cual puede vincularse con la última
dictadura militar y los “vuelos de la
muerte” la imagen en ese entonces, de
los actuales presidentes de Estados
Unidos y Argentina genera una
genealogía en este punto, una
continuidad política.
Maresca es una artista difícil de clasificar y analizar por la variedad de los recursos
expresivos-artísticos que utilizó, a pesar de ello en cada una de sus producciones,
podemos visualizar los diferentes ejes mencionados anteriormente y por sobre todo la
trasgresión de los propios límites del arte, acentuando un carácter enérgicamente
polisémico.
Consideramos necesario indagar, rescatar y reconstruir los diferentes discursos de
su obra, ya que su carácter polisémico no puede cercenarse. El trinomio Arte-política-
género es imposible separarlo en sus obras. Estamos convencidos de que un análisis de
este estilo limitaría y entorpecería la lectura de la esencia de su trabajo. Es por esta razón
que desaprobamos el vaciamiento de sentido político de su obra, al modo “Light” en el
cual en los años 90 se encasillaron muchos artistas contemporáneos. Otra lectura
Ensayos sobre Arte, Comunicación y Políticas Culturales

211

apolítica de su obra es la que solo destaca su vida privada. De este modo acusamos el
problema de poner el foco y principal atención en su vida, biografía y personalidad que
cruza su obra de forma romántica y agregando una carga emotiva tal cual lo hicieron los
historiadores del arte con Frida Khalo. No por ello negamos que su obra esté atravesada
por su vida porque es inevitable y sería absurdo no relacionar sus trabajos donde aparece
la sangre con su enfermedad o la muerte con su propio final anticipado.
Las diversas problemáticas que plantean su trabajo deben enriquecer y
complementar los análisis entorno a su obra sin dejar de lado ninguna dimensión, para no
anular de esta manera las múltiples reflexiones que nos provocan su trabajo.

Resistiendo al canon

Al analizar el modo en el cual se incluyó a Maresca en el relato de la Historia del
Arte y recuperar su obra desde diversas perspectivas desarticulamos el canon dominante.
A su vez rearticulamos uno nuevo, que incluya y visibilice la obra de artistas mujeres en
torno a todas las problemáticas y dimensiones que abren sus obras. Parafraseando a
Mayayo quien hace eco de las palabras de Griselda Pollock, afirmamos que no basta con
la recuperación histórica por si sola sino que es necesaria la desarticulación de los
discursos de la Historia del Arte. (2003: 51)
Aún hoy la obra de Liliana Maresca se resiste a ser leída y vinculada en un solo
sentido revelándose ante nosotros en un sin fin de lecturas posibles y haciéndonos
reflexionar sobre la complejidad de nuestra propia sociedad actual.


Bibliografía
HASPER, G. (2006) Liliana Maresca documentos. Buenos Aires: Libros del Rojas.
Universidad de Buenos Aires.
LAURIA, A. (2008) Transmutaciones. Buenos Aires: MALBA-MACRO.
MARESCA, L. (2006) El amor-Lo sagrado-El arte. Buenos Aires: Leviatán.
MAYAYO, P. (2003) Historias de mujeres, historias del arte. Ensayos Arte Madrid:
Cátedra.
ROSA, M. L. (2009) El rol de las exposiciones en la escritura de la historia. Mitominas y el
origen de la relación arte-feminismo en Buenos Aires en Exposiciones de arte argentino
Ensayos sobre Arte, Comunicación y Políticas Culturales

212

1956-2006. La confluencia de historiadores, curadores e instituciones en la escritura de la
historia del arte, MNBA, Buenos Aires.
SERRANO DE HARO, A. (2000) Mujeres en el arte, espejo y realidad. Barcelona: Plaza y
Janés Editores.
SONTAG, S. [1988 (2005)] El sida y sus metáforas. Buenos Aires: Taurus.




Ensayos sobre Arte, Comunicación y Políticas Culturales

213



La invención del circuito artístico tucumano: de la „muerte de los
maestros‟ a la autogestión de instancias legitimantes

LUIS MARÍA ROJAS
126



Introducción

El presente trabajo forma parte de una investigación más extensa que intenta
indagar en las condiciones sociales de asignación de valor artístico en el campo de
producción de las artes visuales en San Miguel de Tucumán durante el período 2001-
2010. Aún cuando mi trabajo se presenta como un estudio contemporáneo, en el
desarrollo de mi investigación se tornó necesaria la reconstrucción de la génesis histórica
del campo actual del arte tucumano para comprender la posición ocupada por los
diferentes agentes artísticos y los modos de producción dominantes en la actualidad. Esta
necesidad me llevó a reconstruir los procesos mediante los cuales diferentes artistas,
gestores culturales, teóricos y críticos fueron ganando legitimidad en el sistema artístico
tucumano, así como las condiciones sociales e históricas que habilitaron la emergencia y
consolidación de nuevas líneas y estilos de producción en detrimento de una línea
histórica establecida y reconocida como un modo de producción tradicional en San Miguel
de Tucumán llamada genéricamente como la “escuela tucumana”.
Esta nueva línea en mi investigación me llevó a remontarme hasta mediados del
siglo XX con el surgimiento del Instituto Superior de Artes de la Universidad Nacional de
Tucumán y la llegada de los primeros “maestros” que consolidaron el Instituto como uno
de los más avanzados en Latinoamérica. Sin embrago, un análisis pormenorizado desde
los años ‟50 hasta la actualidad excede el espacio disponible en el presente trabajo, por
ello me centraré en el último cuarto del siglo XX que coincide con el período en que
comienzan a tomar forma la crítica a la escuela tradicional tucumana, los procesos de
emergencia de una nueva poiética en las artes visuales tucumanas signadas por las
experiencias posmodernas, y el surgimiento de nuevas instancias de legitimación creadas

126
CONICET-ISES-UNT
Ensayos sobre Arte, Comunicación y Políticas Culturales

214

ad hoc para abrir paso a los nuevos agentes artísticos. He resumido este proceso en la
idea de “invención del sistema artístico tucumano” para dar cuenta de la emergencia de
estos nuevos agentes al interior del campo artístico y su consolidación como los actores
dominantes desde el punto de vista productivo a través de diferentes estrategias de
legitimación. Es decir, “recién llegados” que comenzaron a subvertir las relaciones de
fuerza en el seno de un sistema existente y establecido, pero desfavorable a sus
intereses, a través de la “invención” de instancias legitimantes. En este sentido, destaco
tres elementos en ese proceso: la creación de un sistema teórico compacto y coherente
como contra-relato a la estética de los maestros, la autogestión de nuevas instancias e
instituciones legitimantes y la inserción en redes artísticas nacionales que conformarían el
nuevo perfil del sistema artístico tucumano tendiente a imponer nuevas categorías de
percepción, producción y valoración artística. En última instancia este proceso de
“invención” del sistema artístico fue una lucha simbólica por la detención del monopolio de
la legitimidad artística, es decir quién está autorizado a llamarse artista, quién tiene
autoridad para decidir quién es artista y quién detenta el monopolio del poder de
consagración de los productores y los productos. (Bourdieu, 1992: 334).

El sistema actual del arte en Tucumán

Algunas de las hipótesis que han guiado mi trabajo hacen hincapié en la dimensión
social de la asignación de valores artísticos. Principalmente considero que el valor de las
obras de arte no depende exclusivamente de la instancia de producción como
generalmente se ha establecido a través de diferentes teorías desde la estética o la
filosofía del arte, sino que, más bien, el valor es una asignación social, dependiendo en
gran medida, aunque no exclusivamente, de instancias extra-artísticas como la de
circulación.
En este sentido, el actual campo de producción artístico contemporáneo de
Tucumán está fuertemente ligado a un proceso de construcción de redes artísticas
nacionales durante las dos últimas décadas del siglo XX que ha consolidado una cadena
de lealtades entre diferentes instituciones y agentes que incide directamente en la
visibilidad y legitimación de artistas tucumanos. El proceso a partir del cual se construyó
esta red es complejo y presenta particularidades con respecto a procesos
contemporáneos por los cuales el arte del “interior” accedió a espacios de visibilización
nacional. Esto es así principalmente por un cierto capital simbólico colectivo acumulado
Ensayos sobre Arte, Comunicación y Políticas Culturales

215

desde la década de 1950 en la provincia de Tucumán dado por la presencia de grandes
maestros de la plástica que crearon una “escuela tucumana”: un modo propio de
producción artística ligado a la figuración y el compromiso político y social del artista con
un trasfondo regional, paisajista y americanista que ofrecía marcada resistencia a la
emergencia de ese nuevo grupo de artistas.
Sin embargo, la capitalización de estas nuevas redes de artistas contemporáneos
en términos de legitimación, visibilidad y asignación de valor económico y artístico
comenzó a arraigarse a principios del siglo XXI cuando los artistas tucumanos
comenzaron a ganar nuevos espacios a nivel nacional presentando el arte nuevo de
Tucumán como una credencial de acceso a espacios antes vedados. Varias condiciones
habilitaron este reconocimiento, pero fue por sobre todo la “invención”
127
de ese sistema
artístico que respondía a la demanda de un grupo específico de agentes. En términos
generales podemos decir que el panorama actual de las artes visuales tucumanas está
dominado por la presencia monopólica de una estética posmodernista asociada al
neoconceptualismo y el neopop. Demás está aclarar que existen otro tipo de
producciones que complejizan ese panorama, producciones en sintonía con un arte más
disciplinar y académico que continúa, aunque resignificando, aquella escuela
tucumana
128
, sin embargo es la línea posmodernista de producción, siguiendo los análisis
de Raymond Williams, la que se muestra como dominante en las artes visuales
tucumanas.

La construcción de la historia del arte tucumano

Descontando la primera mitad del siglo XX en donde las artes visuales no llegaron
a conformar un sistema homogéneo, la historia “oficial” de las plásticas tucumanas se
construye en tres momentos claramente discernibles: la época de los “maestros” con la
creación del Instituto Superior de Artes en el año 1941 y la llegada de Lino Enea
Spilimbergo como docente; un período de transición, de crítica y reacomodamiento de las
poiéticas en base al reposicionamiento de los agentes artísticos y de los discursos sobre
la producción de arte en Tucumán entre 1975 y 1990; y un tercer período a partir de la

127
El término “invención” del sistema artístico lo rescato de una entrevista otorgada por Marcos
Figueroa otorgada en la Feria ArteBA en el año 2011.
128
Alejandra Wyngaard en su libro Entre maestros y utopías, ubica en esta línea de producción a
Ricardo Abella, Carlos Alcalde, Eduardo Joaquín, Bernardo Kehoe, Enzo Lampasona, Víctor
Quiroga, Guillermo Rodríguez y Kely Romero.
Ensayos sobre Arte, Comunicación y Políticas Culturales

216

década del 90 donde el arte tucumano se adscribe a las nuevas tendencias del arte
contemporáneo
129
. Nos interesaremos primordialmente en los dos últimos períodos que es
cuando se configuró el actual campo de las artes visuales en Tucumán.
Con de la llegada de los “maestros” al Instituto Superior de Bellas Artes de la UNT,
como Lino Enea Spilimbergo en 1948, el húngaro Lajos Szalay en 1949 o Ezequiel
Linares en 1962
130
, la enseñanza y la producción de artes plásticas en Tucumán
comienzan a tener un alcance continental, al punto de considerarse uno de los polos más
importantes de formación artística en Latinoamérica. La labor artística de los maestros y
los discípulos formados en esta escuela giró alrededor del compromiso social del artista,
encontrando la posibilidad estilística de desarrollarlo a través de la Nueva Figuración que
proponía un retorno a la figura (humana primordialmente), pero de un modo informal y
expresionista y con un alto sentido de denuncia social. Con el advenimiento de la
dictadura militar de 1976, la intervención a la Universidad, la censura y el cesanteo de
gran cantidad de docentes, se quiebra este modo de entender la producción plástica en
Tucumán. Es en este punto cuando comenzó a desarticularse el paradigma académico y
disciplinar planteado por los maestros de la escuela tucumana. Carlota Beltrame (2011)
ha bautizado este momento como “el comienzo de viaje”, lo que no significaba otra cosa
que el comienzo del fin del antiguo paradigma en manos de una nueva generación de
artistas críticos con respecto al trabajo de los maestros y que resumían su nueva
concepción en el tópico: “Matar a los Maestros”.
La producción teórica que acompañó a la producción artística de la escuela
tucumana, aún cuando desarticulada y conflictiva, estaba marcada claramente por el
predominio de la figura del maestro en un ambiente latinoamericano convulsionado por las
luchas revolucionarias en varios países de la región. El pensamiento de Marta Traba
influyó en esa dimensión teórica a través de la cual los artistas tucumanos se pensaban a
sí mismos y a su producción artística (Beltrame, 2011: 98). Conceptos como “la estética
del deterioro” para hacer referencia a las producciones vanguardistas occidentales que se
sucedían atropelladamente por la avidez de novedades constantes, o bien “cultura de la
resistencia” para dar cuenta de la actitud crítica hacia el arte mercantilizado y reflexiva
sobre nuestra situación de dominados, eran moneda corriente en los claustros

129
Esta periodización esquemática es sólo a los fines de establecer un orden en la exposición,
debemos tener presente que cada período estuvo atravesado por producciones que caían por
fuera del relato dominante.
130
A estos debemos sumar a Sixto Aurelio Salas, Ernesto Dumit y el español Gerardo Ramos
Gucemas que se instala en Tucumán en 1971.
Ensayos sobre Arte, Comunicación y Políticas Culturales

217

académicos. Era el pensamiento dominante que determinaba un tipo específico de
producción artística asociado a los realismos críticos como un arte resistente y disciplinar,
representativo y en busca de la identidad, con un marcado compromiso social. Sin
embargo, a mediados de la década del „70 este paradigma comenzó a resquebrajarse con
la emergencia de nuevos agentes artísticos que, de un modo cauteloso, comenzaron a
producir arte y teoría a la sombra de ese paradigma establecido. “Matar a los maestros”
se convirtió en la primera consigna de este grupo de agentes en ascenso, consigna que
podía significar muchas cosas: el abandono de la imagen neofigurativa considerada como
un estereotipo o clisé, el abandono del dramatismo expresionista, la alianza con los mass-
media como un modo de estar conectado con el mundo, la superación de la reflexión
sobre la “identidad”, la experimentación con nuevos materiales y formas de producción
como instalaciones, performances o ambientaciones, el abandono del compromiso social
del artista acentuando por oposición la ironía, el juego y el ridículo (camp, kistch, pop).
Esta nueva generación de artistas fue acumulando, en unas condiciones sociopolíticas
favorables, un capital colectivo que se consolidó con la creación de instituciones propias
que visibilizaron y legitimaron su presencia en el campo.
Desde el punto de vista de la producción artística ya desde la década de los 70
tenemos algunos ejemplos tendientes a quebrar con el esquema planteado por la vieja
escuela tucumana. Podemos mencionar algunas de esas muestras como “La Diva” de
Daniela Jozami en 1979, artista precursora del camp en Tucumán que exhibió algunas
obras en referencia a las películas eróticas argentinas tipo B que protagonizará Isabel
Sarli (la actriz estuvo presente durante la apertura de la muestra que duró sólo 4 días
hasta su censura); la muestra de Eugenia Juárez en 1980 expuesta en el Teatro de la Paz
que fue incendiada; la primera ambientación presentada en San Miguel de Tucumán, y
también censurada por la dictadura, llamada “Registros” presentada por el Grupo Norte
que “[…] incorporaron la pintura a un plano artístico integral: ambientaciones,
instalaciones. En el marco de disputar palmo a palmo la herencia de la nueva generación”
(Figueroa, 1992: 25).
Podemos afirmar que “la muerte de los maestros” comenzó desde la producción
artística misma, sin embrago esta producción era inconexa, circulaba por circuitos
alternativos y no estaba sostenida por una teoría sistemática. La formación de un cuerpo
teórico compacto que diera sustento a las nuevas producciones sirvió para desacreditar la
escuela de los maestros en una arco que va desde su lisa y llana negación estética e
ideológica, hasta su asimilación antropofágica por parte de las nuevas generaciones que
Ensayos sobre Arte, Comunicación y Políticas Culturales

218

rescatarían sus figuras y su importancia histórica mas no sus formas productivas e
ideológicas. Este campo de discusión cultural sobre la herencia y qué hacer con ella se
prolongó, acentuándose o matizándose, hasta principios del siglo XXI con la muerte
efectiva del último de los maestros, Ezequiel Linares, en el año 2001.
La herramienta conceptual más fuerte en esa lucha por el monopolio artístico fue
la creación de una historiografía del arte tucumano, que tuvo en los textos de Jorge
Figueroa Texto y discurso de la generación de los 80 y En el palimpsesto, la producción
artística de la generación del 90 en Tucumán, los ejemplos más claros de cómo debía
reconstruirse la memoria de aquella generación de maestros a la luz del naciente
posmodernismo en Tucumán. Una reconstrucción de la memoria poco documentada y
apelando a la memoria afectiva de quienes vivieron en esa época de transición, con sus
héroes y gestas épicas como aquellas muestras censuradas por la dictadura militar. Para
desarrollar esta idea me centraré en dos cuestiones fundamentales contenidas en
aquellos textos inaugurales del posmodernismo tucumano: cómo debía ser reconstruida la
memoria de la vieja generación de artistas, y qué posibilidades abría el nuevo camino
planteado por el posmodernismo naciente.

La memoria oficial de los “Maestros”

Jorge Figueroa (1992) esboza un primero concepto tendiente a desligar las
producciones contemporáneas de aquella escuela disciplinar tucumana, el concepto de
“generación”. Para él habrá dos generaciones: la generación del 80 y la generación del
90, pero asumiendo una continuidad productiva entra ambas, un “espíritu de época”, “un
comportamiento afín en un período histórico concreto”:
Si gran parte de la generación de los 80 fue responsable del „parricidio artístico‟ y
la ruptura con la escuela neofigurativista, en la generación del 90 hay, sencillamente, una
profundización de ese camino (Figueroa, 2005: 25).
Ambas generaciones son consideradas las responsables, a su modo, de abrir el
camino a las estéticas más internacionalistas y sintonizar la producción tucumana con lo
que efectivamente estaba pasando en el mundo. Durante los años „80 el cuidado era
extremo a la hora de referirse a esa herencia, no se podía desprestigiar abiertamente a
los maestros y la estrategia era mostrar que al lado de ellos con su “innegable valor” se
comenzaba a mostrar una camada nueva de artistas que se establecía como la
innovación del arte tucumano:
Ensayos sobre Arte, Comunicación y Políticas Culturales

219

Porque la Nueva Figuración es un cimiento del nuevo edificio. Que está allí, abajo;
invisible a los ojos, pero que todos sabemos que está, y no necesita que se la exhiba o
que se la mencione constantemente. Porque si fue cimiento es esencial a nuestra
producción. Porque, si siempre finalmente, se está releyendo y reescribiendo, se lo hace a
partir de ella. Pero no para quedarse allí. (Figueroa, 1992: 32)
Marcos Figueroa, jefe del Taller C de la Facultad de Artes de la Universidad
Nacional de Tucumán, abunda en esta idea:
“Volviendo otra vez a Tucumán, Tucumán crece rápidamente porque hay una
tradición importante, porque se reconocen en esa tradición, pero no para
continuarla sino para romperla, para generar una ruptura, para resignificarla.
Romper con la tradición no significa negarla como los tradicionalista
acostumbran a pensar, quienes hemos roto con la tradición ha sido para
reconsiderarla, para resignificarla; no para continuarla como una línea recta
sino para abrirla, para complejizarla, para desarrollar espíritu crítico,
pensamiento crítico.”
131


¿Cómo podemos evaluar este discurso sobre la herencia de los maestros que
continua allí? Si consideramos las producciones más contemporáneas no se ve esa
herencia por ninguna parte. En verdad, los artistas visuales contemporáneos en Tucumán
son más herederos de una estética global que de la estética de los maestros, a menos
que reduzcamos esa herencia a cuestiones territoriales y de pertenencia institucional. Tal
vez la mejor manera de entenderlo es como una herencia simbólica, una pleitesía
imposible de no rendir a los grandes maestros aún cuando la estética posmoderna sea
mucho más explicable por la estética del Rojas, sobre lo que abundaremos más adelante.
Con cierto sarcasmo, velado por el capital simbólico que aún detentaban los
maestros, son visto como la “decadencia” y los continuadores de su línea aquellos que no
supieron subirse al tren de la historia, a la altura de los tiempos y continúan con “el
naturalismo decadente de otrora” (Figueroa, 1992: 23).
Si el pasado aparece estático, inmovilizado entre el paisajismo costumbrista y la
neofiguración, aun dominante, lo contemporáneo, por el contrario, se presenta en
movimiento, en un fluir constante; no desea ser atrapado, menos conquistado (Figueroa,
2005:15).
Una de las temáticas más importantes sobre las cuales se centra su crítica es la
superación de la temática de la “identidad”, central en la producción tradicional tucumana,
asociada directamente con la idea de superación del provincialismo y la apertura al

131
Entrevista a Marcos Figueroa en la feria ArteBA el día 21 de mayo del 2011.
Ensayos sobre Arte, Comunicación y Políticas Culturales

220

mundo del arte tucumano. El abandono de la temática “regionalista”, situada en los
conflictos sociales propios de la región y a través de un arte comprometido, debe ser
superada para lograr legitimar estas nuevas producciones que se desentienden del
compromiso social del artista y encuentran en la estética decretada del arte posmoderno
una estrategia de ingreso a los espacios de visibilidad nacionales e internacionales. Sin
embargo, no se rompe abiertamente con la cuestión de la identidad, sino que hay un
desplazamiento semántico por un concepto más flexible de “construcción identitaria”
constante, en movimiento.
Más que identidad, adquirimos trastornos de identidad, porque esta nunca está
dada, recibida o alcanzada sin más; sólo se sufre un proceso interminable fantasmático
de la identificación (Figueroa, 2005: 123).
Hay una reinterpretación sobre lo “regional” o “latinoamericano” que muchas veces
parece forzada, pues lo “nuestro” no estaría marcado por elementos diacríticos o
estilísticos en las obras mismas, sino que se identificaría con lo mestizo, con la hibridez y
la mezcla, casualmente aquellas categorías por las cuales el arte posmoderno rompe con
el arte disciplinar. Ni indígena, ni europeo. Mencionaré algunos ejemplos:
Es tremenda la tentación de clasificar a su obra [de Carlos Alcalde] como
latinoamericana y motivos no faltan. Esa raigambre regionalista puede apreciarse en
cierta imagen (máscaras precolombinas); no obstante me parece que si hay algo
nítidamente latinoamericano es el concepto de mezcla, de mestizaje; de no descartar ni lo
regional, ni lo europeo (Figueroa, 1992: 124).
La imaginería es profundamente latinoamericana. Mejor dicho: lo latinoamericano es
profundamente imaginería ¿Búsqueda de orígenes? ¿La imaginería no es profundamente
mestiza? ¿Los santos no son también europeos, africanos? Ni los cultos son tan
autóctonos: en América Latina se mezclan de todo tipo. Porque América Latina es mezcla
(Figueroa, 1992: 70).
Si había pureza, no existe más; si alguien pensaba en „lo nuestro‟, se dio con que
era también „lo ajeno‟. Repetíamos una historia de entrecruzamientos. Con sus luchas:
vencedores y vencido. Pues no hay purezas (Figueroa, 1992: 15).
Sin embargo, incluso en la actualidad y desde los productores mismos se sostiene
la idea de un “arte tucumano” por la sencilla razón de que todavía sigue siendo importante
a nivel estratégico, de promoción, gestión y visibilización el hecho de ser un arte
contemporáneo que florece en la periferia, en el “interior” de Argentina, lejos de los
centros, ser la excepción, una isla cultural que produce grandes camadas de artistas
Ensayos sobre Arte, Comunicación y Políticas Culturales

221

contemporáneos. Ser artista tucumano es una huella distintiva, de otro modo sería un
artista contemporáneo más, sin herramientas válidas para luchar por una posición en el
contexto nacional cooptado por los artistas del centro. En este sentido marcos Figueroa
nos dice:
“[En referencia a los artistas tucumanos en ArteBA] Entramos como por tubo
porque el arte de Tucumán hoy goza de muy buena salud y es una credencial,
vos decis „arte de Tucumán‟ y se te abren puertas (…) Yo creo que hoy un
artista joven que quiera hacer cosas tiene circuitos no sólo uno, tiene circuitos,
tiene una tarjeta una „Mastercard‟ de oro en la mano que le permite entrar en
cualquier ciudad de la Argentina…”
132


Es decir, que la noción de “identidad” sigue operando solapadamente en la
construcción del perfil del artista tucumano. En definitiva se sostiene la idea de la
“identidad” pues es importante a los fines de visibilidad y valoración. Los artistas
tucumanos siguen y quieren seguir llamándose “tucumanos” porque cotiza en el ámbito
nacional, pero hubo un esfuerzo teórico para romper con una noción de identidad
conflictiva a sus intereses para ser reemplazada por otra más amable.

La explosiva nueva generación de artistas tucumanos

La “muerte de los maestros” a manos de la nueva camada de artistas
posmodernos tucumanos se sostuvo en la idea de cambiar una estética anacrónica y
alejada de los grandes centros de producción artística. Los maestros son el pasado casi
vergonzante y los herederos, que continúan su tradición, artistas irreflexivos con lo que
está sucediendo en el mundo. Es la herencia que debe ser dejada atrás para abrir paso a
lo nuevo que es explosivo, reflexivo, consciente. Los artistas dejan el dramatismo del
expresionismo para comenzar a pensar el arte a partir de las corrientes hegemónicas del
arte occidental:
Difícilmente una mueca o una línea marcará un disgusto o un drama. Tienen otro
tipo de expresión: son seres que sufren de otro modo; no hay necesidad de retratar niños
mendigos llorando. El sufrimiento tiene mil caras. (Figueroa, 1992: 45)
Esa nueva línea de producción y de interpretación que escapa al dramatismo tan
denostado de la antigua escuela es el elemento central por el que el arte tucumano
ingresaría definitivamente al circuito nacional del arte. Al mismo tiempo que abre la

132
Entrevista a Marcos Figueroa en la feria ArteBA el día 21 de mayo del 2011.
Ensayos sobre Arte, Comunicación y Políticas Culturales

222

posibilidad de escapar al “provincialismo”, constantemente refutado, como un pasado al
cual no es deseable regresar so pena de quedar desconectado con el mundo.
Para la región y la provincia, en particular, abrir las puertas, la incorporación
decidida de los lenguajes internacionales, salda cuentas con el malentendido de un arte
regional y provinciano. La producción de esta generación esclarece esta situación, y
sincroniza con la producción internacional. (Figueroa, 2005: 129)

La invención de instituciones legitimantes

Esta nueva generación de artistas se consolidó con la creación de instituciones
propias que visibilizaron y legitimaron su presencia en el campo, como la creación del
Taller C bastión de arte conceptual en la Facultad de artes, la creación de salones de arte
específicamente contemporáneos, la creación de colectivos artísticos que unificaron
fuerzas como en el caso de “La Baulera” y les otorgaron mayor visibilidad y, como
describimos previamente, el monopolio de la literatura especializada, pero también de la
crítica artística. Me referiré en este trabajo, por constricciones de espacio, a la
instauración del Taller C como institución dominante en el campo y a la creación de
colectivos artísticos centrándome en el caso de “La Baulera”. La decisión no es arbitraria
pues ambos comparten la idea, desde sus plataformas programáticas, que no basta para
legitimar el arte tucumano la producción de un arte contemporáneo en sincronía con los
centros artísticos hegemónicos, sino que al mismo tiempo se deben crear las condiciones
por las cuales el arte contemporáneo ingrese al circuito artístico nacional apuntando a las
dimensiones de gestión, circulación y estrategias de visibilidad.
En 1985 se produce la refundación del Departamentos de Artes de la UNT y la
adquisición del rango “Facultad de Artes”, en este movimiento el Taller Integral que reunía
a todos los estudiantes en artes plásticas se dividió en tres talleres: A (Linares) B
(Chambeuad) y C (Guiot/Holgado), lo que implicó una primera conquista de
autonomización. Taller C se convierte de la mano de Marcos Figueroa, quien asume su
dirección pocos años después, en el bastión del arte experimental tucumano, siguiendo
principalmente tendencias neoconceptuales y neopop. La “invención” del sistema artístico
tucumano fue de la mano de la consolidación del Taller C y fue su modelo pedagógico el
que tuvo una incidencia capital. Durante estas décadas se logró que el artista, nos dice
Figueroa, no solamente produzca bienes artísticos, sino que también produzca sus
Ensayos sobre Arte, Comunicación y Políticas Culturales

223

propias condiciones de producción lo que le permitió gestionar, visibilizar y vender su obra
en un circuito que ahora tiene alcance nacional. Nos dice Figueroa:
“…también en la teoría hemos inventado eso, hemos inventado becarios,
hemos inventado críticos, hemos inventado todo, todo: „un sistema‟. Ha sido
hermoso, ha sido una tarea divertidísima. Fue muy fuerte (…) como
producimos nuestra forma de producción, hay que inventar todo, hay que
inventar que el otro te mire.”
133


El rasgo más importante que queremos destacar no es tanto la consolidación de la
nueva estética posmoderna, sino más bien la creación de un nuevo perfil de artista,
vulgarmente llamado “Cabecita Taller C”, como un modelo que apuntaba no sólo a la
producción artística, sino al reconocimiento de la importancia de las instancias extra-
artísticas de visibilización, circulación y venta. El proceso de formación artística
propiamente dicho estuvo acompañado de la enseñanza de esas capacidades: era tan
importante producir arte como saber visibilizar la obra, hacerla circular o venderla. En este
sentido Taller C se convirtió en una herramienta importantísima de acceso a información
del know how artístico contemporáneo. Marcos Figueroa, cabeza visible del Taller C,
plantea este proceso como un “método”:
“No hay un método en la Argentina como el del “Taller C”, hay algunas cosas
que se le parecen pero estamos tratando que el método, que el modo de
enseñar tome una cierta distancia con las personas, o sea, que sea un
“método” que la forma de enseñar dependa menos de las personas que de las
circunstancias […] Pero, el método trajo otras cosas, lo primero que produjo
fue „camadas de artistas‟ que son los que han poblado los principales centros
de la Argentina y esto después no hubo como controlarlo… empezaron a tener
otros modelos que no era solamente ese modelo “bohemio” que nos enseñó la
Modernidad ¿no? sino que por ahí se confundía con el editor, a veces con el
rol de productor, el rol del crítico, esos roles van y vienen todo el tiempo.”
134


El método pedagógico de Taller C modifica el perfil del artista tucumano
incorporando esa dimensión extra-artística y dejando en claro que el valor de la obra no
depende tanto del modelo productivo, de la calidad o de su factura, sino más bien de
comprender la lógica social mediante la cual puedo ingresar en circuitos de visibilización,
legitimación y consagración.
“El rol del artista también cambió, ha ido cambiando a lo largo de todo este
tiempo. Pero hoy, es mucho más familiar el modelo… yo le llamo „artista multi-
terreno‟ pero otros le han llamado „artistas etcétera‟, son esos artistas que
además de la producción hacen otras cosas. (…) todo eso es „esto‟, todo es
trabajo: cómo te vas a vestir, si hace falta tarjeta, si vas a hablar… ¿cómo

133
Entrevista a Marcos Figueroa en la feria ArteBA el día 21 de mayo del 2011.
134
Entrevista a Marcos Figueroa en la feria ArteBA el día 21 de mayo del 2011.
Ensayos sobre Arte, Comunicación y Políticas Culturales

224

llegas a ese lugar? Bueno, primero tal vez tengas que hablar con este, hacer
una cadena, plantearte un plan. Ese plan puede tener caminos alternativos,
pequeños objetivos iniciales, bueno, y eso en todo.”
135


Por fuera de esta lógica, que se aplica a un número reducido de artistas que
comulgan con el horizonte teórico y productivo que se ha establecido como dominante,
encontramos a un gran número de artistas formados por la Facultad de Artes cada año
que, imposibilitados de ingresar a las redes nacionales de artistas, deben sostenerse
económicamente a través de trabajos que impiden la producción de su obra por no
disponer del tiempo ni de los medios materiales, simbólicos y de gestión. Deben
conformarse, en el mejor de los casos, con desarrollar actividades educativas
relacionadas al arte en escuelas primarias, secundarias o de nivel terciario, cargos
menores en la esfera pública (museos, ministerio de educación) o bien, dedicarse a
actividades que nada tiene que ver con su formación artística. Es la lógica de exclusión
del nuevo sistema artístico tucumano.
En otro artículo he remarcado que las asimetrías en las posibilidades de acceso a
los circuitos de visibilización artística está ligada a una cadena de lealtades y la
conformación de una red social de artistas que excede por primera vez los límites de la
provincia. Estas asimetrías en el acceso están claramente marcadas en los mecanismos
de acceso a lo que he llamado “el viaje iniciático” (de formación, de apreciación estética o
de residencia) a Buenos Aires que, a su regreso, otorga un plus de valor a las obras al
estar conectados con una red social de artistas más allá de las fronteras de Tucumán, la
posibilidad de mostrarse en espacios de mayor visibilidad, la posibilidad de incorporarse al
circuito del arte porteño, pero, por sobre todo, por la posibilidad de vender su obra y poner
la necesidad material a una distancia considerable de su producción artística. Taller C, en
este sentido, se conforma en una herramienta institucional de acceso a las redes
nacionales de instituciones y artistas:
Taller C de pintura, en este sentido, definió una diferencia, porque activó las
relaciones con artistas y organizaciones nacionales y desarrolló una política de
presentaciones en Buenos Aires y en algunas ciudades europeas, con distinta suerte.
(Figueroa, 2005: 50)
Otro tipo de instituciones creadas desde finales de los 80 fueron los “colectivos
artísticos” que sirvieron para aunar fuerzas y poder autogestionarse con un mayor peso
del que lo podrían hacer individualmente. Tomaré el ejemplo de La Baulera que se

135
Entrevista a Marcos Figueroa en la feria ArteBA el día 21 de mayo del 2011.
Ensayos sobre Arte, Comunicación y Políticas Culturales

225

declaró en el año 2006
136
como un grupo de investigación y producción artística, dirigido
por Carlota Beltrame y Jorge Gutiérrez
137
. Sin embargo, los orígenes de este grupo deben
remontarse hacia comienzos de la década de 1990 cuando surge como un colectivo
teatral y que posteriormente se asociará con productores y teóricos de las artes visuales
con la creación de un Centro de Arte Contemporáneo. Desde su creación el grupo estuvo
virtualmente enfocado a la gestión cultural, producción de espectáculos, creación de
estrategias de circulación y consumo e instancias de visibilidad y legitimación para las
producciones de arte contemporáneo. Desde el punto de vista productivo y hablando en
términos generales, La Baulera sirvió como telón de fondo en donde artistas individuales,
pertenecientes o no al colectivo, podían desarrollar su obra en un proceso simbiótico en
que los artistas ofrecían el material artístico y La Baulera como institución ofrecía las
condiciones estratégicas para su difusión.
Por este espacio de gestión cultural pasaron la gran mayoría de los artistas
contemporáneos de Tucumán, como gestores, expositores o integrantes, que se
insertaron en las redes nacionales por lo que sería ocioso realizar una enumeración
escrupulosa. Para comienzos del siglo el colectivo estaba asociado a otros organismos y
proyectos de alcance nacional por la capitalización de las redes sociales que fueron
tejiendo diferentes artistas participantes en clínicas, residencias y becas. Remarcar este
punto es muy importante, pues la Baulera funcionó como un cuenco vacío, una mera
estructura de gestión que se enriquecía de aportes individuales de cada artista que
pasaba por ella. No desconocemos que existieron y existen agentes visibles que dirigieron
y capitalizaron proyectos que se desarrollaron en su centro cultural y en espacios y
galerías de arte de Buenos Aires, pero lo que queremos destacar es que La Baulera como
institución funcionó mucho más como una herramienta de gestión que como un grupo de
producción, dejando el aspecto productivo a la iniciativa individual o grupal de los artistas.
Quizá el mayor logro de La Baulera sea su asociación con el “Proyecto Trama”
declarado como un proyecto de cooperación y confrontación de artistas y que funcionó de
forma regular entre los años 2000 y 2005. Esta institución organizaba debates, talleres y
conferencias en el que sumaban productores capitalinos y del interior principalmente de
Buenos Aires, Rosario y Tucumán, con el fin de construir una red de artistas imbricados
en una cadena de lealtades al proporcionarles información sobre gestión de obra y

136
“Up, up, up” en Revista Ramona Nº 62, Julio del 2006.
137
Existieron muchos otros colectivos artísticos entre los que podemos nombrar a Tenor Graso,
Grupo Norte, ATM, El Taller, El Ingenio, Euzkadi, La Sastrería, Los Pasteles rojos, Viva Laura
Perez, Gente no convencida, Menos nosotras dos, etc.
Ensayos sobre Arte, Comunicación y Políticas Culturales

226

cultural. Las intenciones iniciales del proyecto de construir una red de artistas se
cumplieron efectivamente vinculando a las organizaciones artísticas que mayor
participación tuvieron en el proyecto
138
.

Inserción en las redes nacionales

En 1984 se creó el primer programa a nivel nacional de importancia pos dictadura
que se encargó de fomentar el “arte del interior” del país: “Fundación plural para la
participación democrática” del cual participaron Marcos Figueroa, Eduardo Joaquin, Eli
Cárdenas y Claudio Luchina. El programa específico se llamo “Descubriendo al artista
desconocido” y habilitaba a los artistas seleccionados a exponer en su galería de arte.
Este fue el primer espaldarazo desde instituciones nacionales para la promoción del arte
del interior y principalmente del arte tucumano. Desde fines de la década de los „80 y
durante toda la década de los „90 se instauró como una institución relevante en el sistema
artístico tucumano lo que he llamado “el viaje iniciático”, primero con destino a San Pablo,
Brasil y luego, cuando las condiciones económicas fueron más desfavorables, hacia
Buenos Aires. El tenor de ese viaje fue mutando desde un simple viaje de apreciación
estética para saber “qué pasaba en el mundo del arte” hacia un viaje de formación, de
producción y de gestión de obra.
Quizá el contacto más importante en este proceso de inserción fue el
descubrimiento de la llamada estética del Rojas
139
. Aún cuando se continúa sosteniendo
desde el discurso que el “fenómeno Tucumán” no fue un producto directo de la estética
del Rojas si se asume un espíritu de trabajo común.
El abandono del neoexpresionismo y el claro pasaje a un neoconceptualismo
generalizado y al neopop, marcó y coincidió con el alejamiento de estos
compromisos y aspiraciones (…) El contacto con esta estética [del Rojas]
operó principalmente a través de las becas, subsidios y a las clínicas que
auspició la Fundación Antorchas. Desde 1994 la recibieron entre muchos otros
Figueroa, Beltrame, García, Sandro Pereira, Fabián Ramos, Rosalba
Mirabella, Gómez Tolosa, Rodolfo Bulacio, Rolo Juárez, Claudia Martínez,
Pablo Guiot, Mariana Ferrari y Andrea Elías” (Figueroa, 2005: 125).

Esta herencia es en cierta forma vergonzante porque quita particularidad, genio,
originalidad a las obras tucumanas que no serían más que un reflejo de lo que acontecía

138
Ellas son Vox de bahía Blanca, La Agencia de Buenos Aires, Taller H de Córdoba, El Levante
de Rosario y La Baulera de Tucumán.
139
Centro Cultural Ricardo Rojas.
Ensayos sobre Arte, Comunicación y Políticas Culturales

227

en Buenos aires. En cierta medida se desconoce localmente ese contacto acentuando los
procesos propiamente tucumanos:
“Pero nosotros ya estábamos produciendo los cambios en Tucumán durante y
antes del Rojas, no somos un producto del Rojas, porque la Facultad de Artes
debido a la tradición que te estoy diciendo, era previsible que esto
sucediera.”
140


Esta nueva experiencia habilitó a los agentes tucumanos a modificar el perfil de su
obra en consonancia con la estética declarada por las instituciones oficiales, a tener una
mayor conciencia de las actividades extra-artísticas, pero por sobre todo a insertarse en
una red “nacional” de artistas que en la práctica estaba cooptada por los nacidos o
residentes en Buenos Aires. Todas estas actividades (a las que tuvieron acceso un
número reducido de agentes artísticos de Tucumán) fueron autogestionadas en base a
esa cadena de lealtades que fue creándose durante los años 90. Sería largo y complejo
dar siquiera un pantallazo general de las vinculaciones artísticas y de gestión entre
artistas provinciales, nacionales e internacionales que se desenvolvieron durante aquellos
años.
141
Jorge Figueroa, rescatando el contacto con agentes artísticos rosarinos, remarca
la importancia de esta inserción:
No obstante, un relevamiento historiográfico, no podría soslayar cuanta importancia
tuvieron los contactos entre docentes, artistas y estudiantes de la Facultad de Artes de la
UNT con los de la Facultad de Humanidades de Rosario, en 1990 (…) las exposiciones de
“arte correo”, las intervenciones públicas del Grupo Escombros y la producción objetual de
rosarinos, mostraron a la delegación de tucumanos un arte hasta entonces, casi
desconocido. (Figueroa, 2005: 127)
Esta inserción a gran escala tuvo su repercusión en el campo de producción local
pues determinó el intercambio constante de información y de recursos de Buenos Aires a
Tucumán y viceversa, el achicamiento de la distancia a nivel productivo con respecto a los
artistas residentes en Buenos Aires y el mejor posicionamiento de aquellos artistas en el
sistema del arte local, en tanto que acrecentaba su capital de recursos simbólicos y
materiales de gestión lo que retroalimentaba, a su vez, la posición privilegiada que ya
ocupaban. Quiero decir con esto que sólo accedían (y acceden), por ejemplo, a becas de
perfeccionamiento en producción y gestión de obra aquellos que ya poseen esas

140
Entrevista a Marcos Figueroa en la feria ArteBA el día 21 de mayo del 2011.
141
Remito para una visión general de esta compleja trama de relaciones institucionales al capítulo
“Relaciones y muestras” del libro de Jorge Figueroa En el palimpsesto, la producción artística de la
generación de los 90 en Tucumán.
Ensayos sobre Arte, Comunicación y Políticas Culturales

228

capacidades y son declarados “aptos” para ingresar, produciendo un encadenamiento
circular de procesos acumulativos (Bourdieu, 1971: 68). La pertenencia a esa red de
artistas se basa directamente en el capital social del agente y no en la calidad de la
obra
142
, por ejemplo, para acceder al proyecto “Venus” la lógica de admisión era la
recomendación de uno de los miembros ya incorporados, o bien para pertenecer al
proyecto “Bola de Nieve” alguno o algunos de los miembros ya existentes deben nombrar
a alguien más en su discurso para ser aceptado. Los mecanismos de inclusión/exclusión
se tornan más evidentes. Así como en un salón de artes la selección y premiación de las
obras están contenidas en los principios de valoración de los jurados y de quien elige a
los jurados, así también la pertenencia a estas redes “autogestivas” como el proyecto
“Venus” o “Bola de nieve” están contenidas en las afinidades estéticas y conceptuales de
quienes inician la cadena de selección.

Conclusiones

Dos hechos fundamentales, ocurridos durante el 2001, marcaron la primera
década del siglo XXI en las artes visuales tucumanas: la venta de la reconocida obra de
Sandro Pereira “Homenaje al sanguche de milanesa” por parte de Juan Cambiasso
presidente de la Feria ArteBA
143
y la muerte de Ezequiel Linares, el último de los grandes
maestros tucumanos. Ambos hechos marcaron simbólicamente la lógica a través de la
cual se desarrollaría el sistema artístico en Tucumán en la actualidad. Por un lado, finalizó
definitivamente la época de los grandes maestros, descalificados y relegados
simbólicamente al plano de la herencia utópica de un ideal setentista y, por otro lado,
relegando a los herederos contemporáneos de esa línea de producción al plano de lo
anacrónico. Este proceso consolidó y legitimó definitivamente en San Miguel de Tucumán
la estética posmoderna en sus líneas neoconceptualistas y neopop, como el arte
dominante del siglo XXI.
He explicado este proceso en base a lo que llamé “la invención del sistema
artístico en Tucumán” intentando mostrar que hubo un conjunto de estrategias
conscientes tendientes a la legitimación de un perfil productivo posmoderno en Tucumán.

142
No entraremos en detalle con respecto a las consideraciones de “calidad artística”, ya que
hemos asumido como hipótesis en nuestras respectivas investigaciones que el valor de obras o
artistas no está dado por un valor intrínseco a la obra como la calidad o su factura sino que es una
asignación social.
143
Juan Cambiasso la compró por la suma de 10.000 dólares en la misma Feria ArteBA.
Ensayos sobre Arte, Comunicación y Políticas Culturales

229

En este sentido, he remarcado que la construcción de una teoría del arte y una
historiografía del arte tucumano, la creación de instituciones legitimantes y la inserción de
artistas en redes nacionales, conformaron el nuevo perfil del sistema artístico tucumano
como contra relato al de los maestros que disputó la legitimidad artística en todos sus
niveles. Es decir quién estaría autorizado a llamarse artista, quién tendría la autoridad
para decidir quién es artista y quién detenta el monopolio del poder de consagración de
las producciones. Ante ese panorama surge un nuevo grupo de agentes
autodenominados “lideres”
144
que “reactivaron y re-articularon” el sistema artístico
tucumano condicionados por lo que se dio a llamar un “espíritu de época” no sólo desde
una poietica posmoderna sino por el planteamiento de nuevas estrategias de visibilidad,
consumo y legitimación. En primera instancia la formación de un cuerpo teórico compacto
que sirvió para desacreditar la escuela de los maestros en una arco que va desde su
negación estética e ideológica hasta su asimilación por parte de las nuevas generaciones
que rescatarán sus figuras y su importancia histórica mas no sus formas productivas e
ideológicas. En segundo lugar con la creación y el sostenimiento de instancias de
legitimación para estas nuevas producciones en “sincronía con el mundo”. Y en tercer
lugar, la inserción de agentes artísticos tucumanos en las redes sociales y circuitos
artísticos nacionales, principalmente porteños, que otorgaron un grado de visibilidad
ostensible a los productores artísticos contemporáneos de Tucumán.


Bibliografía
BELTRAME, C. (2011) “Metáforas perdidas”. En Beltrame, Carlota (Editora) Manual
Tucumán de arte contemporáneo, Tucumán.
BOURDIEU, P. (1968) “Elementos de una teoría sociológica de la percepción artística”.
En Sociología del arte, Buenos Aires, Nueva Alinaza.
FIGUEROA, J. (1992) Texto y discurso de la generación del 80. Plásticos tucumanos.
Facultad de Artes UNT, San Miguel de Tucumán.
FIGUEROA, J. (2005) En el palimpsesto. Ediciones del rectorado de la UNT, San Miguel
de Tucumán.
FIGUEROA, J. (2011) “El Pop que se piensa a sí mismo”. En Beltrame, Carlota (Editora)
Manual Tucumán de arte contemporáneo, Tucumán.

144
Entrevista a Marcos Figueroa. Entre los agentes que menciona en la entrevista están: Carlota
Beltrame, Ana Claudia García, Jorge Figueroa, Jorge Gutiérrez, Aldo Ternavasio y Rubén Kempa.
Ensayos sobre Arte, Comunicación y Políticas Culturales

230

FIGUEROA, M. (2011) “Tucumán. Escena local y arte contemporáneo”. En Beltrame,
Carlota. (Editora) Manual Tucumán de arte contemporáneo, Tucumán.
ORQUERA, F. (2010) Ese ardiente jardín de la república. Formación y desarticulación de
un “campo” cultural: Tucumán, 1880-1975. Alción Editora, Córdoba.
TRABA, M. (2005) Dos décadas vulnerables en las artes plásticas latinoamericanas,
1950-1970. Siglo XXI, Buenos Aires.
WILLIAMS, R. (1997) Marxismo y literatura, Barcelona, Ed. Península.
WYNGAARD, A. (2010) Entre maestros y utopías. Ocho artistas tucumanos
contemporáneos. EDUNT, San Miguel de Tucumán.



Ensayos sobre Arte, Comunicación y Políticas Culturales

231



Reacciones dispares: los católicos argentinos ante el film
Teorema (1969-1970)
145


BARANDIARÁN, LUCIANO
146

PADRÓN, JUAN MANUEL
147



“…Teorema es una de las películas más importantes que he visto en mi vida. Es
una obra de arte que no puede prohibirse. Además, de esta manera no puede
entenderse que se autoricen obras menores de contenido verdaderamente
desagradable…”
Astor Piazolla


Introducción

El film Teorema marcó un nuevo hito en las difíciles relaciones que vincularon al
director italiano Pier Paolo Pasolini y a la Iglesia Católica. Criticado y alabado por el film El
evangelio según San Mateo (1963), en el cual presentaba una concepción marxista de la
vida de Cristo, en Teorema (1968) Pasolini volvió a acercarse a la religión católica de
manera menos explícita y más provocadora. Estrenada en Italia en 1968, recibió el premio
del jurado que representaba a la Oficina Católica Internacional de Cine (O.C.I.C) en la
Muestra Internacional de Venecia (1968), y el rechazo posterior del L'Osservatore
Romano (órgano de prensa oficial del Vaticano) al otorgamiento de dicho premio. Tales
idas y vueltas originaron grandes debates dentro de los círculos católicos en torno a la
naturaleza de dicho film.
En Argentina, el film sufrió un largo derrotero judicial. Desde el gobierno nacional
de origen militar de la autodenominada Revolución Argentina, se intentó frenar su

145
Una versión anterior de este trabajo se presentó en la ponencia “Los católicos y la censura
cinematográfica: el impacto de “Teorema” de Pier P. Pasolini en Argentina (1969-1970)”, en las II
Jornadas Nacionales de Historia, Arte y Política en la Argentina reciente. Arte, Comunicación y
Políticas culturales, realizadas en Tandil entre el 2 y 4 de noviembre de 2011, y organizadas por el
Departamento de Historia y Teoría del Arte de la Facultad de Arte de la UNCPBA
146
Facultad de Arte, UNICEN.
147
Facultad de Arte, UNICEN.
Ensayos sobre Arte, Comunicación y Políticas Culturales

232

distribución y exhibición. La intervención de funcionarios gubernamentales, judiciales y
administrativos, así como los debates que se dieron en torno a la censura del film de
Pasolini, cobraron un relieve significativo. En ese contexto, el rol de la Iglesia Católica fue
central para entender las presiones que se generaron para que se prohibiera esa obra en
el territorio argentino.
Considerando dicho contexto, el objetivo central de este trabajo es, como ya se
mencionó, analizar en primer lugar el impacto del film en algunos medios de prensa
católicos; nuestro segundo objetivo es establecer en la medida de lo posible como esas
opiniones se tradujeron en medidas concretas contra la circulación del filme en las salas
cinematográficas locales. Para eso, se analizará la prensa católica del período, buscando
establecer algunas diferencias y similitudes entre las opiniones vertidas desde estas
publicaciones durante el periplo que tuvo que soportar el filme desde su arribo al país
hasta su estreno definitivo en 1971. Analizar las diferentes posiciones frente al filme, y su
recibimiento en Argentina, nos permitirá comprender si la opinión católica sobre la
censura cinematográfica fue homogénea,
148
o si existían discrepancias sobre los alcances
de la censura en el plano cultural.

Las historias de Teorema

El film se inicia con una noticia sorprendente: un empresario dona su fábrica a los
obreros. Inmediatamente a través de un flashback se describe la rutina de la familia
burguesa del mencionado empresario. Todo comienza a cambiar cuando ingresa a sus
vidas un visitante inesperado. Se trata de un ser extraño que seduce a todos los
miembros de la familia, incluso a la empleada doméstica. Después de unos días el
extraño se va, sin explicar nada, al igual que cuando había llegado. Las personas con las
que se relacionó no saben cómo continuar viviendo. A partir de allí los miembros de la
familia intentarán conocer el origen del desconocido, dotado aparentemente de atributos
divinos, y modificarán drásticamente sus vidas. En el filme se retrata en forma decadente
y opaca a una familia burguesa del norte de Italia, dato no menor si consideramos la vida
del director del film.

148
Esto es lo que en general se ha presupuesto. Diversos estudios sobre la conexión ideológica
entre las dictaduras militares, el pensamiento católico y el nacionalismo, han querido ver en el
mundo católico una fuente de justificación para las prácticas de censura y persecución que se
dieron bajo los regímenes militares en la Argentina, matizando la heterogeneidad de dicho
pensamiento católico. Véase a manera de ejemplo Finchelstein, Federico, La Argentina fascista.
Los orígenes ideológicos de la dictadura, Buenos Aires, Sudamericana, 2008.
Ensayos sobre Arte, Comunicación y Políticas Culturales

233

Pier Paolo Pasolini nació en 1922 en Bologna (Italia). Su padre era militar y su
madre una mujer profundamente católica. Su turbulenta vida infantil, marcada por una
relación distante y enfermiza con su madre, y un continuo nomadismo por ciudades del
prospero norte italiano, tuvo un punto de inflexión cuando a los trece años entró al colegio
secundario y comenzó a participar en grupos literarios. Cuatro años más tarde ingresó a
la carrera de Letras en la Universidad de Bologna. Esta experiencia gratificante desde lo
intelectual se trastocó por la Segunda Guerra Mundial. Forzado a incorporarse al ejército
italiano, huyó y pasó el resto de la guerra en la clandestinidad. De esa época data su
adhesión al Partido Comunista de Italia, la cual termina de manera abrupta poco tiempo
después, cuando es expulsado por “indignidad moral”.
Entre 1954 y 1960 se instaló en Roma, ciudad que lo impactó y que le permitió con
el tiempo releer su pasado en el norte italiano. Allí comenzó a publicar sus primeros
poemas y novelas. En 1961 llega su primera película como director y guionista, Accattone,
a la cual le seguirán otras que, junto con su obra literaria, lo transformarían en uno de los
más reconocidos y controvertidos artistas e intelectuales de la época. De esa serie de
trabajos importa para nuestros objetivos, el filme El evangelio según San Mateo (1964); el
mismo se inscribe en una tradición abierta por la ya mencionada Accattone y por Mamma
Roma (1962), que centran su mirada en el pueblo como sujeto histórico insustituible, y se
colocan, según el propio Pasolini, en la tradición gramsciana. Sin embargo, el dato
saliente del filme fue que recibió premios otorgados en 1964 por la O.C.I.C. y por la Liga
Católica para el Cine y la Televisión. Como el propio Pasolini reconocería, se trataba de
una película centrada en lo mítico, lo épico y lo sagrado, más que en lo estrictamente
religioso, es decir, en la divinidad de Cristo. Aun así, esto no le restó el apoyo de los
católicos.
Para 1968, cuando se estrenó Teorema, Pasolini era un director reconocido a nivel
mundial. La renovación que había experimentado el cine italiano después de la Segunda
Guerra Mundial, con el neorrealismo y posteriormente con el cinema nuovo italiano,
sirvieron de marco para su ascendente carrera. Sus filmes anteriores, en especial
aquellos que se referían a lo religioso, y los premios ya mencionados, hicieron que el
anuncio de un nuevo premio para Pasolini por parte de la O.C.I.C. no fuera sorprendente.
Desde 1947 la O.C.I.C, en el deseo de una presencia cristiana en el mundo del cine,
había constituido 67 jurados ante los principales festivales internacionales. Sin embargo,
el debate posterior que acabó con el retiro del reconocimiento al director italiano abrió un
debate significativo al interior del universo católico.
Ensayos sobre Arte, Comunicación y Políticas Culturales

234

En una entrevista que Anne Capelle le realizó a Pasolini, este afirmó que la
hipótesis, tesis y demostración de Teorema se vinculaba a la injerencia de lo sagrado en
la vida cotidiana, más que la permanencia de los grandes mitos en la vida moderna. Se
refería a una presencia indiscutible y a la vez imposible de analizar racionalmente, que allí
intentaba explicar en forma de parábola. En su opinión, el film hablaba de un desconocido
(interpretado por Terence Stamp) muy bello, muy bueno, muy diferente de la familia de
burgueses milaneses que lo recibía como huésped. Todos lo amaban, y todos serían
problematizados y poseídos por él en el sentido absoluto del término. Ese pasaje de Dios
por sus vidas los dejaba devastados. Al preguntarle Capelle si mostrar a Dios como
amante de tres mujeres y dos hombres buscaba provocar el escándalo, el director italiano
contestó que Dios era el escándalo, pues Cristo fue el escándalo de su tiempo y lo sería
hoy. El protagonista sería el mensajero de un Dios despiadado que saca a los mortales de
su equivocada seguridad. Por ende, ese Dios destruía la buena conciencia adquirida
inescrupulosamente al abrigo de la cual vegetaban los burgueses.
149

En principio, la propia O.C.I.C. manifestó que el premio había sido un error.
Retiraron el galardón y se replantearon la propia constitución de los jurados que la
representaban en diferentes festivales cinematográficos. En mayo de 1969 publicó una
declaración sobre el affaire Teorema, tras realizar su sesión anual en Luxemburgo en
marzo, en la que se decía:
“El Comité directivo de la O.C.I.C, habiendo tomado conocimiento de las
diferentes interpretaciones y reacciones muy diversas que se hacen acerca
del film “Teorema” hace saber que lamenta que un premio de la O.C.I.C haya
sido otorgado a este film por uno de sus jurados…”.
150


En opinión de ese Comité directivo, el filme no se correspondía con la idea con la
que se había creado el premio, no respetaba la sensibilidad del pueblo cristiano y no
respondía a los criterios generales de atribución. Además, los valores positivos que el
jurado había descubierto y señalado “en el ambiente especial del Festival de Venecia
1968” no estaban al alcance del público habitual de cine. El Comité Directivo de la
O.C.I.C. adoptó las conclusiones de su comisión de festivales; así, se continuaron los
trabajos emprendidos desde hacía dos años, que culminaron en una definición y en
criterios de atribución más adaptados, así como en precisiones que concernían a la
composición de los jurados y al rol de su presidente.

149
“Pasolini habla de Teorema”, extraído de AdVersuS, Año II, Nº 4, diciembre 2005.
150
Reproducido en Revista Criterio, Año XLII, 18 de mayo de 1969, número 1571, p. 311.
Ensayos sobre Arte, Comunicación y Políticas Culturales

235

Como informaba la prensa católica de la época, el cambio de postura de la O.C.I.C
se produjo después de múltiples opiniones en contra del galardón otorgado. El primer
llamado de atención provino del enviado especial del L´Osservatore Romano en Venecia,
Claudio Sorgi, que hacía referencia al premio otorgado. El texto, publicado en aquel diario
en septiembre de 1968, mostraban ya claramente los tópicos de la posición oficial del
Vaticano:
“…Aunque reconociendo que la obra de Pasolini manifiesta una investigación
y un compromiso serios, no solamente en el plano estético, sino también
religioso, debo expresar netas y severas reservas a la atribución del premio de
la O.C.I.C. a este film. Un premio otorgado por un jurado católico y llamado a
tener un amplio eco tiene dos objetivos: expresar su reconocimiento al autor y
promover su obra ante el público en razón de sus valores religiosos y morales.
No parece que “Teorema” pueda responder al segundo objetivo porque en
este film los elementos positivos vienen con frecuencia a ser muy ambiguos
por las incertidumbres ideológicas y la insistencia puesta sobre las escenas
eróticas. En un vasto público, esto puede engendrar una confusión equívoca
entre la religión, el erotismo y la ideología marxista…”.
151


Por su parte, el cronista de La Croix de París, Jean Rochereau, expresó una
respuesta muy similar frente al supuesto infortunio de la premiación de Teorema por sus
pares católicos:
“…En el Festival de Venecia, el jurado de la Oficina Católica Internacional del
Cine fijó su elección en el film italiano de Pasolini “Teorema”. Yo era miembro
del jurado en cuestión. Pero, por consideración a los lectores de “La Croix”
que tiene confianza en mí desde hace veinte años, obtuve ser relevado de la
regla: “El elegido por algunos se convierte en el elegido por todos”. Debo,
pues, desolidarizarme completamente de una decisión que estimo
profundamente lamentable. Para impedirla, me batí durante cuatro horas y,
finalmente contra todos los usos, me negué a firmar el proceso verbal de
atribución del premio”.
152


Días después, el asunto se complejizó cuando la policía de Italia recibió la orden de
secuestrar la película. La presión de la comisión encargada por el episcopado italiano de
juzgar los filmes había logrado su objetivo, después de atacar la obra de Pasolini por:
“…transparentar en su film una conciencia freudiana y marxista […] El
huésped misterioso es como un demonio cómplice que poseyendo a sus
criaturas y desapareciendo en seguida como una alucinación, las deja
trastornadas y alienadas…”.
153



151
Texto reproducido en Revista Criterio, Año XLI, 14 de noviembre de 1968, número 1559.
152
Ibidem.
153
Ibidem.
Ensayos sobre Arte, Comunicación y Políticas Culturales

236

En ese contexto desde la propia O.C.I.C se multiplicaron los rechazos al galardón
otorgado. La declaración del consejero eclesiástico P. Berthier, se oyó el 9 de febrero de
1969 en Radio Luxemburgo. La emisión, titulada “Un cristiano les habla”, consagrada al
film Teorema, fue reproducida en diversos medios católicos. Berthier planteaba que
muchos subrayaban el carácter erótico y violento de los filmes, pareciendo que cineastas
de diferentes países rivalizaban en describir formas perversas de sexualidad y crueldad.
En ese contexto, el filme de Pasolini aparecía como un anillo de esa escalada, y al
obtener el premio de la O.C.I.C., no generaba más que risas y escándalo. En su opinión,
Teorema no merecía el premio, y en tanto consejero eclesiástico de la Oficina Católica
Francesa del Cine, se desolidarizaba con el otorgamiento del premio.
154

Se preguntaba Berthier por qué un sacerdote que presidia el jurado creyó que podía
otorgar el premio internacional a ese filme. El P. Gervais, canadiense, lo explicó al afirmar:
“…Se trata de un poema, de una especie de parábola sobre la condición
humana. Los aspectos sexuales y carnales de la obra están, por ese mismo
hecho, traspuestos a un nivel de depuración estética que se podría calificar de
espiritual. La enfermiza obsesión de nuestra época se convierte en un
llamamiento irresistible a otra cosa…”.
155


Para Berthier, la opinión de Gervais sorprendería y escandalizaría a los
espectadores de Teorema que no verían en el filme los “aspectos profundos y misteriosos
de la condición humana”. Si para algunos el filme de Pasolini presentaba ese interés
mayor, ¿era necesario darle un premio católico? Para Berthier no, si se pensaba que el
premio podía atraer a familias cristianas o alentar al gran público a asistir a su proyección,
pues era el erotismo y no el amor lo que revelaba la naturaleza de todos los personajes.
Esa sacralización del sexo no tenía nada de cristiano ni de humano: su resultado era la
tristeza y la soledad “espantosa” de cada uno de los personajes.
Al referirse al premio de la O.C.I.C., Pasolini caracterizaba a sus integrantes como
católicos de izquierda al borde del cisma. Ese premio le había causado placer, un placer
que fue corto porque el Vaticano lo quiso condenar. Se sintió acusado, juzgado y absuelto
después de largos meses, pues por Teorema lo único que le faltó fue la prisión. Su
película había sido prohibida en Italia y quisieron destruir las copias para la exportación,
bajo el pretexto que había hecho una obra obscena. Para Pasolini Teorema no era
obscena y su escándalo no provenía del erotismo sino de la tesis que sostenía. En su

154
Revista Criterio, Año XLII, 18 de mayo de 1969, número 1571.
155
Ibidem.
Ensayos sobre Arte, Comunicación y Políticas Culturales

237

opinión, el contenido no era lo que escandalizaba al público sino la forma, simple y
convencional, pero rigurosa hasta la provocación.
156

Fue en ese momento cuando el debate en torno a Teorema había alcanzado su
punto culminante, que el filme llegó a territorio argentino y comenzó su derrotero de
censuras y reclamos judiciales. Como veremos, los católicos no fueron ajenos a ese
proceso.

Teorema en Argentina

El periplo que recorrió Teorema antes de ser permitida su exhibición en la
Argentina se inició en febrero de 1969. El distribuidor Vicente Vigo ingresó el filme,
invirtiendo una suma importante en los internegativos color y el subtitulado.
157
Calificada
por el Ente de Calificación Cinematográfica como “prohibida para menores de 18 años”,
sufrió dos cortes sugeridos por el director general del Ente y reconocido censor Ramiro de
la Fuente, y su secretario Eduardo Ares.
Pero un día después de expedido el certificado la película fue reclamada
nuevamente por el Ente. Se produjo una segunda visión, a la que asistió el Ministro del
Interior del gobierno de Onganía, Guillermo Borda. Allí Vigo fue informado que se
suspendía el certificado otorgado dos días antes. No fue casual que la presencia de Borda
terminara de definir la prohibición de exhibir Teorema en el territorio nacional. El entonces
Ministro del Interior era una declarado católico practicante, y fue desde su Ministerio que
emanó una orden directa pidiendo la prohibición del filme, dada “la polémica escandalosa”
que había despertado en Europa.
158

Posteriormente, el propio Vigo buscó apoyos entre las autoridades, solicitando la
revisión de lo actuado hasta ese momento, entrevistándose con autoridades nacionales,
entre las que se destacó el ministro de Educación, Dardo Pérez Guilhou. El pedido formal
de reconsideración llegó en mayo de 1969, y cinco meses después el mismo fue
rechazado por el Ente.

156
“Pasolini habla de Teorema”, AdVersuS, Año II, Nº 4, diciembre 2005.
157
Los datos sobre el recorrido del filme en territorio argentino han sido extraídos, en su mayoría,
de la revista Análisis, Nº 474, 14 de abril de 1970, Buenos Aires, pp. 53–56.
158
El pedido provenía de la Dirección de Política del Ministerio del Interior, y fue avalada por la
resolución 32/69 del Ente de Calificación Cinematográfica. En la reunión de la Sala del Ente habían
participado Luis Vesco, el teniente coronel Víctor Rodríguez y el capitán de navío Héctor Padilla.
Ensayos sobre Arte, Comunicación y Políticas Culturales

238

En junio de 1969, desde las páginas de Criterio, el crítico Jaime Potenze señaló su
oposición a la prohibición de Teorema.
159
El film había sido prohibido por una comisión
compuesta por tres personas “sin mayores antecedentes cinematográficos, por lo menos
desde un punto de vista cultural” (uno de ellos era dirigente del Instituto Nacional de
Cinematografía). Tal comisión había enmendado la decisión del flamante Ente de
Calificación Cinematográfica que la había aprobado con cortes para mayores de 18 años.
Para Potenze, se trataba de una ratificación de que “el manoseo” era una constante que
continuaría mientras existieran quienes estuvieran dispuestos a aceptarlo, pues ya la
misión de censurar no era honoraria. Ratificaba también su opinión sobre la censura que
había mencionado en otras oportunidades: lo importante era demostrar que se poseía el
poder, y que la gente desconocida podía imponer su criterio al prójimo en materia de
espectáculos. Potenze consideraba que afortunadamente la historia enseñaba que en
materia de inteligencia toda traba era provisora, triunfando a la larga la libertad, “guste o
no a sus asustadizos enemigos”.
Retornando a las gestiones de Vigo, un recurso de amparo, aceptado por un Juez
en lo Contencioso Administrativo, fue ratificado por la Cámara Federal de Apelaciones
previa apelación interpuesta por aquel. El 3 de abril de 1970 el filme fue estrenado en dos
cines (Luxor e Iguazú), con la calificación de “prohibida para menores de 18 años”. Un día
después, la ley nacional número 18.641, prohibió la proyección de Teorema en todo el
país. Este recurso, que no tenía antecedentes en la Argentina, tenía por justificación,
redactada desde el Ministerio del Interior, y rubricada por su nuevo representante, el
general Francisco Imaz, el que
“…Dicho film se basa en un contenido cuya apreciación por los organismos
administrativos intervinientes trasunta el desarrollo de cuestiones que agravian
seriamente los principios morales y afectan los basamentos del núcleo
familiar, en cuya defensa el Estado debe agotar todos los remedios a su
alcance…”.

Ante esta prohibición, la revista católica Criterio nuevamente se mostró disconforme.
Consideraban que Pasolini era un creador complicado y discutido a quién no se le podía
negar la calidad estética de sus obras. El amparo otorgado por la Justicia a determinadas
manifestaciones artísticas no había tenido en ese caso ningún valor. Más grave aún, el
Ministerio del Interior insistía en reivindicar una ideología inexplicable e ingenua. Los
fundamentos de la medida eran una confusa manifestación de principios por la cual el film

159
“Misceláneas”, Revista Criterio, Año XLII, 12 de junio de 1969, Nro. 1573, p. 389.
Ensayos sobre Arte, Comunicación y Políticas Culturales

239

“trasunta el desarrollo de cuestiones que agravian seriamente los principios morales y
afectan los basamentos del núcleo familiar, en cuya defensa el Estado debe agotar todas
los remedios a su alcance”. Cuando esta actitud se transformaba en ley y se la imponía
de forma imperativa a todos los ciudadanos, el acto ofensivo se manifestaba con claridad.
Era indudable que esos actos de censura traducía una concepción moral incompatible con
valores como la modernización, la libertad y la creatividad, que se proclamaban en
discursos y comunicados. Potenze creía que era bueno recordarlo, dejando un acto de
testimonio ante un poder político que en esa coyuntura particular se resistía a escuchar el
rechazo unánime de la opinión pública.
160

La larga tradición censora en la Argentina se había profundizado desde comienzos
de la década de 1960, cuando Ramiro de la Fuente alcanzó un lugar primordial dentro de
la estructura de los organismos gubernamentales censores de la actividad
cinematográfica. Desde 1963, cuando se creó el Concejo Nacional Honorario de
Calificación Cinematográfica, presidido por el propio De la Fuente, luego reemplazado por
el Ente de Calificación Cinematográfico, los censores administrativos, “amparados por
normas deliberadamente imprecisas y ambiguas, ejercieron implacablemente un poder
devastador sobre el mundo del cine, aplicándolo tanto a las películas extranjeras a
exhibirse en el país como a la producción y exhibición de los filmes nacionales”.
161

En ese contexto se explica lo inexplicable: una decreto ley destinado única, y
exclusivamente, a prohibir un filme. Solo la crisis y posterior caída del gobierno de
Onganía permitieron que se diera curso a un amparo frente a la ley 18.641, la cual fue
derogada en octubre de 1970, por “carecer de la necesaria generalidad” e ir contra la
Constitución, ya que el primer amparo podía ser considerado como “cosa juzgada”. El
filme pudo ser reestrenado en enero de 1971.
162


La reacción de los católicos

Una vez que la noticia del premio otorgado a Teorema por la O.C.I.C. llegó a los
medios católicos locales, y se supo el impacto que este premio había tenido en los medios

160
“Comentarios. El monopolio de la moral”, Revista Criterio, Año XLIII, 23 de abril de 1970, Nro.
1594.
161
Oubiña, Jorge, “Veinte años de censura inconstitucional en el cine argentino (1963-1983)”, en
Oubiña, David y Diana Paladino (comps.), La censura en el cine hispanoamericano, Buenos Aires,
Facultad de Filosofía y Letras-UBA, 2004.
162
Maranghello, Cesar, “La censura, con nuevo orden legal. Se crea el concepto de atentado
“contra el estilo de vida nacional”, en España, Claudio (Dir. Gral.), Cine Argentino. Modernidad y
vanguardias II, 1957/1983, Buenos Aires, Fondo Nacional de las Artes, 2005.
Ensayos sobre Arte, Comunicación y Políticas Culturales

240

ligados al Vaticano y a los sectores más conservadores del catolicismo europeo, también
se manifestaron las opiniones de los católicos locales. Poco después de las primeras
repercusiones que había tenido el affaire Teorema en la revista Criterio, otros sectores del
catolicismo local se expresaron.
Los sectores integristas, representados en esos años por la publicación Jauja, entre
otras, dirigida por el sacerdote Leonardo Castellani, presentaron una dura crítica a la
decisión de la O.C.I.C. En ella, Juan Carlos Moreno, Secretario de Moralidad de la Acción
Católica de Buenos Aires hacia finales de la década de 1940, criticaba duramente la
política llevada adelante por este organismo, en especial en lo referido a priorizar los
aspectos estéticos y artísticos de los filmes frente a los aspectos morales que los mismos
trasmitían. El texto de Moreno, cargado de los clásicos tópicos antisemitas y contrarios a
la modernidad, presentaba a la O.C.I.C. como un organismo infiltrado de criptojudíos y
masones, y llamaba a revisar la postura de los católicos frente a los filmes. Según el
autor,
“…La O.C.I.C se ha metido en la Iglesia para deteriorar a la familia cristiana,
en lo moral y en lo religioso. Al laurear la obscena película Teorema, ha
subvertido y vulnerado los fundamentos capitales del dogma y la moral. De ahí
la decidida y pronta intervención de los obispos italianos. Es innegable que en
la O.C.I.C hay infiltrados, es decir, gente contraria, masones o criptojudios, los
cuales de consuno con los malos teólogos (falsos profetas) que discuten las
encíclicas pontificas y desvirtúan la pureza de la Biblia y de la Sagrada
Tradición, tienen la misión diabólica de destruir la Iglesia, bajo la apariencia de
protejerla. Son meramente lobos con piel de obejas…”
163


Las opiniones de otros sectores giraron en torno de la sexualidad manifiesta en el
film. Así opinaba por ejemplo el sacerdote jesuita Mariano Narciso Castex, para quién la
película era
“…una expresión creativa de alto nivel artístico, que revela el profundo drama
de un homosexual (Pasolini). Estas dos cosas están básicamente en el film y
pueden verse a través de tres elementos que lo sostienen: agresividad,
angustia y creatividad. Especialmente la agresividad con que Pasolini destruye
todos los valores del dinamismo normal del amor. Creo que es una película de
debate, para grupos reducidos, que muestra básicamente la interioridad de un
homosexual, de una personalidad humana distorsionada. En cuanto al sentido
religioso de Teorema, aparte de la historia clínica de un creador que trasunta,
existe una ligera intuición del director respecto de la vinculación entre religión
y sexo. Pero ésta no es una certeza mía sino también una intuición sobre la
película…”.
164



163
Jauja, Nº 24, diciembre de 1968. Las faltas ortográficas son las que presenta el escrito original.
164
Revista Análisis, Nº 474, 14 de abril de 1970.
Ensayos sobre Arte, Comunicación y Políticas Culturales

241

Al preguntársele sobre la importancia dada en la película a la homosexualidad,
Pasolini preguntaba cuál era la sexualidad que no estaba mezclada de ambigüedad,
afirmando que sus obsesiones personales reflejaban las de la mayoría. La diferencia entre
homosexualidad y heterosexualidad no cambiaba el problema esencial en lo que tocaba a
la sexualidad, que en Teorema se utilizaba como lenguaje para expresar una verdad.
165

La postura de Criterio ante la O.C.I.C. era más abierta. En principio, hacia marzo de
1969, al comentar la ley de censura del cine en Argentina ese medio hizo referencia a
Teorema como un ejemplo de cómo los sectores católicos abordaban los films. La Iglesia
Católica había resuelto la cuestión de la censura en los últimos años no a través de las
“calificaciones morales” de organismos religiosos, que iban desapareciendo (en Argentina
la Oficina de Cine y Teatro de la Acción Católica ya no cumplía función alguna). La Iglesia
no se había desentendido de los problemas del cine, pues existía la O.C.I.C., que
intervenía a través de jurados en los festivales cinematográficos internacionales a partir
de una óptica bastante amplia. Una prueba la conformaban los premios concedidos a
Teorema, “acusada de obscena ante los tribunales italianos”; y Un hombre y una mujer,
de Lelouch, cuyas escenas de alcoba eran explícitas.
166

Tras manifestar su oposición a la prohibición del film, como ya se manifestó,
finalmente la reseña del film apareció en Criterio en enero de 1971.
167
Jaime Potenze fue
el encargado de realizar la crítica. La misma comenzaba con la definición de “teorema”
(una proposición matemática que exige demostración). Traducido a términos
cinematográficos, significaba que Pasolini planteaba al espectador algo que debía ir
solucionando a medida que avanzaba el film. Pero para Potenze en el arte no existían
mayores objetividades, por lo que sospechaba que todo teorema estético carecía de la
sencillez de los matemáticos, pues “la ciencia menos exacta es el arte”. Para Potenze, las
idas y venidas que había tenido el film ratificaban sus ideas. Premiado por la O.C.I.C., fue
luego “despremiado”, por tratar de alcanzar una meta religiosa por caminos contrarios a la
religión. Como manifestaba claramente, en Argentina, “el lío se acercó al grotesco”,
llegando incluso a una prohibición por parte del gobierno ya depuesto, al que la Justicia
puso en su lugar, bajo pretexto de que el film atentaba “contra nuestro estilo de vida”. No
solo para Potenze tal estilo no era ejemplar, sino que si de alguna culpa era inocente

165
“Pasolini habla de Teorema”, AdVersuS, Año II, Nº 4, diciembre 2005.
166
“Cine: La ley de censura”, Revista Criterio, Año XLII, 13 de marzo de 1969, número 1567, p.
141.
167
“Cine. Teorema (id. Italia 1968)”, Revista Criterio, Año XLIII, 28 de enero de 1971, número
1611/12.
Ensayos sobre Arte, Comunicación y Políticas Culturales

242

Pasolini, era de intentar corromper las costumbres argentinas, tarea que los nativos
“hacen con entusiasmo digno de mejor causa”. Tal episodio había demostrado una vez
más la indigencia cultural de los “escasamente representativos gobernantes y sus
asesores”.
Para Potenze la película tenía una impronta fantástica. La idea de que al seno de
una familia llegue un personaje misterioso que les cambia la vida la asociaba con las
ideas de Pinter y del “Teatro del absurdo”, manejándose con simbolismos porque la
realidad carecía de fuerza para transmitir ciertas vivencias. Si un relato exigía coherencia,
con planteos, desarrollo y desenlace para transmitir una idea, los autores modernos
dejaron de lado esas estructuras. Había una diferencia con el surrealismo, que buscaba
una revolución con elementos oníricos o fantásticos, pero que tenía límites. Estos ahora
estaban en declinación, corriendo a toda velocidad sin una meta fija. Cuando la religión
tenía una vigencia estructural, en la meta de todas esas aparentes perturbaciones había
una búsqueda de Dios, pero en esos momentos era un deseo de que las cosas ocurrieran
de cierto modo, sólo una aspiración.
Por ello Potenze creía desacertado comparar el personaje de Teorema con Cristo.
El hecho de que Pasolini hubiera filmado El evangelio según Mateo señalaba que cuando
quería sabía introducirse dentro de lo religioso, sin utilizar símbolos. Por otra parte, el
personaje de ese film lograba una adhesión de todos sus ocasionales compañeros, pero
de ninguna manera les dejaba la paz que se supone es inherente a los sobrenatural. Era
posible que Pasolini hubiera tenido alguna intuición religiosa, pero era pueril distorsionar
una idea que no se comprendía.
Potenze no creía que Teorema fuera una obra de tesis, sino un atisbo, y que el título
estaba mal elegido porque no se demostraba nada. Si el film pretendía ser al mismo
tiempo un mensaje, debía poseer cierta universalidad. Deducir del film que el padre
perseguía un ideal de vida franciscano porque regalaba su fábrica a los obreros (que para
él era lo que más había molestado a la “burguesía discrepante”), era tan arriesgado como
afirmar que el único miembro que encuentra la autenticidad era la sirvienta porque era la
menos contaminada de todos por la sociedad. Todo eso era marxismo (o catolicismo) muy
barato y tendencioso. Que la llegada del extraño terminaba por destruir a una familia
burguesa podía ser cierto, pero ese aniquilamiento carecía de sentido dentro de una
perspectiva sociopolítica cabal. A la burguesía se la podía destruir por una revolución
profunda, pero no por medios carismáticos que participan de lo mágico. Para Potenze,
sospechar lo contrario sería caer en el quietismo, y si en esa corriente estaba enrolado
Ensayos sobre Arte, Comunicación y Políticas Culturales

243

Pasolini, había que recordarle que a los intelectuales se les podían quemar los libros con
facilidad si no condescendían a la acción. La prueba eran veinte siglos de cristianismo
que algo habían hecho pero no demasiado frente a las fuerzas más prácticas de lo que
podría llamarse “el mal”. Cuando los católicos entendieran que el reino de Dios no era de
este mundo se calmarían los escozores molestos, y terminarían las cruzadas que poco
resultado han dado a través de los tiempos.
Potenze consideraba que cinematográficamente Teorema era excepcional, y el
hecho de que hubiera despertado tantos interrogantes era señal de su profundidad, o por
lo menos de que al hombre moderno le apasionaban los interrogantes que de alguna
manera se relacionan con su vocación de infinitud. Sobre esa base el premio de la
O.C.I.C. era razonable. No obstante, no creía que si hubiese integrado el jurado habría
acompañado a la mayoría. A Potenze le molestaba el hermetismo, y ese teorema no
proponía mucho más que un interrogante, mientras que el mundo necesitaba soluciones.
Un encuentro consigo mismo era siempre fecundo, pero toda perturbación exigía que más
allá de ella existiera una verdad, y Pasolini no sabía dónde estaba. Abominaba de la
hipocresía, de la insinceridad, del “sistema”, y de muchas otras cosas muy criticables;
pero no sabía dónde estaba el remedio. Suponer que despojarse de las riquezas
materiales era un buen punto de partida era un acierto. Pero si el resultado era caminar
por el desierto gritando, como lo hacía el jefe de la familia al final de la película, se podía
sospechar que el renunciamiento era un principio que exigía una perseverancia más sana.
Insistía en ese detalle de la película pues era el leit-motiv de la misma. Los demás
personajes de la familia se dispersaban porque carecían de una significación social. La
hija desaparece; el hijo se entrega a un arte más bien abstracto; la madre se pierde en los
vericuetos del sexo; la sirvienta cae en un misticismo no del todo claro, al que no obstante
han querido describir algunos exégetas como símbolo de la pureza de la clase pobre.
Pero ¿qué quiere demostrar tal teorema? Para Potenze la respuesta más sencilla era que
cada uno tenía el derecho de solucionarlo a su modo; y la más obvia que Pasolini no supo
hacerlo, conformándose con una película excelente, sugestiva y con muchos
interrogantes, pero “académica y quizá estéril”.

Conclusiones

Como en muchas otras dimensiones, los católicos defendieron diversas posturas
ante un film conflictivo para el catolicismo como lo fue Teorema. Esto se observa
Ensayos sobre Arte, Comunicación y Políticas Culturales

244

claramente en el amplio arco que va desde la postura opositora originada desde el
integralismo hasta una flexibilidad de sectores como los que realizaban críticas
cinematográficas en la revista Criterio. Para estos, no se debía censurar el film, pues sus
escasos méritos por sí solos llevarían al público a darle la espalda. Así, para ese sector, la
prohibición de Teorema solo exponía la falta de inteligencia de algunos sectores católicos
para actuar frente a las nuevas propuestas cinematográficas, y reflejaba la muchas veces
vedada oposición a las políticas culturales de los gobierno militares de tendencia católica.
El tratamiento del affaire Teorema en la Argentina parecen mostrar que, aun cuando los
sectores más marginales del catolicismo integrista y ultramontano apoyaban las acciones
censoras, los sectores más moderados, y no necesariamente más progresista dentro del
catolicismo, se mostraron disconformes frente a la ineptitud de los regímenes autoritarios
frente al problema de en qué lugar situar los límites ante las exhibiciones cinematográficas
complejas y críticas.


Bibliografía
FINCHELSTEIN, F. (2008) La Argentina fascista. Los orígenes ideológicos de la
dictadura, Buenos Aires, Sudamericana.
MARANGHELLO, C. (2005) “La censura, con nuevo orden legal. Se crea el concepto de
atentado “contra el estilo de vida nacional”, en ESPAÑA, Claudio (Dir. Gral.), Cine
Argentino. Modernidad y vanguardias II, 1957/1983, Buenos Aires, Fondo Nacional de las
Artes.
OUBIÑA, J. (2004) “Veinte años de censura inconstitucional en el cine argentino (1963-
1983)”, en OUBIÑA, David y PALADINO, Diana (comps.), La censura en el cine
hispanoamericano, Buenos Aires, Facultad de Filosofía y Letras-UBA.
PASOLINI, P. P. (1972) Teorema, Buenos Aires, Editorial Sudamericana.
VAREA, F. (1999) El cine argentino en la historia Argentina, 1958-1998, Buenos Aires:
Ediciones del Arca Editorial.

Revistas
AdVersuS
Análisis
Criterio
Jauja
Ensayos sobre Arte, Comunicación y Políticas Culturales

245
































Tandil, septiembre de 2012