You are on page 1of 18

LA EDUCACIÓN ÉTICO LIBERADORA

Se entiende por libertad, la facultad que posee la persona
humana, para elegir y realizar el bien iluminada por la verdad. Se crece
en la libertad aprendiendo a optar en cada situación concreta, por el
valor superior, como fundamento de la acción. La libertad es
manifestación de la divina imagen en el hombre, ya que Dios quiso dejar
al hombre en manos de su propia decisión (Ecl. 15,14), de modo que
espontáneamente sepa buscar a su Creador y llegar libremente a su
plena y feliz perfección por adhesión a Él.
1
El sólo conocimiento de lo
que es ser libre no es suficiente para que la persona madure en la
responsabilidad.

Se entiende por liberación el proceso de crecimiento en la libertad;
es decir, la libertad en acción y por tanto la superación de los obstáculos
que se oponen a la realización integral del ser humano como persona –
comunidad.
2


La Educación Ético Liberadora integra y fortalece académica y
moralmente, a la vez que instruye, educa y orienta al estudiante de la
universidad, para que apropie en su vida los valores de la identidad
grancolombiana y del humanismo de identidad cristiana. La Educación
Ético Liberadora prepara al estudiante para su integración al medio
universitario con ideas fuerza y valores significativos para su madurez
íntegra.

1
Universidad la Gran Colombia. Reglamento de la educación ético liberadora; Artículo 7
2
Ibid. Art. 8



La universidad La Gran Colombia con el programa de ética
liberadora, nos permite mirar el pasado con visión analítica y prospectar
el futuro con investigación, acción y participación, en la construcción de
un proyecto de vida profesional al servicio de la familia, de la sociedad y
de Colombia en general.

La inscripción latina del escudo institucional, orienta los principios
filosóficos en torno a la Educación Ético Liberadora. En consonancia con
la Educación Ético Liberadora se respetan los valores consagrados en la
Carta Magna y de manera vigilante se cumple con lo preceptuado por las
autoridades educativas, tanto académicas como administrativas. El
Marco Filosófico y Doctrinal del "Alma Máter" es difundido con rigor
académico por el Centro de Ética y Humanidades, teniendo en cuenta
las implicaciones antropológicas de la formación integral y social.


1.1. OBJETIVOS DE LA EDUCACIÓN ÉTICO LIBERADORA

Los objetivos de la Educación Ético Liberadora son conocer, valorar y
practicar el humanismo integral que le confiere grandeza, dignidad,
sentido y valor humano a la formación profesional.

La Educación Ético Liberadora orienta al estudiante para formarse
una personalidad profesional consecuente con la jerarquía de los valores
y las actitudes éticas.







La Educación Ético Liberadora es axiológica, formativa y actitudinal y
cifra su empeño en conocer, evaluar y proyectar la historia de la
humanidad para mejorar la integración social de intereses, voluntades,
esfuerzos y realizaciones.

Para salir de la crisis del humanismo se requiere el concurso de
profesionales líderes, capacitados en el conocimiento y en la práctica de
los valores humanos y de la moral, que sepan orientar a la comunidad,
con el dominio de la ciencia, de la tecnología y del humanismo ético.

Las corrientes de pensamiento ético liberador con su natural
dinámica de acción se orientan a responsabilizar al futuro profesional en
el compromiso de servirle a la comunidad sin preferencias económicas o
sociales, sino con el ánimo de servicio, en especial al pueblo que sufre
desprotección y marginalidad.

La cosmovisión y antropovisión ética y cristiana de la vida mueve el
pensamiento y la voluntad de la comunidad universitaria con
preocupaciones, inquietudes y criterios que despiertan el diálogo
enriquecedor y la acción social consciente, como un aporte valioso a la
comunidad necesitada. Orientar la formación del carácter y la
personalidad es un objetivo primordial de la Educación Ético Liberadora
que repercute en el servicio eficiente y honesto a la comunidad. Formar
profesionales capacitados para la armoniosa vida social, es una finalidad
específica y constante propia de la universidad. En el contexto de la
vida académica universitaria se fomenta el mejoramiento gradual de la
persona con una clara perspectiva de superación para que el futuro
profesional asuma con grandeza su propio reto histórico y se oriente


desde el claustro académico con los valores éticos del humanismo
universal y con el pensamiento y carisma de la Iglesia.

El objetivo institucional de la universidad la Gran Colombia se
sintetiza en instruir, educar y formar integralmente en los principios y
valores del "Alma Máter", es un punto de mira institucional para formar
la generación de los futuros profesionales que tengan el valor cívico
necesario para vivir en armonía social.

La educación ético liberadora integra y fortalece académica y
moralmente, instruye educa y orienta al estudiante. La educación ético
liberadora es un orden formal pedagógico, consiste en la estructuración
filosófica de las intenciones como ente de educación integral
universitaria: académica y humana.

El proceso de formación de la educación ético liberadora dirige al
estudiante para tomar sus propias decisiones de acuerdo a los valores
universitarios, proyectando la historia de la humanidad, tomándola
como ejemplo para darle sentido y mostrando que la sociedad en
nuestro tiempo se destruye y la razón es por la ausencia de
acercamiento a Dios y obstinación en ideas de violencia.

La actitud es parte esencial para el compromiso moral, por eso, el
diálogo prima a la hora de tomar decisiones, asumiendo un pensamiento
liberador, que adquiere fuerza superando los pensamientos de la
sociedad de consumo derivando otros temas de preocupación
permanente para la universidad: la forma de vivir y pobreza de la
población más necesitada, generando dinámica y altruismo sin
preferencias socioeconómicas, sólo con el ánimo de servir.




El objetivo de la universidad es la Formación de los estudiantes, de
tal manera, que este concepto ha penetrado profundamente en la
conciencia universitaria para que se reconozca como primera y
primordial tarea suya la de formar integral y permanente a sus
miembros, sean estudiantes, profesores o administrativos, pues
procesos que llevan a ella rebasan las fronteras del aula, con lo cual
queda desencajada la estructura de la universidad que en una época fue
y quiso ser, puramente instructiva.

La comunidad universitaria no debe encerrarse dentro de sus propias
fronteras sino que por el contrario debe proyectarse hacia el país
insertándose en el proceso de cambio para luchar por una Colombia
“justa, solidaria, comunitaria, compartida, segura, democrática, y
cristiana”

La formación de los estudiantes académicamente se realiza para
todos desde el centro de ética pero se complementa con la pastoral que
en su proceso llega a quienes optan libre y voluntariamente por un
experiencia cristiana; es decir, la ética compromete la razón en tanto
que la pastoral compromete la libertad, por lo tanto la acción conjunta
de estos dos estamentos concretan el ideario evangélico “La verdad os
hará libres”.

La educación liberadora se enriquece a partir de la reflexión y de las
conclusiones de la Conferencia Episcopal de Medellín, sobre la situación
de nuestro continente, sobre la dependencia y opresión a la que está
sometido ya que la colonia del ayer se superó, pero se surgió un nuevo
neocolonialismo.




La ética liberadora es la reflexión sobre la forma de salir de la
situación deshumanizada en que vive Latinoamérica. La reflexión más
profunda se logra a la luz del mensaje de Jesús contenido en el
Evangelio, es una llamada a la liberación, como el rescate de lo humano
y como propuesta al humanismo cristiano, sin el cual no hay redención
ni salvación. La Buena Nueva de Jesús, es la invitación a la liberación de
la opresión, a la redención del pecado como estructura social
deshumanizante y a la salvación como plenitud y encuentro con el
hermano y con Dios.


1.2. FUNDAMENTOS DE LA EDUCACIÓN ÉTICO – LIBERADORA

 La formación ético liberadora, debe capacitar a los miembros de la
comunidad universitaria para que sean autores de su propio progreso y
para que desarrollen de una manera creativa y original un mundo
cultural acorde con su propia riqueza y que sea fruto de sus propios
esfuerzos.

 La educación liberadora está llamada a dar respuesta a los retos del
presente y del futuro para Colombia y el continente. Solo así será capaz
de liberar a nuestros hombres de las servidumbres culturales, sociales y
políticas, que se oponen al verdadero desarrollo; esto sólo es posible
sino perdemos de vista la dimensión sobrenatural que debe inspirar el
desarrollo humano.







 La visión de la educación ético liberadora debe estar en armonía con el
desarrollo integral del ser humano que lo convierte en sujeto de su
propio desarrollo.

 La educación es efectivamente el medio clave para liberar a los pueblos
de toda servidumbre y para hacerlos ascender de “condiciones de vida
menos humanas a condiciones de vida más humanas”.

 La educación liberadora debe concientizar al hombre como primer
responsable y “artífice de su éxito o de su fracaso”



 La educación ético-liberadora debe crear y promover una nueva
civilización.

 La educación ético-liberadora debe encausar sus esfuerzos hacia la
personalización de las nuevas generaciones profundizando en la
conciencia de su dignidad humana, con el propósito de favorecer su
libre autodeterminación y promover el sentido de solidaridad y
comunidad.

 La educación ético-liberadora debe ser dialógica para capacitar a las
nuevas generaciones en el cambio permanente y orgánico que implica el
desarrollo.
3







3
Universidad La Gran Colombia. Reglamento de la Educación Ético Liberadora; Artículos 7 y ss.



Como toda liberación es ya un anticipo de la plena redención de
Cristo, la iglesia por medio de la universidad en América Latina, se
siente particularmente solidaria y comprometida en la liberación de
nuestros pueblos. Cristo pascual “imagen del Dios invisible” es la meta
que el designio de Dios establece al desarrollo del hombre para que
“alcancemos todos la estatura del hombre perfecto”.

Esta educación debe plantearse partiendo de una toma de
conciencia sobre el ser y destino histórico de nuestra nación, pues
América Latina está llamada a la gestación de una nueva civilización.

A su vez, debe responder a la vocación original de nuestro
continente, porque está llamada a luchar por el desarrollo de su pueblo,
a fin de que ella pueda ser fermento de unidad y de paz, vía de
liberación y testimonio vivo de humanismo, que integra toda la escala
de los valores temporales con la visión global de la fe cristiana.

La Universidad gran Colombia podrá encontrar el camino para
realizarse con dignidad en la historia, porque el porvenir de la nueva
civilización del continente es su propio porvenir. Esta tarea liberadora de
la educación ha de ser personalizante porque: por el esfuerzo de su
inteligencia y de su voluntad cada hombre puede crecer en humanidad,
valer más, ser más.

Finalmente el sentido autentico de la liberación consiste en el
crecimiento personal y comunitario en Cristo, y la realización de la
vocación al llamado de Dios. Al igual la educación ético liberadora tiene
como finalidad, alimentar y nutrir la liberación integral del ser humano.




2. COMPONENTE INSTITUCIONAL































3. LOS ESPACIOS ACADÉMICOS DEL COMPONENTE INSTITUCIONAL

3.1. GRANCOLOMBIANIDAD

La inducción del estudiante grancolombiano a la dinámica de la
vida universitaria, se desarrolla en la cátedra de Grancolombianidad
en consonancia con el pensamiento y el espíritu del Fundador Dr. Julio
César García, su filosofía educativa y su visión integral de la realidad.

3.2. CONSTITUCIÓN POLÍTICA Y DEMOCRACIA

Al mismo tiempo, en este ejercicio propedéutico, teniendo en
cuenta la importancia que tiene para los ciudadanos la Constitución
Política, el estudiante tiene la oportunidad de rastrear y reconocer los
principios y valores constitucionales que fundamentan el orden jurídico
establecido en Colombia como referente de la convivencia ciudadana en
la asignatura de Constitución Política y Democracia.

3.3. HUMANISMO CRISTIANO

La Gran Colombia nutre su quehacer educativo como Universidad
Católica, en el Humanismo Cristiano que tiene como fuente la
Sagrada Escritura; la filosofía institucional, los principios, fundamentos y
valores grancolombianos, que tienen arraigo en el Proyecto Ético de
Jesús que incita a tener una experiencia de vida para la libertad y de
compromiso en la construcción de un mundo justo y solidario. El
estudiante tiene la posibilidad de reflexionar sobre la experiencia
religiosa de la humanidad, el sentido de la relación del hombre con Dios
a través de distintas expresiones culturales, posibilitando la valoración


del cristianismo actual frente a los diversos problemas de nuestro
tiempo, como el único camino garante de la verdadera libertad y del
auténtico humanismo.

3.4. ANTROPOLOGÍA

Al estudiante grancolombiano se le ofrece en Antropología un
espacio para la reflexión y el análisis del ser y el quehacer humano,
especialmente desde su condición de persona situada culturalmente y
abocada a múltiples requerimientos y retos de la sociedad. Este núcleo
temático es la oportunidad para reflexionar sobre la experiencia que el
ser humano tiene de su propia existencia como ser que es y vive como
cuerpo, situado en el mundo en relación con los bienes materiales,
relacionado con las demás formas de vida de entre las cuales prevalece
la vida humana, construyendo su propia historia y proyecto personal de
vida como persona y como profesional y finalmente, religado y en
actitud de apertura hacia lo sobrenatural y trascendente.

3.5. AXIOLOGÍA

Cuando el individuo se reconoce a sí mismo como persona
humana, realiza todas sus acciones y toma decisiones fundamentadas
en valores. En el proceso de formación el estudiante gran colombiano
tiene el espacio en la cátedra de Axiología para reflexionar sobre el
mundo de los valores y analizar los antivalores que han degradado a la
humanidad en los últimos tiempos.







3.6. ÉTICA GENERAL

Las asignaturas anteriores hacen que el estudiante se inquiete por
una visión universal del comportamiento humano que ha de ser
analizado académicamente con el fin de encontrar los argumentos
teóricos y prácticos que permitan dar razón de la conveniencia de
buscar el bien para la realización del hombre en acción; lo cual es
propósito la Ética General.

3.7. FAMILIA Y BIOÉTICA

A partir de la dimensión de coexistencia y convivencia el
estudiante reconoce, legitima y valora la institución familia como la base
de la sociedad, primera escuela de educación y experiencia más próxima
de la comunidad cristiana en la asignatura de Familia y Bioética. Es
pertinente al quehacer de toda comunidad académica, describir y
explicar las razones que demuestran la validez e importancia de la
familia como fuente de estabilidad social, cultural, religiosa y económica.
Además es en la familia en donde se gesta la vida que debe ser
protegida y respetada.

3.8. CULTURA SOLIDARIA

La Universidad La Gran Colombia va más allá de la reflexión que
el estudiante hace sobre los escenarios domésticos y privados e incita al
educando a interesarse por lo público y común, lo cual, exige una
nueva cultura y mentalidad para emprender proyectos solidarios que
nos permitan transformar la realidad. La cátedra de Cultura Solidaria
es un espacio académico que se propone rastrear las manifestaciones


materiales, institucionales y axiológicas de la cultura colombiana; en
consecuencia, son objeto de estudio el conjunto de tradiciones,
costumbres, prácticas y símbolos que constituyen nuestra identidad.

3.9. CONTEXTO NACIONAL Y GLOBAL

Prosigue esta reflexión sobre lo público, analizando todos los
elementos en particular de la cultura nacional, a través, de la asignatura
de Contexto Nacional y Global. El estudiante puede reconocer los
antecedentes hispánicos, bolivarianos y cristianos que forman parte de
nuestra vocación histórica y de nuestra identidad, con el propósito de
fortalecer la unidad como colombianos y el sentido de pertenencia a
nuestro espacio y nuestro tiempo.

3.10. ÉTICA PROFESIONAL

Es posible hacer de Colombia por medio del trabajo decidido y
honesto, un nuevo país en donde quepamos todos. El trabajo eficiente y
efectivo es la única estrategia que nos permitirá transformar la realidad,
por lo tanto, la acción humana es el objeto de estudio de la Ética
Profesional que nos permite reflexionar axiológicamente sobre la
praxis de los estudiantes y dimensionar el efecto social, económico,
político, cultural, ideológico e institucional del trabajo humano en todos
sus niveles. En este orden de ideas, el programa de Ética Profesional
centra la reflexión estructural de los valores que integran el Perfil
Profesional de la carrera, las normas que dan origen para el adecuado,
honesto, digno y eficiente ejercicio de la profesión, como un servicio
responsable y enriquecedor para la comunidad. Se examinan las
fortalezas, debilidades, amenazas y oportunidades de la profesión, se
visualizan las condiciones para asumir con honestidad y éxito las


competencias profesionales dentro y fuera del país; dadas las
condiciones del Tercer Milenio y de la Globalización. Se pretende que el
futuro profesional grancolombiano proyecte una excelente imagen de la
universidad, de su profesión y de su personalidad, con criterio de
excelencia, dispuesto a contribuir al mejoramiento integral de la calidad
humana. El profesional será respetuoso de los valores humanos y de la
conservación equilibrada del medio ambiente, pondrá al servicio de su
profesión los principios de la ética, de la investigación y será respetuoso
de las leyes y de los derechos humanos; apreciará la tradición y la
idiosincrasia del pueblo colombiano y contribuirá con sus obras al
engrandecimiento cultural y arquitectónico de Colombia.


4. COMPETENCIAS DE LOS ESPACIOS ACADÉMICOS

4.1. GRANCOLOMBIANIDAD: identidad con la institución educativa

1. Asume con conciencia crítica sus responsabilidades y compromisos en
su ser y quehacer como estudiante universitario.

2. Incorpora a su ethos personal y social la realidad de ser estudiante
Universitario.

3. Se apropia y difunde la identidad grancolombiana como persona
ciudadano y profesional.

4. Construye comunidad fraterna en diversos entornos.

5. Está comprometido con la construcción de su proyecto de vida a la luz
de los principios y valores Grancolombianos.



4.2. CONSTITUCIÓN POLÍTICA Y DEMOCRACIA: ciudadanía y
convivencia

1. Comprende el concepto de estado y sus elementos, los sistemas de
estado y las formas de gobierno, el contenido y organización de una
constitución y las clases de constitución.

2. Conoce y promueve los mecanismos de participación ciudadana.

3. Reconoce las funciones y competencias de las ramas del poder público
y los organismos de control en Colombia.

4. Conoce y promueve los deberes, derechos, garantías y los
mecanismos de protección de los derechos humanos y fundamentales en
Colombia.

4.3. HUMANISMO CRISTIANO: alteridad, resiliencia y amor

1. Da razón de las diferentes religiones y diversas corrientes humanistas
y valora sus aciertos y desaciertos.

2. Dinamiza su vida re-significando su dimensión espiritual como parte
esencial de su proyecto de vida.

3. Apropia la propuesta de vida cristiana en su realidad personal, social y
profesional.






4.4. ANTROPOLOGÍA: proyecto de vida

1. Valora la concepción y el enfoque ético cristiano de la persona desde
la visión antropológica Grancolombiana.

2. Asume y respeta la vida como don y tarea integrándola en todas sus
etapas y manifestaciones.

3. Realiza procesos de integración, convivencia fraterna, proyección
social, y construye su proyecto de vida.

4.5. AXIOLOGÍA: consistencia y coherencia

1. Es capaz de ejercer discernimiento sobre las diferentes corrientes
axiológicas que influyen en su proyecto de vida.

2. Expresa su posición crítica y se compromete con la vivencia de los
valores humanos y cristianos.

3. Responde con una actitud de fe, esperanza y sentido de vida ante los
nuevos retos de la sociedad.

4.6. ÉTICA GENERAL: discernimiento y compromiso

1. Reconoce la incidencia de la ética en la realidad social.

2. Contrasta la ética cristiana con las diferentes propuestas éticas y es
capaz de tomar decisiones coherentes ante los desafíos actuales.




3. Asume una postura ética, libre y consciente, ante su realidad personal
y social.

4.7. FAMILIA Y BIOÉTICA: calidad de vida

1. Asume y expresa una postura crítica en torno a las nuevas
tendencias, problemáticas y concepciones de la familia.

2. Valora y respeta el verdadero sentido del matrimonio y la convivencia
familiar.

3. Discierne libremente su vocación para afrontar su proyecto de vida.

4. Promueve el valor de la vida humana en todas sus etapas.

4.8. CULTURA SOLIDARIA: relaciones interpersonales y trabajo en
equipo

1. Adopta una postura crítica y objetiva ante las diferentes expresiones
de la ausencia de la solidaridad.

2. Valora los principios solidarios del evangelio que son fundamento de
la enseñanza social de Iglesia católica.

3. Identifica las estructuras y manifestaciones culturales que van en
contra del bien común.

4. Se compromete con acciones concretas para fortalecer la cultura de la
solidaridad



4.9. CONTEXTO NACIONAL Y GLOBAL: liderazgo

1. Se apropia del entorno vital para ser protagonista del cambio social.

2. Asume conciencia crítica y es proactivo ante los retos que plantea el
futuro del país en el mundo globalizado.

4.10. ÉTICA PROFESIONAL: excelencia y alto desempeño

1. Ejerce con conciencia crítica acciones transformadoras ante las
realidades de la profesión.

2. Asume su compromiso profesional ante los desafíos del mercado
laboral.

3. Aplica normas y principios éticos en el desarrollo de su profesión.