POEMAS DE LA CARNE

FRANCISCO DE ASIS AYALA FLORENCIANO

1

La luz ya entra por los agujeros y no hay temor al olvido...

2

...pasan las horas, algunos días, lentas como el mar gris y cada segundo, triste, se cuelga en el aire esperando el siguiente futuro corto, idéntico siempre a sí mismo...

3

...¿Y la rosa? ¿Dónde habita la primavera de tu piel, tus labios, tu risa dulce y abierta como luz sobre mis ojos?...

4

...¿Dónde estás? Te he buscado toda la noche y sólo escuché el silencio oscuro de los astros y el frío sin labios...

5

...en la distancia, tus labios son aún más suaves y tu piel me roza y me toca más tierna, como el agua que moja cada mañana la hierba...

6

...son las nubes que navegan lentas y frías por el cielo marino quienes me traen tu sonrisa y tu cuerpo entero de mujer...

7

...AMOR en el viento te acercas tronando los espacios y cubriéndome de lluvia. AMOR sobre las tejas y las gotas frías en los cristales...

8

...hoy las palabras andan locas por los aires, saltan, se desvanecen aullando tu nombre por los rincones de la casa...

9

...o llamando insistentes a las puertas de mi piel...

10

...mi boca te busca más allá de los vientos salados que me traen tus caricias y tu pelo esparcidos sobre mi cuerpo...

11

...sobre la cama, algunos compañeros hablando mientras la lluvia gris cae suavemente en la plaza. Y tú, en mi pensamiento siempre, mujer amada, desnudándote mis labios cuando te pronuncio y te suspira mi aliento...

12

...el frío de la luna rota por las nubes y la lluvia que rompe sus cristales en la noche... Así te soñaba, despierto para sentir tus labios ausentes, para lubricar mis poros con tus besos...

13

...¡AY, AMOR en las alturas! ¿Cómo anidas tan alto en las horas que nunca llegan? Esperándote, aquí abajo, en las losas incoloras del suelo, mis sentidos te saben cerca, aunque no aparezcas...

14

...a duras penas, amor, en el barro, bajo la tormenta, pero amor...

15

...anoche, sobre la hierba húmeda de la tierra, escuchaba tu silencio de piel tersa...

16

...quiero decir tantas cosas... Un hombre gris paseando por la plaza, el sol y la tierra mojada, los corazones hambrientos de libertad infinita, la boca que ya no habla las pasiones del alma... ...que me faltan arenas en la mar...

17

...porque necesito amarte más allá del tiempo, más allá de las gotas, -una tras otraen la superficie marina nutrida de sol, sobre las olas, emergiendo como latidos genitales, amor purísimo y desnudo...

18

...pero hoy me siento y escribo. Hay vientos fuertes azotando la plaza, también hay música en el cuarto de al lado, voces, ruidos, frotes, susurros llenando el aire de presencias… Y tú... tan ausente... Amor mío, amor mío, amor mío, así te repito para vivirte unos momentos... y recordar tu paladar lento donde resbala mi boca y tu cuerpo líquido que lame mi cuerpo como espada vegetal de blanda espesura y brote fecundo de besos seminales...

19

...a veces el amor rompe su propio infinito y baja a la tierra para tocarlo...

20

...te quiero por tu carne, por tu voz inagotable, por tu sangre femenina que derramas como alcohol sobre el aire y me emborracha de ternura...

21

...se me han caído los botones de la piel y ya siento el aire frío...

22

...y hoy, leyendo tus cartas -una por unahe sentido la fuerza de tu amor. ¡Cómo quisiera estar contigo ahora y atravesar juntos la noche fría!...

23

...y ya siento tus besos alumbrando quemando la noche...

24

...pero allí donde mi cuerpo solitario habitaba, allí habitaba tu piel en mi tacto, en el viento, en la lluvia y las flores abriéndome sus pétalos como bocas rosadas...

25

...tu cuerpo y mi cuerpo se recuerdan porque se han amado tanto...

26

...no hago recuento todavía de los días que faltan ni de los que se fueron para siempre sin ti. Prefiero aguardar al sol. Sé que tú y yo estamos más cerca de lo que ocultan estas sombras. Sólo tender mis manos al vacío y se me llena la carne de tu presencia, mujer que me tiñes hasta la sangre de sueño, sabor, labios, vulva, senos en una sola caricia profunda...

27

...soñarte y no tocarte aún con mis manos de arena roja y las olas de mis dedos. Soñarte en cada fotografía tuya, en cada palabra de tus cartas azules...

28

...hacer material tu cuerpo, tus labios, tu pelo, tus ojos, tu sonrisa, tus dos piernas largas y tersas, tu lengua y tus labios genitales, tu flujo, toda tu boca y tus orgasmos, tus gemidos, tus suspiros, tus palabras descontroladas y la extensión redonda de tu cintura. Y así poderte tocar por la magia blanca de la escritura...

29

...sólo me queda la esperanza. Sin ti. La esperanza...

30

...se trata de quedarse a solas con la luna y las estrellas, de escucharte en las alas del viento y no temer la ausencia porque tú me amas con el corazón entero de la tierra...

31

...el tiempo que hoy suena extraño en las campanas de la plaza será mañana latido cálido de nuestro corazones unidos. ¡Ay, amor, cómo te deseo!...

32

...ya se abren las puertas del sueño y la realidad atisba con su denso olor a tierra...

33

...ya se acerca el final, aún teñido de niebla, pero llega con el azote del viento y el ocaso rápido de los días. Llega, llega...y no habrá gritos ni despedidas, fiestas ni rasgadas vestiduras. Será un día sereno y triste, casi natural. Será el principio... ...pero el tiempo sí tiene memoria.

34

ESTE LIBRO SE COMPUSO DURANTE MI SERVICIO MILITAR EN VILLACARLOS (MENORCA). AÑO 1984. REELABORADO FINALMENTE EN EL DIA DE HOY, JUEVES 2 DE DICIEMBRE DE 1993.

35