You are on page 1of 1

PROBLEMAS EMOCIONALES

Hay muchos factores que pueden influir negativamente en el proceso del aprendizaje,
y la conducta, ellos responden a numerosas causas. Si bien es común que maestros y
profesores discutan sobre los “problemas emocionales” de sus alumnos, no es común
que sepan exactamente de qué están hablando, al punto de definir ese estado con
palabras precisas.

Se denominan “problemas emocionales serios” a la situación donde: un impedimento
en el proceso del aprendizaje y conducta que no responda a factores intelectuales,
sensoriales, o de la salud; un fuerte impedimento en las relaciones interpersonales
con los compañeros y profesores; un comportamiento o sentimientos inapropiados en
circunstancias consideradas normales; un estado general de descontento o
depresión; o una tendencia a desarrollar síntomas físicos o temores asociados con los
problemas personales o escolares.

Estas características deberán presentarse a lo largo del tiempo y no ser un estado
temporario y naturalmente reversible para ser definido dentro de la categorización. El
grado de la situación debe ser capaz de afectar desfavorablemente el rendimiento en
el aprendizaje.

Las causas de los problemas emocionales pueden involucrar factores como la herencia,
desórdenes mentales, dieta, presiones, realidad familiar, etc., estudios han podido
demostrar que alguno de estos factores puede ser la causa directa de estos problemas.

Las características y comportamientos típicos de los niños con problemas emocionales
serios son: hiperactividad, falta de atención, impulsividad, agresiones, retraimiento,
falta de iniciativa en el intercambio con los demás; aislamiento, temores o
ansiedades excesivas; inmadurez, llanto en ocasiones inapropiadas, habilidad
inadecuada de adaptación, dificultades en el aprendizaje, rendimiento académico por
debajo del nivel esperable.

Los niños con problemas emocionales serios deben recibir apoyo para poder llegar a
un aprendizaje adecuado.

Los programas terapéuticos pueden incluir servicios de un equipo interdisciplinario,
integrado por un trabajador social, psicólogo, psicopedagogo, consejero escolar, u otro
personal calificado.